Los Propósitos del Ceremonial

Todo Cuanto crea el hombre, nace en su mente como una idea arquetípica, misma que va adquiriendo definición y forma a través de palabras y conceptos; El hombre vive en dos universos simultáneamente, el real y objetivo que le rodea y forma parte de él, más ese universo mental e interior viene siendo reflejo del objetivo más los valores subjetivos e intangibles que la propia consciencia humana le agrega; La mente del ser humano por su propia naturaleza tiene la característica “sui géneris” de atraer ideas afines a una idea sostenida en la mente humana. A través de la historia humana, el hombre ha tenido múltiples dioses y le ha rendido culto a través de variadas parafernalias en busca de sus favores, sin embargo, estos dioses jamás se han presentado frente al hombre ni tampoco se les ha visto trabajar con sus propias manos para satisfacer los favores solicitados. En la antigüedad dioses y demonios eran llamados por igual como dioses, y bajo esta óptica conceptual me dirigiré a ellos en lo sucesivo; El hombre porta en su interior, sus propios dioses, que no son otra cosa que potencialidades que cobran manifestación como fuerzas que emergen desde lo profundo del hombre, fuerzas y tendencias que el hombre ha antropomorfizado como deidades llegando a ser el ejemplo más claro, el panteón de dioses de la Grecia antigua. El hombre es el creador de todos los dioses que ha tenido la humanidad, a los cuales les dado y da existencia y manifestación a través de él mismo. La creencia se diferencia de la fe, porque la primera es la aceptación incondicional de la existencia de “algo” sin estar sustentada en hechos reales y concretos, la “creencia” podríamos compararla “como” fe ciega, mientras que la fe propiamente dicha, es producto de los resultados concretos y tangibles por algunas experiencias anteriores, los cuales nos llevan a determinar o tener fe en un resultado futuro que aún no tenemos ante nuestros ojos. Los límites potenciales del hombre aún no son conocidos, sin embargo, en base al conocimiento logrado, algo se puede percibir de las posibles potencialidades a realizar como realidades “en” y “por” el hombre mismo. La mente del hombre es tan profunda y enigmática como el cosmos mismo, el hombre solo se posee a sí mismo para encontrar respuestas; La mente es una, pero se puede dividir en tres partes para su estudio: consciente, subconsciente, e inconsciente, el primero aparentemente es conocido, el segundo es medio conocido por permanece en medio del conscientes e inconsciente, y el tercero es desconocido; La psicología actual “trata” de conocer el inconsciente del hombre a través de las actitudes del hombre, sin embargo el inconsciente humana al igual que dios, permanece omnipresente, incognoscible, inefable por sus propias naturalezas, en el momento que el hombre es consciente del inconsciente, este deja de ser inconsciente, como de igual modo dios y el hombre dejan de ser lo que son, convirtiéndose mutuamente en un solo ser cuando ambos

porque para comprender “algo” el hombre debe hacerlo propio y convertirse en ese algo. esta forma o símbolo representa y es mucho más en nuestra mente que la forma misma. “Seréis como dioses” (Gn. La evolución del pensamiento humano va modelando la concepción del hombre sobre el universo. El hombre vive en un universo de símbolos. Cuando una persona de corazón sincero y puro tañe las campanas de su templo. y nos dice que Iblis. El hombre para comprender lo que Dios es. o símbolo que el hombre . Dios y de sí mismo. Los rituales. las palabras mismas no son una verdad por sí mismas. primero debe convertirse en Dios. El hombre no puede comprender a cabalidad a otro ser humano. pero el salmo 82:6-7 dice “Yo dije: Vosotros sois dioses y todos vosotros hijos del altísimo. “La pera”. y reacciona proveyéndonos de un entendimiento y conocimiento en diferentes grados. Los universos objetivos y subjetivos mantienen una relación simbiótica donde ambos alcanzan una realización en la mente humana como una sola cosa. acto. El ser humano es un ser inacabado que se va formando a sí mismo en el transcurso de su vida. ceremoniales y oraciones que el hombre eleva hacia los dioses. sino “como”. sino que son símbolos representativos de una posible verdad. tienen como propósito despertar o atraer ideas y fuerzas afines al pensamiento. 3:22 “He aquí que el hombre es como uno de nosotros”. dado que su entendimiento no puede ir más allá de la intelectualidad. La Sagrada Biblia menciona algo al respecto. acuden presurosos al llamado. Dios como concepto o ideal evolucionara también permaneciendo siempre a la distancia frente al hombre. pero como hombres moriréis y como cualquiera de los príncipes caeréis”… Negar la divinidad potencial en el hombre es negar la divinidad de su creador. “La cuna de Judas” y por último me quemaría vivo con leña verde en la hoguera. quedando fuera de su alcance el sentimiento y emotividad que es una experiencia vivencial de la otra persona. Palabras fuertes que en la época medieval Tomas Torquemada primer inquisidor de la “Santa” inquisición española me torturaría en el “Potro”. y Jehová o los Elohim dijeron según el Gn. Samael o la Serpiente del Jardín del Edén le hiso una promesa a nuestros padres Adán y Eva. el objeto y sujeto se convierte en una sola cosa y un solo ser en el proceso de la manifestación… y ambos en ese momento no son más que lo que se alcanza a manifestar por medio de la proyección y comprensión. los dioses afines a esa vibración. Quizás jamás lleguemos a ser Dios. La mente humana reacciona ante la presencia de los símbolos. ambos no dicen seréis dioses. por ejemplo la percepción de la forma de un árbol no es en sí mismo el árbol.llegan a conocerse y comprenderse a través de la experiencia vivencial y personal. sin embargo y paradójicamente. el hombre mismo no escapa a esta dualidad de universos y cobra realización en su propia mente de acuerdo a lo que sus propios pensamientos y sentimientos han hecho de él.3:5). porque al evolucionar el pensamiento humano.

como ejemplo de lo anterior. concluyen respuestas que emergen sin nuestra voluntad consciente. y para ello. en muchos de los casos. él contesto que primeramente buscaba el conocimiento propio y adquirido en otra encarnación donde si ejerció la medicina. y en base a sus experiencias anteriores. y aunque les llame por el mismo nombre es diferente al resto de los demás. Cada ser humano de acuerdo a su idiosincrasia cultural y grado evolutivo forma y estructura asociaciones de ideas que conforman pensamientos que como resultado vierten luz sobre nuestra consciencia. dado que tú no tienes formación como doctor en medicina?. aunque en ocasiones no nos agrade. recetas. empleos u otra cosa que el orante solicita. despertar nuestras fuerzas interiores para que eleven nuestras peticiones a través del sentimiento y emotividad sincera hacia los dioses. todas sus prácticas ceremoniales y demás parafernalias místicas. y toda ella responde en consecuencia a la acción primaria. La psicología habla de voces internalizadas que tuvieron o tienen autoridad ante nosotros. Subconsciente e inconsciente en ocasiones parecen poseer autonomía propia.sostiene en su mente. un día estando en estado hipnótico le preguntaron ¿De dónde adquieres estos conocimientos. Desde los estratos humanos más atrasados como los más adelantados evolutivamente. y cada ser humano tiene los propios. sin embargo. El hombre para esperar una respuesta de los mundos divinos o internos. sin embargo. es el hombre con sus actos quien les da existencia y manifestación sobre la tierra. ceremonias y oraciones. Existió un psíquico llamado Edgar Cayce que bajo estado hipnótico recetaba y curaba a personas enfermas con magníficos resultados. El hombre al efectuar cualquier acto objetivo o subjetivo trasciende el consciente e invade el subconsciente e inconsciente como una sola mente. y en medio del sueño profundo. Los dioses jamás se presentan en forma material. emergen a nuestra mente la respuesta a nuestro problema. jamás se han presentado frente al hombre ni han bajado con cheques. coincido en el orden de las alternativas como fuentes a las que él recurre en busca de respuestas. muchas veces nos llevamos un problema laboral en nuestra mente a la cama. Dioses hay muchos. los dioses vierten su ayuda a través de canales humanos. y que nuestra propia consciencia responde en los términos de estas autoridades internalizadas. Las peticiones a los dioses son muy variadas y casi todas obtienen una respuesta en diferentes tiempos y forma. el favor es concedido. en nuestra mente vigilica como respuestas a nuestra necesidad. son solo símbolos y alegorías estructurados de tal forma que tienen como propósito agradar a nuestros dioses. o más claramente dicho. porque solo una mente posee el hombre. y por ultimo obtengo las respuestas de la mente cósmica. debe convertirse en el acto mismo. o cuando estamos distraídos y relajados. Estas son las mismas que busca el místico por medio de sus rituales. No puedo afirmar la veracidad de Edgar Cayce. . el acto objetivo debe ir acompañado por el impulso del sentimiento y la fuerza emocional de la persona. la segunda opción es buscar entre las demás mentes la solución.

pues aún en los rituales y ceremonias más oscuros y sangrientos del amazonas de Brasil.Dios no es el mismo para una persona ignorante e inculta que para una inculta. porque Dios como ideal encierra el deseo humano. Todo lo pusiste debajo de sus pies” Sal. y lo coronaste de gloria y de honra. sabiduría. y el hijo del hombre. aunque suena redundante. consciente o inconsciente de alcanzar la felicidad. Digo: ¿Qué es el hombre. late la presencia de Dios como una pulsión hacia la divinidad. sin embargo Dios no desampara a nadie. “Cuando veo tus cielos obra de tus manos. perfección. y paz en la certidumbre de una vida futura en armonía con el resto de la humanidad y consigo mismo… Dios es lo correcto y perfecto. Le has hecho poco menor que los Ángeles. del hombre y la humanidad. amor. para que tengas de él memoria. para que lo visites?. La luna y las estrellas que tú formaste. Le hiciste señorear sobre las obras de tus manos. como tampoco lo es para un criminal que para un San Francisco de Asís. 8:3-6 .