You are on page 1of 3

HACIA UN NUEO ENFOQUE DEL TRATAMIENTO PENITENCIARIO El tratamiento penitenciario constituye un propósito complejo de materializar, es

evidente que no se puede, ni se debe abandonar la finalidad resocializadora de la pena. No solo porque ello implicaría desobedecer un mandato constitucional, sino porque tenemos el deber ético de impedir que la cárcel, sea solo un espacio de encierro y castigo, donde fundamentalmente se consoliden conductas de clara vocación delictiva. Por ello, la opción de no abandonar el propósito resocializadora de la pena es un deber, que debe responder a una trascendente decisión de política criminal. Para ello bajo la denominación de Tratamiento Penitenciario Integral proponemos reformular la forma y contenido penitenciario, sobre la base de acciones integrales, que no solo incluyan las clásicas e importantes actividades de los profesionales de tratamiento, sino aquellas que deben ser ejecutadas por el personal de seguridad. Además, tal propósito demanda prestar especial atención a los efectos de la “violencia interna”, y a la necesidad que las acciones de tratamientos respondan a decisiones institucionales, cuyos ejes principales son los siguientes: a) Clasificación de Internos por Grupos Homogéneos: La clasificación de internos en segmentos homogéneos debe ser el principal y más trascendente componente de una política de tratamiento. Para el interno, una clasificación se traduce en la asignación del lugar de su reclusión (penal, pabellón y celda), así como en la determinación de su régimen de vida, aspectos que resultan vitales para su tratamiento. La clasificación debe ser técnica y rigurosa, sobre la base de dos aspectos fundamentales: examen de su personalidad y nivel de vulnerabilidad. Cuando dicho proceso no existe o simplemente es formal, el tratamiento penitenciario habrá perdido desde el inicio toda posibilidad, pues será consumido por los efectos nocivos y generalmente invisibles de la violencia interna del penal y de la priorización. b) Acciones de Protección y Tratamiento Prioritario a favor de los Grupos de Internos Vulnerables: La composición de la población del penal no es homogénea, por ello, la prisión causa un defecto diferente en cada privado de libertad. Sin duda, quienes delinquen por primera vez o por circunstancias ocasionales, o quienes por sus

c) Fortalecimiento del Vinculo Familiar Interno: La familia es uno de los mayores incentivos que el interno tiene en su proceso de resocialización. no pueden enfrentar. Por ello. políticos o ideológicos. No imposición de patrones culturales. En tal perspectiva. tolerar la violencia de una prisión. pues buscan dotar al interno de habilidades y conocimiento para su desempeño en libertad. no reincidir. se pretende que una persona recluida en un establecimiento penitenciario pida salir en libertad sin que haya asumido . resulta ocia la relación entre el tratamiento penitenciario y la seguridad ciudadana. son impactados por la cárcel con mayor severidad Para reducir el deterioro personal que les causa la prisión resulta fundamental implementar acciones de protección a favor de los grupos de internos con discapacidad. de modo que al recuperar su libertad se encuentre en condiciones de desenvolverse adecuadamente en la sociedad libre. f) El tratamiento Penitenciario debe Respetar la Dignidad y los Derechos del Interno: El tratamiento resocializador debe respetar la dignidad y los derechos de los internos. así como los internos que pertenezcan a minorías sexuales. Por ello resulta fundamental que la administración. internos con TBC. sobre la base de los siguientes parámetros:   Respeto a la libertad y dignidad del ciudadano. d) Reconocer la estrecha relación que existe entre el Tratamiento Penitenciario y la Seguridad Ciudadana: Si por resocialización se entiende regularmente la búsqueda de una modificación en la conducta del interno. y por tanto. e) El trabajo y la educación penitenciaria son elementos esenciales del tratamiento: El trabajo y la educación son herramienta básicos del tratamiento penitenciario. VIH. ampliar la capacidad disponibles. sino que expresamente promuevan el fortalecimiento de dicho vínculo. psiquiátricos y con otras dolencias terminales. constituye una decisión importante. manejar.condiciones personales. físicas o psíquicas. no solo elimine las barreras que puedan impedir una adecuada relación familiar.

En consecuencia. Para ello.totalmente los valores de la subculturacarselaria pues es ese contexto. pues son ellos los que presentan mayores posibilidades de resocialización. reducir los efectos de la prisionización. un tratamiento penitenciario adecuadamente articulado. no solo de ve buscar cambios en la conducta del interno. proponemos prestar especial atención a los internos con menor nivel de compromiso delictivo. que existe una tendencia natural del ser humano adaptarse a su entorno social aplicada tal situación a la vida cotidiana en una prisión. . es probable que en ese ambiente el interno afiance su disposición delictiva. Importante recordar. es altamente probable que no reincida en el delito. sino. pues por la natural lógica de la socialización. dicho proceso se conducirá en dirección contraria a los fines del tratamiento. pues solo entonces el propósito de la resocialización tendrá alguna oportunidad.