You are on page 1of 2

¡EN VERDAD RESUCITO! Estamos ya en el inicio de la gran celebración, la celebración madre de todas las celebraciones.

Estos días nos hemos preparado para este gran acontecimiento de salvación, la Resurrección de Jesús. Pero antes me gustaría que pensaran que es lo sienten hasta hoy, cómo se han sentido estando aquí, han aprendido, qué emociones o sentimientos tienen ahorita. El hecho de que Cristo resucito transformo la historia entera. Este es el anuncio que nosotros y la Iglesia gritamos con Gozo, alegría y asombro, pero lo decimos con mucha Seguridad. Cristo Ha resucitado… Nuestra Fe no se apoya en fábulas, ideas, ideologías, o en idealizaciones. La resurrección de Cristo es un Hecho Real, Histórico y Verdadero. El misterio de la resurrección de Cristo es un acontecimiento real que tuvo manifestaciones históricamente comprobadas como lo atestigua el nuevo testamento. Diapositiva 2: La resurrección de Cristo es objeto de Fe, en cuanto que es una intervención trascendente de Dios mismo en la creación y la Historia. La Resurrección de Cristo es la culminación de la encarnación. Es una prueba de la divinidad de Cristo, confirma cuanto hizo y enseñó y realiza todas las promesas divinas en nuestro favor. Además, el Resucitado, el vencedor del pecado y de la muerte es el principio de nuestra justificación y de nuestra resurrección. El misterio pascual de Cristo no puede permanecer solamente en el pasado, pues por su muerte destruyó a la muerte; todo lo que Cristo es y lo que hizo y padeció por los seres humanos, participa de la eternidad divina y domina así todos los tiempos y en ellos se mantiene permanentemente presente, de esto hay un signo muy cercano a él, que es la Eucaristía, cada vez que celebramos este misterio se realiza la obra de nuestra redención y partimos un mismo pan que es remedio de inmortalidad, un antídoto para no morir si no para vivir en Jesucristo para siempre. Signos de la resurrección: La pasión y muerte de Cristo, miradas con ojos humanos, fe una gran decepción, pero el cuerpo y persona de Cristo, el hijo de Dios, no quedó en el sepulcro, si no que con la fuerza del espíritu santo y por el amor del padre, resucito para abrirnos a todos la puerta de las gloria. 1.- El sepulcro vacio: El primer día después del descanso del sábado y antes de que amaneciera, las mujeres que hace tres días habían enterrado a Jesús, volvieron al sepulcro a

pero la prueba más clara y definitiva. Esto nos certifica que los testimonios de la resurrección son auténticos y no inventados. Podemos afirmar que ahí no estaba el cuerpo muerto de Jesús.-Apariciones: Son signo positivo de la resurrección de Jesús. y que tal vez estaba en otro lugar como pensaron las mujeres. 3. son las señales de su pasión y muerte. Leer.embalsamar su cuerpo. Jn 20. Es la prueba que exige Tomas y que Jesús le muestra a él. si no que está vivo porque existen personas que lo han visto. Una gran sorpresa se llevaron cuando encontraron el sepulcro vacio y abierto: el cuerpo de Jesús no estaba ahí. explicar la preocupación de los discípulos.27 y a otros . Jn. -preguntas2. pero no quiere decir que haya resucitado. Al ver el sepulcro vacio. sin embargo hubo apariciones de Jesús resucitado y podemos concluir que no solo NO está en el sepulcro donde lo habían enterrado.. 19.. 20. La primera reacción fue sorpresa y desconcierto: cita bíblica. Fueron muchas las apariciones y muchas las personas que las presenciaron. deja que le toquen. -leer y representar los apaostoles de emaus- .Señales de Clavos y Lanza: Jesús presenta varias pruebas para que quienes lo ven resucitado crean de verdad en su resurrección y no piensen que es una ilusión o un fantasma: platica y come con ellos.