Queremos trabajar por un hombre nuevo y mujer una nueva, con una vida digna lograda y feliz”

Guía de Aprendizaje n°2 de Lenguaje y Sociedad “ Peculiaridades del español americano” Las primeras influencias de las lenguas indígenas en el español se deben a nombres de plantas o animales o cosas para los descubridores desconocidas. Hoy en día hay un sinnúmero de vocablos de uso corriente en Hispanoamérica y desconocidos en España, todos de origen indígena: china, guajira, chacra, choclo, etc. Pero de mayor interés son los cambios fonéticos y semánticos que experimentan los propios vocablos españoles usados en Hispanoamérica. Muchas veces estos vocablos están más conformes con el espíritu del idioma que los que se hallan en España en uso, por ejemplo: grabadora se llama en Hispanoamérica al magnetofón; estacionamiento, a lo que en España se llama aparcamiento. Factor de unidad y de conocimiento mutuo de las variantes entre España e Hispanoamérica es la difusión desde los años sesenta de la literatura nueva latinoamericana, además de la labor conjunta de la Real Academia Española (RAE) y las Academias nacionales de América, que trabajan para hallar soluciones léxicas comunes y dirigir la evolución coherente del idioma. La lengua española llega a América en un momento crucial de su desarrollo: es el momento en el que está sufriendo sus transformaciones más profundas con el cambio o simplificación de su sistema fonológico y, en general, el tránsito hacia el español moderno. Los primeros pobladores y colonizadores de aquellas tierras son andaluces y canarios en su mayoría, e imprimen el carácter de su modo de hablar en aquellas zonas. De ahí la semejanza que se encuentra entre Hispanoamérica – principalmente las Antillas – y Andalucía y Canarias. Añadamos la intervención de la predicación de los misioneros, y el desarrollo posterior debido a la inmigración de diferentes provincias españolas y de países europeos (por ejemplo, la gran migración gallega a las Antillas, a México y a Argentina en el siglo XIX y XX, o la de los italianos a Venezuela y Argentina). Se calculan en 123 las familias de idiomas indígenas que han dejado huella en el habla del español hispanoamericano. Las diferencias se produjeron también por proceder los colonizadores y conquistadores de diferentes regiones españolas que en el siglo XVI y XVII aún no habían nivelado sus diferencias idiomáticas regionales. Fonología de Español de América: Seseo o pronunciación de la z y de la c ante e/i como s. Yeísmo o pronunciación de la /ll/ como /y/: caballo = cabayo. Hay zonas en las que aún se conserva la distinción: en los Andes colombianos, en algunas provincias del Ecuador, en casi todo el Perú, Bolivia, Paraguay, Norte y Sur de Chile, y en partes de Argentina. En las zonas del Río de la Plata el yeísmo ha sado incluso a un zeísmo (/j/ francesa como en ‘jornal’) ensordecido: calle = ‘catze’). Aspiración o pérdida de la /s/ en posición silábica posnuclear (-s final): este = ‘ehte’, mosca = ‘mohca’. Esta pérdida se produce en el centro de Cuba, Santo Domingo, Puerto Rico, costas de Colombia, Venezuela y Panamá. Ejemplo: las casas = “lah’casa”. Pronunciación de la /j/ como /h/ aspirada: mujer = ‘muher’. Aspiración de la /h-/ inicial procedente de la /f-/ inicial latina: hilo = ‘hoilo’. Reducción de los grupos consonantes: doctor = dotor, digno = dino, perfecto = perfeto, como ocurre también en partes de la Península.

prontito. frente a ‘le’ como dativo: ‘lo veo’ (en España se admite la variante ‘le veo’). donde se fijó el sistema ‘tú -vosotros’. suavecito. tuyo (cortesía): usted Plural ustedes (para ambos casos) Loísmo o conversación de ‘lo’ como objeto directo en acusativo para persona singular masculina. tu. ‘huirse’. Abundante uso de aumentativos y diminutivos. Frecuente traslación del acento: país = ‘páis’.Confusión mutua de /r/ y /l/: pierna = ‘pielna’. ‘lejos nuestro’ (lejos de nosotros). ‘puédais’ (por ‘podáis’). Estas acentuaciones también aparecen en la Península. bachillera. Sintaxis del español de América Mayor empleo del perfecto simple (o pretérito indefinido) en lugar del pretérito perfecto o perfecto compuesto: ‘lo vi’ (en vez de ‘lo he visto’). la conversada. ‘usted-ustedes’. ranchito. Conservación de formas verbales arcaicas: ‘Semos’ (por ‘somos’). América: ‘lo veo y le doy el libro’. fue ‘tú’ la forma que quedó relegada en algunas zonas y ‘vos’ pasó a ocupar su lugar para el trato familiar. porque va y no viene’. te. Es un rasgo arcaizante del español. cansazo. Morfología del español de América Voseo o uso de ‘vos’ en lugar de ‘tú’ y de ‘ti’ en Argentina. sustituido poco después por ‘vuestra merced’. Hipérbaton en las Antillas en oraciones interrogativas: ‘¿Qué tu quieres’ (= ¿Qué quieres tú?). corriendito. España: ‘le veo y le doy el libro’. . Conservación del empleo puramente temporal de las formas verbales en /-ra/ ‘cantara’. ‘dea’ (por ‘dé’). Sustitución en algunos países de Centroamérica del futuro por la expresión ‘va y + presente de indicativo’: ‘no se alegre. El ‘tú’ era usado para el trato familiar y con inferiores. El sistema americano del voseo quedó. del que viene el actual ‘usted’. ahorita. así: Singular (familiaridad): vos. Al propagarse ‘usted’ por América. ‘puédamos’ (por ‘podamos’). soldado = ‘sordao’. Empleo de formas como ‘atrás mío’ (= por detrás de mí). la insultada. Paraguay. Así ‘vos’ cayó en desuso en España. pues. ‘traya’ (por ‘traiga’). Variaciones de género desconocidas en España: comedianto. el llamado. Acentuación analógica de algunas formas verbales del subjuntivo: ‘váyamos’ (por ‘vayamos’). Tendencia a utilizar verbos de movimiento en forma reflexiva (así como verbos de reposo): ‘venirse’. ‘delante suyo’ (= por delante de él). maíz = ‘máis’. ‘haiga’ (por ‘haya’). Para el tratamiento de respeto se usaba el ‘vos’. América Central y el estado de Chiapas en México. ‘entrarse’. ‘cerca nuestro’ (= cerca de nosotros). ‘estea’ (por ‘esté’). Estas formas arcaicas están muy extendidas por todo el mundo hispano. incluso de adverbios y gerundios: ‘platita’ (dinero). Uruguay.

Vocabulario americano Si en Buenos Aires una mujer quiere comprarse un vestido y pregunta dónde hay un comercio de modas. ‘carnerada’.. dañar (estropear). pararse = levantarse / ponerse de pie. que es una manera muy cordial de acercarle al punto de destino. (= nada más . prometer = asegurar Uso frecuente de frases especiales: ‘recién’. enojarse (enfadarse). quiere decir. sin duda. Abundancia de colectivos: ‘muchachada’. En Bogotá nos saludan con la pregunta de cómo nos acaba de ir (= qué tal nos va). Galicismos: ‘es por eso que’. para desearles que lo pasen bien o que se diviertan. y las palabras bicho y polilla tienen un significado obsceno. Una señora en Cuba se pone muy brava si los dependientes de un comercio no la han atendido como se debe.). curioso = cuidadoso. ‘más’ (= nada más). ‘criollada’. Pasea por la ciudad y le llaman la atención los letreros se renta por todas partes (se venden coches. ingredientes. lo que le parece una aprobación un poco precipitada. en Guadalajara llamadas virotes y en Veracruz cojinillos. ‘¿cómo le va yendo?’. . humildes panecillos que no hay que confundir con las teleras. apenar descolgar el auricular oye ¡bueno!. ‘¡ni modo!’. y en Puerto Rico. y a las cinco cuadras (manzanas) ha de ver un negocio que tiene polleras (faldas) y sacos (chaquetas) en la vidriera (escaparate). Un español va a México y para el desayuno le ofrecen bolillos. Otros anuncios: ventas al mayoreo y al menudeo. Se trata de vocablos que en España pertenecen solamente al nivel literaria y no al coloquial: afligirse (apurarse). A no ser que alguien le ofrezca amistosamente un aventoncito (un empujoncito). recibirá la siguiente respuesta: Siga esta vereda (acera). ‘¿de dónde?’. abanico es un ventilador. En Puerto Rico. en Venezuela. en Argentina. acueducto es una alberca.Semántica del español de América Acepciones distintas en voces ya conocidas: bregar = trabajar .. casas. etc. ricas botanasbotanas todos los días (lo que español se llaman tapas. Idea negativa en diferentes expresiones: ‘¡qué va!’. En Colombia nos ofrecen un café y nos preguntan si nos provoca un tintoo un perico.). demorarse = tardar. liviano (ligero). ya lo creo’. claro. ‘carro’ (coche). ‘mujerero’. pantallas son pendienes.. ponerse bravo = enfadarse.. ‘y es entonces que vino’. Si llama por teléfono en México. En Puerto Rico les despedirán diciéndoles que gocen. pronto es la entrada que se paga cuando se compra algo a plazos. coger = significado sexual. guapo = valiente. Incorporación de extranjerismos: ‘rentar’ (en México = alquilar). pisos. cueriar = azotar. Al salir del bar puede decidirse a tomar un camión (ómnibus. ‘¿cómo no?’. escobilla = cepillo. ‘caballada’. En Venezuela a esta clase de empujoncito se le llama colita. cobija = manta. mercar = comprar. que en Puerto Rico o Cuba llaman la guagua) o si llama al ruletero (taxista que da más vueltas por la ciudad que una ruleta). pasapalos). un pon. Tenemos marcados ejemplos de arcaísmos en toda Hispanoamérica. El tan generalizado ‘¡cómo no!’ es una forma interjectiva con el significado de ‘naturalmente. postularse es presentarse como candidato. catar = mirar. si queremos un café solo o cortado. ‘balacera’. angosto (estrecho).

Comente su aprobación o desaprobación respecto de lo dicho en el texto en relación a la poca influencia del araucano en nuestro país. Caracteres regionales del español castellano imperioso. grave y sonoro andaluz vivaz y gracioso antillano dulce como la piña y suave como la papaya mexicano Circunspecto chileno de alegres altibajos melódicos rioplatense pausado e insistente El problema del sustrato y de la influencia de las lenguas indígenas en el español americano Vamos diferenciar estos términos debido a que a veces la confusión surge por la falta de diferenciación clara de los términos: Sustrato designa las interferencias del español americano con las lenguas indígenas. No hay que confundir el adstrato con una situación de bilingüismo. trigunal. Hay un sinnúmero de vulgarismos en Hispanoamérica: josticia. Honduras. De la fonología del español de América. dispusición. mencione las características presentes en Chile. Fórmula de trato en Argentina es la apelación con che y la despedida porteña con chau. en los Andes la palabra vidala. 5. mesmo. el hablante trasplanta sus hábitos lingüísticos al español. malino. coluna. Niño o niña como signos de respeto: ‘el niño Santos y la niña Juliana’. 2. dotor. de acuerdo a lo leído. agüelo. truje. 7. En este sentido. Y del maya (Yucatán. pero en este caso no se trata de influencia del sustrato. Explique. 6.Tenemos vocativos con posesivo antepuesto: mi hijito. Explique la diferencia entre sustrato y adstrato. 4. Le sigue en importancia la influencia del náhuatl (México) y luego del kechua (los Andes). . mencione las características presentes en Chile. Menor importancia tiene la influencia del guaraní (Paraguay). las razones de la unidad lingüística del español. De la sintaxis del español de América. vidala significaría ‘vida mía’. hay casos de verdadero sustrato en Hispanoamérica. en situación de convivencia con una lengua viva. güeno. De la morfología del español de América. Del araucano (Chile) hubo poca influencia. De la semántica: a) Mencione las acepciones distintas usadas en Chile. El problema está en determinar si una peculiaridad se debe al sustrato. melitar. dijunto. al adstrato o a la evolución interna del sistema lingüístico. Guatemala) muy poca. Grado de influencia de las lenguas amerindias en el español a nivel léxico: Las palabras de origen americano son en su mayoría de origen antillano: del taíno y arawac por la primacía del contacto histórico (las Antillas fueron las primeras regiones de contacto en la Conquista de América). b) Mencione que características se usan en Chile. Actividades propuestas: 1. tiniente. Por ejemplo. mi amigo. cevil. 3. mencione las características presentes en Chile. sepoltura. el sufijo quechua la es un posesivo. Adstrato se da cuando.