You are on page 1of 22

¿QUÉ ES LA INFECCIÓN POR VIH Y EL SIDA? La palabra sida corresponde a las iniciales del Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida.

El sida es un estado avanzado de la infección causada por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), que provoca la destrucción progresiva del sistema inmunitario. En una primera fase, el VIH se multiplica activamente en las células infectadas. El sistema inmunitario responde disminuyendo la presencia de virus en la sangre, aunque no impide que los virus sigan presentes y continúen afectando a otros órganos. Durante varios años el organismo puede permanecer en esta situación de aparente equilibrio, pero el VIH se sigue multiplicando en las células e infectando otras nuevas. Finalmente, si no se accede al tratamiento se produce un debilitamiento paulatino de las defensas del organismo. Aparecen entonces los signos y síntomas propios de la enfermedad que definen el sida. ¿CÓMO SE TRANSMITE EL VIH? Cuatro fluidos, la sangre, el semen, las secreciones vaginales y la leche materna de las personas infectadas tienen una concentración suficiente de virus como para transmitirlo. Ello significa que el VIH puede transmitirse por tres vías: sexual, sanguínea y de madre a hijo/a. Además, para que se produzca la infección es necesario que el VIH penetre en el organismo y entre en contacto con la sangre o mucosas (revestimiento del interior de la boca, vagina, pene y recto) de la persona. 1. Vía sexual: en las relaciones sexuales con penetración (anal, vaginal u oral) sin preservativo. La penetración anal es la práctica de mayor riesgo, seguida de la vaginal. Cuando una persona presenta otras infecciones de transmisión sexual (ITS) el riesgo de infección por VIH aumenta. Las relaciones sexuales orales tienen mucho menor riesgo, especialmente sin eyaculación. 2. Vía sanguínea: al compartir jeringas, agujas, otro material de inyección o cualquier instrumento cortante que haya estado en contacto con sangre infectada. El intercambio de instrumentos punzantes y cortantes no esterilizados para perforaciones en la piel como los utilizados para tatuajes, "piercing", acupuntura, perforación de orejas, etc. supone también un riesgo. 3. Vía madre-hijo/a: cuando la mujer es seropositiva, la transmisión del virus puede tener lugar durante el embarazo, el parto o la lactancia. ¿CÓMO NO SE TRANSMITE EL VIH? El VIH no se transmite en los contactos cotidianos: besos, caricias, WC públicos, duchas, tos, estornudos, vasos, cubiertos, alimentos, lugares de trabajo, colegios, gimnasios, piscinas. Tampoco se transmite a través de la saliva, las lágrimas o el sudor; ni por picaduras de insectos o por el contacto con animales domésticos. La donación de sangre no comporta riesgo alguno de infectarse. ¿CÓMO SE PREVIENE LA TRANSMISIÓN DEL VIH? a) Manteniendo relaciones sexuales sólo con una pareja que no esté infectada por el VIH y que a su vez dicha pareja no mantenga relaciones sexuales con otras personas. b) Usando correctamente un preservativo (masculino o femenino) cuando mantenga relaciones sexuales con penetración (vaginal, anal, oral) con personas infectadas o de las que desconoce si lo están. El preservativo impide la transmisión del VIH, otras infecciones de transmisión sexual y los embarazos no deseados. c) Conociendo su estado serológico y el de su pareja. d) Conociendo el riesgo de exposición de las distintas prácticas sexuales.

e) Utilizando siempre material estéril y evitando el uso compartido de jeringuillas, agujas y otros útiles de inyección, si consume drogas inyectadas. f) Utilizando siempre instrumentos para perforar la piel (agujas de acupuntura, tatuajes o el piercing) de un solo uso o estériles. No compartiendo cuchillas de afeitar ni cepillos de dientes.

g) Si está embarazada y tiene el VIH, hay tratamientos que reducen eficazmente el riesgo de transmisión del virus a su futuro hijo o hija durante el embarazo y parto. Una madre infectada no debe dar el pecho a su bebé. Los retrovirus Los virus del SIDA pertenecen a una familia de virus animales, los retrovirus. Desde hace casi 100 años se tiene el conocimiento de que algunos tipos de cánceres de especies animales (leucemias, sarcomas) están ocasionados por virus (agentes filtrables) lo que ha servido de estimulo durante muchas décadas en la búsqueda de estos virus por los virólogos, especialmente en la década de los 50-60 con los adelantos en microscopía electrónica y en la de los 70 con la demostración de la existencia de la transcriptasa inversa (Temin, Mitzutani). Consecuencia de esta búsqueda se aisló en 1980 el primer retrovirus humano descrito, el HTLV-I. Este virus ocasiona la leucemia de células T del adulto, enfermedad que Takastsuki en Japón había observado que presentaba una distribución geográfica que hacía pensar en la posibilidad de que se debiese a un agente transmisible. De otro lado el descubrimiento de la interleucina 2 (IL-2) o factor de crecimiento de las células T permitió mantenerlas en cultivo durante largos períodos de tiempo. En 1982 se aisló otro virus relacionado, el HTLV-II, a partir de un enfermo con leucemia de células peludas. Poco después, en 1983, el equipo de Montagnier aisló otro retrovirus que denominó LAV a partir de un ganglio linfático de un paciente que presentaba una linfoadenopatía persistente generalizada y en 1.984 el equipo de Gallo descubrió otro retrovirus que denominaron linfotrópico humano de células T y al que correspondía el numeral III (HTLV-III). Posteriormente se comprobó que ambos virus eran en realidad el mismo e internacionalmente se acordó denominarlo virus de la inmunodeficiencia humana 1 o VIH-1 para diferenciarlo de otro retrovirus similar que aislado en 1986 se denominó VIH-2. En 1987 se describió otro retrovirus asociado con un subgrupo de linfomas cutáneos de células T, el HTLV-V (previamente se había descrito el HTLV-IV que resultó ser una contaminación con un retrovirus de la inmunodeficiencia de los simios y que por lo tanto no se acepta como tal HTLV). En la presente década se han aislado otros retrovirus asociados, posiblemente, con enfermedades autoinmunes como el síndrome de Sjögren, la enfermedad de Graves, la esclerosis múltiple o el lupus eritematoso, pero cuya relación etiológica no se conoce perfectamente. Los retrovirus están constituidos por un ácido ribonucleico (ARN) que debe copiarse en ácido desoxirribonucleico (ADN) bicatenario para poderse integrar en el núcleo de la célula huésped; por lo tanto su material genético es ARN en la partícula viral y ADN cuando se encuentran en la célula que infectan. El proceso de conversión de ARN en ADN es una característica principal de los retrovirus que se lleva a cabo mediante acciones enzimáticas secuenciales; la propiedad de replicarse a través de la transcripción inversa les da su nombre, pero esta propiedad la comparten otros virus animales, como los que producen las hepatitis B, y vegetales. Además de ocasionar enfermedades en humanos y otros animales, aunque no todos los retrovirus ocasionan enfermedad, son virus importantes en biología molecular, biotecnología (producción de ADNc a partir de ARNm) y en experimentación en terapia genética y producción de animales transgénicos. El VIH-1

De los genes estructurales el gen gag codifica las proteínas del core. fundamentalmente. se considera que el VIH es una partícula esférica con un diámetro entre 80 y 110 nanómetros. Entre las proteínas reguladoras las más importantes son las Tat y Rev que son esenciales para la replicación del virus. como los HTLV que sólo poseen tres. el vif se asocia a la infecciosidad de los viriones extracelulares y no es esencial para la replicación. Por lo general los genes reguladores tienen el mismo nombre que la proteína que codifican. la Tat actúa como transactivadora de todas las proteínas y la Rev como procesadora del ARNm y su transporte selectivo en el citoplasma.8 kb y de polaridad positiva que posee diferentes genes encargados de codificar distintas proteínas. El genoma del VIH-1 es un ARN de cadena única constituido por 2 hebras idénticas de 9. Entre las funciones principales del gag se encuentra la de constituir la mayor parte de la estructura del virión participando en la síntesis de ADN y su integración. Entre los otros genes estructurales el vpr actúa como acelerador del ciclo de replicación. pol (polimerasas) y env (envoltura). el gen se escribe con minúsculas (p. está constituida por la inserción de glucoproteínas del virus constituidas por trímeros de gp120 (gp. lo que los une de un modo importante con la latencia del virus en ella. Esta partícula presenta tres capas concéntricas: la capa interna contiene una especie de nucleoide con forma de cono truncado constituido por el ARN del virus y la nucleoproteína con las enzimas. además de contribuir al ensamblaje de las partículas víricas y su salida de la célula. Los tres genes principales. Existen genes encargados de codificar los componentes de la partícula vírica (genes estructurales) y de regular la expresión de los mismos (genes reguladores).e. académicas. el vpn puede facilitar la salida de los viriones y reducir la formación de sincitios y está relacionado con la muerte de los CD4. la capa externa o envoltura es una bicapa lipídica derivada de la célula huésped. son comunes a todos los retrovirus y son los que se denominan gag (de grupo). En unas condiciones idóneas. el pol participa en la síntesis de ADN y su integración en el genoma celular mientras que el env participa en la asociación y entrada del virus en la célula por lo que se considera como el antígeno de entrada En contraposición con otros retrovirus. la capa intermedia es la nucleocápside icosahédrica. tat) y la proteína con la primera letra en mayúscula (Tat). gag . los VIH poseen al menos 7 genes reguladores que entre otras funciones tienen la de expresar el material genético viral integrado en la célula. que codifican las proteínas respectivas correspondientes a los antígenos internos.Una característica importante del VIH es su extremada variabilidad genética por lo que el VIH-1 forma parte de una población viral heterogénea que dificulta la compresión de algunos de los mecanismos de interactuación entre el virus y su huésped. el nef se piensa que puede tener una acción reguladora negativa y desempeñar un papel no bien conocido en la patogenicidad del virus. las enzimas como la transcriptasa inversa y la proteasa y el gen env las proteínas de la envoltura vírica. abreviatura de glucoproteína) formando 72 proyecciones y por una alta concentración de proteínas celulares entre las que destacan antígenos de histocompatibilidad de clases I y II (HLA I y II).. y el tev que se activador de los tat y rev. Gen env Proteína gp160 gp120 gp41 p55 p24 p17 p9 p6 Función Precursor Proteína de la envoltura Interacción con receptores y correceptores. Fusión de membranas Precursor Proteína de la nucleocápside Proteína de la matriz Ribonucleoproteínas asociadas al ARN viral. el gen pol codifica. En la tabla adjunta se recogen de un modo resumido los principales genes del VIH y funciones de las proteínas que codifican.

Existen dos tipos de células humanas que son blanco principal de la infección VIH. El conjunto de los fenómenos que acontecen se conoce como ciclo biológico o vital del VIH y los mecanismos íntimos que lo componen presentan una enorme complejidad de interacciones entre el virus y su hospedador que no son totalmente conocidas en la actualidad y se presentan de un modo esquemático en el dibujo. Se cree que esta molécula CD4 (no confundir con el linfocito CD4) es específica y eficiente y que la afinidad de la gp120 viral por la CD4 es mayor que la afinidad de ésta por su ligando natural. Los linfocitos CD8 no expresan en condiciones normales el receptor CD4 pero se sabe que tras la infección de determinados virus como el HHV-6 si pueden expresarlo. La entrada del VIH-1 en la célula se produce por la interacción del virus con al menos dos tipos de receptores. . aunque 'in vitro' otros tipos celulares pueden ser infectados por el VIH y no todos ellos poseen la molécula CD4 (CD4-). Para que el VIH penetre en la célula se debe producir la fusión de las membranas viral y celular. los linfocitos T CD4 y los macrófagos de los tejidos. una molécula del complejo mayor de histocompatibilidad clase II.pol Transcriptasa inversa Integrasa Proteasa Tat Rev Nef Vif Vpr Vpu Tev Retrotranscripción del genoma viral Actividad RNAsa H Integración del genoma viral retrotranscrito Procesamiento de las proteínas virales que forman la estructura del virión. El receptor específico y común a todos los VIH-1 es una proteína que se encuentra en la superficie de las células diana y que se denomina molécula CD4. Transactivación Regulación del transporte y procesamiento de ARN Retrotranscripción. Este factor no existe en forma activa en los linfocitos CD4 en reposo y es inducido sólo en los procesos de activación inmune. Infectividad Infectividad viral Transactivador Liberación de viriones Activador tat y rev tat rev nef vif vpr vpu tev En la forma de provirus el genoma del VIH está flanqueado por las llamadas secuencias repetitivas largas (LTR) que le permiten la integración en el genoma de la célula huésped. Ciclo vital del VIH-1 Por alguno de los mecanismos de transmisión conocidos el VIH-1 penetra en el organismo y llega a las células linfoides. Como consecuencia de la llegada a las células diana se ponen en marcha un conjunto de procesos que tienen como finalidad ocasionar la entrada del virus en la célula y la utilización de los mecanismos bioquímicos de ella para poderse replicar y dar lugar a nuevos virus. Las principales células que poseen este receptor son los linfocitos y los monocitos/macrófagos (CD4+). Uno de los principales elementos que intervienen en la regulación de la inducción es el llamado factor nuclear kappa beta (NF-kB) que son una familia de proteínas que regulan la transcripción de varios genes celulares implicados en los procesos de activación y reconocimiento inmunes.

Más recientemente se han caracterizado otros correceptores del virus como son los receptores celulares del tipo CC o CXC de ciertas quimioquinas. Se cree que las cepas inductoras de sincitios pueden utilizar ambos correceptores. Otros receptores como el CCR3 podrían ser utilizados por las cepas en las personas que no expresan los anteriores receptores. pero parece ser inespecífica. La existencia en el virión de algunas enzimas como la ciclofilina se piensa que permite la interacción con las proteínas de la cápside facilitando la denudación viral y en este sentido se han ensayado derivados de la cicloserina A sin acción inmunosupresora. El correceptor CCR5 es fundamentalmente utilizado por las cepas del VIH con tropismo por los monocitos (monocitotrópicas) mientras que el CXCR4 lo es por las que presentan linfocitotropismo. Se cree que en los linfocitos este ADN no integrado podría producirse por la entrada de múltiples viriones en la célula. que son capaces de bloquear la expresión de los correceptores a nivel intracelular. También pueden actuar como receptores los fragmentos Fc de las inmunoglobulinas y receptores del complemento utilizados por complejos antígeno-anticuerpo. células que probablemente presenten más receptores. aunque parte del ADN formado puede persistir en el citoplasma de la célula sin integrarse dentro del genoma celular. Una vez que tiene lugar la interacción entre la gp120 y los receptores se produce la fusión entre las membranas de la célula y del virus que tiene como responsable a la gp41 que se insertará en la membrana celular permitiendo la internalización de la nucleocápside del virus y la desencapsidación de su genoma. que ejercen acción sobre la ciclofilina. La segunda cadena del ADN requiere la acción de la ribonucleasa H. aunque fundamentalmente utilicen los CXCR4. La doble cadena así generada es integrada (3) por medio de la integrasa viral en el ADN de la célula. se sabe que la copia del material genético del VIH como ADN se almacena en el citoplasma de la célula (latencia preintegración) y se va integrando en los cromosomas de la célula a medida que pasa el tiempo y como consecuencia de estímulos sobre la célula (este fenómeno . La presencia en la superficie viral de material celular como los antígenos HLA o la beta2-microglobulina permiten que al ponerse en contacto virus y células la unión se realice a través de zonas de adhesión que permiten la unión gp120CD4 en los linfocitos o de la gp120-fusina en células del epitelio rectal e incluso al receptor Gal-C de algunas células del sistema nervioso. que se han denominado intracinas. La integración del ADN proviral en el genoma celular puede depender del estado de activación de la célula. Tras la entrada se inicia la reproducción del virus (replicación) por transcripción inversa o retrotranscripción (2) mediada por la transcriptasa inversa del virión y que conduce a la formación de la primera cadena del ADN a partir del ARN viral. como posibles antirretrovirales. este receptor CXC también se denomina fusina y su ligando natural es el SDF1. Se cree que existen algunas sustancias.

vida libre. lo que puede suponer un índice de recambio de 10 a 100 veces superior al fisiológico. un core que contiene ARN viral. como antígenos. producida tras la integración del provirus. mitógenos. La activación celular por diferentes factores. Una vez integrado en el material genético de la célula el provirus puede permanecer latente o empezar a multiplicarse de una forma controlada o de una forma masiva.2 días. En algunos casos un genoma con una secuencia definida puede ser el mayoritario (secuencia maestra) pero no siempre ocurre así ni tiene por qué coincidir con la secuencia consenso de la . En el modelo de cuasiespecies se acepta que la secuencia de nucleótidos del virus es indeterminada a nivel individual y sólo se definiría de un modo estadístico. Otras proteínas no son empaquetadas en los viriones y sólo actúan en los pasos que preceden a la liberación de los virus. También se ha calculado que cada célula infectada produce del orden de 104 a 105 partículas virales muchas de las cuales son defectivas.2 a 2. que incluye las proteínas virales gp120 y gp41.3-0. Por lo tanto en el organismo humano infectado el VIH se encuentra como una mezcla de variantes genéticas estrechamente relacionadas que se denominan cuasiespecies. Se piensa que la vida libre de los viriones es muy corta. citoquinas o virus heterólogos pueden activarla y producir una cascada de acontecimientos que llevan a la expresión del genoma viral. Se piensa que el resto de acontecimientos requieren señales específicas sin las que sólo se forman partículas virales maduras sin ARN viral. También parece que el clivaje de las proteínas del core se produce a partir de poliproteínas precursoras durante la formación de la partícula y después de ella. llevan a una nueva transcripción (4) que supone la síntesis de ARN del virus a partir del ADN proviral integrado en la célula. De mismo modo se estima que del orden de 109 linfocitos CD4+ se producen y se destruyen diariamente probablemente a partir de la estimulación y proliferación de clones periféricos. aproximadamente de 0. estos factores. en éstos la transcriptasa inversa y la integrasa no parecen ser eficientes y se suele producir un estadío preintegración con ADN proviral fundamentalmente extracromosómico o complejos ARN/ADN con transcripción inversa incompleta que guardarían la capacidad de integrarse con posterioridad. De este modo se producirían unos 140 ciclos de replicación al año y en situaciones de equilibrio se estima que se producen y se destruyen del orden de 1012 viriones renovándose cada día alrededor del 30% de las partículas circulantes. replicación intracelular y salida de nuevos viriones. no se producen alteraciones patológicas. y que en 2. infección productiva. La síntesis de las proteínas de la envoltura viral se producen en el retículo endoplásmico de la célula huésped a partir de la gp160. además de varias proteínas celulares. se regeneran rápidamente distribuciones mutantes que podrían alcanzar los 1012 partículas virales circulantes en un individuo infectado. en cuyo caso ocasionará efectos citopáticos sobre la célula mientras que en la latencia. ésta en el aparato de Golgi es clivada por una proteasa para producir gp120 y gp41 antes de transportarlas a la superficie de la célula.5 días (8-12 horas). entre los que el NF-bK es el principal factor regulador de la transcripción del VIH a partir de su estado de latencia. transcriptasa inversa e integrasa. en estas condiciones de equilibrio se piensa que cada 15 días se renueva la totalidad de los CD4+ circulantes siendo la vida media estimada de un linfocito infectado por el VIH de 1.podría explicar en parte las infecciones silentes y ser base para la preparación de vacunas con ADN desnudo). Este ARN se sintetiza como un único transcrito que debe volver al citoplasma de la célula para procesarse en transcritos de diferente tamaño y en los que son fundamentales las proteínas Tat y Rev. Con esta dinámica poblacional y estimando la tasa de mutaciones del orden de 10-4 a 10-5 sustituciones por nucleótido copiado.6 días se realiza un ciclo viral completo con salida desde la célula infectada. El virión maduro está compuesto por una membrana. A pesar de que el VIH puede infectar linfocitos quiescentes. El proceso de retrotranscripción y de integración no solo depende de los factores del VIH ya que en ellos juega un papel importante la propia activación celular. estimándose que un 1% del total de los linfocitos del organismo se infectan de novo cada día. infección de otro linfocito. En ensamblaje (6) del core ocurre en la membrana celular y parece comenzar con la asociación de la proteína p17 de la matriz con el dominio citoplasmático de la proteína gp41.

000 a 100. Se sabe que la destrucción de los linfocitos no explica de un modo satisfactorio la inmunodeficiencia que se plantea desde los momentos iniciales de la enfermedad y aunque la presencia de fenómenos de apoptosis. los virus producidos infectarían a un número parecido de células (alrededor del 1% del total) y esta población infectada de novo sería mayoritariamente de linfocitos activados para regenerar a los destruidos y en ellos el VIH experimentaría probablemente una replicación rápida sin fase de latencia. se piensa que pueden estar infectados más del 40% de los linfocitos CD4 presentes y que sólo una pequeña proporción de ellos. producción anormal de mediadores solubles. In vivo el VIH tiene dos células diana principales: los linfocitos CD4 y los macrófagos de los tejidos. especialmente los ganglios linfáticos. El VIH ocasiona cuanto menos un cuadro paradójico ya que junto a la destrucción masiva y mantenida de linfocitos CD4 ocasiona fenómenos de activación linfocitaria (activación de linfocitos B. Se sabe por otro lado que el porcentaje de macrófagos infectados es muy pequeño. se estima que en los órganos linfoides puede oscilar entre 1/15. existencia en santuarios-reservorios.población viral.000 a 1/100.000 nucleótidos copiados uno es erróneo). Las familias de virus desarrollan una serie de complejos mecanismos. pueden jugar un papel transcendental en la transmisión sexual del virus y en la afectación del sistema nervioso central. consecuencia de esta variabilidad se producen gran cantidad de virus defectivos pero también se da lugar a una alta diversidad de las proteínas virales que teóricamente puede permitirles escapar a los controles inmunitarios específicos y a la presión de los antirretrovirales. Considerado globalmente el organismo humano infectado por el VIH no se puede hablar de que exista una verdadera fase de latencia. El sistema inmunitario y el VIH La interacción entre el VIH y el organismo es enormemente compleja y no conocida perfectamente a nivel de los mecanismos inmunopatogénicos de la infección. a pesar de que la infección de células de las mucosas.). etc.000. sin embargo esta es posible en células individuales y a pesar de que probablemente no contribuyan a una producción de virus superior al 1% son de gran transcendencia porque pueden explicar la recidiva tras el fallo del tratamiento antirretroviral. aunque solo una parte mínima replica activamente el genoma proviral que contiene. de linfocitos CD8+. En sangre periférica solo están infectados entre el 1 y el 10% de los linfocitos T CD4 circulantes. especialmente linfocitos destinados a restituir los linfocitos destruidos. etc. en la actualidad se desconoce la totalidad de los mecanismos inmunopatogénicos que conducen a la inmunodeficiencia severa del SIDA. llamados de escape. La transcriptasa inversa del VIH tiene una tasa de error similar a la de otros virus ARN y se estima del orden de 10-3 a 10-5 sustituciones por nucleótido copiado (de cada 1. Esa pequeña proporción de CD4 infectados daría lugar a la producción diaria de 1010 viriones que ocasionaría la destrucción de 108 CD4 cada 36 horas por un efecto citopático directo y la infección de un número similar de células. En el caso de los retrovirus estos mecanismos corresponden básicamente al desarrollo de variabilidad genética debida a la alta tasa de error de la transcriptasa inversa en la retrotranscripción y a la posibilidad de permanecer en estado latente en determinados reservorios. de activación linfoide por productos del virus o la producción anormal de citoquinas son otros mecanismos que pueden contribuir al deterioro del SI.000 en los órganos linfoides. El porcentaje de macrófagos infectado es bajo. El VIH combina por lo tanto la presencia de .) en todos los estadios evolutivos de la infección. del orden de 1 por cada 15.000-100. para no ser eliminados por la repuesta defensiva del organismos ante su presencia. de interferencia en la presentación de antígenos. Los CD4 de sangre periférica se encuentran infectados en una proporción pequeña mientras que en los ganglios linfáticos existe una alta proporción de células infectadas. células de Langerhans o de los macrófagos de la microglia cerebral suponen probablemente un reservorio muy pequeño del VIH. sin embargo en los órganos linfoides. El VIH infecta fundamentalmente las células T CD4 que son esenciales en la respuesta inmunitaria y además presenta estrategias de escape que actúan con gran eficacia (variabilidad genética. alrededor del 1%. latenciareactivación. replican activamente el genoma proviral que contienen produciendo del orden de 1010 viriones productivos al día y representarían a la población celular destruida (alrededor de 108).

pero los datos inmunológicos que se tienen sugieren que la respuesta celular de los linfocitos CD8+ frente al VIH se produce de forma más precoz y es más eficaz frente al virus que la producción de Ac. aún a bajo nivel. en la fase final. también se han descrito Ac frente a la envoltura del VIH que tendrían la misión de facilitar su fagocitosis por las células del sistema monocito-macrófago lo que paradójicamente contribuye a favorecer la infección de los macrófagos y a facilitar la infección de nuevas células por el VIH. . posiblemente de naturaleza genética. despertaron la atención de diferentes investigadores que hipotetizaron sobre la posibilidad de que existiese una resistencia natural a la infección por el VIH. Estas ideas iniciales se han reforzado con el conocimiento más reciente de los mecanismos patogénicos de la infección. con actividad supresora CD8. Desde una visión meramente descriptiva frente al VIH se produce una respuesta humoral y una respuesta celular. en la que los linfocitos CD8+ juegan un papel importante no sólo como células T citotóxicas sino con la producción de diferentes quimioquinas. como en la primoinfección. En general durante la evolución de la infección durante la fase primaria se asiste a una alta replicación en la que la respuesta inmune aún no se ha constituido y por lo tanto no existe ningún control inmunológico. pero. pero esta respuesta no es capaz de erradicar al VIH del organismo y la persistencia de la replicación viral. ambas con efectores específicos e inespecíficos. ya que rápido recambio del VIH. La infección VIH induce una respuesta intensa de Ac (inmunidad humoral específica) frente a las proteínas estructurales y reguladoras del virus. al menos en el plasma. De este modo tras el contacto con el VIH la evolución de la respuesta inmune se traduce en la producción de Ac específicos detectables a las 4-12 semanas de la exposición y una actividad citotóxica de los CD8+ que aunque frenan la replicación del VIH no son capaces de contenerla en su totalidad. como algunas quimioquinas. Las quimioquinas y sus receptores Durante mucho tiempo se ha observado que algunos sujetos que estaban expuestos al VIH no se infectaban con el virus a pesar de haber estado repetidamente en situaciones de riesgo. en contraposición. Algunos de los Ac tienen carácter neutralizante y se piensa que podrían ejercer un efecto protector frente a la evolución progresiva de la enfermedad (Ac frente a gp41 y gp120). a pesar de todo el proceso que se puede prolongar durante años llega a un final de la infección en el que decrecen los Ac neutralizantes y la actividad y el número de los CD8. especialmente frente a las proteínas del core viral. por lo tanto la respuesta celular específica es citotóxica (CTL) a cargo de los CD8+ mientras que la inespecífica también tiene ese carácter de citotoxicidad pero es mediada por CMCDA (citotoxicidad celular dependiente de Ac) y por células NK. no existe control inmunológico. probablemente tanto la respuesta humoral como la celular colaboran en este control de la infección. Inespecificamente se produce complemento e interferones que pueden favorecer la inhibición del VIH. en la fase de cronicidad existe una respuesta inmune eficaz posiblemente tanto humoral (clásicamente se ha considerado que la existencia de anticuerpos neutralizantes es el elemento protector por excelencia frente a la infección por VIH) como celular.formas latentes del virus en los CD4 y macrófagos (ya que una célula infectada latentemente escapa siempre a la vigilancia del SI porque no expresa productos virales en su membrana) y la reactivación celular probablemente en el contexto de una respuesta inmunitaria que produce las proteínas necesarias para iniciar la transcripción del genoma viral. También se ha propuesto que el VIH podría destruir alguna subpoblación de CD4 que originase un desequilibrio en la producción de citocinas y un estado de inmunosupresión asociada si bien esta y otras teorías no se han demostrado ni sus modelos han podido ser reproducidos siempre por otros investigadores. podría sugerir que existen mecanismos naturales que son eficaces eliminando al virus aunque su naturaleza completa se desconoce en la actualidad. Desde el punto de vista de la respuesta celular en los pacientes seropositivos existe una fuerte expansión clonal de linfocitos T CD8+ con actividad citotóxica dirigida frente a proteínas estructurales y reguladoras del VIH. estos sujetos. conduce a un agotamiento de la capacidad de regeneración del SI que es progresivamente destruido. usualmente denominados Expuestos No Infectados (ENI). además el efecto antiviral de los CD8+ no se debe sólo a un fenómeno de citotoxicidad específica ya que la intervención inhibidora de ciertas quimioquinas tendrían un efecto competidor con los correceptores celulares del VIH. Además se producen diferentes factores solubles.

que algunos sujetos infectados presentan. de este modo se hablaba. También se ha comprobado 'in vitro' que diferentes tipos celulares pueden ser infectados por el VIH y no todos ellos poseen la molécula CD4 (CD4-) y que el VIH no infecta a células de otros animales que si expresan la molécula CD4 (no podían infectarse con el VIH células de ratón que también expresan CD4). ha sido probablemente la base teórica de las investigaciones que han conducido a la caracterización a finales de 1. los monocitos-macrófagos o los leucocitos polimorfonucleares.995 de diferentes quimioquinas . Por otro lado al actuar sobre diferentes tipos celulares ejercen múltiples efectos (pleiotrópicas) e igualmente comparten muchos de ellos (redundantes). Funcionalmente presentan retrorregulaciones positivas y negativas entre sí y por lo general no actúan solas sino con otras producidas por la misma célula pudiendo inducir. Si bien dicho factor no se ha aislado de momento. Dadas todas estas características se debe tener presente que algunos de los efectos que se atribuyen a ciertas citoquinas en realidad se podrían deber a otras con las que interactúan y éstas incluso ser desconocidas. como la molécula CD4 con la que se produce la fijación de la proteína gp120 de la envoltura del VIH. o la falta de progresión. fruto de dicha investigación ha sido la identificación de que al menos son necesarios 2 receptores de transporte localizados en la superficie celular de las células inmunológicas que comúnmente ataca el VIH. La aplicación de la genética molecular mediante la tecnología de ADN recombinante ha permitido aislar diferentes genes y obtener el producto que codifican de forma pura. y se caracterizan por tener un efecto quimiotáctico sobre distintos leucocitos u otras células en las que determinan un incremento de su adhesión a las células endoteliales y/o su activación. monocinas o interleucinas según fuesen producidas por los linfocitos. Son producidas por una gran variedad de células en respuesta a estímulos exógenos o endógenos. potenciar o inhibir la producción de otras citoquinas y/o modular negativa o positivamente los efectos de dichas citoquinas. De otro lado se tenía el conocimiento que ciertas sustancias de naturaleza proteica soluble eran capaces de mediar e interactuar entre diferentes células. El término de quimioquina que hace referencia a un tipo de citoquinas de bajo peso molecular (811 kD) con función quimiotáctica (de ahí su nombre) y que tienen un papel crítico como iniciadoras y promotoras de las reacciones inflamatorias. Sin embargo el conocimiento posterior permitió saber que las sustancias eran producidas por muy diferentes tipos celulares y se le aplicó el nombre más amplio de citoquinas para designar unos mediadores proteicos producidos por células que regulan la actividad de ellas mismas y de otras células. Los monocitos y macrofágos manifiestan un receptor diferente al de los linfocitos CD4+. ha permitido establecer un campo de investigación clínica sobre las quimioquinas. y varias de las quimioquinas que los estimulan. Estos hechos han conducido en la última década a una intensa investigación para encontrar correceptores del VIH. En el ciclo vital del VIH se sabe que necesita penetrar en la célula que infecta para poder replicarse en su interior y producir nuevos viriones. Se conoce que el VIH puede penetrar en las células a través del acoplamiento de los componentes de las membranas de célula y virus. El concepto primario de mediación en los procesos inflamatorios se ha correspondido históricamente con diferentes nombres de estas sustancias. Las citoquinas juegan un papel importante en la respuesta inmunitaria e inflamatoria en las que se las puede consideran como un mensajero que rellena el vacío comunicativo entre los linfocitos y otras células del sistema inmunológico. correceptores.Se ha comprobado que algunos ENI poseían linfocitos que ‘in vitro’ eran muy resistentes a la infección por el virus y que dicha resistencia podría estar asociada a la presencia de algunas mutaciones en las glucoproteínas de su membrana que podrían actuar como unos ‘factores’ que serían los que facilitarían la entrada del virus en la célula. de linfocinas. Para ello es necesario la presencia en la célula de receptores de alta afinidad. estas proteínas se han denominado. Durante la activación celular que sigue como respuesta a un estímulo se producen y se unen de forma transitoria a receptores específicos de membrana. dado que el primer conocimiento que de ellas se obtuvo obedecía fundamentalmente a la realización de ensayos funcionales. Para algunos autores las citoquinas serían una especie de hormonas celulares. las primeras denominaciones que se les dio hacían referencia a las células que las producían. Identificar ambos receptores. Desde hace más de 10 años se ha hipotetizado sobre la presencia de un ‘factor celular antiviral’ (Levy) que inhibiría la replicación del VIH dentro de las células infectadas y que sería producido por los linfocitos CD8 y que podría explicar la evolución lenta. con respecto al VIH. entre otras.

alfa (cromosoma 4) y beta. Así se vieron que algunas distribuciones de alelos de clase I y II del sistema HLA se presentaban en ENI. diferentes según las clasificaciones que se utilicen. uno de los mayores sistemas de histocompatibilidad compuesto por una serie de proteínas de membrana que se hallan codificadas por genes situados en el brazo corto del cromosoma 6. movimiento o migración. puesto que los procesos biológicos iniciados después del acoplamiento con pueden ser muy diferentes. (cromosoma 17). CCP y CXC (la C hace referencia al residuo cistino. a pesar de que se ha sugerido que la infección inicial se produciría por cepas que utilizan este correceptor y no otros. podrían actuar como protectores de la infección VIH. Aparentemente. CXCR-2. Igualmente se piensa que la presencia de una copia de la deleción CCR5 también influye en el curso de la enfermedad y su evolución a SIDA. Primeramente se pensó que los genes del sistema HLA (antígenos leucocitarios humano. sin embargo ya se han descrito algunos casos de gente que presenta esta deleción CCR5 y se han infectado con el virus. Del mismo modo sus receptores se han agrupado en familias en base al ligando de la quimioquina que unen: CCP. muchas veces. MIP-I alfa -MIP-1a. según el número y la situación de la cisteina las quimioquinas se han clasificado en tres grupos: C. En este estado de conocimientos se sabe que los receptores de las quimioquinas. CXC. la homozigotidad para una deleción de 32 pares de bases en un gen receptor de quimioquinas. o ambos. Están ampliamente distribuidos en las células hematopoyéticas. Las partes extracelulares están implicadas en la unión de las quimioquinas mientras que las partes intracelulares están implicadas en el envío de señales a la célula de las que pueden resultar alteraciones de las funciones celulares tales como activación. el hecho de que una quimioquina pueda acoplarse a más de un receptor no significa que los receptores sean redundantes. que pueden variar en función de los continuos conocimientos que se van adquiriendo en este campo de investigación.entre dos residuos).y MIP-I beta -MIP-1b-) que producidas por los linfocitos CD8 son capaces de inhibir la replicación in vitro de algunas cepas del VIH-1. como los identificados recientemente en el gen TER1. Un rasgo característico de todos los receptores de las quimioquinas es tener una estructura como una serpentina que se ha llamado de ‘siete dominios transmembrana’. las ha dividido en dos subfamilias.(RANTES. etc. pueden desempeñar un papel importante en la susceptibilidad al VIH y en la progresión de la enfermedad. (CCR5 32). También existen receptores de los que no conocen su ligando (receptores huérfanos). Existen diferentes clasificaciones de las quimioquinas. aunque posteriormente estos hallazgos se han relacionado con la actividad de las células T citotóxicas y se pensó que otros factores genéticos no HLA también podrían influir en la susceptibilidad a la infección por el VIH y el curso de la misma. Algunos receptores fijan diferentes quimioquinas mientras que otros son más selectivos. que son proteínas de la superficie de la célula que ligan las quimioquinas. usualmente a lo largo de un gradiente de concentraciones de quimioquinas. como ocurre en las personas heterozigotas para el CCR5. sería lógico pensar que la existencia de otros correceptores permitiría la infección en estos sujetos con cepas CXCR4 trópicas (ver luego) por lo que el papel de la deleción CCR5 en la protección no está perfectamente dilucidado. la quimioquina puede serlo. basándose en criterios estructurales y en la localización cromosómica. el CCR5. En 1996-97 algunos estudios aventuraron el papel de protección que frente a la infección VIH tenía un defecto cromosómico.) si bien se referencian con nombres. El VIH-1 o el VIH-2 utilizan algunos receptores CCP o CXC como . por ejemplo las CXC tendrían un solo aminoácido –X. o anteriormente CC-CKR5. Se sabe que algunos receptores de las quimioquinas juegan un papel en la patogénesis o susceptibilidad a las enfermedades infecciosas. Se habían estudiado más de 60 personas homocigotas para la deleción CCR5 32 que no presentaban infección por el VIH a pesar la repetida exposición. Otras clasificaciones. Según se han ido identificando se les ha denominado con la letra R de receptor y un número (así CXCR-1. La identificación de personas que estando expuestas persistentemente al VIH no se infectaban condujeron al estudio de las características genéticas que estas personas pudieran presentar. human leukocyte antigens).

pero no induce la formación de sincitios (agrupación de células cuyas membranas se han unido). Sin embargo las cepas T-trópicas. lo que explicaría por qué algunas personas que carecen de receptores para los virus M-trópicos no resultan infectadas a pesar de haber sido expuestas repetidamente al virus. Estas quimioquinas pues inhiben la infección de las cepas M-trópicas primarias del VIH-1 y células facilitadoras T CD4+ (dado que el CCR5 media la entrada de estas cepas en las células después de la unión de la gp120 a la molécula CD4). El receptor CCR5 en respuesta a las quimioquinas CC RANTES. es posible que la falta de estos receptores también proteja a las personas de la infección transmitida por jeringuillas infectadas o productos sanguíneos contaminados. Además. LESTR o CXCR4. CCR2a. vivax. y que una parte específica de la gp120 del VIH interactúa con estos receptores después de que la gp120 se ha acoplado con la molécula CD4 a través de un desenrollamiento de la cadena V3 que muestra el componente por la que se une al CCR5. El DARC (antígeno de Duffy de los eritrocitos) es un cofactor para la entrada de Plasmodium vivax en los eritrocitos y como en el caso del CCR5 con deleción 32 y el VIH. En resumen. CCR3 y CCR2b se piensa que son cofactores de entrada del VIH con tropismo dual. Cytomegalovirus. Estudios en células derivadas de la microglia cerebral han demostrado que CCR5 y CCR3 facilitan la entrada del VIH en estas células. El SDF1 es un potente inhibidor de las cepas T-trópicas porque se une a un receptor natural CXCR4 y bloquea la entrada del VIH en los linfocitos.cofactores de entrada en la células. De un modo similar el VIH T-trópico después de acoplarse al CD4 desenreda un componente de la gp120 que se une al receptor CXC4. Se sabe que el correceptor para el virus T-trópico es un receptor de las quimioquinas que se ha denominado fusina. las cepas del VIH que utilizan CXCR4 tienden a infectar predominantemente a los linfocitos T. y el cambio a T-trópico ocurre después. MIP-1a y MIP-1b son capaces de bloquearla. El virus M-trópico se reproduce dentro de las células mononucleares de sangre periférica (linfocitos sanguíneos). Otros receptores como CCR1. En sangre periférica. Se considera que las cepas del VIH que no induce la formación de sincitios (NIS) son menos virulentas que las que si son capaces de inducir la formación de sincitio (IS). Se conoce que el VIH M-trópico puede emplear los receptores CCR5 y CCR3 para entrar en la célula. mientras que las cepas que utilizan CCR5 infectan a linfocitos T y monocitos-macrófafos. no son inhibidas por las quimioquinas CC. Las cepas del VIH M y T-trópicas coexisten dentro del organismo. MIP-1a y MIP-1b transduce señales que hacen que el monocito muestre una quimiotaxis hacia las áreas de inflamación. En el papel que en la infección VIH desempeñan las quimioquinas y sus receptores es importante recordar los conceptos del tropismo o selección de células que tiene el VIH. En este sentido el VIH que muestra preferencia por infectar las células del sistema monocito-macrófago se dice que es macrófagotrópico o VIH M-trópico. la resistencia a P. en la malaria está asociada con una falta de expresión DARC. virus del Herpes) contienen receptores funcionales homólogos de quimioquinas humanas que hacen pensar que algunos virus pueden usar estos receptores para subvertir los efectos de las quimioquinas del huésped. diferentes virus de la familia Herpes (virus de Epstein-Barr. No se conoce que exista un periodo de la enfermedad durante el cual todo el virus en una persona es completamente M-trópico o T-trópico aunque se piensa que la infección inicial por el virus se establece por la cepa M-trópica. Por el contrario el VIH que tiene preferencia por los linfocitos T CD4 se dice que linfotrópico o VIH T-trópico. CCR3 y CCR4 no permiten la fusión. Las cepas Ttrópicas son capaces de inducir la formación de sincitios. se cree que la cepa Mtrópica está adaptada para infectar las membranas mucosas. Algunos autores piensan que el cambio viral de NIS a IS refleja un cambio de tropismo y que el VIH que en primer lugar ha seleccionado macrofágos para la infección cambia a la selección de linfocitos T. y diferentes quimioquinas como RANTES. aunque las células T y los monocitos expresan CXCR4 y CCR5. el tropismo de las cepas del VIH parece que esta determinado en parte por el uso de los receptores de las quimioquinas. El ligando natural del receptor CXCR4 o fusina es un factor quimiotáctico aislado a partir de células del estroma y designado por este hecho como SDF1 (stromal derived factor 1). que usan otro receptor CXC. La cepas del VIH IS se han asociado con la progresión rápida de la enfermedad y un pronóstico desfavorable. Este .

El mecanismo exacto con el que el VIH interactúa con CXCR4 o CCR5 y el por qué esta interrelación. empleo de quimioquinas para bloquear los receptores del VIH y potenciar el sistema inmunológico y finalmente el empleo de vacunas terapéuticas que permitiesen una respuesta orgánica amplia que eliminase los virus restantes. Los virus IS (a menudos presente en el curso tardío de la infección) tienden a ser CXCR4 trópicos. de por vida. así como CCR2b o CCR3. el receptor de la quimioquina y otros componentes de la superficie de la célula. mientras que los virus NIS (que parecen ser los virus que se transmiten in vivo) tienden al tropismo CCR5. Se piensa que el conocimiento más profundo de proceso permitiría poder alterar la estructura del CCR5 para bloquear la penetración del VIH y que la célula pueda seguir reaccionando a las quimioquinas que lo utilicen y podría resultar posible diseñar un compuesto que bloquee el correceptor del VIH sin ocasionar una señal biológica no deseada. En los sujetos con enfermedad avanzada se podría seguir un proceso en tres fases: reducción de la replicación viral a niveles indetectables mediante el tratamiento antirretroviral de combinación. que serían los que preponderantemente infectarían in vivo. como la fosforilización o a través de mecanismos de acoplamiento Siendo CCR5 y CCR3 cofactores para la entrada de los virus M-trópicos y no inductores de sincitio. Los datos actuales sugieren que la activación linfocitaria es a la vez un mecanismo facilitador de la infección y de la replicación del VIH y un mecanismo de protección mediante la inducción de la síntesis de factores protectores. La estrategia podría consistir en bloquear todos los correceptores potenciales del VIH con lo que el virus no infectaría nuevas células y dejar que el sistema inmunológico elimine la población celular previamente infectada. por lo que podrían estimular la infección de otras células. debido a una deleción de 32 pares de bases. Estos conocimientos dejan posiblemente abiertas las puertas para poder diseñar y ensayar fármacos que ataquen los procesos específicos de acoplamiento viral. Sin embargo no se debe perder de vista que la función primaria de las quimioquinas es la atracción de monocitos hacia el lugar de la infección. Las quimioquinas pueden inhibir la entrada del VIH por competición con el receptor. lo que podría conferir una protección parcial o una progresión más lenta hacia la enfermedad. como puede ocurrir con una quimioquina natural. Todo sujeto seropositivo permanece infectado. a través de la alteración de la afinidad del receptor o inhibiendo pasos postunión. insensibilización. secuestro o internalización.tropismo se correlaciona con la habilidad del virus para inducir sincitios en líneas de células T. esta ausencia se encuentra en aproximadamente el 1% de la población caucasiana de descendencia europea. Parece involucrar interacciones entre el asa V3 y otras partes de la proteína de envoltura gp120 con dominios extracelulares del CCR5 o CCR2b y puede implicar interacciones en múltiples pasos con la molécula CD4. . permite al virus entrar en la célula no se conoce de un modo claro. Reinfección por VIH. junto con la unión CD4. Sin embargo la seropositividad no indica que se padece SIDA ni predice la evolución hacia la enfermedad. se explica parcialmente por qué la ausencia de CCR5 confiere protección frente a la infección por el VIH-1. siendo susceptibles a la infección pero menos que la población general. Seropositivo Cuando un sujeto presenta anticuerpos frente al virus del SIDA se dice que es seropositivo. Disminuir el riesgo de evolucionar a SIDA La evolución hacia las formas sintomáticas de la infección o hacia el SIDA se ve favorecida por ciertos factores como pueden ser: 1. probablemente. Un 15 o 20% de esta misma población sería heterozigótica. La seropositividad sólo indica que el sujeto ha entrado en contacto con el VIH y está infectado por él por lo que debe considerarse portador del virus y por lo tanto lo puede transmitir a otras personas. Sin embargo algunos virus IS primarios pueden usar CXCR4 o CCR5 y algunos pueden usar ambos correceptores. por ello debe tomar precauciones que disminuyan los riesgos de evolución hacia SIDA y eviten que otras personas se expongan al virus.

El paciente infectado puede o no presentar sintomatología. Por lo tanto es posible que no conozcamos la evolución que seguirá la infección por VIH hasta dentro de algunos años. se estima que en 10 años el 50% de los adultos y el 80% de los niños habrán evolucionado a estadios más avanzados. la virulencia de la cepa de VIH y la capacidad de respuesta del sujeto infectado. La destrucción de los linfocitos CD4 producirá una inmunosupresión severa que favorece la aparición de la mayoría de las infecciones oportunistas y neoplasias características del SIDA. A las 2-6 semanas del contagio se detecta antígeno del VIH (antígeno p24). Infecciones por otros gérmenes. precoz o aguda. por lo general existe un cuadro de síndrome mononucleósico al que no se le suele prestar demasiada atención. Consumo de drogas. el cultivo viral se positiviza y existen muchos linfocitos CD4 infectados. progresivamente van apareciendo los anticuerpos circulantes (412 semanas) y la inmunidad celular y el antígeno p24 desaparece y descienden las células infectadas. a) Fase inicial Independientemente de su mecanismo de transmisión las manifestaciones que aparecen tras la penetración del VIH en el organismo pueden guardar relación con la dosis infectante. de crisis o de SIDA. Aunque existen amplias variaciones individuales. especialmente el tejido linfoide y los ganglios linfáticos. Los pacientes suelen estar asintomáticos. Historia natural de la infección VIH/SIDA Características generales Desde el momento en que el VIH penetra en el organismo empieza a proliferar de forma continua. con o sin adenopatías. 4. cifra baja de plaquetas y mínimos trastornos neurológicos puestos de manifiesto por pruebas electrofisiológicas. Cuando se evitan estos factores favorecedores disminuye el riesgo de evolución hacia el SIDA. El VIH se disemina e invade muchos tejidos.2. Se podrían distinguir al menos tres fases evolutivas de la infección: a) fase inicial. aunque a bajo nivel. aunque la progresión de la enfermedad puede verse influida por numerosos factores . b) Fase crónica Esta fase tiene una duración variable estimada en varios años y en ella persiste la proliferación viral. b) fase intermedia o crónica y c) fase final. 3. Se estima que 1 de cada 10000 linfocitos CD4 circulantes estaría infectado pero sólo en el 10% de ellos existiría replicación viral. En este período puede existir una inmunodepresión pasajera que puede facilitar la aparición o reactivación de algunas infecciones oportunistas. El tratamiento con antirretrovirales y la profilaxis de las infecciones oportunistas han modificado la evolución del SIDA. de cualquier tipo. Una deficiente higiene.

Annals of Internal Medicine 15/04/1995) algunos investigadores concluyeron que el nivel de carga viral tras la seroconversión es un indicador de la rapidez de progresión a SIDA independiente del recuento de células CD4. Quantitation of HIV-1 RNA in plasma predicts outcome after seroconversion. 58% f) Trombopenia. 77% c) Odinofagia (dolor al tragar). aparición de graves infecciones oportunistas. 30% Elevación de las transaminasas.c) Fase final Se caracteriza por un aumento de la replicación del VIH (que podría producirse en 1 de cada 10 linfocitos CD4) y coincide clínicamente con una profunda alteración del estado general del paciente (wasting syndrome. Biological and Virologic . 97% b) Adenopatías. 38% h) Diarrea. 20% l) Hepato y/o esplenomegalia (aumento tamaño de hígado o bazo). 51% g) Leucopenia. Manifestaciones clínicas en la fase aguda Los principales síntomas y signos son: a) Fiebre y/o sudoración. se han descrito casos de pacientes con infección aguda por VIH-1 con niveles relativamente bajos de carga viral: algunos de estos pacientes experimentaron una rápida progresión. Sin embargo. Algunos estudios han demostrado la existencia de altos niveles de carga viral durante la seroconversión. Ahora. existe un conocimiento limitado sobre si las características virológicas de la infección primaria influyen en la posterior progresión de la enfermedad. náuseas o vómitos. El pronóstico es variable en cuanto a supervivencia. El tratamiento con antirretrovirales ha favorecido la prolongación de la supervivencia en el tiempo: Antes de ellos la supervivencia no era superior al 30-50% a los 2 años y menor del 10-20% a los 4 años. 33% i) j) Cefalea (dolor de cabeza). pero otros no lo hicieron. 70% e) Artralgias y mialgias (dolor de articulaciones y músculos). un estudio iniciado en septiembre de 1993 (Schacker TW et al. síndrome de desgaste). el mecanismo de contagio. 17% Infección primaria y desarrollo de la infección VIH ¿Influyen las características virológicas de la infección primaria por VIH en el posterior desarrollo de la enfermedad? Aunque los sucesos clínicos que caracterizan la primoinfección por VIH han sido muy estudiados. ciertas neoplasias y alteraciones neurológicas. En 1995 (Mellors et al. 73% d) Erupción cutánea. seguidos de reducciones de entre 3 y 5 log10 durante 3-8 semanas. de modo que se dice que el infectado por el VIH tiene SIDA. la forma de presentación parecen influir en la supervivencia. 23% k) Anorexia. La edad.

200 y 1. con un nivel medio de carga viral de 113. 15 April 1998) de 74 pacientes enrolados poco después de la seroconversión (media de 69 días) ha puesto en duda las conclusiones del equipo de Mellors.000 y 61. Recuento de células CD4 Al igual que la carga viral. Annals of Internal Medicine. tras los que el ritmo de descenso se reduce a 1. a partir del cual volvieron a aumentar). Indicadores clínicos El 9% de los pacientes progresaron a una diagnosis de SIDA: el tiempo medio transcurrido desde la infección hasta el diagnóstico fue de 18 meses. y de 81. en los 14 pacientes que iniciaron terapia antirretroviral a lo largo del estudio el descenso semanal fue del 45% inmediatamente después de empezar la terapia). a la mayor diversidad de las fuentes. mayor de lo que creía hasta ahora. Carga viral Los autores concluyen que en los 30 primeros días tras la infección (fase de infección aguda). sugiriéndose que en esta fase la replicación viral aumenta a un ritmo de 1000 copias/ml al mes. o después de este punto (después de los 120 días): esta .000 copias/ml al entrar en el estudio. existe una gran variabilidad. con una media de 235. en los niveles de carga viral: entre los participantes en el estudio osciló entre 27.Characteristics of Primary HIV Infection.5% semanalmente durante los primeros 120 días (en comparación. tras los que se detectó una estabilización: el mayor deterioro se produce durante los 160 primeros días tras la infección (reducción de 5. y a la mayor variabilidad en el período entre infección y entrada en el estudio. 2) Variabilidad de la carga viral en la fase aguda: La falta de asociación entre carga viral a los 120 días y al entrar en el estudio con progresión puede ser debida a la gran variabilidad de la carga viral en la fase aguda.15% semanal (tras la seroconversión. y después descienden rápidamente. tras los que empezó a aumentar a un ritmo del 0. los niveles en plasma de RNA de HIV-1 descendieron rápidamente hasta llegar a un punto de inflexión localizado alrededor de los 120 días. respectivamente.6x106 copias por ml de plasma. La carga viral descendió a una media del 6.000 copias. El ritmo de aumento de la carga viral transcurridos 120 días desde la infección es similar con el asociado a la fase crónica o de latencia de la enfermedad.2 células/mm3 semanalmente). Comentarios Al final del estudio los autores comentan los siguientes puntos: 1) Curso natural de la infección: el estudio confirma que los niveles máximos de carga viral se producen inmediatamente después de la infección.9 células/mm3 cada semana. Los datos sugieren que la carga viral medida poco después de la infección no es un indicador preciso de la inmunidad del paciente o de la actividad de la enfermedad que pudiera utilizarse en estudios de vacunas o de inmunoterapia. los niveles más altos de células CD4 se registraron en el mes posterior a la seroconversión. Los datos del estudio son consistentes con estudios de la historia natural de la infección por VIH que indican que el número de copias aumenta a lo largo del tiempo y que diferencias de 4000 a 8000 copias/ml están asociadas con diferencias significativas en la progresión en un plazo de 3 a 5 años. A continuación se produjo un deterioro continuo de este indicador a lo largo de varios meses. mayor que la descrita en otros estudios: esta mayor variabilidad puede deberse al mayor número de participantes en este estudio. 3) Valor de pronóstico de la carga viral en la seroconversión: La discrepancia entre estos resultados y los del estudio de Mellors ya citado se debe probablemente a que la cohorte de Mellors se enroló en el punto de inflexión de los niveles de carga viral.000 copias seis y doce meses después de la seroconversión.

No está claro porqué algunas personas sufren una sintomatología severa en la seroconversión y otras no: los autores aventuran que los síntomas severos podrían ser un indicador de diseminación. 5) Interacciones organismo-virus: las características clínicas y virológicas en las primeras fases de la infección por VIH-1 son muy variables. el tiempo hasta que se desarrollan síntomas asociados a la enfermedad varía entre las personas infectadas: algunas personas no presentan síntomas transcurridos 10 o más años desde la infección. los resultados indicaron que en los 4 pacientes RP y en 3 de los 6 PMP el virus modificó el uso de correceptores desde la utilización única del correceptor CCR5 hasta la utilización de múltiples correceptores. que otros estudios ya han sugerido puede estar asociada a una más rápida progresión. la progresión parece más rápida que en el estudio de Mellors: una explicación puede ser la alta frecuencia de seroconversión sintomática. o podrían ser secundarios a la expresión de citoquinas. el desarrollo de variantes del virus capaces de utilizar múltiples correceptores para entrar en las células está significativamente correlacionado con la progresión de la enfermedad. Identificada una posible causa de las diferencias en el tiempo de progresión a SIDA en pacientes infectados con el VIH 12 Conferencia Mundial . Se estudiaron las células polimorfonucleares de sangre periférica como fuente del VIH y la producción de quimioquinas y los pacientes se clasificaron en tres categorías: progresores rápidos (RP: supervivencia menor de 5 años). en tanto que otras desarrollan una condición definitoria de SIDA al cabo de un periodo corto de tiempo. El estudio presentado en Ginebra parece demostrar que un factor que explicaría estas diferencias es la habilidad del virus para penetrar en las células a través de varios correceptores: en los pacientes participantes en el estudio. Xiao L. progresores a medio plazo (PMP: lento descenso en el recuento de células CD4 tras 5 años de entrar en el estudio). En el estudio. ( Lal R. La emergencia de variantes del virus capaces de utilizar múltiples correceptores se correlacionaba generalmente con el inicio de un cuadro clínico definitorio de SIDA y . El estudio analizó el uso de correceptores por el virus en una cohorte longitudinal de hombres homosexuales infectados con el VIH-1 seguidos por el CDC desde 1982 con el objetivo de comprender la contribución de dichos correceptores a la patogénesis del SIDA. Rudolph D.Ginebra Investigadores del Centers for Disease Control and Prevention (CDC) han identificado lo que puede ser un importante factor para entender la progresión de la enfermedad en las personas infectadas con el VIH.: Abstract #21134. Adaptation to Promiscuous Usage of CC and CXC Chemokine Coreceptors in vivo Correlates with HIV-1 Disease Progression. 4) Síntomas clínicos en la seroconversión: En el estudio que venimos comentando. Se analizaron la producción de quimioquinas y el uso de correceptores por el virus en células GHOST que expresaban varios receptores de quimioquinas y la molécula CD4. el virus suele utilizar únicamente el correceptor CCR5 como mecanismo de entrada en las células. de una respuesta inmunitaria errónea.interpretación se ve apoyada por el hecho de que las cargas virales en el período 120-365 días son similares a las que proporciona el estudio de Mellors para la entrada de su cohorte. pero el estudio sugiere que de 4 a 6 meses después de la infección se establecen interacciones entre el organismo de cada paciente y el virus que son predictivas de la ulterior enfermedad: el estudio de estas interacciones puede aumentar en gran manera nuestra comprensión de la patogénesis de la infección por el VIH-1. Spira T. 29/06/1998 ) Tras la infección inicial por VIH. Al principio de la infección. Owen S. y no progresores a largo plazo (NPLP: sin descenso en el recuento de células durante seguimiento de 7 a 12 años). Nota de prensa del CDC en Ginebra 98.

En cambio. La presencia de determinadas enfermedades oportunistas. lo que sugiere que estímulos activadores in vivo podrían frenar la replicación viral al inducir estas quimioquinas. En los resultados previos de un meta-análisis sobre ocho cohortes de seguimiento de infección VIH-1.089 seropositivos. desarrollan un importante papel en la patogénesis de la infección. Se debe tener presente que en las cohortes analizadas algo más de la mitad de los sujetos eran seroprevalentes y algo menos del 45% seroconversores. la diferencia era estadísticamente significativa (p < 0. El análisis de los niveles de quimioquinas en diferentes períodos de la infección reveló que la producción de quimioquinas RANTES y MIP-1 en los pacientes NPLP era significativamente más elevada. Sin embargo.002) por lo que los autores concluyen que. para determinar el papel que ejerce el defecto del gen CCR5 en la protección a la exposición parenteral. la progresión de la infección VIH a SIDA se ve influida por otros muy diversos factores.741 pacientes con genotipo CCR5 conocido.Ginebra El recuento de los linfocitos T CD4+ y el nivel de ARN plasmático del VIH-1 determinado por técnicas de carga viral ofrecen una primera aproximación como predictores de la progresión de la infección VIH/SIDA.4%) de los pacientes expuestos no infectados eran homocigotos para la deleción CCR5 32 mientras que ninguno de los 94 hemofílicos infectados por el VIH-1 presentaban esta alteración genética. con genotipo CCR2 conocidos se ha observado que la mutación 641 de este gen (CCR2 641) no ejerce aparentemente ningún efecto sobre la progresión. En contraposición en una cohorte danesa de usuarios parenterales de drogas si se ha encontrado un efecto proteccionista en la evolución a SIDA de la mutación CCR2 641. Ser homocigoto para la deleción de 32 pares de bases en el gen del CCR5. unos dependientes de la propia enfermedad y otros del sujeto que la padece. expuestos no infectados) permitió profundizar en el papel que las quimioquinas y sus receptores desempeñan como correceptores del virus y al conocimiento de que algunos de ellos. En la 12ª Conferencia Mundial del SIDA se han revisado estos temas y se aportan nuevos datos sobre su influencia en la progresión de la infección VIH. Los resultados del estudio demuestran que factores propios tanto del paciente como del virus que resultan en la emergencia de variantes del virus capaces de utilizar varios correceptores pueden estar correlacionados con la progresión de la enfermedad. El hallazgo de determinadas peculiaridades genéticas en un grupo de sujetos que expuestos repetidamente al VIH-1 no sufrían infección (ENI. no se ha observado el efecto proteccionista que tenían las alteraciones de los genes CCR5 y CCR2. especialmente infecciosas como la hepatitis C y la tuberculosis. receptor de quimioquinas que actúa como correceptor de las cepas M-trópicas del VIH-1. En el mismo estudio con 6 cohortes y 2. se ha observado que los heterocigotos para la deleción 32pb del CCR5 tienen disminuido el riesgo de progresión a SIDA en un 30% y además tienen una carga viral 2. Cofactores en la progresión de la infección VIH a SIDA 12 Conferencia Mundial . hemofílicos infectados y no infectados con exposiciones múltiples al VIH. sobre todo de usuarios de drogas. la edad de adquisición de la infección. con 2.5 veces menor que la media del grupo. se asocia con un riesgo menor de ser infectado por el virus mientras que los sujetos que son heterocigotos para la deleción parece que presentan una progresión más lenta de la enfermedad. Sin embargo no todos los datos al respecto son concordantes y en otras cohortes. son otros cofactores que también puede condicionar la evolución de la infección VIH. a pesar del predominio de .precedía al descenso a un recuento de células CD4 menor de 200. 3 pacientes NPLP mantuvieron el uso exclusivo del correceptor CCR5 durante un período de 7 a 12 años tras la infección. la propia naturaleza de la cepa infectante. La comprensión de las razones por las que el virus en los pacientes que no progresan a SIDA no evoluciona y utiliza siempre como único correceptor a CCR5 puede servir para idear nuevos procedimientos para retrasar la progresión de la enfermedad en las personas infectadas con el VIH. entre los hallazgos encontraron que 8/77 (10. como CCR5 o CXCR4. En una comunicación alemana se estudia un grupo de pacientes.

No existen explicaciones claras al efecto que ejerce la edad. a la asociación de otros procesos morbosos concomitantes. se encontró que los pacientes con edad entre 60-64 años tenían índices de muerte 10 veces mayores y el tiempo desde la seroconversión también era un buen predictor para la progresión y la muerte. Los datos expuestos no contribuyen de un modo rotundo a aclarar el papel de los defectos genéticos de los CCR5. en 1. con recuentos correctos de CD4 y cargas virales bajas. En una cohorte de 13. etc. . como los aportados por el metaanálisis de las cohortes.800 en los no progresores y de 6. el recuento de CD4 o la carga viral aportaban diferencias suficientes para explicar las diferencias evolutivas entre los infectados. sin tratamiento antirretroviral y CD4+ superiores a 500 células/mm3 se trataron de analizar diferentes variables en la progresión de la infección. en la progresión de la infección VIH y parecen decir que son necesarios datos más amplios. Así los cultivos negativos se asociaron con mejor pronóstico y éste empeoraba si se aislaban cepas no inductoras de sincitio (NIS) observándose un aumento de la carga viral pero no descenso del recuento de CD4+.La peor progresión se obtenía en los pacientes en los que se habían aislado cepas capaces de inducir sincitios (IS) y la transición NIS a IS se acompañaba de descensos importantes de los CD4+ sin repercusiones sobre la carga viral. para ello se dividieron en un grupo de 31 pacientes no progresores (CD4>500) y otro de 25 de lentos progresores (CD4 alguna vez por debajo de 500/mm3).0000 seropositivos procedente de diferentes países y continentes. Sin embargo en un estudio más pequeño de 17 hemofílicos alemanes que recibieron un concentrado de factores de coagulación que contenía VIH-1 inactivado (por el que 7 se infectaron y 10 no. tiempo medio de infección. Un cofactor conocido de progresión era la edad de adquisición de la infección VIH.los linfocitos T CD4+ en sangre. para contribuir a esclarecer su efecto. La única variable con significación estadística para la progresión fue la carga viral (mediana de 5. aunque se cree que pueden asociarse a una respuesta inmunitaria deteriorada por desgaste del sistema inmunológico. En una cohorte suiza de 56 pacientes asintomáticos a largo plazo. vía de adquisición. En una cohorte holandesa de 108 pacientes usuarios parenterales de drogas. sexo. sobre la progresión de la enfermedad. Aunque comprende pocos pacientes es interesante la aportación realizada de la evolución seguida por personas que recibieron sangre contaminada por cuasiespecies atenuadas del VIH-1 y en las que la falta de la proteína NEF o sus alteraciones funcionales ha conducido a que cinco de los ocho destinatarios del producto sigan libres de SIDA en ausencia de tratamiento antirretroviral a los 13-16 años de la infección. los monocitos-macrófagos que expresan el correceptor CCR5 son los primeros blancos de la infección VIH-1 primaria aunque el virus se inocule parenteralmente. o si lo tiene. En otra comunicación se estudian los fenotipos y su relación con la carga viral y el recuento de CD4+ en 132 pacientes en los que se trató de aislar el VIH-1 en las células mononucleares de sangre periférica.700 en los progresores lentos) no encontrándose factores clínicos. así como a un rechazo de los cuidados. En el análisis socioeconómico se observo que los no progresores eran un poco más jóvenes que los progresores lentos y que disponían de mejores ingresos económicos. Los grupos eran homogéneos en cuanto a edades. tampoco se ha observado una diferencia en el tiempo de progresión a SIDA frente a los que no la presentaban. ni tampoco diferencias evolutivas entre uno de los infectados que presentaba un genotipo heterocigoto para el gen CCR5. 22 de los cuales eran heterocigotos para la deleción CCR5 32. estos autores sugieren que la cepa viral presente en los drogadictos parenterales podría ser menos dependiente del correceptor CCR5 o que podrían existir mecanismos inmunológicos que regulen la expresión CCR5 en la superficie de la célula independientes del genotipo de su genotipo CCR5. tampoco los niveles de ciertas citoquinas.989-90) no se han encontrado diferencias entre los genotipos CCR5 de los sujetos no infectados frente a los que si lo fueron. ni de otras alteraciones genotípicas en los receptores de las quimioquinas. más de 6 años. biológicos o serológicos diferentes que influyesen sobre la evolución de la infección.

. Con fines epidemiológicos es útil la clasificación más sencilla de pacientes portadores o pacientes con SIDA. se ha hecho necesario la creación de clasificaciones más complejas. Entre 1986 y 1987 los CDC elaboraron una clasificación de la infección por VIH-1 y la definición de caso de SIDA en adultos y en niños menores de 13 años que fue sustituida por otra a principios de 1993. La coinfección VIH-HC se presenta prácticamente entre todos los sujetos que han adquirido los virus por vía parenteral. la tuberculosis. Sin embargo. • • • • Grupo I: Infección aguda demostrada por seroconversión Grupo II: Infección asintomática. A su vez son posibles subclasificaciones en los grupos II y III atendiendo a la presencia o ausencia de determinados marcadores biológicos (cifra linfocitos CD4. cifra de plaquetas). Por su interés. categoría C1. que se recogen en otra tabla. especialmente usuarios de drogas por esta vía. la coinfección con otros retrovirus. frente a seropositivos sin HC. De un modo parejo la OMS establece en 1985 la definición de caso de SIDA en Africa. Comprende 4 grupos (de I a IV) mutuamente excluyentes y progresivos de evolución de la infección. clínicamente asintomáticos. como enfermedades indicativas de SIDA merece destacarse el subgrupo C (enfermedades infecciosas asociadas al VIH-1). Clasificación CDC 1986 Adultos No está actualmente en uso aunque por su carácter eminentemente clínico es citada con cierta frecuencia. Con motivo de la revisión de tratamientos se abordarán más temas relacionados con los inhibidores de la proteasa y la HC. con fines a establecer comparaciones que permitan evaluar los ensayos clínicos de diferentes tratamientos. Diferentes comunicaciones han hablado de la importancia del genotipo del virus C de la hepatitis para explicar una evolución más rápida de la infección VIH-1. establecer el valor pronóstico de determinados marcadores o conocer la historia natural de la infección.Otros de los aspectos tratados entre los cofactores de progresión de la infección VIH a SIDA ha sido su asociación con otras infecciones. ß2microglobulina. especialmente la hepatitis C (HC). la hepatitis B. Grupo III: Adenopatias generalizadas persistentes. niveles de antígeno p24. En la coinfección VIH-VHC en drogadictos parenterales se ha encontrado que los que la presentan tienen. Grupo IV: Otras enfermedades: Manifestaciones clínicas de la infección VIH. cargas virales más altas y recuentos de linfocitos T CD4+ menores. Clasificaciones de la infección VIH-SIDA ¿ Qué aportan las clasificaciones ? Desde el momento que se produce la infección por el VIH el paciente puede estar asintomático o presentar una gran variedad de cuadros clínicos. En el grupo IV existen varios subgrupos (de A a E) que no son excluyentes entre sí (se puede clasificar al paciente en varios de estos subgrupos en función de sus síntomas). por los datos presentados parece ser que la infección VIH no modifica la evolución de la HC o quizás sería más acertado decir que los conocimientos actuales solo permiten aseverar que la relación sobre la influencia que cada virus ejerce sobre la enfermedad ocasionada por el otro permanece incierta. así en un grupo de hemofílicos la presencia del genotipo 1 se asocio con evolución más rápida a SIDA y aumento del riesgo de muerte (en los pacientes que presentan el genotipo 1b la respuesta al tratamiento con interferon es pobre y los tratamientos antirretrovirales no parecen incidir en la HC). o la infección por HHV-8. lo que parece apoyar que en este colectivo la HC ensombrece la progresión del VIH-1.

C3. Las dos últimas categorías. La clase P2 incluye a los menores de 13 años infectados y con síntomas y se divide en varias subclases (A-F). • • • La clase P0 comprende los hijos de madres infectadas que no presentan evidencia cierta de estar ellos infectados. Clasificación CDC 1993 Es la que sustituye a la clasificación de 1986 y a la definición de caso de SIDA de 1987. B1 y C1 Categoría 2: Entre 499 y 200 / microlitro (28-14%) Categorías clínicas: A2. Añade nuevas categorías clínicas a las aceptadas con anterioridad. La categoría clínica C se aplica a los pacientes que han presentado alguno de los cuadros incluidos en la definición de SIDA de 1987 más otros tres nuevos (ver situaciones clínicas diagnósticas de SIDA). basadas en el recuento de CD4. También se incluían en esta clasificación los criterios de diagnóstico de complejo relacionado con el SIDA (CRS) que hoy pueden incluirse en el wasting syndrome y ser por lo tanto un caso de SIDA como se recogía en la clasificación de 1987.Los subgrupos del grupo IV se pueden esquematizar en: • • • • • Subgrupo A: Enfermedad constitucional. Menores 13 años Es similar a la de los adultos y comprende tres clases principales (P0. P1 y P2). no se aceptan por la OMS para Europa. las categorías son excluyentes y el enfermo debe clasificarse en la más avanzada de ellas. Los pacientes incluidos en las categorías C1. A3 y B3 se consideran afectos de SIDA. B2 y C2 Categoría 3: Menos de 199 / microlitro (< 14%) Categorías clínicas: A3. Las otras dos clases son excluyentes entre sí: La clase P1 comprende los niños infectados asintomáticos y se divide en tres subclases atendiendo al estado de su función inmunológica (subclases A-C). B3 y C3 La categoría clínica A se aplica a la infección primaria y a los pacientes asintomáticos con o sin linfoadenopatía generalizada persistente. Subgrupo E: Otras enfermedades asociadas con el VIH-1 y no incluidas en los anteriores grupos. . Como en la anterior. Subgrupo B: Trastornos neurológicos. Se basa fundamentalmente en el recuento de linfocitos CD4. La categoría clínica B se aplica a los pacientes que han presentado síntomas relacionados con la infección por el VIH pero que no se encuadren dentro de la categoría clínica C. y algunas de éstas en categorías. C2. similares a las del grupo IV de los adultos. Subgrupo D: Neoplasias asociadas al VIH-1. Subgrupo C: Enfermedades infecciosas asociadas al VIH-1. Categorías según la cifra de linfocitos CD4 (o porcentaje respecto a los linfocitos totales) • • • Categoría 1: Más de 500 / microlitro (> 28%) Categorías clínicas: A1.

Neumonía por P carinii 20. diseminada o extrapulmonar 19. Tuberculosis pulmonar 26. Retinitis por citomegalovirus 8. Wasting syndrome (síndrome de desgaste) 24. Encefalopatía por VIH 9. Infección por el virus del herpes simple que cause úlcera mucocutánea de más de 1 mes de evolución o bronquitis. Criptococosis extrapulmonar 5.Situaciones clínicas diagnósticas de SIDA Se aceptan cuando existe una infección por VIH bien documentada y no existe otra causa de inmunodeficiencia. Tuberculosis extrapulmonar o diseminada 18. neumonitis o esofagitis. Infección por citomegalovirus de un órgano diferente al hígado. Infección por MAI o M kansasii diseminada o extrapulmonar 17. Sarcoma de Kaposi 13. Son las incluidas en el grupo IV C1 de la clasificación de 1986. Linfoma cerebral primario 16. la definición de caso de SIDA de 1987 (23 primeras) y la categoría C de la clasificación de 1993. Sepsis recurrente por especies de Salmonella que no sean S typhi 22. Neumonía recurrente . Candidiasis traqueal. 1. Linfoma inmunoblástico o equivalente 15. Candidiasis esofágica 3. Isosporidiasis crónica 12. Linfoma de Burkitt o equivalente 14. Toxoplasmosis cerebral 23. Leucoencefalopatía multifocal progresiva 21. bazo o ganglios linfáticos 7. bronquial o pulmonar 2. Infección por otras micobacterias. 10. Coccidioidomicosis generalizada 4. Carcinoma de cérvix invasivo 25. Criptosporidiasis con diarrea de más de 1 mes 6. Histoplasmosis diseminada 11.

Se deben cumplir al menos dos criterios mayores y uno menor en ausencia de cualquier otra causa de inmunosupresión: Neoplasias. citología y/o cultivo. malnutrición severa u otros factores.Las infecciones por citomegalovirus. herpes simple y toxoplasma si se producen en pacientes con edad superior al mes. además deben demostrarse por histología. Clasificación de la OMS Adultos residentes en Africa Criterios mayores a) Pérdida de al menos el 10% del peso corporal b) Diarrea crónica de más de un mes de evolución c) Fiebre intermitente o constante de más de un mes de evolución d) Astenia y debilidad corporal Criterios menores a) Tos persistente de más de un mes de evolución b) Dermatitis extensa y pruriginosa c) Herpes zoster recurrente durante los últimos 5 años d) Candidiasis orofaríngea e) Herpes simple crónico diseminado f) Linfoadenopatía generalizada La presencia de sarcoma de Kaposi o de meningitis por criptococo son suficientes por sí solos para aceptar el diagnóstico de SIDA. Ninguna de estas infecciones o neoplasias son indicativas de SIDA si no están asociadas a una seropositividad VIH demostrada. .