You are on page 1of 4

 

 

LOS GEMELOS EN LA CLASE: SEPARARLOS ¿O NO?  
Muchos padres de gemelos (y trillizos) se enfrentan ante la difícil pregunta si es bueno o no separar a sus hijos. Se  observa en los colegios una tendencia a separar los gemelos, independientemente de su relación. No estoy a favor  de esta norma, ya que hay que valorar cada situación personalmente, teniendo en cuenta varios factores. Los trataré  a continuación.   ¿Gemelos o mellizos?   En primer lugar hay que distinguir los dos ‘tipos’: los idénticos (gemelos) y los no‐idénticos (mellizos). Los primeros  son fruto de un solo óvulo (zigoto) que tras su fecundación se divide en dos partes iguales. Cada parte lleva el mismo  material genético y por lo tanto los bebés son del mismo sexo, comparten rasgos físicos (color del pelo, piel, ojos) y  tienen  un  carácter  y  gustos  parecidos.  Generalmente  se  sienten  muy  unidos  y  su  relación  es  íntima  (un  dato  importante para nuestro tema). Los mellizos provienen de dos óvulos, cada uno fecundado por un espermatozoide  diferente.  Los  bebés  se  parecen  como  hermanos;  pueden  ser  del  mismo  sexo  o  no.  Su  relación  suele  ser  también  íntima al haber compartido la vida intrauterina, pero menos que la de los idénticos. En general tienen un desarrollo y  caracteres distintos.   Esta breve explicación de su origen demuestra que en primer lugar se debe mirar el origen de los niños (la zigosidad).  Hay  una  diferencia  tan  marcada  entre  ambos  ‘tipos’  que  no  es  recomendable  aplicar  una  sola  norma  para  todos  estos niños.   También la edad influye   En segundo lugar hay que mirar la edad de los niños; si tienen entre 1 y 3 años, aún no conocen bien el concepto del  ‘yo’. Tardan, más que otros niños, en adquirir este concepto: no sólo tienen que entender que no son una parte de la  mamá (lo piensa todo niño durante el primer año de vida), sino que tampoco son ¡parte del hermano‐gemelo! Ellos  conocen antes el concepto del ‘nosotros’ que del ‘yo’; prueba de ello es que se llaman a sí mismos con el nombre de  los  dos  (Juan‐Marti).  Separarles  antes  de  que  empleen  el  término  ‘yo’  y  su  propio  nombre  no  es  aconsejable.  Significaría,  además,  una  doble  separación:  la  de  la  madre  y  la  del  hermano  gemelo.  El  estar  juntos  les  facilita  la  adaptación al colegio.   Cuando ya tienen entre 3 y 6 años, la situación cambia: ya conocen el ‘yo’ y toleran mejor la separación de la madre  y del hermano gemelo. Ahora el factor determinante para separarles o no, es el carácter de los niños, además de su  zigosidad  (en  el  caso  de  los  idénticos  hay  que  tener  más  cuidado  debido  a  su  íntima  relación).  Pueden  haber  situaciones que hacen recomendable la separación: uno domina al otro, las peleas son continuas, etc. Curiosamente  estas situaciones suelen darse más en los mellizos que en los gemelos. Si, en caso contrario la relación entre ellos es  armoniosa  y  su  compañía  no  interfiere  en  la  relación  con  otros  niños  ni  con  su  profesor,  no  hay  motivo  para  separarles.      Artículo de Coks Feenstra, psicóloga infantil especialista en múltiples 


 

  No forzar la independencia  

 

Hoy  en  día  predomina  la  idea  de  que  hay  que  separar  a  los  gemelos/mellizos  para  que  aprendan  a  ser  independientes. No obstante, no es necesario forzarla: el niño tiene toda una vida por delante para aprender a ser  independiente.  En  la  adolescencia  surge  en  ellos  de  manera  espontánea  el  deseo  de  distinguirse  y  separarse  del  otro.  Y  también  tenemos  que  realizarnos  que  una  separación  de  los  niños  en  sí  no  conduzca  a  una  mayor  individualidad. La educación que reciben en casa, juega un papel importante en ello. Conozco a unos gemelos que  compartieron durante toda su vida escolar el aula. Ahora, ya adultos, llevan vidas satisfactorias e independientes. Y  también conozco a otros que se molestaban tanto que los padres optaron por colegios distintos. Sólo así pudieron  desenvolverse con éxito. Son dos extremos que demuestran la importancia de valorar la situación de cada ‘pareja’  individualmente. Aconsejo cierta flexibilidad: cuando entran en el colegio, con tres años, puede ser una buena idea  optar  por  clases  separadas,  pero  también  ¡un  verdadero  trauma!,  cuando  los  niños  aún  no  tienen  la  madurez  suficiente para ello. Y cuando aún no tienen los 3 años cumplidos o nacieron prematuros, deben empezar juntos. No  es necesario tomar una decisión para el resto del tiempo escolarizado del niño. Los niños cambian mucho a lo largo  de los años y es probable que los gemelos o mellizos estén muy bien juntos durante unos años, pero más adelante es  preferible separarles. Por lo tanto puede darse la situación que, en un mismo colegio unos gemelos estén separados  y otros juntos, por motivos totalmente justificados. Al fin y al cabo ¡no se trata de un grupo homogéneo!   Los siguientes casos demuestran que la decisión para separar a unos gemelos idénticos a veces resulta positivo,  pero en otras parejas no.  Las gemelas idénticas Paula y Elisa tienen desde su nacimiento caracteres muy diferentes: Paula, la primera en nacer  y por ello ‘la mayor’, es tranquila y muy observadora. Elisa, 5 minutos más joven, es llorona y nerviosa. Hasta los 6  años siempre han ido a la misma clase, pero ahora que se acerca una nueva etapa –la de Primaria‐ los padres están  pensando en separarlas. ¿Por qué? Entre ellas se da cierta dependencia. Paula es sin duda la más madura y la que  siempre cede a su hermana. Elisa es celosa, más insegura de sí misma y dependiente tanto de sus padres como de su  hermana gemela. Entre ellas se ha ido estableciendo un reparto de roles que queda implícito hasta en sus juegos: la  ‘buena’  y  la  ‘traviesa’.  Los  padres  intentan  por  todos  los  medios  elogiar  mucho  a  Elisa  para  subirle  la  autoestima,  pero a su pesar la que peor se comporta es ella y, por lo tanto, a la que más tienen que llamar la atención, es ¡ella!  Se queja y no sin razón, de que ella lleva siempre la mayor parte de las regañas y que por lo visto ella es ‘la peor  parte del lote’. Los padres temen que este reparto de roles se agudicen con el tiempo y tras consultarlo conmigo,  optan por una separación de clases.   Ahora las niñas tienen 11 años. ¿Cómo les fue la separación?   Al  principio  fue  difícil,  sobre  todo  para  Paula,  ante  la  sorpresa  de  sus  padres.  Elisa  pareció  ganar  confianza  en  sí  misma  muy  pronto,  se  mostró  más  madura  y  hasta  fue  más  alegre.  Mientras  que  Paula  echaba  de  menos  a  su  hermana,  Elisa  pareció  haberse  quitado  un  peso  de  encima.  Un  problema  añadido  fue  que  la  mejor  amiga  de  las  niñas se quedó en la clase de Elisa, por lo que Paula no sólo perdió la compañía de su hermana, sino también la de su  amiga. En los recreos solían juntarse, pero al terminar el tiempo de juegos Paula tuvo que volver sola a su aula, lo  cual  creó  una  rivalidad  tremenda  entre  ellas.  Tras  unos  meses  difíciles  las  niñas  empezaron  a  acostumbrarse  a  la 


 

Artículo de Coks Feenstra, psicóloga infantil especialista en múltiples 

    nueva  situación.  Si  bien  decían  que  preferirían  estar  juntas,  ninguna  de  las  dos  quería  dejar  su  clase  y  cada  una  opinaba  que  la  otra  tenía  que  venirse  a  la  suya.  Esto  significaba  que  cada  una  tenía  un  grupo  de  amigas  bien  establecido.   Ahora, a sus 11 años, cada una sigue teniendo ese carácter que les definió bien desde su más tierna infancia: Paula la  más despierta y la que controla bien sus emociones, Elisa la más sensible y mimosa. Pero la relación entre ellas es  sana y equilibrada. Ninguna ejerce el papel de ‘responsable’ sobre la otra ni tampoco se han polarizado en ‘la dócil’ y  la ‘rebelde’, tal como temían sus padres. Las niñas dicen sentirse felices por estar en clases separadas, porque les  permite  tener  cada  una  sus  propias  amigas.  También  las  comparten,  pero  saben  en  cada  momento  ‘quién  es  de  quién’. Y esto lo valoran mucho.   El caso de Alba y Susana, mellizas de 3 años: ‘Los padres deciden ponerlas en aulas separadas cuando entran en la  etapa escolar. Para Alba resulta muy difícil estar sin su hermana. En clase no habla, ni con su profesora ni con los  demás  niños.  En  el  recreo  va  corriendo  hacia  su  hermana  y  pasa  el  tiempo  jugando  con  ella.  Cuando  sueña  la  campana, se pone en la fila de Susana con la esperanza de que la dejen estar con ella. En casa empieza a dormir y  comer mal. De una niña alegre se convierte en una niña triste’. Los padres, junto con la dirección del colegio, deciden  que  la  separación  no  es  positiva  para  Alba,  por  lo  que  la  ponen  junta  con  su  hermana.  Con  el  tiempo  Alba  seguramente  adquirirá  mayor  autonomía  y  más  seguridad  en  sí  misma,  por  lo  que  la  separación  dejará  de  ser  un  trauma.   El  siguiente  testimonio  de  gemelas  idénticas,  de  37  años,  demuestra  cómo  la  presión  de  separarlas  puede  ser  traumática:   ‘Yo quería  estar con mi gemela y ella  conmigo,  pero parecía  que todo el mundo no aprobara este  deseo, como si  estar en su compañía fuera algo no bien visto y anormal. Desde que teníamos tres años, nos separaron. Y esto nos  perjudicó a un nivel profundo: empezábamos a odiarnos y a separarnos. Antes habíamos sido amigas y compañeras  de  juego,  ahora  sólo  peleábamos  e  íbamos  cada  una  con  una  amiga.  Lo  hermoso  de  nuestra  relación  se  fue  estropeando. Esto duró hasta que llegáramos a ser casi adultas. Elegimos las dos la misma carrera, así que volvimos a  estar juntas. Ya lejos de la influencia paterna (ya no vivíamos en casa) y escolar descubrimos de nuevo la una a la  otra y hicimos todo para recuperar el tiempo perdido’.   Recomendaciones en caso de separación   ‐Los  padres  deben  prepararles  ante  la  separación,  visitar  con  ellos  las  distintas  aulas  y  sus  profesores  y  explicarles el motivo. No deben vivirlo como castigo.   ‐ Hay que tener en cuenta que les puede costar estar separados (sobre todo a los idénticos). Darles apoyo y  permitirles que se visiten entre horas y se lleven algo del hermano (un juguete o un peluche) es importante.  Los niños no deben vivir la separación como un castigo.  


 

Artículo de Coks Feenstra, psicóloga infantil especialista en múltiples 

 

  ‐  A  veces  la  separación  es  aconsejable,  pero  aún  no  viable  (extrema  dependencia,  timidez).  En  este  caso  conviene estipular un plan que lleve progresivamente a la separación (sentarse en mesas distintas, quedar  uno algún día en casa de los abuelos, etc.).  

Recomendaciones en caso de que compartan el aula   ‐ Considerarlos como individuos. Si es difícil distinguirlos, los padres pueden echar una mano, bordando su  nombre en la ropa, indicando un distintivo, como cicatriz, etc.   ‐ Evitar que uno hable por el otro. Dedicar tiempo extra al gemelo menos elocuente. Procurar que trabajen  en grupos distintos.   ‐  No  comparar  sus  trabajos  y  menos  delante  de  ellos.  Esto  aumenta  la  rivalidad.  Los  idénticos  pueden  cometer los mismos errores sin que se hayan copiado (tienen capacidades intelectuales muy parecidas).  


 

Artículo de Coks Feenstra, psicóloga infantil especialista en múltiples