You are on page 1of 1

Prueba 1 Mercado de Capitales (Pregunta 6) Parte A

Alumno: Cristian Rojas

Los bancos se preocupan constantemente de que el calce existente entre depósitos y préstamos se mantenga a niveles que permitan el giro del negocio. Como el banco no puede estar monitoreando constantemente la situación de sus deudores, debe crear instrumentos que permitan el autocontrol. Uno de los instrumentos más conocidos en este sentido son los covenants. Los covenants son reglas que el acreedor impone al deudor que buscan generar una suerte de monitoreo indirecto. Cuando hablamos de monitoreo directo entendemos el hecho que el banco revise directamente, por ejemplo, la situación de flujos futuros proyectados de la compañía (en el caso de que el deudor sea una empresa) y establezca si se debe renegociar al contrato (aumento o disminución de tasas por ejemplo). Mientras que mediante la manera indirecta el banco establece restricciones que el banco no puede vigilar constantemente pero que si puede revisar de manera periódica y que este comunica al deudor con el objetivo de que este sepa de antemano cuales son los elementos que serán revisados. Los covenants surgen con el fin de minimizar costos y de tener un control permanente de los parámetros que estimamos claves en lo referente a las condiciones del contrato. Por ende el monitoreo bancario funciona mediante la revisión directa, ya sea análisis de flujos, análisis de ventas u otro elemento cualquiera mediante un análisis específico y en un momento determinado del tiempo, así como también de una revisión indirecta que es la aplicación de covenants que permiten que la empresa se auto-controle a través de las reglas establecidas por el banco La actividad más importante, a mi modo de ver, que tiene el banco a la hora de monitorear al deudor es revisar de manera periódica la situación operacional de las compañías por medio de un análisis de flujos. Básicamente lo que determina que me paguen o no una deuda es la capacidad de pago del deudor. Más allá de establecer si ciertos covenants operacionales están a un nivel deseado o no, establecer si la compañía nos podrá pagar o no es clave ya que al banco le interesa que los flujos sean no solo pagados, sino que también sean pagados en el periodo especificado por motivos de calce. Parte B Los bancos tienen la ventaja de la diversificación. Vale decir tienen múltiples deudores y acreedores. Luego, otros tipos de prestamistas tienen limitaciones por motivos de escala ya que esta no es lo suficientemente grande como para justificar (económicamente) la existencia de un intermediario. Específicamente decimos que es conveniente que el acreedor mismo sea quien monitoree a sus deudores, dado que sin diversificación, el banco cobrara la prima completa el acreedor por conceptos de monitoreo. La existencia de monitoreo, independiente de si este es delegado o no, se relaciona con la necesidad del prestamista de revisar si las condiciones iniciales con las cuales fue firmado el contrato se han modificado lo suficiente como para poner en riesgo el pago de la deuda. Luego, las características contractuales y de información que hacen posible el esfuerzo de monitoreo de un banco se relaciona con la existencia de múltiples prestamistas hacia un proyecto determinado (deudor) que permiten que el costo asociado a el monitoreo individual sea mayor que el costo a ser pagado al monitor delegado. Se evita por ende problemas como la duplicación de costos de monitoreo, problemas de coordinación y problemas de free-riders.