L

α D

,-i

-

la posición de J E N O F O N T E dentro de la literatura griega resulta a la ve/ privilegiada y sorprendente. Las ea ráete ris tic a s de su estilo han hccho que tradicionaínnente se haya visto como el ai.lor más adecuado para la iniciación a los estudios de ta lengua griega. Por otra parte, la diversidad de los campos que tocó en su actividad literaria atrae necesariamente la atención de todo el que se interesa por el m u n d o clásico, sea cual fuere el objeto especifico de su preocupación: la guerra o la política, el pensamiento o la estructura económica, la hípica o la caza. Tal ve;; ningún a u t o r antiguo haya colaborado más a ¡a creación de las distintas imágenes que del m u n d o clásico se ha hecho el hombre a lo largo de la historia, incluyendo la que prevalecía entre los intelectuales de lu Roma imperial en relación a la. para ellos ya Kclásica», Atenas de los siglos V y IV a , C . Al margen de la viveza de su estilo, las H E L E N I C A S constituyen, c o m o continuación de la «Historia de la Guerra del Peloponeso» de Tucidides, la mejor fuente para el conocimiento de los problemas que acuciaron a las ciudades griegas en el dramático período que marca el cambio del siglo v al iV. En esta misma colección, y para los acontecimientos históricos del siglo v: «Historia de la G u e r r a del Peloponcso" (LB 1385), Tucidides,

o
η

T

ñ

α

Γ Φ η U χ

• h r i

El l i b r o d e bolsillo .Alianza Editorial

t n rx'i

HELENICAS A L I A N Z A S D I Τ Ό R I A i.

JENOFONTE

Sección: Clásicos

Jenofonte: Helénicas

Introducción y notas de Domingo Plácido

El Libro áe Bolsillo Alianza Editorial Madrid

®

TtxJuctOT: D o m i n g o P l í c i d o

Introducción

) d e U i n t r o d u c c i ó n , U t t i d u c d ó n y UJ n o t e : D o m i n g o P l i d d o ) A l i i n z · E d i l o r i a l , S. A-, M«arid, 1989

La posición de Jenofonte dentro de la literatura griega resulta a la vez privilegiada y sorprendente. Por una parte, las características de su estilo han hecho que tradicionalmente se haya visto como el autor más adecuado para la iniciación a los estudios de la lengua griega. De este modo, el texto original de Jenofonte se ha convertido en el más frecuentado por quienes sólo se aproximan de modo elemental a los estudios clásicos. Además, la diversidad de los campos que tocó en su actividad literaria atrae necesariamente la atención de los estudiosos y de todo el que se interesa por el mundo clásico, sea cual fuere el objeto específico de su preocupación: la guerra o la política, el pensamiento o la estructura económica, la hípica o la caza, Por unos u otros motivos, desde la Antigüedad fue objeto de admiración y de imitación y, a lo largo de la historia posterior, su obra ha sido leída, conocida y admirada por toda la tradición culta. Tal vez ningún autor antiguo haya colaborado más a la creación de las distintas imágenes que del mundo clásico se ha hecho el hombre a lo largo de la historia, incluyendo la que

Priiued i n Sptio

10 Domingo Plácido

Introducción

4

prevalecía entre los intelectuales de la Roma imperial en relación a la, para ellos ya «clásica», Atenas de los siglos V y IV a. C. Sin embargo, sorprende que, al mismo tiempo, Jenofonte se halle situado siempre en un segundo plano. En la filosofía de la escuela socrática, Platón ocupará siempre un lugar preferente. Dentro de la historiografía, la inevitable comparación con Tucídides constituye habitualmente un obstáculo para que sea juzgado por sus propios méritos. La tendencia general de la crítica termina en la consideración de que la mediocridad es la principal característica de Jenofonte. Tal definición depende, sin duda, del hecho de que existan puntos de referencia tan sobresalientes como los citados, pero también de la multiplicidad de campos que frecuentó, lo que lo convierte en espejo de una realidad revelada gracias a él en todos sus diversos aspectos. Existe así una época de la historia griega de la que, a través de un prisma individual, pueden conocerse las múltiples facetas que componen su vida material y espiritual. Sorprende, pues, en Jenofonte este doble aspecto que acompaña a su imagen: popularidad y desdén. Pero resulta también una figura privilegiada por su papel en la configiu-ación de la imagen del mundo clásico y porque, de modo prácticamente excepcional, permite percibir la relación entre lo general y lo individual, entre la realidad histórica y una inteligencia receptora y transmisora de esa misma realidad, condicionada por ella e influyente sobre la imagen que la humanidad se ha hecho acerca de ella. Jenofonte nació en Atenas, o en un distrito del Atica, hacia el año 430. De los treinta primeros años de su vida no se sabe prácticamente nada. Sólo Diógenes Laercio, que lo incluye en sus Vidas de filósofos, cuenta la anécdota de cómo se convirtió en discípulo de Sócrates. La imagen de Jenofonte como filósofo socrático era, según se desprende de esto, bastante predominante en la Antigüedad. Estos tuvieron que ser los años, coincidentes con la guerra del Peloponeso y sus inmediatas secuelas que desembocaron en la condena del maestro, en los que Jenofonte mantuvo contactos con él. También estuvo reía-

clonado con algunos otros intelectuales que por aquel entonces desempeñaban sus funciones principalmente en Atenas, como Pródico, en una época en que todavía no se había creado la definición totídmente excluyente de la escuela socrática, debida sobre todo a Platón. En el año 401 intervino activamente en la expedición de los Diez Mil, formada por soldados mercenarios para apoyar a Ciro el Joven en sus pretensiones de conseguir la realeza persa frente a su hermano Artajerjes. Ciro murió en el intento y Jenofonte regresó al mando de la expedición, lo que sirvió de motivo para la redacción de la Anáhasis. Luego se incorporó a las campañas que en la década de los 90 estaba llevando a cabo Agesilao, rey de Esparta, en Asia Menor. Serán los «Cireos» mencionados en las Helénicas. Y continuará su colaboración con los espartanos, hasta el punto de que, en la batalla de Coronea, en el año 394, combatió de su lado frente a los tebanos y a sus propios compatriotas atenienses. Luego vivió, desterrado de su ciudad, en una finca donada por los espartanos en Escilunte, en Elide, donde escribió una buena parte de su variada obra, hasta que después de la batalla de Leuctra se trasladó a Corinto, y allí vivió un tiempo indeterminado. En algún momento, en efecto, regresó a Atenas, donde murió posiblemente hacia el año 354. Entre las incertidumbres de su biografía, la que tiene un mayor interés por su significación es la que corresponde al momento preciso de su destierro. La residencia en Escilunte, a continuación de la batalla de Coronea, ha llevado a atribuir el motivo del destierro a su filolaconismo, que había llegado a convertirse en auténtica traición. Sin embargo, las fuentes antiguas relacionan el hecho más bien con la expedición de los Diez Mil. Ciro había actuado, desde luego, en los últimos años de la guerra del Peloponeso, de manera hostil a los atenienses, pero, además, la expedición coincide con los momentos dramáticos de la historia ateniense que llevaron a la condena de Sócrates. En tales circunstancias, ante un sistema democrático a la defensiva, cabe la posibilidad de que la aproximación a Ciro de un individuo cercano a los círcu-

10

Domingo Plácido

Introducción

11

los socráticos se haya interpretado como una forma de traición identificada más tarde con el filolaconismo. £sta es la interpretación de Anderson. Para Canfora, cabe incluso plantear la hipótesis de que haya formado parte de la caballería de los Treinta Tiranos, los que con la ayuda espartana destruyen la democracia ateniense al final de la guerra del Peloponeso. El carácter socrático de la formación intelectual de Jenofonte queda reflejado en cuatro obras que, desde el punto de vista formal, se asemejan a los escritos platónicos. Apología y Banquete comparten mcluso el título. Las Memorables o Recuerdos de Sócrates tienen también un carácter apologético y retratan a un personaje preocupado principalmente por los deberes cotidianos del buen ciudadano. El título del Económico hay que interpretarlo etimológicamente como tratado de economía doméstica, de administración del oikos como unidad familiar y de explotación y consumo. Otras obras consideradas menores de Jenofonte reflejan las preocupaciones del «caballero» ateniense que es amante del arte ecuestre {Hípico), desempeña sus funciones militares como comandante de caballería (Hipárquicó) y siente gran afición por el deporte de la caza {Cinegético). Políticamente, la clase a la que pertenece Jenofonte suele ver en Esparta un modelo alternativo que podría contraponerse a la democracia ateniense. De ahí su preocupación por la República de los lacedemonios, donde con todo se revelan ciertas críticas, tal vez como efecto de haberse escrito tras la batalla de Leuctra. Por otra parte, en Atenas comienza a difundirse la idea, más o menos velada, de que la solución de los problemas pasa por el fortalecimiento del poder personal. Individuos como Jenofonte experimentan ante tal perspectiva una mezcla de sensaciones positivas y negativas. Un rey al estilo tradicional espartano, con ciertos rasgos renovadores, puede resultar atractivo desde ese punto de vista. Su Agesilao es no sólo un retrato hagiográiico, sino también la exposición de una teoría sobre cómo puede ser el rey adecuado a las necesidades de una clase que para conservar sus

privilegios necesita admitir ciertos aspectos renovadores. El espíritu es el mismo de la Ciropedia, escrito novelesco sobre la «pedagogía del príncipe», donde, al situarse como protagonista la figura de Ciro el Viejo, se produce una síntesis, muy adecuada a las necesidades del momento, entre la realeza de tendencia orientalizante y la tradición helénica que informa la personalidad del protagonista. Su preocupación por los principios orientales ha quedado reflejada también en su apoyo al helenizado Ciro el Joven, y en su participación en la expedición que fue tema de la Anábasis. En el Hierón se plantea de manera dialéctica la preocupación de Jenofonte ante la situación ambigua que pueda darse cuando alguien está en condiciones de personalizar el poder. Se trata de definir, del modo más claro posible, la diferencia entre el rey y el tirano. Esta misma preocupación queda patente cada vez que en las Helénicas se presenta la ocasión de ocuparse de un personaje que ostenta el poder personal o pueda estar en condiciones de alcanzarlo. Por ello, entre otras cosas, las Helénicas contienen el núcleo de las preocupaciones políticas de Jenofonte, ante la crisis de la ciudad-estado y las luchas por la hegemonía, ante el crecimiento del mercenariado y los problemas del ciudadano, ante los conflictos internos y ante el desarrollo del poder personal. En los últimos años de su vida, Jenofonte escribió las Rentas o Póroi, obra con la que trata de poner remedio a las circunstancias críticas por las que sigue atravesando la economía de la ciudad como consecuencia de la pérdida del segundo imperio. También aquí Jenofonte se debate ante el problema de conservar las tradiciones aunque haya que acometer medidas renovadoras. Jenofonte, en definitiva, según lo que se desprende de la lectura de su obra, representa de una manera directa los intereses de una clase apoyada en las tradiciones que ya han entrado en crisis durante el período de la guerra del Peloponeso, y que intenta establecer los mecanismos para que permanezcan vigentes a pesar de las transformaciones operadas, que ve la solución en aquéllas, pero tam-

10

Domingo Plácido

Introducción

12

bién ve ciertas novedades que considera como una nueva lectura o -una adaptación de las mismas. Una primera parte de las Helénicas es la constituida por los últimos años de la guerra del Peloponeso desde 411, los no descritos por Tucídides, y está contenida en el libro I y el II hasta el párrafo 3,10. La segunda parte, hasta V, 1,36, relata los desórdenes internos consecuencia de la guerra, las luchas entre Esparta y Persia, la guerra de Corinto y la paz del Rey (año 387). El resto, hasta el final, se compone de la hegemonía espartana hasta la batalla de Leuctra y la hegemonía tebana hasta la de Mantinea (año 362). Hay varias teorías sobre el modo y la cronología de la composición de las Helénicas. En casi todos los casos se considera que existen por lo menos tres etapas en su composición, con la interferencia de otros escritos, circunstancia especialmente clara en el caso de la Anàhasis y más discutida en el del Agesilao. Las fechas propuestas llegan a ser extremadamente variables. Incluso hay quien considera que la primera de las partes puede haberse escrito después de haber llegado al final. En cualquier caso, la tercera parte fue redactada en los últimos años de su vida, como se ve por la alusión a la muerte de Alejandro de Peras. Las Helénicas reciben, en algunos de los manuscritos conservados, el nombre de Paralipómena, con lo que al parecer se alude a su intención de completar la obra de Tucídides. Hay quien piensa que tal carácter sólo puede corresponder a la primera parte de la obra (Hatzfeld) y quien desecha tal intención por parte de Jenofonte (Henry). En cambio, Canfora atribuye una gran importancia al hecho y cree que los Paralipómena incluyen el libro V de Tucídides desde el capítulo 26, además de la primera parte de las Helénicas, y que se fundamenta en los apuntes tomados por Tucídides, que éste no llegó a redactar. Desde luego, es evidente que entre las distintas partes mencionadas existen sustanciales diferencias de estilo, de técnica historiográfica e incluso de preocupaciones políticas.

La valoración de la obra también es objeto de controversias o de simples matizadones. Es posible criticar las omisiones y parcialidades, pero también alabar la viveza del relato y la penetración psicológica en determinados personajes. Desde nuestro punto de vista, importa no sólo como rico arsenal de datos que en muchos casos se conocen sólo por esta vía, sino para comprender la actitud de un individuo como Jenofonte ante la difícil realidad de su propia época, tanto en lo que se refiere a los conflictos entre ciudades como a las dificultades internas de algunas de ellas, no siempre de las consideradas habitualmente como principales protagonistas de la historia clásica griega. Nuestra traducción se basa sustancialmente en la edición de Marchant, aunque en algunos casos se prefieren otras lecturas. Las variantes, sin embargo, se han introducido en notas de carácter textual que sirvieran para abrir al lector la posibilidad de realizar diversas interpretaciones . Se han mantenido algunas traducciones que pueden resultar inconvenientes, como el hecho de utilizar el singular referido a un sujeto individual cuando en realidad se trata de un ejército, de un pueblo o de los habitantes de una ciudad. Creemos que así se conserva mejor la concepción histórica individualista de Jenofonte. Generalmente se indica en nota lo que suele considerarse una interpolación, pero en otros casos se señalan sólo con un corchete. Con signos en ángulo se indica, por el contrario, que, a pesar de la ausencia en los manuscritos, determinada palabra se considera imprescindible de manera mayoritaria por los editores. El signo t indica el carácter corrupto, de no fácil solución, de las palabras o frases señaladas. También se procura señalar del modo más literal posible el carácter ambiguo de la terminología social y sus implicaciones morales, o viceversa. «Malos», «buenos», «mejores» o «miserables» responden a sectores sociales más o menos precisos. También requiere cierta atención la terminología relacionada con el demos: democrático, demótico, cuyo contenido no responde exactamente a nuestro «pueblo», «popular», etc. Del mismo modo se han respetado términos como «autónomo» y derivados.

14

Domingo Plácido
Bibliografía

que no se han sustituido por otros del tipo de «independiente». Es preciso distinguir el «estratego» y la «estrategia», como cargo y desempeño del mismo, del uso más frecuente en nuestra lengua como experto en artes militares o el arte mismo. En otro orden de cosas, se ha respetado la costumbre griega de referirse a los pueblos (ateniense, lacedemonio) más que a ciudades o entidades políticas del tipo de Atenas o Lacedemonia. Esparta y derivados no se usa prácticamente por parte de Jenofonte. Los años de los eforados, arcontados, etc., no coinciden en sus límites con los años que hacen referencia a la Era cristiana, por lo que en muchos casos se crean problemas de ccxjrdinación y los años puestos al margen son puramente indicativos, con la intención de dar un sistema mixto que coincida en lo posible con las frases como «al año siguiente».

Ε. C. MARCHANT, Xenophontis. Opera omrtia· Ι· Historia Graeca. Oxford, Clarendon Press., 1900, y reed. Es la edición básica utilizada. Con traducción francesa: J. HATZFELD, Xénophon. Helléniques tres. 1936-1939. Ι-Π. París, Les Belles Let-

Con traducción inglesa: C. L. BROWNSON, Xénophon. Hellenica. I-II. Cambridge, Mass., Harvard Univ. Press; London, Heineman (Loeb, aassical Library), 1918-1921. Son las variantes recogidas en estas ediciones las que se tienen en cuenu como indicativas en nuestras notas textuales. Como traducción española, merece citarse: O. GUNTIÑAS, Jenofonte. Helénicas. Madrid, Credos, 1977. Dicciotuu-ios útiles para la comprensión de la terminología, instituciones, etc.:
C. DAREMBERG, E . SAGLIO, E . P O T T I E R , Dictionnaire des A/iti-

quites Grecques et Romains. París, Hachette, 1877-1919, 5 vols, en 9 tomos (DA).

15

16 Real Encyclopaedie der Klassicben

Bibliografía Altertumwissenichaft
{PW).

Helénicas

(RE),

S t u t t g a r t , desde 1893, de PAULY y WISSOWA

Oxford Classical Dictionary, Oxford Uíiiversity Press, 2.' ed., 1949 (0CD2). C. VIAL, Léxico de la antigüedad griega. Madrid, Taurus, 1983, 237 pp. Manuales generales N. G. L. HAMMOND, History of Greece to J22, B, C. Oxford University Press, 1986, 3.' ed., 691 pp. A. LESKY, Historia de la literatura griega. Madrid, Credos, 1968, 1003 pp. J. A. LÓPEZ PÉREZ (ed.). Historia de la literatura griega, Madrid, Qtedra, 1988,1273 pp. S. MAZZARINO, Il pensiero storico classico. Roma, Laterza, 1974, 4.· ed., 3 vols. Bibliografía específica J. K. ANDERSON, Xénophon. Londres, Duckworth, 1974, 260 pp. L. CANFORA, «De la logografía jónica a la historiografía ática», R. BIANCHI-BANDINELLI (dir.). Historia y ávilización de los griegos, I I I , 1981, pp. 357-429. L. CASSON, Ships and Seamanship in the Ancient World. Princeton University Press, 1971, 441 pp. J. K. DAVIES, Aíhenian Propertied Families 600-300 B. C. Oxford, Clarendon Press, 1971, 653 pp. P. DUCREY, Guerre et guerrière dans la Grèce antique. Paris, Payot, 1985, 320 pp. M. I. FINLEY, «La constitución ancestral», en Oso y abuso de la historia. Barcelona, Crítica, 1977, pp. 45-90. W. P. HENRY, Greek Historical Writings. A historiographical Essay bassed on Xenophon's Hellenica. Chicago, Argonaut, 1967, 219 pp. J. A. O. LARSEN, Greek Federal States, Their Institutions and History. Oxford, Clarendon Press, 1968, 537 pp. J. S. MORRISON, J. F. COATS, The Athenian Trireme. The History and Reconstruction of an Ancient Greek Warship. Cambridge University Press, 1986, 266 pp. H. W. PARKE, Festivals of the Athenians. Ithaca, Comell University Press, 1977, 208 pp.

Libro 1,1,1

A l g u n o s días d e s p u é s d e esto v i n o d e s d e A t e n a s Ti- 411 m ó c r a t e s con pocas naves, y en seguida l a c e d e m o n i o s y 1,1 atenienses^ se enzarzaron d e n u e v o en u n a b a t a l l a naval e n la q u e vencieron los p r i m e r o s b a j o el m a n d o d e Agesándridas. P o c o m á s t a r d e , al p r i n c i p i o del i n v i e r n o , D o r i e o , el 2 h i j o d e Diágoras, al d e s p u n t a r el día llegó al H e l e s p o n t o con catorce naves, d e s d e R o d a s . N a d a m á s v e r l o , el vigilante d i u r n o d e los atenienses se lo indicó a los estrate' Esta sorprendente frase introductoria suele explicarse como forma de marcar la continuación con respecto a la obra de Tucídides. Sobre el sentido de estas formas de continuidad historiográfica y los problemas que plantean en concreto en las Helénicas de Jenofonte, ver Introducción. ^ En la obra de Jenofonte rara vez se utiliza Esparta o espartano. Responden más a la realidad política los nombres lacedemonios, Laconia, etc., por lo que hemos optado por mantenerlos en la traducción. Por otro lado, es más frecuente hablar de lacedemonios, atenienses, beodos, etc., que de las entidades políticas, demasiado abstractas para reflejar la realidad antigua, por lo que, salvo excepciones, se ha prescindido de ellas. Ver Introducción. 19

58

Helénicas. Libro Π , 1 , 2 7

Helénicas. Libro11,1,3259 ba presentes y regalos d e hospitalidad, lo p r e n d i ó y lo encerró en Sardes p o r q u e decía q u e el rey * e había d a d o la orden d e hacer la guerra a los atenienses. T r e i n t a días después, Alcibíades, j u n t o a M a n t í t e o , q u e había sido hecho prisionero en Caria, tras h a b e r s e p r o v i s t o d e caballos, escapó d e noche a Clazómenas. Los atenienses d e Sesto, al e n t e r a r s e d e q u e M í n d a r o iba a dirigirse c o n t r a ellos con sesenta naves, escaparon a Cardia p o r la noche. Allí t a m b i é n f u e Alcibíades d e s d e Clazómenas con cinco trieres y u n a embarcación ligera. Una vez q u e se i n f o r m ó d e q u e las naves d e los peloponesios habían p a r t i d o d e A b i d o hacia Cícico, volvió a Sest o p o r tierra y o r d e n ó q u e las n a v e s dieran un r o d e o ' hasta allí. C u a n d o llegaron, y ya iba él a e m p r e n d e r la batalla naval, se p r e s e n t ó T e r á m e n e s con veinte naves d e s d e Macedonia, al t i e m p o q u e llegaba T r a s i b u l o con o t r a s veinte, desde T a s o s , llevando a m b o s el d i n e r o rec a u d a d o . Alcibíades les dijo, t a m b i é n a éstos, q u e lo siguieran d e s p u é s d e q u i t a r las g r a n d e s v e l a s ' , y todos se dirigieron a P a r i ó . C u a n d o e s t u v i e r o n reunidas e n P a r i ó u n total d e o c h e n t a y seis naves, p a r t i e r o n al llegar la noche, y al o t r o día, a la hora del a l m u e r z o ' , llegaron a P r o c o n e s o , d o n d e se e n t e r a r o n d e q u e M í n d a r o estaba en Cícico, y t a m b i é n F a r n a b a z o con la infantería. E s e día se q u e d a r o n allí, y al siguiente Alcibíades convocó u n a asamblea y les hizo ver q u e era inevitable c o m b a t i r p o r m a r y p o r tierra y atacar la m u r a l l a , «pues no t e n e m o s d i n e r o » , dijo, «y los enemigos lo tienen en a b u n d a n c i a gracias al rey». La víspera, d e s p u é s d e anclar, r e u n i ó cerca d e él todas las embarcaciones, incluidas las p e q u e ñ a s , p a r a q u e nadie revelara a los e n e m i g o s el n ú m e r o d e na' Se refiere normalmente al rey de Persia, cuando no va acompañado de ninguna otra precisión. ^ Las naves tenían que rodear el Quersoneso. * Sirven para los viajes, pero estorban la capacidad de maniobra en el combate. ' La palabra griega árislon se usó sucesivamente para la comida de la mañana y la del mediodía. La traducimos en general por «almuerzo», salvo en algún caso en que, por las indicaciones horarías, resulta más adecuado traducirla por «desayuno». 411 lO

411 gos, q u e salieron a su e n c u e n t r o con veinte naves, p e r o D o r i e o consiguió evitarlas y abrirse camino para llevar 3 sus propias triares^ a t i e r r a \ cerca d e Retío. D e todos m o d o s tuvieron q u e c o m b a t i r d e s d e las naves y desde tierra, p u e s los atenienses n o d e j a r o n de acercarse a ellos, hasta q u e p o r fin se retiraron hacia M á d i t o , d o n d e estaba el resto d e la expedición, sin h a b e r logrado nada. M í n d a r o , q u e había c o n t e m p l a d o la batalla mientras ha 4 cía u n sacrificio a A t e n e a en I l i o ' , acudió a la orilla y e c h a n d o a la m a r sus propias trieres, zarpó con el á n i m o d e recuperar las d e D o r i e o . P e r o los atenienses se vol 5 vieron contra él, p o r l o q u e se t r a b ó u n n u e v o c o m b a t e , cerca d e A b i d o , j u n t o a la costa, q u e d u r a b a desde la a u r o r a hasta el atardecer. T o d a v í a la batalla resultaba in decisa, con victorias aisladas para unos y para o t r o s , cuan d o Uegó Alcibíades con dieciocho naves. E n ese m o m e n t o se p r o d u j o la desbandada d e los p e 6 loponesios hacia A b i d o . F a r n a b a z o se presentó en su ayu d a , avanzó con su caballo en el mar hasta d o n d e le f u e posible y participó en el c o m b a t e , al tiempo q u e llamaba al resto d e sus jinetes e i n f a n t e s . 7 Los peloponesios dispusieron sus naves j u n t o a tierra, en línea cerrada, y así c o m b a t i e r o n . Los atenienses, desp u é s d e h a b e r t o m a d o a los enemigos treinta naves vacías y d e h a b e r r e c u p e r a d o las q u e les habían sido arrebata8 das, p a r t i e r o n hacia Sesto. D e s d e allí, todas las naves, salvo c u a r e n t a , marcharon p o r caminos distintos para rec a u d a r d i n e r o f u e r a del H e l e s p o n t o . Trasilo, q u e era u n o d e los estrategos, navegó hasta A t e n a s para d a r noticia d e t o d o esto y solicitar tropas y naves. 9 L u e g o vino al H e l e s p o n t o Tisafernes, y a Alcibíades, q u e había i d o a su e n c u e n t r o con una sola triere y le lleva^ trieres o trirremes: naves con tres filas de remeros, especialmente adecuadas para las maniobras militares, para lo que se utilijaron, desde el siglo vi a. C., a lo largo de toda la edad antigua. Se encuentran especialmente relacionadas con la democracia y con el imperio ateniense. Según una corrección de Condos, aceptada por Hatzfeld y Keller: llevó a tierra como pudo... ' Ilio o Ilión = Troya.

11 410

12

13

14

15

58

Helénicas. Libro Π,1,27

Helénicas. Libro 11,1,32

59

410 ves, y anunció la pena d e m u e r t e para q u i e n f u e r a descub i e r t o navegando hacia el o t r o lado 16 D e s p u é s de la asamblea, u n a vez hechos los preparativos p a r a la batalla naval, se dirigió hacia Cícico b a j o una a b u n d a n t e lluvia. C u a n d o estaba cerca d e allí, al despejarse el tiempo y brillar el sol, o b s e r v ó q u e las naves de M í n d a r o , q u e eran sesenta, se e n t r e n a b a n lejos del p u e r t o 17 y h a b í a n q u e d a d o interceptadas por él. Los peloponesios, al ver q u e las naves d e los atenienses eran muchas más q u e antes y estaban j u n t o al p u e r t o , h u y e r o n hacia tierra. Y después de anclar las naves unas j u n t o a o t r a s , entrar o n en combate c u a n d o los enemigos se les venían encima. 18 Alcibíades hizo u n r o d e o con veinte naves, y b a j ó a tierra. Al verlo, M í n d a r o d e s e m b a r c ó t a m b i é n y m u r i ó combatiendo en tierra. Los q u e e s t a b a n con él h u y e r o n . Los atenienses se m a r c h a r o n y se llevaron todas las naves hacia Proconeso, excepto las siracusanas, q u e las q u e m a r o n los p r o p i o s siracusanos. Al día siguiente, los atenienses navegaron d e s d e allí 19 hacia Cícico. Los cicicenos, c o m o los peloponesios y Farnabazo los habían a b a n d o n a d o , acogieron a los atenien20 ses. Alcibíades permaneció allí veinte días, recibió mucho d i n e r o d e los cicicenos y, sin h a b e r causado n i n g ú n o t r o perjuicio a la ciudad, m a r c h ó a Proconeso, desde d o n d e 21 navegó a P e r i n t o y Selimbria. Los perintios acogieron al ejército en la ciudad, y en cambio los selimbrianos n o lo 22 acogieron, pero le d i e r o n d i n e r o . Al llegar desde allí a Crisópolis de Calcedonia, la a m u r a l l a r o n , establecieron en ella u n a aduana, d o n d e percibían el d i e z m o d e las naves del P o n t o , y d e j a r o n t a m b i é n u n p u e s t o d e vigilancia con treinta naves y d o s estrategos, T e r á m e n e s y E u m a c o , q u e se ocuparan del e m p l a z a m i e n t o y d e las naves que saban y, d e paso, hicieran t o d o el d a ñ o posible a los enemigos. Los demás estrategos m a r c h a r o n al H e l e s p o n t o . 23 Se interceptó y se r e m i t i ó a A t e n a s u n a carta enviada a Lacedemonia por H i p ó c r a t e s , lugarteniente d e M í n d a r o , La costa de enfrente del estrecho.

la cual decía lo siguiente: «Desaparecen las naves " . Mín- 410 d a r o ha m u e r t o . Los h o m b r e s pasan h a m b r e . N o sabemos q u é hacer.» F a r n a b a z o hizo u n l l a m a m i e n t o a t o d o el ejér- 24 cito d e los peloponesios y a los aliados para q u e m i e n t r a s sus cuerpos estuvieran a salvo n o se sintieran desanimados p o r el p r o b l e m a d e la madera, p o r q u e a b u n d a b a en la tierra del rey. D i o también un himacio " a cada u n o y provisiones p a r a d o s meses, a r m ó c o m o hoplitas a los marineros y los encargó d e la vigilancia d e la p a r t e d e la costa q u e le correspondía. Luego, convocó a los estrategos 25 y trierarcos " d e las ciudades y les o r d e n ó q u e construyeran en A n t a n d r o tantas trieres cuantas cada u n o había p e r d i d o , les dio d i n e r o y les dijo q u e recogieran m a d e r a del I d a . M i e n t r a s se construían las naves, los siracusanos tomaron p a r t e , j u n t o con los antandrios, e n la terminación d e la muralla, y e n la guardia se c o m p o r t a r o n d e m o d o m á s satisfactorio q u e todos los demás. P o r eso los siracusanos d i s f r u t a n en A n t a n d r o d e los privilegios p r o p i o s d e los benefactores y d e los derechos del ciudadano. Farnabazo, u n a vez q u e lo d i s p u s o t o d o , corrió r á p i d a m e n t e en ayuda d e Calcedonia. 26

E n este t i e m p o se anunció a los estrategos d e los sira- 27 cúsanos d e s d e su patria q u e habían sido d e s t e r r a d o s p o r el p u e b l o . T r a s convocar a sus soldados, con H e r m ó c r a t e s c o m o portavoz, se dedicaron a deplorar su desgracia, p o r la injusticia d e q u e h u b i e r a n sido desterrados todos juntos d e manera ilegal. Los e x h o r t a r o n a q u e d e s d e ahora f u e r a n , c o m o antes, h o m b r e s animosos y valientes para lo q u e se les o r d e n a r a en cada ocasión, y les aconsejaron q u e eligieran jefes hasta q u e llegaran los elegidos en su lugar. T o d o s p r o t e s t a r o n a voces, principalmente los trierarcos, 28 " Según los manuscritos: «se va la suerte». La corrección de Bergk está generalmente admitida. Especie de manto o capa de uso múltiple, tanto f)or hombres como por mujeres. En principio, jefe de una triere, pero también se usa para referirse al jefe de una flota o escuadra.

58 410

Helénicas. Libro Π,1,27

Helénicas. Libro 11,1,32

59 410

los soldados d e marina y los pilotos, y los invitaban a conservar el m a n d o . P e r o aquéllos dijeron que n o convenía entrar en conflicto con la propia ciudad, y si cualquiera los acusaba de algo, dijeron q u e era preciso que les dieran oportunidad de defenderse y recordaran cuántas batallas navales habéis ganado y cuántas naves habéis capturado vosotros solos, y cuántas veces, en unión de otros, habéis quedado invictos bajo nuestras órdenes, colocados en la mejor disposición gracias a nuestra virtud y a vuestro entusiasmo, 29 que prevalece t a n t o p o r tierra como por mar. Ya que nadie los culpaba d e nada, como se veían solicitados, se quedaron hasta la llegada de los estrategos que venían a reemplazarlos. Demarco, hijo de Epícides, Miscón, hijo de Menécrates, y Pótamis, hijo de Gnosias, y la mayoría d e los trierarcos, después de jurar que los reclamarían cuando llegaran a Siracusa, los dejaron ir a d o n d e querían 30 al tiempo que dedicaban elogios a todos, pero en privado los q u e tenían t r a t o con H e r m ó c r a t e s añoraban especialmente su atención, entusiasmo y afabilidad, pues a los que reconocía como a los más notables de los trierarcos, pilotos y soldados de marina, cada día, por k mañana y por la tarde, los reunía en su tienda y les comunicaba lo que iba a decir o hacer y para educarlos los hacía hablar, unas veces de m o d o improvisado, otras después 31 de haber deliberado. P o r esto, H e r m ó c r a t e s gozaba de m u c h o prestigio en el sinedrio " y tenía f a m a de ser el que m e j o r hablaba y daba Ips mejores consejos. C o m o H e r m ó c r a t e s había acusado a Tisafernes en Lacedemonia, con el testimonio de Astíoco, y se había considerado q u e decía la verdad, al llegar j u n t o a Farnabazo recibió dinero La traducción se basa en la presencia de un hipotético artículo, aceptado entre signos angulares por Marchant y por Brownson. Hatzfeld prefiere prescindir del artículo y atenerse a los códices: «pero en privado se reunían con Hermócrates y se dedicaban a añorar especialmente...», lo que tendría la ventaja de reflejar mejor la contraposición con el «todos» anterior. El término sinedrio, aunque a veces se utiliza para referirse al Consejo de algunas ciudades, corresponde con mayor precisión a los consejos de federaciones o ligas.

antes de pedirlo, por lo que p u d o hacerse con mercenarios y trieres para su retorno a Siracusa. E n esto llegaron a Mileto los sucesores señalados por los siracusanos y se hicieron cargo de las naves y el ejército. E n Tasos, en esta o p o r t u n i d a d , h u b o una revolución, en la que cayeron los aconizantes y el harmosta laconio Eteónico. Acusado de ser el responsable, j u n t o con Tisafernes, Pasipidas el laconio se exi ió de E s p a r t a . Cratesípidas f u e puesto al f r e n t e d e la flota que aquél había reunido gracias a la participación d e los aliados y se hizo cargo d e ella en Quíos. E n estos tiempos, mientras Trasilo estaba en Atenas, Agis hizo una expedición de forraje desde Decelia y llegó hasta las mismas murallas de los atenienses. Trasilo sacó a los atenienses y a todos los demás q u e estaban en la ciudad y los alineó j u n t o al gimnasio Liceo, en disposición de combatir si seguían acercándose. Al ver esto. Agis se retiró rápidamente y unos pocos de los del final murieron a manos d e las tropas ligeras. Los atenienses esta ban por esto todavía más animados a dar a Trasilo lo que había venido a buscar, y votaron que alistara mil hoplitas, cien jinetes y cincuenta trieres. C u a n d o Agis vio desde Decelia q u e muchas naves de trigo se dirigían al Pireo, dijo que n o servía de nada que los suyos aislarao a los atenienses m u c h o tiempo por tierra, si n o había alguien que se encargara también de los p u n t o s de origen de d o n d e llegaba el trigo por mar, y q u e lo mejor sería enviar a Clearco, el hijo d e Ranflas, que era próxeno d e los bizantinos, a Calcedonia y Bizancio. Así lo decidieron y, cuando se hubieron equipado quince naves d e transporte, en lugar d e naves rápidas, d e Mégara y d e los Harmostas eran los gobernadores puestos por los espartanos en las ciudades, principalmente en las que arrebataban al imperio ateniense, y servían para apoyar al régimen oligárquico impuesto en sustitución de los demócratas. También puede utilizarse para referirse a otros gobernadores extranjeros en ciudades sometidas. " En virtud de un pacto de proxenia entre dos ciudades, en Cada una de ellas un ciudadano se ocupa de los intereses de la otra, tanto los de orden general como los de ciudadanos en particular.

32

33

34

35

36

58

Helénicas. Libro Π,1,27

59 Helénicas. Libro 11,1,32 pios d e v e r a n o hacia Samos. T r a s p e r m a n e c e r allí tres días p a r t i ó hacia Pígela, d o n d e saqueó el t e r r i t o r i o y atacó la muralla. D e s d e M i l e t o acudieron algunos en ayuda d e los pigeleos y persiguieron a las tropas ligeras d e los atenienses, q u e estaban dispersas. Los peltastas y dos compañ í a s ^ d e los h o p l i t a s ^ corrieron a ayudar a las t r o p a s ligeras propias y m a t a r o n a todos los d e M i l e t o salvo u n o s pocos, t o m a r o n u n o s doscientos escudos y colocaron un trofeo A l día siguiente n a v e g a r o n hasta N o t i o y d e allí, tras hacer los p r e p a r a t i v o s , se dirigieron a C o l o f ó n , cuyos h a b i t a n t e s les dieron una b u e n a acogida. A la noche siguiente m a r c h a r o n contra Lidia, c u a n d o el trigo m a d u raba y q u e m a r o n m u c h a s aldeas, t o m a r o n d i n e r o , esclavos y, en general, gran cantidad d e b o t í n . Estages el persa, q u e se e n c o n t r a b a p o r estos l u g a r e s ^ , m i e n t r a s los atenienses estaban dispersos f u e r a del c a m p a m e n t o en busca d e algún b o t í n particular, a u n q u e vinieron en su ayuda los jinetes, t o m ó a u n o vivo y m a t ó a siete. Trasilo, desp u é s d e esto, hizo volver el ejército hacia el m a r con ánim o d e dirigirse a E f e s o . Tisafernes, al enterarse d e esta m a n i o b r a , r e u n i ó u n gran ejército y envió jinetes p a r a invitarlos a t o d o s a acudir a E f e s o en ayuda d e A r t e m i s . Trasilo, al d e c i m o s é p t i m o día a p a r t i r d e la invasión, volvió p o r m a r a E f e s o y, tras d e s e m b a r c a r a los hoplitas cerca del C o r e s o y a los jinetes, peltastas, soldados d e marina y t o d o s los d e m á s j u n t o al p a n t a n o , al o t r o lado d e la c i u d a d , al amanecer hizo avanzar a los d o s ejércitos. ^ Aunque de número variable, la traducción más adecuada para lóchos parece ser la de «compañía». Peltastas = soldados armados a la ligera; hoplitas: soldados de infantería pesada, poseedores de un lote de tierra que les permite el gasto correspondiente en armamento. ^ Monumento erigido en el campo de batalla para celebrar la victoria. Se incluían habitualmente las armas capturadas a los vencidos. ^ A principios del verano. Esta referencia a la época del año constituye un modo tradicional de datación. ^ Según otras interpretaciones (Hatzfeld): «de quien dependía la región». 409 2

410 d e m á s aliados, z a r p ó . D e sus naves, tres cayeron en el H e l e s p o n t o b a j o la acción d e las n u e v e naves áticas q u e allí vigilaban c o n s t a n t e m e n t e el paso d e los barcos, p e r o las otras escaparon a Sesto desde d o n d e se pusieron a salvo r u m b o a Bizancio. 37 Y t e r m i n ó el a ñ o en q u e los cartagineses, capitaneados p o r Aníbal, hicieron una expedición a Sicilia con cien mil soldados y t o m a r o n en tres meses dos ciudades, Selinunte e Hímera 2,1 Al o t r o año, c u a n d o t u v o lugar la olimpiada n o v e n t a y 409 tres, en q u e se añadió la p r u e b a del tronco d e caballos y venció el de Evágoras, eleo y, en el estadio Eubotas, cireneo, era é f o r o en E s p a r t a E v a r q u i p o y arconte en A t e n a s E u c t e m ó n " , los atenienses fortificaron Tórico, y Trasilo, con las naves q u e se le habían votado y tras hacer peltastas a c m c o mil marineros, con la intención d e q u e t a m b i é n sirvieran c o m o peltastas navegó a princiSesto: posible corrupción, ya que en este memento Sesto se encontraba en manos de Atenas. Tal vez Abido (Marchant, αρ. crit,. recoge esta hipótesis de Breitenbach). " Para muchos editores, todo este párrafo sería una interpolación, como, en general, los párrafos cronológicos que imitarían el sistema de datación de Tucídides en la primera parte de las Helénicas. Sobre la imitación de Tucídides, ver, sin embargo, la Introducción. Con todo, en este caso, se contienen errores de consideración. ® Estadio: carrera consistente en recorrer una vez el estadio, que habitualmente medía 600 pies griegos, algo menos de doscientos metros. Los datos aquí expuestos se refieren a las pruebas olímpicas. Eforo y arconte como magistrados epónimos: uno de los éforos o de los arcontes, en Esparta y Atenas, respectivamente, daba nombre al año. Durante mucho tiempo fue la única forma de datación, equivalente a la de los cónsules en Roma. Como en otras ocasiones, este párrafo se considera espúreo, tanto en lo que hace referencia a los vencedores de los juegos como a los magistrados epónimos. ^ Esta ^ría la traducción de acuerdo con el texto transmitido en los códices. Ante su dificultad, caben varias opciones: poner en duda la autenticidad de la frase desde «con la intención» (Marchant); admitir la corrección de Weiske (Brownson): «con la intención de utilizarlos también como peltastas»; o la de Madvig (Hude, Hatzfeld): «tras haber hecho escudos para cinco mil».

3

4

5

6

7

58

Helénicas. Libro Π,1,27

Helénicas. Libro 1 1 1 ,3 ,2 5

9 409 15

409 Los de la ciudad corrieron en su defensa®, además de
8 los aliados q u e había t r a í d o Tisafernes y los siracusanos d e las p r i m e r a s veinte naves y de o t r a s cinco q u e entonces casualmente se e n c o n t r a b a n allí p o r h a b e r v e n i d o hacía poco con los estrategos, E u d e s , el hijo d e H i p ó n , y H e r a 9 elides el de Aristógenes, j u n t o con dos d e Selinunte. Todos éstos acudieron p r i m e r o contra los hoplitas del Coreso y, después de p o n e r l o s en f u g a , m a t a r a unos cien d e ellos y perseguirlos hasta el m a r , se volvieron contra los q u e estaban en el p a n t a n o , d o n d e t a m b i é n t o m a r o n la f u g a los atenienses y perecieron unos trescientos. Los 10 efesios erigieron u n t r o f e o en este lugar y o t r o j u n t o al Coreso. A los siracusanos y selinuntios, q u e se habían destacado c o m o los m á s valientes, les concedieron premios, t a n t o colectivamente como, a m u c h o s , d e manera individual, y también la i n m u n i d a d a quien quisiera pasar a residir allí en cualquier m o m e n t o . P e r o a los selinuntios, c u a n d o su ciudad f u e destruida les concedieron la ciudadanía. 11 Los atenienses, d e s p u é s d e recoger sus cadáveres med i a n t e u n a tregua, se m a r c h a r o n a N o t i o , d o n d e los enter r a r o n , e i n m e d i a t a m e n t e partieron para Lesbos y el H e 12 lesponto. C u a n d o e s t a b a n f o n d e a d o s en M e t i m n a d e Lesbos, vieron q u e cruzaban desde E f e s o las veinticinco naves siracusanas. Se dirigieron c o n t r a ellas, t o m a r o n c u a t r o con 13 sus h o m b r e s y e m p u j a r o n a las demás hasta Efeso. A todos los demás prisioneros Trasilo los envió a Atenas, p e r o al ateniense Alcibíades, q u e era p r i m o de Alcibíades y se había exiliado con él, lo lapidó. Luego navegó hacia Sesto a unirse al resto d e la expedición, y d e allí t o d o el ejército pasó a Lámpsaco. 14 Vino el invierno en q u e los prisioneros siracusanos, encerrados en las canteras del P i r e o , h o r a d a r o n la roca, escaparon p o r la noche y se marcharon a Decelia, y algu® «su»; considerado espúreo por casi todos los editores, MIVO Hude. Algunos admiten la sustitución de Sauppe ix)r «efesios»; «los de la ciudad, efesios y aliados...» (Brownson, Hatzfeld). ® Por los cartagineses, poco después de los acontecimientos aquí narrados.

nos o t r o s a Mégara. E n Lámpsaco, c u a n d o Alcibíades estaba organizando el c o n j u n t o de la expedición, los soldados q u e ya estaban desde antes n o querían alinearse con los d e Trasilo, d e b i d o a q u e ellos estaban invictos, mientras q u e los o t r o s venían c o m o vencidos. Allí, d u r a n t e el invierno, se dedicaron todos, a pesar de eso, a fortificar Lámpsaco. T a m b i é n hicieron una expedición contra Abid o . Farnabazo acudió en su ayuda con a b u n d a n t e caballería, p e r o en la batalla f u e d e r r o t a d o y t u v o q u e h u i r . Alcibíades, con los caballeros y ciento veinte hoplitas, d e los q u e era jefe M e n a n d r o , los persiguió hasta q u e se los escamoteó la oscuridad. A partir d e esta batalla, se reunieron los soldados e n t r e sí y admitieron a los de Trasilo. D u r a n t e el invierno hicieron alguna q u e otra salida en tierra firme, d o n d e saqueaban el territorio del rey. E n la misma época, los lacedemonios dejaron salir, tras u n acuerdo, a los hilotas q u e se habían escapado d e Males a Corifasio E n la misma ocasión, en Heraclea Traquinia, los a q u e c s traicionaron a los colonos, c u a n d o todos se habían e n f r e n t a d o a los eteos, q u e eran sus enemigos, d e m o d o q u e perecieron de ellos hasta setecientos, j u n t o con el h a r m o s t a d e Lacedemonia Labores. Y t e r m i n ó este año " en q u e los medos, q u e se habían separado d e D a r í o , el rey d e los persas, se u n i e r o n a él de nuevo Al año siguiente, el t e m p l o de A t e n e a en Focea se quem ó a la caída d e u n rayo. Al final del invierno, en el e f o r a d o d e Pantacles y el a r c o n t a d o d e Antígenes, al comienzo d e la p r i m a v e r a , c u a n d o habían pasado veintidós años de guerra los atenienses navegaron hacia Proconeso con todo su ejército. D e allí salieron hacia Calcedonia y Bizancio y acamparon cerca de Calcedonia. Los calcedo* En posesión de los atenienses desde el año 423, servía de refugio a mesenios e hilotas. De acuerdo con el calendario ático, el año termina dentro de lo que para nuestro cómputo es ya 408. ^ Interpretado como probable interpolación. ^ Indicaciones temporales que suelen considerarse interpoladas por las razones expuestas en la Introducción,

16

17

18

19

3,1 408

2

30

Helénicas. Libro Uy2

Helénicas. Libro 1,3,11

31 408 11

408 nios, c u a n d o se d i e r o n cuenta d e q u e se acercaban los atenienses, e n t r e g a r o n t o d o posible b o t í n a los tracios bitinios, q u e eran sus vecinos. Alcibíades, con u n o s pocos 3 hoplitas y con la caballería, d e s p u é s d e o r d e n a r q u e las naves se m a n t u v i e r a n cerca d e a costa, f u e a ver a los bitinios y les r e c l a m ó los bienes d e los calcedonios. D i j o q u e , si n o , les haría la guerra. Y ellos se los e n t r e g a r o n . 4 C u a n d o Alcibíades volvió al c a m p a m e n t o con el botín, d e s p u é s d e haber c o n c l u i d o u n o s pactos, con t o d o su ejército se p u s o a b l o q u e a r Calcedonia con u n a cerca de mad e r a , d e m a r a m a r , incluida t o d a la p a r t e del río q u e le 5 f u e p o s i b l e ^ . E n t o n c e s H i p ó c r a t e s , el h a r m o s t a lacedem o n i o , sacó a los s o l d a d o s d e la ciudad d i s p u e s t o a comb a t i r . Los atenienses se colocaron e n f r e n t e , mientras Farnabazo, d e s d e f u e r a del cerco, i n t e n t a b a ayudar con su ejército y con u n n u m e r o s o c o n t i n g e n t e d e caballería. H i 6 pócrates y Trasilo c o m b a t i e r o n , cada u n o con sus hoplitas, d u r a n t e m u c h o t i e m p o , hasta q u e acudió Alcibíades con algunos h o p l i t a s y jinetes. H i p ó c r a t e s m u r i ó y los 7 q u e estaban con él e s c a p a r o n a la c i u d a d . A l m i s m o tiemp o , F a r n a b a z o , al n o p o d e r reunirse con H i p ó c r a t e s a causa d e la estrechez del paso, p o r estar p r ó x i m o s el río y las fortificaciones d e l cerco, se r e t i r ó al H e r a c l e o d e los 8 calcedonios, d o n d e t e n í a el c a m p a m e n t o . D e s p u é s d e esto, Alcibíades p a r t i ó hacia el H e l e s p o n t o y el Q u e r s o n e s o a recaudar dinero. L o s restantes estrategos a c o r d a r o n con F a r n a b a z o q u e éste diera a los atenienses veinte talentos p o r Calcedonia y llevara e m b a j a d o r e s d e los atenienses al 9 rey, e i n t e r c a m b i a r o n con él j u r a m e n t o s , según los cuales los calcedonios pagarían a los atenienses el m i s m o t r i b u t o q u e a c o s t u m b r a b a n y les restituirían el d i n e r o q u e les debían, y los atenienses n o harían la guerra a los calcedonios 10 hasta q u e los e m b a j a d o r e s regresaran d e ver al rey. P e r o p r e c i s a m e n t e Alcibíades n o asistió a los j u r a m e n t o s , sino q u e estaba e n el sitio d e Selimbria. D e s p u é s d e tomarla se f u e a Bizancio con los quersonesitas en masa, soldados « Del Bósforo a la Propóntide. El río la interrumpía, pero la cerca se metía en él todo lo posible.

de Tracia y más d e trescientos jinetes. F a r n a b a z o consid e r ó o p o r t u n o q u e t a m b i é n él jurara y esperó en Calcedonia hasta q u e regresara d e Bizancio. P e r o c u a n d o llegó d i j o q u e n o juraría si aquél n o le p r e s t a b a j u r a m e n t o a él. A consecuencia d e esto, el u n o en Crisópolis a n t e Mit r o b a t e s y A r n a p e s , a quienes había e n v i a d o F a r n a b a z o , y el o t r o en Calcedonia, a n t e E u r i p t ó l e m o y D i ó t i m o , q u e había v e n i d o d e p a r t e d e Alcibíades, p r e s t a r o n el j u r a m e n t o c o m ú n y, en p r i v a d o , hicieron pactos el u n o con el o t r o . F a r n a b a z o se m a r c h ó en seguida y a los e m b a j a d o r e s q u e iban a ver al rey les d i j o q u e se r e u n i e r a n con él en Cícico. F u e r o n enviados, d e los atenienses, D o r o t e o , Filócides, Teógenes, E u r i p t ó l e m o y M a n t í t e o , y con ellos los argivos C l e ó s t r a t o y Pirróloco, I b a n c o m o e m b a j a d o r e s d e los lacedemonios Pasipidas y otros, y c o n ellos también H e r m ó c r a t e s , ya d e s t e r r a d o d e Siracusa, y su h e r m a n o P r ó x e n o . M i e n t r a s F a r n a b a z o servía a éstos d e guía, los atenienses sitiaban Bizancio con im m u r o alrededor y se dedicaban a disparar y a lanzarse al asalto c o n t r a la m u r a l l a , E n Bizancio estaba Clearco, h a r m o s t a lacedemonio, y c o n él a l g u n o s d e los periecos y n o m u c h o s d e los n e o d a m o des a d e m á s d e megarenses, con su jefe H e l i x o d e M é gara, y beocios, con su jefe C e r á t a d a s . Los atenienses, c o m o p o r la f u e r z a n o podían lograr n a d a , convencieron a a l g u n o s d e los bizantinos para q u e entregaran la c i u d a d . Clearco el h a r m o s t a , sin p e n s a r q u e nadie f u e r a a h a c e r u n a cosa así, tras organizarlo t o d o lo m e j o r q u e p u d o y e n c o m e n d a r la ciudad a C e r á t a d a s y H e l i x o , pasó al o t r o lado a ver a F a r n a b a z o , para recibir d e él un e s t i p e n d i o d e s t i n a d o a los soldados y reunir naves, las q u e e s t a b a n en el H e l e s p o n t o y en A n t a n d r o ^ dejadas c o m o guarnición p o r Pasipidas y las q u e tenía j u n t o a Tracia Agesánd r i d a s , q u e era l u g a r t e n i e n t e d e M í n d a r o , y para q u e se ^ Que han recibido recientemente la libertad y participan, de manera limitada, de la ciudadanía espartana. * Algunos editores (Marchant, Brownson) conservan la ordenación de los códices, pero otros (Hatzfeld) sitúan «en A n t a n d r o más adelante: «para que se construyeran otras en Antandro».

12

13

14

15

16

17

32

Helénicas. Ubro 1,3,17

Helénicas. Libro 1,4,3

33 407

408 c o n s t r u y e r a n o t r a s , y t o d a s r e u n i d a s se d e d i c a r a n a mortificar a los aliados d e los atenienses hasta q u e t e r m i n a r a n p o r l e v a n t a r d e Bizancio el c a m p a m e n t o alU a p o s t a d o . 18 C u a n d o p a r t i ó Clearco, los bizantinos q u e e s t a b a n disp u e s t o s a e n t r e g a r la c i u d a d , C i d ó n , A r i s t ó n , A n a x í c r a t e s , 19 Licurgo y A n a x i l a o ( q u e luego, c u a n d o iba a ser conden a d o a m u e r t e e n L a c e d e m o n i a a causa d e la traición, salió a b s u e l t o , p u e s alegó q u e n o había traicionado a la c i u d a d , sino q u e la había salvado, al v e r q u e perecían d e h a m b r e m u j e r e s y n i ñ o s , p u e s era bizantino y n o lacedemonio, y Clearco le daba a los soldados de los lacedemonios el a l i m e n t o q u e había d e n t r o . D i j o q u e p o r ello h a b í a i n t r o d u c i d o a los e n e m i g o s , n o p o r d i n e r o ni p o r q u e odia20 ra a los lacedemonios), c u a n d o lo tuvieron t o d o p r e p a r a d o , a b r i e r o n d e n o c h e las p u e r t a s llamadas del T r a c i o · " 21 e hicieron e n t r a r al ejército y a Alcibíades. H a l i x o y Cer á t a d a s , q u e n o sabían n a d a d e e s t o , acudieron con t o d o s al ágora, p e r o c o m o los e n e m i g o s c o n t r o l a b a n la situación p o r todas p a r t e s y n o p o d í a n hacer n a d a , se entre22 g a r o n . F u e r o n e n v i a d o s a A t e n a s , y C e r á t a d a s , al desembarcar en el P i r e o , e n m e d i o d e la m u l t i t u d , se escapó sin q u e lo vieran y se p u s o a salvo e n Decelia. 4,1 F a r n a b a z o y los e m b a j a d o r e s , m i e n t r a s e s t a b a n e n G o r 407 d i o d e Frigia, d u r a n t e el i n v i e r n o , se e n t e r a r o n d e lo 2 s u c e d i d o e n Bizancio. Al c o m i e n z o de la p r i m a v e r a , e n c a m i n o p a r a ver al rey, les salieron al e n c u e n t r o , p o r u n a p a r t e , los e m b a j a d o r e s lacedemonios, Beocio [ d e n o m bre] y los suyos, y los d e m á s m e n s a j e r o s , q u e venían d e regreso y d i j e r o n q u e los lacedemonios h a b í a n obte3 n i d o t o d o lo q u e necesitaban d e p a r t e del r e y ; p o r o t r a p a r t e , C i r o , q u e iba a t o m a r el m a n d o d e t o d o el territ o r i o c o s t e r o " y a c o m b a t i r j u n t o con los lacedemonios, ^ O bien: «que conducen al llamado Tracio», según una corrección de Dindorf, también aceptada por Hatzfeld, que lo explica como explanada en el interior de Bizancio, según Anábasis, VII, 1, 24. * Aunque está en todos los manuscritos, los editores suelen considerarlo interpolado. * Puede considerarse también como «pueblos costeros» (Brown- ^ son), e incluso como «fuerzas navales» (Hatzfeld).

y llevaba u n a carta con el sello real p a r a t o d o s los d e las tierras b a j a s * , en la q u e se decía lo siguiente: « E n v í o a C i r o c o m o K á r a n o de los q u e se r e ú n e n en Castolo.» K á r a n o significa s e ñ o r . Al oír t o d o e s t o , y d e s p u é s d e ver a C i r o , los e m b a j a d o r e s d e los atenienses q u e r í a n m á s q u e n u n c a ir a visitar al rey o , si n o , regresar a casa. C i r o d i j o a F a r n a b a z o q u e le e n t r e g a r a a los e m b a j a d o r e s o , p o r lo m e n o s , n o los d e j a r a volver t o d a v í a a casa, p u e s quería q u e los atenienses n o se e n t e r a r a n d e lo q u e se estaba haciendo. Farnabazo durante un tiempo retuvo a los e m b a j a d o r e s , y u n a s veces les decía q u e los llevaría a ver al rey y o t r a s q u e los dejaría i r a casa, «para q u e n o m e censuréis n a d a » C u a n d o p a s a r o n tres años, p i d i ó a C i r o q u e los d e j a r a ir, p u e s decía q u e les había j u r a d o llevarlos hasta el m a r , ya q u e n o a ver al rey. E n v i a r o n , pues, e m b a j a d o r e s a A r i o b a r z a n e s a c o m u n i c a r l e q u e los tenía q u e escoltar, y él los llevó hasta Cíos d e Misia, d e d o n d e z a r p a r o n para unirse al resto d e la expedición.

4 5

6

7

Alcibíades, q u e quería volver a casa con sus soldados, 8 se dirigió r á p i d a m e n t e a Samos, d e s d e d o n d e , d e s p u é s d e t o m a r v e i n t e naves, f u e hasta el i n t e r i o r del g o l f o Cerámico en Caria. Allí r e u n i ó cien t a l e n t o s y regresó a Sa- 9 mos. T r a s i b u l o , con treinta naves, m a r c h ó a Tracia, dond e , j u n t o a o t r a s localidades q u e se h a b í a n p a s a d o a los lacedemonios, s o m e t i ó T a s o s , q u e se e n c o n t r a b a e n dificultades p o r las g u e r r a s , los conflictos i n t e r n o s y el h a m b r e . T r a s i l o n a v e g ó con el r e s t o del ejército a A t e n a s . 10 A n t e s d e q u e él llegara, los atenienses h a b í a n elegido e s t r a t e g o s a Alcibíades, q u e e s t a b a exiliado, a T r a s i b u l o , ·*' Como las tierras de la costa, frente a las del interior del imperio (Brownson), o gentes de Asia Menor sin excepción (Hatzfeld). Más rara es la traducción de Daverio-Rocchi: poblaciones del interior. Otros manuscritos emplean la tercera persona, recogida por Brownson: «para que (Ciro) no le censurara nada». ® El talento era en principio una unidad de peso variable según las ciudades. El sistema ponderal más estable, desde el imperio ateniense, fue el euboico o ático, en el que el talento pesaba algo más de 26 Kg. Trasladado al sistema monetario, equivalía a 6.0(X) dracmas.

34

Helénicas. Libro L4,10

Helénicas. Libro 1,4,15

35

407 a u s e n t e , y en tercer lugar, d e los q u e e s t a b a n e n casa, a 11 C o n ó n . Alcibíades, d e s d e Samos, en posesión del d i n e r o , llegó a P a r o s c o n v e i n t e naves, d e d o n d e i n m e d i a t a m e n t e se dirigió a G i t e o con el d o b l e o b j e t o d e e x a m i n a r las t r e i n t a trieres q u e según sus noticias p r e p a r a b a n allí los l a c e d e m o n i o s y , en relación con su regreso a casa, el d e 12 saber c ó m o se c o m p o r t a r í a la ciudad con él. C u a n d o vio q u e estaba b i e n d i s p u e s t a , q u e lo habían elegido estrat e g o y q u e sus allegados lo llamaban en p r i v a d o , se dirigió al P i r e o el día en q u e la ciudad celebraba las Plinterias^^ y e s t a b a c u b i e r t a la e s t a t u a d e A t e n e a , l o q u e algunos i n t e r p r e t a b a n c o m o un mal presagio para él y para la c i u d a d , p u e s , d e los atenienses, n a d i e se atrevería e n este día a iniciar u n a e m p r e s a seria. 13 C u a n d o llegó al p u e r t o , la m u l t i t u d del P i r e o y d e la c i u d a d se a g l o m e r ó j u n t o a las naves, llenos d e admiración y con el d e s e o d e v e r a Alcibíades, y decían u n o s q u e era el m e j o r d e los c i u d a d a n o s y se h a b í a d e f e n d i d o solo"", p o r el m e r o h e c h o d e n o h a b e r sido d e s t e r r a d o j u s t a m e n t e , sino p o r las intrigas d e q u i e n e s , al ser m e n o s p o d e r o s o s q u e él, h a b l a b a n del m o d o más vil y sólo int e r v e n í a n en la ciudad para su p r o p i o p r o v e c h o , m i e n t r a s q u e él se d e d i c a b a s i e m p r e a m e j o r a r la c o m u n i d a d , t a n t o gracias a su p r o p i o p o d e r c o m o al d e la c i u d a d m i s m a . 14 Q u i s o e n t o n c e s q u e lo juzgaran i n m e d i a t a m e n t e d e la acusación q u e acababa d e t e n e r lugar p o r h a b e r c o m e t i d o i m p i e d a d c o n t r a los misterios, p e r o sus e n e m i g o s pospusieron lo q u e parecía ser d e justicia y lo p r i v a r o n d e la p a t r i a m i e n t r a s e s t a b a a u s e n t e , en el t i e m p o en q u e , p o r 15 i m p o t e n c i a , c o m o u n esclavo, f u e f o r z a d o a servir a sus p e o r e s e n e m i g o s , s i e m p r e c o r r i e n d o el peligro d e perecer cada día. Al v e r q u e los c i u d a d a n o s más allegados, los ^ Fiesta del lavado, en que se llevaba al mar la estatua de la diosa con eran solemnidad y secreto. El ritual estaba encomendado a la familia de los Prexiágidas y lo ejecutaban las mujeres (Parke, Feslivalí..., pp. 152-155). Para algunos se trata de una interpolación. Brownson, por ejemplo, traduce: «y que era el único que no había sido desterrado justamente».

p a r i e n t e s y la ciudad e n t e r a se e n c o n t r a b a n desorienta- 407 dos, n o sabía c ó m o serles útil, a p a r t a d o p o r el exilio. D i j e r o n q u e n o parecía p r o p i o d e los q u e e r a n c o m o él 16 necesitar revoluciones ni c a m b i o s políticos, p u e s l o q u e había o b t e n i d o d e l p u e b l o f u e el estar en m e j o r e s condiciones q u e los d e su edad y n o ser m e n o s q u e los mayores, m i e n t r a s q u e sus enemigos parecían ser igual q u e antes y sólo m á s t a r d e , c u a n d o f u e r o n capaces d e dest r u i r a los m e j o r e s , al q u e d a r s e ellos solos, p o r eso m i s m o recibieron el a f e c t o d e los c i u d a d a n o s , p o r q u e n o tenían a mano otros mejores. P e r o o t r o s decían q u e , d e los m a l e s q u e les h a b í a n p a s a d o , él era el único culpable, y d e lo q u e p o d í a t e m e r s e q u e le pasara a la c i u d a d , p r o b a b l e m e n t e él se convertiría en el ú n i c o dirigente. Alcibíades, d e s p u é s d e atracar, n o b a j ó a tierra inmed i a t a m e n t e , p o r t e m o r a sus e n e m i g o s . D e pie s o b r e el p u e n t e , m i r a b a si estaban p r e s e n t e s s u s allegados. A l divisar a E u r i p t ó l e m o , el h i j o d e P i s i a n a c t e , su p r i m o , y a los d e m á s p a r i e n t e s , y a sus amigos j u n t o a ellos, e n t o n ces d e s e m b a r c ó y subió a la c i u d a d a c o m p a ñ a d o d e las p e r s o n a s adecuadas p a r a q u e , si alguien iba a i n t e n t a r atacarlo, n o se le acercara. D e s p u é s d e d e f e n d e r s e en el C o n s e j o y la A s a m b l e a contra la acusación d e h a b e r c o m e t i d o i m p i e d a d y d e decir q u e había sido víctima d e u n a injusticia, j u n t o con otras afirmaciones parecidas, sin q u e n a d i e se opusiera p o r q u e n o lo habría s o p o r t a d o la A s a m b l e a , p r o c l a m a d o jefe a b s o l u t o d e t o d o s sin distinción, en la idea d e q u e era capaz d e recuperar el a n t i g u o p o d e r d e la c i u d a d , en p r i m e r lugar, d e s p u é s d e sacar a la calle a todos los sold a d o s , celebró p o r tierra los misterios q u e los atenienses estaban llevando p o r m a r a causa d e la g u e r r a . M á s t a r d e , alistó u n ejército d e m i l q u i n i e n t o s hoplitas, ciento cincuenta jinetes y cien n a v e s . D o s m e s e s * Esta traducción responde a una conjetura normalmente admitida. Según los manuscritos, sería algo así como: «para sus enemigos, â parecía ser igual que antes». Ver, por ejemplo, Hatzfeld. ^ Según los manuscritos. Para otros: tres o cuatro meses, con17

18 19

20

21

58

Helénicas. Libro Π , 1 , 2 7

Helénicas. Libro 11,1,32

59

407 d e s p u é s d e su d e s e m b a r c o m a r c h ó c o n t r a A n d r o s , q u e se había separado d e los atenienses, y con él f u e r o n enviados Aristocrates y A d i m a n t o , el h i j o d e Leucolófides, elegidos c o m o estrategos d e tierra. 22 Alcibíades d e s e m b a r c ó su ejército en G a u r e o , en el ter r i t o r i o d e A n d r o s , rechazaron a los andrios q u e salieron a p r o t e g e r l o y a los laconios q u e había allí, los e n c e r r a r o n 23 en la ciudad y m a t a r o n a algunos, n o m u c h o s . Alcibíades erigió un t r o f e o y p e r m a n e c i ó en el m i s m o lugar u n o s pocos días. Luego navegó hacia Samos, atracó y se dedicó a hacer la guerra d e s d e eUa. 5,1 L o s lacedemonios, n o m u c h o t i e m p o a n t e s d e esto, c u a n d o le expiró el m a n d o a Cratesípidas, e n v i a r o n a Lis a n d r o c o m o navarco. U n a vez q u e , llegado a R o d a s , recogió algunas naves, m a r c h ó a Cos y M i l e t o , d e allí a E f e s o , d o n d e esperó c o n s e t e n t a naves h a s t a q u e C i r o 2 llegó a Sardes. C u a n d o v i n o , f u e a verlo con los e m b a j a d o r e s d e Lacedemonia, q u e se q u e j a r o n d e T i s a f e r n e s p o r lo q u e había hecho y p i d i e r o n a C i r o m i s m o q u e se com3 p o r t a r a d e u n m o d o m á s decidido en la g u e r r a . C i r o d i j o q u e eso era lo q u e le había o r d e n a d o su p a d r e y él n o tenía o t r a o p i n i ó n , sino q u e e s t a b a d i s p u e s t o a p o n e r lo t o d o en práctica, q u e venía con q u i n i e n t o s t a l e n t o s y q u e , si era poco, utilizaría los p r o p i o s a d e m á s d e los q u e su p a d r e le había d a d o , p e r o q u e , si t a m b i é n era poco, f u n d i r í a incluso el t r o n o en q u e se s e n t a b a , q u e era d e 4 plata y o r o . Ellos se lo alabaron y le p i d i e r o n q u e asignara u n a dracma ática p o r m a r i n e r o , p u e s le hicieron saber q u e , si ésta era la paga, los m a r i n e r o s d e los atenienses a b a n d o n a r í a n sus naves, con lo q u e tendría q u e gastar 5 m e n o s d i n e r o . El d i j o q u e h a b l a b a n c o n razón, p e r o q u e n o le era posible hacer o t r a cosa distinta d e la q u e el rey h a b í a o r d e n a d o , q u e lo q u e estaba establecido en los pactos era q u e tenía q u e d a r t r e i n t a m i n a s al m e s p o r cada n a v e , tantas c u a n t a s los lacedemonios quisieran man6 t e n e r . L i s a n d r o e n t o n c e s g u a r d ó silencio, p e r o , d e s p u é s d e jeturas admitidas respectivamente por Brownson y Hatzfeld. Este argumenta sobre la cronología mensual de los hechos.

la cena, c u a n d o C i r o en u n b r i n d i s le p r e g u n t ó q u é podía 407 hacer para agradarle más, d i j o : « A ñ a d i r un ó b o l o a la paga d e cada m a r i n e r o . » D e s d e ese m o m e n t o , la paga 7 f u e d e c u a t r o ó b o l o s , y antes era d e u n trióbolo. Les rest i t u y ó la q u e les debía y les a d e l a n t ó u n mes, d e m o d o q u e el ejército estaba m u c h o m á s a n i m o s o . E n c a m b i o , 8 los atenienses, al oírlo, se d e s a n i m a r o n y enviaron embajadores a C i r o a través d e T i s a f e r n e s , p e r o él n o los recibió, a u n q u e se lo pedía T i s a f e r n e s diciéndole, y lo hacía 9 convencido p o r Alcibíades, q u e p r o c u r a r a que n i n g u n o d e los griegos se hiciera f u e r t e , p u e s , al estar e n f r e n t a d o s e n t r e ellos, t o d o s p e r m a n e c e r í a n en igual situación d e debilidad. L i s a n d r o , c u a n d o h u b o r e u n i d o la flota, tras sacar a tierra las n o v e n t a naves q u e e s t a b a n en E f e s o , se m a n t u v o a la expectativa, m i e n t r a s las p r e p a r a b a y las d e j a b a secar. Alcibíades, al oír q u e T r a s i b u l o , a su salida del Helesp o n t o , p o n í a sitio a Focea, f u e a r e u n i r s e con él, d e s p u é s d e dejar al f r e n t e d e las naves a su p r o p i o piloto A n t í o c o y d e o r d e n a r l e q u e n o se dirigiera c o n t r a las naves d e Lis a n d r o . P e r o A n t í o c o , d e s d e N o t i o , con su p r o p i a n a v e y o t r a m á s , e n t r ó en el p u e r t o d e los efesios y p a s ó j u n t o a las m i s m a s p r o a s d e las naves d e Lisandro. E s t e , en p r i m e r lugar, sacó a la m a r u n a s pocas naves y salió en su persecución, p e r o c u a n d o los atenienses llegaron en ayuda d e A n t í o c o con m á s naves, e n t o n c e s las alineó a t o d a s y atacó. D e s p u é s d e esto, los atenienses d e N o t i o hicieron a la m a r las r e s t a n t e s trieres y p a r t i e r o n , cada u n o c u a n d o p u d o a b r i r s e c a m i n o . E n t o n c e s e n t r a r o n en c o m b a t e , aquéllos e n o r d e n , p e r o los atenienses con las naves dispersas, hasta q u e escaparon después d e p e r d e r q u i n c e trieres, La m a y o r í a d e los h o m b r e s h u y ó , p e r o o t r o s f u e r o n c a p t u r a d o s . L i s a n d r o , d e s p u é s de a p r o p i a r s e d e las n a v e s y erigir u n t r o f e o en N o t i o , hizo la travesía h a s t a E f e s o , y los atenienses h a s t a Samos. M á s t a r d e , Alcibíades, d e s p u é s d e h a b e r i d o a S a m o s , se dirigió c o n t o d a s sus n a v e s al p u e r t o d e los efesios, y delante d e la e m b o c a d u r a las alineó p o r si alguien q u e r í a entrar e n comb a t e . C o m o L i s a n d r o n o salía a su e n c u e n t r o p o r estar 10

11

12 13

14

15

38 407

Helénicas. Libro 1,5,15

Helénicas. Libro 1,6,1

39 406 6,1

en condiciones d e i n f e r i o r i d a d en el n ú m e r o de naves, se m a r c h ó a Samos. P o c o después, los lacedemonios tomaron Delfinio y E ó n * ' . 16 Los atenienses q u e permanecían en la ciudad, c u a n d o f u e r o n i n f o r m a d o s d e la batalla naval, q u e d a r o n descontentos con Alcibíades, p u e s pensaban q u e las naves se habían p e r d i d o p o r su d e s c u i d o e indisciplina, y eligieron a o t r o s diez estrategos, G j n ó n , D i o m e d o n t e , L e o n t e , Pericles, Erasínides, Aristócrates, A r q u é s t r a t o , P r o t ó m a c o , Trasilo y 17 Aristógenes. E n t o n c e s , Alcibíades, mal considerado ahora t a m b i é n en el ejército, t o m ó una sola triere y navegó hasta el Q u e r s o n e s o , al interior de su propia fortifica18 ción Luego, C o n ó n , desde A n d r o s , con las v e i n t e naves q u e tenía, d e a c u e r d o con el v o t o de los atenienses, mar19 c h ó a Samos a hacerse cargo d e la flota. E n vez d e C o n ó n , a A n d r o s e n v i a r o n a F a n ó s t e n e s , con c u a t r o naves, q u e se e n c o n t r ó con d o s trieres turias y las t o m ó con sus hombres. Los atenienses encadenaron a todos los prisioneros, p e r o a su jefe, D o r i e o , q u e , a u n q u e era r o d i o , exiliado d e A t e n a s y d e R o d a s , p o r q u e los atenienses habían vot a d o su condena a m u e r t e y la d e sus familiares, vivía d e s d e hacía t i e m p o c o m o c i u d a d a n o e n t r e ellos, lo dejar o n ir p o r c o m p a s i ó n sin h a b e r recibido ni siquiera d i n e r o 20 p o r su rescate. C o n ó n , c u a n d o llegó a Samos y e n c o n t r ó q u e la flota estaba d e s a n i m a d a , en vez d e las trieres anteriores, q u e eran m á s d e cien, c o m p l e t ó la dotación d e s e t e n t a , con las q u e z a r p ó en c o m p a ñ í a d e los d e m á s estrategos. D e este m o d o , d e s e m b a r c a b a en u n o y o t r o sitio y d e v a s t a b a el t e r r i t o r i o d e los enemigos. 21 Y t e r m i n ó el a ñ o en q u e los cartagineses hicieron u n a expedición a Sicilia con ciento v e i n t e naves y ciento veinte mil d e i n f a n t e r í a y t o m a r o n A c r a g a n t e p o r h a m b r e , d e s p u é s d e h a b e r s i d o d e r r o t a d o s en una batalla y d e haberla asediado d u r a n t e siete meses ^ Según Diodoro, X I I I , 6, 4, se trataría de Teos, lo que se traduce en conjetura de Schneider, recogida por Hatzfeld. ^ La había hecho construir él mismo. * Párrafo interpolado, según algunos.

A l año siguiente, en el q u e u n a t a r d e ® h u b o u n eclipse d e l u n a y el viejo t e m p l o d e A t e n e a en A t e n a s se q u e m ó [ c u a n d o era é f o r o Pitias y a r c o n t e en A t e n a s C a l í a s ] , los lacedemonios, p o r haberle p a s a d o ya el t i e m p o a Lisand r o [ y v e i n t i c u a t r o años d e g u e r r a ] , enviaron al m a n d o d e las naves a Calicrátidas. C u a n d o L i s a n d r o e n t r e g ó las n a v e s , dijo a Calicrátidas q u e lo hacía c o m o d o m i n a d o r del m a r y vencedor en batalla naval, p e r o éste le i n d i c ó q u e , d e s p u é s d e costear desde E f e s o , a la izquierda d e S a m o s , d o n d e estaban las naves d e los atenienses, h i d e r a e n t r e g a d e las naves en M i l e t o , y q u e entonces reconocería q u e d o m i n a b a d m a r . C o m o L i s a n d r o le c o n t e s t ó q u e n o se iba a esforzar si había o t r o jefe, Calicrátidas m i s m o , a d e m á s d e las naves q u e había recibido d e Lisand r o , e q u i p ó o t r a s cincuenta d e los aliados, d e Q u í o s , d e R o d a s y d e o t r o s lugares. U n a vez q u e h u b o r e u n i d o u n t o t a l de ciento c u a r e n t a , se dispuso a hacer f r e n t e a los e n e m i g o s . A l e n t e r a r s e d e q u e era o b j e t o d e u n a conspiración p o r p a r t e d e los amigos d e Lisandro, q u e n o sólo servían d e m a n e r a p o c o animosa, sino q u e t a m b i é n s e d e d i c a b a n a d i f u n d i r en las ciudades q u e los lacedemonios caían en u n gran e r r o r al cambiar a los navarcos, p u e s m u c h a s veces se p r e s e n t a b a n h o m b r e s inexpertos, q u e c o m p r e n d í a n con dificultad los p r o b l e m a s náuticos y n o sabían c ó m o tratar a los h o m b r e s y q u e , al enviar g e n t e i g n o r a n t e del m a r y desconocidos para los d e aquí, cor r í a n el riesgo d e q u e t e r m i n a r a ocurriéndoles algún p e r cance p o r eso, entonces Calicrátidas convocó a los lacedem o n i o s q u e allí había y les dijo lo siguiente:

2

3

4

« A mí lo q u e m e gustaría es q u e d a r m e en casa, y si 5 L i s a n d r o o cualquiera o t r o p r e t e n d e ser más e x p e r t o e n las cuestiones navales, en lo q u e a m í toca n o le voy a p o n e r obstáculos. P e r o h e sido y o el e n v i a d o p o r la ciu15 de abril del año 406. Algunos autores no traducen hespéras. Con algunas correcciones, Brownson acepta una traducción que diría más o menos: «muchas veces, en vez de hombres expertos que con dificultad han llegado a conocer los problemas náuticos y que saben bien cómo tratar a los hombres, al enviar...».

58 406

Helénicas. Libro Π,1,27

59 Helénicas. Libro 11,1,32 p r o p u s i e r o n u n a colecta d e d i n e r o , p a r a la q u e ellos mism o s se o f r e c í a n en p e r s o n a . D e s p u é s d e recogerla y d e p a g a r con el d i n e r o d e Q u í o s cinco d r a c m a s a cada marin e r o , navegó a M e t i m n a d e L e s b o s , q u e era c i u d a d enemiga. C o m o los m e t i m n e o s n o q u i s i e r o n u n í r s e l e , sino q u e tenían u n a g u a r n i c i ó n d e los a t e n i e n s e s y los q u e c o n t r o l a b a n el E s t a d o era p r o á t i c o s , a t a c ó y t o m ó la ciud a d p o r la f u e r z a . Los s o l d a d o s se a p o d e r a r o n d e t o d a s las riquezas y C a h c r á t i d a s r e u n i ó a t o d o s los esclavos en el ágora, p e r o , al p e d i r l e los aliados q u e v e n d i e r a t a m b i é n a los m e t i m n e o s , d i j o q u e , m i e n t r a s él f u e r a el jefe, n o se esclavizaría a n i n g u n o d e los griegos, si él p o d í a . Al día siguiente, a éstos los d e j ó libres, p e r o a los d e la guarnición d e los a t e n i e n s e s y a los esclavos los v e n d i ó a t o d o s . A C o n ó n le d i j o q u e n o iba a d e j a r q u e siguiera coquet e a n d o con el m a r . Al v e r q u e levaba anclas, al a m a n e c e r , lo persiguió y le c o r t ó el c a m i n o hacia Samos p a r a q u e no se r e f u g i a r a en ella. P e r o C o n ó n huía con n a v e s q u e n a v e g a b a n b i e n p o r q u e h a b í a seleccionado p a r a u n a s pocas a los m e j o r e s r e m e r o s d e m u c h a s tripulaciones, p o r lo q u e consiguió r e f u g i a r s e en M i t i l e n e d e L e s b o s , y con él, d e los d i e z estrategos, L e o n t e y E r a s í n i d e s . Calicrátid a s navegó h a s t a el p u e r t o e n su persecución c o n c i e n t o s e t e n t a naves C o n ó n , c o m o los e n e m i g o s ^ s e adelant a b a n y le c r e a b a n o b s t á c u l o s se v i o o b l i g a d o a entab l a r c o m b a t e d e l a n t e del p u e r t o , y p e r d i ó t r e i n t a naves, p e r o los h o m b r e s h u y e r o n a tierra. Las r e s t a n t e s naves, q u e e r a n c u a r e n t a , las encalló b a j o la muralla. Calicrátid a s , tras f o n d e a r en el p u e r t o , lo t e n í a aUí b l o q u e a d o porq u e c o n t r o l a b a la salida y, d e s p u é s d e hacer v e n i r p o r tierra a los m e t i m n e o s e n m a s a , t a m b i é n t r a n s p o r t ó el 406

d a d al f r e n t e d e las n a v e s y n o t e n g o m á s m i s i ó n q u e la d e c u m p l i r las ó r d e n e s lo m e j o r q u e p u e d a . V o s o t r o s c o n respecto a e s t o , p o r l o q u e yo m e s i e n t o h o n r a d o y p o r lo q u e n u e s t r a c i u d a d es o b j e t o d e acusaciones (pues l o sabéis lo m i s m o q u e y o ) , d e c i d i d q u é os p a r e c e m e j o r , e n t r e q u e y o m e q u e d e o regrese a casa p a r a d e c i r lo q u e pasa a q u í . » C o m o n a d i e se a t r e v i ó a decir q u e n o o b e d e c i e r a a los d e casa y q u e n o hiciera aquello p a r a l o q u e h a b í a v e n i d o , se f u e a v e r a C i r o y a j ^ i r l e u n a p a g a p a r a los mariñ e r o s . E s t e le d i j o q u e esperara d o s días. Calicrátidas, h a r t o d e las d e m o r a s e i r r i t a d o p o r las idas y v e n i d a s a n t e las p u e r t a s , d e s p u é s d e decir q u e los griegos e r a n m u y m i s e r a b l e s , p o r q u e a d u l a b a n a los b á r b a r o s p o r d i n e r o , y d e declarar q u e , si volvía a casa s a n o y salvo, en lo q u e e s t u v i e r a e n su m a n o , trataría d e reconciliar a atenienses y l a c e d e m o n i o s , r e g r e s ó a M i l e t o y , tras e n v i a r d e s d e allí t r i e r e s a L a c e d e m o n i a a buscar d i n e r o , c o n v o c ó la asamb l e a d e los milesios y d i j o lo s i g u i e n t e : « P a r a m í , milesios, e s forzoso o b e d e c e r a las autoridad e s d e la p a t r i a , d e v o s o t r o s en c a m b i o e s p e r o q u e seáis m u y a n i m o s o s para la g u e r r a , p o r el h e c h o d e q u e , al viv i r e n t r e b á r b a r o s , ya habéis s u f r i d o m u c h í s i m o s males p o r su c u l p a . E s p r e c i s o q u e v o s o t r o s o r i e n t é i s a los dem á s aliados para q u e r á p i d a m e n t e y con m u c h a eficacia c a u s e m o s d a ñ o a los e n e m i g o s , h a s t a q u e l l e g u e n a Láced e m o n i a los q u e yo e n v i é a b u s c a r d i n e r o , p u e s t o q u e Lisandro se marchó después de haber devuelto a Ciro t o d o el q u e había a q u í , c o m o si h u b i e r a s o b r a d o , y Ciro, c u a n d o yo f u i a verlo, c o n s t a n t e m e n t e aplazaba el m o m e n t o d e h a b l a r c o n m i g o , y yo n o p u d e p e r s u a d i r m e d e q u e d e b í a seguir y e n d o y v i n i e n d o a sus p u e r t a s . Y o os prom e t o q u e , a c a m b i o d e los b e n e f i c i o s q u e n o s reportáis d u r a n t e el t i e m p o en q u e lo e s p e r a m o s , os c o m p e n s a r e m o s c o n la d e b i d a g r a t i t u d . P e r o , c o n ayuda d e los dioses, m o s t r e m o s a los b á r b a r o s q u e t a m b i é n sin v e n e r a r l o s a ellos p o d e m o s castigar a n u e s t r o s enemigos.» U n a vez q u e d i j o e s t o , m u c h o s se l e v a n t a r o n , especialm e n t e , p o r t e m o r , los acusados d e hacerle o p o s i c i ó n , y

13

6

14

7

15

8

16

9

17 18

lo

11

12

^ Hatzfeld modifica el texto de los manuscritos por considerar que el número no corresponde a otros datos. El resultado es: «con ciento cuarenta naves contra setenta». " «Lœ enemigos» es corrección. Los manuscritos dicen: «los ciudadanos», lectura admitida por Hatzfeld con el reconocimiento de que debe de haber una laguna en el texto. ^ También aquí hay algunas hipótesis que alteran el texto en el sentido de «lo rodeaban» o «lo encerraban» (Hatzfeld).

58 [06 19

Helénicas. Libro Π,1,27

Helénicas. Libro 11,1,32

59

20

21

22

23

24

e j é r c i t o d e s d e Q u í o s , y a d e m á s l e llegó el d i n e r o d e p a r t e de Ciro. C o n ó n , c o m o e s t a b a sitiado p o r tierra y p o r m a r y p o r n i n g u n a p a r t e le e r a posible a p r o v i s i o n a r s e d e alimentos, y c o m o los h o m b r e s d e la ciudad eran m u c h o s y los aten i e n s e s n o a c u d í a n en su ayuda p o r n o h a b e r s e e n t e r a d o , echó a la m a r las d o s n a v e s q u e m e j o r n a v e g a b a n y las e q u i p ó a n t e s del a m a n e c e r , d e s p u é s d e seleccionar a los m e j o r e s r e m e r o s d e t o d a s las n a v e s , d e t r a s l a d a r a s u int e r i o r a los s o l d a d o s d e m a r i n a y d e a r r o j a r las d e f e n s a s Así p a s a b a n el d í a , y hacia el a n o c h e c e r , c u a n d o llegaba la o s c u r i d a d , los d e s e m b a r c a b a , con la i n t e n c i ó n d e q u e los e n e m i g o s n o se e n t e r a r a n d e lo q u e e s t a b a h a c i e n d o . Al q u i n t o d í a , d e s p u é s d e s u b i r a l i m e n t o s e n la m e d i d a a d e c u a d a , c u a n d o ya era m e d i o d í a , los sitiadores e s t a b a n d e s c u i d a d o s y algunos d e s c a n s a b a n , salieron n a v e g a n d o f u e r a del p u e r t o , y u n a s e dirigió al H e l e s p o n t o y la o t r a a a l t a m a r . S e g ú n se abría c a m i n o * cada u n o de los sitiad o r e s , c o r t a b a n las anclas y s e p o n í a n en m o v i m i e n t o para acudir en d e s o r d e n , p u e s se daba el caso d e q u e estab a n e n t i e r r a en p l e n a c o m i d a . D e s p u é s d e e m b a r c a r s e p e r s i g u i e r o n a la q u e h a b í a salido hacia alta m a r , la alcanz a r o n a la p u e s t a d e sol y, t r a s vencerla en el e n f r e n t a m i e n t o y aprisionarla, la l l e v a r o n al c a m p a m e n t o c o n sus h o m b r e s . La nave q u e h u y ó al H e l e s p o n t o c o n s i g u i ó esc a p a r y al llegar a A t e n a s a n u n c i ó el asedio. D i o m e d o n t e a c u d i ó con d o c e n a v e s e n ayuda d e C o n ó n p a r a liberarlo del cerco y f o n d e ó en el canal d e los m i t i l e n e o s . Calicrátidas lo a b o r d ó s ú b i t a m e n t e y t o m ó diez d e sus n a v e s , p e r o D i o m e d o n t e h u y ó c o n la suya y con o t r a . L o s atenienses, c u a n d o t u v i e r o n noticia d e l o q u e h a b í a s u c e d i d o y d e l asedio, d e c i d i e r o n p o r v o t a c i ó n a c u d i r en su a y u d a con c i e n t o diez n a v e s , e m b a r c a r o n a t o d o s los q u e e s t a b a n en la e d a d , t a n t o esclavos c o m o libres, y part i e r o n al c a b o d e t r e i n t a días, d e s p u é s d e h a b e r e q u i p a d o " Para protección contra los disparos y, eventualmente, para ocultarse. * O , según una corrección textual, «tan pronto como podía» (Hatzfeld).

las c i e n t o diez. T a m b i é n se e m b a r c a r o n m u c h o s d e los caballeros. E n t o n c e s se dirigieron a S a m o s , d o n d e t o m a r o n diez n a v e s samias. A d e m á s r e u n i e r o n o t r a s , más de t r e i n t a , d e l o s d e m á s aliados, d e s p u é s d e h a b e r l o s obligad o a e m b a r c a r a t o d o s , y l o m i s m o hicieron c o n las suyas q u e p o r cualquier circunstancia e s t u v i e r a n f u e r a . E n t o t a l llegaron a ser más d e c i e n t o c i n c u e n t a . Calicrátidas, al e n t e r a r s e d e q u e la e x p e d i c i ó n d e socor r o e s t a b a ya en Samos, d e j ó allí c i n c u e n t a n a v e s y c o m o jefe a E t e ó n i c o , salió con las c i e n t o v e i n t e y c e n ó e n el cabo M a l e a d e L e s b o s [ e n f r e n t e d e M i t i l e n e ] . E n el mism o d í a p r e c i s a m e n t e los a t e n i e n s e s c e n a b a n en las Arginusas, q u e se e n c u e n t r a n [ e n f r e n t e d e L e s b o s e n el c a b o M a l e a ] e n f r e n t e d e M i t i l e n e . D e n o c h e , al ver las hoguexas, y al anunciarle a l g u n o s q u e eran los atenienses, se p u s o e n m a r c h a a l r e d e d o r d e la m e d i a n o c h e , c o n la intención d e caerles e n c i m a d e r e p e n t e , p e r o s o b r e v i n o u n a f u e r t e lluvia a c o m p a ñ a d a d e t r u e n o s q u e les i m p i d i ó la salida. C u a n d o cesó, al a m a n e c e r , n a v e g ó hacia las Arginusas.

406 25

26

27

28

Los atenienses salieron a su e n c u e n t r o , con la izquier- 29 da hacia a l t a m a r , colocados del m o d o s i g u i e n t e : Aristócrates o c u p a b a la i z q u i e r d a y e s t a b a al f r e n t e d e q u i n c e naves, y d e s p u é s venía D i o m e d o n t e c o n o t r a s q u i n c e . D e trás d e A r i s t o c r a t e s e s t a b a colocado Pericles y d e t r á s d e D i o m e d o n t e , E r a s í n i d e s . A l l a d o d e D i o m e d o n t e estaban los samios, c o n diez naves, colocados en u n a sola línea. E r a su e s t r a t e g o u n s a m i o d e n o m b r e H i p e o . A continuación e s t a b a n las diez d e los taxiarcos t a m b i é n éstas en u n a sola línea, y d e t r á s d e ellas las t r e s d e los navarc o s ® y algunas o t r a s d e los aliados q u e h u b i e r a . P r o t ó - 30 maco o c u p a b a el ala d e r e c h a con q u i n c e naves y j u n t o a él e s t a b a T r a s i l o c o n otras q u i n c e . D e t r á s d e P r o t ó m a c o estaba colocado Lisias, con las m i s m a s n a v e s , y d e t r á s d e T r a s i l o , A r i s t ó g e n e s . Así e s t a b a n colocados p a r a n o d a r 31 ^ Jefe de láxis, una por tribu. Estaban al mando de los contingentes de infantería embarcados. ® Subordinado, pero de sentido poco preciso.

58 406

Helénicas. Libro Π,1,27

Helénicas. Libro 11,1,32

59

32

33

34

35

36

la posibilidad d e r o m p e r la línea, p u e s n a v e g a b a n p e o r . T o d a s las d e l o s l a c e d e m o n i o s e s t a b a n colocadas e n f r e n t e en u n a línea, c o m o p r e p a r a d a s para la r u p t u r a y el rod e o " , p o r el h e c h o d e navegar m e j o r . C d i c r á t i d a s ocup a b a el ala d e r e c h a . H e r m ó n d e M é g a r a , el p i l o t o d e Calicrátidas, le d i j o q u e sería b u e n o retirarse, p u e s los atenienses t e n í a n m u c h a s m á s trieres. Calicrátidas a f i r m ó q u e E s p a r t a n o se a d m i n i s t r a b a p e o r si él moría y, en c a m b i o , d i j o q u e sería vergonzoso h u i r . A c o n t i n u a c i ó n , las naves s o s t u v i e r o n u n largo combate, al principio r e u n i d a s , l u e g o dispersas. C u a n d o Calicrátidas, en una o f e n s i v a d e su p r o p i a nave, cayó al m a r y desapareció y P r o t ó m a c o y los q u e e s t a b a n con él e n el ala derecha vencieron al ala izquierda, e n t o n c e s se p r o d u j o la f u g a d e los {>eloponesios a Q u í o s , a u n q u e m u c h í s i m o s t a m b i é n se r e f u g i a r o n en Focea Los atenienses se dirigieron d e n u e v o a las A r g i n u s a s . Se p e r d i e r o n veinticinco naves a t e n i e n s e s con sus h o m b r e s , salvo u n o s p o c o s q u e f u e r o n a r r a s t r a d o s a la costa, d e los peloponesios, n u e v e laconias, d e diez q u e e r a n en t o t a l , y d e los d e m á s aliados m á s d e sesenta. L o s estrategos d e los atenienses decidier o n q u e , con c u a r e n t a y siete naves, T e r á m e n e s y Trasib u l o , q u e e r a n trierarcos, y algunos d e los taxiarcos, marcharan en busca d e las naves h u n d i d a s y d e sus h o m b r e s , m i e n t r a s q u e c o n las d e m á s ellos navegarían c o n t r a los q u e , a las ó r d e n e s d e E t e ó n i c o , e s t a b a n b l o q u e a n d o Mitilene. A pesar d e su v o l u n t a d d e hacerlo, se lo i m p i d i ó el v i e n t o y el h e c h o d e q u e se p r o d u j e r a u n a g r a n temp e s t a d , p o r lo q u e , tras erigir u n t r o f e o , p a s a r o n la n o c h e allí m i s m o . La e m b a r c a c i ó n d e servicio le anunció a E t e ó n i c o t o d o lo r e f e r e n t e a la batalla naval. E s t e la hizo zarpar d e nuevo d e s p u é s d e decirles q u e p a r t i e r a n en silencio sin com e n t a r l o con n a d i e , y q u e i n m e d i a t a m e n t e n a v e g a r a n has^ Diékplous: ataque directo para atravesar la línea de las naves enemigas y volver por la espalda, táctica que intentaban impedir los atenienses por medio de la línea de apoyo. ^ Así los manuscritos. Entre las hipótesis recogidas por Hude y Hatzfeld: «muchísimos a Quíos, pero algunos también a Focea».

ta SU p r o p i o c a m p a m e n t o , c o r o n a d o s y d a n d o voces d e 406 q u e Calicrátidas había vencido en la batalla naval y q u e las naves d e los atenienses habían q u e d a d o t o d a s aniquiladas. D e esta m a n e r a a c t u a b a n , m i e n t r a s él, una vez q u e des- 37 e m b a r c a r o n , hizo sacrificios en a g r a d e c i m i e n t o p o r las b u e n a s noticias, y a n u n c i ó a los s o l d a d o s q u e p o d í a n cen a r , y a los c o m e r c i a n t e s q u e colocaran en sUencio las mercancías en los barcos y z a r p a r a n hacia Q u í o s (el v i e n t o era favorable), igual q u e las trieres, l o m á s r á p i d a m e n t e posible. P o r su p a r t e , hizo volver la i n f a n t e r í a a M e t i m - 38 n a , d e s p u é s d e h a b e r q u e m a d o el c a m p a m e n t o . C o n ó n echó las naves al m a r y, c o m o los e n e m i g o s ya h a b í a n escapado y el v i e n t o estaba más c a l m a d o , f u e al e n c u e n t r o d e los atenieses q u e ya volvían d e las A r g i n u s a s y les c o n t ó lo q u e había h e c h o E t e ó n i c o . L o s atenienses arrib a r o n a M i t i l e n e , d e d o n d e se d i r i g i e r o n a Q u í o s , p e r o regresaron a S a m o s sin h a b e r o b t e n i d o n i n g ú n r e s u l t a d o . L o s d e la ciudad cesaron a estos e s t r a t e g o s , e x c e p t o a 7,1 C o n ó n . J u n t o a él, eligieron a A d i m a n t o y, e n tercer 2 lugar, a Filocles. D e los estrategos q u e h a b í a n p a r t i c i p a d o en la batalla naval, P r o t ó m a c o y A r i s t ó g e n e s n o volvieron a A t e n a s , p e r o d e los seis q u e d e s e m b a r c a r o n , Pericles, D i o m e d o n t e , Lisias, A r i s t ó c r a t e s , Trasilo y Erasínides, a este ú l t i m o d e s p u é s d e i m p o n e r l e u n a m u l t a prev i a * ' , lo acusó a n t e el t r i b u n a l A r q u e d e m o , q u i e n e n t o n c e s era d i r i g e n t e del p u e b l o en A t e n a s y se o c u p a b a d e la diobelia p u e s decía q u e se había q u e d a d o con din e r o p r o c e d e n t e del H e l e s p o n t o q u e p e r t e n e c í a al p u e b l o . T a m b i é n le hacía acusaciones relacionadas con el ejercicio d e la estrategia E l tribunal decidió encarcelar a Erasí- 3 Epibolé, que se podía establecer por los magistrados o el Consejo en el momento de formular la acusación. ^ Pago a los ciudadanos atenienses, con cargo al tesoro público, aunque está pioco claro si este caso concreto se refiere al pago por el ejercicio de algún deber o derecho político o simplemente al que, en algunas ocasiones, se distribuía entre los pobres. " Cargo de estratem, desempeñado en Atenas por diez ciudadanos elegidos, con hjnciones militares, pero de gran influencia política. Pendes basaba su influenda en el ejerddo de este cargo.

58

Helénicas. Libro Π,1,27

59 Helénicas. Libro 11,1,32 d r e s " y los f a m i l i a r e s se r e ú n e n e n t r e sí. C o n este mot i v o , los d e T e r á m e n e s p r e p a r a r o n a m u c h o s h o m b r e s , q u e e n esta fiesta i b a n con m a n t o s n e g r o s y t o t a l m e n t e r a p a d o s , p a r a q u e v i n i e r a n a la a s a m b l e a c o m o si f u e r a n p a r i e n t e s d e los q u e h a b í a n p e r e c i d o , y c o n v e n c i e r o n a C a l í x e n o p a r a q u e acusara a los e s t r a t e g o s e n el C o n s e j o . E n t o n c e s t u v o lugar la a s a m b l e a , e n la q u e el C o n s e j o p r e s e n t ó c o m o suya la siguiente p r o p u e s t a , d e a c u e r d o con lo q u e h a b í a d i c h o C a l í x e n o : « P u e s t o q u e ya h a n esc u c h a d o e n la a n t e r i o r a s a m b l e a las acusaciones c o n t r a los e s t r a t e g o s y su p r o p i a d e f e n s a , q u e los a t e n i e n s e s voten t o d o s p o r t r i b u , q u e se d i s p o n g a n p a r a cada t r i b u dos urnas, q u e un heraldo anuncie ante cada tribu que, a q u i e n e s les parezca q u e h a n c o m e t i d o i n j u s t i c i a los est r a t e g o s q u e n o recogieron a los v e n c e d o r e s en la batalla naval, v o t e n en la p r i m e r a , y a q u i e n e s n o , e n la s e g u n d a . Si se o p i n a q u e h a n c o m e t i d o i n j u s t i c i a , q u e se los cond e n e a m u e r t e , se los e n t r e g u e a los o n c e se c o n f i s q u e n sus bienes y la d é c i m a p a r t e sea p r o p i e d a d d e la diosa.» H u b o u n o q u e se p r e s e n t ó a la a s a m b l e a d i c i e n d o q u e se h a b í a salvado s o b r e u n b a r r i l d e h a r i n a y t r a í a el e n c a r g o d e p a r t e d e las víctimas d e a n u n c i a r al p u e b l o , si se salv a b a , q u e los e s t r a t e g o s n o h a b í a n r e c o g i d o a q u i e n e s se h a b í a n c o m p o r t a d o c o m o h é r o e s e n d e f e n s a d e la p a t r i a . E u r i p t ó l e m o , el h i j o d e P i s i a n a c t e , y a l g u n o s o t r o s d e n u n ciaron a C a l í x e n o s o b r e la b a s e d e q u e h a b í a h e c h o u n a p r o p u e s t a ilegal. A l g u n o s del p u e b l o lo a p r o b a r o n , p e r o la m a s a g r i t a b a q u e sería t e r r i b l e q u e a l g u i e n p u d i e r a imp e d i r al p u e b l o h a c e r lo q u e d e s e a b a . A d e m á s , L i d s c o d i j o q u e t a m b i é n a é s t o s h a b í a q u e juzgarlos con el m i s m o v o t o q u e a los e s t r a t e g o s , si n o r e n u n c i a b a n a la d e n u n cia, a n t e lo q u e la m u l t i t u d r e a c c i o n ó con r u i d o s a s m u é s de un antepasado común, se reunían para admitir a los nuevos miembros. ^ Así en los códices. Dindorf, Hude, Hatzfeld admiten la corrección phrateres = los miembros de las fratrías y de los gene {syngenels = familiares). ** Magistrados encargados de las prisiones y las ejecuciones. 406

406 nides. L u e g o , en el C o n s e j o , los e s t r a t e g o s t u v i e r o n q u e r e s p o n d e r d e la b a t a l l a n a v a l y acerca d e la m a g n i t u d d e la t e m p e s t a d . C u a n d o T i m ó c r a t e s d i j o q u e era preciso q u e los d e m á s t a m b i é n f u e r a n d e t e n i d o s y e n t r e g a d o s al 4 p u e b l o , el C o n s e j o los d e t u v o . M á s t a r d e , se c e l e b r ó u n a asamblea e n la q u e , e n c a b e z a d o s p o r T e r á m e n e s , t a m b i é n o t r o s se d e d i c a r o n a acusar a los e s t r a t e g o s , e n la idea d e q u e e r a j u s t o q u e r e s p o n d i e r a n a la c u e s t i ó n d e p o r q u é n o h a b í a n r e c o g i d o a los n á u f r a g o s C o m o testimon i o d e q u e n o hacían r e s p o n s a b l e a n i n g ú n o t r o , m o s t r ó u n a carta q u e los e s t r a t e g o s h a b í a n e n v i a d o al C o n s e j o y al p u e b l o , e n la q u e n o c u l p a b a n n a d a m á s q u e a la tem5 p e s t a d . D e s p u é s , cada u n o d e los e s t r a t e g o s se d e f e n d i ó b r e v e m e n t e ( p u e s n o se les o f r e c i ó la o p o r t u n i d a d d e u n d i s c u r s o a c o r d e con la ley), y e x p u s i e r o n los hechos, cons i s t e n t e s e n q u e , m i e n t r a s ellos n a v e g a b a n c o n t r a los enem i g o s , habían o r d e n a d o la recuperación d e los n á u f r a g o s a h o m b r e s capaces, trierarcos q u e ya h a b í a n sido estrate6 gos, T e r á m e n e s , T r a s i b u l o y o t r o s c o m o ellos, y q u e si había q u e responsabilizar a alguien con m o t i v o d e la rec u p e r a c i ó n , n o p o d í a ser n a d i e m á s q u e a q u é l l o s a q u i e n e s se les había d a d o la o r d e n . « Y n o p o r q u e n o s a c u s e n » , d i j e r o n , « m e n t i r e m o s d i c i e n d o q u e ellos son los c u l p a b l e s , sino q u e f u e la m a g n i t u d d e la t e m p e s t a d lo q u e i m p i d i ó la r e c u p e r a c i ó n » . P r e s e n t a r o n c o m o testigos a los p i l o t o s 7 y o t r o s m u c h o s c o m p a ñ e r o s d e navegación: sus p a l a b r a s p e r s u a d í a n al p u e b l o , h a s t a el p u n t o d e q u e m u c h o s particulares se l e v a n t a b a n y e x p r e s a b a n su d e s e o d e d a r u n a fianza, p e r o d e c i d i e r o n q u e se aplazara p a r a o t r a asamblea ( p u e s ya era t a r d e y n o p o d í a n v e r las m a n o s ) ® y q u e el (Consejo d e l i b e r a s e p r e v i a m e n t e y p r o p u s i e r a p o r q u é proc c d i n ú e n t o se d e b í a realizar el juicio. 8 D e s p u é s se c e l e b r a r o n las A p a t u r i a s " , e n q u e los paNáufragos vivos, frente a la versión de Diodoro, X H L 100 y ss., que habla de cadáveres, y que representa la tradición más comúnmente admitida (Hatzfeld). ® La votación normal (cheirotonia) se hacía a mano alzada. ^ Festival celebrado a finales de verano, en que las fratrías, asociaciones que agrupaban a los varones descendientes en teoría

9

10

11

12

13

58 406 14

Helénicas. Libro Π,1,27

Helénicas. Libro11,1,325

9 406 20

15

16

17

18

19

tras d e aprobación y se v i e r o n f o r z a d o s a r e n u n c i a r a la denuncia. C o m o algunos d e los p r í t a n o s ^ se n e g a b a n a p r o p o n e r los t é r m i n o s d e la v o t a c i ó n d e m o d o c o n t r a r i o a la ley, d e n u e v o subió C a l í x e n o y les hizo la m i s m a acusación, m i e n t r a s los d e m á s a m e n a z a b a n a voces c o n d e m a n d a r a los q u e se n e g a b a n . L o s p r í t a n o s , a s u s t a d o s , e s t u v i e r o n t o d o s d e a c u e r d o e n hacer la p r o p u e s t a , e x c e p t o Sócrates, el h i j o d e S o f r o n i s c o . E s t e d i j o q u e n o h a r í a n a d a q u e n o e s t u v i e r a d e a c u e r d o con la ley. A c o n t i n u a c i ó n s u b i ó E u r i p t ó l e m o y d i j o l o siguiente e n d e f e n s a d e los estrategos: « H e s u b i d o a q u í , atenienses, p o r u n a p a r t e , p a r a acusar a Feríeles, p a r i e n t e m í o , con el q u e a d e m á s i ñ a n t e n g o b u e n a s relaciones, y a m i a m i g o D i o m e d o n t e , p o r o t r a , p a r a d e f e n d e r l o s , y p o r o t r a , p a r a decir cuál m e p a r e c e la decisión m e j o r p a r a la ciudad e n t e r a . L o s acuso d e q u e d i s u a d i e r o n a sus colegas e n el m a n d o , c u a n d o q u e r í a n c o m u n i c a r p o r c a r t a , al C o n s e j o y a v o s o t r o s , q u e h a b í a n d a d o a T e r á m e n e s y a T r a s i b u l o el encargo d e recoger a los n á u f r a g o s c o n c u a r e n t a y siete t r i e r e s y q u e n o los h a b í a n cogido. N o o b s t a n t e , ¿es c o n s e c u e n t e q u e e n e s t e m o m e n t o sean o b j e t o d e la m i s m a acusación q u e los q u e p o r su c u e n t a d e l i n q u i e r o n , e incluso, a c a m b i o d e su filantropía de e n t o n c e s , c a l u m n i a d o s ahora p o r ellos y p o r a l g u n o s o t r o s , c o r r a n el riesgo d e p e r e c e r ? N o , si v o s o t r o s m e a t e n d é i s y actuáis justa y r e c t a m e n t e , gracias a lo cual o s e n t e r a r é i s m e j o r d e la v e r d a d y n o t e n d r é i s q u e arrep e n t i r o s d e s p u é s , c u a n d o os escontréis c o n q u e h a b é i s c o m e t i d o la m a y o r equivocación c o n t r a los dioses y cont r a v o s o t r o s m i s m o s . O s aconsejo, y así n o es p o s i b l e q u e os dejéis e n g a ñ a r ni p o r m í ni p o r n i n g ú n o t r o , q u e conozcáis a los culpables y los castiguéis c o n la p e n a q u e q u e r á i s , a t o d o s al m i s m o t i e m p o y a cada u n o p o r separ a d o , p e r o q u e les concedáis, si n o m á s , al m e n o s u n día ® Los cincuenta miembros de una tribu que en el Qjnsejo desempeñan la función de una especie de comisión permanente durante uno de los diez meses de que constaba el calendario oficial.

para d e f e n d e r s e p e r s o n a l m e n t e , p a r a q u e n o tengáis q u e confiar e n n a d i e m á s q u e e n v o s o t r o s m i s m o s . Sabéis tod o s , atenienses, lo d u r o ™ q u e es el d e c r e t o d e C a n n o n o p u e s o r d e n a q u e , si alguien c o m e t e u n d e l i t o c o n t r a el p u e b l o a t e n i e n s e , t i e n e q u e s o m e t e r s e a juicio encadenad o ^ a n t e el p u e b l o y, si el v e r e d i c t o es d e c u l p a b i l i d a d , es c o n d e n a d o a m u e r t e y a r r o j a d o al b á r a t r o ' ^ , se confiscan sus b i e n e s y la décima p a r t e se c o n v i e r t e e n p r o p i e d a d de la diosa. P i d o q u e se juzgue a los e s t r a t e g o s d e acuerd o con e s t e d e c r e t o , y ¡por Z e u s ! , si os p a r e c e b i e n , e n p r i m e r lugar a Pericles, m i p a r i e n t e , p u e s sería p a r a m í vergonzoso p r e o c u p a r m e d e él m á s q u e d e la c i u d a d entera. P e r o , si n o queréis, juzgadlos d e a c u e r d o c o n esa o t r a ley dirigida c o n t r a los sacrilegos y los t r a i d o r e s , p o r la q u e , si alguien traiciona a la c i u d a d o r o b a las propied a d e s sagradas y, s o m e t i d o a juicio e n el t r i b u n a l , resulta c u l p a b l e , n o recibe s e p u l t u r a e n el Atica y sus b i e n e s q u e d a n confiscados. C o n c u a l q u i e r a d e estas leyes, atenienses, q u e sean juzgados d e u n o e n u n o , d e s p u é s d e h a b e r d i v i d i d o cada día e n tres p a r t e s , u n a p a r a q u e o s r e u n á i s y votéis si los creéis c u l p a b l e s o n o , o t r a p a r a la acusación y u n a tercera p a r a la d e f e n s a

21

22

23

D e ser así, los culpables a f r o n t a r á n el m a y o r castigo, y 24 a los i n o c e n t e s los dejaréis libres, atenienses, y n o pereHatzfeld: «guarda todo su vigor». Mencionado por Aristófanes, Asamblea de las mujeres, 1089. Posiblemente antiguo y votado para algún caso particular, pero que se aplicaba por jurisprudencia. Según una conección de Bamberg, a partir del texto citado de Aristófanes, y recogida por Hatzfeld: «separado». Abismo, no precisamente situado, donde en Atenas se arrojaba a algunos condenados a muerte. Esta sería la traducción de acuerdo con los manuscritos, pero algunos editores consideran sospechoso todo el párrafo después de «tres partes», otros, sólo desde «si los creéis culpables o no» (Marchant), Hatzfeld, en cambio, añade, después de «votéis»: «por qué procedimiento serán juzgados» , y traduce luego: «sean culpables o no». «Injustamente» es corrección de Lowenklau, admitida por Brownson y Hatzfeld. Según los manuscritos, habría que traducir: «por ser culpables». Otra corrección posible (Estienne): «como si fueran culpables».

58

Helénicas. Libro Π,1,27

Helénicas. Libro 11,1,32

59

4 0 6 c e r á n i n j u s t a m e n t e ' ^ . V o s o t r o s , e n t o n c e s , al juzgar d e 25 a c u e r d o con la ley, c o m o h o m b r e s p i a d o s o s y fieles a los j u r a m e n t o s , n o os c o n v e r t i r é i s e n aliados d e los laced e m o n i o s en su g u e r r a c o n t r a v o s o t r o s , c o m o sería el caso si condenáis a m u e r t e , sin juicio, d e m o d o c o n t r a r i o a la ley, a q u i e n e s Ies a r r e b a t a r o n sesenta n a v e s y resultaron 26 sus vencedores. ¿ Q u é t e m o r e s o s i m p u l s a n a d a r o s tanta p r i s a ? ¿ Q u e , si celebráis el juicio d e a c u e r d o con u n proc e d i m i e n t o c o n f o r m e a la l e y , os va a ser imposible m a t a r o liberar a q u i e n v o s o t r o s q u e r á i s , cosa q u e n o ocurriría c o n u n p r o c e d i m i e n t o c o n t r a r i o a la ley, c o m o el q u e el C o n s e j o , convencido p o r CaUxeno, p r o p u s o a n t e el pue27 blo, el d e decidir m e d i a n t e u n v o t o ú n i c o ? Sin e m b a r g o , si m a t á i s a alguien q u e n o sea culpable, d e s p u é s o s arrepentiréis, p e r o acordaos d e q u e ya es d o l o r o s o e inútil, s o b r e t o d o si el e r r o r c o m e t i d o afecta a la m u e r t e d e u n 28 h o m b r e T a m b i é n sería t e r r i b l e v u e s t r a f o r m a d e actuar p o r el h e c h o d e q u e , m i e n t r a s a n t e r i o r m e n t e a A r i s t a r c o , d e s p u é s d e h a b e r d e s t r u i d o la democracia y d e e n t r e g a r a d e m á s E n o e a los t e b a n o s , v u e s t r o s e n e m i g o s , le concedisteis im día para d e f e n d e r s e a su v o l u n t a d y t o d o lo d e m á s lo dipusisteis c o n f o r m e a la ley, en c a m b i o a los estrategos q u e t o d o lo realizaron en consonancia con vuest r o d e s e o y vencieron a los enemigos, los vais a p r i v a r 29 d e estos m i s m o s derechos. N o , atenienses, n o dejéis d e d e f e n d e r las leyes q u e os s o n " p r o p i a s , gracias a las cuales sois sin d u d a los m á s grandes, y n o i n t e n t é i s hacer n a d a sin c o n t a r con ellas. Texto bastante rarrupto sobre el que existen varias alternativas. La dada aquí se atiene, dentro de lo que cabe, a la mayoría de los manuscritos y a la edición de Marchant. Brownson: «Igualmente podríais matar a alguien que no sea culpable, pero acordaos de que arrepentiros después...», cambia principalmente el modo del verbo «matar», la puntuación, y la forma de «arrepentiros», que transforma en infinitivo según conjetura de Peter. Hatzfeld duplica el verbo arrepentirse: «os arrepentiréis, pero acordaos de que arrepentirse...». " Hatzfeld admite una corrección (Peter) consistente en concertar el participio con vosotros: «restez maîtres de vous-mêmes et respectez les lois».

Remontaos a la misma situación en la que al parecer han tenido lugar los errores de los estrategos. En efecto, cuando después de resultar vencedores de la batalla, desembarcaron en tierra, Diomedonte propuso que todos salieran en línea y recogieran los restos y los náufragos, y Erasínides, en cambio, que todos navegaran lo más rápidamente posible contra los enemigos que habían acudido a Mitilene. Por su parte, Trasilo afirmó que ambas cosas podrían hacerse, si dejaban unas naves allí y navegaban con las otras contra los enemigos. Si su propuesta se aprobaba, dejarían tres naves de su propia unidad cada uno de los ocho estrategos que allí había, además de las diez de los taxiarcos, las diez de los samios y las tres de los navarcos, con lo que en total hacían cuarenta y siete, cuatro por cada una de las doce naves perdidas. Entre las trierarcos que se quedaron estaban Trasibulo y Terámenes, el que en la anterior asamblea acusaba a los estrategos. Con las restantes naves emprendieron el camino contra las naves enemigas. ¿Cuál de estas cosas fue la que no hicieron de manera adecuada y bien? Evidentemente, es justo que, si algo no se hizo bien frente a los enemigos, rindan cuenta de ello quienes recibieron la orden de ir a su encuentro, pero que en cambio sean los que se encargaron del salvamento quienes, al no haber hecho lo que los estrategos les ordenaron, sean juzgados por no haber procedido a la recuperación. Todo lo que puedo decir por unos y por otros es que la tempestad impidió que se hiciera nada de lo que os generales habían dispuesto. Sirvan como testigos los que escaparon por sí mismos, entre los que se encuentra uno de nuestros estrategos, salvado cuando su nave se hundía, sobre el que piden que se emita sentencia con un único voto junto con los que no hicieron lo que se les había ordenado, cuando él lo que necesitó fue que lo salvaran. Atenienses, ante la victoria y la buena suerte, no hagáis lo mismo que los derrotados y los desafortunados, que no parezca que ante los designios de dios sois incapaces de reflexionar, cuando los acusáis de traición y no de impotencia, por no haber sido capaces de cumplir las órdenes a causa de la tempes-

406

30

31

32

33

52

Helénicas. Libro 1,7,33

Libro 11,1,1

406 tad D e s d e luego, es m u c h o más j u s t o h o n r a r con coronas a los vencedores q u e castigarlos con la m u e r t e , conv e n c i d o s p o r h o m b r e s miserables.» 34 D e s p u é s d e decir esto, E u r i p t ó l e m o p r e s e n t ó su prop u e s t a d e q u e se juzgara a los h o m b r e s d e a c u e r d o con el decreto de Cannono, a cada uno por separado, mientras la d e l C o n s e j o consistía en juzgarlos a t o d o s con u n a sola v o t a c i ó n . P l a n t e a d a la d i s y u n t i v a en votación a m a n o alzada, p r i m e r o eligieron la d e E u r i p t ó l e m o , p e r o Menecles r e c u r r i ó b a j o j u r a m e n t o " y , al tener lugar u n a n u e v a votación, eligieron la del C o n s e j o . A c o n t i n u a c i ó n v o t a r o n c o n t r a los o c h o estrategos q u e habían p a r t i c i p a d o en la 35 batalla naval y m u r i e r o n l o s seis p r e s e n t e s . N o m u c h o t i e m p o d e s p u é s ^ c a m b i a r o n d e opinión los atenienses, y v o t a r o n q u e quienes h a b í a n e n g a ñ a d o al p u e b l o f u e r a n s o m e t i d o s a juicios y q u e e n t r e ellos estuviera Calíxeno. F u e r o n acusados t a m b i é n o t r o s c u a t r o y encarcelados p o r los q u e h a b í a n salido c o m o fiadores. P e r o luego, en el mom e n t o del conflicto i n t e r n o en q u e m u r i ó C l e o f o n t e , huyeron a n t e s d e ser juzgados. Calíxeno, q u e volvió a la c i u d a d al m i s m o t i e m p o q u e los del P i r e o , m u r i ó d e hamb r e o d i a d o por t o d o s .

" Frase que se suele considerar interpolada por razones de contenido: los que no cumplieron las órdenes fueron Terámenes, Trasibulo y los que iban con ellos, no los estrategos a quienes se va a condenar. " Hypomosia: cuestionaría la legalidad de la votación. Parece que en otras ocasiones se suspende la votación, mientras que aquí sólo se repite, probablemente porque, ante el pdigro de ser acusado de ilegalidad, Euriptólemo optaría por retirar su propuesta, por lo que pudo repetirse la votación sin ella. ® Acontecimientos de 405/4.

L o s soldados q u e e s t a b a n en Q u í o s con E t e ó n i c o , du- 406 r a n t e el v e r a n o , se a p r i v i s i o n a b a n con el p r o d u c t o d e la 1,1 estación e incluso t r a b a j a b a n p o r un salario en el territorio. P e r o , c u a n d o llegó el i n v i e r n o y se q u e d a r o n sin provisiones, c o m o estaban a d e m á s sin r o p a y sin calzado, se c o n f a b u l a r o n e n t r e sí y se p u s i e r o n d e a c u e r d o para atacar Q u í o s . D e c i d i e r o n q u e , quienes c o m p a r t i e r a n la idea, llevaran una caña p a r a q u e cada u n o p u d i e r a saber c u á n t o s e r a n . C u a n d o E t e ó n i c o se e n t e r ó d e la confabu- 2 lación, n o sabía c ó m o e n c a r a r el a s u n t o a causa d e l núm e r o d e los q u e llevaban la caña, p u e s le parecía peligroso a f r o n t a r l o a b i e r t a m e n t e , n o f u e r a a ser q u e se lanzaran a las a r m a s , se a p o d e r a r a n d e la c i u d a d , se c o n v i r t i e r a n e n enemigos y lo echaran a b a j o t o d o si se hacían suficientem e n t e f u e r t e s , y p o r o t r o lado p o d í a llegar a ser verdad e r a m e n t e p r e o c u p a n t e la p e r s p e c t i v a d e q u e perecieran m u c h o s aliados, con el riesgo d e ganarse la aversión d e los d e m á s griegos y d e q u e los soldados a d o p t a r a n u n a actitud hostil hacia sus p l a n e s . T o m ó , p u e s , consigo a 3 quince h o m b r e s a r m a d o s c o n p u ñ a l e s y se p u s o a a n d a r 53

54

Helénicas. Libro Π,1,3

Helénicas, ü b r o 11,1,8

55 406 9

por la ciudad, donde, al encontrarse con uno que tenía un ojo enfermo y salía de casa del médico con su caña, lo mató. Se organizó un tumulto y, como algunos preguntaban por qué había muerto el hombre, Eteónico mandó proclamar que había sido por llevar la caña. Al escuchar la proclama, cuantos llevaban cañas las tiraban por miedo de que los vieran. Como consecuencia, Eteónico convocó a los quiotas y les sugirió que recaudaran dinero, para que los soldados tuvieran su paga y no tramaran nada nuevo. Y así lo hicieron. Al mismo tiempo, dio orden de subir a las naves, se presentó en cada una de ellas sucesivamente para darles ánimos y hacerles múltiples recomendaciones, como si no supiera nada de lo sucedido, y les dio la paga de un mes. Después de'esto, los quiotas y los demás aliados se reunieron en Efeso y decidieron, con motivo de los presentes acontecimientos, enviar embajadores a Lacedemonia para contárselos y reclamar al frente de las naves a Lisandro, que gozaba de buena reputación entre los aliados por su anterior navarquía, cuando venció en la batalla naval de Notio. Así, fueron enviados los embajadores, a quienes acompañaban mensajeros de Ciro con el mismo encargo. Los lacedemonios accedieron a que Lisandro fuera como vicealmirante y como navarco Araco, pues no está legalmente permitido entre ellos ejercer la navarquía dos veces. Ahora bien, en la práctica, a quien entregaron el mando de las naves fue a Lisandro, cuando habían pasado ya veinticinco años de guerra^. En ese año, Ciro mató a Autobesaces y Mitreo, que eran hijos de la hermana de Darío, hija de Jerjes, el padre de Darío, porque, al encontrarse con él, no metieron las manos a través de la manga, algo que se hace solamente ante el rey. La manga tipo kóre es mayor que la cheiris,
' Término que también podría traducirse como «secretario» (Hatzfeld). ^ Frase que se considera interpolada con el fin de adaptarse al sistema cronológico de Tucídides, De hecho, contiene imprecisiones (cf. Hatzfeld, I, p. 154).

y n o se p u e d e hacer n a d a con la m a n o m e t i d a e n ella. F u e r o n H i e r á m e n e s y su m u j e r q u i e n e s hicieron v e r a D a río las terribles consecuencias d e q u e pasara p o r alto tam a ñ a m a n i f e s t a c i ó n d e s o b e r b i a , p o r lo q u e , c o m o si se sintiera e n f e r m o , m a n d ó m e n s a j e r o s a buscarlo Al a ñ o siguiente, en el e f o r a d o d e A r q u i t a s y en el a r c o n t a d o d e Alexias en A t e n a s , L i s a n d r o , al llegar a E f e so, hizo venir a E t e ó n i c o d e s d e Q u í o s con las naves, reu n i ó todas las d e m á s d e s d e d o n d e e s t u v i e r a n , las a p a r e j ó y c o n s t r u y ó o t r a s e n A n t a n d r o . L u e g o f u e a p e d i r l e diñ e r o a C i r o , q u e le c o n t e s t ó q u e ya estaba g a s t a d o lo q u e había recibido del rey, e incluso m á s , y l e m o s t r ó c u á n t o le c o r r e s p o n d í a a cada u n o d e los n a r v a c o s , p e r o a u n así se lo dio. D e s p u é s d e recibir el d i n e r o , L i s a n d r o n o m b r ó trierarcos para las trieres y d i o a l o s m a r i n e r o s la paga q u e les d e b í a . Los estrategos d e los atenienses, p o r su p a r t e , t a m b i é n hacían los p r e p a r a t i v o s para la flot a ^ en S a m o s .

10 405

11

12

C i r o , en m e d i o d e estas circunstancias, m a n d ó llamar a 13 L i s a n d r o , ya q u e le había llegado u n m e n s a j e r o d e p a r t e d e su p a d r e para decirle q u e viniera p o r q u e h a b í a caído e n f e r m o m i e n t r a s se e n c o n t r a b a e n t r e los t a m n e r i o s d e M e d i a , cerca d e los cadusios, c o n t r a los q u e h a b í a h e c h o u n a expedición con m o t i v o d e u n l e v a n t a m i e n t o . Al llegar 14 L i s a n d r o , n o lo d e j ó e n t r a r en c o m b a t e naval c o n las atenienses m i e n t r a s n o c o n t a r a con m u c h a s más naves: q u e él y el rey tenían m u c h o d i n e r o , d e m o d o q u e en e s t e aspecto podía e q u i p a r l a s en a b u n d a n c i a . Le h i z o u n a exhibición ^ d e t o d o s los t r i b u t o s d e las ciudades q u e le e r a n p r o p i o s y le d i o el d i n e r o q u e le s o b r a b a . T r a s r e c o r d a r l e ^ Muchos editores (Hatzfeld) consideran una posible interpolación los párrafos 8 y 9, mientras que otros (Marchant) sólo lo piensan de la explicación sobre la hermana de Darío. ^ La traducción responde a la conjetura textual de Marchant. Otros prescinden de la preposición: «preparaban la flota». Hatzfeld supone un numeral: «preparaban χ número de naves para completar la flota», s Para otros (Brownson): «le asignó».

56

Helénicas. Libro 11,1,14

Helénicas. Libro 11,1,21

57 405 22

405 su g r a d o d e amistad con la ciudad d e los lacedemonios y con L i s a n d r o en p a r t i c u l a r , se m a r c h ó a ver a su p a d r e . 15 L i s a n d r o , una vez q u e C i r o lo d e j ó t o d o en sus m a n o s y acudió a la llamada d e su p a d r e e n f e r m o , d i s t r i b u y ó la paga e n t r e los soldados y se dirigió al golfo C e r á m i c o d e Caria. A t a c ó u n a ciudad aliada d e los atenienses d e n o m b r e Cedreas y, en el s e g u n d o i n t e n t o la t o m ó p o r la f u e r z a y la esclavizó. Sus h a b i t a n t e s e r a n m e d i o b á r b a r o s . 16 D e allí p a r t i ó hacia R o d a s . Los atenienses se a p o y a b a n en Samos para arrasar la t i e r r a del rey y dirigían sus naves c o n t r a Q u í o s y E f e s o al t i e m p o q u e se p r e p a r a b a n para la batalla naval. C o m o estrategos, j u n t o a los exis17 t e n t e s , eligieron a M e n a n d r o , T i d e o y Cefisódoto. Lisand r o d e s d e R o d a s navegaba cerca d e J o n i a hacia el Helesp o n t o , en dirección al lugar d e salida d e los barcos, p e r o t a m b i é n con la intención d e ir c o n t r a las c i u d a d e s q u e se les h a b í a n sublevado. L o s atenienses, p o r su p a r t e , avanzaban d e s d e Q u í o s ' p o r alta m a r , p u e s Asia les era 18 h o s t i l . L i s a n d r o , d e s d e A b i d o , m a r c h ó c o s t e a n d o hacia L á m p s a c o , q u e era aliada d e los atenienses. L o s abidenos, e n t r e o t r o s , le servían d e a p o y o p o r tierra, b a j o la con19 d u c c i ó n del lacedemonio T ó r a x . A t a c a r o n la c i u d a d , la tom a r o n p o r la f u e r z a y los soldados la s a q u e a r o n , p u e s era rica y estaba bien p r o v i s t a d e v i n o , trigo y las d e m á s vituallas. L i s a n d r o d e j ó salir a t o d a s las p e r s o n a s libres. 20 Los atenienses, q u e n a v e g a b a n d e t r á s d e sus pasos, atracaron en E l e u n t e del Q u e r s o n e s o con c i e n t o o c h e n t a naves. M i e n t r a s e s t a b a n aUí, e n el m o m e n t o del almuerzo, les llegaron noticias d e lo o c u r r i d o en L á m p s a c o , y al 21 p u n t o se dirigieron a Sesto, d e s d e d o n d e , i n m e d i a t a m e n t e d e s p u é s d e h a b e r t o m a d o provisiones, n a v e g a r o n hasta Egospótamos, enfrente de Lámpsaco. * Para otros (Hatzfeld): «en el segundo día», de acuerdo con una corrección textual promovida por Dindorf y Zurborg. Es corrección de Weiske aceptada por Marchant y Brownson. Hatzfeld, en cambio, prefiere conservar la lectura de los códices: «en dirección a Quíos», y explica que los atenienses se dirigen al norte y dejan de lado Qufos porque no quieren combatir en el estrecho situado entre esta isla y la costa de Asia.

E n este lugar el H e l e s p o n t o tenía u n a a n c h u r a d e aprox i m a d a m e n t e q u i n c e estadios. Allí m i s m o c e n a r o n . Lisand r o , a la n o c h e siguiente, a n t e s del alba, señaló q u e subieran a las naves d e s p u é s d e h a b e r d e s a y u n a d o y, u n a vez q u e p r e p a r ó t o d o p a r a la batalla y d i s p u s o las def e n s a s * , d i j o q u e n i n g u n a se m o v i e r a d e la f o r m a c i ó n n i zarpara. L o s atenienses, al salir el sol, se alinearon enf r e n t e , en el p u e r t o , d i s p u e s t o s para la batalla. C u a n d o ya había t r a n s c u r r i d o b u e n a p a r t e del día sin q u e saliera Lisandro, retornaron de nuevo a Egospótamos. Entonces L i s a n d r o o r d e n ó q u e las naves m á s rápidas siguieran a los atenienses, p a r a q u e , u n a vez q u e h u b i e r a n desemb a r c a d o , o b s e r v a r a n lo q u e hacían y regresaran a contárselo. P o r su p a r t e , n o d e s a l o j ó las naves a n t e s d e q u e h u b i e r o n v u e l t o . E s t o lo h i z o c u a t r o días, y m i e n t r a s t a n t o los atenienses seguían saliendo a alta m a r . A l o b s e r v a r Alcibíades d e s d e su f o r t a l e z a q u e los atenienses anclaban en la orilla, sin tener cerca n i n g u n a c i u d a d , e i b a n a buscar las provisiones a Sesto, a q u i n c e e s t a d i o s ' d e las naves, m i e n t r a s los e n e m i g o s e s t a b a n en u n p u e r t o y tenían d e t o d o en u n a c i u d a d cercana, a d v i r t i ó q u e el lugar en q u e anclaban n o era b u e n o y les aconsejó trasladarse a Sesto, j u n t o a u n p u e r t o y j u n t o a u n a ciudad. « E s t a n d o allí», d i j o , « c o m b a t i r é i s c u a n d o q u e r á i s » . P e r o los estrategos, p r i n c i p a l m e n t e T i d e o y M e n a n d r o , le o r d e n a r o n q u e se m a r c h a r a , p u e s ellos e r a n a h o r a los estrategos, n o él. Y se m a r c h ó . P o r su p a r t e , L i s a n d r o , c u a n d o ya era el q u i n t o día en q u e los a t e n i e n s e s venían hacia él, d i j o a los q u e había d a d o el e n c a r g o d e seguirlos q u e , c u a n d o vieran q u e h a b í a n d e s e m b a r c a d o y e s t a b a n dispersos p o r el Q u e r s o n e s o , lo q u e hacían m u c h o más cada día, p u e s tenían q u e c o m p r a r lejos los a l i m e n t o s y despreciaban a L i s a n d r o p o r q u e n o les hacía f r e n t e , volvieran inmedia' Término diferente, pero seguramente sinónimo del que indicaba el aparejo citado en I, 6, 19 (L. Cassen, p. 251, η. 99). ' Hatzfeld considera la cifra inaceptable por razones geográficas (la distancia es bastante mayor) y para poder justificar las preocupaciones de Alcibíades.

23

24

25

26

27

58

Helénicas. Libro Π,1,27

Helénicas. Libro 11,1,32

59

405 l a m e n t e j u n t o a él y l e v a n t a r a n u n e s c u d o e n m e d i o d e la t r a v e s í a . Ellos hicieron e s t o c o m o s e les había orde28 n a d o . L i s a n d r o al p u n t o indicó q u e n a v e g a r a n lo m á s r á p i d a m e n t e posible, m i e n t r a s t a m b i é n l e a c o m p a ñ a b a Tórax con la i n f a n t e r í a . C o n ó n , al ver e l m o v i m i e n t o d e a t a q u e , d i o la señal a las naves d e q u e a c u d i e r a n con t o d a energía. P e r o los h o m b r e s e s t a b a n d i s p e r s o s , y u n a s naves t e n í a n d o s bancos d e r e m e r o s , o t r a s u n o y o t r a s est a b a n t o t a l m e n t e vacías. La d e C o n ó n y siete m á s q u e e s t a b a n c o m p l e t a s cerca d e él, a d e m á s d e la Páralo, part i e r o n j u n t a s , p e r o L i s a n d r o se a p o d e r ó d e t o d a s las dem á s j u n t o a tierra y en tierra t a m b i é n r e c o g i ó a la mayoría d e los h o m b r e s , a u n q u e o t r o s se r e f u g i a r o n e n las pequeñ a s fortiíícaciones. 29 C o n ó n , q u e había e s c a p a d o con las n u e v e naves, cuand o se e n t e r ó d e q u e t o d o e s t a b a p e r d i d o p a r a los atenienses, se d e t u v o e n A b a r n i s , el p r o m o n t o r i o d e L á m p s a c o , d o n d e t o m ó las g r a n d e s velas d e las n a v e s d e L i s a n d r o , y m a r c h ó con o c h o n a v e s a r e u n i r s e c o n E v á g o r a s , a Chip r e , m i e n t r a s la Páralo iba a A t e n a s a a n u n c i a r lo suce30 d i d o . L i s a n d r o envió las naves, los p r i s i o n e r o s y t o d o lo d e m á s a L á m p s a c o , p e r o se q u e d ó con Filocles, A d i m a n t o y o t r o s e s t r a t e g o s . E l día e n q u e o b t u v o e s t e é x i t o e n v i ó a L a c e d e m o n i a , a a n u n c i a r lo s u c e d i d o , a T e o p o m p o , el 31 p i r a t a milesio, q u e llegó al tercer día. D e s p u é s d e esto, L i s a n d r o r e u n i ó a los aliados y les d i j o q u e t o m a r a n u n a decisión c o n r e s p e c t o a los prisioneros. E n t o n c e s se hicier o n m u c h a s acusaciones c o n t r a los a t e n i e n s e s , p o r las ilegalidades q u e h a b í a n c o m e t i d o , p o r q u e h a b í a n d e c i d i d o p o r v o t a c i ó n , si salían v e n c e d o r e s en la batalla naval, cortar la m a n o d e r e c h a d e t o d o s los q u e cogieran vivos, y p o r q u e u n a vez q u e c a p t u r a r o n d o s t r i e r e s , u n a corintia y o t r a a n d r i a , h a b í a n a r r o j a d o d e s d e ellas a t o d o s sus h o m b r e s . Filocles era el e s t r a t e g o d e los atenienses q u e 32 los había e x t e r m i n a d o . Se d i j e r o n t a m b i é n o t r a s m u c h a s cosas y d e c i d i e r o n m a t a r a t o d o s los p r i s i o n e r o s q u e f u e r a n atenienses, e x c e p t o A d i m a n t o , p o r q u e era el ú n i c o q u e h a b í a atacado en la asamblea el d e c r e t o acerca d e la

amputación de las manos. Sin embargo, fue acusado por algunos de haber entregado las naves. Lisandro, después de preguntarle antes que nada a Filocles, el que había arrojado a los andrios y corintios de qué castigo se creía merecedor por haber sido el· primero en actuar contra las normas en el trato con griegos, lo degolló. Cuando lo de Lámpsaco quedó arreglado, navegó hacia 2,1 Bizancio y Calcedonia, que lo acogieron después de haber dejado salir mediante pactos a los atenienses de la guarnición. Los que habían entregado Bizancio a Alcibíades, en aquel momento huyeron al Ponto y luego a Atenas, donde se convirtieron en atenienses. Lisandro, a los atenienses de la guariúción, y a cualquier ateniente que veía, los enviaba de regreso a Atenas, y les daba garantías de seguridad sólo si navegaban hasta allí, pero no si iban a otro sitio, pues sabía que, cuantos más se reunieran en la ciudad y el Pireo, más rápidamente notarían la falta de provisiones. Después de dejar como harmosta en Bizancio y Calcedonia al laconio Éstenelao, regresó a Lámpsaco a restaurar las naves. En Atenas, en cuanto llegó la Páralo, de noche, se empezó a hablar del suceso, y un grito de lamento pasó desde el Pireo a lo largo de los grandes muros hasta la ciudad, pues todos se lo anunciaban unos a otros. Aquella noche nadie durmió, no sólo a causa del dolor por los que habían perecido, sino mucho más todavía por lo que les pudiera pasar a ellos, pues consideraban que iban a sufrir lo mismo que habían hecho a los melios, colonos de los lacedemonios, cuando los vencieron por asedio, y a los histieos, escioneos, toroneos, eginetas y muchos otros de los griegos ". Al día siguiente celebraron una asamblea, en la que decidieron cerrar los puertos excepto uno, acondicionar la muralla, poner vigilantes y preparar la ciudad con todo lo necesario para un asedio. Estas eran sus preocupaciones.
Muchos editores consideran esta explicación interpolada. " Habitantes de las ciudades que habían recibido un trato «tiránico» por parte del imperio ateniense, especialmente a lo largo de la guerra del Peloponeso.

58
405 5

Helénicas. Libro Π,1,27 E n t r e t a n t o , L i s a n d r o , d e s d e el H e l e s p o n t o , con dos-

Helénicas. Libro 11,1,32

59
405 12 13

6

7

8 9

c i e n t a s n a v e s , llegó a Lesbos, d o n d e se hizo cargo d e las c i u d a d e s , e n t r e ellas d e M i t i l e n e . A los e m p l a z a m i e n t o s d e T r a c i a e n v i ó , con diez trieres, a E t e ó n i c o , q u e transf o r m ó t o d a la situación e n i n t e r é s d e los l a c e d e m o n i o s . E n seguida t o d a Grecia se había s e p a r a d o d e los aten i e n s e s d e s p u é s d e la batalla naval, e x c e p t o los samios, q u e , tras h a b e r encarcelado a los nobles, c o n t r o l a b a n la ciud a d . L i s a n d r o , a c o n t i n u a c i ó n , e n v i ó a Agis, q u e e s t a b a e n D e c e l i a , y a L a c e d e m o n i a el a n u n c i o d e q u e se acercaba c o n d o s c i e n t a s n a v e s . Los l a c e d e m o n i o s , así c o m o los pel o p o n e s i o s a excepción d e los argivos, salieron e n m a s a a la o r d e n d e P a u s a n i a s , el o t r o rey d e los l a c e d e m o n i o s . C u a n d o se r e u n i e r o n t o d o s , los p u s o e n dirección a la c i u d a d y a c a m p ó e n [el g i m n a s i o l l a m a d o ] la A c a d e m i a . L i s a n d r o , al llegar a E g i n a , d e v o l v i ó la ciudad a los egin e t a s , d e s p u é s d e h a b e r r e u n i d o el m a y o r n ú m e r o q u e p u d o , y lo m i s m o hizo con los melios y t o d o s los d e m á s q u e se h a b í a n visto p r i v a d o s d e la suya p r o p i a . D e s p u é s d e d e v a s t a r Salamina, ancló j u n t o al P i r e o con c i e n t o cinc u e n t a naves, d e m o d o q u e i m p e d í a la e n t r a d a d e los barcos. Los a t e n i e n s e s , sitiados p o r tierra y p o r m a r , n o sabían q u é h a c e r , p u e s ni tenían naves, ni aliados, ni a l i m e n t o s . C o n s i d e r a b a n q u e n o había n i n g u n a solución m á s q u e " s u f r i r lo m i s m o q u e h a b í a n h e c h o , n o p o r vengarse, sino q u e se h a b í a n l i m i t a d o a p e r j u d i c a r , p o r p u r a s o b e r b i a , a los h a b i t a n t e s d e ciudades p e q u e ñ a s , y n o p o r n i n g u n a

c o n d i c i o n e s , fijar los c o m p r o m i s o s . P e r o les d i j o q u e f u e r a n a L a c e d e m o n i a , p u e s él e n e s t o n o tenía s o b e r a n í a . C u a n d o los e m b a j a d o r e s se lo c o m u n i c a r o n a los atenienses, los e n v i a r o n a L a c e d e m o n i a . U n a vez q u e e s t u v i e r o n e n Selasia, cerca d e Laconia, y se e n t e r a r o n los é f o r o s d e lo q u e decían, q u e e r a lo m i s m o q u e h a b í a n d i c h o a Agis, les o r d e n a r o n q u e se m a r c h a r a n d e allí y, si q u e r í a n la paz, v i n i e r a n d e s p u é s d e h a b e r p e n s a d o algo m e j o r . C u a n d o los e m b a j a d o r e s llegaron a casa y se lo anunciar o n a la c i u d a d , cayeron t o d o s e n la d e s e s p e r a c i ó n , p u e s p e n s a b a n q u e iban a ser c o n v e r t i d o s en esclavos y, d e momento, hasta q u e enviaran a otros embajadores, muc h o s m o r i r í a n de h a m b r e . A c e r c a del d e s m a n t e l a m i e n t o d e las m u r a l l a s nadie q u e r í a d a r su o p i n i ó n , p u e s A r q u é s t r a t o , p o r h a b e r d i c h o e n el C o n s e j o q u e era m e j o r hacer la paz con los lacedemonios con las condiciones q u e reclam a b a n , h a b í a sido encarcelado. L o q u e r e c l a m a b a n era q u e se d e s m a n t e l a r a n h a s t a diez e s t a d i o s d e cada u n o d e los d o s m u r o s largos. H u b o a d e m á s u n d e c r e t o según el cual n o se p o d í a n h a c e r p r o p u e s t a s s o b r e e s t o . Así las cosas, T e r á m e n e s d i j o e n la a s a m b l e a q u e , si q u e r í a n enviarlo a v e r a L i s a n d r o , volvería ya e n t e r a d o d e si la persistencia d e los l a c e d e m o n i o s acerca d e los m u r o s se d e b í a a q u e q u e r í a n esclavizar la ciudad o era sólo u n a f o r m a d e g a r a n t í a . P e r o , c u a n d o f u e e n v i a d o , p a s ó j u n t o a L i s a n d r o m á s d e tres meses, e n e s p e r a d e la ocasión en q u e los a t e n i e n s e s , p o r h a b e r t e r m i n a d o las p r o v i s i o n e s , e s t a r í a n d e a c u e r d o c o n t o d o lo q u e se d i j e r a . Al c u a r t o m e s , a su regreso, i n f o r m ó e n la asamblea d e q u e L i s a n d r o lo había r e t e n i d o hasta ese m o m e n t o y e n t o n c e s le h a b í a d i c h o q u e f u e r a a L a c e d e m o n i a , p u e s q u i e n tenía a u t o r i d a d p a r a c o n t e s t a r a lo q u e preg u n t a b a n o era él sino los é f o r o s . D e s p u é s f u e elegido e m b a j a d o r p l e n i p o t e n c i a r i o a n t e L a c e d e m o n i a en u n a legación c o m p u e s t a p o r diez m i e m b r o s . E n t r e t a n t o Lisand r o , j u n t o con u n a e m b a j a d a d e l a c e d e m o n i o s , e n v i ó a A r i s t ó t e l e s , q u e e r a exiliado a t e n i e n s e , a explicar a los é f o r o s q u e su c o n t e s t a c i ó n a T e r á m e n e s había s i d o q u e la s o b e r a n í a s o b r e la p a z y la g u e r r a la tenían ellos. Terá-

14

15

16

10

11 o t r a causa m á s q u e con m o t i v o d e las alianzas. P o r eso resistían, tras c o n c e d e r los d e r e c h o s a q u i e n e s e s t a b a n priv a d o s d e ellos, p e r o , a u n q u e m o r í a n m u c h o s en la c i u d a d p o r h a m b r e , n o e n t r a b a n e n conversaciones acerca d e la reconciliación. C u a n d o ya el a l i m e n t o se les h a b í a a c a b a d o d e f i n i t i v a m e n t e , enviaron e m b a j a d o r e s a Agis p a r a expon e r l e su d e s e o d e hacerse aliados d e los l a c e d e m o n i o s con tal d e c o n s e r v a r las murallas y el P i r e o y, s o b r e estas Texto difícil, con varias conjeturas posibles, que diíieren en lo que toca al estilo, pero que no alteran el sentido de fondo.

17

18

19

58

Helénicas. Libro Π,1,27

Helénicas. Libro 11,1,32

59

405 m e n e s y los d e m á s e m b a j a d o r e s , c u a n d o e s t a b a n en Selasia, al p r e g u n t a r l e s c o n q u é p r o p u e s t a v e n í a n , d i j e r o n q u e t e n í a n p l e n o s p o d e r e s p a r a t r a t a r d e la paz, y e n t o n c e s los é f o r o s los m a n d a r o n llamar. C u a n d o llegaron, se celeb r ó u n a a s a m b l e a , e n q u e corintios y t e b a n o s principalm e n t e , p e r o t a m b i é n m u c h o s d e los d e m á s griegos, prop o n í a n a n i q u i l a r a los atenienses y n o hacer p a c t o s c o n 20 ellos. L o s l a c e d e m o n i o s , e n c a m b i o , d i j e r o n q u e n o somet e r í a n a esclavitud a u n a c i u d a d griega q u e h a b í a a c t u a d o m u y p o s i t i v a m e n t e en los m o m e n t o s d e m a y o r peligro q u e h a b í a t e n i d o G r e c i a , sino q u e i b a n a hacer la paz a condición d e q u e , tras d e s m a n t e l a r los g r a n d e s m u r o s y el P i r e o , a d e m á s d e e n t r e g a r todas las naves e x c e p t o doce y acoger a los exiliados, c o m p a r t i e r a n los m i s m o s amigos y enemigos q u e los lacedemonios y los siguieran p o r tierra y p o r m a r a d o n d e los c o n d u j e r a n . 21 T e r á m e n e s y los e m b a j a d o r e s q u e i b a n con él lo comunicaron a A t e n a s . A l e n t r a r , u n a g r a n m u l t i t u d los rodeaba con el t e m o r d e q u e vinieran con las m a n o s vacías, p u e s ya n o era posible a g u a n t a r a causa d e l n ú m e r o d e 22 los q u e perecían p o r el h a m b r e . A l día siguiente, los emb a j a d o r e s explicaron s o b r e q u é condiciones e s t a b a n disp u e s t o s a hacer la paz los lacedemonios. E n n o m b r e d e ellos h a b l ó T e r á m e n e s y d i j o q u e había q u e ceder a los lacedemorúos y d e s m a n t e l a r los m u r o s . A l g u n o s se opusieron, p e r o f u e r o n m u c h o s m á s los q u e e s t u v i e r o n d e 23 a c u e r d o , p o r l o q u e decidieron aceptar la paz. D e s p u é s d e eso, L i s a n d r o llegó al P i r e o , r e g r e s a r o n los exiliados y se p u s i e r o n a d e s t r u i r las murallas al r i t m o d e los flautistas c o n m u c h o e n t u s i a s m o , p u e s c o n s i d e r a b a n q u e aquel día era el c o m i e n z o d e la l i b e r t a d para G r e c i a . 24 Y t e r m i n ó el a ñ o e n q u e , a m e d i a d o s , se c o n v i r t i ó e n t i r a n o Dionisio d e Siracusa, h i j o d e H e r m ó c r a t e s , d e s p u é s d e q u e , en u n a batalla, los cartagineses h a b í a n sido vencidos p o r los siracusanos, p e r o , gracias a la escasez d e alimentos, h a b í a n t o m a d o A c r a g a n t e , u n a vez q u e los siciliotas h u b i e r o n a b a n d o n a d o la c i u d a d Este párrafo se considera interpolado.

A l a ñ o siguiente [ f u e el d e la O l i m p i a d a e n q u e g a n ó 404 el e s t a d i o Crocinas d e Tesalia, f u e é f o r o en E s p a r t a E n d i o 3,1 y a r c o n t e e n A t e n a s P i t o d o r o , al q u e los atenienses n o m e n c i o n a n p o r q u e f u e elegido d u r a n t e la oligarquía, sino q u e lo llaman a ñ o d e a n a r q u í a , y así nació la oligarquía:)] el p u e b l o decidió elegir t r e i n t a h o m b r e s q u e 2 recopilaran las leyes p a t r i a s para regirse p o r ellas. Fuer o n elegidos los siguientes: Polícares, Critias, M e l o b i o , H i p ó l o c o , Euclides, H i e r ó n , M n e s í l o c o , C r e m ó n , Terám e n e s , Aresias, Diocles, F e d r i a s , Q u e r e l e o , Anecio, P i s ó n , Sófocles, E r a s t ó s t e n e s , Caricles, O n o m a d e s , T e o g n i s , E s quines, T e ó g e n e s , C l e m e d e s , E r a s í s t r a t o , F i d ó n , D r a c ó n tides, E u m a t e s , Aristóteles, H i p ó m a c o y M n e s i t i d e s . H e c h o e s t o , L i s a n d r o z a r p ó para S a m o s y Agis, des- 3 p u é s d e r e t i r a r d e Decelia el ejército d e i n f a n t e r í a , disolvió las u n i d a d e s c o r r e s p o n d i e n t e s a c a d a d u d a d . E n esta ocasión, en t o r n o al eclipse d e sol Licofrón 4 d e Feras, q u e p r e t e n d í a m a n d a r s o b r e t o d a Tesalia, a los tesalios q u e se le o p o n í a n , los lariseos y o t r o s , los v e n d ó en u n a batalla y m a t ó a g r a n n ú m e r o d e ellos. P o r la m i s m a época, el t i r a n o D i o n i s i o d e Siracusa, de- 5 r r o t a d o en una batalla p o r los cartagineses, p e r d i ó G e l a y C a m a r i n a . P o c o d e s p u é s , los l e o n t i n o s , q u e e s t a b a n integrados e n la c o m u n i d a d d e los siracusanos, se s e p a r a r o n d e Dionisio y d e los siracusanos p a r a v o l v e r a su p r o p i a " El cambio corresponde, en realidad, al año ático. Los acontecimientos recientemente mencionados corresponden a abril de 404. De todos modos, se suceden de tal modo que la cronología permanece oscura. Para Hatzfeld, desde II, 2, 18, estaríamos en este año. '5 Probóle interpolación. Término equivalente al de patrios politeia o constitución ancestral (cf. Finley, ...). Desde que el sistema democrático comenzó a mostrar síntomas de crisis, la oligarquía utilizó como proB^ma político la vuelta a las leyes tradicionales, «patrias», o de los padres y antepasados, a los que en algunos casos se considera el exponente de la «verdadera democracia», frente a los «radicalismos» de la guerra del Peloponeso. Solón y Oístenes se convierten en bandera de una reacción objetivamente antidemocrática. " 3 de septiembre de 404.

64

Helénicas. Libro Π,3,5

Helénicas. Libro 11,3,11

65 404

404 c i u d a d . A l i n s t a n t e , los caballeros siracusanos f u e r o n expulsados por Dionisio a Catania. 6 L o s samios, q u e se e n c o n t r a b a n t o t a l m e n t e r o d e a d o s p o r las f u e r z a s d e L i s a n d r o , e n el m o m e n t o e n q u e éste ya e s t a b a d i s p u e s t o a h a c e r el asalto, p o r q u e al p r i n c i p i o ellos n o q u e r í a n llegar a u n a c u e r d o , p a c t a r o n p o r fin q u e cada u n o d e los libres p o d r í a salir c o n u n h i m a c i o 7 p e r o q u e e n t r e g a r í a t o d o lo d e m á s . Y así salieron. Lisand r o , d e s p u é s d e e n t r e g a r la ciudad con t o d o l o q u e h a b í a d e n t r o a los a n t i g u o s c i u d a d a n o s y d e h a b e r e n c a r g a d o d e la vigilancia a diez m a g i s t r a d o s , d e j ó ir la flota d e los 8 aliados a sus c i u d a d e s y, con las naves laconias, m a r c h ó a L a c e d e m o n i a , l l e v a n d o consigo los e s p o l o n e s d e las naves c a p t u r a d a s , las t r i e r e s del P i r e o salvo d o c e , c o r o n a s q u e h a b í a recibido d e las c i u d a d e s c o m o regalo a t í t u l o particular, cuatrocientos setenta talentos de plata, sobrantes d e los t r i b u t o s q u e C i r o le h a b í a a d j u d i c a d o p a r a la 9 g u e r r a y t o d o lo d e m á s q u e en ella h u b i e r a o b t e n i d o . E n su t o t a l i d a d lo e n t r e g ó a los l a c e d e m o n i o s al t e r m i n a r el v e r a n o " [ e n q u e se c u m p l i e r o n v e i n t i o c h o a ñ o s y seis m e s e s d e g u e r r a , d u r a n t e los cuales los é f o r o s q u e constan f u e r o n los siguientes: p r i m e r o E n e s i a s , b a j o el q u e e m p e z ó la g u e r r a al d e c i m o q u i n t o a ñ o d e la p a z d e t r e i n t a a ñ o s q u e se firmó d e s p u é s d e la t o m a d e E u b e a , y d e s p u é s 10 d e él los siguientes: Brasidas, I s a n o r , S o s t r á t i d a s , E x a r c o , A g e s í s t r a t o , A u g é n i d a s , O n o m a d e s , Z e u x i p o , P i t i a s , Plístolas, C l i n ó m a c o , I l a r c o , L e o n t e , Q u é r i as, P a t e s i a d a s , C l e ó s t e n e s , Licario, E p é r a t o , O n o m a n c i o , A l e x í p i d a s , Misgolaidas, Isias, A r a c o , E v a r q u i p o , P a n t a c l e s , P i t i a s , A r q u i t a s y E n d i o , b a j o el q u e L i s a n d r o volvió a casa d e s p u é s d e h a b e r h e c h o lo q u e se h a c o n t a d o ] 11 L o s T r e i n t a f u e r o n elegidos tan p r o n t o c o m o se desm a n t e l a r o n los m u r o s largos y los del P i r e o . D e s i g n a d o s Especie de capa de forma rectangular, de múltiples usos, sin distinción de sexo. " Para a l a n o s autores, vg. Hatzfeld, aquí terminaría la primera parte de las Helénicas. ® Casi todos los editores están de acuerdo en considerar interpolado este texto.

con el objeto de redactar leyes por las que se gobernarían, siempre estaban a punto de redactarlas y publicarlas, pero entre tanto organizaron el consejo y las magistraturas según su parecer. Luego, antes que nada, a todos los que, según sus conocimientos, durante la democracia habían vivido de la delación y habían resultado opresivos para los nobles, los apresaban y los conducían a la muerte. El Consejo los condenaba con gusto, lo mismo que todos los demás, cuantos eran conscientes de que, por no ser tales, no iban a ser importunados. Pero cuando empezaron a pensar de qué manera les sería posible manejar la ciudad como querían, a partir de aquí, en primer lugar, a través de una embajada a Lacedemonia formada por Esquines y Aristóteles, convencieron a Lisandro para que hiciera venir en su apoyo una guarnición, en tanto se hubieran desembarazado de los miserables y pudieran instaurar la constitución. Ellos se encargarían de su manutención. Persuadido, hizo que se enviara en su apoyo una guarnición y a Calibio como harmosta. Una vez que la hubieron recibido, atendían a Calibio con sumo cuidado para que aprobara todo lo que hacían y, con la ayuda de los miembros de la guarnición, como ponía en sus manos a todos los que querían, se dedicaban a apresar, ya no a los miserables e indignos, sino también a los que, según su opinión, iban a soportar peor que los dejaran marginados y que, si intentaban oponerse, podían contar con muchísimas personas que estarían de acuerdo con ellos. En el primer momento, Critias coincidía con Terámenes y era amigo suyo, pero desde el punto en que se mostró inclinado a matar a muchos por el mero hecho de haber sido desterrado por el pueblo, Terámenes se opuso y decía que no era lógico condenar a muerte a todo el que hubiera recibido honores del pueblo, aunque no hubiera hecho ningún daño a los nobles, «puesto que tú y yo», dijo, «hemos dicho y hecho muchas cosas con el solo objeto de complacer a la ciudad». El (pues todavía se llevaba bien con Terámenes) argumentó en contra suya que no era posible para los que quieren medrar no quitarse de en medio a los que son más capaces de impedír-

12

13

14

15

16

33

Helénicas. libro 111,4,17

Helénicas. Libro 111,4,22

113 404

404 selo. « P e r o si, puesto q u e somos treinta y n o u n o solo, piensas que no es necesario salvaguardar este gobierno 17 como si se tratara de una tiranía, eres un ingenuo.» Ahora bien, dado que, al morir muchos e injustamente, estaba claro q u e también eran muchos los que se reunían y se preguntaban con asombro cuál iba a ser la constitución, a su vez dijo Terámenes q u e , si n o se captaban suficientes colaboradores para el gobierno, sería imposible que la oli18 garquía durase. Después de esto, en efecto, Critias y los otros treinta llegaron a asustarse, y n o menos por Terámenes, no fuera a ser que se coordinaran en torno a él los ciudadanos, por lo que seleccionaron a tres mil para 19 que tomaran parte en el gobierno. P e r o de n u e v o Terámenes ante esto dijo que, p o r lo menos a él, le parecía absurdo en primer lugar que, si querían convertir en colaboradores suyos a los mejores d e los ciudadanos, los buenos fueran tres mil, c o m o si este n ú m e r o tuviera alguna fuerza especial y n o f u e r a posible que al margen d e ellos los hubiera virtuosos ni, d e n t r o de éstos, miserables. «Además», dijo, «yo veo q u e nosotros dos hacemos las cosas más opuestas, desde el m o m e n t o en que, además de violento, hacemos el gobierno más débil que los gobernados». 20 E s t o dijo. Ellos, después de pasar revista a los tres mil en el ágora y a los d e f u e r a del catálogo en lugares distintos, y de ordenar luego deponer las armas, en el m o m e n t o en que aquéllos se habían marchado, tras enviar a buscar a los miembros d e la guarnición y a los ciudadanos que estaban d e acuerdo con ellos, recogieron las armas de todos excepto d e los tres mil, las reunieron en 21 la acrópolis y las depositaron en el templo. H e c h o esto, con la idea de que ya les era posible realizar lo que quisieran, mataron a muchos p o r odio y a otros muchos por dinero. Decidieron que, para poder pagar la guarnición, cada cual se apoderara de u n o de los metecos, y que ellos 22 lo matarían y confiscarían sus bienes. P e r o él contestó: « N o m e parece bien q u e declaremos ser los mejores y nos comportemos d e m o d o más i n j u s t o que los delatores, pues aquéllos dejaban vivir a quienes quitaban el dinero, p e r o

nosotros, ¿los vamos a m a t a r sin que hayan cometido ningún delito para quitarles el dinero? ¿Cómo n o va a ser esto, desde cualquier p u n t o d e vista, más injusto que aquello?» Al ver que representaba u n obstáculo para hacer lo q u e querían, se confabularon contra él y, privadamente, uno tras otro, se dedicaban a acusarlo ante los diversos consejeros de que trataba d e destruir el régimen. Después de ordenar a unos jóvenes, los q u e les parecían más audaces, que estuvieran presentes con puñales b a j o el sobaco, reunieron el Consejo. Cuando se presentó Terámenes, Critias se levantó y dijo: «Consejeros, si alguno d e vosotros considera q u e están muriendo más de lo que es o p o r t u n o , tenga en cuenta que, en todas partes d o n d e se cambian las constituciones, sucede lo mismo. E s forzoso q u e aquí tengan muchísimos enemigos los q u e la cambiaron en sentido oligárquico, p o r ser la ciudad de mayor población d e Grecia y por haberse criado el pueblo en libertad d u r a n t e muchísimo tiempo. Nosotros, que sabemos que la democracia es u n régimen opresivo para los que somos como nosotros y como vosotros, que sabemos que el pueblo nunca podría llegar a ser amigo de los lacedemonios, nuestros salvadores, y en cambio los mejores siempre podrían seguir fieles a ellos, por esto, con la aquiescencia de los lacedemonios, establecemos esta constitución. Y si nos enteramos de que alguien es contrario a la oligarquía, en cuanto podemos nos desembarazamos de él, pero con m u c h o más motivo nos parece justo que, si alguno de nuestro propio grupo resulta perjudicial para este sistema, reciba también su castigo. Pues bien, ahora nos enteramos de que este Terámenes, en lo que puede, intenta destruirnos a nosotros y a vosotros. Tan es verdad que, si reflexionáis, encontraréis que nadie censura más la situación presente, ni se opone más, que este Terámenes, cada vez q u e queremos desembarazarnos de alguno de los demagogos. E n consecuencia, si pensaba lo mismo desde el principio, es que era hostil, pues, desde luego, n o podría considerárselo precisamente u n miserable. Ahora bien, el primero

23

24

25

26

27

28

34

Helénicas. libro 111,4,17

Helénicas. Libro111,4,22113 a aquéllos. P o r eso, n a t u r a l m e n t e , lo llaman c o t u r n o [ p u e s 404 el c o t u r n o p a r e c e a d a p t a r s e a a m b o s pies y m i r a e n a m b a s 31 direcciones] M i r a , T e r á m e n e s , el h o m b r e d i g n o d e vivir n o p u e d e ser a n i m o s o p a r a e m p u j a r a sus c o m p a ñ e r o s a las acciones, p a r a luego, si se p r e s e n t a u n o b s t á c u l o , echarse atrás i n m e d i a t a m e n t e , sino q u e tiene q u e esforzarse, c o m o e n u n a n a v e , h a s t a q u e se o r i e n t a al v i e n t o f a v o r a b l e . Si n o , ¿ c ó m o iban a Uegar n u n c a a d o n d e tienen q u e llegar si, al e n c o n t r a r s e u n o b s t á c u l o , i n m e d i a t a m e n t e se pusier a n a n a v e g a r e n dirección c o n t r a r i a ? N a t u r a l m e n t e , t o d o s 32 los c a m b i o s d e c o n s t i t u c i o n e s son f u e n t e d e m o r t a n d a d , p e r o t ú , p o r ser m u y c a m b i a n t e , e r e s cómplice d e q u e haya p e r e c i d o m u c h í s i m a g e n t e d e la oligarquía a m a n o s del p u e b l o y m u c h í s i m a g e n t e d e la democracia a m a n o s de los m e j o r e s . E s t e es el q u e , c u a n d o le o r d e n a r o n los e s t r a t e g o s recoger a los atenienses h u n d i d o s e n la batalla n a v a l cerca d e L e s b o s , n o los recogió y, sin e m b a r g o , acusó a los e s t r a t e g o s y los llevó a la m u e r t e p a r a salvarse él m i s m o . T o d o el q u e se p r e o c u p a c o n s t a n t e m e n t e d e 33 o b t e n e r m á s beneficio d e u n a m a n e r a clara, sin a t e n d e r p a r a n a d a ni a la v i r t u d ni a los a m i g o s ® , ¿ c ó m o va a pasar d e s a p e r c i b i d o n u n c a ? , ¿ c ó m o n o va a h a b e r q u e vigilar, si se c o n o c e n sus c a m b i o s , q u e n o n o s haga lo mism o a n o s o t r o s alguna vez? Nosotros, en efecto, lo acusamos, como conspirador y como traidor a nosotros y a vosotros. E n prueba de que o b r a m o s d e m o d o c o n s e c u e n t e , t e n e d e n c u e n t a lo q u e voy a deciros. E n v e r d a d parece ser h e r m o s í s i m a la const i t u c i ó n d e los l a c e d e m o n i o s . Si a l g u n o d e los é f o r o s , e n vez d e o b e d e c e r a la m a y o r í a , se p u s i e r a a d e n o s t a r la a u t o r i d a d y o p o n e r s e a sus acciones, ¿ n o pensáis q u e sería Algunos editores suprimen toda la explicación como incluida posteriormente, para quienes ya no conocían este tipo de calzado. Desde «mira», expresión muy oscura, se considera corrupta más frecuentemente. ^ «Virtud» = Kdón: el conjunto de los valores morales y físicas de los nobles; «philía»: lazos que unen a los miembros de las diferentes familias o grupos solidarios para acciones religiosas, sociales, políticas, etc., definidas como «amistad», bastante equivalente a la amicitia de Cicerón.

404 e n m o s t r a r su lealtad y amistad hacia los l a c e d e m o n i o s , el q u e inició el d e r r o c a m i e n t o del p u e b l o y el q u e m á s os e m p u j ó a c o n d e n a r a los p r i m e r o s s o m e t i d o s a vuest r o juicio, ahora, c u a n d o t a m b i é n vosotros y n o s o t r o s n o s h e m o s m a n i f e s t a d o c l a r a m e n t e c o m o enemigos del p u e b l o , ya n o es p a r t i d a r i o d e lo q u e pasa, p a r a p o d e r enc o n t r a r s e d e n u e v o e n situación segura y q u e n o s o t r o s s e a m o s c o n d e n a d o s p o r lo q u e ya está h e c h o . D e m o d o q u e , n o sólo c o m o e n e m i g o , sino t a m b i é n c o m o t r a i d o r a v o s o t r o s y a n o s o t r o s , le c o r r e s p o n d e ser c o n d e n a d o . C i e r t a m e n t e , es t a n t o m á s terrible la traición q u e la guerra c u a n t o es más difícil d e vigilar lo o s c u r o q u e lo claro, t a n t o m á s hostil c u a n t o , con los enemigos, los h o m b r e s p a c t a n y hacen t r a t a d o s y, en c a m b i o , al q u e d e s c u b r e n q u e los traiciona, con é s t e n u n c a nadie h a c e p a c t o s n i v u e l v e a confiar en él. 30 P a r a q u e sepáis q u e n o hace nada n u e v o , sino q u e p o r n a t u r a l e z a es u n t r a i d o r , os recordaré sus actuaciones. E f e c t i v a m e n t e , h o n r a d o p o r el p u e b l o en u n p r i n c i p i o , e n la línea de su p a d r e H a g n ó n llegó a ser m u y p a r t i d a r i o d e s u s t i t u i r la d e m o c r a c i a p o r los c u a t r o c i e n t o s y entre ellos f u e el más d e s t a c a d o . C u a n d o se e n t e r ó d e q u e se organizaba algo c o n t r a r i o a la oligarquía, d e n u e v o f u e el p r i m e r o en c o n v e r t i r s e en d i r i g e n t e d e l p u e b l o f r e n t e En los manuscritos: nos, aceptado por Hatzfeld. Son opciones textuales que pueden incidir en el sentido de la colaboración entre ambas instituciones, Treinta y Gsnsejo, y de las intenciones de Critias de crear un ambiente de solidaridad entre ellas. ^ Colaborador de la democracia, principalmente en época de Pendes. Más tarde, sobre todo a partir del fracaso de la expedición a Sicilia, se alinea entre los que buscan soluciones «moderadas» para la ciudad, lo que significaba poner límites al imperialismo agresivo apoyado por el demos y los demagogos más radicales. ^ Reducción del Consejo al número previo a la democracia de Clístenes en el año 411. Iba acompañada de la anulación real del poder de la asamblea. Fue un modo de contener la democracia, como consecuencia de los problemas creados a partir del fracasó siciliano, y que se define, según los casos, como democracia moderada o como oligarquía moderada. Colaboraban muchos que, en tiempos menos conflictivos, se alineaban con la democracia representada por figuras como Pericles. 29

34

35

Helénicas.libro111,4,17

Helénicas. Libro 111,4,22

113 404 38

404 considerado digno del mayor castigo por parte de los mismos éforos y fjor la ciudad entera? También vosotros, si sois prudentes, no os preocuparéis de éste, sino de vosotros mismos, porque, si se salva, podría hacer que se crecieran muchos de los que piensan lo contrario que vosotros, pero, si perece, cortaría las esperanzas de todos los de la ciudad y los de fuera.» 35 Tras decir esto se sentó. Entonces Terámenes se levantó y dijo: «Primero recordaré, señores, lo último que dijo contra mí. Afirma que acusé a los estrategos y los llevé a la muerte. Desde luego, no fui yo quien empezó la acusación contra ellos, sino que fueron ellos quienes dijeron que, aunque se me había ordenado por su propia iniciativa, no había recogido a los desafortunados de la batalla de Lesbos. Cuando alegaba que, a causa de la tempestad, ni siquiera era posible navegar, no digo ya recoger a los hombres, a la ciudad le pareció que lo que decía era lógico, mientras que ellos daban la impresión de acusarse a sí mismos, pues, al tiempo que decían que era posible salvarlos, los dejaban perecer y realizaban la tra36 vesía de regreso. Claro que no me sorprende que Critias haya actuado contra la ley^, pues, precisamente, cuando esto sucedía, no estaba presente, sino que, en Tesalia, con Prometeo, preparaba la democracia y armaba a los pe37 nestas" contra sus señores. Ojalá aquí no pasara nada parecido a lo que él pretendía promover allí. Pero hay algo, por lo menos, en lo que sí estoy de acuerdo con él. Si alguien quiere desposeeros del poder y hace fuertes a los que conspiran contra vosotros, es justo que obtenga el mayor castigo. Ahora bien, quién es el que actúa así, yo creo que vosotros estáis en la mejor
^ Traducción según los manuscritos. A partir de una corrección de Wolf, recogida por Brownson y Hatzfeld, estos editores interpretan «no haya comprendido nada» y «está mal informado», respectivamente. " Grupo dependiente comparable, para algunos autores, a los hilotas. La insurrección pudo ser instnimentalizada por ciertos grupos, dentro de las transformaciones que, en Tesalia, dieron lugar a los conflictos del siglo iv y que terminan con la instauración de la tiranía mencionada en libros posteriores.

disposición p a r a decidirlo, sólo con q u e observéis lo q u e ha h e c h o y lo q u e ahora h a c e cada u n o d e n o s o t r o s . E n e f e c t o , hasta el m o m e n t o e n q u e os h u b i s t e i s instalado e n el C o n s e j o , se d e s i g n a r o n las m a g i s t r a t u r a s , y m i e n t r a s llevabais a juicio a los d e l a t o r e s reconocidos, t o d o s estábamos de acuerdo, pero cuando empezaron a apresar a h o m b r e s n o b l e s , d e s d e ese m o m e n t o y o t a m b i é n e m p e c é a e s t a r e n d e s a c u e r d o c o n ellos. P o r e j e m p l o , sabía q u e , al m o r i r L e o n t e d e Salamina q u e era y tenía f a m a d e ser u n h o m b r e d i g n o , y n o h a b í a c o m e t i d o n i n g u n a injusticia, los q u e eran c o m o él se i b a n a asustar y, a s u s t a d o s , se iban a p o n e r e n c o n t r a d e e s t e g o b i e r n o . Sabía q u e , al ser a p r e s a d o N i c é r a t o , el h i j o d e Nicias a u n q u e era rico y n u n c a , ni él ni su p a d r e , h a b í a n t e n i d o u n a actuación d e carácter p o p u l a r , los q u e e r a n c o m o él se c o n v e r t i r í a n en nuestros enemigos. Pero, encima, cuando a nuestras m a n o s pereció A n t i f o n t e , q u e en la g u e r r a había p r o p o r c i o n a d o d o s trieres b u e n a s p a r a la navegación, c o m p r e n d í q u e t a m b i é n los q u e h a b í a n e s t a d o d e d i c a d o s a la c i u d a d se volverían t o d o s suspicaces hacia n o s o t r o s . M e o p u s e t a m b i é n c u a n d o d i j e r o n q u e cada u n o tenía q u e coger a u n m e t e c o , p u e s era e v i d e n t e q u e , si éstos p e r e c í a n , tamb i é n t o d o s los m e t e c o s se c o n v e r t i r í a n en e n e m i g o s del g o b i e r n o . M e o p u s e c u a n d o recogieron las a r m a s d e la m u l t i t u d , p u e s n o creía q u e f u e r a c o n v e n i e n t e d e j a r a la c i u d a d d e b i l i t a d a . N i siquiera veía claro q u e los lacedem o n i o s t u v i e r a n esta p r e t e n s i ó n c u a n d o nos salvaron, d a d o q u e , si é r a m o s pocos, n o p o d í a m o s servirles d e n i n g u n a ayuda y, e n c u a l q u i e r caso, si así lo d e s e a b a n . Ies b a s t a b a con r e d u c i r n o s p o r h a m b r e u n p o c o m á s d e t i e m p o hasta q u e n o q u e d a r a nadie. N i t a m p o c o m e agradaba el q u e se alquilaran guardias, ya q u e era p o s i b l e q u e , e n t r e los m i s m o s c i u d a d a n o s , se n o s s u m a r a n o t r o s t a n t o s justam e n t e m i e n t r a s los g o b e r n a n t e s i n t e n t á b a m o s c o n t r o l a r m á s f á c i l m e n t e a los g o b e r n a d o s . C u a n d o veía q u e m u ^ También mencionado por Platón, Carta VII, como motivo del cambio de actitud de Sócrates ante los treinta. » Lisias (XVIII, 6) lo considera vinculado, por tradición y por él mismo, a la democracia.

39

40

41

42

36

Helénicas. libro 111,4,17

Helénicas. Libro 111,4,22

113

4 0 4 c h o s en la ciudad se h a c í a n enemigos d e este g o b i e r n o , q u e m u c h o s se c o n v e r t í a n e n exiliados, t a m p o c o m e parecía b i e n q u e a d e m á s se exiliaran T r a s i b u l o , A n i t o y Alcibíades, p u e s sabía q u e así se fortalecería la oposición, 43 si a la m u l t i t u d se le s u m a b a n jefes capaces y a los q u e q u e r í a n ser jefes se les p r e s e n t a b a n m u c h o s seguidores. A q u i e n a d v i e r t e esto c o n claridad, ¿hay q u e considerarlo con justicia f a v o r a b l e o t r a i d o r ? L o s q u e i m p i d e n q u e m u c h o s se c o n v i e r t a n e n enemigos, Critias, y los q u e e n s e ñ a n c ó m o o b t e n e r el m a y o r n ú m e r o posible d e aliad o s , n o son p r e c i s a m e n t e é s t o s los q u e f o r t a l e c e n a los e n e m i g o s , sino más b i e n q u i e n e s se a p o d e r a n d e las riquezas ilegalmente y m a t a n sin n i n g u n a justificación, éstos son los q u e multiplican el n ú m e r o d e los c o n t r a r i o s y p o r p u r a ambición traicionan n o sólo a los amigos, sino a sus 44 p r o p i o s intereses. Si a p e s a r d e t o d o n o q u e d a claro q u e digo la v e r d a d , fijaos en lo q u e sigue. ¿Pensáis q u e T r a sibulo, A n i t o y los d e m á s exiliados prefieren q u e aquí pase lo q u e yo d e f i e n d o o l o q u e éstos h a c e n ? A m i manera d e ver, ahora m i s m o p i e n s a n q u e t o d o está lleno d e aliados suyos y, en c a m b i o , si lo mejor d e la ciudad n o s f u e r a f a v o r a b l e , les sería difícil p e n s a r en a p r o x i m a r s e a 45 cualquier lugar del t e r r i t o r i o . P o r o t r o l a d o , con respecto a lo q u e d i j o de q u e yo e s t o y siempre d i s p u e s t o a cambiar, considerad t a m b i é n lo siguiente. F u e el p r o p i o pueb l o el q u e v o t ó la c o n s t i t u c i ó n de los c u a t r o c i e n t o s , cuand o se le enseñó q u e los l a c e d e m o n i o s confiaban en cual46 quier constitución m á s q u e en la democracia. C o m o a p e s a r d e t o d o aquéllos n o cedían en n a d a y e n c a m b i o se d e s c u b r i ó q u e los q u e d e s e m p e ñ a b a n la estrategia con Aristóteles, M e l a n t i o y A r i s t a r c o lo q u e hacían era fortificar u n abrigo en el m u e l l e en el q u e p r e t e n d í a n acoger a los e n e m i g o s y asegurarse para ellos m i s m o s y sus comp a ñ e r o s el d o m i n i o d e la c i u d a d , si yo m e di cuenta y 47 lo i m p e d í , ¿es esto ser t r a i d o r a los amigos? M e llama c o t u r n o , p o r q u e dice q u e i n t e n t o a d a p t a r m e a u n o s y a o t r o s . Y a quien n o gusta a u n o s ni a o t r o s , a éste, p o r los dioses, ¿ q u é es lo q u e hay q u e llamarlo? P u e s realm e n t e t ú , en a democracia, eras c o n s i d e r a d o el más odio-

so d e t o d o s d e s d e el p u n t o d e vista del p u e b l o y, en la 404 aristocracia, te has c o n v e r t i d o en el m á s odioso d e t o d o s d e s d e el p u n t o de vista d e los h o m b r e s h o n e s t o s . P e r o 48 yo, Critias, s i e m p r e m e h e caracterizado p o r c o m b a t i r a los q u e piensan q u e la democracia n o p u e d e ser h e r m o s a antes d e q u e o b t e n g a n su d r a c m a ^ los esclavos y los q u e p o r su pobreza son capaces d e v e n d e r la ciudad a c a m b i o d e una d r a c m a , p e r o t a m b i é n soy c o n t r a r i o a los q u e piensan q u e la oligarquía n o p u e d e ser h e r m o s a antes d e conseguir q u e la ciudad sea tiranizada p o r pocos. O r ganizar la constitución c o n la ayuda d e todos los q u e p u e d e n servirla gracias a sus caballos y sus escudos, eso es lo q u e a n t e s consideraba m e j o r y ahora no h e c a m b i a d o mi postura Si p u e d e s decir, Critias, en q u é ocasión yo, 49 con la colaboración de los p o p u l a r e s o d e los tiránicos, h e i n t e n t a d o privar del ejercicio d e la c i u d a d a n í a ^ a los h o m b r e s d e b i e n , dilo, p u e s si se d e m u e s t r a q u e ahora o en alguna o t r a ocasión h e h e c h o tal cosa, estoy d e acuerd o en q u e sería justa m i m u e r t e d e s p u é s d e e x p e r i m e n t a r los peores s u f r i m i e n t o s . » U n a vez q u e h u b o t e r m i n a d o d e h a b l a r y el C o n s e j o se m o s t r ó con sus aclamaciones c l a r a m e n t e f a v o r a b l e , Critias, al d a r s e c u e n t a d e q u e saldría absuelto si d e j a b a q u e el C o n s e j o decidiera con s u v o t o , cosa q u e consideraba intolerable, se acercó a los treinta y, tras u n a p e q u e ñ a conversación con ellos, salió a d a r o r d e n a los d e los puñales d e q u e se colocaran a la vista del C o n s e j o j u n t o a las barreras C u a n d o volvió a e n t r a r d i j o : « Y o , conseTexto normalmente considerado corrupto. Corregido por Schmidt, Keller, Brownson: «participen de ella»; por Wyttenbach, Hatzfeld: «participen del gobierno». Sin embargo, el texto podría aludir al cobro por funciones públicas que caracterizaría a la democracia radical. «Obtener la dracma» permite que gobiernen los que no deben participar en el sistema político, y caracterizaría el tipo de democracia al que se oponía Terámenes. Definición del sistema «moderado», aristocracia con participación de caballeros y de hoplitas. ^ Término polivalente: ciudadanía y derechos políticos, pero, también, régimen político o forma de gobierno. ^ Se colocaban entre las columnas de la sala del Consejo para separar a los consejeros del público. 50

5i

74

Helénicas. Libro 11,3,51

Helénicas. Libro 11,3,55

75

404 jeros, c r e o q u e es l a b o r p r o p i a d e u n d i r i g e n t e c o m o es d e b i d o , si v e q u e sus amigos están s i e n d o e n g a ñ a d o s , n o p e r m i t i r l o , P o r t a n t o , voy a actuar e n consecuencia. E n esa m i s m a línea, ésos q u e están ahí a p o s t a d o s dicen q u e no nos permitirán dejar libre a un hombre q u e perjudica d e m o d o p a t e n t e a la oligarquía. E s t á e n t r e las n u e v a s leyes q u e n i n g u n o d e los t r e s mil sea c o n d e n a d o a m u e r t e sin v u e s t r o v o t o , p e r o los treinta son s o b e r a n o s p a r a matar a los d e f u e r a del catálogo. Así p u e s » , d i j o , «ahora m i s m o b o r r o a e s t e T e r á m e n e s del catálogo, c o n el cons e n t i m i e n t o d e t o d o s v o s o t r o s , y s e r e m o s n o s o t r o s quie52 n e s lo c o n d e n a r e m o s a m u e r t e » . Al oír e s t o , T e r á m e n e s s u b i ó al a l t a r ^ y d i j o : « P o r m i p a r t e sólo p u e d o suplicaros lo q u e n o es m á s q u e la p u r a legalidad, q u e n o q u e d e en m a n o s d e Critias la capacidad d e b o r r a r m e a m í n i a c u a l q u i e r a d e v o s o t r o s , sino q u e , t a n t o p a r a v o s o t r o s c o m o p a r a m í , la decisión se t o m e d e a c u e r d o c o n la ley 53 q u e r e d a c t a r o n acerca d e los incluidos en el catálogo. H a y u n a cosa, p o r los dioses, q u e n o desconozco, y es q u e d e n i n g u n a p r o t e c c i ó n m e va a servir e s t e altar, p e r o q u i e r o p o n e r d e manifiesto q u e ésos n o sólo son m u y i n j u s t o s con los h o m b r e s , s i n o t a m b i é n m u y i m p í o s con los dioses. C o n r e s p e c t o a v o s o t r o s , en c a m b i o , n o b l e s v a r o n e s , m e a d m i r o d e q u e n o acudáis en v u e s t r a p r o p i a d e f e n s a , a u n q u e sabéis q u e d e n i n g u n a m a n e r a mi n o m b r e es m á s fácil d e b o r r a r q u e el d e cada u n o d e v o s o t r o s . » 54 D e s p u é s d e e s t o el h e r a l d o d e los' treinta e n c o m e n d ó a los o n c e q u e se hicieran cargo d e T e r á m e n e s . U n a vez q u e e n t r a r o n con sus servidores b a j o la dirección de Sátiro, el m á s v i o l e n t o y d e s v e r g o n z a d o , d i j o C r i t i a s : « O s e n t r e g a m o s a este T e r á m e n e s , c o n d e n a d o d e a c u e r d o con 55 la ley. V o s o t r o s , los once, apresadlo, llevadlo a d o n d e c o r r e s p o n d e y haced lo q u e p r o c e d e e n tales casos.» C u a n d o h u b o d i c h o esto, f u e a a r r a n c a r l o del altar Sátiro, y f u e r o n a a r r a n c a r l o t a m b i é n los s e r v i d o r e s . Terám e n e s , c o m o es n a t u r a l , invocaba a los dioses y a los hombres para que observaran lo que estaba sucediendo. ^ Altar de Hestia.

El Consejo permanecía inmóvil, al ver que los de las barreras eran semejantes a Sátiro y que la delantera de la sala del Consejo estaba llena de guardias, y además no les pasaba desapercibido que se habían presentado con sus puñales. Sacaron al hombre a través del agora mientras 56 manifestaba a grandes voces lo que le ocurría. De él se cuenta una sola frase. Cuando Sátiro le dijo que lo lamentaría si no guardaba silencio, preguntó: «Y si guardo silencio, ¿no lo lamentaré?» Cuando, obligado a morir, bebió la cicuta, dicen que arrojó el resto, como si jugara al cótabo^, y exclamó; «Sea para el noble Critias» No me pasa desapercibido que frases como ésta no son dignas de mención, pero juzgo que es admirable, en relación a este hombre, el que cuando se le presentó la muerte, no abandonaron su alma ni la inteligencia ni el sentido del humor. Así murió Terámenes. Los treinta, por su parte, como 4,1 si ya estuvieran en condiciones de actuar como tiranos sin ningún temor, prohibieron a los excluidos del catálogo que entraran en la ciudad, y se los llevaron de sus propiedades para apoderarse de sus campos ellos mismos y sus amigos. Entonces se convirtió el Pireo en el lugar de refugio, pero, como también de allí se llevaron a muchos, terminaron por llenar Mégara y Tebas de la gente que se retiraba. Sin embargo, Trasibulo se puso inmediatamente en movimiento desde Tebas con unos setenta y se apoderó de File, lugar fortificado. Los treinta acudieron desde la ciudad con los tres mil y con la caballería, en un día espléndido. Cuando llegaron, algunos de los jóvenes enardecidos se lanzaron sobre el lugar, y no hicieron nada más que recibir heridas y retirarse. Los treinta intentaron estable^ Juego consistente en arrojar la última gota de la copa en determinada dirección, gesto que se acompañaba a veces de una especie de brindis. ^ «noble» = Mdós: expresión en que se mezcla el sentido de noble y de bello. Aquí ic refleja el ambiente aristocrático, pero también erótico y festivo, que dominaba la institución del banquete.

58

Helénicas. Libro Π,1,27

Helénicas. Libro 11,1,32

59

404 cer u n cerco, para p o n e r l e s sitio y cerrarles la e n t r a d a d e las p r o v i s i o n e s , p e r o d e n o c h e y al día s i g u i e n t e cayó u n a a b u n d a n t e n e v a d a , p o r lo q u e t u v i e r o n q u e r e t i r a r s e cub i e r t o s d e nieve hacia la c i u d a d , d e s p u é s d e h a b e r perd i d o a m u c h í s i m o s d e los p o r t e a d o r e s a m a n o s d e los d e 4 File. Al d a r s e c u e n t a d e q u e , si n o h a b í a n i n g u n a vigilancia, p o d r í a n dedicarse a hacer r a p i ñ a e n los c a m p o s , d i s t r i b u y e r o n p o r los confines, a u n o s q u i n c e estadios a p a r t i r d e File, a los m i e m b r o s d e la g u a r n i c i ó n laconia, salvo u n o s p o c o s , y d o s e s c u a d r o n e s d e c a b a l l e r í a " . Es5 tos vigilaban a c a m p a d o s e n u n t e r r i t o r i o f r o n d o s o . P o r su p a r t e , T r a s i b u l o , c u a n d o ya se h a b í a n r e u n i d o en File a l r e d e d o r d e setecientos, d e s c e n d i ó con ellos d e n o c h e . . C o n las a r m a s p r e p a r a d a s , a u n o s tres o c u a t r o estadios d e los p u e s t o s d e g u a r d i a , se m a n t u v o a la e x p e c t a t i v a . 6 C u a n d o se hacía d e día y ya e m p e z a b a n a l e v a n t a r s e p a r a dirigirse cada u n o hacia d o n d e d e b í a , lejos d e sus a r m a s , m i e n t r a s los servidores hacían r u i d o al f r o t a r los caballos, en e s t o los d e T r a s i b u l o t o m a r o n las a r m a s y se l a n z a r o n a la c a r r e r a . A algunos d e ellos los h i r i e r o n , a t o d o s los p u s i e r o n e n f u g a y los p e r s i g u i e r o n a lo l a r g o d e seis o siete estadios, m a t a r o n a m á s d e c i e n t o v e i n t e h o p l i t a s y, d e los caballeros, a N i c ó s t r a t o , l l a m a d o el H e r m o s o , y a o t r o s d o s , a los q u e s o r p r e n d i e r o n t o d a v í a e n la c a m a . 7 V o l v i e r o n atrás, colocaron u n t r o f e o , r e u n i e r o n c u a n t a s a r m a s y b a g a j e s h a b í a n c o g i d o y r e g r e s a r o n a File. Cuand o a c u d i e r o n los caballeros d e la c i u d a d , ya n o v i e r o n a n i n g u n o d e los e n e m i g o s , e s p e r a r o n h a s t a q u e los allegad o s recogieron a sus m u e r t o s y se r e t i r a r o n a la c i u d a d . 8 A p a r t i r d e aquí los T r e i n t a , c o m o ya n o c o n s i d e r a b a n q u e las cosas p a r a ellos e s t a b a n seguras, c o n c i b i e r o n el d e s e o d e a p o d e r a r s e d e E l e u s i s , d e m o d o q u e les sirviera d e r e f u g i o si f u e r a p r e c i s o . C o n v o c a r o n a los caballeros y m a r c h a r o n a Eleusis Critias y el r e s t o d e los t r e i n t a . ^ Se trata realmente de la aportación de cada una de las tribus áticas al ejército (phylé). Podía equivaler al batallón de infantería o al escuadrón de caballería.

P u s i e r o n en m a n o s d e los caballeros ^ la m i s i ó n d e hacer 404 u n a revista, con el p r e t e x t o d e q u e q u e r í a n saber c u á n t o s e r a n y q u é vigilancia n e c e s i t a b a n a ñ a d i r , p a r a lo q u e ord e n a r o n q u e t o d o s se i n s c r i b i e r a n . E l q u e se inscribía salía a través d e u n a p e q u e ñ a p u e r t a hacia el m a r . E n la orilla colocaron a los caballeros a u n o y o t r o l a d o , y al q u e salía lo e n c a d e n a b a n los s e r v i d o r e s . C u a n d o e s t a b a n t o d o s atados, o r d e n a r o n al h i p a r c o Lisímaco q u e se los llevara y los e n t r e g a r a a los once. Al día siguiente, con- 9 v o c a r o n al O d e ó n a los h o p l i t a s del catálogo, a d e m á s d e los caballeros. E n t o n c e s Critias se l e v a n t ó y d i j o : « N o s o t r o s , señores, n o p e n s a m o s m e n o s e n v o s o t r o s q u e e n n o s o t r o s m i s m o s e n el m o m e n t o d e organizar el r é g i m e n . P o r ello es preciso q u e v o s o t r o s , igual q u e participaréis d e los h o n o r e s , del m i s m o m o d o t a m b i é n p a r t i c i p é i s d e los peligros. H a y q u e c o n d e n a r , p u e s , a los eleusinios a p r e s a d o s para q u e tengáis las m i s m a s confianzas y tem o r e s q u e n o s o t r o s . » Les m o s t r ó u n lugar y les o r d e n ó llevar a él su v o t o al d e s c u b i e r t o . Los g u a r d i a s laconios e s t a b a n a r m a d o s e n la m i t a d del O d e ó n . C o n e s t o t a m b i é n 10 se sintieron c o m p l a c i d o s los c i u d a d a n o s q u e sólo e s t a b a n interesados por medrar. I n m e d i a t a m e n t e d e s p u é s , T r a s i b u l o , con los cerca d e mil q u e ya había r e u n i d o en File, llegó d e n o c h e al P i r e o . Los T r e i n t a , n a d a m á s e n t e r a r s e , a c u d i e r o n con los laconios, además d e los caballeros y los h o p l i t a s , y a v a n z a r o n p o r el camino q u e c o n d u c e al P i r e o . L o s d e File i n t e n t a - 11 ron todavía n o d e j a r l o s s u b i r , p e r o c o m o el r e c i n t o , al ser g r a n d e , parecía necesitar m u c h a vigilancia y t o d a v í a n o e r a n b a s t a n t e s , se c o n c e n t r a r o n en M u n i q u i a . Los d e la c i u d a d f u e r o n al ágora h i p o d a m i a y allí, e n p r i m e r lug a r , se alinearon, c o m o p a r a c u b r i r el c a m i n o q u e lleva al t e m p l o d e A r t e m i s M u n i q u i a y al B e n d i d e o ^ . L l e g ó ^ Esta es la lectura de los manuscritos. Sin embargo, muchos editores prefieren enmendarla: «en armas», «en los muros». Esta última es la preferida de Hatzfeld: «hicieron una revista en los muros». ^ Muniquia es un monte y un puerto al noreste del Pireo. Entre ; el monte y el puerto occidental (Cántaro),, en el istmo, se cons-

78

Helénicas. Libro 11,4,11

Helénicas. Libro 11,4,16

79

404 a h a b e r u n f o n d o d e n o m e n o s d e c i n c u e n t a e s c u d o s . A s í 12 o r d e n a d o s se dirigían hacia a r r i b a . L o s d e F i l e t a m b i é n c u b r i e r o n el c a m i n o p o r su l a d o , p e r o su p r o f u n d i d a d e r a d e n o m á s d e diez hoplitas^ A c o n t i n u a c i ó n c o l o c a r o n p e l t ó f o r o s ^ y t r o p a s ligeras a r m a d a s d e j a b a l i n a s , y det r á s los l a n z a d o r e s d e p i e d r a s . E s t o s sí e r a n m u c h o s , p u e s s e h a b í a n s u m a d o allí m i s m o . E n t a n t o se acercaban los c o n t r a r i o s , T r a s i b u l o , a los q u e e s t a b a n c o n él les o r d e n ó d e p o s i t a r los e s c u d o s y él m i s m o l o d e p u s o , y c o n las o t r a s a r m a s se colocó e n m e 13 d i o y d i j o : « C i u d a d a n o s , q u i e r o e n s e ñ a r o s a u n o s y rec o r d a r o s a o t r o s q u e , d e los q u e se a c e r c a n , los q u e ocup a n la d e r e c h a son los q u e v o s o t r o s p u s i s t e i s e n f u g a y p e r s e g u i s t e i s h a c e c u a t r o días, y los ú l t i m o s d e la izquierd a , é s t o s son los T r e i n t a , los q u e n o s p r i v a r o n d e la c i u d a d sin h a b e r c o m e t i d o n i n g u n a i n j u s t i c i a , n o s e x p u l s a r o n d e casa y p r o s c r i b i e r o n a los m á s q u e r i d o s d e los n u e s t r o s . P e r o a h o r a se han p r e s e n t a d o d o n d e ellos n u n 14 ca p e n s a r o n y n o s o t r o s s i e m p r e d e s e a m o s . E s t a m o s coloc a d o s c o n las a r m a s f r e n t e a ellos, p e r o los d i o s e s , p o r q u e entonces fuimos apresados mientras comíamos o dormíam o s o h a c í a m o s n u e s t r o s negocios en el á g o r a , y p o r q u e sin h a b e r c o m e t i d o n i n g ú n d e l i t o , e incluso sin e s t a r en la c i u d a d , t u v i m o s q u e exiliarnos, a h o r a e s t á n c l a r a m e n t e d e n u e s t r a p a r t e . P u e s en m e d i o d e l b u e n t i e m p o p r o v o can u n a t e m p e s t a d c u a n d o a n o s o t r o s n o s c o n v i e n e , y c u a n d o a t a c a m o s , a u n q u e los c o n t r a r i o s s o n m u c h o s y 15 n o s o t r o s p o c o s , n o s c o n c e d e n erigir u n t r o f e o . Y a h o r a n o s h a n l l e v a d o a u n lugar e n q u e ellos n o v a n a p o d e r u s a r la lanza n i la jabalina p o r e n c i m a d e l o s q u e e s t á n c o l o c a d o s en p r i m e r a fila, d a d o q u e m a r c h a n hacia a r r i b a , m i e n t r a s q u e n o s o t r o s , c o m o d i s p a r a m o s hacia a b a j o lanzas, jabalina y p i e d r a s , p o d e m o s a v a n z a r y h e r i r a m u c h o s 16 d e ellos. C u a l q u i e r a p u e d e p e n s a r q u e sería c o n v e n i e n t e p a r a l o s d e la p r i m e r a fila c o m b a t i r d e igual a i g u a l . P e r o truyó el ágora uno era el de nidad tracia de ^ Portadores hipodamia. De los muchos santuarios del Píreo» Artemis y otro estaba consagrado a Bendis, diviatributos parecidos a los de Artemis efesia. de escudos ligeros, como los peltastas.

a h o r a , si v o s o t r o s , c o m o c o n v i e n e , d i s p a r á i s con á n i m o , 404 n a d i e e r r a r á e n t r e t a n t o s q u e llenan el c a m i n o , q u e p a r a protegerse tendrán que esconderse bajo sus escudos, d e m o d o q u e n o s será posible, c o m o si f u e r a n ciegos, golpearlos d o n d e queramos y hacerlos retroceder precipitadam e n t e . P o r t a n t o , señores, hay q u e a c t u a r d e m o d o q u e 17 cada u n o tenga plena conciencia d e ser el m á x i m o resp o n s a b l e d e la victoria. P u e s é s t a , si d i o s q u i e r e , n o s devolverá a h o r a patria, casas, l i b e r t a d , h o n o r e s , h i j o s a q u i e n los tenga y m u j e r e s . B i e n a v e n t u r a d o s q u i e n e s d e n o s o t r o s a la victoria p u e d a n a ñ a d i r el d í a m á s g r a t o d e su v i d a . P e r o , t a m b i é n , feliz q u i e n m u e r a , p u e s n a d i e , p o r rico q u e sea, va a o b t e n e r u n m o n u m e n t o t a n herm o s o . E m p e z a r é yo el p e a n en el m o m e n t o o p o r t u n o . C u a n d o i n v o q u e m o s a Enialio**', e n t o n c e s t o d o s , u n á n i m e m e n t e , v e n g u é m o n o s p o r los u l t r a j e s q u e h e m o s sufrido.» T r a s decir e s t o , se d i o la v u e l t a hacia los a d v e r s a r i o s 18 y p e r m a n e c i ó a la e x p e c t a t i v a , p u e s el a d i v i n o les avisó q u e n o se l a n z a r a n antes d e q u e cayera o f u e r a h e r i d o u n o d e los s u y o s . « C u a n d o e s t o s u c e d a , o s g u i a r e m o s noso t r o s » . d i j o , «y los q u e m e sigáis o b t e n d r é i s la v i c t o r i a , y yo la m u e r t e , según m e p a r e c e » . Y n o se e n g a ñ ó , sino q u e , c u a n d o t o m a r o n las a r m a s , 19 c o m o l l e v a d o p o r alguna f a t a l i d a d , se lanzó, c a y ó el prim e r o s o b r e los e n e m i g o s y m u r i ó , y e s t á e n t e r r a d o e n el >aseo del Cefiso. L o s d e m á s v e n c i e r o n y los p e r s i g u i e r o n lasta el llano. M u r i e r o n e n t o n c e s , d e los T r e i n t a , C r i t i a s e H i p ó m a c o , d e los diez a r c o n t e s d e l P i r e o , C á r m i d e s el h i j o d e G l a u c ó n y, d e los d e m á s , a l r e d e d o r d e s e t e n t a . T o m a r o n las a r m a s , p e r o n o d e s p o j a r o n d e s u s q u i t o n e s ^ a n i n g u n o d e los c i u d a d a n o s . C u a n d o t o d o t e r m i n ó e hic i e r o n p a c t o s p a r a d e v o l v e r los c a d á v e r e s , m u c h o s se pon í a n a d i a l o g a r al e n c o n t r a r s e los u n o s c o n los o t r o s . Divinidad identificada con Ares. ^ chiíón: túnica. Vestido habitual, con variaciones formdes a partir de la época clásica. Se sujeta a un hombro por medio de . un broche. En los hombres suele ser más corto que en las mujeres.

20

Helénicas. libro 111,4,17

Helénicas. Libro 111,4,22

113

404 Cleócrito, el h e r a l d o d e los iniciados ^^ q u e tenía m u y 20 b u e n a voz, m a n d ó q u e se hiciera el silencio y d i j o : «Ciud a d a n o s , ¿ p o r q u é n o s e x p u l s á i s ? , ¿ p o r q u é queréis mat a r n o s ? N o s o t r o s a v o s o t r o s n u n c a os hicimos n i n g ú n mal, h e m o s p a r t i c i p a d o con vosotros en los ritos y los sacrificios m á s venerables, y en las fiestas m á s h e r m o s a s , h e m o s c o l a b o r a d o en los m i s m o s coros, h e m o s sido condiscípulos, h e m o s c o m b a t i d o j u n t o s y h e m o s c o r r i d o muchos peligros al l a d o d e v o s o t r o s p o r tierra y p o r m a r , en d e f e n s a d e la c o m ú n salvación d e u n o s y o t r o s y d e la 21 l i b e r t a d . P o r los dioses d e n u e s t r o s p a d r e s y de n u e s t r a s m a d r e s , p o r la c o n s a n g u i n i d a d , el p a r e n t e s c o y el compañerismo·''^, p u e s m u c h o s c o m p a r t i m o s t o d a s estas cosas los u n o s con los o t r o s , p o r r e s p e t o a los dioses y a los h o m b r e s , d e j a d d e faltar a la patria y n o hagáis caso a los m u y sacrilegos T r e i n t a q u e , p o r sus ganancias privad a s , p o c o falta para q u e h a y a n m a t a d o m á s atenienses e n o c h o meses q u e t o d o s los p e l o p o n e s i o s e n diez años d e 22 g u e r r a . C u a n d o ya n o s es p o s i b l e convivir en paz, éstos n o s arrastran a la g u e r r a m á s vergonzosa d e todas, la m á s d u r a , la m á s impía, la más odiosa a los dioses y a los h o m b r e s , la g u e r r a e n t r e n o s o t r o s m i s m o s . P e r o b i e n sabéis q u e d e los a h o r a m u e r t o s p o r n o s o t r o s , hay algun o s p o r los q u e , n o sólo v o s o t r o s , sino t a m b i é n n o s o t r o s , a r r o j a m o s lágrimas d e d o l o r . » T a l e s f u e r o n sus p a l a b r a s , p e r o los arcontes q u e quedab a n , e n vez d e d e j a r q u e los suyos las escucharan, se los llevaron a la ciudad. 23 Al día siguiente, en t a n t o q u e los T r e i n t a , m u y humillados y aislados, se r e u n í a n en el C o n s e j o , en cada u n o d e los tres mil, sea cual f u e r a el p u e s t o q u e estuviera ocupando, surgían diferencias c o n respecto a los d e m á s . P u e s os q u e tenían m i e d o p o r h a b e r a c t u a d o d e l m o d o m á s ^ En los misterios de Eleusis. Los términos griegos utilizados son: syngeneia (parentesco de sangre, pertenencia al mismo genos), kedestía (parentesco resultante de un matrimonio) y hetairia (asociación de variado sentido, que reproduce solidaridades aristocráticas, a veces con proyección política).

v i o l e n t o , d e f e n d í a n con v e h e m e n c i a q u e n o era preciso 404 ceder a los del P i r e o , m i e n t r a s q u e los q u e estaban confiados p o r n o h a b e r c o m e t i d o n i n g u n a injusticia, recapitulaban ellos m i s m o s y e n s e ñ a b a n a los d e m á s q u e n o había n i n g u n a necesidad d e estas desgracias, y decían q u e n o había q u e obedecer a los T r e i n t a n i p e r m i t i r q u e destruyeran la ciudad. F i n a l m e n t e v o t a r o n q u e cesarían a aquéllos y elegirían a o t r o s . Y eligieron diez, u n o p o r tribu. Los T r e i n t a se r e t i r a r o n a Eleusis. Los diez, j u n t a m e n t e con los hiparcos, se o c u p a b a n d e los d e la c i u d a d , q u e estaban m u y a l b o r o t a d o s y desconfiaban los u n o s d e los o t r o s . P o r o t r a p a r t e , los caballeros p a s a b a n la n o c h e en el O d e ó n con sus caballos y sus escudos y, p o r desconfianza, r o n d a b a n desde el atardecer en las murallas c o n los escudos y, al amanecer, c o n los caballos, con el c o n s t a n t e t e m o r d e q u e se les v i n i e r a n encima algunos d e los del P i r e o . E s t o s , c o m o ya e r a n m u c h o s y d e diversas procedencias, se hacían a r m a s , u n o s d e m a d e r a , o t r o s d e mimb r e , y las b l a n q u e a b a n . A n t e s d e q u e pasaran diez días, después d e h a b e r d a d o garantías a t o d o s los q u e colabor a r a n en la g u e r r a , incluso a los e x t r a n j e r o s , d e q u e tend r í a n igualdad tributaria'*', ya salían m u c h o s hoplitas y m u c h o s g i m n e t a s ' ^ , y c o n t a b a n a d e m á s con u n o s s e t e n t a caballeros. H a c í a n expediciones d e f o r r a j e y t o m a b a n madera y f r u t o s de la estación, para volver a pasar la n o c h e d e n u e v o en el P i r e o . D e los d e la ciudad n a d i e m á s salía con a r m a s , salvo los caballeros, q u e e n algún mom e n t o c a p t u r a b a n b a n d a s d e los del P i r e o y causaban bajas a su falange. C a y e r o n t a m b i é n sobre alguno d e los e x o n e o s · " , m i e n t r a s iban a sus c a m p o s a buscar las provisiones. A éstos, L i s í m a c o el h i p a r c o los degolló, p o r 24 403

25

26

Isoteleia: privilegio concedido a algunos extranjeros, que disfrutaban así de los mismos derechos que el ciudadano desde el punto de vista fiscal, es decir, quedaban exentos de los impuestos que sólo afectaban a los no ciudadanos. Lo más frecuente era su concesión a los metecos. Soldados de infantería ligera. Habitantes de un distrito costero del Atica.

82

Helénicas. Libro 11,4,26

Helénicas. Obro 11,4,30

83 403

403 m u c h o q u e hacían súplicas y q u e la acción les pareció in27 admisible a m u c h o s caballeros. P o r su p a r t e , los del P i r e o m a t a r o n a u n o d e los caballeros q u e cogieron en el camp o , a C a l í s t r a t o , d e la t r i b u L e ó n t i d e , p u e s ya e m p e z a b a n a estar confiados, d e tal m o d o q u e hicieron u n asalto a la m u r a l l a d e la ciudad. T a m b i é n hay q u e h a b l a r del artillero q u e estaba en la c i u d a d , q u e , c u a n d o s u p o q u e i b a n a acercar las m á q u i n a s p o r el c a m i n o d e l Liceo, o r d e n ó q u e t o d a s las y u n t a s se d e d i c a r a n a arrastrar e n o r m e s pied r a s y a dejarlas en c u a l q u i e r lugar del c a m i n o . C u a n d o se h u b o h e c h o esto, cada u n a d e las p i e d r a s se convirtió en u n a u t é n t i c o obstáculo. 28 C o m o los T r e i n t a e n v i a r o n e m b a j a d o r e s a L a c e d e m o n i a d e s d e Eleusis, y los del c a t á l o g o d e s d e la c i u d a d , a p e d i r q u e les m a n d a r a n ayuda p o r q u e el p u e b l o se había sublev a d o c o n t r a los l a c e d e m o n i o s , L i s a n d r o , s o b r e el cálculo d e q u e sería posible, c o n u n asedio p o r tierra y p o r m a r , reducir r á p i d a m e n t e a los d e l P i r e o , si se c o r t a b a n los a p r o v i s i o n a m i e n t o s , les consiguió un p r é s t a m o d e cien t a l e n t o s y q u e lo enviaran a él c o m o h a r m o s t a p o r tierra 29 y a su h e r m a n o Libis c o m o n a v a r c o . N a d a m á s salir conc e n t r ó e n Eleusis a m u c h o s h o p l i t a s peloponesios. E l navarco vigilaba p o r m a r p a r a q u e n o les llegara n i n g u n a d e las provisiones, d e m o d o q u e , en seguida, los d e l Pir e o se e n c o n t r a r o n o t r a vez sin recursos y, p o r su p a r t e , los d e la ciudad a d q u i r í a n g r a n seguridad gracias a Lisand r o . Así las cosas, el rey P a u s a n i a s , e n v i d i o s o d e Lisand r o , d e q u e a causa d e sus logros n o sólo f u e r a a a d q u i r i r prestigio, sino t a m b i é n a c o n v e r t i r A t e n a s en algo p r o p i o , tras c o n v e n c e r a tres d e los é f o r o s salió al f r e n t e d e u n 30 ejército r e g u l a r ^ . Siguieron su e j e m p l o t o d o s los aliados, salvo beocios y corintios. E s t o s decían q u e n o se consid e r a r í a n fieles al j u r a m e n t o si c o m b a t í a n c o n t r a los atenienses sin q u e h u b i e r a n h e c h o n a d a c o n t r a r i o al t r a t a d o , p e r o en realidad lo hacían p o r q u e e s t a b a n v i e n d o q u e lo ^ Formado por espartiatas, frente al de los aliados peloponesios o al de mercenarios, como era el caso de Lisandro.

q u e los lacedemonios p r e t e n d í a n era a p r o p i a r s e c o n t o d a s las garantías del t e r r i t o r i o d e los atenienses. Pausanias a c a m p ó con el ala derecha en el l l a m a d o H a lípedo, cerca del P i r e o , m i e n t r a s L i s a n d r o o c u p a b a el ala izquierda con los m e r c e n a r i o s . P a u s a n i a s e n v i ó e m b a j a d o r e s a los d e l P i r e o a decirles q u e salieran hacia sus casas. P u e s t o q u e n o se d a b a n p o r e n t e r a d o s , se acercaban sólo lo necesario para q u e oyeran el grito d e g u e r r a , d e m o d o q u e n o f u e r a e v i d e n t e q u e les era f a v o r a b l e . AI tener q u e r e t i r a r s e sin h a b e r o b t e n i d o n a d a d e l movim i e n t o d e a p r o x i m a c i ó n , al día siguiente, con d o s regim i e n t o s d e los l a c e d e m o n i o s y tres escuadrones d e la caballería ateniense, se acercó al p u e r t o s o r d o p a r a observar p o r d ó n d e era m á s accesible el P i r e o . P e r o c o m o , e n el m o m e n t o d e m a r c h a r s e , algunos lo atacaron y le causaron p r o b l e m a s , i r r i t a d o , o r d e n ó a los caballeros q u e se lanzaran c o n t r a ellos y q u e los siguieran las diez p r o m o ciones m á s jóvenes E l m i s m o iba d e t r á s con el resto. M a t a r o n a cerca d e t r e i n t a d e las tropas ligeras y a los d e m á s los persiguieron h a s t a el t e a t r o del P i r e o . Allí est a b a n p r e c i s a m e n t e p o n i é n d o s e las a r m a s t o d o s los peltastas y los hoplitas d e los del P i r e o . Las t r o p a s ligeras, en seguida, tras salir a la carrera, se p u s i e r o n a d i s p a r a r las jabalinas, lanzar p i e d r a s , tirar flechas y atacar con las h o n d a s . Los l a c e d e m o n i o s , c o m o habían q u e d a d o h e r i d o s m u c h o s d e ellos, m u y a p r e s u r a d o s se r e t i r a r o n retroced i e n d o , p e r o los o t r o s se a p r o v e c h a b a n d e esta situación para p r e s i o n a r m u c h o m á s . Allí m u r i e r o n Q u e r ó n y Tíbraco, a m b o s p o l e m a r c o s . Lácrales, el vencedor d e la O l i m p i a d a , y o t r o s l a c e d e m o n i o s q u e están e n t e r r a d o s d e l a n t e d e las p u e r t a s d e l Cerámico. A l ver e s t o , acudieLugar de localización insegura, según unos al norte, según otros al oeste del Pireo. También la denominación se explica de diversas maneras: porque no se oían las olas debido a su especial configuración geográfica o por la situación ocasional de letargo a causa de la ^ e r r a . 50 El ejército espartiata estaba organizado por clases de edad, formadas por los que en cada año cumplían veinte. Las diez promociones más jóvenes estarían constituidas por los que tenían entre veinte y treinta años.

31

32

33

34

42

Helénicas. libro 111,4,17

Helénicas. Libro111,4,22113 oírlos a todos, los é f o r o s y los m i e m b r o s de la asamblea 403 e n v i a r o n q u i n c e h o m b r e s a A t e n a s con la o r d e n d e conseguir q u e , con la colaboración d e P a u s a n i a s , se reconciliaran d e la m e j o r m a n e r a posible. La reconciliación se llevó a cabo s o b r e la b a s e d e m a n t e n e r la paz e n t r e ellos y retirarse cada u n o a su casa, e x c e p t o los T r e i n t a , los once y los diez a r c o n t e s del P i r e o . P a r a los de la c i u d a d q u e p u d i e r a n e s t a r a t e m o r i z a d o s , se decidió q u e se establecieran e n Eleusis. H e c h o esto, P a u s a n i a s licenció su ejército, m i e n t r a s los del P i r e o subieron con las a r m a s a la A c r ó p o l i s e hicieron u n sacrificio a A t e n e a . C u a n d o b a j a r o n los estrategos, cel e b r a r o n u n a a s a m b l e a ^ d o n d e h a b l ó T r a s i b u l o : « A voso t r o s » , d i j o , « h o m b r e s d e la c i u d a d , yo os aconsejo conoceros a v o s o t r o s m i s m o s . P e r o os conoceríais m u c h o m e j o r si os pusierais a p e n s a r con q u é f u n d a m e n t o os sentís t a n orgullosos c o m o p a r a i n t e n t a r m a n d a r s o b r e n o s o t r o s . ¿Acaso sois m á s j u s t o s ? P e r o el p u e b l o , q u e es m á s p o b r e q u e v o s o t r o s , n u n c a ha c o m e t i d o n i n g u n a injusticia contra v o s o t r o s p o r d i n e r o . E n cambio v o s o t r o s , q u e sois más ricos q u e n a d i e , h a b é i s realizado m u c h a s acciones vergonzosas p o r a u m e n t a r v u e s t r a s ganancias. D a d o q u e el criterio d e justicia n o os atañe para n a d a , o b s e r v a d si tenéis q u e enorgulleceros d e v u e s t r a valentía. ¿ Q u é m e j o r criterio p a r a e s t o h a b r í a q u e el d e c ó m o com- 41 b a t i m o s u n o s c o n t r a o t r o s ? Y en inteligencia, ¿ p o d r í a i s decir q u e estáis p o r d e l a n t e los q u e , c o n t a n d o con m u rallas, armas, d i n e r o y aliados p e l o p o n e s i o s , habéis sido s u p e r a d o s p o r q u i e n e s n o tienen n a d a d e eso? ¿ P e n s á i s e n t o n c e s q u e debéis f u n d a r v u e s t r o o r g u l l o en los laced e m o n i o s ? ¿ C ó m o ? , ¿ e n ésos q u e , a la m a n e r a d e quien e s e n t r e g a n los p e r r o s m o r d e d o r e s d e s p u é s de h a b e r l o s a t a d o con u n a c a d e n a , del m i s m o m o d o , tras e n t r e g a r o s a v o s o t r o s en m a n o s d e e s t e p u e b l o víctima de v u e s t r a s injusticias, se m a r c h a n y os d e j a n ? D e s d e luego, y o n o 42 c o n s i d e r o lógico q u e v o s o t r o s , amigos, paséis p o r alto lo

403 r o n T r a s i b u l o y los h o p l i t a s y r á p i d a m e n t e se colocaron d e l a n t e d e les d e m á s e n fila de a o c h o . Pausanias, m u y a g o b i a d o , después d e r e t i r a r s e u n o s c u a t r o o cinco estadios hacia u n a colina, o r d e n ó a los lacedemonios y a los aliados q u e se r e u n i e r a n j u n t o a él. Allí, tras haber agrup a d o la falange en u n o r d e n en q u e p r e d o m i n a b a la prof u n d i d a d , la c o n d u j o c o n t r a los atenienses. E s t o s los recib i e r o n c u e r p o a c u e r p o , p e r o luego u n o s f u e r o n rechazad o s hacia el p a n t a n o d e H a l a s ® y o t r o s se replegaron. M u r i e r o n d e ellos u n o s ciento cincuenta. 35 P a u s a n i a s erigió u n t r o f e o y se r e t i r ó . Y no p o r e s t o se i r r i t ó con ellos, sino q u e a escondidas m a n d ó u n a emb a j a d a a los del P i r e o p a r a indicarles lo q u e era preciso q u e d i j e r a n c u a n d o le e n v i a r a n e m b a j a d o r e s a él y a los é f o r o s p r e s e n t e s . A h o r a sí le hicieron caso. A d e m á s , desu n i ó a los de la c i u d a d , y les dijo q u e se reuniera el m a y o r n ú m e r o posible y a c u d i e r a n a ellos a manifestarles q u e n o necesitaban p a r a n a d a hacer la guerra a los d e l P i r e o , sino reconciliarse, y u n o s y o t r o s en c o m ú n ser

36 amigos d e los l a c e d e m o n i o s . N a u c l i d a s , q u e era é f o r o , escuchó e s t o con a g r a d o , p u e s , c o m o era c o s t u m b r e q u e con el rey f u e r a n a la c a m p a ñ a d o s d e los éforos, e n t o n ces e s t a b a n p r e s e n t e s é s t e y o t r o , y a m b o s eran de la o p i n i ó n d e Pausanias m á s q u e la d e L i s a n d r o . P o r eso, n a t u r a l m e n t e , f u e r o n p a r t i d a r i o s d e enviar a Lacedemonia t a n t o a los del P i r e o q u e e s t a b a n encargados d e t r a t a r con los lacedemonios c o m o , d e los de la ciudad, a los 37 p a r t i c u l a r e s C e f i s o f o n t e y M e l e t o . N o o b s t a n t e , c u a n d o éstos se m a r c h a r o n a L a c e d e m o n i a , t a m b i é n las autoridades d e la ciudad e n v i a r o n e m b a j a d o r e s p a r a decir q u e ellos e n t r e g a b a n , t a n t o las murallas q u e o c u p a b a n c o m o a ellos mismos, en m a n o s d e los lacedemonios para q u e hicieran lo q u e quisieran, p e r o , según m a n i f e s t a r o n , consider a b a n lógico q u e los del P i r e o , si decían ser amigos d e los 38 lacedemonios, e n t r e g a r a n el P i r e o y M u n i q u i a . D e s p u é s d e " Traducción de acuerdo con los manuscritos. Según corrección de Madvig, aceptada, entre otros por Hatzfeld: «delante de las salinas» (Halas). ® Hatzfeld: «de las salinas».

«Celebraron una asamblea» no se encuentra en los manuscritos. Se trata de una conjetura de Cobet generalmente aceptada.

86

Helénicas. Libro 11,4,42

L i b r o 111,1,1

que habéis jurado, pero sí que, junto a las demás virtudes, mostréis también que sois dignos de crédito y piadosos». Tras decir esto y otras cosas semejantes, y que no era necesario que se produjeran agitaciones, sino que se hiciera uso de las leyes antiguas, levantó la asamblea. Entonces eligieron magistraturas y organizaron la comunidad. Tiempo después, cuando oyeron que los de Eleusis habían alquilado mercenarios, hicieron una expedición en masa contra ellos, y a sus estrategos, cuando vinieron a dialogar, los mataron, pero a los demás, tras enviarles a sus amigos y allegados, los convencieron para llegar a acuerdos^. Hicieron pactos de que no se guardarían rencor y todavía ahora conviven y el pueb o se mantiene viviendo de acuerdo con los pactos.

Así terminó el conflicto en Atenas. A continuación, Ciro envió mensajeros a Lacedemonia, según los cuales consideraba adecuado que los lacedemonios se comportaran con él del mismo modo que él lo había hecho con los lacedemonios en su guerra con los atenienses. Los éforos pensaron que lo que decía era justo y ordenaron a Samio, entonces navarco, que se pusiera al servicio de Ciro para lo que solicitara. Aquél entonces ejecutó de buena gana lo que Ciro solicitó, pues con su flota y la de Ciro navegó hasta Cilicia e hizo que el gobernante de Cilida, Siénnnesis, no pudiera oponerse por tierra a que Ciro se dirigiera contra el rey. Sobre cómo Ciro reunió un ejército y con él marchó contra su hermano, cómo se produjo la batalla en que murió, y cómo después de esto se pusieron a salvo los griegos en dirección al mar, está escrito por Temistógenes de Siracusa'. Sin embargo, cuando Tisafernes, que se había hecho acreedor de un gran prestigio ante el rey en la guerra
Jenofonte se salta entero el año 402/1. ' Seguramente, pseudónimo del propio Jenofonte como autor de la Anábasis. 87

44

Helénicas. libro 111,4,17

Helénicas. Libro 111,4,22

113

400 c o n t r a su h e r m a n o , f u e e n v i a d o c o m o sátrapa d e los q u e a n t e s e s t a b a n b a j o su m a n d o y b a j o el d e C i r o ^ , en seguida decidió q u e todas las ciudades jónicas debían qued a r s o m e t i d a s a él. E s t a s , p o r u n lado, q u e r í a n ser libres, p e r o al m i s m o t i e m p o temían a T i s a f e r n e s , p o r q u e habían p r e f e r i d o a C i r o , c u a n d o estaba vivo, en vez d e aquél. P o r ello, n o lo acogieron en sus ciudades. E n cambio, e n v i a r o n e m b a j a d o r e s a L a c e d e m o n i a , p u e s consideraban lógico, ya q u e e r a n los dirigentes d e toda G r e c i a , q u e se o c u p a r a n d e ellos, d e los griegos d e Asia, d e m o d o q u e su t e r r i t o r i o no f u e r a d e v a s t a d o y p u d i e r a n ser libres. 4 Los l a c e d e m o n i o s Ies e n v i a r o n a T i b r ó n c o m o h a r m o s t a 399 y Ies d i e r o n soldados d e los n e o d a m o d e s ^ h a s t a mil, y d e los d e m á s p e l o p o n e s i o s hasta c u a t r o mil. P i d i ó tamb i é n T i b r ó n a los atenienses trescientos caballeros, con la p r o m e s a d e q u e les proporcionaría una paga. E s t o s los e n v i a r o n d e e n t r e los q u e habían f o r m a d o p a r t e d e la caballería de los T r e i n t a , en la idea d e q u e sería u n beneficio para el p u e b l o q u e se m a r c h a r a n , e incluso q u e 5 perecieran. C u a n d o llegaron a Asia, reunió soldados también d e las c i u d a d e s griegas del c o n t i n e n t e , p u e s todas las c i u d a d e s e n t o n c e s obedecían lo q u e m a n d a r a u n v a r ó n lacedemonio. C o n este ejército, al ver·* la caballería, Tib r ó n n o b a j a b a a la llanura, p e r o se sentía satisfecho si podía vigilar p a r a q u e n o f u e r a d e v a s t a d o p o r lo m e n o s 6 este t e r r i t o r i o d o n d e j u s t a m e n t e se e n c o n t r a b a . P e r o cuand o los q u e r e g r e s a r o n vivos d e la expedición de C i r o se u n i e r o n a él, e n t o n c e s t a m b i é n en las llanuras hacía f r e n t e a T i s a f e r n e s . Se a p o d e r ó d e la ciudad d e P é r g a m o sin resistencia, y de T e u t r a n i a y H a l i s e r n a , en las q u e g o b e r n a b a n E u r í s t e n e s y Proeles, los d e s c e n d i e n t e s d e 2 Corresponde a las satrapías de Jonia y Lidia, respectivamente. ^ Antiguos hilotas que han accedido a un stalus superior y forman parte del damos/demos, pero su situación jurídica concreta permanece oscura, salvo en el hecho de estar situados en una escala inferior a los espartiatas. ·• «Al ver» presenta problemas textuales, por lo que algunos editores y traductores no lo tienen en cuenta: «Gín este ejército, Tibrón no desplegó la caballería en la llanura» (Daverio Rocchi).

D e m a r a t o el lacedemonio. E s t e t e r r i t o r i o le había sido 399 d a d o p o r el rey c o m o regalo, a c a m b i o d e su colaboración en la c a m p a ñ a contra G r e c i a . Se le s u m a r o n t a m b i é n G o r g i ó n y G ó n g i l o , q u e e r a n h e r m a n o s y tenían el u n o G a m b r i o y P a l e g a m b r i o , y el o t r o M i r i n a y G r i n e o . T a m bién estas c i u d a d e s f u e r o n regalo del rey a G ó n g i l o , q u e había sido el ú n i c o d e los eritreos exiliado p o r ser partidario d e los persas. H a b í a o t r a s q u e , p o r ser débiles, 7 T i b r ó n las t o m ó p o r la f u e r z a . A Larisa, la llamada Egipc i a ' , c o m o n o se sometía, le p u s o sitio con t o d o su ejército alrededor. A l ver q u e n o p o d í a t o m a r l a d e o t r a man e r a , tras h o r a d a r u n p o z o a b r i ó u n o s c o n d u c t o s con la intención d e q u i t a r l e s el agua. D e s d e la m u r a l l a , con f r e cuencia salían c o r r i e n d o y a r r o j a b a n a la excavación palos y piedras, p o r lo q u e hizo u n a « t o r t u g a » d e m a d e r a y la colocó s o b r e el p o z o , p e r o los lariseos salieron d e n o c h e y la q u e m a r o n . C o m o n o conseguía n a d a , los é f o r o s le enviaron la o r d e n d e a b a n d o n a r Larisa y dirigirse c o n t r a Caria. C u a n d o ya e s t a b a en E f e s o , en c a m i n o hacia Caria, 8 llegó para p o n e r s e al f r e n t e d e la expedición Dercílidas, q u e tenía f a m a d e ser un h o m b r e d e m u c h a i n v e n t i v a , p o r la q u e lo l l a m a r o n Sísifo T i b r ó n regresó a la p a t r i a , d o n d e f u e c o n d e n a d o al exilio, p u e s l o acusaban los aliad o s d e p e r m i t i r al ejército q u e s a q u e a r a a sus amigos. Dercílidas, u n a vez q u e recibió el m a n d o de la expedí- 9 ción, al d a r s e c u e n t a d e q u e e n t r e T i s a f e r n e s y F a r n a b a z o existía u n a m u t u a desconfianza, se p u s o d e a c u e r d o c o n T i s a f e r n e s y Uevó el ejército al t e r r i t o r i o de F a r n a b a z o , p u e s p r e f e r í a hacer la guerra a u n o d e ellos m á s q u e a a m b o s al m i s m o t i e m p o . Dercílidas era además, d e s d e antes, hostU a F a r n a b a z o ya q u e , c u a n d o f u e h a r m o s t a en A b i d o , en la época en q u e L i s a n d r o e r a n a v a r c o , calum^ Al parecer, Ciro el Grande había establecido allí colonias de veteranos de ese origen. ^ Fundador legendario de Corinto, famoso por su astucia e ingenio, pero más por el castigo que le impuso Zeus, consistente en subir reiterada e indefinidamente una enorme roca hasta la cumbre de una montaña.

45

Helénicas. libro 111,4,17

Helénicas. Libro111,4,22113 b r i l l a n t e e q u i p a m i e n t o . C o m b a t í a j u n t o con F a r n a b a z o es- 399 p e c i a l m e n t e c u a n d o se dirigía c o n t r a los misios y pisidios, p o r q u e se d e d i c a b a n a d e v a s t a r el t e r r i t o r i o d e l rey, d e m o d o q u e F a r n a b a z o la h o n r a b a a su vez con gran g e n e r o s i d a d y e n ocasiones le p e d í a consejo. C u a n d o ya 14 tenía m á s d e c u a r e n t a a ñ o s , M i d i a s , q u e era m a r i d o d e su hija, a z u z a d o p o r a l g u n o s con la idea d e q u e era verg o n z o s o q u e g o b e r n a s e u n a m u j e r y él p e r m a n e c i e r a e n la vida p r i v a d a , h a b i d a c u e n t a d e q u e ella se c u i d a b a m u c h o d e l o s d e m á s , c o m o c o n v e n í a e n u n a tiranía, p e r o e n él c o n f i a b a y lo a m a b a c o m o u n a m u j e r a m a a su y e r n o , s e dice q u e e n t r ó a verla y la ahogó. M a t ó también a s u h i j o , q u e era h e r m o s o d e aspecto y tenía u n o s diecisiete años. D e s p u é s d e hacer e s t o , r e t u v o las ciuda- 15 d e s fortificadas d e Escepsis y G e r g i s , d o n d e M a n í a tenía la m a y o r p a r t e d e sus riquezas, p e r o las d e m á s c i u d a d e s n o c e d i e r o n , sino q u e las salvaron p a r a F a r n a b a z o las g u a r n i c i o n e s q u e había en ellas. A c o n t i n u a c i ó n , Midias e n v i ó regalos a F a r n a b a z o con el m e n s a j e d e q u e , s e g ú n su o p i n i ó n , d e b í a d e poseer el t e r r i t o r i o e n las m i s m a s c o n d i c i o n e s q u e M a n í a . L e c o n t e s t ó q u e los g u a r d a r a hasta q u e v i n i e r a a recoger los regalos con él incluido, p u e s decía q u e n o q u e r í a vivir sin h a b e r v e n g a d o a M a n í a . E n e s t a o p o r t u n i d a d llegó D e r c í l i d a s e i n m e d i a t a m e n - 16 te, en u n solo d í a , t o m ó sin resistencia Larisa, H a m á x i t o y C o l o n a s , las c i u d a d e s costeras. N o t i f i c ó t a m b i é n a las ciud a d e s eolias su consideración d e q u e d e b í a n ser libres, así c o m o acogerlo d e n t r o d e las m u r a l as y hacerse aliados. Los n e a n d r e o s , ilieos y cocilitas a c e p t a r o n , p u e s las guarniciones griegas q u e había e n t r e ellos, d e s d e q u e m u r i ó M a n í a , n o eran m u y b i e n t r a t a d a s . E n c a m b i o , el q u e se encargaba d e la vigilancia d e C e b r é n , t e r r i t o r i o m u y p r o t e g i d o , 17 c o n s i d e r ó q u e , si tenía la c i u d a d b i e n vigilada para Farn a b a z o , recibiría h o n o r e s d e p a r t e d e éste, p o r lo q u e n o acogió a Dercílidas, q u e , i r r i t a d o , se p r e p a r ó p a r a atacarla. C o m o , en el m o m e n t o d e hacer los sacrificios, los presagios n o le f u e r o n f a v o r a b l e s el p r i m e r d í a , v o l v i ó a hacer sacrificios el s e g u n d o v, c o m o t a m p o c o e n t o n c e s f u e r o n f a v o r a b l e s los auspicios, los r e p i t i ó el tercero. H a s -

399 n i a d o p o r F a r n a b a z o , f u e o b l i g a d o a p e r m a n e c e r firme con el e s c u d o , lo q u e al p a r e c e r c o n s t i t u y e u n d e s h o n o r p a r a los l a c e d e m o n i o s v i r t u o s o s , p u e s se t r a t a d e u n castigo 10 d e indisciplina. P o r e l l o se dirigió con m u c h o m á s g u s t o c o n t r a F a r n a b a z o . E n seguida, t a n t o se d i f e r e n c i ó del m o d o d e m a n d a r d e T i b r ó n q u e hizo pasar su ejército a través del t e r r i t o r i o a m i g o hasta la E ó l i d e d e F a r n a b a z o sin hacer n i n g ú n d a ñ o a los aliados. E s t a era la E ó l i d e d e F a r n a b a z o , q u e tenía c o m o sát r a p a ^ d e e s t e t e r r i t o r i o , m i e n t r a s vivió, a Genis D a r d a neo. Cuando murió, víctima de una enfermedad, mientras F a r n a b a z o se d i s p o n í a a d a r a o t r o la s a t r a p í a . M a n í a , la m u j e r d e Genis, ella t a m b i é n d a r d á n i d a , p r e p a r ó u n a com i t i v a y se p r e s e n t ó cargada d e regalos, con la intención d e dárselos al m i s m o F a r n a b a z o y d e g a n a r s e las simpatías d e sus c o n c u b i n a s y d e los q u e m á s p o d e r tenían 11 cerca d e F a r n a b a z o . A l e n t r a r e n conversación le d i j o : « F a r n a b a z o , mi e s p o s o era a m i g o t u y o e n t o d o y, adem á s , t e e n t r e g a b a los t r i b u t o s d e tal m o d o q u e t ú l o alab a b a s y lo h o n r a b a s . Si y o p u e d o servirte e x a c t a m e n t e igual q u e él, ¿ p o r q u é va a ser necesario q u e t ú n o m b r e s s á t r a p a a o t r o ? Si n o te agrado en algo, e n t u s m a n o s 12 estará s i e m p r e q u i t a r m e el cargo y dárselo a él.» A l oír e s t o , F a r n a b a z o p e n s ó q u e la m u j e r d e b í a ser s á t r a p a . G u a n d o ella se hizo s e ñ o r a del t e r r i t o r i o , le e n t r e g a b a los m i s m o s t r i b u t o s q u e su m a r i d o y, cada vez q u e iba a v e r a F a r n a b a z o , le l l e v a b a regalos y, cada vez q u e él se acercaba a su t e r r i t o r i o , lo acogía con m u c h a m á s gracia 13 y e n c a n t o q u e t o d o s los g o b e r n a d o r e s . A d e m á s d e q u e le tenía b i e n vigiladas las c i u d a d e s q u e había recibido, aport ó algunas d e la c o s t a , h a s t a e n t o n c e s n o s o m e t i d a s , c o m o Larisa, H a m á x i t o y C o l o n a s , tras lanzarse c o n t r a sus m u rallas con u n a t r o p a d e m e r c e n a r i o s griegos, y ella m i s m a c o n t e m p l a b a el e s p e c t á c u l o d e s d e u n c a r r u a j e . Sus elogios i b a n s i e m p r e a c o m p a ñ a d o s d e d o n e s , d e f o r m a t a n gener o s a q u e su e j é r c i t o m e r c e n a r i o llegó a p o s e e r el m á s ' Aquí con un valor más restringido, pues se refiere a un territorio dentro de la satrapía de Farnabazo.

92

Helénicas. Libro ΠΙ,1,17

Helénicas. Libro 111,1,22

93

399 ta cuatro días estuvo insistiendo en el sacrificio, con m u y mal h u m o r , pues tenía prisa por hacerse d u e ñ o d e toda 18 la Eólide antes de q u e acudiera Farnabazo. U n tal Aténadas, capitán sicionio, q u e consideraba q u e Dercílidas dejaba pasar el t i e m p o frivolamente, mientras él era capaz de privar del agua a los cebrenios, acudió a la carrera con su tropa e i n t e n t ó obstruir la f u e n t e . P e r o los d e d e n t r o salieron a su e n c u e n t r o , lo hirieron, m a t a r o n a dos y a los demás los hicieron retroceder con golpes y disparos. Dercílidas se irritó, en la idea de q u e el ataque sería ahora menos animoso, pero entretanto salieron de la muralla de parte de los griegos u n o s heraldos, a decirle q u e no les complacía el m o d o d e obrar de su jefe, y q u e ellos querían estar con los griegos más q u e con el bárbaro. 19 Mientras todavía estaban hablando de esto, vino u n o de p a r t e de su jefe para exponer q u e cuanto decían los d e antes también a él le parecía bien. Dercílidas, inmediatam e n t e , como por fin había recibido vaticinios favorables en ese día, tras tomar las armas, se puso en marcha hacia las puertas. Los otros se las abrieron para acogerlo. Después dé establecer t a m b i é n allí guarniciones, al p u n t o marchó a Escepsis y Gergis. 20 Midias, que mientras esperaba a Farnabazo ya empezaba a tener miedo d e los ciudadanos, envió u n mensaje a Dercílidas, según el cual entraría en conversaciones si recibía rehenes. Este le envió u n o de cada ciudad de los aliados para q u e de ellos seleccionara cuantos quisiera. T r a s coger a diez salió a reunirse con Dercílidas y le p r e g u n t ó con qué condiciones podría llegar a ser su aliado. El le contestó q u e con la de q u e dejara a los ciuda21 danos libres y a u t ó n o m o s . Y nada más decir esto marchó hacia Escepsis. Midias comprendió que no podría impedírselo en contra d e los ciudadanos, y lo dejó entrar. Dercílidas, después d e hacer un sacrificio en la acrópolis de Escepsis, echó las guarniciones de Midias, entregó la ciudad a los ciudadanos y les aconsejó q u e se gobernaran como era propio de h o m b r e s griegos y libres, tras de lo cual se marchó en dirección a Gergis. Lo escoltaban muchos de los escepsios, al tiempo q u e le rendían honores

y se congratulaban por lo sucedido. Midias lo acompañaba, y aprovechaba para pedirle q u e le entregara la ciudad de los gergitios. Pero Dercílidas le decía q u e no dejaría d e o b t e n e r nada de lo q u e en justicia le correspondiera. M i e n t r a s así hablaba, se dirigía hacia las p u e r t a s j u n t o con Midias y el ejército lo seguía pacíficamente, en fila d e a dos. Los q u e estaban en las torres, q u e eran muy altas, al ver a Midias con él no dispararon. Dercílidas dijo: «Ordena, Midias, q u e abran las puertas, para que tú me guíes y yo contigo vaya al templo a hacer un sacrificio a Atenea.» Midias se mostraba reticente para abrir las p u e r t a s pero, c o m o temía q u e lo f u e r a a p r e n d e r inmediatamente, m a n d ó q u e las abrieran. C u a n d o e n t r ó , se dirigió con 23 Midias hacia la acrópolis. A los demás soldados les orden ó q u e se colocaran en armas alrededor de las murallas, y él con los d e su escolta hizo u n sacrificio a Atenea. Una vez hecho el sacrificio, dijo q u e también los lanceros de Midias se colocaran con sus armas en la vanguardia d e su ejército, y se transformaran en sus mercenarios, pues Midias ya n o tenía nada q u e temer. Entonces, Midias, 24 sin saber q u é hacer, dijo: « M e retiro para p r e p a r a r t e unos obsequios d e hospitalidad», pero él contestó: « N o , por Z e u s ; sería vergonzoso q u e yo, después de haber hecho los sacrificios, recibiera de ti honores de hospitalidad y no te los rindiera yo a ti. Q u é d a t e con nosotros. E n tanto se prepara la cena nos dedicaremos a examinar q u é tipo de relaciones puede crearse con justicia e n t r e ambos.» C u a n d o se hubieron sentado, p r e g u n t ó Dercílidas: 25 «Dime, Midias, ¿ t u padre te dejó c o m o jefe de la casa?» «Desde luego», contestó. « ¿ Y cuántas casas e r a n ? , ¿cuántas tierras?, ¿cuántos pastos?» C u a n d o él hacía la enumeración, los escepsios presentes dijeron: « E s t e te está engañando, Dercílidas.» «Vosotros», dijo, « n o seáis de- 26 masiado escrupulosos.» C u a n d o h u b o hecho el registro d e su p a t r i m o n i o , volvió a t o m a r la palabra: « D i m e , y Manía, ¿ d e quién e r a ? » Todos dijeron que de Farnabazo. « Y sus propiedades», dijo, « ¿ t a m b i é n eran d e Farnaba-

108 Helénicas. Libro 111,4,4 399 z o ? » « D e s d e l u e g o » , c o n t e s t a r o n . « P o d r í a n ser n u e s t r a s » , d i j o , « d a d o q u e salimos v e n c e d o r e s , p u e s F a r n a b a z o es n u e s t r o e n e m i g o . Q u e alguien m e conduzca a d o n d e están 27 los b i e n e s d e M a n í a y d e F a r n a b a z o » . C u a n d o los d e m á s lo c o n d u j e r o n a casa de M a n í a , q u e la h a b í a h e r e d a d o M i d i a s , é s t e los a c o m p a ñ ó . D e s d e q u e e n t r ó , Dercílidas l l a m ó a los a d m i n i s t r a d o r e s , d i j o a los s e r v i d o r e s q u e los p r e n d i e r a n y les a d v i r t i ó q u e si los cogían r o b a n d o algun o d e los bienes d e M a n í a , i n m e d i a t a m e n t e serían degollados. E l l o s se los m o s t r a r o n . D e s p u é s d e v e r l o t o d o , lo 28 e n c e r r ó , p u s o u n sello y fijó u n o s g u a r d i a n e s . C u a n d o salió, a los c o m a n d a n t e s y c a p i t a n e s q u e e n c o n t r ó en las p u e r t a s les d i j o : «Soldados, h e m o s c o n s e g u i d o u n salario p a r a el ejército p o r cerca d e u n a ñ o p a r a o c h o mil h o m b r e s . Si c o n s e g u i m o s algo más, se a ñ a d i r á t a m b i é n . » H a b l ó así p o r q u e sabía q u e al oírlo se h a r í a n m u c h o m á s disciplinados y serviciales. C u a n d o M i d i a s le p r e g u n t ó : « ¿ D ó n d e t e n g o yo q u e vivir, D e r c í l i d a s ? » , c o n t e s t ó : « D o n d e es m u y j u s t o q u e vivas, M i d i a s , e n tu p r o p i a p a t r i a , Escepsis, y en la casa p a t e r n a . » 2,1 Dercílidas, d e s p u é s de h a b e r h e c h o e s t o y d e h a b e r tom a d o e n o c h o días n u e v e c i u d a d e s , p e n s ó c ó m o p o d r í a vivir e n t e r r i t o r i o a m i g o sin ser, c o m o T i b r ó n , gravoso p a r a los aliados y, s o b r e t o d o , sin q u e F a r n a b a z o , con la sensación d e s u p e r i o r i d a d q u e le d a b a la caballería, se d e d i c a r a a a t r o p e l l a r a las c i u d a d e s griegas. E n consecuencia, m a n d ó a p r e g u n t a r l e si p r e f e r í a la p a z o la g u e r r a . E n t o n c e s , F a r n a b a z o , c o m o p e n s a b a q u e la E ó l i d e se había c o n v e r t i d o en' u n a fortificación erigida c o n t r a su propia residencia. F r i g i a , o p t ó p o r los p a c t o s . 2 H e c h o e s t o , Dercílidas se m a r c h ó a T r a c i a d e Bitinia ' y allí i n v e r n ó , lo q u e desde luego n o m o l e s t ó a F a r n a b a zo, p u e s m u c h a s veces los b i t i n i o s se d e d i c a b a n a hacerle la g u e r r a . Dercílidas pasaba el t i e m p o sin dificultades d e n i n g ú n t i p o , e n t r e g a d o al s a q u e o d e Bitinia y con abund a n t e s p r o v i s i o n e s , hasta q u e se le p r e s e n t a r o n d e s d e el s La zona de Bitinia situada entre el Bosforo y Heraclea Póntica.

Helénicas. Libro 111,4,8

95

otro lado, como aliados de parte de Seutes, unos doscientos jinetes y como trescientos peltastas de los odrisas, que, después de haber acampado a unos veinte estadios del campamento griego y de haberse rodeado de una empalizada, pidieron a Dercílidas algunos de los hoplitas para que les vigilaran el campamento, mientras salían a hacer rapiña, y cogieron muchos esclavos y objetos de valor. Una vez que ya tenían el campamento lleno con abundantes prisioneros, los bitinios, que se habían puesto a observar cuántos salían y cuántos griegos habían dejado como vigilantes, reunidos muchos peltastas y jinetes, al amanecer se lanzaron sobre los hoplitas, que eran como doscientos. Cuando estuvieron cerca, se pusieron a disparar contra ellos con flechas o con jabalinas. En el momento en que empezaron a caer heridos o muertos, recluidos en su empalizada, que era como de la altura de un hombre, no estaban en condiciones de hacer nada, por lo que se dedicaron a arrancar su propia fortificación para poder hacerles frente. Pero, si salían por un sitio, los otros se retiraban, pues, como peltastas, escapaban fácilmente a los hoplitas y, en cambio, les disparaban jabalinas por uno y otro lado y derribaban a muchos de ellos en cada salida. Finalmente, como encerrados en un establo, fueron acribillados con las jabalinas. Consiguieron salvarse en torno a los quince en el campameno griego, y éstos porque, tan pronto como se dieron cuenta de la situación, se retiraron y escaparon en medio de la batalla sin que los bitinios se inquietaran. Los bitinios, inmediatamente después de haber hecho esto y de haber matado también a los guardianes de las tiendas de los odrisas tracios, recogieron a todcs los prisioneros y se marcharon, de modo que los griegos, al enterarse, no encontraron a su llegada nada más que cadáveres desnudos en el campamento. Cuando por fin regresaron los odrisas, tras enterrar a los suyos, beber mucho vino en su honor y hacer una carrera de caballos, acamparon junto con los griegos y se dedicaron el resto del tiempo a devastar e incendiar la Bitinia.

108

Helénicas. Libro 111,4,4

Helénicas. Libro 111,4,8

96

6

A l llegar la p r i m a v e r a , D e r c í l i d a s se m a r c h ó d e Bitinia y se dirigió hacia L á m p s a c o . M i e n t r a s e s t a b a allí, llegaron d e p a r t e d e las a u t o r i d a d e s d e la p a t r i a A r a c o , N á u b a t e s y Antístenes, que vinieron a inspeccionar cómo estaban t o d o s los a s u n t o s d e Asia y e s p e c i a l m e n t e a c o m u n i c a r a D e r c í l i d a s q u e p e r m a n e c í a en el m a n d o t a m b i é n el a ñ o s i g u i e n t e , q u e los é f o r o s les h a b í a n o r d e n a d o a ellos mism o s r e u n i r a los soldados p a r a decirles q u e t e n í a n q u e j a s d e lo q u e a n t e s h a b í a n h e c h o , p e r o q u e a h o r a los a l a b a b a n p o r q u e ya n o c o m e t í a n n i n g u n a i n f r a c c i ó n y, con r e s p e c t o al t i e m p o q u e q u e d a b a , p a r a a d v e r t i r l e s q u e , si reincidían, n o se lo i b a n a d e j a r pasar, p e r o q u e si o b s e r v a b a n u n c o m p o r t a m i e n t o j u s t o con los aliados, los felicitarían pú-

7

b l i c a m e n t e . C u a n d o , tras h a b e r c o n v o c a d o a los soldados, h u b i e r o n d i c h o e s t o , el j e f e d e los c i r e o s ' c o n t e s t ó : «Lac e d e m o n i o s , n o s o t r o s s o m o s los m i s m o s a h o r a y a n t e s . E l jefe, e n c a m b i o , es u n o a h o r a y o t r o en el p a s a d o . L a r e s p o n s a b i l i d a d d e q u e ahora n o c o m e t a m o s e r r o r e s y ent o n c e s sí, v o s o t r o s m i s m o s estáis en disposición d e conocerla.» 8 U n o d e los d e A r a c o , m i e n t r a s c o n v i v í a n en la m i s m a t i e n d a los e m b a j a d o r e s d e la p a t r i a y D e r c í l i d a s , r e c o r d ó q u e h a b í a d e j a d o en L a c e d e m o n i a a u n o s e m b a j a d o r e s d e los q u e r s o n e s i t a s . Según d i j e r o n , é s t o s d e c l a r a b a n q u e ahora n o p o d í a n t r a b a j a r la tierra del Q u e r s o n e s o , p u e s e r a n v í c t i m a s del pillaje d e los tracios, p e r o q u e , si se p u d i e r a h a c e r u n a m u r a l l a d e m a r a m a r , les sería p o s i b l e trabajar u n a tierra a b u n d a n t e y b u e n a a ellos y a c u a n t o s laced e m o n i o s q u i s i e r a n , d e d o n d e c o n c l u y e r o n q u e n o se sorp r e n d e r í a n si se les enviaba d e s d e la c i u d a d a u n o d e los 9 l a c e d e m o n i o s con u n ejército p a r a h a c e r l o . Dercílidas, d e s d e luego, n o les dijo a ellos cuál era el p r o p ó s i t o q u e h a b í a c o n c e b i d o c o m o consecuencia d e h a b e r l o s escuchad o , sino q u e los e n v i ó a E f e s o a t r a v é s d e las c i u d a d e s griegas, satisfecho p o r q u e iban a o b s e r v a r q u e vivían felices e n la paz. M i e n t r a s se p o n í a n e n c a m i n o , Dercílidas, c o n s c i e n t e ya d e q u e iba a q u e d a r s e , d e n u e v o e n v i ó em9 Puede ser Jenofonte mismo.

b a j a d o r e s a F a r n a b a z o a p r e g u n t a r l e si p r e f e r í a c o n s e r v a r 398 la t r e g u a c o m o d u r a n t e el i n v i e r n o o hacer la g u e r r a . C o m o F a r n a b a z o t a m b i é n esta vez o p t ó p o r la t r e g u a , y así q u e d a b a n en p a z las c i u d a d e s amigas q u e le e s t a b a n próximas a t r a v e s ó el H e l e s p o n t o c o n su ejército hacia E u r o p a y, d e s p u é s d e p a s a r el t e r r i t o r i o a m i g o d e T r a c i a y d e recibir la h o s p i t a l i d a d d e S e u t e s , llegó al Q u e r s o n e so. C u a n d o c o n s t a t ó q u e tenía o n c e o d o c e c i u d a d e s , y 10 q u e su t e r r i t o r i o era f é r t i l y d e e x c e l e n t e calidad, p e r o q u e e s t a b a asolado, c o m o se decía, p o r los tracios, desp u é s d e m e d i r l o y e n c o n t r a r q u e el i s t m o era d e t r e i n t a y siete e s t a d i o s , sin e n t r e t e n e r s e m á s , hizo los sacrificios y se p u s o a c o n s t r u i r la m u r a l l a , t r a s d i s t r i b u i r la z o n a p o r p a r t e s e n t r e los soldados. P r o m e t i ó q u e d a r í a p r e m i o s a los p r i m e r o s q u e hicieran la fortificación, y a los d e m á s según los m é r i t o s d e cada u n o , con lo q u e , a n t e s del o t o ñ o , t e r m i n ó la muralla q u e h a b í a c o m e n z a d o e n la p r i m a v e r a . D e j ó d e n t r o d e la m u r a l l a o n c e c i u d a d e s , m u c h o s p u e r t o s , a b u n d a n t e s y excelentes s e m b r a d o s , a b u n d a n t e s p l a n t a c i o n e s , n u m e r o s o s y h e r m o s í s i m o s p a s t o s p a r a ganad o s d e t o d a s clases. D e s p u é s d e h a c e r e s t o , p a s ó d e n u e v o 11 a Asia. U n a vez, m i e n t r a s inspeccionaba las c i u d a d e s , vio q u e e n líneas generales se e n c o n t r a b a n p e r f e c t a m e n t e , p e r o d e s c u b r i ó q u e A t a r n e s , lugar f o r t i f i c a d o , e s t a b a o c u p a d o p o r exiliados d e Q u í o s , q u e d e s d e allí hacían i n c u r s i o n e s y d e v a s t a b a n la J o n i a y q u e d e eso vivían. C u a n d o se ent e r ó d e q u e tenían m u c h o trigo d e n t r o , los r o d e ó con su e j é r c i t o y les p u s o sitio. E n o c h o m e s e s los s o m e t i ó , puso como gobernador a Draconte Peleneo, preparó en el t e r r i t o r i o t o d o lo n e c e s a r i o e n c a n t i d a d a b u n d a n t e p a r a p o d e r t e n e r r e p o s o cada vez q u e viniera y se m a r c h ó a E f e s o , q u e dista d e Sardes u n c a m i n o d e tres d í a s " . " En este párrafo existen varios problemas textuales. Algunos editores excluyen (Brownson) o ponen en duda (Hatzfeld) la palabra «amigas». En lugar de «próximas a él», Cobet sugiere la forma neutra del pronombre, que recoge Brownson: «de aquella región». " Desde «que dista...», está colocado entre corchetes pOr Hatzfeld, como información sin interés.

98

Helénicas. Libro ΠΙ,2,12

Helénicas. Libro ΠΙ,2,16

99 397

Hasta este momento vivían en paz Tisafernes y Dercílidas, los griegos de la zona y los bárbaros, cuando de repente llegaron a Lacedemonia embajadores de las ciudades jónicas para poner en su conocimiento que estaría en manos de Tisafernes, si quisiera, dejar autónomas las ciudades griegas y que, desde luego, si le ocurría algo malo a Caria, donde estaba la casa de Tisafernes, creían, según dijeron, que él rápidamente accedería a dejarlos autónomos. Nada más escuchar esto, los éforos enviaron un mensaje a Dercílidas con la orden de que pasara con su ejército a Caria y que el navarco Fárax se quedara costeando con las naves. Ellos así lo hicieron. Pero ocurrió que, en este tiempo, Farnabazo había ido a ver a Tisafernes, por una parte, porque Tisafernes había sido nombrado general en jefe y, por otra parte, para testimoniarle que estaba dispuesto a hacer la guerra en común, a formar alianza y a que expulsaran juntos a los griegos del territorio del rey. Por lo demás, en el fondo sentía envidia de Tisafernes a causa de su nuevo cargo y soportaba mal el haberse visto privado de la Eólide. Al escucharlo, dijo: «En primer lugar, antes que nada, pasa conmigo a Caria, y luego trataremos de esos asuntos.» Una vez allí, decidieron que colocarían la vigilancia necesaria para las fortificaciones y pasarían de nuevo a Jonia. Cuando Dercílidas escuchó la noticia de que había atravesado otra vez el Meandro, después de exponer a Fárax sus temores de que Tisafernes y Farnabazo se lanzaran sobre un territorio que estaba desprotegido y lo arrasaran, también él lo atravesó. Mientras avanzaban con su ejército sin guardar ningún orden, en la creencia de que los enemigos se les habían adelantado hacia la Efesia, de repente vieron del otro lado vigías sobre los túmulos. A su vez se subieron en los túmulos cercanos a ellos y en algunas torres y observaron que estaban alineados en su camino los carios de blancos escudos, todo el ejército persa que estaba allí presente, el contingente griego que cada uno de ellos tenía y muchísima caballería, la de Tisafernes en el ala derecha y la de Farnabazo en la izquierda. 16 Cuando Dercílidas se dio cuenta de eso, a los comandan-

tes y a los capitanes les dijo que se ordenaran lo más rápidamente posible en fila de a ocho, que los pestastas se colocaran en los extremos a uno y otro lado, lo mismo que los jinetes, todos los que tenían sin distinción, y él se puso a hacer un sacrificio. Todo el ejército procedente del Peloponeso se mantenía a la expectativa y se preparaba para combatir. Pero los de Priene, de Aquileo y de las islas y ciudades jónicas, unos dejaron las armas en medio del trigo y huyeron, pues estaba alto el trigo en la llanura del Meandro, pero los que se quedaron, estaba claro que no iban a aguantar. Según las noticias que llegaban, Farnabazo pretendía iniciar el combate, pero Tisafernes tenía en la mente el ejército de Ciro que había conocido cuando guerreó contra él y pensaba que todos los griegos eran iguales, por lo que no estaba dispuesto a combatir, sino que envió un mensaje a Dercílidas para decirle que quería llegar a tratos con él. Dercílidas tomó a los de aspecto más fuerte entre los jinetes e infantes que lo acompañaban, se adelantó hacia los mensajeros y dijo: «Pero yo ya me había preparado para combatir, como véis. Sin embargo, ya que él quiere que lleguemos a un trato, no me voy a oponer. Ahora bien, si hay que hacerlo, habrá que dar y recibir fianzas y rehenes.» Cuando así lo hubieron decidido y puesto en práctica, los ejércitos se retiraron, el bárbaro hacia Traies de Caria, el griego hacia Leucofris, donde había un templo de Artemis muy venerado y un lago de más de un estadio, muy arenoso, de agua potable y cálida en constante crecimiento. Así se actuó entonces. Al día siguiente llegaron al lugar convenido y decidieron informarse mutuamente de las condiciones para poder hacer la paz. La de Dercílidas consistía en que el rey dejara autónomas las ciudades griegas, las de Tisafernes y Farnabazo en que se fuera el ejército griego del territorio y los harmostas lacedemonios de las ciudades. Dicho esto, se hicieron los pactos, hasta que se anunciaran las condiciones por parte de Dercílidas en Lacedemonia, por parte de Tisafernes al rey. Mientras estas actividades tenían lugar en Asia por parte de Dercílidas, los lacedemonios, en la misma época.

17

18

19

20

100

Helénicas. Libro I I U , 2 1

Helénicas. Libro ΠΙ,2,25

101 399 26 398

399 llevaban ya t i e m p o i r r i t a d o s con los eleos p o r q u e habían h e c h o u n a alianza c o n los atenienses, los argivos y los m a n t i n e o s y p o r q u e , con el p r e t e x t o d e q u e e s t a b a n hac i é n d o l e s cumplir u n a c o n d e n a , n o los d e j a b a n p a r t i c i p a r e n la competición hípica n i gimnástica, y n o sólo les est a b a v e d a d o esto, s i n o q u e , a d e m á s , e n una ocasión e n q u e Licas había p u e s t o su c a r r o a disposición d e los tebanos, como fueron proclamados vencedores, cuando entró Licas p a r a coronar al auriga, a u n q u e era viejo, lo azotaron 22 y lo e x p u l s a r o n . D e s p u é s d e esto, u n a vez q u e v i n o Agis a hacer u n sacrificio a Z e u s e n c u m p l i m i e n t o d e u n oráculo, le i m p i d i e r o n los eleos q u e solicitara la victoria e n la g u e r r a , diciendo q u e d e s d e a n t i g u o era la n o r m a q u e los griegos n o hicieran c o n s u l t a e n sus g u e r r a s c o n t r a grie23 gos. Y así t u v o q u e m a r c h a r s e sin hacer sacrificios. Irrit a d o s p o r t o d o esto, d e c i d i e r o n los é f o r o s y la asamblea darles u n a lección. E n v i a r o n e m b a j a d o r e s a E l i d e a decir q u e a las a u t o r i d a d e s d e los l a c e d e m o n i o s les parecía j u s t o q u e ellos d e j a r a n a u t ó n o m a s las c i u d a d e s vecinas. A l resp o n d e r los eleos q u e n o lo h a r í a n , p u e s tenían las ciud a d e s p o r d e r e c h o d e g u e r r a , los é f o r o s d e c r e t a r o n u n a movilización. Agis, al m a n d o del ejército, se lanzó a tra24 vés d e Acaya c o n t r a E l e a a lo largo del Lariso. E n t o n c e s , j u s t a m e n t e c u a n d o e s t a b a el ejército e n zona e n e m i g a y el t e r r i t o r i o d e v a s t a d o , s o b r e v i n o u n t e r r e m o t o . Agis pensó q u e era u n a señal d i v i n a , p o r lo q u e salió d e n u e v o del t e r r i t o r i o y disolvió el ejército. A consecuencia de e s t o , los eleos e s t a b a n m u c h o más animosos y e n v i a r o n e m b a j a d o r e s a t o d a s las c i u d a d e s q u e , según sus conoci25 m i e n t e s , eran hostiles a los lacedemonios. C o n el p a s o del año los é f o r o s d e c r e t a r o n d e n u e v o u n a movilización c o n t r a E l i d e , y se u n i e r o n a Agis, salvo los beocios y cor i n t i o s , todos los d e m á s aliados, incluidos los atenienses. M i e n t r a s Agis se lanzaba a través d e A u l ó n , e n seguida los lepreatas se s e p a r a r o n d e los eleos y se u n i e r o n a él, «En el transcurso del año», según Brownson, o sea, dentro del mismo 399. Para Hatzfeld, en cambio: «Al calx) de un año», y correspondería al 399, pero la campaña anterior habría tenido lugar en el año 400.

luego los macisteos y a c o n t i n u a c i ó n los epitalieos. A l pasar el río, se le u n i e r o n los l e t r i n o s , los anfídolos y los m a r g a n e o s . C u a n d o llegó a O l i m p i a , hizo u n sacrificio a Z e u s O l í m p i c o , p u e s ya n a d i e se atrevía a impedírselo. T r a s hacer el sacrificio, se dirigió a la c i u d a d , al t i e m p o q u e devastaba y q u e m a b a el c a m p o , y t o m a b a m u c h í s i m o s r e b a ñ o s y m u c h í s i m o s esclavos del t e r r i t o r i o , d e m o d o q u e , al oírlo, o t r o s m u c h o s d e los arcadios y d e los a q u e o s f u e r o n a unírsele con su ejército v o l u n t a r i a m e n t e y tomar o n p a r t e d e la r a p i ñ a . E s t a expedición llegó a ser c o m o u n a acción de a p r o v i s i o n a m i e n t o p a r a el P e l o p o n e s o . C u a n d o llegó a la c i u d a d , los s u b u r b i o s y los gimnasios, q u e eran h e r m o s o s , q u e d a b a n d e s t r u i d o s , m i e n t r a s la ciud a d (pues estaba desguarnecida) se h a p e n s a d o q u e n o la t o m ó p o r q u e n o quiso, y n o p o r q u e n o pudiera. A l tiemp o q u e se d e v a s t a b a el t e r r i t o r i o y m i e n t r a s el ejército estaba cerca de Cilene, los d e J e n i a s , d e quienes se decía q u e tenían que m e d i r con u n m e d i m n o el d i n e r o d e su p a d r e , deseosos d e u n i r s e p o r ellos " a los lacedemonios, salen d e una casa con p u ñ a l e s y se p o n e n a h a c e r u n a m a t a n z a , y e n t r e los q u e m a t a r o n había u n o semejante a T r a s i d e o , el d i r i g e n t e del p u e b l o , p o r lo q u e p e n s a r o n q u e h a b í a n m a t a d o a T r a s i d e o , d e m o d o que, así c o m o el p u e b l o se d e s a n i m ó y p e r m a n e c i ó a la expectativa, los asesinos p e n s a b a n q u e t o d o e s t a b a h e c h o y los q u e comp a r t í a n sus ideas salieron en a r m a s al agora. P e r o Trasid e o todavía d o r m í a , p r e c i s a m e n t e e n el m i s m o sitio e n q u e se había e m b o r r a c h a d o . C u a n d o el p u e b l o se e n t e r ó d e q u e T r a s i d e o n o había m u e r t o , su casa se vio r o d e a d a p o r todas partes, c o m o la reina p o r u n e n j a m b r e d e abejas. U n a vez q u e T r a s i d e o se p u s o al f r e n t e tras r e u n i r al p u e b l o , h u b o u n a batalla en q u e venció el p u e b l o , y t u v i e r o n q u e precipitarse e n b r a z o s d e los lacedemonios • Medida de capacidad equivalente a algo más de cincuenta litros. «Por ellos» plantea dificultades que hacen que algunos editores se limiten a señalar en el texto la posible corrupción, pero otros siguen la hipótesis de Lowenklaü que suponía «la ciudad»; «de que la ciudad se uniera a los lacedemonios a través de ellos».

27

28

29

102 398

Helénicas. Libro ΠΙ,2,29

Helénicas. Libro 111,3,1

103 397 2

30 397

31

3,1

los q u e se h a b í a n d e d i c a d o a hacer la m a t a n z a . C u a n d o Agis se m a r c h ó y a t r a v e s ó d e n u e v o el A l f e o , d e s p u é s d e d e j a r guarniciones e n E p i t a l i o cerca del A l f e o , a Lisipo c o m o h a r m o s t a y con él a los exiliados d e E l i d e , disolvió la expedición y él v o l v i ó a casa. E l r e s t o del v e r a n o y el i n v i e r n o siguiente, Lisipo y los s u y o s se d e d i c a r o n a d e v a s t a r el t e r r i t o r i o d e los eleos. Al otro verano T r a s i d e o envió u n m e n s a j e a Lacedem o n i a en q u e a c e p t a b a arrasar la m u r a l l a d e Fea y Cilene d e j a r las c i u d a d e s trifílidas, E r i x a y E p i t a l i o , y a los l e t r i n o s , a n f í d o l o s y m a r g a n e o s y, a d e m á s d e é s t o s , a los acrorios y L a s i ó n , la q u e era d i s p u t a d a p o r los arcadios. Los eleos c o n s i d e r a b a n j u s t o q u e d a r s e c o n E p e o , la c i u d a d q u e está e n t r e H e r e a y M a c i s t o , p u e s d i j e r o n q u e h a b í a n c o m p r a d o t o d o el t e r r i t o r i o p o r t r e i n t a t a l e n t o s a los q u e e n t o n c e s o c u p a b a n la ciudad, y q u e h a b í a n entreg a d o t o d o el d i n e r o . P e r o los l a c e d e m o n i o s , c o m o pens a b a n q u e coger algo d e los vencidos d e n i n g ú n m o d o era más j u s t o si se c o m p r a b a a la f u e r z a q u e si se q u i t a b a p o r la f u e r z a , los o b l i g a r o n a dejar t a m b i é n ésta. E n camb i o , d e e s t a r al f r e n t e d e l t e m p l o d e Z e u s O l í m p i c o , aunq u e n o era d e los eleos d e a n t i g u o , n o los p r i v a r o n , e n la idea d e q u e los q u e lo p r e t e n d í a n eran c a m p e s i n o s y n o iban a ser capaces d e estar al f r e n t e C u a n d o se a c e p t a r o n tales c o n d i c i o n e s , nació la paz y u n a alianza e n t r e los eleos y los lacedemonios. Y así t e r m i n ó la guerra d e los l a c e d e m o n i o s y los eleos. M á s t a r d e . Agis, d e s p u é s d e haber i d o a D e l f o s a ofrecer e n sacrificio el d i e z m o , al volver, e n H e r e a , ya viejo, cayó e n f e r m o . A u n q u e lo llevaron a L a c e d e m o n i a todavía vivo, allí e n seguida m u r i ó y recibió u n a s e p u l t u r a m á s v e n e r a b l e d e lo q u e es p r o p i o d e los h o m b r e s . U n a vez q u e h u b i e r o n p a s a d o los días adecuados p a r a la purificaPara Hatzfeld, éste es el verano correspondiente al año 398'. El genitivo de Cilene responde a una enmienda de O. Müller. Según los manuscritos, sería un acusativo: «dejar Cilene y las ciudades...», lectura aceptada por Hatzfeld. " Se trata de los pisatas, que habían controlado el santuario hasta el año 580.

ción y se hizo necesario n o m b r a r u n n u e v o rey, compit i e r o n p o r la realeza L e o t í q u i d a s , q u e alegaba q u e era h i j o d e Agis, y Agesilao c o m o h e r m a n o . L e o t í q u i d a s d i j o : « P e r o la ley, Agesilao, n o o r d e n a q u e reine el h e r m a n o del rey, s i n o su h i j o . Si n o h u b i e r a h i j o , entonces reinaría su h e r m a n o . » « T e n d r í a q u e reinar yo.» « ¿ C ó m o , si estoy y o ? » « P o r q u e el m i s m o al q u e t ú Uamas p a d r e d i j o q u e t ú n o eras s u y o . » « P e r o sí m i m a d r e , q u e lo sabía m u c h o m e j o r q u e él, y todavía a h o r a lo afirma.» «Sin e m b a r g o , P o s i d ó n h a p u e s t o d e manifiesto q u e t ú estás c o m p l e t a m e n t e e n g a ñ a d o , e n el m o m e n t o e n q u e d u r a n t e u n seísmo e x p u l s ó a t u p a d r e del t á l a m o a la vista d e t o d o s . T u v o a su f a v o r al testigo q u e se considera m á s verídico, el t i e m p o . P u e s , a p a r t i r del m o m e n t o e n q u e te e n g e n d r ó y f u e d e s c u b i e r t o e n el t á l a m o " , al décim o " m e s naciste.» Tales cosas decían. D i o p i t e s , n o t a b l e i n t é r p r e t e d e oráculos, q u e h a b l a b a e n f a v o r d e L e o t í q u i d a s , d i j o q u e , según u n o r á c u l o d e A p o l o , h a b í a q u e g u a r d a r s e d e la realeza c o j a . L i s a n d r o , e n f a v o r d e Agesilao, le replicó q u e n o p e n s a b a q u e el dios o r d e n a r a g u a r d a r s e d e e s t o , d e q u e n o f u e r a cojo el rey p o r h a b e r s e h e r i d o e n u n pie, sino m á s b i e n d e q u e n o r e i n a r a alguien q u e n o p e r t e n e ciera al l i n a j e , p u e s la realeza estaría e n t e r a m e n t e coja c u a n d o n o dirigieran la c i u d a d los d e s c e n d i e n t e s d e H e racles. D e s p u é s d e escuchar tales p a l a b r a s , la c i u d a d eligió rey d e e n t r e a m b o s a Agesilao. C u a n d o Agesilao todavía n o había p a s a d o u n a ñ o e n la realeza, m i e n t r a s hacía u n o d e los sacrificios preceptivos en f a v o r d e la c i u d a d , el a d i v i n o d i j o q u e los dioses m o s t r a b a n u n a conspiración d e las m á s terribles. A l hacer d e n u e v o el sacrificio, a f i r m ó q u e los signos se m o s t r a 'β De acuerdo con un manuscrito aislado, cabe la lectura: «desde que fue expulsado del tálamo». En una interpretación mixta, Hatzfeld lee: «desde que lo vieron salir del tálamo». " Método inclusivo, empleado con ordinales: a los nueve meses.

3

4

105

Helénicas. libro 111,4,17

Helénicas. Libro 111,4,22

113 397 7

b a n todavía m á s t e r r i b l e s . Sacrificó e n t o n c e s p o r tercera vez y explicó: « A g e s i l a o , c o m o si e s t u v i é r a m o s e n t r e los m i s m o s e n e m i g o s , así son las señales q u e m e hacen.» E n consecuencia, hicieron sacrificios a los t u t e l a r e s y a los salvadores y n o c e s a r o n h a s t a q u e con dificultad consig u i e r o n presagios f a v o r a b l e s . D e n t r o d e los cinco días sig u i e n t e s a la t e r m i n a c i ó n del sacrificio, h u b o alguien q u e d e n u n c i ó a n t e los é f o r o s u n a conspiración y a C i n a d ó n c o m o iniciador d e la m i s m a . E s t a era d e a s p e c t o juvenil y f u e r t e d e e s p í r i t u , p e r o n o d e los «iguales» Al p r e g u n t a r l e los é f o r o s c ó m o decía q u e se iba a pon e r e n práctica, d i j o e l d e n u n c i a n t e q u e C i n a d ó n lo había l l e v a d o al e x t r e m o d e l ágora y le había p r o p u e s t o q u e c o n t a r a c u á n t o s e s p a r t i a t a s había en ella. « Y y o » , explicó, « t r a s c o n t a r al r e y , a los é f o r o s , a las a n c i a n o s ^ ' y c o m o a Otros c u a r e n t a , le p r e g u n t é ; ¿ P o r q u é m e has d i c h o q u e los c u e n t e , C i n a d ó n ? , y él c o n t e s t ó : D a t e c u e n t a d e q u e éstos s o n t u s e n e m i g o s , y t o d o s los d e m á s q u e e s t á n en el á g o r a , m á s d e c u a t r o mil, s o n aliados». A ñ a d i ó q u e él explicaba c ó m o e n las calles se e n c o n t r a b a n a q u í u n o , allá d o s e n e m i g o s , y q u e t o d o s los d e m á s e r a n aliados. D e c u a n t o s h a b í a e n las fincas d e los e s p a r t i a t a s , el único e n e m i g o era el d u e ñ o , y en cada u n a había m u chos aliados. Al p r e g u n t a r l e los é f o r o s c u á n t o s decía q u e conocían el p l a n , acerca d e e s t o afirmó q u e , s e g ú n él, n o e r a n m u c h o s los q u e p o d í a n estar e n c o n t a c t o con ellos, los o r g a n i z a d o r e s , p e r o sí los q u e eran d i g n o s d e confianza. E n c a m b i o ellos, decían, e s t a b a n e n c o n t a c t o con tod o s , hilotas y n e o d a m o d e s , los « i n f e r i o r e s » y los periecos. P u e s e n cualquier m o m e n t o e n q u e e n t r e éstos surgía ® En Esparta, éste era el modo de denominar a los espartiatas, que disfrutaban plenamente de los derechos de ciudadanía en todas sus facetas, y cuyo número tendía a reducirse a causa de las guerras y de las especiales condiciones sociales, económicas y legales de la ciudad. ^ El término gérantes tiene un contenido institucional y socioeconómico más que puramente generacional. Eran los que formaban la gerousia, que se había convertido en órgano aristocrático, aunque seguía siendo preciso el haber superado la edad militar que llegaba hasta los sesenta años (cuarenta años de servicio).

alguna v o z acerca d e los e s p a r t i a t a s , n a d i e p o d í a o c u l t a r q u e n o le sería d e s a g r a d a b e incluso comérselos c r u d o s . · C u a n d o le p r e g u n t a r o n d e d ó n d e h a b í a n d i c h o q u e o b t e n d r í a n las a r m a s , c o n t e s t ó q u e «los q u e ya e s t a m o s en filas ya t e n e m o s a r m a s » , y con r e s p e c t o a la m u l t i t u d , lo llevó al m e r c a d o del h i e r r o y d i j o q u e le había m o s t r a d o muchas e s p a d a s , m u c h o s p u ñ a l e s , m u c h o s cuchillos, m u c h a s hachas y d e varios tipos, m u c h a s hoces. Según c o n t ó , le había e x p l i c a d o q u e t o d o e s t o e r a n a r m a s p a r a c u a n t o s h o m b r e s t r a b a j a b a n la tíerra, la m a d e r a y las p i e d r a s , y q u e la m a y o r í a d e las d e m á s técnicas p u e d e n c o n s i d e r a r q u e sus i n s t r u m e n t o s son a r m a s , suficientes en c u a l q u i e r circunstancia, p e r o especialmente c o n t r a h o m b r e s desarm a d o s . C u a n d o d e n u e v o se le p r e g u n t ó en c u á n t o t i e m p o iba a p o n e r e s t o e n práctica, d i j o q u e ya se le había d a d o el aviso d e q u e estuviera p r e s e n t e en la ciudad. Los é f o r o s p e n s a r o n q u e l o q u e h a b í a n o í d o c o n t a r resp o n d í a a a l g o c u i d a d o s a m e n t e p r e p a r a d o y se q u e d a r o n e s t u p e f a c t o s , p o r lo q u e ni siquiera c o n v o c a r o n la l l a m a d a p e q u e ñ a a s a m b l e a ^ , sino q u e , p o r el c o n t r a r i o , d e s p u é s d e c o n v o c a r a los ancianos cada u n o p o r su c u e n t a , decid i e r o n e n v i a r a C i n a d ó n a A u l ó n c o n o t r o s j ó v e n e s y ord e n a r l e q u e t r a j e r a al volver a algunos d e los a u l o n i t a s Le ordenay d e los h i l o t a s , los inscritos e n la escítala r o n t a m b i é n t r a e r a cierta m u j e r q u e allí tem'a f a m a d e ser la más h e r m o s a y d e c o r r o m p e r a los l a c e d e m o n i o s q u e l l e g a b a n , t a n t o viejos c o m o jóvenes. C i n a d ó n h a b í a h e c h o ya o t r o s servicios tales a los é f o r o s , p o r lo q u e ^ Organo cuya naturaleza sigue siendo objeto de discusión, debido a que ésta es la única referencia existente. Parecería mayor que la gerousia pero más restringida que la apella, en la que participaban todos los espartiatas. No está claro ni cuáles son los criterios electivos ni si tenía carácter excepcional o se reunía de modo periódico. ^ La comunicación secreta entre las autoridades, cuando una de ellas está fuera de la ciudad, se lleva a cabo por medio de un sistema consistente en la posesión de dos bastones exactamente iguales. El remitente envuelve un papiro en uno de ellos para escribir el mensaje, que sólo podrá eerse cuando se vuelva a enrollar en torno al otro bastón.

8

9

106

Helénicas. Libro I I U , 9 ' Helénicas. Libro 111,4,1

107

Î97 t a m b i é n le d i e r o n la escítala, e n la q u e e s t a b a n escritos los q u e h a b í a q u e p r e n d e r . C u a n d o p r e g u n t ó q u é j ó v e n e s d e b í a llevar consigo, le d i j e r o n : « V e , y d i al m á s anciano d e los h i p á g r e t a s ^ q u e e n v í e c o n d g o a seis o siete d e los q u e e s t á n p r e s e n t e s . » Se h a b í a n p r e o c u p a d o d e q u e el h i p á g r e t a s u p i e r a a q u i é n e s h a b í a q u e e n v i a r y d e q u e los e n v i a d o s t a m b i é n s u p i e r a n q u e había q u e a p r e s a r a C i n a d ó n . D i j e r o n a Cin a d ó n q u e enviarían tres c a r r o s , para n o traer a p i e a los a p r e s a d o s , con l o q u e g u a r d a b a n e n s e c r e t o lo m e j o r 10 q u e p o d í a n q u e t o d o s i b a n sólo contra él. N o lo apresar o n e n la c i u d a d p o r q u e n o sabían cuál e r a la m a g n i t u d d e l p r o y e c t o , y q u e r í a n p r i m e r o escuchar d e boca d e Cin a d ó n q u i é n e s eran sus c o l a b o r a d o r e s , a n t e s d e q u e se e n t e r a r a n d e q u e los había d e n u n c i a d o , p a r a q u e n o pud i e r a n h u i r . Los q u e lo p r e n d i e r o n i b a n a r e t e n e r l o y , al conocer a sus c o n f a b u l a d o s , los a n o t a r í a n y lo notificarían r á p i d a m e n t e a los é f o r o s . E n tal situación e s t a b a n los é f o r o s con r e s p e c t o al a s u n t o q u e e n v i a r o n u n regi11 m i e n t o d e caballería e n a p o y o de los d e A u l ó n . C u a n d o , c o g i d o el h o m b r e , v i n o u n caballero con los n o m b r e s d e los q u e C i n a d ó n h a b í a r e g i s t r a d o , i n m e d i a t a m e n t e cogier o n al a d i v i n o T i s á m e n o y a los o t r o s m á s i m p o r t a n t e s . U n a vez q u e t r a j e r o n a C i n a d ó n y le h i c i e r o n las acusaciones, e s t u v o d e a c u e r d o e n t o d o y m e n c i o n ó a los conf a b u l a d o s . F i n a l m e n t e , a la p r e g u n t a d e q u é p r e t e n d í a h a c e r c o n esto, c o n t e s t ó q u e n o ser m e n o s q u e n a d i e en L a c e d e m o n i a . Así p u e s , con las m a n o s e n c a d e n a d a s y con u n collar e n el c u e l l o , a z o t a d o y a g u i j o n e a d o , él y los suyos f u e r o n llevados p o r la c i u d a d . A s í r e c i b i e r o n su castigo. 4,1 D e s p u é s de esto, H e r o d a s , u n s i r a c u s a n o q u e e s t a b a 396 e n Fenicia con u n a r m a d o r , al ver las t r i e r e s fenicias q u e a r r i b a b a n desde o t r o sitio, o s e e n c o n t r a b a n allí ya dotadas, o b i e n , f i n a l m e n t e , e s t a b a n todavía p r e p a r á n d o s e , y al e s c u c h a r a d e m á s q u e t e n d r í a n q u e llegar a ser trescien^ Tres magistrados, al mando de los trescientos caballeros que formaban la guardia real.

tas, se embarcó en el primer navio que salía hacia Grecia 396 y dio la noticia a los lacedemonios como si fueran el rey y Tisafernes quienes estaban preparando esta expedición, pero dijo que no sabía en absoluto hacia dónde. Cuando los lacedemonios, vivamente excitados, reunieron a los aliados y se pusieron a deliberar acerca de lo que había que hacer, Lisandro, como consideraba que los griegos eran muy superiores en la flota y hacía sus cálculos con respecto a la infantería sobre las condiciones en que se había salvado la que marchó con Ciro, convenció a Agesilao para que se encargara de hacer una expedición a Asia con la condición de que le dieran treinta espartiatas, hasta dos mil neodamodes y seis mil del contingente de los aliados. Más allá de este cálculo, también deseaba acompañarlo para restaurar de nuevo, de acuerdo con Agesilao, las decarquías que habían sido establecidas por él en las ciudades y expulsadas por la intervención de los éforos, los cuales habían proclamado las constituciones pauias. Al asumir Agesilao la responsabilidad de la expedición, los lacedemonios le concedieron cuanto había pedido y trigo para seis meses. Cuando partió, después de haber hecho todos los sacrificios necesarios, entre otros los propios para emprender el paso de la frontera envió mensajeros a las ciudades para decirles cuántos tenían que proporcionar de cada sitio y dónde habían de presentarse. Mientras tanto, él quiso ir a hacer un sacrificio en Aulis, donde había sacrificado Agamenón cuando zarpó hacia Troya. Una vez allí, al enterarse los beotarcos * de que estaba haciendo sacrificios, enviaron jinetes para decirle que no siguiera sacrificando, y arrojaron del altar las víctimas que ya estaban consagradas. Por su parte, puso por testigos a los dioses y montó en cólera, subió a la triere y zarpó. Cuando llegó a Gerasto y hubo reuni^ Sacrificios ofrecidos a Zeus y Atenea antes de cruzar la frontera de Lacedemonia. ^ Magistrados de la confederación beocia, elegidos anualmente por cada una de las ciudades que la formaban. Tebas era la única ciudad que elegía dos beotarcos.

108

Helénicas. Libro 111,4,4

Helénicas. Libro 111,4,8

109

396 d o allí u n ejército lo más n u m e r o s o q u e p u d o , e m p r e n d i ó la navegación hacia E f e s o . 5 C u a n d o llegó, en p r i m e r lugar T i s a f e r n e s e n v i ó a preg u n t a r l e q u é era lo q u e v e n í a a buscar. El d i j o : « q u e las c i u d a d e s d e Asia sean a u t ó n o m a s , c o m o las d e la Grecia p r ó x i m a a n o s o t r o s » . A e s t o le c o n t e s t ó T i s a f e r n e s : «Si quieres concluir un p a c t o h a s t a q u e yo envíe u n mensajero al r e y , pienso q u e tú, si lo desearas, p o d r í a s marc h a r t e n a d a más h a b e r l o concluido.» « Y o lo desearía, d e s d e l u e g o » , d i j o , «si n o pensara q u e iba a ser víctima d e t u e n g a ñ o » . « E s t á en tus m a n o s » , replicó, «recibir garantías d e q u e sin e n g a ñ o s [ y o lo c u m p l i r é » . « Y en tus m a n o s e s t á » , d i j o , «recibir garantías d e mi p a r t e d e q u e sin e n g a ñ o ] si t ú c u m p l e s , n o v a m o s a c o m e t e r n i n g ú n d e s a f u e r o e n tu provincia m i e n t r a s d u r e n los p a c t o s » . D e s p u é s d e estas p a l a b r a s , T i s a f e r n e s p r e s t ó j u r a m e n t o 6 a n t e los enviados, H e r í p i d a s , Dercílidas y Megilo, de q u e haría la paz sin e n g a ñ o , y ellos juraron a su vez e n nomb r e d e Agesilao a T i s a f e r n e s q u e , si él a c t u a b a así, resp e t a r í a los pactos. P e r o T i s a f e r n e s violó en seguida lo q u e había j u r a d o . P u e s , en vez de m a n t e n e r la paz, hizo venir d e p a r t e del rey u n gran ejército a d e m á s del q u e tenía a n t e s . E n c a m b i o , Agesilao, a pesar d e h a b e r s e ent e r a d o , d e todas m a n e r a s se m a n t u v o fiel a los pactos. 7 M i e n t r a s Agesilao pasaba su t i e m p o en E f e s o con tranq u i l i d a d y ocio, c o m o las constituciones d e las ciudades e s t a b a n alteradas y ni h a b í a democracia c o m o en época d e los atenienses, n i d e c a r q u í a s c o m o en la d e L i s a n d r o , era a éste a quien acudían p a r a reclamar q u e d e p a r t e d e Agesilao se atendiese lo q u e pedían. P o r esto siempre lo a c o m p a ñ a b a una m u l t i t u d i n a r i a masa en a c t i t u d servicial, d e m o d o q u e Agesilao parecía u n c i u d a d a n o p r i v a d o y 8 L i s a n d r o u n rey. Q u e e s t o v e r d a d e r a m e n t e e n f u r e c i ó a Agesilao lo p u s o al d e s c u b i e r t o después. P e r o los o t r o s ^ Se trata de una hipótesis de Qsbet para cubrir una laguna. Hatzfeld la admite como la más verosímil.

: t r e i n t a , a causa d e la e n v i d i a , n o g u a r d a b a n silencio, sino 396 q u e decían a Agesilao q u e L i s a n d r o actuaba ilegalmente al c o m p o r t a r s e d e m o d o más o s t e n t o s o q u e la realeza m i s m a . C u a n d o L i s a n d r o c o m e n z ó a p r e s e n t a r a algunos a Agesilao, a t o d o s aquéllos a q u i e n e s sabía q u e él apoyaba los despedía h u m i l l a d o s . Al ver q u e siempre, p a r a Lisandro, resultaba lo c o n t r a r i o d e lo q u e quería, se d i o cuenta d e lo q u e p a s a b a , p o r lo q u e ya n o p e r m i t i ó q u e lo siguiera la m u l t i t u d y d i j o c l a r a m e n t e a los q u e solicit a b a n su apoyo q u e se hallarían en peores condiciones si él estaba p r e s e n t e . P e r o c o m o s o p o r t a b a con dificultad su 9 d e s h o n r a , se acercó a él y le d i j o : «Agesilao, tú p o r lo m e n o s sabes h u m i l l a r a t u s amigos.» «Sí, p o r Z e u s » , replicó, «a los q u e q u i e r e n p a r e c e r m á s grandes q u e yo. E n cambio, a los q u e m e e x a l t a n , si n o supiera h o n r a r l o s a d e c u a d a m e n t e , m e avergonzaría». L i s a n d r o d i j o : « E n v e r d a d , p r o b a b l e m e n t e tú o b r a s d e m o d o más convenient e d e lo q u e yo actuaba. H a z m e , pues, ahora este f a v o r ; para q u e yo n o m e avergüence por mi impotencia a n t e ti ni t e sirva d e o b s t á c u l o , e n v í a m e a alguna p a r t e , p u e s d o n d e m e e n c u e n t r e i n t e n t a r é estar en el lugar o p o r t u n o para ti.» D i c h o esto, le pareció -bien a Agesilao actuar 10 d e ese m o d o y lo envió al H e l e s p o n t o . Allí, L i s a n d r o , al e n t e r a r s e d e q u e E s p i t r í d a t e s el persa había sido humillado p o r F a r n a b a z o , dialogó con él y lo convenció d e q u e se separara con sus h i j o s , sus riquezas y u n o s doscientos jinetes. T o d o lo d e m á s lo d e j ó en Cícico, p e r o a •él y a su h i j o los e m b a r c ó y v i n o c o n ellos a ver a Agesilao. Al v e r l o , Agesilao se alegró con la operación e inm e d i a t a m e n t e p a s ó a i n f o r m a r s e acerca del t e r r i t o r i o y d e la provincia d e F a r n a b a z o . C u a n d o T i s a f e r n e s , m u y seguro d e sí m i s m o gracias al ejército q u e le había v e n i d o d e p a r t e del rey, declaró q u e haría la g u e r r a a Agesilao si n o se iba d e Asia, los d e m á s aliados y los l a c e d e m o n i o s p r e s e n t e s se m o s t r a r o n visib l e m e n t e agobiados, pues c o n s i d e r a b a n q u e la actual f u e r za de Agesilao era inferior al e q u i p a m i e n t o del rey, p e r o Agesilao, c o n el r o s t r o m u y i l u m i n a d o , m a n d ó q u e los • e m b a j a d o r e s a n u n c i a r a n a T i s a f e r n e s q u e le estaba m u y 11

111

Helénicas. libro 111,4,17

Helénicas. Libro111,4,22113 en p r i m e r a fila n o m á s d e d o c e , p e r o e r a n m u c h o s e n 396 p r o f u n d i d a d . L u e g o se l a n z a r o n hacia a d e l a n t e los b á r b a ros. C u a n d o llegaron al c u e r p o a c u e r p o , a t o d o s los grie- 14 gos q u e conseguían g o l p e a r a alguien se les r o m p í a n las lanzas, m i e n t r a s los persas con sus lanzas d e c o r n e j o m a t a r o n a d o c e j i n e t e s y d o s caballos. P o r ello l o s jinetes h e l e n o s se dieron la v u e l t a . Sin e m b a r g o , c u a n d o a c u d i ó en su ayuda Agesilao con los h o p l i t a s , r e t r o c e d i e r o n a su vez los b á r b a r o s y [ d e los p e r s a s ] u n o d e ellos m u rió. D e s p u é s d e e s t a batalla e c u e s t r e , a Agesilao, c u a n d o 15 hizo al día siguiente los sacrificios p a r a seguir a v a n z a n d o , le o c u r r i ó q u e al h í g a d o d e las v í c t i m a s le f a l t a b a u n lób u l o ^ ' . Con estas señales, se d i o la v u e l t a y se dirigió hacia el m a r . A l d a r s e c u e n t a d e q u e , si n o conseguía suficiente caballería, n o p o d r í a h a c e r la e x p e d i c i ó n p o r los llanos, p e n s ó q u e e s t o h a b r í a d e arreglarse, d a d o q u e n o era c o n v e n i e n t e h a c e r la g u e r r a c o m o u n f u g i t i v o . A s í p u e s , a los m á s ricos d e t o d a s las c i u d a d e s d e la zona los inscribió para q u e m a n t u v i e r a n la caballería y p r o c l a m ó q u e a quien p r o p o r c i o n a r a u n caballo, a r m a s y el h o m b r e a d e c u a d o , le estaría p e r m i t i d o n o p a r t i c i p a r e n el ejérc i t o , y así c o n s i g u i ó q u e se hiciera en u n t i e m p o t a n b r e v e c o m o g r a n d e es el e n t u s i a s m o c o n q u e c u a l q u i e r a buscaría a u n o q u e m u r i e r a e n su l u g a r . D e s p u é s d e e s t o , c u a n d o llegó la p r i m a v e r a , r e u n i ó 16 t o d o el ejército e n E f e s o . C o m o q u e r í a q u e se e j e r c i t a r a , 395 p r o p u s o p r e m i o s p a r a la f o r m a c i ó n hoplítica q u e m o s t r a ra las m á s excelentes c o n d i c i o n e s físicas y p a r a la d e caballería q u e cabalgara m e j o r ; t a m b i é n p r o p u s o p r e m i o s para c u a n t o s p e l t a s t a s y a r q u e r o s se m o s t r a r a n m e j o r e s en las acciones q u e les son p r o p i a s . A consecuencia d e e s t o se p r e s e n t ó la ocasión d e v e r t o d o s los gimnasios llenos d e h o m b r e s q u e se e j e r c i t a b a n , el h i p ó d r o m o l l e n o d e jinetes y a los lanceros y a los a r q u e r o s h a c i e n d o prácticas. H i z o digna d e c o n t e m p l a c i ó n la c i u d a d e n t e r a e n la 17 En general, la forma y color del lóbulo eran significativos, pero la ausencia de uno de ellos era una señal especialmente grave.

396 a g r a d e c i d o p o r q u e , al h a b e r i n c u m p l i d o los j u r a m e n t o s , se h a b í a g a n a d o la e n e m i s t a d d e los dioses y los había c o n v e r t i d o e n aliados d e los griegos. I n m e d i a t a m e n t e desp u é s d e e s t o , o r d e n ó a los soldados q u e se p r e p a r a r a n p a r a u n a e x p e d i c i ó n , y a las c i u d a d e s h a s t a las q u e era f o r z o s o llegar en la m a r c h a hacia Caria las avisó para q u e p r e p a r a r a n u n m e r c a d o . O r d e n ó t a m b i é n a los jonios, eolios y h e l e s p o n t i o s q u e le e n v i a r a n a E f e s o a los q u e 12 h u b i e r a n d e u n i r s e a la e x p e d i c i ó n . T i s a f e r n e s , c o m o Agesilao n o tenía caballería y Caria e r a t i e r r a i n a d e c u a d a p a r a los caballos, y a d e m á s p e n s a b a q u e e s t a b a i r r i t a d o con él a causa d e su traición, d e d u j o q u e e n realidad se iba a dirigir c o n t r a su casa, a C a r i a , p o r l o q u e t r a n s p o r t ó allí t o d a la i n f a n t e r í a , y a la caba lería la hizo d a r u n r o d e o h a s t a la llanura del M e a n d r o , e n la creencia d e q u e sería capaz d e aplastar c o n eUa a los h e l e n o s , a n t e s d e llegar a t e r r i t o r i o s q u e le f u e r a n p o c o f a v o r a b l e s . P e r o A g e s i l a o , e n vez de ir a C a r i a , i n m e d i a t a m e n t e se d i o la v u e l t a e n dirección o p u e s t a y m a r c h ó s o b r e Frigia, sometió las c i u d a d e s del c a m i n o ^ y, al atacarlas d e m a n e r a i n e s p e r a d a , recogió m u c h í s i m o b o t í n . E l r e s t o del t i e m p o 13 a v a n z ó sin p r o b l e m a s . P e r o c u a n d o Dascilio ya n o estaba lejos, m i e n t r a s a v a n z a b a ^ , se lanzaron hacia u n a colina, p a r a v e r d e a n t e m a n o q u é h a b í a m á s allá. P o r algún azar, los j i n e t e s d e F a r n a b a z o q u e iban con R a t i n e s y su herm a n o b a s t a r d o Bageo, y q u e e r a n similares e n n ú m e r o a los h e l e n o s , se l a n z a r o n t a m b i é n ellos e n v i a d o s p o r Farn a b a z o hacia esta m i s m a colina. Al v e r u n o s y o t r o s q u e n i siquiera d i s t a b a n c u a t r o p l e t r o s ^ , al p r i n c i p i o a m b o s p e r m a n e c i e r o n q u i e t o s , los jinetes griegos c o m o u n a falange, o r d e n a d o s d e a c u a t r o , m i e n t r a s los b á r b a r o s t e n í a n ^ Si se acepta una hipótesis de Valckenaer, como hacen Brownson y Hatzfeld: «Se llevó consigo las fuerzas que encontraba en el camino, destruyó las ciudades...» ® Seg^n una corrección de Lowenclaü, aceptada por Brownson y Hatzfeld: «los jinetes, que avanzaban delante de él...» o «los jinetes de su vanguardia...». ^ El pletro equivale a cien pies griegos, o sea, cerca de treinta metros.

112

Helénicas. libro 111,4,17

Helénicas. Libro ΠΙ,4,22

113 39; 22

395 q u e se e n c o n t r a b a [ E f e s o ] , p u e s el agora estaba llena d e t o d a s las clases d e caballos y d e a r m a s e n venta, y los t r a b a j a d o r e s del b r o n c e , los c a r p i n t e r o s , los f o r j a d o r e s , los c u r t i d o r e s y los p i n t o r e s t o d o s disponían las a r m a s para el c o m b a t e , d e m o d o q u e podía p e n s a r s e q u e la ciud a d era realmente u n taller t r a b a j a n d o p a r a la guerra. 18 C u a l q u i e r a se c o n f o r t a r í a al ver aquello, e n p r i m e r lugar a Agesilao, luego a t o d o s los d e m á s soldados, salir d e los gimnasios c o r o n a d o s y o f r e c e r las c o r o n a s a A r t e m i s . P u e s , d o n d e los h o m b r e s v e n e r a n a los dioses, practican las a r t e s bélicas y se p r e o c u p a n de la disciplina, ¿ c ó m o n o va a ser natural q u e allí t o d o se e n c u e n t r e c o l m a d o de 19 b u e n a s esperanzas? E n la idea d e q u e despreciar al enem i g o t a m b i é n p r o p o r c i o n a alguna f u e r z a p a r a el c o m b a t e , o r d e n ó a los h e r a l d o s q u e p u s i e r a n e n v e n t a , d e s n u d o s , a los b á r b a r o s c a p t u r a d o s p o r los piratas. E n efecto, los s o l d a d o s , al verlos blancos p o r n o h a b e r s e d e s n u d a d o nunca, b l a n d o s e inertes p o r e s t a r s i e m p r e e n carros, consid e r a r o n q u e la g u e r r a n o sería d i f e r e n t e si tuvieran q u e c o m b a t i r con m u j e r e s . 20 E n e s t e tiempo ya h a b í a p a s a d o el a ñ o desde q u e se m a r c h ó Agesilao, d e m o d o q u e los t r e i n t a de L i s a n d r o v o l v i e r o n a casa y se p r e s e n t a r o n sus sucesores con Herípidas. D e éstos, a J e n o c l e s y a o t r o ^^ los puso al f r e n t e d e la caballería, a Éscites al f r e n t e d e los hoplitas neodam o d e s , a H e r í p i d a s d e los cireos, a M i g d ó n d e los sold a d o s d e las ciudades, y les a n u n c i ó q u e i n m e d i a t a m e n t e iba a conducirlos p o r el c a m i n o más c o r t o hacia la zona m e j o r del territorio, p a r a q u e allí p r e p a r a r a n sus c u e r p o s y su espíritu de tal m a n e r a q u e p u d i e r a n e n t r a r en lucha. 21 P o r su p a r t e , T i s a f e r n e s creyó q u e decía esto con la int e n c i ó n d e engañarlo d e n u e v o , p e r o q u e a h o r a e n realidad se dirigía a Caria y, c o m o a n t e s , trasladó allí la infantería y colocó la caballería e n la llanura del M e a n d r o . P e r o Agesilao n o m i n t i ó , sino q u e , c o m o había a n u n c i a d o , se dirigió i n m e d i a t a m e n t e hacia el c a m p o Sardiano. D u r a n t e t r e s días, al t i e m p o q u e avanzaba a través d e u n territo^^ Cabe la posibilidad de que en lugar de «otro» sea «Adeo» (Hatzfeld).

rio d e s i e r t o d e e n e m i g o s , o b t u v o m u c h a s provisiones p a r a el ejército, p e r o al c u a r t o vinieron los jinetes d e sus adversarios. Al j e f e d e los c a r g a d o r e s le d i j o ^ q u e a c a m p a r a u n a vez p a s a d o el río P a c t o l o , y aquéllos, al ver q u e los a c o m p a ñ a n t e s d e los griegos se dispersaban en busca d e b o t í n , les m a t a r o n u n a b u e n a c a n t i d a d . N a d a m á s d a r s e c u e n t a , Agesilao m a n d ó q u e la caballería acudiera e n su a y u d a . Los persas, p o r su p a r t e , c u a n d o vieron llegar el r e f u e r z o , se r e u n i e r o n y se colocaron e n f r e n t e c o n la mayoría d e las u n i d a d e s d e su caballería. E n t o n c e s A g e s i l a o c o m p r e n d i ó q u e los e n e m i g o s t o d a v í a n o c o n t a b a n con la i n f a n t e r í a y c o m o a él, en c a m b i o , n o le faltaba n i n g u n o d e los p r e p a r a t i v o s , c o n s i d e r ó q u e e s t a b a ante u n a oport u n i d a d d e e m p r e n d e r c o m b a t e , si p o d í a . D e s p u é s d e hab e r h e c h o un sacrificio, c o n d u j o e n seguida la f a l a n g e c o n t r a los jinetes q u e e s t a b a n ya colocados e n fila, o r d e n ó q u e los h o p l i t a s d e las diez p r o m o c i o n e s más jóvenes corrieran sobre ellos, a los p e l t a s t a s les d i j o q u e marchar a n d e l a n t e a la carrera y o r d e n ó t a m b i é n a los jinetes q u e atacaran en la seguridad d e q u e los seguirían él y t o d o el ejército. Los persas recibieron a la caballería, p e r o , c o m o se les p r e s e n t a r o n t o d o s los peligros al m i s m o tiemp o , se p l e g a r o n y u n o s cayeron al río y o t r o s h u y e r o n . Los griegos, e n su persecución, t o m a r o n t a m b i é n su camp a m e n t o . Los peltastas, c o m o es n o r m a l , se lanzaron al pillaje. Agesilao, al a c a m p a r e n círculo, d e j ó a t o d o s e n m e d i o , amigos y e n e m i g o s . M u c h a s f u e r o n las riquezas c a p t u r a d a s , pues e n c o n t r ó m á s d e sesenta talentos, p e r o t a m b i é n f u e r o n c a p t u r a d a s e n t o n c e s las camellas q u e Agesilao llevó a G r e c i a . C u a n d o t u v o lugar esta batalla, T i s a f e r n e s se e n c o n t r a ba en Sardes, d e m o d o q u e los p e r s a s lo acusaron d e q u e los había traicionado. C o m o el m i s m o rey d e los persas creyó q u e T i s a f e r n e s era c u l p a b l e d e q u e f u e r a n mal sus a s u n t o s , envió a T i t r a u s t e s a c o r t a r l e a cabeza. D e s p u é s d e hacerlo, T i t r a u s t e s envía e m b a j a d o r e s a Agesilao con el siguiente mensaje; «Agesilao, el culpable d e t o d o , t a n t o ^ Muchos de los editores, incluidos Brownson y Hatzfeld, insertan un término equivalente a «su jefe superior», «su guía».

23

24

25

114

Helénicas. Libro ΠΙ,4,25

Helénicas. Libro 111,5,1

115 3'

395para v o s o t r o s c o m o p a r a n o s o t r o s , ya t i e n e su m e r e c i d o . E l r e y cree q u e t ú d e b e s i r t e a casa, y q u e las c i u d a d e s d e A s i a , a u n s i e n d o a u t ó n o m a s , d e b e n p a g a r l e el a n t i g u o 26 t r i b u t o . » C o m o A g e s i l a o le r e s p o n d i e r a q u e n o p o d í a hacer e s t o sin c o n t a r con las a u t o r i d a d e s d e la p a t r i a , d i j o : « P o r l o m e n o s t ú , h a s t a q u e t e n g a s n o t i c i a s d e la c i u d a d , v e t e a la t i e r r a d e F a r n a b a z o , ya q u e y o h e c a s t i g a d o a tu e n e m i g o . » « E n t o n c e s , m i e n t r a s hago el c a m i n o h a s t a allí», d i j o A g e s i l a o , « t e n d r á s q u e d a r m e las p r o v i s i o n e s p a r a e l e j é r c i t o » . T i t r a u s t e s l e d i o t r e i n t a t a l e n t o s . E l los 27 cogió y se m a r c h ó a la F r i g i a d e F a r n a b a z o . M i e n t r a s e s t a b a e n la l l a n u r a q u e se e n c u e n t r a m á s allá d e C i m e , le llegó d e p a r t e d e las a u t o r i d a d e s d e la p a t r i a la o r d e n d e q u e se p u s i e r a t a m b i é n al f r e n t e d e la flota del m o d o q u e c r e y e r a o p o r t u n o y q u e n o m b r a r a n a v a r c o a q u i e n él quisiera. Los lacedemonios lo habían hecho d e acuerdo con la s i g u i e n t e c o n s i d e r a c i ó n : si e s t a b a a l f r e n t e d e amb o s e j é r c i t o s , la i n f a n t e r í a sería m u c h o m á s p o t e n t e , al estar u n i d a s a m b a s f u e r z a s , y lo m i s m o la flota, p o r q u e 28 la i n f a n t e r í a p o d í a p r e s e n t a r s e d o n d e f u e r a p r e c i s o . C u a n d o e s c u c h ó esto, A g e s i l a o , e n p r i m e r l u g a r , a n u n c i ó a las c i u d a d e s d e las islas y a las c o s t e r a s q u e c o n s t r u y e r a n t r i e r e s , t a n t a s c u a n t a s c a d a c i u d a d q u i s i e r a , y llegó a hab e r , e n t r e l a s q u e las c i u d a d e s p r o m e t i e r o n y l o s p r i v a d o s hacían p o r e l d e s e o d e a g r a d a r , h a s t a c i e n t o v e i n t e nue2? vas. N o m b r ó n a v a r c o a P i s a n d r o , el h e r m a n o d e su mujer, h o m b r e a m b i c i o s o y f u e r t e d e e s p í r i t u , p e r o b a s t a n t e i n e x p e r t o p a r a o r g a n i z a r las cosas c o m o e r a c o n v e n i e n t e . P i s a n d r o se m a r c h ó a e n c a r g a r s e d e la flota y Agesilao, c u a n d o se p u s o e n m o v i m i e n t o , se dirigió a F r i g i a . 1 P o r su p a r t e , T i t r a u s t e s , c o m o creía h a b e r o b s e r v a d o q u e A g e s i l a o d e s p r e c i a b a los a s u n t o s d e l rey y q u e d e n i n g u n a m a n e r a p e n s a b a m a r c h a r s e d e Asia, s i n o q u e m á s bien t e n í a g r a n d e s e s p e r a n z a s d e v e n c e r al r e y , sin s a b e r c ó m o e n f r e n t a r s e a los p r o b l e m a s , envió a G r e c i a a Tim ó c r a t e s el r o d i o , d e s p u é s d e d a r l e o r o h a s t a el valor d e c i n c u e n t a t a l e n t o s d e p l a t a , y le e n c a r g ó q u e i n t e n t a r a , s i e m p r e q u e recibiera las m a y o r e s g a r a n t í a s , e n t r e g á r s e l o

a los d i r i g e n t e s d e las c i u d a d e s a - c a m b i o d e q u e p r o m e rieran d e c l a r a r la g u e r r a a los l a c e d e m o n i o s . A l llegar, les d i o d i n e r o , e n T e b a s , a A n d r o c l i d a s , I s m e n i a s y Galaxid o r o ; en Q j r i n t o , a T i m o l a o y F o l i a n t e s ; e n A r g o s , a C i l ó n y los s u y o s . L o s a t e n i e n s e s , a u n q u e n o t u v i e r o n n i n g u n a p a r t i c i p a c i ó n e n e s t e d i n e r o , se m o s t r a r o n igualm e n t e d i s p u e s t o s p a r a la g u e r r a , p u e s c o n s i d e r a b a n q u e t e n d r í a q u e p o n e r s e a su s e r v i c i o ^ . L o s q u e r e c i b i e r o n el d i n e r o s e p u s i e r o n a c a l u m n i a r a los l a c e d e m o n i o s dentro d e sus p r o p i a s c i u d a d e s . C u a n d o las h u b i e r o n i n d u c i d o al o d i o c o n t r a ellos, r e u n i e r o n i n c l u s o a las m a y o r e s ciud a d e s e n u n a sola p o s t u r a s o l i d a r i a .

2

A l c o m p r e n d e r los d i r i g e n t e s d e T e b a s q u e , si nadie 3 e m p e z a b a la g u e r r a , los l a c e d e m o n i o s n o i b a n a q u e r e r r o m p e r l o s p a c t o s c o n los a l i a d o s , c o n v e n c i e r o n a los locrios o p u n t i o s p a r a q u e r e c a u d a r a n d i n e r o d e l t e r r i t o r i o d i s p u t a d o e n t r e los focidios y ellos m i s m o s , c o n s i d e r a n d o q u e los f o c i d i o s , si e s t o o c u r r í a , se d i r i g i r í a n c o n t r a la Lócride, Y n o se e n g a ñ a r o n , sino q u e i n m e d i a t a m e n t e los focidios se d i r i g i e r o n c o n t r a la L ó c r i d e y se a p o d e r a r o n de muchísimas riquezas. Los de Androclidas rápidamente 4 c o n v e n c i e r o n a los t e b a n o s para q u e a c u d i e r a n e n ayuda d e los locrios, c o m o si n o s e h u b i e r a n d i r i g i d o c o n t r a u n t e r r i t o r i o d i s p u t a d o , sino c o n t r a L ó c r i d e , c o n q u i e n se había l l e g a d o a i a c u e r d o d e ser a m i g o y aliado. C u a n d o los t e b a n o s se d i r i g i e r o n a su v e z c o n t r a la F ó c i d e y dev a s t a r o n su t e r r i t o r i o , e n s e g u i d a los f o c i d i o s e n v i a r o n e m b a j a d o r e s a L a c e d e m o n i a y p i d i e r o n q u e a c u d i e r a n en su ajoada, con el a r g u m e n t o d e q u e n o h a b í a n iniciado la g u e r r a , s i n o q u e h a b í a n i d o c o n t r a los locrios p a r a defenderse. ^ ' A n t e esta oscura frase, Marchant recoge tres hipótesis: «que era propio de ellos inandar» {Laves, aceptada por Brownson); «que era propio de ellos tener el imperio» (Liebhold); «que de nuevo obtendrían el imperio» (Simon). Hatzfeld, que conseiya el texto, aun reconociendo su carácter corrupto, recoge también la hipótesis de Lowenklaü: «que por lo menos serían dueños de ellos mismos».

108

Helénicas. Libro 111,4,4

Helénicas. Libro 111,4,8

117 391

395 L o s l a c e d e m o n i o s , p o r su p a r t e , r e c i b i e r o n con g u s t o 5 el p r e t e x t o para c o m b a t i r c o n t r a los t e b a n o s , p u e s d e s d e hacía t i e m p o e s t a b a n i r r i t a d o s con ellos p o r h a b e r reclam a d o el d i e z m o d e A p o l o e n Decelia y p o r n o h a b e r quer i d o a c o m p a ñ a r l o s al P i r e o . L o s a c u s a b a n , a d e m á s , d e h a b e r c o n v e n c i d o a los c o r i n t i o s p a r a q u e n o se u n i e r a n a la e x p e d i c i ó n . Se a c o r d a b a n t a m b i é n d e c ó m o e n Aulis n o h a b í a n d e j a d o a Agesilao hacer sacrificios y h a b í a n a r r o j a d o d e l altar las v í c t i m a s c o n s a g r a d a s , y d e q u e tamp o c o a c o m p a ñ a r o n a Agesilao a Asia. C a l c u l a b a n q u e era u n a h e r m o s a o p o r t u n i d a d d e m a n d a r el e j é r c i t o c o n t r a ellos y t e r m i n a r con su s o b e r b i a . A d e m á s , lo d e Asia les iba m u y bien, Agesilao seguía t r i u n f a n t e y n i n g u n a 6 o t r a g u e r r a en la H é l a d e les servía d e o b s t á c u l o . C o m o así p e n s a b a la ciudad d e los l a c e d e m o n i o s , los é f o r o s dec r e t a r o n la movilización, e n v i a r o n a L i s a n d r o a n t e los focidios y le o r d e n a r o n q u e se p r e s e n t a r a con los mism o s f o c i d i o s , los e t e o s , heracleotas, m e l i e o s y enianas en H a l i a r t o . T a m b i é n P a u s a n i a s , q u e iba a ser el jefe, acord ó p r e s e n t a r s e allí e n el día s e ñ a l a d o , con los lacedemonios y los d e m á s p e l o p o n e s i o s . L i s a n d r o , a d e m á s d e cumplir t o d a s las ó r d e n e s , c o n s i g u i ó s e p a r a r a los o r c o m e n i o s 7 d e los t e b a n o s . E n c a m b i o , P a u s a n i a s , d e s p u é s d e hacer los sacrificios, a s e n t a d o e n T e g e a , d e s p u é s d e d i s t r i b u i r a los jefes d e t r o p a s aliadas e s p e r a b a a los s o l d a d o s d e los vecinos. C u a n d o ya p a r a los t e b a n o s f u e e v i d e n t e q u e los l a c e d e m o n i o s iban a atacar su t e r r i t o r i o , e n v i a r o n emb a j a d o r e s a A t e n a s a d e c i r lo s i g u i e n t e : 8 « A t e n i e n s e s , r e p r o c h a r n o s q u e v o t a m o s lo p e o r para v o s o t r o s e n el desenlace d e la g u e r r a , n o es el r e s u l t a d o d e u n r e c t o juicio. P u e s n o lo v o t ó la c i u d a d , sino q u e lo d i j o u n h o m b r e solo, q u e p r e c i s a m e n t e e n t o n c e s estaba s e n t a d o e n t r e los aliados, p e r o , c u a n d o nos c o n v o c a r o n los l a c e d e m o n i o s para atacar el P i r e o , e n t o n c e s t o d a la c i u d a d v o t ó en c o n t r a d e a c o m p a ñ a r l o s e n la e x p e d i c i ó n . Así p u e s , d a d o q u e es p o r v u e s t r a culpa p o r lo q u e los lacedemonios están igualmente irritados contra nosotros, c o n s i d e r a m o s j u s t o q u e v o s o t r o s acudáis e n ayuda d e 9 n u e s t r a c i u d a d . Y con m u c h o m á s m o t i v o c r e e m o s q u e ,

c u a n t o s e s t u v i s t e i s e n t r e los d e la c i u d a d ^ , d e b é i s i r con e n t u s i a s m o c o n t r a los l a c e d e m o n i o s . P u e s ellos, d e s p u é s d e colocaros e n u n s i s t e m a oligárquico y e n u n a s i t u a c i ó n odiosa p a r a el p u e b l o , c u a n d o v i n i e r o n con f u e r z a a b u n d a n t e c o m o aliados v u e s t r o s , lo q u e h i c i e r o n f u e entregaros e n m a n o s d e la m u l t i t u d . D e m o d o q u e , e n l o q u e d e ellos d e p e n d í a , h a b r í a i s p e r e c i d o , y e n c a m b i o e s t e p u e b l o f u e el q u e os p r o t e g i ó . Q u e q u e r r í a i s , a t e n i e n s e s , r e c u p e r a r el i m p e r i o q u e a n t e s teníais, t o d o s lo s a b e m o s . ¿ Q u é m a n e r a m á s n a t u r a l p u e d e h a b e r p a r a q u e e s t o se p r o d u z c a q u e si v o s o t r o s acudís e n ayuda d e las v í c t i m a s d e las injusticias c o m e t i d a s p o r ellos? N o os a s u s t é i s p o r el h e c h o d e q u e tienen d o m i n a d o s a m u c h o s , p u e s precis a m e n t e p o r eso sois m u c h o m á s f u e r t e s , si t e n é i s e n el á n i m o q u e t a m b i é n v o s o t r o s , c u a n d o teníais a m u c h í s i m o s d o m i n a d o s , e n t o n c e s c o n t a b a i s con m u c h í s i m o s e n e m i g o s . M i e n t r a s n o t e n í a n a d ó n d e dirigirse, o c u l t a b a n e l oídio hacia v o s o t r o s , p e r o , c u a n d o los l a c e d e m o n i o s se p u s i e r o n al f r e n t e , e n t o n c e s m a n i f e s t a r o n t o d o lo q u e p e n s a b a n s o b r e v o s o t r o s . A h o r a , si llega a saberse q u e n o s o t r o s y v o s o t r o s u n i m o s n u e s t r a s a r m a s c o n t r a los l a c e d e m o n i o s , sabedlo b i e n , se p o n d r á d e m a n i f i e s t o q u e son m u c h o s los q u e los o d i a n . D e q u e d e c i m o s la v e r d a d , si reflexionáis, o s daréis c u e n t a e n seguida. P u e s ¿ q u i é n se q u e d a todavía a su lado d e b u e n a g a n a ? ¿ N o han sido s i e m p r e los argivos sus e n e m i g o s ? C o m o c o l o f ó n , a h o r a los eleos, p r i v a d o s d e g r a n c a n d d a d d e t e r r i t o r i o y d e c i u d a d e s , se h a n s u m a d o a sus e n e m i g o s . ¿ Q u é p o d e m o s decir d e los c o r i n t i o s , arcadios y a q u e o s ? E n la g u e r r a c o n t r a voso t r o s , p r e s i o n a d o s p o r ellos, c o l a b o r a r o n e n t o d o s l o s esf u e r z o s , peligros y g a s t o s y , u n a vez q u e hicieron l o q u e los l a c e d e m o n i o s h a b í a n q u e r i d o , ¿ d e q u é p o d e r u h o n o r , d e q u é riquezas los h a n h e c h o p a r t í c i p e s ? C o n s i d e r a n o p o r t u n o n o m b r a r h a r m o s t a s a los hilotas, p e r o , d e s d e q u e la f o r t u n a les h a s o n r e í d o , se h a n m a n i f e s t a d o c o m o d é s p o t a s d e los aliados, s i n t e n e r e n c u e n t a q u e son libres. D e s d e luego, a los q u e se s e p a r a r o n d e v o s o t r o s está

10

11

12

13

' ' Los treinta.

118

Helénicas. Libro 111,5,13

Helénicas. Libro 111,5,17

119 395 17

J95 claro q u e los han engañado, pues, en vez d e la libertad, les han procurado u n a doble esclavitud, ya q u e están b a j o la tiranía d e los harmostas y, además, d e los diez hombres q u e Lisandro n o m b r ó en cada ciudad. Y el rey de Asia, q u e colaboró muchísimo con ellos para venceros a vosotros, ahora ¿qué diferencia existe para él con q u e 14 hubiera combatido con vosotros contra ellos? ¿G5mo n o va a ser natural, si vosotros os ponéis al f r e n t e de los q u e tan claramente han s u f r i d o injusticia, q u e ahora vosotros lleguéis a ser m u c h o más grandes q u e n u n c a ? Pues, cuando erais los primeros, sólo teníais la hegemonía de los del m a r . Ahora podríais llegar a ser los jefes d e todos, de nosotros y de los peloponesios, de los q u e antes gobernabais y del propio rey, q u e es quien tiene la fuerza mayor. E n realidad, éramos aliados dignos d e m u c h o aprecio también para aquéllos, como vosotros sabéis. P e r o ahora es natural que nosotros estemos en t o d o más fuertemente aliados a vosotros q u e entonces a los lacedemonios. P u e s n o iremos en auxilio de los isleños o de los siracusanos, ni de gente ajena, como entonces, sino d e nosotros mismos, p o r q u e somos víctimas d e la injusticia. 15 E s t o , desde luego, hay que saberlo bien, q u e la ambición de los lacedemonios es mucho más fácil d e destruir de lo q u e f u e vuestro imperio. P u e s vosotros teníais u n a flota y mandabais sobre quienes n o la tenían, mientras q u e ésos son pocos y buscan dominar a quienes son varias veces más numerosos, p e r o n o se encuentran p e o r armados. Eso es lo q u e nosotros decimos. Sabed bien, en efecto, atenienses, que, según creemos, os llamamos para u n bien mucho mayor para vuestra ciudad q u e para la nuestra.» 16 Así t e r m i n ó tras decir esas cosas. La mayor p a r t e de los atenienses se manifestó favorablemente y todos votaron enviarles ayuda. Trasibulo dio como respuesta la votación y señaló que, aunque el Pireo estaba sin fortificar, de igual m o d o correrían el riesgo d e hacerles u n beneficio mayor del q u e recibían. «Pues vosotros», dijo, «os limitasteis a n o sumaros a la guerra contra nosotros, mientras q u e nosotros combatiremos contra aquéllos si se dirigen contra vosotros».

Los tebanos, cuando se retiraron, se pusieron a prepararse con vistas a su propia defensa; los atenienses, en cambio, con ánimo d e ir en su ayuda. Los lacedemonios, p o r su p a r t e , ya no se demoraban más, sino q u e el rey Pausanias marchó a Beocia con el ejército de su p a t r i a y el del Peloponeso, excepto los corintios, q u e n o les acompañaban. Lisandro, al f r e n t e del ejército de los focidios y de O r c ó m e n o , y de los lugares vecinos, estuvo antes q u e Pausanias en el H a l i a r t o . Al llegar, ya n o espero con tranquilidad al ejército d e Lacedemonia, sino que, con los q u e tenía, m a r c h ó hacia la muralla de los haliartios. E n primer lugar, los convenció de q u e se rebelaran y se hicieran autónomos, p e r o , como algunos de los tebanos q u e estaban en la fortificación se lo impidieron, atacó la fortificación. Al oír los tebanos esto, acudieron a la carrera tanto los hoplitas como la caballería. Q u é f u e lo q u e pasó, si cayeron sobre Lisandro sin q u e éste se diera cuenta o si, a u n q u e se dio cuenta d e q u e venían, esperó en la idea d e q u e iba a derrotarlos, n o está claro. Lo que sí es evidente es que la batalla t u v o lugar j u n t o a la fortificación y q u e hay un t r o f e o situado j u n t o a las puertas de los haliartios. Cuando, al morir Lisandro, huyeron los demás hacia el m o n t e , los persiguieron con violencia los tebanos. Continuaron la persecución hasta que, cuando estaban en un lugar alto, d o n d e t a n t o el mal terreno como la estrechez les servían d e obstáculo, los hoplitas se dieron la vuelta y comenzaron a arrojarles dardos y piedras. Al caer los dos o tres primeros, como sobre los restantes hacían rodar piedras p o r la p e n d i e n t e e insistían con m u c h o entusiasmo, los tebanos se dieron la vuelta desde la p e n d i e n t e y murieron d e ellos más d e doscientos. E s e día los tebanos se desanimarón, pues pensaban q u e no habían s u f r i d o menos d a ñ o del q u e habían hecho, pero, al día siguiente, cuando se dieron cuenta d e q u e se habían retirado en la noche los focidios y todos los demás, cada u n o a su casa, entonces ya adquirieron más confianza en la situación. Ahora bien, cuando apareció Pausanias con el ejército d e Lacedemonia, de n u e v o pensaron q u e estaban en un gran peligro.

18

19

20

21

120

Heléfticas, ü b r o I I U , 2 1 Helénicas. Libro I I U , 2 1 121 p u e b l o d e los atenienses en y a d e m á s d e e s t o n o se prem u e r t e se sentenció igual. de enfermedad. Esto f u e lo 395

395 y c o n t a b a n que había m u c h o silencio y a b a t i m i e n t o en su ejército. 22 E n c a m b i o , desde el m o m e n t o en q u e , al o t r o d í a , al llegar los atenienses, se alinearon j u n t o a ellos y Pausanias ni avanzó ni c o m b a t i ó , entonces f u e m u c h o más elevado el ánimo d e los t e b a n o s . Pausanias, p o r su p a r t e , convocó a los polemarcos y p e n t e c o n t e r e s ^ y les consultó si e m p r e n d í a la batalla o p r o p o n í a u n p a c t o p a r a recoger 23 a L i s a n d r o y a los q u e h a b í a n caído c o n él. G j m o Pausanias y las demás a u t o r i d a d e s d e los l a c e d e m o n i o s calculaban q u e Lisandro estaba m u e r t o y q u e su ejército se h a b í a r e t i r a d o d e r r o t a d o , q u e los corintios n o los acomp a ñ a b a n d e ninguna m a n e r a y los presentes n o estaban en la c a m p a ñ a con m u c h o á n i m o , calculaban t a m b i é n que la caballería contraria era g r a n d e y q u e la d e ellos era p e q u e ñ a , p e r o lo m á s i m p o r t a n t e era q u e los cadáveres yacían al p i e d e la fortificación, d e m o d o q u e ni aun e s t a n d o en mejores condiciones les sería fácil recogerlos a causa d e los q u e e s t a b a n en las torres, p o r t o d o esto decidieron recoger los cadáveres p o r m e d i o d e u n pacto. 24 P e r o los tebanos d i j e r o n q u e n o e n t r e g a r í a n los cadáveres si n o era con la condición d e q u e se r e t i r a r a n del territorio. Ellos lo escucharon con g u s t o , recogieron los cadáveres y se marcharon d e Beocia. H e c h o e s t o , los laced e m o n i o s se marcharon con d e s á n i m o y los t e b a n o s con m u c h a soberbia, tanta q u e , si alguno p e n e t r a b a mínimam e n t e en u n a d e sus p r o p i e d a d e s , lo g o l p e a b a n y lo emp u j a b a n hasta los caminos. Así se t e r m i n ó esta expedición d e los lacedemonios. 25 P a u s a n i a s , por su p a r t e , c u a n d o llegó a casa, f u e cond e n a d o a m u e r t e , acusado d e h a b e r llegado a H a l i a r t o d e s p u é s d e Lisandro, c u a n d o habían q u e d a d o en presentarse el mismo día, d e recoger los cadáveres m e d i a n t e u n p a c t o sin haberlo i n t e n t a d o a través d e u n a batalla y d e ^ El polemarro era jefe de una mora o batallón de ochocientos hombres. La octava parte de la mora estaba bajo el mando del penteconter.

q u e , c u a n d o había cogido al el P i r e o , lo había d e j a d o ir, s e n t ó en el juicio, p e r o su E s c a p ó a Tegea y allí m u r i ó q u e pasó en G r e c i a .

Libro IV,1,1

C u a n d o , a principios del o t o ñ o , Agesilao Uegó a la Frigia de Farnabazo, se dedicó a q u e m a r y devastar el territorio, y t o m a b a unas ciudades p o r la fuerza y otras con su consentimiento. C o m o Espitrídates le dijera q u e si venía a Paflagonia con él le procuraría una audiencia con el rey d e los paflagonios para llegar a u n a alianza, aUá f u e entusiasmado, pues su deseo desde hacía t i e m p o era apartar algún pueblo del d o m i n i o del rey. C u a n d o llegó a Paflagonia, vino O t i s e hizo ima alianza, pues, a u n q u e el rey lo llamaba, n o había acudido. Convencido p o r Espitrídates, O t i s d e j ó a Agesilao mil jinetes y dos mil peltastas. Agradecido p o r esto, Agesilao dijo a Espitrídates: «Dime, Espitrídates, ¿ n o querrías entregar t u hija a O t i s ? » « D e s d e luego», replicó, « m u c h o más d e lo q u e él estaría d i s p u e s t o a recibir a la hija de u n exiliado, ya que es el rey d e u n gran territorio y m u y poderoso». E n aquel m o m e n t o sólo se habló esto acerca del m a t r i m o n i o . Pero, cuando O t i s iba a marcharse, vino a saludar a AgesUao, q u e t o m ó la palabra e n presencia de los treinta, 123

39 1,1 2

3

4

5

124

Helénicas.libro111,4,17

Helénicas. Libro111,4,22113 ría con g u s t o t o d o lo q u e tú creyeras c o n v e n i e n t e . » « Y o , desde l u e g o » , d i j o Agesilao, « c r e o c o n v e n i e n t e q u e t ú , E s p i t r í d a t e s , e n t r e g u e s en b u e n a h o r a tu hija a O t i s , y tú la recibas. P e r o a la n i ñ a a n t e s d e la p r i m a v e r a n o p o d r í a m o s t r a e r l a p o r t i e r r a » . « P e r o sí, p o r Z e u s » , d i j o O t i s , «en seguida se la p o d r í a e n v i a r p o r m a r , si tú quisieras». D e s p u é s d e e s t r e c h a r s e las m a n o s a este p r o p ó s i t o despidieron a Otis. I n m e d i a t a m e n t e Agesilao, al d a r s e c u e n t a d e q u e estaba i m p a c i e n t e , d o t ó u n a t r i e r e y o r d e n ó a Calías el laced e m o n i o q u e llevara a la niña m i e n t r a s él se i b a a Dascilio, d o n d e se e n c o n t r a b a el palacio d e F a r n a b a z o , e n t o r n o al q u e h a b í a m u c h a s y g r a n d e s aldeas q u e t e n í a n provisiones e n a b u n d a n c i a y fieras h e r m o s í s i m a s , u n a s e n jardines a p a r t a d o s , o t r a s en l u g a r e s a b i e r t o s . P a s a a d e m á s u n río lleno d e peces d e t o d a s clases. H a b í a u n c r e c i d o n ú m e r o d e aves, suficientes p a r a q u e p u d i e r a n cazar todos los q u e se d e d i c a n a ello. Allí p a s a b a el i n v i e r n o y t a m b i é n d e allí, j u n t o con las e x p e d i c i o n e s d e f o r r a j e , o b t e n í a las p r o v i s i o n e s p a r a el e j é r c i t o . U n a vez, m i e n t r a s los s o l d a d o s se d e d i c a b a n a r e c o g e r los a l i m e n t o s seguros d e sí m i s m o s y sin p r e c a v e r s e p o r q u e a n t e s n u n c a h a b í a n t e n i d o n i n g ú n p e r c a n c e , d i s p e r s o s p o r la l l a n u r a los s o r p r e n d i ó F a r n a b a z o , q u e v e n í a con d o s carros p r o vistos d e hoces y u n o s c u a t r o c i e n t o s jinetes Los griegos, c u a n d o lo v i e r o n a v a n z a r , a c u d i e r o n a la c a r r e r a c o m o h a s t a setecientos. P e r o n o d u d ó , sino q u e colocó d e l a n t e los c a r r o s , m i e n t r a s él m i s m o con los jinetes estaba d e t r á s , d e s d e d o n d e o r d e n ó q u e se avanzara c o n t r a ellos. C u a n d o los carros e n su e m b e s t i d a h u b i e r o n disp e r s a d o la a g l o m e r a c i ó n , r á p i d a m e n t e los jinetes abatier o n c o m o h a s t a cien h o m b r e s , y los d e m á s se r e f u g i a r o n j u n t o a Agesilao, p u e s se e n c o n t r a b a cerca con los hoplitas. 395 14

395 d e s p u é s d e hacer salir a E s p i t r í d a t e s , y d i j o : « C u é n t a m e , 6 O t i s , ¿cuál es el linaje d e E s p i t r í d a t e s ? » E l c o n t e s t ó que n o era i n f e r i o r a n i n g u n o d e los persas. « ¿ H a s visto q u é h e r m o s o es su h i j o ? » , p r e g u n t ó . « ¿ C ó m o n o voy a verl o ? , a n o c h e m i s m o c e n é con él.» « P u e s d i c e n q u e la hija es m á s h e r m o s a t o d a v í a . » « P o r Z e u s » , d i j o O t i s , «sí que 7 es h e r m o s a » . « P o r m i p a r t e , ya q u e t e has c o n v e r t i d o e n n u e s t r o amigo, te aconsejaría q u e la hicieras tu mujer, p u e s , si es h e r m o s a , ¿ q u é p u e d e ser m á s g r a t o para u n h o m b r e ? , y su p a d r e es a d e m á s m u y n o b l e , con u n p o d e r t a n g r a n d e q u e , v í c t i m a d e la injusticia d e Farnabazo, d e tal m o d o se v e n g a en él q u e lo h a o b l i g a d o a exiliarse d e t o d o el t e r r i t o r i o , c o m o ves. D a t e c u e n t a » , 8 c o n t i n u ó , « d e q u e así c o m o p u e d e v e n g a r s e d e él p o r ser su e n e m i g o , d e igual m o d o p o d r í a f a v o r e c e r a u n a m i g o . Piensa q u e , d e llevarse e s t o a c a b o , n o sólo crearías lazos con él, sino t a m b i é n c o n m i g o y los d e m á s lac e d e m o n i o s , p e r o , c o m o n o s o t r o s s o m o s los q u e control a m o s G r e c i a , t a m b i é n con el r e s t o d e G r e c i a . A d e m á s , 9 si lo hicieras, ¿ q u i é n iba a p o d e r casarse n u n c a d e m o d o m á s g r a n d i o s o q u e t ú ? ¿ A q u é n o v i a la e s c o l t a r o n nunca t a n t o s jinetes, p e l t a s t a s y h o p l i t a s c o m o p o d í a n escoltar 10 a tu m u j e r hasta tu c a s a ? » . O t i s p r e g u n t ó : « ¿ Y dices, Agesilao, q u e e s t o le p a r e c e b i e n a E s p i t r í d a t e s ? » « P o r los d i o s e s » , d i j o Agesilao, «a m í p o r lo m e n o s n o m e ha p e d i d o q u e lo d i j e r a , p e r o yo, a u n q u e m e alegro m u c h o c u a n d o castigo a u n e n e m i g o , m e d a la i m p r e s i ó n d e q u e m e c o m p l a z c o m u c h o m á s c u a n d o d e s c u b r o algo b u e n o 11 a los a m i g o s » . « ¿ P o r q u é n o te e n t e r a s d e si t a m b i é n él lo d e s e a ? » Agesilao replicó: « I d v o s o t r o s , H e r í p i d a s , y aleccionadlo para q u e d e s e e lo m i s m o q u e n o s o t r o s . » 12 E l l o s se l e v a n t a r o n y f u e r o n a aleccionarlo. C o m o se ret r a s a b a n , d i j o : « ¿ Q u i e r e s , O t i s , q u e lo l l a m e m o s aquí? Y o al m e n o s p i e n s o q u e p o d r í a d e j a r s e c o n v e n c e r p o r ti m u c h o m e j o r q u e p o r t o d o s los d e m á s . » Agesilao llamó 13 i n m e d i a t a m e n t e a E s p i t r í d a t e s y a los o t r o s . Al p u n t o se p r e s e n t a r o n y d i j o H e r í p i d a s : « D e t o d o lo q u e se ha h a b l a d o , Agesilao, ¿ p o r q u é nadie va a t e n e r q u e hacer u n l a r g o d i s c u r s o ? E n r e s u m e n , dice E s p i t r í d a t e s q u e ha-

15

16

17

18

19

L u e g o , al t e r c e r o o c u a r t o d í a , E s p i t r í d a t e s se e n t e r ó 20 d e q u e F a r n a b a z o e s t a b a a c a m p a d o e n u n a aldea g r a n d e . ' Laves sitúa aquí el párrafo 25, modificación aceptada por
Hatzfeld.

126

Helénicas. Libro IV,1,20

Helénicas. Libro IV,1,29

127

395 C a v e , q u e distaba u n o s c i e n t o sesenta e s t a d i o s , y rápida21 m e n t e se lo c o m u n i c ó a H e r í p i d a s , q u e , c o m o estaba deseoso d e e j e c u t a r algo b r i l l a n t e , le p i d i ó a Agesilao h a s t a d o s m i l h o p l i t a s y o t r o s t a n t o s p e l t a s t a s , a d e m á s d e los j i n e t e s d e E s p i t r í d a t e s y los paflagonios, y a c u a n t o s d e 22 los griegos p u d i e r a c o n v e n c e r . C u a n d o se lo h u b o p r o m e t i d o , se p u s o a h a c e r sacrificios, h a s t a q u e , p o r la tard e , t r a s o b t e n e r p r e s a g i o s f a v o r a b l e s , p u s o fin a la cerem o n i a . L u e g o , d e s p u é s d e c e n a r , o r d e n ó q u e se p r e s e n t a r a n d e l a n t e del c a m p a m e n t o . C o m o ya e s t a b a o s c u r o , 23 n o salió ni la m i t a d d e cada c o n t i n g e n t e . P a r a q u e n o se r i e r a n d e él los o t r o s t r e i n t a si se volvía atrás, m a r c h ó 24 con la f u e r z a q u e t e n í a . A l a m a n e c e r , cayó s o b r e el camp a m e n t o d e F a r n a b a z o , e n cuyos p u e s t o s a v a n z a d o s , ocup a d o s p o r los misios, h u b o m u c h a s b a j a s , p e r o ellos escap a r o n a la d e s b a n d a d a y e l c a m p a m e n t o f u e t o m a d o , así como copas y otras pertenencias propias de Farnabazo, 25 a d e m á s d e m u c h a s a r m a s y a n i m a l e s d e carga. E n e f e c t o , p o r t e m o r a q u e , si s e establecía en algún l u g a r , p u d i e r a ser sitiado y r o d e a d o , se dirigía a u n a y o t r a p a r t e del t e r r i t o r i o , c o m o los n ó m a d a s , y c o n ello m a n t e n í a ocultas 26 sus p o s i c i o n e s ^ . C u a n d o los paflagonios y E s p i t r í d a t e s v o l v i e r o n con las r i q u e z a s c a p t u r a d a s , H e r í p i d a s colocó e n su c a m i n o c o m a n d a n t e s y c a p i t a n e s y les q u i t ó t o d o a E s p i t r í d a t e s y a l o s paflagonios, p a r a p o d e r e n t r e g a r m u c h a s presas a los c o m a n d a n t e s e n c a r g a d o s d e la v e n t a . A q u é l l o s , sin e m b a r g o , n o s o p o r t a r o n q u e les hicieran tal cosa, sino q u e , con la conciencia d e q u e h a b í a n sido víct i m a s d e u n a i n j u s t i c i a y d e u n d e s h o n o r , se p r e p a r a r o n d e n o c h e y se m a r c h a r o n a Sardes j u n t o a A r i e o , e n q u i e n p u s i e r o n su c o n f i a n z a , p o r q u e t a m b i é n A r i e o se había se28 p a r a d o del rey y h a b í a h e c h o la g u e r r a c o n t r a él. P a r a Agesilao n a d a h u b o m á s g r a v o s o en la e x p e d i c i ó n q u e el a l ^ n d o n o d e E s p i t r í d a t e s , M e g a b a t e s y los paflagonios. 29 H a b í a u n tal A p o l ó f a n e s ciciceno, q u e e r a d e a n t i g u o h u é s p e d ^ d e F a r n a b a z o y e n aquel t i e m p o había sido ^ Ver nota anterior. ^ La hospitalidad define, en principio, las relaciones entre familias aristocráticas, cuya tradición se remonta por lo menos hasta 27

acogido e n h o s p i t a l i d a d p o r Agesilao. E s t e le d i j o a Age- 395 silao q u e p e n s a b a r e u n i r con él a F a r n a b a z o p a r a t r a t a r acerca del n a c i m i e n t o d e u n a p o s i b l e a m i s t a d . C o m o le 30 hizo caso, t r a s recibir los j u r a m e n t o s y e s t r e c h a r s e las m a n o s , se p r e s e n t ó con F a r n a b a z o e n u n lugar p r e f i j a d o , d o n d e , m i e n t r a s Agesilao y los t r e i n t a q u e lo a c o m p a ñ a b a n e s p e r a b a n s e n t a d o s e n el suelo e n u n p r a d o , v i n o Farnabazo con una vestimenta valorada en gran cantidad d e o r o . C u a n d o los c r i a d o s le c o l o c a r o n u n o s tapices, e n q u e los p e r s a s a c o s t u m b r a b a n a s e n t a r s e c ó m o d a m e n t e , sintió v e r g ü e n z a d e e n t r e g a r s e a la molicie, al v e r la pobreza d e A g e s i l a o , y se r e c o s t ó t a m b i é n él e n el suelo c o m o e s t a b a . E n p r i m e r lugar se s a l u d a r o n m u t u a m e n t e ; 31 luego, c u a n d o F a r n a b a z o le t e n d i ó la m a n o , t a m b i é n se la t e n d i ó a s u vez Agesilao. A c o n t i n u a c i ó n c o m e n z ó su discurso F a r n a b a z o , q u e era m á s viejo. «Agesilao y t o d o s los l a c e d e m o n i o s p r e s e n t e s , c u a n d o 32 combatíais c o n los atenienses, y o llegué a ser v u e s t r o amigo y a l i a d o , os p r o p o r c i o n é d i n e r o p a r a r e f o r z a r vuestra flota y, e n t i e r r a , yo m i s m o c o n la caballería c o m b a t í a v u e s t r o l a d o y p e r s e g u í a los e n e m i g o s h a s t a el m a r . Nunca podrías acusarme, como a Tisafernes, de haceros ni deciros n i n g ú n d o b l e z . A p e s a r d e ser así, a h o r a , p o r 33 v u e s t r a c u l p a , m e e n c u e n t r o e n tal situación q u e n o t e n g o ni c o m i d a e n m i p r o p i o t e r r i t o r i o si n o r e c o j o algo d e lo q u e v o s o t r o s dejáis, igual q u e los animales. La hermosa casa y los j a r d i n e s llenos d e árboles q u e m e d e j ó m i p a d r e y c o n los q u e y o d i s f r u t a b a , t o d o eso lo v e o a r r a s a d o y q u e m a d o . P o r si y o n o c o n o z c o n i q u é es lo s a n t o n i q u é es lo j u s t o , e n s e ñ a d m e v o s o t r o s c ó m o p u e d e ser e s t o p r o p i o d e h o m b r e s q u e s a b e n d e v o l v e r f a v o r e s . » E s o d i j o . T o d o s los t r e i n t a s i n t i e r o n v e r g ü e n z a a n t e él y g u a r d a r o n silencio. E n u n m o m e n t o d a d o , Agesilao d i j o : « C r e o q u e t ú , F a r n a b a z o , sabes q u e e n las c i u d a d e s la época de los poemas homéricos. Por ella, a través del intercambio de regalos, se creaban obligaciones y derechos que facilitaban los viajes y las estancias en lugares distintos a los de procedencia de cada familia. La institución se prolonga, con adaptaciones varias, a lo largo de toda la historia del mundo clásico. 34

129

Helénicas. libro 111,4,17

Helénicas. Libro111,4,22113 atrás, corrió hacia aquél y le d i j o : « T e h a g o mi h u é s p e d , 395 Agesilao.» « Y y o lo acepto.» « A c u é r d a t e » , gritó. Ε inmed i a t a m e n t e , su jabalina (y la tenía h e r m o s a ) se la d i o a Agesilao. E l la t o m ó , y c o m o su escriba I d e o tenía t m a hermosísima c i m e r a e n el caballo, la cogió y se la d i o a cambio, E n t o n c e s el joven se s u b i ó al caballo y siguió a su p a d r e . G ) m o , e n ausencia d e F a r n a b a z o , su h e r m a n o 40 p r i v ó d e su p o d e r y d e s t e r r ó al h i j o d e P a r a p i t a , Agesilao se o c u p ó d e él en t o d o y, c u a n d o se e n a m o r ó d e u n ateniense h i j o d e Evalces, consiguió q u e f u e r a a d m i t i d o p o r su mediación e n el e s t a d i o d e O l i m p i a , p u e s era el m á s g r a n d e d e los n i ñ o s E n t o n c e s , c o m o le había d i c h o a F a r n a b a z o , inmedia- 41 t a m e n t e se m a r c h ó d e su t e r r i t o r i o . Y ya casi lucía la 394 p r i m a v e r a . Al llegar a la l l a n u r a d e T e b e , a c a m p ó cerca del t e m p l o d e A r t e m i s A s t i r e n e y allí, a d e m á s del q u e tenía, r e u n i ó u n ejército c o m p l e t o d e t o d a s las p r o c e d e n cias, ya q u e se p r e p a r a b a p a r a a v a n z a r lo m á s p o s i b l e hacia el i n t e r i o r , p u e s p e n s a b a q u e el rey p e r d e r í a t o d o s los p u e b l o s q u e en su m a r c h a q u e d a r a n d e t r á s . E n éstas e s t a b a Agesilao. E n t r e t a n t o , los lacedemo- 2,1 nios, c u a n d o se d i e r o n c u e n t a c l a r a m e n t e d e q u e el d i n e r o había llegado a G r e c i a y d e q u e las m a y o r e s c i u d a d e s se habían r e u n i d o p a r a la g u e r r a c o n t r a ellos, c o n s i d e r a r o n q u e su c i u d a d e s t a b a e n peligro y d e c i d i e r o n q u e era forzoso e m p r e n d e r u n a c a m p a ñ a . Se p u s i e r o n a p r e p a r a r l a , 2 e i n m e d i a t a m e n t e e n v i a r o n a E p i c í d i d a s a ver a Agesilao. C u a n d o llegó, le d i o el p a r t e d e c ó m o estaba la situación y le c o m u n i c ó q u e la ciudad le o r d e n a b a acudir en a y u d a d e la p a t r i a lo m á s r á p i d a m e n t e posible. Agesilao, n a d a más escucharlo, con m u y poca resigna- 3 ción, se p u s o a p e n s a r d e q u é h o n o r e s y d e q u é esperanzas se veía p r i v a d o , p e r o , d e t o d o s m o d o s , c o n v o c ó a los Hatzfeld entiende que el niño en cuestión habría de ser exclujdo por ser mayor que los demás y poder obtener así una victoria fácil: «aunque era el mayor de los niños (que concursaban)», mientras que Brownson dice que la exclusión se debía a que se trataba de una carrera para hombres: «precisamente porque era mayor que los demás niños».

395 griegas los h o m b r e s se h a c e n h u é s p e d e s u n o s d e o t r o s . E s t o s , c u a n d o las c i u d a d e s se hacen e n e m i g a s , p a r t i c i p a n en la g u e r r a al lado d e su p a t r i a , incluso c o n t r a sus huésp e d e s y, si así se p r e s e n t a la ocasión, hay veces e n q u e t i e n e n q u e m a t a r s e e n t r e sí. P o r t a n t o , n o s o t r o s , q u e ahora e s t a m o s e n g u e r r a c o n v u e s t r o rey, n o s v e m o s oblig a d o s a considerar hostil t o d o lo suyo. D e s d e luego, en lo q u e a ti respecta, p o n d r í a m o s t o d o n u e s t r o interés en 35 h a c e r n o s t u s amigos. Si f u e r a necesario q u e t ú , p a r a dejar d e t e n e r al rey c o m o s e ñ o r , n o s t o m a r a s a n o s o t r o s c o m o s e ñ o r e s a c a m b i o , y o n o t e lo aconsejaría. P e r o ahora a ti sí t e es posible q u e d a r t e con n o s o t r o s sin reverenciar a n a d i e n i t e n e r u n s e ñ o r , y vivir d i s f r u t a n d o l i b r e m e n t e d e lo q u e t e p e r t e n e c e . E n e f e c t o , yo p i e n s o q u e ser libre 36 es e q u i v a l e n t e a t o d a s las riquezas j u n t a s . P o r s u p u e s t o , n o t e p e d i m o s q u e seas p o b r e p e r o libre, sino q u e n o s t e n g a s a n o s o t r o s c o m o aliados para a u m e n t a r , n o el pod e r del rey, sino el t u y o p r o p i o y s o m e t e r a t u s actuales c o m p a ñ e r o s d e esclavitud d e m o d o q u e se c o n v i e r t a n en t u s s u b d i t o s . E n e f e c t o , si al m i s m o t i e m p o f u e r a s libre y te hicieras rico, ¿ q u é necesitarías p a r a ser t o t a l m e n t e feliz?» 37 «Entonces», dijo Farnabazo, «¿os respondo claramente lo q u e voy a h a c e r ? » . « T e conviene, d e s d e luego.» « P u e s y o » , d i j o , «si el rey m a n d a a o t r o e s t r a t e g o y a m í m e o r d e n a q u e d a r m e c o m o s u b o r d i n a d o , decidiré h a c e r m e v u e s t r o amigo y aliado. Si, e n c a m b i o , m e o f r e c e el mand o ( t a n f u e r t e es, al p a r e c e r , la n o b l e a m b i c i ó n ) , es necesario q u e sepáis c l a r a m e n t e q u e os h a r é la g u e r r a lo

38 m e j o r q u e p u e d a » . Al oír esto, Agesilao le t o m ó la m a n o y d i j o : « O j a l á , excelentísimo señor, tal c o m o eres, llegaras a ser amigo n u e s t r o . T e n , p u e s , e n c u e n t a u n a sola cosa», prosiguió, « q u e a h o r a y o m e voy t a n p r o n t o c o m o p u e d a d e t u t e r r i t o r i o , y e n el f u t u r o , a u n q u e haya guerra, m i e n t r a s p o d a m o s c o m b a t i r c o n t r a o t r o , prescindirem o s d e ti y de los t u y o s » . 39 D i c h o esto, disolvió la r e u n i ó n . F a r n a b a z o subió a su caballo y se f u e , p e r o u n h i j o suyo y d e P a r a p i t a , q u e t o d a v í a tenía la h e r m o s u r a d e la j u v e n t u d , se q u e d ó

126 394

Helénicas. Libro IV,1,20 Helénicas. Libro IV,3,29 127 39¿ 9 10

aliados para hacerles v e r cuáles eran las ó r d e n e s d e la c i u d a d , y dijo q u e era f o r z o s o acudir e n defensa d e la p a t r i a . « P e r o si a q u e l l o va b i e n » , d i j o , « s a b e d , aliados, q u e n o voy a o l v i d a r m e d e v o s o t r o s , s i n o q u e d e n u e v o 4 e s t a r é aquí para l o q u e necesitéis». A l oír esto, m u c h o s l l o r a r o n , y t o d o s v o t a r o n acudir con Agesilao en ayuda d e L a c e d e m o n i a . Si allí t o d o f u e r a b i e n , de n u e v o vol5 v e r í a n con él a Asia. A s í p u e s , e n e f e c t o , se p r e p a r a b a n con la intención d e a c o m p a ñ a r l o . Agesilao d e j ó e n Asia a E u x e n o c o m o h a r m o s t a , y d e guarnición c o n él a n o m e n o s d e c u a t r o mil, p a r a q u e p u d i e r a p r o t e g e r las ciud a d e s . P e r o , al ver q u e la m a y o r í a d e los soldados deseaba q u e d a r s e más q u e h a c e r u n a expedición c o n t r a griegos, c o m o quería llevarse consigo a los m e j o r e s a d e m á s del m a y o r n ú m e r o posible, estableció u n o s p r e m i o s p a r a la c i u d a d q u e m e j o r e j é r c i t o p r o p o r c i o n a r a y para el capitán d e los mercenarios q u e hiciera la expedición c o n la comp a ñ í a m e j o r a r m a d a , t a n t o d e hoplitas c o m o d e a r q u e r o s y peltastas. A n u n c i ó t a m b i é n a los jefes d e caballería q u e iba a d a r l e o t r o p r e m i o a q u i e n d e ellos p r o p o r c i o n a r a 6 la i m i d a d d e m e j o r e s caballos o d e m e j o r e s a r m a s . D i j o q u e t o m a r í a la decisión c u a n d o pasaran d e Asia a E u r o p a , en el Q u e r s o n e s o , d e m o d o q u e supieran bien q u e d e b í a n 7 elegir con cuidado a los expedicionarios^. Los p r e m i o s c o n s i s t í a n , e n su m a y o r í a , e n a r m a s e l a b o r a d a s cuidados a m e n t e de m a n e r a o r n a m e n t a l , t a n t o hoplíticas c o m o d e caballería. H a b í a t a m b i é n c o r o n a s de o r o . El v a l o r d e tod o s los p r e m i o s n o era m e n o r d e c u a t r o talentos. Con tales gestos, sin e m b a r g o , se p r e p a r a r o n a r m a s d e m u 8 c h í s i m o valor para la c a m p a ñ a . C u a n d o a t r a v e s ó el Helesp o n t o , se n o m b r a r o n jueces, d e los l a c e d e m o n i o s , a Menasco, H e r í p i d e s y O r s i p o y, d e los aliados, a u n o p o r c i u d a d . Agesilao, d e s p u é s d e d a r el r e s u l t a d o , t o m ó con su ejército el m i s m o c a m i n o q u e el rey c u a n d o hizo la expedición c o n t r a G r e c i a . ^ Hatzfeld acepta una conjetura de Madvig: «sólo los contingentes que formaran parte de la expedición serían admitidos a concurso».

E n e s t o , los é f o r o s d e c r e t a r o n u n a movilización. L a ciud a d , c o m o Agesípolis era t o d a v í a p e q u e ñ o , decidió q u e se pusiera al f r e n t e d e la expedición A r i s t o d e m o , q u e pertenecía al linaje y era t u t o r del n i ñ o . C u a n d o p a r t i e r o n los lacedemonios, ya se h a b í a n r e u n i d o sus a d v e r s a r i o s y, u n a vez j u n t o s , d e l i b e r a b a n s o b r e c ó m o p o d í a n e m p r e n der la batalla d e l m o d o q u e les f u e r a m á s c o n v e n i e n t e . El c o r i n t i o T i m o l a o d i j o : « A m í m e parece, aliados, q u e el p r o c e d e r de los lacedemonios es similar al de los ríos. P u e s los ríos cerca d e las f u e n t e s n o s o n g r a n d e s , sino fáciles d e vadear, p e r o c u a n t o m á s lejos están, a c u d e n otros ríos q u e h a c e n su c o r r i e n t e m á s i n t e n s a . D e l m i s m o m o d o , los lacedemonios, d o n d e e m p i e z a n están ellos solos, p e r o avanzan y v a n acogiendo a las ciudades, con lo q u e se hacen más n u m e r o s o s y más difíciles d e c o m b a t i r . Y o , p o r mi p a r t e , v e o » , a ñ a d i ó , « q u e t o d o el q u e desea ext e r m i n a r a las avispas, si i n t e n t a cazarlas c u a n d o salen, recibe m u c h a s p i c a d u r a s , p e r o si p r e n d e n f u e g o c u a n d o todavía están d e n t r o , sin q u e les p a s e n a d a , d o m i n a n a las avispas. C o n estas ideas e n la m e n t e , considero q u e es m u c h o m e j o r llevar la batalla a la m i s m a Lacedemonia o , si n o , lo más cerca posible». C o m o pareció q u e h a b l a b a con razón, v o t a r o n a f a v o r d e su p r o p u e s t a .

11

12

13

M i e n t r a s t r a t a b a n acerca d e la j e f a t u r a y convenían e n q u é f o r m a c i ó n h a b í a n d e colocar el c o n j u n t o del ejército para q u e las c i u d a d e s n o hicieran las falanges d e m a s i a d o p r o f u n d a s , con lo q u e p r o p o r c i o n a r í a n a los enemigos la xjsibilidad de c r e a r u n círculo a su a l r e d e d o r , e n t r e t a n t o os lacedemonios, ya e n c o m p a ñ í a d e tegeatas y m a n t i · neos, salieron al i s t m o Según a v a n z a b a n , casi al m i s m o 14 t i e m p o , los q u e i b a n con los c o r i n t i o s estaban e n N e m e a y los lacedemonios y sus aliados e n Sición. M i e n t r a s éstos e n t r a b a n por la E p i e c e a , e n p r i m e r lugar, las tropas ligeras de los adversarios al d i s p a r a r y lanzarles flechas d e s d e las posiciones m á s favorables a su derecha, les c a u s a r o n m u c h o d a ñ o . P e r o , c u a n d o llegaron al m a r , se a d e l a n t a r o n 15 " Texto que por algunos (Hatzfeld) se considera corrupto y que, desde luego, hace difícil la localización precisa del lugar.

132

Helénicas. Libro IV,2,15

Hdénicas. Libro IV,2,18

133 394

394 p o r a q u í a t r a v é s d e la l l a n u r a , al t i e m p o q u e d e v a s t a b a n y q u e m a b a n el t e r r i t o r i o . E n c a m b i o , los o t r o s se m a r c h a r o n y a c a m p a r o n d e m o d o q u e tenían d e l a n t e el lecho del río. U n a vez q u e , en su avance, los l a c e d e m o n i o s ya n o d i s t a b a n diez estadios d e los e n e m i g o s , t a m b i é n ellos a c a m p a r o n allí y p e r m a n e c i e r o n inactivos. 16 M e voy a r e f e r i r a h o r a al c o n t i n g e n t e d e c a d a u n o . Se r e u n i e r o n , hoplitas d e los l a c e d e m o n i o s , h a s t a seis m i l ; d e los eleos, trifilios, acrorios y lasionios, cerca d e tres m ü ; d e los sicionios, mil q u i n i e n t o s ; d e los e p i d a u r i o s , t r e c e n i o s , h e r m i o n e o s y halieos Uegó a h a b e r n o m e n o s d e tres mil. A d e m á s d e éstos, los a c o m p a ñ a b a n alreded o r d e seiscientos jinetes d e los l a c e d e m o n i o s , u n o s tresc i e n t o s a r q u e r o s c r e t e n s e s , y t a m b i é n h o n d e r o s d e los m a r g a n e o s , l e t r i n o s y anfídolos, n o m e n o s d e cuatrocientos. E n c a m b i o , n o p a r t i c i p a b a n fliasios, p u e s d i j e r o n q u e t e n í a n u n a t r e g u a s a g r a d a ^ . E s t a era la f u e r z a d e los la17 c e d e m o n i o s . La q u e se r e u n i ó p o r p a r t e d e sus e n e m i g o s era d e u n o seis mil h o p l i t a s atenienses; d e los argivos se decía q u e a l r e d e d o r d e siete mil; de los b e o c i o s , c o m o n o e s t a b a n los o r c o m e n i o s , alrededor d e cinco mil; d e los c o r i n t i o s hasta t r e s mil y d e toda E u b e a n o m e n o s d e t r e s mil. T a l era el e j é r c i t o hoplítico. Los jinetes d e los beocios [ c o m o n o e s t a b a n los o r c o m e n i o s ] e r a n hasta o c h o c i e n t o s , d e los a t e n i e n s e s hasta seiscientos, d e los calcideos d e E u b e a hasta cien, d e los locrios o p u n t i o s hasta c i n c u e n t a . D e las t r o p a s ligeras, las m á s a b u n d a n t e s eran las q u e e s t a b a n con los c o r i n t i o s , p u e s j u n t o a eUos se e n c o n t r a b a n los locrios ozolas, melieos y a c a r n a n i o s . 18 E s t a era la f u e r z a d e cada b a n d o . Los b e o c i o s , mientras o c u p a b a n el ala i z q u i e r d a , n o hacían n i n g ú n e s f u e r z o p o r e m p r e n d e r la batalla. P e r o c u a n d o los a t e n i e n s e s est u v i e r o n f r e n t e a los l a c e d e m o n i o s con l o q u e eUos ocup a r o n el ala derecha y se colocaron f r e n t e a l o s a q u e o s , e n s e g m d a d i j e r o n q u e los sacrificios e r a n f a v o r a b l e s y ^ La que se establece con motivo de algún festival, preferentemente panhelénico. * HatTÍeld deduce de aquí que se habría Uegado a un sistema lotativo para solucionar el problema del mando.

anunciaron q u e se p r e p a r a r a n p a r a u n a batalla i n m i n e n t e . Al p r i n c i p i o , se d e s p r e o c u p a r o n d e la f o r m a c i ó n d e dieciséis y d i e r o n a la f a l a n g e u n a p r o f u n d i d a d excesiva, y a d e m á s la llevaron hacia la d e r e c h a , p a r a p o d e r s o b r e p a sar el ala d e los e n e m i g o s . Los atenienses, p a r a q u e n o s e r o m p i e r a la c o n t i n u i d a d , los s e g u í a n , a u n a s a b i e n d a s d e q u e corrían el p e l i g r o d e verse r o d e a d o s . E n t r e t a n t o , los lacedemonios n o se d a b a n c u e n t a d e q u e se acercaban los e n e m i g o s , p u e s el t e r r e n o e s t a b a c u b i e r t o d e vegetación. D e s d e el m o m e n t o e n q u e e n t o n a r o n el p e á n , e n tonces ya sí lo c o m p r e n d i e r o n , e i n m e d i a t a m e n t e d i e r o n la o r d e n d e q u e t o d o s se p r e p a r a r a n p a r a el c o m b a t e . C u a n d o e s t u v i e r o n alineados s e g ú n a cada u n o lo h a b í a n colocado sus c o m a n d a n t e s , d i e r o n la o r d e n d e seguir a la avanzada, m i e n t r a s los l a c e d e m o n i o s los dirigieron t a m bién hacia la d e r e c h a , y así e x t e n d i e r o n m u c h o el ala, d e m o d o q u e , d e los atenienses, seis t r i b u s e s t a b a n f r e n t e a los l a c e d e m o n i o s y c u a t r o f r e n t e a los tegeatas. C u a n d o ya n o d i s t a b a n ni u n estadio, los l a c e d e m o n i o s , s e g ú n es c o s t u m b r e , sacrificaron u n a c a b r a a la A g r ó t e r a y se dirigieron hacia sus c o n t r i n c a n t e s , d e s p u é s d e h a b e r c u r v a d o el e x t r e m o en círculo. Al llegar al c u e r p o a c u e r p o , t o d o s los aliados d e los l a c e d e m o n i o s f u e r o n d e r r o t a d o s p o r sus adversarios, salvo los p e l e n e o s , q u e seguían c o m b a t i e n d o f r e n t e a los tespieos, y p o r p a r t e d e u n o y o t r o b a n d o h u b o caídos en el t e r r e n o . L o s p r o p i o s lacedemonios f u e r o n s u p e r i o r e s a la p a r t e d e los atenienses q u e les c o r r e s p o n d i ó , los r o d e a r o n p o r las zonas e x t r e m a s y m a t a r o n a m u c h o s d e ellos, h a s t a q u e , sin h a b e r s u f r i d o n i n g u n a p é r d i d a , se m a r c h a r o n e n p e r f e c t a f o r m a c i ó n . A las c u a t r o t r i b u s d e los a t e n i e n s e s las s o b r e p a s a b a n antes d e q u e v o l v i e r a n s o b r e s u s p a s o s d e la p e r s e c u c i ó n , d e m o d o q u e , d e s u lado, sólo h u b o m u e r t o s e n el ataq u e d e los t e g e a t a s . E n c a m b i o , a los argivos, c u a n d o se r e t i r a b a n , los l a c e d e m o n i o s les cayeron encima y se d i c e q u e , c o m o el p r i m e r p o l e m a r c o d u d a b a e n e n c o n t r a r s e c o n ellos d e f r e n t e , h u b o u n o q u e lanzó u n g r i t o p a r a q u e d e j a r a n p a s a r a los p r i m e r o s . A l hacerlo así, se d e d i c a r o n a golpearlos p o r el lado d e s p r o t e g i d o m i e n t r a s pa-

19

20

21

22

144

Helénicas. Libro IV,4,17

Helénicas. Libro I V , 5 , 1

145 394 6

394 s a b a n c o r r i e n d o , y d e e s t e m o d o m a t a r o n a m u c h o s . T a m b i é n atacaron a los c o r i n t i o s e n el m o m e n t o d e la retir a d a . Todavía v i n i e r o n los lacedemonios sobre algunos d e los tebanos q u e volvían d e la persecución y t a m b i é n 23 d e ellos m a t a r o n u n b u e n n ú m e r o . C u a n d o esto p a s ó , los d e r r o t a d o s p r i m e r o se r e f u g i a r o n e n los m u r o s . L u e g o , al rechazarlos los c o r i n t i o s , d e n u e v o m o n t a r o n las tiend a s e n el primitivo c a m p a m e n t o . Los lacedemonios, a su vez, hicieron la r e t i r a d a a d o n d e en p r i m e r lugar se habían e n f r e n t a d o con s u s e n e m i g o s y erigieron u n t r o f e o . Así se desarrolló esta b a t a l l a . 3,1 Agesilao acudió a p r e s u r a d a m e n t e d e s d e Asia. M i e n t r a s e s t a b a e n Anfípolis, le a n u n c i ó Dercílidas q u e los laced e m o n i o s eran ahora v e n c e d o r e s y q u e h a b í a n m u e r t o o c h o d e ellos y, d e los e n e m i g o s , m u c h í s i m o s . P e r o le m o s t r ó q u e t a m b i é n h a b í a n caído n o p o c o s d e los alia2 d o s . Al p r e g u n t a r l e Agesilao: « ¿ E n t o n c e s , DercQidas, sería o p o r t u n o q u e las c i u d a d e s q u e n o s h a n e n v i a d o a sus soldados se e n t e r a r a n d e la victoria lo m á s r á p i d a m e n t e p o s i b l e ? » , Dercílidas c o n t e s t ó : « E s n a t u r a l , desde luego, q u e al o í r l o se sientan m á s a n i m a d o s . » «¿Y n o eres t ú , q u e estuviste p r e s e n t e , el m á s indicado p a r a anunciársel o ? » E l lo escuchó con p l a c e r , p u e s s i e m p r e le g u s t ó viajar, y d i j o : «Si t ú lo m a n d a s . » « L o m a n d o » , r e s p o n d i ó , «y t a m b i é n te o r d e n o a n u n c i a r q u e , si e s t o va b i e n , d e

c o m b a d r a caballo f r e n t e a los h o p l i t a s , se dieron la vuelta y se r e t i r a r o n al paso. L o s o t r o s los seguían m u y p r u d e n t e m e n t e . Agesilao, c u a n d o c o m p r e n d i ó cuál era el e r r o r d e cada u n o , envió a los jinetes q u e lo a c o m p a ñ a ban p e r s o n a l m e n t e , q u e eran m u y r o b u s t o s , con la o r d e n , para ellos m i s m o s y p a r a los d e m á s , d e e m p r e n d e r la persecución lo m á s r á p i d a m e n t e p o s i b l e sin darles ya la posibilidad de volverse. Los tesalios, al verlos avanzar i n e s p e r a d a m e n t e , u n o s h u y e r o n , o t r o s se dieron la v u e l t a , o t r o s , al i n t e n t a r hacerlo, e r a n cogidos con los caballos atravesados. P o l i c a r m o el farsalio, q u e era jefe d e la caballería, se dio la vuelta y m u r i ó en el c o m b a t e con los suyos. C u a n d o e s t o sucedió, los tesalios p e r d i e r o n el control en la f u g a , d e m o d o q u e u n o s m o r í a n , o t r o s e r a n apresados, y no p a r a r o n hasta q u e e s t u v i e r o n en el m o n t e N a r t a c i o . E n t o n c e s Agesilao colocó u n t r o f e o e n t r e P r a n t e y N a r t a c i o , y se q u e d ó allí, m u y s a t i s f e c h o de su o b r a , p o r q u e había v e n c i d o , a q u i e n e s más p r e s u m í a n d e su habilidad ecuestre, con la caballería q u e él m i s m o h a b í a r e u n i d o . A l día siguiente a t r a v e s ó los m o n t e s acaicos d e F t í a e h i z o el r e s t o del r e c o r r i d o a través d e t e r r i t o r i o amigo hasta llegar a las f r o n t e r a s d e Beocia.

7

8

9

3 n u e v o e s t a r e m o s a su l a d o , c o m o d i j i m o s » . Dercílidas m a r c h ó en p r i m e r lugar al H e l e s p o n t o . Agesilao d e j ó M a c e d o n i a y se dirigió a Tesalia. Los lariseos, cranonios, escotuseos y farsalios, q u e e r a n aliad o s d e los beocios, y t o d o s los tesalios, excepto c u a n t o s d e ellos se e n c o n t r a b a n e n t o n c e s exiliados, se dedicaron 4 a e s t o r b a r l o a lo largo d e l c a m i n o . H a s t a e n t o n c e s llevaba la t r o p a en f o r m a c i ó n r e c t a n g u l a r , con la m i t a d d e la caballería d e l a n t e y la m i t a d e n la r e t a g u a r d i a , p e r o , c o m o los tesalios les i m p e d í a n avanzar al atacarlos p o r d e t r á s , e n v i ó a la r e t a g u a r d i a t a m b i é n la caballería del f r e n t e , 5 salvo los q u e lo a c o m p a ñ a b a n a él p e r s o n a l m e n t e . Cuand o e s t u v i e r o n colocados u n o s f r e n t e a o t r o s , los tesalios, e n la idea d e q u e n o e s t a b a n en b u e n a situación p a r a

C u a n d o estaba e n la e n t r a d a , el sol pareció q u e se mos- 10 t r a b a en f o r m a d e m e d i a l u n a ' , y le llegó la noticia d e q u e los lacedemonios habían sido d e r r o t a d o s en la batalla naval y d e q u e había m u e r t o el n a v a r c o P i s a n d r o . T a m bién se c o n t a b a d e q u é m a n e r a h a b í a t e n i d o l u g a r la batalla. El e n f r e n t a m i e n t o se había p r o d u c i d o e n t o r n o 11 a C n i d o . F a r n a b a z o e s t a b a c o m o n a v a r c o con los fenicios y C o n ó n , con la flota griega, se e n c o n t r a b a colocado del a n t e d e él. C u a n d o P i s a n d r o se alineó e n f r e n t e y se v i o 12 claro q u e el n ú m e r o d e naves q u e tenía consigo era m u c h o m e n o r q u e el d e la flota griega d e C o n ó n , los aliados del ala izquierda se le escaparon r á p i d a m e n t e y él m i s m o , d e s p u é s d e e n t r a r e n c o n t a c t o c o n los enemigos, c o n la t r i e r e acribillada, consiguió r e f u g i a r s e en tierra, p e r o , m i e n t r a s todos los d e m á s q u e c o n s i g u i e r o n ponerse a salvo ' Eclipse de sol del 14 de agosto de 394.

126

Helénicas. Libro IV,1,20

Helénicas. LibroIV,3,2912

7

394 d e j a r o n las naves y escaparon p o r d o n d e p u d i e r o n en dirección a Cnido, él m u r i ó c o m b a t i e n d o sobre su nave. 13 Agesilao, al enterarse de esto, al principio lo s o p o r t ó con dificultad, p e r o luego, c u a n d o se hizo a la idea d e que la m a y o r p a r t e del ejército era capaz de participar con gusto si le iban las cosas b i e n , pero si e n c o n t r a b a n alguna dificultad n o se veían obligados a tomar p a r t e , desde ese m o m e n t o cambió y dijo q u e se anunciara la m u e r t e de P i s a n d r o , p e r o también q u e había vencido e n la batalla 14 naval. Al m i s m o t i e m p o q u e decía esto, se p u s o a hacer u n sacrificio de bueyes para celebrar la buena noticia y distribuyó las víctimas e n t r e muchos, de m o d o q u e , al p r o d u c i r s e u n a escaramuza f r e n t e a los enemigos, vencier o n los d e Agesilao gracias a la fuerza de la palabra, porq u e habían vencido los lacedemonios en la batalla naval. 15 Los q u e se alinearon f r e n t e a Agesilao eran beocios, atenienses, argivos, corintios, enianes, eubeos y de las dos Lócrides. Con Agesilao estaba el regimiento de k s lacedemonios que había v e n i d o d e C o r i n t o y la mitad del de O r c ó m e n o , p e r o t a m b i é n los n e o d a m o d e s de Lacedem o n i a q u e habían h e c h o la expedición con él, además de los del ejército e x t r a n j e r o q u e m a n d a b a H e r í p i d a s y los de las ciudades griegas d e Asia y de E u r o p a q u e había ido acogiendo al hacer la travesía. Allí se añadieron hoplitas orcomenios y focidios. Los peltastas d e Agesilao eran muchos más. Los jinetes de unos y de o t r o s eran, en cambio, m u y similares en n ú m e r o . Así estaba constituida 16 la f u e r z a d e ambos. T a m b i é n describiré la batalla y cómo se desarrolló de m o d o n o comparable a ninguna o t r a de n u e s t r o s tiempos. P u e s bien, se e n c o n t r a r o n en la llanura de Coronea los de Agesilao desde el Cefiso y los de los tebanos desde el Helicón. O c u p a b a Agesilao el ala derecha d e su ejército y los orcomenios eran los últimos a su izquierda. Los tebanos, p o r su p a r t e , estaban colocados a la derecha y los argivos o c u p a b a n su izquierda. H a s t a el m o m e n t o del e n c u e n t r o , era g r a n d e el silen17 ció p o r a m b a s partes. P e r o , e n el m o m e n t o en q u e distab a n e n t r e sí c o m o u n estadio, los tebanos se pusieron a gritar y se lanzaron adelante a la carrera. C u a n d o todavía

mediaban tres pletros, salieron corriendo, desde la falan- 394 ge d e Agesilao, los extranjeros d e H e r í p i d a s y, con ellos, jonios, eolios y helespontios; todos éstos estuvieron e n t r e los q u e se lanzaron al a t a q u e y, al llegar al c u e r p o a cuerp o , rechazaron lo q u e tenían e n f r e n t e . Los argivos, p o r su parte, n o hicieron f r e n t e a los d e Agesilao, sino q u e huyeron hacia el Helicón. E n t o n c e s , algunos de los ex- 18 tranjeros iban a coronar ya a Agesilao, pero alguien le anunció q u e los tebanos, después d e atravesar las filas de los orcomenios, estaban e n m e d i o de los bagajes. Inm e d i a t a m e n t e hizo rotar a la falange y la llevó c o n t r a ellos. Los tebanos, a su vez, c u a n d o vieron q u e sus aliados se habían r e f u g i a d o en el H e l i c ó n , con el deseo d e escapar j u n t o a los suyos, se aglomeraron y así avanzaban con todas sus fuerzas. P u e d e decirse q u e entonces Agesilao f u e indudable- 19 m e n t e valiente. P o r lo menos, d e s d e luego, n o eligió lo q u e era m á s seguro. E n efecto, le era posible dejar pasar a los q u e escapaban y seguirlos para echar m a n o a los de atrás, y sin e m b a r g o no lo hizo, sino q u e resistió d e f r e n t e a los tebanos y, al atacar, chocaban los escudos, combatían, m a t a b a n y morían. P o r fin, de los t e b a n o s , unos escaparon hacia el Helicón, p e r o muchos m u r i e r o n en la retirada. C u a n d o la victoria ya estaba en m a n o s d e 20 Agesilao y lo habían llevado h e r i d o hasta la falange, algunos de los jinetes se p r e s e n t a r o n al galope a decirle q u e había u n o s ochenta enemigos con armas b a j o el templo y a p r e g u n t a r l e q u é tenían q u e hacer. A u n q u e sufría muchas heridas, sin e m b a r g o , n o se olvidó de la divinid a d , sino q u e o r d e n ó q u e los dejaran salir a d o n d e quisieran y n o p e r m i t i ó q u e se violara la justicia. E n t o n c e s , c o m o ya era tarde, cenaron y se f u e r o n a acostar. P o r 21 la mañana o r d e n ó a Gilis el p o l e m a r c o q u e alineara el ejército y se elevara un t r o f e o , q u e todos se coronaran en h o n o r del dios y q u e tocaran los flautistas. Y así lo hicieron. Los tebanos enviaron heraldos a pedir u n a tregua para e n t e r r a r los cadáveres. D e este m o d o , se acord a r o n los pactos y Agesilao se f u e a D e l f o s a consagrar al dios el d i e z m o del b o t í n , n o m e n o s d e cien talentos.

144

Helénicas. Libro IV,4,17

Helénicas. Libro IV,5,1

145

394 G i l i s el p o l e m a r c o se r e t i r ó con el ejército a F ó c i d e , y d e 22 allí se lanzó s o b r e la L ó c r i d e . E l r e s t o d e l día l o s soldad o s se d e d i c a r o n a r o b a r utensilios y a l i m e n t o s d e las aldeas. C u a n d o ya a t a r d e c í a , al retirarse los ú l t i m o s laced e m o n i o s , se p u s i e r o n a acosarlos los locrios d i s p a r a n d o d a r d o s y jabalinas. L o s l a c e d e m o n i o s los hicieron retroc e d e r y los p e r s i g u i e r o n al t i e m p o q u e h i r i e r o n a algunos, p o r lo q u e e n t o n c e s d e j a r o n d e p e r s e g u i r l o s p o r d e t r á s , p e r o les d i s p a r a b a n d e s d e e m p l a z a m i e n t o s d o m i n a n t e s 23 p o r la d e r e c h a E l l o s se p u s i e r o n e n t o n c e s a perseguirlos h a s t a la p e n d i e n t e , p e r o , c u a n d o s o b r e v i n o la oscurid a d y c o m e n z a r o n a r e t i r a r s e , u n o s caían p o r la dificultad del t e r r e n o , o t r o s p o r q u e n o veían lo q u e h a b í a d e l a n t e , o t r o s b a j o los d a r d o s , y así m u r i e r o n G i l i s el p o l e m a r c o , u n o d e sus auxiliares, P e l e s y , en t o t a l , u n o s dieciocho d e los e s p a r t i a t a s , p o r golpes d e p i e d r a s y o t r a s h e r i d a s . Si n o llegan a a c u d i r e n su a y u d a los del c a m p a m e n t o q u e e s t a b a n c e n a n d o , h a b r í a n c o r r i d o el riesgo d e perecer en su t o t a l i d a d . 4,1 D e s p u é s d e e s t o , el r e s t o d e la e x p e d i c i ó n se r e t i r ó a 393 s u s c i u d a d e s y A g e s i l a o z a r p ó hacia la p a t r i a . D e s d e ent o n c e s , hacían la g u e r r a , d e u n lado, los a t e n i e n s e s , los beocios, los argivos y sus aliados, q u e p a r t í a n d e C o r i n t o , y d e o t r o los l a c e d e m o n i o s y sus aliados, d e s d e Sición. Al v e r los c o r i n t i o s q u e , m i e n t r a s sus t e r r i t o r i o s e r a n dev a s t a d o s y a ellos los m a t a b a n p o r el hecho d e estar siemp r e cerca d e los e n e m i g o s , los d e m á s aliados vivían ellos m i s m o s e n paz y s u s t e r r i t o r i o s p e r m a n e c í a n p r o d u c t i v o s , los m á s n u m e r o s o s y m e j o r e s d e ellos e m p e z a r o n a desear la p a z , y se r e u n í a n y d i f u n d í a n estas ideas los u n o s 2 a los o t r o s . Al d a r s e c u e n t a los argivos, los atenienses, )92 los b e o c i o s y, d e los c o r i n t i o s , los q u e h a b í a n t o m a d o p a r t e d e las riquezas e n v i a d a s p o r el rey, así c o m o los q u e se h a b í a n h e c h o m á s responsables d e la g u e r r a , d e q u e , si n o se m o s t r a b a n firmes f r e n t e a los q u e e s t a b a n i n c l i n a d o s a la p a z , la c i u d a d correría d e n u e v o el riesgo Es el lado que, en la formación hopHtica, no va protegido por el escudo.

d e p a s a r s e a los l a c e d e m o n i o s , se e m p e ñ a r o n , c o m o consecuencia, en hacer u n a m a t a n z a . E n p r i m e r lugar decid i e r o n c o m e t e r la m a y o r p r o f a n a c i ó n . P u e s l o s d e m á s n o m a t a n a n a d i e e n p l e n a fiesta, ni siquiera a u n c o n d e n a d o . E n c a m b i o , ellos eligieron p a r a la m a t a n z a el ú l t i m o día d e la E u c l e a s porque pensaban que cogerían a más g e n t e en el ágora. Los q u e sabían a q u i é n e s h a b í a q u e m a t a r , c u a n d o se les d i o la señal, sacaron las e s p a d a s y atacaron a u n o q u e estaba d e p i e e n u n círculo, a o t r o s e n t a d o , a o t r o e n el t e a t r o , i n c l u s o a u n o q u e e s t a b a f o r m a n d o p a r t e d e u n j u r a d o . C u a n d o se t o m ó conciencia del a s u n t o , los m á s n o b l e s h u y e r o n i n m e d i a t a m e n t e , u n o s j u n t o a las e s t a t u a s d e los dioses e n el á g o r a , o t r o s e n dirección a los altares. E n t o n c e s , los m á s sacrilegos, con u n d e s p r e c i o a b s o l u t o p o r las n o r m a s , t a n t o los q u e m a n d a b a n c o m o los q u e o b e d e c í a n , se d e d i c a r o n a degollarlos incluso j u n t o a los lugares s a g r a d o s , d e m o d o q u e a l g u n o s d e los q u e ni siquiera recibieron h e r i d a s , p e r o q u e e r a n h o m b r e s legales, a t o r m e n t a b a n s u s almas al v e r tal imp i e d a d . A s í m u r i e r o n m u c h o s d e los a n c i a n o s , p u e s e r a n p r e c i s a m e n t e los q u e m á s e s t a b a n e n el á g o r a , m i e n t r a s q u e los j ó v e n e s , d a d o q u e P a s i m e l o s o s p e c h a b a lo q u e iba a o c u r r i r , p e r m a n e c i e r o n q u i e t o s e n e C r á n e o . C u a n d o p e r c i b i e r o n el a l b o r o t o , y llegaron a su l a d o a l g u n o s q u e huían d e la s i t u a c i ó n , i n m e d i a t a m e n t e s u b i e r o n a la c a r r e r a al A c r o c o r i n t o y r e c h a z a r o n a los a r g i v o s y a los o t r o s q u e se l a n z a b a n hacia ellos. M i e n t r a s d e l i b e r a b a n q u é había q u e h a c e r , se cayó el c a p i t e l d e u n a c o l u m n a sin q u e m e d i a r a ni seísmo ni acción del v i e n t o . E n el m o m e n t o d e h a c e r los sacrificios, los vaticinios e r a n tales q u e , según los a d i v i n o s , era m e j o r r e t i r a r s e del l u g a r . A n t e s q u e n a d a , se m a r c h a r o n f u e r a d e la C o r i n t i a con la i n t e n c i ó n d e exiliarse, p e r o , c o m o v i n i e r o n sus a m i g o s , m a d r e s y h e r m a n o s y los c o n v e n c i e r o n , y h u b o q u i e n e s , d e los q u e e s t a b a n e n el p o d e r , p r o m e t i e r o n m e d i a n t e

" Euclea, la Gloria, recibe culto en varias dudades griegas. En algunas se identifica como Artemis Euclea y en su fiesta hacían un sacrificio las jóvenes antes del matrimonio.

144

Helénicas. Libro IV,4,17

Helénicas. Libro IV,5,1

145

392 j u r a m e n t o q u e n o h a b í a n d e s u f r i r n i n g ú n d a ñ o , así vol6 v i e r o n a la ciudad a l g u n o s d e ellos. A h o r a b i e n , al v e r q u e los q u e e s t a b a n e n el p o d e r se c o m p o r t a b a n c o m o t i r a n o s , c u a n d o se d i e r o n c u e n t a d e q u e la c i u d a d se esf u m a b a m e d i a n t e la r e t i r a d a d e los límites y d e q u e su p a t r i a se l l a m a b a A r g o s e n vez d e C o r i n t o , o b l i g a d o s a p a r t i c i p a r e n la ciudadam'a d e A r g o s , lo q u e e n a b s o l u t o d e s e a b a n , y c o n m e n o s f u e r z a e n la c i u d a d q u e si f u e r a n m e t e c o s , nació e n t r e a l g u n o s la idea d e q u e n o era f o r m a d e v i v i r , y d e q u e , e n consecuencia, c o n la intención d e h a c e r d e C o r i n t o su p a t r i a , c o m o había sido d e s d e el principio, y d e d e j a r l a l i b r e y limpia d e asesinos, y s i e m p r e e n la b u e n a legalidad, m e r e c e r í a la p e n a , si p o d í a n log r a r l o , c o n v e r t i r s e e n los salvadores d e la p a t r i a , y si n o p o d í a n , e n su p r e t e n s i ó n d e conseguir los b i e n e s m á s h e r m o s o s y m á s g r a n d e s , p o r lo m e n o s alcanzar la m u e r t e 7 m á s d i g n a d e a l a b a n z a . A s í , se p u s i e r o n a la o b r a d o s h o m b r e s , P a s i m e l o y A l c í m e n e s , q u e se deslizaron p o r u n t o r r e n t e para r e u n i r s e c o n P r a x i t a s , el p o l e m a r c o d e los l a c e d e m o n i o s , q u e p r e c i s a m e n t e se e n c o n t r a b a con su reg i m i e n t o d e g u a r n i c i ó n e n Sición, y le d i j e r o n q u e p o d í a n facilitarle la e n t r a d a e n las m u r a l l a s q u e se e x t i e n d e n h a s t a L e q u e o . C o m o s a b í a d e a n t e m a n o q u e los h o m b r e s e r a n d i g n o s d e c o n f i a n z a , los c r e y ó y, d e s p u é s d e d i s p o n e r q u e se q u e d a r a el r e g i m i e n t o q u e iba a salir d e Sición, se p u s o a p r e p a r a r la e n t r a d a . C u a n d o a los d o s h o m b r e s , gracias a la s u e r t e t a n t o c o m o a su h a b i l i d a d , les tocó h a c e r g u a r d i a j u n t o a las p u e r t a s d o n d e e s t á erigido el t r o f e o , e n tales c i r c u n s t a n c i a s a v a n z ó P r a x i t a s con su r e g i m i e n t o , con los siconios y con t o d o s los c o r i n t i o s q u e e s t a b a n exiliados p o r e s t a c o y u n t u r a . P e r o , c u a n d o se enc o n t r a b a j u n t o a las p u e r t a s , le d i o m i e d o e n t r a r y q u i s o e n v i a r a u n h o m b r e d e confianza a inspeccionar el inter i o r . L o g u i a r o n los d o s y lo i n f o r m a r o n c o n t a n t a exact i t u d q u e , según c o n t ó l u e g o , t o d o era f r a n c a m e n t e tal c o m o d e c í a n . E n t o n c e s e n t r ó . C o m o d i s t a b a n m u c h o los m u r o s u n o s d e o t r o s , les p a r e c i ó q u e , u n a vez alineados, r e s u l t a b a n pocos, p o r lo q u e hicieron u n a e m p a l i z a d a y u n a f o s a , a d e c u a d a a sus p o s i b i l i d a d e s , delante" d e ella,

8

h a s t a q u e l o s aliados vinieran e n su a y u d a . H a b í a t a m - 392 bién d e t r á s d e ellos e n el p u e r t o u n p u e s t o d e g u a r d i a d e l o s b e o c i o s . E l d í a siguiente a la n o c h e e n q u e e n t r a r o n lo p a s a r o n sin c o m b a t i r , p e r o al o t r o llegaron los argivos con t o d a su f u e r z a a p r e s t a r a y u d a . Al e n c o n t r a r q u e los l a c e d e m o n i o s e s t a b a n colocados a su d e r e c h a , a contin u a c i ó n los sicionios y u n o s c i e n t o c i n c u e n t a exiliados d e los c o r i n t i o s j u n t o al m u r o o r i e n t a l , se colocaron enfrente [ y ] a c o n t i n u a c i ó n del m u r o occidental, los m e r c e n a r i o s d e I f í c r a t e s y, j u n t o a ellos, los argivos. O c u p a b a n su ala i z q u i e r d a los c o r i n t i o s d e la c i u d a d . Con- 10 filados en el n ú m e r o se lanzaron i n m e d i a t a m e n t e . Vencier o n a los sicionios y, d e s p u é s d e d e s t r o z a r la e m p a l i z a d a , los p e r s i g u i e r o n h a s t a el m a r y allí m a t a r o n a m u c h o s d e ellos. P a s í m a c o , el c o m a n d a n t e d e caballería, c o n n o m u c h o s jinetes, c u a n d o vio a los sicionios agobiados, d e s p u é s d e a t a r los caballos a los á r b o l e s , les cogió los e s c u d o s y m a r c h ó c o n los v o l u n t a r i o s c o n t r a los argivos. E s t o s , al v e r las s i g m a s s o b r e los escudos, p e n s a r o n q u e e r a n sicionios y n o t u v i e r o n m i e d o . Se dice q u e e n t o n c e s d i j o P a s í m a c o : « P o r los dos dioses argivos, o s e n g a ñ a r á n estas s i g m a s » , y m a r c h ó a su e n c u e n t r o . D e e s t e m o d o , m i e n t r a s c o m b a t í a con pocos f r e n t e a m u c h o s , m u r i ó , al igual q u e o t r o s d e los q u e e s t a b a n con él. E n c a m b i o , los l l exiliados c o r i n t i o s , tras vencer a los q u e salieron a su e n c u e n t r o , s e i n t r o d u j e r o n hacia la p a r t e alta y llegaron a estar cerca del c í r a d o q u e r o d e a la c i u d a d . L o s lacedem o n i o s , p o r su p a r t e , c u a n d o se d i e r o n c u e n t a d e q u e est a b a n s i e n d o s u p e r a d a s las f u e r z a s c o r r e s p o n d i e n t e s a los sicionios, s a l i e r o n e n su a y u d a , c o n la empalizada a su izquierda. P e r o los argivos, n a d a m á s oír q u e los lacedem o n i o s e s t a b a n d e t r á s , se v o l v i e r o n d e n u e v o a la c a r r e r a y se p r e c i p i t a r o n f u e r a d e la e m p a l i z a d a . Los ú l t i m o s d e ellos, a la d e r e c h a , e n t r a r o n en lucha p o r el lado d e s p r o t e g i d o " y m u r i e r o n a m a n o s d e los l a c e d e m o n i o s , p e r o Muchos editores creen que aquí hay una laguna. Hatzfeld: «con los mercenarios de Ifícrates junto al muro del este». u Cástor y Pólux. " El lado derecho, no protegido por los escudos.

9

126

Helénicas. Libro IV,1,20 Helénicas. Libro IV,71,29 127 391 15

392 los q u e e s t a b a n a p e l o t o n a d o s j u n t o a la m u r a l l a se retir a r o n h a d a la ciudad con m u c h o t u m u l t o . C u a n d o se enc o n t r a r o n con los exiliados c o r i n t i o s y a d v i r t i e r o n q u e e r a n e n e m i g o s , se d i e r o n d e n u e v o la v u e l t a . P e r o e n t o n ces, u n o s , q u e se s u b i e r o n e n las escalas, s a l t a r o n d e s d e la m u r a l l a y p e r e c i e r o n , o t r o s m u r i e r o n cerca d e las escalas e m p u j a d o s y g o l p e a d o s , y los d e m á s se a h o g a b a n 12 p a t e a d o s los u n o s p o r los o t r o s . L o s l a c e d e m o n i o s n o se e n c o n t r a b a n con p r o b l e m a s p a r a m a t a r , p u e s les concedió e n t o n c e s el dios la p o s i b i l i d a d d e realizar u n a hazaña c o m o n u n c a ni siquiera se h u b i e r a n a t r e v i d o a p e d i r . E n e f e c t o , el h a b e r caído e n sus m a n o s u n a m u l t i t u d d e enem i g o s a s u s t a d a , a b a t i d a , q u e o f r e c í a los flancos descubiert o s , d e la q u e n a d i e se v o l v i ó para c o m b a t i r y t o d o s se p o n í a n a su e n t e r a disposición p a r a p e r e c e r , ¿ c ó m o podría p e n s a r s e q u e n o e r a algo d i v i n o ? E n t o n c e s , naturalm e n t e , e n p o c o espacio c a y e r o n t a n t o s q u e , h o m b r e s acost u m b r a d o s a ver m o n t o n e s d e t r i g o , d e m a d e r a , d e pied r a , esta vez c o n t e m p l a r o n m o n t o n e s d e c a d á v e r e s . M u r i e r o n t a m b i é n los vigilantes beocios del p u e r t o , u n o s s u b i d o s a las m u r a l l a s , o t r o s a los t e c h o s d e los arsena13 les. D e s p u é s d e e s t o , los c o r i n t i o s y argivos negociaron los c a d á v e r e s m e d i a n t e u n p a c t o , m i e n t r a s a c u d í a n los aliados d e los l a c e d e m o n i o s . C u a n d o se h u b i e r o n reunid o , P r a x i t a s p e n s ó p r i m e r o p r a c t i c a r u n a a b e r t u r a en las m u r a l l a s p a r a q u e h u b i e r a u n p a s o suficiente p a r a la trop a y , s u c e s i v a m e n t e , al h a c e r s e c a r g o d e la e x p e d i c i ó n , la c o n d u j o r u m b o a M é g a r a y , al a s a l t o , t o m ó S i d u n t e y luego C r o m i ó n . E n estas murallas estableció guarniciones y se m a r c h ó d e n u e v o . D e s p u é s d e f o r t i f i c a r E p i e c e a , p a r a q u e los aliados t u v i e r a n u n a g u a r n i c i ó n d e l a n t e del territ o r i o a m i g o , disolvió el e j é r c i t o , y é l m i s m o se m a r c h ó a Lacedemonia.

E n t o n c e s , t a m b i é n I f í c r a t e s , d e s p u é s d e h a c e r u n a incursión en F l i u n t e y q u e d a r s e e m b o s c a d o , al t i e m p o q u e hacía rapiña e n p e q u e ñ o s g r u p o s , c u a n d o a c u d i e r o n l o s d e la c i u d a d sin t o m a r p r e c a u c i o n e s , m a t ó a t a n t o s q u e los fliasios, q u e a n t e s n o h a b í a n r e c i b i d o a los l a c e d e m o nios d e n t r o d e la m u r a l l a , p o r t e m o r a q u e a p o y a r a n la v u e l t a d e los a c u s a d o s d e l a c o n i s m o , e n e s t e m o m e n t o , e n c a m b i o , d e tal m a n e r a s e a s u s t a r o n a n t e los q u e v e n í a n d e C o r i n t o q u e l l a m a r o n a los l a c e d e m o n i o s y les e n t r e g a r o n la c i u d a d y la a c r ó p o l i s p a r a su p r o t e c c i ó n . P e r o los l a c e d e m o n i o s , a u n q u e e r a n f a v o r a b l e s a los e x i l i a d o s , sin e m b a r g o , d u r a n t e el t i e m p o e n q u e o c u p a r o n su d u d a d , ni s i q u i e r a se a c o r d a r o n e n a b s o l u t o d e su r e t o m o , sino q u e , c u a n d o parecía q u e la c i u d a d volvía a c o b r a r f u e r z a , se m a r c h a r o n y d e v o l v i e r o n la c i u d a d y sus leyes tal cual las h a b í a n t o m a d o . P o r su p a r t e , los d e I f í c r a t e s a t a c a b a n e n m u c h o s l u g a r e s d e A r c a d i a , hacían p i l l a j e y se acercaban h a s t a las m u r a l l a s , p u e s los h o p l i t a s d e los arcadios e n n i n g u n a p a r t e les salían al e n c u e n t r o e n el e x t e r i o r . D e tal m a n e r a h a b í a n c o g i d o m i e d o a los peltastas E n c a m b i o , a l o s l a c e d e m o n i o s d e tal m a n e r a los t e m í a n a su vez los p e l t a s t a s q u e n o se acercaban a los h o p l i t a s d e n t r o d e l alcance d e su jabalina, p u e s ya u n a vez, d e s d e tal d i s t a n c i a , e n su p e r s e c u c i ó n , los m á s jóven e s d e los l a c e d e m o n i o s h a b í a n c o g i d o a algunos d e ellos y los h a b í a n m a t a d o . P e r o , si los l a c e d e m o n i o s d e s p r e c i a b a n a los p e l t a s t a s , t a n t o m á s d e s p r e c i a b a n a sus p r o pios aliados. E n e f e c t o , u n a vez q u e los m a n t i n e o s f u e r o n en su ayuda c o n t r a u n o s p e l t a s t a s q u e se h a b í a n l a n z a d o d e s d e el m u r o q u e se e x t i e n d e h a s t a L e q u e o , al r e c i b i r los d i s p a r o s d e las j a b a l i n a s , se d i e r o n la vuelta y m u c h o s d e ellos m u r i e r o n en la h u i d a , d e m o d o q u e los lacede-

16

17

14 D e s d e e n t o n c e s , h a b í a n d e j a d o d e a c t u a r g r a n d e s ejér391 citos d e u n a y o t r a p a r t e , m i e n t r a s las c i u d a d e s e n v i a b a n g u a r n i c i o n e s , u n a s a C o r i n t o , o t r a s a Sición, y vigilaban las fortificaciones. C o m o cada u n a t e n í a sus m e r c e n a r i o s , gracias a sus servicios g u e r r e a b a n c o n f u e r z a .

Ifícrates orgaiúzó en Atenas un cuerpo de peltastas profesiotlales que s i g n i í ^ una importante transformación en los contingentes militares de la ciudad e incluso en el papel social del ejército. Corrección de Madvig. Según los códices: «después de lanzarse» o «que se lanzaron», pero concerundo con los mantineos. Así lo admite Hatzfeld.

144 391

Helénicas. Libro IV,4,17

Helénicas. Libro IV,5,1

145

18

19

5,1 390

m o n i o s incluso se a t r e v í a n a b u r l a r s e d e q u e los aliados t e m i e r a n a los p e l t a s t a s c o m o los n i ñ o s al coco Ellos se l a n z a r o n desde L a q u e o con u n r e g i m i e n t o y los exiliad o s c o r i n t i o s y se d e d i c a r o n a h o s t i g a r e n círculo en t o m o a su d u d a d . E n lo q u e respecta a los atenienses, a t e m o r i z a d o s a n t e la f u e r z a d e los l a c e d e m o n i o s , n o f u e r a a ser q u e , p o r h a b e r s e q u e b r a d o los g r a n d e s m u r o s d e los c o r i n t i o s , m a r c h a r a n c o n t r a ellos, c o n s i d e r a r o n q u e lo mejor e r a r e s t a u r a r los m u r o s r o t o s p o r P r a x i t a s . A c u d i e r o n en m a s a con c a n t e r o s y c a r p i n t e r o s y r e s t a u r a r o n m u y b i e n e n pocos días la p a r t e q u e da a Sición y a p o n i e n t e , y la d e levante la f o r t i f i c a r o n con m á s t r a n q u i l i d a d . L o s lacedemonios llegaron a la conclusión d e que los argivos, m i e n t r a s p u d i e r a n seguir c o s e c h a n d o los f r u t o s p r o p i o s , estaban e n c a n t a d o s con la g u e r r a , p o r lo que hid e r o n u n a expedición c o n t r a ellos. Agesilao, q u e iba a su cabeza, d e s p u é s d e h a b e r d e v a s t a d o t o d o su t e r r i t o r i o y d e h a b e r f r a n q u e a d o i n m e d i a t a m e n t e el c a m i n o que va p o r T e n e a en dirección a C o r i n t o , se a p o d e r ó d e las m u rallas r e c o n s t r u i d a s p o r los atenienses. J u n t o a él se pres e n t ó su h e r m a n o T e l e u t i a s p o r m a r , con u n a s doce trieres. D e m o d o q u e su m a d r e p o d í a estar feliz, p o r q u e , en el m i s m o día, u n o d e los q u e e n g e n d r ó se h a b í a apoder a d o p o r tierra d e las m u r a l l a s d e los e n e m i g o s y el o t r o , p o r m a r , d e sus naves y d e sus arsenales. E n t o n c e s , desp u é s d e hacer e s t o , Agesilao disolvió el e j é r c i t o d e los aliados y devolvió a casa el c o n t i n g e n t e c i u d a d a n o . L u e g o , los l a c e d e m o n i o s , al oír d e b o c a d e los exiliad o s q u e < l o s > d e la ciudad t e n í a n t o d o s los animales y los c o n s e r v a b a n a salvo e n el P i r e o " y q u e e r a n m u c h o s los q u e se a p r o v i s i o n a b a n allí, hicieron d e n u e v o una exp e d i c i ó n hacia C o r i n t o , t a m b i é n e n t o n c e s b a j o el m a n d o " En griego, Mormo, figura de mujer que asustaba a los niños. Se explica que era una reina de los lestrigones que, por haber perdido a sus hijos, se había dedicado a matar a los de los demás. O «acamparon», según corrección de Schneider, aceptada por Hatzfeld. " Península montañosa del istmo de Osrinto, que penetraba en el Golfo y en cuya extremidad se encontraba el templo de Hera.

d e Agesilao. P r i m e r o vino h a s t a el I s t m o , p u e s e r a el m e s 390 en q u e se celebran las I s t m i a s , y allí se e n c o n t r a b a n p r e cisamente los argivos h a c i e n d o el sacrificio a P o s i d ó n , e n la idea d e q u e C o r i n t o era A r g o s . C u a n d o se e n t e r a r o n d e q u e se acercaba Agesilao, d e j a r o n los sacrificios y las comidas c o n m u c h í s i m o m i e d o y se r e t i r a r o n a la c i u d a d p o r el c a m i n o q u e va a C e n c r e a s . P e r o Agesilao, a u n q u e 2 los vio, n o se p u s o a perseguirlos, sino q u e , d e s p u é s d e a c a m p a r en el s a n t u a r i o , él m i s m o hizo sacrificios al dios y e s p e r ó m i e n t r a s los exiliados c o r i n t i o s c e l e b r a b a n el sacrificio y el c e r t a m e n en h o n o r d e P o s i d ó n . T a m b i é n los argivos, al r e t i r a r s e Agesilao, c e l e b r a r o n d e n u e v o desd e el p r i n c i p i o las Istmias, con lo q u e en a q u e l a ñ o h u b o p r u e b a s e n las q u e f u e v e n c i d o d o s veces cada p a r t i c i p a n te y o t r a s e n q u e los m i s m o s f u e r o n p r o c l a m a d o s d o s veces p o r los heraldos. A l c u a r t o día, Agesilao c o n d u j o 3 el ejército hacia el Pireo. Al v e r q u e estaba m u y v i g i l a d o , se r e t i r ó d e s p u é s d e la c o m i d a a la ciudadela, c o m o si la ciudad le f u e r a a ser e n t r e g a d a , d e m o d o q u e los corintios, p o r t e m o r a q u e la c i u d a d f u e r a traicionada p o r algunos, m a n d a r o n a buscar a I f í c r a t e s con la m a y o r í a d e los p e l t a s t a s . A l e n t e r a r s e Agesilao d e q u e se h a b í a n p r e s e n t a d o p o r la noche, se r e t i r ó al d e s p u n t a r el día y se dirigió al P i r e o . M i e n t r a s él avanzaba p o r las t e r m a s , hizo pasar u n r e g i m i e n t o p o r la p a r t e m á s alta. E s a n o c h e a c a m p ó j u n t o a las termas, m i e n t r a s el r e g i m i e n t o p a s ó la noche o c u p a d o en el c o n t r o l d e las alturas. Allí Age- 4 silao alcanzó gloria gracias a u n a p e q u e ñ a , p e r o o p o r t u n a , m u e s t r a d e reflexión. P u e s r e s u l t ó q u e n i n g u n o d e los q u e llevaban las provisiones al r e g i m i e n t o h a b í a t r a í d o f u e g o . C o m o hacía f r í o p o r q u e e s t a b a n en u n a p a r t e m u y alta y h a b í a caído agua y g r a n i z o hasta el a t a r d e c e r , y a d e m á s h a b í a n s u b i d o con v e s t i d o s ligeros d e v e r a n o , se sentían h e l a d o s y, en la o s c u r i d a d , n o les apetecía t o m a r la cena. P o r ello, Agesilao m a n d ó a n o m e n o s d e diez q u e t r a j e r a n f u e g o en vasos d e arcilla. C u a n d o s u b i e r o n , cada u n o p o r u n sitio d i f e r e n t e , y se hicieron g r a n d e s h o g u e r a s en a b u n d a n c i a p o r q u e había allí m u c h a m a d e r a , t o d o s se u n g i e r o n y m u c h o s se a n i m a r o n p o r fin a t o m a r

160

Helénicas. Libro IV,8,8

Helénicas.LibroIV,8,18

161

390 la c e n a . F u e n o t o r i o t a m b i é n esa n o c h e el i n c e n d i o del t e m p l o d e P o s i d ó n , p e r o p o r q u é causa se q u e m ó nadie 5 lo sabe. C u a n d o se e n t e r a r o n los del P i r e o d e q u e las alturas e s t a b a n o c u p a d a s , ya n o se e m p e ñ a r o n e n defend e r s e , y e s c a p a r o n al H e r e o , h o m b r e s y m u j e r e s , esclavos y l i b r e s , con la m a y o r í a d e los animales. Agesilao con el e j é r c i t o a v a n z ó j u n t o al m a r . Al m i s m o t i e m p o , el reg i m i e n t o , al b a j a r d e las a l t u r a s , o c u p ó E n o e , el recinto q u e e s t a b a f o r t i f i c a d o , t o m ó lo q u e había e n él y todos los s o l d a d o s e n este día recogieron d e las p r o p i e d a d e s muchas p r o v i s i o n e s . Los q u e se h a b í a n r e f u g i a d o e n e l H e r e o salieron p a r a dejar e n m a n o s d e Agesilao q u e decidiera lo q u e sería d e ellos. E n t o n c e s les d i o a c o n o c e r q u e a c u a n t o s se e n c o n t r a b a n e n t r e los asesinos los e n t r e g a r í a 6 a los exiliados y el r e s t o sería v e n d i d o . L u e g o , m i e n t r a s salían del H e r e o las a b u n d a n t í s i m a s presas y se presentaban m u c h a s e m b a j a d a s , d e los beocios v i n i e r o n a preg u n t a r l e q u é p o d í a n hacer p a r a conseguir la p a z . Agesilao, e n a c t i t u d m u y o r g u l l o s a , ni siquiera parecía verlos, a u n q u e e s t a b a e n t r e ellos F á r a x el p r ó x e n o p a r a introducirlos. S e n t a d o e n u n r e c i n t o r e d o n d o e n t o r n o al lago o b s e r v a b a las m u c h a s cosas q u e se sacaban. L a c e d e m o n i o s a r m a d o s sólo c o n las lanzas i b a n al l a d o d e los prision e r o s c o m o g u a r d i a n e s , m u y o b s e r v a d o s p o r los presentes, p u e s los a f o r t i m a d o s y p o d e r o s o s s i e m p r e p a r e c e n ser d e algún m o d o d i g n o s d e c o n t e m p l a c i ó n .

7

C u a n d o t o d a v í a e s t a b a s e n t a d o Agesilao, y c o n la imagen d e q u i e n resplandece c o n las acciones c o m e t i d a s , apareció u n j i n e t e con su caballo s u d a n d o m u y i n t e n s a m e n te. A u n q u e m u c h o s le p r e g u n t a b a n q u é venía a a n u n c i a r , a n a d i e l e c o n t e s t ó , sino q u e , c u a n d o e s t a b a cerca d e Agesilao, d e s p u é s d e b a j a r d e l caballo y c o r r e r hacia él, m u y t r i s t e l e c o n t ó lo q u e le había p a s a d o al r e g i m i e n t o d e L e q u e o . A l oírlo, e n seguida b a j ó d e su a s i e n t o , t o m ó la lanza y m a n d ó al h e r a l d o q u e llamara a los p o l e m a r c o s , 8 p e n t e c o n t e r e s y jefes d e e x t r a n j e r o s . C u a n d o é s t o s acud i e r o n , les d i j o a t o d o s , p u e s n o h a b í a n a l m o r z a d o todavía, q u e c o m i e r a n lo q u e p u d i e r a n y v i n i e r a n lo m á s

r á p i d a m e n t e p o s i b l e , p e r o él c o n los del c o n s e j o real " 390 se p u s o e n m a r c h a en ayunas. L o s d o r í f e r o s ^ ' c o n s u s a r m a s se a p r e s u r a r o n a seguirlo; él i b a al f r e n t e , los o t r o s d e t r á s . C u a n d o ya había h e c h o la travesía d e las t e r m a s hasta la l l a n u r a d e l L e q u e o , l e salieron al e n c u e n t r o t r e s jinetes a a n u n c i a r l e q u e los c a d á v e r e s h a b í a n sido recogid o s . A n t e e s t a n o t i c i a , m a n d ó d e p o n e r las a r m a s y , t r a s h a b e r d e s c a n s a d o p o c o t i e m p o , hizo volver d e n u e v o al ejército h a s t a el H e r e o . Al día siguiente v e n d i ó el b o t í n . L o s e m b a j a d o r e s d e los b e o c i o s , c u a n d o los c o n v o c ó y 9 les p r e g u n t ó a q u é v e n í a n , d e la p a z ya n o se a c o r d a b a n y, e n c a m b i o , d i j e r o n q u e , si n a d a se lo i m p e d í a , q u e r í a n e n t r a r en la c i u d a d p a r a u n i r s e a sus p r o p i o s s o l d a d o s . E n t o n c e s , s o n r i ó y d i j o : «Sé q u e n o q u e r é i s ver a los sold a d o s , sino o b s e r v a r h a s t a d ó n d e h a llegado la b u e n a s u e r t e d e v u e s t r o s amigos. E s p e r a d » , c o n t i n u ó , « p u e s y o m i s m o os llevaré y , al estar c o n m i g o , conoceréis m e j o r q u é es lo q u e h a s u c e d i d o » . Y n o los e n g a ñ ó , s i n o q u e , 10 al día s i g u i e n t e , d e s p u é s d e h a c e r u n sacrificio, c o n d u j o el ejército a la c i u d a d . N o d e s t r u y ó el t r o f e o , p e r o t o d o á r b o l q u e q u e d a b a lo iba a b a t i e n d o y q u e m a n d o , c o n l o q u e d e m o s t r a b a q u e n o había n a d i e e n disposición d e salirle al p a s o . D e s p u é s d e hacer e s t o , a c a m p ó j u n t o al L e q u e o . E n c a m b i o , a los e m b a j a d o r e s d e los t e b a n o s n o los subió a la c i u d a d , sino q u e los e n v i ó p o r m a r a C r e u sis. C o m o t a l desgracia era d e s a c o s t u m b r a d a p a r a los lac e d e m o n i o s , h a b í a m u c h o d o l o r e n el ejército l a c o n i o , e x c e p t o e n t r e a q u e l l o s a q u i e n e s se les h a b í a n m u e r t o e n el t e r r e n o h i j o s , p a d r e s o h e r m a n o s , p u e s éstos se paseaban como vencedores resplandecientes y relucientes c o n su p r o p i o s e n t i m i e n t o . ® Los que compartían con el rey la tienda pública (damosia) y lo acompañaban en las campañas militares. Estaba compuesto por seis polemarcos y otros tres de los «Ízales», además de un séquito de servicio. Probablemente compartieran también la tienda pública los dos éíoios que solían acompañar al rey. 21 «Portadores de laiíza.» Formarían una especie de cuerpo de guardia.

148

Helénicas. Libro IV,5.11

Helénicas. Libro IV,5,14

149 390

11

E l d r a m a d e l r e g i m i e n t o se p r o d u j o d e la siguiente m a n e r a . L o s amicleos s i e m p r e r e g r e s a n h a b i t u a l m e n t e e n las J a c i n t i a s ^ p a r a el p e á n , t a n t o si se e n c u e n t r a n e n u n a c a m p a ñ a c o m o si, p o r algún o t r o m o t i v o , están lejos d e su t i e r r a . E n esta o c a s i ó n , a los a m i c l e o s d e t o d o el e j é r c i t o los d e j ó Agesilao e n L a q u e o . E l p o l e m a r c o encarg a d o d e la g u a r d i a d e s t i n ó a las g u a r n i c i o n e s d e los aliad o s a vigilar la m u r a l l a y él, con el r e g i m i e n t o d e los h o p l i t a s y el d e la c a b a l l e r í a , c o n d u j o a l o s amicleos cerca

12 d e la c i u d a d d e los c o r i n t i o s . C u a n d o e s t a b a n a u n o s veint e o t r e i n t a e s t a d i o s d e Sición, el p o l e m a r c o c o n los hop l i t a s , q u e e r a n c o m o seiscientos, se m a r c h ó d e n u e v o a L e q u e o y o r d e n ó al c o m a n d a n t e d e caballería q u e , c o n el b a t a l l ó n d e los jinetes, c u a n d o l l e v a r a n a los amicleos h a s t a d o n d e ellos les d i j e r a n , v o l v i e r a n a su e n c u e n t r o p o r el m i s m o c a m i n o . Q u e e n C o r i n t o h a b í a m u c h o s peltastas y muchos hoplitas, en absoluto l o ignoraban, pero a causa d e la s u e r t e a n t e r i o r tenían la p r e s u n c i ó n d e q u e 13 a ellos n a d i e p o d í a atacarlos. L o s d e la c i u d a d d e C o r i n t o , Calias h i j o d e H i p ó n i c o , q u e era e s t r a t e g o d e los h o p l i t a s atenienses, e I f í c r a t e s , q u e e s t a b a a la cabeza d e l o s p e l t a s t a s , al ver q u e n o e r a n m u c h o s y v e n í a n sin pelt a s t a s n i caballeros, c o n s i d e r a r o n q u e e r a u n a b u e n a o p o r t u n i d a d p a r a atacarlos c o n su c o n t i n g e n t e d e p e l t a s t a s , p u e s , si a v a n z a b a n p o r el c a m i n o , p e r e c e r í a n a t a c a d o s con j a b a l i n a s p o r la p a r t e d e s c u b i e r t a y, si i n t e n t a b a n perseg u i r l o s , los p e l t a s t a s , m á s ligeros, p o d r í a n f á c i l m e n t e es14 c a p a r d e los h o p l i t a s . C o n esta idea se p u s i e r o n en marc h a . Calias alineó a los h o p l i t a s n o l e j o s d e la c i u d a d , m i e n t r a s I f í c r a t e s con los p e l t a s t a s a t a c ó el r e g i m i e n t o . L o s l a c e d e m o n i o s , c u a n d o , b a j o los d i s p a r o s d e jabalina, u n o r e s u l t a b a h e r i d o , el o t r o caía, o r d e n a r o n a los escu^ Festival celebrado anualmente en honor de Jacinto, divinidad de origen prehelénico y de carácter ctónico, cuya integración en el culto de Apolo queda reflejada, en el mito, por la muerte involuntaria que éste le causó y, en la disposición simbólica del monumento, por el hecho de que su tumba quedó situada en el pedestal de la estatua del dios. Se consideraba la fiesta más importante de toda Laconia.

d e r o s ^ q u e los llevaron cogidos h a s t a L e q u e o . Y é s t o s f u e r o n los ú n i c o s del r e g i m i e n t o q u e e n realidad se salvar o n . E l p o l e m a r c o o r d e n ó a los d e las diez p r o m o c i o n e s m á s jóvenes q u e rechazaran a los ya m e n c i o n a d o s Pero c u a n d o se p u s i e r o n a p e r s e g u i r l o s , n o c o g i e r o n a n i n g u n o d e n t r o del alcance d e la jabalina, p u e s e r a n h o p l i t a s detrás d e p e l t a s t a s , y h a b í a n r e c i b i d o la o r d e n d e r e t r o c e d e r a n t e s d e q u e los h o p l i t a s se e n c o n t r a r a n j u n t o a ellos. C u a n d o ya se retiraban d i s p e r s o s , p o r q u e e n la persecución cada u n o h a b í a i d o t a n d e p r i s a c o m o p o d í a , los d e I f í c r a t e s se d i e r o n la v u e l t a y se p u s i e r o n de n u e v o a d i s p a r a r la j a b a l i n a de f r e n t e , a u n q u e t a m b i é n lo h a c í a n d e s d e el c o s t a d o hacia la p a r t e d e s c u b i e r t a , sin d e j a r d e c o r r e r . R á p i d a m e n t e , en la p r i m e r a p e r s e c u c i ó n , h i r i e r o n c o n la jabalina a n u e v e o diez d e ellos, p e r o , c u a n d o sucedió esto, y a atacaron m u c h o m á s v i o l e n t a m e n t e . C o m o Ies iba m u y m a l , el p o l e m a r c o v o l v i ó a dar la o r d e n d e q u e salieran e n su p e r s e c u c i ó n t o d o s los incluidos e n las q u i n c e ú l t i m a s p r o m o c i o n e s , p e r o en su r e t i r a d a c a y e r o n t o d a v í a más q u e antes. C u a n d o ya h a b í a n p e r e c i d o los m e j o r e s , se les p r e s e n t a r o n los caballeros y en u n i ó n d e é s t o s e m p r e n d i e r o n d e n u e v o la p e r s e c u c i ó n . P e r o , al re-^ plegarse los p e l t a s t a s , en e s t e m o m e n t o los jinetes ataca-' r o n m a l , p u e s n o los p e r s i g u i e r o n h a s t a q u e h u b i e r a n m a t a d o a a l g u n o s d e ellos, sino q u e , j u n t o con los i n f a n tes q u e se salían d e las f o r m a c i o n e s e n las e s c a r a m u z a s , e n el m i s m o f r e n t e a v a n z a b a n y r e t r o c e d í a n . Al hacer y s o p o r t a r l o m i s m o q u e éstos u n a y o t r a vez, ellos se hicieron cada vez m e n o s y m á s d é b i l e s , m i e n t r a s los enem i g o s eran m á s f u e r t e s y cada vez m á s los q u e a t a c a b a n . D e s c o n c e r t a d o s , se r e u n i e r o n en u n a p e q u e ñ a colina, q u e d i s t a b a del m a r c o m o d o s e s t a d i o s y del L e q u e o c o m o dieciséis o diecisiete e s t a d i o s . A l e n t e r a r s e los del L e q u e o

15

16

17

^ «hipaspistas», esclavos al servicio de los hoplitas. 2·· Texto considerado corrupto. Según conjetura de Dobree, Reptada por Brownson: «a los atacantes». Otra conjetura, del mismo Dobree, afecta al verbo anterior: en lugar de «rechazaran», «se lanzaran en su persecución». Esta es la aceptada por Hatzfeld, que prescinde de «los ya mencionados».

126

Helénicas. Libro IV,1,20 Helénicas. Libro IV,75,29 127

390 subieron a unas pequeñas embarcaciones y f u e r o n cost e a n d o hasta q u e se encontraron j u n t o a la colina. Estos, q u e ya estaban desconcertados p o r q u e se encontraban en una situación horrible y tem'an la m u e r t e encima, no podían hacer nada, pero, al ver q u e además se Ies acercaban los hoplitas, se pusieron a retroceder. U n o s cayeron al mar y unos pocos con sus caballos se pusieron a salvo en 18 Lequeo. E n todos los enfrentamientos y en la huida murieron alrededor de doscientos cincuenta. E s t o así había sucedido. Luego Agesilao se marchó con el regimiento q u e había sido d e r r o t a d o y dejó o t r o en Lequeo, Al hacer la travesía en dirección a casa, descendía sobre las ciudades lo más t a r d e posible y volvía a salir lo más t e m p r a n o posible. C o m o partió de O r c o m e n o antes del amanecer, pasó d e largo p o r Mantinea todavía a oscuras. T a n d u r o creía q u e iba a ser para los soldados contemplar a los mantineos 19 d i s f r u t a n d o de su desgracia. Después de esto, también en lo demás tuvo mucho éxito Ifícrates, pues, a u n q u e Praxitas había establecido unas guarniciones en Sidunte y Cromión, nada más tomadas estas fortalezas, y Agesilao había hecho lo mismo en Enoe, cuando se apoderó del Pireo, él t o m ó todos estos lugares. Sin embargo, L e q u e o lo conservaban los lacedemonios y sus aliados. P o r su parte, los exiliados de los corintíos ya n o se presentaban por tierra desde Sición a causa d e la desgracia del regimiento, sino q u e venían navegando y allí anclaban, a u n q u e desde luego tenían q u e hacer f r e n t e a tantos problemas c o m o los q u e intentaban crearles. 6,1 M á s tarde, los aqueos, q u e controlaban Calidón, anti389guamente posesión d e Etolia, y habían integrado a los calidonios en la ciudadanía, se vieron obligados a ^ n e r una guarnición, pues los a c a m a m o s hacían incursiones contra ellos, a las q u e se unían algunos d e los atenienses y beocios por ser aliados suyos. O p r i m i d o s por ellos, los aqueos enviaron embajadores a Lacedemonia. A l llegar, dijeron q u e n o recibían u n t r a t o justo d e los lacedemo2 nios, «pues nosotros», añadieron, «con q u e nos llaméis, hacemos las campañas con vosotros y os seguimos a don-

de nos llevéis. E n cambio, vosotros n o prestáis ninguna 389 atención al h e c h o de q u e estemos sitiados por los acarnanios y sus aliados los atenienses y los beocios. D e s d e luego, nosotros no vamos a p o d e r hacer f r e n t e a u n a situación así. P o r tanto, o dejamos la guerra en el Peloponeso y pasamos todos a hacer la guerra a los a c a m a m o s y sus aliados, o haremos la paz de la manera q u e podamos». E s t o era lo q u e decían como f o r m a de amenazar a los 3 lacedemonios con separarse d e la alianza si no los ayudaban. C o m o consecuencia de sus palabras, pareció a los éforos y a la asamblea q u e era necesario hacer u n a expedición con los aqueos contra los acarnanios, por lo q u e enviaron a Agesilao, con dos regimientos y la p a r t e correspondiente d e los aliados. Los aqueos, en cambio, par- 4 ticipaban en masa. Cuando Agesilao hizo la travesía, todos los acarnanios d e los campos h u y e r o n a las ciudades y se llevaron lejos todos los rebaños para q u e n o los capturara el ejército. Agesilao, cuando estuvo en los límites del territorio enemigo, envió u n mensaje a E s t r a t o para la comunidad d e los acarnanios, según el cual, si n o rompían la alianza con beocios y atenienses y o p t a b a n p o r ellos y sus aliados, devastaría toda su tierra inmediatamente y n o dejaría nada. Como no le hicieron caso, así lo cum- 5 plió, pero no avanzaba más de diez o doce estadios al día, pues se dedicaba a arrasar constantemente t o d o el territorio. Los acarnanios, entonces, en la creencia d e q u e la situación estaba segura a causa d e la lentitud d e la campaña, bajaron los rebaños de los m o n t e s y se pusieron a trabajar la mayor p a r t e del territorio. C u a n d o a Agesi- 6 lao le pareció q u e ya estaban suficientemente confiados, al decimoquinto o decimosexto día después d e q u e hubiera iniciado la invasión, hizo u n sacrificio por la m a ñ a n a y avanzó antes d e la tarde ciento sesenta estadios hasta el lago en t o r n o al q u e se encontraba casi todo el g a n a d o de los acarnanios, y se a p o d e r ó de u n a gran cantidad d e bueyes, caballos y toda clase de animales, y d e muchos esclavos. Con todo lo q u e había cogido, se q u e d ó allí al día siguiente y vendió en subasta el botín. Sin e m b a r g o , 7

160 389

Helénicas. Libro IV,8,11

Helénicas. Libro IV,8,18

161 389 12

8

9

10

11

aparecieron muchos peltastas d e los acarnanios y, como Agesilao estaba acampado j u n t o al m o n t e , se dedicaron a atacar con arcos y h o n d a s desde la c u m b r e del mismo sin q u e les pasara n a d a , con lo q u e obligaron al ejército a descender a la llanura, a u n q u e ya estaban preparándose para la cena. Hacia el anochecer, los acarnanios se retiraron, y los soldados se pusieron a dormir tras dejar establecidas las guardias. A l día siguiente, Agesilao retiró el ejército. La salida d e la pradera y de la llanura q u e bordean el lago formaba u n paso estrecho a través d e as montañas q u e están a su alrededor en círculo. Los acarnanios, cuando atacaban desde las alturas, disparaban con flechas y jabalinas, pero, al descender poco a p o c o hasta el borde inferior d e las m o n t a ñ a s , acosaban al ejército y le creaban dificultades para p o d e r avanzar. L o s hoplitas y los caballeros, q u e intentaban perseguirlos al margen de la falange, n o conseguían hacer ningún d a ñ o a los q u e los acosaban, pues los acarnanios, en c u a n t o se retiraban, se encontraban r á p i d a m e n t e en lugar seguro. Agesilao pensó q u e era difícil salir a causa d e la estrechez del camino mientras tuvieran q u e soportar todo esto, por lo q u e decidió perseguir a los q u e los atacaban por la izquierda, aunque eran muchos más, p u e s este m o n t e ofrecía mejores condiciones para hoplitas y caballeros. E n el m o m e n t o en q u e hacía el sacrificio, más aún acosaban los acarnanios con flechas y jabalinas, y se acercaban y herían a muchos. P e r o , en cuanto dio la o r d e n , corrieron los hoplitas de las quince promociones más jóvenes, avanzaron os caballeros y él los siguió con los demás. Los acarnanios, que habían descendido y seguían disparando, rápidamente tuvieron q u e replegarse y algunos morían en su huida hacia las zonas escarpadas. A h o r a bien, sobre la p a r t e más alta estaban los hoplitas d e los acarnanios, colocados en formación, y la mayor p a r t e de los peltastas, y allí resistían y disparaban toda clase d e proyectiles, e incluso, cuando se pusieron a disparar con sus lanzas, h u b o caballeros que recibieron heridas y t a m b i é n h u b o algunos caballos muertos. Sin embargo, c u a n d o ya faltaba poco para llegar al

cuerpo a c u e r p o con los hoplitas lacedemonios, retrocedieron y m u r i e r o n d e ellos en aquel día alrededor d e trescientos. D e s p u é s d e estos sucesos, Agesilao erigió u n t r o f e o . Luego hizo u n recorrido p o r el territorio al tiempo q u e lo devastaba y q u e m a b a . T a m b i é n atacó algunas d e las ciudades, p r e s i o n a d o por los aqueos, p e r o n o se a p o d e r ó de ningima. C u a n d o ya se acercaba el otoño, se m a r c h ó del territorio. Los aqueos pensaban q u e realmente n o había hecho n a d a , p o r q u e no había t o m a d o ninguna ciudad ni por las buenas ni p o r las malas, y le pidieron q u e , si no algo más, por lo menos permaneciera tanto tiempo como para impedir la siembra a los acarnanios. E l respondió q u e lo q u e decían era lo contrario de lo conveniente, «pues yo», dijo, «vendré en expedición d e n u e v o aquí el v e r a n o p r ó x i m o , y éstos, c u a n t o más siembren, tanto más desearán la paz». D e s p u é s de decir esto, se marchó p o r tierra a través d e Etolia, por caminos tales q u e ni m u c h o s ni pocos podrían recorrerlos contra la voluntad de los etolios. E n cambio, dejaron q u e él los recorriera, p u e s esperaban q u e les ayudara a recuperar Naupacto. C u a n d o Uegó f r e n t e a Río, hizo p o r aquí la travesía y se m a r c h ó a casa, pues los atenienses, con asaltos desde Eníadas, obstaculizaban la salida de Calidón hacia el Peloponeso.

13

14

C u a n d o pasó el invierno, de acuerdo con lo q u e había 7,1 prometido a los aqueos, nada más empezar la primavera, 388 de nuevo d e c r e t ó la movilización contra los acarnanios. Desde q u e éstos se enteraron, en la idea de que, al estar sus ciudades en el interior, se encontrarían sitiados p o r los q u e les destruían la cosecha del mismo m o d o q u e si los sitiaran asentados en un c a m p a m e n t o , enviaron embajadores a Lacedemonia, e hicieron la paz con los aqueos y u n a alianza con los lacedemonios. Así habían concluido los asuntos de Acarnania. A continuación, los lacedemonios, sobre la posibilidad 2 de atacar a los atenienses o a los beocios, n o se sentían seguros, p o r el hecho de q u e tendrían q u e dejar detrás la ciudad d e los argivos, ü m í t r o f e con Lacedemonia, hostil y demasiado grande. E n consecuencia, decretaron la

144

Helénicas. Libro IV,4,17

Helénicas. Libro IV,5,1

145

movilización c o n t r a A r g o s . Agesípolis, c u a n d o s u p o q u e él h a b í a d e p o n e r s e al f r e n t e d e la e x p e d i c i ó n y h u b o c e l e b r a d o los sacrificios p r o p i o s del p a s o d e la f r o n t e r a , se d i r i g i ó a O l i m p i a y c o n s u l t ó el o r á c u l o p a r a pregunt a r l e al d i o s si era j u s t o q u e él n o r e s p e t a r a las treguas d e los argivos, p o r q u e , n o cada vez q u e llegaba el mom e n t o a d e c u a d o , sino c a d a vez q u e los l a c e d e m o n i o s i b a n a a t a c a r l o s , e n t o n c e s era c u a n d o utilizaban c o m o p r e t e x t o los m e s e s sagrados E l dios le hizo s a b e r q u e era j u s t o n o r e s p e t a r las t r e g u a s q u e se h a b í a n p u e s t o c o m o pret e x t o i n d e b i d a m e n t e . D e s d e allí, i n m e d i a t a m e n t e se f u e a D e l f o s y le p r e g u n t ó t a m b i é n a A p o l o si él pensaba s o b r e las treguas lo m i s m o q u e su p a d r e . Y le contestó e x a c t a m e n t e lo m i s m o . A s í , Agesípolis, e n consecuencia, e m p r e n d i ó la invasión a t r a v é s d e N e m e a , d e s p u é s d e recoger el ejército en F l i u n t e , d o n d e lo tenía r e u n i d o mient r a s él salía hacia los s a n t u a r i o s . L o s argivos, c u a n d o v i e r o n q u e no i b a n a p o d e r i m p e d i r l o , e n v i a r o n , según e r a su c o s t u m b r e , d o s h e r a l d o s c o r o n a d o s q u e señalaran la existencia d e la t r e g u a . P e r o Agesípolis, d e s p u é s d e c o n t e s t a r l e s q u e a los dioses n o les parecía q u e f u e r a justo p o n e r l o s como p r e t e x t o , n o r e s p e t ó la t r e g u a , sino q u e se l a n z ó hacia a d e l a n t e y p r o v o c ó m u c h o desconcierto y e s p a n t o t a n t o a t r a v é s d e los c a m p o s c o m o e n la ciudad. La p r i m e r a t a r d e t o m ó la cena en la A r g e a y , d u r a n t e las libaciones q u e se hacen ya d e s p u é s d e la cena, el dios p r o v o c ó u n a sacudida. T o d o s los l a c e d e m o n i o s , empezand o p o r los oficiales d e l s é q u i t o real, e n t o n a r o n el peán a P o s i d ó n . Los s o l d a d o s e n general p e n s a r o n retirarse, p o r q u e t a m b i é n Agis, u n a vez q u e h u b o u n seísmo, se h a b í a r e t i r a d o d e la E l i d e . P e r o Agesípolis d i j o que, si h u b i e r a p r o v o c a d o s a c u d i d a s c u a n d o iba a hacer la invas i ó n , h a b r í a creído q u e le e s t a b a p o n i e n d o i m p e d i m e n t o s , j e r o u n a vez q u e ya la h a b í a iniciado p e n s a b a q u e lo q u e lacía e r a a n i m a r l o . A s í , al d í a siguiente, d e s p u é s de hacer 25 Las características de los calendarios antiguos permitían el desplazamiento de las fechas consagradas a las festividades, en las que habitualmcnte se respetaban las treguas.

u n sacrificio a P o s i d ó n , avanzó n o " lejos d e n t r o del terri- 388 torio. C o m o A g e s i l a o había h e c h o r e c i e n t e m e n t e u n a expedición a A r g o s , u n a vez q u e Agesípolis se e n t e r ó p o r los soldados h a s t a d ó n d e los h a b í a c o n d u c i d o A g e s i l a o en dirección a la m u r a l l a , h a s t a d ó n d e había d e v a s t a d o el t e r r i t o r i o , igual q u e si se t r a t a r a d e u n p e n t a t l o , i n t e n taba s u p e r a r l o e n t o d o hasta el m á x i m o . U n a vez, c u a n d o 6 ya e m p e z a b a a recibir disparos d e s d e las t o r r e s , a t r a v e s ó d e n u e v o las f o s a s q u e r o d e a b a n la m u r a l l a , p e r o h u b o u n m o m e n t o e n q u e , al p a r t i r la m a y o r í a d e los argivos hacia L a c o n i a , t a n cerca d e las p u e r t a s llegó q u e los argivos q u e e s t a b a n j u n t o a ellas se las c e r r a r o n a los jinetes beocios q u e q u e r í a n e n t r a r , p o r t e m o r a q u e cayeran s o b r e las p u e r t a s los l a c e d e m o n i o s j u n t o con eUos, d e m o d o q u e se vieron o b l i g a d o s los caballeros a p e g a r s e a los m u r o s b a j o las atalayas c o m o murciélagos. Si e n t o n c e s n o se h u b i e r a d a d o el caso d e q u e los c r e t e n s e s " h a b í a n desemb a r c a d o e n N a u p l i a , m u c h o s h o m b r e s y caballos h a b r í a n sido v í c t i m a s d e las flechas. L u e g o , c u a n d o a c a m p a b a e n 7 los lugares p r o t e g i d o s ^ , le cayó u n r a y o en el campam e n t o . U n o s m u r i e r o n p o r las h e r i d a s , o t r o s v í c t i m a s d e la c o n m o c i ó n . E n seguida, c o m o q u e r í a fortificar u n a guarnición en los accesos a Celusa, hizo u n sacrificio, p e r o las v í c d m a s se le m o s t r a r o n d e m a l a g ü e r o p o r f a l t a d e u n l ó b u l o e n el h í g a d o . A n t e e s t o , hizo volver el e j é r c i t o y lo disolvió, t r a s h a c e r m u c h o d a ñ o a los argivos, p o r q u e se a r r o j ó s o b r e ellos i n e s p e r a d a m e n t e . Así se d e s a r r o l l a b a la g u e r r a p o r tierra. E n t a n t o q u e ocurría t o d o e s t o , v o y a c o n t a r lo q u e sucedía p o r m a r y e n las c i u d a d e s costeras, p e r o escribiré s o b r e los asuntos más d i g n o s d e r e c u e r d o y p a s a r é p o r alto los q u e n o merecen mención. E n p r i m e r l u g a r , e n e f e c t o , F a r n a b a z o y C o n ó n , desp u é s d e h a b e r v e n c i d o a los l a c e d e m o n i o s en la batalla n a v a l , se p u s i e r o n a navegar p o r las islas y las c i u d a d e s ^ Hatzfeld admite la corrección de Tillmans: en vez de «no», «siguió avanzando». ^ Arqueros auxiliares de los peloponesios. O bien Eirklas, como nombre propio (Hatzfeld). 8,1

394

144 394

Helénicas. Libro IV,4,17

Helénicas. Libro IV,5,1

145

c o s t e r a s , m i e n t r a s e x p u l s a b a n d e ellas a los h a r m o s t a s lac e d e m o n i o s y les d a b a n satisfacción, p u e s n o i b a n a for2 tificar las acrópolis y las i b a n a d e j a r a u t ó n o m a s . A l oír e s t o , se q u e d a b a n c o n t e n t a s , m o s t r a b a n sus alabanzas y e n v i a b a n e n t u s i a s m a d a s d o n e s d e h o s p i t a l i d a d a Farnabazo. C o n ó n , e n e f e c t o , le h a b í a e n s e ñ a d o q u e , si actuaba así, t o d a s las c i u d a d e s serían sus amigas, p e r o si q u e d a b a claro q u e q u e r í a esclavizarlas, decía q u e cada u n a sería capaz d e causarle m u c h o s p r o b l e m a s y existiría el peligro d e q u e los griegos se c o n f a b u l a r a n e n c u a n t o se d i e r a n 3 c u e n t a . F a r n a b a z o parecía c o n v e n c i d o . C u a n d o d e s e m b a r c ó e n E f e s o , d e s p u é s d e d a r a C o n ó n c u a r e n t a trieres, d i j o q u e lo volvería a e n c o n t r a r e n Sesto, y él se dirigió a su p r o v i n c i a p o r tierra. D e r c í l i d a s , q u e era e n e m i g o s u y o d e s d e hacía t i e m p o , se e n c o n t r a b a p r e c i s a m e n t e e n A b i d o c u a n d o t u v o lugar la b a t a l l a n a v a l y n o la había d e j a d o , c o m o los d e m á s h a r m o s t a s , sino q u e r e t u v o A b i d o y la c o n s e r v ó c o m o amiga d e los l a c e d e m o n i o s . C o n q u e c o n v o c ó a los abiden o s y les d i j o lo s i g u i e n t e : 4 « A v o s o t r o s , q u e ya a n t e s erais a m i g o s d e n u e s t r a ciud a d , a h o r a o s es p o s i b l e incluso aparecer c o m o benefact o r e s d e los l a c e d e m o n i o s . D e s d e luego, n o es n a d a sorp r e n d e n t e m o s t r a r s e fíeles e n las circunstancias f a v o r a b l e s , p e r o c u a n d o alguien, al e n c o n t r a r s e los a m i g o s e n situaciones d e s d i c h a d a s , se m u e s t r a firme, e s t o e s d i g n o d e m e m o r i a para s i e m p r e . P e r o las cosas n o s o n d e tal man e r a q u e , p o r h a b e r s i d o d e r r o t a d o s e n la batalla n a v a l , h a y a m o s q u e d a d o r e d u c i d o s a la n a d a ya d e a h o r a en adel a n t e , sino q u e t a m b i é n a n t e r i o r m e n t e , c o m o es b i e n sab i d o , c u a n d o los a t e n i e n s e s d o m i n a b a n el m a r , n u e s t r a c i u d a d era capaz d e h a c e r b i e n a sus a m i g o s y mal a sus e n e m i g o s . C u a n t o m á s n o s volvieron la e s p a l d a las o t r a s c i u d a d e s j u n t o con la s u e r t e , t a n t o m a y o r v a l o r c o b r a el h e c h o d e c o n s e r v a r v u e s t r a fidelidad. P e r o si alguien tien e m i e d o d e q u e a q u í s e a m o s sitiados p o r tierra y p o r m a r , t e n g a e n c u e n t a q u e t o d a v í a n o hay flota griega en el m a r y, si los b á r b a r o s i n t e n t a r a n d o m i n a r l o , n o lo so-

p o r t a r í a G r e c i a , d e m o d o q u e , p o r a y u d a r s e a sí m i s m a , 394 t a m b i é n llegaría a ser v u e s t r a aliada.» C u a n d o o y e r o n e s t o , n o d e m a l a g a n a , sino c o n e n t u - 5 siasmo, se d e j a r o n c o n v e n c e r . A los h a r m o s t a s q u e llegaban los acogían a m i s t o s a m e n t e , y a los q u e e s t a b a n ausentes los i n v i t a b a n a v e n i r . D e r c í l i d a s , u n a vez q u e se h u b o r e u n i d o b u e n n ú m e r o d e h o m b r e s valiosos d e n t r o d e la c i u d a d , d e s p u é s d e p a s a r a S e s t o , q u e está e n f r e n t e d e A b i d o y dista n o m á s d e o c h o e s t a d i o s , a g r u p ó a c u a n t o s h a b í a n o b t e n i d o tierra e n Q u e r s o n e s o gracias a los laced e m o n i o s y t a m b i é n acogió a c u a n t o s h a r m o s t a s f u e r o n e x p u l s a d o s d e las c i u d a d e s d e E u r o p a , p u e s les decía q u e n o les c o n v e n í a d e s a n i m a r s e , en la idea d e q u e , p o r e j e m p l o , T e m n o s , c i u d a d n o g r a n d e , así c o m o los e g e o s ^ y otros territorios, pueden constituir poblaciones incluso en Asia, q u e p e r t e n e c e al i m p e r i o del rey, sin ser s ú b d i t o s d e l rey. « E n e f e c t o » , d i j o , « ¿ q u é localidad m á s f u e r t e q u e Sesto p o d r í a i s o c u p a r ? ¿ C u á l m á s difícil d e a s e d i a r ? C o n s i d e r a d q u e hacen falta n a v e s e i n f a n t e r í a si se pret e n d e s o m e t e r l a a u n asedio». C o n tales p a l a b r a s i m p i d i ó q u e se q u e d a r a n a b a t i d o s . F a r n a b a z o , c u a n d o se e n c o n t r ó con la situación d e Abid o y Sesto, les a n u n c i ó q u e , si n o e x p u l s a b a n a los laced e m o n i o s , llevaría la g u e r r a c o n t r a ellos. C o m o n o le hicieron caso, e n c a r g ó a C o n ó n q u e les i m p i d i e r a n a v e g a r p o r m a r , m i e n t r a s él se d e d i c a b a a d e v a s t a r el t e r r i t o r i o d e los a b i d e n o s . C o m o en n a d a a v a n z a b a su p l a n d e som e t e r l o s , se m a r c h ó a casa y d i j o a C o n ó n q u e se concillara a las c i u d a d e s del H e l e s p o n t o , p a r a q u e e n la prim a v e r a p u d i e r a r e u n i r s e la m a y o r flota posible, p u e s , i r r i t a d o con los l a c e d e m o n i o s a causa d e lo q u e le h a b í a p a s a d o , c o n s i d e r a b a p r i o r i t a r i o ir c o n t r a su t e r r i t o r i o y vengarse c o m o p u d i e r a . Y p a s a b a n el i n v i e r n o e n tales vicisitudes. Al llegar la p r i m a v e r a , d e s p u é s d e d o t a r m u chas naves y a l q u i l a r u n e j é r c i t o m e r c e n a r i o , F a r n a b a z o , y C o n ó n con él, n a v e g ó a través d e las islas h a s t a M e l o s , d e d o n d e p a r t i e r o n r u m b o a L a c e d e m o n i a . Llegó e n pri^ Hatzfeld acepta la corrección de Valckenaer: Egas. 6

7 393

148

Helénicas. Libro IV,5.11

Helénicas. Libro IV,5,14

149 393

393 m e r lugar a Feras y devastó su territorio, luego seguía d e s e m b a r c a n d o en u n o y o t r o lugar d e la costa, d o n d e hacía t o d o el d a ñ o posible. Asustado por la falta de puertos del territorio, los problemas de posibles refuerzos y la escasez de alimentos, rápidamente se dio la vuelta y, al alejarse, ancló en Fenicunte, en Citeria. 8 C u a n d o los q u e o c u p a b a n la ciudad d e los citerios, asustados de q u e pudieran ser cogidos p o r la fuerza, aband o n a r o n las murallas, les permitió ir a Laconia mediante u n pacto y él, después d e restaurar las murallas, dejó guarniciones y al ateniense N i c o f e m o c o m o harmosta ent r e los citerios. H e c h o esto, c u a n d o llegó al istmo de Corintia, tras haber e x h o r t a d o a los aliados a hacer la guerra con entusiasmo y mostrarse como h o m b r e s fieles al rey, les dejó t o d o el dinero q u e tenía y se marchó a 9 casa navegando. C o n ó n le p r o p u s o que, si le dejaba conservar la flota, la aprovisionaría gracias a las islas y q u e navegaría hacia su patria para reconstruir los grandes m u r o s para los atenienses, así como la muralla que rodea el P i r e o , de lo q u e d i j o saber que para los lacedemonios nada podría ser más gravoso. «Y con esto», explicó, «tú serás o b j e t o de agradecimiento por parte d e los atenienses y te vengarás d e los lacedemonios, pues aquello en lo q u e más se esforzaron, tú se lo dejarías sin ninguna eficacia». Farnabazo, al oír esto, lo envió con m u c h o gusto a A t e n a s y le proporcionó dinero para la reconstrucción 10 d e las murallas. C u a n d o llegó, levantó u n a gran parte de la muralla, para lo q u e proporcionaba sus propias tripulaciones, daba la paga a carpinteros y albañiles y hacía t o d o el gasto que fuera necesario. H u b o , desde luego, partes d e la muralla q u e los mismos atenienses, los b o cios y o t r a s ciudades colaboraron a construir voluntariam e n t e . Los corintios en cambio, con el d i n e r o q u e Farnabazo les había d e j a d o , se dedicaron a d o t a r naves, a cuyo f r e n t e pusieron como navarco a A g a t i n o , y dominaban el mar en el golfo, en las proximidades d e Acaya y L e q u e o . T a m b i é n d o t a r o n naves p o r su p a r t e los lacede11 monios, y a su f r e n t e estaba P o d á n e m o . C o m o éste murió en el curso de un ataque y, p o r su p a r t e . Polis, que era

el lugarteniente, se retiró herido, se hizo cargo d e estas naves H e r í p i d a s . P o r o t r o lado, el corintio P r o e n o , después de hacerse cargo de las naves de Agatino, a b a n d o n ó Río, del q u e se apoderaron los lacedemonios. Después d e esto, Tcleutias vino a encargarse de las naves d e Herípidas, y de n u e v o pasó a controlar el golfo. Los lacedemonios, al oír q u e C o n ó n estaba levantando la muralla d e los atenienses con el dinero del rey y que, mientras abastecía la flota con el mismo dinero, se congraciaba para los atenienses las islas y las ciudades costeras del c o n t i n e n t e , consideraron q u e , si se lo comunicaban a Tiribazo, que era estratego del rey, o Tiribazo se inclinaría d e su ado o, por lo menos, terminaría con el aprovisionamiento de la Ilota de C o n ó n . Con esta idea, enviaron a Antálcidas a ver a Tiribazo, con el encargo de que le diera a conocer la situación y de intentar conseguir para la ciudad la paz con el rey. Al enterarse d e esto, los atenienses enviaron a su vez c o m o embajadores, j u n t o con C o n ó n , a H e r m ó g e n e s , D i o n , Calístenes y Calimedonte. T a m b i é n hicieron q u e se sumaran a la convocatoria embajadores de parte de los aliados, y se presentaron de parte de los beocios, de C o r i n t o y de Argos. C u a n d o estaban allí, Antálcidas dijo a Tiribazo q u e venía a pedir para su ciudad la paz con el rey, y q u e ésta sería tal como el rey hacía tiempo la deseaba, pues con respecto a las ciudades griegas de Asia los lacedemonios no competían con el rey y les complacía q u e todas las islas y las demás ciudades fueran a u t ó n o m a s . «En efecto», dijo, «si tales son nuestros deseos, ¿con q u é motivo f r e n t e a nosotros [los griegos o ] el rey tendría que hacer la guerra o gastar d i n e r o ? Pues no es posible hacer una expedición contra el rey, ni para los atenienses si nosotros n o tenemos el m a n d o , ni para nosotros si las ciudades son a u t ó n o m a s » . A Tiribazo le agradaron e n o r m e m e n t e las palabras de Antálcidas. P e r o , para los otros, los motivos de oposición eran estos: lo q u e los atenienses temían de la posibilidad de q u e se legara al acuerdo de dejar autónomas las islas era verse privados de Lcmnos, I m b r o s y Esciro, los tebanos, q u e los obligaron a dejar

12 392

13

14

15

160

Helénicas. Libro IV,8,15

Helénicas. Libro IV,8,18

161 391 19

392 a u t ó n o m a s las ciudades beocias y, con r e s p e c t o a los deseos de los argivos, n o p e n s a b a n q u e p u d i e r a n seguir t e n i e n d o C o r i n t o c o m o si f u e r a Argos si existían tales a c u e r d o s y pactos. Así, se q u e d ó sin realizar esta paz y cada u n o regresó a su casa. 16 P e r o Tiribazo pensaba q u e , sin el rey, colaborar con los lacedemonios n o era n a d a seguro para él y, a escondidas, dio d i n e r o a A n t á l c i d a s con el o b j e t o d e que, si se a r m a b a una flota f>or p a r t e de los lacedemonios, los atenienses y sus aliados s e sintieran m á s d i s p u e s t o s a p e d i r la paz. Así, e n c e r r ó a C o n ó n c o m o si h u b i e r a com e t i d o algún delito c o n t r a el rey y c o m o si los lacedemonios d i j e r a n la v e r d a d . D e s p u é s de hacer e s t o , se f u e a ver al rey para c o n t a r l e l o q u e decían los lacedemonios y q u e había a p r e s a d o a C o n ó n p o r h a b e r s e c o m p o r t a d o i n j u s t a m e n t e , así c o m o p a r a p r e g u n t a r l e lo q u e había que

17 hacer con respecto a t o d o este a s u n t o . E l rey, m i e n t r a s 391 T i r i b a z o estaba en el i n t e r i o r con él, e n v i ó a E s t r u t a s a encargarse de los a s u n t o s de! m a r . El tal E s t r u t a s se inclinaba v e h e m e n t e m e n t e en f a v o r d e los atenienses y sus aliados, pues se a c o r d a b a d e todos los males q u e había e x p e r i m e n t a d o el t e r r i t o r i o del rey p o r culpa d e Agesilao. L o s lacedemonios, c u a n d o vieron q u e E s t r u t a s se mostraba hostil con ellos y a m i s t o s o s con los atenienses, enviaron a hacer la g u e r r a c o n t r a él a T i b r ó n , q u e , después d e la travesía, t o m ó c o m o p u n t o d e p a r t i d a E f e s o y las ciudades d e la llanura d e l M e a n d r o , P r i e n e , Leucofris y 18 A q u i l e o , y se dedicó a s a q u e a r el t e r r i t o r i o del rey. C o n el p a s o del t i e m p o , c u a n d o E s t r u t a s se dio cuenta d e q u e T i b r ó n acudía en c a d a caso de f o r m a d e s o r d e n a d a y m u y s e g u r o de sí m i s m o , e n v i ó u n o s caballeros a la llan u r a con la o r d e n d e q u e b a j a r a n a la c a r r e r a , los rodearan y los acosaran t o d o lo q u e p u d i e r a n . T i b r ó n se encontraba p r e c i s a m e n t e en su t i e n d a * d e s p u é s d e almorzar, ^ Traducción de acuerdo con los códices. Según la corrección de Rieckher, aceptada por Brownson y Hatzfeld, sería «jugando al disco».

con T e r s a n d r o el flautista, p u e s era T e r s a n d r o n o sólo un b u e n flautista, sino t a m b i é n capaz d e c o m p e t i r en cualidades físicas, c o m o b u e n amigo d e los laconios. Est r u t a s , al ver q u e los p r i m e r o s acudían d e s o r d e n a d a m e n t e y en escaso n ú m e r o , se p r e s e n t ó con m u c h o s jinetes perf e c t a m e n t e o r d e n a d o s , y m a t a r o n a n t e s q u e nada a T i b r ó n y a T e r s a n d r o . C u a n d o é s t o s cayeron y retrocedió el resto del ejército, c o r r i e r o n en su persecución e hirieron a u n a buena c a n t i d a d , a u n q u e d e los q u e se pusieron a salvo h u b o quienes lo hicieron en las c i u d a d e s amigas, p e r o los más, s i m p l e m e n t e ixir h a b e r s e e n t e r a d o tarde del movim i e n t o d e a p o y o , p u e s m u c h a s veces, y t a m b i é n e n t o n c e s , el m o v i m i e n t o se ejecutaba sin h a b e r l o anunciado. Y esto f u e lo q u e sucedió. C u a n d o llegaron a L a c e d e m o n i a los rodios q u e h a b í a n sido e x p u l s a d o s p o r el p u e b l o , m o s t r a r o n q u e n o sería digno m o s t r a r s e i n d i f e r e n t e s a n t e el hecho d e q u e los ateniense tuvieran s o m e t i d a R o d a s y estuvieran a c u m u l a n d o tanta fuerza. Al d a r s e c u e n t a los lacedemonios d e q u e , si el p u e b l o t r i u n f a b a . R o d a s e n t e r a sería d e los atenienses y si, en c a m b i o , t r i u n f a b a n los más ricos, sería d e ellos, les d o t a r o n o c h o n a v e s y p u s i e r o n c o m o navarco a Ecdico. E n v i a r o n a d e m á s al m a n d o d e estas naves a Dif r i d a s . Le o r d e n a r o n q u e , c u a n d o hiciera la travesía hasta Asia, m a n t u v i e r a a salvo las c i u d a d e s q u e habían acogido a T i b r ó n y, d e s p u é s de r e c u p e r a r lo q u e había sobrevivido del ejército y d e r e u n i r o t r o , d o n d e p u d i e r a , hiciera la guerra a E s t r u t a s . D í f r i d a s así lo hizo y, e n t r e o t r a s cosas, le sucedió q u e , c u a n d o T i g r a n e s , el q u e tenía c o m o esposa a la hija d e E s t r u t a s , v i n o a Sardes, lo c a p t u r ó con su m u j e r y los liberó p o r m u c h o d i n e r o , d e m o d o q u e e n t o n c e s e s t u v o ya en condiciones d e pagar salarios. E r a este h o m b r e n o m e n o s agraciado q u e T i b r ó n , p>ero c o m o e s t r a t e g o era o r d e n a d o y m á s e m p r e n d e d o r , pues n o lo d o m i n a b a n los placeres del c u e r p o , sino q u e siemp r e se dedicaba p r i n c i p a l m e n t e a la labor en q u e e s t a b a empeñado. P o r su p a r t e , Ecdico, c u a n d o llegó a C n i d o y se e n t e r ó d e q u e el p u e b l o d e R o d a s c o n t r o l a b a la situación com-

20

21

22

162

Ilelénicas. Libro IV,8,22

Helénicas. Libro IV,8,26

163

191 p l e t a m e n t e y d e q u e e r a p o d e r o s o p o r tierra y p o r m a r [ h a c e n la t r a v e s í a ] con el d o b l e d e trieres d e las q u e él 23 t e n í a , se q u e d ó t r a n q u i l o e n C n i d o . I.x)s l a c e d e m o n i o s , u n a vez q u e n o t a r o n q u e su f u e r z a n o era suficiente para servir d e utilidad a s u s a m i g o s , o r d e n a r o n a Teleutías q u e , con las doce n a v e s q u e tenía e n el g o l f o d e Acaya y L e q u e o , diera u n r o d e o p a r a r e u n i r s e a E c d i c o , q u e lo hiciera v o l v e r , y q u e él se o c u p a r a d e los q u e q u e r í a n ser a m i g o s e hiciera t o d o el m a l q u e p u d i e r a a los enemigos. T e l e u t í a s , c u a n d o llegó a S a m o s , t o m ó allí na24 ves·^' y s e dirigió a C n i d o , y E c d i c o a casa. M a r c h ó a R o d a s ya con veintisiete naves. D u r a n t e el v i a j e se encont r ó con Filócratcs, el h i j o d e Efialtes, q u e n a v e g a b a con diez t r i e r e s d e s d e A t e n a s a C h i p r e con m o t i v o d e la alianza c o n Evágoras, y se a p o d e r ó d e t o d a s , con lo q u e a m b o s a c t u a b a n del m o d o m á s c o n t r a r i o a sus p r o p i o s i n t e r e s e s , p u e s los a t e n i e n s e s , q u e tenían al rey c o m o a m i g o , s o s t e n í a n u n a alianza con E v á g o r a s , q u e e s t a b a en g u e r r a c o n el rey, y T e l e u t i a s , m i e n t r a s los l a c e d e m o n i o s e s t a b a n e n g u e r r a con el rey, se d e d i c a b a n a d e s t r u i r a los q u e n a v e g a b a n p a r a hacerle la g u e r r a . D e s p u é s d e ir a C n i d o y v e n d e r lo q u e h a b í a c a p t u r a d o , al llegar d e n u e v o a R o d a s a c u d i ó e n auxilio d e los d e su m i s m a ideología. 25 Los a t e n i e n s e s , a n t e la i m p r e s i ó n d e q u e los lacede390 m o n i o s d e n u e v o se e s t a b a n h a c i e n d o f u e r t e s en el m a r , r e a c c i o n a r o n e n v i a n d o a T r a s i b u l o el e s t i r i e o ' ^ con cuar e n t a n a v e s . C u a n d o p a r t i ó , d e j ó d e lado la a y u d a a Rod a s , e n la idea d e q u e n o iba a p o d e r castigar f á c i l m e n t e a los a m i g o s d e los l a c e d e m o n i o s , q u e o c u p a b a n u n a fortificación, s o b r e t o d o p o r q u e e s t a b a p r e s e n t e c o n sus naves su a l i a d o T e l e u t i a s , y d e q u e t a m p o c o s u s p r o p i o s a m i g o s i b a n a q u e d a r e n m a n o s d e los e n e m i g o s , p u e s tenían d e su p a r t e las c i u d a d e s , e r a n m u c h o s m á s y p o r 26 lo m e n o s h a b í a n v e n c i d o e n u n a b a t a l l a . C o m o , m i e n t r a s < S i c t e > , en Hatzfeld, según hipótesis de Hartmann. ^ El mismo mencionado hasta ahora, distinto en cambio de Trasibulo de Colito, que aparecerá en el libro V.

navegaba h a s t a el H e l e s p o n t o , n o se le p r e s e n t ó n a d i e 390 e n f r e n t e , p e n s ó q u e p o d r í a realizar algo b u e n o p a r a la ciudad. Así, e n p r i m e r l u g a r , al e n t e r a r s e d e q u e se enc o n t r a b a n e n f r e n t a d o s A m é d o c o , el rey d e los o d r i s a s , y Seutes, su jefe d e la m a r i n a , los p u s o d e a c u e r d o e n t r e sí y los hizo a m i g o s y a l i a d o s d e los atenienses, c o n la idea d e q u e las c i u d a d e s griegas a s e n t a d a s e n T r a c i a , si é s t o s e r a n a m i g o s , o r i e n t a r í a n m á s su v o l u n t a d h a c i a los atenienses. C u a n d o este a s u n t o se e n c o n t r ó en s i t u a c i ó n 27 f a v o r a b l e , así c o m o t a m b i é n las c i u d a d e s d e Asia, p o r ser el rey a m i g o d e los a t e n i e n s e s , n a v e g ó a Bizancio, les e n t r e g ó en a r r i e n d o el d i e z m o d e los q u e n a v e g a b a n d e s d e el P o n t o y t r a n s f o r m ó d e o l i g a r q u í a e n d e m o c r a c i a e l sistema poHtico d e los b i z a n t i n o s , d e m a n e r a q u e el p u e b l o n o veía con aflicción la presencia d e t a n t o s a t e n i e n s e s e n la c i u d a d . H e c h o e s t o , d e s p u é s d e h a b e r s e g a n a d o la a m i s t a d d e 28 los calcedonios, se m a r c h ó f u e r a del H e l e s p o n t o . C u a n d o se e n c o n t r ó en Leslws con q u e t o d a s las c i u d a d e s s a l v o M i t i l e n e se h a b í a n p a s a d o a los laconios, n o f u e a ning u n a d e ellas h a s t a q u e , d e s p u é s d e h a b e r o r g a n i z a d o en M i t i l e n e a los c u a t r o c i e n t o s h o p l i t a s d e sus n a v e s y a los exiliados d e las c i u d a d e s , c u a n t o s se habían r e f u g i a d o en M i t i l e n e , t r a s seleccionar a los m á s f u e r t e s d e los m i s m o s mitilenios y d a r l e s e s p e r a n z a s , a los m i t i l e n i o s d e q u e , si se a j w d e r a b a d e las c i u d a d e s , serían los dirigentes d e toda L e s b o s , a los exiliados d e q u e , si i b a n u n i d o s c o n t r a cada u n a d e las c i u d a d e s , serían suficientes t o d o s j u n t o s p a r a volver s a n o s y salvos a sus p a t r i a s respectivas, y a los m a r i n e r o s d e q u e , si se atraían la a m i s t a d d e Lesbos, conseguirían g r a n a b u n d a n c i a d e b i e n e s para la c i u d a d , con e s t o s e s t í m u l o s y u n a b u e n a o r g a n i z a c i ó n los c o n d u j o a M e t i m n a . T e r í m a c o , q u e era e n t o n c e s h a r m o s t a d e los l a c e d e m o nios, c u a n d o escuchó la noticia d e q u e se acercaba T r a s i b u l o , d e s p u é s d e t o m a r a los m a r i n o s d e sus p r o p i a s naves, a los m i s m o s m e t i m n e o s y a t o d o s los exiliados d e M i t i l e n e q u e se e n c o n t r a b a n allí, f u e r o n a su e n c u e n t r o a las f r o n t e r a s . E n t o n c e s t u v o lugar u n a batalla d o n d e 29

164

Helénicas. Libro IV,8,29

Helénicas. Libro IV,8,34

165 389

390 murió Terímaco y, aunque los demás huyeron, también 30 murieron muchos. Gracias a esto se atrajo a algunas d e las ciudades y, en las que n o se unieron, por medio de la rapiña consiguió riquezas para sus soldados. Luego se marchó apresuradamente hacia Rodas. Para poder hacer allí a su ejército lo más poderoso posible, aunque también se dedicó a recaudar d i n e r o de las demás ciudades, se dirigió especialmente a A s p e n d o y ancló en el río Eurimedonte. Cuando ya había o b t e n i d o el dinero d e parte de los aspendios, como los soldados cometieron algunos desafueros en los campos, los aspendios, irritados, lo atacaron d e noche y lo mataron en su tienda. 31 Así murió Trasibulo, q u e tenía mucha fama d e ser un h o m b r e bueno. Los atenienses eligieron en su lugar a Agirrio y lo enviaron al f r e n t e de las naves. Al enterarse los lacedemonios de que el diezmo de las naves del P o n t o había sido vendido a Bizancio por los atenienses, de que ocupaban Calcedonia y d e q u e las demás ciudades helespontinas estaban en buenas relaciones con ellos al ser su amigo Farnabazo, se dieron cuenta de q u e había que 32 tener cuidado. A Dercílidas, desde luego, nada le reprochaban. P e r o Anaxibio, c o m o los éforos eran amigos suyos, consiguió que lo enviaran a él como harmosta a Abido. Si tenía un contingente y naves, prometía hacer la guerra a los atenienses, d e modo que se les acabara el éx-ito en el Helesponto. 33 Así, le dieron tres trieres y medios para reclutar mil mercenarios, y enviaron a Anaxibio al f r e n t e . Cuando llegó, por un lado, después d e reunir un ejército de tierra d e mercenarios, le arrancó a Farnabazo algunas de las ciudades eolias, marchó contra las que habían hecho la expedición a Abido y, mientras avanzaba, devastó su territorio. P o r otro lado, después de dotar las naves que tenía, consiguió otras tres d e A b i d o y, además, tomó alguna que otra embarcación d e los atenienses o de sus 54 aliados. Al enterarse d e esto los atenienses, y por temor a q u e se les viniera abajo lo que Trasibulo había dispuesto en el Helesponto, enviaron a su vez a Ifícrates con ocho naves y hasta mil doscientos peltastas. La mayoría

era de los que había tenido a sus órdenes en Corintio. En efecto, cuando los argivos habían convertido a Corinto en Argos, le dijeron que no necesitaban nada'de los suyos, pues había matado a algunos de los partidarios de Argos. Así, se marchó a Atenas y entonces se encontraba en su casa. Cuando llegó al Quersoneso, en primer lugar Anaxibio c Ifícrates se dedicaban a hacerse la guerra mutuamente por medio del envío de piratas. Pero, andando el tiempo, cuando Ifícrates se enteró de que Anaxibio se dirigía hacia Antandro con los mercenarios, con sus propios laconios y con doscientos hoplitas abidenos, y al oír que se había atraído la amistad de Antandro, como se le despertaron las sospechas de que, después de establecer allí la guarnición, regresaría de nuevo y se llevaría a los abidenos a casa, hizo la travesía de noche sobre la parte de la Abidene que estaba más desierta y se acercó a las montañas, donde dispuso una emboscada. A las trieres que lo habían transportado les ordenó que navegaran al amanecer junto al Quersoneso, por la parte alta para que pareciera que, como era costumbre, estaban haciendo una navegación para recaudar dinero. Y al actuar así no se equivocó, ya que Anaxibio partió, según se dijo, aunque ni siquiera le habían sido favorables los sacrificios aquel día, sino completamente confiado en sí mismo, porque atravesaba territorios amigos e iba hacia una ciudad amiga, y porque oía de los que venían de frente que Ifícrates había zarpado por el camino del Proconeso, por lo que marchaba sin ninguna preocupación. Sin embargo, Ifícrates, mientras el ejército de "Anaxibio estaba en el terreno llano, no se puso en movimiento. Pero cuando los abidenos, que marchaban en cabeza, ya estaban en la llanura próxima a Cremaste, donde tenían las minas de oro, el ejército que los seguía estaba en la pendiente y Anaxibio bajaba precisamente con sus laconios, en ese momento Ifícrates levantó la emboscada y se lanzó a la carrera contra él. Anaxibio, cuando se dio cuenta de que no había esperanza de salvación porque su ejército estaba muy extendido en una fila extremadamente estrecha, como comprendía que los que habían pa-

35

36

37

38

166

Helénicas. Libro IV,8,38 Libro ν , Ι , Ι

389 sado antes no iban a poder acudir en su ayuda hacia la parte alta, y además todos habían q u e d a d o estupefactos cuando vieron la emboscada, dijo a los presentes: «Soldados, a mí me resulta h e r m o s o morir aquí. P e r o vosotros, antes d e enzarzaros con los enemigos, esforzaos 59 por vuestra salvación.» E s t o dijo, t o m ó el escudo d e manos del escudero y m u r i ó combatiendo allí mismo sobre el terreno. Sin embargo, su joven amigo permaneció junto a él y, de los lacedemonios q u e lo acompañaban procedentes d e las ciudades en q u e había harmostas, murieron en el combate como doce. Los restantes cayeron en la huida, pues los persiguieron hasta la ciudad. D e los demás murieron como doscientos y d e los hoplitas abidenos alrededor d e cincuenta. Después d e hacer esto, Ifícrates se retiró de n u e v o al Quersoneso.

Así estaban las cosas en el H e l e s p o n t o para atenienses y lacedemonios. Sin embargo, cuando Eteónico estuvo de nuevo en Egina, aunque d u r a n t e el tiempo anterior los eginetas cultivaban las relaciones comerciales con los atenienses, como la guerra se desarrollaba claramente por m a r , envió voluntarios a saquear el Atica con el consentimiento de los éforos. Los atenienses, bloqueados p o r ellos, enviaron hoplitas a Egina y a Pánfilo como estratego, para ponerles sitio, por tierra, con la construcción d e un m u r o d e asalto y, por m a r , con diez trieres. Entonces Teleutias, en el m o m e n t o de llegar a las islas por la recaudación d e dinero, recibió noticias relativas al asedio y acudió en auxilio de los eginetas. Consiguió expulsar la flota, pero Pánfilo conservó las fortificaciones. Luego llegó H i é r a x c o m o navarco d e parte d e los lacedemonios, se encargó de la flota y Teleutias regresó muy felizmente a casa. E n efecto, cuando se hizo a la mar en dirección a su patria, n o h u b o soldado q u e n o lo saludara, u n o lo coronaba, o t r o lo adornaba con cmtas, y otros, a u n q u e llegaron tarde a su partida, arrojaban 167

168

Helénicas. Libro V,l,3

Helénicas. Libro V,l,8

169

389coronas al mar y le f o r m u l a b a n muchos buenos deseos. 4 Sé que en esto no describo ningún gasto, ni peligro, ni artificio digno de mención. P e r o sí, por Zeus, m e parece que es digno de un h o m b r e reflexionar sobre qué es lo que había hecho Teleutias para tener tan bien dispuestos a los gobernados, pues como obra h u m a n a ésta es más digna de mención que muchas otras, tocantes a las riquezas o a los peligros. 5 P o r su parte, Hiérax, c u a n d o recibió las demás naves, puso d e nuevo r u m b o a Rodas, y en Egina dejó doce trieres y a su lugarteniente Gorgopas como harmosta. Como consecuencia de esto se sentían más sitiados los atenienses de la fortificación que los habitantes de la ciudad. D e m o d o que, por u n decreto, los atenienses dotaron numerosas naves y recogieron de Egina, al quinto mes, a los de la guarnición. Así las cosas, los atenienses volvieron a tener problemas a causa de los piratas y de Gorgopas, por lo que volvieron a dotar trece naves y eli6 gieron a E u n o m o como su navarco. Cuando Hiérax es388 taba en Rodas, los lacedemonios enviaron a Antálcidas como navarco, pues pensaban que, al hacerlo así, se harían especialmente gratos a Tiribazo. Antálcidas, al llegar a Egina, se hizo cargo d e las naves de Gorgopas y marchó a Efeso, d e donde volvió a enviar a Gorgopas a Egina con las doce naves y al f r e n t e d e las demás puso a su lugarteniente Nicóloco. Nicóloco, para ayudar a los abidenos, se puso en camino hacia allí, pero se desvió hacia Ténedo, devastó su territorio y, ya con dinero, partió 7 hacia Abido. Los estrategos d e los atenienses se reunieron desde Samotracia, Tasos y los territorios próximos para acudir en auxilio de T é n e d o . Sin embargo, cuando se enteraron d e que Nicóloco había desembarcado en Abido, partieron del Quersoneso a poner sitio a sus veinticinco naves con las treinta y dos d e ellos. Gorgopas entonces, al salir de Efeso, se e n c o n t r ó con E u n o m o , por lo que se refugió en Egina poco antes de ponerse el sol. Nada 8 más desembarcar ofreció la cena a los soldados. E u n o m o , tras esperar un poco de t i e m p o , partió de nuevo. Al llegar la noche, guiaba las naves con luz, como es costumbre,

para que no se perdieran las que lo seguían. Gorgopas 388 embarcó y se puso inmediatamente en su persecución gracias a la antorcha, un poco retrasado para n o ser visto ni hacerse notar, mientras los jefes de los remeros daban las señales con piedras y n o con la voz y se preocupaban del ruido de los remos al salir del agua. Cuando los d e 9 E u n o m o estaban junto a la tierra del Atica, cerca d e Zoster, dio con la trompeta la orden de abordar. Y justo en ese m o m e n t o ya empezaban a desembarcar de algunas de las naves d e E u n o m o , p e r o había quienes todavía estaban anclando y otros se acercaban a la costa. En la batalla naval que tuvo lugar a la luz d e la luna, Gorgopas se apoderó de cuatro trieres, las unió a las suyas y se marchó con ellas a Egina. Las restantes naves de los atenienses se pusieron a salvo en el Pireo. A continuación. Cabrias zarpó hacia Chipre en ayuda 10 de Evágoras, con ochocientos peltastas y diez trieres, después de añadir otras naves y hoplitas procedentes d e Atenas. D e noche desembarcó en Egina y, en u n lugar quebrado, más lejano que el Heracleo, tendió una emboscada con los peltastas. Al amanecer, como se había convenido, vinieron los hoplitas d e los atenienses, d e los q u e era jefe D e m é n e t o , y subieron unos dieciséis estadios más allá del Heracleo, d o n d e se encuentra la llamada Tripirgia. Al oír esto, Gorgopas acudió con los eginetas, los 11 marinos de sus naves y, d e los espartiatas, los ocho que estaban presentes por casualidad. Anunció que acudieran todos los libres presentes en las tripulaciones de las naves y, en efecto, acudieron muchos, cada uno con el arma que podía. C u a n d o los primeros hubieron sobrepasado la 12 emboscada, se alzaron los d e Cabrias y en seguida se pusieron a disparar dardos y flechas. También acudieron los hoplitas que habían b a j a d o de las naves. Los primeros, que ni siquiera llegaron a reunirse, murieron rápidamente, entre ellos Gorgopas y los lacedemonios. Cuando éstos cayeron, los demás se dieron la vuelta. Murieron, de los eginetas, como ciento cincuenta, y n o menos de doscientos entre extranjeros, metecos y marinos, que habían bajado a la carrera. Después d e esto, los atenienses nave- 13

170

Helénicas. Libro V,l,13 ξ Helénicas. Libro V,l,17 171

3 8 8 g a b a n p o r el m a r del m i s m o m o d o q u e si e s t u v i e r a n en paz, p u e s ni siquiera a E t e ó n i c o q u e r í a n los m a r i n e r o s servirle d e r e m e r o s p o r más q u e los f o r z a b a , ya q u e n o les d a b a d i n e r o . L u e g o , los lacedemonios d e n u e v o en esta ocasión ' envían a T e l e u t i a s c o m o n a v a r c o al m a n d o d e estas naves. C u a n d o los marineros lo v i e r o n v e n i r , se alegraron s o b r e m a n e r a . E l los convocó y les dijo lo s i g u i e n t e : 14 « S o l d a d o s , yo n o vengo c o n d i n e r o , p e r o , si dios quiere y v o s o t r o s actuáis con e n t u s i a s m o , i n t e n t a r é proporcion a r o s la m a y o r c a n t i d a d d e provisiones posible. Sabedlo b i e n : c u a n d o yo os m a n d o , deseo q u e v o s o t r o s viváis c o m o yo m i s m o y, con respecto a las p r o v i s i o n e s , tal vez os s o r p r e n d e r í a i s si dijera q u e q u i e r o q u e v o s o t r o s tengáis m á s q u e yo. P e r o , p o r los dioses, aceptaría m e j o r estar y o m i s m o sin a l i m e n t o s d o s días q u e v o s o t r o s u n o solo. D e s d e luego, mi p u e r t a está abierta d e s d e hace tiemp o p a r a q u e e n t r e q u i e n necesite d e m í , y a h o r a seguirá 15 a b i e r t a . D e m o d o q u e , c u a n d o tengáis las necesidades satisfechas, sólo e n t o n c e s m e veréis vivir con m a y o r abundancia. A h o r a b i e n , si m e veis firme e n el f r í o , en el calor, e n la vigilia, pensad q u e t o d o e s t o t a m b i é n voso t r o s lo resistiréis, p u e s yo n o os voy a o r d e n a r hacer n a d a p a r a q u e os quedéis e x h a u s t o s , sino p a r a q u e obló tengáis algún bien. iNuestra c i u d a d , soldados, q u e se considera p r ó s p e r a , sabéis bien q u e n o o b t u v o su gloria e n la molicie, sino p o r q u e estaba dispuesta a e s f o r z a r s e y correr peligro cada vez q u e era necesario. D e s d e luego, v o s o t r o s t a m b i é n erais antes, según yo sé, h o m b r e s valientes, p e r o ahora es preciso q u e i n t e n t é i s haceros todavía m e j o r e s , para q u e n o s e s f o r c e m o s j u n t o s c o n g u s t o 17 y con g u s t o alcancemos la p r o s p e r i d a d . ¿ Q u é es m á s g r a t o q u e n o t e n e r q u e halagar a n i n g u n o d e los h o m b r e s , ni griego ni b á r b a r o , p o r causa del salario, s i n o q u e cada u n o sea capaz de p r o p o r c i o n a r s e sus p r o p i a s p r o v i s i o n e s , y e s t o d e d o n d e es m á s h e r m o s o o b t e n e r l a s ? P u e s la ' Hatzfeld acepta la corrección de Desrousseux: «a Teleutias con un mando autónomo», por lo que elimina «como navarco».

a b u n d a n c i a arrancada a los e n e m i g o s e n la g u e r r a sabed 388 bien q u e p r o c u r a , al m i s m o t i e m p o q u e a l i m e n t o , gloria e n t r e t o d o s los h o m b r e s . » E s t o d i j o , y t o d o s g r i t a r o n q u e Ies o r d e n a r a lo q u e fue- 18 ra necesario p a r a p o d e r p o n e r s e a su servicio. C u a n d o h u b o p u e s t o fin a los sacrificios, d i j o : « A d e l a n t e , soldad o s , cenad d e la m i s m a m a n e r a q u e pensabais h a c e r l o y t e n e d m e d i s p u e s t a d e a n t e m a n o la c o m i d a d e u n d í a . L u e g o , id a las naves i n m e d i a t a m e n t e , p a r a q u e naveguem o s a d o n d e d i o s q u i e r e , con á n i m o d e llegar e n el momento oportuno.» C u a n d o v i n i e r o n y los e m b a r c ó e n las naves, m i e n t r a s 19 se dirigía d e n o c h e hacia el p u e r t o d e los atenienses, u n a s veces cesaba la marcha y los d e j a b a d o r m i r , o t r a s era llevado p o r los r e m o s . Y si alguien sospecha q u e era u n a insensatez n a v e g a r c o n d o c e trieres c o n t r a los q u e e r a n p o s e e d o r e s d e m u c h a s naves, t e n g a e n c u e n t a su razonam i e n t o , p u e s él consideraba q u e e s t a b a n m u y despreocu- 20 p a d o s d e la flota del p u e r t o p o r h a b e r p e r e c i d o G o r g o p a s y, a u n q u e h u b i e r a trieres ancladas, p e n s ó q u e era m á s seguro navegar c o n t r a veinte n a v e s q u e e s t a b a n e n A t e n a s q u e contra diez e n o t r o lugar. E n e f e c t o , d e los d e f u e r a sabía q u e los m a r i n e r o s p e r m a n e c í a n e n su n a v e , m i e n t r a s q u e d e los d e A t e n a s conocía q u e los trierarcos d o r m í a n en casa y los m a r i n e r o s a c a m p a b a n cada u n o en u n sitio d i s t i n t o . P o r t a n t o , navegaba d e s p u é s d e h a b e r s e h e c h o 21 estas reflexiones. C u a n d o e s t a b a a cinco o seis estadios de distancia d e l p u e r t o , se e s t u v o t r a n q u i l o y descansó. A l llegar el d í a , él se p u s o e n m a r c h a y los d e m á s lo siguieron. N o p e r m i t í a q u e h u n d i e r a n ni d a ñ a r a n n i n g ú n barco m e r c a n t e con sus naves, p e r o , si e n alguna p a r t e veía u n a triere anclada, i n t e n t a b a dejarla inútil p a r a la navegación. A las naves de carga, incluso llenas, as atab a n y las llevaban f u e r a , p e r o , en lo q u e hacía a las mayores, se s u b í a n por d o n d e p o d í a n y cogían a sus h o m bres. H u b o algunos q u e saltaron al D i g m a ' , se apodera^ Lugar de exposición de las mercancías en los puertos comerciales. En el Pireo, estaba formado por un conjunto de pórticos próximo al muelle.

172

Helénicas. Libro V,l,21

Helénicas. Libro V,l,27

173

ron de algunos comerciantes y armadores y los llevaron a las naves. Ya se encontraba en plena faena cuando los atenienses, los que empezaron a sentir algo desde dentro, salían a la carrera para ver en qué consistía el alboroto, mientras que los de fuera corrían a casa a buscar las armas o a dar la noticia a la ciudad. Al fin acudieron todos los atenienses, hoplitas y caballeros, en la idea de que el Pireo había sido tomado. Por su parte, envió los mercantes a Egina y mandó que los escoltaran tres o cuatro de las trieres, mientras él, cuando se puso a costear con las otras por el Atica, al salir fuera del puerto, capturó muchos pesqueros y transportes llenos de hombres que navegaban desde las islas. En dirección a Sunio, tomó también barcazas, unas llenas de trigo, otras de mercancías. Después de haber hecho esto, regresó a Egina. Cuando hubo vendido el botín, adelantó a los soldados el salario de un mes. Por lo demás, mientras seguía dando vueltas, tomó todo lo que pudo. Al actuar así, consiguió tener las naves llenas y que los soldados se pusieran a su servicio con agrado y diligencia. Antálcidas regresó con Tiribazo después de haber conseguido que el rey se aliara con ellos si los atenienses y sus aliados no querían disfrutar de la paz que él proponía. Cuando escuchó la noticia de que Nicóloco con sus naves estaba sitiado en Abido por Ifícrates y Diotimo, marchó por tierra hacia Abido. Allí tomó la flota y avanzó de noche, tras difundir la noticia de que lo reclamaban los calcedonios. Atracado en Percote se mantenía a la expectativa. Al enterarse los de Deméneto, Dionisio, Leóntico y Fanias, lo persiguieron en la dirección del Proconeso. Pero él, como aquéllos pasaron de largo y había oído que Políxeno navegaba hacia Abido con veinte naves de los siracusanos y de Italia, se dio la vuelta en esa dirección con ánimo de hacerse cargo también de ellas. Luego Uegó de Tracia Trasibulo CoUteo, que quería unirse a las demás naves áticas. Antálcidas, una vez que los vigías le señalaron que se acercaban ocho trieres, después de embarcar a los marineros en las doce naves que mejor navegaban y de ordenar que las completaran con los que

se quedaban si faltaba alguien, tendió una emboscada lo más ocultamente que pudo. Cuando pasaron cerca salió en su persecución. Al verlo emprendieron la fuga. No obstante, inmediatamente había alcanzado a las que navegaban más despacio con las que navegaban mejor. Pero después de ordenar a los que navegaban los primeros de entre los que iban con él que no atacaran a las de la última fila, se dedicó a perseguir a las más avanzadas. Cuando se hizo con ellas, al ver los últimos que eran capturados los que iban delante de ellos, les entró el desánimo y fueron cogidos incluso por las más lentas, de modo que todas fueron capturadas. En el momento en que le llegaron las veinte naves de los siracusanos, llegaron también las de Jonia, de la zona que controlaba Tiribazo, y fueron dotadas con la colaboración de la zona de Ariobarzanes, pues era huésped desde antiguo de Ariobarzanes, y Farnabazo se fue porque ya había sido llamado al interior, precisamente cuando se casó con la hija del rey. Antálcidas, con todas las naves, más de ochenta, era dueño del mar, tanto que a las naves del Ponto no las dejaba dirigirse a Atenas y las conducía hasta sus propios aliados.

28

Los atenienses entonces, al ver que eran muchas las 29 naves enemigas, por temor a ser derrotados como antes, teniendo en cuenta que el rey se había hecho aliado de los lacedemonios, y acorralados desde Egina por los piratas, por todo ello deseaban firmemente la paz. Por su parte, los lacedemonios, que hacían guardia con un regimiento en Lequeo, con otro en Orcómeno, que vigilaban las ciudades, tanto aquéllas en las que confiaban, para que no sucumbieran, como las otras, de las que desconfiaban, para que no hicieran defección, que en relación con Corinto tenían que soportar tantas dificultades como las que eran capaces de crear, empezaban a estar hartos de la guerra. Los argivos, que sabían que se había decretado una movilización contra ellos y conocían que el pretexto de los meses ya no les sería de ninguna utilidad, t a m b i é n éstos estaban dispuestos a la paz. De modo que, cuando 30 anunció Tiribazo que se presentaran los que querían acó-

174

Helénicas. Libro V,UO

Helénicas. Libro V,l,34

175

387 ger la p a z q u e el rey p r o p o n í a , t o d o s se p r e s e n t a r o n ráp i d a m e n t e . U n a vez r e u n i d o s , T i r i b a z o m o s t r ó los sellos def rey y leyó lo q u e h a b í a escrito. Decía así: 31 « E l rey A r t a j e r j e s c o n s i d e r a j u s t o q u e las c i u d a d e s d e Asia sean suyas y, d e las islas, C l a z ó m e n a s y C h i p r e , y d e j a r a u t ó n o m a s las d e m á s c i u d a d e s griegas g r a n d e s y peq u e ñ a s , e x c e p t o L e m n o s , I m b r o s y E s c i r o . Q u e éstas, c o m o a n t e s , sean d e los a t e n i e n s e s . A los q u e n o acepten esta paz, a é s t o s y o les h a r é la g u e r r a c o n los q u e sí la d e s e a n , p o r tierra y p o r m a r , con naves y c o n d i n e r o . » 32 T r a s oír e s t o , l o s e m b a j a d o r e s lo a n u n c i a r o n cada u n o a su p r o p i a c i u d a d . T o d o s los d e m á s j u r a r o n q u e la acat a r í a n , p e r o los t e b a n o s c o n s i d e r a r o n q u e d e b í a n jurar e n n o m b r e d e l c o n j u n t o d e los beocios. Agesilao d i j o q u e n o a c e p t a b a los j u r a m e n t o s , si n o j u r a b a n , c o m o decía el escrito, q u e serían a u t ó n o m a s las c i u d a d e s g r a n d e s y peq u e ñ a s . Los e m b a j a d o r e s d e los t e b a n o s r e s p o n d i e r o n q u e lo q u e se les h a b í a e n c a r g a d o n o era e s t o . « I d , p u e s » , replicó Agesilao, « y p r e g u n t a d , y a n u n c i a d l e s d e p a s o q u e si n o l o hacen q u e d a r á n excluidos del t r a t a d o » . E l l o s se m a r c h a r o n . 33 P e r o Agesilao, a causa d e su o d i o c o n t r a los t e b a n o s , n o e s p e r ó , sino q u e c o n v e n c i ó a los é f o r o s e i n m e d i a t a m e n t e h i z o u n sacrificio. C o m o r e s u l t a r o n f a v o r a b l e s los sacrificios d e paso, al llegar a T e g e a m a n d ó q u e algunos d e los caballeros se d i s t r i b u y e r a n e n t r e los periecos p a r a darles prisa y e n v i ó t a m b i é n jefes d e t r o p a s e x t r a n j e r a s a las c i u d a d e s . A n t e s d e q u e p a r t i e r a d e T e g e a , se pres e n t a r o n los t e b a n o s a decir q u e d e j a b a n las c i u d a d e s a u t ó n o m a s . Así l o s l a c e d e m o n i o s regresaron a casa y los t e b a n o s f u e r o n o b l i g a d o s a e n t r a r en los p a c t o s t r a s de34 jar a u t ó n o m a s las c i u d a d e s d e Beocia. L o s c o r i n t i o s , p o r su p a r t e , n o e x p u l s a r o n la g u a r n i c i ó n d e los argivos. P e r o Agesilao les hizo s a b e r q u e , si los u n o s n o e x p u l s a b a n a los a r g i v o s , y si los o t r o s n o se iban d e C o r i n t o , llevaría la g u e r r a c o n t r a ellos. C u a n d o , a s u s t a d o s a m b o s , se m a r c h a r o n los a r g i v o s y la ciudad d e los c o r i n t i o s llegó a ser ella m i s m a , los asesinos y sus c ó m p l i c e s , e n u n rasgo d e p r u d e n c i a , se m a r c h a r o n d e C o r i n t o . Los d e m á s ciu-

dadanos admitieron de buena gana a los anteriormente exiliados. Cuando esto se hizo y habían jurado las ciudades per- 35 manecer en la paz que el rey había propuesto, desde ese momento se disolvieron los ejércitos de infantería, así como los navales. De este modo, para los lacedemonios y atenienses y para sus aliados, después de la guerra que siguió a la destrucción de los muros de Atenas, fue la primera vez que hubo paz. Mientras en las guerras habían 3 6 tenido una actuación más equilibrada con sus contrarios, los lacedemonios llegaron a ser más gloriosos después de la paz llamada de Antálcidas. En efecto, al convertirse en los dirigentes de la paz propuesta por el rey y al ser los ejecutores de la autonomía para las ciudades, tomaron como aliada a Corinto, hicieron a las ciudades beocias autónomas de los tebanos, algo que deseaban desde hacía tiempo, e impidieron que los argivos se apropiaran de Corinto, al haber convocado una movilización dirigida contra ellos si no se marchaban de allí. Como todo había transcurrido tal como ellos deseaban, decidieron castigar a cuantos aliados habían resultado inseguros^ en la guerra y más favorables a los enemigos que a Lacedemonia, y ponerlos en disposición de que no pudieran volver a ser infieles. En primer lugar, enviaron embajadores a los mantineos con la orden de que desmantelaran la muralla y el mensaje de que de otro modo no podrían confiar en que no iban a ponerse de acuerdo con sus enemigos. Decían, en efecto, haberse dado cuenta de que enviaban trigo a los argivos mientras ellos les hacían la guerra y que había momentos en que ni siquiera los habían acompañado en la expedición con el pretexto de un armisticio, pero, cuando los acompañaban, tenían una participación más bien negativa. Además, según afirmaron, sabían que ellos les tenían envidia cada vez que Ies ocurría algo bueno y que, en cambio, se complacían si les sobrevenía alguna desgracia. Decían también que en este año habían expirado para los mantineos los pactos
Hatzfeld prefiere otra lectura: «se habían distanciado».

176

Helénicas. Libro V2;i

Helénicas. Libro V,2,6

177

386 de treinta años q u e se habían firmado después de la batalla d e Mantinea. 3 C o m o n o querían desmantelar la muralla, decretaron una movilización contra ellos. Agesilao entonces pidió a la ciudad que lo eximiera d e esta campaña, pues decía q u e la ciudad d e los m a n t i n e o s le había p r e s t a d o muchos servicios a su padre en las guerras contra Mesena, así 385 q u e f u e Agesípolis quien c o n d u j o la expedición, y eso que su padre Pausanias era muy amigo d e los dirigentes 4 del p u e b l o de Mantinea. C u a n d o llegó, lo p r i m e r o que hizo f u e devastar la tierra. Como ni aun así desmantelaban las murallas, excavó u n a fosa en círculo alrededor de la ciudad, con la mitad d e los soldados apostados con sus armas delante de los q u e estaban excavando, mientras la otra mitad trabajaba. C u a n d o se t e r m i n ó el foso, ya tuvo seguridad para ponerse a edificar u n m u r o en círculo alrededor d e la ciudad. Al enterarse d e q u e d e n t r o d e la ciudad había mucho trigo, p o r q u e había sido buena la cosecha del a ñ o anterior, y e n la idea d e q u e iba a haber dificultades, si la ciudad y sus aliados tenían que gastar mucho tiempo en las campañas, cortó el río q u e pasa a 5 través d e la ciudad, q u e es d e buenas dimensiones. Obstruida la corriente, el agua se elevó por encima de los cimientos de las casas y de los de la muralla. Al inundarse los ladrillos de abajo y dejar sin apoyo a los de arriba, en primer lugar se q u e b r ó la muralla, y luego se cayó. Ellos, d u r a n t e u n t i e m p o , apoyaron maderos y se dedicaron a idear c ó m o evitar q u e la torre se derrumbara. Pero, cuando se sentían vencidos por el agua, p o r temor a que, si p o r cualquier l a d o caía el m u r o circular, se convertirían en cautivos d e guerra, convinieron en que la desmantelarían. Los lacedemonios dijeron q u e n o Uégarían a ningún pacto si n o se dispersaban en aldeas. P o r su p a r t e , consideraron q u e era inevitable, y dijeron q u e así lo harían. Cuando los partidarios de los argivos y dirigentes del pueblo ya pensaban que iban a morir, su padre quien consiguió d e parte d e Agesípolis que diera garantías, con t ^ d e q u e se f u e r a n de la ciudad sesenta q u e f o r m a b a n el g r u p o . D e ambos lados del los fue les los ca-

mino, a partir d e las p u e r t a s , se colocaron los lacedemo- 385 nios con sus lanzas para observar a los que salían. Y a pesar d e su odio hacia ellos se mantenían apartados con más facilidad q u e los aristócratas mantineos. E s t o sea dicho como gran testimonio d e disciplina. Luego se d e r r u m b ó la muralla y Mantinea pasó a di- 7 vidirse en cuatro asentamientos, como vivían primitivamente. Al principio estaban irritados porque había que destruir las casas existentes y edificar otras. P e r o los propietarios, como pasaban a vivir más cerca de las haciendas d e su propiedad que tenían alrededor de las aldeas, además de gozar d e u n régimen aristocrático y quedar alejados de los molestos demagogos, estaban encantados con los sucesos. Los lacedemonios les enviaron, n o en conjunto, sino a cada aldea, u n jefe d e tropas extranjeras. Ellos colaboraban en el ejército con contingentes d e las aldeas con mucho más entusiasmo que cuando vivían en la democracia. Así se habían solucionado los asuntos d e Mantinea, y allí p o r lo menos los h o m b r e s se hicieron más sabios, pues aprendieron a n o hacer pasar el río a través de las murallas. Los exiliados d e Fliunte, al enterarse de q u e los lace- 8 demonios estaban inspeccionando en cada caso quiénes 384 d e los aliados habían estado con ellos en la guerra, consideraron que era su o p o r t u n i d a d para ir a Lacedemonia y hacer ver que, mientras ellos estaban en casa, la ciudad acogía a los lacedemonios d e n t r o de las murallas y los acompañaban en sus expediciones a d o n d e quiera que los llevasen, p e r o que, cuando los expulsaron, ya n o querían seguirlos a ninguna parte, y a los lacedemonios era a los únicos que n o admitían d e n t r o de las puertas. O í d o esto, 9 a los éforos les pareció digno de atención. Enviaron embajadores a la ciudad de los fliasios a decir que los exiliados eran amigos de la ciudad d e los lacedemonios y q u e habían sido expulsados sin haber cometido ninguna injusticia. Afirmaban que era justo que lo dispusieran t o d o para q u e volvieran n o p o r la fuerza, sino p o r propia voluntad. Al oírlo, los fliasios sintieron miedo de que, si hacían una campaña contra ellos, algunos de los d e d e n t r o

6

178

Helénicas. Libro V,2,9 Helénicas. Libro V,2,14 179 383 14

384 los d e j a r í a n e n t r a r en la c i u d a d , p u e s h a b í a e n el i n t e r i o r m u c h o s p a r i e n t e s de los exiliados y p e r s o n a s s i m p l e m e n t e bien d i s p u e s t a s , p e r o , a d e m á s , c o m o en la m a y o r í a d e las c i u d a d e s , algunos, d e s e o s o s d e r e n o v a r la situación 10 política, q u e r í a n q u e r e g r e s a r a n las gentes d e l exilio. C o n tales t e m o r e s , v o t a r o n q u e se admitiese a los exiliados, a q u i e n e s d e v o l v e r í a n las posesiones visibles ^ y, a los q u e las h u b i e r a n c o m p r a d o , q u e se les restituyese su p r e c i o del e r a r i o p ú b l i c o . Si surgía alguna dificultad e n t r e u n o s y o t r o s , q u e se d i r i m i e r a e n u n juicio. E s t o f u e lo q u e o c u r r i ó e n relación c o n los exiliados fliasios e n aquel tiempo. U D e s d e A c a n t o y d e A p o l o n i a , q u e son las m a y o r e s d e 383 las c i u d a d e s p r ó x i m a s a O l i n t o , t a m b i é n l l e g a r o n embajadores a L a c e d e m o n i a . D e s p u é s d e escuchar los é f o r o s los m o t i v o s p o r los q u e v e n í a n , los i n t r o d u j e r o n a n t e la 12 asamblea y a n t e los aliados. Allí Clígenes, a c a n t i o , d i j o : « L a c e d e m o n i o s y aliados, p e n s a m o s q u e os p a s a desaperc i b i d o algo g r a n d e q u e está o c u r r i e n d o e n G r e c i a . E n e f e c t o , q u e l a m a y o r c i u d a d d e Tracia es O l i n t o casi tod o s lo sabéis. Esos se a n e x i o n a b a n las c i u d a d e s s o b r e la base d e q u e tuvieran las m i s m a s leyes y d e c o m p a r t i r la c i u d a d a n í a , y ú l t i m a m e n t e incluso se a p o d e r a r o n d e algunas d e las mayores. L u e g o i n t e n t a r o n l i b e r a r del pod e r d e A m i n t a s , rey d e los m a c e d o n i o s , a las c i u d a d e s 1Î d e M a c e d o n i a . U n a vez q u e se les s o m e t i e r o n las m á s próximas a ellos, i n m e d i a t a m e n t e m a r c h a r o n hacia las m á s lejanas y m a y o r e s . C u a n d o n o s o t r o s los d e j a m o s , a d e m á s d e o t r a s m u c h a s , ya t e n í a n P e l a , q u e es p r e c i s a m e n t e la m a y o r d e las ciudades d e M a c e d o n i a , y n o s e n t e r a m o s d e q u e A m i n t a s se r e t i r a b a d e sus ciudades y , en seguida, p r á c t i c a m e n t e había sido ya e x p u l s a d o d e t o d o el territ o r i o d e M a c e d o n i a . T a m b i é n a n o s o t r o s y a los apoloniatas, los o l i n t i o s n o s e n v i a r o n e m b a j a d o r e s p a r a anunciarnos q u e , si n o n o s p r e s e n t á b a m o s a c o m b a t i r j u n t o a ellos, v e n d r í a n c o n t r a n o s o t r o s . Adjetivo normalmente aplicado a los bienes muebles, por ser controlables desde el punto de vista fiscal, frente a los invisibles, sobre los que no era fácil ejercer ningún tipo de control.

N o s o t r o s , l a c e d e m o n i o s , q u e r e m o s t e n e r n u e s t r a s leyes patrias y ser c i u d a d a n o s a u t ó n o m o s . P e r o si n a d i e n o s ayuda, n o s v a m o s a ver f o r z a d o s a u n i m o s a ellos. E n efecto, ahora ya t i e n e n n o m e n o s d e ochocientos hoplitas, m u c h o s m á s p e l t a s t a s , y los jinetes, si n o s o t r o s n o s u n i m o s a ellos, s e r á n más d e mil. D e j a m o s t a m b i é n allí e m b a j a d o r e s d e los atenienses y d e los beocios, y o í a m o s q u e ya se había v o t a d o p o r los m i s m o s olintios q u e d e regreso los a c o m p a ñ a r a n e m b a j a d o r e s enviados a e s t a s ciudades con el o b j e t o d e llegar a u n a alianza. « D e s d e luego, si tal p o t e n c i a s e a ñ a d e a la f u e r z a d e los a t e n i e n s e s y t e b a n o s , m i r a d » , d i j o , « q u e ya a q u e l l o n o será p a r a vosotros fácil d e c o n t r o l a r . Y c o m o t a m b i é n tienen P o tidea, q u e está e n e l i s t m o d e P a l e n e , c o n s i d e r a d q u e las ciudades q u e e s t á n e n el i n t e r i o r se c o n v e r t i r á n e n s ú b · d i t o s suyos. S í r v a o s c o m o t e s t i m o n i o d e q u e estas ciudades están f u e r t e m e n t e asustadas el h e c h o de q u e , a p e s a r d e odiar m u c h í s i m o a los olintios, sin e m b a r g o n o s e a t r e v i e r o n a e n v i a r con n o s o t r o s e m b a j a d o r e s p a r a i n f o r m a r o s d e estas cosas. T e n e d e n c u e n t a t a m b i é n l o siguiente: ¿ c ó m o va a ser n a t u r a l q u e v o s o t r o s os p r e o c u p é i s d e Beocia, p a r a q u e n o f o r m e u n a c i u d a d , y os d e s c u i d é i s d e la concentración d e u n a f u e r z a m u c h o m a y o r y q u e s e hace p o d e r o s a n o s ó l o p o r tierra, sino t a m b i é n p o r m a r ? ¿Cuál es el o b s t á c u l o , h a b i d a c u e n t a d e q u e en esa t i e r r a hay m a d e r a p a r a la c o n s t r u c c i ó n d e naves, ingresos económicos de muchos puertos y de muchos mercados, y q u e existe s u p e r p o b l a c i ó n gracias a la a b u n d a n c i a d e trigo? P e r o t a m b i é n c o n sus vecinos los tracios, p u e b l o sin r e y , q u e a h o r a s i r v e n ya a los o l i n t i o s . Si llegaran a e s t a r b a j o su p o d e r , m u c h a iba a ser la f u e r z a q u e se les añadiría. Si éstos los a c o m p a ñ a n , hasta las minas d e o r o d e P a n g e o se p o n d r í a n e n sus m a n o s . N a d a d e c i m o s n o s o t r o s d e ellos q u e n o se haya d i c h o miles de veces e n t r e el p u e b l o d e los o l i n t i o s . Y d e su a m b i c i ó n , ¿ q u é iba a p o d e r decir n a d i e ? ' P u e s , s e g u r a m e n t e , hizo el dios q u e , 5 Hatzfeld acepta como óptima la propuesta de Chamonard: «a su ambición, ¿qué se podría objetar?»

15

16

17

18

180

Helénicas. Libro V,2,18

Helénicas. Libro V,2,23

181

j u n t o con el p o d e r , t a m b i é n a u m e n t a r a la ambición de los h o m b r e s . N o s o t r o s al m e n o s , l a c e d e m o n i o s y aliados, os advertim o s d e c ó m o están las cosas allí. V o s o t r o s decidid si os p a r e c e d i g n o d e p r e o c u p a c i ó n . P e r o es preciso q u e voso t r o s t a m b i é n sepáis q u e la f u e r z a d e cuya grandeza h e m o s h a b l a d o todavía n o es irresistible. P u e s las ciudades q u e i n v o l u n t a r i a m e n t e c o m p a r t e n la c i u d a d a n í a , éstas, si ven 19 u n a alternativa, se s e p a r a r á n r á p i d a m e n t e . A h o r a b i e n , si llegan a e n c o n t r a r s e a p r i s i o n a d a s p o r los derechos mut u o s d e m a t r i m o n i o y d e p r o p i e d a d q u e h a n v o t a d o , y se c o n v e n c e n de q u e es beneficioso seguir con los q u e tienen la f u e r z a , del m i s m o m o d o q u e los arcadios, c u a n d o van c o n v o s o t r o s , salvan lo suyo y r o b a n lo a j e n o , ya nada será i g u a l m e n t e fácil d e d e s h a c e r » . 20 C u a n d o se h u b o d i c h o e s t o , los lacedemonios d i e r o n la p a l a b r a a los aliados y les pidieron q u e aconsejaran lo q u e cada u n o creyera m e j o r p a r a el P e l o p o n e s o y para los aliados. E n t o n c e s m u c h o s e s t u v i e r o n d e acuerdo en hacer u n a expedición, p r i n c i p a l m e n t e los q u e q u e r í a n m o s t r a r s e gratos a los l a c e d e m o n i o s , y decidieron q u e cada ciudad enviara u n c o n t i n g e n t e d e t e r m i n a d o hasta 21 llegar a diez mil. H u b o a r g u m e n t o s a f a v o r de q u e f u e r a posible, para la ciudad q u e quisiera, dar d i n e r o e n vez d e h o m b r e s , u n t r i ó b o l o egineta ' p o r cada h o m b r e y, si alguna p r o p o r c i o n a b a jinetes, q u e se daría el salario al 22 jinete p o r valor del d e c u a t r o hoplitas. N o o b s t a n t e , si alguna d e las c i u d a d e s a b a n d o n a b a la expedición, les sería posible a los l a c e d e m o n i o s fijar u n a m u l t a d e u n 23 e s t a t e r ^ p o r h o m b r e al d í a . U n a vez q u e decidieron t o d o esto, se l e v a n t a r o n los acantios d e n u e v o para m o s t r a r q u e estas decisiones e s t a b a n b i e n , p e r o q u e n o era posible 1 evarlas a la práctica con rapidez. D i j e r o n q u e era m e j o r , en t a n t o q u e se hacía t o d o e s t e p r e p a r a t i v o , q u e l o más Tres óbolos equivalen a media dracma. El trióbolo egineta tenía casi un gramo más de peso que el ático. Esta cantidad era la paga diaria más frecuente en Atenas por funciones públicas, tanto civiles como militares. ^ El doble de la dracma.

r á p i d a m e n t e posible saliera u n h o m b r e al m a n d o d e u n a 383 fuerza d e L a c e d e m o n i a , la m a y o r q u e p u d i e r a salir e n seguida, así c o m o d e las d e m á s c i u d a d e s , p u e s d e este m o d o las ciudades q u e todavía n o se h a b í a n s u m a d o se resistirían y las u n i d a s p o r la f u e r z a c o l a b o r a r í a n con m e n o s e n t u s i a s m o en la alianza. Así lo d e c i d i e r o n , y los lace- 24 d e m o n i o s e n v i a r o n a E u d á m i d a s a c o m p a ñ a d o de n e o d a m o d e s y, d e los periecos y esciritas, c o m o d o s mil h o m bres. E u d á m i d a s , al salir, p i d i ó a los é f o r o s q u e su herm a n o Fébidas, d e s p u é s d e r e u n i r a los q u e q u e d a b a n d e los q u e se h a b í a n confiado a su m a n d o , lo siguieran a c o n t i n u a c i ó n . P o r su p a r t e , c u a n d o llegó a los t e r r i t o r i o s d e Tracia, envió guarniciones a las c i u d a d e s q u e se l o p e d í a n , p u s o a su l a d o v o l u n t a r i a m e n t e a P o t i d e a , aunq u e ya era aliada d e aquéllos, y d e allí p a r t i ó a h a c e r la g u e r r a c o m o es n a t u r a l q u e la h a g a el q u e t i e n e u n a f u e r za m e n o r . F é b i d a s , c u a n d o se le u n i e r o n los d e E u d á m i d a s q u e 25 h a b í a n q u e d a d o , p a r t i ó con ellos. U n a vez q u e e s t u v i e r o n en T e b a s , a c a m p ó f u e r a d e la c i u d a d cerca del g i m n a s i o . E n ese m o m e n t o h a b í a u n conflicto i n t e r n o e n t r e los teb a n o s y los p o l e m a r c o s e r a n p r e c i s a m e n t e I s m e n i a s y L e o n t í a d e s , q u e m a n t e n í a n d i f e r e n c i a s e n t r e ellos y estaba cada i m o al f r e n t e d e u n a h e t e r í a . I s m e n i a s , d e s d e luego, a causa d e l o d i o q u e sentía p o r los l a c e d e m o n i o s , n i siquiera se acercó a F é b i d a s . P o r el contrario, Leontíades, se d e d i c ó a a t e n d e r l o y, u n a vez q u e f u e a d m i t i d o e n su i n t i m i d a d , le d i j o lo siguiente: « E n este d í a , Fébi- 26 das, tienes ante ti la posibilidad d e conseguir los m a y o r e s bienes p a r a tu p a t r i a . P u e s , si m e a c o m p a ñ a s con los hoplitas, yo t e i n t r o d u c i r é hasta la acrópolis. Siendo así, piensa q u e T e b a s estará t o t a l m e n t e a la disposición d e los lacedemonios y d e n o s o t r o s , v u e s t r o s amigos. A h o r a , c o m o 27 ves, se ha p r o h i b i d o p ú b l i c a m e n t e q u e n i n g u n o d e los t e b a n o s m a r c h e contigo c o n t r a los olintios. P e r o si t ú actúas con n o s o t r o s c o m o t e d i g o , i n m e d i a t a m e n t e enviar e m o s contigo m u c h o s h o p l i t a s y m u c h o s caballeros, d e m o d o q u e acudirás e n a p o y o d e t u h e r m a n o con m u c h a f u e r z a y, e n lo q u e aquél se d i s p o n e a someter O l i n t o ,

200

Helénicas. Libro V.4,37

f: Helénicas. LibroV,4,4120

1

383 t ú h a b r á s s o m e t i d o T e b a s , c i u d a d m u c h o m a y o r q u e O l i n 28 t o . » A l o í r e s t o , F é b i d a s se l l e n ó d e i l u s i o n e s , p u e s est a b a m u c h o m á s d e s e o s o d e h a c e r algo b r i l l a n t e q u e d e v i v i r y, e n c a m b i o , n o p a r e c í a ser h o m b r e c a l c u l a d o r ni s i q u i e r a m u y i n t e l i g e n t e . U n a vez q u e c o n v i n o e n e s t o , le i n d i c ó q u e siguiera a d e l a n t e , d a d o q u e e s t a b a p r e p a r a d o p a r a p a r t i r . « C u a n d o sea el m o m e n t o o p o r t u n o , vend r é a b u s c a r t e » , d i j o L e o n t í a d e s , «y yo m i s m o t e g u i a r é » . 29 E n el m o m e n t o en q u e el C o n s e j o e s t a b a r e u n i d o en el p ó r t i c o d e l á g o r a , p o r q u e las m u j e r e s c e l e b r a b a n las tesm o f o r i a s ® e n la C a d m e a , y p o r s e r v e r a n o y m e d i o d í a e s t a b a n c o m p l e t a m e n t e d e s i e r t a s las calles, e n ese mom e n t o se p r e s e n t ó a c a b a U o L e o n t í a d e s , h i z o v o l v e r a F é b i d a s y l o c o n d u j o d i r e c t a m e n t e a la a c r ó p o l i s . T r a s i n s t a l a r allí a F é b i d a s y a l o s s u y o s , e n t r e g a r l e la llave d e las p u e r t a s e i n d i c a r l e q u e n o s e p r e s e n t a r a e n la acróp o l i s n a d i e a q u i e n él n o s e l o h u b i e r a o r d e n a d o , i n m e JO d i a t a m e n t e s e m a r c h ó al C o n s e j o . A l llegar, d i j o lo sig u i e n t e : « N o os d e s a n i m é i s p o r el h e c h o d e q u e los lac e d e m o n i o s o c u p e n la a c r ó p o l i s , p u e s d i c e n q u e n o vien e n c o m o e n e m i g o s d e n a d i e q u e n o a m e la g u e r r a . P o r m i p a r t e , c o m o la ley p r e s c r i b e q u e el p o l e m a r c o , si alg u i e n d a la i m p r e s i ó n d e o b r a r d e m a n e r a q u e merezca la m u e r t e , t i e n e el p o d e r d e d e t e n e r l o , d e t e n g o a e s t e Ism e n i a s c o m o p a r t i d a r i o d e h a c e r la g u e r r a . V o s o t r o s , los c a p i t a n e s y l o s q u e j u n t o a ellos estáis f o r m a d o s , levant a o s , a p r e s a d l o y l l e v a d l o a d o n d e se h a d i c h o . » L o s q u e 31 ya c o n o c í a n e l p l a n , se p r e s e n t a r o n y , o b e d e c i e n d o la ord e n , lo d e t u v i e r o n . D e l o s q u e n o l o c o n o c í a n , a d v e r s a r i o s del grupo d e Leontíades, unos huyeron en seguida fuera d e la c i u d a d p o r t e m o r a m o r i r , o t r o s se r e t i r a r o n prim e r o a sus casas. C u a n d o se e n t e r a r o n d e q u e I s m e n i a s e s t a b a e n c e r r a d o en la C a d m e a , e n t o n c e s se r e t i r a r o n a A t e n a s los q u e e s t a b a n d e a c u e r d o con A n d r o c l i d a s e Ismenias, aproximadamente trescientos. * Fiestas celebradas en todo el mundo griego, en honor de Deméter, por las mujeres casadas.

U n a vez q u e e s t o h u b o t e r m i n a d o , eligieron o t r o p o - 3 8 3 l e m a r c o e n vez d e I s m e n i a s , y L e o n t í a d e s m a r c h ó inme- 32 d i a t a m e n t e a L a c e d e m o n i a . Allí e n c o n t r ó q u e l o s é f o r o s y la m a s a d e l a p o b l a c i ó n e s t a b a e n f r e n t a d a a F é b i d a s , p o r q u e h a b í a a c t u a d o sin recibir p r e v i a m e n t e ó r d e n e s d e la c i u d a d al r e s p e c t o , A g e s i l a o , sin e m b a r g o , decía q u e , si s u acción h a b í a r e s u l t a d o p e r j u d i c i a l p a r a la c i u d a d , era j u s t o q u e l o c a s t i g a r a n , p e r o , si h a b í a r e s u l t a d o f a v o r a b l e , según u n a a n t i g u a n o r m a d e la c i u d a d se p e r m i t í a la i m p r o v i s a c i ó n e n tales casos. « E x a c t a m e n t e e s t o » , d i j o , « e s lo q u e c o n v i e n e e x a m i n a r , si l o q u e h a h e c h o es bueno o malo». E n t o n c e s l l e g ó L e o n t í a d e s y d i j o a los r e u n i d o s l o si- 33 g u í e n t e : « L a c e d e m o n i o s , q u e los t e b a n o s e r a n e n e m i g o s v u e s t r o s a n t e s d e q u e s u c e d i e r a lo q u e acaba d e p o n e r s e en práctica, vosotros también lo decíais. N a t u r a l m e n t e , veíais q u e s i e m p r e e r a n l o s a m i g o s d e v u e s t r o s e n e m i g o s y l o s e n e m i g o s d e v u e s t r o s a m i g o s . ¿ N o es c i e r t o q u e n o q u i s i e r o n a c o m p a ñ a r o s e n las c a m p a ñ a s c o n t r a e l p u e b l o del P i r e o , q u e e r a v u e s t r o m a y o r e n e m i g o , y e n c a m b i o a t a c a r o n a los f o c i d i o s p o r q u e v e í a n q u e v o s o t r o s los a p o y a b a i s ? A d e m á s , al s a b e r q u e v o s o t r o s llevabais la 34 g u e r r a c o n t r a l o s o l i n t i o s , h i c i e r o n u n a alianza c o n ellos, y d e s d e e n t o n c e s v o s o t r o s s i e m p r e e s t a b a i s a t e n t o s al mom e n t o en q u e t e n d r í a i s q u e escuchar q u e h a b í a n f o r z a d o a la Beocia a e s t a r b a j o s u d o m i n i o . E n c a m b i o a h o r a , h e c h o e s t o , n a d a t e n é i s q u e t e m e r d e los t e b a n o s , s i n o q u e os b a s t a r á u n a p e q u e ñ a escítala p a r a q u e allí t o d o se som e t a a v u e s t r a s n e c e s i d a d e s , si o s o c u p á i s d e n o s o t r o s d e l m i s m o m o d o q u e n o s o t r o s d e v o s o t r o s . » T r a s escu- 35 c h a r esto, los l a c e d e m o n i o s d e c i d i e r o n c o n s e r v a r la acróp o l i s c o m o e s t a b a d e s p u é s d e su o c u p a c i ó n y s o m e t e r a juicio a I s m e n i a s , p o r lo q u e e n v i a r o n t r e s jueces d e los l a c e d e m o n i o s y u n o d e cada u n a d e l a s c i u d a d e s aHadas, f u e r a n p e q u e ñ a s o g r a n d e s . R e u n i d o el j u r a d o , a c u s a r o n a Ismenias de que, además de actuar en beneficio d e los b á r b a r o s , h a b í a s i d o h u é s p e d d e l p e r s a sin n i n g u n a buen a i n t e n c i ó n e n lo q u e a G r e c i a se r e f i e r e y d e q u e h a b í a r e c i b i d o d i n e r o d e l rey, así c o m o d e q u e él y A n d r o c l i d e s

184

Helénicas. Libro V,2,35 Helénicas. Libro V,2,40 185

383 eran los principales culpables d e toda la agitación q u e 36 había en Grecia. P o r su p a r t e , se d e f e n d i ó contra t ô l o esto, p e r o n o p u d o convencer d e q u e n o era u n ambicioso y un malhechor, p o r lo q u e f u e c o n d e n a d o a muerte. Los d e Leontíades ocuparon la ciudad y se p o n í a n a disxjsición d e los lacedemonios aún más d e lo q u e se les labía indicado. 37 Conseguido esto, los lacedemonios enviaron con mucho 382 más á n i m o la expedición contra O l i n t o . M a n d a r o n a Teleutias c o m o harmosta, con todos los q u e ellos tenían q u e a p o r t a r al contingente d e los diez mil, y enviaron escítalas a las ciudades aliadas, con la o r d e n de acompañar a Teleutias según la n o r m a de la alianza. T o d o s se ponían d e b u e n a gana a las órdenes d e Teleutias, p u e s no parecía ser desagradecido con los subordinados, p e r o destacó la ciudad d e los tebanos, q u e , influida p o r el hecho de q u e era hermano d e Agesilao, contribuyó entusiasmada 38 a la expedición con hoplitas y caballeros. El n o marchaba con demasiada prisa, p r e o c u p a d o p o r avanzar sin hacer n i n g ú n d a ñ o a los amigos y p o r reunir la m a y o r fuerza pxjsible. Envió por delante u n mensaje a A m i n t a s , en que le explicaba que, si quería recuperar el p o d e r , debía contratar mercenarios y dar dinero a los reyes vecinos para q u e se hicieran aliados. T a m b i é n envió u n mensaje a Derdas, q u e gobernaba la Elimia, d o n d e le explicaba que los olintios habían aplastado la potencia m a y o r , q u e era la d e Macedonia, y no iban a dejar la q u e era menor si 39 nadie los hacía desistir de su actitud de soberbia. Gracias a q u e hacía esto, marchó a unirse a sus aliados con un ejército m u y considerable. C u a n d o llegó a Potidea, desde allí avanzó en formación hacia territorio enemigo y, al llegar a la ciudad, n o se p u s o a quemarla ni a arrasarla, en la idea de que, si hacía algo de esto, t o d o se convertiría para él en un i m p e d i m e n t o , t a n t o al entrar como al salir. Al retirarse d e la ciudad, entonces sería el mom e n t o adecuado para cortar los árboles q u e pudieran ser40 vir d e obstáculo si alguien venía detrás. C u a n d o n o estaba ni a diez estadios de la ciudad, dispuso las armas, él ocup ó la izquierda, pues así le correspondía ir p o r las puertas

por donde salían los enemigos, y el resto de la falange 382 de los aliados se extendía a la derecha. A los caballeros laconios, tebanos y todos los macedonios q u e estaban presentes los colocó a la derecha, p e r o j u n t o a sí tenía a Derdas, para q u e estuviera allí p r e s e n t e con gusto. Cuan- 41 do los enemigos vinieron a colocarse en formación enfrente al pie de la muralla, sus caballeros se concentraron y atacaron a los laconios y beocios. A Policarmo, el hiparco lacedemonio, lo arrojaron del caballo y le ocasionaron muchísimas heridas cuando ya yacía en el suelo, a otros los m a t a r o n y, p o r fin, hicieron retroceder a la caballería colocada en el ala derecha. Una vez q u e los caballeros se pusieron en f u g a , también retrocedió la infantería, q u e venía a continuación de ellos, y el ejército entero habría corrido el riesgo d e ser d e r r o t a d o si Derdas, con su caballería, no se hubiera lanzado i n m e d i a t a m e n t e hacia las puertas de los olintios. También acudió Teleutias con los suyos en formación. Cuando los caballeros olintios se die- 42 ron cuenta de esto, por temor a q u e d a r apartados d e las puertas, se volvieron y retrocedieron a t o d a prisa. E n t o n ces Derdas les m a t ó a muchísimos caballeros c u a n d o pasaban a su lado. También se retiró la infantería de los olintios hacia la ciudad. P e r o n o murieron muchos d e ellos, p o r q u e la muralla estaba cerca. Erigido u n t r o f e o , 43 Teleutias, al retirarse como vencedor, cortó los árboles. Después d e esta campaña, ocurrida d u r a n t e el verano, dispersó el ejército macedónico y el d e Derdas. N o obstante, con m u c h a frecuencia seguían los olintios haciendo incursiones contra las ciudades aliadas de los lacedemonios, a las q u e saqueaban y m a t a b a n a sus h o m b r e s . A la llegada de la primavera, los caballeros olintios, 3,1 q u e eran aproximadamente seiscientos, habían hecho una 381 incursión sobre Apolonia en mitad del día y, después d e dispersarse, se dedicaron a devastarla. Precisamente ese día, D e r d a s había venido con su caballería y estaba tomando el almuerzo en Apolonia. Al ver la incursión, se m a n t u v o quieto, pero con los caballos preparados y los caballeros en armas. Cuando ya los olintios avanzaban m u y seguros d e sí mismos hasta las afueras de la ciudad

186

Helénicas. Libro V,3,l

Helénicas. Libro V,3,6

187 381

381 y h a s t a las p u e r t a s m i s m a s , e n t o n c e s salió a su e n c u e n t r o con sus h o m b r e s e n f o r m a c i ó n . N a d a m á s verlo, se lan2 z a r o n a la f u g a . P e r o él, u n a vez q u e los hizo r e t r o c e d e r , n o d e j ó de perseguirlos, d a n d o m u e r t e a sus h o m b r e s a lo largo de n o v e n t a e s t a d i o s hasta q u e llegó a la m i s m a m u r a l l a d e los olintios. Se decía q u e D e r d a s había m a t a d o en esta ocasión a l r e d e d o r d e o c h e n t a jinetes. D e s p u é s , los e n e m i g o s se e s t u v i e r o n m á s b i e n e n c e r r a d o s en sus m u r o s y sólo u n a p e q u e ñ a p o r c i ó n del t e r r i t o r i o la t r a b a j a b a n 3 e n t e r a m e n t e . Al pasar el t i e m p o , y d e s p u é s d e h a b e r hec h o T e l e u t í a s u n a e x p e d i c i ó n contra la ciudad d e los olintios, e n la q u e se d e d i c a b a a d e s t r u i r t o d o árbol q u e q u e d a r a en pie y lo q u e e s t a b a l a b r a d o p o r los enemigos, salió la caballería olintia con u n paso lento, a t r a v e s ó el río q u e pasa por la c i u d a d , para seguir a v a n z a n d o tranq u i l a m e n t e hacia el e j é r c i t o c o n t r a r i o . E n el m o m e n t o e n q u e los vio Teleutias, i r r i t a d o por su audacia, i n m e d i a t a m e n t e o r d e n ó a T l e m ó n i d a s , el jefe d e los peltastas, q u e 4 se dirigiera hacia ellos a la carrera. L o s olintios, al ver q u e los peltastas se acercaban a la c a r r e r a , se d i e r o n la v u e l t a , retrocedieron t r a n q u i l o s y atravesaron d e n u e v o el río. L o s o t r o s los siguieron con toda osadía y, c o m o si ellos los h u b i e r a n p u e s t o e n f u g a , lo atravesaron d e t r á s p a r a c o n t i n u a r la p e r s e c u c i ó n . E n t o n c e s , los caballeros olintios, c u a n d o ya les p a r e c i ó q u e los q u e h a b í a n atrav e s a d o el río eran fáciles d e p r e n d e r , se d i e r o n la vuelta, cayeron sobre ellos y m a t a r o n al m i s m o T l e m ó n i d a s y, 5 d e los d e m á s , a m á s d e cien. C u a n d o Teleutias v i o lo q u e sucedía, irritado, t o m ó las a r m a s , r á p i d a m e n t e se p u s o al f r e n t e de los h o p l i t a s y o r d e n ó a los peltastas y a los jinetes q u e n o los d e j a r a n d e perseguir. Igual q u e m u c h o s o t r o s q u e llegaron e n su persecución m á s cerca d e la muralla d e lo o p o r t u n o t u v i e r o n q u e volverse d e mala man e r a , así también les o c u r r i ó a ellos, p u e s , c o m o recibían los d i s p a r o s desde las t o r r e s , se vieron obligados a volver 6 d e m o d o t u m u l t u o s o y a p r o t e g e r s e d e los d a r d o s . E n esto, los olintios sacaron f u e r a a los jinetes con el apoyo d e los peltastas. P o r íin, t a m b i é n los hoplitas salieron a la c a r r e r a y cayeron s o b r e la falange, q u e ya se e n c o n t r a b a

en e s t a d o d e agitación, T e l e u t i a s m u r i ó entonces e n el c o m b a t e . A n t e ello, i n m e d i a t a m e n t e los suyos se r e t i r a r o n y n a d i e p e r m a n e c i ó ya firme, sino q u e h u y e r o n t o d o s , unos en dirección a E s p a r t ó l e , o t r o s a A c a n t o , o t r o s hacia Apolonia, y la m a y o r í a hacia P o t i d e a , C o m o cada u n o huía p o r u n sitio d i f e r e n t e , así los e n e m i g o s t a m b i é n se pusieron a perseguirlos todos ellos e n d i f e r e n t e s direcciones, y a n i q u i l a r o n a m u c h í s i m o s h o m b r e s y t o d o lo q u e había d e ú t i l d e n t r o del ejército. C o n v i e n e q u e , a p a r t i r d e sucesos c o m o éste, [ c o m o ] yo digo, los h o m b r e s se e d u q u e n m e j o r y n o castiguen p o r ira n i siquiera a los esclavos p u e s m u c h a s veces los amos irritados s u f r e n mayores males d e los q u e causan. P u e s b i e n , dejarse llevar con los c o n t r i n c a n t e s p o r la ira y n o p o r la reflexión es u n e r r o r t o t a l . La ira es i m p r e visible y la reflexión mira n o sólo q u e n o se sufra n i n g ú n m a l , sino t a m b i é n c ó m o p r o c u r a r algún d a ñ o a los enemigos, A los lacedemonios, c u a n d o se e n t e r a r o n del suceso, e n sus deliberaciones les pareció q u e había q u e enviar u n a f u e r z a n o p e q u e ñ a para q u e la confianza de los q u e h a b í a n vencido se apagara y n o se convirtiera e n i n ú t i l lo q u e se había hecho. C o n e s t e p e n s a m i e n t o , e n v í a n c o m o jefe al rey Agesípolis, y con él treinta espartiatas, c o m o Agesilao e n Asia, M u c h o s d e los periecos n o b l e s los a c o m p a ñ a b a n voluntarianriente, así c o m o e x t r a n j e r o s de los llamados «criados» " y b a s t a r d o s d e los espartiatas, de m u y b u e n aspecto y n o a j e n o s a las v e n t a j a s d e la ciudad T a m b i é n se u n i e r o n v o l u n t a r i o s de las ciu' Según el texto de Stephanus, señalado por Marchant en el aparato crítico, y admitido por Brownson y Hatzfeld: «digo que, a partir de tales sucesos, los hombres aprenden mejor que no conviene castigar por ira ni siquiera a los esclavos», " Venidos todavía niños y que han recibido la educación espartana. Su situación jurídica permanece ajena a la ciudadanía plena, pero parecen disfrutar de derechos a los que no acceden los extranjeros propiamente dichos. " Q)mo bastardos, quedan fuera de los derechos propios del ciudadano, aunque tal vez se beneficiaran del sistemi educativo y de algún otro privilegio reservado a los hijos legítimos.

200

Helénicas. Libro V.4,37

f: Helénicas. Libro V,4,41

201 381

381 dades aliadas, caballeros d e los tesalios, q u e deseaban ser conocidos por Agesípolis, y Amintas y D e r d a s con más e n t u s i a s m o q u e antes todavía. Con esto contaba Agesípolis c u a n d o partió hacia O l i n t o . 10 Los fliasios, elogiados p o r Agesípolis p o r q u e rápidam e n t e le habían d a d o m u c h o dinero para la expedición, con el pensamiento de q u e si Agesípolis estaba fuera no saldría hacia ellos Agesilao, ni debería d e ocurrir que a m b o s reyes estuvieran al mismo tiempo lejos de Esparta, tenían la audacia d e n o poner en práctica nada de lo d e b i d o a los repatriados. E f e c d v a m e n t e , los exiliados consideraban justo q u e los bienes en disputa se dirimieran en u n jurado equilibrado, p e r o ellos los forzaban a som e t e r s e a juicio en la misma ciudad y, c u a n d o los repatriados p r e g u n t a b a n q u é clase de justicia era esa d o n d e los q u e habían cometido el delito se convertían en los 11 jueces, n o les prestaban atención. P o r eso precisamente llegaron a Lacedemonia los repatriados para hacer acusasaciones contra su ciudad, y los acompañaban otros de los d e casa, para confirmar q u e a muchos de los ciudadanos n o les parecía q u e los estuvieran t r a t a n d o con justicia. I r r i t a d o con ellos, la ciudad de los fliasios m u l t ó a todos cuantos f u e r o n a Lacedemonia sin haberlos enviado 12 ella. Los condenados d u d a b a n en volver a casa y, mientras esperaban, enseñaron q u e los q u e habían cometido esta violencia eran los m i s m o s q u e los expulsaron a ellos y rechazaron a los lacedemonios. Estos eran también los q u e h a b í a n c o m p r a d o sus propiedades y usaban la violencia para n o devolverlas, y asimismo eran ellos los q u e ahora habían conseguido q u e los castigaran p o r haber ido a Lacedemonia, para q u e en adelante nadie se atreviera a 13 ir a m o s t r a r lo que sucedía en la ciudad. C o m o en realidad parecía que los fliasios se c o m p o r t a b a n con desmesura, los é f o r o s decretaron una movilización contra ellos. E s t o n o le p r o d u j o contrariedad a Agesilao, pues los huéspedes d e su padre A r q u i d a m o eran los de P o d á n e m o , q u e entonces estaban e n t r e los repatriados, y los suyos eran 14 los d e Proeles, el hijo d e Hipónico. C o m o , al serle favorables los rituales de paso, p a r t i ó sin esperar más, muchas

embajadas empezaron a venir a su e n c u e n t r o y a darle dinero, para ver si así n o llevaba a cabo la invasión. P e r o él contestó q u e n o la llevaba a cabo con la intención d e cometer injusticia, sino para acudir en ayuda d e quienes eran víctimas d e ella. Finalmente decían q u e estaban dispuestos a cualquier cosa, p e r o pedían q u e no realizara la invasión. A su vez, les respondía q u e n o confiaba en sus palabras, pues ya antes habían m e n t i d o , y dijo q u e necesitaba algún hecho digno de confianza. C u a n d o le preguntaban cuál pcxlría ser, de n u e v o contestó: « L o m i s m o que hicisteis antes, y n o fuisteis v í c d m a s d e ninguna injusticia por nuestra p a r t e . » Se t r a t a b a de entregar la aerópolis. C o m o e s t o n o querían hacerlo, e n t r ó en su territorio, i n m e d i a t a m e n t e los rodeó con u n m u r o y les p u s o sitio. Muchos lacedemonios decían q u e , por culpa d e unos pocos h o m b r e s , odiarían a la ciudad más de cinco mil y, en efecto, para q u e f u e r a evidente, los fliasios celebraban sus asamlileas a la vista de los d e f u e r a . N o o b s t a n t e , Agesilao, a n t e esto, ideó otra cosa. Cada vez q u e salía alguno, o p o r amistad o p o r parentesco con los exiliados, a cuantos quisieran ejercitarse, les enseñaba a disponer sus propias comidas comunes y a a p o r t a r lo suficiente para el aprovisionamiento. O r d e n a b a q u e se les proporcionaran armas a todos y q u e n o d u d a r a n en t o m a r prestado dinero para ello. Resultó q u e se sometieron a esto más de mil h o m b r e s , q u e tenían su cuerpo en perfecta forma, bien disciplinados y m u y bien armados, d e m o d o q u e al final los lacedemonios dijeron q u e necesitaban tales compañeros d e campaña.

15

16

17

Mientras Agesilao estaba en estos asuntos, p o r su par- 18 te Agesípolis avanzó i n m e d i a t a m e n t e desde Macedonia 380 y dispuso las armas ante la ciudad d e los olintios. C o m o nadie le salía al e n c u e n t r o , entonces se dedicó a devastar lo q u e q u e d a b a en O l i n t i a y a ir a d e s t r u i r la cosecha d e las ciudades aliadas. Así, atacó T o r o n a y la t o m ó p o r la fuerza. C u a n d o estaba dedicado a esto, en el centro del 19 verano, lo d o m i n ó una ardiente fiebre, Hacía poco q u e había visto el santuario de Dioniso en Afites y ahora se apoderó de él la nostalgia de sus rincones u m b r í o s , de

226

Helénicas. Libro VI,4,3

Helénicas. LibroVI,4,7227 d e F l i u n t e . L u e g o c o n c e d i ó la t r e g u a p a r a la e m b a j a d a . 379 C o n u n a vigilancia a ú n m á s f u e r t e q u e a n t e s , p u s o a t e n ción p a r a q u e n o saliera n i n g u n o d e los d e la c i u d a d . Sin e m b a r g o , a p e s a r d e t o d o , p o r l o m e n o s Delfión y u n esclavo e s t i g m a t i z a d o que había robado muchas armas d e los s i t i a d o r e s , e s c a p a r o n d e n o c h e . C u a n d o v i n i e r o n d e 25 L a c e d e m o n i a c o n el a n u n c i o d e q u e la c i u d a d p o n í a e n m a n o s d e A g e s i l a o q u e decidiera s o b r e los a s u n t o s d e F l i u n t e d e a c u e r d o c o n su p a r e c e r , A g e s i l a o decidió d e e s t e m o d o : q u e c i n c u e n t a h o m b r e s d e los r e p a t r i a d o s y cinc u e n t a d e los d e l i n t e r i o r , en p r i m e r l u g a r , d e t e r m i n a r a n q u i é n , en la c i u d a d , era j u s t o q u e viviera y q u i é n e r a j u s t o q u e m u r i e r a . L u e g o , q u e se establecieran leyes p o r las cuaies se g o b e r n a r í a n . H a s t a q u e p u s i e r a n en p r á c t i c a tales decisiones, d e j ó u n a g u a r n i c i ó n y la paga d e seis m e s e s p a r a ella. D e s p u é s d e hacer e s t o , d e s p i d i ó a los aliados y d e v o l v i ó a la patria al c o n t i n g e n t e d e ciudad a n o s . Así se a c a b a r o n los a s u n t o s d e F l i u n t e en u n a ñ o y o c h o meses. P o l i b í a d e s , c o m o los o l i n t i o s e s t a b a n en u n a s i t u a c i ó n 26 t o t a l m e n t e i n s o p o r t a b l e p o r el h a m b r e , p o r q u e n o recogían a l i m e n t o s d e la tierra ni se lo llevaban p o r m a r , los obligó a e n v i a r a L a c e d e m o n i a u n a e m b a j a d a a t r a t a r d e la paz. L o s q u e f u e r o n c o m o e m b a j a d o r e s p l e n i p o t e n c i a rios fijaron a c u e r d o s p a r a c o n s i d e r a r a m i g o o e n e m i g o a los m i s m o s q u e los l a c e d e m o n i o s , a c o m p a ñ a r l o s a d o n d e los llevaran y ser sus aliados. T r a s j u r a r q u e e s t o q u e d a ría así, r e g r e s a r o n a casa. C o m o las cosas m a r c h a b a n b i e n p a r a los l a c e d e m o n i o s , 27 d e tal m o d o q u e los t e b a n o s y los d e m á s beocios e s t a b a n t o t a l m e n t e e n sus m a n o s , los c o r i n t i o s se h a b í a n h e c h o m u y fieles, los a r g i v o s se h a b í a n h u m i l l a d o p o r q u e ya n o les era d e n i n g u n a u t i l i d a d el p r e t e x t o d e los m e s e s y los atenienses se h a b í a n q u e d a d o aislados, castigados además los aliados q u e les h a b í a n s i d o h o s t i l e s , ya les parecía " Stigmaiias: esclavo marcado con hierro al rojo vivo con motivo de algún castigo. " Explicación considerada interpolada por Hatzfeld, de acuerdo con Schafer.

580

sus a g u a s r e s p l a n d e c i e n t e s y frías. Allí lo l l e v a r o n todavía v i v o , p e r o al s é p t i m o d í a d e s p u é s d e caer e n f e r m o m u r i ó f u e r a d e l s a n t u a r i o . C o l o c a d o e n miel y t r a n s p o r t a d o a la p a t r i a , o b t u v o la s e p u l t u r a real. 20 A g e s i l a o , c u a n d o o y ó la noticia, n o se alegró, c o m o p o d r í a p e n s a r alguien, p o r el h e c h o d e q u e f u e r a su rival, sino q u e lloró y e c h ó d e m e n o s su c o m p a ñ í a . P u e s , c o m o reyes, h a b i t a b a n e n la m i s m a t i e n d a c u a n d o e s t a b a n en casa. A d e m á s , Agesípolis era el h o m b r e a d e c u a d o p a r a c o m p a r t i r c o n Agesilao las c o n v e r s a c i o n e s p r o p i a s d e la j u v e n t u d , la caza, la hípica y los j ó v e n e s a m a n t e s . Adem á s d e eso, l o r e s p e t a b a d e n t r o d e la v i d a e n c o m ú n , c o m o es n a t u r a l p o r ser el m á s viejo. Lx)s l a c e d e m o n i o s , e n t o n c e s , e n v i a r o n en su l u g a r a O l i n t o c o m o h a r m o s t a a Polibíades.

21 A g e s i l a o h a b í a s u p e r a d o ya el p l a z o p a r a el q u e se de379 cía q u e h a b í a t r i g o e n F l i u n t e . E n e f e c t o , tan d i f e r e n t e p u e d e ser la c o n t i n e n c i a d e la gula q u e los fliasios h a b í a n v o t a d o c o n s u m i r la m i t a d d e l t r i g o q u e a n t e s y , al hacerlo así, f u e r o n capaces d e resistir sitiados el d o b l e d e t i e m p o 22 d e l q u e era n a t u r a l . H a y veces e n q u e la audacia difiere t a n t o d e la cobardía q u e u n tal D e l f i ó n , q u e gozaba d e b r i l l a n t e f a m a , d e s p u é s d e t o m a r consigo t r e s c i e n t o s h o m b r e s d e los fliasios, f u e capaz d e o p o n e r s e a los q u e querían h a c e r la paz, f u e capaz t a m b i é n d e e n c e r r a r y d e t e n e r b a j o vigilancia a a q u e l l o s en los q u e n o t e n í a confianza, y p u d o obligar a la m a s a a a c u d i r a las g u a r d i a s y , al h a c e r la r o n d a , c o n s e g u i r q u e t o d o s f u e r a n d e su confianza. M u c h a s veces, c o n los q u e t e n í a c o n s i g o , salía c o r r i e n d o y a p a r t a b a a los g u a r d i a n e s p o r u n o u o t r o lu23 gar d e l círculo q u e los r o d e a b a . P e r o c u a n d o e s t o s elegid o s , p o r m u c h o q u e b u s c a b a n , n o e n c o n t r a b a n trigo e n la c i u d a d , e n t o n c e s e n v i a r o n u n m e n s a j e a A g e s ü a o a p e d i r l e q u e les c o n c e d i e r a u n a t r e g u a p a r a ir en e m b a j a d a a L a c e d e m o n i a , p u e s d e c í a n q u e les h a b í a p a r e c i d o bien dirigirse a las a u t o r i d a d e s d e los l a c e d e m o n i o s p a r a q u e hicieran lo que quisieran. Irritado porque prescindían de su a u t o r i d a d , m a n d ó u n m e n s a j e a sus a m i g o s d e la ciud a d y c o n s i g u i ó q u e se d e j a r a n e n sus m a n o s los a s u n t o s

24

200

Helénicas. Libro V.4,37

f: Helénicas. Libro V,4,41

201 379

379 q u e en t o d o s los aspectos su p o d e r estaba p e r f e c t a y firm e m e n t e establecido. 4,1 C u a l q u i e r a p o d r í a d a r m u c h o s e j e m p l o s m á s , t a n t o griegos c o m o b á r b a r o s , d e c ó m o los dioses n o se olvidan ni d e los impíos ni d e los sacrilegos, p e r o ahora voy yo a c o n t a r el q u e tengo d e l a n t e . E n efecto, los lacedemonios, q u e , a pesar d e h a b e r j u r a d o dejar a u t ó n o m a s las ciudades, o c u p a r o n luego la acrópolis d e T e b a s , recibieron su castigo exclusivamente d e p a r t e de los m i s m o s q u e habían sido víctimas de su injusticia, y eso q u e ellos a n t e s nunca h a b í a n sido d o m i n a d o s p o r n i n g u n o d e los h o m b r e s . G ) n respecto a los c i u d a d a n o s q u e los i n t r o d u j e r o n en la acrópolis y q u e deseaban esclavizar la ciudad a los lacedemonios p a r a p o d e r tiranizarla ellos m i s m o s , b a s t a r o n para d e r r o c a r su g o b i e r n o sólo siete d e los exiliados. V o y a c o n t a r c ó m o sucedió esto. 2 H a b í a u n tal Fílidas, s e c r e t a r i o d e los p o l e m a r c o s q u e g o b e r n a b a n con A r q u i a s , q u e al parecer p r e s t a b a siempre excelentes servicios, p e r o u n a vez q u e v i n o a A t e n a s p o r algún a s u n t o , se r e u n i ó c o n él M e l ó n , c o n o c i d o suyo d e s d e a n t e s , q u e ahora se e n c o n t r a b a e n t r e los exiliados en A t e n a s y, al p r e g u n t a r l e p o r el g o b i e r n o d e A r q u i a s el p o l e m a r c o y p o r la t i r a n í a d e Filipo, se d i o cuenta d e q u e o d i a b a la situación p a t r i a m á s aún q u e él, p o r lo q u e se p r e s t a r o n fidelidad y se pusieron d e a c u e r d o sobre los detalles. E n consecuencia. M e l ó n r e u n i ó a los seis exiliados d e m á s confianza a r m a d o s e x c l u s i v a m e n t e con puñales y, c o m o p r i m e r a m e d i d a , se dirigió d e n o c h e hacia el t e r r i t o r i o . L u e g o , d e s p u é s d e pasar el día e n u n lugar d e s i e r t o , m a r c h a r o n hacia las p u e r t a s , c o m o si regresaran del c a m p o p r e c i s a m e n t e c u a n d o los ú l t i m o s volvían d e las tareas. U n a vez q u e e n t r a r o n en la c i u d a d , pasaron aquella n o c h e en casa d e u n tal C a r ó n , d o n d e t a m b i é n p a s a r o n el día siguiente. Fílidas, a la sazón, en el m o m e n to d e celebrar las A f r o d i s i a s se o c u p a b a d e t o d o s los a s u n t o s d e los p o l e m a r c o s q u e salían d e sus cargos, p o r Fiestas en honor de Afrodita que, en Tebas, se celebraban en el mes de diciembre.

3

lo que, a p r o v e c h a n d o q u e h a b í a p r o m e t i d o hacía t i e m p o llevarles las m u j e r e s más e s p l é n d i d a s y h e r m o s a s d e Tebas, d i j o q u e e n t o n c e s era la ocasión d e llevárselas. E l l o s , como eran así, e s p e r a b a n p a s a r la n o c h e m u y agradablemente. C u a n d o h u b i e r o n c e n a d o y, gracias a su colaboración, se habían e m b o r r a c h a d o r á p i d a m e n t e , al recibir la orden d e t r a e r a las h e t e r a s salió y t r a j o a los d e Melón, tres vestidos c o m o señoras y los o t r o s c o m o siervas. Los i n t r o d u j o h a s t a la a n t e d e s p e n s a del p o l e m a r q u e o y él volvió a decirles a los d e A r q u i a s q u e las m u j e r e s se negaban a e n t r a r si había d e n t r o algún sirviente. E n t o n ces o r d e n a r o n salir a todos r á p i d a m e n t e , y Fílidas les d i o vino y los d e j ó ir a la v i v i e n d a d e u n o d e los servidores. Luego i n t r o d u j o a las h e t e r a s y las s e n t ó j u n t o a cada u n o de ellos. E l a c u e r d o era q u e , c u a n d o estuvieran s e n t a d o s , los golpearían n a d a m á s d e s c u b r i r s e . U n o s dicen q u e ellos m u r i e r o n así y o t r o s q u e los d e M e l ó n e n t r a r o n c o m o comastas y m a t a r o n a los p o l e m a r c o s . Fílidas t o m ó luego a tres d e aquéllos y se dirigió a casa d e L e o n t í a d a s . G o l p e ó la p u e r t a y d i j o q u e q u e r í a a n u n c i a r algo d e p a r t e de los p o l e m a r c o s . E l p r e c i s a m e n t e se había r e t i r a d o a t u m b a r s e d e s p u é s d e la c e n a y su m u j e r t r a b a j a b a la lana sentada a su l a d o . C o m o c o n s i d e r a b a a Fílidas h o m b r e de confianza, le d i j o q u e e n t r a r a . U n a vez d e n t r o , a él l o m a t a r o n y a su m u j e r la a s u s t a r o n p a r a q u e g u a r d a r a silencio. A l salir le d i j e r o n q u e la p u e r t a estuviera c e r r a d a y la a m e n a z a r o n con q u e , si la e n c o n t r a b a n abierta, matarían a t o d o s los d e la casa.

5

6

7

4

H e c h o e s t o , Fílidas, con d o s d e los h o m b r e s , f u e a la 8 prisión y d i j o al carcelero q u e traía a u n o p a r a e n c e r r a r d e p a r t e d e los p o l e m a r c o s . C u a n d o abrió, al p u n t o lo m a t a r o n y l i b e r a r o n a los p r i s i o n e r o s . A éstos e n seguida los a r m a r o n con las armas q u e cogieron del p ó r t i c o , los Este tipo de cortesana ejercía su profesión y estaba situada más alta en la escala social que la porné, encerrada en casas de prostitución. " En principio, miembros del Komos, o séquito que participaba en el culto de Dioniso. Como derivación, simple juerguista.

194

Helénicas. Libio V,4,8

Helénicas. Libro V,4,13

195 379 13

379 l l e v a r o n al A n f e o " y les d i j e r o n q u e t u v i e r a n las armas 9 d i s p u e s t a s . Luego, i n m e d i a t a m e n t e , a n u n c i a r o n que ten í a n q u e salir t o d o s los t e b a n o s , caballeros y hoplitas, p u e s h a b í a n m u e r t o los t i r a n o s . Los c i u d a d a n o s , mientras era d e noche, p e r m a n e c í a n desconfiados. P e r o cuando llegó el día y f u e p a t e n t e lo sucedido, r á p i d a m e n t e acud i e r o n los hoplitas y los caballeros con s u s armas. Los q u e se h a b í a n r e p a t r i a d o e n v i a r o n jinetes a buscar a los d o s e s t r a t e g o s atenienses q u e e s t a b a n e n las f r o n t e r a s . Al c o n o c e r el a s u n t o p o r el q u e los h a b í a n e n v i a d o , acud i e r o n e n su ayuda 10 E l h a r m o s t a d e la acrópolis, c u a n d o s i n t i ó la proclama nocturna, inmediatamente m a n d ó a buscar ayuda a Platea y T e s p i a s . Al e n t e r a r s e los caballeros d e los tebanos d e q u e v e n í a n los d e P l a t e a , les salieron al e n c u e n t r o y mat a r o n a m á s d e veinte. C u a n d o v o l v i e r o n a e n t r a r después d e h a b e r hecho e s t o , y se h a b í a n p r e s e n t a d o ya los atenienses d e las f r o n t e r a s , se lanzaron hacia la acrópolis.

11 C o m o los d e la acrópolis f u e r o n conscientes d e q u e eran p o c o s y vieron el e n t u s i a s m o d e todos los q u e se acercab a n , d e b i d o a q u e los h e r a l d o s a n u n c i a b a n g r a n d e s prom e s a s p a r a los p r i m e r o s q u e llegaran, a s u s t a d o s p o r t o d o e s t o , d i j e r o n q u e se irían si les d a b a n s e g u r i d a d de p o d e r salir c o n las a r m a s . Los o t r o s les d i e r o n con g u s t o lo q u e p e d í a n , hicieron libaciones, j u r a r o n s o b r e ellas y los de12 j a r o n ir. P e r o al salir, a c u a n t o s reconocían específicam e n t e c o m o a d v e r s a r i o s , los a p r e s a b a n y los m a t a b a n . H u b o algunos q u e , gracias a los a t e n i e n s e s q u e h a b í a n a c u d i d o d e las f r o n t e r a s , e s c a p a r o n y se p u s i e r o n a salvo. P e r o los t e b a n o s , incluso a los hijos d e los m u e r t o s , cuand o los h a b í a , los a p r e s a b a n y los desgoUaban. " Templo dedicado al héroe Anfión, fundador de Tebas, según algunas versiones. ' ' En las mismas fuentes, no hay acuerdo sobre si contaban o no con el apoyo oficial de la ciudad. " «acudieron en su ayuda»; hipótesis de Dobrée, recogida con reservas en la traducción de Brownson y en el aparato crítico de Hatzfeld, que prefiere conservar la laguna.

D e s d e q u e se e n t e r a r o n d e e s t o , los l a c e d e m o n i o s , al h a r m o s t a q u e h a b í a a b a n d o n a d o la acrópolis y n o h a b í a e s p e r a d o las t r o p a s d e r e f r e s c o , lo m a t a r o n y d e c r e t a r o n una movilización c o n t r a los t e b a n o s . A g e s i l a o d e c l a r ó entonces q u e ya h a b í a s o b r e p a s a d o los c u a r e n t a a ñ o s d e s e r v i d o y, d e igual m o d o q u e p a r a los d e m á s d e su e d a d ya n o h a b í a obligación d e salir a c o m b a t i r f u e r a d e su tierra, así t a m b i é n señaló q u e p a r a los reyes existía la misma n o r m a , y c o n esta declaración ya n o t o m ó p a r t e en la c a m p a ñ a . E n realidad, n o se q u e d a b a p o r esta razón, sino p o r q u e sabía b i e n q u e , si se p o n í a al f r e n t e del ejército, los c i u d a d a n o s d i r í a n q u e Agesilao, p a r a acudir e n auxilio d e los t i r a n o s , c a u s a b a p r o b l e m a s a la ciudad. Así p u e s , d e j a b a q u e d e c i d i e r a n lo q u e q u i s i e r a n acerca d e estas cosas. Los é f o r o s , i n f o r m a d o s p o r los q u e habían sido o b j e t o d e expulsión, d e s p u é s d e la m a t a n z a d e T e b a s , c u a n d o ya era p l e n o i n v i e r n o , e n v i a r o n a C l e ó m b r o t o , q u e e n t o n c e s p o r p r i m e r a vez a c t u a b a c o m o j e f e . P u e s b i e n . C a b r i a s , c o n p e l t a s t a s d e los atenienses, vigilaba el c a m i n o p o r E l é u t e r a s , p e r o C l e ó m b r o t o s u b i ó p o r el q u e lleva a P l a t e a . E n su a v a n c e , los p e l t a s t a s se enc o n t r a r o n c o n q u e sobre la c i m a m o n t a b a n g u a r d i a los liberados d e la p r i s i ó n , q u e e r a n a p r o x i m a d a m e n t e c i e n t o c i n c u e n t a . A t o d o s éstos, salvo q u e escapara a l g u n o , los m a t a r o n los p e l t a s t a s . E l b a j ó hacia P l a t e a , q u e t o d a v í a era a m i g a . C u a n d o llegó a T e s p i a s , d e aUí p a r t i ó hacia Cinoscéfalas, q u e era d e los t e b a n o s , y a c a m p ó . D e s p u é s d e p e r m a n e c e r e n ese lugar a l r e d e d o r d e dieciséis d í a s , regresó d e n u e v o a Tespias, d o n d e d e j ó c o m o h a r m o s t a a E s f o d r i a s y la tercera p a r t e d e cada u n o d e los aliados. Le e n t r e g ó t o d o el d i n e r o q u e traía d e casa y le e n c a r g ó q u e reclutara u n ejército m e r c e n a r i o . E s f o d r i a s así lo hizo. C l e ó m b r o t o llevó a sus s o l d a d o s a casa p o r el camin o d e Creusis sin q u e ni siquiera s u p i e r a n b i e n si h a b í a paz o g u e r r a c o n los t e b a n o s , p u e s h a b í a llevado el ejército h a s t a el t e r r i t o r i o s d e T e b a s , p e r o regresó d e s p u é s d e h a b e r c a u s a d o t a n poco d a ñ o c o m o p u d o . A l v o l v e r , se p r o d u j o u n f u e r t e v i e n t o , q u e a l g u n o s veían c o m o u n presagio significativo d e los sucesos f u t u r o s , p u e s su vio-

14

15

16

17

200

Helénicas. Libro V.4,37

f: Helénicas. LibroV,4,4120

1 378

(79 lencia f u e tal q u e , a d e m á s d e m o s t r a r s e d e o t r o s m u c h o s m o d o s , c u a n d o s u p e r a b a n con su ejército desde Creusis el m o n t e q u e d o m i n a el m a r , p r e c i p i t ó desde lo a l t o muchos a s n o s con sus cargas y m u c h a s a r m a s q u e h a b í a n sido 18 r e q u i s a d a s las a r r o j ó al m a r . F i n a l m e n t e , m u c h o s , q u e n o p o d í a n avanzar c o n sus a r m a s , las d e j a r o n e n u n o u o t r o p u n t o d e la cima d e s p u é s d e llenar de p i e d r a s sus e s c u d o s vueltos hacia a r r i b a . E n t o n c e s , en E g ó s t e n a , d e la M e g á r i d e , cenaron c o m o p u d i e r o n y, al día siguiente, v i n i e r o n a recoger las a r m a s . D e s p u é s ya cada u n o regresó a su casa, p u e s C l e ó m b r o t o los d e j ó ir. 19 L o s atenienses, ai ver la f u e r z a d e los lacedemonios y q u e e n C o r i n t o ya n o h a b í a g u e r r a , sino q u e ahora los lacedemonios pasaban p o r el Atica p a r a invadir T e b a s , d e tal m o d o se a s u s t a r o n q u e , a los d o s estrategos q u e e s t a b a n en el secreto del l e v a n t a m i e n t o d e M e l ó n contra los d e Leontíades, los s o m e t i e r o n a juicio y a u n o lo mat a r o n y al o t r o , c o m o n o se p r e s e n t ó , lo d e s t e r r a r o n . 20 L o s t e b a n o s , p o r su p a r t e , t a m b i é n a s u s t a d o s d e q u e Í78 n i n g ú n o t r o más q u e ellos hiciera la g u e r r a a los lacedem o n i o s , e n c o n t r a r o n la s i g u i e n t e e s t r a t a g e m a . Persuadier o n a E s f o d r i a s , el h a r m o s t a d e Tespias, p o r m e d i o d e d i n e r o , según se s o s p e c h a b a , d e q u e invadiera el Atica, con la intención d e e m p u j a r a los atenienses a hacer la g u e r r a a los l a c e d e m o n i o s . E l se d e j ó convencer y, con la aspiración d e a p o d e r a r s e del P i r e o p o r q u e n o estaba c e r r a d o con p u e r t a s , h i z o q u e los soldados cenaran temp r a n o y los llevó d e s d e T e s p i a s , con la p r o m e s a d e q u e 21 a n t e s del amanecer llegarían h a s t a el P i r e o . P e r o al día s i g u i e n t e se p r e s e n t ó e n T r í a , y e n t o n c e s n o hizo nada para p a s a r d e s a p e r c i b i d o , sino q u e , c u a n d o se d i o la vuelta, se dedicó a r o b a r g a n a d o y q u e m a r casas. N a t u r a l m e n t e , algunos d e los q u e se e n c o n t r a b a n con ellos de n o c h e salieron h u y e n d o hacia la c i u d a d y a n u n c i a r o n a los atenienses q u e se acercaba u n gran ejército. T a n t o caballeros c o m o h o p l i t a s se a r m a r o n r á p i d a m e n t e y se 22 p u s i e r o n a hacer la g u a r d i a d e la c i u d a d . Se d i o el caso d e q u e e s t a b a n c o m o e m b a j a d o r e s d e los lacedemonios e n A t e n a s , e n casa d e Calías el p r ó x e n o , E t í m o c l e s , Aris-

tóloco y Ocilo. L o s atenienses, c u a n d o recibieron noticias del episodio, los a p r e s a r o n y les p u s i e r o n vigilancia, c o m o si t a m b i é n f u e r a n partícipes d e la e s t r a t a g e m a . P e r o realm e n t e estaban s o r p r e n d i d o s a n t e el suceso y se d e f e n d í a n con el a r g u m e n t o d e q u e , de h a b e r sabido q u e proyectaban atacar el P i r e o , n o iban a ser t a n insensatos c o m o para ofrecerse ellos a m o d o d e fáciles presas, y e n c i m a e n casa d e l p r ó x e n o , d o n d e r á p i d a m e n t e los h a b r í a n enc o n t r a d o . A d e m á s , decían q u e incluso q u e d a r í a claro p a r a los atenienses q u e n i siquiera la c i u d a d de los lacedemonios era cómplice d e este a s u n t o . C o n respecto a E s f o drias, afirmaron q u e , con t o d a s e g u r i d a d , tendrían información d e q u e h a b í a perecido a m a n o s d e la ciudad. Así, s o m e t i d o s a juicio, se e s t i m ó q u e n o sabían n a d a y los d e j a r o n libres. L o s c f o r o s l l a m a r o n a E s f o d r i a s , p a r a quien p r o p o n í a n la p e n a d e m u e r t e . P e r o él, p o r m i e d o , n o se p r e s e n t ó . Y sin e m b a r g o , a u n q u e n o se p r e s e n t ó al juicio, f u e absuelto. A m u c h o s les pareció éste el juicio q u e se resolvió del m o d o m á s i n j u s t o e n L a c e d e m o n i a . La causa f u e la siguiente. H i j o d e E s f o d r i a s era C l e ó n i m o , q u é estaba j u s t a m e n t e al final d e la e d a d infantil y e r a , al m i s m o t i e m p o , el más h e r m o s o y el más p r e s t i g i o s o d e los de su e d a d . P r e c i s a m e n t e se e n a m o r ó d e él A r q u i d a m o , el h i j o d e Agesilao. D e s d e luego, los amigos d e C l e ó m b r o t o , p o r ser camaradas ^ d e E s f o d r i a s , se m o s t r a b a n indulgentes con él, p e r o temían a Agesilao y a sus amigos, e i g u a l m e n t e a los neutrales, p u e s lo q u e había h e c h o resultaba excesivo. P o r ello, E s f o d r i a s d i j o a C l e ó n i m o : «Está e n t u s m a n o s , h i j o , salvar a tu p a d r e , sólo c o n pedirle a A r q u i d a m o q u e Agesilao se m u e s t r e b e n é v o l o conmigo e n el juicio.» AI oír e s t o , se a t r e v i ó a ir a ver a A r q u i d a m o y a pedirle q u e se convirtiera e n el salvador de su p a d r e . P o r su p a r t e , A r q u i d a m o , al ver llorar a C l e ó n i m o , se c o m p a d e c i ó y se p u s o a llorar a su lado, p e r o , al oír lo ^ «Camaradas» = heíairoi; «amigos»: philoi. Se trata de un episodio en que se ve el importante papel que desempeñan las relaciones de este tipo dentro de la ciudad de Esparta.

23

24

25

26

27

198

Helénicas. Libro V,4;27

Helénicas. Libro V,4.32

199

378 q u e le pedía, contestó: « P o r favor, Cleónitno, d a t e cuenta d e q u e yo a mi padre n o p u e d o ni siquiera mirarlo de f r e n t e y, cuando quiero conseguir algo en la ciudad, se lo pido a todos antes q u e a mi padre. Sin embargo, puesto q u e m e lo pides t ú , considera q u e yo p o n d r é todo mi 28 entusiasmo en conseguírtelo.» Entonces, desde la comida c o m ú n , se dirigió a su casa y descansó. Se levantó antes del amanecer para vigilar q u e su padre n o se le escapara en el m o m e n t o de marcharse. Cuando lo vio salir, primero, si se presentaba alguno de los ciudadanos, lo dejaba q u e dialogara con él, luego también lo hacía si había algún extranjero y finalmente incluso cedía el lugar a los servidores si se lo pedían. P o r último, cuando Agesilao, a la vuelta del Eurotas, llegó a casa, se volvió y marchó sin habérsele acercado. Al día siguiente hizo lo mismo. 29 Agesilao sospechaba para q u é venía, pero n o le preguntaba nada, sino que lo d e j a b a hacer. P o r su parte, Arquid a m o deseaba, como es n a t u r a l , ver a Cleónimo, pero no podía ir a su lado sin h a b e r hablado con su padre de lo que aquél le había p e d i d o . Los de Esfodrias, como no veían a Arquidamo, m i e n t r a s q u e antes venía frecuentemente, estaban preocupados p o r si hubiera recibido los 30 reproches de Agesilao. P o r fui, A r q u i d a m o se atrevió a acercársele y le dijo: « P a d r e , Cleónimo m e dice que te pida la salvación de su p a d r e , y yo te pido lo mismo, si es posible.» El contestó: «Desde luego, a ti, yo, por mi parte, te concedo el p e r d ó n , p e r o yo mismo no veo cómo podría conseguir el p e r d ó n d e parte d e la ciudad si no castigo a u n h o m b r e culpable de actuar en perjuicio d e 31 ella para recibir dinero.» E n t o n c e s , ante este argumento, nada dijo, sino que se m a r c h ó vencido p o r lo que era de justicia. N o obstante, más tarde, o bien por propia reflexión, o bien adoctrinado p o r alguien, volvió y dijo: «Padre, que si Esfodrias n o hubiera cometido ninguna injusticia, lo habrías absuelto, eso lo sé. Ahora bien, si la ha cometido, que sea por nosotros por lo q u e obtenga de ti el perdón.» Y él replicó: «Desde luego, si eso va a ser para nosotros bueno, así será.» Al oír esto, salió muy 32 desesperanzado. Uno de los amigos de Esfodrias, cuando

dialogaba con Etimocles, le dijo: «Vosotros, creo, todos 378 los amigos d e Agesilao, vais a m a t a r a Esfodrias.» Etimocles contestó: « P o r Zeus, n o actuaremos en ese caso como Agesilao, ya que él a todos aquellos con los q u e habla les dice lo mismo, q u e es imposible negar q u e Esfodrias ha cometido injusticia, p e r o a cualquiera que, d e niño, adolescente o joven, en toda su vida, haya actuado siempre del m o d o más hermoso, a u n h o m b r e así es difícil matarlo, pues Esparta necesita d e esta clase de soldados.» Nada más escucharlo, f u e a contárselo a Cleónimo que, 33 muy contento, marchó i n m e d i a t a m e n t e a ver a Arquidamo y le dijo: «Ya sabemos que te preocupas d e nosotros, pero tú también tienes q u e saber, Arquidamo, q u e nosotros intentaremos preocuparnos d e que nunca tú te avergüences d e nuestra amistad.» Y n o le mintió, sino que d u r a n t e su vida hizo todo lo q u e en Esparta es hermoso y, en Leuctra, combatió delante del rey con D i n ó n el polemarco, cayó tres veces y f u e el p r i m e r o d e los ciudadanos que m u r i ó en m e d i o d e los enemigos. E n verdad, causó aflicción a A r q u i d a m o , pero, como había prometido, no lo avergonzó, sino q u e más bien le p r o d u j o satisfacción. D e esta manera, Esfodrias salió absuelto. Entonces, los atenienses partidarios d e los beocios en- 34 señaron al pueblo cómo los lacedemonios n o habían castigado a Esfodrias, sino q u e lo habían ensalzado p o r haber atacado Atenas. E n consecuencia, los atenienses d o t a r o n de puertas el Pireo, construyeron naves y con todo su entusiasmo f u e r o n en ayuda d e los beocios. Los lacede- 35 monios, por su parte, decretaron una movilización contra los tebanos y, como creían q u e Agesilao los conduciría de modo más inteligente q u e Cleómbroto, le pidieron q u e llevara la expedición. Después de exponer que n o se opondría a nada d e lo que a la ciudad le pareciera bien, se preparó para la marcha. Al darse cuenta de que, si nadie 36 controlaba de antemano el Q t e r ó n , n o sería fácil introducirse en Tebas, cuando supo q u e los cletorios hacían la guerra a los orcomenios y mantenían un ejército mercenario, tuvo una entrevista con ellos, para que se le uniera el ejército mercenario si lo necesitaba. C o m o los 37

200

Helénicas. Libro V.4,37

f : Helénicas. Libro V,4,41

201 378

378 ritos f r o n t e r i z o s f u e r o n favorables, después de enviar, antes d e estar él en Tegea, un mensaje al jefe de los mercenarios d e los cletorios, y darles el salario d e u n mes, les d i j o q u e se apoderaran del Citerón. A los orconienios les indicó que, mientras durara la campaña, detuvieran la guerra. D i j o q u e si alguna ciudad, e s t a n d o el ejército f u e r a , atacaba a otra ciudad, iría primero contra ella d e 38 acuerdo con el t r a t a d o d e los aliados. C u a n d o h u b o sup e r a d o el Citerón, f u e a Tespias y, d e allí, partió para dirigirse al territorio d e los tebanos. C o m o e n c o n t r ó q u e la llanura estaba rodeada p o r una fosa y cerrada p o r una empalizada circular, al igual q u e la parte m e j o r del territorio, se dedicó a acampar cada vez en u n sitio distinto y, después del almuerzo, salía a devastar la p a r t e del ter r i t o r i o q u e daba hacia su lado, fuera d e la empalizada y d e la fosa, pues los enemigos, d o n d e aparecía Agesilao, le salían al encuentro d e n t r o del cercado cón ánimo d e 39 d e f e n d e r s e . Una vez, c u a n d o se retiraba ya en dirección al c a m p a m e n t o , la caballería d e los tebanos, hasta entonces invisible, de repente se lanzó a través d e las salidas abiertas en el cercado, y los atacaron c u a n d o , como es lógico en el m o m e n t o d e volver para la cena, los peltastas hacían los preparativos. Los jinetes estaban unos todavía en tierra, mientras o t r o s se e n c o n t r a b a n en el mom e n t o d e m o n t a r . H i r i e r o n a numerosos peltastas, entre los caballeros a Cleas y Epicididas, espartiatas, a u n o de los periecos, Eudico, y algunos exiliados d e los tebanos, 40 q u e todavía n o habían s u b i d o a los caballos. C u a n d o Agesilao volvió sobre sus pasos y acudió con los hoplitas, la caballería iba contra la caballería y los hoplitas de diez promociones corrían con ellos. La caballería de ios tebanos se parecía a quienes han bebido en mitad del día, pues aguardaban a los q u e los atacaban c o m o si fueran a disparar las lanzas, pero n o acertaban. Al darse la vuelta 41 d e tal posición, murieron doce de ellos. C u a n d o se dio cuenta Agesilao de q u e siempre después del almuerzo aparecían los enemigos, tras hacer un sacrificio al amanecer, avanzó tan rápidamente c o m o le f u e posible y se metió por un lugar desierto d e n t r o d e los cercados. E n t o n c e s se

¿ dedicó a cortar y q u e m a r t o d o el interior hasta la ciudad. Tras hacer e s t o y regresar de n u e v o a Tespias, les fortificó la ciudad. Allí d e j ó a Fébidas c o m o harmosta y, des)ués de hacer la travesía hasta Mégara d e nuevo, disolvió as tropas aliadas y llevó a casa el ejército ciudadano. Luego Fébidas se dedicó a enviar grupos d e bandidos para expoliar a los tebanos y a organizar expediciones q u e destrozaban su territorio. P o r su p a r t e , los tebanos, q u e pretendían vengarse, hicieron u n a campaña en masa contra el territorio de Tespias. C u a n d o estaban en el territorio, Fébidas se p u s o a hostigarlos con los peltastas y no dejó d e ninguna manera q u e la falange se desplegase, de m o d o que los tebanos, muy descontentos, hicieron la retirada más deprisa q u e la incursión, y los muleros, mientras arrojaban el f r u t o q u e habían cogido, empujaban hacia casa; tan terrible f u e el miedo q u e cayó sobre su ejército. E n esta situación, él presionaba con audacia, con el ejército de los peltastas a su alrededor, después de o r d e n a r al de los hoplitas que le siguiera en formación. Llegó a concebir la esperanza de poner en fuga a los hombres, pues guiaba con energía, a los d e m á s les indicaba que atacaran y a los hoplitas de Tespias les ordenó que lo acompañaran a él. C u a n d o , en su retirada, la caballería d e los tebanos se e n c o n t r ó en u n valle sin salida, primero se reunieron y luego se dieron la vuelta, al no saber p o r d ó n d e podrían pasar. Los peltastas, q u e iban delante, c o m o eran pocos, se asustaron ante ellos y huyeron. Los caballeros, en cambio, cuando vieron esto, gracias a los q u e huían comprendieron q u e era mejor atacarlos. Fébidas y dos o tres que lucharon j u n t o a él murieron, pero los mercenarios huyeron a n t e lo q u e pasaba. Cuando en su huida llegaron f r e n t e a los hoplitas de Tespias, también ellos, que, desde m u c h o antes, estaban muy seguros de q u e n o cederían ante los tebanos, huyeron sin sufrir ninguna persecución, pues ya era tarde. Y no murieron m u c h o s , p e r o sin e m b a r g o los tespieos n o se detuvieron antes d e encontrarse en la muralla. A h o r a se encendió de n u e v o el ánimo d e los tebanos y emprendieron una expedición contra Tespias y las demás ciudades

42

43

44

45

46

200

Helénicas. Libro V.4,37

f: Helénicas. Libro V,4,41

201 377

378 vecinas, d o n d e el p u e b l o se pasó del lado de Tebas. E n efecto, en todas las ciudades estaban establecidos poderes autoritarios, como había p a s a d o en Tebas, d e m o d o que los amigos d e los lacedemonios en estas ciudades también necesitaban ayuda. D e s p u é s de la m u e r t e de Fébidas, los lacedemonios enviaron p o r mar u n polemarco y un regimiento para vigilar Tespias. 47 C u a n d o llegó la primavera, de nuevo los é f o r o s decre377 taron u n a movilización contra Tebas y pidieron a Agesilao, como antes, q u e se pusiera al f r e n t e . C o m o pensaba lo m i s m o acerca de la invasión, sin haber hecho los sacrificios fronterizos, envió u n mensaje al polemarco de Tespias para decirle q u e controlara de a n t e m a n o la cima q u e está sobre el camino del Citerón y la vigilara hasta 48 su llegada. C u a n d o lo h u b o atravesado y ya estaba en Platea, fingió que d e n u e v o iba primero a Tespias y envió u n mensaje para decir q u e prepararan u n mercado y q u e las embajadas esperaran allí, de m o d o q u e los teba49 nos vigilaban f u e r t e m e n t e el paso desde Tespias. Sin embargo, Agesilao, al día siguiente, al amanecer, después de los sacrificios, avanzó p o r el camino d e Eritras. AI haber acabado en u n día u n viaje q u e a u n a expedición n o r m a l m e n t e le lleva dos, atravesó la empalizada que daba a Escolo antes de q u e los tebanos acudieran desde el p u e s t o p o r el q u e antes había entrado. D e s p u é s d e hacer esto, se dedicó a devastar los campos al este de la ciudad d e los tebanos hasta el límite de T a n a g r a , pues todavía entonces tenían Tanagra los d e H i p a t o d o r o , q u e eran amigos d e los lacedemonios. Luego se marchó de50 j a n d o la muralla a su izquierda. Los tebanos lo siguieron hasta hacerle f r e n t e en el P e c h o de la Vieja y dejaron atrás la fosa y la empalizada, en la idea de q u e era mejor a f r o n t a r el peligro en este lugar, pues el territorio era p o r aquí convenientemente estrecho e inaccesible. A l verlo Agesilao, no m a r c h ó contra ellos, sino q u e hizo un 51 q u i e b r o y se f u e hacia la ciudad. P o r su p a r t e , los tebanos temieron p o r su ciudad, q u e estaba desierta, p o r lo que d e j a r o n el lugar d o n d e estaban en formación y salieron a la carrera hacia ella p o r el camino d e P o t n i a s , q u e era

más seguro. P e r o resultó hermosa la estratagema d e Agesilao, porque al alejarse de los enemigos los había hecho retirarse a la carrera. Sin e m b a r g o , algunos de los polemarcos atacaron con los regimientos a los q u e los superaban en la carrera. Con t o d o , los tebanos desde las colinas seguían d i s p a r a n d o las lanzas, y así m u r i ó Alipeto, u n o de los polemarcos, herido p o r una lanza. P e r o , d e igual m o d o , también d e esta colina se retiraron los tebanos, d e manera q u e , al subir los esciritas y algunos d e los caballeros, hirieron a los últimos de los tebanos q u e se dirigían a la ciudad. C u a n d o ya estuvieron cerca d e la muralla, los tebanos se dieron la vuelta. Los esciritas, al verlos, se retiraron y n o precisamente al paso. A u n q u e n o m u r i ó n i n g u n o de ellos, d e todos modos los tebanos erigieron un t r o f e o , p o r la retirada d e los q u e habían subido. Agesilao, c u a n d o llegó el m o m e n t o , se retiró y acampó precisamente d o n d e había visto q u e los enemigos estaban alineados. Al día siguiente, regresó por el camino de Tespias. C o m o los peltastas, los q u e eran mercenarios de los tebanos, les seguían los pasos valientemente e interpelaban a Cabrias p o r q u e n o los acompañaba, los caballeros de los olintios, q u e ya estaban colaborando según los juramentos, después d e d a r s e la vuelta, los persiguieron hasta la subida, p o r el camino por el q u e los habían acompañado, y m a t a r o n a un gran n ú m e r o , pues en una cuesta arriba accesible a la caballería los d e a pie son alcanzados r á p i d a m e n t e p o r los jinetes. C u a n d o Agesilao estuvo en Tespias, al encontrar que había conflicto entre los ciudadanos y los q u e se decían partidarios d e Lacedemonia querían matar a sus contrincantes, e n t r e los que estaba M e n ó n , no lo permitió, sino que, después d e reconciliarlos y obligarlos a prestarse j u r a m e n t o m u t u a ® c n t e , sólo entonces se marchó d e n u e v o a través del Citerón por el camino de Mégara. Allí disolvió las tropas aliadas y se llevó a casa el ejército ciudadano. M u y agobiados los tebanos p o r la escasez de trigo, debida a que n o habían recogido en dos años el f r u t o d e la tierra, envían a Pagasas, en dos trieres, después d e darles diez talentos, a unas personas encargadas d e buscarlo.

52

53

54

55

56

200

Helénicas. Libro V.4,37

f: Helénicas. Libro V,4,41

201

377 Alcetas el l a c e d e m o n i o , q u e vigilaba O r e o , e n t a n t o q u e a q u é l l o s c o m p r a b a n el t r i g o , e q u i p ó t r e s t r i e r e s p r e o c u p a d o d e q u e n o se c o r r i e r a la noticia. C u a n d o el trigo era t r a n s p o r t a d o d e v u e l t a , Alcetas se a p o d e r ó d e las t r i e r e s q u e lo l l e v a b a n , t o m ó vivos a los h o m b r e s , n o m e n o s d e trescientos, y los e n c e r r ó e n la acrópolis d o n d e 57 él p e r n o c t a b a . C o m o d i s f r u t a b a d e la c o m p a ñ í a d e u n joven d e los o r e í t a s , s e g ú n decían, m u y h e r m o s o y d e n o b l e e s t i r p e , solía b a j a r d e la acrópolis y p a s a r s e el tiemp o c o n él. A l n o t a r los p r i s i o n e r o s la falta d e c u i d a d o , se a p o d e r a r o n d e la acrópolis y la ciudad se c a m b i ó d e band o , d e m o d o q u e ya los t e b a n o s t u v i e r o n t r i g o e n a b u n dancia. 58 A la llegada d e la n u e v a p r i m a v e r a , AgesUao se en376 c o n t r a b a e n f e r m o . P u e s , c u a n d o el e j é r c i t o v o l v i ó d e Te-

bas, en Mégara, al subir desde el Afrodisio a la residencia oficial, se le rompió, al parecer, una vena y le fluyó la sangre del cuerpo hasta la pierna sana. Como el tobillo estaba hinchado y los dolores se hacían insoportables, un médico siracusano le abrió la vena junto al talón. Desde el momento en que empezó, la sangre le seguía fluyendo noche y día y, por mucho que hacían, no podían contener la hemorragia, hasta que se desvaneció. Entonces sí cesó. De este modo, transportado a Lacedemonia, permaneció enfermo el resto del verano y durante el invierno.
59 L o s l a c e d e m o n i o s , c u a n d o llegó la p r i m a v e r a , d e n u e v o d e c r e t a r o n u n a movilización y decidieron p o n e r al f r e n t e a C l e ó m b r o t o . U n a vez q u e e s t u v o con su e j é r c i t o j u n t o al C i t e r ó n , a v a n z a r o n d e l a n t e d e él los p e l t a s t a s c o n á n i m o d e c o n t r o l a r la p a r t e alta del c a m i n o , p u e s a l g u n o s d e los t e b a n o s y a t e n i e n s e s q u e o c u p a b a n las a l t u r a s los d e j a b a n s u b i r e n t r e t a n t o , p e r o c u a n d o e s t u v i e r o n e n ellas, se p u s i e r o n e n m o v i m i e n t o , los p e r s i g u i e r o n y m a t a r o n a l r e d e d o r d e c u a r e n t a . A n t e e s t e suceso, C l e ó m b r o t o , e n la idea d e q u e era i m p o s i b l e p e n e t r a r e n el t e r r i t o r i o d e los t e b a n o s , se volvió y d i s o l v i ó la e x p e d i c i ó n . 60 R e u n i d o s los aliados e n L a c e d e m o n i a , h u b o d i s c u r s o s p o r p a r t e d e éstos e n el s e n t i d o d e q u e , p o r c o m o d i d a d , iban a e n c o n t r a r s e a g o t a d o s p o r la g u e r r a , p u e s les era

posible, si e q u i p a b a n m u c h a s m á s n a v e s q u e los a t e n i e n - 376 ses, t o m a r p o r h a m b r e la c i u d a d , y t a m b i é n les e r a posible en estas m i s m a s naves t r a n s p o r t a r u n a e x p e d i c i ó n a T e b a s , si q u e r í a n , p o r el c a m i n o d e los focidios y , si lo p r e f e r í a n , p o r el d e Creusis. C o n e s t o s cálculos, equi- 61 p a r o n sesenta t r i e r e s , y su n a v a r c o f u e Polis. D e s d e luego, n o se v i e r o n d e f r a u d a d o s los q u e p e n s a b a n d e e s t e m o d o , sino q u e los atenienses f u e r o n s o m e t i d o s a a s e d i o . Las naves c a r g a d a s d e trigo llegaban a G e r a s t o , p e r o desd e allí ya n o q u e r í a n seguir c o s t e a n d o , al e n c o n t r a r s e la flota d e los l a c e d e m o n i o s e n los a l r e d e d o r e s d e E g i n a , Ceos y A n d r o s . A l d a r s e c u e n t a los a t e n i e n s e s d e la p r e sión e x i s t e n t e , se e m b a r c a r o n ellos e n las naves y , t r a s e m p r e n d e r u n a batalla naval e n q u e el j e f e era C a b r i a s , vencieron a P o l i s Y d e e s t e m o d o el t r i g o v o l v i ó a 62 llegar a los p u e r t o s d e los a t e n i e n s e s . C u a n d o los lace- 375 d e m o n i o s se p u s i e r o n a hacer p r e p a r a t i v o s p a r a e m p r e n der u n a c a m p a ñ a c o n t r a los beocios, le p i d i e r o n los tebanos a los a t e n i e n s e s q u e e n v i a r a n u n a expedición alred e d o r del P e l o p o n e s o , p u e s c o n s i d e r a b a n q u e , si se hacía esto, n o les sería posible a los l a c e d e m o n i o s , al m i s m o t i e m p o , g u a r d a r su p r o p i o t e r r i t o r i o y las c i u d a d e s aliadas situadas en a q u e l l o s lugares, y a d e m á s t r a n s p o r t a r u n ejército suficiente c o n t r a ellos. Los a t e n i e n s e s , q u e , e n e f e c t o , e s t a b a n i r r i t a d o s con los l a c e d e m o n i o s p o r la acción d e E s f o d r i a s , e n v i a r o n c o n m u c h o g u s t o sesenta naves a l r e d e d o r del P e l o p o n e s o , desp u é s d e h a b e r l a s e q u i p a d o y d e h a b e r elegido c o m o su estratego a T i m o t e o . C o m o los e n e m i g o s n o h a b í a n pod i d o llevar a c a b o la invasión d e T e b a s , ni en el a ñ o e n q u e C l e ó m b r o t o c o n d u j o el e j é r c i t o , ni e n el q u e T i m o t e o se dedicó a h a c e r su p e r i p l o , los t e b a n o s realizaron u n a enérgica c a m p a ñ a c o n t r a las c i u d a d e s vecinas y d e n u e v o se a p o d e r a r o n d e ellas. P o r su p a r t e , T i m o t e o , d e s p u é s 'le hacer el p e r i p l o , e n seguida p u s o a Corcira b a j o s u control p e r s o n a l , p e r o ni la esclavizó, ni d e p o r t ó a s u s h o m b r e s , ni c a m b i ó las leyes, p o r lo q u e a t o d a s las ciuLa batalla de Naxos. 63

64

200

Helénicas. Libro V.4,37

f:Helénicas.Libro V , 4 , 4 1

J75 d a d e s d e alrededor las t u v o e n m u y b u e n a disposición. 65 Los lacedemonios, d e o t r o l a d o , e q u i p a r o n t a m b i é n u n a flota y enviaron c o m o n a v a r c o a Nicóloco, h o m b r e m u y valiente. C u a n d o vio las n a v e s d e T i m o t e o , n o se cont u v o , a u n q u e le f a l t a b a n seis n a v e s ambraciotas, sino q u e , c o n cincuc.ita y cinco n a v e s , e m p r e n d i ó la batalla contra las sesenta d e T i m o t e o . E n t o n c e s f u e vencido y T i m o t e o 66 erigió u n t r o f e o e n Alicia. A h o r a b i e n , c u a n d o estaban e n t i e r r a las naves d e T i m o t e o e n p r o c e s o de r e p a r a c i ó n , u n a vez q u e se le p r e s e n t a r o n las seis trieres ambraciotas, n a v e g ó sobre Alicia, d o n d e estaba T i m o t e o . C o m o n o le salió al e n c u e n t r o , t a m b i é n él p o r su p a r t e erigió u n t r o f e o en las islas cercanas. P e r o T i m o t e o , desde q u e r e p a r ó las q u e tenía y e q u i p ó o t r a s d e C o r c i r a , c o m o ya tenía e n total m á s d e s e t e n t a , era r e a l m e n t e m u y superior e n la flota. Sin e m b a r g o , t u v o q u e m a n d a r a buscar din e r o a A t e n a s , p u e s n e c e s i t a b a m u c h o d a d o q u e tenía muchas naves. E n esto e s t a b a n los l a c e d e m o n i o s y los atenienses. P o r 375 su p a r t e , los t e b a n o s , c u a n d o h u b i e r o n s o m e t i d o las ciu- 1.1 dades d e Beocia, hicieron t a m b i é n u n a expedición c o n t r a Fócide. E n t o n c e s los focidios e n v i a r o n u n a e m b a j a d a a 374 Lacedemonia p a r a decir q u e , si n o acudían en su a y u d a , no iban a p o d e r d e j a r d e s o m e t e r s e a los t e b a n o s , p o r lo q u e los lacedemonios hicieron p a s a r p o r m a r h a s t a la Fócide al rey Q e ó m b r o t o con c u a t r o regimientos y , d e los aliados, la m i s m a p r o p o r c i ó n d e h o m b r e s A p r o x i m a d a m e n t e p o r e s t e t i e m p o llegó t a m b i é n d e Tesalia a la asamblea d e los l a c e d e m o n i o s el farsalio P o l i d a m a n t e . E s t e , e n t o d a Tesalia, e s t a b a m u y bien consid e r a d o , p e r o , en su p r o p i a c i u d a d , t e n í a tal f a m a d e h o m b r e n o b l e q u e los farsalios, c u a n d o s u r g i ó e n t r e ellos el conflicto i n t e r a o , p u s i e r o n e n sus m a n o s la a a ó p o l i s y lo e n c a r g a r o n d e la percepción d e los ingresos para q u e , según la cantidad q u e estaba escrita e n las leyes, los gastara en las c e r e m o n i a s sacras y e n el r e s t o d e la admiEl equivalente a dos tercios del ejército de cada uno. 207

208 374 3

Helénicas. Ubro VI,

Helénicas. Libro VI,1,6

209 374

nistración. E n t o n c e s él, c o n este dinero, les p u s o a salvo la acrópolis gracias a su vigilancia y o f r e c í a cada a ñ o las c u e n t a s del resto d e la a d m i n i s t r a c i ó n . C u a n d o faltaba algo, lo añadía de su p r o p i o d i n e r o y, c u a n d o sobraba p a r t e d e los ingresos, lo r e c u p e r a b a . E r a p o r lo d e m á s hosp i t a l a r i o y m a g n á n i m o a la m a n e r a tesalia. P u e s bien, c u a n d o llegó a L a c e d e m o n i a , d i j o lo siguiente: 4 « Y o , lacedemonios, q u e soy v u e s t r o p r ó x e n o y benef a c t o r , c o m o todos los a n t e p a s a d o s q u e r e c o r d a m o s , considero lógico, si t e n g o a l g ú n p r o b l e m a , venir a vosotros, y si algo se os p r e s e n t a complicado en Tesalia, señalároslo. Bien sé q u e t a m b i é n vosotros habéis o í d o , con toda s e g u r i d a d , el n o m b r e d e J a s ó n , p u e s el h o m b r e tiene u n gran p o d e r y es m u y c o n o c i d o . E s t e , d e s p u é s d e concertar 5 una tregua, se reunió c o n m i g o y dijo lo siguiente: "Pol i d a m e n t e , q u e yo p o d r í a s o m e t e r v u e s t r a c i u d a d , [Fárs a l o ] , a u n q u e n o queráis, t e es posible imaginártelo d e a c u e r d o c o n lo q u e te v o y a decir: p u e s y o " , continuó, " t e n g o c o m o aliadas la m a y o r í a , y las m á s g r a n d e s , de las c i u d a d e s tesalias. M e a p o d e r é d e ellas m i e n t r a s voso t r o s combatíais en su a y u d a contra m í . A d e m á s , sabes q u e p o s e o u n o s seis mil nnercenarios e x t r a n j e r o s , con los q u e , según yo creo, n i n g u n a ciudad p o d r í a e n f r e n t a r s e f á c i l m e n t e . U n n ú m e r o n o m e n o r , d e s d e luego, podría v e n i r d e cualquier o t r o sitio, p e r o los ejércitos d e las d e m á s ciudades c o m p r e n d e n a los q u e ya h a n p a s a d o d e la e d a d y a los q u e t o d a v í a n o están en su m e j o r mom e n t o . A p a r t e d e q u e s o n m u y pocos los q u e ejercitan su c u e r p o en cada c i u d a d . E n cambio, e n m i caso, n o c o b r a salario nadie q u e n o sea capaz d e esforzarse lo mis6 m o q u e y o " . E l es, p u e s es preciso deciros la v e r d a d , f u e r t e d e c u e r p o y n o t a b l e m e n t e laborioso. E n v e r d a d , cada día hace un e x a m e n d e los q u e están con él, p u e s se p o n e al f r e n t e con las a r m a s y en los ejercicios gimnásticos, igual q u e c u a n d o se halla en p l e n a campaña. A los mercenarios q u e e n c u e n t r a b l a n d o s , los expulsa, y a los q u e ve q u e son e s f o r z a d o s y arriesgados para la g u e r r a los r e c o m p e n s a c o n el doble, el t r i p l e o el cuád r u p l e d e lo n o r m a l , y c o n o t r o s regalos, con el ciúdado

d e sus e n f e r m e d a d e s y el o r n a m e n t o d e sus t u m b a s , d e m o d o q u e t o d o s los m e r c e n a r i o s q u e están con él s a b e n q u e su v i r t u d g u e r r e r a les p e r m i t e alcanzar la vida m á s valiosa y m á s o p u l e n t a . Y m e m o s t r ó , a u n q u e lo sabía, q u e ya e r a n sus súbditos los m á r a c o s , d ó l o p e s y A l c e t e s , el g o b e r n a d o r d e l E p i r o . " P o r t a n t o " , d i j o , " ¿ q u é es l o q u e yo p u e d o t e m e r para n o p e n s a r en s o m e t e r o s f á c i l m e n t e a v o s o t r o s ? E n seguida se le ocurriría a cualquiera q u e n o m e conozca: ¿ Q u é es lo q u e piensas, q u e n o haces ya una expedición c o n t r a los farsalios? E n e f e c t o , en t o d o s los s e n t i d o s , p o r Z e u s , m e p a r e c e q u e es m e j o r a t r a e r o s v o l u n t a r i a q u e i n v o l u n t a r i a m e n t e . P u e s , v i o l e n t a d o s , vosotros i n t e n t a ríais t o d o el mal q u e p u d i e r a i s c o n t r a mí, y yo q u e r r í a q u e f u e r a i s lo más débiles posible. P e r o , si estáis d e mi p a r t e gracias a la p e r s u a s i ó n , es e v i d e n t e q u e n o s p o t e n ciaríamos m u t u a m e n t e l o q u e p u d i é r a m o s . Sé, Polidam e n t e , q u e tu p a t r i a tiene sus o j o s p u e s t o s en ti. Si la p r e d i s p o n e s p a r a a c o g e r m e a m i s t o s a m e n t e , yo t e p r o m e t o " , siguió, " h a c e r t e , j u n t o c o n m i g o , el más g r a n d e d e toda G r e c i a . Escucha d e q u é cosas te ofrezco el s e g u n d o lugar y n o c o n f í e s en m í en lo q u e , según t u s cálculos, n o te parezca cierto. D e s d e luego, para n o s o t r o s es evid e n t e q u e , si se a ñ a d e F á r s a l o y las ciudades q u e dependen d e v o s o t r o s , yo m e erigiría f e l i z m e n t e c o m o el jefe ^ de t o d o s los tesalios; q u e , c u a n d o Tesalia tenga u n jefe, los soldados d e caballería llegarán a seis mil y se reclutarán u n o s diez mil h o p l i t a s . E n e f e c t o , d e s p u é s d e observar sus c u e r p o s y su v a l o r , p i e n s o q u e , si alguien se ocupa c o n v e n i e n t e m e n t e d e ellos, n o h a b r á p u e b l o al q u e los tesalios c o n s i d e r e n lógico estar s o m e t i d o s . A d e m á s , al ser m u y llana la tierra tesalia, t o d o s los p u e b l o s d e alrededor se e n c u e n t r a n s o m e t i d o s c u a n d o u n jefe se es^ Tágos: jefatura militar de los tesalios, sólo vigente en caso de guerra y comparada por Dionisio de Halicarnaso con el dictator romano, que, en principio, era el jefe militar de los latinos en caso de guerra. Con Jasón, la situación en Tesalia cambió y el tágos se convirtió de hecho en un jefe con prerrogativas más amplias y más duraderas, comparables con las del rey de Macedonia.

7

8

9

IS·· 226 Helénicas. Libro VI,4,3 Helénicas. Libro VI ,4,7 227

374 tablece allí. Casi todos son lanzadores d e jabalina, de m o d o q u e naturalmente nuestra potencia deberá ser su10 perior también en el ejército d e peltastas. E n verdad, los beocios y todos los demás q u e están en guerra con los lacedemonios son mis aliados y están dispuestos a acomp a ñ a r m e , sólo con q u e los libere d e los lacedemonios. E n c u a n t o a los atenienses, sé bien q u e harían cualquier cosa con tal de convertirse en nuestros aliados, pero yo n o p i e n s o en f o m e n t a r la amistad con ellos, p u e s creo que podría apoderarme todavía más fácilmente del imperio marítimo q u e del terrestre. 11 Si mis cálculos son verosímiles, o b s é r v a l o " , añadió, " t a m b i é n en esto. Con Macedonia d e nuestra parte, d e d o n d e los atenienses se llevan la madera, seremos en adelante m u c h o más capaces q u e eUos de hacer naves. Y d e dotarlas d e hombres, ¿acaso es lógico que los atenienses sean más capaces q u e nosotros, cuando tenemos tantos penestas y d e tal clase? Y d e alimentar a los h o m b r e s , ¿ n o es razonable q u e nosotros, q u e por nuestra abundancia m a n d a m o s trigo a otros lugares, seamos más capaces q u e los atenienses, que no tienen suficiente n i para ellos, 12 sino q u e lo compran? Es n a t u r a l q u e nosotros dispongamos d e riquezas claramente m á s abundantes sin necesidad de mirar a las islas, sino p o r q u e recogemos los f r u t o s d e pueblos continentales. Pues todos los de alrededor aportarán su t r i b u t o , cuando los d e Tesalia se encuentren bajo u n a jefatura. Sabes, sin d u d a , que el rey de los persas es el más rico de los h o m b r e s , p o r q u e n o saca los f r u t o s d e las islas, sino del continente y, según creo, es todavía más fácil hacerlo s u b d i t o a él q u e a Grecia. Pues sé q u e todos los hombres d e allí excepto u n o están más experimentados en la esclavitud que en la acción. Y sé en q u é clase d e fuerza, tanto por la que acompañó a Ciro como p o r la q u e f u e con Agesilao, se apoyó el rey para llegar a t o d o lo q u e ha llegado". 13 C u a n d o , después de decir esto, yo le contesté q u e todo lo demás q u e decía era digno d e consideración, p e r o que los amigos d e los lacedemonios se pasaran a los contra-

rios sin tener nada q u e reprocharles, esto, dije, m e pa- 374 recia q u e era absurdo, él, después d e alabarme y d e decir q u e yo merecía tener más, por ser como era, m e d e j ó venir a deciros a vosotros la verdad: q u e pensaba hacer una expedición contra los farsalios si n o le hacíamos caso. Dijo además q u e pidiera ayuda d e vuestra parte. " Y si a t i " , concluyó, " t e la dan c o m o para convencerte d e q u e envían una alianza suficiente para hacer la guerra contra mí, entonces, adelante, y aceptemos lo q u e salga de la guerra. P e r o , si te parece que n o te ayudan d e manera suficiente, ¿ n o sería ya justamente irreprochable si, para la patria q u e te honra, tú consiguieras lo m e j o r ? " . P o r esto vengo a vosotros a contaros todo lo q u e allí 14 yo mismo veo y he escuchado d e su parte. Y creo q u e es así, lacedemonios, q u e si enviáis una fuerza q u e n o sólo a mí, sino a los demás tesalios, parezca suficiente para hacer la guerra contra Jasón, las ciudades se separarán d e él, pues todas temen hasta d ó n d e puede llegar alguna vez el p o d e r d e este h o m b r e . P e r o , si pensáis q u e con neodamodes y un h o m b r e particular ^ va a ser suficiente, os aconsejo quedaros tranquilos. P u e s , sabedlo bien, la 15 guerra será contra una gran potencia y contra un h o m b r e que es tan inteligente estratego q u e , en cuanto se propone pasar desapercibido, t o m a r la iniciativa o emplear la violencia, n o es fácil q u e se equivoque, pues es capaz de aprovechar la noche como el día y, cuando tiene prisa, igualmente traba a mientras almuerza y cena. P e r o también piensa q u e hay q u e descansar cuando llega a d o n d e se ha p r o p u e s t o y cuando lleva a cabo lo necesario, y ha a c o s t u m b r a d o a esto a los q u e están con él. Sabe además satisfacer las aspiraciones d e los soldados c u a n d o éstos se esfuerzan por hacer algo bien, d e m o d o q u e todos los suyos han aprendido q u e d e los esfuerzos nace la comodidad. E s , desde luego, el más sobrio de los q u e yo 16 conozco en los placeres del cuerpo, de m o d o q u e lú siquiera p o r esto le falta tiempo para hacer en cada caso ^ Que no sea rey.

212

Helénicas. Libro VI,1,16

'•Helénicas. Libro VI,2,1

213

374 lo necesario. Vosotros, p o r tanto, después de examinar la cuestión, decidme, según os conviene, qué podéis y pensáis hacer.» 17 Así habló. Los lacedemonios entonces aplazaron la respuesta. Después de calcular, al día siguiente y al tercero, cuántos regimientos tenían f u e r a , y cuántos había alrededor d e Lacedemonia f r e n t e a las trieres d e los atenienses y en la guerra contra los vecinos, contestaron q u e , en el presente, no podían enviarle bastante ayuda, pero le pidieron q u e se fuera a p o n e r en orden lo mejor posible 18 sus asuntos y los públicos. Después de alabar la franqueza d e la ciudad, se marchó. P i d i ó a Jasón q u e no lo obligara a entregar la acrópolis d e los farsalios para poder salvar lo q u e se le había confiado. Le entregó, en cambio, a sus hijos c o m o rehenes, después d e prometerle que convencería a la ciudad para q u e se hiciera aliada voluntariam e n t e y para q u e colaborara a su designación c o m o jefe. C u a n d o se hubieron d a d o las garantías entre sí, inmed i a t a m e n t e los farsalios vivieron en paz y en seguida Jasón f u e n o m b r a d o por consenso jefe de los tesalios. 19 C u a n d o se convirtió en jefe, dispuso el contingente d e caballería y del ejército hoplítico que cada ciudad fuera capaz d e proporcionar. Llegó a tener, con los d e los aliados, más de ocho mil jinetes, d e los hoplitas se calcularon n o menos de veinte mil, y del ejército de peltastas basta con decir que era suficiente para enfrentarse a todos los h o m b r e s , pues ya sería una buena tarea el mero hecho de contar con sus ciudades. O r d e n ó a todos los vecinos q u e pagaran el tributo, como se había establecido en tiempos de Escopas. Así se p u s o en práctica todo esto. Y yo de nuevo vuelvo a donde lo d e j é para contar los asuntos d e Jasón. 2.1 P u e s bien, los lacedemonios y sus aliados se congregaron a la llamada de los focidios, mientras los tebanos, después d e retirarse a su p r o p i o territorio, vigilaban los accesos. A los atenienses, al ver q u e gracias a ellos prosperaban los tebanos y, en cambio, no aportaban dinero para la flota, mientras ellos se agotaban p o r culpa d e las

contribuciones en dinero, de la piratería de Egina y d e 374 la vigilancia del territorio, les e n t r ó el deseo de q u e se acabara la guerra, por lo q u e enviaron embajadores a Lacedemonia e hicieron la paz. I n m e d i a t a m e n t e partieron de allí mismo dos de los embajadores con u n m a n d a t o d e la ciudad para comunicar a T i m o t e o que regresara a casa p o r q u e se había hecho la paz. Entonces, al volver, desembarcó en su territorio a los exiliados de Zacinto. C o m o los zacintios de la ciudad enviaron mensajeros ante los lacedemonios a contarles lo q u e había hecho Timoteo, en seguida los lacedemonios consideraron q u e los atenienses estaban jugando sucio, p o r lo q u e prepararon de nuevo la flota y dispusieron hasta sesenta naves d e la misma Lacedemonia, y también d e C o r i n t o , Léucade, Ambracia, Elide, Zacinto, Acaya, E p i d a u r o , Trecén, H e r m i o ne y Halieas. N o m b r a r o n navarco a Mnasipo, al q u e encargaron d e todo lo correspondiente a aquellas aguas y, especialmente, de hacer u n a expedición contra Corcira. Enviaron además u n mensaje a Dionisio para hacerle saber q u e también para él sería útil q u e Corcira n o cayera en manos d e los atenienses. Entonces Mnasipo, cuando t u v o la flota reunida, navegó hasta Corcira. Además d e los lacedemonios que hacían la expedición con él, disponía d e n o menos de mil quinientos mercenarios. C u a n d o desembarcó, se hizo d u e ñ o de la tierra y se dedicó a devastar el territorio, q u e se encontraba completamente labrado y plantado, así c o m o las excelentes viviendas y las bodegas acondicionadas sobre los campos, d e m o d o que, según decían, los soldados Uegaron a tal p u n t o de sibaritismo q u e no querían beber si no había vino de agradable aroma. También se CogieΐΌη de los campos muchísimos esclavos y rebaños. Luego acampó con la infantería sobre u n a colina q u e distaba de la ciudad como cinco estadios y q u e estaba delante del territorio, para q u e , si a l ^ o d e los corcirenses salía "acia el territorio, quedara interceptado desde allí. La flota atracó al otro lado de la ciudad, d o n d e pensaba q u e ,

200

Helénicas. Libro V.4,37

f: Helénicas. Libro V,4,41

201 373

374 si alguien se acercaba n a v e g a n d o , se e n t e r a r í a y p o d r í a i m p e d í r s e l o . A d e m á s d e e s t o , t a m b i é n a t r a c a b a e n el ac8 c e s o al p u e r t o c u a n d o n o se lo i m p e d í a el m a l t i e m p o . D e e s t e m o d o tenía sitiada la c i u d a d . C o m o los corcirenses n o recibían n a d a d e la tierra, p o r q u e p o r t i e r r a e s t a b a n d o m i n a d o s , y n o les llegaba n a d a p o r m a r p o r e s t a r d o m i n a d o s p o r las n a v e s , se enc o n t r a b a n e n situación m u y precaria. 9 P o r ello, e n v i a r o n u n m e n s a j e a los a t e n i e n s e s ^ p a r a p>edirles q u e acudieran e n su ayuda y p a r a hacerles saber q u e p e r d e r í a n u n a g r a n v e n t a j a , si s e veían p r i v a d o s de C o r c i r a , y a los e n e m i g o s e n c a m b i o les p r o p o r c i o n a r í a n u n gran p o d e r , pues d e n i n g u n a c i u d a d salvo d e A t e n a s s a l d r í a n m á s n a v e s n i m á s d i n e r o . A d e m á s , se e n c o n t r a b a s i t u a d a C o r c i r a en u n l u g a r f a v o r a b l e p a r a el g o l f o d e C o r i n t o y p a r a las c i u d a d e s q u e d a n a é s t e , e n uun lugar f a v o r a b l e p a r a p e r j u d i c a r el t e r r i t o r i o laconio, y e n u n l u g a r m u y f a v o r a b l e p a r a el E p i r o , q u e está e n f r e n t e , y 10 p a r a la navegación d e s d e Sicilia al P e l o p o n e s o . A l oír e s t o , los a t e n i e n s e s c o n s i d e r a r o n q u e h a b í a q u e preocup a r s e s e r i a m e n t e , p o r lo q u e e n v i a r o n como' e s t r a t e g o a Ctesicles * c o n u n o s seiscientos p e l t a s t a s y p i d i e r o n a All í c e t a s q u e hiciera la t r a v e s í a con eUos. T r a n s p o r t a d o s d e n o c h e a a l g ú n lugar del t e r r i t o r i o , e n t r a r o n e n la ciudad. D e c r e t a r o n t a m b i é n e q u i p a r sesenta n a v e s y v o t a r o n c o m o 12 e s t r a t e g o a T i m o t e o . C o m o n o p o d í a e q u i p a r las naves 373 allí m i s m o , n a v e g ó hacia las islas, d o n d e i n t e n t a b a hac e r l o , e n la idea d e q u e n o era cosa simple h a c e r u n per i p l o a la a v e n t u r a p a r a e n f r e n t a r s e a n a v e s ejercitadas. P e r o los atenienses, c o m o p e n s a r o n q u e e s t a b a g a s t a n d o e l t i e m p o d e la estación p r o p i a p a r a la m a r c h a , n o tuv i e r o n consideración con él, sino q u e lo d e s t i t u y e r o n d e H la e s t r a t e g i a y eligieron a I f í c r a t e s . U n a vez n o m b r a d o e s t r a t e g o , c o n toda r a p i d e z e q u i p ó las n a v e s y for2Ó a los t r i e r a r c o s . D e p a r t e d e los a t e n i e n s e s t a m b i é n a ñ a d i ó al^ Se trata de una enmienda basada en Diodoro de Sicilia y aceptada por Marchant y Brownson. Hatzfeid conserva la lectura de los manuscritos.

gunas n a v e s q u e se e n c o n t r a b a n n a v e g a n d o a l r e d e d o r del Atica, a d e m á s d e la Páralo y la Sdaminia, p u e s decía q u e , si allí las cosas i b a n b i e n . Ies r e m i t i r í a m u c h a s naves. E n total t e n í a u n a s s e t e n t a . E n e s t e t i e m p o , l o s corcirenses se e n c o n t r a b a n tan ext r e m a d a m e n t e h a m b r i e n t o s q u e , a causa d e la m u l t i t u d d e los q u e d e s e r t a b a n , M n a s i p o p r o c l a m ó q u e q u i e n lo hiciera sería v e n d i d o . C o m o , d e t o d a s m a n e r a s , n o dejaban d e d e s e r t a r , a c a b ó por d e v o l v e r l o s d e s p u é s d e h a b e r los a z o t a d o . P e r o ios d e d e n t r o n o a d m i t í a n a los esclavos de n u e v o e n el i n t e r i o r d e las m u r a l l a s , p o r lo q u e m u c h o s morían f u e r a . E n t o n c e s M n a s i p o , al v e r esto, p e n s ó q u e en seguida t o m a r í a la ciudad y se d e d i c ó a h a c e r innovaciones e n relación con los m e r c e n a r i o s . A algunos d e ellos los h a b í a d e s p e d i d o y a l o s q u e p e r m a n e c í a n les debía ya el salario d e d o s m e s e s , y eso q u e n o carecía de d i n e r o , s e g ú n se decía, p u e s m u c h a s c i u d a d e s le enviaban d i n e r o e n vez d e h o m b r e s , d a d o q u e se t r a t a b a d e u n a c a m p a ñ a u l t r a m a r i n a . L o s d e la c i u d a d , al observar desde las t o r r e s q u e las g u a r d i a s se hacían p e o r q u e antes y q u e los h o m b r e s se e n c o n t r a b a n d i s p e r s o s p o r el t e r r i t o r i o , e n u n a salida a la c a r r e r a cogieron a a l g u n o s d e ellos e h i r i e r o n a o t r o s . C u a n d o se d i o c u e n t a Mnasip o , él m i s m o se a r m ó , acudió c o n t o d o s los h o p l i t a s q u e p u d o llevar consigo y o r d e n ó a los c a p i t a n e s y c o m a n d a n t e s q u e hicieran salir a los m e r c e n a r i o s . A l c o n t e s t a r l e algunos c a p i t a n e s q u e n o era fácil hacerlos o b e d e c e r sin darles las p r o v i s i o n e s , a u n o lo g o l p e ó con u n b a s t ó n , a o t r o con la p u n t a d e la lanza. D e e s t e m o d o , a c u d i e r o n t o d o s , a u n q u e e s t a b a n d e s a n i m a d o s y lo o d i a b a n , q u e es lo m e n o s c o n v e n i e n t e para u n a b a t a l l a . C u a n d o h u b o o r g a n i z a d o la f o r m a c i ó n , p u s o e n f u g a a ios e n e m i g o s q u e e s t a b a n en las p u e r t a s y c o r r i ó e n su persecución. P e r o , u n a vez q u e e s t u v i e r o n cerca del m u r o , se d i e r o n la vuelta y , d e s d e las t u m b a s , se d e d i c a r o n a arrojar lanzas y jabalinas, m i e n t r a s o t r o s salían a la carrera p o r o t r a p u e r t a y atacaban en masa p o r los extremos. A l i n e a d o s d e a ocho, e n la idea d e q u e el e x t r e m o

15

16

17

18

20

21

216

Helénicas. Libro VI,2^1

Helénicas. Libro VI,2,27

217

22

23

24

25

26

d e l a f a l a n g e e s t a b a d é b i l , i n t e n t a r o n d a r s e la v u e l t a ' . C u a n d o e m p e z a r o n a r e t r o c e d e r , los e n e m i g o s , c o m o si h u y e r a n , les cayeron e n c i m a , y ellos ya n o p u d i e r o n seg u i r d a n d o la vuelta. L o s q u e estaban a c o n t i n u a c i ó n se l a n z a r o n a la f u g a . M n a s i p o a los a c o r r a l a d o s ya n o podía s o c o r r e r l o s a causa d e los q u e se v e n í a n e n c i m a , p e r o cada vez se q u e d a b a n c o n m e n o s . F i n a l m e n t e , los enemigos, r e u n i d o s e n m a s a , se lanzaron t o d o s s o b r e los de M n a s i p o , q u e ya e r a n m u y pocos. Los c i u d a d a n o s tamb i é n salieron, al ver l o q u e sucedía. C u a n d o lo m a t a r o n a é l , t o d o s ya salieron e n persecución. L o s p e r s e g u i d o r e s h a b r í a n e s t a d o a p u n t o d e a p o d e r a r s e i n c l u s o del camp a m e n t o con la e m p a l i z a d a , si n o se h u b i e r a n d a d o la v u e l t a al ver la m u l t i t u d d e m e r c a d e r e s , y la d e los siervos y esclavos, y creer q u e se t r a t a b a d e algo d e valor. E n t o n c e s los corcirenses erigieron u n t r o f e o y devolvier o n los cadáveres m e d i a n t e u n p a c t o . C o m o consecuencia, los d e la ciudad se h a b í a n h e c h o más f u e r t e s y los de f u e r a se e n c o n t r a b a n e n u n a t o t a l d e s e s p e r a c i ó n , p u e s se decía q u e I f í c r a t e s estaría p r e s e n t e en s e g u i d a y los corcirenses e s t a b a n d e h e c h o dedicados a e q u i p a r naves. H i p é r m e n e s , q u e era p r e c i s a m e n t e el l u g a r t e n i e n t e d e M n a s i p o , c o l a b o r ó allí a e q u i p a r la flota q u e h a b í a y, después d e n a v e g a r a l r e d e d o r h a s t a la empalizada, d e s p i d i ó todos los b a r c o s llenos d e esclavos y d e o b j e t o s . P o r su p a r t e , c o n los m a r i n o s y los soldados q u e h a b í a n s o b r e v i v i d o , se d e d i c ó a p r o t e g e r la e m p a l i z a d a . P o r fin, t a m b i é n éstos, m u y a l b o r o t a d o s , s u b i e r o n a las t r i e r e s y se marcharon, pero hubieron de dejar mucho trigo, mucho vino, m u c h o s esclavos y los s o l d a d o s e n f e r m o s , p u e s tenían u n m i e d o atroz a ser c a p t u r a d o s p o r los a t e n i e n s e s en la isla. A s í , se p u s i e r o n a salvo e n Léucade. I f í c r a t e s , u n a vez q u e inició la travesía, al t i e m p o q u e n a v e g a b a se dedicaba a p r e p a r a r l o t o d o p a r a u n a batalla 5 Se trata de una operación complicada debido a la estructura de la formación hoplítica. Primero hay que deshacer las líneas para poder moverse sin que las lanzas estorben a los demás soldados. En el caso presente, los enemigos impidieron que se completara la maniobra.

27

naval, p u e s en s e g u i d a d e j ó sus g r a n d e s velas, c o m o q u i e n 373 se encamina a t a l batalla, y hacía p o c o u s o de las v e l a s auxiliares, a u n q u e el v i e n t o f u e r a p r o p i c i o . Al llevar la navegación a r e m o , conseguía q u e los h o m b r e s m a n t u vieran sus c u e r p o s e n b u e n a f o r m a y q u e las n a v e s surcaran m e j o r . M u c h a s veces, e n el l u g a r d o n d e la e x p e - 28 dición f u e r a a a l m o r z a r o c e n a r , p o d í a colocarla e n columna f r e n t e a esos lugares, d e e s p a l d a s a tierra. E n tonces, d a b a la v u e l t a , disponía las trieres d e f r e n t e y , a una señal, las d e j a b a c o m p e t i r e n dirección a la c o s t a . Constituía el p r e m i o d e la victoria el h e c h o d e ser los p r i m e r o s e n c o g e r agua y t o d o lo q u e necesitaran, y d e almorzar los p r i m e r o s . P a r a los ú l t i m o s e n llegar, era u n gran p e r j u i c i o el q u e d a r p o r d e t r á s e n todas estas c o s a s , p o r q u e , a d e m á s , t e n í a n q u e p a r t i r al m i s m o t i e m p o , c u a n d o se diera la señal. Sucedía, p u e s , q u e los p r i m e r o s e n llegar lo hacían t o d o con t r a n q u i l i d a d y los ú l t i m o s a toda prisa. Si se d a b a el caso d e q u e a l m o r z a b a n e n t e r r i - 29 torio e n e m i g o , establecía unas g u a r d i a s e n tierra, c o m o era c o n v e n i e n t e , y e n las n a v e s l e v a n t a b a n o t r a vez l o s mástiles y d e s d e ellos vigilaba, p u e s así veían m u c h o m á s q u e d e s d e la superficie, al vigilar d e s d e u n lugar m á s alto. E n el c a m p a m e n t o d o n d e c e n a b a y d o r m í a n o e n cendía f u e g o d e n o c h e , p e r o d e l a n t e del ejército p o n í a una luz, p a r a q u e n a d i e se acercara sin ser visto. M u c h a s veces, si hacía b u e n t i e m p o , p a r t í a i n m e d i a t a m e n t e después d e la cena y , si soplaba la b r i s a , seguían a v a n z a n d o mientras d e s c a n s a b a n . Si había q u e r e m a r , hacía q u e l o s tnarineros d e s c a n s a r a n p o r t u m o s . E n las navegaciones d e 30 día, a u n a señal, u n a s veces las hacía avanzar e n c o l u m ba, o t r a s en f a l a n g e , d e m o d o q u e , a l m i s m o t i e m p o q u e navegaban, i b a n a llegar al m a r q u e , según p e n s a b a n , ^ t a b a c o n t r o l a d o p o r los e n e m i g o s , d e s p u é s d e h a b e r practicado y con t o d o s los c o n o c i m i e n t o s necesarios p a r a Una batalla n a v a l . M u c h a s veces a l m o r z a b a n y c e n a b a n e n territorio e n e m i g o , p e r o , gracias a q u e hacían sólo lo i m prescindible, se p o n í a n e n m o v i m i e n t o antes d e q u e acudieran sus t r o p a s y r á p i d a m e n t e se m a r c h a b a n .

236 373 31

Helénicas. Libro

Helénicas. Libro VI^.IO

237 373

32

33

34

35

E n el m o m e n t o d e la m u e r t e d e M n a s i p o , ya se encontraba en Laconia, cerca d e Esfagias. Al llegar a Elea, p a s ó d e largo p o r la d e s e m b o c a d u r a del A l f e o y atracó b a j o el llamado Ictis Al día siguiente, d e allí se dirigió a Cefalenia, alineado d e tal m o d o y con tal f o r m a de n a v e g a r q u e , si era necesario, podía e n f r e n t a r s e a la batalla p o r q u e tenía p r e p a r a d o t o d o c u a n t o precisaba, pues, d e lo r e f e r e n t e a M n a s i p o , n o había e s c u c h a d o a ningún testigo presencial y s o s p e c h a b a que se decía para engañ a r l o , p o r lo q u e a n d a b a c o n precauciones, P e r o , cuando llegó a Cefalenia, allí se i n f o r m ó c l a r a m e n t e y la expedición t e r m i n ó . Sé, d e s d e luego, q u e t o d o esto los h o m b r e s lo practican y ensayan c u a n d o p i e n s a n hacer u n a batalla naval. Sin e m b a r g o , lo alabo, p o r q u e c u a n d o era necesario llegar r á p i d a m e n t e a d o n d e se p e n s a b a q u e iba a t e n e r lugar la batalla con los e n e m i g o s , se e n c o n t r ó con q u e ni p o r culpa d e la travesía e r a n desconocedores d e lo relativo a la g u e r r a naval, ni p o r ejercitarse en ello marcharon más l e n t a m e n t e . D e s p u é s d e s o m e t e r las ciudades d e C e f a l e n i a , se dirigió a Corcira. Allí, en p r i m e r lugar, al oír q u e se acercaban diez trieres q u e v e n í a n d e p a r t e d e D i o n i s i o a ayud a r a los lacedemonios, d e s p u é s d e ir a o b s e r v a r de q u é p a r t e del t e r r i t o r i o era p o s i b l e ver a los q u e se acercaban y serían visibles las señales q u e hicieran a la ciudad, en ese lugar estableció a los vigías. C o n v i n o con ellos en q u e , c u a n d o se acercaran y atracaran, t e n í a n q u e hacerle señales. D i s p u s o q u e v e i n t e d e los trierarcos tenían q u e a c o m p a ñ a r l o c u a n d o se lo anunciaran. A d v i r t i ó q u e , si a l g u n o n o lo a c o m p a ñ a b a , n o se q u e j a r a del castigo. C u a n d o se d i o la señal d e q u e se a p r o x i m a b a n y se hizo el l l a m a m i e n t o , la p r e s t e z a f u e digna d e observación. Nadie s u b i ó a las naves, d e los q u e iban a n a v e g a r , q u e n o lo hiciera a la carrera. Al llegar a d o n d e e s t a b a n las trieres enemigas, c a p t u r ó d e las d e m á s a los h o m b r e s q u e h a b í a n b a j a d o a t i e r r a , p e r o M e l a n i p o el r o d i o aconsejó * «El Pez».

a los restantes n o esperar y él m i s m o p r e p a r ó su n a v e y partió. A pesar d e e n c o n t r a r s e con las naves d e I f í c r a t e s , así y t o d o logró escapar. E n c a m b i o , las naves d e los siracusanos f u e r o n cogidas t o d a s con sus h o m b r e s . Ifícrates, después d e c o r t a r los e s p o l o n e s a las trieres, las llevó a r e m o l q u e h a s t a el p u e r t o d e los corcirenses, y sucedió que cada u n o le p a g ó u n d i n e r o establecido, salvo Crinipo el a r c o n t e . A éste lo g u a r d a b a c o m o si tuviera intención d e conseguir m u c h o d i n e r o o d e v e n d e r l o . P e r o , a causa del d o l o r , m u r i ó d e m u e r t e voluntaria, y a los demás Ifícrates los d e j ó ir, d e s p u é s d e recibir corcirenses como garantes del d i n e r o . A los m a r i n e r o s los m a n t e n í a a l i m e n t a d o s p o r q u e , en su mayoría, t r a b a j a b a n la tierra para los corcirenses, mientras con los peltastas y los h o p l i t a s d e las naves p a s ó a Acarnania. Allí se dedicó a a y u d a r a las ciudades amigas, si alguna necesitaba algo, y hacía la g u e r r a a los tirieos, h o m b r e s m u y vigorosos y q u e o c u p a b a n u n lugar sólido. Después d e recoger la flota d e Corcira, de aroximadam e n t e n o v e n t a naves, en p r i m e r lugar n a v e g ó a Cefalenia y r e c a u d ó d i n e r o , d a d o u n a s veces voluntaria y o t r a s inv o l u n t a r i a m e n t e . L u e g o se p r e p a r ó p a r a a r r u i n a r el territorio d e los lacedemonios y, con r e s p e c t o a las d e m á s ciudades q u e p o r aquellas z o n a s e r a n enemigas, a anexionar v o l u n t a r i a m e n t e a unas y a hacer la guerra a o t r a s que n o se s o m e t i e r a n . Y o , esta estrategia d e los d e I f í c r a t e s n o la d e j o d e alabar, y t a m b i é n el h a b e r d i c h o q u e se le sumara Calistrato, el o r a d o r p o p u l a r , q u e n o le era muy f a v o r a b l e , y Cabrias, e s t r a t e g o m u y e s t i m a d o . E n e f e c t o , si, p o r q u e los juzgaba inteligentes, q u i s o t o m a r l o s c o m o consejeros, Ole parece q u e a c t u ó d e m a n e r a p r u d e n t e y, si lo hizo p o r q u e los c o n s i d e r a b a c o n t r i n c a n t e s , sin parecer q u e perdía fuerza n i se d e s c u i d a b a , m e parece p r o p i o d e u n h o m b r e m u y s e g u r o d e sí m i s m o . E s t o f u e lo q u e él hizo. Los atenienses, al ver q u e los plateenses, q u e e r a n amigos suyos, h a b í a n sido e x p u l s a d o s d e Beocia y h a b í a n buscado r e f u g i o j u n t o a ellos y q u e los d e Tespias acu^ ' a n c o m o suplicantes para q u e n o m i r a r a n con indife-

36

37

38 372

39

3,1 371

200 371

Helénicas. Libro V.4,37

f: Helénicas. Libro V , 4 , 4 1

201 371

rencia el hecho d e q u e se h u b i e r a n q u e d a d o sin ciudad, d e j a r o n de alabar a los t e b a n o s , p e r o lo q u e es hacer la g u e r r a contra ellos, p o r u n a p a r t e , les daba vergüenza y, p o r otra, calculaban q u e n o iba a ser c o n v e n i e n t e . D e s d e luego, ya n o q u e r í a n c o m p a r t i r c o n ellos lo q u e hacían, p o r q u e los veían dirigir sus c a m p a ñ a s c o n t r a los f o c i d i o s , antiguos a m i g o s suyos, y aniquilar c i u d a d e s fie-

2

les e n la guerra c o n t r a el b á r b a r o y asimismo amigas. P o r ello, c u a n d o el p u e b l o v o t ó hacer la paz, e n v i a r o n en p r i m e r lugar e m b a j a d o r e s a T e b a s a plantearles si querían a c o m p a ñ a r l o s a L a c e d e m o n i a con e fin de t r a t a r d e la paz, p e r o luego e n v i a r o n e m b a j a d o r e s p o r su c u e n t a . Ent r e los elegidos e s t a b a n Callas hijo d e H i p ó n i c o , Autocles h i j o d e E s t r o m b í q u i d e s , D e m ó s t r a t o hijo de A r i s t o f o n t e , 3 Aristocles, Cefisódoto, M e l a n o p o y Liceto. [ C u a n d o se p r e s e n t a r o n a n t e los m i e m b r o s d e la asamblea d e los lac e d e m o n i o s y a n t e los a l i a d o s ] " ^ y ^ · * t a m b i é n estaba p r e s e n t e Calístrato, el o r a d o r público, p u e s , c o m o ya había p r o m e t i d o a I f í c r a t e s q u e , si lo d e j a b a ir, o le enviaría d i n e r o para la flota o haría la paz, p o r e s o m i s m o se enc o n t r a b a en A t e n a s y a c t u a b a e n f a v o r d e la paz. C u a n d o se p r e s e n t a r o n a n t e los m i e m b r o s d e la asamblea lacedem o n i a y ante los aliados, d e ellos habló p r i m e r o Calías el d a d u c o ' . E s t e era u n h o m b r e capaz d e d i s f r u t a r n o m e n o s con sus p r o p i a s alabanzas q u e c o n las d e los dem á s . E n t o n c e s e m p e z ó , m á s o m e n o s , así: « L a c e d e m o n i o s , v u e s t r a p r o x e n i a n o la tengo y o solo, sino q u e el p a d r e d e m i p a d r e , q u e ya la tenía c o m o pat r i m o n i o , la t r a n s m i t i ó a su linaje. Q u i e r o m o s t r a r o s así cuál es, a lo largo del t i e m p o , la a c t i t u d d e la c i u d a d con r e s p e c t o a n o s o t r o s . E n eifecto, c u a n d o hay g u e r r a , nos elige estrategos y, c u a n d o desea t r a n q u i l i d a d , n o s envía c o m o negociadores d e la paz. E n c u a n t o a m í , ya he ven i d o antes d o s veces p a r a t r a t a r d e l final d e la guerra ' Casi todos los editores prescinden de esta frase. * Añadido por Kopper y normalmente admitído. ' Portador de la antorcha en los ritos de Eleusis, cargo monopolizado por el linaje de los Cérices al que pertenecía la familia de Calías.

4

y en a m b a s e m b a j a d a s conseguí la paz para v o s o t r o s y para n o s o t r o s . E n esta ocasión v e n g o p o r tercera vez y creo q u e ahora será con m u c h o el m o m e n t o m á s adec u a d o para alcanzar u n a c u e r d o . D e s d e luego, n o v e o q u e n o s o t r o s p e n s e m o s una cosa y v o s o t r o s otra, sino q u e vosotros estáis i r r i t a d o s igual q u e n o s o t r o s con la destrucción d e Platea y d e Tespias. E n t o n c e s , ¿cómo n o va a ser n a t u r a l q u e , si t e n e m o s las m i s m a s opiniones, s e a m o s e n t r e n o s o t r o s amigos más q u e e n e m i g o s ? Sin d u d a , l o p r o p i o d e los sabios es ni siquiera e m p r e n d e r la g u e r r a a u n q u e h u b i e r a p e q u e ñ a s d i f e r e n c i a s . A h o r a bien, si f u é r a m o s d e la misma o p i n i ó n , ¿ n o sería p r o p i o de los m u y excéntricos no hacer la paz? L o j u s t o sería q u e n o t o m á ramos las armas los u n o s c o n t r a los o t r o s , p u e s t o q u e , según se dice, T r i p t ó l e m o , n u e s t r o a n t e p a s a d o , a los prim e r o s e x t r a n j e r o s a los q u e e n s e ñ ó los ritos m i s t é r i c o s de D e m é t e r y C o r e f u e a H e r a c l e s , v u e s t r o f u n d a d o r , y a los D i o s c u r o s , c i u d a d a n o s d e v u e s t r a ciudad, y la sim i e n t e del f r u t o d e D e m é t e r f u e llevada c o m o regalo e n primer lugar al P e l o p o n e s o . ¿ C ó m o va a ser j u s t o q u e vosotros vayáis al t e r r i t o r i o d e a q u é l l o s de quienes recibisteis la semilla a d e s t r u i r l e s lo q u e ahora es su f r u t o y q u e nosotros n o q u e r a m o s q u e a q u é l l o s a quienes se la d i m o s tengan la m a y o r a b u n d a n c i a posible d e a l i m e n t o s ? Si, en v e r d a d , e s t á señalado p o r los dioses q u e haya guerras e n t r e los h o m b r e s , es preciso q u e n o s o t r o s la e m p r e n d a m o s con la m a y o r c a l m a ' p o s i b l e y, c u a n d o aparezca, la concluyamos lo m á s r á p i d a m e n t e p o s i b l e . » D e s p u é s de él, A u t o c l e s , q u e tenía f a m a de ser u n o r a d o r m u y firme, e m p e z ó así: « L a c e d e m o n i o s , q u e lo q u e voy a decir n o será dicho según v u e s t r o gusto, n o lo ignoro, p e r o m e p a r e c e q u e q u i e n e s d e s e a n , c u a n d o h a c e n e n t r e sí u n a a m i s t a d , q u e ésta d u r e el m a y o r t i e m p o posible, tienen q u e e n s e ñ a r s e el u n o al o t r o las causas d e las guerras. V o s o t r o s s i e m p r e decís: es preciso q u e las ciudades sean a u t ó n o m a s , p e r o v o s o t r o s m i s m o s sois el principal o b s t á c u l o p a r a la a u t o n o m í a , p u e s fijáis p a r a las ciudades aliadas, e n p r i m e r l u g a r , la obligación d e a c o m p a ñ a r o s a d o n d e vosotros las llevéis. ¿Es q u e e s t o

5

6

7

8

200 371

Helénicas. Libro V.4,37

f: Helénicas. Libro V,4,41

201

se c o m p a g i n a con la a u t o n o m í a ? O s p r o c u r á i s e n e m i g o s sin c o m u n i c á r s e l o a los aliados, y los lleváis c o n t r a ellos, d e m o d o q u e , m u c h a s veces, los q u e se d i c e n a u t ó n o m o s se v e n obligados a hacer u n a e x p e d i c i ó n c o n t r a q u i e n e s les s o n m á s f a v o r a b l e s . A d e m á s , lo q u e es m á s o p u e s t o q u e n a d a a la a u t o n o m í a , establecéis e n u n o s sitios decarquías, en otros triacontarquías y o s o c u p á i s d e estos m a g i s t r a d o s n o p a r a q u e g o b i e r n e n l e g a l m e n t e , sino p a r a q u e p u e d a n c o n t r o l a r la c i u d a d p o r la f u e r z a , d e m o d o q u e p a r e c e q u e os c o m p l a c é i s m á s con las t i r a n í a s q u e 9 con los gobiernos c o n s t i t u c i o n a l e s . C u a n d o el rey o r d e n ó q u e las ciudades f u e r a n a u t ó n o m a s , m u y c l a r a m e n t e exp u s i s t e i s la o p i n i ó n d e q u e , si los t e b a n o s n o d e j a b a n q u e cada u n a de las c i u d a d e s se g o b e r n a r a p o r sí m i s m a y se sirviera d e las leyes q u e quisiera, n o e s t a r í a n actuand o d e a c u e r d o con el e s c r i t o d e l rey. Sin e m b a r g o , c u a n d o t o m a s t e i s la C a d m e a , ni a los m i s m o s t e b a n o s les p e r m i tisteis ser a u t ó n o m o s . E s preciso q u e los q u e v a n a ser a m i g o s n o consideren q u e es n o r m a l ser t r a t a d o s con justicia p o r p a r t e d e los d e m á s , m i e n t r a s ellos m i s m o s se a d u e ñ a n c l a r a m e n t e d e lo m á s q u e p u e d e n . » A l decir esto, p r o v o c ó en t o d o s el silencio e hizo q u e se a l e g r a r a n los q u e e s t a b a n i r r i t a d o s c o n los lacedemonios. D e s p u é s d e él h a b l ó C a l í s t r a t o : « L a c e d e m o n i o s , q u e n o ha h a b i d o e r r o r e s ni p o r v u e s t r a p a r t e ni p o r la n u e s t r a , y o creo q u e n o p o d r í a decirlo n a d i e . Sin e m b a r g o , s e g ú n mi o p i n i ó n , n o es preciso q u e haya q u e r o m p e r d e f i n i t i v a m e n t e las relaciones con los q u e los c o m e t e n , p u e s v e o q u e n i n g u n o d e los h o m b r e s pasa la vida sin e r r a r . I n c l u s o me p a r e c e q u e , algunas veces, son m á s accesibles los h o m b r e s q u e h a n e r r a d o , s o b r e t o d o si han sido

los t e b a n o s f u e r o n víctimas d e la i n j u s t i c i a , v u e l v e n a 371 estar j u n t o a ellos. D e m o d o q u e en este m o m e n t o , e n consecuencia, e s p e r o q u e , p o r h a b e r a p r e n d i d o q u e el q u e r e r d e m a s i a d o r e p o r t a p o c o p r o v e c h o , n o s o t r o s seam o s m o d e r a d o s e n la a m i s t a d recíproca. C o n r e s p e c t o a 12 lo q u e n o s r e p r o c h a n a l g u n o s d e s e o s o s d e e v i t a r la p a z , q u e n o s o t r o s n o b u s c a m o s la a m i s t a d , s i n o q u e sólo venim o s p o r t e m o r a q u e A n t á l c i d a s vuelva con d i n e r o d e p a r t e del r e y , p o d é i s e s t a r s e g u r o s d e q u e son d i s p a r a t e s . El rey, en e f e c t o , ya escribió q u e todas las c i u d a d e s d e Grecia e r a n a u t ó n o m a s y n o s o t r o s , si d e c i m o s y h a c e m o s lo m i s m o q u e él, ¿ p o r q u é í b a m o s a t e m e r al r e y ? ¿ O es q u e alguien p i e n s a q u e desea g a s t a r d i n e r o p a r a h a c e r g r a n d e s a o t r o s m á s bien q u e , sin g a s t o , lograr lo q u e a su m a n e r a d e v e r es m e j o r ? Bien. ¿ P o r q u é v e n i m o s ? Q u e n o es p o r e s t a r e n la indigencia, p o d r í a i s saberlo, si q u e r é i s , c o n dirigir la mirada a la s i t u a c i ó n p o r m a r y, si q u e r é i s , a la s i t u a c i ó n p o r tierra e n el p r e s e n t e . t ¿ P o r q u é es e n t o n c e s ? Evid e n t e m e n t e , el h e c h o d e q u e a l g u n o s d e los aliados h a c e n cosas n o a g r a d a b l e s p a r a n o s o t r o s o a g r a d a b l e s p a r a voso t r o s t " . I g u a l m e n t e q u e r r í a m o s m o s t r a r o s d e m o d o adecuado n u e s t r o r e c o n o c i m i e n t o p o r el h e c h o d e q u e n o s salvarais c u a n d o h u b o ocasión. P a r a r e c o r d a r t a m b i é n el lado p o s i t i v o , d e t o d a s las c i u d a d e s e v i d e n t e m e n t e h a y unas q u e c o m p a r t e n v u e s t r o s intereses y o t r a s q u e c o m p a r t e n los n u e s t r o s y, en cada c i u d a d , u n o s s o n p a r t i d a n o s d e los l a c o n i o s , o t r o s d e los áticos. Si n o s o t r o s fuéramos amigos, ¿de dónde podríamos esperar normalm e n t e n i n g ú n p e l i g r o ? P u e s , p o r t i e r r a , si v o s o t r o s sois amigos, ¿ q u i é n iba a ser capaz d e i n q u i e t a r n o s ? Y p o r m a r , ¿ q u i é n p o d r í a d a ñ a r o s en n a d a si n o s o t r o s s o m o s Vuestros c o l a b o r a d o r e s ? Sin e m b a r g o , q u e s i e m p r e , e n a^gún m o m e n t o , se p r o d u c e n g u e r r a s y q u e se t e r m i n a n , ' o d o s lo s a b e m o s , y t a m b i é n q u e n o s o t r o s , si n o a h o r a , .. " Brownson sigue una hipótesis de Kurz; «es evidente que ala n o s de los aliados hacen cosas no agradables para nosotros». pesar de que existen otras conjeturas, Hatzfeld prefiere conla laguna. 13

10

14

11 c a s t i g a d o s p o r sus e r r o r e s , c o m o n o s o t r o s . E n c u a n t o a v o s o t r o s , yo veo q u e , p o r lo realizado d e m o d o inconsc i e n t e , a veces os h a b é i s e n c o n t r a d o con m u c h a s repercusiones. T a l es el caso d e la o c u p a c i ó n d e la C a d m e a d e T e b a s . A h o r a , p o r e j e m p l o , c o m o os e s f o r z a s t e i s en qu^ las c i u d a d e s f u e r a n a u t ó n o m a s , d e n u e v o t o d a s , c u a n d o Sólo se conocen los Treinta de Atenas.

15

200

Helénicas. Libro V.4,37

f: Helénicas. LibroV , 4 , 4 1201 atenienses, la esperanza d e q u e los t e b a n o s p a g a r a n el 371 d i e z m o e s t a b l e c i d o , y los m i s m o s t e b a n o s se m a r c h a r o n totalmente desanimados. A p a r t i r d e e n t o n c e s , los atenienses l e v a n t a r o n las 4,1 guarniciones d e las ciudades, hicieron volver a I f í c r a t e s y sus naves y lo obligaron a d e v o l v e r t o d o lo q u e h a b í a t o m a d o con p o s t e r i o r i d a d a los j u r a m e n t o s q u e t u v i e r o n lugar e n L a c e d e m o n i a . P o r su p a r t e , los lacedemonios, si 2 bien es v e r d a d q u e r e t i r a r o n a los h a r m o s t a s y las guarniciones d e las ciudades, e n c a m b i o a C l e ó m b r o t o , q u e estaba al m a n d o d e l ejército d e F ó c i d e y p r e g u n t ó a las a u t o r i d a d e s d e la p a t r i a q u é h a b í a d e hacer, d e s p u é s d e hablar P r ó t o o e n el s e n t i d o d e q u e , según su p a r e c e r , había q u e d i s o l v e r el ejército d e a c u e r d o con los juram e n t o s y t r a n s m i t i r la o r d e n a las c i u d a d e s d e q u e aportaran al t e m p l o d e A p o l o c u a n t o cada u n a quisiera, y sólo más t a r d e , si alguien n o p e r m i t í a q u e las c i u d a d e s f u e r a n a u t ó n o m a s , c o n v o c a r e n t o n c e s d e n u e v o a c u a n t o s quisieran acudir e n a p o y o d e la a u t o n o m í a p a r a llevarlos c o n t r a sus o p o s i t o r e s . E n e f e c t o , s e g ú n d i j o , pensaba q u e así los dioses serían m á s f a v o r a b l e s y las ciudades se irritarían m e n o s . L a asamblea, al escuchar esto, c o n s i d e r ó 3 q u e desvariaba, p u e s ya, según p a r e c e , lo a r r a s t r a b a t o d o la f u e r z a d i v i n a , y o r d e n a r o n a C l e ó m b r o t o q u e n o disolviera el e j é r c i t o , sino q u e e n seguida se dirigiera c o n t r a los t e b a n o s , si n o d e j a b a n las c i u d a d e s a u t ó n o m a s . [ C l e ó m b r o t o , c u a n d o se e n t e r ó d e q u e se había h e c h o la p a z , envió u n m e n s a j e a los é f o r o s a p r e g u n t a r q u é había d e hacer. Ellos le d i j e r o n q u e m a r c h a r a c o n t r a los t e b a n o s si no d e j a b a n a u t ó n o m a s las c i u d a d e s b e o c i a s ] Al d a r s e cuenta d e q u e n o d e j a b a n las c i u d a d e s y ni siquiera disolvían su e j é r c i t o , [ c o m o se alineaban contra e l l o s ] en consecuencia, c o n d u j o su ejército c o n t r a Beocia. Los t e b a n o s e s p e r a b a n q u e hiciera la expedición d e s d e Fócide y vigilaban e n u n lugar e s t r e c h o , p e r o él n o emViene a ser una especie de resumen aclaratorio de la complicada frase anterior. " Según la corrección de Brodaeus, aceptada por Brownson: «con ánimo de alinearse contra ¿1».

371 e n a d e l a n t e , e n algún m o m e n t o , d e s e a r e m o s la paz. ¿ P o r q u é h a y q u e esperar ese m o m e n t o , hasta q u e n o s d e j e m o s a b a t i r p o r las desgracias, e n vez d e hacer la paz lo más r á p i d a m e n t e posible, a n t e s d e q u e nada llegue a ser irre16 m e d i a b l e ? E n realidad, y o n o alabo ni a los q u e , p o r ser b u e n o s atletas y h a b e r o b t e n i d o ya m u c h a s victorias, p o r la f a m a q u e p o s e e n a m a n d e tal m o d o el t r i u n f o q u e n o cesan antes d e q u e , d e r r o t a d o s , ven d i s u e l t a su f o r m a d e v i d a , ni a los j u g a d o r e s q u e , si o b t i e n e n u n solo triunf o , se p o n e n a jugar d o b l a n d o la a p u e s t a , p u e s veo q u e la m a y o r p a r t e d e los q u e así actúan q u e d a n absoluta17 m e n t e a n u l a d o s . E s p r e c i s o q u e n o s o t r o s lo c o m p r e n d a m o s d e e s t e m o d o y n u n c a e n t r e m o s e n u n juego tal c o m o p a r a t o m a r l o t o d o o p e r d e r l o t o d o , sino q u e , m i e n t r a s n o s c o n s e r v e m o s f u e r t e s y t e n g a m o s b u e n a f o r t u n a , seamos amigos los u n o s d e los o t r o s . Así, n o s o t r o s , gracias a v o s o t r o s , y v o s o t r o s , gracias a n o s o t r o s , p o d r í a m o s hac e r n o s e n G r e c i a t o d a v í a m á s f u e r t e s q u e e n el t i e m p o pasado.» 18 C o m o pareció q u e h a b í a h a b l a d o c o n v e n i e n t e m e n t e , v o t a r o n t a m b i é n los l a c e d e m o n i o s aceptar la paz, con la c o n d i c i ó n de retirar los h a r m o s t a s de las c i u d a d e s , disolver los ejércitos, t a n t o las ilotas c o m o los d e i n f a n t e r í a , y d e j a r las ciudades a u t ó n o m a s . Si alguien actuaba d e m o d o c o n t r a r i o , el q u e quisiera acudiría en a y u d a d e los q u e f u e r a n víctimas d e u n t r a t o a b u s i v o , en cambio, el q u e n o quisiera, n o tenía obligación d e aliarse con ellos. 19 S o b r e tales condiciones, j u r a r o n los l a c e d e m o n i o s p o r ellos m i s m o y p o r sus aliados y los a t e n i e n s e s y sus aliad o s c a d a u n o por c i u d a d e s . D e s p u é s d e h a b e r firmado t a m b i é n los tebanos e n t r e las ciudades q u e h a b í a n jurad o , se p r e s e n t a r o n d e n u e v o al día siguiente sus embajad o r e s a decir q u e corrigieran e n el s e n t i d o d e q u e , e n vez d e los t e b a n o s , h a b í a n j u r a d o los beocios. Agesilao cont e s t ó q u e n o corregiría n a d a d e lo q u e a n t e s h a b í a n j u r a d o y f i r m a d o . N o o b s t a n t e , si n o q u e r í a n p a r t i c i p a r en los 20 p a c t o s , d i j o q u e los b o r r a r í a n si se lo p e d í a n . Así, c o m o los d e m á s habían h e c h o la paz y sólo h u b o discordancia d e p a r t e d e los t e b a n o s , a h o r a renacía, e n o p i n i ó n d e los

226

Helénicas. Libro VI,4,3

Helénicas. Libro VI ,4,7

227 371 8

371 p r e n d i ó la invasión p o r ese camino, sino q u e avanzó por u n p a s o elevado e i m p r e v i s i b l e a través d e Tisbas, llegó a C r e u s i s , t o m ó la m u r a l l a y se a p o d e r ó d e doce trieres d e los tebanos. 4 D e s p u é s d e hacer e s t o , ya lejos del m a r , acampó en L e u c t r a s d e la Téspica. Los tebanos a c a m p a r o n en la colina d e e n f r e n t e , a n o m u c h a distancia, sin tener m á s aliados q u e los beociuc;. E n t o n c e s los amigos se acercaron 5 a decirle a C l e ó m b r o t o : « C l e ó m b r o t o , si d e j a s ir a los t e b a n o s sin c o m b a t i r , c o r r e r á s el riesgo d e q u e en la ciud a d t e c o n d e n e n a la ú l t i m a p e n a , p u e s se acordarán d e c u a n d o , al llegar a Cinoscéfalas, n o llevaste a c a b o ningún t i p o d e saqueo e n el t e r r i t o r i o d e los t e b a n o s y d e c u a n d o , en la ulterior e x p e d i c i ó n , t e i m p i d i e r o n la e n t r a d a , mientras Agesilao s i e m p r e h a b í a p a s a d o a través del Citerón. Si te p r e o c u p a s p o r ti m i s m o y si echas d e m e n o s a tu p a t r i a , tienes q u e dirigirte c o n t r a ellos.» E s t o le d i j e r o n sus amigos. Los adversarios, en cambio, d e c í a n : « A h o r a m o s t r a r á el h o m b r e si, en realidad, siente p r e o c u p a c i ó n p o r los tebanos, c o m o se dice.» C l e ó m b r o t o , al escuchar e s t o , se sintió e s t i m u l a d o a e m p r e n d e r la b a t a l l a . P o r su p a r t e , los q u e estaban al f r e n t e d e los t e b a n o s calculaban q u e , si n o c o m b a t í a n , se les s e p a r a r í a n las c i u d a d e s vecinas y ellos serían sitiad o s . P o r o t r o l a d o , si el p u e b l o t e b a n o n o c o n t a b a con sus provisiones, correrían el riesgo d e q u e la ciudad se pusiera c o n t r a ellos. E n fin, p o r h a b e r e s t a d o antes exiliados, m u c h o s c o n s i d e r a b a n q u e era m e j o r m o r i r en el c o m b a t e q u e exiliarse d e n u e v o . A d e m á s d e e s t o , los anim ó t a m b i é n el oráculo, d e a c u e r d o c o n el cual los laced e m o n i o s d e b í a n ser d e r r o t a d o s allí d o n d e e s t a b a la tumba d e las doncellas q u e , según se dice, se suicidaron p o r h a b e r sido violadas p o r u n o s lacedemonios. Así p u e s , antes d e la b a t a l l a , los t e b a n o s a d o r n a r o n e s t a t u m b a . Les a n u n c i a r o n a d e m á s d e s d e la ciudad q u e t o d o s los templos se habían a b i e r t o solos y las sacerdotisas decían q u e los dioses les señalaban así la victoria. T a m b i é n afirmaron q u e las a r m a s habían d e s a p a r e c i d o del H e r a c l e o , c o m o si H e r a c l e s h u b i e r a p a r t i d o para la batalla. A l g u n o s cuentan

6

7

que t o d o esto f u e r o n a r t i m a ñ a s d e los dirigentes. P e r o , en realidad, en la batalla t o d o f u e c o n t r a r i o a los laced e m o n i o s , m i e n t r a s para ellos t o d o e s t u v o dirigido p o r la suerte. E n e f e c t o , C l e ó m b r o t o c e l e b r ó después d e l alm u e r z o el ú l t i m o consejo p r e v i o a la batalla y, c o m o habían b e b i d o al m e d i o d í a , decían q u e el v i n o los h a b í a excitado. E n el p u n t o en q u e cada u n o d e los ejércitos se estaba a r m a n d o y ya era e v i d e n t e q u e se iba a p r o d u cir la batalla, en p r i m e r lugar, c u a n d o ya habían e m p r e n d i d o la m a r c h a d e l ejército beocio los q u e habían preparado el m e r c a d o , algunos cargadores y l o s q u e n o q u e r í a n c o m b a t i r , e n t o n c e s , los mercenarios d e H i e r ó n , los peltastas focidios y, d e la caballería, los heracleotas y fliasios, en u n m o v i m i e n t o e n v o l v e n t e , se lanzaron s o b r e ellos en el m o m e n t o d e la r e t i r a d a , les hicieron d a r la vuelta y los p e r s i g u i e r o n hasta el c a m p a m e n t o d e los beocios, d e m o d o q u e hicieron m u c h o m a y o r y m á s d e n s o que antes el c o n t i n g e n t e d e los m i s m o s . Luego, c o m o había u n a llanura en m e d i o , los l a c e d e m o n i o s colocaron delante de su p r o p i a falange a los caballeros y los tebanos colocaron e n f r e n t e t a m b i é n a los suyos. La caballería de los t e b a n o s e s t a b a e n t r e n a d a p o r l a guerra c o n t r a los orcomenios y los tespieos y, en c a m b i o , en esa época, la caballería d e los lacedemonios era m u y p o b r e . A los caballos los criaban los más ricos y, c u a n d o se p r o c l a m a b a el r e c l u t a m i e n t o , e n t o n c e s venía el i n d i v i d u o d e s i g n a d o , que t o m a b a su caballo y las a r m a s q u e se le d i e r a n d e m o d o i m p r o v i s a d o en c a m p a ñ a . A d e m á s , de los soldados, los de c u e r p o m e n o s f u e r t e y los m e n o s deseosos d e gloria eran los q u e e s t a b a n en la caballería. Tal era el contingente ecuestre d e cada u n o . D e la falange decían q u e los lacedemonios f o r m a b a n las secciones de a tres y, d e ^ t a m a n e r a , n o llegaban a t e n e r m á s d e doce en p r o f u n didad Los t e b a n o s se habían o r g a n i z a d o en g r u p o s d e í^o m e n o s d e cincuenta escudos p u e s calculaban q u e , si Las secciones estaban formadas por «media compañía» {eno"totia) de treinta y seis hombres. ' ' Primera indicación, en Jenofonte, de la falange oblicua, la eran innovación de Epaminondas. Los mejores, colocados a la iz-

9

10

11

12

200

Helénicas. Libro V.4,37

f: Helénicas. Libro V,4,41

201 371

371 vencían a la p a r t e q u e e s t a b a situada a l r e d e d o r del rey, t o d o el r e s t o sería fácil d e d o m i n a r . 13 C u a n d o C l e ó m b r o t o e m p e z ó la marcha c o n t r a los enem i g o s , e n p r i m e r l u g a r , a n t e s d e q u e su e j é r c i t o se enterara d e q u e él e s t a b a al f r e n t e , las caballerías ya se habían e n c o n t r a d o y, r á p i d a m e n t e , había sido d e r r o t a d a la de los l a c e d e m o n i o s . A l h u i r se habían t r o p e z a d o con sus p r o p i o s h o p l i t a s y, a d e m á s , les cayeron e n c i m a las comp a ñ í a s d e los t e b a n o s . Sin e m b a r g o , q u e los d e Cleómb r o t o al principio e r a n s u p e r i o r e s en la b a t a l l a , cualquiera p o d r í a saberlo p o r e s t e e v i d e n t e t e s t i m o n i o : p u e s n o hab r í a n p o d i d o cogerlo y llevárselo vivo si los q u e combatían d e l a n t e d e él n o h u b i e r a n sido v e n c e d o r e s en ese 14 m o m e n t o . P e r o , c u a n d o m u r i e r o n D i n ó n el polemarco, E s f o d r i a s , d e los c o n s e j e r o s del rey, su h i j o C l e ó n i m o , los caballos " y los l l a m a d o s l u g a r t e n i e n t e s d e l polemarco, los d e m á s , rechazados p o r la masa, se r e t i r a b a n y los q u e o c u p a b a n el ala izquierda d e los l a c e d e m o n i o s , cuand o v i e r o n q u e la d e r e c h a era rechazada, r e t r o c e d i e r o n . A u n q u e h a b í a n m u e r t o m u c h o s , c u a n d o , d e r r o t a d o s , atravesaron la fosa q u e t e n í a n p r e c i s a m e n t e d e l a n t e del camp a m e n t o , d i s p u s i e r o n las a r m a s en el t e r r i t o r i o desde el q u e h a b í a n h e c h o el asalto. E l c a m p a m e n t o n o e s t a b a , sin e m b a r g o , e n u n a superficie m u y plana, sino m á s bien en u n a s u b i d a . D e s p u é s d e e s t o , h u b o algunos lacedemonios q u e , al considerar la desgracia intolerable, d i j e r o n q u e era n e c e s a r i o i m p e d i r q u e los e n e m i g o s erigieran u n t r o f e o y q u e n o d e b e r í a n recoger los cadáveres m e d i a n t e pactos, sino q u e tenían q u e i n t e n t a r l o p o r m e d i o d e u n c o m b a t e . 15 Los p o l e m a r c o s , al ver q u e h a b í a n m u e r t o cerca d e mÜ del c o n j u n t o d e los l a c e d e m o n i o s y q u e d e los espartiatas m i s m o s , q u e eran allí c o m o setecientos, h a b í a n m u e r t o a l r e d e d o r d e c u a t r o c i e n t o s , y al darse c u e n t a d e q u e todos quierda, reforzados en profundidad, se convenían en el ala de choque, contrariamente a la práctica habitual. Brownson admite la hipótesis de Stephanus: los caballos; Hatzfeld con una la de Madvig; ménippoi, que no traduce, p e f lo explica como un término, tal vez mal transcrito, que puede designar una formación de estado mayor.

los aliados se e n c o n t r a b a n sin á n i m o s para c o m b a t i r y algunos d e ellos ni siquiera e s t a b a n i r r i t a d o s con lo suced i d o , r e u n i e r o n a los más i m p o r t a n t e s para decidir q u é había q u e hacer. C o m o a t o d o s les pareció bien q u e se recogieran los cadáveres m e d i a n t e p a c t o s , e n v i a r o n u n heraldo a hacer u n a p r o c l a m a relativa a los m i s m o s . E n consecuencia, los t e b a n o s , d e s p u é s d e esto, erigieron u n t r o f e o y e n t r e g a r o n los cadáveres m e d i a n t e pactos. U n a vez h e c h o esto, el q u e f u e a anunciar el suceso a L a c e d e m o n i a llegó c u a n d o a c a b a b a n las G i m n o p e d i a s " y estaba d e n t r o el coro masculino. Los é f o r o s , c u a n d o escucharon lo q u e había sucedido, s i n t i e r o n d o l o r , c o m o es f o r o z o s o , creo. P e r o n o hicieron salir el c o r o , s i n o q u e d e j a r o n q u e celebraran el c o n c u r s o . Luego e n t r e g a r o n los n o m b r e s d e cada u n o d e los m u e r t o s a sus familiares, pero o r d e n a r o n a las m u j e r e s q u e n o lanzaran g r i t o s , sino que en silencio s o p o r t a r a n su d o l o r . Al día siguiente había q u e ver a los parientes d e los m u e r t o s pasearse relucientes y e s p l e n d o r o s o s a la luz del día, p e r o a los q u e se les h a b í a a n u n c i a d o q u e e s t a b a n vivos, d e éstos p o d í a n verse pocos, d a n d o vueltas s o m b r í o s y desdichados. A consecuencia d e esto, los é f o r o s d e c r e t a r o n la movilización d e los d o s r e g i m i e n t o s r e s t a n t e s hasta c o m p l e t a r las c u a r e n t a p r o m o c i o n e s T a m b i é n e n v i a r o n , d e los regimientos q u e e s t a b a n f u e r a , h a s t a los d e la m i s m a e d a d , pues a n t e s , hacia Fócide, h a b í a n m a r c h a d o hasta t r e i n t a y cinco p r o m o c i o n e s . D e c r e t a r o n t a m b i é n q u e los acompañaran los q u e h a b í a n q u e d a d o e n t o n c e s al cargo d e las 'Magistraturas. Agesilao todavía n o se había r e p u e s t o d e su e n f e r m e d a d , p o r lo q u e la c i u d a d decidió q u e se p u siera al f r e n t e su hijo A r q u i d a m o . A él se s u m a r o n con gusto los tegeatas, p u e s todavía vivían los d e E s t a s i p o , partidarios d e los laconios y n o d e los m e n o s p o d e r o s o s Juegos introducidos, segiín la tradición, por Taletas de Creta el 668, en honor de Apolo Piteo, consistentes en danzas de Jóvenes desnudos en torno a las estatuas de Apolo, Artemis y Leto, son de los cánticos compuestos por poetas como el propio Tay Alemán. Hasta los hombres de sesenta años.

16

17

18

200

Helénicas. Libro V.4,37

f: Helénicas. Libro V , 4 , 4 1

201 371

>71 d e la c i u d a d . C o n m u c h a energía, también se les u n i e r o n los m a n t i n e o s , con u n e j é r c i t o reclutado a través d e las aldeas. P r e c i s a m e n t e se g o b e r n a b a n por u n sistema aristocrático. Corintios, sicionios, fliasios y a q u e o s los acomp a ñ a r o n t a m b i é n con m u c h o g u s t o , y otras c i u d a d e s enviar o n s o l d a d o s . E q u i p a r o n f r i e r e s los m i s m o s lacedemonios y los c o r i n t i o s , y p i d i e r o n a los sicionios q u e colaboraran e n el e q u i p a m i e n t o , p u e s p e n s a b a n q u e la expedición 19 había d e hacer la travesía e n sus naves. Y A r q u i d a m o hizo los sacrificios c o r r e s p o n d i e n t e s para u n a travesía. L o s t e b a n o s , i n m e d i a t a m e n t e después d e la batalla, enviaron a Atenas un mensajero coronado para, por una p a r t e , c o n t a r l e s la g r a n d e z a d e la victoria y , p o r o t r a , p a r a solicitar q u e acudieran en su ayuda, c o n el m e n s a j e d e q u e ahora sería p o s i b l e vengarse de t o d o lo q u e les h a b í a n h e c h o los l a c e d e m o n i o s . P r e c i s a m e n t e , el consejo 20 d e los atenienses e s t a b a r e u n i d o en la acrópolis. C u a n d o e s c u c h a r o n lo sucedido, se hizo evidente p a r a t o d o s q u e h a b í a n q u e d a d o m u y p e r p l e j o s , pues ni l l a m a r o n al her a l d o a los rituales d e h o s p i t a l i d a d , ni c o n t e s t a r o n nada acerca del envío d e auxilio. Así se marchó d e A t e n a s el h e r a l d o . E n t o n c e s los t e b a n o s m a n d a r o n a t o d a prisa u n m e n s a j e a J a s ó n , q u e era aliado suyo, a p e d i r l e q u e les e n v i a r a a y u d a , p u e s t r a t a b a n d e calcular p o r d ó n d e transcurriría el p o r v e n i r . 21 E n seguida e q u i p ó trieres, c o n la intención d e prestarles a y u d a p o r m a r , p e r o , d e s p u é s d e r e u n i r el ejército m e r c e n a r i o y los caballeros p r o p i o s , a p e s a r d e q u e los focidios le hacían la g u e r r a sin declararlo, m a r c h ó p o r tierra hacia Beocia y , en m u c h a s d e las c i u d a d e s , lo vier o n llegar sin q u e se h u b i e r a anunciado su v e n i d a . E n e f e c t o , a n t e s d e q u e se h u b i e r a n reunido d e s d e diversos p u n t o s , ya se alejaba d e a n t e m a n o , con lo q u e d e m o s t r a b a q u e , m u c h a s veces, la rapidez consigue lo q u e se busca m á s q u e la f u e r z a . 22 C u a n d o llegó a Beocia, al decirle los t e b a n o s q u e era la o p o r t u n i d a d d e lanzarse s o b r e los l a c e d e m o n i o s , él d e s d e a r r i b a con el e j é r c i t o mercenario, ellos cara a cara, J a s ó n les hizo desistir, con lo q u e les e n s e ñ ó q u e , c u a n d o

se ha realizado u n a h e r m o s a acción, n o es lógico arriesgarse, p u e s es c i e r t o q u e se p u e d e realizar algo t o d a v í a m a y o r , p e r o t a m b i é n verse p r i v a d o incluso d e la victoria o b t e n i d a . « ¿ N o veis», d i j o , « q u e t a m b i é n v o s o t r o s , u n a vez q u e os e n c o n t r a s t e i s e n u n a situación d e n e c e s i d a d , fuisteis capaces d e c o n v e r t i r o s e n v e n c e d o r e s ? E s p r e c i s o pensar q u e los l a c e d e m o n i o s , si se v i e r o n f o r z a d o s a f sobrevivir, c o m b a t i r í a n a la d e s e s p e r a d a E l dios, según parece, m u c h a s veces se c o m p l a c e e n hacer a los pequeñ o s g r a n d e s y a los grandes p e q u e ñ o s . » C o n estas palabras d i s u a d i ó a los t e b a n o s d e e x p o n e r s e a n u e v o s peligros. E n c a m b i o , a los l a c e d e m o n i o s les e n s e ñ ó lo q u e era u n ejército v e n c i d o y lo q u e era u n ejército v e n c e d o r . «Si q u e r é i s o l v i d a r el s u f r i m i e n t o p a s a d o » , dijo, « o s aconsejo q u e t o m é i s u n respiro, descanséis y os hagáis m á s f u e r t e s , y sólo así vayáis a la batalla c o n t r a los q u e n o han sido v e n c i d o s . P e r o a h o r a » , a ñ a d i ó , «sabéis b i e n q u e e n t r e v u e s t r o s aliados existen conversaciones acerca d e la posible a m i s t a d c o n los e n e m i g o s . D e cualquier m o d o , i n t e n t a d c o n s e g u i r pactos. E s t o es l o q u e yo d e s e o » , term i n ó , « p o r q u e q u i e r o salvaros, d e b i d o a la a m i s t a d d e mi p a d r e con v o s o t r o s y p o r el h e c h o d e ser v u e s t r o p r ó x e n o » . T a l e s cosas decía, p e r o , sin e m b a r g o , a c t u a b a d e m o d o q u e é s t o s , m i e n t r a s siguieran s i e n d o rivales e n t r e sí, t u v i e r a n a m b o s necesidad d e él. Los l a c e d e m o n i o s , al oírlo, le p i d i e r o n q u e actuara e n f a v o r d e u n a t r e g u a . C u a n d o se a n u n c i ó q u e existía la t r e g u a , los p o l e m a r c o s o r d e n a r o n q u e se p r e p a r a r a n t o d o s d e s p u é s d e la c e n a , con la i n t e n c i ó n d e e m p r e n d e r la m a r c h a d e n o c h e y subir al C i t e r ó n al amanecer. D e s p u é s d e c e n a r , a n t e s d e irse a d o r m i r , les a n u n c i a r o n q u e tenían q u e seguirlos y, en seguida, d e s d e la caída d e la t a r d e , los c o n d u j e r o n por el c a m i n o d e Creusis, c o n m á s confianza e n p a s a r desapercibidos q u e en la t r e g u a . C o n m u c h a dificultad para avanzar, p u e s se r e t i r a b a n a t e m o r i z a d o s e n m e d i o

23

24

25

26

" Texto difícil. Entre las hipótesis: «si se vieran forzados, combatirían sin preocuparse de vivir» (Brownson); «si se vieran forzados para vivir» (Marchant, en aparato crítico).

200

Helénicas. Libro V.4,37

f: Helénicas. Libro V , 4 , 4 1

201

371 d e la n o c h e , p o r u n c a m i n o difícil, llegaron a E g ó s t e n a d e la Megáride. Allí se e n c o n t r a r o n con el ejército d e A r q u i d a m o . E n ese lugar e s p e r ó hasta q u e t o d o s los aliad o s se h u b i e r a n r e u n i d o y, d e u n a vez, sacó el ejército c o m p l e t o hasta C o r i n t o . D e s d e allí disolvió el ejército d e los aliados y se llevó a los c i u d a d a n o s a casa. 27 P o r su p a r t e , J a s ó n se m a r c h ó a través d e la F ó c i d e , se a p o d e r ó de las a f u e r a s d e H i á m p o l i s , d e v a s t ó el t e r r i t o r i o y p r o d u j o u n a e n o r m e m a t a n z a . El r e s t o de la Fócide lo r e c o r r i ó sin realizar n i n g u n a actividad. Al llegar a H e raclea, d e r r i b ó la m u r a l l a d e los heracleotas, p u e s evid e n t e m e n t e n o tenía m i e d o d e q u e , al abrirse esta entrad a ^ , avanzaran c o n t r a s u s d o m i n i o s , sino q u e m á s bien p r e s t a b a atención a q u e n a d i e p u d i e r a t o m a r H e r a c l e a , q u e e s t a b a e n u n lugar e s t r e c h o , e i m p e d i r l e el p a s o cuan28 d o quisiera ir a cualquier l u g a r d e G r e c i a . U n a vez q u e v o l v i ó d e n u e v o a Tesalia, sin d u d a era ya g r a n d e p o r h a b e r s e establecido c o m o j e f e d e los tesalios p o r ley, y p o r m a n t e n e r m u c h o s m e r c e n a r i o s en t o r n o a sí, t a n t o d e i n f a n t e r í a c o m o d e caballería, y éstos s u f i c i e n t e m e n t e ent r e n a d o s para ser los m á s f u e r t e s , p e r o era t o d a v í a m á s g r a n d e p o r sus m u c h o s aliados, u n o s q u e ya lo eran y o t r o s q u e q u e r í a n llegar a serlo. Y era el más g r a n d e d e los d e su t i e m p o p o r q u e n o había ni u n o q u e f á c i l m e n t e p u d i e r a considerarlo o b j e t o d e i n d i f e r e n c i a . 29 C u a n d o se acercaban las P i t i a s , a n u n c i ó a las ciudades 370 q u e p r e p a r a r a n bueyes, o v e j a s , cabras y c e r d o s c o m o para u n sacrificio. Se c o m e n t a b a q u e , a pesar d e h a b e r h e c h o u n a petición m u y m o d e r a d a p a r a cada c i u d a d , o b t u v o n o m e n o s d e mil bueyes y, d e los d e m á s animales, más d e diez m i l . P r o c l a m ó t a m b i é n q u e había u n a corona d e o r o c o m o p r e m i o para la c i u d a d q u e ofreciera al d i o s el b u e y 30 guía m á s h e r m o s o . A n u n c i ó a d e m á s a los tesalios q u e tenían q u e p r e p a r a r s e p a r a hacer u n a expedición e n torn o a la época d e la P i t i a s , p u e s p e n s a b a , según d i j e r o n , q u e él m i s m o iba a c o n s t i t u i r t a n t o la asamblea e n h o n o r del d i o s c o m o los juegos. R e a l m e n t e , q u é es l o q u e pen® Las Termópilas.

saba acerca de los t e s o r o s sagrados, sigue siendo t o d a v í a 370 u n m i s t e r i o , p e r o se dice q u e , al p r e g u n t a r ios delfios q u é había q u e hacer si se a p o d e r a b a d e las riquezas d e l dios, éste c o n t e s t ó q u e él se p r e o c u p a r í a de eso. & j m o 31 el h o m b r e era d e tal n a t u r a l e z a y tenía t a n g r a n d e s y tales p e n s a m i e n t o s , u n a vez, d e s p u é s de pasar revista y evaluar la caballería d e los f e r e o s , c u a n d o ya e s t a b a sent a d o dispuesto a e m i t i r juicio si alguien venía por a l g u n a consulta, f u e d e g o l l a d o y d e s c u a r t i z a d o p o r obra d e siete jovencillos q u e e n t r a r o n c o m o si existiera e n t r e ellos alguna diferencia. C u a n d o , a p r e s u r a d a m e n t e , a c u d i e r o n 32 en su ayuda los lanceros q u e e s t a b a n cerca, u n o q u e todavía estaba g o l p e a n d o a J a s ó n m u r i ó h e r i d o p o r u n a lanza, o t r o f u e cogido al subir al caballo y m u r i ó t r a s recibir m u c h a s heridas, p e r o los d e m á s se lanzaron s o b r e los caballos q u e tenían p r e p a r a d o s y consiguieron escap a r . A cualquiera d e los c i u d a d e s griegas a d o n d e llegaron, en la mayoría recibían h o n o r e s , e n lo q u e se hizo e v i d e n t e q u e los griegos h a b í a n t e n i d o m u c h o m i e d o d e q u e se convirtiera e n tirano. D e s p u é s de su m u e r t e , sus h e r m a n o s P o l i d o r o y P o lifrón se c o n v i r t i e r o n e n jefes. P o l i d o r o , c u a n d o a m b o s iban a Larisa, d e n o c h e , m i e n t r a s d o r m í a , m u r i ó , al parecer, a m a n o s d e su h e r m a n o P o l i f r ó n , p u e s la m u e r t e se le p r e s e n t ó d e r e p e n t e y sin n i n g u n a explicación clara. P o r su p a r t e , P o l i f r ó n g o b e r n ó u n a ñ o e hizo d e la jefatura u n a especie d e tiranía. E n e f e c t o , e n Fársalo m a t ó a P o l i d a m e n t e y a los o t r o s o c h o c i u d a d a n o s más p o d e r o s o s y d e Larisa exilió a m u c h o s . T a l era su f o r m a d e a c t u a r c u a n d o él t a m b i é n m u r i ó a m a n o s d e A l e j a n d r o , q u e actuaba c o m o si f u e r a a v e n g a r a P o l i d o r o y disolver la tiranía. P e r o c u a n d o se hizo cargo del p o d e r , c o m o j e f e Hegó a ser i n s o p o r t a b l e para los tesalios y, c o m o e n e m i go, i n s o p o r t a b l e p a r a los t e b a n o s y atenienses, p i r a t a i n j u s t o p o r tierra y p o r m a r . C o m o era así, t a m b i é n él m u r i ó p o r la propia m a n o de los h e r m a n o s d e su m u j e r , p e r o p o r decisión d e ella fnisma. E n efecto, a los h e r m a n o s les anunció q u e Alejandro conspiraba c o n t r a ellos y los o c u l t ó d e n t r o t o d o 33

34

35 369

358 36

200 358

Helénicas. Libro V.4,37

f: Helénicas. Libro V , 4 , 4 1

201

el día. C u a n d o recibió a A l e j a n d r o , e s t a b a b o r r a c h o y, u n a vez q u e se h u b o d o r m i d o , con la l á m p a r a e n c e n d i d a , le sacó la espada. P e r o al d a r s e c u e n t a d e q u e s u s herm a n o s se r e t r a s a b a n e n e n t r a r en la h a b i t a c i ó n p a r a atacar a A l e j a n d r o , d i j o q u e , si n o lo hacían ya, l o desp e r t a r í a . C u a n d o e n t r a r o n , tiró d e la p u e r t a y la r e t u v o 37 del p i c a p o r t e hasta q u e su m a r i d o m u r i ó . Se dice q u e el o d i o hacia su m a r i d o h a b í a nacido, según a l g u n o s , porq u e , u n a vez q u e A l e j a n d r o p r e n d i ó a su p r o p i o favorit o , u n h e r m o s o j o v e n , al p e d i r l e ella q u e lo l i b e r a r a , lo sacó y lo degolló. O t r o s dicen q u e , c o m o n o t e n í a hijos d e ella, e n v i ó e m b a j a d o r e s a T e b a s con la p r e t e n s i ó n d e t o m a r c o m o m u j e r a la d e J a s ó n . Así se c u e n t a n las causas d e la conspiración p o r p a r t e d e su m u j e r . D e los q u e lo p u s i e r o n en práctica, h a s t a q u e este libro se h a e s c r i t o ^ ' , t u v o el p o d e r T i s í f o n o , q u e era el m a y o r d e los hermanos.

d e b í a n hacer a u t ó n o m o s ni a los m a r g a n e o s , ni a l o s 371 esciluntios, ni a los trifilios, p u e s estas c i u d a d e s e r a n suyas. Los a t e n i e n s e s y los d e m á s , d e s p u é s d e v o t a r a 3 f a v o r d e q u e , c o m o el rey había e s c r i t o , f u e r a n a u t ó n o mas pwr igual las c i u d a d e s p e q u e ñ a s y g r a n d e s , e n v i a r o n a los c o m i s i o n a d o s con d e n c a r g o d e q u e e n cada c i u d a d las m á s altas a u t o r i d a d e s p r e s t a r a n el j u r a m e n t o , y juraron t o d o s e x c e p t o los eleos. A partir d e a h o r a , los m a n t i n e o s , e n la idea d e q u e ya e r a n t o t a l m e n t e a u t ó n o m o s , se r e u n i e r o n t o d o s y dec r e t a r o n hacer d e M a n t i n e a u n a sola c i u d a d y fortificarla, Los l a c e d e m o n i o s , e n c a m b i o f p e n s a r o n q u e sería intole- 4 rabie q u e hicieran e s t o sin su c o n s e n t i m i e n t o . E n consecuencia, e n v i a r o n a Agesilao c o m o e m b a j a d o r a n t e los m a n t i n e o s , ya q u e lo c o n s i d e r a b a n a n t i g u o a m i g o p o r su familia. C u a n d o llegó, los m a g i s t r a d o s d e los m a n t i n e o s n o q u i s i e r o n r e u n i r al p u e b l o y le p i d i e r o n q u e les d i j e r a a ellos lo q u e q u e r í a . El les p r o m e t i ó q u e , si a h o r a suspendían la fortificación, conseguiría q u e , con el c o n s e n t i m i e n t o d e L a c e d e m o n i a y sin g r a n d e s gastos, se llevara a c a b o la f o r t i f i c a c i ó n . C o m o le c o n t e s t a r o n q u e era im- 5 posible s u s p e n d e r l a , p o r q u e existía u n d e c r e t o q u e obligaba a toda la c i u d a d a hacer ya la fortificación, e n t o n c e s Agesilao se m a r c h ó i r r i t a d o . Sin e m b a r g o , n o le parecía posible hacer u n a expedición c o n t r a ellos, p u e s existía una paz q u e p r o t e g í a la a u t o n o m í a . A l g u n a s d e las ciudades arcadias m a n d a r o n g e n t e p a r a c o l a b o r a r e n la f o r tificación con los m a n t i n e o s , y los eleos les e n v i a r o n t r e s talentos d e plata p a r a el gasto d e la m u r a l l a . E n e s t o estaban o c u p a d o s los m a n t i n e o s . D e los t e g e a t a s , e n t r e t a n t o , los d e Calibio y P r ó x e n o estaban e m p e ñ a d o s en q u e se u n i e r a t o d a la A r c a d i a y q u e lo q u e t r i u n f a r a en la c o m u n i d a d t u v i e r a vigencia también para las c i u d a d e s . P e r o los d e E s t a s i p o p r o m o vían q u e la c i u d a d se d e j a r a c o m o e s t a b a , circunscrita ® su t e r r i t o r i o , y q u e utilizara las leyes p a t r i a s . A l ser d e r r o t a d o s , e n t r e los m a g i s t r a d o s , los d e P r ó x e n o y Calien la idea d e q u e , si se r e u n í a al p u e b l o , s e r í a n ' ' ' u c h o m á s f u e r t e s p o r su n ú m e r o , t e r m i n a r o n t o m a n d o 6 370

5,1 L o s a s u n t o s d e Tesalia, lo q u e t u v o lugar e n la época 371 d e J a s ó n y d e s p u é s d e su m u e r t e h a s t a el g o b i e r n o d e T i s í f o n o , q u e d a n así e x p u e s t o s . A h o r a v u e l v o a d o n d e , p a r a ello, lo d e j é . P u e s b i e n , c u a n d o A r q u i d a m o volvió a t r a e r el ejército d e s p u é s d e su participación e n L e u c t r a , los a t e n i e n s e s , c o n v e n c i d o s d e q u e los p e l o p o n e s i o s todavía p e n s a b a n q u e t e n í a n q u e a c o m p a ñ a r l o y d e q u e los l a c e d e m o n i o s d e n i n g u n a m a n e r a se e n c o n t r a b a n en la m i s m a situación en la q u e h a b í a n c o l o c a d o a los atenienses, c o n v o c a r o n a t o d a s las c i u d a d e s q u e q u i s i e r a n 2 p a r t i c i p a r d e la paz q u e el rey había p r o p u e s t o . C u a n d o se r e u n i e r o n , t o m a r o n la decisión, con los q u e q u e r í a n p a r t i c i p a r , d e p r e s t a r j u r a m e n t o al siguiente c o m p r o m i s o . « R e s p e t a r é los pactos q u e el rey p r o p u s o y los d e c r e t o s d e los a t e n i e n s e s y d e los aliados. Si alguien a t a c a alg u n a c i u d a d d e las q u e h a n a c e p t a d o e s t e j u r a m e n t o , a c u d i r é e n su ayuda con t o d a s mis f u e r z a s . » T o d o s los d e m á s e s t a b a n satisfechos c o n el j u r a m e n t o , p e r o los e l e e s se o p o n í a n con el a r g u m e n t o d e q u e n o Entre 358, fecha de la muerte de Alejandro, y 354, probable fecha de la muerte de Jenofonte.

7

236

Helénicas. Libro

Helénicas. Libro VI^.IO

237 370 11

370 las a r m a s . Al ver e s t o los d e E s t a s i p o , t a m b i é n ellos se a r m a r o n p o r su p a r t e , y e n n ú m e r o n o ^ r e s u l t a r o n ser m e n o s . C u a n d o se lanzaron al c o m b a t e , m a t a r o n a Próxen o y a o t r o s pocos con él, p e r o a los d e m á s , a u n q u e ios hicieron r e t r o c e d e r , n o los persiguieron. P o r su f o r m a de ser, E s t a s i p o n o q u e r í a m a t a r a m u c h o s d e los ciudada8 n o s . L o s d e Calibio, p r i m e r o , se r e f u g i a r o n e n la muralla y las p u e r t a s q u e m i r a n hacia M a n t i n e a y, luego, c o m o los a d v e r s a r i o s d e j a r o n d e acosarlos, se r e u n i e r o n y perm a n e c i e r o n a la expectativa. A n t e s h a b í a e n v i a d o u n a e m b a j a d a a M a n t i n e a a p e d i r ayuda, p e r o c o n los d e Estasipo h a b l a b a n acerca de la reconciliación. Sin e m b a r g o , c u a n d o se vio q u e se p r e s e n t a b a n los m a n t i n e o s , algunos se lanzaron hacia la muralla a pedirles q u e acudieran en su a y u d a lo más r á p i d a m e n t e posible y reclamaban a g r i t o s q u e se dieran prisa, m i e n t r a s o t r o s les a b r i e r o n las 9 p u e r t a s . L o s d e E s t a s i p o , c u a n d o se d i e r o n c u e n t a d e lo q u e sucedía, cayeron s o b r e las p u e r t a s q u e llevan a Pal a n t i o y, a n t e s d e ser c a p t u r a d o s p o r sus p e r s e g u i d o r e s , se a d e l a n t a r o n a refugiarse e n el t e m p l o d e A r t e m i s , dond e se e n c e r r a r o n y q u e d a r o n a la expectativa. L o s enemigos, en su persecución, d e s p u é s de s u b i r al t e m p l o y a b r i r el t e c h o , los golpeaban con las tejas, C u a n d o comp r e n d i e r o n q u e era inevitable, pidieron q u e cesaran y d i j e r o n q u e saldrían. Los adversarios, al t e n e r l o s en sus m a n o s , los e n c a d e n a r o n , los subieron al c a r r o y los llev a r o n a T e g e a . Allí, con la colaboración d e los m a n t i n e o s , los c o n d e n a r o n y los m a t a r o n . 10 E n m e d i o d e estos sucesos, h u y e r o n a L a c e d e m o n i a alr e d e d o r d e ochocientos d e los tegeatas d e E s t a s i p o . E n consecuencia, a los lacedemonios les pareció q u e , p o r los tegeatas m u e r t o s y e x p u l s a d o s , había q u e a c u d i r d e acuerd o con los j u r a m e n t o s . Así, hicieron u n a c a m p a ñ a contra los m a n t i n e o s p o r q u e habían atacado c o n a r m a s a los tegeatas e n c o n t r a d e los j u r a m e n t o s . L o s é f o r o s decret a r o n u n a movilización y la c i u d a d decidió q u e estuviera ^ La negación, a partir de Dobrée, ha sido eliminada por algunos editores, como Brownson.

a su f r e n t e Agesilao. T o d o s los a r c a d i o s se r e u n i e r o n e n Asea salvo los o r c o m e n i o s , q u e n o q u e r í a n p a r t i c i p a r e n la c o m u n i d a d arcadia p o r su e n e m i s t a d con los m a n t i neos, sino q u e habían a d m i t i d o e n la ciudad el contingente m e r c e n a r i o r e u n i d o e n C o r i n t o , del q u e era j e f e P o l í t r o p o . C o n esta p r e o c u p a c i ó n , los m a n t i n e o s p e r m a necieron e n casa. H e r e o s y l e p r e a t a s p o r su p a r t e se unier o n a los lacedemonios f r e n t e a los m a n t i n e o s . Agesilao, c u a n d o le r e s u l t a r o n f a v o r a b l e s los sacrificios f r o n t e r i z o s , i n m e d i a t a m e n t e m a r c h ó hacia A r c a d i a . A l t o m a r la ciudad d e E u t e a , q u e e s t a b a en la f r o n t e r a , y e n c o n t r a r q u e aUí vivían e n sus casas los ancianos, las m u j e r e s y los niños, p e r o q u e los q u e se e n c o n t r a b a n e n e d a d m i l i t a r habían i d o a u n i r s e a la c o m u n i d a d arcadia, d e t o d o s m o d o s n o hizo n i n g ú n d a ñ o a la c i u d a d , sino q u e los d e j ó e n paz y, c u a n t o les era necesario, lo c o m p r a b a n . P e r o c o m o , d e t o d o s m o d o s , se h a b í a h e c h o alguna rapiña en el m o m e n t o d e e n t r a r en la c i u d a d , lo d e s c u b r i ó y lo devolvió. Se dedicó a r e s t a u r a r l e s la muralla c u a n t o era necesario, m i e n t r a s allí pasaba el t i e m p o a la e s p e r a d e los m e r c e n a r i o s d e P o l í t r o p o , E n esto, los m a n t i n e o s atacaron a los o r c o m e n i o s . E n tonces t u v i e r o n q u e r e t r o c e d e r d e s d e la muralla con m u cha dificultad y m u r i e r o n algunos d e ellos. Sin e m b a r g o , c u a n d o , e n su r e t i r a d a , se e n c o n t r a r o n e n Elimia y los hoplitas o r c o m e n i o s ya n o los p e r s e g u í a n , p e r o los d e P o l í t r o p o p r e s i o n a b a n con m u c h a f u e r z a , e n t o n c e s , al c o m p r e n d e r los m a n t i n e o s q u e , si n o los r e c h a z a b a n , muchos d e ellos serían h e r i d o s con las jabalinas, se d i e r o n la vuelta y m a r c h a r o n al e n c u e n t r o d e los q u e presionab a n . P o l í t r o p o m u r i ó allí e n el c o m b a t e . C o n r e s p e c t o a los d e m á s , m u c h í s i m o s h a b r í a n m u e r t o e n su h u i d a , si los jinetes fliasios, al p r e s e n t a r s e y a t a c a r la r e t a g u a r d i a d e los m a n t i n e o s , n o los h u b i e r a n h e c h o desistir d e la persecución. Los m a n t i n e o s d e s p u é s d e e s t o se r e t i r a r o n a casa. Agesilao, al escucharlo, y e n la idea d e q u e ya n o se le unirían los m e r c e n a r i o s d e O r c ó m e n o , se a d e l a n t ó d e esta m a n e r a : el p r i m e r día c e n ó e n el t e r r i t o r i o d e la

12

13

14

15

238

Helénicas. Libro VI,5,15

Helénicas. Libro VI,5.18

239 370 19

370 T e g e á t i d e , al día s i g u i e n t e atravesó hacia la Mantínica y a c a m p ó al pie d e los m o n t e s q u e d a n al occidente de M a n t i n e a . Al í se d e d i c ó a d e v a s t a r el t e r r i t o r i o y saq u e a r los campos. D e los arcadios, los q u e se habían r e u n i d o en Asea se p r e s e n t a r o n d e n o c h e en Tegea. Al 16 día siguiente, Agesilao a c a m p ó a u n a distancia c o m o de v e i n t e estadios de M a n t i n e a . D e los arcadios d e Tegea, q u e o c u p a b a n los m o n t e s e n t r e M a n t i n e a y T e g e a , se pres e n t a r o n m u c h í s i m o s h o p l i t a s con la intención d e unirse a los m a n t i n e o s . Los a r g i v o s , d e s d e luego, n o los acomp a ñ a b a n en masa. H a b í a algunos q u e t r a t a b a n d e convencer a Agesilao para q u e atacara a éstos s e p a r a d a m e n t e , p e r o p o r el t e m o r d e q u e , en c u a n t o se dirigiera contra ellos, los m a n t i n e o s salieran d e la c i u d a d y p o r el ala y p o r la retaguardia c a y e r a n sobre él, p e n s ó q u e era mejor q u e se r e u n i e r a n y, si q u e r í a n c o m b a t i r , hacer el comb a t e d e m a n e r a justa y clara. 17 L o s arcadios, p o r e j e m p l o , ya e s t a b a n e n el m i s m o lugar, e n c a m b i o os p e l t a s t a s d e O r c ó m e n o y los jinetes d e los fliasios con ellos, d e s p u é s d e h a b e r p a s a d o d e noche j u n t o a M a n t i n e a , al a m a n e c e r , m i e n t r a s Agesilao estaba h a c i e n d o los sacrificios, se les p r e s e n t a r o n d e l a n t e del c a m p a m e n t o e hicieron q u e t o d o s c o r r i e r a n a sus formaciones y q u e Agesilao v o l v i e r a a las a r m a s . C u a n d o aquéllos se d i e r o n a conocer c o m o amigos y Agesilao había o b t e n i d o auspicios f a v o r a b l e s en el sacrificio, d e s p u é s del a l m u e r z o hizo avanzar el ejército. A l llegar la tarde, a c a m p ó a escondidas e n el valle q u e se e n c u e n t r a detrás d e M a n t í n i c a , q u e tiene l o s m o n t e s m u y cerca y en circuí s lo. A l día siguiente, al amanecer, ya e s t a b a haciendo los sacrificios delante d e la expedición, p e r o al ver que, d e s d e la ciudad d e los m a n t i n e o s , se r e u n í a n s o b r e los m o n t e s q u e estaban a la r e t a g u a r d i a d e su p r o p i o ejército, c o m p r e n d i ó q u e h a b í a q u e salir del valle lo más ráp i d a m e n t e posible. E n e f e c t o , si él m a r c h a b a en cabeza, temía q u e los enemigos c a y e r a n sobre la r e t a g u a r d i a . C o n t r a n q u i l i d a d y con las a r m a s cara a los e n e m i g o s , m a n d ó q u e los d e la retaguardia se dieran la v u e l t a en la dirección d e la lanza d e t r á s d e la falange y se dirigieran hacia

él. D e este m o d o , al t i e m p o q u e sacaba la falange del terreno e s t r e c h o , la hacía c a d a vez más f u e r t e Cuando la falange se h a b í a d o b l a d o , con el c o n t i n g e n t e hoplítico así dispuesto, avanzó hacia la l l a n u r a y desplegó d e n u e v o la formación h a s t a alcanzar u n f o n d o d e n u e v e o diez escudos. P e r o los m a n t i n e o s ya n o v o l v i e r o n a salir pues los eleos q u e e s t a b a n con ellos los convencieron d e q u e no e m p r e n d i e r a n u n a batalla a n t e s d e q u e se p r e s e n t a r a n los tebanos. D i j e r o n estar seguros d e q u e se presentarían, pues h a b í a n recibido en p r é s t a m o de su p a r t e diez talentos en c o n c e p t o d e a y u d a . L o s arcadios, al oírlo, se m a n t u v i e r o n a la expectativa en M a n t i n e a . Agesilao, aunque estaba m u y deseoso d e llevarse el ejército, p u e s ya era la m i t a d del i n v i e r n o , sin e m b a r g o esperó allí tres días, a n o m u c h a distancia de la ciudad de los mantineos, para q u e n o pareciera q u e p o r m i e d o f o r z a b a la partida. P e r o al c u a r t o , d e s p u é s d e almorzar t e m p r a n o , volvió d i s p u e s t o a a c a m p a r d o n d e a n t e r i o r m e n t e había estado su p u n t o d e p a r t i d a d e s d e E u t e a . C o m o n o apareció n i n g u n o d e los arcadios, m a r c h ó lo más r á p i d a m e n te posible hacia E u t e a , a u n q u e era m u y tarde, p o r q u e quería hacer v o l v e r a los hoplitas a n t e s d e ver las hogueras de los e n e m i g o s , p a r a q u e n a d i e dijera q u e se marchaba h u y e n d o . E n e f e c t o , d e s p u é s del d e s á n i m o a n t e r i o r , parecía q u e la c i u d a d se había r e c u p e r a d o algo, p o r q u e ya había hecho la invasión d e Arcadia y, m i e n t r a s d e v a s t a b a el territorio, n a d i e había q u e r i d o c o m b a t i r . C u a n d o estuvo en Laconia, envió a los espartiatas a casa y a los periecos a sus ciudades. Los arcadios, c u a n d o Agesilao se había ido y se entetaron d e q u e su ejército se h a b í a disuelto, c o m o ellos por su p a r t e seguían r e u n i d o s , hicieron u n a expedición " Complicada maniobra de la formación hoplítica, en que, desde 'a línea de marcha, con las armas frente al enemigo, la retaguardia mueve hacia la derecha (en la dirección de la lanza), con lo que ^ fortalece la línea y se va saliendo poco a poco de la difícil Situación. «No atacaron», según la conjetura de Cobet, aceptada por
Hatzfeld.

20

21

22

240 370

Helénicas. Libro VI ,5^2

Helénicas. Libro VI^,25

241

c o n t r a los hereos, p o r q u e n o q u e r í a n p a r t i c i p a r en la c o m u n i d a d arcádica y h a b í a n i n v a d i d o A r c a d i a en colaboración c o n los l a c e d e m o n i o s . P o r ello, los i n v a d i e r o n , quem a r o n sus casas y les c o r t a r o n los árboles. C u a n d o se d i j o q u e los t e b a n o s , q u e h a b í a n v e n i d o e n su a y u d a , e s t a b a n en M a n t i n e a , se a p a r t a r o n d e H e r e a 23 y se u n i e r o n a los t e b a n o s . U n a vez q u e e s t u v i e r o n juntos, p a r a los t e b a n o s e s t a b a t o d o m u y bien p u e s t o q u e h a b í a n v e n i d o en su a y u d a , p e r o n o veían a n i n g ú n enem i g o e n el t e r r i t o r i o , p o r l o q u e se p r e p a r a b a n p a r a marcharse. P e r o los arcadios, argivos y eleos insistían p a r a q u e los c o n d u j e r a n c u a n t o a n t e s c o n t r a Laconia, p u e s les dab a n c o m o a r g u m e n t o su p r o p i o n ú m e r o y a l a b a b a n al e j é r c i t o d e los t e b a n o s . E n e f e c t o , los beocios se ejercitaban t o d o s en las a r m a s , e s t i m u l a d o s p o r la victoria de L e u c t r a . Los a c o m p a ñ a b a n t a m b i é n f o c i d i o s , q u e se habían c o n v e r t i d o e n s u s s ú b d i t o s , e u b e o s d e t o d a s las ciud a d e s , locros d e a m b a s LxKrias, a c a r n a n i o s , heracleotas y m e l i e o s . Los a c o m p a ñ a b a n t a m b i é n jinetes y peltastas d e Tesalia. C o n esta p e r s p e c t i v a ^ y la noticia d e la desolación d e L a c e d e m o n i a , les suplicaban q u e d e ninguna m a n e r a se volvieran a n t e s d e invadir su t e r r i t o r i o . 24 Los t e b a n o s e s c u c h a b a n e s t o , p e r o a c a m b i o argviment a b a n q u e , según se decía, Laconia era inalcanzable y creían q u e había g u a r n i c i o n e s colocadas e n los lugares más accesibles. E n e f e c t o , e s t a b a Iscolao e n E o d e la E s c i r í t i d e con u n a g u a r n i c i ó n d e n e o d a m o d e s y los más jóvenes d e los exiliados tegeatas, a l r e d e d o r d e cuatrocientos. H a b í a también e n L e u c t r o sobre la M a l e á t i d e o t r a g u a r n i c i ó n . E s t o era lo q u e calculaban los t e b a n o s , en la idea t a m b i é n de q u e , si se r e u n í a r á p i d a m e n t e la fuerza d e los l a c e d e m o n i o s , n o c o m b a t i r í a n e n n i n g u n a p a r t e m e j o r q u e en su p r o p i a tierra. Con t o d o s e s t o s cálculos 25 n o e s t a b a n m u y inclinados a i r c o n t r a L a c e d e m o n i a . N o o b s t a n t e , c u a n d o v i n i e r o n d e s d e Carias y c o n t a r o n la de^ Traducción basada en la conjetura de Dindorf, aceptada por Marchant y Brownson. Hatzfeld prefiere conservar el texto como corrupto: «satisfechos» (?).

solación q u e h a b í a , j u n t o con la p r o m e s a d e q u e ellos 370 los guiarían y el o f r e c i m i e n t o d e d e j a r s e degollar si se descubría algún e n g a ñ o , y c u a n d o a d e m á s se p r e s e n t a r o n algunos d e los periecos a los q u e h a b í a n l l a m a d o y les dijeron q u e se r e b e l a r í a n sólo c o n q u e se p r e s e n t a r a n e n el t e r r i t o r i o , y a ñ a d i e r o n q u e a h o r a los periecos e r a n llamados p o r los e s p a r t i a t a s y n o q u e r r í a n acudir e n su apoyo, al escuchar t o d o e s t o y d e p a r t e d e t o d o s , los tebanos se d e j a r o n p e r s u a d i r , y ellos se i n t r o d u j e r o n p o r Carias y los arcadios p o r E o d e la E s c i r í t i d e . Si en m e d i o d e su avance p o r los accesos difíciles h u - 26 biera aparecido Iscolao, según se decía, nadie h a b r í a sub i d o p o r allí. A h o r a b i e n , c o m o q u e r í a hacer aliados a los eatas, e s p e r ó en la aldea, m i e n t r a s q u e los arcadios subieron e n m a s a . E n t o n c e s se p u s i e r o n a luchar f r e n t e a f r e n t e , y v e n c í a n los d e Iscolao. P e r o c u a n d o , d e s p u é s d e s u b i r p o r d e t r á s , los g o l p e a b a n y d i s p a r a b a n s o b r e ellos desde el flanco y d e s d e las casas, allí m u r i ó I s c o l a o y todos los d e m á s , salvo a l g u n o q u e p u d i e r a escapar sin q u e lo v i e r a n . T r a s este é x i t o , los arcadios m a r c h a r o n 27 r u m b o a Carias a u n i r s e a los t e b a n o s . L o s t e b a n o s , d e s d e q u e se e n t e r a r o n d e lo q u e h a b í a n h e c h o los arcadios, descendían con m u c h a más confianza. I n m e d i a t a m e n t e se pusieron a q u e m a r y d e v a s t a r la Selasia. C u a n d o se enc o n t r a r o n en la l l a n u r a , e n el s a n t u a r i o d e A p o l o , e n t o n ces a c a m p a r o n . Al día siguiente, siguieron la m a r c h a . A h o r a b i e n , ni siquiera i n t e n t a r o n atravesar el p u e n t e hasta la c i u d a d , p u e s e n el t e m p l o d e Alea aparecieron en f r e n t e los h o p l i t a s . P a s a r o n , e n c a m b i o , d e largo, dejand o el E u r o t a s a su d e r e c h a , m i e n t r a s q u e m a b a n y devastaban casas llenas d e m u c h o s bienes. D e los de la c i u d a d , 28 las m u j e r e s ni siquiera resistían m i r a r el h u m o , p u e s n u n ca habían v i s t o enemigos, p e r o los espartiatas, con la ciudad sin f o r t i f i c a r , hacían g u a r d i a , cada u n o d i s t r i b u i d o p o r un sitio d i f e r e n t e , a u n q u e e r a n t a n pocos c o m o parecían. Las a u t o r i d a d e s decidieron incluso anunciar a los hilotas q u e , si a l g u n o quería t o m a r las a r m a s e incorporarse a la f o r m a c i ó n , recibirían las garantías d e q u e serían libres c u a n t o s p a r t i c i p a r a n e n la g u e r r a . Al p r i n c i p i o , di- 29

242

Helénicas. Libro VI,5,29

Helénicas. Libro VI,5,33

243 370

370 j e r o n q u e se habían inscrito m á s d e seis mil, d e m o d o q u e más b i e n les d i o m i e d o el h e c h o d e q u e se a g r u p a r a n en f o r m a c i ó n p o r q u e les parecía q u e eran d e m a s i a d o s . Sin e m b a r g o , c o m o se q u e d a r o n los mercenarios d e Oreómen o , y íliasios, corintios, e p i d a u r i o s , p e l e n e o s y algunos o t r o s d e las ciudades a c u d i e r o n en ayuda d e los lacedem o n i o s , ya tuvieron m e n o s m i e d o d e los e n r o l a d o s . 30 C u a n d o el ejército, en su avance, se p r e s e n t ó en Amid a s , a t r a v e s a r o n p o r a q u í el E u r o t a s . Los t e b a n o s , d o n d e a c a m p a b a n , i n m e d i a t a m e n t e cortaban los árboles y los a r r o j a b a n d e l a n t e d e sus f o r m a c i o n e s en t a n t o n ú m e r o c o m o p o d í a n , y así se p r o t e g í a n . E n c a m b i o los arcadios n o hacían n a d a d e e s t o , s i n o q u e d e j a b a n las a r m a s y se dirigían a las casas a hacer rapiña. D e s p u é s , al tercero o c u a r t o d í a , avanzaron hacia el h i p ó d r o m o , j u n t o al t e m p l o d e G e a o c o ^ , los jinetes en f o r m a c i ó n , t o d o s los tebanos y eleos y los jinetes d e los f o c i d i o s , tesalios y locrios q u e 31 estaban p r e s e n t e s . Los j i n e t e s d e los lacedemonios, q u e al parecer eran m u y pocos, se habían colocado e n f r e n t e d e ellos. C o m o les h a b í a n h e c h o una e m b o s c a d a a los hoplitas m á s jóvenes, u n o s trescientos, en la casa d e los T i n d á r i d a s , al m i s m o t i e m p o q u e éstos salieron a la carrera, los jinetes atacaron. L o s enemigos se r e t i r a r o n sin hacerles f r e n t e . Al verlo, m u c h o s d e la i n f a n t e r í a se lanzaron a la f u g a . P e r o d e s d e el m o m e n t o e n q u e sus perseguidores se d e t u v i e r o n y el ejército d e los t e b a n o s per32 maneció q u i e t o , de n u e v o volvieron a a c a m p a r . A h o r a ya les parecía algo más s e g u r o q u e todavía n o iban a atacar la c i u d a d . E n t o n c e s el e j é r c i t o p a r t i ó d e allí y avanzó p o r el c a m i n o d e H e l o s . Se dedicaron a incendiar las ciud a d e s q u e estaban sin fortificar y G i t e o , d o n d e estaban los arsenales d e los l a c e d e m o n i o s , la atacaron d u r a n t e tres días. H u b o algunos periecos q u e se s u m a r o n y participaron e n el c o m b a t e j u n t o c o n los tebanos. 33 Al oír esto, los a t e n i e n s e s emp>ezaron a p r e o c u p a r s e p o r la a c t i t u d q u e h a b í a n d e t o m a r en relación con los lacedemonios y celebraron u n a asamblea p o r m a n d a t o del ^ Poseidón, «señor de la tierra».

G ) n s e j o . E s t a b a n allí p r e s e n t e s p o r casualidad los emb a j a d o r e s d e los lacedemonios y d e los aliados q u e todavía les q u e d a b a n , por lo q u e h a b l a r o n los lacedemonios A r a c o , Ocilo, F á r a x , E t i m o c l e s y O l o n t e o y d i j e r o n t o d o s cosas m u y parecidas, consistentes en recordar a los atenienses q u e s i e m p r e h a b í a n e s t a d o u n i d o s para lo b u e n o e n las ocasiones m á s i m p o r t a n t e s . C o n t a r o n q u e ellos habían e x p u l s a d o a los t i r a n o s d e A t e n a s y q u e los atenienses los h a b í a n a y u d a d o con e n t u s i a s m o c u a n d o estab a n sitiados p o r los mesenios. H a b l a b a n d e t o d a s las ventajas q u e r e s u l t a b a n c u a n d o a m b o s actuaban j u n t o s , p u e s r e c o r d a b a n q u e en c o m ú n h a b í a n c o m b a t i d o c o n t r a el b á r b a r o y evocaban el m o m e n t o en q u e los atenienses habían sido elegidos p o r los griegos c o m o jefes d e la ilota y guardianes d e las riquezas c o m u n e s , c u a n d o lo consintieron los lacedemonios, m i e n t r a s ellos, p o r tierra, p o r voluntad d e t o d o s los griegos, h a b í a n sido n o m b r a d o s jefes t a m b i é n c u a n d o lo c o n s i n t i e r o n los atenienses. U n o d e ellos d i j o a d e m á s , a p r o x i m a d a m e n t e , lo q u e sigue: «Si vosotros y n o s o t r o s e s t a m o s d e a c u e r d o , ahora existe la esperanza d e q u e los t e b a n o s p a g u e n el diezmo del q u e se habla d e s d e hace t i e m p o . » Los atenienses n o lo acogieron bien y se d i f u n d i ó el c o m e n t a r i o d e q u e a h o r a decían esto, « p e r o c u a n d o les iba b i e n n o s atacaban». Les pareció q u e lo m á s i m p o r t a n t e d e lo q u e decían los laced e m o n i o s era q u e , c u a n d o los h a b í a n d e r r o t a d o , a n t e el deseo d e los t e b a n o s d e d e j a r A t e n a s arrasada, h a b í a n servido de o b s t á c u l o para e l l o s " . E l a r g u m e n t o m á s frec u e n t e consistía e n q u e , d e a c u e r d o con los j u r a m e n t o s , era preciso acudir. P u e s los arcadios y sus aliados n o habían atacado a los l a c e d e m o n i o s p o r q u e h u b i e r a n com e t i d o n i n g u n a i r r e g u l a r i d a d , sino p o r q u e habían ayudad o a los tegeatas, a causa d e q u e los m a n t i n e o s los habían atacado en c o n t r a d e los j u r a m e n t o s . C o n m o t i v o d e e s t o s a r g u m e n t o s t a m b i é n se e x t e n d i ó u n r u m o r en la asamblea, pues u n o s decían q u e los m a n t i n e o s habían a c u d i d o ^ Brownson y Hatzfeld aceptan la enmienda de Dobrée: «ellos habían servido de obstáculo».

34

35

36

244

Helénicas. Libro VI,5,36

Helénicas. Libro VI,5,40

245 370 40

370 justamente en ayuda d e los partidarios d e P r ó x e n o que murieron en manos d e E s t a s i p o y otros q u e habían actuado ilegalmente, p o r q u e habían llevado sus armas contra los tegeatas. 37 Mientras estas posturas trataban d e dilucidarse por la misma asamblea, se levantó el corintio Clíteles y dijo: «Es sin d u d a tema de controversia, atenienses, quiénes f u e r o n los primeros en cometer injusticia, pero a nosotros, cuando había paz, ¿hay quien pueda acusarnos de que atacamos alguna ciudad, de que nos apoderamos de las riquezas d e alguien o d e que devastamos una tierra ajena? E n cambio, los tebanos, al venir a nuestro territorio, han cortado los árboles, han q u e m a d o las casas y han r o b a d o riquezas y ganados. ¿Cómo se puede considerar q u e , si n o nos ayudáis cuando hemos sido víctimas de tan patente violación, n o estéis actuando contra los juramentos? Precisamente esos juramentos d e los que vosotros mismos os preocupasteis para q u e nosotros en bloque juráramos junto c o n todos vosotros.» Entonces los atenienses reaccionaron favorablemente, en la idea de que Clíteles había hablado con rectitud y justicia.

38

Después d e él se levantó Proeles, fliasio, y dijo: «Atenienses, q u e si los lacedemonios estuvieran f u e r a de combate, los tebanos os atacarían a vosotros los primeros, pienso q u e para todos es algo evidente. P u e s de todos los d e m á s , creen que sólo vosotros podríais representar 39 u n obstáculo para dominar a los griegos. Si es así, pienso que, al p a r t i d p a r en la expedición, n o vais a acudir en ayuda d e los lacedemonios más que de vosotros mismos. Q u e los tebanos, que son vuestros enemigos y habitan en vuestra vecindad, posean la hegemonía d e Grecia, pienso q u e resultaría m u c h o peor para vosotros que tener a los adversarios lejos. T a m b i é n estáis en condiciones de prestar ayuda de f o r m a m á s conveniente para vosotros mismos en un m o m e n t o e n q u e todavía contáis con aliados potenciales que si, en el m o m e n t o en q u e éstos hayan desaparecido, os vierais obligados a combatir solos contra los tebanos.

Si algunos temen que, en el caso d e que ahora escapen los lacedemonios, todavía os van a proporcionar problemas a vosotros, tened en cuenta q u e no es a los q u e se hace el bien, sino a los que se hace el mal, a quienes uno debe t e m e r , n o vaya a ser q u e alguna vez lleguen a hacerse fuertes. E s t o es lo que hay q u e tener en cuenta, que, t a n t o a los individuos c o m o a las ciudades, les conviene adueñarse de algún bien, para tener protección si alguna vez se hacen débiles, gracias a los esfuerzos previamente reali2ados. A vosotros ahora se os ofrece la oportunidad, d e parte de alguno d e los dioses, si ayudáis a los lacedemonios c u a n d o están necesitados, d e tenerlos a ellos como amigos para siempre sin ningún tipo d e pretexto. M e parece que ahora n o iban a recibir los beneficios d e vuestra parte ante pocos testigos, sino que lo sabrán los dioses q u e todo lo ven, ahora y siempre, p e r o conocen también lo que sucede t a n t o los aliados c o m o los enemigos y, además d e ellos, todos los griegos y los bárbaros. E s t e asunto a nadie le es indiferente. D e este modo, si se c o m p o r t a r a n mal con vosotros, ¿quién iba a ser ya en adelante partidario suyo? E s preciso, pues, esperar que sean h o m b r e s honestos más que malvados. Si es que los hay, éstos d a n la impresión de haber vivido siempre como aspirantes a la alabanza y haberse apartado de las acciones vergonzosas. Además, tened presente también lo siguiente: si alguna vez d e n u e v o viene sobre Grecia un peligro de p a r t e d e los bárbaros, ¿en quiénes podéis confiar más que en los lacedemonios?, ¿a quiénes haríais vuestros compañeros de armas mejor que a éstos? Recordad que todos los q u e se alinearon en las Termópilas prefirieron morir en el c o m b a t e a introducir, vivos, al bárbaro en Grecia. D a d o que, en vuestra compañía, se portaron como h o m b r e s valientes y existen esperanzas de que lo hagan de n u e v o , ¿cómo no va a ser justo que nosotros y vosotros les prestemos todo n u e s t r o entusiasmo? También son dignos d e entusiasmo sus actuales aliados. Tened bien presente que quienes ahora permanecen fieles en las desgracias, éstos son también los q u e se aver-

41

42

43

44

242 370

Helénicas. Libro

Helénicas. Libro VI,5,33

243

45

g o n z a r í a n d e n o m o s t r a r o s a v o s o t r o s el a g r a d e c i m i e n t o d e b i d o . Si d a la i m p r e s i ó n d e q u e s o m o s c i u d a d e s pequeñas las q u e v o l u n t a r i a m e n t e c o m p a r t i m o s los peligros con ellos, t e n e d en cuenta q u e , si v u e s t r a c i u d a d se s u m a , ya n o s e r e m o s c i u d a d e s p e q u e ñ a s las q u e los a y u d a m o s . Y o , a t e n i e n s e s , a n t e s a m a b a a esta ciudad p o r q u e oía decir q u e t o d a s las víctimas d e las injusticias y los atemorizad o s q u e a q u í se r e f u g i a b a n o b t e n í a n a y u d a . P e r o ahora ya n o necesito oírlo, s i n o q u e y o m i s m o estoy p r e s e n t e para v e r q u e los l a c e d e m o n i o s , los m á s i l u s t r e s , además d e sus amigos m á s fieles, v i e n e n a v o s o t r o s y os piden

46 q u e los ayudéis. Y v e o t a m b i é n q u e los t e b a n o s , q u e e n t o n c e s n o c o n v e n c i e r o n a los l a c e d e m o n i o s p a r a esclavizaros, a h o r a o s p i d e n q u e [ n o ] ® veáis con indiferencia q u e p e r e c e n los q u e os s a l v a r o n . » E x i s t e u n a h e r m o s a tradición s o b r e v u e s t r o s antepasad o s , c u a n d o n o p e r m i t i e r o n q u e q u e d a r a n sin e n t e r r a r los a r g i v o s q u e m u r i e r o n e n la C a d m e a . P a r a vosotros p o d r í a ser m u c h o más h e r m o s o q u e n o p e r m i t i e r a i s q u e los l a c e d e m o n i o s , todavía v i v o s , perecieran v í c t i m a s d e 47 la s o b e r b i a . C o n ser h e r m o s a t a m b i é n a q u e l l a hazaña, c u a n d o c o n t u v i s t e i s la s o b e r b i a d e E u r i s t e o p a r a salvar a los h i j o s d e H e r a c l e s , ¿ c ó m o n o iba a ser m á s h e r m o s o q u e salvarais n o sólo a los f u n d a d o r e s , sino t a m b i é n a la c i u d a d e n t e r a ? Y lo m á s h e r m o s o d e t o d o sería q u e , d e s p u é s d e q u e e n t o n c e s los l a c e d e m o n i o s o s salvaran, s i m p l e m e n t e con u n v o t o , sin c o r r e r n i n g ú n p e l i g r o , ahora v o s o t r o s , con las a r m a s y a través d e los peligros, los 48 a y u d a r a i s a ellos. Si n o s o t r o s n o s e n o r g u l l e c e m o s , los q u e n o s l i m i t a m o s a hablar e n f a v o r d e q u e se p r e s t e ayuda a u n o s h o m b r e s valerosos, d e s d e luego a v o s o t r o s , quienes estáis e n condiciones d e a y u d a r con la acción, os p u e d e r e s u l t a r u n gesto v e r d a d e r a m e n t e n o b l e el q u e , d e s p u é s d e h a b e r sido m u l t i t u d d e veces a m i g o s y enemigos d e los lacedemonios, n o os acordarais d e los d a ñ o s q u e o s h a b é i s causado m á s q u e d e los beneficios q u e ha^ La negación se encuentra prácticamente en todos los códices, pero es también rechazada en general por los editores.

béis experimentado, y les ofrecierais vuestro agradecímiento no sólo en nombre propio, sino en el de Grecia entera, ya que se comportaron por ella como hombres ilustres.» Después de esto, deliberaron los atenienses y, a los que se oponían, no soportaban ni escucharlos, sino que votaron acudir en masa en su ayuda y eligieron a Ifícrates como estratego. Cuando los sacrácios se mostraron favorables y anunció que cenaban en la Academia, según decían, muchos ya habían salido antes que el mismo Ifícrates. Después, Ifícrates se convirtió en el conductor y los demás lo seguían, en la idea de que iban a cumplir una hermosa acción. Como, al llegar a Corinto, se entretuvo unos días, al punto, por este retraso, empezaron a hacerle reproches, pero cuando por fin salió, con entusiasmo lo seguían a donde los llevaba y, con entusiasmo, si los llevaba ante una muralla, la atacaban. Pero de los :«nemigos que estaban en Lacedemonia, arcadios, argivos y eleos, muchos se habían retirado, dado que eran vecinos, y se llevaban de un modo o de otro lo que habían requisado. Los tebanos y los demás querían retirarse del territorio, por una parte, porque veían que el ejército se hacía cada día más pequeño, pero, por otra, porque eran más escasas las provisiones, pues unas se las habían gastado, otras requisado, otras dilapidado, otras quemado. Además, ya era invierno, de modo que todos querían retirarse en seguida. Como aquéllos se retiraban de Lacedemonia, así también Ifícrates se llevó a los atenienses de Arcadia a Corinto.

370

49

50

51

Con respecto a las demás expediciones en que actuara bien, yo no le puedo hacer reproches, pero de lo que llevó a cabo en ese momento encuentro que todo lo hecho por él o fue inútil o fue inconveniente. Cuando se puso a establecer puestos de vigilancia sobre el Oneo para que los beocios no pudieran volver a casa, dejó sin vigilancia mejoi camino, el que pasa por Cencreas. Cuando quiso 52 enterarse de si los tebanos habían superado el Oneo, en^ió como observadores a todos los caballeros atenienses y corintios. Sin duda, para ver no son menos suficientes

248

Helénicas. Libro V U , 5 2 Libro ν ΐ ΐ , ΐ , ΐ

370 p o c o s q u e muchos, y , si era preciso r e t i r a r s e , m u c h o más fácil h a b r í a sido p a r a p o c o s q u e p a r a m u c h o s e n c o n t r a r u n b u e n camino e irse c o n t r a n q u i l i d a d . E l llevar m u c h o s y m e n o s q u e los c o n t r a r i o s , ¿ c ó m o n o va a ser u n a insensatez? E n efecto, al e s t a r alineados s o b r e u n a g r a n cant i d a d d e terreno, los jinetes, p o r ser m u c h o s , c u a n d o f u e p r e c i s o retirarse, t u v i e r o n q u e t o m a r p o r caminos difíciles, d e m o d o q u e n o p e r e c i e r o n m e n o s d e v e i n t e jinetes. E n t o n c e s los t e b a n o s se r e t i r a r o n c o m o q u i s i e r o n .

Al año siguiente ' llegaron a A t e n a s e m b a j a d o r e s ple- 369 nipotenciarios d e los lacedemonios y d e los aliados p a r a 1,1 decidir en q u é condiciones p o d r í a t e n e r lugar la alianza entre los lacedemonios y los atenienses. E n m e d i o d e las argumentaciones d e m u c h o s e x t r a n j e r o s y d e m u c h o s atenienses p a r t i d a r i o s d e q u e la alianza se llevara a c a b o sobre bases justas y e q u i t a t i v a s . P r o e l e s el fliasio p r o nunció el siguiente discurso: «Atenienses, u n a vez q u e h a b é i s d e t e r m i n a d o h a c e r o s amigos d e los l a c e d e m o n i o s , creo necesario observar d e m o d o la a m i s t a d p u e d e d u r a r el m a y o r t i e m p o posible. Si, en e f e c t o , h a c e m o s los p a c t o s s o b r e la b a s e d e lo q u e a cada u n o convenga m á s , lógicamente p o d r í a n m á s d u r a d e r o s . E n casi t o d o , d e s d e luego, se está m á s ® m e n o s d e a c u e r d o , p e r o d e m o m e n t o la reflexión h a de girar e n t o r n o a la h e g e m o n í a . E n e f e c t o , en el G ) n ^ j o se ha p r o p u e s t o q u e la d e l m a r sea vuestra y la ' Según el año militar, que empezaría en primavera. La expedición de AgesUao ha terminado durante el invierno de 370/369. 249

252 369

Helénicas. LibroVII,1,12íí

etónicas. Libro VII,1,17

253 369

3

4

5

6

7

t e r r e s t r e d e los l a c e d e m o n i o s , y a m í m i s m o m e parece q u e e s t o viene c o n d i c i o n a d o n o t a n t o p o r la naturaleza h u m a n a c o m o p o r la n a t u r a l e z a divina y p o r el destino. A n t e s q u e n a d a , o c u p á i s u n lugar m u y f a v o r a b l e p a r a eso. La m a y o r p a r t e d e las c i u d a d e s para las q u e e m a r es i n d i s p e n s a b l e viven e n t o r n o a la v u e s t r a y t o d a s son más débiles q u e ella. A d e m á s , tenéis p u e r t o s , sin los cuales n o es posible a p r o v e c h a r u n a potencia n a v a l . P o r o t r o lado, poseéis m u c h a s t r i e r e s y tenéis la t r a d i c i ó n de ren o v a r c o n s t a n t e m e n t e la flota. P e r o , a d e m á s , domináis t o d a s las artes necesarias. Sin d u d a , en experiencia relativa a las artes n á u t i c a s , superáis a los d e m á s , p u e s para la m a y o r í a d e v o s o t r o s la vida viene del m a r , d e m o d o q u e , al p r e o c u p a r o s d e v u e s t r o s a s u n t o s p r i v a d o s , al mism o t i e m p o os hacéis e x p e r t o s en las l u c h a s p o r mar. A d e m á s , d e n i n g u n a p a r t e p o d r í a n zarpar m á s trieres que d e v u e s t r a c i u d a d , l o q u e n o es lo m e n o s i m p o r t a n t e con r e s p e c t o a la h e g e m o n í a , p u e s t o d o s se r e ú n e n con mucho a g r a d o e n t o r n o a d o n d e p r i m e r o surge la f u e r z a . Asim i s m o , d e p a r t e d e los dioses se os ha d a d o a vosotros t e n e r s u e r t e en e s t o : p u e s si habéis p a r t i c i p a d o e n muchísimos y m u y i m p o r t a n t e s c o m b a t e s n a v a l e s , en muy p o c o s casos os ha f a l t a d o la f o r t u n a y e n la mayoría habéis salido con é x i t o . E s p o r ello n a t u r a l q u e los aliados p a r t i c i p e n e n estos riesgos a v u e s t r o l a d o c o n m u c h o gusto. D e q u e para v o s o t r o s esta ocupación es necesaria y c o n v e n i e n t e , tenéis q u e c o n v e n c e r o s p o r lo q u e voy a deciros. L o s l a c e d e m o n i o s , u n a vez, e s t u v i e r o n e n guerra con v o s o t r o s d u r a n t e m u c h o s años y, a u n q u e se apoder a r o n d e v u e s t r o t e r r i t o r i o , n o lo d e v a s t a r o n hasta aniq u i l a r o s . Sin e m b a r g o , c u a n d o el dios, e n u n a ocasión, les d i o la o p o r t u n i d a d d e t r i u n f a r e n el m a r , e n seguida os e n c o n t r a s t e i s t o t a l m e n t e a su a r b i t r i o , c o n q u e es evid e n t e q u e t o d a salvación p a r a vosotros d e p e n d e del mar Al ser así las cosas, ¿ c ó m o iba a ser b u e n o p a r a vosotros confiar la h e g e m o n í a d e l m a r a los l a c e d e m o n i o s ? E " p r i m e r l u g a r , están d e a c u e r d o ellos m i s m o s e n q u e son m á s i n e x p e r t o s q u e v o s o t r o s en esta tarea y , además, e' p e l i g r o e n los c o m b a t e s navales n o está i g u a l m e n t e repat"

tido, sino q u e a ellos sólo les a f e c t a e n lo q u e se refiere a los h o m b r e s d e las trieres, m i e n t r a s q u e , d e s d e v u e s t r o p u n t o d e v i s t a , a f e c t a a los n i ñ o s , a las m u j e r e s y a la ciudad e n t e r a . T a l es v u e s t r a situación. O b s e r v a d t a m b i é n la d e los lacedemonios. E n p r i m e r l u g a r , v i v e n en el i n t e r i o r , d e m o d o q u e , si d o m i n a n la tierra, a u n q u e e s t u v i e r a n apartados del m a r , p o d r í a n vivir p e r f e c t a m e n t e . C o m o conocen esta r e a l i d a d , m u y p r o n t o d e s d e n i ñ o s se d e d i c a n a la práctica d e la g u e r r a t e r r e s t r e . Y e n lo q u e t i e n e u n a gran i m p o r t a n c i a , e n obedecer a las a u t o r i d a d e s , ellos son m e j o r e s p o r t i e r r a y v o s o t r o s p o r m a r . A d e m á s , c o m o vosotros c o n la flota, así ellos, p o r su p a r t e , p o d r í a n ponerse en m a r c h a p o r tierra en g r a n n ú m e r o y d e m a n e r a muy r á p i d a , d e m o d o q u e es n a t u r a l q u e los aliados se dirijan a ellos c o n la m a y o r confianza. I n c l u s o el d i o s Ies ha d a d o , c o m o a v o s o t r o s t e n e r s u e r t e p o r m a r , así a ellos tenerla p o r tierra, p u e s h a n p a r t i c i p a d o e n m u chísimos c o m b a t e s p o r tierra y e n m u y pocos casos h a n fracasado, m i e n t r a s q u e en m u c h í s i m o s h a n salido con éxito. Q u e p a r a ellos el c u i d a d o d e la tierra n o es m e n o s necesario q u e p a r a v o s o t r o s el del m a r es fácil c o n o c e r l o a p a r t i r d e los h e c h o s . C u a n d o estuvisteis e n g u e r r a c o n ellos d u r a n t e t a n t o s a ñ o s , a u n q u e m u c h a s veces los d e r r o tasteis p o r m a r , n o conseguíais n a d a q u e os llevara a vencerlos e n la g u e r r a , p e r o c u a n d o u n a vez f u e r o n d e r r o tados p o r tierra e n seguida el p e l i g r o les a f e c t ó a los niños, a las m u j e r e s y a la c i u d a d e n t e r a . ¿ C ó m o n o va ' ser t e r r i b l e p a r a ellos e n t r e g a r a o t r o s la h e g e m o n í a terrestre, c u a n d o son los q u e m e j o r se o c u p a n d e e s t o s asuntos? Y o , d e s d e l u e g o , c o m o se ha p r o p u e s t o e n el Consejo, e s t o q u e h e dicho c o n s i d e r o q u e es lo m á s cont e n i e n t e p a r a a m b o s . O j a l á v o s o t r o s tuvierais la s u e r t e ^e decidir l o m e j o r p a r a t o d o s n o s o t r o s . » E s o d i j o . L o s a t e n i e n s e s y los l a c e d e m o n i o s p r e s e n t e s , 'inos y o t r o s , a l a b a b a n con e n t u s i a s m o su discurso. Sin ®®>bargo, l u e g o se p r e s e n t ó C e f i s ó d o t o y d i j o : « A t e n i e n ¿ n o o s dais c u e n t a d e q u e os e s t á n e n g a ñ a n d o ? Si •^e escucháis, al p u n t o os lo d e m o s t r a r é . E n e f e c t o , vais

8

9

10

11

12

252 369

Helénicas. Libro VII,1,12

ííetónicas. Libro VII,1,17

253 369

a ser los d i r i g e n t e s d e l m a r . Los l a c e d e m o n i o s , si se alian con v o s o t r o s , e v i d e n t e m e n t e los t r i e r a r c o s q u e van a e n v i a r serán l a c e d e m o n i o s , y tal vez t a m b i é n los sold a d o s d e m a r i n a , p e r o , e v i d e n t e m e n t e , los m a r i n e r o s serán o h i l o t a s o m e r c e n a r i o s . A éstos será a q u i e n e s , en con13 secuencia, v o s o t r o s dirigiréis. E n c a m b i o , c u a n d o los lac e d e m o n i o s os p a r t i c i p e n q u e hay u n a c a m p a ñ a terrestre, e v i d e n t e m e n t e enviaréis a los h o p l i t a s y a los caballeros. D e e s t e m o d o , aquéllos se c o n v i e r t e n e n v u e s t r o s jefes, m i e n t r a s v o s o t r o s seréis jefes d e sus esclavos y d e los m á s i n d i g n o s d e ellos. C o n t é s t a m e » , d i j o , «lacedemonio T i m ó c r a t e s , ¿ n o decías h a c e u n m o m e n t o q u e venías a hacer la alianza s o b r e b a s e s justas y e q u i t a t i v a s ? » . «Eso 14 d i j e . » « ¿ E x i s t e algo m á s e q u i t a t i v o » , c o n t i n u ó Cefisódot o , « q u e t u r n a r s e a l t e r n a t i v a m e n t e e n la dirección d e la flota y t u r n a r s e e n la d e la i n f a n t e r í a , y q u e vosotros, si h a y algo b u e n o e n el i m p e r i o m a r í t i m o , tengáis vuestra p a r t e , igual q u e n o s o t r o s en el t e r r e s t r e ? » . Persuad i d o s p o r lo q u e h a b í a n e s c u c h a d o , los a t e n i e n s e s camb i a r o n d e o p i n i ó n y v o t a r o n t u r n a r s e e n la j e f a t u r a cada cinco d í a s . 15 M i e n t r a s u n o s y o t r o s c o n sus aliados hacían u n a exp e d i c i ó n hacia C o r i n t o , d e c i d i e r o n p r o t e g e r e n c o m ú n el O n e o . D a d o q u e los t e b a n o s y sus aliados a v a n z a b a n , se p u s i e r o n a hacer la g u a r d i a alineados cada u n o a u n lado d e l O n e o , los l a c e d e m o n i o s y p e l e n e o s p o r la p a r t e más v u l n e r a b l e . Los t e b a n o s y sus aliados, c u a n d o distaban t r e i n t a e s t a d i o s d e las p a r t e s vigiladas, a c a m p a r o n en la l l a n u r a . T r a s hacer c o n j e t u r a s s o b r e c u á n d o p e n s a b a n que h a b r í a n d e e m p r e n d e r la m a r c h a p a r a acabarla a n t e s de la salida del sol, p a r t i e r o n hacia la z o n a g u a r d a d a ^ ^ 16 los l a c e d e m o n i o s . Y n o se e q u i v o c a r o n e n la h o r a , sino q u e c a y e r o n s o b r e los l a c e d e m o n i o s y los p e l e n e o s cuando ya c e s a b a n las g u a r d i a s n o c t u r n a s y se l e v a n t a b a n d e lo® j e r g o n e s p a r a dirigirse cada u n o a d o n d e d e b í a . Entonce® los t e b a n o s cayeron s o b r e ellos y se d e d i c a r o n a go'" p e a r l o s , p r e v e n i d o s a d e s p r e v e n i d o s , a l i n e a d o s a desor17 g a n i z a d o s . C u a n d o los q u e se h a b í a n s a l v a d o consiguieron h u i r a la colina m á s p r ó x i m a , a u n q u e el p o l e m a r c o d e lo®

lacedemonios t u v o e n sus m a n o s la p o s i b i l i d a d , d e s p u é s de coger t o d o s los h o p l i t a s aliados q u e q u e r í a , y t a m b i é n todos los p e l t a s t a s , d e o c u p a r el l u g a r , p u e s e n C e n c r e a s podía a p r o v i s i o n a r s e sin riesgos d e t o d o lo necesario, no lo hizo así. P o r el c o n t r a r i o , a u n q u e los t e b a n o s n o conocían en a b s o l u t o el m o d o d e b a j a r d e s d e la p a r t e que m i r a b a a Sición, ni c ó m o v o l v e r d e n u e v o , hizo u n a tregua, según el p a r e c e r d e m u c h o s , m á s f a v o r a b l e p a r a los t e b a n o s q u e p a r a ellos m i s m o s , y d e este m o d o se marchó y se llevó a los suyos.

Los t e b a n o s , d e s p u é s d e b a j a r c o n t o d a s las g a r a n t í a s 18 de seguridad y d e r e u n i r s e con sus aliados, arcadios, argivos y eleos, i n m e d i a t a m e n t e a t a c a r o n s o b r e Sición y Pelene. E n u n a e x p e d i c i ó n c o n t r a E p i d a u r o d e v a s t a r o n todo su t e r r i t o r i o . A l retirarse d e allí, con g r a n d e s p r e c i o hacia t o d o s s u s c o n t r i c a n t e s , c u a n d o e s t u v i e r o n cerca d e la ciudad d e los c o r i n t i o s , se d i r i g i e r o n a la carrera hacia las p u e r t a s q u e v a n e n dirección a F l i u n t e , c o m o si f u e ran a atacar e n caso d e q u e e s t u v i e r a n a b i e r t a s . E n el 19 m o m e n t o d e a c u d i r a l g u n o s d e i n f a n t e r í a ligera, se e n c o n traron con las t r o p a s elegidas d e los t e b a n o s , q u e n o distaban c u a t r o p l e t r o s d e la m u r a l l a . C o m o se s u b i e r o n a los m o n u m e n t o s y a los lugares e l e v a d o s , con d a r d o s y jabalinas m a t a r o n a u n a b u e n a c a n t i d a d d e los q u e i b a n delante y, d e s p u é s d e forzarlos a d a r la v u e l t a , los persiguieron c o m o t r e s o c u a t r o e s t a d i o s . T r a s e s t e suceso, jos c o r i n t i o s , d e s p u é s d e sacar los c a d á v e r e s d e l a n t e d e la m u r a l l a y e n t r e g a r l o s m e d i a n t e u n p a c t o , colocaron u n trofeo. D e esta m a n e r a se r e a n i m a r o n los aliados d e los 'acedemonios. H e c h o e s t o , al m i s m o t i e m p o les llegó a los lacedemo- 20 nios la ayuda p r o c e d e n t e d e D i o n i s i o , m á s d e v e i n t e trieLlevaban celtas, iberos y u n o s c i n c u e n t a jinetes. A l "ja siguiente, los t e b a n o s y sus aliados, d e s p u é s d e desW ^ a r s e y d e llenar la llanura h a s t a el m a r y h a s t a las ^'^Hnas q u e se e n c u e n t r a n j u n t o a la c i u d a d , d e s t r u y e r o n todo lo a p r o v e c h a b l e q u e había e n ella. L o s jinetes d e atenienses y d e los c o r i n t i o s n o se acercaban m u c h o ejército, al v e r q u e los a d v e r s a r i o s e r a n f u e r t e s y n u -

254

Helénicas. Libro VU,1,20

Helénicas. Libro VII,1,24

255 369

369 m e r o s o s . Los jinetes d e D i o n i s i o , t o d o s los q u e había, 21 c o r r í a n dispersos cada u n o p o r su lado y atacaban con la jabalina, p e r o c u a n d o p r e s i o n a b a n s o b r e ellos, retrocedían y d e n u e v o se volvían a d i s p a r a r la jabalina. Al m i s m o t i e m p o q u e hacían esto, b a j a b a n d e los caballos y d e s c a n s a b a n . Si, c u a n d o estaban d e s m o n t a d o s , alguien los a t a c a b a , con toda facilidad saltaban d e n u e v o y se r e t i r a b a n . Si q u i e n e s los perseguían se alejaban d e su e j é r c i t o , se d a b a n la v u e l t a , los a t a c a b a n y les causaban graves d a ñ o s con la jabalina, d e m o d o q u e obligaban a 22 t o d o el ejército a avanzar y r e t r o c e d e r p o r su causa. Sin e m b a r g o , d e s p u é s d e e s t o , los t e b a n o s n o e s p e r a b a n muchos d í a s para volver a casa, y lo m i s m o hicieron los d e m á s , cada u n o a la suya. L u e g o , los d e D i n i s i o se dirigieron c o n t r a Sición y vencieron a los sicionios e n una batalla e n la llanura, d o n d e m a t a r o n a l r e d e d o r d e setenta y se a p o d e r a r o n v i o l e n t a m e n t e d e la fortaleza d e Deras. La p r i m e r a expedición d e ayuda d e p a r t e d e Dionisio, d e s p u é s d e hacer e s t o , z a r p ó para Siracusa. L o s t e b a n o s y t o d o s los q u e se h a b í a n s e p a r a d o de los lacedemonios hasta ese m o m e n t o a c t u a b a n unánimem e n t e y hacían c a m p a ñ a b a j o la dirección d e los tebanos. 2} Sin e m b a r g o , c u a n d o hizo acto d e presencia u n tal Licom e d e s d e M a n t i n e a , i n f e r i o r a nadie p o r su linaje, dest a c a d o p o r su riqueza y, p o r lo d e m á s , ambicioso, éste l l e n ó d e arrogancia a los arcadios, al decir q u e sólo ellos p o d í a n considerar el P e l o p o n e s o c o m o su p a t r i a , pues e r a n los únicos a u t ó c t o n o s q u e h a b i t a b a n e n ella, la mayor d e las t r i b u s griegas e s t a b a c o n s t i t u i d a p o r la comun i d a d arcadia y eran los q u e tenían los c u e r p o s más fuertes. Señalaba también q u e e r a n los más valientes y ponía c o m o p r u e b a q u e , c u a n d o alguien necesitaba t r o p a s auxiliares, n o elegía a nadie m á s q u e a los arcadios. Además, ni los lacedemonios h a b í a n a t a c a d o n u n c a A t e n a s sin ellos, ni ahora los t e b a n o s iban sin los arcadios contra 24 L a c e d e m o n i a . « D e s d e l u e g o , si sois inteligentes, tendréis q u e n e g a r o s a a c o m p a ñ a r a cualquiera a d o n d e os llameI g u a l q u e a n t e s , al a c o m p a ñ a r a los l a c e d e m o n i o s , aumentasteis su p o d e r , a h o r a , si p o r las b u e n a s acompañáis «

los t e b a n o s y n o consideráis lógico c o m p a r t i r el m a n d o , del m i s m o m o d o vais a e n c o n t r a r en seguida en ellos a otros l a c e d e m o n i o s . » L o s arcadios, a p a r t i r del m o m e n t o en q u e o y e r o n e s t o , c o m e n z a r o n a crecerse, a m a b a n sobremanera a L i c o m e d e s y lo c o n s i d e r a b a n u n h o m b r e ú n i c o , de m o d o q u e n o m b r a b a n m a g i s t r a d o s a quienes q u i e r a que él r e c o m e n d a r a . D e los h e c h o s q u e sucedieron se glorificaron los arcadios, p u e s , c u a n d o los argivos atacaron E p i d a u r o y v i e r o n cerrada la salida p o r o b r a d e los mercenarios d e C a b r i a s j u n t o con atenienses y c o r i n t i o s , acudieron en su a y u d a en el m o m e n t o e n q u e se hallaban t o t a l m e n t e a c o r r a l a d o s y liberaron a los argivos, a pesar de q u e les eran hostiles n o sólo los h o m b r e s , sino también los accidentes del t e r r e n o . U n a vez q u e hicieron u n a expedición c o n t r a A s i n e en L a c o n i a , vencieron a la guarnición d e los l a c e d e m o n i o s , m a t a r o n a G e r á n o r , el espartiata q u e había llegado a ser p o l e m a r c o ^ , y d e v a s t a r o n el s u b u r b i o d e la c i u d a d d e los asineos. C u a n d o q u e r í a n e m p r e n d e r la salida, n o se lo i m p e d í a ni la n o c h e , ni el mal t i e m p o , ni la l o n g i t u d del c a m i n o , ni los m o n t e s intransitables, d e m o d o q u e e n a q u e l m o m e n t o creían q u e eran con m u c h o los más f u e r t e s . L o s t e b a n o s , p o r e s t o , empezaron a e s t a r s e c r e t a m e n t e e n v i d i o s o s y a n o sentirse ya amigos d e los arcadios. T a m b i é n los eleos, cuando, al reclamar a los arcadios las c i u d a d e s q u e Ies h a b í a n sido a r r e b a t a d a s p o r los l a c e d e m o n i o s , se d i e r o n c u e n t a de q u e n o a t r i b u í a n n i n g u n a i m p o r t a n c i a a sus razonamientos y q u e e n c a m b i o tenían e n m u c h a consideración a los trifilios y a los d e m á s q u e se h a b í a n s e p a r a d o d e ellos, p o r q u e decían q u e eran arcadios, p o r eso t a m b i é n 'Os eleos c o m e n z a r o n a sentirse sus e n e m i g o s . E n un m o m e n t o tal, e n q u e cada u n o d e los aliados ^enía una alta consideración d e sí m i s m o , llegó con m u ^•lo d i n e r o Filisco, a b i d e n o , d e p a r t e d e A r i o b a r z a n e s . E n ^ Es la corrección de Dindorf, acepiada por Merchant y BrownSegún los códices, sería «el polemarco que había llegado a í®"" espartiata», texto y traducción aceptados por Hatzfeld, que o explica como una de las consecuencias de las pérdidas de Leucen la ciudadanía espartana.

25

26

27 368

258 368

Helénicas. Libro VII,1,34

Helénicas. Libro VII,1,38

259

p r i m e r lugar reunió en D e l f o s para t r a t a r d e la paz a los t e b a n o s con sus aliados y a los lacedemonios. Al llegar allí, n o se pusieron en a b s o l u t o en comunicación con el dios s o b r e c ó m o p o d r í a hacerse la paz, sino q u e delib e r a b a n p o r sí solos. G ) m o los tebanos n o aceptaban que M e s e n e estuviera en m a n o s d e los lacedemonios, Filisco r e u n i ó u n gran ejército m e r c e n a r i o para hacer la guerra en u n i ó n d e los l a c e d e m o n i o s . 28 M i e n t r a s esto ocurría, llegó la segunda expedición de ayuda d e p a r t e d e D i o n i s i o . F r e n t e a la o p i n i ó n de los atenienses d e q u e debía ir a Tesalia a hacer f r e n t e a los t e b a n o s ^ , la o p i n i ó n q u e t r i u n f ó e n t r e los aliados f u e la d e los lacedemonios, p a r t i d a r i o s d e q u e se dirigiera a Laconia. U n a vez q u e los d e Dionisio llevaron a cabo la navegación hasta L a c e d e m o n i a , A r q u i d a m o los u n i ó al c o n t i n g e n t e c i u d a d a n o y e m p r e n d i ó la c a m p a ñ a . T o m ó Carias p o r la fuerza y a t o d o s los q u e cogió vivos los degolló. D e s d e allí, i n m e d i a t a m e n t e , hizo con aquéllos una expedición a Parrasios d e Arcadia y se d e d i c ó a arrasar el t e r r i t o r i o . C u a n d o a c u d i e r o n a d e f e n d e r l o los arcadios y los argivos, r e t r o c e d i e r o n y a c a m p a r o n en las colinas p r ó x i m a s a Melea"*. E n t o n c e s , m i e n t r a s e s t a b a allí, Cisidas, el jefe de la e x p e d i c i ó n d e Dionisio, d i j o q u e se le acababa el t i e m p o fijado p a r a q u e d a r s e . Y según decía 29 e s t o , se m a r c h ó p o r el c a m i n o d e E s p a r t a . P e r o como, al m a r c h a r s e , los mesenios l e cortaron el p a s o en la angostura del c a m i n o , e n t o n c e s e n v i ó un m e n s a j e a A r q u i d a m o en busca d e ayuda. Y él acudió. C u a n d o e s t u v i e r o n en la salida q u e se desvía e n dirección a los E u t r e s i o s , los arcadios y los argivos se dirigieron a Laconia, y lo hacían con la intención d e c e r r a r l e el camino hacia casa. E n el lugar en q u e el t e r r e n o es Uano, en la confluencia del c a m i n o d e los E u t r e s i o s y el de Melea, allí f u e a parar 30 y se alineó c o m o p a r a c o m b a t i r . Decían q u e él, al presentarse d e l a n t e d e los b a t a l l o n e s , había h e c h o u n a arenga d e este tipo: « C i u d a d a n o s , ahora seamos valientes V ^ Porque estaban enfrentados a Alejandro de Feras, a quien ayudaban los atenienses. Los códices dicen Medea, lectura preferida por Hatzfeld.

m i r e m o s d e f r e n t e . D e v o l v a m o s a n u e s t r o s descendientes 368 la m i s m a patria q u e recibimos d e n u e s t r o s p a d r e s . D e jemos d e a v e r g o n z a r n o s a n t e n i ñ o s , m u j e r e s , ancianos y e x t r a n j e r o s , e n t r e los q u e a n t e s é r a m o s los m á s célebres de todos los griegos.» D i c h o e s t o , c u e n t a n q u e e n u n 31 cielo sereno aparecieron rayos y relámpagos de b u e n augurio para él. Se d i o a d e m á s el caso d e q u e había j u n t o al ala derecha u n r e c i n t o y una e s t a t u a d e H e r a c l e s [ d e quien t a m b i é n se dice d e s c e n d i e n t e ] . D e s d e luego, se com e n t a q u e d e t o d o eUo les s o b r e v i n o a los soldados m u c h a fuerza y valor, d e tal m a n e r a q u e la labor d e los jefes consistió en r e t e n e r a los soldados c u a n d o se lanzaban hacia adelante. E n t o n c e s , c u a n d o A r q u i d a m o los c o n d u j o al f r e n t e , los p o c o s e n e m i g o s q u e los recibieron c o n la lanza m u r i e r o n , los d e m á s cayeron en la huida, m u c h o s de ellos a m a n o s d e los jinetes, p e r o m u c h o s t a m b i é n a m a n o s d e los celtas. U n a vez q u e , t e r m i n a d o el c o m b a t e , 32 se erigió un t r o f e o , i n m e d i a t a m e n t e e n v i ó a casa a Demóteles el h e r a l d o a anunciar la grandeza d e la victoria < y > ^ q u e n o había m u e r t o ni u n o d e los lacedemonios, y sí m u c h í s i m o s d e los enemigos. P e r o decían que los de E s p a r t a , c u a n d o lo o y e r o n , e m p e z a n d o p o r Agesilao, los ancianos y los é f o r o s , se pusieron a llorar. D e tal m a n e r a son c o m u n e s las lágrimas a las alegrías y al d o l o r . C o n r e s p e c t o a la s u e r t e d e los arcadios, n o mucho m e n o s q u e los l a c e d e m o n i o s se alegraron los t e b a n o s y los eleos. T a n h a r t o s e s t a b a n ya d e su e n g r e i m i e n t o . C o m o los t e b a n o s seguían c o n s i d e r a n d o sin i n t e r r u p - 33 ción d e q u é m a n e r a p o d r í a n o b t e n e r la hegemonía d e G r e - 367 cia, p e n s a r o n q u e , si e n v i a b a n u n m e n s a j e al rey d e los persas, p o d r í a n crecer con su a p o y o . E n t o n c e s , d e s p u é s de h a b e r c o n v o c a d o a los aliados con el p r e t e x t o d e q u e Euticles el l a c e d e m o n i o estaba v i e n d o al rey, se p u s i e r o n en m a r c h a , d e los t e b a n o s , P e l ó p i d a s ; d e los arcadios, Antíoco el p a n c r a t i a s t a , y, d e los eleos, A r q u i d a m o . L o s acompañaba t a m b i é n u n argivo*. Los atenienses, al en' G)njetura normalmente aceptada. * Según Hatzfeld, Argeo, ¡efe popular de Elide.

258

Helénicas. Libro VII,1,34

Helénicas. Libro VII,1,38

259

367 t e t a r s e , e n v i a r o n a su v e z a T i m á g o r a s y a L e o n t e . C u a n d o 34 e s t u v i e r o n allí, m u c h o se crecía P e l ó p i d a s a n t e el persa, p u e s pxxlían decir q u e e r a n los únicos d e los griegos q u e h a b í a n l u c h a d o con e l rey e n P l a t e a , q u e luego nunca h a b í a n h e c h o una e x p e d i c i ó n c o n t r a el rey y q u e , precis a m e n t e p o r esto, los l a c e d e m o n i o s les h a c í a n la g u e r r a , p o r q u e n o h a b í a n q u e r i d o ir con A g e s i l a o c o n t r a él ni le h a b í a n d e j a d o h a c e r sacrificios a A r t e m i s e n A u l i d e , en el lugar e n q u e A g a m e n ó n , c u a n d o z a r p ó p a r a Asia, había 35 c e l e b r a d o sus sacrificios a n t e s d e t o m a r T r o y a . M u c h o a y u d a b a a P e l ó p i d a s a s e n t i r s e h o n r a d o el h e c h o d e que los t e b a n o s h u b i e r a n v e n c i d o e n la b a t a l l a d e L e u c t r a y q u e , c o m o t o d o s s a b í a n , h a b í a n d e v a s t a d o el t e r r i t o r i o d e los l a c e d e m o n i o s . D e c í a P e l ó p i d a s q u e los argivos y los a r c a d i o s h a b í a n s i d o d e r r o t a d o s en u n a b a t a l l a p o r los l a c e d e m o n i o s p r e c i s a m e n t e c u a n d o ellos n o se presentar o n . L e servía d e t e s t i g o d e q u e t o d o e s t o q u e decía era v e r d a d el ateniense T i m á g o r a s , q u e recibía los h o n o r e s 36 e n s e g u n d o lugar d e s p u é s d e P e l ó p i d a s . L u e g o , al preguntarle el r e y a P e l ó p i d a s q u é q u e r í a q u e se escribiera p o r su p a r t e , d i j o q u e M e s e n i a f u e r a a u t ó n o m a d e los laced e m o n i o s y q u e los a t e n i e n s e s sacaran a t i e r r a las naves. Si n o h a c í a n caso, q u e se e n v i a r a u n a e x p e d i c i ó n contra ellos. Si alguna c i u d a d n o q u e r í a a c o m p a ñ a r l o s , q u e se 37 f u e r a p r i m e r o c o n t r a é s t a . C u a n d o se hizo la redacción y se d i o a c o n o c e r a l o s e m b a j a d o r e s , d i j o L e o n t e , en presencia d e l rey: « P o r Z e u s , atenienses, h o r a es p a r a voso t r o s , s e g ú n parece, d e b u s c a r algún o t r o a m i g o q u e no sea el r e y . » Al notificarle el secretario lo q u e el ateniense h a b í a d i c h o , m a n d ó q u e se escribiera a d e m á s : «Si algo m á s j u s t o q u e e s t o c o n o c e n los a t e n i e n s e s , q u e vayan a 38 e n s e ñ á r s e l o al rey.» A l llegar los e m b a j a d o r e s , cada u n o a su casa, a T i m á g o r a s lo m a t a r o n los a t e n i e n s e s , p u e s L e o n t e lo acusó d e q u e n o q u e r í a ni siquiera c o m p a r t i r su t i e n d a y c o n s u l t a b a t o d o con P e l ó p i d a s . D e los d e m á s e m b a j a d o r e s , el eleo A r q u i d a m o , c o m o el r e y h a b í a honr a d o a E l i d e a n t e s q u e a los arcadios, a l a b ó sus p r o p u e s tas, en c a m b i o A n t í o c o , c o m o la c o m u n i d a d d e los arcadios h a b í a q u e d a d o d i s m i n u i d a , n o a c e p t ó los regalos y

anunció a n t e los diez mil ' q u e el rey tenía m u c h í s i m o s 367 í Ijpanaderos, c o c i n e r o s , escanciadores y p o r t e r o s , p e r o a los h o m b r e s q u e i b a n a c o m b a t i r c o n los griegos, p o r m u c h o q u e h a b í a b u s c a d o , d i j o q u e n o h a b í a p o d i d o verlos. A d e más c o n t ó q u e su r i q u e z a le parecía p u r a jactancia, p u e s t o q u e el p l á t a n o d e o r o q u e t a n t o se alababa n o e r a suficiente n i p a r a d a r s o m b r a a u n a cigarra. C u a n d o l o s t e b a n o s c o n v o c a r o n r e p r e s e n t a n t e s d e to- 39 das las c i u d a d e s p a r a q u e e s c u c h a r a n la carta del rey y el persa q u e traía la p r o p u e s t a , d e s p u é s d e e n s e ñ a r el sello del r e y , l e y ó lo escrito, los t e b a n o s d i j e r o n q u e l o j u r a r a n los q u e q u e r í a n ser a m i g o s del rey y d e ellos m i s m o s , p e r o los d e las c i u d a d e s c o n t e s t a r o n q u e n o los h a b í a n e n v i a d o p a r a j u r a r , s i n o p a r a escuchar. D i j e r o n q u e , si n e c e s i t a b a n j u r a m e n t o s , los e n v i a r a n a sus ciudades. Sin e m b a r g o , el a r c a d i o L i c o m e d e s d i j o a d e m á s q u e t a m p o c o c o n v e n í a q u e la r e u n i ó n f u e r a en T e b a s , sino d o n d e se d e s a r r o l l a b a la g u e r r a . C o m o los t e b a n o s le resp o n d i e r o n d e f o r m a i r r i t a n t e c o n el a r g u m e n t o d e q u e iba a d e s t r u i r la alianza, n o q u i s o n i s e n t a r s e e n el l u g a r d e la r e u n i ó n , sino q u e se salió y se m a r c h ó , y c o n él todos los e m b a j a d o r e s d e A r c a d i a . A l n o q u e r e r j u r a r los 40 q u e se h a b í a n r e u n i d o en T e b a s , los t e b a n o s e n v i a r o n e m b a j a d o r e s a las c i u d a d e s a p e d i r l e s q u e se c o m p r o m e tieran b a j o j u r a m e n t o a a c t u a r d e a c u e r d o con los escritos del r e y , e n la idea d e q u e c a d a u n a d e las c i u d a d e s p o r s e p a r a d o d u d a r í a e n e n e m i s t a r s e con ellos y con el rey al m i s m o t i e m p o . P e r o c o m o , e n p r i m e r lugar, llegar o n a C o r i n t o y los corintios se o p u s i e r o n y r e s p o n d i e r o n que n o tenían ninguna necesidad de juramentos comunes con el r e y , se s u m a r o n las d e m á s c i u d a d e s c o n las mism a s r e s p u e s t a s . A s í se disolvió la aspiración al i m p e r i o d e P e l ó p i d a s y d e los t e b a n o s . P o r su p a r t e , E p a m i n o n d a s , q u e q u e r í a dirigirse a los a q u c o s p a r a q u e los arcadios y los d e m á s aliados p u s i e r a n ' Asamblea arcadia, en que posiblemente tomaban parte^ todos •os ciudadanos activos de la confederación, aunque no está claro el sistema de reunión. 41

260

Helénicas. Libro VII,1,41

1
Helénicas. Ubro VII,1,44 261 367 táis presentes para apoyarme, yo seré el q u e convoque al pueblo y, al m i s m o tiempo, os d a r é p r u e b a d e m i lealtad y os ofreceré la ciudad en u n a alianza firme. E s t o » , continuó, «yo lo hago, bien lo sabéis, p o r q u e , como vosotros, hace t i e m p o q u e soporto mal la jactancia d e los lacedemonios y p o r q u e me gustaría escapar a la esclavitud». Los arcadios y los argivos, q u e escucharon esto con gusto, acudieron en su apoyo. E n seguida, en el ágora, cuando estaban presentes los argivos y los arcadios, convocaron al p u e b l o , con la p r o p u e s t a de que la constitución se asentara sobre bases iguales y justas. E n la reunión, indicó q u e eligieran estrategos a quienes les pareciera a ellos. Eligieron al mismo E u f r ó n , a H i p o d a m o , a Cleandro, a Acrisio y a Lisandro. H e c h o esto, p u s o al f r e n t e del ejército mercenario a su hijo Adeas, después de expulsar al jefe anterior, Lisímenes. I n m e d i a t a m e n t e , a algunos de estos extranjeros, E u f r ó n , por medio d e beneficios, los convirtió en h o m b r e s d e confianza y añadió a otros, sin ahorrar nada del d i n e r o público ni d e los bienes sagrados. T a m b i é n utilizó el dinero d e los q u e había expulsado p o r ser partidarios d e Lacedemonia. D e sus colegas, a u n o s los m a t ó con engaño, a otros los expulsó, de m o d o q u e lo puso t o d o b a j o su m a n d o personal y se convirtió claramente en un tirano. Q u e sus aliados confiaran en él lo conseguía, unas veces, con d i n e r o y, otras, porque, si hacían una campaña, los acompañaba animosamente con el ejército mercenario. D a d o q u e las cosas habían marchado de este m o d o , q u e en Fliunte los argivos habían fortificado el Tricárano sobre el H e r e o y, sobre sus propias f r o n t e r a s , los sicionios estaban fortificando la Tiamia, los fliasios se encontraban muy agobiados y escasos de provisiones. Sin e m b a r g o , persistían en conservar su alianza. D e las grandes ciudades, desde q u e hacen algo hermoso, se acuerdan todos los escritores. P e r o a mí me parece q u e si una d u d a d , p o r •Buy pequeña q u e sea, realiza muchas hermosas accio'les, es todavía más importante ponerlo d e relieve. Los fliasios, en efecto, se hicieron amigos de los lacedemo-

)67 en ellos su atención, p e n s ó q u e había q u e salir en campaña hacia Acaya. Así, convenció al argivo Pisias, que era estratego en Argos, para que atacara O n e o . Pisias, entonces, al enterarse d e q u e la vigilancia d e O n e o se encontraba descuidada, t a n t o p o r Naucles, q u e estaba al m a n d o del contingente e x t r a n j e r o de los lacedemonios, como p o r el ateniense Timómaco, ocupó d e noche con dos mil hoplitas la colina q u e se encuentra sobre Cencreas, 42 con provisiones para siete días. E n ese t i e m p o llegaron los tebanos y f r a n q u e a r o n el O n e o , y todos los aliados se dirigieron contra Acaya, al mando d e Epaminondas. Una vez q u e los mejores de Acaya vinieron a suplicarle, E p a m i n o n d a s impuso su voluntad, de m o d o q u e ni se exiliaran los mejores ni se cambiara la constitución, sino que, d e s p u é s de obtener garantía d e p a r t e d e los aqueos de q u e serían aliados y los seguirían a d o n d e los tebanos los llevaran, de este m o d o regresó a casa. 43 P e r o , después de acusarlo los arcadios y sus contrincantes políticos de q u e se había ido después de dejar Acaya preparada para los lacedemonios, los tebanos decidieron enviar harmostas a las ciudades aqueas. A l llegar, expulsaron a los mejores con ayuda de la m u l t i t u d , y establecieron democracias en Acaya. P e r o los expulsados se confabularon rápidamente, marcharon contra cada una de las ciudades y, como n o eran pocos, volvieron y las ocuparon. D a d o que, al haber vuelto, ya n o permanecían neutrales, sino q u e con entusiasmo se habían u n i d o a los lacedemonios, los arcadios se vieron rodeados, d e u n lado, por los lacedemonios, y d e o t r o , por los aqueos. 44 E n Sición, d u r a n t e la época anterior a ésta, la consti tución se regía por las antiguas leyes. Luego, al preten der E u f r ó n que, del mismo m o d o que e n t r e los lacede monios era considerado el m á s grande de los ciudadanos así t a m b i é n sus adversarios lo tuvieron como el primero les dijo a los argivos y a los arcadios que, si los más ricos eran los q u e dominaban Sición, claramente, cuando llegara el caso, la ciudad se haría d e nuevo partidaria de los lacedemonios. « P e r o si llega u n a democracia, sabed bien», dijo, « q u e la ciudad permanecerá con vosotros. Y si es-

45

46

2,1 366

2

262 366

Helénicas. Libro V I U , 2

Helénicas. Libro V I I ^ ^

263

nios, c u a n d o éstos e r a n m u y p o d e r o s o s , p e r o , e n el mom e n t o d e su caída e n la b a t a l l a d e L e u c t r a , e n q u e se r e b e l a r o n m u c h o s periecos y t o d o s los hilo tas, a d e m á s d e los aliados c o n pocas excepciones, a u n q u e los atacaron, p o r así d e c i r l o , t o d o s los griegos, con t o d o e s o permanecieron fieles y, c u a n d o t u v i e r o n c o m o e n e m i g o s a los más p o d e r o s o s d e l P e l o p o n e s o , arcadios y argivos, d e todos $70 m o d o s a c u d i e r o n en su a y u d a . P o r o t r a p a r t e , a u n q u e les tocó p a s a r los ú l t i m o s a P r a s i a s , e n t r e t o d o s los q u e habían a c u d i d o , corintios, e p i d a u r i o s , trecenios, h e r m i o n e o s , helieos, sicionios y p e l e n e o s , p u e s e n t o n c e s n o se habían 3 s e p a r a d o d e la alianza, o c u a n d o el jefe d e las t r o p a s ext r a n j e r a s los d e j ó a ellos y m a r c h ó con los q u e h a b í a n pasado d e l a n t e , n i siquiera así se d i e r o n la v u e l t a , sino q u e , d e s p u é s d e alquilar u n guía d e Prasias, c u a n d o los enemigos e s t a b a n cerca d e A m i d a s , se deslizaron c o m o pud i e r o n y llegaron a E s p a r t a . Lxjs l a c e d e m o n i o s , e n t r e o t r o s h o n o r e s , les e n v i a r o n u n b u e y c o m o señal d e hospitali-

4 d a d . C u a n d o , al retirarse los enemigos d e s d e Lacedemo569 nia, los a r g i v o s , i r r i t a d o s p o r la adhesión d e l o s fliasios hacia los l a c e d e m o n i o s , i n v a d i e r o n e n m a s a F l l u n t e y a r r a s a r o n s u t e r r i t o r i o , ni siquiera así c e d i e r o n , sino q u e , u n a vez q u e se r e t i r a r o n d e s p u é s de h a b e r d e s t r u i d o t o d o lo q u e h a b í a n p o d i d o , los jinetes d e los fliasios se lanzaron f u e r a e n su persecución y, a u n q u e la r e t a g u a r d i a de los argivos e s t a b a p r o t e g i d a p o r todos los c a b a l l e r o s y las t r o p a s d e i n f a n t e r í a q u e e s t a b a n f o r m a d a s c o n ellos, los a t a c a r o n h a s t a dispersar a t o d o s los d e la r e t a g u a r d i a , a pesar d e ser sesenta. Sólo m a t a r o n a u n o s p o c o s , p e r o a u n así, d e l m i s m o m o d o q u e si los h u b i e r a n m a t a d o a t o d o s , e r i g i e r o n u n t r o f e o b a j o la m i r a d a d e l o s argivos. 5 D e n u e v o los l a c e d e m o n i o s y sus aliados e s t a b a n apostados e n el O n e o m i e n t r a s los t e b a n o s a v a n z a b a n con la intención d e f r a n q u e a r l o . C u a n d o los arcadios y los eleos a t r a v e s a b a n N e m e a p a r a u n i r s e a los t e b a n o s , los exiliad o s fliasios se o f r e c i e r o n a t o m a r F l i u n t e s ó l o con q u e e s t u v i e r a n d i s p u e s t o s a hacer u n a aparición c o m o señal d e a p o y o . Llegados a e s t e a c u e r d o , los e x i l i a d o s y c o m o o t r o s seiscientos m á s se s i t u a r o n d e n o c h e c o n escalas

al pie d e la m u r a l l a . E n el m o m e n t o e n q u e los vigilantes 369 dieron la señal d e s d e el T r i c á r a n o d e q u e se a c e r c a b a n unos enemigos y la c i u d a d p r e s t ó a ello su a t e n c i ó n , e n tal o p o r t u n i d a d los t r a i d o r e s i n d i c a r o n a los q u e e s t a b a n a b a j o q u e s u b i e r a n . C u a n d o así lo hicieron y e n c o n t r a r o n 6 a b a n d o n a d a s las a r m a s d e las g u a r n i c i o n e s , p e r s i g u i e r o n a los diez v i g i l a n t e s d i u r n o s . D e cada cinco q u e d a b a u n o solo c o m o v i g i l a n t e d i u r n o . A u n o q u e todavía e s t a b a d u r m i e n d o lo m a t a r o n , igual q u e a o t r o q u e se r e f u g i ó en el H e r e o . C o m o los vigilantes d i u r n o s en su h u i d a salt a b a n p o r la p a r t e d e la m u r a l l a q u e m i r a b a hacia la ciud a d , los q u e h a b í a n s u b i d o o c u p a r o n la acrópolis sin resistencia. Al llegar el r u i d o a la c i u d a d , a c u d i e r o n los ciu- 7 d a d a n o s , p o r lo q u e los enemigos salieron de la acrópolis y se p u s i e r o n a c o m b a t i r d e l a n t e d e las p u e r t a s d e e n t r a d a a la c i u d a d , p e r o l u e g o , sitiados p o r los q u e h a b í a n acud i d o , se r e t i r a r o n d e n u e v o a la acrópolis. Allí se a r r o jaron con ellos los c i u d a d a n o s . E l c e n t r o d e la acrópolis q u e d ó d e s i e r t o i n m e d i a t a m e n t e . Sin e m b a r g o , d e s p u é s d e subirse a las m u r a l l a s y a las t o r i e s , los e n e m i g o s golpeaban a los d e d e n t r o y d i s p a r a b a n c o n t r a ellos, q u e se d e f e n d í a n desde el s u e l o y se l a n z a r o n al c o m b a t e p o r l a s escalas q u e l l e v a b a n al m u r o . C u a n d o los c i u d a d a n o s se 8 hicieron d u e ñ o s d e algunas d e las t o r r e s d e u n lado y d e o t r o , avanzaron a la d e s e s p e r a d a c o n t r a los q u e h a b í a n subido. E m p u j a d o s p o r ellos, p o r su audacia t a n t o c o m o por su m a n e r a d e l u c h a r , se v i e r o n r e d u c i d o s al m í n i m o . E n esta o p o r t u n i d a d , los arcadios y los argivos f o r m a r o n u n círculo a l r e d e d o r d e la c i u d a d y, p o r la p a r t e alta, h o r a d a r o n el m u r o d e la acrópolis. D e los d e d e n t r o , los t ' de la m u r a l l a , y l o s d e f u e r a a los q u e todavía s u b í a n , 9 u e estaban s o b r e las escalas, los g o l p e a b a n , m i e n t r a s q u e los o t r o s c o m b a t í a n con los q u e ya h a b í a n s u b i d o a las torres. E n c o n t r a r o n l u m b r e e n las t i e n d a s y a p r o v e c h a r o n p a r a p r e n d e r f u e g o con la ayuda d e las gavillas recolectadas q u e e n c o n t r a r o n e n la m i s m a acrópolis. E n t o n c e s , ' Existen algunas correcciones de las que Brovi'nson acepta: «Unos a los de la muralla, otros a los de fuera».

264 369 9

Helénicas. Libro V I U , 8

Hdénicas. Libro V I M , 1 2

265 366

los d e las torres s a l t a b a n p o r t e m o r a las llamas, y los d e los m u r o s caían g o l p e a d o s p o r los h o m b r e s . C o m o e m p e z a r o n a ceder t o d o s a la vez, r á p i d a m e n t e la acrópolis e n t e r a se vio l i b r e d e e n e m i g o s . E n seguida, tamb i é n los caballeros salieron al galope. L o s enemigos, al verlos, se r e t i r a r o n y d e j a r o n las escalas y los cadáveres, a d e m á s d e algunos q u e , a u n q u e e s t a b a n v i v o s , se habían q u e d a d o cojos. M u r i e r o n , e n t r e los e n e m i g o s q u e combat i e r o n d e n t r o y los q u e s a l t a r o n f u e r a , n o m e n o s d e ochenta. E n t o n c e s se p o d í a c o n t e m p l a r a los h o m b r e s felicit á n d o s e m u t u a m e n t e p o r su salvación y a las m u j e r e s q u e al llevarles agua l l o r a b a n d e alegría. T o d o s los pres e n t e s , e n t o n c e s r e a l m e n t e , m e z c l a b a n la risa c o n el llanto.

10 A l a ñ o siguiente a t a c a r o n F l i u n t e los a r g i v o s y los ar368 cadios e n masa. La causa d e q u e s i e m p r e atacaran a los fliasios e r a q u e , p o r u n a p a r t e , se s e n t í a n irritados con ellos, p e r o , p o r o t r a p a r t e , e s t a b a n en m e d i o y siempre t e n í a n la esperanza d e q u e se colocaran a su l a d o p o r falta d e p r o v i s i o n e s . Los caballeros y las t r o p a s selectas d e los fliasios, t a m b i é n e n esta i n v a s i ó n , los a t a c a r o n e n el paso del r í o con los caballeros a t e n i e n s e s q u e e s t a b a n presentes. C u a n d o se e n c o n t r a r o n e n situación d e s u p e r i o r i d a d , o b l i g a r o n a los e n e m i g o s a r e t i r a r s e el r e s t o del día al pie d e las c u m b r e s , y p a r e c í a c o m o si se p r e o c u p a r a n d e n o p a t e a r el f r u t o d e la l l a n u r a p o r t r a t a r s e d e un territorio a m i g o . 11 P o r su p a r t e , e n cierta o p o r t u n i d a d , hizo u n a campaña 366 c o n t r a F l i u n t e el j e f e t e b a n o d e Sición, con las guarniciones q u e tenía consigo y con los sicionios y peleneos, p u e s ya e n t o n c e s a c o m p a ñ a b a n a los t e b a n o s . E n la expedición iban con él E u f r ó n y sus m e r c e n a r i o s , alrededor d e d o s m i l . L o s d e m á s , a t r a v é s del T r i c á r a n o , bajaron al H e r e o , con á n i m o d e a r r a s a r la llanura, p e r o a los sicionios y peleneos los d e j ó j u n t o a las p u e r t a s q u e llevan a C o r i n t o , sobre la acrópolis, d e m o d o q u e los fliasios n o los r o d e a r a n p o r ahí ni se colocaran e n c i m a d e ellos 12 m á s allá del H e r e o . C u a n d o se d i e r o n c u e n t a los d e la c i u d a d d e que los e n e m i g o s se h a b í a n p u e s t o en movim i e n t o e n dirección a la l l a n u r a , salieron a su e n c u e n t r o

los caballeros y las t r o p a s selectas d e los fliasios, e n t r a ron en c o m b a t e y n o los d e j a r o n llegar a su o b j e t i v o . L a mayor p a r t e del d í a la p a s a r o n allí e n t r e t e n i d o s e n escaramuzas, los d e E u f r ó n e n i n c u r s i o n e s h a s t a d o n d e podían llegar los caballos, los d e d e n t r o h a s t a el H e r e o . C u a n d o p a r e c i ó o p o r t u n o , los e n e m i g o s se r e t i r a r o n c o n un r o d e o e n t o r n o al T r i c á r a n o , p u e s , e n e f e c t o , el precipicio q u e h a b í a d e l a n t e d e la m u r a l l a les i m p e d í a ir p o r el c a m i n o m á s c o r t o hasta los p e l e n e o s . L o s fliasios, des)ués d e e m p u j a r l o s u n p o c o hacia la s u b i d a , se d i e r o n a vuelta y se l a n z a r o n p o r el c a m i n o q u e b o r d e a la m u ralla c o n t r a los p e l e n e o s y los q u e los a c o m p a ñ a b a n . L o s del t e b a n o , al d a r s e cuenta d e la p r i s a d e los fliasios, se esforzaban p o r a d e l a n t a r s e p a r a a c u d i r e n ayuda d e los peleneos. D e s p u é s d e hacerles f r e n t e , v o l v i e r o n s o b r e s u s pasos p a r a atacar e n c o m p a ñ í a d e la i n f a n t e r í a q u e se acababa d e p r e s e n t a r , y llegaron al c o m b a t e c u e r p o a cuerpo. E n t o n c e s se r e t i r a r o n los e n e m i g o s , y m u r i e r o n algunos d e los sicionios y m u c h í s i m o s h o m b r e s i l u s t r e s d e los p e l e n e o s . C o m o consecuencia, los fliasios e r i g i e r o n un trofeo mientras entonaban u n brillante peán, como es n a t u r a l . L o s d e l t e b a n o y E u f r ó n lo o b s e r v a b a n t o d o , c o m o si se h u b i e r a n alejado p a r a v e r el espectáculo. T r a s estos sucesos, u n o s se m a r c h a r o n a Sición y o t r o s se ret i r a r o n a la c i u d a d . O t r a h e r m o s a acción realizaron los fliasios: u n a v e z q u e cogieron v i v o al p r ó x e n o p e l e n e o ' , a u n q u e a n d a b a n escasos d e t o d o , lo d e j a r o n ir sin r e s c a t e . ¿ C ó m o n a d i e p o d r í a decir q u e los q u e realizan tales actos n o s o n n o bles e i l u s t r e s ? Q u e f u e gracias a su constancia c o m o m a n t u v i e r o n la fidelidad a sus a m i g o s , está s u f i c i e n t e m e n t e claro, p u e s , c u a n d o se v i e r o n p r i v a d o s d e los f r u t o s d e la t i e r r a , vivieron gracias a q u e cogían u n o s d e la tierra e n e m i g a , o t r o s los c o m p r a b a n en C o r i n t o , e i b a n al m e r c a d o atrav e s a n d o m ú l t i p l e s peligros, p a g a b a n el p r e c i o con dificultad, con dificultad conseguían q u i e n e s t r a j e r a n las p r o ' Brownson, siguiendo a Schneider: «Próxeno, el peleneo.»

13

14

15

16

17

276

Helénicas. Libro

VII.4,19

Helénicas. Libro Vn,4,22

277

366 visiones y con e s f u e r z o e n c o n t r a b a n fiadores d e las acémi18 las q u e las tenían q u e t r a n s p o r t a r . C u a n d o ya n o sabían q u é h a c e r e n a b s o l u t o , c o n s i g u i e r o n q u e C a r e s les proporc i o n a r a u n a escolta. U n a vez q u e llegó a F l i u n t e , le pid i e r o n q u e llevara al m i s m o t i e m p o a los inútiles a Palene y , d o n d e los d e j a r o n , d e s p u é s de c o m p r a r y cargar t o d a s las acémilas q u e p u d i e r o n , se m a r c h a r o n d e noche, n o i g n o r a n t e s d e q u e iban a ser víctimas d e u n a emboscada p o r p a r t e d e los e n e m i g o s , p e r o e n la idea d e q u e más d u r o q u e c o m b a t i r era n o t e n e r las p r o v i s i o n e s nece19 sarias. M a r c h a r o n , p u e s , los fliasios con C a r e s . C u a n d o se e n c o n t r a r o n con los e n e m i g o s , al p u n t o se p u s i e r o n a la o b r a . D e s p u é s d e d a r s e á n i m o s m u t u a m e n t e , cayeron s o b r e ellos y, al m i s m o t i e m p o , gritaban a C a r e s q u e viniera e n su ayuda. O b t e n i d a la victoria y a p a r t a d o s los e n e m i g o s del c a m i n o , así se pusieron a salvo e n casa, a ellos m i s m o s y lo q u e l l e v a b a n . C o m o h a b í a n v e l a d o d u r a n t e la noche, d u r m i e r o n hasta 20 t a r d e d u r a n t e el día. C u a n d o se l e v a n t ó C a r e s , se adel a n t a r o n los caballeros y los m á s nobles d e los hoplitas y d i j e r o n : «Cares, hoy te es posible realizar la acción más h e r m o s a , p u e s los sicionios están f o r t i f i c a n d o u n lugar e n n u e s t r o s límites, con m u c h o s c o n s t r u c t o r e s , p e r o n o m u c h o s hoplitas. D e s d e l u e g o , te g u i a r e m o s n o s o t r o s , los caballeros, y los m á s f u e r t e s d e los h o p l i t a s . Si tú n o s a c o m p a ñ a s con el e j é r c i t o mercenario, tal vez encont r a r á s q u e ya se ha t e r m i n a d o , p e r o tal vez, al aparecer, p u e d a s d a r u n n u e v o g i r o a los acontecimientos, como en P e l e n e . Si te es difícil lo q u e decimos, haz partícipes a los d i o s e s d e u n sacrificio, p u e s p e n s a m o s q u e , todavía más q u e nosotros los d i o s e s te p e d i r á n q u e Ib hagas· E s preciso. Cares, q u e sepas bien q u e , si lo consigues, h a b r á s e l e v a d o u n a f o r t a l e z a c o n t r a n u e s t r o s adversarios, h a b r á s s a l v a d o a u n a c i u d a d amiga y serás m u y ilustre en tu p a t r i a y m u y f a m o s o , t a n t o e n t r e los aliados como 21 e n t r e los e n e m i g o s . » C a r e s , convencido, hizo el sacrificio, Cabe también, como en Hatzfeld, la traducción: «a ti más que a nosotros».

e i n m e d i a t a m e n t e los caballeros d e los fliasios se vistie- 366 ron las corazas y p u s i e r o n el f r e n o a los caballos, y los hoplitas d i s p u s i e r o n lo q u e es necesario p a r a la i n f a n t e ría. C u a n d o , d e s p u é s d e t o m a r las a r m a s , iban a d o n d e se hacía el sacrificio, les salió al e n c u e n t r o Cares y el a d i v i n o y d i j e r o n q u e los presagios e r a n f a v o r a b l e s . « P e r o esper a d » , d i j e r o n , « p u e s ya salimos t a m b i é n n o s o t r o s » . T a n p r o n t o c o m o se d i o el a n u n c i o , con u n cierto e n t u s i a s m o divino, t a m b i é n los m e r c e n a r i o s salieron r á p i d a m e n t e a la carrera. C u a n d o C a r e s e m p e z ó a a n d a r , m a r c h a r o n de- 22 lante d e él la caballería y la i n f a n t e r í a d e los fliasios. A l principio los g u i a b a n r á p i d a m e n t e , p e r o luego c o r r í a n . Por fin, los caballeros cabalgaban con t o d a su f u e r z a y la infantería con t o d a su f u e r z a corría e n f o r m a c i ó n t a n t o c o m o p o d í a , a la q u e t a m b i é n seguía C a r e s con p r e s t e z a . Era u n p o c o a n t e s d e la h o r a d e p o n e r s e el sol, c u a n d o e n c o n t r a r o n a los e n e m i g o s e n la m u r a l l a , u n o s lavándose, o t r o s e n la cocina, o t r o s a m a s a n d o , o t r o s p r e p a r a n d o los jergones. C u a n d o v i e r o n el í m p e t u d e la i r r u p c i ó n , e n 23 seguida h u y e r o n a s u s t a d o s , y d e j a r o n todas las provisiones a los n o b l e s h o m b r e s . Ellos, d e s p u é s de cenar c o n éstas y o t r a s q u e traían d e casa, t r a s hacer libaciones por su b u e n a s u e r t e , c a n t a r el p e á n y fijar las g u a r d i a s , se e c h a r o n a d o r m i r . E n t o n c e s los c o r i n t i o s , a q u i e n e s d u r a n t e la n o c h e Ies había llegado u n m e n s a j e con noticias de la T i a m i a , t r a s hacer u n a p r o c l a m a m u y amistosa y de cargar t o d a s las y u n t a s y acémilas d e trigo, se dirigieron a F l i u n t e . M i e n t r a s f o r t i f i c a b a n la m u r a l l a , cada día se p r e s e n t a b a n los t r a n s p o r t e s . Acerca d e los fliasios, d e su fidelidad y d e su v a l o r e n 3,1 la g u e r r a , d e c ó m o , a pesar d e carecer de t o d o , seguían f o r m a n d o p a r t e d e la alianza, ya se ha h a b l a d o b a s t a n t e . A p r o x i m a d a m e n t e p o r este t i e m p o . E n e a s estinfalio, convertido en e s t r a t e g o d e los arcadios, e n la idea d e q u e ^ situación e n q u e se e n c o n t r a b a Sición n o se p o d í a soPortar, d e s p u é s d e subir con su p r o p i o ejército a la acrópolis, c o n v o c ó a los m á s p o d e r o s o s d e los sicionios q u e estaban d e n t r o e hizo volver a los q u e , sin q u e m e d i a r a "^cisión legal, h a b í a n sido e x p u l s a d o s . E u f r ó n escapó ate- 2

276

Helénicas. Libro

VII.4,19 ¡

Helénicas.

Libro Vn,4,22

277 366

morizado al p u e r t o d e los sicionios y, después d e hacet venir a Pasimelô desde G ) r i n t o , por i n t e r m e d i o de éste entregó el p u e r t o a los lacedemonios y volvió a formar p a r t e d e su alianza d e nuevo, con el p r e t e x t o d e que seguía siendo fiel a los lacedetnonios, pues decía q u e cuand o se había hecho la votación en la ciudad sobre si parecía conveniente separarse, él y unos pocos más habían votado e n contra y q u e luego había apoyado al pueblo con la intención d e castigar a los q u e lo habían traicionado. «Y a h o r a » , añadió, «gracias a mí están exiliados todos los q u e os traicionaron a vosotros. D e s d e luego, si yo pudiera, m e pasaría a v u e s t r o lado con la ciudad entera. P e r o , d e m o m e n t o , estoy en disposición d e entregaros el p u e r t o , q u e es sobre lo q u e tengo poder». M u c h o s lo escucharon, pero cuántos q u e d a r o n convencidos es lo que n o está muy claro. Ya q u e empecé, quiero terminar la historia d e E u f r ó n . C u a n d o estalló en Sición el conflicto enrre la aristocracia y el pueblo, E u f r ó n regresó de nuevo desde Atenas con un ejército mercenario y se apoderó d e la ciudad con el apoyo del p u e b l o , pero, como la acrópolis estaba ocupada por u n h a r m o s t a tebano, al darse cuenta d e que no podría apoderarse de la ciudad mientras los tebanos ocuparan la acrópolis, reunió dinero y se marchó, por ver si con él convencía a los tebanos de que expulsaran a los más poderosos y le devolvieran de nuevo la ciudad. E n t e r a d o s los a n t e r i o r m e n t e exiliados d e su viaje y de sus negociaciones, se dirigieron por su p a r t e a Tebas. C u a n d o lo vieron reunirse familiarmente con los magistrados, por el temor de q u e consiguiera lo q u e quería, h u b o algunos q u e se expusieron d e m o d o temerario y degollaron a E u f r ó n en la acrópolis, mientras estaban reunidos los magistrados y el Consejo. Sin e m b a r g o , los magistrados llevaron a los autores ante el Consejo y dijeron lo siguiente: «Ciudadanos, p r o p o n e m o s para los q u e han matado ^ E u f r ó n la pena d e m u e r t e , pues lo normal es ver que lo^ p r u d e n t e s nunca c o m e t e n ningún acto injusto ni sacrilego y q u e , en cambio, los miserables, aunque sí los cometen,

intentan pasar desapercibidos. N o o b s t a n t e , éstos hasta tal p u n t o superan a todos los h o m b r e s en audacia y perversidad que, ante las mismas autoridades y ante vosotros mismos, que sois los que decidís a quiénes hay q u e matar y a quiénes n o , lo mataron sin contar más q u e con su p r o p i o juicio. Si n o son merecedores de la última pena, ¿quién va a p o d e r venir seguro a la ciudad? ¿Cuál es el destino d e la ciudad, si va a ser posible m a t a r a cualquiera antes d e q u e exponga los fines de su v e n i d a ? Por nuestra p a r t e , los acusamos como los más sacrilegos, los más injustos, los más impíos y los q u e más h a n mostrado su desprecio p o r la ciudad. Vosotros, después d e haber escuchado, aplicadles el castigo del que los creáis merecedores.»

E s t o f u e lo que dijeron los magistrados. Los q u e ha- 7 bían cometido el asesinato negaron que lo hubieran hecho con sus propias manos todos salvo u n o , q u e lo reconoció y comenzó su defensa más o menos así: «Despreciaros a vosotros, tebanos, no es posible para u n h o m b r e q u e os sabe muy d u e ñ o s d e hacer con él lo que queráis. ¿ E n qué podía yo confiar, entonces, para matarlo? Sabedlo bien. E n primer lugar, confiaba en la seguridad d e q u e actuaba justamente y, luego, en la d e q u e juzgaríais con rectitud. Pues sabía que vosotros habíais castigado tan pronto como pudisteis, sin esperar la votación, a los d e Arquias e H í p a t e s c u a n d o considerasteis q u e habían hecho lo mismo q u e E u f r ó n , en la idea d e que, p o r t o d o s los hombres, se condena a muerte a los convictos de sacrilegio, a los convictos de traición y a los que p r e t e n d e n convertirse en tiranos. Desde luego, E u f r ó n estaba in- 8 cluido en todos estos casos. E n efecto, se apoderó d e ^ s santuarios llenos de ofrendas de plata y o r o y los dejó vacíos. Además, ¿quién podría ser condenado como ^ a i d o r d e forma más otensible q u e E u f r ó n , que, c u a n d o amigo parecía ser de los lacedemonios, o p t ó p o r vosotros en lugar de ellos y, después d e intercambiar garancon vosotros, os ha traicionado de nuevo y ha en[^cgado el p u e r t o a vuestros adversarios? ¿Cómo p u e d e ^aber dudas de q u e es un tirano quien hizo esclavos n o

270

Helénicas. Libro VIU,8

Helénicas. Libro VII,3,11

271

366 sólo a los libres, sino también a los ciudadanos, y mató, desterró y privó d e sus bienes n o a quienes cometían alguna injusticia, sino a quienes a él le parecía? Y éstos 9 eran los mejores. Además, se dirigió a la ciudad de vuestros mayores contrincantes, los atenienses, y dispuso las armas e n contra de vuestro harmosta, pero, como n o pudo expulsarlo d e la acrópolis, acumuló dinero para venir aquí. Si se hubiera dedicado a acumular armas para venir claramente contra vosotros, y yo lo hubiera matado, tendríais q u e agradecérmelo. P e r o si lo que había acumulado para venir era dinero, con la intención de corromperos y convenceros para q u e lo hicierais de nuevo señor de la ciudad, y del mismo m o d o lo he castigado, ¿cómo puede considerarse justo que yo muera a vuestras manos? Pero es que, los que sufren violencia por medio de las armas, aunque reciban un d a ñ o , n o se comportan d e manera injusta. E n cambio, los q u e se pierden p o r el dinero, en contra d e lo que es más noble, por un lado, reciben también u n daño, pero, p o r o t r o , caen en la vergüenza. 10 N a t u r a l m e n t e , si se tratara d e mi enemigo, p e r o de un amigo vuestro, estoy de acuerdo en que habría sido grave matarlo en vuestra ciudad. Ahora bien, el q u e os traiciona a vosotros, ¿por q u é va a ser más enemigo mío que vuestro? "Pero, por Z e u s " , podría decir alguien, "es que ha venido voluntariamente". Entonces, si alguien lo hubiera matado lejos d e vuestra ciudad, en ese caso habría o b t e n i d o vuestro elogio. P e r o si se tiene en cuenta q u e venía p o r segunda vez para sumar otros males a los de antes, ¿tampoco así dice nadie que su m u e r t e ha sido justa? ¿ E n qué parte de Grecia existen convenciones en favor d e los traidores, los desertores reincidentes o los 11 tiranos? Además, acordaos d e que habéis v o t a d o a favor de q u e , en adelante, f u e r a n reos en potencia los tránsfugas de todos los aliados. A cualquiera q u e , sin el mand a t o común de los aliados, se presente como tránsfuga» ¿podría decir alguien q u e n o es justo matarlo? O s aseguro, señores, que si me matáis a mí, ibais a vengar a vuestro peor enemigo, pero, si reconocéis q u e h e actuado con justicia, quedará claro q u e habéis obtenido venganza

en provecho de vosotros mismos y de todos vuestros 366 aliados.» Los tebanos, cuando escucharon esto, se dieron cuenta 12 de que era justo lo que le había ocurrido a Eufrón. Sin embargo, sus ciudadanos, después de hacer el traslado como si se tratara de un hombre ilustre, lo enterraron en el ágora y lo veneran como fundador de la ciudad. Así es como, al parecer, hacen notar las multitudes que sus benefactores son hombres ilustres. Ya hemos contado la historia de Eufrón. Ahora vuelvo 4,1 al momento en que lo dejé. Cuando todavía estaban los íliasios fortificando la Tiamia y Cares se encontraba allí presente, üropo fue ocupado por los exiliados. Pero, después que los atenienses todos marcharon en expedición hacia allí e hicieron venir a Cares de la Tiamia, de nuevo fue cogido el puerto de los sicionios por los mismos ciudadanos y por los arcadios. Los atenienses no recibieron ayuda de ninguno de los aliados y tuvieron que retirarse, después de dejar Oropo en manos de los tebanos hasta que se celebrara un arbitraje. Al enterarse Licomedes de que los atenienses reprochaban a los aliados que, a pesar de tener muchos problemas por su culpa, nadie acudía en su ayuda, convenció a los diez mil para que se intentara llegar a una alianza con ellos. Al principio, algunos de los atenienses pusieron dificultades a hecho de que, a pesar de ser amigos de los lacedemonios, fueran a convertirse en aliados de sus adversarios. Pero cuando, después de reflexionar, encontraron que no era menor ventaja para los lacedemonios que para ellos el que los arcadios no necesitaran a los tebanos, entonces aceptaron la alianza de los arcadios. En estas circunstancias, Licomedes, al marcharse de Atenas, niurió de un modo verdaderamente extraordinario. En efecto, como había muchísimos barcos, tras seleccionar de ellos el que quiso, y de haber convenido que desembarcaría donde él indicara, eligió entonces para tomar tierra el mismo sitio donde precisamente se encontraban los exiliados. Y así murió, pero la alianza, de hecho, se 'levó a cabo.

284

Helénicas. Libro VII,5,9

Helénicas. Libro VII,5,7

285

366 C u a n d o d i j o D e m o c i ó n a n t e el p u e b l o de los atenienses 4 q u e le parecía m u y bien p r o m o v e r la a m i s t a d con los arcadios, afirmó t a m b i é n q u e en c a m b i o a los estrategos era preciso darles ó r d e n e s para q u e t a m b i é n C o r i n t o quedara preservada en f a v o r del p u e b l o d e los atenienses. Al oír e s t o los corintios, tras enviar con rapidez suficientes guarniciones p r o p i a s a t o d a s p a r t e s d o n d e hacían guardia los atenienses, les d i j e r o n q u e se f u e r a n , p u e s ya no necesitaban ninguna g u a r n i c i ó n . Ellos hicieron caso. C u a n d o se reunieron los atenienses d e las guarniciones en la c i u d a d , los corintios p r o c l a m a r o n q u e , si alguno de ellos se sentía víctima d e u n t r a t o i n j u s t o , lo hiciera const a r , con la intención d e q u e recibiera la compensación 5 a d e c u a d a . Así las cosas, llegó Cares con la flota hasta Cencreas. AI e n t e r a r s e d e lo sucedido, d i j o q u e se pres e n t a b a para a y u d a r a la ciudad p o r q u e había o í d o que se c o n s p i r a b a c o n t r a ella. D e s d e luego, le hicieron alabanzas, p e r o ya no acogieron las naves en el p u e r t o , sino q u e le pidieron q u e se f u e r a . T a m b i é n d e s p i d i e r o n a los hoplitas, después d e h a b e r a t e n d i d o a sus derechos. Así se a p a r t a r o n los a t e n i e n s e s d e C o r i n t o . 6 E n c a m b i o , con r e s p e c t o a los arcadios, se obligaron, a causa d e la alianza, a enviarles la caballería c o m o ayuda, en el caso d e q u e alguien hiciera una c a m p a ñ a contra A r c a d i a . P e r o contra Laconia no m a r c h a r o n en son de guerra. Los corintios, en la i m p r e s i ó n d e q u e les era difíc'' sobrevivir, d o m i n a d o s d e s d e antes p o r t i e r r a , sumados a d e m á s los atenienses a sus c o n t r i n c a n t e s , decidieron r^' unir t r o p a s mercenarias d e infantería y d e caballería. A· f r e n t e d e ellas, conseguían al m i s m o t i e m p o guardar J ® ciudad y hacer m u c h o d a ñ o a los enemigos cercanos. En c a m b i o , enviaron m e n s a j e r o s a T e b a s a q u e p r e g u n t a r a " 7 si p o d r í a n llegar a o b t e n e r la paz. Los t e b a n o s les dijero" q u e f u e r a n , con la idea d e q u e habría paz, p o r lo que c o r i n t i o s les pidieron q u e los dejaran ir t a m b i é n a v C a los aliados, con la i n t e n c i ó n d e hacer la paz con q u e quisieran y de d e j a r hacer la guerra a los q u e p·"^" rieran la guerra. C o m o los tebanos les d e j a r o n hacer»"'

los corintios f u e r o n a L a c e d e m o n i a y d i j e r o n : « N o s o t r o s , 366 lacedemonios, nos p r e s e n t a m o s a n t e v o s o t r o s c o m o ami- 8 gos vuestros. C o n s i d e r a m o s lógico q u e , si veis alguna salvación para n o s o t r o s , en caso de q u e n o s o b s t i n e m o s en combatir, n o s la enseñéis t a m b i é n a n o s o t r o s . P o r el contrario, si creéis q u e e s t a m o s en u n a situación sin salida, en el caso d e q u e a v o s o t r o s os c o n v e n g a , haced la paz en nuestra c o m p a ñ í a , ya q u e con n a d i e nos p o d r í a m o s poner a salvo con más g u s t o q u e con vosotros. A h o r a bien, si calculáis q u e a v o s o t r o s os conviene hacer la guerra, os p e d i m o s q u e n o s dejéis a n o s o t r o s hacer la paz, ya q u e , p u e s t o s a salvo, tal vez en alguna o p o r t u n i d a d podríamos estar d e n u e v o con v o s o t r o s . P e r o , si a h o r a perecemos, es e v i d e n t e q u e ya nunca p o d r e m o s ser útiles.» Al oír esto, los l a c e d e m o n i o s aconsejaron a los corintios hacer la paz y a los d e m á s aliados q u e n o quisieran hacer la guerra en su c o m p a ñ í a les p e r m i t i e r o n dejarla. Por su p a r t e , d i j e r o n q u e ellos c o n t i n u a r í a n la guerra, y que f u e r a lo q u e dios q u i s i e r a , p u e s nunca a d m i t i r í a n verse privados d e M e s e n i a , q u e la h a b í a n recibido d e sus padres. Los corintios, c u a n d o les h u b i e r o n escuchado, se dirigieron a T e b a s en son d e paz. Sin e m b a r g o , los t e b a n o s dijeron q u e d e b í a n j u r a r t a m b i é n una alianza, a lo q u e contestaron q u e la alianza n o e r a paz, sino un c a m b i o d e n t r o de la guerra, p e r o , si q u e r í a n , d i j e r o n q u e estaban allí para nacer una paz j u s t a . A d m i r a d o s p o r ello los tebanos d e Hue, a u n q u e e s t a b a n en peligro, n o q u e r í a n unirse con sus ' ^ n e f a c t o r e s para la g u e r r a , a c o r d a r o n la paz con ellos, con los fliasios y con los q u e vinieron con ellos a T e b a s , ^obre la base d e q u e cada u n o c o n s e r v a r a su p r o p i o terriJorio. Los j u r a m e n t o s se c o n f i r m a r o n en estos t é r m i n o s . Los fliasios, c o m o se e s t i p u l ó en el t r a t a d o , inmediataícente se r e t i r a r o n d e la T i a m i a . L o s argivos, d e s p u é s d e )ürar q u e harían la paz en e s t o s m i s m o s t é r m i n o s , al poi^f conseguir q u e los exiliados fliasios permanecieran en T r i c á r a n o c o m o si e s t u v i e r a n en su p r o p i a c i u d a d , se apoderaron d e él y p u s i e r o n u n a g u a r n i c i ó n , p u e s decían esta tierra era suya, la m i s m a q u e poco antes h a b í a n 9

10

11

Helénicas. Libro VI 1,4,15 274 Helénicas. Libro VII,4,11

275

366 d e v a s t a d o c o m o si f u e r a enemiga, y n o concedieron el a r b i t r a j e q u e reclamaban los fliasios. 12 A p r o x i m a d a m e n t e p o r esta época, c u a n d o ya había m u e r t o el a n t e r i o r D i o n i s i o , su hijo e n v i ó en auxilio d e los lacedemonios doce t r i e r e s y, c o m o jefe, a Timócrates. E s t e , al llegar, c o l a b o r ó c o n ellos en la t o m a d e Selasia. D e s p u é s d e hacer esto, r e g r e s ó a casa. 365 N o m u c h o d e s p u é s , los eleos t o m a r o n L a s i ó n , q u e ant i g u a m e n t e era suya, p e r o en el p r e s e n t e pertenecía a la 13 liga arcadia. Sin e m b a r g o , los arcadios n o le d i e r o n poca i m p o r t a n c i a , sino q u e i n m e d i a t a m e n t e o r d e n a r o n acudir en su a y u d a , p e r o t a m b i é n acudieron p o r su p a r t e los trescientos d e los eleos, e incluso los c u a t r o c i e n t o s M i e n t r a s los eleos a c a m p a r o n d u r a n t e el día en el terreno más b a j o , por su p a r t e los arcadios s u b i e r o n d e noche a la c u m b r e del m o n t e s i t u a d o por encima d e los eleos y, al a m a n e c e r , descendieron s o b r e ellos. C u a n d o vieron que, por u n lado, se acercaban d e s d e las a l t u r a s y q u e , por o t r o , e r a n varias veces m á s q u e ellos, c o m o Ies d a b a vergüenza retirarse d e s d e m u y ejos, f u e r o n a su e n c u e n t r o y, d e s p u é s d e llegar al c u e r p o a c u e r p o , h u y e r o n . Perd i e r o n m u c h o s h o m b r e s y m u c h a s armas al t e n e r q u e retirarse p o r un c a m i n o difícil. 14 Los arcadios, tras este éxito, se m a r c h a r o n c o n t r a las ciudades d e los acroreos. D e s p u é s d e t o m a r l a s todas, salvo T r a u s t o , llegaron a O l i m p i a y, c u a n d o h u b i e r o n rod e a d o C r o n i ó n con una empalizada, p u s i e r o n allí una guarnición y t o m a r o n p o s e s i ó n del m o n t e O l í m p i c o . Se a p o d e r a r o n también d e los marganeos gracias al ofrecim i e n t o d e algunos d e ellos. Al haber t r a n s c u r r i d o así las cosas, los eleos se d e s a n i m a r o n t o t a l m e n t e y, en cambio, los arcadios m a r c h a r o n c o n t r a su ciudad. Llegaron hasta el agora, d e d o n d e , gracias a su resistencia, los caballeros y los d e m á s consiguieron expulsarlos, m a t a r o n a algunos 15 y erigieron u n trofeo. H a b í a ya desde a n t e s u n conflicto en Elide, p u e s los d e C á r o p o , T r a s ó n i d a s y A r g e o inten" Para Brownson, se trata de dos cuerpos de tropas escogidas, mientras que, según Hatzfeid, que traduce: «y además cuatrocien· tos», sólo constituía un cuerpo selecto el de los trescientos.

taban llevar la c i u d a d a u n a d e m o c r a c i a , y los de t Es- 365 c a l t a H i p i a s y Estrátolas a u n a oligarquía. C o m o los arcadios, con su gran p o d e r , parecían mostrarse aliados de los q u e d e s e a b a n q u e se estableciera un régimen democrático, p o r ello estaban más firmes los de C á r o p o y, después d e c o n v e n i r con los arcadios q u e les prestarían ayuda, se a p o d e r a r o n d e la acrópolis. Los caballeros y 16 los trescientos n o se e n t r e t u v i e r o n , sino q u e , en seguida, subieron y los e x p u l s a r o n , d e m o d o q u e tuvieron q u e huir, con A r g e o y C á r o p o , a l r e d e d o r d e trescientos " d e los ciudadanos. N o m u c h o d e s p u é s , éstos, con la a y u d a de algunos d e los arcadios, o c u p a r o n Pilos. M u c h o s del pueblo salieron d e la ciudad para unirse a ellos, ya q u e tenían una hermosa posición y la gran potencia d e los arcadios c o m o aliada. Los arcadios hicieron d e s p u é s u n a incursión en el territorio d e los eleos, convencidos p o r los exiliados d e q u e la ciudad se les uniría. P e r o e n t o n c e s los aqueos, q u e se habían hecho amigos d e los eleos, p r o t e g i e r o n su c i u d a d , de m o d o q u e ios arcadios tuvieron q u e marcharse sin haber hecho n a d a m á s q u e d e v a s t a r su territorio. P e r o en seguida, al salir d e Elea, c u a n d o se e n t e r a r o n de q u e los >eleneos e s t a b a n en Elide, d e n o c h e , tras recorrer u n argo c a m i n o . Ies a r r e b a t a r o n O l u r o , p u e s ya los peleneos se habían u n i d o d e n u e v o a la alianza lacedemonia. Cuand o se e n t e r a r o n d e lo q u e pasaba en O l u r o , también éstos, después d e dar u n r o d e o p o r d o n d e p u d i e r o n , llegaron a su propia ciudad d e P e í e n e . A continuación, a u n q u e eran m u y pocos, hicieron la guerra a los arcadios d e O l u ro y a la totalidad d e su p r o p i o p u e b l o . Sin e m b a r g o , n o cesaron antes d e q u e h u b i e r o n r e d u c i d o O l u r o por m e d i o del asedio. P o r su p a r t e , los arcadios, d e n u e v o , hicieron o t r a expedición c o n t r a E l i d e . C u a n d o a c a m p a b a n entre C i l e n e O Evaicas, según una corrección de Keil, recogida por BrownΌη y Hatzfeld. " «Cuatrocientos», según otros manuscritos, y recogido por Brov/nson.

17

18

19

276 365

Helénicas. Libro VII.4,19

Helénicas. Libro Vn,4,22

277 365

y la c i u d a d , los eleos se lanzaron c o n t r a ellos, p e r o los arcadios resistieron y los d e r r o t a r o n . A n d r ó m a c o , el hiparco eleo, al q u e a t r i b u y e r o n la responsabilidad d e emp r e n d e r la batalla, se suicidó. M u r i ó t a m b i é n el espartiata Soclides, q u e estaba p r e s e n t e en este c o m b a t e , d a d o q u e e n t o n c e s los l a c e d e m o n i o s eran aliados d e los eleos. 20 O p r i m i d o s los eleos e n su p r o p i a tierra, consideraron o p o r t u n o enviar e m b a j a d o r e s a los lacedemonios para que hicieran una expedición c o n t r a los arcadios, en la idea de q u e así los arcadios r e n u n c i a r í a n " más f á c i l m e n t e , si les hacían la guerra desde a m b o s lados. P o r ello, A r q u i d a m o hizo u n a expedición con los ciudadanos y se a p o d e r ó de C r o m n o . D e s p u é s d e d e j a r en él c o m o guarnición tres d e los doce batallones d e este m o d o se r e t i r ó a casa. 21 P e r o los arcadios, c o m o p r e c i s a m e n t e se habían reunido a p a r t i r d e la expedición c o n t r a Elide, c o r r i e r o n en su a y u d a , r o d e a r o n C r o m n o con una d o b l e empalizada y, c u a n d o ya estaban en situación segura, p u s i e r o n sitio a los d e C r o m n o . La c i u d a d d e los lacedemonios, c o m o no podía tolerar q u e sus c i u d a d a n o s se e n c o n t r a r a n sitiad o s , e n v i ó una e x p e d i c i ó n . E l jefe era e n t o n c e s Arquidam o . Al llegar, d e v a s t ó t o d o lo q u e p u d o d e la Arcadia y la E s c i r í t i d e e hizo lo posible para retirar a los asaltantes, p e r o los arcadios d e ninguna m a n e r a se movían, 22 sino q u e m i r a b a n t o d o e s t o con d e s d é n . A r q u i d a m o divisó u n a colina, a través d e la cual los arcadios habían establecido la empalizada e x t e r i o r , y p e n s ó q u e podría tomarla y q u e , si lo conseguía, los q u e se p r o t e g í a n con ella para el asedio n o p o d r í a n q u e d a r s e allí. M i e n t r a s hacía u n r o d e o en dirección a este lugar, c u a n d o los peltastas q u e corrían d e l a n t e d e A r q u i d a m o vieron a los eparitos f u e r a d e la e m p a l i z a d a , cayeron s o b r e ellos, m i e n t r a s < I o s > caballeros i n t e n t a b a n unírseles. Pero '•· Q)njetura de Jacobs, aceptada por iMarchant. «Se agotarían»^ conjetura de Madvig, aceptada por Brownson. Códices: «expuls;i· rían, rechazarían a los arcadios», texto aceptado por Hatzfeld. " Lachos: media mora o regimiento. Contingentes federales arcadios de tropas selectas compuestas de hoplitas.

los o t r o s no r e t r o c e d i e r o n , sino q u e permanecieron quietos en f o r m a c i ó n . D e n u e v o volvieron a atacar, p e r o c o m o tampoco e n t o n c e s r e t r o c e d i e r o n , sino q u e incluso se pusieron a avanzar, y ya se p r o d u c í a m u c h o griterío, corrió en su ayuda el p r o p i o A r q u i d a m o , d e s p u é s d e volver p o r el camino q u e iba a C r o m n o , y los llevaba en fila d e a d o s , que era p r e c i s a m e n t e c o m o los tenía colocados. C u a n d o estuvieron cerca los u n o s d e los o t r o s , los d e A r q u i d a m o en columna, ya q u e iban p o r el c a m i n o , los arcadios con los escudos bien a p r e t a d o s , en esto los d e A r q u i d a m o ya n o pudieron resistir a la masa d e los arcadios, sino q u e ráp i d a m e n t e él m i s m o f u e h e r i d o en la p i e r n a de p a r t e a parte e i n m e d i a t a m e n t e m u r i e r o n los q u e c o m b a t í a n delante d e él, c o m o P o l i é n i d a s y Q u i l ó n , el casado con la hermana de A r q u i d a m o , y e n total e n t o n c e s m u r i e r o n d e ellos no m e n o s d e t r e i n t a . C u a n d o , en su retirada p o r el camino, salieron a t e r r e n o a n c h o , e n t o n c e s los lacedemonios se alinearon e n f r e n t e . L o s arcadios se colocaron alineados c o m o e s t a b a n , y en n i í m e r o e r a n m e n o s , p e r o tenían m u c h o m á s á n i m o , d a d o q u e estaban a t a c a n d o a quienes se hallaban en r e t i r a d a , a d e m á s d e h a b e r m a t a d o a sus h o m b r e s . Los l a c e d e m o n i o s e n c a m b i o e s t a b a n m u y desanimados, al ver a A r q u i d a m o h e r i d o y al oír los n o m b r e s d e los m u e r t o s , h o m b r e s n o b l e s y p r á c t i c a m e n t e los más f a m o s o s . C u a n d o ya e s t a b a n cerca, u n o d e los más viejos d i j o a gritos: « ¿ P o r q u é v a m o s a tener q u e combatir en vez d e s e p a r a r n o s tras hacer una t r e g u a ? » Unos y o t r o s lo o y e r o n c o n g u s t o e hicieron la t r e g u a . Los lacedemonios, d e s p u é s d e recoger sus cadáveres, se retiraron. Los arcadios v o l v i e r o n a t r á s , a d o n d e a n t e s habían e m p e z a d o a atacar, y erigieron u n t r o f e o . C u a n d o los arcadios e s t a b a n a l r e d e d o r d e C r o m n o , los eleos d e la c i u d a d , a n t e s q u e n a d a , f u e r o n c o n t r a P i l o s y se e n c o n t r a r o n c o n los pilios q u e habían sido expulsados d e T á l a m a s . M i e n t r a s a v a n z a b a n c o n t r a ellos los caballeros d e los eleos, en c u a n t o los vieron, sin d e m o r a , atacaron i n m e d i a t a m e n t e , y a u n o s los m a t a r o n , p e r o otros se pusieron a salvo s o b r e u n a colina. Sin e m b a r g o , al llegar los d e i n f a n t e r í a , desplazaron a golpes a los d e

23

24

25

26

278 365

Helénicas. Libro VII,4^6 Helénicas. Libro VII,4,29

279 364

la colina, y a u n o s los m a t a r o n allí m i s m o , y a o t r o s , cerca d e doscientos, los c o g i e r o n vivos. A los e x t r a n j e r o s los v e n d i e r o n y a los exiliados los d e g o l l a r o n . D e s p u é s d e e s t o , a los pilios, c o m o n a d i e venía en su ayuda, los t o m a r o n con su t e r r i t o r i o , y se a p o d e r a r o n d e los mar27 gáneos. Los lacedemonios, luego, c u a n d o volvieron d e n u e v o p o r la noche c o n t r a C r o m n o , se a p o d e r a r o n d e la empalizada q u e estaba o r i e n t a d a hacia los argivos e invit a r o n a salir i n m e d i a t a m e n t e a los lacedemonios sitiados. T o d o s los q u e se e n c o n t r a b a n más cerca, y se d i e r o n prisa, salieron, pero, a c u a n t o s se d e j a r o n a d e l a n t a r por m u c h o s d e los arcadios q u e h a b í a n acudido, los encerraron d e n t r o y allí los cogieron y se los r e p a r t i e r o n . Argivos, t e b a n o s , arcadios y m e s e n i o s se a p o d e r a r o n d e una p a r t e cada u n o . E n su totalidad, los q u e f u e r o n c a p t u r a d o s entre e s p a r t i a t a s y periecos llegaron a ser m á s d e cien.

28 C u a n d o los arcadios se q u e d a r o n d e s o c u p a d o s en lo 364 q u e a C r o m n o se refiere, d e n u e v o se d e d i c a r o n a los eleos y guarnecieron más f u e r t e m e n t e O l i m p i a , pues, d a d o q u e se acercaba el a ñ o o l í m p i c o , se p r e p a r a b a n p a r a celebrar las O l i m p i a s con los pisatas, los q u e p r i m e r o dicen h a b e r presidido los festivales. C u a n d o llegó el mes en q u e se celebran las O l i m p i a s y los días en q u e se reúne toda la concurrencia, e n t o n c e s los eleos, d e s p u é s d e prepararse a la luz del día y d e h a b e r c o n v o c a d o a los aqueos, 29 m a r c h a r o n p o r el c a m i n o olímpico. Los arcadios nunca habían p e n s a d o q u e se dirigieran c o n t r a ellos y habían o r g a n i z a d o la fiesta con los pisatas. Ya h a b í a n celebrado la c a r r e r a d e caballos y la c a r r e r a del p e n t a t i o p e r o los q u e llegaban para la lucha ya n o la celebraron en la pista, sino e n t r e la pista y el a l t a r E n e f e c t o , los eleos ya e s t a b a n presentes con sus armas en el r e c i n t o sagrado. Los arcadios n o se alejaron para salir a su e n c u e n t r o , sino " Constaba de cinco pruebas que no suelen enumerarse en el mismo orden. Son las siguientes: carrera pedestre, lucha, disco, jabalina y salto. En esta ocasión se habría celebrado la pr¡mcr:i prueba del pentatlo. " En el sentido de que ahora había una lucha real fuera de la pista.

q u e se alinearon j u n t o al río C l a d a o , q u e corre j u n t o al Altis " y d e s e m b o c a en el A l f e o . E s t a b a n allí sus aliados, hasta d o s mil h o p l i t a s d e los argivos y alrededor d e cuatrocientos caballeros d e los atenienses. Los eleos se alinearon al o t r o l a d o del r í o y, d e s p u é s d e inmolar las víctimas, i n m e d i a t a m e n t e se p u s i e r o n en m o v i m i e n t o . Despreciados en el t i e m p o a n t e r i o r p a r a las cuestiones d e la guerra p o r arcadios y argivos, despreciados t a m b i é n por aqueos y atenienses, sin e m b a r g o , en aquel día, se c o m p o r t a r o n c o m o si f u e r a n los m á s valientes d e los aliados, y a los arcadios, p u e s ellos los atacaron p r i m e r o , los pusieron en f u g a y, al v e n i r los argivos en su a y u d a , les hicieron f r e n t e y los d e r r o t a r o n . A h o r a b i e n , c u a n d o se pusieron a perseguirlos h a s t a el lugar central, e n t r e la sala del C o n s e j o , el s a n t u a r i o d e H e s t i a y el t e a t r o q u e está e n f r e n t e , n o d e j a r o n d e c o m b a t i r p o r ello y seguían e s p u j a n d o hacia el altar, p e r o , al ser atacados d e s d e los p ó r t i c o s , d e s d e la sala del C o n s e j o y d e s d e el g r a n templo, y c o n t i n u a r el c o m b a t e en el m i s m o nivel, m u r i e r o n el jefe d e los trescientos, E s t r á t o l a s , y algunos o t r o s eleos. H e c h o esto, se r e t i r a r o n hacia el c a m p a m e n t o . P o r su p a r t e , los arcadios y sus aliados, t a n t o m i e d o le cogieron al día q u e les e s p e r a b a , q u e ni siquiera d e noche descansaron, sino q u e d e s t r u í a n las tiendas q u e se había prep a r a d o tan c u i d a d o s a m e n t e y hacían u n c e r r a m i e n t o c o n una empalizada. P e r o los eleos, c u a n d o , al acercarse al día siguiente, v i e r o n el m u r o r e f o r z a d o y q u e m u c h o s se habían s u b i d o a los t e m p l o s , se r e t i r a r o n a su c i u d a d , y su m o d o de c o m p o r t a r s e h a b í a sido tal q u e sólo p o d r í a explicarse p o r la acción de dios q u e les inspirara el valor, a u n q u e f u e r a u n día, p e r o ni en m u c h o t i e m p o , p o r la acción h u m a n a , se p o d r í a n t r a n s f o r m a r d e tal m o d o los q u e n o son valientes. C o m o los jefes d e los arcadios hacían uso del d i n e r o sagrado y abastecían con él a los e p a r i t o s , en p r i m e r lugar los m a n t i n e o s v o t a r o n en c o n t r a d e q u e se hiciera uso d e ese d i n e r o . E n lo q u e a ellos se refiere, después d e p r o " Recinto sagrado de Zeus.

30

31

32

33 363

Helénicas. Libro VII,4,36 280 363 Helénicas. Libro VII,4,33

281 363

curarse d e la ciudad la p a r t e correspondiente a los eparitos, se la enviaron a los jefes. Pero los jefes dijeron que estaban destruyendo la confederación y citaron a los dirigentes a comparecer a n t e los diez mil. C o m o n o les hacían caso, los condenaron y enviaron a los eparitos para que trajeran a los condenados. Pero los mantineos cerra34 ron las puertas y n o los d e j a r o n entrar. C o m o consecuencia, rápidamente, también algunos otros dijeron ante los diez mil que no era conveniente hacer uso del dinero sagrado ni dejar para siempre a los hijos esta culpa ante los dioses. Como t a m b i é n en la comunidad se decidió que ya no se haría uso d e l dinero sagrado, en seguida los eparitos que no habrían p o d i d o sobrevivir sin salario se disolvieron, pero los q u e podían por sí mismos se dieron las consignas para seguir f o r m a n d o p a r t e d e los eparitos, de m o d o q u e ya no estuvieron en manos de aquéllos, sino aquéllos en sus manos. A l darse cuenta los jefes que habían cogido el dinero sagrado de que, si entregaban cuentas, correrían el riesgo d e perecer, enviaron mensajeros a Tebas y enseñaron a los tebanos que, si n o hacían una expedición, era muy p r o b a b l e que los arcadios se pasaran 35 de n u e v o a los laconios. EUos se prepararon para hacer la expedición. Los que tenían más presentes los intereses del Peloponeso convencieron a la comunidad de los arcadios d e que, por medio del envío de embajadores, dijeran a los tebanos que n o f u e r a n con armas contra Arcadia sin q u e los hubieran llamado. Al mismo tiempo que decían esto a los tebanos, calculaban que n o necesitaban de la guerra en absoluto, pues consideraban q u e n o era preciso estar al f r e n t e del templo de Zeus y, en cambio, si lo devolvían, actuarían del modo más justo y santo, y pensaban que así serían m á s gratos al dios. C o m o también los eleos deseaban lo m i s m o , ambas partes decidieron hacer la paz. Y h u b o treguas. 36 C u a n d o tuvieron lugar los juramentos y se hubieron adherido incluso los tegeatas y el mismo tebano, que casualmente se encontraba e n Tegea con trescientos hopHtas de los beocios, todos los arcadios q u e estaban en Tegea cenaron, se alegraron y celebraron libaciones y

péanes como si se hubiera hecho la paz, pero el tebano y los jefes, asustados por las cuentas, con los beocios y los cómplices de los eparitos, después d e cerrar las puertas del m u r o de los tegeatas, mandaron apoderarse de los mejores entre los que estaban acampados. Como había arcadios de todas las ciudades y todos querían hacer la paz, era preciso q u e los capturados f u e r a n muchos, d e modo que rápidamente tuvieron llena la prisión y rápidamente también la casa pública. C u a n d o muchos f u e r o n los encerrados, muchos saltaron desde el muro, pero también h u b o quienes escaparon p o r las puertas, pues nadie que no pensara que iba a perecer se irritaba con nadie. Pero lo que más desconcertó al t e b a n o y a los suyos al hacer esto f u e q u e de los mantineos, que era a los que más deseaban coger, tenían muy pocos, pues, al estar cerca su ciudad, casi todos se marchaban a casa. Cuando se hizo de día y se enteraron de lo que había sucedido, los mantineos inmediatamente enviaron mensajeros a las demás ciudades arcadias a indicarles que estuvieran en armas y vigilaran los caminos. Ellos así lo hacían y, al mismo tiempo, enviaron a Tegea a reclamarles todos los mantineos que tuvieran. D e los demás arcadios dijeron que n o consideraban lógico que ninguno f u e r a encarcelado ni muriera sin juicio. Y si alguno los acusaba, decían en su proclama que la ciudad de los mantineos prometía, con el apoyo de cualquier aval, que presentaría a la comunidad d e los arcadios a cuantos cualquiera pudiera reclamar. Al oír esto, el tebano no supo qué hacer en tal situación y d e j ó marchar a todos los hombres. Al día siguiente, tras convocar a todos los arcadios que quisieron reunirse, se defendió como si hubiera sido engañado. D i j o , en efecto, haber oído que los lacedemonios estaban con sus armas en las fronteras y q u e algunos de los arcadios iban a entregarles Tegea. Al escucharlo, aun a sabiendas d e q u e mentía acerca de ellos, lo dejaron ir, p e r o enviaron embajadores a Tebas para acusarlo en la consideración de q u e debía morir. Contaton que Epaminondas, pues entonces precisamente era estratego, dijo que había actuado m u c h o más rectamente

37

38

39

40

282 363

Helénicas, Libro VII,4,40

Helénicas. Libro VII,5,5

283 362

c u a n d o h a b í a cogido a los h o m b r e s q u e c u a n d o los había d e j a d o ir. « P u e s si, m i e n t r a s n o s o t r o s e s t a m o s p o r vuestra c u l p a en la g u e r r a , v o s o t r o s sin n u e s t r o c o n o c i m i e n t o hacéis la paz, ¿ c ó m o n o iba a p o d e r c u a l q u i e r a acusaros p o r ello j u s t a m e n t e d e t r a i c i ó n ? Sabed b i e n » , añadió, « q u e n o s o t r o s t a m b i é n c o m b a t i r e m o s c o n t r a la Arcadia y h a r e m o s la guerra en c o m p a ñ í a d e q u i e n e s p i e n s e n como nosotros».

5,1 C u a n d o se a n u n c i ó e s t o , t a n t o a la c o m u n i d a d d e los 362 arcadios c o m o a cada u n a d e las c i u d a d e s , a p a r t i r de a q u í , d e d u j e r o n los m a n t i n e o s y q u i e n e s , d e los d e m á s arcadios, se p r e o c u p a b a n p o r el P e l o p o n e s o , así c o m o los eleos y los a q u e o s , q u e e v i d e n t e m e n t e los t e b a n o s querían q u e el P e l o p o n e s o f u e r a t a n d é b i l c o m o p a r a p o d e r escla2 vizarlo con la m a y o r facilidad posible. « E n e f e c t o , ¿ p o : q u é q u i e r e n q u e h a g a m o s la guerra m á s q u e p a r a que e n t r e n o s o t r o s nos d e t e r i o r e m o s m u t u a m e n t e y ambas p a r t e s t e n g a m o s necesidad d e ellos? O b i e n , ¿ p o r q u é , al decir n o s o t r o s q u e en la a c t u a l i d a d n o t e n e m o s necesidad d e ellos, se p o n e n a h a c e r p r e p a r a t i v o s c o m o p a r a una e x p e d i c i ó n ? ¿ N o es e v i d e n t e q u e se d i s p o n e n a hacer u n a salida con la i n t e n c i ó n d e causarnos a l g ú n d a ñ o ? » 3 También enviaron mensajeros a pedir ayuda a Atenas y salieron hacia L a c e d e m o n i a e m b a j a d o r e s d e los eparitos, a i n v i t a r a los l a c e d e m o n i o s p o r si, en el caso d e que alguien t u v i e r a la i n t e n c i ó n d e esclavizar el P e l o p o n e s o iban a q u e r e r organizar la resistencia en c o m ú n . Sin emb a r g o , acerca d e la j e f a t u r a , d i s p u s i e r o n q u e d e s d e ese m o m e n t o cada u n o la tuviera en su p r o p i a r e g i ó n . 4 E n t a n t o e s t o se llevaba a c a b o , E p a m i n o n d a s partió con t o d o s los beocios y e u b e o s , y m u c h o s d e los tesalios, t a n t o d e los d e A l e j a n d r o c o m o d e sus a d v e r s a r i o s . Sin e m b a r g o , n o los a c o m p a ñ a b a n los focidios, p u e s decían q u e ellos, según sus c o m p r o m i s o s , si alguien iba contra los t e b a n o s , tenían q u e a c u d i r en su a y u d a , p e r o q u e en los m i s m o s n o e n t r a b a h a c e r una e x p e d i c i ó n contra 5 o t r o s . P o r su p a r t e , E p a m i n o n d a s calculaba q u e , e n el Pel o p o n e s o , ellos t e n d r í a n d e su lado a los argivos y mesem o s y, e n t r e los arcadios, a los q u e c o m p a r t í a n sus mis-

mos intereses. E r a n é s t o s los t e g e a t a s , m e g a l o p o l i t a s , aseatas y p a l a n t i e o s , a d e m á s d e q u e p o s i b l e m e n t e se v i e r a n f o r z a d a s o t r a s c i u d a d e s , p o r ser p e q u e ñ a s y hallarse situadas e n m e d i o d e é s t a s . Salió, p u e s , E p a m i n o n d a s con g r a n rapidez, p e r o , c u a n d o e s t u v o en N e m e a , se d e t u v o , a la espera d e s o r p r e n d e r a los atenienses a su p a s o p o r allí, ya q u e , según sus cálculos, e s t o p o d r í a ser d e g r a n importancia p a r a i n f u n d i r valor a sus aliados y p a r a q u e los enemigos cayeran e n el d e s á n i m o , p u e s , e n definitiva, e r a b u e n o para los t e b a n o s t o d o lo q u e d e b i l i t a r a a los atenienses. Sin e m b a r g o , d u r a n t e esta p a r a d a suya, se reunieron en M a n t i n e a t o d o s los coligados. P e r o c u a n d o E p a m i n o n d a s escuchó q u e los a t e n i e n s e s h a b í a n r e n u n c i a d o a avanzar p o r t i e r r a y se p r e p a r a b a n p a r a hacerlo p o r m a r , con la i n t e n c i ó n d e acudir e n a y u d a d e los arcadios a través d e L a c e d e m o n i a , e n t o n c e s p a r t i ó d e N e m e a p a r a e n c a m i n a r s e a T e g e a . Y o , d e s d e l u e g o , n o sabría d e c i r si su estrategia e r a a f o r t u n a d a . Sin e m b a r g o , lo q u e es o b r a d e la p r e v i s i ó n y d e la a u d a c i a , e n a b s o l u t o m e parece q u e el h o m b r e lo o l v i d a r a . P u e s , e n p r i m e r l u g a r , y o alabo en él el h e c h o d e q u e colocara el c a m p a m e n t o d e n t r o d e la m u r a l l a d e los tegeatas, d o n d e se e n c o n t r a b a m á s s e g u r o q u e si h u b i e r a a c a m p a d o f u e r a y lo q u e pudiera hacer era m e n o s visible p a r a los e n e m i g o s . A d e m á s , d e h e c h o en la c i u d a d era m á s fácil c o n s e g u i r l o q u e necesitara. T a m b i é n e r a posible ver si, e n los o t r o s e j é r c i t o s d e f u e r a , t o d o se hacía r e c t a m e n t e o si d e algún m o d o se e q u i v o c a b a n . E n e f e c t o , a u n q u e p e n s a b a q u e era m á s f u e r t e q u e sus a d v e r s a r i o s , c u a n d o veía q u e ellos t e n í a n v e n t a j a gracias al t e r r e n o , n o salía a hacerles f r e n t e . P e r o al ver q u e n i n g u n a c i u d a d se le acercaba y q u e el t i e m p o t r a n s c u r r í a , p e n s ó q u e h a b í a q u e hacer algo, p u e s si n o , en vez d e la f a m a a n t e r i o r , sería o b j e t o d e gran d e s p r e s t i g i o . C u a n d o se e n t e r ó d e q u e sus adversarios e s t a b a n p r o t e g i d o s cerca d e M a n t i n e a y d e q u e h a b í a n ÍOiandado a b u s c a r a Agesilao y a t o d o s los l a c e d e m o n i o s , y s u p o q u e Agesilao había salido e n expedición y e s t a b a ya en P e l e n e , d e s p u é s d e cenar, t r a s d a r las ó r d e n e s o p o r t u n a s , m a r c h ó con su e j é r c i t o d i r e c t a m e n t e hacia E s p a r t a .

6

7

8

9

284

Helénicas. Libro VII,5,9

Helénicas. Libro VII,5,13

285

362 Y si un cretense q u e se p r e s e n t ó por alguna divina vo10 l u n t a d n o le h u b i e r a a n u n c i a d o a Agesilao q u e se acercaba la expedición, h a b r í a e n c o n t r a d o la ciudad c o m o u n n i d o t o t a l m e n t e a b a n d o n a d o d e sus d e f e n s o r e s . P e r o c o m o , n a d a más e n t e r a r s e d e e s t o , Agesilao p u d o adelantársele e n la vuelta a la c i u d a d , los espartiatas la protegieron en o r d e n d e s p l e g a d o , a u n q u e eran m u y p o c o s , p u e s t o d o s sus caballeros e s t a b a n ausentes en A r c a d i a , así c o m o el ejército m e r c e n a r i o y tres d e los d o c e batallones 11 q u e t e n í a n . C u a n d o E p a m i n o n d a s se e n c o n t r ó en la ciud a d d e los espartiatas, d o n d e iban a tener q u e c o m b a t i r en t e r r e n o llano y a recibir disparos desde las casas, n o e n t r ó en ella, ni siquiera d o n d e nada más ® combatirían con p o c o s p o r ser m u c h o s . Sólo b a j ó a a p o d e r a r s e del t e r r e n o d o n d e pensaba q u e p o d r í a o b t e n e r m á s beneficio 12 y n o s u b i ó a la ciudad. D e lo q u e allí p a s ó es posible q u e exista u n a causa d i v i n a , p e r o lo q u e sí es p o s i b l e afirm a r es q u e nadie t e n d r í a q u e someterse a q u i e n e s se enc u e n t r a n en una situación desesperada. Sin embargo, c u a n d o A r q u i d a m o se p u s o en marcha con m e n o s d e cien h o m b r e s y, después de a t r a v e s a r lo q u e parecía ofrecer algún i m p e d i m e n t o , a v a n z ó hacia arriba c o n t r a sus cont r i n c a n t e s , entonces, los q u e avivaban el f u e g o , los q u e habían vencido a los l a c e d e m o n i o s , los más n u m e r o s o s en t o d o s los conceptos y q u e a d e m á s o c u p a b a n lugares superiores, n o hicieron f r e n t e a A r q u i d a m o , sino q u e se retiraron. 13 L o s p r i m e r o s d e los d e E p a m i n o n d a s m u r i e r o n . P e r o c u a n d o , confiados en la victoria, los d e d e n t r o se pusieron a perseguirlos m á s allá d e lo c o n v e n i e n t e , t a m b i é n éstos 20 El texto se interpreta a veces como corrupto (Marchant). Brownson, según corrección de Voigtlander, lee: «ni donde, por el hecho de ser muchos, no iban a tener ninguna ventaja en el combate contra los que eran pocos». Sin embargo, de acuerdo con los manuscritos, podría interpretarse: «ni donde el hecho de ser muchos no iba a permitirles combatir más a ellos que a los otros contrincantes», o «ni siquiera donde, a pesar de ser muchos contra pocos, de hecho no iban a poder ser más numerosos en el combate». La última frase la suprimen algunos códices. Hatzfel = [ J

m u r i e r o n , pues, según p a r e c e , estaba p r e f i j a d o p o r el dios 362 hasta q u é límites se les había c o n c e d i d o la victoria. Arquid a m o estableció u n t r o f e o d o n d e h a b í a vencido y a los enemigos q u e cayeron en ese lugar los devolvió m e d i a n t e un pacto. E p a m i n o n d a s , q u e calculaba q u e los arcadios acudirían 14 a Lacedemonia, n o q u i s o c o m b a t i r con ellos y con t o d o s los lacedemonios p r e s e n t e s en el m i s m o sitio, q u e además gozaban d e b u e n a f o r t u n a , m i e n t r a s q u e ellos e r a n rechazados p o r la s u e r t e . C u a n d o se p u s o d e n u e v o en marcha hacia T e g e a , tan r á p i d a m e n t e c o m o p u d o , hizo descansar a los h o p l i t a s , m i e n t r a s q u e a los caballeros los envió hacia M a n t i n e a , d e s p u é s d e pedirles q u e se esforzaran, y les indicó q u e s e g u r a m e n t e estarían f u e r a t o d o s los rebaños de los m a n t i n e o s , y t o d o s los h o m b r e s , p u e s , por lo d e m á s , era el m o m e n t o de la recolección del g r a n o . Ellos p a r t i e r o n . Sin e m b a r g o , los caballeros atenienses 15 que habían e m p r e n d i d o la m a r c h a d e s d e Eleusis, d e s p u é s de cenar < n el I s t m o y de atravesar Cleonas, se presentaron p r e c i s a m e n t e en M a n t i n e a y se a p o s e n t a r o n en las casas d e n t r o d e la muralla. C u a n d o se hizo p a t e n t e q u e los enemigos cabalgaban hacia ellos, los m a n t i n e o s solicitaron a los caballeros atenienses q u e , si p o d í a n , acudieran en su a y u d a , p u e s e s t a b a n f u e r a t o d o s los r e b a ñ o s y los t r a b a j a d o r e s , a d e m á s d e m u c h o s niños y los libres m á s ancianos. N a d a m á s escucharlo, los atenienses p a r t i e r o n en su auxilio, a u n q u e e s t a b a n todavía sin c o m e r t a n t o ellos c o m o los caballos. E n aquel m o m e n t o , ¿ q u i é n po- 16 dría dejar d e a d m i r a r su v i r t u d ? A u n q u e veían q u e los enemigos eran m u c h o s más, y a pesar d e la desgracia q u e habían s u f r i d o los caballeros en C o r i n t o , a nada de e s t o atendieron, ni al h e c h o d e q u e iban a c o m b a t i r c o n t r a Rebaños y tesalios, q u e , según se piensa, son los m e j o r e s I'netes, sino q u e , a n t e la vergüenza d e estar presentes y " o ser útiles a los aliados, tan p r o n t o c o m o vieron a los enemigos, e n t r a r o n en c o m b a t e deseosos d e salvar la glo••'a patria. C o n su e n t r a d a en c o m b a t e , f u e r o n los cau- 17 Cantes d e q u e los m a n t i n e o s conservaran t o d o lo q u e tenían f u e r a , p e r o m u r i e r o n h o m b r e s nobles, a u n q u e evi-

286

Helénicas. Libro VII,5,17

Helénicas. Libro VII,5,21

287

362

d e n t e m e n t e t a m b i é n m a t a r o n a o t r o s del m i s m o r a n g o , p u e s n i n g u n o d e los d o s tenía u n a r m a t a n c o r t a q u e n o se alcanzaran m u t u a m e n t e . A los amigos m u e r t o s n o los a b a n d o n a r o n y a a l g u n o s d e los e n e m i g o s los devolvieron mediante pactos. 18 E p a m i n o n d a s , en la idea d e q u e e n p o c o s días había q u e m a r c h a r s e p o r llegar a su t é r m i n o e l t i e m p o o p o r t u n o p a r a la expedición, p e r o t a m b i é n d e q u e , si dejaba a b a n d o n a d o s a aquellos p o r ios q u e había v e n i d o c o m o aliado, serían asediados p o r sus adversarios, y él se convertiría en el m á x i m o d e s t r u c t o r d e su p r o p i o prestigio, d e r r o t a d o p o r u n o s p o c o s e n L a c e d e m o n i a a p e s a r d e su g r a n c o n t i n g e n t e h o p l í t i c o , d e r r o t a d o en el c o m b a t e ecuest r e e n M a n t i n e a y c o n v e r t i d o en culpable d e q u e , a causa d e su expedición al P e l o p o n e s o , se h u b i e r a n u n i d o laced e m o n i o s , arcadios, a q u e o s , eleos y atenienses, p o r t o d o ello n o le parecía q u e f u e r a posible pasar sin c o m b a t e y calculaba q u e , si vencía, se acabaría t o d o e s t o , p e r o p e n s ó t a m b i é n q u e sería u n h e r m o s o final m o r i r m i e n t r a s int e n t a b a d e j a r l e a su p a t r i a el i m p e r i o d e l P e l o p o n e s o .

19 Q u e él reflexionara s o b r e tales t e m a s n o m e p a r e c e q u e sea m u y s o r p r e n d e n t e , p u e s así son las reflexiones d e los h o m b r e s ambiciosos d e gloria. P e r o el h a b e r p r e p a r a d o el e j é r c i t o d e m o d o q u e n o los d e s a n i m a b a n i n g ú n esfuerzo n i d e n o c h e ni d e d í a , ni se a p a r t a r a d e n i n g ú n peligro, y q u e a p e s a r d e la escasez d e recursos e s t u v i e r a n disp u e s t o s a o b e d e c e r , e s t o m e parece m u c h o m á s admi20 rabie. E n e f e c t o , c u a n d o p o r fin les a n u n c i ó q u e se p r e p a r a r a n p o r q u e ya iba a t e n e r lugar la b a t a l l a , animos a m e n t e sacaron brillo los caballeros a sus cascos nada m á s decirlo, incluso los h o p l i t a s arcadios se g r a b a b a n garrotes c o m o si f u e r a n t e b a n o s , y todos afilaban las lanzas y los cuchillos y d a b a n l u s t r e a los e s c u d o s . A h o r a b i e n , u n a vez q u e , ya p r e p a r a d o s , los c o n d u j o f u e r a , lo q u e hizo f u e d i g n o d e reflexión. E n p r i m e r l u g a r , c o m o es lógico, los a g r u p ó e n f o r m a c i ó n . Al h a c e r l o , parecía ^ Insignia de Tebas, por el garrote de Heracles, patrono de lâ ciudad.

indicar c l a r a m e n t e q u e se p r e p a r a b a p a r a la batalla. Sin 362 e m b a r g o , c u a n d o el ejército e s t u v o o r d e n a d o c o m o él quería, n o lo c o n d u j o p o r el c a m i n o m á s c o r t o contra los e n e m i g o s , sino q u e los guió hasta las m o n t a ñ a s q u e e s t á n a occidente, f r e n t e a T e g e a , d e m o d o q u e a los e n e m i g o s les creó la idea d e q u e a batalla n o iba a tener lugar en a q u e l día. E n e f e c t o , c u a n d o e s t u v o j u n t o al m o n t e , d e s d e 22 q u e se le d e s p l e g ó la f a l a n g e , d e p u s o las a r m a s al pie d e las alturas, d e m o d o q u e parecía q u e e s t a b a a c a m p a d o . C o n h a b e r h e c h o e s t o , relajó en las a l m a s d e la m a y o r í a d e los e n e m i g o s la disposición p a r a el c o m b a t e , p e r o la r e l a j ó t a m b i é n e n las f o r m a c i o n e s . C u a n d o , p o r h a b e r h e c h o m a n i o b r a r d e l a d o a los b a t a l l o n e s q u e m a r c h a b a n e n c o l u m n a hacia el f r e n t e , d i o f u e r z a al e x t r e m o próxim o a él m i s m o , e n t o n c e s , t r a s o r d e n a r q u e t o m a r a n las :armas, se p u s o a su f r e n t e y ellos lo s i g u i e r o n ® . L o s ^enemigos, c u a n d o lo vieron acercarse d e m o d o imprevist o , n i n g u n o d e ellos p u d o m a n t e n e r s e q u i e t o , sino q u e u n o s corrían a las filas, o t r o s se a l i n e a b a n , o t r o s p o n í a n f r e n o s a los caballos, o t r o s se v e s t í a n las corazas, p e r o todos d a b a n m á s la i m p r e s i ó n d e ir a s u f r i r q u e d e ir a actuar. E l c o n d u j o sus f u e r z a s d e f r e n t e c o m o si f u e r a n 23 trieres, en la idea d e q u e , d o n d e g o l p e a r a en su a t a q u e , d e s t r u i r í a el e j é r c i t o e n t e r o d e sus c o n t r i n c a n t e s , ya q u e se p r e p a r a b a a luchar c o n t r a la p a r t e m á s f u e r t e y d e j a b a d e l a d o la p a r t e m á s d é b i l , p u e s sabía q u e d e r r o t a d o p r o vocaría d e s á n i m o e n los q u e e s t a b a n c o n él y f u e r z a e n sus enemigos. E s t o s o r d e n a r o n e n f r e n t e a los caballeros c o m o u n a f a l a n g e d e hoplitas, e n p r o f u n d i d a d , u n o t r a s otro^^ y sin mezclar a los i n f a n t e s c o n los jinetes. E p a - 24

21

i ¿ 5' '

^ En relato no demasiado preciso, cuenta Jenofonte la maniobra de Epaminondas pata reforzar el ala izquierda, d i ^ s i c i ó n que caracterizó la táctica tebana (ver P. Vidal-Naquet, P. Levêque, «Epaminondas pitagórico o el problema táctico de la dcrccha y la izquierda», en P. Vidal-Naquet, Formas de pensamiento y iormas de sociedad en el mundo griego. El cazador negro, Barcelona. Península. 1983, pp. 86-110. En lugar de uno tras otro, Rüstow, seguido por Brownson y Hatzfeld: «de seis en fondo».

288

Helénicas. Libro VII,5,24

Helénicas. Libro VII,5,27

289

362 minondas, por su parte, d i o fuerza a la columna del contingente de caballería y colocó junto a ellos a los infantes mezclados con jinetes, e n la idea de que, cuando rompiera el contingente d e caballería, habría de vencer al enemigo entero. Pues es difícil encontrar a quienes estén dispuestos a resistir c u a n d o ven huir a algunos de ios suyos. P a r a que los atenienses no acudieran desde el ala izquierda en ayuda del contingente inmediato, colocó enf r e n t e sobre algunas colinas a jinetes y hoplitas, con la intención de causarles t a m b i é n a ellos t e m o r a que, si acudían, éstos les caerían encima por detrás. Así llevó a cabo el e n c u e n t r o y sus esperanzas n o se vieron defraudadas, p u e s , al vencer por d o n d e había atacado, obligó a huir a t o d o el contingente de los enemigos. 25 P e r o cuando él cayó, los q u e quedaron ni siquiera pudieron ya sacar provecho d e la victoria debidamente, sino que, al escapárseles la falange contraria, los hoplitas no m a t a r o n a ninguno ni avanzaron desde el lugar donde se había producido el e n c u e n t r o ; al escapárseles también la caballería, los jinetes, e n su persecución, n o m a t a r o n ni a jinetes ni a hoplitas; y como vencidos se dispersaron asustados en medio d e los enemigos en fuga. Los contingentes mixtos y los peltastas, que habían vencido c o n j u n t a m e n t e con la caballería, llegaron al ala izquierda como vencedores, pero allí murió la mayor p a r t e d e ellos a manos d e los atenienses. 26 H e c h o esto, había p a s a d o lo contrario d e lo que creyeron todos los hombres que iba a pasar. Al haberse reunido casi toda Grecia y haberse e n f r e n t a d o en formación, nadie había que n o pensara que, si tenía lugar una batalla, los vencedores o b t e n d r í a n el imperio y los vencidos se convertirían en subditos. P e r o el dios hizo que ambos erigieran un t r o f e o como vencedores y ni unos m otros impidieron que lo erigieran; ambos como vencedores entregaron los cadáveres mediante pactos y ambos 27 como vencidos los recogieron mediante pactos; cada uno decía que había vencido, pero, ni en territorio, ni en ciudad, ni en poder, ni u n o ni otro aparecía como posee-

dor de nada más de lo que tenía antes del combate. Sin 362 embargo, hubo todavía más confusión y desorden en Grecia después de la batalla que antes. Por mi parte, hasta aquí queda escrito. De lo posterior a esto, en todo caso, que se ocupe otro.

Indice analítico

BARNis, promontorio; 11,1,29 BIDO: 1,1,5; 2,16; 2,16; ΙΙ,Ι, 18; 111,1,9; IV,8,3, seg.; 32; V,l,25,sg. Abidenos, 11,1,18; IV,8,3, sg.; 35, sg.; V,l,6 ACADEMIA: l U . B ; VI,5,49
ACAICOS PTIAS, m o n t e s : IV,3,9

AFITIS: V,3,19 AFRODISIO, Mégara: V,4,58 AGAMENON: 111,4,3; VI,1,34 AGATINO, corintio: IV,8,10 AGENIDAS, lacedemonio: 11,3,10
AGESANDRIDAS, l a c e d e m o n i o : 1,1,

1; 3,17
AGESILAO: 111,3,2, sg.; 4 , 2 , Sg.;

ACANTO. V,2,ll; 3,6; Acantios, V,2,12; 23
ACARNANES: IV,2,17; 6,1, sg.;

-,

7,1; VI, 5,23

GÈÇARNANIA: V I , 2 , 3 7

ACAYA: 1,2,18; 111,2,26; IV,2, 18; 6,1, sg.; VI,4,18; VII,1, 4, sg.; 4,17,28,5,1,18 ACRISIO, sicionio: VII,1,45 ACROCORINTO: IV,4,4 ACRORIOS: 111,2,30; IV,2,16; f VII,4,14 i|liEAS,'s'icionio: V I I , 1 , 4 5 ..ADIMANTO, ateniense: 1 , 4 , 2 1 ;
" 7,1; 11,1,30; 32

ΐ ν , Ι , Ι , sg.; 2,1, sg.; 3,15; 4, 19; 5,1, sg.; 6,3, sg.; 7,5, sg.; V,l,32,sg.; 2,3; 32; 3,8; 10; 13, sg.; 4,13; 25; 35; 55; 58; VI,1,12; 3,19; 4,5; 5,5; 12; 15, sg.; VII,5,9; 10
AGESIPOLIS: I V , 2 , 9 ; 7 , 2 , s g . ; V, II,

2,3; 3,9; 18; 20
AGESISTRATO, lacedemonio:

3,10 ateniense: IV,8,31 AGIS: 1,1,33; 11,2,7, sg.; 3,3; 111,2,22, sg.; 3,1, sg. AGRIGENTO: 1,5,21; 11,2,24
AGIRRO,

291

292 ALCETAS, lacederaonio: V,4,56 ALCETAS, rev del Epiro: VI,1,7; 2,10
ALCIBIADES: sg.; 1,1,5; 3,42 9, sg.; 18; 3,3; 5,9, 1 0 ; 2 0 ; 4 , 8 , Sg.; 1 3 ; 11,1,25;

Indice analítico ANTALCIDAS, lacedemonio: IV,8, 12, sg.; V,l,é; 25; 28; VIJ, 12 ANTANDRO: 1,1,25; 3,17; 11,1, 10; IV,8,35 ANTIFONTE, ateniense: 11,3,40 ANTIGENES, ateniense: 1,3,1 ANTIOCO, arcadio: VII,1,33; 38 ANTIOCO, ateniense: 1,5,12, sg. ANTISTENES, lacedemonio: III, 2,6
APATURUS: 1,7,8

Indice analítico

293

ALCIBIADES, ρππιο de Alcibiades: 1,2,13 ALciMENEs, corintio: IV,5,27
ALEA ATENEA: VI,5,27

ALEJANDRO, tesalio: VI,4,34, &g.; VII,5,4 ALEXIAS, ateniense: 11,1,10 ALEXIPIDAS, lacedemonio: 11,3, 10 ALFEO, Rio: 111,2,29; VI,2,31; VII,4,29 AUCIA: V,4,65; 66 ALiPETO, lacedemonio: V,4,52 ALTIS: VII,4,29
AMEDOCO, rey de los odrisas:

IV,8,26 AMICLAS: IV,5,30; VII,2,3 AMICLEOS: IV,5,ll,sg. AMiNTAS, rey de Macedonia: V,2,12; 38; 3,9 ANAXIBIO, lacedemonio: IV,8, 32, sg. ANAXICRATES, bizantino: 1,3,18 ANAXILAO, bizantino: 1,3,8 ANDRIOS: 1,4,22; 11,1,31, Sg. ANDROCLIDAS, tebano: 111,5,1; 4; V,2,31; 35 ANDROMACO, eleo: VII,4,19 ANDROS: 1,4,21; 5,18; V,4,61 ANECIO, ateniense: 11,3,2 ANFEO: V,4,8 ANFiDOLOs: 111,2,25; 30; IV,2, 16 ANFIPOLIS: IV,3,1 ANIBAL: 1,1,37 ANITO, ateniense: 11,3,42; 44

APOLO: 111,3,3; 5,5; IV,7,12; VI,4,2; 30; 5,27 APOLOFANES, ciciceno: IV,1,29 APOLONIA: V,2,ll; 3,1, sg.; Apoloniatas, V,2,13 AQUEOS: 1,2,18; 111,2,26; IV,2, 18; 6,1, sg.; VI,4,18; VII,1, 41, sg.; 4,17; 28; 5,1; 18 AQUiLEO: 111,2,17; IV,8,17 ARACO, lacedemonio: 11,1,7; 3, 10; 8; V U , 3 3 ARCADIA: IV,4,16; VI,5,12; 21; 51; VII,1,28; 3 9 ^ 2 1 ; 4,6, 35,40,5,10 ARCAMOS: 111,2,26; 5,12; IV,4, 16; V,2,I9; V I , 5 , n ; 15,5g.; VII,1,18; 23, sg.; 2,2, sg.; 4, l,sg.; 13, sg. ARESIAS, ateniense: 1,3,2 ARÚEO, eleo: VII,1,33; 4,15; 16 ARGINUSAS: 1,6,27; 28; 33,38 ARGivos: 1,3,13; 11,2,7; 111,2, 21; 5,11; IV,2,17; 3,15, sg.; 4,1, sg.; 9; 19; 5,1; 7,2; 3, sg.; 8,15; 34; V,l,29,sg.; VI. 5,16; 23; 46; VII,1,18; 25; 44; 2,1, sg.; 4,11; 27, sg.; 5,5 ARIEO: IV,1,27 ARIOBARZANES: 1,4,7; V,l,28; VII,1,27

ARISTARCO, ateniense: 1,7,28; ASTIOCO, laœdemonio: 1,1,31 11,3,46 ASTIRENE, ARTEMIS: IV,1,41 ARISTOCLES, ateniense: VI,3,2 ATARNEO: 111,2,11 ARISTOCRATES, ateniense: 1,4,21; ATENADAS, sidonio: 111,1,18 5,16; 6,29; 7,2 ATENAS, ATENIENSES: 1,1,1, Sg.; ARISTODEMO, laccdemonio: IV, 3,1, sg.; 4,4, sg.; 5,13, sg.; 6, 2.9 13, sg.; 7,9, sg.; 11,1,16, sg.; ARISTOFONTE, ateniense: VI,3,2 2.1, sg.; 3.1, sg.; 4,21; 111,1, ARISTOGENES, ateniense: 1,5,16; 1; 5,2, sg.; 16; IV,4,18; 8,12, sg.; V,l,l,sg.; 4,34, sg.; VI, 6,30; 7,1 1,1; 10; 2,1, sg.; 3,1, sg.; 4, ARISTOGENES, sículo: 1,2,8 20; 5,1, sg.; VII,1,1;. 4,1, sg. ARISTOLOCO, lacedemonio: V,4, AULIS: 111,4,3; 5,5; VII,1,34 22 AULON, AULONITAS: 111,2,25; 3, ARISTON, bizantino: 1,3,18 8; 10 ARISTOTELES, ateniense: 11,2,18; 3,2; 13; 46 AUTOBESACES, pcrsa: 11,1,8 ARNAPES, persa: 1,3,12 AUTOCLES, ateniense; VI,3,2; 7 ARQUEDEMO, ateniense: 1,7,2 ARQUESTRATO, ateniense: 1,5,16; 11,2,15 BAGEO, persa: 111,4,13 ARQUIAS, tebano: V,4,2; 6; VII, BENDIDEO: 11,4,11 3,7 BEOCIA: 111,4,17; 24; V,l,33; ARQUIDAMO, eleo: VII,1,33; 38 2,16; 34; VI,3,1; 4,3 ARQUIDAMO, hijo de Agesilao: BEOCIOS: 1,3,15; 11,4,30; 111,2, V,4,25,sg.; VI,4,18; 19; 26; 25; IV,2,17; 3,3; 4,1; 5,9; 5,1; VII,l,28,sg.; 5,12, sg. V,l,32; VI,3,19; 5,23; 7,2; ARQUIDAMO, padre de Agesilao: VII,4,36; 5,4 .. V3,13 BEOCIO, lacedemonio: 1,4,2 I ARQUITAS, lacedemonio: 11,1,10; BEOTARCOS: 111,4,4 3.10 BITINIOS: 1,3,2, sg.; 111,2,2, sg. ARTAJERJES: V,l,31 BIZANCIO: 1,1,35, Sg.; 3,2; 10, ARTEMIS: IV,2,20; VI,5,9; V i l , sg.; 4.1; 11,2,1, sg.; IV,8,27; U 4 ; Astirene: IV,1,41; Efe31 sia: 1,2,6; 111,5,18; Leucofrí- BIZANTINOS: 1,3,16 ne: 111,2,19; Muniquia: II, BRASIDAS, lacedemonio: 11,3,10 4.11 ASEA, ASEATAS: VI,5,11; VII,5,5 ASIA: 11,1,18; 111,1,3; 5; 2,6; CABRIAS, ateniense: V,l,10, sg.; 10; 21; 4,2; 5; 5,5; IV,2,4; 4,14; 54; 61; VI,2,39; VII,1, 5; 3,1; 15; 8,5, sg.; 27; V , l , 25 31; 3,8; VII,1,34 CADMEA: V,2,29; 31; VI,3.9; ASINE: V I I , 1 , 2 5 11; 5.46 , ASPENDO, ASPENDIOS: IV,8,30 CADUSIOS: 11,1,13

292 CALCEDON: 1,1,26; 35; 3,2; 11; 12; l U . l ; IV,8,31 CALCEDON: 1,1,26; 35; 3,2; 11; 12; I I A l ; IV.8,31
CALCEDONIA: CALCEDONIOS: 1,1,22 1,3,2, sg.; IV,8,

Indice analítico
CEBREN: 111,1,17

Indice analítico CLAZOMENAS: 1,1,10; 11; V,l,31 sicionio: VII,1,45 CLEARCO, lacedemonio: 1,1,35; 3,15, sg. CLEAS, lacedemonio: V,4,39 CLEOCRITO, ateniense: 11,4,20 CLEOFONTE, ateniense: 1,7,35
CLEANDRO,

294

CEDREAS: 11,1,15
CEFALENIA: V I , 2 , 3 1 ; 3 3 ; 3 8

1 4 , sg.; 5 , 1 ; 8 , 1 5 ; 3 4 ; 34; 36; VI,2,3; IV,3,16 IV,4,4 IV,3,3 4,26;

V,L,29; 5,11;

28; V,l,25 CALCEDONIA: 1,1,22 CALCEDONIOS: 1,3,2, Sg.; IV,8, 28; V,l,25 CALIAS, ateniense: 1,6,1; IV,5, 13, sg.; V,4,22; VI.3,2,sg. CALIAS, lacedemonio: IV,1,15 CALiBio, lacedemonio: 11,3,14 CALIBIO, tegeata: VI,5,6 CALICRATIDAS, lacedemonio: 1,6, l,sg.; 16, sg. CALIDON: IV,6,1; 14 CALiMEDONTE, atciüense: IV,8, 13 CALISTENES, ateniense: IV,8,13 CALiSTRATO, ateniense: 11,4,27; otro: VI,2,39; 3,3; 10, sg. CALIXENO, ateniense: 1,7,8, sg.; 35 CAMARINA: 113,5 CANONO, ateniense: 1,7,20; 34 CARDIA: 1,1,11
CARES: 111,2,15

ateniense: 11,1,16; otro: VI,3,2; VII,1,12; VII, 1.14 CEFISOFONTE, ateniense: 11,4, 36 CEFiso, río de Atica: 11,4,19 CEFiso, río de Beocia: IV,3,16
CEFISODOTO,

4 9 ; V I I , 4 , 4 , s g . ; 5,16
CORONEA:

cos:

U.l

CRANIO:

CRANONIOS: CRATESIPIDAS,

CLEOMBROTO, l a c e d e m o n i o :

V,

lacedemonio: 1,1,

I .f

4,14; 16; 59; 63; VI,1.1; 4, 2.sg.; 13
CLEOMEDES, a t e n i e n s e : CLEONAS: VII,5,15 11,3,2

32; 5,1
CREMASTE: IV,8,37 CREMON, ateniense: 11,3,2

CELTAS: V I I , 1 , 2 0 ; 31 CELUSA: I V , 7 , 7
CENCREAS:

CRETENSES: I V , 2 , 1 6 ; 7 , 6 ; V,4,

VII,

IV,5,1; VI,5,51; ν ΐ Ι , Ι , Π ; 41; 4,5 CENis, dárdano: 111,1,10
CEOS: V , 4 , 6 1

'CLEONIMO,
2 5 , sg.;

lacedemonio:
VI,4,14

5.10 IV,5,10; V,4,16; 60; VI,4,3; 25 CRINIPO, siracusano: VI,2,36
CREUSIS:

; I CLEOSTENES, l a c e d e m o n i o :

11,3,

Atica: 11,4,33 CERAMICO, Gu-ia: 1,4,8; 11,1,15 CERATADAS, beocio: 1,3,15; 21;
CERAMICO,

4

10
CLETORIOS: V , 4 3 6 , s g .

:'|,CLEOSTRATO, argivo: 1,3,13 CLIGENES, acantio: V,2,12
CLINOMACO, l a c e d e m o n i o : 11,3,

CRISOPOLIS: 1,1,22; 3,12

22
CICICENOS: 1,1,19; 20; IV,1,29 CICICO: 1,1,11; 14; 6,sg.; 18; 3,13;. 111,4,10 CIDON, bizantino: 1,3,18 CILENE: 11,2,27; 30; VII,4,19 CILICIA: 111,1,1
CILON: 111,5,1 CIME: 111,4,27
CINADON,

10
ICLITELES, corintio: VI,5,37
CNIDO: IV,3,ll,sg.; 111,1,16 8 , 2 2 , Sg. COCILITAS:

ateniense: 11,3,2; 15; 18; 24-56; 6,8; 19 CROCINAS, tesalio: 11,3,1 CROMMION; IV,4,13; 5,19 CROMNO: VII,4,20,sg.
-RITIAS,

CRONIO: V I I , 4 , 1 4

J

COLITENSE: ver

Trasibulo

M COLOFON, C O L O F O N I O S :

1,2,14

CHIPRE: 11,1,29; IV,8,24; V,l, 10; 31 DARIO: 1,2,19; 11,1,8 DASCILIO: 111,4,13; IV,1,15
DECELIA: 1,1,22, sg.; 2,14; 3,22;
DEIGMA,

^COLONAS: 111,1,13; 16
JICONON,

lacedemonio: 111,3,4, f I
4'

CARES, ateniense: VII,2,18; 20; 4,1. sg. CARIA: 1,1,10; 4,8; 11,1,15; I I I , 1,7, sg.; 2,12, sg.; 4,11, sg. CARIAS: VI,5,25; VII,1,28 CARICLES, ateniense: 11,3,2 CARMIDES, ateniense: 11,4,19 CARON, tebano: rV,4,3 CAROPO, eleo: VII,4,15 CARTAGINESES: 1,1,37; 5,21; I I , 2,24; 3,5 CASTOLO: 1,4,3 CATANA: 11,3,5 CAVE: IV,1,20

sg. CINOSCEFALAS: V,4,15; VI,4,5 cios: 1,4,7
CIREOS: 111,2,7; 18; 4 , 2 0
CIRO EL JOVEN: 1 , 4 , 3 , Sg.; 5,1.

ateniense: 1,4,10; 5,16; 18; 6,16, sg.; 38; 7.1; 11,1, 28, sg.; I V , 3 , n ; 8,1, sg. CORCIRA, CORCIRENSES: V,4,64; VI,2,4,sg.; 7„sg. CORESO: 1,2,7, Sg.
2,19;

11,2,7; 3,3; 5,5 en el Pireo: V,l,21

DELFINIO: 1,5,15

sg.; 6,6; 10; 18; 11,1,7; 8; 11; 13; 15; 111,1.1, sg.; 4,2; VI,1,12 CISIDAS, siracusano: VII,1,28 CITERA: IV,8,8 CITERIA (región): IV,8,7
CITERON: V , 4 , 3 6 ; 4 7 ; 5 5 ; 59;

|CORIFASIO: 1,2,18 CORINTIOS: 11,1,32, sg.;

DELHON, fliasio: V,3,22; 24
DELFIOS: V I , 4 3 0

VI,4,5; 25
CLADAO: V I I , 4 , 2 9

4,30; 111,2,25; 5,5; 12; 17; 23; I V ^ H ; 17, sg.; 3,15; 4,1, sg.; 5,2; 3; 11. sg.; V,l, 34; 3,27; VI,4,18; 5,29; 52; VII,1.18,sg.; 25; 40; 2,2; 23; 4,4, sg. C O R I N T O : 111,5,1; IV,4,l,sg.;

DELFOS: I I U . l ; IV,3,21; 7,2; VII.1,27 DEMARATO, lacedemonio: 111,1,6 DEMARCO, siracusano: 1,1,29 DEMENETO, ateniense: V,l,10; 26
DEMETER; VI,3,6

292 Indice analítico DEMÜCION: VII,4,4 DEMOSTRATO, ateniense: VI,3,2 DEMOTELES, lacedemonio: VII, 1,32 DERAS, fortaleza: VII,1,22 DERCILIDAS, lacedemonio: III, 1,8; 9; 16, sg.; 2,1, sg.; IV, 3,1, sg.; 8,3, Sg. DERDAS: V,2,38,sg.; 3,1, sg. DIFRIDAS, lacedemonio: IV,8,21 DiNON, lacedemonio: V,4,33 DIOCLES: 11,3,2 DiOMEDONTE, ateniense: 1,5,16; 6,22; 29; 7,2; 16; 29 DIONISIO EL JOVEN DE SIRACUSA: VII,4,12 DIONISIO EL VIEJO DE SIRACÜSA: 11,2,24; 3,5; V U , 4 ; 33; VII,1,20; 22 DIONISIO, ateniense: V,l,26 DIONISO, templo de... en Afites: V,3,19 DION, ateniense: IV,8,13 DiopiTES, lacedemonio: 111,3,3 DIOSCUROS: VI,3,6 DIOTIMO, ateniense: 1,3,12; V, 1,25 DOLOPES: VI,1,7 DORIEO, rodio: 1,1,2, sg.; 5,19 DOROTEO, ateniense: 1,3,13 DRACONTE, peleneo: 111,2,11 DRACONTIDES, ateniense: 11,3,2 EGINA: 11,2,9; V,l,l,sg.; 23; 29; 4,61; VI,2,1; eginetas, 11,2,3; 9; V,l,2 EGIPCIA, Larisa: ver Larisa
EGOSPOTAMOS: 11,1,21; 2 3

Indice analítico EPIDAURO: VI,2,3; VII,1,18; 23 EPIDOCO: 1,1,29
EPJICIA: IV,2,14; 4,13 EPITALIENSES: 111,2,25 EPITALIO: 111,2,29; 30

296 ESTESICLES (?), ateniense: VI,2. 10 ESTRATO: IV,6,4 ESTRATOLAS, eleo: VII,4,15; 31 ESTROMBIQUIDES, ateniense: VI, 3,2 ESTRUTAS, persa: IV,8,17,sg. ETEONICO, lacedemonio: 1,1,32; 6,26; 35, sg.; 11,1,1, sg.; 2,5; ν , Ι , Ι ; 13 ETEOS: 1,2,18; 111,5,6
ETIMOCLES, lacedemonio: V,4,

Mégara: V,4,18; VI, 4,26 ELEOS: 111,2,21, sg.; IV,2,16; VI,2,2; 5,3; 19; 23; VII,1, 18, sg.; 2,5, sg.; 4,12, sg.; 5,1; 18
EGOSTENA, ELEOUNTE: 1 1 , 1 , 2 0

ateniense: 1,5,16; 6,16; 29; 7,2; 29 ERASISTRATO, ateniense: 11,3,2 ERATOSTENES, ateniense: 11,3,2
ERASINIDES,

ERETRIENSES: 111,1,6
ERITRAS:

V,4,49 11,1,15,
Sg.;

ESCEPSIS, ESCEPSIOS:

ELEUSINIOS: 11,4,9
ELEUSIS:

21, sg.
ESCILUNTIOS: ESCIONEOS: ESCIRITIDE: 4,21 VI,5,2 11,2,3 VI,5,24; 25; VII,

22; 32; VI,5,33
ETOLIA, ETOLIOS: IV,6,1; 14 EUBEA: 11,3,9; IV,2,17 EUBOICOS: IV,2,17; 3,15; VI,5, 23; VI,5,4 EUBOTAS, cirenaico: 1,2,1 EUCLEAS, fiestas: IV,4,2

11,4,8; 24; 28; 29; 38; 43; VII,5,15

ELEÜTERAS: V,4,14

ESCIRITAS: V , 2 , 2 4 ; 4 , 5 2 , s g .

ELIDE: 111,2,23, sg.; IV,7,4; VI, 2,3
ELIMIA: V , 2 , 3 8 ELIMIA, Arcadia:

VI,5,13

ESCIRO: IV,8,15; V,l,31 ESCITES, lacedemonio: 111,4,20
ESCOLO: V,4,49
ESCOPAS, ESFAGIAS:

EUCLES, sículo: 1,2,8
EUCLIDES, EUCTEMON,

ENDio (?), lacedemonio: 11,3,1; 10 ENEAS, estinfalio: VII,3,1 ENESIAS, lacedemonio: 11,3,9 ENIADAS: IV,6,14 ENIALIO: 11,4,17 ENIANES: 111,5,6; IV,3,15 ENOE, Atica: 1,7,28 ENOE, Corinto: IV,5,5; 19 EO: VI,5,24, sg. EOLES: 111,4,11; IV,3,17
EOUDE: 111,1,10; 17; 2,1; 13;

tesalio: VI,1,19 VI,2,31
alcedemonio: V,4,

ESCOTUSEOS: IV,3,3
ESFODRIAS,

ateniense: 11,3,2 ateniense: 1,2,1
lacedemonio: V,2,

EUDAMIDAS,

15. sg.; 23, sg.; 33; 34; 63; VI,4,14 ESPARTA: 1,1,32; 6,32; 11,3,1; V,3,10; 4,32; VII,1,28; 33; 2,3; 5,9; VII,1,28; 33; 2,3; 5,9
ESPARTIATAS: 111,3,5, Sg.; 4,2;

24, sg. EUDico, lacedemonio: V,4,39. Cf. 11,3,1 EUFRON, sicionio: VII,1,44, sg.; 2,11, sg.; 3,2, sg. EUMACO, ateniense: 1,1,22 EUMATES, ateniense: 11,3,2 EUNOMO, ateniense: V,l,5; 7; 9
EURIMEDONTE, río: I V , 8 , 3 0
EURIPTOLEMO,

IV,8,33 EATAS: VI,5,26 ECDicd, lacedemonio:
EPAMINONDAS: VII,1,41; 4,40,

IV,3,23; ν , Ι , Ι Ι ; 3,8; 4,2; VI,4,15; 5,21; 25; VII,5,10
ESPARTOLO: V,3,6

ateniense: 1,3, 12, sg.; 4,18; 7,12; 16; 34 VI,5,47 V,4,28; VI,5,27; 30 lacedemonio: VI 1,1,

IV,8,20,

sg.; 5,4, sg.
EPARITOS: V I I . 4 , 2 2 ; 3 3 ; 3 6 ; 5 , 3

EFSIA: 111,2,14 EFESIOS: 1,2,10; 5,12; 15 EFESO: 1,2,6; 5,1; 10; 14; 6,2; 11,1,6; 111,1,8; 2,9; 11; 4,4; 7; 16; IV,8,3; V,l,7 EGAS: IV,8,5

EPEO: 111,2,30

ESPITRIDATES, persa: 111,4,10; IV,1,2; 20, sg. ESQUINES, ateniense: 11,3,2; 13
ESTAGES, persa: 1,2,5

EURISTENES: 111,1,6
EURISTEO: EUROTAS: EUTICLES,

lacedemonio: 11,3,10 EPiciDiDAS, lacedemonio: IV,2, 2; V,4,39 EPIDAÜRLOS: IV,2,16; VI,5,29; VII,2,2
EPERATO,

EUTEA: VI,5,12; 20, cg.

(?), eleo: VII,4,15 ESTASIPO, lacedemonio: VI,4,18; 5,6, sg.; 36 ESTENELAO, lacedemonio: 11,2,2
ESTALCAS

29
EUTRESIOS: V I I , 1 , 2 9
EUXENO,

lacedemonio: IV,2,5

292 EVAGORAS, chipriota: 11,1^9; IV,8^4; ν,Ι,ΙΟ EVAGORAS, eleo: 1,2,1 EVALCES, ateniense: IV,1,40 EVARQUIPO, lacedemonio: 1,2,1; 11,3,10 EXARCO, lacedemonio: 11,3,10 EXONENSES: 11,4,26

Indice analítico FLIUNTE; IV,4,15; 7,3; V,2,8; 3,15; 21; 25; VII,1,18; 2,1; 4,11, sg.
FOCEA: 1,3,1; 5,11; 6,33

Indice analítico
HAMAXITO: 111,1,13; 16 HELESPONTINOS: 111,4,11, Sg.;

299 1,1,37 tebano: VII,3,7 HIPATODORO, tanagrense: 49 HIPEO, samio: 1,6,29
HIMERA: HIPATES,

iv,3.17
HELESPONTO: 1,1,2; 2,11; 3,8;

V,4,

ateniense: V,l,26 ateniense: 1,5,18 FARAX, lacedemonio: 111,2,12; 14; IV,5,6; VI,5,33 FARNABAZO, hijo de: IV,1,39, sg. FARNABAZO, persa: 1,1,6, sg.; 2, 16; 3,5, sg.;. 4,1, sg.; 111,1,9, sg.; 2,1, sg.; 9; 13; 4,10, sg.; ΐ ν , Ι , Ι ; 7; 15, sg.; 29, sg.; 3, 11; 8.1; 3; 6,sg.; V,l,28 FARSALIOS: IV,3,3; VI,l,2,sg. FARSALO: VI,1,8; 4,34 FEA: 111,2,30 FEBIDAS, lacedemonio: V,2,24, sg.; 4 , 4 1 , sg. FEDRIAS, ateniense: 1 1 , 3 , 2
FANIAS, FANOSTENES, FENICE: FERAS: FIDON, 111,4,1 IV,8,7 VI,4,31 11,3,2 IV,8,7 FENICUNTE:

111,5,3, sg.; IV,3,15 21; V,2,33; 4,60; VI,1,1; 2,1 3,1; 4,2; 9; 21; 5,23; 30 VII,5,4 FOCIDE: 111,5,4; VI,1,1; 4,27 FRIGIA: 1,4,1; 111,2,1; 4,12; 26; 29; IV,1,1
FOCENSES:

FRIXA: 111,2,30 FTIA: IV,3,9

GALAXIDORO, tebano: 111,5,1 GAMBREO: 111,1,6
G AUREO: 1,4,22
GEAOCO: V I , 5 , 3 0

GELA: 11,3,5
GELANOR O GERANOR, l a c e d e m o -

5,11; 6,20; 7,2; 11,1,21; I I I , 2 ^ s g . ; 4,10; IV,2,8; 3,3; 8,S; 26; ν , Ι , Ι HELICON, monte: IV,3,16, sg. HELixo, megarense: 1,3,15; 17; 21 HELOS, Laconia: VI,5,32 HERACLEA TRAQUINIA: 1,2,18; VI.4,27 HERACLEOTAS: 111,5,6; VI,4,9; 27; 5,23 HERACLEO, Calcedonia: 1,3,7 HERACLEO, Egina: V,l,10 HERACLEO, Tebas: VI,4,7 HERACLES: 111,3,3; VI,3,6; 4,7; 5,47; VII,1,31 HERACLIDES, siracusano: 1,2,8
HEREA: 111,2,30; 3,1 HEREENSES: V I , 5 , 1 1 ; 22

HIPERMENES, lâcedemonio:

VI,

2,25
HIPIAS,

eleo: VII,4,15
1,1,

HIPOCRATES, lacedemonio:

23; 3,5, sg.
HIPODAMICA, AGORA: HIPODAMO, HIPOLOCO, HIPOMACO, 11,4,11

sicionio: VII,1,45 ateniense: 11,3,2 ateniense: 11,3,2;

4,19
HIPONICO,

ateniense: VI,3,2 fliasio: V,3,13 HIPON, siracusano: 1,2,8 HISTIEOS: 11,2,3
HIPONICO,

FEREOS: 1 1 3 , 4 ;

ateniense:

nio: VII,1,25 GERASTO: 111,4,4; V,4,61 GERGis: 111,1,15; 19; 21 GiLis, lacedemonio: IV,3,21; 23 GiTEO: 1,4,11; VI,5,32 GNOsis, siracusano: 1,1,29 GONGILO, eretrieo: 111,1,6 GORDEO: 1,4,1 GORGION, eretrieo: 111,1,6 GORGOPAS, lacedemonio: V,l,5, sg.
GRIEGOS

IBEROS:

VII,1,20

FILE: 1 1 , 4 , 2 , s g . FILIDAS: V , 4 , 2 , Sg. FILIPO: V,4,2

en el ejército de Ciro el joven: 111,1,2. Cf. CIREOS

FILISCO, a b i d e n o :
FILOCIDES FILOCLES,

VII,1,27

GRINEO: 111,1,6
HAGNON,

(?), ateniense: 1 , 3 , 1 3 ateniense: 1 , 7 , 1 ; 1 1 , 1 ,
IV,8,24

HEREO, Corinto: IV,5,5, sg. Fliunte: VII,2,l,sg. HERIPIDAS, lacedemonio: ΙΠ,4,6; 20; IV,l,ll,sg.; 20, sg.; 2,8; 3,15; 17; 8,11 HERMION: VI,2,3 HERMIONEOS: IV,2,16; VII,2,2 HERMOCRATES, siracusano: 1,1, 27, sg.; 3,13 HERMOGENES, ateniense: IV,8,13 HERMON, megarense: 1,6,32 HERODAS, siracusano: 111,4,1 HESTIA: 11,3,52; VII,4,31
HEREO,

iCTis, promontorio: VI,2,31 IDA: 1,1,25 IDEO, lacedemonio: IV,1,39 IFICRATES, ateniense: IV,4,9; 15; 5,3; 13, sg.; 8,34, sg.; V, 1,25; VI,2,13,sg.; 24; 33, sg.; 3,3; 4,1; 5,49, sg. ILARCO, lacedemonio: 11,3,10 ILIENSES: 111,1,16
ILIO: 1,1,4 IMBROS: ISANOR, ISARCO,

IV,8,15; V,l,31 lacedemonio: 11,3,10 lacedemonio: 11,3,10

ateniense: 11,3,30

HIAMPOLITAS: V I , 4 , 2 7

ISCOLAO: V I , 5 , 2 4 , sg. ISIAS: 11,3,10
ISMENIAS: ISTMIAS:

30, sg.
FILOCRATES:
FLIASIOS:

HALAS: 11,4,34

IV,2,16; 4,15; V,2,9, sg.; 3,10, sg.; VI,4,9; 18; 5, 14, sg.; ν ΐ ΐ , ΐ , ΐ ; 2,1, sg.; 4,1, sg·

111,5,6; 17, Sg. HALIENSES: IV,2,16; VI,2,3; VII,2,2 HALIPEDO, Atenas: 11,4,30
HALIARTO:

HALISARNA: 111,1,6

HIERAMENES, persa: 11,1,9 lacedemonio: V,l,3, sg. HIERON, ateniense: 11,3,2 HIERON, lacedemonio: VI,4,9 inLOTAS: 1,2,18; 111,3,6, sg.; 5,12; VI,5,28; VII,1,12; 2,2
HIERAX,

111,5,1; V,2,25, Sg. IV,5,1
111,2,10

ISTMO TRACIO:

ISTMO de Palene: V,2,15 ISTMO, Corinto: IV,5,1; VII,5,15

8,8;

292
ITALIA: 35 JACINTIAS, V,U6; IV,7^; VII,4,

Indice analítico LEONTICO, ateniense: V,l,26 LEONTIDE, tribu: 11,4,27 LEONTINOS: 11,3,5 LEOTIQUIDES: I I U . l , Sg. LEPREATAS: 111,2,25; VI,5,11 LEQUEO: IV,4,7; 9; 17; 5,7, sg.; 8,10; 23; V,l,29 LESBOS: 1,2,11; 6,12; 16; 26; 11,2,5; 3,32; 35; IV,8,28 LETRINOS: 111,2,25; 30; IV,2,16
LEUCADE: VI,2,3; 26

Indice analítico MACEDONIO, ejército: V,2,43
MACEDONIOS: V , 2 , 1 2 ; MACISTO: 111,2,30 VI,5,24 MADITO: 1 , 1 , 3 MALEATIDE: MALEA, 40 MENADRO, MENASCO,

301 ateniense: 1,2,16; II,

1,16; 26
lacedemonio: IV,2,8 MENECLES, ateniense: 1,7,34 MENECRATES, siracusano: 1,1,29 MENON, tespieo: V,4,55 MESENE: V,2,3; VII,1,27; 36; 4.9 MESENIOS: VI,5,33; VII,4,27; 5,5
METIMNA: 1,2,12; 6,12; 38; I V ,

fiestas: IV,5,11

JASON DE FERAS: V I , 1 , 4 ; 1 4 , s g . ;

4,20, sg.; 5,1 JENIAS, eleo: 111,2,27 JENOCLES, lacedemonio; 111,4 20 JERJES: 11,1,8 JONIA: 11,1,17; I I U . H ; 14; V,l,28 JONICAS, ciudades: 1 1 1 , 1 , 3 ; 2 , 1 2 ;
17

promontorio de Laconia: 1,2,18 MALEA, promontorio de Lesbos: 1,6,26 MANIA, dárdana: 111,1,19, sg.
MANTINEA: IV,5,18; V,2,2,sg.;

JONIOS: 111,4,11; IV,3,17
LABOTAS,

lacedemonio: 1,2,18

LACEDEMONIA: 111,2,20; 3,1; I V ,

2,12; 8,7; VI,4,16; 5,23; VII, 1,23; 24; 5,7
LACEDEMONIOS: 1,1,31; 2,18, 29 8,8; VI,2,9; et

passim
LACENE: V I I , 1 , 2 5 ; LACONIA: IV,7,6;

31; 5,21; 24; VII,l,28 LACRATES, lacedemonio: 11,4,33 LAMPSACO: 1,2,15; 11,1,18, sg.; 2,1; 3; 111,2,6
LARISA DE TESALIA: V I , 4 , 3 3 ; LARISA EGIPCIA, LARISEOS: 34 III,

1,7; 16 LARISEOS de Tesalia: 11,3,4; IV 3,3
LARiso: 111,2,23

LASION: 111,2,30; VII,4,12
LASIONIOS: IV,2,16

LEMNOS: IV,8,15; V,l,31 LEONTE, ateniense (?): 1,5,16; 6,16; VII,1,33; 38 LEONTE, lacedemonio: 11,3,10 LEONTE, salaminio: 11,3,39 LEONTIADES, tebanO: VÍ,25, Sg.; 4,7; 19

LEUCOFRis: 111,2,19; IV,8,I7 LEUCOLOFIDES, ateniense: 1,4,21 LEUCTRA: V,4,33; VI,4,4; 5,1; 23; VII.1,35; 2,2 LEUCTRO: VI,5,24 LIEIS, lacedemonio: 11,4,28 LiCARio, lacedemonio: 11,3,10 LiCAS, lacedemonio: 111,2,21 LICEO: 1,1,33; 11,4,27 LiCETO, ateniense: VI,3,2 Licisco, ateniense: 1,7,13 LICOFRON DE PERAS: 11,3,4 LICOMEDES, mantineo: VII,1,23, sg.; 39; 4,2, sg. LICURGO, lacedemonio: 1,3,18 LISANDRO, lacedemonio: 1,5,1, sg.; 6,1, sg.; 11,1,7, sg.; 2,2, sg.; 3,3, sg.; 4,28, sg.; 111,3,3; 4,2; 7,sg.; 5,6, sg. LISANDRO, sicionio: VII,1,45 LISIAS, ateniense: 1,6,30; 7,2 LisiMACO, ateniense: 11,4,8; 26 USIMENES, sicionio: VII,1,45 LisiPO, lacedemonio: 111,2,9, sg. LOCRIDE: 111,5,3; IV,3,21 LOCROS OPUNTIOS: 111,5,3, sg.
LOCROS OZOLAS: I V , 2 , 1 7 ; 3,15;

VI,5,3,sg.; VII,5,7,sg. MANTINEOS: 111,2,21; IV,2,13; 4,17; 5,18; V,2,l,sg.; VI,4, 18; 5,3, sg.; VII,4,33; 5.1; 14, sg.
MANTINICA: V I , 5 , 1 5 ; MANTITEO, 17

8,29
METIMNEOS: 1 , 6 , 1 3 , Sg.

MIDIAS, dárdano: 111,1,14, sg. MIGDON, lacedemonio: 111,4,20
MILESIOS: MINDARO, MIRINA: 1,6,8 MILETO: 1 , 1 , 3 1 ; 2 , 2 ; 5 , 1 ; 6 , 2 ; 7

ateniense:

1,1,10;

3,13
MARACOS: V I , 1,7 MARGANEOS: 1 1 1 , 2 , 2 5 ; 3 0 ; MEANDRO: 21; MEDOS: 111,2,14; 17; IV,2, 4,12;

lacedemonio: 11; 14, sg.
111,1,6

1,1,4;

16; VI,5,2; VII,4,14; 26
IV,8,17 1,2,19 IV,1,28 VII,5,5 2,14; 55; 11,4,1; 58

siracusano: 1,1,29 MISGOLAIDAS, lacedemonio: 3.10
MISCON, MISIA: 1,4,7

II,

Misios: 111,1,13; IV,1,24
MITILENE: 1,6,16; 26; 35; 38;
MITI-

MEGABATES, p e r s a : MEGALOPOLITAS: MEGARA: IV,4,13; MEGAREOS: MEGILO, 1,1,36; 1,3,15

7,29; 11,2,5; IV,8,28
MITILENEOS: LENE MITREO, 1,6,22. Cf.

V,4,41;

MEGARICA: V , 4 , 1 8 ; MELANIPO, MELANTIO, MELETO, 5,23 MELIOS: 1 1 , 2 , 3 ; 9

VI,4,26

lacedemonio: 111,4,6 rodio: V I , 2 , 3 5
VI,3,2

MELANOPO:

ateniense:
29

11,3,46

MELEA: V I I , 1 , 2 8 ;

persa: 11,1,8 MITROBATES, persa: 1,3,12 MNASIPO, lacedemonio; VI,2,4, sg.; 15, sg. MNESILOCO, ateniense: 11,3,2 MNESITIDES, ateniense: 11,3,2 MUNIQUIA: 11,4,11; 37

ateniense:

11,4,36 IV,2,17; VI, NARTACIO: IV,3,8, sg. NAUBATES, lacedemonio: 111,2,6 NAUCLES, lacedemonio: VII,1,41 NAUCLIDAS, lacedemonio: 11,4,36

MELIEOS: 1 1 1 , 5 , 6 ;

22; VI,5,23; 30

MACEDONIA: 1,1,12; IV,3,3; V, 2,12; 13; 38; 3,18; VI,1,11

MELOBIO, ateniense: 11,3,2 MELON, tebano: V,4,2,sg. MELOS: IV,8,7

NAUPACTO: IV,6,14

292 Indice analítico NAUPLIA: IV,7,6 NEANDREOS: 111,1,16 ΝΕΜΕΑ: IV,2,14; 7,3; VII,2,5; 5,6 NiCERATO, ateniense: 11,3,39 NiciAS, ateniense: 11,3,39 NICOFEMO, ateniense: IV,8,8 NICOLOCO, lacedemonio: V,l,6, sg.; 25; 4,65 NICOSTRATO, ateniense: 11,4,6 ΝΟΤΙΟ, promontorio: 1,2,4; 11; 5,12, sg.; 11,1,6
ORSIPO, lacedemonio: IV,2,8 OTis, rey paflagonio: IV,1,3, sg. OZOLAS: ver LOCROS

Indice analítico sg.; 1 1 ^ 7 ; 4,21; 29; 41; I I I , 1,4; 5,6; 14; VI,5,1 PELOPONESO: 111,2,17; 26; 5,17; IV,6,2; 14; V,2,20; 4,62, sg.; VI,2,9; 3,6; VII,1,23; 2,2; 4,35; 5,1, sg.; 18 PERCOTE: V,l,25 PERGAMO: 111,1,6 PERICLES, ateniense: 1,5,16; 6, 29; 7,2; 16; 21 PF.RINTO: 1,1,20; 21 PERSAS: 111,4,14, sg.; IV,1,6; 30; V,2,35; VI,1,12; VII,1, 33,sg. PICELA, PIGELENSES: 1,2,2 PILOS, Elide, PILIOS: VII,4,16; 26 PIREO, Atenas: 1,2,14; 3,22; 4, 12, sg.; 7,35; 11,2,2, sg.; 3,9; 11; 4,1; 19; 32; 111,5,5; 16; IV,8,9; V,l,9; 22; 2,33; 4,20; 22; 34 PIREO, Corinto: IV,5,l,sg. piRROLOCO, argivo: 1,3,13 PISANDRO, lacedemonio: 111,4, 29, sg.; IV,3,10,sg. PISATAS: VII,4,28, sg. PISIAS o PITIAS, argivo: VII,1, 41
PISIDAS: 111,1,13
PISON,

302
PODEIDON: IV,5,1; 2; 4; 7,4 FOLIANTES, corintio: 111,5,1

POLIBIADES, lacedemonio:

V,3,

PACTOLO: 111,4,22, sg. PAFLAGONIA: I V , l , 2 , s g . ; 21; 26;

28
PAGASAS: PALANTIO: PALENE:

V,4,56 VI,5,9

PALANTIEOS: V I I , 5 , 5 PALEGAMBREO: 111,1,6

lacedemonio: V,4,22; VI,5,33 ODEON, Atenas: 11,4,9; 10; 24 ODRISIAS: 111,2,2; 5; IV,8,26 OLIMPIA: 111,2,26; IV,1,40; 7,2; VII,4,14; 28 OLINTIOS: V,2,13,sg.; 3,1, sg.; 26; 4,54 OLINTO: V,2,ll,sg.; 27; 37; 3,9 OLONTEO, lacedemonio: VI,5,33 OLURO: VII,4,17,sg. ONEO: VI,5,51; VII,1,15; 41, sg.; 2,5 ONOMACLES, ateniense: 11,3,2
OCILO,

V,2,15 ateniense: V,l,2 PANGEO: V,2,17 PANTACLES, lacedemonio: 1,3,1; 11,3,10 PARALO, nave: 11,1,28, sg.; 2,3; VI,2,14 PARAPITA, persa: IV,1,39
PANFILO,

PARIO: 1,1,13 PAROS: 1,4,11 PARRASIOS: V I I , 1 , 2 8

20; 26 POLICARES, ateniense: 11,3,2 POLICARMO, £arsalio: IV,3,8 POLICARMO, lacedemonio: V,2, 41 POLIDAMENTE, farsalio: VI,1,2, sg.; 4,34 POLIPORO, tesalio: VI,4,33 POLIENIDAS, lacedemonio: VII, 4,23 POLIFRON, tesalio: VI,4,33,sg. POLIS, lacedemonio: IV,8,11; V,4,61 POLiTROPO, corintio: VI,5,11, sg. POLIXENO, siracusano: V,l,26 POTAMis, siracusano: 1,1,29
POTIDEA: V , 2 , 1 5 ; 2 4 ; 3 9 ; 3 , 6

lacedemonio: IV,4,10 PASIIRFELO, corintio: IV,4,4; 7;
PASIMACO, VII,3,2

POTNiAS: V,4,51 PRANTE: IV,3,9
PRASIAS: V I I ¿ , 2

PASIPIDAS, lacedemonio: 1,1,32; 3,13; 17
PATESIADAS, l a c e d e m o n i o :

ONOMACLES, lacedemonio:

11,3, 11,3,

10
ONOMANTIO, lacedemonio:

10

113,

10

PAUSANIAS, rey l a c e d e m o n i o : I I ,

OPUNTIOS:

ver

LOCROS

2,7; 4,29, sg.; 111,5,6; 17, sg.; V,2,3
PELA: V,2,13

ateniense: 11,3,2
PITIAS

PITIA, V I , 4 , 3 0
PITIAS: ver PITIAS,

ORCOMENIOS, de Beocia: 111,5, 6; IV,2,17; 3,15, sg.; V,4,36, sg.; VI,4,10 ORCOMENO, Beocia: 111,5,17; IV,3,15 ORCOMENO, Arcadia: IV,5,18; V,l,29; VI,5,11; 13; 15, sg.; 29
OREO: V , 4 , 5 6 OROPO: V I I , 4 , 1

PELENENSES, de Acaya: IV,2,20; VI,5,29; VII,1,15; 2,2; 11, sg.; 4,17 PELENE, Acaya: VII,1,18; 2,18; 20; 4,18 PELENE, Laconia: VII,5,9 PELES (?), lacedemonio: IV,3,23 PELOPIDAS, tebâno: VII,l,33,sg.
PELOPONESIOS: 1,1,6, sg.; 6,33,

lacedemonio: 1,6,1; 11,3,

10 ateniense: 11,3,1 PLATEA: V,4,14; 48; VI,3,5;
PITODORO,

VII,1,34 PLATEENSES: V,4,10; PLINTERIA: 1,4,12

VI,3,1

PRAXITAS, lacedemonio: IV,4,4, sg.; 5,19 PRIENE: III,2,17r IV,8,17 PROCLES, fliasio: V,3,13; VI,5, 38; VII,1,1 PROCLES, teutranio: 111,1,6 PROCONESO: 1,1,13; 18; 20; 3,1; IV,8,36; V,l,26 PROENO, corintio: IV,8,11 PROMETEO, tesalio: 11,3,36 PROTOMACO, ateniense: 1,5,16; 6,30; 33; 7,1 PROTOO, lacedemonio: VI,4,2 PROXENO, siracusano: 1,3,13 PROXENO, tegeata: VI,5,6,sg.
QUERELEO, ateniense: 11,3,2 QUERiLAS (CARiLAs), lacedemonio: 11,3,10

PLISTOLAS, lacedemonio: 11,3,10 PODAMENO, lacedemonio: IV,8, 10; V,3.13

304 lacedemonio: 11,4,33 QUERSONESITAS: 1,3,10; 111,2,8 QUERSONESO TRACIO: 1,3,8; 5,17; 11,1,20; 27; 111^8, sg.; IV, 2,6; 8,5; 35; 39; VI,1,7 QUILON, lacedemonio: VII,4,23 QUios; 1,1,32; 6,3; 12; 11,1,1 QUIOTAS: 11,1,1, sg.; 111,2,11
QUERON, RANFIAS, RATINES, RETEO:

Indice analítico
SICIONIOS: I V , 2 , 1 6 ; 4,8, sg.; V I ,

Indice analítico
TEMISTOGENES, siracusano:

305
III,
TIMOCRATES,

4,18; VII,1,22; 2,1, sg.; 11; 20; 4,1 SICULOS: 11,2,24
SIDUNTE: I V , 4 , 1 3 ; 5,19 SIRAOJSA: 1,1,29; 31; 3,13; V,

1,2

12

siracusano: VII,4,

TEMNOS: TENEA:

IV,8,5 IV,4,19 V,1,6

TENEDIOS: V , L , 7 TENEDOS: TEOGENES, 3,2

1,26; 28; V U , 3 5 ; VII.1,22
SIRACUSANOS: 1,1,18; 26, Sg.; 2,

ateniense:

13,13;

II,

TIMOLAO, corintio: 111,5,1; IV, 2,11 TIMOMACO, ateniense: VII,1,41 T I M O T E O , ateniense: V,4,63, sg.; VI,2,2; 11; 13
TINDARIDAS: V I , 5 , 3 1
TIBIBA20,

8,sg.; I U , 2 4 ; 3,5; 14 lacedemonio: 1,1,35 persa: 111,4,13
1,1,2

SISIFO: 111,1,8
SOCLIDES,

RIO: IV,6,14; 8,11
RODAS: 1,1,2; 5,1; 19; 6,3; 1,15;

17; IV,8,20, sg.; V,l,5 RODIOS: 1,5,19; IV,8,20 11,2,9 SALAMINIA, navc: VI,2,14 SAMIOS: 1,6,25; 29; 7,30; 11,2,6; 3,6 SAMIO, lacedemonio: 111,1,3
SALAMINA:

lacedemonio: VII,4,19 SOCRATES, ateniense: 1,7,15 SOFOCLES, ateniense: 11,3,2 SOFRONISCO, ateniense: 1,7,15 SOSTRATIDAS, lacedemonio: 11,3,

10
TALAMAS: V I I , 4 , 2 6
TAMNERIA:

ateniense: 11,3,2 ΤΕΟΡΟΜΡΟ. milesio: 11,1,30 TEOS (?): 1,5,15 TERAMENES, ateniense: 1,1,12; 22; 635; 7,4; 8; 17; 31; II, 2,16, Sg.; 3 ^ s g . TERIMACO, lacedemonio: IV,8, 29
TEOGNis,

persa: V,l,6; 28; 30
VI,237

IV,8,12,sg.;

TIRIENSES:

TISAFERNES, persa: 1,1,9; 31; 2,6; 8; 5,2; 8,sg.; 111,1,3, Sg.; 111,1,3, sg.; 2,12, sg.; 4.1,
sg. TISAMENO,

TERMOPILAS: V I , 5 , 4 3 TERSANDRO, l a c e d c m o n i o :

11

lacedemonio:

111,3,

IV,8,

TISBAS: V I , 4 , 3 T I S I F O N O , tesalio: VI,4,37; 5,1 TITRAUSTES, persa: 111,4,25, sg.; 5,1

11,1,13 V,4,49

TANAGRA, TANAGREOS: TEBANOS:

TASOS: 1,1,12; 3 2 ; 4 , 9 ; V , l , 7

SAMOS: 1,2,1; 4,8, sg.; 2 3 ; 5,14,

sg.; 6,2; 15; 25, sg.; 11,1,12; 3,3; IV,8,23
SAMOTRACIA: V,1,7

SARDES: 1,1,9; 10; IV,1,27; 8,21 SARDIANA, región: SATIRO, ateniense: SELASIA: 11,2,13; VII,4,12

5,1; 111,4,25; 111,4,21 11,3,54, sg. 19; V U , 2 7 ;

SELIMBRIA: 1,1,20; 2 1 ; 3,10 SELINUNTE: 1,1,37 SELINUNTIOS: 1,2,8; 10 SESTO: 1,1,7; 11, sg.; 36; 2 , 1 3 ;

11,1,20; 25; IV,8,3,sg. SEUTES: 111,2,2; 9; IV,8,26 SICILIA: 1,1,37; 5,21; VI,2,9
SICION: I V , 2 , 1 4 ; 4,1; 7; 14; 18;

1,7,28; 11,2,19; 111,2, 21; 5,4, sg.; IV,3.16,sg.; 5, 10; V,l,32,sg.; 2,25, sg.; 37, sg.; 4,2; VI,1,1; 2,1; 3,1; 19, sg.; 4,3, sg.; 5,22, sg.; VII,1. 15, sg.; 2,5; 3,4, sg.; 6,1, sg. TEBAS: 11,4,1, sg.; Ι Ι Ι Λ 1 ; 3; V,2,25; 4,1; 14; 19; 36, sg.; IV,3,2; 11; VII,1,39; 3,6; 4,6; 10; 34; 39; 5,4 TEBE, llanura de: IV,1,41 TEGEA: 111,5,7; 25; V,l,33; 4, 37; VI,5,6; 9; 15, sg.; VII,4, 36; 5,7; 14 TEGEATAS: IV,2,13; VI,4,18; 5, 6; 10, sg.; 24; 36; VII,4,36; 5,5, sg.
TEGEATIDE: VI,5,15

18, sg. TESALIA: 11,3,4; 36; IV,3,3; VI, 1,2, sg.; 4,28; VII,1,28 TESAHOS: 11,3,4; IV,3,3,sg.; V. 3,9; VI,1.8; 4,28; 5,30; VII, 5,4; 16 TESPIAS: V,4,10; 15; 20; 38, sg.; VI,3,5 TESPIENSES: IV,2,20; V,4,42,sg.; VI.3,1; 4,10
TEUTRANIA: 111,1,6 TIAMIA: V I I , 2 , 1 ; 2 3 ; 4,1; 11

TLEMONIDAS, l a c e d e m o n i o :

V,3,

3,sg. TORAX, lacedemonio:

11,1,18;

28
TORICO: TORONE: 1,2,1

V,3,18
11,23

TORONEOS:

lacedemonio: 11,4,33 lacedemonio: 111,1,4, sg.; 2,1; IV,8,17,sg. TIDEO, ateniense: 11,1,16; 26 TIGRANES, persa: IV,8,21 TIMAGORAS, ateniense: VII,1,33; 38 TIMOCARES, ateniense: 1,1,1 TIMOCRATES, ateniense: 1,7,3
TIBRACO, TIBRON,

TRACio: 13,10; 17; 4,9; 11,2,5; III,2,9; IV,8,26; V.1,26; 2, 12; 24 TRACIO: 1,3,20
TRACIOS: 111,2,8;
TRACIOS BITINIOS: TRACIOS ODRISAS; TRALES:

10

1,3,2; 111,2,2 111,2,5

ΙΙΙΛ19
ver HERACLEA

TRAQUINIA: TRASIBULO

TRASIBULO COLITENSE: ESTIRIENSE:

V,l,26
1,1,12;

PELEUTIAS, lacedemonio:

IV,4,

TIMOCRATES, l a c e d e m o n i o :

VII,

5,12; 19; VII,1,17, sg.; 44; 2,11; 15; 3,1; 4

19; 8,11; 23, sg.; V,l,2, sg.; 13; 2,37; 41; 43; 3.3, sg.

1,13 TIMOCRATES, rodio: 111,5,1

4,9, sg.; 5,11; 6,35; 17; 31; 11,3,42, sg.; 4,2, sg.; 111,5,16; IV,8,25,sg, TRASIDEO, eleo: 111,2,27, sg.

306 TRASíLO, ateniense: 1,1,8; 33;
34; 2,1, 6,30;

Indice analítico

Indice sg.;
3,6; 4,10; 5,16;

7,2; 29 TRASONIDAS, eleo: V I I , 4 , 1 5 TRAUSTO: V N , 4 , 1 4 TRECEN: V I , 2 , 3 TRECENIOS: I V , 2 , 1 6 ; V I I , 2 , 2 TRIAS: V , 4 , 2 1
TRICARANO: V H , 2 , 1 ; 5 ; 1 1 ; 1 3 ; 4,11

TRIFILIOS: IV,2,16; VII,1,26 TRIPIRGIA: ν,Ι,ΙΟ
TRIPTOLEMO: VI,3,6

VI.5,2;

TROYA: 111,4,3; VI,1,34

ZACINTIO, ZACINTIOS: ZEUXIPO,

VI^,3 26 11,3,10

ZEUS OLIMPICO: 1 1 1 , 2 , 2 2 ;

lacedemonio:

TRIFIUAS, ciudades:

111,2,30

ZOSTER: V , 1 , 9

Introducción
Bibliografía

7

1,1,1, año 411 II,1,1, año 406 III,1,1, año 401 IV,1,1, año 395
ν , Ι , Ι , año 3 8 9

19 53 87 123
167

ν ΐ , Ι , Ι , año 375
ν ΐ ΐ , ΐ , ΐ , año 369

207
249

Indice analítico

291

307

El Libro de Bolsillo
1238 W i l l i a m B I t k e : A n t o l o g í · blIIngOe 1239 A r U t ó f a i w » : L u nubes. L l i l s t r e t a , 1240 Platón: Parménldee 1241 Ck)mell W o o t r i c h ( W i l l i a m Irlah): En el crepúsculo 1242 Robert Louis Stevenson: El d i n a m i t e r o 1243 Spinoza: Etica demostrada según e l orden eoometrico 1244 U i s Qoytisolo: Recuento. Antagonla I 1245 A l e j o Carpentler: Ese m ú s i c o que llevo dentro Dinero

Alianza Editorial
Libros en venta
1282 Jonathan S w i f t : Los v i a j e s de Gulliver

Madrid

1263 M a r i o Benedettl: Subdesarrollo y letras de osadía 1284 M i g u e l de Unamuno: Tres novelas ejemplsres y un prólogo 1285 A p o l o n i o de Rodas: El v i a j e de los argonautas 1288 J u l i o Cortázar: Rayuela 1287 C a r l o s Delgado: El l i b r o de los sguardientes y licores 1288 U r e n z o Vlllalonga: B e a m o La sale de las mufiecas 1269 Luciano de Samosata: D i á l o g o s de los dioses D i á l o g o s de los muertos D i á l o g o s marinos D i á l o g o s de las cortesanas 1Z70 Luis G o y t i s o l o : Los verdes de mayo hssta t i mar Antagonla II 1271 Immanuel Kant Los sueftos de un visionario expllcedos por los sueAos de le m e t a f í s i c a 1272 Lord Dunsany: Cuentos de un soAador 1273 Flavio Josefo: A u t o b i o g r a f í a sobre Is antlgOedsd de los j u d í o s 1274 John y Catherine Grsnt: ZX S f m t r u m : Manual del programador 1275 Juan Valere: Pepita JImánez 1278, 1277 Glovannl Boccaccio: El decamerón 1278 Peter Burke: S o c i o l o g í a e hiatorla 1279 Petronlus: Satiricón 1280 J. M . Barrie: Peter Pan 1281 Angele Lenda: El l i b r o de la repostería 1282 Isaac A s i m o v : La m e n t e errabunda 1283 U l e V i v e s : D i á l o g o s sobre le educación

1246 Francisco Vázquez: El Dorado. C r í n i c a de la e x p e d i c i ó n de Pedro Ursua y Pedro Lope de Afluirre 1247 Henry Ksmen: N a c i m i e n t o y desarrollo de la tolerancia en la Europa moderna 1248 M i g u e l de Unamuno: Vida de Don Q u i j o t e y Sancho 1249 Jonathan Howard: Darwin 1250 C a r l o s Garcia Gual: La secta del perro DIógenes Laerclo: Vidas de los f i l ó s o f o s c í n i c o s 1251 Edward Peters: La tortura 1252 José D e l e i t o y Piñuela: La mala vida en le Espefia de Felipe IV , I' I Τ k 1253 J. D. Salinger: Franny y Zooey 12S4 C . Ferreras. M . Ε. Arozena: Gula f í s i c a de España 2. Los bosques

V, 12SS M a r t i n Gsrdner: " Orden y sorpresa 1258 G . K. Chesterton: El hombre que era jueves 1257 Bertolt Brecht: Teatro completo. 1 Baal • Tambores en la noche En la jungla de las ciudades 1258 Carmen Vélez: El l i b r o de loa pescados 1259 Georges Duby: Guillermo el M a r i s c a l

12M Jo<4 M w l · M a r t i n Triara: El libro de la ópera « e s J u l l i n Maria»; U mujer y au aombra 12M Jullo C o r t i i a r : Octaedro 12β7 Joeé Lula Romero: Estudio de la mentalidad burguesa 12SS M i g u e l Bamet: Gallego 1 2 » Luis Goytisolo: La cAlera de Aquilea Amagan la, I I I 1290 Miguel Arenlllaa Parra y Clemente S é e n i Rldruejo: Gula Física de España 3. Los rfos 1291 NIcolée Maquiavelo. Discursos sobre la primara d«ceda de Tito LIvIo 1292 Guillermo fataa y Gonzalo M. Borrte: Diccionario de términos de arte y elementos de arqueología y numismática 1293 A l e l o Carpentler: Guerra del tiempo y otro» relatos 1294 Emest «enan: ¿Ou* es una naclén? e a r u s a Strauss 1295 Inés O r t e u : El libro de lo» pollos, las gallinas, el pato y la p e r d i i 1298 Apuleyo: El asno de oro 1297 Ramiro A . Calle; Salud psíquica a través yoga 1298 Luis Goytlsolo: Teoría del conocimiento Antagonla. IV 1299 Henry Jamea: Waahington Square 1300 De Talea a Demócrito: Fragmentos presocrétlco» 1301 Lorenzo Vlllalonga; Muerte de dama 1302 Stuart Plggott (dirección): HIatorla de la» civlllzaclonea 1. El d e s p e r u r de la civilización 1303 Lourdes March: La cocina mediterránea 1304 Robert Β. Parlcer: Dios salve al nlAo Una novela de Spenser
I M S Spimxia:

1308 Catulo; Poesías 1307 Rudyard Kipling: Capitanea Intrépldoa 1308 Bertolt Brecht: Narrativa completa. 1 Relatos. 1913-1927 1309 Voltaire; Cartas filosóficas 1310 Javier Tuaell: U dictadura de Franco 1311 Juan de Cárdense: Problemaa y secretos maravilloso» de las Indiaa 1312 August Oetleth: Β rsatro de Cthulhu «13 Chrítlen de Troyes: Β caballero del león 1314 EJwratx) Bacon (dirección): Historia de las clvlllzaclonea 2 Clvlllzaclonea extinguida» 131$ Robert Β. Parlcer: Ceremonia Una novela de Spenser 1318 AI-HamadanI: Venturaa y desventuras del picaro Abu L-Fath de Alejandría (Maqamat) 1317 A. J. Ayer: Hume 1318 MIchael Grant (dirección): Historia de laa clvlllzaclonea 3 Grecia y Roma 1319 Domingo F. Sarmiento: Facundo del 1320 ETille Durfielm: Las reglaa del mátodo aoclológlco y otroa escritos sabre MIoaofla de la» ciencias aoclales 1321 Sofocles: Ayax - l a s Traquinla» · Antigona - Edipo Rey 1322 David Hume: Sobre el aulcidlo y otros eiaayoa 1323 Arnold Toynbee (dirección): HIatorla de las civlllzaclone» 4 El crisol del crisllanlamo 1324 Celso: Β discurso verdadero contra los cristianos 1I2S Spinoza: Tratado de la reforma del «itendlmlento Principloa de filosofía d· Deacart·· Psnsamientoa metaflalcoa

1328 Joseph Conrad; La posada de las dos brujas y otros relatos 1327 Marta Victoria Llamas; El libro del mlcroondas 1328 Bertolt Brecht: Teatro completa. 2 Vida de Eduardo I I do Inglaterra. Un hombre es un hombre. El elefantito 1329 A l e j o Carpentler: Los pasos perdidos 1330 David Talbot Rice (dirección): HIatorla de las civilizaciones 5. U A l t a Edad M e d i a 1331 Francisco Ayala: Los u5uφad0rβa 1332 G. K. Chesterton: El candor del padre Brown 1333 Stanislaw Lem: Ciberlada 1334 Manuel Pedraza Roca: El libro del bar 1335 José Lezama Lima: Muerte de Narciso. A n t o l o g í a poética 1336 August Derleth: La máscara de Cthulhu 1337 Joan Evans (dirección): Historia de las c i v i l i z a c i o n e s 6. La Baja Edad M e d i a 1338 Isaac A s l m o v . M a r t i n Greenberg y Charles G. Waugh (selección): Se acabaron las espinacas y otros delitos por computadora 1339 Grupo Rlglos: El libro de las pajaritas de papel 1340 Denys Hay (dirección): Historie de las civilizaciones 7. La época del Renacimiento 1341 M a r i o Bussagll: Atlla 1342 Friedrich Nietzsche: Consideraciones Intempestivas. I Introducción y traducción de Andrés Sánchez Pascual 1343 Blanca Tello y Francisco López Bermúdez: Guia física de España 4. Los lagos 1344 M i g u e l de Unamuno: Paz en la guerra 1345 Ana Castañer ν Teresa Fuertes: El libro del jamón y la matarua 1348 Hugh Trevor-Roper ( d i r e c c i ó n ) : Historia de las c i v i l i z a c i o n e s 8. La época de la expansión Europa y el mundo daade 1559 hasts 1660 1347 José Deleito y Piñuela: El rey se divierte

1348 Fray Torlblo de Benavente ( M o t o l l n l a ) : Historia de los Indios de la Nueva Espafta 1349 Platón: La República 1350 J. H. Brennan: Los engendros del demonio 1. Lobo de Fuego 1351 José Deleito y Piñuela: ... t a m b i é n se divierte e l pueblo 1352 M i g u e l Barnet: Canción de Rachel 1353 Juan Rulfo: A n t o l o g í a personal 1354 Josep Lladonosa I G i r ó El libro de la cocina catalana 1355 J. H. Brennan; Loa engendros del demonio 2. Las criptas del terror 1356 W l l h e l m Baum: Ludwig W l t t g e n s t e l n 1357 O l l v e r Sacks: La jaqueca 1358 Pedro Sarmiento de Gamboa: Los v i a j e s al estrecho de Magallanes 1359 Hans Christian Andersen V i a j e por Eapaña 1360 Simone Ortega e Inés Ortega: El libro de los potajes, les sopas, las cremas y loa gazpachos 1381 Salustlo: La conjuración de Catillna La guerra de Yugurte 1362 Erlch Valentín: Guie de Mozart 1363 Pilar Iglesias; El l i b r o del tomate 1384 Jack London: El lobo de mar 1365 M a r i o Benedetti: Gracias por el fuego 1365 M a r t i n Gardner: La ciencia: lo bueno, lo malo y lo falao 1367 M i g u e l de Unamuno: Andanzas y visiones españolas 1388 Rafael A l b e r t l ; A la pintura (Poema del color y la línea) 1945-1976 1369 Carlos García Gual; Los siete sabios (y tres n á s ) 1370 Pedro Calderón de la Barca: La vida es sueño 1371 Julas V e m e : La lala Miaterloss 1372 A l f r e d Cobban (dirección); H i s t o r i a de las civilizaciones 9. El siglo X V I I I . Europa en la época de la Ilustración

Correspondencl»

t373 Psiirg Rodríguez Ssntldrlán; OlcclonarlQ de las religiones 1374 Pedro Salinas: Poesía cointilets. 1 1375 José Alcfna Franche Mitos y literatura azteca i m Francisco Paez ûe la Cadena: El lihro de las plairtaa da Interior í t n Stanlsfíw Lem: Congraao de fiiturolosía 1378 Manuel M. Martínez Llopls: HIetorIs de la eastronorala eepañolfl 1379 Asa Brlagí (direcclún): Historia da las civilizaciones 10. El siglo XIX. Las condiciones del pragresQ 13S0 PlBtÓn: Eí banquete 1381 Manuel Bamabé Flores: Curiosidades matemáticas 1382 Alejo Carpentlerr Ecue-yamba-o 1383 José Manuel Caballera BoneW Ooiiia vida Antoloela poética 13» Antonio Eacohotado hlitorie de las dragas. 1 1385 Tucldldes Historia de la guerra del Peíoponaso 1386 Miguel Barr»t La vida real 1387 J. H. Brennan Lüa enger>dma del demonio
3. El Bino da los demonloa

1389 Algaiel Gonfaslonas 1390 Jorge Amado Capitanes de la arena t391 Miguel de Unamuno Amor y pedagogía 13S2 Juan Benet Un viaje de invierno 1393 Antonio Eecoliotado Historia de las drogas. Ζ 13M Inmanuel Kant principios metefíaioos de la cisncie da la naturaiaia 13S5 Girolamo Banioni Historia del Nuevo Mundo 1Í9Í G. K. Chesterton La sagacidad dei Padre Browrn 1397 G, W. Lalbnii Filosofía para princesas 1398 Carlos Barra! Antología poítÍca 1400 Bertolt Brecht Narrativa completa, 2 Relatos {1ffi7-f«a) t u l Luis San Valentín La cocina de las monjas 1402 Emmanuel SIeyèî ¿Qui as el Tercer Estado? 1403 Rubén Darío El modem istno y otros 1404 Antonio Escohotado Historia de las drogas. 3 14(K Juan Perucho Loe laberintos bizantinos

1388 J, H, Brennan El mal anticuo

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful