You are on page 1of 20

Alejandro Benavides Ubric Juan Cándido Gallardo Juan Luis Vizcaíno Gallardo 2º Bachillerato C Proyecto Integrado 15/04/2013 Curso

2012/2013

ÍNDICE
1. 2. 3. 4. 5. 6. 7. 8. 9. 10. 11. 12. 13. Introducción………………………………….. 1 ¿Dónde estamos?............................. 2 La piratería durante el siglo XVI…….. 2 El castillo de Las Roquetas…………….. 4 El Portezuelo de Roquetas…………….. 5 Inicios pesqueros y de El Puerto……. 6 Ampliación de El Puerto………………… 7 Las mejoras en El Puerto……………….. 8 El puerto actual…………………………….. 9 Las moragas…………………………………. 12 Fiestas de El Puerto……………………… 13 Conclusión…………………………………… 17 Bibliografía…………………………………. 18

1. Introducción
Los integrantes del grupo encargados de la realización del proyecto somos alumnos de 2º Bachillerato del instituto I.E.S. Turaniana. Nuestros nombres son:

– Alejandro Benavides Ubric – Juan Luís Vizcaíno Gallardo

– Juan Cándido Gallardo Cara

Nuestra coordinadora es Marisa Molina, profesora de Filosofía.

Nuestros fotógrafos colaboradores serán:

Celia Núñez Torres

– Enrique Peña

El fin de este proyecto es conocer la historia del puerto de Roquetas de Mar (Almería), nuestro pueblo, así como la evolución y función de sus infraestructuras a lo largo del tiempo, el tipo de flotas que atracan en él, los tipos de artes pesqueros que se llevan a cabo entre otros aspectos (que iremos tratando) menos relevantes y no por ello menos interesantes.

1

2. ¿Dónde estamos?
Roquetas de Mar es un municipio español de la provincia de Almería y la comunidad autónoma de Andalucía, situado en la comarca del Poniente Almeriense. Posee el título de «Villa». Se extiende por una superficie total de 59,65 km² y se encuentra a 7 metros de altura. Coordenadas: Latitud: 36°45’07″ N Longitud: 2°36’57″ O

3. La piratería durante el siglo XVI
Durante la última década del S. XVI y todo el S. XVI la piratería está en todo su esplendor en las costas del Reino de Granada y, naturalmente, también en nuestro litoral. La escasa población establecida cerca del mar está en continuo estado de alarma y los recursos que ofrece la naturaleza (pesca, sal, agricultura) es difícil y arriesgado explotarlos por el azote continuo de los berberiscos.

En la playa que se extiende entre la Torre de los Cerrillos y la torre de Las Roquetas Blanca descansaban los piratas berberiscos con las presas
2

antes de volver a sus costas; mataban los animales apresados, vacas y ovejas; salaban la carne con sal de las Salinas Viejas y concertaban el rescate de los cautivos con sus familiares y amigos, sin que les molestasen.

Precisamente por el peligro que suponían los constantes ataques piratas en las zonas costeras donde existían salinas (Roquetas y Cabo de Gata) hacia 1522 no pudo explotarse esta fuente de riqueza. Su uso se destinaba al consumo humano, a la salazón del pescado, con destino a Guadix y Baza principalmente, y a proveer a los rebaños de ganado trashumantes que, desde las sierras de Jaén y Granada, venían a pasar el invierno en los cálidos pastos almerienses.

Contamos con abundantes noticias sobre actos de piratería. Nosotros hemos seleccionado una de ellos:

En 1566 una goleta argelina echa gente en tierra en el Campo de Dalías que se dedican a robar sus caseríos. Diego de Gibaje envió desde Almería una cuadrilla de peones a la torre de Las Roquetas para que los piratas no robasen las pesquerías y se llevasen los barcos; después mando 7 escuderos a perseguirlos. Algunos moriscos del Campo de Dalías se refugiaron en Almería y en la torre de Las Roquetas; otros no consiguieron escapar y se los llevaron los piratas.

3

4. EL castillo de Las Roquetas
A partir del siglo XVI la documentación es más amplia e importante, los acontecimientos son más frecuentes y Roquetas empieza a despegar en su desarrollo. Se sigue fortificando la costa con torres, castillos y casas fuertes, edificaciones que ayudan al desarrollo de la economía, así como en la transmisión cultural de los pueblos y aldeas.

Concretamente la torre de las Roquetas, de origen nazarí y de unos 6 metros de altura, prestó un gran servicio garantizando la protección en parte del litoral y de las naves. Le llamaban Roquetas Blanca porque el alcor que recorre la costa desde la Romanilla a las cuevas de la Reserva, era de tierra y arenisca blanca, a los navegantes les daba la impresión de ver una franja blanca en todo su recorrido. Otras hipótesis nos dicen que en toda la costa de la zona de la marina, desde el mes de abril a junio, se ponía como un manto blanco con la flor de la “azucenas”, acompañada de un perfume que les interesó a algunos navegantes al cruzar frente de estas costas.

Hacia 1566 existe una propuesta para que la torre de Las Roquetas se amplíe y se convierta en castillo: esta torre solamente tenía un guarda y un atajador de los tres que puso la ordenación en 1497; poco después la destruyen los piratas y, al reconstruirla, se amplía hasta convertirla en una
4

pequeña fortaleza, la primera en este lugar, formada por un reducto rectangular con una torre en uno de los ángulos y sendos cubos de los otros tres.

La torre de Las Roquetas, proyectada por Luis de Machuca y construida antes de la guerra de los moriscos (1568-1570), presentaba la planta de lo que después fue el Castillo de Santa Ana. En el informe de 1571 se describe como un reducto de buena muralla, nueva, con tres cubos y una torre, siendo necesario reconstruir la torre.

5. El portezuelo de Las Roquetas
El portezuelo de Las Roquetas, por su situación geográfica, cumplió un papel determinante dando resguardo a los marineros en los temporales de poniente.

Otra razón importante era la seguridad frente a la piratería. Los navegantes conocían que en el portezuelo o rada de Roquetas había un Castillo armado que les daba una seguridad para hacer la travesía, y que los cañones del mismo cruzaban el tiro con los de la torre de los Cerrillos por el poniente, así como el rebato por medio de ahumadas y hachones cuando el peligro se acercaba.

5

Unos documentos del Archivo General de Simancas nos informan que, en ocasiones, en la ¨rada¨ del portezuelo de Las Roquetas se sumaban entre cuatrocientos y quinientas embarcaciones. La estancia de tantos barcos surtos aumentó el consumo de alimentos, víveres, vinos, enseres de efectos navales y, sobre todo, de frutas y hortalizas traídas desde Vícar. A finales del s. XVIII, paralelo al incremento de la población y de las actividades económicas, el panorama de la situación del puerto es más satisfactoria.

6. Inicios pesqueros y de El Puerto
Como complemento a la importante actividad agrícola, una parte considerable de los habitantes, se dedicaban a las faenas pesqueras de las que obtenían lo preciso para alimentarse o comerciar por los pueblos cercanos y la capital. Sin embargo, la pesca también se vio sometida a controles y ordenanzas de los poderes públicos que, en ocasiones, chocaban con los intereses de los trabajadores de la mar.

Por otra parte, el paso y atraque constante de buques en el litoral roquetero daba lugar a que sus tripulaciones recalaran en nuestro pueblo bien para aprovisionarse de víveres u obligados por otras circunstancias urgentes de tipo sanitario. Desde tierra eran bienvenidos aquellos marineros que adquirían productos locales, pero se extremaba la
6

vigilancia y el control cuando se sospechaba que podían introducir enfermedades contagiosas. La autoridad provincial marítima había dispuesto una serie de agentes que, ayudados por los profesionales médicos, atendían las situaciones más graves y colaboraban en su solución satisfactoria y segura para los habitantes de la provincia. Pero también, como en otros aspectos del orden ciudadano, los roces entre las distintas autoridades locales eran manifiesto.

7. Ampliación de El Puerto
En el año 1931 el proyecto de ampliación del puerto había sido aceptado por el Ministerio de Fomento y, el 10 de diciembre se da comienzo a las obras. La mejor piedra de la zona se encuentra en Vícar pero la gente de ahí quiere a cambio de la piedra tener prioridad como obreros de la ampliación ante lo que los obreros roqueteros deciden buscar otra cantera. En 1934 estando las obras próximas a terminarse los obreros se dan cuenta de que las corrientes están metiendo demasiada arena en el puerto, disminuyendo su profundidad por lo que deciden hacer un espigón en forma de cuello de cisne para evitarlo en el futuro aunque no se aprueba esa reforma.

7

Por último también conocemos que, junto con las obras de construcción de puerto pesquero, el ayuntamiento estuvo muy preocupado por mejorar las instalaciones de la zona para facilitar el trabajo a pescadores, almacenistas y pescadores. Algunas de las mejores es el alumbrado del puerto ya que la visibilidad es escasa a las horas a la que varan los barcos pesqueros.

8. Las mejoras en El puerto
Habiendo finalizado las obras de construcción del puerto realizada principalmente en la década de los 30, aún era preciso acometer otros proyectos de mejora, ampliación y conservación del mismo, así como la instalación de algunos servicios para un sector que, en estos momentos, ya se consideraba como el más fundamental del pueblo.

El Ayuntamiento acuerda contribuir con dicho 25% de los gastos de la obra, como en su día lo hizo en dicha construcción. Pero por diversas circunstancias, no se llevó a cabo este proyecto, de manera que dos años después, de nuevo se insiste en el asunto. El 12 de diciembre de 1946 se señala que “siendo el problema vital de esta población la industria pesquera, donde giran las actividades de la totalidad del vecindario, y ante el peligro que reviste el número considerable de embarcaciones por causa de un temporal, habida cuenta de hallarse el Puerto completamente arenado… y que solamente podía remediar esta situación la ampliación del espigón existente, la construcción de Levante y dragado de su Puerto“.
8

Por otro lado, el Ayuntamiento instaló una báscula en la pescadería del puerto, en sustitución de la vieja romana, por un importe de 5.331 pesetas.

9. El puerto actual
A continuación vamos a comentar unas fotos que hemos ido captando para que entendáis mejor cómo se ha ido estructurando El Puerto hasta la actualidad. Antiguas barracas situadas fuera del muelle pesquero y al lado del Castillo de Santa Ana. Nuevas barracas situadas justo al lado de los barcos pesqueros en el interior del muelle.

Barracas antiguas del puerto

Barracas recientemente construidas

9

Las barracas que se encuentran a la izquierda en la primera imagen son las que primero se construyeron. Cada tripulación cogía una para meter los arreos y por ese servicio de alquiler tenían que pagar unas 50.000 pesetas al año. Hace tres años hicieron otras nuevas en el propio muelle pesquero (segunda imagen) y las antiguas van a ser derribadas. A diferencia de las antiguas, las nuevas cuestan 700€ por año y tienen 14 metros cuadrados por lo que son algo pequeñas. Las hicieron ahí de cara a tener más comodidad ya que los barcos están más cerca. Hay 42 y algunas están libres por lo que podrían haber hecho unas 30 y haberlas agrandado un poco más para que aumentara su capacidad de almacenamiento. Todo aquel que poseía una barraca antigua se le dio otra nueva. Actualmente cualquiera que pague el alquiler puede ocupar una aunque tienen siempre preferencia a la hora de su ocupación los pescadores.

Panorámica de Roquetas de Mar desde el faro rojo

Nuestro Puerto se divide en dos partes: una que es el muelle pesquero de toda la vida donde se encuentran atracados los barcos de faena, y otra que es el puerto deportivo, que lo constituyen los barcos de recreo como los veleros que se ven en las imágenes.
10

Éste último está hecho gracias a que cuando Adolfo Suárez, que estaba en la oposición después de ser Presidente del Gobierno, pasó por Roquetas y, en concreto por El Puerto, apoyó económicamente el alargamiento del espigón del faro rojo.

Eso significó un gran alivio para los pescadores ya que resguardaba sus barcos de los fuertes levantes. Al comienzo del alargamiento de dicho espigón el muro no alcanzaba los 2.5 metros sino que fue recientemente cuando aumentó la altura de dicho muro para resguardar aún más los barcos pesqueros situados en el muelle pesquero justo detrás. A su vez, también significó la construcción del puerto deportivo que es el que se encuentra pegado a las rocas del faro verde en las imágenes. Así se constituyó la bocana actual del Puerto gracias al cruce de ambos espigones.

En las imágenes ese trozo que en su día fue alargado se corresponde con el paseo de color anaranjado en el que se nos ve paseando y en él hay colocadas varias farolas.

Playa de La Romanilla

A raíz de hacer el puerto deportivo y un club náutico empezaron a edificar y se produjo un gran desarrollo de la zona. Esta es la parte más abrigada
11

de cara a los temporales sobre todo de poniente al tener al puerto de barrera. En cambio aquí da mucho el levante; el viento del este.

10. Las moragas
En El Puerto de Roquetas de Mar se pueden disfrutar de dos fiestas multitudinarias con orígenes diferentes. Si Santa Ana es la fiesta religiosa del Puerto por excelencia, Las Moragas es la mayor fiesta pagana de la zona.

Su origen se remonta a finales del siglo XIX, cuando los pescadores desembarcaban sus redes en la playa para remendarlas y darles tinta. Esta tinta se sacaba de la corteza del pino, con la cual se hacía una harina, que se mezclaba con agua y alquitrán vegetal (savia de pino
Cartel anunciando Las Moragas en el año 1991

concentrada). Con este proceso se conseguía

hacer las redes más resistentes frente a la humedad del mar.

Cuando quedaban para hacer esto, habitualmente a finales de diciembre ya que hay cambio de luna y no se suele pescar con luna nueva, el armador compraba unas arrobas de vino y asaban unas sardinas en la arena de la playa con un poco de lijo. Poco a poco se fue convirtiendo en

12

algo tan especial que pescadores de toda la costa del Mediterráneo se acercaban a celebrar esta fiesta como si fueran uno más.
Moragas 2012, Playa de la Romanilla

Actualmente, Las Moragas es una fiesta con todo tipo de visitantes, ya no sólo pescadores, en la que tanto turistas como roqueteros encienden sus hogueras y barbacoas para pasarlo lo mejor posible y así conmemorar a la tan importante tradición pesquera.

11. Fiestas de El Puerto
En las fiestas de El Puerto, en honor a la Virgen del Carmen (Patrona de los pescadores, hija de Santa Ana) y sobre todo a Santa Ana (Patrona de El Puerto de Roquetas de Mar), podemos disfrutar de actos lúdicos y religiosos que se celebran del 23 al 26 de julio, entre los que destacan la procesión marinera (que explicaremos a continuación), así como verbenas, desfiles y toda clase de actividades de ocio. Todo esto complementa una programación de unas fiestas en las que no sólo participan los vecinos del Puerto, sino que por el contrario son referente de encuentro de miles de personas, sobre todo desde que hace ocho años fueran declaradas de “Interés Turístico Nacional de Andalucía” (esto último refuerza la proyección que tienen estas fiestas en el exterior).
13

Son unas fiestas que están muy arraigadas a la historia de Roquetas y recogen a la perfección su sabor marinero.

Entre sus actividades más destacadas encontramos:

Todo tipo de actos como son: exposiciones (pintura, escultura…), deportes (torneos de fútbol, baloncesto, pádel…), teatros, fiestas y juegos (del hinchable, del agua, guerras de pistolas de agua…), despertar de cohetes por las mañanas con la compañía de los cabezudos, carrozas, concursos de balcones y un largo etcétera. Que no falte nuestra Feria del Mediodía, en la que todos los bares del Puerto llenan completamente sus terrazas, y la Feria de la Noche. Hablando de esta última hay que decir que hasta hace unos años, ésta se situaba en el recinto del Puerto pero debido a la reconstrucción de éste, se trasladaron al barrio de Las Lomas. Para nuestro gusto esto es algo que ha perjudicado bastante la belleza de esta feria y hoy día se sigue insistiendo en que vuelva a ser colocada junto al puerto.

Todos los años las fiestas son inauguradas con un alumbrado que lo realiza gente de reconocida importancia entre los que podemos encontrar a Manolo Escobar y en su Caseta popular, próxima al puerto, encontramos el Gran Baile donde después de estar un buen rato paseándose en las atracciones, qué mejor que pasar allí un buen rato. Cabe citar aquí actuaciones de famosos,
14

pero sobre todo señalar a India Martínez, más conocida como “La Niña del Puerto” por ser en nuestro puerto donde vivía cuando comenzó a cantar a los 12 años.

Con respecto a nuestro puerto, entre sus actividades durante estas fiestas cabe señalar tres que, además, se llevan a cabo el último día, el 26 de julio:

La carrera de botes en las que nuestros pescadores se lanzan con sus remos dentro de nuestro puerto. A continuación podéis ver un vídeo y así entenderéis mejor como funciona. Si os fijáis bien todos los participantes son jóvenes pues nuestras costumbres no se pierden y recaen sobre cada nueva generación. Ésta carrera tiene lugar por la mañana

La cucaña. Si hay algo que llene completamente nuestro puerto es este acto. A continuación os dejamos una imagen para que sepáis como va, pero básicamente consiste en una alternancia de participantes en la que su objetivo es conseguir las banderas situadas al final del palo. ¿Tarea fácil no? Para nada pues el palo además de estar inclinado contiene muchísima grasa y resbala.
La cucaña

15

En el momento en que se está celebrando la Cucaña, en nuestra Parroquia se está celebrando la misa a nuestras Patronas. Una vez terminada esta misa, los costaleros (con las Patronas en sus hombros) junto con el personal más importante del Ayuntamiento se dirigen hacia El Puerto donde para entonces el acto de la Cucaña ya habrá finalizado. Una vez allí se sube a cada Patrona en un barco distinto (la elección del barco es por sorteo y cada año se va eliminando al elegido anteriormente para conseguir que todos los barcos paseen a su Patrona; una vez que todos los barcos han paseado a su Patrona, de nuevo todos entran en el sorteo), otro se encarga de llevar a los músicos y los demás barcos pesqueros
Procesión marítima de Santa Ana

las acompañan en el trayecto hacia Aguadulce. Una vez allí, los barcos elegidos entran en el puerto de Aguadulce para que el párroco de allí les dé unas palabras a las Patronas mientras los demás deberán permanecer fuera esperando. Al finalizar, todos juntos vuelven a nuestro puerto y ya allí se llevarán de nuevo a Santa Ana y a la Virgen del Carmen a la Parroquia del Puerto.

16

12. CONCLUSIÓN
Para llevar a cabo esta amplia investigación hemos tenido que hacer de El Puerto nuestra segunda casa ya que casi todo el material que necesitábamos se encontraba allí o en sus alrededores. A su vez, descubrimos un museo en Roquetas de un historiador local llamado Gabriel Cara. Gracias a él aprendimos muchas cosas que nos sirvieron para nuestra investigación, además de hacerle una entrevista y extraer información de un libro suyo (“Roquetas de Mar, 400 años de historia”). Además, todo el contenido multimedia, ya sean vídeos o fotos, ha sido realizado gracias a la empatía mostrada por muchos de los pescadores que no tenían reparo alguno en transmitir su vocación al mundo entero.

No todo ha sido tan fácil; muchas veces la meteorología nos ha jugado una mala pasada y no hemos podido grabar o incluso desplazarnos hacia El Puerto para tomar fotos. La única solución posible era esperar a que la cosa mejorase. Sumado eso nos encontramos varias veces con el problema de no poder quedar con los pescadores o no poder pillarlos en buen momento. Era cuestión de esperar. Por otro lado, nos hemos visto desprovistos de una buena cámara para tomar fotos y grabar, así como de una acuática para los vídeos dentro del mar. Menos mal que hay amigos para todo y nos hicieron el gran favor.

Cuando nos sugirieron acerca de la realización de un blog no dudamos mucho en optar por este tema ya que podemos investigar en
17

persona y es un tema en el que se presentan cosas interesantes que creemos que cualquier persona que viva en Roquetas de Mar debe saber.

A pesar de la cantidad de tiempo que hemos invertido en su realización hemos disfrutado mucho mientras lo hacíamos ya que es un campo que nos atrae bastante a todos. Es increíble lo que hay escondido en un lugar como El Puerto que estamos acostumbrados a ver y a tenerlo tan de cerca y, sin embargo, lo hemos ignorado. Gracias a este blog vemos de otra forma nuestro Puerto y ha despertado en nosotros la curiosidad de querer saber más y más acerca de él.

BIBLIOGRAFÍA
– “Roquetas de Mar, 400 años de historia”, 2004

– Asociación amigos museo Gabriel Cara http://www.museogabrielcara.es/

Gran parte de la información publicada ha sido conseguida por investigación propia de fuentes fiables mediante entrevistas.

18

Related Interests