B. l.

VOZDVÍZHENSKI
O N.GOLUBÍNTSEV
A. A. NOVOZHÍLOV
EDITORIAL
·M IR
MOSCÚ
que yacen
a Tierra, así como
. ecurso técnico para
ner stras del sue lo en las
áreas destinadas a la construc-
ción.
El li bro " Perforación de explo-
ración" contiene las informa-
ciones fundamentales sobre la
técnica y la tecnología del
referido método de explora-
ción geológica. Está redactado
en un nivel científico-técnico
moderno, toma en considera-
ción las perspectivas del desa-
rroll o contemporaneo de la per-
foración de exploración y consta
de nueve partes.
En la parte 1 se exponen los
fundamentos de la perforación,
las propi·edades físico-mecáni-
cas de las rocas y los distintos
procedimientos que se utilizan
para desagregarlas en el pro-
ceso de perforación. Esta parte
es la base para la redacción
de las demás.
En la parte 2 se examina la
perforación de pozos de bús.:.
queda, de exploración e inge-
ni ero-geológicos poco profun-
dos.
La 3 está dedicada al
principal método de perfora-
ción de exploración de mine-
rales ·sólidos, a la perforación
con obtención de testigos.
5. . 383,-8 EHCKII1Vt
O. h.
A. A. uoao>t<111noB

li) ..

,,,
MOCKBA
·HEDPA
/
B.I.VOZDVIZHENSKI
O N.GOLUBÍNTSEV
A. A. NOVOZHÍLOV
EDITORIAL
M IR:
/
MOSCU
Traducido del ruso por
T. V. Loshakova
A NUESTROS LECTORES:
Mir edida libros soviéticos traducidos al español, inglés,
francés, árabe y otros idiomas extranjeros. Entre ellos figuran
las mejores obras de las distintas ramas de la ciencia y la técnica:
manuales para los centros de enseñanza superior y escuelas tecno-
lógicas; literatura sobre ciencias naturales y médicas. También
se incluyen monografías, libros de divulgación científica y cien-
cia ficción. Dirijan sus opiniones a la Editorial Mir, 1 Rizhski
per. , 2, 129820, Moscú, I-110, GSP, URSS.
Impreso en la URSS.
Ha ncnaacKoM .ll3h1Ke
@ J:la;n;aTeJihCTBO <<He¡¡pa>> 1979
-@ Traducción al español. Editorial Mir. 1982
Prefacio
La perforación de exploración es un importantísimo medio téc-
nico para la búsqueda y prospección de minerales de toda clase,
y también, para la exploración ingenierogeológica.
El libro <<Perforación de exploración» contiene la principal in-
formación sobre la técnica y tecnología de la perforación de pozos.
Está expuesto a nivel científico-técnico moderno y consta de siete
partes.
La primera parte generaliza el material referente a los elementos
de la perforación, a las propiedades físico-mecánicas de las rocas y
a diferentes procedimientos de desagregación de éstas al perforar.
En la segunda parte se examinan la técnica y tecnología de per-
foración de pozos poco profundos utilizadas en las investigaciones de
prospección e ingenierogeológicas.
La tercera parte está dedicada al método fundamental de perfo-
ración de pozos, aplicado con la mayor frecuencia) para explorar
minerales sólidos, es decir, a la perforación con tajo anular, la cual
permite extraer del subsuelo muestras cilíndricas enterizas de rocas,
o sea, testigos de sondeo.
A base de los testigos de sondeo extraídos se confecciona el corte
geológico del pozo. Los testigos de sondeo se someten a examen e
investigación omnilaterales a fin de determinar las reservas y la
calidad del mineral.
En esta misma parte se examinan la herramienta y los equipos
para l a perforación con tajo anular rotatoria y la rotopercutiente.
Se describen diversas soluciones de lavado y las esferas de su aplica-
ción en función del método de perforación y de las propiedades físico-
mecánicas de las rocas.
Está expuesta con detalle la tecnol ogía de perforación con tajo
anular; minuciosamente se describen los métodos progresivos: la
perforación a diamante y la perforación por choque hidráulico.
5
Especial atención se presta a los métodos de intensificación del
rendimiento del testigo de sondeo y a los de mejoramiento de la
calidad del muestreo.
Como para un trabajo productivo de alta calidad se requiere el
control de observación de los parámetros óptimos de perforación,
en esta parte, un capítulo especial se dedica a los aparatos de control
y medida y a los problemas de mecanización compleja de la perfora-
ción con tajo anular.
La perforación a rotor y la perforación a turbina, que se aplican
ampliamente en la prospección y la exploración de los yacimientos
de petróleo y gas natural, descrí bense de breve forma . Sin embargo,
la perforación a rotor con lavado inverso, la cual se emplea vasta-
mente 'en las investigaciones hidrogeológicas, se describe con más
detalle·.
La parte V*) está dedicada al encorvamiento de pozos, a la per-
foración dirigida y a l a perforación de múltiples fondos.
En esta parte se examinan las causas y regularidades de la curva-
tura de los pozos, los medios técnicos de perforación dirigida y de
la de múltiples fondos, los principios de medición del encorvado de
los pozos.
La parte VI describe la perforación por percusión con cable, que
se emplea ampliamente en las investigaciones hidrogeológicas y en
la prospección de placeres.
En la séptima parte, que es la última, se describen las labores
especiales referentes a la perforación de pozos para obtener agua:
- el taponamiento de pozos con empleo de diversos métodos y
con lel fin de aislar horizontes acuíferos y evitar trasiegos de aguas
subterráneas entre las capas;
- la instalación en los pozos de filtros de diversa estructura
según ]sea la clase del horizonte acuífero;
- la instalación en los pozos de elevadores de agua de tipo
variado según la profundidad de yacimiento de las aguas subterráneas
y conforme al caudal requerido.
El libro finaliza con la conclusión, donde se hace el balance del
rápido desarrollo de la técnica y la tecnología de la perforación de
exploración durante los sesenta años de existencia del Estado Sovié-
tico.
B.I. Vozdvízhenski.
* La parte V la ha escrito V. P. Zinenco,
Parte 1
Principios de perforación
y propiedades físico-mecánicas de las rocas
Capítulo 1
Generalidades de la perforación
de pozos
§ 1. Nociones fundamentales de la perforación de pozos
Llámase perforación de pozos el conjunto de trabajos para realizar
excavaciones de sección redonda en las rocas. Estos se ejecutan por
medios técnicos especiales (herramientas y equipos de perforación)
sin acceso del hombre a dichas excavaciones.
La perforación de los pozos se divide, como rama de los cono-
cimientos, en la técnica y tecnología de perforación.
La técnica de perforación es la rama de los conocimientos sobre los
medios técnicos para perforar los pozos.
La tecnología de perforación es el dominio de los conocimientos
que estudia los procesos tecnológicos debido a los cuales se forman
los pozos.
Llámase pozo de sondeo una excavación minera cilíndrica de diá-
metro muchas veces menor que la profundidad.
El diámetro de los pozos cambia en los límites de 16-1500 mm.
En ciertas ocasiones, mediante perforación, se excavan minas de
diámetro de 1,5 a 8 m. Durante el sondeo de exploración se tiende
a perforar pozos de diámetro pequeño, pues los medios técnicos para
dicho sondeo tienen dimensiones exteriores y masa menores, mien-
tras que la velocidad de perforación acrecienta.
La profundidad de los pozos de sondeo varía dentro de extensos
límites: desde unos cuantos metros hasta varios miles de metros.
La profundidad de los pozos para obtener petróleo y gas ha alcanzado
9550 m. Con objeto de estudiar horizontes profundos de la corteza
terrestre, para atravesarla por entero y descubrir el manto superior
de la Tierra se ha proyectado la perforación de pozos con profundidad
de 10 a 15 km y más.
La perforación de pozos se puede realizar desde la superficie
t errestre, excavaciones mineras subterráneas, desde la superficie
de los depósitos de agua (ríos, lagos, mares y océanos), de la Luna,
y en lo sucesivo, de otros planetas.
7
. !
§ 2. Elementos del pozo de sondeo
Los elementos del pozo de sondeo son (fig. 1):
La boca 1 del pozo es el comienzo de éste, es decir, el punto de
intersección del pozo con la superficie de la Tierra o, en el caso de
+++ ++++
perforación subterránea, con la de la
excavación minera.
El tajo 2 del pozo es el fondo de
éste, que se desplaza por la acción de
la herramienta que desagrega la roca.
Las paredes 3 del pozo son las
superficies laterales de éste.
La tubería de revestimiento 4 es
una columna de entubación concén-
trica que se destina para fijar las
..., paredes del pozo. Si las paredes son
...:¡ de rocas firmes, la tubería de reves-
timiento no se introduce en el pozo.
El tronco del pozo es el espacio
del subsuelo ocupado por éste. Una
vez descendida al pozo la columna
de entubación, el tronco del pozo se
estrecha. Por lo tanto se deben dis-
tinguir:
A-A B
2
mll
a) el tronco del pozo no revestido
de tubos 5, que es el espacio del sub-
suelo limitado por las paredes del
pozo;
b) el tronco del pozo revestido
de tubos 5a, que es el espacio del
subsuelo limitado por la superficie
interior de la tubería de revesti-
Fig. L Elementos del pozo de son- miento.
deo: El eje 6 del pozo es la línea ima-
1-boca; 2-tajo continuo; s-paredes; · ·a que l t d l
4-tuberías de revestimiento; 5-pozo sin glnan une os cen ros e as
entubación; sa-pozo entubado; e-eje secciones transversales del pozo.
del pozo; 7-testigo; s-tajo anular; D,, S ' 1 ' d d '
D,, D
3
-diámetros de los intervalos del egun e meto o e excavacion
pozo; dlin• d1ex• d21n• d2ex-diámetros del fondo la perforación de los pozos
de los tubos de revestimiento intriores l d
(in) y exteriores (ex); dtes-diámetro del se e ivi e en perforación sin t estigo
testigo; L, L,-profundidades ddos in- de sondeo y de corona sacatestigos.
tervalos to- En caso de la perforación sin tes-
tigo de sondeo la roca se tritura por
toda el área del fondo 2, que es un círculo.
La perforación con corona sacatestigos destruye la roca por el fondo
anular conservándose el testigo de sondeo 7 (véase la fig. 1).
El testigo de sondeo 7 es la muestra de la roca originada por la
desagregación anular del tajo del pozo. Del vocablo <<testigo>> pro-
viene la denominación de dicho método de perforación. Después
de perforada la muestra de sondeo (de longitud de 1,5-3 m y másy
ésta se desprende del tajo y se extrae del pozo para investigarla y
confeccionar el corte geológico.
Los pozos se perforan de forma escalonada, disminuyendo su
diámetro paso a paso. Esto se hace con el fin de colocar la columna
de entubación.
Las dimensiones principales del pozo de sondeo son: los diámetros.
de los intervalos del pozo en milímetros, los diámetros exteriores e
interiores de las tuberías de revestimiento en milímetros, la profun-
didad de los intervalos del pozo desde la boca hasta el fondo en
metros; la profundidad total del pozo desde la boca hasta el tajo·
final en metros (véase la fig. 1).
§ 3. Disposición espacial de los pozos en el subsuelo
La disposición espacial del pozo de sondeo en el subsuelo se
determina por los factores siguientes: 1) las coordenadas del centro
de la boca del pozo x, y, z; 2) la dirección del pozo; 3) el ángulo de
inclinación del pozo; 4) el azimut del pozo; 5) la profundidad.
Las coordenadas x e y del centro de la boca del pozo se expresan.
en el sistema único de coordenadas rectangulares de Gauss-Krüger,
adoptado en la URSS. La z-coordenada es la cota absoluta o de altura,
la cual indica la superación del centro de la boca del pozo con respecto
al nivel de los océanos, tomado como cero.
En cuanto a su dirección, los pozos de sondeo se dividen en cinco
tipos:
1) verticales, dirigidos verticalmente hacia abajo; 2) inclinados,
dirigidos hacia abajo por un ángulo agudo a la vertical; 3) horizonta-
les, dirigidos de modo horizontal; 4) ascendentes inclinados, exca--
vados bajo ángulo agudo a la vertical; 5) ascendentes verticales.
§ 4. Clasificación de los pozos de sondeo según su aplicación
Según su aplicación los pozos de sondeo se clasifican en tres'
categorías principales: de exploración geológica, de explotación
y técnicos.
De la primera categoría son los pozos de prospección geológica,
que se excavan para estudiar los yacimientos minerales o con el
objeto de analizar la estructura geológica de determinada región.
Los pozos de exploración geológica se subdividen según su destino en
las siguientes variedades.
1. Los pozos cartográficos se perforan, al realizar el levantamiento
geológico, con el fin de aflorar las rocas originarias, según las cuales-
se realiza la confección de mapas geológicos, en aquellas regiones .
donde dichas rocas están cubiertas por depósitos aluviales.
2. Los pozos de búsqueda se perforan con el objetivo de establecer
la presencia o ausencia en la región dada de uno u otro mineral.
9
3. Los pozos de prospección se perforan con el fin de contornear y
1ieterminar las reservas del mineral en el yacimiento dado.
4. Los pozos hidrogeológicos se perforan con vistas a estudiar las
-aguas subterráneas, las condiciones de su concentración, posible
rendimiento y composición química.
5. Los pozos artesianos son una variedad de los pozos hidrogeoló-
·.gicos y se perforan para obtener aguas intersticiales a presión.
Los pozos artesianos han recibido su nombre del antiguo vocablo
romano Artesia, que es una provincia francesa actualmente denomi-
nada Artois. En 1126 en esta provincia fue perforado el primer pozo
de sondeo en Europa para la obtención del .agua brotante. Sin embar-
go semejantes pozos eran ya conocidos en los tiempos de la remota
.antigüedad en China y Egipto.
6. Los pozos ingeniero-geológicos se perforan para el destape de los
horizontes superiores de l a corteza terrestre con el propósito de
-confeccionar el corte geológico, realizar ensayos de las propiedades
físico-mecánicas de los terrenos en el pozo y tomar muestras del
terreno de estructura inalterada para determinar sus propiedades
·en el l aboratorio para los menesteres de la construcción civil e
industrial.
7. L os pozos sísmicos se perforan durante la prospección sísmica
·con el fin de efectuar explosiones subterráneas, mediante las cuales,
con ayuda de sismógrafos, se determinan la profundidad y la incli-
nación de los filones.
8. L os pozos paramétricos se perforan a fin de medir los parámetros
de l as propiedades geofísicas de las rocas y la temperatura en con-
diciones de estratificación natural y de estudiar la constitución según
la profundidad de las posibles zonas de acopio de petróleo y gas
natural.
9. Los pozos estructurales se perforan con el propósito de estudiar
las estructuras geológicas y los elementos de estratificación (poten-
das, ángulos de buzamiento y dirección) de las capas, de controlar
y puntualizar los datos de los levantamientos geológico y geofísico.
10. L os pozos de apoyo se perforan dentro de los límites de áreas
"cuya estructura geológica no se ha elucidado por perforación para el
levantamiento geológico, búsquedas, examen regional de la con-
'stitución geológica según la profundidad, estudio del contenido en
mineral o la capacidad gasífera y petrolífera de los horizontes pro-
·fund os.
De la segunda categoría son los pozos d.e explotación excavados
¡para extraer del subsuelo los minerales líquidos (agua potable o
·mineral, petróleo) y gaseosos. A ésta se refieren las siguientes varie-
·dades.
1. Los pozos de toma del agua para suministrar ésta a las ciudades,
-empresas industriales, balnearios, agricultura, transporte ferro-
wiar io.
2. Los pozos de petróleo y gas natural para la extracción de estos

t10
3. Los pozos de gasificación subterránea del carbón para la obten-
-e- ión de gases combustibles por el método de combustión incompleta
directamente en el macizo del yacimiento carbonífero; los gases
obtenidos se utilizan como combustible o materia prima en la indus-
tria química.
4. Los pozos para la extracción de salmueras, depositadas en los
de la corteza terrestre y que sirven para lixiviar de ellas
.diferentes sales: las de bromo, yodo, etc.
5. Los pozos geotecnológicos se operan para la desagregación hidro-
ninámica de las rocas que contienen minerales o para inyectar en el
pozo soluciones de ácidos que disuelvan a estos componentes extra-
yéndolos a la superficie.
De la tercera categoría son los pozos técnicos construidos con
-distintos fines técnicos. A ellos se refieren las siguientes variedades.
1. Los pozos de explosión son destinados p1ra colocar en ellos la
·carga explosiva a fin de separar el mineral o las rocas del macizo al
ejecutar explosiones en las labores mineras a cielo abierto o subterrá-
neas. Llámanse barreno de voladura los pozos de explosión de pequeñas
dimensiones: de diámetro de 30 a 60 mm y de profundidad hasta
.de 5 m.
2. Pozos a mano y de mina perforados en las rocas.
3. Los pozos de congelación del suelo son perforados por un anillo
-alrededor del futuro pozo de mina para congelar las rocas acuíferas
antes de que éste se excave, eliminándose de este modo la posibilidad
de inundar de agua la mina durante su laboreo y al construir el reves-
timiento impermeable. Las rocas acuíferas se congelan por el des-
en los pozos perforados de tubos con soluciones refrigerantes
-que circulan por estos últimos.
4. Los pozos para consolidar los terrenos durante las obras de con-
-strucción inyectando en las rocas agrietad9.s mortero de cemento,
distintas resinas o vidrio líquido.
5. Los pozos de drenaje o de descenso del agua son destinados para
el drenaje, o sea, para el método de desecación de una cantera, un
yacimiento o un terreno para edificar, que consiste en bajar el nivel
de las aguas subterráneas.
6. Los pozos de desagiie para evacuar el agua de un horizonte sub-
t erráneo a otro al secar las excavaciones mineras, a veces, estratos
a cuíferos enteros.
7. Los pozos de inyección sirven paL'a organizar la impulsión de
agua, aire o gas de petróleo a la zona contorneada del yacimiento
petrolífero con el propósito de ejercer presión sobre el petróleo y
aumentar el aflujo de este mineral al pozo de explotación.
8. Los pozos de observación sirven para realizar el control sistemá-
tico del cambio del nivel de agua en el pozo o del cambio de la pre-
sión de líquido o gas en el proceso de explotación de la capa contene-
dora de petróleo y gas.
9. Los pozos en el interior de la capa se practican desde las galerías
s ubterráneas por las capas para desgasificar y despolvorear el carbón
11
a extraer, que se 1 humedece co_ <"- - :......:-ec a por dichos
pozos.
10. Los pozos auxiliares si.r...-.: ara • ent ilar las excavaciones,
colocar l a cañerí a a fin de sumini ,trar el aire comprimido desde el
compresor, que se halla en la superficie terrestre, a las máquinas
neumáticas en los taj os, bajar la madera de entibación, extinguir
los incendio subterráneos.
Las aplicaciones de los pozos de sondeo se pueden unir o variar
al efectuar los trabajos de perforación. Por ejemplo, las aplicaciones
del pozo de apoyo se pueden combinar con las de los pozos de búsqueda
estructural y paramétrico; el pozo de búsqueda o de exploración del
agua, petróleo o gas natural puede convertirse en pozo de explota-
ción, etc.
En concordancia con la clasificación de los pozos de sondeo según
su aplicación existen tres modalidades de perforación de los pozos:
1) de exploración, 2) de explotación y 3) técnica.
§ S. Aplicación, ventajas y deficiencias de la perforación
de exploración geológica
Aplicación de la perforación de exploración. Todos los minerales
líquidos y gaseosos -aguas dulces y minerales, petróleo, gas natural-
se exploran y explotan por los pozos de sondeo.
Los yacimientos carboníferos, los de minerales de hierro, alumi-
nio, manganeso y muchos criaderos de metales no ferrosos se exploran
mediante pozos de sondeo sin emplear excavaciones mineras. Los
yacimientos polimetalíferos y los minerales de metales raros y
nobles, así como los yacimientos que descansan en el subsuelo en .
forma de cuerpos irregulares se exploran por la perforación combinada
con las excavaciones mineras de búsqueda.
La perforación de exploración se emplea asimismo durante el
levantamiento geológico, durante la prospección sísmica para practi-
car los pozos de explosión, durante las investigaciones hidrogeoló-
gicas e ingenierogeológicas en los terrenos de la futura obra de cons-
trucción para estudiar las condiciones de estratificación de las rocas.
su acuosidad y propiedades físico-mecánicas.
Ventajas de la perforación de exploración.
1. La posibilidad de estudiar la corteza terrestre a gran profundi-
dad extrayendo testigos de sondeo (muestras) para investigarlos y
elaborar el corte geológico.
2. La posibilidad de perforar pozos en las rocas de todo género.
siendo cualquiera el aflujo de agua, ya que no siempre es posible la
realización de excavaciones mineras de exploración. Así, por ejemplo,
es dificultoso practicar las excavaciones mineras (calicatas, pozos,
galerías, etc.) a través de capas acuíferas de gran aflujo. En tal caso
el pozo de sondeo es el único laboreo minero de exploración.
3. La posibilidad de la hermetización completa, es decir, de
impermeabilidad del pozo de sondeo y la comodidad de explotación
12
de los minerales líquidos y gaseiformes. Esta ventaja condiciona la
aplicación exclusiva de los pozos de sondeo para explorar y extraer
agua , petróleo y gas natural, si no se tienen en cuenta los pozos abier-
tos.
4. El alto rendimiento de la perforación de los pozos en compara-
ción con el de las excavaciones mineras de exploración que se abren
en las condiciones idénticas.
5. La economía, o sea, el coste de 1 m del pozo de sondeo, es menor
que el de la excavación minera de igual longitud, lo que se explica
por l a sección pequeña del pozo y por la gran productividad de la
perforación.
Deficiencias de los pozos de sondeo.
1. La imposibilidad de la observación directa de las paredes del
pozo, es decir, de los afloramientos artificiales, obtenidos mediante
-el sondeo, a causa del pequeño diámetro de.l pozo. El corte geológico
se confecciona a base de las muestras extraídas de éste. Para eliminar
esta insuficiencia se emplea la fotografía de sus paredes.
2. La extracción incompleta de las muestras, debida a su abrasión
y derrubio en el pozo. Como consecuencia el corte geológico no resulta
exacto. Para evitar este defecto las muestras se extraen de las paredes
·del pozo, empleando métodos geofísicos de investigación.
3. Las muestras del mineral sólido tienen volumen menor que las
obtenidas en las excavaciones mineras. N o obstante, esta insuficiencia
no es considerable, puesto que las investigaciones requeridas se
pueden realizar con muestras de pequeñas dimensiones.
4. El encorvamiento del pozo, o sea, el desvío de éste de la direc-
rectilínea proyectada da una representación falsa de las profun-
didades en las que yacen las capas, de su espesor y de su disposición
-en las entrañas de la Tierra. A fin de eliminar esta insuficiencia se
emplean instrumentos de medida del encorvamiento de los pozos,
lo que da la posibilidad de establecer la disposición real de los pozos
en el subsuelo.
§ 6. Clasificación de los métodos de perforación de los pozos
Según los métodos de destrucción de las rocas la perforación de
los pozos se puede ejecutar por los siguientes procedimientos que se
diferencian en principio por su naturaleza física.
1. Perforación mecánica o perforación de los pozos mediante herra-
mientas que destruyen las rocas, con la cual la desagregación de aque-
llas se realiza por la acción mecánica de la herramienta sobre el tajo.
Las ventajas de la perforación mecánica son: 1) la posibilidad
de extraer muestras naturales de las rocas para la confección del
geológico y para su estudio multilateral; 2) las condiciones
favorables para el destape e investigación de los horizontes que
contienen agua, petróleo y gas natural; 3) la posibilidad de practicar
los pozos en la dirección prefijada.
Debido a las ventajas mencionadas la perforación mecánica me-
diante herramientas cortantes ha obtenido aplicación prácticat
universal.
Las insuficiencias de 1 a perforación mecánica son: 1) elf desgaste·
de las herramientas cortantes, lo que requiere su cambio; esta defi--
ciencia ha llevado a la búsqueda de otros procedimientos físicos de·
destrucción de las rocas sin emplear trépanos; 2) el bajo coeficiente
de aprovechamiento energético, que disminuye al profundizar el pozo ,
estando situado el motor sobre la superficie de la tierra; esta defi-
ciencia ha conducido a la creación de los motores [de fondo (turbo-
perforadoras, electroperforadoras) que se instalan en el pozo encima
de la herramienta cortante.
La perforación mecánica con herramientas cortantes tiene muchas
modalidades. Su aparición y desarrollo son condicionados por las-
tareas que se planteaban a la perforación de pozos en las condiciones-
geológico-técnicas dadas.
2. Perforación hidrodinámica con la cual la destrucción de las
rocas efectúase por el chorro de líquido a alta presión mediante la
desagregración o disolución de las rocas en el tajo. Son conocidas dos-
variedades de dicha perforación:
a) el chorro desmorona por completo el fondo y forma el tronco-
del pozo. En tal caso, para destruir las rocas la presión del chorro-
debe ser de 20 a 200 MPa según sea su resistencia. La capacidad del
chorro para desagregar las rocas crece al usar la perforación erosiva
con hidromonitor, cuando en el chorro de agua se introduce un mate-
rial abrasivo (granalla de acero, arena cuarzosa) de una concentración
del 5 a 15% en volumen:
b) el chorro de agua desagrega parcialmente y reblandece la roca
del fondo, el tronco del pozo se conforma por el trépano con toberas
de hidromonitor que aumentan la velocidad de salida del chorro.
Esta variedad obtuvo aplicación práctica al perforar sin testigo-
rocas no consolidadas y blandas mediante los trépanos de hidro--
monitor.
3. Perforación térmica, ígnea o por chorro de fuego , con la que la
roca se fractura por la acción térmica de la alta temperatura. Esta
última (cerca de 2300°C) se crea al quemarse el chorro de kerosene-
con el de oxígeno, que salen por las toberas del quemador de chorro
de fuego que se baja al pozo por tubos. El quemador se enfría con
agua. A la dilatación libre de los sectores calientes de las rocas del
fondo obstaculiza la reacción de sus sectores fríos. De aquí, en
la roca surgen tensiones térmicas que provocan el desprendimiento
del macizo de la roca de trozos escamiformes que se arrastran por los-
gases de desecho y el vapor desde la zona de acción del quemador hacia
arriba. Los gases y vapor se succionan del pozo con un ventilador.
La perforación ígnea se aplica para sondear pozos de explosión.
Las máquinas de sondeo térmico excavan pozos de 160 a 250 mm
de diámetro a una profundidad de 8 a 50 m. El rendimiento de la-
perforación térmica en las cuarcitas es cerca de 30 ro/turno, mientras'
que el de la perforación por percusión con cable es de 3-3,5 m por
14
turno. En las labores de exploración geológica la perforación térmi-
ca no se emplea.
4. La perforación termomecánica prevé la debilitación de la resis--
tencia de las rocas mediante su calentamiento local, con la posterior-
desagregación de éstas por medio de la herramienta habitual de per-
foración rotatoria.
5. La perforación electrotérmica se emplea en la Antártida para:
derretir el hielo por calentadores eléctricos. La perforadora electro-
térmica está adaptada para perforar en el hielo pozos de profundidad
hasta de 1000 m y de diámetro hasta de 300 mm con la obtención del
testigo de hielo hasta el 100%. La potencia del calentador es de
hasta 8 kW. El dispositivo tiene una bomba para la evacuación del
agua originada por el derretimiento del hielo.
6. La perforación explosiva fue elaborada por A. P. Ostrovski.
En este caso la roca se desagrega en el fondo bajo la acción de la
explosión dirigida. Durante la perforación explosiva las ampollas de
plástico, llenas de materia explosiva, son alimentadas a iguales
intervalos de tiempo hacia el fondo por los tubos en el flujo del líquido
lavador inyectado. Al golpear contra el fondo la espoleta se pone en
funcionamiento y la ampolla estalla. La roca destruida por la explo-
sión extráese por el flujo del líquido lavador desde el fondo hacia
la superficie. Por perforación explosiva está practicado un pozo de
profundidad hasta de 2800 m en las rocas sedimentarias, con ali-
mentación de 300 cargas/h. Debido a l a presión hidrostática creada
por la columna de líquido sobre el fondo del pozo, la eficacia de la
explosión unitaria disminuye con la profundidad. La perforación
explosiva se halla todavía en la etapa experimental y no goza de-
amplia aplicación práctica.
7. Los métodos electrofísicos de perforación reúnen un grupo de
procedimientos basados en el empleo de la corriente eléctrica para la
desagregación directa de las rocas. Entre ellos figuran:
a) el efecto electrohidráulico, descubierto por L. A. Yutkin, es.
un fenómeno que consiste en l a formación en el agua de una descarga
por impulso de alta tensión (chispa); la chispa eléctrica posee un
volumen determinado; surge instantáneamente, desplaza con gran
fuerza el líquido, provocando un choque que destruye la roca;
b) el método eléctrico por impulsos, ha sido elaborado por
A. A. Vorobiov. Según este método el pozo se llena de líquido (por
ejemplo, aceite para transformadores) cuya resistencia eléctrica
supera la de la roca. Contra el fondo se aprietan estrechamente dos-
electrodos y se alimenta corriente de alta tensión. Esta última atra--
viesa la roca. La descarga eléctrica disruptiva va acompañada de la
destrucción efectiva de la roca.
También fueron propuestos otros métodos físicos de desagregación
de las rocas para perforar pozos (ultrasónico, con plasma, con láser),
pero todos ellos no pasaron de la etapa experimental. La clasificación
pe diferentes métodos de perforación de los pozos está aducida en la
fig. 2.
15·
Por abatimiento
Por vibración


...,


.._

'<>
.;
"' "'""

t::::- ........

c:;:,L.,.l..c::;:¡
"-.,_, "'-
Fig. 2. Clasificación de los métodos de perforación de pozos
§ 7. Equipo de perforación y ciclo de producción para el sondeo del pozo
de exploración
Llámase equipo de perforación el complejo constituido por la
torre de sondeo (o mástil), la maquinaria de perforación y energética,
requeridas al perforar los pozos. Según sea el método de sondeo los
equipos de perforación se dividen en rotativos, de percusión, vibrato-
rios . etc. En función de los medios de transporte, los equipos pueden
:::er estacionarios, móviles, autopropulsados y portátiles.
El ciclo de producción es el conjunto de operaciones laborales que
ranscurren en cierto orden de acuerdo con el proceso tecnológico
es · ablecido correctamente para dicha especie de trabajos.
El ciclo de perforación de un pozo de exploración consta del
conjunto de los siguientes procesos de trabajo.
1. Transporte del equipo de perforación al nuevo punto de sondeo.
2. :\1ontaje del equipo de perforación.
3. La perforación propiamente dicha (laboreo del pozo) consta
Le las siguientes operaciones.
La operación laboral es una parte del proceso de trabajo, inde-
peLdiente y homogénea desde el punto de vista tecnológico:
a1 la propia perforación, o sea, la desagregación directa de la
roca mediante la herramienta cortante en el fondo del pozo;
b) la limpieza del fondo de la roca triturada y su transporte desde
el íondo hasta la boca del pozo. Al perforar con lavado o soplado, así
como durante el sondeo de entornación por tornillo sinfín, esta opera-
ci CJ se combina con la principal, o sea, la propia perforación;
e las operaciones de descenso y ascenso que se ejecutan para
ituir la herramienta cortante desgastada y para subir las mues-
tra::: de roca (testigos) .
.±. La consolidación del pozo en las rocas inestables, es decir,
incapaces de retener las paredes del pozo contra el desmoronamiento
(rocas fisura das, de débil cohesión, no consolidadas y arenas fluentes)
reaiízase de dos modos:
a bajando al pozo columnas de entubación, lo que requiere parar
el propio sondeo;
b con los líquidos lavadores que consolidan las paredes del pozo
siro ult áneamente al sondeo. N o se requiere consolidar las paredes del
pozo al perforar rocas duras y estables.
5. Ensayos e investigaciones dentro del pozo (medición del encor-
Yamiento, perfilaje, etc.).
6. Aislamiento de los pozos por cementación forzada a fin de
separar entre sí y aislar los estratos acuíferos de variada composición
química de las aguas o dividir la capa acuífera de la que contiene
petróleo y gas natural.
7. Instalación del filtro y del elevador de agua en el pozo
oeológico y ejecución de las investigaciones hidrogeológicas (medi-
ción del nivel de líquido en el pozo, muestreo del agua para el aná-
químico, determinación de la producción del pozo mediante
mbeos de ensayo).
17
8. Prevención y liquidación de las averías en el pozo.
9. Extracción de las tuberías de revestimiento y abandono del
pozo (taponamiento de liquidación).
10. Desmontaje del equipo de perforación y su traslado a otro
punto.
Las operaciones laborales enumeradas del ciclo de perforación
del pozo de exploración son sucesivas, es decir, se pueden efectuar de
manera consecutiva por una misma cuadrilla de obreros.
Si es necesario perforar varios pozos y habiendo equipos de perfo-
ración de reserva, para acelerar los trabajos de exploración algunas
operaciones laborales pueden ser paralelas, o sea, ejecutadas por dos
o más brig<J.das de trabajadores. Así, por ejemplo, la cuadrilla de
perforación realiza los procesos de propio sondeo y consolidación del
pozo; la de montaje se ocupa sólo del transporte, montaje y desmon-
taje ele los equipos ele perforación y del taponamiento de liquidación
de los pozos; la de perfilaje practica sólo esta operación, etc.
Capítulo 2
Propiedades físico-mecánicas
de las rocas
§ 1. Noción de las propiedades físico-mecánicas de las rocas y su influencia
sobre el proceso de perforación
Llámanse rocas las formaciones minerales naturales, que integran
la corteza terrestre, constituidas por los minerales de roca, heterogé-
neos u homogéneos, tanto incoherentes como ligados entre sí por las
fuerzas de interacción molecular o por un material cementante.
Según su origen, todas las rocas se dividen en: magmáticas o
eruptivas (abismales y efusivas); sedimentarias (sedimentos mecánicos
o rocas elásticas, precipitados químicos, sedimentos organógenos);
metamórficas, o sea, originadas a grandes profundidades de las rocas
magmáticas y sedimentarias bajo la acción de altas presiones y
temperaturas.
La diversidad de propiedades de las rocas depende del origen y
de los procesos geológicos transcurridos después de su formación
durante el largo tiempo de su existencia.
Las propiedades físico-mecánicas de las rocas reúnen las propiedades
físicas y mecánicas que influyen sobre el proceso de su destrucción.
Las propiedades físicas de las rocas caracterizan el estado físico
de las mismas. Entre la gran diversidad de propiedades físicas de
las rocas vamos a examinar aquellas que ele modo directo o indirecto
influyen sobre el proceso de perforación: grado de coherencia, poro-
sidad, densidad, peso específico, estructura, textura, granulosiclad.
Las propiedades mecánicas de las rocas son una variedad de las
físicas. Se manifiestan bajo el influjo de las fuerzas mecánicas exter-
18
nas y se expresan por la capacidad de las rocas a oponer resistencia a
la deformación y desagregación. Entre ellas figuran la resistencia
mecánica, solidez, resistencia dinámica, dureza, elasticidad, fragili-
dad, plasticidad, abrasividad, etc.
La investigación y el estudio de las propiedades físico-mecánicas
de las rocas son necesarios para: 1) poder elegir el método de perfora-
ción y el tipo más productivo de herramienta cortante; 2) elaborar
la tecnología racional de perforación y consolidación de las paredes
del pozo; 3) ampliar los conocimientos geológicos referentes a la región
de las obras. Atención especial se presta a la investigación de las
propiedades físico-mecánicas del testigo de sondeo de los pozos de
apoyo ya que los resultados de este estudio se utilizan al hacer el
proyecto de sondeo de nuevos pozos en la misma región.
§ 2. Clasificación de las rocas por el grado de coherencia
Según sea el grado de coherencia las rocas se dividen en cuatro
grupos fundamentales: pétreas, coherentes, no consolidadas y move-
dizas.
Las rocas pétreas se singularizan por su variada dureza, común-
mente alta, condicionada por las fuerzas moleculares cohesivas exis-
tentes entre las partículas minerales y que, después de destruida la
roca, no se restablecen ni por alta presión ni por humectación.
Las rocas por su contenido de cuarzo suelen ser cuarcíferas y sin
cuarzo. Las cuarcíferas se caracterizan por su mayor dureza y abrasi-
'idad, por lo que se perforan con más trabajo.
Las rocas pétreas son tanto monolíticas (sin fisuras) como fisura-
das. Las paredes de los pozos excavados en las rocas pétreas monolíti-
cas son estables y no se requiere su consolidación, mientras que en
las rocas muy fisuradas se deben consolidar.
Las rocas coherentes (arcillas, tierras arcillosas, creta, bauxitas)
est án integradas por minerales arcillosos o por partículas de rocas
el ásticas aglutinadas preponderantemente por minerales arcillosos.
:3e distinguen por los siguientes rasgos:
a) en estado húmedo dan grandes deformaciones residuales sin
alt erar la coherencia;
b) según sea el grado de humedad el valor de las fuerzas cohesivas
existentes entre las partículas de estas rocas puede variar con am-
~ l i t u d ;
- e) después de perturbada la coherencia, las fuerzas cohesivas se
;-ueden restablecer al humedecer o aplicar alta presión;
d) algunas rocas coherentes (arcillosas, cretas) son capaces de
:.incharse, o sea, aumentar su volumen durante la humedificación,
= bresalir de las paredes del pozo y deslizar.
Las rocas no consolidadas (movedizas) están constituidas por una
c;.glomeración de partículas de diversa forma y dimensiones variadas
c..renas, grava, guija, cantos rodados, etc.), incoherentes entre sí.
_a perforación en semejantes rocas se opera consolidando al mismo
19
tiempo las paredes del pozo, puesto que éstas sori inestables y pro-
pensas a derrumbes y deslizamientos.
Las rocas movedizas o arenas fluentes, están integradas por rocas
arenosas y arcillosas saturadas de agua (arena microgranular, tierras
arenosas, rara vez tierra arcillosa). El rasgo privativo de las arenas
fluentes es su capacidad de desplazamiento (derramamiento). Estas
propiedades de la arena movediza se intensifican al haber en ella
micropartículas arcillosas. Las rocas fluentes, sometidas a la presión
del peso de las rocas suprayacentes, pueden ascender por el pozo.
Por lo tanto, dichas rocas exigen la consolidación de las paredes
del pozo.
§ 3. Porosidad de las rocas
Llámase porosidad de una roca el volumen sumario de las oqueda-
des (poros, cavernas, microgrietas) que contiene ésta, expresado en
fracciones de la unidad o en tanto por ciento del volumen total de
l a roca.
Se llama coeficiente de porosidad kp la razón del volumen de los
poros V por al volumen del esqueleto mineral sólido V e' que consta
del esqueleto y los poros en volumen V dado de la roca,
kp = Vp
01
./V e•
La porosidad de la roca P (total), expresada en tanto por ciento
de todo el volumen V de la misma, es igual a
Vpor·100%
P= V
Vpor · 100%
Ve+ V por
Vpor ·100%
Ve
kp
i+kp -100%.
La porosidad debilita la resistencia de las rocas. Las rocas sedi-
mentarias poseen alta porosidad (las arenas un 55%; las calizas,
del O al 45%). La porosidad disminuye al aurr¡entar la profundidad
de yacimiento.
§ 4. Densidad y densidad volumétrica de las rocas
Por densidad de un cuerpo homogéneo p se entiende la relación
entre la masa m (es decir, la cantidad de la sustancia) del cuerpo y
su volumen V
p = m/V.
(2)
La masa de la unidad volúmica de la roca en su estado natural
difiere de la masa de la misma unidad ocupada por el esqueleto mine-
ral sólido (o sea, la fase sólida) de dicha roca. Esta diferencia está
condicionada por la porosidad de las rocas y por el posible relleno
de los poros por líquido o gas. Por esto se deben distinguir: la densi-
dad del esqueleto de la roca pe y su densidad volumétrica p vo
1

20
Llámase densidad del esqueleto de una roca p e• o en forma abreviada,
densidad de la roca la relación entre la masa m e del esqueleto mineral
sólido de la roca (o sea, de la fase sólida) y el volumen V e de dicho
esqueleto sin los poros
(3)
Se denomina densidad volumétrica de una roca Pvo
1
la relación
entre la masa m de la roca en estado natural y su volumen V con los
poros
m m
Pv o! = -V = -=--:--=--
Ve + V por •
(4)
La densidad de un cuerpo homogéneo p y la densidad del esqueleto
de la roca pe son los parámetros de la sustancia. En el Sistema
Internacional de unidades (SI) la unidad de densidad es 1 kg/m
3
,
mientras que en el sistema técnico MKS 1 g/cm
3

§ S. Peso específico y peso volumétrico de las rocas
Llámase peso específico de un cuerpo v el peso de la unidad voiú-
mica del cuerpo, es decir, la relación entre el peso del cuerpo G
(fuerza de gravedad) y su volumen V,
v=GIV.
(5)
En el Sistema internacional (SI) el peso específico se expresa en
newtones por metro cúbico (N/m
3
), mientras que según el sistema
téc nico MKS en kgf/m
3

Se llama peso específico de una roca '\'e el peso de l a unidad volú-
mic a del esqueleto mineral sólido de la roca.
Llámase peso volumétrico l'vo
1
el peso de l a unidad volúmica de
:a roca en estado natural, teniendo en cuenta todos sus poros
l'vol = Ye (1-P),
"(6)
¿onde P es la porosidad de la roca en fracciones de la unidad (véase
_a fórmula 1).
Los valores del peso específico y del peso volumétrico de los
. uerpos (sólidos, líquidos) y las rocas se emplean al examinar la
s0lic itación de las fuerzas. Así, por ejemplo, el peso específico de las
!UCas se emplea al calcular la presión de roca; el peso específico del
..iquido que llena el pozo, se emplea al determinar la presión ejercida
= ! " la columna del líquido sobre el fondo y las paredes del pozo, etc.
:: 6. Estructura de las roces
Las propiedades físico-mecánicas de las rocas dependen de su
75· :-uctura y textura.
:Suele denominarse estructura de las rocas su constitución interior,
: sea . el conjunto de los rasgos condicionados por: 1) la forma, 2) las
21
dimensiones de los granos y 3) la correlación mutua de los compo-
nentes minerales y del vidrio volcánico de las rocas magmáticas o del
cemento de rocas sedimentarias. La estructura de las rocas depende
de las condiciones en que se forman. Las estructuras principales son:
1) policristalina o granular (granito); 2) porfídica o de granos no
equidimensionales (porfirita); 3) vítrea; 4) elástica (arenisca).
La granulosidad es uno de los rasgos estructurales de las rocas y
se define por el tamaño de los granos. Para las rocas magmáticas son
típicas las siguientes estructuras granulares: de grano basto con
dimensión de los granos mayor que 10 mm; de grano grueso, de 10
a 5 mm; de grano medio, de 5 a 2 mm; de grano fino de 2 a 0,25 mm;
microgranular, de 0,25 mm y menos, en la que los granos se discier-
nen sólo con ayuda de una lupa o un microscopio. Con una misma
composición mineral las rocas de grano fino son más resistentes que
las de grano grueso.
§ 7. Textura de las rocas
Llámase textura o constitución de las rocas el conjunto de los rasgos
determinados por la disposición espacial de las partes integrantes de
la roca y por su orientación. Las texturas principales son las siguien-
tes:
La textura desordenada es típica para las rocas magmáticas. En tal
caso los minerales de la roca están dispuestos sin orden alguno.
La textura estratiforme, característica de las rocas sedimentarias,
se observa cuando a consecuencia de variar las condiciones de sedi-
mentación se forman las superficies de sedimentación que contornean
las capas.
La textura esquistosa es característica de las rocas metamórficas.
En caso de la esquistosidad primaria las superficies planas de los
minerales coinciden con la dirección de la estratificación principal
de las rocas. Con la esquistosidad secundaria, denominada clivaje
(cleavage en inglés significa fracturación), a causa de la presión
lateral la roca se fractura en plaquitas que no coinciden con la direc-
ción de la esquistosidad primaria.
Se llama anisotropía de las rocas la particularidad de la textura,
que se expresa por la dependencia entre las propiedades físico-
mecánicas y la dirección elegida, lo que se explica por la disposición
orientada de los minerales y por la estratificación de la roca.
La anisotropía de las rocas es debida a las condiciones de forma-
ción de éstas y se manifiesta en las rocas sedimentarias y metamór-
ficas.
El coeficiente de anisotropía kan de las propiedades de las rocas
es igual a
(7)
donde X
11
es el índice de las propiedades de las rocas a lo largo de la
estratificación o esquistosidad; X_¡_, el índice de las mismas propie-
22
dades que se manifiestan de modo perpendicular a la estratificación
o esquistosidad. Así, la dureza máxima de la roca esquistosa se
manifiesta de forma paralela a las capas, mientras que la mínima,
de manera perpendicular a los estratos.
§ 8. Resistencia mecánica de las rocas
Llámase resistencia mecánica la propiedad del sólido de oponerse
a la destrucción bajo la acción de una carga exterior, estática o
dinámica.
Se llama límite de resistencia o tensión de rotura a de una roca el
valor de la tensión con la cual la roca se destruye por la deformación
del tipo dado (compresión, tracción, flexión, cizallamiento).
La resistencia mecánica relativa de las rocas a diferentes tipos de
deformación es diversa (tabla 1).
Tabla 1
Resistencia relativa de las rocas a la deformación
Rocas
compresión
1 1 1
cizallamiento,
uniaxial
tracción flexión
hendidura
Granitos 1 0,02-0,04 0,08 0,09
Areniscas 1 0,02-0,05 0,06-0,2 0,1-0,12
Calizas 1 0,04-0,10 0,08-0,1 o, 15
Las rocas ofrecen la mayor resistencia a la compresión. El límite
de resistencia de la mayoría de las rocas a la cortadura constituye
cerca de un 10% del límite de resistencia a la compresión. Por esta
razón, es deseable que la herramienta cortante, al perforar, ejecute
la hendidura de la roca.
El límite de resistencia de las rocas a la compresión depende de la
car acterística mineralopetrográfica, del grado de meteorización y
-,aría de 1 a 50 000 N/cm
2

La resistencia a la compresión uniaxial se determina en una prensa
' idrá ulica.
En el momento en que se aplasta la muestra, se registra la pre-
:: ión Pmáx· La fuerza Pmáx que aplasta la muestra, es igual a
Pmáx = PmáxS, N,
(8)
donde S es el área del émbolo de la prensa, cm
2

La resistencia a la compresión Ucom de la muestra sometida a la
rueba se calcula según la fórmula
(9)
_;onde Fes el área de la sección transversal de la muestra antes de la
rueba, cm
2

23
La resistencia a la compreswn de la roca sometida a la prueba
CYcom se define como el promedio de una serie de las pruebas:
Gcom ¡+Gcom 2+ · · · +acom n
CYcom = n ,
(10)
donde CYc
01111
, CYc
0
m
2
, ••• , CYcom n son las resistencias a la compresión
de las muestras probadas; n, el número de las muestras sometidas a
prueba (n = 3 para las rocas homogéneas y n = 6 para las hetero-
géneas).
§ 9. Solidez y coeficiente de solidez de la roca
Las nociones de solidez y coeficiente de solidez de la roca fueron
propuestas por el catedrático M. M. Protodiákonov (mayor) en
1926 y obtuvieron amplia difusión en minería.
Llámase solidez de una roca la resistencia de ésta a los esfuerzos
exteriores integrados por una combinación de las resistencias ele-
mentales a la compresión, tracción, cizallamiento, con la particula-
ridad de que el carácter de dicha combinación depende del procedi-
miento de desagregación de la roca.
La diferencia entre la resistencia y la solidez reside en que la
resistencia de la roca se determina con una clase determinada de
deformación (compresión uniaxial, tracción, cizallamiento), mientras
que la solidez de la roca caracteriza la resistencia a la rotura de la
roca accionada por una combinación de varios tipos de deformación.
Se llama coeficiente de solidez f de una roca la magnitud que carac-
teriza aproximadamente la resistencia relativa de la roca a la desa-
gregación.
Como las rocas oponen la mayor resistencia a la compresión, el
catedrático M. M. Protodiákonov propuso tomar por coeficiente de
solidez f de una roca una centésima parte de la resistencia de la roca
a la compresión uní axial, es decir,
f = CYcom/100,
(11)
donde CYcom es la resistencia a la compresión, kgf/cm
2
; 100, la resis-
tencia a la compresión uniaxial de una roca para la cual f = 1.
Por consiguiente, el coeficiente de solidez f de una roca es una
magnitud adimensional que indica cuántas veces la roca dada es
más sólida que otra cuya solidez se toma por unidad. La arcilla com-
pacta tiene el coeficiente de solidez f = 1. Por lo tanto, el valor del
coeficiente de solidez f de una roca indica cuántas veces ésta es más
fuerte que la arcilla compacta.
El factor ele solidez f de la roca se emplea para la evaluación
comparativa de la solidez de las rocas, de la resistencia a la rotura
y para caracterizar su estabilidad.
24
§ 10. Resistencia dinámica de las rocas
Se caracterizan por la resistencia dinámica F d aquellas rocas que
sometidas a la percusión pueden fraccionarse.
La resistencia dinámica de la roca se determina por el método de
machacamiento con ayuda del aparato IJOH (POK) (fig. 3). Este
método fue elaborado por K. l. Siskov, el catedrático M. M. Proto-
diákonov (menor), N. l. Liu
bímov y consiste en lo si-
guiente.
Una muestra de la roca se
fracciona con un martillo en
trozos de grosor 1,5-2,0 cm
por su sección transversal. De
a
7

'iE::=; ·
1
b
1 1
ro-- 90
los trozos se seleccionan cinco
5
pruebas, cada una de volumen
15-20 cm
3
• Cada una de las
3
pruebas se coloca en el mor-
tero tubular (fig. 3, a), se tri-
tura haciendo caPr diez veces
una pesa de masa 2,4 kg desde
una altura de 0,6 m. Las cinco
pruebas de la roca triturada se
echan en un tamiz metálico con
orificios de 0,5 mm y se cier-
nen conjuntamente. Las par-
tículas de la roca de todas estas
pruebas, que han pasado por el
tamiz (de grosura menor que Fig. 3. Aparato TIOK (POK) para cleter-
0, 5 mm), se vierten en el vaso minar la resistencia las rocas:
a-mortero tubular: ]-casquillo de carga; 2-
1 del medidor de volumen tubo guiador; s-pasador hendido de retención;
(f
. 3 b) L ' 1 4-pesa; 5-tope; 6-cuerda; 7-manecilla; b-
lg. , . as partiCU as se dispositivo para medir el volumen: 1-casquil!o;
compactan golpeando ligera- 2-émbolo con escala; s-fondo
mente el yaso contra la mesa.
Después, en el vaso del medidor de volumen se introduce hasta el
tope el émbolo 2. Mediante la escala (desde O arriba hasta 160 mm
abajo) se lee la altura de la columna de la roca en el vaso. El valor
de la resistencia dinámica F d de la roca se calcula según la fórmula
empírica
F d = 20 nll,
(12)
donde 20 es un factor empírico de proporcionalidad; n, el número
de golpes de la pesa efectuados contra los trozos de la roca en el
mortero (n = 10); l, la altura de la columna de roca en el medidor,
mm.
De esta forma, la resistencia dinámica F d de la roca es una magnitud
adimensional inversamente proporcional a la altura de la columna
que ocupa la roca tamizada en el medidor de volumen. Según el
25
valor de la resistencia dinámica las rocas se dividen en seis grupos
(tabla 2).
Tabla 2
Indices
Resistencia
dinámica Fd
Grado do resis-
tencia diná-
mica de las
roe> as
1 I 1
ls Y menosl
Resisten-
cia pe-
queña
Número del grupo de la roca
II III IV V VI
8-16
1 16-21, 1 24- 32 1 32-40
40 y más
Resisten- Resisten- Resisten- Muy re- Extremada-
cía cía tes sisten- mente re-
mode- media tes sistentes
rada
§ 11. Estado de tensión volúmica de la roca al penetrar a presión el punzón
Las propiedades mecánicas de las rocas (dureza, elasticidad,
plasticidad) se determinan por el método de penetración a presión
del punzón, elaborado por el catedrático L. A. Shreiner y aprobado
por la Norma Estatal (GOST) 12288-66.
Se llama punzón, o macho troquel, una barra cilíndrica con base
de apoyo redonda y plana, confeccionada de un material de alta
resistencia (acero, aleación dura), que penetra a presión en la super-
ficie de la roca que se prueba para establecer sus propiedades mecá-
nicas. Se utilizan punzones con área de la base de apoyo S de 2 a
5 mm
2
y más.
La particularidad característica del método de penetración a presión
del punzón reside en que la roca bajo el punzón se halla en estado de
tensión volúmica de la compresión total, que surge de modo natural
como resultado de la reacción de la masa de roca circundante.
Los resultados debidos al estado de tensión volúmica de la roca
en que penetra a presión el punzón, son los siguientes:
1) el crecimiento de la resistencia de la roca bajo el punzón;
2) la mayoría de las rocas frágiles a la compresión uniaxial,
manifiestan propiedades elásticas al penetrar el punzón a presión;
3) muchas rocas en estado de tensión volúmica adquieren pro-
piedades plásticas.
Las muestras a probar por el método de penetración a presión
del punzón se elaboran de los testigos de sondeo de las rocas. Es
cómodo usar muestras de diámetro de 30 a 90 mm y de altura de
30 a 50 mm. Las muestras deben tener pulidas dos superficies parale-
las entre sí.
§ 12. Dureza de las rocas
Llámase dureza de una roca la resistencia de su capa superficial
a la penetración en ella a presión de otro cuerpo más duro (indentor).
Por lo tanto, la dureza es la resistencia local a la penetración.
26
La dureza de una roca es la dureza agregada (mlxta, media),
dependiente de la dureza y composición de los granos minerales, de
la dureza y cantidad del material cementante, de la porosidad de la
roca, de la dirección de la fuerza de penetración con respecto a las
capas de la roca, del grado de humedad, de la temperatura, de la
presión de roca, condicionada por el peso de las masas suprayacentes
de las rocas.
La dureza de las rocas es el tipo principal de resistencia superada
durante la perforación rotatoria al penetrar la herramienta cortante
1
· ~
Grifo
Oe la bomba
--
17
Fig. 4. Esquema de una instalación para determinar las propiedades mecánicas
de las rocas por penetración del punzón:
1-manómetros de modelo; 2-indicador de aguja; 3-traviesa de la prensa hidráulica; 4-
barra; 5-soporte del indicador; 6-tope; 7-punzón; 8-muestra de la roca; 9-mesa del
émbolo de la prensa hidráulica; lO-aro de empaque; n-cilindro de la prensa hidráulica;
12-vástago guiador; 13-manómetro técnico; u-compensador de la presión; 15-grifo re-
gulador; 16-grito de vaciado; 17-grifo de cierre
en la roca. Tras la penetración o al mismo tiempo transcurre la
fracturación de la roca. Introducir la herramienta en la roca es más
difícil; después de la penetración, la roca se fracciona con mayor
faci lidad. Por eso, al perforar, la dureza es el tipo principal de resis-
tencia.
La dureza se d.etermina por el método de penetración del punzón
(fig. 4).
La muestra 8 de la roca sometida a prueba se instala por su plano
inferior trabajado en la mesa 9 del émbolo de la prensa hidráulica,
que puede desarrollar una carga hasta de 40 k N. Sobre el plano
superior trabajado de la muestra se establece el punzón 7. Mediante
la bomba el aceite líquido (estando cerradas las válvulas 15 y 16)
se inyecta al compensador hidráulico 14 hasta la presión que se
mide por el manómetro 13 y que supera la requerida para desagregar
27
la roca bajo el punzón. Luego, abriendo paulatinamente la llave de
regulación 15, el líquido del compensador 14 se dirige a presión al
cilindro 11 de la prensa hidráulica. Con ello, la mesa 9 de la prensa
hidráulica con la muestra 9 y el punzón 7 sube hasta el tope 6, fijado
en la traviesa 3. Luego de esto, el punzón 7 empieza a penetrar en la
muestra 9, lo que termina por la rotura frágil de la roca bajo el
punzón. Este momento se advierte por la caída brusca de la presión
(por el manómetro 1) a consecuencia de la rápida penetración del
punzón en la roca durante la rotura frágil de esta última y se anota
la máxima presión leída en el manómetro. Con el fin de elevar la
precisión de las mediciones a la prensa hidráulica se conectan los
manómetros modelo 1 con escala de 300 divisiones, para la presión
límite Q = 100; 250; 400; 600 N/cm
2
= 1; 2,5; 4; 6 MPa.
Sea que para la medición está conectado el manómetro modelo
para la presión límite Q = 600 N/cm
2
y con la escala de 300 divisio-
nes.
El valor de una división de la escala del manómetro, expresado en
unidades de presión, es igual a
qm =
3
~
0
= ~ ~ ~ = 2,0 N/cm
2

El valor de una división de la escala manométrica, expresado en
unidades de fuerza, es igual a
Pm = qmF = 2,0 N/cm
2
·26,4 cm
2
= 52,8 N,
donde F = 26,4 cm
2
es el área de la superficie inferior del émbolo 9
(véase la fig. 4) de la prensa hidráulica.
La carga, o sea, la fuerza de compresión P, desarrollada por la
prensa hidráulica, es igual a
P = Pmn, N, (13)
donde Pm es el valor de una división de la escala del manómetro, N;
n, el número de divisiones leído en la escala del manómetro modelo 1
(véase la fig. 4).
La carga Pmáx desarrollada por la prensa hidráulica en el momen-
to de rotura frágil completa de la roca bajo el punzón, es igual a
Pmáx = Pmnmáx• N, (14)
donde nmáx es el número de divisiones leído en la escala del manó-
metro en el momento de la rotura frágil de la roca bajo el punzón.
Según el método de penetración del punzón (troquel) se llama
dureza de una roca Pt la resistencia de ésta a la penetración a presión,
igual a
Pt = PmáxiS, N/mm2,
(15)
donde Pmáx es la carga en el momento cuando el punzón desagrega
la roca, N; S, el área de la base de apoyo del punzón, mm
2

La dureza de la roca Pt. que se caracteriza por el valor de la
resistencia a la penetración, es mayor que el valor de la resistencia
28
de la roca a la compresión uniaxial acom· Así, por ejemplo, el granito,
uyo factor de solidez según M. M. Protodiákonov f = 18, tiene
una resistencia a la compresión acom = 18 000 N/cm
2
y una dureza
p
1
= 6000 N/mm
2

El aumento de la resistencia de la roca durante la penetración
a presión se explica por el hecho de que la roca presionada por el
punzón se encuentra en el estado de tensión volúmica de compresión
multilateral.
' 13. Propiedades deformatorias de las rocas
Llámanse deformatorias las propiedades de las rocas de cambiar por
diferentes procedimientos su forma bajo la acción de una carga. Las
propiedades deformatorias principales son la elasticidad y plastici-
dad.
La elasticidad y plasticidad de las rocas se pueden estudiar por el
método de penetración de un punzón por la superficie trabajada de
e
Fig. 5. Gráfico de la deformación durante la penetración del punzón:
a-para las rocas elástico-frágiles (cuarcita); b-para las rocas elástico-plásticas (mármol);
e-para las rocas de alta plasticidad (sal de roca); P-carga sobre el punzón; Po-carga co-
rrespondiente al paso de las deformaciones elásticas a las plásticas; Pmáx-carga correspon-
diente a la rotura frágil de la roca bajo la acción del punzón; o- deformación elástica produ-
cida por la fuerza P en la muestra de la roca bajo el punzón; do-incremento de la defo•ma-
clón; oel - deformación elástica; Óp¡ - deformación plástica; iiel.c-deformación elástica
completa teniendo en cuenta la acumul ación en la zona plástica de la energía elástica suple-
mentaria; ot ot =o el +op
1
-deformación total; a-ángulo de deformación
la muestra en l a prensa hidráulica, que se emplea para medir la
dureza. La instalación se completa fijando en el apoyo 6 (véase la
fig. 4), mediante la montura 5 el indicador de aguja 2 para obtener
el diagrama de l a deformación de l a roca al penet rar el punzón.
Al hacer contact o el punzón 7 (véase l a fig. 4) con el t ope 6,
la punta de l a varilla medidora del indicador 2 se debe apoyar sobre
la superficie del testigo de sondeo 8. Al comenzar el experimento,
antes de que penetre el punzón en la muestra de la roca, la aguj a del
indicador se pone en el cero de la escal a girando el cuadrant e móvil.
Se conecta la bomba. Bajo la presión del líquido la mesa 9 (véase
l a fig. 4) con la muestra 8 asciende; el punzón 7, apoyado en el tope 6,
se introduce en la muestra 8, la varilla medidora 2 desplaza la aguja
29
del indicador. La carga sobre el troquel, definida según la fórmula
(13), se aumenta hasta el momento de la rotura frágil de la roca bajo
el troquel y para los valores determinados de la carga se anota la
deformación 6 en fracciones de milímetro o en micras, medida por el
indicador de aguja. Por los resultados del experimento se confecciona
la gráfica de deformación (fig. 5).
Actualmente se han creado los aparatos "YMfii-3 (UMGP-3) y
"YMfii-4 (UMGP-4), los cuales durante el ensayo dibujan de forma
automática en una cinta de papel la curva de deformación de la
roca en función de la carga (véase la fig. 5).
§ 14. Clasificación de las rocas según sus propiedades deformatorias
durante la penetración a presión
Según sean las propiedades deformatorias y singularidades de
rotura durante la penetración del punzón, las rocas (excepto las no
consolidadas y fluentes) se dividen en tres clases.
Punzón
~
. t : : ~ ~ Y ' ~
Zona de contacto
b
Muescas de desa;ref!aC'ioÍ7
Fig. 6. Zonas de contacto y muescas de desagregación al penetrar el punzón:
a-para las rocas elástico-frágiles; b-para las rocas elástico-plásticas; e-para las rocas de
alta pl asticidad y muy porosas; /\-deformación máxima de la roca; k-profundidad de la
muesca de desagregación
Rocas elástico-jrágiles (granito, cuarcita, jaspilita), en las cuales
al penetrar el punzón sólo transcurren deformaciones elásticas que
terminan por la rotura frágil de la roca bajo el punzón. Al intro:-
ducirse el punzón en la muestra en el valor de la deformación elástica
máxima (fig. 5,a y 6,a), correspondiente a la carga máxima Pmáx'
se produce la rotura frágil de la roca a la profundidad h, hecho que
se caracteriza por la penetración instantánea del punzón en la muestra
sometida a prueba. En tal caso la muesca de rotura es mucho mayor
que la zona de contacto y la relación h : 6 > 5.
Rocas elástico-plásticas (mármol, caliza, arenisca), en las cuales
al insertar el punzón tienen lugar primeramente deformaciones elásti-
cas, después, plásticas, que a medida de que aumenta la carga sobre
el punzón, terminan por la rotura instantánea de la roca bajo el
30
punzón, cuyo aspecto exterior se asemeja a la rotura frágil. Al haber
penetrado el punzón en la muestra al valor de la deformación máxima
o (véanse las figs. 5,b y 6,b), correspondiente a la carga máxima
Pmáx, la roca se desagrega a la profundidad h. Con esto, la muesca
de rotura también es mayor que la zona de contacto, mientras que
la relación h : 8 = 2,5-5, es decir, menor que para las rocas de la
primera clase.
Las rocas de alta plasticidad (arcilla, sal gema) y muy porosas
(piedra pómez, caliza porosa) se diferencian de las dos clases anterio-
res por el hecho de que, al insertar el punzón, no se origina la muesca
cónica de rotura en torno al punzón y no tiene lugar la rotura frágil
de la roca bajo el punzón. Por esta causa no se puede determinar la
dureza de las rocas de la tercera clase según la fórmula (15). La pro-
fundidad h de penetración del punzón es igual a la profundidad 8
de las deformaciones (véanse las figs. 5,c y 6,c) elástica, en primer
lugar, de cierre de poros y plástica, a continuación. Por eso h : 8 = 1.
§ 15. Elasticidad, rigidez y fragilidad de las rocas
Llámase elasticidad de las rocas la propiedad de éstas de cambiar
de forma y volumen bajo la acción de las fuerzas externas (cargas) y
restablecer por completo el volumen y la forma iniciales después de
eliminar la carga. En el sólido esta propiedad se manifiesta en forma
de deformaciones elásticas, cuyo valor no depende del tiempo durante
el que actúa la carga y las cuales desaparecen al quitar la carga, por
lo que se denominan deformaciones reversibles.
Es usual caracterizar las propiedades elásticas de los sólidos por
el módulo de elasticidad longitudinal y por el coeficiente de Poisson.
Se llama módulo de elasticidad longitudinal E, o módulo de Y oung,
la relación entre la tensión normal a y la correspondiente deformación
longitudinal relativa e, siendo uniaxial la tracción o la compresión,
(J (J
E = -=--, N/cm
2
,
e tJ.Z
(16)
- ~ -
donde a es la tensión normal de tracción o compresión N /cm
2
; e, la
deformación longitudinal relativa, o sea, el acortamiento o alarga-
miento relativo (es una magnitud adimensional); l, la longitud
inicial del sólido en forma de una barra prismática, cuya sección
transversal tiene área constante; !1l, el alargamiento absoluto debido
a la tracción o el acortamiento absoluto debido a la compresión.
El módulo de elasLcidad longitudinal E o módulo de Young,
caracteriza la resistencia del material de un sólido a la deformación
elástica durante la tracción o compresión. Cuanto mayor es el valor
del módulo E, tanto menos se estira o comprime el sólido con el
resto de condiciones iguales (longitud, área de la sección transversal,
fuerza de tracción o compresión). Para el acero E varía de 2·10
7
a
31
2,2· 10
7
N/cm
2
; para la madera E= 10
6
N/cm
2
; para las rocas E
cambia de 10
5
a 10
1
N/cm
2

Llámase coeficiente de deformación transversal o coeficiente de
Poisson fl, la relación entre la deformación transversal relativa s
1
y la deformación longitudinal relativa e por tracción o compresión.
Para la tracción el coeficiente de Poisson es la razón
e
1
coro presión transversal relat.i va
=e-- alargamiento longitudinal r elativo ' (
17
)
y para la compresión,
e
1
estiramiento transversal relativo
= 8 compresión longitudinal relativa •
El coeficiente de Poisson f1, para diferentes sólidos varía de O
a 0,5. Para el acero fl es de 0,25 a 0,33, para el caucho = 0,47;
para las rocas fl suele ser de 0,10 a 0,45 (tabla 3).
Tabla 3
Rocas
Esquist os arcillosos
Arcillas coro pactas
Granitos
1
Coefi.ci ente 11
de PO!SSOD ¡.L
O, 10-0,20
0,25-0,35
0,26-0,29
Calizas

Sal gema
Rocas
1
Coeficiente
de Poisson ''
0,28-0,33
0,30-0,35
0,44
El coeficiente de Poisson se emplea para calcular el valor de la
presión de compresión horizontal de la roca.
El método de determinación de las propiedades mecánicas de
las rocas por la penetración a presión del punzón según el GOST
12 288-66 da la posibilidad de investigar la elasticidad y plasticidad
de las rocas y caracterizarlas empleando nuevas magnitudes.
Al introducir el punzón en una roca elástico-frágil de la primera
clase, bajo el punzón se desarrollan deformaciones elásticas. Su
crecimiento con el aumento de la carga se representa como la gráfica
rectilínea de deformación OA (véase la fig. 5,a). Esta propiedad de
elasticidad de las rocas se expresa por la ley de H ooke: el valor de la
deformación de un sólido es directamente proporcional a la carga,
por lo que la gráfica de deformación es rectilínea. En el punto A
ocurre la rotura frágil de la roca bajo el punzón.
Se llama ángulo de deformación (véase la fig. 5,a) el ángulo AOF
entre la gráfica rectilínea OA de deformación elástica y el eje hori-
zontal del diagrama de deformación 08.
En la fig. 7 están representadas dos gráficas de deformación
elástica OA' y OA" de dos muestras de rocas de igual dureza, pero
con diferentes ángulos de deformación a
1
y a
2
• Por consiguiente,
siendo la dureza igual, las rocas pueden tener diferentes propiedades
elásticas, definibles por la rigidez de la roca.
32
Se llama rigidez de una roca G la razón entre la carga P que actúa
sobre el punzón que penetra y la deformación 8 provocada en la
roca por esta carga (véase la fig. 5,a):
G = .!._= Pmáx = AF = tg a, (18)
6 Óelás OF
donde a es el ángulo de deformación.
El trabajo de la deformación elástica Aerás. durante la penetración
del punzón en la roca, en el diagrama de deformación (véase la
fig. 5,a) se mide por el área del triángulo rectángulo OAF, formado
A
1
A"
el¡ mm
Fig. 7. Gráfico de la deformación OA' y OA" al penetrar el punzón en dos muest-
ras de rocas elástico-frágiles de igual dureza, pero de diferente rigidez; cx,
1
y
tX
2
- ángulos de deformación; ll el' y ll el" - deformación elástica
por el segmento OA de la gráfica de deformaciones elásticas, por el
_egmento del eje horizontal OF y por la perpendicular AF bajada
_obre este eje.
El trabajo de la deformación elástica Aelás se gasta en lo funda-
mental para la deformación de compresión de la roca y, parcialmente,
para la deformación de compresión del punzón. Por eso, la defor-
mación de compresión de la propia roca requiere el trabajo
A erás - At) , donde Ates el trabajo que se gasta para la deforma-
ción de compresión elástica del punzón
1
At =
2
P!).l , N -mm, (19)
donde P es la carga máxima que actúa sobre el punzón, N; /).l, el
acortamiento absoluto del punzón, definido según la ley de Hooke,
mm.
Se llama fragilidad de la roca la propiedad de desagregarse bajo
la acción de las fuerzas externas sin notable deformación plástica.
e denomina coeficiente de fragilidad Krr la relación entre el
trabajo Aeiás de deformación elástica de la roca y el trabajo total
A o t: gastado para la deformación y desagregación de la roca bajo
el punzón
~ - 0 1 6 6 0
K _ Aelás _ 6 OAF-At
fr- Atot - OABC-At '
(20)
33
donde Aelás es el trabajo de las deformaciones elásticas de la roca
medido por el área del triángulo OAF (véase la fig. 5,b) menos el
trabajo At de deformación elástica del punzón, N ·mm; Atob el
trabajo total gastado para la deformación y desagregación de la
roca y medido por el área OABC menos el trabajo A t de deformación
elástica del punzón, definido según la fórmula ( 19), N. mm.
Para las rocas elástico-frágiles Krr = 1, para las rocas elástico-
plásticas Krr < 1, para las rocas de plasticidad perfecta K rr = O.
§ 16. Plasticidad de las rocas
Se llama plasticidad de las rocas su propiedad de deformarse¡ de
modo irreversible bajo la acción de las fuerzas externas. Esta pro-
piedad se manifiesta como las deformaciones plásticas que no desapa-
recen después de supresión de la carga y por lo tanto se denominan
deformaciones residuales.
Para las rocas elástico-plásticas, al penetrar el punzón, la gráfica
típica consta del sector de deformaciones elásticas OA (véase la
fig. 5,b) y del sector AB de las deformaciones plásticas. El punto B
corresponde al valor de la carga Pmáx con el cual transcurre la rotura
frágil de la roca bajo el punzón. Midiendo en el diagrama el valor de
la carga Pmáx, se puede determinar la dureza de la roca según la
fórmula (15).
Las propiedades plásticas de las rocas se caracterizan por las
siguientes magnitudes: el límite convencional de fluencia y el
coeficiente de plasticidad.
Llámase límite convencional de fluencia Po de una roca la tensión
del material de la roca que se origina al penetrar el punzón, con la
que las deformaciones plásticas pasan a ser elásticas. La carga P ()
(véase la fig. 5,b) correspondiente al límite convencional de fluencia
se establece en el diagrama de deformaciones como el punto de transi-
ción del segmento rectilíneo OA de las deformaciones elásticas al
sector curvilíneo AB de las deformaciones plásticas. Para las rocas
de la segunda y tercera clases el límite convencional de fluencia se
calcula según la fórmula
(21)
donde P
0
es la carga correspondiente al límite convencional de
fluencia de la roca, N; S, el área de la base de apoyo del punzón, mm
2

Para las rocas elástico-frágiles de la primera clase no se observan
deformaciones plásticas y carecen del límite convencional de fluencia.
Se llama coeficiente de plasticidad K de las rocas, según L. A. Shrei-
ner, la relación entre el trabajo total consumido para la deformación
y desagregación de las rocas bajo el punzón y el trabajo sumario
A t. s. d. e de las deformaciones elásticas de la roca. El coeficiente de
plasticidad K es igual a
K= Atot _ OABC-At (22)
At.s.d.e 6 ODE-At '
34
donde A tot es el trabajo total consumido para deformar y desagregar
la roca y medido como el área OABC (véase la fig. 5,b) , descontado
el trabajo A t de deformación elástica del punzón, N· mm; A t. s. d. e.,
el trabajo sumario de las deformaciones elásticas de la roca, medido
como el área del triángulo ODE, descontado el trabajo A t de defor-
mación elástica del punzón, definido según la fórmula (19), N ·mm.
El triángulo rectángulo ODE (véase la fig. 5,b) se forma prolon-
gando el segmento OA de las deformaciones elásticas hasta la inter-
:; ección en el punto D con el nivel de la carga Pmáx que se gasta para
la rotura frágil de la roca bajo el punzón. El aumento de la carga P
0
,
al comenzar las deformaciones plásticas, hasta alcanzar Pmáx,
correspondiente a la rotura frágil de la roca bajo el punzón, testi-
monia un acumulamiento de energía elástica suplementario en la
zona plástica. Esta circunstancia condiciona la elección de un valor
apropiado del área en el denominador de la fórmula (22).
Para las rocas elástico-frágiles de la primera clase el trabajo
:;: umario ele las deformaciones elásticas A t. s. d. e. = Ae!ás = A tot Y
El coeficiente de plasticidad K = 1. Para las rocas elástico-plásticas
C.e la segunda clase K varía de 1 a 6 y más. Las rocas de la tercera
no sufren rotura frágil bajo el punzón; por esta razón el diagrama
e las deformaciones (véase la fig. 5,c) no tiene terminación bien
2xpresada. Como el valor del área en el numerador de la fórmula (22)
:rece de modo ilimitado, para las rocas de la tercera clase el coeficien-
·e: de plasticidad K se toma convencionalmente igual al infinito.
: 17. Trabajo específico volúmico y de contacto de la desagregación
El trabajo específico volúmico de la desagregación Av es igual a
Atot N s
1000· V ' ·m¡ cm '
(23)
A tot es el trabajo total consumido para la deformación y desa-
0?ación de la roca, se determina por el área del diagrama de defor-
descontando el trabajo A t de deformación elástica del punzón,
_- ·::nm; 1000, la cantidad de milímetros en un metro; V, el volumen
:.2 muesca de desagregación (véase la fig. 6), cm
3
:
V= Q/p, (24)
Q es la masa de la parafina fundida que cabe en la muesca, g;
• densidad de la parafina, g/cm
3
.
trabajo específico de contacto a la desagregación As es igual a
A
Atot N ¡ 2
s= 1000·S ' ·ID cm'
(25)
· =ie S es el área de la base de apoyo del punzón, cm
2

=.o:;: Yalores medios de las propiedades mecánicas de algunas rocas
- c.d ucidos en la tabla 4.
35
' ·
Tabla 4
Dureza
Límite de
Módulo de
Coeficien- Trabajo
Rocas Pt ·
fluencia
Young E,
te de especifico en
Po.
plastici- contacto A
8
,
N/mm2
N/mm2
H/mm2
dad K
N· m/cm2
Argilitas y esquistos ar-
cillosos 480 280 0,7·10
6
2,3 7,0
Mármol 1120 680 3,5·10
6
2,6 13,0
Granito 3350 2600 4,5·10
6
1,6 20,0
Sienita 5700 4800 8,8·10
6
2,2 146,0
Sorneana 8000 5800 10,0· 10
6
2,5 85,0
§ 18. Abrasividad de las rocas
Se llama abrasividad la capacidad de las rocas de desgastar la
superficie de contacto de otro cuerpo más duro (cuchilla, pico, filo,
etc.) en el proceso de rozamiento durante el movimiento. Al perforar,
el cuerpo que se mueve con respecto a la roca es la herramienta cor-
tante, cargada por una fuerza axial y que hace contacto con la roca
del fondo mediante las cuchillas de las coronas, los filos de los tré-
panos de paleta, los picos de los trépanos de rodillos. La abrasividad
de las rocas desgasta la herramienta, baja la velocidad de perfora-
ción, reduce el tiempo de su trabajo en el fondo. Se distinguen dos
tipos de desgaste abrasivo: primario y secundario.
El desgaste primario se realiza por la roca que se desagrega.
Depende de las propiedades abrasivas de la roca que se perfora, de la
resistencia al desgaste de los elementos de trabajo de la herramienta
cortante, de los parámetros del régimen de perforación.
El desgaste secundario se opera por las partículas de la roca desagre-
gada (lodos). Depende de la dureza y las propiedades abrasivas de
las partículas de la roca arrancadas del fondo, de la cantidad de
estas partículas en la zona junto al fondo, es decir, de la velocidad
de perforación y de la intensidad de lavado o soplado del fondo.
Durante la perforación con diamante es de importancia particular el
desgaste secundario, puesto que el lodo desgasta la matriz de la
corona adiamantada en que están fijados los diamantes.
Los factores que elevan la capacidad abrasiva de las rocas son los
siguientes:
1. La dureza de los granos de la roca aumenta la abrasividad de
las rocas. Las rocas que contienen granos de cuarzo son sumamente
abrasivas.
2. Solidez moderada de ligazón entre los granos de la roca: la
roca ejerce la máxima acción abrasiva cuando los granos desafilados
se desprenden abriendo granos agudos.
3. Forma de los granos. Los granos agudos son más abrasivos y
los redondeados, menos.
4. Tamaño de los granos. Los granos gruesos de la roca dejan en
la herramienta arañazos más profundos.
36
5. La porosidad de la roca aumenta la rugosidad de la superficie
y la concentración de tensiones en los planos de contacto entre la
roca (allí donde no hay poros) y la herramienta.
6. Grado de heterogeneidad de las rocas. Las rocas monominerales
son menos abrasivas. Las rocas de igual dureza pero poliminerales
(granitos) son más abrasivas, ya que en ellas los minerales de menor
dureza (micas, feldespatos) desagregándose originan una superficie
áspera de rozamiento, destapan los granos de cuarzo y concentran
las tensiones en los pequeños planos de contacto entre los granos de
cuarzo y la herramienta.
7. La humedad y acuosidad de las rocas reducen su dureza y abra-
si"\"idad.
§ 19. Determinación de la abrasividad de las rocas
por el desgaste intensivo de una probeta patrón
Este procedimiento fue propuesto por L. I. Baron y A. V. Kuz-
!letsov y corresponde a las condiciones del desgaste abrasivo primario
c.e la herramienta. Las probetas patrón se fabrican de acero plata
:redondo, con la superficie rectificada (GOST 14955-77), de diámetro
:::mm. La longitud de la probeta es de 70 mm. Las superficies fronta-
_e:; de las barras se tornean perpendicularmente al eje, taladrando en
a de ellas un agujero de diámetro 4 mm y de 12 mm de profundi-
. ad. El orificio se hace para asegurar el desgaste de la periferia de la
::'!'obeta; antes del experimento cada una de las probetas se pesa.
_ ara ejecutar el ensayo la probeta se aprieta en el portabrocas de
-a taladradora y se apoya en la muestra de roca sometida a prueba.
-= probeta se hace girar con una frecuencia de rotación de 400 rpm
_=;o la carga de 150 N (15 kgf) durante 10 minutos. Después se da
'uelta a la barra y se repite la operación. Acabado el ensayo la
se pesa por segunda vez. El índice de abrasividad a de la
_ a se detl'lrmina según la fórmula
a=
i=n
2J q¡
i=i
2n
' mg,
(26)
q¡ es la pérdida de masa de la probeta durante cada uno de
--= E::::t::ayos pares, mg; n, el número de los ensayos pares (n = 3 para
" _ocas homogéneas y n = 6, para las heterogéneas). El término
"ayo pan> indica que las pruebas se realizan por ambos extremos
:a probeta.
El índice de abrasividad varía de 5 mg, para las rocas poco abra-
" calizas, mármoles, sal gema, esquistos arcillosos, etc.), a 90 mg
(rocas con contenido de corindón).
37
§ 20. Determinación de la abrasividad del lodo de las rocas
por el método de desgaste de bolas de plomo
Este método ha sido elaborado por N. l. Liubímov y corresponde
a las condiciones del desgaste secundario de la herramienta. La
esencia de este procedimiento consiste en la determinación de la
pérdida de masa de la granalla de plomo a causa de su desgaste por
abrasión por la roca triturada y tamizada (tamaño de la fracción no
más de 0,5 mm), obtenida al machacarla para determinar su resisten-
cia dinámica.
El aparato para determinar la abrasividad de las rocas IIOAII-2
(POAP-2) (fig. 8) consta del electromotor 1, el acoplamiento 2,
Fig. 8. Esquema del aparato IIOAII-2 (POAP-2) para determinar la abrasividad
del sedimento de las rocas según el método del desgaste de bolas de plomo (método
de N.I. Liubímov):
!-electromotor; 2-acoplamiento; a-órgano ejecutivo; 4-grapa; 5-guía; 6-volante; 7-
árbol; 8-biela; 9-placa (basamento del aparato)
el árbol 7 con las bielas 8 y los órganos ejecutivos 3 (izquierdo y
derecho) en forma de vasos horizontales con tapas. En cada uno de
los vasos hay tres probetas de vidrio orgánico. Una cantidad de
19 granallas de plomo (del número 5) de diámetro 3 mm (su masa total
es cerca de 3 g) se pesan en una balanza de boticario (con la precisión
de 10 mg) y se anota el resultado. En cada una de las probetas se
meten 3-4 granallas y 1 cm
3
de roca tamizada. Después de instalar
las probetas en los órganos ejecutivos, éstos se tapan y se conecta el
electromotor para 20 min. Del electromotor por el acoplamiento y el
árbol con las bielas, el movimiento de vaivén se transmite a los
órganos ejecutivos, a las probetas, la granalla de plomo y a la roca
sometida a prueba. El número de carreras dobles (adelante y atrás)
de los órganos ejecutivos es igual a 1400 por minuto, siendo la carrera
16 mm. Al pasar 20 min el motor se desconecta, se saca la granalla
38
de las probetas, se lava con agua y se pesa para determinar la pérdida
de masa.
El coeficiente de abrasividad del lodo Kabr (magnitud adimen-
sional)
N a br = Q/100,
(27)
donde Q es la pérdida de masa de la granalla a causa de la accwn
abrasiva del lodo de la roca sometida a prueba, mg; 100, la pérdida
de masa de la granalla bajo la acción abrasiva de los lodos de cierta
roca ele abrasividad media, tomada con el fin de comparar como
una magnitud constante, mg.
El valor del coeficiente de abrasividad del lodo Kabr determinado
según l a fórmula (27) para las rocas, varía dentro de los límites
0-3,0. l\. l. Liubímov confeccionó la tabla de abrasividad del lodo
de las rocas, que consta de seis grupos, según el grado creciente de la
abrasividad, con intervalo ele cambio de los coeficientes de abrasi-
'idad igual a 0,5. Los dos primeros grupos contienen las rocas sin
cuarzo con Kabr de O a 1 (mármol, caliza, dolomita). Las rocas del
ercero y cuarto grupos, cuyo Kabr es de 1 a 2, contienen cuarzo en
cantidad moderada (diabasa, sienita). Los grupos quinto y sexto,
cuyo Kabr es de 2 a 3, están constituidos por las rocas con gran
contenido ele cuarzo (cuarzo filoniano, granito, cuarcita).
21. Perforabilidad de las rocas
Llámase perforabilidad la resistencia de la roca a l a penetración
cie la herramienta cortante.
La perforabilidad de las rocas es una magnitud compleja, depen-
C.iente, primero, de las propiedades mecánicas y abrasivas de las
ocas en las condiciones del fondo y, segundo, de la técnica y tecnolo-
de perforación empleadas, a saber: del procedimiento de perfora-
del tipo y diámetro de l a herramienta cortante. La perforabili-
ad se determina con el régimen óptimo de perforación.
La perforabilidad se mide por dos procedimientos.
Según el primero, la perforabilidad de la roca se mide como la
mecánica media Vmec de la propia perforación por l a herra-
::lienta cortante de tipo y dimensión dada con el régimen óptimo de

Vmec = LI T, m/h o cm/min,
(28)
onde L es el intervalo de profundidad del pozo; T, el tiempo de
;:t-rforación en la masa de la roca sometida a prueba.
Por el segundo procedimiento la perforabilidad de la roca se mide
:: r el tiempo consumido t en minutos para la propia perforación de
4 m del pozo por la herramienta cortante de tipo y dimensión dada
- n el régimen óptimo de sondeo.
Para la perforación rotatoria de tajo anular las rocas están divi-
, as en doce categorías según la dificultad creciente de perforación.
39
El criterio para referir una roca a una u otra categoría de perforabi-
lidad es la velocidad mecánica de perforación por la herramienta
cortante del tipo y dimensión establecidos con el régimen óptimo de
perforación.
La perforabilidad de las rocas es uno de los factores principales
que determinan la productividad del trabajo en el proceso de perfo-
ración de los pozos de prospección geológica.
Prácticamente, en las organizaciones geológicas, el geólogo de
distrito establece la categoría de perforabilidad de las rocas determi-
nando de modo macroscópico la pertenencia de la roca dada a una
u otra categoría respecto a la perforabilidad. Con tal método visual
subjetivo son posibles errores al determinar la categoría de perfora-
bilidad de las rocas.
N o siempre es posible determinar la categoría de perforabilidad
de las rocas basándose en el valor de la velocidad mecánica de perfo-
ración en condiciones de producción, ya que la perforación se efectúa
con herramientas cortantes de diverso tipo y dimensión y a regíme-
nes variados de perforación.
Por esta razón para la perforación rotatoria de tajo anular se
aplican los siguientes métodos objetivos de determinación de las
categorías de perforabilidad de las rocas: 1) el método del Instituto
Central de investigación científica de prospección geológica
(ICICPG), 2) el método del Instituto nacional de investigaciones
científicas de la metodología y técnica de prospección (INICMTP)
y 3) el método de perforación experimental.
§ 22. Determinación de las categorías de perforabilidad de las rocas
por el método del ICICPG
Según este método primero se determina el índice unificado Pm
de resistencia dinámica y abrasividad de la roca, igual a
(29)
donde F d es la resistencia dinámica de la roca sometida a prueba
[véase la fórmula (12)]; Kabr, el coeficiente de abrasividad del lodo
de la misma roca [véase la fórmula (27)].
Luego, según el valor calculado del índice unificado Pm, se deter-
mina por la tabla 5 la categoría de perforabilidad de la roca.
§ 23. Determinación de las categorías de perforabilidad de las rocas según
el método del Instituto nacional de investigaciones científicas
de la metodología y técnica de prospección (INICMTP)
Por el método del INICMTP la perforabilidad de las rocas se
determina con el aparato BMTP-OT (VITR-OT). El aparato se basa
en el corte del testigo de sondeo de la roca 1 sometido a prueba por el
disco abrasivo 13 (fig. 9). Al observar constantes las condiciones del
experimento: la anchura del corte, la calidad del disco abrasivo, la
40
Tabla 5
Clasificación de las rocas según la perforabilidad para la perforación
mecánica rotatoria
Factor de
Catego-
Dureza
solidez
rí a de aproxi- Vel ocidad
Indice
!as rocas Rocas más caracterís-
aproximada
mado aproximada
unificado
:.egún la ticas
según
según de perfora-
Pm
perfora-
L. A. Shrei-
M. M. Pro- ción v, m/h
bil idad
ner, N/mm2
todiáko-
nov t
I
Turba, loess, creta dé-
<100
0,3-1 23,0-30,0
-
bil, arena y tierras
aren osas sin guija y
cascajo
II
Turba, capa vegetal.
100-250 1-2 11 ,0-15,0 -
Arena densa, arcilla
de densidad media.
Tierra arcillosa
compacta, marga,
creta, arena fluente
Ill
sin presión
Areniscas débilmente
250-500 2-4 5, 70- 10,0
2,0- 3,01
cementadas. Marga,
caliza conchífera.
Arcilla compacta.
Terrenos arenoso-
arcillosos con con-
tenido de más del
20% de guija menu-
da. Arena fluent e
a presión
IY Pi zarras arcillosas,
500-1000 4-6 3,50- 5,0 3,0- 4,5-
arenoso-arcillosas,
carboníferas, sercí-
ticas. Areniscas dé-
hiles. Margas coro-
pactas. Dolomitas y
calizas no consoli-
dadas. Serpen ti ni-
tas, peridotitas y du-
nitas meteorizadas
y
Terrenos guijarreños
1000- 1500 6-7
2,5- 3,5 4,5-6,8-
cascajosos. Pizarras
cloríticas, talcoso-
cloríticas, sericí ti-
cas, micáceas. Fili-
tas. Argilitas. Cali-
zas mármoles, dolo-
mitas margosas. Du-
nitas afectadas por
la meteorización
YI Pizarras arcillosas, 1500- 2000 7-8 1,50-2, 5 6,8-10
cuarzoso-clorí ticas,
cuarzoso-sericí ticas.
Areniscas feldespá-
ticas. Conglomera-
dos de rocas sedime11·
tarias cementadas
por caliza, apatitas
Continuaci ón
Factor de
Catego-
Dureza
solidez
ría de aproxi- Velocidad
las rocas Rocas más característi-
aproximada
mado aproximada
Indice
según Ja cas
según
según de perfora-
unificado
perfora-
L. A. Shrei-
M. M. Pro- ción v, m/h
Pm
bilidad
ner. N¡mm2
todiáko-
nov t
VII Pizarras de hornblen-
2000-3000 1
8-10
1 ,90-2*
10-15
da y clorít.icocorne- 1,15
anas. Calizas silici-
ficadas. Gabro y dio-
ritas de grano grue-
so. Conglomerados
con guij a (hasta el
50%) de rocas crup-
ti vas
VIII Ar0niscas cuarzosas . 3000-4000 11-14
1,30- 1 ,9*
15-23
Pizarras silicifica- 0,72
das, escarnes de
granate
IX Sienitas, granitos de 4000-5000 14-16
O, 75-1,20*
23- 211
grano grueso. Cali- 0,40
zas fuertemente si-
.
licifieadas. Conglo-
merados de rocas
eruptivas. Basaltos
X
Granitos, granodiori- 5000- 6000 16-18
0,50-0, 75*
34-51
tas, liparitas. Escar-
0,25
nes silicificadas.
Cuarzo filoniano.
guijarre- Depósitos
ños de cauto rodado
de las rocas erupti-
vas
XI
Cuarcitas, · jaspilitas. 6000-7000 18-20
0,30-0,5*
51,0-77
Corneanas ferrugi-
o, 17
nosas
XII
Cuarcitas fusionadas ~ 7 0 0 0
20-25
0,15- 0,25*
77-120
en monolitos, cor-
y más 0,05
neanas, rocas con
corindón
*En el numerador. la perforabilidad con diamante; en eJ denominador, la perro-
rabi 1 idad con granalla.
:frecuencia de su rotación, la carga sobre el testigo al cortarlo - el
resultado del experimento, o sea, la profundidad del corte h, depende-
á de las propiedades físico-mecánicas de la muestra que se prueba.
La profundidad del corte se mide por el indicador de aguja 9. El
aparato permite hacer varios cortes sobre la superficie lateral del
42
testigo de sondeo y, de esta manera, probar las variedades de la roca
heterogénea. Basándose sobre los resultados de la medición de la
profundidad de varios cortes, se calcula el valor medio aritmético
de la profundidad de corte. Por la profundidad media del corte,
fig. 9. Aparato para determinar las categorías de perforabilidad de las rocas
Bl!ITP-OT (VITH-OT):
2- tornillo de la mordaza de rosca; 3-manguera; 4-grifo regulador del suminis
de agua; 5-palanca; 6- vástago medidor del indicador; 7- contrapcso; s-aguja del
-'ldicador; 9-indicador de aguja tipo reloj; JO- electromotor; JI - interruptor de fin de
:arrera ; 12-reductor ; 13- disco abrasivo; 14- plancha del sistema basculante; J5-horqui-
ll a; J6-botón «Arranque»; 17- placa para afianzar el testigo
5iendo la carga sobre el testigo de 10 N para las rocas de las categorías
I\--VII y de 41 N para rocas más sólidas, se determina la categoría
cie perforabilidad de la roca sometida a prueba.
Cuanto más alta es la categoría de perforabilidad, tanto menor
f5 el valor de la profundidad del corte.
: 24. Determinación de las categorías de perforabilidad de las rocas
por el método de perforación experimental
Este método se aplica en las nuevas regiones de perforación para
:as rocas más características y difundidas del yacimiento dado. La
;erforación se realiza con una herramienta cortante sin desgaste
;reliminar de tipo y dimensión óptimos, con el régimen de perfora-
:ón óptimo, aplicando aparatos de medida y control y con explora-
de testigos. Durante no menos de cinco sondeos de la propia
erforación la profundización se registra cada 20 min. Sobre la base
:..e l os datos de la elaboración de las observaciones del cronometraje
:-de los resultados de las investigaciones de laboratorio de los testigos
43
se establecen las categorías de perforabilidad de las rocas.
se confeccionan las colecciones de rocas del yacimiento dado, que
se conservan en un cajón especial, siendo indicadas las categorías
establecidas de las rocas en cuanto a la perforabilidad. Dichas colec-
ciones se emplean en el yacimiento dado para establecer las categorías
de las rocas perforadas en otros pozos.
§ 25. Presión de la roca
Llámase de la roca o geostática, la presión que surge por el peso
de los macizos rocosos suprayacentes.
Destaquemos dentro de un macizo rocoso cierto volumen de forma
cúbica. Sobre las caras de este cubo actúan la presión vertical de
compresión y la presión horizontal o lateral.
La presión de la roca vertical de compresión p, que actúa sobre
las caras horizontales del volumen destacado, es igual a
?Pz = YvoJH, kN/m
2
= 0,1YvoJH, N/cm
2
, (30)
donde Yvo
1
es el peso volúmico medio de las rocas del macizo, kN/m
3
:
H, la profundidad de yacimiento del sector para el que se calcula la
presión, m. Sean H = 10 000 m y Yvol ;::::::: 25 kN/m
3
• Entonces, según
la fórmula (30),
Pz = 0,1YvolH = 0,1·25·10 000 = 25 000 N/cm
2

La presión de la roca horizontal o de compresión lateral p h sobre
las facetas verticales del volumen destacado, es igual a:
Ph = Apz = Ayv
0
¡H, kN/m
2
= 0,1AYvolH, N/cm
2
, (31}
donde A = -
1
ft es el coeficiente de empuje lateral, que indica
-ft
qué parte de la presión vertical cqnstituye la fuerza de presión
lateral; ¡,t, el coeficiente de Poisson (véase la tabla 3). Sean H =
= 10 000 m, Yvol ;::::::: 25 kN/m
3
, ¡,t = 0,3. Entonces, el coeficiente·
de empuje lateral A = =

3
;::::::: 0,4; de acuerdo con
la fórmula (31) la presión de ia roca horizontal de compresión, es
igual a
Ph = 0,1AYvoiH = 0,1·0,4·25·10 000 = 10 000 N/cm
2

§ 26. Influencia de la profundidad de yacimiento de las rocas
sobre sus propiedades mecánicas
Las rocas que yacen a gran profundidad, sufren una compresión
multilateral considerable, originada por la presión de la roca o·
geostática. La compresión multilateral conduce al cierre de los poros,
a la compactación de las rocas, a la variación de sus propiedades-
físico-mecánicas y a la reducción de la perforabilidad de las rocas.
Con ello, las rocas de alta dureza (que tienen Pt > 3000 N/mm
2
)
44
poco cambian sus propiedades mecánicas bajo la acción de las altas
presiones y temperaturas existentes a grandes profundidades.
Por lo contrario, las rocas sedimentarias de baja dureza y densidad
compactan a grandes profundidades bajo la acción de las altas
presiones y temperaturas, de forma que su dureza puede aumentar
2-3 veces, debido a lo cual estas rocas pasarán a ser de categorías
más altas de perforabilidad y disminuirá la velocidad de perforación
en ellas.
Bajo la acción de la presión de la roca, las rocas se hallan en el
.:ubsuelo en condiciones de compresión multilateral y como conse-
cuencia de esto adquieren propiedades elástico-plásticas. Según
el tercer principio de N ewton (de acción y reacción) la presión de la
roca se equilibra de modo recíproco. La excavación de los pozos de
:;ondeo provoca la violación de dicho equilibrio. En las paredes de
los pozos de sondeo la presión de la roca de compresión vertical p z
dará origen a tensiones tangentes a ellas. Si las tensiones tangenciales
:;uperan la resistencia de las rocas a la hendidura y al cizallamiento,
en las paredes de los pozos de sondeo es posible la desagregación
eo;pontánea de las rocas, que se manifiesta en forma de hundimientos
derrumbes.
: 27. Presión hidrostática de la columna de líquido en el pozo
Durante la perforación con lavado, el pozo se llena del líquido
-c.,ador. La presión hidrostática p
1
de la columna del líquido en el
-ozo a la profundidad L, conforme al sistema internacional SI. es
"mal a
p 1 = "?¡L, N/m
2
ó Pa, (32)
- :::nde 'V
1
es el peso específico del líquido que llena el pozo, N /m
3
;
-. l a altura de la columna de líquido en el pozo, m.
iendo el peso específico 'V
1
12 500 N /m
3
de la solución arcillosa
__ e llena el pozo de profundidad L = 1000 m hasta la boca, la presión
....idrostática en el fondo, de acuerdo con la fórmula (32), será:
- = 'V IL = 12 500 N/m
3
, 1000 m = 12 500 000 N/m
2
=
= 12,5 MN/m
2
ó MPa.
La presión creada por la columna del líquido lavador, por una
sostiene las paredes del pozo contra su derrumbe, por otra,
·::nprime y compacta la roca del fondo y de este modo dificulta su
al perforar, reduce la velocidad mecánica de perfora-
-¡ la solución arcillosa se cambia por agua, siendo suficientemente
-.anles las paredes, la presión hidrostática de la columna de líquido
· - inuirá, debido a lo que aumentará la velocidad de perforación.
45
§ 28. Tipos de procesos de desagregación de las rocas durante la perforación
Al perforar, en el fondo se observan las siguientes clases de
desagregación de las rocas: volúmica, superficial y por fatiga.
La destrucción volúmica transcurre cuando en el contacto entre la
roca y los elementos cortantes de la herramienta (filos, cuchillas,
dientes) surge una tensión que supera la dureza durante la penetración
a presión, es decir, cuando
Cax
¡¡- > Pt, (33)
donde Cax es la carga axial ejercida sobre el instrumento cortante, N;
F, el área total de contacto entre los elementos cortantes de la herra-
mienta y la roca, mm
2
; Pt, la dureza de la roca durante la penetración
a presión del punzón, N /mm
2

Al observar la desigualdad (33) la herramienta cortante con sus
filos, cuchillas, dientes penetrará en la roca y al girar la destruirá
con eficacia.
Durante la perforación se destruye no sólo la roca; a la vez des-
gastan y desafilan las cuchillas, filos y dientes. Por esta razón, el
área de contacto aumenta de modo gradual en el proceso de perfora-
ción.
La desagregación superficial tiene lugar cuando en el lugar de
contacto entre los elementos cortantes de la herramienta y la roca
surge una tensión menor que la dureza, o sea, que la resistencia mecá-
nica local a la penetración,
Cax <p
F t·
(34)
En tal caso, los elementos cortantes de la herramienta no penetran
en la roca. Se produce el desgaste por rozamiento superficial de la
roca y la herramienta. La desagregación superficial es poco eficaz,
se caracteriza por una velocidad muy pequeña de perforación y por
la formación de lodo finamente triturado.
La desagregación por fatiga transcurre con tales tensiones de con-
tacto que son insuficientes para que los elementos cortantes de la
herramienta penetren en la roca al aplicar la carga una sola vez, es
decir, se observa la condición expresada por la fórmula (34). Después
de aplicada muchas veces la carga que se transmite por los elementos
cortantes de la herramienta a los mismos sectores del fondo, en estos
últimos se desarrolla un sistema de microgrietas. Por eso, la dureza
de la roca del fondo se reduce gradualmente y de modo periódico
surgen las condiciones para la desagregación volúmica.
Llámase fatiga el cambio en las propiedades mecánicas de las
rocas debido a la aplicación reiterada de la carga. La fatiga se mani-
fiesta al surgir en la roca un sistema de microgrietas, que aminoran
la dureza, es decir, debilitan la resistencia mecánica local de la roca
a la penetración a presión.
La desagregación por fatiga se debe a la aplicación en los mismos
sectores de contacto del fondo de número suficientemente grande de
46
ciclos de solicitación, por ejemplo, las revoluciones del trépano o de-
l a corona durante la perforación rotatoria. En cuanto al rendimiento,
este procedimiento ocupa un puesto intermedio entre la desagregación
\ olúmica y superficial, se caracteriza por una velocidad moderada de-
perforación y por la formación de lodo grueso y fino.
Al perforar con las paletas afiladas del trépano o con las cuchillas
de la corona, siendo suficiente la carga axial, al principio se realiza
desagregación volúmica, la cual a causa del desafilado de los filos.
e las cuchillas se convierte en desagregación por fatiga y, por fin,
tn superficial. Hay que procurar a efectuar la perforación durante la
esagregación volúmica y extraer del pozo la herramienta cortante
on el fin de cambiarla en la etapa de desagregación por fatiga.
29. Nociones tecnológicas principales e índices de perforación
Se llaman índices de perforación los parámetros que caracterizan
cantidad y calidad de los resultados de la profundización de los
• azos. Los principales de ellos son: la velocidad, el costo de un metro
pozo perforado, el porcentaje de rendimiento de los testigos de-
= la dirección del tronco del pozo, etc.
llama régimen de perforación la combinación de los parámetros
.,. puede ser variada por el perforador.
Así, por ejemplo, durante la perforación rotatoria los parámetros
:- _incipales del régimen de sondeo son: 1) la carga axial sobre la
_t-rramienta cortante; 2) la frecuencia de rotación del dispositivo de
3) la calidad del agente lavador (agua, barro de perforación
aire comprimido); 4) el gasto volumétrico, es decir, el volumen del
; ente lavador por la unidad de tiempo.
Se distinguen las siguientes variedades de los regímenes de perfo-
: óptima, racional y especial.
Ll ámase régimen óptimo de perforación la combinación de los
:rámetros del régimen de sondeo que asegura la máxima velocidad
"' =ondeo en las condiciones geólogo-técnicas dadas, estando prefija-
.o el tipo y la dimensión de la herramienta cortante y observados los
cualitativos requeridos: la dirección adecuada del tronco
--. ozo y el alto rendimiento de los testigos. Tal régimen de sondeo
- :-osible a condición ele que el equipamiento técnico de la instala-
- de perforación (a saber, la potencia del motor, la elección de la
idad de rotación de la herramienta, la calidad del agente lava-
.. la variación del gasto de este agente, la solidez de todas las
"-as del equipo de perforación) no limita la elección del valor
= .ns parámetros del régimen de la perforación.
3e llama régimen racional de perforación la combinación de los
: etros del régimen que asegura la máxima velocidad de sondeo
.: = índices cualitativos requeridos con la dotación técnica dada
-. ::quipo de perforación, cuando la elección de los parámetros del
está restringida por los recursos técnicos, por ejemplo, por la
-e cía insuficiente del motor, por la cantidad limitada de las
47
frecuencias de rotación de la herramienta, por la reducida resistencia
mecánica de las piezas (sobre todo, del varillaje de sondeo), por el
·caudal volumétrico insuficiente del agente lavador.
Se llama régimen especial de perforación una combinación de pro-
blemas tecnológicos especiales, por ejemplo, la toma de los testigos
de los minerales con ayuda de medios técnicos especiales, el endereza-
miento del tronco del pozo, el encorvamiento artificial del pozo en
la dirección indicada, etc. En este caso, el valor de la velocidad de
·sondeo es de significación subordenada.
Se llama sondeo el complejo de trabajos empleado para realizar
las siguientes operaciones: 1) el descenso del equipo de perforación
en el pozo; 2) la propia perforación, es decir, la profundización del
pozo (operación principal); 3) ascenso del equipo de perforación del
pozo.
Velocidades de perforación. Introduzcamos las siguientes designa-
·ciones: L, m, la profundidad del pozo; T P er, h, la duración de la
propia perforación del pozo; T da, h, la duración de las operaciones
de descenso-ascenso, necesarias para el cambio de la herramienta
cortante, para el ensanche del pozo al descender la nueva herramienta
cortante, para el ascenso de los testigos y para el alargamiento de la
herramienta; T sup' h, la duración de todos los trabajos de producción
suplementarios, excepto los previstos más arriba T P er y T da; aquí
se incluye el tiempo para la consolidación, la inclinometría, el
-ensayo, el aislamiento del pozo por cementación, la instalación del
filtro en los pozos de agua; T lmp' h, la duración de los gastos de tiempo
improductivos para la perforación (paradas, reparaciones, liquida-
ción de las averías en el pozo); T tm' h, la duración del montaje y
desmontaje de la torre y del equipo de perforación, de la extracción
de los tubos de revestimiento y del abandono del pozo.
Teniendo en cuenta el tiempo empleado durante la ejecución de
las labores de sondeo, según sea la cantidad de los gastos de tiempo
tomados en consideración, obtendremos las variedades siguientes de
las velocidades de perforación.
-48
La velocidad mecánica media de perforación Vmed es igual a
Vmed = L/Tper, m/h. (35)
La velocidad de sondeo de la perforación V
8
es igual a
L
V
8
= T + T , m/h. (36)
per da
La velocidad técnica de la perforación Vt es igual a
L
Vt = , m/h. (37)
Tper + T da + Tsup
La velocidad comercial de la perforación Ve o m es igual a
Vcom = Tper+Tda:Tsup + Timp , m/h. (38)
La velocidad de ciclo de la perforación Ve es igual a
Ve= 'm/h. (
39
)
Parte 11
Perforación de pozos de búsqueda
y exploración poco profundos
Capítulo 1
Generalidades
Los pozos de profundidad hasta de 50-60 m han obtenido la
máxima difusión al efectuar las labores de exploración geológica,
.;:n la búsqueda de metales no ferrosos y raros, en la exploración de
::::1ateriales de construcción, en la exploración sísmica, en las pros-
,_ecciones ingenierogeológicas e hidrogeológicas, así como también
...:. construir pozos poco profundos para obtener agua.
Para la exploración de algunos tipos de minerales sólidos se
_ecomienda excavar los pozos de diámetro 46793 mm aplicando la
-erforación de tajo anular.
Durante la prospección de materiales de construcción y de--mate-
prima química se perforan pozos de diámetro 937200 mm.
La prospección de los placeres de oro y platino se realiza por
:;: zos de diámetro 1507200 mm, a condición de que los datos de la
_,. rforación se verifiquen por labores en los pozos a mano.
_-\.1 realizar investigaciones ingeniero-geológicas se perforan de
do prevaleciente pozos de diámetro 1127219 mm.
Para las prospecciones hidrogeológicas los diámetros de los pozos
determinan por las dimensiones de las estructuras existentes de
-- 5 aparatos y del equipo de elevación del agua y oscilan en los
de 1007219 mm y más.
Los diámetros de los pozos de explotación para obtener agua se
-,:,•erminan por el rendimiento requerido del pozo y comúnmente no
.::-u menores de 1687300 mm.
La mayoría de estos pozos se perforan en diferentes rocas no con-
5- blandas y ele solidez media. Con frecuencia la perforación
opera en terrenos arenoso-arcillosos con contenido de grava,
" ::ija y cantos rodados. Estas rocas son propensas al derrumbe. Se
oca con rocas tipo de arena fluente. Por eso, en el proceso de pro-
:;:;_:¡d ización es necesario consolidar el pozo con los tubos de revesti-
En este caso, pese a la pequeña profundidad, el pozo es de
-.::!Strucción que tiene una, dos o tres columnas, mientras que el
49
diámetro inicial del pozo supera considerablemente el diámetro
final.
En cuanto a los métodos de desagregación de las rocas del fondo
se puede destacar los siguientes grupos principales de equipos de
perforación para el sondeo de exploración poco profundo:
1) equipos ligeros de perforación por percusión con cable mediante
barrenos de fallido, cucharas y sacamuestras;
2) instalaciones de perforación rotatoria sin lavado con transporte
de la roca desagregada del fondo a la superficie por la columna de
tornillo transportador (perforación de entornación por tornillo sin
fin);
3) instalaciones de sondeo por vibración y vibropercusión;
4) equipos de perforación rotopercutiente combinada;
5) instalaciones de perforación en rocas blandas por el método
de aplastamiento durante la investigación por penetración y perfilaje
de los terrenos.
Además, para excavar pozos poco profundos en las rocas duras se
aplica la perforación rotatoria de corona. Este método se examina en
los capítulos dedicados a la perforación de t ajo anular.
·capítulo 2
Perforación por percusión con cable
mediante barrenos fallidos y sacamuestras
Al perforar pozos de profundidad hasta de 30 m en rocas no con-
solidadas y movedizas obtuvo difusión una de las variedades del
sondeo por percusión con cable: la perforación con empleo de herra-
mienta especial (barreno cebado de hincar, casquillos de percusión,
tubos de fondo de válvula plana) que asegura la desagregación simul-
tánea de la roca por el fondo anular y la extracción de muestras con
la estructura poco perturbada a la superficie. Los equipos de perfora-
ción ligeros, que funcionan por dicho método, tienen estructura
sencilla (fig. 10). El órgano de trabajo principal de estos equipos es
el malacate de fricción o planetario de capacidad de carga 500-
1000 kgf y con una velocidad de arrollamiento del cable sobre el
tambor de 0,5-1,2 m/s. El accionamiento del malacate se realiza
por un motor de combustión interna de potencia 4-6 kW. Las ins-
talaciones se equipan con un mástil ligero o trípode de altura
3-6 m. N o tienen mecanismo percutor especial.
Los equipos se componen en forma de un remolque de un eje sobre
ruedas de neumáticos y se transportan mediante un automóvil o
incluso motocicleta y, si esto lo requieren las condiciones, a corta
distancia manualmente.
La masa de los equipos oscila en los límites de 250-1200 kg.
50
Los equipos de perforación de este tipo son atendidos por una bri-
gada de dos personas. Sólo durante la perforación con la consolidación
simultánea del pozo con tuberías de revestimiento, el personal de la
brigada aumenta hasta tres hombres.
Actualmente se hallan en explotación unos diez tipos de instalacio-
nes de esta clase. Los más
difundidos entre ellas son los
equipos ,IJ,-5-25, BYI\C-J1fT,
BYB-1B (D-5-25,
BUKS-LGT, UBP-15M,
BUV-1B).
La instalación de perforación
:J-5-25 (D-5-25) de la estructu-
ra de Dnieproguiprotrans
fig. 10) está destinada para
excavar pozos de profundidad
:!l asta de 25m, con diámetro de
no más de 145 mm. Está dotada
de un malacate de capacidad de
carga 500 kgf con una veloci-
dad de arrollamiento del cable
sobre el tambor de 1 m/s, con
mástil de altura 4,5 m y con
motor de gasolina de potencia
5.9 kW. Se compone en forma
de un remolque de un eje sobre
ruedas de neumáticos. La masa
otal de la instalación es de
370 kg.
La tecnología de perfora-
ción de los pozos por los equi-
pos de tipo semejante consiste
en lo siguiente.
Para la perforación en rocas
blandas con frecuencia se em-
plean los casquillo-barrenos
iallidos de percusión (fig. 11, a).
J
ó
8
Fig. 10. Instalación ,!],-5-25 (D-5-25) para
la perforación percusiva con cable por
medio de casquillos de hincado y toma-
dores de muestras:
El barreno fallido, unido con ] - casquillo de percusión; z-vástago percutor;
s-cable; 4-rodillo; 4-mástil; 6-motor; 7-
J.a varilla de sondeo, con ayuda malacate; s-palanca de maniobra del malacate
del malacate se eleva sobre el
:ondo del pozo a una altura de 0,6-1,2 m y se deja caer libremente.
La frecuencia de percusión es de 15-20 golpes por minuto.
Los sacalodos de percusión (fig. 11, b) se emplean para profundi-
zar en arenas acuíferas y en terrenos arcillosos diluidos. Los sacalodos
;:e bajan frecuentemente en el pozo junto con la varilla de sondeo
pesada (fig. 11, e).
Los sacamuestras (fig. 11, d) están destinados para tomar monoli-
l OS de los terrenos. Los monolitos se toman con el sacamuestras median
51
te
1
los percutores (fig. 11, e). El sacamuestras con el percutor la
varilla de sondeo en el cable se baja al fondo previamente limpiado,
después de lo cual la varilla de sondeo asesta golpes contra el yunque.
Merced a ello, el sacamuestras penetra en el terreno sin desprenderse
del fondo y recorta el testigo.
las rocas movedizas y no consolidadas se perfora con la cuchara
limpiapozos afianzando al mismo tiempo los pozos con las tuberías
a ó e d
2
J


"' J
..._,
""'
§
"'
t::
!l
"'
J
""
f
"""
"'
"'
2
Fig. 11. Herramienta para perforar con instalaciones ligeras de acción percusiva:
a-camisa-casquillo de percusión; 1-tubo con recorte; 2-cono roscado; 3-zapata; b-
cuchara limpiapozos: 1-cuerpo cilíndrico; 2-cono roscado; 3-plancha de apoyo; 4-vál-
vula plana; e-vástago percutor: 1-vástago; 2-adaptador orejeta; d-sacamuestras: 1-
camisa; 2-adaptador; 3-válvula de bola de drenaje; e-percutor para hincar el sacamuestras
en la roca: 1-adaptador para el sacamuestras; 2-yunque; 3-martillete; 4-tubuladura;
5-vástago guiador; a-carga; /-trépano plano; g-tubo de revestimiento: 1-cabeza de
hincado; 2-tubo de revestimiento; 3-niple; 4-zapata de fresar
de revestimiento (fig. 11, g). Los cantos rodados se destruyen por el
trépano (fig. 11, !) con la varilla de sondeo, asestando 15-20 golpes
por minuto.
El rendimiento del sondeo por percusión con cable mediante equi-
pos de perforación ligeros es tres veces mayor que el del sondeo roto-
percutiente a mano.
La instalación de perforación BYHC-JI FT (BUKS-LGT) de la
estructura de Lenguiprotrans está destinada para el laboreo de pozos
52
de profundidad hasta de 30 m con diámetro de 168-'127 -89 mm
por medio de los barrenos cebados y sacamuestras. Está dotada de un
malacate con capacidad de carga 700 kgf que asegura el ascenso de la
herramienta del pozo a la velocidad de 0,5 mis, de un trípode de 5 m
Fig. 12. Instalación perforadora ele penetración UBP-l5i\l:
de grapón; 2-fiador espiral; 3-rulo; 4-torno de mano; 5-bastidor; o-motor;
·- -"¡:.jsito de gasolina; 8-cajón para l as herramientas de ajustador; 9-soporte trasero;
;: - ¡::lea directriz; n-dispositivo para centrar; 12-mástil; 13-martinete de penetra-
ción ; 14-cable auxiliar; 15-malacate; 16-cable de sondeo; 17-reductor
= alt ura, de capacidad de carga 3000 kgf y de un motor de combus-
interna cuya potencia es de 4,4 kW.
En la posición de transporte la instalación se compone en forma
un remolque de un eje sobre ruedas de neumáticos, mientras que
_ : rí pode sirve de barra de remo] que. La masa del equipo sin la
::-::-ramienta es de 440 kg.
La instalación de perforación Y BII -15M (UBP-15M) para la
-::- : ingenierogeológica (fig. 12) está destinada para el sondeo
:. :.- percusión con cable hasta de 15 m y para la penetración por el
53
procedimiento de sondeo por percusión hasta la profundidad de 20 m ..
Los diámetros de los pozos son de 168-108 mm. Forman parte del
equipo:
el malacate de capacidad de carga, kgf . . . . . . . 1000
el mástil de tipo replegable de altura hasta el eje del
caballete portapoleas de 5,6 m de capacidad de car-
ga, T . . . . . . . . . . . . 5
el motor de potencia, kW . . . 5, 9
el martillo de penetración con altura de caída de
800 mm, de masa, kg 60
rnasa!de toda la instalación, kg 1100
El martillo de penetración está destinado para investigar la den-
sidad de los trépanos por el método de penetración (sondeo por per-
9
11
10
1
A
b e
1
'
2
z
Fig. 13. Herramienta de penetración
para la instalación YBIT-15M
(UBP-15M)
a-martillete de penetración; .z-adaptador
giratorio; 2-perno fijador; 4-
levas agarradoras; s-traviesa infer.wr; 6-
cable; 7-vástago guiador; 9-
roldanas; lO-indicadores; i 1-trav1esa su•
perior; b-vástagos: .1-niplei 2-vástago;
e-conos: .1-cono que no se extrae; 2-cono
con sujeción a rosca que se extrae
cusión) clavando en el terreno vástagos con cono en el extremo Y
contando la cantidad de golpes del martillo requerida para clavar la
sonda a 10 cm (fig. 13).
54
Una vez preparado el equipo para el trabajo, el martillo de pene-
t ración se suspende entre las guías del mástil. Al martillo se acopla
el vástago con el cono en el extremo. El cono se clava con el percutor
elevado mediante el malacate. Después de profundizar el primer
\ástago, se empalma el segundo vástago, etc. Al alcanzar la pro-
fundidad final, los vástagos se extraen con el malacate. Durante la
extracción el pasador hendido, que retiene el cono desmontable, se
recorta y el cono queda en el pozo sin obstaculizar la subida de los
\ástagos. En algunas ocasiones se emplea un cono extraíble, unido
con rosca al vástago (véase la fig. 13, e).
Capítulo 3
Perforación rotativa con transporte
a la superficie de la roca desagregada
por la columna de tornillo transportador
La esencia de la perforación rotatoria de entornación por tornillo
:;;infín radica en que la roca desagregada por el trépano se eleva a la
:;;uperficie al mismo tiempo que se realiza la profundización del fondo
ron ayuda de varillas de sondeo en rotación, tornillos transportado-
res, en los cuales está arrollada una banda de acero de forma helicoi-
al. La sarta de tornillos transportadores forma un transportador
hel icoidal. La alta velocidad de laboreo del pozo se condiciona por
~ a desagregación rápida de la roca y la subida por el tornillo de trozos
?randes de ésta arrancados por el trépano sin fragmentarlos.
Al moverse la roca desde el fondo a la boca, cierta cantidad
e ella se aprieta con la parte lateral del reborde contra las paredes
el pozo estucándolas y consolidándolas.
El procedimiento de perforación con tornillo transportador se
aplica con gran eficaci a al excavar pozos en las rocas blandas y de
-:ureza media, así como en los guijarrales débilmente cementados, si
t : ~ tamaño de la guij a es menor que la diferencia
D-d
- 2-
'0nde D es el diámetro del tornillo transportador ; d, el diámetro
¡:el tubo en el que se arrolla la espiral, menor que el paso t.
Por perforación con tornillo transportador se excavan pozos para
_a prospección sísmica, durante las exploraciones ingenierogeológicas
hidrogeológicas, para el levantamiento geológico y la búsqueda
e minerales.
La documentación geológica se confecciona estudiando la roca
;;x:traída por los tornillos. Para precisar la documentación se pasa a la
:; :c>rforación a intervalos pequeños. Por ejemplo, se excavan 50 cm,
":.ego, sin parar el giro de los tornillos transportadores, se interrumpe
55
el · avance hasta que toda la roca desagregada en este intervalo salga
a la superficie, después de lo que se sigue profundizando hasta otro
intervalo igual.
Para extaer las muestras de roca en forma de testigos de sondeo
se emplea la herramienta helicoidal con sacamuestras desmontable,
que garantiza la toma de testigos sin subir la sarta de tornillos trans-
portadores a la superficie.
El procedimiento de perforación con tornillo transportador no
requiere el empleo del líquido lavador, lo que simplifica la organiza-
ción de las labores, sobre todo en otoño e invierno.
La herramienta para la indicada perforación (fig. 14) consta
del trépano y la sarta de vástagos de tornillo transportador. Las
Fig. 14. Herramienta para la perforación de
entornación con tornillo sinfín:
a-tornillo transportador; b-trépano de tres pale-
tas; 1-tubo; 2-reborde espiral ; 3 y 3a- semiunio-
nes dobles de ensambladura; 4-bulón de cierre; 5-
cuerpo del trépano; 6-paletas; 7-placas de alea-
ción dura
b
estructuras de los trépanos para perforación de tornillo sinfín son
bastante variadas, según sean las propiedades mecánicas de las rocas
a perforar. Han obtenido la mayor difusión los trépanos de dos y tres
paletas con la arista cortante escalonada, armada con cuchillas de
aleaciones duras (fig. 14, b).
Los vástagos de tornillo transportador (fig. 14, a) son tubos de
diámetro 60-73 mm, con una espiral arrollada y soldada a ellos
(cinta de acero) de grosor 5-6 mm. En los extremos de los tornillos
transportadores se sueldan los elementos de unión para ensamblarlos
en una sarta con el trépano en el extremo inferior.
El diámetro exterior del tornillo transportador es menor que el
del trépano unos 15 mm, mientras que el paso de l a banda espiral del
reborde constituye O, 7-0,9 del diámetro exterior del tornillo trans-
portador. La longitud de los tornillos transportadores es de 1,0-
56
3 m y se limita por la carrera del rotador móvil de
la máquina perforadora. Los diámetros de los torni-
llos transportadores oscilan en los límites de 75-
300 mm y más.
Para extraer muestras de la roca (testigos de son-
deo) se utilizan tornillos transportadores con gran
orificio pasante en el tubo, donde está arrollado el
reborde espiral. A través de estos tornillos se baja
el sacamuestras (fig. 15), que se sujeta en el tornillo
transportador inferior con fijadores. Después de
llenado del testigo, el sacamuestras se eleva por el
pescador, que se baja al pozo con el cable y que agarra
el sacamuestras de su cabeza de atrapar o mediante el
cable, el cual en el proceso de perforación se encuen-
tra dentro de la sarta de tornillos transportadores.
Los factores principales del régimen tecnológico
de perforación con tornillo transportador son: la
carga axial y la frecuencia de rotación de la sarta
de tornillos transportadores.
Al excavar en rocas blandas y movedizas se per-
fora con trépano plano o de tres paletas sin carga
axial forzada con la máxima frecuencia de rotación
hasta de 200-300 rpm). En este caso la presión
~ o b r e el fondo se origina por el peso de la sarta de
-ornillos transportadores y por el peso del rotador.
La presión forzada se requiere sólo al comenzar la
_ erforación del pozo.
La perforación en arcillas compactas viscosas por
el procedimiento con tornillo transportador es por . - ~
c.hora poco eficaz a causa de la formación de tapones
en el trépano y en los tornillos transportadores. En
-al caso el laboreo se facilita echando agua sobre el
_: ndo o comunicando vibraciones a la sarta de tor-
_illos transportadores durante la perforación.
La perforación de las rocas duras va acompañada
_e la carga axial forzada sobre el trépano de un orden
-e 000-10 000 N, disminuyendo la frecuencia de
: t ación hasta de 80-130 rpm.
El avance en arenas fluentes y en horizontes acuí-
-ros se realiza bajando al mismo tiempo la tubería
-e revestimiento para consolidar las paredes del pozo.
?ig. 15. Barrena espiral con sacamuestras desmontable:
:--épano de corona; 2-muell es partidores (aganadores de testigos);
- -ubo recel?tor de testigos desmontable; 4-barrena espiral hueca;
- cl abón giratorio del tubo receptor de testigos; 6-fiadores; 7-
-;a; 8-grapa de cable; 9-rosca de unión con 1 a siguiente barrena
espiral; 1 O-cable -
57
Al perforar depósitos guijarreños se usan herramientas de sondeo
·de elevada resistencia mecánica (el trépano y dos tornillos transpor-
tadores pesados sobre él). Para mejorar la extracción de la guija a la
.superficie se recomienda perforar con frecuencias de rotación elevadas
(hasta de 300 rpm).
Para la perforación con tornillo transportador está elaborado y se
·explota gran número de tipos y dimensiones de instalaciones.
Para el levantamiento geológico, la exploración y los trabajos
·cartográficos, así como al efectuar la prospección ingenierogeológica
l"ig. 16. Ilfotoperforador portátil:
J - motoperforador; 2-vástago; s-
barrena espiral ; 4-trépano; 5-so-
porte para la barrena
se emplean las motobarrenas, apropia-
das para el trabajo en regiones poco
accesibles y en condiciones restringidas
(fig. 16). Las motobarrenas perforan
pozos de diámetro 50 --7- 100 mm a una
profundidad hasta de 10 m.
La motobarrena tiene un reductor
de una o dos vel ocidades y está dotada
de palancas que permiten al obrero
sujetar la motobarrena durante la per-
foración, percibir el momento torsio-
nal y realizar el avance requerido.
Directamente al reductor, a través de
un embrague centrífugo, se fija el mo-
tor de combustión interna. Las moto-
barrenas de dos velocidades difieren
de modo ventajoso de las de una velo-
cidad, pues permiten utilizar con
mayor plenitud la potenci a del motor
empleando las frecuencias de rotación,
altas o bajas, según sea el carácter del
corte geológico o la profundidad del
pozo.
La más perfecta es la barrena
KM-10, destinada para perforar pozos
verticales e inclinados (45-90°) según
el método rotatorio con tornillos trans-
portadores de diámetro 70-92 mm, a
una profundidad de 10 y 5 m, respecti-
vamente, y según el método rotatorio sin lavado con coronas de alea-
ción dura de diámetro 59-76 mm a la profundidad hasta de 10 mm
(fig. 17). La barrena también puede ser utilizada para la perforación
de t ajo anul ar con lavado.
El equipo consta del rotador de dos velocidades con el motor
<<Druzhba-4» de potencia de 2,95 kW, del montante con el mecanismo
de avance por cadena y de las espigas espirales de anclaje para
sujetar el equipo en el terreno.
El rotador que se desplaza por el montante asegura dos frecuencias
.de rotación de 270 y 600 rpm.
:SS
Fig. 17. Motoperforador KM-10:
1-carro; 2- girador; 3-r io,tra; 4-piñón de cadena motliz; 5-manecilla del piñón de
cadena motriz; 6- montante guiador: 7-piñón de cadena accionado; s - viga de apoyo; 9-
topc para afianzar el mont ante de la barrena de motor
?..g. 18. Instalación para la perforación de entornación por tornillo sinfín
"YJJ1-2T (USh-2T)
59
El avance de la herramienta al fondo se efectúa a un valor hasta de
900 mm con un esfuerzo tanto hacia arriba, como hacia abajo, hasta
de 1200 N.
La motobarrena KM-10 facilita de modo considerable el trabajo
del obrero. Se excluye la influencia sobre él de las vibraciones del
momento torsional y se facilita la formación de la carga axial y el
ascenso y descenso de la barrena girando esta última.
Las dimensiones exteriores del equipo KM-10 en posición de funcio-
namiento son:
longitud, mm ..... .
anchura, mm ..... .
altura, mm ...... .
masa del equipo montado, kg
1070
540
1405
36 (del rota-
dar, 14)
El rendimiento medio de la motobarrena por turno en terrenos
arenoso-arcillosos es de unos 40-50 m. La motobarrena se entretiene
por dos personas.
Un gran grupo de equipos de sondeo por tornillo transportador
está montado sobre orugas automotrices (tabla 6). Han obtenido am-
Tabla 6
Indices
YPB-iB YIIIB-TM
1
IIIAK-4 YIII-2T
(URB-iV) (UShB-TM) (ShAK-4) (USh-2T)
Profundidad del pozo, m 30 75
1
30 60
Diámetro del pozo, mm 135 150 102-222 175
Tipo del rotador Móvil
Frecuencia de rotación, 72; 150; 270; 240 39;83; 141 76; 153; 196
rpm 460; la mar-
cha inversa,
60
Tipo de avance Hidráulico, Libro, con Hidráulico, Hidráulico,
con hidro- malacate con hidro- con hidroci-
cilindros cilindros lindros
Carrera de avance, mm 1800 4200 1300 3250
Esfuerzo de avance, N:
hacia arriba 78 000 94 000 100 000
(máximo, (máximo,
100 000) 150 000)
hacia abajo 30 000 41000 28 250 (má-
ximo 56 500)
Capacidad de carga del 1250 1600
malacate, kgf
Velocidad de subida, m/s ,¡;;; 0,4
1 '12
0,65-2,35
Tipo de accionamiento
Potencia de accionamion-
Por motor de transporte
to, kW 36,75 73,5 73,5 73,5
Base de transporte
Transporte Tractor Tractor Tractor para
rA3-47 C-100 C-100 pantanos
(GAZ-47) (S-100) (S-100) T-100MB
(T-100MB)
60
plia aplicación en las labores sísmicas, en la búsqueda , en la prospec-
ción ingenierogeológica e hidrogeológica (fig. 18).
Este grupo de equipos se caracteriza por el empleo de un rotador
móvil de tres-cuatro velocidades (70-460 rpm), con marcha de tra-
bajo de avance de 1300 ....;- 3250 mm y con un esfuerzo de avance
hacia arriba hasta de 100 kN. El accionamiento del avance se realiza
con hidrocilindros. Se prevé, por regla, que el mecanismo de avance
hace las operaciones de ascenso y descenso, pero las velocidades de
5ubida son pequeñas. Algunos equipos tienen la posibilidad de ejecu-
·ar las operaciones de subida y bajada mediante el malacate
IIIB-TM y IIIAK-4 (UShB-TM y ShAK-4)] o el elevador de cable
:YIII-2T (USh-2T)l a grandes velocidades y por medio de tramos de
ongitud de 3 ....;- 6 m.
El accionamiento de todos los equipos de este grupo se realiza
or el motor de marcha.
Por lo común el equipo lo sirven dos personas: el perforador
ambién es el chófer) y el obrero de perforación.
La profundización por 1 hora de la propia perforación en rocas
-e la primera categoría es 75 m; de la II, 40 m; de la III, 21,4 m;
e la IV, 10 ....;- 14 m.
El rendimiento depende en gran medida de cómo se ejecuta el
= ndeo: con tajo continuo o con muestreo. Al tomar los testigos el
. ·ndimiento del sondeo por tornillo transportador se reduce mucho.
Capítulo 4
Sondeo por vibración (vibropercusión)
El procedimiento con el que el proceso de perforación se realiza
ansmitiendo a la herramienta cortante cargas vibratorias o vibra-
rías de percusión, combinadas con el esfuerzo axial creado por el pe-
--_ de la herramienta y del vibrocargador, se llama sondeo por vibra-
_'Jn.
El procedimiento vibratorio puede ser aplicado sólo para la perfo-
de rocas no pétreas (blandas e incoherentes). La perforación
..bratoria-rotatoria, durante la cual, además de los esfuerzos vibra-
_io y axial, a la herramienta cortante también se le transmite
torsional (es decir, la rotación), posibilita la desagregación
= rocas duras.
Se distinguen dos variedades del sondeo por vibración (vibroperfo-
propiamente vibratorio y por vibropercusión. En el primer
" U a la herramienta se comunican oscilaciones sinusoidales; en el
:o:rndo, los impulsos de percusión de alta frecuencia.
Durante el sondeo por vibración las rocas blandas (arenas, tierras
= osas, tierras arcillosas, arcillas) en la zona de contacto con la
61
herramienta cortante se desagregan a expensas de la acción mecánica,
a lo cual contribuye el adelgazamiento de las rocas debido a las vibra-
ciones; durante la perforación por vibropercusión la desagregación se
produce por la trituración y desplazamiento de la roca. Actual-
mente este último método se emplea con más frecuencia.
El fundador del vibrosondeo en la Unión Soviética es D. D. Bar-
kan. Una aportación considerable en el desarrollo de la técnica
8
y tecnología del vibrosondeo hicieron
B. M. Rebrik, lVI. G. Efrémov y otros.
El esquema de principio de la per-
foración por vibropercusión está re-
presentado en la fig. 19.
En la fig. 20 se ilustra el esquema
de los vibrocargadores para perfora-
ción. En la fig. 20, a vemos el vibra-
dor más sencillo de dos árboles. Del
electromotor 1 por medio de las correas
trapezoidales 2 se transmite el giro a
uno de los árboles. Los árboles están
unidos entre sí por el sincronizador de
engranajes. En cada uno de los árbo-
les están fijados excéntricos 3. Los
árboles con excéntricos y el sincroni-
zador están dispuestos en el cuerpo,
sobre el cual se sujeta el electromo-
tor l. En la parte inferior del cuerpo
se encuentra el niple 5, con el que el
vibrador se une con los tubos de sondeo.
El vibrador se suspende del cable por
medio de un grillete metálico o de cable
Fig. 19. Esquema de principio (no se muestra en la fig. 20, a).
de la perforación vibropercusiva: Los excéntricos (o sea, cargas dis-
J-vibrosonda; 2-varillaje de son-
deo; a-vibrador de martillo; 4-po-
lea sobre la cresta del mástll ; 5-
cable; 6-malacate; 7-cable el éctrico
puestas excéntricamente), girando en
direcciones opuestas de modo cofásico
y a velocidad angular igual, generan
fuerzas centrífugas, cuyas componen-
tes horizontales (F
1
) se equilibran entre sí, mientras que las com-
ponentes verticales (F
2
), se suman.
La fuerza vertical sumaria varía según una ley armónica (sinusoi-
dal). Precisamente esta fuerza excita las oscilaciones del vibrador
y del dispositivo de sondeo.
La magnitud del esfuerzo perturbador máximo se determina según
la fórmula
(40)
donde m es la masa sumaria de los excéntricos, kg·s
2
/cm; w, la veloci-
dad angular, s-
1
; e, el desplazamiento del centro de gravedad de los
excéntricos con respecto al eje de rotación (excentricidad), cm.
62
La efectividad del sondeo por vibración depende en gran medida
de la masa del vibrocargador, del momento de los excéntricos, de la
frecuencia y amplitud de las oscilaciones. Al acrecentar la amplitud
aumenta la velocidad de vibrosondeo.
El valor de la amplitud de las oscilaciones se determina según la.
fórmula
A-
-qJ ¿jQ'
,¡ onde Q
0
e es el momento de los excéntricos, N· cm; Q
0
, el peso de los.
::-xcéntricos, N; ¿JQ, el peso sumario de las piezas vibrantes (vibr;.:.
a
1
Do
fig. 20. Esquema de los vibradores de inmersión para perforar pozos:
--.ibrador: 1-el ectromotor; 2-transmisión por correa trapezoidal; a-excéntrico; 4-
::-po; para el tubo a sumergir; b-vibrador de martill <: 1-dos electromotores
excéntncos; 2-placa de percusión; 3-martillete; 4-muelle; 5-ytmque; 6-sombrerete
(!imitador); 7- tubo a hundir
· . y herramienta de perforación), N, q¡, el factor de reducción de la
-plitud de las oscilaciones a cuenta de las resistencias amortiguado-
{cp = 0,80-0,95).
Con el aumento de la profundidad de los pozos crece la masa de la
y, además, aumenta su elasticidad. Merced a ello, la.
rlitud de las oscilaciones de la herramienta cortante se reduce
ho. Por eso, la profundidad de perforación con vibradores super-
_ales no supera 25-30 m.
El Yibrador de martillo (fig. 20, b) es el mismo vibrador en cuyo·
;--<cma oscilatorio se introduce un !imitador de oscilaciones (el
r-iJl o, con el yunque). Con ellimitador el vibrador no está ligado-
-- está mediante muelles y tornillos de apriete. A causa de la pre-
del limitador, l as oscilaciones del cuerpo del vibrador van .
...... pañadas de los golpes del martillo contra el yunque dellimi-
r. unido rígidamente al elemento que se hunde (o se extrae).
-=::n el vibrador de martillo con frecuencia en calidad de vibrador
...... pl ean dos electromotores, que se sujetan en la placa de percusión
rtan excéntricos en ambos extremos de los árboles.
·=.a potencia consumida por el vibrador de martillo puede ser
n:ninada con aproximación según la fórmula
W = 1,5 Q
0
ew, kW. (42),
63·
La fórmula (42) se utiliza mayormente para calcular la potencia
.que se consume por los vibradores de martillo sin muelles.
Se conocen gran cantidad de diferentes vibradores y vibradores de
martillo empleados para perforar pozos o para clavar y extraer los
tubos de revestimiento. Los vibromecanismos se diferencian entre sí
por sus parámetros, la ejecución
constructiva y las características
de peso.
La mayoría aplastante de los
vibradores se confecciona según el
esquema de construcción mostra-
do en la fig. 20. En algunos vibra-
dores el accionamiento se realiza
por un motor de :combustión in-
terna; a veces el motor se instala
en el cuerpo sobre muelles.
Las características técnicas de
algunos vibradoreslse especifican
en la tabla 7.
En la fig. 21 está representado
el vibrador (vibrador de martillo
sin muelles) Br-8 (VG-8). Este
vibrador tiene un orificio pasante
central y se puede sujetar median-
te un manguito de apriete en
cualquier lugar del tubo de reves-
timiento que se introduce.
Entre otras estructuras son
conocidos los vibradores con ac-
cionamiento mediante un árbol
flexible con un motor de com-
Fig. 21. Vibrador (vibrador de mar- bustión interna.
tillo sin muelle) Br-8 (VG-8): En la tabla 8 se aducen las
-a-susprnsión;
2
-clectromotores; J-trans- caracterl'st¡"cas te'cn¡"cas'de algunos
misión por correa trapezoidal; 4-cuerpo
del mecanismo vibrador (de excéntricos); vibradores de martillo (princi-
5-patrón vibropercusivo; 6-mandril de
.agarre (para agarrar los tubos de revestí- palmente de muelle).
miento) Los vibradores de martillo po-
seen una capacidad de hundimien-
to mayor que los vibradores, no obstante tienen complicada estruc-
tura y son menos fiables en el trabajo.
Los índices técnicos fundamentales de la perforación con los vi-
bradores de martillo BB-7 (VB-7), B-500 (V-500) y otros se dan en la
tabla 9.
Durante la perforación por vibración como herramienta cortante
se emplean la vibrasonda, el sacamuestras y la cuchara vibrante
(fig. 22).
Las vibrosondas se fabrican de tubos de longitud 1,5-3,0 m, por
el largo de los cuales se cortan dos ventanas longitudinales. La
.64
i abla 7
Características técnicas de los vibradores
Momento Frecuencia
Fuerza
Potencia de los ex- de rotación
vibro-
De ignación del v ibrador
del motor céntricos. de Jos excén-
motriz
Masa, kg
máxima,
N·m tricos. rpm
k N
.... E"1-3M (VBL-3M) 4,5 5-10 1500 14-25 280
Bm i-2 (VPM-2) 7 15 1500- 1800 57 330
; T-9 (BT-9) 7 15 1250 30 400
BE-7 (VB-7)* 7 20 1250 35 400
36-í.\'1 (VB-7M)* 9,4 24 1350 57 600
(VG-6)* 5,6 14 1150 20,5 427
nr -8 (VG-8)* 5,6
1!¡
1220 21 450
ao-6 (V0-6) 14 27,5 1230 47,5 1010
"' 0-10 (V0-10) 20 57 1200 92 1670

(V0-14) 28 190 1250 320 3600
* Los vibradores BB-7 (VB-7). B5-7M (VB-7M). Br-6 (VG-6) y BP-8 (VG-8) son al
omo tiempo vibradores de marti Ji o sin muelles.
- 8
: del
Potencia Momento Frecuencia Número
Fuerza
del elec- de los de rotación de golpes Masa,
-_br ador de mar-
tromotor. excéntri - de los excén- por mi-
vibro-
kg
tillo
l'W
cos. N·m tricos. rpm nuto
mot; i z, kN
<33 ( S-833) 2 6 1410 705 10,5 135
::._:r-7 (V:\1G-7) 3,5 11,8- 14,2 875 875 10- 12 280
(S-402A) 5,6 14 1440 4.80 32 400
(S-835) 14 4.2 1450 4.80; 725 100 1040
: I-7Y (VM-7U) 14 30 144.0 14.40 70 11!00
- 9
Categoría de los t er renos en
Intervalos
cuanto a la perforabilidad
Parámetros
de perfo-
1 1 1
ración, m
I II III :IV
_ocidad mecánica de perfora- 0-4 3,0 1,5 1.,0 0,5
·ión, m/min 4.-10 1,0 0,7 0,5 0,3
10-20 0, 6 0,4 0,2 0,1
" ocidad de sondeo, m/h 0-4.
20,0 15,0 12,0 8,0
4.-10 10,0 7,0 4.,0 1,5
10-20 3,0 2,0 1,0 0,5
"' - "! 660
65
1>
anchura de la ranura depende de las propiedades de las rocas en la¿
cuales se trabaja con la vibrosonda: es tanto mayor cuanto más denso
y viscoso es el terreno. Para los terrenos no consolidados (tierras
arenosas, arenas) la anchura de la ranura se hace menor. La destina-
a b
e
5
4
J
2
J
2
2
1
Fig. 22. Herramienta cortante para el sondeo por vibración:
a-vibrosonda: 1-zapata; 2-tubo con ventanas; 3-rosca cónica para la unión doble. da
maniobra del vástago; b-sacamuestras: 1-zapata; 2-tubo desmontable; 3-pieza insertade
desmontabl e para la recepción del testigo; 4-válvula; 5-adaptador; e-cuchara vibrante:
1- zapata; 2-válvula plana de charnela; 3-tubo con ventanas; 4-horquilla
ción de esta última en la vibrosonda es limpiar la sonda de los de-
tritos de roca.
Para conservar la muestra de roca con la estructura no deteriorada
al extraerla del pozo, la perforación se opera con sondas y sacamues-
tras desarmables.
Al perforar en arenas incoherentes con frecuencia se utilizan
sondas con válvula inferior y cucharas.
6'6
Las sondas, sacamuestras y cucharas se proveen de zapatas cortan-
;es, cuya estructura se elige con arreglo a las propiedades del terre-
_o.
Profundidad límite de la perforación por vibración. La velocidad
ecánica de los vibradores superficiales tipo de excéntricos se re-
~ u c e de modo ininterrumpido con la profundización del pozo. Este
ambio contiene elementos tanto casuales, como regulares. El cambio
:-egular de la velocidad está condicionado por el aumento de la longi-
- d del vástago perforador elástico, mediante el cual los impulsos de
-ercusión se transmiten a la vibrosonda, mientras que la fluctuación
e la velocidad de perforación se debe a la heterogeneidad de las pro-
:- :edades de los terrenos que se perforan. En menor grado influyen
- ;¡merosos factores accidentales (temperatura y humedad del aire,
-:agularidades individuales del trabajo de los capataces de perfora-
_ón, etc. ). Esta cuestión fue investigada por D. M. Rebrik. El esta-
__ eció la dependencia de la velocidad de perforación con respecto
la profundidad del pozo
2,84
v= ,r"'"--0,47. (43)
y ¡¡
De acuerdo con la fórmula (43) la profundidad límite de la perfo-
ión por vihropercusión con vibradores superficiales será cerca
36 m.
La perforación por vibración de pozos más profundos se puede
l izar sólo con ayuda de vibradores de pozo (fig. 23). Como el
ecanismo vibrador se halla directamente encima de la herramienta
-_ ante, la velocidad de perforación se reduce poco con el aumento
= ,a profundidad del pozo. El vibrador de pozo (vibrador de martillo)
- baja en el pozo mediante el cable, lo cual excluye el empleo de
- os de sondeo y acelera las operaciones de bajada y subida.
Equipos de perforación por vibración. Para perforar por el método
ratorio se emplean equipos perforadores especiales cuyo órgano
- utivo principal es un vibrador o un vibrador de martillo. En la
:·oría de los casos los equipos de sondeo por vibración son vehícu-
automotrices de elevación y transporte con su propia fuente de
entación de energía. Con la mayor frecuencia los equipos de son-
por vibración se montan sobre 11n automóvil todo terreno, con
os frecuencia sobre un tractor o remolque. Uno de los equipos
:cos de esta clase es el vehículo ABB-2M (AVB-2M) (fig. 24),
:: produce la fábrica Vorovski.
El equipo ABB-2M está destinado para perforar pozos de diámetro
-108 mm por el método vibratorio a una profundidad hasta de
m. En calidad de procedimiento auxiliar puede ser aplicado el
• ado por percusión con cable, que alcanza una profundidad hasta de
~ O m. El vibrador BB-7 (VB-7) con fuerza actuante de 35 kN se
:za como órgano ejecutivo principal. El accionamiento del
?ador se realiza con un electromotor de potencia de 7 k W, alimen-
por un generador de potencia de 25 kW.
67
Para efectuar las operaciones de bajada y subida el equipo t i e c ~
un malacate planetario con capacidad de carga de 4 tf y un másL
de un tubo de 7,5 m de altura y con capacidad de carga de 12 tf.
siendo el aparejo de dos ramales. Con el aparejo de un ramal la velo-
cidad de elevación del gancho es de 0,4 m/s, mientras que con el de
Fig. 23. Esquema de l a instalación
para perforar con barrena vibratoria
de inmersión:
1-dispositívo de arranque; 2-tambor de
cable; a-malacate; 4-tubos de revesti-
miento; 5-cable; 6-cable; 7-unión de
maniobra Jdel cable; 8- cl ectromotor: 9-
vibrador; 10-sacamuestras o casquillo
6
dos, de 0,8 mis. El mástil baja y sube con ayuda de un elevador de
tornillo sin fin, accionado por un electromotor de 1,5 kW de poten-
cia.
El equipo está montado sobre el automóvil todo terreno r A3-66
(GAZ-66), en el que se colocan durante el transporte las herramientas
de perforación y los accesorios. La masa del equipo con las herramien-
8
t as de perforación, las piezas de repuesto, los accesorios y el autorre-
molque, es de 6300 kg.
Tab la JO
Método de perforación
De tajo anular
De percusión con cable (tajo anular)
De barrena espiral (de sondeo)
Por vibración
Productividad media por
turno, m/máquina-turno
12,7
14,0
19,3
33,9
En la tabla 10 adúcense los datos referentes a la productividad
or turno de diferentes métodos de perforación, aplicados a las in-
: ;;. 24. Instalación de wndeo vibr atorio ABE-2M (AVE-2M) (posición de t rans-
porte):
.::- ruadernal; 2-aparej o; a-vibrador de martillo; 4-mástil; 5-sostén; 6-malacate; 7-
elevador de tornillo sinfín del mástil; s-generador; 9-automóvil
.stigaci ones ingenierogeológicas a la profundidad de 10-20 m en
-rocas de las I-III categorías. De la tabla se deduce que el pro-
imiento por vibración es el más productivo.
ífulo 5
"pos de perforación combinada
Para que la perforación de pozos en rocas de diferentes propieda-
~ mecánicas sea eficaz, se debe aplicar el proceso tecnológico adecua-
la roca que se perfora.
Como las condiciones geológicas de las capas superiores son di ver-
-. al perforar pozos poco profundos, a veces es conveniente aplicar
69
no uno, sino varios métodos, combinándolos sucesivamente de acuer-
do con las propiedades de las rocas.
En la práctica de perforación a poca profundidad se combinan no
más que tres métodos.
Tales equipos se emplean durante la perforación de búsqueda
y cartografía, para perforar pozos hidrogeológicos e ingeniero-geoló-
gicos y para la prospección de placeres.
Equipo de perforación "YHB-12/25 (UKB-12/25) (fig. 25). El equi-
po "YHB-12/25 está destinado para perforar pozos verticales e incli.
~ - - - - - - 1 3 2 0 -------*1
Fig. 25. Instalación perfora-
dora YI\13-12/25 (UKB-
12/25):
1-piñón de cadena; 2-cadena
3-depósito de gasolina; 4-rota-
dor; 5-carro; 6-malacate; 7-
manivela del malacate; s-mon-
tante; 9-riostra; 10- bastidor;
11-dispositivo para centrar;
12- rueda; 13-acumulador de
muelle
nados (45-90°) por el método rotatorio mediante barrenas espirales
de diámetro 70, 105 y 140 mm a la profundidad, respectivamante,
hasta de 15, 10 y 5 m, y por el método rotatorio con lavado mediante
las coronas de aleación dura de diámetro 76 mm a la profundidad de
hasta de 12,5 m, mediante las coronas de aleación dura y adiamanta-
das de diámetro 36 y 46 mm a la profundidad hasta de 25 m.
El equipo consta del rotador de seis velocidades, del motor «Dru-
zhba-4>> de 2,95 kW de potencia, del bastidor de guía, de la cabria
y del mecanismo de avance con acumulador de muelle.
El rotador que se desplaza por el bastidor de guía asegura dos
70
bandas de frecuencias de rotación de la herramienta perforadora: la
: banda es de 100, 270, 600 rpm; la II banda, de 450, 600, 1200 rpm.
El avance de la herramienta en el pozo se efectúa a un valor hasta
e 1200 mm, el esfuerzo de avance es regulado con ayuda del acumu-
_ador de muelle dentro de los límites hasta de 4000 N.
Dimensiones exteriores del equipo, mm:
longitud
anchura
altura
1320
1090
1965
El equipo se desmonta en conjuntos con masa hasta de 25 kg. La
ma a del equipo en posición de transporte es de 110 kg.
El juego del equipo está compuesto por: la instalación de bombeo
:.E-1-25/16 (NB1-25/16) (caudal 25 l/min y presión máxima
- kgf/cm
2
) con el motor <<Druzhba-4>>, el conjunto de herramientas
-erforacloras, el equipo ele aparejos (para sacar las barrenas espirales,
- liquidar averías y para hacer uso del rotaclor en calidad de moto-
rrena), el juego ele piezas de repuesto y de útiles de montaje
reparación.
Instalación de perforación autopropulsada YKB-12/25C
_-KB-12/258). La instalación YKB-12/25C es una modificación
opropulsada de las instalaciones de la clase de YKB-12/25 por
. :: t odos los parámetros de la característica técnica son análogos a los
la instalación básica de esta clase. YKB-12/25 está montada sobre
automóvil todo terreno Y A3-469B (UAZ-469B). Pero en lugares
accesibles para el transporte o en condiciones apuradas, la
::talación y la bomba pueden quitarse de la base de transporte
.:til izarse de modo autónomo.
Equipo de sondeo BY JIH3-15AIT (BULIZ-15AP). El equipo perfo-
or de prospección lineal BY JII13-15 está destinado para la perfo-
ión de los pozos ingenierogeológicos. La característica técnica del
es aducida en la tabla 11.
Equipo perforador Y r B-50M (fig. 26). El equipo perforador
E-SOM está destinado para la perforación hidrogeológica, ingenie-
= ológica y de prospección de pozos con profundidad hasta de
- m por el método rotatorio mediante barrenas espirales y por el
percusión con cable. Al emplear la bomba de sondeo se puede
orar con tajo anular hasta la profundidad de 100 m.
El equipo está montado en el bastidor del automóvil r A3-66
En conjunto con el equipo se transporta un autorremolque
equipo especial con el juego de herramientas perforadoras.
La característica técnica del equipo YrB-50M (UGB-50M) está
a en la tabla 12.
_-\l efectuar las operaciones de ascenso-descenso el rotador se
t a a un lado, dejando libre el espacio para subir las barrenas
:rales o la herramienta por percusión. El mástil de 8 m de altura
ite elevar tramos de 6 m de longitud.
íl
~ Tabla 11 7
Características técnicas de las máquinas y equipos para la perforación de pozos ingenierogeológicos poco profundos
a profundidad nominal por métodos combinados
Parámetros
Profundidad de perforación,
m
Diámetro inicial del pozo,
mm
Métodos do perforación
Baso
HY Jlll3-15 AII
(BULIZ-1 5AP) 1 ABB2M (AVD2M) 1
30
H18
Seco de tajo anu-
lar, de barrena
espiral, de rota-
ción lenta, de
percusión con
cabll', por vibra-
ción
1
20--40
2Hl
Por vibración,
de percusión
eon cable
Automóvil fA3-G91 Automóvil
(GAZ-69) fi\.3-66 (GAZ-
66)
1
1
ABE3 (AVB3)
20; 40; 100
168; 325
De pereusión con ca-
ble, por vibración,
rotatorio por vibra-
ción, seco de tajo
anular, de tajo allu-
lar con lavado
1
YEP-1 (UBR-1) 1
15
121
De percusión
con cable, de
rotación lenta
Automóvil
(ZIL-131)
311JI-131\ Estacionario en
patines
YEP-2 (UBR-2)
25
253
De percusión
con cabl o, do
rotación len-
ta
Automóvil
311Jl-131
(ZIL-131)
Organo ejecutivo principal Rotor, vibrador do\ Vibrador de 1 Vibrador do 111.artillo ¡Rotor, disposi-¡ Hotor, disposi-
marlillo martillo BB7 BB7M (VB7l\1) tivo de pe:·- tivo de pel'-
(VB7) cusión cusióu
Número do golpes del dis- \ ~ 25
positivo do sondeo por
minuto
Altura de elevación del dis- 1 Por l a cabria
positivo, mm
Masa del dispositivo do por- -
cusión, kg
Capacidad de carga de la 1 1200
cabria, kgf
~ 2 5
Por 1 a ca bria
!1000
~ 2 5 27 y lt5 37
Por la cabria 550 600
200 300
4000 1000 1800
.,.,_J
_,
w
l ' ilfllll id"' " "
lll f l tl l 11, l, g l
1 ll l' p H di 1 1 l ollllll
1
Altura di'! ltusta d 1 S, ::!
1
ojo del rodillo del cuba-
lleto portapoleas, m
Velocidad do arrollamiento 1
del cable sobre el tambor
O, 1-0,5
1
de la cabria, m/s
Frecuencia de giro del 32-165
1
tor, rpm
Di á metro del orificio do Rotor abatible
1
paso del rotor, mm
Accionamiento 1 Por el motor de
tracción del au-
tomóvil
Potencia del motor, kW
1
-
Dimensiones exteriores en
posición de transporto,
mm:
longitud 4200
anchura 1750
altura 2300
Masa, kg 2030
1 '111111
1 1 111111 1 :11111(1
7, 5
1
7,G 1 7
0,8
1
0,41; 0,82
1
0,5; 0,8
- 1 50; \JS; 124; 245; 390 1 7; 12
- 1 - 1 135
Por el motor do J Por o l . motor {(37-¡ Por ol motor
tracción del C3-1 (D37-Z3-1) ,JJ.-300 (D-300)
automóvil
-
1
29
1
4,4
7500 7600 1900
2350 2350 980
3400 3500 1350
G300 9900 1025
11111111
8
0,51
12; 24; 76
255
Por el motor
24-8,5/II
(24-8,5/P)
10
2670
962
8285
2000
Nota. Las dimensiones exteriores y la masa del equipo YJJP- 2 es tán indicadas sin tener en cuenta el automóv i l; la altura se da en
posición de funcionamiento.
El accionamiento de todos los mecanismos del equipo es realizad
por el motor Diesel ).1; -48 (D-48) de 35,3 k W de potencia instalado eil
el bastidor del automóvil. La masa del equipo es de 5,1 t.
Instalación de perforación autopropulsada YBP-2 (UBR-2
(fig. 27). La instalación YBP-2 está destinada para perforar p o z o ~
durante la búsqueda y prospección de placeres, materiales de com-
Fig. 26. Instalación de sondeo "YTB-
50M (UGB-50M):
1-bastidor de la instalación; 2-motor; 3-
cilindros de bajada y subida del mástil; 4-
mecanismo percutor; 5-caja de velocidades;
6-frenos; 7-puesto de mando; 8- mal aca-
t e; 9-mástil ; l O- girador móvil; n - faros
de alumbrado; 12-cercado; 13-ba rrena
esp1ra l; 14- hidrocilindros de avance
Vista B
10
11
13
trucción, durante la exploración ingenierogeológica, al realizar
labores hidrogeológicas. La caract erística técnica de la instalación
YBP-2 es especificada en la tabla 11.
Los mecanismos de trabajo de la instalación permiten combinar
el sondeo de percusión con cable con el empleo de casquillos de hin-
cado, trépano o cubeta de sondeo y efectuar la perforación por rota-
ción lenta utilizando serpentines, cucharas, barrenas espirales o dis-
positivos de recepción de testigos en seco en cualquier orden y enti-
bando al mismo tiempo las paredes del pozo con los tubos de revesti-
miento.
La introducción de los tubos se realiza hincándolos con el dispo-
sitivo de percusión y a la vez haciéndolos girar con el rotor. En este
caso, la zapata de entubación puede delantar al tajo, estar con éste
a un mismo nivel o retrasarse al intervalo de prueba en relación
con el tajo.
74
Fig. 27. Instalación de sondeo YBP-2
(UBR-2):
J -automóvil; 2-motor diese!; s-reductor;
4- malacate con mecanismo percutor; S-cable
con unión de maniobra; 6-cable elevador del
más til; 7 -mástil; s-ma lacate elevador del
má stil; 9-caja de toma de potencia; lO- bas-
tidor de l a máquina; 11-rotor
Fig. 28. Equipo de perforación rotovibra-
toria ABB-3 (AVB-3):
1-automóvil; 2-soporte del mástil para trans-
portar el equipo; 3-motor; 4-malacat e· s-
elevador de tomillo sinfín del mástil · 6- más-
t il ; 7-vibrador de martillo BB-7M (VB-
(VB-7M); s-pupitre de mando· 9-gira dor-
10- soporte del mástil; 11-portador de tubos
12-calzos de apoyo para las ruedas
6
7
8
9
10
11
La estructura de la instalación asegura el atornillado y destornilla-
do de los tubos de sondeo y de revestimiento durante las operacio-
nes de ascenso-descenso.
Equipo de perforación rotatoria por vibración ABE-3 (AVB-3). El
equipo ABB-3 está destinado para perforar pozos ingenierogeológicos.
pozos de exploración en placeres, para el sondeo cartográfico y para
excavar pozos hidrogeológicos (fig. 28).
El equipo está montado sobre el automóvil 311JI-131 (ZIL-131).
El accionamiento de los mecanismos de perforación y auxiliares se
realiza por un motor diesel )],37-C3-1 (D37-S3-1) de 29 kW de potencia,
instalado en el bastidor del vehículo. Métodos de perforación prin-
cipales: vibratorio, rotatorio por vibración y seco de tajo anular a la
profundidad hasta de 20 m, de percusión con cable a la profundidad
hasta de 40 m y de tajo anular con lavado a la profundidad hasta de
100 m. El diámetro usual de los pozos es de 168-108 mm; es posible
la perforación de pozos con diámetro hasta de 325 mm.
El equipo ABB-3 (A VB-3) consta de los siguientes grupos prin-
cipales: motor diesel, embrague de fricción, caja de velocidades, rotor,
generador, cabria, mecanismo de avance, vibrador de inmersión,
mástil, elevador de tornillo sinfín, giratubos, equipo eléctrico
y mecanismos de mando.
Como órgano ejecutivo principal se utiliza el vibrador de inmer-
sión, es decir, un vibrador de martillo sin muelle BB7M (VB7M) con
fuerza actuante de 57 kN. El accionamiento de éste se realiza con un
electromotor de 9,4 kW de potencia, alimentado por un generador.
Para ejecutar las operaciones de ascenso-descenso y el sondeo por
percusión con cable, el equipo tiene una cabria de capacidad de carga
de 4000 kgf y un mástil de capacidad de carga de 12 tf y altura de
7,6 m. La velocidad de arrollamiento del cable en el tambor de la
cabria es de 0,41 y 0,82 m/s. El accionamiento de la cabria se realiza
con el electromotor de dos velocidades de 10,7-15 kW de potencia.
El mástil se asciende y desciende por medio de un elevador de tornillo
sinfín accionado por un electromotor de 3 kW de potencia. La
característica técnica del equipo ABB-3 se aduce en la tabla 11.
Para desenroscar y enroscar las varillas de sondeo el equipo se
completa por un giratubos. Este asegura un momento torsional de
360 kgf·m y una frecuencia de rotación del conductor de 78 rpm. El
accionamiento del giratubos se realiza por un electromotor de 2,3 kW
de potencia.
Todos los electromotores del equipo son alimentados por un gene-
rador instalado en el bastidor del automóvil.
Equipo de perforación "YIIIB-16 (UShB-16) (fig. 29). El equipo
"YIIIB-16 sirve para perforar pozos hidrogeológicos, sísmicos, de
cateo, estructurales cartográficos por el método rotatorio sin lavado,
mediante tornillos transportadores y con lavado. El diámetro de
los pozos es hasta de 150 mm. La profundidad de perforación por barre-
na espiral es hasta de 75 m y con lavado según el método de tajo
anular, hasta de 300m. Además, el equipo permite excavar pozos de
76
gran diámetro (hasta de 1000 mm) por el método rotatorio con corrien-
t e inversa del líquido lavador y por el método de rotación lenta
a secas con empleo de un serpentín. El equipo tiene un rotador movi-
ble con gran carrera de avance (7 ,O m), que asegura frecuencias de
rotación de la herramienta en los límites de 15 -7- 300 rpm.
El accionamiento de todos los mecanismos del equipo se realiza
por el motor del automóvil. La potencia se transmite al rotador median-
- ·g. 29. Instalación perforadora YIII E-16
(UShB-16):
-Caj a de velocidades del automóvil; z-caja
· toma de fuerza; 3-bomba de sondeo; 4-
acate de dos tambores; S-casquillo de guía;
- reductor angular; 7-columna de barrenas
8-girador móvil; 9-árbol motor
hexaedro; lO-mástil

8
7
6
5
un árbol vertical. El avance del rotador de arriba abajo se
úa mediante un sistema de cables con una cabria con capacidad
- arga de 2,5 tf. El esfuerzo máximo de avance arriba es de 150,kW
-·aj o, de 40 kW. ·
:.. a velocidad de arrollamiento del cable en el tambor es de 1 4 m/s.
- =quipo se pertrecha con la bomba de sondeos 11rPI1 (11 GIÚ) con
al hasta de 300 1/min. Todo el utillaje del equipo está montado
.._ el automóvil 3I1JI-131 (ZIL-131). Las operaciones de ascenso-
76
descenso, el empalme de las barrenas espirales y las varillas de sond
el enrosque y el desenrosque de los mismos se realizan con ayuda ¿_
un rotador movible.
El equipo de perforación JJBY-50 (LBU-50) (fig. 30) está destina""
para construir pozos hidrogeológicos hasta de 50 m de profundida
y pozos de mina con profundidad hasta de 15 m.
Los pozos se perforan con barrenas espirales en combinación co
el método de percusión con cable. El diámetro de los pozos es d:-
Fig. 30. Instalación de perforación
JIBY-50 (LBU-50):
1-caja de toma de fuerza del automóvil; 2-
chasis; 3-árbol cardán; 4-mecanismo de per-
cusión; s -ma lacate; 7-reductor angular; S-
árbol vertical para accionar el girador; 9-
caball ete portapoleas; lO-rotor móvil
240 mm al emplear barrenas espirales huecas con exploración de tes-
tigos mediante un sacamuestras desmontable; al aplicar el método de
barrena espiral combinado con el de percusión con cable, es de
200 mm.
Los pozos de mina se perforan con una barrena especial, que baja
hacia el fondo y se extrae a la superficie por un tubo liso de sondeo
mediante el cable de la cabria. Las paredes de los pozos de mina son
entibadas con aros de hormigón armado o de madera y metal. El
equipo de perforación JIBY -50 (LBU-50) está montado sobre el
bastidor del automóvil 3llJI-131 (ZIL-131). Todos los mecanismos
son accionados por el motor mediante la caja de toma de fuerza.
Para el sondeo de percusión con cable el equipo está provisto
de: casquillos de hinca, vástago de perforación, cubetas con válvu-
las plana y esférica, trépanos (véase la fig. 11).
Los pozos de mina se excavan con una barrena especial de cuchara
de 740 mm, cuyo fondo tiene orificios dotados de cuchillas y válvu-
las de caucho (las últimas se instalan para el l aboreo en rocas fluen-
tes). En la parte superior de la barrena hay cuchillos ensanchadores,
los cuales laborean el pozo hasta un diámetro de 1050 mm.
78
La barrena baja en el pozo y sube a la superficie mediante el
cable de la cabria por la barra de sondeo lisa, la cual en el proceso de
perforación no se extrae del pozo.
La característica técnica del equipo JIBY -50 (LBU-50) es aducida
en la tabla 12.
Al elevar la barrena llena de roca, los cuchillos ensanchadores
entran en el cuerpo de ésta, mientras que durante su descenso un
parejo especial de muelle pone los cuchillos en estado de funciona-
miento.
La descarga de la roca de la barrena, la recogida de la misma en
boca del pozo de mina, la consolidación de éste con anillos de
_ormigón armado o de madera y metal, están parcialmente mecani-
adas.
Para el transporte de las herramientas de perforación y auxiliar
emplea un remolque especial.
En el equipo trabajan tres personas en un turno (incluyendo el
ófer).
Instalación de perforación autopropulsada BYY-2 (BUU-2). La
'-'talación BYY -2 se emplea para perforar pozos de diámetro 168-
_lg mm hasta la profundidad de 50 m durante la prospección de pla-
cres en condiciones geológicas dificultosas en depósitos congelados,
"dos, deshelados e inundados no consolidados con contenido de
tos rodados; también puede ser utilizada para perforar pozos de
o destino.
Instalación autopropulsada sobre orugas. El accionamiento de las
_ gas se ejecuta por el motor de la instalación (motor diesel ,IJ;-65JIC
-65LS)) de 44,1 de potencia. La característica técnica de la
- } -y -2 está presentada en la tabla 12.
Los mecanismos de trabajo de la instalación permiten combinar
método de perforación por percusión con cable y el rotatorio en
:alquier orden.
Equipo de perforación YBCP-25 (UBSR-25). La distribución desi-
del oro en los placeres, la fluctuación considerable de la grosura
- las pepitas de éste y el pequeño volumen de las muestras extraídas
los pozos de sondeo, requieren laborear una cantidad bastante
de de pozos de cateo (calicatas). Las calicatas se sondean lenta-
t e, siendo caro su costo. Si el placer está inundado, en las calica-
" con frecuencia no se logra alcanzar la profundidad marcada.
Las investigaciones efectuadas por B. P. Makárov y V. P. Kren-
' permitieron crear el equipo YBCP-25 para perforar , en lugar de
pozos de gran diámetro durante la prospección de los
ceres auríferos y otros, yacentes en rocas desheladas e inundadas
31). El método principal de perforación con el equipo YBCP-25
ombinado y consta del de rotación lenta (mediante barrenas de
_ara) y del de percusión y agarre que pueden emplearse en orden
quierea. Durante l a perforación, las paredes del pozo se refuerzan
ubos de revestimiento. Estos últimos se embuten con el meca-
- o de avance, haciéndolos girar simultáneamente por el rotor.
79
Tabla 12
Características técnicas de las instalaciones para la perforación de pozos ingenierogeológicos y de prospección
geológica con profundidad de 30 a 100 m
Parámetros
Profundidad de per-
foración, m
Diámetro inicial
del pozo, mm
Método de perfora-
ción
Base
Tipo del rotador
Frecuencia de ro-
tación de la he-
rramienta, rpm
Carrera del carro
del rotador , mm
Esfuerzo axial ha-
cia abajo, kN
Capacidad de carga
de la cabria, kgf
Velocidad de arro-
llamiento del
cable en el tam-
bor, m/s
Tipo del mecanis-
mo de percusión
JIBY-50 (LBU-50)J 1 BYr-50 (BUG-50)1
50
200
Rotatorio, de
percusión con
cable
Automóvil
3l1JI-157K
(ZIL-157K)
Rotor movible
14;38; 63; 101
3250
56,4
2500
0,47; 1 ,28;
3,93
50- 100
230
50
273
100-200
273
De barrena es-
piral de co-
rona, de per-
cusión con
cable
De percusión 1 De percusión
con cable con cable
Automóvil
fA3-66
(GAZ-66)
Rotor movible
70; 125; 200
1500
52
Automóvil
3l1JI-157KE
(ZIL-157KE)
2500 1 3000
0,64; 1,24; 1,891 0,42; 0,87; 1,6
Estacionaria en
patines
4000
1,0-1,3
YBCP-25 (UBSR-25)
25
715
Combinado: de rota-
ción lenta por ba-
rrena de cuchara y
por cucharón de al -
meja de percusión
y agarre
Tractor para arrastre
de troncos T)J,T-75
(TDT-75)
Rotor movible
5,5; 10,7
1465
57
3000
0,32; 0,82
De biela y
nivela con
De biela y ma-¡ De levas con'ea í-¡ De levas con 1 Por en
nivela da lihro dol:1 cnífln lihrn
da libre rl0l
II P I ' I ' Ii lll il l lll ll
d i • JI• "•I I Iv.. l, • 1 l J Ul't"tr t
BYY-2 (BUU-2)
50
273
otoporcutiente
Vehículo todo
terreno a
oruga
Rotor abatible
43; 83; 125
1000
19,8
2300
IJ () hiol n y n1 n
rd VP I II '
e>
1
o
-O>
O>
o
Número de gol 1 17; ltH; 7H;
del dispositivo
por 1 min
Masa del clisposit.i -1 500
vo clP pcrcusi ón,
k o·
del di spo-1 1000
sitivo ele percu-
sión, mm
Altura del mástil, 1 8,3
mm
Capacidad máxima
de car·ga del mns-
til, kgf
Tipo del mecanis-
mo para hundir
los tubos el e r e-
vest imiento
Momento torsional
máximo del me-
canismo para
hundir los tubos
d (1 revestimiento.
kN.m
Dimensi ones ex-
teriores en posi-
ción de trans-
porte, mm:
l ongitud
anchura
altur·a
Masa, kg
5000
8380
2315
2546
8440
!,!1; HO
400
650
8
7300
8000
2000
3000
5100
:w; t,a
500
600
9,8
9000
Mecanismo de
biel a y mani-
vela para in s-
talar los tu-
bos
14
9700
2100
4500
4500*
,\(1 ; (\()
1000
250; 500
Mecan ismo de
bi ela y mani-
vela para ins-
talar los tu-
bos
20
3455
2200
2200
2900
500
7,47
Rotor
7450
2370
3500
12 500
*La masa es indicada sin el automóvil de base, Jos tirantes y las llaves para caños de entubación.
/¡¡ 1, 1 ,()
1000
400; 600
12
13 400
8300
2900
3650
11500
Con ello, la zapata de entubación puede adelantar al tajo, estar a -
mismo nivel con éste o retrasarse respecto del tajo al intervalo n=
prueba.
La característica técnica del equipo de perforación "YBCP-25 -
da en la t abl a 12
Fig. 31. Instalación perforadora "YBCP-25
(UBSR-25) :
1- tabl ero de mando; 2- gat o de husillo· s-
r otor ; 4-aguil ón ; 5-mástil ;
hidráulicos; 7-malacat e; s -bastidor
La masa del equipo es de 12 000 kg. La masa del equipo con l as
herramientas es cerca de 22 t; en el equipo trabajan tres personas por
turno.
En la composición de las herramientas principales de trabajo de
l a instalación se incluyen (fig. 32) las barrenas de cuchara, que se
82
00
w .
a
b e d
e
=
'
1 @
~ ~ o ~ n ~
0
(j)
o o
fr'o o o
o o o o oc '
@ @
~
Fig. 32. Herramienta de trabajo básica del equipo perforador "YBCP-25 (UBSR-25) :
a-barrena de cuchara con traviesas; b-barrena de cuchara con vástagos; e-cucharón de mordazas; d-tubos de revestimiento con zapata;
e-trépano de una paleta con carga
bajan en el pozo por medio de un cable o vástagos, el cucharón de mor-
dazas de un cable, el trépano de una paleta y la tubería de revestimien-
to con la zapata.
La barrena de cuchara con las riostras consta del fondo, que tiene
un vástago apretador y una caja receptora de roca, y del cuerpo con el
mecanismo de abertura. El último permite abrir la barrena en cual-
quier posición con respecto a la zapata de entubación. La perforadora
de vástago tiene, en vez del mecanismo de abertura, un niple para
unir los vástagos. La barrena de cuchara asegura la recepción y extrac-
ción del pozo del material movedizo de dimensiones hasta de 200 mm.
El cucharón de mordazas de un cable consta de las quijadas, del
cuerpo con el polipasto y del cabezal con el mecanismo de cierre de
las quijadas. El cucharón de mordazas asegura la perforación de
depósitos no consolidados con inserción de guija y cantos rodados de
tamaño hasta de 500 mm, sin desagregarlos previamente.
El tubo de revestimiento de estructura especial tiene la longitud
de 1 m y consta de un niple y un manguito. El niple tiene un rebajo
anular achaflanado con tres tetones montados que perciben respecti-
vamente los esfuerzos axial y circunferencial del rotor a través de
levas especiales. Los tubos se unen entre sí y con la zapata mediante
seis bulones.
El equipo perforador "YBCP-25 asegura una velocidad de sondeo de
6 m del pozo por turno. Al mismo tiempo, la extracción de la roca
alcanza un 95-100%, ésta en el proceso de subida no se pierde, no
se observan el desmenuzamiento del metal precioso, el desplazamien-
to de los límites de la capa productiva, la alteración de su potencia.
En las tablas 11 y 12 son especificadas las características técnicas de
las instalaciones empleadas durante la perforación poco profunda
ingenierogeológica y la de prospección y búsqueda.
Capítulo 6
Instalaciones para investigaciones
de penetración y perfilaje de los terrenos
Durante la prospección ingenierogeológica se requiere el estudio
omnilateral de las propiedades físico-mecánicas de los terrenos. Con
este fin se efectúa en gran medida la perforación de tajo anular.
Desgraciadamente, no en todas las rocas, ni mucho menos, es posible
obtener testigos de sondeo de pleno valor. Además, la perforación de
tajo anular es relativamente lenta, ya que para mejorar el muestro es
preciso restringir la profundización por tiempo de sondeo.
El Instituto Nacional de hidrogeología y geología de ingeniería ha
elaborado tal conjunto de investigaciones de penetración y perfilaje,
el cual permite obtener las características principales de las propie-
dades físico-mecánicas de los terrenos a una profundidad hasta de
84
30 m, sin efectuar con anterioridad la perforación de tajo anular de
~ O S pozos y sin las investigaciones de laboratorio de las muestras.
=::egún este esquema la sonda medidora con los captadores para deter-
minar las propiedades físico-mecánicas de interés de los terrenos
:. enrosca en la varilla inferior. Con ayuda de la sarta de varillas
::- del dispositivo hidráulico la sonda penetra a presión en el terreno
.:-lando (suelo de consistencia muy débil), siendo el esfuerzo de avance
.:;e 80-120 kN. En el proceso de indentación de la sonda medidora
_ 33. Esquema de la instalación automotriz de perfilaje de penetración:
-da-captador; 2-vástago; 3-cilindro hidráulico de avance; 4-mástil; 5-oruga; 6-
é.e comunicación; 7-cstación de aparatos; 8-pupitre de mando y aparatos registra-
dores
i:- " terreno los captadores marcan los parámetros de las propieda-
.::orrespondientes de éste y por el canal de comunicación transmi-
a información (fig. 33) al tablero de los aparatos registradores en
- -- erficie de la tierra. En las instalaciones de penetración modernas
_ , ican los métodos siguientes:
~ gamma - de perfilaje por rayos gamma (GPG) para la determi-
- · :a de la masa volúmica del suelo;
.:: neutrónico - de perfilaje neutrónico (NPN) para determinar
_.!llledad y la posición del nivel de las aguas freáticas;
: de perfilaje por rayos gamma (PG) para la disyunción del corte
e-pósitos arenosos y arcillosos según la radiactividad natural de
::-ocas;
.., el sondeo estadístico con empleo de los captadores tensoeléctri-
.:- resistencia frontal de fondo y del rozamiento de las rocas para
85
determinar las propiedades resistenciales y deformacionales de
rocas.
En todos los métodos enumerados se realizan el hundimiento
estático de las sondas-captadores de medición y el registro de
continuos de la variabilidad de la propiedad del terreno sometida
a investigación en el proceso del hundimiento.
El diseño y la producción de las instalaciones de penetración
y perfilaje se realizaron en dos direcciones:
1) instalaciones para las investigaciones ingenierogeológicas en la
superficie de la tierra;
2) instalaciones para investigar los depósitos no consolidados en
el fondo de las balsas y el mar.
La estación de penetración y perfilaje CIIK-T (SPK-T) tiene como
objeto el levantamiento ingenierogeológico e hidrogeológico y la
prospección para la construcción industrial y civil, para solucionar
problemas de bonificación. Se utiliza para investigar terrenos en
depósitos no consolidados que permiten la profundización a presión de
la sonda medidora con un esfuerzo hasta de 190 kN.
El terreno se investiga por tensometría (sondeo estático) y radio-
metría (PG, GRG y NPN).
El conjunto de los métodos de penetración y perfilaje permite
obtener los gráficos continuos de las variaciones a lo largo del pozo:
de la masa volúmica del terreno, de la humedad, de las propiedades
resistenciales de los terrenos según los resultados de las mediciones
de la resistencia frontal al hundimiento del cono y de la resistencia
al rozamiento de la superficie lateral de la sonda contra el suelo.
Dicho conjunto da también la posibilidad de determinar la posi-
ción del nivel de las aguas subterráneas y las especies de las rocas de
los depósitos arenosoarcillosos.
La singularidad distintiva de estos aparatos consiste en que los
impulsos de los captadores se transmiten a los aparatos situados en la
superficie por un radiocanal.
El equipo hidromecánico está compuesto por un dispositivo de
penetración con manguito de apriete y por un dispositivo de ancla
con dos pilotes de anclaje y el accionamiento. El dispositivo de pene-
tración a presión se desplaza por dos guías verticales, las cuales, al
mismo tiempo, son los árboles de accionamiento de la rotación de
los pilotes de anclaje.
Todo el equipo principal se pone en funcionamiento con auxilio
de hidrocilindros e hidromotores.
El personal de servicio de la estación consta de un operario geofí-
sico, de un capataz de perforación (que al mismo tiempo es el chófer)
y un obrero.
Los puestos de trabajo del operario geofísico y del capataz de
perforación, aislados el uno del otro, se encuentran en una cabina de
dos plazas con aislamiento térmico y acústico. La cabina está provista
de una instalación de calefacción y ventilación y tiene las comodidades
necesarias para el trabajo y el servicio técnico de la estación.
86
El puesto de t rabaj o del obrero se halla en una plazoleta especi al
on cercado y protegida con un tol do. En ella está dispuesto el table-
de mando del dispositivo de elevación y colocación de los tubos
e sondeo.
Todos los puestos de trabajo tienen comunicación entre sí median-
E un interfono con telefonía bilateral.
Estación submarina de penetración y perfilaje JICIIK (PSPK).
_as investigaciones ingenierogeológicas en las zonas litorales de los
a
_ 34. Esquema de la estación de perfilaje de penetración submarino ITCITK
(PSPK):
.-ta general: 1-instalación submarina; 2-sonda medidora; J-columna de varillas
.etración; 4-pupitre de mando con aparatos registradores; 5-cables; 6-d ispositivo
te con el aparejo; b-estructura de l a instalación submarina IICIIK: 1- contenedor
ético; 2-cilindro hidráulico; 3- vástago hueco; 4-émbolo; 5-patrón de agarre; 6-
- motor; 7-sistema hidráulico; S-compensador; 9-armadura de soport e con la capa-
- de lastre; lO-portador de varillas; 11-interruptor de carrera sin contacto; 12-sonda
- ora; 13-varillaje; 14-fl otador; 15-cable alimentador de los captadores de medici ón
_ept or de información; 16-cabl e de potencia para alimentar el elect romotor y regular
~ e l régimen de t rabajo de l a inst a l ación; 17- lastre
:es, en las balsas, lagos y ríos para diferentes tipos de construccio-
hidrotécnicas, son muy labor iosas. Las labores de sondeo en
agua causan la mayor complejidad tecnológica. Es muy difícil
o.r las muestras de rocas saturadas de agua sin perturbar su estruc-
-a. Incluso los métodos más perfectos de muestreo con empleo de
87
los tubos de émbolo vibrantes, no siempre garantizan una solucL·
satisfactoria de este problema.
La estación submarina de penetración y perfilaje (IICIIK (PSPh
elaborada bajo la dirección de V. I. Ferronski, asegura la determin= -
ción de las propiedades físico-mecánicas principales y la composici ·-
litológica de los depósitos en el corte, en los yacimientos natural:o-
de las rocas sin emplear el muestreo.
La distinción fundamental de la IICIIK respecto de las e x i s t e n t e ~
de destino análogo, radica en que la instalación se sumerge al fond
de la balsa, de donde se ejecuta la profundización a presión de la sond:
medidora (fig. 34).
La estación IICIIK consta de la instalación submarina para 1
profundización a presión y extracción de la sonda medidora, de u:::
juego de aparatos de medición y de medios flotantes. La instalació::.
representa en sí un contenedor en el que está montado el clispositiY
para la profundización a presión de las varillas (fig. 34, b). Lo>:
aparatos de medición constan de la sonda combinada, el bloque dr
aparatos registradores y el tablero de mando de trabajo de la instala-
ción submarina. La sonda de medición combinada comprende cinc
captadores: de la resistencia frontal, del rozamiento, de la presió
normal, del GPG y del PG. Dicha estructura de la sonda contribuye
a la obtención simultánea de los cinco parámetros del terreno que se
miden y al registro de éstos en forma de gráficos continuos en las
cintas de los autorregistradores.
Dado a que la propi a instalación se sumerge hasta el fondo, se ha
elaborado un sistema especial de mando a distancia ele todas las ope-
raciones. Para alimentar la instalación, en los medios flotantes está
instalada una central eléctrica.
Los trabajos realizados con auxilio de l1CHK han mostrado que
la estación elaborada posee altos índices tecnoeconómicos y permite
llevar a cabo investigaciones ingenierogeológicas en balsas, lagos
y mares sobre una base metódica y técnica nueva en principio.
Parte 111
Sondeo de tajo anular
Capítulo 1
Generalidades del sondeo
de tajo anular
; 1. Esquema general del sondeo de tajo anular
El sondeo de tajo anular es el medio técnico principal de prospec-
ión de los yacimientos de minerales explotables sólidos.
También se emplea vastamente en las investigaciones ingeniero-
e hidrogeológicas y en las exploraciones estructurales
:-cartográficas durante la búsqueda de yacimientos de petróleo y gas .
. ->.demás, dicho sondeo se usa para diferentes fines de ingeniería. Por
· método de tajo anular se pueden perforar pozos de pequeña sección
. de exploración.
El sondeo de tajo anular ha obtenido tan amplia difusión por las
: azones siguientes.
1. Permite extraer del pozo columnas de la roca, llamadas testigos
.::e sondeo, según las cuales se puede confeccionar el corte geológico
el yacimiento y analizar el mineral.
2. Permite perforar pozos bajo diferentes ángulos al horizonte
ediante distintas herramientas cortantes en rocas de resistencia
:-dureza cualesquiera. Desde las excavaciones subterráneas se pueden
_aborar pozos de perforación ascendente.
3. Se pueden perforar pozos de pequeña sección a gran profun-
- empleando equipos relativamente ligeros.
El esquema general de una instalación de sondeo de tajo anular
da en la fig. 35. Antes de comenzar la perforación, en el lugar de
.cnstrucción del pozo proyectado, se allana el solar, se excavan los
yos para los depósitos de lodo de lavado y para los cimientos, asi-
se monta la torre de sondeo 14 con el tinglado del pozo 15. En
t orre se montan, en la dirección requerida, la máquina perfora-
ra 7, la bomba de sondeo 18, los electromotores 19 para accionar la
_áquina y la bomba. Al no haber energía eléctrica, estas últimas se
_ nen en acción a través de la transmisión adecuada por un motor
combustión interna (MCI). Después de montado el equipo de per-
• ación y comprobado su funcionamiento, se perfora el pozo en la
:rección prefijada, después de lo cual la boca del pozo se refuerza
89
con el tubo de guía 6. Al mismo tiempo se crea el sistema para ~
depuración del lodo de sondeo de las partículas de la roca perforada
El pozo se perfora en el orden siguiente. Mediante el malacate 16.
en el pozo se baja el dispositivo de sondeo ensamblado de las siguien-
tes piezas: la corona 1, el tubo saca testigos 3, el niple 4, la sarta d:::
barras de sondeo 5, cuya longitud aumenta a medida que se profun-
diza el pozo. Todas las piezas del dispositivo de sondeo se unen entrE
sí de forma hermética con empalmes de rosca.
El tubo de sondeo conductor superior pasa por el husillo d e ~
rotador 8 de la máquina perforadora y se fija en los mandriles 9.
7 1B
:ill
3 ~
11
1
2
1
'
18
Fig. 35. Esquema general del equipo para la perforación con tajo anular
En su extremo superior se enrosca la cabeza giratoria 10, unida por
la manguera de inyección 17 con la bomba de sondeo 18. Con el
sistema de lavado y en giro la corona se lleva con cautela hasta el
tajo y se empieza la perforación.
Según sean las propiedades físico-mecánicas de las rocas a labo-
rar, el diámetro y el tipo de la corona de sondeo, al husillo y al dis-
positivo de perforación se imprime una u otra frecuencia de rota-
ción y por medio del regulador de avance se crea en la corona la carga
axial necesaria. La frecuencia de rotación de la herramienta se elige
en función del tipo de la corona, del diámetro de la misma y de la
profundidad del pozo. El regulador de avance permite crear la presión
requerida en las cuchillas de la corona sobre la roca del tajo, sea cual
fuera el peso de la sarta de los tubos de sondeo (la profundidad del
pozo). La corona en giro penetra en la roca y perfora un tajo anular,
formando el testigo de sondeo 2. A medida que se profundiza el pozo
el testigo llena el tubo sacatestigos 3.
90
Para enfriar la corona, limpiar el fondo de la roca triturada
y evacuar esta última a la superficie, el pozo se lava. El lodo de lava-
do del tanque receptor 22, a través de la manguera de succión 23, se
pira por la bomba y se inyecta al tajo del pozo por la manguera
impelente 17, la cabeza giratoria 10 y la sarta de tubos de sondeo 5.
El lodo de lavado limpia el tajo, refrigera las cuchillas de la
corona y transporta las partículas de la roca (lodo) desde el tajo
:U.acia la superficie. Del pozo el líquido se dirige a las canaletas 20
y a los reposaderos 21, donde las partículas de la roca se precipitan,
:- el líquido purificado llega al tanque receptor 22, de donde de nuevo
:;e inyecta al pozo.
Si se perforan rocas resistentes, el pozo se lava con agua técnica.
Al abrir el pozo en las rocas poco resistentes, el lavado se efectúa
<>n una solución arcillosa. Al perforar en pozos relativamente secos
:;e puede aplicar el soplado del fondo con aire comprimido o con gas.
Una vez lleno el tubo sacatestigos, se inicia la subida de la herra-
r::lienta a la superficie. Cuando se perforan rocas firmes y abrasivas,
- Yeces es necesario cesar la perforación y extraer la herramienta
causa de una reducción considerable de la velocidad de sondeo debi-
.;a al embotamiento de las cuchillas de la corona o a causa del auto-
uñamiento del testigo de sondeo en el dispositivo sacatestigos.
Antes de empezar la subida el testigo debe ser fiablemente acuña-
-o en la parte inferior del dispositivo portatestigos y arrancado.
espués de acuñado el testigo, la bomba se desconecta y el disposi-
. Y o de sondeo, por medio del malacate 16, el cable 12, el caballete
. ortapoleas 13, el motón de aparejo 11 con el gancho y el elevador,
ube a la superficie, desenroscándose la sarta de tubos de sondeo en
amos aislados. La longitud de los tramos se determina por la al-
. a de la torre de sondeo. El tramo se enrosca de dos o tres, y a veces,
~ e cuatro tubos de sondeo. La longitud del tramo es 3-5 m menor
_ e la altura de la torre. Los tramos se establecen sobre el varillero.
:__ masa de la columna a elevar se puede definir con ayuda del indi-
· dor de masa 24.
Después de sacado el dispositivo portatestigos a la superficie, la
rona se desenrosca, el testigo se extrae del tubo sacatestigos, la
_erramienta se vuelve a ensamblar y se prosigue la perforación.
-da vez que se sube la corona ésta verifícase y, en caso de su desgas-
. se sustituye por una nueva.
El testigo se lava, se libera de la corteza arcillosa, se mide y se
J ~ o c a en orden sucesivo en cajas especiales, marcando el intervalo
e. pozo del cual fue elevado el testigo y el porcentaje de extracción
el testigo.
Si el pozo atraviesa rocas poco resistentes susceptibles al desplome
a la flexión lateral , incluso al emplear lodos de sondeo especiales,
. éste se baja la sarta de tubos de revestimiento para recubrir dichas
as, después de lo cual la perforación del pozo se prosigue con una
- rramienta cortante de dimensiones menores. Cada 50-100 m de
: ofundización se mide el ángulo de inclinación y la dirección (azi-
!Ji
mut) del pozo. Después de atravesar el pozo el mineral y penetrar e,_
las rocas estériles del respaldo inferior, se termina la perforación, le;.
herramienta se extrae y se desmonta. En el pozo se realizan investi-
gaciones geofísicas, se mide la curvatura del pozo, se determina su
temperatura, se verifica la profundidad alcanzada, después de lo cual
se pasa al abandono del pozo. Ante todo se extraen los tubos de
revestimiento (si no fueron cementados). El pozo se llena a presión
de mortero de taponamiento a fin de que no afluyan las aguas subterrá-
neas. Posteriormente, el equipo de perforación se desmonta y se
transporta a un nuevo lugar. El equipo de perforación montado en
el mástil desplazable se traslada al punto nuevo sin ser desmontado.
En el lugar del pozo abandonado se fija de manera sólida una marca
de referencia.
Las rocas de gran solidez se perforan con coronas adiamantadas
o (rara vez) con granalla de acero. En las rocas sólidas frágiles se
puede aplicar con éxito el sondeo rotopercutiente con perforadoras
neumáticas o hidráulicas. En las rocas de solidez media y blandas la
perforación rotatoria se ejecuta con coronas armadas de cuchillas de
aleación dura. Si los pozos atraviesan rocas ya estudiadas, en las
partes donde no hay mineral explotable es oportuno perforar sin testi-
gos, lo cual permitirá aumentar el rendimiento del trabajo a cuenta
del considerable aumento de la profundización por tiempo de sondeo
y de la reducción del tiempo necesario para las operaciones de descen-
so-ascenso, asimismo a expensas de la elevación de la velocidad
mecánica de sondeo.
La profundidad de los pozos de sondeo de tajo anular suele ser
variada: de unos cuantos hasta varios miles de metros. El pozo más
profundo de tajo anular se halla en Africa del Sur. Su profundidad
e s ~ 4500 m. Fue perforado con coronas adiamantadas de 59 y 48 mm
de diámetro.
Los diámetros de los pozos de tajo anular dependen del objetivo
de su perforación y del tipo de la herramienta cortante.
Al emplear herramientas adiamantadas, los pozos se perforan
generalmente con coronas de 76, 59 y 46 mm de diámetro. Las coronas
de aleación dura empleadas al perforar pozos de cateo tienen el diá-
metro de 92, 76 y 59 mm, mientras que en la prospección ingeniero-
geológica se utilizan coronas de 190, 151, 132, y 112 mm de diámetro.
Al perforar con granalla de acero se usan las coronas de 150, 130,
110 y 91 mm de diámetro. En las labores ingenierogeológicas e hidro-
geológicas se excava, con la corona sacatestigos, calicatas de 500-
1500 mm de diámetro. Se fabrican instalaciones para sondear minas
de tajo anul ar de diámetro mayor que 5 m.
La perforación con coronas adiamantadas y de aleación dura
y con trépanos de rodillos puede realizarse en dirección cualquiera.
Los pozos perforados con granalla de acero pueden ser dirigidos sólo
hacia abajo.
92
Capítulo 2
Herramienta para el sondeo
de tajo anular
Las herramientas destinadas para la perforación de los pozos, se
enominan de sondeo y se dividen en tecnológica, auxiliar, de emer-
5encia y especial.
La herramienta tecnológica es la de perforación con la cual, median-
·e el equipo de perforación, sondéanse los pozos. El juego de la
erramienta tecnológica, ensamblado en orden determinado, recibe
:: nombre de dispositivo de perforación.
La herramienta auxiliar es la herramienta de sondeo destinada
. ara la manutención de la herramienta tecnológica durante la per-
: ración. La herramienta auxiliar sirve para efectuar las operaciones
-"' descenso-ascenso con los dispositivos de sondeo y cañerías de
='estimiento, ' para evitar o eliminar las complicaciones geológicas
el pozo, para aislar los estratos y para otras labores auxiliares
ante el sondeo.
En la fig. 36 están representadas las herramientas de perforación
nológica y auxiliar.
La herramienta de perforación tecnológica (dispositivo de perfo-
ión) para el sondeo de tajo anular consta del juego sacatestigos
corona de perforación, el dispositivo extractor de testigos, el tubo
tatestigos, el niple para tubos, el tubo para el lodo) y de la sarta
" :ondeo (los tubos de sondeo y sus uniones).
Par a cada diámetro del pozo se ensambla un dispositivo de perfo-
:ón determinado. Con arreglo a ello, los estándares prevén, para
a tipo de herramienta, un número determinado de dimensiones
_•uamente unificadas según los elementos de unión y los diámetros.
La herramienta auxiliar está representada por un elevador semi-
·omático con tapón (hongo), un elevador, una llave de charnela para
~ barras de sondeo, una abrazadera de charnela, una horquilla de
rte, unas tenazas para coronas y una llave de charnela para los
: sacatestigos y de revestimiento.
uegos sacatestigos
:.<l.s coronas de sondeo es la herramienta cortante que sirve para
:: gregar las rocas durante la perforación con tajo anular. Las
na de todo tipo constan del cuerpo de acero y los elementos cor-
-es. La corona de sondeo armada de cuchillas de aleación dura se
mina corona de aleación dura, mientras que la armada de di aman-
corona adiamantada. En su parte inferior la corona tiene recor-
orificios destinados para el paso del agente de lavado. Por la
exterior superior tiene rosca de sección rectangular para los
== portatestigos (extractor de testigos). Por su diámetro interior
93

2/
~ ~
i
r u ~ ! ~ ~
v
23
24
~
j
~
1
1
16
~
17
~
Fig o 36 o Herramienta perforadora tecnológica y auxiliar:
]-corona de perforación; 2-tubo portatestigos; a-adaptador para tubos; 4-tubo para
lodos; 5-tubos de sondeo; 6, 7-niples para acoplar los tubos de sondeo (6-niple del tipo
B; 7-niple del tipo A); 8-adaptador para unir l a cabeza giratoria con el varillaje; 9-
cabeza giratoria; lO-el evador semiautomático; 11-tapón para elevar las varillas de sondeo
por medi o del elevador semiautomático; 12-elevador; 13-llave de charnela para las vari-
llas de sondeo; u-abrazadera articulada; 15-horquilla de retención; 16-horquilla motnz;
17-tenazas para la corona; 18-llave de charnela para los tubos portatestigos y de revesti-
miento; J9- manguera de impulsión; 20-bridas para sujetar l a manguera en l a cabeza;
2J-adaptador de desunión; 22-cuerpo del partidor de testigos; 23-anillo de muelle parti-
dor
la corona tiene un mandrinado cónico, que se va estrechando hacia el
tope de la misma.
El dispositivo sacatestigos (extractor de testigos) es la parte del
juego sacatestigos destinada para arrancar el testigo del macizo rocoso
y sostenerlo en el tubo portatestigos al elevar el dispositivo de perfo-
ración. El extractor de testigos (véase la fig. 36) consta de un cuerpo
cilíndrico con mandrinado cónico interior que se ensancha hacia arriba
y que contiene un anillo cónico de muelle con salientes, cortado por
la generatriz. Durante la perforación el anillo de muelle no obstacu-
iza la penetración del testigo en el tubo sacatestigos. Al elevar el
170
,...¡
8

b'.__ Li
...., max b
---



l'"'"'t"""

1
3?:
1
-- - -'
r+-
-<>
1::l
1::l
¡::;¡'l:::l

<=:¡
1

¡
J.t 1

f L
Fi g. 37. Tuto porta testigos con niple:
. - tubo portatestigos; 2-niple para acoplar los tubos en un juego largo de recepción de
testigos
-ispositivo de perforación el anillo de muelle, debido al roce contra
- superficie del testigo, entra en la parte estrecha del mandrinado
·nico del cuerpo, oprime fuertemente el testigo y lo arranca.
Los tubos portatestigos son la parte del juego saca testigos destinada
a recibir y conservar el testigo. Por la parte interior de ambos
del tubo portatestigos está tallada una rosca trapezoidal
n paso de 4 mm y con ángulo de inclinación de los lados laterales
e: perfil de 5°. Para fabricar los tubos portatestigos y los niples para
·- o se emplea acero con resistencia a la tracción no menor que
- ::\'/mm
2
y con límite de fluencia no menor que 380 N/mm
2

Los tubos porta testigos se fabrican de 1 ,5; 3,0; 4,5 y 6,0 m de
en función de su diámetro exterior.
Por medio de los niples los tubos portatestigos se ensamblan
un juego sacatestigos largo.
Las dimensiones principales de los tubos portatestigos y de los
les adecuados se ofrecen en la tabla 13 y en la fig. 37.
Para el sondeo hidropercutiente y neumopercutiente se emplean
- fr ecuencia tubos porta testigos de paredes gruesas t = 6-7 mm.
Los niples para tubos (niples) sirven para unir los elementos aisla-
: del dispositivo de perfor ación que difieren por su diámetro o por
rosca. Se fabrican niples de nueve tipos, los cuales incluyen en sí
•ipos de dimensiones. Para la producción de los niples se emplea
acero de la marca 46 ó 50.
95
Tabla 13
Dimensiones principales de los)ubos sacatestigos y de los niples para
éstos (mm)
Parámetros Normas
Diámetro ex te-
rior del tubo
y del ui ple D 25±0,1 33,5±0, 15
Espesor de la
pared del tu-
44±0,2 57±0,25 73±0,35 89±0,4 108±
bo t 3±0,25 3±0, 25 3.5±0.25 4, 5±0,35 5,0±0, 4 5,0±0,4 5, 0±
Diámetro in te-
rior del
nipl e d - 24, 5 34,0 46,0 62 ,0 78 , 0
95. -
Diámetro ex t e-
ri or de la ros-
ca interior
del tubo d ~ 21,525 29,832 40,032 52,040 68,540 84, 550
103,0-
Di ámetro ext e-
ri or de la ros-
ca del niple
do
21 , 5 29,8 40 , 0 52,0 68,5 84, 5 103,C
Diámetro in te-
r ior de la ros-
ca d1 = di 20, 0 28 ,3 38,5 50,5 67 , 0 83, 0 101 ,5
Longitud de la
rosca l 40 40 40 40 40 40 60
Longitud del
tubo L 1500 1500 1500 1500 1500 1500 1500
3000 3000 3000 3000 3000 3000 3000
4500 4500 4500 4500 4500
6000 6000 6000 6000
Masa de 1 m
del tubo, kg 2,2 2,9 4,0 5,0 6, 4 8,4 10, 9
Los tubos para el lodo son parte del juego sacatestigos y sirven
para recolectar las partículas pesadas y gruesas del lodo en el pro-
ceso de perforación. Los tubos para el lodo se fabrican del mismo pro-
ducto semiacabado que los tubos portatestigos. El tubo para el lodo
tiene en un extremo rosca a izquierdas mediante la cual , con ayuda
del niple, se une al juego. La rosca a izquierdas evita el destornillado
del tubo para el lodo del niple durante la perforación del pozo. El
otro extremo del tubo para el lodo tiene un corte bajo un ángulo
y está doblado hacia dentro para que el tubo para el lodo no tropiece
con la zapata de la tubería de revestimiento al elevar el dispositivo
de perforación.
La longitud del tubo para el lodo se calcula de modo que la cabida
de éste sea algo mayor que el volumen de los lodos pesados obtenido
durante el tiempo de sondeo. Para algunos dispositivos de perforación
de tajo anular se utilizan tubos para el lodo cerrados.
96
. Tubos de sondeo
En el transcurso de los 15-20 años próximos se planifica llevar
abo la perforación de búsqueda por rotación con el accionamiento
;:: la herramienta cortante mediante una sarta de tubos en rotación.
:::: : aumento del rendimiento con tal método de perforación se liga con
posibilidad del paso a frecuencias más altas de giro. Por lo tanto,
• eslabón más importante en la cadena tren de sondeo-tajo son los
.:::.bos de sondeo, de cuyas posibilidades de trabajo depende el ren-
:...!::niento de los trabajos de perforación.
La sarta de tubos de sondeo sirve para empalmar la herramienta
-rtante, que funciona en el tajo, con el equipo de perforación mon-
. - o en la superficie.
Durante el sondeo de tajo anular el esfuerzo axial necesario para
.,__e penetren los elementos cortantes en la roca y el momento torsio-
" para vencer las fuerzas de resistencia del tajo se transmiten me-
ant e los tubos a la herramienta cortante, que actúa de forma directa
bre la roca del tajo. Además, la sarta de tubos de sondeo es el canal
- a suministrar a la herramienta cortante el agente de lavado, con
. da del cual se lava el tajo de los productos triturados y los evacua
_a superficie, así como para enfriar la herramienta.
Al perforar por algunos métodos especiales la sarta de tubos de
deo sirve de canal para el transporte de los testigos o de los dis-
.:: itivos receptores de los testigos y de la herramienta cortante de
ambio; al excavar pozos en rocas de pequeña solidez la sarta de
os puede, al mismo tiempo, cumplir la función de tubería de

En una serie de casos la sarta de tubos de sondeo juega el papel
e: herramienta auxiliar, por medio de la cual se bajan al pozo los
_ GI"a tos de investigación y se suministran, por ejemplo, los materia-
contra la absorción.
Como para cambiar la herramienta cortante desafilada y elevar
· estigo perforado se extrae del pozo toda la sarta de tubos de son-
. una de las exigencias planteadas a esta última es la desconexión
:--·da de la sarta en eslabones aislados, llamados tramos de sondeo.
del tramo se determina por la altura de la torre. Al
:;mo tiempo, partiendo de las condiciones de transporte y de la
-:rra de la torre, los tramos se componen de varias barras de sondeo.
Generalmente los tubos de sondeo se acoplan a rosca. Los tubos
2nroscan en tramos mediante manguitos y niples, mientras que
a su vez, en la sarta por medio de las uniones de maniobra
.os niples.
En la perforación de prospección geológica se emplean tubos de
-ro sin costura, fabricados de aceros de diferentes grupos de resis-
cia y se introducen en la práctica tubos de aleaciones ligeras.
Los tubos de acero para el sondeo de tajo anular se fabrican de
e o de las marcas ,IJ; y 36f2C (D y 36G2S) con límite de fluencia de
· = y 500 N/mm
2
, respectivamente.
- : :660
97
Además, se ha iniciado la producción de tubos de elevada resiste:::.-
cia de aceros de las marcas 40X y 30XfC (40J y 30J GS).
Para que los tubos de acero no se debiliten por el empalme a ros
sus extremos se engrosan por recalcado en caliente hacia dentr
a una temperatura de 1170-1230° C. Los propios tubos se somet
a normalización y temple con alto revenido. En el proceso de pe -
foración los tubos de sondero rozan con las paredes del pozo y sufre-
a f
¡¡
1
2
h
e
Fig. 38. Tubos de sondeo para la perforación exploratoria:
a- con unión de niple; b-con acoplamiento de manguito y de maniobra; e-con uniones
soldadas: J- tubo; 2-niple o manguito; 3- cono (niple) de la unión doble ; 4- mangu ito
de la unión de maniobra
desgaste superficial. Para endurecer su superficie es conveniente tem-
plar los tubos con corrientes de alta frecuencia (CAF).
La superficie de los tubos debe ser lisa, sin rechupes, grietas,
capas de cascarilla, sin inclusiones de escoria y otras.
Según sea el método de unión los tubos de sondeo se fabrican:
1) con ensambladura por niple (fig. 38, a), que se usa ampliamente
al perforar con herramienta adiamantada; 2) con ensambladuras de
manguito y unión de maniobra, cuando las barras se acoplan en tra-
mos mediante manguitos y los tramos, en la sarta con ayuda de
uniones de maniobra (fig. 38, b); 3) con uniones de maniobra solda-
das (fig. 38, e). Las dimensiones principales de los tubos para el son-
deo de tajo anular se ofrecen en la tabla 14.
Para ensambl ar los tubos se fabrican: niples de acero de la marca
40X (40J) (límite de fluencia de 580 N/mm
2
) termotratados, las unio-
nes de maniobra de acero de la marca 40XH (40JN) (límite de fluen-
cia de 700 N /mm
2
). La superficie exterior de la unión de maniobra
(manguitos y niples) se somete al termotratamiento inductivo a una
98
:-abla 14
imensiones de los tubos para el sondeo de tajo anular (mm)
Di ámetro Diámetro Diámetro
exterior interior Longitud Diámetro Diámetro exterior
de los de los de los exterior interior de la
tubos tubos tubo.s del nipl e del niple unión de
33, 5
42
50
42
50
63, 5
24
32
39
32
39
51,5
1500
3000
1500
3000
4fi00
1500
3000
4500
1500
3000
4500
1500
3000
4500
3000
4500
6000
34
44
52
14
16
22
maniobra
57
65
83
Diámetro
mínimo
del ori-
ficio en el
Jugar
r ecalcado
Masa de
1m de
tubos, kg
Sinrecal- 3,4
<;ado
20 4, 6
26 6,05
22 4,6
28 6,05
40 8,51
:-ofundidad de 1,5-2,5 mm para conseguir una dureza no menor que
RC 50. Con ello, sectores de 50-65 mm de longitud por la parte
• t ope de la rosca para las uniones del manguito y de 30-35 mm
la parte de la rosca para tubos del niple y de manguito no se
rmotratan por inducción. La rosca para las uniones de los niples
de los manguitos se somete a termotratamiento por inducción
:ma profundidad de 3,5-5 mm a partir del vértice del perfil para
srar una dureza HRC 48-56 en cualquier sección. Una vez termo-
•adas por inducción, las piezas de la unión sufren revenido a baja
peratura para eliminar las tensiones internas. Las uniones deben
er el siguiente índice de fiabilidad: recurso medio de enrosque-
"enrosque mecanizado no menor que 800 ciclos.
_\ pesar de cierto mejoramiento de la calidad de los tubos de
deo, las rupturas de la sarta de tubos de sondeo son bastante
uentes al pasar a los regímenes forzados de perforación. Por lo
ún, las barras se rompen en la unión a rosca, en el lugar del recal-
o.
Para reducir las averías debidas a la ruptura de la sarta de tubos de
eo es necesario: a) disminuir la holgura entre las paredes del pozo
sarta; b) mejorar las propiedades mecánicas del material de los
.s; e) elevar la solidez del acoplamiento entre los tubos; el) utili-
-ubos pesados; e) organizar la observación del estado de los tubos
_ - acoplamientos; f) conseguir la coaxialidad de las ensambladu-
de los tubos de sondeo y el balanceo correcto de la sarta.
!J9
Tubos de sondeo de aleaciones ligeras. A causa del crecimiento --
las profundidades y el reforzamiento de los regímenes de perforació::
con el fin de reducir el peso de la sarta de tubos de sondeo y dism:-
nuir la potencia consumida para la rotación y elevación del disposi·>
vo de perforación obtuvieron vasta aplicación los tubos de aleaci ·::.
ligera. Para la perforación con alta frecuencia de rotación median:::
coronas adiamantadas y de aleaciones duras de 59 mm de diámet:::
fL 1 2 3

¡
h 13 z j

' f
Fig. 39. Tubos de sondeo de aleación ligera:
a-tubos de sondeo de aleación ligera para unión de niple JIBTH-54 (LBTN-54): 1-n!plP de.
tipo A; 2-tubo; a-niple del tipo B; b-tubos de sondeo de :¡Jeación ligera para acoplamient
de manguito y unión de maniobra: 1-unión de maniobra; 2-tubo; a-manguito
se emplean los tubos JIBTH-54 (LBTN-54) (fig. 39) de la aleación de
aluminio .II:16T (D16T). La unión por niple de los tubos (niples de los
tipos A y B) es fabricada del acero 40XH (40JN). Al ensamblar los
tubos con los niples se usa un compuesto hermetizador y de autoendu-
recimiento. La unión del tubo con los niples no es desmontable. La
superficie exterior de los niples está endurecida en corrientes de
alta frecuencia.
Para perforar pozos de 76 mm de diámetro se utilizan los tubos
JIBTM-54 de aleación de aluminio .II:16T con acoplamiento de mangui-
to y unión de maniobra. Las uniones son fabricadas del acero
40XH y los manguitos, del acero 36r2C (36G2S).
La superficie exterior de los manguitos y de los elementos de
unión de maniobra, así como la rosca para las uniones, están templa-
das en corrientes de alta frecuencia (CAF).
Datos técnicos de los tubos de aleaciones ligeras
Tipo del tubo . . . . . JIBTH-54 (LBTN-54) JIBTM-54 (LBTM-54)
Diámetro exterior, mm:
del tubo . . . . . . . . . 54 54
del niple . . . . . . . . 54
de la unión de maniobra y
del manguito . . 65
Espesor de la pared del tubo,
mm . . . . . . . . . 9 7,5
Masa de 1 m de tubos, junto
con las uniones, kg:
en el aire 7 4,4 4,0
en el agua 3,0 2,8
100
La aplicación de tubos de aleaciones ligeras permite aumentar la
profundidad del sondeo con alto número de y a
sas de ello elevar 1,3-1,5 veces la velocidad mecamca de perforacwn
v reducir la duración de las operaciones de descenso-ascenso.
• Tubos pesados YET. Al perforar pozos de 76, 93 mm y más de
diámetro en el árbol de sondeo se pueden colocar tubos de sondeo
pesados entre el juego sacatestigos, o el trépano, y la sarta de tubos
de sondeo. Los tubos pesados se emplean:para aumentar el peso Y la
Fig. 40. Tubos de sondeo pesados [YBT (UBT)]:
1-niple; 2-tubo; a-manguito
!'igidez de la parte inferior de la sarta de tubos de sondeo. Esta, con
parte inferior pesada, funciona de forma más estable, la posibili-
.:ad de ruptura de los tubos disminuye y los pozos se encorvan menos.
::: 1 peso de los tubos pesados debe superar la carga sobre el tajo un
_.J-50%.
Los tubos pesados se fabrican (fig. 40) de acero marca 36r2C ·
3BG2S) y los empalmes de unión de maniobra (el niple y el manguito)
.::e acero de marca 40XH (40JN). El niple y el manguito se sueldan
< t ubo por contacto a tope. La superficie exterior del tubo y de los
soldados de la unión está templada por corrientes de alta
irecuencia. Además de esto, los extremos soldados sufren temple
-olúmico y revenido a alta temperatura
Característica técnica de los tubos pesados
Diámetro exterior, mm:
del tubo . . . . . . • • • • • • • . . • • • .
de la unión de maniobra . . . . . . . . . . .
Espesor de la pared del tubo, mm . . . . . . . .
Longitud del tubo con los extremos soldados, mm
Diámetro interior mínimo en la unión, mm . . .
:Wasa del tubo con las uniones soldadas, kg .
_ estándar para los tubos de sondeo
73
80
19
4620
28
118
89
90
22
4625
28
1R7
Al perforar rocas de las VII-XII categorías de perforani!idad
=;ún Normas únicas de tiempo (NUT) la principal herramienta
-r.ante son las coronas adiamantadas.
Con motivo del reequipamiento técnico de los trabajos de sondeo,
act erizado por la aplicación de máquinas de perforación de alta
uencia de rotación y de la herramienta cortante correspondiente,
surgido la posibilidad de elevar sustancialmente la eficacia de la
101
perforación con herramientas adiamantadas. Esto a su vez ha pl au-
teado respecto de la sarta ele tubos de sondeo nuevas exigencias qL:-
se manifiestan en que, al emplear altas frecuencias ele rotación, l co
tubos de sondeo deben asegurar solidez suficiente del árbol de so -
deo y evitar, al mismo tiempo, el surgimiento ele vibración consi de-
rable.
Como la perforación con herramienta adiamantada ele los poz ~
a altas frecuencias de rotación se puede realizar sólo empleand:
sartas ele tubos de sondeo con superficie exterior lisa, con el diámet r
de los acoplamientos de niple, ele niple y unión de maniobra o d
manguito y unión de maniobra próximo al de los pozos, en l as normaco
OH41-1-68 (ON41-1-68), elaboradas por el Instituto Nacional de
Investigaciones Científicas ele los Métodos y Técnica ele Prospección.
se prevén las dimensiones de los tubos de sondeo con herramient a
adiamantada , que corresponden a dichas exigencias (tabla 15).
Tabla 15
Diámetro de
Diámetro exterior, mm
Espesor de
Acoplamiento l a corona,
de los tubos lde las uniones
la pared, mm
mm
26
1
24 -
35 32 -
Con niple 46 42 y 38
- 4,85
59 54 y 50
-
76 68
-
Con manguito y unión 76, 93 50 67 5,5
de maniobra 112, 132 60,3 80 5,0
151 73 98 5,5
Los tubos de 24, 32, 42, 54 y 68 mm de diámetro para acoplamien-
to con niple se deben emplear en la perforación al diamante de pozos
de profundidades medias (hasta de 1000 m) con altas frecuencias de
rotación del tren de sondeo. Los tubos de 38 y 50 mm de diámetro pa-
ra unión con niple, son usuales al perforar al diamante pozos profun-
dos, con frecuencias de rotación relativamente pequeñas del disposi-
tivo de perforación. Al perforar pozos de gran profundidad con
herramienta cortante adiamantada de diámetro 76, 93 y 112 mm
conviene emplear los tubos de acoplamiento por manguito y unión de
maniobra. Al perforar pozos con herramienta cortante no adiaman-
tada de 76 mm de diámetro y más, también se utilizan los tubos de
acoplamiento por manguito y unión de maniobra.
Elección del material de los tubos de sondeo
La elección de los tubos de sondeo de uno u otro grupo de resistencia
mecánica se realiza en función de la profundidad, el diámetro y el
perfil del pozo, los parámetros del régimen de la perforación, y se
102
mediante el cálculo de la resistencia mecánica de la sarta de
ubos de sondeo.
Las propiedades mecánicas de los materials de los tubos de son-
eo y de los elementos de unión se ofrecen en la tabla 16.
-:abla 16
Marca del material
1
36I'2C J 40X 1 40Y 1 40XH
.U (D) (36G2S) (40J) (40U) (40JN)
Parámetros
,U16T
( D16T)
- istencia a la tracción,
-
mm
2
650 700 780 700 900 450
:ist encia cedente, N/mm2 380 500 580 450 750 330
argami ento relativo, % 16 12 14 14 10 11
si li e11cia, N·m/cm
2
40 40 80 50 60
• 3. Funci onamiento de los tubos de sondeo durante la perforación rotativa
Las condiciones de funcionamiento de los tubos de sondeo se
erminan mediante la perforación de pozos y la desagregación de
_ roca. El árbol de sondeo es un sistema mecánico cuyos recursos
avía no están estudiados con toda plenitud. La complejidad del
bajo del árbol de sondeo consiste en que éste es sólo una parte del
- pozo-árbol de sondeo, cuya característica conjunta deter-
precisamente las condiciones de trabajo de la sarta de sondeo.
_ característica del sistema pozo-árbol de sondeo no es constante,
- o Yariable en el proceso de perforación y tiene una gran banda de
mbio de los parámetros.
Las nociones existentes acerca del funcionamiento del árbol de
eo y de su característica energética, obtenidas en virtud de in-
en banco de prueba y de producción, no conceden
uestas unívocas de la influencia que una serie de principales
'metros del sistema ejerce sobre el régimen de funcionami ento de
;;:arta de tubos de sondeo y su característica energética.
Ent re los principales parámetros del sistema pozo-árbol de
eo figuran: a) los parámetros del árbol de sondeo: rigidez, lon-
. diámetro, curvatura, masa, geometría superficial; b) los
·metros del pozo: característica de la superficie del pozo, su diá-
_o. curvatura del pozo, ángulo de inclinación, intensidad de
Yamiento; un papel de importancia desempeña la inscripción
- ::arta en el pozo. Con unos u otros valores de la velocidad angu-
s parámetros del sistema determinan la cinemática de movimien-
e la sarta de tubos de sondeo en sectores por separado del pozo
consecuencia, la característi.ca energética del sistema en su
unt o.
observaciones del carácter del desgaste de los elementos del
• de sondeo, así como de los movimientos en los bancos de ensayo
103
que imitan el pozo, y el registro directo de la vel ocidad angular : -
movimiento de algunas partes del árbol de sondeo permiten represe_-
tar el siguiente cuadro de su movimiento. A causa de sus defec- : ·
iniciales y de los defectos del pozo, el árbol de sondeo, accionado p __
las fuerzas axiales y transversales , representa en sí un árbol cun-iL-
neo de apoyos múltiples que posee a la vez tanto las propiedade ~ =
una barra larga flexible, como (en partes aisladas) de un sólido rí, _-
do. Para pequeños valores de l a frecuencia de rotación, en unos sec '::-
res nodales de pozos reales se fija la rotación del árbol de sondeo e::
torno de su propio eje y en otros, la rotación alrededor de cierto e;::
desplazado tanto respecto del propio eje, como del eje del pozo. L
punto destacado de modo arbitrario en la superficie del tubo de so -
deo, se mueve por una trayectoria próxima a la circunferencia co::.
radio en el primer caso igual al del tubo y en el segundo, igual al ra-
dio del tubo más cierta magnitud fl : O < !!, ~ (R - r) , dond2
R y r son los radios del pozo y del tubo, respectivamente. Pero a_
aumentar la frecuencia de rotación, el carácter del movimiento d"-
la sarta de tubos de sondeo se hace más complicado. La acción d e l ~
fuerzas de rozamiento sobre el árbol de sondeo elástico en giro, con-
duce a un proceso complicado de movimiento de partes separadas d e ~
árbol, las cuales pueden girar con velocidad angular variable, encor-
varse hasta un valor variable de la amplitud de flexión y con diferen-
te frecuencia.
El movimiento irregular, o sea, el desplazamiento de punto_
aislados del árbol de sondeo respecto a la posición estática inicial
o a la posición posible de movimiento uniforme, se denominan osci-
laciones o vibraciones del árbol de sondeo.
El árbol de sondeo transmite las fuerzas axiales, el momento torsor
y percibe las cargas transversales. El valor de las tensiones produci-
das por dichas fuerzas en el cuerpo de árbol de sondeo, se puede deter-
minar conociendo tanto el valor y el carácter de la acción de la
fuerzas, como la forma del eje de la sarta de tubos de sondeo (el
varillaje) encorvado en el pozo, sus posibles desplazamientos y v e l o ~
cidad.
Las tensiones de tracción de la sección superior de la sarta sus-
pendida del gancho o del husillo, serán
(44}
donde Q es el peso de la sarta de tubos de sondeo en el pozo, N; a,
el factor que toma en consideración el peso de los niples o de las unio-
nes de maniobra; F, la sección del tubo de sondeo, cm
2
; L, la lon-
gitud de toda la sarta, cm; y, el peso específico del material de los
tubos de acero, N /cm
3
; y
1
, el peso específico medio del líquido de
lavado, N/ cm
3

Para los tubos de niple, como promedio, a = 1,05; para las de
unión de maniobra, a = 1,08-1,1C
104
En el proceso de perforación parte del peso de la sarta se transmite
al tajo para ejercer la carga requerida sobre la herramienta cortante.
En tal caso, la tensión de tracción en la sección superior será
Q-C
Ut=-p-=cx(L-l)('\'-'\'z), N/cm
2
, (45}
donde e es la carga axial ejercida sobre el tajo (reacción del fondo),
_-; l, la longitud de la parte comprimida de la sarta, cm.
Si los tubos de sondeo están debilitados por la rosca en los luga-
res de unión, entonces la tensión de tracción en la sección peligrosa
aumenta
fJ!CXL ('\'-y,);
ui = 'f!CX (L -l) ('\'- '\'z),
fJ! = F/F
0
,
(46)
(47}
(48)
.:onde F es la sección entera del tubo; F
0
, la sección del tubo en el
.ugar debilitado por la rosca.
Al comenzar la subida la sarta de tubos de sondeo está sujeta a las
:ensiones máximas de tracción, debido al surgimiento de fuerzas
de rozamiento contra las paredes del pozo, sobre todo,
:i el tajo del pozo está enlodado y la holgura entre el tubo portatesti-
;o y las paredes del pozo es escasa.
La fuerza de rozamiento de la herramienta contra las paredes del
::- ozo puede ser aceptada igual a Or = 0,2--:-- 0,3; además, al comen-
la elevación surgen fuerzas de inercia Q
1
. En el momento inicial
.2 elevación la c.arga de tracción completa en la parte superior del
-arillaje
Ocom = Q + Or + Q¡,
Q¡=Q;
(49)
(50).
_:.nde g es la aceleración de la gravedad; a, la aceleración de la sarta
• iniciarse la subida.
Con el proceso normal de perforación la parte superior de la sarta
? t ubos de sondeo experimenta, junto con las tensiones máximas de
acción, las tensiones máximas de torsión.
El momento torsor en la parte superior de la sarta durante la
::!ioración es igual a
-N.cm, (51)
n '
: _de n es la frecuencia de rotación de la sarta de tubos de sondeo,
_ .21; N, los gastos generales de potencia para la rotación de la
:::ramienta de sondeo, kW.
Los gastos generales de potencia, sin tener en cuenta las pérdidas
= energía en el equipo situado en la superficie, se determinan como·
::urna de tres componentes
N= Nr.v+Ntaj + Nsup• (52)
105,
'donde N r. v es la potencia' consumida por la rotación en vacío de ~ ­
sarta; N tai• la potencia para desagregar el tajo; K
8
up• los gastos de
potencia suplementarios para crear la carga axial sobre el tajo
La tensión de torsión en la parte superior de la sarta será
_ M tor 974 000 N/
2
't - W nW ' cm '
(53
·donde W es el par de resistencia de la sección a la torsión, cm
3

Si d y d
1
son los diámetros exterior e interior de los tubos en la
.sección peligrosa, entonces
(d4 - d4) d4-d4
W =
16
d
1
~ 0,2 d
1
, cm3. (54
El momento torsor máximo se limita por la potencia del motor
y puede alcanzar el valor
Mmáx = 974 000 Nmot'YJA , N ·Cm, (55)
n
·donde N mot es la potencia nominal del motor, kW; n, la frecuenci a
de rotación de la sarta de tubos, rpm; 'Y}, el rendimiento de la transmi-
sión desde el eje del motor hasta el husillo de la máquina; "A, el factor
que tiene en cuenta la sobrecarga posible del motor (para los motore
·eléctricos "A = 2, para los motores de combustión interna "A =
= 1- 1,2).
De la fórmula (55) se pueden .determinar:
1) la tensión 1: en los tubos, siendo máxima la carga del motor,
igual a
97 4 OOON m ot'YJ A.
'tmáx = nW
(56)
2) la potencia del motor máxima admisible
W[,;]n (d4 - dt)[,;]n
N máx = 974 OOO'Y]A. = 4 960 000 dlJA. '
(57)
-donde (,;] es la tensión admisible de torsión, N/cm
2

La tensión sumaria en la parte superior de la sarta, en concor-
-dancia con la tercera teoría de resistencia mecánica, será
(58)
En la sección inferior de la sarta de tubos surge un esfuerzo lon-
gitudinal de compresión, que disminuye y se convierte en tracción
a medida que se aproxima a la boca del pozo. La sección en la cual el
esfuerzo de compresión se convierte en el de tracción, se denomina
sección nula.
El eje encorvado de la sarta de tubos de sondeo, que perdió la
estabilidad, aquiere forma de onda, con la particularidad de que en
106
correspondencia con el valor del esfuerzo longitudinal la longitud
de la onda tiene el valor mínimo en la parte más inferior de la sarta;
aquí el eje encorvado tiene la curvatura máxima y, por consiguiente,
los tubos de sondeo inferiores se someten a los esfuerzos máximos de
fl exión.
Para reducir los esfuerzos de flexión, es conveniente ensamblar la
parte inferior de la sarta de tubos pesados, mientras que los tubos
de sondeo se eligen partiendo del aseguramiento de la holgura mínima
entre ellos y la pared del pozo.
::- 4. Herramienta auxiliar para los tubos de sondeo
Durante la subida y bajada la sarta de tubos de sondeo se suspende
·e la horquilla de soporte. Esta se inserta en las ranuras de la unión
e maniobra o del niple. Los tramos de tubos se desenroscan o enros-
an con ayuda de llaves de charnela en forma de gancho o por medio
e mecanismos especiales. La sarta se sube y se baja mediante un
elevador suspendido del cable de la cabria de la máquina perforado-
.a. El elevador con su ranura agarra la sarta por las ranuras del
iple o de la unión de maniobra. El elevador tiene un anillo movible
t rinquete) que obstaculiza la salida eventual de los tubos de la
uesca. Si es necesario suspender la sarta por un tubo liso, se aplican
tubos.
El sujetatubos de sectores (fig. 41) es un cuerpo desmontable 1
fi . 41, a), en el cual, sobre dos rodillos 5, están montados dos sec-
- res de acero 2 con picadura templada. Para asegurar el agarre de los
bos estos sectores están montados sobre los ejes de los rodillos
n pequeña excentricidad. Al bajar l os sectores, éstos agarran el
bo liso de manera sólida. Par a el paso del tubo portatestigos se
xt rae el hulón 3 y se hace girar la mi t ad del cuerpo en t orno de la
arnela 4. La desventaja de funcionamiento de los sujetatubos de
-c:ctores reside en que el obrero se ve obligado a inclinarse para abrir
cerrar los sectores.
El sujetatubos de terrajas con mando de pedal es más cómodo
41, b) y funciona según el siguiente principio: en el cuerpo 1
y dos sujetaterrajas cuneiformes con las terrajas 2 con la super-
__ ie exterior tallada. Los sujetaterrajas deslizan libremente sobre
illos por las guías inclinadas. Accionados por su propio peso, ellos
_ pan la posición inferior, con la que las terrajas agarran los tubos.
a dejar pasar hacia ahajo la herramienta, las terrajas se suben
ediante dos levas 3 fijadas en el cilindro 4. El giro del cilindro,
a elevar las levas, se realiza con el pedal 5.
El sujetatubos se fija en el suelo de la torre de sondeo. Para el
- " O del dispositivo saca testigos a través de éste, los sujeta terrajas
ex traen junto con las terrajas. Las terrajas intercambiables para
os de diversa dimensión se fabrican de acero de liga y se someten
"ratamiento térmico.
107
b
J
Fig. 4L Portatubos:
a-de sectores con mando manual; b-de dados con mando de pedal.
~ S. Cables de acero
Los cables de acero (fig. 42) se emplean para las operacruaes de
bajada y subida. Los cables redondos de alambre de acero se fabri-
ean trenzando primeramente alambres aislados en cordones con alma
~ e alambre y, posteriormente, los cordones se trenzan alrededor del
alma orgánica (de cáñamo) (fig. 42, a).
Para los equipos de perforación se utilizan cables trenzados de
seis cordones alrededor del alma central. El alma de cáñamo asegura
nna transmisión más correcta de la carga a los cordones y proporciona
al cable flexibilidad. En la fábrica el alma de cáñamo se impregna
con grasa consistente.
Se distinguen dos tipos principales de trenzado de los cables
fig. 42, b): 'directo, cuando los alambres en los cordones y éstos en
a
ó
ll
t
t
2
I
][
III lE
Fig. 42. Cables de acero:
:::- sección del cable de acero: 1-alambres; 2 -cordones del cable; 3-ánima orgánica; b-
-arácter y dirección del trenzado de los cables de acero: I-cable con trenzado recto a izquier-
• -· II-cable de trenzado a izquierda cruzado; III-cable de trenzado recto a derechas;
IV-cable de trenzado a derechas cruzado
cable están trenzados en una misma dirección y cruzado cuando los
4Jlllbres en los cordones y éstos en el cable están trenzados en direc-
·ones opuestas. La dirección del trenzado puede ser a derechas
a izquierdas.
Los cables de aparejo para la perforación con tajo anular se toman
n trenzado cruzado, la dirección del cual puede ser cualquiera.
estructura del cable se designa por la fórmula
an+b,
:. nde a es el número de cordones; n, el número de alambres en el
rdón; b, el número de almas orgánicas (ao).
Durante la perforación explorativa se usan de modo prevaleciente
: cables de la estructura 6 X 37 + 1 ao.
Al calcular los cables de aparejo se prefijan la capacidad de carga
cabrestante Qc y cierto margen de seguridad m. Según estos datos
halla el esfuerzo de rotura del cable
Qr = mQc. (59)
ociendo el esfuerzo de rotura, se elige la dimensión del cable (con
lo a las tablas correspondientes).
109
El margen de seguridad m para los cables de aparejo se adm · -7
igual a 6. Los diámetros de los tambores y los rodillos se deben ele=-
en concordancia con los diámetros del cable y del alambre de moc
que durante el trabajo el cable no se someta a grandes esfuerzos ::e
flexión. Por lo común, se toma
D t ~ 400 d,
donde D t es el diámetro del tambor o del rodillo; d, el diámetro d e ~
alambre del cable.
Además, a fin de que el cable no experimente grandes esfuerz o:
de flexión en el lugar de suspensión de los dispositivos de car a
y para evitar su rotura, según el diámetro del cable, sea la que fuera
su característica técnica, se elige el guardacabo de la estructura y me-
didas respectivas.
§ 6. Tubos de revestimiento y herramienta auxiliar para ellos
Los tubos de revestimiento sirven para la entibación de las pare-
des inestables de los pozos, así como para aislar unas capas de otras.
Al perforar con tajo anular se utilizan tubos de revestimiento esti-
rados sin costura, de superficie lisa tanto exterior como interior, que
se unen con niple o tubo en tubo (sin niple). Las dimensiones de los
tubos de revestimiento que se acoplan con niple y de los niples para
ellos son expuestas en la tabla 17 y en la fig. 43, a; las medidas de los
Tabla 17
Dimensiones principales de los tubos de revestimiento de unión con niple
y de los niples para ellos (en mm)
Parámetros Normas
Diámetro exterior del tubo
y del niple D 73±0,35 89±0,40 108±0,86127±1,02146±1,17
Espesor de la pared del tubo t 5, 0±0,4 5,0±0,4 5,0±0,63 5,0±0, 63 5,0±0,63
Diámetro interior delniple d 62,0 78,0 95,5 114,5 134,5
Diámetro exterior de la rosca
exterior d
0
Diámetro ext erior de la ros-
ca interior d ~
Longitud de la rosca l
Diámetro interior de la ros-
ca d
1
=dí
Longitud del tubo L
Masa de 1 m de tubos, kg
110
68,5
68,54
40
67,0
8,4
84,5
84,55
40
103,05
103,05
60
122,0
122,06
60
83,0 101,5 120,5
1500; 3000; 4500; 6000
10,4 1 13,0 1 16,0
141,0
141,06
60
139,5
17,4
Tabla 18
Dimensiones principales de los tubos de revestimiento de unión sin niple
en mm)
Parámetros
Normas
exterior de los
t ubos D
34±0,15 44,0±0, 20 57±0,25 73±0, 35 89±0,40
Espesor de l a pared del
tubo t
3,0±0,25 3,5±0,25 4,5±0, 35 5,0±0,40 5,0±0,40
Di ámetro exterior de la
rosca exterior d
0
31,6 42,0 54,0 69,5 85 , 5
Jiámetro exterior de la
rosca interior
31,632 42,032 54, 040 69,540 85 , 550
iámetro interior d
1
=di 30, 1
40,5 52,5 68 , 0 84,0
:::. ongitud del tubo L
1500
1500 1500 1500 1500
3000 3000 3000 3000 3000
4500 4500 4500
6000 6000
lasa de 1 m de tubos, kg 3,0
4,0 52 8,4 10,4
-ubos de revestimiento que se unen sin niple se dan en la tabla 18
en la fig. 43, b.
3
rosca no mós
'
Fi g. 43. Tubos de revestimiento con acoplamiento de niple y sin niple:
J-:ubO de revestimiento para uni ón con ni ple y el niplc para ésta; b-tubo de r evestimiento
para unión sin niple
Para fabricar los tubos de revestimiento y los niples para ellos
emplea acero con resistencia a la tracción no menos de 650 Nímma
.ímite de fluencia no menos de 380 N/mm
2

111
En ambos extremos de los tubos de revestimiento de acoplamient o.
·con niple está tallada rosca cilíndrica trapezoidal con paso de 4 rn.rrr
siendo el ángulo de inclinación de los lados laterales del perfil de 5"'.
Los tubos de revestimiento que se unen sin niple tienen rosca de.
mismo perfil, pero en un extremo del tubo se filetea rosca exterior.
mientras que en el otro, interior.
:0os tubos de revestimiento se suministran de 1,5 a 6,0 m de longi-
tud, según sea el diámetro exterior.
:! erramienta auxiliar para los tubos de revestimiento. La suspensiói!
más cómoda de la tubería de revestimiento se realiza mediante e"
b
J N O ~ 127¿¡- 146
8
Fig. 44. Portatubos de revestimiento:
-a-abrazadera para tubos; b-portatubos; 1-cuerpo; 2-anillos cónicos desmontables; 3-
·Cuñas;t4-orej eta; 5-cadena para extraer las cuñas; 6-espárragos para fijar los anillos; 7-
ej es; 8-manecillas para trasladar el dispositivo
sujetatubos (fig. 44). Este consta del cuerpo con orificio comco, en
el que se introducen anillos intercambiables, correspondientes a la
medida de los tubos de revestimiento. En los anillos se insertan las
cuñas que agarran el tubo. Para sostener la tubería de revestimiento
suspendida en el pozo se usan las abrazaderas (fig. 44, a) y los suje-
tatubos (fig. 44, b).
Para enroscar y desenroscar los tubos de revestimiento se emplean
las llaves de dos o tres charnelas. Cada llave puede ser utilizada para
enroscar y desenroscar los tubos de revestimiento de dos me-
didas.
Para resguardar el extremo inferior de la tubería de revestimiento
contra los deterioros durante su descenso o durante la perforación
a éste se une la zapata de entubación.
112
Capítulo 3
Equipos para la perforación
con tajo anular
§ 1. Generalidades
La perforación con tajo anular se realiza con equipos constituidos
por una máquina perforadora, un motor, una bomba y una torre
o mástil de sondeo (véase la fig. 35).
Los conjuntos principales de la máquina para la perforación con
tajo anular son: a) el embrague principal para conectar y desconectar
la máquina del motor; b) la caja de velocidades de múltiples escalo-
nes para regular las frecuencias de rotación y la velocidad de elevación;
e) el cabrestante para las operaciones de bajada y subida; d) el
rotador para hacer girar el dispositivo de perforación; e) el mecanismo
de avance de este último. '
Según sea la estructura del mecanismo de avance las perforadoras
suelen ser: con avance hidráulico; con avance diferencial helicoidal;
con avance de palanca; con avance diferencial combinado de palanca;
con avance por el tambor del cabrestante (máquinas de rotor).
Por su estructura los rotadores se dividen en los de husillo, de rotor
y móviles.
El esquema estructural de la máquina y del equipo en conjunto
se determina esencialmente por el tipo aceptado del rotador y por
el mecanismo de avance. Los equipos provistos de rotador de husillo
o móvil, con avance hidráulico o diferencial helicoidal, pueden per-
forar pozos verticales, inclinados y ascendentes y aseguran la posibi-
lidad de regular los esfuerzos axiales ejercidos sobre el tajo (creación
del esfuerzo forzado o descarga del tajo). Todas estas ventajas han
predeterminado la difusión de los rotadores de husillo y móvil con
avance hidráulico en los equipos de perforación con tajo anular, que
se aplican para la prospección de minerales sólidos.
En los equipos de perforación a rotor (en los equipos dotados de
girador de rotor) lo más común es que se prevea el avance libre median-
te :el tambor del cabrestante. Tal estructura del equipo es pre-
ferible al excavar pozos en rocas de poca dureza (de 1-VI categorías
de perforabilidad). Los equipos de perforación a rotor pueden tala-
drar de modo predominante pozos verticales.
Según los fines y las condiciones de empleo, las instalaciones de
perforación tienen diversos tipos de transportabilidad: estacionarias
(de bloques y desmontables), autopropulsadas y móviles. Con ello,
se sobreentiende que el equipo estacionario es el que está montado en
forma de bloques, instalados en un basamento especial; el equipo
móvil es el instalado en trineos o remolques; las instalaciones auto-
propulsadas comprenden los equipos montados en diferentes bastido-
res sobre ruedas y orugas de transporte que tienen su propio motor de
propulsión.
8-01660 113
Tabla 19
Normas para las clases
Parámetros
111 2 1 3 1 415 1 617 1 8
YHB-1 YHB-2 YHB-3 YHB-4 YHB-5 YHB-6 YHB-7 YHB-8
(UKB-1) (UKB-2) (UKB-3) (UKB-1,) (UKB-5) (UKB-6) (UKB-7) (UKB-8)
de per-1 Con al eaciones duras 1
12,5
1
50,0
1
20J,O
1
300,0
1
500,0
1
800,0 1 1200,0 1
foracwn, m Al diamant e /
25
1
100
1
300
1
500
1
800
1
1200
1
2000
1
3000
Diámetro inicial del pozo, mm 1 93; 59* 1 132; 93* 1151; 112*1
151
1
214
1
295
Diámetro final del! Con al eaciones duras 1
76
1
93
pozo al perforar, mm Al d. t 1
36
1
46
1
59 1aman e
Capacidad de carga en 1 Nominal
1
0, 12
1
0, 63
1
2,00
1
3,20
1
5,00
1
8,00
1
12,50
1
20,00
el gancho, tf, no me-
1 1 1 1 1 1 1 1
32,0
nos de Máxima 0, 25 1,20 3,20 5,00 8,00 12,0 20,0
Potencia del el ectromotor de accionamien-
1
3*
1
11
1
15
1
22
1
30
1
45 1 55 1 75
to, kW
, . Para l a perfo-¡ Mínima hasta 1 250
1
200
1
160
1
120
1
100
1
80
1
60
l' recuenc1a ración rotati-
1 1 1
de rotación va Máxima desde 1 1200 1500 1500 1200
del tren de
1 1 1
1 sondeo, Para .1!1 perfo- 1 Mínima hasta 1
- - 25
1
18 15 12
rpm racwn roto- , . l
1 1
230 percuti ente Max1ma desde -
Ángulo de inclinación del girador, grados
1
70- 90 (0-360)*
1
70- 90 1 75-90 1 90
Velocidad de subida 1 Mí nima hasta
1 1
0,80
1
0,55
1
0,45
1
0,40 ¡ 0,32
1
0,30
1
0,25
del dispositivo de , .
r 1
1,6
1
perforación, m/s MaXlma desde - 2,0
Longitud del tramo de tubos de sondeo, m
1
1,6
1
4,7
1
9,5
1
9,5
1
14,0 114,0; 18,61 18,6 118,6; 24,0
*Para la perforación desde excavaciones subterráneas .
Al perforar desde excavaciones subterráneas se prevén modifica-
ciones especiales o se emplean las instalaciones estacionarias ordina-
rias, pero colocadas en cámaras equipadas de modo especial.
Para reglamentar la creación de los equipos de perforación pro-
gresivos y su unificación, el año 1974 fue elaborado el GOST (Están-
dar Estatal) 7959-74 para las instalaciones de perforación con tajo
anular para pozos de prospección geológica de minerales sólidos,
t ransmitiéndose la rotación a la herramienta cortante desde la
uperficie mediante la sarta de tubos de sondeo y limpiándose el
fondo por la corriente de líquido suministrado a través del dispositivo
de perforación con bombas de sondeo situadas en la super-
ficie.
Los parámetros principales de las instalaciones establecidos por
dicho estándar se especifican en la tabla 19.
Todos los equipos de perforación indicados en la tabla 19, están
dotados de instrumentos de control y medida (ICM) con tanta más
plenitud, cuanto mayor es la profundidad de perforación. Los equipos
de las clases 6, 7 y 8 están pertrechados de ICM con la máxima ple-
nitud.
§ 2. Equipos de perforación con avance hidráulico
La perforación con tajo anular se realiza mayormente por medio
de máquinas con avance hidráulico.
Actualmente las máquinas con avance hidráulico se fabrican para
perforar pozos de 50-3000 m de profundidad.
Los pozos de pequeño diámetro más profundos del mundo (de pro-
fundidad mayor que 4 km) se han perforado con tajo anular con
máquinas con avance hidráulico.
El avance hidráulico posee las siguientes ventajas:
1) permite regular y controlar la carga sobre la corona;
2) liberan al capataz de perforación de la inversión de trabajo
fí sico al regular el avance de la herramienta;
3) permite fijar los contactos de rocas de diferente dureza;
4) evita la caída de la herramienta de sondeo al tropezar con
cavernas;
5) puede emplearse como gato hidráulico cuando se atranca la
herramienta.
Las máquinas con avance hidráulico se pueden emplear con éxito
al perforar con coronas de diferentes tipos: adiamantadas, de aleación
dura, de granalla, así como con trépanos de rodillos, tipo <<cola de
pescado>> y con barrenas puntiagudas.
Para perforar pozos en rocas de las I-V categorías según la per-
forabilidad, estas máquinas están dotadas de barras motrices largas
para reducir el tiempo empleado en la sujeción repetida de los mandri-
les de fijación. En tal caso, el avance de la herramienta se efectúa
por el tambor del cabrestante;

115
Fig. 45. Equipo de perfora-
ción ~ YRE-50/100 (UKB-
50/100):
a-modelo básico; 1-máquina
perforadora; 2-mástil; a-gira-
tubos; 4-elevador semiautomá-
tico; 5-bomba de sondeo; 6-
alumbrado; 7-local de abrigo;
8-base de trineo; 9-c!l!ndro
hidráulico para levantar el más-
t!l; lO-cuadernal; 11-receptor
de tubos; 12-varillero; 13-carro;
14-soporte; b-esquema ci-
nemát!co de YHB-50/!00(UKB-
50/100): 1-embrague rA3-53
(GAZ-53); 2-caja de cambio dP
velocidades r A3-53 ( GAZ-53);
a-acoplamiento dentado; 4-ár-
bol hueco; 5-árbol de transferen-
cia; 6-dados de apriete; 7-man-
guito hidráulico;¡ 8-collarl del
manguito; 9-muelles espirales;
JO- piñón cónico del girador;
11-árbl-engranaje; 12-semia-
coplamientos; a-acoplamiento
móvil; 14-electromotor; 15-
malacate; 16-cilindro de avance
hidráulico
Hasta el presente las máquinas más difundidas para la perfora-
ción de tajo anular eran las del tipo 3M<l> (ZIF): 3M<l>-300; 3M<l>-650;
3M<l>-1200.
Durante más de 25 años estas máquinas se han utilizado con
éxito en la prospección de minerales sólidos.
Pero las máquinas tipo 3M<l> no tenían altas frecuencias de rota-
ción, que aseguraran la perforación al diamante, la cual es la más
eficaz. Por otra parte, no tenían bajas frecuencias del orden de 20-
40 rpm, con las cuales la perforación hidropercutiente en las rocas
sólidas es la más productiva. Además, la estructura de las máquinas
de 311<1> se ha anticuado.
Por lo tanto, obtienen difusión cada vez más amplia las instala-
ciones de perforación con tajo anular "YKB (UKB) según el Estándar
Estatal 7959-74.
Equipo de perforación YKB-50/100 (UI\B-50/100) (modelo básico).
El modelo básico del equipo de perforación "YKB-50/100 es la base
del conjunto unificado de equipos de 2a clase (GOST 7959-74). La
instalación "YKB-50/100 (fig. 45) comprende: la máquina perfora-
dora 1, el mástil 2 con los medios de mecanización de las operaciones
de descenso-ascenso, incluidos el giratubos 3 y el elevador semiauto-
mático 4, la unidad de bombeo 5 tipo HB2-63/40 (NB2-63/40), el
equipo eléctrico y el de alumbrado 6, el refugio 7, la base en forma
de trineo 8, el juego de piezas de repuesto, accesorios y herramienta
de montaje y reparación. La característica técnica de la instalación
"YRB-50/100 se aduce en la tabla 20. El esquema cinemático de la
máquina se da en la fig. 45, b.
Además del modelo básico, para la perforación desde excavaciones
subterráneas se fabricará el equipo "YKB-50/1001\ montado sobre
columnas de separación. Las operaciones de descenso-ascenso serán
realizadas en éste mediante un extractor neumático.
El equipo de perforación YKB-200/300 (modelo básico) es la base
de la serie unificada de equipos de 3a clase (GOST 7959-74). El
equipo "YKB-200/300 (fig. 46) es móvil, instalado sobre patines, con
accionamiento por un motor eléctrico o diesel. El equipo está ensam-
blado en el trineo de acero 1, que tiene el suelo de madera y un dis-
positivo de enganche para desplazar el equipo por medio de un trac-
tor. Forman parte del equipo: la máquina perforadora 4; el mástil
MP6 (MR6) 8 con los medios de mecanización, incluidos el giratu-
bos 7 tipo PT-300 (RT-300), el carro 10 con el elevador semiautomá-
tico 9, el juego de caballetes, horquillas retenedoras y de desembrague;
la bomba de sondeo 2 tipo HB3-120/40 (NB3-120/40); el armario del
sistema de mando eléctrico 3; los aparatos para controlar la velocidad
de perforación y el momento torsional; los tubos motrices; el juego
de piezas de recambio, accesorios y herramienta de reparación
y montaje.
El equipo de perforación "YKB-200/300 (fig. 47) es mandado por
el electromotor 1 o por un motor de combustión interna. Al motor
está acoplado el embrague 2, hecho en forma de un embrague seco de
1t7
un disco, conectado normalmente, tomado del camión 3l1JI-133
(ZIL-133).
Con el embrague está unida la caja de cinco velocidades 3, la
cual transmite la rotación, a través del árbol intermedio 4 con acopla-
mientos dentados, al rotador y el cabres-
tante. Todos los conjuntos, desde el
motor hasta el rotador, están dispues-
tos por un mismo eje sobre las vigas
superiores del bastidor 11. El tambor
del cabrestante 6 está montado libre-
mente sobre cojinetes en el árbol 4. La
conexión del tambor para la subida se
efectúa con el freno de arranque 5a,
mediante una transmisión planetaria.
La regulación de la velocidad de
bajada de la herramienta y la parada
del tambor se realizan con el freno de
carga 5. El husillo estriado 9 del ro-
tador 7 es accionado por un par de
piñones cónicos intercambiables 9 con
dientes espirales. Cambiando los piño-
nes 9, se puede regular el husillo pa-
Fig. 46. Equipo perforador YKB-200/300
(UKB-200/300) (modelo básico):
1-trineo de acero; 2-bomba de sondeo; 3-arma-
rio de mando de los electromotores y el alumbra-
do; 4-máquina pertoradora; 5-gatos hidráulicos
para subir y bajar el mástil; 6- aparatos de control
de la velocidad de perforación y del momento torsor;
7-giratubos PT-300 (RT-300) ; 8-mástil; 9-eleva-
dor semiautomático; JO-carro; n - receptor de tra-
mos; 12- tirantes; 13- cuadernal
ra diferentes frecuencias de rotación en diversas modificaciones del
complejo YKE-200/300.
El husillo lleva en su parte superior el manguito de muelle accio-
nado hidráulicamente 10, que oprime el tubo motriz por medio de
118
los muelles planos y las levas de apriete. Para liberar el tubo motriz,
al manguito se suministra aceite a presión del sistema hidráulico de
la máquina.
El manguito puede apretar un tubo de sondeo de 50 mm de diáme-
tro y el tubo motriz suministrado con la máquina. El husillo se des-
plaza por medio de dos cilindros hidráulicos.
El sistema hidráulico de la máquina tiene dos bombas ele aceite.
La primera [de aletas 12 de la marca Bf12-22A (BG12-22A)l se
acciona mediante una correa trapezoidal por el árbol del electromotor.
La segunda de engranajes de la marca HII!-32 (:\"Sh-32) está situada
en la caja de toma de fuerza instalada en la de Yelocidades [se emplea
la caja de toma de fuerza ensamblada en la bomba de aceite del auto-
móvil 3HJ1-l\t\I3-555 (ZIL-l\IMZ-555)]. Esta bomba se conecta al
trabajar el giratubos.
La presión del aceite en el sistema hidrá nlico se regul a con el
distribuidor de trasvaso. La presión máxima es ele 64 kgf/cm
2
• El
motor hidráulico del giratubos aliméntase del sistema hidráulico
de la máquina. Manda el mecanismo el adjunto del capataz de perfo-
ración desde el tablero.
El equipo eléctrico consta de: los alumbradores en el interior del
refugio de perforación; los faros instal ados en el techo para alum-
brar el mástil; el tendido a los alumbradores y faros; el armario del
mando eléctrico. Los aparatos colocados en el armario sin-en para
el mando de los electromotores y el alumbrado. _\demás, en el arma-
rio hay ,enchufes} para l a ~ l á m p a r a portátil y los aparatos geofí-
sicos.
La característica técnica del equipo YHB-200/300 (modelo básico)
se da en la tabla 20.
El equipo YKB-200/300C (UKB-200/300S) es la modificaci ón
automotriz de las instalaciones de la 3a clase (Yt\B-300/200). El
equipo lo constituyen: la máquina perforadora con motor diesel
D37E-C2 (D37E-S2) (del tractor T-40), el mástil con los medios de
mecanización, el giratubos, la bomba de sondeo HB3-120/40
(l\B3-120/40), el refugio, el equipo eléctrico, el camión 3l'L!I-131
(ZIL-131), el remolque de dos ejes, el juego de piezas de repuesto,
accesorios y herramienta de montaje y reparación.
La instalación móvil de perforación YKB-4II (UKB-4P)
(Y:KB-300/500) es una modificación de las instalaciones de 4a clase
(GOST 7959-74). La instalación consta de: la máquina perforadora
CRB-4 (SKB-4) (fig. 48), el mástil de sondeo BMT-4 (BMT-4), el
local de perforación móvil I1B3-4 (PBZ-4), la base de transporte
TB-15 (TB-15), la bomba de sondeo HB3-120/40, el giratubos PT-1200
(RT-1200), el elevador semiautomático l.Vl3-50-80 (MZ-50-80). La
disposición del equipo YKB-4 está mostrada en la fig. 49.
La máquina perforadora CKB-4 tiene ocho frecuencias de rotación
del husillo. Además del malacate principal, propio para las opera-
ciones de bajada y subida, está dotada de un malacate especial para
el sacatestigos desmontable. El mástil de sondeo de la máquina
120
~ ~ ~ i ~ m I ta l 9
1 111r
1\ \
~
:'E-:.0
r-,
1 1
1 1
¡¡v
ri
~
1 1
tl
!_ 1
r-1
é=-=·
tJbiD
6
ltJ
1=
1=
1Y7
~ ~ ~ L U ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~
-==- lf !i J 8
Fig. 49. Disposición del equipo YKB-4 (UKB-4) en el local de perforación:
1-máquina perforadora CHE-4 (SKB-4); 2-armario eléctrico de mando; 3-bomba de sondeo; 4-giratubos; 5-varillero; 6-estufas eléctricas; 7-
instalación de saneamiento; s-calentadores de agua; 9-banco de trabajo; lO-estación de aceite; 11-mesa del perforador
CRB-4 tiene una altura de 14,7 m y una capacidad de carga de 5 tf ..
La característica técnica de la instalación YRB-411 se ofrece en la
tabla 20.
El equipo móvil de perforación YKB-5II (UKB-5P) (YRB-500/800}
es una modificación de las instalaciones de sa clase (GOST 7959-74)
y consta de: la máquina perforadora CRB-5 (SKB-5), el mástil de
sondeo BMT-5 (BMT-5), el local ambulante de perforación 11B3-5
Fig. 48. Vista general de la máquina perforadora C.hB-4 (SKB-4)
(PBZ-5), los aparatos de medida y control «l\ypc-411>> (<<Kurs-411>>),
la base de transporte TB-15 (TB-15), la bomba de sondeo HB4-320/63
(NB4-320/63) (2 piezas), a los aparejos de elevación (el elevador-50,
el elevador-50/54, la cabeza giratoria-50, la cabeza giratoria-54, el
elevador semiautomático), el giratubos PT-1200 (RT-1200). La
característica técnica del equipo de perforación YRB-511 aparece
en la tabla 20. ~ , 1
121
La máquina CKB-5 está provista de los aparatos de medida
y control «l-\ypc-411» que siguen:
Indicador de peso del dispositivo de sondeo, N
Indicador del esfuerzo en el gancho, N
Iv! edidor de la carga, N . . . . . . . . . . . .
Manómetro medidor de la presión, N/cm
2
••••••
Indicador de la velocidad mecánica de perforación, m/ h
50000
80 000
25000
0-1000
0-3;
0-15
Elequipomóvilde perforación YKB-7JI (UKB-7P) (YKB-1200/2000)
es una modificación de las instalaciones de 7a clase (GOST 7959-74).
La instalación está constituida por la máquina perforadora CKB-7
(SKB-7) (fig. 50), el accionamiento eléctrico de regulación uniforme
de la perforadora y de la bomba de sondeo TII-1200/2000 Y3
(TP-1200/2000 UZ), el malacate para subir y bajar los sacatestigos
desmontables JIKC-9 (LSK-9), el equipo de perforación YKB-7II
(fig. 51), los aparatos de medida y control <<Kypc-613>> (<<Kurs-613>>),
el giratubos RT-1200 (RT-1200), el local desplazable de perforación
IIB3-7 (PBZ-7), el local móvil para las bombas IIH3-7 (PNZ-7), la
base de transporte TB-15 (TB-15), los accesorios de elevación (el ele-
vador, el izador de tubos, el elevador semiautomático, los caballetes,
las horquillas retenedoras y de desembrague).
Característica técnica del equipo de perforación Y KB-7 JI
Profundidad de perforación, m:
diámetro del pozo 93 mm . . . . .
diámetro del pozo 59 mm .....
Diámetro inicial de los pozos, mm . .
Capacidad de carga en el gancho, kgf:
nominal . ........... .
máxima ................... .
Angulo inicial de inclinación de los pozos (respec-
to del horizonte), grados ........... .
Diámetro de los tubos de sondeo, mm . . . . . .
Longitud del tramo, m . • . . . . . . .
1200
2000
214
12 500
20 000
90-75
70; 68; 63,5;
54; 50
18,6
Tipo del accionamiento de la instalación
Masa de la instalación, kg . . . . . . .
Dimensiones exteriores de la instalación, m:
Uniformemente
regulable
longitud
ancho .
alto
25 000
13,5
10,0
26,0
La máquina perforadora CKB-7 (fig. 50) de la instalación YKB-7II
está montada en el mástil de sondeo BMT-7. La máquina se acciona
mediante un accionamiento eléctrico de tiristores uniformemente
regulable con el motor de corriente continua ,JJ;II-62 (DP-62) de
52 kW de potencia.
123
Fig. 50. Máquina perforadora CRE-7
(SKB-7):
1- bastidor; 2- cilindro de desplazamiento de
la máquina; 3-bancada; 4- girador; 5- caja
de toma de fuerza; 6- malacate; 7- freno; s-
electromotor de accionamiento principal; 9-
manguito de muelle accionado hidráulicamente;
lO-manguito hidráulico
t¡.
Fig. 51. Equipo perforador YKB-7II (UKB-7P):
l -mástil BMT-7 (BMT-7); 2-local de perforación; a-local de bombas
Característica técnica del mástil de sondeo BMT-7
Altura, m •••••.•.•..... 26
18,6 Longitud del tramo, m . . . . . . .
Procedimiento de subida y bajada del mástil con el malacate
de la máquina
o con un tractor
Masa (sin la base), kg ., . . . . . . . . . . 8600
Característica técnica del local móvil de sondeo JI B3-7 (P BZ-7)
y del local de bombeo JI H 3-7 (P N Z-7)
Superficie útil (de cada uno), m2 . . . . . . . .
Sistema de calefacción del local . . . . . . . .
Masa (de cada uno de los locales), kg . . . . . .
Dimensiones exteriores (de cada uno de los loca-
les), mm:
longitud .... .
ancho ...... .
alto sin el mástil
26
Eléctrico
7200
7500
3200
2550
Bomba de sondeo HB4-320/63 (NB4-320/63) con accionamiento de
regulación uniforme tipo TI1-120/2000-Y3 (TP-120/2000-UZ), 2 pie-
zas.
Los rasgos distintivos de la máquina CKB-7 son: el accionamiento
de tiristores uniformemente regulable, que asegura la variación no
escalonada de la frecuencia de rotación del varillaje y de la velocidad
de subida de éste;
la sencillez de los enlaces cinemáticos debido a la eliminación
del embrague, de la caja de velocidades y del freno de subida;
el amplio intervalo de frecuencias de rotación del husillo (de O
a 1500 rpm);
la dotación del girador de un sistema de agarre automático, que
reduce el tiempo para las operaciones auxiliares;
el accionamiento de regulación uniforme, que da la posibilidad
de: eliminar los choques dinámicos durante la puesta en marcha,
sacar el varillaje de sondeo de las zonas de elevada vibración a expen-
sas de la variación uniforme de la frecuencia de rotación, aumentando
en forma uniforme la frecuencia de rotación de las coronas nuevas,
elevar la resistencia · de las mismas al desgaste.
Durante la perforación experimental con el . equipo YKB-7Il
en los yacimientos metalíferos la velocidad mecánica media fue de
2,5 m/h, mientras que con el equipo 3M<D-1200 MP (ZIF -1200MR),
1,8 m/h.
Equipos de perforación tipo 3I1(]J (Zl F)
Los equipos 3M<D son algo anticuados. Por lo tanto la Fábrica
mecánica de Barnaúl modernizó las máquinas 3M<D a las cuales se
adjudicaron las marcas 3M<D-650M y 3M<D-1200 MP (ZIF -650M
y ZIF-1200MR).
126
La modernización consiste en el aumento del número de velocida-
des y en la elevación de la frecuencia de rotación del husillo. Asi-
mismo, ha aumentado en cierto grado la capacidad de carga del
malacate y mejorado el mando de la máquina.
El equipo de perforación 3MCV-650M se fabrica con dos variantes:
con accionamiento eléctrico 3MCV-650M y con accionamiento diesel
3MCV-650-M,Il; (ZIF-650-MD); el equipo de perforación 3MCV-120-MP
sólo con el accionamiento eléctrico.
Las características técnicas de los equipos de perforación con
mando eléctrico 3MCV-650M y 3MCV-1200-MP son aducidas en la
tabla 20.
La vista general de la máquina perforadora 3MCV-650M y su esque-
ma cinemática están expuestos en la fig. 52, a, b.
Las perforadoras tipo 3MCV-650M y 3MCV-1200MP gozan todavía:
de difusión bastante amplia en las labores de prospección geológica
en la URSS y en el extranjero.
§ 3. Sistema hidráulico de los frenes de sondeo con fajo circular
El accionamiento hidráulico sirve para el avance regulable der
dispositivo de perforación, para la subida y bajada del mástil, para
el funcionamiento de las cabezas de apriete hidráulicas, para el
desplazamiento de la máquina perforadora a lo largo del bastidor.
En los casos de emergencia el accionamiento hidráulico se utiliza
como gato. El accionamiento hidráulico puede ser empleado al enros-
car y desenroscar los tubos de sondeo.
En los sistemas hidráulicos se hace uso de bombas de dos tipos:
de engranaje (dentadas) con presión hasta de 300 N/cm
2
y de aletas,.
con presión hasta de 750 N /cm
2
y más.
El sistema hidráulico de las máquinas perforadoras (fig. 53)
consta de los dos cilindros inmóviles 7, en los cuales se desplazan los.
émbolos 2 con los vástagos 3. Los extremos superiores de los vástagos.
están unidos mediante el travesaño 7 con el husillo 9, montado sobre-
cojinetes de bolas de empuje. Para reforzar la rigidez de la estructura
en el travesaño 7 se sujetan los dos vástagos de guía 6, los cuales se-
desplazan en los casquillos de bronce 5 instalados en los tetones 4
de los cilindros 1; en uno de los vástagos de guía hay divisiones que-
permiten observar la velocidad de avance.
La bomba de aletas 10 alimenta el aceite del recipiente 9 al con-
ducto de impulsión de aceite 13, al que están conectados la caja de-
válvulas de retención 12, la válvula de seguridad 14 y el estrangula-
dor 15. En paralelo a la bomba de aceite JO se conecta la bomba ma-
nual de emergencia 11.
Posteriormente el aceite se suministra a los cilindros de avance-
de la herramienta de sondeo o, por el conducto de aceite 22, al cilin-
dro de desplazamiento de la máquina perforadora.
La presión del aceite en los cilindros de avance regúlase por la
válvula de estrangulación 15. Para controlar la presión está instalado
127
Tabla 20
Característica técnica de los equipos de sondeo nacionaies con avance hidráulico
YHB-50/100 YHB-200/300 YHB-4II- YHB-5II- YHB-7II-
Parámetros
(UKB-50/100) (UKB-200/ -300/500 -500/800 -1200/2000 3Hcl>-6!10M 3Hcl>-1200MP CBA-500
(modelo 300) (modelo (UKB-4P- (UKB-5P- (UKB-7P- (ZIF-650M) (ZIF-1200MR) (SBA-5 00)
básico) básico) 300/500 -500/800) -1200/2000)
Profundidad de per-
foración, m:
con el diámetro 50 200 300 500 1200 650 1500 300
final del
pozo 93 mm
con el diámetro 100 300 500 800 2000 800 2000 500
final del
pozo 59 mm
Diámetro inicial 132 132 151 151 214 200 250 151
del pozo, mm
Diámetro de los tu- 42 42; 50; 54 42; 50; 54; 55 50; 54; 63,5; 50; 54; 55; 50; 54; 63,5; 50; 54; 63,5; 42; 50; 54
bos de sondeo, 68 63,5; 68; 70 68 68; 70
mm
Frecuencia de rota-
ción, rpm:
110; 200; 355; 0-1500 81; 118; 188; 75; 136; 231;
1a banda 155; 325; 590; 155; 280; 390; 120; 260; 340; 120; 195; 280;
1000 555; 815 430; 680; 710; 410; 540; 720; (sin esca- 254; 340; 460; 288; 336; 414; 430;700;1015
1100; 1615 1130; 1500 Iones) 576;800 516; 600
2a banda 305; 650; 160; 290; 515; - - - - - -
1170; 2000 805; 1180
Esfuerzo máximo
de avance, N:
hacia arriba 20000 40 000 60000 85000 150 000 80000 150 000 6000
hacia abajo 15 000 30 000 40000 65000 120 000 30000 50000 4500
de carga 630 2000 2500 3500 5500 3500 5500 2000
el malacate, kg de corta du-
ración, hasta
de 2000
Velocidad de arro- O, 7; 1,5; 2,8; 0,69; 1,25; 0,65-6 O, 7-6,0 0-8,0 0,7; 0,95; 1,5; 0,7; 1,24; 1 ,0; 1 ,6; 2,4
llamiento del 4,7 2,25; 3,50;
(cambio uni- 2,04; 2,72; 2,10; 2,61;
cable sobre el 5,15 forme de la 3, 7; 4,6; 6,24 3,04; 3,76;

1,11 111hnr, 111/A
volocidafl) 5,24
1
j
<D
1
o
......
m
m
o
Potencia del motor
eléctrico que ac-
ciona la máquina
perforadora, k W
Potencia del equipo
de perforación,
k\V
Potencia de los mo-
tores de combus-
tión interna, kW
Altura del m{tstil,
m
Longitud del tra-
mo, m
Tipo de la bomba
de sondeo
Número de las bom-
bas de sondeo
Rendimiento m á-
ximo, l /min
Presión máxima,
N/cm
2
Potencia del accio-
na miento eléc-
trico de las bom-
has, kW
Dimensiones exte-
riores del equipo,
m:
longitud
anchura
altura
Masa, kg:
de la máquina
perforadora
del equipo de
sondeo
n
1
= 1450; 13 22
N
1
=8,3;
n
2
= 2900;
N
2
= 10,2
- 18,5 74
29,5 -
7,6 14,0 14,7
4,7 9,5 9,5
HE2-63/40 HE3-120/40 HB3-120/40
(NB2-63/40) (NB3-120/40) (NB3-120/40)
1 1 1
63 120 120
400 400 400
3 5,5 5,5
5,58 8,34 13,20
3,00 2,5 4,20
8,33 11,0 14,7
760 1600 1600
5670 10 000 14 000
30 52 30 55 22
98 150 60 103 -
- 44,1 - -
19 26 18 24 14,7
13,5 18,5 13,5 18,5 9,5
HE4-320/63 HE4-320/63 11-fPI1 11-fPM HE3-120/40
(NB4-320/63) (NB4-320/63) (11-GRI) (11-GRI) (NB3-120/40)
1 2 1 2 1
320 320 240- 300 240- 300 120
400 630 600 600 400
22 22X2 22 22X2 5,5
10,70 13,50 2,275 3,48 1,67
4,56 10,00 1,18 1,43 1,13
19,10 26,00 2,B8 1,85 16,20
2200 5000 2800 5200 1320
17 500 25 000 - - -
Fig. 52. Máquina perforadora
3H<D-650M (ZIF-650M):
a-vista general de la máquina con
accionamiento eléctrico; b-esquema
cinemático de la máquina con accio-
namiento eléctrico; !-electromotor
de la máquina; 2-electromotor de
la bomba de aceite; a-bomba de
aceite; 4, 5-reductor con el embra-
gue; 6-freno de bajada¡ 7-malaca-
te; 8-freno de subida¡ 9-capa de
toma de fuerza; lO-manguito hi-
dráulico¡ 11-girador¡ 12-bancada;
13-bastidor
el manómetro 16. La carga ejercida sobre la corona es controlada
mediante el indicador de peso y de carga 20.
Con ayuda del grifo distribuidor 17 se pueden comunicar a través
de los conductos de aceite 18 y 19 la cavidad superior o inferior de los
cilindros 1 con la línea de impulsión 13, mientras que las cavidades
opuestas, con la línea de desagüe 21.
Si el peso del varillaje no es suficiente para crear la carga óptima
sobre la corona, el aceite a presión se envía a las cavidades superiores
18
Fig. 53. Esquema de principio del avance hidráulico de las máquinas para la
perforación con tajo anular
de los cilindros, para lo cual el grifo distribuidor 17 se coloca en la
posición l. ·
A medida que se profundiza el pozo y aumenta el peso del dispo-
sitivo de sondeo es necesario disminuir la presión del aceite en la
.cavidad superior de los cilindros con ayuda del estrangulador 15.
Si el varillaje ejerce sobre el tajo por su propio peso una carga mayor
,que la requerida, hace falta descargar el varillaje, manteniendo la
presión necesaria en las cavidades inferiores de los cilindros. Con
este fin el grifo de distribuidor 17 se establece en la posición IV.
Al cerrar el estrangulador 15, los émbolos levantan la herramienta
del tajo. Durante la perforación es menester, por medio del estrangu-
lador 15, evacuar todo el aceite inyectado por la bomba 10 y que
se desaloja por los émbolos en descenso 2 y, regulando la velocidad
de desagüe aceite, crear bajo los émbolos una presión tanto mayor,
' 3
cuanto mayor es la diferencia existente entre el peso del varillaje y la
carga requerida sobre la corona. También se puede perforar con des-
carga, con la bomba desconectada. Para ello los émbolos se suben a la
posición superior extrema y, conectado el rotor, se desagüa el aceite
a través del estrangulador, manteniendo bajo el émbolo la presión
necesaria del líquido (véase la fig. 53, IV).
Para subir rápidamente el husillo no cargado, el grifo distribuidor
se instala en la posición II. En este caso, el líquido de la bomba de
aceite se dirige a ambas cavidades de los cilindros. Como el área
inferior del émbolo es mayor que la superior, la fuerza que actúa
por abajo también será mayor, lo que provoca el ascenso rápido de
los émbolos. Para parar el avance el grifo distribuidor se sitúa en la
posición III. Con ello, el líquido cesa de suministrarse de la bomba
de aceite a los cilindros, así como el desagüe del líquido de los mismos.
Cuando empieza la subida de la herramienta, la máquina perfo-
radora debe retirarse para liberar el puesto de trabajo sobre la boca
del pozo. Al terminar la bajada, antes de instalar la corona sobre
el tajo, el husillo de la máquina perforadora se debe establecer encima
de la boca del pozo. Con el fin de desplazar la máquina perforadora,
un cilindro móvil horizontal está situado en el bastidor ubicado
bajo la bancada. Para desplazar la máquina el grifo 23 ocupa la
posición V ó VI. Entonces, el aceite se envía por el conducto de aceite
22 y el grifo distribuidor 23 a la cavidad derecha o izquierda del
cilindro móvil 24, que lo desplazará junto con la máquina hacia
la boca del pozo o en dirección opuesta. El vástago 26 y el émbolo
25 de este dispositivo hidráulico están fijados en el bastidor inferior
de la máquina. En la fig. 54 se representa el sistema hidráulico
de la máquina 3I1<:D-650M.
La capacidad de carga de los cilindros hidráulicos se determina
según la fórmula
P = 10 kqL, (61)
donde P es la capacidad de carga de los cilindros hidráulicos, N; q,
la masa de 1 m de los tubos de sondeo, kg; L, la profundidad máxima
del pozo, m; k, el factor que estima el peso suplementario de los
tubos de sondeo pesados y los atrancamientos eventuales del tren
de sondeo (k = 1,5 -;- 2).
La presión máxima del líquido Pmáx con la cual se calcula el
sistema hidráulico, se determina por la ecuación
p _ 10 kqL
máx- mF ,
(62)
donde m es el número de cilindros (1 ó 2); F, el área inferior del ém-
bolo, cm
2

La presión del líquido p se debe mantener en los cilindros hidráu-
licos, partiendo de los siguientes cálculos.
Al comenzar la perforación, cuando la carga necesaria sobre la
corona C > qL da origen a una carga suplementaria, la presión del
133
aceite sobre los émbolos debe ser
C-qL
Pt
(63)
mF
1
donde F
1
es el área superior del émbolo (sustrayendo el área de la
sección del vástago).
Fig. 54. Sistema hidráulico de la máquina 3M<D-650M (ZIF-650M):
1-cilindros de avance; 2-émbolos; a-vástago de trabajo; 4-traviesa; 5-manguito de
muelle accionado hidráulicamente; 6-grifo para el manguito hidráulico; 7-conducto de
aceite para el manguito hidráulico; s-indicador del peso y de la carga sobre el tajo; 9-con-
ducto de aceite para las cavidades superiores de los cilindros de avance; lO-conducto de
aceite para las cavidades inferiores de los cilindros; 11-línea de vaciado; 12-válvula de
seguridad; 13-grlfo de estrangulación; 14-válvula distribuidora del aparato de mando hi-
dráulico; 15-conducto de aceite de impulsión; 16-manómetro; 17-válvula de retención;
18-bomba de aceite; 19-bloque de aceite; 20-línea de aspiración; 21-bomba de mano (de
emergencia); 22-distribuidor del mecanismo de desplazamiento de la máquina; 23-cilindro
deDdespl azamiento de la máguina; 24, 25-cilindros hidráulicos de agarre (de afianzamiento
~ "1 de la máquina ert el bastidor)
Cuando qL > C, sólo parte del peso del varillaje se debe trans-
mitir al tajo, y la presión bajo los émbolos debe ser igual a
p
qL-C
mF
(64)
Al instalar tubos de sondeo pesados la fórmula (64) tomará la
forma
(q (L-l) + qpi]-C
p= mF '
(65)
134
---------- --- ---- -------
donde qp es el peso de 1 m de tubos de sondeo pesados; l, la longitud
de dichos tubos.
Cuando la corona se encuentra sobre el fondo, durante la perfora-
ción, el peso del varillaje determínase según la fórmula
mFp
0
= qL, (66)
donde p
0
es la presión del aceite bajo el émbolo, cuando la corona,
levantada sobre el fondo, está en rotación.
Al perforar, la carga sobre la corona será
C = mF (p
0
- p ). (67)
Las cifras en los manómetros, que sirven para el control de la
carga axial, no indican la presión p, sino la fuerza P F (véase la
fig. 53).
Al perforar con descarga, el aumento de la presión en los cilin-
dros hidráulicos testimonia la disminución de la carga sobre la co-
rona, lo que transcurre automáticamente al pasar la corona de una
roca dura a otra más blanda. Por el contrario, una disminución
brusca de la presión en el sistema hidráulico significará el aumento
de la carga sobre la corona, lo que se observa al pasar de roca blanda
a dura. Una disminución continua de la presión de líquido bajo los
émbolos se condiciona por el desafilado de la corona.
Al acumularse el lodo en el tajo y al subir el varillaje, el indica-
dor mostrará una fuerza que supera considerablemente el peso de la
herramienta, mientras que al bajar éste, la disminución de la carga
en el husillo. El indicador de presión permite registrar la rotura del
varillaje y determinar la profundidad aproximada de dicha rotura.
El aceite que llena el sistema del accionamiento hidráulico, debe
ser de poca viscosidad, de buenas propiedades lubricantes, no debe
contener ácidos, álcalis, resinas e impurezas mecánicas.
Antes de rellenar el sistema hidráulico de aceite, es necesario
filtrarlo, puesto que impurezas mecánicas insignificantes pueden
deteriorar la bomba de aceite y otras piezas del sistema hidráulico.
La insuficiencia del avance hidráulico ilustrado en la fig. 53,
radica en que su velocidad oscila sustancialmente al perforar rocas
de dureza variable. Sobre todo, ello se manifiesta durante la perfora-
ción con carga suplementaria. Con avance irregular el proceso de
formación de los testigos empeora, los acuñamientos espontáneos de
los testigos en el sacamuestras se hacen más frecuentes y la resistencia
al desgaste de las coronas, sobre todo adiamantadas, se aminora.
Con motivo de esto no es oportuno aplicar dicho avance hidráulico
durante la perforación con coronas adiamantadas en rocas fisuradas
y de dureza alternativa.
Por tal razón, las nuevas máquinas de sondeo se fabrican con
avance hidráulico con el cual la presión del aceite es regulada de
modo suplementario a cuenta de la estrangulación del líquido que
s ale de las cavidades inferiores de los cilindros (fig. 55).
135
Durante la perforación con carga suplementaria, bajo los émbolos
se crea pequeña contrapresión, lo cual hace más suave el avance de
la herramienta, disminuye las vibraciones del varillaje y eleva la
capacidad de trabajo de las coronas adiamantadas.
,,
,,
iJ
,,
u
Fig. 55. Esquema del avance hidráulico con estrangulación del aceite en las
cavidades inferiores de los cilindros:
1-depósito de aceite; 2-filtro; 3-bomba de aceite; 4-válvula de seguridad; 5-válvula
de estrangulación básica; 6-línea de impulsión; 7-indicador del peso y de la carga; s-
válvula distribuidora; 9-cañería de la cavidad superior de los cilindros; lO-cañería de la
cavidad inferior de los cilindros; 11-válvula de retorno; 12-válvula de estrangulación para
el aceite que sale de la cavidad inferior de los cilindros; 13-línea de descarga; 14-manó-
metro; 15-cilindros de avance; 16-vástagos de los émbolos; 17-traviesa; 18-manguito de
apriete; 19-husillo
La perforación con estrangulador suplementario en las rocas de
dureza alternativa o fisuradas, garantiza una velocidad mecánica
de perforación más uniforme, lo cual contribuye a la disminución
del acuñamiento espontáneo de los testigos y aumenta la profundiza-
ción por corona.
§ 4. Máquinas perforadoras con avance diferencial helicoidal
Las máquinas perforadoras con avance diferencial helicoidal
se utilizan para perforar pozos de poca profundidad con ayuda de
coronas adiamantadas y de aleación dura. Son muy usuales durante
la perforación subterránea.
La fig. 56 ilustra la estructura del avance diferencial. El árboll,
en cuyo extremo se fija el piñon cónico 2, pone en giro el piñon
cónico 3, fijado en el casquillo 4, el cual mediante chavetas corredi-
136
zas hace girar el husillo helicoidal 5, con rosca a izquierdas de sección
rectangular y paso grande. El husillo tiene varios chaveteros largos:
para las chavetas del casquillo, por eso no sólo puede girar, sinO>
1111
z
3
~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ r l T ~ ~ ~
111
ZJ
z;
z ~
1 1
1 i
z
1 . 1 5
1 11
1 1
12
Fig. 56. Esquema del avance diferencial helico}dal
desplazarse en sentido axial. Por el husillo pasa el tubo de sondeo
12 con la cabeza de lavado 13, apretado en la cabeza 6. En el cas-
quillo está sujeto el piñon cilíndrico z
1
, engranado con el piñon z
2

Este último está asentado libremente sobre el rodillo de avance 7 ,.
137
'ti ue se conecta con el embrague de fricción 8 apretando el muelle 9
,mediante la tuerca de apriete 10. Sobre el rodillo 7 están asentados
1
. - 1 , ,,,, d l . - 1 " "' 1111
· os p1nones z
3
, z
3
, Z:J
1
y z
3
engrana os con os p1nones z
4
, z
4
, z
4
y z
4
,
·respectivamente, fijados en la tuerca de avance 11, enroscada en
imsillo 5. Todos los piñones z
3
están asentadas libremente sobre el
Fig. 57. Máquina perforadora con avance diferencial helicoidal y con extractor
de varillas para perforar desde las excavaciones subterráneas:
1- corona; 2-tubo de sondeo; s-manguito de fijación; 4-dispositivo de arranque del gi-
rador; S-indicador del esfuerzo axial; 6-volante del regulador del avance; 7-husillo heli-
coidal ; s - manguera de agua; 9-cabeza de perforación; lO-extractor neumático de varillas¡
11-manguera para el aire comprimido; 12-columnas distanciadoras; 13-agarrador de
·tubos; 14-aceitera automática; 15-manguera de evacuación; lB-silenciador; 17-grifo
de mando del extractor de varillas
le avance 7 y se conectan de modo consecutivo por medio de
la chaveta corrediza, desplazable por la manecilla 14. Si el husillo
realiza n
1
rpm, entonces la tuerca girará en la misma dirección dando
La tuerca gira con más rapidez que! el husillo. Si el husillo y la
tuerca tienen rosca con el paso t, entonces el avance del husillo por
138
1 min será
h = t (n2- nt) = t (ni zizs -ni.},= tnt ( zizs - 1).
z2z4 z2z4
(68)
El avance del husillo por vuelta será
ho = t ( ZJZ3 - 1 ) •
z2z4
(69)
Según el esquema representado en la fig. 56, el husillo tiene cua-
tro velocidades de avance que deben elegirse con arreglo a la perfora-
bilidad de las rocas. Si la velocidad de perforación real es menor que
la velocidad de avance del husillo, entonces la carga axial y el mo-
mento t orsional acrecentarán hasta que empiecen a patinar el cono
D los discos del embrague del avance.
Para la subida rápida del. husillo hay que desconectar el piñón
z
2
, frenar la tuerca de avance y conectar el rotador. Puesto que en tal
caso n
2
es igual a cero, entonces
(70)
·es decir, el husillo se desplazará hacia arriba con rapidez.
En la fi g. 57 se muestra un perforador ligero con avance diferen-
cial helicoidal accionado por motor neumático e instalado sobre
columnas espaciadoras en una excavación subterránea. Puede perfo-
rar pozos bajo ángulo cualquiera. En vez del malacate, tiene un extrac-
tor neumático, cuyo vástago se desplaza bajo la presión del airo com-
primido, con auxilio de un agarre especial saca del pozo o introduce
en él el dispositivo de sondeo. El mando del extractor realízase por
el grifo distribuidor.
§ 5. Cabezas de apriete de las máquinas para perforar con tajo anular
El aparejo principal para la fijación fiable del tubo motriz es
una cabeza de apriete (o dos cabezas), que t ransmite el esfuerzo
axial y el momento torsional del husillo del rotador al varillaje de
sondeo.
Hasta la fecha se utilizaban cabezas de apriete mecánicas que
se fijab an y liberaban a mano.
Para la sujeción de la barr a motriz se usan con frecuencia las
cabezas de muelle accionadas hidráulicamente con mando a distancia.
La cabeza mecánica de apriete está representada en la fig. 58.
El t u b o ~ d e sondeo se sujeta mediante las levas 7 y 8. Las cabezas se
completan con varios pares de levas de apriete para fijar los tubos
de distinto diámetro. La rosca de la parte de trabajo de la leva 7
·esa derechas y la de la leva 8, a izquierdas; ello evita la posibilidad
de- que la barra motriz gire y patine entre las levas de la cabeza.
Las levas se fabrican de acero para herramientas, la superficie de
funcionamiento de la parte tallada de la leva después de templada
.debe alcanzar'"'una dureza de HRC 50-56.
139
La carrera del husillo no es grande (no más de 600-700 mm) .
Al perforar en rocas blandas la velocidad mecánica de sondeo alcan-
za 15-20 m/h y más, debido a lo cual es necesario interrumpir con
frecuencia el proceso de perforación con el fin de elevar el husillo.
a
4
b
5
A
Fig. 58. Mandriles de fijaciOIL
A-A
a-mandril de apri et e inferior : 1-cuerpo; 2 y 3-sobremuñoner as; 4-eje de l as sobremuño-
n eras; 5- tornillo de apriet e; 6-muell e; 7-leva con entalladura a derechas; 8-leva con en-
t alladura a izquierdas; 9-arandela de fijación; lO-tornillo de retención; 11-perno ; 12-
arandela esférica; 13-tuerca para apretar las sobremuñoneras (levas); 14-eje del tornillo
de apriete; b-mandril superior para la barra motriz: 1- cuerpo; 2-anillo dist anci ador; 3-
l eva; _!-tornillo de apriete; 5-anillo !imitador; 6-tapa
Cuanto mayor es la velocidad de perforación, tanto mayor es el
tiempo empleado para sujetar las cabezas de nuevo. Para eliminar
estas pérdidas, en el juego de las máquinas se incluye una barra
140
motriz de seccwn triangular para perforar con avance de la herra-
mienta mediante el tambor del malacate.
Para girar la barra motriz de sección triangular, se emplea una
cabeza especial con orificio triangular que se enrosca en el extremo
superior del husillo (véase la fig. 58, b). La cabeza articulada infe-
Fig. 59. Mandril de muelle con accionamiento hidráulico
rior se sustituye en tal caso por una cabeza de guía con orificio re-
dondo que dirige y aminora la descentración radial del extremo infe-
rior de la barra motriz.
La parte superior de la barra triangular se acopla con la cabeza
giratoria mediante el manguito izquierdo. La parte inferior de la
barra motriz se une con el varillaje.
A medida de la profundización, el avance de la herramienta en el
tajo se regula por el freno de bajada. El valor de la carga axial sobre
el tajo contrólase por un dinamómetro, instalado en el extremo
fijo del cable de aparejo (véase la fig. 35).
La cabeza de apriete de muelle accionada hidráulicamente (fig. 59)
es la base estructural de las cabezas de apriete de las máquinas per-
141
foradoras modernas. El husillo 1 de dicha cabeza está acoplado-
con el husillo 10 del rotador mediante una rosca de perfil rectangular
que transmite los esfuerzos axiales, y con el casquillo estriado que·
transmite el momento torsional. Tal unión combinada evita el acu-
ñamiento en la rosca.
La barra motriz está sujeta con cuatro levas 7 mediante los muelles
planos 2, que transmiten el esfuerzo axial a través de juntas de cuña.
Las levas se abren bajo la presión hidráulica.
El cilindro hidráulico 3 de la cabeza está instalado en la brida 11
del travesaño o del rotador y mediante el conducto de aceite se une·
con la válvula de mando. Al elevar la presión en el cilindro, el ém-
bolo 4, por medio del cojinete de empuje 5 y el casquillo 6, aprieta
los muelles planos 2. El casquillo, desplazándose hacia abajo, abre
con ayuda de las ranuras en T las levas 7 en dirección radial y libera
la barra motriz. Las levas se desplazan por las ranuras del husillo
1 de la cabeza. Por arriba, la cabeza está protegida por el casquete 8.
La sujeción y liberación de la barra con la cabeza con accionamiento
hidráulico, se tealizan del pupitre de mando.
En el extremo inferior del husillo está instalada sobre una rosca
la cabeza mecánica, mediante la cual el tubo en funcionamiento se
puede sujetar a mano. La cabeza mecánica, en conjunto con la cabeza
con accionamiento hidráulico, está destinada para los trabajos de
emergencia y para cuando la cabeza hidráulica esté deteriorada.
Al trabajar con la cabeza hidráulica, la mecánica no se utiliza.
Para disminuir las vibraciones de los tubos, entre el cuerpo de la
cabeza mecánica y el husillo del rotador hay un casquillo centrador.
Para el trabajo con la barra motriz triangular con avance mediante
el malacate, la cabeza inferior está provista de levas especiales.
§ 6. Máquinas perforadoras con rotador m6vll
Las máquinas perforadoras con rotador fijo tienen carrera limi-
tada del husillo. En la mayoría de las máquinas modernas para la
perforación de tajo anular la carrera del husillo no supera 50 cm.
Por tal razón, al perforar con estas máquinas, es necesario interrum-
pir el sondeo cada 45-48 cm para traspasar el husillo de la posición
inferior a la superior. Dicha operación requiere 0,5-1,5 min, según
sean la estructura de las cabezas de apriete y la profundidad del
pozo. Con la perforación de rotación rápida no es admisible que la
cabeza giratoria se halle mucho más arriba que el husillo. Por lo
tanto, para evitar las vibraciones el varillaje se alarga con tubos cor-
tos. Para el alargamiento de una varilla se consume un promedio de
2 a 4 min.
Los intervalos en la perforación, para ejecutar operaciones auxilia-
res, son tanto más frecuentes, cuanto mayor es la velocidad mecánica
de perforación. Siendo la velocidad mecánica de 1 m/h, el traspaso
del husillo se realiza, aproximadamente, cada 30 min. Si la velocidad
mecánica alcanza 10 m/h, hay que ejecutar esta operación después
142
de cada 3 min de sondeo. Todo ello perturbará el ritmo del trabajo,
y fatigará a la cuadrilla de perforación.
Estas insuficiencias se puede evitar de modo considerable si la
perforadora tiene rotador móvil con una carrera algo mayor que la
longitud del tren de sondeo de tajo anular y del tubo de sondeo (3,8
y 5 m).
El rotador móvil es un motor hidráulico de altas revoluciones con
reductor que pone en giro un árbol hueco corto (husillo), montado·
en el cuerpo del rotador.
El rotador se desplaza por dos o tres guías. El avance del rotador
es hidráulico, helicoidal-diferencial o combinado, o sea, hidráulico
por cable. Al husillo del rotador se le une a rosca el varillaje.
Fig. 60. Máquina perforadora con girador móvil:
1-estación del aceite; 2-tablero de mando; a-mecanismo de avance; 4-girador con accio-
namiento hidráulico con caracterí stica en serie; 5-luneta guiadora; 6-columna de apoyo-
Para alimentar el líquido de lavado, en el rotador se enrosca
directamente la cabeza de inyección: lateral, siendo el rotador no·
pasante, y superior, cuando el rotador es pasante.
El rotador móvil posee las siguientes ventajas técnicas.
1. Se eliminan las operaciones para el traslado del husillo.
2. Siendo suficientemente grande la carrera del rotador, el alarga-
miento de la herramienta se elimina o se acelera mucho, utilizando
tubos de longitud normal y sin gastar tiempo para desenroscar la
cabeza de sondeo.
3. La cabeza de inyección enroscada en el rotador no provoca
vibraciones de la parte superior del varillaje.
4. El rotador móvil con motor hidráulico puede variar de mod(}
uniforme la frecuencia de rotación del tren de sondeo, lo que es d9>
143.
:gran importancia al esmerilar las coronas adiamantadas y al liquidar
las vibraciones.
5. El rotador móvil permite mecanizar el enrosque y desenroscado
.de los tubos.
6. Al perforar pozos de 100-150 m de profundidad, es racional,
por medio del rotador móvil, efectuar las operaciones de descenso-
ascenso.
En tal caso la instalación de perforación se simplifica mucho,
puesto que no se requieren malacates, mástiles, rodillos, bloques de
.corona, etc.).
Actualmente las perforadoras con rotador móvil se utilizan en la
URSS al perforar con barrenas espirales (véase la fig. 29). Al perforar
·con tajo anular las máquinas con rotador hidráulico móvil se emplean
sólo en conjunto con los medios técnicos para la perforación con trans-
porte hidráulico del testigo mediante la instalación YPB-2A-2rR
·(URB-2A-2GK).
En el extranjero, las firmas <<Atlas Copeo>> (<<Suecia), <<Longir>>
-(EEUU) y otras, durante los últimos quince años asimilaron la fabri-
cación de máquinas con rotador móvil apropiadas para la perfora-
ción a diamante de altas revoluciones (fig. 60). Estas máquinas han
mostrado gran rendimiento. En Inglaterra la máquina <<Diamec-1000>>
·de la firma <<Atlas Copeo>> perforó en el año 197 4 un pozo de 263 m
de profundidad durante 8,5 turnos en rocas de la IX categoría en
·Cu anto a la perforabilidad.
§ 7. Bombas de sondeo y accesorios para ellas
La perforación con tajo anular, igual que el sondeo a rotor y a tur-
bina, va acompañada generalmente del lavado de los pozos con agua
técnica o solución arcillosa.
Para alimentar al pozo el líquido de lavado, se emplean, por lo
general, dos tipos de bombas de sondeo: a) de émbolo de doble efecto,
de dos cilindros y b) de émbolo buzo de simple efecto, de dos o tres
·cilindros.
Principio de funcionamiento de la bomba de émbolo de doble efecto
{fig. 61, a). Al girar la polea 1 se ponen en movimiento giratorio
las ruedas dentadas 2 y 3; la última rueda mediante el cigüeñal
pone en movimiento de vaivén la biela 4, la cruceta 5, el vástago 6
y el émbolo 7. El cilindro 8 se comunica con las cámaras de aspira-
ción e impulsión, separadas del cilindro por las válvulas correspon-
dientes. Al moverse el émbolo a la derecha, la válvula de aspiración 9
se abre, mientras que la de impulsión 10 se cierra y el líquido, por
el filtro 11 con la válvula de admisión 12 y por el tubo flexible de
aspiración 13, se aspira a la cavidad izquierda del cilindro. En la
.cavidad derecha del cilindro se realiza la inyección del líquido por
la válvula impelente 14, estando cerrada la válvula 15 (de succión).
Al moverse el émbolo hacia la izquierda, el líquido se aspira a la
parte derecha del cilindro (la válvula 15 se abre, la 14 se cierra), mien-
'144
tras que en la parte izquierda tiene lugar la inyección por la válvula
10 abierta, estando cerrada la válvula 9. Durante una vuelta del
cigüeñal, el émbolo realiza dos carreras, por lo que la aspiración
e inyección del líquido se repiten dos veces; por tal razón semejantes
bombas reciben el nombre de bombas de doble efecto. Al inyectarlo,
el líquido pasa por las válvulas 10 y 14 a la cámara de inyección,
a
8
h
Fig. 61. Esquema de las bombas de sondeo de émbolo y de émbolo buzo:
a-esquema de una bomba de émbolo de acción doble; b-esquema de una bomba de émbolo
buzo
de donde, a través de la cavidad inferior de la campana de aire 16
con el manómetro 17 y la válvula de seguridad 18, se dirige a la tu-
bería de impulsión 19;
Principio de funcionamiento de la bomba de émbolo buzo (fig. 61, b).
De ordinario, estas bombas son de simple efecto, puesto que durante
el avance del émbolo buzo transcurre la inyección, mientras que duran-
te su retroceso tiene lugar la aspiración. A diferencia de las bombas
de émbolo, donde los elementos principales conjugados son el cilin-
dro y el émbolo (el elemento de empaquetadura del émbolo), en las
bombas de émbolo buzo el elemento de trabajo es el émbolo buzo, que
10-01660
145
es un cilindro metálico conjugado con el prensaestopas montado en
el cuerpo de la bomba. Como en la bomba de émbolo, la rueda dentada
3 en giro pone en movimiento de vaivén la biela 4, la cruceta 5 y el
émbolo buzo 1. Al moverse el émbolo buzo a la izquierda la válvula
de aspiración 6 se abre, al mismo tiempo que la válvula de impulsión
7 se cierra y a la parte hidráulica 3 de la bomba se aspira el líquido,
por la manguera de succión. Al dirigirse el émbolo buzo a la derecha,
el líquido se inyecta a la parte hidráulica por la válvula impelente 7,
estando cerrada la válvula de aspiración 6. Durante una vuelta de la
rueda dentada 3 (árbol excéntrico) el émbolo buzo realiza un movi-
miento de vaivén, es decir, se produce un ciclo de aspiración e inyec-
ción.
El valor del caudal de la bomba de sondeo se determina según la
fórmula:
para la bomba de émbolo
Q
= (iF- /) Snmf... /
60 ' l s,
(71)
para la bomba de émbolo buzo
Q
= FSnmf...
60 ' 1/s,
(72}
donde Fes el área del émbolo (émbolo buzo), dm
2
; f, el área del vásta-
go, dm
2
; i, el grado de efecto de un cilindro de la bomba (i = 1 ó 2);
S, la carrera del émbolo (émbolo buzo), dm; n, el número de carreras
dobles (de avance y retroceso) del émbolo (émbolo buzo) o el número
de revoluciones del cigüeñal (árbol excéntrico) por minuto; m, el
número de los cilindros (émbolos buzos); !.., el coeficiente de relleno de
la bomba (f.. = 0,8 + 0,9). Este último se toma tanto mayor, cuanto
menor es la altura de aspiración y cuanto mejor actúan las válvulas.
La altura de aspiración, sobre todo durante el lavado del pozo
con solución arcillosa, debe ser lo menor posible.
Con el fin de ordenar la creación de bombas de sondeo progresivas
y de unificarlas, en 1973 fue elaborado el GOST 19123-73 para las
bombas de sondeo con accionamiento mecánico, destinadas para la
inyección del líquido de lavado durante la perforación por rotación
y rotopercutiente de pozos de prospección geológica para minerales
sólidos.
Sobre la base del GOST 19123-73 se fabrican y se explotan amplia-
mente 4 clases de las bombas de sondeo que aseguran la circulación
del líquido de lavado en el proceso de perforación de pozos de prospec-
ción geológica hasta de 2000 m de profundidad, utilizando trépanos
de rodillos y cortantes, coronas de aleación dura y adiamantadas.
La unidad de bombeo HBl-25/16 (NB1-25/16) se recomienda para
completar el equipo .de sondeo "YH.B-12/25 (UKB-12/25) al perforar
con tajo anular a la profundidad de 25m. Dicha unidad se distingue
por su pequeña masa, su fácil transporte. El tipo de la bomba es
horizontal, de un émbolo buzo.
La característica técnica de la bomba se ofrece en la tabla 21.
146
-
o

Tabla 21
Característica de las bombas para la perforación con tajo anular
Unidades de bombeo de émbolo buzo
Parámetros
HBI-25/16 1 HB2-63/&0 1 HB3-120f&O 1
HB4-320/63
(NBi-25/16) (NB2-63/40) (NB3-120/40) (NB4-320/63)
Caudal, 1/min 25 1 II 1 li III IV V 1 11 III
30 60 15 19 40 70 120 siendo el diámetro
del émbolo buzo
de 45 mm
95 140 260
siendo el diámetro
del émbolo buzo
de 80 mm
125 180 320
Presión máxima, MPa 1,6 4,0 2,0 4,0 4,04,04,02,0 Siendo el diámet-
ro del émbolo
buzo de 45 mm
6,3 6,3 6,3
Siendo el diámetro
del émbolo buzo
de 80 mm
Diámetros de los émbo-
los buzos (casquillos),
6,3 5,5 3,0
mm 45 45 63 45, 80
Número de émbolos bu-
zos (émbolos), piezas 1 3 3 3
Carrera del émbolo buzo
(del émbolo), mm 40 60 90
Unidades de bombeo de émbolo
HrP-250-50 1
11-rpH
(NGR-250/50) (11-Grl)
1 9-MrP
(9-MGR)
250 Siendo el 220-1000
diámetro
del casquillo
de 80, 90,
100 mm
240 360 390
5,0 6,3 5,0 4,0 16,0-3,5
85 80, 90, 100 80, 90,
100, 115,
127, 250,
2 2 2
140 150 250
Tabla 21 (continuación)
Unidades de bombeo de émbolo buzo Unidades de bombeo de émbolo
Parámetros HE1-25/16 1 HE2-63/40 1 HE3-120/40 1 HE4-320/63 HrP-250/50 1 11-rpll 1 9-MrP
(NB1-25/16) (NB2-63JI!O) (NB3-120/!10) (NB4-320/63) (NGR-250/50) (11-Grl) (9-MGR)
Número de carreras dob-
les por minuto 390 175, 350 31, 38, 80, 146, 95, 140, 260 94 100 55, 90
249
Accionamiento:
tipo Motor de Electromo- Electromotor Electromotor Electromo- Electromo- Electro-
combustión tor tor tor motor
interna
<< Druzhba-4>>
potencia, kW 1,5 3,0 7,5 22 28 35,3 75
Dimensiones exteriores,
mm:
longitud 745 1325 1970 2100 1446 1835 2600
anchura 325 610 910 1145 850 745 1000
altura 365 490 980 880 945 1410 1600
Masa, kg 44 250 680 1250 700 1400 2760
Diámetros, mm:
del orificio de aspi-
ración 32 50 50 76 76 100 100
del orificio de in-
yección 18 32 38 38 38 50 50
La instalación de bombeo HB2-63/40 (NB2-63/40) está destinada
para completar los equipos de sondeo al perforar con coronas de alea-
ción dura y adiamantadas hasta una profundidad de 200 m. La
instalación mencionada consta de la bomba, el motor eléctrico y la
transmisión por correa trapezoidal, montados en un bastidor común.
El tipo de la bomba es horizontal, de tres émbolos buzos, de dos
velocidades.
La característica técnica de dicho dispositivo se aduce en la
tabla 21.
La instalación de bombeo HB3-120/40 (NB3-120/40) (fig. 62)
está destinada para garantizar la circulación del líquido de lavado
al perforar pozos de prospección geológica por medio de los equipos
YRB-200/300 y YRB-300/500 (UKB-200/300 y UKB-300/500). La
instalación en cuestión consta de la bomba 1 (fig. 62, a), la caja de
velocidades 4, el embrague de fricción 3 y el electromotor 2, ensambla-
dos en el bastidor común 6. Las válvulas 5 son de platillo, con guías
inferiores en V y protector cónico de goma, están cargadas por muelles
espirales cilíndricos 7. A la parte hidráulica 4 de la bomba (por el
lado del accionamiento) se fijan tres conjuntos <<prensaestopas con
émbolo buza>> 8 rápidamente desmontables. Los émbolos buzos están
fabricados de acero de alta aleación y empaquetados por manguitos
de goma. Los émbolos buzos están unidos con las correderas del
mecanismo de biela y manivela mediante abrazaderas rápidamente
desarmables 9, lo que facilita la sustitución del conjunto <<prensa-
estopas con émbolo buzo>>.
La característica técnica de esta instalación de bombeo se da en
la tabla 21.
La instalación de bombeo HB4-320/63 (NB4-320/63) (fig. 63)
está destinada para crear la circulación del-líquido de lavado durante
la perforación de pozos de prospección geológica con los equipos
YRB-300/50, YRB-500/800 y YRB-1200/2000 (UKB-300/500,
UKB-500/800 y UKB-1200/2000). La instalación consta de la bomba,
el electromotor y los bastidores para la bomba y para el motor, en-
samblados entre sí con pernos. La rotación del motor se transmite
a la bomba por medio de una correa trapezoidal protegida con una
envoltura.
La bomba es reversible, de tres émbolos buzos, de tres velocida-
des, horizontal, tiene la parte hidráulica de corriente unidireccional.
Las válvulas son de platillo con protectores de goma, están carga-
das por muelles espirales cilíndricos. El conjunto <<prensaestopas
con émbolo buza>> se desmonta rápidamente. Los émbolos buzos se
fabrican de acero templado hasta alta dureza.
El valor del caudal de la bomba regúlase por la caja de velocida-
des y cambiando los émbolos buzos, para lo que la instalación se
completa con el conjunto <<prensaestopas con émbolo buza>> de diá-
metro de 45 y 80 mm.
La característica técnica del referido dispositivo está expuesta
en la tabla 21.
149
1
h
~ - - - - - - - - - - - - 9 1 0 ---------------c.-1
Fig. 62. Unidad de bombeo HB3-120/40 (NBZ-120/40):
a-vista general de la unidad de bombeo: 1-bomba de sondeo; 2-electromotor; a-embrague
de fricción; 4-caja de cambio de velocidades; 5-manguito de alta elasticidad; 6-bastidor¡
b-corte longitudinal de la bomba de sondeo: 1-mecanismo de biela y manivela; 2-eje
excéntrico; s-árbol-piñón de entrada; 4-parte hidráulica de la bomba; 5-válvulas: 6-
asientos; 7-muelles; 8-chupones; 9-bridas; lO-tapas
'Además de las bombas de émbolo buzo, descritas más arriba, para
el sondeo de exploración se emplean bombas de émbolo 'de doble
efecto, cuya característica técnica se da . en la tabla 21.
¡El juego de las instalaciones de bombeo lo constituyen mangueras
de succión e inyección (tubos flexibles).
[La manguera de succión se fabrica de goma revestida de lienzo con
espiral de alambre. Ambos extremos de la manguera tienen manguitos
150
blandos de goma. Uno de los extremos de la manguera se fija de
modo hermético, con ayuda de abrazaderas, al racor de succión de
la bomba, en tanto que en el otro extremo se pone la válvula-filtro
<le entrada (fig. 61, a). El destino de ésta última es proteger la línea
,de entrada de la bomba contra la obstrucción y mantener la columna
8
6
Fig. 63. Unidad de bombeo HE4-320/63 (NB4-320/63):
«Z-vista general; b-bloques fundamental es: 1-electromotor; 2-correas de transmisión¡
a-bomba; 4-protección; 5-bastidor de la bomba; 6-bastidor del motor; 7-manómetro¡
s-válvula de seguridad
,de líquido en la línea de entrada entre el tanque y las válvulas de
succión de la bomba, para lo que el filtro está provisto de una vál-
vula de retención.
La manguera de inyección consta de la capa de goma interior, en-
rollada en juntas cauchotadas, y de la capa exterior de goma. Un
extremo de la manguera de inyección se acopla en el racor de inyec-
·ción de la bomba, en tanto que el otro, se asienta sobre la tubuladura
de entrada de la cabeza de inyección o de la giratoria. Ambos extre-
151
mos se aprietan por abrazaderas de sujeción. Es necesario resguardar
las mangueras contra el ensuciamiento con lubricantes, keroseno, ga-
solina, etc. Deben estar alejadas de los aparatos calentadores a una
distancia no menor que 1m.
La manguera de inyección se debe calcular para la presión máxima
de la bomba. La longitud de esta manguera puede ser de 10-25 m,
8
Fig. ()4. Cabeza giratoria de inyec-
ción:
1-cuerpo; 2-adaptador; 3-tapa; 4-
husillo; 5-racor en T; 6-codo (racor):
7-contratuerca; 8-tapón; 9-tapón pa-
ra el orificio de engrase; lO-empaque;
u-cojinetes de bolas radiales; 12-aro
de empaque; 13-empaquetadura del
prensaestopas; 14-tuerca de apriete
Fig. 65. Cabeza giratoria
según sean la longitud de la barra ¡motriz y el alejamiento de la
bomba de la perforadora.
El aparejo que asegura el suministro del agente de lavado (líquido
de lavado) de la manguera de inyección al varillaje en giro, es la
cabeza giratoria (fig. 64). La cabeza consta de un conjunto que no
1:52
gira y que está unido con la manguera de inyección y de un conjunto
giratorio acoplado con la parte superior del varillaje (barra motriz).
Como el líquido de lavado pasa por la cabeza bajo una presión alta,
esta última tiene guarnición de alta calidad.
La cabeza giratoria se utiliza asimismo para suspender el varillaje
en el proceso de perforación profunda con tajo anular. En tal caso
se denomina cabeza giratoria suspendida (fig. 65).
Esta última se diferencia de la cabeza giratoria por tener el gri-
llete que se agarra por el gancho del aparejo. Para disminuir el roza-
miento entre el conjunto giratorio y el cuerpo fijo se introduce un
cojinete axial de bolas.
La capacidad de carga de las cabezas giratorias suspendidas para
perforar con tajo anular debe ser mayor que el peso del varillaje.
En el punto de perforación siempre hay que tener dos cabezas con un
juego completo de llaves.
Capítulo 4
A.ccionamiento de fuerza
de las instalaciones de perforación
En las instalaciones modernas para la perforación con tajo
anular en calidad de accionamiento se emplean mayormente los
motores eléctricos y los de combustión interna. Durante la perfora-
ción a poca profundidad desde las excavaciones subterráneas, para
accionar las perforadoras ligeras se utilizan a veces motores neumáti-
cos e hidráulicos, sobre todo en las minas grisuosas y polvorientas.
En el extranjero se usan rotadores móviles con motores hidráuli-
cos. Estos últimos poseen una característica en serie y reducen de
modo uniforme las revoluciones, al aumentar el momento torsional.
§ 1. Accionamiento eléctrico
El accionamiento eléctrico se emplea lo más ampliamente en las
partidas y expediciones de prospección geológica que trabajan largo
tiempo en una misma región Al existir en ésta redes esta tales de alta
tensión, para alimentar las instalaciones de perforación se utilizan
transformadores reductores, estacionarios y móviles. Cuando los
trabajos de sondeo son de larga duración, pero no hay líneas de trans-
porte de energía eléctrica de alto voltaje, se puede organizar el
suministro de energía eléctrica a los equipos mediante las electrocen-
trales móviles o construidas provisionalmente. En las regiones alpi-
nas, ricas en rápidos ríos, a veces, es conveniente construir centrales
hidroeléctricas. La altura de presión del agua reqUerida para el fun-
cionamiento de las turbinas hidráulicas se puede obtener, edificando
153
ipequeñas presas, de donde el agua alimenta a la turbina por un canal
(de derivación poco inclinado.
Para accionar las perforadoras es recomendable emplear motores
:asincrónicos de corriente alterna. Los electromotores de poca potencia
·se toman, generalmente, con rotor en jaula de ardilla. Con una poten-
mayor que 15-20 kW es oportuno emplear motores con anillos de
contacto y con dispositivos de arranque que aseguren la reducción
.de las corrientes de arranque.
Las ventajas del accionamiento eléctrico son la sencillez de ser-
··vicio y mando, la constante disposición para el trabajo, el alto rendi-
miento económico, la posibilidad de invertir la marcha y emplear
;accionamientos individuales (para la bomba, la mezcladora de arci-
lla, la afiladora, etc.).
Los electromotores para accionar las máquinas de perforación
·con tajo anular generalmente tienen característica en derivación.
El cambio de la frecuencia de rotación de la herramienta cortante
.- se realiza en forma escalonada por medio de la caja de velocidades.
Como es sabido, cada nueva corona, sobre todo la adiamantada,
se debe poner a punto, iniciando la perforación a bajas revoluciones
y con cargas axiales pequeñas y elevándolas gradualmente. Es por
,esto, por lo que sería deseable tener motores regulables que pudieran
-elevar suavemente la frecuencia de rotación. Actualmente se ejecutan
trabajos de investigación para elaborar un accionamiento elétrico
-- con regulación uniforme de la frecuencia de rotación e introducirlo en
la práctica de las labores de sondeo de exploración.
El empleo de dicho tipo de electromotores permitirá aumentar
1a velocidad mecánica de perforación y, singularmente, la profun-
·dización por corona •
. § 2. Motores de combustión interna (MCI)
Los motores de combustión interna sirven para accionar los equi-
pos durante la de pozos aislados y en la prospección
preliminar.
Las perforadoras móviles son accionadas por MCI. Éstos últimos
:se pueden dividir en tres grupos: a) de carburador, que funcionan con
gasolina y ligroína; b) diesel, que funcionan con gas-oil o combustó-
leo; e) de cabeza caliente, que trabajan con petróleo crudo.
La propulsión por diesel tiene el más amplio uso en la perforación
·exploratoria.
Al elegir el motor de combustión interna, su potencia nominal
se debe determinar de acuerdo con el régimen de la carga máxima.
Las ventajas de los motores de combustión interna son su indepen-
. dencia de las fuentes de energía exteriores y el consumo económico
. de combustible.
Las insuficiencias de los motores de combustión interna son la
..longevidad relativamente corta y la necesidad de utilizar una caja
·154
·de velocidades para regular el valor del momento torsional y conec-
tar la contramarcha.
Para obtener 1 kvV. h estos motores consumen
combustóleo, kg . . . . . . .
aceite de engrase, g . . . ..
0,30
15
§ 3. Elección de la potencia del motor para la perforación con tajo anular
En el proceso de construcción del pozo el malacate y el rotador
,de la perforadora se ponen en acción, como regla, de modo consecuti-
vo. Junto con el rotador funciona la bomba de sondeo.
El accionamiento eléctrico de la perforadora y de la bomba se
-realiza de ordinario por electromotores individuales. Con el acciona-
miento por motor de combustión interna, éste último acciona simul-
táneamente el rotador y la bomba de sondeo y, por la noche, el gene-
Tador eléctrico para el alumbrado de la instalación.
La potencia consumida por el rotador se gasta para el funciona-
miento de la corona sobre el tajo y para la rotación del varillaje en
·el pozo.
La potencia total para poner en rotación la herramienta cortante
·en el proceso de perforación es igual a
N = 'Wr.vl+ Ntajoi+(Nsup' kW, (73)
-donde IN r.v es la !potencia para rotación en vacío del varillaje;
N tajo' la potencia para desagregar el tajo; N sup' los gastos suplemen-
tarios de potencia al crear la carga axial sobre el tajo.
La noción de <<rotación en vacío>> caracteriza la rotación del árbol
de sondeo suspendido sobre la boca del pozo sin transmitir el momento
torsional útil requerido para desagregar el tajo.
Dado que la mayor parte de los gastos energéticos en el proceso
de perforación de un pozo profundo está constituída por la potencia
·Consumida en la rotación en vacío del árbol de sondeo, esta potencia
predetermina tanto las posibilidades de la instalación perforadora,
,como la frecuencia de rotación máxima posible para las condiciones
geologo-técnicas de perforación concretas. La potencia consumida
para la rotación del árbol de sondeo se determina principalmente
·por las fuerzas de resistencia distribuídas a lo largo del árbol y, en
menor grado, depende del valor de las fuerzas axiales transmitidas.
En el proceso· de investigación del consumo de potencia para la
rotación en vacío del varillaje, tanto en la producción, como en los
·ensayos de banco, se ha puesto de manifiesto que los valores de la
potencia, incluso para un sólo sistema árbol de sondeo-pozo consti-
tuyen una completa región de valores probabilísticos. Los límites
de esta región corresponden a dos regímenes extremos de trabajo del
árbol de sondeo. El primer régimen, dinámico, determina el límite
superior de la región. El segundo, estático, determina el límite
inferior de la misma. El régimen dinámico, o sea, vibratorio, se
caracteriza por ~ l a dependencia exponencial N r.v = f (n), mientras
155
que el estático por la dependencia N r.v = f (n) próxima a la lineal.
La región de los valores probabilísticos de N r. v ocupa en cada
momento de tiempo un nivel determinado por la combinación de
gran cantidad de factores variables, tales como: el diámetro real
del pozo en cada una de las zonas del árbol de sondeo, el estado de
las paredes del pozo, el valor del coeficiente de roce en el lugar de
contacto árbol de sondeo - pozo, la combinación, de la curvatura
del varillaje con la del pozo la cual determina el valor de las fuerzas
de resistencia, etc. La gran banda de la región de los valores probabi-
lísticos de la potencia consumida para la rotación en vacío del árbol
de sondeo está determinada por el surgimiento de los movimientos
suplementarios (respecto de las formas simples de desplazamiento)
del árbol de sondeo, para cuya ejecución se requieren gastos conside-
rables de energía suministrada al árbol de sondeo. La posible forma
del movimiento de partes aisladas del árbol de sondeo con la frecuen-
cia de rotación prefijada, se puede mantener, si la potencia del accio-
namiento de la instalación perforadora es suficiente para cubrir los
gastos fde energía para el posible desplazamiento del árbol. Esta
modalidad de movimiento de sectores por separado del árbol de son-
deo, distinta de la elemental, -la rotación alrededor de su propio
eje o sólo en torno al eje del pozo- se denomina, propiamente,
vibratoria.
Al surgir el carácter vibratorio de funcionamiento del árbol de
sondeo, los gastos de energía aumentan de modo considerable y pue-
den oscilar bruscamente según sean las condiciones concretas. Con
el régimen vibratorio de trabajo del árbol de sondeo, la banda de los
valores de la potencia consumida está determinada, dicho con pro-
piedad, por dos parámetros (frecuencia y amplitud) de sus desplaza-
mientos en los sectores donde puede surgir el régimen vibratorio.
Es posible que la entrada al régimen vibratorio del árbol de sondeo
transcurra no a todo lo largo de éste, sino en sectores aislados, los
cuales determinan el nivel total de los gastos de potencia para la
rotación de todo el árbol de sondeo.
La potencia para la rotación en vacío del varillaje en forma gene-
ral puede ser representada por la fórmula
(74)
donde L es la profundidad del pozo; d, el diámetro exterior de las
varillas; n, la frecuencia de rotación de las varillas, rpm; y, el peso
específico del líquido de lavado; a, el coeficiente experimental de-
pendiente del diámetro de las varillas, del peso de las mismas y de
la intensidad de encorvamiento.
Según la fórmula de V. S. Fiódorov
(75)
donde L, m; d, cm. Los valores de a' son especificados en la tabla 22.
156
Tabla 22
Ángulo cenital e. grado 1 0-3 1
3-5 6- 9 10-16 1 17-25
Valor del coeficiente a 2·10-
8
2,2·10-
8
3 ·10-
8
3, 6·10-
8
4,1·10-
8
2,9·10-
8
3,5·10-8 4, 0·10-
8
4,7·10-8
Pero esta fórmula coincide con los datos de la producción sólo
siendo pequeñas las frecuencias de rotación del árbol de sondeo y gran-
de el diámetro del pozo.
Para determinar la potencia de la rotación en vacío para la per-
foración a diamante de altas revoluciones, es más ventajoso hacer
uso de la fórmula de V .G.Kardish y A.S.Okmianski, la cual es
válida para la banda de frecuencias de 0-2500 rpm para los pozos
verticales y de gran inclinación.
Nr.v =2,5 ·10-
9
KtK
2
K
3
(0,9 + 0,020) q dn
1
,
83
L
0
,
70
, (76)
donde K
1
es el coeficiente que tiene en cuenta la calidad de fabrica-
ción y el tipo de unión de las varillas (K
1
= 0,65 para las uniones
de niple con pequeña curvatura inicial, K
1
= 1,0 para las uniones
de niple); K
2
, el coeficiente que toma en consideración la influencia
de la emulsión o grasa amortiguadora de las vibraciones, para las
cuales K
2
= O, 6, para el agua técnica K
2
= 1, O, para la solución
arcillosa K
2
= 1,1; K
3
, el coeficiente que estima la influencia del
carácter de las paredes del pozo (para el corte normal K
3
= 1,0,
en tubos de revestimiento K
3
=O, 75. En los cortes geológicos com-
plejos K
3
puede llegar a 1 ,5-2); n, la frecuencia de rotación, rpm;
L, la profundidad del pozo, m; o, el valor de las holguras entre las
varillas de sondeo y las paredes del pozo, mm; d, el diámetro de los
tubos de sondeo, mm; q, la masa de 1 m de varillas, kg.
También hay que tener en cuenta que se ha logrado reducir
hasta 2-3 veces la potencia a altas frecuencias de rotación aplicando
el lubricante amortiguador de vibraciones y lavando los pozos con
emulsiones contra vibraciones.
De acuerdo con la fórmula (76) la potencia para la rotación en
vacío del varillaje disminuye en proporción a la masa del mismo.
De aquí se desprende la gran perspectiva del empleo para la per-
foración exploratoria de tubos ligeros de sondeo, fabricados de alea-
ciones a base de aluminio.
El posible cambio de la forma espacial de la parte del varillaje
que se halla en la zona comprimida, después de introducir el vari-
llaje en giro en el tajo, conduce al aumento de los esfuerzos de con-
tacto entre el varillaje y las paredes del pozo. Al mismo tiempo, las
fuerzas de rozamiento acrecentadas requieren gastos mayores de
potencia para la rotación del varillaje, que crea (o transmite) la
carga axial sobre el tajo. El aumento de la potencia empleada para
157
1
·1
1
la rotación del varillaje, que transmite la carga axial, en comparación
con la potencia necesaria para la rotación en vacío, valórase con la
magnitud N sup de la potencia suplementaria
Nsup = 8,0.10-
7
Cn, kW, (77):
donde e es la carga axial ;sobre el tajo, N; n, la frecuencia de rota-
ción, rpm.
Para realizar el proceso de desagregación en el tajo, se gasta la
energía tanto en el propio proceso de desagregación de la roca, como·
para vencer las fuerzas de rozamiento entre la herramienta· cortante,.
las paredes del pozo y el tajo. Para determinar los gastos de energía
sobre el tajo, se acepta, según datos experimentales, que los gastos-
de [energía por destruir la roca, en promedio, no superan el 20%
del valor de la energía necesaria para vencer las fuerzas de roza-
miento.
Entonces el valor de los gastos de energía para la desagregación
del tajo, se puede determinar por la fórmula siguiente:
(78}
donde ~ es el coeficiente de rozamiento ( ~ ~ 0,25 -;- 0,3); R
1
y R
2
,.
los diámetros interior y exterior de la corona, cm; n, la frecuencia de·
rotación de la herramienta cortante, rpm; e ax, la carga axial, N.
Al perforar con trépano de rodillos, siendo la carga axial hasta
de 3000 N y la frecuencia de rotación hasta de 300 rpm, la potencia
consumida sobre el tajo se puede determinar según la siguiente de-
pendencia empírica:
(79)
donde N
0
es la potencia específica referida para 1 cm
2
del . tajo frac-
turado (N
0
= 0,1-;- 0,15 kW/cm
2
); F
17
el área del ¡tajo, cm
2

!La potencia total será
N _ Nr.v+Ntajo+Nsup kW
mot- '11 ' '
(80}
donde 11 es el rendimiento de todas las transmisiones desde el árbol
del motor hasta el husillo de la máquina.
Para el accionamiento del malacate la potencia se puede deter-
minar según la fórmula
' (81)
donde cp res el coeficiente que estima las resistencias suplementarias-
al subir el varillaje; Qh, el peso de la herramienta de perforación, N;
v
8
, la velocidad de subida del varillaje (del gancho), m/s; 'llm' el
rendimiento total de la máquina de elevación.
El peso de la herramienta de perforación Qh es igual a
Qh = qd.p + qTSP ¡z + q (L - l) + qm.a' (82}
158
donde qd.p es el peso del dispositivo portatestigos, N; qTsP, el:
peso de 1 m de los tubos de sondeo pesados (TSP), N; l, la longitud\
de los TSP, m; q, el peso de 1 m de las varillas, N; L, la profundidad
del pozo, m; qm.a' el peso del elevador, del gancho y del motón,
de aparejo, N.
Al perforar a gran profundidad el peso del dispositivo portatesti--
gos qd.p se puede despreciar.
El coeficiente cp, que toma en consideración las resistencias suple-
mentarias durante el ascenso, depende del valor de las holguras radia-
l es, de la intensidad de encorvamiento del pozo y de la viscosidad·
del líquido que llena el pozo. El coeficiente cp oscila dentro de los.
límites de 1,15-1,6.
Cuanto menores son las holguras entre el varillaje y las paredes:
del pozo y cuanto más rápido se encorva el pozo, tanto mayor es et
coeficiente cp.
Con el aumento de la velocidad de ascenso se observa cierto aumen-
t o de cp.
Si la capacidad de carga del malacate es conocida, en tal caso la,
potencia máxima consumida por el malacate será
N kQmvc kW ,
m.:máx = 1000r¡m ' '
donde Om es la capacidad de carga del malacate, kg; Ve, la velocidad
de arrollamiento de cable sobre el tambor, mis; k, el coeficiente de·
posible sobrecarga del malacate (al agarrar la herramienta) (k =
= 1,1 ...;- 1,2).
Los malacates se fabrican de múltiples velocidades. El malacate-
de múltiples velocidades permite levantar el varillaje largo y pesado-·
a poca velocidad y el varillaje ligero, a gran velocidad; de esta manera·
la potencia del motor se utiliza del modo más racional.
En el período de subida del tren de sondeo el motor se carga sólo-
durante la extracción del varillaje. Por ejemplo, para la subida,
propiamente dicha de un solo tramo se emplean cerca de 12-20 s,
mientras que durante los 30-50 s siguientes, que se gastan para
desenroscar el tramo e instalarlo sobre el varillero, el motor funciona,
en vacío.
Al bajar las varillas el motor se carga aún menos.
Durante la perforación profunda para las operaciones de subida,
se consume, por lo común, una potencia mayor que para la perfora--
ción; por tal razón, la potencia del motor para las máquinas de per--
foración profunda se elige, por regla, calculando la potencia necesa-
ria para las operaciones de levantamiento de cargas. Durante la--
perforación de poca profundidad la potencia para perforar y accionar-
la bomba puede ser mayor que la potencia gastada para la subida.
Durante las operaciones de descenso-ascenso el malacate se carga,
en el transcurso de ciertos intervalos y sólo para un corto lapso, por-
lo tanto para accionar las perforadoras sacatestigos sirven mejor-
159>
los motores que admiten considerables sobrecargas de corta duración.
Para las máquinas de perforación profunda conviene tener instala-
-ciones perforadoras con motores individuales para el mando del
rotador, del malacate y de las bombas de sondeo.
·Capítulo 5
Labores preparatorias para
la perforación con tajo anular
§ 1. Elección de la estructura del pozo para el sondeo con tajo anular
~ A n t e s de empezar la perforación del pozo, hay que trazar su estruc-
tura.
Como datos iniciales para elegir la estructura del pozo sirven:
a) las propiedades físico-mecánicas de las rocas que atraviesa el
pozo, la solidez, resistencia y acuosidad de las mismas, etc.;
b) la profundidad del pozo, su inclinación;
e) el diámetro final del pozo, dependiente de la especie del mine-
ral;
d) el procedimiento de perforación.
Al perforar con coronas adiamantadas se recomienda un diámetro
final del pozo de 46 ó 59 mm. Para la perforación a granalla de acero
el diámetro final del pozo debe ser no menor que 91 mm. Durante
la prospección de yacimientos carboníferos, de sales minerales y ot-
ros minerales sólidos que descansan en capas de rocas sedimentarias,
se perfora con coronas de aleación dura con la particularidad de
que, al profundizar en los estratos carboníferos, el diámetro final
del pozo ha de ser no menor que 76* mm y, al atravesar las sales
minerales, no menor que 92 mm.
iDespués de elegir el diámetro final del pozo, partiendo ·del corte
geológico, se marcan los intervalos a fijar y se determinan las pro-
fundidades de bajada de los tubos de revestimiento.
Para economizar el metal, la estructura del pozo debe ser sen-
cilla, lo que se puede lograr aplicando con destreza los líquidos de
lavado.
Es necesario prever la tubería de revestimiento para:
1) el afianzamiento de la boca del pozo con el fin de evitar el
derrubio de la misma y derivar el líquido de la vado a los canalones
(tubo guiador);
2) la consolidación de las rocas acuíferas poco resistentes y la
debida dirección del pozo (conductor);
3) reducir las zonas de rocas desagregadas y trituradas, guijarrales,
conglomerados poco coherentes y brechas que se refuerzan mal con
solución arcillosa y no se obturan con mezclas de fraguado rápido;
* En la cuenca de Donbás en la búsqueda de carbón se efectúan experimen-
tos exitosos de sondeo con coronas de 59 mm de diámetro.
160
t99Jo-n



'"O '"O
S!
""3

::S
"1
¡::¡
I)Q
o

1-j
<::!"
't::!- "t::>
-
(D
¡;;
(D (D ;:..
¡::
5:
C')
1-j
"1'
Ci
::S
o
11' o-:•
tg
...... ......

o- e
o
1-j 1-j
5:
(i)
::S
Sl:l Qj (D
11' ;.<
o o
o: o:
;;·

"'
aq
ce
ce
::S ::S
&.
"'
0..
::S
1-j ;·
(D


::::¡ o
o:
1-j

Sl:l

Sl:l
o
(D
e
.....
o:
C')
"'
"'
::S
S'

o
o
ce
N
N

Sl:l
o
o ..,
"'
t:ll t:ll
o ¡::::...
1-j
ro
(t) p;· 'l)
o
.....
t:ll
No
de la capa
fndice
proyectada
C1C!n
(!)o

't:l
real
Qj O:s Qj
o.s. :;:1 ;¡
¡Qj
(!)
Inclinación
del filón.
grado
()Q
(!)
o
..-'t:l
0:
de, m ()Q
QjO
e;·
.-+
(';)(!)
Qj
a. m
Qj:;:l

Qj .... .
• Qj
..,
:::

"'
o
"'
ce
..,
e;·
o
o
t1'
o:
N

o, o
o
o-
:::.
::S
en totaL m S A-
(!)
Característica
breve de las
rocas
N
o
aq

(D
o
ro
.....
o,
I)Q
e;·
..,
proyectada


o'"'.-+
NQj,_,
real o A-§

Tipo y diámetro
de la herra-
mienta cortante
'"00
o "'!
• N ¡::¡..
o
O'C;

o-:

..,

S
o
o

Diámetro (mm), long-itud (m)
y masa (kg) de los tubos de
sondeo pesados
Carga axial sobre el
tajo,
N
e

;-.3 ;-.3 ;-.3
a= a=
e
;-.3
a=

J..
.;· ce
o
¡:: ¡::
o
o Qj '
"''
::S t::r' t::r'
1-j .,....
..o o
1-j (">
o ..,
crs.
o o o
S.

t:ll t:ll
ce 1-j
t:;·
;::¡...
8.
.,...
s
::S
¡::¡ t:ll
¡::
;::¡... ..,

S

ce
ro
..,,
o
t:ll
t:ll (ll

o
§

ro o
::S
ro (D
.....
:::

<:
.,....

ce ..,
ce ce

(.:l,
::;
1-j
o
o
..,
o 1-j
S

1
"1
o
"'
(ll
o
ro
o
(ll
..,,
Sl:l
1-j
t"-i
Sl:l
S
1

ro
'<:
o .,....
t:ll 1-j


.S,
ro
(ll
ce
..,,
::S
S "1
o ce
(ll
.,....
o
1-j
Frecuencia de rotación de la
herramienta perforadora. rpm
cantidad de liquido,
t'"
1/min
,....,z'
parámetros del líquido
Qj¡::
< ......
de lavado
Qj A,
A-o
tratamiento con reac-
o
't:l
A.
Qj
ti vos
(!)
...,
.-+
Profundización
tiempo
(!)
por
-.
de sondeo , m (!),
(';)
Velocidad mecánica de perf o-
:;:1
e;·
ración, m/h
Qj
Enjarciadura de las
::r cr1
(!) ¡:::
aparejos
'"lo-
Velocidad de arrolla-

SQj
miento del cable sobre

el tambor . m/s

número de tramos
Qj-
Qj
..,
.S,
"1
Zonas de posibles complicacio-
nes desde, hasta, en suma, m
Investigaciones geofísicas en
el pozo
S
.,...
.;·
o
datos de incl inomet-

ria L, e. a
(!)
A.
niveles de agua
5:
Qj
CIJ
Gráfico de construcción del
pozo
Observaciones
4) para aislar por cementación forzada los horizontes acuíferos,
asegurar las paredes del pozo antes de cruzar el mineral que yace
bajo las rocas no consolidadas y susceptibles al
Al proyectar los trabajos de perforación en regiones nuevas, hay
que prever tuberías de revestimiento de reserva y las herramientas
cortantes y perforadoras correspondientes.
Una vez elegida la estructura del pozo, se elige la instalación
perforadora, después se confecciona la especificación del utillaje
y las herramientas de perforación requeridos y se elabora la orden
geólogo-técnica para la construcción del pozo (tabla 23).
§ l. Preparativos para la perforación
. La perforación del pozo se inicia por la preparación de las vías
de acceso y del solar para la instalación perforadora; el ensamblaje
y la instalación de la torre; el montaje de la maquinaria de perfora-
ción; el suministro de la energía eléctrica; la organización del abaste-
cimiento de agua y el aseguramiento de las reservas de arcilla y reac-
tivos; la preparación de la herramienta de sondeo y de los tubos de
revestimiento y el comienzo del sondeo. El solar está destinado para
la colocación de la torre de sondeo, los canalones, los sedimentadores,.
estanterías para tubos, etc. Las dimensiones del solar dependen de
la profundidad del pozo. Cuanto mayor es· la profundidad proyectada
del pozo, tanto más alto es el castillete de perforación, tant o mayor
es la capacidad de los sedimentadores y de los depósitos de reserva,
tanto más las estanterías para tubos.
La dirección del eje longitudinal del solar se determina por la
dirección acimutal del pozo. Para perforar un pozo vertical el solar
puede estar no orientadq, pero tomando en consideración el cómodo
acceso y el gasto mínimo de tiempo en limpiar y planear el solar.
En el solar, cerca de la torre y en invierno bajo el piso del local
de perforación, se disponen en zanjas los reposaderos, cuya capacidad
depende de la profundidad y el diámetro del pozo. Los reposaderos
se instalan a diferentes niveles y se unen entre sí de modo que el
líquido corra de un tanque a otro por gravitación. Antes de comenzar
la perforación de los pozos profundos de prospección a veces se excava
el pozo a mano para instalar y asegurar el tubo de guía. Junto con
a construcción del solar, se preparan las vías de acceso a la torre, se
suministra la energía eléctrica., el conducto de agua, etc.
§ 3. Mástiles y torres de perforación
La. -perforación con tajo anular se realiza con instalaciones que
constan del mástil o la torre de perforación, de la máquina perfora-
dora; el motor .Y la. bomba (véase la fig. 35).
'La torre de. sondeo consta de la armazón, destinada para bajar
y suBir la herramienta, Y' del local de perforación, que protege a los
obrer;os y-- mecanismos contra los influjos atmosféricos. ..-.
162
La altura de las armazones y mástiles se escoge de acuerdo con
la profundidad del pozo y con el procedimiento de perforación.
E l ~ a supera la longitud de un tramo * en la magnitud necesaria para
1200 1200
1-plataforma del cuadernal; 2-bastidor super-
ior; a-plataforma superior de trabajo; 4-esca-
leras; 5-rellano de paso; 6-base de la torre;
7-patas de la torre; 8-travesaños; 9-riostras;
JO-compuerta; 11-lugar para afianzar el cabo
Fig. 67 . Trípode para la perfo-
ración de pozos inclinados
inmóvil del cable; 12-bastidor inferior
maniobrar con el dispositivo portatestigos, los tubos de sondeo pesa-
dos y los tramos.
Por regla, para la perforación con tajo anular son admisibles las
torres de las dimensiones siguientes:
profundidad del pozo, m 100-'-150 150-400 400-800 800 y más
longitud del tramo, m 4,5-6 9 ,12-13,5 18
altura de la armazón, m 9-10 12-:13 15-18 . 2 ~ 2 6 ,
* El tramo son varios tubos de sondeo enroscados que no se desunen entre
sí en las operaciones de bajada y subida.
11 *
t63
Fig. - 68. Bloques de la torre de sondeo:
.a-cuadernal que se monta en el bastidor superior de la torre; b-mot6n de aparejo móvil
La armazón consta de las bases inferior y superior, las esquineras
de torre, bandas y riostras (fig. 66). La plataforma de trabajo su-
perior se instala a 1-1,25 m bajo la longitud del tramo.
La ca pacida de carga de las armazones de perforación se elige-
en concordancia con el peso de los varillajes más pesados que se-
bajan en el pozo.
Las torres se construyen de troncos de madera, de tablas y de metaL
Las torres con armazones de madera suelen emplearse en la taigá.
Las armazones de tres esquineros (trípodes) sirven para la perfora-
ción de los pozos verticales e inclinados hasta de 100-200 m de
profundidad.
Para la perforación inclinada dos esquineros se instalan en direc-
ción de la inclinación del pozo. Los esquineros se fabrican de tron-
cos de 25-30 cm de diámetro y de 10-15 m de longitud. Los vérti-
ces de los esquineros se unen con un pivote y para mayor solidez se
guarnecen con abrazaderas de hierro.
Los esquineros de la armazón se juntan cada 2,5-3 m de altura
por medio de bandas, en las cuales se fijan las plataformas de trabajo.
La vista general de un trípode para la perforación inclinada se-
muestra en la fig. 67.
Con más frecuencia se emplean armazones metálicas, cuyos esqui-
neros se fabrican de tubos de revestimiento o de perfiles laminados.
En el bastidor superior de la torre se instala el cuadernal, que
es la parte inmóvil del sistema de polispasto. El número de poleas
en el cuadernal y su capacidad de carga se eligen con arreglo a la
capacidad de carga del malacate y al esfuerzo máximo en el gancho.
(fig. 68).
El motón de aparejo es la parte móvil del sistema de polispasto.
Las poleas del cuadernal y del motón de aparejo están montadas sobre
cojinetes. El aparejo de los polispastos se efectúa con el extremo inmó-
vil del cable; a este extremo se une el indicador de peso. La carga
máxima sobre el gancho se determina según la fórmula
Qgan = 2mpPm'YJ, (84)
donde mp es el número de poleas del motón de aparejo; Pm, la capa-
cidad de carga del malacate; 11, el rendimiento del sistema de polis-
pasto ('YJ = 0,9 7 0,8, que es tanto menor, cuanto mayor es el nú-
mero de poleas del sistema de polispasto).
A menudo se utilizan instalaciones perforadoras móviles con más-
tiles metálicos. El empleo de los mástiles de perforación reduce
considerablemente las pérdidas de tiempo para el transporte y las-
operaciones de montaje y desmontaje. Son de la más amplia difusión
los mástiles de sondeo (fig. 69) de la Dirección general geológica de·
los Urales. La característica de dichos mástiles se aduce en la tabla 24.
Los mástiles se ensamblan sobre una base común con el local
donde se aloja la maquinaria de perforación, mientras que toda la
instalación se monta sobre patines de tipo trineo. Antes de su trans-
porte las vigas del mástil se colocan en posición horizontal. Las insta-
165
\
\ ..
9
Fig. 69. Mástil de sondeo MPYfY-18/20 (MRUGU-18/20):
1-base del aguilón; 2-aguilón;a-plataforma de trabajo; 4-receptor de tramos; 5-palanca
lateral; 6-bloque de apoyo lateral; 7-apoyo trasero. de péndulo; s-aguilón elevador de
cargas; 9-base de tnneo
Fig. 70. Instalación del tubo guiador:
1-zapata del tubo; 2-tubo de revestimien-
to; a-tubo de unión en T; 4-canalón; 5-
cemento endurecido; 6-depósitos detríti-
cos; 7-roca
Tabla 24
!ndices
Altura desde el suelo hasta el eje del cua-
dernal , m
Capacidad de carga, tf:
en el cuadernal
del aguilón
Aparejo de polispasto
Ángulos de inclinación de los pozos, grado
Base del t r ineo, m:
alt ura del vientre
distancia entre los patines
Masa, t :
ensamblado
del propio mástil
Dimensiones exteriores, m:
longit ud
anchura
altura
Mástiles de perf oración
MPMPYrY-2M 1 MPYrY-18/20
( MRUGU-2M) ( MRUGU-1 8/20)
13,5
6,0
1,4
1 X1; 1 X2
90-75
0, 5
2,2
4.1
1,15
12
3,9
4, 3
18, 0
20,0
3,0
1X1; 1 X2
90-75
0,5
2, 5
5,5
2, 8
12
4,8
4, 5
laciones con mástiles son transportadas por medio de tractores.
Después de ensamblar la instalación, se empieza la perforación
del pozo y se coloca el tubo de guía (fig. 70).
El pozo se profundiza hasta la roca originaria y penetra en ella
0,5-1,5 m, luego se baja el tubo de guía, apropiado para resguardar
la boca del pozo contra el derrubio y para dirigir hacia el sistema de
canal ones el líquido que sale del pozo.
Al perforar a profundidad, toda la masa de rocas acuíferas y no
resistentes superiores se recubre por la siguiente tubería de revesti-
mient o, llamada conductor.
El espacio entre la tubería y la pared a toda su profundidad o en
su parte inferior debe ser cementado, al mismo tiempo la holgura
anular entre el tubo de guía y el conductor ha de ser hermetizada.
Capítulo 6
Lavado y soplado de los pozos
de sondeo
A. Lavado de los pozos
§ 1. Generalidades
La perforación con tajo anular se realiza con lavado.
Los principales objetivos del lavado de los pozos son:
1. Limpiar el tajo del pozo de la roca perforada y evacuarla a la
superficie.
167
2. Enfriar la herramienta cortante.
3. Resguardar las paredes del pozo contra el desmoronamiento.
4. Transmitir la energía de la bomba de sondeo al motor de
fondo (al percutor hidráulico, a la turboperforadora, en el caso de
empleo de éstos).
Procedimientos de lavado y su característica. Existen tres métodos
de lavado de los pozos, evacuando el líquido lavador a la superficie
de la tierra: directo, inverso y combinado.
Durante el lavado directo (fig. 71, a) el líquido lavador, inyectado
por la bomba, pasa por el varillaje, después (al perforar con tajo
a b e
Fig. 71. Procedimientos de lavado de los pozos con salida del líquido lavador
a la superficie de la tierra:
a-lavado directo; b-lavado inverso; c-lavado combinado
anular) entre el testigo y el tubo portatestigos, baña el tajo, enfría
la herramienta cortante, se apodera de las partículas de la roca
triturada en el tajo, asciende por el espacio anular entre las varillas
y las paredes del pozo y, por fin, sale a la superficie terrestre.
Las ventajas del lavado directo consisten en que: 1) la solución
lavadora, saliendo de los estrechos orificios de lavado de la herra-
mienta cortante, adquiere mayor velocidad y choca con fuerza contra
168
el tajo derrubiando la roca que se perfora, lo que contribuye al aumen-
to de la velocidad de perforación; 2) al perforar en las rocas move-
dizas, deleznables y fisuradas, la aplicación de líquidos lavadores es-
peciales asegura la consolidación de las paredes del pozo afianzand<Y
las partículas de las rocas poco resistentes.
Las insuficiencias del lavado directo residen en el hecho de que:·
1) es posible el derrubio de las paredes del pozo al perforar en rocas
blandas, a consecuencia de la gran velocidad del flujo ascendente;.
2) el porcentaje reducido de salida del testigo, cuyo extremo superior·
se somete al derrubio bajo el influjo dinámico del chorro; 3) al per-
forar pozos de gran diámetro, aumenta el consumo del líquido lava-
dor requerido para crear tal velocidad del flujo ascendente que puede
llevar consigo a la superficie todas las partículas de la roca . desagra-
gada. El lavado directo se aplica principalmente en la perforación.
exploratoria.
Durante el lavado inverso (fig. 71, b) el líquido lavador se dirige·
al tajo por el espacio anular entre las varillas y las paredes del pozo,
lava el tajo, entra en los orificios de la herramienta cortante, al
haber testigo, pasa por la holgura circular entre éste y el tubo porta-
testigos, pasa por el canal interior del . varillaje y, enriquecido de
sedimento, sale a la superficie de la tierra.
Las ventajas de lavado inverso son: el intenso lavado del tajo de
las partículas de la roca desmoronada y la posibilidad de transportar-
de modo hidráulico los testigos por las varillas de sondeo a la superficie.
El principal defecto del lavado inverso es la imposibilidad de·
garantizar el proceso normal de perforación al haber en el corte
horizontes absorbentes, en los cuales el líquido lavador se pierde
completa o parcialmente.
El lavado inverso se aplica en forma limitada a causa de que SUJ
organización es más complicada.
Durante el lavado combinado (fig. 71, e) el líquido de lavado se
mueve sobre el tubo portatestigos según el esquema de lavado direc-
to, mientras que más abajo, de acuerdo con el esquema de lavad<Y
inverso, utilizándose en este último caso dispositivos especiales.
La realización técnica del lavado combinado está relacionada con
el empleo de dispositivos que convierten el lavado directo en inverso
en la zona del tajo. La aplicación del lavado combinado tiene como
propósito el aumento de la salida del testigo.
§ 2. Principales tipos de líquidos lavadores y condiciones
de su aplicación al perforar pozos
1. El agua técnica (dulce, de mar, salmueras) se usa al perforar
en rocas resistentes.
2. Las soluciones arcillosas sirven para la prevención de los der-
rumbles en las rocas fisuradas, no consolidadas, movedizas, fluentes
y en otras de poca resistencia, así como también para combatir la
pérdida de circulación.
169
3. Las soluciones acuosas aglutinantes de autodescomposíción se utili-
:zan en vez de la solución arcillosa, al explorar el agua, para destapar
las capas acuíferas, constituídas por arena y agua. Un ejemplo de
:semejantes soluciones es la de almidón, que fortalece las paredes del
;pozo y tapa los poros, pero, que después de cierto tiempo, se desin-
tegra, merced a lo que se elimina la obturación de los horizontes
acuíferos. La solución se confecciona con tal contenido de almidón,
·que sus propiedades aglutinantes se conserven un tiempo determinado,
necesario para el destape de la capa acuífera, la bajada de la cañería
·de explotación y la instalación del filtro. .
4. Los lodos de perforación inhibidores son soluciones acuosas de
·cal y de yeso empleadas para evitar el hinchamiento y la humecta-
·ción de las rocas arcillosas que integran las paredes del pozo.
5. Las soluciones acuosas de reductores de la dureza de las rocas se
·emplean en las rocas pétreas monolíticas y débilmente fisuradas a fin
·de disminuir la dureza de las mismas y aumentar la velocidad de
perforación. Las sustancias reductores de dureza son una variedad
·de las surfactantes. ·
Se denominan surfactantes las sustancias cuyas moléculas o iones
,en la solución acuosa, bajo el efecto de las fuerzas moleculares, se
•Concentran sobre la superficie de separación entre el líquido y el sóli-
-do. El efecto de reducción de la dureza de las rocas se basa en el
·ensanchamiento por las sustancias surfactantes de las microgrietas
·originadas en el tajo del pozo por la acción de la herramienta cor-
tante. En función de las condiciones geólogo-técnicas, como reducto-
res de dureza se utilizan soluciones acuosas débiles de las sales (N aCl,
•CaCl, Al
2
0
3
, etc.) y de las sustancias orgánicas (jabón, di talín, sul-
fonol, prevacel, etc.). En dependencia de las propiedades de las rocas
y las de la sustancia reductora de la dureza, las -surfactantes se toman
·en cantidades de 0,1-2% de peso.
6. Las soluciones lavadoras resistentes a sales se usan al perforar
- ~ · s a l e s minerales fácilmente solubles (sal de roca N aCl, carnalita
KClMgCl
2
6H
2
0, etc.) para evitar el derrubio de las paredes del pozo
y conservar el testigo. Con esto, para el lavado se emplea la solución
:;saturada de la sal que se perfora.
7. Las soluciones aireadas, saturadas de aire o gas, se emplean
para prevenir la absorción del líquido lavador. Estas soluciones po-
:,seen una densidad reducida y elevadas capacidades lavadora y por-
;tadora. Existen tres procedimientos para obtener soluciones aireadas:
.. mecánico, con la introducción del aire comprimido en la solución con
ayuda de un compresor, mecánico con la introducción del aire atmos-
,férico en la solución por medio de una bomba de chorro de agua, y el
químico, o sea, el tratamiento de la solución mediante las sustancias
.surfactantes (SAS), incorporando en ella el aire y reteniéndolo en
forma de pequeñas burbujas, películas estabilizadas de SAS. Para
los lodos de perforación aireados químicamente, se emplean polvos
·de arcilla, sustancias surfactantes (0,1-0,2%), reactivos estructu-
rradores (sosa cáustica, O, 1-0,2%) o sosa calcinada (0,5-2,5% ).
·170
8. Las soluciones arcillosas densas se utilizan al destapar las capas
con gran presión de yacimiento para prevenir las erupciones de agua
o chorros de gas o petróleo de la boca del poco. Para densificar la
solución arcillosa se le agrega material polverulento inerte, llamado
agente adulterante, fabriado de minerales pesados: baritina
hematites (Fe
2
0
3
), etc. Después de extinguir el surtidor bajo la pre-
sión hidrostática de la solución densa, sobre la boca del pozo se insta-
lan los accesorios contra erupciones, el pozo se lava con una solu-
ción arcillosa aireada ligera o con agua técnica, la solución densa se
evacúa del pozo y se reanuda el brote en surtidor.
9. Emulsiones lavadores. Se denomina emusión un sistema que cons-
ta de dos (o varias) fases (estados) líquidas mutuamente insolubles,
una de las cuales está dispersa (disipada, fraccionada) en la otra.
Se distinguen dos tipos de emulsiones.
En las emulsiones del primer género, o sea, de «aceite en agua>>
(Ac/Ag), el aceite se halla en el medio acuoso en forma de bolitas
diminutas.
En las emulsiones del segundo género, llamadas invertidas o re-
versibles, o sea, de <<agua en aceite>> (Ag/Ac), el agua en forma de gló-
bulos minúsculos está distribuída en el aceite.
Para dar estabilidad a la emulsión se usan reactivos especiales,
llamados agentes emulsificantes. Las emulsiones del primer género
han encontrado amplia difusión en la perforación a diamante de alta
velocidad para amortiguar las vibraciones y reducir la potencia por
la rotación del varillaje.
10. Las soluciones a base de petróleo (SBP) se emplean para desta-
par las capas de petróleo y gas a fin de conservar la penetrabilidad
natural de éstas. La composición de dichas soluciones es complicada,
son más caras que las soluciones lavadoras a base de agua.
11. Líquidos lavadores termorresistentes. La temperatura T de la
corteza terrestre a la profundidad H depende del gradiente geotérmico.
El gradiente geotérmico Gen grad/m es la elevación de la temperatura
de la Tierra por 1 m de profundidad. Para diferentes regiones de la
Tierra G es igual a 0,005-0,25 grad/m, mientras que como prome-
dio G es igual a 0,03 grad/m, es decir, a 30 grad/km.
§ 3. Propiedades de las soluciones arcillosas
Aplicación de las soluciones arcillosas y sus propiedades. Las apli-
caciones de las soluciones arcillosas son las siguientes: 1) el arcillado
de las paredes del pozo; 2) la retención de la roca perforada en estado
suspendido al cesar la circulación; 3) la creación de elevada contra-
presión sobre la capa; 4) facilitar el transporte por el pozo y evacuar
las pertículas de la roca, lo que es posible, de acuerdo con la ley de
Arquímedes, merced a la gran densidad de la solución arcillosa nor-
mal, en comparación con la del agua, 5) la protección de la herra-
mienta cortante contra la corrosión, ya que la superficie de la he-
rramienta se cubre de una costra delgada de arcilla.
171
Con arreglo a las dimensiones de las partículas dispersas (fractu-
radas), se distinguen dos tipos de sistemas dispersivos líquidos:
1) soluciones coloidales y 2) suspensiones.
Se denomina solución coloidal la solución en la cual las partí-
culas de la sustancia disuelta tienen grosura de 0,1 a 0,001 !liD·
Las partículas coloidales en el solvente líquido (por ejemplo, el
agua) por gravedad casi no se precipitan. Ello se explica por el
hecho de que las moleculas del solvente permanecen en movimiento-
desordenado (browniano) continuo. El estado coloideo de la sustancia
es una condición singular determinada por las dimensiones de sus
partículas.
Se denomina suspensión un sistema dispersivo que se forma de·
dos fases, líquida y sólida, y en el cual las partículas sólidas dimi-
nutas de grosura de 0,1 a 10 11m y más, están sustependidas en el
líquido. Con el tiempo, por efecto de la gravedad, las partículas
suspendidas se precipitan al fondo del recipiente.
La solución arcillosa es un sistema disperso que consta de agua
y de partículas de arcilla suspendidas en ella con dimensiones desde-
las partículas coloidales hasta las de suspensiones. La cantidad de las
partículas coloidales en la solución arcillosa depende de la clase
de la arcilla y del procedimiento de su preparación. Cuanto mayor
es la cantidad de partículas coloidales de la solución, tanto mejor
es su calidad. En una solución normal la superficie sumaria de las
partículas coloidales, merced a las dimensiones pequeñas y a la
gran cantidad de éstas, supera la superficie total de las partículas
de las suspensiones. Por eso la solución arcillosa es un sistema coloidal-
suspendido que tiene las propiedades de una solución coloidal.
En la solución arcillosa las partículas coloidales tienen cargaJ
eléctrica negativa, mientras que los iones de agua, carga positiva.
Las partículas de arcilla se repelen por tener carga eléctrica del
mismo signo. A causa de las muy pequeñas dimensiones y la masa
para las partículas coloidales es de importancia prevaleciente la
acción de las cargas eléctricas y no de la fuerza gravitacional. La,
repulsión mútua de las partículas coloidales, con carga eléctrica
igual, contribuye a la permanencia de las partículas en estado sus-
pendido.
En cuanto a la humectabilidad con respecto a un solvente cual-
quiera, todos los cuerpos y coloides se dividen en liófilos y en liófo-
bos. Cuando el solvente es el agua los coloides se dividen en hidráfilos
e hidrófobos.
Los coloides hidrólifos se humectan por el agua, la cual se retiene-
en la superficie de cada partícula coloidal y forma una película en
torno a la misma.
Los coloides hidrófobos no se humectan por el agua, la repelen
y alrededor de las partículas no forman películas de agua.
Las soluciones arcillosas son coloidales hidrófilas en las cuales.
las partículas de arcilla se mojan por el agua.
El fenómeno de humectación por el agua de las partículas de
172
-arcilla se explica por el hecho de que las fuerzas de atrl'lcción entre
las moléculas de arcilla y el agua son mucho mayores que las existen-
tes entre las moléculas de agua. El agua que forma parte de la solu-
ción arcillosa, se puede dividir en la adsorbida y libre.
El agua adsorbida está enlazada con las partículas de arcilla me-
diante las fuerzas de atracción, forma alrededor de ellas envolturas
hidratadas y tiene propiedades muy distintas de las del agua ordina-
ria (por ejemplo, una densidad y viscosidad mayores, etc.).
En la solución arcillosa el agua libre es el medio dispersante en
el cual se encuentran las partícul as arcillos<J.s con envoltura acuosa
-de adsorción.
El valor práctico de la humectación reside enque las partículas
provistas de envolturas hidratadas no se aglomeran al chocar. Entre
las partículas que da una capa de moléculas de agua libre. La humec-
.tabilidad de las partículas asegura la estabilidad de las soluciones
arcillosas, formadas por partículas colidales que se humectan bien.
Se denomina estabilidad de las partículas coloidales la propiedad
,de éstas de permanecer suspendidas en la solución coloidal.
La estabilidad es garantizada por: 1) el alto grado de dispersión
-de las partículas y, por consiguiente, por su muy pequeña masa;
2) la presencia en las partículas coloidales de cargas eléctricas del
mismo signo, lo que provoca la repulsión mútua de las partículas;
3) la hidrofilia de los coloides, es decir, la existencia en torno de
las partículas coloidales de envolturas hidrátadas compactas, que
protegen contra la aglutinación y la precipitación posterior. Por
eso, la solución arcillosa perdura largo tiempo en estado líquido
y puede ser inyectada por la bomba.
Se llama estructuración de las soluciones arcillosas en reposo la
capacidad de formar en su interior estructura.
La causa de la formación de la estructura y de su crecimiento
posterior en la solución arcillosa radica en el hecho de que las partí-
culas de arcilla tienen forma de escamas delgadas cuyos planos late-
rales anchos llevan carga eléctrica y, por tal razón, se humectan
bien con el agua. A lo largo de su contorno, las escamas poseen una
carga eléctrica débil o carecen de ésta por completo. Es por esto, por
lo que los planos estrechos de contorno de las partículas se mojan
mal con el agua. Las partículas coloidales aisladas con planos mal
humedecidos se conglutinan durante la colisión. Con el tiempo, el
número de las partículas aglutinadas aumenta y en la solución
se forma una estructura reticular espacial de partículas coloidales,
unidas entre sí por sus finas superficies laterales. El agua se queda en
las mallas de dicho retículo y no puede desplazarse libremente. La
solución se espesa, de modo parecido a la gelatina o gel.
Al agitar o mezclar la solución arcillosa espesa, su estructura
se perturba y la solución arcillosa adquiere las propiedades de una
solución líquida.
Se denomina tixotropía la propiedad de la solución aTcillosa de
espesarse al estar "en reposo o diluirse al ser agitada o mezclada.
173
N o todas las soluciones coloidales poseen tixotropía, sino
sólo algunas, incluyendo las arcillosas.
La tixotropía determina la rapidez de formación de la estructura•
o de restablecimiento de ésta después del mezclado.
Se denomina capacidad de retención la aptitud de la solución
arcillosa de retener las partículas de la roca durante la estructura-
ción. Esta propiedad de la solución arcillosa evita la precipitación
de las partículas de la roca sobre el tajo alcesar la circulación.
Recibe el nombre de coagulación o cuajamiento de los coloides el'
proceso de aglutinación en agregados de las partículas coloidales,.
con la precipitación posterior de las mismas por efecto de la gravedad.
La coagulación de los coloides se produce al hacerse neutras las
partículas coloidales, que al chocar se reunirán en grupos y se preci-
pitarán por la acción de la gravedad.
La coagulación del coloide arcilloso transcurre al adicionar a]
agua coaguladores, por ejemplo, cierta cantidad de sal común N aCl,
la cual en el agua disocia liberando los iones positivos de sodio, que
neutralizan las partículas de arcilla cargadas de electricidad negativa.
Si el pozo atraviesa rocas acuíferas o un horizonte contenedor de-
agua salada, la solución arcillosa que pasa por el pozo puede coagu-
larse.
Se da el nombre de reversibles a los coloides capaces de restable-
cerse, con el estado eléctrico adecuado del medio, después de ser
coagulados.
Se llama peptización el proceso de conversión en solución coloidal
del coloide coagulado en forma de trocitos.
Para hacer uso de la reversibilidad de los coloides, a la solución
arcillosa se le agregan, en calidad de agentes peptizantes, sustancias
que restablecen las cargas eléctricas negativas de las partículas arci-
llosas. Entre los agentes peptizantes figuran: los álcalis (sosa cáusti-
ca, hidrato sódico N a OH, sosa calcinada N a
2
C0
3
, etc.) o los coloides
que tienen cargas eléctricas negativas, por ejemplo, el ácido húmico.
Las adiciones de estas sustancias (en cantidades determinadas}
conducen a la desagregáción de los trocitos arcillosos y así mejoran
la calidad de la solución.
El arcillado de las paredes del pozo se aplica para fortificar las
paredes del pozo y aislar capas al perforar en rocas no resistentes,
usando para el lavado la solución arcillosa. Después de penetrar la
solución arcillosa en las oquedades de las rocas y espesarse ésta en
ellas, la zona circular de la roca en torno al pozo queda reforzada.
Una vez formada la costra arcillosa en las paredes del pozo, el agua
libre cesa de pasar del lodo de perforación a las oquedades de las
rocas. Además, si las capas de las rocas . contienen agua y p(ltróleo
o gas y si el valor de la presión de capa no supera el valor de la presión
hidrostática que el líquido lavador ejerce sobre las paredes· del pozo,
entonces el agua, el petróleo y el gas no penetrarán de la capa al
pozo, es decir, las capas se aíslan y cesa el movimiento del líquido
o gas en el sistema
174
Para que el arcillado tenga éxito, en la solución arcillosa las partí-
culas coloidales finas, deben predominar sobre las partículas gruesas.
de suspensión.
La solución arcillosa con una cantidad suficiente de partículas·
coloidales, posee la capacidad de obturar los orificios entre partículas.
de mayor tamaño. La costra arcillosa resulta delgada y compacta,
disminuye de modo insignificante la sección del pozo y es poco per-
meable en el sistema pozo-capa para el agua libre que hay en l a solu-
ción arcillosa. Dicha costra refuerza las paredes del pozo protegi én-
dolo contra desmoronamientos y aísla las capas.
La solución arcillosa con cantidad insuficiente de partículas coloidales
y, por consiguiente, con muchas partículas gruesas, no puede tapar
t odos los espacios entre las partículas de la roca. La costra gruesa
deja pasar agua, se adhiere mal a las rocas y se desploma con faci-
lidad. El agua que penetra en la capa disminuye la fuerza de roce-
entre las partículas y, por lo tanto, reduce la resistencia de l as pare-
des del pozo. Al subir y bajar las varillas, la costra gruesa t apa las
uniones de los tubos y causa atrancamiento de la herramient a. La
costra gruesa obstaculiza la bajada del varillaje y provoca con fre-
cuencia el atrancamiento de este último.
El arcillado de las paredes del pozo es perjudicial al dest apar·
capas acuífera o de petróleo y gas natural, ya que obstaculiza o dismi-
nuye la afluencia del agua o del petróleo y gas de la capa al pozo.
Por eso, al perforar un horizonte acuífero, el lavado ha de ejecutarse·
con agua o con una solución sin arcilla de autodisgregación (acuosa·
de hipán o de almidón), mientras que al destapar una capa de petró--
leo y gas se usan soluciones sin arcilla, a base de petróleo.
§ 4. Métodos de medición de los índices de las propiedades
de los líquidos lavadores
M edición de la densidad y el peso específico
La densidad de un cuerpo es la razón entre la masa y el volumen
del mismo. La densidad de los cuerpos tiene valor constante para
las condiciones normales (a la temperatura de Ü
0
e y la presión
de 760 mm Hg). Por esto, la densidad es uno de los parámetros de la
sustancia.
El peso específico es la relación entre el peso del cuerpo y su volu-
men. Como el peso (fuerza de gravedad) del cuerpo depende de la
latitud del lugar y la altitud sobre el nivel del mar, el peso especí--
fico no es parámetro de la sustancia.
La medición de la densidad y del peso específico del líquido lavador
es necesario: 1) para poder juzgar sobre el grado de saturación con
arcilla de la solución arcillosa; 2) para estimar el grado de saturación,
del líquido lavador con el lodo de roca perforada (a fin de evitar el
enlodado del pozo); la diferencia entre el peso específico '\'ase del
Jíquido que sale del pozo y el peso específico y del líquido lavador
.175·
<que se inyecta en él, debe encontrarse en los límites de 0,01-0,03;
3) para determinar l a presión hidrostática p
1
del líquido lavador
~ o b r e las paredes del pozo.
La densidad p de una solución arcillosa normal , en dependencia
.de la presión hidrostática requerida, debe estar dentro de los límites
de 1,08-1,45 g/cm
3
; la de una solución aireada (saturada de aire),
.de O, 7-0,9 g/cm
3
; la de la solución densificada (con agregación
de polvo de baritina o hematites), hasta de 2,30 g/cm
3

Los aparatos para controlar la calidad de la solución arcillosa
.están ilustrados en la fig. 72.
La densidad del líquido lavador se mide con los areómetros de
volumen constante tipo Af-31111 (AG-ZPP) o tipo Af-2 (AG-2),
.que tienen el mismo principio estructural.
El areómetro Af-2 (fig. 72, a) consta del flot ador 2 con la escala
1, del vaso 3 y de la carga 4. El vaso se llena de solución arcillosa
y se une mediante clavijas con el flotador. Después limpian por
afuera las huellas del líquido y el areómetro se sumerge en un reci-
piente con agua pura. La profundidad de sumersión del flot ador
indicada en la escala 1 muestra la densidad de l a solución. Hay
·dos escalas, una de las cuales sirve para medir las densidades de
·0,9 a 1,7 g/cm
3
y la otra, de 1,6 a 2,4 g/cm
3
. En este último caso la
·carga 4 se quita y el areómetro sin carga se coloca en agua.
Viscosidad de las soluciones arcillosas. Por viscosidad se entiende
·el rozamiento interno existente entre las capas del líquido que se
:mueven, unas respecto a otras, con distinta velocidad.
La viscosidad convencional se determina por medio del viscosí-
metro estándar de campaña [C11B-5 (SPV-5)1. El aparato (fig. 72, b)
·Constituído por el embudo 1 con un tubo de latón cuyo diámetro
interior es de 5 mm y longitud de 100 mm, por la jarra 2 con t abique
.ciego que la divide en dos capacidades de 200 y 500 cm
3
, y por la
rejilla 3. Antes de determinar la viscosidad, la solución se agita
y hace pasar por la rejilla. El embudo se lava con agua y luego se
.echan en él 700 cm
3
de la solución, tapando al mismo tiempo el tubo
por abajo con el dedo. Después de esto la solución se cuela a la sección
de la jarra de capacidad de 500 cm
2
• El tiempo de salida de los
500 cm
3
se mide con un cronómetro.
El tiempo de salida de los 500 cm
3
de agua es igual a 15 s. Con
más frecuencia se emplean soluciones cuyos 500 cm
3
salen durante
18-24 s (la viscosidad es de 18-24 s). Para combatir la absorción
:se usan soluciones de elevada viscosidad (40-80 s y más) .
Contenido de arena en la solución arcillosa. Con un gran contenido
.de arena en la solución, las piezas de la bomba, de la cabeza giratoria
y otro utillaje se desgastan rápidamente. Al parar la circulación,
la arena se precipita al fondo del pozo y puede provocar el aprisiona-
miento del dispositivo portatestigos.
Por arena se entiende el contenido de partículas sólidas de la
roca perforada y de trocitos de arcilla en la solución. El contenido de
.arema se determina diluyendo la solución con agua en una proporción
-.176
a
e
11
h
10
-5
7


12-01660
e
2
4
J
d
Fig. 72. Aparatos para controlar la calidad de
la solución arcillosa:
a-areómetro Ar-2 (AG-2): 1-escala; 2-flotador; 3-
vaso; 4-carga; b-viscosímetro estándar de campaña
[CIIB-5(SPV-5)]: 1-embudo; 2-jarro; 3-red; e-repo-
sadero medidor OM-2: 1-tapa con cabida de 50 cm
3
;
2-recipiente; 3-bureta con escala; 4-jarro de 450 cm
3
de volumen; d-aparato para determinar la estabilidad
UC-2 (TsS-2): 1-cilindro; 2 y 3-grifos de vaciado;
e-aparato BM-6 (VM-6) para determinar la devolución
de agua: 1-cuerpo de la carga; 2-cilindro (en su parte
superior hay una marca para leer por la escala); 3-
émbolo buzo; 4-anillo de la carga; 5-vaso; 6-ban-
deja; 7-rejilla (disco agujereado); s-válvula conjun-
ta redonda de goma; 9-tornillo; lO-válvula de vacia-
do; 11-tacita; f-plastómetro rotativo CHC-2'(SNS-2):
1-cilindro; 2-vaso; 3-limbo; 4-hilo; S-indicador;
6 -electromotor
177
de 1 : 9 y dejándola sedimentar durante 1 min. Durante este lapso
las fracciones de arena de granos más gruesos de O, 1 mm se precipi-
tan. Para una sedimentación más completa de todas las fracciones de
arena, incluyendo la dispersa finamente, el aparato se deja en
reposo por 3 min.
Para determinar el contenido de arena se utiliza el sedimentador
OM-2 (fig. 72, e), el cual es un vaso cilíndrico de metal 2 con una
tapa hermética 1, en la parte inferior del cual se fija la bureta 3
recambiable de vidrio protegida por una cubierta. En la parte supe-
rior del cilindro 2, al nivel del volumen de 500 cm
3
, está practicado
un orificio de diámetro de 3 mm. La tapa 1 tiene la capacidad de
50 cm
3

El sedimentador se lava y se seca. De la tapa 1 50 cm
3
de la solu-
ción se echan en el sedimentador. Posteriormente, por medio de la
jarra 4, el sedimentador se llena de agua (450 cm
3
) hasta el nivel
del orificio por el cual se vierte el exceso de agua. El sedimentador
se instala verticalmente. Después de 1 min en la escala de la bureta 3
se ve la cantidad del precipitado (arena). Esta última multiplicada
por dos se acepta como porcentaje de arena en la solución arcillosa.
En l a solución arcillosa normal el contenido de arena ha de ser menor
que el 4%.
El sedimento diario caracteriza la estabilidad de la solución arci-
llosa, o sea, la capacidad de no dividirse durante largo tiempo en las
fases sólida y líquida. Las soluciones arcillosas normales deben duran-
te un día dar un sedimento no mayor que 3-4%.
La estabilidad de la solución arcillosa se determina medi ante el
aparato U:C-2 (TsS-2) (fig. 72, d). La solución se echa en el cilindro
1 y se deja en reposo por un día. Después se toman muestras de la
solución por las llaves 2 y 3 y se mide la densidad de cada una de
las muestras. Cuanto menor es la diferencia de las· densidades, tanto
más estable es la solución. Para las soluciones normales esta diferen-
cia no debe superar 0,02 g/cm
3

La devolución de agua caracteriza la capacidad de la solución
arcillosa de filtrar el agua en las rocas porosas. El índice de devolu-
ción de agua se mide como volumen de agua en centímetros cúbicos
que se filtra durante 30 min de 100 cm
3
de solución arcillosa a través
de un filtro de papel de diámetro de 75 mm a la presión excesiva de
0,1 MPa.
La devolución de agua es de gran importancia para l a perforación
en rocas porosas. Las soluciones arcillosas con gran devolución de
agua originan una costra esponjosa que estrecha el pozo y caúsa el
atrancamiento de la herramienta de perforación al subirla. La penetra-
ción del agua en las rocas arcillosas produce hinchazones y arquea-
mientos de las paredes del pozo.
La disminución de la cantidad de agua devuelta por la solución
arcillosa, contribuye a la eliminación de estos fenómenos.
La magnitud de la devolución de agua depende: 1) de la calidad
de la arcilla; 2) de la calidad de agua: el agua cruda y salada aumenta
178
la devolución de agua; 3) del procedimiento de preparacwn de la
solución: el mezclado insuficiente de la arcilla conduce a la elevación
de la devolución de agua; 4) el tratamiento químico adecuado de la
solución reduce la devolución de agua.
La devolución de agua de una solución arcillosa se determina por
medio del aparato BM-6 (VM-6) (fig. 72, e). Entre el vaso de filtra-
ción 5 y la bandeja 6 se coloca la rejilla 7, cubierta de un círculo de
papel de filtrar mojado. La válvula 8 se cierra con ayuda del tornillo
9. En el vaso 5 se echa 100 cm
3
de solución arcillosa. Por encima de
la solución en el cilindro 2 se echa aceita para máquinas y se baja en
el cilindro el émbolo buzo 3. Se entreabre el robinete 10, se deja
salir el exceso de aceite, a fin de que la división cero de la escala
coincida con la marca en el cilindro 2. Con el tornillo 9 ábrese la
válvula 8 y simultáneamente fijan el tiempo.
La presión sobre la solución arcillosa que está en el vaso 5,
se transmite a través del aceite por el peso de la carga constituída
por el anillo macizo, el cuerpo cilíndrico y el émbolo buzo. El valor
de la presión es igual a O, 1 MPa. La lectura de los resultados de la
medida se efectúa según la escala. Después de 30 min en la escala
se lee el valor de la devolución de agua. Para vencer el rozamiento
del émbolo buzo en el cilindro durante el ensayo, de modo periódico
gírase a mano el émbolo buzo manteniéndolo por el moleteado del
anillo 4. Al terminar el ensayo se abre la válvula de vaciado 10,
se evacua el aceite del cilindro y se baja el émbolo buzo con la carga.
Luego desmontan el aparato, sacan el filtro con la costra de arcilla
del vaso y miden el espesor de ésta última. Con minuciosidad se la-
van todas las piezas y se ensambla de nuevo el aparato.
Para las soluciones arcillosas se estima normal una devolución
de agua no menor de 25 cm
3
por 30 min. A fin de prevenir trabazones
y derrumbes la devolución de agua disminúyese mediante el trat a-
miento químico hasta 5-6 y rara vez hasta 2-3 cm
3
por 30 min;
las soluciones con devolución de agua mayor que 25 cm
3
por 30 min
pueden obstaculizar la perforación en las rocas porosas.
La tensión estática de desplazamiento 8 caracteriza la propiedad
de las soluciones arcillosas de retener en estado suspendido las partí-
culas de la roca.
Como los enlaces entre las partículas de arcilla en la solución
tixotrópica se establece paulatinamente, la magnitud 8 depende del
tiempo durante el que la solución se halla en reposo. Primeramente 8
crece con rapidez, después se eleva lentamente hasta cierto límite.
Se mide 8 en aparatos de diverso tipo. Se usan aparatos de tres
tipos: rotativos, capilares y con el movimiento de avance de una
placa o de un cilindro.
Los de la mayor aplicación son los aparatos rotativos. El aparato
rotativo CHC-2 (SNS-2) (fig. 72, /)consta del cilindro 1 y del vaso 2.
Ambas piezas cilíndricas deben ser coaxiales. El vaso 2 es accionado
por un electromotor con reductor ubicado en la funda 6; la frecuen-
cia de rotación del vaso es de sólo 0,2 rpm. Para medir la tensión
12*
179
sirve el hilo elástico 4 de 0,3-0,5 mm de diámetro, en el cual se
hallan suspendidos el cilindro 1 y el limbo 3. Al soporte del aparato
se fija el indicador 5.
Después de mezclarla la solución arcillosa se echa en el espacio
anular entre las piezas 1 y 2, dejándola en reposo para que se forme
la estructura por 1 min y por 10 min. Los valores correspondientes
de la tensiÓn estática !de desplazamiento Se designan por el Y elO·
A continuación, se conecta el motor eléctrico. Al principio el cilin-
dro interior gira junto con el vaso, ya que la rotación se transmite
a él mediante la estructura de la solución arcillosa. Con ello, el
cilindro interior puede retardarse en relación con el vaso a expensas
de las deformaciones plásticas de la solución. A medida que se tuerce
el hilo de acero 4, la resistencia a la torsión crece y, por fin, supera
la resistencia de la estructura de la solución. En este momento el
cilindro interior se para, pero el vaso exterior sigue girando. Con
ayuda del limbo 3 se determina el ángulo máximo de giro ~ < p del
cilindro respecto de su posición inicial y se calcula la tensión estática
de desplazamiento según la fórmula
e = P ~ < J l .
(85)
donde ~ < p es el ángulo de giro del cilindro, grados; p, una magnitud
constante para el aparato y el hilo dados, indicada en el certificado
técnico de dicho aparato.
En otros plastómetros rotativos el vaso exterior está fijo y gira
el cilindro interior.
La tensión estática de desplazamiento se determina dos veces:
después de 1 min y de 10 min de haber llenado el vaso exterior y se
designa respectivamente por e
1
y e
10
• Para retener los detritos de
la roca perforada el valor suficiente de la tensión estática de despla-
zamiento de las soluciones arcillosas es e
1
= 25 - 50 mg/cm
2
des-
pués de 1 min de hallarse la solución en reposo y e
10
=
= 75 - 150 mg/cm
2
, tras 10 min de reposo.
La tensión estática de desplazamiento e caracteriza la capacidad
de la solución arcillosa de retener en estado suspendido las partícu-
las de la roca perforada. El diámetro máximo de la partícula que
no se hundirá en la solución arcillosa, será
d= 6m8
(Yr-Y)
, cm, (86)
donde m es el coeficiente de forma para los detritos de forma irregu-
lar (m = 2 es una magnitud adimensional); e, la tensión estática
de desplazamiento de la solución arcillosa en un momento dado de
tiempo; Yr y y, los pesos específicos de la roca y de la solución arci-
llosa, respectivamente, N/cm
3

El grado de tixotropía T
0
de la solución arcillosa se determina
según la fórmula
(87)
180
donde 810 y 8¡ SOn las tensioneS estátiCaS de desplazamiento, determi-
nadas por medio del aparato CHC-2 respectivamente después de
10 min y 1 min, mg/cm
2

Concentración de iones hidrógeno y el índice de pH
Iones son los átomos con carga eléctrica. El agua destilada pura
se caracteriza por una disociación pequeña (separación) en iones
de hidrógeno (H+) y iones de oxihidrilo (OH-).
Se denomina índice de pH la magnitud que caracteriza la concen-
tración de iones de hidrógeno en una solución acuosa. Esta magnitud
es igual numéricamente al logaritmo decimal negativo de la con-
centración de iones de hidrógeno pH = -lg (H+).
En una solución neutra ph = + 7. En una solución ácida pH < 7
y es tanto menor, cuanto más ácida es la solución. En una solución
alcalina pH > 7 y es tanto mayor, cuanto mayor es la alcalinidad
de la solución; el valor máximo para un álcali fuerte es pH = 14.
El índice de pH caracteriza el grado de alcalinidad o de acidez
de la solución lavadora. El valor de este índice, en condiciones de
campaña, con una precisión hasta de +0,5, se determina por el cam-
bio de color del papel indicador, que es un papel de filtrar impreg-
nado de reactivo indicador de cierta composición química. El papel
indicador cortado en forma de bandas estrechas se coloca en un
estuche con escala modelo de colores. Enfrente de cada uno de los
patrones de color de la escala se hallan los valores del índice de pH
desde 2 hasta 12.
De la taza 11 (véase la fig. 72, e, e) en el vaso se echa el filtrado
obtenido al medir la devolución de agua. En este producto de filtra-
ción se sumerge una banda de papel indicador suspendida de un alam-
bre. La banda cambia de color después de unos segundos. La banda
se extrae del filtrado y compárese el color cambiado con la escala
modelo de colores. La coincidencia de coloración de la banda y del
modelo de colores nos muestra el valor del índice de pH.
Para cada clase de arcilla y cada solución confeccionada con
ella existe un campo determinado de valores del índice de pH,
con los cuales la solución es la más estable. Fuera de los límites de
dicho campo la solución arcillosa coagula.
§ S. Propiedades de las arcillas que influyen sobre la calidad
de la solución arcillosa
1. Composición mineralógica de las arcillas. Las arcillas son rocas
sedimentarias integradas por diferentes minerales arcillosos, con
mezclas de óxidos metálicos, granos detríticos de cuarzo, feldespatos,
etc. Las arcillas son producto de meteorización y descomposición
de las rocas cristalinas, y su composición mineralógica y química
y sus propiedades físicas dependen de la naturaleza y composición
de las rocas que les han dado origen, y también de las condiciones
con las cuales se desplazaron ulteriormente y se depositaron.
181
Las soluciones coloidales óptimas se preparan de polvos arcillosos
bentónicos.
Las arcillas bentoníticos (las arcillas de este tipo fueron halladas
cerca de la fortaleza Benton del estado Wyoming en los EEUU)
son de color blanco, gris claro o amarillento, son grasa a tiento,
están constituídas de minerales del grupo de la montmorillonita.
Se formaron al descomponerse las rocas tobáceas, se caracterizan
por absorber el agua dulce y formar soluciones arcillosas de la mejor
calidad.
Las arcillas hidromicáceas son de color amarillento con verdín,
gris, marrón y pardo; están integradas por hidromicas con mezclas
detríticas. Las arcillas válidas para la preparación de soluciones
arcillosas son las constituídas de partículas de hidromuscovita, llama-
das asimismo illita, por ejemplo, las arcillas del yacimiento Chaso-
viarski.
Los caolines son arcillas de color blanco y gris claro, están inte-
grados de un mineral denominado caolinita, son poco útiles para
la preparación de la solución y sirven de materia prima para artícu-
los cerámicos.
Son aptas para preparar las soluciones lavadoras:
a) la arcilla de palihorsquita del yacimiento Cherkaski (Ucrania),
es una mezcla de los minerales palihorsquita y montmorillonita;
b) las arcillas caolinito-montmorilloníticas, que contienen más
montmorillonita que caolinita;
e) las arcillas caolinito-hidromicáceas, que contienen hidromicas
semejantes a la illita en cantidad mayor que la caolinita.
2. Contenido de la fracción coloidal, forma, dimensiones y superficie
específica de las partículas de arcilla. Las arcillas naturales están
representadas por partículas de distinto tamaño de 0,01 mm a
10 ¡.tm y menores*. Partículas de arcilla más gruesas se encuentran
rara vez o aparecen como impurezas extrañas (arena). En cuanto
a la composición granulométrica (grado de dispersión), las partículas
de arcilla constan de la fracción de suspensión con grosura de 1 a
10 ¡.tm y mayor y de la fracción coloidal con grosura de 1 ¡.tm y me-
nor. Las más coloidales son las arcillas bentoníticas.
Las partículas de arcilla tienen forma de plaquitas, escamas,
pétalos, con menor frecuencia, de agujas. Las partículas de caolinita,
son hexágonos de diámetro de 100-500 m¡.tm y espesor de 20 m ~ t m .
Las plaquitas de montmorillonita tienen una longitud de 10-
3000 m¡.tm y espesor de 1-3 m¡.tm. La superficie específica de las
partículas de 1 g de arcilla en la montmorillonita es de 800-900 m
2
/g
y en la caolinita, 10-20 m
2
/g.
El pequeño espesor de las plaquitas de montmorillonita contribuye
a la formación de una costra impermeable delgada en las paredes del
pozo.
* 1 micrometro (!.un) = 0,001 mm; 1 milimicrometro (m¡.tm) =
= 0,000001 mm.
182
La gran superficie e.;pecífica de las partículas de montmorillonita,
que tienen agua adsorbida en su superficie, asegura una devolución
reducida de agua, alta viscosidad y propiedades tixotrópicas bien
manifiestas de las soluciones arcillosas hechas de las arcillas bento-
níticas.
3. Contenido de óxidos y sales en la arcilla. Las arcillas pueden
contener impurezas de óxido férrico (Fe
2
Ü
3
), óxido sódico (Na
2
0),
óxido cálcico (Caü), óxido de magnesio (Mgü), óxido potásico
(K
2
0), etc. La impureza predominante determina con frecuencia las
propiedades de la arcilla. Cuanto más sódio contiene la arcilla, tanto
mejor es la calidad de ésta. La presencia de sales (NaCl, CaCl
2
,
CaS0
4
, etc.) empeora la calidad de la arcilla. Las arcillas fuerte-
mente saladas se pueden aprovechar para preparar soluciones arci-
llosas, pero en tal caso se requiere un tratamiento químico suple-
mentario de las mismas.
4. Hinchamiento de las arcillas. Se denomina hinchamiento la
propiedad de las arcillas de aumentar su volumen al absorber agua.
Las arcillas bentoníticas sódicas, al mojarse, pueden aumentar su
volumen 8-10 veces y en el agua se disgregan con facilidad en partí-
culas aisladas. En soluciones ácidas, alcalinas y saladas la bentonita
no se hincha. Las arcillas hidromicáceas y palihorsquíticas poseen
una capacidad menos ostenta de hincharse. Las arcillas caolínicas
no se hinchan, se desintegran mal en el agua; las soluciones prepara-
das a base de éstas, son inestables y se dividen con rapidez en las
fases sólida y líquida.
5. Elección de la arcilla. La apreciación de la utilidad de la
arcilla se realiza del mejor modo según la calidad de la solución
preparada de esta arcilla. De una pequeña cantidad de la arcilla
sometida a prueba se prepara una solución con viscosidad conven-
cional t = 18-24 s. Se miden los índices de las propiedades de la
solución arcillosa obtenida. Los resultados de las mediciones se
comparan con los parámetros de la solución arcillosa para las condi-
ciones normales de preforación y se hace la conclusión acerca de la
utilidad de la solución obtenida para perforar sin tratamiento químico.
6. Los polvos de arcilla se fabrican en empresas especiales, se
transportan en sacos de papel y se utilizan para acelerar la disgrega-
ción de la arcilla en partículas coloidales al preparar la solución
arcillosa. En la fábrica, al producir los polvos de arcilla, a éstos se
pueden agregar reactivos químicos que elevan la calidad de la solu-
ción.
§ 6. Determinación de la cantidad requerida de arcilla
La cantidad de arcilla necesaria para preparar una unidad volú-
mica de solución arcillosa con determinada viscosidad, depende del
grado de solubilidad coloidal de la arcilla. Es usual comparar las
arcillas según la salida -de solución de viscosidad prefijada de las
mismas.
183
Se denomina salida de una solución arcillosa V s de viscosidad prees-
tablecida, el volumen de dicha solución en m
3
, obtenido de 1 t de
arcilla (tabla 25).
Tabla 25
Densidad de Volumen de Masa de
Salida de la
solución
Grado de solubilidad la solución arcilla V a arcilla q en
arcillosa por
coloidal de la arcilla arcillosa
en 1 m3 de
1 ma de
1 t de arcilla
Psol' g/cm3
solución, ma
solución, kg
Vr. ma;t
Altamente coloidal 1,04-1 '06 0,03-0,04 70-100 15- 10
Coloidal 1,06-1,15 0,04-0,10 100-250 10- 4
Medianamente coloidal 1,15-1,30 o, 10-0,20 250-500 4-2
Poco coloidal 1,30-1 , 40 0,20-0,27 500-675 2-1,5
Densa 1,40- 1, 50 0,27-0,33 675- 825 1, 5-1 , 2
La tabla 25 nos ofrece los índices cuantitativos de una solución
arcillosa para arcillas de diverso grado de solubilidad coloidal, siendo
la densidad de la arcilla Pa = 2,5 t /m
3
y la viscosidad convencional
de la solución arcillosa de 25-30 s.
Determinación del volumen de arcilla V a para preparar 1 m
3
de
solución arcillosa.
Sean Pa la densidad de la arcilla (las arcillas naturales secadas
al aire tienen una densidad de 2,2 a 2,8 t/m
3
, en promedio, Pa ~
~ 2,5 t/m
3
); Pagua = 1 t/m
3
, la densidad del agua; P soh la densidad
de la solución arcillosa, t /m
3
(véase la tabla 25); V a , el volumen
de arcilla requerido para preparar 1 m
3
de solución arcillosa, m
3

Confeccionemos la ecuación de masas para el volumen de 1 m
3
:
(masa de arcilla) , + (masa de agua) = (masa de solución). Susti-
tuyendo las masas por los productos del volumen y la densidad
respectivos, obtenemos
VaPa + (1 - Va) Pagua = Psol;
VaPa + Pagua - VaPagua = Psol;
Va (Pa- Pagua) = Psol- Pagua;
V _ Psol- Pagua m
3

a- Pa - Pagua '
La masa de arcilla q para preparar 1 m
3
de solución
=V = Psol-Pagua t
q aPa p p Pa, ·
a- agua
(88)
(89)
El volumen de la solución arcillosa V para la perforación del pozo
prefijado
(90)
184
~ - - - - - - - - - - - - - - - ~
donde V
1
= nf
2
H es el volumen del pozo (aquí D es el diámetro,
medio del pozo, m; H, la profundidad del pozo, m); V
2
, el volumen
de los tanques de almacenamiento de la solución arcillosa (V
2
=
= 2 ...;- 5 m
3
); V
3
, la pérdida de solución arcillosa en el pozo, la
cual depende del grado de fisuración de las rocas (V
3
= 2-5 V
1
y más). +
La masa de la arcilla Q para la perforación del pozo preestablecida
Q = qV, !t, (91)·
donde q es la masa de arcilla para preparar 1 m
3
de solución, t; V,
el volumen de la solución arcillosa necesario para la perforación
del pozo dado, m
3
.
La masa de arcilla a granel Pctr tiene una porosidad con volumen
sumario de oquedades ~ 20%.
§ 7. Preparación de la solución arcillosa
1. Remojo de las arcillas en agua. A fin de elevar la solubilidad
coloidal de la solución se recomienda remojar la arcilla (en terrones
y en polvo) en agua (100 unidades de masa de arcilla seca y 50 unida-
des de masa de agua) hasta que adquiera la forma de una pasta horno- 1
génea espesa y mantenerla en dicho estado durante un día. En la
solución arcillosa preparada con remojo de la arcilla, la sedimenta- ·
ción diaria se reduce 10-12 veces y la devolución de agua disminuye
1,5-2 veces , en comparación con lo que resulta sin tratar previa-
mente la arcilla.
2. Mezcladoras de arcilla. Se llama mezcladora de arcilla un dis-
positivo para la preparación de la solución arcillosa. Suelen ser de·
dos tipos: mecánicas de paletas e hidráulicas, tipo hidromonitor.
El primer tipo es el más difundido.
La mezcladora de arcilla es accionada por un motor, mediante
una transmisión por correa plana o trapezoidal.
La mezcladora horizontal de arcilla (fig. 73, a) es un tambor de
sección redonda en cuyo interior giran uno o dos árboles portadores
de las paletas para mezclar la arcilla con el agua.
También se utilizan mezcladoras de arcilla con eje vertical que
tienen en su parte inferior las paletas que mezclan la arcilla con el
agua (fig. 73, b).
La característica técnica de las mezcladoras de arcilla con dispo-
sición horizontal de los árboles se ofrece en la tabla 26.
3. Estaciones de arcilla. Se denomina estación de arcilla un local
equipado para el abastecimiento centralizado a las torres de sondeo·
de la solución arcillosa por medio de camiones cisterna. La estación
de arcilla está equipada del conducto de agua y del depósito 9
(fig. 74, a) para la arcilla, la cuba 8 para remojar la arcilla, las mez-
cladoras mecánicas de arcilla 6 accionadas mediante correa por la
transmisión y el electromotor 7, la capacidad de reserva 5 para
agua, la bomba 4 para la transfusión del agua, las bombas 2 para
185.
Tabla 26
Frecuen-
Potencia
Dimensiones
Núme- cia de exteriores. mm
Tipo de la Capa-
ro de rotación
del motor
Masa,
mezcladora de cidad,
árbo- de los
de accio-
Iongi-1 anchu-1
kg
arcilla m3
les árboles,
namiento,
rpm
kW
tud ra altura
fi-0,25
(G1-0,25) 0,25 1 80 2,0 1400 870 1150 260
r1-o, 30
{G1-0,30) 0,30 1 37 2,0 2230 895 1080 309
fME-0, 75
{GME-0, 75) 0,75 2 78 2,8 2050 1450 1317 696
Mf1-0,80
{MG1-0,80) 0, 80 2 165 4,5 2450 1130 1.000 760
fKJI-2M
{GKL,2M) 2,0 2 184 7,0 1450 2150 1500 1957
Mf-2-4
(MG-2-4)
4,0 2 90-100 14,0 3890 3015 1445 3565
trasegar la solución arcillosa preparada de las mezcladoras de arcilla
a los camiones cisterna. En la fig. 74, b está representada una esta-
b
2
Fig. 73. Mezcladoras de arcilla:
·f.l-horizontal de un cilindro; b-vertical OrX-7A(OGJ-7A); 1-cuerpo c•líndrico; 2-poleas
motriz y loca; 3-reductor; 4-árbol; 5-paletas; 6-boca de carga; 7-tubuladura de vaciado
· con grifos
·Ción de arcilla mecanizada en alto grado. En las grandes estaciones
de arcilla se comienzan a usar los molinos fresadores a chorro, que se
distinguen por su alto rendimiento.
'186
a
!Je La tuberiÚ de agua
r----------,
~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ 1
b
Fig. 74. Estación de arcilla:
1
1
1
1
1
1
1
1
____ _j
a-para localidad montañosa: 1-electromotores; 2-bombas; a-colectores; 4-bomba cen-
trífuga; 5-recipiente de reserva; 6-mezcladora de arcilla; 7-electromotores; s-cuba para
remojar la arcilla; 9-almacén; lO-cobertizo; b-esquema de una fábrica mecanizada de
arcilla: 1-mezcladora de arcilla; 2-transportador; a-bomba; 4-separador de lodos hi-
drociclónico; 5-tanque para la solución arcillosa levantado sobre el piso;6-colector de aguas;
7-bomba; s-cañería; 9-mesa; lO-grifo para el llenado de los autotanquesl 11-sumideros
para la solución; 12-canalón; 18-rejilla; 14-horno; 15-laboratorio; 16-almacén para la
arcilla y los reactivos químicos
Fig. 75. Sistema de canalones para depurar del sedimento la solución lavadora:
1-boca del pozo; 2-canalón recto; a-reposadero; 4-canalón con t abiques;
6-pileta de recepción
8
a
8
Fig. 76. Instalación hidrociclónicá para depurar el líquido lavador tipo OrX-8B
(OGJ-8B):
a-esquema del hidrociclón; b-instalación hidrociclónica: 1-bastidor; 2-homba helicoi-
dal; a-manguera de aspiración; 4-tubo de inyección; 5-robinete; 6-tobera para evacuar
fangos; 7-entrada en el hidrociclón; 8-tubuladura de vaciado; 9-tobera superior; lO-
embudo del hidrociclón; n-electromotor; 12-pileta para fangos; 13-canalón; 14-reposa-
dero de recepción de la bomba de sondeo; 15-reposadero r eceptor de la solución que sale
del pozo; 16-manguera de vaciado; 17-manómetro
§ 8. Depuración del Uquido lavador del sedimento
Procedimientos de depuración. El líquido lavador, en particular
la solución arcillosa, se libra del sedimento en canalones, depósitos
de sedimentación e hidrociclones.
Depuración en canalones y depósitos sedimentadores. Los canalones
metálicos o de madera de 30 cm de ancho y 25 cm de alto se instalan
{;On una inclinación de 1 cm por 1 m de longitud. Por el fondo de los
canalones, de metro en metro, se ubican tabiques desmontables de
15 cm de altura, que hacen que el líquido se desplace en zigzag
(fig. 75) y contribuyen a la desagregación de la estructura de la solu-
ción arcillosa y a la precipitación del sedimento. La longitud de los
canalones es de 14-17 m. Defectos de la depuración del líquido
lavador en canalones y depósitos sedimentadores: 1) se ocupa mucho
-espacio; 2) la necesidad de evacuar regularmente el sedimento;
3) en invierno la protección contra el frío se dificulta.
Depuración en hidrociclones. Se denomina hidrociclón un aparato
para depurar el líquido lavador de las partículas sólidas suspendidas.
La instalación de hidrociclón OfX-8B (OGJ-8B) consta del cono 10
(fig. 76, a) y del tubo, tangencial a la parte cilíndrica superior de
-este cono. El chorro del líquido saturado de sedimento, dirigido por
la tangente y la pared interior del hidrociclón, obtiene movimiento
giratorio. Bajo la acción de las fuerzas centrífugas, las partículas
de sedimento se arrojan a las paredes y, movidas hacia abajo por
la gravedad, caen en la parte inferior del cono, saliendo junto con
una parte del líquido por la tobera inferior 6. El líquido depurado
del sedimento, al abandonar el torbellino formado por la fuerza
centrífuga, se dirige hacia arriba y sale por la tubuladura 8 y la
manguera de vaciado 16. El hidrociclón puede depurar la solución
de partículas del sedimento de tamaño mayor que 0,02 mm.
La instalación de hidrociclón depuradora del líquido lavador
tipo OfX-8B (fig. 76, b) puede depurar hasta 300 l/min de la solu-
ción con sedimento. Del colector de lodos la solución a depurar,
a través de la manguera 3, se inyecta por medio de la bomba heli-
coidal 2 por el tubo impelente 4 al hidrociclón 10. La solución depu-
rada sale por la manguera 16 al reposadero 14, mientras que el sedi-
mento desciende por el canalón 13 al sumidero 12.
§ 9. Agua para preparar la solución arcillosa y su destilación
Crudeza del agua. El agua que sirve para preparar soluciones
arcillosas -de río, de lago, subterránea- siempre contiene sales
disueltas. En dependencia de la presencia y concentración de las
sales, el agua posee distinto grado de crudeza.
En la URSS la crudeza total del agua es expresada por el número
de equivalente-miligramos (eq. mg) de calcio y magnesio contenidos
en 1 1 de agua.
Para confeccionar soluciones arcillosas de alta calidad, conviene
utilizar el agua de crudeza total no mayor de 12°. El agua cruda
189
y salada contribuye a la coagulación, aumenta la devolución de
agua.
Para preparar una solución arcillosa a base de agua mineralizada,
incluyendo la marítima, es preciso destilada o acondicionarla a d i ~
cionando sustancia correctora. Con este objeto, la mitad del volu-
men de la mezcladora de arcilla se llena de agua técnica y en ella
se disuelve la cantidad calculada de la sustancia correctora, después
de lo cual se mezcla la solución arcillosa.
La crudeza carbonosa puede ser eliminada tratando el agua técni-
ca con cal apagada Ca(OH)
2

La crudeza no carbonosa se suprime agregando sosa calcinada
Na
2
C0
3
• Para el sulfato de calcio CaS0
4
la ecuación de la reación
tiene la forma
CaS0
4
+ Na
2
C0
3
= ~ CaC0
3
+ Na
2
S0
4

A fin de eliminar la crudeza del agua haciendo uso de sosa, a cada
equivalente-gramo de sales de crudeza se agrega un equivalente-
gramo de sosa.
§ 10. Tratamiento químico de las soluciones arcillosas
1. Destino. Las soluciones arcillosas se tratan químicamente
para conferirles las propiedades requeridas al perforar en condiciones
normales y complicadas.
2. Tipos de los reactivos que se usan al tratar las soluciones arcillo-
sas. En cuanto al carácter de su acción, los reactivos utilizados para
el tratamiento de las soluciones arcillosas, se dividen en dos tipos:
electrólitos y coloides protectores.
3. Variedades de los electrólitos.
Se denominan electrólitos las soluciones acuosas de los álcalis,
ácidos y sales que conducen la corriente eléctrica. La acción de los
electrólitos está basada en la variación de las propiedades del agua
adsorbida (ligada) y libre en la solución arcillosa, lo que provoca
la variación de propiedades estructurales de la solución. Más abajo
van enumerados los electrólitos más difundidos que se aplican para
el tratamiento de las soluciones arcillosas.
Sosa calcinada (carbonato sódico) Na
2
C0
3
es un polvo blanco de
finos cristales, de poca solubilidad en el agua (cerca del 16% a 15 °C)
y cuya reacción es alcalina. Se toma el 0,25-1,5% de sosa calcinada
con respecto a la masa de arcilla, se disuelve en el agua en la mezcla-
dora de arcilla y en la solución obtenida se introduce la arcilla remo-
jada hasta la norma requerida. La sosa calcinada provoca la preci-
pitación de los carbonatos de calcio y magnesio de la solución arci-
llosa, aumenta la hidrofilia de las partículas de arcilla, contribuye
a la peptización, aumenta la estabilidad y viscosidad de la solución,
disminuye la devolución de agua, el espesor de la costra arcillosa
y la magnitud del sedimento diario del agua. De acuerdo con el
GOST 5100-73la sosa calcinada se embala en sacos de cuatro capas.
190
Un saco contiene 50 kg de masa neta de sosa. Se conserva en locales
secos.
La sosa cáustica (hidrato sódico) NaOH representa en sí cristales
duros blancos muy higroscópicos. Acciona sobre la solución arcillosa
de igual modo que la sosa calcinada, pero no forma compuestos inso-
lubles con calcio y magnesio. La sosa cáustica es más costosa que la
calcinada, dañosa al manejarla (produce heridas que no cicatrizan),
al estar al descubierto absorbe del aire el bióxido carbónico COz
y pierde sus propiedades. Por eso la sosa cáustica rara vez se usa
como reactivo independiente, pero se utiliza como parte integrante
de los coloides protectores y de las mezclas de rápido fraguado para
prevenir la absorción. La sosa cáustica se embala en tambores de
acero de 50 1 de cabida con tapa provista de una goma o plástico.
El fosfato trisódico Na
3
PO, es un polvo blanco, bien soluble en el
agua, se agrega en una cantidad de 0,5 kg/m
3
de la solución arcillosa,
reacciona con las sales de calcio y magnesio formando compuestos
difíciles de disolver, reduce la devolución de agua y la viscosidad
de la solución.
El vidrio líquido es un líquido espeso transparente, que representa
en sí una solución acuosa del vidrio soluble. El vidrio saluble, que
es silicato sódico Na
2
Si0
3
o potásico K
2
Si0
3
transparente vidrioso,
recibió el nombre de <<vidrio soluble>> debido a su semejanza exterior
en estado sólido con el vidrio y por su capacidad de disolverse en el
agua. En la perforación sólo se usa el silicato sódico en forma de una
solución acuosa de densidad 1,3-1,8 g/cm
3
, que se adiciona en una
cantidad del 2-5% de peso a la solución arcillosa para elevar la
viscosidad y la tensión estática de desplazamiento a fin de evitar
la absorción. De acuerdo con el GOST 13078-67 el vidrio líquido
sódico se suministra en cubas de hierro de capacidad de 250 l. Se
debe almacenar en recipientes herméticamente tapados en un local
seco a temperatura no inferior de +5 °C.
4. Variedades de coloides protectores. Sometamos a examen las
variedades más difundidas de la gran cantidad de coloides protecto-
res, aplicables en el tratamiento de las soluciones arcillosas.
El reactivo humático se emplea para elevar la estabilidad, reducir
la devolución de agua y la viscosidad de las soluciones arcillosas
dulces y débilmente mineralizadas a temperatura hasta de 140 oc,
l o que es de importancia al perforar a profundidad. El reactivo humá-
t ico se fabrica de lignito y sosa cáustica. El lignito contiene ácidos
húmicos, que son sustancias orgánicas de color oscuro, amorfas, de
alto peso molecular, insolubles en agua, pero sí en las soluciones de
álcalis. En la solución arcillosa las sustancias húmicas forman capas
protectoras en la superficie de las partículas de arcilla, preservándo-
las contra la aglutinación. Para la preparación del reactivo humático
se usan los lignitos con contenido de sustancias húmicas no inferior
al 35%. Tal lignito se tritura y tamiza. El reactivo humático se
prepara en la mezcladora de arcilla. En 1 m
3
de agua dulce se disuel-
ven 10-30 kg de sosa cáustica y, posteriormente, se agregan 100-
191
180 kg de lignito tamizado. La fórmula óptima del reactivo se elige
.de modo experimental. Para la extracción más completa de las sustan-
das húmicas del lignito, es necesario durante el tiempo más largo
posible (no menos de 1,5-2 horas) mezclar el reactivo en la mezcla-
dora de arcilla y mantenerlo en reposo no menos que un día y, sólo
,después, añadirlo a la solución arcillosa en otra mezcladora de arcilla
mezclando la solución en el transcurso de 15 min. A la par con sus
ventajas el reactivo humático tiene los siguientes defectos: 1) la
-coagulación, que se manifiesta por la precipitación de la arcilla de la
_solución al atravesar el pozo aguas mineralizadas o los estratos de
sales solubles; 2) al perforar en rocas arcillosas se eleva fuertemente
la pegajosidad de la arcilla, debido a lo cual se observan la adheren-
·cia de la arcilla en las varillas de sondeo y la formación de tapones.
El reactivo alcalino de turba tiene como sustancia activa las sales
:Sódicas de ácidos húmicos. En la mezcladora de arcilla, en 1 m
3
de agua, se disuelven 20 kg de sosa cáustica NaOH y 100 kg de turba
:Seca y se mezclan durante una hora. La solución arcillosa tratada con
dicho reactivo se aplica para evitar la absorción, puesto que taJ
:Solución tiene alta viscosidad y poca densidad, al mismo tiempo las
.fibras de turba favorecen a la obturación de las grietas en la roca.
La ,carboximetilcelulosa (CMC) GOST 5. 588-70 es una sal sódica
<del ácido glicólico de celulosa, un compuesto polimérico de alto peso
molecular en forma de polvo granular de color crema claro, bien
soluble en el agua. Al adicionar a la solución arcillosa la carboxi-
metilcelulosa en una cantidad de 0,5-4% de peso con relación al
volumen de la solución, se reduce la devolución de agua y la tensión
·estáti ca de desplazamiento, en tanto que a la solución se le comunica
termorresistencia, lo que es de importancia para la perforación a
:profundidad. La carboximetilcelulosa es lo más efectiva en un medio
alcalino con pH-8-10.
Se denomina grado de polimerización el número de eslabones
·elementales poliméricos contenido en un compuesto de alto peso
molecular. Este número entra en la designación de la marca, por
ejemplo, CMC-250, CMC-600, etc. Cuanto más alto es el grado de
polimerización, tanto mejor es el efecto estabilizador del reactivo.
La CMC-600 se usa para reducir la devolución de agua de los
1íquidos lavadores altamente mineralizados, por ejemplo, las solu-
,ciones saturadas de NaCl, y se emplea para perforar los yacimientos
profundos de sal gema. El reactivo se añade en una cantidad de
,0,5-1,5% de peso del volumen de la solución. El límite de termo-
rresistencia es de 180 °C.
Los concentrados de vinaza alcohólica al sulfato CV AS son sales
cálcicas de los ácidos lignosulfónicos, con mezcla de sustancia mine-
rales y otras. Según sea el contenido de sustancias secas los CVAS
::Se fabrican de tres marcas:
Los CVAS líquidos son líquidos espesos de color marrón oscuro
de una densidad de 1,27 g/ cm\ que contienen sustancias secas no
menos del 50%.
192
Los CV AS sólidos son una masa de color marrón oscuro, que
contiene sustancias secas no menos del 76%. Contienen fenoles
(variedad de los alcoholes aromáticos). Se caracterizan por ser re-
sistentes a las sales y al calor hasta 120 °C.
Los CVAS polverulentos son polvos de color marrón claro, que
contienen sustancias secas no menos del 87%. Contienen sales de
cromo. Se caracterizan por su alta termorresistencia hasta 200 oc.
Los CVAS de las tres marcas se usan para tratar las soluciones
arcillosas dulces y débilmente mineralizadas con objeto de reducir
la viscosidad, la devolución de agua, el espesor de la costra de arcilla
y densificar ésta última. El reactivo se agrega en cantidad de 1-4%
de peso (calculada respecto de la sustancia seca) del volumen de la
solución.
El hipán es un líquido viscoso amarillo y representa en sí un
coloide protector eficaz. Es termorresistente hasta 120 oc y protege
bien las partículas de arcilla contra la coagulación en la solución
arcillosa al atravesar el pozo sales y capas de agua salada. El hipán
se añade en una cantidad hasta el 4% del peso con respecto al volu-
men de la solución.
En las partidas hiclrogeológicas para destapar los horizontes
acuíferos de arena con Kr > 20 m/día fue elaborada la fórmula de
una solución sin arcilla, que se prepara a base de agua e hipán, el
cual se agrega al agua en una cantidad del 3-4%. Con ello, se obtiene
una solución lavadora con p = 1,02-1,04 g/cm
3
y T = 45-70 s
según el viscosímetro estándar de campaña CIIB-5 (SPV-5), la cual
asegura con garantía la retención de las paredes del pozo. Al destapar
horizontes acuíferos, lavando con la solución acuosa de hipán, las
velocidades específicas de flujo aumentaron como promedio 2-2,5 ve-
ces, en tanto que se redujo mucho el tiempo de puesta en servicio
del pozo.
El petróleo se agrega a la solución arcillosa para elevar la estabi-
lidad de la solución, reducir la devolución de agua y la pegajosidad
de la costra de arcilla. El petróleo se adiciona a la solución arcillosa
en una cantidad del 10-12% de volumen con respecto al de la solu-
ción. La viscosidad de la solución arcillosa algo aumenta con ello,
ya que el petróleo se distribuye en la solución arcillosa en forma de
gotas minúsculas formando una emulsión.
§ 11. Determinación de la cantidad requerida del agente adulterante
para la preparación de una solución arcillosa densificada
Las soluciones arcillosas densificadas se emplean para elevar la
contra presión sobre las paredes del pozo con el fin de evitar la irrup-
ción de aguas subterráneas, petróleo y gas natural, así como el hundi-
miento de las paredes del pozo. La densificación de la solución arci-
llosa se realiza con el polvo de barita BaS0
4
, el cual se mezcla con la
solución arcillosa en la mezcladora de arcilla.
13-01660 193
La masa necesaria del agente adulterante
p _ VsPad (Ps.d-Ps)
ad - Pad-Ps.d '
(92)
donde V
8
es el volumen de la solución lavadora sujeta a la densifi-
cacwn; p
8
, Pad' Ps d' las densidades de la solución lavadora, del
agente adulterante y de la solución densificada, respectivamente.
§ 12. Soluciones lavadoras naturales
En algunas rocas sedimentarias (arcilla, argilitas, margas, creta,
rocas carbonatadas) el lavado con solución arcillosa, a consecuencia
del aumento del volumen de la fase sólida a expensas de las partículas
de las rocas perforadas, conduce al espesamiento y aumento de la
viscosidad de la solución arcillosa, al crecimiento de la devolución
de agua, del grosor de la costra de arcilla en las paredes del pozo.
Las soluciones arcillosas de alta viscosidad limpian mal el tajo del
sedimento, se inyectan con dificultad por las bombas. Con el trata-
miento químico oportuno los parámetros de la solución arcillosa se
pueden reducir a la norma. Pero con el tiempo la solución pierde la
sensibilidad al tratamiento químico, en tanto que la dilución con
agua empeora su calidad.
Las soluciones lavadoras naturales, o sea, las soluciones a base
de las rocas perforadas, se emplean cuando el corte geológico compren-
de rocas capaces, al ser perforadas y destruídas en el tajo, de formar
gran cantidad de fracciones finas, que con el agua originan un sistema
dispersivo policomponente. Entre semejantes rocas figur an la arcilla,
marga, creta, argilitas rocas carbonatadas. Según el predominio de
las partículas de unas u otras rocas , se crean las suspensiones acuosas
naturales de arcilla, de marga, de creta, de argilita, carbonatadas.
La particularidad de dichas suspensiones consiste en que con el
tratamiento químico adecuado obtienen una estabilidad suficiente,
conservan la movilidad, siendo eonsiderable el contenido de la fase
sólida, poseen poea viscosidad y tensión estátiea de desplazamiento.
Para estabilizar las suspensiones aeuosas sulfatadas y earbonata-
das, eomo reactivos efieaces sirven las siguientes sustaneias surfaetan-
tes sintétieas: sulfato de celulosa (eoneentraeión óptima del1-1,5%)
etansulfonato .de celulosa, mezelas de sulfosales sódicas de resinas
esquistosas. La lignina oxidada, el hipán, la poliarcilamida (en
combinaeión con CaCl
2
y N a OH) también son estabilizadores efica-
ees de las suspensiones no arcillosas. Las rocas de argilita y carbona-
tadas, después de la perforación, forman una suspensión acuosa, la
cual se estabiliza por medio de un reactivo humático en polvo y de
carboximetilcelulosa, tomados en cantidades de 5% y 0,5% de peso,
respectiva m en te
El empleo de suspensiones estabilizadas y preparadas a base de
las rocas perforadas aumenta la velocidad mecánica de perforación
aproximadamente 1,5 veces en comparación con la solución arcillosa.
194
§ 13. Lavado de los pozos por líquidos de emulsión
Al perforar con alta frecuencia de rotación, a consecuencia del
rozamiento del varillaje contra las paredes del pozo, surge una inten-
sa vibración del mismo, que aumenta el gasto de energía, el consumo
de diamantes, disminuye el rendimiento del testigo y la profundiza-
ción por tiempo de sondeo.
Para la extinción de las vibraciones se aplican diferentes medios:
1) la disminución de la holgura entre el varillaje y las paredes del
pozo; 2) l a conexión de un amortiguador de fondo sobre el dispositivo
portatestigos; 3) la lubricación del varillaje con grasa antivibratoria
KABC (KAVS); 4) el empleo de líquidos lavadores de emulsión para
el lavado de los pozos.
La grasa KABC es una sustancia negra sin olor, de viscosidad
de 440 s según CIIB-5; la parte constituyente principal es la colofo-
nia y, además, contiene aceite para transmisiones (nigrol) y al-
quitrán; se empaca en toneles de capacidad hasta de 100 l. El va-
rillaje se puede engrasar: a mano, se echa en pequeñas porciones por la
boca del pozo, con ayuda de vasos especiales. El empleo de la grasa
de nigrol-colofonia KABC eleva la resistencia de las coronas adia-
mantadas, aumenta la velocidad de perforación, reduce el desgaste
de los tubos de sondeo. N o obstante, ensucia el puesto de trabajo
cerca de la boca del pozo y aumenta las pérdidas de tiempo para las
operaciones de descenso-ascenso.
Emulsiones preparadas de pasta emulgante para cueros.
La pasta para cueros (GOST 5344-75) es un producto comercial
fabricado por las refinerías de petróleo de la URSS para los meneste-
res de la industria de curtidos. La pasta es un aceite mineral de vis-
cosidad media (para husos) densificado por jabones alcalinos de ácidos
grasos sintéticos.
La pasta para cueros se introduce en el agua en una proporción
de 1 : 200 a 1 : 50, o sea, en concentración de 0,5-2% de peso. La
concentración mencionada es óptima para la reducción del coefic-
ciente de rozamiento, para la elevación de la velocidad mecánica de
perforación y de la resistencia de las coronas adiamantadas.
La emulsión obtenida al disolver en agua la pasta para cueros,
es de color crema claro. En esta emulsión el aceite mineral está
distribuído en forma de la fase finalmente dispersa (el tamaño de las
partículas de aceite es de 1-5 mf!m a 0,25 mm).
La emulsión de la concentración prefijada se confecciona de la
pasta para cueros del siguiente modo. Preliminarmente se calcula
el volumen sumario de los sedimentadores y del pozo. Basándose en
el volumen obtenido, se determina la cantidad requerida de la pasta
P (kg), según la fórmula
K K
P=p
100
V=1000
100
V=10KV, (93)
13*
19:5
donde p es la densidad de la pasta para cueros (p = 1000 kg/m
3
);
[(, la concentración preestablecida de la emulsión, % (K = 0,5;
1,0; 1,5; 2,0%); V, el volumen del pozo y de los tanques, m
3

La pasta, que se encuentra en el tonel, previamente se mezcla
con minuciosidad haciendo rodar éste, si está cerrado, o echando dos
veces l a pasta del tonel a un cubo y viceversa. El e ~ q u e m a de prepa-
ración y suministro del líquido lavador de emulsión está represen-
tado en la fig. 77. Tras entremezclar la pasta en el tonel, la cantidad
6
5
Fig. 77. Esquema de preparación y avance del líquido lavador de emulsión en
el pozo:
1-tanque; 2-depósito básico; 3-manguera; 4-tobera; 5-manguera de derivación; 6-
manguera de impulsión de la bomba de lavado; 7-varillaje
calculada de ésta se echa en el tanque aislado 1, al que se añade agua
en porciones pequeñas y agitando la mezcla de modo constante, has-
ta formar una masa líquida movediza. La mezcla obtenida se vierte
en el tanque principal 2 (en el sedimentador del sistema de circula-
ción) lleno de agua y se agita minuciosamente. El agua para prepa-
rar la emulsión debe ser dulce o débilmente mineralizada (el conte-
nido de iones de Ca debe ser no más de 215 mg/1 y los de Mg,
130 mg/1). En las regiones con agua más mineralizada, se requiere
previamente destilarla. El costo de 1 t de pasta es de 150 rublos.
El gasto de pasta es de 0,5 a 1 mg por 1 m de perforación.
Emulsión preparada a base de la mezcla saponificada de alquitranes
de petróleo crudo.
Se denomina alquitrán una masa resinosa negra restante después
de extraídas las fracciones livianas y la mayoría de los grasosos
durante la destilación del petróleo o de los aceites vegetales o de su
mezcla. La mezcla de alquitranes no es tóxica y la emulsión prepara-
da de ellos es inocua. La concentración óptima de la mezcla saponi-
ficada de alquitranes, para el líquido lavador, se halla dentro de los
límites de 1,5-2,5%.
El proceso de preparación de la emulsión a base de la mezcla de
alquitranes comprende dos etapas: 1) en una estación especial se
efectúa de modo centralizado la saponificación previa de la mezcla
196
de alquitranes; 2) la adición de la mezcla saponificada de alqitranes
al agua.
La emulsión preparada con una mezcla saponificada de alquitra-
nes tiene las siguientes ventajas: 1) reduce la tensión superficial del
agua en la frontera con el aire; 2) posee menor densidad que el agua:
la emulsión con la adición al agua de la mezcla de alquitranes al 2%,
tiene una densidad de 0,98 g/cm
3
; 3) es resistente a la aeración, o
sea, a su saturación con aire.
Las ventajas indicadas permiten: 1) perforar en condiciones de
absorción parcial del líquido lavador, ya que en tal caso se puede
elimina;r la caída de presión en el sistema pozo-capa; 2) aumentar
la velocidad mecánica de perforación.
Emulsiones de hidrocarburos nafténicos
El hidrocarburo nafténico es una sustancia grasosa constituída
por la mezcla de los jabones alcalinos de ácidos nafténicos, de los
ácidos nafténicos propiamente dichos, de una pequeña cantidad de
aceite mineral y de agua. La densidad de los hidrocarburos nafténi-
cos se aproxima a la unidad, son insolubles en el agua, son inertes
con respecto a la temperatura del medio ambiente, son seguros al
tratarlos. La ventaja de dicha mezcla reside en la presencia de ácidos
orgánicos, los cuales poseen la mayor oleosidad y sirven de lubri-
cantes a presiones extraaltas. Estas emulsiones se preparan con
ayuda de una instalación ultrasónica especial. El contenido óptimo
de los hidrocarburos nafténicos en la emulsión const ituye el 0,5-
1 ,O%. Con ello, la adición oleosa en forma de ácidos nafténicos libres
oscila dentro de los límites de 0,25-0,5%.
Emulsiones preparadas a base de emulsionantes petroquímicos y de
química de la madera 8JI-4, 8H-4 y TII--10 (EL-4, EN-4 y STP-10).
Los líquidos lavadores de emulsión preparados agregando al agua
la pasta para cueros, la mezcla saponificada de alquitranes y de
hidrocarburos nafténicos no son aptos para trabajar en aguas crudas.
Para las aguas de elevada crudeza y mineralización fueron elabora-
d()s los emulsionantes 8JI-4, 8H-4 y CTII-10( EL-4, EN-4 y STP-10),
que se agregan al agua en una cantidad del 0,5-4% del peso.
El emulsionante 8JI-4 es una pasta grasosa homogénea de color
marrón oscuro. Composición: aceite para transmisiones de marca
<<3HMHee>> (<<Zímneye>>), jabón alcalino, surfactivo de la marca Oll-7
(OP-7). Emulsiona al agregarlo al agua gradualmente y con agitación
minuciosa y continua. El gasto de la emulsión no supera 2 kg/m de
perforación.
El emulsionante BH-4 es un producto en forma de una masa gra-
sosa homogénea de color marrón. Se puede transportar en cajones
o en sacos de plástico. Composición: aceite industrial de la marca
MC-20 o JiiC-45 (IS-20 o IS-45); ácidos grasos; surfactivo de la marca
Oll-10. Emulsiona al agregarlo al agua tibia, con la agitación simul-
tánea. Al añadir cloruro de calcio al emulsionante 8H-4, su resisten-
cia al frío aumenta hasta -12 °C, lo que no ha sido conseguido para
los demás emulsionantes.
197
Emulsiones preparadas a base de nigrol y surfactantes.
En las regiones de aguas altamente mineralizadas o al no disponer
de un emulsionante comercial en el lugar de los trabajos, el líquido
de emulsión puede ser preparado a base de dos productos: aceite
para transmisiones (nigrol) de la marca <<3MMHee>> en una cantidad
del 1% del peso y el surfactante de las marcas OII-10 y OII-7 (OP-10
y OP-7) en una cantidad del 0,4-0,5% del peso. El líquido lavador
de emulsión confeccionado agregando al agua la mezcla de estas sus-
tancias con su agitación minuciosa, es bien estable y conserva su
calidad en aguas crudas.
Al emplear los líquidos de emulsión contra vibraciones en la
perforación a diamante y aleación dura a grandes frecuencias de
rotación, el efecto económico medio constituye cerca de 2 rublos
ppr 1 m de perforación.
§ 14. Elección del rendimiento de la bomba para el lavado de los pozos
durante la perforación
El rendimiento de la bomba lavadora debe asegurar la extra-
cción de las partículas de la roca perforada del fondo a la superficie.
La velocidad del flujo ascendiente debe
superar la velocidad de sumersión de
las partículas en él. Si la velocidad del
- N + - ~ ~ '
3
flujo ascendiente es insuficiente, las
partículas gruesas se acumularán en el
tajo y se someterán a la trituración
4 complementaria. A consecuencia de
ello, el rendimiento de la perforación
2
5
se reducirá. Al cesar el lavado, las par-
tículas acumuladas en la parte inferior
del pozo pueden precipitarse en el dis-
positivo porta testigos y provocar el ap-
risionamiento de la herramienta.
J
La velocidad v del flujo ascendiente
del líquido lavador enriquecido con
partículas de sedimento, se debe gas-
tar (fig. 78) para vencer la velocidad
u de caída de las partículas y comuni-
car a éstas la velocidad de ascenso
v =(u+ e) m, (94)
Fig. 78. Esquema de movimien-
to del líquido lavador en el
pozo durante el lavado directo:
1-paredes del pozo; 2-partículas
de la roca; 3-tubos de sondeo; 4-
acoplamiento de niple de los tubos
de sondeo; s-superficie de contorno
de los vectores de las velocidades v
del flujo ascendiente
donde m es el coeficiente que estima
la irregularidad del flujo ascendiente
por la sección anular (véase la fig. 78), debida al rozamiento de dicho
flujo contra las paredes del pozo y los tubos de sondeo (m =
= 1,2-1,3).
198
La velocidad u de caída de las partículas sedimentarias en el
lí quido en reposo, se determina según la fórmula de Rittinguer
- -. / 6 (Yp - y)
u-k V Y , m/s,
donde 8 es el diámetro equivalente de la partícula, o sea, el diámetro
de una esfera de volumen igual a la partícula, m; Yp y y, los pesos
específicos del material de la partícula y del líquido, respectivamen-
t e, N /m
3
; k , el coeficiente que toma en consideración la forma de las
partículas sedimentarias (k = 5,11 para las partículas de forma
esférica; k = 4-4,5 para las partículas redondeadas; k = 2,5-
3 para las partículas de forma irregular o plana) .
La velocidad e de acarreo de las partículas se determina por el
enriquecimiento admisible máximo del líquido lavador con la roca
perforada. La diferencia entre los pesos específicos del líquido que
asciende por el pozo y del líquido inyectado en el pozo, K =
= (Yasc - y) = de 0,01 a 0,03, determina el enriquecimiento admi-
sible máximo del líquido lavador con la roca perforada.
Las soluciones arcillosas se distinguen del agua por tener tensión
estática de desplazamiento, la cual caracteriza la aptitud de la solu-
ción para retener en estado suspendido las partículas de la roca perfo-
rada. Merced a ello, en la solución arcillosa no se hunden las partícu-
las de la roca cuyo peso específico supera el de la solución. El diá-
metro de la bola cuyo volumen es igual al detrito de la roca, que no
se sumerge en la solución arcillosa, se determina según la fórmu-
la (86).
Por eso la velocidad u de caída de las partículas de la roca en el
agua y la velocidad v del flujo ascendiente, determinada según la
fórmula (94), durante el lavado con agua tendrán valores numéricos
mayores que las mismas velocidades respecto de la solución arcillosa.
El valor aproximado de la velocidad v del flujo ascendiente para
diferentes condiciones adúcese en la tabla 27.
Tabla 27
Tipo de la herramienta cortante
Trépanos en cola de pescado o barrenas puntia-
gudas en rocas blandas (hasta la V categ-oría)
Trépanos de rodillos en rocas duras (superiores
a la V categ-oría)
Coronas de aleación dura
Coronas adiamantadas
Velocidad aproximada
v del flujo ascendiente
del líquido en el espacio
anular durante el lavado,
cm/s
con agua
80-100
60-80
30-60
60-80
con solución
arcillosa
60-80
40-60
25-50
30-60
199
El caudal Q de la bomba para lavar el pozo es igual a
Q = vF, 1/min, (95)
donde v es la velocidad del flujo ascendiente en el espacio anular
durante el lavado, dm/min; F, el área de la holgura anular entre las
paredes del pozo y el varillaje, dm
2

Si el caudal de la bomba no asegura una velocidad suficiente del
flujo ascendiente, se instalan dos bombas. En caso de faltar la se-
gunda bomba, por encima del dispositivo sacatestigos se instala un
tubo especial abierto por arriba para la acumulación de los detritos
gruesos precipitados.
§ 15. Presión desarrollada por la bomba durante el lavado
1. Determinación de la velocidad de movimiento del líquido lavador
en distintas secciones durante su circulación por el pozo.
El caudal Q de la bomba durante el lavado, o sea, el consumo
volúmico del líquido que circula por el pozo (véase la fig. 78),
(96}
donde v es la velocidad del flujo ascendiente, m/s; v
1
, la velocidad
del flujo descendiente dentro de los tubos de sondeo, m/s; v
0
, la
velocidad del flujo descendiente dentro de las uniones estrechadas
de los tubos de sondeo, m/s; F, el área de la sección del flujo ascen-
diente, m
2
; [¡, el área de la sección del canal interior de los tubos de
sondeo, m
2
; f
0
, el área de la sección del canal interior en las uniones
estrechadas de los tubos de sondeo, m
2

De acuerdo con la fórmula (96) del consumo volúmico, obtendre-
mos:
Q 4Q
V=--¡;-= n(D2 - d2) ' m/s,
Q 4Q
vi=-¡-= -d2 ' m/s,
1 Jt 1
Q 4Q
Vo= - ~ - = - d 2 ' m/s,
<) Jt o
(97}
(98)
(99}
donde D es el diámetro del pozo, m; d, el diámetro exterior de los
tubos de sondeo, m; d
1
, el diámetro interior de los dichos tubos, m;
d
0
, el diámetro interior del niple o de la unión de maniobra, m.
2. Esencia física de las resistencias hidráulicas.
Las resistencias hidráulicas surgen durante el movimiento del
líquido como consecuencia del rozamiento de éste contra las paredes
y del rozamiento interno entre las capas del líquido que se mueven
a diferentes velocidades.
200
Al lavar el pozo la bomba desarrolla la presión del líquido nece-
saria para vencer las resistencias hidráulicas. La presión total desa-
rrollada por la bomba se compone de las pérdidas de presión por
separado y se mide con un manómetro montado en la línea impelente·
de la bomba.
Se denominan pérdidas de presión las partes constituyentes aisla-
das de la presión total desarrollada por la bomba, las cuales se gastan
para vencer diferentes resistencias hidráulicas al moverse el líquido.
Las pérdidas de presión se miden, por regla, en metros de la colum-
na de agua. La presión desarrollada por una columna de agua de altu-
ra de 10 m, es igual a 0,1 MPa (1 kgf/cm
2
).
Se denomina pascal (Pa) la presión igual a un newton por metro
cuadrado (N/m). La atmósfera técnica 1 at = 1 kgf/cm
2
=
= 98 066,5 N/m
2
= 98 066,5 Pa ~ 100 000 Pa = 100 kilopascal
(kPa) = 0,1 megapascal (MPa).
3. Las pérdidas de presión h
1
, al pasar el líquido por la sarta de
tuberías de sondeo,
(100)·
donde A. = de 0,02 a 0,025 es el coeficiente adimensional de roza-
miento del líquido contra las paredes de los tubos de sondeo; y
1
, el
peso específico relativo del líquido lavador, o sea, la razón del peso
del líquido lavador al peso del agua en un mismo volumen (número
abstracto); L, la longitud del varillaje, m; d
1
, el diámetro interior
de los tubos de sondeo, m; v
1
, la velocidad del flujo descendiente del
líquido lavador por los tubos de sondeo, m/s, que se determina según
la fórmula (98); g = 9,81 m/s
2
, la aceleración de la gravedad.
4. Las pérdidas de presión h
2
en el espacio anular entre el varillaje·
y las paredes del pozo
( 101).
donde /...
1
es el coeficiente adimensional de rozamiento del líquido·
en la holgura anular contra las paredes del pozo y la superficie exte--
rior del varillaje (/...
1
= 0,03-0,04); Yasc• el peso específico relativo
del flujo ascendiente del líquido lavador enriquecido con el sedi-
mento (número abstracto); cp, el coeficiente adimensional que estima.
el aumento de las pérdidas de presión debido a la presencia de partí-
culas de roca en el líquido (cp = 1,05-1,1); L, la longitud del vari-
llaje, m; D, el diámetro del pozo, m; d, el diámetro exterior del
varillaje, m; v, la velocidad del flujo ascendiente, m/s.
5. Las pérdidas de presión h
3
debidas a la diferencia de los pesoS:
específicos de los flujos ascendiente y descendiente
h
_ L (Yasc-YI) H O
3- 1'1 ' m 2
.{102).
20t
6. Las pérdidas de presión en las uniones estrechadas del varillaje
(niples y uniones de maniobra)
(103)
donde h
0
es la pérdida de presión en un acoplamiento estrechado, m
H
2
0; l, la longitud de un tubo de sondeo, m; v
0
, la velocidad del
flujo descendiente por los acoplamientos estrechados de los tubos de
sondeo, m/s, defínese según la fórmula (99).
7. Las pérdidas de presión h
5
en el dispositivo sacatestigos en la
herramienta cortante aumentan a medida que se embotan las cuchi-
llas de la corona y se llena del testigo el tubo portatestigos. El valor
de estas pérdidas se determina experimentalmente por la elevación
de la presión en el manómetro de la bomba a medida que se llena con
el testigo de sondeo el tubo portatestigos. Para los cálculos se acepta
h
5
= 8-15 m H
2
0.
8. Las pérdidas de presión h
6
en la superficie de la Tierra en la
manguera, en las boquillas de unión y en la cabeza giratoria se deter-
minan por vía experimental. Para el cálculo se toma h
6
= 15-
30 m H
2
0.
9. Las pérdidas de presión h
1
por el acuñamiento del testigo se
deben al relleno del angosto canal anular entre el testigo y las paredes
interiores de la corona por el muelle circular del arrancador de testi-
gos o por el material de acuñamiento. Para el cálculo se toma h
7
=
= 100 m H
2
0.
10. La presión total H desarrollada por la bomba durante el
lavado del pozo
H = k
1
k
2

m H
2
0, (104)
donde k
1
es el coeficiente que estima las resistencias suplementarias
posibles creadas por el sedimento acumulado en el pozo enlodado
(k
1
= 1,3- 1,5); k
2
= tllavltagua, el coeficiente que toma en consi-
deración la superación de la viscosidad del líquido lavador en com-
paración con la del agua; t
1
lav, la viscosidad convencional del
líquido lavador, por ejemplo, de la solución arcillosa, según el
viscosímetro estándar de campaña CIIB-5 (SPV-5); s; tagua, la
viscosidad convencional del agua según CIIB-5 (tagua = 15 s); al
lavar con agua k
2
= 1; al lavar con una solución arcillosa cuya
viscosidad convencional t
1
lav = 18-24 s, el coeficiente k
2
= 1,2-1,6.
11. La presión total H
0
, al perforar con motores hidráulicos de
fondo (turboperforadora, percutor hidráulico)
(105)
donde H es la presión total durante el lavado, la cual se determina
de acuerdo con la fórmula (104); H m> el salto de presión en el motor
hidráulico de fondo.
202
'§ 16. Potencia del motor para accionar la bomba y las condiciones
·de su funcionamiento
La potencia del motor para accionar la bomba se determina según
la fórmul a
N = QHy¡ = 10Qpy¡ CV
' '
(106)
·Q
N= QHy¡ = Qpy¡ kW
' '
(107)
'<londe Q es el caudal de la bomba, 1/s; H, la presión total de la bom-
ba, m I-I
2
0; p, idem, MPa; y
1
, el peso específico del líquido lavador,
H /1; r¡ , el rendimiento de la bomba (r¡ = 0,8-0,75).
Tras examinar las fórmul as aducidas, se puede llegar a las si-
guientes conclusiones.
1. Al perforar un pozo de un mismo diámetro y con caudal con-
stante de la bomba, la presión y l a potencia de la bomba crecen en
proporción directa de la profundidad del pozo.
2. La presión de la bomba es directamente proporcional al cuad-
rado del consumo del líquido l avador.
3. Grandes pérdidas de presión se registran en las uniones de los
tubos de sondeo. Las ensambladuras de manguito y de unión de
maniobra oponen mucho menor resistencia que las de niple.
4. Al perforar pozos profundos, el di ámetro del pozo, por regl a,
·disminuye gradualmente (a consecuencia de la bajada de los tubos
-de revestimiento). Con la reducción del diámetro del pozo, debe
disminuir respectivamente el caudal de la bomba.
5. N o es recomendable la estructura escalonada del pozo, cuando,
,con la profundidad, el diámetro del pozo disminuye paulatinamente
:sin ser bajados los tubos de revestimiento. La estructura escalonada
-del pozo crea condiciones desfavorables para la evacuación de las
partículas. Es más racional perforar todo el pozo por medio de coro-
nas del mínimo diámetro admisible. En tal caso la bomba funcionará
-en régimen más ligero, permaneciendo las paredes del pozo más
-estables.
B. Soplado de los pozos
'§ 1. Característica y condiciones de aplicación de la perforación con soplado
Esencia ele la perforación con soplado
Al perforar empleando el soplado para limpi ar el fondo de la
roca desagregada se emplea un agente gaseoso, en particular, el aire
-comprimido. El esquema de disposición del equipo durante la per-
foración con sopl ado se da en la fig. 79. En este caso, cerca de l a
torre de perforación se instala el compresor l. El aire del compresor
pasa por las mangueras de inyección 3 y 16 a los tubos de sondeo 18.
203
./
Al salir por debajo del extremo de la herramienta cortante, el aire
extrae del fondo las partículas de la roca y al subir por el espacio-
circular entre los tubos y las paredes del pozo transporta estas partí-
culas al atrapador de sedimento, instalado en la superficie de la
Tierra a una distancia de 15-45 m de la boca del pozo. En el atra-
pador se acumula el sedimento, mientras que el aire libre de éste
Fig. 79. Esquema de disposición del equipo para perforar con soplado:
1-compresor; 2-colector de aire; a-manguera; 4-separador de agua y aceite; 5-grifo de
desagüe; 6-tubuladura de dervación; 7, 9,13 y 14-válvulas de cierre; s-manguera de deri-
vación; lO-indicador de consumo; U-manómetro 12-termómetro; 15-racor en T; 16-
manguera impelente; 17-prensaestopas; lB-barra motriz de sondeo en el husillo (a trazos)
de la máquina perforado; 19-manguera de la bomba para el caso de pasar a la perforación
con lavado; 20-tubo para evacuar el aire con sedimento al colector deilodo; 21-dispositivo
de hermetización de la boca del pozo
sale a la atmósfera. Con ello, es necesario hermetizar la boca del
pozo con un dispositivo 21 tal (véase la fig. 79) que no obstaculice la
rotación libre del varillaje y que, a la vez, no permita la fuga del
aire con el sedimento a la atmósfera.
Ventajas de la perforación con soplado
1. Aumento notable de la velocidad mecan1ca de perforación
con soplado, comparada con la de sondeo con lavado. Ello se explica
por el hecho de que durante la perforación con soplado el tajo del
pozo no sufre la presión hidrostática de la columna de líquido, que·
consolida la roca del tajo. Al pasar del lavado al soplado, la veloci-
dad mecánica de perforación aumenta con la profundidad del pozo
al no haber en éste flujos de agua.
2. Aumenta la durabilidad de la herramienta cortante. Ello se
debe a que durante el lavado la presión hidrostática presiona las
partículas de la roca contra el tajo, lo que dificulta la separación de
204
las mismas, sobre todo, al emplear una solución arcillosa de elevada
viscosidad. Como resultado de ello, al desgaste primario de la he-
namienta, debido a la roca triturada, se añade el desgaste secun-
-dario, causado por las partículas de la roca desagregada.
Durante el soplado el potente chorro de aire comprimido limpia el
tajo del sedimento.
3. Se eliminan el derrubio, la disolución y el ensuciamiento del
testigo de sondeo.
4. Se mejoran las condiciones de descubrimiento de los contactos
litológicos en el corte geológico según el sedimento. Este hecho
:Se debe a que las partículas de la roca no se mezclan con la solución
.arcillosa, ni con las partículas de sedimento de los horizontes sup-
rayacentes y se evacúan rápidamente a la superficie de la Tierra.
5. Mejoran las condiciones de perforación en las rocas congeladas
hace muchos años, ya que la solución lavadora se puede congelar al
interrumpir el lavado.
¡6. Se eliminan la hinchazón, el derrubio de las paredes del pozo
y los derrumbes en las rocas cuya estructura natural se perturba al
mojarla con agua.
7. En las rocas fisuradas, por las que se escapa el líquido lavador,
-se puede perforar con soplado. El aire es más ligero que el agua,
-sólo parcialmente se precipita a las grietas junto con el sedimento,
mientras que, principalmente, el flujo de aire de alta velocidad se
dirige del tajo a la boca del pozo arrastrando consigo la mayor parte
-del sedimento.
8. En el pozo, no relleno del líquido lavador, se descubre con
facilidad el techo de los horizontes acuíferos, petrolíferos y gasíferos,
basándose en las manifestaciones de agua, petróleo y gas natural.
9. Se evitan los gastos para la adquisición y transporte del agua,
.arcilla y reactivos, lo que es de importancia especial para los terrenos
.áridos y al haber fuertes heladas .
. 10. Los trabajos de montaje se simplifican y se facilitan, ya que
no se requiere excavar reposaderos en el suelo e instalar los mecanis-
mos de decantación para depurar el líquido lavador del sedimento.
Deficiencias de la perforación con soplado
1. El soplado no se puede aplicar en la perforación de rocas arci-
llosas y muy movedizas (arenas no consolidadas, grava, guija) . Las
arcillas plásticas, durante la perforación, se separan del macizo en
forma de viruta que no se disgrega en partículas diminutas y que,
a consecuencia de las dimensiones y la masa considerables, no puede
ser elevada por el chorro de aire. En las paredes del pozo integradas
de rocas movedizas el soplado caúsa derrumbes, desmoronamientos
y cavernas, mientras que la guija grande y la grava no pueden elevar-
se por el chorro de aire.
2. La perforación con soplado se complica al tropezar con aguas
subterráneas.
205
El soplado de los pozos se aplica con menos frecuencia que ei
lavado. El soplado está más difundido en la exploración de lo
yacimientos de Jakutia, Kolimá y el norte de Siberia.
Condiciones favorables para aplicar la perforación con soplado
1. Durante el sondeo en regiones áridas y cuando el corte geoló-
gico es favorable para el soplado.
2. Al perforar rocas pétreas estables, al no haber en el corte
arcillas, rocas movedizas y arenas fluentes, ausencia de flujos de-
agua en las rocas estables.
3. Durante el sondeo de rocas congeladas, las cuales durante el
lavado pueden deshelarse y deslizarse.
4. Al sondear rocas (por ejemplo, creta) que absorben el agua y se-
hinchan, estrechando el diámetro del pozo.
5. Con el soplado es usual perforar las rocas fácilmente solubles
y de fácil erosión fluvial (sales, carbones blandos) .
6. El sondeo con soplado se emplea para practicar pozos poco
profundos con el fin de estudiar la hidrogeología del terreno con
objeto de determinar con precisión la profundidad de depósito del
techo de un horizonte acuífero.
La perforación con soplado no es recomendable al haber en el
corte geológico rocas arcillosas y movedizas, y también horizontes
acuíferos que haya que atravesar.
§l. Abastecimiento de aire de los pozos
Determinación del rendimiento de los compresores para el sopladO>
Se denomina velocidad de suspensión w
8
us la velocidad del flujo
ascendiente de aire con la cual la partícula de la roca desagregada
está suspendida y no se desplaza en dirección vertical. La velocidad
rle suspensión depende de la forma y la masa de las partículas, del
área de la sección, de la densidad del aire y del coeficiente de roza-
miento de las partículas contra el aire. Como es difícil estimar todos
los factores que actúan sobre la partícula, para los cálculos prácticos
se vale de la siguiente fórmula aproximada:
4 8
-. Í desfl'r ¡
Wsus = ' v-1-0-' m S
(108)>
donde w
8
us es la velocidad de suspensión, m/s; 4,8, el coeficiente de-
proporcionalidad que toma también en consideración la forma de las.
partículas; de sf, el diámetro de la esfera, m, cuyo volumen es igual
al de las partículas de la roca desagregada; Yn el peso específico de,
la roca, N/m
3
.
El tamaño de las partículas de la roca destruída perforando con
coronas de aleación dura en rocas pétreas sólidas es de 1-2 mm y
206
hasta de 3-4 mm en las arcillas plásticas y en las rocas desmenuzadas:
y no consolidadas.
La velocidad v del flujo de aire ascendiente por la holgura anular
entre las paredes del pozo y el varillaje, necesaria para la evac.uación
del sedimento, es igual a
V = Wsus + e = kwsus, mis, (109)
donde Wsus es la velocidad de suspensión, mis ; e, la velocidad de
subida de las partículas, mis; k, el coeficiente de aumento de la
velocidad del flujo aéreo para asegurar el arrastre de las partículas
de la roca, el cual crece con aumento de la velocidad mecánica de
perforación.
Perforando con tajo circular y con corona de aleación dura, el
coeficiente k = 1,1-1,3, mientras que la velocidad del flujo de aire
ascendiente debe ser no menor que v = 10-12 mis.
Al perforar con trépanos que desagregan todo el tajo, aumenta el
área de éste (y, por consiguiente, la cantidad del sedimento) y la
grosura de las partículas de la roca desmoronada. Con esto, la velo-
cidad del flujo de aire ascendiente debe estar dentro de los límites
de v = 15-25 mis.
El caudal del compresor Q, es igual a
Q = 60vFk
1
= 60v ~ (D
2
- d
2
) k
1
, m
3
imin, (110)
donde 60 es el número de segundos en 1 min; v, la velocidad del flujo
de aire ascendiente, mis, determinada de acuerdo con la fórmula
(109); F, el área de la sección anular entre las paredes del pozo y los
tubos de sondeo; D, el diámetro del pozo, m; d, el diámetro exterior
de los tubos de sondeo, m; k
1
, el coeficiente que aprecia la reducción
de la fuerza elevadora del aire en los pozos profundos, debida al
rozamiento del aire contra las paredes y las pérdidas de presión
que surgen en el espacio anular por la misma causa. El coeficiente kt
se determina según la fórmula
k = -. / Pfon (111)
1 V Pb }
donde Pron es la presión en el espacio anular junto al tajo del pozo;
p b' la presión en la boca del pozo.
Los val ores numéricos del coeficiente k
1
para el espacio anular
formado por el diámetro del pozo D = 114 mm y el diámetro exterior
ele los tubos de sondeo d = 50 mm, se dan en la tabla 28.
Tabla 28
Valores del coeficiente k
1
, siendo la velocidad del flujo ascendiente de 10-15 m/s
Profundidad
del pozo, m
Coeficiente k
200 1 300 1 400 1 500 1 600 1 700 1 800 1 900 11000
1,051 '1 ,07,1,'10 11 ,1'1 ¡1,14 ,1,16 j 1,18,1,20 j 1,22
207
En caso de haber aflujos de agua, para limpiar el pozo del sedi-
mento el gasto de aire aumenta. Con aflujos de agua moderados y me-
dianos es necesario aumentar el caudal de aire, aproximadamente, el
-30-50% con respecto al valor calculado con la fórmula (110).
§ 3. Determinación de la presión del aire
El cálculo de las pérdidas de presión durante el soplado del pozo
tiene en cuenta el rozamiento del aire comprimido en el pozo y en el
-dispositivo de sondeo introducido en éste. La influencia del sedimen-
to sobre el cálculo de las pérdidas de presión no se toma en considera-
·Ción por lo pequeña que es. El cálculo de las pérdidas de presión se
.efectúa en la dirección opuesta al movimiento del aire, o sea, par-
tiendo de la presión atmosférica conocida de antemano y finalizando
por la presión requerida en el compresor.
Al perforar pozos secos con empleo de tubos de sondeo de mangui-
to y unión de maniobra de diámetro exterior 50 y 63,5 mm, la presión
de aire, según el manómetro a la salida del compresor, aumenta con
-cada metro de profundización, aproximadamente, de 0,002 a 0,001
MPa. La práctica muestra que, al perforar pozos secos de profundidad
hasta de 300 m y de diámetro hasta de 112 mm, la presión del aire,
.según el manómetro del compresor, no supera 0,6-0,7 MPa. Con un
caudal del compresor Q =5-6 m
3
/min, siendo el diámetro del pozo
D = 110 mm y el diámetro exterior de los tubos de sondeo d =
= 63,5 mm, la presión p del aire, según el manómetro del compresor,
:se encuentra dentro de los siguientes límites ·
intervalo de profundidad, lil 0-5!J 50-150 150-300
presión del aire, MPa 0,08-0,15 0,15-0,25 0,25-0,35
Durante el tiempo de sondeo la presión del aire aumenta gradual-
mente, ya que el tubo portatestigos se llena de mineral y en el pozo
crece la concentración del sedimento, el cual se evacúa parcialmente
a la superficie. En condiciones normales la presión durante el tiempo
.de sondeo aumenta en los límites de 0,05-0,1 MPa.
Para la perforación en un pozo sin aflujos de agua la presión del
aire se puede calcular con aproximación por medio de la fórmula
P = qL + P1 + P2, MPa, (112)
donde q = 0,0015 MPa por 1 m de profundidad del pozo; L, la pro-
fundidad del pozo, m; p
1
= 0,06-0,1 MPa, la pérdida de presión
en el dispositivo sacatestigos tras llenarse éste con el testigo; p
2
,
el salto de presión en la perforación neumática en el caso de sondeo
rotopercutiente.
Al haber manifestaciones de agua el rendimiento del compresor
debe ser aumentado hasta un valor tal, que la presión desarrollada
por el compresor en el espacio circular entre las paredes del pozo y el
varillaje equilibre la presión del líquido del estrato.
Medidas para elevar el rendimiento y la presión desarrollada por
e l compresor. Al perforar pozos en regiones alpinas, donde la densidad
208
del aire atmosférico se reduce merced a la gran altura sobre el nivel
del mar, es menester que sea p·revisto el aumento del caudal del
compresor el 15-30% en comparación con el valor calculado por
la fórmula (110). Cuando el consumo necesario del aire es grande, se
unen en paralelo varios compresores de reducido caudal. Si se requie-
re alta presión es oportuno emplear un compresor de refuerzo en
combinación con el de baja presión.
§ 4. Equipo especial de los pozos para la perforación con soplado
Para el soplado de los pozos se utilizan unidades móviles de
compresores de aire, indicadas en la tabla 29. El caudal de los com-
presores especificado en la tabla 29 corresponde a las condiciones de
Tabla 29
Unidades móviles de compresores de aire
""'
~ :E
-
:E
""'
""'
o
"'
""' índi ces
~
rh
~
-
~
~
rlJ
"'"'
~
~
~ ~
"'"'
rFJ
N
""
p
""
IJ:1 N ~
Caudal m
3
/min
o.ll
5
10 110,5
10 14,651
5
Presion de t rabajo, MPa 0,7 0,6 0,7 0,6 0,7 0,8
Motor del compresor De gasolina Diesel Electromotor de
corriente alterna
Potencia en el eje del comp-
resor, kW 43,7 33,8 67,6 63,2 70 34 34
Consumo específico de com-
bustible, g/cv. h) 255 255 175 175 - -
-
Longitud sin la biela, mm 3462 3830 5070 4700 4265 2678 -
Anchura, mm 1820 1870 1940 1890 1940 1820 1035
Altura, mm 1770 1830 2620 2610 2030 1715 1330
Masa de la uni dad, kg 2750 2650 5200 5000 4000 2306 1440
aspiracwn, o sea, a la temperatura y la presión del aire atmosférico
que se miden delante de la tubuladura de aspiración del compresor.
Este se elige según el caudal requerido y la presión de trabajo desa-
rrollada por el mismo, valiéndose de la tabla 29.
El caudal del compresor regúlase variando la frecuencia de rota-
ción del motor. La presión desarrollada por el compresor depende
de las resistencias aerodinámicas en el sistema de circulación del
pozo, así como del consumo volúmico del aire inyectado en el pozo
y se mide por el manómetro 11 (véase la fig. 79).
El aire comprimido en el compresor se calienta. Al perforar en
las rocas congeladas, las paredes del pozo pueden deshelarse. Si estas
últimas están constituídas de rocas deleznables o son suceptibles al
hinchazón, pueden tener lugar derrumbes, desmoronamientos o la
reducción del diámetro del pozo. Por tal razón, antes de sumi-
nistrarlo al pozo, el aire comprimido se debe enfriar. El aire compri-
H-01660
209
mido se enfría en un refrigerador tubular a expensas de su 'dilata-
ción (fig. 80). Para un mejor enfriamiento el refrigerador se instala
al aire libre o se sumerge en agua fría.
!Durante la perforación con soplado hace falta hermetizar la boca
del pozo para evitar el empolvamiento del aire con los ¡sedimentos
finos en el puesto de trabajo, lo que es nocivo para la salud, particu-
larmente, el polvo de cuarzo, que hiere los órganos respiratorios del
hombre.
El hermetizador más simple de la boca del pozo consta del tubo
en T 1 (fig. 81), cuyo extremo inferior tiene rosca para unirla con el
Fi g. 80. Refrigerador tubular:
1-tubuladura de entrada; 2-cilindros de
tubos de revestimiento de diámetro
127/ 118 mm y longitud hasta de 2 m; a-
canal es de unión de los tubos de revesti-
miento de diámetro 108/99,5 mm y longitud
hasta de 1,8 m; 4 y 5-tubuladuras de deri-
vación para los grifos de desagüe (para eva-
cuar el condensado); 7-tubuladura de salida
Fig. 81. Hermetizador de la boca del
pozo de tipo sencillo
6
tubo de revestimiento que sobresale de la boca del pozo. La parte
superior del tubo en T está abocardada en forma de cono, a ella se
suelda brida 2 de espesor de 10 mm. Por la parte inferior de la brida
se sueldan los pasadores 6 con los pernos abatibles 4 de 12 mm de
diámetro. La empaquetadura es realizada mediante dos juntas de
goma 3 de grosor no menos de 6 mm, asentadas con apretamiento en
la barra motriz redonda 8 y que se fijan por medio de la brida
desmontable 5 y los pernos abatibles 4. En la tubuladura de deriva-
ción 7 se enrosca un tubo o se acopla una manguera para dirigir el
aire empolvado hacia el atrapador de sedimento, instalado tras la
torre de taladrar. Para intensificar la succión del aire del pozo al
final de la línea de evacuación se pone un ventilador.
· Con altos -saltos de la presión se usan hermetizadores más compli·
cados (preventores).
. El atrapador de . sedimento sirve para recoger el sedimento que
sale del tubo de evacuación de detritos y, de, este modo, se persiguen
2f0 .
dos fines: el control de las rocas que se destapan en el pozo durante
la perforación, la elaboración del corte geológico según el sedimento
detrítico durante la perforación sin testigos, la eliminación del empol-
vamieJ;lto del medio ambiente.
lJel
pozo
~
Fig. 82. Colector de lodo seccionado:
1-cámaia del colector de lodo; 2-tabique 3-puertecilla abatible sobre charnelas
Son usuales dos tipos de atrapadores de sedimento: 1) de ciclón
y 2) seccionado (fig. 82).
§ S. Lavado de los pozos por medio de bombas neumáticas sumergibles
(circulación por inyección del aire)
Durante la perforación con soplado, al encontrar potentes hori-
zontes acuíferos, hay que pasar al lavado. ·
Si el nivel estático del horizonte acuífero está en un plano mucho
más bajo que la boca del pozo, puede producirse la absorción comple-
ta del líquido lavador. Al chocar con horizontes acuíferos potentes·
no siempre se consigue liquidar la absorción del líquido lavador.
Entonces, es oportuno emplear las bombas sumergibles para estable-
cer la circulación local (junto al tajo) del líquido lavador en el proce-
so de perforación.
4
Las bombas sumergibles suelen ser con accionamiento. hidráulico
y neumático.
Con dicho método de perforación para lavar el fondo se aprove-
chan las aguas de capa, cuya circulación en el pozo créase por medio
de bombas sumergibles especiales. Con ello, no hay necesidad de
abastecer las torres de sondeo con líquido lavador y combatir la
absorción.
Las bombas de surgencia por inyección de aire funcionan con la
mayor seguridad. Se pueden emplear durante la perforación con
circulación inyersa local, cuandq la altura. de la columna de líquido
en el· pozo es superior que QQ.:_6Q m.
2U
El esquema de una instalación semejante está representado en
la fig. 83.
Al varillaje 2 se conectan los tubos de elevación de agua 4. Por
arriba de los tubos 4 se introduce la manguera de aire 5. El mezcla-
1 dor 6 se sumerge a una profun-
didad de ~ 5 0 m bajo el nivel
del agua en el pozo.
El dispositivo de sondeo se
ensambla del dispositivo por-
tatestigos, con el tubo cerrado
para el sedimento.
Al suministrar el aire del
compresor 1, transcurre la cir-
culación inversa del líquido
lavador. En tal caso, el líquido
que se halla en el espacio cir-
cular, tras bañar el tajo, sube
con el fango por el tubo para
el sedimento, luego, ya depu-
rado, se desplaza por la tube-
ría 2 y los tubos 4, alcanza los
orificios de vaciado 3, de donde
se vierte en el pozo.
Las bombas sumergibles de
surgencia por inyección de aire
reducen el costo de los trabajos
de perforación, permiten exca-
var pozos con lavado inverso
local hasta la profundidad de
500 m, empleando para el ac-
cionamiento de las mismas
compreso res con la presión del
aire de 0,6-0,8 MPa (siendo el
consumo de aire de O, 75-
3 m
3
/min).
!Ha sido establecida la inf-
luencia positiva del lavado
local sobre la solidez de las pa-
Fig. 83. Esquema de la circulación inter- redes del pozo y el rendimiento
na con ayuda de un extractor de líquido de los testigos de sondeo.
con aire:
1-compresor; 2-varillaje; a-orificios para la
evacuación de la mezcla de aire y agua; 4-
tubos elevadores de agua ; 5-mangueras de aire;
6-mezclador; 7-tubo para lodos cerrado; s-
tubo portatestigos; H-altura del extractor k-
profundidad de sumersión del mezclador bajo el
nivel del agua; h
0
-altura de elevación del agua
En las rocas que forman
sedimento adherente, el pro-
ceso de perforación se perturba
con frecuencia durante la cir-
culación inversa.
Y u. A. Batutin ha elabora-
do los esquemas de los extractores de líquido por aire de perforación que
permiten pasar rápidamente de la circulación inversa a la directa.
2i2
Durante la perforación de rocas viscosas, así como con un sumi-
nistro insuficiente del líquido al tajo, con frecuencia el proceso
normal de perforación se perturba a causa del enlodado del disposi-
tivo portatestigos, el cual se ostenta por la reducción brusca de la
presión del aire que se inyecta. Para restablecer la circulación hay
que subir y bajar el dispositivo a lo largo del eje del pozo hasta que
la presión se eleve alcanzando la normal.
Capítulo 7
Tecnología de la perforación
con tajo anular
§ 1. Algunos problemas de la teoría de perforación con tajo anular
Durante la perforación rotatoria las cuchillas penetran en la
roca bajo la acción del esfuerzo axial. Por efecto del esfuerzo circun-
ferencial la roca se destruye por todo el tajo. La acción simultánea
de los esfuerzos axiales y de rotación destruye de modo ininterrumpi-
do la roca del tajo por capas delgadas espirales.
La frecuencia de la perforación rotatoria depende ele la profundi-
dad de indentación de las cuchillas de la corona en la roca y de la
frecuencia de rotación de la misma. La profundidad de penetración
de las cuchillas depende de:
a) el esfuerzo axial transmitido a la herramienta cortante;
b) las propiedades mecánicas de la roca;
e) la forma geométrica de las cuchillas y la disposición de éstas
en la cara de trabajo de la corona;
d) la frecuencia de rotación de la corona;
e) la rapidez de evacuación del tajo de los productos de desagre-
gación;
f) el grado de embotamiento de las cuchillas de la corona.
En el proceso de perforación no sólo se destruye la roca, sino
que también se desgastan las cuchillas, lo que conduce a la reducción
de la velocidad de perforación. La velocidad de desgaste de las cuchi-
llas depende, ante todo, de la relación esxitente entre la dureza de las
cuchillas y de la roca a desagregar y también de las propiedades abra-
sivas, la viscosidad y el agrietamiento, etc., de ésta última. La al-
teración de la forma originaria de las cuchillas depende, así mismo,
de la disposición de éstas en la cara de la corona, de su geometría,
así como del régimen de perforación.
Durante la perforación rotatoria de las rocas muy duras es nece-
sario ora insertar en la corona cuchillas de particular dureza y re-
sistentes al desgaste, es decir, los diamantes, ora aplicar un procedi-
miento de perforación tal que sea posible, sin extraer la corona, en
el proceso de perforación, reemplazar de modo continuo los materia-
21.3
les sujetos a rápido desgaste por rozamiento por otros nuevos, como
en el sondeo por granalla de acero.
Sometamos a examen el funcionamiento de una cuchilla afilada
(fig. 84). Sea que una cuchilla, con el filo en forma de cuña unilate-
ral, por influjo de la carga axial Ca penetra en la roca. La condición
necesaria para l a penetración de la cuchilla debe ser
Ca> PtFap' (113)
donde F ap es l a superficie de apoyo del filo cortante que se halla en
contacto con la roca; P t ~ la dureza de la roca determinada mediante
la penetración del troquel.
La cuchilla afilada y no embotada tiene una pequeña super-
ficie de apoyo, por tal razón transcurrirá la desagregación volúmica
de la roca. La profundidad de penetración de la
cuchilla no embotada en la roca puede ser exp-
resada mediante la fórmula
ha = b p ~ ~ ; ~ (114)
donde e a es el esfuerzo axial transmitido a
la cuchilla, N; b, la longitud del filo de la
cuchilla, mm; p, el ángulo de afilado del filo
de la cuchilla; Pt' la dureza de la roca de-
terminada mediante la penetración a presión,
Fig. 84. Esquema del N/ 2 1 f. · t t· t
funcionamiento de una mm ; 11, e coe 1c1en e que 1ene en cuen a
cuchilla unitaria el efecto de las fuerzas de rozamiento (el coe-
ficiente 11 siempre es menor que 1).
Según la fórmula (114) cuanto menor es el ángulo p, tanto mayor
es la profundidad de indentación de la cuchilla en la roca. En la
práctica el valor mínimo del ángulo p es de 45-50°. Las cuchillas
con ángulo p menor se ponen con rapidez fuera de servicio a ca:usa
del resquebrajamiento.
En algunas coronas con cuchillas de filo delgado y de autoafilado
el ángulo p se toma igual a 90° (véase la fig. 84). Para el caso referido
la fórmula (114) no es aplicable.
Si las cuchillas de la corona no se embotaran, la perforación
tendría una velocidad constante
(115)
donde m es el número de cuchillas de la corona (o de las filas de cu-
chillas menudas que recubren la cara de la corona); n, la frecuencia
de rotación, rpm.
Como resultado de la embotadura de las cuchillas la velocidad
de perforación disminuye gradualmente tanto con mayor rapidez,
cuanto más rápido se embotan las cuchillas. Con rapidez particular
se embotan las cuchillas de aleación dura al perforar rocas abrasivas
a grandes vel ocidades de rotación y pequeñas cargas ejercidas en la
cuchilla.
214
La corona debe estar armada de modo que el trabajo de destruc-
ción de la roca se opere de manera simultánea y con esfuerzo igual
por todas las cuchillas de la corona, siendo regular el desgaste de
éstas.
Las facetas periféricas de las cuchillas ejercen trabajo no sólo
para destruir la roca del tajo, sino que también para la separación
de las partículas de la roca de las paredes del pozo y el testigo de
Fig. 85. Tajo anular escalonado
b
Fig. 86. Cuchillas de autoafilado:
de placas finas de aleación du-
ra; 1-placa fina de aleación dura; 2-placa
de acero blando; 3-agujeros; b-cuchilla de
autoafil'ado de carburo fundido granulado
sondeo, debido a lo cual se desgastan con más intensidad. Por tal
motivo hace falta reforzar precisamente las partes periféricas de la
corona.
Es ventajoso disponer las cuchillas en la corona de tal manera que
el tajo tenga forma escalonada (fig. 85). En dicho caso, la hilera
superior de cuchillas funcionará, quedando destapado el segundo
plano, lo que facilita el desmoronamiento de la roca.
Para la resistencia al desgaste de las coronas es de importancia
que las cuchillas estén fijadas con solidez en la cara de la corona.
La presión sobre la roca debe ser mayor que la dureza de ésta. Por
eso, cuanto más solida es la roca, tanto menor es la superficie de
apoyo, mayores dureza y resistencia al desgaste deben poseer las
cuchillas. Las paredes laterales de la corona (exteriores e interiores)
deben estar bien protegidas por las cuchillas de cortar.
En las rocas duras la perforación rotatoria se realiza mediante
coronas adiamantadas, de granalla, de aleaciones duras autoafila-
bles. Para asegurar el autoafilado de la corona a los dientes no afilados
de acero blando se sueldan finas cuchillas de aleación dura (fig. 86).
En el proceso de perforación el acero blando se desgasta con mayor
rapidez que la aleación dura, por lo tanto la cuchilla fina todo el
tiempo sobresale un poco del diente. Para acentuar dicho efecto en el
acero blando, a veces, se taladran agujeros.
Para la perforación en rocas abrasivas se pueden usar coronas
cuyos dientes (cuchillas) están armados con granos de aleación dura
fundida, ligados con cemento relativamente blando (fig. 86, b).
215
Semejantes coronas pueden trabajar como autoafilables en las rocas
abrasivas sólidas, con el suministro moderado del líquido lavador,
siendo grandes la frecuencia de rotación y la carga axial.
Tabla 30
Consumo de los materiales abrasivos por 1 m de perforación en l os basaltos
Materiales abrasivos
1
Granall a
índices
Aleaciones
Diamantes
duras 1 de f u n ~ i c i ó n
1
menuda
gns
Consumo de material ah-
rasivo, g/m o, 1 4 2 500 12000
Relativo 1 40 25000 120 000
En la tabla 30 se exponen datos comparativos del consumo apro-
ximado de diferentes materiales abrasivos por 1 m de sondeo en rocas
de basalto (de las IX-X categorías según la perforabilidad) .
t=t
2
,.--
/ '
~ t \z
Tracción de la roca
Fig. 87. Esquema de trabajo de la cuchilla adiamantada
De la tabla 30 se deduce que el consumo de la granalla de fundi-
ción gris es 120 000 veces y el de aleaciones duras, 40 Yeces mayor
que el de las diamantes.
Durante la perforación rotatoria en las rocas firmes y abrasivas
las cuchillas de aleación dura embotan con rapidez. Por eso, en estas
rocas hay que utilizar coronas adiamantadas.
Los diamantes poseen no sólo la dureza más alta, sino que tam-
bién una resistencia al desgaste muy elevada.
Cada diamante de la corona se puede considerar como una cuchi-
lla que se m u e ve con cierta velocidad circunferencial y se halla
sometida a la acción de la carga axial.
La desagregación de una roca por el diamante se puede represen-
tar mediante el esquema aducido en la fig. 87.
216
La roca se desagrega por la accwn del esfuerzo axial e a y e :E
esfuerzo tangencial T. El esfuerzo R
1
, que surge en tal caso, se gasta'
para vencer las fuerzas de resistencia de la roca a la desagregación.
P d y las fuerzas de rozamiento T = e al
RT = Pd + Caf = Pd + T, ('116)·
donde f es el coeficiente de rozamiento del diamante contra la r o c a ; ~
e a, el esfuerzo axial a que se somete un diamante. Moviéndose por
una circunferencia concéntrica el diamante transmite a la roca·
cierta energía a expensas de la absorción de la cual transcurre el
proceso de su desagregación. Al mismo tiempo, se forma una canaleta·
cuya anchura en las rocas elásticofrágiles supera mucho la profundi-
dad de penetración del diamante en la roca. En el proceso de perfora-
ción los diamantes gradualmente se embotan. Con ello, cada diaman--
te embotado, accionado por la carga axial, deforma la roca debido,
a lo cual en esta última se desarrollan micro- y macrogrietas y varía
la estructura de la roca (véase la fig. 87). La cantidad de grietas,
su profundidad dependen del valor del esfuerzo axial ejercido sobre-
el diamante unitario y de la frecuencia de rotación de la corona. Por
eso, cuando los diamantes se han embotado, la roca del tajo se desa-
grega sólo tras aplicar muchas veces la carga, o sea, tiene carácter ·
de fatiga.
Antes, en las rocas firmes la perforación con tajo anular se efec--
tuaba, en general, con granalla de acero. La perforación con grana-
lla en las rocas firmes sólo es posible porque bajo la cara de la corona.
se suministra de modo continuo granalla de acero. La perforación·
rotatoria en las rocas firmes por medio de aleaciones duras es factible·
sólo en caso de emplear coronas autoafilables.
El proceso examinado del trabajo de la corona en realidad trans-
curre de forma mucho más complicada. La corona se oprime contra
el fondo por el varillaje, elástico y vibrante, atenuando o acentuando·
el apriete sobre el tajo; las pulsaciones de la bomba también inten-
sifican la vibración de la corona.
Las coronas de aleación dura asimismo pueden triturar con éxito"
las rocas firmes si se pasa al sondeo rotopercutiente.
Durante el sondeo rotopercutiente la corona de aleación dura
gira a pequeña velocidad periférica, siendo moderada la carga axial.
Al mismo tiempo, sobre la corona en giro se asesta gran cantidad
de golpes.
Por consiguiente, durante la perforación rotopercutiente la roca se·
desagrega tanto a cuenta de la energía de los impactos, como a expen--
sas de las fuerzas estáticas, o sea, los esfuerzos axial y circunferencial.
Durante los impactos se produce la desagregación más efectiva
de las rocas frágiles. Al mismo tiempo el trabajo del rozamiento-
juega un papel secundario en la perforación rotopercutiente, ya que
el esfuerzo estático (esfuerzo de avance) y las velocidades periféricas.
son relativamente pequeños, por eso en la perforación referida el
embotamiento de las cuchillas es más lento que en la rotatoria.
21T
· 2. Perforación por medio de coronas armadas con cuchillas de aleación dura
Cerca del 50 % de todo el volumen de perforación exploratoria
<Con tajo anular se realiza por medio de coronas armadas con cuchillas
<de aleaciones duras. Casi todas las rocas pertenecientes en cuanto
a la perforabilidad a las categorías I-VII son perforadas mediante
-coronas de aleaciones duras. Las rocas eruptivas sin cuarzo de las
VIII y IX categorías también se pueden perforar por rotación por
medio de las cuchillas de aleaciones duras (sobre todo, las coronas
.de poco diámetro).
Para la perforación con tajo anular se emplean aleaciones metalo-
<eerámicas duras a base de tungsteno y cobalto tipo BK (VK), cuya
parte integrante principal es el carburo de tungsteno WC. '
La característica comparativa de las aleaciones metalocerámicas
.aplicables en la perforación, se ofrece en la tabla 31.
Tabla 31
Característica de las aleaciones metalocerámicas
Composición aproximada
(sin tener en cuenta las Propiedades físico-mecánicas
Marca de las
impurezas), %
aleaciones
carburo de
1 cobalto Co
resistencia 1
densidad,
1 dure,a, HRC,
tungsteno
a la flexión,
gfcm3 no menos de
wc N/mm2
BK-6 (VK-6) 94 6 1200 14,6-15,0 88
EK-8 (VK-8) 92 8 1400 14,4-14,8 87,5
BK-15
(VK-15) 85 15 1650 13,9-14,1 86,0
BK-4B
(VK-4V) 96 4 1350 14,9-15,1 88,0
BK-6B
(VK-6V) 94 6 1400 14,6-15,0 88,0
BK-8B
(VK-8V)
92 8 1550 14,4-14,8 87,5
EK-11B
(VK-11V) 89 11 1600 14,1-14,4 86,0
Para la perforación con tajo anular las aleaciones más convenien-
tes son BK-6B y BK-8B (VK-6V y VK-8V).
Para armar las coronas perforadoras se fabrican cuchillas de
-diferentes configuraciones.
En el borde de anillo de la corona se practican, según un esquema
-determinado, las ranuras en cuyo interior se asientan las cuchillas
de aleación dura. Se sueldan con de latón. Las cuchillas han de
-sobrecubrir la cara y sobresalir tras las superficies laterales, exterior
€ interior, del cuerpo de la corona, así como elevarse sobre la cara.
La magnitud de la parte de las cuchillas que sobresale de las
superficies exterior e interior del cuerpo de la corona, se toma según
.sea la dureza de las rocas, su resistencia y la velocidad de profundiza-
218
cwn. Para perforar en rocas duras las cuchillas se montan en la
corona de tal modo que sobresalgan 0,5-1,0 mm de la superficie
exterior e interior y 1,5-2,5-3,0 mm sobre la cara. Para la perfo-
ración de rocas blandas las cuchillas (nervios cortantes) han de sobre-
salir 3-6 mm de las superficies laterales y elevarse 4-5 mm sobre
l a cara.
De la cara del anillo de la corona las cuchillas pueden sobresalir
de modo igual o escalonado. En función de la disposición de las
cuchillas sobre la cara de la corona, el tajo del p ~ ' z o adquiere forma
Fig. 88. Esquema de disposición de las cuchillas en la corona:
j3-ángulo de afilado; a-ángulo de corte; 6-ángulo delantero de la cuchilla; v-ángul o de
giro de l a cuchi lla con respecto al radio de la corona; a, b, e, d, e-diversas posiciones de la
cuchilla en la corona
plana, de un escalón o multiescalonada. La forma escalonada asegura
una desagregación más eficaz de la roca (véase la fig. 85).
Con respecto al eje de rotación de la corona, la disposición de las
cuchillas en la cara de la corona puede ser vertical (fig. 88, a), incli-
nada en sentido de la rotación de la corona, con el ángulo delantero
positivo (fi g. 88, b), e inclinada en dirección opuesta a la rotación
(con el ángulo delantero negativo, fig. 88, e). Con los ángulos de
corte positivos se observa el aumento de la velocidad de perforación
en las rocas blandas, mientras que con los negativos, en las rocas
duras.
Se recomienda usar las cuchillas: a) con el ángulo de corte de
45-50° para perforar rocas no fisuradas de las 1-IV categorías;
b) con el ángulo de corte de 65° para perforar las rocas de las V-VII
categorí as de perforabilidad.
Las cuchillas de las coronas autoafilables pueden carecer de
ángulo inicial de corte.
Actualmente las coronas que se eligen en función de las propieda-
des físico-mecánicas de las rocas, se fabrican de acuerdo con los están-
dares estatales-GOST.
Para el sondeo de rocas blandas se utilizan las coronas nervadas
t ipo M, fabricadas en concordancia con el GOST 10502-69.
Para perforar las rocas de las V- IX categorías en cuanto a la
perforabilidad, se emplean diversas coronas de aleación dura tipo
219
a
J
3
e
CM, CT y CA (SM, ST y SA), que se fabrican de acuerdo con el
GOST 11108-70. La característica de dichas coronas se ofrece en
la tabla 32 (fig. 89).
La carga sobre la corona se prefija partiendo de la cantidad de
las cuchillas (volúmicas), sus dimensiones y de la dureza
de las rocas.
La carga total sobre la corona ha de ser igual a
C = mq, N, (117)
donde m es el número de las cuchillas volúmicas (fundamentales);
q, la presión recomendada por cuchilla, N (véase la tabla 32).
220
Vista A
Forma de la cuchiLla
ID'
_ji__
Fig. 89. Coronas de
aleación dura:
a-coronas nervadas tipo
M5 ; b-coronas tipo CM4
(SM4); e-coronas tipo
CM2 (8M2); d-coronas
tipo CA4 (SA4); 1-anillo
de la corona: 2-cuchilla
básica; s-cuchilla de cor-
tar; 4-chapa de ajuste;
5-placa de aPoyo
La frecuencia de rotación de la corona debe ser
n = 60v
0
~ 20vc (118)
nDm Dm '
donde Dm = DextDin es el diámetro medio de la corona, m; V
0
,
la velocidad circunferencial de la corona, que, durante la perforación
mediante aleaciones duras, se acepta dentro de los límites de 0,6-
1,6 m/s.
La alimentación con el líquido lavador se determina partiendo
de la velocidad del flujo ascendiente v f y del diámetro del pozo;
221
Tabla 32
Característica de las coronas de aleación dura
Diámetro. Número de Carga
Velocidad
categoría mm cuchillas axial
de las rocas Característica de
Rocas típicas
sobre una
circunfe-
GOST Corona
por la perfo- las rocas cuchilla
rencial
rabilidad
e ~ t e - 1 i ~ t e - princi-1 de
principal.
de la co-
r10r nor pales cortar N
rona, m/s
Mi 1- III Blandas horno- Tierras arcillosas, arci- 151 112 8 - 500-600 1,0-1,5
géneas llas, turba, creta 132 92 8 -
112 73 8 -
93 57 8 -
M2 11 - IV Blandas con Arcillas, areniscas débil- 151 113 f4 - 600-800 1,0-1,5
interestrafi- mente cementadas, 132 93 14
-
caciones só- aleurolitas arcillosas, 112 74 12
-
lid as margas, calizas delez- 93 58 12 -
nables
, GOST
10502-69
M5 11 - IV Blandas horno- Arcillas, areniscas débil- 151 107 24 6 300-600 1,0-1,5
géneas mente cementadas, an- 132 88 24 6
hidritas, esquistos ar- 112 68 16 4
cillosos 93 53 16 4
CM3 (C) IV- VI Poco abrasivas Argilitas, aleurolitas, es- 151 133 12 9 600-1000 1,0-1,6
[SMZ (S)] monolíticas quistos arcillosos, do- 132 114 12 9
lomitas, yesos, calizas 112 94 8 6
93 75 8 6
76 59 6 3
59 44
6-
3
46 31 6
-
~
'
'
~
'
1
1
1
1 1 1
.J
=
- - -
l
CM4 V -:- VI, Poco abrasivas Aleurolitas, argilitas, es- 151 132 12 4 500-800 0,8-1,5
1
(MP2Hll-1) parcialmen- monolíticas quistos arcillosos y 132 113 12 4·
[SM4 te VII y con alte- arenosos, calizas, basal- 112 93 9
3'
(MR2NP-1)] ración de la tos, dunitas 93 74 9 3
dureza 76 58 9 3
CM5 V-VI Poco abrasivas Dolomitas, calizas, es- 151 133 24 4 400-600 0,8-1,6
(1HM) monolíticas quistos arcillosos y 132 114 24 4
[SM5 y poco agrie- arenosos, serpentinitas 112 94 18 3
(1NM)] tadas 93 75 18 3
76 59 12 4
59 44 12 4
46 31 12 2
36 21 9 3
GOST
11108-70
CM5 VI- VII Poco abrasivas Dolomitas, calizas, ser- 151 133 24 8 500-700 1,0-1,6
(16HA) monolíticas y pentinitas, peridotitas 132 114 24 8
[SM5 fisura das 112 94 18 6
(16NA)]
93 .
75 18 6
76 59 12 4
59 44 12 4
46 31 12 2
CT2 IV- VI Poco abrasivas Calizas, dolomitas par- 151 133 12 6 500- 800 0,6- 1,2
(CT6) fisura das, cialmente silicificadas, 132 H4 12 6
[ST2 alternantes esquistos con inclusio- 112 94 10 5
(ST6)] nes sólidas 93 75 8 4
76 59 6 3
59 44 6 3
46 31 6 3
····· .
Tabla 32 (continuaci on)
Diámetro. Número de Carga
Velocidad
Categoría mm cuchillas axial
de las rocas característica de sobre una
circunfe-
GOST Corona
por la perro- l as r ocas
Rocas tfpicas
cuchilla
rencial
rabilidad
¡ inte- pdnci-¡ de
pr incipal,
de la co-
nor nor pal es cortar N
rona, m/s
CA1 (SA1) VI - VIII Abrasi vas m o- Areniscas, aleurolitas 132 113 20 20 500- 800 0,8-1,5
no líticas, bastas, gabro, porfiri- 11.2 93 16 16
densas, de tas, esquistos arenosos 93 75 16 16
granulado 76 59 12 12
fino y finí- 59 44 8 8
si m o 46 31 8 8
36 21 6 6
CA2 (BT4) VI- VIII, Abra si vas m o- Areniscas, al euro litas, 76 59 20 12 500-600 0,6-1,5
[SA2 BT4)] parcial- no líticas y dioritas, gabro, porfi- 59 44 15 9
GOST
mente alternantes ritas, calizas silicifica- 36 21 10 6
11108-70 .
IX das
CA3 (KH1) VI- VIII, Abrasivas mo- Areniscas, aleurolitas, 132 114 36 12 400-500 0,6-1,5
[SA3 (KN1)] parcial- nolíticas y dioritas, gabro, porfi- 112 94 30 10
mente alternantes ritas, calizas silicifi- 93 75 30 10
IX ca das
CA4
........,VI - IX
Abrasivas Piroxenitas, basaltos, ga- 112 94 20 5 500- 600 0,6- 1,5
(BT-45a) monolíticas bro 93 75 20 5
[SA4 y agrietadas 76 59 16 4
(BT-45a)] 59 44 12 3
46 31 12 3
Observq_ci ones. 1. Los del régimen de perf or aci ón se deben preci sar parti endo de l a expeJ!ienci a de sondeo.
vr = 0,25-0,6 m/s. Cuanto mayor es la velocidad de perforación
1
tanto mayor es Vf.
Al perforar en rocas agrietadas y abrasivas hace falta disminuir
laf )velocidad periférica y la carga axial.
Si no hay necesidad de extraer el testigo de sondeo, entonces, en
las rocas de dureza moderada y media, es oportuno aplicar la perfora-
ción con tajo continuo, valiéndose de los trépanos con cola de pesca-
do, puntiagudos y de rodillos. En las rocas de las 1-III categorías
e puede obrar con el trépano de paletas tipo cola de pescado
a h e e
Dos capas
Fig. 90. Herramienta para perforar sin testigo:
a-trépano cortante de paletas del tipo PX (RJ): 1-paleta; 2-cabeza; s-canales para la
salida de la solución lavadora; b-trépano puntiagudo de V. P. Nóvikov: 1-trépano; 2-
varilla de sondeo; s-aristas armadas de aleación dura; e-trépano puntiagudo de P. M. Vó·
ronov: 1-cuerpo; 2-placas de acero; s-cuchillas de aleación dura; d-trépano puntiagudo
de la partida geológica de exploración Janzhenkovskaia: 1-cuerpo; 2-paleta; 3 y 4-cuchi·
llas de aleación dura; e-trépano hendidor en grueso: 1-piloto-trépano; 2-escalón de trabajo;
s-escalón calibrador
(fig. 90, a). Este trépano se fabrica del acero al carbono, las paletas
y los cantos del trépano están reforzados con aleación dura.
La cuchilla del trépano tipo cola de pescado se afila con ángulo
de corte de 80-85°.
En las rocas de las III-IV categorías de perforabilidad se perfora
con eficacia por medio de los trépanos puntiagudos, cuyas aristas
corta:ntes y laterales están reforzadas con cuchillas afiladas de alea-
ción dura. En la fig. 90, b, e y d vemos diferentes tipos de trépanos
puntiagudos, empleados con éxito en la exploración detallada de los
yacimientos carboníferos. En las rocas de las 11, III y IV categorías
de perforabilidad, con particular eficacia, se perfora por medio de
los trépanos puntiagudos con tobera de hidromonitor y con salto
d·e presión en éstas de 2-3 MPa. Al perforar con trépanos tipo cola
de pescado y puntiagudos se mantienen los siguientes parámetros de]
régimen de perforación. ·
15-016110
225
1. La cantidad del líquido a suministrar se elige de acuerdo con
la fórmula (95), con ello, la velocidad del flujo ascendiente ha de ser
no menor que 5 dm/s (tanto mayor, cuanto más alta es la velocidad
mecánica de perforación).
2. La frecuencia de rotación del trépano es de 120-300 rpm
(tanto mayor, cuanto menor es el diámetro del trépano).
3. La carga axial se escoge según la fórmula
(119}
donde D es el diámetro del trépano, cm; qcm, la carga por 1 cm de
diámetro del trépano, N.
Comúnmente qcm se acepta dentro de los límites de 1000-
2500 N/cm. Cuanto más dura es la roca , tanto mayor es qcm·
Al perforar con tajo continuo la carga sobre el trépano puede
llegar al valor de 0,02 -7- 0,03 MN (20 000-30 000 N). Para evitar
el desvío del pozo y la ruptura del varillaje, entre los trépanos y l a
parte inferior del varillaje es conveniente instalar tubos pesados.
La longitud de éstos últimos se determina según la fórmula
(120}
donde h es la longitud de los tubos de sondeo pesados, m; e' la earga
sobre el trépano, N; q t ~ el peso de 1 m de tubos de sondeo pesados,.
. N/m; K, el coeficiente igual a 1,25-1,4.
§ 3. Tecnologra de la perforación a diamante
La perforación con tajo anular en las rocas de las VIII-XI I
categorías se realiza, por lo común, por medio de coremas adiamanta-
das.
Al profundizar pozos de exploración profundos la perforación ·con
coronas adiamantadas se ejerce también en las rocas de las V, VI
y VII categorías en cuanto a la perforabilidad.
El diamante es un mineral constituido de carbono .. En los dia-
mantes se encuentran con frecuencia impurezas de los óxidos de-
hierro, aluminio, silicio, magnesio, titanio y de otros elementos, l O>
que comunica al mineral una u otra coloración.
Los diamantes se cristalizan en un sistema cúbico y se hallan
en forma de cubo, octaedro y rombododecaedro. La densidad de los
diamantes es de 3,50-3,55 g/cm
3
• La masa volúmica de los cristales-
porosos oscila de 3,0 a 3,45.
Según la escala de Mohos el diamante ocupa el décimo puesto,
mientras que el corindón, el noveno. Sin embargo, la capacidad del
diamante para contrarestar al desgaste por rozamiento supera muchas-
veces la durabilidad del corindón.
Por unidad de masa del diamante se acepta el quilat e métrico,
igual a 0,2 g. En la perforación son usuales diamantes· di,minutos de
masa de uno a centésimas y milésimas del quilate ..
226
El diamante es estable a los influjos químicos. Los ácidos y álca-
lis fuertes no accionan sobre el diamante a la temperatura ambiente.
~ o obstante, a una temperatura superior a los 600-700 oc el dia-
mante se disuelve en el medio alcalino.
El diamante se quema en el aire a t = 850-1000 °C, en tanto
que en la atmósfera de oxígeno se arde a t = 720-800 °C. Al ser
calentado hasta 1000-1500 °C sin oxígeno, los diamantes se grafi-
t izan.
Los diamantes :se clasifican en los grupos siguientes: 1) diamantes
de joyería; 2) bortes técnicos; 3) diamantes negros o carbonados;
4) balas; 5) diamantes sintéticos.
Los diamantes de joyería son piedras exentas de grietas, insercio-
nes y defectos, llamadas diamantes <<de puras aguas>>. Dichas piedras
~ · Fig. 91. Diamantes:
a-bortes; b-carbonado; e-balas
e someten a maquinado según cierta forma de tallado, conocida
con el nombre de brillante.
Bort técnico. La dureza muy alta de los diamantes de esta clase,
el costo relativamente bajo, han determinado su amplio empleo en la
perforación y en otros dominios de la técnica. Actualmente, no menos
del 95% de la perforación a diamante se efectúa por medio de coronas
armadas de bortes. La densidad del bort es de 3,50-3,53 g/cm
3

Los diamantes bort se caracterizan por el crucero perfecto y el
agrietamiento imperceptible a simple vista. Por tal motivo los
bortes no pueden resistir presiones y golpes notables. El aspecto
general del bort de sondeo está reproducido en la fig. 91, a.
En cuanto a sus propiedades físicas, a los bortes son aproximados
los diamantes del tipo <<conga>>. Los diamantes de <<congo>> están
constituidos de cristales sumamente minúsculos o de partículas.
diminutas de bortes de forma irregular.
Los carbonados se extraen en Brasil sólo en yacimientos de alu-
vión. El color habitual del carbonado es marrón oscuro, además se-
encuentran piedras de color gris desde claro hasta oscuro y de color
verde grisáceo, así como también de coloración absolutamente negra
(fig. 91, b). El carbonado se integra por los cristalitos minúsculos
dispuestos de modo desordenado en la masa de diamante. La densidad
del carbonado oscila de 3,00 a 3,45 g/cm
3
• Tan considerables varia-
ciones de la densidad se explican por la porosidad de las piedras.
15*
227
Como los mejores para la perforación se estiman los carbonados
-con densidad de 3,3 a 3,4 g/cm
3

El carbonado se distingue por tener alta resistencia a las cargas
·de impacto. Las piedras con fuerte brillo resinoso poseen la más alta
-dureza. El carbonado de color negro sin brillo es altamente frágil.
Las balas son de forma esférica, sin planos de crucero (fig. 91, e).
La envoltura de gran dureza que circunda el núcleo central de grandes
·cristales, determina la alta dureza inicial de este diamante. Tras
·desgastarse por frote la envoltura, la bala se desgasta rápidamente.
Esta piedra se emplea en los ensanchadores adiamantados y, en el
extranjero, en las coronas de una sola capa, en calidad de diamantes
.de cortar.
Diamantes sintéticos. En la URSS los diamantes sintéticos fueron
·obtenidos por primera vez en 1961 en el Instituto de materiales
extrad uros de Kíev. Este instituto confecciona varias clases de
-diamantes sintéticos para fines diferentes. Para la perforación se
usan los diamantes sintéticos de la marca ACC (ASS) (la denomina-
dón anterior ACKC (ASKS)). Estos diamantes sintéticos han mani-
festado una resistencia mecánica más alta que los bortes naturales.
Las coronas reforzadas con diamantes sintéticos han mostrado un
rendimiento más alto que el de las coronas adiamantadas producidas
·en serie.
Las formaciones policristalinas sintéticas del tipo carbonado y
balas se han creado en el Instituto de física de altas presiones de la
Academia de Ciencias de la URSS bajo la dirección del académico
L. F. Vereschaguin. Las investigaciones han mostrado que estos
-diamantes sintéticos pueden sustituir los carbonados y las balas,
que son diamantes escasos en la naturaleza y no se usan en la perfo-
ración a causa de su alto precio.
Materiales extraduros artificiales
Además de los diamantes sintéticos com1enzase a emplearse en
la perforación otros materiales extraduros.
El <<slavutich>> es un material extraduro creado en el Instituto de
materiales extraduros. El slavutich no cede ante los diamantes
naturales en cuanto a la resistencia al desgaste, los supera por su
resistencia mecánica en alto grado y se fabrica en placas barretas de
-variadas formas.
Con slavutich se arman trépanos para la perforación profunda
·con el fin de obtener petróleo y gas natural y en tal caso se asegura
una profundización con un trépano mayor que 300 m. Asimismo se
manifestaron bien las coronas experimentales para la perforación
con tajo anular armadas de slavutich.
El nitruro cúbico de boro KHB (KNB) (<<elboro>>) es otro material
extraduro, que por su dureza casi no cede al diamante y supera en
mucho a éste por su termorresistencia. El KHB también se puede
emplear para la perforación .
. 228
En las labores de sondeo gozan de la aplicación más amplia los
diamantes naturales del grupo de bortes.
Los resultados de las investigaciones de la resistencia mecánica
de los bortes han mostrado lo siguiente:
1) con la compresión estática, los bortes en forma de rombodode-
caedros y octaedros redondeados, tienen la máxima resistencia me-
cánica;
2) los diamantes de forma redondeada tienen la máxima resisten-
cia al impacto;
3) los cristales de caras planas y de aristas agudas poseen una re-
sistencia mucho menor al aplastamiento y al impacto;
4) los experimentos relacionados con el aplastamiento de los
cristales agrietados y dañados con inclusiones han puesto de manifies-
to que su resistencia se reduce dos o tres veces en comparación con
la de los cristales enterizos;
5) hay tendencia hacia el aumento de la resistencia mecánica de
los cristales con la reducción de sus dimensiones;
6) los cristales de bort poseen propiedades anisótropas, o sea,
tienen dureza variada en diferentes direcciones.
Por eso, si al fabricar las coronas, los diamantes son orientados
según el vector de la máxima dureza, se puede obtener una corona
más resistente, cuyos diamantes se desgastarán con mayor len-
titud.
La orientación de los diamantes según el vector de máxima dureza
no es aplicable a los carbonados, balas y botes triturados.
En la URSS las coronas se arman con bortes de las siguientes ca-
terogías (según los Requisitos técnicos 47-2-73):
los de la cuarta son los diamantes industriales para las herramien-
tas de perforación y los lápices adiamantados;
los de la quinta son los diamantes industriales de baja calidaél
para el maquinado previo; ,
los de la novena son los diamantes ovalizados y machacados.
Para elevar las propiedades perforadoras de los diamantes de
baja calidad fue elaborada una serie de procesos tecnológicos.
La trituración selectiva de los diamantes de baja calidad se efectúa
con el objetivo de comunicar a los cristales forma isométrica y des-
truir los granos fisurados y defectuosos.
Los diamantes tratados por dicho método se utilizan en las coro-
nas en calidad de diamantes volúmicos.
La ovalización de los diamantes de baja calidad tiene por fin
la obtención de granos ovalados y, también, la desagregación de las
piedras defectuosas y agrietadas. Los diamantes de forma oval
se emplean mayormente en calidad de piedras para cortar.
El pulido de los diamantes se realiza con objeto de que la super-
ficie de los granos del diamante sea tersa. Al perforar por medio de
coronas armadas con diamantes de caras pulidas las fuerzas de roza-
miento en el lugar de contacto diamante-roca disminuyen conside-
rablemente, lo que asegura una velocidad más alta de desagregación
229
de la roca durante la perforación y una durabilidad elevada de la he-
rramienta cortante.
Están elaborados tres métodos de pulido de la superficie de los
diamantes: mecánico, químico y por llama de gas.
El método mecánico de pulido consiste en el tratamiento de los
diamantes por medio de una suspensión de micropolvo de diamante
en el proceso de su redondeo en una cámara especial.
El método químico de pulido se realiza tratando los diamantes en
una masa fundida de sales. El pulido se logra a expensas de la velo-
-cidad más alta de oxidación de los microsalientes en la superficie
de los diamantes.
El pulido por llama de gas radica en el tratamiento de la superfi-
cie rugosa de los diamantes ovalizados con una llama de la mezcla de
{)Xihidrógeno y oxígeno o de oxiacetileno. Con este método los dia-
mantes se pulen oxidándose los microsalientes en la superficie rugosa
de los granos.
La resistencia mecánica de los diamantes se puede elevarla asi-
mismo sometiéndolos a termotratamiento, el cual reduce las tensiones
internas en los cristales de los diamantes.
Las investigaciones del Instituto Nacional de investigaciones
.científicas de los métodos y técnica de exploración han mostrado que
los diamantes volúmicos de las coronas deben tener tanto más alta
calidad, cuanto mayor sea la dureza Pt de las muestras de las rocas
.a perforar.
Es recomendable usar para las cuchillas volúmicas de las coronas
los diamantes siguientes:
para Pt = 2000-4000 N/mm
2
los diamantes triturados;
para Pt = 4000-7000 N/mm
2
los diamantes no maquinados y
~ o n defectos insignificantes (XI grupo);
para Pt > 700 N/mm
2
los diamantes de la más alta calidad.
La esfera racional de empleo de los dia-
mantes ovalizados en calidad de piedras vo-
lúmicas son las rocas con índice de plasticidad
K= 1 -1,3.
Los diamantes pulidos, no ovalizados
previamente, con la forma natural (aristas,
~ caras, vértices) destruyen las rocas con la
:! mayor eficacia.
'J
.'s! Tipos de las coronas adiamantados
La corona adiamantada de perforación
'Fig. 92. Corona adia- (fig. 92) consta de una matriz armada con
mantada diamantes y un cuerpo de acero con rosca que
se unen entre sí sólidamente en el proceso
·de fabricación. Por el interior de la parte roscada tiene un mandrina-
·do para el muelle de arrancar, mientras que la parte exterior del
cuerpo, una fila de orificios taladrados para la llave de espigas. Las
230
dimensiones principales de las coronas de sondeo adiamantadas se
dan en la tabla 33.
Tabla 33
Dimensiones principales de las coronas de sondeo adiamantadas fabricadas
en la URSS
Diámetro n ominal
de la corona, mm
26
36
46
59
76
93
Número de las
ranuras lavadoras
2
2
4
4-6
6-8
8-10
Dimensiones principales de las coronas.
mm
diámet ro exterior diámetro interior
26+0,2 14±0, 1
-0,1
36+0,2 22±0,1
-0,1
46+0,2 31±0, 1
-0,1
59+0,2 42±0,1
-0,1
76+0,2 58±0, 1
-0,1
93+0,3 73±0,1
-0,2
Las coronas de sondeo adiamantadas se fabrican de los tipos si-
guientes: 1) de una capa; 2)de capas múltiples; 3) impregnadas; 4) co-
ronas sin testigo.
a
1
h
1
e 5
Fig. 93. Tipos de coronas adiamantadas:
a -de una capa; b-de tres capas; c-impreganada; 1-diamantes volúmicos; 2-diamante.s
volúmicos de la segunda y t ercera capas; a-diamantes de cortar; 4-matriz anular; 5-
matriz saturada de pequeños diamantes; 6- cuerpo de la corona
Coronas adiamantadas de una capa. En éstas los diamantes se dis-
ponen en una capa por la cara de la herramienta (fig. 93), a). Las
231
superficies laterales (exterior e interior) de la matriz de la corona se
arman con diamantes de cortar de mayor tamaño.
En la cara los diamantes han de ser colocados según un esquema
determinado, que asegure una resistencia igual y un desgaste regu-
lar de la cara de la corona adiamantada.
Existen varios esquemas de disposición de los diamantes por la
cara de la herramienta: radial, espiral, concéntrica, etc. (fig. 94).
El esquema de disposición se elige partiendo de la granulación de los
Fig. 94. Esquemas típicos de colocación de los diamantes en las coronas de una
capa:
a-radial; b-radial con el númerocreciente de diamantes periféricos; e-espiral; d-concén-
trico
diamantes, de la configuración de las ranuras lavadoras, de la satu-
ración y una serie de otros factores.
Por saturación se entiende la cantidad de diamantes por 1 cm
2
de área de la cara de la corona. Con la granulación de los _diamantes
de 20-30 piezas/quilate, por 1 cm
2
· de la cara se disponen 13-15
granos de diamante. . _
Las coronas adiamantadas de una- -capa es racio_nal usarlas para
las rocas de las VI-IX categorías de perfQrabilidad. Con -diamantes
frontales de alta calidad, las c'oronas de una capa se pueden emplear
con éxito en la perforación de rocas monolíticas de la X eategoría de
perforabilidad con conteniqo de cuarzo. ,
Las coronas de upa sola' capa se arman con diamantes de granula-
ción de 10 a 60 piezas/quilate.
En la URSS se fabrican las coronas de una capa sin diamantes sa-
lientes (01A3 y 01A4) para la perforación en rocas compactas y dé-
bilmente fisuradas de las VIII y IX categorías y coronas con las sa-
lientes prefijadas y la superficie lateral nervada [MBIT-1
(MVP-1)1, 05A3 [MBIT-2 (MVP-2)], 06A3 [MBC-2P {MVS-2R)l
(fig. 95) y 07 A3 (AKM) para la perforación en las roc'as compactas
poco abrasivas de las VI-X categorías de perforabilidad.
Para la perforación en rocas fisuradas y trituradas de las VIII-X
categorías se emplean coronas de una sola capa con matriz engrosada
del tipo 14A3 [AKY-1 (AKU-1)1.
En las coronas de una capa sin diamantes salientes (01A3 y 01A4
se utilizan en calidad de diamantes volúmicos bortes de segunda cla-
se, de granulación de 20-30 a 50-60 piezas/quilate. En calidad de
232
diamantes de cortar se usan diamantes de mayor tamaño y m á ~ . alta
calidad, con frecuencia, ovalizados.
Las coronas del tipo 01A3 tienen una matriz de dureza de 20-
25 HRC (normal). Las coronas del tipo 01A4, que tienen una matriz
Fig. 95. Coronas adiamantadas de una capa:
a-corona adiarnantada [05TI3 (MBTI-2) (05P3 (MVP-2))]; b-idern, [06A3(MBC-2P (MVS-2R))·
con sistema lavador desarrollado
más dura, de 30-35 HRC y están destinadas para perforar rocas abra-
sivas.
La masa de los diamantes insertados en las coronas o1A:
Diámetro de la corona, mm 36 46 59 76
Masa media de los diamantes,
quilates 5--5,5 6,5--8 9--11 13--14
Cerca de un 65-60% de los diamantes son volúmicos y un 35-
40% , de cortar.
La fabricación de las coronas de una capa con diamantes salien-
tes se realiza por prensado a vibración de la matriz en moldes de gra-
fito. En la dirección de giro de la corona, tras cada diamante, está
situado un saliente en forma de gota que preserva los diamantes so-
bresalientes contra el rompimiento. Los diamantes de cortar se colocan
en los nervios longitudinales de la superficie lateral de la matriz.
Las ranuras lavadoras están hechas en forma de hendiduras oblicuas.
La dureza de la matriz es de 20-25 HRC (estándar). ,
Además de las coronas enumeradas, la fábrica de herramientas
adiamantadas produce las del tipo 3AI1 (3AI), en las cuales la parte
delantera entrante del sector de la matriz se arma con diamantes
de más alta calidad.
Las coronas de varias capas de diamantes difieren de las de una
capa por que los diamantes en la cara (volúmicos) se disponen en
varias capas, con la particularidad de que al desgastarse la primera
233
capa se pone en trabajo la siguiente, etc. Los diamantes volúmicos
de las coronas de varias capas tienen una granulación de 60 a 120
piezas/quilate y los de cortar, de 30-40 piezas/quilate.
Las coronas de muchas capas se emplean para perforar rocas de las
IX-XI categorías de perforabilidad. Actualmente dichas coronas son
sustituidas por las impregnadas.
Coronas impregnadas. En estas coronas los diamantes en la cara
están dispuestos sin esquema determinado. La granulación de los
diamant es que se usan oscila de 120 a 500 piezas/quilate y más. En
·el proceso de fabricación los diamantes volúmicos deben ser unifor-
memente mezclados con el material de la matriz, después de lo cual
la matriz se prensa y sinteriza. La grosura de los diamantes de cortar
en las coronas impregnadas oscila de 30 a 60 piezas/quilate. El esque-
ma de una corona impregnada está ilustrado en la fig. 93, c.
La característica técnica de las coronas impregnadas está citada
·en la tabla 34.
Tabla 34
Característi ca técnica de las coronas adiamantadas impregnadas
Tipo de l a
Granulación de
Masa de los diamantes en la
Dureza
Diámetro
diamantes,
Rockwell
corona
exterior.
pi ezas/quilate
corona, quilate
de la
a diaman-
matriz,
tada
mm
volúmicosl de cortar J vo 1 úmicosl de cortar total HRC
02M3 36 120-150 40- 60 5,5 3,1 2,4 20-25
(0213) 46 8,4 5,2 3,2
59 ó 13,0 8,8 4,2
76 150-400 17,4 12,0 5,4
36 5,5 3,1 2,4
021!14 46 150-400 30-40 8, 4 5,2 3,2 30-35
(0214) 59 13, 0 8,8 4,2
76 17,4 12,0 5,4
36 5,5 3,8 1,7
031!15 46 120-150 30-40 7, 0 5,0 2,0 50-55
(0315) 59 ó 12,0 9,5 2,5
76 150-400 16,0 12,0 4,0
93 24,6 18,4 6,2
Se llevan a cabo trabajos experimentales para la creacwn de
.coronas impregnadas de polvos de diamante con granulosidad de
450-10000 piezas/ quilate. Además, se elaboran coronas con matriz
blanda (15-20 HRC) y con matriz muy blanda (10 HRC).
El Instituto de Investigaciones Científicas de los diamantes de
la URSS ha elaborado la tecnología de fabricación de las coronas im-
pregnadas con diamantes granulados los cuales se recubren con una
.capa de aleaciones duras pulverulentas que forman parte de la carga
.de mineral. Las granulas se colocan en un molde especial y se sinte-
234
lfizan a preswn. Semejante tecnología asegura una distribución re-
gular de los diamantes en el material de la matriz.
Para las coronas impregnadas tiene importancia la elección co-
:rrecta de la dureza (resistencia al desgaste) de la matriz.
En el proceso de perforación el desgaste de la matriz de la he-
namienta impregnada ha de adelantar, en cierto grado, el desgaste
·de los diamantes para que los nuevos granos se descubran a tiempo.
Al elegir la corona impregnada la tarea básica se reduce a la elección
.de una matriz cuya resistencia al desgaste sea tal, que el grado de
desgaste de los diamantes y de la matriz sea uniforme. En las rocas
más duras los diamantes se desgastan de modo más intenso. Pero,
por otra parte, el sedimento fino de las rocas duras es poco abrasivo,
la cantidad de éste es pequeña, debido a lo cual el efecto abrasivo del
:sedimento sobre la matriz en rocas más duras es más débil que en las
rocas de menor dureza. Por tal razón, para las rocas monolíticas du-
ras se requiere una corona impregnada con matriz de menor resisten-
da al desgaste (dureza).
El rendimiento de la corona impregnada depende no sólo de la
dureza y la resistencia al desgaste de la matriz, sino que también del
tamaño de los granos de los menudos de diamante, con la particula-
ridad de que las coronas con granos menudos trabajan con más efi-
-cacia en las rocas duras.
Las ventajas de las coronas impregnadas son las siguientes:
a) el consumo de diamantes deficientes se reduce a cuenta de la
utilización de los diamantes de baja calidad triturados, inútiles para
armar l as coronas de una sóla capa;
b) en las coronas impregnadas la pérdida de diamantes debida
a su rotura es menor que en las coronas de una sola capa. Las coronas
impregnadas contrarrestan mejor a las cargas de choque y son menos
:sensibles a la violación del reglamento de explotación de las coronas;
e) la fabricación industrial de las coronas impregnadas es más
sencilla, ya que se hace innecesaria la colocación de los diamantes
volúmicos según en esquema prefijado.
El Instituto Nacional de investigaciones científicas de los mé-
todos y t écnica de exploración ha elaborado el conjunto único de co-
ronas adiamantadas apropiadas para la perforación en rocas de las
más diversas propiedades mecánicas.
El I grupo, o sea, las coronas adiamantadas de tipo dentado, para
perforar en rocas de dureza media (V-VII categorías).
El II grupo, o sea, las coronas diamantadas de una capa, de sec-
t ores, para las rocas duras (VIII-X categorías).
El III grupo, que comprende las coronas impregnadas y de secto-
res, para las rocas abrasivas duras en sumo grado (X--XII categorías).
El VI grupo, constituido por las coronas de sectores impregnadas
de una sola capa especiales, para las rocas fisuradas, abrasivas y de
dureza variable.
Además de las coronas mencionadas más arriba, se fabrican co-
ronas adiamantadas especiales para los dispositivos sacatestigos
235
dobles (las coronas K,[I,T (KDT)), para la perforación mediante dispo-
sitivos dotados de sacatestigos desmontables CCK (SSK) , para la
perforación de pozos suplementarios durante el sondeo de múltiples
fondos, ete.
Trepanas adiamantados para la perforacíon sin testigo
Los trépanos adiamantados están destinados para perforar pozos
sin explorar los testigos. Se fabrican dos tipos principales de trépa-
nos adiamantados: de una capa con descubrimiento de los diamantes
preestablecido e impregnados con diamantes volúmicos menudos,
distribuidos regularmente en la parte de trabajo de la matriz.
La parte central del trépano tiene un orificio armado con dia-
mantes de cortar para el paso del testigo delgado. La presencia del
Fig. 96 . Coronas adiamantadas-
para la perforación sin testigo
(trépanos adiamantados)
orificio elimina el llamado <<punto muertO>>, en el cual la velocidad
circunferencial es igual a cero. La dureza de la matriz de los trépanos
es de 25-30 HRC.
Los trépanos tienen dos ranuras lavadoras.
Los trépanos adiamantados de una capa están destinados para la
perforación de las rocas de las VII-XI categorías de perforabilidad.
Los trépanos impregnados, para la perforación de rocas de las IX-
XI categorías. La fig. 96 ilustra el aspecto general de los t répanos
adiamantados. En los trépanos de una sola capa de diámetro de
46 mm se insertan 10-12 quilates de diamantes de granulosidad de
20-30 piezas/quilate. En los trépanos impregnados de diámetro de
59 mm se introducen 25-28 quilates. Con ello, los diamantes volú-
micos se toman con granulación de 100- 250 piezas/quilate y los de
cortar, de 20-30 piezas/ quilate.
236
Ensanchadores adiamantados de calibrar
Los ensanchadores sirven para conservar el diámetro del pozo
en el proceso de perforación. El empleo de éstos evita el desgaste de
las coronas adiamantadas por su diámetro exterior al hacer contacto
con el tajo, estabiliza el funcionamiento de la corona sobre el tajo,
reduce las vibraciones. El ensanchador es un cilindro hueco de'!acero
armado con barretos de diamantes. El cuerpo del ensanchador tiene
a
3
2
4
5
b
e
Fig. 97 . Ensanchadores adiamantados PMB (RMV):
a - ensanchador de calibración PBM-1 (RVM-1 ); b-ensanchador de calibración PBM-2
(RVM-2); e- ensanchador cónico PBM-K-76/93 (RVM-K-76/93) ; 1-cuerpo; 2, 5-ranuras
lavadoras; 3 , 8-barretas con di amantes; 4, 7-orificios para la ll ave; 6-rebajo cónico para el
anillo part idor de testigos
en su extremo inferior rosca interior en forma para la corona, y en
su extremo superior, rosca exterior para el tubo porta testigos.
Para armar los ensanchadores se utilizan diamantes de la más
alta calidad con granulación de 10-30 piezas/quilate. En la fig.
97 se muestra el aspecto general del ensanchador adiamantado
PMB (RMV).
Tubos sacatestigos
Los tubos sacatestigos para la perforación a diamante se dividen
en únicos y dobles. _
Es racional usar los tubos sacatestigos únicos en la perforación
de rocas monolíticas, que dan alto rendimiento de los testigos de son-
deo.
Los tubos sacatestigos dobles para la perforación a diamante
(fig. 98) con el tubo interior rotatorio TDB (TDV) (fig. 98, a) se
emplean al perforar rocas de dureza media y fisuradas. La aplicación
de semejantes tubos contribuye a la disminución del derrubio de los
testigos, ya que el líquido lavador los lava con intensidad sólo en
un pequeño sector (desde el extremo inferior del tubo interior hasta
237
7
b
el tajo). Además , a expensas del fluj o ascen-
diente inverso que surge en el líquido lava-
dor, se facilita la penetración del testigo en
el tubo interior, disminuyen los acuñamien-
tos espontáneos del testigo y aumenta la
profundización por tiempo sondeo.
Los tubos sacatestigos dobles con tubo
interior que no gira TDH (TDN) (fig. 98, b}
se destinan para perforar a diamante en ro-
cas no consolidadas y dur as quebrantadas,
así como en rocas interestratificadas de va-
riada dureza. El empleo de dichos t ubos re-
duce el acuñamiento espontáneo del testigo,
aumenta la profundización por tiempo son-
deo y eleva el rendimiento del t estigo.
Partidores de testigos
Durante la perforación a diamante sin
partidores de testigos, en los tubos saca t esti-
gos el testigo se acuña por medio de porcelana
o cristal quebrado. Con el método referido, se
pierde mucho tiempo, sobre todo,durante la
Fi g. 98. Tubos portatestigos dobles para la perfo-
ración a diamante:
a- con tubo girat ori o T,UB (TDV); b-con tubo interi or
receptor de t estigos T,UH (TDN) que no gira durant e la
perforación: 1-corona adiamantada; 2-partidor de t es-
tigos; 3- ensanchador adi amantado; 4-tubo interi or recep-
t or de t estigos; 5-tubo ext eri or port atestigos; 6-canal pa-
ra elí quido de drenaj e que sal e del tubo receptor de t es-
t igos; 7-cana l para l a admisión del líquido l avador; 8-
adaptador ; s-dispositivo suspensor
perforación profunda. A veces, el testigo mal acuñado se cae durante
la subida. Para evitarlo, entre la corona y el tubo sacatestigos se in-
serta el partidor de testigos. La aplicación de dispositivos partidores
de testigos permite reducir el tiempo empleado para el acuñamien-
to del testigo hasta 2-3 min, en tanto que, empleando con fines
similares porcelana o vidrio quebrado, la fijación del testigo dura
de 10 a 40 min, según sea la profundiad del pozo.
Tecnología de perforaci6n con coronas adiamantadas
Las coronas adiamantadas son de pequeño diámetro, por eso
los tubos de sondeo han de tener, por regla, acoplamientos de niple.
Para las coronas de diámetro de 36 y 46 mm se usan tubos de nip-
le liso de diámetro de 33,5 y 42 mm respectivamente; para las coronas
de 59 y 76 mm, los de diámetro de 50 y 54 mm.
238
La corona, el ensanchador adiamantado, el tubo sacatestigos.
el niple y las varillas inferiores, después de enroscadas, deben ser
coaxiales y rectilíneos. Durante la perforación en rocas firmes entre
la corona y el tubo sacatestigos es necesario insertar el ensanchador
adiamantado de calibrar. Ello reducirá el tiempo necesario para,
perforar el pozo y aumentará la capacidad de trabajo de l a corona
adiamantada.
Para prevenir el desvío del pozo es recomendable poner otro en-
sanchador adiamantado entre la parte superior del tubo sacatesti-
gos y el niple.
En el proceso de perforación el diámetro exterior de l a corona
adiamantada disminuye y el interior, aumenta. Por consiguiente.
también aumenta el diámetro del testigo. Por este motivo, antes de
bajar en el pozo una corona nueva, que no ha estado todavía en uso,
hace falta preliminarmente tratar el tajo con el trépano cruciforme
para destruir el testigo restante. De no realizar esta operación, los
diamantes interiores de la nueva corona se pueden destruir por el
testigo. Al perforar con trépanos adiamantados la referida operación
es innecesaria.
La bajada de la herramienta ha de ser realizada sin choques e
impactos para no dañar los diamantes. La nueva corona, que todavía
no ha estado en uso, debe ser bajada con especial cuidado, durante
el descenso hay que observar si ésta se presiona o no en la parte in-
ferior, más estrecha, del pozo. Si la corona resulta acuñada, hay que
levantarla, lavar el pozo y reperforarlo, de lo contrario los diamantes
exteriores de cortar se pueden romper. Es menester colocar l a corona
sobre el tajo con precaución, de manera suave, sin choques y golpes.
Con las coronas adiamantadas se puede perforar a 700-1500 rpm.
N o obstante, con altas frecuencias de rotación el varillaje puede vib-
rar de modo intenso, aumentando el consumo de potenci a para la
rotación del varillaje y reduciendo la durabilidad de las coronas
adiamantadas. Con el fin de aminorar la vibración, los tubos de son-
deo se lubrican por parte exterior con grasa consistente especial, la
cual contiene colofonia, nigrol y grasa animal o bien el pozo se lava
con emulsiones*. Con el aumento de la solidez, el agrietamiento y la
abrasividad de las rocas a perforar, la velocidad de rotación de la
corona adiamantada ha de ser disminuida.
Al introducir en el fondo una nueva corona, a ésta última se le,
transmite un esfuerzo axial reducido (1500-2000 N) y una frecuen-
cia de rotación pequeña; a medida que se esmerilan los diamantes en
el transcurso de 10-15 min, la carga sobre la corona y la frecuencia
de rotación van aumentando paulatinamente hasta los límites normales.
El esfuerzo axial sobre la corona lo más a menudo se eleva hasta 7000-
12000 N, según sea el diámetro de ésta. Al perforar a diamante el
* Se obtiene un buen resultado con la grasa que contiene el 25 % de colofo-
nia, el 70% de nigrol, el 5% de oleína KABC (KA VS), que es una grasa consis-
tente antivibratoria.
239
d i s p o s i ~ i v o de sondeo no se somete al balanceo axial, ya que esta
üperación puede causar la rotura de los diamantes de la corona y el
acuñamiento del testigo.
La perforación se ejecuta no hasta el desgaste total, de la corona,
sino hasta que la velocidad de sondeo se reduzca aproximadamente
hasta 1,0-2 cm/min (según sea la dureza de las rocas), después de
lo cual la corona se extrae y se reemplaza por una nueva.
Durante la perforación a diamante el lavado debe asegurar el
suficiente enfriamiento de los diamantes, puesto que con gran ca-
lentamiento éstos se grafitizan. La velocidad del flujo ascendiente
entre el varillaje y las paredes del pozo ha de estar dentro de los lí-
mites de 0,4-0,8 m/s.
Tras llenarse el tubo portatestigos la herramienta de perforación
se sube a la sNperficie. Con este fin sobre la corona se coloca el par-
tidor de testigos que arranca del tajo el testigo de sondeo. Una vez
extraída, la corona se desenrosca y se examina. El testigo se saca
-con precaución y de forma sucesiva del tubo, se documenta y se en-
-cajona.
La corona adiamantada en una capa se reemplaza en el caso de:
a) deterioro mecánico de la corona; b) surgimiento en cara de la co-
rona de ranuras circulares debido al recubrimiento incompleto con
los diamantes de la cara de trabajo; e) gran descubrimiento de los dia-
mantes; d) desgaste del diámetro de la corona.
Las coronas adiamantadas desgastadas se envían a la fábrica,
donde la matriz se disuelve en los ácidos correspondientes y se esco-
gen los diamantes que pueden ser utilizados de nuevo en las coronas
(recuperación de los diamantes).
Al perforar con coronas adiamantadas la frecuencia de rotación
se toma con frecuencia en los límites de 500-1500 rpm. La carga
axial se elige partiendo de 500-1200 N por 1 cm
2
de la cara de traba-
jo de la corona, según sea la saturación de ésta con diamantes y de la
solidez de las rocas.
Los parámetros del régimen de perforación a diamante con arreglo
.a las coronas de diverso diámetro y a las rocas de diferente solidez,
se ofrecen en la tabla 35 (según los datos del Instituto Nacional de
investigaciones científicas de los métodos y técnica de exploración).
El rendimiento de la perforación a diamante, siendo elegida cor-
rectamente la corona, depende de los parámetros del régimen de
perforación: la carga axial sobre la corona, la frecuencia de rotación
de ésta, la cantidad y calidad del líquido lavador. Este postulado,
general para la perforación a rotor, adquiere una importancia parti-
-cular para la perforación a diamante a consecuencia de la gran sen-
-sibilidad de la corona adiamantada a la infracción de la correlación
·correcta entre los parámetros del régimen indicados.
Sobre el proceso de perforación a diamante influyen numerosos
factores variables y, por lo tanto, el problema de los regímenes de
perforación se debe estudiar por separado con arreglo a los grupos de
rocas con propiedades físico-mecánicas semejantes.
:240
Tabla 35
Categoría
de perfora-
bil!dad de
las rocas
VI- VII
VIII-IX
IX-XI
XI-XII
VI- VII
VIII-IX
IX-XI
XI-XII
VI- VII
VIII-IX
IX-XI
XI-XII
Diámetros de las coronas, mm
36 46
59
Carga axial sobre la corona C, N
2500-3000 3000-5 000 4 000-8 000
3000-5000 5000-7 000 6 000-10 000
5000-7000 6000-9 000 8 000-12 000
6000-8000 7000-10 000 10 000-16 000
Frecuencia de rotación n, rpm
700-1000 500-900 400-700
900-1500 600-1200 500-900
1400-2000 1000-1500 800-1400
800-1200 800-1300 600-1000
Suministro del líquido lavador Q, l/min
25-35 30-50 50-70
20-30 30-40 40-60
15-25 20-30 35-50
10-15 15-20 25-35
76
5 000-10 000
8 000-13000
10 000-17 000
13 000-18 000
300-500
400-700
600-1000
400-700
60-100
50-80
40-60
30-40
Advertencia. Al perforar rocas fisuradas , abrasivas y de dureza variable
la frecuencia de rotación y la carga axial se disminuyen el 25-40%.
En el caso general, con la perforación a diamante, es recomenda-
ble aplicar una frecuencia de rotación alta, con crecimiento de la
cual es también necesario elevar la carga axial sobre la corona. En
tal caso, la frecuencia normal se estima igual a 750-1500 rpm y la
rebajada, a 400-750 rpm*.
El valor de la carga axial se determina teniendo en cuenta los
siguientes factores principales: a) con el aumento de la dureza de la
roca las cargas axiales han de elevarse; h) en las rocas fisuradas, y
también en las de capas delgadas con alternación de interestratifi-
caciones duras y blandas, las cargas axiales han de ser menores que
en las rocas monolíticas homogéneas; e) las rocas estratiformes que
tienden a desviar el pozo se perforan con cargas axiales reducidas;
d) para las coronas con diamantes de pequeñas dimensiones la carga
axial se disminuye; e) con suministro intenso del líquido lavador, la
corona se atasca con fango en grado menor, merced a lo cual se pueden
aumentar las cargas axiales.
Una de las principales reglas de la perforación a diamante consis-
te en que la carga axial siempre debe ser uniforme y suficiente para
la destrucción volúmica de la roca.
* Para las coronas-adiamantadas de diámetro de 46 y 59 mm.
16-01660
241
§ 4. Perforación a diamante por medio de dispositivos con tubo receptor
de testigos desmontable (receptor de testigos) CCK (SSK}
Al perforar rocas de las VI-IX categorías de perforabilidad l a
herramienta cortante adiamantada asegura la profundización con
una corona de muchas decenas y, a veces, centenas de metros. Du-
rante la perforación con tajo anular y con una profundización limi-
tada por tiempo de sondeo, hace falta ejecutar las operaciones de
bajada y subida (OBS) cada 1,5 -7- 6 m de profundización.
Las operaciones de bajada y subida son las más labori osas. Ello
se explica por el hecho de que la subida y bajada de la herramienta
de perforación se realiza de modo intermitente. Durante l a subida el
varillaje largo se desune en tramos de sondeo, cuya longit ud oscila
de 6 a 18,5 m. En la perforación con tajo anular la longitud del tramo,
como promedio, es de 12 -7- 13,5 m. Durante la bajada del dispositi-
vo perforador de los tramos de nuevo se ensambla el varillaje. Para
el enrosque y desenrosque de los tubos, la colocación de l os tramos
sobre el varillero y viceversa se invierte mucho trabajo físi co y tiem-
po.
Con el aumento considerable de las velocidades de perforación,
el consumo relativo de tiempo para las OBS también crece con rapi-
dez, ya que el tiempo empleado para la propia perforación, antes de
llenarse el tubo portatestigos, disminuye de forma considerable.
Con el objeto de reducir el tiempo para las OBS fue propuesto el
dispositivo con receptor de testigos desmontable CCK (SSK). Al
emplear este dispositivo, para la perforación es necesario utilizar-
coronas de alta resistencia al desgaste, que aseguran con eficacia la
profundización a decenas e incluso, centenas de metros.
Al emplear el dispositivo CCK, los tubos con el testigo se extraen
del pozo a la velocidad de 1,2- 2 m/s mediante el cable, en tanto
que los portatestigos vacíos se bajan dentro de los tubos de sondeo
por su propio peso y por la presión del flujo inyectado en éstos por
la bomba.
Los dispositivos con receptor de testigos desmontable fueron fa-
bricados por primera vez por la firma <<Longin> (EEUU) los años
1952-1953. En la URSS se ocupó primeramente de dichos disposi-
tivos la cátedra de perforación exploratoria del Instituto de Prospec-
ción Geológica de Moscú. Luego, el Instituto Nacional de investiga-
ciones científicas de los métodos y t écnica de exploración y el Buró
especial de proyecciones de la Asociación científica de producción
<< Geotécnica>> emprendieron con éxito la elaboración del -varillaje
y del dispositi-vo portatestigos con receptor desmontable y confeccio-
naron los conjuntos y la tecnología de perforación por medio de los
dispositivos CCK.
La característica técnica de los conjuntos CCK de la estructura
de las indicadas organizaciones está reproducida en la tabla 36.
El dispositivo con tubo receptor de testigos desmontable de la
estructura de nombrado Instituto está mostrado en la fig. 99, a.
Éste consta del tubo portatestigos 16, en cuya parte inferi or se en-
242
;; Tabla 36
*
In dices
Diámetro de la corona, mm:
exterior
interior
Diámetro exterior del ensanchador de calibrar,
mm
Diámetro de las varillas, mm:
exterior
interior
Marca del acero de las varillas
Longitud del receptor de testigos, m
Diámetro del tubo portatestigos, mm:
exterior
interior
Diámetro del tubo receptor de testigos, mm:
exterior
interior
Holgura entre el varillaje y las paredes del
_pozo, mm
Angulo de inclinación del pozo, grados
Régimen de perforación (admisible):
frecuencia de rotación máxima, rpm
carga axial máxima, N
cantidad del liquido lavador, l/min
Tipo del líquido lavadot·
CCK-46*
(SSK-1.6)
46,0
24,0
46,4
43,0
33,4
38XHM (38JN M)
1, 7; 3,2
<'14,0
35,0
30,0
25,6
1 '7
90-80
:;::;;; 2000
12000
10-30
Agua, solución
emulsionada
CCK- 59
(SSK-59)
59
35,4
59,4
55,0
45,4
38XHM (38JNM)
1,7; 3,2; 4.,7
56,0
45,0
42,0
37,0
2,2
90-75
:;::;;; 1500
15000
15-60
Agua, soluciones
emulsionadas
*Los di spos itivos con r eceptor de testigos CCK-I,G se h a lla en la etapa de as imil ac ión.
CCK-76
(SSK-76)
76 o
46,0; '48,0
76,4
70,0
60,lt
38XHM (38JNM)
1, 7; 3,3; 4, 7
73,0
60,0
54.,0; 56,0
48,4; 50,4
3,2
90-75
:;::;;; 1000
20000
35-100
Agua, soluciones
emulsionadas y
arcillosas
KCCK-76
(KSSK-76)
76
40
76,4
70
61
36r2C (36G2S)
6,0
73**
60
48
42
3,2/1, 7
90-75
:;::;;; 1000
:;::;;; 20000
35-80
Agua, soluciones
emulsionadas y
arcillosas
**Las varillas de l dispositivo KCCK-76 se unen con acop lamientos y uniones dobl es de diámetro de 73 mm. fabri cados de acero
de marca I,QXH (40JN).
Fig. 99. Dispositivo sacatestigos con tubo receptor del testigo desmontable CCl\
(SSK):
<>-vist a general del dispositivo sacatestigos con tubo receptor de testigo desmontable CCK
de l a estructura del Instituto Nacional de investigaciones cient íficas de los métodos y técnica
-de exploración; b-pescador del receptor de t estigos; 1-adaptado r 2-cabeza del bloque de
rodamientos; a-casquillo de retorno; 4-muelle; s-seguros; 6-adaptador del tubo porta-
testigos exterior; 7-bloque de rodamientos; s-anillo de apoyo; s-árbol; 10-contratuer-
ca; 11-aros de empaque de goma; 12-anillo de goma; la-casquillo guiador; u-cojinete
de bol as de empuj e; 15-muelle; 16-tubo portatestigos ext erior 17-receptor de testigos;
lB-estabilizador; 19-ani!lo de tope; 20-anillo partidor de testigos; 21-cuerpo del parti -
dor de t estigos; 22-corona adiamantada; 2a-agarres de l a cabeza 2; 24-tubuladura que se
-echa desde la superficie por el cable para librar el pescador; 25-cable de acero; e-dispositi-
vo receptor de t estigos de estructura del Buró especi al de proyecciones de la Asoci ación cien-
tífica de producción «Geotécnica>>: 1-cabeza; 2- camisa; a-pasador; 4-dispositivo para
centrar; s-resorte de torsión; 6-gatillo; 7-adaptador; s-cuerpo; 9- soporte; lO-adapta-
dor; 11-busillo; 12-tuerca de regulación; 1a-aro de empaque; 14-arandela; 15-co)inete
.axial; 16- funda del cojinet e; 17-sostén del suspensor; lB-rodamiento; 18-muelle; 20-
.arandela; 21- rodamient o; 22-anillo; 2a y 24-tuercas; 25-aceitera; 29-adaptador del
suspensor; 27- tubo receptor; 28-tubo por tatestigos; 29- dispositivo para centrar; so-en-
s anchador; 31-aniJl o de retén; a2-anillo partidor; 33-cuerpo del partidor de testigos ;
34-corona
roscan el estabilizador 18 y la corona adiamantada especial 22,
el receptor de testigos 17, el cuerpo del partidor de testigos 21 con
el anillo partidor de testigos 20, el cojinete de empuje 14, que
obstaculiza el giro del tubo portatestigos después de la penetración
en éste del testigo. La parte superior del bloque de cojinetes está do-
tada de retenes fijadoras desplazables y de la cabeza 2.
En el pozo, lleno del líquido levador, el receptor de testigos se
baja por las varillas de sondeo por su propio peso y, para acelerar su
movimiento, se empuja por el flujo del líquido inyectado en los tu-
bos por medio de la bomba de sondeo.
En los pozos con nivel estático bajo, el receptor de testigos se ba-
ja por medio del pescador (a mordaza) véase la fig. 99,b) mediante el
cable.
El receptor de testigos se fija (desfija) en el tubo portatestigos
por medio de los retenes 5. Tras llenarse el receptor de testigos del
cilindro de roca, éste se extrae con el pescador (a mordaza) (véase la
fig. 99,b) unido con la cabeza 2 mediante los agarres con muelles
23. Al moverse hacia arriba el pescador, este desplaza primeramente
el casquillo de regreso 3, apretando los retenes 5, y libera el recep-
tor de testigos 17.
Al bajar el receptor de testigos en el pozo sin agua por medio del
pescador, después de que el receptor de testigos se asiente y se libe-
re de los fijadores en el tubo portatestigos, baja libremente por el
cable 25 la tubuladora 24, que al alcanzar el pescador, separa los
agarres 23 y libera el pescador para que pueda ser subido a la super-
ficie.
El dispositivo KCCK (KSSK) construido por el Buro especial
de proyecciones está representado en la fig. 99, c.
Los tubos de este dispositivo tienen los extremos recalcados hacia
dentro y se acoplan con manguitos.
La perforación con los dispositivos CCK se realiza con dos recep-
tores de testigos, lo cual reduce el tiempo empleado en las operacio-
nes auxiliares.
Las coronas para los dispositivos CCK deben poseer gran plazo de
servicio. Para las rocas de las V-VIII categorías de perforabilidad
son recomendables las coronas adiamantadas dentadas armadas con
bortes de granulación de 2-20 piezas/quilate (fig. 100, a). Los dia-
mantes volúmicos de estas coronas deben sobre salir del cuerpo de la
matriz 1/3-1/4 de su diámetro. La presencia en los dientes de la ca-
pa impregnada permite utilizar también las coronas dentadas en las.
rocas abrasivas.
Para la perforación de rocas de las VIII-X categorías de perfo-
rahilidad son recomendables las coronas escalonadas (fig. 100, b)·
armadas con diamantes volúmicos de granulación de 20 a 60 pie-·
zas/quilate. Los escalones de estas coronas no tienen diamantes de·
cortar. El papel de estos últimos lo desempeñan los diamantes volú-
micos que sobresalen en cierto grado por la parte exterior de los es-
calones. Los diamantes de cortar con granulación de 20-30 pie-
.zas/ quilate están montados en dos hileras en la parte cilíndrica su-
perior de la corona.
Para perforar las rocas de las X-XI categorías de perforabilidad
se recomienda la corona combinada (fig. 100, e), cuya parte principal
·está hecha en forma de una matriz impregnada de diamantes me-
nudos, mientras que los escalones en la superficie exterior están ar-
mados con bortes de mayor tamaño.
Para extraer los receptores de testigos en el punto de perforación
.se instala el malacate especial Ar -2000 (LG-2000) con cable hasta
de 2000 m de longitud (fig. 101).
Las varillas para los dispositivos CCK difieren de las varillas
usuales para la perforación con tajo anular.
El Instituto Nacional de investigaciones científicas de los méto-
dos y técnica de exploración (INICE) en conjunto con el Instituto de
Fig. 100. Coronas adiamantadas para el dispositivo sacatestigos con tubo receptor
de testigo desmontable CCK
a - dentada; b-escalonada; e-combinada
'investigaciones científicas de la construcción de maquinaria meta-
lúrgica han construido y sometido al ensayo tubos especiales para los
·dispositivos CCK (fig. 102). Estos tubos de sondeo tienen las pare-
des de la cavidad interior lisas lo que es necesario para el desplaza-
miento libre del receptor de testigos. La superficie exterior lisa está
determinada por la tendencia de aminorar las pérdidas hidráulicas
.al lavar los pozos. Por tal razón, las varillas para los CCK son de
paredes delgadas y se fabrican del acero con altas propiedades mecá-
nicas.
246
Resistencia a la tracción N/mmz
Límite elástico, N/mmz¡ .
Alargamiento relativo,1% .. .
Resiliencia, N/ cmz ...... .
700
600
16
9
Fig. 101. Malacate Jlf-2000 (LG-2000):
.E-campana de protección; z-tableros laterales; a-bandeja; 4-dispositivo de colocación
del cable; 5-tambor; 6-freno; 7-bloc¡ue de ruedas de cadena; 8-electromotor -
Los tubos para CCK no tienen extremos recalcados y se unen tubo
en tubo con rosca trapezoidal con conocidad de 1/32 (véase la fig.
102).
Las varillas de sondeo para CCK tienen alta precisión de maquina•
do y elevada la finura de acabado de l a superficie. La curvatura de
las varillas no super a 0,2 mm por 1 m de longitud. La ovalidad y la
desigualdad de grosor de las paredes no son superiores a O, 16 mm.
La discrepancia admisible de los diámetros exterior e interior es de
+ 0,1 mm.
Las varill as para CCK están aflojadas en el empalme a rosca.
El instituto INICE ejecuta trabajos relacionados con la consoli-
dación de la unión de las varillas. Un método perspectivo es la sol-
I
Fig. 102. Uniones a rosca de los
tubos de sondeo para los dispo-
sitivos con tubo receptor de tes-
tigos desmontable:
D, mm • .• • •.. , 70-55
d, mm •.. •. ..• 60,4-45,4
dadura por fricción de cortos segmentos de tubos de acero de alta
aleación en los extremos de las varillas. Las varillas para CCK se
deterioran con facilidad durante el transporte. Por eso se deben trans-
portar en paquetes especiales, que protejan las uniones a rosca y
que obstaculicen la flexión de los tubos.
La perforación con CCK se efectúa a menudo empleando una barra
motriz y realizando el crecimiento de los tubos por la boca del pozo.
En tal caso en la barra motriz se enrosca una cabeza de lavado co-
rriente.
Durante el empalme de prolongación de los tubos por el hu-
sillo de la máquina, el receptor de testigos de CCK se extrae y
se baja a través de la cabeza giratoria (fig. 1 03) con gran orificio
interior en el tronco, por el cual pasa libremente el receptor de
testigos después de desenroscado el tapón 1.
Para las OBS con tubos lisos por el exterior, se utilizan sujetadores
de tubo y sobrecabezas especiales y llaves de charnela para barras
lisas.
Los tubos de sondeo de los dispositivos KCCK, unidos con man-
guitos y uni:ones de maniobra, se suben y bajan empleando los gira-
tubos PT-1200 (RT-1200) y los elevadores de tipo ordinarios.
248
Conviene señalar que el tiempo empleado en la bajada y la subi-
da del varillaje de CCK es algo mayor que el necesario con las OBS
con varillas estándar, cuando se emplean giratubos y elevadores se-
miautomáticos.
Fig. 103. Cabeza giratoria de inyección para los dispositivos con receptor de
testigo desmontables:
1-tapón; z-cuerpo; a-cojinetes radiales; 4-cañón del prensaestopas; 5-adaptador para
los tubos de sondeo
Por ello, el testigo de sondeo de modo prevaleciente se debe ex-
traer en los receptores de testigos mediante el cable, para lo cual
es necesario elevar la capacidad de trabajo de las coronas adiamanta-
das (su resistencia al desgaste).
249>
Comparación de la perforación con tajo anular ordinaria
<:on la perforación efectuada
por medio de los dispositivos con tubo receptor de testigos desmontable
CCK (SSK)
El consumo de tiempo en la perforación con tajo anular, sin tener
en cuenta las inversiones de tiempo para el entubado del pozo, las
investigaciones geofísicas, las paradas y averías, pueden ser expuestas
mediante la fórmula siguiente:
T
0
=T
1
+T
2
,h, (121)
donde T
1
es el tiempo empleado para la perforación del propio pozo;
T
2
, el tiempo que se invierte para las OBS y otras operaciones auxi-
Hares,
L
Tt=K- , h, (122)
vo
donde L es la profundidad del pozo, m; v
0
, la velocidad mecánica
media de perforación, m/h; K, el coeficiente que estima las inversio-
nes de tiempo para la refijación del husillo y para el alargamiento
del varillaje (el coeficiente K ~ 1,06).
La velocidad mecánica media de perforación se puede determinar
según l a fórmula
(123)
donde l¡, l21 ... ' l¡ son los intervalos del pozo constituidos por rocas
de diversa perforabilidad, m (l¡ + l2 + ... + l¡ = L); V¡, v2, ... ,
V;, las velocidades mecánicas de perforación en los intervalos corres-
pondientes a .l
1
, l
2
, ... , li.
Según M. I. Isaev, las inversiones totales de tiempo empleado
T
2
para las OBS y otras operaciones auxiliares se pueden determinar
>eon una precisión suficiente para fines prácticos, según la fórmula
L
T
2
=-z (3,4·10-
3
Lm+p), (124)
p
donde Zp es la profundización media por tiempo de sondeo, m; Lm,
la profundidad media del pozo, durante su construcción de O hasta
la profundidad L. Se puede aceptar que Lm = L/2; pes el tiempo gas-
tado en las operaciones auxiliares que acompañan a cada tiempo de son-
deo. Se toma p =O, 7 h.
Entonces, el tiempo total empleado para la perforación del pozo
.con tajo anular de profundidad L, sin paradas y averías, se expresa
por medio de la fórmula
L L ( _ L )
T= 1,06 -+-z 3,4·10 3_
2
+0,7 ,
Vo P '
(125)
donde Zp es la profundización por tiempo de sondeo, m.
En caso de perforación con tajo anular Zp está limitada por la
cabida del tubo portatestigos. Por lo común, Zp oscila dentro de los
:250
límites de 1,5-6 m. En promedio, lp = 2 --:- 3m. Como los sondeos
son limitados, el tiempo necesario para las OBS aumenta rápidamen-
te con la profundidad del pozo.
Empleando los dispositivos CCK, se puede reducir de modo con-
siderable el tiempo que se requiere para las OBS, a condición de
que las coronas tengan gran resistencia al desgaste, al extraer el re-
-ceptor de testigos por medio del cable y bajarlo hacia el tajo con ayu-
da del transporte hidráulico.
Las inversiones de tiempo para las OBS del receptor de testigos
son mucho menores y se recomienda determinarlas valiéndose de la
fórmula
(126)
donde le es la profundización por un ciclo del receptor de testigos
{de 2 a 9 m); (le en el más favorabl e de los casos es igual a la longi-
tud de trabajo del tubo portatestigos); 0,37, el tiempo empleado en
las operaciones preparatorias y conclusivas de cada uno de los ciclos.
Durante la perforación de los pozos con coronas, que al cambiar-
las deben elevarse junto con el varillaje , este último se tiene que e ~ ­
traer varias veces para cambiar la corona desgastada)
El tiempo requerido para la perforación del pozo con empleo del
dispositivo CCK, se puede anotar en forma general mediante la fór-
mula.
L L ( L )
Tp
0
z
0
=1,06- + -z- 3,4.10-
3
-
2
+0,7 +
Vo cor
donde lco r es la profundización por corona; le, la profundización en
un cicl o del receptor de testigos.
El primer sumando del segundo miembro de la igualdad determi-
na el tiempo durante el cual se realiza la propia profundización.
El segundo sumando designa el tiempo empleado en las OBS del
varillaje. El tercer sumando son las inversiones de tiempo para las
OBS del receptor de testigos y del pescador a mordaza.
La mayoría de las veces, es ventajoso comenzar el pozo desde la
superficie perforándolo con tajo continuo por medio de trépanos,
con régi men forzado. Sólo tras bajar y cementar el conductor que
recubre las rocas inestables e inundadas, es razOnable pasar a la
perforación con auxiiio de los dispositivos CCK.
Si el corte geológico se ha estudiado, con frecuencia conviene
perforar sin testigo de sondeo la mayor parte del pozo con régimen
forzado, y sólo en la zona del mineral a explotar se perfora con tajo
anular, con la máxima salida del testigo de sondeo.
251
§ S. Perforación por granalla de acero y a chorro de bolas
El sondeo por granalla de acero se puede aplicar para las rocas de
las VII-XII categorías de perforabilidad. Por lo general, con gra-
nalla de acero se perforan pozos verticales e inclinados (bajo un án-
a b
gulo hasta de 60°).
Los pozos inclinados perforados
con granalla se encorvan en di-
rección del aplanamiento.
El dispositivo perforador consta
(fig. 104, a) de la corona de gra-
nalla, del tubo portatestigos, del
racor en T, del tubo de lodo y del
varillaje.
La corona de granalla (fig. 104,
b) tiene forma de un cilindro hueco.
La parte superior de la corona
tiene rosca exterior para la unión
con el tubo portatestigos y;
también ésta contiene un torneado
interior cónico. La corona de gra-
nalla se fabrica de acero de la mar-
ca CT.40X y; 30XrC (St. 40J y 30
J GS), de piezas brutas hechas de
tubos.
En la parte inferior de la
corona de granallas se practica una
Fig. 104. Dispositivo, corona y granalla para la perforación a granalla:
a-dispositivo: 1-corona; 2-tubo portatestigos; 3-adaptador en T; 4-tubo para I o d o s ~
b-recorte de la corona estándar; c- granaiia fundida; d-granaiia cortada
entalladura. A través de ésta la granalla pasa bajo la cara de la co-
rona y se alimenta parte considerable del líquido lavador. La enta-
lladura se hace de ordinario con las paredes en forma de arco, para-
lelas entre sí e inclinadas (bajo un ángulo de 70°). El ancho de la
entalladura se toma igual a 1/5-1/6 de la longitud de la circunfe-
rencia exterior de la corona, su altura igual a 130-160 mm.
252
Lo más a menudo se emplean coronas de granalla de diámetro
de 91, 110, 130 y 150 mm, siendo el espesor de la pared de 10 mm.
Las investigaciones han mostrado que con más eficacia trabajan las
coronas de granalla con paredes gruesas (8 ~ 15 mm).
La granalla perforadora se divide en las dos siguientes clases
principales: 1) de hierro colado; 2) de acero cortado.
La granalla de hierro se produce de fundición gris o de aleación.
El diámetro de la granalla es de 2,5; 3; 3,5 y 4 mm. Con la mayor
frecuencia se utiliza la granalla de hierro colado de diámetro de
3-3,5 mm.
La granalla de hierro colado es ventajosa al perforar rocas de las
VII-IX categorías de perforabilidad.
La granalla de acero cortado produce el efecto óptimo al perfo-
rar rocas de las IX-XII categorías de perforabilidad.
Para la fabricación de la granalla cortada se puede usar alambre
de acero de las marcas 60; 70; CT. "Y7; "Y8 y OBC (St. U7; U8 y
OVS).
La granalla cortada tiene forma de cilindros cuya altura es
igual al diámetro. La granalla cortada con diámetro de 3-3,5 mm
es del uso más frecuente. La granalla de acero se debe someter a
tratamiento térmico.
El pozo se puede alimentar con granalla en porciones pequeñas,
periódicamente en porciones agrandadas y en porciones de sondeo,
que se cargan de una vez para todo el tiempo completo de sondeo.
Durante la perforación las porciones pequeñas de granalla son
suministradas por medio de alimentadores de granalla de diversa
estructura. Existen alimentadores con accionamiento manual, me-
cánico e hidráulico. En la actualidad los alimentadores de granalla
se usan rara vez.
Con la alimentación continua del pozo con granalla (en porciones
pequeñas) la velocidad de perforación aumenta, el consumo de gra-
nalla disminuye, crece el rendimiento de testigo y se reduce el
diámetro del pozo.
La alimentación periódica del pozo con porciones grandes de
granalla se ejecuta de la manera siguiente. Antes de iniciar la per-
foración, en el pozo, a través del varillaje, se carga la porción de
granalla requierida para 1-1,5 h de trabajo. Luego, de modo perió-
dico, la granalla se carga cada 1-1,5 h complementariamente. Du-
rante un sondeo se efectúan 3-4 llenados.
La alimentación periódica se aplica durante la perforación de
las rocas sumamente tenaces, de las X-XII categorías de perfora-
bilidad.
La alimentación por sondeo consiste en que en el pozo se echa
sólo la porción de granalla necesaria para un sondeo y suficiente
para que la corona trabaje hasta que el desgaste de la entalladura al-
cance un 70% de su altura. La masa de la porción por sondeo de la
granalla perforadora depende del diámetro y el espesor de la pared
de la corona y de la clase de la granalla.
253
La carga de la porción de granalla para un sondeo se puede efec-
tuar, durante la perforación de pozos verticales e inclinados en
rocas monolíticas, por la boca del pozo antes de la bajada del dispo-
sitivo de perforación. Durante la perforación de pozos en rocas fisu-
radas, así como de pozos inclinados, conviene cargar la granalla a
través del varillaje. Antes de cargar la porción de granalla para un
sondeo es necesario elevar el dispositivo perforador sobre el tajo.
Tras cargar la granalla el dispositivo de sondeo se coloca directa-
mente sobre la granalla y se pone en marcha la bomba. Después el
dispositivo se hace avanzar en rotación a través de la granalla hacia
el tajo, con intenso lavado (5-6 1/min por 1 cm del diámetro de la
corona).
El avance del dispositivo perforador a través de la granalla hacia
el tajo del pozo va acompañado por la perforación de las pared.es del
mismo.
La alimentación del tajo del pozo con la granalla se realiza por
la entalladura de la corona de manera normal, sin separar el dispo-
sitivo del tajo (sin balanceo axial del dispositivo) y se regula con el
flujo del líquido lavador. En el proceso de perforación l a granalla
perforadora se desmenuza. A medida del desmenuzamient o general
de la granalla perforadora y del desgaste por su altura de la corona
para granalla, hay que reducir la cantidad de líquido que se ali men-
ta al pozo.
Con la alimentación de sondeo el consumo de granalla de fundi-
ción por 1 hora de la propia perforación es en promedio 2-3,5 kg,
según sea el diámetro de la corona. Con la alimentación del pozo con
porciones pequeñas la granalla se gasta en menor grado que con la
alimentación de sondeo.
El consumo de la granalla cortada de acero es 5-8 veces menor
que el de la granalla de fundición.
Al alimentar los pozos con la granalla por un sondeo debemos
partir del plazo de funcionamiento de la corona sobre el taj o (4-6 h)
y el consumo de la granalla por 1 h de trabajo de la corona. Al mis-
mo tiempo, se toma en consideración que al final del sondeo sobre
el tajo debe quedar granalla capaz para trabajar .
La norma aproximada de la carga de granalla cortada: 150-
300 g por 1 cm del diámetro de la corona, según sean la durabilidad
de la granalla y las propiedades abrasivas de las rocas a perforar.
La carga axial que se ejerce sobre la corona depende de la calidad
de la granalla, del diámetro de la corona y del espesor de las paredes
de la misma. El valor inicial es la presión específica, o sea, la presíón
ejercida por 1 cm
2
de la cara de trabajo de la corona para
granalla.
Para la granalla de fundición la presión específica q se toma de
200 a 300 N/cm
2
(tanto mayor, cuanto más alta la calidad de la gra-
nalla).
Para la granalla cortada de acero la presión específica se eleva
hasta a = 300 + 500 N 1 cm
2
• La carga total sobre la corona se de ter-
254
mina según la fórmula
:rt
C=<:p¡;-(D
2
-d
2
)q, N, ( 1 2 8 ~
donde D es el diámetro exterior de la corona para granalla , cm; d,
el diámetro interior de la corona, cm; <:p, el coeficiente que estima
la disminución de la cara de apoyo de la corona para granall a a ex-
pensas de la entalladura (<:p = 0,7-0,8).
La frecuencia de rotación se acepta dentro de lo,s límites de·
120-300 rpm y se toma tanto mayor, cuanto menor es el diámetrO'
de la corona para granalla.
La cantidad de líquido suministrado al pozo se puede det erminar
de acuerdo con la fórmula
Q = q
0
D,llmin,: (129}
dondeQ es la cantidad del líquido lavador, l/min; D, el diámetro de·
la corona para granalla, cm; q
0
, el consumo del líquido por 1 cm del
diámetro de la corona para granalla, 1/min. Como en el proceso de
sondeo el tamaño de la entalladura disminuye y, con la ali mentación
de sondeo también se reduce el tamaño de la granalla, entonces, al
principio del sondeo se toma q
0
= 3,5-4,5 1/cm, mientras que a1
final de éste, a = 2 -T- 2,5 1/cm.
El sedimento de la granalla es muy abrasivo y pesado. Por tal
motivo los tubos portatestigos se desgastan con rapidez por el exte-
rior, sobre todo por su parte inferior, lo cual con frecuencia causa
la rotura de la corona. Como ha mostrado la práctica de perforación,
es más racional utilizar tubos portatestigos con paredes de 6-8 mm
de grosor y con rosca exterior en su extremo inferior.
Las coronas para granalla han de tener en tal caso, rosca interior.
El testigo se hace acuñar por medio de cristal quebrado, trocitos;
de roca firme, cordones de cobre y aluminio o con granalla perfora-
dora. El tamaño de los pedacitos de material acuñador ha de corres-
ponder al valor de la holgura entre el testigo y la superficie interior
de la corona a fin de que las partículas acuñen el testigo en la parte
inferior de la corona. .
Con la alimentación del pozo con granalla por un sondeo, el
testigo se perfora en forma de cono truncado que se ensancha hacia el
fondo, lo cual facilita el acuñamiento del testigo.
Los últimos años la perforación a granalla fue sustituída en alto·
grado por la perforación a diamante, la cual es de mayor eficacia.
Hoy día, la perforación a granalla se aplica mayormente en las ex-
ploraciones ingeniero-geológicas que se efectúan en las rocas fisura-
das, cuando se requiere un testigo de gran diámetro
Perforación a chorro de balas
A mediados de los años 50 en los EEUU fue elaborado el proce-
dimiento de perforación a percusión por granalla, el cual en lo su-
cesivo fue denominado perforación a chorro de balas.
25;j,
En la URSS las primeras tentativas de aplicar este procedimiento
áe perforación no tuvieron éxito. Más tarde, A. B. Uvakov demostró
il.a posibilidad de utilizar con eficacia el procedimiento referido para
el encorvamiento dirigido y para la excavación de pozos dirigidos.
En la fig. 105, a están mostrados los principales bloques de la
instalación para la perforación a chorro de balas*. La bomba 1,
a
Fig. 105. Esquema de la perforación a chorro de bolas:
a -vista general : 1-bomba; 2-motor; 3-varillaje; 4-dispositivo; 5-toberas; 6-cámara
<le mezcla; b-esquema de encorvamiento de un pozo con ayuda del dispositivo a chorro de
11olas: 1-indicador para la colocación orientada del dispositivo a chorro de bolas; 2-adapta-
dor curvilíneo; 3- aparato a chorro de bolas
accionada por el motor 2, inyecta el líquido lavador, a través del va-
rillaje 3, al dispositivo de chorro de balas 4. Al salir de la tobera 5
a gran velocidad, dependiente de la presión creada por la bomba, el
chorro de líquido lavador lleva las bolas de acero que se encuentran
Bn el tajo hacia el espacio anular entre la pared del pozo y el dispo-
sitivo. Al subir por encima del dispositivo, las bolas entran en la zo-
na de pequeñas velocidades y, accionadas por el flujo inyectado y
por su propio peso, se introducen en la cámara mezcladora 6, donde
se aceleran por el flujo principal hasta grandes velocidades y ases-
tan golpes sobre el tajo, desagregando las rocas. Luego las bolas se
llevan hacia arriba , de nuevo llegan a la cámara mezcladora y se
repite el ciclo.
* Se expone según los materiales de A.l. Volobúev.
256
Para obtener grandes velocidades de perforación es necesario em-
plear un equipo de mayor potencia. Con este motivo, es conveniente
la creación de una instalación para perforar a chorro de bolas dotada
de una bomba potente (por ejemplo, 9Ml'P (9MGR)) y de aparatos
adecuados calculados para alta presión (manguera impelente, cabe-
za giratoria , etc.) .
Una de las ventajas de la perforación a chorro de bolas es que el
varillaje funciona sin rotación, lo cual elimina la posibilidad de sur-
gimiento de momentos torsores peligrosos, al mismo tiempo que la
falta de contacto con el tajo reduce la tensión en el varillaje a las
tensiones debidas al propio peso de éste último.
Otra ventaja es la posibilidad de desviar los pozos de modo arti-
ficial sin utilizar cuñas desviadoras especiales. Para ello basta encor-
var de la forma correspondiente la parte inferior del varillaje, con el
cual se acopla el dispositivo de chorro de bolas (fig. 105, b). Para
desviar el pozo en una dirección determinada se requiere orientar el
dispositivo por el acimut preestablecido.
La tercera ventaja es la gran duración de un sondeo. El desgaste
de las bolas de acero es insignificante, en caso necesario se pueden
agregar sin cesar el proceso de perforación, echándolas por la boca
del pozo (si no hay en el pozo zonas perturbadas que puedan absor-
ber las bolas).
También ofrece interés la idea de la perforación a chorro de bolas
con empleo de los tubos de sondeo del dispositivo con receptor de tes-
tigos desmontable CCK o con empleo de la tubería de revestimien-
to, en cuya parte inferior, mediante una zapata especial, se coloca
el dispositivo.
La bajada de la bomba de chorro (eyectora) y del mezclador pro-
cederá a expensas de la caída libre por dentro de la tubería de reves-
timiento, la subida se realiza por medio de un pescador especial
suspendido de un cable de acero. Este método permitirá ahorrar mu-
cho tiempo en las operaciones de bajada y subida, asimismo puede
facilitar !la perforación dirigida de pozos. Los ensayos previos em-
prendidos con este fin han manifestado que el esquema descrito ·es
realizable.
§ 6. Perforación rotopercutiente
La eficacia !de la perforación con tajo anular se puede elevar mu-
cho pasando de la perforación rotativa a la rotopercutiente.
Durante la perforación rotopercutiente entre la parte inferior
del varillaje y el dispositivo porta testigos (o trépano) se conecta el
mecanismo percutor.
La acción simultánea ejercida sobre la herramienta cortante por
los impulsos de impacto, por el esfuerzo axial y por el momento tor-
sor, asegura una velocidad mecánica más alta de perforación y gran
profundización por tiempo de sondeo.
Los mecanismos percutores de fondo suelen ser:
17-01660
257
a) hidráulicos;
b) neumáticos.
Además, el INICE ha elaborado e investiga un mecanismo per-
cutor de alta frecuencia para pozos, el cual funciona con empleo del
efecto de magnetoestricción *.
En la perforación exploratoria las máquinas percutoras hidráu-
licas del fondo han obtenido la mayor aplicación.
Perforación hidráulica por percusión
El percutor hidrálico es accionado por la energía del flujo del
líquido lavador suministrado a la herramienta cortante. Con ello,
la energía cinética del líquido se transforma por la máquina de fon-
do en el movimiento .de vaivén del émbolo percutor , que asesta gol-
pes sobre el yunque, el cual los transmite a la herramienta cortante.
Los percutores hidráulicos, en función de las singularidades cine-
máticas del proceso de trabajo, se pueden dividir en los siguientes
cuatro grupos:
1) máquinas de acción directa con muelles de retroceso;
2) máquinas de acción doble;
3) máquinas de acción inversa;
4) máquinas de acción motriz !directa.
Los percutores hidráulicos de acción directa han cobrado la ma-
yor aplicación.
Por medio de los percutores hidráulicos se puede perforar con
tajo anular y continuo. En calidad de herramienta cortante en la
perforación hidráulica a percusión se emplean coronas y trépanos es-
peciales armados con placas de aleación dura viscosa [BK-15 (VK-15)1.
Los percutores de acción directa funcionan de acuerdo con el si-
guiente esquema (fig. 106).
Durante la bajada y la subida el percutor hidráulico se halla sus-
pendido y su parte inferior se baja en los lugares de los desempalmes
estriados 9 (fig. 1106, !). En una posición tal el líquido lavador inyec-
tado por la bomba pasa libremente a través del percutor y el dis-
positivo portatestigos 10, lo cual suele ser necesario para extraer
el lodo del tajo, cuando la herramienta cortante se coloca sobre el
tajo, y para el desagüe el líquido lavador de las varillas 1 al subir la
herramienta.
Al colocar el percutor en el tajo los desempalmes estriados se
cirran, la válvula 3 cierra el orificio en el émbolo 4 y cesa el paso del
líquido (fig. 106, II). Accionados por la presión bruscamente eleva-
da la válvula, junto con el émbolo percutor, se precipitan hacia
abajo apretando los muelles motrices de retroceso 2 y 5. En cierto
momento, cuando el casquillo de tope de la válvula llega hasta el
* El magnetoestrictor es una máquina perforadora que transforma la
energía del campo electromagnético alternativo en oscilaciones de alta fre-
cuencia transmitidas a l a corona.
258
limitador 3a (fig. 106, II !), la válvula se para y se desprende del ém-
bolo.
Elfémbolo percutor 4 medialte la energía cinética obtenida, se
mueve hacia abajo y al final de la marcha asesta un golpe contra el
I JI m IY
5
8
ó
7
8
Fig. 106. Esquema de los elementos de funcionamiento del percutor hidráulico
de acción directa en diferentes etapas del proceso de trabajo:
I-bajada al pozo: JI-colocación sobre el tajo; JII-recorrido de trabajo del émbolo del
percutor; IV-golpe contra el yunque de la herramienta cortante
yunque 7;fpor la acción del golpe las cuchillas de la herramienta cor-
tante desagregan la roca del tajo (fig. 106, IV). Al mismo tiempo, el
líquido pasa libremente a través de la máquina hacia el tajo.
Con el fin de mejorar las condiciones de transmisión del impacto,
el vástago ranurado 9 del yunque 7 puede desplazarse dentro de cier-
17*
259
tos límites en el vaso 8, lo cual restringe la difusión del impulso de
impacto por el cuerpo del percutor hidráulico y el varillaje.
Tras de asestar el golpe, bajo la acción de los muelles, la válvula
3 y la pieza 6 con el émbolo 4, vuelven a la posición inicial. Al cho-
car éstos últimos entre sí, el flujo del líquido lavador se interrumpe,
se suscita el impacto hidráulico y el ciclo se repite en el mismo orden.
En los percutores hidráulicos de acción directa una parte de la
energía es gastada para la compresión de los muelles de retroceso, lo
{;Ual reduce el rendimiento de estas máquinas hidráulicas de sencilla
estructura.
En las máquinas de percusión hidráulica de acción doble el cicl o
{;Ompleto de trabajo del émbolo percutor se realiza sólo por el efecto
de la energía de flujo del líquido lavador, sin muelles motrices y sin
pérdida de la energía para su deformación.
Los percutores hidráulicos de acción doble se pueden dividir,
según el carácter del proceso de trabajo, en los de estangulador y en
los de dos válvulas.
T"os percutores hidráulicos de acción doble tienen dimensiones ex-
tenores relativamente pequeñas y aseguran un rendimiento más al-
to, pero, en comparación con las máquinas de acción directa, son más
complicados y difíciles de manejar, por lo que no gozan de gran difu-
sión.
En las máquinas de percusión hidráulica de acción inversa el siste-
ma distribuidor por válvulas asegura el alzamiento periódico de los
muelles percutores, cuya energía se transforma luego en la energía
cinética del percutor.
En los percutores hidráulicos de acción hidráulica directa, en el
momento del impacto hidráulico, la propia masa del flujo lavador
actúa directamente sobre la herramienta cortante.
La interacción percusiva del par líquido-acero posee bajo rendi-
miento. Por tal motivo, pese a la sencillez estructural, los percutores
hidráulicos de acción hidráulica directa todavía no han encontrado
aplicación práctica.
La característica de los percutores hidráulicos más difundidos se
ofrece en la tabla 37.
Los percutores hidráulicos r-7 y r-9 (G-7 y G-9) (fig. 107) se
fabrican en forma de conjunto de medios técnicos para perforar con
·coronas de aleación dura del tipo riiM (GPI)* de diámetro de 76
y 59 mm, respectivamente, en las rocas de VII-X categorías de perfo-
rabilidad (tabla 38).
El conjunto incluye el percutor hidráulico que produce 1200 gol-
pes/min, siendo la energía de un golpe unitario hasta de 60-70 N.m,
las coronas riiM (GPI), los dispositivos portatestigos con partidores
de testigos (fig. 108), el eyector y la trampa.
Cuando se perfora a percusión hidráulica por medio de coronas de
diámetro de 76 y 59 mm el rendimiento del testigo con frecuencia
* fiTH (GPI ), significa herramienta cortante ele percusión hidráulica.
260
Tabla 37
Caractéristica de los percutores hidráulicos
'J'ipo del
percutor
hidráulico
De acción di recta con muelles motrices de retroceso
Cifrado
Diámetro de
la corona,
r -9
( G-9)
mm 59
Diámetro
del cuerpo
del percu-
tor hidráu-
lico, mm 54
Líquido de
trabajo Agua técnica
Consumo del
líquido,
l/min 120- 160
Salto de pre-
sión en la
máquina,
MPA 1,5-2,0
Energía de
un golpe
unitario,
N. m 50-60
Frecuencia
de percu-
r-7
( G-7)
76, 93
70
180-220
100- 120*
1, 5
3, 0*
60-70
sión, gol-
pes/min 1000 1200
Tipo de la
corona
rnM-126.M rnM-74MB
(GPI-126M) (GPI-74MV)
r-5A
(G-5A)
96, 115
90
rB-5
(GV-5)
76, 93
73
rB-6
(GV-6)
59, 76
54
Agua técnica y solución
arcillosa
300
1, 5
70-80
1400
Kf-1 (KG-1)
Kf-2 (KG-2)
130-150 120- 150
1,0- 1,5 1,5
10- 15 5
2800-3600 3000
Coronas fa- Coronas de
bricados en aleación
serie del dura y adia-
tipo CA (SA) mantadas
fabricadas
en serie
Kf-3 (KG-3) coronas
adiamanta-
das
* En el numerador. al trabajar sin reductor de consumo; en el denominador. con
reductor de consumo.
261
Tabl a 38
Conjuntos para la perforación expl oratoria por percusión hidráulica
Percutores
Piezas
de re- Coronas de aleación dura Partidores de
hidráulicos
puesto
Complejo
1 cantidad
1
1 can ti-
Tipo
dad
juegos tipo
de piezas
tipo
tipo
KTCf-7 f-7 3 1 fiii!.I-74\\lB 200 KTC-76MB
(KTSG-7) (G- 7) (GPI-74MV) (KTs-76MV)
KTCf-9 r-9 3 1 fiii!.I-1261\I KTC-59MB
(KTSG-9) (G-9) (GPI-1261\1) 150 (KTs-59-MV)
fiii!.I-121\\'1
(GPI-121M) 50
resulta bajo, sobre todo en las rocas agrietadas. Para elevar el rendi-
miento del testigo se utilizan los eyectores (fig. 107, e) empalmados
entre el percutor hidráulico y el dispositivo portatestigos. El eyector
excita en la zona del tajo la circulación inversa, lo que disminuye el
acuñamiento del testigo y eleva la producción del mismo. La trampa
(fig. 109) de tipo espiral está destinada para atrapar en el tajo frag-
mentos de la aleación dura. Cada una de las trampas está equipada
de trépanos especiales. En el cuerpo de la trampa hay dos muescas
abiertas y dos, cerradas. Durante el giro los fragmentos de aleación
dura , arrastrados por el flujo ascendiente, suben por las muesca
abiertas del cuerpo y entran en el interior de la trampa.
Los percutores hidráulocis r -7 y r -9 (G-7 y G-9) permiten rea-
lizar la perforación de pozos combinada alternando de modo razo-
nable, en concordancia con las propiedades físico-mecánicas de las
rocas, la perforación por percusión hidráulica y la perforación rota-
toria con coronas adiamantadas y de aleación dura.
El percutor hidráulico r -7 (G-7) está provisto de un reductor del
consumo del líquido lavador, que es una válvula automática que cie-
rra casi por completo el agujero de paso durante las carreras libre e
inversa del percutor y que abre dicho agujero durante el recorrido
de trabajo. La introducción del reductor en la estructura del percutor
hidráulico reduce dos veces el consumo de líquido lavador y acumula
la energía en la tubería durante el semiciclo pasivo, así como ase-
gura la misma o mayor potencia en el tajo, aumentando el salto de
presión 2,5 veces (véase la tabla 37).
Al emplear el eyector el reductor de consumo no se instala.
Los percutores hidráulicos de alta frecuencia fB-5 y fB-6 (GV-5
y GV-6), de diámetro de 73 mm y 54 mm, sirven mayormente para
la perforación de rocas de IV-VII categorías.
Con un consumo de agua técnica de 2,3 -7- 3 lis estos percutores
asestan 50-70 golpes/s, con pequeña energía del choque dentro de
los límites de 5-20 N.m.
262
---
testi gos Trampas en espiral
Trépanos para las Tubos porta-
trampas Mangue- testigos de
ras de paredes
alta pre- gruesas
1 cantidad
Tipo
1 cantidad
Tipo
1 cantidad
sión. m (1=6 m).
de piezas de piezas de piezas piezas
50 JI-76 1 .IJ: -76 3 30 5
(L-76) (D-76)
JI-59 1 .IJ:-59 3 30 5
50 (L-59) (D-59)
Los percutores hidráulicos fB-5 y rB-6 (GV-5 y GV-6) permiten
emplear para la perforación no sólo coronas especiales, sino que tam-
bién las coronas de aleación dura fabricadas en serie del tipo CA (SA),
para los parámetros habituales del régimen de perforación, y también
durante la perforación a diamante en rocas de VII, VIII y IX
categorías de perforabilidad.
Los índices de la perforación ejecutada con los percutores hidráu-
licos de alta frecuencia superan los resultados de la perforación ro-
tativa: en cuanto a la velocidad mecánica, 1,3-1,8 veces; en lo que
se refiere a la profundización por tiempo de sondeo, 1,2-1,3 veces;
según la productividad, un 25-40%.
Para la perforación a percusión hidráulica hay que equipar la
instalación perforadora con dos bombas de elevada presión.
Sobre la torre de perforación deben haber un caballete especial
cómodo para el montaje y desmontaje de los percutores hidráulicos,
una máquina para afilar las coronas perforadoras y una carretilla
para trasladar el pesado equipo perforador a la boca del pozo.
El caundal de la bomba se debe someter a prueba a presión cada
turno. El examen y la regulación de los percutores hidráulicos debe
efectuarse cada tres- cuatro turnos.
Para evitar la rotura de las cuchillas, el diámetro de la corona
nueva que se baja en el pozo no debe exceder el diámetro de la corona
extraída del pozo; a) en las rocas de la VIII caregoría, más de 0,2 mm;
b) en las rocas de la IX categoría, más de 0,1 mm.
Régimen de la perforación a percusión hidráulica
Frecuencia de rotación de la herramienta. Es necesario observar la
correlación racional entre la frecuencia de percusiones y la frecuencia
de rotación del dispositivo perforador. El número óptimo de los gol
263
b
5---
9
8
7
4--._
6
3--._
z-
1-
~
1
J
i
J
¡._ 5'1- --
. ~
Fig. '107. Percutores hidráuli-
cos f-7 y f-9 (G-7 y G-9):
a-percutor hidráulico r-7 (G-7)
con el juego de recepción de testi-
gos: 1-corona riUI-74MB (GPI-
74MV); 2-partidor de testigos
K:U:76MB (KTs 76MV) J-tubG
portatestigos; 4-desempalme es-
t riado; 5-yunque; 6-émbolo-
martillete; 7-cilindro; s-vál-
vula; 9-reductor del gasto del
líquido lavador; b- percutor hi-
dráulio r-9 (G-9): 1-muelle de
retorno de la válvula; 2-vál-
vula; J-cuerpo del percutor hl-
drálico; 4-émbolo; 5-martillete;
6-muelle de retroceso del émbolo
del martillete; 7- yunque; 8-
desempalme estriado; c-eyector:
.l-cuerpo superior del eyector;
2-tobera; a-difusor; 4-canal
de salida del flujo al pozo; 5-
tres canales para el paso del lí-
quido del tubo portatestigos a l a
cámara de mPzcla
pes por una vuelta de la corona debe ser
:rtDm
mv=--6-,
donde Dm = DextDtn es el diámetro medio de la corona, mm;
6, l a distancia óptima que recorre la corona entre los golpes.
(130)
Fig. 108. Dispositivo portatestigos para la perforación a percusión hidráulica;
1-corona del tipo TIIII (GPI); 2-partidor de testlgost· a-tubo portatestigos; 4-rosca para.
el adaptador; 5- orificio para evacuar parte de a solución lavadora en el pozo! .. m
Para las rocas duras de IX-XI categorías de perforabilidad 61 =-
= 5 -:- 2 mm. Para las rocas de VII-VIII categorías de perforabi-
lidad 6 = 8 -:- 6 mm.
2
3 4 S
Fig. 109. Trampa para los trozos de aleación dura:
1-cilindro hueco; 2-tapón soldado; J- cinta de acero; 4-junta para regular las ranuras de la.
trampa y del trépano; 5-trépano
La frecuencia óptima de rotación de la corona debe ser
mg mg6 .
nópt= --= - n-, rev/m1n,
mv :rt m
(131)
donde mg es el número de golpes del percutor hidráulico por 1 min.
Al perforar con coronas en las rocas firmes abrasivas la frecuencia,
de rotación debe ser reducida hasta 20-30 rpm.
265,
El consumo del líquido lavador determina la característica mecá-
nica de la máquina de percusión hidráulica (la energía y la frecuencia
-de percusión). El consumo se elige tomando en consideración la in-
fluencia de dichos parámetros sobre los índices de perforación. Al
mismo t iempo se deben considerar las pérdidas posibles del líquido
en el varillaje .
El esfuerz o ax ial debe asegurar el contacto compacto entre las
-cuchill as de la corona y la roca. Además , al perforar rocas plásticas
de dureza media y moderada el esfuerzo axial contribuye a la pene-
t ración de las cuchillas en la roca. !Pero el aumento del esfuerzo
.a
b
Fig. 110. Herramienta cor tante para la
perforación a percusión hidráulica:
a-corona; b- trépano de tres paletas
axial provoca el desgaste más
rápido de las cuchillas de alea-
ción dura, sobre todo al per-
forar rocas firmes y abrasivas.
Cuando se perfora en rocas
firmes abrasivas, hace falta
disminuir el esfuerzo axial de
avance hasta 3000 N y la fre-
cuencia de rotación hasta
20-40 rpm. El esfuerzo má-
ximo de avance, al perforar
por medio del percutor hidráu-
lico con la energía de im-
pacto de 50-70 N· m, no debe
superar 6000 N.
Como herramienta cortante
para la perforación rotopercu-
tiente con tajo anular (fig. 110) sirven generalmente las coronas de cu-
chill as del tipo riii1 (GPI) . Se fabrican en serie varios tipos de coronas
destinadas para diferentes condiciones geológicas (fig. 110, a) y
.que difieren por : 1) el número de placas de aleación dura ; 2) la forma
de l as pl acas de aleación dura; 3) el voladizo de las cuchillas sobre la
·cara de la corona.
Las coronas armadas con las aleaciones duras BK-15, BK-6B
y BK-8K (VK-15, VK-6V y VK-8K) dieron los resultados mejores.
Las placas de aleación dura tienen afilado simétrico o asimétrico.
Para perforar con tajo continuo y acondicionar el pozo se emplean
trépanos de tres paletas con paleta central sobresaliente (fig. 110, b).
La aplicación de la perforación hidropercusiva reduce de modo
•Considerable l a intensidad de desviación de los pozos.
Resul tados, en particular buenos en cuanto a la disminución de la
.desviación cenital , se han obtenido con el empleo del dispositivo
;CHr-1 (SNG-1) , destinado para conservar la dirección prefijada del
J)Ozo. Dicho dispositivo es la parte inferior estabilizada del varillaje,
que cons ta de una máquina hidropercusiva con cubiertas de rigidez en
los lugares de los desempalmes estriados, y de los tubos de sondeo
pesados de 13-14 m de largo, unidos entre sí por medio de cuatro
niples centradores revestidos de al eación dura.
266
Merced a semejantes posibilidades, en algunos yacimientos la
perforación a percusión hidráulica se aplica como procedimiento para
rebajar la intensidad de desviación de l os pozos.
Perforación rotopercutiente !a diamante
Como resul tado de los trabajos experimentales efectuados
por el Buró especial de proyecciones de la Asociación científica de
producción «feoTeXHHKa>> ( <<Gueoteknica>> ) fue demostrado que se pue-
de elevar sustancialmente la eficacia de la perforación a diamante
aplicando a la corona adiamantada cargas de impulso limitadas,
generadas directamente sobre el dispositivo portatestigos. Estas
invesigaciones han mostrado que el aumento de la energía de un gol-
pe unitario de 10 a 30-40 N .m provoca el aumento de la velocidad
mecánica de la perforación a diamante.
El aumento posterior de la energía del golpe causó la rotura de
los diamantes y el deterioro de la cara de la matriz de la corona adia-
mantada.
Durante la perforación experimental a diamante de pozos de pro-
fundidad hasta de 800 m en las rocas de las XIII-X categorías de
perforabilidad, empleando el percutor hidráulico fB-5 (GV-5),
fueron obtenidos los siguientes resultados:
Coronas adiamanatadas . .
Régimen de pE'rforación:
De una capa e impregnadas
carga, N ... ... .
freeuencia de rotación, rpm
caudal , l/ min . . . . . . . . .
frecuencia de percusión, golpes/s
energía del golpe unitario, N · lll
Aumento alcanzado, %:
ele la velocidad mecánica . . . . . . . . .
de la pr ofundización por tiempo de sondeo
del avance por corona adiamantada . . . . •
10 000-15 000
140-400
140-180
50-60
15-20
25-50
10-83
30- 54
§ 7. Perforación de pozos por medio de percutores neumáticos
En las regiones de difusión de potentes capas congeladas hace
muchos años , así como en los distritos áridos y alpinos, ofrece gran
efecto técnico-económico la aplicación en vez del lavado, el soplado
de los pozos con aire comprimido. Con el soplado con aire comprimido
aumentan la velocidad mecánica de perforación y la profundización
por una corona de aleación dura.
Al tropezar con rocas firmes es ventajoso pasar de la perforación
rotatoria a la rotopercutiente. Con este fin sobre el dispositivo
portatestigos se instala un percutor neumático.
El esquema general de la instalación para perforar con percutor
neumático está representado en la fig. 111. El aire comprimido por
el compresor 14, a través ]del bloque regulador 13, la manguera de
267
impulsión 12, la cabeza giratoria de inyección 11 y el varillaje 9,
entra en el perforador neumático 4, el cual produce golpes sobre el
yunque acoplado con el dispositivo portatestigos. El aire trabajado
ventila el tajo y arrastra el lodo. El sedimento grueso se precipita en
el tubo para lodo 8, las partícilas menudas, junto con el aire, se di-
rigen a través del hermetizador a la línea de evacuación y el colector
de fangos 15. Para atenuar l os impulsos de impacto reactivos (que,
Fig. 11'1. Esquema de l a instalación para el sondeo a percusión neumática con
tajo, .,anular:
1- curona; 2-partidor de testigos; 3- t ubo porta testigos; 4-percutor neumático; 5- mangui-
to elástico; 6-dosificador del espuman te; 7- tubo pesado de sondeo; 8- tubo para lodos;
9-varillaje; l O-adaptador; 11-cabeza giratorio; 12-manguera de aire comprimido; 13-
bloque de regulación del suministro de aire comprimido; 14-compresor; 15--cicl ón colector
de lodos
siendo pequeña la profundidad, alcanzan la máquina perforadora),
por encima del percutor neumático se instala el acoplamiento fle-
xible 5. Al perforar en condiciones de aflujo pequeño de agua en el
varillaje se inserta el dosificador del espumante 6.
La vista general del percutor neumático de exploración está re-
producida en la fig. 112.
La corona de perforación para el sondeo percusivo neumático está
armada con grandes cuchillas de aleación dura viscosa.
Se emplea el siguiente régimen de trabajo para la perforación
neumática:
268
carga sobre la corona de diámetro de 115 mm, N . . . 3000
frecuencia de rotación de la herramienta. rpm . . . . 25-50
La energía específica de un golpe unitario debe encontrarse en los
límites de 17-22 J por 1 cm de longitud del filo de la cuchilla (por
ejemplo, para la perforación por medio de la
corona de diámetro de 115 mm con 4-6 cuchillas
se requiere un perforador neumático con energía
de impacto de 80-120 J). Al calcular la energía
{)ptima requerida para un golpe, es necesario esti-
mar las siguientes principales pérdidas de presión
del aire comprimido: 1) en la tubería de aire en
la superficie y en el varillaje; 2) para vencer la
contrapresión durante el escape (en la holgura
anular estrecha o en el tubo saca testigos cargado);
3) para vencer la contrapresión de la columna
de líquido (si ésta existe).
75
Parte de la energía del impacto se pierde al
transmitirla del yunque, a través del tubo saca-
testigos y la corona, al tajo. A través del percutor
hidráulico ha de pasar el aire en una cantidad a
uficiente para asegurar la velocidad del flujo
ascendiente necesaria para arrastrar todo el lodo
a la superficie.
El perforador neumático debe ser hermético
:y asegurar el escape del aire por la válvula de
1·etención. Asimismo es necesario que, al des-
prender del tajo la herramienta, todo el aire sólo
se emplee para soplar el pozo.
a
El Instituto Central de Investigaciones Cien-
t íficas de prospección Geológica ha creado un b
percutor neumático en conjunto con la herramien-
ta cortante. Todo el aire empleado pasa al tajo
para limpiarlo y enfriar la herramienta cortante.
En Krivoi Rog los percutores neumáticos en
la perforación exploratoria han mostrado la
' ' elocidad mecánica lde 2,5-2 m/h en las rocas
Fig. 112. Percutor neumático para la perforación con
tajo anular PIT-133-A (RP-133-A):
1-adaptador de tres vías superior; 2-amortiguador de goma·
3-vá\vu\a de mariposa; 4-caJa de válvulas; 5- cuerpo; 6 - é m ~
bolo percutor; 7-vástago; 8- buJe de eJe; 9- casquillo estriado·
lO-manguito estriado; n-adaptador inferior· 12-válvula de
!retención; JS-:tubo portatestigos; 14-corona; '15-cilindro; a-
onfiCios de escape; b-orificios de bloqueo
1
2
J
!¡.
6
7
8
g
70
17
12
IJ
]!¡.
269
de IX-X categorías de perforabilidad y el rendimiento del testigo
del 75-80%.
La característica de los percutores neumáticos ele exploración se
aduce en la tabla 39.
Tabla 39
Parámetros
PII-130
(RP- 130)
Diámetro del pozo, mm 132; 152
Diámetro del cuerpo, mm 121
Consumo de aire, m3j min:
total 10-12
para el trabajo del percutor neu-
mático 7,0
Presión del aire, MPa 0,6
Profundidad de perforación, m:
en el pozo seco 400
en el pozo ligeramente inundado 100
Frecuencia de percusión, golpes/ min 1000
·Masa del percutor, kg 6,65
Velocidad de colisión, m/s 8,1
Capítulo 8
Métodos de aumento del rendimiento
del testigo y mejoramiento
de la calidad de la prueba
§ 1. Generalidades
PII-111 PII -94
(RP-111) ( RP- 94)
'1'12 96
102 89
7 5
4,5 2,7
0,6 0,6
400 400
100 100
1400 1400
4,86 2,8
6,9 6,8
El bajo rendimiento del testigo resulta al perforar en las rocas:
blandas, fáciles de ser derrubiadas por el líquido lavador; no conso-
lidadas, movedizas, fluentes y derrubiadizas; estratificadas y cons-
tituidas por capas heterogéneas; susceptibles al derrubio y frote
selectivo; fuertemente agrietadas, brechiformes, fuertemente que-
brantadas; solubles en el líquido lavador (sales minerales).
El rendimiento insuficiente del testigo se debe a la abrasión y
al derrubio de éste, y también que el testigo se halla mal acuñado
y cae durante la subida. Cuanto más tiempo funciona en el fondo el
dispositivo portatestigos, tanto más a menudo puede ocurrir el aga-
rrotamiento, la abrasión y el derrubio del testigo.
La abrasión y desmoronamiento del testigo se intensifican aJ
perforar con coronas desafiladas, al estar combado el tubo portatest-
igos, al vibrar y estar descentrado el dispositivo sacatestigos.
Las grandes velocidades del líquido lavador en la holgura anular
entre el testigo y la corona pueden causar el acuñaminto y derrubio
del testigo.
270
Para elevar el rendimiento del testigo en las rocas desmoronables
y derrubiadizas se recomienda:
1. Limitar el tiempo de trabajo de la corona en el tajo, aumentan-
do hasta el máximo la velocidad de perforación (conviene precisar en
la práctica la óptima profundización por tiempo de sondeo).
2. Reducir la velocidad del flujo en la holgura entre el testigo y
la pared interior de la corona.
3. N o trabajar con dispositivos saca testigos encorvados y dispo-
sitivos de perforación no coaxiales.
4. No emplear coronas embotadas.
5. Crear en el tubo portatestigos un flujo ascendiente que obsta-
culice el autoacuñamiento del testigo.
6. Fijar con esmero el testigo y comprobar la fijación antes de·
subir el dispositivo.
7. Tras acuñar el testigo introducir en el varillaje la válvula de-
bola para tapar el orificio axial del niple y proteger el testigo contra
su expulsión del tubo portatestigos al elevarlo por la presión del lí-
quido que llena el varillaje.
8. Al perforar las capas derrubiadizas y desmoronables
minerales manganíferos y minerales de hierro no consolidados, bau-
xitas) hay que emplear dispositivos sacatestigos dobles (DSD).
9. Durante la perforación poco profunda, en rocas blandas y de·
dureza mediana, hay que trabajar, emplear el sondeo sin bombeo y
con balanceo el dispositivo a lo largo del eje del pozo para excitar la
circulación inversa pulsante.
10. Durante la perforación en sales minerales hay que emplear-
para el lavado de los pozos soluciones saturadas de estas sales.
§ 2. Perforación sin bombeo y con circulación interna inversa
La perforación sin bombeo y con circulación interna inversa se
aplica, comúnmente, en la prospección ingeniero-geológica con una
profundiad ele los pozos hasta de 100-125 m.
Con balanceo axial del dispositivo de perforación, con ayuda del
malacate de la máquina perforadora, se pueden alcanzar grandes.
profundidades perforando sin bombeo.
La perforación sin bombeo se puede aplicar a condición de que en
el pozo hay una columna de líquido de una altura no menor que-
10-12 m. Al no haber aguas freáticas en el pozo se echa agua o solu-
ción arcillosa a fin de que el dispositivo sacatestigos está sumergido-
por completo.
El dispositivo para perforar sin bombeo, cuyo esquema de fun-
cionamiento se muestra en la fig. 113, consta de la corona de aleación
dura 1, del tubo portatestigos 2, del adaptador 3, del niple-asiento-
de la válvula 4 y de la válvula esférica 5. Con el niple 4 se une el tu-
bo de lodo 6, que tiene los orificios 7 para verter el barro en el pozo
y la espiga 8, que limita el desplazamiento de la bolita 5 hacia arriba.
El dispositivo se baja en el pozo junto con el varillaje 9.
271
En el proceso de perforación es necesario balancear el dispositivo
.de sondeo a lo largo del eje del pozo. Durante la subida del disposi-
t ivo sobre el tajo a la altura H (véase la fig. 113, a) la válvula de bola
cierra el orificio del niple 4;
a b
t
debajo de la bolita habra en-
rarecimiento. Por lo tanto, el
líquido se precipita del tajo
al tubo portatestigos, arras-
trando las partículas de la roca
perforada.
5
Al moverse el dispositivo
i:lU'--"--r" de perforación hacia el tajo
(fig. 113, b) la válvula 5, pre-
sionada por el líquido, se abre
por debajo. La mayor parte
del líquido sube por los orifi-
cios del adaptador 3, el niple
4 y el tubo de lodo 6 y se vier-
te, a través de los orificios 7,
en el pozo, mientras que la
otra parte, menor, del líquido
retorna al pozo banando el
tajo. Semejante circulación
pulsante junto al tajo contri-
buye a la limpieza de éste del
sedimento y al enfriamiento
de la corona. Las partículas
de mayores grosura y peso se
reúnen · en la parte superior
del tubo portatestigos, sobre
el testigo, a la vez que las más
finas regresan al pozo por los
orificios 7.
Como la solución que cir-
cula en la zona del tajo se en-
Fig. 113. Esquema de funcionamiento del riquece con lodo, es racional
dispositivo para perforar sin bombeo utilizar dispositivos dotados
a-subida del dispositivo a la altura;!H b- de tubos para lodo .
. .,bajada (caída) del dispositivo El tubo para lodos debe
atrapar todo el lodo que se forma
Bn el transcurso de uno o dos sondeos. Generalmente los tubos para
'lodo abiertos tienen una longitud de 1,3-2 m, y los cerrados, de 2-3m.
Para evitar la caída del testigo del portatestigos al subir el dis-
positivo !de sondeo, hace falta disponer los orificios de salida 7
a una altura de 15 cm sobre la válvula de bola. En tal caso, al extraer
el dispositivo del pozo, por encima de la vílvula se acumula una co-
umna de lodo suficiente para que impida el desplazamiento de la
válvula.
272
La longitud del tubo sacatestigos puede ser de 2,0-2,5 m, si
se perforan rocas duras y de gran densidad, en tanto que para las ro-
cas blandas dicha longitud es de 3,0-4,5 m y más.
Para perforar rocas duras se emplean coronas estándar con salida
normal de las cuchillas tras las superficies exterior e interior del cuer-
po. Para las rocas blandas es oportuno utilizar coronas con cuchi-
llas que sobresalen 2-3 mm de las superficies laterales exterior e in-
terior del cuerpo de la corona y, """' 3 mm de la cara.
Los principales factores del régimen tecnológico durante la perfo-
ración sin bombeo son:
1) la frecuencia de balanceo axial del dispositivo;
2) la altura de subida del dispositivo sobre el tajo;
3) la carga axial sobre la corona;
4) la frecuencia de rotación del dispositivo.
La frecuencia aproximada de balanceo axial del dispositivo por
1 min durante la perforación de diferentes rocas es:
en arenas . ...... ...... .. .
en minerales de gran densidad . . . . . . . .
en rocas arenoso-arcillosas . . . . . . . . . . .
en arcillas, calizas, dolomitas, aleurolitas, etc.
en areniscas, calizas, esquistos, etc . . . . . .
30-35
25-30
15-20
15-18
10-12
La altura de la subida del dispositivo cuando se somete al balan-
ceo axial es de 10-7 cm.
La magnitud de la carga axial sobre el tajo depende del diámetro
del pozo y id e la dureza de las rocas a perforar. Para las rocas de rela-
tiva dureza la carga axial sobre la corona se crea dentro de los lími-
tes de 2500-5000 N; en las rocas blandas, de 1500-2500 N (siendo
el diámetro de las coronas perforadoras en ambos casos de 92-112 mm).
La !frecuencia de rotación se elige partiendo de la velocidad circun-
ferencial media de la corona en los límites de 0,5-0, 7 m/c.
Durante la perforación sin bombeo no se usan partidores de testi-
gos, ya que pueden obstaculizar el balanceo axial del dispositivo;
tampoco se puede fijar el testigo con material de acuñamiento a causa
de la presencia de la válvula de bola. Por tal razón, el acuñamiento
del testigo se realiza en seco, para ello las labores se efectúan sin ba-
lanceo axial. El acuñamiento en seco del testigo perturba la estruc-
tura de las rocas en el intervalo del acuñamiento.
El acuñamiento del testigo por medio de las partículas gruesas
de lodo se produce al cesar el giro y el balanceo axial del dispositivo
de perforación en el transcurso de 3-10 min. Cuanto mayor es el
diámetro del pozo, tanto mayor es el tiempo de acuñamiento del tes-
tigo con el lodo.
§ 3. Dispositivos sacatestigos dobles (DSD)
Los dispositivos sacatestigos dobles se emplean al trabajar en las
rocas y minerales con mal rendimiento del testigo. Se pueden dividir
en las siguientes clases:
18-01660 273
'¡ 1) los DSD con tubos exterior e interior rotativos protegen el tes-
tigo contra el derrubio;
2) los DSD con el tubo exterior giratorio y con el tubo interior
no giratorio preservan el testigo contra el derrubio y los golpes;
3) los DSD con tubo interior receptor de testigos desmontable,
permiten extraer el testigo sin levantar el varillaje (véase la
fig. 99), ahorrando de esta manera el tiempo para• las operaciones de
baja da -subida;
4) los DSD eyectores, los cuales con ayuda de una bomba de cho-
rro de agua excitan el flujo ascendiente dentro del tubo porta testigos;
5) los DSD tipo <<obturador>>, en los cuales el flujo ascendiente se
excita en el tubo portatestigos a expensas de las resistencias suple-
mentarias en la corona o merced a artefactos obturadores instalados
en la superficie exterior del tubo portatestigos;
6) los DSD que aseguran la extracción del testigo junto con el gas
natural contenido en los poros de este último.
El tubo portatestigos doble (DSD) con tubo interior giratorio
(fig. 114) consta del adaptador especial1, en el cual están enroscados
el tubo exterior 2 y el interior 3. A los tubos se ensamblan las coronas
4 y 5, con la particularidad de que la corona 5 adelanta a la corona
exterior 1-2 mm. La corona 5 tiene mandrinado cónico para instalar
el anillo partidor. La superficie interior del tubo 3 debe ser lisa. La
rosca del adaptador 1 para el tubo 2 ha de ser concéntrica a la rosca
para el tubo 3. Para centrar el tubo interior, en la parte inferior está
instalado el anillo 6 con orificios para el paso de la solución lavadora.
El adaptador 1 tiene canales para dirigir el líquido lavador:
a) el canal axial 7 con asiento para la válvula de bola 8;
b) los tres canales laterales 9 para dirigir el líquido a la holgura
anular entre los tubos;
e) los canales de drenaje 12, cerrados con las válvulas de bola 11
montadas en los asientos 10 (a veces las válvulas 11 no se colocan).
El tubo se baja sin la válvula 8, por eso antes de iniciar la perfo-
ración el líquido lavador se envía hacia el tajo tanto a través del tu-
bo interior, como por holgura anular entre los tubos .
Tras limpiar el tajo del sedimento, en el interior de los tubos de
sondeo se echa la válvula de bola 8 y, al conectar el lavado y el giro
del varillaje, el dispositivo se pone suavemente sobre el tajo y se co-
mienza la perforación. Durante el sondeo el testigo no es derrubiado
a causa de que el líquido lavador pasa al tajo por el huelgo anular
entre los tubos.
El líquido que llena el interior del tubo 3, se vierte por los cana-
les 12 a medida que el tubo se llena con el testigo.
Si la corona 5 no tiene dispositivo partidor, entonces el testigo se
somete al acuñamiento en seco.
El dispositivo sacatestigos doble con el tubo interior no giratorio
protege el testigo contra la acción derrubiadosa del flujo lavador des-
cendiente y contra los choques con el tubo giratorio. La fig. 115
ilustra el tubo portatestigos doble del sistema de Alekséenko [del
274
7
9
8
11
10
2
3
Fig. 114. Esquema del sa-
catestigos doble con tubo m tenor gira-
torio
Fig. 115. Dispositivo saca testigos do-
ble de la estructura de S.A. Alekséenko
(con tubo interior no giratorio):
1-adaptador para unir los tubos de sondeo;
2- husillo; a- chavetas del embrague; 4,9-
adaptador interior; 5- tubuladura de protec-
ción; 6-tubuladura de unión; 7-prensaesto-
pas; 8- vástago hueco; 10- tubo interior;
11- caja receptora de testigos desmontable;
12-corona-punzén; 13- corona cortante;
14-canasta de muelle para enganchar el
t estigo; 15- tubo exterior; 16-manguito con
ranuras; 17-cojinete de apoyo de holas;
lB-amortiguador de muelle; 19-válvula
de bola; 20-canal de drenaje del líquido la-
vador; 21, 22-prensaestopas de empaque
][ - JI
··ff-
75
20
Por A

12
73
_¿
6
7
8
g
71
7Lf
7J
72
tipo ,D,TA- 2 (DTA-2)], que se emplea al explorar los yacimientos
carboníferos. En dicha estructura el tubo interior se puede desplazar
con respecto al exterior a una altura de 50 mm. Al iniciar la subida
el tubo interior se eleva respecto al exterior y destapa la canasta que
agarra el testigo.
18*
275
Durante la perforación el tubo interior se desplaza hacia abajo
y las garras de muelle de la canasta se aíslan del testigo.
Tras perforar la capa del mineral, el dispositivo se extrae (sin
acuñamiento en seco). Con ello, primeramente, se levanta el bloque
-del tubo portatestigos, los muelles de la canasta se liberan y agarran
-el testigo. La expulsión del testigo durante la subida se evita con la
válvula de bola 19. Merced a la presencia de la caja receptora de tes-
tigos desmontable 11, el testigo se saca del DSD sin deterioro.
Los tubos portatestigos dobles con el tubo interior no gira-
torio, deben fabricarse y ensamblarse de modo que sea observada ple-
namente la coaxialidad de todas las principales piezas del dispositivo
saca testigos.
El DSD del sistema de Alekséenko perfora bien en las capas ho-
mogéneas y blandas de carbón. Si en la capa de carbón se encuentran
interestratificaciones firmes, el punzón anular no puede vencerlas.
Las capas carboníferas difieren mucho por su estructura y l os
-carbones que las integran tienen propiedades mecánicas variadas
-en dependencia de su composición, del grado de metamorfización
y de la presencia en ellos de láminas de roca. El laboratorio de in-
vestigaciones científicas del Donbás, ha proyectado y puesto en
-explotación tres tipos de DSD <<)J;oH6acc HIIJI h (<<Donbas NIL-1»)
que deben asegurar la perforación de alta calidad de las capas car-
boníferas sean cuales fueran su estructura y composición mineraló-
gica.
El DSD <<)J;oH6acc HIIJI-1» (fig. 116, a) está destinado para la
perforación en capas carboníferas de simple composición. Se ase-
meja al dispositivo de Alekséenko, pero es más sencillo.
El DSD «)J;oH6acc HIIJI-11» (fig. 116, b) está destinado para per-
forar capas carboníferas de composición complicada en regiones de
€levado metamorfismo de los carbones y de las rocas encajantes.
Este DSD comprende dos conjuntos principales: el mecanismo de
fricción de muelle y el dispositivo receptor de testigos.
Durante la perforación en carbones de baja dureza el tubo receptor
de testigos interior 6 no gira y la corona 7, armada con cuchillas de
aleación dura, se indenta en el carbón como un punzón anular.
Al tropezar con láminas de roca más firmes, el esfuerzo axial
sobre el dispositivo aumenta, debido a lo cual los muelles planos 4
se aprietan con más fuerza y los discos de fricción 9 se ponen a trans-
mitir el par torsor al tubo receptor de testigos 6 y a la corona interior
7 . Por eso, la capa intercalada se perfora por rotación.
El DSD <<)J;oH6acc HIIJI-III» úsase para perforar las capas car-
boníferas de composición compleja con carbones metamorfizados en
bajo grado. Este dispositivo tiene dos conjuntos principales: vibra-
torio y receptor de testigos (fig. '116, e) . El referido dispositivo per-
fora las capas carboníferas sin giro del tubo receptor de testigos in-
terior, mediante su estampado con la corona interior 7, accionada
por la carga axial. Durante el estampado la corona interior. 7, que no
gira, aventaja a la corona exterior 2-3 mm. En tal caso, el vibrador
276
mecánico no funciona. Al tropezar con una lámina de roca o con un
carbón duro, la carg!l axial sobre el dispositivo se aumenta.
Con esto, los muelles planos 4 comprímense complementariamen-
te y la corona interior 7 se mete en la corona exterior 8. El casquillo
h
Fig. H 6. Dispositivo sacatestigos doble <<;r:l,OH6acc HMJl» (<<Donbas NIL»):
a-<•gOHóacc HIIJI-I>>, b-<•.IJ:OH6acc HIIJI-Il», d-<•.IJ:OH6acc HIIJI-III»:
J-adaptador; 2-tubo portatestigos; s-cojinete de bolas axial; 4-muelles de disco; S -
válvula de bola; 6-tubo receptor de testigos ; 7-corona interior; s-corona exterior; 9-
embrague ele fricción ; l O-coll ar superior del vibrador; 11- collar inferior, no gi ratorio, del
vibrador
superior en giro 10 del vibrador se une con el casquillo inferior 11
que no gira. Los rodillos del casquillo superior ruedan por los del cas-
quillo inferior excitando una carga dinámica de alta frecuencia sobre
el tubo receptor de testigos y la cor ona interior 7.
277
Durante el trabajo con el régimen de perforación rotovibratorio
la corona exterior 8 penetra en el tajo del pozo, formando un testigo.
A la distancia de 2-4 mm del tajo la corona-punzón interior vibra-
dora 7 trabaja este testigo hasta el diámetro del orifici ocalibrador
de testigos de esta misma corona.
' Tras perforar la capa de roca, la carga axial sobre el dispositivo
disminuye automáticamente a exp !nsas de la penetración en el car-
bón de la corona interior. Los m t'Jles planos se desaprietan y el
vibrador se desconecta, mientras ,¡u e la corona interior de nuevo
adelanta a la corona exterior.
El testigo es arrancado y retenido aumentando antes de la subida
la carga axial sobre el dispositivo que no gira. En este caso, la parte
inferior del testigo se deforma y se desacuña sobre el saliente anular de
la corona interior.
Al perforar por medio de los DSD <<,Il,oa6acc HHJl», utilizando
coronas de diámetro de 76 mm, se recomienda mantener el siguiente
régimen:
consumo del líquido lavador, 1/min ...•..
freeuencia de rotación del dispositivo, rpm . .
50-70
100-150
Al trabajar en el régimen vibratorio por medio de los dispositi-
vos <<,Il,oH6acc HHJI-Ilh la frecuencia de rotación se puede aumentar
hasta ~ 2 8 0 rev/min.
La carga axial sobre la corona, perforando carbón, es de 4000-
6000 N; al perforar l áminas de roca y carbones firmes la carga axial
se aumenta hasta 7000-10 000 N.
Disposi tivos sacatestigos dobles (DSD), como colectores de testigo y gas
natural
Durante la exploración de yacimientos petrolíferos y gasíferos,
y también de yacimientos de carbones con gran contenido de metano
y otros gases naturales que se encuentran en el subsuelo a alta pre-
sión de capa, a menudo se requiere extraer del pozo el testigo conser-
vando las condiciones existentes en el yacimiento.
Al subir el testigo en los DSD corrientes, a medida que disminuye
la presión hidroestática, produce el escape considerable de los gases
que contiene el testigo.
Para la determinación de l a capacidad gasífera de las capas son
conocidas algunas variedades de dispositivos sacatestigos especiales,
en los r-uales se aprovechan los siguientes principios:
1) la hermitización mecánica del testigo directamente en el tajo
(fig. 117,a);
2) l a congelación del testigo por medio del ácido carbónico lí-
quido (fig. 117, b);
3) la captura del gas que se desprende del testigo al subir el dis-
positivo (fig. 117, e),
278
Al perforar con el dispositivo hermetizante del primer tipo (véase
la fig. 117, a) la corona-punzón 4 aventaja a la corona perforadora
2, a la vez que la válvula de cierre 5 se dispone verticalmente entre
los tubos 1 y 3. Al comenzar la subida el tubo receptor de testigos 3
se eleva, la válvula 5 se cierra (el tubo 1 está sobre el tajo), luego el
punzón 4 aprieta de modo compacto la válvula de plomo contra su
alojamiento, después de lo cual se procede a la subida.
a e
Fig. 117, Esquemas de los tubos porta testigos destinados para deter-
minar la capacidad gasífera ele las rocas:
u-con empleo del principio de hermetización; b-con empleo del principio de congelación;
e-captadores del gas natural; 1-tubos portatestigos exteriores; 2-coronas; 3-tulJOs por-
tatestigos exteriores; 2-coronas; 3-tubos receptores de testigos; 4-coronas-punzón.; 5-
válvula de plomo de cierre; 6-balón para el ácido carbónico líquido; 7-balón colector del
gas natural; s-tubo intermedio; 9-adaptadores; lO- unión telescópica entre los tubos in-
terior y exterior; 11-bola; 12-niple de cierre; 13-grifo de vaciado; 14-racor para unir
(de modo hermético) la manguera de aspiración; 15-muelle
Durante la perforación con el dispositivo del segundo tipo (véase
la fig. 117, b), después de llenado el tubo 3 con el testigo, se echa
la bolita 11 y ponen en funcionamiento la bomba. El balón con ácido
carbónico líquido 6 se mueve hacia abajo, con esto el niple 12 se aprie-
ta contra el plano inclinado y se rompe. El ácido carbónico, que
se halla en el balón 6 a la presión de 70 MPa, se dirige a los serpen-
tines que rodean el tubo 3 y congela el testigo contenedor de gas.
Cuando se perfora con el dispositivo del tercer tipo (fig. 117, e)
el gas que desprende durante la subida, se acumula en el balón 7.
279
Con el fin de explorar los testigos en los guijarrales, gravas y are-
nas fluentes acuíferas se emplea la congelación del testigo, en tal caso
como líquido lavador se utiliza el combustóleo refrigerado en arte-
factos especiales mediante hielo seco (C0
2
) a la temperatura de -18
a -24° C.
Dispositivos sacatestigos del tipo eyector ( DS E)
En el proceso de perforación en rocas de capas delgadas, sobre
todo cuando interestratificaciones independientes difieren mucho en
cuanto a la dureza, se produce el acuñamiento frecuente del testigo
y abrasión de las capas débiles intercaladas, o sea, tiene lugar una
abrasión selectiva del testigo. En semejantes rocas el muestreo de
mejor calidad se obtiene con el empleo de los dispositivos sacatesti-
gos eyectores (DSE) (de chorro de agua). Estos últimos suelen ser
simples y dobles.
Lo más a menudo se utilizan los dispositivos eyectores simples
(fig. 118, a), elaborados por el Instituto Central de Investigaciones
Científicas de Prospección Geológica.
El referido dispositivo consta de la bomba eyectora situada en
la cámara de recepción 4, del distribuidor 5 con los canales a y b,
del tubo de lodo cerrado 8, del tubo portatestigos 10 con la corona 11.
El dispositivo eyector simple asegura la buena conservación del
testigo y la captación completa del sedimento. El dispositivo tra-
baja según el esquema expuesto más abajo.
El líquido lavador, saliendo a gran velocidad de la tobera 2,
arrastra el líquido contenido en la cámara de recepción 4 a la cá-
mara de mezcla 3, donde se mezcla con el flujo principal de la tobera
1 y por el canal a se vierte en el pozo. Aquí el flujo se bifurca. Una
parte se dirige hacia la boca de pozo transportando a la superficie
el sedimento más fino. El flujo restante desciende hacia el tajo, re-
frigera la corona, acarrea las partículas de la roca y sube por el in-
terior del tubo portatestigos 10 y por el tubo de lodo 7. En este tubo
cerrado el sedimento se precipita, mientras que el líquido depurado
entra por los tres canales b en la cámara de recepción 4, donde de
nuevo se mezcla con el flujo principal, inyectado desde la superficie
por medio de la bomba de sondeo. Se recomienda equipar el disposi-
tivo con coronas adiamantadas impregnadas del tipo 08M (OE 1) con
matriz de pared engrosada y con el sistema lavador desarrollado.
Los dispositivos DSE simples se aplican con éxito en la perforación
de rocas intensamente fisuradas de VII-XI categorías. El rendi-
miento del testigo llega al 90%. El recurso de trabajo del dispositivo
es de 60-120 m.
En una serie de yacimientos auríferos de Asia Central y Ucrania se
utilizan con éxito los dispositivos eyectores dobles. La fig. 118, b
ilustra el dispositivo sacatestigos eyector para la perforación a dia-
mante en rocas duras fisuradas. Los dispositivos de este tipo dan alto
280
b
2
tl
1
3
4
2
3
5
6
t1
7
b
A-A
5 ~
8
9
10
11
b 1
12
13
8-B
11(
a.
f!J
tli
b 1
Fig. 1'18. Esquemas del dispositivo eyector sacatestigos:
a - dtsposittvo eyector sacatestigos unitario: 1-adaptador; 2-tobera; a-cámara de mezcl<l<
con el difusor; 4-cámara de recepción; 5-distribuidor; 6-onficio; 7-conductor de sedi-
mento; s-tubo para lodos; 9-adaptador; lO-tubo portatestigos; 11-corona adiamantada;
a-canal de salida; b-canales que unen los tubos para lodos y porta testi gos con la cámara de
recepción 4; b-disposltivo eyector sacatestigos doble: 1-tubo para lodos; 2-adaptador;
J -tobera; 4-tubo portatestigos exterior; 5-difusor; 6-tubuladura; 7-cabeza distribui-
ora; s-tuerca de retención; 9- tornillo de apoyo; 10-aro de empaque; 11-cuerpo del
bloque de rodamientos; 12-casquillo; 13-cojinete de bolas axial ; 14-anillo; 15-tuerca
de apri ete; 16-tubo receptor de t estigos; 17-muelle del portador de testigos; 18-cuerpo
del retenedor de testigos; 19-anillo del retenedor de testigos; 20-corona de aleaciór.h dÍlfa;
a - canal para la salida del flujo mixto al canal anular entre los tubos; b-canal de drenaJe
del tubo receptor de testigos
rendimiento del testigo y aseguran un flujo ascendiente estable den-
tro del tubo receptor de testigos.
Durante la perforación con coronas de diámetro de 59 mm, que
requieren poco consumo del líquido lavador (30-40 1/min), los
,dispositivos eyectores no aseguran un trabajo estable. El Instituto
Fig. 119. Esquema del tubo sacatestigos doble T,[\ H-76-0 (TDN-76-0):
1-niple; 2-adapt ador especial con canales; s-anillos de goma para cerrar el espacio anular
:a l autoacuñarse el testi go; 4-llloque vertical; 5- llusi llo hueco; 6-filtro; 7-tullo para lodos
,cerrado; s-adaptador; 9- tullo portatestigos exterior; J O- tullo receptor de testigos; 11-
niple receptor de test ig-os; 12-ensanchador adi amantado; 13-anillo partidor; I3a-muelles
partidores; 14-rcceptor de testigos; 15- corona adiamantada
de mecanización de la construcción de Kazajia (IMCK) ha elaborado
para el diámetro de 59 mm dispositivos especiales , en los cuales por
medio de coronas y anillos especiales en su superficie exterior, en
la holgura anular entre el DSD y las paredes del pozo se crean las
Tesistencias hidráulicas de acción permanente que aseguran dentro
282
del tubo receptor de testigos un flujo ascendiente estable que acarrea
las partículas de roca y las lleva al tubo de lodo.
El empleo de semejantes dispositivos en el proceso de perfora-
ción asegura una conservación mejor del testigo, su retención sólida
durante la subida, y también el vaciado del líquido lavador de las
varillas de sondeo en el proceso de extracción de la herramienta cor-
tante del pozo.
Para la perforación a diamante de altas revoluciones, el Instituto
Nacional de investigaciones científicas de los métodos y técnica de
exploración ha elaborado, para profundizar en las rocas agrietadas,
que dan el bajo rendimiento del testigo y la abrasión selectiva de
€ste último, una serie de los dispositivos sacatestigos dobles del tipo
T,IJ;B y T,IJ;H (TDV y TDN) (el primero tiene el tubo interior gira-
torio y el segundo, no giratorio) para sondear pozos en diferentes
condiciones geológicas.
Para la toma de testigos en condiciones geológicas particular-
mente compli.cadas se emplean los dispositivos del tipo T,IJ;H-0
(TDN-0). El esquema del tubo sacatestigos doble T,IJ;H-7G-O
(TDN-7G-O) se da en la fig. 119.
Este dispositivo tiene un adaptador que aumenta la resistencia
al flujo ascendiente del líquido lavador en el pozo, así como un tubo
receptor de testigos interior y un tubo de lodo con resistencia redu-
cida al flujo ascendiente. Por esto, en el dispositivo del tipo T,IJ;H-0
(TDN-0) el testigo está bañado sólo por un flujo ascendiente estable,
cuya magnitud supera en mucho la del flujo ascendiente ele otros
dispositivos sacatestigos dobles. Como colector de lodo se utiliza
el tubo de lodo cerrado y situado encima del tubo receptor de testi-
gos. La precisión do la prueba con empleo de los dispositivos del
tipo T,IJ;H-0 (TDN-0) es más alta que empleando otros DSD.
§ 4. Perforación con tajo anular y transporte hidráulico del testigo
a la superficie
El complejo de medios técnicos HFH-100 (KGK-100) (fig. 120, a)
es tá destinado para perforar pozos con profundidad hasta de 100 m
en los depósitos blandos de II-IV categorías de perforabilidad, con
intercalaciones de rocas de V-VII categorías, con el fin de efectuar
las labores de exploración y levantamiento, de cartografía geológica
y prospección de yacimientos de minerales sólidos. En el proceso
de perforación, el complejo asegura el transporte ininterrumpido
del testigo a la superficie mediante la corriente inversa del líquido
lavador, que se inyecta al tajo por el espacio anular intertubular del
varillaje doble especial y regresa, junto con el testigo, por el canal
central a la superficie. La roca perforada y el testigo de sondeo son
captados por los canalones del dispositivo receptor de testigos mon-
tado sobre un tanque desplazable, el cual permite crear un sistema
cerrado de circulación del líquido lavador, en calidad del cual se
283
usa agua técnica. El pozo se perfoea sin entubación, ya que sus pa-
redes no se erosionan por el flujo. El esquema de funcionamiento
del complejo HTI-\ (KGK) está mostrado en la fig. 120, b.
La hermetización de l as uniones de los tubos interiores, móviles
en sentido axial, se consigue con el empalme de sus topes esféricos
y cónicos y con la apretadura de la cabeza giratoria por medio del
tubo interior con muelle.
Las operacio nes de bajada y subida, el alargamiento, la enros-
cadma y clesenroscadura de las varillas de sondeo se realizan con el
girador móvil del dispositivo de perforación y con el elevador de
charnela con capacidad de carga de 5 tf.
La aplicación del complejo KFK-100 (KGK-100) permite obtener
el 100 % ele salida del testigo, asegura su pureza, alta precisión de
los cortes geológicos basándose en el material de testigo, da la posi-
bilidad de elevar dos veces la productividad de la perforación en
comparación con la conseguida poi' medio de los tubos sacatestigos
de uso coniente. El turno de trabajo está integl'ado por los tl'es obre-
ros: el perforador, su ayudante y el embalador de testigos.
El transporte hidráulico del testigo y del sedimento por las
varillas de sondeo puede asegurar el muestreo más fidedigno y tiene
que obtener amplia clifnsión.
Fig. 120. Transporte del testigo a la superf icie:
a -complej o de medios técnicos HFK-100 (KGK-100) para perforar pozos con evacuación
ininterrumpida del t estigo por el flujo inverso del líquido lavador: 1-instalación de bombeo;
2-bomba de sondeo; s-cabeza giratoria; 4-manguera de salida del testigo; 5-varillaje
doble; 6-dispositlv'> receptor de t estigos; 7-tanque móvil; 8-estantería para colocar los
tubos de sondeo; b- esquema de principio del transporte hidráulico del testigo: 1-girador
movible del equi po de perforación exploratoria YPB-2A-2rK <URB-2A-2GK); 2-cabeza de
lavado; s-manguera de evacuación del testigo; 4-dispositlvo receptor de testigos; 5-re-
molque depósito; 6-plataforma; 7-bomba HB-4-330/63 (NB-4-330/63) 9-varillaje doble
285
Característica técnica del complejo RFR-100 (KGK-100)
1 nstalación de perforación
Tipo ..... .
Tipo del girador
Frecuencia de rotación, c-
1
(rpm)
Recorrido del avance, cm
Esfuerzo de avance, N:
abajo .... .
arriba ...... .
Base de transporte . . .
Bomba de sondeo
Tipo ............. .
Caudal, 1/ min . . . . . . . . .
Presión máxima, MPa (kgf/cm2)
Herramienta de perforación
Varilla de sondeo doble:
diámetro, mm
YPB-2A-2fK
(UHB-2A-2GK)
Móvil con accio-
namiento hidráu-
lico
2,3: 3,7; 5,4
(140, 225, 325)
520
31000
56 500
Automóvil de alta
capacidad de paso
SMJI-131 (ZIL-131)
NB4-320;63
32-320
6,3-3,0
(63-30)
del tubo exterior (espesor de la pared 6,5 m)
del tubo interior (espesor de la pared 3 mm)
longitud, mm)
73
48
4000
52 masa, kg
Coronas de aleación dura:
diámetro, mm:
de las coronas .
del testigo .
Tipo de las cuchillas
Tanque móvil con dispositivo receptor de testigos
Tipo del remolque
Capacidad del tanque, m
3
• • • • • • • • • •
Número de canalones colectores del testigo
Longitud total de los tubos transportados en
el romolque . . . . . . . . . .
Masa del remolque equipado, kg . . . . . .
76-92
34-38
f53, BK8
(G53, VK8)
(GOST 880-75!
De dos ejes,.
bastidor
MATI3-754B)
(IAPZ-754V)
2,5
5 piezas
120
2300
Fig. '121. Esquema del dispositivo
para la perforación y el transporte
hidráulico de la roca desagregada:
1-prensaestopas especial; 2-varillas de
sondeo; a-dirección del flujo de agua
pura; 4-tubo de transporte interior; 5-
dirección del flujo de agua con material
perforado; 6-dispositivo de empaque;
7-trépano de rodillos; s-tanque para el
agua pura; s-tanques-reposaderos; 10-
homba; 11-manguera de impulsión;
12-manguera de vaciado
En condiciones cuando no es admisible la abrasión selectiva dei
testigo, a veces, con el fin de captar en los guardalados el100% de la
roca perforada (mineral), es racional perforar sin tomar testigos
(fig. 121), valiéndose del esquema descrito más arriba de circulación
inversa.
Capítulo 9
Perforación con trépanos de rodillos
para el sondeo con tajo anular
§ 1. Trépanos de rodillos
Durante la perforación detallada de minerales, cuando el corte·
geológico del yacimiento ya fue estudiado y los pozos son prefijados
con el fin de ejecutar una toma de muestras más exacta del mineral,
es racional perforar las rocas que no contienen los minerales por medio
de herramientas que destruyen por completo las rocas del tajo.
287
Con la pedMación sin toma de muestras la profundización por
tiempo de sondeo aumenta y con hccuencia se eleva la velocidad
mecánica de perforación.
A la extensión ele la esfera en que se aplica la perforación explo-
ratoria sin muestreo, contribuyen el desarrollo de los métodos geo-
físicos de investigación ele los pozos, la puesta en servicio ele los sa-
·Camuestras ele pared y ele los ensanchadores-probadores.
Para la pedoración sin muestreo de pozos se utilizan teépanos
ele diversos tipos y estructuras. La elección del tipo de trépano de-
pende ele las propiedades físico-mecánicas de las rocas y ele su per-
forabiliclacl. En las rocas de 1-V categorías ele perforabilidacl se
trabaja con trépanos de tipo cortante, de paletas puntiagudas (véase
Ja fig. 90).
En las rocas de VI-XI categorías se trabaja con más éxito con
trépanos tipo quebracloe, o sea, los de rodillos. Los trépanos aclia-
mantados encuentran aplicación al perforar pozos de poco diámetro
·en rocas firmes (véase la fig. 96).
Los trépanos ele rodillos se fabrican tanto para la perforación
.sin muestreo, como para el sondeo con tajo anular en las rocas desde
]as más firmes (ele XI categoría) hasta las más blandas (de I-II
·Categorías de perforabiliclacl).
Los trépanos de rodillos (fig. 122), en comparación con los de
;paletas, poseen las siguientes ventajas:
1. El área ele contacto del trépano de rodillos con la roca del tajo
.es menor que la del ele paletas, mientras que la longitud de sus filos
de corte es mayor.
2. Los rodillos del trépano ruedan por el tajo en tanto que las
·cuchillas del ele paletas, se deslizan por él.
3. El par torsor desarrollado por el trépano de rodillos es rela-
tivamente pequeño, por tal razón el peligro de atascamiento de dicho
:trépano se reduce al mínimo.
A las deficiencias del trépano de rodillos se puede referir el plazo
de servicio limitado de los apoyos de los rodillos, lo cual requiere una
:subida prematura ele esta herramienta.
Los trépanos ele rodillos se fabrican de diferentes tipos pam la
perforación en rocas con distintas propiedades mecánicas.
Los trépanos del tipo K (fig. 122, a) están destinados para perforar
-en las rocas de IX-XI categorías de perforabilidad.
La cinemática ele estos trépanos garantiza la rodadura sin desli-
zamiento de los rodillos por el tajo del pozo. Los conos de trabajo
y de talón ele estos rodillos se arman con dientes de aleación dura
·con cabezas esférica, cónica y plana. Los trépanos de rodillos del
tipo K trabajan del modo más eficaz en las rocas frágiles firmes de
·grano grueso.
Los trépanos del tipo T están apropiados para perforar rocas fir-
mes de VII-IX categorías de perforabilidad. Estos trépanos tienen
·cinemática de los rodillos que garantiza la rodadura sin deslizamien-
to de los conos de trabajo por el tajo. Los conos de los rodillos están
288
§ 8. Depuración del Jrquido lavador del sedimento
Procedimientos de depuración. El líquido lavador, en particular
la solución arcillosa, se libra del sedimento en canalones, depósitos
de sedimentación e hidrociclones.
Depuración en canalones y depósitos sedimentadores. Los canalones
metálicos o de madera de 30 cm de ancho y 25 cm de alto se instalan
{;On una inclinación de 1 cm por 1 m de longitud. Por el fondo de los
canalones, de metro en metro, se ubican tabiques desmontables de
15 cm de altura, que hacen que el líquido se desplace en zigzag
(fig. 75) y contribuyen a la desagregación de la estructura de la solu-
ción arcillosa y a la precipitación del sedimento. La longitud de los
canalones es de 14-17 m. Defectos de la depuración del líquido
lavador en canalones y depósitos sedimentadores: 1) se ocupa mucho
-espacio; 2) la necesidad de evacuar regularmente el sedimento;
3) en invierno la protección contra el frío se dificulta.
Depuración en hidrociclones. Se denomina hidrociclón un aparato
para depurar el líquido lavador de las partículas sólidas suspendidas.
La instalación de hidrociclón OfX-8B (OGJ-8B) consta del cono 10
(fig. 76, a) y del tubo, tangencial a la parte cilíndrica superior de
-este cono. El chorro del líquido saturado de sedimento, dirigido por
la tangente y la pared interior del hidrociclón, obtiene movimiento
giratorio. Bajo la acción de las fuerzas centrífugas, las partículas
de sedimento se arrojan a las paredes y, movidas hacia abajo por
la gravedad, caen en la parte inferior del cono, saliendo junto con
una parte del líquido por la tobera inferior 6. El líquido depurado
del sedimento, al abandonar el torbellino formado por la fuerza
centrífuga, se dirige hacia arriba y sale por la tubuladura 8 y la
manguera de vaciado 16. El hidrociclón puede depurar la solución
de partículas del sedimento de tamaño mayor que 0,02 mm.
La instalación de hidrociclón depuradora del líquido lavador
tipo OfX-8B (fig. 76, b) puede depurar hasta 300 l/min de la solu-
ción con sedimento. Del colector de lodos la solución a depurar,
a través de la manguera 3, se inyecta por medio de la bomba heli-
coidal 2 por el tubo impelente 4 al hidrociclón 10. La solución depu-
rada sale por la manguera 16 al reposadero 14, mientras que el sedi-
mento desciende por el canalón 13 al sumidero 12.
§ 9. Agua para preparar la solución arcillosa y su destilación
Crudeza del agua. El agua que sirve para preparar soluciones
arcillosas -de río, de lago, subterránea- siempre contiene sales
disueltas. En dependencia de la presencia y concentración de las
sales, el agua posee distinto grado de crudeza.
En la URSS la crudeza total del agua es expresada por el número
de equivalente-miligramos (eq. mg) de calcio y magnesio contenidos
en 1 l de agua.
Para confeccionar soluciones arcillosas de alta calidad, conviene
utilizar el agua de crudeza total no mayor de 12°. El agua cruda
189
armados con dientes fresados de acero recargados de modo unilateral
de una aleación dura granular tipo <<relit>>. Los dientes periféricos
son de forma en T recargados de aleación dura granular de modo
bilateral.
Los conos de talón de los rodillos se arman de aleación granular
o con dientes de aleación dura cilíndricos de cabeza plana. Con la
6
Fig. 122. Trépanos de tres rodillos
de diámetro de 76 a 151 mm para
la perforación exploratoria:
a-trépano del tipo K de espiga; b-tré-
pano del tipo e con dientes. de acero fre-
sados; 1-rosca cónica; 2-patilla del
trépano; a-tapón de cierre; 4-apoyo
esférico; 5-rodillo; 6-espigas de alea-
ción dura
b
mayor eficacia los trépanos del tipo T trabajan en las calizas, dolo-
mitas, areniscas abrasivas, etc.
Los trépanos de rodillos del tipo C están destinados para per-
forar pozos en las rocas de dureza moderada (fig 122, b).
La cinemática de los rodillos de los trépanos del tipo C asegura
el rodamiento de los conos de trabajo con deslizamiento a cuenta del
desplazamiento de los ejes de los rodillos con respecto al eje del
trépano y al aumento del ángulo entre dichos ejes. Los rodillos están
€quipados con dientes fresados de acero y recargados por un lado de
aleación granular tipo relit. Los conos de talón de los rodillos tam-
bién están armados de aleación dura granular.
Los rodillos de los trépanos del tipo C, rodando por el tajo con
deslizamiento, ejercen con sus dientes sobre la roca efecto de choque
y hendimiento. Con la mayor eficacia los trépanos de rodillos del
t 9-0i660
289
tipo C operan en las rocas de V-VIII categorías (en basaltos agrieta-
dos, labradoritas, fosforitas, cuarzos porosos, argilitas, etc.).
Los trépanos de rodillos del tipo M son propios para la perfora-
ción de rocas blandas. Estos son de dos rodillos con patas oblicuas,.
en las que a la salida de los canales se montan las toberas metalo-
cerámicas para el lavado hidromonitor o a chorro. Los rodillos tie-
nen desplazamiento aumentado de sus ejes respecto al eje del trépano.
así como gran ángulo de inclinación, lo que permite a los dientes d ~
Fig. 123. Trépano de dos
rodillos hidromonitor del
tipo M:
1-patilla del trépano; 2- ta-
pón de cierre; 3-rodillo; 4-
boquilla hidromonitora
los rodillos, al penetrar éstos a profundidad considerable en el tajo.
efectuar a la vez la cizalladura y el despendimiento de la roca. Los
altos dientes fresados agudos de acero, tienen recarga unilateral de
aleación granular dura (fig. 123).
En los trépanos hidromonitores los chorros de líquido l a v a d o ~
que salen a alta presión de las toberas hidromonitoras, deben parti-
cipar en la desagregación de la roca del fondo. Por tal razón en los
trépanos hidromonitores se procura:
1) acercar las boquillas de las toberas al tajo;
2) aumentar la potencia de los chorros lavadores y dirigirlos de
modo racional al fondo.
Del modo más eficaz los trépanos del tipo M trabajan en las
rocas de I-IV categorías de perforabilidad: en esquist0s,. margas,
290
creta, arcillas, loess, etc., asegurando una velocidad mecánica hasta
de 30-40 m/h.
Los cojinetes de apoyo son el eslabón más débil en la estructura
del trépano de rodillos, por lo tanto el 90% de todos los trépanos se
ponen fuera de servicio a causa del desgaste de los cojinetes de apoyo.
Con una resistencia suficiente de la armadura de los rodillos, el in-
tenso desgaste de los cojinetes frena su giro, a consecuencia de lo
cual los dientes empiezan a deslizarse y sufrir abrasión.
Durante la perforación en rocas duras por medio de trépanos
de rodillos dentados, tiene importaneia la embotadura inieial de los
dientes, que influye mucho en la profundizaeión y velocidad meeánica.
Las investigaeiones han mostrado que para los trépanos que
funeionan con cargas axiales moderadas, los embotamientos ópti-
mos se hallan dentro de los límites de 1-2 mm.
Cuando los pozos se perforan en rocas firmes y abrasivas, la
reduceión del diámetro del trépano y el estreehamiento del pozo
ejercen la máxima influencia sobre la pérdida de capacidad de tra-
bajo de los trépanos. En este easo, eon el nuevo trépano haee falta
acondicionar suplementariamente (ensanchar) el pozo. Durante la
perforaeión de pozos en las roeas tenaces, euanclo para los rodillos
del trépano se crea la einemátiea ele rodadura sin deslizamiento, se
requiere armar de modo complementario el eono periférieo de los
rodillos, el cual sufre el máximo desgaste abrasivo .
V. S. Travkin recomienda los siguientes tipos de trépanos y los
siguientes regímenes de perforación en rocas de diversa perforabili-
dad (tabla 40).
Tabla 40
Categoría
Régimen de perforación
Tipo de los
de las rocas
Diámetro
trépanos
en cuanto
del trépano.
1 1
a la perfo-
mm
e, kN n, rpm Q, 1/min
rabilidad
M
I-IV 112 15-20 150-300 300-400
132 20-25 150-300
151 25-30 150-300
93 15-25 100- 200 200
112 25-30 150-300 200
S
IV- V- VI 132 30-50 150-300 300
151 40-60 150- 300 400
93 15- 30 100- 200 150
112 30- 45 150-300 200
T
IV- VII 132 35-60 150-300 300
151 45- 70 150-300 300
76 15- 25 100-20() 60-80
93 20-35 100-200 80-100
112 30-50 150-300 100- 120
K VIII-X 132 40-70 150- 300 120-150
151 50-80 150-300 150-200
112 30 120- 250 120
OK XI-XII 112
80 100 200
19*
291
Como vemos en la tabla 40, la carga axial sobre el tajo se crea par-
tiendo del diámetro del trépano y de la dureza de la roca. En la per-
foración con trépanos de rodillos las cargas axiales pueden alcanzar
valores considerables.
Para mantener la carga racional sobre el tajo es necesario el empleo
de tubos de sondeo pesados. Cuando se perfora en rocas blandas, con
·el fin de ahorrar tiempo en las operaciones auxiliares conviene utili-
zar una barra motriz.
La perforación con trépanos de rodillos se puede realizar asimis-
mo según el procedimiento con tajo anular.
Para la perforación en rocas de dureza alternante se han creado
los trépanos de rodillos tipo MC, elaborados para sondear pozos en
rocas blandas y de dureza media, tipo CT, para las rocas duras y de
dureza media y, por fin, tipo TK, para las rocas duras alternantes con
in terestra tificaciones firmes.
§ 2. Sacamuestras de pared y los probadores de surco
Durante la perforación sin muestreo y de tajo anular con bajo ren-
dimiento del testigo hay que tomar las muestras de la roca de las
paredes del pozo. Para tomar las muestras de las rocas blandas se
utilizan los sacamuestras disparadores.
Se han elaborado numerosas estructuras de sacamuestras dispa-
radores de pared que dan la posibilidad de tomar muestras de las
rocas blandas y de dureza media de las paredes del pozo. Algunas
estructuras tienen mando eléctrico y funcionan basándose en el prin-
cipio del proyectil cilíndrico en forma de bala con disparo horizon-
tal, que se clava en la pared del pozo a consecuencia de la explosión
de una carga de pólvora (fig. 124). Semejantes sacamuestras pueden
encontrar aplicación en los pozos de sondeo profundos estructura-
les, de apoyo, etc., que perforan por rotación o por medio de motores
de fondo .
Para tomar muestras de las paredes del pozo constituidas por
rocas pétreas se usan los sacamuestras taladradores.
El sacamuestras perforador consta de los siguientes principales
bloques (fig. 125, a): la cabeza, la riostra superior, el electromotor, la
cabeza perforadora con el reductor, la riostra inferior, la bomba con
el electromotor, el compensador. Todos los bloques están hechos co-
mo unidades independientes, unidas entre sí por medio de acopla-
mientos especiales. Cuando el aparato está ensamblado, éste repre-
senta en sí un dispositivo cilíndrico lleno de aceite.
El sacamuestras perforador de la estructura de I. N. Sokolov
funciona en el siguiente orden (fig. 125, b):
Posición l. El aparato es bajado al pozo mediante el cable de
perfilaje a la profundidad preestablecida con ayuda de una estación
de mando automotriz especial.
Posición II. El aparato está afianzado en el pozo por medio de las
riostras hidráulicas.
292
Posición 111. La barrena se saca y perfora una muestra de l a
roca. El aparato queda apretado contra la pared del pozo.
Posición IV. La barrena, con auxilio del part idor de testigos ,
arranca la muestra perforada y la lleva al interior del aparato.
Posición V. Las riostras to-
man la posición inicial de
transporte.
El aparato está listo para
ser extraído o desplazado por
el interior del pozo con el fin
de tomar la muestra siguien-
te .
Los sacamuestras dispara-
dores y perforadores pueden
bajar en un pozo de diámetro
de 90 mm.
Con el desarrollo de la per-
foración a diamante los diá-
metros de uso corriente han
llegado a ser de 76 y 59 mm.
N o menos del 80% de todo
el volumen de perforación se
realiza con coronas de di chos
diámetros.
Para la perforación sin
muestreo de los pozos de poco
diámetro l. B. Bulnáev ha
elaborado los probadores vibra-
torios de surco. Para los pozos
de diámetros 76 y 59 mm fue
elaborado el t omamuestras
vibratorio de una cuchilla
I ][
g
7
ó
8
Fig. 124 .. Esquema del sacamuest r as dis--
(fig. '126, a). parador:
La parte básica de este
a para to es el émbolo 4 con el
vástago 7 que porta por debajo
la cuchilla 8 armada de l a alea-
ción dura BK-15 (VK-15). El
aparato se baja a la profun-
didad requerida . Se conecta
1-vista general; U - dispositivo de lanzamiento
antes del disparo; III-dispositivo ele lanza -
miento después del disparo·, 1-secci ón con dispo-
sitivo de conmutación; 2-secci ón con cámaras
de carga; s-sección de al macenamiento; 4-
muelle de oprimir; 5-cabl e; 6--tomamucstras
(dispositivo de lanzamiento); 7- émbolo (mar-
tillete anular) con la válvula; s - cabl e de ex-
tracción ; 9-cámara de carga
la bomba de sondeo sin giro y avance. El líquido presiona sobre el
émbolo 4 y el vástago 7 hacia abajo. El émbolo y el vástago bajan
apretando el muelle de retroceso 6. Junto con ellos baja la cuchilla 8,
la cual merced a la cuña desviadora 9, sale de la correspondiente
ranura en el cuerpo cilíndrico y se indenta en la pared del pozo con
una fuerza dependiente de la presión creada, por encima del émbolo
y regulada por la válvula de retención 10, que se regul a para una de-
terminada presión antes de que el aparato baje en el pozo.
293
Tras penetrar la cuchilla 8 en la roca, se conecta el vibrador me-
cánico esférico bajando un poco el varillaje e iniciando su giro,
avanzándolo hacia abajo. El influjo simultáneo del esfuerzo axial
a
b
Posició; I Posición ffl
Posición V
Posición II
Posición l!Z
Fig. 125. Sacamuestras taladrador :
a-esquema del sacamuestras taladrador: 1-cabeza -con
conductor de electricidad; 2-riostra superior; 3-cilindro
hidráulico de la riostra superior; 4-electromotor princi-
pal; S-reductor; 6- árbol cardán telescópico; 7-cabeza
de la barrena; s-corona; 9-caja; lO-cilindro hidráulico
de avance de la barrena; n-estrangulador; 12-válvula;
13-riostra inferior; 14-cilindro hidráulico de l a riostra
inferior; 15-válvula de l as riostras; 16-bomba de aceite:
17-electromotor para accionar la bomba de aceite; lB-
compensador de l a presión; b-esquema de funcionamiento
del sacamuestras taladrador
y de la vibración de alta frecuencia, ejercido sobre la cuchilla, ace-
lera la toma de la muestra de surco. Las partículas de la roca despren-
didas de la pared, caen en el tubo colector.
294
b
7
g
8
Fig. 126. Probadores vibratorios
de pozo:
a--de cuchilla única; b-parte inferior
del probador de dos cuchillas; 1-parte
inferior del varillaje; 2-adaptador es-
pecial; s-vibrador de bola; 4-émbolo;
5-cilindro; 6-muelle de retroceso; 7-
vástago; 8-CUChilla; 9-Cuña de desco-
nexión; lO-válvula inversa; 11-alma-
cén para recibir la muestra
Para los pozos de diámetro mayor de 90 mm se pueden emplear
los tomamuestras de dos cuchillas (fig. 126, b).
I. B. Bulnáev ha elaborado la metodología del muestreo de las
paredes de los pozos, la cual se puede utilizar en la perforación sin
muestreo y durante la perforación con tajo anular de rendimiento
pequeño de testigo.
Capítulo 10
Orientación y medición del testigo
§ 1. Orientación de los testigos
Durante la perforación de los pozos estructurales la carencia de
un testigo orientado lleva a menudo a que las construcciones geo-
lógicas tienen carácter esquemático y, a veces, a la falta de corres-
pondencia con la realidad. Para poder trazar las estructuras geoló-
gicas es necesario perforar tres pozos que no se hallen en una misma
recta. Con la extracción orientada de los testigos las construcciones
geológicas se pueden trazar según un solo pozo.
En la práctica de la Unión Soviética el personal de la Dirección
General de Geología de Kazajstán Oriental (N. A. Gribski , l\1. I. Ka-
zántsev y A. S. Penkov) ha elaborado la metodología de obtención
de testigos orientados y ha creado los dos aparatos: testigoscopio
y testigómetro. Al propio tiempo en el IMCK, bajo la dirección de
.NI. I. Kazántsev, fue realizado un conjunto de investigaciones espe-
ciales teóricas, experimentales e industriales, el cual ha permitido
la creación de una nueva rama del servicio de prospección geológicat
llamada medición de testigos.
El testigoscopio K-5 (fig. 127) asegura la obtención del testigo
orientado, siendo los pozos encorvados y con ángulos de inclinación
de O a 87°, mientras que con el suplemento, hasta 90°. La exactitud
de medición es de +3°.
La vista general del instrumento se ilustra en la fig. 127, b?
el esquema de principio, en la fig. 127, a. El testigoscopi o se baja en
el pozo junto con el varillaje no orientado. El instrumento con todos
sus mecanismos está encerrado (véase la fig. 127, b) en la envoltura
de protección l. En la parte central del instrumento está el motor de
muelle 2 que pone en giro la barrena central 3. La barrena lateral
se acciona por la central, mediante un par de engranajes cilíndricos 4.
Ambas barrenas, puestas en el tajo, se desplazan en dirección axial
hacia arriba comprimiendo los muelles cilíndricos 5. Tras entrar
las barrenas en el interior del instrumento 18 mm, el mecanismo
automático de arranque del motor de muelle se pone en acción, las
barrenas empiezan a girar y bajo la carga de 30 kgf cada uno de las
barrenas recorta en el tajo dos muescas. En la parte superior del ins-
296
trumento está dispuesto el cilindro para medir ángulos , que es un
plomo con escala de 360°. . . ,
La orientación del testigo con ayuda del testlgoscopw esta esque-
matizada en la fig. 127, a. El eje geométrico del
pasa por el árbol de la barrena central 2 apoyada en el t aJ O Y el eJe
del plomo cilíndrico, coincide con el eje del pozo 0-0' , que a su
b --,-----.:b.
8
Fig. 127. Testigoscopio K-5:
a- esquema de principio de testigoscopi o; 0-0' - eje del testigoscopio; abcd- pl ano aspí-
dico; ejgi-plano de orientación del t estigo; 1-testigo de sondeo; 2, 4-taladros central y la-
t era l ; 3-plomo cilíndrico; 5-par de ruedas dentadas ; 6-indicador; b-vista general del
testigoscopio; 1-envoltura; 2-motor de muell e; a- t aladros; 4-piñones; 5- muelles; 6-
muelle de presión; 7-plomada cilíndrica; s-cuerpo del t estigoscopio; 9-unión de fácil
desempalme
vez se encuentra en el plano vertical (aspídico) abcd. En paralel o
con la barrena 2 se halla la barrena lateral acoplada con l a central
por medio de un par de piñones. Cuando el mot or de muelle, no mos-
trado en la fig. 127, a, funciona, se perforan dos muescas orienta-
das. La línea ef que une los centros de las barrenas, puede ocupar una
posición arbitraria con respecto a la dirección aspídica ab, que se
encuentra en el plano aspídico. Para orientar el testigo hay que de-
terminar el valor del ángulo entre la dirección ab y la línea ef . Esta
297
medición se fija automáticamente por el plomo cilíndrico 3 con la
-escala de 360° y por el indicador 6. Tras extraer del pozo el testigo,
,este último se orienta espacialmente con respecto a los cuatro puntos
cardinales, utilizando un instrumento especial llamado testigó-
metro. Para este fin, además de la magnitud del ángulo cp, hace
falta conocer el ángulo de inclinación del pozo ~ (o el ángulo cenital
8), y también la dirección del plano vertical abcd con respecto al
meridiano magnético o verdadero, la cual se mide con el ángulo a
'(acimut). Los ángulos 8 y a se miden con antelación por medio de
inclinómetros.
El testigoscopio K -5 está destinado para tomar testigos orienta-
-dos de pozos con ángulo de inclinación no mayor de 87° (8 < 3°).
La partida de técnica de prospección de la Dirección General
de Geología de Kazajstán Oriental ha elaborado el suplemento
OB-1 (OV -1) para el testigoscopio con el fin de tomar testigos orien-
tados y orientar las cuñas desviadoras en los pozos verticales
(fig. 128).
Como transmisor del ángulo acimutal sirve el inclinómetro de
Poliakov. El instrumento de Poliakov 1 se inserta en el cuerpo 2,
,cuya parte inferior tiene una forma que permite colocar el inclinó-
metro en él en una sola posición, que se fija con el tapón 3 con una
ranura longitudinal. El sistema magnético del instrumento se cierra
herméticamente con la tapa 4 con empaquetadura de caucho. El vásta-
go del cuerpo 2 se introduce en la parte seccionada del adaptador
especial 5 y se afianza en ésta con el tornillo 6. El sistema magnético
está aislado del testigoscopio 9 y del varillaje por medio de los tu-
bos 7 y 8 de acero no magnético. Todas las demás piezas del disposi-
tivo también están confeccionadas de materiales no magnéticos.
Antes de la bajada en el pozo el suplemento se acopla mediante
el tubo 7 con el dispositivo del testigoscopio. Con ello, el cero de la
escala de la brújula debe estar dirigido hacia la barrena
lateral.
Tras extraer el instrumento a la superficie, según la escala de la
brújula se calcula el ángulo correspondiente al ángulo entre la línea
que pasa por los puntos marcados en el testigo por las barrenas del
testigoscopio, y la dirección al norte (en sentido antihorario ). Cono-
~ i e n d o este ángulo, se pueden ejecutar las operaciones necesarias en
lo que atañe a la orientación del testigo con el fin de localizar los ele-
mentos de estratificación de la roca. Actualmente se ha creado un
testigoscopio para los pozos de diámetro de 59 mm.
En los Urales está difundido el testigoscopio KO (fig. 129). Cons-
ta del cilindro 9 dentro del cual están el orientador 10 y el dispo-
sitivo para cortar, montado de la corona de poco diámetro 1, el
tubo 2, el adaptor 3, la charnela 4, el centrador 5. Mediante el man-
guito de tope 6 el dispositivo para cortar está acoplado con el varilla-
je 8 y mediante la espiga 7, con el cuerpo del testigoscopio 9. El orien-
tador 10 es un aparato electrolítico con una barra de acero sumergi-
da en una solución de caparrosa azul y que tiene la marca nula situa-
'298
da en un mismo plano con el centro del orificio de la herramienta
cortante 11.
El testigoscopio, bajado sobre el tajo con pequeña carga axial,
primeramente acondiciona (nivela) el tajo. Luego, la carga axial
4
8 - - 4 1 ~ ' i 0 0 - - - J
z
... -..-........-1
S
7
1
1
1
1
9-i 1
·vtJ
6
e
a
Fig. 128. Testigoscopio para la orientación de los
testigos en los pozos verticales (siendo e < 3°)
Fig. 129. Testigoscopio KO
se aumenta hasta un esfuerzo que corta la espiga 7. El dispositivo
para cortar se libera y, por medio de la corona 1, se perfora un ori-
ficio a una profundidad de 20-25 cm. Después el dispositivo queda
en reposo 20-25 min para obtener claro sedimento de cobre en la
barra del orientador 10. La posición con respecto al plano vertical
del orificio perforado con desplazamiento, se puede determinar se-
gún el menisco del sedimento de cobre.
Con este propósito, tras extraer el testigoscopio, la perforación
se prosigue con el dispositivo sacatestigos de uso corriente. Se extrae
el testigo con una muesca en su superficie lateral. La posición de la
muesca con respecto al plano vertical se conoce. Ello permite orien-
299
tar el testigo en el testigómetro y determinar los elementos est ructura-
les basándose en el testigo después de realizadas las medici ones in-
clinométricas.
El testigómetro KP-2 (KR-2) es un aparato estacionari o de medir
ángulos destinado para la medición del yacimiento de las rocas y
otros elementos estructurales basándose en el testigo obt enido con
el testigoscopio. El testigómetro KP-2 está ilustrado en l a fig. 130.
La precisión de lectura de ángulos en todas las escalas es de 0°30'.
Partiendo de las mediciones inclinométricas y de la l ec.tura del
testigoscopio (la cual corresponde al valor del ángulo entre l a línea
a
Fig. '130. Testigómetro I\ P-2 (KR-2):
a-vista general; b-esquema cinemático; 1-eje vertical; 2-limbo horizontal ; 3- cuadro
vertical; 4-nivel; 5-eje horizontal; 6-limbo verltical; 7-visor del alza: 8- carrito;
9-cuadro del carrito; lO-cuadro que gira alrededor de eje 1; 11-anUlo de apriete; 12-tes-
tigo marcado
de las marcas-muescas y el plano vertical en el que se encuentra el
eje del pozo), el testigómetro permite establecer el testigo en la po-
sición con la cual se encontraba éste en el tajo del pozo. A continua-
ción, con ayuda del aparato se miden todos los elementos de textura
y estructurales, revelados visualmente.
En el caso de rocas con texturas ocultas o no expresadas con cla-
ridad, del testigo se cortan los schliffs y anschliffs orientados , l os cua-
les se someten a examen en un microscopio. Los schliffs y anschliffs
orientados están referidos al plano que pasa por las marcas-muescas ,
lo cual permite traspasar a los cortes y planos la disposición espacia}
de las microestructuras reveladas con ayuda del microscopi o. Además,
con el testigo orientado es posible localizar las microtexturas emplean-
do el ataque químico, la luminiscencia, etc.
300
El t est igómetro es un instrumento con tres limbos para medir án-
gulos , dotados de cinco escalas. Con este instrumento a la muestra
del test igo orientado se puede instalar en la posición en la cual éste
se encontraba directamente en el tajo y ejecutar todas las mediciones
necesarias para determinar el ángulo de buzamiento y la dirección
de las rocas .
Además de la elaboración de modelos industriales de testigosco-
pio y de t estigómetro, bajo la dirección de Kazántsev fueron elabora-
dos la teoría de orientación del testigo y el método analítico univer-
sal de determinación de los elementos de depósito de las rocas según
los testigos orientados, la tecnología de orientación y extracción del
testigo, se han realizado investigaciones de testigos orientados
(schliffs y anschliffs orientados), se han creado las formas de docu-
mentación de los resultados de las investigaciones de examen del
testigo, se han elaborado las metodologías particulares de aplicación
de la t est igoscopia durante la prospección y explotación de yacimien-
tos de diferentes minerales, y también al levantar los mapas estructu-
rales geol ógicos. Los resultados de la aplicación práctica del examen
de los testigos de los cuales disponemos actualmente testimonian
su gran eficacia, manifestada en la reducción de l os plazos y el costo
de las labores de exploración geológica.
Capítulo 11
Aparatos de medición y control
y algunos problemas de la automatización
y mecanización compleja del proceso
de perforación con tajo anular
§ 1. Nociones generales sobre los aparatos de medición y control
La elección y el mantenimiento de los parámetros óptimos del
régimen de perforación son factibles sólo con el control permanente
del proceso de perforación. Por tal motivo las instalaciones de perfo-
ración, sobre todo profunda, han de ser dotadas de aparatos de me-
dición y control.
Algunos aparatos ya hace tiempo que se emplean en la perfora-
ción expl oratoria. Así, en el accionamiento eléctrico empléase el
amperímet ro. Basándose en las indicaciones de este último el ca-
pataz de perforación puede juzgar sobre la carga del electromotor y,
aproximadamente, sobre el momento torsional desarrollado por el
girador.
En l a linea de impulsión de la bomba de sondeo se conecta
obligatoriamente un manómetro. Según sus indicaciones, el capataz
puede revelar el inicio del enlodado del pozo, la rotura del varillaje,
etc.
301
Para controlar la carga axial ejercida sobre la herramient a cor-
tante las máquinas están equipadas con indicadores hidráuli cos de
la carga axial sobre la corona.
Para las máquinas con avance hidráulico, bajo la dirección de
M. M. Maiórov fu eron elaborados los aparatos IIPB-41 y ITKM
(IRB-41 y PKM) para l a medición y el registro automático de l os pa-
rámetros del régimen de perforación (fig. 131).
1. Transmisores destinados a transformar en tensión eléctrica
los parámetros del régimen de perforación que se miden; se montan
en las adecuadas piezas de la máquina y ele la línea de desagüe ele
la bomba .
2. Pupitre ele los aparatos indicadores para el control continuo
de los parámetros de perforación. Se coloca en la pared de la torre
de sondeo en un lugar cómodo para la observación.
3. Tablero de los registradores automáticos, que sirven para el
registro continuo de los parámetros del proceso de perforación en
función del tiempo. Ha de ser protegido contra los deterioros mecá-
nicos y mediante cables el éctricos se une con el pupitre de aparatos
indicadores.
Los aparatos de medición y control liPB permiten: 1) pesar la
herramienta ele sondeo; 2) determinar la carga sobre la corona; 3)
controlar el momento torsor; 4) determinar el consumo del líquido
lavador suministrado; 6) controlar la frecuencia de rotación y la
velocidad de sondeo.
Los aparatos de liPB y lll\M son caros, y algunos ele sus bloques
son irreparables. Además, estos aparatos se suministran sólo en
conjunto con las máquinas perforadoras, elevan mucho el costo de
las mismas y requieren una buena organización del servicio t écnico.
Con este motivo el Buró especial de proyecciones adjunt o al Minis-
terio de Geología ele la URSS pasó provisionalmente a la elabora-
ción y aplicación en la práctica de aparatos más sencillos que contro-
lan uno o dos parámetros de la perforación. Estos aparatos son fáciles
ele montar en toda máquina perforadora de funcionamient o.
A semejantes aparatos pertenece el medidor ele la carga magneto-
elástico de compensación MR'H (MKN) para medir la masa del dis-
positivo, la carga sobre el tajo y sobre el gancho, al perforar con una
barra de trabajo polifacética y al suministrar la herramienta por
medio del tambor del mala ca te.
Los principales bloques del medidor son el transmisor de la carga
axial ,II;H (DN) y el aparato indicador y registrador TIPTI1 (PRP1).
El transmisor ,II;H se monta en el intervalo del extremo inmóvi l
del cable de aparejo (transmisor de los esfuerzos tractores ,II;HP
(DNR)) o bajo la palanca del tambor destinado para pasar el cable
(el transmisor de esfuerzos compresores ,II;HC (DNS)).
La estructura de los transmisores ,II;HC y ,II;HP es idéntica. Di-
fieren sólo por el procedimiento con el cual el esfuerzo es transmitido
al elemento sensible: en el transmisor ,II;HP el esfuerzo de tracción se
convierte en un esfuerzo de compresión del elemento sensible.
:102
Fig. 131. Juego de aparatos l1P13-5 (IHB-5) para las máquinas con avance hidtáulico:
1- captadores dP J1fPSión ;a:,I l;{DD) ; 2-captador dPl mmnPnlo Jl:M (DM); ,)-mf'd idor df' fluj o 3MP (l<: NJH); 4- ca pta-
dor dl'lrrúnrPro de revolucione::; , L ~ O (DO); 5- captador de la vdocldad di' pPrforación )J,C (Dl :); li --- La!Jlpn, dt : }os
aparatos indicadorC's; 7- t a blcro de Jos aparatos re¡ü st radores
El trabajo de transmisor se basa en un fenómeno físico, el efecto
magnetoelástico, que consiste en la alteración de las propiedades
magnéticas de los materiales magnéticos por el influjo de las tensio-
nes mecánicas.
Además de M.KH-1 (MKN-1), fue elaborado el aparato M.KH-2
{MKN-2) para medir la carga axial sobre la corona, con avanee libre
¡ ~
1':
r---------500 620 -------------l.ll
· ~ ~ - ~ : : QIIE 1D==*t.
~ - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - z m - - - - - - - - - - - - - - - - - - ~
Fig. 132. Captadores del medidor de compensación magnetoelástico de cargas
MI\H-2 (MKN-2):
-a-captador de la carga axial ,II;HP-1 (DNR-1) que se conecta en el intervalo del extremo in-
móvil del cabl e del aparejo; b-captador de presión ,II;,II;C-2 (DDS-2), que se emplea con el
avance hidráulico del dispositivo perforador; 1-uniones con las cavidades superior e infe-
rior de los cil indros de avance hidráulico; 2-cuerpo del aparato; a-convertidor magneto-
elástico;· 4-clavija de contacto
{por medi o del tambor del malacate) o hidráulico de la herramienta
(fig. 132). El MKH-2 señala y registra la carga axial sobre la corona,
el esfuerzo en el gancho y la duración de la perforación.
Tipo de la máquina ••
:rviasa del dispositivo, t
Carga sobre el tajo, kN .
Esfuerzo en el gancho, kN
3H<D-650M
(ZIF-650M)
0-6
0-30
0-160
3H<D-1200
(ZIF-1200)
0-15
0-30
0-300
En el juego del aparato entran los captadores de presiones de los
esfuerzos de tracción. Para medir y limitar automáticamente el
momento torsor durante la perforación, el Buro Especial de proyeccio-
nes adjunto al Ministerio de Geología de la URSS ha creado el apa-
rato OlVI-40. Este aparato se emp]ea en las máquinas accionadas por
un motor asincrónico.
V
Al estafar del
electromotor de la
P7tÍfUÚ7u pqrforadora
h
r
JSD
m

w
w-


""

m
Fig. '133. Medidor y limitador automático del momento torsor OM-40:
a-esquema de principio de la conexión del aparato; TA-tablero del aparato; MP-máquina
perforadora; PPH-panel de protección hidráulica; EM-estación magnética; Te-trans-
formador de corriente;B-bobina del contactar del motor de la máquina perforadora; b-ta-
blero del aparato
El esquema de principio del aparato y su tablero de mando están
representados en la fig. 133. La acción del aparato se basa en la me-
dición de la potencia activa consumida por el electromotor de la
máquina. Por tal razón, es innecesario colocar un captador especial
en la máquina perforadora. El límite de medición del momento tor-
sor es de 0-2500 N .m.
El aparato OM-40 está destinado para:
el control visual del valor del momento torsor en el husillo de la
máquina perforadora;
la señalización preventiva por luz parpadeante al elevarse el mo-
mento torsor;
la limitación automática del momento, desconectando el electro-
motor de la máquina o elevando el husillo de ésta junto con la he-
rramienta cortante (durante la perforación con transmisión hidráu-

la estimación de la carga en el gancho del sistema de polispasto
y la señalización preventiva por luz parpadeante sobre la elevación
de la carga al subir la herramienta cortante.
Durante la perforación profunda con tajo anular ha encontrado
20 -01 660
305
gran aplicación el vatímetro de pequeñas dimensiones H-348, que
consta del propio vatímetro y de un dispositivo que registra el con-
sumo de potencia en el tiempo.
El vatímetro H-348 permite obtener, según el registro en la cinta
perforada, el cronometraje completo del proceso de perforación y
controlar la concordancia de la tecnología de perforación en uso con
la proyectada de acuerdo con el plan geólogo-técnico.
El regulador automático de avance APIT (ARP) sirve para el
avance uniforme del dispositivo perforador mediante el freno del
tambor del malacate en las máquinas 3H{])-1200lVIP (ZIF-1200MR).
En cuanto al principio de funcionamiento el aparato API1 es un
sistema de regulación automática con órgano ejecutivo electrohidráu-
lico que mantiene la correlación prefijada entre la carga axial ejer-
cida sobre la corona (trépano) y la velocidad de perforación.
Para medir y controlar la presión del líquido lavador en el pro-
ceso de perforación del pozo se emplean los aparatos magnet oelásti-
cos l\1H,JJ, (MID) , los cuales aseguran las indicaciones estables de la
presión incluso con grandes pulsaciones de esta última.
Para medir el consumo del líquido lavador en el proceso de per-
foración se aplica ampliamente el fluímetro electromagnético 8MP-2
(EMR-2). La acción de este indicador de consumo se basa sobre la
transformación, mediante el captador electromagnético, del consu-
mo del líquido en tensión eléctrica y la medición ele ésta última.
§ 2. Vías de automatización del proceso de perforación con tajo anular
Lo más sencillo es utilizar reguladores automáticos, que estabi-
lizan la carga sobre la herramienta cortante. Semejantes reguladores
del avance hace mucho tiempo que se empleaban en la perforación
con tajo anular.
Los reguladores del avance, que estabilizan la carga sobre la
herramienta cortante, dan efecto positivo al perforar rocas homogé-
neas según l as propiedades físico-mecánicas. Durante la perforación
de rocas alternantes en cuanto a la firmeza, es preferible usar tal
regulador del avance que pueda cambiar de modo automático la
carga aplicada sobre l a herramienta cortante y la frecuencia de rota-
ción de la misma con arreglo a la variación de las propiedades mecá-
nicas de las rocas y al grado de desgaste de las cuchillas de la co-
rona.
Tal característica t iene parcialmente el regulador diferencial
de tornillo, cuya tuerca de avance es accionada por un motor indi-
vidual (fig. 134). De acuerdo con este esquema, el husillo helicoidal
2 con rosca a derechas de sección rectangular, se pone en giro por el
motor 1 con característica en serie, debido a l a cual el número de
revoluciones del husillo n
1
disminuye con el aumento del momento
torsor. La tuerca del avance 3 se pone en giro por medio de un peque-
ño electromotor 4, con característica en derivación, por lo tanto
ella gira con número constante de revoluciones n
2
• Normalmente ,
nl > n2.
306
El avance ele la herramienta por 1 min será h = t (n
1
- n
2
),
donde t es el paso de la rosca del husillo.
Cuanto mayor es el momento torsor, tanto menor es n
1
, y tam-
bién, tanto menor es la velocidad ele avance. Con cierto momento
torsor de preemergencia n
1
será menor que n
2
, por esto comienza
la inversión de la herramienta cortante.
Ello generalmente ocurre al iniciarse la
trabazón del dispositivo sacatestigos.
La instalación de perforación para pozos
profundos es una máquina complicada para
la automatización del proceso de sondeo.
Graves complicaciones provoca el largo
árbol ele sondeo, el cual se somete a dife-
rentes cargas y soporta oscilaciones trans-
versales y longitudinales, así como vibra- 't
ciones torsionales. La asimilación de los J
motores de fondo, sobre todo ele las electro-
sondas, han de facilitar la solución del
problema ele automatización del proceso de
sondeo.
El Buró Especial de proyecciones ad-
junto al Ministerio ele Geología ele la URSS
ha elaborado un esquema de automatización
parcial del proceso de perforación, basado
en el principio de estabilización del momento
torsor en el husillo de la máquina perfo-
radora con regulador hidráulico del avance.
La prueba experimental de la regulación
automática del proceso ele perforación rotato-
ria, siendo constante el momento torsor, ha
Fig. 134. Esquema de una
máquina con avance de
dos mot ores diferencial
hclicoiclal
revelado las posibilidades limitadas del mando descrito. Es más
oportuno emplear un sistema de mando autorregulable en función del
momento torsor M ton de la carga axial C y de la velocidad mecánica
instantánea de perforación Vmec, la cual disminuye con el embota-
miento de las cuchillas de la corona en el transcurso del sondeo. Pro-
sigue el trabajo relacionado con el perfeccionamiento ulterior ele la
automatización del avance de la herramienta cortante.
Cuanto más profundo es el pozo, tanto menor es la precisión con
la cual se controlan los parámetros del régimen ele perforación con
ayuda de los aparatos situados en la superficie. Ante todo esto se
refiere a la carga axial sobre la corona y al momento torsor.
Para elevar la presión de medida de los parámetros del régimen
ele perforación, se realizan labores ele investigación y proyección
relacionadas con la creación de captadores del fondo, de un canal
de comunicación seguro entre la herramienta cortante y la super-
ficie, y también relacionadas con la elaboración de un sistema espe-
cial de televisión.
20* 307
§ 3. Accionamiento eléctrico regulable para las máquinas de perforación
con tajo anular
Las máquinas de perforación con ta jo anular modernas tienen
cajas con numero limitado de veloci dades. Las fre cuencias de rota-
ción cambian en los límites de 60-100 a 1000-1.500 rpm, así que
el inten·al o de cambio de las frecuencias es grande .
Por tal ra zón, al pasar de una frecuencia de rotación a ot ra, sur-
gen cargas dinámicas considerables que infl uyen de modo desfavo-
rable sobre los elementos cortant es de l as coronas de perforación
(sobre todo, adiamantadas).
Para la optimización del proceso de perforación rotatoria es
más favorable el accionamiento con cambio uniforme de la frecuen-
cia de rotación del eje de la máquina y de l a carga axial. En este ca-
so, será posible hallar con más rapidez aquella combinación de la
carga axial e y de la velocidad circunferencial de la corona w con l a
cual se consiguen las máximas vel ocidades mecánicas y de sondeo.
N o es de menor importancia elevar e y n de modo paulatino al acon-
dicionar las nuevas coronas, sobre todo adiamantadas, ya que con
tal régimen de acondicionamiento la profundización por tiempo ele
sondeo aumenta mucho.
Por fin, un accionamiento que aumenta de modo uniforme la
velocidad de subida, con la disminución de la carga, es el más con-
veniente para accionar el mal acate ele la máquina, sobre todo durante
la perforaci ón profunda, partiendo de la condición:
N = cpqLvac kvV
ac 10211 ' '
(132)
donde ;Vac es la potencia del accionamiento: q, la masa de 1 m de las
varillas de sondeo en las condiciones de perforación, kg; L, la longi-
tud del varillaje, m; V
3
u, la vel ocidad de subida, m/s; cp, el coeficien-
te ele resistencia durante la subida; r¡, el rendimiento de la instal a-
eion. wr¿¡
Entre los accionamientos regulables de corriente alterna qne se
pueden en el futuro próximo introducir para la perforación de ex-
ploración geol ógica , tenemos el accionamiento asincrónico con
mando de fase, sistema de relés y l a cascada vertical asincrónica .
Un mérito de import ancia de los accionamientos regulables de corrien-
te alterna es la posibilidad de conectarlos directamente en la red
común en caso de fall ar los aparatos de gobierno y utilizarlos como
de accionamientos no regulables.
El pertrechamiento de las instalaciones perforadoras con acciona-
mientos regulables, annque provoca la complicación del equipo
eléctrico y el aumento del costo del mismo, no obstante, al fin de
cuentas conduce al mejoramiento de la estructura de las máquinas
perforadoras y permitirá automatizar el gobierno del proceso de
perforación con tajo anular y de l as operaciones de bajada y subida.
La especificidad de la cl esagregación de las rocas exige que el
proceso de perforación se opere con determinadas combinaciones
308
óptimas de la frecuencia de rotación de la corona n, de la magnitud
de la carga axial sobre el tajo e y de la cantidad del líquido lavador Q.
En condiciones del cambio bastante frecuente de las propiedades fí-
sico-mecánicas de las rocas, tan típico para la perforación explora-
toria, la elección y el mantenimiento a nivel óptimo de por lo menos
dos de sus parámetros, por ejemplo, de la frecuencia de rotación n
j j
Acci onaiTiien-
to del t-.-------.¡
avance
Acctona!Tiien-
to de
la bombo
Dispositiva
tie manda
Fi g. '135. Esquema sinóptico de una de las variantes po::ibles de un equipo
perforador automatizado (según A.V. Sájarovl
y de l a carga axial e, son de importancia extraordinaria. Por tal
motivo, la creación de sistemas de autoadaptación que regule el
proceso de perforación, ha de ser estimada como una etapa promi-
nente en la elevación de la eficacia de las máquinas perforadoras,
puesto que el mando manual de los parámetros del régimen de perfo-
ración, a causa de las posibilidades físicas limitadas del operario
para percibir y analizar la información corriente, no siempre garan-
tiza la justeza con la cual se regula el proceso de perforación.
El objeto del mando automático es un sistema dinámico compli-
cado que puede representarse como el sistema máquina perforadora-
varillaje que trabaja en el pozo, corona-tajo. Dicho sistema tiene
tres parámetros principales regulables de entrada: la frecuencia de
309
rotaeión ele la herramienta cortante nc, la carga axial sobre la corona
e y la cantidad del líquido lavador inyectado hacia el tajo Q.
Además de los parámetros de entrada, el estado del objeto ele
regulación es también determinado por los parámetros variables ele
salida. Entre est os últimos figuran la profundización por tiempo de
sondeo h o su derivada respecto al tiempo, o sea, la velocidad me-
cánica Vm = dh;dt, l a potencia consumida, TV y el momento torsional
Jll[ to r·
Los parámetros el e salida son funciones complejas dependi entes
de las propiedades físico-mecánicas ele la roca a perforar, del tipo
y del grado ele desgaste de la herramienta cortante, de los paráme-
tros ele entrada, del plazo de funcionamiento ele la corona, etc. En
el caso ele perforación de las rocas con propiedades mecánicas que
cambian de modo aleatorio, los parámetros de salida de ninguna
manera pueden ser determinados como funciones respecto al tiem-
po. La fig. 135 ilustra el esquema sinóptico de una de las val'iantes
factibles del equipo perforador automatizado.
El control automatizado del equipo perforador se efectúa según
un algoritmo elaborado basándose en el tratamiento de la informa-
ción obtenida tras perforar los pozos de apoyo.
Cuando el valor de la velocidad mecánica difiere de manera con-
siderable del prefijado, el equipo perforador efectúa la búsqueda
automática de aquellos parámetros de mando con los cuales la ve-
locidad mecánica alcanza el óptimo valor preestablecido.
Partiendo de la experiencia de trabajo de la producción automa-
tizada, podemos esperar que la creación de un equipo perforador au-
torregulable puede llevar al aumento del rendimiento de la perfora-
ción, al mejoramiento ele la documentación geológica y a la reducción
del precio de los trabajos.
La creación de un equipo perforador autorregulable se puede rea-
lizar a hase ele las instalaciones YKB (UKB) dotadas de accionamien-
tos regulables y ele aparatos ele medida y control necesarios.
§ 4. Métodos de mecanización y aceleración de las operaciones
de bajada-subida
Las operaciones de bajada-subida (OBS) se ejecutan con el pro-
pósito ele reemplazar la herramienta cortante desgastada y, cuando
se perfora con tajo anular, con el fin de extraer el testigo que llena
el tubo sacatestigos o acuñado en el mismo. Durante la subida ele
la herramienta el largo varillaje de sondeo se desune en tramos aisla-
dos ele longitud no mayor que 18 m (para la perforación con tajo
anular). Al bajar la herramienta los tramos de nuevo se enroscan
para formar el varillaje. Por consiguiente, el proceso con el cual se
baja y sube la herramienta ejecútase ele forma discontinua (discreta).
Las pérdidas de tiempo para las OBS aumentan con la profundi-
dad del pozo.
310
Sea que la profundidad total del pozo es L m; la profundidad
media del pozo al perforarlo desde O hasta L será L/2 m; el tiempo
empleado para bajar y subir 1 m de varillas, t; la profundización me-
dia por tiempo ele sondeo es de l m (l oscila de 1,5 a 6 m, como prome-
dio l = 3 m).
El número mínimo necesario de bajadas-subidas durante la ex-
cavación del pozo será
m= Lll.
El consumo medio de tiempo para una bajada-subida será
L
Tmect= yt•
(133)
(134)
Entonces, al construir un pozo de profundidad de L m, las in-
versiones mínimas de tiempo para las OBS serán
('135)
De esta manera, las inversiones de tiempo para las OBS aumen-
tan proporcionalmente al cuadrado de la profundidad del pozo.
En la realidad las inversiones de tiempo durante las OBS crecen
con mayor intensidad. Ello se explica por las siguientes circunstan-
cias: 1) a grandes profundidades yacen generalmente rocas más fir-
mes, por eso la profundización por tiempo de sondeo, por regla, dis-
minuye; 2) dado a que el peso del varillaje aumenta, la velocidad
mecánica de subida disminuye (siendo constante la potencia con la
cual se acciona el malacate de la perforadora); 3) las condiciones de
trabajo ele la herramienta cortante empeoran con la profundidad,
más a menudo el testigo se acuña de modo espontáneo, lo cual requie-
re el cese anticipado del sondeo y la ejecución de las OBS; 4) es pre-
ciso realizar las operaciones de bajada-subida durante las averías,
diversas complicaciones en el pozo, etc.
Por tal motivo realízanse grandes labores de investigación y
diseño, orientadas a la aceleración de las OBS.
Las operaciones de bajada-subida se pueden acelerar: 1) aumen-
tando bruscamente el avance por tiempo de sondeo y disminuyendo
la cantidad de las bajadas-subidas durante la construcción del pozo;
2) cambiando radicalmente la tecnología de las OBS; 3) llevando a
cabo, según la tecnología existente, la mecanización y la automati-
zación de las OBS.
Con el fin de reducir el tiempo necesario para las OBS durante
la prospección detallada se procede a la perforación con tajo conti-
nuo efectuándola con las herramientas cortantes de alta resistencia
al desgaste.
La perforación más eficaz será la realizada sin testigo por medio
de herramientas cortantes de resistencia extraordinaria, que asegure
la profundización del pozo por un solo sondeo, con la transmisión
ininterrumpida, del fondo a la superficie, de la información sobre
311
las rocas atravesadas. En tal caso, la toma de muestras de int ervalos
determinados se efectuará explorando los fangos procedentes de estos
intervalos y las paredes del pozo por medio de sacam uestras de pared
y probadores de surco.
La tecnología de las operaciones de bajada-subida se puede mejo-
rar de los modos siguientes.
1. Empleo de dispositivos sacatestigos con receptores del testigo
desmontables que se suben por medio del cable.
Fig. 136. Esquema del · equipo
para perforar con motores de
fondo y con el cable manguera:
1-trépano; 2-electrosonda; 3- po-
lea directriz; 4-cable-manguera;
5-elevador de oruga; 6-tambor:
7-bloque de alimentación eléctrica :
8-pupitre de mando; 9-bomba d ~
sondeo; JO-depósito
Estos dispositivos sacatestigos (véase la fig. 99) han de ser pro-
vistos de coronas adiamantadas que aseguren la profundización a
varias decenas o centenas de metros del pozo sin desgaste notorio
(y sin reducir ostensiblemente la velocidad mecánica).
El testigo se extrae del pozo en el tubo receptor de testigos que
se eleva por medio del cable a una velocidad de ~ 1,5 m/s.
En este caso, el varillaje se baja y sube sólo con el propósito
de sustituir la corona de diamantes desgastada, así que el tiempo de
las OBS se reduce en forma considerable.
Otra vía para acelerar las OBS es la puesta en servicio de los
trépanos y las coronas adiamantadas postizas (desmontables), los
cuales se elevan mediante el cable, mientras que bajan por su pro-
pio peso y bajo la presión del líquido inyectado a través del vari-
llaje de sondeo.
2. La bajada-subida ininterrumpida de la herramienta cortante
se puede realizar al perforar con motor de fondo (turboperforadora
o electrosonda) que se baja en el pozo mediante una manguera-
312
cable enrollada en un tambor especial. El esquema de dicha insta-
lación se muestra en la fig. 136.
La manguera-cable debe poseer al mismo tiempo una gran fle-
xibilidad y alta resistencia, soportar el momento reactivo del motor
de fondo con pequeño ángulo de torsión y contrarrestar de modo fiable·
al influjo mecánico y físico-químico del medio ambiente, que con-
tiene partículas abrasivas de roca perforada.
Por la manguera-cable se suministra el líquido lavador necesario·
para limpiar el tajo de la roca perforada y para accionar la t urbo-
perforadora.
El suministrador de corriente montado en el cuerpo de la man-
guera-cable se puede alimentar con energía eléctrica la electrosonda·
de fondo, controlar y regular el proceso de perforación.
Las principales ventajas de la perforación con manguera-cable-
son:
1) la simplificación y reducción del tiempo para las OBS;
2) la posibilidad de la circulación continua del líquido lavador
tanto en el proceso de perforación, como en el transcurso de la bajada--
subida;
3) la posibilidad de automatización completa del proceso de·
perforación, sobre todo con empleo de la electrosonda;
4) la posibilidad del perfilaje eléctrico en el proceso de perfora--
ción y de la determinación de diferentes parámetros que caracteri--
zan las rocas a perforar.
En particular es cómoda la perforación con manguera-cable desde
una base de perforación flotante. La experiencia de perforación con
manguera-cable en Francia ha demostrado que las inversiones de·
tiempo en las OBS se reducen 3-5 veces, en tanto que la velocidad:
de sondeo aumenta 2-4 veces.
Precisamente la perforación por medio de electromot ores de
fondo con la manguera-cable, permitirá automatizar lo más plena-
mente y del modo más sencillo todas las operaciones fundamentales-
del proceso de perforación.
Los medios técnicos para la mecanización de las OBS realizadas de·
acuerdo con la tecnología moderna, se pueden dividir en los siguien-
tes grupos: los mecanismos que enroscan y desenroscan el varillaje
en tramos; los elevadores que permiten efectuar las OBS sin el obrero·
en la superficie; los complejos de equipos perforadores mecanizados.
Del primer grupo describimos el mecanismo PT -1200M
(RT-1200M), destinado para enroscar y desenroscar los tubos de
sondeo de diámetro de 42,50 y 63,5 mm, y también los tubos pesados
y porta testigos de diámetros 57, 73, 89 y 108 mm.
El mecanismo se puede emplear en la perforación de pozos verti-
cales e inclinados con elevadores, tanto corrientes, como semiauto-
máticos.
El giratubos del PT-1200M (RT-1200M) (fig. 137) consta del
rotador 1 con el conductor 3, el dispositivo centrador 2, la horquilla
retenedora 4, la horquilla motriz 5, el bastidor 10, el interruptor
313 -
.-automático 7, el arrancador magnético 8 y el botón de mando de dos
pulsadores 9.
El rotador es un reductor cilíndrico de dos escalones, que se pone
en giro con un electromotor de brida 6 con aislamiento resistente a
la humedad, de 3,0 kvV de potencia y frecuencia de rotación
n = 1350 rpm. La relación de transmisión del reductor es 19.
El cuerpo del rotador tiene un orifici o central de diámetro de
.205 mm para el paso del dispositivo portatestigos y los tubos de
Fig. 137. Gira tubos PT-1200M (RT-1200M)
trevestimiento. Ello permite instalar y afianzar el mecanismo encima
de la boca para todo el período de perforación del pozo. En el ori-
ficio central del cuerpo del rotador se introduce el dispositivo cen-
trador 2 que disminuye el orificio de paso del cuerpo y centra el
varillaj e.
Los tubos ele sondeo 11 pasan por el orificio central y se suspen-
den en la horquilla retenedora 4, la cual se inserta en la ranura in-
·ferior del manguito de la unión de maniobra y descansa en el dis-
positivo centrador .2. El vástago de la horquilla se apoya en uno de
los salientes de la tapa del cuerpo del rotador, lo cual evita el giro
de la t ubería. La horquilla motriz se pone en la ranura del cono de
la uni ón de maniobra. Al conectar al electromotor el conductor 3
hace girar la horquilla motriz en sentido horario o antiohorari o
para enroscar o desenroscar las uniones de maniobra para las barras
de sondeo.
El mecanismo PT-1200M (RT-1200M) tiene un volante que au-
menta varias veces el momento torsor del electromotor en el mo-
mento inicial de desenroscado de la unión a rosca.
Elevadores. Durante las OBS se emplean elevadores, los cuales
,enganchan la parte superior del varillaje. Al ejecutar las OBS los
314
elevadores de uso corriente requieren tres obreros: perforador, ayudan-
te del perforador y un obrero del exterior.
El perforador manda los frenos del malacate y realiza la subida
y la bajada mecánica del varillaje. El ayudante del perforador tra-
baja en la boca del pozo, enrosca y desenrosca los tramos del varilla-
je, traslada los tramos desde el varillero hacia la boca del pozo ( du-
rante la bajada) y, viceversa, desde la boca del pozo hasta el vari-
llero al extraer el varillaje del pozo. Durante las operaciones de
baj ada y subida el obrero del exterior trabaja en la plataforma su-
per ior: durante la subida quita el elevador de la parte superior del
varillaje y dirige el tramo hacia el varillero, en tanto que al bajar
los tubos pone el elevador en la parte superior del tramo y dirige
este último hacia la boca del pozo.
El trabajo del obrero del exterior es peligroso y duro, sobre t odo
en otoño e invierno, al llover y nevar, de noche. Por eso, al perforar
pozos con profundidad hasta de 700-800 m, se emplean elevadores
semiautomáticos, que permiten efectuar las labores sin ayuda del
obrero del exterior. Estos elevadores se pueden dividir en dos gru-
pos:
1) los elevadores que funcionan con cabezas (sombreretes);
2) los elevadores que funcionan sin cabezas.
El el evador del tipo M3-50-80 (MZ-50-80) (fig. 138, a) está des-
tinado para las operaciones de bajada-subida sin la participación
del obrero del exterior.
Para subir los tubos del pozo en el extremo superior de cada uno
de los tramos se coloca la cabeza (fig. 138, b). El elevador con el
cierre abierto se mete debajo de la cabeza, después de lo cual la
t ubería se eleva a la longitud del tramo. Para instalar el extremo
inferior del tramo desenroscado sobre el varillero, la <<boca>> del
cuer po del elevador se orienta hacia el receptor de tubos, mientras
que el propio elevador se desplaza hacia abajo. El deflector se des-
li za por la cabeza al mismo tiempo que el elevador se separa del
t ramo y sigue bajando libremente hacia la boca del pozo. Al baj ar
el varillaje en el pozo, el elevador se acopla en el tramo separado del
paquete restante de los tubos y se afianza en este tramo por medio
del cierre. Cuando el elevador se desplaza a lo largo del tramo hacia
arriba , el rodillo asegura el giro del cuer po del elevador bajo un
ángulo hacia el eje , a consecuencia de lo cual las uniones de manguito
y de maniobra pasan libremente por la ranura en el cuerpo del ele-
vador. Una vez enganchado de la cabeza el tramo se dirige de modo
que la rosca del cono entre para enroscarse en el manguito de la
unión de maniobra de la tubería suspendida sobre la boca del pozo.
Luego, l a herramienta se baja en el pozo a la longitud del tramo y
se pone sobre la horquilla de retención. Del tramo se quitan primero
el elevador, después la cabeza y se prosigue la operación ele bajada .
El eleva dor M3-50-80 está modernizado, su capacidad ele carga fue
aumentada hasta 12 t. Se fabrica bajo la marca BH249-285000
(B1249-285000) (fig. 139).
315
2
3
7
~ " 6
b
Fig. 138. Elevador l\13-50-80:
a- el evador; 1-grillete; 2-deflector; 4-cuerpo; 5-eje del cierre con roldana; 6-rodillo;
7-balón; b-E:ombrerete: 1-cuerpo; 2-vástago; 3- tornill o; 4-cabeza
~ - - - - - - - 2 3 0 ' - - - - - - ~
A-A
Vista B
Fig. 139. Elevador semiautomático B11249-285.000 (BI249-285.000):
J-cabeza; 2-grilletes; 3-Cuerpo; 4-Cierre de desmontaje fácil; 5-arista; 6-deflectoq
?-espigas; s-pivote; 9-fiador; lO-muelle; n-pestillo del cierre; 12-válvula; la- tor-
nillo
Los elevadores deslizantes semiautomáticos no necesitan sombrere-
tes. Pero las uniones de maniobra en la parte superior de los tramos
han de tener torneados anulares.
En las labores exploratorias se emplean con frecuencia los ele-
vadores semiautomáticos 8-18/50 (E-18/50) (fig. 140). Este elevador
está destinado para la bajada y subida de tubos de sondeo de diá-
metro de 50 mm, con uniones de manguito sin empleo de las cabezas.
Característica técnica del elevador 3-18/50 (E-18/50)
Capacidad de elevación, tf . . . . . . . . . 18
Diámetro de los tubos de sondeo, mm . . . 50
Diámetro del orificio de paso del cuerpo, mm 70
Tipo de las uniones de maniobra para los tu-
bos de sondeo . . . . . . . . . • • . • • •
Modo de enganche ........••••••
1\.fasa, kg • • • • • • • • • • • • • • • • . .
3-50
Con levas, por
el torneado
anular en el
manguito de
unión de ma-
niobra
50
El elevador semiautomático 8-18/50 consta del cuerpo 6, dentro
del cual se encuentran el mecanismo de enganche y el de cierre, y
también del grillete de suspensión 1 acoplado articuladamente en
el cuerpo. El mecanismo de enganche de levas con planchas es pro-
pio para agarrar los tubos de sondeo por el torneado anular de la
unión de maniobra; dicho mecanismo permite efectuar el mando a
mano y automático de las levas durante las OBS. El mecanismo
consta de dos ejes estriados 9 con las levas 10 y los vástagos 11 asen-
tados, de la traviesa con muelle 14, acoplada con el tirante 13, del
grillete y de la placa 12.
El mecanismo de cierre del elevador está destinado para tapar
la boca del cuerpo al bajar el dispositivo y consta de las dos com-
puertas de muelle 23, que giran alrededor de los ejes 24.
El funcionamiento del ¡elevador se basa en el principio del en-
ganche del torneado anular del manguito de la unión de maniobra
por dos levas, accionadas por una plancha.
Cuando el elevador se desplaza por el tramo (al bajar el disposi-
tivo) la plancha retiene las levas en las ranuras del cuerpo; tras
pasar el manguito de la unión de maniobra la plancha, accionada
por el muelle, se desplaza a la posición inicial, las levas quedan li-
bres y enganchan el tramo por el torneado anular. ·
El mando sincrónico de las levas por una sola plancha excluye la
posibilidad de agarrar los tubos de sondeo con una sola leva.
Durante la subida del dispositivo el elevador desciende hasta
el extremo del varillaje y hasta el tope de la horquilla retenedora.
El agarre por el torneado anular de los tubos de sondeo con las levas
transcurre automáticamente al subir el elevador. Este último se
libera del tramo elevado al colocar éste en el varillero.
318
6
10
9
Fig. 140. Elevador
semiautomático E-18/50:
20 1-grillete; 2-deflector; 3-cas-
quillo; 4-palanca; 5-cadena; 6-
- cuerpo; 7-espigas; s-fiadores-
roscados; 9-rodillos; lO-levas;
11-colas; 12-plancha de leva;
13-tirante; 14-traviesa; 15-pasa-
dores; 16-muelles de compresión;.
17-muelle de torsión; 18-tapa;
19-tornillos de sujeción; 20-pasa-
dores de instalación; 21, 22-man-
guitos; 23-garras; 24-ejes de las
garras; 25-muelle del eje de las.
garras.
La aplicación del elevador 8-18/50 asegura la ejecucwn de las
•OBS por dos obreros por turno sin emplear cabezos. Ello facilita
·el trabajo del ayudante del perforador y reduce el tiempo de las
üBS.
Mecanización compleja de las OBS
La mecanización compleja de las OBS se aplica rara vez en la
perforación con tajo anular. La causa fundamental que dificulta la
mecanización compleja de las operaciones de bajada-subida reside en
la gran cantidad de trabajo manual que acompañan el funcionamiento
·de los mecanismos de enroscadura y desenroscadura de los elevadores
y montadores de cañería, etc.
Está calculado que la bajada de un solo tramo comprende hasta
·cuarenta procedimientos y maniobras: la puesta en marcha y el fre-
nado del malacate, el enrosque de los tubos, el traslado de un tubo,
.etc. , teniendo en cuenta que el varillaje a elevar consta de decenas,
y a veces centenas, de tramos de sondeo. La bajada y la subida de
·éste último, con el fin de reemplazar la herramienta, ocupan horas
la perforación profunda.
Por eso se llevan a cabo trabajos para la automatización y meca-
nización compleja de las operaciones de bajada-subida, automatizan-
,do la desenroscadura del varillaje en tramos durante la subida y en-
roscando los tramos en !el varillaje al bajar la herramienta.
Examinemos en forma general el esquema de un complejo auto-
mático semejante (fig. 141).
Las OBS se ejecutan de acuerdo con el programa preestablecido,
por regla, sin intervención del operario, quien observa mediante el
tablero de mando y sólo en caso de emergencia toma la dirección.
La automatización de los ciclos de bajada y subida se consigue por
las acciones 'consecutivas y simultaneas de una serie de mecanis-
·mos: el mecanismo automático de agarre y giro de los tubos, el
,elevador electromagnético, los manipuladores (manos mecánicas),
el 'almacen giratorio para los tubos de sondeo, el malacate, etc.
· El sistema hidráulico del complejo consta de varios bloques in-
·dependientes, cada uno de los cuales está integrado a su vez por
'los motores hidráulicos ejecutivos (cilindros y motores hidráulicos)
y los aparatos de mando electrohidráulicos.
Cada uno de los bloques autónomos de mando está confeccionado
·sobre el principio electrohidráulico, o sea, los distribuidores de
aceite se conmutan por medio de electroimanes. El orden y ]a su-
·Cesión de conexión y desconexión de los electroimanes de los distri-
buidores durante los ciclos automáticos de bajada y subida se mantie-
nen con el sistema de electroautomática.
Para cumplir la sucesión y alternación de trabajo prefijadas del
complejo de los mecanismos que efectúan las OBS, empléase el
sistema de mando automático complejo, el cual comprende:
320
111-1
..
17
\ 8
r
Fig. 141. Esquema del complejo para automatizar las OBS:
1-cuadernal 2-interruptor de fin de carrera; 3-carro con el motón de aparejo; 4-eleva-
dor electromagnético; 5-manipulador (mano mecánica); 6-caja para tramos; ?-acciona-
miento de la caja; s-amortiguador; 9-girador automático para tubos; 10-rotador del me-
canismo automático para manejar los tubos; 11-malacate; 12-mando electrohidráulico
de los frenos; 13-cable de aparejo; 14-separador de tramos; 15-tramo
21-01660
'1. El sistema de mando de la secuencia de funcionamiento de los
mecanismos indicados.
2. El sistema de bloqueo, que asegura el funcionamiento sin
averías del equipo.
3. El sistema de reglaje, que sirve para regular la velocidad d8'
bajada y subida de la herramienta cortante.
4. El sistema de señalización, que se emplea con el propósit()
de facilitar el trabajo del personal de servicio y la localización de
los fallos, etc.
5. El sistema de mando de reglaje. Dicho sistema de mando au-
tomático complejo está elaborado con los medios de enlace eléctricos
y electrohidráulicos.
El Instituto Nacional de investigaciones científicas de los
métodos y técnica de exploración ha elaborado una máquina.
automática para bajar y subir el varillaje de sondeo, patentada en
varios países extranjeros (Francia, EEUU y otros). A base de esta
máquina está construido el equipo de perforación BA-25-JJE
(BA-25-LE).
Los mecanismos de la máquina están bloqueados con ayuda de
captadores hidráulicos y eléctricos que permiten efectuar el mando
a distancia de operaciones aisladas.
La máquina está calculada para el empleo de tramos de perfora-
ción con una tolerancia bastante grande según la longitud.
Capítulo 12
Forma de prever y liquidar averías
§ 1. Prevención de averras
Se denomina avería en la perforación la rotura y detención en
el pozo del varillaje y sus piezas. Las averías tienen lugar a conse-
cuencia de la perturbación del régimen racional de sondeo, del de-
sarreglo de la herramienta cortante y del equipo, y también, a
causa de la calificación baja y el descuido de los miembros de la
cuadrilla de perforación.
Es más facil prevenir la avería en el pozo que liquidarla. Por-
tal razón es necesario tomar medidas relacionadas con la prevención
de a verías, a saber:
1. Elevar el nivel profesional y la responsabilidad del personal
de perforación.
2. Proveer equipos de perforación con aparatos de control y
medida.
3. Utilizar el varillaje de sondeo de resistencia mecánica igual
a todo lo largo.
4. Transmitir la carga a la herramienta cortante mediante los
tubos de sondeo pesados.
322
5. IRegular los parámetros del lodo de lavado en concordancia con
el corte geológico.
6. Eliminar cualesquier paradas de trabajo.
7. :Mecanizar todas las operaciones laboriosas.
Una avería grave en el pozo puede ser provocada incluso por
fallas insignificantes del equipo. Por eso hace falta mantener isin
cesar los mecanismos del equipo de perforación en estado capaz para
el trabajo y no admitir fallos de su funcionami ento. Ello se puede
asegurar efectuando a tiempo la inspección y reparación sistemática
preventiva del equipo de perforación y la herramienta (máquina de
perforación, bomba, motor, varillaje de sondeo). Tienen una gran
importancia el engrase y la limpieza oportuna de la rosca y otras
piezas en trabajo del equipo, la herramienta y el cable de malacate.
Para evitar la caída en el pozo de objetos pequeños su boca ha
de ser siempre cerrada con un tapón o una tapa. No conviene eje-
cutar la perforación con los aparatos de medida y control desarre-
glados.
§ 2. Prevención de trabazones del dispositivo de perforación y hundimientos
de paredes del pozo
Los trabazones de la henamienta cortante son averías difundidas
en la perforación con tajo anular. A menudo los trabazones causan
roturas del varillaje de sondeo.
Los indicios de un trabazón del dispositivo de perforación
son: disminución de la carga sobre el gancho durante la bajada , ele-
vación de la presión manométrica en la bomba durante el la vado,
aumento de esfuerzos necesarios para hacer girar y subir la herra-
mienta.
Las causas del trabazón del dispositivo perforador son el hin-
chamiento de las rocas (arcillas) y los hundimientos de las paredes del
pozo. Los hundimientos tienen lugar al atravesar las capas de rocas
no consolidadas, movedizas, fluentes, susceptibles al hinchamiento
a causa de la acción de agua, fuertemente fisuradas y trituradas. En
las rocas incoherentes los hundimientos ocurren una vez atravesadas
estas rocas por el pozo. En rocas más coherentes los hundimientos
no se manifiestan seguidamente tras destapar estas rocas, sino dentro
de varios días. El empleo de agua en el lavado en vez de la solución
arcillosa intensifica la aparición de los derrumbes.
La prevención de trabazones del dispositivo de perforación con-
siste en lo siguiente. Con el fin de disminuir la penetración del agua en
las rocas susceptibles a derrumbes e hinchamientos se utilizan solu-
ciones arcillosas tratadas químicamente, las cuales tienen l a magni-
tud de devolución de agua reducida hasta 1-3 cm
3
por 30 min. Para
establecer la resistencia de las paredes del pozo aumentando la pre-
sión hidrostática sobre las paredes, la densidad de la solución arci-
llosa se eleva con ayuda de los densificadores. La eliminación abso-
luta de trabazones y hundimientos se garantiza, reforzando el pozo
perforado con la columna de revestimiento de acero.
21*
323
§ 3. Forma de prever y liquidar absorciones parciales del líquido de lavado
La absorción del líquido de lavado finaliza con la reducción de
la velocidad del flujo ascendente enriquecido con sedimento, así
que las partículas pesadas y gruesas del sedimento no alcanzan la
superficie de la tierra. A consecuencia de ello en el pozo se acumula
el sedimento, el cual puede trabar el dispositivo de perforación, ser
causa del sobrecalentamiento y la deformación de la herramienta
·cortante.
Las causas de las absorciones del líquido de lavado: a) existencia
de los canales de penetración, que son tan propios de las rocas fi-
suradas y porosas; b) el salto de presión /'l..p sobre las paredes del
pozo, que es igual a
/'l...p =PI - P2 =PI - kps. ¡, (136)
donde p
1
es la presión del yacimiento, Pa p
2
, la presión hidrodiná-
mica del flujo del líquido de lavado durante el lavado, Pa; k, el coe-
ficiente que estima el valor de las resistencias hidráulicas en el es-
pacio extratubular (k = 1,15 .. . 1,20); Ps . I• la presión hidrostá-
tica de la columna de la solución de lavado en el pozo, la cual se
determina de la igualdad
(137)
donde "? s.
1
es el peso específico de la solución de lavado, N/m
3
; H merh
la profundi dad media de la sección absorbente del pozo, m.
Se denomina presión del yacimiento la presión bajo la cual se
halla el líquido en la capa. La presión del yacimiento p
1
se determina
de acuerdo con la fórmula
Pt = YI (H- h), Pa,
(138)
donde H es la profundidad de yacimiento del techo del horizonte
absorbente; h, la profundidad desde la boca hasta el nivel del líquido
en el pozo sin lavado.
En caso de la efusión del líquido del pozo se mide la altura hi
del surtidor desde la boca del pozo, entonces l a presión del yacimiento
p
1
es igual a
PI =y, (H + hi), Pa.
(139)
Forma de prever la absorción parcial disminuyendo el peso espe-
cífico de la solución de lavado. Al haber en la capa el líquido con la
presión PI la absorción no tendrá lugar si no hay salto de presión,
es decir, si por la fórmula (136) /'l..p =PI- kps.I =O, entonces
p s.
1
= p
1
/k. Sustituyendo p s.
1
por su valor obtenido de la fórmula
{137) y p
1
por su valoe de l a fórmula (138), tendremos
I'I (H - h)
Ys.!Hmed = k
324
- - - - - - - - ----
- - - - - - - - - - - - -
De aquí el peso específico aligerado l's.
1
, que buscamos para la so-
lución de lavado que previene la absorción, es igual a
'\'1 (H-h)
'\'s.l = kHmed (140)
Para la perforación con tajo anular el peso específico del líquido
lavador se reduce por medio de la aeración, o sea, saturando con aire
Fig. 142. Mezclador sin compresor para saturar la solución lavadora de aire por
el canal de derivación:
1, 12-brida; 2, 9-tubuladura; a-tobera; 4-funda; 5-junta de goma; 6-anillo de goma
de la válvula; 7-arandela de apriete de la válvula; a-tobera; JO-difusor; 11-casquillo;
13-racor; 14-grifo para suministrar el aire; 15-manguito; 16-canal de deri vación; 17-
grifo de cierre del canal de derivación
dicha solución con auxilio del mezclador propuesto por L. V. Ma-
károv y L. M Ivachiov (fig. 142). El mezclador consta de dos cana-
les: uno principal (o magistral), en que se opera la aeración del líquido·
de lavado, y otro de derivación 16, por el cual el líquido entra en el
varillaje de sondeo cuando no hay necesidad de aeración. El canal
magistral consta de la tobera 3 con la boquilla desmontable 8, el cas-
quillo 11, el difusor o la cámara de mezcla 10 y las tubulacluras de
unión 2 y 9. El mezclador se ensambla en la línea de impulsión de
la bomba en pos del grifo de tres pasos con auxilio de la brida l.
La manguera de inyección se pone sobre el racor 13. La bomba se
conecta, siendo abierto el canal de derivación 16 y cerrado el grifo
14 para alimentar con aire. Después de esto el canal de derivación
se cierra por el grifo 17 y el acceso del aire al mezclador se realiza
abriendo suavemente el grifo 14. El líquido que sale a gran velocidad
de la boquilla 8 crea enrarecimiento en la cámara entre la boquilla
8 y el casquillo 11. A través del grifo 14 semiabierto y la válvula anu-
lar de goma 6 el aire atmosférico se precipita en el espacio carifi-
cado, se succiona con el chorro del líquido en la cámara 10, donde
325
se mezcla con la solución de lavado. El valor del peso específico de la
solución lavadora, determinable con la fórmula (140), se regula ex-
perimentalmente con auxilio del mezclador hasta que cese la absor-
ción parcial.
Forma de liquidar la absorción parcial
con empleo de soluciones arcillosas tixotro-
pas. La liquidación de la absorción parcial
se consigue con empleo de la solución arci-
llosa de poca devolución de agua y de alta
tixotropía. Cuando la solución arcillosa
tixotropa penetra en las grietas y poros de
la roca, su movimiento se retrasa y la solu-
ción se espesa. En tal caso el avance sucesivo
se interrumpe, la estructura de la solución
se estabiliza, lo cual contribuye a la obtura-
ción de los canales de la roca. Para evitar
la absorción, con el fin de elevar la visco-
sidad, el esfuerzo estático de cizallamiento
y la tixotropía, a la solución arcillosa se
le añade de vidrio líquido una cantidad de
2-5% de peso, y otros reactivos.
Forma de liquidar la absorción completa
con auxilio de la mezcla de obturación obte-
nida a base de resinas sintéticas. En la mezcla
sintética de obturación entran: resina sin-
tética, endurecedor y rellenador, que se
mezclan en ciertas proporciones.
Se usan las resinas formol de urea de
las marcas M<l> (MF), M<l> (MF)-17, M<l><l>
(MFF), que son líquidos atáxicos de color
desde blanco hasta marrón claro con den-
sidad de 1,15 a 1,4 g/cm
3
y con viscosidad
convencional de 100 a 200 s según CITB
Fig. 143. Esquema del (SPV)-5.
cavernómetro: El endurecimiento de la resina se con-
1-muelles; 2-palancas róm-
bicas; s-vástago 4-reosta-
to¡ 5-cable; 6-charnelas;
7-camisa; 8-pila eléctrica;
:9-miliamperímetro; Jo-ca-
verna
sigue agregando a ésta el catalizador (en-
durecedor), en calidad del cual se toman
algunos ácidos y sales orgánicos y minera-
les. La solución saturada del ácido oxá-
lico da el mejor resultado. El ácido oxálico
es un polvo no tóxico de color blanco, fácil de conservar y transportar.
El rellenador se usa para obturar los canales de las rocas porosas.
Conviene utilizar el rellenador con las partículas, cuyas dimensiones
corresponden a las de los canales absorbentes. Como rellenador pue-
·den servir el serrín de madera seco y virutas diminutas, los desper-
·dicios de la mica, de la fibra de tejido cord, del cuero, del celofán, etc.
Se denomina cavernómetro el instrumento apropiado para medir
los diámetros del pozo y, en particular, las cavernas. El cavernó-
326
metro consta del casquillo metálico 7 (fig. 143) a lo largo de cuyas
paredes están situadas las palancas rombales 2 en las charnelas 6.
Al bajar o subir el cavernómetro las palancas 2 accionadas por los
muelles 1 ;se abren y se aprietan con fuerza contra las paredes del
pozo. Al cambiar el ángulo de abertura de las palancas se mueve
el vástago 3, fijado a éstas y acoplado con el reóstato de cursor 4.
Así cambian la resistencia del reóstato y la intensidad de la corriente
en el circuito eléctrico. El circuito eléctrico consta del reóstato 4,
el cable de dos conductores 5, unido con la batería 8 en la superficie
. de la tierra . En el circuito eléctrico está conectado el miliamperí-
metro 9. Al establecer por medio de la regulación previa la dependen-
cia entre el radio de abertura de las palancas (es decir, la posición
del cursor 4 del reóstato) y la intensidad de la corriente indicada por
el miliamperímetro, se puede construir la gráfica, en la cual en el
-eje vertical se marcan las profundidades del pozo en metros, en tan-
to que en el eje horizontal, la intensidad de la corriente según el
miliamperímetro y el radio de abertura de las palancas correspon-
diente al diámetro del pozo. Esta gráfica se denomina cavernograma.
El cavernómetro se comprende en el juego de la estación de perfi-
laje geofísica automotriz. En esta estación el miliamperímetro de
aguja está conectado con el aparato autorregistrador para inscribir
el cavernograma sobre cinta de papel.
Para los pozos de poco diámetro, los cuales se practican ahora
en la exploración de minerales sólidos, son los más convenientes los
cavernómetros de dimensiones
Tipo-del cavernómetro ..
Diámetro de medición, mm
Error de medición, mm ..
Tipo del cable de perfilaje
Resistencia al .calor, °C ...
Presión externa máxima, l\1Pa
Alimentación .••••...•.
Dimensiones, mm:
diámetro
longitud ...
Masa, kg .•...
KM-38
45-180
±1,5
De alma única
80
25,0
Autónoma, del
elemento
<<Saturno>>
38
1520
10
KM-2
76-350
±5
De tres almas
80
25,0
De la estación
de perfilaje
48
1670
16
El volumen V de la mezcla de obturación es igual a
V= knr
2
(k + ht), m
3
.,
(141)
donde k es el coeficiente que estima el volumen de las en las
paredes del pozo sujetas a la obturación (k = 1,2 ... 1,5); r, el
Tadio medio del pozo, m, determinado según el cavernograma con
auxilio del planímetro; h, la potencia del intervalo a obturar, m;
h
1
, el intervalo suplementario a obturar en gracia a la profiláctica
y situado más arriba y más abajo de la zona absorbente qel pozo
(h
1
= 10 ... 20 m).
327
La temperatura en la zona de absorción influye en la duración de
endurecimiento de la mezcla. Por tal razón esta temperatura se mide
por los métodos de la termometría de pozo y cuando es posible, por
medio del termómetro de máxima de mercurio, introducido en el
cuerpo del cavernómetro y que registra la máxima temperatura hasta
la cual éste se ha calentado.
LÚ¡aido de
lavado
a
J
2
b
e
Fig. 144. Esquema del transporte de la mezcla de obturación entre dos tapones
separadores:
a y b-a través de la tubería de revestimiento; e - a través de la turería de revestimiento es-
pecial; 1-tapón de separación inferior; 2-tuberfa de revestimiento; a-mezcla de obtura-
ción; 4-tapón de separación superior; 5-tubos de revestimiento especiales
Con el fin de definir el momento inicial de endurecimiento de la
mezcla de obturación se preparan las pruebas de control. Para ello-
en tres vasos iguales se vierte la resina hasta la mitad en cada uno.
Luego en cada uno de los vasos se añaden diferentes cantidades del
ácido oxálico. Por el reloj se registra el tiempo de inicio de endureci-
miento. Aquel porcentaje de la solución agregada que tiene el tiem-
po de inicio de endurecimiento más próximo al tiempo prefijado, se-
toma como inicial.
328
Preparación de la mezcla obturadora de trabajo. En un tanque me-
tálico limpio se vierte el volumen de la resina determinado según la
fórmula (141), luego se echa la cantidad necesaria del rellenador y
todo el contenido se remueve. En la mezcla obtenida se introduce el
endurecedor en la cantidad determinada, basándose en las pruebas
de control. La mezcla obturadora de trabajo está preparada y se lleva
a la zona de absorción. El endurecimiento de la
mezcla en el pozo se controla observando la mu-
estra que se ha quedado en el tanque.
La mezcla de obturación se traslada a la zona
filtrante por dos vías: 1) entre dos tapones separa-
dores; 2) en el dispositivo obturador especial.
El traslado de la mezcla entre dos tapones se-
paradores es aplicable sólo en el caso cuando el
techo de la zona filtrante se halla a la distancia no
mayor que 40 m con respecto del extremo inferior
de la tubería de revestimiento.
Se confeccionan con antelación dos tapones
separadores de madera con manguito de goma. El
diámetro de los manguitos de goma, doblados
hacia arriba, debe ser 0,5 mm menor que el diá-
metro interior de los tubos de revestimiento.
En la columna de entubación 2 (fig. 144, a)
se introduce a la profundidad requerida el tapón
separador 1, se vierte en los tubos 2 todo el
volumen de la mezcla de obturación preparada,
se inserta el tapón separador superior 4, en el
extremo superior de la tubería se enrosca el
adaptador (no designado en la fig. 144). La bomba
se pone en marcha y bajo la presión del líquido
de lavado la mezcla de obturación encerrada entre
los tapones se transporta a la zona filtrante
(véase la fig. 144, b) de manera que el tapón supe-
rior llegue hasta el techo de la referida zona.
La posición del tapón superior se controla con
auxilio de la carga suspendida del alambre medidor.
Fig. 145. Dispositi-
vo obturador espe-
cial para el envío
de pequeñas porcio-
nes de la mezcla de:
obturación
Si el techo de la zona filtrante se halla a una distancia mayor de-
40 m con respecto a la zapata de la columna de entubación, entonces
hasta el techo se baja la columna de entubación ·especial5 (fig. 144,c)'.
con la cual entre los dos tapones de separación se transporta la mez-
cla de obturación hasta la zona filtrante.
Traslado de la mezcla en el dispositivo obturador especial (fig. 145).
Por encima de la boca del pozo con auxilio de una abrazadera afian-
zan el contenedor (tubo) 7 abierto por arriba {es decir, sin las piezas
1, 3, 4, 5, 6), pero cerrado por debajo con el tapón redondo de made-
ra 9 con junta de goma retenido en la zapata 8 por medio de las cla-
vijas 2. En el éontenedor se echa la mezcla de obturación y se intro-
duce el émbolo 4 con el manguito de goma 5 y la válvula 6. En el
3 2 ~
contenedor 7 se enroscan el adaptador 3 y el adaptador (semiunión)
1 en forma de la rosca de las varillas de sondeo. Luego el dispositivo
junto con los tubos de sondeo se baja en el pozo a 0,3-0,5 m sobre
el fondo. La bomba se pone en marcha y con la presión del líquido de
lavado se cortan las espigas 2. En esto el tapón 9 con junta de goma
sale de la zapata 8 y la mezcla de obturación se exprime en el pozo.
A medida que la mezcla se expulsa del contenedor, el dispositivo se
levanta del fondo. Tras estrujar por entero la mezcla, la presión,
que se registra por el manómetro de la bomba de sondeo, se eleva
bruscamente al llegar el émbolo 4 hasta la zapata 8. Este método es
recomendable para los pozos con la zona filtrante de potencia no ma-
yor de 5-6 m.
4. Herramienta de pesca para la perforación con tajo anular
La herramienta de pesca para el dispositivo perforador ha de
existir en el puesto de perforación incluso en el caso del trabajo sin
averías.
a
b
Por A-A
Para los machos a derechas

Por A-A
Para a ''1":::::., Par 8-B Para la< Por A-A



Fig. 146. Herramienta de pesca:
arrancasondas con embudo directriz; b-pescador campana ron embudo directriz
El juego de pesca que se usa en la perforación con tajo anular
ceomprende las piezas siguientes.
Los machos de pesca (fig. 146, a) de forma cónica están destinados
para agarrar los tubos de sondeo, portatestigos y de revestimiento.
La superficie cónica del macho tiene rosca derecha o izquierda trian-
'gular y ranuras longitudinales fresadas de modo que se forma la
;arista cortante orientada en dirección de la rotación del macho. Las
ranuras sirven para expulsar la viruta producida al enroscar el ma-
•cho en el tubo. El diámetro del cuerpo del macho ha de corresponder
diámetro del orificio del tubo pescador. Los machos a veces son
.330
ciegos, más a menudo suelen ser con el canal central pasante para el
· lavado. Para agarrar los tubos de sondeo con diámetro mayor, los
machos se proveen de embudos guiadores.
Los machos de pesca se fabrican del acero aleado. La parte cóni-
ca de rosca del macho se somete al termotratamiento, a la cementación
de profundidad de 0,8-1,0 mm o al temple.
:;'Campana de pesca (fig. 146, b). La superficie cónica interior de la
campana tiene rosca derecha o izquierda triangular y ranuras longi-
tudinales fresadas. Al girar la campana se enrosca en la superficie
exterior del tubo. El diámetro del orificio interior de la campana de-
be corresponder a la dimensión de la herramienta de pesca.
En el pozo de gran diámetro la campana se baja con el émbolo
guiador, propio para desviar el tubo de pesca de las paredes del pozo
y dirigirlo adentro de la campana. La superficie interior roscada de
la campana se trata a alta temperatura.
Pescador a mordaza. Si la herramienta desgarrada no se coge, se
emplea el pescador a mordaza (fig. 147), el cual agarra el tubo a pes-
car por el acoplamiento o la unión doble.
El p3scador a mordaza se baja en el pozo del modo siguiente
(fig. 147, b). A los tubos de sondeo se conecta el adaptador 1 que está
unido al tubo 2. En el tubo 2 se enrosca el pescador a mordaza 3,
que porta por debajo el embudo guiador 4.
Conviene colocar el pescador a mordaza en la pesca con cuidado,
haciéndolo girar lentamente. En esto los dados del pescador de cue-
llo saltan tras el borde inferior del acoplamiento o de la unión de ma-
niobra y apoyados en este borde atrapan la herramienta, al subir el
pescador.
Atrapador del tipo <<barba>>. Cuando el extremo roto del tubo de
sondeo tiene forma de cuña o espiral, se utiliza el atrapador del tipo
<<barba>> (fig. 148). Este se baja hasta la profundidad de la rotura, se
recubre con cuidado y se introduce el extremo roto en el tubo por el
manguito cónico 5. Después, a través de los tubos de sondeo se echa
la granalla (mixta) de tamaño de 2 ... 4 mm en cantidad de 6 ...
12 kg, según sea el diámetro del pozo. La granalla acuña fuertemente
el tubo a pescar en la parte cónica del atrapador y permite extraerlo.
A trap adores de autodescarga para tubos. Los machos de pesca para
extraer los tubos de revestimiento y portatestigos son herramienta
sin autodescarga. Si semejante macho está enroscado en el tubo que no
se puede extraer del pozo incluso con empleo de grandes esfuerzos,
entonces para librar éste hace falta desenroscar la tubería de sondeo.
Para sacar los tubos portatestigos y de revestimiento es oportuno
utilizar los atrapadores de autodescarga de tubos.
La fig. 149 respresenta el atrapador de tubos hidráulico del tipo
Tr (TG).
En el cilindro 5 se encuentra el émbolo 2 con el gorrón 3 y el vás-
tago 4, sostenidos por el muelle 6. En la parte inferior del cilindro
5 se halla enroscado el cono 11 con la cabeza guiadora 12. El vástago
4 está ensamblado al eje 7 con los tirantes 8 unidos por medio de los
331
remaches 9 con los dados 10. En la parte superior del cilindro 5 está
enroscado el adaptador 1 para tubos de sondeo.
El atrapador de tubos se baja en el pozo junto con el varillaje
de sondeo y sin hacerlo girar introducen en el tubo a pescar. Al
a
1
~
!

~
~
~ - ~ ~
1
- ( i ~
: - ( i ~
~ ~
~
1
b
"
"
~
"
"
~
"
Fig. 147. Pescapor de cuello:
a-pescador de cuello; b-uispositivo
atrapador con pescador de cuello
Fig. '148. Trampa tipo <<barba>>:
1-parte inferior del vaullaje \atrapa-
dar); 2-adaptador; 3-cuerpo; 4-cuer-
po inferior con la corona; 5-casquillo
cónico; 6-soldadura
poner en marcha la bomba se aumenta la presión hasta 8:-
10 kgf/cm
2
• Bajo la presión del líquido el émbolo 2 se desplaza hac1a
abajo, apretando el muelle 6.
332
Al mismo tiempo los dados 10 se deslizan hacia abajo por el
cono 11 y se abren hasta que apoyen en la pared del tubo a pescar.
Durante el tensado del dispositivo los dados JO se acuñan sólida-
mente dentro del tubo. Para librar el atrapador se baja, siendo des-
conectada la bomba. Con b
ello, el cono 11 se desplaza
abajo y l os dados se desen-
ganchan del tubo.
El cortador de tubos
hidráulico, tipo TPr (TRG)
se emplea para cortar el vari-
llaje de sondeo en el pozo en
aquellos casos, cuando la
parte inferior del varillaje
está agarrada con fuerza o
cement ada.
El varillaje se corta algo
más arriba del lugar de aga-
rre. Cuando el tubo porta tes-
t igos largo está trabado fuer-
t emente en los fangos, se
recomienda cortarlo en va-
rios trozos y extraerlo por
partes . El cortador de tubos
hidrául ico TPr (fig. 150)
const a del cuerpo 2, en el
cual se hall a metido el ém-
bol o con el vástago 3 soste-
nido por debajo con el mue-
lle 5. En la parte inferior del
vást ago sobre el eje 6 se ha-
llan montadas las cuchillas
4, cuyos extremos están in-
t roducidos en las ranuras
del cuerpo 2. El émbolo con
el vástago tiene el orificio Fig. 149. Trampa para
pasante para el líquido de tubos hidráulica tipo
l avado. El émbolo 3 tiene Tr (TG):
a-vista general; b-cor-
por empaque el anillo de t e
goma 7. En la parte superior
del cort ador está enroscado
Bl adaptador 1 unible con
el varill aje de sondeo. An-
t es de la bajada en el in-
z
J
4
5
6
7
8
9
10
17
12
terior del pozo, el funcionamient o del cortador se debe
controlar.
El cort ador sin la bola 8 se desciende al interior del tubo cuya
parte inferior est á t rabada. El cortador se instala algo más alto del
333
trabazón y en marcha se pone la bomba. Tras salir la solución lava-
dora de la boca del pozo la bomba se desconecta, la bola 8 se echa en
los tubos de sondeo y de nuevo la bomba se pone en marcha. Hacen
girar con poca frecuencia el cortador sin alimentar y el tubo se corta
durante 6-10 min. Tras cortar el tubo cesa la rotación y la bomba
se para. Con el cese del suministro de agua ellémbolo, accionado por-
b
8
7
Fig. 150. Cortador de tubos hidráulico del
tipo TPr (TRG):
a-vista general; b-corte
Fig. 151. Pisón arran--
cador:
I-martinete; 2-tapón supe-
rior; 3-tapón inferior; 4-
dispositivo trabado; 5-cab.le
el muelle 5, se levanta y las cuchillas se indentan en el cuerpo del
cortador.
Para facilitar la liberación de las cuchillas del cortador de tubos
se recomienda previamente tensar el varillaje.
El pisón arrancador sirve para extirpar la herramienta trabada por
los fangos, granallas o trozos de roca en un pozo poco profundo. Se
334
emplean los pisones con masa de 50 y 100 kg. El pisón se pone en el
vástago superior de la herramienta trabada, se enrosca en este vás-
tago el tapón superior ciego (fig. 151) y, golpeando con el pisón de
abajo arriba por el falso pilote, se arranca la herramienta trabada.
Si la herramienta está trabada en posición suspendida sobre el
fondo, hay que atestar los golpes con el pisón consecutivamente de
abajo arriba por el tapón superior y de arriba abajo por el tapón
inferior, el cual se instala a 1,5-2 m bajo el tapón superior.
Con el recalcado y arranque uno tras otro es más fácil librar la
herramienta trabada. Antes de arrancar golpeando con el pisón, el
varillaje capturado se debe poner con tirantez.
Fresa para tallar tubos portatestigos. En todos los casos cuando el
tubo portatestigos apretado en el pozo no se extrae, se recomienda,.
ó
2
2
J
Fig. 152. Fresas de urgencia:
a-fresa de refrentar para fresar los dispositivos portatestigos fuertemente trabados; b-
fresa cónica para calibrar la superfici e interior de los tubos de revestimiento; 1-cuerpo;
2-cuchillas; 3-husillo guiador
sobre todo si el tubo es corto, cortar reduciéndolo a virutas con auxi-
lio de la fresa frontal (fig. 152, a). Esta fresa se enrosca en el varillaje
y se baja con cuidado sobre el tope det tubo trabado de modo que el
husillo guiador entre en el tubo y detenga la fresa en el tope del tubo.
Luego, al conectar el lavado y arreglar el esfuerzo axial, a la fresa
se infiere un pequeño número de revoluciones. Bajo la acción de]:
esfuerzo axial los dientes de la fresa penetran en el tope del tubo y
lo fresan.
Las fresas se confeccionan del acero aleado para útiles y luego se
someten al termotratamiento.
Para eliminar pequeñas abolladuras y rebabas en el interior de·
la tubería de entubación se emplea la fresa ilustrada en la fig. 152, b-r
su diámetro es 0,5 mm menor del diámetro interior del tubo de reves-
335
timiento correspondiente. Para someter a prueba la tubería de re-
vestimiento, la fresa en giro se hace pasar con lentitud a través de
ella, y todos los lugares donde el movimiento de la fresa se detiene
aunque un poco se rectifican con lavado.
Si el tubo portatestigos a pescar está lleno del testigo, se emplea
la fresa dirigida para perforar el testigo (fig. 153).
Fig. 153. Fresa con guía
para perforar testigos:
a-vista general; b-corte:
1-adaptador; 2-manguito;
3-corona de fresar; 4-husi-
'llo guiador; S-corona para
perforar el testigo
h
Gatos. Para extraer los tubos de revestimiento y la herramienta
fuertemente trabada se emplean los gatos. Los gatos para la p e r f o r a ~
ción con tajo anular suelen ser de dos husillos e hidráulicos. Los ga-
tos hidráulicos son más seguros y permiten controlar la fuerza de ten-
sión de l os tubos de revestimiento.
-33G
La fuerza desarrollada por el gato hidráulico, es igual a
D
- nD
2
mp N
- 4 r¡, '
{142)
donde D es el diámetro del émbolo del gato, cm; m, el número de los
cilindros (corrientemente m = 2); p, la presión del líquido en los
cilindros, N/cm
2
; 11, el rendimiento del gato (r¡ ~ 0,8).
En l a fig. 154 se muestra el esquema del gato hidráulico del tipo
,nr (DG)-1 con mando mecánico. El motor de gasolina de altas revo-
Fig. 154. Esquema del gato hidráulico:
1-cil indros; z-chupón; 3-ajust e superior; 4-bomba de aceite; 5-motor; 6-válvula de
distribución; 7-válvulas de desahogo; s-manómetros; 9-bomba manual (de reserva);
JO-línea de vaciado; 11-línea de succión; 12-línea de inyección; 13-línea alimentadora
de l a subida de l os chupones ; 14-línea de alimentación para bajar los émbolos
luciones JI (L)-6/3 con la potencia de 4,4 caballos de fuerza acciona
la bomba de aceite N-400 con alimentación de 5 1/min y con presión
máxima hasta de 200 MPa. Con la presión de 20 MPa el gato desa-
rrolla la fuerza de 1000 kN. Por medio de este gato es posible extraer
los tubos trabados con diámetro de 50-325 mm. El recorrido de los
émbol os de los cilindros hidráulicos es de 500 mm. La duración de
subida de los émbolos es de 6 min. El tiempo de bajada de los émbo-
los es de 2 min.
Además de la bomba mecánica, existe la bomba manual 9 (de
emergencia).
22-0166 0
337
Para pescar objetos pequeños que han caído en el pozo se emplea
la canasta (fig. 155). Esta es un tubo, cuyo extremo inferior tiene lar-
gos dientes un poco encorvados hacia dentro. El extremo superior
de la canasta tiene rosca en forma del adaptador adecuado. Antes que
bajar la canasta en el pozo se echa un poco de arcilla viscosa. La ca-
nasta se pone sobre el fondo sin cesar el giro: bajo la acción de la
carga axial y de la rotación los dientes de la canasta se doblan hacia
a b
Fig. 155. Canasta para
atrapar objetos me-
nudos:
a-antes de la bajada; b-
antes de la subida del tajo
Fig. 156. Trampa mag-
nética
dentro y agarran los objetos
caídos en el fondo.
Los objetos menudos caídos
sobre el fondo se pueden ce-
mentar con la mezcla de fra-
guado rápido y luego perforar.
Atrapador magnético. El
atrapador magnético está desti-
nado para coger por medio del
imán y extraer objetos metá-
licos menudos del fondo del
pozo. Posee suficiente resisten-
cia para desagregar el testigo
y asegura el paso del líquido
ele lavado a través del cuerpo.
El atrapaclor magnético (fig.
156) consta del imán perma-
nente 1, el anillo 2, la junta
3 y el adaptador 5.
El adaptador magnético,
sin la bolita 4, se baja en el
pozo en los tubos de sondeo.
Al no alcanzar el fondo, se co-
necta la bomba y el atrapador en giro se pone sobre el tajo. La du-
ración de la rotación es de 5-10 min. Antes del ascenso se deja caer
la bolita 4. La herramienta se eleva con cautela, sin arranques y
choques. Al finalizar las labores de pesca el atrapador magnético se
limpia y se examina.
Para evitar la desimantación de los atrapadores no es recomenda-
ble guardarlos cerca de las fuentes de calor y en la zona de acción de
un campo electromagnético, y también, someterlos a la vibración.
§ 5. Dispositivos de desconexión (adaptadores de emergencia)
Al perforar en rocas poco consolidadas sobre todo arcillosas, sus-
ceptibles al abultamiento, pueden tener lugar agarres del disposi-
tivo sacatestigos. A veces el agarre es tan fuerte que no se consigue
arrancar el dispositivo. En tal caso hace falta desenroscar y elevar la
sarta de tubos de sondeo para destapar el tubo sacatestigos trabado.
Con este propósito se emplea la sarta izquierda de pesca con la he-
rramienta izquierda de pesca. Con tal procedimiento la sarta de sondeo
338
se extrae por partes, ya que con rotación a la izquierda puede desen-
roscarse en cualquier unión lábil. En este caso por encima del dispo-
sitivo saca testigos se instala el desconectador. Este tiene por desti-
no desenroscar de una vez toda la sarta de sondeo.
Los desconectadores pueden ser divididos en los tipos.
1. Desconectadores con rosca derecha que no se aprieta.
2. Desconectadores con rosca izquierda.
3. Desconectadores que se libran con cierta carga axial dirigida.
hacia arriba.
La fig. 157, a ilustra el desconectador con rosca derecha. Consta
de dos piezas: el niple 1 y manguito 2, los cuales se unen entre sí por
Fig. 157. Desacoplad ores:
a-desacoplador con rosca a derechas sin tensado; b- desacoplador con rosca a hquierdas;
c-desacoplador que se libera con cierta carga axial dirigida hacia arriba
medio de la rosca rectangular gruesa. Los topes del niple y del man-
guito portan las levas 3, las cuales soportan el momento torsor y evi-
tan la apretadura de la rosca. En el caso de un trabazón fuerte del
dispositivo sacatestigos primeramente se hace girar con fuerza ei
varillaje de sondeo a la derecha, después le infiere el tensado igual
al peso del varillaje, luego éste gira a la izquierda. Por lo común,
primero se desenrosca el ni pie del desconectador.
Desconectador con rosca izquierda de N. V. Frolov (fig. 157, b).
El cuerpo del desconectador 1 en su parte inferior tiene rosca ex te- ·
rior para la unión con el tubo porta testigos. Por dentro el cuerpo tie-
ne rosca izquierda gruesa (con el paso de 10 mm), bajo la cual en el
cuerpo está fresada una ranura rectangular. En el cuerpo del desco-
nectador se enrosca el adaptador 2, que tiene rosca derecha interior
para la unión con los tubos de sondeo. En la parte inferior del adap-
22*
339 .
tador también se halla cepillada una ranura. Cuando el cuerpo y el
adaptador están enroscados entre sí, sus ranuras coinciden.
En las ranuras del cuerpo y del adaptador se introduce el fiador
3, cuya parte inferior tiene forma rectangular de esta ranura. La par-
te superior del fiador tiene forma cilíndrica. El orificio para lavado
del fiador tiene un alojamiento para la bola. En el desconectador en-
samblado el fiador descansa sobre dos muelles planos 4, uno de cuyos
extremos está acoplado al cuerpo 1 por los tornillos 5.
El proceso de desconexión se opera del modo siguiente. En los
tubos de sondeo se echa la bola 7, la cual recubre el orificio. Tras po-
5
4
6
ner en marcha la bomba la presión elevada del
líquido romperá los muelles 4, y el fiador caerá
en la funda de protección 6. Al girar el vari-
1laje de sondeo hacia la derecha el adaptador se
desenrosca libremente del cuerpo del desconec-
tador, y la columna perforadora se puede sa-
car a la superficie.
El desconectador del tercer tipo está repre-
sentado en la fig. 157, c. Consta de la mitad
superior 1, que se une a la columna perforadora,
y de la mitad inferior 2, que se une al tubo
portatestigos 6. Ambas mitades se unen entre
sí por los espárragos 3. Como empaquetadura se
pone la junta 4. El momento torsor se transmi-
. te de la columna perforadora al tubo portates-
tigos por medio de dos dientes 5. Los espárragos
se calculan para el corte, partiendo de la capa-
cidad elevadora del avance hidráulico de la
máquina. Si el dispositivo sacatestigos está
trabado sin remedio, los espárragos 3 se cortan
y el tubo portatestigos apretado se destapa.
§ 6. Vibradores del fondo
Los trabazones de la herramienta cortante
a veces se eliminan rápidamente con auxilio
de los vibradores. En los pozos poco profundos
se emplean los vibradores superficiales y de
martillo.
Para las profundidades mayores de 150-
200 m es más efectivo emplear los vibradores de
fondo, los cuales suelen ser mecánicos e hidráu-
Fig. 158. Vibrador hi- licos. Estos últimos trabaJ·an con más eficacia.
dráulico para liquidar
averías causadas por Los vibradores de fondo mecánicos se des-
trabazones gastan con prontitud y en los pozos torcidos
pueden trabajar de modo poco satifactorio.
Han obtenido difusión los hidrovibradores de inmersión elabora-
dos por G. l. Neudachin, A. V. Kolomoets y V. P. Pivovárov
(fig. 158) .
. 340
El hidrovibrador se baja en el pozo junto con la columna perfora-
dora y con ayuda del pescador se acopla al dispositivo trabado.
En la posición inferior el casquillo 1 asesta un gol pe en el ribete
de la vílvula de escape 2. A consecuencia de la altura de velocidad
y del golpe el grupo de la válvula 3-2 se desplaza hacia abajo. A
continuación el ciclo de trabajo se repite.
En el movimiento hacia arriba el martillete 4 choca cont ra el
yunque superior 5 y en el movimiento hacia abajo, contra el yunque
inferior 6, provocando oscilaciones en el dispositivo trabado.
Regulando debidamente la marcha de las válvulas se puede con-
seguir que el martillete del hidrovibrador aseste golpes sólo contra
un yunque, superior o inferior. También se puede parar el martille-
te en ambas posiciones aplicando el frenado hidráulico. De esa gui-
sa, el mecanismo puede trabajar en los regímenes de golpes rápidos,
vibrátil y combinado.
Los canales taladrados en el yunque inferior sirven para eliminar
la almohada hidráulica bajo la cola del martillete, si el fondo perma-
nece herméticamente tapado por el sedimento o por la roca.
El hidrovibrador se desciende al interior del pozo junto con los
tubos de sondeo de diámetro de 50 ó 63, 5 mm y se pone en movimien-
to por las bombas de sondeo HE (NB)-320/63 ó 11 fpE (GrB).
El proceso de liquidación de las averías se acelera 5-10 veces,
cuando en vez de la reperforación y la extracción por part es del
dispositivo de sondeo se emplean los vibradores hidráulicos.
También es un problema grave la liquidación de las averías del
dispositivo perforador en los pozos con diámetro de 112 m y más.
Los trabazones son muy fuertes, y para eliminarlos se requieren vi-
bradores hidráulicos de inmersión muy potentes, semejantes a los
Bf3 (VGZ)-108 y Bf3A (VGZA)-108.
Parte IV
Perforación rotativa, a turbina
y con electrosonda
Capítulo 1
Informaciones fundamentales sobre
la perforación rotativa
§ 1. Generalidades
Se denomina perforación rotativa un método de perforación,
cuando el giro del dispositivo de sondeo se realiza por la máquina
con girador del tipo rotor, el cual no transmite la carga axial al dis-
positivo.
La perforación rotativa apareció en los EE.UU. en el año 1880.
En Rusia fue aplicada por primera vez en 1901 en los alrededores de
la ciudad de Grosni, y luego, en la URSS, en el año 1922 sustituyó
rápidamente la perforación por percusión y obtuvo amplia difusión
al explorar petróleo y gas natural.
La perforación rota ti va se a plica: 1) en la prospección y explota-
ción de los pozos de petróleo y gas natural, en la URSS constituye
cerca ele 22,5% del volumen total (con empleo de turboperforado-
ras, el 76% y con electrosondas, el1,5%) a la vezqueenlos EE.UU.
goza de difusión prevaleciente; 3) al excavar pozos de voladura en
canteras. En combinación con la perforación a turbina el sondeo
rotativo se emplea al excavar los pozos sobreprofundos.
Ventajas de la perforación rotativa
1. Posibilidad de perforar pozos a gran profundidad (hasta de
10 km y más). El diámetro inicial de los pozos profundos es cerca de
700 mm, mientras que el diámetro final, de 150 mm y menos.
2. Velocidades mecánicas de perforación sin extraer testigo, sobre
todo en las rocas blandas, alcanzan 100m/ha la vez que las comercia-
les, hasta 6-9 mil m pozo por mes. Pero en las rocas duras a grandes
profundidades la velocidad mecánica de perforación disminuye hasta
1 m/h y la comercial, hasta 200-300 m pozo por mes.
§ 2. Principio estructural de instalación para perforar a rotor
El esquema de la instalación de la perforación rotativa y a tur-
bina de los pozos profundos se da en la fig. 159.
La herramienta cortante (trépano) 1 (fig. 159) se baja en el pozo
342
junto con las varillas de sondeo 3 unidas en tramos por medio de los
manguitos. Los tramos se ensamblan a rosca cónica mediante las
uniones dobles para enroscar y desenroscar rápidamente.
Fig. 159. Esquema de la insta-
1ación para la perforación a ro-
tor y a turbina de pozos pro-
fundos
El varillaje se acopla con la barra motriz 5 de sección perfilada
(cuadrada, hexaedra). La barra motriz pasa con holgura a través del
orificio de forma perfilada del rotor 4. De este modo el rotor 4 pone
en giro la barra motriz 5 y el dispositivo de perforación. El extremo
superior de la barra motriz está acoplado con la cabeza giratoria de
343
inyección 6, en la cual gira sólo la parte superior apoyada a t ravés
del cojinete de bolas axial en el cuerpo exterior no giratorio. El cuer-
po exterior de la cabeza giratoria 6 por medio del grillete se une con
el gancho elevador 7 acoplado al aparejo, el cual
a su vez se une mediante los cables especiales con
el cuadernal instalado en la plataforma superior
de la torre, mientras que el terminal móvil del
cable se enrolla en el tambor del mal acate 13.
Los motores 14 giran el rotor 4 y el mala ca te 13.
El motor 10 acciona la bomba de sondeo 9. La
bomba aspira el líquido de lavado del depósito
11 y lo inyecta a través de las mangueras flexi-
bles 8 en la cabeza giratoria 6, de donde el lí quido
es enviado por el canal interior de las varillas
de sondeo 3 hacia el trépano l. El líqui do de
lavado sale de los angostos orificios del trépano
y con gran fuerza ataca el fondo , se apodera de
las partículas de la roca triturada y se eleva por
la holgura anular entre la tubería y las paredes
del pozo hacia el exterior, donde por el canalón
inclinado 12 entra en el depósito 11.
En las rocas inestables las paredes del pozo
las afianzan con los tubos de revestimiento 15.
La envoltura de cemento 16 se edifica en torno a
la tubería de revestimiento para separar l os estra-
t os de agua de los de petróleo o de los de agua con
diferente composición química. El tubo corto
guiador 2 sirve para dirigir la excavación del pozo
y evitar el derrubio de la boca del pozo.
§ 3. Esquema de la herramienta cortante propia para
la perforación rotativa
El esquema de la herramienta cortante se da
en la fig. 160. La herramienta cort ante para la
perforación rotativa consta (véase la fig. 160)
del trépano 1, los tubos de sondeo pesados 3, el


var illaje de sondeo 5 con ensambladuras de man-
t a para perforar a guito y unión doble, la barra mot riz 8 de sec-
rotor ción perfilada (cuadrada) y la cabeza giratoria
10. Los elementos aislados de la herramienta se
acoplan a rosca cónica con ayuda de los adaptadores (de la rosca de
un perfil a la rosca de otro perfil) con el cono de rosca exterior 2,
4, 7 y 9 o en forma del manguito 2a y 9a. El adaptador superior 9
en forma del eslabón giratorio tiene rosca izquierda para evitar la
desenroscadura de la herramienta durante la perforación.
344
Capítulo 2
Trépanos de sondeo
§ 1. Tipos y dimensiones de los trépanos
En cuanto a la estructura los trépanos se subdividen en: de pale-
tas, de rodillos y de diamantes.
Por su destino los trépanos se dividen en: trépanos para perforar
. sin obtención de testigos; trépanos saca testigos para perforar con
obtención de testigos; trépanos especiales: para ensanchar pozos,
para comenzar el sondeo de nuevos pozos, etc.
Para eliminar la necesidad de ensanchar el pozo o disminuir su
diámetro, al bajar en el pozo diversos tipos de los trépanos, en con-
cordancia con las dimensiones de los tubos de revestimiento se han
establecido las normas industriales OH*) 26-02-128-69 de los diá-
metros de trépanos de 46 a 490 mm obligatorias para todas las fá-
bricas de la URSS que confeccionan dichas herramientas.
§ 2. Trépanos de paletas
Los trépanos de paletas, o sea, del tipo cortante hendedor, están
apropiados para perforar pozos en las rocas de 1 a V eategorías en
euanto a la perforabilidad. La roca se desagrega por medio de los
filos y paletas inclinados en dirección de rotación del trépano.
En la URSS se fabrican de acuerdo con las normas industriales
OH26-02-88-68 los trépanos de paletas de dos tipos: de dos pa-
letas tipo 2JI con diámetro de 76 a 161 mm (fig. 161, a) y de tres
paletas tipo 3JJ con el ángulo entre las paletas seguidas de 120° y
el diámetro de 118 a 445 mm (fig. 161, b). El cuerpo del trépano de
paletas tiene rosca interior que lo une con los tubos de sondeo. Las.
paletas del trépano están armadas de placas de aleaeión dura. En
los trépanos de tres paletas con diámetro de 161 mm y más los orifi-
cios para el lavado tienen toberas hidromonitoras recambiables 8
(fig. 161, e), que aumentan la velocidad del chorro hasta 60-125 m/&
y de esa manera crece la velocidad mecánica de perforación. Un
ejemplo de desciframiento de la marca del trépano 3Jir (PH)-161:
3P-de tres paletas, H-hidromonitor y 161 es el diámetro del tré-
pano en mm.
§ 3. Trépanos de rodillos
Los trépanos de rodillos o los del tipo triturante y hendidor, se·
emplean para todas las rocas, de 1 a XII categorías de perforabilidadt
merced a su estructura variada, pero con más éxito éstos trabajan en
las rocas de VI a X categorías.
* OH es una abreviatura de las palabras rusas que significan normas de
una rama industrial. (Nota del redactor.)
345
a
b
- - - - ] } - - - - - - ~
e
3
1
. 1
.1._J
ZjJRJ
Perfil del tajo
6
Fig. 161. Trépanos de paletas:
.a-de dos paletas; b-de tres paletas; e-trépano de tres paletas con tobera; 1-anillo para
la marcación; 2-cuerpo; 3-rosca de unión; 4-orificios para el líquido lavador¡ 5-paletas;
6-placas de aleación dura; 7-cuchillo; 8-tobera hidromonitora
..
El cuerpo del trépano gira junto con varillas de sondeo, mientras
que los rodillos giran, además, en torno a sus ejes. En cuanto al nú-
mero de rodillos, existen (GOST 20692-75) tres especies de trépanos
que desagregan la roca en toda el área del fondo: de rodillo único (1),
de dos rodillos (II) y de tres rodillos (111), que son los más difundi-
dos y se denominan triconos. La roca se desagrega al rodar los rodi-
llos en torno a su eje y el eje del trépano que está en giro bajo la car-
ga. En tal caso los dientes, o clavijas, del rodillo asentan golpes
contra la roca del fondo, la aplastan y hienden.
a
Fig. 162. Trépanos de rodillos:
a-secciona,dos con cuerpo soldado (grupo A); b-de cuerpo enteramente fundido (grupo B);
1-fresa compuesta; 2-rodillos; 3-bolitas; 4 y 7-espigas; 5-bulón; 6-brazo; 8-rosca
de unión; 9-costura soldada que une las secciones contiguas; 10-tope para marcar; 11-
cuerpo; 12-placa; 13-anillo para la marcación
En cuanto a la estructura del cuerpo los trépanos de rodillos se
dividen en dos grupos: grupo A, de los seccionadores (con
de 46 a 320 mm), en los cuales las secciones- brazos 6 (fig. 162, a)
con rodillos 1 se sueldan entre sí en el cuerpo único, que a continua-
ción se cubre por afuera con la rosca de unión 8; grupo B (B), de
cuerpo (con diámetro de 346 a 490 mm), en los cuales en el cuerpo
11 (fig. 162, b) se sueldan los brazos 6 con rodillos 1, mientras que
por el interior del cuerpo se filetea la rosca de unión 8.
Los apoyos de los rodillos soportan grandes cargas creadas por el
peso del varillaje. Son susceptibles al desgaste por frote. Los apoyos
para los rodillos se deben confeccionar: a) con cojinetes de contacto
rodante (B); b) con dos o más cojinetes de contacto plano (A); e) con
un cojinete de deslizamiento, siendo los demás de contacto rodante
(H).
Elementos cortantes (dientes, clavijas). Se denominan dientes
.(véase la fig. 162) los salientes prismáticos o cuneiformes del rodillo
347
elaboradas por fresado o troquelado y utilizables en la perforación
de las rocas principalmente blandas y duras. El tricono de clavijas
está mostrado en la fig. 163. Se llaman clavijas los dientes postizos
de aleación dura con superficie cuneiforme o esférica empotrados en
el cuerpo del rodillo y usados con preponderancia para perforar las
rocas firmes y muy firmes. En todos los rodillos los elementos c o r ~
tantes los disponen en círculos concéntricos, cuyo número depende
del diámetro y el tipo del trépano, de la longitud de dichos elementos
y el valor del desplazamiento de los ejes de los rodillos con respecto
L¡.
5

Fig. 163. Tricono de clavijas:
1-rosca cónica; 2-brazo del trépano; 3-
tapón de cierre; 4-apoyo esférico; 5-fresa
compuesta; 6-clavijas de aleación dura
Fig. 164. Trépano de un rodillo:
1-brazo; 2-fresa compuesta; 3 y 5--bolas;
4-bulón; 6-clavijas de aleación dura
al eje del trépano. Para perforar las rocas plásticas y viscosas se em-
plean los trépanos de rodillos autodepuradores, en los cuales la co-
rona dentada de un rodillo entra en el espacio entre otros rodillos
veciones.
Los dispositivos de lavado de los trépanos de rodillos se confec-
cionan de dos tipos: centrales, o sea, los de escape, que dirigen el
chorro sin presión especial hacia el centro del trépano y del fondo;
hidromonitores, cuando el chorro del líquido, al pasar las toberas
hidromonitoras (véase la fig. 161, e), que le conceden gran velocidad,
se envía a la periferia del fondo y produce el efecto desagregador. De
acuerdo con el GOST 20629-75 los trépanos de rodillos se deben fa-
bricar: con el lavado central (Q-C), con el lavado lateral hidromoni-
tor (r-H); con el soplado central (II-S) y con el soplado lateral
(IIr-SH).
348
Los trépanos de dos rodillos se utlizan al perforar pozos de diá-
metro pequeño.
El trépano de un rodillo (fig. 164) tiene el brazo único 1, en cuyo
muñón gira libremente en los apoyos esféricos 3 y 5 el rodillo esfé-
rico 2 con las clavijas de aleación dura 6 empotradas en su cuerpo.
La singularidad distintiva de los trépanos de un rodillo es la concen-
tración de la carga en un área pequeña, que crea grandes presiones de
contacto entre las clavijas y la roca del fondo y contribuye a la de-
sagregación eficaz de esta última.
Ventajas de los trépanos de rodillos ante los de paletas.
1. El área de contacto de los trépanos de rodillos con el fondo es
menor que la de los trépanos de paletes. Por ejemplo, el área de contac-
to del t répano de tres paletas con el fondo es mucho mayor que el
área sumaria de contacto de los dientes o clavijas del tricono del
mismo diámetro.
2. Los rodillos del trépano ruedan por el fondo a diferencia de los
filos del trépano de paletas, que deslizan por el mismo. Por efecto
de esto la intensidad del desgaste de los dientes en los rodillos es mucho
menor que el desgaste de los filos en los trépanos de paletas.
3. A causa del rodamiento por el fondo, el momento torsor es re-
lativamente pequeño. Por eso el peligro de acuñamiento de los rodi-
llos del trépano se reduce al mínimo.
§ 4. Trépanos de diamantes
Los trépanos de diamantes no tienen piezas que muevan de modo
independiente. La falta de los apoyos de rodadura (cojinetes de bolas
y de rodillos) y la alta resistencia de los diamantes al desgaste aumen-
tan la duración de servicio de los trépanos de diamantes. La perfora-
ción por medio del trépano de diamantes se puede operar sin inte-
rrumpir hasta 200-250 horas. En la perforación a turbina con gran-
des frecuencias de rotación un trépono de diamantes sustituye cerca
de 15 trépanos de rodillos.
Los trépanos de diamantes están destinados para perforar pozos
en las rocas de V -X categorías de perforabilidad a las profundidades
más de 2000 m. La aplicación de los trépanos de diamantes asegura:
1) altas velocidades de sondeo; 2) reducción de la cantidad de opera-
ciones de bajada y subida; 3) perforación eficaz de los pozos profun-
dos. La eficacia de trabajo de los trépanos adiamantados se eleva con
el aumento de la frecuencia de rotación. Por tal motivo los trépanos
de diamantes se usan con preponderancia en la perforación a turbi-
na.
Tipos de los trépanos de diamantes. Se distinguen tres tipos de los
trépanos de diamantes: radiales, espirales y escalonados. En cuan-
to a la dotación con diamantes estos trépanos suelen ser de capa úni-
ca e impregnados.
Los trépanos adiamantados radiales (de sectores) (fig. 165, a)
tienen la matriz de forma esférica dividida en seis sectores. Entre los
349
e
b
Fig. 165. Trépanos adi amanta-
dos:
a-trépano radial o de sectores; b-
trépano espiral para perforar a tur-
bina; b-trépano escalonado
sectores pasan seis canales de lavado. Estos trépanos se utilizan al
perforar las rocas poco abrasivas de la dureza moderada y grande.
Los trépanos de diamantes espirales
(fig. 165, b) están apropiados para la
perforación a turbina con altas revolu-
ciones. La parte frontal de la matriz
del trépano representa en sí tres super- 12
ficies espirales esféricas. Los tres orifi-
cios de lavado pasan a formar canales
espirales esféricos que van a la perife-
ria del trépano.
Los trépanos escalonados de dia-
mantes (fig. 165, e) tienen las superfi-
cies cortantes situadas de manera es-
calonada. El tajo escalonado se destruye
con más facilidad que el plano.
§ 5. Trépanos de corte anular
El trépano de rodillos para la per-
foración con tajo anular con el saca-
muestras desmontable (fig. 166) consta
del cuerpo, de la cabeza del trépano con
cuatro rodillos y del adaptador. En el
interior del cuerpo está fijado a rosca
el aro conductor atravesado por el sa-
camuestras desmontable.
El trépano de corte anular se baja
en el pozo sin el sacamuestras desmon-
table con el varillaje de sondeo que no
tiene estrechamientos en las uniones y
Fig. 166. Trépano portatestigos con sacamues-
tras desmontable del tipo ,JJ;C02-12
(DS02-12):
1-fresa compuesta; 2-cabeza del trépano; s-
partidor de testigos; 4-cuerpo del trépano; 5-sa-
catestigos; 6-válvula de bola; 7-fiador; s-pa-
sador del vástago corredizo que libera el fiador al
comenzar la subida del sacatestigos; 9-muelle pla-
no; lO-anillo conductor; 11-vástago corredizo con
cabeza; 12-adaptador; 13-eje del fiador
posee el diámetro interior suficiente para pasar el sacamuestras. Tras
bajar el trépano, el pozo se lava. Luego, al interior del varillaje de
sondeo se echa el sacamuestras desmontable, el cual, al entrar en el
cuerpo del trépano sacatestigos, ocupará la posición de trabajo.
Para extraer el sacamuestras lleno de testigo, en el varillaje de
sondeo por medio del cable de un malacate especial se baja el pesca-
dor a mordaza (slips).
351
<:apítulo 3
Varillaje
El varillaje comienza con el trépano 1 (véase la fig. 160) y ter-
mina con el prensaestopas giratorio 10.
Se denomina varillaje la parte del dispositivo de sondeo que cons-
ta de las varillas de sondeo y sus acoplamientos.
b
A
A
A-A

/
/
Se llama barra motriz la parte del dispo-
sitivo de sondeo que directamente del rotor
percibe la rotación y la transmite al varillaje.
Las barras motrices se fabrican de sección
cuadrada, hexaedra o cruciforme (fig. 167) sin
ser recalcados por afuera los extremos (fig.
167, a) y con extremos recalcados (fig. 167, b),
las últimas son más sólidas. La barra motriz
tiene por dentro un redondo canal de circula-
ción. Las barras motrices se fabrican (de acuer-
do con las normas lJMTY (ChMTU) 3613-53)
de las siguientes dimensiones por el lado del
cuadrado: 65, 80, 112, 140, 155 mm. La longi-
tud de la barra motriz es de 13-14 m, cuando
ensamblada consta del propio tubo, del adap-
tador superior con rosca izquierda para la unión
con el prensaestopas giratorio y del adaptador
con rosca derecha para la unión con las vari-
llas de sondeo.
Tipos de las varillas de sondeo
Existen los siguientes tipos de las varillas
de sondeo: 1) las varillas de sondeo con extre-
mos recalcados hacia dentro, 2) las varillas
de sondeo con extremos recalcados hacia fuera,
Fig.
16
7 · Barras mo- 3) las varillas de sondeo con anillos bloquea-
t rices:
-a-barras motriz sin re- dores (estabilizadores), 4) las varillas de son-
calcado :rexterior de los deo con los extremos de unión soldados, 5) las
extremos b-barra motriz d bl d
con extremos recalcados de aleación ligera con uniones o es e acero
aligeradas. Las varillas de sondeo que se
fabrican en la URSS en concordancia con los Estándares Estatales
se indican en la tabla 41. La longitud de los tubos de sondeo con diá-
metro de 60-120 mm es de 6,8 y 11,5 m en tanto que la de los tubos
con diámetro de 114-168 mm, de 11,5 m.
Las varillas de sondeo con extremos recalcados y sus elementos
de unión
Las varillas de sondeo con extremos recalcados en el tiempo actual
son las más difundidas. Según el Estándar de Estado GOST 631-75
352
~
e;,
1
o
O>
O>
o
w
tJ1
w
Tabla 41
Varillas ele sondeo que sa fabrican en la URSS según el GOST
Unión doble
Diámetro
diáme-
de la
GOST
Espesor de 1 a Diámetro interior Masa teórica de
tro
diámetro
varilla, pared, mm (mínimo), mm 1 m, kg tipo y
ex te-
interior
mm dimensión
rior,
(mínimo),
mm
mm
- ---------- -- ---
1. Varillas ele sondeo con extremos recalcados hacia dentro y con uniones dobles enroscadas
60 GOST 631-75 7; 9 32; 24 10,26; 12,33 3H-80 80 25
73 GOST 631-63 7; 9; 11 45; 34 11,4; 14,2; 16,8 3H-95 95 32
89 GOST 631- 75 7; 9 60; !19; 45 14,2; 17,8; 21,2 3H-108 108 38
102 GOST 631-75 7; 8; 9; 10 74; 70; 66; 62 16,4; 18,5; 20,4; 22,4 3IIl-118 118 62
114 GOST 631-75 9; 10; 11 74; 70; 68 23,3; 25,7; 28,0 3H-140
1140
78
127 GOST 631-75 7; 8; 9; 10 95; 91; 87; 83 20, 7; 23, 5; 26, 2; 28,9 3IIl-152 152 80
140 GOST 631-75 8; 9; 10; 11 105; 101; 97; 91 26; 29; 32; 35 3III-78 178 101
168 GOST 631-75 9; 10 128; 124 35, 3; 39 3H-197 197 122
2. Varillas de sondeo con extremos recalcados hacia fuera y con uniones dobles enroscadas
63 GOST 631-75 7; 9 46,3: 42,3 9,15; 11,3 3IIl-86 86 31
73 GOST 631-75 7; 9; 11 59; 55; 51 11,4; 14,2; 16,8 3Y -105 105 54
89 GOST 631-75 7; 9; 11 75; 71; 67 14,2; 17,8; 21,2 3Y-120 120 70
102 GOST 631-75 8; 9; 10 85,6; 83,6; 81,6 18,5; 20,4; 22,4 3H-140 140 78
114 GOST 631-75 8; 9; 10; 11 98,3; 96,3; 94,3; 20,9; 23,3; 25,7: 28 3Y -155 155 95
140 1 GOST 631-75 8; 9; 11 92, 3; 123, 7; 121' 7; 26; 29; 35 3Y-185 185 120
117,0
3. Varillas de sondeo de aleación ligera con uniones dobles de acero aligeradas
73 GOST 4784- 74 9 41 5,3 3JI-90 90 41
n3 GOST 4784- 74 9 61 6,7 3JI-110 110 61
114 GOST 4784- 74 10 80 9,3 3JI - 136 136 80
129 GOST 4784-7!1 9; 11 95; 95 10; 11; 8 3JI - 152 152 95
147 GOST 4784- 74 9; 11 112; 112 11,3; 13,4 3JI - 172 172 110
Iono·i-
tud,
mm
410
432
454
454
502
508
573
603
410
432
1¡80
502
541
568
masa,
kg
12
16
20
23
35
38
61
78
12
20
25
35
41
56
12
16
21
30
37
,5
,2
,5
,3
éstas se fabrican de dos tipos: las de extremos recalcados hacia den·
tro (fig. 168, a) y las de extremos recalcados hacia fuera (fig. 168, b).
La presencia del recalcado en los extremos del tubo permite roscados
conservando la resistencia igual a la rotura en cualquier sección del
tubo. Las varillas de sondeo con extremos recalcados hacia fuera dis-
minuyen las resistencias hidráulicas, rebajan la presión durante el
/
2
' / ~ /
- f--- f---
77
'/
Fig. 168. Varillas de sondeo y manguitos de unión para ellas:
a-con extremos recalcados hacia dentro; b-con extremos recalcados hacia fuera; e-tramos
acoplados por unión de maniobra; 1-extremo derecho de la varilla de sondeo; 2-manguito
de unión; a-unión de maniobra de dos mitades
trabajo de las bombas, aseguran la lisura interior de los cañones del
varillaje y la posibilidad de pasar por éste el sacamuestras desmonta-
ble del trépano portatestigos. ~ ~
Unión doble de maniobra. Se denomina unión doble el dispositivo
que consta de dos semiuniones: una semiunión con cono roscado
(niple) y otra, con acoplamiento, que están apropiadas para ensamblar
los tramos en un varillaje con el fin de resguardar la rosca de las va-
rillas de sondeo contra el desgaste durante las reiteradas enroscadu-
ras y desenroscaduras (fig. 168, e). Además, la estructura de la rosca
de la unión doble acelera la enroscadura y desenroscadura. Para
prevenir la desenroscadura espontánea las semiuniones se enroscan
engrosando previamente la rosca del tubo con alquitrán (el 50% de
resina más el 50% de colofonia) calentado hasta 50°C. Al desgastarse
la rosca de unión doble, calientan la rosca del tubo por medio de una
lámpara de soldar hasta la fusión del alquitrán, desenroscan las se-
miuniones de los extremos de las varillas de sondeo y en vez de las
semiuniones desgastadas enroscan las nuevas con empleo del alqui-
trán derretido.
354
Las varillas de sondeo con extremos recalcados hacia adentro se
ensamblan etre sí por medio de las uniones dobles de dos tipos:
1) uniones dobles normales tipo 3H (UDN) con el diámetro del ori-
ficio de paso mucho menor que el diámetro del orificio de paso de los
extremos recalcados de las varillas de sondeo; 2) uniones dobles de
paso ancho tipo 3III (UDP A) con el diámetro del orificio de paso pró-
ximo al diámetro del orificio de paso de los extremos recalcados de
las varillas de sondeo.
Las varillas de sondeo con extremos recalcados hacia fuera se aco-
plan por medio de las uniones dobles tipo 3Y (UDPAum), que tie-
nen el orificio de paso aumentado (en comparación con las uniones
dobles 3III).
La rosca para tubos se emplea en las varillas de sondeo y en los
acoplamientos para éstas (GOST 631-75), en los tubos de revesti-
Fig. 169. Conocidad de la rosca:
D-diámetro de la base inferior del cono; d-diámetro de la base superior del cono; 1-alturs-·
del cono truncado igual a su parte roscada; cp-ángulo de conocidad
miento y en los acoplamientos para ellos, en los tubos de bombeo y
en los acoplamientos para ellos. La rosca para tubos se hace en l a;
superficie cónica con conocidad de 1 : 16.
Se denomina conocidad K la relación de la diferencia entre los
diámetros de dos secciones transversales del cono a la distancia
entre ellos (fig. 169).
K= D- d = ~ = 2l tg cp =
2
tg m
l l l 't''
(143)
donde D y d son los diámetros de las bases inferior y superior del
cono truncado cubierto de rosca; l, la altura del cono igual a la lon-
gitud de la parte rosca da; cp = 1 o 4 7 '24", el ángulo de inclinación
entre la generatriz del cono roscado y el eje del tubo. Sustituyendo·
el valor de cp en la fórmula (143), hallamos la conocidad de la rosca,
que es igual a K = 1 : 16. El número de las espiras (hilos) de la ros-
ca para tubos a lo largo de 1 pulgada es igual a ocho. El perfil de
la rosca para tubos es un triángulo con el ángulo en el vértice de
60° con crestas y surcos redondeados. Al final de la parte roscada jun•
to a la base inferior del cono las espiras tienen cúspidas recortadas.
La rosca para uniones dobles según el GOST 5286-75 está desti-
nada para acoplar las semiuniones. Las particularidades distintivas
de la rosca para uniones dobles ante la rosca para tubos son las sigui en-
23* 355
tes: 1) la rosca para uniones dobles tiene una conocidad mayor;
en función del diámetro del tubo la conocidad de la rosea para unio-
nes dobles K = 1 : 4 (cp = 7°7'30") o K = 1 : G (cp = 4°45'48");
2) el número de espiras de la rosca para uniones dobles a lo largo de
1 pulgada es igual a cinco o cuatro; 3) la rosca para uniones dobles
tiene todos los hilos de rosca de idéntico perfil; por arriba las v u e l t a ~
son aniquiladas y los surcos, redondeados.
Varillas de sondeo de aleación ligera (JJBT-VSAL).
Al efectuar las operaciones de bajada y subida el empleo de las
varillas de sondeo confeccionadas de acero con la profundidad del
·pozo, siendo suspendido el varillaje, aumenta el esfuerzo de rotura del
-material del varillaje debido a su propio peso en su sección superior,
.aumenta la carga sobre el gancho portacargas, el sistema de polipas-
to y la torre de sondeo. Con el propósito de r-educir dichas cargas los
tubos de sondeo se confeccionan de aleaciones ligeras. En la URSS
las varillas de aleación ligera para sondeo se fabrican de duraluminio
.de la marca ,IJ;16-T (GOST 4784-74).
Los méritos de las varillas de sondeo de aleación ligera ( JIBT-
·vsAL) son: 1) alta resistencia mecánica específica, es decir, la rela-
,ción de los índices de resistencia mecánica, por ejemplo, del límite
.de fluidez O'r a la densidad del material p; 2) JIBT (VSAL) confec-
rcionadas por prensado, tienen la superficie interior lisa, lo cual re-
baja la resistencia hidráulica aproximadamente a 20% en compara-
ción con las varillas de acero con sección análoga; 3) propiedades
antimagnéticas del duraluminio permiten colocar en el varillaje de
aleación ligera el inclinómetro con aguja magnética y medir los án-
gulos cenitales y acimutales que tiene el eje del pozo.
Las insuficiencias de las JIBT son: 1) no se puede utilizar éstas
en los pozos con la temperatura más de + 150°C, ya que a tempera-
t uras más altas los índices de resistencia mecánica del d ural se re-
ducen bruscamente; 2) no se puede usar las JIBT al presenciar en el
pozo el líquido de lavado con la concentración de hidrogeniones
pH > 10, puesto que el medio alcalino corroe mucho el duralumi-
nio.
En la URSS las JIBT se fabrican según el GOST 4784-74 (véase
la tabla 41); la longitud de las varillas de sondeo es de 9 y 12 m.
La estructura de las JIBT es análoga a la de las varilas de acero con
extremos recalcados hacia adentro. Para acoplar las varillas se han
creado las uniones dobles de acero aligeradas del tipo 3JI. Las se-
miuniones se enroscan en los tubos mediante la rosca para tubos con
la cola epoxídica y se enroscan entre sí por medio de la rosca para
uniones dobles.
Las varillas de sondeo pesadas (YBT-VSP) se colocan directa-
mente por encima del trépano. Están destinadas para aumentar el
peso y la rigidez de la parte inferior del varillaje, para crear la carga
necesaria sobre el trépano y disminuir el desvío del pozo.
356
Las YBT fabricadas según las normas H291-49 son lisas a todo
su largo y tienen el torneado cónico, lo cual contribuye al mejor aga-
rre de las mismas por las cuñas del rotor durante las operaciones de·
bajada y subida.
La masa total de las YBT debe superar el 25% la carga axial so-
bre el trépano. Ello garantizará la disposición de la frontera entre
las partes apretada y estirada del varillaje.
La característica de las YBT está citada en la tabla 42.
Tabla 42
Diámetro de las varillas de sondeo, mm
1
Diámetro exterior de las varillas
deo pesadas (YBT- USP), mm
~ 1 a s a de 1 m de las YBT, kg
Capítulo 4
Instalaciones de sondeo para
la perforación rotativa
§ 1. Generalidades
de
son-¡
1
73
95
49
89
1114
1
140
108
1
146
1
178
63
1
97
1
156
168
203
192
Las instalaciones para perforar a rotor se dividen en dos filas
paramétricas (dimensionales).
La primera fila son las instalaciones rota ti vas estacionarias pe-
sadas para la perforación de explotación y el sondeo explora torio a
las profundidades de 1000 a 10 000 m.
La segunda fila son las instalaciones rotativas automotrices y
móvibles para la perforación expl oratoria y el sondeo de exploración
y explotación a profundidad de 100 a 1500 m.
Cada una de las filas de instalaciones perforadoras consta de gran
número de tipos dimensionales según sean la esfera de aplicación,
la profundidad y las condiciones de sondeo.
Las instalaciones perforadoras se caracterizan por la capacidad
elevadora, la cual determina la profundidad de perforación y poten-
cia establecida.
§ l . Instalaciones perforadoras estacionarias
El esquema de la instalación estacionaria para la perforación
rotativa y a turbina est á mostrado en la fig. 170.
En la torre de sondeo 1 y en el l ocal12 están montados: el rotor
2, malacate 3, conjunto motriz 4 para accionar el malacate y el rotor,
357
dos bombas de sondeo 11 que se ponen en marcha por los motores
·eléctricos 10.
Además, en la torre de sondeo están ensamblados la estación de
compresores 5 con el colector de aire 6, central generadora de motores
2 3
Fig. 170. Equipo para la perforación
profunda a rotor y a turbina
8
10
Diesel de urgencia 8 y los conjuntos de aparatos eléctricos 7 y 9
para poner en marcha el malacate y las bombas de sondeo.
En el vértice de la torre está instalado el cuadernal13 ensambla-
358
do de varios rodillos. El cable 14, cuyo extremo está fijado en el tam-
bor del malacate 3, contornea los rodillos del cuadernal y las poleas
del motón de aparejo móvil 15.
Las pasarelas 23 son edificadas para colocar los tubos y otros obje-
tos. Del motón de aparejo está suspendido el gancho 16, que con ayu-
da del grillete coge la cabeza giratoria 17, el cual une el varillaje
de sondeo con la manguera de impulsión 19.
El tubo superior de trabajo 20 de sección cuadrada atraviesa los
dados del rotor 2, se une por arriba con la cabeza giratoria y por abajo
con el varillaje 24.
Durante la perforación rotativa el trépano 26 se une a la parte
inferior del varillaje pesado 25.
Durante la perforación a turbina el trépano se enrosca en el árbol
de la turboperforadora. Este último a través del adaptador se une con
el varillaje 24. En tal caso el rotor 2 está frenado y no gira el varillaje.
Durante la perforación las bombas 11 inyectan el líquido lavador
a través de la cañería de flujo ascendiente 21, la manguera 19 y la
cabeza giratoria 17 en el varillaje. El flujo del líquido lavador se
mueve hacia abajo en los tubos 24, enfría el trépano y transporta la
roca triturada hacia el exterior por el canal anular entre el varillaje
y las paredes del pozo. Durante la perforación a turbina el referido
flujo acciona las ruedas de trabajo (rotores) de la turboperforadora.
El varillaje suspendido con ayuda del gancho al motón de apare-
jo, a medida que se profundiza el trépano en la roca, se baja suave-
mente por el perforador con auxilio de los frenos del tambor del ma-
lacate. Al mismo tiempo el perforador regula el avance de la herra-
mienta de modo que la parte inferior del varillaje, ensamblada de
varillas pesadas produzca la carga axial sobre el trépano de rodillos.
Para reemplazar los trépanos desgastados extraen el varillaje de
sondeo desenroscándolo en tramos.
Durante la bajada y subida del varillaje en la plataforma supe-
rior 18 se halla el obrero de torre, dos obreros trabajan con llaves cer-
ca del rotor y el perforador dirige el malacate. Para comunicar la
plataforma superior y los cuadernales sirven las escaleras 22.
Para la perforación profunda con el fin de obtener petróleo y gas
natural existen muchos tipos de las instalaciones perforadoras calcu-
ladas para diferente profundidad de sondeo.
En vista de que con la profundidad de sondeo crece el peso de]
varillaje y de la tubería de revestimiento, se ha aceptado caracteri-
zar las instalaciones por su capacidad elevadora.
Por base de la clasificación de las instalaciones de perforación
se toma la capacidad elevadora nominal del gancho, con la cual se
determina la posibilidad de emplear una u otra instalación para la
perforación de los pozos según sean sus profundidades de proyecto y
estructuras.
En la tabla 43 se da la característica de las instalaciones para la
perforación de explotación y de prospección en concordancia con el
GOST 16293-70 y las normas industriales H 900-66.
359
Tabla 43
Clases de instalaciones perforadas
Índices
BY-50 1 BY-80 1 BY-100 1 BY-1251 BY-160 1 BY-200 1 BY-250
Capacidad elevadora
nominal del gan-
cho, tf 50 80 100 125 160 200 250
Capacidad elevadora
máxima del gancho,
tf 110 140 170 200 250 320 450
Profundidad con ven-
cional de la perfo-
ración con empleo
del varillaje de ace-
ro con diámetro de
114, mm, m 1600 2500 3000 4000 5000 6500 8000
Altura de la torre
desde el piso del
puesto de trabajo
hasta el bastidor
del cuadernal, m 42 42 42 42 53 53 54
Número de los rodi-
llos del cuadernal 5 5 6 6 7 7 7
Número de los rodi-
llos del motón mó-
vil de aparejo 4 4 5 5 6 6 6
Diámetro del cable
de aparejo, mm 25 28 28 32 32 35 38
Las instalaciones perforadoras de las clases enumeradas (véase
la tabla 43) son estacionarias pesadas con el procedimiento de montaje
de los bloques grandes y pequeños. Así, por ejemplo, todos los
mecanismos de la instalación perforadora BY -50Bp-l están montados
en cuatro bloques fundamentales: el de torre y rotor, el de malacate
y los dos de bomba. La mayoría de las instalaciones de perforación
de la segunda fila no tienen base de transporte, es decir, son estaciona-
rias.
§ 3. Instalaciones automotrices ligeras para la perforación rotativa
Las instalaciones automotrices ligeras de rotor se emplean
en la perforación de los pozos derechos para obtener agua, así como
en la perforación estructural cartográfica. Los mecanismos de las
instalaciones automotrices se ensamblan en la plataforma de los
camiones automóviles todo terreno. Al construir los pozos para obte-
ner agua se emplean las instalaciones rotativas automotrices YPB
(URB)-3AM, YPB-2A, 1BA-15B y otras.
En la tabla 44 está aducida la característica de las instalaciones
rotativas automotrices.
360
Tabla 44
Indices
Profundidad de la perfo-
ración sin testig-o, m
Profundidad de la p ~ r f o ­
ración con tajo anular,
m
Diámetro inicial del po-
zo, mm
Diámetro final del pozo,
mm
Diámetro de las varillas
de sondeo, mm
Diámetro del orificio de
paso del rotor, mm
Frecuencia de rotación
del rotor, rpm:
primera velocidad
segunda velocidad
tercera velocidad
marcha inversa
Capacidad elevadora del
malacate, kgf
Torre mástil:
altura, m
capacidad nominal
de carga, tf
capacidad máxima
de carga, tf
Número de los rodillos
del cuadernal
Número de los rodillos
del motón de aparejo
Diámetro del cable de
aparejo, mm
Bomba de sondeo, tipo
Caudal de la bomba,
1/min
Presión máxima de la
bomba, MPa
Chasis de automóvil, tipo
Accionamiento de fuerza
Potencia del motor, kW
Dimensiones exteriores
de la instalación en
posición de transporte
(longitud X anchura X
X altura), m
Masa del bloque de son-
deo, kg
Tipos de instalaciones perforadoras
YPE-2A
200
150
76
50; 60,3
150
100
197
300
2500
10,65
2,5
5
2
1
15,5
11 fPB (GRB)
300
5
ZIL-157KE
Motor del
automóvil
75
(104 CV)
10,85 X 2,25 X
X 3,46
10000
YPE-3AM
300
500
250
100
60,3; 73
250
110
190
314
46
3000
16,0
5
10
2
1
15,5
11 fPI1 (GRI)
300
5
MAZ-500
l\fotor Diesel
,D;-54 ó CM,D;-14B
40 (54 CV)
45 (62 CV)
10,7 X 2,8 X 3,4
13 200
1EA-15B
500
400
200
73; 89
410
65
130
250
65
5200
18,4
12
20
3
2
18
9 MfP (MGR)
600
7
MAZ-500
Motor del
automóvil
77
(105 CV)
10,8X3X3, 75
13 900
361
Instalación YPB-3AM de perforación exploratoria
Destino. El equipo de perforación exploratoria YPB-3AM está
:apropiado para la perforación rotativa de pozos con el fin de obtener
:agua por medio de las varillas de sondeo con diámetro de 73 mm a la
_¡profundidad hasta de 300m con empleo del lavado directo o para la
2
'Perforación de los pozos estructurales de búsqueda por medio de las
-varillas de sondeo con diámetro de 60,3 mm a la profundidad hasta
·de 500 m según el método rotativo o sin testigo.
La instalación perforadora YPB-3AM se muestra en la fig. 171.
Sobre el chasis del automóvil] (fig. 171, a) del tipoMAZ-500están
·ensamblados: el motor 2 para accionar la instalación perforadora, la
·Caja de cambio de velocidades 9, el malacate_JO, rotor_ll, el reenvío
362
4 para accionar la bomba de sondeo 7, el mástil 5 con el cuadernal
6 y los gatos telescópicos hidráulicos 3 para elevar el mástil. Para
trabajar en el tiempo nocturno la instalación tiene un sistema de
iluminación formado por los faros colocados en la torre. Estos son
alimentados por el generador eléctrico 19 de 8 kW de potencia. De
este último también se alimenta el electromotor para accionar la
h
z J
Fig. 171. Instalación de perforador YPB-3AM (URB-3AM):
a-vista general: 1-automóvil MA3-500 (MAZ-500); 2-motor de accionamiento; a-gatos
hidráulicos para subir la torre; 4-contraaccionamiento; 5-mástil; 6-cuadernal; 7-bomba
de sondeo; 8-tubos de sondeo; 9-caja de cambio de velocidades; JO-malacate; 11-rotor;
12-palanca del freno del malacate; 13-palanca de mando del embrague de fricción del
malacatr; 14-palanca de mando del motor de fricción; 15-palanca de conexión del accio-
namiento para el rotor y el malacate; 16-palanca de cambio de velocidades; 17-palanca
de arranque de la bomba de sondeo; 18-cuadro eléctrico; 18-generador; 20-palanca de
arranque del generador; 21-montante delantero; b-esquema cinemática de la instalación:
]-acoplamiento de embrague del mando del generador; 2-polea motriz del generador; a-
árbol motriz del generador; 4-motor de accionamiento; 5-bomba de sondeo; 6-contra-
accionamiento; 7-polea de contraaccionamiento; 8-árbol intermedio; 9-árbol conducido;
lO-acoplamiento de embrague del malacate y del rotor; 11-piñón de cadena de acciona-
miento del malacate; 12-transmisión de cadena; 13-árbol del tambor; 14-árbol cardán de
accionamiento del rotor; 15-rotor; 16-tambor del torno; 17-frenos del malacate; 18-aco-
plamiento por conos de fricción del malacate; 19-bomba de aceite; 20-acoplamiento del
embrague de la bomba de aceite; 21-árbol motor; 22-caja de cambio de velocidades; 23-
polea motriz de la bomba; 24-árbol cardán de accionamiento de la caja de cambio de velo-
cidades; 25-generador
mezcladora de arcilla. El electromotor se conecta y desconecta por
medio del tablero 18 con aparatos eléctricos.
El esquema cinemática de la instalación YPB-3AM está repre-
sentado en la fig. 171, b.
El malacate del equipo YPB-3AM (fig. 172) es de tambor único,
tiene el embrague de fricción de dos discos para poner en marcha el
tambor, y el freno de una sola cinta. El árbol 3 del malacate se pone
363
en rotación por la caja de cambio de velocidades mediante la trans-
misión ,de cadena en dos hiladas y la rueda de estrella 15. En el eje
con auxilio de cojinetes de bolas gira libremente el tambor 17 con la
polea de freno. El cable de aparejo 14, que se enrolla en el tambor, pa-
sa por el agujero en el reborde del tambor en tanto que una su vuelta
se coloca por el aro exterior del tambor en una ranura especial y es
afianzada por el listón 16. El tambor se pone en rotación con auxi-
lio del embrague de fricción de dos discos montado en la polea de
freno del tambor.
El tambor del malacate está dotado del freno de cinta 11, con
cuya ayuda mantiene el varillaje o la tubería de revestimiento en
la posición suspendida, y también, asegura el avance del dispositivo
perforador hacia el fondo del pozo a medida de su profundización.
Para facilitar el manejo la palanca 1 del freno del tambor está apro-
ximada al puesto del perforador. Con la cinta de freno 11 del tam-
bor la palanca 1 se une mediante el sistema de tirantes que permite
regular el tensado de la cinta 11 a medida del desgaste de esta última.
En el extremo izquierdo del eje del malacate está colocada la bobina
2 para arrastrar y levantar cargamentos.
El rotor YPB-3AM (URB-3AM) (fig. 173) transmite la rotación
al dispositivo perforador, y también mantiene suspenso el varillaje
(la tubería de revestimiento) durante las operaciones de bajada y
subida y al alargar el dispositivo de sondeo. El rotor consta del cuer-
po fundido de acero 8, en el cual descansa sobre dos cojinetes de apoyo
radial idénticos la mesa del rotor 6 con el engranaje anular cónico
3 sujetado a ésta. De la caja de cambio de velocidades por medio del
árbol cardán la rotación es transmitida a través del árbol de accio-
namiento 1 (véase la fig. 171, b) y el engranaje cónico pequeño al
engranaje cónico mayor y a la mesa del rotor. El rotor tiene el orifi-
cio interior por el cual pasan el trépano, los tubos de sondeo y de re-
vestimiento. En este orificio durante la perforación se colocan los
dados desmontables mayor 4 y menor 5. El dado menor tiene el
orificio interior de sección cuadrada por el cual se hace pasar la barra
motriz de sección caudrada. Con auxilio de los dados la rotación
de la mesa del rotor se transfiere a la barra motriz y a través del
varillaje de sondeo a la herramienta cortante. Al bajar en el pozo
los tubos de revestimiento, sacan los dados menores y mayores y,
si el diámetro de los tubos de revestimiento supera el orificio de paso
del rotor (250 mm), quitan este último de la plataforma del equipo
perforador, sustituyéndolo por la araña con dados.
Fig. 172. Malacate del equipo YPB-3AM (URB-3AM):
1-palanca de freno; 2-bobina de seguridad; 3-árbol del malacate; 4-abrazadera; .'}-
casquillo cónico; 6-palancas de apriete; 7-disco frontal; 8-engranaje de corona· 9-disco
intermedio; lO-guarniciones de embrague; 11-cinta de freno; 12-discos medios ; Ú-discos
traseros; 14-cable de aparejo; l.'J-rueda de estrella de accionamiento; 16-listón de amarrar
cable; 17-tambor del cabrestante; 18-muelles de empuje; 11-freno de cinta de la palanca
365
~
•t
, 1
La torre está unida articuladamente con el bastidor de la insta-
lación y consta de las secciones superior e inferior acopladas por
charnelas. La torre se sube y se baja por medio de dos gatos hidráu-
licos telescópicos 3 (véase la fig. 171, a). Durante el transporte la
torre se sitúa horizontalmente y se apoya por los montantes delante-
ros 21. En la posición de trabajo dos montantes de la torre se hallan
apoyados en el bastidor del equipo mientras que los dos restantes.
están provistos por debajo con gatos de husillo y mediante placas de
madera se apoyan en el terreno, descargando las ballestas del auto-
móvil. Para elevar la estabilidad de la torre en posición de funciona-
8
Fig. 173. Rotor YPB-3AM (URB-3AM):
a-árbol-piñón de accionamiento; 2-seguro del rotor; 3-piñón cónico; 4-dado mayor;
s-dado menor; 6-mesa del rotor; 7-tapón de control; s-cuerpo
miento la aflojan por medio de cuatro tirantes. Cada uno de éstos
consta del cable de acero, un extremo del cual se sujeta al cuadernal
de la torre y el otro, al poste de madera (ancla) enterrado.
El sistema hidráulico (véase la fig. 171) está destinado para subir
y bajar la torre, y también para trabajar con gatos hidráulicos de
urgencia. El caudal de la bomba de aceite es de 12 l/min, la presión
máxima es de 65 MPa. En calidad de líquido de trabajo en el siste-
ma hidráulico se usa el aceite industrial .N2 20.
La instalación YPB-3AM (fig. 174) montado y dispuesto compren-
de: la instalación sobre el automóvil, la bomba de sondeo 2, la
mezcladora de arcilla 3, el depósito para la solución arcillosa 4,
sistema de canalones 5 y entarimado de madera 6. En la cancha se
excava para la solución arcillosa una canaleta forrada de tablas sin
hendiduras de dimensiones de 1 ,O X 1,5 X 2,0 m. En el lugar a per-
366
e:::,
e:::,

e:::,
e:::,

'o
Fig. 174. Esquema de colocación del equipo YPB-3AM sobre el área:
!-plataforma (chasis) del camión q.utomóvil; 2-bomba de sondeo; 3-mezcladora de arcilla; 4-depósito para la solución arciUosa; 5-sistema O,e
canalones rnet¡\lico; 6-entarimado de mader0 ·
forar pozo practican la calicata con dimensiones de 0,8 X O, 8 X
X 1,5 m e instalan en ésta el tubo guiador para proteger la boca del
pozo contra el derrubio. El espacio entre el tubo y las paredes de la
calicata lo hormigonan o apisonan con arcilla. Suben el mástil, lo
fijan mediante los tirantes, verifican el funcionamiento correcto del
equipo y empiezan la perforación.
Instalación de perforación exploratoria YPB-2A
Destino. La instalación automotriz YPB-2A está destinada para
perforar por rotación pozos geofísicos y estructurales con profundi-
dad hasta de 200m, empleando el lavado directo y con tajo continuo
o anular, así como para excavar pozos en busca de agua.
La característica de la instalación YPB-2A se aduce en la tabla
44.
Instalaciones perforadoras BA-15
La fábrica de maquinaria de Kungur ha elaborado el complejo
unificado de instalaciones perforadoras tipo BA-15. Este complejo
incluye las siguientes modificaciones de instalaciones perforadoras:
Fig. 175. Vista general de la instalación perforadora 1-BA-15B (1-BA-15V)
1-B-15H para perforar pozos estructurales de prospección y car-
tográficos con profundidad hasta de 1000 m con el fin de buscar pe-
tróleo y gas natural;
2-BA-15H para perforar pozos estructurales de prospección de
hasta de 1500 m de profundidad.
1-BA-15B para perforar pozos con profundidad hasta de 500 m
(fig. 175) para el abastecimiento de agua;
2BA-15B para perforar los pozos de modo rotativo con diámetro
hasta de 1200 mm y con profundidad hasta de 200 m con el propo-
sito de obtener agua empleando el lavado de aspiración inversa;
PA-15B para reparar y restaurar los pozos de toma de agua.
368
~
..
1
o
.....
O)
O)
Q
Fig. 176. Esquema cinemática de la instalación perforadora 1-BA-15V:
1-motor del automóvil; 2-caja de cambio de velocidades del automóvil; a-caja de toma
de fuerza; 4-generador; 5- árbol cardán; 6-bomba; 7- cámara de frenado; 8-caja de cam-
bio de velocidade'>; 9-malacate; lO- cámara de frenado trasera; 11-árbol cardán; 12-rotor;
13-indicador de peso; 14- cable de aparejo; 15-varilla cuadrada; 16-cabeza giratoria;
Z7-motón de aparejo; lB-cuadernal; 19-cadena; 20-bomba de sondeo; 21-generador
tacométrico; 22, 24-compresor; 23-árbol cardán
221)
~
~
Los rasgos privativos del complejo unificado de instalaciones
perforadoras del tipo BA-15 son: 1) transporte automotriz en base al
camión MA3-500 con empleo del motor del automóvil con potencia
de 77 k W para accionar los mecanismos de perforación y una bomba
de sondeo; 2) mando neumático de todos los mecanismos de la insta-
lación perforadora; 3) nivel elevado de la mecanización de las opera-
ciones laboriosas.
El esquema cinemática del equipo 1-BA-15B se ilustra en la
fig. 176.
El esquema de montaje de la instalación se da en la fig. 177.
¡;.
Fig. 177. Esquema de instalación del equipo 1-EA-15B (1-BA-15V):
1-motor con la caja de cambio de velocidades del chasis de automóvil (toma de fuerza de
106 CV); 2-compresor para el mando neumático (Q = 0,3 m
3
/min); 3-caja de toma de
fuerza; 4-generador (N = 12 kW); 5-bomba de sondeo 11rPII (llGRI); 6-caja de cam-
bio de velocidades; 7-malacate de un tambor con freno de una cinta neumático; 8-rotor;
9-torre (H = 18,4 m; P = 12 kN); lO-dispositivo hidráulico de aflojamiento; 11-motor
con la caja de cambio de velocidades de 105 CV; 12- reductor angular; 13-bomba de sondeo
9MrP (9MGR); 14-motor del bloque de compresores; 15-reductor angular; 16-compresor
(Q = 10 m
3
/min); 17-árbol cardán; lB-pasarelas abatibles; 19-motón de aparejo; 20-
eslabón giratorio; 21-barra motriz; 22-cuadernal
Una de las singularidades de la instalación 1-BA-15B es la pre-
sencia en ésta de tres bloques: de sondeo, de bombeo y de compreso-
res. Al mismo tiempo el bloque de sondeo imprime el giro a los dos
otros cqp auxilio de los árboles cardán en cuyos extremos se hallan
puestos 1os acoplamientos articulados de Hooke-Cardán. La insta-
lación permite conectar a la vez dos bombas 5 y 13, emplear los tré-
panos hidromonitores y efectuar la cementación · del pozo sin valerse
de los grupos especiales.
370
§ 4. Reguladores de avance del trépano
El avance a mano del trépano con ayuda del freno de tambor del
malacate no puede garantizar la uniformidad en el proceso de per-
foración. Para asegurar un avance más uniforme se han elaborado mu-
chas variedades de reguladores de avance mecánico del trépano du-
rante la perforación. Examinaremos los dos más sencillos de dichos
dispositivos: mecanismo de avance del trépano MH,D;-1 y el mecanis-
mo de fondo para el avance 3MII.
El mecanismo de avance del trépano 1\IIIJ(-1 (fig. 178, 1), elabora-
do por el Guiproneftemash*), es el mecanismo de muelle neumático
de fricción, en el cual la regulación del avance se realiza por el dis-
positivo de frenado independiente del freno principal de dos cintas
del malacate de sondeo. El varillaje, suspendido del tambor del ma-
lacate mediante el sistema de polipasto, con ayuda del sistema de en-
granaje de cadena transmite el esfuerzo al reductor 9 y a la polea de
freno 12. Los dos calzos de freno 15 están afianzados articuladamente
en las dos palancas 11, cuyos extremos inferiores se fijan por charne-
las en el dispositivo de frenado. El muelle 13 está comprimido. El
esfuerzo del muelle presiona las palancas 11, apretando los calzos 15
a la polea 12. El muelle se escoge de modo que el par de frenado de-
bido a la acción del muelle sea mayor que el par de desenfrenado pro--
ducido por el peso de la herramienta. En tal caso el varillaje estará
frenado con seguridad. El avance de éste se crea, desenfrenándose
el mecanismo. Para ello el aire comprimido se envía del compresor
a la cabeza de la membrana 10. Bajo la acción del aire comprimido
en la cabeza 10 la membrana se encorva, desplaza el vástago, el cual
aprieta el muelle 13 y traslada la palanca 11, separando el calzo de
freno 15 y la polea 12. El tablero de mando 17 se instala en el puesto'
de trabajo del perforador, quien cambiando de posición la palanca
de la válvula reductora de presión de aire 5 regula la alimentación
con aire comprimido y establece el avance requerido del trépano en
concordancia con la carga axial prefijada. El generador tacométrico,
embragado con el árbol del disco de frenado 12, transforma el valor
de la velocidad angular de dicha polea en corriente eléctrica y por
los hilos la transfiere al aparato eléctrico de medida 7, el cual indi-
ca la velocidad del avance.
Los mecanismos de fondo para avanzar el trépano (3M II), o sea,
estabilizadores de carga, permiten mantener la carga constante sob-
re el trépano en los pozos profundos con desvío. El mecanismo de
fondo para avanzar el trépano (fig. 178, 1 1) se une con el varillaje
mediante el adaptador 1 y con los tubos de sondeo pesados, con ayu-
da del adaptador 2. En el cuerpo 3 está alojado el vástago 4 tallado
en facetas con el émbolo 5, los cuales se desplazan libremente con res-
pecto al cuerpo, pasando la tuerca 6. Al cal entar el líquido lavador
la fuerza originada por el salto de presión acciona sobre el émbolo y
* Guiproneftemash - Instituto Estatal para proyectar fábricas de refinado
de productos petrolíferos. (N ata del redactor.)
24* 371
a
b
16
Fig. 178. Reguladores de avance del trépano:
!-esquema del mecanismo de avance del trépano MII,[(-1 (MPD-1); a-malacate; L-dls·
positivo de frenado; e-compresor; 1-filtro para la depuración basta del aire; 2-filtro para
la depuración fina del aire; 3- válvula reductora intermedia de presión de aire; 4-manó-
metro; 5-regulador neumático; 6-manómetro; 7-aparato eléctrico de medida; s-ensam-
blaje; 9-reductor; lO-cabeza de membrana; 11-palancas; 12-polea de frenado; 13-mue-
lle; 14-generador tacométrico; 15-calzos de freno; lB-transmisión de cadena; 17-tablero
de mando; II-mecanismo de fondo para avanzar el trépano: !-adaptador para unir con
el varillaje de sondeo; 2-adaptador para unir con tubos de sondeo pesados; 3-cuerpo;
4-vastago tallado; 5-'-émbolo; 6-tuerca; 7-tope anular
n
lo desplaza hacia abajo, asegurando el avance del trépano. La carga
sobre el fondo se crea a expensas de la presión aplicada al émbolo y
por el peso de los tubos de sondeo pesados. El avance del trépano
prosigue hasta que el émbolo 5 se apoye en el tope anular 7, después
de lo cual es necesario cargar el mecanismo de nuevo bajando la co-
lumna a la magnitud de un recorrido del émbolo.
En el proceso de trabajo del mecanismo de fondo (3MI1) para
avanzar el trépano el indicador de peso da indicaciones constantes,
aumentándolas en el momento final del recorrido del émbolo.
Capítulo 5
Perforación con máquinas
de fondo rotativas
Actualmente existen dos especies de los grupos perforadores de
inmersión: la hidroturbina con trépano, es decir, la turboperforadora
y el electromotor con trépano, es decir, la electrosonda.
§ 1. Noticias generales sobre la perforación a turbina
Se denomina perforación a turbina la perforación rotativa, cuan-
do el giro de la herramienta cortante se ejecuta por la turbina, que es
la máquina de fondo accionada por la energía hidráulica del líquido
lavador.
Por primera vez en la práctica mundial la turboperforadora fue
patentada en el año 1922 por M. A. Kapeliúshnikov, S. M. Vóloj
y N. A. Kornev. El primer pozo fue perforado a turbina en el año
1924 en Surajani (la ciudad de Bakú). La primera turboperforadora
fue constituída de una turbina de un sólo escalón con reductor para
rebajar el número de revoluciones del trépano. La potencia de aque-
lla turboperforadora era pequeña. Por lo tanto en los años 1935-
1939 P.P. Shumílvo, R. A. Isannesián, E. I. Taguíev y M. T. Gus-
man elaboraron y patentaron una turboperforadora más moderna,
de multiples escalones. El perfeccionamiento de la perforación a tur-
bina prosigue.
Durante la perforación a turbina sobre el trépano 1 instalan la
turboperforadora (véase la fig. 159). El líquido lavador se inyecta
por medio de la bomba 9 a través de las mangueras 8 y la cabeza gi-
ratoria 6 al interior del varillaje 3. El varillaje y el cuerpo exterior
de la turboperforadora no giran, sino que sólo se hallan en movimien-
to de avance. Dentro de la turboperforadora el flujo del líquido pone
en rotación el árbol de la turboperforadora, acoplado con el trépano.
Para evitar la rotación del cuerpo exterior de la turboperforadora y
del varillaje 3 durante el trabajo del trépano, la barra motriz 5
se frena en el rotor 4.
373
El principio de funcionamiento de la turboperforadora (fig. 179)
consiste en la transformación de la energía hidráulica del flujo de
líquido en la energía mecánica de giro del árbol acoplado con el tré-
pano.
La parte principal de la turboperforadora es la turbina que con-
sta de gran número (cerca de una centena) de escalones hidráulicos
plenamente idénticos. Cada uno de los escalones hidráulicos está in-
tegrado de dos partes: un estator y un rotor.
Se denomina estator la parte no giratoria del escalón hidráulico
fijada de modo inmóvil en el cuerpo de la turboperforadora. El es-
tator representa en sí un anillo liso de acero, en cuya superficie in-
terior hay paletas encorvadas 2 reunidas por el aro interior 3.
Paleta del
estalor
Paleta del
rrdor
Fig. 179. Principio de funcionamiento
de la turbina:
1-aro exterior del estator; 2-paletas del
estator; 3-aro interior del estator; 4-aro
interior del rotor; 5-paletas del rotor; 6-
aro exterior del rotor; A-fuerza que acciona
sobre la paleta del rotor; E-fuerza que
acciona sobre la paleta del estator
Se denomina rotor la parte giratoria de la turboperforadora, uni-
da con el árbol de la turboperforadora con ayuda de una chaveta. El
rotor consta del anillo y las paletas 5, semejantes a las paletas del
estator, pero de dirección opuesta. Los extremos exteriores de las
paletas del rotor se reúnen mediante el aro 6. La holgura entre el
estator y el rotor asegura el giro libre del rotor en el interior del esta-
tor.
El chorro del líquido en el estator se mueve con una dirección
y en el rotor, con la dirección contraria. El cambio de la dirección
del chorro provoca la presión del líquido sobre las paredes del esta-
tor y del rotor. La fuerza A acciona sobre la paleta del rotor y la fuer-
za B, sobre la paleta del esta tor. En cuanto a su valor estas fuerzas
son iguales, pero por la dirección, contrarias.
El valor de la fuerza A con la cual el líquido acciona sobre la
paleta, depende de la carga sobre el trépano y del valor de resisten-
cia de la roca a su desagregación. La fuerza A se dirige por la tangen-
te hacia la circunferencia trazada mentalmente a travéz de los cen-
tros de las paletas del rotor. De brazo para la fuerza A sirve el radio
de dicha circunferencia. El momento de rotación activo de un esca-
lón hidráulico es igual al producto del valor de la fuerza A por el
brazo de esta fuerza. Los momentos de rotación de los rotores de to-
374
dos los escalones hidráulicos se suman, formando el momento activo
de rotación de la turboperforadora.
Por analogía las fuerzas B, que accionan sobre las paletas del
estator, forman el momento reactivo de rotación, que es igual por
su valor al 1nomento activo de rotación, pero que tiene la dirección
opuesta. El momento reactivo de rotación es recibido por el varilla-
je y por el rotor frenado.
La principal ventaja de la perforación a turbina es la colocación
del motor de fondo, que es la turboperforadora, sobre la herramienta
cortante de roca (trépano). Merced a ello:
1. El consumo de la potencia por la rotación del varilaje es inne-
cesario. Casi toda la potencia desarrollada por la turboperforadora,
es transferida al trépano. Por tal razón la potencia de fondo aquí es
mayor que en el caso de la perforación a rotor.
2. El desgaste y las averías de las varillas de sondeo disminuyen.
3. Por medio de la turboperforadora el trépano gira con velocidad
mucho mayor que en la perforación rotativa. Por esta razón la perfo-
ración a turbina se pueden obtener velocidades mecá_nicas más altas
que con la perforación rotativa.
4. La falta ele giro del varillaje permite utilizar la turboperfora-
dora para perforar pozos inclinados y dirigidos artificialmente.
5. Dado a que el rotor no gira sobre la boca del pozo, el ruído dis-
minuye y las condiciones de trabajo se mejoran.
Gracias a los méritos de la perforación a turbina en la URSS
desde el comienzo del año 1950 dicho método es el principal en la per-
foración de los pozos de petróleo y gas natural, formando hasta un
70 -:-- 80% del volumen total de perforación. También la turbina se
emplea en la perforación de los pozos ele dirección inclinada.
Estructura de la turboperforadora multiescalonada de una sola sección
del tipo T12M3 (fig. 180)
La protección (funda) de la turboperforadora se enrosca con el
varillaje. La funda consta del adaptador 1 (fig. 180), el cuerpo 2,
donde se colocan los elementos de la turbina, y niple 19 para fijar
en el cuerpo los esta tores inmóviles de la turbina.
El árbol 13 en su parte inferior es hueco y tiene ventanas latera-
les para entrar el líquido lavador en la cavidad del árbol. Al extre-
mo inferior del árbol por medio del adaptador 22 se une a rosca el
trépano.
Los escalones hidráulicos (estatores y rotores) son divididos en
tres grupos mediante dos soportes intermedios 17, uno de los cuales
se sitúa en la mitad superior (véase la fig. 180) de la turboperforadora
y el otro, en la inferior. En el grupo superior de los escalones hidráu-
licos los estatores 12 se apoyan en el anillo de regulación 11 sosteni-
do por el tejuelo inferior 10 del soporte superior. El árbol de la tur-
boperforadora tiene soportes de tres tipos: uno superior, dos inter-
medios y uno inferior.
375
2 3 t¡. 5 6 7 8 9 /0 11 12 13 fl!- !f !5 17
!7 18 19 20 2/ 22
Fig. 180. Turboperforadora de una sección T12M3:
1-adaptador; 2-cuerpo; 3-tuerca de seguridad; 4-arandela de cierre; 5-campana; 6-casquillo espaciador; 7-tuerca del rotor; S-disco
del tejuelo; 9-anillo del tejuelo; UD-muñonera; 11-anillo de regulación; 12-estator; 13-árbol; 14-rotor; 15-chaveta del rotor; 16-cas-
quillo del apoyo intermedio; 17-apoyo intermedio; 18- tope; 19-niple; 20-casquillo del apoyo inferior; del casquillo; 22-adap-
tador del árbol
El soporte superior recibe el nombre de gorrón acrestado de la
turboperforadora y es el principal apoyo pues soporta los esfuerzos;
axiales que accionan sobre el eje de la turboperforadora. El tejuelo,
10 consta de un anillo de acero con orificio para pasar el líquido la--
vador. El anillo del tejuelo está forrado por dentro de goma con ra-
nuras para pasar el líquido. Cuando la turboperforadora gira, los
discos 8 (véase la fig. 180) se frotan con sus superficies pulidas con-
tra la goma de los tejuelos 10. El enfriamiento y la lubricación, ne-
cesarias para disminuir el frote, se cumplen por el líquido lavador.
Este líquido llega a las superficies rozantes por las ranuras en el forro,
de goma de los tejuelos. Durante la perforación la fuerza de reac-
ción del fondo, que acciona sobre el árbol de la turboperforadora de·
abajo arriba, levanta el árbol en giro en la longitud del juego, y los
anillos inferiores asegurados en el árbol se aprietan contra los tejue-
los 10.
Los apoyos intermedios 17 (en las mitades superior e inferior de·
la fig. 180) son cojinetes radiales de metal y goma, sirven para eli-
minar la flexión longitudinal del árbol y evitar el contacto de los
rotores con los estatores en la dirección radial.
El soporte inferior es un cojinete radial de metal y goma y sirve
para fijar (apretar) los estatores 12 (véase la fig. 180) y los cojinetes·
10 en el cuerpo 2, así como para evitar la flexión del árbol. El so-
porte inferior consta del niple 19 con la superficie inferior forrada de·
goma y del casquillo 20 que sirve para asegurar el apoyo 18 apretado,
por los anillos del rotor.
§ l. Clasificación de los tipos básicos de la turboperforadora
Todas las variedades de las turboperforadoras pueden ser clasi-
ficadas por los indicios estructurales puestos como base de cada uno·
de los tipos de las máquinas. Las turboperforadoras de un mismo ti-
po se difieren según las dimensiones (diámetro y longitud).
En cuanto el destino se distinguen las turboperforadoras de los-·
siguientes tipos.
1. Las turboperforadoras del tipo T12M3, cuyo número de los es--
calones hidráulicos de la turbina es de 100 a 120, tienen el diámetro,
exterior de 172, 195, 215, 240 mm. El gasto requerido del líquido, .
en función del diámetro de la turboperforadora, forma de 25 a 55 1/s.
La potencia máxima crece con el aumento del diámetro de la turbo-
perforadora, cambiando de 40 a 180 kW. Con la potencia máxima el
salto de presión en la turbina es de 3,0 a 4,5 MPa y la frecuencia de
rotación del árbol, de 610 a 770 r.p.m.
2. Las turboperforadoras seccionadoras de los tipos TS5 y 3TS5-
constan de dos o tres turboperforadoras de una sóla sección con el
número sumario de escalones hidráulicos de la turbina de 200 a
300. Las turboperforadoras de sección se emplean con el objeto de·
aumentar el momento torsor respectivamente en dos o tres veces, en
proporción al número de las secciones.
37T
[ 3. Las turboperforadoras seccionadas de husillo tipo 3TCIII constan
·de la sección superior de turbina, sección inferior de turbina y el hu-
·sillo. La principal ventaja de las turboperforadoras es la posibilidad
de sustituir por el apoyo esférico inferior el gorrón acrestado, consti-
tuído en el apoyo superior por un cojinete metálico engomado de apoyo
radial. Este cambio ha disminuido el frote en el apoyo y ha eleva-
do el rendimiento de la turboperforadora. La mayoría del parque de
las turboperforadoras de serie que funcionan hoy en día está integra-
do por las turboperforadoras en sección de husillo. El diámetro exte-
rior de estas turboperforadoras es de 164 a 240 mm. El gasto necesario
del líquido es de 20 a 45 1/s. La potencia máxima, según sea el diá-
metro de la turboperforadora, es de 43 a 135 k\V. El salto de la pre-
sión en la turbina es de 1,6 a 5,5 MPa en tanto que la frecuencia de
rotación del árbol, de 195 a 555 r.p.m.
4. Las turboperforadoras con flujo dividido tipo BfT están apropia-
das para reducir la presión de las bombas de sondeo durante la perfo-
ración con los trépanos de rodillo dotados de toberas hidromonitoras.
5. Las turboperforadoras de husillo con frenado hidráulico del tipo
AfTIII (AGTSh) están destinadas para perforar con pocas revolucio-
nes del trépano a fin de reducir el desgaste por abrasión y aumentar el
·sondeo por trépano. La turboperforadora de dicho tipo está constitui-
da de dos secciones y un husillo. En la URSS con las turboperfora-
doras del tipo AGTSh se perforan los pozos con profundidad mayor
·de 7000 m.
6. Las turboperforadoras con cuerpo en giro del tipo TVK se dis-
. tinguen por tener el árbol no giratorio enroscado mediante el adap-
tador al varillaje de sondeo, y el c t u ~ r p o en giro, al cual se ensambla
·el trépano.
l § 3. Rendimiento y potencia efectiva de la turboperforadora
',
El rendimiento de la turbina de la turboperforadora indica cuál
parte de la energía suministrada a la turboperforadora se aprovecha
en ésta de manera útil. La magnitud 11 es igual a
'l1 = 'l1 hid'Ylvol'Ylmec = 0,5 -T- 0,6,
(144)
donde 'Ylhid es el rendimiento hidráulico, dependiente de las resisten-
cias hidráulicas opuestas por los canales de la turbina; 11 vo
11
el ren-
dimiento volumétrico que depende de la magnitud del líquido esca-
pado por las holguras; 'Ylmec' rendimiento mecánico, dependiente de
las pérdidas de energía debidas a los apoyos de la turbina.
Se denomina potencia efectiva N aquella que se desarrolla por
·el árbol rotativo del motor. La potencia efectiva N de la turboperfo-
radora es igual a
N
= QHylíq kW
1000 '11, '
(145)
. 378
donde Q es el gasto del líquido, m
3
/s; H, el salto de la presión en la
turbina, m de l a columna de agua: Ylíq peso específico del líquido la-
vador, N/m
3
; r¡, rendimiento de la turbina de la turboperforadora.
§ 4. Característica de funcionamiento de la turboperforadora
Se denomina característica de funcionamiento de la turboperfora-
dora la representación gráfica de la dependencia del momento torsor
M, de la potencia efectiva N, del rendimiento de la turboperforadora
r¡ y del salto de presión d con respecto al número de revoluciones n
del árbol de la turboperforadora, siendo constante la alimentación
Q de las bombas (fig. 181).
La característica de funcionamiento de la turboperforadora de
una estructura dada se obtiene cambiando los parámetros enumera-
dos más arriba en el banco de ensayo. Para ello en el árbol de salida
p, lrf¡f/cm2
JV!, /r.gf·m; Ner, CV

600 300
!fOD ZOO q,
0
/
0
60
zoo t 10:
lfOO 600 800 /000 n, rpm
Fig. 181. Característica de trabajo de la turboperforadora
de la turboperforadora se instalan el freno y el tacómetro, o sea, el
aparato para variar el número de revoluciones del árbol por 1 min.
A través de la turboperforadora se inyecta el líquido, siendo constan-
te el rendimiento de las bombas.
Se denomina régimen de frenado aquel con el cual el árbol de la
turboperforadora se halla frenada (n = 0). La turbina de la turboper-
foradora se esfuerza por superar el frenado del árbol y desarrolla el
momento de rotación M máximo por su valor. Si el árbol se descarga
paulatinamente, entonces la frecuencia de rotación del árbol, medida
por el tacómetro, crecerá, el esfuerzo de frenado, medido en el fre-
no, disminuirá, y también se reducirá el momento de rotación M.
Debido a la rotación del árbol y a la resistencia del freno aplicada a
éste el trabajo útil desarrollado por la turboperforadora en la salida
del árbol, la potencia efectiva N y el rendimiento r¡ de la turboper-
foradora aumentarán hasta cierto máximo.
Llámase régimen óptimo aquel régimen de funcionamiento de la
turboperforadora, con el cual su potencia N y r¡ alcanzan el valor
máximo (véase la fig. 181).
379
Si el frenado del árbol cesa por completo, tiene lugar el reg1men
de marcha en vació, con el cual el número de revoluciones del árbol
llega a ser máximo y el momento de rotación disminuye hasta el
cero.
Entre los valores límite del número de revoluciones del régimen
de frenado y del régimen de marcha en vacío la potencia efectiva de
la turboperforadora N y el rendimiento 'Yl cambian según la ley de
parábola, creciendo del cero al máximo y disminuyendo luego hasta
el cero.
Se denomina salto de presión en la turbina la diferencia entre la
presión p ent a la entrada en la turbina y la presión p sal a la salida
de la turbina
P = P en t - P s a 1 ( 146)
El salto de presión en la turbina cambia de modo insignificante
con todos los valores del número de revoluciones.
La zoná óptima del funcionamiento de la turboperforadora está
sombreada en la fig. 181. La característica de funcionamiento de la
turboperforadora de una estructura dada permite escoger correcta-
mente el régimen óptimo de funcionamiento de la misma con un cau-
dal determinado de las bombas.
En las turboperforadoras seccionadas con un mismo caudal de
las bombas los índices de la característica se mejoran a expensas
del aumento sumario del número de escalones hidráulicos, lo cual
se expresa en la elevación de los valores máximos del salto de presión
p, del momento de rotaeión M y de la potencia N.
§ 5. Dependencia de los parámetros de característica de funcionamiento
de la turboperforadora con respecto a la cantidad
del fluido de trabajo bombeado
Sea que: n
1
y n
2
las frecuencias de rotación, p
1
y p
2
, los saltos de
presión en la turbina, M
1
y M
2
, momentos de rotación de la turbina,
N
1
y N
2
, las potencias de la turbina con el caudal inicial de las bom-
bas Q
1
y con el nuevo caudal de las bombas Q
2
, respectivamente. En-
tonces,
1) la frecuencia de rotación del árbol es directamente proporcional
al cambio de la alimentación de las bombas
n
- n Q2 •
2- 1--¡¡;'
(147)
2) el salto de presión en la turbina es proporcíonal al cuadrado
de la variación del caudal de las bombas
(148)
3) el momento de rotación de la turbina es proporcional al cua-
drado rlel cambio del caudal de las bombas
M 2 <= M
1
( ó: )
2
; ('149)
380
4) la potencia de la turbina es proporcional al cubo del cambio
del caudal de las bombas
N2 = N 1 ( )
3
• (150)
Como resultado del salto de presión en la turboperforadora surge
el esfuerzo hidráulico P, dirigido a lo largo del eje del árbol de arriba
abajo e igual a
P = p , ( 151)
donde p = Pent- Psal es el salto de presión en la turbina, N/cm
2
(o MPa): D
0
, el diámetro de la circunferencia mediana que pasa por
los centros de las paletas de los rotores de los escalones hidráulicos
de la cm.
§ 6. Régimen de la perforación a turbina
1. La particularidad del régimen de la perforación a turbina re-
side en que la frecuencia de rotación del trépano varía en función de
la carga sobre el fondo y de la firmeza de las rocas a perforar. Con el
caudal constante de las bombas Q y con la firmeza no alterada de las
rocas, cuanto mayor sea la carga sobre el trépano, tanto mayor será
la profundidad, a la cual los elementos ejecutivos del trépano pene-
tran en la roca del fondo y tanto mayor es el momento de rotación de-
sarrollado por la turboperforadora en superar la resistencia de las
rocas a la desagregación.
2. Caudal de las bombas. Para asegurar altas velocidades mecáni-
cas durante la perforación de las rocas firmes difíciles de sondear se
aumenta el caudal de las bombas de sondeo, por ejemplo, conectando
una bomba suplementaria. Merced a ello crece el valor de todos los
parámetros de característica de funcionamiento de la turboperfora-
dora, en particular, el valor del momento de rotación indispensable
para superar el momento de resistencia creado sobre el trépano por
la roca al perforarla.
3. La carga axial sobre el fondo G
G = P + Qh (152)
donde P es el esfuerzo hidráulico dirigido de arriba abajo a lo largo
del árbol de la turboperforadora y determinable según la fórmula
(151); Qt, el peso del sistema en giro de la turboperforadora (árbol
y rotores) y el trépano. La elección de la carga axial óptima en la per-
foracíón a turbina se combina con la elección del número óptimo de
revoluciones del trépano.
4. La frecuencia de rotación del trépano depende del valor de la
carga axial sobre el fondo, de la estructura del trépano y de las pro-
piedades mecánicas de las rocas. La frecuencia de rotación del árbol
con el régimen óptimo es aproximadamente dos veces menor que con
el régimen de marcha en vacío (véase la fig. 181). Los trépanos de ro-
381
dillos se emplean con la f:reéUencia de rotación de 150 a 400-
600 r.p.m. Con grandes frecuencias el desgaste del trépano de rodillos
aumenta. Por tal motivo con las frecuencias de 400 a 800 r.p.m. más
se emplean los trépanos de diamantes.
5. El gasto del líquido lavador se determina por el tipo y el tama-
ño del dispositivo de turbulencia y sus características de funciona-
miento (de banco). Para evitar que el pozo se trabe con sedimento la
velocidad del flujo ascendiente no debe ser menor de 0,6-0,8 mis.
§ 7. Turbotrépanos portatestigos
. El turbotrépano portatestigos está destinado para perforar pozos
con toma de muestras de la roca y representa por sí una turboper-
foradora con árbol hueco, dentro del cual est ácolocado un sacates-
tigos a cable.
Los turbotrépanos portatestigos tipo KT,II;-3 están apropiados para
trabajar con trépanos de cuatro rodillos de 145-295 mm; el diáme-
tro exterior de la turboperforadora es de 127-260 mm, el diámetro
interior del sacatestigos es de 30-58 mm, la longitud del E!acatesti-
gos es de 2415-3360 mm.
§ 8. Perspectivas del desarrollo de la perforación a turbina
Para la perforación sobreprofunda el desarrollo del procedimien-
to a turbina sin extraer el varillaje es de buena perspectiva. Al mismo
tiempo se deben emplear los trépanos de rodillos postizos (corredi-
zos) y los rotores desmontables de l as turboperforadoras especiales.
La esencia del método radica en que la bajada y subida del tré-
pano se ejecuta a eab]e dentro de la columna de tubos de sondeo, los
cuales tienen diámetro interior algo mayor y no tienen estrechamien-
tos en los 1 ugares de unión.
El trépano se desplaza junto con el rotor de la turbina radial-
axial, cuyo esta tor está unido a la parte inferior de la columna,
la cual no se extrae a la superficie en el proceso de perforación del
pozo.
En posición de transporte el trépano pasa sin dificultades dentro
del varillaje (fig. 182) mientras que en la posición de funcionamiento
se abre hasta el diámetro requerido para perforar el pozo.
Con tal método de perforación el tiempo de las operaciones de ba-
jada y subida se reduce bruscamente. La perforación a turbina no se-
emplea al explorar minerales sólidos.
La implantación de las turboperforadoras de poco tamaño y sin
reductor debe introducir grandes alteraciones tanto en la t écnica,
como en la tecnología de la perforación de los pozos de exploración
geológica.
Se requerirá la creación de las bombas de alta presión y de un cau-
dal relativamente grande. Para rebajar las pérdidas hidráulicas los
tubos de sondeo deben ser lisos por dentro. Las mangueras y los eslá-
382
bones giratorios han de ser calculados para la presión alta. Es ne-·
cesario elaborar los dispositivos portatestigos calculados para per-
f o r ~ r con altas frecuencias de rotación .
•• Fig. 182. Trépano extensible:
a-posición de transporte; b-posición de funcionamiento
La puesta en servicio de las turboperforadoras de poco tamaño\
en las labores de prospección permitirá emplear con más eficacia la-
perforación a diamante, la cual con grandes frecuencias de rotación
proporciona al tos índices.
§ 9. Nuevo motor hidráulico de fondo .ll -54 y las perspectivas
de su puesta en práctica
Los motores hidráulicos de fondo no se empleaban en la prospec-·
ción de minerales sólidos. Ello se explica por el hecho de que, al ex-
plorar minerales sólidos se emplean coronas con diámetro de 76,
y 59 mm. El momento torsor indispensabl e es de ~ 10 kgf·m. Para
conformar dicho momento torsor empleando la turboperforadora con
diámetro de 54 mm se requieren más que 4000 escalones de turbina.
La producción, el montaje y la explotación de esta turboperforadora
son embarazosos en extremo y poco económicos.
Las labores de investigación y diseño realizadas en el Instituto de
Investigación Científica de la Unión Soviética (BHMMBT -VNIIBT}
han permitido elaborar el nuevo tipo del motor hidráulico helicoidal
de poco tamaño tipo ,a con diámetro de 54 mm para perforar los po-
zos con diámetro de 76 y 59 mm.
383:
El motor ,II;-54 (fig. 183, a, b) consta de dos secciones: la motriz
y la de husillo.
En la sección motriz están montados los órganos ejecutivos:
•el rotor, estator y acoplamiento articulado; en la sección de husillo
.están colocados el árbol, los cojinetes radiales, el cuerpo y adaptador
para trépanos. El estator del motor está hecho en forma de forro ca-
uchotado fijado al torneado interior del cuerpo metálico. El rotor
a
b
t¡."/.
6 0 ~ '1-0 1
20
p,kgp?Z /. n,rpm
60 t- ----...(....... 60fl
N,kW 3-.....,/' '"
8 1.10 / t¡. ' '1-00
_,..· ·'····· \
6 / •••••• ••• \
t¡. 20 • • ••• •••• •• ••• \ 200
z .... •········ \ ~
o
'1 8 12 M, k,r¡f·m
Fig. 183. Hidromotor de fondo heli-
coidal de poco tamaño A -54 (D-54):
a-vista general del motor hidráulico heli-
coidal de fondo ;r:J;-54 (D-54); 1-rotor; 2-
estator; 3-unión articulada; 4-árbol; 5-
cojinetes radiales; 6-cuerpo; 7-adaptador
sobre el trépano; b-característica de banco
del motor hidráulico helicoidal de fondo
;r:J;-54 (D-54) (Q = 2,6 l/s); 1-'l']; 2-n;
3-P; 4-N
de acero tiene cinco dientes helicoidales de perfil especial y está ubi-
·cado de modo excéntrico con respecto al estator. De charnela para
el motor sirven dos semiacoplamientos dentados unidos por un árbol
·estriado. El rotor del motor ejerce el movimiento planetario, el cual
mediante un acomplamiento de dos charnelas se transforma en el
giro concéntrico del árbol de salida. La característica de funciona-
miento del hidromotor ,II;-54 se ilustra en la fig. 183, b. En la tabla
45 están adelantados los parámetros del motor ,IJ;-54 que se emplea en
la perforación con coronas adiamantadas y con trépanos de rodillos.
Los amplios ensayos de funcionamiento han confirmado la capacidad
de trabajo del motor helicoidal.
Al perforar los bloques de granito los trépanos de dos conos con
diámetro de 59 mm han proporcionado los mejores resultados. Con
el gasto Q = 2,8 l/s el motor func.ionaba de forma estable, siendo la
'384
Tabla 45
1 Consumo dell n,
Mtor•
líquido lava-
dor.
r.p.m.
N·m
Perforación a diamante 2,5 680 80-100
Perforación con trépanos de rodillos 2,5 350-415 140-180
carga de hasta 6000 N y la velocidad mecánica de 2,3 a 3,6 m/h.
Los ensayos industriales del hidromotor de fondo con diámetro
de 54 mm realizados en las rocas de VIII-X categorías en cuanto a
la perforabilidad han corroborado las buenas perspectivas de su es-
tructura.
La puesta en servicio de las bombas Q = 2,8 lis y p = 10 MPa
permitirá emplear con un éxito aún mayor los motores de fondo hi-
dráulicos de poco tamaño ,[(-54.
§ 1 O. Perforación con elecfrosondas
La que se emplea en la práctica, tiene tres varieda-
des: la electrosonda con tubos, la electrosonda a manguera-cable y
la electrosonda a cable-cuerda. Generalmente se utilizan las electro-
sondas'!'con tubos.
"perforación a turbina con todos sus méritos tiene el defecto
que consiste en que el rendimiento general del equipo es bastante
bajo y no supera 0,2-0,3 durante la perforación profunda. Las prin-
cipales pérdidas de potencia son causadas por grandes resistencias
hidráulicas al fluir el líquido de la bomba a la turboperforadora;
lasl pérdidas considerables de potencia también tienen lugar en la
misma turboperforadora.
La electrosonda es un electromotor de inmersión colocado en la
parte superior del largo cilindro lleno de aceite y herméticamente ce-
rrado. El esquema del equipo perforador eléctrico se da en la fig. 184.
La alimentación con electroenergía se efectúa por medio de los seg-
mentos de cable colocados dentro de los tubos de sondeo. Los extre-
mos del cable están tapados en las uniones dobles de modo que se
unen automáticamente, cuando los tubos de sondeo se enroscan para
formar el varillaje.
En el exterior la corriente se suministra a los tubos de sondeo por
medio de los anillos y escobillas de contacto montados en un adapta-
dor especial colocado entre la cabeza giratoria y el tubo de trabajo
{la cabeza giratoria eléctrica).
La electrosonda tiene una fila de calidades positivas:
1) da la posibilidad de reducir 2-3 veces el desgaste de los tubos
de sondeo;
2) funciona con gastos menores del líquido lavador y con presio-
nes más bajas de las bombas (en comparación con la turboperfora-
dora);
25-01660
385
Fig. 184. Esquema de la instalación perforadora eléctrica:
1-trépano; 2-electrosonda; 3-varillas de sondeo; 4-suministro (cable) de corriente en
las varillas; 5-cable conductor; 6-malacate de sondeo; 7-cabeza giratoria; s-conducto-
de corriente anular; 9-barra de trabajo; Jo-regulador diferencial eléctrico de avance; 11-
caja de toma de corriente; 12-transformador; 13-interruptor de alta presión; u-estación
de mando de la electrosonda; 15-pupitre de mando; 16, 17, lB-botones de conexión y des-
conexión de la electrosonda, de la bomba de sondeo, del regulador de avance; 19-regulador
de la velocidad de avance del trépano; 20-regulador de carga de la electrosonda; 21-con-
mutador para el cambio escalonado de la velocidad de avance del trépano; 22-amperímetro¡
23-vatímetro; 24-voltímetro
3) permite reducir en el 30% el consumo de la electroenergía;
4) permite llevar a efecto la perforación de pozos con soplado de
aire comprimido;
5) permite controlar los parámetros del régimen de perforación
(C, n, Q) directamente en el fondo y verificar los ángulos cenital y
acimutal del eje del pozo en el proceso de perforación.
386
Uno de los defectos de la electrosonda con tubos es el suministro
de la corriente insuficientemente seguro, sobre todo en la perfora-
ción profunda de los pozos de escaso diámetro. Por tal razón tras
bajar cada uno de los tramos hace falta comprobar por medio del me-
gohmímetro la aislación en el cuerpo del sistema de alimentación de
corriente-electrosonda.
Capítulo 6
Parámetros de régimen
de la perforación rotativa y a turbina
La perforación a rotor se emplea vastamente al excavar los pozos
cartográficos, de búsqueda e hidrogeológicos.
Al perforar en las rocas tiernas se utilizan los trépanos cortantes
de tres paletas del tipo PX (RJ) (véase la fig. 161, b). Estos últimos
con frecuencia se dotan de la tobera hidromonitora, lo cual contri-
buye al aumento de la velocidad de perforación (véase la fig. 161, e) "
Las herramientas cortantes más difundidas son los triconos, cuyo,
tipo se elige en concordancia con las propiedades físico-mecánicas;
de las rocas a perforar.
La perforación se ejecuta con los siguientes regímenes.
La carga axial sobre el trépano se elige con arreglo a las propie-
dades físico-mecánicas de las rocas, al tipo y al diámetro del trépa- ·
no.
Al avanzar en diferentes rocas se aplica la carga sobre 1 cm del'.
diámetro del trépano: 4-5 kN en argilitas, areniscas, c a l i z a s ~
5-6 kN en anhidritas y 10 kN en las rocas firmes.
La frecuencia de rotación del trépano se admite igual a 100-
300 r.p.m. Cuanto más firme y abrasiva sea la roca, tanto menor
será la frecuencia de rotación. También disminuyen la frecuencia de
rotación del varillaje con la profundidad del pozo. Durante la per-
foración a turbina el trépano gira con la frecuencia de 300-700
r.p.m. Al mismo tiempo la frecuencia de rotación del árbol de la
tur boperforadora y del trépano varía en función del par de resisten-
cia aplicado al árbol de la turboperforadora y que aumenta con eJ
crecimiento de la carga axial y con la reducción de la dureza de las
rocas.
El consumo del líquido lavador se calcula partiendo de la velo-
cidad del flujo ascendiente igual a 0,6-0,8 m/s. Para la perforación
a turbina el consumo del líquido también se determina a base de la
característica técnica de la turboperforadora.
Al perforar con trépanos de rodillos los pozos profundos para
obtener petróleo y gas natural a grandes profundidades se observa
la disminución de las velocidades mecánicas y, sobre todo, de los
valores de la profundización por sondeo. ·
25""
387
Uno de los métodos seguros de elevar la eficacia de perforación
de los intervalos inferiores de los pozos profundos es la sustitución
de los trépanos de rodillos por los de diamantes.
La eficacia de la aplicación de los trépanos adiamantados se de-
termina por el alto rendimiento por trépano y el considerable ahorro
de tiempo en las operaciones de bajada-subida y auxiliares. Al per-
forar con trépanos de diamantes los intervalos inferiores de los pozos
sobreprofundos la velocidad mecánica se reduce por lo común en el
.50%, la velocidad por sondeo crece 2,5-3,5 veces en comparación
·con los respectivos índices de perforación por medio de los trépanos
de rodillos.
Cuanto mayor sea la profundidadt del pozo, tanto más eficaz será
la perforación con trépanos adiamantados.
Es oportuno emplear los trépanos de diamantes en vez de los
·de rodillos a las profundidades mayores de 2500-3000 m.
La frecuencia de rotación del trépano de diamantes en la perfora-
·Ción a turbina depende del valor del momento torsor sobre el tré-
pano y oscila dentro de los límites de 300-600 r .p.m. (como prome-
·dio, de 400-500 r.p.m.).
La carga axial sobre el trépano de diamantes es de una importan-
reía sumamente grande. Una carga insuficiente lleva la reducción de
1a welocidad de perforación y el amolado del trépano adiamantado.
La carga excesiva rebaja bruscamente el rendimiento por tré-
]pano.
El Instituto de Investigación Científica de la Unión Soviética
BHI1I1BT recomienda las siguientes cargas sobre los trépanos de
diamantes:
diámetros de los trépanos de diamantes, mm . • 140 180 212
recomendables cargas sobre el trépano, kN • • • 20-4:0 30-60 40-80
La sobrecarga de los trépanos, aunque eleva al principio la velo-
cidad mecánica de perforación, no obstante rebaja bruscamente el
rendimiento por trépano.
Sobre la velocidad mecánica de la perforación a diamante influye
en alto grado la viscosidad del lodo de lavado. Al elevar la viscosidad
del lodo hasta 40-65 s, la velocidad mecánica de la perforación a
diamante se reducía en un 20-25%.
W De todo lo expuesto más arriba se puede sacar las siguientes con-
clusiones.
1. La herramienta cortante adiamantada es eficaz en la perfora-
ción de los intervalos inferiores de los pozos profundos para obtener
petróleo y gas natural (inferiores de 2,5-3 km).
2. El efecto económico de la perforación a diamante se puede ob-
tener sólo eligiendo racionalmente el intervalo de profundidades y
el tipo del trépano adiamantado con arreglo a las propiedades físi-
co-mecánicas de las rocas, y también observando con minuciosidad
la tecnología de la perforación a diamante.
388
En el extranjero el 15%, de todos los pozos de petróleo y de gas
natural (sobre todo, profundos) se excavan por medio de los trépa-
nos de diamantes. Al mismo tiempo, para armar los trépanos, son
preferibles los diamantes de alta calidad, suficientemente grandes y
costosos.
En la URSS con los trépanos adiamantados rivalizan exitosa-
mente los trépanos armados de· material extra duro llamado
Estos trépanos son fabricados por el Instituto de los materiales extra-
duros en la ciudad de Kíev.
Los ensayos han demostrado que el slavutich es mucho más sólido
y resistente al desgaste que los diamantes nativos del país. Los tré-
panos reforzados de slavutich han manifestado:
el rendimiento mediolpor trépano, m . . . . . . . . 300-350
la velocidad mecánica media de perforación, m/h . . 1, 2-1,5
Los trépanos de slavutich resisten las cargas axiales varias veces
mayores que los trépanos adiamantados.
Capítulo 7
Perforación rotativa con circulación
aspirante inversa del líquido lavador
§ 1. Generalidades
Durante la perforación rotatoria con circulación inversa del lí-
quido lavador la roca triturada es trasladada desde el fondo hasta la
boca del po zo por el flujo del líquido lavador que sube a la superficie
por el interior del varillaje.
La circulación de dirección inversa es la principal particularidad
distintiva de dicho método de perforación, el cual permite practicar
con éxito los pozos de drenaje y de toma de agua con gran diámetro
(600-1200 m) en las rocas blandas y sueltas.
Se conocen los dos principales métodos de creación de la circula-
ción inversa del líquido en el pozo:
1) por vía forzada el líquido lavador se inyecta en el pozo por
medio de la bomba y después sube por el varillaje. En tal caso la
boca del pozo ha de ser cerrada herméticamente:
2) el líquido lavador es succionado del varillaje de modo conti-
nuo. En este caso la boca del pozo está abierta y unida por medio de
un canal con el reposadero, de donde el líquido lavador (agua) en-
tra por gravedad en el pozo. ·
La complejidad de hermetizadiónJ de la boca del pozo con el
mantenimiento de los movimientos giratorio y de avance de la barra
motriz ha predeterminado la difusión del segundo método de crea-
ción de la circulación inversa, es decir, la succión ininterrumpida del
389
líquido lavador del varillaje. Por eso dicho método ha recibido el
nombre de <<perforación rotatoria con lavado aspirante inverso>>.
En calidad de activador del efecto aspirante se emplean: la bom-
ba centrífuga, el airlift, la bomba de chorro de agua. El esquema de
la perforación rotatoria con lavado inverso se da en la fig. 185.
Han obtenido la máxima difusión los dos primeros métodos de
activación rl el movimiento del flujo inverso del líquido lavador: por
las bombas centrífugas y por el airlift. En la perforación marina poco
profunda, al explorar los placeres perilitorales, ha encontrado apli-
cación la succión por medio de la bomba de chorro.
Fig. 185. Esquema de perforación a rotor con lavado inverso:
a-por medio de la bomba centrífuga; b-empleando el extractor del líquido por aire; e-
por la bomba eyectora (de chorro de agua); 1-trépano; 2- varillas de sondeo; 3-tubos dobles
(por el espacio anular se suministra el aire comprimido (esquema b) o el agua (esquema e);
4- rotor; s - cabeza giratoria; 6- manguera aspiratoria; 7-manguera para evacuar lodos; s-
manguera de inyección; 9-reposadero; lO-mezclador del extractor del líquido por aire;
n-manguera flexible; 12-aparato de vacío; 13-bomba centrífuga; 14-manguera
para alimentar con aire comprimido la cabeza giratoria
Al realizar la circulación inversa por medio de la bomba centrífu-
ga de subsuelo 13 (fig. 185, a) en calidad de activador de movimiento
del líquido lavador se aprovecha su capacidad aspirante, para lo cual
el canal aspirante de la bomba a través de la manguera 6 se acopla
a la cabeza giratoria 5 unida con la barra motriz (cuadrada) y las va-
rillas de sondeo 2 con el trépano 1, las cuales en conjunto forman el
canal conductor de lodo. El flujo del líquido lavador del fondo, a
través de los canales aspirantes del trépano, el varillaje y la barra
motriz, la cabeza giratoria y la manguera, se arroja hacia la bomba
arrastrando las partículas de la roca triturada. El líquido lavador con
partículas de roca a través del vertedor de la bomba se echa en el re-
posadero 9.
Al elegir la bomba centrífuga se debe observar en calidad de con-
,dición indispensable la posibilidad de pasar por la bomba todos los
390
trozos de la roca que entran en el canal conductor de lodo y cuyo
tamaño puede alcanzar el diámetro de los orificios aspirantes del tré-
pano.
De la capacidad aspirante de la bomba depende la profundidad
de perforación del pozo, mientras que del caudal de la bomba y del
diámetro elegido del canal conductor de lodo (varillas de sondeo,
barra motriz y mangueras), la velocidad de movimiento del flujo
ascendi ente, la cual debe estar dentro de los límites de 1,5-3 mis.
Por lo regular la altura de aspiración por medio de la bomba centrí-
fuga forma no más que 6-7 m.
Con dicho método de circulación la profundidad posible de perfo-
ración depende de la resistencia sumaria al movimiento del flujo
de líquido en el trépano, en las varillas de sondeo y la barra motriz,
en la eabeza giratoria y las mangueras, asimismo de la cantidad del
sedimento transportado por el flujo ascendiente, y se limita con la
profundidad de 100 m.
La bomba centrífuga se puede poner en marcha sólo en caso de
que todo el sistema (bomba, manguera flexible, cabeza giratoria,
barra motriz y varillas de sondeo) está lleno de agua sin interrupción.
En calidad de activador se emplea la instalación de vacío 12 (la
bomba de vacío y la caldera de vacío).
Los principales defectos del esquema de la circulación inversa
efectuada por medio de la bomba centrífuga residen en lo siguiente:
1) requerimientos duros en cuanto a la hermetización del siste-
ma: bomba, dispositivo de carga, conductores de lodo, eabeza gira-
toria;
2) la necesidad de cargar con agua el sistema después de cada aña-
didura de la herramienta;
3) la profundidad limitada de perforación (hasta 100 m);
4) la imposibilidad de emplear la circulación inversa al caer el
nivel del líquido en el pozo al valor que supera la capacidad aspiran-
te de la bomba.
Durante la circulación inversa del líquido lavador con ayuda del
airlift (fig. 185, b) el movimiento del flujo se debe a la diferencia de
los pesos específicos de las columnas del líquido lavador en las vari-
llas de sondeo y en el espacio exterior de los tubos. El peso específico
del líquido disminuye en los tubos saturándolo con el aire comprimi-
do inyectado en el varillaje a través del mezclador 10 por los conduc-
tos de aire acoplados mediante la cabeza giratoria 5 y la manguera
flexible 11 con el compresor. El mezclador, como regla común, se
·coloca directamente por encima del trépano. Como conductos de aire
pueden servir los tubos especiales metidos por dentro o fuera del
varillaje o el espacio intertubular en caso de empleo del varillaje do-
ble.
La profundidad inicial de hundimiento del mezclador bajo el
nivel del líquido en el pozo ha de ser no menor que la altura de subi-
da del líquido saturado de aire. Con la profundidad de hundimiento
del mezclador aumentan el avance del airlift y la velocidad del flujo
391
ascendiente y, por consiguiente, l a capacidad elevadora del airlift. ,
La máxima profundidad de hundimiento del mezclador se determina
por el valor de la presión máxima del aire comprimido por el compre-
sor.
El método de airlift de la circulación inversa también se aplica
para perforar los pozos con profundidad mucho mayor que la presión
del compresor, expresada en metros de columna acuática. En este
caso en el proceso de perforación en el varillaje, a medida de su alar-
gamiento, se encajan varios mezcladores. Si el compresor tiene la
presión que no supera 0,8 MPa, los mezcladores se empotran en el
varillaje aproximadamente cada 60 m. ·
Al emplear en calidad de conducto de aire los tubos especiales
(con frecuencia, son de polietileno) que se colocan en el interior del
varillaje de sondeo, cuando el mezclador alcanza la máxima profun-
didad de hundimiento, la cual se determina por la presión del
compresor, el valor de presión del conducto de aire permanece
constante.
Las principales superioridades del método de airlift de la circu-
lación inversa consiste en su organización sencilla y explotación se-
gura.
El esquema de la perforación giratoria con lavado aspirante inver-
so, activado por la bomba de chorro (fig. 185, e), se emplea en la ex-
ploración de los placeres subácueas perilitorales.
Las investigaciones y la experiencia de perforación con lavado
inverso han mostrado que al lavar el pozo incluso con agua industrial,.
si el flujo descendiente se mueve con lentitud y si la columna de
agua en el pozo supera el nivel estático de las aguas subterráneas no
menos que en 3m, entonces las paredes del pozo integradas por depó-
sitos blandos y friables no se desploman largo tiempo.
Merced a ello la perforación rotativa con lavado aspirante inver-
so de agua industrial ha cobrado gran difusión en la construcción de
los pozos de toma de agua.
Los pozos perforados según este método y equipados con filtros
de grava dan una producción mucho mayor, aseguran el plazo pro-
longado de servicio, no requieren mucho tiempo en ponerlos en fun-
cionamiento gracias a la falta del arcillado y del colmatage de la
zona perifil tran te.
La perforación rotativa con circulación invers