You are on page 1of 4

Materia II.

Estructura
Cuarto semestre

Programa
Esta asignatura tiene el propósito de que el estudiante normalista conciba la enorme diferencia que hay entre la percepción macroscópica de los materiales que nos rodean y su estructura microscópica, descubierta por los científicos a partir del inicio del siglo XX. Si bien la materia se percibe como continua y sin movimiento, el modelo aceptado actualmente por los científicos concibe a la materia constituida por pequeñísimas partículas (átomos, moléculas e iones) en constante movimiento. En la primera parte del curso se hace énfasis en la diferencia entre las sustancias y sus propiedades —que es lo que percibe macroscópicamente el ser humano — y las invisibles partículas químicas que la constituyen. Es importante que el alumno de educación secundaria entienda muy claramente que las sustancias (compuestos y elementos) no son lo mismo que las partículas que las forman. El maestro debe ser muy cuidadoso en precisar que hablar de unas y otras corresponde a descripciones de la materia en escalas muy diferentes. El enlace entre ambas escalas es el concepto de mol. La conciencia de que se necesita casi un cuatrillón de partículas para tener unos cuántos gramos de sustancia ayuda a establecer la proporción que existe entre las dos escalas: la macroscópica y la microscópica. En la segunda parte del curso, se muestran los obstáculos epistemológicos más comunes en el tema de la naturaleza corpuscular de la materia: la confusión de modelo y realidad, la concepción de la materia como continua y estática, y la dificultad para imaginar las dimensiones de la materia en la escala microscópica. Para ello se abordan los postulados en los que se basan el modelo corpuscular y el modelo cinético-molecular de la materia, las ideas previas acerca de la naturaleza de la materia y las dificultades más frecuentes asociadas a la enseñanza del concepto de mol. Por último, se muestra cómo la estructura electrónica y el arreglo en el espacio de las partículas determinan las propiedades físicas y químicas de las sustancias que percibimos macroscópicamente. Especialmente se trata el caso de las sustancias metálicas y no metálicas y de su ubicación en la tabla periódica así cómo la explicación de propiedades macroscópicas muy conocidas en fenómenos cotidianos cómo solubilidad, dureza y maleabilidad. El último tema se dedica a los modelos modernos de la estructura del interior de las partículas con el fin de hacer ver al estudiante normalista que, por su abstracción y complejidad, la enseñanza de estos

Modelo cinético-molecular y la explicación de algunas propiedades de las sustancias: solubilidad. Concepciones de los alumnos acerca del vacío. Bloque II. Addison-Wesley Iberoamericana. Sustancias frente a átomos y moléculas. Bloque I.A.temas implicaría salirse del enfoque que se considera adecuado para la enseñanza de la Química en la escuela secundaria.U. Delaware. E. La estructura interna y el ordenamiento en la tabla periódica: metales y no metales. Modelos atómicos modernos y el enfoque para la enseñanza de la Química en la escuela secundaria: por qué no debemos enseñarlos en la escuela secundaria. Modelación de fenómenos: modelo corpuscular y modelo cinéticomolecular. Tema 3. Química en la Comunidad. Dificultades asociadas al concepto de mol. . Ideas previas acerca de la naturaleza discreta de la materia. pp. en Ciencia: conocimiento para todos. Tema 2. en QuimCom. La importancia de cuantificar. “Estructura de la materia”. Implicaciones de los modelos en la enseñanza de la estructura interna.. 47-50. Tema 3. La enseñanza de la discontinuidad de la materia y su nivel de apropiación. Oxford University Press/SEP (Biblioteca del Normalista). pp. Tema 2. Tema 4. American Chemical Society (1998). Tema 1. Bibliografía básica AAAS (1997). Tema 3. Bloque III. México. Tema 2. La estructura interna de la materia aplicada a fenómenos cotidianos. 102-117. Alcance de los postulados de Dalton. Propiedades microscópicas y macroscópicas. ¿Cómo es el arreglo interno de la materia? Tema 1. dureza y maleabilidad. Tema 1. El concepto de mol. “Por qué usamos lo que usamos”.

Rosalind.. E. FCE. G. España. 21. Wilmington. “Elementos frente a átomos. R. William y William S. núm. y Lee R. Andoni y José Antonio Chamizo (1994). Barcelona. 371-377. Madrid. Rafael Azcona y Jenaro Guisasola (1999). Addison-Wesley Iberoamericana. González-Jonte y Z. en La ciencia de los alumnos. Delaware. pp. “Naturaleza de la materia”.r. en Enseñanza de las ciencias. en Química. Didáctica de las ciencias experimentales. en Química.. 80-81. pp. C. M. ICE de la Universitat Autònoma de Barcelona/Vice-rectorat d’Investigació de la Universitat de Valencia. Fernández. 59-66. Raíces históricas e implicaciones didácticas”. Furió. “Metales y elementos del grupo I”. Prentice Hall Hispanoamericana. Madrid. en Química. 215-232. Summerlin (1994). 43-54. Ferro. vol. pp. en Aprender y enseñar ciencia. 565-577. LAIA-M. 13. y A. pp. pp. Raymond (1992) “Relaciones de masa de los átomos”. 80-85. 291-312. 43-46. vol. Carles.E. en Alambique. 359-376. Ciencia de los cálculos químicos”. Pozo. Garritz. Hoffmann. “El modelo cinético-molecular de la materia”. Cruz (1995). Montero (1988). Reflexiones didácticas. en Ideas científicas en la infancia y en la adolescencia.C. 3. 170-174. (1999). España. “La constitución de la materia como conjunto de partículas en la fase gaseosa”. Roald (1997). Driver. MEC/Morata. pp. no. 156-168. “De las moléculas a los átomos” y “Estequiometría. “La naturaleza de la materia como un sistema de interacción entre partículas”. Edith Guesne y Andrée Tiberghien (1989). Barcelona. “La conservación de las propiedades no observables de la materia” y “Las relaciones cuantitativas en química”. en Lo mismo y no lo mismo. México. M. José Ignacio y M. México.U./ Morata. 196-224. Seese (1996). v. Su utilización en la didáctica de la Física y la Química. 23. . pp. 86-89. Chang. en Enseñanza de las ciencias. 95-108. 253-275. “Dificultades conceptuales y epistemológicas del profesorado en la enseñanza de los conceptos de cantidad de sustancia y de mol”. “¿Hay dos moléculas idénticas?”. R. “Una reflexión curricular sobre la enseñanza de la estructura de la sustancia en la formación de profesores de química”. Gómez (1998). en Alambique. Didáctica de las ciencias experimentales. Hierrozuelo. “Teoría atómica de Dalton”. 17. ICE de la Universitat Autònoma de Barcelona/Vice-rectorat d’Investigació de la Universitat de Valencia. pp. 182-191. Choppin. “¿A qué se parece esa molécula?” y “Representación y realidad”.Benarroch. 217231. núm. 3.A. J. México. Barcelona. E. Daub. pp. México. pp. pp.. pp.H. no. McGraw-Hill. en Química. A. Alicia (2000). “Del modelo cinético-corpuscular a los modelos atómicos”.

. John R. 2. Lumpe (1995)..U.A. E. Oliva (1989). 2. Squires. vol. 7. Rosalind. en Dando sentido a la ciencia en secundaria. 9. 32. ICE de la Universitat Autònoma de Barcelona/Vice-rectorat d’Investigació de la Universitat de Valencia. Driver. Niaz. C. y Andrew T. 127-133. en Enseñanza de las ciencias vol. Barcelona. Iglesias y J. A. . Implicaciones didácticas”. núm. Mansoor (1995). Madrid. “Cognitive conflict as a teaching strategy in solving chemistry problems: a dialectic-constructivist perspective”. núm. vol.A. en Journal of Research in Science Teaching. “Nivel de apropiación de la idea de discontinuidad de la materia en alumnos de bachillerato. pp. A.. Wood-Robisnson (1999). pp. 32. E. “Two investigations of students understanding of the mole concept and its use in problem solving”. Aprendizaje Visor. pp.Bibliografía complementaria Gentil González. núm. Rushworth y V. Investigaciones sobre las ideas de los niños. Staver. “Partículas”. en Journal of Research in Science Teaching. P. M.U. pp. 126-131. 959-970. 177-193.