DECRECIMIENTO O BARBARIE

PAOLO CACCIARI

DECRECIMIENTO O BARBARIE
PARA UNA SALIDA NOVIOLENTA DEL CAPITALISMO

Icaria

Antrazyt

ANÁLISIS CONTEMPORÁNEO

Arc de Sant Cristòfol.Impreso en España.Este libro ha sido editado en papel 100% Amigo de los bosques. proveniente de bosques sostenibles y con un proceso de producción de TCF (Total Clorin Free). a. 11-23 08003 Barcelona www. com Primera edición: marzo de 2010 ISBN: 978-84-9888-225-4 Depósito legal: B-989-2010 Fotocomposición: Text Gràfic Impreso en Romanyà/Valls. icariaeditorial. para colaborar en una gestión de los bosques respetuosa con el medio ambiente y económicamente sostenible. Título original: Decrescita o barbarie © Carta-Intra Moenia. . 2008 Traducción del italiano: Stefano Puddu Crespellani Diseño de la cubierta: Josep Bagà © Paolo Cacciari © De esta edición Icaria editorial. a. Verdaguer. Capellades (Barcelona) Printed in Spain . s. Prohibida la reproducción total o parcial. s. 1.

A Tommaso y Rocco .

.

III. X. VII. XI. IX. XIX. XIV. II.ÍNDICE Prólogo. XV. Oriol Leira y Stefano Puddu 9 Nota del autor I. otros placeres 52 Otros trabajos 59 La «farmacéutica de la felicidad» 65 Psicopatología del consumo compulsivo 69 Crecimiento paradójico 75 Tener vs Ser 78 Decrecimiento & Noviolencia 82 El camino y la meta 88 Decrecimiento como antídoto a la crisis 93 Decrecimiento como desmaterialización 101 Decrecimiento como desmercantilización 107 Decrecimiento como proyecto de autogobierno 113 Decrecimiento como acción política 116 . XVII. XVI. 15 La catástrofe somos nosotros 17 Un déficit de inteligencia colectiva 23 Inercias y condicionamientos 29 Empobrecimiento 34 Liberalismo escandaloso 40 A la búsqueda de vías de escape 47 Otros consumos. V. XIII. VIII. VI. XVIII. IV. XII.

La ética del dominador 128 XXII. La ética de la noviolencia 134 Epílogo: Equidad/Sostenibilidad 139 El punto de partida 139 Lo que tenemos delante 143 Qué podemos hacer 145 Bibliografía 149 XX. 8 . La parlamentarización de la ética 131 XXIII.El «binomio trágico»: ética del convencimiento y ética de la responsabilidad 122 XXI.

el feminismo. donde encontramos el ecologismo. Por otro. pero en su versión crítica filtrada por la experiencia del mayo del 68 su utopismo revolucionario.PRÓLOGO Oriol Leira y Stefano Puddu Paolo Cacciari es un autor que se ha movido durante toda su vida entre el mundo de la reflexión.. Procede de la tradición de pensamiento que se ha forjado en la etapa del 68. el altermundialismo. sin dejar nunca ninguna de las tres. Siguiendo un camino parecido al que abrieron en los años ochenta pensadores como Ilya Prigogine e Isabelle Stengers cuando anunciaron una nueva alianza (el ecosocialismo). por estos movimientos Cacciari ha transitado en las décadas sucesivas.. convencido de que el encuentro entre las dos tradiciones 9 . con su empuje transformador de base marxista pero abierto a los movimientos de la sociedad. Entre el rojo y el verde. Por un lado. la más ciudadana y participativa. socialista. implicándose y siendo receptivo a las aportaciones del ecologismo. efectivamente. Esto le confiere un perfil peculiar y un discurso rico. de base libertaria. la práctica del periodismo y la militancia política activa. el pacifismo. Y. bien documentado pero sobre todo dotado de una dirección. su obra es un renovado esfuerzo por tender un puente (una propedéutica) entre dos tradiciones o culturas que la historia ha mantenido alejadas. la obrera.

pero en su caso. Quien lea este libro verá que está centrado en el contexto italiano —un país donde el decrecimiento ha empezado su singladura un par de años antes que el nuestro. cómo tiene que ser cuando la reflexión se «relocaliza» e intenta encontrar solu- 10 . en una reciente entrevista para la publicación Mediapart. fiel a su esfuerzo por conectar las dos tradiciones. defiende que hay mucho en juego con las palabras. o debería serlo. Cacciari converge con la autora al recuperar el término «barbarie». Cacciari va labrando un ecosocialismo profundo alejado de esa otra versión tan laureada que determinadas fuerzas políticas han intentado monopolizar a costa de ofrecer una versión superficial. El título del ensayo así lo visualiza: «decrecimiento o barbarie». Sin lugar a dudas. El decrecimiento bien entendido es noviolento en su esencia. qué palabras consideramos que han sido radicalmente deshonradas y qué palabras es preciso mantener vivas aunque hayan sido deshonradas». lo hace desplazando el lema «socialismo o barbarie» hacia el campo del decrecimiento. y descubrir cómo se articula en Italia un debate intelectual rico de aportaciones de cosecha propia. En este mismo sentido. banalizada e incluso frívola. el decrecimiento es la clave que mantiene unidos los distintos elementos. añadiendo que «si abandonásemos las palabras que fueron deshonradas. Isabelle Stengers. Con una peculiaridad: que es muy explícito al considerar la noviolencia el complemento necesario de este discurso. tanto en valores como en la acción —que. A bien seguro nos puede resultar útil conocer un poco más a fondo experiencias próximas. a nivel teórico y práctico. y que nos hemos de preguntar «qué palabras cedemos al adversario. nos quedaríamos sin palabras». las palabras bien jugadas pueden tender puentes. como en una arquitectura. de hecho. son dos aspectos de un mismo proceso. En el discurso de Cacciari.aún está pendiente.

Galbraith desarrolló hace ya unos años para explicar la manifestación repentina de cambios revolucionarios imprevistos y a veces impensables: la puerta del poder sigue cerrada a pesar de que se va pudriendo por dentro. se parece a la actividad de las bacterias. a partir de la creatividad difusa de la gente y su capacidad de autoorganización. aparentemente invisible pero que con el tiempo tiene efectos macroscópicos inesperados y sorprendentes. Lo que salta a la vista en la descripción de Cacciari —y también si miramos con atención a la realidad que tenemos alrededor— es el hecho de que las experiencias de base inspiradas en estas ideas se multiplican con velocidad creciente. en esto. Pero es difícil prever cuánto puede alargarse este proceso. hasta que por fin llega el momento en que alguien decide derribarla y lo que parecía tan sólido se desmorona por momentos. a través de la participación. Sería deseable que esta lectura sirviera de estímulo para activar también el nuestro. para encontrar. Si la sociedad parece estar activa. Pero Cacciari prefiere plantearse los cambios desde abajo. soluciones viables a escala local. si estamos como parece a las puertas de una crisis energética largamente anunciada. en una especie de hormiguero imparable de micro-actuaciones difusas en el territorio. al lado opuesto la política sigue inmutable y aparentemente impermeable a este tipo de planteamientos. Algo parecido le está sucediendo al sistema de explotación del capitalismo global. Vuelve aquí a la memoria la teoría de la «puerta podrida» que John K. El problema de un cambio de modelo no entra ni de lejos en su agenda. 11 . sin aparentar su desgaste real. La otra hipótesis es la de un cambio catastrófico —tal vez la más probable. y no por la fuerza del impacto sino por la degeneración interna que ha sufrido. En conjunto.ciones apropiadas para situaciones específicas. El poder siempre es el último en darse por enterado de lo que está pasando.

política. en todo caso. como siempre. Por otra parte. el cambio de chip. la fuerza militar como fundamento y garantía del derecho. Para conseguir este objetivo nuestro autor considera fundamental que las dos tradiciones antes citadas sepan apreciar su complementariedad para poder andar en la misma dirección.. Ni tampoco le apetece estarse esperando que el sistema caiga por su propia dinámica de disgregación interna. consistiría un proceso de carácter noviolento. mediática. la crisis puede hacer aflorar el fondo insolidario y violento del sistema en el que vivimos. y no podemos excluir un escenario catastrófico en el que los poderosos se aprovechan de su fuerza (militar. El modelo basado en el crecimiento tiene una apariencia civilizada. Así. Como civilización hemos trasladado al terreno económico nuestros peores instintos. lo que implica reinventar la sociedad y nuestras formas de vida.precisamente. los bárbaros somos nosotros. Por eso es tan necesario el trabajo de documentación y de argumentación del autor. pero se basa en premisas durísimas: la desigualdad estructural. la explotación sistemática de los más débiles. llevando el principio de libre competencia hasta formas inaceptables de canibalismo transnacional. es imprescindible que la tradición marxista sepa aceptar y comprender el innegable proceso de transformación de las «fuerzas productivas» en «fuerzas destructivas» que ya en su momento Marx anunció en El Capital. en el fondo. La otra opción es un cambio de modelo y de rumbo. el primer paso es la toma de conciencia.. Cacciari considera fundamental saber 12 . Especialmente. Cacciari no oculta su desconfianza hacia el poder establecido y su incapacidad crónica de favorecer los cambios.) para aumentar aún más sus privilegios. Estamos descubriendo que. Cacciari sabe que el tren ya está en marcha y si no hacemos algo el choque puede ser tremendo. económica. La finalidad del libro. es mantener alto el nivel de alerta: ya no queda espacio para lecturas ingenuas de lo que está ocurriendo. Así.

Por este motivo. no nos sobra tiempo. de la seguridad.entender el papel que juega el trabajo en la reproducción del sistema y la necesidad de redefinirlo desde otra perspectiva. la confianza. sino entre. por un lado. autodeterminado». trabajo vivo. sino que lo hacen las élites que dominan los mercados económicos». atrapado en la producción de plusvalía en beneficio del capital. Cualquier momento es bueno para empezar este cambio. etc. «cuando se dice que la democracia se detiene a las puertas de la fábrica quiere decir exactamente eso: que no son los hombres y las mujeres quienes tienen que decidir sobre su trabajo. de la falta de límite. sobre qué. en resumen. cómo y para quién producir. puesto que hace una aportación transformadora al defender una economía que preconiza relaciones sociales. trabajo subordinado. democracia en las tomas de decisión. otra manera de producir. y por otro. Marzo de 2010 13 . lo que quiere decir que la vida colectiva tiene que basarse en los principios de equidad y sostenibilidad —como también subraya el título del artículo que hace de epílogo al libro. comportamientos colectivos. lo que supone abandonar el imaginario de la fuerza. no es entre capital y trabajo. Y es precisamente en este punto decisivo que el decrecimiento cobra vital importancia. plantea el horizonte de un proyecto de sociedad ecológica y noviolenta. El decrecimiento. El decrecimiento nos propone volver a una política cargada de ética y de estética. En este sentido coincide plenamente con el diagnóstico que hace John Holloway. la sencillez. al afirmar en una reciente entrevista para la revista Mientras tanto que «la contradicción fundamental insalvable. En realidad. para reorientarnos hacia la reciprocidad. útil. dentro del capitalismo.

14 .

Lyon.1 Una idea de sociedad que integra derechos y deberes. fundada en el inmediato segundo posguerra por Cornelius Castoriadis quien —como él mismo llegó a decir— ajuntaba la izquierda radical crítica hacia el leninismo.NOTA DEL AUTOR Soy consciente de que la radicalidad del cambio de rumbo que aquí se propone no justifica la irreverente manipulación del título que Rosa Luxemburg dió a su Pamplet Junius de 1916: Socialismo o barbarie. comunistas municipalistas. o para ser más exactos un «biohumanismo capaz de recomponer una visión integrada del hombre y del mundo que interprete al ser humano como sujeto interno 15 . Golias. en un marco de democracia auténtica y sustancial. los trozkystas. los bordiguistas. Por mi parte la utilizo porque aún no he conseguido imaginarme una sociedad más densa de sentido que aquella capaz de autoorganizarse pidiendo «a cada cual según sus capacidades» y devolviendo «a cada cual según sus necesidades». justícia e igualdad. Un poco más pertinente es la referencia a la revista Socialisme ou Barbarie. algún que otro anarquista y algunos descendientes de la izquierda alemana de los años veinte. 2005).2 Nada menos que un nuevo humanismo. que he robado a Paul Ariès (Decroissance ou barbarie. Decrecimiento o barbarie es una afirmación fuerte.

16 . La crisi della democrazia. La conciencia de la distancia entre las aspiraciones ideales y las condiciones reales no es motivo para renunciar a actuar por el bien y lo que es justo. Ministerio del Medio Ambiente del Gobierno italiano. Il manifesto degli alfabeti ecologici (El manifiesto de los alfabetos ecológicos). Colihue. 2006.y vitalmente conectado con la naturaleza […] en la causalidad compleja que liga todos los seres vivos» (del Manifiesto de los alfabetos ecológicos). Nadie piensa en alcanzarlas. La democrazia? Uno stile di vita (La democracia. Sostenibilità ed equità (Pensar el decrecimiento. Para profundizar en el concepto de «devolución» véanse los escritos de Roberto Mancini. Crítica al programa de Gotha. 2006 y Miguel Abensour. 1998. L’altrapolitica. www. Redactado por una comisión coordinada por Laura Marchetti. que conducen al fundamentalismo y a la violencia —como temen algunos? Tal vez. Este trabajo es la continuación de Pensare la decrescita. Entre otros. Sostenibilidad y equidad) Carta e Intra Moenia. en VVAA. Notas 1. Città di Castello. Libre interpretación de Karl Marx. Publicado también en la revista Carta. La democracia contra el estado. un estilo de vida). 2. 3.carta. pero ayudan a mantener el rumbo. Como dijo alguien: las utopías son como las estrellas para los navegantes de la noche.3 ¿Utopías peligrosas.org. 2008. pero no creo que haya que temer las utopías.

8 O el desencadenarse de algún tipo de pandemia.3 O las consecuencias del crack de las finanzas y del ocaso de la civilización occidental.5 O el agotamiento de los combustibles fósiles6 . Pero nadie la tiene capacidad de remediarlo.4 O los desórdenes sociales consiguientes a la recesión y a la volatilización de los fondos de pensiones y de garantía. en latín). caracterizado por unos molestos discriminantes de clase. O la vuelta de los nacionalismos y el choque entre civilizaciones monoteístas… Más probablemente. «preventivas y permanentes». O el agotamiento de la capacidad fotosintética de la Tierra. nos suena a amenaza. Hace ya unos años que los expertos del Pentágono nos invitaban a «imaginar lo impensable».I. LA CATÁSTROFE SOMOS NOSOTROS Todo está muy claro.2 lo cual. dicho por ellos. que le hace de criada. puesto que las guerras convencionales. O la revuelta de los habitantes de las periferias de las megalópolis. el apocalipsis por la mano del hombre derivaría de una combinación entre diferentes causas concurrentes. ya son endémicas. 17 . además. Podría ser la guerra atómica. Por eso acabará en catástrofe. que como sabemos juega a dados (alea.1 ¿En qué forma se nos presentará? Esto será una elección de la casualidad. O el aumento de Seis grados (es el título del bonito libro de Mark Lynas)7 de la temperatura terrestre. Estará.

se trata de una tendencia profunda. transitorios».11 al comentar Colapso de Jared Diamond. no nos queda más que confiar en las extraordinarias capacidades de adaptación de los seres humanos individuales a las peores condiciones. Franco Bifo Berardi ha escrito: El declive no cabe tratarlo como un accidente coyuntural. a su vez. o que se escapará de las inundaciones o del asalto de los desposeídos enfurecidos escondiéndose en sus mansiones de montaña. «la historia está constelada de imperios grandiosos que acaban en cenizas». los que se vieron asolados fueron los desinformados. los pobres. Sin embargo.Fracasadas y abandonadas las políticas de control.9 Ya hemos visto que en aquella «catástrofe natural» de laboratorio que fue el huracán Katrina en Nueva Orleans. «y las civilizaciones son. Hasta que no se derrumben las montañas y todo.10 Si la magnitud de las catástrofes será de alcance global habrá sin duda algún privilegiado que se las arreglará para vivir más tiempo escondido en un búnker antiatómico o en una habitación antimotín. o bien —si queremos huir de tremendismos— con el otoño de su historia (tomando prestada una categoría braudeliana). Al contrario. inscrita en la evolución tardo-moderna. los negros. 18 . fenómenos frágiles.12 El apogeo. como una momentánea y lamentable interrupción del crecimiento tumultuoso de las economías modernas. el grado máximo en la gloria del capitalismo. como nos recuerda Marco Deriu. regulación y mitigación de los «efectos indeseados» producidos por la globalización de las «externalidades negativas» del mercantilismo. Pero los medios de que dispone cada uno de nosotros no son los mismos. efímeros. coincide con su fin. ni mucho menos. de los «excesos» del turbocapitalismo universal (o como se le quiera llamar).

desarrollada. con alguna probabilidad.13 del «capitalismo termo-industrial» (Serge Latouche). Esta es la única razón que nos impide alegrarnos ante las infinitas demostraciones del fracaso del capitalismo. ganadora. hay quien incluso afirma que se ha agotado la misma idea de Occidente aparecida hace 2. realmente innovadora e incisiva. son infinitas. colectivo. Giorgio Ruffolo—14 que las capacidades de reestructuración/ transformación de los sistemas complejos y abiertos a la innovación tecnológica. el momento de disociarse. Hay quien considera. tendría que haber llegado para cualquier persona dotada de sentido moral. que ha durado un cuarto de siglo. el objetivo de una buena política tendría que ser evitar que la crisis arrastre también a aquellos que no son responsables de ella (suponiendo que en esta parte del mundo evolucionada. al final de la época de la «economía de desarrollo» (Herman Daly) estrenada con la Segunda Guerra Mundial. Pase lo que pase.500 años con la filosofía griega (Raffaele Salinari). una degradación marcada por una serie de desastres puntuales acompañados de una selección darwiniana de los pueblos más fuertes y de los individuos mejor equipados. como es el caso del capitalismo democrático. realmente existan inocentes). tal vez. una contrastación abierta acerca de los valores éticos y las conductas morales que están en la base de esta 19 . hemos llegado sin duda al cierre de la etapa del neoliberalismo de Reagan y Thatcher.En todo caso. también. nacido hace doscientos años. haría falta un salto en el imaginario social. Para evitar el suicidio en masa o la narcotización de los individuos. de la edad burguesa que empezó hace 500 años con la hegemonía colonial europea. Prerrequisito para una acción disconforme. Una prórroga sin fin del sufrimiento humano. En este caso el escenario más probable sería el declive lento del sistema. y para todos. en cambio —entre ellos. Sería necesaria una crítica al sentido de esta modernidad nuestra. Sea como fuera.

consúltese la página web: http://dieoff. La gran emergencia. una ruptura radical de visión. no mercantilizadas. catástrofe. Un nuevo comunitarismo y un nuevo humanismo capaz de contemplar la Tierra. Para una reseña de las teorías sobre colapso. Editorial Barrabés.15 Una «revolución dulce». Nuestra hora final. cooperativas. El repertorio más clarividente y completo de las causas de la «gran emergencia» socioeconómica y medioambiental de la «era apocalíptica» en que nos encontramos sigue siendo —en mi opinión— el trabajo de James Howard Kunstler. El colapso de la sociedad occidental puede estar a la vuelta de las esquina.org/. Un mundo de relaciones voluntarias. democracia). ruptura que Salinari considera que empezó con el «gran experimento» del pensamiento dual occidental. Una idea de sociedad (no un modelo preconfeccionado en abstracto por presuntas vanguardias) abierta. que supere el pensamiento dualista mente/cuerpo. En definitiva. n.16 Nada menos que recomponer la «escisión en contra del mundo». Para una reseña de la crisis de la filosofía de la historia progresista. como ha escrito Carla Ravaioli. «Progresso. hombre/naturaleza. homologación deshumanizadora. ¿Será el siglo XXI el último de la humanidad? Crítica. Véase también: Martin Rees.17 Notas 1. catastrofe. véase el número monográfico de la revista La società degli individui (La sociedad de los individuos). Una transfiguración de la actual condición antropológica. psicológico. 2006. hasta nuestro propio cuerpo. para salir del armazón cultural. lo viviente.º 31 2008/1.como de cualquier sociedad y que son imprescindibles para regular la convivencia civil. autodeterminada y capaz de autogobierno. Un vuelco respecto a la idea prevaleciente de civilización. lo que es otro de nosotros. de expresar lo inefable y actuar con voluntad de no-potencia. social y político de la modernidad contemporánea (crecimiento destructivo. democrazia» (Progreso. 2007. 20 . violencia sistemática) nos vendría bien un pensamiento realmente erético capaz de concebir lo inconcebible.

Jared Diamond. Planeta de ciudades miseria. 2008. (Extraído del artículo de Roberto Zanini. 2008. Marco Deriu. Naomi Klein cita la declaración de un constructor. Las previsiones son de un «declive» de la hegemonía americana. en «La società degli individui». Climate of Conflict. 8. Longanesi. 30 de enero de 2006. «Modus Vivendi». 11. Recientemente ha salido un nuevo informe Global Trend 2025 del National Intelligence Council (el organismo que incluye las distintas agencias de información) con los escenarios puestos al día para el nuevo presidente. il manifesto del 22 de noviembre de 2008). De Potere nero (Poder negro). Paidós. 6. como consecuencia de la reorganización general de la economía. elaborada por la Campaña para la reforma del Banco Mundial y por el Observatorio sobre Economía. Michael T.º 31 2008/1. Calore!. Six Degrees: Our Future on a Hotter Planet. n. Sguardi sulla fragilità della civiltà» (Catástrofe.2. Fourth Estate. además de un probable refuerzo de la criminalidad en gran escala». Miradas sobre la fragilidad de la civilización). Los conflictos derivados del aumento del caos climático censados por la agencia International Alert y publicados en su informe de 2007. en 21 . Franco Bifo Berardi. Una dictadura militar está tomando forma en el mundo. Véase también los artículos de Raffaele Sciortino localizables en el sitio web www. 20 de julio de 2008). Y gracias a esta tabula rasa tenemos grandes oportunidades». autor de Blood and Oil. decrescita. 2006. en el semanario Carta. decrecimiento.infoaut. con varios efectos colaterales: «El riesgo nuclear va ser superior que en el pasado […] el crecimiento del 50% de la demanda de alimentos […] el aumento de conflictos al estilo de los del siglo XIX para acaparar comida. a cargo de Marina Forti y Marinella Correggia. 9. 4. Foca. publicado en la revista Internazionale del 9/2/2007. 10. «Catastrofe. 2007. nos habla de «energofascismo» con motivo de la «militarización de la lucha global por el control de los recursos energéticos vitales cada vez más escasos». implican 2. Joseph Canizano de Nueva Orleans: «Creo que tenemos delante una tabula rasa de donde volver a empezar. 7. vent’anni di declino». aconsejo la lectura de la Miniguida per capire la crisi della finanza (miniguía para entender la crisis de las finanzas). Un valuoso punto de observación acerca de los efectos de las políticas de desarrollo sobre las poblaciones del planeta lo encontramos en la columna Terra terra del diario italiano il manifesto. La extensión e universalización de la «ley del desarrollo» tuvo su comienzo con el famoso discurso a la nación del presidente Truman en 1949. Mark Lynas. 12. 5. Klare. «Stati uniti. 3. cuyas raíces se basan en los procesos de producción. Debate. El auge del capitalismo del desastre. Colapso.700 millones de personas en 46 naciones. En La doctrina del Shock. Para orientarse en el enredo creado por la economía global. Escribió Franco Bifo Berardi: «El poder global está fundado hoy más que nunca sobre la guerra. en la cultura racista y en el odio interétnico e interreligioso […] la competición ha tomado el lugar de la solidaridad […] la devastación sistemática del ambiente físico y psíquico» (de la edición italiana de Liberazione. Relación del Pentágono sobre cambio climático. agua y otros recursos naturales. colapso. Véase también: George Monbiot. Es la hipótesis en la cual hace años que investiga Mike Davis.org. 13. abril de 2003. collasso.

Monfalcone. 1997. e incluso a través de la luz de la razón.. Storia di una credenza occidentale » (El desarrollo. Historia de una creencia occidental). Punto Rosso. Giorgio Ruffolo. en AAVV. « Il capitalismo ha i secoli contati» (Al capitalismo se le acaban los siglos). Una sola rivoluzione (Paz y medio ambiente. Bollati Boringhieri. 2008. Ruffolo tiene muy clara la sinrazón de un sistema que ha perdido el sentido del límite y afirma: «La parada del crecimiento económico basado en el tener. Lo que significa diálogo con la naturaleza y con las generaciones futuras. es decir. representada por la fuerza de la techné». Y sigue: «Nosotros tenemos la necesidad de reconstruir un ethos basado en la solidaridad biosférica y en la solidaridad de especie. es decir. «Sin alienación (propiedad particular) ni acumulación (explotación..que dividió el mundo entre pueblos y naciones «desarrollados» y «subdesarrollados». Para una historia del desarrollo véase el indispensable Gilbert Rist. Raffaele Salinari. 14. de nuestra fuerza económica. chi ci salverà? Convers/azioni resistenti (Si viene la guerra. 17. 22 . Aquello que Ivan Illich llamaba fuerza del «amor powerless (sin poder)». [. «Lo sviluppo. planteando las premisas para una nueva hegemonía económica de los EEUU. 16. Ambiente e pace. Se verrà la guerra. 15. estéril y autodestructivo. 120). gracias a nuestra racionalidad occidental. 284). a través de nuestros imperios. 9). ¿quién nos va a salvar? Convers/acciones resistentes) Tavolo per la pace e Benkadì (Mesa por la paz y Bencadí). después de la etapa colonial de los imperios europeos. «Esta ‘escisión occidental’ hemos estado promoviéndola lenta pero inexorablemente a lo largo de los siglos. o bien ahorro) no se puede activar ningún proceso de crecimiento de la economía» (p. En realidad. 2008 (p. cuál es el modelo de civilización que nos asegura la vida». es el supuesto necesario para un humanismo transcendente orientado al desarrollo existencial de la especie humana» (p.] La necesidad primaria sigue siendo la de responder a la pregunta fundamental. Carla Ravaioli. Einaudi 2008. Una sola revolución).

gasto militar.). etc. etc. pero las políticas que concretamente se llevan a cabo desde las agencias internacionales y los gobiernos son claramente inadecuadas para contrarrestar la decadencia y la degradación. Ya que —como dice Guido Dalla Casa— «no hay un modelo cultural humano capaz de concebir su propio final». es una patología grave.) como medioambientales (pérdida de biodiversidad.2 Es bien conocido que cada animal está dotado de instintos naturales que le llevan a adoptar las mejores estrategias de supervivencia: reconoce y respeta la sociedad. los científicos se encuentran con dificultades de interpretación nada menores. UN DÉFICIT DE INTELIGENCIA COLECTIVA Asistimos a una paradoja evidente: se reparten premios Nobel y Oscar cinematográficos1 a quienes consideran ya insostenible el actual modelo de desarrollo económico. una comunidad de lemmings) o. Sabemos que el suicidio. practica la 23 . Cuando además se presenta en un grupo entero de individuos (una manada de ballenas. Queda claro que no basta con utilizar argumentos lógico-racionales para derrumbar la insensatez (pérdida de sentido) del modelo actual de desarrollo turbocapitalista. migraciones.II. escasez de aguas. caos climático. urbanización. igual que otras formas de autolesión. como es el caso del homo sapiens. tanto en los aspectos sociales (desigualdades. en una especie animal en su conjunto.

un gusano. Nos advierte Albert Otto Hirshmann: «En toda la creación. ha desatado la agresividad hacia sus congéneres. en lugar de extremar precauciones. de hecho. con toda evidencia. alcanza el equilibrio demográfico y así seguidamente. del cual derivan oportunidad y responsabilidad.. por una elaboración mental lógica y simbólica. se vuelven «cosas» en posesión del hombre. que todo puede ser manipulable. y poco a poco ha extraviado el objetivo del buen vivir. aparentemente sometidas a su dominio como puede serlo en un laboratorio «un cigoto. El ser humano es. Continúa Illich: «una sociedad donde el misterio y la belleza de vivir junto con su propia mortalidad desaparecen». Con 24 . un esperma. previsible. El ser humano. expresión de la vitalidad de la Tierra Madre. Las infinitas formas vivientes generadas por la naturaleza.cooperación intraespecífica. ha embriagado a los científicos y embrujado aquellos que —a través de ellos— piensan que podrán aumentar su poder sobre los hombres.4 En otras palabras. Una pérdida de capacidad instintiva que hay que equilibrar con un aumento de las capacidades cognitivas. utilizable. afinando en el tiempo biológico sus propias capacidades evolutivas. un óvulo fecundado. la idea de que el destino del cosmos entero pudiera depender de la voluntad del hombre. hasta creer que la vida misma depende de nosotros.» Y. de hecho. sólo al hombre se ha concedido el poder de cometer errores. una persona». parece haber perdido desde hace tiempo estas capacidades de vida en armonía:3 ha perdido el sentido del límite. «La idea de que podemos construir el mundo como queremos que sea y como pensamos que deba ser» —como nos dice Illich—5 nos ha llevado a la presunción de omnipotencia. Como dice Paul Virilio: «estamos obligados a la inteligencia». defiende la salubridad de su propio hábitat. huye del peligro. ha olvidado la dimensión física y natural de su propio cuerpo. el ser humano tiene que desarrollar un sentido ético necesario para guiar sus conductas. como dijo Hannah Arendt.. un «viviente calificado».

por efecto de esta ek-sistencia que lo caracteriza. justamente porque el ser humano no es sólo corporeidad sino que también está dotado de extraordinarias capacidades «extra-naturales» («supremacía natural». con los ritmos biológicos. o mejor dicho. pero no es reductible a las situaciones en las que se encuentra atado. Ha escrito Galimberti acerca de la diferencia entre animal y hombre: El animal in-siste en un mundo en general ya preordenado. amenazarlo.7 Como podemos apreciar todos los días. esta es una sociedad que utiliza las adquisiciones científicas no para aprender a respetar y secundar el buen funcionamiento de la vida —matriz de cada cosa—. día tras día. aumentando así los riesgos para todos. vive en un medio que lo influencia.la pretensión de «caminar con los zapatos de la naturaleza». paso a paso para encontrar el equilibrio dinámico con los ciclos vitales. como nos explica Laura Marchetti. es cuerpo.8 Y Luisella Battaglia: El hombre está sin duda situado: tiene cuerpo. la llamaba Marx). con la vida de los ecosistemas en los que se encuentra integrado y de los que forma parte. mientras que el hombre ek-siste porque está fuera de cualquier preordenamiento y. Necesita compensar la pérdida de automatismos sensoriales instintivos haciendo trabajar más su intelecto. sino para obstaculizarlo. este no puede confiar su suerte únicamente a las reglas evolutivas adaptativas. y que se satisfacen en términos de calidad y no de cantidad».6 y obvia las «necesidades que pertenecen a la esfera del ser y no del tener. juega a imitar a Dios en un delirio de omnipotencia y de imposible búsqueda de la inmortalidad. En definitiva. está obligado a darse un mundo. empobrecerlo. 25 .

. porque es el orden social que niega el sentido histórico a la naturaleza. Por esto pensamos que cada hombre y cada mujer tendrían que combatir con todas sus fuerzas al capitalismo. la agencia de la ONU para el medio ambiente..] está sometido a la responsabilidad solemne de proteger 26 . En las concepciones ecologistas no hay nunca ningún tipo de antihumanismo. ningún «odio hacia los hombres».. se declaró: «Defender y mejorar el medio ambiente para las generaciones presentes y futuras se ha vuelto un fin imperativo para la humanidad». protocolos internacionales. tiene que abstenerse de utilizar de forma indiscriminada su fuerza exosomática. como alguien con malevolencia denuncia. desde hace treinta años por lo menos. del derecho— que sobrepasan la dimensión de la vida biológica y se basan en un acto de libertad. en el nombre de ideales y de valores que se encuentran más allá del bíos. la naturaleza y el cosmos si no es a través de la inteligencia. todas estas cosas. Es aquí que se coloca el irreductible momento humanista de la ética: sólo le corresponde al hombre la tarea de hacerse cargo del mundo viviente. con el nacimiento de la UNEP. no el pecador. en la Conferencia Internacional de Estocolmo. en su sentido esencial.10 Se trata de odiar el pecado. debe desarrollar principios de precaución.. manuales que explican con precisión cómo la sociedad humana tendría que reaccionar para hacer frente a la emergencia de los problemas que ella misma ha creado. su próximo. de la cabeza y del corazón: tiene que alcanzar el autocontrol. Si no con estas mismas palabras. de la moral. En el principio primero está escrito: El hombre [. Ya en 1972.] De aquí su actitud para construir un universo de valores —los reinos de la cultura. sin perder nunca el contexto de sentido de su propia existencia.[. se han escrito en declaraciones solemnes.9 Para el hombre moderno no existe otra forma para recuperar una relación asumible consigo mismo.

en una lógica de mejora del ambiente existente. el suelo. son bienes comunes necesarios para la reproducción biológica. que incluye la humanidad entera. La ética de la responsabilidad significa reconocimiento y aceptación de los límites de la explotación de los ecosistemas y se concreta en el cuidado. Y la temporal. global. en 1987: Desarrollo sostenible es un proceso en el cual el uso de los recursos. la dimensión de las inversiones. se deben salvaguardar en beneficio de las generaciones presentes y futuras a través de una atenta planificación y administración. En el segundo principio se lee: «Las reservas naturales de la tierra. el agua. sino que.» Diez años más tarde —con el Informe Brundtland de 1983— apareció la fórmula mágica del «desarrollo sostenible». Esto significa que ha ido avanzando la conciencia de que los efectos positivos de las actuaciones humanas (del desarrollo) tienen que afectar a las poblaciones presentes y futuras del planeta entero. No sólo es inmoral «dejar deudas» a nuestros descendientes. el mantenimiento 27 . Así pues.el medio ambiente tanto para las generaciones presentes como para las futuras. Este concepto se explicitó en el documento Nuestro futuro común de la ONU. La espacial. que incluye el futuro en la esfera de la responsabilidad de la acción humana. no son ni alienables ni privatizables en beneficio de una única parte. incluyendo el aire. los recursos naturales que sustentan este desarrollo pertenecen a toda la humanidad. la fauna y la flora. la trayectoria del progreso tecnológico y los cambios institucionales concurren en su conjunto a mejorar la posibilidad de responder a las necesidades de la humanidad no sólo hoy sino también en el futuro. En la base de estas declaraciones de principio se encuentran dos dimensiones importantes e innovadoras. las generaciones presentes tendrían que dar a las venideras unas condiciones de existencia facilitadas.

2008. 1982. 9. Città di Castello. Maurcel Gauchet. Elèuthera. Una verdad incómoda. 4. Paul Virilio. Gedisa. 2007. La cura del mutamento (El cuanto y el cual. un arqueólogo de la modernidad).15) «El Señor Dios cogió el hombre y lo puso en el jardín del Edén. Véase también el trabajo anticipador de Carla Ravaioli. 163). El sistema económico bajo investigación) L’altrapagina. Conversazioni con Ivan Illich. la administración fiduciaria del patrimonio natural. Pachauri. agosto de 2007. 6. L’alba di una nuova civiltà (El alba de una nueva civilización). Laura Marchetti. David Cayley. 3. Líneas para una nueva visión del mundo) e-book de Arianna Editrice. Luisella Battaglia. La crisis planetaria del calentamiento global y como afrontarla. 8. Cambios climáticos y desarrollo). Dedalo. el premio Nobel ha sido otorgado a su director. 2002 (p. Il sistema economico sotto inchiesta (El desafío del decrecimiento. sin pedir reciprocidad. op. por el trabajo desarrollado por el IPCC. Por ejemplo. 2008. 5. Alle origini dell’etica ambientale (Al origen de la ética medioambiental). L’universalità del disastro (La universalidad del desastre). Feltrinelli. en: VVAA. Por otro lado. 40).amoroso. 28 . Acerca de estos temas. 2008. El cuidado del cambio).» Sin cálculos de contrapartidas. Il quanto e il quale. Ecologia profonda. Laterza. cit. Lineamenti di una nuova visione del mondo (Ecología profunda. 2008 (Cap. 2008 (p. Si esto no pasa no depende de nada más sino de nosotros mismos. El debate también está abierto en teología. Umberto Galimberti. véanse los trabajos muy bien documentados de la «Asociación Eco-filosófica» que publica regularmente un «Cuaderno» y desarrolla su actividad en la ciudad italiana de Treviso. citado por Luisella Battaglia. para que lo cultivara y lo custodiara». 2. Enrique Dussel. Raffaello Cortina. X). En definitiva. La referencia es a Al Gore. Punto Rosso. La sfida della decrescita. Rajendra K. Psiche e Techne. 10. la realización del principio ético que está en la base de cualquier religión y de cualquier relación humana positiva: «Haz a los demás lo que te gustaría que te hicieran a ti mismo. En la lógica del don y de la satisfacción personal. Notas 1. 2005 (p. Guido Dalla Casa. explica en «La civiltà cattolica» Cambiamenti climatici e sviluppo (Civilización católica. 7. Ecologia politica. un archeologo della modernità (Conversaciones con Ivan Illich. quedaría mejor traducido del hebraico en: «para que lo sirviera y lo preservara». que la versión usual del conocido versículo del Génesis (2. 96).

vale la pena señalar un escrito contra los «arrebatos futurológicos y apocalípticos» de los intelectuales de izquierdas. la autodestrucción de la humanidad. que el capitalismo no es el lobo sino una oveja aún por esquilar. Hasta entre los observadores más sagaces y entre los políticos mejor intencionados prevalece el convencimiento de que «el pesimismo no construye futuro»1 y que por lo tanto será siempre mejor ofrecer algún motivo de esperanza. no podemos autoabsolvernos culpando los engañosos mensajes tranquilizadores que nos dispensan sin cesar los negacionistas a sueldo (el gran partido de los liberales-conservadores). ni tampoco podemos responsabilizar los minimizadores que se cobijan entre los moderados (del otro gran partido de los social-liberales). que nos recuerda hasta qué punto se encuentra en expansión la democracia (países con parla- 29 . y que la política reduce los daños. En definitiva sería educado no escupir en el plato donde se come y no olvidar a Anthony Giddens. que ayer vivíamos peor y que de todas formas la esperanza de vida va en aumento. aquellos para quien la verdad siempre está en el medio. INERCIAS Y CONDICIONAMIENTOS Si la catástrofe.2 Por último. se acerca fatalmente sin que nada se le oponga. «empujados por una pulsión masoquista» porque están «exclusivamente interesados en la salida de Occidente».III.

leer los informes internacionales. La verdad es que nadie quiere mirar la realidad de frente. el último día del año biológico de la Tierra en el 2008. Aterrorizados no por el terrorismo de Bin Laden. Somos muertos que caminan.4 ha caído el Earth Overshoot Day. Estamos solicitando la capacidad biológica de 1. escuchar las desesperadas peticiones de ayuda que nos llegan de las multitudes interminables de los «condenados de la tierra» apiñados al margen de las megalópolis. según los cálculos del Global Footprint Network. sino por lo que este simboliza: un enemigo invisible..5 Seguimos bebiendo de recursos no renovables y acumulando residuos no metabolizables. porque nos avergonzamos de nosotros mismos. lo que significa que la humanidad (para ser más exactos: una tercera parte de ella) ha consumido todos los recursos que la biosfera tiene capacidad de regenerar en un año solar y se han emitido a la atmósfera cantidades de carbono y otros gases por encima de su capacidad de absorción. oler el aire que apesta. a quitarnos lo que tenemos. pero tienen el defecto de dejar en la ignorancia y en la impotencia justamente a aquellos que se pretendía ayudar. escondido detrás de cualquier esquina.3 Las mentiras para bien normalmente quedan absueltas en el confesionario. simplemente porque estamos paralizados por el miedo.4 planetas. pero podríamos utilizar otros indicadores más concretos y analí- 30 .mentos elegidos) en el mundo y su símbolo: «el de una antena parabólica para la televisión vía satélite».. dispuesto a amenazar nuestras posesiones. El 23 de septiembre de 2008. probar la tierra que se ha vuelto ácida y el agua contaminada. Hemos sacrificado el futuro al presente (William James). a hacernos retroceder en la escala cada vez más estrecha de los propietarios de la riqueza. Nos hemos jugado el futuro y ahora lo tememos. Preferimos mirar hacia otro lado. La huella ecológica nos proporciona un dato sintético sugerente.

000 millones restantes) están dispuestas a todo por conseguirlo. pero nos vemos bloqueados a la hora de cambiar de rumbo. La causa principal.8 Muy posiblemente es así porque no se les ha ofrecido alternativa alguna. etc. ¿Hacen falta pruebas? Fijémonos: todavía hace unos treinta o cuarenta años por la calle y en los lugares de trabajo se escuchaba cantar.. Nos miramos los unos a los otros cada vez más preocupados. es decir. lo sofoca y envenena. la impresión general es que las poblaciones incluidas en el círculo reducido en el que funciona el mercado (entre 800 y 1.) y políticos (la derrota y destrucción de cualquier diferente forma existente de relaciones sociales y modelos estatales). el sprawl urbano. fuera del círculo del desarrollo sólo hay depravación y miseria.. Se trata un poco de «figuras sociales» desaparecidas. es la urbanización difusa. La hegemonía cultural de capitalismo está alimentada por los éxitos tecnológicos (el nuclear. Escribía Illich: «es inevitable que esta (la sociedad de consumo) conlleve dos tipos de esclavos. el artesano. aunque no sea la única. hechas de costumbres. espontánea. Los intoxicados y los que quisieran serlo. la informática. de ideas adquiridas y aceptadas como dogmas.7 que es como una metástasis que recubre el suelo. El paleta. el ama de casa. el encargado. en Calabria el 26% y en Liguria el 45.6 desde 1990 hasta 2005 el suelo agrícola cultivado ha disminuido en Emilia Romagna el 22%. encerrados en jaulas de fuerzas invisibles.5%. En Italia. los iniciados y los neófitos». creencias. las nanotecnologías. un poco de que se les han pasado las ganas. insatisfechos. según datos publicados en el «Sole 24 ore». las biotecnologías. Como en una película de Buñuel: prisioneros de nuestro imaginario. A fin de cuentas.ticos. En sus adentros cada cual lo entiende: así no se puede continuar. Por ejemplo el consumo de suelo libre. 31 . rencorosos.000 millones de personas) están encantadas de la vida de serlo mientras que las excluidas (los 5.

los desequilibrios generados. constricción y manipulación. Cuanto menores los consensos. que se pueden compensar y reparar gracias al plus de innovación/adaptación que la acumulación capitalista consigue reinvertir continuamente. Que es como decir: el bastón y la zanahoria ponen en marcha a la humanidad. 32 . Los precios sociales y ambientales pagados en esta carrera hacia el mercado.000 millones9 y la de la publicidad superaba los 500. como ya se le llama al continente negro. se justifican como inconvenientes necesarios. incluso el estado de guerra permanente necesario para disciplinar el «ordenado» desarrollo de la megamáquina productiva. pasado mañana la «Chináfrica». en un movimiento constante de aceleración cíclica. más difícil se hace la tarea de cambiar las cosas desde abajo. hoy China. que parecen testimoniar que el camino a seguir sólo es uno y bien marcado.10 La sociedad constituida tiende a reproducirse a sí misma. las injusticias patentes. especialmente la campesina.000. Cuanto más grandes son las dificultades que encuentra. mayor es su tendencia a endurecerse. pronto Rusia. No es casualidad si dos de los principales ámbitos de la economía-mundo que no conocen crisis son la industria militar y la publicitaria. Y al crecer el autoritarismo ejercido desde arriba. la cuota para el gasto militar era de 851. Si el año 2005 el PIB mundial era de 48 billones de dólares. India y Brasil. más obligada se siente a introducir disciplina y dependencia. la pérdida de autonomía y de relaciones sociales de sectores enteros de población.Como confirmación de ello se ofrecen los éxitos de los «países emergentes» (ayer los «Tigres orientales». objeto de colosales inversiones chinas).

7. editado el 23 de septiembre de 2008. Speranze (Esperanzas). Firenze 2006. del que se desprende que en los últimos 35 años hemos perdido casi una tercera parte del capital de vida salvaje de la Tierra y que «en la actualidad nuestra huella ecológica supera la capacidad de regeneración del Planeta en un 30%». La idea del fin del progreso no conlleva la sublevación o la rebelión. Boroli Editore. Fuente: Red «Controllarmi». Il Sole 24 Ore. pero sobre todo inutilizable porque. Ha sido publicado el Living Planet Report de 2008 a cargo del WWF. se instala la resignación. 2008. EMI 2008. Come e perché il mondo continua a migliorare anche se non sembra (No es verdad que todo va a peor. 2. El Mulino. Paolo Rossi. 33 . Una proposta libertaria per una politica dei limiti allo sviluppo (La convivencialidad.Notas 1. pero no moralista y veleidosa. La décroissance à la lumière de la dépense (El decrecimiento a la luz del «dispendio». documento disponible en internet. a pesar de que no lo parezca). No Sprawl. 69). Breve tratado del decrecimiento sereno . más bien el contrario». La Val Padana si arrende alla città (La Val Padana se rinde a la ciudad). incluso si ocurriera. 2009. cosquilleando sus cuerdas más profundas». Ivan Illich. 10. Una propuesta libertaria para una política de los límites al desarrollo). En il manifesto del 2 de abril de 2008. 17 de mayo de 2008. Michele Dotti. nadie podría entonces aprender nada de ello». 5. El autor está movido por la urgencia de movilización política. 9. 2005 (p. Cómo y por qué el mundo sigue mejorando. En Serge Latouche. Alinea Editrice. 8. para implicar a los actores sociales en carne y hueso: «no se puede combatir el régimen del crecimiento por el crecimiento sin tener en cuenta la hegemonía que este consigue ejercer delante de masas consistentes. Véase «AmbienteScienze» Notícias. Jacopo Fo: Non è vero che tutto va peggio. Icaria Editorial. La convivialità. 6. Maria Cristina Gibelli y Edoardo Salzano. 4. Escribe Onofrio Romano: «La gran catástrofe es una hipótesis inverosímil. 3. Es un poco el mismo temor que expresaba Giorgio Galli: «Si triunfa la idea de que las condiciones de vida no pueden mejorar. Marco Alfieri.

Para curar la depresión. a pesar de estar territorializados por las leyes y por los muros erigidos en contra de la emigración. La pobreza se moderniza: el umbral monetario sube debido a nuevos productos industriales que se presentan como bienes de prime- 34 . Cada ciudadano-trabajadorconsumidor está sometido a un chantaje muy concreto: o lo haces así. los condicionantes no son sólo mentales. Hace casi treinta años. trabajas más.IV. o eres inútil. Illich describía así el fenómeno del desarrollo en el Tercer Mundo: Es verdad que los pobres tienen un poco más de dinero. ya no bastan los cuidados de los psicoanalistas sociales. las angustias colectivas. Una masa enorme de campesinos expropiados y expulsados de las tierras de Asia. África y América Latina constituye un ejército de reserva de fuerza de trabajo utilizado para reventar a la baja los niveles retributivos y los derechos de los trabajadores también en Occidente. sobrante. excluido. La globalización de los mercados y la deslocalización productiva hacen que los mercados del trabajo estén en competencia entre ellos. EMPOBRECIMIENTO Lamentablemente. aumentas ritmos y productividad. pero con ese poco más pueden hacer menos […].

El hombre contemporáneo ve su propio crecimiento personal bajo la apariencia de acumulación de bienes particulares. Las cuidadoras se hacen cargo de nuestros ancianos. Como ya pasó en la primera revolución industrial. Como asalariado agrícola gana más. En la cadena de la producción de valor se establece así una carrera permanente entre capital y trabajo donde este queda subordinado a la razón del capital y atrapado sin salida en la lógica del incremento productivo. Actuamos como padres hiperprotectores con su bebé después de cada mamada: cada 35 . para no caer en la indigencia es necesario mantenerse arriba en la posición adquirida en la jerarquía de la división del trabajo: un trabajo sucio y masificado en los países pobres. el riesgo. con un buen margen de beneficios. el progreso de la condición humana en el desarrollo de las capacidades productivas. basado en el conocimiento. En el Tercer Mundo. el crecimiento) ha sido incorporado por los individuos. Las consecuencias son devastadoras en términos de destrucción de vínculos sociales. se ha vuelto la única forma de pensar y de pensarse. pero ¿quién se hace cargo de los hijos de las cuidadoras?2 El imperativo económico (la productividad. podemos estar seguros de que allí se relocalizará una empresa capitalista. pero que siguen inaccesibles a la mayoría […]. gracias a la revolución verde. la competición. El bienestar está incluido en el crecimiento. Para no hundirse en el círculo de los empobrecidos. el campesino ha sido expulsado de su tierra. pero sus hijos ya no comen como lo hacían. capaz de crear una «plusvalía evolucionada». en los países ricos.ra necesidad.1 Mientras haya una niña china que se pueda explotar. Es lo que llaman «ventajas competitivas». la explotación más brutal la padecen las mujeres. y calificado. Así es como nos han condicionado para concebir las cosas.

utilizando como unidad de medida el Producto Interior Bruto. acumular riqueza. El lema es: «enriqueceos». beneficios. el «consumo ostentoso». la razón de toda forma de cooperación social y la obligación moral de cada esfuerzo individual. Recuerdo únicamente —y una vez más— que el 20% más rico del mundo recibe el 74% de la renta mundial. mientras que el 20% más pobre a penas alcanza el 2%. el lujo. Las virtudes en cambio conllevan fracaso económico». Desde los orígenes de la ciencia económica. Los resultados son los que conocemos: las rentas (sueldos. por el efecto de recaída («trickle down effect»). se ha considerado un mecanismo esencial para impulsar el desarrollo y la riqueza de las naciones. El motor es la emulación. intentadlo.5 el mundo se ha vuelto «feudal»: una «casta de cosmócratas dotada con poderes ilimitados» domina la economía y determina las políticas en el planeta entero. Aumentar las producciones.4 El espléndido libro de Hervé Kempf documenta las perversiones del sistema. «¿Cuánto ha crecido la economía?» Desde hace dos siglos esta es la finalidad última de cualquier acción de gobierno. 36 . los índices bursátiles. produce riqueza y bienestar. La teoría que lo justifica es: la riqueza produce riqueza. ampliar el consumo. los balances de las empresas. Por goteo.día al cierre de la Bolsa ponderamos el estado de salud de la sociedad. Las 500 principales corporaciones transnacionales controlan el 52% del PIB mundial. De donde deriva una paradoja evidente: «una sociedad viciada. O. dividendos…) más altas siempre crecen más deprisa que las rentas de la población que se encuentra en la base de la pirámide social. Como escribió Jean Ziegler. por lo menos. como nos recuerda Luigino Bruni.3 Las desigualdades producen «competición posicional» y por lo tanto la economía clásica las considera indispensables para el buen funcionamiento de la economía. que no combate el lujo sino que lo alimenta.

[…] Hay que ayudar al mundo a recuperarse de las trágicas consecuencias de la explotación irracional que destruye más riqueza de la que produce.8 La guerra por los recursos y la crisis ecológica son la consecuencia del que se conoce como «síndrome del pastel».7 Escribió Loretta Napoleoni. de Keynes a Friedman. lástima —escriben Sachs e Santarius— que no tenga en cuenta la «pérdida ecológica» que deriva de la «multiplicación del crecimiento». El rico se enriquece y despojará a más de un pobre. un planeta que posee recursos ilimitados.Seguía escribiendo Illich: El rico afirma que explotando al pobre lo enriquece porque al fin y al cabo está creando abundancia para todos. el marxismo. y las élites de los países pobres defienden esta fábula. este tiene que ser cada vez más grande. a los defensores del libre mercado y a los de la intervención pública. para producir un crecimiento igual de infinito. sin demasiados rodeos: El capitalismo moderno y su antagonista. tienen un corazón común: la explotación hasta el infinito de los recursos. El crecimiento pone de acuerdo a ambas facciones del desarrollo. Con un plantea- 37 .6 Es la teoría de la marea que llega al puerto: A rising tide will lift all boats (un flujo creciente que levanta todos los barcos). las liberales y las keynesianas. Pero es que de Smith a Marx. todos analizan un mundo que no existe. El crecimiento económico estaría en condición de ofrecer al mundo siempre algo nuevo y útil. y además en mayor cantidad. descrito por Majid Rahnema: «Si queremos que todos tengan un trozo de pastel.

3. op.miento así es necesario maximizar la producción [. ahora están privados. el partido del business. No he contado. La convivialità (La convivencialidad…). Noam Chomsky10 escribió: «Los Estados Unidos. Merrill Lynch y Cap-Gemini han llevado a cabo una investigación acerca del consumo de bienes de lujo en el mundo. es decir. republicanos y demócratas». Ombre corte. De Il Sole 24 Ore del 25/6/2008. sobre aquellos que compran jets. 2008. Luigino Bruni. con dos bandos.. Migranti nella tempesta (Emigrantes en la tempestad). Note sul consumo e la felicità (Notas sobre el consumo y la felicidad) en Umanità Nuova (Humanidad nueva) n. de manera que ya no pueden cocinar su pequeño pastel». ver: Ferruccio Gambino. Devi Sacchetto. (p.. ¿Y en el resto del mundo? Notas 1. Ivan Illich. cuántas veces había pronunciado la misma palabra Prodi. en efecto. Ombre corte. Se desprende que en el mundo hay 103. Para un análisis de los desequilibrios sociales de las migraciones. de los que estas personas. pero es probable que no muchas menos. dos años antes. 95) 2. 2004. Del informe de la agencia de la ONU UNDP se deduce que la renta de las 500 personas más ricas del mundo es igual a la de los 416 millones de personas más pobres. yates.300 personas que disponen de una riqueza financiera superior a los 30 millones de dólares.]. son un sistema de partido único. 38 . por un total de 15.9 Guglielmo Ragazzino en el diario il manifesto ha contado cuántas veces Berlusconi había pronunciado la palabra «crecimiento» en su discurso de toma de posesión al gobierno: diecinueve.º 138. 4. De esta forma se olvida —a medida que el pastel se hace cada vez más grande— que este se produce a expensas de millones de pequeños pasteles que la gente producía por sí misma localmente y con los medios disponibles (economía de subsistencia). coches de lujo y vacaciones exclusivas. 2003. a causa de la producción del maxipastel. joyas. obras de arte. Il Nordest e il suo Oriente (El norteoeste y su Oriente).000 billones de dólares. cit.

10 de octubre de 2008. Wolfgang Sachs y Tilman Santrius. Impero della vergogna (Imperio de la verguenza). Il popolo è sovrano e il mercato non vuole (El pueblo es soberano y el mercado no quiere). 8. 2007. Majid Rahnema. Loretta Napoleoni. en Internazionale del 14 de novembre de 2008. Ivan Illich. Il coraggio di fare la rivoluzione (El coraje de hacer la revolución). Politica senza il potere in una società conviviale (Política sin el poder en una sociedad convivencial) l’altrapagina.5. Il Saggiatore. 2007. 10. Marco Troppa. 2007. cit. 2008. 39 . 6. Jean Ziegler. Feltrinelli. en Internazionale. 9. 7. en VVAA. Per un futuro equo. Conflitti sulle risorse e giustizia globale (Para un futuro equitativo. op. De la misma autora: Economia canaglia (Economía canalla). Conflictos para los recursos y justicia global). (p. 95). La convivialità (La convivencialidad…). Noam Chomsky.

hipotecado el futuro de sus hijos y nietos. sino también los europeos. Otras generaciones han sido defraudadas en su futuro. la idea que «el futuro siempre será mejor que el presente». una ideología de la historia escrita por los ganadores de turno sin evidencias empíricas. sindicalistas. políticos. La fe en un progreso lineal en continua y positiva evolución. LIBERALISMO ESCANDALOSO La crisis financiera global que explotó en 2008 demuestra que no son sólo los ciudadanos de los EEUU los que han vivido por encima de sus posibilidades. sociólogos del trabajo plantean la necesidad de una mayor cohesión entre los actores sociales y llegan a invocar una «complicidad»2 entre emprendedores y fuerza de trabajo.V. empobrecido poblaciones lejanas. No es la primera vez que pasa. avances y regresiones. Quien más y quien menos ha comprado a crédito. Un concepto moral con un significado negativo ahora se reivindica en el nombre de la necesidad de unir intereses diferentes en una misma lucha competitiva intraespecífica y entre territorios. ha disipado recursos naturales.1 es una pura construcción mental. enviadas a la guerra. penalizadas por el egoísmo y la falta de criterio de sus padres. Se auspicia ir más allá de la concer- 40 . En realidad lo que hay son altibajos. Y nosotros hemos empezado una de estas bajadas. Para hacerle frente.

más allá del «contrato social» entre el sistema de las empresas y la fuerza de trabajo para realizar una corresponsabilización orgánica. y no sólo para los segmentos de altos ingresos. Se trabaja para obtener los beneficios más altos en el tiempo más corto posible. instrumental. el cómo y el dónde producir y a qué consumidor dirigirse. tarjetas de crédito. El imperativo es la rentabilidad. un ámbito cada vez más profesionalizado.tación. 41 . sino que lo importante es qué multiplicador financiero consigue meter en circulación la mayor cantidad de dinero. ni tampoco de quienes la gestionan. Esto es lo que pretende el mercado del crédito. un puro soporte físico para realizar transacciones financieras. cómo y en qué dirección encaminar el esfuerzo productivo social y de cada empresa concreta. Las herramientas que se utilizan son muchas. mercenario e indiferente a la posible utilidad social del trabajo propio ni de los demás. que implica la misma vida del trabajador/consumidor. La producción material ha llegado a ser un apéndice casual. La cuota de ingresos de las familias que proceden del trabajo asalariado se encuentra en disminución constante. patrimonial y de pequeños accionistas que ha llevado a algunos economistas (Riccardo Bellofiore) a hablar de «englobar el trabajo en el ámbito financiero». En última instancia es absolutamente indiferente el qué. entre otras la participación en los beneficios de la empresa. los automatismos financieros. Lástima que esta implicación no incluya en ningún momento las decisiones estratégicas acerca del qué. etc. créditos al consumo. Quien manda es la lógica del sistema. sino que depende de los «mecanismos del mercado». Estas opciones ya no dependen de la voluntad de los que detentan la propiedad.). cada vez más anónima e impersonal. a la vez que aumenta la parte derivada de las rentas.3 Un «capitalismo popular». la vinculación de la parte variable del salario a la productividad o la ampliación del acceso al crédito (hipotecas.

o bien con finalidades distintas. ahora los derivados inmobiliarios y mañana —hay quien no duda en jurarlo— los que van ligados al nuevo 42 . como los trabajadores. la educación. la lucha contra el hambre en el mundo. se da orden de encender la máquina de imprimir papel moneda. sino subalternos y al servicio del mercado. Su valor depende de quién lo posee y de cómo lo utiliza. en la gestión de sus propios recursos confiados al IOR). por ejemplo. Tercero. incluso de los que nunca han jugado en la bolsa o que pagan regularmente los plazos de la hipoteca. las «burbujas financieras» hinchadas con productos financieros «innovadores» (que ayer contenían los títulos de la new economy. del dinero acumulado y acumulable gracias a los ingresos fiscales de los contribuyentes. Es la demostración de que los estados (liberales) no son ni mucho menos neutrales. no un regalo divino ni tampoco una ley de la naturaleza. luego los futures sobre petróleo y las commodities de trigo y maíz. El dinero es una convención social. los beneficios a los capitalistas. independientes y reguladores super partes. es decir. con la misma facilidad con la que se niega a otros «actores» sociales. Sin esta intervención activa y en moneda sonante el mercado hace tiempo que tendría que haberse declarado en fallida. el dinero se consigue (¡y cuanto!) cuando sirve para garantizar los intereses a los inversores. tiene razón Ratzinger cuando dice: «el dinero no es nada»4 (a pesar de que demuestra poca coherencia. etc. O bien. las rentas a los poseedores de capital. Desde este punto de vista.El crack de los bancos y las posteriores gigantescas intervenciones de rescate realizadas por los bancos centrales y los estados están allá para demostrarnos algunas verdades simples. Segundo. Primero. el dinero que los gobiernos han regalado a los propietarios de títulos basura ha sido extraído de las reservas de los estados. pero el efecto es el mismo. como por ejemplo la preservación del medio ambiente.

nos enseñaban en las escuelas contables. de las autopistas a los hospitales. 20. Quiere apropiarse de todo lo que es susceptible de tener tarifa y aportar liquidez: de las pensiones a las utilities. ya sería hora de declarar inmoral cualquier ganancia única- 43 . 25%. Es un mecanismo depredador insaciable. que absorbe ahorro para canalizarlo hacia los detentores de capital que han ido pidiendo intereses anuales cada vez más altos: 15. para dar una razón plausible a las rentas financieras) son más altos que los beneficios derivados de la producción. Por esta razón el mercado financiero está constantemente a la desesperada búsqueda de cash.6 Hasta que no se rompe la cadena y se hace patente la insolvencia general. ¿por qué motivo el dinero tendría que irse hacia las empresas productivas? Alguien ve en esto el suicidio del capitalismo industrial. Cuando los intereses (el «beneficio sobre los ahorros». endeudada de diferentes maneras. hasta el punto de que la economía real. de las cárceles a los aparcamientos. Beneficios que ninguna actividad productiva podría permitirse nunca. De todas formas. el equivalente del PIB del planeta entero. Los «derivados» (como los Credit Default Swap y las «titulizaciones» que tanta aceptación han tenido entre las administraciones municipales y sanitarias italianas) no son más que instrumentos financieros que permiten trasladar a terceros el riesgo del crédito relativo a una transacción entre dos partes. El volumen de esta cascada de títulos de papel ha pasado en siete años de 2. beneficios y rentas se han entrelazado e integrado. A no ser (y de esto hablamos en el siguiente punto) que haya quien trabaje gratis para nosotros. Producción y finanzas.000 billones de dólares. de los cementerios a las incineradoras. ahora ya depende del crédito.000 a 45. Plusvalías financieras más altas que cualquier tasa de interés.mercado de las emisiones de gases de efecto invernadero y a la economía verde) no son otra cosa sino cadenas piramidales5 en las que el último jugador paga la cuota al primero.

000 billones). destinado a agudizar las tensiones geopolíticas. China está llena de dólares americanos (una reserva de 2.8 Dos tercios de las exportaciones chinas. las arcas de los bancos chinos han podido llenarse de títulos de Estado y de dólares americanos. y consume menos que Italia. De todas formas. una vez absorvido todo el dinero en circulación (con la consecuencia de reducir el consumo. Asia trabaja como subcontrata para Occidente —observa Will Hutton—. lo que conduce a una fase de deflación económica). están hechas por sociedades extranjeras que ensamblan semielaborados y los envían hacia Europa y EEUU. Gracias a este activo en la balanza comercial. por ejemplo.7 Cuarto. donde la combinación existente entre capitalismo (salvaje) y estatalismo (autoritario) permite todavía exprimir a los trabajadores y crear plusvalías enormes y beneficios en la balanza comercial. fusión entre China y América) se basa en un intercambio desigual. Miremos el caso de China: consume un porcentaje de su Producto Interior Bruto inferior del que ahorra. y de absorber sus «créditos tóxicos» incobrables y actuar como banco para préstamos de «última instancia». ¡Un buen negocio! La alianza entre economías occidentales y China (la «Chimérica». Asia es un contenedor que exporta y ahorra. será difícil que China siga con ganas de hacer de paracaídas al declive de las finanzas anglosajonas. En este terreno sería oportuno dejarnos influir por los preceptos del islam. y por lo tanto económicamente precario y políticamente peligroso. el sistema de mercado sólo puede salvarse si sigue parasitando el crecimiento de China y de los demás «países emergentes» de Asia. de títulos de Estado emitidos por el Tesoro de EEUU 44 .mente derivada del préstamo de dinero. incluido el de bienes básicos.

ya está cambiando la geopolítica del capital y sólo podremos salir de ella a través de cambios de sistema. «quemar» 3. en veinte años (de 1982 a 2002) los hambrientos han pasado de 91 a 200 millones. Jean Zigler lo llama «genocidio silencioso»: 5.(922 billones) y sigue prestando dólares a la Reserva Federal para las operaciones de rescate de las entidades de crédito (600 billones y más). il manifesto del 2 de abril de 2008. La de los ingresos de empresas y de profesionales liberales también ha bajado del 19.7%. la sed y las enfermedades endémicas en todo el Planeta. China está atada con doble hilo a la economía americana: si esta salta.9 Hay una relación entre justicia y paz. Las agencias de la ONU.1%. de la Fondazione Nordest. 2.900 billones de dólares (esta es la valoración de la suma de las intervenciones públicas realizadas por los estados para nacionalizar papeles basura) para pagar los trucos y trampas del capitalismo financiero es un crimen contra la humanidad. Notas 1.6% al 40. y son 856 millones las personas cuya alimentación está bajo mínimos. 3. calcularon que sería suficiente una suma de aproximadamente veinte billones al año para reducir a la mitad el hambre. la «fábrica del mundo» ya no sabrá dónde ir a vender sus productos. En definitiva. En África.000 personas mueren cada día por inanición en el mundo. Entre 1980 y 2006 (según los datos aportados por la Banca d’Italia) la cuota que deriva de las retribuciones del trabajo asalariado ha bajado del 50. cuando afirmaron los compromisos solemnes para los Objetivos del Milenio. sus créditos valdrán un puñado de cenizas y. En Italia creo que el primero en utilizar esta terminología ha sido el sociólogo del trabajo Daniele Marini. Por esto la crisis actual es estructural. han aumentado las cuotas 45 . Giorgio Galli. sobre todo.8% al 15. entre derecho a la vida y seguridad —que tan a menudo se invoca y nunca realmente se persigue. En cambio.

8. octubre de 2008. In arrivo i fondi islamici (Llegan los fondos islámicos). La «finanza islámica» sigue los preceptos del Alcorán. Jean Zigler.º 38. primera entre todas: eliminar las causas que impiden un respeto auténtico de la dignidad de la persona. Así lo comenta Stefano Perri. De un discurso a los obispos recogido por la prensa. del juego de azar y de la carne de cerdo.it 5.3% al 20. en gran medida. en plena crisis financiera. Fuente: Campaña para la reforma del Banco Mundial. emitir un especial tipo de obligaciones (sukuk). en Altreconomie. 7. El mundo dispone de los medios y los recursos necesarios para satisfacer las necesidades de todos. Se impide por lo tanto la posibilidad de tener ganancias. pero la tendencia al consumismo y la falta de una voluntad decidida para acabar de una vez con los egoísmos de los estados y grupos de países. de las que sacan unas participaciones a los beneficios de las empresas. 9. cit. Internazionale. 31 octubre de 2008. De un artículo de Roberto Lo Russo en www. el 6 de octubre de 2008. n.5% así como las de posesión de capital: del 12. sino que depende de otros ingresos. Un verdadero salto espectacular. Carlo Giorgio. que permite la compraventa pero prohíbe la usura. contribuyendo cada vez más al desequilibrio entre países.depiliamoci. en detrimiento de las necesidades básicas de las personas». 2008. Carta. o también para acabar con la especulación desenfrenada que condiciona el mecanismo de los precios y del consumo. Tonino Perna. op. Esto pone algunos problemas: «Cuando las familias ven que lo que salvaguarda su propio bienestar no es su actividad de tipo laboral. así. de la pornografía. 4. 46 . La Cina non ci salverà (China no nos salvará). Los ricos bancos de los países musulmanes pueden. que son el correspondiente de las inversions en actividades concretas de la economía real. se da un cambio en sus intereses. no sólo mediante la venta de armas. que explican en parte las características de la revolución pasiva y de la hegemonía de la derecha». Impero della vergogna (Imperio de la verguenza).3% al 23. pensiones) del 17. de la Universidad de Macerata en el diario il manifesto: «Es evidente pues que una parte del aumento de las rentas de capital ha llegado incluso a las familias de los trabajadores». Son cuotas de estos títulos las que se dipositarán en la cuenta corriente del ahorrador. Por esta razón no han invertido en subprime y otros derivados tóxicos y se han mantenido a salvo del crack financiero que se ha producido en EEUU. Ma quanto ci costa? (¿Cuánto no cuesta?). la ley de Dios de la Sharia. sino tampoco mediante los intereses bancarios. en su cultura y en sus valores. 6.7%. Bendito XVI también dijo: «Se necesitan intervenciones valientes.por «transferencias» (es decir. Cada banco islámico tiene una «shaira board» que selecciona las empresas en las que invertir. Will Hutton. También colabora en esta mala repartición alimentaria la ausencia de una administración correcta de los recursos alimentarios causada por la corrupción de la vida pública o por las crecientes inversiones en armamentos y en tecnologías militares sofisticadas.

Caludio Napoleoni. para lle- 47 . Pocos pensadores a lo largo del siglo pasado han llegado a entender dónde íbamos a llegar y han intentado ir en contra de la corriente de pensamiento dominante. Ya no nos gustamos. Danilo Dolci.1 Empieza a chirriar la confianza en el progreso como palanca del bienestar y de la seguridad.VI. anticapitalista. Bateson. Pienso en los distintos filones de pensamiento anticolonialista. libres y guapos») ya no funciona. Georgescu Rogen. incomodidades y angustias derivan justamente del proliferar de actividades humanas arrogantes y contraproducentes. a los pueblos que nos miran desde lejos. André Gorz. Polanyi. Illich. Murray Bookchin. Aldo Capitini. ha bajado nuestra autoestima. imaginemos cómo debemos aparecer a los ojos de los demás. Alex Langer y. Por razones tanto financieras como ecológicas y sociales. Incluso hay quien ha llegado a darse cuenta de que los mayores riesgos. Pienso en Gandhi. El sueño americano de la nueva frontera («haced como nosotros. El modelo de desarrollo industrial de masas implica riesgos socialmente inacceptables. Esta verdad empieza a ser percibida. antiutilitarista. Hemos llegado al final de las ilusiones: «I have a waking up». Kropotkin. imitadnos y seréis ricos. A LA BÚSQUEDA DE VÍAS DE ESCAPE La «megamáquina termo-industrial» no es sostenible.

individualista y competitiva. ni electoral ni política ni tampoco «sólo» social. Ya que cada sociedad es una «sociedad moral». de nostalgias fundamentalistas premodernas. es capaz de crear inmensos privilegios para sus élites? Estamos pagando una derrota histórica de la izquierda política que pone en duda la plausibilidad de sí misma. construir y destruir cantidades cada vez mayores de energía. Lo que nos falta es la capacidad de proponer un sistema de valores compartido. Marco Revelli. vidas humanas.gar hasta nosotros. una profunda mutación antropológica. Sin un marco aceptable que permita tener juntos intereses distintos no se da ningún pacto social. arrastrados (en la Unión Soviética como en Occidente) hacia la competición en el terreno del desarrollo. trabajar y malgastar más. es decir.. mientras los comunistas. de la investigación y de la «sociedad de la abundancia». Amoroso. Por su lado. y en cualquier caso enemigos del progreso. Exactamente lo que está pasando hoy en día: una disolución de los cuerpos sociales populares que se recomponen en un imaginario simbólico metapolítico consumista. Locos.. Latouche. culpables de un furor ideológico preconcebido. de consenso. unas formas de vida y de relaciones sociales para que valga la pena implicar las propias 48 . es decir. Zanotelli. si no la sociedad burguesa. otros de conservadurismo. los pocos conservadores ilustrados han sido callados incluyéndolos en las filas de la oligarquía dominante.2 Una derrota no sólo táctica. Estamos en medio de una crisis cultural. Petrella. Ya que no hay quien sepa mejor que el sistema de mercado producir y consumir más. Vandana Shiva. Lo que le falta a la izquierda es una visión del mundo y una narración de las cosas que visualice como deseable y conveniente una «alternativa de sociedad». materias primas. que se autodefinían como tales. de oscurantismo. ¿quién. han sido derrotados. Todo esto. teórica. Algunos han sido tachados de «comunismo». de «hegemonía». o de estar haciendo el juego a la derecha autoritaria.

pobreza y analfabetismo generan impotencia» (Hannah Arendt).energías individuales. sino una revolución cultural. El final del paradigma economicista. Peor aún son caldo de cultivo para las derechas reaccionarias. En un magnífico artículo de intercambio crítico con las posturas del Mauss (Mouvement Antiutilitariste en Sciences Sociales). en lugar de un crecimiento de la potencia.4 En la misma longitud de onda Loretta 49 . de la competición a la cooperación.3 Más recientemente. por mucho que sea concluyente y dictada por la situación real. Ruffolo escribió: «Pero esto requiere un cambio radical de paradigma. Sería oportuna la apertura de un conflicto dentro y más allá de nuestra modernidad. Un desarrollo de la conciencia. en lugar del tener. de la autonomización de la economía. es decir. para reintroducirla en el ámbito de una sociedad que haya recuperado la conciencia de los límites naturales y de la necesidad de solidaridad social. cultural y moral antes que económico: el paso de una economía de crecimiento a una economía de equilibrio. Giorgio Ruffolo afirma que la «economía social» se coloca de lleno en una «utopía concreta». ya que: Una radical reorientación de la especie humana. Para obtener esto no basta con la crítica. Bien al contrario. desde la carrera actual literalmente insensata hacia una condición de equilibrio. o incluso antropológica. Necesitamos alternativas creíbles y practicables. Del ser. no sólo pide una reforma de la economía. en la esperanza que esto produzca un efecto pedagógico automático de toma de consciencia en las personas. de estado estacionario». Nos haría falta una teoría de la transformación encarnada en la realidad y practicada en primera persona por actores sociales verdaderos. sabemos que «hambre. Ni tampoco no se puede simplemente esperar a la orilla del río hasta que llegue la catástrofe.

7 El choque entre «sociedad constituyente». Si esta capacidad de imaginación encuentra la forma de relacionarse colectivamente y va junta con un proyecto social argumentado.. para poder discernir la voluntad de Dios». un germen de autonomía. es de sistema. las transformaciones históricas son incesantes y chocan inevitablemente con las estrategias de autoconservación actuadas por las instituciones existentes. libre de cualquier conformidad. innovadora y las «instituciones sociales existentes». irreductible capacidad de imaginación.. se transforma en una potencia creativa. como transgresión o como contestación.Napoleoni: «Para salvar el mundo hace falta una revolución teórica.] es necesario ayudar al mundo a rehacerse de las trágicas consecuencias de la explotación irracional que destruye más riqueza de la que produce». [.] hace falta un gesto radical: inventar una teoría nueva.. A pesar de las apariencias. [. una fuerza que pone en entredicho «las formas sociales existentes del hacer y del representar». un «imaginario social constituyente». los poderes constituidos. sin guerras civiles y sin violencias sociales cuanto más democrático sea el régimen democrático que la rige. Cualquier organización tiene su oligarquía.. escribe Pablo de Tarso a los romanos. es fisiológico.. en su psique. Él escribió más o menos esto: cada ser humano.6 La idea de que cualquier individuo lleve dentro de sí una aspiración a lo verdadero y una capacidad de discriminar lo que es bueno hacer y lo que no lo es está presente también en Gandhi y en el pensamiento cristiano: «No os conforméis con la mentalidad de este siglo: tenéis que transformaros renovando vuestra mente. una original. posee de raíz. Tanto más fácil será una transformación incruenta.5 ¿Por dónde empezar en esta tarea enorme? Tal vez nos puede ayudar Castoriadis.] el problema no es contingente. [.. Esta capacidad de imaginación se manifiesta siempre como sueño o como desviación psíquica. considerado singularmente. Cuanta más participación de los indivi- 50 .

debido a la escasa fertilidad de la «producción intelectual». cada vez más extraparlamentarios y a-democráticos. Sulle strade dell’impero proclamando il Dio della vita (Pablo. Paolo. Emi. antes que ambiental. 4. cierra el artículo con una fuerte provocación. y las demandas sociales. realizando así un deseo de Freud. de ciudadanía. La rivoluzione democratica.duos y de la comunidad haya en el proceso político-deliberativo. cit. Que los economistas proyecten una economía orientada hacia el equilibrio. Sinistra Destra. 7. 2001. Es la parálisis de cualquier canal de conexión entre los poderes constituidos. Il capitalismo è un treno in corsa verso un abisso. y los psicoanalistas. Finalmente. se declara muy escéptico sobre las posibilidades que una similar «revolución cultural» pueda realmente producirse. 7 de julio de 2006. Fermarlo? Si può. Giorgio Ruffolo. socráticamente. Il rischio nell’età globale (Condición humana. Conditio Humana. Marco Revelli. 3. op. se vuoi stabilizzazione. 2. 12 novembre 2008. Laterza. que los sociólogos diseñen sus instituciones y los filósofos. de derechos. 2008. es una crisis de funcionamiento de la democracia. las formas de curar una sociedad enferma». Que realice la utopía de una economía estable y solidaria). La identidad perdida). Elèuthera. 5. Notas 1. Teoría y proyecto del autogobierno). Ulbrich Bek. aunque considere que sea necesario «imaginar un recorrido nuevo». Giorgio Ruffolo. por los caminos del imperio proclamando el Dios de la vida). tanto más las instituciones serán permeables y disponibles a su autotransformación. Por esto es posible afirmar que la crisis actual. Pero sólo con una revolución antropológica. Alex Zanotelli. 2008. Laterza 2007. Teoria e progetto dell’autogoverno (La revolución democrática. Cornelius Castoriadis. 6. 51 . de hecho y de derecho. las formas de la buena vida. El riesgo en la era global). Loretta Napoleoni. Ma solo con una rivoluzione antropologica. Chiamiamola. L’Espresso. L’identità smarrita (Izquierda derecha. ¿Pararlo? Se puede. antes que económica y social. pidiendo que «los intelectuales (parafraseando Marx) dejen ya de explicar el mundo y se comprometan a actuar para cambiarlo. Ruffolo. La Repubblica. ya que «la tendencia actual al crecimiento insensato es insostenible». pero también de sentido. Che realizzi l’utopia di un’economia sostenibile e solidale (El capitalismo es un tren que corre hacia un abismo. lo que está en la base del peligroso enloquecimiento de nuestra modernidad.

si no imposible. solo o en pequeños grupos. Las vías de insurrección y revolucionarias en la tradición de los movimientos obreros y de liberación nacional ya son arqueología política. sino —como escribe Andrei O’Hagan—2 «para liberar aquella parte de nosotros que es esclava de los bienes terrenales y de las funciones corporales». y evitando res- 52 . monásticas. cuanto menos trabajoso. desertar es. devastando ecosistemas sensibles. las alternativas parecen difícilmente viables. malgastando en un mundo de hambrientos.1 A los activistas de los «nuevos estilos de vida» se los pinta como evangelizadores ecofanáticos cuyas acciones estarían hechas no por el afán de salvar al planeta. Pero ¿cómo y dónde ir? Cada individuo está atado con un hilo doble a los engranajes del sistema. sustraerse. OTROS PLACERES Hay quien quisiera evadirse. En definitiva para poner a salvo la conciencia de los sentimientos de culpabilidad por el daño del que somos conscientes que causamos. Somos prisioneros de condicionamientos culturales (la colonización del imaginario no permite concebir utopías de sociedades diferentes) y. cuando no son trágicos ejemplos de inversión de los fines. OTROS CONSUMOS. sobre todo. Las estrategias noviolentas basadas en la modificación de los estilos de vida siempre han sido ridiculizadas y denigradas como opciones personales. comunitaristas. Disociarse.VII.

redes de productores biológicos.org/). huertas urbanas (http://www. grupos de compra solidaria y tiendas ecosolidarias (http://www.org/). reductores de caudal.com/). aldeas en multipropiedad. ¿por qué no podría hacerlo la humanidad entera? El listado de acciones posibles crece sin cesar.compartir. Intento hacer un primer recuento desordenado. bancodeltiempo. gimnasios populares. ni tampoco voluntarios comprometidos en obras caritativas o grupúsculos de experimentadores de estilos de vida sostenibles.org/ es/). bancos del tiempo (www. tal como se me presentan a la cabeza: techos fotovoltáicos y palas eólicas. coches y bicicletas compartidas (http://www. yogurteras caseras. Por otra parte.3 Habría en cambio muchos ejemplos positivos que nos demuestran que es posible vivir de otras formas. trueque.sindinero.couchsurfing.net/).com).horturba. vegetarianos. distritos de economías solidarias (http://www. monedas locales. curación con remedios homeopáticos y medicinas alternativas.comerciojusto. tiendas del mundo. bombillas de bajo consumo. alentado por una creatividad colectiva espontánea y sincera. objetores fiscales al gasto militar. participación a la jornada de la no compra. critical 53 . boicot de los productos de OGM (transgénicos) así como de las multinacionales que utilizan el trabajo de menores o esclavos. grupos de guerrilla gardering (constructores de jardines en espacios desaprovechados). parece que no se ven por ahí santos ermitaños. mercados campesinos.ponsabilizarnos de las consecuencias de nuestros actos. alojamiento gratuito para viajeros (http://www. economiasolidaria. bio-bancos. viajes compartidos en automóvil. grupos de finanzas mutualistas y de microcrédito. org/ y www. compras a granel o eligiendo marcas blancas. mejor si es en autoconstrucción. comunidades. jarras para filtrar el agua. y de los productos que utilizan publicidad engañosa. comidas y compras al «km cero».4 La pregunta que debemos plantear es la siguiente: si una persona consigue (aunque no sin dificultades) vivir sin causar daño a nadie. comunidades de vecinos sostenibles.

bienestar de comunidad y de proximidad. a pesar de que no me parece que la batalla de los precios se haya librado aún. en un mundo rural en vías de extinción. monedas complementarias. y la menor distancia posible) y de la trazabilidad de la cadena en todo el proceso. boicot de los bancos armados. radio y TV de calle. de experiencias muy dispares: desde las totalmente autogestionadas de los «Mercados sin mercaderes» organizadas por terra/Terra. 54 .6 El potencial de expansión de estas prácticas es enorme. Organizaciones de agricultores de la envergadura de Coldiretti empiezan a pensar que el único futuro económico posible para los pequeños productores. en Italia. Algunas de estas experiencias empiezan a ser asumidas por las organizaciones sindicales y políticas7 en clave de defensa activa contra la subida de precios. además del medio ambiente. es el del circuito corto (con el mínimo de intermediarios posibles.5 a la de las huertas urbanas que ya están previstas en el planificación urbanística de muchos municipios. verdaderas «cuotas de mercado» que se pueden sustraer a los vectores tradicionales. del trueque por internet al «mercado del último minuto» que recupera las sobras de alimentos de los supermercados. ciudades en transición… Se trata.mass (bicicletada masiva que se lleva a cabo el último viernes de cada mes en más de 300 ciudades de todo el mundo) y carril para bicicleta. Potencialidades incluso más amplias podemos encontrarlas cuando se da la integración con otros sectores del movimiento cooperativo y mutualista que se cuida de las personas. a los «Mercados agrícolas» o a los grupos de compra solidaria. Slow food ya hace años que guía la reconversión cualitativa de las producciones agrícolas locales. como sobre todo en términos evocadores de modelos de organización social diferente. programas de código abierto. tanto en términos cuantitativos. Periódicos de carácter económico como Il sole 24 ore empiezan a dedicar páginas enteras. como es evidente. Obteniendo éxitos incondicionales.

participación». cooperación.También no pocas administraciones municipales se han mostrado disponibles a favorecer la difusión de «estilos de vida» marcados por la sobriedad. pero por suerte ya se han hecho unas reseñas completas y detalladas. de la propia región. es decir. paridad. bajo el signo de la «reciprocidad. como en las experiencias del Parque Natural de Aspromonte bajo la presidencia de Tonino Perna. empezando por el uso de las bicicletas y de medios de transporte colectivos.8 Un ejemplo de integración de éxito ha sido la mesa romana con treinta y nueve organizaciones de la «otra economía». o por la recogida diferenciada de residuos puerta a puerta. que apoya a los comerciantes comprometidos para no pagar sobornos a la mafia.13 Aquí nos interesa señalar.10 El encuentro entre economía local solidaria y ciudadanía activa puede dar lugar a sistemas evolucionados de gobierno del territorio. lo que representa la verdadera calidad de nuestra vida». con el nacimiento de una moneda local complementaria y un sistema participado de vigilancia antiincendios. que han dado lugar a una Carta de principios y una verdadera «Ciudad de la otra economía» en el barrio de Testaccio. y mucho más. Otro salto de calidad se da cuando la capacidad de cada individuo de reflexionar sobre sus consumos y estilos de vida se une a la de la entera comunidad de su territorio.14 que antes del mercado y del Estado existe una «sociabilidad primaria. 55 . transparencia. Pero es la experiencia No-TAV11 la que nos indica cuánto camino se pueda hacer persiguiendo la idea de la «soberanía» local. acerca de la propia ciudad. solidaridad.12 El listado de las experiencias positivas puede ser muy largo. Un ejemplo extraordinario lo tenemos en el Comité Addio pizzo9 de Palermo. unos intercambios que podemos hacer en el plano de la reciprocidad y del regalo. inclusión. junto a Jean-Luis Laville.

218).15 Debe generar instituciones adecuadas. Zero Rifiuti (Zero residuos). O. los carriles para bicicletas y la generación difusa de energía. n. normativas oportunas. a los efectos negativos del declive del modelo económico hiperconsumista. recursos dedicados. Otros. 56 . por lo menos. 2006. lo que necesitamos es política. Notas 1.º 27 septiembre de 2008 (p. la generosidad y la disponibilidad de los individuos son necesarias pero no suficientes. Consumidores. al trabajo y a la empresa. o bien por antiglobalizadores a la búsqueda de un nuevo código antagonista». Andrew O’Hagan.Giorgio Osti. en: Internazionale. los bancos del tiempo. Aldo Bonomi. en cambio —y yo entre ellos— opinan que un millón de pinchazos pueden deshinchar un globo que había crecido demasiado. El cambio debe de llegar a afectar a la estructura de base de la sociedad capitalista. quien define el decrecimiento como «un programa compartido por una pos-burguesía occidental tentada por una secesión de los liberales. 2. Il Mulino. Consumatori. La desproporción entre las fuerzas en juego es evidente. Una vez más. (Decrecimiento y consciencia de lugar) en Communitas. Es verdad. I nuovi asceti. Hay quien piensa que el pueblo liliputiense puede apresar al gigante sólo en las fábulas. de todas formas. a la recesión económica. que para tener la fuerza para influir a las grandes corporaciones en los mercados transnacionales. otra política. Decrescita e coscienza di luogo. liberarse de todo aquello que impide el cambio.No es fácil afirmar que este tipo de relaciones pueda suponer ahora mismo una respuesta al «crecimiento negativo». imprese e istituzioni di fronte alla crisi ambientale (Los nuevos ascetas. 3/8/ 2007. Es difícil pensar que se consigan cambiar las reglas económicas del mundo empezando por los grupos de compra solidaria. empresas e instituciones frente a la crisis ambiental). Véase también el conocido sociólogo Bonomi.

En: VVAA. 2 de julio de 2008. ha nacido la Red de los municipios virtuosos. 11. Liberazione. Feltrinelli de 2008. no nos gusta y hace falta cambiarlo. Sms. Con los juguetes te dejan hacer [. Dizionario dell’altra economia (Diccionario de la otra economía). Escribe Franco Bifo Berardi: «Hace falta devenir el ejemplo viviente de un estilo de vida en que el bienestar se una a la sobriedad. 10. «terra/TERRA» dice que quiere «experimentar un modelo de economía que comprometa mutuamente al productor y al consumidor para subvertir las cadenas de distribución y eliminar los pasos intermedios. la pasión. Se verrà la guerra chi ci salverà? (¿Y si llega la guerra. 13. El Comité autodefine su iniciativa como una «guerrilla comunicativa en contra del pizzo» y se dirige a los ciudadanos consumidores recordándoles que «una parte de lo que acabamos de gastar entra en las arcas de la mafia» (www. 14. 8. voluntario de Libera. pero el riesgo es que seamos como niños que hacen juegos de construcciones dentro del box. Tenda della pace (Tienda de la paz). Sobriedad. stili di vita ed esperienze di un’altra società (La nueva mutualidad. un riesgo serio ya que en esos ‘juegos’ ponemos el alma.addiopizzo. Luca Mercalli y Cinzia Sasso. la profesionalidad. ha expresado bien el estado de ánimo que a menudo sienten los operadores que actúan en el ámbito social: «Este mundo. Davide Mattiello.] pero existe el riesgo de perder el fin confundiéndolo con los medios. Le mucche non mangiano cemento.3. en Liberazione del 1 de junio de 2008. 5. el placer y el gusto» (http://terraterra. 4. Jean-Luis Laville.org). 7. 57 . estilos de vida y experiencias de otra sociedad). valorando las relaciones sociales.. Il nuovo mutualismo. concejal en el municipio de Colorno (Reggio Emilia). quien se autodefine como «animador de patronado». 2000.noblogs. Sobrietà. Entre todos. recuerdo: Lorenzo Guadagnucci.. Torino de 2004. Viaje entre los últimos pastores de la Valsusa y el avance del cemento). Las Acli (sindicato católico) de Venecia han creado un grupo de compra reservado para familias pobres. quién nos salvará?). Marinella Correggia..». 2008. Por iniciativa de Marco Boschini. Se llama «pizzo» la cuota que la mafia pide a los comerciantes para ejercer su actividad sin incurrir en represalias. Monica Di Sisto. la felicidad a la generosidad y la producción sea compensada con el ocio y la dulce pereza. 6. Viaggio tra gli ultimi pastori di Valsusa e l’avanzata del cemento (Las vacas no comen cemento. Feltrinelli 2008. Manuale di ecoazioni individuali e collettive (La revolución de los detalles. Monfalcone. Manual de ecoacciones individuales y colectivas). La riqueza es el placer de ser. (Cómo vivir sin gastar ni un euro). Come vivere senza spendere neanche un euro. La riqueza no tiene nada que ver con el consumo compulsivo ni con la acumulación obsesiva. La rivoluzione dei dettagli. el gozo del tiempo». Action y Rifondazione comunista han lanzado los Gap (Gruppi d’acquisto popolare) empezando por proveer pan a precio indexado. Sapere. TAV es la sigla de Tren de Alta Velocidad. 12. 9.org). tal como es..

tal como dice su Manifiesto. es «aumentar la eficiencia con la cual utilizamos el agua.] al servicio del uso más ahorrativo de los recursos».decrescitafelice. El objetivo. la energía y el suelo [a través de] tecnologías más inteligentes [. www.it 58 .. Es aquí donde se inserta el trabajo de Maurizio Pallante del Movimiento para un Decrecimiento Feliz.15..

vida) que se genera principalmente en las relaciones de producción. informatizada. las de especie (antropocentrismo) y. Es a partir de la relación de trabajo. en la empresa capitalista (más o meno concentrada. y el trabajo obligado. que genera cooperación y relaciones sociales. las generacionales.VIII. estructurada en red. naturaleza.). las de lugar (coloniales).1 La relación laboral reverbera sobre la social. estructurado.. mujeres. muchas otras más. que se configura el orden. que luego reverberan en cada ganglio de la sociedad. traballum. las étnicas (racismo). el funcionamiento y la organización social más general. OTROS TRABAJOS En la base de nuestra sociedad está una contradicción irresoluble entre la idea de trabajo como actividad creativa (faber). Todas se aguantan juntas y concurren 59 . que pide esfuerzo (work. subalterno. regulado bajo jurisdicción en el derecho comercial. terciarizada. difusa.. palabra estrechamente relacionada con la tortura). Esto depende del dominio del capital sobre los otros (hombres. Es en la «fábrica». así como concretamente se ha determinado. Es absurdo establecer jerarquías de importancia entre ellas. a lo largo de la cadena de producción de la plusvalía que se generan las primeras formas de poder y de jerarquía social. sumándose y superponiéndose a las otras: las de género (patriarcales). mirándolo bien.

reducidas a objeto. Ocurre así que las personas y las materias se reducen a su forma servil. de «alma y cuerpo». enajenadas y poseídas por otros. mercancías privadas de su significado. Es aquí donde se produce ese «intercambio» entre vida (la del trabajador y la de aquellos elementos de la naturaleza que se incorporan como «factores» de producción) y cosas. constituida como un todo en el mismo tiempo y en conjunto. cosificadas.para formar ese mix de contenidos opresivos que caracterizan la sociedad de hoy. está la del trabajo. El capitalismo se funda en efecto sobre una determinada relación entre capital y trabajo así como (en cadena larga y globalizada de la división internacional del trabajo) entre centro y periferia. Entre todas estas formas de poder. el hacer concreto. El capitalismo ha conseguido tener mano libre en el uso del trabajo y la naturaleza utilizándolos como combustible en el proceso de producción. útil. La disolución de una no implica ninguna consecuencia automática sobre las demás. mercancías. consciente. que está guiada por el imperativo del crecimiento de los beneficios y de la acumulación del capital. material e intelectual. máquinas. y perpetúa y acentúa las discriminaciones y las desigualdades de género. a través de una triple ruptura y separación: la del individuo de su propio trabajo (y por lo tanto del placer de su autorrealización) debido a la cesión a un tercero de su tiempo y de su «saber hacer». Un proceso de liberación debe intentar conseguir el desenlace de todas. como aportación al cuidado de las necesidades de los 60 . Es aquí donde el capital consigue realizar el milagro metafísico de la disociación de la «materia» (cuerpos humanos y recursos naturales) de su esencia viviente en sí y por sí. la de la relación social de cooperación del trabajador con otros individuos debido a la pérdida de condivisión de la utilidad social del fruto de su propio trabajo entendido como don. el trabajo autónomo en la relación de producción heterónoma. entera y completa.

en lugar de ser una forma de organizar nuestros asuntos comunes. El Estado se convierte en una cosa. la de la relación entre individuos y naturaleza con motivo de su mercantilización (fuerza de trabajo y materias primas). según escribió John Holloway: El dinero se convierte en una cosa. se alimenta de relaciones sociales y destruye vida.4 Illich se había expresado casi con las mismas palabras: «La ‘gran organi- 61 . en lugar de seguir siendo sólo una relación entre diferentes creadores. La naturaleza se convierte en una cosa que utilizamos para nuestro provecho en lugar de ser una interrelación compleja de las formas de vida que comparten este planeta...] y hace de él el elemento de una máquina».demás.. un tiempo que nos dice que mañana será igual que hoy. así. poseída por el afán del crecimiento.2 Ha escrito Hirshman: La sociedad industrial ha tendido a vaciar el trabajo de sus elementos afectivos y expresivos y transformarlo en una relación puramente instrumental: se trabaja para «producir» una renta. El tiempo se convierte en una cosa. Escribía Claudio Napoleoni: «El dominio del mercado como mecanismo impersonal ‘implica’ el final de la autonomía del hombre y de su subjetividad [. y finalmente. El capitalismo es «un movimiento de separación».. el tiempo-reloj. está concebido únicamente como coste que se sostiene por un beneficio totalmente separado.3 La economía. el trabajo. El sexo se convierte en una cosa en lugar de ser simplemente la multiplicidad de las diferentes maneras como la gente se toca y se pone en relación.

ha empezado un proceso implacable de sometimiento del productor y de intoxicación del consumidor. la megamáquina de las instituciones dominantes.zación’. autodeterminado. A pesar de que esto no excluye que los detentores del capital sean capaces de mediar en el conflicto a través de formas de compensación económica u otras formas de coparticipación que garanticen la indispensable colaboración del trabajador en la buena marcha de la empresa. dignidad y ética. por un lado. Ha escrito Enrique Dussel: «El problema es la contradicción que se ha abierto entre el capital. En la base de cualquier conflicto está por lo tanto la contradicción entre trabajo mercantilizado y abstracto. el trabajo representa un don de sí a los demás a través del propio compromiso. Roberto Burlando ha escrito: Cuando produce resultados positivos no sólo por uno mismo. y cuando utiliza sus mejores habilidades en el servicio a los demás. e individuo dotado de su inalienable autonomía.6 A propósito del trabajo en la economía tal como la concebía Gandhi.»5 Afortunadamente parece que es imposible canalizar totalmente la mente de un individuo y reducirlo a un autómata. Alfredo Salsano ha escrito que se trata del rechazo de la «reducción de la realidad histó- 62 . esfuerzo.7 Acerca del «modelo del don» y sus implicaciones en el pensamiento y en el movimiento antiutilitarista. Pero el don tiene valor en cuanto elección deliberada y personal así que su valor es mayor cuando es espontáneo. La humanidad de cada persona es irreducible y por esta razón (no sólo y no tanto por motivos de valoración económica del precio de la fuerza de trabajo) la contradicción que se genera entre capital y trabajo resulta irreconciliable. y la vida». sacrificio. guiado por la racionalidad del beneficio y orientado al aumento de la tasa de beneficio.

rica y social en los términos de una genuina ‘axiomática del interés’ que, del núcleo central de la economía política, se ha generalizado explícita o implícitamente en todas las ciencias sociales».8 El proceso de transformación de la sociedad, el paso a un sistema social y económico más humano, se consigue con la conquista de mayores márgenes y espacios de libertad, de autonomía, de autodeterminación en el trabajo. Precisa John Holloway: «La lucha no es la del trabajo contra el capital, sino la del hacer (o del vivir) contra el trabajo, y por lo tanto contra el capital».9 La sustracción de trabajo al dominio del capital se puede producir de muchas formas. De entrada cobrándolo más caro y cediéndolo en menor cantidad —liberando, pues, tiempo de vida. Sobre todo consiguiendo negociar con la dirección de la empresa y teniendo voz y voto en las decisiones importantes que conciernen la producción: seguridad, y no sólo en el lugar de trabajo, cláusulas sociales, distribución de los beneficios, etc. De esta forma se llega a cuestionar el corazón de la economía de mercado —notoriamente indiferente de quienes sean los beneficiarios finales del esfuerzo productivo— y se introducen criterios de preferencia no sólo individuales (que aportaría cada consumidor), sino determinados por consideraciones sociales y éticas. Se introducen diferencias de valoración que el mercado no tiene la sensibilidad de captar: producir un kilo de trigo para un hambriento no es lo mismo que producir una vajilla de usar y tirar, aunque los costes y precios puedan ser idénticos. Para los que detentan el capital —afirman los economistas— es indiferente si el cliente pide «queso o postre»: los mercados procuran que la oferta se adapte rápidamente. Son las condiciones de vida reales de las personas las que tienen dificultad de adaptarse a las lógicas del mercado.

63

Notas
1. Yo todavía me he quedado aquí: «De hecho, el reino de la libertad empieza allá donde termina el trabajo determinado por la necesidad y la finalidad externa; se encuentra así por su naturaleza más allá de la esfera de la producción material propiamente dicha [...]. La libertad en este campo sólo puede consistir en aquello que el hombre socializado, es decir, los productores asociados, regulan racionalmente en su recambio orgánico con la naturaleza, trayéndolo bajo su control común, en lugar de ser dominados como por una fuerza ciega; y que ellos ejecuten su tarea con el menor gasto de energía y en las condiciones más adecuadas a su naturaleza humana y más dignas. Aunque esto siga siendo el reino de la necesidad. Más allá de ello empieza el desarrollo de las capacidades humanas, que es fin en sí mismo, el verdadero reino de la libertad, que por otra parte sólo puede florecer sobre las bases del reino de la necesidad. Condición fundamental de todo esto es la reducción de la jornada laboral». Karl Marx, Il Capitale, Vol III, libro III, Einaudi 1975 (pp. 1.102-1.103). 2. John Holloway, en Carta, 30 de mayo de 2008. Véase también del mismo autor, Che fine ha fatto la lotta di classe? (¿Dónde se ha metido la lucha de clases?) Manifestolibri, 2007. 3. Albert O. Hirschman, Felicità privata e felicità pubblica (Felicidad privada y felicidad pública), il Mulino, 1983. 4. Claudio Napoleoni, Cercare ancora (Seguir buscando), Editori Riuniti, 1990. 5. Illich La convivialità (La convivencialidad) op. cit. (p. 27). 6. Enrique Dussel op. cit. 7. Roberto Burlando, L’economia tra dolore, riduttivismo ed eudaimonia (La economía entre dolor, reductivismo y eudaimonía), en: Montagnoli G. (ed.) La violenza e il dolore degli altri (La violencia y el dolor de los otros), Centro Interdipartimentale di Studi sulla Pace–Università di Pisa, Pisa University Press, 2008. 8. Alfredo Salsano, Il dono nel mondo dell’utile (El don en el mundo de lo útil), Bollati Boringhieri, 2008. 9. John Holloway, Che fine ha fatto la lotta di classe? (¿Dónde se ha metido la lucha de clases?), Manifestolibri, 2007.

64

IX. LA «FARMACÉUTICA DE LA FELICIDAD»1

La razón de la hegemonía cultural capitalista es muy simple: la satisfacción de nuestras necesidades y de nuestros deseos, se realiza a través de la posesión o el uso de bienes y servicios disponibles en el mercado. Si tenemos en cuenta que las necesidades que percibimos son teóricamente ilimitadas, vivimos permanentemente en tensión hacia la obtención de una cantidad cada vez mayor de dinero para poder comprar todo aquello que deseamos. Para describir la situación, nada mejor que una frase de quien es considerado con razón el fundador del pensamiento capitalista, Thomas Hobbes en el Leviathan: «La felicidad es el continuo progresar del deseo de un objeto hacia otro, donde la consecución del primero no es otra cosa que el camino para llegar al siguiente».2 El consumo llega a ser el «fundamento de la identidad social de los individuos».3 En la teoría económica clásica, de enfoque utilitarista, aún dominante, así como en el imaginario contemporáneo mayoritario, hay una correspondencia directa entre «riqueza» y «felicidad», entre abundancia y bienestar, entre prosperidad económica y tren de vida de las personas y las poblaciones. Los economistas ilustrados del siglo XVIII pensaban en la economía como una «ciencia de la felicidad pública». En la Declaración de independencia

65

de Virginia (1776), Thomas Jefferson introduce entre los derechos inalienables de «todos los hombres»: «la vida, la libertad y la persecución de la felicidad». Bien es cierto que la felicidad4 pertenece a la esfera de los «estados del alma», de los bienes subjetivos, interiores, sentimentales, volubles y relativos, y que la economía («ciencia triste» por definición, incapaz de considerar cuanto no pueda mesurar con una calculadora) tendría que limitar su atención a los bienes materiales, objetivamente detectables y cuantificables, pero es igual de cierto (por lo menos en el sentido común y en la experiencia de la vida diaria) que disponer de dinero (y por consiguiente acceder al mercado de las mercancías) representa una de las condiciones principales para alcanzar la felicidad individual y colectiva. ¿Os suena Woody Allen? «El dinero no hace la felicidad, ¡imagínate la miseria!». Se trata de consideraciones del todo obvias. En otras palabras, si quisiéramos vivir deberíamos ser solventes en el mercado. Quien no lo consigue es un fracasado. Y tiene que avergonzarse de ello. Nada nos es dado gratuitamente ni por solidaridad espontánea. Las necesidades de un individuo se pueden ordenar en base a una escala de prioridades: la salud, el acceso a la comida, la disponibilidad de alojamiento, la seguridad, la autoestima, los afectos, el amor... Algunos umbrales de necesidades «primarias» (basic needs, según una diferenciación propuesta por Keynes)5 representan las condiciones mínimas de supervivencia para el individuo y de reproducción para la especie. Una vez cubiertos los mínimos, las necesidades se vuelven «relativas», «en el sentido de que existen por el solo hecho de que su satisfacción nos hace sentir superiores a nuestros congéneres», nos dice el mismo Keynes. Hoy en día los llamaríamos «necesidades inducidas» y bienes de estatus . Y aquí el discurso se complica. Como dice Pietro Barcellona: «Las necesidades son siempre socialmente determinadas», y Marc Augé confirma: «Cada sociedad transmite a los individuos un modelo de

66

6 Para Illich al ciudadano-consumidor-cliente se le asigna una «imputación de necesidades y deseos». el placer. es evidente que el peso del dinero adquiere una centralidad creciente. relaciones humanas. sino porque se refieren a alguna otra cosa. la felicidad en función del montante de deseos/necesidades que un individuo consigue imaginar. no consumimos porque nos interesen los bienes de por sí. cada individuo es movido no sólo por necesidades. En la medida en que un mecanismo de mercado impregna cada aspecto de las actividades humanas y transforma en productos/mercancías unos bienes que anteriormente estaban reglados por lógicas diferentes de producción y fruición no mercantil. en un marco de actividades libres y de prestaciones gratuitas y recíprocas. [..felicidad. la sociabilidad.. el bienestar global de la vida de una persona. de manera que de poder alcanzarlas depende su sentimiento particular. de satisfacción y bienestar material y espiritual. la serenidad. existe una «naturaleza social» de la felicidad. una vez satisfechas las necesidades de primerísima supervivencia. histórica y culturalmente determinado. Es la apoteosis de la economía clásica liberal de mercado que supone que cualquier 67 . Es decir. Nace así la idea de que se puede alcanzar el bienestar.] Los bienes son símbolos. el éxito. la posesión de dinero (o el acceso al crédito) condiciona fuertemente la serenidad. Escribe Luigi Bruno: En las anónimas sociedades contemporáneas los bienes de consumo se han quedado casi como los únicos medios para decir quiénes somos y para situarnos socialmente. Bajo su envoltorio normalmente se esconden personas. El homo felix llega a coincidir con el homo consumericus. hasta llegar a ser totalizante. la satisfacción. Todos nosotros.7 En una sociedad orientada al consumo. sino también por aspiraciones que recoge del ambiente social que le rodea.

Città Nuova.]. la fragilidad y el ritmo rápido de renovación de los mismos productos le obligan [. 6. Keynes. 1968. las distintas formas de crédito. 3. El interese económico de cualquier individuo en términos de acumulación de dinero y de bienes coincide con el bien general de la sociedad. Los obstáculos a la felicidad están en nuestra mente. 8. Molteni. 2008. La felicità.individuo. 68 .]. cit. 2006. Tomo prestado el título de: Gilles Lipovetskj. Conditio Humana. Escribe Augé: «El individuo es libre de consumir lo que quiere. Citato por Serge Latouche en: La apuesta por el decrecimiento. Lástima que el convoy de la humanidad en el viaje de la vida se vaya desgranando y los últimos se pierdan por el camino. Icaria.. por el samaritanismo de los exitosos. Todos ricos y todos felices. Angeli. Notas 1. L’economia. la felicità e gli altri (La economía. No es por casualidad que el modelo de vida más utilizado en los programas de entretenimiento sea el de los juegos de azar. Città Nuova. el individuo no es libre de no ser lo que la época en que vive quiere que sea». Del mismo autor: Il prezzo della gratuità (El precio de la gratuidad). La sociedad del riesgo8 y de la competición es un cruel juego por eliminación. Di Nello e Paltrimieri. Esortazioni e profezie (Exhortaciones y profecías). actuando racionalmente (es decir. Gli ostacoli alla felicità sono nella nostra mente. «natural». Ulrich Beck. il Mulino. 2004.. non nel mondo (La felicidad. al máximo mitigable por la compasión de los ganadores. Es una competición darwiniana. 1998. pero una parte de su elección se limita a la gama de los productos aparentemente diferentes que se le proponen [. Anagrama. es decir. no es completamente libre de no consumir: la publicidad. inevitable. Luigino Bruni.. Perché viviamo? (¿Por qué vivimos?). Marc Augé. egoístamente) para maximizar su beneficio personal. Paolo Legrenzi. la felicidad y los otros). en breve. al mismo tiempo aumenta la riqueza y el bienestar de la colectividad entera. no en el mundo). 4. Cum Sumo. Milán.. 2. La felicidad paradójica: Ensayo sobre la sociedad de hiperconsumo. 5. por otra parte. 7. Triunfa la ecuación: mayor productividad = mayores rentas = mayores consumos. 2004. op.

La libertad del consumidor se ejerce en el terreno de las preferencias de compra. Los círculos concéntricos de los mercados son auto-expansivos. Todo tiene que ser utilizado y transformado en algo productivo. ni tampoco las que eventualmente superan la demanda. Expresión tremenda que ha entrado en el sentido común. No se puede «malgastar» nada. y menos aún el excedetne. Y por consiguiente. Ni tan sólo las excedentes o sobrantes. Hemos llegado a medir el rendimiento de un alumno a través de «créditos» y «deudas». cada aliento de cada momento del día y de la noche tiene que ser aprovechado. PSICOPATOLOGÍA DEL CONSUMO COMPULSIVO En una sociedad de crecimiento los consumos sirven a la finalidad de aumentar la demanda de las mercancías. En la sociedad de crecimiento no se contempla la reversibilidad. debe crear «valor añadido». La libertad del productor se reduce a la de abastecer el mercado. con tendencia a ocupar todo el espacio disponible. Cada gota de energía. no está permitido que las cuotas de bienes disponibles se comprometan de otra forma que no sea como recursos para incrementar los mercados. al aumento del trabajo necesario y de las materias primas utilizadas en la producción. cada átomo de materia. El postulado antropológico que está por debajo de esta forma de razonar es muy simple: cada individuo hay que conside- 69 . cerrados e invasivos.X.

entre grupo sociales y entre ámbitos geográficos. más individualista que socializada? ¿Quién ha dicho que en el ser humano debe prevalecer la racionalidad económica por encima de la «racionalidad sensible» y la «razón utilitaria» sobre la «razón cordial».1 La «tipología humana». de la obligación de no invadir su espacio y de no dominarlo?3 Si es verdad. Muchos ya han notado que «las teorías económicas dominantes han tomado como referencia una personalidad basada en la avidez y la envidia». más antagonista que cooperativa. entonces. en el juego del libre mercado. ¿dónde está escrito que la «naturaleza humana» sea más competitiva que confiada.rarlo un «ser deseante» que invierte su existencia a la búsqueda de «estar cada vez mejor». El homo oeconomicus no quiere nada más que maximizar la ganancia económica. Lástima que esta transposición mecánica desde el individuo hasta la nación y el mundo no produzca los resultados esperados. que el liberalismo ha asumido como ideal. El dogma liberal dice que la suma de los intereses individuales. según parece. de por sí ni bueno ni malo. sino que el utilitarismo y el antagonismo conducen a la rivalidad y a la «competitividad guerrera». abierto al bien igual que al mal. que el ser humano es capaz de ser ángel o demonio. ¿por qué. Las evidencias empíricas demuestran que los desequilibrios aumentan (incluso en presencia de políticas correctoras) entre personas. se convierte en el instrumento. anónima e impersonal. que mejor que cualquier otro. No sólo esto. es la que cuida por sobre todo el propio interés personal y es movida por un deseo ilimitado de «querer cada vez más» para sí. De aquí la pérdida del sentido de límite. la economía política del capi- 70 . La empresa capitalista. conduce a un crecimiento de las ganancias para todos los individuos de la sociedad. la ética de la conquista sobre la ética del respeto y cuidado del otro. obtiene el objetivo fijado: incrementar la explotación de los factores de producción.2 Pero. Concentraciones de capital y exclusiones se van alternando.

..] Productor y consumidor representan una la extremidad anterior y el otro la extremidad inferior de dicha lombriz [. La civilización del consumo es excrementicia. La cantidad de excrementos expulsada por el consumidor es. Cualquier conquista se demuestra efímera. referido a los valores. La obsolescencia programada es el arma principal del capitalismo para aumentar la circulación del dinero. inmediatamente obsoleta. intestino y ano. Pero en la sociedad dominada por el imperativo del crecimiento. la producción y la posesión de bienes son una carrera sin fin. Es decir. el fin último de estar bien. b) ¿El estiércol? a) El estiércol.4 71 . Al contrario del rey Midas. Alberto Moravia escribió un espléndido diálogo sobre el consumo: a) Digo que el consumidor es un intestino.. la mejor prueba que el consumidor ha consumido.]. eso es.talismo prefiere considerar e incentivar su peor lado ? Más allá del nivel utilitario hay un nivel ético.. la expulsión del cuerpo de lo que le queda después de la digestión. [. el estiércol. en efecto. Podemos decir que el fin de la civilización moderna es el consumo. la maldición que afecta al consumidor es la de convertir en desecho todo lo que llega a poseer. Es decir. un individuo parecido a esos organismos muy simplificados que sólo tienen boca. El tiempo que tarda una mercancía en recorrer la distancia entre la estantería de la tienda y el contenedor de la basura es cada vez más corto. la «eudaimonía» («felicidad como objetivo»). La posesión de bienes y el acceso a servicios tendrían que ser sólo unos medios a través de los cuales imaginar que podemos realizar nuestro objetivo existencial.

. sobre la infelicidad». los miedos. pero se puede empezar alquilando una barca. nos hace infelices. el malestar. ya que la inmensa mayoría de personas nunca podrá alcanzar rentas parecidas a las de las castas superiores.Al final del ciclo de vida de las mercancías no queda «nada por sí»..6 La naturaleza competitiva humana es a su vez un producto histórico-cultural. no definidos ni finalizados de antemano. el concepto de saciedad desaparece y queda la condena a la insatisfacción. 72 . hasta la de los mega-ricos. El forzar a los individuos dentro de un «egoísmo estrecho» (Benjamin) provoca «el aislamiento de cada uno en su propio interés personal». se encuentra en un estado de ansiedad.5 No nos libramos de las necesidades de consumo porque es el mercado quien las alimenta y siempre con una mesura superior a las capacidades de gasto del consumidor. sólo un cúmulo de residuos. El consumidor. Bauman ha escrito : «La sociedad de consumo está fundada sobre la insatisfacción permanente. 600 kg por persona y año de promedio en Europa. al final. obligándole a entrar en un conflicto permanente con sus semejantes. por lo tanto. niega su sociabilidad y lo deshumaniza. Ha escrito Kempf: «la clase dominante que se mantiene en la cumbre de la estructura social. No todo el mundo puede ser propietario de un yate. en definitiva. en lugar de liberar energías (tiempo. establece la escala de valores.. El aumento de las rentas y las capacidades tecnológicas. 750 en los Estados Unidos. lo que aumenta la inseguridad. El consumo. En la carrera sin fin de la emulación ostentosa. está atando de forma cada vez más estrecha la conducta de los individuos a las exigencias de los mercados. Para ser más exactos. la ansiedad. es decir. Y esto en un mundo donde empiezan a escasear las materias primas. recursos) individuales y colectivas hacia usos genuinamente autónomos. y su nivel de vida establece lo que se considera deseable para toda la sociedad». el estrés.

lúdicas. abúlico.7 en la sociedad del hiperconsumo el impulso a la compra de mercancías va más allá de cualquier necesidad real e implica unas pasiones estéticas. Giovanni Salio. En opinión de Massimo Ilardi y de otros que afirman referirse a la crítica del anti-utilitarismo de Georges Bataille.se resuelve en lo contrario de su promesa: una actividad solitaria. en una lucha por la «reapropiación de las mercancías». de la supresión de cualquier pensamiento y actividad no instrumentales y no institucionalizados. el uso de estupefacientes. sino capacitado para establecer un «conflicto permanente que tiene el mercado como enemigo». el consumo compulsivo. 2001. Pero existe también otra forma de mirar al consumo. afectivas. sensoriales. Véase también Burlando: «La valoración más negativa y la hipótesis más pesimista sobre la composición del grupo humano considerado (eso es. un sucedáneo para la depresión. sentimentales. Notas 1. Prácticas de aturdimiento.. una compensación para privaciones sufridas. relacionales. no sería sujeto pasivo. La constricción de cada individuo dentro del esquema productor/consumidor heterónomo es motivo de pérdida de la serenidad mental. Elementi di economia nonviolenta (Elementos de economía noviolenta) Quaderni di «Azione nonviolenta». según el cual «el poder supremo es la libertad de derrochar». fuera de control e irreconciliables con las compatibilidades del mercado. por lo tanto. causa de desolación psíquica y de conductas patológicas. El consumidor.8 en contra y más allá de sus reglas. como lo son los juegos de azar. plenamente y concientemente egoísta) se han convertido progresivamente en la norma y en la única hipótesis antropológica aceptable dentro de la visión económi- 73 .. intentos para anestesiar una angustia que nace de un vacío de sentido existencial. la sexualidad hipertrofiada. hedonistas.

ca dominante». Roberto Burlando, L’economia tra dolore, riduttivismo ed eudaimonia (La economía entre dolor, reductivismo y eudaimonía), en: G. Montagnoli (ed.), La violenza e il dolore degli altri, op. cit. 2. Ha escrito Riccardo Petrella: «La visión antagonista y utilitarista del otro es a raíz de todas las guerras por los recursos, empezando por las guerras económicas, comerciales y, actualmente, tecnológicas. Por esta razón el capitalismo es incapaz de paz, de solidaridad, de capacidad de compartir, de justicia social». Res Publica, en il manifesto y Carta, 2006. 3. Leonardo Boff, entrevistado por Vittorio Bonanni en Liberazione del 27 de octubre de 2008. 4. Alberto Moravia, La rivoluzione culturale in Cina (La revolución cultural en China), Garzanti, 1993. 5. Zygmunt Bauman, Vida de consumo. Fondo de Cultura Económica. Madrid, 2007. (Homo consumens. Lo sciame inquieto dei consumatori e la miseria degli esclusi, Erickson, 2007). 6. Hervé Kempf, Como los ricos destruyen el Planeta, Libros del Zorzal (Perché i megaricchi stanno distruggendo il pianeta, Garzanti, 2008). 7. Georges Bataille, La nozione di dépense (La noción de dépense/dispendio), Bollati Boringhieri, 2003. 8. Massimo Ilardi, Nei territori del consumo totale. Il disobbediente e l’architetto (En los territorios del consumo total. El desobediente y el arquitecto), Derive e approdi, 2004. Del mismo autor, Il tramonto dei non luoghi (El ocaso de los nolugares), Molteni, 2008.

74

XI. CRECIMIENTO PARADÓJICO

En un momento dado de la historia (sociedad del hiperconsumo, estadio final de la affluent society) el esquema determinista que vincula productividad económica y bienestar dejará de funcionar. Un economista y demógrafo formuló esta hipótesis ya en 1973, a la cual se le dio el nombre de la «Paradoja de Richard Easterlin». Como escribe Luca De Biase: «más allá de un cierto límite, no hay felicidad en el crecimiento económico».1 En otras palabras: el crecimiento económico, en el sentido de un aumento de la cantidad de bienes disponibles para la población, se desvincula del crecimiento del bienestar en la percepción que tienen los mismos beneficiarios, consumidores, usuarios. Se produce un efecto «paradójico» (Lipovetsky), que Illich ya había definido como «contraproductivo». Podría decirse, más simplemente, que el resultado no vale el intento, que los efectos negativos del esfuerzo productivo (consumo de recursos humanos y naturales) que el individuo o la colectividad producen es superior a las ventajas esperadas. Si para obtener lo que quiero tengo que sacrificar el sueño, la salud física y mental, las relaciones afectivas, el patrimonio acumulado en largos años... mi «calidad de vida» disminuye, en lugar de aumentar.

75

Estos descubrimientos (en realidad bastante obvios e intuitivos) han metido a los economistas tradicionales, macro-económicos, en un considerable apuro. Si este esfuerzo productivo permanente no consigue el objetivo de un mayor bienestar individual, ¿qué sentido tiene hacerlo? Lipovetsky señala: El convencimiento moderno por el cual la abundancia es la condición necesaria y suficiente para la felicidad de la humanidad ya no es tan obvio. [...] Producimos y consumimos más, pero no por esto somos más felices.2 Tan asombroso ha sido este descubrimiento que se ha vuelto materia de estudio específico: ha nacido una subdisciplina de las ciencias económicas políticas que se llama «Economía de la felicidad»; Daniel Kahneman,3 psicólogo de formación, que por sus estudios acerca de esta temática obtuvo el Premio Nobel de Economía en 2002. Existe también una revista, el «Journal of Happiness Studies», que se pregunta acerca de las relaciones entre crecimiento económico y condiciones psicológicas (conductas emocionales, estados de ánimo, percepciones, preferencias...) de los actores económicos y principalmente del usuario final, el consumidor. Para hacerlo, los economistas utilizan los métodos de investigación de la psicología (encuestas de opinión, entrevistas, monitorización...) para intentar caracterizar, medir y contabilizar las interrelaciones entre nivel de vida y felicidad. Como dijo Illich: «hechos complejos se transforman en conjuntos abstractos acumulables, equiparables e intercambiables».4 Nacen y proliferan indicadores económicos del bienestar más evolucionados que el mero PIB (hasta llegar al índice de felicidad nacional: Gnh). Nicolas Sarkozy ha llamado a su línea a economistas del calibre de Amartya Sen y Joseph Stiglitz para elaborar propuestas de modificación de la contabilidad nacional. En los diarios se publican clasificaciones y comparaciones entre nacio-

76

la alegría. 60. en el Veneto. Ivan Illich. Laudatio del prof. un archipiélago entre Papua y las Fiji. la felicidad pública y privada. La convialità (La convivencialidad). La economía intenta echar cuentas con el hedonismo. grupos sociales. en el Mar de los Corales. op. en el mundo los habitantes de las islas Vanuatu. En el nombre de la «economía de la felicidad» se realizan ejercicios temerarios.. La economía de mercado de corte liberal tiene su lógica intrínseca: el crecimiento. En definitiva.nes. mejor»). los veroneses. 2.000 para enviudar.. 3. Luca De Biase. en «Reset» del 22 de octubre de 2004. por sí solo (en el juego entre la demanda y la oferta) no consigue estimar. Pier Luigi Porta. Gilles Lipovetskj. op. junio de 2007. Daniel Kahneman. por ejemplo. Notas 1. el amor.000 dólares para la falta de un buen matrimonio. cit. mientras que en Europa los más felices son los daneses. el placer.. 77 . los economistas de la felicidad (al igual que los economistas del ambiente natural cuando intentan calcular los servicios que la naturaleza nos proporciona gratuitamente) se esfuerzan por dar un valor monetario correspondiente a los diferentes factores de bienestar y felicidad. áreas geográficas. el juego. que las mujeres filipinas son las más felices.. como los de la Universidad de Warwick (EEUU) para el cálculo de las compensaciones: 100. la creación de beneficio. de las que se desprende. la evasión. 245. 18. 4.. cit. Y lo hace dentro de sus parámetros: intentando hasta poner precio a bienes como las relaciones personales. la acumulación. de manera que podamos «apreciar» un poco mejor algunos aspectos que el mercado.000 para la pérdida de un trabajo. Ésta es la que ha permitido producir y consumir una cantidad de bienes/mercancías cada vez mayor (siguiendo el lema «cuanto más. Economia della felicità (Economía de la felicidad). Università La Sapienza..

una dependencia». genera un deseo incontenible. Y esto debido a dos errores. no todo puede tener precio. Nos enseñaba Erich Fromm:3 sí se es feliz. TENER VS SER Hemos visto que los datos empíricos no confirman la teoría de una equivalencia rentas-consumos-felicidad.XII.1 Ha escrito John Mac Murtry: «El instinto para maximizar el propio beneficio personal se puede considerar psicópata». comprarse. El otro error es más fundamental. acumularse. El primer error de los economistas —que ya hemos analizado en los párrafos anteriores— ha sido el no darse cuenta que el afán hacia la posesión. una carrera sin fin.2 Tener más en una sociedad desertizada en cuanto a relaciones sociales y calidad ambiental es un juego de suma negativa. no se tiene la felicidad. Uno viene desde el mismo interior del mecanismo de funcionamiento del modelo. el otro. un estado de insatisfacción permanente. el tener. no todo puede reducirse a mercancía. consumirse. pero no todas pueden satisfacerse únicamente a través de la disponibilidad econó- 78 . lo hemos visto. Las necesidades. En contra de las tendencias más en boga. de la valoración de las características fundamentales de la naturaleza del ser humano. «una exigencia compulsiva. una libido consumandi. están determinadas por mecanismos sociales y psicológicos complejos.

etc. Una idea de «satisfacciones en la vida» que derive de conductas y estilos de vida menos egoístas. tener autoestima. es capaz de satisfacer cualquier necesidad primaria de cualquier persona que existe en la faz de la Tierra? ¿No sería más lógico y sensato poner el acento sobre otros objetivos como una distribución equitativa de los recursos y la sostenibilidad ecológica del sistema productivo? Para estos nuevos objetivos de civilización haría falta plantear una idea de felicidad diferente de la que se ha consolidado en el imaginario colectivo consumista que prevalece hoy en día. ¿tiene todavía sentido social la economía de mercado? ¿Tiene sentido seguir aumentando producción y consumo para los que tienen las «despensas llenas». necesitan unas condiciones mentales. sentirse útil. menos competitivos y menos 79 . compartir la confianza en el futuro.). que se sitúan en el eje tierra-corazón-cielo.4 ¿Queremos un contraejemplo que de otra forma sería inexplicable por las leyes del mercado? ¡Los pobres también saben ser felices! La cuestión que se plantea es la siguiente: si las mercancías ya no se perciben como útiles al bienestar y a la felicidad de las personas. No es para nada cierto que todo puede comprarse: ¿cuál es la agencia que te asegura una amistad? ¿Dónde está la tienda que te vende afectos? ¿O la empresa de trabajo temporal que te proporciona un empleo agradable? ¿Cuál es la agencia inmobiliaria que vende paisajes y perfumes de tus recuerdos? ¿Algún fast food cocina sabores? ¿En qué sitio de internet encuentras un verdadero confort? El ser humano dispone de una infinidad de intereses y tiene la tendencia a pasar su tiempo buscando en el mundo significados y verdades. en la época en que la instrumentación técnico-científica. Algunas condiciones de la existencia humana (como son el sentirse en paz consigo mismo y con el prójimo. que la economía tiene a su disposición.5 Es decir. de orden psicofísico. específicas. de la capacidad individual de gasto.mica.

ir en barco. a menudo no tienen seguros de vida y no han hecho carrera y no saben mucho de la marcha de la bolsa. ocuparse del cuidado de las personas cercanas y del mantenimiento del entorno.. relacionales. su agenda no está llena de citas y tal vez no han visto todos los continentes 80 . para que vuelva a ser un derecho a conquistar. La libertad verdadera del individuo no es la que se manifiesta en las preferencias de compra. leer. Limpiar la idea de felicidad del fardo consumista que la envuelve y sofoca. sino en la capacidad de restar tiempo y recursos a los mecanismos de mercado y quedárselos para uno mismo. Por ejemplo. pero pide consideraciones sociales de bienestar incompatibles con la lógica de la valorización del capital. eso es. a ellos les gusta cocinar y estar sentados en el parque [..codiciosos. cooperativos. Ina Praetorius. en beneficio exclusivo de la realización de la propia personalidad. Sería posible entonces pensar el poder transformar la promesa (incumplida) liberal inscrita en la Constitución de Jefferson.. La felicidad se realiza a bien seguro en la esfera individual. Amar. La felicidad está dentro de sí y con el otro de sí... Puede alcanzarse sólo fuera de la lógica de mercado. o bien trabajar para darse placer a uno mismo y siendo útil a los demás. muchos hombres y mujeres que habían entendido que esta bipartición (sobre bases sexistas. que constituye el núcleo del capitalismo) era una fantasía sin futuro. cantar. convivenciales.]. para dar un sentido profundo al trabajo de vivir. y siempre han existido. auténticos. fundadora en Suiza de un grupo de reflexión sobre economía a partir de las competencias femeninas. Conquistar espacios de felicidad es el reto.. espontáneos. sino más bien comunitarios. pintar. Se les reconoce porque no dejan que se les dicte su estilo de vida por las revistas de moda. gratuitos. dijo en una conferencia: Existen de todas formas.

Una volta che un paese ha riempito le dispense. Mag Verona. en: VVAA. op. 5.6 Notas 1. por ejemplo. 3.]. Vita Cosentino y Giannina Longobardi (eds. Zygmunt Bauman.). 2008. 81 ... Vida de consumo.Mi. 6. John Mc Murtry. Mondadori.del globo. 1976). Il denaro non fa la felicità (El dinero no hace la felicidad). escuchar a sus hijos o plantar unas verduras. Laterza. Erich Fromm. ¿tiene sentido enriquecerse más?). La vita alla radice dell’economia (La vida a la raíz de la economía) Progetto Ec. Paidós. 4. en New Statesman del 14/1/2009. Leonardo Becchetti. Del tener al ser. 2. Il mondo come ambiente domestico (El mundo como ambiente doméstico). cit. Andrew Oswald. 2007 («Avere o essere?». o tal vez justamente porque no hay obligación. Ina Praetorius. Autor de: The cancer stage of capitalism. en: il manifesto del 10/6/2006. Están a favor de una renta básica para todo el mundo porque están convencidos que la mayoría de las personas quieren implicarse en cosas sensatas incluso sin obligación. Las cosas que no hacen daño a nadie son su ocupación preferida. ha senso arricchirsi ancora? (Cuando el país ya ha llenado las despensas.Co. A veces escriben un poema mientras limpian el lavabo [.

autocentrada y autosostenible.1 La lucha noviolenta no puede utilizarse si no es para afirmar el autogobierno de las comunidades. complementarias como lo son el ácido nítrico y la glicerina ¡para la dinamita! Decrecimiento y noviolencia tienen que concebirse como pilares de un mismo organismo social. como para significar una neutral indiferencia hacia el fenómeno del crecimiento). el decrecimiento es algo muy diferente de la simple negación del crecimiento (el a-crecimiento.XIII. DECRECIMIENTO & NOVIOLENCIA Decrecimiento y noviolencia son dos conceptos y dos prácticas entrelazadas. Exactamente de la misma forma en que el término noviolencia no tiene solo un significado negativo/pasivo —ausencia de violencia— (Gandhi traducía en inglés el término ahimsa con love o charity). la autodeterminación de los oprimidos no puede realizarse si no a través de luchas noviolentas. Decrecimiento no pretende banalmente evocar un sistema económico ajeno a la acumulación de beneficios y de la multiplicación industrial de las mercancías. El decrecimiento es la economía de la noviolencia y la noviolencia activa es el método para poner en funcionamiento las nuevas formas económicas en un marco de decrecimiento. así como. con la «a» privativa. sino que puede definirse como «la expresión práctica y la conducta concreta de una visión positiva y 82 . Decrecimiento y noviolencia se pueden traducir con economía local. participada. solidaria.

4 pero siempre con la condición de que se produzcan y consuman en medida creciente y que hayan suficientes beneficios reinvertibles para mantener y ampliar el volumen de negocio del sistema. El capitalismo es el reino de las cantidades. El decrecimiento. se pueden adornar las cantidades utilizando adjetivaciones diversas para que los surtidos de bienes introducidos en el mercado aparezcan ecosostenibles. Lo que este no puede medir con sus instrumentos no existe.creativa de la vida». sino de mutación de los paradigmas mentales. socialmente útiles. sino que ataca los fundamentos teóricos del proyecto moderno de desarrollo occidental: el andro y antropocentrismo. como dice Dussel3 ). El decrecimiento no es (sólo) cuestión de medida («El decrecimiento del crecimiento cuantitativo del capital». por lo tanto. al servicio de una sociedad en que las necesidades y deseos de las personas puedan satisfacerse mejor a través de sistemas de producción y de intercambio caracterizados por un punto de vista cualitativo diferente. competitivas y colonialistas del poder. el patriarcado y el machismo. En la sociedad capitalista la cantidad hace exactamente la calidad: separarlas es imposible. desde su perspectiva. del eco y del bioregionalismo. y es muy cercana a la de la economía solidaria. el dominio del reduccionismo cientificista. más siempre es mejor: bigger is better.2 Su ambición es la de refundar una economía como cuidado de la casa común. relacional. Con la negación de la cantidad 83 . La radicalidad de la reflexión que plantea el decrecimiento no afecta sólo las ciencias económicas. de los bienes comunes. además que sociales y políticos. las formas jerárquicas. Como mucho. nos obliga a reconceptualizar la idea de bienestar (igual que la idea de economía. Por este motivo la teoría/práctica del decrecimiento tiende a desestructurar el mecanismo económico fundador de la reproducción capitalista. dejando de identificarla con la del crecimiento). para confrontarse con la vida. asimilables biológicamente y hasta certificables éticamente (le llaman «capital de reputación»).

como único parámetro de referencia de la economía —y de la economía como único parámetro de referencia de la política— el decrecimiento califica de una forma totalmente distinta el objeto fundador de la sociedad. la descontaminación de suelos. le da la vuelta al sentido general del esfuerzo laboral individual y colectivo. los cuidados sanitarios por enfermedades medioambientales o accidentes de tráfico. así como la paz no se puede entender simplemente como ausencia de guerra. depurando el PIB6 de las partidas de gasto (externalidades negativas. la asistencia a las poblaciones golpeadas por el deterioro hidrogeológico. podríamos decir que.) que nadie quisiera sinceramente mantener. sino un cambio de estilos de vida. evoca formas de socialización. No es una forma de corregir los «indicadores de desarrollo». No es un cuidado para adelgazarse. la depuración de las aguas. Incluso los procesos necesarios para reconducir la presión humana dentro de parámetros de sostenibilidad de la biosfera se van a producir solos. de violencia física ejercida de forma directa.5 no significa «crecimiento negativo» ni eliminación de lo contraproducente o superfluo. desperfectos. a través del cálculo de la «capacidad de carga» como reducción de la huella ecológica. Manteniendo el paralelismo con la noviolencia. en efecto. etc. costes medioambientales. El decrecimiento. etc. si la humanidad consiguiera hacer suya una ética del vivir en comunidad entre similares y velando por la salvaguarda de los bienes comunes natura- 84 . espontáneamente. como son los costes debidos a la congestión en los transportes. de producción y de consumo del todo diferentes que las utilizadas en las relaciones mercantiles. el decrecimiento tampoco se limita a la simple adquisición del principio del límite y de la sostenibilidad ecológica.7 los costes por las intervenciones de adaptación a cambios de tipo climático. socorro a poblaciones implicadas en conflictos bélicos. en las intenciones de sus impulsores.

les.8 «En paz con el Planeta»9 es el título del libro de Barry Commoner que llegó en Italia a mediados de los setenta gracias a Giorgio Nebbia y Virginio Bettini. con una referencia directa a Gandhi. lo importante es entender lo que se pretende expresar. Algunos autores han preferido llamar a esta misma idea de sociedad con nombres distintos: sobriedad (Francuccio Gesualdi.. voluntario. de la vanidad egoísta. El decrecimiento es la esperanza de poder ser felices justamente mediante la liberación de la obsesión compulsiva hacia el consumo. del trabajo por necesidad. del afán de posesión. Se trata de una verdadera inversión de la idea que atribuye la felicidad al tener. en presencia de los efectos negativos de la globalización neoliberal. de la competición permanente.15 el decrecimiento podría traducirse como «ecosocialismo» o «sociedad ecológica». al tiempo que es un programa constructivo y una modalidad de acción de colectivos y de políticos. equitativo.. democrático. tanto en las áreas de los países empobrecidos. sostenible. El decrecimiento es un vector de dirección que aplicamos a nuestra vida individual. como en las de los países emergentes e incluso en las de los países maduros y opulentos. Pueden utilizarse otros términos. deliberado.13 Volviendo a leer André Gorz14 y Murray Bookchin. 85 . sereno.12 Otros prefieren alegre.10 fundador del Centro para Otro Modelo de Desarrollo) o simplicidad voluntaria. En ese momento ya el ambientalismo era consciente que hacía falta encontrar una «dirección social» a la producción y a la economía para encontrar un equilibrio posible entre ecosfera y tecnosfera. Una búsqueda que resulta hoy aún más urgente frente al fracaso evidente de las promesas de bienestar universal del liberalismo. El decrecimiento nos pide hoy imaginar vivir de una forma más espontánea. sin necesidad de calcular el retorno de nuestras acciones.11 Maurizio Pallante prefiere adjetivar el decrecimiento con la palabra feliz.

la negación de la violencia. posturas y estilos de vida. es decir. Nanni Salio ha afirmado que las economías alternativas tendrían que saber ensanchar el horizonte del tipo humano ideal «pasando poco a poco de un yo estrictamente individual a un yo transpersonal.] hacia una concepción de familia humana extensa donde haya lugar para todo el mundo».16 Gandhi.». Molesta justamente porque rompe con formas habituales de pensar y nos obliga a mirar las cosas desde otro punto de vista. un eslogan. diciembre de 2007. una «palabra bomba» lanzada para asombrar a los interlocutores. Me he tomado la licencia de robar una frase del autor del libro L’arte di non essere governati (El arte de no ser gobernados).. y además hace explícito un concepto. 2003. intentaba imaginar estilos de vida generalizables. Notas 1. Ekkehart Krippendorff.. que podría traducirse un poco groseramente con «autogobierno». Pero tampoco se puede banalizar al decrecimiento como mera provocación intelectual. una frase publicitaria para crear sentido de culpabilidad a burgueses con sobrepeso o para impactar a una izquierda incapaz de salir de una lógica desarrollista y redistributiva. Sólo puede ser la expresión. decrecimiento es una palabra que sigue siendo incómoda y controvertida. para que todos puedan simplemente vivir». una «utopía concreta» de cambio de modelo social y un «programa político» para la transformación de la realidad. en efecto. quien escribió: «La noviolencia es obviamente algo distinto de una simple postura intelectual genérica de negación pura —la a-violencia. 2. 86 . Fazi. Plantea una progresiva modificación de los valores dominantes. compartibles para todo el mundo a escala planetaria: «Tenemos que vivir simplemente. Azione nonviolenta. habla de conductas.. Noviolencia y «simplicidad voluntaria» se conjugan en el swadeshi. La sociedad del decrecimiento imagina otra antropología. etc.Cualquiera que sea el adjetivo utilizado. que abrace progresivamente una cantidad más amplia de seres vivos [..

Garzanti. Entre los autores más importantes destaca Serge Latouche. 20. Giovanni Salio.. con un apunte para el análisis de la pobreza).000 muertos (primera causa de muerte para personas de menos de 30 años). 7. Sulla misura del benessere economico: i paradossi del Pil e le possibili correzioni in chiave etica e sostenibile. Barry Commoner. asegura Yunus. 8. y ni tan sólo por las presentes. Para una revisión crítica del PIB véase Bruno Cheli. o de la capacidad de carga del planeta. 1990 (Fare pace con il pianeta. André Gorz. un fundamento. Se hizo también una operación parecida con la multinacional Veolia para instalar dispensadores de agua potable («diez litros por tan sólo un penique»). Gesualdi. Murray Bookchin. Piazza. Gustavo Gili. Capitalismo. socialismo y ecología. 10. Departamento de estadística y Matemática aplicada a la Economía. 5. 6. Jaca Book.. Del mismo autor con Virginio Bettini. 2008. 4. Hoac. 11. artículo de la Universidad de Pisa. Nicolas Ridoux. Sobrietà. A. del 11 de noviembre de 2008. 14. con su último libro Pequeño tratado del decrecimiento sereno. que termina [. en Quaderni di Azione nonviolenta n. Del derroche de pocos a los derechos para todos).000 heridos. Feltrinelli. es el límite de nosotros mismos en la y con la vida y con el mundo». o del ahorro energético. Feltrinelli. Esas son simples consecuencias. EMI.] y no hablamos sólo de los límites del crecimiento. así explica las recaídas positivas del social business que practican las multinacionales en India: «Hemos creado una unión de empresas (joint venture) con Danone para producir yogurts enriquecidos con elementos nutritivos. 9. 2008. Acerca de la guerra en curso por las carreteras valdría la pena profundizar más. 2009. En paz con el Planeta. 101).000 personas incapacitadas graves. Profundizando un poco más: «Tenemos que recuperar el límite [.cit. 15. Edizioni per la decrescita felice. 2008. 1975). 2005. G. op. 16. Francesco Gesualdi. «El fin no es el beneficio».]. En el último: Ética & empresa. 2001. ¿Hasta cuándo la humanidad va a aceptar esta masacre como un precio inevitable a pagar por el bienestar? La verdad es que no nos preocupamos por las generaciones venideras. Icaria.). 1976. Dallo spreco di pochi ai diritti per tutti (Sobriedad. Bologna. tenemos que entender que el primer límite que debemos respetar es el de nuestra existencia misma. 1995. 1978. F. Saroldi. Un programma politico per la decrescita (Un programa político para el decrecimiento). Crítica. Según datos del ACI (Automobil Club Italiano) y del ISTAT (agencia nacional italiana de estadística). en 2006 hubo en Italia 6. el fundador de la Grameen Bank y Premio Nobel.º 16. 87 . Ed. Maurizio Pallante (ed. cit. 12. 250. 2000. Invito alla sobrietà felice (Invitación a la sobriedad feliz). F. Por una sociedad ecológica. Ed. op. Ecologia e lotte sociali (Ecología y luchas sociales)..3. (p. Raffaele Salinari. 13. Es suficiente un bote por semana para ayudar a un niño a superar los efectos negativos de la malnutrición». Mahammad Yuns. Enrique Dussel. La decrescita per tutti (Decrecimiento para todos). con uno spunto per l’analisi della povertà (Acerca de la medición del bienestar económico: las paradojas del PIB y las posibles correcciones en clave ética y sostenible. «Elementi di economia nonviolenta» (Elementos de economía noviolenta). Abundan los suplementos del diario Il Sole 24 Ore sobre este tema. L’alba di una nuova civiltà (El alba de una nueva civilización).. Si de verdad queremos que todo tenga un sentido.

XIV. es decir. EL CAMINO Y LA META «La naturaleza autoaumentativa del proceso de acumulación» en el sistema capitalista. los dispositivos y las voluntades del poder.2 Durante largo tiempo. sociales que el capital ha creado. según escribe Mauro Bonaiuti. Lo mismo que pasa con los deseos del individuo-consumidor. Los mismos sistemas de medición del funcionamiento del sistema (el PIB. organizativos. para reorientar hacia finalidades nuevas y positi- 88 . principalmente. del sistema económico globalizado en su conjunto. encauzados dentro de los dispositivos consumistas. sino orientados hacia una finalidad exclusiva. y los otros indicadores de productividad del trabajo y de las finanzas) no son en absoluto instrumentos neutros. sino que son exactamente lo contrario: es el que trabaja quien está sometido al servicio de los aparatos tecnológicos. se ha pensado que sería suficiente cambiar el mando de la «metamáquina».1 determina el funcionamiento de la «metamáquina». sino la finalidad misma del esfuerzo productivo social todo entero. Sus mecanismos de creación de valor monetario de las mercancías y de acumulación de capital no son herramientas técnicas. Los medios de producción no son instrumentos al servicio del trabajo. en la tradición política de izquierda del movimiento obrero.

Escribió Gramsci: Estado es todo el conjunto de actividades prácticas y teóricas con que la clase dirigente justifica y mantiene su dominio. la tecnología. no hay que utilizarlo sino neutralizarlo. sino que consigue obtener el consenso activo de los gobernados» (Quaderno 15). ha fagocitado las mejores intenciones de sus nuevos ocupantes. Lástima que ni la economía de mercado. El Estado es una forma de dominación. Como ya sabemos. y no sólo eso.vas a la economía. El gobierno del poder público es el lugar donde las élites en el poder accionan los dispositivos de control y de mando de matriz estatal sobre las clases subalternas. di- 89 . las instituciones sociales y —al final— las mismas características antropológicas del hombre y de la mujer. Tecnología e instituciones estatales se han considerado neutras. por lo tanto. pensadas al servicio de una voluntad de ordenación diferente y situadas en un nivel jerárquico superior. La «estadolatría» es la forma en que se manifiesta la dependencia del dominio. dispersarlo4 . La toma del «palacio de invierno» o de la «sala de mandos». Así que sería suficiente meter la economía bajo el mando/control político/estatal para orientarla de una forma socialmente útil.3 La idea era la de poder utilizar la inmensa potencia productiva activada por el capitalismo para finalidades diferentes para las que había sido creada. de control político e institucional. Desarticularlo. se trató de un error fatal. tanto como sea posible. tanto en sus resultados revolucionarios como en los de carácter socialdemócrata. El Estado. con medios cruentos o electorales. ni los estados nacionales sean instrumentos que se dejen utilizar para cualquier fin.

para que se puedan afirmar formas de subjetividad directas de autogobierno. el cuidado y el mantenimiento de los bienes comunes. deconstruirlo. respeto por las diferencias. no todo se puede plasmar por 90 . no puede tener acceso.6 Con palabras eficaces. El vicio cargado de presunción —toda occidental y maquiavélica— de separar el camino de la meta. desarrollar el arte de no dejarse gobernar por quien sea. el subcomandante Marcos ha explicado el «efecto estómago del poder: o te asimila o te transforma en mierda». pensemos que las cosas se construyen desde abajo [. los procedimientos de los resultados. descentrarlo. Y ha añadido: No busquemos la toma del poder..]. como desconocerlo. En definitiva. En cada proceso hay unas coherencias internas que determinan su éxito.. ha condenado fuerzas políticas sinceramente revolucionarias a caer en equivocaciones colosales. de democracia en los territorios y en la vida laboral. [.. democracia. rebajarlo.7 Exactamente igual que hoy en día afirmamos que la democracia no es exportable y que la paz no puede alcanzarse si no es con medios pacíficos..] Quienquiera que busque justicia. El poder es un club exclusivo y hace falta tener ciertos requisitos para su acceso. la plena satisfacción de uno mismo... Sólo otras modalidades de trabajo y de consumo podrían producir bienes relacionales útiles.5 Podríamos seguir utilizando muchas formas verbales más. libertad. a no ser que claudique. las modalidades de los objetivos. en una entrevista concedida hace un par de veranos. de la misma forma la relación de trabajo capitalista no se puede utilizar para producir algo que no sea alienación y mercantilización. repartirlo.solverlo. cederlo. Porque el poder no te deja entrar gratis.

Lo mismo pasa con la investigación científica y la invención de tecnologías. Mauro Bonaiuti. Per una politica di decrescita (Para una política de decrecimiento). www. trazabilidad de las cadenas. Un proyecto capaz de desengancharse de las lógicas de incremento continuo del mercado. El PIB hace tiempo está siendo un blanco fácil para los que hacen crítica del desarrollo. Depiliamoci: come passare dal Pil al Bil e tutelare l’ambiente (Como pasar del PIB al BIB —bienestar interior bruto— y defender el medio ambiente). de la mutualidad y de la multiculturalidad. controladoras.it. valorización de las condiciones de producción). El decrecimiento valoriza las diferencias. es la configuración de un tejido de relaciones sociales libres. 2007. de la cooperación y de la reciprocidad. supone sustraerse conscientemente a las órdenes ajenas que nos llegan del capital. no heterodirigidas. reconoce el saber hacer. Roberto Lo Russo Nello De Padova. Notas 1. 2.decrescita. haciéndolas realmente placenteras e intrínsecamente provechosas. La sociedad del decrecimiento humaniza los intercambios y restituye a los interlocutores dignidad. El decrecimiento activo. paridad y reciprocidad. 91 . aumenta las relaciones de convivencia. octubre de 2007.net/. de derecha y de izquierda. es la opción de valorización de los bienes comunes y relacionales. Editori Riuniti. Merece la pena visitar su web: http://www.8 Sólo una total emancipación ideológica y la superación de la idea de progreso como despliegue infinito de las potencias productivas sociales podrá devolver una centralidad al valor de uso de las cosas alargando su vida útil. llevado a la práctica. vuelve a centrar la economía de los sistemas territoriales (ciclos cortos. desinteresadas. pero también de las peligrosas quimeras tecnocráticas.benessereinternolordo.una voluntad externa. y devuelve al individuo autonomía y libertad de elección.

Dispersar el poder. estéril y autodestructivo.3.» 5. la sociedad se autogobierna y es peor para los que quieren cambiarla». 2007. 2005. 6. Giorgio Ruffolo escribe que es necesario sustraer la técnica a las leyes del mercado. Fazi. Come fare politica senza entrare in un partito (Como hacer política sin entrar en un partido). para dedicarla al servicio del conocimiento. 4. De una entrevista a Andrea Fabozzi en il manifesto. 2002. agosto de 2008. Cambiar el mundo sin tomar el poder. es la premisa necesaria para un humanismo». Escribe Marco Calabria en el prefacio de su edición italiana: «La representación. 7. Feltrinelli. La referencia es a los textos de: Ekkehart Krippendorff. Carta. Capitalismo senza limiti (Capitalismo sin límites). Raul Zibechi. Todavía piensa así Mario Tronti: La política tiene que dar respuestas e intervenir. Si no lo hace. 2003. El significado de la revolución hoy. Tinta limón ediciones. 92 . Véase también: Giulio Marcon. L’arte di non essere governati. primavera de 2008. según Max Weber siempre comporta una relación de dominio. en: La Repubblica. Politica etica da Socrate a Mozart (El arte de no ser gobernados. John Holloway. del 13/3/2008. En este sentido el equilibrio ecológico. La digestione del potere (La digestión del poder). Entrevista a Marcos. el freno al crecimiento económico del tener. por Riccardo Bottazzo. aunque elegida. Política ética de Sócrates a Mozart). El Viejo Topo. 8.

innova procesos y productos. las personas que siguen metiendo la cuestión social —la justicia— en el primer lugar. paralelamente. Es decir. Lo social. con más relaciones humanas. Un eufemismo para decir que se trata de una 93 . las relaciones de poder y de riqueza dentro de la sociedad. menos trabajo asalariado. ampliando su dominio. eso es.1 El decrecimiento se plantea como alternativa a la recesión. más trabajo libre y creativo. eso es. más acceso y posibilidad de goce de bienes comunes. El motivo por el cual hasta ahora las razones del ambientalismo han naufragado ha sido muy bien resumido por Hervé Kempf: Lo social queda en lo no-pensado de la ecología. es lo no-pensado de la izquierda. Pero la ecología. DECRECIMIENTO COMO ANTÍDOTO A LA CRISIS Ganarán los que sabrán resolver la ecuación: vivir mejor con menos dinero. Crisis y reestructuración son los pasos normales que el sistema económico de mercado utiliza para socializar las pérdidas al mismo tiempo que se recapitaliza. No es casualidad que los economistas llamen a las crisis «oportunidades».XV. que es la otra cara de la moneda de la sociedad de desarrollo. La izquierda. menor consumo de mercancías.

partida donde son pocos los que ganarán y muchos los que van a perder. de mejor uso de los recursos. el decrecimiento no se pone banalmente como antagonista del crecimiento. a la vez que valora estilos de vida sobrios. socialmente compartida es el exacto contrario del decrecimiento obligado. Los que van a sufrir primero las consecuencias de la crisis serán justamente los inmigrados. La segunda abre el camino al caos económico y social. compartiendo y colaborando dentro de comunidades y poblaciones. como cada guerra. sino como prevención y antídoto a las consecuencias concretas del crecimiento. una especie de aceptación supina de sus consecuencias. Blanco y viático para políticas autoritarias y gobiernos déspotas. fases de empobrecimiento y de paro. Como dice Naomi Klein. La primera pone en marcha procesos participativos de selección de las necesidades. sin derechos porque están sin trabajo. La política económica del crecimiento infinito conlleva inevitablemente la caída en períodos de «crecimiento negativo». preparan el terreno a los cambios.3 El decrecimiento no es tampoco una adaptación obligada y resignada a las condiciones provocadas por el colapso ambiental incipiente. En el segundo caso los costes de la crisis van a caer encima de los grupos sociales más débiles. de lucha contra los gastos innecesarios y contraproductivos como son el militar y el publicitario. choques depresivos. sufrido por las necesidades del declive económico. En el primer caso se busca como resultado una mejora de la calidad de vida. utilizados como fuerza de trabajo de usar y tirar. que nace de una opción orientada. de mayor cooperación social. masas de parias perdidos en las «tierras del medio». 94 .2 Así pues. El decrecimiento voluntario. y promueve formas de gobierno comunitario de los territorios y los recursos. a la lucha entre pobres. una repartición diferente de las cargas laborales. los grandes desastres. fluctuaciones cíclicas recesivas. la conservación de los bienes comunes.

Es decir. de dedicarse a actividades no productivas. Pasar del exceso a la suficiencia. Como mucho una urgencia para erradicar más rápido y más profundamente las causas que han generado la crisis. freek-economy. lo inútil y lo superfluo se rechazan porque dañan incluso el goce estético.4 No vemos nada de realmente necesario en una crisis provocada por un modelo de desarrollo injusto y suicida. Por el contrario. «El decrecimiento —escribió acertadamente Nicolas Ridoux—5 es de entrada un trabajo de evacuación. aceptación de condiciones de pobreza. No se trata tampoco de la proposición de una vida ascética o de nuevas tendencias eco-chic.6 Salir de la avidez de posesión y de la obsesión consumista compulsiva para reencontrar parámetros y conductas éticas. quien decía que en una sociedad dominada por la racionalidad utilitarista «el poder supremo es la libertad de malgastar». Volver a empezar por el principio femenino del cuidado y del mantenimiento. Liberarnos de modelos de consumo plasmados por la oferta y practicar la búsqueda de un bienestar auténtico. sobre nosotros mismos. se podría decir que en la sociedad del consumo el poder supremo es conseguir liberarse de la obligación de consumir mercancías. Se trata más bien de un duro trabajo sobre estilos de vida. Parafraseando a George Bataille. privación. para volverse a centrar en los valores que fundan nuestra humanidad».Los que sostenemos el proyecto del decrecimiento no pensamos que se trate de hacer «de tripas corazón». elogio del pauperismo. Rechazar la inmoralidad del derroche. El decrecimiento no es renuncia. Salir del mito del creci- 95 . ambientalismo sexy. Pensar que el camino correcto para el buen vivir es el de vivir con menos. El decrecimiento indica el camino para meter las virtudes en el centro de las necesidades. ni reconocemos ningún tipo de «oportunidad» en las consecuencias dramáticas de su crisis. es decir. No debemos confundir la sobriedad con el sacrificio de lo necesario y ni tan sólo con la renuncia de lo placentero.

como es la actual. es el fenómeno opuesto a la catagénesis. la sociedad del decrecimiento prefigura modelos de organización social más ricos y abiertos. Tenemos a nuestro alcance saberes y tecnologías que están en condición de destruir en pocos minutos el planeta tres o cuatro veces seguidas. de autoorganizarse y transformarse desde formas más primitivas hacia estructuras cada vez más complejas. como la llaman los biólogos que estudian la capacidad antientrópica. «nuevas fronteras» por cruzar. La «ley de la organización». que se produce cuando una especie se somete a niveles extremos de estrés y sobrevive en una regresión hacia estructuras menos complejas que las anteriores. para resolver todos los problemas primarios que angustian la totalidad de sus habitantes. Se trata de un proceso evolutivo que sigue la pauta de lo que acontece en la naturaleza con la evolución auto-catalítica. Si es cierto —como justamente afirma Giorgio Ruffolo—7 que «la especie humana es capaz de ampliar los límites que la 96 . inherente a la materia. Hemos descubierto todo lo que necesitamos. Ha llegado el momento de dejar de lado las bravuconerías y los delirios de omnipotencia adolescente. al contrario. Sólo hace falta quererlo. en man-tener (tener en mano) nuestras vidas y dar a nuestras funciones vitales la mayor duración posible. de nuestros hijos y nietos. Tenemos que pensar en nuestro mantenimiento. diversificados y complejos. desde el caos hasta las estructuras más ordenadas.miento infinito como estado de eterna niñez. Exactamente lo contrario de una sociedad rígida y estancada. En definitiva. nos hemos vuelto inteligentes y potentes al extremo. maduros y conscientes. Ya no quedan «praderas vírgenes» por conquistar. o bien. que regula la evolución de la materia. reducida a una única dimensión y a una única forma de producir y de pensar. ¡Ya no podemos seguir visitándonos con el pediatra! Ahora ya somos seres vivientes adultos. Hemos de cuidar de nosotros mismos.

sin equidad y sin calidad. Comunidades capaces de garantizar un mínimo 97 . la tecnosfera) que es. una pesadilla que evoca la autarquía. La idea de la sociedad del decrecimiento es un proceso social. autocentradas a partir de las necesidades efectivas de los beneficiarios y de la disponibilidad productiva real existente en cada territorio. es si el decrecimiento se puede proponer de inmediato como una buena práctica útil para evitar los golpes de la crisis sobre las capas de población menos protegida. contra natura y asocial. la economía de guerra.10 Se pueden imaginar comunidades de individuos que empiezan a dar vida a economías «sustanciales» (diría Polany). El reto político que se nos propone ahora. Más que un sueño.8 Y que no debemos confundir con «la que consideramos la complejidad artificial producida por los humanos (la tecnología. esta posibilidad sólo le es dada si sabrá sostener «la complejidad biológica (que) limita el flujo de entropía con frenos y balanceos». para nada conservador. según escribe James Howard Kunstler. es decir. en medio de la más grave recesión económica desde 1929. la cartilla de racionamiento (que se parece a la «card» que el ministro liberal «arrepentido» Giulio Tremonti está repartiendo a los pobres en Italia).9 pero proyectado contra y más allá de los fracasos evidentes de esta modernización sin futuro. paradójicamente. Todo esto en el plano de la teoría. Vivir sin dinero en una sociedad que venera el dinero parece una misión imposible. reales. robando a Ferruccio Nilia el título de su proyecto de Res. O bien podemos imaginar transformar la resistencia a la crisis —«no queremos pagar nosotros vuestra crisis» es el lema de la «Ola estudiantil»— en una «escuela de autonomía». repleto si se quiere de mitos premodernos. un proceso de simplificación que acelera los flujos eliminando las diferencias».naturaleza le ha asignado». destructora de los mismos cimientos de la especie humana. el mercado negro.

Consumo crítico y mutualismo pueden representar una respuesta conveniente a la crisis económica para núcleos familiares y comunidades locales.. el welfare de la proximidad. aumentaría el mantenimiento de la red hídrica y mejorarían las cadenas de recuperación. incluidos los hornos de pan.. los grupos de colegas que acuerdan entre ellos horarios de transporte y tiempos de trabajo. bancos del tiempo. así como el trabajo dedicado al aislamiento térmico.12 Claro está. medios de transporte compartidos. hasta llegar a microcréditos y monedas complementarias. de edificación. también desaparecería el agua industrial en botellas de plástico y las incineradoras de residuos. los talleres de reparación. viviendas compartidas. Las buenas prácticas y los nuevos es- 98 . así como fórmulas de gestión colectiva de equipamientos. aumentarían los cursos para autoconstructores y autoinstaladores de paneles solares. A cambio. En la misma óptica capitalista —según dicen— esta crisis tendrá que servir de palanca para una reconversión inmensa de los aparatos productivos y energéticos en una era «post-petróleo». las fresas por Nochebuena y el móvil nuevo cada seis meses no forman parte de este estilo de vida. Y claro. las cementeras y las inmobiliarias se resentirían aún más al aprieto de la crisis económica. incluso financieras. A cambio. En esta lógica de relaciones sistémicas. Algunas ciudades (Transition Town) ya han empezado a moverse en esta dirección.de autonomía económica y de soberanía política. es posible entrelazar iniciativas como grupos de compra. autoedificación. energéticas. Y claro. de transporte. las canteras. liberándose así de las dependencias alimentarias. los mercados de segunda mano. Un entramado de relaciones que se relaciona —por ejemplo a través las «páginas arcoiris»—11 con el de productores solidarios y participados. A cambio. podrían aumentar las zonas de huertas urbanas. reciclaje y reutilización de materiales post-consumo.

Emi 1999. El autor utiliza la expresión italiana «di necessità virtù». Manual de ecoacciones individuales y colectivas). Marinella Correggia. Manale per un consumo responsabile. 2008. Il nuovo mutualismo. [N. 2006. en: Il dono nel mondo dell’utile (El don en el mundo de lo útil). 2008. está justamente en la idea del recorrido que hay que hacer hacia la sociedad del decrecimiento: un «proceso de vuelta atrás modulando los efectos de forma paulatina». por ejemplo Massimo Fini. La doctrina del shock. op. cit. 8. 17 de noviembre de 2008. Nicolas Ridoux. Famiglie in rete per consumi leggeri (Balances de justicia. Francesco Gesualdi. La decrescita per tutti (El decrecimiento para todos). Acerca de la relación entre antiutilitarismo y las derechas. cit. impulsados hace ya una decena de años por don Gianni Fazzini y que luego se han ampliado en muchas y diversas variantes en toda Italia. Feltrinelli. 9. Del boicot al comercio equitativo y solidario). Sobrietà.tilos de vida autosostenibles son coherentes con la perspectiva de una profunda innovación de la economía. Véase Antonella Valzer. estilos de vida y experiencias de otra sociedad). La diferencia sustancial con quien propone el decrecimiento desde la derecha. Una soga que va a arrojar a la clandestinidad a no menos de seis millones de personas que trabajan «en negro». cit. 43). Bilanci di giustizia. 2. La Storia pronta a dare la frustrata a un cieco modello di sviluppo (La Historia lista para dar un latigazo a un modelo de desarrollo ciego). Naomi Klein. Altreconomia. Dal boicottaggio al commercio equo e solidale (Manual para un consumo responsable. como lo demuestran las actividades del Movimento per la decrescita felice (Movimiento para el decrecimiento feliz) de Maurizio Pallante.13 Notas 1. 99 . Bollati Boringhieri. Cambieresti? (¿Cambiarías?). op. cit. 3. James Howard Kunstler. (p. Giorgio Ruffolo. op. Feltrinelli. 6. cit. del T. en lugar de «un crack súbito. Manuale di ecoazioni individuali e collettive (La revolución de los detalles. 4. Hervé Kempf. La Unión Europea con el «Pacto europeo por la inmigración» ha recalcado recientemente el vínculo entre permiso de residencia y lugar de trabajo. La referencia-guía son los «Balances de justicia». Il Gazzettino. La gran emergencia. Sobre este tema existe también una bibliografía y unos recursos muy ámplios.] 5. 1999. Sobriedad. stili di vita ed esperienze di un’altra società (El nuevo mutualismo. Lorenzo Guadagnucci. Feltrinelli 2007. La rivoluzione dei dettagli. véase Alfredo Salsano. inmediato (pocas decenas de días) con consequencias apocalípticas fáciles de imaginar». Le tre rotture del Mauss (Las tres rupturas del Mauss).. op. Marinella Correggia. op. 7. Familias en red para un consumo responsable).

Verona. una especie de incubadora para actividades económicas emprendedoras alternativas. 12. Las primeras. luego Bologna. Las ACLI (Asociación católica de trabajadores) de Venecia han dado vida a un grupo de compra para familias en dificultad apoyándose a la estructura municipal Aeres. 13. han sido las del Trentino. blogspot. Milano. Reggio Emilia. Maurizio Pallante (ed. 2008. Un programma politico per la decrescita (Un programa político para el decrecimiento). 100 . También utilizaban el lema «Haz lo correcto!» («Fa la cosa giusta!»).). Se trata de un proyecto nacido de la mesa de trabajo permanente del Forum del tercer sector de Pordenone sobre economía solidària: http://resfvg. Como.10.com/ 11. en Italia.. la región de Marche. Edizioni per la decrescita felice.. Piemonte y Val d’Aosta.

su uso y eliminación post-consumo. se encuentra con el del uranio. Si aprieta el acelerador de los agrocarburantes va a chocar contra la escasez de comida (de aquí la fulgurante definición de Frei Betto: «necrocombustibles»). quiere evitar su degradación por exceso de presión humana. DECRECIMIENTO COMO DESMATERIALIZACIÓN El decrecimiento. pretende asumir los límites biofísicos de la Tierra. Y así hasta el final. El imperativo es el de disminuir los inputs físicos de materiales y energías necesarios para la producción de mercancías. con un bandazo.1 El escenario del agotamiento de los diversos recursos naturales no renovables se puede imaginar como una hilera de guardacantones plantados delante de la carrera loca de la megamáquina termo-industrial. Si. Si se plantea satisfacer sus necesidades insaciables de energía con las renovables. corre el riesgo de cubrir de silicio la superficie de la Tierra. disminuyendo los flujos de materia y de energía utilizados en los procesos productivos y en los ciclos de consumo. este año ya se ha llegado al pico de Hubbert. En opinión de muchos. 101 . consiguiera esquivar uno (por ejemplo el petróleo).XVI. antes que nada. Se necesitan pues políticas económicas e industriales de decrecimiento y desmaterialización de los procesos productivos. Banalizando. podríamos decir que «no hay para todo el mundo».

a través de la introducción de «energías limpias». «sociedad post-industrial». del agua.000 millones de toneladas sin dejar de crecer». Un «New deal verde global». y ya se habla de un nuevo índice bursátil especializado en trabajar con títulos de empresas implicadas en el sector ecológico (igual que el Nasdaq hace con los títulos informáticos). Han nacido fondos de inversión especializados en la gestión de los recursos primarios.000 millones de dólares. que ha sido definida variadamente: «desarrollo sostenible». los «negocios verdes». En un diario económico he leído: «Eliminar 175. La Shell en 2006 ha invertido 350 millones de dólares para la investigación sobre combustibles no fósiles. en la historia. con estas dimensiones. para crear cinco millones de lugares de trabajo. de los residuos además de. La crisis energética de 2008 con el petróleo por encima de los 100 dólares el barril ha sido una mina para todos los grupos petroleros y alimentarios. La BP cien. Escribe —escépticamente— The Economist: 102 . También Barak Obama cuenta con la «energía limpia» para enfrentar los efectos de la recesión económica.Hace tiempo que las autoridades económicas y políticas2 mundiales intentan impulsar una reconversión de los aparatos productivos. de donde las empresas están sacando a manos llenas para sus proyectos de reestructuración y reconversión. supone «un proyecto industrial que. como mejor le llama Wolfgang Sachs—3 se ha disparado el «green business». con una inversión de 15. nunca ha existido». la energía. «soft economy». «greenonomy revolution» (revolución de la economía verde) y así discurriendo.4 El cambio climático se percibe como una enorme oportunidad para la economía. El administrador delegado de la Wal-Mart ha declarado que «hacerse verdes es una forma nueva para recortar costes y aumentar beneficios». Empujados por la carga emocional y las preocupaciones relativas al cambio climático —el «caos climático». en un crescendo de énfasis y de ilusiones. «economía del conocimiento». obviamente. «economía del hidrógeno».

Se trata. El caso más clamoroso de inversión de los fines nos llega justamente del «mercado de emisiones» (Emission Trading System). de mercancías que luego se venden y consumen en Occidente. en gran medida. que empuja las empresas europeas a deslocalizar las producciones en Asia y en otros países donde las emisiones de CO2 no son contabilizadas. al contrario. pero al mismo tiempo aumenta la cantidad de mercancías producidas. se vuelve a gastar por el otro. que los resultados previstos por los defensores de las nuevas tecnologías han sido casi siempre anulados por dos efectos contraproductivos: La «trampa tecnológica» se dispara cuando las nuevas tecnologías provocan en el medio-largo plazo efectos imprevistos o infravalorados. Pensemos en las milagrosas tecnologías de «secuestro de carbono» (concentración y confinamiento) o bien. planteado por el Protocolo de Kioto. que a finales de los años treinta derrotaron tanto el fascismo como la depresión. El «efecto rebote» es. Lo que se ahorra por un lado. La atmósfe- 103 . en la disolución y dispersión de los contaminantes a través de la termocombustión de los residuos.5 En realidad ha sido demostrado por Joan Martínez-Alier. por otra parte. aquello que se produce cuando una nueva tecnología consigue efectivamente disminuir los consumos por unidad de producto.Hay un paralelismo histórico para esta sinergía entre dos objetivos prioritarios (lucha contra la contaminación y contra el paro): el gasto militar. Es el caso típico de muchas tecnologías de descontaminación que producen simplemente una concentración y un desplazamiento de los elementos tóxicos de una matriz ambiental hacia otra. con sus estudios de Economía Ecológica6 y por el Movimiento de Justicia Ambiental (EJM). algunas veces más perjudiciales que los que se querían contrarrestar. vendidas y consumidas aumentando así los impactos globales.

¡Los viajes al espacio ya se venden en las mejores agencias! La «palanca financiera» (como ya hemos visto con la crisis) tiene exactamente la finalidad de que no le falte nunca la moneda al mercado. Es lo que en otras palabras se llama planteamiento «de prestación». la economía es ese conjunto de instrumentos que permiten conseguir el dinero necesario para comprar hasta la Luna. basado en autorizaciones. alternativo al «de prescripción». que procedía de las autoridades públicas estatales. la consiguiente compraventa de cuotas de emisiones de dióxido de carbono y la transformación de la atmósfera en una mercancía intercambiable por dinero no tienen otro efecto que permitir.ra no tiene fronteras. si esta estuviera a la venta. El mercado artificial de los «permisos para contaminar». disminuir su obsolescencia programada. pueda reducir la contaminación) es como decir que el elevado precio de un coche de lujo pueda hacer disminuir la demanda. así como la cantidad de residuos que se le devuelven. y así las astutas compañías internacionales se las han ingeniado para superar el obstáculo desplazando las mercancías. La única forma de revertir la carga de contaminación de las sociedades humanas dentro de los límites asumibles por la biosfera es la de reducir en términos absolutos las cantidades de materiales y de energía que se extraen de ella. Alargar su tiempo de utilización. El fracaso al que está abocado el Protocolo de Kioto depende de una contradicción interna originaria: confiar en las lógicas y los mecanismos de mercado para neutralizar sus efectos. En una sociedad de mercado es cierto exactamente lo contrario. 104 . Pensar que volver escaso el aire aumentando paulatinamente su «coste» pueda desincentivar su uso (es decir. una vez más. Es como pedir al verdugo que se cortarse la cabeza él solito. que ganen también los intermediarios financieros.

2008. Barrabés. Guerra y colapso económico en el umbral del fin de la era del petróleo.net/. Una storia di avidità. los productos tendrán que ser lo más duraderos posible. potere e denaro (El libro negro del petróleo.oceas. Interesante también el Observatorio de la Crisis Energética y las alternativas de sociedad (OCEAS): http://www. reutilizables. Pensamos en el Informe Stern encargado por Blair en 2006 y las legislaciones que derivaron de ello en Gran Bretaña. Una enquesta explosiva sobre «la sangre del mundo»). Il libro nero del petrolio. los sistemas energéticos serán distribuidos y se basarán en su mayor parte por la microgeneración de calor y electricidad. Un nuovo sviluppo è possibile ma senza petrolio (La sociedad No Oil.) El fin de la era del petróleo barato. 2006. la bibliografía es realmente interminable.Notas 1. energía y materiales incorporados se puedan reaprovechar. guerra. Recordamos también: VVAA. reprocesados de tal forma que trabajo. Newton Compton. aluminio y madera. VV AA. Punto Rosso.org/ Acerca de la situación energética más en general. reparables. más que el número de trabajadores empleados en el ensamblaje de bienes o en la oferta de servicios. Un’inchiesta esplosiva sul ‘sangue del mondo’ (La verdad escondida sobre el petróleo. y los materiales de que están hechos tienen que poderse reciclar y reutilizar.aspo-spain. la asociación que estudia el agotamiento de los recursos petroleros: http://www. kilos de acero. Orme. Problemi e prospettive (Cambios climáticos. Problemas y perspectivas). Acerca del cálculo sobre el cénit de la producción de petróleo (la curva trazada por King Hubbert para calcular las reservas de Estados Unidos) veánse los sitios web de la ASPO. será responsable de su funcionamiento. actualizables. Punto Rosso. La verità nascosta sul petrolio. 2006. Fabio Orecchini. 2006. Un nuevo desarrollo es posible. recordamos a Joaquim Sempere y Enric Tello (ed. Alemania. tendrán que ser desensamblables con facilidad de manera que sus componentes puedan substituirse y reacondicionarse. 2006. Thomas Seifert. España y Francia. La società No Oil. Klaus Werner. 2. Eric Laurent. reciclables. Imposible no mencionar el clásico de Richard Heinberg. kilowatios consumidos. encontrando así un estímulo para producir bienes más duraderos. pero sin petróleo). Se acabó la fiesta. poder y dinero). 2007. Vincenzo Naso. con en anexo el texto del «contrato mundial para la energía y el clima. para desterrar guerras y pobreza y frenar el cambio climático». Una historia de codicia. La venta de servicios y la posesión en lugar de la propiedad de los bienes. nos la proporciona una investigación de Ires Cgil del Veneto: «Procesos productivos que disminuyen la cantidad de combustibles fósiles. Una excelente síntesis de las posibles acciones en la dirección de la «sostenibilidad» que pueden tomarse en ámbito empresarial («capitalismo natural»). Cambiamenti climatici. con energía producida e intecambiada in situ en una relación bidireccional entre los 105 . En esta misma editorial. Nuovi Mondi Media. Icaria. reparables. reacondicionables de manera que su vida útil aumente. 2007. cuyas emisiones no sean nocivas y que utilicen un mayor nombre de empleados en comparación con las fuentes tradicionales. mantenimiento y reparación. http://www. Energías renovables y limpias. de tal manera que el productor mantendrá la titularidad del bien. guerra.org .peakoil.

Joan Martínez-Alier. 5. una contabilidad de coste entero que incorpore todo el gasto de la utilización de energía y materiales. Edp-Energias de Portugal. competitività e riflessi occupazionali in sei casi aziendali nella regione (Vínculos entre sostenibilidad ambiental.que hoy llamamos productores y consumidores. Icaria. 2007. las fuentes serán locales. Feltrinelli. Matteo Cimiero. Per un futuro equo. la medida de la apropiación humana de la producción primaria neta de biomasas. 6. Un report del Wuppertal Institut (Para un futuro equitativo. 4. centro Studi Ires Cgil Veneto. Conflictos sobre recursos y justícia global. julio de 2008.). con incentivos a la reducción de las mermas». Q-cells. El Ecologismo de los pobres: conflictos ambientales y lenguajes de valoración. y subsidios que estimulen el aumento de productividad de los recursos y de procesos de producción limpios basados en recursos renovables. Los principales fondos que he encontrado se llaman: Renewable energy Corporation. 106 . la producción de residuos y la contaminación. Conflitti sulle risorse e giustizia globale. Impuestos que desalienten el consumo de recursos. Clean Energy. en seis casos empresariales de la región Veneto). El flujo material per cápita en el tiempo. 2005. De un artículo de The Economist recogido en Internazionale del 14 de noviembre de 2008. 3. es decir. Un informe del Wuppertal Institut). competitividad y repercusiones en la ocupación. económicas. Gamesa. Wolgang Sachs y Tilman Santarius (ed. Martínez-Aliem introduce el concepto de «metabolismo social» y elabora unos indicadores del perfil metabólico de un sistema económico. diversificadas para una red más estable y segura. Vestas Wind Systems. Legame tra sostenibilità ambientale.

como hubiera dicho Gandhi. Como nos recuerda Maurizio Pallante:1 «El decrecimiento inducido por la autoproducción de bienes (y de servicios a las personas) es un factor de felicidad».). el «trabajo por el pan». consiguiendo satisfacer el mayor número posible de necesidades propias sin depender del exterior. pasando de la venta de productos a servicios efectivamente prestados (E.S. car sharing para los transportes. la nueva filosofía de consumo. Su idea es que pueda haber una sociedad con una economía organizada alrededor de tres círculos concéntricos: «El círculo interior 107 . maquinaria alquilada para prestaciones. En otras palabras. trabajo manual mínimo para la producción de valores de uso.Co —Energy Service Company— para la energía. los vínculos comunitarios. Para disminuir efectivamente los impactos es necesario salir de la lógica del crecimiento exponencial. el aumento de la eficiencia de los motores. la reutilización y el reciclaje de los materiales. ampliando las relaciones interpersonales fundadas sobre la reciprocidad del don. Hace falta una verdadera «revolución verde» cuyo primer escalón es la autoproducción o bien. etc. DECRECIMIENTO COMO DESMERCANTILIZACIÓN No basta con las energías renovables.XVII. trabajo como instrumento de autorrealización y de servicio a los demás. la revalorización de las formas económicas de la subsistencia.

La recomposición entre economía y ética debe empezar desde el primer peldaño. Autoproducción y don son. transporte y comercialización. La primera corona circular corresponde al área de los intercambios basados en el don y la reciprocidad.incluye el área de la autoproducción de bienes y servicios. En esta las hileras más cortas son las más internas». Cualquier acción nuestra tiene un impacto ambiental y produce una cadena de consecuencias sociales. sino también de los saberes y de la tradición. así. a través de una «reunificación del saber cómo se hacen las cosas (cultura científica) con la búsqueda del sentido por las que se hacen (cultura humanística)». no sólo de la naturaleza. La corona circular exterior es el área de los intercambios mercantiles. En la economía gandhiana el consumidor debe hacerse una serie de preguntas: ¿cuánto sabes del objeto que estás comprando? ¿Quién lo ha producido y en qué condiciones trabajan y viven los que lo han producido? ¿Cuál es la parte del precio final que le queda al productor? ¿Qué materiales se han utilizado? ¿Cómo ha sido producido? ¿Cómo se reparte el beneficio?2 La reconstrucción de la hilera de producción es clave para trazar el «ciclo de vida» de los materiales y la energía contenidas en el producto y para hacer transparentes las «cláusulas sociales» que han permitido su producción. Desmercantilización no significa tan sólo evitar de utilizar el mercado. Cree que los «ciudadanos conscientes» pueden vincularse políticamente sobre todo en el ámbito local para imponer opciones políticas orientadas hacia la sostenibilidad: «no hay progreso sin conservación». Pallante está en contra de la «omnimercantilización». Si no lo hacemos estamos todos en complicidad y colusión. sino también y sobre todo retornar a usos colectivos 108 . compatibles con un «desarrollo tecnológico orientado de forma diferente». Es necesario tener consciencia y comprometerse a limitar los daños.

la comunicación. la legislación urbanística en un determinado y breve período. industrial. Bienes fundamentales. insustituibles. el genoma de las plantas. pero también de burocratización pública estatal. la educación. Formas de control y de fruición socializadas. Los bienes comunes como res publica. Exactamente lo contrario de la concepción de la naturaleza como espacio por conquistar para el dominio del hombre y para que se ponga a la disposición de los procesos de explotación minera. la movilidad. sí tienen la voluntad de ser democráticas. la energía primaria.6 Bienes.4 La ciudad como «casa de la sociedad».3 El territorio como «bien común». Se abre aquí el campo fascinante y decisivo de cómo las comunidades pueden imaginar el poder gestionar su patrimonio ambiental. Como deben serlo la atmósfera terrestre. agroforestal. el paisaje. patrimonios colectivos hechos para durar y cuyo valor no es calculable en dinero. de economicismo empresarial. anteriores al proceso de las enclosures.aquello que el mercado había privatizado.5 Lugares de la socialización. Exactamente lo contrario del «territorio del desarrollo». la afirmación del principio de propiedad municipal pública de los 109 . que no se agotan con su utilización. frutos de la creación colectiva (natural y cultural). y globales. Contra cualquier forma de privatización. la seguridad. las aguas. Pero también el conocimiento. los bosques. como lo fueron los «usos cívicos». el comunalismo agrícola de los «campos abiertos». la salud. no mercancías. funcionales al vivir comunitario. inmobiliaria. necesarios para todos. Hay que entender al medio ambiente como «esencial en la reproducción material de la vida humana y en la realización de las relaciones socioculturales y de la vida pública». espacios abiertos a la libre circulación de los flujos vitales que pertenecen al terreno de los derechos humanos y sociales. del suelo como soporte inerte a disposición de las actividades económicas capitalistas. histórico y social. la justicia y las instituciones políticas. la fauna salvaje.

Es un dilema que el furor ideológico neoliberal ha superado de una tajada: residuos. se puede llevar a cabo con criterios y medios empresariales.. cementerios. Allá donde no hay condiciones de competencia y de libre elección para el consumidor. acrobacias de ingeniería institucional: autoridades de control de la competencia. se crean monopolios naturales que regalan rentas a quien los gestiona. «mister precios». leyes antitrust. Esto pasa porque las formas de gestión con sociedades de capital (S. Uno de los últimos inventos es el Project financing (finanzas estructuradas).. Para la privatización de los servicios públicos se han inventado sistemas cada vez más refinados. etc. No sólo el territorio y los bienes naturales no pueden ser privatizados. Para una sociedad anónima la optimización económica podría llevar a aumentar a los pobres o dejarlos famélicos. autopistas. Un pilar de la «turbofinanza».«cuerpos hídricos». a través de los cuales la gestión de las utility (utilidades) y cual- 110 . instrucción.A. el reconocimiento del paisaje como bien constitucionalmente protegido. cualquier «servicio» se puede reconducir a una «gestión industrial a demanda individual». acuerdos sobre libre comercio. Un «procedimiento negociado» que tiene lugar entre autoridades públicas y promotores privados (gestores de fondos especializados en infraestructuras. Hace ya un par de siglos los economistas se interrogaban si era lícito tener beneficios por la gestión de los asilos para pobres. Para ir más allá de los límites teóricos y prácticos del funcionamiento del mercado se han inventado complicadísimos sistemas reguladores.) empujan el management a buscar beneficios (derecho comercial). Infrastructure equity fund). Ahorrar (por ejemplo en el suministro de agua o de energía eléctrica o de cualquier otra cosa) es un sinsentido para una empresa «orientada al mercado». Los mecanismos de mercado tampoco funcionan en el sector de los servicios públicos. y por lo tanto. cárcel. sanidad.

verano de 2006. en relación con la «transformación empresarial de los lugares de cuidado»: «El paciente que tendrá que ser ingresado en esta estructura pública será 111 . Riccardo Petrella. Del mismo autor véase también: La decrescita felice (El decrecimiento feliz).. transportes. Associazione per la Decrescita (ed. 2007. noviembre de 2006. Ma dove vivi? La città raccontata (¿Dónde vives? La ciudad explicada). 5. tarifas. Maurizio Pallante. 2005. junio de 2007. energía.quier otro servicio que pueda dar lugar a ingresos. Véase también: VVAA. con presentación de Alberto Magnaghi. Beni Comuni. tra tradizione e futuro (Bienes comunes. Giù le mani dai beni comuni (¡Los bienes comunes no se tocan!).7 El análisis concreto de los resultados está bajo la mirada de todos: servicios públicos cada vez más caros y de mala calidad.. las amortizaciones y los beneficios de empresa. Acerca de la individuación y de la gestión de los «bienes comunes» ha nacido una amplia investigación teórica y práctica. El caso emblemático es la «empresarización» de los lugares para cuidado de ancianos de los Estados Unidos. pero algunos títulos nos pueden servir de guía: Giovanna Ricoveri (ed. telecomunicaciones. entradas. Romano Nobile (ed. Editori Riuniti. «Res Publica».) (www. suplemento de «Aprile».). entre tradición y futuro). de nuevo. enero. tendrá que hacerlo la entidad pública que los concede. en Carta y il manifesto. hospitales.it). 2006.decrescita. una historiadora de la sanidad. cárceles. Il bene comune per eccellenza» (El territorio.) pasan a manos privadas. Arnit Basole. Malatempora. 3. 4. 2005. Venecia. Luca Sossella editore. etc.).eddyburg. teatros. 7. Città comune (Ciudad común). Véase además los documentos preparatorios para los seminarios del Foro Social Mundial de Nairobi (2007) y Malbo (2008). Decolonizziamo l’immaginario (Descolonicemos el imaginario). 2007. o bien. Ha escrito Nelli Elena Vanzan Marchini. La bibliografía es muy extensa. (es decir: agua. Emi. The economics of Ahimsa.it 6. Alberto Magnaghi «Il territorio. Notas 1. Massimigliano Smeriglio. En: www. bien común por excelencia). Sigue de cerca la privatización del sistema ferroviario en Gran Bretaña. Edoardo Salzano. en Carta. Discorso sulla decrescita (Discurso sobre el decrecimiento). 2. Los usuarios seguirán pagando con intereses los antícipos bancarios. cementerios. 2005. a través de un invisible sobreprecio de los servicios prestados.

finalizada al número más alto de prestaciones. «Il Gazzettino». privilegiando las que son más remunerativas [. 112 .(a pesar suyo) cliente de laboratorios privados cuya maquinaria es adquirida y amortizada según una lógica productiva privada..] Es legítimo preguntarse si dentro del departamento de radiología y del laboratorio de análisis el personal médico podrá decir la suya acerca de la elección de las tecnologías más apropiadas para la salud del paciente».. 12 de mayo de 2006.

de cosas y de oportunidades que el mercado nos mete a su disposición. En otras palabras no sabemos/podemos imaginar otra forma de satisfacer nuestras necesidades y nuestros deseos si no 113 . todavía no conseguimos imaginar nuestro «crecimiento humano personal» si no en forma de acceso y apropiación de bienes y servicios. nada de redistribución de las rentas. nada de bienestar. nada de welfare. mientras los aumentos de productividad no se traduzcan en «decrecimiento del esfuerzo de trabajo» (reducción del tiempo dedicado a trabajar) y no en aumento de producción. «Crecer o morir» es su programa único. La realización de perspectivas realistas y razonables tiene pocas esperanzas de poderse concretar sin una subversión total de lo existente. DECRECIMIENTO COMO PROYECTO DE AUTOGOBIERNO Ha escrito con gran realismo Latouche: «El programa de una política nacional de decrecimiento se presenta así como una paradoja.XVIII.1 Mientras sigamos aceptando quedar atrapados dentro de los parámetros de la economía de mercado. En efecto. Fuera del espiral del crecimiento sólo hay depravación y miseria. plantea todos los problemas como si fueran clavos». tendrán razón perfectamente los portavoces bipartidistas de las economías globalizadas en declamar su mantra: sin crecimiento nada de desarrollo. A Latouche le gusta citar a Mark Twain: «Si el hombre sólo dispone de un martillo. mientras dejemos que nos plagien con el «ciclo infernal de las necesidades y de las rentas».

Pero. Lo que sirve para hacer concretamente practicable este recorrido es un relato que haga deseable una «alternativa de sociedad» para la cual valga la pena invertir nuestras energías personales. «una utopía. en lugar de ser recompensados por sus conciudadanos por haberles avisado a tiempo de las desgracias venideras. una fuente de esperanza y de sueño» (siempre Latouche). persiste una idea ética con la que podemos valorar las acciones nuestras y de los demás. No basta con utilizar argumentos lógicos y racionales. Me refiero al imperativo categórico kantiano. se les ha tratado como causantes de la desventura. por mucho que pueda ser alterado y seducido por el consumismo. Como dice cierta tradición del pensamiento político: «La empresa política es la construcción del sujeto» (Stefano Rodotà). que está dentro de cada uno. para crear una base social del movimiento para el decrecimiento es poner en marcha la imaginación. a los locales de luz rojas donde se violan cuerpos a pago. en el parque temático. batalla de ideas. por lo tanto. «descolonización de las mentes». En el fondo del cerebro de cada uno de nosotros. 114 . por lo tanto. Para desmontar lo absurdo del actual modelo económico hipercapitalista y neoliberal se hace necesario un debate acerca de la idea de sociedad recuperando parámetros de valoración éticos. eso es. en la agencia de viajes.es comprándolos en el centro comercial. Si las razones profundas de las catástrofes no llegan a entenderse y elaborarse correctamente. Pero para movilizar las energías sociales necesarias para producir el cambio no es suficiente un esfuerzo pedagógico. hay que entenderlo principalmente como «revolución cultural». en el fast food. el riesgo es que el sufrimiento de las poblaciones explote en todas direcciones y que las haga presa fácil de los emprendedores del miedo y del odio. liberándola de los condicionantes culturales. hasta llegar. ¿cómo hacerlo? ¿Hay una pedagogía capaz de acompañar el cambio? Demasiados han sido los profetas que. El decrecimiento. para los machos insatisfechos. Lo primero que hay que hacer.

un tipo de «hombre austeramente anárquico» — para utilizar una expresión de Illich— en un contexto de anarquía ilustrada. 2004. Serge Latouche. más o menos con estas palabras: cada ser humano. El camino que puede seguir el recorrido de liberación lo ha descrito Cornelius Castoriadis. se vuelve potencia creativa. muestran su alteridad irreductible y generan esperanza para la iniciativa político-social. cit. donde cada cual se gobierna por sí mismo —para decirlo con palabras de Gandhi. si se prefiere. 115 . Una mutación antropológica». O bien. un germen de autonomía. original. una fuerza que es capaz de cuestionar «las formas sociales existentes del hacer y del representar». Esta capacidad de imaginación siempre se manifiesta como sueño o como enfermedad. Marco Revelli. «La liberación —escribía Marco Revelli—2 nos va a pedir un trabajo paciente acerca de y con los demás. Notas 1. como contestación o como desviación. op. 2. Agire la nonviolenza (Actuar la noviolencia). Y por mi parte no sé imaginar otra diferente de la descrita por Fromm: el paso del carácter del ser humano desde un modelo existencial dictado por los principios del tener a otro modelo basado en los del ser. Pero si encuentra la forma de relacionarse colectivamente y se dota de un proyecto social articulado. históricas y religiosas desde cualquier parte del mundo.o —a placer— a las mil formas de iluminación de las almas o de toma de conciencia que nos llegan casi intactas de las tradiciones culturales. Es sobre todo en el terreno de los principios que decrecimiento y noviolencia adquieren su fuerza. libre de cualquier conformidad. considerado individualmente. posee en su psique una capacidad irreducible de imaginación radical. Nos va a pedir una metamorfosis existencial. y sobre nosotros mismos. Punto Rosso/ Liberazione. «imaginario social constituyente».

por parte de los grupos de activistas sociales. el decrecimiento habla a la sociedad liberándola del yugo productivista. las ganas de subvertir las relaciones sociales constrictivas. pasa a ser de la política. En definitiva.XIX. de cooperación. 116 . No hay un antes y un después. del trabajo mercantil. locales. puede que haya llegado el momento. por lo tanto. empezando por las productivas. entendida como activación de subjetividades reales y regulación de las relaciones entre individuos y grupos sociales. En un contexto político noviolento y económico no vinculado al crecimiento. sino una cadena que lo tiene todo junto: la rebelión que empuja cada individuo a sustraerse de cualquier autoridad no compartida. La «sociedad buena» y la «política buena» tienen que ir de la mano. así como voluntario y solidario será el esfuerzo productivo de cada individuo y de cada comunidad trabajadora. DECRECIMIENTO COMO ACCIÓN POLÍTICA La iniciativa. un impulso ético individual «prepolítico» y una acción colectiva desvinculada de la moral. Así como la noviolencia habla de las modalidades de ejercicio del poder excluyendo la posibilidad de recurrir a la coerción. el deseo de construir espacios públicos de autogobierno y de autonomía. la regulación social del poder será libre y compartida.

potencia creativa. me parece que. de la ciudadanía activa. como dominio. de la corrupción y de la intimidación y que comporta una asimetría entre aquellos que lo detentan y aquellos en contra de los cuales el poder se ejerce. sindicales.del mutualismo. libido dominandi. o bien. desocialización que se sirve de dispositivos alienantes. La política en manos de profesionales sustrae la esfera pública a los ciudadanos. al protagonismo social. en definitiva. con las palabras de Adriana Cavarero).. de imaginar una «sociedad 117 . como capacidad de transformación. privación. es el significado último de la noviolencia.. Así. periodísticas) lo que queda de los poderes públicos. que se encuentra en cada individuo y que es condición de cualquier aspiración al cambio. de regenerar y volver a valorar la política. Los grupos que detentan los poderes reales controlan a través de las castas (políticas. coerción. Un conocido y sarcástico aforismo de Paul Valéry decía: «la política es el arte de impedir a la gente de inmiscuirse en sus propios asuntos». Danilo Dolci2 han recordado una distinción fundamental entre dos significados diferentes del poder: como «posibilidad de». antagonista. para la política del decrecimiento. El decrecimiento concebido como un proyecto político capaz de promover desde ahora mismo transformación y negociación. incluso antes.. reapropiándosela. libre. sustrayéndola al monopolio de los partidos. rescatándola de las instituciones estatales que la tienen secuestrada y también volviendo a hacerla pública.. o para ser más exactos una política en contra y más allá del dominio. tendríamos que pensar a una «política más allá del poder» (aquí nos ayuda el pensamiento feminista. crítica. Hilary Wainwright1 e. en un movimiento de autotransformación de sí mismos y de los demás. del decrecimiento. al «empoderamiento». Prescindir del «poder de poder» sobre los demás a favor de una capacidad llena de autodeterminación y autorrealización. de la violencia.

de Vicenza [ampliación de una base militar americana] a Chiaiano (municipio cerca de Nápoles donde se proyectaba una planta de incineración de residuos). empezando por la Val di Susa (obras para un tren de alta velocidad hacia Francia a través de los Alpes) hasta Melilli (proyecto de una planta de gas en zona de riesgo sísmico).buena» y una modalidad de organización colectiva que sea ya un buen «vivir juntos». alegre. sino libre. En los movimientos comunitarios de resistencia a las grandes obras invasivas y contaminantes. Empleados de la administración (maestros. ya es posible hoy ver avanzar nuevas imprevistas subjetividades políticas.3 Así. poblaciones enteras se han apropiado de formas de democracia directa de masas y han reunido una comunidad no de tipo identitario. podríamos decir también nosotros. empleados del transporte y de otros sectores públicos) rechazan con indignación la campaña política denigratoria contra todo lo que es público y reivindican con orgullo su profesionalidad al servicio de una función social. una idea de modernidad a la cual valga la pena aportar algo personalmente y una ética civil que devuelva el sentido a la política. Un mensaje de alteridad irreductible a las lógicas del mercado.4 En concreto. el decrecimiento querría activar esos «procesos de producción de consciencia y de idealidad —planteados por Pino Ferraris en su idea de «partido social»— desde el interior de la experiencia social del trabajo y de la vida y en el curso de la acción directa de las grandes masas». vital. de destino. Grupos de inmigrantes afectados por las diferencias raciales y el apartheid social empiezan a salir del cono de sombra y afirman su autonomía subjetiva y cultural. pues. Un rechazo que es el punto de arranque de una rebelión hacia una condición de vida marcada por la precariedad y el no reconocimiento de uno mismo. estrecho de miras. En las manifestaciones de los estudiantes hay escrito: «No vamos a pagar nosotros vuestra crisis». Ca- 118 . «La revolución es ya mismo».

A pesar de los muchos analistas sociales que describían a los individuos modernos como una «papilla» y la sociedad como una masa «viscosa» o un «agregado fragmentado y sin forma de particularismos corroídos» (como apuntaba desconsolado Mario Tronti). en oposición a lo que Maquiavelo definía como ‘los grandes’. Abensour también escribió: «La democracia no es un régimen político. por mucho que se les maltrate. Angelo Bollafi anotaba. desde abajo. pero que podrían conectarse entre ellos. economía.5 Los que habían dado por definitiva la victoria del dominio capitalista tendrían que recapacitar. Claro. relaciones sociales. mediante prácticas moleculares. supone una lucha para instaurar un estado de nodominación en la ciudad». la realidad parece capaz de sorprender. una modalidad del actuar político.tegorías enteras de trabajadores empobrecidos vuelven a encontrar una cohesión que parecía definitivamente rota por la individualización de las relaciones contractuales de trabajo. del pueblo. Al mismo tiempo estaría bien que nadie pensara en poder utilizar el «empuje» de los movimientos sociales para perseguir sus planes políticos en el mundo separado y virtual de la representación institucional. La crisis los empujaría hacia la desesperación. no dejan de buscar un sentido digno a su existencia. A partir de las realidades locales. el estar juntos los afianza en la búsqueda de un camino de salida. Un viejo vicio de las izquierdas políticas. sociedad. Los individuos. relámpagos en la oscuridad. en la lógica de intercambio entre poder. no renuncian a vivir mejor juntos. formando «redes territoriales de autonomías cooperantes» (es de nuevo Pino Ferraris quien lo escribe). hace ya treinta años: «La autonomía de los movimientos de masas siempre se entiende restrictivamente 119 . sino en primer lugar una acción. en la escena política. específico en el sentido que la irrupción del ‘demos’. se trata de destellos.

Sigue Bollafi: «El movimiento de masas se concibe como algo informal. entrega la representación al juego del poder. de la estatalización del sistema de partidos. Una idea de la política dura de morir en la izquierda política. orientado. que alimenta las separaciones.6 Y hablamos de un tiempo en que existía un partido al que no le faltaba «masa crítica».(con soberanía limitada) a la espera de su finalidad última. Ha escrito Lea Melandri: El papel centralizador del macropoder ha contribuido a alimentar la idea que las instituciones sean el lugar desde donde se dirige la vida de toda la sociedad. de la mediatización del mercado político electoral. Una politicidad in nuce que espera ser completada por el único sujeto político que tiene acceso al juego institucional. que es la de ser «parlamentarizada» y completamente sintetizada en la forma-partido». pero la realidad es bien diferente. es a través de las conflictivas modificaciones de la configuración de micropoderes que se realizan las mutaciones más radicales de las formas de vida y de 120 . una especie de busto de Miguel Ángel ya no simplemente social sino también político». Seguimos sin entender que el sistema político-institucional hace tiempo que pasa por una crisis de legitimidad irreversible a causa de la decadencia progresiva del parlamento así como de todas las asambleas electivas como lugar de la decisión transparente. de los papeles y de las funciones absolutamente privado de sentido. que concibe una especie de división del trabajo. No es más que un archivo o una expresión segunda. El macropoder no contiene el conjunto del proceso político y menos aún el del social. está más bien englobado. Así pues. Lejos de reunir en sí la potencia de lo político. niega a los movimientos la potencialidad de negociar y de representarse por cuenta propia. el partido. dirigido por él. como trágicamente podemos escuchar hoy.

3. Comunicare la legge della vita (Comunicar la ley de la vida). Danilo Dolci. Pino Ferraris en: Alternative per il socialismo (Alternativas para el socialismo). Il Partito politico (El partido político). 2008. 1977. 2007. Hilary Wainwright. 6. 1998. 7.los mecanismos de reproducción social. La nuova Italia. 4. La democracia contra el Estado. «Un’altra politica» (Otra política) es el título de una carta-llamamiento firmado para personas diversas. a partir de un seminario de la asociación «Cantieri Sociali». 5. 2. 13 de agosto de 2008. «Chi ricomincerà a lottare? Quelli che sono contro» (¿Quién volverá a empezar la lucha? Los que están en contra). publicado en la revista Carta. 121 . Transform.7 Notas 1. n. Renunciar a las soluciones universales y a la perspectiva unitaria dentro de la cual hacer encajar la multiplicidad de nuestras acciones significa también renunciar a la tentación de dar un sujeto al movimiento reticular que está obrando para la creación de una alternativa. intervención en Networked politics. VVAA. en: Liberazione. Lea Melandri.º 18 del mes de mayo de 2008. Colihue. De Donato. Miguel Abensour. 1981.

podría decirse que todo el pensamiento occidental tiende a desplegar el potencial de acción humana más allá de cualquier obligación que derive de normas de carácter moral. de las verdades imaginadas. En definitiva. 122 . entre ética y ciencia. sobre lo que es justo o injusto. en cambio. entre ética y racionalidad técnica. EL «BINOMIO TRÁGICO»:1 ÉTICA DEL CONVENCIMIENTO Y ÉTICA DE LA RESPONSABILIDAD En el fondo de todos nuestros males está la idea —de a que la modernidad está empapada— de la separación entre ética y política. Para alcanzar este resultado han disciplinado incluso la ética. Así pues cualquier actividad humana tendría que ser conforme a normas y preceptos codificados «científicamente»: el hombre de negocios tendrá que responder a la ética de los negocios. en beneficio de curas y filósofos. Cada una con un «código ético» específico. a las ciencias naturales y. entre ética y economía. de consideraciones sobre el bien y el mal. por extensión. a las sociales. de la vida. de la sociedad y de la psicología de los hombres. Una ética hecha pedazos. se les otorga el estatus de la verdad efectiva de las cosas y son prerrogativa exclusiva de los científicos que poseen las leyes de la naturaleza. Mientras. entre ética y cualquier práctica humana específica que se haya dotado de un estatuto lógico autónomo. es decir. relegándola a la esfera de la fe y de la religión.XX.

se representan como un bien en sí. limitándola y relativizándola. Cada profesión y cada condición social debe respetar su específica «ética». Para un trabajador será la ética del trabajo. donde domina otra «ética». Para poder ser ilimitado. y así seguidamente. Edgar Morin. dónde y qué se produce.2 ha escrito: «La ciencia moderna se ha fundado sobre la separación entre juicio de hecho y juicio de valor.» Y también: «A partir de Maquiavelo la ética y la política se encuentran oficialmente separadas. los objetivos (los fines) por el otro. eso es. que sustrae la conducta humana a los juicios de valor. le corresponde obedecer a la utilidad y a la eficiencia. la revolución científica ha reducido la naturaleza a materia inerte que hay que aprovechar. En la concepción del príncipe (al gobernante). y para quién. el conocimiento por un lado y la ética por el otro. el bien será cuidar de los hijos (porque los deberes de una buena madre no deben ir más allá de la puerta de casa. indiscutible. sirve para afirmar una nueva «categoría universal»: el crecimiento de la producción de mercancías. incluso de carácter cultural. Una forma de pensar como esta. el ejecutivo de empresa a los parámetros establecidos por la sociedad que certifica la marca de «empresas con responsabilidad social». de hecho. autor de El método. Para eliminar cualquier obstáculo ético a la violación y a la explotación de los recursos naturales y de todo ser vivo. relativa y bien separada de las otras. el crecimiento tiene que liberarse de cualquier obstáculo. la de la competición). y no a la moral. y en primer lugar de la idea de equidad y responsabilidad.el gestor de la sanidad a los preceptos de la comisión ética nombrada por el ministro o la ministra del momento. Estas. los valores del cuidado no deben extenderse a la sociedad. prescindiendo de cómo. 123 . hacer bien lo que le mandan hacer. es decir. Para la madre.» La racionalidad instrumental (los medios) por un lado.

que tienen en sus manos la gestión del «bien general». a la cual deben responder las élites que gobiernan las instituciones. instintiva de las personas que actúan a 124 . Aún y así.La ciencia ha ofrecido la justificación a la explotación sin límite de la naturaleza y del trabajo humano presentándose como un sistema de conocimiento universal. Como escribe Marcello Cini: en una sociedad donde la ciencia y la técnica son determinantes. entonces. demasiadas veces hemos tenido que reconocer. capaz de cuestionar visiones antropológicas y políticas consolidadas. en nuestra sociedad posmoderna. Con Max Weber y Lenin se ha llegado a decir explícitamente que hay dos éticas: la pública (de la responsabilidad colectiva). un contencioso que la Ilustración se había creído cerrado. Aquí también sería necesario un reencuentro profundo. a pesar del dogma de la separación entre ética y ciencias. «históricamente determinados» y en continua evolución. «llega a ser cada vez más difícil discernir los hechos de los valores». que lo «técnicamente posible» no siempre coincide con lo lícito. es la antigua «contienda por la hegemonía en la sociedad entre quien pretende ser el depositario y administrador de los valores (la Iglesia de Ratzinger) y los que consideran que sólo a través del dominio racional sobre los hechos (la laicidad científica) se pueden enfrentar los problemas de la vida humana y de la convivencia social». Vuelve a abrirse.3 Esto ocurre porque ambos contendientes implicados en la lucha por la supremacía de la guía espiritual de la humanidad no quieren admitir que principios morales y conocimientos científicos son inseparables. y que lo útil en el plano instrumental no siempre corresponde con el bien general. liberado de valores. y la ética privada. hostil a culturas que conciben de forma diferente la relación con la naturaleza y entre seres humanos. espontánea. en la historia.

por la cual cada individuo debe responder por cuenta propia obedeciendo a cánones morales. una ética llamada del «convencimiento». preceptos religiosos o tradiciones culturales consolidadas. «el poder de cada mente individual» siempre tiene la capacidad de tomar decisiones éticas. Ante tal tarea. profesionales de la administración pública. De aquí el enfrentamiento irreconciliable entre Antígona y Creonte: portadores los dos de instancias razonables y verdaderas. desde Atenas hasta nuestros días. tanto y más que cualquier élite investida 125 . Las identidades colectivas. o de la «conciencia». de todos). en nombre de un «interés general» por definición superior. ya que ambas pretenden responder al bien.4 El hecho es que la política institucionalizada. El concepto general de responsabilidad (hacia un interés considerado como general. prefiere a Creonte. considerados singularmente. confiere a los tutores de las decisiones colectivas una superioridad y una justificación inapelable. como siempre. Pero no ha sido siempre así ni lo es para otras culturas. que inspira la ética pública. o de los principios. establece una jerarquía entre las dos éticas.través de modalidades no organizadas. hacen hincapié en la pertenencia y a ella someten individuos y relaciones interpersonales. es decir. que no depende de la lucha entre el bien y el mal sino del conflicto entre dos expresiones de la ética. es evidente que la conciencia moral autónoma de los individuos. La teorización de las dos éticas admite una posible dialéctica y conflicto entre ellas —de los que desciende su tragicidad. Una concepción de la acción política separada de la moral individual y de la ética personal plantea como corolario que el gobierno de la polis es prerrogativa exclusiva de especialistas. se encuentra aislada e inhibida. Para gran parte de las sociedades tradicionales orientales y para Gandhi. o de las «intenciones». tanto y más que cualquier poder superior.

La competición. victoria o derrota. han deconstruido los mecanismos de las relaciones de dominio y reafirmado el valor de la autodeterminación moral y de la conservación de la vida.» Según su conocida teoría. para «preservar al hombre la integridad de su mundo y de su ser. En la base de estas corrientes de pensamiento está el convencimiento de un fundamento ético en cada ser humano. Una 126 .de superior capacidad de visión. 5 El pensamiento de la noviolencia. Una postura no muy alejada de la «razón común» de Kant: «La razón humana se puede elevar. Por el contrario. poniendo de relieve el fenómeno opuesto. volviéndolos incapaces de relacionarse con sus semblantes y su entorno si no es en términos de lucha. la ecología social plantean una crítica radical a la civilización moderna y. incluso en el intelecto más común. el pensamiento libertario. el ecofeminismo. sino que pide a las élites de poder que tengan en cuenta los efectos de sus acciones. repudiando la separación entre medios y fines. Son estas las que han cuestionado la validez de las teorías evolucionistas que consideran la competición como el motor de la evolución humana. el papel fundamental de la cooperación y de la ayuda mutua. el único verdadero objetivo de la economía. extendiendo el ámbito de atención de la ética a la biosfera y al tiempo futuro. hasta un alto grado de exactitud y perfección. más allá del mismo antropocentrismo. Hans Jonas no cuestiona que el «principio de responsabilidad» deba de presidir la política institucionalizada. contra los abusos de su poder»6 . la ilusión de un progreso sin límites basado en la destrucción de la naturaleza. el pensamiento de la noviolencia reconoce en la autonomía de los individuos el único fundamento de una sociedad libre. la capacidad de distinguir el bien (la conservación y tutela de la vida) del mal (la violencia que la suprime). sumisión. tienden a aislar los seres humanos. eso es.

Laterza. Mientras los efectos de las acciones del hombre sobre los ecosistemas del planeta y sobre las poblaciones muy pocas veces se manifiestan en la forma imaginada o prevista. 5. a quien agradezco las sugerencias críticas que me ha dado. 1997. Cátedra. Marcello Cini en Liberazione del 28 marzo de 2008. asignadas a las élites de los expertos reclutados para prever los efectos del presente sobre el futuro. 2. Red Edizioni. El problema que pretendo plantear aquí. 4. La afirmación es de Giulio Marcon. Collettivo Matuta. Los mismos expertos tendrán que utilizar saberes limitados y sistemas de cálculo basados en presunciones. Del mismo autor: Etica e generazioni future (Ética y generaciones venideras).postura no muy diferente es la de Aldo Leopold: «la extensión de la ética al ambiente humano (ética de la tierra) es al mismo tiempo una posibilidad evolutiva y una necesidad ecológica»7 . La invitación es para extender «la búsqueda no sólo del bien humano. 2006. Antigone e Creonte. más allá del antropocentrismo. Hans Jonas. Laterza. 1995. Edgar Morin. Notas 1. 3. Editorial Herder. en cualquier caso. de todas formas. no se resuelve ampliando el terreno de las responsabilidades que seguirían quedando. Y esto se da ensanchando la ética a la biosfera y al tiempo futuro. La scienza nell’era dell’economia della conoscenza. La incertidumbre y la indeterminación del futuro son los argumentos fundamentales para contrarrestar los valores absolutos del progreso y de la ciencia. Del mismo autor: Il supermarket di Prometeo. Paoline. Almanacco di un mondo semplice (Almanaque de un mundo simple). Ética y política en la era atómica). hecha de instinto y de fe. capaz de indicar a cada uno lo que está bien que se haga y lo que no. 7. ampliando el reconocimiento de los «fines en sí mismos» al mundo natural». Codice edizioni. 6. Etica e politica nell’era atomica (Antígona y Creonte. Obviamente también el cristianismo de los orígenes establece que existe una conciencia moral. 1995. sino también de las cosas extrahumanas. Aldo Leonard. El principio de responsabilidad: ensayo de una ética para la civilización tecnológica. 2006. (El supermercado de Prometeo. El método. Giuliano Pontara. 127 . 1990. ¿qué hacer?). Ética. E dunque che fare? (Así pues. 2006. La ciencia en la era de la economía del conocimiento). en un intercambio epistolar que he tenido con él. Ver Alex Zanotelli.

XXI. El príncipe. Más aún: cualquier resistencia al mando de la autoridad encargada de establecer cuál es el «interés general» es condenable por la ley (deserción. LA ÉTICA DEL DOMINADOR La separación entre ética y conducta humana.. derrotismo. prescindiendo del mal que puedan generar en la obtención de sus objetivos. la comunidad resistente. están cargadas de violencia. ya que el individuo desobediente. la violación de la integridad entre el hombre y la naturaleza. traición. para su consecución (el bien para la colectividad) se justifica el uso de cualquier instrumento y de cualquier conducta. En el pensamiento político occidental. la mi- 128 . mientras que el medio se considera neutro. así como la fractura entre medios y el fin. no sometido al juicio de los individuos y de las comunidades.) y execrable públicamente. Y este es un aspecto crucial de las relaciones de dominio. consigue que absuelvan a sus soldados del quinto mandamiento (y de muchos más. Lo único que recibe un examen de valor es el objetivo final.. Por consiguiente. a decir verdad). Las ventajas para la colectividad entera de referencia siempre serán mayores que las consecuencias negativas generadas. Las políticas decididas por los tutores del «bien general» son un bien de por sí mismo. para el triunfo de la cristiandad. sólo el fin se somete al juicio de valor. objetivo.

la ética pública es relativa. racial. civil o religiosa. por ejemplo. es la ética del ganador. se pretende obediencia y sólo la autoridad moral superior. Si el resultado se alcanza. la distribución del tiempo. nacional. religiosa. los medios utilizados se justificarán por sí solos. El posible choque entre la voluntad del individuo y el deber social (que desciende del sistema de las normas existentes) se resuelve así siempre a favor del segundo. Pero se trata de pretensiones peligrosas porque mantienen secuestrada la materia de la decisión. es decir. El sentir común. las mediaciones más ventajosas.). expropian la política. La ética pública. aniquilan los individuos. a quien se niega la autodeterminación moral. porque depende de lo meritorio que sea el resultado que las instituciones sociales se han planteado alcanzar. puede eventualmente conceder el deshacer o suspender los vínculos y los preceptos establecidos (admitiendo. la moralidad de 129 .) y que utiliza las tácticas más útiles. En cambio. El cálculo racional en la obtención del resultado pasa por delante de cualquier otra consideración. La ética pública —en nombre de un auto-otorgamiento de responsabilidad que deriva de la gestión de intereses generales— responde a los objetivos que las mismas autoridades se han dado. etc. en resumen. y por lo tanto a su propia identidad social.noría disidente son acusadas de primar su propio yo particular y egoísta al «bien» de la colectividad de pertenencia más general. en el fondo. su verdadera «ética» específica. etc. Del individuo. profesional). como los costes necesarios a la obtención del resultado o si los medios eran o no lícitos. de clan. Para realizar los objetivos que se han fijado. en algunos casos la objeción de conciencia. la parcialidad de los éxitos. medios disponibles. que es la que echa cuentas con las condiciones históricas concretamente existentes (equilibrios de fuerzas. familiar. las instituciones tienen el deber de seguir sólo el «principio de eficacia» (esta es. las profesiones de fe distintas.

de los comandantes delegados al establecer lo que es conveniente para la comunidad y lo que no lo es. Se induce a los individuos a no confiar en su capacidad de juicio y dejan a un lado su propia conciencia moral (que en cualquier caso estaría capacitada para sugerir siempre a cada cual lo que es bueno hacer y lo que no). se silencia. de los representantes. de los líderes. que al mismo tiempo pretende confiar la suerte de cada individuo a las decisiones de los expertos. 130 . Un proceso de expoliación e irresponsabilidad individual. El resultado es este sentido de desconfianza en la posibilidad de modificar el orden existente y sobre todo el convencimiento de poder trasladar a la autoridad la responsabilidad de las propias acciones.las conductas utilizadas. que tanto caracteriza nuestro presente.

En este caso las 131 . por lo tanto. entonces se dice que la decisión se ha tomado de forma democrática. Si se alcanza un grado suficiente de acuerdo (establecido por el ordenamiento social existente. sino únicamente los objetivos. Si hay alguna posibilidad de control y verificación por parte de los miembros de la comunidad y si el mismo ordenamiento prevé constitucionalmente la posibilidad de ser modificado. del hecho en sí a los procedimientos utilizados para tomar la decisión. por ejemplo. En términos prácticos. el problema del juicio de valor acerca de cualquier actividad humana no tiene como objeto las consecuencias prácticas de las conductas concretas que se han adoptado para obtener la finalidad determinada previamente. El objeto del juicio de valor pasa. a través de una consulta electoral) entonces las finalidades se convierten en justas y las consecuencias moralmente aceptables. LA PARLAMENTARIZACIÓN DE LA ÉTICA En el reino del dominio de la ética pública (y del consiguiente confinamiento de la ética del convencimiento y de los principios en la esfera de las conductas individuales). a los responsables del gobierno de los «intereses generales» sólo se les pide que hagan públicos y justifiquen los motivos últimos de su actuación. buscando la complicidad e implicación para compartirlos con su comunidad social de referencia.XXII.

opinión pública. La ética ha sido parlamentarizada. En base a esta concepción de la política.»3 También la economía pólítica se reduce a secundar las «preferencias» que los individuos / consumidores expresan en el mercado. para traducir en normas y obras lo que el pueblo les pide. Así pues. gobernantes y legisladores se limitarían a actuar pragmáticamente en un momento sucesivo a la formación del «sentido común» prevaleciente.acciones que las instituciones deciden son por definición coincidentes con la voluntad del pueblo. resuelve el problema de la moralidad de las actuaciones públicas: el bien es lo que ha sido aceptado como bien por la mayoría de los representantes de los miembros de la comunidad.1 Los individuos se vuelven cuerpo electoral. La verdadera razón de la muerte de la filosofía política (el pensamiento ético aplicado a los asuntos humanos) —escribe Paolo Flores D’Arcais comentando los escritos de Arendt— es que el hombre de Estado. moderna y democrática cierra el círculo. agentes abstractos a quienes se les ha privado de sus capacidades cognitivas e interpretativas individuales. y su tarea se limitaría a complacer a las masas electorales. Con esto la ética pública laica. El juicio de valor se certifica «en nombre de otros» por el mecanismo de la delegación/representación.2 Un hecho que Zizek evidencia con una paradoja: «La política como arte de la buena administración es una política sin política. y se limita a ser una mera gestión de lo existente. Los soldados por fin pueden marcharse. En esta visión la política queda despojada de cualquier misión directa de elaboración de proyectos e instrumentos de cambio. se reduce a administrar las necesidades de las personas. no echéis la culpa a los «técnicos» de la gobernanza 132 . En último término la política consigue obviar una interpelación directa con una idea ética del vivir. el político.

si después las cosas van mal: ¡han sido los ciudadanos-electoresconsumidores que se lo han buscado! Y son ellos mismos los que pueden cambiar. John Holloway. Punto Rosso. en: VVAA Agire la nonviolenza. cambiando el voto. aparentemente impenetrable. que incluyen: fumar sin aspirar. principios éticos. 2007.»4 Notas 1. hacer la guerra sin víctimas —en nuestro lado. Bruna Bianchi. 33). preferencias. 1/2007. Che cosa è la filosofia politica (Qué es la filosofía política). hacer sexo virtual. el círculo de la autorreferencia y de la desresponsabilización se cierra sobre sí mismo. Paolo Flores D’Arcais. 2007. Che fine ha fatto la lotta di classe? (¿Dónde se ha metido la lucha de clases?). si no fuera porque también interviene otra verdad más grande. en Micromega. practicar el multiculturalismo tolerante. hábitos. Como en el juego del escondite. 2004 (p. Esta afirmación forma parte de una larga lista de «conductas correctas» (correct behaviours). 4. Slavoj Zizek. 2. en la presentación del DVD: y figli degli uomini (Los hijos del hombre) Universal. 3. Introduzione al pensiero della nonviolenza (1830-1968) (Introducción al pensamiento de la noviolencia). Manifestolibri. 133 . comer sin grasas. descubierta por William Godwin al albor de la era democrática: «Ni siquiera el consenso general tendrá nunca el poder de transformar el agravio en acierto. por supuesto.

la colaboración) no podía menos que conducir a un resultado congruente con ello. de la responsabilidad. afirmando una relación de continuidad entre medios y fin. se le escapa a la capacidad humana de hacer proyectos. la noviolencia. es decir. Cuando Gandhi afirmaba que sólo le interesaban los medios. es decir. El fin. cuáles cosas son buenas y cuáles malas. y menos aún saber certeramente. y la de los principios y de la conciencia individual) podrán volverse a encontrar. Pero no significa saber. en realidad. está poniendo todo el énfasis en los medios y le da la vuelta al planteamiento tradicional de la política. LA ÉTICA DE LA NOVIOLENCIA Si contrariamente pensamos que la «buena política» tiene que actuar de forma coherente con el objetivo. cuando llamaba la atención sobre el hecho que un medio bueno (inspirado en la libertad. que sólo puede controlar los medios.XXIII. Ser per- 134 . en el sentido de que el fin se realiza a través de los medios. estaba lanzando una crítica hacia los fundamentos de una concepción de la política basada en la definición y la persecución del «bien común». entonces también las dos éticas (la pública. el respeto. el fin. Escribe Bauman: Ser personas morales significa saber que las cosas pueden ser buenas o malas. El pensamiento de la noviolencia. sin contradicción entre medios y fines.

En un contexto político noviolento.. consentida. duradero. sostenible. reeducadora. sino la consecuencia directa. participativas. necesaria. La violencia es el camino por el cual la regulación de las relaciones sociales se sale de las «buenas relaciones» (consensuadas. legítima. Desde este punto de vista. autocentrado. más amenazadores. 135 . la noviolencia mira a la esencia del problema de la política: hablo de las modalidades utilizadas para el ejercicio del poder. poco importa si el «monopolio» de la violencia sea legítimamente constituido (Estado de derecho y sus alianzas) o no (dictaduras y sistemas totalitarios). exactamente como lo es la salud. compartidas) entre individuos y grupos sociales. para entrar en la disponibilidad exclusiva de los sujetos más fuertes. más despóticos. no negociable. imposiciones. que también incluyen las políticas de la izquierda. sino de cualquier relación humana que no sea paritaria. Y no pensamos sólo en el repudio de la guerra combatida. liberadora. más armados. local. recíproca. concebido como regulación social compartida del poder.1 La noviolencia es el reverso de algunos siglos de pensamiento y teorías políticas occidentales. irreversible: la vida truncada. Para los noviolentos. no se admiten coerciones. Lo mismo que ha pasado con el término «desarrollo»: compatible. concreta.2 Igual que el decrecimiento apunta al corazón de la economía de mercado. La libertad es un bien no disponible. allá donde empieza la violencia termina la posibilidad de diálogo y por consiguiente la «buena política». humillada. ni tan sólo voluntarias..sonas morales significa estar destinados a elegir y tomar decisiones en condiciones de profunda y dolorosa incertidumbre. En estos años hemos escuchado una adjetivación fantasiosa de la palabra «violencia»: piadosa... compasiva. preventiva. No son la forma ni tampoco la intencionalidad del protagonista de la acción violenta los elementos que definen su característica. sometida. inmanente.

una aspiración ética individual «prepolítica» y una acción colectiva desligada de la moral.Violencia es también la «estructural» (para utilizar las categorías de Galtung. la democracia directa de Murray Bookchin. y por lo tanto una acción constante de perfeccionamiento espiritual. el autogobierno de «cambiar el mundo sin tomar el poder» de John Holloway. en la coparticipación. ética y moral del actuar humano. de un pensamiento imaginativo. sino una cadena que lo junta todo: la indignación y la rebelión que empuja a cada individuo a sustraerse a cualquier autoridad externa. Más aún. Una mutación antropológica. de Aldo Capitini. como en las relaciones comunitarias hasta llegar a las reglas sociales. difícil. Mis referentes son la «omnicracia». El «poder de poder» (Edgar Morin) disponer de otras personas. El cambio se produce de forma contextual. Nos va a pedir una metamorfosis existencial. los «poderes difusos» de Raúl Zibechi. en relación con el sistema capitalista de mercado). La noviolencia es la crítica más poderosa al pensamiento político económico triunfante que ha hecho de la desigualdad entre los hombres el motor de la historia. de una aspiración ideal. la democracia global de Takis Fotopoulos. prótesis institucionales. y también reflexiones como la de Marco Revelli: La liberación será larga. conquistas de palacios o de cortes. y nos va a pedir una dura lucha cuerpo a cuerpo contra nosotros mismos.3 La noviolencia deriva de una opción de principio. tanto a nivel de cada persona individual. de una idea de humanitas fundada en la condivisión. la noviolencia necesita una predisposición subjetiva coherente. No hay un antes y un después. el deseo de revolucionar las relaciones socia- 136 . de una visión del mundo. el poder de todos. el empoderamiento de John Friedmann. en la complementaridad y el apoyo mutuo. No va a admitir atajos a través de tecnologías del poder.

Dicho de otra forma. dependiendo «de los fines que se propone el sujeto que la persigue. que estaría «abierta a todas las posibilidades (y que) puede ser buena o mala». instrumental. está el uso de la noviolencia como pura «forma de lucha» que pueda escogerse o no según las circunstancias. la «defensa armada de la paz / de la democracia / de la revolución» (según corresponda). En el terreno de la valoración moral de las conductas hu- 137 . la ética pública. no autoriza una suspensión del juicio de valor también respecto al mérito específico de la «mediación política». normalmente se utiliza una distinción conceptual entre la noviolencia basada en principios morales y la noviolencia «relativa». empezando por las productivas. la noviolencia se reduce a opción táctica. incluidas las «guerras humanitarias». Estoy de acuerdo por lo tanto con Fausto Bertinotti cuando afirma que «la dimensión ética no constituye una dimensión separada respecto a la política». En el fondo de esta idea de la noviolencia «política». dictadas por razones de conveniencia respecto a la realización de un fin. el «imperialismo compasivo». la «reeducación social». asumida sobre la base de una previsión de mayor eficacia respecto a otras a otras formas de la acción que el poder político tiene a su disposición y que pueden incluir el uso de medios violentos o en cualquier caso coercitivos de la voluntad de los individuos. finalizada. utilizada a partir de las relaciones de fuerza existentes en ese momento. la voluntad de construir espacios públicos de autogobierno. pero en desacuerdo cuando atribuye a la «mediación política» una amplia autonomía. la ética del resultado. De forma análoga a lo que ocurre con la doctrina de la acción ética. para diferenciarla de la «de principios». En este planteamiento. Siguiendo esta lógica puede llegarse a justificar (dependiendo de las circunstancias) cualquier tipo de acción violenta.4 Tal como he intentado de argumentar. pragmática.les constrictivas. hecha a medida a partir de las condiciones concretas.

Alternative. «La transformación del sentir y del pensar». de principios. Marco Revelli en VVAA. la autodeterminación de los oprimidos no puede realizarse si no es a través de luchas noviolentas. un instrumento neutro. Zigmunt Bauman. sino la transformación consensuada de las relaciones humanas y de la mentalidad misma de los individuos. de la noviolencia activa. 3. ámbitos que estén a salvo de la responsabilidad objetiva. ética. así como. Serge Latouche ha recopilado un listado completo de variantes. Una innovación bien recogida por Etienne Balibar: «La idea que cualquier lucha política tiene que implicar un momento de apertura hacia el adversario tal que condicione el cambio de su punto de vista». Punto Rosso/Liberazione. relativa o política que se quiera decir. la imposición de una verdad única. Mondatori. un incontro mancato» (Lenin y Gandhi. Agire la nonviolenza. Keith Tester. Menos aún en política. un encuentro fallido).manas no puede haber zonas grises. 2005. Società. sin tiempo y universal. 48). 2007. Notas 1. El objetivo de la lucha noviolenta. politica (Sociedad. etica. Fausto Bertinotti. 2004. 138 . la anulación del antagonista. política). Etienne Balibar. 5. La idea de una noviolencia instrumental. tal como escribió Romano Madera. pone patas arriba la idea fundadora y anula la fuerza (moral y política) de la noviolencia sistemática.5 La lucha noviolenta no puede utilizarse si no es para afirmar el autogobierno de las comunidades. 4. una modalidad de acción que pueda separarse de las finalidades del cambio que se quiere alcanzar. 2002 (p. La noviolencia no es un medio entre otros. «Lenin e Gandhi. nunca podrá ser el atropello del adversario. La città degli uomini (La ciudad de los hombres). 2. recíprocamente. Raffaello Cortina.

a no ser una que es enemiga de la dignidad humana» (Wolfgang Sachs. Esercizi di immaginazione radicale del presente (El dulce porvenir. para muchos. porque la biosfera perdería su equilibrio. Dos vínculos imperativos. todavía hoy— el problema ni siquiera se planteaba. Equidad y sostenibilidad. *Este artículo ha salido publicado en el libro de autoría colectiva. Marco Deriu. El punto de partida Hasta hace algún tiempo —y. pero que se podrían también asumir como opción intencionada. En la teoría y en la práctica de la economía del desarrollo (el verdadero principio de organización implícito y dominante en la sociedad contemporánea) equidad y sostenibilidad se realizaban de forma automática «a continuación». coordinado por Alessandro Bosi. justicia social y armonía ecológica son las dos polaridades fundamentales que hay que tener en cuenta para cualquier política económica. Sin justicia no existe la ecología. 2002). voluntaria. de una sociedad más consciente de sí misma y del mundo.EPÍLOGO: EQUIDAD/SOSTENIBILIDAD* «Sin ecología no existe justicia. Diabasis. Ejercicios de imaginación radical del presente). 139 . 2009. constrictivos. Vincenza Pellegrino bajo el título Il dolce avvenire.

hemos llegado a la paradoja de que la igualdad deprime el crecimiento. también serán mayores los beneficios para cuantos participen en el proceso. Para sufragar las razones del desarrollo. más o menos. tenemos los indudables progresos que se han alcanzado en las condiciones de vida de las «vanguardias» de la población del planeta: los pueblos más desarrollados y. de la progresiva e imparable expansión de las formas de producción industrial. doblar y utilizar en nuestro favor los elementos de la naturaleza que nos hagan falta. las élites más emprendedoras: el 8% del 8% de la población mundial.. Según las clasificaciones de Forbes y Capital. El axioma ha sido el siguiente: si la capacidad social de producción aumenta.. dentro de estos. 140 . el listado de megarricos comprende 300. Se trata de la idea nunca muerta de la «sociedad afluente» (affluent society). es decir. hasta que tengamos desarrollo no nos faltarán los inventos tecnológicos oportunos para enfrentar. Como el motor del desarrollo es la competición en el terreno de la innovación (eficiencia).. a rising tide will lift all boats (una ola pujante levantará todos los barcos). la tarta que crece y permite que aumenten las tajadas.000 personas que controlan el 50% del capital financiero global. Por los siglos de los siglos. desplazando cada vez más lejos los límites biofísicos en los que la humanidad esta «recluida».. dominar. Siguiendo la lógica del sistema de mercado. en su lucha incesante para «domesticar» la naturaleza y alejar a la muerte. que «las virtudes traen la ruina económica» (Luigino Bruni) y que «el rico explota el pobre para ayudarle» (Ivan Illich). De hecho. «Una casta de cosmócratas» (Hervé Kempf ) que no se ha privado de nada: el factor multiplicador entre el salario medio de una empresa y el salario más alto ha pasado en treinta años de 20 a 200. Para explicarlo se han acuñado metáforas efectistas: trickle down effect (efecto de recaída). esta es la historia del éxito del modelo cultural occidental.como derivadas del proceso.

sino únicamente sobre quién estaría más capacitado para dirigirlo. Estos elementos se pueden o no distribuir de forma equilibrada según distintos parámetros de preferencia. del paisaje. suelen referirse al reparto de elementos definidos y cuantificables. De la misma forma. que está determinado por el grado de conciencia de su propia condición natural que la humanidad llega a tener en las distintas situaciones históricas. de interdependencia entre ecología y sociedad. de simbiosis. el tiempo. También en este caso se trata de un equilibrio dinámico. Las disputas que han apasionado al debate político han sido preferentemente de este tipo: la propiedad privada ¿es un obstáculo o una condición para la empresa económica? El Estado ¿es un oropel burocrático innecesariamente caro o un elemento esencial para la regulación del sistema? ¿Cuál es la combinación más correcta entre «democracia de propietarios» y «socialismo liberal» (John Rowls) para aumentar la eficiencia económica? Conceptos como equidad y equilibrio.. las sociedades atribuyen a los derechos de cada ser humano. y qué representación política/social lo haría avanzar más deprisa y más extendidamente.. coevolutivo. la lucha política principal no se ha dado sobre qué modelo social es el preferible. en el contexto dominante de la economía del desarrollo. los recursos naturales.En esta parte del mundo. de la naturaleza en su conjunto. La conciencia social (el sentido moral) y la noción del lugar que cada especie y cada individuo ocupa en la cadena biológica (el bienestar psicofísico) determinan —al final— las respuestas que a cada circunstancia se dan a la cuestión equidad/sosteni- 141 . la idea de sostenibilidad puede formar parte de la de armonía. ligadas al tipo de consideración que. esto pone en juego también unas valoraciones morales. entre comunidad biótica y oikos (espacio vital). así como de los animales. como las riquezas. en distintas épocas históricas y en diferentes lugares del mundo. La idea de equidad puede extenderse hasta ser incluída en las de justicia y de igualdad.

Hasta que no se llegue a cuestionar la finalidad y el mismo sentido del esfuerzo productivo social. y reguladas en su relación por un conflicto permanente. los partidos «Rojos» y «Verdes» se han visto en la situación de competir entre ellos para reivindicar una mayor cuota de recursos para los respectivos ámbitos de interés. compensación o resarcimiento. las dos esferas —aunque interdependientes— quedan separadas. Yo creo que esto depende de que. Peor aún. de reparto. ambos 142 . Pero en esta forma de ver y organizar las cosas. La política entra en este juego porque se le ha otorgado la función de establecer las cuotas de riqueza hay que destinar para las necesidades sociales y las del medio ambiente —siguiendo un esquema que atribuye al mercado la tarea de asignar recursos y al Estado de repartirlos. las relaciones de poder y de riqueza dentro de la sociedad. lo social. las acciones de justicia social así como de armonización de la sociedad humana con los equilibrios naturales también se veran constreñidas y arrinconadas en un ámbito puramente redistributivo. las soluciones se han quedado todas incluídas en un marco que al mismo tiempo las niega: el desarrollo. Pero la ecología paralelamente es el nopensamiento de la izquierda —es decir. Preguntémonos entonces por qué.bilidad. Hasta que sea vigente la regla según la cual sin plusvalía no hay nada por repartir. hasta ahora. Hervé Kempf afirma que hay una especie de maldición que ha imposibilitado la fusión entre movimientos sociales y medioambientales: «Lo social sigue siendo el no-pensamiento de la ecología. de aquellos que mantienen la cuestión social —la justicia— en el primer lugar» (Kempf ). las dos sacrosantas razones que están en la base del «buen vivir» (equidad social y equilibrio ecológico) no han tenido una composición satisfactoria ni han podido aconseguir «caminar juntas». será imposible frenar el derrotero desequilibrador y destructivo del desarrollo. eso es. están obligadas a combatirse recíprocamente. Prisioneros de este desarrollo. hasta hoy.

obligados a aceptar la mordaza de las compatibilidades del sistema. El sinnúmero de choques entre «trabajo» y «medio ambiente», entre ocupación y salud, entre renta y salubridad, entre «humo o hambre» («fumi o fame», como solían decir los obreros del Petroquímico de Marghera, cerca de Venecia, para indicar nocividad y salario), derivan de este chantaje. Los unos y los otros han tenido que elaborar estrategias de legitimación para arrancar un margen de maniobra un poco mayor. Para los representantes del movimiento obrero, la petición de aumentar la masa de rentas del trabajo (directas e indirectas) siempre ha sido planteada como la palanca indispensable para el crecimiento de la demanda, y por consiguiente del consumo y de la economía entera (keynesianismo). Para los representantes de los movimientos ambientalistas, la reconversión ecológica de las estructuras energéticas e industriales (Green economy, economía verde) se ha presentado como una válvula de escape para poder seguir produciendo más. Así hemos acabado en el «ambientalismo gubernamental» (Aldo Leopold) o en la «ecología de los consejos de administración» (Ivan Illich). Por el otro lado, el socialismo politiquero no ha alcanzado a ir más allá de la «conquista del Estado», olvidando que «el Estado es una forma de organización desarrollada con el objetivo de excluir a las personas de la determinación social de sus propias vidas» (John Holloway).

Lo que tenemos delante
La dura realidad de los hechos empíricos nos dice que las principales promesas del modelo económico del crecimiento han sido defraudadas. El «desarrollo sostenible» (aquello que tenía que satisfacer las necesidades de los pobres de la tierra sin comprometer las capacidades ambientales futuras, es decir, exactamente, conjugar equidad y estabilidad ecológica) ha demostrado ser

143

una quimera. Así como —con permiso de Amartya Sen— ha resultado manifiestamente falsa la idea de que el desarrollo económico nos llevaría directamente a las libertades políticas. La crisis actual (algo más que un nuevo ciclo de expansión hacia Oriente del capitalismo) demuestra que se ha encallado el mecanismo de reproducción del sistema tanto por el lado del capital (crisis financiera) como por el lado de los recursos naturales: caos climático, pérdida de biodiversidad, «externalidades negativas» por medio de las cuales el mercado traslada su coste hacia los pobres, las generaciones futuras y las otras especies (Armiero); y lo mismo por la vertiente del consenso social (compresión de los salarios, desvalorización y precarización del trabajo, desigualdades crecientes, falta de instituciones de gobierno supranacionales autorizadas y creíbles, etc.). Este fracaso evidente, sin embargo, no nos autoriza a esperar que el capitalismo tenga el detalle de extinguirse él solito. Ni siquiera en casos de guerra las élites en el poder («redes nebulosas de banqueros internacionales», como las define Prem Shankar Jah) están dispuestas a apartarse y favorecer el cambio. La ascensión de los capitalismos autoritarios (tanto del «capitalcomunismo» en China como de las «democracias despóticas» de Occidente) demuestra que es urgente avanzar hacia una propuesta de futuro alternativa, que funcione políticamente, que sea deseable, realista y apasionante. El aspecto social y el medioambiental, la equidad y la sostenibilidad sólo podrán fusionarse dentro de una visión de un posible funcionamiento alternativo de la economía (una nueva teoría económica «ecológica»), de la sociedad (cooperativa y mutualista), del sistema de valores de referencia (reciprocidad, solidaridad), y por lo tanto en una «idea ética» de la política, en una «eco-antropología» consciente del destino del género humano. En este marco, la igualdad, la idea de una sociedad de «co-

144

munidades igualitarias» (Bookchin), es la que se refiere a la libertad necesaria para la consecución del proyecto de vida de cada individuo. Igualdad como libertad que hay que considerar «no sólo en el sentido instrumental, referido a lo que se consigue obtener, sino como elemento constitutivo de la bondad de la sociedad y de los equilibrios sociales» (Falocco). «El individualismo no sólo implica la igualdad, sino también la libertad», aunque «igualdad y libertad no siempre convergen» (Dumont). El well-being, el buen vivir, el sumak kawsay de los indígenas de América Latina (y en contraste con el welfare), no se puede asimilar a un cesto de bienes, sino a un «estar bien», vivir en armonía y en paz con el prójimo (equidad «horizontal») y con la Creación (equidad «vertical», se podría decir).

Qué podemos hacer
Los pilares de una economía orientada hacia la equidad y la sostenibilidad son: un menor consumo de recursos primarios y un menor uso de trabajo obligado (retribuido, asalariado) por persona. La mayor eficiencia productiva que se ha alcanzado hasta el día de hoy y la que vendrá en el futuro tendrá que utilizarse para estos objetivos. Se trata de darle la vuelta a la racionalidad económica tal como nos hemos acostumbrado a experimentarla y sufrirla. Hasta ahora la rentabilidad de los factores de producción («la productividad gigantesca que la tecnociencia aporta al trabajo humano», como dice Gorz) se ha medido en función de la valoración del capital, es decir, de los beneficios realizados. De ahora en adelante, en cambio, se tratará de economizar las cuotas de trabajo vivo y de naturaleza incorporadas en los procesos productivos, no en términos monetarios sino con la finalidad de alcanzar una disminución de su utilización (menor disipación de materias primas y de tiempo).

145

de la autoproducción agrícola y artesanal hasta llegar a la economía ilegal valen entre el 45% y el 79% del PIB. Y de buscar un estilo de vida (y un arte de vivir) que se pueda generalizar y compartir a escala planetaria. Se trata de redescubrir el «trabajo por sí» (Gorz) como actividad creativa. promovidos por impostores y practicados por manipuladores. además de prácticos) que no nos pertenecen. como praxis de comunicación.000 millones de dólares: ¡una crisis financiera por año! Se trata de imaginar una sociedad capaz de dar a las economías «fuera del mercado» su peso real. Por otro lado. de dedicarse a la salvaguardia y al mantenimiento del hábitat en el que vivimos. de reconquistar el propio saber hacer. obsesionados por la productividad y angustiados por la necesidad de ganancia y de consumo compulsivos.Este punto de inflexión implica muchos cambios: a) de mentalidad. se sabe que los «servicios ambientales» prestados de forma gratuita por los ecosistemas naturales y no contabilizados como costes por el sistema empresarial suman varias veces el valor de las producciones. sumergido. que es preponderante. Una precondición para transitar 146 . El «capital natural» perdido sólo a causa de la deforestación «vale» entre 200. útil. de la economía informal. Se trata de empezar una lucha de liberación del tiempo de vida para afirmar espacios de autonomía cada vez mayores. expresiva. Se trata de practicar formas de deserción masiva de modelos de conducta (simbólicos y emocionales. Es necesaria una verdadera contraofensiva cultural: mejor «holgazanes» que autómatas descerebrados. Se ha estimado (Esselunga-Ambrosetti) que el sector no lucrativo. de volver al cuidado de uno mismo y de los propios seres queridos. destructivos.000 y 500. del trabajo doméstico. cooperativa y afectiva porque es generadora de «bienes relacionales». del bricolaje.

de esta condición de trabajodependencia a una sociedad libre y creativa es la existencia de una «renta básica». Mañana. Una breve animación disponible en la red (The Story of Stuff: http:// www. es decir. No se deberá permitir que el préstamo de dinero genere «valor financiero en el tiempo». intereses y rentas. un ingreso social por el hecho de existir. habrá que transitar «de la maximización de la eficiencia productiva a la maximización de la eficacia del mantenimiento» (Falocco). En términos generales. es decir. garantizado. Tendrá por lo tanto que ser financiada íntegramente por fondos colectivos independientes. tendrá que responder a necesidades. Empezando por la infraestructura energética (producción distribuida y descentralizada). La competencia tendrá que centrarse en la mayor duración de los objetos de consumo (disminuir la obsolescencia programada de las mercancías) para minimizar los inputs naturales. d) en la filosofía financiera. c) en las estrategias de las empresas productoras de mercancías. valores y finalidades de carácter social. la merma y la cantidad global de trabajo necesario. más libre y autogestionada por las mismas comunidades científicas.storyofstuff. El dinero no se podrá acumular ni utilizar como instrumento para la formación de nueva riqueza. Hoy la investigación recibe sus estímulos del beneficio económico. b) en la finalidad de la investigación científica. Tiene que volver a ser un simple 147 . suficiente y estable. que se puede obtener compartiendo la riqueza producida socialmente. está privatizada y gobernada por las exigencias de maximización de la eficiencia de la empresa capitalista.com/) explica mejor que cualquier discurso lo que queremos decir.

fundamentales para el objetivo de «estar bien juntos». tercer. instituciones públicas y económicas. La economía como subsistema de la ecología tiene que organizarse bajo principios de circuitos cortos y de las ecorregiones.. federativa. El acceso a los recursos naturales y a los medios de sustento debe reconocerse como un derecho territorial de las personas indígenas. Para esto sirven redes de reciprocidad. comunitario» (Burlando). de descuento. comunitaria. nivel. deberán entenderse como instrumentos de administración fiduciaria. cuarto. Criterios de justicia social deben hacerse realidad en las prácticas de democracia económica. 148 . La creación de sistemas monetarios locales (monedas complementarias. desde la extracción de las materias primas hasta el consumo final. f) en las prácticas y en las teorías económicas. como servicios e infraestructuras de soporte de segundo.. de solidaridad y autoayuda (welfare society) hasta crear una economía civil. expresión de equidad y de dignidad «glocal». del bien vivir. círculos de cooperación. como nexos y vínculos voluntarios (autodeterminación moral) en las relaciones humanas interpersonales. a lo largo de todo el ciclo de vida. La cadena transnacional de los productos tiene que ser conocida y «trazable». Y por otro lado. los recursos naturales locales se deben entender como suficientes para el sustento.. «Las relaciones económicas más amplias nunca deben comprometer la solidez del nivel local. «Estado» y «mercado». siempre que su curso legal sea breve y la convertibilidad limitada) es el camino para emanciparse del mercado financiero. e) en la relocalización territorial. de productores asociados. etc.instrumento para facilitar los intercambios.

Neri Pozza. RAWLS. Una ética de la tierra. Il capitalismo contemporaneo e la crisi delle nazioni. Ambiente e giustizia sociale.com/watch? DUMONT. Hervé (2009). Wolfgang y SANTRIUS. socialismo y ecología. sostenibilità ed equità. Capitalismo. Un futuro justo. I limiti della globalizzazione. reseña de Joan Martínez Alier. — (1985). Silvano (2002). (ed. en: Laura Fregolent y Francesco Indovina (coord. CAYLEY. Joaquín Mortiz /Planeta. Centro Interdipartimentale di Studi sulla Pace – Università di Pisa. Ivan (1985). SACHS. La violenza e il dolore degli altri. LEOPOLD. Icaria. David (2008). Manifestolibri. Libros del zorzal. BOOKCHIN. Un archeologo della modernità. El ecologismo de los pobres. Pisa University Press. Un futuro amico. en: Montagnoli G. Wolfgang (2002). Marco (2005). Conversazioni con Ivan Illich. www. GORZ.). La convivencialidad. Paidós. Murray (1978). La ricostruzione di un concetto. Ediciones Hoac. HOLLOWAY. riduttivismo ed eudaimonia. Che fine ha fatto la lotta di classe?. SACHS. André (1995). SHANKAR JAH.). Elèutera. México.Bibliografía AMBROSETTI (coord. Il PIL in Italia: paradossi e verità. Roberto (2008). The Story of Stuff. FALOCCO. ARMIERO. Il caos prossimo venturo. Taurus. Prem (2007). La justicia como equidad. BURLANDO. L’economia tra dolore. — (2007). Editori Riuniti. Por una sociedad ecológica. Esselunga. Homo aequalis.youtube. John (2002). Recursos limitados y justicia global. Tecnos. Miserias del presente. Gustavo Gili. Franco Angeli. KEMPF.) (2001). Cómo los ricos destruyen el Planeta. Luis (1999). 149 . riqueza de lo posible. ILLICH. Icaria. Los libros de la catarata. Tilman. John (2007). Aldo (2002).

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful