You are on page 1of 3

CORPORALIDAD, EMOCIONALIDAD Y GÉNERO

Por Marcela Rioseco M. Psicóloga de la Universidad de Chile, consultor asociado de Novalis, terapeuta corporal y floral, Vicepresidenta de la Asociación Chilena de Terapeutas Flores.

Para comprender la relación entre corporalidad, emocionalidad y género, es necesario referir el significado de cada uno de estos conceptos. La corporalidad es un término utilizado para describir aquellos procesos ocurridos en el cuerpo, que escapan del funcionamiento biológico-fisiológico, y que tienen relación con todas aquellas experiencias, percibidas o no en forma consciente, que emergen del mundo emocional y mental de la persona, y se manifiestan en el estado anímico del cuerpo sentido en lo cotidiano. La corporalidad es el aspecto interno de nuestro cuerpo que afecta nuestra vida diaria, en la disposición anímica, energética y emocional para relacionarnos con nosotros mismos, con otros y con nuestras actividades, y es también el espacio interno desde donde nuestro cuerpo se enferma cuando los estados emocionales nos sobrepasan, y se manifiestan en el cuerpo como síntoma o enfermedad, lo que concocemos como psicosom ático. Esta experiencia del cuerpo vinculada al aspecto emocional y mental, se constituye dentro de cada uno de nosotros desde el momento en que somos concebidos, siendo por tanto un registro vivo de todas nuestras vivencias. A través del contacto con este espacio interno podemos acceder a esta memoria, para actualizarla en el presente y transformar aquello que nos sucede día a día. En síntesis, la corporalidad se asocia directamente a “lo inconsciente”, a la memoria histórica de nuestra biografía en el cuerpo. Por otra parte, la emocionalidad más allá de referirse a la experiencia de estados emocionales específicos diferenciables en un momento determinado, como la rabia, pena, enojo, etc., dice relación con la dinámica emocional permanente de nuestro existir, con el registro cotidiano del ¿como estoy?, que puede ser respondido en todo momento, ya que no es posible “ser ni estar” sin emoción alguna, desprovistos de ella. Somos emoción a cada momento, desde la apatía hasta el más elevado entusiasmo, pasando por la calma, la tristeza, la depresión, la alegría, la angustia, la confianza, la inquietud, entre muchos otros estados posibles.

se impone sobre el cuerpo sentido de hombres y mujeres. realizar y satisfacer las necesidades vitales verdaderas de hombres y mujeres. nos dispone de infinitas maneras en todo momento de nuestro existir. deberes y prohibiciones sobre la vida de las mujeres y los hombres. la experiencia de la dimensión corporal y emocional tanto en hombres como mujeres. contactar. La cosmovisión social e histórica de los roles de género. y de esta forma afectar nuestros estados en función de nuestras necesidades. dialogar con ello.La emocionalidad entonces. conscientes o no. Esta relación dinámica entre cuerpo y emoción no cesa en ningún momento. Existe una directa y estrecha relación entre corporalidad y emocionalidad. nos atraviesa. afectándose mutuamente de una manera tal que la emoción dispone al cuerpo. nuestro sistema perceptual hacia nosotros mismos y los demás. ¿Y qué tienen que ver la corporalidad y emocionalidad con el enfoque de género? Desde este enfoque. Esto interfiere la posibilidad de conocer. está condicionado por el desarrollo social de la relaciones de género. nuestras relaciones con otros. desde donde podemos relacionarnos con lo que nos sucede. Así mism o. nuestra relación con el medio. a la vez que las distintas experiencias a las que accedemos por medio de la percepción nos producen estados emocionales diversos. es decir. por lo cual la diferencia se establece cuando tomamos consciencia de este proceso interno. prejuicios. de cómo deben enfrentar las dificultades. tienen directa relación con la cosmovisión de género que emerge de un momento histórico determinado. se ve fuertemente determinada por los aprendizajes internalizados acerca de lo socialmente aceptado. sus estados emocionales y la relación con su cuerpo. afectados por nuestros pensamientos. ya que ambas suceden al unísono en el espacio interno personal. la reacción emotiva frente a cada evento. de qué y cómo debe sentir un hombre o una mujer. la emocionalidad nos afecta. la emoción se expresa en el cuerpo físico. las ideas. interpretaciones. La diferenciación de estos niveles es operativo para la comprensión de esta dinámica en la cual. por medio del contacto con nuestra corporalidad a través de la ampliación de la conciencia corporal. ante cada nueva situación que debemos enfrentar. se refiere a la dinámica en la cual vamos de un estado a otro. y el estado del cuerpo afecta la emoción en forma permanente. y al ser adquirida en el desarrollo psicosocial desde .

relajarnos. qué necesitamos. en total desconexión de sus necesidades reales. Así. y que no son aceptados de forma natural y espontánea. al estar permanentemente forzada y exigida a ser de una manera que satisfaga las expectativas de otros. desde el principio de la historia personal. de saber qué nos pasa. esta experiencia cotidiana. descansar.la infancia. se encuentra interferida para ser sentida y vivenciada de forma consciente y natural. radica en el incremento de las enfermedades psicosomáticas. por el cumplimiento de sus distintos roles. que posee un fuerte componente anímico y emocional. vitalizarnos. es que hombres y mujeres no se permiten descansar. qué nos duele. En otras palabras. nuestra corporalidad. así como tampoco pueden sentir o expresar determinadas emociones que han sido restringidas y juzgadas. Los condicionamientos culturales de los roles de género. Esta fuerte tendencia merma el desarrollo personal y la calidad de vida de hombres y mujeres que le imponen a su cuerpo un funcionamiento mecánico y funcional. cómo expresar nuestras emociones. actúan opresivamente sobre la experiencia emocional del cuerpo sentido. ante las cuales la medicina muchas veces se encuentra limitada para dar respuestas satisfactorias. se crea una subjetividad marcada por las identidades sociales reconocidas como adecuadas. esto es la conciencia corporal. se instala de manera inconsciente como una interferencia para el contacto genuino con la corporalidad. las exigencias externas. y las representaciones sociales válidas tanto para hombres como para mujeres. las normas. Esta interferencia limita el acceso a los reales estados emocionales que ocurren en el mundo interno de la persona. La conciencia corporal es la capacidad natural de sentirnos. La relevancia de este tema hoy en día. Un ejemplo básico de ello. para lo cual es necesario despertar una habilidad innata olvidada. estructurándose el devenir de la vida cotidiana sobre las normas de género. y que ocurre en el espacio interno de la corporalidad. por lo tanto. y para lo cual se limita a recomendar que las personas afectadas tengan una mejor calidad de vida para elevar su salud y bienestar. tomando protagonismo los estereotipos. Este bienestar no puede ser posible sin el retorno al contacto con lo más cercano y natural que somos. el cumplimiento de las expectativas. para volver a sentirnos cómodos dentro de nosotros mismos. .