You are on page 1of 50

Introducción

Galdós y la novela de su tiempo Historia, sociedad, literatura
El siglo XIX fue por antonomasia el siglo en el que la clase social burguesa tomó conciencia de su importancia, se expandió y se consolidó, hasta cambiar las dinámicas sociales tradicionales y generalizar sus modos de proceder y su manera de pensar. La movilidad social era una quimera en los tiempos del Antiguo Régimen; la sociedad estaba estratificada en diversas clases o estamentos y no podía haber intercambio entre miembros de uno y otro. Esta inmovilidad terminó con la aparición de la burguesía decimonónica; tras la Revolución industrial, el abandono del campo hacia la ciudad por parte de amplias capas de población y el auge de la propiedad privada y de la economía de mercado, los nuevos ricos se codearon con los aristócratas de cuna, lo cual propició un movimiento social hacia arriba. Por otra parte, una nueva clase social, la clase trabajadora o proletariado, empezaba a ser consciente de su realidad y a organizarse en la defensa de sus derechos. Todo nuevo fenómeno social, como, en el caso que nos ocupa, el nacimiento de la burguesía o clase media, acarrea cambios de todo tipo, tanto históricos y sociales (los ya comentados) como políticos (ideología liberal frente a ideología conservadora tradicionalista, nacionalismo, progresismo, etc.), intelectuales y literarios (idealismo, marxismo, positivismo, romanticismo, realismo, naturalismo, espiritualismo, etc.) y científicos (mayores conocimientos médicos y tecnológicos, aplicación del método experimental, etc.). El tiempo es un continuo en el que todos estos procesos se interrelacionan sincrónicamente hasta dar lugar a un espíritu de época, a unas características básicas que definen todo período histórico. Cada país las asimila a su realidad, lo que da lugar a matices y a ritmos de cambio distintos para cada nación. La inclusión en la corriente histórica de un cambio social generalizado tan significativo como el que provocó la burguesía tenía que

implicar, forzosamente, un cambio en la concepción de la presencia del ser humano en el mundo y de sus relaciones, tanto sociales como con su ambiente. El género literario que mejor se amolda al análisis de la nueva realidad europea es la novela realista, porque ella, sobre todo a partir de 1850, será vehículo de privilegio para la expresión de ideas, presentación de costumbres, recreación de personajes en los que los burgueses se puedan identificar, etc. Esto es así porque la novela es el género literario más libre, sin una normativa férrea, más poroso, con menos condicionantes externos: la novela es el resultado artístico narrativo de una voluntad que siente la necesidad de contar algo. El público lector estaba formado esencialmente por miembros de la burguesía que consumían prensa periódica, revistas y libros. No obstante hay que tener presente que el teatro era el género literario con mayor éxito, ya que en él se ocupaba buena parte del tiempo de ocio y era una costumbre social muy arraigada, como veremos en Tormento; también hay que recordar que la tasa de analfabetismo rondaba en España el 72% de la población. «La clase media, [...] es el gran modelo, la fuente inagotable», escribió Galdós en 1870. En definitiva, se puede decir que el siglo XIX fue, por antonomasia, el siglo de la burguesía, de los avances científicos y de la novela.

Las letras españolas en la primera mitad del siglo XIX
Antes de la irrupción de Benito Pérez Galdós, la literatura española llevaba tiempo, con alguna excepción, sin dar frutos de importancia. Por las circunstancias históricas, políticas y sociales, la evolución de las ideas y de las letras en España no ha sido lineal, es decir, no se ha dado puramente una sucesión de movimientos culturales y literarios. Durante buena parte del siglo xix, las distintas tendencias culturales se han solapado, se ha producido su estratificación, lo que ha dado lugar a textos de concepción híbrida, por la fusión de distintas estéticas, y a obras literarias, en general, de escasa calidad. Por ejemplo, un prosista precoz y magistral, Mariano José de Larra (1809-1837), nunca rechazó las ideas estéticas neoclásicas, que habían sido la base de su educación, pese a ser un temperamento

romántico típico. Por tanto, en lo referente a la evolución de las distintas tendencias estéticas, los intelectuales y escritores españoles siempre fueron con retraso respecto a Europa. Esto sucedió, básicamente, por las particularidades de la política española, por la situación económica y por la presencia de la Iglesia y su control social en todos los ámbitos (recordemos que durante buena parte del siglo xix español hubo censura). Por tanto, no nos debe extrañar que, por paradójico que nos parezca, el realismo tenga sus raíces en el romanticismo, que, para aislarse del presente, retrataba mediante minuciosas descripciones unos tipos en vías de desaparición por la lógica del progreso. Estos retratos costumbristas les dieron a los autores realistas posteriores un lenguaje y un punto de vista que les sirvió de base para la creación de historias y personajes más complejos. Los autores del esquema que se presenta a continuación demuestran la acumulación de distintas tendencias artísticas en el mismo espacio de tiempo.

Autor Mariano José de Larra Duque de Rivas

Obra Periodismo y costumbrismo crítico Don Alvaro o la fuerza del sino

Año 1829-1836

Géneroliterario Periodismo romántico

1835

Teatro romántico Cuadro de costumbres, realismo Teatro romántico Teatro romántico Novela realista Novela

Ramón de Escenas Mesonero Romanos matritenses Antonio García Gutiérrez José Zorrilla Enrique Gil y Carrasco Fernán Caballero El trovador Don Juan Tenorio El señor de Bembibre La gaviota

1836-1842 1836 1844 1844 1849

realista

La novela española en la segunda mitad del siglo XIX
Conocer la historia de la novela española en la segunda mitad del siglo XIX es seguir cronológicamente la publicación de las distintas obras galdosianas. En cada etapa, con sus obras señeras, el autor propone distintas soluciones narrativas y busca nuevos retos novelescos. Galdós tuvo en Leopoldo Alas «Clarín» su crítico, objetivo y admirador a partes iguales (Sotelo Vázquez, 1991). Leer las reseñas y los ensayos clarinianos sobre la obra de Galdós nos arroja mucha luz sobre lo que quiso hacer y lo que consiguió nuestro autor. Clarín tenía clara la finalidad de la novela y cuándo se operó el cambio de tendencia estética hacia un realismo integral (hacia 1868) que iba a reflejar la complejidad del ser humano y del mundo que habita. Las libertades que trajo la Revolución de 1868 sirvieron para que la novela pudiera «reflejar como se debe la vida moderna, las ideas actuales, las aspiraciones del espíritu presente» (El libre examen y nuestra literatura presente, en Beser, 1972). La crítica ha certificado que se puede hablar de tres etapas en la trayectoria literaria galdosiana. Las primeras novelas fueron de tesis, esbozos realistas en los que se presentaba un conflicto entre tradición y renovación, entre religiosidad y progresismo. En esta etapa, Galdós está influido, sobre todo, por el realismo de Balzac y el costumbrismo español. Los personajes, en general, no cobran vida propia, son meros transmisores de las ideas del autor. La segunda etapa ocuparía la década de 1880 y fue la más fecunda, tanto en títulos como en calidad: fueron los años del debate entre realismo y naturalismo. En ella, Galdós alcanza la maestría narrativa y logra combinar las teorías del naturalismo, convenientemente modificadas por su genio creador, con su certero conocimiento de las pasiones humanas. Y todo ello servido con humor, con crítica amable, con ironía y con una mirada compasiva hacia sus criaturas. La última etapa, conocida como «espiritualista», vendría marcada por la

tendencia a representar la conflictividad del ser humano y reflejar su interioridad, sin perder de vista la problemática social. Grosso modo, éstas pueden ser las características de la mejor novela española de ese período. Junto con las obras de José María de Pereda ( Sotileza), del propio Clarín (La Regenta), de Emilia Pardo Bazán (Los pazos de Ulloa y el ensayo La cuestión palpitante) y de Juan Valera ( Pepita Jiménez), conforman el panorama de la novela realista, naturalista y espiritualista, que se cerraría con la llegada del Modernismo en el nacimiento del nuevo siglo. Como no podía ser de otro modo, la enorme figura literaria que fue Galdós no pasó desapercibida para los hombres de letras e intelectuales; unos reconocieron sus logros (Miguel de Unamuno, aunque con reparos, Ángel Ganivet) y otros criticaron su manera de entender la literatura (Ramón María del Valle-Inclán, con su sarcasmo habitual, apodaba a Galdós «el garbancero» en Luces de Bohemia, por sus historias y su estilo). Bien entrado el siglo XX, la crítica especializada se ha encargado de poner a Galdós en el lugar de privilegio que le corresponde, devolviéndole parte de su valor literario y reconociéndole su capacidad para crear universos literarios coherentes, así como para experimentar nuevas técnicas y estéticas narrativas, lo que le ha convertido en un clásico moderno (Gullón, 1993). Etapa Realista / Inicial Período 1868-1880 Selección de obras La Fontana de Oro Doña Perfecta La familia de León Roch Naturalista / Central1881-1887 La desheredada El doctor Centeno Tormento La de Bringas Fortunata y Jacinta Espiritualista / Final 1888-1915 Nazarín Misericordia

es decir. y en muchas de sus obras la ciudad se convierte en escenario de excepción: una protagonista más. De esto supo mucho quien pasa por ser el mejor novelista español después de Miguel de Cervantes. Fueron estos años de aprendizaje y de viajes al extranjero. Sus padres lo enviaron en 1862 a estudiar la carrera de Derecho a Madrid. que proponía un ideario basado en la educación para alcanzar la perfección individual y social. con el objetivo práctico de mejorar la nación. Fue el décimo hijo de un matrimonio formado por un militar adinerado y una mujer estricta. estudios que no concluyó. a la par que leía a los autores románticos . Una de ellas fue el krausismo. en los que Galdós tomó contacto con las corrientes de pensamiento y asimiló las que más congeniaban con su forma de ver el mundo. selecciona. organiza un esquema conceptual de lo que está pasando. contemplativo y aficionado a las artes. sabe ver lo que existe y crea arte. y lo plasma todo en una obra de arte literaria.El abuelo La razón de la sinrazón Episodios nacionales 1ª serie: 1873-1875 2ª serie: 1875-1879 3ª serie: 1898-1900 4ª serie: 1902-1907 5ª serie: 1908-1912 El autor Un observador prodigioso Una buena forma de diferenciar los grandes novelistas de los que no lo son es su capacidad de observación. Una persona observa. analiza lo que ve. vocación que se fue acentuando con los años y con las lecturas. El contacto con la capital fue crucial para el joven. Salió Benito reservado. relaciona los personajes entre sí y con su ambiente. Benito Pérez Galdós nació en Las Palmas de Gran Canaria en 1843. Comenzó a escribir en publicaciones como La Nación y El Ideal.

En sus comienzos. que fue su novelista de referencia por cómo recreaba la vida ciudadana. lo que nos habla a las claras de un escritor incansable. voluminosa crónica novelada en la que se mezcla realidad y ficción. de Emilia Pardo Bazán. todavía se notan huellas del romanticismo tardío e influencias del costumbrismo (el propio Galdós publicó en prensa colecciones de cuadros costumbristas). Pero empezó a publicar novela y ya no paró. de las que forma parte Tormento (1884). ética y estética. lo que lastra la calidad final de estas obras. De 1868 data La Fontana de Oro y de 1871. En 1873 Galdós empieza a publicar los Episodios nacionales. En las tres se foguea el novelista inexperto. Ese mismo año se publicó la primera parte de La Regenta. entre otros) y a los autores extranjeros que más coincidían con su propia visión del mundo. la que conducirá al tan anhelado progreso de la nación. volcado en su vocación. Galdós probó fortuna en el teatro (más adelante se dedicaría de nuevo intensamente a este género literario). las distintas clases sociales y los pensamientos y sentimientos de los personajes. que fue amante de don . Los pazos de Ulloa. Galdós empezó a publicar lo que él mismo denominó «novelas españolas contemporáneas». de Leopoldo Alas «Clarín». La tesis es evidente: el liberalismo es la ideología que acabará con la inercia negativa de la tradición. entregado a su obra. yen la que se trata de explicar el conflicto cainita que sumió a España en un estado de guerra civil. y dos años más tarde. La década de 1880 fue un tiempo de esplendor para la novela española. que lo entusiasmaba como novelista en el que se aúnan genio. en las que critica esquemáticamente las costumbres tradicionales españolas y el fanatismo. De este último. En la década siguiente escribe las novelas de tesis. real o latente. como Honoré de Balzac y Charles Dickens.y costumbristas españoles (Leandro Fernández de Moratín y Ramón de Mesonero Romanos. La sombra y El audaz. ya que en su desarrollo. Doña Perfecta (1876) y Marianela (1878). hasta el último tercio del siglo XIX. tradujo Los papeles póstumos del Club Pickwick (1868). entre ellas. Su otra referencia literaria máxima fue Miguel de Cervantes.

En las novelas contemporáneas. entre pensamiento y sentimiento. Galdós da un giro más a su obra y publica novelas centradas en problemas espirituales ( Misericordia. entre realidad y deseo. su autoengaño necesario para vivir. Por último. para saber expresarlo en palabras. imposible de salvar. . Las tramas argumentales de sus obras tienen como motor principal el sutil y ambiguo conflicto entre sentimientos positivos (amor. El uso de varias técnicas narrativas (monólogo interior.). sus anhelos. pero siempre «traicionado» por su personalidad de escritor. la clase social burguesa (las clases medias o mesocracia). Fortunata y Jacinta (1886-1887) es la obra maestra de Galdós... cómo se desarrollan. sobre todo. egoísmo. la distancia. que plasma el exterior (ciudad. avaricia. estilo indirecto libre. pero ahora esta perspectiva se ha matizado con la comprensión que el autor demuestra hacia las caídas y las equivocaciones de sus criaturas de ficción. y los conflictos entre carne y espíritu.. que siempre otorga una perspectiva completa sobre los sucesos (cómo surgen. la distancia entre realidad y deseo.) y negativos (envidia. su imaginación. cómo terminan y las claves de todo el proceso). El suyo es un realismo total. su alma. Para conseguir esto hay que tener unas dotes de observación prodigiosas y el talento suficiente. y con la sabia ironía y el buen humor que bañan todo lo que leemos y que no pueden brotar más que de un profundo conocimiento del interior humano. sus sueños.).Benito. en la década de 1890. Galdós rompe con la novela que trata de demostrar una idea previa y se centra en retratar el Madrid de la época y. Todas estas novelas pueden enmarcarse en el naturalismo. ya que era escasa la distancia temporal entre los hechos narrados y su escritura.. Operación harto complicada. bondad. ya que encierra lo mejor del arte galdosiano de novelar. sociedad) y el interior de los personajes (su conciencia. honradez. del que Galdós andaba sobrado. multiplicidad de perspectivas narrativas) da vigor y profundidad al conjunto y sirve para explorar el interior de los personajes con verosimilitud. y entre libertad y sometimiento.. que era la protagonista de los cambios y el público que compraría sus ficciones. Sigue siendo crítico con los comportamientos y con las actitudes que él considera reprochables..

en definitiva. tuvo una hija natural y varios amores discretos. queda como uno de los mejores novelistas de todos los tiempos. tiempo y educación para gastar en ocio.1897). u obras por entregas. se fue generando un gusto lector que. Las entregas eran cuadernillos que se parecían a los actuales fascículos. y pasó estrecheces económicas (como Cervantes). Todo ello dio lugar a una industria editorial y a los primeros escritores que podían vivir del dinero que ingresaban por escribir. No tenía Galdós excesivas dotes para la dramaturgia. abogados. Electra (1901). El folletín era la parte inferior de los periódicos que se ocupaba con novelas. quincenal o mensual. ponen el colofón a una obra literaria magistral. estuviese preparado para recibir obras literarias más elaboradas y . La continuación de los Episodios nacionales. Y. con la llegada del nuevo siglo. A lo largo de su vida probó suerte en la política. la burguesía. una vez concluida la obra. que era aristocracia venida a menos y que. secundado después por las clases bajas. cuando surgieron los grandes narradores del siglo XIX. Realismo y naturalismo Ya hemos visto cuál fue la evolución natural de la literatura española a lo largo del siglo XIX hasta la aparición de Galdós. junto con obras de teatro como La loca de la casa (1893) y. estructura y costumbres sociales. que desempeñaba tareas menestrales y liberales (médicos. teorías. ingresó en la Real Academia Española en 1889. Por la calidad y la cantidad de sus escritos. con el paso del tiempo. aunque no leyó su discurso. se publicaban con periodicidad semanal. hasta 1897. se podía encuadernar. cuyo título fue una declaración de intenciones («La sociedad presente como materia novelable»). Se empezó a generar un público lector. además. En la época de Galdós se estaban produciendo cambios fundamentales. Las novelas de folletín. pero su gusto por el teatro y por dar espacio a las palabras de los personajes se puede seguir en toda su obra. comerciantes. En las ciudades se consolidaba una clase social heterogénea. Es inevitable: todo literato queda influido en mayor o menor medida por el conjunto de ideas. y también podían formar una novela. éxito incuestionable. tenía dinero. el espíritu de su tiempo. funcionarios).

Esta voluntad de realidad se plasma tanto en los personajes y ambientes como en lo psicológico . Lazarillo de Tormes. Utilización de un lenguaje coloquial. Estas características se sustentan en los escritos teóricos de Honoré de Balzac. Aunque no hay que olvidar que la literatura española desde sus inicios (El libro de buen amor. con el nuevo conflicto entre la sociedad rural y la urbana. Atención a los conflictos sociales. Honoré de Balzac (1799-1850) y Emile Zola (1840-1902). La Celestina. Lo que nos lleva a una exhaustiva documentación que los escritores debían reunir para culminar con éxito sus esfuerzos. Don Quijote . los autores no podían más que hacerse eco. Aplicación a la novela del método experimental. que comentaba en 1842 que su propósito era estudiar la sociedad como el científico estudiaba la naturaleza. respectivamente. en las ciencias experimentales. el novelista realista tendrá los siguientes postulados: • • • • • • Observación rigurosa de la realidad para lograr la máxima exactitud. Con una clase burguesa que quería conservar sus recién adquiridos privilegios frente a la pujante y recién nacida clase obrera. y produjeron obras canónicas de estas corrientes estéticas fueron francesas.) ha tenido una querencia especial por el realismo.con mayor profundidad y exigencia. plasmar en sus obras todo ese ambiente de época.. de las teorías científicas evolucionistas y del estudio de la herencia. Búsqueda de la verosimilitud y recreación de la realidad. en la Teoría de la evolución de Charles Darwin (El origen de las especies es de 1859) y en las teorías sobre la herencia. con unas nuevas ideas que se fundaban en el positivismo de Auguste Comte (observación de la realidad objetiva y de sus fenómenos) y en el empirismo inglés (hay que tener un método científico sólido basado en pruebas irrefutables). al que se le da formulación teórica exhaustiva en este siglo XIX. Así.. Limitación de los aspectos fantásticos de la literatura romántica. Las principales figuras literarias que teorizaron sobre el realismo y el naturalismo.

con conflictos sociales que los hagan actuar y demuestren las teorías previas del autor. El naturalismo fue una profundización en los presupuestos teóricos del realismo. transparente. Mediante la observación y la documentación. • • • • . está determinado por el peso de su herencia biológica y por la sociedad en la que vive. Podemos resumir sus ideas en los siguientes puntos: • El ser humano no deja de ser un ser material. El uso coloquial. No sería descabellado hablar de «novela social». sino también una visión sobre el ser humano y un método (para él infalible) de analizar su comportamiento. que denuncia lo que para él son injusticias sociales y malas costumbres que frenan el siempre anhelado progreso social. permanecer impasible. con la obra de Émile Zola La novela experimental. No hay que ver un corte radical entre realismo y naturalismo. De ahí la complicación para tratar de dirimir hasta qué punto una obra se puede adscribir a una escuela o a otra. por lo que su complejidad interna se puede averiguar mediante el estudio de su fisiología. se intenta representar con la máxima exactitud a los personajes y los ambientes. Hay que tener en cuenta que lo que Zola proponía en sus escritos no sólo era una escuela artística. se pueden prever sus acciones. Amplificación de la técnica y del estilo realistas. y el autor intenta en lo posible no juzgar los acontecimientos. El hombre no es libre. Preocupación por los acontecimientos sociales. Plasmación de personajes con taras físicas o psicológicas. Cuando surgió este término. A esto hay que añadir la general voluntad crítica del escritor. los pensamientos y los temperamentos). tanto por la ejecución como por la intención utilitaria. será el que más se acomode a este propósito.(se analizarán con pormenor las motivaciones. del lenguaje. convivieron ambas tendencias en Europa. Las descripciones son rigurosas y extensas. por lo que. hacia 1879. Para ello se siguen los postulados de la ciencia experimental. hasta cierto punto.

eran inexistentes la libertad individual y el peso del azar en la vida humana). por ejemplo. En el caso español son: las relaciones amorosas (adulterio. la cuestión económica (importancia cada vez mayor del dinero en la vida cotidiana). más allá de la adscripción a algún movimiento literario. había algo de idealizante en todo este entramado teórico del naturalismo (por ejemplo. las relaciones familiares en el hogar burgués (transmisión de valores tradicionales y educación de los niños). Por tanto.Como se puede comprobar. y buscaron otros caminos. de Pardo Bazán. En España. No hay que olvidar que cada autor tiene un genio creador que será el que le dicte sus decisiones estéticas. la cuestión religiosa (el catolicismo como religión oficial. en la que a partir de la idea naturalista se defendía la libertad del ser humano basada en el catolicismo). la cuestión política (conservadores frente a liberales). no es de extrañar que trataran los mismos temas en sus ficciones. es el caso de la novela naturalista Los pazos de Ulloa. se puede concluir que en España el naturalismo no caló suficientemente entre nuestros escritores más representativos. su talento y su experiencia. la contraposición campo-ciudad (qué tipo de vida era mejor). por excesivamente rígidas y limitadoras. los avances científicos. En aquella época se consideraba el escritor como una combinación de médico. el proletariado). científico y experto en relaciones sociales. de manera que unían a la censura estética la ideológica. pero siempre con matices y reservas que alejaron las obras de la «pureza» estética. El naturalismo no fue bien recibido en España porque los sectores tradicionalistas lo tildaban de escandaloso e inmoral. Si lo que importa a los escritores es la recreación de la realidad para lograr su efecto en el lector.. Sí . aunque su huella hizo avanzar a la novela europea. Cada escritor propondrá unas soluciones u otras según su ideología. incesto y amores prohibidos). la cuestión social (nacimiento y presencia de una nueva clase social. el papel de la mujer en la nueva sociedad (ángel del hogar sometida al marido o licenciosa pecadora). se secundaron estas ideas literarias. clericalismo y anticlericalismo).. Pronto los autores dejaron de seguir las tesis de Zola. paradójicamente. y que la sociedad a la que se dirigen sus escritos tampoco es la misma en cada país.

El escritor realista observa y. por tanto. Balzac. objetivamente. a continuación. Por ello. con nuestra personalidad. nuestra experiencia y nuestra forma de entender el mundo. Flaubert y de la tradición literaria española. que es la marca de la raza. subjetivos. las almas y las fisonomías. El naturalismo fue una estética oportuna adoptada por los novelistas españoles para plasmar la realidad de la España de la época. A este respecto es famosa la cita de Saint-Réal que hizo suya Stendhal para definir su concepción de la novela: «La novela es un espejo que el escritor pasea a lo largo del camino. las debilidades. si esto fuera así. y las viviendas. y el lenguaje. como podría hacer un pintor. Todos ellos habían reflexionado sobre las enseñanzas narrativas de Stendhal. como Clarín o Pardo Bazán. y la vestidura. era muy consciente de lo que hacía cuando se ponía a escribir. las pasiones. Por eso parece más adecuada esta reflexión de Galdós referida a lo que para él es la novela: «Imagen de la vida es la novela. es decir. que diseña los últimos trazos externos de la personalidad: todo esto sin olvidar que debe existir perfecto fiel de la balanza entre . lo grande y lo pequeño. todo lo espiritual y lo físico que nos constituye y nos rodea. y el arte de componerla estriba en reproducir los caracteres humanos. que servirán para que el lector y la crítica conozca sus propósitos al decidirse por tal o cual solución estética. el autor quedaría en mero reproductor sin alma ni visión del mundo. deja una obra de arte literaria. pero su influencia máxima fue más acusada en las técnicas narrativas. en mera cámara fotográfica. que en las novelas añadan apuntes de teoría literaria. presenta un plan de situaciones y de soluciones novelescas basadas en el método experimental.» Pero.que hubo aquí y allá ejemplos independientes del determinismo zoliano y del materialismo. Zola. además de los artículos y ensayos que escribieron sobre el particular. en la temática y en el estilo de las obras. no deben provocar sorpresa los comentarios acerca de su trabajo narrativo. A vueltas con el realismo Galdós. que son el signo de la familia. Y todos somos sujetos y. y tenían claro que estaban elaborando una nueva forma de narrar a partir del realismo y del naturalismo. El escritor naturalista observa y.

todo pasa por el conocimiento. Así. con la creación de «belleza».la exactitud y la belleza de la reproducción. como ya se ha comentado. la elaboración de la novela realista es un camino de ida y vuelta. el autor la recrea y retorna esa realidad trasformada en arte a la realidad de la que surgió. la voluntad del autor. seleccionar y discurrir cuáles son los episodios que mejor reflejarán y transmitirán con «exactitud» lo que se quiere narrar. Primero. sin olvidar el componente artístico. El realismo es una intención con tres caras. La búsqueda de objetividad pura es una quimera. En las tres. la galería de personajes de la burguesía madrileña retratados es ejemplar. Quedémonos con estas nociones finales. con La desheredada. que recrea una realidad externa. Tormento es la novela central de un ciclo que arranca con El doctor Centeno y finaliza con La de Bringas. la apa- . la armonía. que va llenando los huecos del mundo que el narrador le presenta para conseguir el efecto de realidad. el papel activo del lector. hace de pantalla. Existe la realidad. El doctor Centeno (1883). la realidad escrita. aunque se puedan leer independientemente con escasos inconvenientes porque todas ellas inician y concluyen una historia. de filtro. por lo que solo aparentemente puede ser objetivo. segundo. Pensar que el realismo puede dar una copia exacta de la realidad es lo mismo que llamar ingenuos a los escritores realistas. la personalidad del creador. la propia creación de la obra. el talento y el trabajo del creador. El artista debe observar. con la mediación del autor o la autora. Galdós escribió tres novelas que conforman una trilogía. El temperamento. involucrado en todos los estratos de la obra narrativa. por último. una madurez estética que lo llevó a escribir una novela de calidad contrastada cada año. para seleccionar aquellos aspectos de la realidad multiforme que quiere representar. Tormento Novela de una serie Galdós alcanzó a partir de 1881.». Tormento (1884) y La de Bringas (1884) reflejan el Madrid de los años anteriores a la Revolución de 1868.

El problema es que no tiene con qué pagar la educación que lo lleve a alcanzar esa meta. Primera novela de la serie: El doctor Centeno Publicada en 1883. El joven pasa penurias económicas y alimentarias. si. Galdós quiere dar una sensación de realidad completa. Fortunata y Jacinta. que aquí es personaje secundario.. Conocemos a Amparo Sánchez Emperador. entre otras cosas. no por vocación. escribiente tímido y apocado.. no evolucionará. Centeno entra al servicio del sacerdote Polo. Galdós narra en la primera.rición y desaparición de muchos de ellos es continua entre los textos: los que son protagonistas en una de las obras surgen como personajes secundarios en las otras. Centeno cambia de amo y sirve a Alejandro Miquis. no cambian los métodos pedagógicos. un sacerdote con fuerte carácter que ha entrado en el clero por necesidad. Éstas conforman. los diálogos llenos de humor. . una estructura mayor que quiere representar el mundo y al ser humano en toda su complejidad. Lo prohibido. que vive con su madre. En la segunda parte de la novela.). La novela está dividida en dos partes descompensadas. con visión crítica. Centeno es amable y sinceramente cariñoso con sus amos. también pobre. junto con otros títulos galdosianos de la época (La desheredada. Tiene como ayudante al bueno de José Ido del Sagrario. de recreación de sucesos verídicos que podrían estar sucediendo en el momento en el que el lector tiene el libro en sus manos o en un pasado reciente. una beata soltera que sólo vive para sus rezos y para el cuidado de su familia. Conoce a Pedro Polo. dinamismo y naturalidad. Los profundos estudios psicológicos. y con su hermana Marcelina. las situaciones de tensión emocional y las escenas dramáticas recorren las tres novelas. pero tiene un proyecto vital muy definido: quiere estudiar medicina y ser un gran médico. El doctor Centeno narra la historia de Felipe Centeno. Con ello. la que será protagonista de Tormento. un adolescente pícaro que malvive en las calles del Madrid de 1863. que la nación no progresará. Éste regenta una escuela y se encarga de dar clase con métodos violentos y anticuados. joven estudiante de leyes con aspiraciones literarias. alcohólica y ludópata.

Demasiado ingenuo.por muy mala vida que éstos le den. es un homenaje a la locura nacida de fuente literaria. En las últimas páginas de la novela leemos: «Señores. con algunas retrospecciones para dar información acerca del pasado de los personajes o para mejor aclarar algunos puntos de la narración. y empleó técnicas folletinescas (por ejemplo. Además de la lógica evolución de los acontecimientos . Tiene esa «enfermedad» del desprendimiento. porque es uno de los personajes más autobiográficos de Galdós. todo corazón. quiso ser autor dramático y nunca pudo quitarse de encima el espíritu romántico. unos cuatro años después de la acción de El doctor Centeno. a quien le da rabia esta situación. es su forma. Miquis tiene amantes. Por una parte. Tormento es una novela bien estructurada en lo que respecta al tema (presencia casi continua a lo largo de toda la obra). pero su amo tiene un grave inconveniente: todo el dinero que recibe lo derrocha. representa al propio autor. que abarca de noviembre de 1867 a marzo de 1868. Como Miquis. En esta obra se nos narra un trozo de vida. y también de una forma de estar en la vida. Las cosas mejoran para Centeno. Galdós estudió leyes en Madrid por aquellos años. La linealidad temporal clásica de los acontecimientos (planteamiento. Estructura Hay consenso crítico en lo que respecta a la estructura interna (argumental) de Tormento. acabar un capítulo con una enorme duda que se resuelve en el siguiente). como se quería en el naturalismo. Miquis muere de tuberculosis. y Centeno permanece con él hasta el final. como don Quijote. y presta sin freno. Dada la concentración temporal de la narración. el romanticismo ha muerto». Todo esto lo padece Centeno. la mayoría de sus conocidos se aprovechan de él. Miquis es un personaje cargado de simbolismo. desarrollo y desenlace —en este caso con final abierto—). acta de defunción de una forma de hacer literatura (el ideal sobre la realidad) que no se acompasaba con los nuevos tiempos materialistas. que llega al extremo de la caricatura en algunos episodios de la novela. Por otra. es decir. es un romántico. Galdós separó su historia en cuarenta y un capítulos. sin partes.

la práctica mayoría de episodios de la novela tratan los mismos temas. descripción de costumbres que simbolizan la decadencia social. El ritmo narrativo se acelerará según la relevancia de los sucesos. que serán los básicos de la novela: la apariencia. la descripción de un personaje que refleja toda una época. Ésta es. la crítica social.(desarrollo). etc. Centro de interés del relato en la figura de Pedro Polo y lo que sucedió en el pasado entre Amparo (Tormento) y él. Ritmonarrativo Lento II-VII Lento VIII-XVIII Rápido . el honor. en esquema. José Ido del Sagrario y Felipe Centeno dialogan sobre su presente y sobre la realidad y la ficción en la novela. la religión. el amor.) . el dinero. Presentación y descripción de personajes y ambientes. novela de folletín contra novela realista... Cuando el ritmo narrativo disminuye es porque Galdós ha querido poner énfasis en algunas cuestiones que le eran particularmente apreciables (por ejemplo. la división argumental de la novela: Capítulo I Resumen A modo de prólogo. Inicio del cortejo de Agustín Caballero a Amparo. Crítica social.

por tanto. «la función original que cada texto traía consigo». Psicologismo. es una estructura compleja que Galdós elabora con maestría porque sirve a un propósito: hay que dejarse de idealismos románticos.Capítulo XIXXXVII Resumen Preparativos de boda. Felicidad de los futuros cónyuges. el autor engarza hábilmente dos historias mediante la presencia de Amparo: la de la familia Bringas y la de los Polo. siempre cervantino. Dentro de este último. es demostrar que frente a la exageración. Tensión en casa de Pedro Polo. Dos textos principales dialogan: el folletinesco que nace de la imaginación de Ido del Sagrario y el realista. La presencia de una novela dentro de una novela. con semejantes ingredientes románticos se puede dar una visión más real de la vida y. enturbiada por la posibilidad de la confesión del secreto de Amparo. Este enloquece cuando se entera por su hermana de que Amparo se va a casar. Descubrimiento del secreto de Amparo y resolución del conflicto. Ritmonarrativo Lento XXVIIIXXXI Rápido XXXIIXIL Rápido La estudiosa Alicia G. es decir. La mezcla de ambos textos hace que se pierda su carácter unívoco. porque . el juego de espejos que se produce entre los narradores. a la inverosimilitud y al idealismo de la novela sentimental. tanto en la literatura como en la vida.» En definitiva. Y la autora reflexiona: «La relación dialógica entre el texto folletinesco y el realista está definida por la parodia de un texto por el otro. lo que pretende Galdós. Andreu observa en Tormento una estructura dual. más próxima a la verdad de los acontecimientos fuera del universo narrativo.

al ubicar Galdós los episodios novelescos en los meses inmediatamente anteriores a la Revolución de 1868 (La Gloriosa). descripciones en detalle de figuras y de ambientes.. es su álter ego inverso. Hay que tener presente que Galdós escribía desde una distancia temporal de veinte años con respecto a los hechos narrados. dinero. la estructura interna es equilibrada: los asuntos centrales de la historia no sobresalen unos por encima de otros. De él surgen y a él vuelven los siguientes asuntos: amor. con la excepción del tema que se impone: la crítica social. una burguesía que se había convertido en conservadora y que no había sabido renovar y mejorar la circunstancia social. retrospecciones para que el lector conozca el pasado de los personajes. apariencia. son significativas. Ido acompañará a nuestro autor hasta el último episodio nacional. Fortuna-ta y Jacinta) y será un personaje muy estimado por el autor. lo que es un dato inequívoco de la relevancia de este personaje (a él volveremos cuando se comente La de Bringas). la visión que el propio Galdós tenía de sí mismo pero deformada. Por paradójico que parezca. pero da a entender en su obra que el fracaso de la revolución ya era un hecho antes de que ésta se produjera porque sus protagonistas no estaban preparados para dirigir los cambios . la complejidad de este aspecto de la novela nos habla de su modernidad y de la maestría de Galdós como autor. Hay digresiones del narrador. en la novela se dan ejemplos de que un narrador influye en el otro. entre otros. pero no cruciales. Cánovas (1912). Los capítulos son breves y en casi todos se trata el tema principal del relato. porque uno de los propósitos del autor es dejar constancia de la decadencia de una clase social (la burguesía) que había adquirido el poder económico pero que no lo había sabido utilizar para la regeneración del país. hipocresía y el papel social de la mujer. Don José Ido aparecerá en otras novelas de Galdós (Lo prohibido. es decir. religión.están alejados de la realidad y no son oportunos para la circunstancia histórica española. Sucesos históricos en Tormento La presencia de sucesos históricos en la trama y su repercusión. Pese a la cantidad de temas que toca Galdós. ambición..

En todas sus obras. un documento histórico y artístico que sirva de enseñanza a los avisados lectores para que comprendan los errores del pasado y no vuelvan a cometerlos. . se descalabra.. (XXXVII). ¡Pobre Españal. ¡Oh! Vendrá también el comunismo. en 1874 se produjo la Restauración de la monarquía española). Por ejemplo. por sus circunstancias personales. adiós familia.. la tea incendiaria. la nación se estrella. en La de Bringas. la revolución llegue de una vez.».que se avecinaban (de hecho. la presencia de hechos históricos es poco relevante... representante de la sociedad tradicional: «Esto ya no lo arregla nadie. Lo es más. y más adelante. o cómo interpretan esta atmósfera prerrevolucionaria Pedro Polo (XVIII) y Agustín Caballero (XXXVII): desean que. Este cuadro nos ayudará a entender la convulsa situación política y social que se vivía en el tiempo que abarcan las tres novelas de la serie. el ateísmo.. o cuando comenta Refugio que «la gente no habla más que de revolución» (X). la diosa Razón. Se produce un paralelismo entre los acontecimientos históricos y la intrahistoria de los personajes que los reflejan (ello se puede ver con claridad en La de Bringas y en Fortunata y Jacinta).. la presencia de sucesos históricos en la trama sirve al autor para reforzar la historia de sus criaturas de ficción. creando un evidente simbolismo. adiós religión de nuestros mayores. En Tormento. La piqueta demoledora. O el diálogo entre Caballero y Brin-gas. que sea una liberación. El espíritu demagógico se ha desbordado... En el capítulo XXII nos ofrece Galdós las distintas tendencias políticas del momento a través de la descripción de los amigos de Caballero. Dios salve al país. Galdós quiere elaborar con sus ficciones un testimonio histórico de la época.. Galdós nos da noticia del ambiente prerrevolucionario que se vivía en la España de la época principalmente a través de los comentarios de los personajes y de la lectura de las noticias de los diarios que éstos realizan (XIX). dice Bringas: «Adiós propiedad. el amor libre.. Dios salve a la reina. por ejemplo. / —Me alegro». el comentario que Rosalía Pipaón hace refiriéndose a Palacio: «en aquella casa todo se hace con el mayor desorden» (III).

Tormento.Novela El doctor Centeno Período que abarca Acontecimientos Febrero . Rosalía es una mujer que vive para la apariencia. y en llevar a sus hijos a los límites de la inanición («privaciones crueles». La primera tiene un carácter dócil y dulce.octubre de Revolución de 1868 septiembre. «En aquella casa no hay más que miseria. quítales las relaciones. pronto se cansa de esta situación y rompe con sus familiares (IV). Refugio. esposa de Francisco Bringas. para mantenerla en un estado de servidumbre que es pago. según ella. una quiero y no puedo. novela sentimental Amparo y Refugio Sánchez Emperador son dos hermanas huérfanas parientes lejanas de la familia Bringas.. cursilería. zy qué son? Unos pobretones como nosotros.junio de 1863 Revueltas y pronunciamientos militares por el malestar de la población para con Noviembre de 1867 Clima social y . Ly qué les queda? Hambre. de lo que se aprovecha la cruel y escasamente inteligente Rosalía Pipaón. Quítales aquel barniz. Exilio de la reina Isabel II. más temperamental. . XXII) con tal de arreglarse un vestido para ir al teatro (invitada. de la ayuda que les ofrecieron cuando falleció su padre. Como la temporalidad que predomina en la novela es lineal y sólo abarca unos cuantos meses. Es una mujer detestable. en este punto no se da ningún desajuste.. Bringas es funcionario del Estado.marzo de 1868 político Tormento La de Bringas Marzo . una miseria mal charolada. Parecen gente. una cursi afectada y superficial que no duda en dejar de comer. hay coherencia temporal entre los sucesos históricos y los narrativos. Con su sueldo tiene que hacer verdaderos virtuosismos para mantener decentemente a su mujer y a sus tres hijos (II). eso sí).» (X).

aunque sabe que podría dejar de vivir con las estrecheces actuales. la tranquilidad y el amor verdadero («Aspiraba a la familia. representado por Caballero.Corre el año 1867 y a Madrid llega Agustín Caballero. En cuanto ve a Amparo se enamora de su belleza y de su humildad (IX). al matrimonio. y la pasión amorosa que siente por Amparo pueden dar al traste con sus planes de matrimonio con Caballero: «No te dejaré ni a sol ni a sombra» (XV). quiere encontrar la estabilidad en un hogar que se rija por los prin cipios de la tradición. Caballero. Protagonismo del dinero La sociedad burguesa se había convertido en capitalista. cansado de soledad. nos plantea Galdós un triángulo amoroso típico de novela folletinesca y de obra teatral romántica al que logra elevar a la categoría de obra de arte realista. Un sorprendente final abierto de la historia. que en su misma naturaleza intensa contiene el germen de su pronta conclusión (XXV). cargado de sentido. Pronto la pide en matrimonio. un amor entre temperamentos y visiones del mundo iguales (XXV). en la que prevalece el sentimiento amoroso sobre los demás y se reflexiona desde la narración entre los dos tipos de amores más comunes: el amor como sentimiento sosegado y pleno.». XXI). de la . Pero la sombra de un secreto inconfesable (X) del pasado enturbia ese edén e introduce a Amparo en un mar de dudas sobre su relación con Agustín Caballero. Todo esto lo refleja Galdós en su novela. El dinero como valor de cambio había transformado para siempre el conjunto de valores e instituciones tradicionales que habían regido la sociedad española. el sacerdote a su pesar que conocimos en El doctor Centeno. El desmoronamiento de la familia. resolverá el conflicto. Ella no accede inmediatamente. En definitiva. Es un buen partido para cualquier joven casadera de la burguesía madrileña. La presencia de Pedro Polo. dice Polo. de la honradez. lo que se conocía en la época como un indiano. y el amor pasional. primo de Bringas que ha hecho fortuna en América. y quería que fuera su casa firmísimo asiento de las leyes morales. porque es un fenómeno nuevo que interesa a intelectuales y al público.

amistad. Caballero es arisco. bruto. no le falta razón a este estudioso. de la amabilidad altruista. la avaricia y la corrupción han envenenado el entramado social hasta convertirlo en mero simulacro en el que la confianza y la bondad eran poco más que una autocondena a la marginación. y por la verdad ¿qué no daría yo? No quiero vivir en el error» (XXXI).» (XII). caracteriza esta nueva forma de relacionarse basada en el interés.». y Bringas: «La verdad siempre por delante» (XXXIII). lo que Galdós alaba porque lo considera positivo. Aunque habría que matizar. José E Montesinos (1969) agrupa este conjunto de novelas galdosianas bajo el marbete de novelas de «la locura crematística». También aprovecha el autor el tema de la verdad para ofrecer un apunte de teoría literaria. La verdad mira y calla. III). I). como herramienta imprescindible del progreso. del amor sincero. que es un avaro que siente un deleite perverso al contar y volver a contar sus ahorros. eterna y elemental batalla en que el espíritu sucumbe sin morir o triunfa sin rematar su enemigo. «la verdad es antes que todo» (XXXVI). la verdad (dice Marcelina. se . una característica de la lengua de la novela realistanaturalista: «El estilo es la mentira. nos viene a decir Galdós. Valgan estos dos ejemplos para ilustrar la importancia del dinero como elemento de desintegración social e individual que Galdós vivía íntimamente como un problema. de la religión católica vivida sinceramente. de la inocencia. Caballero es un comerciante que mueve el dinero para generar riqueza. y Galdós describe las distintas formas de conseguirlo en esa sociedad. porque las novelas contienen otros elementos fundamentales. hermana de Pedro Polo: «Busco la verdad. la presencia del dinero es continua. Galdós siempre defendió la autenticidad humana. En Tormento. El dinero todo lo puede («lo que importa es ganar dinero». al contrario que Bringas. aunque en el último capítulo de la novela no dude en mentir descaradamente a su esposa. en el que Galdós tanto creía. logrados a base de irracionales renuncias cotidianas. en el egoísmo y en el individualismo: el beneficio material sobre la verdad y el cultivo de la espiritualidad («Esta alternativa de infección y purificación es emblema del combate humano contra el mal y de los avances invasores de la materia sobre el hombre.

Las compro. XI). lo que a su vez le genera la idea de que todo tiene un precio. que ha acumulado con mucho trabajo en América. la hermana de Pedro Polo. Llevado por la humana necesidad de saber. todo tiene un precio. por lo que no entiende de melindres ni de palabras corteses. Marcelina no escucha y quema delante de Caballero las cartas. donde vivía solo «sin otro cariño que el que inspira el cajón del dinero» (IX). Soy rico. personaje con mentalidad comercial. lo primero que hace para tener a su hermana contenta y alejada del millonario es darle dinero (XXVII). Marcelina no cede. que socorre a los pobres. a todos agrada y todos gustan de su compañía porque tiene dinero (XXII). Usted dirá. en cuanto empieza a recibir sumas económicas de su pretendiente. las compro. Otro ejemplo de prepotencia económica por parte de Caballero lo encontramos hacia el final de la novela.» (IX). pero todos sus miembros lo admiten e invitan. Caballero se cita con Marcelina. Galdós nos ilustra a través de la personalidad y de las acciones de los personajes el grado de importancia que había llegado a alcanzar el dinero en aquella sociedad. Para Caballero. Amparo. Con todo esto. La sociedad burguesa madrileña le produce irritación. ante la previsión del rechazo de ésta: «Un pormenor añado que no creo que esté de más.» (XXXVI). el cual ha acabado con las relaciones desinteresadas y altruistas (con la excepción de Caballero. porque le han comentado que ella guarda unas cartas que serían la prueba material de que las habladurías acerca de la reprochable conducta de Amparo son ciertas. por lo que Caballero le dice: «Necesito que usted me entregue esas dos cartas. y si usted se quiere casar conmigo nos estableceremos donde a usted le agrade. Sabe que hay algo que impide que Amparo se case con él. por su parte. . y este hecho lo lleva a preguntarse: «¿Has sido un hombre o una máquina de acuñar dinero?» (IX). En sus elucubraciones internas antes de abordar a Amparo dice.ha criado en la naturaleza. (Rosalía Pipaón). óigalo usted bien. Novela Tormento Locura crematística Ambición por conseguir el dinero que no se tiene El doctor Centeno Exagerado derroche altruista.

quiere demostrar que con los mismos ingredientes (huérfanas. incluido Galdós. superficialidades y giros inverosímiles. secretos inconfesables. Galdós. XX). que acabaría con el reinado de Isabel II. en consonancia con su vasto proyecto narrativo. la educación sentimental de muchos. Tormento tiene muchos elementos románticos. la religión. pero empleados estos ingredientes para confeccionar una ficción realista.La de Bringas Intención Obsesión por la adquisición de ropa. Los asuntos principales de la novela son la mujer. un sacerdote enamorado.. todos ellos temas que preocupaban a buena parte de la intelectualidad y de los artistas de .. Galdós pretendía incluir escenas dramáticas en el desarrollo narrativo sin que se produjeran desequilibrios internos en la obra. amores más grandes que la vida) como en sus personajes (Amparo tiene un temperamento romántico.. se había forjado en ese espíritu) y en su lenguaje (comparaciones de los personajes con santos (XII) y algunas descripciones que rozan lo cursi: «Los ojos de ella [Amparo] brillaban en la noche con dulce y poética luz.». Por otra parte. tanto en su acción (elementos del folletín para generar el interés del lector: resoluciones aplazadas de escenas. reflejar la sociedad de la época inmediatamente anterior a la Revolución de 1868.. Otro objetivo literario de Galdós es. Este objetivo se aproxima a lo que quiso hacer Cervantes con el Quijote y las novelas de caballerías: para acabar con ellas tenía que hacer la mejor novela de caballerías posible. un hombre rico. que no se habría cambiado por los ángeles que están tocando el arpa en las gradas del trono del Creador. En cuanto a los literarios. Los podemos dividir en dos tipos básicos: literarios y sociales. la descripción de las costumbres sociales de la época contemporánea. y estaba tan orgulloso y enternecido Caballero mirándolos.) se puede elaborar un producto artístico de mayor valía que la novela romántica de folletín. plena de exageraciones. el dinero y el progreso. la burguesía. Son varios los objetivos fundamentales que quiere alcanzar el autor con esta intensa y lograda novela. en coherencia con lo expuesto en la primera novela de la serie (la muerte del romanticismo).

A este respecto hay en la novela detalles nimios. de Juan Valera). Cada día inventan esos extranjeros cosas más bonitas. con lo que se da entrada en la novela a un problema religioso y moral que preocupaba extremadamente en la época (expuesto entre otras novelas en La Regenta.» (III). que reflejan el atraso general en el que vivía España. a la altura de Europa. tan. Rosalía comenta a Cándida algo que puede parecer superficial. o Pepita Jiménez.. como en todas las novelas. Con esta novela. pero significativos. de Clarín. Galdós tenía un sentido moral que le hacía preocuparse por el progreso de la nación española. El obstáculo principal para que la heroína de la historia alcance su propósito es que ella mantuvo una relación amorosa con el sacerdote Pedro Polo. Galdós nos hace ver el contraste de ideología y comportamiento entre las Personajes positivos Amparo Agustín Refugio Pedro Polo Rosalía Marcelina Polo Personajes negativos Francisco Bringas Felipe Centeno José Ido del Sagrario Padre Nones Los personajes. tanto económica como culturalmente. tienen una función que cumplir en Tormento y simbolizan actitudes e ideologías generalizadas en la época. Los . pone una piedra más en su reiterada crítica de los usos y costumbres sociales de la burguesía. Ya se ha comentado que Amparo es la heroína de la novela (el apodo que le da Pedro es su propio título) y que Agustín Caballero se quiere casar con ella cueste lo que cueste. En los capítulos VII y XXV. pero que resulta determinante si atendemos a la intención del autor: «Este papel imitando roble.aquel tiempo. de su falta de empuje y de ambición para conseguir poner a España.. to económica como moralmente.

Galdós presenta una galería de personajes que representan el tradicionalismo y son fiel reflejo de las creencias y costumbres de la época. Relacionado con el tema de la religión también encontramos a la hermana de Pedro Polo. Si tenemos en cuenta que la religión comandaba la :! moral social tanto como la individual. quiere transmitir lo que para él era la religión. Éste se entera de que Amparo tiene un secreto y hace lo posible por mantener la relación. Caso aparte es el de José Ido del Sagrario. pero antes que eso eran hombres. XII. Por otra parte. Francisco Bringas es un funcionario medio. Marcelina. Ella duda infinitamente hasta que se lo dice. «una falta». que sean auténticos y coherentes con lo que piensan. VIII) y que comulga con los valores sociales del marido. con ello.sacerdotes eran ministros de la Iglesia. XV. Ella quedaba marcada para siempre por este hecho («la herida sangrienta y dolorosa». «su terrible secreto». Amparo sintió en sus carnes un amor pasional hacia Pedro. al que quiere sinceramente. nos haremos una idea cabal de la trascendencia del pecado cometido por Amparo y Pedro. que simboliza la beatería irracional y devotísima. monárquico y bonachón. «la única mancha de su vida». En coherencia con su ideario. el autor aplaude a sus personajes siempre que opten por la verdad en sus actos yen sus palabras. impostación exagerada de sentimientos elevados y voluntad de apariencia de lo que no se es. Alrededor de ellos. figura respetada por Galdós porque es sincero. que teme a la revolución y ama a su familia. Debía de haber muchos miembros de la mesocracia que tuvieran semejante visión del mundo y el mismo comportamiento cursi. nos encontramos con el padre Nones. Rosalía es una mujer fuerte con una obsesión por aparentar lo que no es por falta de recursos económicos (tenía «amor a las pompas mundanas». pero entiende que esa relación sólo puede perjudicarla y opta por aceptar la propuesta de Agustín. ejemplo de cómo tiene que comportarse un cura y testigo de los acontecimientos más importantes del siglo (XVII). Galdós. El triste profesor que conocimos en El doctor Centeno se ha convertido ahora en escritor . La temida ruptura del compromiso no se produce. XVI). es decir.

A todos los personajes los Amparo Sánchez Agustín Caballero Pedro Polo Francisco Bringas Función { Papel de la mujer pobre en la sociedad. Tradicionalismo familiar políticamente conservador. trasnochada tras la evolución social (fin del idealismo romántico). álter ego deformado del Marcelina Polo Secundario. Tormento está llena de ellos. heroína.de novelas históricas y sentimentales de folletín llenas de incongruencias e inverosimilitud (I) y nada en la abundancia gracias a su fértil pluma.J res dificultades que se presentan a la hora de escribir una novela. entes creados con palabras que generan en el lector la ilusión de que se comportan como seres humanos . Secundario. representa el Antagonista. Bondad y poder del dinero. Problema básico de la clase social de la que forma parte: Imposibilidad de la literatura romántica Catolicismo Protagonista. representa el burócrata de clase Rosalía Pipaón Antagonista. Creación de personajes La creación de personajes verosímiles quizá sea una de las mayo. inapropiada por escasamente útil para interpretar el presente. Representa una forma de hacer literatura ya superada. Problema religioso. Protagonista. representa la clase media José Ido del Sagrario Secundario.

que será su rasgo más acentuado a lo largo del relato. En el capítulo IV ya recibimos noticias. de Agustín. Con ello da apariencia de volumen físico y profundidad de conciencia a sus criaturas. Detengámonos en el personaje de Amparo. de cómo hablan y se comportan. las Sánchez Emperador. de sus antecedentes familiares. Todavía no conocemos la relación de parentesco que las une. del análisis de sus contradicciones y paradojas. además de los datos presentados en El doctor Centeno. mediante retrospecciones. historias superficiales de pasiones convulsas) se inspira en sus vecinas. Ido comenta que. por boca del autor implícito. desmemoriado y ambiguo narrador. de sus propios juicios por medio del irónico. humorístico. unidimensional en su fanatismo religioso. para elaborar sus caducas ficciones (es lo que sería hoy un autor de best-sellers que escribe lo que el público quiere leer. Aquí el lector ya empieza a desplegar simpatía hacia Amparo. Son excelentes los personajes de Amparo y de Rosalía. Es deleitosa la manera que tiene Galdós de presentárnoslos mediante las consideraciones de los otros personajes. y ya genera el misterio en torno a Amparo cuando le cuenta en susurros a Felipe algún secreto sobre ella. sufrida. de lo que imaginan y sueñan. es en el capítulo I. tienen los mismos problemas básicos que podríamos tener nosotros.reales. de sus anhelos y problemas. La primera vez que sabemos de ella. poco fiable. imagen viva de la paciencia» y «trabajadora» (V). de manera que sus acciones casi siempre se hacen imprevisibles a los ojos del lector. Amparo se va adueñando del espacio narrativo: es una cenicienta moderna. Pero casi no 1 oímos . Pedro Polo y Bringas. Tormento es una novela de personajes. «callada. Progresivamente. sólo se nos dice que es «una amiga». por boca de Ido y del mismo Felipe. Las siguientes noticias que tenemos sobre Amparo nos llegan a través de las palabras dictatoriales de Rosalía. Y se nos da algún rasgo de su personalidad: «humildísima y de carácter débil» (IV). que le manda limpiar con más ahínco su nueva casa. de cómo ha llegado a esa situación de servidumbre y. La excepción lógica quizá la supongan los personajes poco relevantes para la historia y Marcelina Polo. de sus caídas y sus alegrías. del pasado de Amparo.

y coincidencias sobre la manera de estar en el mundo 1 las gentes de bien. ayu da a Polo. ilusionada como está con la presencia de Agustín. ella sufre su tormento en forma de la intranquilidad que le genera la angustia de la aclaración del secreto. como luego sucederá en la realidad de la ficción. Ella sólo quiere olvidarse de todo e intentar ser feliz. Por boca de Refugio. tanto físicas como personales. llevada de su bondad. miedos irracionales a que se descubra su hecho penoso del pasado.sus palabras. de la que ella está totalmente arrepentida. conocemos que la perfecta Amparo esconde algún episodio pasado en el que se comportó indebidamente. siempre con la sombra amenazante del descubrimiento de su acto pecaminoso. el gran escritor que es Galdós. aunque nunca del todo. porque nos enteramos de lo que piensan de ella otros personajes. como la mujer de Ido. hasta el capítulo VIII. En el capítulo XIII conocemos por primera vez la clave del título de la novela. Se nota. un sacerdote sin vocación con el que Amparo mantuvo algún tipo de relación pecaminosa. y nos anticipa lo que pasará cuando Refugio le cuente a su hermana que ha soñado un disparate: que le había salido a Amparo un «novio millonario». que le imposibilitaría la felicidad junto a Caballero. con lo que se genera en el lector una potente sensación de sumisión respecto a Rosalía. en conversación . le puso como apodo amoroso Tormento. Pedro Polo. Antes le había dicho su hermana que había soñado que a Amparo le salía un novio millonario. y se irá gestando poco a poco en la imaginación del lector. pero ella no cede en su voluntad de acabar con la relación. La invaden dudas colosales. en i el que se produce la primera entrevista a solas entre Amparo y Agustín Caballero. que sólo ve en ella virtudes. Él sufre de amor por ella. su hermana. que comenta que Amparo es de una hermosura deslumbrante y que tiene un cuerpo escultural. El capítulo X es importante. Aun así. La relación amorosa de Amparo con éste avanza lentamente. Nicanora. en los pequeños detalles. suceso que se irá construyendo por referencias indirectas a lo largo del relato. Galdós nos ofrece un indicio de lo que será el motor de la historia. El comportamiento recatado de Amparo no desmentirá a lo largo de la novela sus virtudes. y ahora Galdós.

que no al lector. desde el punto de vista de Caballero. imaginaciones. los Bringas viven en la apariencia. ambiciosa. En el XXII se anuncia el compromiso de boda a los Bringas. Cuando se acerca el final de la novela. demostrando sentido común y bondad a partes iguales. Agustín se entera del pecado de su prometida y rompe el compromiso.. envidiosa y necia como es. Si hubiera sido tan pusilánime. se niega a creer la noticia. Amparo le cuenta la verdad a Agustín. Esto parece un sueño. que no soy nada. por último. y usted el hombre más generoso del mundo. Por lo demás. Amparo. Desesperada. pero interiormente Rosalía coquetea con la idea del fallecimiento de su marido para poder casarse con Caballero. y en el capítulo XX. Rosalía. el retrato de Rosalía es completo en su ciega avaricia y su crueldad. Pedro tampoco piensa igual que Marcelina. todos los personajes hablan como les correspondería hablar a personas reales de su condición social y de sus conocimientos. con lo que se produce un final feliz y abierto.» (XIX. por haberse fijado en mí que no tengo posición ni familia. Este acto es el que da realce y la eleva a verdadera heroína.. como ha venido comentando a lo largo del relato. Galdós plantea técnicamente las relaciones entre ellos con la práctica del contrapunto. sueños. decide quitarse la vida. habría rechazado a Caballero o habría ingresado en un convento. decide viajar a Burdeos con ella. que Galdós tiene unas extraordinarias dotes de observación que dicen mucho sobre cómo es un personaje con un mero detalle significativo de su comportamiento. el autor nos ofrece una romántica y hermosa descripción de Amparo. dándole la razón a Ido. soy libre. y de todos conocemos sus condicionamientos. Este extremo sucede con casi todos los personajes. A estas alturas de la novela.con Caballero. le hace decir: «Soy una pobre. Salvado el trance. imperfecciones y sentimientos. el subrayado es mío). en una escena teatral. pero es excelente el ejemplo . La del débil carácter tiene los arrestos de intentar suicidarse. Hay que destacar. Que los personajes evolucionen y nos sorprendan es prueba de su calidad literaria. Amparo no es igual a su hermana. y el novio.

comportamientos y formas de pensar.de Centeno. Agustín y Pedro. que es más significativo en el plano estructural de la novela. personalidad esmerada. pero generalizada crítica a un estado de cosas que. y todo eso mediante la sencilla descripción de un acto. En una acotación del capítulo I leemos: «(Quitándose la capa y poniéndola muy bien doblada en un banqueta próxima a la suya. que en el plano ideológico. este tema es el que define la relación entre las tres novelas del ciclo. tanto en los comportamientos como en los pensamientos y los sentimientos. ante tanto ignorante que se vestía de señorito.» (24). Tema principal: la crítica social Quizá sea éste el asunto que enlaza todos los demás por encima del triángulo amoroso que protagonizan Amparo. Pero lo realmente asombroso es que ese gesto nimio ya lo había escrito Galdós en El doctor Centeno: «Puso la capa bien doblada sobre una silla. Y casi nadie se salva de la amable. había que cambiar. en cómo se organiza la historia. Podemos imaginar la ira contenida del autor ante tanto fariseo. Además. La censura de Galdós en Tormento huye del sarcasmo acerado y de la burla cruel. según la visión galdosiana. crítica unida a la hipérbole o a la parodia. preocupación por la apariencia y por el cuidado de la ropa. Esto indica al lector pulcritud. por el tono empleado por el narrador... Éste es el asunto principal de la novela. porque conocemos las intenciones de Galdós al escribir Tormento y su querencia por la verdad y la autenticidad. Solidariamente con su plan maestro al pergeñar ficciones en esta época de las novelas contem- .)». ante tanta hipocresía mientras el país zozobraba económica y políticamente. La crítica es también un fenómeno de lenguaje. con sus mecanismos y sus estructuras. Y desde este tema se ramifican y relacionan todos los demás. siempre Galdós con un ojo puesto en la realidad de la ficción y otro en la realidad circundante. Raro es el capítulo en el que no encontremos censura de costumbres. que nos puede trasladar con facilidad al humor y a la ironía. es más bien una crítica que surge de la descripción cercana a la objetividad del espectáculo social de la época.

el piano y el maestro correspondiente para Isabelita (VI) y los invita de continuo al teatro (VI). Si comenzamos por los Bringas. la ociosidad de muchas generaciones y la falta de educación intelectual y moral. el ideólogo del ahorro obsesivo (II). pero igualmente enjundiosa.» (IV). por ejemplo.poráneas españolas (ayudar mediante el arte novelesco al progreso del país). Estas palabras recuerdan al tópico del gran teatro del mundo y a Mariano José de Larra. la señora de Bringas no cedía a ningún nacido ni por nacer. El autor coloca su lente de aumento sobre esta familia. Y esta otra cita. el cual vicio tiene por fundamento la inveterada pereza del espíritu. consistía la diferencia en que era más puntillosa y más linfática. oprime al individuo sincero que trata de vivir de otra manera pero se ve amordazado por la fuerza ambiental opresiva: « LA ti no te molesta esta sociedad. y en que estaba más desmedrada por los cambios políticos y por la empleomanía. Y si aquella sociedad anterior al 68 difería bastante de la nuestra. no se te cae el cielo encima. que comparte con Galdós su afición por Balzac y su voluntad de regeneración social. tiene la misma manía de la apariencia. pura fachada que esconde más de una miseria económica patética. en que era aún más vana y perezosa. y desde tan sólida base se remontaba a la excelsitud de su orgullete español. más breve.» (XIX). no tienes ganas de . constatamos que su enfermiza necesidad de aparentar los lleva a vivir en el umbral de la miseria vergonzante. Van gorroneando aquí y allá (Agustín Caballero les paga. o Rosa-lía. aunque con dispares miembros. Galdós dirigirá su mirada a todos aquellos estamentos sociales que tienen la facultad de cambiar las cosas y no lo hacen. pero al enfocar más allá ve que toda la clase burguesa. y hasta la careta se ha hecho casi innecesaria. no te ahoga esta atmósfera. Bringas. con su inercia de falsedad en las relaciones. La sociedad. a los comportamientos falaces e inauténticos. de la mediocridad estéril y de la actuación mimética y cursi de los comportamientos aristocráticos y extranjeros: «En esto de vivir bien relacionada. que está de acuerdo con su esposo en este extremo? Ella se rebelará en la última novela de la serie. refuerza nuestra lectura de la obra: «En la eterna mascarada hispano-matritense no hay engaño. Extraño acuerdo en el mal vivir tienen ambos miembros del matrimonio en esta novela: ¿quién es peor.

sólo le queda romper la cadena de un equivocado acto pasado y su confesión ulterior para ser feliz: «¡Oh! no. Son continuas las referencias al amor verdadero que sienten ambos hombres. Polo es capaz de dejarlo todo. se igualan en este aspecto. Su huida también significa acabar con la mentira de su sacerdocio: «Era un hombre que no podía prolongar más tiempo la falsificación de su ser y que corría derecho a reconstituirse en su natural forma y sentido. a efectuar la revolución de sí mismo y derrocar y destruir todo lo que en sí hallara de artificial y postizo. dice Polo. Cuando Amparo recibe el primer dinero de Caballero y ve claramente que las pretensiones del indiano son honestas y sinceras. ambos personajes antagónicos se asemejan. aunque con matices. tanto en lo social como en lo literario. Caballero (XXXVII) y Polo (XVI). con autenticidad. . caso tan feliz salía fuera de los justos términos de la ambición humana. de marcharse con ella de España y empezar una nueva vida que les permita ser felices lejos de las convenciones impuestas (XVI). En este aspecto. ambos recuerdan al buen salvaje de Rousseau. cada uno a su manera. que ha mutado de la falsedad externa a la verdad de su temperamento. no. Tiene escasa relevancia el clásico tema de la disyuntiva campociudad. al contrario. Los dos personajes principales.respirar libremente?» (XVI). La sociedad los rechaza como cuerpos extraños porque quieren vivir sin disimulos.» (XIV). lucharán por el amor de Amparo-Tormento con el trasfondo del pecado cometido y del honor (XXXV). Los tres vértices del triángulo amoroso sienten ese amor. a restablecer su propio imperio personal. El amor El sentimiento amoroso es el motor de la acción principal de la novela. no lo rechaza. Galdós perdería toda esperanza de cambio que viniera de la burguesía y se iría despegando de ella.» (XII). por Amparo. no podía ser. Con el paso de los años. Lo que viene a decirnos Galdós es que la naturaleza es superior a la sociedad. Ambos pretendientes. Caballero y Polo. como sentimiento totalizador para alcanzar la felicidad. más verdadera.

i dora (ejemplificado en el padre Nones) y había otro. en su característica profundización de los asuntos humanos. familia. Por su parte. Patíbulo. monsergas. Dice Caballero: «Vete. no tienen lugar en la sociedad que retrata. basado en la tranquilidad familiar del hogar y en los convencionalismos. en esos lazos radicales que nacen del amor. le propone también abandonar un país mentalmente atrasado y controlado por la moral católica reaccionaria (XXXIX): «Esa mujer se me ha clavado en el corazón.. víctima para Caballero de un error del pasado. «olvido que asesina» (XIII). política. Son Polo y Caballero dos sujetos que la sociedad expulsa de su I seno por auténticos. Pero. Por contraste.. su influjo opresivo sobre las mujeres 1 creyentes. Os arrojo lejos de mí y os mando con doscientos mil demonios. Orden. «Somos el uno para el otro.» (XXI). y no puedo arrancármela. que se muere de amor por ella: «Tormento mío. que se dispensa el matrimonio Bringas. Había un clero que cumplía con su función evangeliza.» (XXXV). como en el caso de Polo. Caballero. verdugo para Pedro. me reviento dentro de vosotras como dentro de un vestido estrecho. como reconoce ante Caballero: «Yo he sido víctima. Inquisición» (XXV).» (XXIII). tenemos el amor. a costa de renunciar a su felicidad. y mejor pareja no creo que pueda existir. Así ocurre con Amparo. me fastidiáis.':» (XXXVII). que se había visto empujado a vestir la sotana sin atisbo de vocación religiosa. religión. todos somos víctimas y verdugos. que antepone la paz familiar a su interés económico en estos pensamientos mezquinos: «Si por . Galdós también explica que en esas regiones tan íntimas. Pero Amparo también se siente víctima. porque no quieren seguir las normas morales y sociales que la rigen. lárgate pronto. una vez enterado del error de Amparo. no quieren entrar en el juego de la falsedad a costa de un autoengaño continuo.. i su influencia en su devenir..La presencia de Polo sirve a Galdós para ilustrar un problema social de la época: el papel de los sacerdotes en la nueva sociedad. más fraternal que sentimental. donde nos jugamos tanto. me aprietas y te quito de mis pies. huye. moral. diciendo: "zapato de la sociedad. Galdós nos dice que los sentimientos verdaderos y puros no caben. aunque no exento de hipocresía por parte de Rosalía.

además de darnos verosimilitud narrativa y la catadura moral del personaje. quien dedica bastantes páginas de la novela a des. En definitiva. ¡qué boda y qué partido!» (VI.. Bringas llegara a faltar. sí.» (VI).. la mujer era poco más que un objeto. los hombres dominaban la sociedad. sincero y auténtico...... Estos pensamientos reproducidos por el narrador.. Relacionado con el tema de la crítica social. lo digo con fe y sinceridad. con el del dinero y con el del amor nos encontramos el problema económico y social de la situación de la mujer en la época. ] y creo. me casaría con este animal [Caballero). El machismo imperaba. que no hay palabras con que decirlo.disposición del Señor Omnipotente. O cuando se queja interiormente de que su hija sea demasiado pequeña para casarse con Caballero: «Si yo tuviera poder para quitarle al primo diez años y ponérselos a mi niña.. [ .. La situación de la mujer Todos los temas de la novela están tan soberbiamente entrelazados que unos nos llevan a otros. De ahí que a las mujeres que tenían curiosidad por aprender o por iniciar tareas intelectuales o literarias . nos demuestran que los miembros de la sociedad tenían tan interiorizadas la hipocresía y la ambición que ya les parecía el comportamiento correcto.. Pero al año y medio o a los dos años. cribir y analizar dicha situación. Yo lo sentiría mucho. Éste es un problema que preocupaba a Galdós. XXII). creo que su padre me bendeciría desde el Cielo. un amor entre iguales.. tan grande. y sólo de pensarlo me horripilo. Dificil iba a ser el anhelado cambio de tendencia para el progreso del país si dependía de tales personajes. todos se complementan mutuamente y se añaden matices y profundidad.. tendría una pena tan grande. logrando así un retrato verídico y complejo que es recreación de la vida. la idea del amor que defiende Galdós en la novela es la idea del amor sin excesos de pasión.. porque es mi esposo querido. pero supongamos que Dios quisiese llamar a sí a este ángel. basado en el respeto mutuo (XV).

y si tú eres mala. también (La de Bringas).» (XII). Le dice Amparo a su hermana: «Se entiende que has de portarte bien. sin parientes y criada con tanta delicadeza? [ ..». sin socorro ninguno.ra. Es la lucha por la vida que Galdós recrea en el diálogo entre las hermanas Sánchez Emperador del capítulo X.. los problemas económicos. pudoroso y precavido. A la losa de la imposible independencia económica se unía la de la opinión.. una cualquie. [ . O era sumisa esposa (Rosalía)... ya no vienen a cosa buena.. o.. huérfana. si iba contra las normas establecidas y buscaba la libertad. Si estos contactos tenían consecuencias. ] ¡Qué muchacho decente se acerca a nosotras viéndonos pobres?. no nos habla de una dura realidad: muchas eran las muchachas de provincias que venían a trabajar a la capital y que servían en casas de señoritos que mantenían con ellas sus primeras relaciones sexuales.» (IV). otra perdida para siempre. y si trabajaba. Tu decoro es mi decoro. Si se conocían estos amores ilícitos. dos soluciones más: entrar en un convento (V). la de la honra. el convento o el suicidio (como bien ilustra Tormento).se las desacreditara (Emilia Pardo Bazán no ingresó en la RAE) y fueran llamadas despectivamente «literatas». La Regenta). echaban a la chica de su casa y tema finiquitado. Y ya sabes. La mujer tenía pocos papeles que interpretar en el gran teatro social. Pero Galdós.. hacer todo lo que yo te mande. [mis dedos] Se han vuelto de palo de tanto coser. a la mujer no le quedaba más que la deshonra.. desde que la ven a una tronada y sola.. como leemos en Tormento... o trabajar honradamente y permanecer así en la pobreza para siempre («El de la mujer sola. ¡Y qué he ganado? Miseria y más miseria.. Quedaban. La insatisfacción marital llevaba a las mujeres al adulterio (Madame Bovary. ] ¡Qué ha de hacer una mujer sola. una perdida (Refugio en La de Bringas). éstos eran tan pírricos que no le permitían la independencia. La mujer no tenía la capacidad masculina de generar ingresos. Y en el XII leemos: «¡Por qué es mala una mujer? Por la pobreza. lo que Caballero ve como una estupidez fruto del atraso ideológico de la sociedad española (VIII). soltera y honrada era y es como patente de ayuno perpetuo. Todo ello hacía plantear a los . o ángel del hogar (Amparo). mi opinión ha de padecer tanto como la tuya..

pero ella. [ . quizá el más tópico de los personajes. que ha estado seis años en el mejor colegio de aquí. ] Una señorita. me dijo hace días que Méjico está al lado de Filipinas. En los teatros ves damas que parecen duquesas. Ahí se demuestra la nula importancia que. Mención aparte merece a este respecto Marcelina Polo. que a la interiorización y la consolidación de conocimientos. si no tiene conocimientos. Los cambios en la pedagogía.. de cara al exterior. aunque tímidamente. Galdós era un maestro al describir detalles significativos sin.novelistas diversas soluciones que abogaban. aunque hay excepciones. como bien se encarga de explicar Galdós cuando se refiere al hijo mayor de Bringas (VI). y no piensan más que en divertirse y en ponerse perifollos. ¡para qué quiere luces?» (III). Las niñas estas. No tienen educación ninguna: son unas charlatanas. ejemplo de la beatería devota y superficial que tanto abundaba en aquellos tiempos. oscurito. darles importancia. por lo general. aparentemente. por una consideración distinta de la mujer en el ámbito íntimo y en el social.. Merecen atención las apreciaciones que hace Galdós acerca del tipo de educación que se daba a las féminas. unas gastadoras. ni pegar un triste botón.. y resulta que son esposas de tristes empleados que no ganan ni para zapatos. La instrucción iba más encarada al enriquecimiento social. cuanto más pobres. más soberbias. Es una mujer . No saben hacer unas sopas. Los resultados eran los que explica Caballero en una carta: «el señorío de esta tierra me revienta. Ya hemos visto el ejemplo de Centeno. si bien proporcionaban al lector mucha más información de la que podría parecer en una primera lectura. ni sumar dos cantidades. por economía narrativa. soltera que .. Rosa-lía enseña su piso nuevo a Cándida y comenta: «Ahora está el cuarto de la muchacha. sí. le daban las propias mujeres a su adquisición de conocimientos. Detrás de estas palabras está la lacra de la ignorancia y de la imposibilidad de progreso del papel de la mujer en la sociedad si el pueblo no está formado.» (XXI). fueron tema central de buena parte de El doctor Centeno. De la ignorancia tampoco se libraban los muchachos. imprescindibles para el progreso del país.

o quizá el autor nos quiera mostrar los peligros de la escasa inteligencia y de la incapacidad para la vida útil de este tipo de personas. cuando escribe: «El mundo está lleno de equivocaciones. Quizá sea un desliz de Galdós. después de más de un siglo. además de ser obras atractivamente estéticas. más allá de las cuestiones técnicas (en otro sentido. Así. porque pueden acarrearnos consecuencias a nosotros y a otras personas (como es el caso de Amparo en la novela). No . en su búsqueda de la felicidad. Amparo vive miserablemente a las órdenes de la cruel Rosalía. que hay que pensar bien las cosas antes de hacerlas. XXXVI). Marcelina. como serpiente que lo hiciera caer en el pecado (XXXVI). no se acaba de entender que quiera la salvación de su hermano para que acabe de una vez su relación con Amparo pero cuando él se marcha a Toledo. y fondo moral y cívico. Por eso. tan católicas verdaderas son ellas («Yo no hago mal a nadie. Por ejemplo. La búsqueda de la felicidad Si ahora. sobre aquello que todos mantenemos invariable: sentimientos y pensamientos. es porque.sin ser monja vivía como una de ellas. que. Tormento también se puede leer como una novela en la que los personajes crean la ilusión de ser personas reales que andan algo desorientadas en el laberinto de sus pasiones. la culpa a ella.» (XVIII). visión del mundo. ni a mis mayores enemigos. en coherencia con sus principios católicos. las obras galdosianas arrojan luz sobre la esencia intemporal del ser humano. se jactan de no importunar a nadie. en su profundidad encierran mensajes y enseñanzas válidos para cualquier época y para cualquier sociedad. es lo mismo que decir que la vida se vive en borrador. además.». exculpa a su hermano de la relación con Amparo. las novelas de Galdós mantienen la vigencia y se leen con provecho. también fundamentales) o de la intención primera del autor. si es que ésta puede alcanzarse. le escriba diciéndole que ella se va a casar: ¿no conoce Marcelina lo suficiente el carácter temperamental de Pedro para saber que esa noticia lo va a sublevar? (XXVIII). cuando sabe mejor que nadie que su hermano no tiene ni ha tenido nunca verdadera vocación de servicio a Dios ni a sus semejantes.

Pedro Polo nunca ha encontrado su sitio en la vida. En lo referente a la crítica social. Galdós quiere hacernos ver que nunca hay que perder la esperanza de que lleguen cambios que mejoren nuestra vida. contrariando siempre los deseos humanos.» (XXXIV). ¡qué pesadas son! Estas aparentes discrepancias del reloj eterno. siempre en el conflicto eterno entre la realidad y el deseo. jugaban a la farsa. en su codicia malsana de dinero y de más desahogada posición social. que coincida en sus ideales de vida tranquila y ordenada. seres racionales navegando en la corriente del tiempo. El teatro en Tormento Galdós buscó experimentar con formas narrativas en Tormento al unificar narración y dramaturgia. En el caso de Caballero. el hecho teatral es básico en Tormento. ya para nuestro provecho. Este personaje tiene las ideas muy claras: quiere alguien con una personalidad sencilla. Los miembros de la sociedad. Víctima de la cárcel del sacerdocio impuesto por las circunstancias. que el destino lo rige el azar y que debemos intentar conseguir los avances por métodos legítimos: «Estas bromas del acaso. siempre en busca de lo que no tenemos. Todo el mundo finge ser lo que no es. pero ¿quién es capaz de gobernar sus sentimientos. El teatro es elemento temático recurrente en esta obra.tiene aspiraciones. no duda en pensar en el fallecimiento de su marido para tener la posibilidad de casarse con Caballero. Con todo ello. al relacionarse. más de lo mismo. haciendo coincidir unas veces los pasos de las personas. son la parte más fácilmente visible de la realidad del tiempo. comete el error de enamorarse de una muchacha hermosa y de débil carácter. pero. Tanto en el nivel narrativo como en el estructural. sus pasiones? Rosalía vive en su «áurea miseria» (VII). como dice el autor en mordaz ironía. ya en nuestro daño. otras no. y era el juego tan habitual que se había convertido en costumbre aceptada. de ahí que se haga innecesaria la máscara. Los humanos. pero cuando aparece en su vida Agustín Caballero le nace la esperanza de una vida mejor con un hombre de verdad que la quiera y la respete. agraciados o perjudicados por el azar que nos hace actuar de forma abyecta o sublime. hay deliciosas .

naturalidad y dinamismo. figurar. de color de drama. aunque. ir a donde hubiera animación. con su reír de comedia y el júbilo pueril que lo dominaba. La mezcla de vida real y de engaño a los demás en las relaciones sociales ocupa buena parte del relato. se aprovechó de que la novela es un género que admite todos los demás en su interior para probar sus teorías acerca de cómo narrar. Galdós unió ambos géneros literarios con lo que demostró modernidad y atrevimiento formal. El narrador no ahorra en comentarios irónicos que nos hacen ver el patetismo y el vacío existencial de estos personajes: «A Rosalía le gustaba. alardes de bienestar. Amparo no sabe fingir. no sabe actuar ante Pedro Polo. condensación de significado y caracterización de los personajes con sus propias palabras en diálogos llenos de vivacidad.escenas costumbristas en el capítulo VII que nos sirven para conocer mejor a los Bringas. como en el caso suyo.» El teatro como lugar donde demostrar lo que no se es a los demás. como institución aceptada por toda clase social (Refugio también dice que va a un teatro. estos alardes fueran esforzados disimulos de la vergonzante miseria de nuestras clases burocráticas. X). verse entre personas tituladas o notables por su posición política o por su riqueza aparente o real.» (XIII).. Las referencias a las máscaras y a ensayar papeles en la vida real para después ejecutarlos son reiteradas («Su cara [la de Pedro Polo] era cual mascarilla fundida en verdoso bronce. [ . «Contraste duro y extraño hacía su semblante tosco y amarillo. ] Merece ser notado el heroísmo de los Bringas para presentarse en la sociedad de los teatros con aquel viso de posición social y aquel aire de contento. El punto álgido de la interpretación teatral de la vida cotidiana lo encontramos cuando el narrador define el baile en Palacio como «tan solemne función» (XXVII). Hasta que ella misma se . por ejemplo. Desde la primera escena vemos que la presencia del género dramático es fundamental. sobre todas las / cosas. como espacio público del fingimiento. trato falaz y cortesano. como personas que no están en el mundo más que para divertirse. de color de bilis. bulla.» (XV).. Con él se consigue ritmo narrativo.

una novela de interiores. o la escena de enredo del capítulo XXX. Afirma que la novela se compone de un núcleo central narrativo (II-XL). de hogares descritos con pormenor. en descripciones y en relevancia. con la que el autor justifica su decisión estética de fundir ambos géneros («En la preocupación del suicidio no dejó de ocurrírsele la semejanza que aquello tenía con pasos de novela o teatro. Por lo que respecta a la estructura. sucede algo y se marcha. porque los objetos sirven para dar información sobre sus dueños (como en el ejemplo diáfano del capítulo III. que imitan las escenas de las obras teatrales. así.». y los lugares extranjeros o lejanos apenas son nombrados o recordados. que se pregunta: ¿pero no es Tormento una novela? El autor trata al lector de igual a igual a lo largo de la novela. que enmarcan ese núcleo (I y XLI). dialoga.sencia de Madrid. fundiza en su estudio sobre la importancia del teatro en la novela. monárquica y moderada). Por su parte. por lo que la pre. Así. Una vez finalizada la lectura de la novela. XXXIV). Germán Gullón (1970) comenta que la novela queda enmarcada dentro de dos escenas dramáticas. dos capítulos dialogados. La calle prácticamente no se pisa.da cuenta de que ser buena actriz es cuestión de práctica y cada vez le cuesta menos mentirle (XXVIII). en las que un personaje llega a la escena. Queda así demostrada la importancia del teatro en esta novela y la preocupación del autor por fusionar sin desequilibrios ambos géneros literarios en una única obra. El espíritu lúdico de Galdós hace que al insertar las escenas se genere un amplio horizonte de expectativas para el lector. Presencia del naturalismo . será menor que en otras narraciones galdosianas. Tormento es. Hazel Gold (1965) pro. dos capítulos monologados (XXXVII y XXXIX). la escena del aparente suicidio de Amparo. en el que la descripción de los cuadros que adornan la casa de Brin-gas nos informa de que la familia es católica.. concluimos que estas escenas hacen las veces de prólogo y epílogo. un capítulo teatralmente acotado (XVIII) y un capítulo que mezcla narración tradicional con diálogo inmediato (XXXVIII). Hay muchas escenas dramáticas.

En consecuencia. será escasa la presencia de elementos naturalistas en Tormento. I El (endiablado) narrador Como ya hiciera su maestro narrativo Miguel de Cervantes en el Quijote. Su hermana Marcelina también heredará la ludopatía de su progenitora. las variaciones internas entre puntos de vista. 1885. y todavía los eruditos no se han puesto de acuerdo sobre él). beata.. ni el mismo Zola respetó en su práctica novelística) si quería dar testimonio veraz de ella. Autor consciente de su capacidad para reflejar la vida. quizá sea la novela que incorpore mayor número de elementos naturalistas.. su escasa fiabilidad al narrar los hechos. ya que la información que ofrece es incompleta o es versión subjetiva de algo que le ha contado alguien. El duro trabajo en terrenos salvajes fue el que le convirtió en el hombre que es. Se sirvió de algunas normas naturalistas para profundizar en su estética realista.) Así. Pero ambos discreparán en cuanto a la religión (ella. el caso más claro es el de Agustín Caballero. (Lo prohibido. encontramos ejemplos de influencia biológica en la personalidad visceral de Pedro Polo. y la hizo evolucionar para mejor alcanzar sus objetivos literarios y sociales. Por otra parte. él cura forzado por las circunstancias). las hermanas Sánchez Emperador son caracteres totalmente diferentes y tienen fisicos distintos. no podía más que negar leyes tan estrictas (que. tu lúdico de la voz narradora predominante. el juego de espejos entre lo que se propone en el prólogo dramático de la obra y lo que luego será el relato del trozo de vida de Amparo y la red de vasos comunicantes entre las diversas ficciones dentro de la ficción convierten este aspecto del análisis del narrador de Tormento en .Ya se ha comentado que Galdós se sirvió del naturalismo para redondear su práctica novelística. alcohólica y ludópata. por lo que aquí Galdós viene a señalar la escasa relevancia que para él tienen las leyes de la herencia en cuanto a los personajes. heredada de su madre. el juego de voces que narran (hay bibliografia oceánica a este respecto. En cuanto a la influencia ambiental. por otra parte. pero no contó a Zola entre sus maestros narrativos. el espíri.

palabras en las que nos parece oír al pudoroso Galdós. También los autores omnisciente e implícito beberán de las ideas estéticas de Ido. en este aspecto. Algo está claro: el narrador se sirve de la ironía.complejo. pero lo matizan Barjau y Parellada en su introducción a la edición crítica de Tormento. Estos estudiosos concluyen que «la voz predominante en Tormento es extraordinariamente inestable y paradójica» (68) y que no se puede apreciar con certeza «dónde está la línea de demarcación que separa al autor implícito del narrador principal o hasta qué punto no se produce un trasvase de funciones de uno a otro» (69). el autor implícito innominado es poco fiable y. del punto de vista de los personajes. que nos da muestra de la complejidad de elaboración de esta novela y que. aunque la separación entre el narrador omnisciente y el autor implícito no está claramente delimitada. desde la concepción realista de la novela. menos en los casos en los que se sirve de la parodia del lenguaje romántico (tono más elevado).» (XXXVI). de manera que se generará una corriente de mutua influencia —por ejemplo. . del humor. de las reflexiones serias. «Parece que lo hacía el demonio. Ido escribe la historia que anuncia en el capítulo I. no es un mero tontiloco. Ido del Sagrario adopta ideas estéticas del autor implícito.». de la familiaridad con la que parece haber tratado a varios de los personajes de su historia. El narrador omnisciente es el que escribe los capítulos inicial y final. para dar a su narración un tono coloquial y voluntariamente menor. porque la gente se escandalizaría. también encontramos al narrador omnisciente (punto de vista absoluto). cuando el autor implícito dice: «Que me digan que esto no es sentimental.» (I). cuando tiene que ofrecer informaciones que podrían crear polémica fuera del texto. escribe 1 el grueso de la historia de Amparo. Este complejo asunto ha sido tratado con solvencia crítica por Gullón (1970). Para rizar el rizo de la complejidad. o cuando Ido manifiesta: «Cosas pasan estupendas que no pueden asomarse a la ventana de un libro. aunque esta cita también se podría interpretar como una intervención del narrador omnisciente (X)—.

El otro narrador es Ido. Devolverlo era un acto orgulloso que ofendería al donador.aunque también se puede rastrear su presencia a lo largo de la novela. esteraba y alfombraba toda la casa. la parodia y el humor con que se transmite todo lo narrado. dar con la clave y fórmula del exordio. El autor implícito es el que está dentro de la novela.cia de . La presencia del estilo indirecto es irrelevante. Los ejemplos de la transcripción directa de las palabras de los personajes en estilo directo son múltiples. técnica narrativa que consiste en el monólogo narrado o en la secuencia narrativa que . Si. hay muestras de estilo indirecto libre. y es algo desmemoriado. que empieza su novela en el capítulo I y la concluye en el XXXVIII. valga como ejemplo el monólogo de Caballero (IX). y también por la forma en que lo narra.!» (XII).. tantísima falta. que todo lo echan a perder y no van más que a salir del paso. Galdós. por lo que no nos podemos fiar demasiado de él («los que le tratamos entonces» (II).. además. es un personaje más que tiene familiaridad o conoce al resto de los personajes. casi siempre desde dentro del relato (autor implícito). «La dificultad en estos casos es hallar un buen principio. «Grandísima fue la confusión de la joven al pensar qué haría con aquel dinero. En lo que respecta al perspectivismo. «observaciones precisas nos dan a conocer» (II). (II). ¡Ah! Ya la había ' encontrado» (VIII). «no es culpa nuestra» (II). tendremos un artefacto literario complejo y moderno y un autor preocupado por el fondo de lo que quiere narrar. Esta combinación de voces narrativas sirve a Galdós para ofrecer un relato ambiguo y profundo que se basa en la fusión de voces y de puntos de vista. Técnicas de composición del relato Al ser Tormento una novela con predominio del análisis psicológico. porque no se fiaba de los esteros asalariados. Abundan las descripciones tanto de personas como ': de lugares. reproduce el discurso de un personaje («Ayudado de dos personas de toda su confianza.». pensamos en la ironía. para ofrecernos una visión poliédrica de la realidad que se aproximara a la viven. al ser una novela tan dialogada y psicológica. haciendo mangas y capirotes. ¡Y verdaderamente le hacía tanta.

Vocabulario En coherencia con la voluntad didáctica galdosiana. que se ve obligado a mentir ante la ira de Rosalía (XLI). y lo combina con un punto de vista externo a los acontecimientos que se están desarrollando: «Mirábala él con torvos y asustados ojos. este complejo juego de narradores y de perspectivas intenta atrapar la realidad multiforme en profundidad.ésta. narrador-testigo. pero por dentro. además de recordar al lector poco avisado que se encuentra ante una obra de arte. que tiene ' otro punto de vista sobre ese mismo hecho. como haría el sacerdote (XIII). El ejemplo más claro lo encontramos en el final de la novela. ahora han desaparecido. lo que obligaba a hablar a todos sus personajes según su condición social y sus conocimientos. El problema para la comprensión del texto por parte del lector actual estriba en la evolución lógica del castellano. Su cara era cual mascarilla fundida en verdoso bronce. mediante las . entenderemos que el lenguaje de la novela sea transparente. Muchas palabras. También él lloraba quizás. pero eso no quiere decir que fuera poco elaborado. y así no duda en llamar Tormento a la joven.» (XIII). La marcha de la pareja la observa con serenidad y bondad Bringas. El narrador aproxima su punto de vis. y lo blanco de sus ojos amarilleaba al modo del envejecido marfil. el lenguaje de sus obras tenía que ser sencillo y claro de entender.i ta al de Pedro. por lo que en el texto se tienen que anotar para comprender su significado. muletillas y refranes que eran de uso común en el siglo xix. utiliza los puntos de vista de varios personajes para ofrecer opiniones dispares sobre un mismo asunto. En resumen. Lo que sucede habitualmente es que el autor implícito adopta el punto de vista de un personaje. Hay que destacar el uso familiar de coloquialismos. frases hechas. las acabadas manos y brazos de la Emperadora. Un ejemplo claro lo encontramos en la primera visita 1 de Amparo a Pedro Polo. Si a ello unimos el gusto del autor por la redacción de diálogos que tuvieran naturalidad y vigor. artificio y manipulación. Otro ejemplo de adopción del punto de vista de un personaje lo encontramos en la visita que Felipe realiza a Amparo: «Centeno se entretenía en contemplar a su sabor la perfecta cara.» (XI). por tanto.

VI).». VI. El tiempo de la historia es el inmediatamente posterior a Tormento. «apartarse». naturalmente». la Rosalía necia y de moral intachable vive en una felicidad . novela final de la serie Si en El doctor Centeno se narraba la caída trágica de Alejandro Miquis. las frases hechas («Estoy echando el mejor pelo». I. o los vulgarismos en sentido estricto: «tunanta» (I). y la terminología técnica. X. pero caballero por sincero y auténtico. La de Bringas. que simbolizaba la muerte del romanticismo.. los vulgarismos por deformación en la pronunciación («superferolíticas». (VI). I). hay que destacar el uso de la simbología onomástica para elegir los nombres de los personajes: Ido del Sagrario pasa por ser un loco (aunque ya hemos visto que no lo era tanto). la religión. en La de Bringas se va a narrar el desmoronamiento de la familia Bringas en la piel de la esposa. ella se arrojaría por la ventana».. «gandulota». comicidad y de humor de buena ley («la ambicioncilla puramente española de ser notabilidades en el Foro y en el Parlamento». médica y científica («escalpelo». VI. y como ella. tanto estético como vivencial.formas de diminutivo o aumentativo («chiquillo». llevada por sus fantasiosas ínfulas aristocráticas. por la forma correcta del imperativo «Apartad» o «Apártense»). «electricidad». por «brazos». se confunde de nombre ridículamente y dice: «De Pipaón de la Barca.. y los Bringas han visto cumplido un sueño: han ascendido al funcionario. digo. Rosalía se prepara para ir a ver una obra de Calderón de la Barca. Finalmente. «fantasmona». «remos» (III). lo que su nombre indica. de Calderón. Los temas principales también son los mismos: sociedad corrompida por el dinero y por el egoísmo. Por otra parte. IV). muletillas («Francamente. las interjecciones («¡Oh! si era. que corre paralelo al derrocamiento de la reina Isabel II. XI). X. pues ella se llamaba Rosalía Pipaón de la Barca. I. Amparo y Caballero viven felices en Francia. y ahora viven en Palacio. XI). «haciendo mangas y capirotes» II). el papel de la mujer en la sociedad. la novela está llena de ironías. se cree noble. y permanece el tono irónico y coloquial. El narrador principal es el de siempre. Agustín Caballero es precisamente eso.. Allí. la apariencia.

Todo esto sucede a espaldas del marido. la humilla vil y merecidamente. no le devolverá. Rosalía tiene la cabeza a pájaros. Comienzan una espiral de gasto que no podrá satisfacer y unos préstamos a la marquesa de Tellería que ésta. cómo no. para pedirle prestado dinero. Pero Pez no le da ningún dinero a cambio.superficial porque se codea con la aristocracia de rancio abolengo. Desolada. claro está. Rosalía paga sus deudas. En escena magistral. se equivoca. sean cuales sean. cargada de justicia poética y de vida auténtica. Ella. sin saberlo. Ella vive de su cuerpo y de un negocio de modas que le ha puesto Amparo. experta sablista. que aquél la sacará de un apuro económico si se entrega a él. Rosa-lía piensa y sólo encuentra una solución: ir a visitar a Refugio. Rosalía empieza a endeudarse. El primo Agustín le dejó.. Refugio le dice las verdades a la cara. pero con mucha historia gloriosa a sus espaldas y mucha cultura y gusto estético. que ahora se ha convertido en más ahorrador si cabe. lo que demuestra lo escasamente capacitada que está para leer correctamente la realidad y actuar en consecuencia. A Rosa-lía cada vez le atrae más Pez. con un gusto perverso en sobar y contar y contar sus ahorros. hermana de Amparo a la que no traga por su vida disoluta. tiene que hacer verdaderos esfuerzos por adquirir prendas con las que lucirse. y poco a poco sus problemas económicos van creciendo por la compra desproporcionada de ropa. miembro de una familia de funcionarios que saben amoldarse a las distintas circunstancias políticas para. Bringas recobra la vista y la Revolución de septiembre de 1868 tiene como consecuencia el exilio de la reina . el marido pierde temporalmente la vista. pero le acaba prestando el dinero. Continúan los gastos y la falta de dinero. sacar beneficio de ellas. un regalo envenenado a Rosa-lía: la obsesión por la ropa cara y de moda. Como el destino no es del todo cruel. con el magro presupuesto que para llevar la casa le da el avaro de Bringas. por lo general económicamente arruinada. y la visita con frecuencia un Pez. por lo que no se entera de este atraco a su tesoro económico. sí cae en el adulterio. y Rosalía se ve en la obligación de pedir efectivo a prestamistas y sustraer dinero a Bringas. Ella piensa y. Los apuros económicos cada vez son más acuciantes..

Pese a formar parte de las «novelas españolas contemporáneas». sacar la familia adelante. pero él la rechaza y le dice que su familia se puede quedar en sus habitaciones el tiempo que sea necesario. Con su genial ironía. quiere reflejar la clase burguesa para que ésta entienda sus errores y no los repita. o la crisis de una sociedad moralmente enferma Coherente con su estética y sus propósitos. hemos comprobado que sincrónicamente Galdós ofrecía novelas realistas y experimentaba con aquellas formas narrativas que mejor se amoldaran a sus propósitos. poniendo así fin a una época histórica. se dedicará' a la prostitución entre gentes que tengan dinero. La novela galdosiana busca el didactismo sin sermonear. Noble empeño el de la conciencia nacional enfocada hacia el progreso. como en las demás que configuran la serie. les vi salir con pena. En un último giro de la historia. Al derrumbe de la monarquía le corresponde el derrumbe moral de la sociedad burguesa. pero ha entendido: cesante su marido. sin olvidarse nunca de la parte estética. sirvió a Galdós para mostrar un fresco narrativo realista que acabara con las exageraciones de las novelas de folletín representadas por Ido del .Isabel II. La historia del tormento de Amparo y de Pedro. es más adecuado hablar de novelas realistas con una base de naturalismo tan rebajado por la personalidad del autor que es casi imperceptible. la nueva burguesía capitalista que se codea con la aristocracia. no tuvo frutos reales. Sabemos por él que la de Bringas triunfó en su empeño de mantener a la familia por sus propios medios (belleza física no le faltaba para ello). Galdós juega al despiste con el lector cuando en el último párrafo de la novela escribe: «Francamente. se ha comprobado que en Tormento. Con su hipocresía habitual. le corresponde a ella:. naturalmente.» (L). Ella se le ofrece descaradamente. Por tanto. la huella de las teorías de Zola es escasa. que. Rosalía se entrevista con el revolucionario encargado de desalojar a las familias de palacio. Conclusión: Tormento.. además. a las que la crítica ha sancionado como las de mayor influencia naturalista. A Rosalía le ha costado.

El autor implícito. siempre activo. Por todas estas innegables cualidades. Este hecho. siempre única y siempre diferente. siempre irónico. la convierten en una novela profunda. más allá de la época en la que éste viva. junto con la complejidad de los distintos narradores. tiene una divertida complicidad con el lector.Sagrario y para demostrar experimentalmente que se podía dar el maridaje genérico de novela y teatro. además. como documento histórico que. . compleja y moderna. Tormento ha superado la prueba del tiempo y ha quedado como testimonio de una época. aboga por la verdad y por la autenticidad. mensaje que cala en el lector porque los humanos defectos y sentimientos capitales de la novela apuntan a la interioridad del ser humano.