You are on page 1of 7

Teseo y el rey minos En aquella época era costumbre en la isla de Creta convocar a la juventud para que tomara parte

en los juegos deportivos, en la lucha, en las carreras y en los torneos de toda clase. Una vez que se proclamaban los vencedores, se otorgaban los premios con la más sincera imparcialidad. A uno de estos certámenes olímpicos concurrieron los campeones de Creta y de Atenas. Andrógeo, hijo de Minos, llevóse el premio de la lucha, disputado entre los ciudadanos de Atenas, Megara y Creta. Los atenienses no quisieron resignarse a una derrota tan poco honrosa y se vengaron cobardemente asesinando al joven Andrógeo. El rey de Creta, Minos, reúne a sus guerreros, los embarca, llega a Megara, pone sitio a la ciudad, la toma por asalto y luego se dirige a Atenas con la esperanza de obligarla a capitular sin sacrificar muchos hombres. La ciudad de Minerva resiste bastante más tiempo, pero sus vituallas empiezan a agotarse. El pueblo presiente que Atenas sufrirá la misma suerte que Megara, y los jefes atenienses, desesperados, consultan al oráculo de Delfos para conocer el medio de conjurar el inminente peligro que les amenaza. —No os queda otro recurso —contesta la pitonisa— que aceptar por anticipado sin restricción de ninguna clase las condiciones de Minos. Dolorosamente indignado por la muerte de su hijo, el rey de Creta impone como condiciones que, durante un período de treinta años, la ciudad de Atenas envíe, una vez por año, siete jóvenes varones y siete hembras para servir de pasto al Minotauro. El Minotauro en cuestión era un toro gigantesco y de inaudita fuerza, que se alimentaba de carne humana. Teseo no sabía una palabra del trágico accidente que había costado la capitulación de su patria, porque había estado ausente de ella durante la guerra. Llegó a Atenas precisamente en el momento en que estaban ya dispuestos los catorce jóvenes que habían de servir de banquete al Minotauro. Teseo se entera de todo y quiere partir con aquella abnegada juventud. Su viejo padre, Egeo, le suplica que no lo haga e intenta disuadirlo; las víctimas han sido ya designadas y él no forma parte del grupo. Pero Teseo no escucha sus lamentos; su voluntad es firme y su deber trazado: defender, ayudar a sus

de tal forma que. ya comprenderé perfectamente la tragedia. contemplaba su fuerte complexión masculina. Interesada. Ariadna le conocía ya por su reputación de hombre valeroso. con las velas negras en señal de luto. una vez habíase entrado allí. padre mío —le dijo—. si llevas a Teseo contigo guarnecerás el barco con velas blancas. Cuando entre los insulares de Creta anuncióse ruidosamente y con enorme expectación la llegada de la nave ateniense. ¿ sería realmente digno de sentarse un día en el trono de su padre? —Tranquilizaos. resultaba imposible encontrar la salida. Ariadna. y permanece inmóvil en la orilla. Habíala construido el más hábil y audaz arquitecto de aquellos tiempos. Curvado por los años y agobiado por profundo dolor.compatriotas y amigos. Esta construcción fantástica estaba hecha a base de corredores entrecruzados. el rey de Atenas regresa penosamente a su palacio. admiraba su belleza. Y su corazón palpitó de angustia al solo pensamiento de que la muerte no respetaría a Teseo. pero pronto tendréis la satisfacción de vernos a todos sanos y salvos en nuestra querida patria. Voy a donde el honor me reclama. La hija del rey descubre entre el grupo de jóvenes la gallarda figura de un mancebo elegante. Una de las espectadoras que más se impresionaron ante aquel triste desfile de jóvenes que iban hacia la muerte fue la hija de Minos. el propio hijo del rey. apesarado y triste. con un plan tan inverosímil como extraordinario. circuitos. se aleja llevándose a su idolatrado hijo. se enteró de que se trataba de Teseo. Si así no obrara. Sólo le queda una esperanza. quien habíase entregado voluntariamente. Significará que no veré más a mi hijo.. La nave va empequeñeciéndose a medida que se aleja y acaba por convertirse en un punto imperceptible que desaparece en el horizonte. sabía que era un héroe. el navío. vestíbulos y pasadizos complicadísimos. una gran multitud quiso contemplar el desembarque de los viajeros. todos los visitantes eran víctimas del voraz habitante de aquel lugar maldito. El Minotauro habitaba en una profunda caverna. .. en la extremidad de una extraña morada llamada el Laberinto. de porte real. Egeo despide a su hijo. Si no es así. Antes de que la nave se hiciera a la vela hizo una suprema recomendación al piloto: — Cuando regreses con el navío. Al final.

Pero súbitamente se produce un gran silencio. Tanta abnegación le enternece. El hilo. guía seguro e infalible para no extraviarse. Del brazo de Ariadna.. aprovecha aquella forzada escala para descansar. palpitante de emoción y de felicidad. . traduciendo las peripecias del combate.Ariadna le habla y le comunica sus sentimientos. acercándose al Laberinto. El hilo no se mueve. Ariadna. el sueño la vence y se duerme. La hija de Minos acepta el agradable augurio y entrega a su futuro e intrépido esposo un ovillo.. El cielo es de tormenta. Avanza. Para volver a la luz le bastaría a Teseo seguir la dirección del hilo. ¿Qué habrá pasado? El corazón de Ariadna muere de angustia. y al cabo de unos instantes el navío se encuentra nuevamente navegando en alta mar.. El mar. se para. se agita violentamente. La tempestad se desencadena con terrible furia.. Ariadna percibe en su mano los movimientos del hilo. que al principio era de un azul prístino. Ya están juntos. El viento cambia y empieza a soplar con gran fuerza. Los marineros. Teseo dirígese con sus compatriotas liberados hacia la orilla del mar.. guardando ella la extremidad del hilo. impacientes. Esta vez no se ha equivocado: los gritos son de alegría. Teseo abandona a Ariadna dormida en la isla de Naxos. Cuando despierta. muerta de cansancio. ¿ Será una ilusión? Diríase que el hilo se ha movido. «La mano del héroe guardaría cuidadosamente el ovillo mientras el hilo se desenrollara. Por un olvido inexplicable. Incluso se ofrece para salvarle. Pero la tempestad no tarda en disiparse. retrocede. Emocionada y temblorosa. Teseo se ha salvado. Teseo se siente cautivado por la gracia y el atractivo de la joven princesa. El ruido se acerca y cada vez se percibe más claro y preciso.. En seguida resuenan los terribles mugidos del Minotauro. El hilo se mueve más rápido y firme. si sale indemne del Laberinto. Ariadna cae en sus brazos. con peligro de su propia vida. empieza a murmurar violentamente. Ya no hay duda: el Minotauro ha sido vencido. y decide formalmente que. ¿Pero cómo son? Los ecos pueden modificar los sonidos a través de los numerosos méandros.» El grupo de las víctimas se adelanta. la calma renace. unos negros nubarrones se acercan imperiosamente. es preciso plegar las velas y ponerse al abrigo. que significan los de Teseo en el Laberinto. Se izan las velas y el navío parte. el sol reaparece en el cielo puro y sereno. presentando un aspecto sombrío y amenazador. entonces. La nave anda en la isla de Naxos. reanudan rápidamente la maniobra. Ariadna será su esposa. eclipsando la luz del día. Los atenienses atraviesan la entrada y desaparecen. Parecen percibirse gritos muy lejanos.

la inmensidad de las aguas. El piloto. encuentra en Baco su esposo. que ha perdido un prometido. que se había disfrazado-. destronó a Esón. la nave de Teseo. pero en cuanto lo ha reconocido ve como Egeo se precipita en el mar y desaparece para siempre. Un profundo dolor le amarga el corazón. Pelias. hermanastro de su padre. abre los ojos con sorpresa. Por un inesperado azar. finalmente. hijo de Esón y Alcímeda. llora. dirige al cielo emocionantes súplicas y mira. Al final se presenta con una piel de pantera. por eso este episodio mitológico se conoce. con la alegría de volver a la patria. Ariadna lo escucha sin disgusto. Ambos maldicen al ingrato fugitivo y. también. socorrer a una anciana que le pide ayuda -en realidad era la diosa Hera. No ve a nadie en la isla ni ninguna nave en el mar. . tiene que ir a la Cólquide y conseguir el Vellocino de Oro. su madre le encargó al centauro Quirón su educación. Egeo aparece en la costa. ya empiezan a percibirse las costas del Ática. Pelias engaña a Jasón diciéndole que si realmente es meritorio del trono. Para ser el primero en saludar a su padre. habrán querido castigar los dioses la ingratitud y le infidelidad del guerrero triunfante? Jason y el vellosino de oro Jasón es un héroe tesalio. se lamenta. ¿No sería tal vez todo aquello el efecto de la Justicia inmanente? ¿Al herir al hijo en sus sentimientos filiales. navegando con viento favorable. Corriendo enloquecida a lo largo de la costa. deshecha en lágrimas. Teseo reconoce en seguida al autor de sus días. Ni la muerte del Minotauro ni el triunfo del regreso alegran el corazón de Teseo. dos lanzas y una sandalia. que regresa de su expedición a las Indias. Ariadna cree que sueña. intenta consolarla hablándole dulcemente y tratando con amorosa solicitud de calmar su dolor. oye los gritos de la infortunada doncella. Al cumplir veinte años. además. Durante este tiempo. había olvidado la orden que le había dado el rey de cambiar las velas negras. Cuando Pelias. la prometida del héroe. Al llegar allí tiene que atravesar un río y. la hija de Minos. se acerca por momentos al fin de su viaje. que le correspondía por herencia. Jasón se presenta en Yolco para reclamar el trono. pues la corriente del río se había llevado la otra. Accedió Jasón esta misión y reunió héroes de toda Grecia para ir hacia allí en la nave Argo. al ver que sólo tenía una sandalia se sobresaltó cuando recordó que el oráculo le previno sobre él. Corriendo a su lado.la hija de Minos. Teseo se yergue intrépido en la proa de su navío. como Jasón y los argonautas. Baco.

hija del rey Eetes ayude a Jasón. estaba en paz. La fiesta se celebraba en honor de la diosa Tetis. Eetes no quiere entregárselo y decide hacerle unas pruebas. Estaban todos: desde los poderosos señores de la tierra y de las aguas hasta las divinidades menores. Entonces. hijos de Latona. en las que difícilmente podría salir vivo de ellas. . vertían como ríos. Afrodita. los hijos de Hera: Ares y Héfaistos. Consiguen regresar a Yolcos con el tesoro que le había encargado Pelias a Jasón. el gran festín llegaba a su término. pero se niega a cederle el trono. Hestia y Demetria. de cuyo matrimonio nació luego Aquiles. gracias a Medea consiguen deshacerse del rey: mata a su propio hermano y tira el cuerpo por la borda de la nave.. con la ayuda del rey Creonte. y así su padre se queda atrás. a sus pies. los Inmortales bebían el néctar. diciéndolas que así rejuvenecería. intenta matarles. desde los pequeños faunos de los torrentes hasta las ninfas de los bosques. pero Eetes les persigue y. nacida de su cerebro. Huyen de allí. Atenea y Afrodita y éstas deciden que lo mejor es que Medea. una vez más. Pero Jasón cuenta con la ayuda de Hera. que los coperos divinos. fúlgido licor de la juventud. que danzaban y cantaban para deleite de todos los presentes. Con la ayuda de Medea. excepto alcestis. Al final. Todos eran felices porque su vida transcurría en un continuo e inalterable júbilo y porque el mundo. Recostados en dorados lechos.El Vellocino de Oro Los argonautas llegan a la Cólquide y Jasón habla con el rey Eetes para conseguir el vellocino. Apolo y Artemis. desposada con Peleo. Jasón supera todas las pruebas que le puso el rey. Hebe y Ganímedes. Medea logra engañar a todas las hijas de Pelias. Hermes. La consecuencia es que Jasón y Medea tuvieron que refugiarse en Corinto. y consiguió que hirvieran a su padre en un caldero y le dieran muerte. Zeus se hallaba en el centro del gran convite. Medea ayuda a dormir al dragón que guardaba el vellocino de oro y así Jasón consigue su premio. rodeado por los hermanos Hades y Poseidón. como se niega a entregarles el vellocino. las hermanas Hera. Atena. pero éste se muestra reticente y. La manzana de la discordia En la inmensa y regia morada del Olimpo. Dionisio y numerosos sátiros y ninfas.

Paris vio aparecer ante sí tres maravillosas doncellas. Escoged entre los mortales un juez de vuestro agrado y acatad su decisión. tenían necesidad de alimento y de sueño. . Una mañana. secretamente. es recurrir a un arbitraje. Su alimento era exclusivamente la ambrosia y su bebida el néctar. por consiguiente. Zeus había sentenciado sabiamente. había decidido eliminar al hijo. cada una le hizo una promesa. que vivía desde su nacimiento.” Como siempre. “Es demasiado intrigante —habían convenido los anfitriones—. la ira y la envidia. a quien ni Zeus podía oponerse. la única diosa que no había sido invitada. sonrió. y establecer. la belleza y el don de eterna juventud. Sus días transcurrían alegremente. en vista de tan funesto agüero. Y ahora se hallaba en medio de los convidados. entre los pastores del monte Ida. quien. exclamando: “He aquí mi regalo. hijo del Caos y de la Noche. Entregáronle la manzana. En el aspecto físico se diferenciaban de los hombres sólo por la estatura. alargaron la mano hacia la reluciente manzana. Después de un instante de sorpresa. Es para la más bella de las diosas. Después de reflexionar. a quién corresponde la manzana de la discordia. eran a veces crueles y a veces magnánimos. e interviniendo dijo: “El único medio para conocer cuál de vosotras es la más bella. pero todos estaban sometidos a un poder superior: el Destino. Cuando estuvo cerca del triclinio donde se hallaban sentados los dioses mayores. Pero poseían también todas las pasiones de los hombres: el amor y el odio.” Dicho esto. mientras cuidaba su rebaño en un valle solitario. al joven vástago de Príamo. Es capaz de echar a perder la fiesta con sus maledicencias?. pero se detuvieron sorprendidas y se miraron unas a otras. Hera y Afrodita. que observaba la escena. De repente en el salón se hizo el silencio. le explicaron lo que esperaban de él y. la maléfica diosa extrajo de entre los pliegues de su túnica una manzana de oro y la arrojó sobre la mesa. Zeus. desobedeciendo las órdenes del esposo.Estos dioses. la diosa de la discordia se retiró. como los mortales. las tres diosas que se hallaban sentadas alrededor de la mesa: Palas. el príncipe Paris Alejandro. por lo que su madre lo ocultó en la montaña. Todas las miradas se fijaron en una extravagante figura que había aparecido en el umbral: Eris. Un oráculo había pronosticado que sería la ruina de Troya. las tres rivales decidieron confiar la suerte al más hermoso de los mortales. el señor de los dioses.

Luego. y por fin entregó la manzana a Afrodita. compañeros de él a que fueran a Troya a recobrar a Helena y a castigar a Paris. estos dos últimos hijos de Tíndaro. que era el rey de allá. Así empezó la famosa historia de la Guerra de Troya. Instruido por Afrodita. Helena y Paris se enamoraron. Cuando volvió Menelao de su guerra se enteró de lo que había pasado.Palas le prometió la sabiduría. hermana de los también mellizos Cástor y Clitemnestra. Hera. Paris descendió hacia los valles y salió a buscar a la mujer más bonita del mundo y llegó a Esparta y tocó en la puerta del palacio de Menelao. las tres concurrentes se colocaron frente a Paris. quien la tomó con alegría. En cierta ocasión salió Menelao de urgencia para una guerra. le prometió la más linda mujer del mundo. el poder. y esposo de Helena. la pequeña diosa nacida de la espuma del mar. . precisamente la mujer más bonita del mundo. mientras las otras se alejaban furiosas. Afrodita. Helena era hija de Zeus con Leda y melliza de Pólux. y se escaparon para Troya. En Esparta recibieron muy bien a Paris. Éste titubeó un instante. Llamó a los otros jefes griegos.