You are on page 1of 4

1

ANUNCIA PRESIDENTE DEL DIRECTORIO DEPARTAMENTAL, SENADOR JOSÉ DAVID NAME CARDOZO

Partido de la U hará control político a planes de desarrollo en Atlántico y Barranquilla
El Presidente del Directorio Departamental del Partido de la U, Senador José David Name Cardozo, dijo este viernes que esa colectividad está dispuesta a consolidarse como fuerza medular de control político para garantizar que sean una realidad las obras anunciadas en los planes de desarrollo del Atlántico y Barranquilla por un valor de 7.7 billones de pesos.

“El Partido de la U con sus Diputados, con sus concejales, ediles y líderes populares,
quiere consolidarse como la gran fuerza medular del control político en el Atlántico y el Distrito de Barranquilla, para que no se sigan dilapidando ni perdiendo los recursos en procesos que muchas veces terminan siendo infructuosos e innecesarios. Una de las grandes oportunidades está dada en la discusión de los planes de desarrollo presentados a la Asamblea Departamental y a los concejos tanto distrital como municipales”, manifestó el dirigente político al participar en un foro organizado por Protransparencia sobre probidad, transparencia y rendición de cuentas en la Universidad Simón Bolívar. Agregó que “Con la gente del Partido de la U en el Atlántico queremos que en el Plan de Desarrollo Departamental y Distrital, le hagamos capitulo especial a un Programa de Fortalecimiento de la Transparencia y la Rendición de Cuentas que incluya un modelo de comunicación pública organizacional e informativa para las entidades de ambos entes territoriales. No vamos a inventar nada, simplemente queremos proponer que se retome la asistencia que en algún tiempo ofreció la Agencia de Cooperación Internacional de los Estados Unidos, a través de Casals y Asociados que han sido sus consultores para Colombia respecto de este asunto que es trascendental.” Name Cardozo manifestó que “también queremos ser el partido del control político sobre los acuerdos firmados con la Presidencia de la República en Bogotá para la ejecución de obras y proyectos que son vitales para el desarrollo social y económico del Atlántico y de Barranquilla. De esta manera queremos expresar nuestro compromiso con la probidad, la ética, la transparencia y la rendición de cuentas, porque constituyen factores fundamentales de la fe pública en sus gobernantes y dirigentes políticos.” El texto de la intervención es el siguiente:

2

Barranquilla Mayo 16 de 2008 Quiero agradecer inicialmente al señor Director de Protransparencia en el Atlántico, doctor Horacio Brieva Mariano, su amable invitación a participar en este importante foro que busca consultar hacia dónde vamos en probidad, transparencia y rendición de cuentas en el Departamento del Atlántico y el Distrito Especial Industrial y Portuario de Barranquilla. Deseo saludar en este sagrado recinto de la Academia barranquillera que es el Auditorio Jorge Artel de la Universidad Simón Bolívar, la presencia del doctor Oscar Ortiz González, director del Programa Presidencial de Lucha Contra la Corrupción, y de la doctora, Marcela Restrepo Hung, coordinadora del Programa Índices de Transparencia de la Corporación Transparencia por Colombia. Mis respetos también a los representantes de los gobiernos departamental, distrital, municipal, organismos de control, corporaciones populares, empresarios, investigadores y demás integrantes de nuestra sociedad civil. Pasando ya al asunto que nos congrega y ocupa, debo decir que en ética, transparencia, probidad y rendición de cuentas estamos muy mal porque no hemos podido llevar a la práctica los postulados de la legislación nacional y los compromisos en esta materia en los diferentes planes de desarrollo. Una prueba de lo que acabo de decir es lo que ha ocurrido en los últimos cuatro años con la Lotería del Atlántico, la salud departamental y distrital, el Hospital de Alta Complejidad Cari, los traslados de usuarios del régimen subsidiado en el Distrito, el nombramiento de maestros en Barranquilla, la contratación de la vigilancia y el aseo para los colegios del Atlántico, la maquinaria que donó la república popular China, y los distritos de riego del sur del Departamento, entre muchos otros temas que podríamos reseñar en nuestra intervención que están carentes de análisis y de definición de responsabilidades. Hace pocos meses observé por Telecaribe la rendición de cuentas del Gobernador saliente del Atlántico, que había sido antecedida de un descomunal esfuerzo propagandístico que costó muchísimo dinero al erario público porque se fue hasta los canales privados de la televisión nacional. Cuando la cámara hizo el paneo por el auditorio comprobé la asistencia solo de los empleados de la administración, los contratistas del gobierno, estudiantes de las universidades amigas, líderes de los municipios que acompañaron la elección y demás beneficiarios del régimen. No había una voz que representara el más mínimo riesgo de controversia. La llamada rendición de cuentas resultó ser un discurso larguísimo, con muchas placas de power point, en las que se veía un bellísimo departamento de hadas. La conclusión llevaba a afirmar que el plan de desarrollo respectivo se había ejecutado en un 95 por ciento. Es decir, sólo quedaba por resolver el 5 por ciento de los problemas que encontró ese gobierno, que se comprometió a ejecutar inversiones por algo más de 4 billones de pesos, que es bastante dinero, casi el doble de lo que está proponiendo hoy el

3
Gobernador Verano en un plan de 2.1 billones de pesos. Si se invirtieron tantos recursos en el pasado Gobierno, ¿porqué persisten graves problemas sociales en nuestro Departamento?. Sería bueno obtener explicaciones claras. En mi opinión, no hubo rendición de cuentas sino la presentación de un informe cuatrienal de labores ante un grupo de colaboradores y amigos. Realmente faltó debate y faltaron muchas preguntas. Abundaron los autohalagos pero faltaron muchos puntos sobre las íes. Por ejemplo no hubo explicaciones sobre porqué fracasó la famosa bolsa común de recursos entre la Nación, la Gobernación, las alcaldías y el Bienestar Familiar, para garantizar el desayuno y el almuerzo a los miles de niños pobres del Atlántico que todavía van a las escuelas con alto grado de desnutrición. Todavía no ha habido claridad sobre los tres mil millones de pesos que contrató la administración anterior para comprar computadores con destino a los colegios del Atlántico y el porqué la gran mayoría de esos equipos adquiridos aún no funciona. Entonces, distinguidos compañeros de mesa, autoridades, invitados, amigas y amigos, señores de la prensa, el panorama no ha sido ni pinta como el más halagüeño. Tenemos las herramientas legales pero hace falta mayor control político y ciudadano a la hora de la fomentar y vigilar que se cumplan la ética, la probidad, la transparencia y la rendición de cuentas a que están obligados los administradores públicos y los agentes privados que mantienen relaciones comerciales e institucionales con el Estado. ¿De quién ha sido y de quién es la culpa? La culpa no es de uno, la culpa es de todos nosotros. A los partidos nos ha faltado decisión y compromiso para hacer control político y lograr que los responsables de infracciones a la normatividad respondan ante quienes tienen que responder. A los gremios, a los empresarios, a las organizaciones sociales, a los medios de comunicación, a los agentes cívicos, a las veedurías, en fin, a todos, nos ha faltado capacidad de crítica y exigencia en materias en las que no se puede tener el menor signo de debilidad, porque corremos el riesgo de jugar con la vida misma de la gente que coloca la esperanza de un futuro mejor en la manos de quien cree pulcro y honesto y al final no termina siéndolo. Me corresponde ahora el honor de ejercer funciones como Senador de la República, tomando las banderas del trabajo que durante más de 40 años desarrolló mi padre como servidor público; presido la Comisión V del Senado y el Comité Departamental del Partido de la U. Es una experiencia maravillosa la que estoy viviendo en medio del drama y la complejidad que significa la crisis de nuestra más preciada institución política. Pero no podemos sentarnos a llorar sobre la leche derramada, no podemos olvidarnos de la gente que es la que más sufre cuando todo el país se vuelve un alboroto de gritos, reclamos y señalamientos. No podemos olvidarnos de quienes no trabajan, no comen, no tienen salud, no tienen vías, para sacar sus productos del campo, de quienes no pueden exportar, de quienes no pueden estudiar, no podemos olvidarnos de los colombianos en situación de marginalidad y de pobreza. Por eso son tan importantes las cuentas claras, la ética, la probidad y la transparencia. Es urgente que le pongamos más dientes a la vigilancia y a la veeduría en este sentido. El Partido de la U con sus Diputados, con sus concejales, ediles y líderes populares, quiere

4
consolidarse como la gran fuerza medular del control político en el Atlántico y el Distrito de Barranquilla, para que no se sigan dilapidando ni perdiendo los recursos en procesos que muchas veces terminan siendo infructuosos e innecesarios. Una de las grandes oportunidades está dada en la discusión de los planes de desarrollo presentados a la Asamblea Departamental y a los concejos tanto distrital como municipales. Con la gente del Partido de la U en el Atlántico queremos que en el Plan de Desarrollo Departamental y Distrital, le hagamos capitulo especial a un Programa de Fortalecimiento de la Transparencia y la Rendición de Cuentas que incluya un modelo de comunicación pública organizacional e informativa para las entidades de ambos entes territoriales. No vamos a inventar nada, simplemente queremos proponer que se retome la asistencia que en algún tiempo ofreció la Agencia de Cooperación Internacional de los Estados Unidos, a través de Casals y Asociados que han sido sus consultores para Colombia respecto de este asunto que es trascendental. Creemos que aquí hemos desperdiciado esa cooperación, cuya reactivación sería fundamental a la hora de pretender certificar y darle calidad a procesos de contratación pública, así como hacer más efectiva la rendición de cuentas a la comunidad. Igualmente, queremos ser el partido del control político sobre los acuerdos firmados con la Presidencia de la República en Bogotá para la ejecución de obras y proyectos que son vitales para el desarrollo social y económico del Atlántico y de Barranquilla. De esta manera hemos querido venir a expresarles nuestro compromiso con la probidad, la ética, la transparencia y la rendición de cuentas, porque constituyen factores fundamentales de la fe pública en sus gobernantes y dirigentes políticos. Son factores que necesitamos mantener vivos para mantener viva la llama de la esperanza de lograr a corto plazo niveles más altos de bienestar colectivo.

Muchas Gracias.

JOSÉ DAVID NAME CARDOZO, Senador de la República Presidente Directorio departamental de la U en el Atlántico.

Barranquilla Mayo 16 de 2008