You are on page 1of 2

A mí me gusta enfrentarme al papel blanco. No siento horror vacui, si veo una página blanca pienso: “¡Qué bien!

La puedo manchar”. No conozco ningún niño que tenga horror vacui, esta es una sensación de los adultos. Pertenezco al siglo pasado, no puedo hacerle nada. Lo que no quiero es obligarme a ser moderno, aparte de que lo de ser moderno es muy relativo.

Saber dibujar es saber comunicar. No sé si soy buen dibujante, lo que sé hacer –y perdonad la petulancia y la vanidad- es comunicar. Naturalmente a la hora de plasmar una imagen implícitamente estás creando un texto, pero lo cierto es que primero veo las imágenes y luego nacen los textos, que no son una maravilla pero que tienen mucho que ver conmigo. Escribo o dibujo aquellas cosas que conozco o que siento. Una vez he terminado de ilustrar, me pregunto si un niño va a entender lo que he hecho, de lo contrario, lo tiro todo y hago otra cosa; pero en el momento en el que estoy creando, no pienso en el niño. Fundamentalmente, un buen texto, una buena pintura, una buena película tienen que emocionarte, conmoverte. Entonces significa que hay algo de verdad en ellos.

Decidí ser dibujante de un día para otro, nunca había dibujado.

Creo que este premio es un chispazo para que la gente se acuerde de que hay un mundo infantil que es prioritario, el futuro. El niño que ahora lee estos libros, en 15 años es un adulto que irá a comprar o descargarse otros. Hay que crear el hábito para que después lean.

Nació en Madrid en 1954 y trabajó como estampador y grabador antes de dedicarse a la ilustración de libros infantiles en 1982. Sus dibujos nos transmiten muchas cosas que a veces es difícil hacerlo con palabras y sólo una buena ilustración da ese impacto. A los niños les encantan sus ilustraciones y las interpretan con facilidad. Sólo es posible esto cuando el trabajo se hace con un enorme respeto hacia ellos y adentrándose en sus mundos con complicidad. Sus ilustraciones se caracterizan por un inteligente sentido del humor acompañado habitualmente con un enorme toque de ternura. Capaz de transmitir emociones tanto con una paleta de color intensa, como en blanco y negro. Entre sus creaciones más populares está la imagen del personaje infantil Manolito Gafotas, de la escritora Elvira Lindo. Tiene publicados libros de ilustración en Europa, Asia y Estados Unidos. Ha sido galardonado con el Premio Nacional de Ilustración de 2011 por el conjunto de su obra.

De 0 a 5 años ¿Qué hace un cocodrilo por la noche? Pluma y Tapón Mi laberinto Un bicho raro El secreto de Óscar Cúper es así Óscar tiene frío Cúper, rey de isla Colchoneta Cúper cazador de moscas Cúper, perro volador Coco y la Luna Óscar ya no se enfada Quiquiricosas De 6 a 8 años Olivia y el fantasma Olivia y la carta a los Reyes Magos La Selva de Sara Este monstruo me suena... Me llamo Pablito El maravilloso puente de mi hermano Bolinga Discurso del oso El misterio de la momia locatis El tesoro de Quico El misterio de los huevos de oro Galletas chinas Un castillo de arena El misterio de la flauta mágica De 9 a 11 años 40 historias de bolsillo El árbol de los sueños El palacio de papel Diecisiete cuentos y dos pingüinos Días de clase Rumbo a Marte El libro de las fábulas El hombre con el pelo revuelto De 12 a 14 años Dolor de rosa La Eneada Manolito Gafotas El rastro de El Caracol Cuentos escritos a máquina Manolito tiene un secreto Pobre Manolito Novedades ¡Susie, otra vez con tus historias! ¿Quién anda ahí? Explorar: Empieza por... Una cosa negra

Related Interests