You are on page 1of 18

CAMBIOS DE TIEMPO

Alfonso Urabain Remírez
R
ealicemos durante un momento un ejercicio de imaginación: éste no tiene que ser muy grande, al fin y al cabo, año nuevo queda ya muy atrás por lo que no estamos obligados a formular buenos propósitos a los que nos comprometemos en el año entrante aunque sepamos a ciencia cierta que no los vamos a cumplir. Así que nos basta con una pequeña dosis de imaginación, ésta debe conducirnos hasta una época pasada; tampoco tiene que ser muy remota del tiempo en el que vivimos, no tenemos que remontarnos hasta un pasado lejano, nos sirve con trasladarnos mentalmente a principios del siglo XIX. Para los que sufran de vértigo se les puede prescribir que se sitúen en las décadas finales de esa centuria o en el primer lustro de nuestro nunca olvidado, aunque ya transcurrido, siglo XX. Nuestra ocupación en esa no tan lejana época en años, aunque si en acontecimientos, costumbres y evolución tecnológica, consistirá en lo siguiente: seremos un flamante explorador, uno normal y corriente de andar por casa, lo que se conoce como un explorador de cabecera, alguien a quien pudiéramos dejar en nuestra mesita de noche. No necesitamos convertirnos en un gran descubridor, en uno de los que protagonizaron los grandes descubrimientos geográficos, ni tan siquiera debemos participar de inmensas odiseas cuyo punto final sea el taparse por error con algún continente desconocido hasta la fecha, el cual origine un cambio en la concepción de la que es el mundo conocido, descubriendo nuevas tierras a las que en nuestro tiempo presente podemos viajar por menos de seiscientos euros, y encima te regalan un viaje a Londres. Nosotros nos conformaremos con descubrir alguna, que otra catarata, encontrar nacimiento de un gran río, explorar selvas vírgenes para el ser humano, en definitiva cosas de lo más cotidiano y normal sin demasiadas pretensiones. Objetivos al alcance de cualquiera que posea un poco de imaginación; pero, eso sí con todo el aliciente y la ración de aventura y romanticismo que nos evoca el oficio de explorador durante ese espacio temporal. Otro factor determinante a tener en cuenta es la vestimenta. Hay que disponer de un salacot, un bastón y un par de buenas botas; todo esto complementará nuestro uniforme al estilo del de Stanley y livingstone, o nuestro más cercano Manuel Iradier. Una ver equipados pasaremos al siguiente punto: Nuestra misión. Para cumplimentarla, dispondremos de una posibilidad de elección de la que ellos no gozaron, ya que nosotros no somos unos exploradores cualquiera. Elegiremos entre dos opciones: la primera de ellas consiste en embriagarnos con la adrenalina que debía suponer comenzar un viaje hacia lo desconocido, embarcarse en una aventura que se podía desarrollar durante varios años, una odisea en la cual tendríamos que

luchar contra todo tipo de penalidades, sufrimientos, enfermedades, hambre e incluso deberíamos enfrentarnos en alguna ocasión a la propia muerte, la cual desafiante nos miraría fijamente a los ojos. La segunda posibilidad para elegir es la opción pragmática: consiste en construir una máquina del tiempo en el siglo XIX, a imitación de la de H.G. Wells. Con ella no nos dedicaríamos a buscar paraísos en un utópico futuro que nos convirtiese en reses con Label tipo Elois, libres de hormonas, bien cebados, para poder servir de alimento a siniestros seres que habitan en cuevas evitando la luz solar. No..., no haríamos eso, de algo tiene que servir conocer la historia, no hay que tropezar dos veces en la misma piedra. Con nuestra espléndida recién construida, cromada y reluciente máquina del tiempo viajaríamos hasta nuestra época presente. Es cierto que nos llevaría mucho tiempo fabricarla, aunque su montaje no sería más laborioso que el un mueble de Ikea. Además, una vez realizada, dispondríamos de muchas ventajas, muy ciertas y tangibles. Para empezar ganaríamos una fortuna con la patente, pudiéndonos dedicar durante unas cuantas reencarnaciones a viajar con nuestra hermosa máquina. De todas formas, éste no era el fin que buscábamos con su construcción, nosotros somos unos exploradores filantrópicos del siglo XIX. No nos mueve el dinero sino el ansia de conocer. Nuestra máquina del tiempo nos trasladaría hasta el recién iniciado año 2009, preferiblemente durante tiempo de carnaval, así conseguiríamos que nuestra vestimenta pasara inadvertida y nadie nos tomase por locos. Estamos acostumbrados a vivir rodeados de comodidades, por este motivo nos atraen los atajos. Desde nuestra era sería muy sencillo explorar nuestro mundo, en el cual residimos de alquiler. Podríamos viajar por todo el planeta con grandes facilidades, de forma rápida, económica y sin peligros aparentes. Verdaderamente, los grandes exploradores nacieron antes de tiempo, equivocaron su época. Si hubieran nacido hoy su ingenio les hubiese permitido construir una máquina del tiempo igualita a la que nosotros hemos fabricado con ayuda de nuestra imaginación, hubieran podido trasladarse hasta nuestro presente, hubieran podido descubrir cualquier rincón de la tierra, sin tener que soportar a los molestos mosquitos, ni las enfermedades que transmiten éstos; no hubiesen padecido hambre ni hubieran conocido la muerte como les ocurrió a algunos. Hubieran podido llevar a cabo sus exploraciones por poco dinero y sin poner en peligro su vida, aunque este punto no es del todo cierto; para llevar a cabo su empresa, hubiesen tenido que embarcarse en un avión perteneciente a una aerolínea de bajo coste en la cual sufriría todo tipo de estrecheces, teniendo que confiar su suerte a que nos dicen la verdad .-Solamente reducimos gastos en cuestiones superfluas, nunca en seguridad- También sería conveniente, antes de subir al avión, que el viajero tomara un pequeño curso, para saber conversar con los demás viajeros; con la lección uno podría servir.- Se viaja igual de bien que en las aerolíneas convencionales, un poco apretado, pero para qué pagar más- Así, que, subirse a uno de estos aviones sería el único riesgo que deberían asumir nuestros entrañables exploradores del siglo XIX. Antes de desplazarse al aeropuerto esos viajeros

decimonónicos, podrían darse una vuelta por cualquiera de nuestras ciudades, cada vez más cosmopolitas, incluida la nuestra. Observar el crisol de culturas y gentes sorprendiéndose de encontrar personas de todos los continentes, con religiones distintas, costumbres diferentes y razas diversas. Para comenzar a educar' su paladar con los sabores que se iban a encontrar en los destinos que les esperaban, podrían almorzar un “kebab” o cenar en un restaurante chino; incluso hubiera podido celebrar el año nuevo de ese pueblo y desear un feliz año del búfalo. Comenzaría a escuchar distintas lenguas a la suya, diferentes acentos. Estas son algunas ventajas de la globalización, todos podemos o compartir una misma ciudad respetando nuestra diversidad, vivir juntos en nuestra diferencia, disfrutando de mantener las variadas costumbres que poseemos, las cuales deben servir para unirnos nunca para separarnos. Ya en el aeropuerto, si demostraban valentía para elevarse en ese vuelo de bajo coste, como contraprestación podrían disfrutar, tras unas pocas horas y sin ningún sacrificio, de lugares exóticos, podrían descubrir parajes fantásticos y conocer gente muy interesante. Como todo no puede ser de color de rosa, también se toparían con una parte muy negativa de la globalización. En cualquier destino en el que aterrizasen, pensarían que están viviendo un “deja” vue", Todos los aeropuertos son idénticos, como gemelos a los que no se puede distinguir, como dos gotas de agua; ni el ojo más experto los puede diferenciar. Lo mismo les ocurriría cuando se alojasen en un hotel, pertenecientes a las mismas cadenas, las cuales pueblan con sus establecimientos los cinco continentes: cosas de la mundialización. Para aprovisionarse de víveres, con objeto de iniciar su exploración del lugar elegido, tendrían que acudir a alguna gran superficie con implantación a nivel internacional, y aprovechar sus ofertas. No es conveniente quedase sin fondos demasiado pronto, mejor protagonizar una aventura de bajo coste. Tras unos cuantos viajes, tal vez su reflexión fuese que el mundo se está igualando, pero desde un punto de vista negativo. Los crecimientos lo hacen de forma paralela, los ricos cada vez lo son más y los menos favorecidos también aumentan, las desigualdades sociales se agrandan. Las culturas diferenciadas comienzan a desaparecer, los idiomas se extinguen, el inglés coloniza y subyuga al resto de las lenguas. Nuestro querido explorador atemporal hubiese comenzado a sentirse decepcionado, le albergaría un sentimiento de nostalgia añoranza de su tiempo. Echaría de menos el poder disfrutar de la emoción que provoca el descubrimiento de lo desconocido. No podría apagar su sed de aventura, estos viajes, se convertirían en un sinsentido, carentes del riesgo que les atraía el llevarlos a cabo. Estoy convencido de ellos se subirían de nuevo a su máquina del tiempo, retornarían a su época, desguazarían el ingenio y Io reciclarían en algo útil, como una cafetera. Finalmente, se embarcarían en una auténtica misión de exploración de las de antaño. Eso harían ellos, pero nosotros... ¿ Qué haríamos?.

Entendemos por aprendizaje el proceso por el cual se adquieren unos conocimientos a través del estudio o de la experiencia. A esta breve definición se le podrían añadir muchos matices que voy a obviar para centrarme en algunos métodos o teorías del aprendizaje.. Durante la primera mitad del pasado siglo XX, la manera de enseñar tenía un carácter CONDUCTISTA que consistía en establecer un objetivo final a conseguir, realizar una serie de ejercicios en orden a lograrlo y, tras la aplicación de los refuerzos necesarios, hacer un examen para medir la cantidad de contenidos memorizados. Se trataba de una enseñanza que no tenía en cuenta al alumno como sujeto del aprendizaje y se basaba, fundamentalmente, en el memorismo repetitivo. Los años setenta dieron paso a las teorías cognitivas, al COGNITIVISMO, en el que, por un lado, había que considerar las etapas evolutivas de la persona que aprendía (Piaget) y, por otro, la comprensión y la organización del conocimiento se estimaban como factores relevantes, es decir, se incidía notablemente en el proceso a través del cual se producía el aprendizaje. Variantes del COGNITIVISMO fueron el HUMANISMO que defendía que la educación debía estar centrada en el alumno y que éste era el principal protagonista de su propio aprendizaje (Freire) y el CONSTRUCTIVISMO que, ya en los años ochenta, puso de relieve la importancia del aprendizaje significativo (Ausubel, Vigotsky). Para que un aprendizaje sea significativo debe partir del conocimiento previo de la persona que aprende y se debe tener en cuenta el autoconcepto, es decir, el conocimiento que cada uno tiene de sí mismo. Respecto a la materia objeto de aprendizaje, debe ser relevante, clara, estar bien estructurada, sistematizada, secuenciada, ser funcional, o sea, tener una aplicación práctica, etc... Se parte de una actitud favorable de la persona que aprende, se refuerza la memoria comprensiva y se trabajan, no sólo los contenidos conceptuales sino también las destrezas y actitudes de las personas participantes.

Se establecen unas relaciones interactivas entre profesor y alumnos y de estos entre ellos y la evaluación tiene un carácter formativo que valora el progreso individual y grupal a través de diferentes instrumentos de observación. En los años noventa, el CONSTRUCTIVISMO evolucionó hacia un principio metodológico en el que lo importante era APRENDER a APRENDER con su complemento de APRENDER a PENSAR y PENSAR para APRENDER, sin olvidar el APRENDER a SER. La teoría de APRENDER a APRENDER viene a ser la síntesis de muchos de los planteamientos expuestos en postulados anteriores. Así, se habla de un aprendizaje práctico y funcional que tenga en cuenta las experiencias previas del alumno, que permita la aplicación de lo aprendido a situaciones nuevas, que sepa conectar lo aprendido con lo ya sabido (significativo), que esté basado en la comprensión y que tienda al desarrollo de todas las capacidades del individuo. Todo esto ha desembocado en el actualmente llamado “APRENDIZAJE POR COMPETENCIAS” que pretenden llevar a cabo las diferentes REDES DE INNOVACIÓN EDUCATIVA cuya filosofía parte del ya conocido lema africano que dice “Para educar a una persona es necesaria toda la tribu”. Se propugna la implicación efectiva en educación de la familia, la escuela y la sociedad, en general. Dentro de estas redes podemos incluir las denominadas COMUNIDADES DE APRENDIZAJE y distintos proyectos educativos como ATLANTIDA, AULABLOG, CIMAS RECESO, INTERMON OXFAM, CIUDADES EDUCADORAS, COOPERATIVAS DE ENSEÑANZA, etc..., empeñados en llegar a conseguir el auténtico fin de la educación que no es sino que las personas aprendamos a desarrollar nuestras capacidades, a controlar nuestras emociones, a convivir con los demás y, en suma, a vivir más felices. Termino Freire: "La educación, para ser válida, debe tener en cuenta, a la vez, la vocación del hombre a ser sujeto y las condiciones en las que él vive: en tal lugar preciso, en tal momento, en tal contexto, y elegir un método activo, dialogal y crítico es fundamental" con una cita de Paulo

Conchi Martínez de Madina Profesora del Centro “Paulo Freire”

Círculo de Francia

Las personas se divierten en cines juergas y bailes, pero nunca hemos pensado cómo lo hacen los animales. Un día estando en el campo oí una conversación, de unos cuantos animales charlando a discreción. ¡Vamos a hacer una fiesta! decían con mucha sorna, bailaremos y cantaremos mejor que cualquier persona. Debajo de una piedra había un caracol: yo para empezar la fiesta me bailaré un rock and roll. La tortuga y el cangrejo con lentitud y muy nobles, salieron de sus casillas y bailaron un pasodoble. Por teléfono llamó un león: ¿yo puedo colaborar en algo?, mi compañera y yo nos bailaremos un tango. Para bailar un vals no es necesario ir a Viena, bailaremos el tigre y yo dijo segura la hiena. Un conejo y un gato un ratón y una rana, con descaro y mucho ritmo bailaron una sardana.

Una liebre y un corzo temprano por la mañana, saltando por llegar pronto bailaron por sevillanas. Yo me bailo una bachata dijo un lobo enfurecido, aunque es muy difícil bailar lo haré lo más parecido. Como hay que moverse mucho ¿el twist quién lo bailará?, a la vez todos gritaron: ¡que lo baile el chacal!. De lo alto de un árbol una ardilla dijo:¡caramba!, a mí no hay quien me gane, yo bailaré una samba. El mono dijo a la ardilla desde lo alto de un cocotero, si tú bailas una samba yo bailaré un bolero. El aurresku es de los vascos ¿quién lo podría bailar? sólo hay uno en todo el mundo pero no es un animal; tuvo que ir una persona que vive en San Sebastián. La fiesta se está acabando y un grupo de animales le dijeron a un ruiseñor ¡cántanos por soleares!
Vicente Evolet CEPA ZARAMAGA

¡Cuánto me complace acordarme mirando estas arboledas, de las islas de los trópicos y sus salvajes florestas! Lugares que nunca olvido, y que olvidar no podría. Pienso sentir todavía, de nuestros llanos la esencia, donde perfuman sus alientos, briznas mansas y ligeras, que corren hacia los mares. Y junto al barquero cubano, pienso hallarme nuevamente. En las lejanas fronteras, donde las piñas doradas, y de los cocos el néctar, mi sangre refrescará, encendida entre mis venas. ¡Oh campo agradable! tierra de mi patria bella, y que olvidarme no puedo. Elisa Hidalgo Vázquez Grado II, Zaramaga

POETA DILE A LOS HOMBRES
Poeta tú que conoces a las gentes del lugar, poeta dile a los hombres que quiero vivir en paz. Ya estoy harta de amenazas que me quieren asustar, ya no quiero ver más sangre, ¡nadie la va a derramar! Poeta, tú que conoces tú que ves mi corazón, poeta dile a los hombres que ya es hora del perdón. La guerra no lleva a nada, la paz es la solución, poeta dile a los hombres que ya basta por favor. En el cielo, en las estrellas, en la tierra habrá un lugar, donde canten mil sirenas una canción celestial. Todos juntos, de la mano, cantaremos sin cesar, la canción de la alegría, de la justicia y la paz. Poeta dile a los hombres, ¡que sólo tienen que amar! Mª José Bejarano Grado II Zaramaga

"Cuenta la leyenda que hace miles de años unos duendes que compartían amistad con los Ángeles, tuvieron que huir del bosque donde vivían, por ello los Ángeles como símbolo de protección les regalaron unos cachivaches que solo ellos podían llevar colgados. Los Ángeles explicaron a los duendes que siempre que se viesen desprotegidos o en peligro, debían de agitar la bola y ellos acudirían para protegerles. Los duendes, que en más de una ocasión tuvieron que utilizarlo, decidieron de llamarlos "Llamadores de Ángeles". Coloque la bola llamador de ángeles en su mano derecha. Siéntese a meditar en silencio. Realizando un pequeño movimiento, convóquelos emitiendo un suave sonido con la bola, hable con ellos, pregúnteles y anote las respuestas. Relájese y confíe en lo primero que le venga a la mente. Este es un acto de fe y confianza."

Amaia Vicente Elizondo E.P.A Francia.

EN MEMORIA DE ALAMI

Lluvia constante que hiela el alma Y paraliza el actuar. Caminando llegaste a nosotros ¿Qué esperabas encontrar? Otra tierra, otro sol tan distante De tu Marruecos natal. Lluvia de este largo y crudo invierno que Mata de frío, de tristeza y soledad. Nube negra que amenazas con Descargar tu caudal. Las voces que el viento susurra Nos traen tu triste final. Llueve sobre las palabras Entrecortadas difuminándolas A imagen de la cortina de agua Que cubre el cristal. Corrí, hablé, golpeé en puertas que…, Siguieron cerradas; Intuía que podía No quedar mucho tiempo. Gime la noche, se escapa tu alma y El nuevo amanecer se queda Sin esperanza.

Pilar Moreno 30 - 01 – 2009

La cultura en Marruecos
La cultura marroquí es una mezcla de cultura africana, europea y musulmana. Esta es una cultura totalmente distinta a cualquiera que podamos encontrar en Europa. De cualquier forma, la gente no es muy cerrada y si eres una persona respetuosa y de mente abierta no tardarás en hacer amigos. Te pueden invitar a comer a casa, una cosa que tienes que hacer antes de entrar en una vivienda es quitarte los zapatos, también llevar un obsequio es una costumbre típica. En la ciudad, se suele traer una especie de pasteles o azúcar como regalos, mientras que en el campo, a menudo traen un pollo vivo. Desafortunadamente, la mayoría de los visitantes tienen prohibida su entrada a las mezquitas, un lugar sagrado para ellos en el que sólo pueden entrar musulmanes. En otras partes del mundo, entrar en una mezquita no es un problema, aquí sí. Al margen de las mezquitas, la mayoría de los monumentos pueden ser visitados por los turistas.

EL JILGUERO
Voy a hablar sobre una mascota que me encanta, se llama: el jilguero. He tenido más de uno y os los voy a describir. Su altura es entre nueve y quince centímetros. Tiene muchos colores, como el rojo de su cara, el marrón de su pecho y el amarillo de sus alas. Este pájaro, cuanto más tiempo lleva en la jaula, es mejor; es decir: sus colores son más claros, más brillantes y está más tranquilo. Pero para llegar a este nivel hay que cuidarle, darle la comida que le gusta, cambiarle el agua, etc. A este pájaro le gusta bañarse, así que también hay que ponerle un vaso de agua como bañera. Tiene algo importante este pájaro: que canta de maravilla. O digamos que canta mejor que Julio Iglesias. A los jilgueros que he tenido cuando hacía buen tiempo les sacaba fuera después de darles de comer y limpiarles la jaula. Lo que hacen primero es llenar su tripita, luego se bañan y después se suben al palo y empiezan a ordenar sus plumas. Cuando terminan todo esto, empiezan a cantar. Uno de mis jilgueros, al poner comida en mi mano saltaba y comía de ella sin miedo, ignorando la comida de su jaula. Otro de mis jilgueros, ésta una hembra, la tuve desde pequeña y cuando pasó mucho tiempo en la jaula quise dejarla marchar. Cuando la solté se marchó y volvió de nuevo. Me encanta el jilguero. BILLAL CHABANE

EL DÍA QUE VINO MI JILGUERO
Una tarde vino mi sobrino a vernos y en las manos oculta traía una cría de jilguero muy pequeño con unos colores muy bonitos. Le dijimos si nos lo daba. Él nos dijo que sí pero que lo cuidáramos mucho pues había perdido a sus padres. Nos hizo muy felices. Mi hija le puso de nombres Adolfito. Adolfito se integró muy bien en la familia. Le compramos una jaula muy bonita y le metimos en ella, dejándole la puerta abierta, así que entraba y salía cuando quería. Por las noches, cuando estábamos en el cuarto de estar, venía volando y se ponía en la lámpara a cantar. Era muy cariñoso. Por las vacaciones, lo dejábamos libre por la casa con la fregadera llena de agua, el comedero lleno de comida y un trocito de jamón (que le gustaba mucho). Veníamos dos veces a verle durante las vacaciones. Cuando volvíamos nos alegrábamos mucho de verle y él también. Un día, mientras le limpiaba la jaula, lo saqué a la terraza y, como tenía la puerta abierta, voló y se fue. Quiso venir dos veces pero no supo entrar en casa y no lo volvimos a ver. Lo echamos mucho de menos, pues hacía nueve años que lo teníamos. Siempre cuando me levanto y no oigo su canto me entristezco y abro la ventana para ver si viene, aunque ya se que no volverá y le deseo que sea feliz. JULIA BASALO SUÁREZ Febrero 2009 EPA Zaramaga

LA MASCOTA
El perro es el mejor animal y el más fiel para el ser humano: con él puedes estar en compañía y aprendes mucho de él. Es muy inteligente pero le tienes que educar y enseñar para que te obedezca. También tiene sus cuidados: hay que llevarle al veterinario y tenerle sano. Una vez que pasa esa etapa, se lleva mejor. En Verganzo, un pueblo de Álava, tenemos una finca y en ella tres perros pastores alemanes. Tienen mucho espacio y están muy contentos. Cuando llega gente desconocida empiezan a ladrar pero cuando ven al dueño se ponen supercontentos. Al que le gusten los perros, le recomiendo que tengan uno porque te quitan muchas preocupaciones y te dan mucha alegría. Mª ÁNGELES GANSO MARTÍN

MI PUEBLO
Khai es el nombre de mi pueblo. Está casi en el centro de Pakistán y tiene cuatro mil habitantes. Tiene estación de autobuses para ir a cualquier parte del país. Mi pueblo tiene un colegio muy grande para estudiar y al lado del colegio hay un campo enorme para jugar. Tiene mi pueblo mercados y tiendas de todo tipo y un hospital grande para la gente enferma. En el centro del pueblo hay un campo grande para celebrar las fiestas y las bodas. En la parte del norte pasa un río que hace más bonito al pueblo. Me encanta mi pueblo. WASIM GULZAR

MI CIUDAD DE MARRAKECH
Marrakech está al sur de Marruecos, a trescientos kilómetros de la capital, Rabat. Tiene color rojo y el clima es muy bueno. Hay una plaza que se llama Jamed El Fana. En esta plaza, por la mañana hay mucha gente que baila en grupos y, por la noche, otras gentes venden comida hasta las seis de la mañana. En invierno hace mucho frío y en verano mucho calor, hasta cuarenta y cinco grados. Mi ciudad está llena de palmeras. Tiene un palacio del rey y otro para los políticos y presidentes de todo el mundo. Tiene aeropuerto internacional, es una ciudad turística cien por cien. Allí tengo la familia y los amigos más cercanos y la mayoría de la gente es buena. Me gusta mi ciudad, es para mí la mejor del mundo. BOUCHAIB EL HROURI

Había una vez un alcalde, que tenía un buen consejero para ayudarle a solucionar los problemas de su pueblo. Un año en el que hubo una gran sequía, vinieron las gentes a quejarse al alcalde y éste les envió a ver a su consejero. El consejero les dijo, que la tierra tenía que descansar después de dar sus frutos y que esperaran al año siguiente y verían cómo de nuevo tenían enormes cosechas. Otro día el alcalde y el consejero, se acercaron a unas máquinas y una de ellas cayó sobre el pie del alcalde y le cortó un dedo. El consejero le dijo al alcalde, que era la voluntad de Dios y que ese accidente le libraría de algo peor. Por esto el alcalde metió en la cárcel al consejero y prescindió de sus servicios. Como todos los años, el alcalde fue a cazar, pero esta vez no le acompañó el consejero porque estaba en el calabozo. El alcalde se perdió y le cogieron unas personas muy extrañas que lo llevaron a su poblado. Habían decidido sacrificarlo a sus dioses y ya estaba todo preparado, cuando se dieron cuenta de que le faltaba un dedo del pie. Por eso, por no estar entero, lo dejaron libre y volvió a palacio. Entonces se dio cuenta de las palabras del consejero y le sacó de la cárcel. A partir de ese día, confió siempre en el consejero y a su pueblo le fue todo bien, porque era un hombre sabio. SALOUA 21T-FRANCIA

La Crisis según ‘Einstein’
‘No pretendamos que las cosas cambien, si siempre hacemos lo mismo. La crisis es la mejor bendición que puede sucederle a personas y países porque la crisis trae progresos. La creatividad nace de la angustia como el día nace de la noche oscura. Es en la crisis que nace la inventiva, los descubrimientos y las grandes estrategias. Quien supera la crisis se supera a sí mismo sin quedar ’superado’. Quien atribuye a la crisis sus fracasos y penurias, violenta su propio talento y respeta más los problemas que las soluciones. La verdadera crisis es la crisis de la incompetencia. El inconveniente de las personas y los países es la pereza para encontrar las salidas y soluciones. Sin crisis no hay desafíos; sin desafíos, la vida es una rutina, una lenta agonía. Sin crisis no hay méritos. Es en la crisis donde aflora lo mejor de cada uno porque sin crisis todo viento es caricia. Hablar de crisis es promoverla y callar en la crisis es exaltar el conformismo. En vez de esto, trabajemos duro. Acabemos de una vez con la única crisis amenazadora que es la tragedia de no querer luchar por superarla’. Albert Einstein

Amaia Vicente Elizondo E.P.A Francia

Dice que tiene 83 años al revés pero ella así es. Tiene la frescura del rocío o el calor de una tarde de estío. De vez en cuando ella lee poemas y sin querer los ojos de lágrimas se le llenan pues es coqueta y tierna. Tiene el pelo recio y ondulado y la nieve sobre sus rizos, se ha posado. Se pinta los labios de color de rosa y sus mejillas adquieren el color de la amapola. Cada día sale de su casa, con la cartera, y con paso airoso llega a la escuela. Cuando entra sus ojos azules sonríen y dicen: ¡Hola, muy buenas! Como sabéis, la Aurora todo lo ilumina y lo llena.

Rosa Rodríguez ( Zaramaga) Grado I

Mi sueño

Embarka Bouzaid Soy del Sahara Occidental, nací en los campos de refugiados de Tinduf. Estudié en el colegio Basiri, después fui a la escuela secundaria en Argelia, luego hice el Bachillerato y estudié periodismo. Luego vine a España para estudiar el máster y cuando acabe el máster me gustaría ser periodista y que mi primera noticia sea que mi país es libre. Ese es mi sueño. No perderé la esperanza de dar esa primera noticia.

El niño y su madre
Cómo poder despedirme de ella, si todavía la veo todos los días, cuando la despierto con un beso y sé que ella siente algo, cuando la baño y la seco solamente con un abrazo. Cómo puedo decirla adiós, si tan siquiera sé cuando me va a dejar. No sé si las despedidas se aprenden o salen por sí solas, puedo buscarlas y leer su letra pequeña. La casa había perdido esa frescura de antaño porque ella ya no era la de antes, los pasillos se me hacían más largos y ya no me sentía guiado por su perfume aun cuando estuviera oscuro. Cada día la veía más alejada de mí, el pasillo hacia ella era demasiado largo, casi infinito, su puerta gemía como ella cuando me ve. Se encorvaba cada vez más, ya no sabía mirar hacia arriba, su mirada caía demasiado madura hacia el suelo, sus brazos derrotados, cansados, perfectamente pegados al cuerpo, ninguna expresión, ni siquiera de cerca se le podía apreciar los labios, apenas perfilaban en su cara una fina línea, difícil poder sonreír y llenarse de soles y tampoco llorar y llenarse de lunas oscuras. Deseaba que el siguiente día fuese como ver una obra de teatro nueva a la del día anterior, deseaba ver levantarse el telón del nuevo día, del color de la niebla, vaporoso como la seda, como si realmente pudiera tocarlo, sentir en las manos los amaneceres, poder tocarlos y a ella también... El día sería para ella todo entero, la podría ver sentada sonriendo, con las manos ágiles, aupándose ligera encima del viento, haciendo sus tareas, con ese vestido de los domingos, y la cara pintada de fiesta, riendo o mejor riéndome a mí. Podría hablar lentamente para retrasar todo lo posible el tiempo, esconder las horas, los días y disfrutar de los momentos, ver como respira y sentir cada dedo de su mano cuando me acaricia. Cómo podría despedirme de ella, si todavía veo en su cara los dos hoyuelos, si aún los toco e imagino que me sonríe o me llora cuando está contenta. Necesito aprender poco a poco a despedirme, saber usar de nuevo el pañuelo blanco, ondearlo al viento antes de subir al vagón, como cuando abandoné el pueblo en el que ella se quedaba esperándome cada fin de semana. Pero ahora no me voy, sólo me quedo con ella, aunque ella a veces no lo sepa. Me llamó y su voz no me llegó a través del pasillo, quedé totalmente confundido, ahora le tocaba a ella hacer sus travesuras, sonrío imaginando que aprendió de mí cuando era pequeño, pero no es verdad, está perdida en el rellano de la escalera, para ella era como un laberinto con tantas puertas. Salgo en su busca y le muestro la salida de su pequeña trampa, la guío por el pasillo hasta su cuarto, siento que he rescatado a una doncella, mi vieja madre. Esa es la mejor aventura que hemos pasado estos dos últimos años, y dudo que pueda volver a ser un caballero en busca de su amada. Ella ya no quiere saber nada de laberintos ni de castillos encantados, sólo descansa en su torre y me cuesta mucho saber que no va a bajar por el pasillo largo hasta mi cuarto, para contarme las cosas que sólo cuentan las madres. He decidido que mañana por fin me voy a despedir de ella o, ¿quién sabe? si a encontrarme con ella, mañana volveré a la torre o a su cuarto, tal vez me vista de caballero o de paje y la haga reír. Seré como un niño y disfrutaré de todos los momentos, dejaré que su vaho me roce frío o caliente, sólo debo ser un niño, un niño con su madre que sólo quiere disfrutar de ella aun cuando ella esté lejos de su memoria y no pueda volver. Ser niño y dejar que los momentos me sorprendan.

ASER ORTIZ GÓMEZ

Es un hombre al que toda la gente llama “A ti mismo”. Tiene su nombre verdadero, pero cuando la gente le saluda, le da algo, hace una cosa buena o mala, contesta siempre: “A ti mismo”. Por eso toda la gente le llama “A ti mismo”. Casi cada día “A ti mismo” va a su campo para trabajar. Allí tiene su comida, su agua, todas las cosas necesarias para él; para quedarse en el campo desde la mañana hasta la tarde. En el mismo lugar una mujer muy, muy mala tiene tres hijos jóvenes. Ellos tienen su campo detrás del campo de “A ti mismo”. La señora está enfadada con “A ti mismo” porque para ella, esa manera de contestar a la gente es fea. ¿Cómo una persona normal puede contestar a la gente así?. Por eso piensa solucionarlo. Toma la decisión de matar a “A ti mismo” Hacerlo será fácil porque él no tiene comida en el campo. Prepara una comida y pone un veneno dentro. Después de prepararla lleva la comida al campo de “A ti mismo”. A su llegada, el hombre está trabajando, le saluda y le dice: “Tenía que traer la comida a mis hijos pero me duele mucho la cabeza y no puedo ir a nuestro campo. Toma esta comida para ti, luego llamaré a mis hijos para que vengan a comer a casa”. El hombre le contesta: “A ti mismo, vale, guárdalo dentro del refugio”. Después la mujer vuelve al pueblo. A la vuelta a casa, los hijos de la mujer pasan por el campo de “A ti mismo”, le saludan y le preguntan si pueden beber agua y “A ti mismo” les contesta que la cojan del refugio. Cuando los jóvenes entran en el refugio, ven la comida, tienen hambre y le piden permiso para comer. El hombre les dice que sí. Los jóvenes comen, dan las gracias al hombre y se van a su casa. Los jóvenes llegan a casa gritando: ¡ Me duele la tripa, me duele la tripa, me dueleeeeeee la tripaaaaaaaa ! Su madre les pregunta qué han comido y dónde; y ellos le responden que les ha invitado “A ti mismo” y han comido su comida. Entonces la mujer empieza a gritar y se da cuenta de que ha matado a sus hijos en vez de “A ti mismo”. ¿Quién tiene la culpa?

Mory Koulibaly

21 Tarde - Francia

¡Hola queridos! Soy Amaia

Este año Maite y Amaia decidieron hacer un máster en informática, para eso se acercaron a E.P.A. Francia..... y allí conocieron a la profesora también llamada Amaia.... Y por supuesto a todos nuestros compañeros…….

Todos hemos sido muy buenos alumnos, je, je, bueno, unos mejores que otros……

Aquí estamos los cuatro fantásticos: la guerra que hemos dado…….

FEDE

ANDRÉS

AMAIA

MAITE