You are on page 1of 6

Anfetaminas La anfetamina es un derivado químico de la efedrina, sintetizado por primera vez en 1887 por el químico rumano L.

Edeleano, quien llamó al compuesto fenilisopropilamina. Las investigaciones preliminares se enfocaron en los efectos periféricos y encontraron que era una amina simpaticomimética (agonistras adrenérgicos) con propiedades broncodilatadoras. Las acciones sobre el sistema nervioso central no fueron reportadas hasta 1933. En 1919, se sintetizó en Japón la metanfetamina; y en 1944, en los laboratorios de la corporación suizo-alemana Ciba-Geigy (precursora de Novartis), el metilfenidato. El uso médico experimental de las anfetaminas comenzó en los años veinte. La droga sería utilizada desde entonces por los militares de varias naciones, especialmente de la fuerza aérea, para combatir la fatiga e incrementar la alerta entre las milicias. En 1927, la habilidad de la anfetamina para elevar la presión sanguínea, contraer los vasos sanguíneos, y dilatar los pequeños sacos bronquiales, dio lugar a su comercialización, presentándose el inhalador Benzedrina. Poco tiempo después, apareció la dexanfetamina (Dexedrina). En 1938, se lanzó al mercado la metanfetamina (Methedrina) y, en 1954, el metilfenidato (Ritalin). Un reporte farmacéutico de 1946, listaba 39 desórdenes para los cuales la anfetamina era el tratamiento recomendado. Las anfetaminas serían usadas para fines tan variados como la narcolepsia, la obesidad, la depresión, el TDAH en niños y adultos, el tratamiento de sobredosis por sedantes, e incluso la rehabilitación del alcoholismo y hábito de otras drogas. La anfetamina ha sido utilizada como agente para mejorar el rendimiento, tanto físico, como intelectual. La dispensación indiscriminada del producto, unida al desconocimiento público respecto de sus peligros potenciales y a la ausencia de un sistema idóneo de fármacovigilancia, desencadenó fenómenos de abuso y adicción. En 1971, la anfetamina fue sometida a control internacional en el marco de la Convención Internacional de Psicotrópicos. Actualmente es una sustancia controlada sujeta a fiscalización, pero accesible en la mayoría de los países. Las anfetaminas son sustancias que se mantienen en una dualidad constante: son fármacos y «drogas», legales e ilegales, antiguas y actuales; quizás sean las sustancias de síntesis que han sobrevivido más tiempo en el mercado. Las anfetaminas no constituyen, hoy en día, las drogas de mayor consumo entre la población general, ni tan siquiera entre la población juvenil comprendida entre los 15 y los 18 años.

bien por el hallazgo de nuevos mecanismos que intentan explicar sus efectos entactógenos y tóxicos. es un agente activante . la presentación más popular consiste en un preparado a base de sales mixtas de anfetamina y dextroanfetamina. induciendo la liberación de los neurotransmisores de reserva. Produce efectos reforzadores. por tanto. bien sea por la síntesis de nuevos compuestos. Mecanismo de acción La anfetamina es un agonista indirecto de los receptores presinápticos para noradrenalina (NA) y dopamina (DA) a nivel del sistema nervioso central. compleja y se encuentra en constante actualización. Por último. potente estimulante del sistema nervioso central. conocido por la marca Adderall. La semivida de eliminación es de unas 10 horas. A nivel conductual. Favorece las funciones cognitivas superiores. se la ha utilizado debido a su acción sobre los centros hipotalámicos que regulan el apetito. Los efectos clínicos se prolongan por 6 a 8 horas. en el caso particular de la obesidad. refuerza los sistemas implicados en la regulación de las respuestas a emociones específicas. Farmacocinética La anfetamina se administra por vía oral y tiene una buena absorción. También tiene una acción agonista serotoninérgica. asociando determinadas conductas con emociones placenteras.Química La anfetamina es un agente adrenérgico sintético. En la actualidad. Acción terapéutica La anfetamina estimula el sistema nervioso central mejorando el estado de vigilia y aumentando los niveles de alerta y la capacidad de concentración. reduce los niveles de impulsividad. La visión farmacológica de las anfetaminas es. Los avances científicos nos revelan un mecanismo de acción muy complejo debido fundamentalmente a la analogía estructural con los neurotransmisores y la capacidad para actuar sobre diversas áreas del cerebro con los subsiguientes efectos. de modo que el inicio de la acción terapéutica se manifiesta al cabo de unos 30 a 60 minutos. como la atención y la memoria. La anfetamina se une a estos receptores y los activa. aunque relativamente más débil.

Los consumidores pueden pasar varios días consecutivos sin dormir. . en la resistencia a la fatiga. apareciendo en forma de polvo. con efectos adrenérgicos periféricos. requiriendo cada vez una mayor dosis para conseguir el mismo efecto. fatiga. En el establecimiento de la dependencia psicológica participan los mecanismos neuronales de recompensa. y en la depresión refractaria (resistente a los tratamientos convencionales). Aunque no causa dependencia física en sentido estricto. el potencial de dependencia psicológica es bastante alto. en los procesos metabólicos termogénicos del organismo. Los efectos van desde euforia. síntomas que pueden durar hasta un mes. También tiene indicación en el tratamiento de la obesidad (opción de segunda línea). Como droga recreativa. Como consecuencia de la demostrada eficacia clínica de la anfetamina y su creciente importancia económica como manufactura de la industria farmacéutica. El riesgo de dependencia y adicción es tan alto como el de la cocaína. hambre intensa y depresión severa. irritabilidad. Abuso/Drogodependencia La dependencia a las drogas es una situación patológica caracterizada por la búsqueda compulsiva de las mismas. vista borrosa y energía no habitual a sudoración. parecido a la psicosis cocaínica o a la esquizofrenia paranoide. Se manifiesta por ansiedad. es utilizada para pasar largas noches sin dormir. vómitos y ataques de ansiedad. y en particular. fácilmente obtenible. la anfetamina. con una incapacidad del individuo para controlar su consumo y con la aparición de un conjunto de síntomas durante los periodos de abstinencia. La anfetamina produce un síndrome denominado psicosis anfetamínica. y la narcolepsia. que es inhalado. ya que sus niveles de tolerancia son bajos. que se traducen en un aumento en el nivel de actividad motriz. dando lugar a una mayor quema de grasas. con el consecuente cansancio psíquico que lleva a veces a crisis de paranoia y ansiedad. El síndrome de abstinencia puede durar algunas semanas. es que se están desarrollando estrategias innovadoras para minimizar los efectos colaterales y riesgos asociados a las presentaciones tradicionales. alteraciones de sueño. Indicaciones La anfetamina tiene actualmente como principales indicaciones el trastorno por déficit de atención con hiperactividad en niños (desde 3 años en adelante) y en adultos. en la actividad cardio-respiratoria.del sistema nervioso simpático.

En casos graves pueden sobrevenir convulsiones. Entre las complicaciones físicas que pueden tener lugar se encuentran los daños al corazón. Tolerancia y sensibilización . accidente cerebrovascular (también llamado apoplejía o ictus cerebral) y fiebres intensas que pueden amenazar la vida. agresividad. confusión. alucinaciones. hipotensión y arritmias cardiacas. pérdida de la coordinación. Los consumidores neófitos tienen mayores posibilidades de presentar una intoxicación que se manifiesta por enrojecimiento facial.También producen una conducta muy agresiva. temblores. coma y falla respiratoria. sobre todo cuando la persona se siente amenazada. irritabilidad. dolor torácico.

Además. del abuso que se tiende a hacer de los derivados anfetamínicos. por la búsqueda de los efectos estimulantes. . Estos individuos serán menos sensibles a los efectos excitatorios. característica del consumo de derivados anfetamínicos y que se manifiesta como un estado de sobredosis tras la ingesta de las dosis habituales. pero más proclives a sufrir una intoxicación por sobredosis. después de tres o cuatro semanas los usuarios regulares pueden necesitar hasta 500 mg para experimentar los mismos efectos. se ha descrito una tolerancia inversa o sensibilización. La tolerancia es la responsable. de modo que se requiere mayor dosis para conseguir el mismo efecto. Se ha podido comprobar que entre el 5 y el 9% de los hombres y mujeres de raza caucásica carecen de una enzima perteneciente al grupo CYP-450. poniendo en peligro la vida del consumidor. También existe un condicionamiento genético que da lugar al diferente comportamiento de estas drogas en algunos individuos. Habiendo iniciado con dosis terapéuticas de 10 a 30 mg. La sensibilización puede ser duradera y parece que se instaura más rápidamente cuando la droga se administra de forma intermitente. en parte. Este fenómeno se considera responsable de los estados psicóticos que en ocasiones acompañan al consumo de estas drogas. cantidad que afecta gravemente a personas sin hábito.Tanto los efectos subjetivos como los objetivos sufren el fenómeno de tolerancia tras el consumo repetido de las anfetaminas y sus derivados.

como la temprana edad a la que se inicia el consumo (16. se debe limitar la ingestión de agua debido al riesgo de edema pulmonar. Los consumidores que estaban deprimidos cuando comenzaron a usar las anfetaminas pueden ponerse incluso más deprimidos cuando las dejan. suceden síntomas opuestos a los efectos de la droga. Cualquier sospeche de sobredosis debe considerarse como urgencia médica ya que las alteraciones cardiacas pueden alcanzar niveles peligrosos. incluso. y además de tener un riesgo de dependencia y adicción es tan alto como el de la cocaína. que tiene un efecto calmante y alivia el sufrimiento. Pueden volverse suicidas pero puede que durante varios días les falten las fuerzas para intentar suicidarse. Sin embargo. el consumo por parte de un estrato social no marginado sino perteneciente a la clase media que hace un consumo esporádico los fines de semana y que durante los días lectivos desarrolla sus actividades normalmente.3 años). provocar el vómito si la persona está consciente y administrar respiración artificial en caso de ser necesario. El consumidor se encuentra cansado o somnoliento (un efecto que puede durar 2 o 3 días después de dejar de tomar la droga). Los médicos tratan los efectos de la intoxicación con haloperidol en combinación con compresas de hielo para bajar la temperatura y otros medios controlar las convulsiones. que la anfetaminas presentan un alto riesgo de peligrosidad y adicción. Es necesario un tratamiento medico así como tratamiento terapéutico (conductual) además de un ambiente estable y tranquilizador para la persona. Habitualmente. . un fármaco antipsicótico puede disminuir de forma aguda la presión arterial.En caso de emergencia Se recomienda administrar leche o carbón activado para demorar la absorción. un ambiente tranquilizante y seguro ayuda a la persona a recuperarse. Es por esto. Así los consumidores crónicos pueden necesitar ser hospitalizados durante la abstinencia de la droga. su gran accesibilidad y bajo costo. Una persona que experimenta delirios y alucinaciones puede recibir un fármaco antipsicótico. Algunas personas están intensamente ansiosas e inquietas. pero son similares en la concepción que se tiene de ellas e. Conclusión Como problemática social. No tienen la aceptación social del alcohol. el consumo de anfetaminas posee algunas características especiales. se utilizan como sustitutivos en las fiestas de fin de semana. Aunque la sed sea intensa. como la clorpromacina. Tratamiento Cuando se interrumpe bruscamente el consumo de una anfetamina.