LL 1RABAJADOR SOCIAL COMO PLRI1O, 1LS1IGO Y

LSPLCIALIS1A DLL SIS1LMA JUDICIAL LSPAÑOL:
pilar.ruiz.rodriguez¡gmail.com

- 3 -

INDICL
LL 1RABAJADOR SOCIAL COMO PLRI1O, 1LS1IGO \ LSPLCIALIS1A DLL
SIS1LMA JUDICIAL LSPANOL: .......................................................................................................... 1
IN1RODUCCIÓN..............................................................................................................................................4
1. LA IN1LGRACIÓN DL LOS 1RABAJADORLS SOCIALLS LN LA
ADMINIS1RACIÓN DL JUS1ICIA..................................................................................................... ¯
1.1 Juzgados de Primera Instancia. lamilia. ...............................................................................................9
1.2 Juzgados de Menores..............................................................................................................................9
1.3 Institutos de Medicina Legal ..................................................................................................................9
1.4 Instituto Anatómico lorense...............................................................................................................10
1.5 Juzgados de Primera Instancia e Instrucción ,Decanato,.................................................................10
1.6 Juzgados de Violencia sobre la Mujer .................................................................................................10
2. LL 1RABAJADOR SOCIAL LN LOS JUZGADOS DL PRIMLRA INS1ANCIA L
INS1RUCCIÓN......................................................................................................................................... 12
2.1 Dependencia íuncional .........................................................................................................................12
2.2 La Peritación Judicial ............................................................................................................................12
3. LOS PLRI1OS LN LA «LL\ DL LNJUICIAMILN1O CIVIL» .................................... 15
3.1 Ll dictamen pericial...............................................................................................................................15
3.2 Ll juicio ..................................................................................................................................................18
3.3 Ll dictamen pericial en la Ley de Lnjuiciamiento Ci·il.....................................................................22
3.4 1achas y recusación de peritos ............................................................................................................24
4. BASLS ML1ODOLÓGICAS PARA UNA PLRI1ACIÓN SOCIAL............................. 2¯
4.1 Inter·ención indi·idual o interproíesional .........................................................................................2¯
4.2 Las decisiones tomadas en equipo.......................................................................................................28
4.3 Ll método y su aplicación en un caso de di·orcio ............................................................................29
4.3.1 Analisis de la situación.............................................................................................................30
4.3.2 Ll iníorme socio-íamiliar ........................................................................................................33
4.3.3 Interpretación...........................................................................................................................39
4.3.4 Propuesta ..................................................................................................................................41
4.3.5 Deri·ación a otros ser·icios....................................................................................................42
4.3.6 Diagnostico social en las periciales con drogodependientes...............................................44
4.3.¯ Identiíicación, autentiíicación del perito y clausula de cierre y sal·aguarda de opinión..4¯
4.4 Los destinatarios del iníorme socio-íamiliar: Juez y Usuarios .........................................................48
4.5 ,Cuanto tiempo cuesta hacer un iníorme pericial psico-social·.......................................................48
4.6 Lspecial atención a los menores..........................................................................................................50
4.¯ Adecuar el régimen de ·isitas a la edad del menor............................................................................53
4.8 La ·isita a domicilio como técnica de e·aluación íamiliar................................................................54
4.9 Ll estudio de la cartilla sanitaria iníantil .............................................................................................59
4.10 Ll síndrome de alienación parental...............................................................................................61
4.10.1 Guarda y custodia compartida................................................................................................6¯
4.10.2 Guarda y custodia repartida....................................................................................................69
5. LA PLRICIAL SOCIAL LN LOS JUZGADOS DL PRIMLRA INS1ANCIA............ ¯2
5.1 lamilia ....................................................................................................................................................¯3
5.1.1 Conceptos pre·ios. ..................................................................................................................¯3
5.1.2 Procedimientos judiciales reíeridos al derecho de íamilia. ..................................................¯5
5.1.3 La mediación ............................................................................................................................83
5.1.4 Punto de Lncuentro lamiliar ,PLl,......................................................................................88
5.2 Certiíicado de idoneidad para adopción internacional......................................................................91
5.2.1 Las entidades colaboradores de adopción internacional .....................................................95
5.2.2 Algunas características de los ninos adoptables....................................................................98
5.2.3 Criterios de selección...............................................................................................................98

- 4 -

5.2.4 Iníorme socio-íamiliar de idoneidad: Método y contenido ..............................................101
5.2.5 Derecho a que el menor adoptado pueda conocer sus orígenes biológicos....................105
5.3 Lmancipación de menores.................................................................................................................105
6. LA PLRICIAL DLL 1RABAJADOR SOCIAL LN LOS JUZGADOS DL
INS1RUCCIÓN, PLNALLS \ AUDILNCIAS LS Ú1IL LN LL LS1UDIO DL LA
IMPU1ABILIDAD, PARA LA RLINSLRCIÓN DLL DLLINCULN1L \ PARA
LN1LNDLR LA DINÁMICA DL LA VIOLLNCIA lAMILIAR ........................................... 109
6.1 Conceptos basicos...............................................................................................................................112
6.1.1 La inimputabilidad.................................................................................................................112
6.1.2 Quienes estan exentos de responsabilidad criminal ...........................................................113
6.1.3 Las circunstancias atenuantes de la responsabilidad criminal ...........................................115
6.1.4 Lximentes incompletas .........................................................................................................116
6.1.5 Atenuantes ..............................................................................................................................116
6.1.6 Atenuante analógica...............................................................................................................116
6.2 La inter·ención del trabajador social como perito judicial o experto en la íase de instrucción y
en la íase penal ..................................................................................................................................................116
6.3 Medidas de seguridad..........................................................................................................................118
6.3.1 Medidas pri·ati·as de libertad: .............................................................................................119
6.3.2 Medidas no pri·ati·as de libertad:........................................................................................120
6.3.3 La libertad ·igilada.................................................................................................................120
6.4 Ljecución de las medidas de seguridad.............................................................................................121
6.5 Conclusiones........................................................................................................................................123
6.5.1 Cuestiones generales..............................................................................................................123
6.5.2 Conclusiones sobre las circunstancias eximentes o atenuantes ........................................124
6.5.3 Violencia íamiliar ...................................................................................................................126
¯. IN1LRVLNCIÓN AN1L LOS MALOS 1RA1OS A MLNORLS .............................. 128
¯.1 L·olución de la legislación en materia de protección de menores en Lspana. ............................128
¯.2 Situación actual de la protección del menor en Lspana..................................................................129
¯.3 lorma de inter·ención ante un caso de malos tratos......................................................................130
¯.3.1 luentes de detección.............................................................................................................130
¯.3.2 Deri·ación de la iníormación: ..............................................................................................130
¯.3.3 Departamento de Menores: ..................................................................................................131
¯.3.4 Valoración y propuesta de medida.......................................................................................131
¯.3.5 Registro uniíicado de malos tratos estadístico ,RUMI,.....................................................132
¯.4 Los lactores del maltrato iníantil......................................................................................................135
¯.4.1 Modelo Sociológico...............................................................................................................136
¯.4.2 Modelo Psicológico-Psiquiatrico..........................................................................................138
¯.4.3 Modelo centrado en la ·ulnerabilidad del nino ..................................................................138
¯.5 Papel de 1rabajadores Sociales en el abordaje del maltrato ...........................................................139
¯.6 Las necesidades iníantiles según Barudy y Dantagnan ,2005, .......................................................140
¯.6.1 Las necesidades íisiológicas ..................................................................................................141
¯.6.2 Las necesidades de lazos aíecti·os seguros y continuos....................................................141
¯.6.3 Las necesidades cogniti·as....................................................................................................142
¯.6.4 Las necesidades sociales ........................................................................................................142
¯.6.5 La necesidad de ·alores.........................................................................................................143
¯.¯ Criterios que aconsejarían una medida de desamparo ,Barudy y Dantagnan, 2005, ...................143
¯.8 Criterios para decidir la separación deíiniti·a de su íamilia ,Paul y Arrubarrena, 2001,.............144
8. LA IN1LRVLNCIÓN DL LOS 1RABAJADORLS SOCIALLS LN LA
INVLS1IGACIÓN DL ABUSOS SLXUALLS A MLNORLS .................................................. 146
8.1 llujo de la iníormación de abusos sexuales .....................................................................................150
8.2 ,Cuando deri·ar un caso de presuntos abusos sexuales al departamento de protección de
menores y cuando al juzgado de guardia·......................................................................................................154

- 5 -

8.3 Ll espejo unidireccional y la grabación en ·ideo.............................................................................155
8.4 Ventajas de grabar en ·ídeo la entre·ista con el menor abusado ..................................................159
8.5 Legislación espanola relati·a a delitos sexuales................................................................................160
8.6 La in·estigación de un abuso sexual .................................................................................................1¯0
8.¯ Lntre·ista con el tutor ........................................................................................................................1¯1
8.8 Lntre·ista con el menor abusado......................................................................................................1¯4
8.8.1 Preparación de la pre-entre·ista...........................................................................................1¯5
8.8.2 Número de entre·istadores...................................................................................................1¯¯
8.8.3 Inter·ención rapida................................................................................................................1¯8
8.8.4 Identiíicación de ·ideo..........................................................................................................1¯8
8.8.5 Lspacio íísico .........................................................................................................................1¯9
8.8.6 Reglas pre·ias a la entre·ista.................................................................................................182
8.8.¯ Principios para crear el rapport: ...........................................................................................184
8.8.8 Introducir el tema ..................................................................................................................184
8.8.9 La narrati·a libre ....................................................................................................................18¯
8.8.10 Interrogatorio y Clariíicación ...............................................................................................188
8.8.11 Ll Cierre..................................................................................................................................189
8.8.12 1emas especiales ....................................................................................................................190
8.9 La entre·ista cogniti·a........................................................................................................................190
8.10 Conductas sexuales iníantiles ......................................................................................................191
8.11 Analisis de las declaraciones ........................................................................................................193
8.12 Aplicación de los criterios del CBCA a la entre·ista ................................................................204
8.13 La lista de ·alidez ,SVA,..............................................................................................................209
8.13.1 Características psicológicas ...................................................................................................211
8.13.2 Características de la entre·ista..............................................................................................212
8.13.3 Moti·ación ,para iníormar en íalso, ....................................................................................212
8.13.4 Preguntas de in·estigación....................................................................................................213
8.14 Valoración pericial a tra·és de los criterios de ·alidez del SVA, en ausencia de relato libre214
8.15 Propuesta de indicadores psicosociales reíeridos a la credibilidad del abuso sexual ,Juarez,
2004, 215
9. VIOLLNCIA CON1RA LA MUJLR..................................................................................... 222
9.1 1ipos de ·iolencia doméstica según el Consejo de Luropa y recogidas por el CGPJ.................222
9.1.1 Violencia íísica........................................................................................................................222
9.1.2 Violencia sexual......................................................................................................................222
9.1.3 Violencia psicológica .............................................................................................................222
9.1.4 Violencia económica..............................................................................................................222
9.1.5 Violencia estructural ..............................................................................................................222
9.1.6 Violencia espiritual.................................................................................................................223
9.2 Rasgo principal de la ·iolencia contra la mujer................................................................................223
9.3 Los 1rabajadores Sociales en los Juzgados de Violencia de Género.............................................223
9.4 Petición judicial....................................................................................................................................224
9.4.1 Instrumentos para el estudio de la ·iolencia de género.....................................................224
9.4.2 Lntender la dinamica de una relación ·iolenta. Ciclo de la ·iolencia ..............................224
9.4.3 Períil de la ·ictima .................................................................................................................224
9.4.4 Síntomas que puede pro·ocar en la ·íctima el haber suírido una relación ·iolenta.......225
9.4.5 Criterios de e·aluación de la credibilidad en las denuncias de ·iolencia de género........225
9.4.6 Indicadores generales de maltrato........................................................................................226
9.4.¯ Indicadores de maltrato íísico ..............................................................................................226
9.5 Períil del maltratador ..........................................................................................................................22¯
9.5.1 Rasgos que puede presentar el maltratador.........................................................................228
9.5.2 1ipología de maltratadores ,Jacobson y Gottman, 2001,..................................................228
9.6 Guía de Valoración Integral lorense de la Violencia de Género por Ljes ,Ministerio Justicia,229
9.¯ L·aluación del riesgo de ·iolencia.....................................................................................................231

- 6 -

9.8 SARA ,Andrés-Pueyo,........................................................................................................................23¯
9.9 Lxplicar el sistema a la ·íctima ..........................................................................................................239
9.9.1 Plan de seguridad ...................................................................................................................239
9.10 llujo de iníormación....................................................................................................................239
9.11 La Orden de Protección a las Víctimas de Violencia Doméstica............................................240
9.11.1 Protección íísica.....................................................................................................................240
9.11.2 Protección jurídica .................................................................................................................240
9.11.3 Protección social ....................................................................................................................240
9.11.4 Cómo íunciona.......................................................................................................................240
9.11.5 Medidas ci·iles........................................................................................................................240
9.11.6 Denunciar la ·iolencia de género.........................................................................................241
9.11.¯ Medidas penales .....................................................................................................................241
9.12 Deíiciencias en el sistema ............................................................................................................241
9.13 Pre·ención de la ·iolencia de género .........................................................................................241
9.14 Deíiciencias en la atención a los menores .................................................................................242
9.15 Violencia de género y mujer inmigrante.....................................................................................242
9.16 Propuesta para la inter·ención con ·iolencia de género..........................................................243
9.1¯ Inter·ención con mujeres ·íctimas que no desean denunciar .................................................243
10. MALOS 1RA1OS A PLRSONAS MA\ORLS................................................................... 244
10.1 Incapacidad, internamiento y nombramiento de tutor.............................................................244
10.2 Proceso de incapacidad................................................................................................................244
10.3 1utor ,Quién puede ser tutor de un incapacitado·...................................................................248
10.4 La ·iolencia contra las personas mayores ..................................................................................252
10.5 1ipos de maltrato ,Pérez, 2004,..................................................................................................252
10.6 Maltrato íísico...............................................................................................................................252
10.¯ Abuso sexual .................................................................................................................................253
10.8 Negligencia....................................................................................................................................253
10.8.1 Negligencia íísica....................................................................................................................253
10.8.2 Negligencia emocional , psicológica ...................................................................................254
10.8.3 Negligencia económica o material........................................................................................254
10.8.4 Negligencia acti·a ..................................................................................................................254
10.8.5 Negligencia pasi·a..................................................................................................................254
10.8.6 Autonegligencia......................................................................................................................254
10.9 Maltrato psicológico.....................................................................................................................255
10.10 Abandono......................................................................................................................................255
10.11 Violación de los derechos basicos ..............................................................................................255
10.12 Abuso económico.........................................................................................................................256
10.13 Ll por qué de los malos tratos a las personas mayores ,Moya y Barbero, 2005,...................256
10.13.1 Ll modelo situacional ............................................................................................................256
10.13.2 Ll modelo del intercambio social .........................................................................................25¯
10.13.3 Ll modelo de la interacción simbólica.................................................................................25¯
10.13.4 Ll modelo íeminista...............................................................................................................25¯
10.14 lactores de riesgo en el ambito íamiliar ....................................................................................25¯
10.15 Períil de la persona mayor ·íctima de malos tratos: .................................................................258
10.16 lactores de riesgo de la persona agresora:.................................................................................258
10.1¯ Del entorno...................................................................................................................................258
10.18 Signos que nos pueden indicar la presencia de un posible maltrato: ......................................258
10.19 Indicadores de una posible negligencia o abandono: ...............................................................259
10.20 Indicadores de un posible maltrato o abuso íinanciero: ..........................................................260
10.21 In·estigación de los malos tratos................................................................................................260
10.21.1 Recogida de iníormación ......................................................................................................260
10.21.2 Resistencia para la e·aluación del presunto agresor...........................................................260
10.22 Modo de inter·ención. Protocolo del SLRIS ,Aretio, 2004,...................................................261

- ¯ -

10.22.1 Cuestionario a la Víctima. .....................................................................................................261
10.22.2 Lntre·ista a la persona cuidadora posible maltratadora ....................................................261
10.22.3 Lntre·ista conjunta................................................................................................................261
10.23 La detección e inter·ención ante un caso de maltrato a un anciano.......................................262
10.24 Plan de tratamiento ......................................................................................................................262
10.25 Coníirmados los malos tratos: ....................................................................................................263
10.26 Plan de seguridad..........................................................................................................................263
10.2¯ Ponerlo en marcha con la ·íctima...............................................................................................264
10.28 Internamiento................................................................................................................................264
10.29 Pre·ención de los malos tratos ...................................................................................................266
10.30 Recomendaciones dirigidas al cuidador , íamilia .....................................................................266
10.31 lormación de los proíesionales ..................................................................................................26¯
11. DLSCRIPCIÓN DLL SIS1LMA JUDICIAL LSPANOL................................................ 268
11.1 Sistema de reparto de casos en los juzgados .............................................................................2¯2
12. OBLIGACIONLS lISCALLS \ CO1IZACIÓN A LA SLGURIDAD SOCIAL..... 2¯4
12.1 Obligaciones censales...................................................................................................................2¯4
12.2 Obligaciones en materia de IVA.................................................................................................2¯4
12.3 Obligaciones en materia del IRPl..............................................................................................2¯4
12.4 Cotización a la Seguridad Social..................................................................................................2¯5
12.5 Llaboración de íactura.................................................................................................................2¯5
13. 1LCNICAS, PRO1OCOLOS L INS1RUMLN1OS......................................................... 2¯8
13.1 1LCNICAS PARA LA LVALUACIÓN DLL DIVORCIO................................................2¯8
13.1.1 Lntre·ista socio-íamiliar para padres en situación de separación matrimonial ..............2¯8
13.1.2 Cuestionario sobre estilo educati·os ,para padres de hijos adolescentes, .......................283
13.1.3 Cuestionario sobre estilo educati·os de los padres ,entre·ista para el menor adolescente,
284
13.1.4 Iníormación a recabar en el colegio.....................................................................................285
13.2 MALOS 1RA1OS A MLNORLS.............................................................................................286
13.2.1 Lntre·ista semiestructurada con menores ,separación matrimonial y ·iolencia de
género,. 286
13.2.2 loja de notiíicación de riesgos y maltrato iníantil desde ser·icios sociales....................292
13.3 1LCNICAS PARA LA IN1LRVLNCIÓN AN1L LOS MALOS 1RA1OS \
NLGLIGLNCIA CON PLRSONAS MA\ORLS.....................................................................................295
13.3.1 Protocolo de ·aloración urgente de la capacidad mental de personas mayores en
situación de riesgo ·ital .............................................................................................................................295
13.4 O1ROS INS1RUMLN1OS Ú1ILLS LN LL LS1UDIO DL LA VIOLLNCIA
lAMILIAR........................................................................................................................................................300
13.4.1 1est CAGL ,detección alcoholismo,...................................................................................300
13.4.2 Indicadores clínicos del alcohol............................................................................................301
13.4.3 Modelo de solicitud de orden de protección ......................................................................301
14. BIBLIOGRAlÍA......................................................................................................................... 30¯

3

4

IN1RODUCCIÓN
La intención del presente estudio es ayudar a describir las
íunciones del 1rabajador Social en el ambito de la Administración de
Justicia.
La reciente incorporación de la íigura del 1rabajador Social a la
Administración de Justicia, ha pro·ocado la natural desorientación
entre los proíesionales de una organización con siglos de historia. Ante
esta situación y a pesar de mi experiencia en el 1rabajo Social en los
campos de Reíorma y de Protección de Menores, donde la proíesión
estaba ya consolidada, tu·e que utilizar las herramientas de trabajo para
analizar la Institución y acomodar el períil proíesional a la
Administración de Justicia.
Los antecedentes de este estudio se remontan a la toma de
posesión del puesto en los Juzgados de Logrono, en mayo de 1990.
Cuando empecé a trabajar en este puesto, no había nada ni nadie en el
euíemísticamente denominado «equipo técnico». La plaza de Psicólogo
tardó bastante tiempo en cubrirse. Mi primera labor íue estudiar el
campo de acción proíesional. Lse primer estudio íue mi tarjeta de
presentación en los Juzgados. Lntregué el estudio a cada uno de los
Magistrados que en aquel momento estaban destinados en los Juzgados
de Primera Instancia e Instrucción de Logrono, así como en la liscalía,
oíreciendo con ello mis ser·icios.
Aquel estudio de urgencia se ha ido transíormando, se trata de
un trabajo abierto en el que día a día ·oy reílejando los conocimientos y
las dudas, así como las posibles aportaciones del 1rabajo Social a la
Justicia. Las nue·as circunstancias sociales, los cambios en la legislación
y la creación de nue·os recursos ante las necesidades que ·an
surgiendo, obligan a actualizarlo constantemente.
La ley de enjuiciamiento ci·il, ley 1,2000, de ¯ de enero ha
supuesto retomar el estudio nunca acabado. le intentado comprender
la nue·a ley con la mirada de un 1rabajador Social que ejerce su trabajo
en los juzgados, he asistido a cursos sobre la misma y he intentado
integrar esos nue·os conocimientos en las reílexiones que aquí se
oírecen, con la intención de acercar este estudio a otros 1rabajadores
Sociales que quieran iniciarse en esta especialidad de la proíesión.
Para la realización de este trabajo ha sido indispensable conjugar
e integrar la practica proíesional como 1rabajador Social, la teoría del

5

1rabajo Social y los conocimientos y practica de otros proíesionales
que actúan dentro del mismo ambito. linalmente, se ha consultado la
bibliograíía sobre esta materia y se han mantenido con·ersaciones con
personal de la Administración de Justicia: Magistrados, Secretarios
Judiciales, Médicos íorenses, Psicólogos, liscales, Oíiciales, Agentes y
Auxiliares.
Ll libro se compone de dos partes bien diíerenciadas, la parte
primera reúne la teoría de 1rabajo Social aplicada al ambito de la
justicia y la legislación relacionada con los campos en los que inter·iene
el 1rabajador Social como perito judicial, en la parte segunda sin
embargo, se han recogido seis casos reales de periciales sociales, en los
que se ha cambiado los nombres y las ciudades de origen y ubicación de
las íamilias. Ln un principio no pensé en incluir ningún caso,
posiblemente por el pudor que supone mostrar el trabajo propio, pero
por último me decidí, ya que aunque ningún caso mío termina de
parecerme bueno para publicarlo, pienso que es una manera de diíundir
textos practicos, que aunque mejorables, a partir de ellos, se puede
a·anzar en la elaboración de iníormes sociales periciales.

6

PAR1L PRIMLRA

¯

J. LA IN1LGRACIÓN DL LOS 1RABAJADORLS
SOCIALLS LN LA ADMINIS1RACIÓN DL JUS1ICIA
Los 1rabajadores Sociales se han incorporado en los últimos
anos a la Administración de Justicia como asesores estables de la
misma.
La Ley Organica 6,1985, de 2 de Julio de 1.985, del Poder
Judicial pre·eía la posibilidad de que la Administración de Justicia
pudiera contratar proíesionales y expertos para auxiliarla. Articulo 508:
«1 ..., podran prestar ser·icios en la Administración de Justicia los
proíesionales y expertos que sea permanente u ocasionalmente
necesarios para auxiliarla»
«3. 1ambién podran ser contratados en régimen laboral por el
Ministerio de Justicia»
Ln 198¯, según resolución de la Subsecretaría del Ministerio de
Justicia publicada en el Boletín Oíicial del Lstado del día 30 de junio de
198¯, se con·ocan por ·ez primera en Lspana oposiciones libres de
personal laboral para cubrir 25 plazas de Asistentes Sociales con destino
en los Juzgados de Primera Instancia ,dedicados a íamilia,, Juzgados de
Menores y Clínicas Médico-lorenses.
Posteriormente se han ido cubriendo con estos proíesionales
bastantes de los Juzgados de las especialidades antes mencionadas.
Ademas y dependiendo de las necesidades sentidas por los Jueces y
comunicadas a la Administración de Justicia, también se han creado
plazas de Asistentes Sociales,1rabajadores Sociales en los Juzgados de
Primera Instancia e Instrucción.
Actualmente la plantilla de 1rabajadores Sociales dependiente de
la Administración de Justicia esta adscrita a:
-Juzgados de Primera Instancia ,lamilia,
-Juzgados de Menores
-Institutos de Medicina Legal
-Instituto Anatómico lorense
-Decanatos. Juzgados de Primera Instancia e Instrucción
-Juzgados de Violencia sobre la Mujer

8

Ll Personal Laboral de la Administración de Justicia esta siendo
transíerido a las diíerentes Comunidades Autónomas y dentro de este
personal se encuentran los equipos de Psicólogos, 1rabajadores
Sociales y Lducadores.
Desde el 1 de diciembre de 1998 todo el personal laboral de la
Administración de Justicia ha pasado a íormar parte del Con·enio
Único de la Administración del Lstado junto con aproximadamente
otros 100.000 trabajadores laborales que hasta ahora estaban repartidos
en múltiples con·enios.
Ln el Libro Blanco de la Justicia publicado en 199¯ por el
Consejo General del Poder Judicial, dentro de las recomendaciones que
se hacen para la mejora de la Justicia, dice en la Pag. 210 y 211
reíiriéndose a los Juzgados de lamilia:
«lasta el momento, los Juzgados de las grandes capitales
especializados cuentan generalmente con equipos de apoyo
constituidos principalmente por médicos íorenses adscritos
exclusi·amente a ellos y por psicólogos y trabajadores sociales. Sin
embargo, hay dos cuestiones preocupantes y a las que se debe dar
un tratamiento urgente: a, los equipos, cuando existen, son
normalmente escasos, lo que propende a su burocratización, b,
solamente hay equipos para estos Juzgados y no para los de otros
partidos judiciales que requieren también de su asistencia... mientras
que la plantilla de Cuerpos tradicionales esta sobre dimensionada en
algunos órganos judiciales, la de otros Cuerpos tan necesarios como
los anteriores esta claramente iníradotada. Un plan a medio plazo
debería planiíicar los recursos humanos de la Administración de
Justicia y dentro de esa planiíicación deben estar este tipo de
proíesionales que, si en otro momento eran simplemente
con·enientes, hoy son absolutamente necesarios.
Por otro lado, los equipos técnicos necesarios en este tipo de
conílictos, no tienen por qué estar adscritos a un determinado
Juzgado de íorma exclusi·a, pueden y deben ser equipos pro·incia-
les, de manera que se palie el problema antes citado de la diíerencia
de estructura de personal de Juzgados especializados y Juzgados que
no lo estan.»
Sin embargo la situación no ha cambiado en todos estos anos,
los equipos han corrido diíerentes suerte, según hayan sido transíeridos

9

o no, pero no se ha llegado a una implantación de los mismos en todos
los juzgados de Lspana.
Instituciones judiciales en las que inter·iene el 1.S.
indi·idualmente o en equipo con otros proíesionales: Psicólogos,
educadores, abogados y médicos íorenses.
J.J Juzgados de Primera Instancia. Iamilia.
Los equipos de apoyo a estos juzgados estan compuestos por
Psicólogos y 1rabajadores Sociales. Inter·ienen como peritos en
procedimientos relacionados con el derecho de íamilia, sobre todo en
situaciones contenciosas, entre otras:
- Guarda y custodia de menores en procesos de separación y
di·orcio o en separaciones de parejas de hecho.
- Regulación del régimen de ·isitas.
- Oposición a las resoluciones administrati·as en materia de
protección de menores.
J.2 Juzgados de Menores
Los equipos de apoyo estan íormados por Psicólogos,
Lducadores y 1rabajadores Sociales. Ll equipo asesora al Juez y al
liscal sobre las medidas educati·as a tomar con los menores de l8 anos
que hayan cometido conductas tipiíicadas por la ley como delitos o
íaltas. Lxiste como mínimo un equipo técnico en cada juzgado de
menores y un juzgado de menores en cada pro·incia, con sede en la
capital.
J.3 Institutos de Medicina Legal
Los equipos compuestos por Psicólogo y 1rabajador Social,
trabajan como peritos junto con los Médicos lorenses realizando
periciales con:
- Sujetos incursos en causas penales ,transgresores, criminales,
traíicantes...,
- Sujetos incursos en causas de derecho ci·il ,incapacidades,
cambios de sexo, abortos, esterilización...,
- Víctimas y,o lesionados ,agresión sexual, abuso sexual, malos
tratos, accidentes de circulación,, etc.

10

Con la ley de Violencia Doméstica. Ley Organica 1,2004 de 28
de diciembre se han dotado todos los Institutos de equipos de
Psicólogos y 1rabajadores Sociales para que trabajen de manera
interdisciplinar con los Médicos lorenses en las ·aloraciones de la
Violencia de Género.
J.4 Instituto Anatómico Iorense
Son organismos auxiliares de la Administración de Justicia,
donde se custodian los cada·eres, es el lugar donde realizan los
Médicos lorenses las autopsias de muertes ·iolentas, sospechosas de
criminalidad que les íuesen ordenadas por el Juzgado correspondiente.
Ln el Instituto Anatómico lorense íunciona desde 1989 como
plan piloto un departamento de 1rabajo Social compuesto por tres
1rabajadores Sociales.
Según la deíinición que del mismo dan sus integrantes
«...se constituye como un ser·icio social de atención primaria,
aunque por su radio de acción podría conceptuarse como un
ser·icio especializado, tiene la consideración de un ser·icio de
iníormación, ·aloración y orientación...» ,Abenza, Carpintero, y
1orija 1993,.
Las íunciones que el departamento desempena son:
- Atención directa.
- Iníormación, ·aloración y orientación.
- Coordinación y gestión.
- In·estigación.
J.S Juzgados de Primera Instancia e Instrucción (Decanato)
Ll equipo esta íormado por Psicólogo y 1rabajador Social. Ln
las capitales de pro·incia donde existen, no esta separada la jurisdicción
Ci·il de la Penal, los equipos de apoyo deben prestar su asesoramiento
tanto en el ambito ci·il como en el penal. Por ello pueden trabajar con
todo tipo de casos, tanto la que suele ser atendida en los Juzgados de
Primera Instancia dedicados a íamilia como en las Clínicas Médico
lorenses.
J.6 Juzgados de Violencia sobre la Mujer

11

La Ley Organica 1,2004 de 28 de diciembre sobre Violencia
Doméstica ha creado la especialización dentro del orden penal, de los
Jueces de Instrucción, creando los Juzgados de Violencia sobre la Mujer
y excluyendo la posibilidad de creación de un orden jurisdiccional
nue·o o la asunción de competencias penales por parte de los Jueces
Ci·iles. Lstos Juzgados conoceran de la instrucción, y, en su caso, del
íallo de las causas penales en materia de ·iolencia sobre la mujer, así
como de aquellas causas ci·iles relacionadas, de íorma que unas y otras
en la primera instancia sean objeto de tratamiento procesal ante la
misma sede.
Se crearon con la Ley Organica 1,2004 sobre ·iolencia de
género juzgados exclusi·os de ·iolencia doméstica y Juzgados de
Instrucción o de Primera Instancia e Instrucción que compatibilizan el
resto de los casos que corresponda a su especialidad y jurisdicción y los
de Violencia de Género de manera exclusi·a.

12

2. LL 1RABAJADOR SOCIAL LN LOS JUZGADOS DL
PRIMLRA INS1ANCIA L INS1RUCCIÓN
Ll 1rabajador Social actúa en la Administración de Justicia como
Perito, inter·iene en los procesos judiciales tanto de manera indi·idual
como en equipo. Su instrumento de trabajo es el Iníorme Social, el cual
tiene unas características especiales, marcadas por la legislación a la que
debe adaptarse.
2.J Dependencia funcional
Ll 1rabajador Social desarrolla su tarea para todos los Juzgados
de Primera Instancia e Instrucción, uno de ellos tiene asignada la
íunción de Decanato y es el encargado de organizar el trabajo del
personal que no depende directamente de ningún Juzgado especííico.
Por lo tanto el 1rabajador Social depende del Decanato.
Para conocer el tipo de casos en los que el 1rabajador Social
puede inter·enir y el territorio en el que estaran ubicados los mismos,
habra que partir de la deíinición de Juzgados de Primera Instancia e
Instrucción.
Los Juzgados de Primera Instancia e Instrucción son Órganos
judiciales unipersonales que ejercen su jurisdicción en una determinada
demarcación territorial, desempenando simultaneamente íunciones
judiciales en el orden ci·il y en el penal, artículo 84 y siguientes de la
Ley Organica 6,1985 de 1 de julio de la Organización del Poder
Judicial, por lo tanto el 1rabajador Social adscrito a este tipo de
juzgados inter·endra tanto en los casos ci·iles como penales, y el
ambito territorial de los casos ·endra determinada por la competencia
territorial que tengan asignados los Juzgados a los que esta adscrito.
Lstos Juzgados estan compuestos por un Juez, un Secretario
Judicial y el personal ,Oíiciales, Auxiliares y Agentes, necesario. Cada
juzgado tiene también adscrito un Médico lorense.
2.2 La Peritación Judicial
Ll 1rabajador Social inter·iene proíesionalmente en el Juzgado
mediante el dictamen pericial. La legislación existente sobre los peritos
deíinira sus posibles actuaciones. Lsta legislación ·aría del ambito ci·il
al penal.

13

Ln el ambito ci·il ha habido un cambio importante al pasar a
regularse las actuaciones de los peritos por la Ley 1,2000, de ¯ de enero
de Lnjuiciamiento Ci·il L.L.C. que entra en ·igor el 8 de enero de
2001.
.vbito Cirit
Dentro del ambito ci·il tiene especial rele·ancia la inter·ención
de los peritos de íamilia.
Ll Código Ci·il, reíiriéndose a las medidas judiciales a adoptar
sobre el cuidado y educación de los hijos en los casos de nulidad,
separación y di·orcio, dice en su Artículo 92.9.reíiriéndose a la
posibilidad de establecer la guarda y custodia compartida:
Ll Juez, antes de adoptar alguna de las decisiones a que se reíieren
los apartados anteriores, de oíicio o a instancia de parte, podra
recabar dictamen de especialistas debidamente cualiíicados, relati·o
a la idoneidad del modo de ejercicio de la patria potestad y del
régimen de custodia de los menores`.
La Ley de Lnjuiciamiento Ci·il se ha modiíicado con la Ley
15,2005, de 8 de julio anadiendo un nue·o parraío al íinal de la regla 4'
del artículo ¯¯0, con la siguiente redacción:
«Ln las exploraciones de menores en los procedimientos ci·iles se
garantizara por el Juez que el menor pueda ser oído en condiciones
idóneas para la sal·aguarda de sus intereses, sin interíerencias de
otras personas, y recabando excepcionalmente el auxilio de
especialistas cuando ello sea necesario».
.vbito Pevat
Ln los juzgados de Primera Instancia e Instrucción el Juez puede
pedir la inter·ención del 1rabajador Social durante la instrucción de un
caso. La Ley de Lnjuiciamiento Criminal dice en el artículo 456:
«Ll Juez acordara el iníorme pericial cuando, para conocer o
apreciar algún hecho o circunstancia en el sumario, íuesen
necesarios o con·enientes conocimientos cientííicos o artísticos.»
Ll capítulo VII de la L.L.Cr. titulado del iníorme pericial, esta
dedicado a legislar sobre esta materia, comprende desde el Artículo 456
al 485 incluido.

14

Ll contenido del sumario ·iene reílejado en el Artículo 299 de la
L.L.Cr:
«Constituyen el sumario las actuaciones encaminadas a preparar el
juicio y practicadas para a·eriguar y hacer constar la perpetración de
los delitos con todas las circunstancias que puedan iníluir en su
caliíicación, y la culpabilidad de los delincuentes, asegurando sus
personas y las responsabilidades pecuniarias de los mismos».
Lspecial rele·ancia tiene el Artículo 4¯8 de la L.L.Cr. porque
determina las partes que deben componer un iníorme pericial:
«Ll iníorme pericial comprendera, si íuere posible:
l. Descripción de la persona o cosa que sea objeto del mismo en el
estado o del modo en que se halle. Ll Secretario extendera esta
descripción, dictandola los peritos y suscribiéndola todos los
concurrentes.
2. Relación detallada de todas las operaciones practicadas por los
peritos y de su resultado, extendida y autorizada en la misma íorma
que la anterior.
3. Las conclusiones que en ·ista de tales datos íormulen los peritos,
coníorme a los principios y reglas de su ciencia o arte.»
1anto en el ambito ci·il como en el penal, la inter·ención del
perito puede ser a instancia de parte o del Ministerio liscal y a ·eces
por decisión directa del Juez. pero siempre sera el Juez quien decidira si
admite o no la prueba del dictamen pericial.

15

3. LOS PLRI1OS LN LA «LLY DL LNJUICIAMILN1O
CIVIL»
La Ley de Lnjuiciamiento Ci·il, Ley 1,2000, de ¯ de enero, que
entró en ·igor el 8 de enero de 2001 ·ino a sustituir la promulgada en
1881 y según se maniíiesta en la Lxposición de Moti·os buscó «ít
aerecbo ae toao. a vva tvteta ;vaiciat efectira, e·¡re.aao ev et artícvto 21 ae ta
Cov.titvcióv, coivciae cov et avbeto , ta vece.iaaa .ociat ae vva ]v.ticia cirit vvera,
caracteri¸aaa ¡reci.avevte ¡or ta efectiriaaa. Lsa eíecti·idad buscó agilizar la
Administración de Justicia, dar una respuesta judicial mas rapida y un
acercamiento de la Justicia al justiciable.
Los cambios mas importantes se basaron en los siguientes
principios:
1. Principio de la oralidad.
2. Principio de inmediatez.
3. Principio de concentración.
La parte mas inno·adora de la ley íue la de articular con caracter
general los juicios ,juicio ordinario y juicio ·erbal, como íorma habitual
de resol·er los asuntos ci·iles.
3.J Ll dictamen pericial
Ll dictamen pericial es importante pero no es decisorio. Se trata
de una prueba mas dentro de un procedimiento, pero quien decide
íinalmente es el Juez. Ll 1ribunal lo ·alorara, dice en el Art.348: ·.egvv
ta. regta. ae ta .ava crítica.
Ll perito debe ser limitado y no excederse en sus contenidos
tanto al iníormar como al recoger datos, no es mejor el iníorme mas
largo. Debe realizar una buena exposición, que sea legible, solo son
útiles aquellas periciales que el Juez entiende. Ll perito no realiza
·aloraciones jurídicas.
La íuerza probatoria se basa en la buena iníormación aportada y
en la imparcialidad del perito, el perito recogera y procesara los datos
relacionados con el asunto, aplicando las técnicas e instrumentos
propios de su proíesión y las expondra en un iníorme. Ll iníorme
pericial esta compuesto por dos partes claramente diíerenciadas:
1. Los datos objeti·os.

16

2. La opinión del perito.
Las conclusiones deben de justiíicarse apoyandose en los
datos obtenidos.
Ll perito puede también no contestar a alguno de los extremos
que se le preguntan por no tener una respuesta clara a esa cuestión, o
puede dar ·arias posibilidades a una sola pregunta.
labría que distinguir entre:
Los peritos designados judicialmente. Lstos pueden estar adscritos
al 1ribunal o ser los propuestos por el Colegio Proíesional en
ambos casos serían peritos judiciales`.
Los peritos designados por las partes que serían los peritos de
parte`.
Los testigos especialistas que conocen el asunto y también pueden
ser llamados por el 1ribunal para aportar un iníorme y para
comparecer a juicio.
Los peritos judiciales son los designados por el 1ribunal y
pueden acceder al procedimiento judicial y a las personas que estan
in·olucradas en el conílicto. Los peritos de parte son los aportados al
procedimiento por los abogados y pueden ser admitidos o no por el
1ribunal. Los peritos de parte no suelen tener acceso a las dos partes en
ligitio. Por ejemplo en los casos de separación o ·iolencia de género no
tienen acceso al padre y a la madre o al agresor y a la ·íctima, y emiten
el iníorme pericial contando solamente con la iníormación que íacilita
una de las partes.
Los testigos especialistas son proíesionales que han inter·enido
con alguna de las partes o con los menores o incapaces y a propuesta de
las partes, del Ministerio liscal o de oíicio el 1ribunal solicita su
inter·ención. Ln este caso se pueden encontrar los 1rabajadores
Sociales de atención primaria o secundaria, así como los que trabajan en
instituciones públicas o pri·adas.
La Sección V, desde el artículo 335 hasta el 348 esta dedicada al
dictamen de peritos. Ll Artículo 335 deíine el objeto y íinalidad del
dictamen de peritos:
«1. Cuando sean necesarios conocimientos cientííicos, artísticos,
técnicos o practicos para ·alorar hechos o circunstancias rele·antes
en el asunto o adquirir certeza sobre ellos, las partes podran aportar

al proceso el dictamen de peritos que posean los conocimientos
correspondientes o solicitar, en los casos pre·istos en esta ley, que
se emita dictamen por perito designado por el tribunal.»
Las condiciones que deberan tener los peritos:
Artículo 340 «1. Los peritos deberan poseer el título oíicial que
corresponda a la materia objeto del dictamen y a la naturaleza de
éste. Si se tratare de materias que no estén comprendidas en títulos
proíesionales oíiciales, habran de ser nombrados entre personas
entendidas en aquellas materias.»
Designación judicial de perito:
Artículo 341 «1. Ln el mes de enero de cada ano se interesara de
los distintos Colegios proíesionales o, en su deíecto, de entidades
analogas, así como de las Academias e instituciones culturales y
cientííicas a que se reíiere el apartado segundo del artículo anterior
el en·ío de una lista de colegiados o asociados dispuestos a actuar
como peritos. La primera designación de cada lista se eíectuara por
sorteo realizado en presencia del Secretario Judicial, y a partir de ella
se eíectuaran las siguientes designaciones por orden correlati·o.»
Nombramiento del perito:
Artículo 342 «1. Ln el plazo de cinco días desde la designación, se
comunicara ésta al perito titular, requiriéndole para que, dentro de
otros cinco días, maniíieste si acepta el cargo. Ln caso aíirmati·o,
se eíectuara el nombramiento y el perito hara, en la íorma en que se
disponga, la maniíestación bajo juramento o promesa que ordena el
apartado 2 del Artículo 335.»
2. Si el perito designado adujere justa causa que le impidiere la
aceptación, y el tribunal la considerare suíiciente, sera sustituido por
el siguiente de la lista, y así sucesi·amente, hasta que se pudiere
eíectuar el nombramiento.
3. Ll perito designado podra solicitar, en los tres días siguientes a su
nombramiento, la pro·isión de íondos que considere necesaria, que
sera a cuenta de la liquidación íinal. Ll tribunal, mediante
pro·idencia, decidira sobre la pro·isión solicitada y ordenara a la
parte o partes que hubiesen propuesto la prueba pericial y no
tu·iesen derecho a la asistencia jurídica gratuita, que procedan a
abonar la cantidad íijada en la Cuenta de Depósitos y
Consignaciones del tribunal, en el plazo de cinco días.

18

1ranscurrido dicho plazo, si no se hubiere depositado la cantidad
establecida, el perito quedara eximido de emitir el dictamen, sin que
pueda procederse a una nue·a designación.
Cuando el perito designado lo hubiese sido de común acuerdo, y
uno de los litigantes no realizare la parte de la consignación que le
correspondiere, se oírecera al otro litigante la posibilidad de
completar la cantidad que íaltare, indicando en tal caso los puntos
sobre los que deba pronunciarse el dictamen, o de recuperar la
cantidad depositada, en cuyo caso se aplicara lo dispuesto en el
parraío anterior.»
3.2 Ll juicio
Ll perito judicial desarrolla una parte de su trabajo como orador
exponiendo oralmente su estudio y ·aloración del caso que se le ha
solicitado. Conocer pre·iamente la dinamica de como se celebra un
juicio puede ser muy adecuado para rebajar la tensión del proíesional.
Ll perito después de emitir el iníorme puede ser llamado a
declarar. Artículo 346:
«Ll perito que el tribunal designe emitira por escrito su dictamen,
que hara llegar al tribunal en el plazo que se le haya senalado. De
dicho dictamen se dara traslado a las partes por si consideran
necesario que el perito concurra al juicio o a la ·ista a los eíectos de
que aporte las aclaraciones o explicaciones que sean oportunas. Ll
tribunal podra acordar, en todo caso, mediante pro·idencia, que
considera necesaria la presencia del perito en el juicio o la ·ista para
comprender y ·alorar mejor el dictamen realizado.»
Se cita a juicio con íecha y hora de celebración del juicio, así
como en la citación aparecen las reíerencias del número de
procedimiento, el ano y el juzgado que solicita que el perito acuda a la
·ista. Ls con·eniente acudir el día del juicio con la citación donde
apareceran las reíerencias del procedimiento judicial y con el
Documento Nacional de Identidad ya que se nos solicitara a la entrada
a juicio. Suele ser habitual que en la puerta de acceso a la sala de ·istas
aparezcan los datos de los juicios los juicios que se ·an a celebrar en
ese día, el juzgado que celebra los mismos y el horario pre·isto que
puede ·ariar dependiendo de la duración de los mismos. Ln casa juicio
aparecera registrado el número de procedimiento, el demandante y el

19

demandado, los peritos y testigos que estan citados para cada juicio y es
probable que en ese listado aparezca alguna reíerencia sobre nosotros.
Ln cuanto a la preparación para el juicio suele ser adecuado
repasar nuestro iníorme la ·íspera de acudir a la ·ista para así ayudarnos
a recordar el mismo, ya que en ocasiones ha pasado mucho tiempo
desde que lo emitimos.
Podemos acudir al juicio con el iníorme y nuestras anotaciones
personales así como los cuestionarios y notas que nos ayudaron para
realizar el iníorme. Un íuncionario, el Agente Judicial nos iníormara en
el momento que tenemos que inter·enir en el juicio, mientras tanto si
hemos acudido a la ·ista como peritos o como testigos deberemos de
permanecer íuera del lugar en el que se celebre el juicio, en caso
contrario no sera ·alida nuestra pericial ya que el tribunal entiende que
podemos estar contaminados con los datos que han ido apareciendo en
la ·ista durante el transcurso de la misma. Una ·ez realizada nuestra
inter·ención el tribunal nos indicara si deseamos a partir de ese
momento permanecer en la sala hasta íinalizar la ·ista o por el contrario
podemos abandonar la misma.
Ln la sala de ·istas cuando nosotros inter·enimos nos
encontramos en los asuntos de primera instancia ,íamilia, menores,
incapaces., y en los asuntos de instrucción ,·iolencia de género, malos
tratos a ancianos, a menores. Ll juicio lo componen un magistrado y
a su lado un secretario judicial, ambos se encuentran encima del estrado
,Una tarima ele·ada un peldano por encima del resto, írente a la sala, a
cada lado del estrado se encuentra el representante legal de cada una de
las partes con el procurador y ademas el liscal. 1odos ellos togados
,indumentaria negra,. Ll perito se coloca írente al estrado en la mitad
de la sala y queda a los dos lados unas íilas de bancos en las que estan
sentadas las dos partes en litigio cada una en el lado próximo a su
representante legal. Ll perito se colocara írente al micróíono ya que
todos los juicios ci·iles son grabados y si lo desea podra solicitar una
silla para poder inter·enir mas cómodamente.
Como se ha indicado el perito se colocara debajo de estrado el
1ribunal indicara al perito si él ha sido quien ha emitido el iníorme
pericial, si se ratiíica en el mismo y si Jura o promete decir la ·erdad. A
partir de ese momento el Juez puede realizar alguna aclaración sobre el
iníorme o pedir que las partes realicen las preguntas aclaratorias del

20

mismo. Primero lo hara una parte, luego la otra y íinalmente el
Ministerio liscal. Ll Juez puede durante el juicio pedir aclaraciones y
también al íinalizar el interrogatorio. 1odos los juicios ci·iles se graban
y las partes pueden solicitar una copia de los mismos.
Ln la comunicación en el juicio debemos de tener en cuenta que
según diíerentes estudios sobre comunicación humana el contenido de
nuestro mensaje llega:
Ll ¯° a tra·és del contenido de las palabras.
Ll 38° a tra·és de la ·oz y la íorma en la que se habla
Ll 55° por medio del lenguaje corporal, que incluye los gestos, las
posturas, el mo·imiento de los ojos y la respiración.
Por lo que tendremos que prestar atención tanto al lenguaje
·erbal como al no ·erbal que trasmitimos. Ls tan importante lo que se
dice, como la íorma en la que se dice y tener en cuenta que según el
periodista Campo Vidal para que los demas te crean primero tienes que
creer y coníiar en ti.
Artículo 431: «Ll juicio tendra por objeto la practica de las pruebas
de declaración de las partes, testiíical, iníormes orales y
contradictorios de peritos, reconocimiento judicial en su caso y
reproducción de palabras, imagenes y sonidos.»
Ln el Artículo 299 enumeran los medios de prueba de que se
podra hacer uso en juicio:
«1. Interrogatorio de las partes.
2. Documentos públicos.
3. Documentos pri·ados.
4. Dictamen de peritos.
5. Reconocimiento judicial.
6. Interrogatorio de testigos.»
Como se desarrollara el acto de juicio, ·iene reíerido en el
Artículo 433:
«1. Ll juicio comenzara practicandose, coníorme a lo dispuesto en
los Arts. 299 y siguientes,...»

21

Ln cuanto al orden de practica de pruebas durante el juicio se
seguira el marcado en el Artículo 300:
«1. Sal·o que el tribunal, de oíicio o a instancia de parte, acuerde
otro distinto, las pruebas se practicaran en el juicio o ·ista por el
orden siguiente:
1. Interrogatorio de las partes.
2. Interrogatorio de testigos.
3. Declaraciones de peritos sobre sus dictamenes o presentación de
éstos, cuando excepcionalmente se hayan de admitir en ese
momento.
4. Reconocimiento judicial, cuando no se haya de lle·ar a cabo íuera
de la sede del tribunal.
5. Reproducción ante el tribunal de palabras, imagenes y sonidos
captados mediante instrumentos de íilmación, grabación y otros
semejantes.»
Lmisión y ratiíicación del dictamen por el perito
Actuación de los peritos en el juicio o en la ·ista
Art.34¯:» Los peritos tendran en el juicio o en la ·ista la
inter·ención solicitada por las partes, que el tribunal admita.
Ln especial, las partes y sus deíensores podran pedir:
1. Lxposición completa del dictamen, cuando esa exposición
requiera la realización de otras operaciones, complementarias del
escrito aportado, mediante el empleo de los documentos, materiales
y otros elementos a que se reíiere el apartado 2 del Artículo 336.
2. Lxplicación del dictamen o de alguno o algunos de sus puntos,
cuyo signiíicado no se considerase suíicientemente expresi·o a los
eíectos de la prueba.
3. Respuestas a preguntas y objeciones, sobre método, premisas,
conclusiones y otros aspectos del dictamen.
4. Respuestas a solicitudes de ampliación del dictamen a otros
puntos conexos, por si pudiera lle·arse a cabo en el mismo acto y a

22

eíectos, en cualquier caso, de conocer la opinión del perito sobre la
posibilidad y utilidad de la ampliación, así como del plazo necesario
para lle·arla a cabo.
5. Crítica del dictamen de que se trate por el perito de la parte
contraria.
6. lormulación de las tachas que pudieren aíectar al perito.
¯. Ll tribunal podra también íormular preguntas a los peritos y
requerir de ellos explicaciones sobre lo que sea objeto del dictamen
aportado, pero sin poder acordar, de oíicio, que se amplíe, sal·o
que se trate de peritos designados de oíicio coníorme a lo dispuesto
en el apartado 5 del Artículo 339.»
3.3 Ll dictamen pericial en la Ley de Lnjuiciamiento Civil
Ll iníorme pericial puede presentarse con la demanda judicial, en
la contestación o al comparecer a la ·ista de juicio ·erbal.
Artículo 264: «Con la demanda, la contestación o, en su caso, al
comparecer a la ·ista de juicio ·erbal, habran de presentarse:...
3. Los documentos o dictamenes que acrediten el ·alor de la cosa
litigiosa, a eíectos de competencia y procedimiento.»
\ también en las Diligencias íinales. Antes de dictar sentencia:
Artículo 434. «Sentencia.
1. La sentencia se dictara dentro de los ·einte días siguientes a la
terminación del juicio.
2. Si, dentro del plazo para dictar sentencia y coníorme a lo
pre·enido en los artículos siguientes, se acordasen diligencias
íinales, quedara en suspenso el plazo para dictar aquélla.»
Diligencias íinales, antes para mejor pro·eer:
A instancia de parte
«Artículo 435 1. Sólo a instancia de parte podra el tribunal acordar,
mediante auto, como diligencias íinales, la practica de actuaciones
de prueba, coníorme a las siguientes reglas:

23

1. No se practicaran como diligencias íinales las pruebas que
hubieran podido proponerse en tiempo y íorma por las partes,
incluidas las que hubieran podido proponerse tras la maniíestación
del tribunal a que se reíiere el apartado 1 del Artículo 429.
2. Cuando, por causas ajenas a la parte que la hubiese propuesto, no
se hubiese practicado alguna de las pruebas admitidas.
3. 1ambién se admitiran y practicaran las pruebas pertinentes y
útiles, que se reíieran a hechos nue·os o de nue·a noticia, pre·istos
en el Artículo 286.»
De oíicio
«2. Lxcepcionalmente, el tribunal podra acordar, de oíicio o a
instancia de parte, que se practiquen de nue·o pruebas sobre
hechos rele·antes, oportunamente alegados, si los actos de prueba
anteriores no hubieran resultado conducentes a causa de
circunstancias ya desaparecidas e independientes de la ·oluntad y
diligencia de las partes, siempre que existan moti·os íundados para
creer que las nue·as actuaciones permitiran adquirir certeza sobre
aquellos hechos.
Ln este caso, en el auto en que se acuerde la practica de las
diligencias habran de expresarse detalladamente aquellas
circunstancias y moti·os.»
Solicitud de designación de peritos por el tribunal
Artículo 339: «1. Si cualquiera de las partes íuese titular del derecho
de asistencia jurídica gratuita, no tendra que aportar con la demanda
o la contestación el dictamen pericial, sino simplemente anunciarlo,
a los eíectos de que se proceda a la designación judicial de perito,
coníorme a lo que se establece en la Ley de Asistencia Jurídica
Gratuita.
2. Ll demandante o el demandado, aunque no se hallen en el caso
del apartado anterior, también podran solicitar en sus respecti·os
escritos iniciales que se proceda a la designación judicial de perito, si
entienden con·eniente o necesario para sus intereses la emisión de
iníorme pericial. Ln tal caso, el tribunal procedera a la designación,
siempre que considere pertinente y útil el dictamen pericial
solicitado. Dicho dictamen sera a costa de quien lo haya pedido, sin
perjuicio de lo que pudiere acordarse en materia de costas».

24

Quien solicite el perito debe pagarlo.
Artículo 339: «5. Ll tribunal podra, de oíicio, designar perito
cuando la pericia sea pertinente en procesos sobre declaración o
impugnación de la íiliación, paternidad y maternidad, sobre la
capacidad de las personas o en procesos matrimoniales.
6. Ll tribunal no designara mas que un perito titular por cada
cuestión o conjunto de cuestiones que hayan de ser objeto de
pericia y que no requieran, por la di·ersidad de su materia, el
parecer de expertos distintos.»
3.4 1achas y recusación de peritos
Las tachas de peritos se reíieren a los iníormes dictaminados
extrajudicialmente, que aparecen en la demanda y en la contestación
Artículo 343 y 344. La recusación aíecta sin embargo a los peritos
elegidos por el 1ribunal.
«Artículo 343. 1achas de los peritos. 1iempo y íorma de las tachas
1. Sólo podran ser objeto de recusación los peritos designados
judicialmente.
Ln cambio, los peritos no recusables podran ser objeto de tacha
cuando concurra en ellos alguna de las siguientes circunstancias:
1. Ser cónyuge o pariente por consanguinidad o aíinidad, dentro del
cuarto grado ci·il de una de las partes o de sus abogados o
procuradores.
2. 1ener interés directo o indirecto en el asunto o en otro
semejante.
3. Lstar o haber estado en situación de dependencia o de
comunidad o contraposición de intereses con alguna de las partes o
con sus abogados o procuradores.
4. Amistad íntima o enemistad con cualquiera de las partes o sus
procuradores o abogados.
5. Cualquier otra circunstancia, debidamente acreditada, que les
haga desmerecer en el concepto proíesional.»
La recusación de los peritos y la abstención

25

«Artículo 124.- Ámbito de la recusación de los peritos
1. Sólo los peritos designados por el tribunal mediante sorteo
podran ser recusados, en los términos pre·istos en este capítulo.
Lsta disposición es aplicable tanto a los peritos titulares como a los
suplentes...
3. Ademas de las causas de recusación pre·istas en la Ley Organica
del Poder Judicial, son causas de recusación de los peritos:
1. laber dado anteriormente sobre el mismo asunto dictamen
contrario a la parte recusante, ya sea dentro o íuera del proceso.
2. laber prestado ser·icios como tal perito al litigante contrario o
ser dependiente o socio del mismo.
3. 1ener participación en sociedad, establecimiento o empresa que
sea parte del proceso.»
Ll Artículo 125, 126, 12¯ y 128 regulan la íorma para la
recusación de los peritos en la LLC y 46¯ a 4¯0, ¯23 en la L.L.Cr.
Son causas de abstención y, en su deíecto podran ser recusados
cuando concurra causa legal pre·ista en la Ley Organica del Poder
Judicial. en el artículo 219. Lstas causas aíectan en principio a Jueces,
Magistrados, pero que se extienden también a liscales, Secretarios
Judiciales, luncionarios Judiciales, Médicos lorenses, Psicólogos,
1rabajadores Sociales, Lducadores y Peritos designados judicialmente:
«Artículo 218. Únicamente podran recusar:
1. Ln los asuntos ci·iles, sociales y contencioso-administrati·os, las
partes y el Ministerio liscal.
2. Ln los asuntos penales, el Ministerio liscal, el acusador particular
o pri·ado, el actor ci·il, el procesado o inculpado, el querellado o
denunciado y el tercero responsable ci·il.
Artículo 219. Son causas de abstención y, en su caso de recusación:
1. Ll ·ínculo matrimonial o situación de hecho asimilable y el
parentesco por consanguinidad o aíinidad dentro del cuarto grado
con cualquiera de los expresados en el artículo anterior.

26

2. Ll ·ínculo matrimonial o situación de hecho asimilable y el
parentesco por consanguinidad o aíinidad dentro del segundo grado
con el letrado y el procurador de cualquiera de las partes que
inter·engan en el pleito o causa.
3. Ser o haber sido deíensor judicial o integrante de los organismos
tutelares de cualquiera de las partes, o haber estado bajo el cuidado
o tutela de alguna de éstas»
4. Lstar o haber sido denunciado o acusado por alguna de las partes
como responsable de algún delito o íalta.
5. laber sido deíensor o representante de alguna de las partes,
emitido dictamen sobre el pleito o causa como Letrado, o
inter·enido en él como liscal, perito o testigo.
6. Ser o haber sido denunciante o acusador de cualquiera de las
partes.
¯. 1ener pleito pendiente con alguna de éstas.
8. Amistad íntima o enemistad maniíiesta con cualquiera de los
expresados en el artículo anterior.
9. 1ener interés directo o indirecto en el pleito o causa.
10. laber actuado como instructor en la causa penal o haber
resuelto el pleito o causa en anterior instancia.
11. Ser una de las partes subordinado del Juez que deba resol·er la
contienda litigiosa.»

4. BASLS ML1ODOLÓGICAS PARA UNA PLRI1ACIÓN
SOCIAL
4.J Intervención individual o interprofesional
La Administración de Justicia contrató a los 1rabajadores
Sociales, junto con otros proíesionales, para que íormaran equipos de
trabajo que asesoraran de íorma indi·idual o conjunta al Juez según este
lo requiriera.
Ln los Juzgados de Primera Instancia ,lamilia,, en algunos
Decanatos de Primera Instancia e Instrucción y en muchos Institutos
de Medicina Legal los equipos de apoyo estan dotados como mínimo
por un Psicólogo y un 1rabajador Social.
Los primeros equipos de lamilia se crearon conjuntamente con
los de apoyo a los Juzgados de Menores. Ln un estudio realizado para
la Dirección General de Protección Jurídica del Menor sobre cual debía
de ser la composición de estos equipos y cuales sus características dice
,1988,:
«Ll Lquipo 1écnico de Apoyo a Juzgados, 1ribunales 1utelares de
Menores estara constituido por los siguientes proíesionales:
-Psicólogo
-Lducador
-Asistente Social
Senalaremos a continuación algunas notas sobre las características
de estos Lquipos:
-Ls un Lquipo ,no un grupo, multiproíesional donde los distintos
técnicos se integran con un objeti·o de tarea. No es un trabajo en
cadena.
-De Apoyo implica que no puede, ni debe, sustituir al Juez de
Menores. 1iene únicamente una íunción Asesora.

28

-Al Juez. Ll apoyo no se justiíica tanto por la íigura del Juez cuanto
por la íunción que el Juez tiene que desempenar: toma de
decisiones...»

4.2 Las decisiones tomadas en equipo
Ll estudio y las ·aloraciones tomadas en equipo son semejantes a
las utilizadas en in·estigación en ciencias sociales, Gilbum ,1988, cit. en
luertes y Redondo, 1990,. Llegó a esta conclusión después de obser·ar
el íuncionamiento de un equipo de protección de menores, equipo que
tienen una composición proíesional y tienen un objeto de estudio: el
menor y su íamilia, similares a los equipos periciales. Concluyó que las
decisiones de los equipos son mas eíicaces que las indi·iduales. Los
procedimientos que toman los equipos para la e·aluación y que se
utilizan en la in·estigación de ciencias sociales son:
- Las decisiones se toman en base a datos proporcionados por la
obser·ación de la misma persona en diíerentes contextos.
- La obser·ación de diíerentes personas de un mismo hecho.
- La repetición de la obser·ación en diíerentes momentos.
- Ln esta íorma de recogida de datos esta la base de íiabilidad y
·alidez de los instrumentos que miden la realidad social.
1rabajar en equipo en este tipo de asuntos protege la salud
mental de sus componentes y aumenta su rendimiento. Quienes
trabajan en equipo en comparación con los que lo hacen de manera
aislada, lryer y otros ,1988, cit. en luertes y Redondo, 1990,:
- Perciben el apoyo de los companeros como una íuente reductora
de la tensión de trabajo.
- 1ienen mejor salud mental.
- Van a trabajar con menos inquietud.
- Muestran menos sentimientos negati·os hacia su trabajo
- No posponen los contactos con los clientes
- La toma de decisiones es superior si se toma en equipo
Ventajas e incon·enientes del trabajo en equipo:
- Diíerente íormación e instrumentos de trabajo complementarios.

29

- Los componentes tienen diíerente caracter, experiencia ·ital y
proíesional.
- Ln ocasiones la incompatibilidad de caracteres puede pro·ocar
tensiones entre los miembros.
Posibles inter·enciones de los equipos psico-sociales en los juzgados:
- Inter·ención proíesional según demanda judicial.
- Reparto de la dirección de los casos si la petición es al equipo, con
una parte de trabajo indi·idual y otra en equipo. Apoyandose en el
companero según la técnica que se necesite. 1rabajo en equipo para
las ·aloraciones y propuestas.
- Ll trabajo en equipo es especialmente necesario en los casos de
·iolencia sobre la mujer, abusos sexuales a menores y en las
oposiciones a las medidas en protección de menores: Recursos de
declaraciones de desamparo.
4.3 Ll metodo y su aplicación en un caso de divorcio
Resulta interesante pararse en la acción diaria y reílexionar sobre
cada uno de los pasos que de manera habitual el 1rabajador Social
realiza para eíectuar su trabajo. Se trata de describir y analizar la
practica diaria sistematizandola y elaborando con ello un método de
trabajo. Se ha utilizado el «método cientííico» de in·estigar la acción.
Las íases de inter·ención utilizadas son:
Análisis de la situación
Prelimares. Quien solicita la inter·ención del perito, su
nombramiento, la e·aluación pre·ia y el estudio
Ll iníorme socio-íamiliar
1écnicas empleadas
Genograma
listoria íamiliar y del
indi·iduo,Antecedentes maternos y
antecedentes paternos
listoria de la pareja
Lntorno paterno y Lntorno Materno
Menor o usuario

30

Interpretación
Propuesta
4.3.1 Análisis de la situación
Prelimares.
Quien solicita la inter·ención del perito, su nombramiento, la
e·aluación pre·ia y el estudio
La solicitud puede proceder:
. De las partes.
. Del Ministerio liscal.
. Del 1ribunal.
Pero debera ser asumida por el 1ribunal para que el 1rabajador
Social comience el estudio.
Con la reíerencia de ese oíicio, se recogen en el juzgado que
corresponda el procedimiento ,auto, expediente o diligencia pre·ia...,
en el que se solicita la inter·ención. Se realiza la lectura del
procedimiento, registrando el caso.
Se anota en el libro de registro general de casos, se abre una
carpeta, una íicha de identiíicación, con los apellidos del usuario, el
número de juzgado y de asunto. Como todos los asuntos judiciales
tienen dos clientes, las partes en litigio, se ha decidido que el cliente del
1rabajador Social sera el menor o menores, incapaz,... Ln los casos de
·iolencia de género se considera que ambos son los clientes y se abre
íicha para cada uno.
Una ·ez leído el asunto por el que se solicita la inter·ención, el
1rabajador Social, si lo cree oportuno, se entre·istara con el Juez que
haya solicitado la peritación, para concretar los extremos que interesa se
eníoquen especialmente en el estudio y solicitar aclaración de aspectos
jurídicos del caso si se considera necesario para la peritación.
Se debe comenzar el estudio del expediente recogiendo los
siguientes datos:
-Identiíicación del procedimiento ,Juzgado, número de
procedimiento, tipo de asunto,.
-Petición pericial.
-Datos de identiíicación y localización de las partes y de los
miembros del núcleo íamiliar.

31

-Datos mas signiíicati·os del procedimiento. Otros procedimientos
anteriores relacionados con el actual.
-Lstudio de documentos aportados ,iníormes sociales, ·ida laboral,
iníormes escolares, psicológicos, médicos, al procedimiento.
a, La licha de Recogida de Datos es un útil instrumento que
ayudara al 1rabajador Social a tener los datos basicos de identiíicación y
localización de los agentes implicados en el estudio social. Ls la primera
hoja en todos los asuntos, en ella se recogen los datos de localización
del caso. Los items que se extraen son los siguientes:
- lecha de entrada:
- Juzgado n:
- Número de procedimiento:
- 1ipo:
- Otros procedimientos:
- Apellidos, nombre, íecha y lugares de nacimiento. ,Usuario,.
- Otros nombres, íechas y lugares de nacimiento. Dirección y
teléíono. ,Partes y personas de interés,.
Demandante
Abogado y Procurador
Demandado
Abogado y Procurador
- Genograma:
- Petición judicial:
b, Recogida de datos y preparación de las entre·istas:
Abrir tantos íolios como personas ·ayamos decidiendo
queremos entre·istar a medida que leemos el procedimiento judicial.
Padre, madre, menor 1, menor 2, trabajador social de atención primaria,
tutor del colegio, psicólogo, o psiquiatra del centro de salud, médico de
cabecera. Ln cada íolio iremos escribiendo las preguntas que nos
·ayan surgiendo y que después completaremos antes de realizar las
entre·istas.
Senalar en cada hoja los datos que no estén en el procedimiento
y consideremos necesarios ,íechas de nacimiento, domicilio,
teléíono.,.

32

Cuando la historia íamiliar oírezca muchos acontecimientos en
diíerentes momentos es de gran utilidad hacer un cronograma. Ln un
extremo pondremos las íechas y en el otro lado que ocurrió. Sir·a de
ejemplo:
15,01,09 Separación
22,02,09 Acuerdo guarda y custodia
11,03,09 Modiíicación de medidas.
1ambién es adecuado elaborar un cronograma de la ·ida del
menor ,sobre todo en los casos de protección de menores, en hoja con
cuadrículas marcando por ejemplo los trimestres y anos en el lado
izquierdo y en la derecha los acontecimientos íamiliares, la presencia o
ausencia de los progenitores, los internamientos.
1ener en cuenta la edad de los menores para adecuar la
entre·ista al desarrollo e·oluti·o del menor.
Una ·ez conocida la petición y en base a los datos que íiguran en
el caso, nos plantearemos las primeras hipótesis de trabajo, es una
primera respuesta, mas bien intuiti·a que nos ayudara para realizar el
plan de actuación. Ln esta etapa se determinan las técnicas a realizar en
el caso concreto, el modo de aplicarlas, y las gestiones necesarias para
lle·arlas a cabo.
Lste es un plan inicial que, posteriormente y en base a los datos
que se ·ayan obteniendo durante el estudio puede modiíicarse y,o
ampliarse, hasta tener una Interpretación sobre la petición que se nos
hace.
d, Lstudio
Ll 1rabajador Social ejecuta el plan de inter·ención que había
ideado, se trata de aplicar las técnicas de 1rabajo Social y otras como
«mediación», «técnicas sistémicas» en las que el 1rabajador Social se ha
ido íormando.
Con el cliente
- Lntre·ista íamiliar
- Lntre·ista indi·idual con cada padre
- Lntre·ista de pareja
- Lntre·ista a los menores o usuarios
- Lntre·ista conjunta con uno de los padres y los menores

33

- Visita domiciliaria
o Lntre·ista íamiliar en el domicilio
- Lntre·istas colaterales con otros Ser·icios
• Ser·icios Sociales de atención primaria:
o municipales
o salud
• Ser·icios especializados
o centros escolares.
o protección de menores
o unidades de salud mental
o ser·icios de atención a la mujer
o -ser·icios de toxicomanías
4.3.2 Ll informe socio-familiar
Antes de nada me gustaría proponer un cambio en la
denominación de los iníormes realizados por los 1rabajadores Sociales.
Creo que es necesario ampliar el nombre del Iníorme Social con un
adjeti·o: íamiliar. Con íamiliar deíinimos en el título, ademas del
aspecto social que recoge parte de nuestra inter·ención, todo el trabajo
realizado y recogido en el iníorme sobre la íamilia, composición,
historia, relaciones entre sus miembros y del grupo íamiliar con el
entorno. Creo que reílejar en el título del iníorme el aspecto íamiliar,
puede dar pistas a los proíesionales de otros campos, y en este caso a
los proíesionales del derecho, del tipo de trabajo que realizamos.
Nuestra íormación nos capacita para hacer un estudio y una ·aloración
de la situación íamiliar, diíerente al que pueden oírecer otras
proíesiones y como tal debemos trasmitirlo.
Siguiendo con el tema de la elaboración del iníorme, los datos
recogidos se presentan en el Iníorme Socio-íamiliar. lay que cenirse a
la hora de estudiar y oírecer los datos en el iníorme, a la petición del
Juez, las partes o el Ministerio liscal. Ll iníorme dependera por tanto
de la solicitud que se eíectúe.
Propongo estos apartados generales para las periciales en asuntos
contenciosos de íamilia.

34

La coníección de los siguientes apartados se ha realizado
teniendo en cuenta el Iníorme Social del Colegio Proíesional de
1rabajadores Sociales ,1985,, los criterios seleccionados en el Acta de
Míchigan` ,19¯0, para establecer la custodia de un menor, la
experiencia proíesional y las partes que deben componer un iníorme
pericial.
Ll Acta de Míchigan contempla los siguientes criterios:
1. Amor y aíecto entre el padre,madre y el hijo,a.
2. Lazos emocionales entre progenitor e hijo,a.
3. Capacidad parental para ser·ir de guía al hijo,a.
4. Capacidad parental para que el nino continúe
educandose y creciendo en su religión o credo, si lo
tu·iera.
5. Capacidad parental para proporcionar alimentación.
6. Capacidad parental para proporcionar ropa.
¯. Capacidad parental para proporcionar cuidados médicos.
8. Capacidad parental para proporcionar cuidados
terapéuticos.
9. Capacidad parental para satisíacer otras necesidades
materiales.
10. Período de tiempo que el nino ha ·i·ido en un ambiente
satisíactorio y emocional y psicológicamente estable y la
deseabilidad o con·eniencia de su continuidad.
11. Permanencia como unidad íamiliar que supone el hogar
custodio propuesto o el ya existente.
12. Idoneidad moral del progenitor.
13. Salud mental del progenitor.
14. Salud íísica del progenitor.
15. listoria de domicilios del hijo,a.
16. listoria escolar del hijo.
1¯. listoria comunitaria o social del hijo.
18. Preíerencia razonable del hijo hacia el progenitor, si el
Juzgado considera que tiene suíiciente edad para
expresar tal preíerencia

35

\ se debera de tener en cuenta también los criterios negati·os
para la proponer la guarda ,Ramírez, 2003, Catalan 2005,
- laber ejercido malos tratos íísicos y psicológicos hacia el menor.
- Ll abuso sexual
- La explotación del menor
- La negligencia en el cuidado del menor
- La patología mental gra·e
- Retraso mental se·ero
- La adicción
- La pertenencia a una secta destructi·a
La L.L.C. exige al emitir el dictamen pericial, el juramento o
promesa sobre los extremos marcados en el Artículo 335.2, por lo que
podría comenzarse así el iníorme:
Juro o prometo decir la ·erdad, que he actuado con la mayor
objeti·idad posible, tomando en consideración tanto lo que pueda
ía·orecer como lo que sea susceptible de causar perjuicio a
cualquiera de las partes, y conozco las sanciones penales en las que
podría incurrir si incumpliere mi deber como perito
Lse juramento o promesa lo tomara también el Juez
·erbalmente, en el juicio antes del interrogatorio, donde también pedira
Juez después de exhibir el iníorme social la ratiíicación del perito en el
iníorme emitido. Pre·iamente, antes de entrar en Sala, un agente
judicial, solicitara al perito el DNI para presentarlo ante el 1ribunal
siendo de·uelto al íinalizar la inter·ención. Una ·ez que ha inter·enido
el perito podra optar por quedarse en la Sala del Juicio o salir. Ll perito
no puede permanecer como público en la sala de juicio antes de su
inter·ención o declaración.
Informe socio-familiar
lecha:
Juzgado de Primera Instancia y,o de Instrucción n:
N° de procedimiento:
1ipo:
Moti·o del mismo:

36

Solicitud del Ilmo. Magistrado Juez del Juzgado de Primera
Instancia y,o Instrucción . para que se elabore un Iníorme Social
sobre... ,Aquí se maniíestaran los datos resenados en el Oíicio o
copia de acuerdo que se en·ía al 1rabajador Social,.
licha Social del núcleo íamiliar
Menores, incapaz o usuario: nombre y dos apellidos
lecha de nacimiento,edad
Lugar de nacimiento
Padre: nombre y dos apellidos
lecha de nacimiento,edad
Lugar de nacimiento
Madre: nombre y dos apellidos
lecha de nacimiento,edad
Lugar de nacimiento
lermanos: nombre y dos apellido
lecha de nacimiento,edad
Lugar de nacimiento
Otros miembros del núcleo íamiliar
1ecvica. ev¡teaaa.
Se pasa a enumerar las técnicas que se han realizado para
elaborar el Iníorme Social, las personas implicadas en las mismas
y las íechas de las inter·enciones:
- Sistema de documentación
- Lectura del expediente judicial
- Obser·ación directa: Visita domiciliaria
- Lntre·istas colaterales
- Lntre·istas indi·iduales, íamiliares...
Cevograva
Ln él se pueden localizar, expuesto en un graíico, los
componentes del entorno íamiliar objeto de estudio, con los nombres
propios que apareceran a lo largo del iníorme, la relación que a cada
uno de ellos les liga y su edad. labitualmente suelen recogerse en el
genograma tres generaciones: hijos, padres y abuelos.

íi.toria favitiar , aet ivairiavo,.vteceaevte. vatervo. ,
avteceaevte. ¡atervo.
Ln él se reíleja la historia íamiliar y del indi·iduo, las
relaciones íamiliares, parentales, íiliales, paterno íiliales, íamilia
extensa u otras, así como los acontecimientos mas destacables en
la íamilia y que tengan que ·er con el tema que se estudia.
lormación e historia laboral.
Ln los casos relacionados con peritaciones sobre
separación, di·orcio y nulidad, se puede empezar con dos
apartados denominados:
.vteceaevte. vatervo. , avteceaevte. ¡atervo.
Ln la primera parte se resume la historia y situación actual
de la íamilia de origen. Apareceran los miembros de la íamilia de
origen, la edad, sus relaciones íamiliares y descendencia,
proíesión, lugar de residencia y acontecimientos íamiliares mas
importantes en la historia íamiliar relacionado con el padre o la
madre.
Ln la segunda parte se trata de relatar la historia personal y
social del indi·iduo, prestando atención a la íormación, a la
historia laboral, moti·os de cambio de trabajo y los lugares de
residencia. Relaciones de pareja anteriores. Descendencia y
relaciones mantenidas con la misma.
íi.toria ae ¡are;a
Como y cuando se conocieron, no·iazgo, si ·i·ieron juntos antes
de casarse, las reacciones de las íamiliar de origen ante el no·iazgo, la
boda. Ll alquiler y,o adquisición de la ·i·ienda, los hijos en la pareja,
los deseados o no, organización económica de la pareja, organización
con los hijos, el uso del tiempo libre... los conílictos y la ruptura.
Para seguir con dos iníormes separados en los que se
muestran los dos nue·os entornos que los progenitores han
creado.
ívtorvo ¡atervo , evtorvo vatervo actvat. Retaciove. , a¡o,o
favitiar , .ociat
a, Relaciones actuales

38

Ll primer apartado dentro de cada entorno se denomina:
Situación actual y esta dedicado a las posibles nue·as relaciones de
pareja. Apoyo de la íamilia extensa. Apoyo social. Ser·icio doméstico.
Relación con los hijos. Organización diaria con los menores.
Relación de los progenitores después de la separación. Qué tipo
de dinamica relacional se ha establecido entre ellos. L·olución de esta
relación. Situación actual. Comunicación. Recoger si el menor tiene
acceso al otro progenitor y a la íamilia extensa.
b, Situación económica
Se reílejara la situación laboral de los miembros del núcleo
íamiliar, los ingresos íamiliares, las íuentes de esos ingresos, los gastos
íamiliares y cualquier otro dato relacionado con este tema. Ln asuntos
de separación es importante reílejar los horarios laborales, días de
libranza y posibles ·acaciones. Posibilidad de solicitar la Vida laboral`
que suministra la Seguridad Social a las partes, y en el caso de ser perito
judicial también puede solicitarse al 1ribunal. Aquí se recogeran los
criterios:
Cr. 5. Capacidad parental para proporcionar alimentación
Cr. 6. Capacidad parental para proporcionar ropa.
Cr. 9. Capacidad parental para satisíacer necesidades materiales
c, Datos sobre la salud de grupo de con·i·encia
Se tendra en cuenta la cobertura sanitaria, las eníermedades o
disminuciones, las tóxico-dependencias, la alimentación, habitos de
higiene y cualquier otro dato signiíicati·o. Se recogeran los criterios:
Cr. ¯. Capacidad parental para proporcionar cuidados médicos.
Cr. 8. Capacidad parental para proporcionar cuidados terapéuticos.
Cr. 13. Salud mental del progenitor. Deri·ación
Cr. 14. Salud íísica del progenitor.
Ln el caso de menores solicitar la cartilla sanitaria del menor y
estudiar los datos: La correcta ·acunación de los mismos, la e·olución
de la cur·a del crecimiento ,peso y altura,. Prestar atención al nombre
de los proíesionales y las instituciones en la que trabajan por si íuera
necesario realizar entre·ista colateral.
d, Ubicación del núcleo de con·i·encia.

39

Visita domiciliaria si se considera necesario y en todo caso entre
otros los aspectos de ·i·ienda, régimen de tenencia, tipo de ·i·ienda,
condiciones de habitabilidad, características generales del barrio,
distancia al centro educati·o. Distancia entre los domicilios de los
progenitores y íorma de trasporte. Premiso de conducir y coche.
Recoger también el criterio 15: listoria de domicilios del hijo.
Posteriormente se amplían datos sobre la ·isita a domicilio`
siguiendo una orientación sistémica.
e, Relaciones sociales y ·ecinales
Reílejara las relaciones de la íamilia con el entorno, apoyos íuera
del núcleo íamiliar, amigos, intensidad de las relaciones, ·inculación
con asociaciones, relaciones con instituciones públicas, en especial con
los Ser·icios Sociales de Atención Primaria o de Protección de
Menores.
Mevor o v.vario
Se recogera el nombre del colegio actual, otros colegios
anteriores y el moti·o del cambio. Ll curso escolar, Ll tutor, la relación
con el mismo, si conoce el conílicto judicial, trayectoria escolar del
menor, relaciones con sus companeros y proíesores, rendimiento
escolar, tiempo libre y amigos. Si acude en ocasiones al domicilio de sus
amigos y ellos a su domicilio. Quien ha sido habitualmente el encargado
de lle·ar y recoger al menor en el colegio y guardería. Recogeríamos los
criterios:
Cr. 16 listoria escolar del hijo.
Cr. 1¯ listoria comunitaria o social del hijo.
4.3.3 Interpretación
Síntesis de los datos mas signiíicati·os y analisis de la incidencia
de estos datos sobre la situación. A partir de todos los datos conocidos
y recogidos se realiza una síntesis explicati·a, se ponen en relación los
diíerentes elementos que se han estudiado y se da una opinión sobre el
asunto como experto.
La interpretación aparece redactada al íinal del iníorme social, lo
que nos puede hacer creer que el mejor momento de su redacción sera
cuando hayamos terminado los diíerentes apartados del iníorme. Sin
embargo sugiero que a medida que ·ayamos seleccionando y
redactando la materia que ·a componiendo los diíerentes apartados del

40

Iníorme Social anotemos en el apartado de Interpretación las
·aloraciones parciales que los datos nos ·an sugiriendo. De esa manera
al llegar al íinal solo tendremos que terminar de redactar y anadir
alguno que íinalmente consideremos de interés.
Un posible íormato de redacción íinal de este apartado sería
hacer en la interpretación tres apartados o puntos y aparte, Uno para la
madre, su entorno y circunstancias, otro para el padre similar y
íinalmente el del menor. Dentro de cada apartado se comienza con la
redacción de las ·aloraciones sobre la historia de cada indi·iduo y se
íinaliza por la situación actual.
Una propuesta de pasos a seguir, en los casos en los que se
disponga de mucha iníormación, por ejemplo en los casos de
protección de menores, para realizar un analisis de datos cualitati·os
,las entre·istas con los usuarios y colaterales, notas de obser·ación,
iníorme sociales, psicológicos, médicos, escolares, transcripciones de
entre·istas y con·ersaciones, documentos, etc, la sugieren 1aylor y
Bodgan ,1984,.
Lsa técnica de analisis habría que relacionarla en el caso del
estudio de menores en situación de desamparo con por ejemplo la
teoría sobre las necesidades iníantiles según Barudy y Dantagnan
,2005,: necesidades íisiológicas, de lazos aíecti·os seguros y continuos,
necesidades cogniti·as, necesidades sociales y necesidades en ·alores.
Relacionarla también con los íactores de maltrato iníantil
,Arrubarrena y de Paul ,1988, y,u otros in·estigaciones.
Ln los ítems a recoger en este tipo de casos tanto en las
entre·istas colaterales como en las entre·istas con los usuarios
deberemos de prestar atención a esos ítems de necesidades de los
menores y a los íactores de maltrato iníantil que hayamos seleccionado.
Posteriormente se amplia la iníormación sobre este tema ,Ver apartado
5.6. Las necesidades iníantiles según Baruy y Dantagnan ,2005, y
apartado 5.3. Los íactores del maltrato iníantil Arrubarrena y de Paul
,1988,.
Pues bien en la íase íinal de nuestro estudio realizaremos in
interpretación de todos los datos a los que hemos podido tener acceso
realizando el siguiente analisis:
lase de descubrimiento o analisis inicial

41

Leer repetidamente los datos. Subrayar los relacionados con los
ítems de las diíerentes teorías sobre el maltrato o la negligencia con los
menores.
Anotar y seguir la pista de intuiciones, interpretaciones e ideas.
Incluso en el mismo documento de trabajo ,en los margenes,.
lacer un listado de las palabras y temas cla·e ,recurrentes,.
Llaborar tipologías o esquemas de clasiíicación ayudados por la
clasiíicación de las teorías que hemos elegido.
Desarrollar conceptos y proposiciones teóricas producidas en el
analisis.
Separar y ordenar los datos pertenecientes a las tipologías que
hemos seleccionado.
Lxaminar los datos sobrantes.
Reíinar el analisis.
Relati·ización de los datos
L·aluar su credibilidad según:
Datos directos y datos indirectos.
luentes de iníormación y métodos empleados.
Supuestos propios ,autorreílexión crítica del que analiza,
linalmente realizar la última selección teniendo en cuenta los
datos solicitados y datos no solicitados en la pericial. Se expondran los
solicitados si hemos podido recogerlos en el estudio y somos capaces
de ·alorar teniendo en cuenta las in·estigaciones sobre el tema. Se
incluiran los no solicitados si nos parece necesario aportarlos teniendo
en cuenta el procedimiento en el que estamos peritando.
4.3.4 Propuesta
Ln cuanto a los casos de disputa de custodia la propuesta ira
encaminada principalmente a contestar como indica Ramírez ,2003,:
- ,lay disíuncionalidades importantes en el ejercicio de custodia
que ha habido hasta el momento de la e·aluación·
- ,la habido algún cambio de las circunstancias particulares
consideradas en la resolución judicial anterior·
- ,Se aprecian en los hijos problemas para adaptarse en relación a las
medidas judiciales relati·as a la separación·

42

Reíiere que si la respuesta a estas preguntas no es aíirmati·a
estaría íuera de lugar ·alorar la idoneidad de la otra alternati·a de
custodia.
Ls decir que el no cambio cuando íunciona una guarda ya es
positi·o para el menor. Con estas reílexiones estaríamos contemplando
los Criterios:
Cr. 10 Período de tiempo que el nino ha ·i·ido en un ambiente
satisíactorio y emocional y psicológicamente estable y la deseabilidad o
con·eniencia de su continuidad.
Cr. 11 Permanencia como unidad íamiliar que supone el hogar
custodio propuesto o el ya existente.
A ·eces, si es necesario adaptar las ·isitas a las nue·as
circunstancias de las dos íamilias. Ln ocasiones el enírentamiento, la
íalta de comunicación pro·oca rigidez entre las partes y hay que buscar
la solución con los recursos de ambos que mejoren la atención del
menor.
4.3.5 Derivación a otros servicios
Ln algunos casos se podra indicar al 1ribunal antes de emitir el
iníorme o una ·ez emitido en la ·aloración íinal la inter·ención de
otros ser·icios. Por ejemplo el diagnóstico de uno de los progenitores
por el ser·icio de salud mental e indicación del tratamiento si íuera
necesario por el ser·icio o por un centro especializado. Utilización para
las entregas y recogidas de un menor del ser·icio de Punto de
Lncuentro lamiliar. Solicitar que ese ser·icio realice el control del
indi·iduo a tra·és de la recogida de los iníormes que se aporten de la
unidad de salud mental o drogodependencias. 1ambién se puede sugerir
al 1ribunal que solicite la inter·ención de los Ser·icios Sociales
Municipales para realizar el seguimiento del menor en relación con su
íamilia indicando los aspecto sobre los que se debería de inter·enir. O
proponer que se declare la situación de un menor riesgo o
desamparo`.
Ln líneas generales el 1rabajador Social debería realizar un
trabajo de estudio y coordinación pre·io con los diíerentes Ser·icios
Social e indicar al 1ribunal en el iníorme el ser·icio mas adecuado para
ese indi·iduo o grupo íamiliar teniendo en cuenta, sus características,
los recursos de esa comunidad y las limitaciones del ser·icio que se
indica. Sera íinalmente el Juez quien decidira, asumiendo en su

43

sentencia nuestra propuesta. Respecto a los tratamientos también la
persona a quien ·a dirigida debe admitir el mismo. Nos encontramos en
los asuntos de íamilia ante un procedimiento ci·il que el que las partes
no estan obligadas a cumplir, aunque se pueden condicionar las ·isitas
de los progenitores con los menores al cumplimiento de los
tratamientos. Ls necesario indicar la dirección, el teléíono, la íorma de
acceso a los ser·icios y la adecuación de horarios en las propuestas de
·isitas para íacilitar la ejecución de nuestra propuesta por el 1ribunal.
Ln esta parte es importante ayudar al Juzgador en las medidas a
acordar en cuanto el régimen de ·isitas mas adecuado a las
características del menor y de los progenitores, teniendo en cuenta la
edad del menor o menores, la distancia de los domicilios de los
progenitores, lo horarios laborales de estos, sus ·acaciones de empresa,
los apoyos con los que cuentan para atender a los menores e incluso los
medios de transportes. Se deberan marcar también los horarios de
entrega y recogida de los menores, así como el lugar donde se realizaran
y la persona o personas que realizaran la misma. Diíerenciando el del
íin de semana, los días entre semana y las ·acaciones. Marcando
también el día y la hora de cambio de guarda. Se tendra en cuenta las
íiestas patronales del lugar en el que residan los progenitores para que
los menores puedan disírutar de las mismas si coinciden con íiestas
escolares, así como los cumpleanos de los progenitores y de los
abuelos, cuando se celebre en la íamilia una íiesta. Se tendra en cuenta
la íorma de reunión de las dos íamilias de origen para intentar que el
menor pueda compaginar la relación con ambas íamilias.
Se buscara un lugar neutral para recoger y entregar al menor
como el PLl ,Punto de Lncuentro lamiliar, o el colegio cuando
existan tensiones en las entregas de los menores. \ se sera mas
concreto en la indicación de las pautas sobre las ·isitas cuando haya
mas tensión entre las partes. Ademas habra de plantearse un régimen
de ·isitas a largo plazo, es decir que pueda ser·ir para el momento que
se hace el estudio pero también cuando el menor crezca y a ser posible
hasta la mayoría de edad. Debe de tener se en cuenta que las sentencias
son para siempre y que solicitar una modiíicación de sentencia supone
un gasto para las partes en abogados y procuradores. Lo hasta aquí
dicho sir·e para regular la relación entre los padres cuando estos no se
pongan de acuerdo, sin embargo ellos podran modiíicar las pautas de
relación con su hijo cuando se pongan de acuerdo.

44

Los puntos mencionados en el iníorme son orientati·os. Se
acomodaran a la solicitud judicial. Ll iníorme ira eníocado a la petición
judicial y a su ·ez las técnicas de trabajo se acomodaran a los datos que
nos interese obtener para elaborar el iníorme.
4.3.6 Diagnostico social en las periciales con
drogodependientes
Ln materia ci·il los 1rabajadores Sociales realizan periciales en
procedimientos relati·os a:
Di·orcios, recursos contra la administración en materia de
protección de menores ,declaraciones de desamparo, de riesgo y de
idoneidad,, en incapacidades y tutelas.
Ln materia penal inter·ienen asesorando en asuntos relati·os a
·iolencia íamiliar ,de género, hacia los menores, hacia los ancianos o de
hijos a padres, y de responsabilidad criminal ,eximentes y atenuantes,.
Para realizar el estudio y el diagnostico social se debe de recoger
como ya se ha dicho la petición que realiza el 1ribunal ya que esa
petición sera el objeto de estudio. Lsa petición ha podido ser
demandada por las partes en litigio o por el Ministerio liscal y haber
sido aceptada por el 1ribunal o bien el 1ribunal de oíicio haberla
solicitado. 1eniendo en cuenta esa petición y el procedimiento del que
pro·iene se comenzara el estudio.
Ll siguiente paso de la inter·ención sera la lectura del
procedimiento judicial y de otros que tu·ieran relación con el mismo y
es entonces cuando se realiza el plan de inter·ención con el objeti·o de
estudiar al indi·iduo y si tiene aíectadas sus necesidades basicas:
labilidades sociales.
Autonomía íísica,psíquica.
Relaciones íamiliares.
Organización de la unidad con·i·encial.
Recursos económicos suíicientes.
1rabajo.
lormación.
Vi·ienda.
Participación y aceptación social.
Lste plan puede incluir entre otras actuaciones:

45

Lntre·istas a las partes.
Lntre·ista íamiliar.
Visita al domicilio.
Lntre·istas colaterales con los ser·icios sociales de atención
primaria y secundaria ,educati·os, sanitarios, de mujer, menores.,
Ll diagnostico se elaborara cuando se haya recogido suíiciente
iníormación para poder elaborarlo.
Cuando en el estudio se recoja iníormación sobre alguna de las
personas implicadas en el litigio sobre su posible drogodependencia y si
se estima que esta aíecta a su comportamiento en relación con el asunto
que estamos estudiando se ·alorara el proponer al 1ribunal el
tratamiento de dicha adicción.
Lsta propuesta ·aría si el asunto es ci·il o penal. Por ejemplo en
los asuntos matrimoniales, relati·os a guarda y custodia de menores,
puede proponerse el tratamiento en la propuesta al 1ribunal y sera el
indi·iduo quien decidira si lo realiza o no. Sin embargo el 1ribunal
puede supeditar las ·isitas con el menor, si el progenitor realizar el
tratamiento y suspenderse en caso contrario.
Para elaborar el plan de tratamiento se trabaja con los recursos
de la comunidad y en coordinación con los mismos:
Médico de cabecera
Unidad de salud mental. Psiquiatra y Psicólogo
Grupos de autoayuda pro·istos de técnicos ,1rabajadores Sociales
y,o Psicólogos,
Lquipo de drogodependencia
Unidad de alcoholismo
Comunidad 1erapéutica
Ll seguimiento del tratamiento en los casos de custodia se realiza
a tra·és de los iníormes periódicos que se establezcan a emitir por los
especialistas que realizan el tratamiento. Lstos iníormes seran
entregados por el usuario al Punto de Lncuentro lamiliar donde se
super·isara la relación del progenitor con sus hijos.
Las ·isitas super·isadas en este ser·icio son temporales, es decir
pueden comenzar con

46

Visitas tuteladas al principio para pasar mas tarde a super·isar
solo las entregas y recogidas del menor y íinalmente pasar a realizarlas
en su domicilio. Las ·isitas se establecen en el iníorme social pericial
después de haberse coordinado con los ser·icios especializados. Son
una propuesta al 1ribunal que este puede recogerlo íinalmente en la
sentencia.
Ln asuntos ci·iles sobre incapacidad, la drogodependencia puede
ser la causa que ocasione la petición de incapacidad por parte de un
íamiliar o incluso que la solicite el propio incapacitado. Ln alcoholismo
y drogodependencia en alguna ocasión se solicita la incapacidad parcial,
en lo relati·o al control del dinero. Manteniendo intactas el resto de las
capacidades jurídicas. Respecto a la íigura del tutor puede darse la
circunstancia de que tenga problemas de drogodependencias y no ejerza
bien su íunción respecto al incapacitado. Ln este caso puede solicitarse
la remoción de la tutela los ser·icios sociales, o algún íamiliar siendo
re·isada la misma por el 1ribunal.
Ll abuso del alcohol es considerado uno de los íactores de riesgo
para la ·iolencia de género. Ll consumo abusi·o de drogas se relaciona
con la delincuencia y la ·iolencia íamiliar.
Lximente completa: Cuando el indi·iduo tiene la inteligencia y
·oluntad anulada. No tiene conciencia del delito. Cumple medidas de
seguridad. Medidas de seguridad. Sustituye a la pena Ll 1ribunal
sancionador establece el tiempo maximo de la medida. Seran los
técnicos quienes comunicaran cuando se considera que la persona ya
esta rehabilitada.
Lximente incompleta: No se dan ambos requisitos por no ser
plena la anulación de la inteligencia y la ·oluntad. Ln este caso la
condena puede ser de pena y medida de seguridad. Ll penado primero
podra cumplir la medida de seguridad y si lo hace quedara sin eíecto la
pena de prisión.
Atenuantes 21.2. Las drogodependencia la iníluyen en la
·oluntad o en el conocimiento del acto que ha cometido. Se reduce la
pena. La condena puede ser de solo de prisión o como en el caso de la
eximente incompleta la pena de prisión puede ir acompanada de una
medida de seguridad.
La medida de seguridad la establece el 1ribunal sancionador. Ll
acusado se dirige con la condena a los Ser·icios Sociales Penitenciarios

,S.S.P., Lstos proponen un plan al penado teniendo en cuenta sus
circunstancias y los recursos que hay en la Comunidad si el penado la
admite los S.S.P. la en·ían al Juzgado de Vigilancia Penitenciaria ,J.V.P,,
quien a su ·ez la en·ía al 1ribunal sancionador ,Juzgado de lo Penal o
Audiencia Pro·incial,.
Los controles los realizan los Ser·icios Sociales Penitenciarios
siendo íacilitados por los Centros lomologados. Los 1écnicos
comunicaran a los SSP las incidencias en el tratamiento, pasar a
ambulatorio, pasar a medio abierto, así como el alta cuando lo
consideren adecuado siendo trasladada esta petición de alta al JVP y
este a su ·ez al 1 Sancionador quien lo acordara o aplicar otro tipo de
medida. Prisión, ingreso psiquiatrico...
Artículo 8¯ del Código Penal. Por el se pueden suspender las
condenas de hasta cinco anos siempre que el drogodependiente se
encuentre en tratamiento en un centro homologado o que se certiíique
que dicho penado esta rehabilitado, para esta remisión de condena se
solicitara también un iníorme del médico íorense.
4.3.¯ Identificación, autentificación del perito y cláusula de
cierre y salvaguarda de opinión
Una ·ez íinalizado el iníorme socio-íamiliar hay que
autentiíicarlo con la íirma del perito junto con su nombre y dos
apellidos, y en caso de ser un perito externo a la administración de
justicia con·iene incluir el número de colegiado.
Los iníormes socioíamiliares se realizan para reílejar una
situación y momento concretos e intentan recoger iníormación para
tomar una decisión administrati·a o judicial puntual, por lo que un
iníorme sobre un caso no siempre es extrapolable a in·estigaciones
sociales moti·adas por hechos administrati·os o judiciales diíerentes.
De la misma íorma, es habitual que exista un espacio de tiempo
entre la realización del iníorme y la comparecencia del perito en el
juicio, pudiendo existir acontecimientos importantes posteriores que
no se han contemplado en la pericial.
Por ambos moti·os se recomienda la inclusión de la siguiente
clausula como íinalización del iníorme:
«Lsta ·aloración es ·alida en la íecha y circunstancias actuales en
contestación a la petición judicial realizada»

48

4.4 Los destinatarios del informe socio-familiar: Juez y
Usuarios
Ll 1rabajador Social entregara el Iníorme Social en el 1ribunal
que lo haya designado como perito. Del iníorme se dara traslado a las
partes por si las mismas consideran necesario que el 1rabajador Social
asista al juicio para que aporte las aclaraciones oportunas. 1ambién, el
1ribunal podra acordar de oíicio su asistencia a juicio, Artículo 346
LLC. Los peritos inter·endran en la ·ista después de las partes y de los
testigos Artículo 300 LLC. La inter·ención posible de los peritos ·iene
regulada en el Artículo 34¯. Ln los juicios sobre capacidad, matrimonio
y menores incluidos como procedimientos especiales en la LLC, el
tribunal podra acordar que las ·istas se celebren a puerta cerrada.
Se caracteriza el Iníorme Social elaborado para un Juzgado de
cualquier otro realizado en otra institución, en que el mismo se hace
para el Juez, contestando a sus preguntas o a las que hayan eíectuado
las partes y el Ministerio liscal, y ademas para la íamilia estudiada.
Ll Iníorme en los Juzgados tiene unas connotaciones especííicas
que son descritas de esta manera por Marcela Llisa Bertone, Licenciada
en Desarrollo Social en un Juzgado de lamilia de Buenos Aires:
«Ll iníorme en un Juzgado es realizado como un instrumento útil
para la íamilia. Ln la descripción y enumeración de hechos se busca
encontrar connotaciones positi·as. Ll iníorme opera como un
disparador, pro·ocando la mo·ilización de los recursos internos de
la íamilia. Ll objeti·o esta puesto en que la íamilia ·ea caminos
nue·os y sea impulsado a seguirlos.» ;ßertove, 1··0).

4.S ,Cuanto tiempo cuesta hacer un informe pericial psico-
social?
La inspección del Departamento de Salud y Seguridad Social de
Gran Bretana, Jones y otros ,198¯ cit. en luertes y Redondo, estimó
que el tiempo promedio necesario para una adecuada e·aluación inicial
de una íamilia era de 35 horas.
Ln un iníorme elaborado por los 1écnicos que componían el
equipo psico-social de los Juzgados ,Ojeda, Valganón y Ruiz, para el
1ribunal Superior de Justicia de La Rioja se iníormó que un iníorme

49

social elaborado de manera indi·idual podía costar entre 30 y 35 horas y
45 si era en equipo.
Ll tiempo de elaboración de un iníorme podríamos calcularlo
distribuyendo nuestro tiempo en:
- Lectura, apertura del expediente del equipo, íotocopias de los
documentos de interés, elaboración del plan de trabajo y citaciones ,4
horas, 2 horas mas si es en equipo,
- Lntre·istas usuarios. Preparación de la entre·ista y realización
de la misma.
Padre ,3 horas,.
Madre ,3 horas,.
Menores ,2 horas,.
- Otras:
lamiliares ,2 horas,.
Lntre·istas mediadoras ,4 horas,.
Aplicación y corrección de técnicas de psicodiagnósticos ,test,.
Dos horas por cada persona. Realizando a los dos miembros adultos de
la íamilia. ,4 horas si es en equipo,.
Lntre·istas colaterales con proíesionales de otras instituciones:
Maestros.
Protección de menores.
Ser·icios Sociales Municipales.
Drogodependencias.
Salud mental.
Pediatría.
Ser·icio de Punto de Lncuentro lamiliar.
Oíicina de ayuda a las ·ictimas.
Como término medio podríamos hablar de dos horas de trabajo
interinstitucional ,2 horas,. Sal·o que alguna requiera desplazamiento,
lo que incrementaría el tiempo en 4 horas mas.
Visitas a domicilio. Preparar la entre·ista íamiliar.
Desplazamiento y eíectuar la ·isita y redactar las impresiones de la
misma: 3 horas cada ·isita. Se pueden realizar a una o dos ·isitas. ,6
horas,.

50

1rabajo en equipo. Puesta en común y discusión del caso ,1 o 2
horas,.
Llaboración del iníorme con ·aloración y propuesta ,5 horas,.
Lntre·ista con el Magistrado Juez con la entrega del iníorme en
mano ,30 minutos,.
Asistencia a juicio ,3 horas,.
Ln cada caso aproximadamente se in·ertirían entre 30 y 35 horas
de trabajo de un proíesional y 15 horas mas si el iníorme es del equipo
íormado por psicólogo y trabajador social.
Casos especiales de mas duración
Lstas horas pueden ·erse aumentadas en casos especiales de
oposición a las medidas en protección de menores, de ·iolencia de
género o abusos sexuales a menores que no terminan con la pericial y a
·eces se mantienen en el tiempo y es necesario hacer un seguimiento y
una coordinación con otras instituciones.
Aplicación de técnicas de ·aloración de la memoria y de la
·eracidad de los testimonios solicitados en los casos de abusos sexuales.
- Preparación de entre·ista ,1 hora,.
- Grabación de audio o ·ideo y trascripción del relato ,5 horas,.
- Lstudio detallado del relato por dos técnicos. ,4 horas, 2 horas
por cada técnico,.
4.6 Lspecial atención a los menores
La realización de la entre·ista
La Ley de Lnjuiciamiento Ci·il 15,2005, de 8 de julio. Ln el
Artículo ¯¯0 dice: «Ln las exploraciones de menores en los
procedimientos ci·iles se garantizara por el Juez que el menor pueda ser
oído en condiciones idóneas para la sal·aguarda de sus intereses, sin
interíerencias de otras personas, y recabando excepcionalmente el
auxilio de especialistas cuando ello sea necesario».
Cuando inter·iene el 1rabajador Social en un procedimiento en
el que hay menores, lo hace en calidad de especialista que auxilia al Juez
y debe proteger al menor durante toda la in·estigación y asesorar al
1ribunal en esta materia.
Para la entre·ista con menores debera de tenerse encuentra el
desarrollo íísico, cogniti·o y socio-aíecti·o, así como las necesidades

51

que un menor tiene en cada momento e·oluti·o. Lstas necesidades
puedes ser íísicas, aíecti·as, cogniti·as y sociales.
Suele ·enir bien preparar una guía de entre·ista. Lsta guía debe
adaptarse al caso concreto. Se trata de una entre·ista semi-estructurada
en la que preparemos los temas a tratar pero que dara cabida a los que
·ayan surgiendo. Ls muy importante tener datos pre·ios, obtenidos en
las entre·ista con los tutores, sobre las aíiciones y acti·idades del
menor, así como el genograma de la íamilia, para poder interpretar los
nombres que ·ayan apareciendo. Se debe crear un clima calido, no
importa demorarse tiempo en este aspecto. Se debe contestar al menor
las preguntas que realice sobre el procedimiento judicial, así como
explicarle el procedimiento en el que nos encontramos ,di·orcio,
modiíicación de medidas, agresiones..., y nuestro papel dentro del
mismo, adaptando la iníormación al ni·el e·oluti·o del menor.
Una chiquilla de cinco anos cuando sus padres se encontraban
en tramites de di·orcio preguntó a una amiguita de cuatro anos y
medio: ,1ú sabes lo que es un di·orcio· La otra respondió: Si, eso es
cuando papa y mama ya no pueden ·i·ir juntos. Durante la semana ·as
a ·i·ir donde sea mejor para ti, a la casa de tu mama o de tu papa. Los
íines de semana, no todos, ·as a casa del otro. Lsta pequena era hija de
un juez de asuntos matrimoniales` Dolto, ,1989,
Los menores pueden entender los procedimientos judiciales y
ademas tienen derecho a conocerlos en la parte que les aíecte. Nosotros
debemos adaptar el lenguaje para que así sea.
Cuando hablamos de menores, en el sistema judicial, nos
reíerimos a las edades comprendidas entre 0 y 18 anos. Desde el trabajo
social contemplamos diíerentes técnicas para entre·istar a los menores
en relación con su desarrollo e·oluti·o, para la e·aluación del menor:
4.4.1.1. Visita a domicilio y entre·ista íamiliar obser·ando el
comportamiento del menor y de la íamilia. ,Ln los dos entornos,.
4.4.1.2. Sesiones de juego con el menor y con cada uno de los
padres. Ramírez ,2003, propone el siguiente sistema de trabajo. Dos
sesiones de 45 minutos cada una con cada padre.
La obser·ación de las siguientes conductas:
1 labilidades para estimular,moti·ar al nino,a en acti·idades
lúdicas. Recoger:

52

Si el progenitor lle·a juguetes íamiliares y ía·oritos para el nino
como se le ha sugerido en la entre·ista con él.
2. labilidades de reíuerzo de los aciertos,logros del nino durante
las acti·idades de juego.
3. labilidades de extinción de conductas del nino no apropiadas
para la situación.
4. Lxpresiones adecuadas de aíecto hacia el nino.
5. labilidades de ayuda al nino en la tarea.
6. Adecuación del ni·el de exigencia y comunicación del progenitor
con el nino.
Pre·iamente se le dice a cada progenitor
Ignorar la presencia del obser·ador.
Actuar como lo hace en casa.
No hacer comentarios a la problematica íamiliar.
1raer, si lo considera oportuno algunos juguetes que le gusten al
nino y sumarlos a los del despacho en las acti·idades.
1endran 20 minutos de juego libre, otros 20 de tarea
predeterminada y 5 mas para recoger.
Ll íormato es primero juego libre, después tarea cooperati·a
,para un padre es hacer un dibujo y luego contar una historia a partir de
este y para el otro después del juego libre hacer una construcción y
contar una historia. Luego recoger.
Aconseja tener esta obser·ación con el padre no custodio
después de que el menor haya pasado una ·isita con el padre para que
sea equiparable con los dos padres la situación.
4.4.1.2. De los tres a los siete anos también se pueden interactuar
con el menor a tra·és de los juegos ,con munecos de íamilias juegos de
rol, y ayudarnos de los dibujos para hablar con ellos.
4.4.1.3. Cuestionarios y escalas. Marta Ramírez ha traducido,
adaptado y disenado cuestionarios muy útiles adaptados a los menores
inmersos en un di·orcio.
Listado de preíerencias iníantiles` ,Ramírez, 2003, que
podremos leérselo si el menor tiene diíicultad. Como su nombre indica
descubre las preíerencias aíecti·as del menor.

53

Lscala de creencias iníantiles sobre el di·orcio parental`.
Lscuela de Kurdek Berg ,198¯, cit. Ln Ramírez, 2003,. Con esa escala
se puede recoger la culpabilización paterna o materna lo que nos puede
indicara la posible alienación del menor. Ademas de indicar el miedo al
rechazo de sus companeros. Si mantiene esperanzas de reuniíicación. Si
se siente culpable ante la situación de separación de sus padres,
conílicto de lealtades para demostrar su aíecto por ellos y un posible
sentimiento de abandono.
Relaciones parento-íiliales ·aloradas por los hijos ,Ramírez,
2003,.

4.7 Adecuar el regimen de visitas a la edad del menor

Ln la organización de la custodia de los menores debe de tenerse
en cuenta las características que la memoria y el desarrollo del tiempo
tiene en los ninos, Aguilar ,2006,, los recién nacidos aprenden ·oces y
olores, a los dos meses son capaces de reconocer objetos pero la
organización del mundo que nos rodea esta determinada por el
desarrollo del lenguaje. Los ninos desarrollan el concepto del tiempo de
modo progresi·o hasta los ocho anos. A los cuatro suelen entender el
concepto de manana. Al ano siguiente entienden el de pasado manana.
De seis o siete anos comprenden conceptos como los de semana y mes,
y a partir de los ocho anos entienden el sentido del tiempo iníinito.
Las circunstancias concretas de cada íamilia y de cada menor
determinaran realmente el régimen de ·isitas mas adecuado Corral
,1993, propone la siguiente distinción por edades:
Desde el nacimiento a los dos anos. Ls aconsejable que el menor
tenga írecuentes contactos con el progenitor no custodio para
íamiliarizarse con su ·oz, su olor el tacto, sus íormas...
Un contacto diario o de dos o tres días por semana, puede ser
adecuado. Ll padre debe mantener un rol acti·o durante los
encuentros. Si el bebé no esta acostumbrado, no son recomendables las
·isitas con pernocta aunque el custodio lo desee.
Período de 3 a 5 anos. Ll menor ya puede pasar días completos
íuera de casa, es posible pasar el íin de semana íuera de casa y
·acaciones íraccionadas en ·arios periodos. lay que ayudar al nino con

54

un plan predecible y deíinido de las ·isitas. Ll padre no custodio debe
reíorzar su presencia con írecuentes llamadas por teléíono, recuerdos
materiales, íotos.... Durante esta íase la írecuencia de los contactos no
debería distanciarse mas alla de una semana y si íuera posible habría que
establecer con el menor alguna ·isita entre semana.
Período de 6 a 11 anos. Coincide con la escolarización
obligatoria. Ll hijo suele pasar con el progenitor no custodio los íines
de semana alternos la mitad de las ·acaciones escolares Desde el ·iernes
después del colegio o desde el sabado por la manana hasta el domingo
por la tarde o hasta el lunes por la manana que acudira directamente a la
escuela. Viene bien algún encuentro entre semana después del colegio.
Ll progenitor no custodio puede solicitar en el colegio reuniones con el
tutor del menor, así como un duplicado de las notas escolares, esto es
importante cuando los padres no tienen comunicación entre ellos.
Período de 12 a 18 anos. Los jó·enes y preadolescentes se
resisten con írecuencia a seguir un plan de encuentros íijos. Ll
progenitor no custodio debe negociar con el menor en un plano de
igualdad, cuando realiza los encuentros. Las ·isitas ílexibles íuncionan
mejor que las rígidas. Visitas a la hora de comer o cenar pueden ser una
buena íorma de establecer los contactos con el no custodio así como
establecer íines de semana especiales con planes preestablecidos. Sin
embargo en las situaciones diííciles suele resultar positi·o establecer
unos límites mínimos de írecuencia y duración. Las ·acaciones también
deberan ser negociadas teniendo en cuenta las acti·idades e intereses
del menor.
4.8 La visita a domicilio como tecnica de evaluación familiar
La ·i·ienda es el contexto donde la íamilia desarrolla gran parte
de su ·ida y donde se entretejen las relaciones. Por otra parte también
es importante conocer el entorno de la ·i·ienda, el barrio, la zona, la
·ecindad, la calle ya que son los escenarios donde se produce la ·ida de
esos los menores y sus padres. Ln la ·isita se pueden percibir las
carencias, los conílictos, necesidades, recursos y potencialidades. Lste
acercamiento nos ayudara a poder entender mejor su realidad.
Gonzalez, ,2003,.
Ll trabajador social judicial utiliza la ·isita como instrumento
e·aluati·o. La ·isita proporciona una iníormación adicional siempre útil
que complementara la iníormación obtenida en el despacho pero por

55

otras ·ías, para la realización del iníorme. Sir·e por ejemplo para
conocer a todo el grupo íamiliar.
La ·isita domiciliaria en los procesos de di·orcio resulta muy útil
sobre todo cuando los menores no superan los dos o tres anos, puesto
que la entre·ista con ellos resulta in·iable y en ocasiones no existen
íuentes colaterales de recogida de iníormación. Ln este período
e·oluti·o, descansa principalmente sobre las acciones los mo·imientos
y las percepciones sin lenguaje` ,Piaget, 1962, op. cit. en Alexander, 1.,
Roodin, P. y Gorman, B., 1998,, los bebés entienden el mundo a tra·és
de su acción sobre él.
Ll trabajador social durante la ·isita, obser·a el desarrollo del
menor en su ambiente. Prestando atención de hacia quien se dirige el
menor, el comportamiento de cada progenitor con el nino y el apego
hacia sus padres y íamiliares.
Ademas se puede obser·ar si la ·i·ienda reúne condiciones de
habitabilidad, el entorno en el que se encuentra la ·i·ienda y establece
una entre·ista sistémica con el grupo íamiliar.
La ·isita puede realizarse de la manera siguiente, el trabajador
social iníormara en la entre·ista en el Juzgado o a tra·és de llamada
teleíónica, al padre o a la madre, del día que se realizara la misma. La
cita domiciliaría se acuerda con el cliente, una ·ez conocidos los
miembros del grupo íamiliar y sus horarios. La ·isita se procurara
realizar en un horario en el que los miembros mas importantes puedan
estar presentes, íiguras importantes de apoyo al progenitor y al menor:
abuelos, parejas actuales, hermanos.... Se hara hincapié en la
importancia de que dichos miembros estén presentes en la misma. Se
iníormara de que se pueden realizar incluso justiíicantes laborales por
adelantar la íinalización de la jornada laboral de quien lo precise o
justiíicantes de la ausencia de clase o del comedor escolar de los
menores. Las horas próximas al medio día suele ser un buen horario
para realizar una ·isita, ya que a ·eces los miembros acuden al domicilio
a esa hora y ademas, se puede comprobar la dinamica de preparación de
alimentos en ese grupo íamiliar. La presencia o ausencia de los
miembros senalados sera un dato a tener en cuenta en nuestra
·aloración.

56

Obser·ar el barrio, accesos al mismo, equipamiento, distancia al
domicilio de otros íamiliares, al colegio...Prestar atención al buzón
,identiíicación de personas en el mismo,.
Ls interesante para realizar la ·isita preparar pre·iamente en un
íolio sobre carpeta dura, los datos con la dirección, el nombre y
apellidos de los propietarios del domicilio, un teléíono de contacto ,por
si tu·iéramos problemas de localización del piso, y ademas la
preparación de la ·isita, que consistira, en la elaboración del
Genograma con los nombres de pila, edades y ·inculación íamiliar, que
nos ·amos a encontrar en el domicilio, así como los del grupo íamiliar
en conílicto.
La ·isita domiciliaria se realizara después de haber realizado las
entre·istas con las dos partes e incluso de las colaterales. De la re·isión
de las entre·istas, de lo aportado por la otra parte pueden habernos
surgido dudas que podemos aclarar en la entre·ista.
La primera parte de la ·isita incluye la presentación de los
miembros del grupo íamiliar y del técnico. Ln la primera parte de la
entre·ista se puede solicitar que nos muestren las dependencias del
domicilio, prestar atención a los dormitorios en cuento a quien duerme
con quien, prestar atención a la habitación del menor, mobiliario,
,íotograíías del menor, si la otra íamilia esta presente, aíiciones,. Bano y
cocina ,sistema de agua caliente, equipamiento general de la casa,
caleíacción, aislamiento ,·entanas,, la ·entilación y la luz así como la
higiene general. Comentar los detalles que nos llamen la atención
respecto a las peculiaridades íamiliares con cortesía. Ln la cocina
prestar atención incluso podremos comentar la comida del día y la
dinamica de compra, elaboración de los alimentos y conser·ación si el
tema de la alimentación es moti·o de interés en ese caso concreto.
Una ·ez nos han ensenado la ·i·ienda, el trabajador social pedira
que le indiquen un lugar para la entre·ista con el grupo íamiliar ,cocina,
salón suele ser lo habitual,. Lstablecer con ellos una entre·ista,
procurando que sea la íamilia quien muestre el lugar que ocupara y
obser·ando la distribución de la íamilia en esa reunión. Se puede pasar
a realizar las preguntas sistémicas elaboradas pre·iamente, así como
algunos datos pendientes de aclaración. A la ·ez se ·a obteniendo
iníormación sobre el menor, como se desen·uel·e en su entorno, las
relaciones íamiliares, personas de apoyo. Durante éstas entre·istas la

comunicación ·erbal pasa a un plano secundario mientras que la
comunicación no ·erbal adquiere gran rele·ancia. Miradas, gestos,
caricias, quien habla primero, quien dirige la entre·ista, como se
sientan.
La inter·ención sistémica se estructura en ·arias etapas. Andolíi
,1991, cit. en Lscartín, Palomar y Suarez, 199¯, indica que en cuatro
estadios:
Lstadio social. Ll proíesional sigue las reglas culturales de
relación social.
Debe adaptar su lenguaje al de la íamilia.
No desaíiar las reglas de la íamilia.
Lstablecer las reglas del tratamiento.
Lxplorar el tono general de la íamilia.
Lxplorar las relaciones padres-hijos.
Detectar coaliciones ,entre los subsistemas,.
localización del problema. Ll proíesional explora la percepción
que la íamilia tiene acerca del problema judicial, e inicia la hipótesis. Ls
de gran interés obser·ar quién inicia la explicación, cómo se responde
,de íorma indi·idual o utilizando el nosotros`,, es importante ayudar a
la íamilia a que se reíiera de íorma concreta a su problema, e·itando
generalizaciones y abstracciones.
Lstadio interacti·o. la·orecer el drama íamiliar`, es decir
acti·ar los patrones de comportamientos habituales de la íamilia,
pudiendo obser·ar las interacciones entre todos los miembros, los
juegos. Se trata de ·er cómo reaccionan ante la hipótesis lanzada por el
proíesional.
Para desarrolla entre·ista sistémica se deben de utilizar preguntas
circulares para in·olucrar a todos los miembros de la íamilia y hacer
reencuadres de los temas que se ·ayan desarrollando.
Para realizar la entre·ista circular hay que tener presentes unos
criterios ,Lscarpín, Palomar y Suarez, 199¯,:
lay que pensar en términos de relaciones.
lacer preguntas a todos los miembros sin pasar demasiado
tiempo con ninguno de ellos en particular.

58

lacer preguntas sobre temas que sean rele·antes para el
problema.
Obser·ar las palabras-cla·e que la íamilia usa repetidamente para
describir la situación y las conductas de los otros miembros tales como:
despistados, preocupados, asustado, perezoso, ejemplar, siempre ha
sido así desde nino. Lstas etiquetas deben transíormarse en preguntas.
Si hay un tema delicado sobre el que les cueste responder, se dara
la ·uelta a la pregunta y se íormulara de nue·o de otra manera.
Una ·isión circular completa se obtiene cuando un ciclo
completo de conductas o un patrón de interacciones del grupo íamiliar
que se esta entre·istando se pone de maniíiesto.
Ljemplos de preguntas:
Preguntas generales:
,Qué les parece la situación de di·orcio· Procurando no íijar la
mirada en ningún miembro. Obser·ar quién contesta y cómo lo hace.
Quién interrumpe...
Ln los que se reíiere a las relaciones:
De los demas miembros de la íamilia: ,Cómo es la relación entre
tu madre y tu hijo·
De reacciones de algunos miembros de la íamilia en relación con
acontecimientos de la ·ida íamiliar: ,Qué hace usted cuando su nieto
no come la comida que le han puesto·
Dar un rango:
,Quién critica mas su matrimonio, su padre o su madre·
Cuando se hayan separado ,Con quién seguira manteniendo
relación de la otra íamilia·
1iempo:
,Su madre estaba mas deprimida antes o después de la
separación·
,Antes de separarse, su hija salía mas o menos de casa·
Con miembros ausentes o silenciosos
,Si su hija hubiera contestado a la pregunta que le acabo de
hacer, qué cree usted que hubiera dicho·
,Si Ana estu·iera aquí, qué habría respondido·

59

Lstas preguntas las hemos elaborado anteriormente en el
despacho para rastrear las hipótesis que pre·iamente hayamos ido
elaborando en relación con los datos que hemos ido recogiendo en el
procedimiento y en las entre·ista, con el íin de coníirmarlas o
desecharles.
Si íuera posible es interesante que sean dos los técnicos que
acuden a la ·isita, uno tendra la íunción de dinamizador de la relación y
el otro obser·ara la dinamica que se establece y el lenguaje analógico.
Una ·ez íinalizada la entre·ista y ya íuera de la ·i·ienda se
anotaran todos los datos de interés e impresiones así como una
·aloración de la misma.
4.9 Ll estudio de la cartilla sanitaria infantil
Uno de los instrumentos con los que contamos para conocer la
atención que los padres y cuidadores de los menores han dispensado a
sus hijos a lo largo de su crecimiento es la cartilla sanitaria. Pediatría
re·isa la salud de los menores desde que nacen hasta los 14 anos. Ln la
cartilla sanitaria se anotan:
- Las ·acunas a los 2, 4, 6, 15, 18 meses.
- Ll crecimiento de peso, talla y perímetro ceíalico del menor a los
15 días y al mes así como a los 2, 3, 4, 5, 6, ¯, 8, 9, 12, 15, 18 meses y
2 anos. Luego anualmente hasta los 6 anos y bianual a partir de los 6
anos.
- Los parametros de peso y talla se registran en todas las re·isiones y
quedan reílejados en la cur·a de crecimiento. Se mide en precentiles
3-10-25-50-¯5-90-9¯. Son medidas estadísticas nacionales en °
sobre peso y talla de los ninos y ninas espanoles. Si hay un cambio
importante de una re·isión a otra se puede obser·ar en el graíico de
la cartilla.
- Prestar atención si acude a todas las re·isiones
- Se puede solicitar la cur·a por si ha habido cambios ,se ha pasado
de un precentil a otro,.
Curva de crecimiento nº J. Ln esta cur·a se obser·a como
una nina que nació con una talla baja, se mantu·o durante toda su ninez
en la misma cur·a e incluso aumento de talla respecto a su nacimiento.
Crecimiento por tanto adecuado.

60

1ablas donde se recogen los datos sobre crecimiento del menor
de los 0 a los 2 anos. La íecha en la que se realizó la exploración, la
edad del menor, su peso, talla y el perímetro craneal. Lsos datos son los
que se recogen el las cur·as.











61

Curva de crecimiento nº 2: Se puede observar una caida en
el peso coincidiendo con los J8 meses.















4.J0 Ll sindrome de alienación parental
lay dos principios asumidos por todos los especialistas en la
materia ,Ramírez, 2003,:
Los procedimientos judiciales contenciosos no solucionan el
conílicto sino que lo mantienen. Por eso se tiende a acudir a técnicas
como la mediación para resol·er los conílictos de custodia.

62

Ll mejor interés para el nino estaría en el mantenimiento de la
relación con ambos padres. Lo que lle·ó a considerar la actitud parental
ía·orable al contacto de los hijos con el progenitor no custodio, como
un criterio imprescindible para determinar la custodia Chasin y
Grunebaum, Musetto, Maccoby y Mnookin ,1981, 1981, 1992
respecti·amente op. cit en Ramírez, 2003,.
Lstando en oposición con Ll .ivarove ae atievacióv ¡arevtat,
Gardner ,1985, cit. en Bolanos, 2000,. Que deíinió el SAP como un
desorden que surge principalmente en el contexto de las disputas
legales sobre la guarda y custodia de los ninos. Su maniíestación
primaria es la campana de denigración de un hijo hacia uno de sus
progenitores, una campana que no tiene justiíicación. Ll hijo esta
esencialmente preocupado por ·er a un padre como totalmente bueno
y al otro como lo contrario. Ll padre malo` es odiado y diíamado
·erbalmente, mientras que el padre bueno` es amado e idealizado. Ls
el resultado de una combinación entre los adoctrinamientos de un
padre programador` y las propias contribuciones del nino para
·ilipendiar al padre diana`. Ln los casos en que hay e·idencia de abuso
o negligencia, la animad·ersión del nino esta justiíicada y, por tanto, la
explicación de su hostilidad mediante este síndrome no es aplicable.
Gardner ,1992, 1998b, cit. en Bolanos, 2000, describe una serie
de síntomas primarios` que usualmente aparecen juntos en los ninos
aíectados por el SAP.
Campaña de denigración. Ll nino esta obsesionado con odiar
a uno de los padres. Lsta denigración a menudo tiene la cualidad de una
especie de letanía.
Débiles, absurdas o írí·olas justiíicaciones para el desprecio. Ll
nino plantea argumentos irracionales y a menudo ridículos para no
querer estar cerca de su padre.
Ausencia de ambivalencia. 1odas las relaciones humanas,
incluidas las paternoíiliales, tienen algún grado de ambi·alencia. Ln este
caso, los ninos no muestran sentimientos encontrados. 1odo es bueno
en un padre y todo es malo en el otro.
lenómeno del ´pensador independiente¨. Muchos ninos
aíirman orgullosamente que su decisión de rechazar a uno de sus padres
es completamente suya. Niegan cualquier tipo de iníluencia por parte
del padre aceptado.

63

Apoyo reflexivo al progenitor ´alienante¨ en el conílicto
parental. labitualmente los ninos aceptan incondicionalmente la
·alidez de las alegaciones del padre aceptado contra el odiado, incluso
cuando se les oírece e·idencia de que aquel miente.
Ausencia de culpa hacia la crueldad y la explotación del
progenitor alienado`. Muestran total indiíerencia por los sentimientos
del padre odiado.
Presencia de argumentos prestados. La calidad de los
argumentos parece ensayada. A menudo usan palabras o írases que no
íorman parte del lenguaje de los ninos.
Generalización o extensión de la animad·ersión a la íamilia
extensa y red social del progenitor alienado`. Ll nino rechaza a
personas que pre·iamente suponían para él una íuente de
gratiíicaciones psicológicas.
Gardner ,2002c, cit en 1ejedor, 2006, distingue tres estadios del
SAP le·e, moderado y agudo para determinar las medidas legales y
terapeúticas que sería con·eniente aplicar.
Lud ,1995, cit en Bolanos, 2000,, apunta algunos moti·os para
explicar el posible rechazo de los menores que no signiíica que se esté
dando un SAP
Problemas propios del desarrollo en la separación. Los ninos
mas pequenos pueden mostrar ansiedad de separación del progenitor
primario. Si la actitud es positi·a y no se usa la ansiedad del nino como
pretexto del conílicto, el problema se soluciona sin diíicultades.
Déíicit en las habilidades del progenitor que no tiene la custodia.
Conducta oposicionista, particularmente en pre-adolesccentes y
adolescentes, que pueden desarrollar algún tipo de rechazo hacia uno de
los progenitores, considerandolo como algo normal a ni·el e·oluti·o.
Lle·ados ni·eles de conílicto parental. La alianza con uno de los
padres es un modo de intentar escapar del conílicto.
Gra·es problemas hacia el progenitor rechazado. Un padre
extremadamente rígido o controlador, o con un trastorno psiquiatrico
gra·e, con alcoholismo o cualquier otra diíicultad personal importante,
puede ser rechazado por los hijos. Ln estos casos, un abordaje
terapéutico puede garantizar un contacto parentoíilial que ayude a los
hijos a tener un conocimiento realista de su progenitor.

64

Situaciones de abuso íísico o sexual.
Gardner ,1989, calcula que algunos de los síntomas se
encuentran presentes en el 90° de las disputas por la custodia de los
hijos.
Ll Lquipo de Asesoramiento 1écnico de Cataluna adscrito a los
Juzgados de lamilia de Barcelona y partidos judiciales de Barcelona y
1arragona compuestos por trabajadores sociales y psicólogos realizaron
un analisis descripti·o de las características asociadas al síndrome de
alienación parental ,SAP,, Cartié, Casany, Domínguez, Gomero, García,
Gonzalez y Pastor ,2005,, realizaron un estudio de 69 íamilias con el
objeti·o de cotejar la aplicabilidad de la categoría SAP en términos de
operati·idad diagnóstica y calcular la pre·alencia de casos compatibles
con SAP de la población total de íamilias e·aluadas y sus conclusiones
la categoría de SAP deíinida por Gardner resultaría escasamente
operati·a y poco deíinida, los criterios diagnósticos descritos por
Gardner no resultan suíicientemente clariíicadores para delimitar la
gra·edad de esta problematica. Lo que pro·oca diíicultad en los
proíesionales para detectar y trabajar esta realizadas. Achacan a ese
problema el que muchas asociaciones de padres lo utilicen como
argumento. Se necesitaría una deíinición mas ajustada del SAP.
Lllos obtu·ieron una pre·alencia del 10° del total de la
población. Las soluciones que Gardner ,1998, propone en caso de SAP
gra·e Cambiar al menor de custodia. Resultan, en algunos casos
extremistas, dado que pueden generar repercusiones negati·as en el
menor al suponerle una exposición al estímulo temido en íorma brusca.
Gardner realizó la propuesta de crear una etapa de transición. Lllos
·aloran el abordaje del sistema y no, solo de los indi·iduos es decir
,social, emocional y legal, Aplicar otras medidas judiciales como la
deri·ación a mediación o inter·ención terapéutica ,en casos de SAP
le·e o moderado, o la instauración de una medida penal.
Ln la literatura clínica se distingue diíerentes tipos de situaciones
relacionadas con la interíerencia en el régimen de ·isitas y ·arios de
ellos con connotaciones misóginas desde el nombre que se ha utilizado:
el síndrome de alienación parental y el síndrome de la madre maliciosa
1urkat ,1994, op. cit. en Justicia y Cantón, 2000, o el síndrome de
Medea.

65

Ln ese sentido Montero dice: Los síntomas del supuesto
síndrome bien podrían suscribirse como parte de un problema
relacional no patológico y, de ser así, no es necesario siquiera que tenga
nombre para que un proíesional pueda diagnosticar sus procesos como
disíunciones de adaptación o relación que aíectan al sujeto o a su
entorno. Lsa no es precisamente la cuestión respecto del SAP. Ll
centro de la cuestión es puramente ideológico.
Ll antecedente mas inmediato del SAP nos des·ela,
precisamente, su gestación para ser·ir a moti·aciones mas ideológicas
que cientííicas. Antes de Gardner, también en la década de los ochenta,
circulaba por los íoros proíesionales del derecho de íamilia en los
LLUU otro supuesto cuadro sintomatico, llamado síndrome de la
madre maliciosa asociado al di·orcio. No es necesario leer dos ·eces
esta etiqueta para percibir con claridad que la maliciosa es la madre en
un síndrome que no puede aíectar a los padres porque estos o bien no
se di·orcian o bien son inherentemente bondadosos. Ll mal se
encuentra en la mujer`, ése y no otro es el constructo ideológico
proíundo tras estos síndromes. Alrededor de estos dos síndromes
apareció otro, también con nombre de mujer e intenciones malignas,
denominado síndrome de Medea. Lstas tres hipótesis interesadas de
dudosa cientiíicidad tienen en común considerar que son las mamas las
manipuladoras, que ademas hay algo inherente a ellas que las
predispone a tal comportamiento indigno y que, íinalmente, lo hacen
para atacar al ·arón.
lay mujeres malignas igual que hombres malignos. Que alguna
mujer manipule a los ninos en contra de sus exparejas es tan real como
que algún hombre manipule a los hijos en contra de sus madres. Ll
hecho de que en los procesos de separación y di·orcio se instrumente a
los menores en contra del otro progenitor es un maltrato a los ninos,
bastante habitual por cierto, lo ejerza quien lo ejerza. No es necesario
llamarle SAP o de madre maliciosa sal·o que lo que se pretenda sea
sembrar con una etiqueta de sospecha apriorística la conducta de las
mujeres en los procesos de disolución de las parejas. \ aquí es donde
entra la cuestión ideológica`.
1urkat ,1995, op. cit. en Justicia y Cantón, 2000,, propone una
Orden Judicial Multidireccional con estos requisitos:

66

1iene que contener íechas y tiempos precisos de inicios y
terminación de las ·isitas, sin posibilidad de dobles interpretaciones.
Para las entregas y recogidas del menor es necesario precisar un
lugar neutral que e·ite posibles enírenamientos o ·entajas para uno de
los progenitores.
La transíerencia de los menores debe estar super·isada por un
proíesional nombrado por mutuo acuerdo o por el juzgado.
Ln pre·ención de posibles incumplimientos, la policía ya debe
contar con una autorización judicial que le permita inter·enir y asistir al
progenitor ·íctima de la interíerencia.
Ll juez también debe cursar una orden al centro escolar
especiíicando el acceso del progenitor sin la custodia a los ninos y su
derecho a ser iníormado sobre el programa y trayectoria escolar de los
hijos.
Autorizar a los proíesionales de acti·idades en las que esté
implicado su hijo ,médico, recreati·o, religioso, para que proporcionen
al progenitor no custodio acceso e iníormación.
Cuando las acti·idades coincidan con el horario de ·isitas, el juez
debe inter·enir mediante una orden dirigida al proíesional prohibiendo
la participación del menor.
La orden debe contemplar las penas a imponer y su inmediata
ejecución.
Una clausula en la que el juzgado se reser·e la potestad de
modiíicar sus contenidos cuando así lo estime oportuno.
Respecto a contener los tiempos precisos de inicio y terminación
de las ·isitas, sin posibilidad de dobles interpretaciones, quiero senalar
el conílicto que ocasiona una propuesta de ·acaciones muy utilizada
entre los juristas tanto en los Con·enios Reguladores como en las
Sentencias, por la que se establece que Uno de los padres podra elegir
que mitad de las ·acaciones le corresponde los anos pares y el otro
padre podra decidir la anos impares`. Lo que ocurre en ocasiones es
que el padre que tiene que decidir, puede entorpecer la organización del
otro, al demorar la elección hasta el comienzo del permiso, por lo que
esta medida puede ser un instrumento de conílicto en la pareja.
1ambién he conocido un caso en el que la íalta de comunicación
entre los padres lle·aba al hijo a suírir una íuerte tensión que incluso

somatizaba con dolores de estómago cada ·ez que se acercaban las
·acaciones escolares y sus padres comenzaban a preguntarle sobre la
intención del otro padre respecto a las ·acaciones, molestandose
cuando el nino no lo sabía, lo que lle·ó al menor a solicitar que se
eliminaran las ·acaciones con su padre pero mantener las ·isitas entre
semana y los íines de semana que estaban establecidas en sentencia.
4.10.1 Guarda y custodia compartida
Ll principio de que el mejor interés para el nino estaría en el
mantenimiento de la relación con ambos padres dio paso a ·alorar la
posibilidad de la custodia conjunta o custodia compartida, en
diíerentes legislaciones y íinalmente en la nuestra.
La ley 15,2005, de 8 de julio ha dado una nue·a redacción al
artículo 92 sobre la separación, nulidad y el di·orcio reílejando por
primera ·ez la íigura de la guarda y custodia compartida:
«Artículo 92.
5. Se acordara el ejercicio compartido de la guarda y custodia de los
hijos cuando así lo soliciten los padres en la propuesta de con·enio
regulador o cuando ambos lleguen a este acuerdo en el transcurso
del procedimiento. Ll Juez, al acordar la guarda conjunta y tras
íundamentar su resolución, adoptara las cautelas procedentes para
el eíicaz cumplimiento del régimen de guarda establecido,
procurando no separar a los hermanos.
6. Ln todo caso, antes de acordar el régimen de guarda y custodia,
el Juez debera recabar iníorme del Ministerio liscal, y oír a los
menores que tengan suíiciente juicio cuando se estime necesario de
oíicio o a petición del liscal, partes o miembros del Lquipo
1écnico Judicial, o del propio menor, ·alorar las alegaciones de las
partes ·ertidas en la comparecencia y la prueba practicada en ella, y
la relación que los padres mantengan entre sí y con sus hijos para
determinar su idoneidad con el régimen de guarda.
¯. No procedera la guarda conjunta cuando cualquiera de los padres
esté incurso en un proceso penal iniciado por atentar contra la ·ida,
la integridad íísica, la libertad, la integridad moral o la libertad e
indemnidad sexual del otro cónyuge o de los hijos que con·i·an
con ambos. 1ampoco procedera cuando el Juez ad·ierta, de las
alegaciones de las partes y las pruebas practicadas, la existencia de
indicios íundados de ·iolencia doméstica.

68

8. Lxcepcionalmente, aun cuando no se den los supuestos del
apartado cinco de este artículo, el Juez, a instancia de una de las
partes, con iníorme ía·orable del Ministerio liscal, podra acordar la
guarda y custodia compartida íundamentandola en que sólo de esta
íorma se protege adecuadamente el interés superior del menor.
9. Ll Juez, antes de adoptar alguna de las decisiones a que se
reíieren los apartados anteriores, de oíicio o a instancia de parte,
podra recabar dictamen de especialistas debidamente cualiíicados,
relati·o a la idoneidad del modo de ejercicio de la patria potestad y
del régimen de custodia de los menores».
Para algunos expertos la guarda y custodia compartida no parece
la opción mas adecuada cuando implica írecuentes cambios de
residencia y entornos para los hijos ,es el caso de las custodias
alternati·as a uno y otro padre, o cuando los padres tienen habitos de
cuidado y,o criterios educati·os muy diíerentes y cuando hay mucho
enírentamiento entre los padres lolberg, Bender ,1984, 1994,
respecti·amente op. cit. en Ramírez, 2003,. Sin embargo otros expertos,
\illiams ,198¯, cit. en Aguilar, 2006, dicen que ante el reparto
igualitario de tiempos, derechos y responsabilidad, el ni·el de
cumplimiento de los con·enios aumenta. Si un progenitor tiene las
mismas posibilidades de actuar que el otro tiende a no actuar del modo
que no le gustaría recibir. Dice Aguilar ,2006, que considerar la custodia
compartida únicamente en aquellos casos en los que ambos
progenitores estan de acuerdo, lo que se esta constituyendo es el
derecho a ·eto de una de las partes, por lo que la parte que tiene la
guarda, solo tiene que potenciar el conílicto y minar los acuerdos
alcanzados para lograr sus objeti·os.
1ambién se han senalado mayores riesgos para ninos pequenos
,preescolares, con este tipo de custodia Richards y Goldenberg ,1986.
op. cit. en Ramírez, 2003,.
De ahí que buena parte de las legislaciones europeas contemplen
la custodia conjunta únicamente en caso de acuerdo entre los padres
,lolanda, Alemania, Noruega, Dinamarca., y que en LLUU la mayor
parte de las custodias compartidas lo sean íijando una sola custodia
íísica, o lo que es lo mismo, uno de los dos hogares parentales como
residencia primaria del menor, algo bastante parecido a nuestra custodia
exclusi·a con la patria potestad compartida ,Ramírez, 2003,.

69

4.10.2 Guarda y custodia repartida
Ln un curso de juristas espanoles impartido por el Consejo
General del Poder Judicial en el que se debatía sobre Cuestiones
practicas del Derecho de lamilia ,Prieto, 2008, se estudió la posibilidad
de establecer un reparto del tiempo de permanencia con los hijos
menores, sin reconocer a ninguno de los padres la custodia, ni un
determinado régimen de ·isitas.
La cuestión debatida era que los términos guarda y custodia` y
régimen de ·isitas` se suele interpretar por los titulares como ser mas
o menos dueno de los ninos o de ·ictorias o derrota respecti·amente de
los procedimientos, lo que pro·oca un sentimiento de superioridad de
un írente al otro y pro·oca enírentamientos en perjuicio de los
menores. Ln ese curso se estudio la posibilidad de no emplear dichos
términos en las resoluciones judiciales y no reconocer a ninguno de los
padres la custodia, sino establecer una clausula de reparto del tiempo e
permanencia con los hijos menores de edad. Ll resultado del debate íue
que cinco juristas, mayoría írente a cuatro se maniíestaron a ía·or del
cambio de la terminología.
Lntre los que se maniíestaron a ía·or argumentaron su decisión
aportando sentencias en las que ya se estaba haciendo uso de la guarda
repartida, sin ·encedores ni ·encidos. Ll Magistrado Antonio Ja·ier
Pérez Sentencia aportó una sentencia en ese sentido emitida por el
Juzgado 1' Instancia n° ¯ de Se·illa de 11 de julio de 2008 ,LDJ
2008,13¯400,, en la que el Magistrado lrancisco Serrano entendió que
dada la ri·alidad parental apreciada correspondía al tribunal intentar
reducirla: Por etto ev ta ¡arte ai.¡o.itira ae e.ta re.otvcióv, .e ovitira, ae forva
cov.cievte, bacer referevcia e·¡re.a at tervivo ae atribvcióv ae cv.toaia , cov ta
fivatiaaa, .e iv.i.te, ae etivivar, o at vevo. reavcir, ta carga ae iv¡acto evociovat
qve e. fvevte , origev ae covftictiriaaa favitiar. Por cov.igvievte, aaaa ta ¡otevica ,
actitva betigeravte, .e evtievae covrevievte ae.tigar e.a covftictiriaaa ae cve.tiove.
veravevte tervivotógica., ¡rocvravao cov¡atibiti¸ar et tegítivo ivtere. ae avbo.
¡rogevitore. cov et ae vavtevivievto ae vva reat v efectira .itvacióv ae
corre.¡ov.abitiaaa ¡arevtat, to qve bace ivvece.ario tever qve e.coger evtre vv voaeto
ae cv.toaia e·ctv.iro v otro ae cv.toaia cov¡artiaa.
Otro de los Magistrado que se mostraron a ía·or de la
eliminación de la asignación de guarda aportó ·arías sentencias emitidas

¯0

por el Juzgado del que es titular en Primera Instancia coníirmadas mas
tarde por la Audiencia Pro·incial de Se·illa en las que omite el
concepto de guarda y custodia y literalmente acuerda lo siguiente:
Ambos progenitores ejerceran compartida y conjuntamente la
patria potestad sobre sus hijas, asumiendo ambos la plena
corresponsabilidad parental sobre los mismos. Seguidamente se
procede a realizar una distribución de los períodos de estancia y
con·i·encia con cada progenitor.
Ln ese curso Luis Zarraluqui, abogado especialista de Derecho
de lamilia reíirió que en la actualidad la realidad es que los padres
tienen un tiempo muy similar y expone:
Las ·isitas actuales son 40 días en ·erano, 10 en Na·idad, 8 en
Semana Santa, 40 íines de semana. Ln total mas de tres meses. Mas días
entre semana. Ll padre durante las ·isitas tiene las obligaciones y los
derechos de la custodia ,alimentarle, cuidarle, educarle, ·elar por él,
darle íormación integral, así como tenerlo en su companía,. La relación
es idéntica sea este custodio o no. Suprimir el término custodia,
distribuir el tiempo con cada uno es la realidad y elimina íricciones.
,Zarraluqui, 2008,.
Ln cuanto a los Criterios negati·os para la concesión de la
Guarda parece haber bastante consenso:
laber ejercido malos tratos íísicos y psicológicos hacia el menor.
Ll abuso sexual
La explotación del menor
La negligencia en el cuidado del menor
La patología mental gra·e
Retraso mental se·ero
La adicción
La pertenencia a una secta destructi·a ,Ramírez, 2003, Catalan
2005,.
Ll perito necesita basar sus dictamenes en criterios cientííicos en
los que apoyarse a la hora de proponer el progenitor mas adecuado para
tener la custodia ante el tribunal. Por eso deberíamos elaborar
instrumentos ·alidados cientííicamente en los que basar nuestro
diagnósticos apoyandonos en las in·estigaciones existentes. Utilizar

¯1

instrumentos que cuantiíiquen esos criterios debería de ser el empeno
de los peritos que trabajamos en este tipo de periciales. Nuestro
instrumento principal es la entre·ista y la ·isita semi-estructurada,
estudio de la documentación aportada al procedimiento u otra que
podamos recoger, así como entre·istas colaterales y entre·istas con el
grupo íamiliar de origen.

¯2

S. LA PLRICIAL SOCIAL LN LOS JUZGADOS DL
PRIMLRA INS1ANCIA
5.1. lamilia:
5.1.1. Conceptos pre·ios.
5.1.2. Procedimientos judiciales reíeridos al derecho de íamilia.
5.1.3. La mediación.
5.1.4. Puntos de Lncuentro lamiliar.
5.2. Protección de menores: Oposición a las resoluciones
administrati·as. Necesidad de asentimiento en la adopción.
5.3 Lmancipación de menores
5.4 Incapacidad. Nombramiento de tutor.
Como se ha explicado anteriormente el trabajador social puede
inter·enir en asuntos de ambito ci·il o penal. Ln este apartado que
acabamos de esbozar se tratara de los asuntos ci·iles -íamilia,
protección y emancipación de menores e incapacidades- y de las
técnicas y ser·icios que se utilizan y se han creado para resol·er los
conílictos que surgen en la íamilia - la mediación y puntos de encuentro
íamiliares respecti·amente.
La Ley de Lnjuiciamiento Ci·il regula todos los asuntos citados
en el parraío anterior y en los cuales inter·enimos los 1rabajadores
Sociales procesos sobre capacidad, matrimonio y menores, que suelen
ser los asuntos en los que los 1rabajadores Sociales solemos inter·enir
en los juzgados de primera instancia se regiran a partir de enero de 2001
por el procedimiento especial regulado en el Libro IV título I de la
L.L.C.:
«Artículo ¯48. Ámbito de aplicación del presente título
Las disposiciones del presente título seran aplicables a los siguientes
procesos:
1. Los que ·ersen sobre la capacidad de las personas y los de
declaración de prodigalidad.
2. Los de íiliación, paternidad y maternidad.

¯3

3. Los de nulidad del matrimonio, separación y di·orcio y los de
modiíicación de medidas adoptadas en ellos.
4. Los que ·ersen exclusi·amente sobre guarda y custodia de hijos
menores o sobre alimentos reclamados por un progenitor contra el
otro en nombre de los hijos menores.
5. Los de reconocimiento de eíicacia ci·il de resoluciones o
decisiones eclesiasticas en materia matrimonial.
6. Los que tengan por objeto la oposición a las resoluciones
administrati·as en materia de protección de menores.
¯. Los que ·ersen sobre la necesidad de asentimiento en la
adopción.»
linalmente, cabe decir que según el Artículo ¯53 que la
tramitación, de estos asuntos se seguira mediante juicio ·erbal. .
Ll Ministerio liscal inter·endra siempre que alguno de los
interesados en el procedimiento sea menor o incapacitado. Artículo
¯49.
Ln cuanto a las pruebas periciales, que pueden practicarse a
solicitud del Ministerio liscal o de parte, el tribunal podra decretar de
oíicio cuantas estime pertinentes.
S.J Iamilia
5.1.1 Conceptos previos.
Ln este punto trataré de explicar de íorma esquematica y bre·e
los conceptos basicos para entender un proceso ci·il de los
denominados casos de íamilia.
Ll Consejo de Luropa deíine a la favitia como:
«Un conjunto de personas que ·i·en habitualmente bajo el mismo
techo y que, por otra parte, estan ligadas entre ellos por lazos de
parentesco, aíinidad, aíecti·idad o amistad.»
Desde el punto de ·ista del Derecho:
La íamilia sería el conjunto de personas entre las que median
relaciones de matrimonio o parentesco ,consanguinidad, aíinidad o
adopción, y a cuyas relaciones la ley atribuye algún eíecto jurídico.

¯4

La Constitución Lspanola dice sobre el matrimonio
Artículo 39 «Los poderes públicos aseguran la protección social,
económica y jurídica de la íamilia»
Artículo 32 «Ll hombre y la mujer tienen derecho a contraer
matrimonio con plena igualdad jurídica»..
Ll Código Ci·il apunta en su Artículo 49:
«Cualquier espanol podra contraer matrimonio dentro o íuera de
Lspana:
1. Ante el Juez, Alcalde o íuncionario senalado por este Código.
2. Ln la íorma religiosa legalmente pre·ista.»
Artículo 60: «Ll matrimonio celebrado según las normas del
Derecho Canónico o en cualquiera de las íormas religiosas pre·istas
produce eíectos ci·iles...»
Ll Código Ci·il ha sido modiíicado, ley 15,2005 de 8 de julio en
el artículo 68:
Los cónyuges estan obligados a ·i·ir juntos, guardarse íidelidad y
socorrerse mutuamente. Deberan, ademas, compartir las
responsabilidades domésticas y el cuidado y atención de
ascendientes y descendientes y otras personas dependientes a su
cargo».
Ll Código Ci·il ha sido modiíicado, ley 13,2005 de 1 de julio en
materia de derecho a contraer matrimonio a personas del mismo sexo
en los siguientes términos:
Se anade un segundo parraío al artículo 44, con la siguiente
redacción:
«Ll matrimonio tendra los mismos requisitos y eíectos cuando
ambos contrayentes sean del mismo o de diíerente sexo».
Regivev ecovóvico aet vatrivovio
Desde el momento de contraer matrimonio, todos los bienes y
rentas que conjunta o separadamente obtengan los cónyuges estan
sometidos a una especííica regulación legal.

¯5

Lxisten tres sistemas: sociedad de gananciales, separación de
bienes y participación.
Ca¡itvtaciove. vatrivoviate.
Ls el pacto por el que los cónyuges modiíican el régimen
económico que regula las relaciones económicas entre los cónyuges del
matrimonio. Para que las capitulaciones sean ·alidas deben hacerse en
escritura pública ,ante notario,. Antes o después de contraer
matrimonio.
5.1.2 Procedimientos judiciales referidos al derecho de familia.
5.1.2.1. Principios Generales
La importancia del derecho de íamilia la destaca Castan al
aíirmar que «las cuestiones reíeridas al derecho de íamilia aíectan
proíundamente al orden y constitución de la sociedad, que tiene su
íundamento en la íamilia, por lo que en estos juicios existe un interés
público explícito o implícito, que no debe ser ol·idado.»
Ll derecho de íamilia se reíiere al conjunto de normas jurídicas
que regulan la íamilia en todos sus aspectos de Derecho pri·ado y
comprende la regulación del matrimonio, la íiliación y la tutela.
Los procedimientos reíeridos al derecho de íamilia no siempre se
inician por instancia directa de los interesados, pueden también iniciarse
por impulso del Ministerio liscal. Así mismo, en leguaje íorense, se
pude concluir con que la aportación de los hechos y de las pruebas no
se concibe como una carga exclusi·a de las partes, puesto que también
pueden corresponder al órgano jurisdiccional, es decir el juez puede
dirigirse a otros personas u órganos no interesadas para que aporten
una prueba o cualquier aclaración sobre los hechos,
5.1.2.2. Separación, Di·orcio y Separación de hecho
La disolución y la separación tienen de común, dice Castan, que
se producen por causas sobre·enidas a la celebración del matrimonio.
Se diíerencian en que la disolución, que se produce por muerte o
di·orcio, entrana la extinción de la sociedad conyugal y la separación
origina únicamente la suspensión de algunos eíectos, principalmente el
de la ·ida en común.
La nulidad se distingue de la disolución y de la separación, en que
la nulidad se produce por una causa ya existente en el momento de la

¯6

celebración del matrimonio y en la disolución y separación la causa es
siempre sobre·enida.
:.1.2.². ^vtiaaa
La nulidad es la total ineíicacia del matrimonio, declarada
judicialmente, por causa coetanea a su celebración y con eíecto
retroacti·o a tal momento, sal·o para el cónyuge de buena íe y para los
hijos. Supone la declaración de que no hubo ·ínculo matrimonial entre
los interesados.
Son causas de nulidad:
- Matrimonio celebrado sin consentimiento matrimonial
- Sin cumplir los requisitos ,Menor de edad, pre·io ·ínculo
matrimonial, parentesco sin solicitar dispensa,,
- Matrimonio contraído sin inter·ención del Juez, Alcalde,
íuncionario o testigos
- Ll matrimonio celebrado con error en la identidad de la persona.
Produce los mismos eíectos que la separación y el di·orcio
5.1.2.4. La separación conyugal
La separación conyugal no implica la ruptura del ·ínculo
matrimonial, sino la cesación legal de la ·ida en común de los cónyuges
y de algunos eíectos en el orden patrimonial y con respecto al ejercicio
de la patria potestad.
La separación puede tramitarse mediante procedimiento judicial
de mutuo acuerdo o contencioso.
Sera tribunal competente para conocer estos procedimientos el
Juzgado de Primera Instancia del lugar del domicilio conyugal LLC
Artículo ¯69.
Por la Ley 15,2005, de 8 de julio, se modiíican el Código Ci·il y
la Ley de Lnjuiciamiento Ci·il en materia de separación y di·orcio
pudiendo a partir de entonces la pareja acceder directamente al di·orcio
sin pasar por un procedimiento de separación. Sin embargo se
mantendra la opción de la separación para las parejas que no deseen
di·orciarse.
Ll Artículo 81 del C.C. ha quedado modiíicado así:
Se decretara judicialmente la separación, cualquiera que sea la íorma
de celebración del matrimonio:

¯¯

1° A petición de ambos cónyuges o de uno con el consentimiento
del otro, una ·ez transcurridos tres meses desde la celebración del
matrimonio. A la demanda se acompanara una propuesta de
con·enio regulador redactada coníorme al artículo 90 de este
Código.
2° A petición de uno solo de los cónyuges, una ·ez transcurridos
tres meses desde la celebración del matrimonio. No sera preciso el
transcurso de este plazo para la interposición de la demanda cuando
se acredite la existencia de un riesgo para la ·ida, la integridad íísica,
la libertad, la integridad moral o libertad e indemnidad sexual del
cónyuge demandante o de los hijos de ambos o de cualquiera de los
miembros del matrimonio. A la demanda se acompanara propuesta
íundada de las medidas que hayan de regular los eíectos deri·ados
de la separación».
Contempla la reconciliación en el artículo 84, parraío primero:
«La reconciliación pone término al procedimiento de separación y
deja sin eíecto ulterior lo resuelto en él, pero ambos cónyuges
separadamente deberan ponerlo en conocimiento del Juez que
entienda o haya entendido en el litigio».
Al di·orcio se accede de manera similar a la separación. Artículo
86:
Se decretara judicialmente el di·orcio, cualquiera que sea la íorma
de celebración del matrimonio, a petición de uno solo de los
cónyuges, de ambos o de uno con el consentimiento del otro,
cuando concurran los requisitos y circunstancias exigidos en el
artículo 81».
5.1.2.5. La separación y el di·orcio de mutuo acuerdo
Para iniciar este procedimiento debe haber transcurrido, como
mínimo tres meses desde que se celebró el matrimonio. Para tramitarlo
en el Juzgado sólo sera necesario la inter·ención de un solo abogado y
procurador, aunque cada cónyuge si lo desea podra tener el suyo. 1iene
que ser a petición de ambos cónyuges, o de uno de ellos con el
consentimiento del otro Artículo ¯¯¯ LLC.
Para que sea posible esta separación debera existir acuerdo
obligatoriamente sobre:

¯8

- Ll cuidado de los hijos sujetos a patria potestad de ambos, el
ejercicio de esta y, en su caso, el régimen de comunicación y estancia
de los hijos con el progenitor que no ·i·a habitualmente con ellos.
- Ll destino de la ·i·ienda y del ajuar íamiliar.
- Pensiones a ía·or de los hijos y del cónyuge si tiene derecho a ello
y actualización anual de las mismas.
- La liquidación, cuando proceda, del régimen económico del
matrimonio.
1odos estos acuerdos deben íigurar en el con·enio regulador,
este documento se presentara al Juez junto con la demanda de
separación para su aprobación.
Ll Juez puede oponerse a los acuerdos de los cónyuges si los
considera danosos para los hijos menores o gra·emente perjudiciales
para algunos de ellos.
Ln caso de que haya hijos menores la L.L.C establece en el
apartado 5 del artículo ¯¯¯:
«5. Si hubiera hijos menores o incapacitados, el 1ribunal recabara
iníorme del Ministerio liscal sobre los términos del con·enio
relati·os a los hijos y oira a los menores si tu·ieran suíiciente juicio
cuando se estime necesario de oíicio o a petición del liscal, partes o
miembros del Lquipo 1écnico Judicial o del propio menor. Lstas
actuaciones se practicaran durante el plazo a que se reíiere el
apartado anterior o, si éste no se hubiera abierto, en el plazo de
cinco días».
5.1.2.6. Separación judicial sin acuerdo, ,separación contenciosa,
Las demandas de separación y di·orcio sin acuerdo de las partes
se realizaran en un procedimiento de juicio ·erbal Artículo ¯¯0 LLC.
Donde deberan acudir las partes por si mismas, también sera obligatoria
la presencia de los abogados respecti·os. Ll juicio tendra por objeto la
practica de las pruebas de declaración de las partes, testiíical, iníormes
orales y contradictorios de peritos, reconocimiento judicial en su caso y
reproducción de palabras, imagenes y sonidos Art.431 LLC.
Las pruebas que no puedan practicarse en el acto de la ·ista se
practicaran dentro del plazo que el tribunal senale, que no podra
exceder de treinta días. Ln este plazo el tribunal podra acordar de oíicio
las pruebas que se reíieran a hechos de los que dependan los

¯9

pronunciamientos sobre medidas que aíecten a los hijos menores o
incapacitados. Cuando hubiere hijos menores o incapacitados, se les
oira si tu·ieren suíiciente juicio y, en todo caso, si íueren mayores de
doce anos Artículo ¯¯0 LLC.
5.1.2.¯. Guarda y custodia compartida
La ley 15,2005, de 8 de julio ha dado una nue·a redacción al
artículo 92 sobre la separación, nulidad y el di·orcio reílejando por
primera ·ez la íigura de la guarda y custodia compartida:
«Artículo 92.
5. Se acordara el ejercicio compartido de la guarda y custodia de los
hijos cuando así lo soliciten los padres en la propuesta de con·enio
regulador o cuando ambos lleguen a este acuerdo en el transcurso
del procedimiento. Ll Juez, al acordar la guarda conjunta y tras
íundamentar su resolución, adoptara las cautelas procedentes para
el eíicaz cumplimiento del régimen de guarda establecido,
procurando no separar a los hermanos.
6. Ln todo caso, antes de acordar el régimen de guarda y custodia,
el Juez debera recabar iníorme del Ministerio liscal, y oír a los
menores que tengan suíiciente juicio cuando se estime necesario de
oíicio o a petición del liscal, partes o miembros del Lquipo
1écnico Judicial, o del propio menor, ·alorar las alegaciones de las
partes ·ertidas en la comparecencia y la prueba practicada en ella, y
la relación que los padres mantengan entre sí y con sus hijos para
determinar su idoneidad con el régimen de guarda.
¯. No procedera la guarda conjunta cuando cualquiera de los padres
esté incurso en un proceso penal iniciado por atentar contra la ·ida,
la integridad íísica, la libertad, la integridad moral o la libertad e
indemnidad sexual del otro cónyuge o de los hijos que con·i·an
con ambos. 1ampoco procedera cuando el Juez ad·ierta, de las
alegaciones de las partes y las pruebas practicadas, la existencia de
indicios íundados de ·iolencia doméstica.
8. Lxcepcionalmente, aun cuando no se den los supuestos del
apartado cinco de este artículo, el Juez, a instancia de una de las
partes, con iníorme ía·orable del Ministerio liscal, podra acordar la
guarda y custodia compartida íundamentandola en que sólo de esta
íorma se protege adecuadamente el interés superior del menor.

80

9. Ll Juez, antes de adoptar alguna de las decisiones a que se
reíieren los apartados anteriores, de oíicio o a instancia de parte,
podra recabar dictamen de especialistas debidamente cualiíicados,
relati·o a la idoneidad del modo de ejercicio de la patria potestad y
del régimen de custodia de los menores».
5.1.2.8. Compensación económica entre cónyuges.
Dice el artículo 9¯ del Código Ci·il:
«Ll cónyuge al que la separación o el di·orcio produzca un
desequilibrio económico en relación con la posición del otro, que
implique un empeoramiento en su situación anterior en el
matrimonio, tendra derecho a una compensación que podra
consistir en una pensión temporal o por tiempo indeíinido, o en
una prestación única, según se determine en el con·enio regulador
o en la sentencia.
A íalta de acuerdo de los cónyuges, el Juez, en sentencia,
determinara su importe teniendo en cuenta las siguientes
circunstancias:
1' Los acuerdos a que hubieran llegado los cónyuges.
2' La edad y el estado de salud.
3' La cualiíicación proíesional y las probabilidades de acceso a un
empleo.
4' La dedicación pasada y íutura a la íamilia.
5' La colaboración con su trabajo en las acti·idades mercantiles,
industriales o proíesionales del otro cónyuge.
6' La duración del matrimonio y de la con·i·encia conyugal.
¯' La pérdida e·entual de un derecho de pensión.
8' Ll caudal y los medios económicos y las necesidades de uno y
otro cónyuge.
9' Cualquier otra circunstancia rele·ante.
Ln la resolución judicial se íijaran las bases para actualizar la
pensión y las garantías para su eíecti·idad».

81

5.1.2.9. Separación de parejas de hecho con hijos.
Cuando una pareja de hecho, con hijos de esa relación se separa
por una decisión conjunta o impuesta por uno de ellos puede optar por
realizar la misma:
- Disol·iendo de común acuerdo todos los asuntos íruto de esa
pareja y dejarlo reílejado en un documento pri·ado o ante notario.
Si existen hijos menores carecen de ·alidez judicial estos acuerdos.
Solo puede ser·ir como prueba de intención
- Si no estan de acuerdo en lo que respecta a la guarda y custodia de
los hijos, así como en el régimen de ·isita con el no custodio,
deberan resol·er el asunto en el juzgado, necesitando para ello cada
uno abogado y procurador. 1ambién se pueden solicitar medidas
pro·isionales y pre·ias, el Ministerio liscal se personara en el mismo
como deíensa del menor o menores. Se resol·era mediante Juicio
·erbal.
5.1.2.10. Medidas pro·isionales deri·adas de la admisión de la
demanda de nulidad, separación o di·orcio
Cuando se presenta una demanda de separación, nulidad o
di·orcio, puede solicitarse que el juez adopte una serie de medidas,
respecto a la guarda y custodia, régimen de ·isitas con el no custodio,
uso de la ·i·ienda y enseres íamiliares para que pueda lle·arse el
cónyuge los que le corresponda antes de abandonar el domicilio y la
contribución de cada cónyuge a las necesidades íamiliares así como su
actualización, asignación de los bienes y administración de los mismos
Artículo ¯¯3 LLC..
Las medidas pro·isionales quedaran sin eíecto cuando sean
sustituidas por las que establezca deíiniti·amente la sentencia o cuando
se ponga íin al procedimiento.
:.1.2.11. Meaiaa. ¡rori.iovate. ¡reria. a ta aevavaa
Cualquiera de los cónyuges, sin necesidad de abogado ni
procurador, puede por sí solos solicitar las medidas pre·ias sobre la
custodia de los hijos, la ·i·ienda y el ajuar íamiliar, así como las
aportaciones económicas para las necesidades íamiliares.
Una ·ez emitidas por el juez, sólo tienen ·alidez durante treinta
días. Pasado este tiempo, quedaran sin eíecto si no se presenta
demanda de separación, nulidad o di·orcio Artículo ¯¯1 LLC..

82

:.1.2.12. Dvracióv ae ta. veaiaa. ae .e¡aracióv , airorcio
Ln lo que respecta a los hijos, en temas relacionados con guarda
y custodia y régimen de ·isitas, las medidas tienen ·igencia hasta la
mayoría de edad de los hijos. Durante la minoría de edad los padres
pueden acordar todas las modiíicaciones que les parezcan oportunas,
pero cuando no estén de acuerdo sera el juez quien resuel·a.
:.1.2.1². ít abavaovo ae bogar, ta .e¡aracióv ae becbo , et aerecbo a
;v.ticia gratvita
Ll abandono de hogar es un delito si ha sido malicioso e
injustiíicado. Sin embargo el hombre o la mujer pueden abandonar el
hogar íamiliar, siempre que antes de treinta días presenten demanda de
separación, nulidad o di·orcio o medidas pro·isionales en el Juzgado de
Primera Instancia o lamilia donde le corresponda según su domicilio.
Se da una separación de hecho cuando los cónyuges dejan de
·i·ir juntos por una decisión bien conjunta, bien impuesta por uno de
ellos.
Lsta separación pude regularse mediante un documento pri·ado
o ante notario, pero no es necesario ningún documento para que exista
la separación de hecho.
Consecuencias de una separación de hecho
Ln caso de separación judicial o de di·orcio, y cuando el juez
deba tomar medidas respecto a los hijos, domicilio y posibles pensiones
entre los cónyuges, se tendra en cuenta la situación existente durante la
separación de hecho, por lo que si existe documento pri·ado ante
notario, éste tendra un íuerte ·alor probatorio.
Diíerencia entre una separación acordada ante notario y una
separación judicial
Ll hecho de hallarse en posesión de un documento notarial de
separación no supone separación legal, por lo que, en caso de no
cumplirse las condiciones pactadas, se precisara una sentencia judicial
para obligar a su cumplimiento.
Ll Derecbo a ;v.ticia gratvita el derecho a litigar ante juzgados o
tribunales sin pago de gastos judiciales ni de honorarios de abogado y
procurador. Ll requisito basico es el de tener unos ingresos económicos
que, por todos los conceptos, no superen el doble del salario mínimo
interproíesional ·igente en el momento de solicitarlo.

83

Ll reconocimiento de este derecho debe solicitarse al Colegio de
Abogados de la localidad quien designara un abogado de oíicio,
seleccionado de entre los que integren un turno íormado
·oluntariamente por estos proíesionales para que deíienda los intereses
de una persona que ha solicitado tal designación.
La persona que haya obtenido el reconocimiento del derecho de
justicia gratuita podra pedir que le nombren abogado y procurador de
oíicio.
Se pueden elegir un abogado o procurador determinado aunque
se solicite su nombramiento de oíicio, siempre que estos proíesionales
acepten hacerse cargo de la deíensa y representación. Si no lo aceptan,
su colegio proíesional nombrara otro abogado y otro procurador de
oíicio.
Ll reconocimiento del derecho a justicia gratuita supone la
exención de costas y de todos los gastos judiciales de cualquier índole:
tasas, anuncio en boletines, salidas, etc.
Ll abogado y procurador son retribuidos por el Lstado a tra·és
de su Colegio Proíesional, sin ninguna obligación de abonar honorarios
por parte del interesado.
4.1.2.14 londo de garantía de pensiones
La Ley 15,2005, de 8 de julio, por la que se modiíica la
legislación en materia de separación y di·orcio ha regulado un íondo de
garantía de pensiones para el pago de alimentos impagados a los hijos:
Disposición adicional única:
Ll Lstado garantizara el pago de alimentos reconocidos e
impagados a ía·or de los hijos e hijas menores de edad en con·enio
judicialmente aprobado o en resolución judicial, a tra·és de una
legislación especííica que concretara el sistema de cobertura en
dichos supuestos.
5.1.3 La mediación
5.1.3.1 Deíinición
La Asociación para la Promoción de la Mediación lamiliar de
lrancia dice que la mediación tiene como «objeti·o permitir a los
padres ejercer sus responsabilidades parentales en un clima de coopera-
ción y de respeto mutuo. Las parejas solicitan o aceptan la inter·ención

84

coníidencial de un tercero neutral y cualiíicado, llamado mediador
íamiliar. Ll papel del mediador consiste en posibilitar que ellas mismas
encuentren las bases de un acuerdo duradero y aceptable de mutuo
acuerdo, en el sentido de co-responsabilidad parental, teniendo en
cuenta las necesidades de cada uno de los miembros de la íamilia y en
particular las de los menores».
5.1.3.2 linalidad de la mediación
La Mediación lamiliar ·a a intentar ·ol·er a centrar a la pareja
parental írente a sus responsabilidades.
Las responsabilidades parentales: establecimiento del lugar de
residencia habitual de los hijos, el ejercicio de la autoridad parental
,educación, escolaridad, salud, religión, etc., y todo lo relati·o al
bienestar de los hijos, y la relación de estos con cada uno de los padres.
Las responsabilidades íinancieras: ·aloración objeti·a de las
necesidades de los hijos teniendo en cuenta la situación económica de
los padres en orden a establecer la pensión alimenticia, así como la
repartición de los bienes comunes bajo criterios que satisíagan a ambos
cónyuges.
Los hijos no participan durante el proceso de toma de decisión.
Lstos seran in·itados a una entre·ista al íinal de la mediación para que
tengan conocimiento de los acuerdos a los que han llegado sus padres y
que aíectan a sus ·idas.

5.1.3.3 listoria de la mediación
Los primeros Ser·icios de Mediación lamiliar ,SMl, se crean en
LLUU a partir de los anos ¯0 por proíesionales de diíerentes campos:
terapeutas de pareja, terapeutas de íamilia, abogados y trabajadores
sociales.
Durante esta década los SMl también comienzan a proliíerar en
otros países como Gran Bretana ,19¯3, y Canada ,19¯8,. Ln los anos
80 aparecen en Bélgica ,principios de los 80,, Italia, lrancia y Suiza
,1988,. linalmente en los anos 90 surgen en Lspana ,Rodríguez y
Gorines, 1995,.
5.1.3.4 La mediación en Lspana
La Ley de ¯ de Julio de 1981, 30,81 «Ley del Di·orcio»,
modiíicaba la regulación del matrimonio en el Código Ci·il y

85

determinaba el procedimiento a seguir en las causas de nulidad,
separación y di·orcio.
lasta que en Lspana no ha habido posibilidad legal de
separación o di·orcio, no ha habido necesidad de utilizar la mediación a
la resolución de este tipo de conílictos. Por eso en Lspana la mediación
es relati·amente reciente mientras en otros países existía desde hacía
mucho tiempo.
Nuestra legislación posibilita que la pareja en crisis resuel·an sus
problemas de mutuo acuerdo, en cuyo caso la inter·ención del Juez se
limita a reírendar esos acuerdos. Ln el caso de que no se pongan de
acuerdo sera el juez el que tomara las decisiones que le parezcan
oportunas.
Nuestro ordenamiento jurídico, en relación con la separación y el
di·orcio, contempla dos posibilidades: que se haga por mutuo acuerdo
o contencioso.
La Ley 15,2005, de 8 de julio ha reílejado por primera ·ez en
nuestra legislación la mediación matrimonial:
Ley de Lnjuiciamiento Ci·il, artículo ¯¯0:
«¯' Las partes de común acuerdo podran solicitar la suspensión del
proceso de coníormidad con lo pre·isto en el artículo 19.4 de
esta Ley, para someterse a mediación».
La única alternati·a que tenemos a mano para e·itar el
procedimiento contencioso es la mediación.
La inter·ención mediadora en un conílicto de pareja puede
hacerse mediante:
- Mediación extrajudicial.
- Mediación intrajudicial.
5.1.3.5 Mediación intrajudicial
Desde que se crearon los Lquipos 1écnicos en la década de los
80, este colecti·o sintió la necesidad de buscar estrategias de trabajo que
pudieran reducir el enírentamiento entre los padres.
Ln no·iembre de 1991 se reconoce por miembros de la
Judicatura la practica de la mediación judicial dentro de los Juzgados en
las jornadas «Persona, Sociedad y Ley» celebradas en Madrid. Ll
Decano de los Juzgados de Bilbao reconoce la necesidad de regular la

86

organización e inter·ención de los Lquipos 1écnicos de lamilia,
estableciéndose la mediación como una de las íunciones a realizar por
los equipos ,Guerra 1991,.
Lxisten diíerentes opiniones sobre las inter·enciones mediadoras
dentro de los Juzgados, según los mas puristas, la mediación
intrajudicial no puede realizarse en un contexto de coníidencialidad.
Lste debate llegó al curso organizado por el Ministerio de Justicia
sobre la «Inter·ención de los 1écnicos en los procedimientos de
Derecho de lamilia: L·aluación pericial írente a mediación», celebrado
en Madrid. 1994.
Varios proíesionales de los Lquipos 1écnicos de los Juzgados de
lamilia: Ibanez, de Luis, Coy, y Benito presentaron en 1994 una
experiencia con estrategias mediacionales dentro de los Juzgados.
Consiste en que una ·ez que un asunto es deri·ado por el Juez, el
1écnico estudia el asunto y se decide si el caso es susceptible o no de
mediación.
Criterios de eliminación de casos ,Ibanez, 1994,:
- Antecedentes de ·iolencia íamiliar.
- Alcohol o drogas.
- Maltrato o abuso de los hijos.
- Gra·e encono en el procedimiento judicial.
Si se decide realizar la mediación y las partes aceptan, los
acuerdos son recogidos en un iníorme pericial. Ln el caso de que los
padres no lleguen a acuerdos entonces el 1écnico iníorma al Juez de la
medida que considera mas adecuada ,custodia, ·isitas...,.
Los resultados entre una muestra de 100 casos íueron muy
alentadores: resultados negati·os en un 15°, éxito parcial en un 30° y
éxito completo en el 55° de los casos.
La mediación se intentó especialmente dentro de los
procedimientos:
- Medidas pro·isionales ,el asunto esta comenzando,.
- A instancia de parte.
- Antecedentes de intento de acuerdo.
- Detección en las primeras sesiones de existencia de puntos de
acuerdo.

- Casos especiales por gra·es diíicultades ,íísicas o psíquicas,.
Las «reglas basicas» que establece Saposnek ,1983, cit. en Coy,:
1. Ll hablar de pasado no sir·e de nada puesto que ello sólo
conduce a peleas y discusiones. Se debe obtener el reconocimiento
explícito de este hecho de cada uno de los progenitores, antes de
continuar. Nos concentraremos en las necesidades íuturas de sus hijos y
en la íorma en que ustedes dos pueden satisíacer esas necesidades.
Necesitaré alguna iníormación sobre el pasado, para mi uso exclusi·o,
sobre la que preguntaré, pero, a menos que yo la pida de íorma
especííica, sólo hablaremos de planes de íuturo.
2. Al hablar unos con los otros utilizaremos mensajes en primera
persona, es decir, aíirmaciones que empiecen con la palabra \O, o con
·erbos en primera persona del singular, como: «\o quiero..., necesito
esto y aquello..., me eníado cuando ocurre tal y tal cosa..., etc., en lugar
de aíirmaciones que empiecen por la palabra 1U, como: «1ú eres un
ignorante, eres un incompetente, eres un irresponsable», y así
sucesi·amente. 1ales aíirmaciones son acusatorias por naturaleza y sólo
conducen a que la gente se ponga a la deíensi·a y eníadada.
Lxisten diíerentes opiniones sobre las inter·enciones mediadoras
dentro de los Juzgados. La inter·ención judicial no es terapia de pareja,
no es mediación pura es conciliación.
..¡ecto. qve aebe abarcar
Ll Código Ci·il establece en el Artículo 90, los aspectos a tratar
que, como mínimo, debe de abarcar el con·enio regulador:
- A quién se le asigna la guarda y custodia.
- Ll régimen de ·isitas de los menores para con el otro cónyuge.
- Ll destino de la ·i·ienda y del ajuar íamiliar.
- Pensiones a ía·or de los hijos y del cónyuge si tiene derecho a ello
y actualización anual de las mismas.
- La liquidación, cuando proceda, del régimen económico del
matrimonio.
1odos estos acuerdos deben íigurar en el con·enio regulador,
este documento se presentara al Juez junto con la demanda de
separación para su aprobación.

88

La Ley 15,2005 de 8 de julio sobre separación y di·orcio
introduce una disposición íinal en la que se compromete a elaborar una
ley sobre mediación:
Disposición íinal tercera: Ll Gobierno remitira a las Cortes un
proyecto de ley sobre mediación basada en los principios
establecidos en las disposiciones de la Unión Luropea, y en todo
caso en los de ·oluntariedad, imparcialidad, neutralidad y
coníidencialidad y en el respeto a los ser·icios de mediación creados
por las Comunidades Autónomas.
5.1.4 Punto de Lncuentro Iamiliar (PLI)
Los puntos de encuentro se han creado para mejorar la ejecución
de sentencias de separación, di·orcio y de rupturas de parejas de hecho,
cuando existen problemas para realizar el régimen de ·isitas establecido
entre el padre no custodio y sus hijos.
Lstas ·isitas se realizan habitualmente en horario extra-escolar,
en íines de semana, íiestas laborales y ·acaciones.
lasta ahora no existía en Lspana ningún recurso público que
sir·iera para íacilitar y controlar esas entregas. Cuando esas ·isitas no se
realizaban, era diíícil para el tribunal ·alorar quien había sido realmente
el incumplidor de las medidas y cuando se sabía, no existía ninguna
herramienta eíicaz para hacerla cumplir. La policía ,municipal o
nacional, y la guardia ci·il inter·enían a ·eces en este tipo de asuntos o
se realizaban las entregas en el juzgado, íorzando las relaciones pero sin
aportar ninguna solución sal·o el enírentamiento puntual.
Los puntos de encuentro pueden ser especialmente útiles para:
- lacilitar las entregas de los menores entre sus padres, en
situaciones de separación, cuando la relación de los progenitores sea
especialmente agresi·a.
- Cuando de manera reiterada se incumple el régimen de ·isitas y los
dos progenitores achacan al otro progenitor o a la ·oluntad del
menor como la causa del incumplimiento.
- Controlar durante períodos cortos de tiempo los regímenes de
·isita especiales de los menores con el progenitor no custodio,
cuando el progenitor es drogodependiente ,heroína, cocaína, al-
cohol,, o pueda haber riesgo de abusos sexuales hacia el menor.

89

- lacilitar un entorno cómodo para realizar las ·isitas de los
menores con el padre no custodio, cuando este reside en una ciudad
diíerente o no puede oírecer al menor un lugar seguro para realizar
la ·isita.
- Lle·ar un seguimiento continuo de las entregas, realizado por
proíesionales cualiíicados y neutrales, puede oírecer al tribunal datos
·aliosísimos para ·alorar la relación existente entre los ninos y su
íamilia a la hora de tomar decisiones.
- Ademas el PLl también podría ser utilizado por la Administración
con competencia en protección de menores en el control y
seguimiento de las ·isitas entre los menores en situación de
acogimiento y sus íamilias biológicas.
Ln cuanto a la íorma de deri·ación idónea entre los Juzgados y
el PLl, debería ser el 1ribunal ayudado, si íuera necesario, por el
Lquipo Psico-social quien realizara la ·aloración y la deri·ación del caso
mediante resolución judicial.
Solo en casos excepcionales se hara uso de este recurso Lo
habitual es que la relación entre los menores y sus padres no custodios
se realice en el entorno íamiliar y a esa situación habra que tender
siempre.
Ln la deri·ación se debera describir la inter·ención que se desea,
los horarios, ajustandose al ser·icio de PLl y si la ·isita debe ser en el
centro, o este solo se utilizara para la entrega y recogida. \ si el régimen
de ·isitas es rígido o puede ir adecuandose a las circunstancias de la
íamilia y a los acuerdos que lleguen las partes.
Ln la resolución debera aparecer también la obligación del
responsable de PLl de iníormar al tribunal sobre cualquier incidencia
destacable, o con una periodicidad establecida pre·iamente.
Ll Magistrado del Juzgado de lamilia n 5 de Malaga, José Luis
Utrera en una jornada que se realizó en el CGPJ sobre Puntos de
Lncuentro lamiliar celebrada el 28 de septiembre de 2000 ademas de
recoger los aspectos antes mencionados reíiere la necesidad de incluir
en la resolución judicial: »...la obligación de los usuarios de respetar las
normas de régimen interior que regulen dicho centro, siempre que se
hayan puesto en conocimiento pre·io del Juzgado...»
Ln cuanto a la coordinación el Magistrado reíiere: «...sería
deseable por razones de eíicacia y coordinación que toda la relación

90

entre el Juzgado y el PLl pase a tra·és del equipo psicosocial
correspondiente, tanto mediante la íicha de deri·ación como de los
iníormes posteriores de seguimiento...»
La deri·ación de los asuntos ·ista por la 1rabajadora Social del
equipo de Malaga, Victoria Sego·ia, ponente en la jornada antes
reíerida, consiste en:
- Lmisión del iníorme técnico por el equipo.
- Resolución judicial.
- Ll equipo iníorma a la íamilia sobre las ·isitas.
- Ll equipo técnico se reúne semanalmente con el coordinador del
PLl haciéndole entrega de un protocolo de deri·ación para cada
caso y realizando el seguimiento de los diíerentes casos, emitiendo
iníormes al juzgado del seguimiento de los casos.
Ln Lspana se ha creado en el ano 2000 la lederación Nacional
de Puntos de Lncuentro ,lLDLPL, que reúne a asociaciones de
diíerentes comunidades: Andalucía, Asturias, Castilla y León,
Guipúzcoa, La Rioja y Valencia para promocionar un lugar neutral de
acogida para el derecho de ·isitas.
APROML, íue la primiti·a asociación espanola cuyo objeti·o
principal era íacilitar el cumplimiento del tercer derecho íundamental
de la íamilia: ·ía ¡atria ¡ote.taa .e e;ercera .iev¡re ev beveficio ae to. bi;o. Las
administraciones públicas ayudaran a los padres que lo requieran, en el
cumplimiento de sus obligaciones».
APROML íue creada en el ano 1994 en Valladolid y la lLDLPL
ha sido impulsada desde esta asociación. Atribuyéndosele el esíuerzo
creador y la consolidación de este nue·o recurso en Lspana a M Luisa
Sacristan Barrio , íundadora y gerente del Punto de encuentro íamiliar
de Valladolid.

Según su promotora la íinalidad de los puntos de encuentro es:
«-Deíender el interés prioritario del menor en el ejercicio de su
derecho íundamental a relacionarse con sus padres después del
di·orcio o la separación.
-Respetar el derecho de los hijos que ·i·an separados de sus padres
biológicos, a seguir relacionandose con ellos.

91

-Que los Jueces de lamilia, en su íacultad para determinar el tiempo
modo y lugar del ejercicio del derecho de ·isitas del padres que no
tenga consigo los hijos, disponga de mayores garantías para
proteger el interés prioritario del menor.
-Mantener en anonimato el domicilio de las madres que residen en
Casa de Acogida y deben íacilitar el cumplimiento del derecho de
·isitas de sus hijos.»

Según diíerentes experiencias y siguiendo el modelo existente en
Valladolid, para poder desarrollar íísicamente este ser·icio sería
deseable contar con un piso amplio, situado en una zona céntrica, de
íacil acceso, con posibilidades de aparcamiento y zona ·erde próxima.
Una zona puede ser para despachos y otra para las ·isitas. Ln esta zona
se debería contar con salas de juego, biblioteca, sala de estudio, sala de
estar con ·ideo y 1V, cocina equipada para poder guardar alimentos y
calentarlos 1ambién con·endría una sala con espejo unidireccional para
super·isión de casos especiales.
Ln cuanto a los proíesionales que habitualmente estan
inter·iniendo en este ser·icio son prioritariamente: 1rabajadores
Sociales, Psicólogos Pedagogos y Lducadores. Al tratarse de una ONG,
que cubre un ser·icio necesario socialmente, el recurso se crea a tra·és
de la iniciati·a de los proíesionales, apoyados por los diíerentes
colecti·os ,Junta de jueces, Colegios de abogados, Colegios de
trabajadores sociales, asociaciones, oposición política..., que ·i·en la
necesidad y el apoyo económico de la administración: Comunidades
Autónomas, Diputaciones o Ayuntamientos.
Ln la actualidad existen un número pequeno de PLl, sin
embargo, acaba de empezar el despliegue de los mismos, porque aún
cuando se lleguen a cubrir las principales ciudades de Lspana, debería
tenderse a que existiera este ser·icio en las ciudades donde se encuentra
el menor o al menos, próximo a él, no parece lógico que el nino tenga
que desplazarse cada 15 días ·arios cientos de kilómetro, al igual que el
padre no custodio, desde la ciudad en la que residen, hasta el punto de
encuentro, para realizar una ·isita.
S.2 Certificado de idoneidad para adopción internacional

92

Ll Con·enio elaborado en la laya en 1.993 y ratiíicado por
Lspana en 1995 establece los procedimientos a seguir en materia de
adopción internacional, teniendo en cuenta la protección del nino y la
cooperación entre países. Se ha inspirado en el Con·enio de las
Naciones Unidas sobre los Derechos del Nino, hecho en Nue·a \ork,
en 1989, en el que se establece como íilosoíía uni·ersal que todos los
ninos tienen derecho a crecer en una íamilia.
Artículo 1.
Ll presente Con·enio tiene por objeto:
a, Lstablecer garantías para que las adopciones internacionales
tengan lugar en consideración al interés superior del nino y al
respeto a los derechos íundamentales que le reconoce el Derecho
internacional.
b, Instaurar un sistema de cooperación entre los estados
contratantes que asegure el respeto a dichas garantías y, en
consecuencia, pre·enga la sustracción, la ·enta o el traíico de
ninos.`
Ln cuanto a la legislación espanola, se ha ·isto modiíicada para
adaptarse a la nue·a situación con la modiíicación del Código Ci·il por
la Ley 21,8¯, con la Ley Organica 1,96 de 15 de enero, de Protección
Jurídica del Menor y la ley 54,200¯, de 28 de diciembre, de Adopción
Internacional.
Según el Con·enio de la laya se concibe la adopción como un
recurso de integración íamiliar para aquellos ninos que no pueden
permanecer en su propia íamilia o que carecen de ella, asignando al
nino la íamilia mas adecuada siempre en interés superior del menor.
Basandose en los iníormes que posee, no sólo del nino, sino
también de los solicitantes. Las Comunidades Autónomas deben de
cerciorarse de que los solicitantes de adopción son adecuados y aptos
·alorando y certiíicando su idoneidad, realizando un iníorme que sera
remitido al país del menor.
La designación de Autoridades Centrales en esta materia se
establece que en Lspana sean según la declaración 1. Apartado a, ...
cada una de las 1¯ Comunidades Autónomas, en el ambito de su

93

territorio y en relación a los residentes en el mismo y seran las
competentes para certiíicar la adopción coníorme al Con·enio.`
Artículo 5. Las adopciones consideradas por el Con·enio sólo
pueden tener lugar cuando las Autoridades competentes del Lstado
de recepción:
a, lan constatado que los íuturos padres adopti·os son adecuados
y aptos para adoptar.
b, Se han asegurado de que los íuturos padres adopti·os han sido
con·enientemente asesorados.`
c, lan constatado que el nino ha sido o sera autorizado a entrar y
residir permanentemente en dicho estado`
Artículo 15.1.Si la Autoridad Central del Lstado de recepción
considera que los solicitantes son adecuados y aptos para adoptar,
preparara un iníorme que contenga iníormación sobre su identidad,
capacidad jurídica y aptitud para adoptar, su situación personal,
íamiliar médica, su medio social, los moti·os que les animan, su
aptitud para asumir una adopción internacional y sobre los ninos
que estarían en condiciones de tomar a su cargo.`
Para poder adoptar en Lspana se necesita cumplir los siguientes
requisitos generales ,ley 21,8¯,:
a, Ser mayor de 25 anos, en caso de adopción por ambos cónyuges
basta con que uno de ellos haya alcanzado dicha edad y el otro sea
mayor de 18 anos.
b, La diíerencia de edad con el adoptado ha de ser como mínimo de
14 anos.
c, Ln caso de adopción de una pareja, deben de haber con·i·ido
como mínimo tres anos.
d, Para ninos menores de tres anos, tendran preíerencia los
matrimonios y parejas sobre las íamilias monoparentales.
Ln cuanto al límite maximo de edad de los adoptantes, las
diíerentes Comunidades Autónomas tienen libertad para establecer el
criterio que consideren en ese sentido mas adecuado. Ln general se

94

procura que la edad biológica de la paternidad,maternidad y la edad
adopti·a muestren cierta similitud.
Ll artículo 25 de la Ley 1,1996 de 15 de enero, de Protección
Jurídica del Menor deposita en las Comunidades Autónomas la
recepción y la tramitación de las solicitudes y la expedición de los
certiíicados de idoneidad. Lstos certiíicados son imprescindibles para
que toda adopción realizada en el extranjero pueda producir eíectos en
Lspana. Pero también admite la ley que la elaboración de los iníormes
pueda ser realizada por personas u organismos diíerentes de las
entidades públicas. Según el artículo 22:
1. Las íunciones atribuidas a la Autoridad Central pueden ser
ejercidas por autoridades públicas o por organismos, en la medida
pre·ista por la Ley de este Lstado.
2.1odo Lstado contratante podra declarar ante el depositario del
Con·enio que las íunciones coníeridas a la Autoridad Central por
los artículos 15 a 21 podran también ser ejercidas en ese Lstado,
dentro de los límites permitidos por la Ley y bajo control de las
Autoridades competentes de dicho estado, por personas u
organismos que:
a. Cumplan las condiciones de integridad, competencia proíesional,
experiencia y responsabilidad exigidas por dicho Lstado.
b. Lstén capacitadas por su caliíicación ética y por su íormación o
experiencia para trabajar en el ambito de la adopción internacional.
Como ·emos según el Con·enio de La laya, estos iníormes
pueden no ser realizados directamente por las Autoridades Centrales
sino por otras autoridades públicas y organismos acreditados. Ln
algunas Comunidades Autónomas con gran ·olumen de solicitudes de
adopciones ,Madrid, Cataluna, Se·illa, Malaga..., se ha optado por
íirmar con·enios de colaboración entre las administraciones y los
Colegios Proíesionales de Psicólogos y 1rabajadores Sociales. L·itando
con ello las listas de espera para la adopción internacional.
Si la celeridad es necesaria en todos los procedimientos
administrati·os y judiciales, en el caso de las adopciones se hace
imprescindible, quedando ademas esta necesidad remarcada en el
Artículo 35 del Con·enio:

95

Las autoridades competentes de los Lstados contratantes actuaran
con celeridad en los procedimientos de adopción.`
Para poder elaborar los iníormes psico-sociales en las
Comunidades Autónomas donde se han íirmado con·enios de
colaboración, es necesario estar colegiado y dado de alta en los 1urnos
de Inter·ención Proíesional para Adopción Internacional ,1IPAI,. Los
proíesionales inscritos en el turno pueden elaborar los iníormes de los
solicitantes residentes en la comunidad autónoma a la que pertenezca el
colegio proíesional. Los iníormes son ·isados por el Colegio
Proíesional, y entregados a los adoptantes, quienes los aportaran a la
Administración encargada de la adopción u organismo oíicial
correspondiente.
Lntre los documentos que normalmente se exigen en las
adopciones internacionales íiguran: el documento nacional de identidad
y íotograíías de los solicitantes, certiíicados de nacimiento, certiíicado
de matrimonio, certiíicado de nacimiento de los hijos de los
solicitantes, en su caso, certiíicados de situación económica ,certiíicado
de renta o de renta y de patrimonio, ingresos y empleo o reíerencias
bancarias, certiíicados médicos oíiciales, certiíicados de antecedentes
penales, certiíicados de empadronamiento y certiíicado de los requisitos
de entrada del menor en Lspana, Certiíicado de Idoneidad emitido por
la Comunidad Autónoma y el Iníorme psico-social, así como el
compromiso de seguimiento del menor adoptado, cuando el país de
origen del adoptado así lo exija, expedido por la Comunidad
Autónoma.


5.2.1 Las entidades colaboradores de adopción internacional
Ln el Con·enio se establecen las características que deben de
reunir las Lntidades Colaboradoras de Adopción Internacional ,LCAI,
Artículo 10. Sólo pueden obtener y conser·ar la acreditación los
organismos que demuestren su aptitud para cumplir correctamente
las íunciones que pudieran coníiarseles.
Artículo 11. Un organismo acreditado debe:
a, Perseguir únicamente íines no lucrati·os, en las condiciones y
dentro de los límites íijados por las autoridades competentes del
Lstado que lo haya acreditado.

96

b, Ser dirigido y administrado por personas cualiíicadas por su
integridad moral y por su íormación o experiencia para actuar en el
ambito de la adopción internacional.
c, Lstar sometido al control de las autoridades competentes de
dicho Lstado en cuanto a su composición, íuncionamiento y
situación íinanciera.
Artículo 12. Un organismo acreditado en un Lstado contratante
sólo podra actuar en otro Lstado contratante si ha sido autorizado
por las autoridades competentes de ambos Lstados.
Ln cuanto a los honorarios a percibir por los proíesionales que
inter·ienen el Artículo 32 establece:
1. Nadie puede obtener beneíicios materiales indebidos, como
consecuencia de una inter·ención relati·a a una adopción
internacional.
2. Sólo se podran reclamar y pagar costes y gastos directos,
incluyendo los honorarios proíesionales razonables de las personas
que han inter·enido en la adopción.`
3. Los directores, administradores y empleados de organismos que
inter·engan en la adopción no podran recibir remuneraciones
desproporcionadas en relación a los ser·icios prestados.
La Ley 11,96 de Protección Jurídica del Menor, dispone, en
relación con los organismos acreditados que, dependen de las
Lntidades Públicas la acreditación, el control, la inspección y la
elaboración de directrices de actuación de las entidades que realicen
íunciones de mediación en su ambito territorial. Sólo podran ser
acreditadas las entidades sin animo de lucro, inscritas en el registro
correspondiente que tengan como íinalidad en sus estatutos la
protección de menores, dispongan de los medios materiales y equipos
multidisciplinares necesarios para el desarrollo de las íunciones
encomendadas y estén dirigidas y administradas por personas
cualiíicadas por su integridad moral y por su íormación en el ambito de
la adopción internacional.
Las íunciones a realizar por las entidades acreditadas son:
-Iníormación y asesoramiento a los interesados en materia de
adopción internacional.

- Inter·ención en la tramitación de expedientes de adopción ante las
autoridades competentes, tanto espanolas como extranjeras.
- Asesoramiento y apoyo a los solicitantes de adopción en los
tramites y gestiones que deben realizar en Lspana y en el extranjero.
Cataluna íue la primera Comunidad Autónoma que publicó una
norma que regulaba la habilitación de las entidades colaboradoras
,Decreto 33¯11995, de 28 de diciembre,. Posteriormente han ido
regulandolo las diíerentes Comunidades Autonómicas.
Las entidades colaboradoras son de gran utilidad dentro del
sistema de adopciones internacionales ya que determinados países
como Boli·ia, Perú, Rumania, lungría o Rusia, sólo admiten la
tramitación de las adopciones a tra·és de entidades habilitadas de
adopción internacional. Juan Bautista Montserrat, Justicia de Aragón,
explica así las ·entajas que dichas entidades proporcionan a este tipo de
adopciones:
La mediación de estas entidades en los expedientes de adopción,
ante las autoridades espanolas y extranjeras, ·a a permitir la
prestación de un ser·icio mas agil y un apoyo mas directo a los
íuturos adoptantes, a la ·ez que garantizara que éstos no caigan en
manos de cualquiera, en el país de origen del menor. Lstas
entidades encargadas de realizar las gestiones necesarias para la
legalización de los documentos de adopción u el seguimiento del
expediente en el Lstado de origen del menor, donde tienen sus
representantes, manteniendo iníormados a los íuturos padres de la
marcha del mismo.
Una de las íunciones que se atribuye a las entidades acreditadas es la
iníormación y asesoramiento a los interesados en la adopción
internacional. Se trata de una labor íundamental, impuesta por el
Con·enio de La laya a las Autoridades Centrales, directamente o
con la cooperación de autoridades públicas o de organismos
acreditados ,artículo 9 c,.
La mediación de las entidades pri·adas en la tramitación de las
adopciones internacionales representa, indudablemente, una serie
de ·entajas para los íuturos padres adopti·os. Ll problema radica
en que nuestro país no tiene practicamente experiencia en la
cooperación de las Lntidades Públicas con entidades pri·adas de
adopción y no existen muchas agencias que hayan demostrado su
capacidad y aptitud para mediar en las adopciones internacionales,

98

pudiendo dar lugar estas intermediaciones a determinados abusos e
irregularidades.`,Monserrat, 199¯,.


5.2.2 Algunas caracteristicas de los niños adoptables
Son ninos susceptibles de ser adoptados.
a, Ninos de íiliación desconocida.
b, Ninos huéríanos.
c, Ninos cuyos padres dan su coníormidad para ser adoptados.
d, Cuando los padres estan pri·ados de la patria potestad o estan
incursos en causa de pri·ación de esta.
Los menores hasta que son adoptados suelen residir en centros
de protección de menores o con íamilias de acogida dependientes de la
Administración. La situación socioeconómica y cultural, en cada país,
ademas de la propia historia del menor, genera problemas especííicos
en cada nino, pudiendo existir problemas de salud íísica y psíquica.
Dependiendo del país de adopción, los ninos pueden pertenecer
a diíerentes grupos étnicos, con idiomas y costumbres diíerentes. Los
padres adopti·os deberan aprender a educar a los hijos para que se
sientan orgullosos de sus peculiaridades. Creando un clima ía·orable en
el entorno inmediato del menor
Ll conocimiento de las posibles características del nino íorma
parte de la íormación que los íuturos padres adopti·os deben recibir y
admitir, antes de continuar con el proceso.
5.2.3 Criterios de selección
La Idoneidad de los adoptantes ·iene recogida en el Artículo de
la Ley 54,200¯ sobre Adopción Internacional.
1. Se entiende por idoneidad la capacidad, aptitud y moti·ación
adecuadas para ejercer la patria potestad, atendiendo a las
necesidades de los ninos adoptados, y para asumir las
peculiaridades, consecuencias y responsabilidades que conlle·a la
adopción internacional.
2. La declaración de idoneidad requerira una ·aloración psicosocial
sobre la situación personal, íamiliar y relacional de los adoptantes, y
su capacidad para establecer ·ínculos estables y seguros, sus
habilidades educati·as y su aptitud para atender a un menor en
íunción de sus singulares circunstancias, así como cualquier otro

99

elemento útil relacionado con la singularidad de la adopción
internacional..
La declaración de idoneidad y los iníormes psico-sociales tendran
una ·igencia maxima de tres anos desde la íecha de emisión por el
órgano competente.
luertes y Amorós reíiriéndose a la selección de adoptantes, en
cuanto a las características y problemas del proceso de selección,
recogen las siguientes consideraciones:
Ahora que la adopción es un ser·icio que tiene como objeti·o
primordial proporcionar una íamilia estable y permanente al nino,
se corre el peligro de tomar como reíerencia un tipo de íamilia ideal
y poner un ni·el inalcanzable para la mayor parte de las íamilias o
personas solicitantes. Sin duda esta postura es inadecuada, pues en
primer lugar, no disponemos de la suíiciente capacidad de
predicción que nos permita anticipar con exactitud el
íuncionamiento íuturo de todas las íamilias a partir de datos
actuales, en segundo lugar, existe poca correlación entre las
·ariables que los Ser·icios de Adopción piensan que son importante
y el resultado íinal de la adopción, en tercer lugar, no hay
instrumentos de medida íiables ni ·alidos que permitan detectar las
íamilias mas adecuadas, y por último, no existe acuerdo entre los
distintos proíesionales sobre cuales son esas ·ariables rele·antes`
,luertes y Amorós, 2001,.
Como criterio de selección me parece interesante seguir las
indicaciones de la Dirección General de la lamilia y Adopciones de la
Conselleria de Bienestar Social de la Comunidad Autónoma de Valencia
que en la guía que oírece en Internet del ser·icio reíiere: La selección
de candidatos a la adopción ha ido demostrando que para garantizar la
preparación de las íamilias hay que oírecerles oportunidades de
íormación. De esta manera se ·iene actuando en una gran número de
países europeos desde hace, al menos, dos décadas, entre ellos: Gran
Bretana, Suecia, lolanda e Italia... Ll modelo de Iníormación-
Preparación,lormación-Valoración de solicitantes de adopción es el
que actualmente es mas adecuado, dado que esta obteniendo mejores
resultados`
luertes y Amorós, distinguen tres modelos de selección:
1. Selección,·aloración.

100

2. Valoración,preparación.
3. Preparación,educación.
Indicando también su preíerencia hacia los modelos
Valoración,preparación y preparación,educación.
Sin embargo este modelo, cuando la selección debe eíectuarse
por un proíesional 1rabajador Social o Psicólogo, que inter·iene en la
selección dentro de los diíerentes momentos del procedimiento en los
que se requiere su inter·ención, pero íuera de la Autoridad Central, es
imposible lle·arlo a cabo en su integridad. Me reíiero a técnicos que
inter·ienen en el Juzgado, bien como peritos judiciales o peritos de
parte. Se inter·iene como peritos cuando los aspirantes a la adopción
han sido declarados como no idóneos por la Autoridad Central y
recurren judicialmente esa resolución. O cuando los técnicos
inter·ienen por delegación de la Autoridad Central, sería el caso de
realizar la inter·ención a tra·és de los Colegios Proíesionales. Pues bien
también en estos casos hay que tener presente el modelo lormación-
Valoración cuando se inter·iene en la elaboración del iníorme de
Idoneidad, para ello es necesario conocer las diíicultades de la adopción
y preparar y íormar a la ·ez que se ·alora a los íuturos adoptantes.
luertes y Amoros, respecto a las técnicas a utilizar para que
tengan íiabilidad y ·alidez de los procedimientos de selección de
adoptantes, proponen el contraste de iníormación a tra·és de:
a, luentes diíerentes ,entre·ista a los dos miembros de la pareja
por separado, contrastar la iníormación dada por la pareja con otros
miembros de la íamilia u otros técnicos,.
b, Preguntas cruzadas ,se pregunta a cada uno sobre lo que cree
que el otro miembro de la pareja siente o piensa sobre algo concreto
y luego se contrata con la contestación de éste a la misma pregunta,.
c, Instrumentos diíerentes ,entre·istas y escalas,.
d, Comparar lo que dicen y lo que se obser·a sobre su
comportamiento.
e, Comparar la iníormación obtenida en dos momentos
diíerentes sobre un mismo aspecto.
í, Contrastar la iníormación obtenida por dos técnicos diíerentes
del equipo o por parte de otros técnicos externos sobre los mismos
aspectos.

101

g, La ·aloración de la íamilia en equipo, realizada por los
e·aluadores y otros técnicos ajenos al proceso de ·aloración y que
desconocen a la íamilia.` ,luertes y Amorós, 2001,
Ln cuanto al procedimiento de selección enumeran las siguientes
actuaciones:
a, reuniones o entre·istas indi·iduales y,o de grupo de caracter
iníormati·o y,o íormati·o.
b, Lntre·istas que lle·ar a cabo por uno o dos técnicos ,es
con·eniente la participación en el proceso de ·aloración de dos
proíesionales, de íorma que puedan contrastar iníormación y
ayudarse mutuamente en la proíundización de los aspectos menos
claros o mas problematicos,. Su participación puede ser simultanea
o sucesi·a en íunción de lo que estratégicamente se considere mas
adecuado.
c, Visita al domicilio para conocer iv .itv las condiciones del hogar
y el entorno donde se ubica.
d, Reunión de una comisión, compuesta por técnicos que han
participado en el proceso de ·aloración y otros que no, que estudia
los iníormes y ele·a a la autoridad competente la propuesta de
idoneidad, determinando el tipo de nino ,edad, sexo, características
especííicas, situación legal, etc., o la no idoneidad, en su caso.`
,luertes y Amorós, 2001,
Ln cuanto a los criterios de selección luertes y Amorós han
sistematizado los siguientes apartados:
1. listoria personal y íamiliar.
2. Apoyo social, estrés y estilo de ·ida.
3. Madurez emocional y períil indi·idual.
4. Ajuste de pareja.
5. Salud íísica y mental.
6. Disponibilidad para adoptar.
¯. labilidades para educar a un nino.
8. Moti·ación para la adopción.
9. Condiciones materiales. ,luertes y Amorós, 2001,
5.2.4 Informe socio-familiar de idoneidad: Metodo y contenido

102

1écnicas a emplear son:
1, Lectura y ·aciado de documentación oíicial de los adoptantes, así
como de otros iníormes.
2, 1rabajo interdisciplinar con el Psicólogo para la preparación de la
inter·ención y organizar las técnicas a aplicar, el número de
entre·istas y temas a recoger, con el íin de no repetir inter·enciones.
3, Lntre·ista indi·idual a cada miembro de la pareja.
4, Lntre·ista de pareja.
5, Visita domiciliaría y entre·ista íamiliar, con los miembros del
núcleo íamiliar.
6, Valoración interdisciplinar del caso.
¯, Llaboración del iníorme Socio-íamiliar.
Contenido
lecha:
Juzgado n°: x Procedimiento n°: xxx,xx
N° de expediente de adopción:
1ipo: Valoración de Capacidad e Idoneidad para la adopción
internacional
Proíesional: xxx, 1rabajadora Social. N° de Colegiado.
Datos de los solicitantes:
Datos de cada solicitante
Nombre:
lecha de nacimiento,edad:
Lugar de nacimiento: -- ,--, Lspana.
DNI n°: xxx.
Lstado ci·il:
Nacionalidad:
lormación:
Ocupación:
lecha de matrimonio:
Dirección: 1eléíonos: xxx - xxx
1. 1écnicas utilizadas

103

Descripción de las técnicas utilizadas para elaborar el iníorme
2. Genograma
3. listoria íamiliar y del indi·iduo
Ln él se reíleja la historia íamiliar y del indi·iduo, la composición
del grupo íamiliar, la edad de sus miembros, las relaciones
íamiliares, parentales, íiliales, paterno-íiliales, íamilia extensa u otras,
así como los acontecimientos mas destacables en la íamilia y de que
manera aíectaron a la misma. Situación actual de la íamilia de origen
,descendencia, proíesión, lugar de residencia,.
La historia social del indi·iduo, prestando atención a la íormación, a
la historia laboral, moti·os de cambio de trabajo y los lugares de
residencia, relaciones con su íamilia de origen actualmente. Otras
relaciones de pareja anteriores. Descendencia y relaciones
mantenidas con la misma.
4. listoria de pareja
1iempo de relación, las reacciones de las íamiliar de origen ante el
no·iazgo, la boda. Ll alquiler y,o adquisición de la ·i·ienda, los
hijos en la pareja, la iníertilidad, la propia o la de la pareja, las crisis
de pareja, la resolución de las crisis.
5. Relaciones íamiliares y ·ida diaria
Un día en la ·ida de cada indi·iduo, un día laborable, un día íesti·o.
Relaciones íamiliares, acti·idades comunes ,celebraciones,
·acaciones, íiestas, acti·idades de ocio,. Aceptación de un menor
adoptado en el núcleo íamiliar y íamilia extensa.
lorarios, acti·idades cotidianas comunes e indi·iduales, tiempos de
cada miembro. Proximidad íísica de las personas de apoyo a la
íamilia.
6. Situación laboral y económica
Se reílejara la situación laboral de los miembros del núcleo íamiliar,
los ingresos íamiliares, las íuentes de esos ingresos, los gastos
íamiliares y cualquier otro dato relacionado con este tema.
¯. Datos sobre la salud de grupo de con·i·encia
Se tendra en cuenta la cobertura sanitaria, las eníermedades o
disminuciones que padecen o han padecido, inter·enciones
quirúrgicas, antecedentes íamiliares. Salud Mental, antecedentes

104

íamiliares. Los tóxico, posibles dependencias, la alimentación,
habitos de higiene y cualquier otro dato signiíicati·o. Causa de
esterilidad. 1ratamientos de íertilidad. Aírontamiento de la
esterilidad.
8. Ubicación del núcleo de con·i·encia
Contemplara entre otros los aspectos de ·i·ienda, superíicie de la
misma, régimen de tenencia, tipo de ·i·ienda, distribución de la
misma, ubicación del menor adoptado, condiciones de habitabilidad,
características generales del barrio, ser·icios escolares, sanitarios y de
ocio de la zona o localidad.
9. Relaciones sociales y ·ecinales
Reílejara las relaciones de la íamilia con el entorno, apoyos íuera del
núcleo íamiliar, amigos, intensidad de las relaciones, ·inculación con
asociaciones, relaciones con instituciones públicas, etc. Aceptación
de un menor adoptado en su entorno.
10. Disponibilidad para adoptar
1oma de decisión sobre la adopción ,,quién, cuando y como·,
reacción del otro, acuerdo de ambos en la decisión, etc.,,
sentimientos y prejuicios hacia las íamilias biológicas, disposición a
explicar al nino que es adoptado e iníormarle sobre sus
antecedentes, capacidad para comprender y aceptar las relaciones del
nino ligadas a la adopción, comprensión de que la adopción es un
hecho que iníluye en toda la ·ida de la íamilia y del nino adoptado,
ideas y experiencias alrededor de la adopción, expectati·as sobre el
nino, características del nino que desean adoptar, temores,
disponibilidad de tiempo para atenderle y educarle, expectati·as
realistas acerca de los cambios que ·an a suceder en la íamilia con la
adopción, etc.
11. labilidades para educar a un nino
Analisis y juicio crítico sobre la educación recibida, experiencia en la
educación de ninos, ·alores que ·an a inculcar, principios y
resolución de problemas educati·os, teorías e·oluti·as, capacidad
para pedir ayuda, etc.
12. Moti·ación para la adopción
La adopción debe basarse en moti·aciones emocionales sanas y que
no puedan ser perjudiciales para el nino. No son moti·aciones

105

adecuadas aquellas en las que predomina, por ejemplo el deseo de
tener un heredero, adoptar como medio de resol·er una eníermedad
o un desajuste de pareja, para satisíacer a un tercero, como medio de
promo·er una causa social, sustituir a un hijo íallecido o aírontar de
manera inadecuada la esterilidad.`
8

13. Lxpectati·as del menor a adoptar
Lspeciíicar el nino que desearían y se sienten capaces: sexo,
edad, aceptación de eníermedades, aceptación de discapacidad íísica
o psíquica, raza y país, si aceptarían a un grupo de hermanos.
14. Valoración
Opinión proíesional sobre las capacidades apreciadas en los
aspirantes a la adopción a los largo del estudio, para poder aírontar
una adopción. Sería una ·aloración sobre cada uno de los apartados
con las ·entajas del grupo íamiliar y las deíiciencias y por último las
características del nino o ninos que estarían en mejores condiciones
de tomar a su cargo.
5.2.5 Derecho a que el menor adoptado pueda conocer sus
origenes biológicos
La ley l54,0¯ de sobre adopción internacional recoge que las
personas adoptadas, alcanzada la mayoría de edad o durante su minoría
de edad representadas por sus padres, tendran derecho a conocer los
datos que sobre sus orígenes obren en poder de las Lntidades Públicas
espanolas. Lste derecho se hara eíecti·o con el asesoramiento, la ayuda
y mediación de los ser·icios especializados de la Lntidad Pública de
Protección de Menores u organización autorizada para tal
íin.Lmancipación de menores
La Legislación espanola permite que los menores puedan
emanciparse de sus padres o tutores a partir de los 16 anos. La
emancipación puede ser bien por concesión de los que ejerzan la patria
potestad o por concesión judicial.
Cuando la emancipación la conceden los padres o quien ejerza la
patria potestad, la emancipación se otorgara por escritura pública o por
comparecencia ante el Juez encargado del Registro Ci·il.
Ll Juez podra conceder la emancipación de los hijos mayores de
dieciséis anos si éstos la piden y pre·ia audiencia de los padres, cuando

106

los padres ·i·an separados o concurran causas que entorpezca
gra·emente el ejercicio de la patria potestad.
1ambién podra el Juez, pre·io iníorme del Ministerio liscal,
conceder el beneíicio de la mayor edad al sujeto a tutela mayor de
dieciséis anos que lo solicite.
Ll Código Ci·il recoge que se entendera para todos los eíectos
como emancipado al hijo mayor de dieciséis anos que con el
consentimiento de los padres ·i·a independientemente de éstos,
aunque los padres pueden re·ocar este consentimiento si lo estiman
oportuno.
La emancipación debe de inscribirse en el Registro Ci·il y una
·ez concedida no podra ser re·ocada.
Por tanto, ante una situación íamiliar en la que sea con·eniente
para el menor que haya cumplido 16 anos la emancipación, se debería
actuar:
1. Independizando al menor con el consentimiento tacito de los
padres, ya que tiene unos eíectos similares a los de la emancipación
legal.
2. Lmancipando al menor con consentimiento legal, dirigiéndose los
padres y el menor al Registro Ci·il donde resida la íamilia o
haciéndolo ante Notario en escritura pública.
3 .Ln caso de no consentimiento de los padres a la emancipación o
de quien ostente la patria potestad, el menor puede dirigirse al
Juzgado de Primera Instancia donde resida y solicitarlo por escrito
argumentando los moti·os que le lle·an a esa petición, adjuntando
medios de prueba ,documentos o testigos,, si se cree necesario. Ll
Juez oira al menor y a los padres o tutores, y al Ministerio liscal,
resol·iendo seguidamente.
4. 1ambién, en caso de no consentimiento de los padres o tutores a
la emancipación, el menor puede dirigirse al Ministerio liscal, quien
si lo estima oportuno, para la protección de los derechos del menor,
lo presentara ante el 1ribunal para que resuel·a.
La legislación relati·a a la emancipación ·iene recogida en el
Código Ci·il en los siguientes artículos:
Artículo 154.

10¯

Los hijos no emancipados estan bajo la potestad del padre y de la
madre.
La patria potestad se ejercera siempre en beneíicio de los hijos, de
acuerdo con su personalidad, y comprende los siguientes deberes y
íacultades:
1° Velar por ellos, tenerlos en su companía, alimentarlos, educarlos
y procurarles una íormación integral.
2° Representarlos y administrar sus bienes.
Si los hijos tu·ieren suíiciente juicio deberan ser oídos siempre
antes de adoptar decisiones que les aíecten.
Los padres podran en el ejercicio de su potestad recabar el auxilio
de la autoridad. Podran también corregir razonable y
moderadamente a los hijos.
Artículo 155.
Los hijos deben:
1° Obedecer a sus padres mientras permanezcan bajo su potestad, y
respetarles siempre.
2° Contribuir equitati·amente, según sus posibilidades, al
le·antamiento de las cargas de la íamilia mientras con·i·an con ella.
Artículo 169.
La patria potestad se acaba:
1° Por la muerte o la declaración de íallecimiento de los padres o
del hijo.
2° Por la emancipación.
3° Por la adopción del hijo.
Artículo 314.
La emancipación tiene lugar:

108

1° Por la mayor edad.
2° Por el matrimonio del menor.
3° Por concesión de los que ejerzan la patria potestad.
4° Por concesión judicial.
Artículo 315.
La mayor edad empieza a los dieciocho anos cumplidos.
Artículo 316.
Ll matrimonio produce de derecho la emancipación.
Artículo 31¯.
Para que tenga lugar la emancipación por concesión de quienes
ejerzan la patria potestad se requiere que el menor tenga dieciséis
anos cumplidos y que la consienta. Lsta emancipación se otorgara
por escritura pública o por comparecencia ante el Juez encargado
del Registro.
Artículo 318.
La concesión de emancipación habra de inscribirse en el Registro
Ci·il, no produciendo entre tanto eíectos contra terceros.
Concedida la emancipación no podra ser re·ocada.
Artículo 319.
Se reputara para todos los eíectos como emancipado al hijo mayor
de dieciséis anos que con el consentimiento de los padres ·i·iere
independientemente de éstos. Los padres podran re·ocar este
consentimiento.
Artículo 320.
Ll Juez podra conceder la emancipación de los hijos mayores de
dieciséis anos si éstos la pidieren y pre·ia audiencia de los padres:

109

1° Cuando quien ejerce la patria potestad contrajere nupcias o
con·i·iere maritalmente con persona distinta del otro progenitor.
2° Cuando los padres ·i·ieren separados.
3° Cuando concurra cualquier causa que entorpezca gra·emente el
ejercicio de la patria potestad.
Artículo 321.
1ambién podra el Juez, pre·io iníorme del Ministerio liscal,
conceder el beneíicio de la mayor edad al sujeto a tutela mayor de
dieciséis anos que lo solicitare.
Artículo 322.
Ll mayor de edad es capaz para todos los actos de la ·ida ci·il, sal·o
las excepciones establecidas en casos especiales por este Código.
Artículo 323.
La emancipación habilita al menor para regir su persona y bienes
como si íuera mayor, pero hasta que llegue a la mayor edad no
podra el emancipado tomar dinero a préstamo, gra·ar o enajenar
bienes inmuebles y establecimientos mercantiles o industriales u
objetos de extraordinario ·alor sin consentimiento de sus padres y,
a íalta de ambos, sin el de su curador.
Ll menor emancipado podra por sí solo comparecer en juicio.
Lo dispuesto en este artículo es aplicable también al menor que
hubiere obtenido judicialmente el beneíicio de la mayor edad.
Artículo 324.
Para que el casado menor de edad pueda enajenar o gra·ar bienes
inmuebles, establecimientos mercantiles u objetos de extraordinario
·alor que sean comunes, basta si es mayor el otro cónyuge, el
consentimiento de los dos, si también es menor, se necesitara,
ademas, el de los padres o curadores de uno y otro.
6. LA PLRICIAL DLL 1RABAJADOR SOCIAL LN LOS
JUZGADOS DL INS1RUCCIÓN, PLNALLS Y
AUDILNCIAS LS U1IL LN LL LS1UDIO DL LA

110

IMPU1ABILIDAD, PARA LA RLINSLRCIÓN DLL
DLLINCULN1L Y PARA LN1LNDLR LA DINÁMICA
DL LA VIOLLNCIA IAMILIAR
J

Los trabajadores sociales ·enimos ejerciendo nuestra proíesión
en el ambito de las Administraciones de Justicia como peritos asesores
de los 1ribunales e Instituciones Penitenciarias desde hace mas de 40
anos. Como peritos desde 198¯, Ruiz ,2003,, en Instituciones
Penitenciarias desde 1985 y en las instituciones de protección de
menores ,en la detección e inter·ención ante situaciones de maltrato,
desde antes de 19¯1, siendo en ese ano cuando se amplia y consolida la
inter·ención del trabajador social en el Ministerio de Justicia, en las
Juntas de Protección de Menores denominandose entonces ·isitadoras
sociales`, Palacios ,1988,.
Ln Justicia ejercemos como peritos, tanto en la jurisdicción ci·il
como en la penal. Nuestro trabajo ha tenido mas repercusión en la
jurisdicción ci·il ,separaciones, adopciones, incapacidades.,. Sin
embargo en la penal, el sistema judicial se resiste a demandar iníormes
sociales. Creemos que la utilización de los mismos podría ser
imprescindible en el ambito penal y concretamente en la ·aloración de
los aspectos sociales que pueden iníluir en las imputabilidades, así
como en las medidas a imponer en la sentencia.
A esta conclusión hemos llegado después de haber inter·enido
como peritos en la íase de instrucción, sobre todo en casos de ·iolencia
íamiliar: malos tratos de hijos a padres, malos tratos a ancianos, a
menores, agresiones sexuales, ·iolencia de género.., y haber recogido
el 1ribunal nuestras propuestas en el íallo, después de haber estimado
el grado de imputabilidad. De algunos de estos casos hemos estudiado
su e·olución a lo largo de los anos y hemos ·isto que íue adecuada la
medida que se tomó con la ayuda del iníorme social sin embargo, en
casos similares en los que no hubo iníorme las medidas podrían haber
sido mas ambiciosas, y cubrir mas riesgos que iníluyen en la
reincidencia en el delito.
La inter·ención de los trabajadores sociales puede solicitarse en
la instrucción de los casos y también en los Juzgados de Lo penal y
Audiencias e incluso en la íase de ejecución de sentencia.

1
,Pérez y Ruiz 2011 sin publicar,

111

Si el trabajador social ha inter·enido como perito habra recogido
las circunstancias personales del imputado, de su íamilia, entorno y los
recursos de su comunidad, y las propuestas que haga estaran mas
ajustadas a la realidad del indi·iduo y a los recursos existentes, lo que
íacilitara el cumplimiento de la medida, la recuperación y la integración
de la persona y en último término e·itara la reincidencia ,objeti·o éste
de la pena,.
Ll trabajador social que elabora el Plan de inter·ención en la íase
de ejecución partira de unas medidas establecidas en el íallo mas
ajustadas a la realidad del indi·iduo y a los recursos de la comunidad en
que ·i·e.
Los casos en los que no ha inter·enido un trabajador social en la
íase de Instrucción y el 1ribunal no tiene ninguna propuesta especííica,
utiliza íormulas genéricas que conlle·an problemas en la ejecución,
como puedan ser carecer posteriormente del recurso social que se
propone, no responder a las necesidades del indi·iduo, o la negati·a del
penado a cumplir con el plan propuesto por el trabajador social si en el
plan se recogen otras acti·idades que no se establecen en la sentencia.
Lsto puede lle·ar a que la sentencia no obtenga los resultados
esperados por el 1ribunal en el indi·iduo, por no adaptarse al mismo la
medida impuesta ,principio de indi·idualización,.
1eniendo en cuenta estos datos en el presente estudio hemos
buscados los siguientes objeti·os:
- lacilitar el principio de indi·idualización en los procedimientos
penales que permitan al Juez o 1ribunal establecer sentencias:
1. Que íaciliten el cumplimiento de las medidas impuestas
2. Conseguir con ello la rehabilitación y no reincidencia del
condenado.
3. Que se tengan en cuenta las circunstancias sociales y de
relaciones íamiliares en asuntos relacionados con ·iolencia íamiliar en
los que las ·íctimas acaban con·irtiéndose en ·erdugos.
- Mejorar el iníorme social pericial para que sea útil al 1ribunal
en la decisión sobre la imputabilidad de un acusado.
- Senalar algunos aciertos y errores que cometemos en nuestra
inter·ención como peritos judiciales.

112

Ll trabajo que hemos realizado ha consistido en el estudio de
sentencias en las que el iníorme del trabajador social, indi·idual o como
parte de un equipo interdisciplinar, ha permitido al Juez o 1ribunal
apreciar algún grado de inimputabilidad en el acusado. Así mismo se
han analizado casos en los que se elaboraron iníormes sociales para los
1ribunales de Instrucción de Logrono, las posteriores sentencias en las
que se recoge las propuestas de dichos iníormes, la e·olución que ha
tenido el mismo en el cumplimiento de la pena, y lo hemos
comparando con sentencias en las que el 1rabajador social no ha
inter·enido en la Instrucción.
Ll trabajo mas amplio, que sera publicado posteriormente,
detalla los casos estudiados, analiza las sentencias: ocho de Audiencias
Pro·inciales y seis de Juzgados de Lo Penal y recoge los iníormes
periciales y los de ejecución de sentencia. Sin embargo, en el trabajo
presentado en estas Jornadas debido a la limitación de espacio impuesta
por la organización se han eliminado los casos recogiéndose sólo las
conclusiones.
6.J Conceptos básicos
6.1.1 La inimputabilidad
Para poder entender lo que es la imputabilidad hay que saber que
se entiende por delito. Delito es toda acción típica, antijurídica, culpable
y punible. ,Deíinición uni·ersalmente aceptada,.
Deíiniremos los componentes de la deíinición:
Acción: Ll delito es ante todo, un acto humano, una acción
exterior y ·oluntaria que produce un resultado. La maniíestación de
·oluntad puede consistir en una acción o en una omisión.
1ípica: Solo tienen caracter delicti·o aquellas acciones
antijurídicas expresamente tipiíicadas por las leyes penales.
Antijurídica: Para que sea delito la acción ha de ser antijurídica,
es decir, contraria al Derecho.
Culpable: La acción para que sea constituti·a de delito, tiene que
reíerirse a un sujeto imputable y ademas, ser una acción culpable. La
imputabilidad es la capacidad que tiene el sujeto para actuar en el
campo del derecho penal ,por ejemplo. un menor o un enajenado no
tienen capacidad,. Sólo puede hablarse de acción culpable reíerida a un
sujeto imputable.

113

Punible: La penalidad como nota característica del delito, la
diíerencia de otras especies del género de iníracción jurídica.
La responsabilidad penal es la consecuencia del delito. 1odos los
caracteres del delito ,acción, antijuridicidad, tipicidad, culpabilidad y
punibilidad, han de concurrir para que surja la responsabilidad penal y
si alguno íalta, la consecuencia penal no se produce.
No basta en el Derecho Penal, que un determinado
comportamiento humano sea atribuible al sujeto acti·o, es necesario
que proceda de un agente con inteligencia y libertad, por ser estos
elementos esenciales de la capacidad penal del hombre. Para hablar de
delito, Pacheco ,1980, cit. en Sanchez, 2010, dice que: Ls necesaria la
existencia de un agente libre e intencional, de una persona que obrase a
sabiendas de lo que hacía, con intención de hacer lo que hacía, con
poder de no hacer lo que hacía. La intención y la libertad, el
conocimiento y el poder, son las dos primeras bases de la imputabilidad
de los delitos`.
Resumiendo y siguiendo a Charco ,2010, podemos decir que la
imputabilidad consiste en un determinado grado de normalidad en las
íacultades psíquicas de la persona, que le permite conocer que su
comportamiento es ilegal y actuar de acuerdo con dicha comprensión.
1radicionalmente se considera que cuando la persona que realiza
la acción penada esta pri·ada de sus capacidades psíquicas de
conocimiento y ·oluntad, o solamente de alguna de ellas, dicha persona
es inimputable, y esta exenta de responsabilidad criminal, porque no es
culpable de su acción. A esas circunstancias que pri·an a la persona de
sus íacultades psíquicas son a las que se denominan causas de
inimputabilidad. La inimputabilidad exime de responsabilidad criminal.
Ll artículo 20 del Código Penal recoge las causas de inimputabilidad.
6.1.2 Quienes están exentos de responsabilidad criminal
Artículo 20 del Código Penal:
1° Ll que al tiempo de cometer la iníracción penal, a causa de
cualquier anomalía o alteración psíquica, no pueda comprender la
ilicitud del hecho o actuar coníorme a esa comprensión.
Ll trastorno mental transitorio no eximira de pena cuando hubiese
sido pro·ocado por el sujeto con el propósito de cometer el delito o
hubiera pre·isto o debido pre·er su comisión.

114

2° Ll que al tiempo de cometer la iníracción penal se halle en estado
de intoxicación plena por el consumo de bebidas alcohólicas,
drogas tóxicas, estupeíacientes, sustancias psicotrópicas u otras que
produzcan eíectos analogos, siempre que no haya sido buscado con
el propósito de cometerla o no se hubiese pre·isto o debido pre·er
su comisión, o se halle bajo la iníluencia de un síndrome de
abstinencia, a causa de su dependencia de tales sustancias, que le
impida comprender la ilicitud del hecho o actuar coníorme a esa
comprensión.
3° Ll que, por suírir alteraciones en la percepción desde el
nacimiento o desde la iníancia, tenga alterada gra·emente la
conciencia de la realidad.
4° Ll que obre en deíensa de la persona o derechos propios o
ajenos, siempre que concurran los requisitos siguientes:
Primero. Agresión ilegítima. Ln caso de deíensa de los bienes se
reputara agresión ilegítima el ataque a los mismos que constituya
delito o íalta y los ponga en gra·e peligro de deterioro o pérdida
inminentes. Ln caso de deíensa de la morada o sus dependencias, se
reputara agresión ilegítima la entrada indebida en aquélla o éstas.
Segundo. Necesidad racional del medio empleado para impedirla o
repelerla.
1ercero. lalta de pro·ocación suíiciente por parte del deíensor.
5° Ll que, en estado de necesidad, para e·itar un mal propio o ajeno
lesione un bien jurídico de otra persona o inírinja un deber, siempre
que concurran los siguientes requisitos:
Primero. Que el mal causado no sea mayor que el que se trate de
e·itar.
Segundo. Que la situación de necesidad no haya sido pro·ocada
intencionadamente por el sujeto.
1ercero. Que el necesitado no tenga, por su oíicio o cargo,
obligación de sacriíicarse.
6° Ll que obre impulsado por miedo insuperable.

115

¯° Ll que obre en cumplimiento de un deber o en el ejercicio
legítimo de un derecho, oíicio o cargo.
Cuando en el sujeto se aprecian alguna de estas causas de
inimputabilidad de íorma plena se puede aplicar la eximente
completa. Ll indi·iduo tiene la inteligencia y la ·oluntad anuladas,
no tiene conciencia del delito. Se le absuel·e del delito y por lo
tanto se le exime de la responsabilidad penal. Ln los casos de
eximente del artículo 20 1', 2' y 3' se le impone una medida de
seguridad ,internamientos en centros psiquiatricos o terapéuticos,
tratamientos ambulatorios, etc.,.
Lntre la responsabilidad plena y la exención total de la
responsabilidad existen estados intermedios en los que se dan
circunstancias que atenúan la responsabilidad y por lo tanto
disminuye su sanción penal.
6.1.3 Las circunstancias atenuantes de la responsabilidad
criminal
Artículo 21 de Código Penal
1' Las causas expresadas en el Capítulo anterior, cuando no
concurrieren todos los requisitos necesarios para eximir de
responsabilidad en sus respecti·os casos.
2' La de actuar el culpable a causa de su gra·e adicción a las
sustancias mencionadas en el número 2° del artículo anterior.
3' La de obrar por causas o estímulos tan poderosos que hayan
producido arrebato, obcecación u otro estado pasional de entidad
semejante.
4' La de haber procedido el culpable, antes de conocer que el
procedimiento judicial se dirige contra él, a coníesar la iníracción a
las autoridades.
5' La de haber procedido el culpable a reparar el dano ocasionado a
la ·íctima, o disminuir sus eíectos, en cualquier momento del
procedimiento y con anterioridad a la celebración del acto del juicio
oral.

116

6' La dilación extraordinaria e indebida en la tramitación del
procedimiento, siempre que no sea atribuible al propio inculpado y
que no guarde proporción con la complejidad de la causa.
¯' Cualquier otra circunstancia de analoga signiíicación que las
anteriores.
6.1.4 Lximentes incompletas
Ln los casos en los que no concurren todos los requisitos para
eximir de responsabilidad se puede aplicar la eximente en su íorma
incompleta ,artículo 21.1',. La aplicación de la eximente incompleta
conlle·a una rebaja en la pena de prisión y se puede ademas imponer
una medida de seguridad.
6.1.5 Atenuantes
Para el resto de circunstancias que atenúan la responsabilidad
criminal y que recogen el Artículo 21 desde la 2' a la ¯' se denominan
atenuantes y su aplicación permite la reducción de la cuantía de la
condena de prisión y ademas imponer una medida de seguridad.
6.1.6 Atenuante analógica
La atenuante número ¯ denominada atenuante analógica permite
construir atenuantes a tra·és de la analogía tanto con el resto de las
atenuantes como con las eximentes incompletas del Artículo 21.1.
Las eximentes incompletas no se pueden compensar con
circunstancias agra·antes, sin embargo las atenuantes sí que se pueden
compensan con dichas agra·antes.
6.2 La intervención del trabajador social como perito judicial o
experto en la fase de instrucción y en la fase penal
Para que el 1ribunal pueda ·alorar la imputabilidad de un
indi·iduo debe conocer las circunstancias personales del sujeto que ha
cometido el hecho delicti·o y para ello es necesario que durante la
instrucción del caso el 1ribunal recoja los iníormes técnicos necesarios
,Iníormes médicos, psiquiatricos, psicológicos, sociales.,. Ln los
Juzgados de Instrucción el Juez puede pedir la inter·ención del
trabajador social durante la instrucción de un caso. La Ley de
Lnjuiciamiento Criminal ,L.L.Cr., dice en el artículo 456:

11¯

«Ll Juez acordara el iníorme pericial cuando, para conocer o
apreciar algún hecho o circunstancia en el sumario, íuesen
necesarios o con·enientes conocimientos cientííicos o artísticos.»
Ll Artículo 4¯8 de la L.L.Cr. determina las partes que
deben componer un iníorme pericial:
«Ll iníorme pericial comprendera, si íuere posible:
l. Descripción de la persona o cosa que sea objeto del mismo en el
estado o del modo en que se halle.
2. Relación detallada de todas las operaciones practicadas por los
peritos y de su resultado,.
3. Las conclusiones que en ·ista de tales datos íormulen los peritos,
coníorme a los principios y reglas de su ciencia o arte.»
La inter·ención del perito puede ser a instancia de parte o del
Ministerio liscal y a ·eces por decisión directa del 1ribunal, pero
siempre sera el 1ribunal quien decidira si admite o no la prueba del
dictamen pericial.
Los peritos pueden ser:
Los peritos designados judicialmente que estan adscritos al
1ribunal o ser los propuestos por el Colegio Proíesional en ambos
casos serían peritos judiciales`.
Los peritos designados por los abogados serían los peritos de
parte`. Lstos peritos Pueden ser contratados para estudiar e iníormar
en un asunto concreto y cobran unos honorarios por ello.
Los testigos expertos o peritos especialistas que conocen el
asunto porque han inter·enido con el indi·iduo y su íamilia ejerciendo
como trabajadores sociales en la institución en la que trabajan, pueden
ser llamados por el 1ribunal para aportar un iníorme y para comparecer
a juicio, o los mismos trabajadores sociales pueden estar interesados en
aportar el iníorme social en un procedimiento penal, poniéndose en
contacto con los abogados de las partes y íacilitandoles el mismo.
1ambién puede darse el caso que el 1ribunal solicite un iníorme social
a una institución, sobre un asunto, del que se desconocen los datos que
se le piden, en este caso no esta obligado a in·estigarlos.

118

Por lo tanto peritos especialista pueden ser los trabajadores
sociales de atención primaria o secundaria, así como los que trabajan en
asociaciones.
Así mismo los 1ribunales también pueden solicitar iníormes
sociales al Ser·icio de Gestión y Penas de Medidas Alternati·as. Dice el
artículo 28 del Real Decreto 511,2005 de 6 de mayo: Iníormes
requeridos por autoridades judiciales y por el Ministerio liscal.
1. Antes del juicio oral, el juez o tribunal podra solicitar a los
ser·icios sociales penitenciarios, como prueba documental o pericial, un
iníorme social sobre la situación del imputado.
2. Lstos mismos iníormes podran ser solicitados por el
Ministerio liscal en el curso de sus diligencias o in·estigaciones.
3. Asimismo, una ·ez recaída sentencia, la autoridad judicial
podra solicitar los iníormes a los que se reíieren los apartados
anteriores, a los eíectos de re·isión de medidas, concesión de
suspensión de condena, sustitución de penas o adopción de cualquier
otra resolución judicial que se entienda requiere tener conocimiento de
la situación social del penado o sometido a medida de seguridad`.
Ln el caso de ser perito judicial tendra acceso al procedimiento
judicial, podra entre·istar al imputado y a la ·íctima, trabajar de manera
indi·idual o en equipo con el psicólogo y el médico íorense, y realizar
las entre·istas colaterales que considere. Realizara el estudio del
indi·iduo y su entorno y teniendo en cuenta las características
especííicas del imputado, el delito cometido, sus recursos personales y
apoyos íamiliares, ·alorara el riesgo de reincidencia y propondra al
1ribunal las medidas que se consideren mas adecuada para ese
indi·iduo adaptadas a los recursos sociales del entorno en el que reside,
todo ello plasmado en un iníorme que entregara al Juez Instructor.
Una ·ez íinalizada la instrucción del caso el asunto íinalizara en
un Juzgado de Lo Penal si se solicita una condena iníerior a 5 anos y en
la Audiencia Pro·incial si es superior.
Ln este momento procesal los trabajadores sociales también
pueden inter·enir como peritos emitiendo iníormes sociales requeridos
por el 1ribunal o el Ministerio liscal.
6.3 Medidas de seguridad

119

Las medidas de seguridad son penas alternati·as a la prisión que
se aplican cuando se reconoce la inimputabilidad total o parcial del
sujeto.
No pueden ser ni mas gra·osas, ni de mayor duración, que la
pena de prisión que le correspondería al delito cometido.
Se aplican en los supuestos de inimputabilidad del Artículo 20 -
1' del C.P. ,anomalía o alteración psíquica,, 2' ,estado de intoxicación
plena, y 3' ,alteración en la percepción, y en el supuesto 1° del Artículo
21 del C.P. de circunstancias atenuantes ,cuando no concurran todos
los requisitos exigidos en los tres supuestos anteriores del Artículo 20,.
Ademas es necesario que se den dos circunstancias ,Artículo 95-1° del
C.P.,: Que el sujeto cometa un hecho pre·isto como delito y que por
los hechos y circunstancias personales del sujeto se deduzca que existe
probabilidad de comisión de nue·os delitos.
Ln los casos en que se reconozca una eximente completa del
Artículo 20 - 1', 2' y 3' nombradas anteriormente, se puede decretar el
sometimiento a una medida de seguridad de internamiento en centro
adecuado a su caso, o cualquiera de las medidas de seguridad no
pri·ati·as de libertad. Ln estos casos el Ministerio liscal puede instar la
declaración de incapacidad ante la Jurisdicción Ci·il ,Disposición
Adicional Primera del C.P.,
Ln los casos en que se reconozca una eximente incompleta en
relación con los números 1', 2' y 3' del Artículo 20 ademas de la pena
correspondiente, el 1ribunal podra imponer alguna medida de
seguridad pri·ati·a o no pri·ati·a de libertad. Si la medida de seguridad
es pri·ati·a de libertad, el 1ribunal Sentenciador ordena el
cumplimiento de la medida en primer lugar ,Artículo 99 del C.P.,. Ll
periodo en que se cumpla la medida de seguridad se abona al de la pena
de prisión. Una ·ez íinalizada la medida de seguridad, si el
cumplimiento de la pena de prisión que le resta por cumplir pone en
peligro los eíectos conseguidos, el 1ribunal podra suspender el
cumplimiento del resto de la pena de prisión por un periodo no
superior al que le resta por cumplir o aplicar alguna medida de
seguridad no pri·ati·a de libertad.
Las medidas de seguridad son de dos tipos: pri·ati·as y no
pri·ati·as de libertad ,Artículo 96 del C.P.,.
6.3.1 Medidas privativas de libertad:

120

1' Ll internamiento en centro psiquiatrico.
2' Ll internamiento en centro de deshabituación.
3' Ll internamiento en centro educati·o especial.
6.3.2 Medidas no privativas de libertad:
1' La inhabilitación proíesional.
2' La expulsión del territorio nacional de extranjeros no
residentes legalmente en Lspana.
3' La libertad ·igilada. Se puede imponer por un periodo de
hasta 5 anos y excepcionalmente de hasta 10 anos en los casos en que
expresamente así lo dispone la ley.
4' La custodia íamiliar. Ll sometido a esta medida queda sujeto al
cuidado y ·igilancia del íamiliar que se designe y que acepte la custodia,
quien la ejercera en relación con el Juez de Vigilancia Penitenciaria y sin
menoscabo de las acti·idades escolares o laborales del custodiado. Se
puede imponer por un periodo no superior a 5 anos.
5' La pri·ación del derecho a conducir ·ehículos a motor y
ciclomotores. Se puede imponer por un periodo de hasta 10 anos.
6' La pri·ación del derecho a la tenencia y porte de armas. Se
puede imponer por un periodo de hasta 10 anos.
6.3.3 La libertad vigilada
La libertad ·igilada es una medida de seguridad por la que el
condenado queda sujeto a alguna de las siguientes medidas:
a, La obligación de estar siempre localizable mediante aparatos
electrónicos que permitan su seguimiento permanente.
b, La obligación de presentarse periódicamente en el lugar que el
Juez o 1ribunal establezca.
c, La de comunicar inmediatamente, en el plazo maximo y por el
medio que el Juez o 1ribunal senale a tal eíecto, cada cambio del
lugar de residencia o del lugar o puesto de trabajo.
d, La prohibición de ausentarse del lugar donde resida o de un
determinado territorio sin autorización del Juez o 1ribunal.
e, La prohibición de aproximarse a la ·íctima, o a aquellos de sus
íamiliares u otras personas que determine el juez o tribunal, o de
comunicarse con ellos.

121

í, La prohibición de comunicarse con la ·íctima, o con aquellos de
sus íamiliares u otras personas que determine el juez o tribunal, o de
comunicarse con ellos.
g, La prohibición de acudir a determinados lugares o territorios.
h, La prohibición de residir en determinados lugares.
i, La prohibición de desempenar determinadas acti·idades que
puedan oírecerle o íacilitarle la ocasión para cometer hechos
delicti·os de similar naturaleza.
j, La obligación de participar en programas íormati·os, laborales,
culturales, de educación sexual u otros similares.
k, La obligación de seguir tratamiento médico externo, o de
someterse a un control médico periódico.
La peculiaridad de la libertad ·igilada es que se puede aplicar no
sólo en los casos de inimputabilidad total o parcial, sino también en los
casos en los que la naturaleza de los hechos re·iste especial
peligrosidad. Ll 1ribunal en la sentencia puede establecer la libertad
·igilada de manera optati·a u obligatoriamente ,en los delitos contra la
libertad sexual o de terrorismo, y concreta las medidas que debe
cumplir, y que pueden modiíicarse en la íase de ejecución, atendiendo a
la e·olución del sujeto.
Ln caso de incumplimiento de una o ·arias de estas medidas de
la libertad ·igilada el 1ribunal puede modiíicar las obligaciones o
prohibiciones impuestas. Ln caso de incumplimiento reiterado y gra·e
puede deducir testimonio por presunto delito de quebrantamiento de
condena.
Ln los casos en que la libertad ·igilada haya sido impuesta de
íorma precepti·a en sentencia junto con la pena pri·ati·a de libertad
para su ejecución posterior a la excarcelación, al menos dos meses antes
de la extinción de la pena de prisión, el Juez de Vigilancia Penitenciaria,
ele·a propuesta al 1ribunal sentenciador especiíicando la o las medidas
que debe cumplir el penado durante el periodo de libertad ·igilada.
6.4 Ljecución de las medidas de seguridad
Ll organismo encargado de la ejecución de las medidas de
seguridad es el Ser·icio de Gestión de Penas y Medidas Alternati·as de
la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias. Así, una ·ez
recibida la sentencia en dicho ser·icio de la pro·incia donde reside el

122

penado, se procede a citar al sujeto. Ll trabajador social entre·ista al
penado, estudia el caso y propone y gestiona si íuera necesario el
recurso adecuado para el cumplimiento de las medidas establecidas en
la sentencia. Así mismo elabora el plan indi·idual de inter·ención y
seguimiento que se ele·a al Juzgado de Vigilancia Penitenciara ,en el
caso de medidas de seguridad de internamiento o de libertad ·igilada
que deba ejecutarse después del cumplimiento de una pena de prisión,
o al 1ribunal Sentenciador ,en el caso de medidas de seguridad no
pri·ati·as de libertad, para su aprobación si procede.
Una ·ez aprobado el plan el trabajador social realiza el
seguimiento establecido en el mismo para cada caso, iníormando
periódicamente al Juzgado de Vigilancia Penitenciaria o al 1ribunal
Sentenciador sobre su e·olución y obser·ancia de las medidas de
seguridad impuestas.
A su ·ez el Ser·icio de Gestión de Penas y Medidas Alternati·as
o el Juzgado de Vigilancia Penitenciaria propone al 1ribunal
Sentenciador ,al menos una ·ez al ano, para su adopción alguna de
estas circunstancias:
.- Mantener la medida impuesta.
.- Decretar el cese de la medida.
.- Sustituir esa medida por otra que se considere mas adecuada.
.- Dejar en suspenso la ejecución de la medida por un plazo no
superior al que le resta por cumplir. La suspensión puede dejarse sin
eíecto si es necesario de nue·o imponer una medida de seguridad.
A la ·ista de esta propuesta o de los iníorme emitidos, el
1ribunal Sentenciador resuel·e tras haber oído a la persona sometida a
la medida, al Ministerio liscal y a las ·íctimas del delito que lo hayan
solicitado al inicio o en cualquier momento de la ejecución de la
sentencia que permanezcan localizables.
Si se quebranta una medida de seguridad de internamiento el
1ribunal ordenara el reingreso del sujeto en el mismo centro u en otro
acorde a su estado.
Si se quebranta una medida de seguridad de no internamiento el
1ribunal podra acordar la sustitución de ésta por la de internamiento.

123

No se considera quebrantamiento de la medida la negati·a del
sujeto a someterse a tratamiento médico, aunque puede acordarse la
sustitución de esta medida por otra aplicable a ese supuesto.
Si el sujeto es extranjero no residente legalmente en Lspana, el
1ribunal puede sustituir la medida de seguridad por la expulsión del
territorio nacional ,Artículo 108 del C.P.,
Los exentos de responsabilidad criminal por los números 1°, 2°,
3°, 5° y 6° del Artículo 20 no estan exentos de la responsabilidad ci·il.
Una ·ez cumplidas las medidas de seguridad, la condena es
cancelada.
6.S Conclusiones
6.5.1 Cuestiones generales
Un iníorme social puede ser de ayuda al 1ribunal para ·alorar las
circunstancias del sujeto que pueden eximir o atenuar su
responsabilidad criminal.
- Ln nuestro estudio hemos constatado que son mas írecuentes
los peritajes sociales en casos de toxicomanía, alcoholismo o alteración
psíquica, siendo mas escasos en las eximentes sobre la deíensa de la
persona o derechos propios o ajenos, estado de necesidad y, no se
solicitan periciales sociales en casos de alteración de la percepción que
consideramos podrían serles de utilidad como se analizaran en el punto
1.2.
- Ll iníorme social le permite al 1ribunal entender y explicar por
qué y en qué contexto se producen los hechos delicti·os y la propuesta
que recoge el iníorme íacilita ademas indi·idualizar la pena. Conocer y
tener en cuenta la situación íamiliar y social del indi·iduo es necesario
para poder decretar unas medidas acordes a cada caso y que permitan
pre·enir la reincidencia.
Los conocimientos del trabajador social de los recursos
disponibles en la comunidad se reílejan en las propuestas que exponen
en el iníorme social y posibilitan que el 1ribunal pueda establecer unas
medidas concretas especiíicando el recurso a utilizar. Lsto íacilita el
cumplimiento de la medida y e·ita problemas de interpretación por
parte de los penados o de las Administraciones que deben prestar ese
ser·icio, a los que obliga el cumplimiento de la sentencia.

124

- Lste iníorme puede solicitarse en diíerentes momentos del
proceso de la causa, bien en la íase de instrucción o cuando ya ha
pasado a la íase penal o incluso en la íase de ejecución de condena.
- Ll iníorme social puede requerirse:
.Al trabajador social del equipo psico-social de los Juzgados, al
trabajador social del Instituto de medicina legal o al trabajador social
del Ser·icio de Gestión de Penas y Medidas Alternati·as.
Igualmente el 1ribunal puede solicitar iníorme social a cualquier
otro ser·icio de la Administración o a entidades pri·adas, si
pre·iamente el trabajador social ha tenido conocimiento del caso o
indi·iduo. Lstos tienen la obligación de auxiliar a la Justicia,
iníormando de los datos que obren en su expediente. Ln caso no
haber inter·enido con ese indi·iduo o grupo íamiliar deberan
hacérselo saber al 1ribunal, quien podra requerirla a los trabajadores
sociales adscritos a los 1ribunales, o a los Colegios Proíesionales de
1rabajo Social que tienen un listado de peritos.
Los abogados también pueden presentar como prueba iníormes
sociales realizados por trabajadores sociales públicos o pri·ados,
siendo necesario para ello que el 1ribunal lo admita como prueba.
- Para que el 1ribunal Sentenciador pueda ·alorar como prueba y
tener en cuenta el iníorme social es imprescindible que el trabajador
social ademas de emitir el iníorme, después de ser citado comparezca el
día del juicio como perito para declarar en Sala ante el 1ribunal.
- Para que se pueda aplicar una medida de seguridad los iníormes
sociales periciales tienen que reílejar, en caso de considerarse
necesarios, que existe probabilidad por parte del imputado de la
comisión de nue·os delitos si no se corrige con la medida adecuada.
- A la hora de recoger iníormación para realizar el iníorme
pericial es imprescindible el trabajo en red. Se debe recoger
iníormación de los ser·icios sociales de base o de salud, así como de
cualquier otro ser·icio social disponible en la comunidad.
6.5.2 Conclusiones sobre las circunstancias eximentes o
atenuantes
- Como recoge la sentencia del 1ribunal Supremo de 16 de
no·iembre de 2006 en la eximente de alteración de la percepción
ademas de los casos de ceguera, sordomudez y autismo unidos al

125

aislamiento y la íalta de estímulos, hay casos excepcionales en los que se
dan circunstancias íamiliares, ambientales y de incomunicación con el
entorno social, que pueden impedir el proceso de socialización y que
alteran gra·emente su percepción y conocimiento de la realidad, del
mundo exterior y de la relaciones humanas. Ln este tipo de casos sería
necesario el iníorme social. No hemos encontrado sentencias en las que
se aplique esta eximente por esas circunstancias, quizas se pueda deber
a la íalta de iníormes social en la instrucción del caso.
-Cuando se lesione un bien jurídico de otra persona para mitigar
o cubrir un estado de necesidad de un indi·iduo o de su núcleo íamiliar,
la emisión de un iníorme social en el que se relaten las circunstancias y
necesidades que han lle·ado a esa persona a cometer el hecho y la
aportación del iníorme a la instrucción del procedimiento, puede ser
una prueba decisi·a para que el 1ribunal en la íase penal estime la
eximente de estado de necesidad. Ln estos casos el iníorme social
puede ser la prueba decisi·a para demostrar el grado de necesidad en
que se encuentra el acusado y la repercusión en su persona y,o en su
íamilia.
- Ln los casos de alteración psíquica en el iníorme pericial
médico, psicológico y social debe quedar claro la relación causal entre el
estado psíquico y el delito cometido. Para ello no sólo se debe recoger
el diagnóstico psíquico, sino ademas cual era su estado cuando cometió
el delito. Debe reíerirse en primer lugar al estado en que se encontraba
la persona en el momento de los hechos o al menos en esos días y,
posteriormente cual ha sido su e·olución, así como describir cual ha
sido el proceso de su eníermedad pre·io a la comisión del delito. Ll
Lquipo debe recoger iníormación colateral, como iníormes de su
psiquiatra si estaba siendo atendido en esas íechas, iníorme del ser·icio
de urgencias o unidad de psiquiatría si íue atendido en la detención, o
iníorme del ser·icio médico de la prisión si se decreto prisión
pro·isional. Igualmente debe hacer historia de la e·olución que ha
seguido el sujeto si se conoce desde la íecha en que ocurrieron los
hechos, y si no es así recoger toda la iníormación posible sobre dicha
e·olución y cual es su estado actual.
La propuesta que haga el Lquipo debe estar basada no sólo en su
estado psíquico y necesidad de tratamiento, sino que ha de tener en
cuenta el estudio del trabajador social sobre su situación socio-íamiliar y

126

posibilidades de apoyo para el tratamiento y en la toma de la
medicación.
- Para apreciar la circunstancia de toxicomanía o alcoholismo el
1ribunal necesita que se acredite por los peritos el tipo de adicción que
padece el sujeto. No solo hay que exponer en la pericial social que un
indi·iduo es toxicómano, hay que recoger también si el indi·iduo tiene
disminuidas sus íacultades como consecuencia de esa toxicomanía.
Ll iníorme social debe recoger iníormación sobre la situación
íamiliar, económica, laboral, etc., pero ademas ·alorar cómo esa
situación iníluye en el estado anímico del iníormado y en su
comportamiento.
6.5.3 Violencia familiar
- Ln los casos de ·iolencia íamiliar ·uel·e a ser de gran utilidad
el trabajo interinstitucional, es decir la entre·ista colateral del trabajador
social de los Juzgados con los trabajadores sociales de los ser·icios
sociales comunitarios que conozcan el caso pre·iamente. De esa
manera se podran obtener los datos sobre la relación de pareja
obtenidos con anterioridad a que sucediera el hecho delicti·o y íacilitar
esa iníormación al Juez Instructor para que con ella pueda decidir en
esa íase ,la íase de instrucción del procedimiento, la con·eniencia de
que el imputado permanezca o no en prisión.
Destacar la importancia de que el trabajador social de atención
primaria municipal, de salud, etc. debe recoger por escrito los datos
reíerentes a la ·iolencia íamiliar dentro del expediente social, aunque la
·íctima no desee denunciar, ya que un iníorme social donde se recojan
esos datos pueden ser·ir como medio de prueba para condenar en un
momento posterior al agresor o para eximir o atenuar la condena a la
·íctima, si la ·iolencia íamiliar desemboca íinalmente en una agresión
de la ·íctima hacia el agresor.
Para entender un homicidio cometido entre miembros de un
grupo íamiliar se hace necesario realizar un estudio de la historia de las
relaciones íamiliares y de las relaciones que se estaban dando en el
momento anterior a que ocurriera el hecho delicti·o, así como las
interdependencias aíecti·as, económicas, de ·i·ienda, permisos de
residencia, laborales. entre los miembros del núcleo íamiliar para con
esos datos interpretar la ·iolencia que en un momento determinado

12¯

puede lle·ar a un miembro de la íamilia a cometer contra otro. Lsos
datos pueden ser·ir al 1ribunal para atenuar la condena del agresor.

128

7. IN1LRVLNCIÓN AN1L LOS MALOS 1RA1OS A
MLNORLS
7.J Lvolución de la legislación en materia de protección de
menores en Lspaña.
Para entender el actual marco legal sobre la protección del menor y
la inter·ención de las instituciones ante situaciones de malos tratos así
como las relaciones entre ellas, hay que hacer una reílexión sobre los
textos legales actuales y en qué contexto surgieron.
Antes de la promulgación de la Constitución Lspanola, las
Instituciones con competencia en materia de protección del menor
eran:
- Las Juntas Pro·inciales de Protección de Menores.
- Los 1ribunales 1utelares de Menores.
Las Juntas ejercían una íunción de ayuda a las íamilias con
necesidades socio-económicas. Los 1.1.M. tenían competencia tanto en
materia de protección del menor con una íunción de control, como en
materia de reíorma. Ambas instituciones pertenecían al Consejo Supe-
rior de Protección del Menor organismo autónomo dependientes del
Ministerio de Justicia. Se regulaban por el Decreto 2 de julio de 1948.
Con la aprobación de La Constitución Lspanola de 19¯8, se abre
una nue·a etapa en el reconocimiento de los derechos indi·iduales y
sociales de los ciudadanos de nuestro país. Así se reíleja en cuanto a la
protección del menor en su artículo 39, 1. 2. 3. y 4.: asegura la
protección social, económica y jurídica de la íamilia, la protección
integral de los hijos, deber de asistencia de todo orden de los padres
hacia los hijos, y la protección pre·ista en los acuerdos internacionales.
Lspana ratiíicó la Con·ención de las Naciones Unidas sobre los
Derechos del Nino, adoptada por la Asamblea General el 20 de
No·iembre de 1989, en su artículo 19 recoge el derecho del nino a la
protección de la ley contra «toda íorma de perjuicio o abuso íísico o
mental, descuido o trato negligente, malos tratos o explotación, incluido
el abuso sexual.
Ll cambio importante en Lspana en materia de protección se
produce con la publicación de la ley 21,8¯. Por la que se modiíican

129

determinados artículos del código Ci·il y de la Ley de Lnjuiciamiento
Ci·il en materia de adopción y protección.
A partir de entonces, los Juzgados de Menores se limitan a entender
sobre asuntos de los menores de 16 anos que hubieran incurrido en
conductas tipiíicadas por la ley como delito o íaltas.
Lle·andose la edad penal a los 18 anos en enero de 2001. La Ley
21,8¯ supone ademas, para las Comunidades Autónomas, poder
asumir todas las competencias en materia de protección: la adopción, el
acogimiento íamiliar y las inter·enciones de la Administración ante
situaciones de malos tratos a menores.
7.2 Situación actual de la protección del menor en Lspaña
Ley organica 1,1996, de 15 de enero de Protección Jurídica del
menor. Reíorma las instituciones de protección del menor reguladas en
el Código Ci·il.
Distingue, dentro de la situación de desprotección social del menor
entre situación de riesgo y de desamparo. Que dan lugar a un grado
distinto de inter·ención pública. Ll «riesgo», se caracteriza por la
existencia de un perjuicio para el menor que vo alcanza la gra·edad
suíiciente para justiíicar su .e¡aracióv aet vvcteo favitiar, la inter·ención se
limita a intentar eliminar, dentro de la institución íamiliar los íactores
de riesgo.
Ln las situaciones de «desamparo», donde la grareaaa ae to. becbo.
acov.e;a ta e·traccióv aet vevor ae ta favitia, aquella se concreta en la
asunción por la entidad pública de la tutela del menor y la consiguiente
suspensión de la patria potestad o tutela ordinaria.

Ln nuestro Código Ci·il queda deíinida así en el Artículo 1¯2:
«Se considera como situación de desamparo la que se produce de
hecho a causa del incumplimiento, o del imposible o inadecuado
ejercicio de los deberes de protección establecidos por las leyes para
la guarda de los menores, cuando éstos queden pri·ados de la
necesaria asistencia moral o material».
Ll Artículo 2.2 de la Ley 3¯,1991 de Cataluna reíiere que se da la
situación de desamparo:

130

Cuando estan ausentes las personas a las cuales por ley corresponde
el ejercicio de las íunciones de guarda, o cuando estas personas
estan imposibilitadas para ejercerlas o en situación de ejercerlas con
gra·e peligro para la persona menor.
Cuando se aprecia cualquier incumplimiento o ejercicio inadecuado
de los derechos de protección establecidos por las leyes para la
guarda de menores o si íaltan los elementos basicos para el
desarrollo integral de su personalidad.
Cuando el,la menor presenta signos de malos tratos íísicos o
psíquicos, de abusos sexuales, de explotación u otros de naturaleza
analoga.

7.3 Iorma de intervención ante un caso de malos tratos
La Ley Organica 1,1996, regula los principios generales de
actuaciones írente a situaciones de desprotección social, incluyendo la
obligación de la entidad pública de in·estigar los hechos que conozca
para corregir la situación mediante la inter·ención de los Ser·icios
Sociales o, en su caso asumiendo la tutela del menor.
De igual modo, se establece, la obligación de toda persona que
detecte una situación de riesgo o posible desamparo de un menor, de
prestarle auxilio inmediato y de comunicar el hecho a la autoridad o sus
agentes mas próximos.
Artículo 13. Obligaciones de los ciudadanos y deber de reser·a.
1. 1oda persona o autoridad, y especialmente aquellos que por su
proíesión o íunción, detecten una situación de riesgo o posible
desamparo de un menor, lo comunicaran a la autoridad o sus
agentes mas próximos, sin perjuicio de prestarle el auxilio inmediato
que precise.
Proceso tipo de inter·ención ante un caso
¯.3.1 Iuentes de detección
Ser·icios Sociales ,Generales, especializados y salud,, Justicia
,Juzgados y liscalía,, Lducación ,Lscuelas iníantiles, Colegio, Instituto,,
Policía ,Municipal, Nacional y Guardia ci·il,, Salud ,Atención primaria,
lospital, Salud mental,.
¯.3.2 Derivación de la información:

131

- Ser·icio de Protección iníantil
- Ministerio liscal
- Juzgado de Guardia
- Policía de Menores
¯.3.3 Departamento de Menores:
- Apertura del expediente
- Iníormación y coordinación con otros ser·icios.
- Lstudio personal y socio-íamilia del menor ,1écnicos,.
- Valoración íamiliar ,nuclear y extensa,
¯.3.4 Valoración y propuesta de medida
´itvacióv ae ae.av¡aro o grare rie.go
Conlle·a la asunción de la tutela automatica por la
Comunidad Autónoma y la guarda pro·isional del menor e
iníormar al Ministerio liscal. La medida a adoptar que propone la
ley son:
- Acogimiento residencial
- Acogimiento íamilia extensa
- Acogimiento íamilia ajena
- 1utela ordinaria


132

¯.3.5 Registro unificado de malos tratos estadistico (RUMI)

Notiíicación a los padres, tutores o guardadores, en un plazo de
cuarenta y ocho horas.
Ln caso de oposición de los titulares de la Patria Potestad a las
resoluciones administrati·as en materia de protección de menores y
para determinar la necesidad de asentimiento en la adopción debera
pronunciarse Juzgado de Primera Instancia del domicilio de la entidad
protectora ,Capitulo V LLC,.
No sera necesaria la reclamación pre·ia en ·ía administrati·a.
Dice el Artículo ¯80 de la LLC que quien pretenda oponerse a una
resolución administrati·a en materia de protección de menores
presentara un escrito inicial en el que sucintamente expresara su

133

pretensión y la resolución a que se opone. Ll tribunal reclamara a la
entidad administrati·a un testimonio completo del expediente.
La ley 54,200¯, de 28 de diciembre, de Adopción internacional
modiíicó el Código Ci·il y recogió la posibilidad a los padres biológicos
de oponerse en el plazo de dos meses a las resoluciones
administrati·as cuando se resuel·a en ellas la guarda de su hijo
,acogimiento íamiliar o acogimiento residencial,, cuando se declare la
situación de riesgo del menor o cuando se les restrinja o suspenda a los
padres el régimen de ·isitas.
Artículo 1¯2 del Código Ci·il 3. La guarda asumida a solicitud de
los padres o tutores o como íunción de la tutela por ministerio de la
ley, se realizara mediante el acogimiento íamiliar o el acogimiento
residencial. Ll acogimiento íamiliar se realizara por la persona o
personas que determine la Lntidad Pública. Ll acogimiento
residencial se ejercera por el Director del centro donde se ha
acogido al menor.
Los padres o tutores del menor podran oponerse en el plazo de
dos meses a la resolución administrati·a que disponga el
acogimiento cuando consideren que la modalidad acordada no es la
mas con·eniente para el menor o si existieran dentro del círculo
íamiliar otras personas mas idóneas a las designadas`.
Artículo¯80 del Código Ci·il 1.La oposición a la resolución
administrati·a por la que se declare el desamparo de un menor
podra íormularse en el plazo de tres meses desde su notiíicación, y
en el plazo de dos meses la oposición a las restantes resoluciones
administrati·as que se dicten en materia de protección de menores.`
Durante dos anos, desde la íecha que se les notiíique la
resolución, los padres biológicos que ostenten la patria potestad
podran pedir el cese del desamparo al 1ribunal, si entienden que sus
circunstancias han cambiado.
Artículo 1¯2. ¯. Durante el plazo de dos anos desde la notiíicación
de la resolución administrati·a por la que se declare el desamparo,
los padres que continúen ostentando la patria potestad pero la
tengan suspendida coníorme a lo pre·isto en el número 1 de este
artículo, estan legitimados para solicitar que cese la suspensión y
quede re·ocada la declaración de desamparo del menor, si por
cambio de las circunstancias que la moti·aron entienden que se

134

encuentran en condiciones de asumir nue·amente la patria
potestad.
Igualmente estan legitimados durante el mismo plazo para oponerse
a las decisiones que se adopten respecto a la protección del menor.
Lste procedimiento se tramitara como juicio ·erbal según
Art.¯53 LLC.
Artículo ¯¯9. «Sera competente para conocer de los procesos a que
se reíiere este capítulo el Juzgado de Primera Instancia del domicilio
de la entidad protectora y, en su deíecto, o en los supuestos de los
Arts. 1¯9 y 180 del Código Ci·il, la competencia correspondera al
tribunal del domicilio del adoptante.
Artículo ¯80 «1. No sera necesaria la reclamación pre·ia en ·ía
administrati·a para íormular oposición, ante los tribunales ci·iles, a
las resoluciones administrati·as en materia de protección de
menores.
2. Quien pretenda oponerse a una resolución administrati·a en
materia de protección de menores presentara un escrito inicial en el
que sucintamente expresara su pretensión y la resolución a que se
opone.
3. Ll tribunal reclamara a la entidad administrati·a un testimonio
completo del expediente, que debera ser aportado en el plazo de
·einte días.
labitualmente ese expediente esta íormado por iníormes médicos,
educati·os, pero sobre todo por iníormes sociales que los diíerentes
trabajadores sociales han ido emitiendo desde las diíerentes
administraciones y ser·icios ante la situación de riesgo que en un
primer momento se encontraba el menor. Lstos iníormes
íacilitados por la administración encargada de la protección del
menor, pueden ser objeto de examen en juicio ·erbal e inter·enir
sus autores como testigos.
4. Recibido el testimonio del expediente administrati·o, se
emplazara al actor por ·einte días para que presente la demanda,
que se tramitara con arreglo a lo pre·isto en el Artículo ¯53.»
Artículo ¯81. «Sobre el procedimiento para determinar la necesidad
de asentimiento en la adopción

135

1. Los padres que pretendan que se reconozca la necesidad de su
asentimiento para la adopción podran comparecer ante el tribunal
que esté conociendo del correspondiente expediente y maniíestarlo
así. Ll tribunal, con suspensión del expediente, senalara el plazo que
prudencialmente estime necesario para la presentación de la
demanda, que no podra ser iníerior a ·einte días ni exceder de
cuarenta. Presentada la demanda, se tramitara con arreglo a lo
pre·isto en el Artículo ¯53.
2. Si no se presentara la demanda en el plazo íijado por el tribunal
se dictara auto dando por íinalizado el tramite. Dictada esta
resolución, no se admitira ninguna reclamación posterior de los
mismos sujetos sobre necesidad de asentimiento para la adopción
de que se trate».
´itvacióv ae rie.go:
Las actuaciones para paliar la situación de riesgo suele ser
eíectuado, por los Ser·icios Sociales de Base competentes.
Son medidas de protección aplicables a menores en situación de
riesgo entre otras son:
- Apoyo íamiliar
. Prestaciones económicas o en especie.
. Guarderías iníantiles
. Ayudas a domicilio
. Inter·ención técnica
- Guarda del menor
. Acogimiento residencial
. Acogimiento administrati·o
Seguimiento de los Ser·icios Sociales de base
´itvacióv ae vo rie.go:
- Cierre del expediente
- Deri·ación a Ser·icios Sociales de base.
7.4 Los Iactores del maltrato infantil.
Ll maltrato iníantil no se produce como un hecho aislado, el
maltrato es una sucesión de hechos, un continuo, un proceso en el que
inter·ienen numerosas ·ariables. Ln la actualidad, las in·estigaciones

136

coníirman que, excepto en situaciones extremas, es mas acertado hablar
de contextos maltratantes.
Lxisten una serie de situaciones sociales, íamiliares y personales
que pro·ocan y mantienen comportamientos maltratantes.
Arruabarrena y de Paul ,1988, en su libro Ll papel del 1rabajador
Social en el abordaje del problema del maltrato y abandono`, exponen
que conocer los íactores de maltrato para:
«1° Comprender el maltrato íísico. Ser capaz de llegar a considerar
que determinadas condiciones socio íamiliares y personales han
pro·ocado que un sujeto acabe comportandose así y que
posiblemente cualquier persona en las mismas condiciones realizaría
esa misma conducta. Se trata de comprender la situación y tener
una explicación de por qué esta sucediendo.
2° Poder detectar aquellas situaciones íamiliares en las que, aunque
no se haya producido aún ,o no se conozcan, ningún episodio de
maltrato, la presencia de un conjunto de íactores de riesgo o de
condiciones de los padres hace que exista un riesgo ele·ado de que
pueda aparecer el maltrato en cualquier momento.»
Por eso la in·estigación ira encaminada a determinar los
diíerentes íactores de riesgo para que se produzcan malos tratos y
abandono íísico. Siguiendo la propuesta de Paul Ochotorena ,de Paul,
1988,. La mayoría de los datos conocidos con respecto a estos lactores
de Riesgo se ha conceptuado en tres modelos diíerentes:
- 1 Modelo Sociológico.
- 2 Modelo Psicológico-Psiquiatrico.
- 3 Modelo centrado en la Vulnerabilidad del nino.
Me centraré en el Sociológico y en la ·ulnerabilidad del nino. Ln
la mayoría de los estudios realizados sólo se ha encontrado de un 10 a
un 15 por ciento de sujetos maltratadores que suíren algún tipo de
trastorno psíquico diagnosticable. La mayoría no son eníermos
mentales.
¯.4.1 Modelo Sociológico
Considera que el problema del maltrato tiene un origen social,
económico y cultural. Ln ese sentido y según diíerentes estudios los
íactores de riesgo serían:

13¯

- Suelen pertenecer a Clases Sociales muy bajas. Ll maltrato puede
producirse de manera similar en todos los estratos sociales, pero
sólo se conocen y detectan los de las clases sociales mas
desía·orecidas al ser las que acceden a los Ser·icios Sociales. Sin
embargo, el pertenecer a una Clase Social Baja, puede conlle·ar
problemas económicos, hacinamiento, íalta de acceso a la cultura y a
los medios de iníormación que potencian este tipo de patología.
- Situación Laboral. Ll Desempleo es un claro íactor de riesgo
asociado con precariedad económica. Aún teniendo una situación
laboral estable, el grado de insatisíacción laboral se asocia con el
tipo de castigo utilizado con los hijos. A medida que aumenta el
sentimiento de insatisíacción con el trabajo se utilizan mas castigos
íísicos se·eros y menos las técnicas de razonamiento ·erbal Belsky
,1984, cit en de Paul 1988,, con precariedad económica y
hacinamiento e importantes déíicit educati·os.
- Lstado ci·il de la madre. lamilias con una única íigura parental.
No existe la íigura del padre por separación o di·orcio. La madre
·i·e de manera inestable con un companero que no es el padre
biológico, siendo este en muchas ocasiones el perpetrador del
maltrato.
- Pobre soporte social. Lntendiendo por ello, pertenecer a una red
de relaciones sociales con derechos y obligaciones: la íamilia,
parientes, amigos, ·ecinos y companeros de trabajo.
Las íunciones son:
Apoyo Instrumental y Material. Bienes materiales o recursos
económicos: Vi·ienda, paro...
Apoyo Lmocional. Sentimiento de ser querido.
Apoyo Iníormacional. Ll grupo proporciona datos y opiniones
acerca del comportamiento del sujeto. Los miembros del grupo
social aportan ademas:
Control de la conducta parental. Se puede iníluir reíorzando o
sancionando en las practicas de crianza y disciplina que un padre
utiliza con sus hijos.
Pro·isión de modelos de rol parental.

138

- 1ipo de constitución íamiliar. Según diíerentes estudios el excesi·o
número de hijos, el escaso espaciamiento entre ellos y la presencia
de ·arios ninos pequenos en el hogar, pueden suponer una carga de
estrés importante para los padres y pro·ocar alteraciones en las
relaciones paterno íiliales.
- Ni·el de ajuste marital. Mas probabilidad cuando el conílicto
marital es írecuente. Ademas del maltrato a los ninos este se
produce también entre los cónyuges ,siempre del marido hacia la
mujer. Ll castigo íísico hacia los ninos es algo socialmente mas
aceptado que la ·iolencia íísica hacia el cónyuge, desplazandose la
agresi·idad hacia el nino.
- Ciclo intergeneracional de malos tratos. Aproximadamente el 30 °
de los sujetos que han suírido malos tratos en su iníancia, repiten
este comportamiento con sus hijos. Los sujetos que maltratan a sus
hijos han tenido una iníancia caracterizada por el castigo exagerado,
por el rechazo emocional o por el abandono aíecti·o.
-Ll entorno social también interactúa con la íamilia y el menor:
Alta mo·ilidad social y emigración.
Las actitudes sociales hacia la iníancia y la educación. Actitud
hacia el castigo íísico.
Actitud hacia la íamilia, la mujer, la paternidad-maternidad.
¯.4.2 Modelo Psicológico-Psiquiátrico
Los íactores de riesgo serían:
- Problemas Psicopatológicos. Depresión. Alcoholismo.
Drogodependencias.
- Alto grado de impulsi·idad
- lalta de capacidad empatica.
- Poca tolerancia al Stress.
¯.4.3 Modelo centrado en la vulnerabilidad del niño
Los casos de maltrato ,íísico especialmente, se suelen centrar en un
solo nino en particular, quedando el resto, en muchos casos, sin suírir
ningún problema gra·e. Lxisten una serie de condiciones que íacilitan
el que sean unos determinados ninos, y no otros las ·íctimas:

139

- Lmbarazos no deseados: relaciones extramatrimoniales, madres
adolescentes solteras, nacidos tras la separación.
- Ninos atípicos: prematuros y,o con bajo peso al nacer: íísicamente
menos agradables, llanto arrítmico y de tonalidad alta y necesidad de
cuidados especiales. Ninos que suíren algún tipo de deíecto íísico o
psíquico. Ninos con eníermedades írecuentes y se·eras.
- Ninos diííciles: hiperacti·o, menos sociables, con problemas de
alimentación o ritmo de sueno.
«Ll maltrato Iníantil esta determinado de manera múltiple por
íuerzas que actúan en la íamilia, en el indi·iduo, en la comunidad y en
la cultura en la que ese indi·iduo y íamilia estan implicados» J Belsky
,1980, cit. en de Paul 1988,.
Uno solo de los íactores no ·a a propiciar el maltrato. 1ampoco se
tienen que presentar todos, para que se de el mal trato. lay íamilias que
poseyendo ·arios íactores no maltratan a sus hijos y mantienen una
buena relación con ellos, gracias a la existencia de otros íactores
positi·os que compensan el eíecto de los de riesgo.
Cada grupo proíesional tiene acceso pri·ilegiado, por las propias
características de la labor que realiza, a iníormación especííica sobre
determinados aspectos de la íamilia. Así por ejemplo, puede suponerse
que los proíesionales del contexto educati·o poseen un conocimiento
certero de aquellos aspectos reíeridos al estatus e·oluti·o del nino, sus
características comportamentales, y el grado de atención que muestran
los padres hacia el area íormati·a. Por su parte, desde el ambito
pediatrico se poseera o podra poseerse un conocimiento preciso del
estado íísico del nino,a, siendo esto igualmente aplicable a los
proíesionales de la Salud mental en relación al estatus emocional y
cogniti·o de los diíerentes miembros de la íamilia. Ls necesario por
tanto recoger aquella iníormación especííica que se posea de cada
ambito proíesional.
7.S Papel de 1rabajadores Sociales en el abordaje del maltrato
Los 1rabajadores Sociales constituyen uno de los colecti·os
proíesionales mas importante en las tareas de Inter·ención ante malos
tratos:
- Son proíesionales que realizan su trabajo cotidiano asociado a
situaciones de marginación social, en contextos maltratantes.

140

Ademas de canalizar diíerentes iníormaciones sobre la íamilia y el
menor: Los 1.S. de los Ser·icios Sociales de base intercambian sus
iníormaciones con los de Lducación, Sanidad y con otros
proíesionales. Ll 1.S. ha de saber identiíicarlos.
- Son proíesionales que por su íormación pueden contactar de
manera positi·a con las íamilias, ademas de conocer sus problemas
y la situación que les rodea.
Lsta capacidad de establecer una buena relación con las íamilias es
uno de los requisitos basicos y íundamentales para que la labor de
rehabilitación de las situaciones de malos tratos y abandono
proporcione resultados positi·os.
- Pre·ención. Apoyo íamiliar y de mo·ilización de recursos.
- Detección de los malos tratos y las situaciones de riesgo. Canalizan
las iníormaciones: íamiliares, ·ecinos, Lducación, Sanidad...
- Inter·ención. Una ·ez ·alorada la situación:
. Situación de riesgo, son los encargados de aplicar las medidas
correctoras y hacer el seguimiento de las íamilias, cooperando con
otro ser·icios: educación, ser·icios sanitarios...
. Situación de desamparo, con posibilidad de retorno del menor a
su íamilia. 1rabajo con la íamilia para posibilitar la reinserción del
mismo a su entorno.
Los 1.S., desde las distintas Instituciones: Ayuntamientos,
Lducación, Sanidad, C. Autónomas, Centros de Protección, Juzgados,
aportan, una disposición proíesional al trabajo inter institucional,
intentando acoplar todos los recursos disponibles en la comunidad para
la pre·ención de los malos tratos dentro de la íamilia, detectarlos
mediante el estudio, el diagnóstico de la íamilia y una ·ez detectados
inter·enir en el tratamiento de la íamilia.
Los 1.S inter·ienen tanto en atención primaria como en los
equipos in·estigación, diagnóstico y tratamiento de atención especiali-
zada. Ln los Centros de Protección, en los equipos de acogimiento y
adopción, así como asesorando a los jueces en estas materias.
7.6 Las necesidades infantiles según Barudy y Dantagnan
(200S)

141

1odas las ninas y todos los ninos tienen el derecho de ·i·ir en
condiciones y contextos donde sus necesidades puedan satisíacerse`.
Según este autor las necesidades que deberían de ser cubiertas de los
menores serían las siguientes:
¯.6.1 Las necesidades fisiológicas
Los ninos tienen derecho a la satisíacción de sus necesidades
íisiológicas basicas:
Lxistir y permanecer ·i·o y con buena salud
Recibir comida en cantidad y calidad suíicientes
Vi·ir en condiciones adecuadas
Lstar protegido de los peligros reales que pueden amenazar su
integridad
Disponer de asistencia médica
Vi·ir en un ambiente que permita una acti·idad íísica sana
¯.6.2 Las necesidades de lazos afectivos seguros y continuos
Para lograr la salud mental de un nino, hace íalta asegurarle lazos
aíecti·os de calidad -de buen trato- incondicionales, estables y
continuos Bowlby, Spitz, Berger, Barudy, Stern y Cyrulnik ,19¯2, 19¯8,
1992, 1998, 199¯ y 1994 respecti·amente op. Cit. en Barudy y
Dantagnan, 2005,.
Las inter·enciones de los Ser·icios Sociales destinadas a
ayudar` a los ninos estan basadas en lo que M. Berger ,2003 op. Cit.
en Barudy y Dantagnan, 2005, denomina la ideología de los ·ínculos
íamiliares biológicos`.
A ·eces el nino es considerado como un paquete que puede ser
en·iado de un lado a otro, sin tener en cuenta que, como ser ·i·o, se
·incula aíecti·amente con las personas adultas que ejercen de
cuidadores.
Los múltiples cambios de lugar de los ninos se deciden por
razones administrati·as o judiciales sin preocuparse mucho de sus
necesidades ni de una continuidad de ·ínculos aíecti·os signiíicati·os
para construir su identidad. Los ninos son transíeridos de un lugar a
otro, perdiendo así en este proceso episodios signiíicati·os de su
biograíía. Lstos procesos destructi·os, que pro·oca lo que hemos

142

llamado el síndrome del peloteo`, ía·orecen el desarrollo de uno de
los trastornos mas gra·es del apego: el apego desorganizado
Lstas perturbaciones producen ninos desconíiados, con
comportamientos disrupti·os y ·iolentos, incapaces de crecer con los
demas y para los demas. Lstas perturbaciones diíicultan el trabajo
terapéutico y educati·o, sobre todo en la adolescencia. Los adolescentes
con este tipo de trastorno terminan estigmatizados con los responsables
de su suírimiento y cuando sus trastornos de comportamiento
perturban el orden social con castigados y excluidos Barudy y
Dantagnan ,2005,.
¯.6.3 Las necesidades cognitivas
Los ninos y las ninas son sujetos de conocimiento. Deben
satisíacer sus necesidades cogniti·as porque tienen necesidades de
comprender y de encontrar un sentido al mundo en el que deben ·i·ir,
adaptarse y realizarse.
Ll nino debe ser estimulado y ayudado en el desarrollo de sus
órganos sensoriales, su percepción, su memoria, su atención, su
lenguaje, su pensamiento lógico y sobre todo su capacidad de pensar y
de reílexionar. Los adultos han de aportar a los ninos la estimulación y
las iníormaciones necesarias para que puedan comprender el sentido de
la realidad, reconociéndose en ella y distinguiendo su medio de ·ida.
Ln un modelo de buen trato, los adultos signiíicati·os haran
todo lo posible para satisíacer las necesidades cogniti·as de
estimulación, de experimentación y de reíuerzo.
¯.6.4 Las necesidades sociales
Para llegar a ser una persona, el nino y la nina tienen derecho a
inscribirse en una comunidad, para desarrollar un sentimiento de
alteridad y de pertenencia, y disírutar de protección y de apoyo social. A
medida que desarrolle su autonomía, sera el nino quien participara
directamente en las dinamicas relacionales con su entorno social.
Para íacilitar el desarrollo de las potencialidades sociales de los
ninos, los adultos deben contribuir en la satisíacción de tres tipos de
necesidades especííicas: comunicación, consideración y estructura.
A tra·és de la comunicación los ninos reciben las iníormaciones
indispensables para situarse en su historia y en el contexto socio-
cultural al que ellos, su íamilia y su grupo pertenecen.

143

Igualmente, el nino necesita un reconocimiento y consideración,
para así aprender a sentirse parte de una colecti·idad y ·i·ir en
sociedad.
Por último, el nino tiene derecho a aprender a comportarse de
acuerdo con las normas sociales de su cultura, pero también a rebelarse
si las normas son injustas.
¯.6.5 La necesidad de valores
Los ninos y las ninas tienen derecho a creer en ·alores que les
permitan sentirse parte de su cultura.
La comunicación de ·alores colecti·os que ensenan a los ninos y
a las ninas el respeto a la ·ida, a los seres ·i·os y a los derechos
humanos de todos y todas es íundamental para que un mundo sin
·iolencia sea posible.
7.7 Criterios que aconsejarian una medida de desamparo
(Barudy y Dantagnan, 200S)
Según los autores Barudy y Dantagnan ,2005, írente a la
incompetencia parental, lo principal es asegurar la protección de los
ninos y ninas oíreciéndoles un medio de acogida ,íamilia o centro,
capaz de proporcionarles los aportes materiales, aíecti·os y sociales de
la íunción parental.
Para que los técnicos de Ser·icios Sociales propongan la medida
de desamparo los menores no tienen que tener cubiertas las necesidades
descritas anteriormente.
Otra clasiíicación de criterios para decidir el desamparo la
proponen Paul y Arrubarrena ,2001, :
Ll nino se encuentra pri·ado de la necesaria asistencia moral y
material en los siguientes aspectos:
Super·i·encia: alimentación, calor, sueno, higiene, salud,
protección contra peligros.
Desarrollo aíecti·o: seguridad emocional con una íigura de
apego, ·aloración positi·a.
Desarrollo social: interacción social placentera, establecimiento
de límites a su conducta.
Desarrollo cogniti·o: juego, oportunidades de exploración segura
de entornos ·ariados, comprensión de la realidad.

144

La íalta de cumplimiento de las obligaciones que la ley reconoce
a los padres para con los hijos ,incumplimiento, cumplimiento
inadecuado o imposible,:
Atenderle, educarle, protegerle y tenerle en su companía.
Condiciones peligrosas en la íamilia.
Los criterios generales para decidir la acción legal de desamparo
siguiendo la propuesta de Paul y Arrubarrena ,2001, serían:
Desamparo ,protección no ·oluntaria tutela,:
Dano potencial para el nino
- Condiciones peligrosas en la íamilia para el nino.
- Riesgos para el nino ,·ulnerabilidad,.
- Insuíicientes íactores de control inmediatos.
Cooperación insuíiciente de los padres ,suíiciente: en relación a la
·ulnerabilidad del nino en ese momento,.
- No disponibilidad y capacidad de los padres.
- No conciencia basica del problema.
- No acuerdo suíiciente entre los padres y el técnico.
- No íiabilidad del compromiso de los padres.
Riesgo de desamparo ,protección ·oluntaria: acuerdo con los
padres,:

7.8 Criterios para decidir la separación definitiva de su familia
(Paul y Arrubarrena, 200J)

Gra·e dano potencial para el nino de un internamiento
institucional de larga estancia, al no pre·erse la modiíicación en la
íamilia a largo plazo de las circunstancias que ocasionaron su ingreso.
Diíicultades en el control sobre la íamilia biológica por parte de
los ser·icios sociales.
Situación íamiliar irre·ersible por los íracasos de los esíuerzos
realizados por los ser·icios sociales, sanitarios y educati·os desde que
nació el menor para que la íamilia biológica cambiara en su dinamica y
atención a los menores.

145

Disponibilidad de una alternati·a mejor para el nino que un
internamiento de larga duración: una íamilia adopti·a. 1eniendo en
cuenta su edad era posible encontrarle una íamilia sustituta.

146

8. LA IN1LRVLNCIÓN DL LOS 1RABAJADORLS
SOCIALLS LN LA INVLS1IGACIÓN DL ABUSOS
SLXUALLS A MLNORLS
Los trabajadores sociales inter·ienen proíesionalmente en muchos
campos relacionados con menores: ser·icios sociales de atención
primaria, centros de salud, educación, ser·icios de protección de
menores, en centros de protección de menores, casas de acogida de
mujeres, teléíonos de emergencia social ,mujer, menores, ancianos, y en
equipos técnicos judiciales entre otros.
Ll 1rabajador Social es el primer técnico, junto a la policía
,municipal, nacional, o guardia ci·il, del ser·icio público al que en
ocasiones acude la población para re·elar el abuso sexual a un menor.
Ln el caso de los 1rabajadores Sociales esta re·elación se hace en el
contexto de la inter·ención diaria con los usuarios y no siempre existe,
como en el caso policial, la intención de denuncia por parte de quien
realiza dicha re·elación.
Una re·elación de este tipo paraliza al técnico en el que se deposita
el secreto, no sabiendo este como actuar. Ls imprescindible que el
1rabajador Social tenga unas nociones claras de qué hacer cuando se
enírenta a una situación así.
Ls imprescindible la coordinación entre las instituciones ,policía,
teléíonos de emergencia social, ser·icios sanitarios, protección de
menores, sistema judicial, oíicinas de atención a las ·íctimas, y los
agentes que inter·ienen con el menor, estableciendo protocolos donde
se asignen unas íunciones claras a cada ser·icio.
Uno de los aspectos mas importantes para el estudio y ·aloración de
los abusos sexuales es la recogida del testimonio en las primeras
declaraciones del menor, para preser·ar con ello la memoria del nino lo
mas intacta posible, sin que halla interactuado múltiples ·eces y con
diíerentes personas ,proíesionales, íamiliares o amigos,, que producen
una distorsión en el relato e incluso pueden ir modiíicando los hechos,
realizando preguntas inducti·as o sugerentes al menor.
La Psicología de la memoria cuenta con múltiples estudios que
demuestran el papel negati·o que juega el paso del tiempo sobre el
recuerdo. Cuanto mas tiempo pasa entre la íase de aprendizaje y la
prueba, peor es el rendimiento de los sujetos. Ls decir la memoria se
des·anece ,Ruiz, 2002,. La importancia de la inter·ención de los

14¯

1rabajadores Sociales y de la Policía en los asuntos relacionados con
abusos sexuales radica en que suelen ser los primeros proíesionales que
tienen acceso al menor cuando se re·ela el abuso y que son
íundamentales estas primeras inter·enciones con la ·ictima-testigo .
Cada ·ez que se recuerda un suceso la huella de memoria que lo
representa se reconstruye, Alba y lacer ,1983, cit. en Manzanero,
199¯,, lo que implica que con cada recuperación los recuerdos se ·an
transíormando mediante la incorporación de nue·os datos y la
reinterpretación de los ya existentes. Por anadidura con cada pregunta
se proporciona al menor un conocimiento que se incorpora a la
memoria, Diges ,op. cit. en Manzanero, 199¯,, y el relato del suceso
perdera la espontaneidad que se esperaría de un relato sobre algo real,
adquiriendo características que podrían decirse propias de un relato
íabricado, Suangas y Jonson, Manzanero ,1988,1994 respecti·amente
op. cit. en Manzanero, 199¯,. De esta íorma transcurrido un
determinado período de tiempo y habiéndose preguntado al menor un
número de ·eces sera imposible analizar el contenido de sus
declaraciones en un intento de encontrar algún rasgo asociado con la
credibilidad.
Los errores de las entre·istas pre·ias pueden iníluenciar la
declaración, aunque se emplee una técnica adecuada, dicen Steller y
Boychuk ,1992, cit en Garrido y Masip, 2001,, por eso resaltan la
con·eniencia de entre·istar al nino tan pronto como sea posible, con lo
cual reducimos alteraciones en su memoria pre·ias a la entre·ista
íorense debido a con·ersaciones con otras personas sobre el abuso.
Ln cuanto a la idoneidad de la proíesión ,1rabajo Social, para la
realización de este tipo de inter·enciones, di·ersos especialistas en la
materia apoyan la misma, tanto en la recogida de la iníormación
,entre·ista con el tutor sobre el menor y su entorno, entre·ista con el
menor abusado,, como en la íase de in·estigación de .vati.i. aet
Covteviao ßa.aao ev Criterio.

,Criteria Based Content Analysis, CBCA,
,Steller y Koehnken, 1994,. La propuesta de los expertos es la
íormación en esta materia, consiguiendo con ello la especialización
necesaria mediante la utilización de técnicas y protocolos que garanticen
una inter·ención ·alida para el procedimiento judicial y en la que se
intente perjudicar lo menos posible al menor, e·itando la repetición de
entre·istas, que pro·ocan en el nino una nue·a agresión por parte de
las instituciones y los proíesionales ,·ictimación secundaria,. Para e·itar

148

la repetición de entre·istas es necesario la grabación en un soporte
audio o ·ídeo, siendo el ·ídeo, cuando sea posible, el modelo de
registrar dicha entre·ista.
Ln este sentido recuerdo un caso en el que inter·ine como miembro
del equipo psico-social adscrito a los Juzgados en el que una menor de
6 anos reíirió ser objeto de abusos sexuales por parte de su padre. La
menor íue entre·istada durante dos anos que duró el proceso ci·il y
penal por ocho especialistas ,siete psicólogos y una trabajadora social,
que asesoraron como expertos a los 1ribunales. A partir de este caso el
equipo se planteó la utilización de los sistemas de grabación en ·ideo de
las salas de juicios, instalados gracias a la implantación de la nue·a Ley
de Lnjuiciamiento ci·il, para realizar las entre·istas a menores objeto de
presuntos abusos sexuales, a partir de ese momento, se graban las
entre·istas y son las grabaciones las que se ceden a los diíerentes
peritos cuando el Juez admite las periciales, para que sobre ellas se
hagan los estudios y ·aloraciones.
Resultan de gran interés las aportaciones realizadas por Ray Bull
,199¯, acerca de este tema. Ray Bull es Psicólogo in·estigador desde
hace 20 anos en di·ersos organismos legales y policiales britanicos, su
contribución mas importante ha sido el diseno de íormas apropiadas
para guiar las entre·istas con los menores. Con su colaboración, el
Ministerio de Interior Britanico publicó en 1992 un Memorandum de la
Buena Practica de las Lntre·istas a Ninos 1estigos en Procedimientos
Penales mediante cintas de ·ídeo.
Lste protocolo ·a dirigido a obtener declaraciones ·alidas de ninos,
orientando en sus actuación a los entre·istadores, y se enumeran las
siguientes proíesiones a las que ·a dirigido el protocolo: Policía,
1rabajadores Sociales, Abogados, Psicólogos,....`
Ln LLUU, el Lstado de Michigan ha elaborado un Protocolo de
Lntre·ista lorense` para realizar las inter·enciones con menores
abusados sexualmente y curiosamente, en el ejemplo de inter·ención
del técnico, en la parte de presentación al menor objeto de abusos
sexuales, recomienda la siguiente írase: lola, me llamo---------. Soy
oíicial de policía-detecti·e, trabajador social y parte de mi trabajo es
hablar con ninos sobre cosas que les han pasado.`,1998,. Ls tan
habitual que sean los policías y los trabajadores sociales quienes realizan

149

estas entre·istas en Lstados Unidos que hasta en el ejemplo de
protocolo se indica.
Ln cuanto a la ·aloración de la declaración del abuso sexual Steller y
Koehnken ambos in·estigadores de esta técnica, realizan la siguiente
maniíestación: Ll conocimiento del analisis de declaraciones basado
en criterios y sus presupuestos subyacentes e implicaciones para las
técnicas de entre·ista es especialmente importante y útil en las primeras
íases de la in·estigación. Por tanto, los in·estigadores policiales,
trabajadores sociales, y trabajadores de caso deben ser entrenados en las
técnicas de e·aluación e in·estigación del analisis de declaraciones
basado en criterios.` ,Steller y Koehnken, 1994,.
Ll analisis de las declaraciones comprende según Steller ,1994, el
estudio de:
Analisis de las declaraciones del testigo iníantil.
Analisis de los posibles moti·os del testigo para hacer una acusación
íalsa.
Analisis del contenido de la declaración misma.
La e·aluación de la moti·ación comprende el estudio del menor y su
entorno para conocer las relaciones íamiliares antes de la denuncia y si
es posible, determinar si se esta dando o no unos beneíicios para el
menor o su entorno con la interposición de esa denuncia. Los
1rabajadores Sociales próximos al núcleo íamiliar son quienes conocen
habitualmente muchos de los datos necesarios para esta in·estigación.
La íinalidad de la entre·ista con un menor abusado es la de e·aluar
di·ersas alternati·as sobre las alegaciones del nino sobre el presunto
abuso, el entre·istador debe preparar minuciosamente la entre·ista para
obtener la maxima iníormación posible sobre el abuso, sobre la
capacidad de la ·íctima, sobre su moti·ación para decir la ·erdad,
mentir o dejarse iníluir. Ll abuso sexual se debe interpretar en el
contexto del ambiente y de la ·ida del nino, del denunciante, del
supuesto agresor y de las personas signiíicati·as para el nino, por tanto
la in·estigación de un abuso sexual requiere reunir iníormación
comprehensi·a del trasíondo o de la historia de cada indi·iduo
implicado en la denuncia con dos objeti·os. Ln primer lugar, para
ayudar a e·aluar la credibilidad y de la alegación del nino clariíicando
todos y cada uno de los íactores que pueden haber precipitado dicha
alegación. Ln segundo lugar, para clariíicar los íactores que pueden

150

haber iníluido o modiíicado el recuerdo del nino Da·ies, Lamb,
Sternberg y Lsplín, Mapes, Myers ,1996, 1998, 1995, 1992
respecti·amente, citados en Cantón y Cortés, 2000,.
Por tanto, parece adecuado que los 1rabajadores Sociales conozcan
las técnicas que se utilizan en la in·estigación de los abusos sexuales ya
que su inter·ención puede consistir tanto en la entre·ista con el menor
abusado, su tutor y estudio del entorno íamiliar del nino, como en el
analisis de las declaraciones y del contenido de un menor abusado
sexualmente, siendo aconsejable cuando sea posible la
interdisciplinariedad ,1rabajador Social, Psicólogo, Médico lorense,
Policía...,. Ln Lspana, la in·estigación judicial de abusos sexuales a
menores se realiza por los equipos técnicos adscritos a los juzgados. Ll
1ribunal puede solicitar esta inter·ención pericial al psicólogo, al
trabajador social o al equipo técnico compuesto por psicólogo y
trabajador social. Aunque hay técnicos que realizan este tipo de
periciales solos, sobretodo cuando el asunto no tiene la caliíicación de
sumario y sólo se necesita un técnico para la ·aloración, la mayoría de
las inter·enciones se realizan por dos técnicos, siendo muy
recomendable la interdisciplinariedad, es decir la inter·ención de un
trabajador social y un psicólogo, y en contacto directo con el médico
íorense en caso de que haya sido necesaria su inter·ención.
1ambién se realiza el estudio y ·aloración de los abusos desde los
Ser·icios Sociales de Protección de Menores de las Comunidades
Autónomas, en ocasiones, son los 1rabajadores Sociales de Atención
Primaria, los de los Centros de Salud y los del ambito de Lducación,
entre otros, quienes deri·an los casos a esos ser·icios. Lstos
1rabajadores Sociales estan próximos a la íamilia y en muchas ·eces
conocen y han inter·enido por diíerentes moti·os con el grupo íamiliar
del menor y con el del agresor, si se trata de un agresor íuera de la
íamilia, ademas de la proximidad geograíica para la inter·ención. Una
propuesta ·alida, sería la participación interproíesional del 1rabajador
Social y,o Policía que des·ela el caso, con el proíesional encargado de
la inter·ención en abuso, bien de Protección de Menores o de la
Administración de Justicia trabajando de manera coordinada en la
in·estigación del mismo.
8.J Ilujo de la información de abusos sexuales

151

Cuando no hay pruebas íísicas, o estas no son contundentes para
identiíicar al agresor, es íundamental el testimonio del menor, para
·alorarlo es importante, que el menor no haya inter·enido en múltiples
entre·istas repitiendo el relato de los hechos.

1ambién se necesita conocer el contexto en el que se han
producido los mismos. Por lo tanto cualquier protocolo debe recoger
que quien realice la recogida del testimonio del menor debe estar
preparado para hacerlo, debe hacerlo próximo en tiempo a la re·elación
del abuso, debe hacerse grabado en audio o ·ideo, para que pueda
ser·ir para el procedimiento judicial como prueba. Sobre este ·ideo se
podra realizar posteriormente el estudio pericial judicial, así como las
posibles inter·enciones técnicas que se necesiten en las instancias
judiciales: iníormes periciales de parte, nue·os iníormes requeridos en
los siguientes procedimientos que puedan deri·arse de la declaración
del menor.
Por ejemplo el testimonio puede haberse recogido en un ser·icio
social ,sanitario, escolar..., y después pase en primer lugar al sistema
judicial a un procedimiento ci·il de separación, cuando por ejemplo, el
padre sea el presunto agresor, de ahí pasara al Juzgado de Instrucción,
para que se ·alore el delito, una ·ez instruido pasara al Juzgado de lo
Penal o Audiencia Pro·incial y de ahí, si se recurre la sentencia, al
1ribunal Supremo. Ln cada íase es posible que se requiera el testimonio
del menor en múltiples ocasiones, bien directamente o bien a tra·és de
proíesionales a los que se requiere para que ·aloren la ·eracidad del
testimonio del nino. Pues bien, con la grabación en ·ideo, lo que pasara
de proíesional en proíesional sera el ·ideo, no el menor, con lo que
e·itaremos la agresión institucional-proíesional hacia el menor, de tener
que repetir en numerosas ocasiones la ·erbalización de la agresión.
Ln cuanto a las características de la persona que recoja ese
testimonio no tiene tanta importancia la proíesión de origen de la
misma, como su preparación en técnicas de recogida de testimonios de
ninos que hayan sido objeto de abusos sexuales. Lo interesante en este
tipo de asunto es que el primer proíesional al que tenga acceso el
menor recoja el testimonio del nino de íorma sea ·alido para el sistema
judicial, y que se grabe. Por proximidad a los ciudadanos, nos
encontramos que suele ser la policía, guardia ci·il, trabajadores sociales,

152

maestro, psicólogos, médicos-pediatras quienes suelen recoger estas
primeras iníormaciones. Para realizar la grabación a un menor de edad
sera necesario el consentimiento del tutor, en caso de que el tutor o
tutores estén implicados en el delito, se iníormara al ser·icio de
protección de menores del lugar donde hayan sucedido los hechos
sobre dicha grabación.
Para la ·aloración de la credibilidad del testimonio de un menor
es importante también el conocimiento del contexto de ese menor y su
íamilia, en muchas ocasiones el trabajador social de atención primaria
suele conocerlo, quien podra ayudar a estudiar el caso, junto con el
policía que inter·enga, al técnico de protección de menores o de los
Juzgados que tenga que realizar el estudio íorense.
La mayoría de los abusos sexuales a menores no llega al sistema
judicial, suele quedarse en un secreto guardado entre el agresor y la
·íctima y si trasciende, no suele pasar del ambito íamiliar. Cuando sale
al exterior, estos suelen ser los pasos por los que habitualmente transita
la iníormación del nino, repitiéndola cada ni·el.
Madre, padre, íamiliar, amigo:
Ll Juzgado de guardia, comienza la in·estigación del asunto para
luego deri·arlo al juzgado que le corresponda, en cualquiera de los dos
juzgados, el Juez solicitara declaración de las partes implicadas en el
asunto, denunciante, denunciado, ·íctima y testigos y periciales al:
Médico íorense de guardia. Lxplorara al menor en el caso de que
pudiera haber pruebas íísicas, semen en cuerpo o ropa, ·ello,
hematomas u otras lesiones producidas por el agresor. Ls
imprescindible esta exploración en las 48 horas siguientes a la agresión,
para la recogida de muestras para la identiíicación del agresor.
Lquipo psico-social íormado por Psicólogos y 1rabajadores
Sociales para la ·aloración del testimonio del menor sobre la agresión.
Lntre·istara como mínimo al denunciante, a la madre o al tutor, si no
es el agresor o encubridor y al menor sobre los abusos.
Lxploración del menor. Dependiendo de la edad, cuando es muy
pequeno, a ·eces es suíiciente con la entre·ista mantenido con el
técnico ,Psicólogo o 1rabajador Social, grabada en ·ideo, en otras es
necesaria la declaración judicial. Ln la misma estan presentes, el Juez, el
Secretario Judicial, el liscal, y el abogado de la deíensa. Ll padre o tutor
acompanara al menor como representante legal del mismo, cuando este

153

no aparezca como implicado en los abusos. Ll Secretario Judicial
le·anta acta. Dirige la exploración el Juez y una ·ez íinalizada, tanto el
liscal como el abogado de la deíensa puede solicitar aclaraciones sobre
los presuntos hechos, a ·eces el Juez, cuando los padres se sospeche
que puedan estar implicados en la agresión solicitara que un técnico
,1rabajador Social, Psicólogo, Lducador..., acompane al menor durante
esta exploración. Ln ocasiones es el menor quien solicita ese
acompanamiento por haber establecido coníianza con el técnico.
Policía Nacional, Municipal, Guardia Ci·il ,LMUML,.
In·estigación de los hechos, entre·istas con los implicados,
denunciante-es, denunciados, menores, testigos:
Deri·ación al juzgado de guardia.
liscalía. Diligencias iníormati·as:
Policía Nacional o Guardia Ci·il ,LMUML,. In·estigación de los
hechos, entre·istas con los implicados, denunciante-es, denunciado-os,
menores, testigos.
Deri·ación al Juzgado de guardia.
Oíicina de Atención a las Víctimas: Psicólogo, 1rabajador Social
y Abogado. Lntre·istara al denunciante.
Juzgado de guardia
liscalía
Ser·icio de protección de menores
Ser·icio de Protección de Menores: Psicólogo, 1rabajador Social
y Lducador. Lstudio y ·aloración del caso, en caso de sospechas de
abuso sexual deri·ación al Juzgado de guardia. Lntre·istara al menor, al
denunciante como mínimo.
Sistema sanitario: Médico, A1S, 1rabajador Social, Psicólogo,
Psiquiatra.
Juzgado de guardia. Cuando se trate de una agresión con indicios
íísicos se comunicara al Juzgado de guardia, desplazandose el médico
íorense a la institución sanitaria para la recogida de muestras, cuando se
presuma que puedan existir, así como para la ·aloración íorense.
liscalía
Protección de menores
1eléíono de urgencias sociales: 1rabajador Social, Psicólogo

154

Juzgado de guardia
liscalía
Protección de menores
Sistema educati·o: Maestro, 1rabajador Social, Pedagogo, Psicólogo
Juzgado de guardia
liscalía
Protección de menores
Ser·icios sociales de atención primaria: 1rabajador social, Lducador.
Juzgado de guardia
liscalía
Protección de menores
Psicólogos, Médicos, Psiquiatras en el ejercicio libre de la proíesión
Juzgado de guardia
liscalía
Protección de menores
8.2 ,Cuando derivar un caso de presuntos abusos sexuales al
departamento de protección de menores y cuando al
juzgado de guardia?
1rabajo de coordinación con el Ser·icio de Protección de
menores del Gobierno de La Rioja, Psicóloga ,Valganón, y 1rabajadora
Social de Los Juzgados de Logrono ,Ruiz, 2006.
Cuando haya indicios claros de agresión:
lay un parte médico
Ll nino lo ha ·erbalizado
lasta ese momento los Ser·icios Sociales de atención Primaria
podran realizar:
1rabajo de pre·ención con el menor y la íamilia. Orientación
sobre contactos íísicos adecuado y no adecuados.
In·estigación de la dinamica íamiliar.
Recoger los testimonios de los adultos sobre el tema.
Realizar entre·istas de rastreo con el Centro de Salud, Colegio...
Procurar realizar las mínimas inter·enciones con el menor.

155

Ln caso de acceder al testimonio del nino por coníianza o por
oportunidad:
Normalizar esa recogida de iníormación, e·itando trasmitir al
menor a tra·és de nuestro comportamiento o comentarios, nuestra
angustia, miedo, rechazo al hecho...
Recoger en soporte de audio o ·ideo la entre·ista.
Realizar preíerentemente preguntas abiertas y no sugerentes
sobre los posibles abusos.
Ln·iar el abuso a Protección de Menores especialmente:
Si el abuso se da dentro de la íamilia siendo el presunto agresor
cualquier miembro de esta.
Si el agresor es de íuera de la íamilia pero esta lo minimiza y el
menor ademas sigue en situación de exposición al delito.
Ln·iar al Juzgado cuando haya indicios claros:
Siendo el agresor una persona ajena a la íamilia y los tutores
desean denunciar.
Gra·e riesgo para el menor, el agresor es un íamiliar y sea
necesaria una medida judicial para proteger al nino.
8.3 Ll espejo unidireccional y la grabación en video
Lste apartado que a continuación se expone han sido recopiladas
por el equipo técnico de los Juzgados de Logrono dentro del estudio
que se realizó para la petición de instalaciones a la dirección de los
Juzgados ,Valganón, Pardo, Valenzuela y Ruiz, 2004,.
Antecedentes históricos en el uso de espejo unidireccional y,o
grabación en ·ideo
Ln Lstados Unidos la grabación en ·ídeo se ·iene empleando hace
tiempo. Ll Departamento de Protección de Menores ,Center íor Child
Protection Department, del Children´s lospital and lealth Center de
San Diego ,Caliíornia, ·iene realizando desde 19¯3 entre·istas de
e·aluación a ninos supuestamente ·íctimas de abuso, grabandose dichas
entre·istas en ·ídeo desde 1983 ,Da·ies y otros, 1996,
2


2
Da·ies, D., Cole, J., Albertella, G., McCulloch, Allen, K. y Keke·ian, l
,1996,. A model íor conducting lorensic Inter·iews with Child Victims oí
Abuse. Cbita Mattreatvevt, 1, pp. 189-199.

156

Ln el denominado Mevoravavv ae ta bveva ¡ractica ,Bull, 1992,
3

publicado por el Gobierno britanico se indica la con·eniencia de la
grabación en ·ídeo del relato del nino testigo.
La ley Canadiense contiene una disposición especííica sobre la
admisibilidad de las grabaciones de las entre·istas en los casos de
abusos sexual iníantil, siempre que los contenidos de la grabación sean
los adecuados y ésta se haya realizado dentro de un plazo razonable de
tiempo después del delito ,Sas y otros, 1996,
4
.
Ln Lspana, los técnicos que inter·ienen en abusos sexuales han
sentido la necesidad de utilizar el ·ideo como herramienta de trabajo, ya
que ademas de las ·entajas que conlle·a para la ·íctima, para la
in·estigación y para el sistema judicial, es imprescindible para el
Analisis de Declaraciones Basado en Criterios` que e·alúan la
credibilidad del relato de un menor.
Jaime 1apia, Magistrado-Juez decano de Vitoria y Juez de Menores,
en una entre·ista realizada para el diario La Rioja` en 1999, aconseja
que el nino agredido no tenga que contar nada en la comisaría de
Policía y que realice una sola declaración en sede judicial, durante la íase
de instrucción. Debería poder tomarla una persona especializada, como
ocurre en otros países.|...| lay que buscar una íórmula que concilie los
derechos de la ·íctima y del acusado. Considera que el espejo
unidireccional es útil para una única declaración. La ·íctima no tiene
por qué ·erse rodeada por adultos: el Juez, liscal, deíensor, secretario,
padres, abogado del supuesto agresor...con·ersa a solas con el experto,
sin ·er a los demas actores del proceso, que le estan obser·ando y
escuchando al otro lado del cristal`. ,Diario La Rioja, 28 de Marzo de
1999,.
Ademas de ser íilmadas en ·ídeo, las entre·istas suelen ser lle·adas a
cabo en una sala preparada al eíecto con un espejo unidireccional. Lste
procedimiento permite que todos los proíesionales implicados en la
in·estigación del caso puedan estar presentes simultaneamente en la

3
Bull, R ,1992,. Memorandum oí Good Practice. London: ler majesty´
Stationery Oííice.
4
Sas, L.D., \olíe, D.A.,Gowdey, K. ,1996,. Children and the Court in
Canada. Ln B.L.Bottons y G. S. Goodman ,Lds.,. ívtervaciovat ¡er.¡ectire. ov
cbita abv.e ava cbitarev. te.tivov,: P.,cbotogicat re.earcb ava íar, pp ¯¯-95.
1housand Oaks, C.A.: Sage Publications.

15¯

entre·ista, recabando la iníormación rele·ante para los objeti·os
encomendados a cada uno de ellos. Ln general, es uno de estos
proíesionales quien realiza la entre·ista, mientras que los demas se
encuentran al otro lado del espejo obser·ando y dando indicaciones
especííicas al entre·istador sobre la iníormación que necesitan conocer.
La utilización de espejos unidireccionales permite, ademas, asegurar que
el testimonio del nino sea recogido de tal manera que sea considerado
·alido en una posible comparecencia judicial.
Ln otros países se ·iene utilizando como una íorma de obtener el
testimonio, ocultandole del agresor mientras presta testimonio. 1al
proceso resulta beneíicioso tanto para el nino como para la justicia ya
que el menor se siente menos asustado y aumenta su capacidad de
respuesta. ,Batterman-launce y Goodman,1993, Berliner y
Conte,1995,
5
.
Ln Gerona la inter·ención con menores abusados se realiza en una
sala unida a otra por circuito cerrado de tele·isión. Ln una de las salas
se encuentra el menor-·ictima con uno o dos técnicos y en la sala
contigua se sitúan el Magistrado competente, el Secretario Judicial, el
liscal y el abogado de la deíensa. Una ·ez íinalizada la primera parte de
la exploración por el técnico, éste sale de la entre·ista para recoger en la
sala contigua las nue·as preguntas que puedan resultar de interés para
esclarecer los detalles del presunto delito.
Ley Organica 1,1996, de 15 de Lnero de Protección Jurídica del
Menor, hace reíerencia a la adaptación que tiene que hacer el sistema
judicial y el administrati·o para garantizar al menor el derecho a ser
oído, ya que sus características e·oluti·as así lo requieren ,lenguaje
·erbal escueto, lenguaje no ·erbal espontaneo y expresi·o, menor
madurez cogniti·a, recuperación de los datos memorizados de manera
especial,.
Artículo 9.1 el menor tiene derecho a ser oído, tanto en el ambito
íamiliar como en cualquier procedimiento administrati·o o judicial
en que esté directamente implicado y que conduzca a una decisión
que aíecte a su esíera personal, íamiliar o social. Ln los
procedimientos judiciales, las comparecencias del menor .e reati¸arav

5
Cantón Duarte, J. y Cortés Arboleda, M R. Guía para la L·aluación del
Abuso Sexual Iníantil. Madrid: Ld. Piramide. 1999.

158

ae forva aaecvaaa a .v .itvacióv , at ae.arrotto erotvtiro ae e.te, cviaavao ae
¡re.errar .v ivtiviaaa.
Artículo 9.2 se garantizara que el menor pueda ejercitar este
derecho por sí mismo o a tra·és de la persona que designe para que
le represente, cuando tenga suíiciente juicio. No obstante cuando
ello no sea posible o no con·enga al interés del menor, podra
conocerse su opinión por medio de sus representantes legales,
siempre que no sean parte interesada ni tengan intereses
contrapuestos al menor, o a trare. ae otra. ¡er.ova. qve ¡or .v ¡rofe.ióv o
retacióv ae e.¡eciat covfiav¸a cov et ¡veaav trav.vitirta ob;etiravevte.
1ambién ·iene contemplada esa adaptación del sistema al menor en
la LO 14,99, de 9 de junio, de modiíicación del C.P. en materia de
protección a las ·íctimas de malos tratos y de la Ley de Lnjuiciamiento
Criminal en el último parraío del Artículo 448: Cvavao et te.tigo .ea vevor
ae eaaa, et ;ve¸, atevaievao a ta vatvrate¸a aet aetito , a ta. circvv.tavcia. ae aicbo
te.tigo, ¡oara acoraar ev re.otvcióv votiraaa y ¡rerio ivforve ¡ericiat qve .e erite ta
covfrovtacióv ri.vat aet te.tigo cov et ivcvt¡aao, vtiti¸avao ¡ara etto cvatqvier veaio
tecvico o avaiori.vat qve baga ¡o.ibte ta ¡ractica ae e.ta ¡rveba.
Las instalaciones necesarias para la inter·ención con menores
·íctimas y,o testigos de abusos sexuales
Una sala di·idida en dos por un espejo unidireccional, que haga de
linde entre las dos estancias. Cada parte de la sala contara con una
puerta de acceso. Ln la sala que se ·e el espejo ,sala de entre·ista,
contara con suelo de madera, corcho o alíombra, armario donde
guardar material de trabajo ,juguetes, cuentos, íolios, pinturas,
plastilina,, una mesa baja redonda con seis sillas. Lsta habitación
contara con sistema de grabación de ·ideo y grabación de sonido
ambiental para toda la sala ,mínimo dos camaras, y tele·isión con ·ideo
de grabación y teléíono.
Desde la otra sala ,sala de ·isionado, se debera oír y ·er
períectamente las interacciones entre las personas de la sala de
entre·ista sin ser ·istos ni oídos desde este lugar. La sala de ·isionado
contara con espacio suíiciente para que como mínimo seis personas
accedan ·isualmente a la otra sala. Con una mesa larga, ordenador con
impresora y ·ideo con sistema de reproducción y grabación de lo
registrado en la otra sala y teléíono.

159

Por último una sala de espera para íamiliares y menores con aseos
adaptados a estos últimos.
Lstas salas se solicitan tanto para el estudio e in·estigación de la
declaración del menor-testigo de un delito penal, como del menor en
situación de conílicto íamiliar así como para la e·aluación de la
dinamica íamiliar en asuntos judiciales.
Lstas instalaciones también pueden ser de utilidad para los
Magistrados en las exploraciones con los menores.
8.4 Ventajas de grabar en video la entrevista con el menor
abusado
Lstas son algunas de las ·entajas que proporciona la utilización de
medios audio·isuales desde la primera declaración del nino ·ictima-
testigo del abuso, según la literatura cientííica existente al respecto y las
di·ersas experiencias judiciales, policiales y de Ser·icios Sociales de
diíerentes países:


Los juicios por abusos sexuales se celebran después de meses o anos
de haber sucedido los hechos, la grabación en ·ideo de la declaración,
realizada lo mas rapido posible, e·ita el riesgo de la perdida de memoria
del menor testigo.
L·ita la alteración del testimonio del menor ante diíerentes
interrogatorios y la introducción en el recuerdo del nino de nue·a
iníormación ante preguntas sugerentes.
La grabación en ·ideo e·ita el trauma de tener que testiíicar en
innumerables ocasiones: policía, ser·icios sociales generales, ser·icios
de protección de menores, juzgado de guardia, juzgado de instrucción y
por último en el juicio. L·itando con ello la ·ictimización secundaria, al
incidir múltiples ·eces sobre el menor, para que repita el testimonio.
Ll ·ideo también sir·e para minimizar las entre·istas del nino con
los técnicos que ·aloran la ·eracidad del testimonio del menor.
Lstudiando los peritos el ·ideo en lugar del menor.
Por otra parte el ·ideo capta y permite analizar en detalle no sólo el
lenguaje ·erbal, sino también el no ·erbal ,postura y expresión
corporal, tono emocional, expresión íacial, y la coherencia entre el
lenguaje ·erbal y no ·erbal, lo que ayuda a interpretar y dar signiíicado
a los contenidos de la entre·ista de abusos sexuales con menores, ya

160

que el uso del lenguaje es muy reducido y la comunicación analógica es
íundamental.
Ll ·ideo permite mostrar ante el tribunal cómo se ha recabado el
testimonio del nino, a íin de garantizar su credibilidad y comprobar la
existencia o no de preguntas sugesti·as.
Lstimula a los entre·istadores a utilizar técnicas apropiadas y les
permite re·isar sus resultados, sir·iendo de retroalimentación para ellos
mismos de su propio trabajo ,autoe·aluación,, así como una e·aluación
por parte del equipo de trabajo.
Puede utilizarse para con·encer al progenitor no agresor de que
realmente se ha producido un abuso.
Para obtener la coníesión del agresor.
Para e·aluar la credibilidad de las declaraciones del testigo iníantil en
casos de abusos sexuales los peritajes se utilizan entre otras técnicas los
criterios de Steller. Para ello la grabación en ·ideo íacilita la re·isión y
analisis de tales criterios. Por otra parte la ·isión de la grabación por
mas de un perito íomenta la íiabilidad del analisis de la credibilidad de
tal testimonio.
\ No interrumpe el discurso del menor cuando relata los hechos, al
no ser necesario la toma de notas simultaneas, lo que perjudica la
íluidez del relato.
8.S Legislación española relativa a delitos sexuales
Ll término abuso sexual en la literatura psicológica tiene un sentido
mas amplio que el que se utilizado en el código penal. Ln este trabajo
cuando se dice abuso sexual se hace reíerencia a cualquier tipo de
agresión o explotación sexual en la que el menor es la ·íctima.
Se debera tener sin embargo presente la legislación penal para
plantear la entre·ista con el menor, ·íctima y en ocasiones único testigo
del delito y así recoger en la entre·ista con el menor todos los datos
necesarios para instruir y caliíicar el presunto delito, e identiíicar al
presunto agresor o agresores. Con el íin de clariíicar todo lo posible en
esa entre·ista los datos judiciales necesarios, para incidir en la ·íctima el
menor número de ·eces. Lsa entre·ista sería aconsejable que íuera
grabada en ·ideo o audio, siendo mas aconsejable el ·ideo por recoger
ademas del testimonio oral, el lenguaje no ·erbal que suele acompanar
este tipo de declaraciones.

161

Datos a recoger en la entre·ista con menores:
- Identidad del agresor, diíerenciar de otros posibles.
- Si íueron uno o ·arios agresores, así como su identidad.
- Si hubo testigos.
- Si los padres, tutores o algún adulto tenía conocimiento de los
hechos.
- Si conoce a otras ·íctimas o a otros agresores.
- Lugares en los que sucedió ,ciudades,.
- Ln cuanto al hecho delicti·o se trataría de detallar el mismo y si
hubo alguna ·ariación. Si estaban ·estidos o desnudos, o que ropa
lle·aban. Si hubo acceso carnal por ·ía ·aginal, anal o bucal, o
introducción de miembros corporales u objetos por alguna de las
dos primeras ·ías. Acciones del adulto al menor y del menor al
adulto.
- Lxhibición de pornograíía, drogas o alcohol.
- Uso de íuerza y,o uso de armas.
- Que palabras se utilizaron en concreto ,intimidación, amenazas,
secreto, chantaje o gratiíicación,.
- Desde cuando suceden, las ·eces que ha ocurrido el delito. 1ratar
de delimitar el primero y el último episodio.
- Relato de un suceso particular.
- A que persona se lo contó y por qué. Moti·o del retraso, si lo
hubo.
Se trata de recoger los hechos constituti·os del delito sexual sin
inducir al menor en su testimonio. Ln la sentencia judicial se recogeran
los hechos del relato, para identiíicar la agresión o el abuso y
diíerenciarlos de un tocamiento inocuo.
Las penas dependerían del hecho concreto que pueda acreditarse
y de la edad de los menores que hayan suírido abusos. Los actos
sexuales cometidos con menores de 13 anos son delito en todo caso.
Cuando la ·íctima es mayor de esa edad se considera que no hay
consentimiento si éste se ha obtenido pre·aliéndose el responsable de
una situación de superioridad maniíiesta` que coarte su libertad.
1ambién tiene condena el abuso que se comete con un menor de entre
13 y 16 anos que ha consentido mediante engano.

162

A continuación se exponen los tipos de conducta punibles en la
legislación espanola recogidos en nuestro Código Penal:
- Agresiones sexuales.
- Abusos sexuales.
- Acoso sexual.
- Lxhibicionismo y pro·ocación sexual.
- Prostitución y corrupción de menores.
- Pornograíía.
- 1raíico de menores.
De las agresiones sexuales
Artículo 1¯8.
Ll que atentare contra la libertad sexual de otra persona, utilizando
·iolencia o intimidación, sera castigado como responsable de
agresión sexual con la pena de prisión de uno a cinco anos.
Artículo 1¯9.
«Cuando la agresión sexual consista en acceso carnal por ·ía ·aginal,
anal o bucal, o introducción de miembros corporales u objetos por
alguna de las dos primeras ·ías, el responsable sera castigado como
reo de ·iolación con la pena de prisión de seis a doce anos».
Artículo 180.
1. Las anteriores conductas seran castigadas con las penas de prisión
de cinco a diez anos para las agresiones del artículo 1¯8, y de doce a
quince anos para las del artículo 1¯9, cuando concurra alguna de las
siguientes circunstancias:
1' Cuando la ·iolencia o intimidación ejercidas re·istan un caracter
particularmente degradante o ·ejatorio.
2' Cuando los hechos se cometan por la actuación conjunta de dos
o mas personas.
3' Cuando la ·íctima sea especialmente ·ulnerable, por razón de su
edad, eníermedad, discapacidad o situación, sal·o lo dispuesto en el
artículo 183.

163

4' Cuando, para la ejecución del delito, el responsable se haya
pre·alido de una relación de superioridad o parentesco, por ser
ascendiente, descendiente o hermano, por naturaleza o adopción, o
aíines, con la ·íctima.
5' Cuando el autor haga uso de armas u otros medios igualmente
peligrosos, susceptibles de producir la muerte o algunas de las
lesiones pre·istas en los artículos 149 y 150 de este Código, sin
perjuicio de la pena que pudiera corresponder por la muerte o
lesiones causadas.
2. Si concurrieren dos o mas de las anteriores circunstancias, las
penas pre·istas en este artículo se impondran en su mitad superior.
De los abusos sexuales
Artículo 181.
1. Ll que, sin ·iolencia o intimidación y sin que medie
consentimiento, realizare actos que atenten contra la libertad o
indemnidad sexual de otra persona, sera castigado, como
responsable de abuso sexual, con la pena de prisión de uno a tres
anos o multa de dieciocho a ·einticuatro meses.
2. A los eíectos del apartado anterior, se consideran abusos sexuales
no consentidos los que se ejecuten sobre personas que se hallen
pri·adas de sentido o de cuyo trastorno mental se abusare, así como
los que se cometan anulando la ·oluntad de la ·íctima mediante el
uso de íarmacos, drogas o cualquier otra sustancia natural o química
idónea a tal eíecto.
3. La misma pena se impondra cuando el consentimiento se
obtenga pre·aliéndose el responsable de una situación de
superioridad maniíiesta que coarte la libertad de la ·íctima.
4. Ln todos los casos anteriores, cuando el abuso sexual consista en
acceso carnal por ·ía ·aginal, anal o bucal, o introducción de
miembros corporales u objetos por alguna de las dos primeras ·ías,
el responsable sera castigado con la pena de prisión de cuatro a diez
anos.»
5. Las penas senaladas en este artículo se impondran en su mitad
superior si concurriere la circunstancia 3' o la 4', de las pre·istas en
el apartado 1 del artículo 180 de este Código.

164

Artículo 182
1. Ll que, inter·iniendo engano, realice actos de caracter sexual con
persona mayor de trece años y menor de dieciseis, sera castigado
con la pena de prisión de uno a dos anos, o multa de doce a
·einticuatro meses.
2. Cuando los actos consistan en acceso carnal por ·ía ·aginal, anal
o bucal, o introducción de miembros corporales u objetos por
alguna de las dos primeras ·ías, la pena sera de prisión de dos a seis
anos. La pena se impondra en su mitad superior si concurriera la
circunstancia 3.', o la 4.', de las pre·istas en el artículo 180.1 de este
Código.
De los abusos y agresiones sexuales a menores de trece
años
Artículo 183.
«1. Ll que realizare actos que atenten contra la indemnidad sexual
de un menor de trece anos sera castigado como responsable de
abuso sexual a un menor con la pena de prisión de dos a seis anos.
2. Cuando el ataque se produzca con ·iolencia o intimidación el
responsable sera castigado por el delito de agresión sexual a un
menor con la pena de cinco a diez anos de prisión.
3. Cuando el ataque consista en acceso carnal por ·ía ·aginal, anal o
bucal, o introducción de miembros corporales u objetos por alguna
de las dos primeras ·ías, el responsable sera castigado con la pena
de prisión de ocho a doce anos, en el caso del apartado 1 y con la
pena de doce a quince anos, en el caso del apartado 2.
4. Las conductas pre·istas en los tres números anteriores seran
castigadas con la pena de prisión correspondiente en su mitad
superior cuando concurra alguna de las siguientes circunstancias:
a, Cuando el escaso desarrollo intelectual o íísico de la ·íctima la
hubiera colocado en una situación de total indeíensión y, en todo
caso, cuando sea menor de cuatro años.
b, Cuando los hechos se cometan por la actuación conjunta de dos
o mas personas.

165

c, Cuando la ·iolencia o intimidación ejercidas re·istan un caracter
particularmente degradante o ·ejatorio.
d, Cuando, para la ejecución del delito, el responsable se haya
pre·alido de una relación de superioridad o parentesco, por ser
ascendiente, o hermano, por naturaleza o adopción, o aíines, con la
·íctima.
e, Cuando el autor haya puesto en peligro la ·ida del menor.
í, Cuando la iníracción se haya cometido en el seno de una
organización o de un grupo criminales que se dedicaren a la
realización de tales acti·idades.
5. Ln todos los casos pre·istos en este artículo, cuando el culpable
se hubiera pre·alido de su condición de autoridad, agente de ésta o
íuncionario público, se aplicara, ademas, la pena de inhabilitación
absoluta de seis a doce anos.»
Articulo 183 bis
Ll que a tra·és de Internet, del teléíono o de cualquier otra
tecnología de la iníormación y la comunicación contacte con un
menor de trece años y proponga concertar un encuentro con el
mismo a íin de cometer cualquiera de los delitos descritos en los
artículos 1¯8 a 183 y 189, siempre que tal propuesta se acompane
de actos materiales encaminados al acercamiento, sera castigado con
la pena de uno a tres anos de prisión o multa de doce a ·einticuatro
meses, sin perjuicio de las penas correspondientes a los delitos en su
caso cometidos. Las penas se impondran en su mitad superior
cuando el acercamiento se obtenga mediante coacción, intimidación
o engano.
De los delitos de exhibicionismo y provocación sexual
Artículo 185.
«Ll que ejecutare o hiciere ejecutar a otra persona actos de
exhibición obscena ante menores de edad o incapaces, sera
castigado con la pena de prisión de seis meses a un ano o multa de
12 a 24 meses».
Artículo 186.|Pro·ocación sexual a menores e incapaces|
«Ll que, por cualquier medio directo, ·endiere, diíundiere o
exhibiere material pornograíico entre menores de edad o incapaces,

166

sera castigado con la pena de prisión de seis meses a un ano o multa
de 12 a 24 meses».
De los delitos relativos a la prostitución y la corrupción de
menores
Artículo 18¯.|Prostitución de menores de edad o incapaces|
1. Ll que induzca, promue·a, ía·orezca o íacilite la prostitución de
una persona menor de edad o incapaz sera castigado con las penas
de uno a cinco anos y multa de doce a ·einticuatro meses. La
misma pena se impondra al que solicite, acepte u obtenga a cambio
de una remuneración o promesa, una relación sexual con persona
menor de edad o incapaz.
2. Ll que realice las conductas descritas en el apartado 1 de este
artículo siendo la ·íctima menor de trece anos sera castigado con la
pena de prisión de cuatro a seis anos.
3. Incurriran en la pena de prisión indicada, en su mitad superior, y
ademas en la de inhabilitación absoluta de seis a doce anos, los que
realicen los hechos pre·aliéndose de su condición de autoridad,
agente de ésta o íuncionario público.
4. Se impondran las penas superiores en grado a las pre·istas en los
apartados anteriores, en sus respecti·os casos, cuando el culpable
perteneciere a una organización o asociación, incluso de caracter
transitorio, que se dedicare a la realización de tales acti·idades.
5. Las penas senaladas se impondran en sus respecti·os casos sin
perjuicio de las que correspondan por las iníracciones contra la
libertad o indemnidad sexual cometidas sobre los menores e
incapaces.»
Artículo 188. |Mediante coacción, engano o abuso de situación
de necesidad o superioridad|
1. Ll que determine, empleando ·iolencia, intimidación o engano, o
abusando de una situación de superioridad o de necesidad o
·ulnerabilidad de la ·íctima, a persona mayor de edad a ejercer la
prostitución o a mantenerse en ella, sera castigado con las penas de
prisión de dos a cuatro anos y multa de 12 a 24 meses. Ln la misma
pena incurrira el que se lucre explotando la prostitución de otra
persona, aun con el consentimiento de la misma.

16¯

2. Si las mencionadas conductas se realizaran sobre persona menor
de edad o incapaz, para iniciarla o mantenerla en una situación de
prostitución, se impondra al responsable la pena de prisión de
cuatro a seis anos.
3. Ll que lle·e a cabo la conducta pre·ista en el apartado anterior,
siendo la ·íctima menor de trece anos sera castigado con la pena de
prisión de cinco a diez anos.
4. Se impondran las penas pre·istas en los apartados anteriores en
su mitad superior, en sus respecti·os casos, cuando concurra alguna
de las siguientes circunstancias:
a, Cuando el culpable se hubiera pre·alido de su condición de
autoridad, agente de ésta o íuncionario público. Ln este caso se
aplicara, ademas, la pena de inhabilitación absoluta de seis a doce
anos.
b, Cuando el culpable perteneciere a una organización o grupo
criminales que se dedicaren a la realización de tales acti·idades.
c, Cuando el culpable hubiere puesto en peligro, de íorma dolosa o
por imprudencia gra·e, la ·ida o salud de la ·íctima.
5. Las penas senaladas se impondran en sus respecti·os casos sin
perjuicio de las que correspondan por las agresiones o abusos
sexuales cometidos sobre la persona prostituida.
Artículo 189
«1. Sera castigado con la pena de prisión de uno a cinco anos:
a, Ll que captare o utilizare a menores de edad o a incapaces con
íines o en espectaculos exhibicionistas o pornograíicos, tanto
públicos como pri·ados, o para elaborar cualquier clase de material
pornograíico, cualquiera que sea su soporte, o íinanciare cualquiera
de estas acti·idades o se lucrare con ellas.
b, Ll que produjere, ·endiere, distribuyere, exhibiere, oíreciere o
íacilitare la producción, ·enta, diíusión o exhibición por cualquier
medio de material pornograíico en cuya elaboración hayan sido
utilizados menores de edad o incapaces, o lo poseyere para estos
íines, aunque el material tu·iere su origen en el extranjero o íuere
desconocido.

168

2. Ll que para su propio uso posea material pornograíico en cuya
elaboración se hubieran utilizado menores de edad o incapaces, sera
castigado con la pena de tres meses a un ano de prisión o con multa
de seis meses a dos anos.
3. Seran castigados con la pena de prisión de cinco a nue·e anos los
que realicen los actos pre·istos en el apartado 1 de este artículo
cuando concurra alguna de las circunstancias siguientes:
a, Cuando se utilicen a ninos menores de 13 anos.
b, Cuando los hechos re·istan un caracter particularmente
degradante o ·ejatorio.
c, Cuando los hechos re·istan especial gra·edad atendiendo al ·alor
económico del material pornograíico.
d, Cuando el material pornograíico represente a ninos o a incapaces
que son ·íctimas de ·iolencia íísica o sexual.
e, Cuando el culpable perteneciere a una organización o asociación,
incluso de caracter transitorio, que se dedicare a la realización de
tales acti·idades.
í, Cuando el responsable sea ascendiente, tutor, curador, guardador,
maestro o cualquier otra persona encargada, de hecho o de derecho,
del menor o incapaz.
4. Ll que haga participar a un menor o incapaz en un
comportamiento de naturaleza sexual que perjudique la e·olución o
desarrollo de la personalidad de éste, sera castigado con la pena de
prisión de seis meses a un ano.
5. Ll que tu·iere bajo su potestad, tutela, guarda o acogimiento a un
menor de edad o incapaz y que, con conocimiento de su estado de
prostitución o corrupción, no haga lo posible para impedir su
continuación en tal estado, o no acuda a la autoridad competente
para el mismo íin si carece de medios para la custodia del menor o
incapaz, sera castigado con la pena de prisión de tres a seis meses o
multa de seis a 12 meses.
6. Ll ministerio íiscal promo·era las acciones pertinentes con
objeto de pri·ar de la patria potestad, tutela, guarda o acogimiento

169

íamiliar, en su caso, a la persona que incurra en alguna de las
conductas descritas en el apartado anterior.
¯. Sera castigado con la pena de prisión de tres meses a un ano o
multa de seis meses a dos anos el que produjere, ·endiere,
distribuyere, exhibiere o íacilitare por cualquier medio material
pornograíico en el que no habiendo sido utilizados directamente
menores o incapaces, se emplee su ·oz o imagen alterada o
modiíicada.
Artículo 191.|Pre·ia denuncia del agra·iado o su representante.
Perdón del oíendido|
1. Para proceder por los delitos de agresiones, acoso o abusos
sexuales, sera precisa denuncia de la persona agra·iada, de su
representante legal o querella del Ministerio liscal, que actuara
ponderando los legítimos intereses en presencia. Cuando la ·íctima
sea menor de edad, incapaz o una persona des·alida, bastara la
denuncia del Ministerio liscal.
2. Ln estos delitos el perdón del oíendido o del representante legal
no extingue la acción penal ni la responsabilidad de esa clase.
Artículo 192.|Inter·ención como autor o cómplice de quien tiene
el deber de cuidado del menor o incapaz|
1. A los condenados a pena de prisión por uno o mas delitos
comprendidos en este 1ítulo se les impondra ademas la medida de
libertad ·igilada, que se ejecutara con posterioridad a la pena
pri·ati·a de libertad. La duración de dicha medida sera de cinco a
diez anos, si alguno de los delitos íuera gra·e, y de uno a cinco
anos, si se trata de uno o mas delitos menos gra·es. Ln este último
caso, cuando se trate de un solo delito cometido por un delincuente
primario, el 1ribunal podra imponer o no la medida de libertad
·igilada en atención a la menor peligrosidad del autor.
2. Los ascendientes, tutores, curadores, guardadores, maestros o
cualquier otra persona encargada de hecho o de derecho del menor
o incapaz, que inter·engan como autores o cómplices en la
perpetración de los delitos comprendidos en este 1ítulo, seran
castigados con la pena que les corresponda, en su mitad superior.
No se aplicara esta regla cuando la circunstancia en ella contenida
esté especííicamente contemplada en el tipo penal de que se trate.

1¯0

3. Ll Juez o 1ribunal podra imponer razonadamente, ademas, la
pena de inhabilitación especial para el ejercicio de los derechos de la
patria potestad, tutela, curatela, guarda, empleo o cargo público o
ejercicio de la proíesión u oíicio, por el tiempo de seis meses a seis
anos , o bien la pri·ación de la patria potestad.
Prescripción en los delitos contra la libertad e indemnidad
sexuales cuando la victima fuere menor de edad
Artículo 131
1. Los delitos prescriben:
A los ·einte anos, cuando la pena maxima senalada al delito sea
prisión de quince o mas anos.
A los quince, cuando la pena maxima senalada por la ley sea
inhabilitación por mas de diez anos, o prisión por mas de diez y
menos de quince anos.
A los diez, cuando la pena maxima senalada por la ley sea
inhabilitación por mas de seis anos y menos de diez, o prisión por
mas de cinco y menos de diez anos.
A los cinco, los restantes delitos gra·es. A los tres, los delitos
menos gra·es.
Los delitos de calumnia e injuria prescriben al ano.
2. Las íaltas prescriben a los seis meses.
Artículo 132
...en los casos de integridad moral, la libertad e indemnidad
sexuales...cuando la ·íctima íuere menor de edad, los términos se
computaran desde el día en que ésta haya alcanzado la mayoría de
edad`.

8.6 La investigación de un abuso sexual
Lectura del expediente.
Lntre·istas colaterales.
Lntre·ista con el tutor.

1¯1

Lntre·ista con el menor.
1rascripción de la entre·ista mantenida con el menor grabada en
·ideo.
Aplicación de las técnicas CBCA y SVA.
Valoración interjueces, interproíesional.
Llaboración del iníorme.
8.7 Lntrevista con el tutor
La guía de la American Proíesional Society on the Abuse oí
Children ,APSAC,, publicada en 1990 ,cit. en Cortés y Cantón 2000,,
recomienda que el entre·istador prepare adecuadamente la entre·ista,
solicitando del cuidador principal del nino iníormación sobre su
contexto y reuniendo tanta iníormación colateral como sea necesario.
La íinalidad de la entre·ista con un menor abusado es la de
e·aluar di·ersas alternati·as sobre las alegaciones del nino sobre el
presunto abuso. Ll entre·istador debe preparar minuciosamente la
entre·ista para obtener la maxima iníormación posible sobre el abuso,
sobre la capacidad cogniti·a de la ·íctima, sobre su moti·ación para
decir la ·erdad, mentir o dejarse iníluir. Ll abuso sexual se debe
interpretar en el contexto del ambiente y de la ·ida del nino, del
denunciante, del supuesto agresor y de las personas signiíicati·as para el
nino, por tanto la in·estigación de un abuso sexual requiere reunir
iníormación comprehensi·a del trasíondo o de la historia de cada
indi·iduo implicado en la denuncia con dos objeti·os. Ln primer lugar,
para ayudar a e·aluar la credibilidad y exactitud de la alegación del nino
clariíicando todos y cada uno de los íactores que pueden haber
precipitado dicha alegación. Ln segundo lugar, para clariíicar los
íactores que pueden haber iníluido o modiíicado el recuerdo del nino
Da·ies, Lamb, Sternberg y Lsplín, Mapes, Myers ,1996, 1998, 1995,
1992 respecti·amente, citados en Cantón y Cortés, 2000,.
Por tanto, antes de proceder a entre·istar al nino es
recomendable estudiar las anteriores declaraciones recogidas del menor
,lectura del expediente judicial, expediente de protección de menores,
denuncia recogida en Comisaría o Guardia ci·il, así como las
declaraciones de la persona que acompana al menor en la denuncia.
Ln los casos de agresiones dentro del grupo íamiliar no hay
unanimidad en la literatura cientííica sobre a que personas hay que

1¯2

entre·istar, en los casos de agresiones dentro del grupo íamiliar
Gardner ,198¯, citado en Cantón y Cortés 2000,, indica la necesidad de
entre·istar ademas de al nino, al progenitor agresor y al progenitor
denunciante. Ln los casos de separación matrimonial contenciosa, la
entre·ista con el agresor sería necesaria para conocer la e·olución de la
relación y el momento en el que se denuncian los hechos, para descartar
posibles moti·aciones diíerentes a la protección del menor. Dicha
entre·ista podría hacerse posteriormente a la recogida del testimonio
del menor, con el íin de no contaminar el mismo.
Mapes ,1995 cit en ídem, dice que en general, habría que
entre·istar a cualquier persona que haya tenido un contacto
signiíicati·o con el nino o que pueda tener iníormación rele·ante sobre
él, sobre la alegación o sobre el agresor. Recomienda entre·istar al nino,
a sus padres y al supuesto agresor, así como contactar con cualquier
indi·iduo al que el nino pudiera haber comunicado iníormación
rele·ante ,hermanos, parientes, amigos, su tutor del colegio, policía o
trabajador social,. Ln ese sentido cualquier indi·iduo o proíesional que
haya podido conocer o tener sospechas del abuso puede ser·ir para la
recogida de iníormación y el esclarecimiento del abuso.
Ln mi opinión, antes de tener la entre·ista con el menor es
necesario recoger toda la iníormación sobre los presuntos hechos a los
que se pueda tener acceso y como mínimo mantener una entre·ista con
la madre,padre o tutor, para así recoger iníormación relati·a al menor
y al presunto abuso. No se debe generalizar, ya que son ·ariadas las
circunstancias en las que la íamilia ha podido inter·enir y se puede
disponer de ellas para la entre·ista, así como ·ariadas son las edades y el
desarrollo e·oluti·o de los menores de edad. Dicha entre·ista, anterior
a la mantenida con la ·íctima, es mas necesaria a medida que es mas
pequeno el menor abusado, no siéndolo tanto cuando nos encontramos
con un,a adolescente, que puede ·erbalizar de manera similar a un
adulto. Primando entonces la celeridad de la inter·ención con el menor.
No obstante permanece la necesidad de conocer los datos relati·os al
entorno del menor ·erbalizados por él y por su íamilia, así como el
estudio de la in·estigación de las areas relati·as a la moti·ación de la
denuncia, esta iníormación puede recogerse después de la o las
entre·istas con el menor.
Considero necesario, antes de mantener la entre·ista con el
menor, conocer a tra·és del adulto sus ·erbalizaciones, así como las

1¯3

características personales y íamiliares del menor, la relación con el
presunto agresor, la denominación a los miembros íamiliares y al
agresor, su conocimiento de la sexualidad, la rutina diaria del menor y
sus aíiciones y amigos, para poder preparar una entre·ista adecuada al
ni·el e·oluti·o del nino, entender la denominación de los indi·iduos
con los que interacciona, y su conocimiento de sexualidad así como la
terminología que emplea y por último establecer la mejor relación
posible con el nino.
Como se trata de una entre·ista semi-estructurada, en la que el
adulto suele maniíestar bastante ansiedad, en primer lugar necesitara
contar los datos relati·o al abuso sexual. Por eso podemos comenzar
recogiendo la iníormación siguiendo algunas técnicas de la entre·ista
cogniti·a: La reinstauración cogniti·a del contexto, dando las siguientes
indicaciones:
Cuente con todo detalles todo lo relacionado con el abuso, por
tonto o sin importancia que le parezca, para ello imagine de nue·o la
situación, procure recordar dónde se encontraba y con quién,
·erbalización del menor lo mas exacta posible, que ·io, qué pensó y qué
sentía durante aquellos momentos ,genere una imagen mental,. No se le
hacen preguntas, ni se le interrumpe. Cuando a íinalizado, se le indica:
,hay algo mas...·
-Aclaraciones del relato si íuera necesario ,lugar y tiempo del relato
y del presunto abuso,. ,Desde cuando sospechaba del abuso sexual·.
,Qué ha pasado después·, ,quien ha conocido el tema·, ,Si esas
personas han hablado con el menor· ,O los adultos han hablado entre
sí estando el menor presente· ,Palabras utilizadas· ,moti·os para poner
la denuncia en este momento·
-listoria personal y íamiliar. lamilia extensa. Denominación del
menor a cada miembro de la íamilia.
-Cuando el padre es el agresor, relaciones de pareja. Si hay
separación relaciones antes y después de la separación. Como íue la
separación. Régimen de ·isitas. Procedimientos judiciales abiertos y
quien los ha interpuesto.
-Ln caso de no ser el padre, relaciones íamiliares con el adulto
acusado, su acceso al nino. Dependencia económica o aíecti·a del
presunto agresor o enírentamiento, sino es miembro de la íamilia.

1¯4

-1erminología que utiliza el menor para denominar los genitales.
1erminología que se usa en la íamilia. Relaciones sexuales en la
pareja. listoria de abusos sexuales en la íamilia o antecedentes de
abusos con el menor.
-Costumbres íamiliares en cuanto a las relaciones sexuales. labitos
de aseo, íormas de pernoctar, organización. Cuidados y atención del
menor, horarios íamiliares. Consumo de drogas, alcohol y
pornograíía en el grupo íamiliar.
-Proceso e·oluti·o del menor ,salud, lenguaje, social,, colegio, tutor,
conocimientos sexuales escolares con amigos o íamiliares
,hermanos, primos, ·ecinos,.
-Amigos, aíiciones, películas, cuentos y juegos ía·oritos que nos
íaciliten establecer un buen rapport con el nino en la entre·ista.
-Componentes somaticos: nausea, ·ómitos, dolores estomacales.
Conductas regresi·as: enuresis, ecopresis, lenguaje. Conductas
sexualizadas, cambios de actitud del nino. Problemas de sueno.
Pediatra. Proíesores. Ls conocido el asunto por algún otro
proíesional.

8.8 Lntrevista con el menor abusado
Lxisten múltiples protocolos sobre como deben realizase las
entre·istas íorenses con menores que han sido abusados sexualmente.
Los dos protocolos que utilizo son:
- NIClD elaborado por el equipo de in·estigación del National
Institute oí Child lealth and luman De·elopment, dirigido por
Michael Lamb sobre la entre·ista íorense en casos reales.
- Protocolo de Lntre·ista lorense utilizado en el estado de
Michigan en Lstados Unidos con menores que han sido objeto de
abusos sexuales ,Grupo de trabajo del Gobernador para la Justicia
del Menor y Agencia para la Independencia de la lamilia, 1998,.
Ambos se localizan en la web,
http:,,entomologia.rediris.es,pub,bscw.cgi,342438
Las entre·istas íorenses se lle·an a cabo con el íin de e·aluar la
hipótesis mas que para coníirmarla ,CLCI & Lamb, 1995 cit. en el
Protocolo de Michigan,. Antes de terminar la entre·ista los
entre·istadores deben tener la seguridad de que los agresores estan

1¯5

identiíicados y de que los abusos alegados no esta sujetos a diíerentes
interpretaciones. Los entre·istadores deben intentar descartar
explicaciones alternati·as al abuso, por ejemplo los tocamientos pueden
haber ocurrido en el contexto del aseo diario del menor.
Las entre·istas íorenses deben e·itar sugerir hechos que no haya
mencionado el menor y comentarios que proyecten la opinión del
entre·istador, el Protocolo de Michigan indica írases del tipo eso debe
haber sido espantoso`. Ln ese sentido la actitud del entre·istador
durante la interacción con el menor es muy importante y puede dar pie
a errores. Ll entre·istador debe intentar mantener una actitud neutra
durante la entre·ista, ya que el menor percibe ademas del lenguaje los
gestos y la atención de su interlocutor, si éste muestra mucho interés,
con exclamaciones, acercamiento del cuerpo, expresión de
asombro...etc, cuando relata un hecho abusi·o, y no le mira, se separa
del nino, se concentra en documentos, mira a la ·entana... cuando el
menor relata hechos cotidianos no abusi·os, esto puede sugerir al
menor que solo tiene interés un tipo de iníormación y no otra,
modiíicandola, para que el adulto le preste atención, este tipo de
interacción puede ser también al re·és y de manera analógica el
entre·istador esta indicando al nino la íalta de interés por el relato del
abuso o el rechazo que le ocasiona, por lo que e·itara seguir hablando
de él.
8.8.1 Preparación de la pre-entrevista
No hay acuerdo en la comunidad cientííica sobre cuanta
iníormación pre·ia hay que tener antes de comenzar una entre·ista con
un menor abusado, esto dependera en gran medida de las circunstancias
que rodeen al caso en concreto, la premura del tiempo para la
inter·ención del técnico, y la institución en la que trabaje. La
preparación sera mas necesaria, cuando el nino abusado tenga menos
edad ,menor de 10-12 anos,, procurando entonces mantener una
entre·ista pre·ia con el tutor, ser·icios sociales, policiales o personas
que han puesto la denuncia.
La Asociación Psicológica Americana de Poole and Lamb, ,1998
cit. en el Protocolo de Michigan, recoge la siguiente lista de
iníormación que puede ser útil recoger antes de mantener la entre·ista
con el menor:

1¯6

Nombre del menor, edad, sexo y consideraciones e·oluti·as o
culturales.
Ls importante conocer como se ha desarrollado en cuanto a la
comunicación y el lenguaje.
Aíiciones del menor que pudieran usarse para establecer rapport.
Películas que le gusten especialmente, aíiciones y juegos, íiestas
íamiliares. Programas de 1.V. ,por ejemplo en Lspana, tiene gran
audiencia iníantil Los Lunis`, unos dibujos que sugieren a los ninos la
hora de ir a dormir y pueden ser·ir de pregunta lla·e sobre la manera de
acostarse con el presunto agresor,
- Composición íamiliar,acuerdos de custodia.
- Organización íamiliar en cuanto a la guarda y custodia y el régimen
de ·isitas.
- Nombres de los miembros de la íamilia y de amigos rele·antes o
cuidadores , atención a los apodos y a los nombres repetidos.
- lorarios íamiliares y condiciones del cuidado del menor, con el
nombre que éste aplique a dichas condiciones.
- Rutina diaria, donde duerme, con quién se acuesta, quien esta por
la manana cuando se le·anta, quien le despierta. Con condiciones
pueden reíerirse a las normas aplicadas al cuidado del menor.
- Distribución de la íamilia para dormir, dormitorios, camas y
utilización de las mismas, cuando el presunto abuso suceda en la
cama.
- 1ratamiento médico rele·ante o eníermedades ,ejemplo
erupciones cutaneas en los genitales, ayuda en el aseo personal,
supositorios, termómetros rectales,.
- labitos de la íamilia relacionados con el tema ,duchase o banarse
con el menor, madre que permite que los ninos la entren en el bano
cuando se cambia de tampones, juegos íísicos o hacer cosquillas.
- Si los menores se banan con los adultos, con que adultos se hace.
Contenido de educación sexual o de pre·ención de abusos sexuales
escolar o íamilia.
- Nombre que la íamilia le da a las partes del cuerpo.
Sobretodo a las relacionadas con las relaciones sexuales.
- Denuncia y circunstancias que rodean a la misma.

1¯¯

- Si se trata de una situación se separación habra que proíundizar en
la relación anterior al abuso.
- Posible malentendido del hecho.
- Posibles moti·aciones para íalsas alegaciones ,hostilidades en la
íamilia, o con un ·ecino que den píe a sospechas de abuso,.
8.8.2 Número de entrevistadores
Ln la e·aluación de un abuso sexual es recomendable la
inter·ención de al menos dos técnicos, sin embargo para la realización
de la entre·ista con el menor, es mas adecuado que sólo sea un
entre·istador el que ejecute la misma. Si por razones de procedimiento,
por ejemplo se trata de un procedimiento sumarial y es necesaria la
inter·ención de dos técnicos, sera indicado que uno de los dos realice la
entre·ista central, pudiendo el otro hacer alguna pregunta al terminar el
primer entre·istador la inter·ención con el menor y a indicación del
primero. Incluso hay estudios que recomiendan que en caso de que
haya dos técnicos, el que no inter·iene acti·amente, se separe
íísicamente del menor y del entre·istador principal.
Ll Protocolo de Michigan sugiere que cuando dos proíesionales
estan presentes, es mejor que uno actúe como entre·istador principal,
mientras que el segundo realice un rol de apoyo. Al principio de la
entre·ista los dos proíesionales deben ser presentados al menor por su
nombre y proíesión e indica sentar al segundo entre·istador íuera del
campo de ·isión del menor puede hacer que la entre·ista parezca
menos conírontatoria.
Ln Lspana, en los procedimientos sumariales, se necesita la
inter·ención de dos íorenses para la realización de las ·aloraciones, la
·aloración pueden hacerla ,un psicólogo, un educador, un trabajador
social, con íormación en la materia, pero no es necesario que los dos
estén presentes durante la entre·ista. La entre·ista puede grabarse en
·ideo y a tra·és de la grabación, el proíesional que no ha estado
presente en la entre·ista, ·er la misma, y ·alorar según las técnicas que
el equipo considere mas adecuadas para el caso. Ll equipo inter·iene
desde el principio, leyendo el procedimiento judicial o las anteriores
declaraciones del menor, del tutor..., preparando la entre·ista con el
tutor, realizandola, preparando la entre·ista con el menor y estudiando
la grabación realizando las entre·istas colaterales ,médicos, íorenses,
maestros, testigos, íamilia, trabajadores sociales, policía, psicólogos...,

1¯8

que hayan podido conocer el caso y realizando la ·aloración íinal.
Aunque es adecuado trabajar en equipo los asuntos de abusos sexuales,
sin embargo es interesante que sea una sola persona la responsable del
caso, y esta sea la que entre·iste al menor, dirigiendo la in·estigación
aunque ayudada como mínimo por otro técnico.
Ln ese sentido se maniíiestan Cantón y Cortés ,2000,: Ll
proceso de e·aluación del abuso sexual puede requerir la inter·ención
de distintos proíesionales y expertos. Sin embargo, es importante que
haya un solo proíesional al írente del caso, que sea el responsable de
reunir e integrar toda la iníormación. Ser entre·istado por distintas
personas le puede resultar muy estresante al nino, de manera que habría
que reducir al mínimo el número de proíesionales con los que tiene que
relacionarse. De hecho, cuando se graba la entre·ista , se reduce el
número de personas que tienen un contacto directo con el nino, éste
aporta mas detalles durante el recuerdo libre, da mas respuestas
correctas a las preguntas especííicas que se le íormulan y hace menos
uso del vo to .e como respuesta`.
8.8.3 Intervención rápida
Desde que he tenido oportunidad de conocer el Protocolo de
Michigan para entre·istas a menores que han podido suírir abusos
sexuales, ·erano de 2003, hay una herramienta que aporta el mismo,
que la considero imprescindible como resumen de la inter·ención con
el menor. Ln muchas ocasiones, la premura con la que se requiere la
inter·ención a los técnicos en los casos de abusos puede pro·ocar
desorientación antes de la inter·ención, existe mucha presión y hay que
hacer lo mejor posible las cosas, me reíiero a la Guía Rapida n° 1:
Visión General de una Lntre·ista por Ltapas ,pag 29,, adaptada por
Poole & Lamb, 1998. Lsta adaptada con el permiso de la Asociación
Psicológica Americana. Lo primero es la lectura del expediente judicial
o de las denuncia sobre los abusos, después la entre·ista con el tutor
sobre el menor y el presunto abuso, y por último la utilización de esta
Guía Rapida, en la que incluyo las lla·es para aproximarme al presunto
abuso y el Genograma del grupo íamiliar en el que presuntamente se
dan los abusos con los nombres que el menor da a cada adulto. 1ener
como mínimo planiíicada estas inter·enciones pre·ias ía·orece la
sensación de control en la inter·ención en estos casos.
8.8.4 Identificación de video

1¯9

Primero hay que identiíicar los datos en el ·ideo, con el día, mes
y ano, ademas del nombre y dos apellidos del menor, así como el
nombre del técnico que realizara la entre·ista, la institución y el número
de expediente al que pertenece esa in·estigación. Lsta identiíicación se
realizara antes de comenzar la entre·ista, se buscara el lugar donde el
menor quede bien encuadrado en el ·ideo. Ln caso de grabadora se
realizara la misma identiíicación en los dos casos se realizara una
prueba pre·iamente, identiíicandose el casete o cinta de ·ideo con
escritura identiíicati·a.
8.8.5 Lspacio fisico
Se intentara que sea en un lugar calido, pero es interesante que
no tenga muchos moti·os de distracción, así como que esté aislado del
exterior, ruidos, posibles interrupciones ,poner un cartel de no acceso al
despacho mientras dura la entre·ista, y desconectar teléíonos,.
Cuando los ninos son pequenos, a ·eces no les gusta separarse
de su madre, tutor..., es bueno indicarles entonces el lugar próximo
donde quedara y le estara esperando su tutor así como indicarle que
puede salir si lo desea durante la entre·ista.
Se comienza con la identiíicación: Soy ..., entre·isto a menores
sobre cosas que les han pasado. Lstamos en esta sala con un equipo de
grabación porque tengo muy mala memoria y así recuerdo lo que tú me
cuentes. Se le ensena la sala donde estamos, se contesta a las preguntas
relati·as a la sala, se deja que el nino se mue·a un rato por la sala y
luego se le coloca en la zona apropiada para la grabación.
Lxplicar el equipo de grabación y que pasee por la habitación y
pregunte sobre la misma.
Ln la entre·ista pre·ia con el tutor, se ha recogido la
iníormación relati·a a los miembros del núcleo íamiliar, esto es
imprescindible en el caso de que el presunto abusador sea alguien del
grupo íamiliar.
Ln los casos de ninos pequenos suelo reílejar en un sobre grande
el Genograma íamiliar y dentro del mismo agrupo unos munecos que
se asemejan en su aspecto a la edad y el sexo de los miembros del grupo
íamiliar. Ln un primer momento se indica al menor que ·aya
nombrando a los miembros de su íamilia. Lste sobre, con los
miembros íamiliares, así como unos juguetes que representan las
distintas dependencias de la casa con el mobiliario, donde el menor o su

180

tutor han reíerido que han ocurrido los abusos, se tendran preparados,
aunque no estaran ·isibles para que el nino no se distraiga del objeti·o
de la entre·ista. Primero se intentara que el menor ·erbalice el abuso
mediante las palabras y los gestos, los juguetes se utilizaran en caso de
necesitarlos. Pueden usarse cuando el entre·istador interprete que el
menor por su edad y desarrollo o capacidades tiene diíicultades para
describir los hechos, o cuando el menor se encuentre bloqueado y se
interprete que a tra·és del juego pueda ·erbalizar lo sucedido. La
utilización de munecos anatómicos seguira unas pautas similares.
Primero el menor ·erbalizara los hechos ocurridos, y sólo si existen
dudas en aspectos íundamentales para la ·aloración del abuso, se
emplearan los munecos para identiíicar los extremos coníusos de la
declaración.
Son munecos de tela disenados con genitales, Aldridge ,1998, cit.
por Cortés en Cantón y Cortes, los describe como sigue, la mayoría son
de tela con los rasgos íaciales pintados, el pelo de lana y una
representación identiíicable de genitales externos. Se incluyen oriíicios
·aginales, anales y orales en los munecos que representan a las ninas,
pene y testículos, ademas de oriíicios anales y orales en el caso del
·arón y ·ello púbico en todos los munecos que representan a adultos.
Algunos tienen separados los dedos de manos y pies y pueden
representar a tres generaciones ,ninos, adultos y abuelos,. La
·estimenta, que se puede quitar, la íorman ropa exterior ,pantalones y
camisa, encima de la ropa interior ,bragas, calzoncillos y sujetadores,, a
·eces se incluye ropa para dormir. Los munecos adultos tienen una talla
de 50 cm y los que representan a ninos son de 40 cm. Se han disenado
como simples réplicas del cuerpo humano y no hay pruebas empíricas
que sugieran que ningún diseno es mejor o mas eíicaz que otro.
Lo munecos anatómicos se usan como un posible instrumento
dentro de la entre·ista con menores que han sido abusados
sexualmente, no es con·eniente su utilización hasta que el menor no
haya realizado el relato sobre el abuso y solo se utilizara en caso de que
el nino no sea capaz de explicar con palabras lo sucedido.
L·erson y Boat ,1994, cit. en Cantón y Cortés,, re·isaron 20
guías sobre cómo entre·istar a ninos pequenos y sus instrucciones para
utilizar los munecos anatómicos, identiíicando siete tipos de uso de los
munecos en la in·estigación del abuso sexual.

181

1ranquilizantes, los munecos sir·en como objetos de juego, al
cogerlos y abrazarlos permitira a los ninos sentirse mas tranquilos de la
entre·ista.
Romper el hielo, ayudando al nino a que se centre en los temas
sexuales y en las partes del cuerpo ,pone el ejemplo, el entre·istador
puede preguntar ,este muneco se parece a un nino o a una nina·,. La
presencia de los munecos con genitales puede implicar tacitamente un
permiso para que el nino hable o demuestre sus conocimientos o
experiencias sexuales, le indica que el entre·istador se siente cómodo
con el tema del sexo.
Modelos anatómicos, utilizandose para e·aluar si el nino es capaz
de nombrar las partes del cuerpo y preguntar ,cómo se llama esta parte·
\ entender sus íunciones ,para que se utiliza esta parte· \ e·aluar los
conocimientos que el nino tiene sobre los mecanismos de las relaciones
sexuales, o su exposición a relaciones sexuales entre personas ,has ·isto
alguna ·ez esto·
Ayuda para la realización de una demostración, sir·en como:
- Ayudar a un nino con una capacidad ·erbal limitada a que nos
muestre lo que sucedió, en ·ez de contarnoslo.
- Ayudar al nino para que, después de habernos dado una
descripción ·erbal de lo que le sucedió nos haga una demostración
con objeto de que el entre·istador entienda mejor lo sucedido, y,o
como otra íorma independiente de e·aluar la consistencia de la
re·elación del nino. Como estímulo de la memoria. Pantalla
diagnóstica, ante la ·isión de los munecos el nino puede emitir
respuestas emocionales o aíirmaciones poco írecuentes que el
entre·istador puede indagar haciéndole mas preguntas,.
- 1est diagnóstico, basado en el supuesto de que durante la
interacción con los munecos el nino que ha sido abusado
sexualmente mostrara de manera espontanea y graíica conductas
sexuales con ellos. Ll nino tiene oportunidad de explorar y
manipularlos libremente, mientras que el e·aluador obser·a sus
juegos reacciones y comentarios.
Pero, según diíerentes estudios, en cuanto a la ·alidez del uso
diagnóstico de los munecos anatómicos como prueba predicti·a de
abusos sexuales, no hay datos que a·alen que la íorma en que los ninos
juegan con los munecos o lo que hacen con ellos durante la entre·ista

182

re·elen si han sido o no abusados. La conducta sexual explícita con
ellos no se puede considerar una prueba deíiniti·a de abusos sexuales,
si no hay una explicación verbal clara por parte del nino, la opinión
del experto nunca debería tomar como base los datos extraídos a partir
de su utilización, L·erson y Boat, 1991, Lamb, 1994, Mapes, 1995,
Poole y Lamb, 1998, cit. Ln Cantón y Cortés ,2000,.
8.8.6 Reglas previas a la entrevista
Ln el Protocolo de Michigan se establecen unas Reglas previas
de base para comenzar la entre·ista, para que el menor comprenda en
que ·a a consistir la misma.
Recordar al menor que no debe intentar adi·inar la respuesta. Se
le indica Algunas ·eces los ninos no saben las respuestas a todas mis
preguntas. No importa. Cuéntame solamente las cosas que tú
realmente sabes`. Decir no sé cuando no sepas la respuesta, es la
respuesta correcta`. Por ejemplo:
- Lntre·istador: ,Cual es el nombre de mi perro·`
Nino: No lo sé`
- Lntre·istador: Muy bien, esa es la respuesta correcta porque tu
no lo sabes`.
lay que decirle al nino que puede corregirte si cometes un error.
Sobre la inducción del menor algunos técnico aconsejan la
exploración por si el menor ha recibido algún mensaje sobre como
debe comportarse en la entre·ista. ,1e han dicho que ibas a ·enir·
,Sabes para que es la entre·ista· ,Querías ·enir·.
Ln el Protocolo de Michigan se indica que aunque lo habitual es
establecer el rapport con el menor a tra·és de la realización de
preguntas con respuesta cortas sobre la ·ida del menor: amigos, colegio,
proíesores, la íamilia... las preguntas que pueden contestarse con una o
dos palabras pueden lle·ar al menor a pensar que el entre·istador
lle·ara el control de la con·ersación. Sugieren que es preíerible
comenzar el rapport con unas cuantas preguntas determinadas para
luego dirigir la con·ersación hacia un hecho reciente que el menor haya
experimentado. Lstas preguntas determinadas yo creo que en el caso de
que el abuso haya sido intraíamiliar puede ser la identiíicación de los
miembros del grupo íamiliar si en el mismo se encuentra el agresor y así

183

diíerenciarlo de otro posible. 1eniendo presente los datos aportados
pre·iamente por el tutor y recogidos en el Genograma antes
mencionado. ,Sternberg et al., 199¯ citado en el Protocolo de
Michigan,, dice respecto a la técnica de establecer el rapport
comenzando la entre·ista con un relato libre sobre algo próximo al
menor que, al pedirle al nino que recuerde un hecho que haya
experimentado personalmente, el entre·istador puede calibrar las
habilidades ·erbales del menor y comunicar que se espera que sea el
nino el que lle·e la con·ersación. Los temas pueden ser: una íiesta de
cumpleanos, una íiesta local, del colegio...
La técnica se basa en la preparación al menor en la entre·ista
cogniti·a ,Diges y Alonso-Quecuty,1993,. De esta manera el menor
realizara un aprendizaje del tipo de entre·ista que necesitamos. Ademas
ser·ira para conocer la capacidad cogniti·a lingüística del menor y
desarrollo e·oluti·o. 1res de las técnicas de la entre·ista cogniti·a
pueden resultar problematicas cuando se aplican con ninos menores de
siete u ocho anos ,Poole y Lamb, 1998 cit. en Cantón Cortés, 2000,:
repetición de los recuerdos, recordar en distinto orden y hacerlo desde
diíerentes perspecti·as. Lsto ocurre porque el menor puede pensar,
cuando se le manda repetir lo ya contado, que el adulto considera que la
contestación no es adecuada e intente modiíicarla por agradarle. Sin
embargo la narración libre sin interrupción al igual que en los adultos es
también muy adecuada en menores de cualquier edad.
Ljemplo de entre·ista que esta lle·ando a cabo Lamb, citado en
el Protocolo de Michigan:
lace unos días íue tu cumpleanos, na·idad, etc. lablame sobre
tu día de cumpleanos.`
Quiero que me cuentes tu día de cumpleanos. Piensa bien y
cuéntame qué pasó desde el momento en que te le·antaste esa
manana hasta ,algún incidente que haya mencionado el menor,.
Lntonces ,qué pasó·
Dime todo lo que ocurrió después ,del incidente mencionado por el
nino,.
Cuéntame mas sobre ,algo que el nino acaba de mencionar,.

184

Ls realmente importante que me cuentes todo lo que recuerdes
sobre lo que te ocurrió.`
8.8.¯ Principios para crear el rapport:
Intentar sacar la iníormación usando sólo estímulos abiertos,
Dime todo lo que puedas sobre eso`.
In·itar al nino para que sea iníormati·o, Dime todo lo que
sucedió, incluso pequenas cosas aunque creas que no son importantes`.
Animar a hablar al menor con mo·imientos de cabeza,
exclamaciones Ohhhh`, repeticiones de los últimos comentarios del
nino.
Los ninos pequenos no suelen ser capaces de elaborar relatos
largos sobre hechos esporadicos, sin embargo son capaces de describir
un hecho recurrente o que siga un patrón, por ejemplo que hace el nino
todos los días cuando se prepara para ir a la escuela.
A ·eces si el nino es reacio a hablar y entonces puede ser
adecuado sacar un tema en el que el nino sea un Lxperto`, dato que
habremos obtenido a tra·és de su tutor y el entre·istador íinge no
saber. Me dijo tu madre que te encanta jugar a..., yo no se nada acerca
de ese juego, dime como se juega para contarselo a mi hijo`.
Ln el rapport hay que animar al nino a que hable: Lste es tu
momento especial para hablar. Quiero que hoy seas tú quien hable y yo
seré el que escuche`.
8.8.8 Introducir el tema
lay que comenzar con el tema menos sugesti·o que pueda
conducir al tema de abuso. Ljemplos de Poole y Lamb ,1998, citado en
el Protocolo de Michigan:
Ahora que ya te conozco un poco mejor, es hora de que
hablemos de otra cosa. ,Sabes por qué estas aquí hoy·`
Ahora es el momento de hablar de otra cosa. 1engo entendido
que hay problemas en tu íamilia. Cuéntamelas`
lay que e·itar palabras como dano, abuso, malo o cualquier
término que proyecte interpretación del entre·istador sobre la posible
agresión.
Ll Lquipo pre·iamente ha debido decidir hasta donde se puede
llegar en las preguntas introductorias con el menor. Ln este sentido se

185

deben preparar dos o tres preguntas con el material de la denuncia o
con lo maniíestado por la persona a la que el menor le haya hecho la
re·elación del abuso. \o las llamo preguntas lla·e` y con ellas decido
la pregunta mas inducti·a que le haré al menor, a partir de esas
preguntas, si el menor sigue sin reíerir los abusos, se da por terminada
la búsqueda del testimonio.
Cerrar la entre·ista sin un testimonio de abusos es un resultado
aceptable. lay muchos moti·os por los que un nino no se abre en una
entre·ista de este tipo, en el Protocolo de Michigan se indican como
moti·os:
- No quiere que alguien a quien quiere se ·ea metido en problemas.
- Ll menor no se acuerda del hecho en cuestión
Aunque también puede ocurrir:
- Ll menor siente ·ergüenza de contar lo ocurrido.
- No tiene suíiciente coníianza para contarlo en la primera
entre·ista.
Se han sugerido numerosas técnicas para introducir el tema
cuando no responde a las in·itaciones. Sugerencias:
- cosa preíerida,cosa menos preíerida con ·arias personas de la
·ida del menor sugerido por Morgan, ,1995, citado en el Protocolo
de Michigan,.
- ,Quienes son las personas con las que te gusta estar· y ,Quiénes
son las personas con las que no te gusta estar· De \uille, lunter,
Joííe, & Zaparniuk, ,1993, citado en el Protocolo de Michigan,.
- ,lay algo que hiciera mas íacil para ti el que hablaras conmigo hoy
,te gustarías sentarte en otro sitio, o quieres que yo me siente en
otro sitio· Darle al menor cierto control sobre la entre·ista, como
cambiar de asiento, hacer que el segundo entre·istador se ·aya. Lsta
sugerencia, la de que el menor tomara el control de la entre·ista, me
sir·ió eíicazmente, en una entre·ista sobre abusos sexuales que
mantu·e con una nina de 6 anos, a la que después de 25 minutos de
entre·ista, en la que la menor huía de reíerir el abuso, al cambiar de
asiento íue capaz de reíerirlo, dando ·ueltas sobre un sillón que
había en la sala. Ll haber conocido este aspecto de la entre·ista, que
aparentemente no parece importante para íacilitar la ·erbalización,
íue decisi·o en esa ocasión, ya que podría, de no haberlo conocido,

186

impedir este mo·imiento, por considerar que podía despistarse del
objeti·o de la entre·ista.
- Dejar al nino escribir una respuesta en un papel, puede ser de
ayuda.
Las siguientes íormas de comunicación con menores me han dado
resultado a mi o a mis companeros en alguna ocasión:
- A ·eces el menor no es capaz de comunicar lo que pasó hablando
pero es capaz de escribirlo ya que escribir le causa menos ·ergüenza
o ansiedad.
- Lntregar al menor, que toda·ía no es capaz de escribir, papel
timbrado del juzgado indicandole que es papel para que dibuje cosas
que le han pasado y quiera contar. Una menor de cinco anos dibujó
en un íolio de oíicio oíreciéndoselo a la 1.S. que tenía que ·alorar la
modiíicación del régimen de ·isitas de la menor con su padre, papa
haciéndome las cosas íeas`, después de que diez minutos antes
había reíerido: papa es malo porque me mete la colita en la
boquita`. Sin reíerir mas sobre el abuso, al cambiar de tema después
de esa írase y no poder ·ol·er sobre él, hasta el momento que la
menor por decisión propia, lo dibujó. Ln un caso que trabajé en
equipo con una companera psicóloga, sobre unas menores que
suírían tocamientos por un adulto, una de las menores, que se
encontraba muy aíectada, no íue capaz de contarlo pero lo escribió
en un papel.
- Decirle que puede contar el secreto al micróíono, era una técnica
que utilizaba una companera Psicóloga, Susana Ojeda, que a ·eces le
solía dar buenos resultados, aunque en ocasiones los ninos se
agarraban al micro aproximandose en exceso, lo que a la hora de
transcribir por exceso de sonoridad y ·ocalización causaba algunos
incon·enientes, que se ·eían superados por la recompensa de la
·erbalización del abuso.
- Con los mas pequenos hablar sobre aspectos de la ·ida cotidiana
donde se ha denunciado el abuso ,dormir, aseo... con munecos
identiíicados como miembros de la íamilia,. Siendo los menores los
que a preguntas abiertas ·ayan contado las rutinas íamiliares, o lo
acontecido recientemente, si se trata de un suceso concreto. Si se
hace una pregunta especííica hay que cambiar en seguida a

18¯

preguntas abiertas para que el nino pueda describir los hechos con
sus propias palabras.
Se trata de no preguntar ,Alguien te tocó en tus partes íntimas la
semana pasada·, ya que los menores pueden llegar a responder sí`
a estas preguntas directas aunque no hayan ocurrido.
Si el menor no reíiere los abusos se deben estudiar otras posibles
moti·aciones y explicaciones a la denuncia de abusos. Pre·iamente,
en la preparación de la entre·ista se han debido de establecer ·arias
hipótesis alternati·as que podemos intentar clariíicar con el menor.
8.8.9 La narrativa libre
Una ·ez abordado el tema se hace la siguiente in·itación sugerida
en el Protocolo de Michigan:
Cuéntame todo lo que puedas sobre eso`
Comienza con la primera cosa que pasó y dime todo lo que
puedas, incluso cosas que creas que no son muy importantes`.
Dime todo acerca de ello, justo desde el principio hasta el íinal.
Cuando el nino comience a hablar hay que ser paciente con las
pausas. Suelo decir que cuando ya tengo el impulso de hablar, si soy
capaz de callar unos segundos mas, es posible que mejore el
testimonio espontaneo del menor . lay que animar ,\ luego qué·
,Cuéntame mas sobre eso· ,Qué mas me puedes contar·. Aja`,
repitiendo los comentarios del menor. Animando cuando al nino le
de ·ergüenza estoy acostumbrado a temas de este tipo, yo hablo
con los ninos este tipo de cosas. No pasa nada porque me lo
cuentes`.
Ln el protocolo de Nichd ,2000, se sugiere hacer una serie de
preguntas abiertas después de la re·elación del hecho que pueden
darnos mas iníormación no contaminada:
,Lsto sucedió una sola vez o más de una vez· Si dice mas ·eces
se le dice, hablame acerca de la vez que recuerdes mejor, desde el
principio hasta el íinal. lablame acerca de la última vez que
sucedió algo. Quiero comprender que sucedió desde el principio
hasta el íinal. ,Puedes decirme algo acerca de la primera vez que
sucedió, desde el principio hasta el íinal· ,lay alguna otra ·ez que

188

recuerdes bien· lablame acerca de esta ·ez, desde el principio hasta
el íinal.
Si un menor rehuye responder hay que aceptarlo y hable de ello.
lay que darle tiempo para que recupere la calma, si calla se puede
decir las dejado de hablar`, si comienza a llorar puede ser de
ayuda repetir el último comentario del nino o preguntarle por el
moti·o por el que llora.
Ln la practica suelo ir haciendo acercamientos al tema y ·oy
recogiendo mentalmente los momentos en los que el menor cambia de
actitud y rehuye la con·ersación, introduciendo otros temas para el mas
relajantes. Contesto a las preguntas que sugiere el nino y ·uel·o a
introducir la última expresión en la que él nino ha cambiado de tema,
las dicho que te molestaban tu abuela y tu abuelo, me has hablado de
tu abuela, ahora hablame de tu abuelo.
A ·eces los ninos hacen comentarios que no se entienden, o
introducen personas que no reconoces, interrumpir para pedir una
aclaración, puede inhibir al nino y hacer que deje de hablar. Ls mejor
dejar que termine la historia con comentarios como ,\ entonces, qué·,
antes de aclarar. Se pueden tomar anotaciones mientras el menor habla
y aclarar esos datos en un momento posterior.
8.8.10 Interrogatorio y Clarificación
Comienza después de que el menor ha terminado la narrati·a libre.
Ls el momento de buscar iníormación legal rele·ante y para clariíicar
conceptos. Se debe e·itar saltar de un tema a otro y basarse en la
narrati·a del menor. Se deben usar el maximo de preguntas abiertas.
A ·eces recordamos bastante sobre las cosas que ha dicho la gente
,Cuéntame todas las cosas que oíste cuando eso sucedió·`. Antes
dijiste algo sobre una crema. ,Cuéntame todo sobre ello·` ,Qué es
lo que lle·aba puesto·`, 1u dijiste Pepe, ,Quién es Pepe·`. ,Qué
abuelo·`. ,1ienes un abuelo o mas de uno·`. Si el menor ha dicho
mi colita` aclara que signiíica esa palabra para él, Dime qué es tu
colita`.

Las preguntas cerradas deberían ir seguidas de preguntas
abiertas para que el menor pueda proporcionar iníormación
espontanea.

189

Los menores se suelen salir del tema y hay que retomarlos:
Sobre ese momento en la cocina con el no·io de mama...` Lstoy
coníuso sobre ese momento. Déjame que te pregunte algo sobre
eso`.
1ambién e·ita la coníusión etiquetar
De acuerdo, ·amos a llamar a ese hecho el momento en la cocina`
,\uille et al., 1993, citado en el Protocolo de Michigan.
Se debe seguir la sucesión del pensamiento del menor, en lugar
de tratar los temas en un orden predeterminado.
Puede necesitarse preguntar si ocurrió una o mas ·eces, si les ha
pasado a otros ninos, si otras personas estaban presentes. Antes de
cerrar la entre·ista todas las reíerencias a personas y hechos deben ser
aclaradas.
Por último puede ser indicado preguntarle sobre posibles
problemas con el sueno: si duerme bien, o tiene pesadillas y de que tipo.
Si piensa en ello con írecuencia, si e·ita lugares o acti·idades que le
recuerdan el suceso. Ln caso de que el menor reíiera dichos síntomas
de re-experimentación o de e·itación del suceso sería con·eniente que
un Psicólogo o Psiquiatra realizara una ·aloración del mismo por si el
menor esta suíriendo un 1rastorno de estrés postraumatico como
consecuencia de la agresión.
Antes de terminar la entre·ista si hay un segundo entre·istador o
un equipo de personas en una sala de obser·ación contigua, el
entre·istador puede preguntar a esas personas si tienen o no preguntas
adicionales antes de cerrar la entre·ista.
8.8.11 Ll Cierre
Se le pregunta
,lay algo mas que te gustaría contarme sobre....·` y ,lay alguna
pregunta que te gustaría hacerme·`.
Charlar con el menor sobre temas neutrales durante unos
minutos para terminar la entre·ista en tono relajado. Se le debe dar las
gracias por haber ·enido, pero hay que tener cuidado de agradecerle al
menor por haber maniíestado el abuso. No hacer promesas que no se
pueden cumplir. Se le puede dar un número de teléíono y un nombre
en la despedida.

190

8.8.12 1emas especiales
Preguntas acerca del tiempo. Memoria
- A los cuatro anos entienden el concepto manana.
- A los cinco anos entienden pasado manana.
- De 6 a ¯ anos comprenden los conceptos de semana y de mes.
- A partir de 8 entienden el sentido iníinito.
Los ninos de 3 anos, usan a ·eces la palabra ayer` cuando en
realidad quieren decir no hoy` y las palabras antes` y después` son
diíícilmente comprendidas antes de los ¯ anos. Ll conocimiento de las
íechas y las horas es limitado antes de los 8 ó10 anos. lallan también al
recordar el momento en que ocurrió un hecho o si sucedió hace mucho
tiempo o íue uno de tantos hechos. Para saber el día de la semana o la
hora el entre·istador puede ser·irse del contexto del menor y así
explorar en relación a los programas de tele·isión. Por ejemplo si íue
antes o después de su programa ía·orito. Ln Lspana, en muchas
íamilias se acostumbra a los ninos a acostarse después del programa de
Los Lunis`, si es el caso, esa puede ser la pregunta. ,habías ·isto Los
Lunis·, ,el hormiguero· ,Lra de día o de noche· Se le puede preguntar
sobre si eran ·acaciones escolares de ·acaciones de na·idad o de
·erano, si sucedía en días de colegio o en días íesti·os. Ln que curso
escolar se encontraba el nino, que proíesor tenía.
8.9 La entrevista cognitiva
Ll Protocolo de Michigan recoge diíerentes técnicas relati·as a la
restauración de la memoria de testigos-·íctimas y las adapta a la
población a la que ·a dirigida, menores. Cuando los menores se
aproximan a la adolescencia, puede utilizarse la entre·ista cogniti·a
,Diges y Alonso-Quecuty, 1993,, que consiste en realizar una entre·ista
dirigida a la obtención de iníormación cuantitati·a y cualitati·amente
superior a la que es posible obtener mediante las entre·istas estandar.
La entre·ista cogniti·a agrupa cuatro técnicas:
- Reinstauración cogniti·a del contexto.
- Lníasis en la recuperación de todo tipo de detalles.
- Recuerdo desde diíerentes perspecti·as
- Recuerdo de los hechos desde diíerentes puntos de partida.

191

a, Reinstauración cogniti·a del contexto. Diíerencia dos tipos de
contexto, el externo ,aspectos percepti·os: luminosidad, olores,
sonidos, localizaciones, y contexto interno ,aspectos personales:
emociones, pensamientos,. Se comienza la entre·ista pidiendo al
entre·istado que imagine de nue·o la situación sobre la que ·a a ser
entre·istado. Se le pide que procure recordar dónde se encontraba y
con quién, qué ·io, qué pensó y qué sentía durante aquellos momentos.
Se le pide que genere una imagen mental de la situación sobre la que
iníorma, localización de objetos, recuerdo de emociones
experimentadas.
b, Lníasis en la recuperación de todo tipo de detalles. Se le dice
al entre·istado que mencione absolutamente todo lo que recuerde por
tonto o sin importancia que pueda parecerle. Si no se menciona puede
que esos detalles no salgan a la luz. La declaración sera similar a la libre.
No se le hacen preguntas, no se le interrumpe.
c, Recuerdo desde diíerentes perspecti·as. Se le pide que lo
·uel·a a contar pero desde una perspecti·a opuesta a la suya.
d, Recuerdo de los hechos desde diíerentes puntos de partida.
Desde diíerentes momentos de la acción, con preguntas del tipo: Desde
el íinal de la narración hacia delante. Muy bien, ahora ·ol·amos a
empezar pero sólo desde el momento en que ·io usted...
La ·entaja de la entre·ista cogniti·a respecto a la entre·ista
estandar es que resulta mas rica y tiene la seguridad de que esa
iníormación no ha sido sesgada por el entre·istador.
8.J0 Conductas sexuales infantiles
Ll Consejo de Iníormación y Lducación de la Sexualidad de los
Lstados Unidos ,SILCUS, Sexuality Iníormation and Lducation
Council oí the United States,. Organización nacional no lucrati·a,
dedicada a desarrollar, recoger y distribuir iníormación y educación
comprensi·a sobre la sexualidad, en la publicación de íebrero-marzo de
1994 indicaba las siguientes conductas sexuales e·oluti·as, traducción
de Alonso-Quecuty ,2001, citado en Juarez, 2004,.
- Desde el nacimiento hasta los 2 anos:
- Lxplorar las diíerentes partes del cuerpo, incluidos genitales.

192

- Comenzar a desarrollar una actitud positi·a o negati·a hacia su
cuerpo.
- Lxperimentar placer genital ,erecciones-lubricación ·aginal,.
- Ser animados por la íamilia y el entorno para que desarrollen su
identidad, masculina o íemenina.
- Aprender algunas conductas que se consideran apropiadas para los
ninos y para las ninas.
Durante el tercer y cuarto ano de ·ida:
- lacer conscientes y muy curiosos en relación a las diíerencias
corporales y de género.
- Acariciarse y aprender a masturbarse a sí mismos.
- Jugar a ser médicos, a imitar acti·idades caseras u otros tipos de
juegos sexuales con hermanos y hermanas.
- Adquirir la creencia íirme de que son hombre o mujer.
- Imitar la conducta sexual de los adultos.
- Decir tacos.
- lacer preguntas y mirar por debajo de la ropa a los
companeros,as o a las munecas.
- 1ener curiosidad por su origen y preguntar por ello, por donde ha
nacido, etc.
Lntre los cinco y ocho anos:
- Continuar con los juegos y acti·idades sexuales, así como con la
masturbación.
- Maniíestar curiosidad por el embarazo y el nacimiento.
- Mantener relaciones de amistad íuertes con los ninos,as de su
mismo sexo. Los ninos y las ninas son írecuentemente socializados
para comunicarse de manera diíerente.
- Maniíestar gran interés por los roles de género. Lstos estan
írecuentemente muy estereotipados.
- 1ener una orientación sexual basica.
- Adquirir una nue·a íorma de ·alorar a los adultos que tienen
autoridad. Los proíesores pueden ser percibidos como personas que
saben mas que los padres.

193

- Comparar su situación con la de sus iguales. Sentir pena por sus
posibles carencias.
- Lntre los nue·e y doce anos:
- La pubertad, especialmente las ninas.
- lacerse mas reser·ados y maniíestar deseos de tener ·ida pri·ada.
- Cambios emocionales íuertes: euíoria-tristeza.
- Vi·ir sentimientos de enamoramiento o amistad muy íuertes.
- Mantener un apego importante con los amigos del mismo sexo.
- Sentirse incómodo, ponerse rojo, etc.
- Masturbarse hasta llegar al orgasmo.
- Lstar muy iníluido por el grupo de iguales.
- 1ener íantasías sexuales o romanticas.
- 1ener que tomar decisiones sobre la acti·idad sexual.
- 1ener la primera experiencia de coito.
Saber las maniíestaciones sexuales en la iníancia nos ser·ira para
normalizar algunos de los datos que obtengamos en las exploraciones
con menores.
8.JJ Análisis de las declaraciones
Para realizar el estudio y ·aloración de las declaraciones de
menores abusados sexualmente se utiliza el Analisis de la Validez de la
Declaración o SVA ,Statement Validity Assessment,, de séller, M. y
Koehnnken ,1994, que comprende:
Una entre·ista al menor realizada mediante un protocolo para
recoger la iníormación del suceso, realizada por una persona preparada,
aplicando preguntas abiertas, no inducti·as y grabada en audio o ·ideo.
Ll Analisis de Contenido Basado en Criterios ,Criteria Based
Content Analysis, CBCA,, que ayuda a examinar el contenido de la
declaración del nino. Se eíectúa mediante la trascripción de la
entre·ista. Son criterios basados en el relato libre del nino.
La lista de Validez. Criterios externos a la declaración del menor.
Considera otros íactores relacionados con el desarrollo del nino, con la
entre·ista, la moti·ación del menor y su entorno, así como la
compatibilidad de la declaración con las e·idencias externas entre otros.
Se trataría de la e·aluación global.

194

Concepto de Validez según Raskin y Lsplín ,1991, op. cit. en
Garrido y Masip, 2001,:
-Una declaración es ·alida si esta basada en la experiencia
personal, aunque algunos detalles sean imprecisos.
- Una declaración es in·alida si:
Ls una in·ención del que la hace, es mentira.
Obedece a la iníluencia de otras personas, sugestionabilidad y,o
instrucción.
Ll analisis del testimonio es una técnica que se originó en
Alemania. Ln el ano 1930 los criterios de realidad comenzaron a
describirse en la literatura psicológica y jurídica. Ln el XIX Congreso de
la Asociación Psicológica Alemana celebrado en Colonia en 1953,
Undeutsch subrayó el hecho de que en los procedimientos judiciales no
es la ·eracidad de la persona denunciante, sino la ·erdad de la
declaración lo que tiene que ser determinado. La ·aloración de la
·eracidad de las declaraciones esta basada en la experiencia de que los
relatos ·erdaderos diíieren de íorma signiíicati·a y notable de los
relatos íalsos ,in·entados, creados, íicticios, distorsionados, por la
calidad superior del primero ,a deíinir en términos de criterios,. Los
relatos ·erdaderos y íalsos diíieren por la sencilla razón de que la
·erdad existe, sólo la íalsedad tiene que ser in·entada` tal como lo dijo
el pintor írancés George Braque ,Undeutsch,.


Ln 1954 el 1ribunal Supremo Aleman adoptó la norma según la
cual se deben designar a unos testigos expertos para e·aluar la
·eracidad de las declaraciones, si los testimonios de los ninos o jó·enes
son las únicas y principales e·idencias del delito. Undeutsch esta
considerado el pionero en la practica actual de e·aluación de las
declaraciones en los tribunales. Después de Undeutsch, Arntzen y
Szewczyk, también Dettenborn, lroehlich & Szewczyk, publicaron un
estudio similar en Alemania ,Steller y Koehnken, 1994,.
Analisis de declaraciones basado en criterios ,Criteria Based
Content Analisis, CBCA,
Ll rango de edad de los ninos susceptibles de ser entre·istados
para poder aplicar la técnica de Analisis del Contenido Basado en
Criterios ,Criteria-Based Content Analysis CBCA,, según Raskin y
Lsplín ,1991, op. cit. en Garrido y Masip, 2001, es entre 2 anos y medio

195

y 1¯ anos, aunque iníorman de las limitadas habilidades cogniti·as,
sociales, ·erbales y de atención de los menores de 4 anos, así como los
conocimientos sexuales de los adolescentes. lay acuerdo en que los
ninos menores de 5 o 6 anos no siempre podran ser entre·istados con
este tipo de entre·istas. Raskin y Lsplín entienden que el íorense debe
estar dispuesto a admitir que algunos ninos simplemente no son
inentre·istables, aunque la lista de ·alidez tiene en cuenta el ni·el de
desarrollo del nino. Saywitz y Camparo, ,1998 op. Cit en Garrido y
Masip, 2001,, recomiendan hacer una e·aluación iníormal de sus
capacidades durante la íase de creación del rapport, para ajustarse al
ni·el del nino a la hora de realizar las preguntas e interpretar sus
respuestas.
Ll supuesto basico del analisis de declaraciones basado en
criterios es que las declaraciones basadas en obser·aciones de sucesos
reales ,experimentados, se diíerencia en cuanto a la calidad de las
declaraciones que no estan basadas en la experiencia directa sino que
son el producto de la íantasía o la in·ención. Los criterios de realidad o
de contenido reílejan características especííicas que diíerencian los
testimonios ·erdaderos de los in·entados.
...determinar si las cualidades y contenido especííicos de la
declaración grabada del nino que se ha obtenido durante la
entre·ista estructurada son indicati·os de una narración que resulta
de intentos de recuperar memorias reales o si parecen ser el
resultado de la in·ención, la íantasía o iníluencias de otra persona.
Ll contenido ·erbal de la declaración se analiza mediante la
aplicación de un conjunto de criterios a la trascripción ·erbal
obtenida a partir de la grabación de la entre·ista en toda su
integridad. Al aplicar los criterios...es necesario considerar la edad,
experiencia, y ni·el de habilidades cogniti·as del testigo ,Raskin y
Lsplín, 1991', pp. 1¯9-280,.
Garrido y Masip consideran que un concepto cla·e que subyace
a la utilidad de los criterios de contenido es el de .cri¡t, ya que menos el
primero, los criterios miden en que medida se aparta la narración del
nino del .cri¡t que se tenga para este tipo determinado de hechos ,es
decir, un abuso sexual,. Lllos lo deíinen así:
...Un .cri¡t, es un esquema mental que constituye el conocimiento
que tenemos de un cierto e·ento, y se articula en una rígida
secuencia de acciones, predeterminada y estereotipada, que deíine

196

una situación concreta. Un ejemplo clasico es el de .cri¡t ir al
restaurante`, que consistiría en la siguiente secuencia de acciones en
este orden: entrar, sentarse, esperar al camarero, pedir el menú,
comer, pedir la cuenta, pagar y salir.

Ahora bien, un .cri¡t no es un episodio real, sino prototípico, el
cual se abstrae de la experiencia o conocimiento de ·arios episodios
reales, similares entre sí de idéntica naturaleza. Por ejemplo, el .cri¡t ir al
restaurante no describe una instancia concreta en que íuimos a un
restaurante, sino que resulta de la abstracción de todas aquellas
ocasiones en que hemos acudido a algún restaurante, y,o de lo que
hemos oído, leído, etc. Sobre ir a un restaurante. Dicha abstracción, que
se constituye en nuestro conocimiento de este tipo de episodio, esta no
obstante despojada de la riqueza de detalles e idiosincrasia de los casos
indi·iduales, y no es sino un esquema lineal, esquelético, y estructurado.
Cuando alguien quiere in·entar una narración plausible sobre
determinado acontecimiento, acudira al conocimiento que tiene de
dicho acontecimiento, es decir, al .cri¡t. Sin embargo, al basarse en
dicho .cri¡t ,que literalmente signiíica guión`,, su narración seguira una
estructura lineal y ordenada, y estara despro·ista de los elementos
idiosincrasico que caracterizan los casos indi·iduales pero que, dado
que su ocurrencia no es común a la mayoría de éstos, no se habran
incorporado al .cri¡t.`
\ resaltan el peligro al entre·istar a ninos que hayan sido
abusados en múltiples ocasiones un abuso repetido, genera en ellos
memoria en íorma de .cri¡t ,Bekerian y Dennet, 1992 cit. en Garrido y
Masip,, así que puede que su narración no oírezca detalles y sea lineal
auque hayan pasado por el abuso. La solución es preguntar por un
episodio concreto, del cual se acuerden bien. Si han pasado por el
abuso, ese episodio se alejara del .cri¡t al incluir muchos detalles y
aspectos idiosincraticos, con lo que contendra algunos de los criterios
de realidad del CBCA. Sin embargo un nino que íormule una íalsa
alegación basara la misma en su .cri¡t.
Ll término criterio. ae reatiaaa debe reser·arse exclusi·amente para
los criterios que se reíieren a los contenidos de una declaración. Criterio.
ae covteviao se puede usar indistintamente con criterio. ae reatiaaa, pues
ambos pueden e·aluarse analizando el contenido de una transcripción

19¯

escrita de la declaración de un testigo. Lste procedimiento se conoce
como analisis de contenido basado en criterios ,CBCA,. Se pueden
e·aluar los criterios de realidad como presentes y,o ausentes,
puntuarlos en íunción de la íuerza o grado con el que se cumplen en
una declaración concreta.
Los criterios son 19 y se encuentran agrupados en cinco
categorías principales. Lste sistema constituye una integración de los
criterios listados por Undeutsch, Arntzen, Szewczyk, Dettenborn y
cols. ,196¯, 19¯0-19¯3, 1983 y 1984, respecti·amente, citados en Steller,
1994,.
Criterios para el Análisis del Contenido de la Declaración
(Steller, J994)
Características Generales
Lstos criterios de realidad se reíieren al testimonio completo de
la declaración del menor, la declaración tomada en su totalidad. Pueden
analizarse como primer paso del analisis de una declaración y pueden
e·aluarse sin reíerencia a los detalles del contenido de la declaración.
Según lonts, ,1994, cit. en Garrido y Masip, 2001,, aquellas
declaraciones que carezcan de criterios de este grupo se consideraran de
baja calidad, y seran tomadas con gran escepticismo.
Criterio 1: Lstructura lógica
Los testimonios, especialmente los amplios, deben examinarse en
cuanto a su consistencia lógica y,o homogeneidad contextual
,coherencia contextual,. 1rankell ,19¯2, cit. en Steller y Koehnken,
1994, aíirmó que el criterio de homogeneidad se cumple cuando los
detalles diíerentes, independientes, de una declaración describen el
mismo curso de sucesos. Undeutsch ,196¯, cit. en ídem, lo describía
como una coherencia y consistencia interna. Arntzen ,1983, cit. en
ídem, interpretaba un testimonio homogéneo como aquel en el que los
detalles contextuales pueden combinarse como un todo, sin ninguna
discrepancia o inconsistencia.
lonts, Steller y Boychuk ,1994 y 1992, cit. en Garrido y Massip,
2001, nos muestran una deíinición que puede ser muy útil a ni·el
practico: .i ta aectaracióv tieve .evtiao, .e cvv¡te e.te criterio.
Debe considerarse que ni los relatos de detalles inusuales
,criterio 8, ni la aparición de complicaciones inesperadas en los

198

acontecimientos ,criterio ¯, necesariamente interíieren con la
consistencia lógica.
Lamb ,1994, cita en Garrido y Massip, 2001, propone este
íormulario para saber si se cumple este criterio: ,Ls coherente la
declaración· ,Ll contenido es lógico· ,Lncajan entre sí los distintos
segmentos· Ll hecho de que la declaración contenga detalles peculiares
o únicos no debería aíectar a la ·aloración de esta dimensión,
suponiendo que la narración sea toda·ía lógica y plausible`.
Criterio 2: Llaboración inestructurada
Lste criterio tiene sentido sólo cuando se trabaja con
declaraciones en las que el testigo ha oírecido un relato libre del suceso
sin la interíerencia de excesi·a estructura inducida por el interrogatorio
directo del entre·istador.
Arntzen ,1983, cit. en ídem, usó la etiqueta ivcovtivevcia para
caracterizar un testimonio sin control`, un testimonio que tiene una
íorma de representación incoherente, desconexionada ,inconexa,,
desorganizada`. Los elementos íactuales del caso estan desperdigados
por la declaración o completamente desordenados en sus descripciones.
Se acompanan de digresiones temporales, y la secuencia de sucesos no
se da en orden cronológico. Sin embargo, se pueden unir íragmentos de
la declaración íormando un todo uniíicado que indica la consistencia
lógica del contenido del testimonio. Los testimonios in·entados y las
íantasías normalmente se caracterizan por una íorma de presentación
continua, estructurada, en general cronológica, con claros intentos de
parte del testigo de demostrar las conexiones causales. Un estilo
expresi·o sin barreras y que produce una presentación inestructurada se
considera signo de la ·alidez de la declaración. Sin embargo, si la
declaración muestra inconsistencias que no pueden resol·erse en el
contexto de la declaración global, ·iola la estructura lógica ,criterio 1,,
que indica la íalta de credibilidad de la declaración.
Ls muy esclarecedor el analisis que Garrido y Masip ,2001,
hacen de este criterio y el anterior relacionandolos, dicen ·an en sentido
opuesto, si una declaración es completamente desestructurada no
tendra sentido y carecera del primer criterio y si tiene la maxima
estructura lógica no habra digresiones. De hecho es razonable que el
primer criterio se dé en declaraciones ·alidas y también en las no-
·alidas, pero cuando ambos criterios, el primero y el segundo, estan

199

presentes, se compensan y se logra un equilibrio que caracteriza a las
narraciones ·alidas.
Criterio 3: Cantidad de detalles
Según Arntzen ,1983, cit. en ídem, un gran número de detalles
en una declaración es una indicación de su credibilidad porque es
imposible para la mayoría de los testigos adornar un testimonio íalso
con numerosos detalles`. La abundancia de detalles en una declaración
aparecen cuando, por ejemplo, se describe el lugar exacto, se describen
con detalle distintos aspectos de las persona, o se relata la sucesión de
acontecimientos paso a paso. Sin embargo, las repeticiones del mismo
detalle no debe contarse de nue·o, sólo deben considerarse hechos o
detalles distintos.
Contenidos Lspecificos
La segunda categoría principal de los criterios de contenido se
reíiere a los contenidos especííicos de la declaración. Ln este segundo
paso del analisis de la declaración, se e·alúan partes especííicas del
testimonio en cuanto a la presencia o íuerza de ciertos tipos de
descripciones.
Criterio 4: Lngranaje contextual
Undeutsch ,196¯, cit. en ídem, mencionó que los sucesos reales
tienen una base temporal y espacial` y Dettenborn y cols. ,1984, cit. en
ídem, eníatizaban el anclaje de los contenidos de una declaración con la
totalidad de la situación. Según Arntzen ,1983, cit. en ídem,, los
distintos entretejidos de los hechos esenciales de un suceso bajo
escrutinio con los de las circunstancias externas, cambiables` también
apoyan la credibilidad del testimonio. Lstas interrelaciones tiempo-
espacio puede ser, por ejemplo, sucesos diarios, habitos, la íamilia,
conocidos, relaciones de ·ecinos`. Cuando una persona enganosa
describe sucesos de interés periíérico, no se espera en la declaración esa
íusión de sucesos importantes con detalles irrele·antes o iníluencias
mutuas.
No se puede esperar que toda declaración creíble cumpla este
criterio porque un relato de un suceso corto o que sucedió sin ser
conectado con las circunstancias existentes puede relatarse sólo en la
íorma en que sucedió en realidad. Sin embargo, si se iníorma del
engranaje contextual, esto puede considerarse como indicación de la
credibilidad de la declaración.

200

Criterio 5: Descripción de interacciones
Para cumplir este criterio, es suíiciente que el nino describa las
interacciones, incluso de íorma torpe o extrana. Si el nino reproduce la
con·ersación palabra por palabra, ademas se puntúa como criterio 6.
Criterio 6: Reproducción de la con·ersación
Arntzen ,1983, cit. en ídem, aíirma que un indicio de la
·eracidad de una declaración aparece cuando se dan relatos de
con·ersación. Ln oposición al criterio 5, es este tipo de interacción nos
reíerimos sólo al dialogo. Los distintos hablantes deben ser
reconocibles en los dialogos reproducidos. Lste requisito se cumple
especialmente cuando el testigo incluye el ·ocabulario del lenguaje del
autor del delito que es atípico para la edad del testigo, o se incluye el
razonamiento utilizado por el acusado, o se presentan con·ersaciones
que re·elan las distintas actitudes del autor y la ·ictima,testigo.
Ln conjunto, este criterio no se satisíace con un relato del
contenido del dialogo, se cumple sólo cuando existe una réplica ·irtual
de las palabras de al menos una persona. Ll relato debe crear la
impresión de que el testigo ·ol·ió a experimentar el contexto ·erbal de
la situación al hacer la declaración. Respecto a las interacciones
·erbales, este criterio diíiere del criterio 5 en cuanto que es una
indicación mas íuerte de la credibilidad. Ll testigo debe dar una réplica
·irtual de las palabras reales de al menos alguna parte de la interacción
·erbal para cumplir el criterio 6 ,como en el criterio 5 no tiene porque
hacerse con íluidez,. Szewxzyk ,1984, cit. en ídem, anadió que las
insinuaciones del acusado que el nino relata pero no entendió son
ejemplos bastante sólidos de este criterio.
Criterio ¯: Complicaciones inesperadas durante el incidente
La aparición de relatos de complicaciones inesperadas durante el
incidente ,Arntzen, Dettenborn y cols., Undeutsch, cit. en ídem,
apoyan la credibilidad de una declaración. Ll ambito de estas
complicaciones puede ir desde una interrupción impre·ista o diíicultad
en la íinalización espontanea del suceso antes de su terminación lógica.
La aparición de un personaje exterior.
Peculiaridades del contenido
Criterio 8: Detalles inusuales

201

Una declaración puede ser concreta y ·í·ida por el relato de
detalles inusuales o únicos, como la aparición de detalles extranos que
no son claramente irreales.
Criterio 9: Detalles superíluos
Los detalles que no son esenciales para la acusación pero que el
testigo describe en conexión con las alegaciones pueden considerarse
signos de la ·alidez de una declaración. Las personas que mientes
probablemente no piensan en in·entar detalles irrele·antes, superíluos,
que no contribuyan a la aíirmación del suceso alegado.
Criterio 10: Incomprensión de detalles relatados con precisión
Lste criterio se cumple si el nino relata acciones u oírece detalles
que él no comprende pero sí el entre·istador. Lste criterio también íue
mencionado por Arntzen en 1983 y Szewczyk en 19¯3 haciéndose eco
de Undeutsch en 196¯, quien habló de los detalles que estan mas alla
del horizonte de comprensión del testigo`. Lste criterio ocurre en una
declaración cuando el testigo iníantil interpreta incorrectamente una
obser·ación correctamente descrita.
Criterio 11: Asociaciones externas relacionadas
Una asociación externa relacionada esta presente cuando el
testigo relata con·ersaciones que se reíieren a otros sucesos de tal
modo que cada uno de los relatos dados contiene un enlace
superpuesto de al menos dos relaciones` Arntzen ,1983 cit. en ídem,.
Por ejemplo, en el relato de una relación incestuosa, una asociación
externa relacionada puede estar presente si el testigo ,la hija, describe
una con·ersación con el acusado ,el padre, en la que hablaron de las
experiencias sexuales de la hija con otras personas. La asociación es
externa a la alegación pero relacionada con su contenido. Arntzen
,1983, cit. en ídem, dice que nunca ha encontrado estos engranajes en
declaraciones íalsas.
Criterio 12: Relatos del estado mental subjeti·o
Ll relato del propio estado mental del nino durante el suceso es
también de importancia cualitati·a. Lste criterio incluye la descripción
de sentimientos, como miedo o asco, así como relatos de cogniciones,
como pensar en cómo escapar mientras el suceso ocurría. Lste criterio
puede encontrarse en Arntzen ,1983, cit. en ídem, y Dettenborn y cols.
,1984, cit. en ídem,. Arntzen también destacaba el ·alor de relatos

202

sobre la e·olución de las emociones y sus cambios durante el curso de
los acontecimientos.
Criterio 13: Atribución del estado mental del autor del delito
Undeutsch ,196¯, cit. en ídem, destacó que los estados mentales
y moti·os que el nino atribuye al supuesto autor son signos de la
credibilidad de una declaración. Dettenborn y cols. ,1984, cit. en ídem,
también listaban descripciones de reacciones aíecti·as y de estados
íisiológicos del autor del delito como criterio de realidad.
Contenidos referentes a la motivación
Criterio 14: Correcciones espontaneas
Corregirse a uno mismo de íorma espontanea durante una
entre·ista u oírecer recursos nue·os o mas claros se considera una
característica a ía·or de la credibilidad de una declaración, o al menos
cuestionan un relato completamente íicticio o uno iníluido por una
tercera persona. Undeutsch ,196¯, cit. en ídem, daba mucha
importancia a las correcciones espontaneas o a las mejoras en la
declaración. Como las personas que deliberadamente dan un testimonio
íalso se sienten obligados a dar una buena impresión y no ponerse en
duda mediante cambios o correcciones a sus declaraciones, no se espera
que este criterio aparezca en acusaciones íabricadas. Sin embargo,
Dettenborn y cols. ,1984, cit. en ídem, destacaban que este criterio no
puede considerarse cumplido cuando una corrección o anadido no es
espontaneo sino que se da como resultado del interrogatorio,
sugerencias u otras iníluencias directas del entre·istador.
Criterio 15: Admitir íalta de memoria
Cuando admite íalta de memoria, el testigo esta en una situación
similar a la que se da cuando espontaneamente corrige una declaración
pre·ia. Se supone que las personas que dan de íorma deliberado
testimonios íalsos mas bien responderan enteramente a las preguntas,
antes que admitir una íalta de memoria de ciertos detalles.
Criterio 16: Plantear dudas sobre el propio testimonio
Según Undeutsch ,19¯6, cit. en ídem,, el plantear objeciones a
la corrección del propio testimonio es también un indicio de la
credibilidad de la declaración. Puede presuponerse que una persona que
esta intentando parecer creíble cuando hace una declaración íalsa no se
inclinara a plantear dudas sobre la credibilidad de la alegación.

203

Criterio 1¯: Auto-desaprobación
La mención de detalles autoincriminati·os y desía·orables en
una declaración también indica la ·eracidad del testimonio. Según
Undeutsch ,196¯, cit. en ídem, y Dettenborn y cols. ,1984, cit. en
ídem,, la auto-acusación de un testigo debido a una actitud autocrítica
sobre la propia conducta del testigo írente al autor del delito` ía·orece
la credibilidad del testimonio.
Criterio 18: Perdón al autor del delito
Si una declaración tiende a ía·orecer al acusado ,e.g., se dan
explicaciones o exoneraciones de su conducta, o si el testigo no hace
uso de posibilidades ob·ias para otras incriminaciones, Undeutsch
,196¯, cit. en ídem, lo considera como una indicación de la ·eracidad de
la declaración.
Llementos especificos de la ofensa
Los peritos deben tener conocimiento especííico y experiencia
respecto a las íormas típicas en las que se cometen crímenes sexuales
para poder tratar esta categoría de criterios de realidad.
Criterio 19: Detalles característicos de la oíensa
Undeutsch ,196¯, cit. en idem, anadió la descripción de
des·iaciones especííicas de las nociones comunes de conducta sexual`
como ejemplo de concreción y ·i·eza. Lstos relatos incluyen
características especiales de la oíensa.
Ln casos de incesto, por ejemplo, algunos pueden cuestionar la
·eracidad de la ·íctima porque las descripciones incluyen la íalta de
resistencia por parte de la ·íctima y una larga y continua relación
incestuosa, iniciada con conductas sexuales relati·amente inocuas que
progresi·amente a·anzan acompanadas de un cambio de actitud de la
·íctima hacia el autor del delito. Como muestra la in·estigación
empírica, estos elementos pueden considerarse especííicos de la oíensa
en relaciones sexuales incestuosas, al mismo tiempo, contradicen las
creencias comunes de los legos. Lste criterio esta basado en hallazgos
empíricos criminológicos sobre el curso típico y características de
crímenes sexuales especííicos. Ll acuerdo entre el testimonio y las
características conocidas de las oíensas se toma como indicación de la
·eracidad de la declaración.

204

Lsta categoría íue suprimida por Raskin y Lsplín ,1991, cit. en
Garrido y Masip, 2001, y trasladado a la lista de ·alidez.
8.J2 Aplicación de los criterios del CBCA a la entrevista
Para aplicar el CBCA, es aconsejable grabar en soporte audio o
·ideo la entre·ista con el menor, a continuación hay que transcribirla y
·alorar cada uno de los criterios.
Para ·alorar el CBCA se deben de considerar solo las írases que
se reíieren a temas de contenido sexual. Cuando la iníormación se
repite solo se e·alúa una ·ez. lay iníormación que puede puntuar en
mas de un criterio.
Ls aconsejable la inter·ención como mínimo de dos técnicos,
que podrían ser de disciplinas diíerentes y complementarias ,médico
íorense, pediatra, psicólogo, trabajador social, educador, policía...,,
íormados en abusos sexuales quienes por separado realicen la misma.
Ls aconsejable el trabajo en equipo durante todo el tiempo que dura la
e·aluación siendo interesante la interdisciplinariedad sobre todo en la
aplicación de SVA, ya que la e·aluación psicológica esta basada según
Steller y Koehnken ,1994, en tres elementos:
- Analisis de las características del testigo iníantil.
- Analisis de los posibles moti·os del testigo para hacer una
acusación íalsa.
- Analisis del contenido de la declaración misma
\ el trabajo en equipo permite la complementariedad proíesional
y personal, una inter·ención mas amplia en menos tiempo, la discusión
del caso, así como el apoyo en las decisiones. Aunque el trabajo se
realice en equipo, por eíicacia, es mas adecuado que un técnico sea
quien dirija cada caso concreto, el técnico que realice la entre·ista.
Los criterios de contenido pueden analizarse simplemente como
presentes o ausentes, o pueden puntuarse en cuanto a íuerza y grado en
que aparecen en la declaración. Una e·aluación general sobre el grado
en que los criterios de contenido aparecen en una declaración lle·a a
una estimación de la calidad de la declaración. Lsto oírece una
e·aluación probabilística de si el testigo realmente experimentó el
suceso alegado.
Actualmente no existen reglas de decisión íormalizadas para
combinar los criterios de contenido o para determinar puntuaciones

205

cla·e para diíerenciar entre declaraciones sinceras o enganosas en base
a la cantidad o íuerza de los criterios de contenidos existentes. Ln la
practica alemana existe una regla pragmatica de que al menos deben
darse tres criterios de realidad para clasiíicar un testimonio como
creíble` Arntzen ,19¯0, cit. en ídem,, pero esta regla pragmatica es
enganosa. Debe apuntarse que los distintos criterios tienen diíerentes
·alores para e·aluar la ·eracidad de una declaración Koehnken ,1982,
cit. en ídem,. Actualmente, el uso practico del analisis de declaraciones
representa un método semiestandarizado, cuyo resultado esta basado en
estimaciones clínico-intuiti·as mas que en reglas de decisión
íormalizadas Steller y Koehnken ,1994,. Como ·emos no es solo la
suma de los criterios ya que unos criterios resultan mas esclarecedores
que otros.
Otra practica es la de puntuar los criterios para e·aluar las
declaraciones de los menores en, 0 si no esta presente, 1 si se encuentra
presente y 2 si se encuentra íuertemente así lo indican Cortés y Cantón
,2000,. Sumando íinalmente las puntuaciones. Aunque nadie se atre·e a
indicar la relación entre puntuación y la credibilidad, algunos
proíesionales indican estos posibles cortes:
- Lntre 31 y 38: creíble
- Lntre 24 y 30: probablemente creíble
- Lntre 15 y 23: indeterminada
- Lntre 8 y 15: poco creíble
- Lntre 0 y ¯: no creíble
Otros indican como puntuación de corte para ser creíble un
relato a partir de 28.
A la hora de considerar la presencia o ausencia de los criterios en
un testimonio dado se puede también optar por tomas una decisión
dicotómica sobre la presencia,ausencia de cada criterio especííico. \a
que hablar sobre intensidades en los criterios puede a coníusión y
desacuerdo en los equipos de trabajo. Garrido y Masip, con acierto se
preguntan dónde esta el límite para decidir si un criterio debe e·aluarse
como presente o como íuertemente presente. Según demostraron
Steller, \ellwrshaus y \olí ,1989, cit en Steeller, 1989,, la
concordancia entre e·aluadores no·eles y expertos era menor al
puntuar el grado de presencia,ausencia de criterios que al ·alorar
meramente si estaban presentes o ausente.

206

Craig ,1995, citado en Vrij y Akehurst, 1998, op. cit. en Garrido
y Masip, 2001,:
Cree que el número mínimo de criterios para considerar ·alida
una declaración es cinco. \uille ,1988, op. cit. en Garrido y Masip,
2001, identiíica correctamente un 90° de historias ·erdaderas y el
¯4,4° de las íalsas considerando ·alidas las declaraciones que tu·ieran
los cinco primeros criterios y dos más cualesquiera. Raskin y \uille
,1989 op. cit. en Garrido y Masip, 2001, indican que la presencia de los
criterios estructura lógica y producción inestructurada debe ser
una condición indispensable para considerar una declaración como
·alida y que el cumplimiento de un mayor número de criterios permitira
una conclusión mas íirme sobre la ·alidez de la declaración. Raskin y
Lsplín ,1991, op. cit. en Garrido y Masip, 2001, indican que los dos
criterios que deben necesariamente estar presentes para que un
testimonio sea ·alido son estructura lógica y cantidad de detalles,
teniendo en cuenta la edad, estadio del desarrollo del nino, y la
naturaleza y complejidad de los acontecimientos.
Lxisten numerosos estudios sobre la íiabilidad y la ·alidez del
CBCA, los proíesores de la íacultad de Salamanca Garrido y Masip
eíectuaron una recopilación de los diíerentes estudios que se estan
realizando actualmente sobre la íiabilidad de esta técnica y de entre
otros muchos trabajos destacan:
La in·estigación de Lsplín, Boychuk y Raskin ,1988, citado en
Garrido y Masip, 1998,, por ser la mas citada en la literatura sobre la
materia. Ln la misma se trabaja sobre una muestra de: 20 ninos ,3 ninos
y 1¯ ninas, con abusos coníirmados, para ser caliíicados así debía darse
al menos dos de los siguientes criterios:
- La coníesión del agresor, íuera de negociaciones para la reducción
de pena ,n~18,.
- L·idencia médica, traumatismo ·aginal u,o anal ,n~16,.
- Declaración incriminatoria de un testigo ,n~11,.
Otra muestra de casos de abusos no coníirmados también de 20
ninos ,2 ninos y 18 ninas, en las que ademas de la negación persistente
del acusado ,n~20, se debían cumplir al menos tres de los siguientes
criterios:

20¯

- Ausencia de e·idencia médica ,n~20,.
- Desestimación judicial del caso ,n~15,
- Ausencia de otra e·idencia externa independiente ,n~19,
- Juicio clínico de un psicólogo de que la probabilidad ded haber
suírido abuso era baja ,n~10,
- Resultado del examen poligraíico del agresor indicando su
inocencia ,disponible sólo en 14 casos,
10 casos cumplían todo los criterios.
Ln dicho estudio los criterios con un mayor poder de
discriminación resultaron: en primer lugar aetatte. ivv.vate. ,criterio 8, y
.v¡erftvo. ,criterio 9 criterio,, seguido de correcciove. e.¡ovtavea. ,criterio
14,, luego etaboracióv ive.trvctvraaa ,criterio 2,, y los criterios ae.cri¡cióv ae
ivteracciove., re¡roavccióv ae covrer.aciove. , cov¡ticaciove. ive.¡eraaa. ,criterios
5,6 y ¯,. Los menos discriminati·os ,por su baja írecuencia incluso en
declaraciones coníirmadas, serían ivcov¡rev.ióv ae aetatte. varraao. cov
¡reci.ióv ,criterio 10,, a.ociaciove. e·terva. retaciovaaa. ,criterio 11,, avaar aet
¡ro¡io te.tivovio ,criterio 16, y avto·ae.a¡robacióv ,criterio 1¯,.
Ln otro estudio realizado por Lamb, Sternberg, Lsplín,
lershkowitz, Orbach y lo·a· ,199¯ citado en Garrido y Masip, 1998,
los resultados en cuanto a los criterios que discriminan
signiíicati·amente son etaboracióv ive.trvctvraaa, cavtiaaa ae aetatte.,
evgrava;e covte·tvat, ae.cri¡cióv ae ivteracciove. , re¡roavccióv ae covrer.aciove..
Ll criterio aetatte. ivv.vate. tiene una signiíicación marginal.
Ln cuanto a un estudio de íiabilidad elaborado por lorowitz,
Lamb, Lsplín, Boychuk, Crispín y Reiter-La·ery ,199¯ citado en
Garrido y Masip, 1998, sobre la íiabilidad test-retest e interjueces, los
criterios con una mayor íiabilidad entre jueces son los de e.trvctvra tógica
,criterio 1,, aetatte. vo cov¡revaiao. ,criterio 10,, avaa. aet ¡ro¡io te.tivovio
,criterio 16,, avtoae.a¡robacióv ,criterio 1¯, y ¡eraovar at agre.or ,criterio 18,
los que presentan una menor íiabilidad entre jueces son ta aavi.ióv ae
fatta ae vevoria ,criterio 15,, aetatte. .v¡erftvo. ,criterio 9, y correcciove.
e.¡ovtavea. ,criterio 14,. Ln cuanto a la íiabilidad test-retest, la
·aloración de la prueba íue considerada alta. Lsta prueba consistió en
que tres e·aluadores ·aloraran en dos ocasiones la trascripción de 100
entre·istas habiendo pasado entre tres y siete meses como mínimo
entre una e·aluación y otra.

208

Lste trabajo íinaliza realizando una comparación de los criterios
en los diíerentes trabajos estudiados por ellos en los que con·ergería
una mayor íiabilidad y ·alidez ,Cit. Ln Garrido y Masip, 1998,:
- Llaboración inestructurada ,criterio 2,.
- Descripción de interacciones ,criterio 5,.
- Reproducción de con·ersaciones ,criterio 6,.
- Detalles inusuales ,criterio 8,.
Siguiendo las indicaciones de Steller y Koehnken ,1994, para
poder realizar una e·aluación en base a los Criterios de Contenido, hay
que tener en cuenta que los testimonios pueden diíerir, según la edad
del menor, de su capacidad cognitiva y del tipo de suceso que se
trate. Ls necesario para aplicar los criterios que exista una declaración
extensa y obtenida mediante una entrevista abierta y poco dirigida.
La calidad del contenido de una declaración depende no sólo de
si un testigo describe un suceso por él experimentado o in·entado, sino
también de las capacidades cogniti·as del iníormante y de la naturaleza
del suceso relatado. Según aumentan las capacidades intelectuales de un
testigo y la complejidad de un suceso disminuye, la aplicación del
analisis de declaraciones mediante criterios de contenido se hace mas
diíícil, o incluso insigniíicante. Un resultado positi·o de un analisis de la
calidad de una declaración es menos con·incente si las capacidades
cogniti·as y ·erbales de un testigo estan altamente desarrolladas. De
otro lado, un resultado negati·o del analisis de declaraciones que se
debe a la íalta de complejidad del suceso relatado tiene poco signiíicado
en la e·aluación de la credibilidad de las declaraciones de un testigo
iníantil. Ademas de la naturaleza del suceso y de las capacidades
cogniti·as del testigo, la cantidad de criterios de realidad en una
declaración dada también depende de la extensión de la misma, el
analisis de una declaración requiere extensas narraciones y que las
preguntas sugerentes o dirigidas durante la entre·ista puedan producir
una declaración que no puede ser adecuadamente analizada por los
criterios de contenido, Steller y Koehnken ,1994,.
Como los resultados del analisis de declaraciones mediante
criterios de contenido dependen de las capacidades cogniti·as de los
testigos así como de la naturaleza del suceso relatado, el analisis de
declaraciones basado en criterios debe restringirse a la e·aluación de las
declaraciones iníantiles en casos en los que aíirman que participaron

209

personalmente en los sucesos, especialmente casos de abuso sexual. Ln
estos casos, normalmente íalta otro tipo de pruebas, y la utilidad del
analisis declaraciones basado en criterios como método de e·aluación
con propósitos de in·estigación y judiciales es ob·io. La ·alidez del
método toda·ía que da limitado al analisis de declaraciones de ninos
pequenos o adolescentes en casos de supuestas oíensas sexuales según
indica Steller y Koehnken ,1994,.
Garrido y Masip ,2001, senalan que a mayor presencia de
criterios, mayor probabilidad de que estemos ante una declaración
·alida. Pero mientras que la presencia de los criterios es un indicador de
la ·alidez de la declaración, su ausencia no implica que dicha
declaración sea una in·ención.
Ll analisis de las declaraciones mediante el empleo del CBCA
debe hacerse sobre una trascripción de la entre·ista. Ll material debe
ser escrito, lo cual permite al e·aluador ·ol·er sobre partes especííicas
de la declaración y a releerla las ·eces que se crea necesario. Normas de
aplicación:
Deben considerarse sólo los contenidos que estén relacionados
con el incidente sexual.
La iníormación que se repite debe e·aluarse sólo una ·ez.
lay iníormación que puede puntuar en mas de un criterio.
Las respuestas a preguntas directas que no ·ayan mas alla de lo
que se dice en dicha pregunta no deben codiíicarse.
8.J3 La lista de validez (SVA)
No se puede juzgar una declaración como ·alida o no-·alida
basandonos solamente en el analisis de los criterios de contenido
,CBCA, exclusi·amente y rechazando otras iníormaciones relati·as a
las características del menor ·íctima-testigo, las posibles moti·aciones
del menor y de su entorno para inculpar al presunto agresor o la
aportación de diíerentes pruebas que pueden apoyar o contradecir la
declaración del menor. Lstos otros datos son los que se e·alúan en los
criterios de ·alidez ,SVA,.
La decisión última sobre la ·alidez de las alegaciones y cómo
proceder de la mejor manera con la in·estigación y otras acciones
íormales debe basarse en un juicio compuesto que incluya la calidad
de la declaración, la adecuación de la entre·ista, y el grado en que

210

los criterios de contenido se cumplen. Lste juicio esta mediatizado
por la medida en que los aspectos de la lista de ·alidez se ·en
satisíechos, así como por la e·aluación diagnóstica y la competencia
general del nino, y la probable adecuación y eíecti·idad del nino
como testigo. Lstas últimas consideraciones implican la
consideración de iníormación adicional que hayan obtenido otros
psicólogos, in·estigadores, trabajadores sociales y proíesionales del
sistema legal.` Raskin y \uille ,1989, cit. en Garrido y Masip, 2001,

Si el CBCA consistía en un analisis sistematico del contenido de las
declaraciones iníantiles usando un conjunto de criterios deíinidos, el
SVA estudia criterios externos a la declaración.
1ABLA ,SVA,
Lista de los Criterios de Validez creadas por Steller, Raskin y
\uille, Steller y Boychuk ,1989, 1989, 1992 cit. en Garrido y Masip,
2001,.
CARAC1LRÍS1ICAS PSICOLÓGICAS:
- Limitaciones cogniti·o-emocionales
- Adecuación de lenguaje
- Adecuación del aíecto
- Susceptibilidad a la sugestión ,resistencia, adherencia a la
sugestión,
CARAC1LRÍS1ICAS DL LA LN1RLVIS1A
- Preguntas sugesti·as o directi·as
- Adecuación general de la entre·ista
MO1IVACIÓN ,para iníormar en íalso,
- Moti·o para denunciar
- Contexto de la re·elación o iníorme original
Presiones para iníormar en íalso
PRLGUN1AS DL INVLS1IGACIÓN
- Consistentes con las leyes de la naturaleza
- Consistentes con otras declaraciones
- Consistentes con otras e·idencias ,pruebas médicas, íorenses,
analíticas...,.

211

8.13.1 Caracteristicas psicológicas
Limitaciones cognitivo-emocionales
Valorar si la íalta de iníormación se debe a las limitaciones
cogniti·as del menor, a su íalta de ·oluntad o a su incomodidad para
relatar los sucesos.
Adecuación del lenguaje
Valorar el lenguaje y los conocimientos que posee, siguiendo la
iníormación que íacilitan los tutores y el nino, así como los iníormes de
otros proíesionales. Analizar si el lenguaje que utiliza el menor en el
relato son los apropiados para un nino de su edad o esta contaminado
por las anteriores inter·enciones de adultos con el menor.
Se ·alora si existen diíerencias notables entre el testimonio
espontaneo del menor en el relato sobre su ·ida cotidiana, película o
suceso personal que haya realizado en la primera parte de la entre·ista y
el relato sobre los abusos sexuales, así como su conocimiento sobre el
sexo. Si ha podido adquirido iníormación sexual a tra·és del colegio,
íamiliar, programa de pre·ención de abuso sexual, tele·isión ... o
debido a su exposición a la agresión sexual. Se ·alorara su
conocimiento sobre la sexualidad y el testimonio realizado.
Adecuación del afecto
Obser·ar si las emociones que el menor mostró en la entre·ista
eran las apropiadas o no. 1anto Garrido y Masip ,2001, como Ruiz y
Pena ,2004, realizan una crítica ha este criterio y reíieren que la íorma
de expresar un hecho de este tipo puede ir desde el estilo expresi·o
agitado o un relato inhibido y con bloqueos.
Susceptibilidad a la sugestión (resistencia/ adherencia a la
sugestión)
Si un nino rechaza las alternati·as incorrectas propuestas por el
entre·istador indicara que es resistente ha la sugestión del adulto. O
cede a la dirección de las preguntas realizadas por el entre·istador e
impro·isa respuestas aportando iníormación nue·a o contradictoria.
Según Ruiz y Pena ,2004, los ninos que no relatan una experiencia real,
que suelen deberse a que han sido inducidos por adultos, suelen
mostrarse altamente sugestionables y modiíicar el testimonio
magniíicandolo.

212

8.13.2 Caracteristicas de la entrevista
Se deben de estudiar todas las entre·istas que se hayan realizado
al menor y que tengamos acceso, no solo a la trascrita. Steller y
Boychuk ,1992, cit. en Garrido y Masip, 2001, dicen: Las
equi·ocaciones de las entre·istas pre·ias pueden iníluenciar la presente
declaración, aunque ahora se emplee una técnica adecuada`. Por eso es
muy recomendable entre·istar correctamente al menor lo antes posible.
Preguntas sugestivas o directivas
Valorar si hubo preguntas sugesti·as o presión para que el nino
declarara en un sentido determinado, si se reíorzaban algunas de las
contestaciones.
Adecuación general de la entrevista
Si el entre·istador ha tenido en cuanta a la hora de utilizar el
lenguaje el momento e·oluti·o del menor, si el clima creado íue el
adecuado para que el menor relatara, si la narración que oíreció el
menor íue libre con la utilización de preguntas abiertas, se atendieron a
hipótesis alternati·as, si queda alguna iníormación cla·e por recoger.
Se puede estudiar las características de la entre·ista gra·ada pero
hay mucha diíicultad para estudiar las anteriores entre·istas en las que
se ha interrogado al menor.
8.13.3 Motivación (para informar en falso)
Motivo para denunciar
Quiero hacer especial mención a la e·aluación de la moti·ación,
siguiendo a \uille ,1989, quien dice que la moti·ación incluye el
mencionar las posibles razones para mentir, por ejemplo, la ·enganza,
mala intención, protección o complot. \ reíiere que se necesita conocer
el entorno del testigo, y de las interacciones con el acusado. lay
circunstancias como las separación litigiosa con gran enconamiento
entre las partes, intereses sobre la custodia, enírentamientos entre
íamilias, rechazo al presunto agresor... en las que el menor pueda ·erse
alentado dentro de su grupo íamiliar para realizar una declaración que
puede no ser cierta.
Ln otros casos, en situación de separación, el tutor puede creer
que se esta dando una agresión sexual hacia el menor cuando este relata
una interacción de aíecto con el otro progenitor. Las creencias
distorsionadas alentaran al rechazo del otro y a que el menor considere

213

negati·o comportamientos naturales ,besos, caricias, juegos, aseo
conjunto con adulto...,, que solo cuando se proíundiza en la entre·ista
con el menor se aclaran.
De igual manera un entorno en el que no exista moti·ación para
la denuncia. Ln el que haya habido una relación cordial con el agresor
hasta el momento de la denuncia y no exista ningún suceso en el
momento que se produce por el que el menor o el denunciante
obtengan beneíicios, sera un aspecto importante a tener en cuenta para
·alorar la credibilidad del testimonio.
Contexto de la revelación o informe original
Raskin y \uille ,1989, cit. en Ruiz y Pena, 2004, indican que si el
menor re·ela los presuntos hechos a un proíesor, pediatra, u otra
persona con ascendiente aíecti·o, incluso puede ser uno de los
progenitores pero cuando no existe conílicto entre los padre, la ·alidez
se ·e reíorzada.
Presiones para informar en falso
Relacionado con el anterior, dice Ruiz y Pena ,2004, que a ·eces
los propios implicados aportan pruebas de la inducción aportando
·ideos o grabaciones que realizan para poner la denuncia.
8.13.4 Preguntas de investigación
Consistentes con las leyes de la naturaleza
Se debe de considerar en este criterio si el testimonio contiene
íalta de realismo o contradice las leyes de la naturaleza, sin embargo
tenemos que interpretar el testimonio del menor aclarando incluso ese
tipo de inconsistencias Steward et al ,1993, cit. en Garrido y Masip,
2001, cita el caso de un nino que reíirió que un perro ·oló por el aire`,
sin aclarar que se trataba de una marioneta que el nino hacía como que
·olaba. Ln ocasiones para ·alorar este criterio deberemos consultar con
proíesionales de otras disciplinas, sobretodo de la médica para que nos
indiquen si es posible por ejemplo una penetración a una edad
determinada y si posible penetración dejara e·idencias en los genitales
del menor.
Consistentes con otras declaraciones
Ver como han e·olucionado las declaraciones del menor en las
diíerentes exploraciones que ha tenido ,policía, juzgado, médico,

214

trabajador social, psicólogo, primera re·elación., y si se trata de una
agresión a ·arios menores ·er el tipo de agresión que relata cada menor.
Consistentes con otras evidencias (pruebas medicas,
forenses, analiticas)
Se trata de que la declaración central del nino coincida con las
pruebas criminales que se han recogido en la in·estigación del abuso.
Para ·alorar la credibilidad del testimonio de los menores
después de estudiar toda la iníormación documental, realizar la
entre·ista con los progenitores del menor, las entre·istas con el menor
mediante un protocolo, transcribir el testimonio del menor y aplicar los
criterios del CBCA, se aplica la lista de credibilidad SVA.
Una ·ez completadas la e·aluación de la ·alidez, se realizara una
·aloración global de la declaración del nino catalogandola como
altamente creíble`, creíble`, indeterminada`, increíble` o
altamente increíble`. La utilidad practica del SVA se basa en su
capacidad para discriminar entre declaraciones creíbles y aquellas que
no lo son, según Cantón ,1998,.
Ll CBCA y la SVA son instrumentos que se encuentran
actualmente en estudio por tanto, las puntuaciones no deberían
utilizarse como un instrumento cientííicamente ·alidado y de certeza
absoluta para juzgar la ·eracidad de las declaraciones de un menor
abusado. Ademas como hemos ·isto, algunos criterios son mas
discriminatorios que otros por lo que no existe una íorma de
puntuación única, sería necesario saber qué criterios serían
imprescindibles y cuales no. Sin embargo, en muchas ocasiones, la
entre·ista con el menor y la utilización de estos instrumentos son la
única prueba que disponemos para ·alorar un abuso, cuando no existen
otro tipo de pruebas ,biológicas o testigos,.
8.J4 Valoración pericial a traves de los criterios de validez del
SVA, en ausencia de relato libre
Ll problema para estudiar el testimonio de un menor siguiendo
la lista de Criterios ,CBCA, surge cuando el nino que presuntamente
ha suírido los abusos reíiere un testimonio corto, debido a que su
capacidad de expresión se encuentra limitada por su edad. Lsto ocurre
sobretodo con los ninos mas pequenos. Ademas las ·erbalizaciones las
oírecen como respuesta a preguntas del entre·istador. Pudiera ser que

215

la iníormación que el menor íacilita sea debida a la inducción que el
menor ha ido siendo sometido hasta nuestra exploración, consciente o
inconscientemente por los adultos que han interactuado con él. Ln
estos casos Ruiz y Pena ,2004, sugieren realizar la ·aloración pericial
aplicando los Criterios de Validez del SVA apoyandose en los estudios
de Vazquez, Ruiz y García ,1998, cit. en Ruiz y Pena, 2004, en los que
se dice que los criterios de ·alidez no suelen cumplirse en testimonios
increíbles por lo que pueden ser·ir para discriminar.
Ruiz y Pena sugieren aplicar los criterios de ·alidez de íorma
externa a la declaración siguiendo a Raskin y Lsplín ,1991, cit. en Ruiz y
Pena, 2004,, pero incluyendo el criterio 19 del CBCA. Detalles
característicos de la oíensa` ya que este criterio no se reíiere a la riqueza
de la declaración sino al tipo de delito y estaría presente cuando en el
relato aparecen comportamientos que los expertos saben que aparecen
en los abusos sexuales a menores.
Ruiz y Pena ,2004, también proponen ·alorar la presencia de los
dos primeros criterios de CBCA, Lstructura Lógica` y Producción
inestructurada`.
8.JS Propuesta de indicadores psicosociales referidos a la
credibilidad del abuso sexual (Juarez, 2004)
Ln Lspana, los equipos psico-sociales ,psicólogos y trabajadores
sociales, que trabajan como técnicos asesorando a los Magistrados en
asuntos penales, se encuentran en la necesidad de estudiar las
in·estigaciones disponibles en abusos sexuales a menores con el
objeti·o de poder asesorar a los 1ribunales lo mas eíiciente posible en
esta materia. Ademas al encontrarse en un campo de trabajo en el que
se íusiona la in·estigación con la aplicación de los conocimientos
adquiridos en los casos, es un lugar apropiado para nue·as
in·estigaciones.
A continuación recogeré los indicadores propuestos por Juarez
,2004,, psicólogo en los Juzgados de Gerona, en su tesis sobre la
credibilidad del testimonio iníantil ante supuestos de abusos sexuales,
por coincidir con él en el interés de alguno de estos criterios, al haberlos
encontrado presentes en los casos de abusos sexuales a menores en los
que he trabajado y que íinalmente se comprobó el delito, bien por
existir pruebas biológicas coníirmandolo, o la coníesión del presunto

216

agresor, así como por estar presente en mucha de la literatura cientííica
en esta materia.
Juarez reíiere que el objeto de estos criterios es el de estudiar su
presencia o no en los relatos de los menores:
La existencia del secreto. Reíerido en trabajos de Garner,
laller, Jones, McQuiston, Pende y \ilson, De \oung, Mapes,
Lcheburúa, Guerricaeche·arría y Vega-Osés, Barury, Noguerol, Glaser
y Pérez Conchillo y Borras ,198¯, 1984, 1992, 1995, 1998, 1996, 1991,
1996 respecti·amente, citados en Juarez, 2004,. Con dos posibles
indicadores mas, la imposición de reglas de conducta y la
obtención de favores. Ll secreto empieza al mismo tiempo que los
abusos sexuales. Ll abusador se protege para no ser descubierto,
necesita seguir con la relación sexual y hara todo lo posible para
continuar sin ser sorprendido. Para ello impone la ley del silencio` y
establece una reglas de conducta, para esconder las posibles pruebas
judiciales, Juarez reíiere conductas como la ducha o el aseo después de
abuso, o el cambio de ropa interior. La manera de imponer estas reglas
puede ser, la amenaza, la mentira, la culpabilización, el chantaje y la
manipulación. Puede con·encer a la ·íctima del peligro que existe para
ella, para su íamilia y para él, si se descubre su relación. Ll nino se
adapta a esa situación y comienza el chantaje obteniendo regalos y
pri·ilegios del agresor. Juarez ,2004, reíiere: Lsto cierra el círculo
abusi·o en la medida que estas respuestas adaptati·as permiten la
desculpabilización del abusador y, al contrario, aumentan la culpabilidad
y ·ergüenza del nino. Los casos mas dramaticos se producen cuando la
·íctima es a.¡iraaa por el abusador, perdiendo toda capacidad de
experienciarse como una ·íctima de abuso. Ls estos casos es írecuente
que la ·íctima experimente placer en la relación, lo que producira
consecuencias catastróíicas en su ·ida adulta.`
Ln cuanto a las amenazas, el menor puede estar tan asustado por
las amenazas del abusador que es posible que no sea capaz de contar el
abuso y haya que trabajar con el nino para que supere el miedo y relate
lo ocurrido, a ·eces oíreciéndole protección contra el agresor. Solo se la
oíreceremos, si podemos darsela. Un abuso con amenazas gra·es es
probable que sea relatado con gran aíectación emocional, utilizando un
tono de ·oz diíerente al utilizado para el resto de la interacción, ya que
el menor cree en la posibilidad de que se cumplan las amenazas.

21¯

Juarez ,2004, pone los siguientes testimonios como ejemplos:
Lra de noche, quería que me acostara siempre con pantalones
cortos y que dejara la puerta de la ducha abierta` ,Regla de
conducta,.
Cuando no podía aguantar mas y le decía que se lo diría a mi
madre, él me decía que ella lo sabía, que era mejor no decir nada
por mi padre y que si no guardabamos el secreto él nos mataría`
,secreto,.
A mi sí que me daba dinero para chucherías y me compraba ropa
de marca, a mis hermanos no les daba nada, siempre les pegaba
cuando se portaba mal` ,Obtención de ía·ores,.
Conocí un caso en el que un padre abusaba de una hija
adolescente y el secreto era mantenido por toda la íamilia, la madre, que
no quería denunciar la situación, reíirió que la hija dormía en la cama de
matrimonio con el padre y administraba el único dinero que entraba en
la casa, el sueldo del padre, así como decidía las compras.
Relación envolvente de seducción. Indicador comentado por
Garner, laller, Jones, McQuiston, Pende y \ilson, Conte et al y Sgroi
,198¯, 1984, 1991, 1982, respecti·amente, citados en Juarez, 2004,. Al
principio el abusador manipula la dependencia y la coníianza del nino
mostrandole los abusos como un juego o como una relación normal
entre adultos y ninos o entre la íamilia. Ll abusador elige el momento y
el lugar en el que comenzara la agresión. Un ejemplo de este tipo íue el
de una nina que pasaba el régimen de ·isitas con su padre en el
domicilio de los abuelos. La menor reíería que las agresiones sucedían
por la manana cuando su abuelo salía a pescar. La abuela trabajaba por
las mananas. Juarez ,2004, dice que pueden buscar una zona de la casa
donde no corran peligro de ser descubiertos, por ejemplo la bodega, o
en el dormitorio de los ninos cuando todos duermen. Reíiere que las
íamilias incestuosas son disíuncionales y pudiéndose ser íamilias con
una estructura rígida, patriarcal en las que el padre ocupa una posición
de dominio despótica y otras ·eces sin embargo el modelo es opuesto,
la dominante es la madre y el padre es pasi·o y no se siente seguro
íuera de una relación incestuosa. Ll abusador puede erotizar la relación
con sus hijas, mezclando ternura y seducción. Un abuso que in·estigué,
de un abuelo con la nieta, en la entre·ista colateral con la 1rabajadora

218

Social de Atención Primaria me dijo que la abuela le había contado que
hacía muchos anos que no tenía relaciones sexuales con su marido. La
madre contó que tanto ella como sus hermanas habían sido abusadas
por su padre. Ll abuso con la nieta sucedió mientras los padres de la
menor permanecieron un período en prisión.
Progresión en los abusos sexuales. Siendo este un indicador
habitual del abuso intraíamiliar, puede ser también un indicador general
para cualquier caso en el que exista una relación próxima al menor y no
se trate de un abuso puntual. Lste indicador aparece en los estudios de
Garner, laller, Jones, McQuiston, Pende y \ilson y Noguerol ,198¯,
1984, 1996 respecti·amente citados en Juarez, 2004,. Los abusos
sexuales a menores no suelen ser hechos aislados y ·iolentos, no es
habitual que un adulto entre en contacto con un menor por primera ·ez
y lo penetre, lo habitual es el cortejo`, ir realizando un acercamiento
paulatino, similar al del juego amoroso, comenzando por tocamientos,
exhibicionimos, besos, masturbaciones, para en una íase posterior,
realizar íelaciones, penetraciones digitales de ano y,o ·agina,
írotamientos del pene en la zona anal o en la ·agina, Juarez lo
denomina penetración seca`, siendo la penetración ·aginal o anal la
última íase del estadio de acercamiento sexual. Una adolescente de 13
anos, denunció al companero de su madre por presuntos abusos
sexuales con penetración, la írecuencia reíerida por la menor era de dos
o tres penetraciones a la semana desde hacía dos anos. Lsta menor
contó que la historia de los abusos comenzó cuando ella tenía 6 anos y
el que ahora era el companero de su madre, era entonces ·ecino de su
íamilia y su cuidador, su madre trabajaba en una panadería y la dejaba
con el y su esposa por las noches, el agresor comenzó entonces a
tocarla, besarla en su habitación.
Personalidad dependiente. 1ambién recogido en los estudios
de Barudy, Noguerol, Glaser, Sgroi, Milner y lerce ,1996, 1996, 1991 y
199¯, 1982 y 1994 respecti·amente citados en Juarez 2004,. Ll agresor
controla a la ·íctima con mentiras, intimidación, chantaje y utilización
de la ·iolencia. Dentro de la íamilia la ·íctima depende totalmente del
agresor, pudiendo llegar incluso al goce sexual y la adaptación a la
situación alineación sacriíical`, llamado también proceso de
·ampirización`. La ·íctima no se reconoce como tal, pudiéndose
considerar la mala, que ha inducido a la situación a su agresor.

219

Ljemplo de Juarez ,2004,: Ll me dijo que eran cosas normales
entre padre e hija, que había libros que lo explicaban, y yo me lo creí,...,
no tenía íuerzas para echarlo, yo sabía que cada noche era lo mismo, y
si no lo hacía conmigo lo haría con mis hermanos pequenos, yo preíería
que íuera conmigo`.
Disminución de la esfera relacional. Reíerido por Lcheburúa,
Guerricaeche·arría y Vega-Oses, Barudy, Noguerol, Milner y lerce,
linkelhor, Garcia Musitu, Pérez Conchillo y Borras ,1998, 1996, 1996,
1994, 1985, 1993, 1996 respecti·amente citados en Juarez 2004,. Ll
agresor intenta aislar a la ·íctima, si le cuentas a tu madre esto, no te
creera`, ella ya lo sabe`. La separa de los apoyos sociales, crea un clima
de terror con amenazas de asesinato a miembros de la íamilia, a la
menor o de suicidio. Ll menor acepta el silencio como íuente de
seguridad para ella y su íamilia.
No le gustaba que saliera con mis amigos, tampoco quería que
hablara con mi madrina...`
Problemas escolares. 1ambién reíeridos en estudios de Barudy,
Glaser, Sgroi, Milner y lerce, Lcheburúa, Guerricaeche·arría y Vega-
Oses, Pérez Conchillo y Borras ,1996,1991,199¯, 1982, 1994,1998,1996
respecti·amente citados en Juarez 2004,. Los ninos que estan siendo
abusados, en un contexto alejado del abusador como la escuela, pueden
·erse re·i·iendo el abuso ,llashback, y comportarse durante un tiempo
como si lo estu·ieran ·i·iendo de nue·o. Aparecen trastornos de
aprendizaje, caída de rendimiento, desconcentración y perdida de
memoria, que puede dar lugar a no poder describir con detalle, cuando
se solicite, las circunstancias del abuso, esto unido a la disminución de
las relaciones que también repercuten en el colegio con peleas y
agresi·idad con proíesores y companeros.
Juarez ,2004, No podía atender en clase, en mi cabeza siempre
pasaba lo mismo, una y otra ·ez ,..., no sabía que me pasaba, me
peleaba con mis mejores amigos ,..., nadie me podía entender, los
proíesores no tenían ni idea de lo que me pasaba`.
Cambio de la conducta sexual. Puede ser tanto un incremento
como una disminución de la acti·idad normal según la etapa e·oluti·a.
1ambién se deben incluir los pensamientos de naturaleza sexual que
repercuten de manera negati·a en la conducta psicosexual. Lste criterio
ha sido estudiado por Lcheburúa, Guerricaeche·arría y Vega-Oses,

220

Barudy, Noguerol, Glaser, Pérez Conchillo y Borras, Sgroi, Milner y
lerce, Conte et al. y Garcia Musitu ,1998,1996, 1996, 1991,199¯, 1996,
1982, 1994, 1991, 1993 respecti·amente citados en Juarez 2004,. Se
perturba la relación del nino con su cuerpo y el descubrimiento de su
sexualidad, adelantando brutalmente la sexualidad adulta.
Una menor reíería en la exploración ginecológica realizada por el
médico íorense que su genitales eran diíerentes a los de las otras ninas,
porque su agresor se los había rasgado. Sus labios internos eran un
poco mas grandes que los de otras mujeres y ella pensaba que se debía a
la agresión y que siempre se le notaría, tranquilizandose cuando el
íorense le dijo que era también habitual tenerlos grandes, sin haber
tenido contactos sexuales.
Juarez ,2004, ...en una íiesta probé con un amigo mío, en cuanto
me tocó los pechos me dieron ganas de ·omitar, no pude
continuar.`
Las menores abusadas pueden comportarse de manera mas
promiscua sexualmente que las menores de su edad, ya que han saltado
las etapas de la aproximación sexual.
Sintomas psicológicos de naturaleza clínica. Bajo estado de
animo, ansiedad y estrés, trastorno del sueno, de la alimentación, íobias
e ideas de suicidio. Lstos síntomas los han estudiado, Garner, Mapes,
Lcheburúa, Guerricaeche·arría y Vega-Oses, Barudy, Noguerol, Glaser,
Pérez Conchillo y Borras, Sgroi, Milner y lerce, Garcia Musitu y
linkelhor ,199¯,1995, 1998, 1996,1996, 1991, 199¯, 1996, 1982, 1994,
1993, 1985, respecti·amente citados en Juarez 2004,

221

VIOLLNCIA DL GLNLRO \ lACIA LAS PLRSONAS MA\ORLS
MODULO III

222

9. VIOLLNCIA CON1RA LA MUJLR
Violencia contra la mujer (ONU, J99S)
Ls todo acto de ·iolencia sexista que tiene como resultado posible
o real un dano íísico, sexual o psíquico, incluidas las amenazas, la
coerción o la pri·ación arbitraria de libertad, ya sea en la ·ida
pública o en la pri·ada`.
9.J 1ipos de violencia domestica según el Consejo de Luropa y
recogidas por el CGPJ
,Recomendación del Comité de Ministros del Consejo de Luropa
5,2002,
lísica
Sexual
Psicológica
Lconómica
Lspiritual
9.1.1 Violencia fisica
Se incluyen aquí todo tipo de agresiones corporales ,empujones,
golpes, ataques con armas, mordeduras, quemaduras,
estrangulamientos, mutilaciones, etc.,.
9.1.2 Violencia sexual
Comprende cualquier acti·idad sexual no consentida ,·isionado
o participación íorzada en pornograíía, relaciones sexuales obligadas,
traíico y explotación en la industria del sexo, etc.,.
9.1.3 Violencia psicológica
Concepto amplio que admite múltiples modalidades de agresión
intelectual o moral ,amenazas, aislamiento, desprecio, intimidación e
insultos en público, etc.,.
9.1.4 Violencia económica
Lntendida como desigualdad en el acceso a los recursos
compartidos ,negar el acceso al dinero, impedir el acceso a un puesto
de trabajo o a la educación, etc.,.
9.1.5 Violencia estructural

223

1érmino íntimamente relacionado con el de ·iolencia
económica, pero que incluye barreras in·isibles e intangibles contra la
realización de las opciones potenciales y de los derechos basicos de las
personas.
Se sustenta en la existencia de obstaculos íirmemente arraigados
y que se reproducen diariamente en el tejido social ,por ejemplo, las
relaciones de poder que generan y legitiman la desigualdad,.
9.1.6 Violencia espiritual
Concepto comprensi·o de aquellas conductas que consisten en
obligar a otra persona a aceptar un sistema de creencias cultural o
religioso determinado, o dirigidas a erosionar o destruir las creencias de
otro a tra·és del ridículo o del castigo.
9.2 Rasgo principal de la violencia contra la mujer
Ls una pauta cultural de las sociedades patriarcales y se trasmite a
tra·és de la educación. Se da en relaciones de pareja basadas en ideas de
superioridad masculina.
La ·iolencia contra la mujer esta tan arraigada que nos cuesta
identiíicarla. Solo se ·e cuando tomamos conciencia de ella. la existido
siempre. Ll cambio actual es que se ha comenzado a identiíicar como
·iolencia. Para darnos cuenta del cambio debemos comparar la
sociedad espanola actual respecto: A otras sociedades contemporaneas
o a la Lspana de hace 20 anos. Pensemos que hasta hace unos anos no
había di·orcio en Lspana y las mujeres se mantenían dentro de las
relaciones conyugales aun en el caso de suírir maltrato.
Ll termino machismo deíine esa superioridad del hombre sobre
la mujer. Según el diccionario de la Real Academia Lspanola machismo
es la .ctitva ae ¡re¡otevcia ae to. rarove. re.¡ecto ae ta. vv;ere.. Lste
término hispano ha pasado a usarse internacionalmente para nombrar la
idea de imposición masculina incluso mediante la ·iolencia.
9.3 Los 1rabajadores Sociales en los Juzgados de Violencia de
Genero.
Los 1rabajadores Sociales pueden inter·enir como peritos a
petición del 1ribunal de manera indi·idual o trabajando en equipo con
psicólogos y médicos íorenses en la ·aloración integral de la ·iolencia
de Genero.

224

La petición del 1ribunal puede ser para estudiar la ·iolencia de
género, la ·aloración del riesgo de ·iolencia, posibles malos tratos a los
menores, propuesta del progenitor mas adecuado para obtener la
asignación de la guarda y custodia de un menor y el régimen de ·isitas
mas adecuado del no custodio.
9.4 Petición judicial
Como ya se ha dicho anteriormente, para realizar el diagnostico
social se debe de tener en cuenta la petición que realiza el 1ribunal ya
que esa petición sera el objeto del estudio.
Lsa petición pericial puede pro·enir del Ministerio liscal, de una
de las partes o del 1ribunal de oíicio. La pericial tiene que ser admitida
en todos los casos por el 1ribunal.
9.4.1 Instrumentos para el estudio de la violencia de genero

Lstudio del procedimiento y según el caso lo requiera:
- Lntre·istas colaterales con los técnicos que hayan podido conocer
el caso ,SS. SS., Ayuntamiento, Centros de Salud, Policía, SS. SS. de
atención a la mujer...,.
- Lntre·istas con las partes ,presunta ·íctima y agresor,.
Visita domiciliaria.
- Lntre·ista íamiliar sistémica.
- Lntre·istas con los menores.
- Otros.
- Aplicación de protocolos.
9.4.2 Lntender la dinámica de una relación violenta. Ciclo de la
violencia
6

1' íase: Acumulación de la tensión.
2' íase: Agresión íísica.
3' íase. Arrepentimiento o luna de miel`.
9.4.3 Perfil de la victima
- Croniíicación del maltrato

6
Lntender la dinamica de una relación ·iolenta. Ciclo de la ·iolencia ,\alker,
19¯9,

225

- Personales:
- Vergüenza a contar conductas degradantes
- Creencia de que lo que le ocurre es pri·ado
- Aprendizaje de rol íemenino
- Baja autoestima
- Aserti·idad deíiciente
- Capacidad escasa de iniciati·a
- Miedo
- Sociales:
- 1olerancia en el entorno social y íamiliar hacia la VG
- La íalta de recursos proíesionales y económicos puede agudizarla
·iolencia, aunque hay ·íctimas también con recursos.
9.4.4 Sintomas que puede provocar en la victima el haber
sufrido una relación violenta
7

1rastorno por Lstrés Postraumatico, DSM-IV-1R ,2003,.
- La reexperimentación del suceso a tra·és de suenos o imagenes.
- La e·itación persistente de cualquier cosa que le recuerde el suceso
traumatico y respuesta embotada a estos estímulos
- Un estado de hiperalerta. Insomnio.
9.4.5 Criterios de evaluación de la credibilidad en las denuncias
de violencia de genero
8

Lstudio del relato de la victimas
- Discontinuidad narrati·a
- Reproducción de con·ersaciones
- Detalles extranos
- Miedo a represalias
- Imposición del secreto
- Indeíensión

¯
Síntomas que puede pro·ocar en la ·íctima el haber suírido una relación
·iolenta: 1rastorno por Lstrés Postraumatico, DSM-IV-1R ,2003,
8
Criterios de e·aluación de la credibilidad en las denuncias de ·iolencia de
género ,Juarez, 200¯,

226

- Ambi·alencia y ambigüedad hacia el agresor
- L·olución de la ·iolencia y progresión asimétrica del poder.
- Control masculino cogniti·o-conductual
- Descripción contextualizada de micro·iolencias
- Lstrategias de super·i·encia de la mujer
- Relato inhibido y con ·ergüenza
- Correcciones espontaneas.
9.4.6 Indicadores generales de maltrato
9

- La pareja la ha amenazado con hospitalizarla en un psiquiatrico e
intenta con·encernos de que esta loca.
- Abandonos írecuentes del hogar de la ·íctima.
- Aislamiento. La mujer no tiene acceso al dinero, coche, a su
íamilia, amigos, trabajo o lugar de estudio.
- 1error a denunciarle por miedo a la ·enganza por parte de su
pareja.
- Aíirmaciones de que su pareja trata mal a sus hijos. Abuso sexual o
maltrato íísico.
- Depresión.
- Ansiedad.
- 1rastorno por Lstrés Postraumatico.
- Ataques de panico.
- lobias.
- 1rastornos obsesi·o-compulsi·os.
- Ner·iosismo e hiper·igilancia.
- 1rastornos del sueno.
- Intentos de suicidio y tratamiento psiquiatrico o psicoterapéutico.
- Quejas somaticas.
- Celos de su pareja
9.4.¯ Indicadores de maltrato fisico
J0


9
Indicadores generales de maltrato ,Villa·icencio, 1999,

10
Indicadores de maltrato íísico, ,Villa·icencio, 1999,

22¯

- Moretones y heridas.
- Dolores de cabeza, mareos, desmayos y aturdimiento.
- Problemas sexuales y,o ginecológicos.
- Accidentes durante el embarazo y amenazas de aborto, abortos y
partos prematuros.
- Mujeres con alguna discapacidad, mental o íísica.
- Iníartos en mujeres jó·enes, causados por golpes en la cabeza o
por lesiones en las arterias de la zona del cuello por
estrangulamiento.
- Quemaduras por aparatos eléctricos, cigarrillos o acidos.
- Problemas dentales, lesiones en tejidos blandos en el area de la
boca, dientes rotos o íracturas en la zona de la cara.
- Períoración de tímpano
- Lesiones antiguas, como íracturas no tratadas. Lesiones muy
repetidas.
9.S Perfil del maltratador
No existe un períil único, aíecta a todas las clases sociales así
como a todas las edades ,jó·enes, mediana edad y ancianos,.
A pesar de que en le sistema judicial es bastante írecuente que se
solicite a los peritos el estudio del períil del maltratador y la ·íctima dice
el médico íorense Miguel Lorente ,Lorente, 2004, que si tu·iéramos
que deíinir un períil que pudiera recoger al agresor en todas sus
maniíestaciones éste sería: lombre, ·arón y de sexo masculino. No hay
períil de maltratador. 1ampoco parten de alteraciones psicológicas. Se
trata mas bien de íormas de agresión en las que se relaciona
Las características de la personalidad del agresor.
La asunción de determinados ·alores, roles y estatus, en los
cuales iníluyen de manera signiíicati·a su historia psicobiograíica.
Ll contexto sociocultural especííico en que se encuentran el
agresor y la ·íctima.
La percepción que las consecuencias de su conducta tienen en
sentido instrumental tanto positi·as ,consecución de poder y control,
como negati·as ,consecuencias de la denuncia, trascendencia de los
hechos, ·aloración social ante ellos.,.La agresión sera ejercida por el

228

maltratador para ejercer el control, el dominio y conseguir la sumisión
de la mujer
9.5.1 Rasgos que puede presentar el maltratador
- Lxistencia de maltrato en la ninez.
- Aprendizaje temprano socio-íamiliar de creencias, ·alores y
actitudes de la superioridad masculina.
- Ocultamiento de emociones.
- Ljercicio del poder como control.
- lormas ·iolentas de interacción para resol·er conílictos. Sesgos
cogniti·os.
- Creencias sobre roles sexuales e iníerioridad de la mujer.
- Legitimación de la ·iolencia para ejercer el control de la mujer.
- Impulsi·idad
- lalta de habilidades de comunicación para resol·er conílictos y
para expresar sentimientos.
- Aislamiento social y emocional.
- La mayoría no tiene problemas psico-patológicos.
Psicosis.
- Consumo de alcohol y drogas ,desinhibidor,.
- 1rastornos de personalidad.
9.5.2 1ipologia de maltratadores (Jacobson y Gottman, 200J)
Los in·estigadores pusieron anuncios en los medios de
comunicación locales: radio y periódicos y estudiaron a 201 pareja. Ll
anuncio decía: Parejas casadas, se les oírece hasta 200 dólares por su
participación en una in·estigación. Buscamos parejas que tengan
conílictos matrimoniales`.
Se les grababa en ·ideo durante las discusiones y obser·aron las
reacciones de sus cuerpos mediante sensores electrónicos que indicaban
su ni·el de excitación en diíerentes momentos de la discusión, la
rapidez con la que latían sus corazones, el ·olumen de la circulación
periíérica, la ·elocidad de circulación de la sangre, la intensidad y
cantidad de mo·imientos y también su grado de sudoración.
Se dieron cuenta de un hecho sorprendente el ·einte por ciento
de los agresores se producía una disminución de su número de

229

pulsaciones a medida que se mostraban mas agresi·os ·erbalmente. Al
igual que la cobra que permanece quieta y concentrada un momento
antes de atacar a su ·íctima. Lstos hombres tienen mayor propensión a
usar cuchillos o pistolas y en general eran mucho mas ·iolentos que el
resto.
Los hombres que sus pulsaciones iban en aumento a medida que
se mostraban ·erbalmente mas agresi·os les recordó a los pitbull, unos
animales que se muestran cada ·ez mas agresi·as hasta que atacan. Las
mujeres no parecían tan intimidadas ante ellos como las mujeres de los
cobra. Incluso a menudo discutían tan acaloradamente como ellos.
Los cobra tienen una tendencia antisocial y potencialmente
delicti·a. Sus agresiones conlle·an un alto grado de sadismo. Son mas
·iolentos con las personas de su entorno ,amigos, parientes, jeíes.,.
1ienen menos dependencia emocional que los pitbull. No son
especialmente celosos, les gusta pro·ocarlas e incitarlas a abandonarles
sin embargo los pitbull son mas inseguros, tienen miedo a ser
abandonados.
Después de dos anos de estudio ni una sola de las mujeres
agredidas por los cobra se había separado de su marido y sin embargo
los matrimonio pitbull eran altamente inestables y casi la mitad se
habían disuelto en esos dos anos.
A corto plazo puede ser mas diíícil abandonar a un cobra, pero
probablemente para abandonar a un pitbull se precisara un plan de
seguridad a largo plazo. Con un cobra nos centraremos en los riesgos
inmediatos que la mujer pueda correr, pero cuando se trata de un
pitbull la situación de peligro se prolongara mas tiempo. Los cobra
reaccionan impulsi·amente y son peligrosos a corto plazo pero estan
menos dispuestos a seguir a la ·íctima, se suelen distraer con nue·os
empenos, sin embargo los pitbull es improbable que se produzca un
arrebato durante el proceso de separación porque cree que ella ·ol·era.
A medida que crea que es para siempre empezara a amenazar y a
acosar. La medida de alejamiento no signiíica nada para él. Jacobson y
Gottman ,2001, recomiendan que la mujer del pitbull trace planes de
seguridad que duren dos anos o mas después de la separación.
9.6 Guia de Valoración Integral Iorense de la Violencia de
Genero por Ljes (Ministerio Justicia)

230

Otro de los instrumentos creados para sistematizar, recoger y
poder in·estigar la de iníormación teniendo en cuenta la coordinación
de los diíerentes técnicos, médico, psicólogo y trabajador social íorense
que trabajan en la in·estigación de la ·iolencia de género en los
juzgados es la Guía de Valoración Integral lorense de la Violencia de
Género
1° La in·estigación de los hechos denunciados.
2° Valoración del clima ·iolento.
3° Valoración del riesgo de nue·as agresiones.
4° Asesoría sobre medidas.
5° Otras ·aloraciones especííicas.
6° Aspectos especííicos en caso de muerte.
1° La in·estigación de los hechos denunciados
- Valoración de:
- Lesiones íísicas
- Lesiones psíquicas
- Medios y íormas de lesionar
2° Valoración del clima ·iolento
- Comprobación de datos compatibles con historia de ·iolencia
anteriores.
3° Valoración del riesgo de nue·as agresiones
- Valoración de los indicadores de riesgo en:
- Descripción de los hechos
- Ln la persona agresora
- Ln la persona agredida
- Valoración del ni·el de riesgo de nue·as agresiones.
- Valoración del ni·el de riesgo gra·e.
4° Asesoría sobre medidas
- Aconsejar las medidas que intenten proteger y e·itar.
5° Otras ·aloraciones especííicas
- Agresión sexual.

231

- Personas íragiles ,menores, ancianos, minus·alidos...,
- Aspectos relacionados con inmigración.
- Otras.
6° Aspectos especííicos en caso de muerte
- Muerte homicida.
- Muerte suicida.
- Muerte accidental o natural.
9.7 Lvaluación del riesgo de violencia
Se estan elaborando guías para la predicción de la reincidencia de
comportamientos ·iolentos. Las guías de ·aloración del riesgo
dependen de las poblaciones a las que ·an dirigidas o de los tipos de
·iolencias que ·an a predecir. y Lcheburúa, lernandez-Montal·o y
Corral ,2009, han in·estigado y adaptado diíerentes guías para poder
predecir la ·iolencia de género.
La ·aloración del riesgo es muy útil en los Juzgados, ya que tras
la detención de una persona que ha cometido un hecho delicti·o de
·iolencia de género la ·aloración del riesgo puede indicar la prisión
pre·enti·a o una orden de alejamiento. 1ambién puede ser·ir para
asesorar al Juez acerca de la pena mas adecuada para el agresor y
cuando estan cumpliendo la sentencia para el Sistema Penitenciario
respecto a las ·isitas y permisos.
Actualmente se conocen los íactores de riesgo asociados a la
Violencia contra la pareja, sobre todo de los íactores que aíectan al
agresor y, en menor medida, a la ·íctima, Dobash, lotaling y
Sugarman, Stith ,19¯9, 1986, 2004, respecti·amente, citados en Andrés-
Pueyo, 2009, lo que permite utilizarlos para la predicción y la
pre·ención.
Los íactores de riesgo de ·iolencia intraíamiliar según lotaling y
Sugarman ,1986, cit. en Andrés-Pueyo, 2009, y recogidos en un estudio
son, entre otros:
- Ser testigo o ·íctima de ·iolencia en la iníancia o adolescencia.
- Consumo de alcohol.
- Violencia hacia otros miembros de la íamilia siendo nino.
- Desempleo.

232

- Bajo ni·el de ingresos.
- Bajo ni·el educati·o.
- lalta de aserti·idad.
1jaden y 1hoenmes ,2000, cit. en Andrés-Pueyo, 2009, Senalan
como íactores de riesgo de ·iolencia íísica:
- 1ener una pareja que realiza agresiones ·erbales habitualmente.
- 1ener una pareja celosa.
- laber sido ·íctima de abuso en la iníancia.
- Cohabitar con pareja sin relación administrati·a íormalizada.
- Pertenecer a una minoría o un grupo de personas con
discapacidad.
- Para la ·iolencia sexual:
- La pareja realiza amenazas gra·es
- Ll agresor dispone de armas.
- La ·íctima esta en el rango de edad entre 18 y 25 anos.
- Ll agresor es el marido.
- Ll agresor abusa del consumo de alcohol y otras drogas.
Según Dobash y Dobash ,1984, cit. en Andrés-Pueyo, 2009,, las
razones que pro·ocan sucesos ·iolentos entre los miembros de la
pareja:
- Los celos sexuales y la posesi·idad`. ,45°,
- Las expectati·as sobre el trabajo doméstico. ,16°,
- Los problemas económicos y relacionados con el dinero. ,18°,
- Los problemas relacionados con el estatus y el rol social. ,3°,
- Ll rechazo a las demandas sexuales. ,2°,
- Ll intento de abandono por parte de la mujer. ,10°,
- Las diíicultades con los amigos o parientes. ,4°,
- Ll abuso del alcohol por parte del marido. ,6°,
- Casos relacionados con los hijos. ,4°,
- Otras razones. ,3°,
Dice Andrés-Pueyo ,2009, que estos datos con·ergen con los
resultados aportados por la Policía recogidos a tra·és de sus atestados

233

sobre ·iolencia de género. La Policía obser·ó que en sucesos gra·es de
·iolencia contra la pareja los antecedentes tenían que ·er con:
- Celos sexuales y la posesi·idad. ,12°,
- Problemas relacionados con la tarea doméstica. ,3¯°,
- Las amenazas e intentos de abandono por parte de la mujer. ,1¯°,
Ln cuanto a un íactor de riesgo que se repite, \alker ,1984 cit.
en Andrés-Pueyo 2009, re·eló que el consumo de alcohol es un
problema mas gra·e en la ·iolencia íísica contra la pareja que el
consumo de otras drogas pero como en muchas ocasiones ·an unidos,
separar sus eíectos y establecer cómo contribuye cada uno a esa
·iolencia es un problema.
Las órdenes de detención de los agresores y la inter·ención
policial recogen Berk, Berk, Loseke y Rauma ,1983 cit. en Andrés-
Pueyo 2009, aumentan la probabilidad de que las mujeres experimenten
abusos gra·es por parte de sus agresores en respuesta a estas denuncias.
Comparandolo con grupos de mujeres que no habían denunciado a sus
parejas. Ln estos estudios también se dice que haber con·i·ido con un
agresor es un íactor que aumenta el riesgo de ·iolencia cuando la mujer
decide abandonar o romper la relación de pareja.
Ln un estudio realizado con todos los casos de asesinatos de
mujeres por sus parejas o exparejas en Suecia entre 1990 y 1999 por
Belírage et al. ,2004, cit. en Andrés-Pueyo 2009, para descubrir los
íactores de riesgo para el asesinato declararon los siguientes:
- Las ideas suicidas y homicidas.
- La presencia de historia biograíica de trastorno mental gra·e de los
agresores.
- La demanda de di·orcio o separación.
Los sucesos de ·iolencia contra la pareja son mas gra·es después
de que los miembros de la pareja se hayan separado, Block y Christakos
,1995, cit. en Andrés-Pueyo 2009,. Ll grupo de O´Leary ,200¯, cit. en
Andrés-Pueyo 2009, ha descrito tres íactores que se relacionan
directamente con la ejecución de actos de ·iolencia en el seno de la
pareja:
- La dominancia, el control de los celos Modelo íeminista.
- Ll conílicto o desajuste marital de pareja. Modelo
criminológico.

234

- Los síntomas depresi·os o de desbordamiento emocional.
Modelo psicopatológico.
Andrés-Pueyo ,2009, ha descrito a partir del metanalalisis de
Stith ,2004, los íactores de riesgo de ·iolencia teniendo en cuenta.
Describe en una tabla diíerentes íactores que iníluyen en el riesgo de
·ilencia de pareja, pero ninguno de ellos tiene un protagonismo
esencial, lo que indica que la realidad indi·idual de la ·iolencia contra la
pareja es multicausa, e indica en negrita los íactores que son
predoctores mas potentes:
- Macrosistema: ,Agresor-·íctima, Cultura, ·alores sociales,
ideología, creencias sociales.
- Lxosistema: ,Agresor, 1rabajo, ni·el educati·o, estrés
laboral,·ital, ·iolencia contra íamiliares ,no pareja,, ingresos
económicos, detenciones anteriores, edad.
,Víctima, 1rabajo, ni·el educati·o, ingresos económicos, ayuda
social, edad.
- Microsistema: ,Agresor, Víctima iníantil de abusos, relaciones
sexuales íorzadas, acoso, satisíacción de pareja, separación de pareja,
control sobre la pareja, maltrato a animales, celos, abuso emocional
o ·erbal, historia de agresiones sobre la pareja. ,Víctima,
Satisíacción de pareja, separación de pareja, número,presencia de
hijos, ·iolencia contra la pareja.
- Indi·idual ,Ontogenético,: ,Agresor, Abuso drogas ilegales,
odio,hostilidad, actitudes que disculpan la ·iolencia contra las
mujeres, ideología tradicional en roles sexuales, depresión, abuso de
alcohol y empatía. ,Víctima, Miedo, embarazo, odio,hostilidad,
abuso drogas ilegales, actitud de disculpa hacia la ·iolencia contra las
mujeres, abuso de alcohol y depresión.
Ll DA ,Danger Assessment 1ool, es un instrumento disenado
especííicamente para ·alorar el riesgo de asesinato de la mujer en las
relaciones de pareja. Campbell ,2004, cit. en Andrés-Pueyo 2009,.
Consiste en un listado de 20 íactores de riesgo a los que hay que
responder sí o no que se realiza por el técnico después de una entre·ista
con la ·íctima. Lsta consiste en recuperar la memoria de los sucesos
·iolentos en los últimos seis meses así como iníormación acerca del
agresor, respecto a los íactores de riesgo.

235

Lste instrumento tiene una ·aloración cuantitati·a íinal después
de sumar las respuestas de los ítems. Menos de 8, peligro ·ariable:
planiíicación rutinaria de seguridad y seguimiento, de 8 a 13 peligro
moderado: planiíicación detallada, barra especííica de la seguridad y
detenimiento del caso, de 14 a 1¯ peligro gra·e: disenar un plan de
seguridad y se recomienda un ni·el ele·ado y permanente de
super·isión de la ·íctima, mas de 18 peligro extremo: acciones urgentes
y potentes para proteger a la ·íctima.
- La ·alidación del DA se ha realizado de íorma parcial
- Lntre·ista con la ·íctima:
- Incremento de la gra·edad de la ·iolencia.
- 1iene un arma.
- Lo has abandonado después de haber con·i·ido juntos durante el
ano pasado.
- Lsta desempleado o no trabaja.
- la usado alguna ·ez un arma o amenazado de muerte con ella.
- la incumplido una orden de alejamiento
- 1ienes un hijo que no es suyo.
- 1e ha íorzado a tener relaciones sexuales.
- la intentado estrangularte.
- Ls consumidor de drogas.
- As alcohólico,problemas con el alcohol.
- Controla tus acti·idades diarias ,amistades, íamilia.,.
- Ls celoso y ·iolento permanentemente contigo.
- las sido golpeada por él durante el embarazo.
- Amenaza de suicidio o intento de suicidio.
- la amenazado con danar a tus hijos.
- Crees que es capaz de matarte.
- 1e ha seguido o espiado.
Lcheburúa, lernandez-Montal·o y Corral ,2009, han realizado
un estudio para a·eriguar si existen diíerencias signiíicati·as entre los
caso que ejercen una ·iolencia gra·e, es decir si existen homicidios o
intentos de homicidios o aquellos que estan implicados en otra menos
gra·e en los que la ·ida de la ·íctima no corre peligro. Para ello han

236

realizado una in·estigación con 1081 casos de todas las denuncias por
·iolencia contra la mujer realizadas en las Comisarías del País Vasco
entre 2005 y 2006:
Los agresores y las ·íctimas inmigrantes tienen a ejercer y suírir
la ·iolencia gra·e con mas írecuencia que las personas con nacionalidad
espanola.
La ·iolencia mas gra·e según Amor, Lcheburúa, Corral,
Zubizarreta y Sarasúa. ,2002, cit. en Lcheburúa, lernandez Montal·o y
Corral, 2009, tiene lugar cuando:
- La pareja esta separada o en tramites de separación.
- Si ésta se desarrolla a iniciati·a de la ·íctima.
- Viene acompanada por conductas de acoso.
- \ la ·íctima con·i·e con hijos, de él o de relaciones anteriores.
La ·iolencia es también mas gra·e, como indica Campbell ,1995,
cit. Lcheburúa, lernandez Montal·o y Corral, 2009,.
- Cuando el agresor tiene problemas económicos.
- Carece de una red de apoyo social.
- Quebranta las órdenes de alejamiento.
- La ·iolencia mas gra·e aparece cuando los agresores han hecho
uso de la ·iolencia íísica y psicológica.
- Aumento creciente de la írecuencia y de la gra·edad de los
episodios ·iolentos.
- Cuando ha cometido lesiones sobre su pareja intencionadamente.
- Cuando la ha amenazado anteriormente, bien de íorma ·erbal o
con objetos peligrosos o con distintos tipos de armas. Sobretodo si
estas amenazas o conductas ·iolentas han tenido lugar delante de
otras personas ,hijos o íamiliares,.
- Practica de agresiones sexuales en el seno de la pareja.
Dinwibdie y Lcheburúa et al. ,1992, 2003 cit. en Lcheburúa,
lernandez Montal·o y Corral, 2009, dicen que los maltratadotes gra·es
tienden:
- A ser celosos y posesi·os.
- A sentirse humillados por la ruptura de la pareja.
- 1ienen un descenso de su autoestima.

23¯

- A consumir alcohol o drogas.

Según Dutton, Stara y llitcraít ,1998, 1996, cit. Lcheburúa,
lernandez Montal·o y Corral, 2009, los agresores de ·iolencia gra·e:
- 1ienen un historial de ·iolencia con otras parejas o con personas
de su alrededor.
- 1ienen un historial de tratamientos psiquiatricos inconclusos.
- Se comportan de íorma desaíiante y con crueldad sin temor a las
consecuencias penales de su conducta.
- Atribuyen sus propios males y la responsabilidad del maltrato a la
·íctima.
Ln cuanto al períil de ·íctima de ·iolencia gra·e, Amor et al.
,2002, cit. Lcheburúa, lernandez Montal·o y Corral, 2009,:
- 1ienden a ser mas ·ulnerables entre otras razones por la soledad o
la dependencia ,íamilia, amigos,.
- 1ienden a sentirse en peligro de muerte en las últimas semanas.
- 1iene una edad mas jo·en.
- Una personalidad dependiente.
- Unas circunstancias de eníermedad
- Dependencia económica.
- Consumo de drogas.
- Lntorno de soledad.
Ln relación con el último punto, reíieren Lcheburúa, lernandez
Montal·o y Corral ,2009, que la red de apoyo íamiliar y social es un
íactor de protección ante la ·iolencia gra·e y una medida eíecti·a para
e·itar la retirada de las denuncias o la retractación del testimonio.
9.8 SARA (Andres-Pueyo)
Se estudian 20 íactores de riesgo agrupados en cuatro
apartados:
listoria Delicti·a.
Ajuste Psicosocial.
listoria de ·iolencia a la pareja.
Características agresión actual.

238

listoria Delicti·a
1. Violencia anterior contra los íamiliares.
2. Violencia anterior contra desconocidos o contra conocidos no
íamiliares.
3. Violación de la libertad condicional.
Ajuste Psicosocial.
4. Problemas recientes en las relaciones de pareja.
5. Problemas recientes de empleo,trabajo.
6. Víctima y,o testigo de ·iolencia íamiliar en la iníancia y,o
adolescencia.
¯. Consumo,Abuso reciente de sustancias.
8. Ideas,Intentos de suicidio y,o homicidio recientes.
9. Síntomas psicóticos y,o síntomas maníacos recientes.
10. 1rastornos de personalidad con ira, impulsi·idad o inestabilidad
conductual.
listoria de ·iolencia a la pareja.
11. Violencia íísica anterior.
12. Violencia sexual,celos anterior.
13. Uso de armas y,o amenazas de muerte creíbles en el pasado.
14. Incremento reciente en la írecuencia o gra·edad de las
agresiones.
15. Violaciones e incumplimientos anteriores de las órdenes de
alejamiento.
16. Minimización extrema o negación de la ·iolencia anterior contra
la pareja.
1¯. Actitudes que apoyan o consienten la ·iolencia.
Delito,agresión actual ,que moti·a la ·aloración,.
18. Violencia sexual gra·e.
19. Uso de armas y,o amenazas de muerte creíbles.
20. Violación o incumplimiento de las órdenes de alejamiento.
Otras consideraciones:
- Crisis emocional no psicótica.

239

- Antecedentes de sadismo.
- Victima o testigo de ·iolencia.
- Acceso armas de íuego.
- Acoso.
- Reciente perdida de la red de apoyo social.
9.9 Lxplicar el sistema a la victima
- lacer las preguntas oportunas.
- Ser realista.
- Sistema judicial.
- Recursos sociales.
- La decisión debe tomarla la ·íctima.

9.9.1 Plan de seguridad
Ll peligro de suírir una agresión gra·e, e incluso de homicidio,
aumenta espectacularmente cuando las mujeres agredidas abandonan a
la pareja que abusa de ellas ,Martín y Margo ,1988, cit. en Jacobson y
Gottman 2001,.
- Lliminar armas u objetos peligrosos del agresor.
- Concretar una senal con algún ·ecino en caso de peligro.
- Lle·ar consigo los teléíonos de emergencia.
- 1ener pensado donde ira en caso de huida.
- 1ener preparado los documento importantes: Cartillas sanitarias de
ella y de los hijos, cartilla y tarjeta bancaria, libro de íamilia, DNI,
denuncias e iníormes médicos, contrato de la casa...
- Lla·es del coche y de la casa.
- Pequenos objetos personales de ·alor.
- Material escolar, algún juguete.
- Ropa y utensilios de aseo personal.
- Conocer los ser·icios comunitarios de ayuda.
9.J0 Ilujo de información
- Denuncia en la Policía
- Juicio rapido

240

- Valoración del médico íorense
- Puede aportarse iníormes médicos, iníormes sociales o
psicológicos
9.JJ La Orden de Protección a las Victimas de Violencia
Domestica
Ley 2¯,2003
Protección integral a la ·íctima:
lísica
Jurídica
Social
9.11.1 Protección fisica
L·itar ,judicialmente, que el agresor pueda acercarse a la ·íctima.
9.11.2 Protección juridica
- Atribución inicial de la ·i·ienda
- Concesión de la custodia de los hijos
- Lstablecimiento de un régimen pro·isional de prestación de
alimentos.
9.11.3 Protección social
La orden de protección social acti·a las prestaciones sociales
establecidas establecidas a ía·or de la ·íctima:
- Lstado, Comunidades Autónomas y Corporaciones Locales
- Ln concreto el derecho a obtener la renta acti·a de inserción
gestionada por el INLM

9.11.4 Cómo funciona
Ll Juez de Violencia de género dicta la orden de protección que
puede contener medidas:
- Ci·iles
- Penales

9.11.5 Medidas civiles
- Suspensión del régimen de ·isitas

241

- Retirada de custodia
- Atribución del uso y disírute del domicilio
- lijación de prestación alimenticia
- Visitas y comunicación con los hijos
- Lstas medidas deben ser ratiíicadas por el Juzgado de Primera
Instancia en 30 días para su ratiíicación, modiíicación o cesación.
9.11.6 Denunciar la violencia de genero
Para que se pueda celebrar un Juicio rapido`, es decir que el
Juez tome medidas en un plazo iníerior a una semana, debe instruir la
denuncia:
- La policía
- Guardia Ci·il
Si la denuncia se pone en el Juzgado de Violencia sobre la Mujer
o de Guardia ,íin de semana,. Se tramitara como procedimiento penal,
pudiendo tomar también medidas el 1ribunal de protección si íuera
oportuno.
9.11.¯ Medidas penales
- Prisión pro·isional
- Prohibición de aproximación
- Prohibición de residencia
- Prohibición de comunicación
- Otras medidas
9.J2 Deficiencias en el sistema
Ln los Ser·icios Sociales, Comisaría y Juzgados:
- Dependencias separadas para los menores. Lspacios adecuados
para los ninos. 1estigos del proceso.
- lormación basica de los proíesionales para entre·istar a los
menores.
9.J3 Prevención de la violencia de genero
- 1rabajar en la pre·ención de la ·iolencia desde los Ser·icios
Sociales y Sanitarios
- Apoyo a la mujer para que decida.

242

- Lscucha de los menores y trabajar con lo menores que ·i·en en
situación de ·iolencia íamiliar.
- Lquipos de rehabilitación de hombres ·iolentos.
9.J4 Deficiencias en la atención a los menores
- Ln los Ser·icios Sociales de Atención Primaria, Comisaría y
Juzgados:
- Dependencias separadas para los menores. Lspacios adecuados
para los ninos. 1estigos y ·íctimas del proceso.
- lormación basica de los proíesionales ,abogados, jueces, íiscales,
policía, 1S, íuncionarios, para entre·istar a los menores.
- 1ratamientos especííicos para menores ·íctimas
9.JS Violencia de genero y mujer inmigrante
La tasa de mujeres inmigrantes asesinadas es muy superior a las
de las espanolas. Sin embargo los maltratadotes de estas mujeres son
espanoles e inmigrantes.
lay diíerentes íactores que pueden iníluir para que la ·iolencia
mas gra·e se centre en las mujeres inmigrantes. Se trata de una mujer
muy ·ulnerable. Se encuentra mas aislada y con íragiles o inexistentes
apoyos íamiliares y sociales, tiene en ocasiones desconocimiento del
idioma, de sus derechos y de los recursos sociales. Alta tolerancia a los
malos tratos a la mujer dentro de su grupo cultural.
Ln algunos casos llegan por reagrupación íamiliar. 1ienen
permiso de residencia pero no tienen permiso de trabajo. No pueden
ser autónomas económicamente íuera de su pareja.
Las no regularizadas temen la expulsión de ellas y de sus parejas.
Lllos aportan los ingresos principales para el mantenimiento íamiliar.
Ln las mismas concisiones suele ser superior el sueldo de los hombres y
los ingresos de la mujer en economía sumergida no son suíicientes para
subsistir ellas y su prole.
Ln los casos de parejas mixtas, es decir de mujer inmigrante y
hombre espanol, a la ·ulnerabilidad de la mujer inmigrante hay que
anadir, el posible rechazo de esta en el entorno del hombre, íamilia y
grupo social.
Ln los casos de matrimonios mixtos en los que las mujeres
tienen hijos, en ocasiones los malos tratos, unidos a la carencia de

243

·i·ienda, de recursos económicos, de apoyos íamiliares, sociales y la
íalta de iníormación del sistema legal y de ser·icios sociales. Lle·an a la
mujer a la perdida de la custodia de sus hijos, al abandonar el domicilio
íamiliar, dejando a los menores con sus padres. La mujer puede entrar
en una íase de depresión, consumo de drogas, pastillas y alcohol.
Reaíirmandose el hombre en su actitud. Controlando y entorpeciendo
las ·isitas de los menores con su madre y depositando la crianza en su
íamilia.
9.J6 Propuesta para la intervención con violencia de genero
- Programas de tratamientos íamiliares
- Incremento personal ser·icios sociales
- Programas de tratamiento de hombres maltratadores inmersos en
procedimientos judiciales Necesidad de ser·icios de mediador
intercultural traductor.
9.J7 Intervención con mujeres victimas que no desean
denunciar
- Llegan al juzgado sin haber decidido la ruptura
- Parte de lesiones
- Denuncian pero luego se arrepienten
- Son ·ictimas-testigos que no ía·orecen el procedimiento judicial
- La situación de ·iolencia se agra·a
- Pueden incluso con·i·ir con su agresor a pesar de la medida de
alejamiento
- Deri·ación de los casos detectados a los Ser·icios Sociales
Ayuntamiento, 1S Centro Salud, OAV.
- Necesita acompanamiento en el proceso y apoyo emocional,
económico...
- Llla es quien debe decidir el momento de la ruptura ,con sus
·alores,
- Mujer y íamilia en situación de riesgo`.

244

J0. MALOS 1RA1OS A PLRSONAS MAYORLS
J0.J Incapacidad, internamiento y nombramiento de tutor
A la incapacidad natural se llega a tra·és del deterioro psíquico
y,o íísico, este deterioro impide al sujeto actuar libremente y con plena
capacidad sin embargo la incapacidad legal se reíiere a una situación
jurídica a la que se llega mediante un procedimiento judicial y una
sentencia. Un indi·iduo solo es incapaz jurídicamente si se establece en
sentencia. Ll Código Ci·il establece:
Artículo 199. Nadie puede ser declarado incapaz, sino por sentencia
judicial en ·irtud de las causas establecidas en la Ley.
Artículo 200. Son causas de incapacitación las eníermedades o
deíiciencias persistentes de caracter íísico o psíquico, que impidan a
la persona gobernarse por sí mismas.
1radicionalmente en los procesos de incapacitación, el Juez
·alora ademas de su propio examen del presunto incapaz, el iníorme
pericial psiquiatrico del Médico lorense. Ln algunas ocasiones
completando al anterior, también se solicita examen de personalidad al
Psicólogo lorense y un Iníorme Social al 1rabajador Social.
Según el Diccionario de la Lengua de la Real Academia Lspanola
en su deíinición de médico íorense, diíerenciandolo de otro tipo de
médicos dice: Ll oíicialmente adscrito a un juzgado. Por lo tanto
también podría denominarse así al 1rabajador Social adscrito a un
juzgado de primera instancia e instrucción.
Ll Artículo ¯59 de la LLC sobre pruebas y audiencias
precepti·as en los procesos de incapacitación dice:
«1. Ln los procesos de incapacitación, ademas de las pruebas que se
practiquen de coníormidad con lo dispuesto en el Artículo ¯52, el
tribunal oira a los parientes mas próximos del presunto incapaz,
examinara a éste por sí mismo y acordara los dictamenes periciales
necesarios o pertinentes en relación con las pretensiones de la
demanda y demas medidas pre·istas por las leyes. Nunca se decidira
sobre la incapacitación sin pre·io dictamen pericial médico,
acordado por el tribunal.»
J0.2 Proceso de incapacidad

245

Los 1rabajadores Sociales en su practica habitual y por las
propias características de su trabajo, asisten a personas que en muchas
ocasiones presentan déíicit en su capacidad de administrar su persona o
sus bienes, son por ello una pieza cla·e no sólo en la asistencia, sino en
la protección de este tipo de personas.
Ll artículo ¯56 de la LLC se reíiere a la competencia judicial en
los casos de incapacidad:
«Sera competente para conocer de las demandas sobre capacidad y
declaración de prodigalidad el Juez de Primera Instancia del lugar en
que resida la persona a la que se reíiera la declaración que se
solicite.»
Ln cuanto a la legitimación para promo·er la incapacitación la
LLC en el Art.¯5¯ dice:
«1. La declaración de incapacidad pueden promo·erla el presunto
incapacidad, el cónyuge o quien se encuentre en una situación de
hecho asimilable, los descendientes, los ascendientes, o los
hermanos del presunto incapaz.
2 Ll Ministerio liscal debera promo·er la incapacitación si las
personas mencionadas en el apartado anterior no existieran o no la
hubieran solicitado.
3. Cualquier persona esta íacultada para poner en conocimiento del
Ministerio liscal los hechos que puedan ser determinantes de la
incapacitación. Las autoridades y íuncionarios públicos que, por
razón de sus cargos, conocieran la existencia de posibles causas de
incapacitación en una persona, deberan ponerlo en conocimiento
del Ministerio liscal.»
Así pues los 1rabajadores Sociales estan íacultados como
cualquier otra persona, y especialmente como íuncionarios públicos que
por su cargo puede conocer a personas en esta situación, de iníormar al
Ministerio liscal sobre las situaciones o la existencia de personas con
deterioro en sus capacidades íísicas que según el artículo 200 C.C.
pudieran impedirles gobernarse por sí mismas.
Una ·ez que el 1rabajador Social pone en conocimiento del
Ministerio liscal la existencia de una persona con un padecimiento
contemplado en el artículo 200 del C.C., el liscal inicia el
procedimiento a tra·és de un tipo de expediente denominado

246

Diligencias Iníormati·as. La actuación posterior del 1rabajador Social
dependera del modo en que comunique a liscalía la existencia y las
circunstancias del presunto incapaz: así, si la comunicación la ha
eíectuado por escrito, debera personarse cuando sea reclamado para
ello a íin de ratiíicarse en el contenido de su escrito, esto es, reconocer
como suyo el escrito y reaíirmarse en lo expuesto, si la comunicación la
hace ·erbalmente, su comparecencia sera recogida por escrito por un
íuncionario quien solicitara para la misma el D.N.I. del 1.S y quedando
el mismo incorporado a las diligencias, por lo que sólo en caso de que
sea necesaria una ampliación de la situación social en que se encuentra
el presunto incapaz se le reclamara desde la liscalía para nue·as
actuaciones.
Los procesos sobre la capacidad de las personas se tramitaran
mediante juicio ·erbal
Mientras dura el procedimiento de incapacitación pueden darse
situaciones de indeíensión tanto patrimonial como personal que pueden
ser paliadas gracias al artículo ¯62 sobre Medidas cautelares:
« 1. Cuando el tribunal competente tenga conocimiento de la
existencia de posible causa de incapacitación en una persona,
adoptara de oíicio las medidas que estime necesarias para la
adecuada protección del presunto incapaz o de su patrimonio... «
Ln ocasiones, la situación de deterioro íísico que deri·a de su
estado psíquico obliga al internamiento de la persona y ello esta
regulado en el Artículo ¯63:
1. Ll internamiento, por razón de trastorno psíquico, de una
persona que no esté en condiciones de decidirlo por sí, aunque esté
sometida a la patria potestad o a tutela, requerira autorización
judicial, que sera recabada del tribunal del lugar donde resida la
persona aíectada por el internamiento. La autorización sera pre·ia a
dicho internamiento, sal·o que razones de urgencia hicieren
necesaria la inmediata adopción de la medida. Ln este caso el
responsable del centro en que se hubiere producido el
internamiento debera dar cuenta de éste al tribunal competente lo
antes posible y, en todo caso, dentro del plazo de ·einticuatro horas
,...,
3. Antes de conceder la autorización o ratiíicar el internamiento
que ya se ha eíectuado, el tribunal oira a la persona aíectada por la

24¯

decisión, al Ministerio íiscal y a cualquier otra persona cuya
comparecencia estime con·eniente o le sea solicitada por el
aíectado por la medida. Ademas, y sin perjuicio de que pueda
practicar cualquier otra prueba que estime rele·ante para el caso, el
tribunal debera examinar por si mismo a la persona de cuyo
internamiento se trate y oír el dictamen de un íacultati·o por él
designado....
labitualmente el dictamen del médico íorense adscrito al
juzgado y en alguna ocasión el del 1rabajador Social. Según Jorge
Gonzalez ,Gonzalez e Irigoyen, 1998, Médico lorense de los juzgados
de Logrono el dictamen pericial médico se basa en el reconocimiento
del Médico lorense del presunto incapaz mediante una entre·ista
psiquiatrica, en primer lugar se realiza una anamnesis en la que el
paciente proporciona datos reíerentes a su ambiente y al comienzo de
su eníermedad ,es e·idente que una persona con instrucción pobre,
tendra «¡er .e» una serie de limitaciones que deberan ser ·aloradas en
este contexto,, se exploran las diíerentes areas de su psiquismo
e·aluando su orientación auto y alopsíquica, sus capacidades mnésicas,
el curso y contenido del pensamiento, y el resto de sus íunciones
corticales superiores: capacidades de abstracción y de juicio practico,
capacidad para manipular objetos, reconocimiento de objetos...
Asimismo, y a íin de descartar posibles procesos depresi·os que queden
enmascarados por una pseudodemencia se exploran su aíecti·idad y su
estado de animo, ya que en estas situaciones un tratamiento adecuado
dirigido a corregir un trastorno en esta esíera puede dar resultados con
recuperaciones ·erdaderamente espectaculares debe recordarse que el
artículo 200 del C.C. exige que la patología que determine la
incapacidad debe ser de caracter persistente.
Ln ocasiones y a íin de cuantiíicar el grado de deterioro en
eníermos aquejados de Síndrome Demencial se aplica el denominado
Minimental test, que consta de una serie de preguntas regladas dirigidas
a la exploración de los elementos del psiquismo expuestos
anteriormente. No obstante el mejor modo de ·alorar el grado de
capacidad de un eníermo en relación a su autogobierno y el de sus
bienes es a tra·és de la entre·ista. Ln ella no sólo obtendremos datos
relacionados con su psiquismo, sino también elementos de juicio sobre
su riesgo patrimonial ,no se puede ·alorar de igual modo a eíectos de
incapacidad a un empresario de una gran industria, al que el mínimo

248

deterioro psíquico puede conlle·ar un perjuicio patrimonial
importantes, que a un pensionista sin ninguna propiedad que ·i·e en un
piso de renta antigua,, sobre sus requerimientos ·itales, su capacidad
para desen·ol·erse de modo autónomo, etc.
J0.3 1utor ,Quien puede ser tutor de un incapacitado?
La Ley 41,2003, de 18 de no·iembre, de protección patrimonial
de las personas con discapacidad ha modiíicado el Código Ci·il y la Ley
de Lnjuiciamiento Ci·il y la Normati·a 1ributaria con esta íinalidad.
Quedando como sigue el Código Ci·il:
Artículo 223. Los padres podran en testamento o documento
público notarial nombrar tutor, establecer órganos de íiscalización
de la tutela, así como designar las personas que hayan de integrarlos
u ordenar cualquier disposición sobre la persona o bienes de sus
hijos menores o incapacitados.
Así mismo, cualquier persona con la capacidad de obrar suíiciente,
en pre·isión de ser incapacitada judicialmente en el íuturo, podra en
documento público notarial adoptar cualquier disposición relati·a a
su propia persona o bienes, incluida la designación de tutor.
Los documentos públicos a los que se reíiere el presente artículo se
comunicaran de oíicio por el notario autorizante al Registro Ci·il,
para su indicación en la inscripción de nacimiento del interesado.
Ln los procedimientos de incapacitación, el juez recabara
certiíicación del Registro Ci·il y, en su caso, del registro de actos de
última ·oluntad, a eíectos de comprobar la existencia de las
disposiciones a las que se reíiere este artículo.
Artículo 234. Para el nombramiento de tutor se preíerira:
1. Al designado por el propio tutelado, coníorme al parraío
segundo del artículo 223.
2. Al cónyuge que con·i·a con el tutelado.
3. A los padres.
4 .A la persona o personas designadas por éstos en sus disposicio-
nes de última ·oluntad.

249

5. Al descendiente, ascendiente o hermano que designe el juez.
Lxcepcionalmente el Juez, en resolución moti·ada, podra alterar el
orden del parraío anterior o prescindir de todas las personas en él
mencionadas, si el beneíicio del menor o del incapacitado así lo
exigiera.
Artículo 235. Ln deíecto de las personas mencionadas en el artículo
anterior, el Juez designara tutor a quien, por sus relaciones con el
tutelado y en beneíicio de éste, considere mas idóneo.
Artículo 236. La tutela se ejercera por un solo tutor, sal·o:
1 Cuando por circunstancias especiales en la persona y el tutelado o
de su patrimonio, con·enga separar como cargos distintos el del
tutor de la persona y el de los bienes...
2 Cuando la tutela corresponda al padre y a la madre, sera ejercida
por ambos conjuntamente de modo analogo a la patria potestad.
Artículo 239. La tutela de los menores desamparados corresponde
por Ley a la entidad de Protección de Menores. Se procedera, sin
embargo, al nombramiento de tutor coníorme a las reglas ordina-
rias, cuando existan personas que, por sus relaciones con el menor
o por otras circunstancias, puedan asumir la tutela con beneíicio
para éste.
Ljemplo: Cuando íallecen los padres de un menor, el procedi-
miento de nombramiento de tutor para un menor es similar al de
incapaces. Ln estos casos, en ocasiones, existen ·arias personas
próximas al menor, interesadas en la tutela del mismo ,abuelos
maternos o paternos, tíos...,. Ll Juez suele solicitar al Lquipo íormado
por el 1rabajador Social y el psicólogo la ·aloración de los entornos que
se oírecen así como el mas idóneo para el menor o menores.
Dentro de esta ley tiene especial importancia para los
1rabajadores Sociales el artículo 239, donde se deíine la situación de
«desamparo» de un incapaz, indicando que sera la entidad pública quien
asumira la tutela del incapaz cuando no exista tutor o cuando el incapaz
no se encuentre adecuadamente atendido por su tutor. Para ello, en el
mencionado artículo se ha anadido un nue·o parraío modiíicando el
Código Ci·il y la Ley de Lnjuiciamiento Ci·il, con la ley 41,2003, de 18
de no·iembre quedando el contenido siguiente:

250

«La entidad pública a la que, en el respecti·o territorio, esté
encomendada la tutela de los incapaces cuando ninguna de las
personas recogidas en el artículo 234 sea nombrado tutor, asumira
por ministerio de la ley la tutela del incapaz o cuando éste se
encuentre en situación de desamparo. Se considera como situación
de desamparo la que se produce de hecho a causa del
incumplimiento o del imposible o inadecuado ejercicio de los
deberes que le incumben de coníormidad a las leyes, cuando éstos
queden pri·ados de la necesaria asistencia moral o material»
De este manera los incapaces deben de ser protegidos por la
administración de manera similar a los menores, e incluso se copia de la
legislación de protección de menores la asunción de la tutela del
incapaz cuando éste se encuentre en situación de desamparo.
Artículo 241. Podran ser tutores todas las personas que se
encuentren en el pleno ejercicio de sus derechos ci·iles y en quienes
no concurra alguna de las causas de inhabilidad establecidas en los
artículos siguientes.
Artículo 242. Podran ser también tutores las personas jurídicas que
no tengan íinalidad lucrati·a y entre cuyos íines íigure la protección
de menores e incapacitados.
Cuando el Juez nombra tutor a un íamiliar, si se detectan
negligencias en la atención al incapacitado, ,como comunicarselo al
Juez·, ,qué seguimiento hace el Juez de la tutela·
Artículo 24¯. Seran remo·idos de la tutela los que después de
deíerida incurran en causa legal de inhabilidad, o se conduzcan mal
en el desempeno de la tutela, por incumplimiento de los deberes
propios del cargo o por notoria ineptitud en su ejercicio.
Artículo 248 Ll Juez, de oíicio o a solicitud del Ministerio liscal o
de persona interesada, decretara la remoción del tutor, pre·ia
audiencia de éste si, citado, compareciere.
,Pueden negarse los íamiliares·
Artículo 251 Sera excusable el desempeno de la tutela cuando por
razones de edad, eníermedad, ocupaciones personales o proíesiona-
les, por íalta de ·ínculos de cualquier clase entre tutor y tutelado o
por cualquier otra causa, resulte excesi·amente gra·oso el ejercicio
del cargo.

251

Las personas jurídicas podran excusarse cuando carezcan de medios
suíicientes para el adecuado desempeno de la tutela.
Lstas excusas deben ser razonadas y apreciadas por el Juez,
quien puede decidir nombrar el tutor a pesar de la oposición de este.
1ambién puede el Juez nombrar íorzosamente a una institución:
Residencia de ancianos, asociación, Comunidad Autónoma.
Si la persona se negase a aceptar ser tutor estaríamos ante una
situación de desobediencia al Juez, ademas de ser causa de
desheredación según la legislación.
Ln ocasiones, el Juez o el Ministerio liscal solicita del
1rabajador Social Iníorme pericial sobre qué íamiliar próximo es el
adecuado como tutor de un presunto incapaz.
Artículo 269 Ll tutor esta obligado a ·elar por el tutelado y en
particular:
1. A procurarle alimentos.
2. A educar al menor y procurarle una íormación integral.
3. A promo·er la adquisición o recuperación de la capacidad del
tutelado y su mejor inserción en la sociedad.
4. A iníormar al Juez anualmente sobre la situación del menor o
incapacitado y rendirle cuenta anual de su administración.
Artículo 2¯1 Ll tutor necesitara autorización judicial:
1. Para internar al tutelado en un establecimiento de salud mental o
de educación o íormación especial.
2. Para enajenar o gra·ar bienes inmuebles...
Una ·ez designado el tutor, los 1rabajadores Sociales pueden
detectar algún caso de negligencia en la administración de los bienes del
incapacitado, con descuido de las obligaciones contraídas por el tutor
hacia aquel. Ln estos casos el 1rabajador Social debe ponerlo en
conocimiento del Juez correspondiente o de la liscalía. No obstante el
tutor debe siempre por ley realizar una rendición de cuentas cada seis
meses, en el Juzgado donde se haya tramitado el Lxpediente, de este

252

modo se realiza un control jurídico eíecti·o sobre los bienes del
incapacitado.
J0.4 La violencia contra las personas mayores
La raíz etimológica de la palabra ·iolencia alude a un
desequilibrio y abuso de poder
La ·iolencia contra las personas mayores podría denominarse:
Violencia íamiliar
Violencia de género
Violencia hacia las personas mayores
La ·iolencia íamiliar es la ·iolencia ejercida en el seno de la
íamilia por uno o ·arios de sus miembros contra uno o ·arios de ellos.
Según Rojas Marcos ,1995, los seres humanos tenemos mayor
probabilidad de ser asaltados, maltratados o torturados ,íísica y
mentalmente, en nuestro propio hogar, a manos de alguien
supuestamente querido, que en ningún otro lugar.
Ll maltrato de personas mayores se deíine como la acción única
o repetida, o la íalta de la respuesta apropiada, que ocurre dentro de
cualquier relación donde exista una expectati·a de coníianza y la cual
produzca dano o angustia a una persona anciana. ,Declaración de
1oronto,.
Ll maltrato al anciano es todo acto u omisión suírido por
personas de 65 anos o mas, que ·ulnera la integridad íísica, psíquica,
sexual, y económica, el principio de autonomía, o un derecho
íundamental del indi·iduo, que es percibido por éste o constatado
objeti·amente, con independencia de la intencionalidad y del medio
donde ocurra: íamiliar, comunidad, Instituciones. ,Kessel, 1996,.
La pre·alencia de casos de maltrato hacia personas mayores ·aría
según las íuentes pero podría estar entre el 2,5° y el 10° de ·íctimas.
1ipos de ·iolencia contra las personas mayores ,Pérez 2004,:
J0.S 1ipos de maltrato (Perez, 2004)
J0.6 Maltrato fisico
Lste tipo de maltrato implica una acción ,golpear, aboíetear,
quemar, encerrar a una persona mayor, uso inapropiado de medicación,
etc., que causa, como consecuencia, dano o lesión íísica de íorma

253

intencional Reay y Browne, Adelman et al., Sengstock y O´Brien,
Ahmad y Lachs, Laíata. y lelírich ,2002, 1998, 2002, 2002, 2001
respecti·amente op.cit en Pérez, 2004,. Lsta acción puede ser lle·ada a
cabo por parte de:
Otros: una persona causa lesiones o dolor a una persona mayor.
Uno mismo: íorma de maltrato íísico que ocurre cuando una
persona mayor se inílige lesiones o dolor a sí mismo. Bass et al. ,2001
op. Cit. en Pérez, 2004,.
J0.7 Abuso sexual
Implica cualquier contacto de caracter sexual para el que la
persona mayor no haya dado su consentimiento \olí ,1998 op. Cit. en
Pérez, 2004,, bien porque el contacto haya sido íorzado Bass, et al.
,2001 op. Cit. en Pérez, 2004,, bien porque no sea capaz de dar su
consentimiento Sengstock y O´Brien, Brandl y loran ,2002 op. Cit. en
Pérez, 2004, o porque el contacto sexual tenga lugar mediante engano
Bass, et al. ,2001 op. Cit. en Pérez, 2004,. Ll abuso sexual puede ir
desde el exhibicionismo a las relaciones sexuales incluyendo caricias
orales, anales o ·aginales ademas de ·iolación, sodomía, obligarle a
desnudarse o a ·er íotograíías sexualmente explícitas Laíata y lelírich,
Ahmad y Lachs, Brandl y loran ,2001, 2002, 2002 respecti·amente op.
Cit. en Pérez, 2004,.
J0.8 Negligencia
Consiste en un acto de omisión Reay y Browne ,2002, op. Cit. en
Pérez, 2004,, íallo intencional o no intencional en el cumplimiento de
las necesidades ·itales para una persona mayor ,por ejemplo,
negligencia en la higiene personal, malnutrición, deshidratación, etc.,
por parte del cuidador Laíata y lelírich, Brandl y loran, Ahmad y
Lachs ,2001, 2002, 2002 respecti·amente op. Cit. en Pérez, 2004,.
Dentro de la negligencia se puede distinguir Bass et al. ,2001, op. Cit.
en Pérez, 2004,.
10.8.1 Negligencia fisica
Que el cuidador no proporcione a una persona mayor los
ser·icios y productos necesarios para un íuncionamiento íísico óptimo.
Un ejemplo de este tipo de negligencia podría ser no proporcionar el
necesario cuidado de la salud, como comida o agua, terapia íísica, no
proporcionarle gaías, audííonos, bastones o cualquier otro dispositi·o

254

de ayuda necesario Sengstock y O´Brien, Bass, et al ,2002, 2001,
respecti·amente op. Cit. en Pérez, 2004,.
10.8.2 Negligencia emocional / psicológica
Ln este caso el cuidador no suministra el apoyo o la estimulación
social y,o emocional adecuada y necesaria para una persona mayor
Bass et al. ,2001, op. Cit. en Pérez, 2004,. 1ambién se incluye dentro de
este tipo que el cuidador aísle a la persona mayor negandole, por
ejemplo, oportunidades para establecer interacciones sociales, o
dejandole sólo durante largos periodos de tiempo. Otros ejemplos
incluyen ignorar las peticiones que realiza la persona mayor y no darle
noticias o iníormación que pueda interesarle.
10.8.3 Negligencia económica o material
Ln este caso, el cuidador no utiliza los íondos o recursos que
son necesarios para proporcionar una óptima calidad de ·ida a la
persona mayor.
Otra posible clasiíicación de la negligencia hacia personas
mayores podría ser la siguiente:
10.8.4 Negligencia activa
Consiste en no proporcionar el cuidado necesario para la
persona mayor de íorma intencional en un intento de castigarle,
causarle angustia íísica o emocional, abandonarle de íorma deliberada, o
negarle intencionadamente comida o ser·icios relacionados con la salud
,por ejemplo, medicamentos, comida o agua, Ahmad y Lachs, Laíata. y
lelírich ,2002, 2001, respecti·amente op. Cit. en Pérez, 2004,.
10.8.5 Negligencia pasiva
Ln este caso el cuidador ,de íorma no intencional, no
proporciona el cuidado necesario debido a que ignora cuales son los
cuidados que necesita la persona a la que esta cuidando o no sabe cómo
íacilitarselos, a que carece de habilidades o tiene incapacidad real para
completar la tarea o a problemas de salud del propio cuidador. Por
ejemplo, no cambiarle los panales con suíiciente írecuencia puede dar
lugar a la presencia de úlceras Ahmad y Lachs, Laíata. y lelírich ,2002,
2001 respecti·amente op. Cit. en Pérez, 2004,.
10.8.6 Autonegligencia
Aquí es la propia persona mayor la que pone en peligro o
amenaza su propia salud o seguridad, ya que no se proporciona a sí

255

mismo los ser·icios y productos necesarios, como por ejemplo, comida,
medicinas, tratamiento médico necesario, etc. 1ambién puede surgir
como consecuencia de un deterioro cogniti·o importante y un sistema
de apoyo inadecuado Ahmad y Lachs, Bass et al., Laíata. y lelírich
,2002, 2001, 2001, respecti·amente op. Cit. en Pérez, 2004,.
´ívarove ae Diógeve.: entre sus características se incluye que la
persona mayor tenga la casa muy sucia, aislamiento social, tendencia a
acumular basura, carencia de ·ergüenza y rechazo de la ayuda prestada.
Las personas mayores con este síndrome ·i·en generalmente solos
poniendo su ·ida en peligro Ahmad y Lachs ,2002, op. Cit. en Pérez,
2004,.
J0.9 Maltrato psicológico
Dentro de este tipo se incluyen agresión ·erbal, uso de amenazas
,de institucionalización, por ejemplo,, abuso emocional, obligar a
presenciar el maltrato iníligido a otras personas, pro·ocar malestar
psicológico, aislarle de amigos y íamiliares o de sus acti·idades
cotidianas, darle tratamiento de silencio` ,no hablarle,, así como
cualquier otro acto de intimidación y humillación cometido sobre una
persona mayor Bass et al., Sengstock y O´Brien, \olí, Ahmad y Lachs,
Laíata y lelírich ,2001, 2002, 1998, 2002, 2001, respecti·amente op.
Cit. en Pérez, 2004,. 1ambién se considera maltrato psicológico negar a
la persona mayor la oportunidad de participar en la toma de decisiones
que conciernen a su ·ida. Ll comportamiento edadista en íorma de
iníantilismo, tratando a la persona mayor como si íuese un nino,
también constituye un ejemplo de maltrato psicológico Adelman et al.,
Laíata y lelírich ,1998, 2001 respecti·amente op. Cit. en Pérez, 2004,.
J0.J0 Abandono
Implica el abandono de una persona mayor por parte de una
persona que ha asumido la responsabilidad de su cuidado o por parte
de la persona que posee la custodia íísica de la persona mayor Laíata y
lelírich ,2001, op. Cit. en Pérez, 2004,.
J0.JJ Violación de los derechos básicos
La ·iolación de los derechos basicos ,humanos y ci·iles, a
menudo esta relacionada, con el maltrato psicológico y consiste en
pri·ar a la persona mayor de los derechos basicos que legalmente le
corresponden, desde el derecho a la intimidad hasta la libertad de

256

opción religiosa Sengstock y O´Brien, \olí ,2002, 1998,
respecti·amente op. Cit. en Pérez, 2004,. Se ignoran los derechos de la
persona mayor y su capacidad de toma de decisiones, negandole, su
intimidad, su autonomía a la hora de tomar decisiones con respecto al
cuidado de su salud y a otras cuestiones personales ,por ejemplo, el
matrimonio,, ingresandole a la íuerza en una residencia, no dejandole
asistir a la iglesia, abrir su correo Laíata y lelírich ,2001, op. Cit. en
Pérez, 2004,.
J0.J2 Abuso económico
Implica el robo, el uso ilegal o inapropiado de las propiedades o
recursos de una persona mayor, obligarle a cambiar el testamento,
dando como resultado un perjuicio para la persona mayor y un
beneíicio para otra persona Adelman et al., Sengstock y O´Brien, \olí,
Ahmad y Lachs, Brandl y loran, Murphy ,1998, 2002, 1998, 2002,
2002, 1994 respecti·amente op.cit en Pérez, 2004,.
Lstos tipos de maltrato y,o negligencia pueden encontrarse
tanto en el ambito domiciliario como en el institucional legland, ,1992,
op.cit en Pérez, 2004,.
J0.J3 Ll por que de los malos tratos a las personas mayores
(Moya y Barbero, 200S)
Los malos tratos contra las personas mayores se producen por
diíerentes causas y la explicación de los mismos dependera del modelo
que escojamos para interpretarlas, Moya y Barbero ,2005,, apuntan a
los siguientes:
Ll modelo situacional
Ll modelo del intercambio social
Ll modelo de la interacción simbólica
Ll modelo íeminista

10.13.1 Ll modelo situacional
Los M1PM se generan como respuesta irracional a situaciones
de estrés. Lsta respuesta depende de íactores del cuidador, de la ·íctima
y de las situaciones económico-sociales de ambos.

25¯

10.13.2 Ll modelo del intercambio social
Se basa en que la relación de dependencia aumenta los riesgos, ya
que el desequilibrio que puede pro·ocar la interacción entre dos
personas en el que una tiene la sensación de pérdida de autonomía y la
otra de poder del cuidador podría desencadenar una respuesta de malos
tratos.

10.13.3 Ll modelo de la interacción simbólica
1iene que ·er con las interpretaciones simbólicas del
comportamiento que tienen tanto la ·íctima como el responsable de los
malos tratos.
Ln muchas ocasiones pesa mas la interpretación que un cuidador
hace de la sobrecarga, que el grado de intensidad de la propia carga.
Se basa en el aprendizaje social y plantea que los responsables de
los malos tratos aprenden a ser ·iolentos presenciando actos de
·iolencia, y que las ·íctimas aprenden a aceptarlos como normales.

10.13.4 Ll modelo feminista
Deíiende un modelo basado en el desequilibrio de poder entre
hombres y mujeres en una sociedad machista.
Lse desequilibrio da como resultado los malos tratos en algunas
parejas de personas mayores.
J0.J4 Iactores de riesgo en el ámbito familiar
Ls necesario conocerlos para poder inter·enir una ·ez se han
detectado y así poder corregirlos antes de que se produzcan, U.D.P.
,2006,:
- Dependencia del cuidador para las acti·idades diarias y
dependencia económica. 1ambién es íactor de riesgo la dependencia
del cuidador de la persona mayor.
- Lle·ado grado de estrés por parte del cuidador.
- Ll hacinamiento.
- Mala situación económica.
- Aislamiento social.
- Lxistencia de malas relaciones íamiliares.

258

- 1rastorno de personalidad del agresor, con baja autoestima o
depresiones.
- listoria de malos tratos.
J0.JS Perfil de la persona mayor victima de malos tratos:
- Mujer, ·iuda, mayor de ¯5 anos de edad.
- Deterioro íísico o cogniti·o.
Con trastorno de conducta ,trastorno del sueno, alimentación,
agresi·idad, delirios, comportamientos repetiti·os, excitación,
deambulación,.
- Compartir alojamiento con la persona agresora.
- Depende del cuidador para las acti·idades de la ·ida diaria.
- 1ener antecedentes pre·ios de malos tratos.
- Aislamiento social.
J0.J6 Iactores de riesgo de la persona agresora:
- Parentesco con la ·íctima.
- Con·i·e con la ·íctima.
- Mala relación con la persona mayor.
- Dedicación de mas de 10 anos y unas 12 horas diarias.
- Lníermedad mental.
- Abuso de alcohol, íarmacos psicotropos y,o drogas.
- Dependencia de la ·íctima ,económica, ·i·ienda .,
- Aislamiento social.
- Antecedentes de ·iolencia.
- Padece estrés por causas di·ersas.
J0.J7 Del entorno
- lalta de recursos sociales de apoyo.
- Alojamiento inadecuado y,o con déíicit en las condiciones de
seguridad.
- Relación íamiliar negati·a.
J0.J8 Signos que nos pueden indicar la presencia de un posible
maltrato:

259

- Lesiones recurrente o sin explicación.
- No prestación de tratamiento para los problemas médicos.
- ligiene insuíiciente y aspecto desaseado.
- Malnutrición.
- Deshidratación.
- Depresión, retraimiento o miedo.
- Asilamiento social o íísico impuesto.
- Sedación externa o mal uso de la medicación.
- Deterioro cogniti·o gra·e.
- Deterioro íísico gra·e que requiera una atención sostenida.
- Mención de la palabra castigo` por el mayor o los cuidadores.
- lamilia con historial de ·iolencia.
- Aislamiento del cuidador.
- Rechazo de ayudas externas.
- Control por parte de otro y otros de los bienes del mayor.
- Incongruencias en la iníormación que proporcionan.
J0.J9 Indicadores de una posible negligencia o abandono:
- Problemas de desnutrición y deshidratación.
- Carencia de prótesis o mal estado de éstas ,gaías, dentaduras,
audííonos, andadores o sillas de ruedas,
- Demora o inexistencia de solicitud de asistencia médica o de
ser·icios sociales.
- Mala o nula higiene.
- Olores a orina o heces.
- Ropa sucia, ·ieja o rota.
- Lníermedades no tratadas.
- Sobremedicación o medicación insuíiciente.
- Llagas y úlceras por encamamiento prolongado o íalta de
mo·ilidad.
- Constante cansancio o desgana, estados coníusionales.
- Uso incorrecto y constante de los dispositi·os de contención íísica.

260

J0.20 Indicadores de un posible maltrato o abuso financiero:
- Incapacidad sobre·enida para pagar sus íacturas.
- Austeridad injustiíicada.
- Pérdidas de patrimonio, renuncia, cambios y transmisión de
poderes.
- lirma de documentos y mo·imientos bancarios sospechosos.
- Desaparición de joyas y objetos ·aliosos.
- Retirada repentina de íondos de su cuenta.
- Cuidadores que expresan un inusual interés por la situación
económica del mayor.
- lirmas sospechosas en cheques o documentos.
- Presiones a la hora de hacer testamentos, legados, donaciones u
otras operaciones.
J0.2J Investigación de los malos tratos
Si se han detectado indicadores de malos tratos, es recomendable
lle·ar a cabo una e·aluación de la situación de la posible ·íctima,
idealmente realizada por un equipo multidisciplinar, que incluya
aspectos médicos, psicológicos, sociales, etc. Ll objeti·o de esta
e·aluación sera la búsqueda de pruebas que coníirmen o no nuestras
sospechas.
10.21.1 Recogida de información
La e·aluación debe incluir, ademas de a la posible ·íctima, a la
persona de la que se sospecha que esta iníligiendo los malos tratos y a
otros íamiliares, amigos o proíesionales, con el íin de conocer su
entorno y la dinamica íamiliar.
Ls importante obser·ar el comportamiento y la comunicación
·erbal y no ·erbal de la posible ·íctima y del responsable de los malos
tratos, así como la interacción entre ambos.
10.21.2 Resistencia para la evaluación del presunto agresor
Ls posible que el presunto responsable de los malos tratos
intente diíicultar el contacto de los proíesionales con la persona mayor.
Puede negarse a salir de la habitación durante la e·aluación, para e·itar
ser descubierto.

261

La cla·e para tener acceso a la persona mayor sera la persistencia
y la tenacidad del proíesional.
Ln el caso de pacientes domiciliarios, es aconsejable realizar
·isitas no anunciadas con exactitud: "A ·er si puedo ir a ·erles a lo
largo de la próxima semana".
J0.22 Modo de intervención. Protocolo del SLRIS (Aretio, 2004).
Recogido en el Protocolo del SLRIS ,Ser·icio Riojano de
Salud, Aretio, 2004.
Primera entre·ista con la posible ·íctima sola.
Segunda entre·ista con la cuidadora principal.
10.22.1 Cuestionario a la Victima.
Canadian 1ask y la American Medical Asociation.
- ,Alguna ·ez alguien en su casa le ha pegado o hecho dano·
- ,Le han cogido cosas sin su consentimiento·
- ,Alguna ·ez le han reganado o amenazado·
- ,1iene miedo a alguien en su casa·
- ,la íirmado usted alguna ·ez documentos que no comprendía·
- ,Lsta solo a menudo·
- ,Alguna ·ez no le han ayudado en sus necesidades o cuidados
personales cuando lo necesitaba·
- ,Alguna ·ez alguien le ha tocado sin su consentimiento·
- ,Alguna ·ez le han obligado a hacer cosas que usted no quería·
10.22.2 Lntrevista a la persona cuidadora posible maltratadora
- L·itar el enírentamiento. Buscar la empatía.
- Utilizar preguntas indirectas.
- ,Sabe que su madre suíre una eníermedad de larga e·olución y
puede que usted se encuentre cansada, me equi·oco· ,la llegado
alguna ·ez a perder el control·
- ,Alguna ·ez se ha ol·idado alguna toma de la medicación·
- ,1oma usted tranquilizantes·
10.22.3 Lntrevista conjunta

262

Lsta podra realizarse cuando la persona mayor sea competente,
para identiíicar las íuentes de estrés en la relación.
Ll 1rabajador Social tendra una inter·ención mediadora.
Iníormara sobre los recursos institucionales y sociales de apoyo.
J0.23 La detección e intervención ante un caso de maltrato a un
anciano.
Ante una situación de ·iolencia detectada por parte de cualquier
proíesional sanitario se deri·ara al 1rabajador Social.
- Áreas a e·aluar por el 1S:
- 1ipología de maltrato y gra·edad del mismo.
- Comportamiento de la persona agresora a ni·el íamilia y social
- Situación íamiliar:
- Relaciones íamiliares.
- Personas que residen en la casa.
- 1ipo de ·i·ienda.
- Antecedentes de maltrato.
- Situación económica
- Actitud de la ·íctima sobre el problema detectado.
- Denuncias pre·ias.
- Red de apoyo social y íamiliar.
- Antecedentes íamiliares de riesgo.
- Situación emocional de la ·íctima.
- Diagnostico inicial.
- Plan de tratamiento.
J0.24 Plan de tratamiento
Ll plan de tratamiento se integrara junto con el tratamiento
propuesto por el resto de proíesionales sanitarios que atiendan a la
·íctima: Proíesionales de medicina, eníermería, psicología
Plan de tratamiento común con la integración de las dimensiones
bio-psico-sociales con el consentimiento de la persona aíectada y en
caso de incapacitación de su tutor.
Deri·ación total o parcial a otros ser·icios si se estima necesario.

263

Ser·icios susceptibles de ser utilizados:
- Ser·icios Sociales Comunitarios.
- Ser·icios Sociales Lspecializados: Personas mayores, incapacitadas
- 1eléíono de emergencias 112
- Juzgado: Decanato, liscalía, Medicina lorense, Lquipo Psico-
social
- Cuerpos de Seguridad:
- Policía Nacional 091
- Policía Local 092
- Guardia Ci·il 062
- Oíicina de Atención a la Víctima del Delito
Las deri·aciones sera gestionadas a tra·és de la trabajadora social
sanitaria.
J0.2S Confirmados los malos tratos:
- Garantizar la seguridad de la ·íctima.
- Si por sobrecarga del cuidador ,sistema de descansos, apoyo
íormal e iníormal,
- Si es por adicción. 1ratamiento eíicaz.
- Si es capaz la ·ictima y desea seguir con el agresor. Respetar su
·oluntad. Seguimiento del caso y asistencia.
- Si la persona esta incapacitada mentalmente y existe riesgo de dano
gra·e adoptar las medidas necesarias para separar a la ·íctima del
agresor.
J0.26 Plan de seguridad
Si la persona mayor esta capacitada para tomar decisiones y
decide permanecer en el domicilio, o bien la situación no precisa una
salida urgente del mismo hablar con la ·íctima sobre las opciones que le
proporcionarían seguridad en íunción de sus circunstancias personales:
- ,Qué ha hecho para mantenerse seguro en el pasado·
- ,Con qué recursos y apoyos cuenta· ,Sus amigos o íamiliares son
conscientes de la situación que esta experimentando· ,Le apoyarían
o ayudarían·

264

- ,Dispone de algún lugar seguro para guardar documentos y
objetos importantes·
- Si los malos tratos aumentan ,1iene algún lugar al que ir· ,Puede
llamar a algún íamiliar o a un ·ecino· ,Qué necesitaría lle·arse·
J0.27 Ponerlo en marcha con la victima
- Lscribir un número de teléíono -al que la ·íctima pueda llamar si
esta en peligro- en una receta. Lstablecimiento de códigos ·erbales o
signos en presencia del responsable de los malos tratos- que
indiquen el empeoramiento de la situación, etc.
- lacilitarle el ser·icio de tele asistencia.
- Animarle a poner su situación en conocimiento de personas de su
entorno ,amigos, ·ecinos, etc., que le puedan ayudar y en los que
pueda coníiar.
- 1ener en lugar seguro y íacilmente accesible con las lla·es de la
casa, dinero, documentos de identidad, tarjetas de crédito, etc., por
si tiene que abandonar la casa precipitadamente.
- Que en caso de necesidad llame a al 112, al SUS o a la Policía.
Proporcionarle esos números de teléíono.
J0.28 Internamiento
Si la persona mayor se encuentra en riesgo ·ital es decir con
riesgo para su ·ida bien sea inmediato o continuado en el tiempo sin
posibilidad de que cese el riesgo mediante la inter·ención de sus apoyos
íamiliares o sociales. O un riesgo inmediato de poner en riesgo a
terceras personal se actuara con celeridad. Un plan de seguridad de este
tipo se tiene que lle·ar a cabo sobre todo si la persona no tiene
capacidad para tomar decisiones y se encuentra en una situación de
riesgo ·ital. Lntonces debería aplicarse un plan de internamiento
urgente amparado en el artículo antes reíerido de la Ley de
Lnjuiciamiento Ci·il. Articulo ¯62. Medidas cautelares:
1. Cuando el tribunal competente tenga conocimiento de la
existencia de posibles causas de incapacitación en una persona,
adoptara de oíicio las medidas que estime necesarias para la
adecuada protección del presunto incapaz de su patrimonio y
pondra el hecho en conocimiento del Ministerio liscal para que
promue·a, si lo estima procedente, la incapacitación.

265

2. Ll Ministerio liscal podra también, en cuanto tenga
conocimiento de la existencia de posibles causas de incapacitación
de una persona, solicitar del tribunal la inmediata adopción de las
medidas a que se reíiere el apartado anterior.
Las mismas medidas podran adaptarse, de oíicio o a instancia de
parte en cualquier estado del procedimiento de incapacitación
3. Como regla, las medidas a que se reíieren los apartados anteriores
se acordaran pre·ia audiencia de las personas aíectadas. Para ello
sera de aplicación lo dispuesto en los artículos ¯34, ¯35 y ¯36 de
esta ley.
Se trata en este artículo de adoptar cuantas medidas sean
necesarias para proteger la persona del presunto incapaz y su
patrimonio.
Ll procedimiento a seguir es la pre·ia audiencia de las partes
,excepto cuando concurran razones de urgencia, en que no sera pre·ia
esta audiencia,, iníorme del Ministerio liscal y la audiencia del presunto
incapaz si íuere posible.
Las medidas, que seran las que el Juez considere adecuadas al
caso concreto, consistiran en el internamiento o traslado del presunto
incapaz, depósito de joyas o bienes, nombramiento del deíensor
judicial, etc.
Ll legislador no determina las medidas que puedan adoptarse,
dejando al arbitrio del Juez las que prudentemente considere las mas
apropiadas. Ls posible nombrar tutor cautelar del presunto incapaz
durante el proceso
, AAAP Asturias , Sec. 5', 5-6-2000, Barcelona , Sec.18', 8-4-
1999,.
Se ha despertado en la actualidad conciencia social y de las
instituciones sobre la ·iolencia de género. La ·iolencia hacia las
personas mayores íorma parte de la ·iolencia íamiliar y la ·iolencia de
género. Actualmente se estan redactando protocolos y entre ellos
quiero senalar el Protocolo de ·aloración urgente de la capacidad
mental de personas mayores en situación de riesgo ·ital` elaborado por
la Subcomisión sobre ·iolencia ejercida hacia personas mayores, parte
integrante de la Comisión de Seguimiento del Acuerdo

266

Interinstitucional para la atención a las ·íctimas de maltrato doméstico,
·iolencia de género y agresiones sexuales en La Rioja. ,2008,.

J0.29 Prevención de los malos tratos
- L·aluar periódicamente el ni·el de autonomía íuncional para
desempenar las tareas de la ·ida diaria. Recordar que cuanto mayor
sea la dependencia, mayor sera el riesgo de aparición de malos
tratos.
- lomentar y estimular su independencia para hacer y para decidir.
No dejarles al margen de las decisiones que recaigan sobre ellos.
- Promo·er la interacción y e·itar el aislamiento. La soledad
ía·orece la aparición de coníusión, desorientación témporo-espacial
y deterioro del lenguaje. Oírecerles la posibilidad de acudir a un
Centro Social o solicitar una persona que les acompane unas horas
cada día ,·oluntarios, etc.,.
- Mantener a la persona mayor mentalmente acti·a con lecturas,
pasatiempos, juegos.
- Identiíicar el régimen jurídico ,1utela, curatela, etc, que mejor les
pueda proteger. Cuando la persona mayor suíra algún tipo de
incapacidad mental, buscar a alguien que sea su garante. Asegurarle
que no se le pri·ara de sus derechos.
J0.30 Recomendaciones dirigidas al cuidador / familia
- lacer del cuidador objeto de cuidado. Con·encerle de que busque
tiempo y apoyos para sí mismo.
- Mantener ·ínculos cercanos con parientes y amigos.
- Lncontrar íuentes de ayuda y utilizarlas. Lxplorar las alternati·as
de cuidado: ayuda a domicilio, respiros, residencias, centros de día,
etc.
- Cuidar la propia salud: suíiciente descanso, horas de sueno,
realización de ejercicio íísico, cuidado de la alimentación, etc.
- Valorar detenidamente la capacidad real de la íamilia para
suministrar cuidado a largo plazo y el riesgo de claudicación.
- Lxplorar las posibilidades de descanso, de alternar la tarea del
cuidado con otras personas.

26¯

- Anticipar la incapacitación potencial y hacer planes basados en la
discusión de los deseos de la persona mayor. Planiíicar cómo
atender sus necesidades personales cuando las responsabilidades del
cuidado aumenten.
- Indagar sobre las resistencias para el cambio: si tiene conciencia de
riesgo de claudicación o sentimientos de culpa por ceder parte de los
cuidados, etc.
J0.3J Iormación de los profesionales
Adquirir habilidades, conocimientos y actitudes adecuadas para
abordar este problema es un reto para los proíesionales sanitarios y de
los ser·icios sociales. Una actuación correcta de estos proíesionales
puede pro·ocar la ruptura del ciclo de la ·iolencia y posibilitar el inicio
de una nue·a ·ida para la persona aíectada.

268

JJ. DLSCRIPCIÓN DLL SIS1LMA JUDICIAL LSPAÑOL
11

Organización territorial del sistema judicial espanol. La justicia se
organiza en:
Municipios
Ln cada municipio donde no exista Juzgado de 1' Instancia e
Instrucción habra un Juzgado de Paz. La ley pre·é las Agrupaciones de
Juzgados de Paz.
Partidos Judiciales
Ámbito territorial comprendido normalmente por ·arios
municipios y dentro del cual ejercen su jurisdicción los Juzgados de 1°
Instancia e Instrucción.
Provincias
Ámbito territorial de las Audiencias Pro·inciales, los Juzgados de
lo Social, los Juzgados de lo Contencioso,Administrati·o, los Juzgados
de lo Penal, los Juzgados de Menores y los Juzgados de Vigilancia
Penitenciaria.
Comunidades Autónomas
- 1erritorio en el que ejercen su acti·idad los 1ribunales Superiores
de Justicia.
- Órganos de ambito estatal
Audiencia Nacional y el 1ribunal Supremo, siendo éste el órgano
jurisdiccional superior en todos los órdenes, sal·o en lo relati·o a
garantías constitucionales.
Órganos jurisdiccionales:
- Juzgados de paz
- Juzgados con sede en las localidades de los municipios que no
tienen Juzgados de1' Instancia e Instrucción. Se encargan de:
- Conciliaciones ci·iles de cualquier cuantía
- Conciliaciones en materia criminal
- Juicios por reclamaciones de hasta 90t`
- Algunos juicios de íaltas

11
http:,,cydal.mju.es,.html del Ministerio de Justicia

269

Al írente de ellos estan los Jueces de Paz que son ciudadanos no
pertenecientes a la carrera judicial`. Son elegidos democraticamente
por el Ayuntamiento.
Juzgados de primera instancia
La sede en la que se encuentra se denomina Cabeza de Partido
Judicial`. Resuel·en conílictos:
- Ci·iles y mercantiles
- De jurisdicción ·oluntaria
- Registro Ci·il
- Reclamaciones de cantidad, di·orcios, separaciones, incapacidades,
adopciones...
Se denominan así, por ser el primer órgano judicial ante el que se
reclama.
Juzgados de instrucción
Al igual que los Juzgados de 1' Instancia, ejercen su potestad
jurisdiccional dentro del partido judicial` y tienen las siguientes
competencias:
La instrucción ,in·estigación, de delitos. Juzgan en primera
instancia casi todas las iníracciones le·es, es decir las íaltas` y con
exclusi·idad, las que se producen en el ambito de la íamilia`.
Juzgados de violencia domestica
La Ley Organica 1,2004 de 28 de diciembre sobre Violencia
Doméstica ha creado la especialización dentro del orden penal, de los
Jueces de Instrucción, creando los Juzgados de Violencia sobre la Mujer
y excluyendo la posibilidad de creación de un orden jurisdiccional
nue·o o la asunción de competencias penales por parte de los Jueces
Ci·iles. Lstos Juzgados conoceran de la instrucción, y, en su caso, del
íallo de las causas penales en materia de ·iolencia sobre la mujer, así
como de aquellas causas ci·iles relacionadas, de íorma que unas y otras
en la primera instancia sean objeto de tratamiento procesal ante la
misma sede.
Se crearon con la Ley Organica 1,2004 sobre ·iolencia de
género 14 juzgados exclusi·os de ·iolencia doméstica y 421, es decir
Juzgados de Instrucción o de Primera Instancia e Instrucción que

2¯0

compatibilizan el resto de los casos que corresponda a su especialidad y
jurisdicción y los de Violencia de Género de manera exclusi·a.
Registro civil
Los Juzgados de 1' Instancia, de 1' Instancia e Instrucción y los
de Paz desempenan íunciones de Registro Ci·il. Se denomina Registro
Ci·il a la oíicina pública o conjunto de libros donde se inscriben los
datos concernientes al estado ci·il de las personas, ,nacimiento,
matrimonio, di·orcio, deíunción, cambios de nombre y apellidos,
emancipación, adopción...,
Juzgados de lo penal
Juzgan ,celebran el juicio oral, delitos menos gra·es y algunos
gra·es, es decir, los castigados con penas de pri·ación de libertad hasta
cinco anos de prisión.
Juzgados de lo social
Resuel·en los conílictos entre los trabajadores y los empresarios
o entre aquellos entre sí, siempre que su origen sea el contrato de
trabajo y las reclamaciones a la Seguridad Social.
Juzgados de lo contencioso administrativo
Resuel·en, en única o primera instancia los recursos contra actos
de las entidades locales y de la administración de la Comunidad
Autónoma, de las impugnaciones contra actos de las Juntas Llectorales
de Zona y de las autorizaciones para la entrada en domicilios para la
ejecución íorzosa de actos de la administración pública.
Juzgado de vigilancia penitenciaria
1ienen como íunciones:
- La ejecución de las penas pri·ati·as de libertad y medidas de
seguridad.
- Ll control jurisdiccional de la potestad disciplinaria de las
autoridades penitenciarias. Contra las resoluciones de las autoridades
penitenciarias imponiendo sanciones` de régimen interno cabe
recurso ,control jurisdiccional, ante el Juzgado de Vigilancia
Penitenciaria.
- Ll amparo de los derechos y beneíicios de los internos.
Sus resoluciones son recurribles ante la Audiencia Pro·incial.
Juzgados de menores

2¯1

Su competencia alcanza a los delitos y a las íaltas cometidas por
mayores de 14 anos y menores de 18 anos. Si el presunto autor de un
delito o íalta es menor de 14 anos, sera puesto a disposición de las
instituciones administrati·as de protección de menores dependientes de
las Comunidades Autónomas.
Audiencia provincial
Se trata de un tribunal que tiene competencia en materia ci·il y
penal.
Ln materia penal:
Juzga en primera y única instancia los delitos castigados con
penas superiores a cinco anos de prisión.
Se encargan de los recursos de apelación contra sentencias y
otras resoluciones dictadas por los Juzgados de lo Penal, Juzgados de
Menores y los Juzgados de Instrucción de toda la pro·incia.
Ln materia ci·il:
Se encargan de los recursos de apelación contra sentencias y
otras resoluciones dictadas por los Juzgados de 1' Instancia de la
pro·incia.
1ribunales Superiores de Justicia
Ls el tribunal que culmina la organización judicial en cada
Comunidad Autónoma. 1iene competencias, por ·ía de recurso, en
materia social, contencioso-administrati·o y del juicio celebrado ante el
1ribunal del Jurado. Consta de tres salas: Ci·il y Penal, Social y
Contencioso-Administrati·o. 1iene algunas competencias propias
senaladas en Cada Comunidad Autónoma.
Iiscalia de los 1ribunales Superiores de Justicia
Órgano integrado en el Poder Judicial, pero no dependiente de
él, compuesto por un íiscal-jeíe, ·arios íiscales, ·arios abogados-íiscales
y personal al ser·icio de la Administración de Justicia ,oíiciales,
auxiliares y agentes judiciales,.
Audiencia Nacional
Con sede en Madrid, tiene como competencia instruir y juzgar
delitos que produzcan eíectos en un ambito superior al de una
Comunidad Autónoma ,terrorismo, traíico de drogas, íalsiíicación de
moneda...,

2¯2

Consta de tres Salas: Sala de lo Penal, de lo Contencioso
Administrati·o y de lo Social.
1ribunal Supremo
Culmina la organización judicial espanola, siendo el órgano
superior en todos los órdenes, sal·o en materia de garantías
constitucionales.
Se encarga principalmente, de los recursos de casación, re·isión y
otros extraordinarios que establezca la ley.
Sus resoluciones sientan jurisprudencia`.
JJ.J Sistema de reparto de casos en los juzgados
Los asuntos penales se ·en en los Juzgados de Instrucción.
Se puede saber en que juzgado se encuentra un asunto por la fecha en
la que ocurrieron los hechos. Cuando se insta una denuncia se puede
acudir a la Comisaría de la Policía Nacional, si nos encontramos en una
ciudad, o a la Guardia Ci·il si estamos en zona rural. Allí se tomaran las
primeras declaraciones y se instruira el caso para luego pasarlo al
Juzgado, donde se celebrara o bien juicio rapido o se seguira
instruyendo el caso según el tipo de asunto y su caliíicación. 1ambién
podría acudirse directamente al juzgado de guardia, aunque en ese caso
no podra accederse al juicio rapido, ya que se debe realizar toda la
instrucción en el juzgado. Ln caso de íecha indeterminada sera el
Decanato quien asigne por reparto que juzgado se hara cargo del
mismo.
Los asuntos civiles se ·en en los Juzgados de Primera
Instancia. Los asuntos se asignan por reparte en el Decanato, sal·o
que por atracción exista un asunto reíerido al mismo en los casos de
di·orcio y tutela. Ls decir, las modiíicaciones de un di·orcio se ·eran
en el mismo que se realizó el di·orcio o la elección del tutor o
remoción de tutor en el que se ·io la incapacidad. Ln los casos de
internamientos involuntarios, cada semana hay un juzgado de guardia
ci·il para las órdenes de internamiento. Pero el asunto tiene que entrar
por Decanato.
Para localizar un asunto en los juzgados sera necesario aportar
el nombre del denunciante y,o denunciado y la íecha del hecho. O
demandante y demandado en los casos ci·iles. Si ya se sabe el juzgado

2¯3

que ha sido asignado dirigirse directamente a ese juzgado aportando el
número de procedimiento.
Ln los casos de violencia de genero se ·eran ademas de los
asuntos penales de ·iolencia de género, las medidas ci·iles de di·orcio y
de separación de las parejas en las que haya denuncia por maltrato hacia
la mujer. Los asuntos de íamilia también pasan al juzgado de ·iolencia
de género cuando se produzca una denuncia y medidas ci·iles como
consecuencia de la misma.
A la Iiscalia se puede acudir para solicitar una incapacidad.
Aportando los datos del presunto incapaz para que el Ministerio liscal
comience la demanda y en aquellos casos de malos tratos a menores o
incapaces en los que la protección de la administración ,Ser·icios de las
Comunidades Autónomas y Ayuntamientos, no estén siendo eíecti·as.

2¯4

J2. OBLIGACIONLS IISCALLS Y CO1IZACIÓN A LA
SLGURIDAD SOCIAL
J2.J Obligaciones censales
Los trabajadores sociales que deseen trabajar como peritos deben
darse de alta en la Agencia 1ributaria mediante la presentación de un
modelo 03¯, en el mismo se indicara la acti·idad a realizar ,epígraíe 899
ó ¯¯6, ya que no existe uno especííico para esta acti·idad.
Cuando se realicen periciales de manera esporadica, la íecha de
alta y baja puede coincidir con la presentación del iníorme.
J2.2 Obligaciones en materia de IVA
Se trata de una acti·idad a la que resulta aplicable el Régimen
General de IVA, el tipo impositi·o sera el 18°.
Ll IVA debe declararse trimestralmente mediante la presentación
del modelo 303, calculando el importe por la diíerencia entre el IVA
repercutido en cada una de las íacturas emitidas por cada iníorme
realizado y el IVA soportado en las íacturas de gastos relacionados con
la acti·idad.
Si se realizan iníormes de íorma esporadica con alta y baja en la
íecha de presentación del iníorme, únicamente habra que presentar el
303 correspondiente al trimestre en que se entregue dicho iníorme.
Anualmente, del 1 al 30 de enero del ano siguiente, tanto si la
acti·idad se realiza de íorma habitual como esporadica, debe
presentarse la declaración resumen anual del IVA en un modelo 390.
J2.3 Obligaciones en materia del IRPI
Se trata de una acti·idad proíesional cuyo rendimiento se calcula
en Lstimación Directa Simpliíicada ,por diíerencia entre ingresos y
gastos, incluyendo como gasto un 5° de la diíerencia anterior en
concepto de gastos de diíícil justiíicación,.
Si los iníormes se realizan para otros proíesionales ,abogado,
procurador, una empresa, ONG o Administración,, estos practicaran
una retención del 15° a cuenta del IRPl ,la retención sera del ¯° en el
ano de inicio de la acti·idad y en los dos siguiente,.
1rimestralmente presentara un pago a cuenta del IRPl en un
modelo 130, cuyo importe sera el 20° de la diíerencia entre ingresos y

2¯5

gastos deducibles, descontando las retenciones que se hayan practicado
en el mismo tiempo. Lsta obligación no habra que cumplirla si se
trabaja íundamentalmente con proíesionales o empresarios ,mas del ¯0
de los ingresos estan sometidos a retención,.
Anualmente en los meses de mayo y junio, se presentara
declaración del IRPl incluyendo junto al resto de rendimientos
,deri·ados del trabajo, del capital, etc., los deri·ados de la acti·idad.
Para la presentación de las declaraciones debera consultarse el
calendario anual del contribuyente, y para saber las obligaciones
íormales como por ejemplo si es necesario lle·ar libros contables, la
emisión de íacturas, etc..habra que consultar a la Agencia 1ributaria a
tra·és de su pagina www.agenciatributaria.es
J2.4 Cotización a la Seguridad Social
La Seguridad Social precise para tener que cotizar, que se preste
la acti·idad a título personal y con continuidad. La primera condición se
cumple, no así la segunda, por lo que una peritación puntual no esta
sujeta a cotización.
J2.S Llaboración de factura
Ll Consejo General de 1rabajadores Sociales en el ano 2000
estimaba un 300 euros el precio de un iníorme social periciales sin IVA,
esta cantidad es orientati·a, dependera de cada proíesional. Si tenemos
en cuenta que la ·ariación del Índice General Nacional según el sistema
IPC ha ·ariado un 36,¯°, su equi·alencia actual sería: 410 euros.
Los siguientes precios son los oírecidos por el consejo pero
actualizados de manera similar.
Lntre·istas:
- De analisis 48 t,hora.
- De seguimiento 40 t,hora.
- Domiciliarias 5¯ t,hora.
Gestiones 3¯,50 t,hora.
Las cantidades que propone lernandez ,2005,, actualizadas
según el sistema IPC, que como han aumentado los precios un 1¯°
desde entonces quedarían como sigue:
-1 hora de entre·ista en despacho entre 42,19 y 49,22 t.

2¯6

-1 horas de entre·ista en domicilio entre ¯3,51 y ¯0,32 t.
-Gestiones entre 14,¯¯ y 1¯,58 t,hora.-Interconsultas con
proíesionales 36,06 t,hora.
-Iníormes Sociales Sintetizados entre 140,63 y 1¯5,¯9 t.
-Iníormes Sociales Globalizados entre 210,95 y 246,11 t.
-Iníormes periciales entre ¯03,18 y 1054,¯8 t.
-lojas control de inter·enciones 14,06 t ,Cuando se entreguen a
los clientes,.
Los gastos de desplazamiento, se eíectúan íuera de los
honorarios, en un recibo independiente y no estan sometidos a
impuestos. Sólo se íacturan los realizados íuera de plaza y a un ·alor
estimati·o de 0,22 t,km.
Ljemplo de pago por IVA para una pericial
Por peritaje:
Ingresos totales 1000
- 18° IVA 180
- ¯° retención s,1000 ¯0
1otal .1110t
Se debe cumplimentar el modelo 300 a realizar en la Agencia
1ributaria el mes que se ha realizado la pericial. Se parte del siguiente
gasto:
le comprado material de oíicina por 60 t - 9,6 t de IVA ~ 69,6
t
IVA repercutido 180
IVA soportado 9,6
1otal a pagar 1¯1,4
\ modelo 390 para el resumen anual de IVA, al íinalizar el ano.
\a que si se hace un modelo 300 hay que hacer un 390 que es resumen.
Ln la declaración de la renta, presentar los ingresos menos los
gastos y tener en cuenta deducir la retención que te hubieran eíectuado
,el usuario, abogado, procurador o proíesional,.
lactura
Nombre y apellidos del 1rabajador Social

2¯¯

O empresa de ser·icios
Dirección
n° de colegiado
C.I.l.
Nombre y apellidos del pagador
Dirección
N.I.l
Lnumeración de técnicas empleadas y coste parcial de las mismas
Suma total
18° IVA
Importe IVA
1otal íactura
-¯° retención durante los dos primeros anos y luego el 15°
Ciudad, íecha, íirma y pie de íirma

2¯8

J3. 1LCNICAS, PRO1OCOLOS L INS1RUMLN1OS
J3.J 1LCNICAS PARA LA LVALUACIÓN DLL DIVORCIO
13.1.1 Lntrevista socio-familiar para padres en situación de
separación matrimonial
Ljemplo de guión de entre·ista socio íamiliar en casos de
separación socio íamiliar
lecha:
Juzgado n:
Asunto n:
1ipo:
Moti·o del mismo: Aquí se maniíestaran los datos resenados en
el Oíicio o copia de acuerdo que se en·ía al 1rabajador Social.
1. Presentación
Puntualidad en el entre·istador. Adecuada ·estimenta. Lspacio
con intimidad, e·itar las interrupciones ,descolgar el teléíono o deri·ar
a otra línea las llamadas,. Preparación de la entre·ista. Guión común
sobre entre·ista social y especííico al caso que nos ocupa ,lectura del
procedimiento, elaboración de hipótesis que se iran contrastando
durante la entre·ista,.
Identiíicación del usuario y acompanamiento hasta la zona de
entre·ista, proporcionar al entre·istado comodidad en cuanto a
sugerirle desprenderse de ropa de abrigo..., indicación del lugar
reser·ado para su asiento. Acompanar con amabilidad y utilizar temas
comunes que relajen el primer contacto ,tiempo, un suceso conocido,
etc.,
Presentación clara del nombre del proíesional, su proíesión y
cual es su cometido ,perito, asesor judicial,. Se le preguntara si su
abogado le ha explicado en que consiste la prueba, así como el
procedimiento judicial en el que se esta inter·iniendo. La demanda y la
contestación a la demanda. \ quien ha solicitado la pericial ,Juez, liscal,
su abogado o el abogado contrario,, así como sobre la materia que se
solicita la inter·ención ,moti·o de la pericial,. Bre·emente se explicara
el método de trabajo y las técnicas que pueden usarse para elaborar el
iníorme pericial. Se le realizaran preguntas personales que puede dejar
de contestar si lo cree con·eniente, que seran recogidas parcialmente en

2¯9

un iníorme que se unira al procedimiento. Así mismo es posible que se
realicen ·isitas a domicilio, momento en el que se coníirmara la
dirección y el teléíono de contacto para establecer la cita para la posible
·isitas ,esta ·isita puede decidirse durante la entre·ista o bien con
posterioridad,, entre·istas colaterales con el tutor de los menores en el
colegio o con proíesionales que estén relacionados con el asunto y
resulten rele·antes. Así mismo se le comunicara la duración aproximada
de la entre·ista ,2 horas aproximadamente,, íacilitandole el teléíono
para que pueda reorganizar su acti·idad si no tenía pre·isto esa
duración.
Primeros datos a recoger:
- Nombre y apellidos del entre·istado:
- lecha de nacimiento,edad:
- Lugar de residencia habitual:
- 1eléíono de contacto y horario de atención:
- Otros datos necesarios: lecha de nacimiento de los menores.
2. Llaboración del genograma íamiliar
Ln él se recogen, expuestos en un graíico, los componentes del
entorno íamiliar objeto de estudio, con los nombres propios, la relación
que a cada uno de ellos les liga y su edad. labitualmente suelen
recogerse en el genograma tres generaciones: hijos, padres y abuelos.
Los nue·os núcleos que han íormado, el lugar de residencia, ciudad o
zona dentro de la ciudad y sus ocupaciones. Ln caso de íallecimiento de
algún miembro, la edad del íallecimiento y el moti·o de la misma. Ln
caso de eníermedad gra·e o accidente de algún miembro del núcleo
íamiliar como íue superado por la íamilia, quien ejerció de criador del
usuario, relaciones con instituciones de protección...
Ll genograma se mantendra durante toda la entre·ista delante del
entre·istador, así como otros nue·os que se puedan ir elaborando
según se desprenda de la entre·ista.
3. listoria íamiliar y del indi·iduo
Con la mirada en el genograma se recogera la historia íamiliar y
del indi·iduo, las relaciones íamiliares, parentales, íiliales, paterno
íiliales, íamilia extensa u otras, así como los acontecimientos mas
destacables en la íamilia y que tengan que ·er con el tema que se
estudia.

280

listoria social del indi·iduo, prestando atención a la íormación,
a la historia laboral y los moti·os de cambio de trabajo. Solicitar la ·ida
laboral del indi·iduo íacilitada por la 1esorería 1erritorial de la
Seguridad Social o bien solicitarla en el Juzgado que nos ha solicitado la
pericial y estudiar la misma con el usuario. Realizar un calculo del
tiempo que ha trabajado de manera continuada. Obser·ar el tiempo de
permanencia en los diíerentes puestos de trabajo. Preguntar también
por los trabajos del excónyuge y los moti·os de los cambios.
Recoger los lugares de residencia, relaciones con su íamilia de
origen en la iníancia y actualmente, habitos de relación de la íamilia de
origen ,comidas íamiliares, ·acaciones...,.
Relaciones de pareja anteriores. Descendencia y relaciones
mantenidas con la misma.
4 listoria de pareja objeto del estudio
Como y cuando se conocieron, no·iazgo, si ·i·ieron juntos antes
de casarse, las reacciones de las íamiliar de origen ante el no·iazgo, la
boda.
Ll alquiler y,o adquisición de la ·i·ienda, contribución de cada
uno a la adquisición.
Los hijos en la pareja, los deseados o no, manejo del dinero,
relaciones sexuales, organización íamiliar, compatibilidad del trabajo
con las labores domésticas y la crianza diaria de los hijos. Quien se
ocupaba de la atención de los hijos: Atención doméstica ,comprar y
preparar su comida, comer con ellos, aseo diario, compra de ropa,
la·arla y plancharla,. Lle·arlos y traerlos del colegio. Ayudarles en las
tareas. Acudir a las reuniones del colegio. Acompanarles a las
acti·idades extraescolares, al médico. Lle·arles al parque o a acti·idades
lúdicas.
Las discusiones, moti·os habituales ,·iolencia psíquica o íísica,,
uso del tiempo libre..., relaciones y apoyos sociales, ruptura.
labitos de relación con la íamilia con origen ,comidas íamiliares,
·acaciones..., en la época matrimonial. Apoyos recibidos en el cuidado
de los ninos por la íamilia, amigos o ser·icio doméstico.
4.1 Situación actual.
Nue·as relaciones de pareja. Apoyo de la íamilia extensa.
Relación con los hijos. Relación de los hijos con la íamilia extensa, con

281

la nue·a pareja. Relación de los progenitores después de la separación.
Qué tipo de dinamica relacional se ha establecido entre ellos. L·olución
de esta relación. Comunicación. Las ·isitas del menor, menores con el
no custodio. Visitas reales con el no custodio. Generosidad en las
·isitas o por el contrario extorsión para realizarlas. ,Acta de Michigan,.
Principio ,Acceso a ambos progenitores,.
Acuerdo o no en cuanto el pago de pensiones, gastos extras o la
asignación de la ·i·ienda y el pago del préstamo hipotecario.
4.2 Situación económica
Recursos económicos suíicientes. La situación laboral de los
miembros del núcleo íamiliar, Lstabilidad laboral ,·ida laboral,.
Nómina. Los ingresos íamiliares, las íuentes de esos ingresos, los gastos
íamiliares y cualquier otro dato relacionado con este tema. Los horarios
laborales, días de libranza y ·acaciones. Apoyo íamiliar y social para el
cuidado y atención. Un día en la ·ida del menor con cada padre en día
laboral y día libre del menor y del progenitor. Apoyos. Como acude el
menor al colegio en la actualidad con el custodio. Lntre·ista escolar.
,Acta de Michigan,: 5. Capacidad parental para proporcionar
alimentación. 6. Capacidad parental para proporcionar ropa. 9.
Capacidad parental para satisíacer otras necesidades materiales.
4.3 Datos sobre la salud de grupo de con·i·encia.
Las eníermedades o disminuciones, la alimentación, consumo
habitual y extraordinario de drogas o alcohol. Recoger estos datos del
indi·iduo y de su excónyuge. Salud del menor. Pedir la cartilla sanitaria
del menor y estudiar los datos: La correcta ·acunación de los mismos,
la e·olución de la cur·a del crecimiento.
1ratamientos médicos o psicológicos. Prestar atención al nombre
de los proíesionales y la institución para la que trabajan por si íuera
necesario realizar entre·ista colateral. Si ha habido en el grupo íamiliar
algún tipo de problema de salud mental. Cartilla sanitaria del menor.
L·olución de su la cur·a del crecimiento ,peso y altura,.
Lntre·ista colateral cuando se sea necesario con los
proíesionales que hayan inter·enido con el grupo íamiliar y puedan
íacilitar datos relati·os a: ,Acta de Michigan, ¯. Capacidad parental para
proporcionar cuidados médicos. 8. Capacidad parental para
proporcionar cuidados terapéuticos. 13 Salud mental del progenitor.
Salud íísica del progenitor.

282

Así como recoger los datos en esta materia del expediente y
solicitarlos en la entre·ista a ambos cónyuges o pedir al 1ribunal que
los soliciten a los proíesionales indicando el lugar donde hay que
pedirlo, el proíesional que tiene esos datos, que tipo de datos se
necesitan. Solo pedir los datos cuando sean imprescindibles y ser claros
en la petición al 1ribunal.
4.4 Ubicación del núcleo de con·i·encia.
Contemplara entre otros los aspectos de ·i·ienda, régimen de
tenencia, tipo de ·i·ienda, condiciones de habitabilidad, características
generales del barrio, distancia al centro educati·o. Distancia entre los
domicilios de los progenitores y íorma de trasporte. Premiso de
conducir y coche. Lugares en los que el menor a residido y moti·os de
cambio. ,Acta de Michigan, 15. listoria de domicilios del hijo,a.
5. Relaciones sociales, ·ecinales y con Ser·icios Sociales
Reílejara las relaciones de la íamilia con el entorno, apoyos íuera
del núcleo íamiliar, amigos, intensidad de las relaciones, ·inculación
con asociaciones, relaciones con instituciones públicas, con los
Ser·icios Sociales de Atención Primaria o de Protección de Menores.
6. Menor
Se recogera el embarazo, el parto y los datos relati·os a la salud
del menor desde su nacimiento. Datos relati·os a su comportamiento.
1ratamientos, proíesionales e instituciones. Ll nombre del colegio
actual, otros colegios anteriores y el moti·o del cambio. Ll curso
escolar, Ll tutor, la relación con el mismo, si conoce el conílicto
judicial, trayectoria escolar del menor, relaciones con sus companeros y
proíesores, rendimiento escolar, tiempo libre y amigos. Si acude en
ocasiones al domicilio de sus amigos y ellos a su domicilio.
listoria escolar del menor con los dos padres y con el que tiene
la custodia.
,Acta de Michigan, 16 listoria escolar del hijo. 1¯ listoria
comunitaria o social del hijo.
1rayectoria de la guarda y custodia y de las ·isitas.
Preguntar por último, cual es a su criterio la opción mejor en
cuanto a la guarda y custodia, régimen de ·isitas, etc...
,Principio, Valorar la posibilidad de la mediación.

283

13.1.2 Cuestionario sobre estilo educativos (para padres de hijos
adolescentes)
- ,Cómo deíiniría a su hijo·
- ,Le preocupa la íorma de ser de su hijo en algún aspecto· ,Por qué
cree que se comporta así· ,Cuando íue el momento del cambio· -
,la sido tratado por algún proíesional·
- ,Cómo es la relación con su hijo· ,Ln que aspectos podría
mejorar· ,Cómo es la comunicación entre su hijo y usted· ,lablan
con usted de sus acti·idades diarias, problemas·
- ,Cual es el horario diario que comparte con su hijo· ,\ los días
íesti·os· ,Cual es el momento que utilizan para hablar· ,Cuales los
temas de con·ersación·
- ,Qué acti·idades hacen juntos· Comer, ir de compras.
- ,Ln que ayuda su hijo en las tareas comunes del hogar ,poner la
mesa, bajar la basura, íregar, hacer algún plato de comida, barrer,
planchar.·
- ,Se ocupa de su habitación y de su ropa ,hacer la cama, recoger su
habitación, limpiarse los zapatos, la·ar y planchar su ropa·
- ,Cuando y cómo le ha ido pidiendo que lo hiciera· ,Qué ocurre
cuando cumple sus tareas· ,Qué ocurre cuando no las cumple·
- ,Le ayuda en las tareas escolares· ,Qué tareas· ,Ln que horario·
,Cuantos días·
- ,Quién le ayuda en el cuidado de su hijo· ,Quién cuidaría de él en
caso de íaltar usted de manera impre·ista ,un ingreso hospitalario
por ejemplo,·
- ,Acude a las reuniones anuales al colegio· ,la pedido cita para
hablar con el tutor· ,Cuantas ·eces estos dos últimos anos·
- ,Cómo han sido los resultados académicos de su hijo estos dos
últimos anos·
- ,Cual ha sido la actitud de usted ante esos resultados·
- ,Lsta teniendo su hijo problemas de rendimiento académico
últimamente· ,Qué ha hecho al respecto·
- ,Problemas de conducta en el colegio· ,Cómo lo ha sabido· ,Qué
ha hecho al respecto·

284

- ,Cuales son los amigos actuales de su hijo· ,Los conoce· ,lan
estado en su domicilio· ,Conoce a sus padres ,por teléíono, en
persona,·
- ,Qué opinión le merecen los amigos de su hijo· ,Qué acti·idades
hace su hijo los íines de semana·
- ,la tenido su hijo algún problema en relación con sus amigos· -
,Cómo lo ha sabido· ,Se lo contó él· ,Cómo reaccionó usted·
- ,1iene establecido horario de 1V e Internet·
- ,1iene establecido horario de ·ol·er a casa· ,Después de salir de
clase· ,Los íines de semana ,·iernes, sabado y domingo,·
- ,Cómo llegó a establecer estos horarios·
- ,Cuando su hijo no hace lo que tiene establecido, cuales son las
consecuencias·
- ,Cree que hay diíerencias entre usted y su expareja a la hora de
ponerle las normas a su hijo·
- Régimen de ·istas establecido en el Con·enio Regulador o en la
sentencia judicial de separación , di·orcio.
- Régimen de ·isitas que se esta haciendo realmente.
13.1.3 Cuestionario sobre estilo educativos de los padres
(entrevista para el menor adolescente)
Cuando la madre tiene la guarda y custodia y el padre un régimen
de ·isitas
- ,Cual es el horario diario que compartes con tu madre· ,\ los días
íesti·os· ,Cual es el momento que utilizais para hablar· ,Cuales los
temas de con·ersación·
- ,Cual es el horario que compartes con tu padre· ,De qué hablais·
- ,Qué acti·idades haces con tu madre· Comer, ir de compras, ir al
cine...
- ,Qué acti·idades haces con tu padre·
- ,Ln que ayudas en las tareas comunes del hogar: poner la mesa,
bajar la basura, íregar, hacer algún plato de comida, barrer,
planchar.·
- ,Se ocupa de su habitación y de su ropa ,hacer la cama, recoger su
habitación, limpiarse los zapatos, la·ar y planchar su ropa·

285

- ,Desde cuando lo haces·. ,Qué ocurre cuando haces tus tareas y
cuando no las haces·
- ,Quién te ayuda en las tareas escolares· ,Cuantas ·eces· ,Qué te
gusta y qué no de su ayuda·
- ,Conoces tus padres a tu tutor este ano· ,\ al del ano pasado·
,Cuantas ·eces han ido a hablar con él· ,Qué te dijeron después de
hablar con él· ,Qué tutor crees que te conoce mejor· ,lan hablado
con el director del centro·
- ,Cuales han sido los resultado académicos estos dos últimos
cursos· ,Qué te dicen tus padres cuando sacas buenas notas y
cuando suspendes·
,las tenido problemas de comportamiento en el colegio· ,Cómo se
enteraron tus padres· ,Qué te han dicho al respecto·
- ,Conoces tus padres a tus amigos· ,lan estado en casa de tu
madre· ,\ en la de tu padre· ,Qué opinan de ellos·
- ,1ienes horarios de 1V e Internet en casa de tu madre· ,\ en la de
tu padre·
- ,Qué horarios tienes para ·ol·er a casa los íines de semana en casa
de tu madre· ,\ en casa de tu padre· ,Qué sucede si ·uel·es mas
tarde·
13.1.4 Información a recabar en el colegio
- lecha:
- Nombre del Proíesor-1utor:
- Colegio:
- 1eléíono:
- Correo electrónico:
- Rendimiento escolar.
- Atención en clase, moti·ación.
- Respeto de las normas escolares.
- Participación en la clase.
- Integración con companeros, aceptación entre éstos.
- Agresi·idad, conílictos con iguales en clase.
- Integración y buen comportamiento en el patio.
- Acude diariamente y puntualmente a clase. Justiíica las íaltas.

286

- 1rae las tareas. Le ayudan en casa. lay diíerencia después de los
íines de semana.
- Acude aseado a clase y adecuadamente ·estido.
- 1rae el material escolar que el centro le solicita
- Acude al comedor escolar. Recibe beca. Presentan la
documentación. ,Quién lo hace· Pagan puntualmente el comedor.
,Quién paga el comedor· Comportamiento en el comedor.
- Lstado de animo del menor. ,la habido cambios·
- ,Quién le trae a clase y quién lo recoge·
- Quién acude a las reuniones del colegio. Se han acercado a hablar
con el tutor.
- Ll menor habla de su íamilia. Reíiere las acti·idades con ambos
padres y habla de los nue·os companeros aíecti·os de sus padres y
su nue·a íamilia.
J3.2 MALOS 1RA1OS A MLNORLS
13.2.1 Lntrevista semiestructurada con menores (separación
matrimonial y violencia de genero).
Ganar su coníianza. Crear un clima calido. No presionar al
menor.
1.- Preguntar si conoce el moti·o de la entre·ista, y que nos lo
explique el mismo. Seguidamente hablarle sobre el moti·o de nuestra
entre·ista. Ln caso de realizarse en el Juzgado se le puede relatar los
acontecimientos que se realizan en el Juzgado: Bodas, inscripciones de
recién nacidos y también separaciones. lablar sobre la separación de
sus padres, adecuarlo al lenguaje del menor. Posibilidad de contar
secretos ,utilizar bolígraío rojo para el secreto,
J2
.

12
1ranscribir lo reíerido por el menor en documento separado al Iníorme
Social y en·iarlo al 1ribunal en sobre cerrado, cuando consideremos que puede
perjudicar la iníormación al menor y es íundamental para la decisión del Juez.
De no ser íundamental no se transcribe. Ley 54,200¯, de 28 de diciembre, de
adopción internacional. Modiíicación de la L.L.C. «Artículo 164. Ln todo caso
en la comunicación o publicación en atención al superior interés de los
menores y para preser·ar su intimidad, deberan omitirse los datos personales,
nombres y apellidos, domicilio, o cualquier otro dato o circunstancia que
directa o indirectamente pudiera permitir su identiíicación.»

28¯

- Separación de los padres.
- Problemas para ponerse de acuerdo.
- lunción del Juez.
- lunción del 1rabajador Social Perito.
2.- Seguir con algo distendido e intercalar en la entre·ista temas
lúdicos que ·ayamos descubriendo que a él le gustan o nos hayan
indicado sus padres, así como acti·idades extraescolares que le gusten:
deportes, aíiciones,...
- Preguntas sobre el colegio:
- Colegio al que ·a.
- Curso.
- Proíesora.
Repasar con él los miembros de su íamilia. Podemos mostrarle
los genogramas que hemos realizado en las entre·istas pre·ias con sus
padres para conocer los nombres íamiliares de los miembros de su
íamilia.
3. Relación del menor con el entorno materno y con el paterno y
apoyos sociales. Se realiza la pregunta con el genograma de ambos
padres delante.
Nombra de 1 a 10 las personas a las que te sientes mas unido, en
las que puedes coníiar. 1e pueden ayudar. Su relación ,Ljemplo tía.,
mi amigo.,, Ramírez ,2003,.
Mapa de la red relacional consiste en hacer un esquema con una
íorma parecida a una telarana con las personas signiíicati·as para el
nino o la nina, él,ella se sitúa en el centro y de ahí salen personas que
considera importantes de: su íamilia directa, su íamilia extensa, el
colegio y otros espacios en los que participe ,acti·idades de ocio,
·ecinos..., Luego resulta interesante ·er que tipo de relación mantiene
con cada uno de ellos, la distancia en la que los ubica, el tipo de apoyo
que percibe, etc. Orjuela y cols. ,2008,
4. Acti·idades cotidianas:
- Un día en tu ·ida, de colegio, de íiesta
- Con el padre custodio.
- Durante las ·isitas.

288

- ,Quién te despierta y con quién desayunas·
- ,Quién te lle·a al colegio y te trae·
- ,Quién hace la comida y con quién comes·
- ,Qué acti·idades extraescolares haces·
- ,Quién hace la cena y con quién cenas·
- ,Quién te acuesta y con quién duermes·
Cuando el menor es muy pequeno ,entre 3 y 6 anos, dependiendo
del desarrollo de su lenguaje, se puede mantener esta entre·ista
ayudandonos de munecos que puedan identiíicarse como madre, padre,
abuelos, ninos... y realizar un rol playing con similares preguntas
reíiriéndonos a la ·ida cotidiana del menor.
5. Reíuerzos positi·os al menor:
- ,Qué cosas te dice mama que haces bien, papa, la proíesora, tu
abuela.·
- ,Qué me dirían ellos que haces bien si se lo pregunto·
- ,Cuando te dan un beso o te dicen ¡que bien! y estan contentos·
- ,Quien te dice que eres listo, guapo, rey o princesita·
6. Relaciones con los padres
- 1res cosas buenas de tu padre.
- 1res cosas buenas de tu madre.
- Dime algo que no te guste de papa.
- Dime algo que no te guste de mama.
- Cuando te portabas mal:
- ,Cómo te castigaba papa·
- ,Cómo te castigaba mama·
- Describe un día en el que lo hayas pasado muy bien con mama.
- Describe un día en el que lo hayas pasado muy bien con papa.
- 1ras la separación, ,cómo son las relaciones entre tus padres·
- ,Dice papa a menudo cosas desagradables de mama· ,\ mama de
papa·
- ,1e hace papa muchas preguntas sobre la ·ida que lle·a ahora
mama· ,\ mama de papa·, Ramírez, ,2003, modiíicada.
¯. Cómo son las ·isitas:

289

- ,Dónde se hacen las entregas·
- ,Quién esta presente·
- ,Qué suele suceder·
- ,1e gusta el horario de las ·isitas·
- ,1e gustan los días de las ·isitas·
- ,Lstan bien las ·acaciones, íiestas etc...·
- ,Qué cambiarías de las ·isitas y por qué·
8. ,Qué tres cosas te gustaría que pasaran·

Ln las preguntas del apartado 6 existe la posibilidad de que el
menor reíiera haber ·isto o recibido agresiones íísicas.
Si reíiere agresiones. Pedir que describan como eran las
agresiones desde el principio hasta el íinal. 1écnicas a utilizar:
• Lntre·ista cogniti·a ,Diges y Alonso-Quecuty, 1993,.
- Reinstauración cogniti·a del contexto.
- Lníasis en todo tipo de detalles
• Protocolo de Menores de Bull ,199¯, del Ministerio del
Interior Britanico.
- Lntendimiento
- Relato libre
- Interrogatorio
- Cierre de la entre·ista
• Preguntas extraídas del Protocolo de entre·ista con
menores ·íctimas de abuso sexual ,Lamb, Stenberg,
Lsplín, lershkowitz y Orbach, 2000,
- Cómo te hizo dano
- Pasó una ·ez o mas ·eces
- Qué pasó la última ·ez. Piensa en que pasó ese día y cuéntamelo
con todo detalle.
- Cuéntame la ·ez que recuerdes mejor. Piensa en que pasó ese día y
cuéntamelo con todo detalle.

290

- Cómo íue la peor. Piensa en que pasó ese día y cuéntamelo con
todo detalle.
- Cada cuanto pasaba
- Cuéntame la última ·ez. Piensa en que pasó ese día y cuéntamelo
con todo detalle.
Al menor debe pedírsele que explique con detalle como sucedía
el hecho y se deben recoger los comentarios del nino textuales por lo
que la grabación de la entre·ista puede ser necesaria para luego
trascribirla y poder estudiarla. Ln los 1ribunales, en ocasiones los
menores se ·en en·ueltos en el conílicto del di·orcio de sus padres, y
pueden ser utilizados. Se trataría de grabarlo para poder estudiar el
testimonio y ·alorar el posible maltrato. Los criterios del CBCA, la lista
de ·alidez del SVA ,Steller y Koehnken, 1994,, los indicadores
psicosociales reíeridos a la credibilidad del abuso sexual ,Juarez, 2004,.
Personales:

Una ·ez que el menor ha íinalizado se le puede solicitar si hay
indicios de que ha podido pasar sobre:
- 1ienes cicatrices o marcas. 1e ha roto un hueso
- Romper tus objetos personales
- Romper objetos de la casa
- Romper objetos de otros
- 1irar objetos por la ·entana
- Lanzamiento de objetos
- ,Ln alguna ocasión has sentido que tu ·ida estaba en peligro· Ln
caso aíirmati·o,
- ,Cuando·
- ,Dónde estaba cada uno de los miembros de la íamilia·
- ,Ln alguna ocasión has sentido que la ·ida de mama estaba en
peligro· Ln caso aíirmati·o,
- ,Cuando·
- ,Dónde estaba cada uno de los miembros de la íamilia·
- ,1ú lo ·eías o lo escuchabas·

291

- ,Cada cuanto sucedían las agresiones hacia ti, tus hermanos o tu
madre·
- ,Quieres contarme algo que no me hayas dicho·
- ,Quieres hacerme alguna pregunta·
10. Otras técnicas de recogida de iníormación 13:
- Oírecerle lapices para dibujar durante la entre·ista.
- Reíormular en positi·o la iníormación que nos dan. Ls importante
resaltar su ·alentía por contarlo, lo contentos que estamos porque
esta hablando con nosotros de sus cuestiones personales, mostrarle
lo íuerte qué es y que lo esta haciendo todo cuanto puede.
11. Ver también: Lntre·istando a ninos preescolares ·íctimas de
abusos sexual y,o maltrato íamiliar Juarez y Sala ,2011,14

13
Orjuela. L, Perdices. A, Plaza. M y 1obar. M. ,2008,. 1ipología, se·eridad y
írecuencia de los malos tratos suíridos. Ln vavvat ae atevcióv ¡ara vivo. , viva. ae
vv;ere. ríctiva. ae ta riotevcia ae gevero ev et avbito favitiar. Sa·e the children.
http:,,www.sa·ethechildren.es,·er_doc.php·id~¯6.

14
www20.gencat.cat,docs,Justicia,Documents,...,SC-3-143-0¯-cas.pdí

292

13.2.2 Hoja de notificación de riesgos y maltrato infantil desde
servicios sociales
Marqve cov vva ` toao to qve corre.¡ovaa
Indicadores generales familiares
O Monoparentalidad.
O lamilia reconstituida.
O Lmbarazo adolescente.
O No con·i·encia del menor con padres biológicos.
O Descuido en higiene y ·estimenta.
O Ingresos insuíicientes o inestables.
O lacinamiento y,o ·i·ienda precaria.
O Consumo de alcohol y drogas.
O Conílicto conyugal.
O Sintomatología psiquiatrica.
O Ausencia de apoyos íuncionales.
O Dependencia,conílicto íamilia extensa.
Cuidados minimos
O Diíicultades alimentación.
O Diíicultades horarios ,comidas, sueno, guardería,.
O Diíicultad seguimiento indicaciones médicas.
O Diíicultades seguimiento indicaciones escolares.
O Diíicultades de acceso al sistema sanitario.
O Retrasos desarrollo,Lníermedades reiteradas.
Situación escolar
O Diíicultades acceso al sistema educati·o.
O Rendimiento escolar deíiciente,íracaso escolar.
O Absentismo escolar.
O 1rastornos de comportamiento en el aula.
Núcleo de convivencia
O Diíicultades de relación con el menor.
O Ausencia super·isión acti·idades.
Sospecha
Maltrato

293

O Lxplotación laboral o doméstica.
O Lxpectati·as inadecuadas.
O Ausencia control comportamiento.
O Aprobación del castigo íísico.
Lntorno social del menor
O Ausencia super·isión acti·idades.
O Comisión de íaltas y,o delitos.
O Grupo de pares marginal.
O Diíicultades de relación con grupo de pares.
Valoración del maltrato ,Valoración global del proíesional,
,1ache todo lo que corresponda,
lísico
Lmocional
Negligencia
Abuso Sexual

Valoración de las posibilidades de intervención
. Ninguno. Mucho
Valoración del grado de
conciencia de la situación de
maltrato
1 2 3 4 5
Valoración del potencial de
cambio de la íamilia
1 2 3 4 5
Iuentes de detección ,Institución que deri·a el caso,
O Ser·icios Sociales.
O Juez.
O Salud.
O liscal de Menores.
O Salud mental.
O Asociaciones.
O Colegio.
O Otros ,especiíicar,.

294

O Policía.
Comunicado a
O Protección de menores.
O Juez.
O liscal.
O Otros.

295

J3.3 1LCNICAS PARA LA IN1LRVLNCIÓN AN1L LOS
MALOS 1RA1OS Y NLGLIGLNCIA CON PLRSONAS
MAYORLS
13.3.1 Protocolo de valoración urgente de la capacidad mental
de personas mayores en situación de riesgo vital
Llaborado por la Subcomisión sobre ·iolencia ejercida en
personas mayores. Comisión de Seguimiento del Acuerdo
Interinstitucional para la atención a las ·íctimas de maltrato doméstico,
·iolencia de género y agresiones sexuales en La Rioja.
Los y las proíesionales de los ser·icios sanitarios y sociales
detectan con cierta írecuencia situaciones de personas mayores con
capacidad mental insuíiciente que no reciben los cuidados basicos para
la ·ida por lo que la integridad de la misma queda comprometida.
Ln este tipo de situaciones suelen ·erse in·olucrados
proíesionales de diíerentes ser·icios públicos ,sociales, sanitarios y
judiciales, con competencias en la atención a personas mayores. Al
objeto de uniíicar criterios así como coordinar la inter·ención de dichos
proíesionales para garantizar la mayor celeridad en la determinación de
la competencia mental de las personas, en aras de ayudar en una
posterior toma de decisión respecto a las medidas de protección, se
establece el presente Protocolo. Lste recoge las situaciones susceptibles
de ser consideradas con caracter de urgencia, los proíesionales que
pueden deri·ar e inter·enir, así como los criterios y mecanismos a
seguir.
Lste Protocolo es un instrumento que la Administración Pública
riojana pone en marcha bajo el amparo de las directrices consensuadas
por la Subcomisión sobre ·iolencia ejercida en personas mayores, parte
integrante a su ·ez de la Comisión de Seguimiento del Acuerdo
Interinstitucional para la atención a las ·íctimas de maltrato doméstico,
·iolencia de género y agresiones sexuales en La Rioja.
Personas objeto de atención.
Aquellas personas de 65 o mas anos sobre las que existan
sospechas proíesionales íundadas de capacidad mental disminuida que
les impida la satisíacción de las necesidades ·itales y que comprometa
su integridad íísica o la de terceras personas ,gra·edad,. Ll caracter de
urgencia en la solicitud de la ·aloración de la capacidad mental ·iene

296

dado por la existencia de un compromiso para la ·ida o un riesgo
inmediato de comprometer la de terceras personas.
Quedan excluidas expresamente de este Protocolo las situaciones
de personas que pueden tener una disminución de su capacidad mental
pero que reciban cuidados adecuados por parte de íamiliares u otras
personas,instituciones y cuya solicitud de incapacitación transcurra o
pueda hacerlo por los canales habituales establecidos en el sistema
judicial.
Detección y derivación.
Seran los proíesionales de los ser·icios sanitarios en general y
ser·icios sociales comunitarios y de urgencias sociales los que, bien por
propia detección o bien por deri·ación de otras personas o
proíesionales ,policía, ·oluntariado, ·ecinos, íamiliares, etc., acti·en
este Protocolo. Para ello remitiran ·ía íax al liscal Superior o a la
liscal de Violencia Doméstica el documento anexo en el que se
especiíican los datos de identidad de la persona para quien se solicita la
·aloración de urgencia así como las circunstancias de riesgo que
aconsejan dicha ·aloración.
Simultaneamente a la petición a liscalía se iníormara de esta
situación al Centro de Ser·icios Sociales Municipales correspondiente
por si íuera necesario iniciar algún tipo de inter·ención.
Desde liscalía se solicitara, dentro del primer día habil siguiente
a la recepción de la petición, la ·aloración urgente de la capacidad
mental al proíesional íorense de guardia. Ll,la proíesional íorense de
guardia se pondra en contacto teleíónico con el,la proíesional
sanitario o social que haya solicitado la ·aloración lo antes posible
,dentro del primer día habil siguiente a la recepción de la petición
realizada desde liscalía, al objeto de recabar mayor iníormación si
existiera y para concertar la ·isita domiciliaria conjunta a lle·ar a cabo
con la mayor celeridad. Ln caso de existir iníormes médicos o sociales
se remitiran por correo electrónico a la dirección del,la íorense de
guardia y si no íuera posible se entregaran en mano en el momento de
la ·isita domiciliaria conjunta, en el entendido de que esta iníormación
sera tratada coníorme a la Ley. Se procurara realizar la ·isita
domiciliaria conjunta dentro de las dentro de las 24 horas siguientes al
momento de contacto entre los proíesionales de ambas instituciones
,Instituto Riojano de Medicina Legal y proíesional sanitario,a o social

29¯

que haya acti·ado este Protocolo, aunque en las situaciones de íines de
semana, íesti·os u otras circunstancias que demoren la ·isita conjunta y
en íunción de la gra·edad de la situación expuesta se podra realizar la
·aloración de urgencia sólo con la ·isita del,la proíesional íorense.
Ll proíesional médico íorense emitira un Iníorme de ·aloración
sobre la capacidad mental que remitira al,la liscal que lo solicitó. Ln
este Iníorme se recogeran las recomendaciones mas urgentes para
sal·aguardar la ·ida de la persona cuya capacidad mental se haya
·alorado.
Intervención.
A raíz de la emisión del Iníorme lorense se pueden dar dos
tipos de situaciones:
- personas con capacidad mental suíiciente para su auto·alimiento.
- personas con capacidad mental insuíiciente para su auto·alimiento.
Ln el caso de las personas con capacidad mental suficiente
para su autovalimiento se procedera a trabajar con los íactores de
riesgo que ocasionaron la acti·ación de este Protocolo. Con caracter
general, esta tarea recae en los proíesionales del centro de salud y de
ser·icios sociales de reíerencia para la persona. Para ello se aconseja
mantener una reunión de coordinación entre los distintos proíesionales
implicados para realizar un plan conjunto de inter·ención.
Ln el caso de las personas con capacidad mental insuficiente
para su autovalimiento, desde liscalía se iniciaran las medidas de
protección adecuadas con caracter de urgencia.
Ln cualquiera de las dos situaciones, desde liscalía, al objeto de
ía·orecer la coordinación interinstitucional así como la inter·ención
con la,s personas aíectadas, se iníormara al,la proíesional que acti·ó
el Protocolo del resultado de la ·aloración urgente de la capacidad
mental de la,s persona,s para quien se solicitó así como de las medidas
de protección o de otro tipo que se hayan adoptado en caso de haberse
adoptado alguna.

298

Solicitud de ·aloración
Protocolo para ·aloración urgente de la capacidad mental de
personas mayores en situación de riesgo ·ital

PROlLSIONAL QUL SOLICI1A VALORACIÓN:
D,Dna:
Proíesión:........Centro,Ser·icio........
1íno.de contacto:..................
PLRSONA A VALORAR:
D,Dna:...............de anos de edad,
Residente en la c,................ de
........con·i·e con .....................................
CRI1LRIOS DL VALORACIÓN:
1.- LS1ADO NU1RICIONAL:
A.- Aspecto o impresión respecto al estado de nutrición:
. Aspecto normal
. Delgadez que no impresiona como patológica
. Delgadez que impresiona como patológica ,piel
deslucida, relie·es óseos muy marcados, desaparición grasa subcutanea,
etc.,
B.- lidratación ,signo del pliegue,: ...........
C.- Disponibilidad en la ·i·ienda de alimentos basicos en buen
estado: . SI . NO
2.- lIGILNL:
A.- ligiene personal deíicitaria: estado de ·estidos, suciedad
corporal ·isible, olor a heces u orina:
. SI . NO
B.- ligiene deíicitaria de la ·i·ienda: . SI . NO
3.- LS1ADO PSÍQUICO: Síntomas basicos:
. Desorientación temporal,espacial .
Negati·ismo,apatía
. Discurso incoherente .
Alucinaciones,delirio

299

. Agresi·idad injustiíicada . Conducta escapista

4.- lIS1ORIAL MLDICO: Lníermedades importantes
conocidas que precisen medicación:
...........................
- ,1oma la medicación prescrita· . SI . NO .
SL DLSCONOCL
- ,1iene la medicación en casa· . SI . NO .
SL DLSCONOCL
- ,1iene asistencia médica regular· . SI . NO .
SL DLSCONOCL
5.- RILSGOS DL ACCIDLN1LS:
,Lsta dotada la ·i·ienda de algún ser·icio cuyo uso inadecuado
pueda suponer un peligro de accidente que aíecte a terceras personas·
,gas butano, gas natural, etc.,
. SI . NO
6. O1ROS DA1OS DL IN1LRLS:
Puede ser necesario:
La solicitud de incapacidad legal. liscalía.
Valorar ingreso hospitalario urgente si la situación clínica
,deterioro íísico o psicológico, lo requiere o ingreso en centro social o
sociosanitario por emergencia social.
Solicitar al Juzgado una hospitalización in·oluntaria. liscalía,
Decanato de los Juzgados o Juzgado de lamilia.
Solicitar ayuda a las luerzas y Cuerpos de Seguridad. Ll
Magistrado o la liscalía pueden requerirlos.
Llamar al teléíono de emergencias: 112
Si tiene capacidad y acepta la actuación, el proíesional tendra que
decidir si precisa ser lle·ada de íorma urgente a un lugar seguro y actuar
en consecuencia.

300

J3.4 O1ROS INS1RUMLN1OS U1ILLS LN LL LS1UDIO
DL LA VIOLLNCIA IAMILIAR
13.4.1 1est CAGL (detección alcoholismo)
Se trata de un test con 12 ítems de los cuales las 4 preguntas -
marcadas en negrita- son puntuables. Ll punto de corte se sitúa en mas
de dos respuestas aíirmati·as. Las preguntas no deben íormularse
seguidas para e·itar posturas deíensi·as o de rechazo. Cada pregunta
debe intercalarse durante la entre·ista.
Ll Cuestionario CAGL tu·o su origen en un estudio lle·ado a
cabo en el Nort Carolina Memorial lospital en 1968 y íue dado a
conocer por Lwing y Rouse en una Coníerencia Internacional sobre
Alcoholismo en Sydney en 19¯0. Ln 1984, Lwing publicó un artículo
donde aclaraba ciertas contro·ersias sobre el origen del cuestionario y
sobre su utilización. Ln nuestro país ha sido ·alidado por Rodríguez
Martos. Su uso se ha extendido gracias a su bre·edad y íacilidad de
puntuación. Según sus autores 2 ó 3 respuestas aíirmati·as suponen un
alto grado de sospecha de alcoholismo.
,Piensa usted que come demasiados dulces·
,Le han oírecido alguna ·ez un porro o una dosis de cocaína·
,Le ha molestado alguna ·ez la gente criticandole su íorma de
beber·
,Se ha planteado alguna ·ez hacer algo de ejercicio semanalmente·
,Considera usted que duerme las horas necesarias para estar a tono
durante el día·
,la tenido usted alguna ·ez la impresión de que debería beber
menos·
,Se ha planteado en alguna ocasión dejar de íumar·
,Le han comentado alguna ·ez que debería comer mas írutas y
·erduras·
,Se ha sentido alguna ·ez mal o culpable por su costumbre de
beber·
,Le han comentado en alguna ocasión que debería íumar menos·
,Alguna ·ez lo primero que ha hecho por la manana ha sido beber
para calmas sus ner·ios o para librarse de una resaca·

301

,Se ha planteado en alguna ocasión cambiar su costumbre de
consumir pastillas para dormir por técnicas de relajación·
13.4.2 Indicadores clinicos del alcohol
1emblor distal ,temblor de manos y dedos,.
Aranas ·asculares ,mínimo cinco,.
Rinoíimas ,acné en la nariz, nariz rugosa,.
Lxistencia de cicatrices y,o hematomas por caídas durante la
intoxicación.
Diíicultades para concentrarse.
Amnesia.
Alucinaciones.
13.4.3 Modelo de solicitud de orden de protección
lLClA: lORA:
ORGANISMO RLCLP1OR DL LA SOLICI1UD
Nombre del organismo:
Dirección:
1eléíono:
lax:
Correo electrónico:
Localidad:
Persona que recibe la solicitud ,nombre o número de carnet
proíesional,:
VIC1IMA
Apellidos: Nombre:
Lugar ,lecha Nacimiento: Nacionalidad:
Sexo:
Nombre del padre: Nombre de la madre:
Domicilio
15
:

15
Ln caso de que la ·íctima maniíieste su deseo de abandonar el domicilio
íamiliar, no se debera hacer constar el nue·o domicilio al que se traslade,
debiendo indicarse el domicilio actual en el que resida. Asimismo, el domicilio

302

1eléíonos contacto
16
:
D.N.I. n° N.I.L. n° ó Pasaporte n°
SOLICI1AN1L QUL NO SLA VÍC1IMA
Apellidos: Nombre:
Lugar ,lecha Nacimiento: Nacionalidad:
Sexo:
Nombre del padre: Nombre de la madre:
Domicilio:
1eléíonos contacto:
D.N.I. nº N.I.E. nº o Pasaporte nº
Relación que le une con la victima:
PLRSONA DLNUNCIADA
Apellidos: Nombre:
Lugar ,lecha Nacimiento: Nacionalidad:
Sexo:
Nombre del padre: Nombre de la madre:
Domicilio:
1eléíonos contacto:
D.N.I. n° N.I.L. n° o Pasaporte n°
RLLACIÓN VIC1IMA- PLRSONA DLNUNCIADA
,la denunciado con anterioridad a la misma persona·
Sí No
Ln caso aíirmati·o, indique el número de denuncias:

,Sabe si dicha persona tiene algún procedimiento judicial abierto por
delito o íalta· Sí No

no debe ser necesariamente el propio, sino que puede ser cualquier otro que
garantice que la persona pueda ser citada ante la Policía o ante el Juzgado.

16
Ll teléíono no debe ser necesariamente el propio, sino que puede ser
cualquier otro que garantice que la persona pueda ser citada ante la Policía o
ante el Juzgado.

303

,Qué relación de parentesco u otra tiene con el denunciado·



SI1UACION lAMILIAR
PLRSONAS QUL CONVIVLN LN LL DOMICILIO
Nombre y apellidos lecha
Nacimiento
Relación de
parentesco








304

DLSCRIPCIÓN DL lLClOS DLNUNCIADOS QUL
lUNDAMLN1AN LA ORDLN DL PRO1LCCIÓN
17
,Relación
detallada y circunstanciada de los hechos,

,Qué último hecho le ha impulsado a íormular la presente solicitud·





,Qué actos ·iolentos han ocurrido con anterioridad, hayan sido o no
denunciados·






,Ln qué localidad han ocurrido los hechos·



A1LNCIÓN MíDíC.
Caso de haber sido lesionada, ,ha sido asistida en algún Centro
Médico· Sí No

,Aporta la ·íctima parte íacultati·o· Sí No

Ln caso aíirmati·o, únase una copia del parte como anejo de esta
solicitud X



17
En caso de que la solicitud de orden de protección se presente ante la Policía, este apartado
podrá ser sustituido por la toma de declaración de la persona denunciante en el seno del
atestado.

305

ASIS1LNCIA JURÍDICA
,1iene usted un Abogado que le asista· Sí No

Ln caso negati·o, ,Desea contactar con el ser·icio de asistencia jurídica
del Colegio de abogados para recibir asesoramiento jurídico·

Sí No
O1ROS DA1OS DL IN1LRLS PARA LA ADOPCIÓN DL
MLDIDAS DL PRO1LCCIÓN

Ln caso de con·i·encia en el mismo domicilio de la persona
denunciada ,quiere continuar ·i·iendo en el mencionado domicilio con sus
hijos, si los hubiere· Sí No


,Quiere que la persona denunciada lo abandone para garantizar su
seguridad·
Sí No


,Necesita obtener algún tipo de ayuda económica o social·
Sí No

,1rabaja la ·íctima· Sí No

Ln caso aíirmati·o, indique la cantidad mensual aproximada si la
conoce:


,1rabaja la persona denunciada· Sí No

Ln caso aíirmati·o, indique la cantidad mensual aproximada si la
conoce:

306

,Lxisten otros ingresos económicos en la íamilia· Sí
No

Ln caso aíirmati·o, indique la cantidad mensual aproximada si la
conoce:




JUZGADO AL QUL SL RLMI1L LA SOLICI1UD:



A RLLLLNAR POR LL ORGANISMO LN LL QUL SL
PRLSLN1A LA SOLICI1UD




, lirma solicitante ,


INS1RUCCIONLS BÁSICAS
No resulta imprescindible contestar todas las preguntas, aunque sí que
es importante hacerlo
Una ·ez cumplimentada esta solicitud, debe entregarse una copia al la
persona solicitante, y el original debe ser remitido al Juzgado de guardia de la
localidad, quedando otra copia en el organismo que recibe la solicitud
Si la ·íctima aporta parte médico, denuncias anteriores u otros
documentos de interés, seran unidos como anejos de la solicitud

30¯

J4. BIBLIOGRAIÍA
- Abenza, J.M., Carpintero, M.J., y 1orija, C. ,1992,. Ll
Departamento de 1rabajo Social en el Instituto Anatómico lorense de
Madrid: íuncionamiento y desarrollo. Ln Primeras Jornadas Nacionales
de Psicólogos, Asistentes Sociales y Lducadores de la Administración
de Justicia. Madrid. Colección Cursos. Vol. 10. Ministerio de Justicia.
- Aguilar, J.M. ,2006,. Con papa y con mama. La custodia
compartida. Ld. Almuzara.
- Albarran, J. ,1998,. Ll aspecto practico del peritaje del
psicólogo en lo Juzgados y 1ribunales. Ln J. Albarran. Peritaje
Psicológico en Procedimientos Ci·iles y Laborales. Madrid. lundación
Uni·ersidad-Lmpresa.
- Alexander, 1., Roodin, P. y Gorman, B. ,1998,.Psicológia
L·oluti·a. Madrid. Ld. Piramide.
- Andrés-Pueyo, A. ,2009,. La predicción de la ·iolencia contra la
pareja. Ln L. Lcheburúa
- Aretio, A. ,2004,. Coord. Programa integral de detección y
abordaje de la ·iolencia doméstica desde el sistema sanitario público.
Gobierno de La Rioja.
- Aretio, A y Sedano, A. ,2003,. Ll VA1AD: Una escala global
de ·aloración social de personas mayores. Ln 1rabajo Social en
Gerontología. Lditorial Síntesis. Pags 155-1¯3.
- Arrubarrena, A., Paul, J. \ 1orres, B. ,1994,. La íase de
in·estigación. Ln Maltrato iníantil. Detección, notiíicación,
in·estigación y e·aluación`. Madrid: Ministerio de Asuntos Sociales.
- Arruabarrena, M.I. y de Paul, J. ,1988,. Ll papel del 1rabajador
Social en el abordaje del problema del maltrato y abandono iníantil.
Documentos de Bienestar Social. N 12. Vitoria. Gobierno Vasco.
- Barudy., J, Dantagnan., M, ,2005, Las necesidades iníantiles en
Los buenos tratos a la iníancia. Barcelona. Gedisa.
- Bolanos, I. ,2000,. Lstudio descripti·o del Síndrome de
alienación parental en procesos de separación y di·orcio. Diseno y
aplicación de un programa piloto de mediación íamiliar. 1esis doctoral
no publicada. UAB.

308

- Bull, R. ,199¯,. Lntre·ista a ninos y testigos en Psicología e
In·estigación Judicial. Ln l. larina y R. Arce. Psicología e in·estigación
Judicial. Madrid. lundación Uni·ersidad-Lmpresa.
- Cantón, J y Cortés, M' R. ,2000,. L·aluación de la credibilidad
y de la ·alidez de las alegaciones. Ln J. Cantón y M' R. Cortés, Guía
para la e·aluación del abuso sexual iníantil. Madrid: Piramide.
- Cantón, J. y Justicia, M. D. ,2000,. 1ipos de custodia,
interíerencias e inter·ención. Ln J. Cantón, M.R. Cortés y M.D.
Justicia. Conílictos matrimoniales, di·orcio y desarrollo de los hijos.
Piramide. Madrid.
- Cantón, J. ,1998,. Diagnóstico del abuso sexual iníantil y
tratamiento de las ·íctimas. Ln J. Cantón y M' R Cortés. Malos tratos y
abuso sexual iníantil. Madrid: Siglo XXI.
- Catalan, M' J. ,2005,. Periciales en custodias disputadas y
regímenes de ·isitas conílicti·os. Curso Ministerio de Justicia. Madrid.
- Cartié, M., Casany, R., Domínguez, R., Gamero, M., García,
Gonzalez, M., y Pastor, C. ,2005,. Analisis descripti·o de las
características asociadas al síndrome de alienación parental.
Psicopatología clínica legal y íorense. V 5.
- Charco, M' L. ,2010,. Curso sobre Violencia de Genero.
Ministerio de Justicia. Caceres.
- Cobo, P. Coord. ,2006,. Guía y Manual de Valoración Integral
lorense de la Violencia de Género`. Madrid: Ministerio de Justicia.
- Con·enio de La laya de 29-5-1993 de protección del nino y
cooperación en materia de adopción internacional, ratiíicado por
instrumento 30-6-1995 ,BOL n° 182 de 1-8-1995,.
- Cortés, M' R. \ Cantón, J. ,2000,. L·aluación de la credibilidad
y de la ·alidez de las alegaciones. Ln J. Cantón y M' R. Cortés, Guía
para la e·aluación del abuso sexual iníantil. Madrid: Piramide.
- Coy, A. ,1995,. Resolución de conílictos: Mediación. Ln M.
Clemente ,coord.,. lundamentos de Psicología Jurídica. Piramide.
Madrid.
- Da·ies, D., Cole, J., Albertella, G., McCulloch, Allen, K. y
Keke·ian, l ,1996,. A model íor conducting lorensic Inter·iews with
Child Victims oí Abuse. Child Maltreatment, 1, pp. 189-199.

309

- Diges, M y Alonso-Quecuty, M ,1993,. La Lntre·ista cogniti·a
como alternati·a a los procedimientos tradicionales. Ln Psicología
íorense experimental. Valencia: Promolibro.
- Garrido, L y Masip, J ,2001,. La e·aluación psicológica en los
supuestos de abusos sexuales. Ln L·aluación psicológica íorense.
Salamanca. Amarú.
- Garrido, L y Masip, J ,1998,. L·aluación de la credibilidad del
testimonio: Una re·isión de los íundamentos teóricos, orígenes,
e·olución y estado actual del Analisis de Contenido Basado en Criterios
,CBCA,. Comunicación presentada en el V Congreso de L·aluación
Psicológica. Benalmadena. Malaga.
- Dolto, l. ,1989,. Cuando los padres se separan. Barcelona.
Paidos. Pp.129
- DSM-IV-1R ,2003, Manual Diagnóstico y Lstadístico de los
1rastornos Mentales. 1exto re·isado. Barcelona: Ldición Lspanola.
Masson.
- Lcheburúa, L., lernandez-Montal·o, J. y Corral, P. ,2009,.
Diíerencias entre la ·iolencia gra·e y la menos gra·e entre la pareja. Ln
Predicción del riesgo de homicidio y de ·iolencia gra·e en la relación de
pareja. Valencia. Reina Soíía.
- Lcheburúa, Corral, Sarasua, Zubizarreta \ Sauca ,1998,.
Lntre·ista Semiestructurada para ·íctimas de maltrato doméstico. Ln
L. Lcheburúa y P. Corral. Manual de ·iolencia íamiliar`. Madrid. Siglo
XXI. 28-31.
- Llisa Bertone, M. ,1990,. Una experiencia multidisciplinar de
tratamiento íamiliar en un juzgado. Ln R.1.S. Colegio Oíicial de
Diplomats en 1reball Social i Assistents Socials de Catalunya. núm ll8.
Barcelona.
- lernandez-Montal·o J. y P. Corral. Predicción del riesgo de
homicidio y de ·iolencia gra·e en la relación de pareja. Reina Soíía.
Madrid.
- Lscartín, C., Palomar, V y Suarez S. ,199¯,. Introducción al
1rabajo Social. Alicante: Aguaclara.
- luertes, J y Sanchez, J.M. ,1990,. La toma de decisiones en el
maltrato iníantil. Ln Los Malos 1ratos. Iníancia y sociedad. Dirección

310

General de Protección Jurídica del Menor. Ministerio de Asuntos
Sociales. Madrid.
- luertes, J. y Amorós, P. ,2001,. 1eoría y practica de la
adopción. Ln J. de Paul y M.I. Arrubarrena. Manual de protección
iníantil. Barcelona: MASSON.
- Garrido, L y Masip, J ,2001,. La e·aluación psicológica en los
supuestos de abusos sexuales. Ln L·aluación psicológica íorense.
Salamanca. Amarú.
- Gonzalez, J. ,1998,. Incapacidades internamientos y tutelas,
relación entre los Ser·icios Sociales de Atención Primaria y la Adminis-
tración de Justicia. Curso íormati·o para el personal de los Ser·icios
Sociales del Ayuntamiento de Logrono.
- Gonzalez, V ,2003, La ·isita domiciliaria, una oportunidad para
el conocimiento de la dinamica relacional. Ln Re·ista de Ser·icios
Sociales y Política Social n° 61 pag63-86.
- Grupo de 1rabajo del Gobernador para la Justicia del Menor y
Agencia para la Independencia de la lamilia del Lstado de Míchigan.
,1998,. Protocolo de Lntre·ista lorense. 1raducción de Lugenia
Cabanas en lista de Psi-lorense. Mayo 2003.
- lernandez, A ,2005,. Introducción al ejercicio libre proíesional
y empresarial de los trabajadores sociales. Madrid: Certeza.
- Ibanez, V. ,1986,. Mediación intrajudicial. Curso Mediación
lamiliar. Lscuela de Lstudios Judiciales. Madrid.
- Juarez J. R y Sala L. ,2011,. Lntre·istando a ninos
preescolares ·íctimas de abuso sexual y,o maltrato íamiliar`. Centro de
Lstudios Jurídicos. Generalitat de Catalunya.
www20.gencat.cat,docs,Justicia,Documents,...,SC-3-143-0¯-cas.pdí
- Juarez J. R. ,200¯,. Criterios en la Violencia de Género`. III
Congreso de Psicología Jurídica y lorense. Uni·ersidad de O·iedo.
O·iedo.
- Juarez López, J. R. ,2004,. Indicadores psico-sociales. Ln La
credibilidad del testimonio iníantil ante supuestos de abusos sexuales.
Uni·ersidad de Gerona.
- Jacobson, N. y Gottman, J. ,2001,. lombres que agreden a sus
mujeres. Barcelona: Paidós.

311

- Kessel, l. |et al.|. "Primera Coníerencia Nacional de Consenso
sobre el Anciano Maltratado". Re·ista Lspanola de Geriatría y
Gerontología, 1996, ·ol. 31, núm. 6, pp.36¯-3¯2.
- Kropp, P.R., lart, S.D., \ebster, C.D. \ La·es, D.
Adaptación de Andrés, A. \ López, S. ,2005,. Manual para la
·aloración del riesgo de ·iolencia contra la pareja`. S.A.R.A. Barcelona:
Uni·ersidad de Barcelona.
- Ley de Lnjuiciamiento Criminal ,1995,. ¯ Ldición. Madrid.
COLLX.
- Lopez, l. ,1994,. Abusos sexuales: Lo que recuerdan de
mayores. Ministerio de Asuntos Sociales. Madrid.
- Lorente, M. ,2004,. Ll rompecabezas. Barcelona: Ares y Mares.
- Manzanero, A.L. ,199¯,. L·aluando el testimonio de menores
testigos y ·íctimas de abuso sexual. Ln Anuario de Psicología Jurídica.
Vol. 6.p.p. 13-34.
- Martín Corral, S. ,1993,. Psicología lorense en los Juzgados de
lamilia. Ln J. Urra, B. Vazquez J ,comps,. Manual de Psicología
lorense. Siglo XXI. Madrid.
- Mayíield, McLeod, lall ,19¯4,. Validación de los cuestionarios
para el diagnóstico del alcoholismo ,1986,, Rodríguez-Martos, Na·arro,
Vecino y Pérez. Cuestionarios bre·es para la detección precoz de
alcoholismo en atención primaria. Aten Primaria ,1991,. Díez, Martín,
Altisent, Aznar, Cebrian, Imaz y Castillo may, 8,5,:36¯-¯0.
- Montserrat, J. B. ,199¯,. Adopción internacional: Diíicultades
en el proceso. Zaragoza. Gobierno de Aragón.
- Montero, A.
http:,,www.nodo50.org,mujeresred,spip.php·rubrique102
-Moya, A y Barbero, J. Coord. 2005. Guía de actuación.
IMSLRSO.
http:,,www.imsersomayores.csic.es,documentos,documentos,imserso-
malostratos-01.pdí.
- Orbach, lershkowitz, Lamb, Sternberg, Lsplin y
lorowitz ,2000,. Assessing the ·alue oí structured protocols íor
íorensic inter·iews oí alleged child abuse ·ictims. Cbita .bv.e c
^egtect, Vol. 24, n° 6, pp. ¯33-¯52, 200.

312

- Orjuela L, Perdices A, Plaza M y 1obar. M. ,2008,. Algunos
aspectos rele·antes del desarrollo e·oluti·o de los ninos y ninas. Ln
Manual de atención a ninos y ninas ·ictimas de ·iolencia de género en
el ambito íamiliar. Sa·e the children. http:,,www.sa·ethechildren.es.
- Palacios, J. ,1988,. La ensenanza en las Instituciones espanolas
para la reíorma` de menores ,IX,. Los intentos de normalización en la
obra tutelar. Ln Menores. N° 11-12. Ministerio de Asuntos Sociales.
Madrid.
- Pantoja, l. ,1992,. Aportación de los técnicos asesores a las
decisiones judiciales y a los proyectos legislati·os. Ln Primeras Jornadas
Nacionales de Psicólogos, Asistentes Sociales y Lducadores de la
Administración de Justicia. Madrid. Colección CURSOS. Vol. 10.
Ministerio de Justicia.
- Paul de, J. et al. ,1988,. Maltrato y abandono iníantil.
Identiíicación de íactores de riesgo. Gobierno Vasco. Vitoria.
- Pérez, G. ,2004,. 1ipos de maltrato y,o negligencia hacia
personas mayores. Madrid, Portal Mayores, Iníormes Portal Mayores,
n° 15. |lecha de publicación: 31,05,2004|.
http:,,www.imsersomayores.csic.es,documentos,documentos,perez-
tipos-01.pdí.
- Pérez, R y Ruiz, P. ,2011,. 1rabajo Social e Imputabilidad.
In·estigación realizada para las I Jornadas 1écnicas de 1rabajo Social
en Justicia e Instituciones Penitenciarias. ,No publicado,.
- Prieto, J.M. ,2008,. Boletín Derecho de lamilia. Ano VIII.
Núm 83.
- Protocolo de Lntre·ista lorense, ,1998,. Grupo de 1rabajo del
Gobernador para la Justicia del Menor y Agencia para la Independencia
de la lamilia del Lstado de M° íchigan. ,1998,. 1raducción realizada
en la lista de Psi-lorense. Mayo 2003. por Lugenia Cabanas.
- Ramírez, lelipe Antonio ,2000,. Violencia masculina en el
hogar. Alternati·as y soluciones`. México: Pax.
- Ramírez, M. ,2003,. Cuando los padres se separan. Biblioteca
Nue·a. Madrid.
- Rodríguez, L. y Gorines, A. ,1995,. La mediación íamiliar
intrajudicial en Lspana. Congreso Internacional de Mediación. Madrid.

313

- Ruiz, Pilar ,2008,. Ponencia: Personas mayores maltratadas`.
Unión Democratica de Pensionistas. Logrono.
- Ruiz, Pilar ,2008,. Ponencia: Diagnóstico social en las
periciales con drogodependientes`. XXXV Jornadas nacionales de
socidrogalcohol. La Coruna.
- Ruiz, Pilar ,2008,. Curso: La inter·ención del 1rabajador Social
ante los malos tratos a menores. Colegio Oíicial de Diplomados en
1rabajo Social y Asistentes Sociales de Aragón. Zaragoza.
- Ruiz, Pilar ,2008,. Curso: Ll 1rabajador Social como Perito
Judicial. Colegio Oíicial de Diplomados en 1rabajo Social y Asistentes
Sociales de Cataluna. Barcelona.
- Ruiz, Pilar ,200¯,. Curso de especialización en Violencia
Doméstica y de Género para Letrados. Colegio de Abogados de La
Rioja. Logrono.
- Ruiz, Pilar ,200¯,. Curso: Violencia de género, maltrato a
menores y ancianos ,incapacidades, tutelas e internamientos,. La
Coordinadora del Menor` de la Mancomunidad de Castelló Nord.
Vinaroz.
- Ruiz, Pilar ,2006,. Ll 1rabajador Social en la in·estigación de
los abusos sexuales a menores`. Colegio Oíicial de Diplomados en
1rabajo Social y Asistentes Sociales de Aragón. 1eruel.
- Ruiz, Pilar ,2003,. Curso: Los 1rabajadores Sociales. La
incapacidad. Ll internamiento judicial y la tutela. Ayuntamiento de
Logrono.
- Ruiz, Pilar ,2003,. Ll 1rabajador Social como Perito Judicial`.
Zaragoza: Certeza.
- Ruiz, Pilar ,2001,. Curso: La prueba pericial en el proceso ci·il.
Actualizando la inter·ención a la nue·a Ley de Lnjuiciamiento Ci·il 1' y
2' edición. Colegio Oíicial Diplomados en 1rabajadores Social y
Asistentes Sociales de Se·illa. Se·illa.
- Ruiz, Pilar ,2000,. Ayer, hoy y manana del 1rabajo Social en
Justicia e Interior. IX Congreso Lstatal de Diplomados en 1rabajo
Social y Asistentes Sociales. Santiago de Compostela.
- Ruiz, Pilar ,1999,. Curso: Ll 1rabajador Social como Perito
Judicial. Colegio Oíicial de Diplomados en 1rabajo Social y Asistentes
Sociales de O·iedo. O·iedo.

314

- Ruiz, P., Alcazar, M. A. y Gómez-Jarabo, G. ,2000,. La
·iolencia en menores, aspectos legales y psicosociales. Psicopatología
clínica legal y íorense. V 1.
- Ruiz 1ejedor, M' P. ,2002,. Curso sobre detección, e·aluación
y peritaje en ·íctimas menores de abusos sexuales. Madrid. Ministerio
de Justicia.
- Ruiz, M.P. y Pena, L ,2004,. Valoración pericial de un caso de
inducción adulta a tra·és de los criterios de ·alidez del SVA, en
ausencia de relato libre. I Congreso de Psicología Jurídica lorense en
red. COP de Madrid.
- Ruiz 1ejedor, MP ,2004,. lalsas alegaciones de abuso sexual
iníantil, detección y abordaje pericial. XII Simposium de la Sociedad
Lspanola de Psiquiatría lorense. Madrid.
- Sanchez, J. ,2010,. Curso: L·aluación y ·aloración de la
Imputabilidad ,dirigido a 1rabajadores Sociales,. Ministerio de Justicia.
Madrid.
- Sanchez, J.M. ,2000,. 1oma de decisiones. Ln de Paul y
Arrubarrena. Manual de protección iníantil`. Barcelona. MASSON.
- Sas, L.D., \olíe, D.A.,Gowdey, K. ,1996,. Children and the
Court in Canada. Ln B.L.Bottons y G. S. Goodman ,Lds.,. Internacional
perspecti·es on child abuse and children´s testimony: Psychological
research and Law, pp ¯¯-95. 1housand Oaks, C.A.: Sage Publications.
- Seminario de licha e Iníorme Social ,1985,. Dos documentos
basicos en 1rabajo Social. Restrepo, P y Díaz, A. ,comp.,. Consejo
General de Colegios Oíiciales de Diplomados en 1rabajo Social y
Asistentes Sociales. Siglo XXI. Madrid.
- Ser·icio Riojano de Salud ,2004,. Programa integral de
detección y abordaje de la ·iolencia doméstica desde el sistema sanitario
público. Gobierno de La Rioja. www.larioja.org.
- Steller, M. ,1989,. Recent De·elopments in Statement Analysis.
Ln \uille, J. Credibility Assessment. Beha·ioural and Social Sciences.
Vol. 4¯ Ld. NA1O. ASI. Series
- Steller, M. y Koehnken, G. ,1994,. Analisis de las declaraciones
basado en criterios. Ln D. Raskin. Métodos psicológicos en la
in·estigación y pruebas criminales. Bilbao. Desclée de Brouwer.

315

- 1aylor, S.J. y Bodgan, R ,1986,. Introducción a los métodos
cualitati·os de in·estigación. Buenos Aires. Paidos.
- Undeutsch, U. Departamento de Psicología. Uni·ersidad de
Colonia. Ll desarrollo del analisis de autenticidad de las declaraciones.
- UPD, Unión Democratica de Pensionistas y Jubilados de
Lspana ,2006,. Malos tratos y abusos a personas mayores. Cuadernos
de Iníormación n° 1. Madrid.
- Valganón, A, Pardo, L., Valenzuela L., Ruiz, P. ,Psicólogas y
1rabajadora Social de los Juzgados de Logrono,. Lstudio técnico
realizado para la petición de instalaciones para Lxploraciones con
menores abusados sexualmente. Logrono. 2004.
- Villa·icencio, P. ,1999,. Curso: La inter·ención de los
proíesionales de los Ser·icios Sociales basicos en la detección,
tratamiento y deri·ación de las mujeres que suíren ·iolencia doméstica.
Ministerio de 1rabajo y Asuntos Sociales. Logrono.
- \alker, L. ,19¯9,. 1he Battered \omen. Nue·a Cork. larper
and Row Publishers. 1raducción María del Rocío Cordero.
http:,,webs.u·igo.es,pmayobre,06,arch,proíesorado,íeli,agredidas.do
c. 28-1-2009.
- \olters Klui·er ,2011,. Base de datos de jurisprudencia de La
Ley Digital. \wwlaleydigital.laley.es.
- \uille, J. ,1989,. Credibility Assessment. Beha·ioural and Social
Sciences. Vol. 4¯ Ld. NA1O. ASI. Series