You are on page 1of 3

Internet y recursos educativos.

Fuente: Baumann, P., López, S. y Tessio, N., MDM “TIC y enseñanza”, para la carrera de Posgrado: Especialización en Docencia en Entornos Virtuales, Universidad Nacional de Quilmes, Bernal, 2008. Clase 2, Pág. 3-7.

Internet
Internet es una red de redes a escala mundial de millones de computadoras interconectadas a través de un conjunto de protocolos. También se usa este nombre como sustantivo común, y por tanto en minúsculas, para designar a cualquier red de redes que use las mismas tecnologías que la Internet, independientemente de su extensión o de que sea pública o privada. Para ampliar: Para conocer más sobre la historia y utilidades que brinda la Internet: <es.wikipedia.org>. [Consulta: 04/ 02/ 2008]. Descripción: Descripción de funcionamiento de la red Internet. <www2.canalaudiovisual.com>. [Consulta: 04/ 02/ 2008]. Descripción: Historia de Internet Al contrario de lo que se piensa comúnmente, Internet no es sinónimo de World Wide Web. Ésta es parte de aquella, siendo la World Wide Web uno de los muchos servicios ofertados en la red Internet. La Web es un sistema de información mucho más reciente (data de 1995), que emplea la red Internet como medio de transmisión. Internet ofrece una serie de “servicios” y “herramientas” que se vinculan con la función comunicativa y con la función informativa. Estas herramientas, asociadas a las funciones mencionadas las podemos agrupar en:   herramientas de comunicación y en herramientas de búsqueda y recuperación de la información.

Entre las primeras tenemos disponibles el e-mail o correo electrónico, las listas de correo o listas de distribución, las listas de discusión y el IRC, Internet Relay Chat, o “Chat” a secas. Entre las segundas tenemos a la WWW (World Wide Web); el FTP o Protocolo de Transferencia de Archivos, etc.: en Internet podemos entonces encontrar textos, imágenes, sonidos, videos, etc. almacenados en formato digital. Existen bibliotecas de todo el mundo que publican información propia, agencias de noticias que ofrecen datos acerca de los últimos acontecimientos, museos y galerías de arte que proporcionan visitas a sus colecciones. También clips de imágenes que ofrecen gran cantidad y variedad de imágenes de video y de sonido, juegos interactivos, entre otros recursos disponibles. Vemos entonces que existen herramientas y servicios asociados a Internet que resultan recursos óptimos para desarrollar o complementar diferentes tareas, entre ellas, la tarea educativa. Tal es así que Internet ofrece una amplia variedad de recursos para la enseñanza, pero está claro que muchos de estos recursos no fueron pensados desde su creación con una finalidad educativa, sin embargo, al incluirlos en la enseñanza resultan de gran valor. Vamos a detenernos a diferenciar distintas concepciones sobre los recursos educativos para luego focalizar en los recursos digitales, especialmente los disponibles en la web. Presentaremos ejemplos, sus posibles clasificaciones y su pertinencia para su inclusión en distintas propuestas de enseñanza.

Los recursos educativos
Cuando nos proponemos incluir recursos educativos en una propuesta de enseñanza concreta nos preguntamos si cualquier recurso que se relacione con los objetivos y contenidos de una planificación puede resultar un “buen” recurso. También frente a la diversidad, podemos cuestionarnos cuál de todos los recursos elegir. Las preguntas fundamentales que deben guiarnos son para qué, cuál es el valor de su inclusión y qué aprendizajes posibilitarán estos recursos.

Es decir, la elección de recursos está supeditada a las condiciones del contexto social y cultural en el que desarrollamos la tarea pedagógica, pero por sobre todo, debe estar de acuerdo a los fines que persigue nuestra propuesta de formación. Cuando pensamos en la enseñanza elegimos los recursos que nos parecen más convenientes. También podemos seleccionar recursos que tal vez no fueron pensados con propósitos educativos. Por ejemplo, en una oportunidad podemos seleccionar un software que fue pensado para colaborar con la enseñanza de las ciencias, pero quizás, en otra situación encontremos que una película de cine comercial nos permite reflexionar con nuestros estudiantes sobre un tema que comenzaremos a abordar en una clase. ¿Tienen algo en común ese software y esa película? ¿Es posible considerarlos a ambos como recursos educativos? Existen distintas visiones desde donde responder a esta pregunta. En primer lugar, podemos hallar una concepción restringida, que circunscribe los materiales o recursos educativos a aquellos pensados con un fin exclusivamente pedagógico. Esta clasificación excluye de la definición de materiales curriculares a un conjunto de artefactos, medios y materiales de importante valor para el proceso educativo. De acuerdo con esta postura, la televisión, los CD-ROM, Internet, la radio, el software informático, una cámara digital son tecnologías de la información y/o medios de comunicación que no se producen con finalidades precisamente pedagógicas. En cambio, desde una concepción amplia dichos materiales se denominan estrictamente “curriculares” y se incluye en la categoría de recursos educativos a todos aquellos que se usan en la enseñanza, aunque no hayan sido pensados con ese fin. Leer con atención Los materiales educativos y los materiales curriculares ÁREA MOREIRA, M. (1999) afirma en relación a los materiales: “En cualquier aula y centro educativo es habitual encontrarse, ahora, con un conjunto más o menos amplio de distintos recursos, medios o materiales, que son empleados con fines educativos: libros de texto, enciclopedias, retroproyectores, mapas, fichas de actividades, material de laboratorio, casetes, diapositivas, vídeos, ordenadores, etc. Los medios o materiales curriculares en este sentido son parte consustancial de las prácticas escolares, en las que se integran de alguna manera. Hoy en día es impensable desarrollar cualquier actividad educativa sin recurrir ni apoyarse en alguno de estos materiales y medios pedagógicos. De modo similar podemos afirmar que, sin materiales, no es posible llevar a la práctica de aula un programa o proyecto de innovación educativa. El conjunto de medios, artefactos y materiales existentes que pueden ser empleados para el logro de metas educativas es, por cierto, más amplio que el concepto de materiales curriculares como tales. Periódicos, televisión, CD-ROM, Internet, radio, software informático, son, por citar algunos ejemplos, medios de comunicación o tecnologías de la información elaborados con finalidades no precisamente pedagógicas (entretener, informar, vender). Sin embargo, adecuadamente integrados en el currículum, pueden representar experiencias de aprendizaje valiosas y potentes para los niños y jóvenes en el contexto escolar.” La visión amplia respecto de los materiales educativos lleva a incluir en la categoría de recursos educativos a todos aquellos recursos que los docentes incorporan en sus propuestas de enseñanza, hayan sido pensados originalmente o no, con fines pedagógicos. El docente resignifica los propósitos con los cuales estos recursos fueron creados para darles un significado pedagógico en el marco de una propuesta de enseñanza. Si nos detenemos específicamente en los recursos tecnológicos, digitales y todos aquellos que nos provee Internet estamos frente a similar situación. Existen muchos recursos digitales que no fueron pensados desde su elaboración original con un fin didáctico, pero que, sin embargo, se incluyen en propuestas de enseñanza y son utilizados en las clases con verdaderas intenciones educativas. Por ejemplo, un software de aplicación como la planilla de cálculo no puede decirse que fue creado con un fin pedagógico, pero en el marco de una clase de Matemática, es posible pensarlo desde esta perspectiva. Una cámara digital no fue pensada originalmente con una perspectiva pedagógica, pero puede resultar un excelente recurso para realizar un registro fotográfico y armar una cartelera virtual. 2

Clasificación de recursos digitales
La clasificación de recursos que se presenta aquí, considera aspectos de contenido y de funcionalidad de los programas. Toda clasificación debe ser entendida en tanto tipología posible, como un modo de organizar los recursos entre los tantos modelos de ordenación disponibles. Al mismo tiempo, es importante reconocer que es difícil establecer divisiones tajantes, en tanto que un recurso puede ser ubicado en una o en varias categorías. Una clasificación de recursos tecnológicos podría ser la siguiente:

1. 2. 3. 4. 5. 6. 7.

Recursos para transmitir y operar con contenidos. Recursos para consultar y acceder a la información. Recursos para crear y producir. Recursos para desarrollar habilidades y estrategias. Recursos para comunicarnos. Recursos para la tarea colaborativa. Recursos para la evaluación.

En esta clasificación se incluyen los siguientes recursos: Recursos para transmitir y operar con contenidos Recursos para consultar y acceder a la información  Tutoriales  Software educativo  Programas de práctica y ejercitación  Bases de datos, Buscadores y metabuscadores  Catálogos de sitios web, centros de enlaces y recursos, enciclopedias virtuales  Museos on line  Bibliotecas y reservorios digitales  Mapas y sistemas georeferenciados  Webquest, Miniquest y Cacerías del Tesoro  Herramientas de producción (procesador de texto, la planilla de cálculo, graficadores)  Programas “vacíos” (programas de diseño gráfico, programas de creación de páginas web, plataformas tecnológicas)  Simulaciones  Juegos de computadora  Videojuegos     Chat Correo electrónico Foros Videoconferencias

Recursos para crear y producir

Recursos para desarrollar habilidades y estrategias Recursos para comunicarnos

Recursos para la tarea colaborativa Recursos para la evaluación

 Wiki  Weblogs, Blogs o Bitácoras  Mapas conceptuales en línea  Software para la elaboración de multiple choice  Portafolios digitales

3