You are on page 1of 5

El escombro teórico de la investigación humanística En principio me afanaría en discutir lo referente al término escombro.

Éste como tal representa las ruinas de aquello que ha sido devastado, destruido y demolido. Si bien, pareciere una enunciación un tanto grave del término, sin embargo es algo tan natural en la investigación humanística, que nos hemos hecho inconscientes al proceso. Nos hemos enajenado de tal acción al grado de comprenderla como una mera rutina investigativa. Sin embargo, ante este escombro surge la ligera posibilidad de reconstruir, de edificar algo de mayor envergadura al precedente. Sin duda, el estudio de las humanidades implica un gran rigor metodológico por construir supuestos que puedan moldearse a las investigaciones y estudios diversos en este ramo, no obstante nos topamos con trabajos que, en ocasiones, se nos presentan estructurales y otros tantos pos estructurales que sencillamente no encuadran a nuestras hipótesis. Y con esto, me remito a esclarecer la tarea de todo humanista, abrir las puertas y ser pioneros con teorías y postulados, pero para ello, primero debemos caminar por donde han caminado nuestros predecesores; toparnos con dichos escombros y aprender a construir de ellos. Como investigadores, esta nostalgia por una postura adecuada al estudio (en mi caso, la literatura pura y homogeneizadora) queda en una dimensión atemporal donde diversos estudios de distintos épocas se han concebido a si mismos como totalizadores, pero realmente solo se vuelven parcelas de un proyecto que jamás podrá ser total, queda por así decirlo en un contraste de teorías entre sí, donde uno a otro se refuta o complementa, se abstrae o disuelve, quedan los estudios de las humanidades en una dimensión temporal en que los escombros dan a la teoría. Las ruinas de la teoría son el testigo de los postulados que se construyen y dan paso a muchos nuevos, quedan perpetuos ante el paso avasallante de nuestros sucesores.

En primera instancia.En lo contemporáneo existen diversos estudios que se formalizan en si mismos y los cuales. Los estudios humanísticos buscan una respuesta a la necesidad que existe en la sociedad de hacer una reflexión crítica en el área de las humanidades con énfasis en ética. el encuentro histórico es una vista a los distintos estudios que se han llevado a cabo en cada tiempo. etc. complementan nuestra propia investigación. investigadores y estudiosos que hacen de esas necesidades su propios objetivos. son espectadores de la demolición de la institución teórica literaria precedente para su posterior edificación y duelo. filosofía. Nosotros descomponemos su teoría. la deshacemos y la reconstruimos de los escombros para formular nuestros nuevos supuestos que posteriormente formaran parte de este ciclo repetitivo. cual sea el campo de las humanidades (literatura. uno histórico por el hecho de apelar al pasado. Podemos plantear dos encuentros. sus propias hipótesis (e incluso sus propios trabajos de investigación) ¿A qué nos referimos esto? Al aludir a los escombros de la investigación humanística apelo al encuentro histórico-filosófico y la posibilidad crítica de enunciaciones teóricas que se postulan continuamente. Al ser ruina. ciencia y cultura. un ejemplo sería el progreso o desarrollo de éstos en literatura. Ambos puntos posibilitan una postura crítica y filosófica sobre la realidad de las humanidades pues presentan el colofón de las teorías e hipótesis necesarias para poder emprender y el reducto de los postulados que debemos conocer como humanistas. comunicación y estudios culturales y junto a ello. a lo que se ha trabajado y fungido como el peldaño que nos acerca a nuestra meta. historia. sin embargo solo tras ciertos aspectos. literatura y discurso. muchos o pocos. Remitámonos al formalismo ruso que en sus primeras pretensiones trato de constituir la literatura como el objeto de . y otro contemporáneo por implicar el reto actual de concebir nuevos postulados acordes a nuestra investigación.) en la dificultad de encontrar una tangente que satisfaga nuestra investigación.

El término “forma” será sustituido por el de “estructura”. que. el contenido y la estructura como generador de sentido. de ahí la denominación) para así. dé cuenta de las cualidades estéticas esenciales de la obra literaria. Dicho proceso se repite una vez mas ante lo que podemos concebir como postestructuralismo. que ofrecen una mayor preocupación por el contenido. El precepto anterior es demolido y reducido a escombros teóricos para después edificarlo tras nuevas concepciones. principalmente por que sus exponentes fueron originalmente estructuralistas (Jacques Lacan. dar pauta los posteriores concepciones de la literatura a través de lo que se denomino estructuralismo (alrededor de los 60´s). sin embargo éste aun hoy en día es debatido y cuestionado como tal debido a los márgenes que lo desprenden del estructuralismo. con el paso del tiempo conllevaron a mejores resultados al punto de contraste con los que se habían obtenido a través de los formalistas (recordemos que entre sus consideraciones no daban importancia al contenido o al mensaje de la obra porque no lo consideraban la labor del crítico literario. sin embargo la forma ya no es un “simple recipiente” del sentido. Las teorías formalistas fueron desplegadas como una preocupación por el lenguaje literario. Jacques Derrida). La preeminencia de los estudios estructuralistas se fijaron como un estadio sobre la literatura (crítica literaria) y abordaron otros ramos como la antropología. existen replanteamientos donde . se instituyó como modelo ejemplar de los estudios literarios. en su momento. sin embargo el continuo desarrollo de investigaciones. Si bien una postura meramente estructural que. Roland Barthes. una poética formal.conocimiento específico de una determinada disciplina científica. además del psicoanálisis con una preocupación con el mensaje. no totalizadora pero si ampliada. En cambio hicieron hincapié en la forma. historia y filosofía. No se erige como escuela pero presenta cambios y distinciones al anterior estructuralismo. a pesar de sus primeros intentos. desde principios metodológicos propios. Michel Foucault. si retomamos la vertiente literaria.

Este apartado nos vincula a la segunda concepción. si anteriormente referíamos el encuentro con los escombros teórico-históricos que han dado lugar a los preceptos actuales. y de esta forma desarrollar nuestro punto de vista. eso mismo es lo que quiero referir con la analogía. este es el reto al que todo . Debemos conocer las reglas del juego para poder romperlas. ahora nos topamos con aquellos que concebimos en nuestras propias investigaciones. sino por el autor y lector mismo del texto. Esto va a funcionar como partida a la propia interpretación y marco teórico. Para lograr desarrollar nuestra hipótesis lo primero que debemos tener en cuenta. es decir aquellos que corresponden a nuestras propias hipótesis en nuestros proyectos.ya no solo es el interés por la estructura o el contenido del texto. En general. una teoría que pueda convertirse en peldaño a posteriores estudios. sino en los demás campos de las humanidades. para poder así demoler los conceptos “totalizadores” y reconstruir la hipótesis que tenemos en mente. maestros o curiosos de la investigación) con el fin de proponer algún innovador y creativo punto de vista. Concebir las edificaciones teóricas que se han tratado hasta ahora. etc. tenemos la obligación de conocer lo que se ha hecho hasta ahora con respecto al propio objeto de estudio. Lo pertinente en este caso. no es sólo comprender sino adecuar. es profundizar en los ensayos. gestar la argumentación a partir de lo que ya se conoce en contraste con lo que nosotros deseamos conocer o encontrar. crear nuevas y de este modo contribuir a mejorar el juego mismo. plantean la primacía del significado sobre el significante. Todas las investigaciones y métodos propuestos son estudiados a profundidad por nosotros (estudiantes. conocer la estructura de los métodos y propuestas que puedan servirnos en el proyecto de tesis. Consiste en una reinterpretación de los antiguos postulados. que puedan estar relacionados con nuestro objeto de estudio. Abordar el marco teórico. críticas. así como de la “lengua” sobre el “habla” y de lo “sincrónico” sobre lo “diacrónico”. artículos. Como humanistas. ya no únicamente en la literatura. A fin de cuentas.

Podemos suponer. las ruinas de la teoría son el testigo. reconocer las ideas previamente derogadas y saber producir una que las supere.humanista se enfrenta. Por tanto. . Los escombros. pero podemos tratar de acercarnos. Poder vislumbrar la posibilidad de edificar algo de mayor envergadura a las ruinas que estudiamos y con ello lograr erigirnos nosotros. ya mencionado al comienzo. no es exacto ni absoluto creer que se tienen todas las respuestas. el mudo testimonio de la demolición de la institución humanista y su posterior monumentalización.