You are on page 1of 7

EL MATRIMONIO, PRIMER CONTRATO DE LA HUMANIDAD Fijémonos en nuestra cultura, que se nos mete por los ojos y los oídos

a través de las palabras. El munus (oficio, prerrogativa, responsabilidad remunerada) tuvo que ser la primera fórmula de contratación y compromiso que registra la lengua latina. Y el primero de todos ellos, el de madre, sin ninguna duda, con el nombre de matri-munium. Partamos preguntándonos que es de la familia-estado, una institución política equivalente a la ciudad-estado que abundó en Grecia, pero mucho más primitiva que ésta. ¿Qué era en realidad la familia-estado? Empecemos por la familia. Quizá sea oportuno preguntarse si familia procede de fames (hambre) o a la inversa. Y en caso de que fuesen en origen palabras autóctonas que fueron a parar al mismo lexema, si fueron los fámulos los que se convirtieron en famélicos, o fue la fames (el hambre) lo que les convirtió en fámulos. Parece que si hay un camino que une ambas palabras, va de los fámulos al hambre, y no a la inversa. La familia podría ser por tanto una agrupación de hambrientos bajo la tiranía del paterfamilias; o podría ser, si nos atenemos al significado de fámulus, un auténtico rebaño de esclavos propiedad del paterfamilias. Se llama obviamente por el nombre del objeto poseído, no del posesor, que no forma parte de la familia del mismo modo que el pastor no forma parte del rebaño. Sospecho que algún parentesco ha de haber entre fámulus y fémina, de modo que la familia sería básicamente de hembras, como corresponde a los rebaños; pero no hay manera de fijar esa relación. Los dos únicos elementos que nos acercan a esa posibilidad son la proximidad de ambas raíces y el hecho de que se haya expresado esa realidad en un nombre colectivo femenino. En cualquier caso es cierto que las esclavas (ancillas) eran parte esencial de la familia. Pero la familia no fue una fórmula para salir del paso, sino toda una institución social, aunque tremendamente bárbara, que se fue civilizando y afinando, hasta llegar a las vísperas de su extinción frente a una fórmula social que compite con ella ventajosamente: el estado. El primer elemento civilizador de la familia fue el contrato de matrimonio: si el dueño y señor de aquel rebaño humano al que llamaba familia quería acabar sus días en paz, necesitaba tener un heredero seguro que evitase el vacío de poder que crearía su envejecimiento y su muerte. Se vio obligado por tanto a elegir a una de sus esclavas y distinguirla con el honor de madre del heredero. Esto se hizo mediante un ritual que tenía valor de contrato: el matrimonio, es decir la investidura de la dignidad y de las responsabilidades inherentes de madre. No por eso perdía el paterfamilias ninguna prerrogativa sobre la esposa y los hijos que de ella nacieran: tenía sobre ellos, igual que sobre el resto de esclavos, derecho de vida y muerte. Podía azotar a su mujer y maltratarla como a las demás esclavas, y podía venderla tanto a ella como a sus hijos. Con todo y con eso, el primer gran paso estaba dado: en el rebaño familiar había alguien con unos derechos, unos honores, y con la contrapartida de unos deberes. Se había instituido el primer contrato (esclavista aún, pero contrato) a favor de la más privilegiada de las esclavas: la que tenía el oficio de madre de los hijos del dueño y señor. Las demás no eran oficialmente madres.

como sacramento. sólo decimos que se le estudia como institución. como contrato ordinario. Nuestra postura no menosprecia las diversas exposiciones que acerca de la naturaleza del matrimonio han formulado juristas de prestigio al estudiarlo. CONCEPTO DE MATRIMONIO De acuerdo con el artículo 146 del Código Civil para el Distrito Federal. EL MATRIMONIO ACTO JURÍDICO Diversos han sido los criterios expuestos para explicar en el derecho laico la naturaleza jurídica del matrimonio. dada la intervención de que en el mismo tiene el Estado o la iglesia . según la cual " Ningún tribunal eclesiástico ni civil admitiría demanda de esponsales no siendo prometidos por escritura pública". Al estudiar el matrimonio. como acto jurídico condición. el matrimonio es el convenio que para el logro de los fines antes mencionados (bien de los cónyuges y a generación y educación de la prole) celebran el hombre y la mujer (canon 1055 del Código de Derecho Canónico). como contrato de adhesión. con respeto entre ambos. no eludimos referirnos a la calificación del mismo como acto jurídico mixto. la institución del matrimonio es la unión de un hombre y una mujer con el propósito de realizar comunidad de vida. Como contrato. Esta simplicidad en la forma de celebración de los esponsales acarreaba en ocasiones grandes litigios que originaron la Pragmática de 1803. como acto jurídico mixto. con la posibilidad de procrear hijos. nos interesa observarlo como un acto jurídico especial. el III. que no es el caso discutir detalladamente. desde luego. igualdad y ayuda mutua. o si se prefiere. como sacramento y como institución. Dada la importancia que tanto en lo individual como en lo social tiene el matrimonio. V. la simple promesa producía efectos esponsalicios.Celebración La forma de celebración de los esponsales podía llevarse a cabo de distintas formas: en unas ocasiones. como negocio jurídico y como estado jurídico.3 Sin perjuicio de que el derecho canónico regule el matrimonio como contrato y. según el derecho canónico. CÓMO DEBE ESTUDIARSE EL MATRIMONIO El matrimonio debe tratarse como acto jurídico y como institución. en otras era un juramento y la entrega de arras y anillos.

el matrimonio es válido. es evidente: se trata de un acto jurídico con apariencia y consecuencias de convenio contrato. con la transcripción del canon 1055. Vale la pena agregar que de acuerdo con la aludida teología. lo estudia como un negocio jurídico. la presencia del sacerdote se requiere en forma activa. es decir. Cabe aclarar que siendo el matrimonio un convenio o contrato. las palabras o signos con que lo realizan y el ministro son ellos mismos. sino que bastaba el mutuo consentimiento de los contrayentes. Según la disciplina vigente en virtud del decreto Ne temere de la Congregación del Concilio (2 de agosto de 1907). declaran que no habiendo tales impedimentos. capítulo IV. Antes del Concilio Tridentino ni siquiera se requería para la validez la presencia del sacerdote. o sea. ha de recordarse que según la teología moral. es decir. antes copiado. la materia de este sacramento la constituye el cuerpo de los contrayentes. atento el régimen legal a que está sometida esta institución por los derechos y obligaciones de la misma derivados. Si existiese alguna duda en cuanto a lo anterior. la duda de si es o no un acto jurídico contrato. Pero el Tridentino en el célebre capítulo Tametsi (sess. relativa al matrimonio. I) exigió la presencia del sacerdote para la validez. sección II. quienes lo celebran son quienes al mismo dan vida. El profesor Alberto Trabucchi en su libro Instituciones de derecho civil. 24. los ministros de este sacramento son los mismos contrayentes. Si nos referimos al matrimonio civil. conservada substancialmente por el Código de Derecho Canónico. mas aclaramos que no es la "voluntad" del funcionario lo que constituye el acto jurídico aludido. que él libremente pida a los contrayentes la manifestación de su . según el caso. para darle vida. pero no de necesidad del sacramento. PAPEL DEL JUEZ Y DEL CLÉRIGO QUE INTERVIENEN EN LA CELEBRACIÓN DEL MATRIMONIO Por las razones que en los siguientes párrafos se expresan. y el juez y el eclesiástico sólo comprueban su factibilidad. sin alguna forma determinada. no sólo general. sino la de los contrayentes. se determina la importancia del papel que el oficial del Registro Civil o juez y del representante eclesiástico tienen en la celebración del matrimonio. Por lo que respecta al matrimonio eclesiástico.4 VI. que no existen impedimentos legales para su celebración. pero ellos sólo harán constar tal circunstancia y con ello lo autorizan y "declaran casados a los contratantes". cap. Esto es ya doctrina. desaparece. como acto jurídico con la intención de producir ciertos efectos jurídicos (derechos y obligaciones) que los contrayentes pretenden. por lo que hace al matrimonio eclesiástico. la forma. sino que debe ser creída desde que consta que el ministro del matrimonio son los contrayentes. esto es.católica.5 En relación con lo expresado me parece interesante la transcripción de la siguiente nota que se agrega a la aludida cuestión XLII de la Suma teológica de Santo Tomás de Aquino: La bendición del sacerdote es puramente de precepto eclesiástico.

Solamente son válidos aquellos matrimonios que se contraen ante el Ordinario del lugar o el párroco. 1112-1. No obstante que se ocupe espacio en esta nota que para los conocedores pareciera superfluo. o en caso que se prevea prudentemente que la falta del eclesiástico competente para asistir se prolongue durante un mes. que el Canon 1116 prevé la posibilidad de que el mismo se celebre con la sola presencia de testigos en caso de peligro de muerte de quienes pretenden contraerlo. pide la manifestación del consentimiento de los contrayentes y la recibe en nombre de la Iglesia. o un sacerdote o diácono delegado por uno de ellos para que asistan. Según lo anterior. a continuación se transcriben los artículos 146 y 147 del Código Civil para el Distrito Federal. y en el segundo. del eclesiástico autorizado. Q. que está más precisado todavía en los cánones I. Debe celebrarse ante el juez del Registro Civil y con las formalidades que esta ley exige. El Código exige para la validez que el sacerdote en cuestión sea el párroco. elementos esenciales del mismo. el ordinario. ante el interés del asunto. en contravención a lo señalado en el artículo anterior. y quedando a salvo las excepciones de que se trata en los cann. VII. estando presente. . 147.consentimiento. sin cuya presencia del uno y del otro el matrimonio es inválido (artículos 146 y 147 del Código Civil y canon 1108). y el Canon 1108 del Código de Derecho Canónico que expresan: Art. ÍNDOLE NATURAL DEL MATRIMONIO Hemos estudiado el matrimonio como sacramento y como contrato. del oficial y del Registro Civil. 1108.099 (I. forma y ministro del sacramento. en el primero. Serán nulos los pactos que hagan los contrayentes. según el canon I.094. Matrimonio es la unión libre de un hombre y una mujer para realizar la comunidad de vida.095I.). responsable e informada. Art. Mas hay que tener presente que tanto el matrimonio civil como el canónico son actos formales y la formalidad a los mismos se la proporciona la intervención. por lo que al matrimonio canónico se refiere. y ante dos testigos de acuerdo con las reglas establecidas en los cánones que siguen. 146. 1116 y 1127-2 y 3. u otro que tenga delegación de alguno de ellos. 144. igualdad y ayuda mutua con la posibilidad de procrear hijos de manera libre. Aquí conviene hacer aclaración. pero no nos hemos ocupado de su origen y de sus antecedentes. 2. en donde ambos se procuran respeto. Se entiende que asiste al matrimonio sólo aquel que. Can. 1. se reúnen materia.

8 IX. la lógica de uniones "matrimoniales" (según las definiciones que hemos proporcionado) entre personas del mismo sexo. así.6 Los humanos por inclinación natural y por necesidad de la misma naturaleza se unen entre sexos diferentes. CONCURRENCIA DEL DERECHO CANÓNICO Y DEL CIVIL PARA REGULAR EL MATRIMONIO Como queda expresado. ha venido a consagrar aquella natural unión y a establecer un régimen que trae aparejados derechos y obligaciones. tanto el gobierno estatal. o sea. le da validez a la voluntad de los esposos. estos contratantes se deben fidelidad recíproca. es natural. X. y en caso de que no se cumplan las obligaciones derivadas. que el derecho es incapaz de formarla de modo absoluto. la unión del hombre y la mujer y a regular las diversas situaciones a la misma aparejadas. puesto que como derecho es ética y es lógica. Lo anterior es la mejor manifestación de la importancia que al matrimonio dan o deben dar. pero jamás matrimoniales. así negamos en lo absoluto. . "de lo que por ser de acuerdo con la naturaleza de las cosas es ineludible para el legislador". En este punto de nuevo aludimos a Tomás de Aquino quien sostiene que tal institución es de auténtico derecho natural. como las que reporta cualquier contrato. como el de la autoridad católica. citando a Eugen Huber. es decir. se sostiene que el matrimonio como el mismo Radbruch señala. ambos deben colaborar económicamente para los gastos que implica la familia. el derecho canónico y el civil han concurrido a consagrar el matrimonio. traen aparejadas obligaciones de los cónyuges. Esas situaciones las contemplan ambos derechos. Pensamos que esas uniones pueden realizarse con otros propósitos. ambos han de evitar que el matrimonio se disuelva. en el entendido. VIII. (pues) más bien ha de acomodarse a la misma. DERECHOS Y OBLIGACIONES DERIVADOS DEL MATRIMONIO Las situaciones a que se alude en el párrafo anterior. debe haber entre ellos mutuo respeto y ayuda. es un ejemplo de producto del derecho natural. esas obligaciones son de diversa índole. también ambos derechos prevén penas. EL MATRIMONIO APOYADO EN EL DERECHO NATURAL Por lo expresado. 7 Al acomodarse el derecho a la situación del matrimonio. primero que de otra índole. la convivencia que el mismo provoca y el amor de ello derivado dan razón a la permanencia de la unión entre los cónyuges que ambos deben sostener. cada cual de la naturaleza que le corresponde. El acto sexual.El matrimonio. etcétera (artículos 162-177 del Código Civil para el Distrito Federal y cánones 1135 y 1136 del Código de Derecho Canónico). como dice Radbruch. ambos deben colaborar para la adecuada educación de los hijos.

En casos de peligro de muerte o de que no haya autoridad o persona competente y que se prevea que esta situación se prolongará durante un mes. que "Los actos inexistentes no son susceptibles de confirmación ni de ratificación". capaces de instruir a los contrayentes y "aptos para celebrar debidamente la liturgia matrimonial" (canon 1112). Dice Rojina Villegas: Podemos definir los elementos esenciales indicando que son aquellos sin los cuales el acto jurídico (matrimonio) no puede existir. La solemnidad es elemento de existencia o esencia de este matrimonio.El no cumplimiento de las obligaciones aludidas tiene como consecuencia para el responsable de la infracción. pero cuya inobservancia trae consigo la nulidad absoluta o relativa. Son elementos de existencia en el derecho civil: a) la diferencia de sexo entre los contrayentes. b) el consentimiento de los mismos. lo que significa que o se cuenta con la presencia del juez del Registro Civil o el pretendido matrimonio no se realiza. c) la celebración ante la autoridad competente (artículo 146 del CCDF). 11 Lo indicado por este autor se sostiene unánimemente. REQUISITOS PARA LA CELEBRACIÓN DEL MATRIMONIO Tanto en la legislación civil como en la canónica se establecen re-quisitos para la celebración del matrimonio. Los aludidos requisitos pueden ser de esencia o de validez. según lo disponga la ley. en cambio. . pues faltaría al mismo un elemento de definición. como indica el mismo autor. luego. previo voto favorable de la Conferencia Episcopal y obtenida la licencia de la Santa Sede. asisten a los esposos los derechos recíprocos relativos a las mencionadas obligaciones.10 Es de aclararse. El juez da solemnidad (diversa de la formalidad) al matrimonio. penas que son diversas en cada derecho. si bien los elementos para la celebración del matrimonio son los mismos que en el civil. el matrimonio carente de un elemento no será susceptible de validación. Los mencionados laicos han de ser idóneos. Para el derecho civil no existe la posibilidad de que haya la mencionada delegación. como antes ha quedado apuntado. son elementos de validez aquellos que no son necesarios para la existencia del acto jurídico. por razones especiales (que no haya sacerdote ni diácono que asistan) se puede llevar a cabo ante laicos debidamente delegados por el obispo diocesano. En el derecho canónico. a los primeros se les suele llamar elementos de existencia y a los segundos simples "requisitos de validez". XI.9 Por supuesto. se puede celebrar el matrimonio (canónico) con la presencia de sólo los testigos (canon 1116).