You are on page 1of 2

En el canal de cable que disgusta al Gobierno, la noche del martes 19 estuvieron invitados dos importantes intelectuales kirchneristas.

Debatieron en un ambiente de cordialidad y respeto las supuestas razones del disgusto k con la elección del Cardenal Bergoglio como Papa, y las muestras de adhesión y entusiasmo que generó en el pueblo, inversamente proporcional a la primera valoración del Gobierno. La atenuación primero, y la transformación después de las críticas, no borraron las primeras palabras, a las que volvieron con sus respectivos argumentos. Y es esta mirada, con sus diferencias, en las que se pueden reconocer algunas de las huellas de las discusiones de los ´70. Siempre en clave de “los Unos y los Otros”. Para González, Ratzinger (Benedicto XVI) no ofrecía inconveniente alguno en lo político: Superior en lo intelectual, poco profundo en lo social. Al contrario, en sus dichos Francisco no tendría vuelo intelectual, pero políticamente resulta muy eficaz. Aparece como un retroceso político del kirchnerismo: La popularidad del Papa con su sencillez, calidez, y su mensaje humanitario se ve lejos del mejor mensaje K. Pablo Feimann explicó el malabar discursivo que fue del disgusto a la alegría del haber encontrado a un “Papa peronista”. Es la inteligencia de Cristina que les hace ver que a semejante muestra de popularidad no hay que desaprovecharla. “Hay que apropiarse de Francisco”, dice Feinmann porque el que se lo apropie del Papa, tiene garantizado el éxito. Y allí surge, nítida, la dinámica del pensamiento del peronismo todoterreno. Impugnación y apropiación. Se impugna al otro. Al distinto. Y se apropia de lo que parece conveniente. De lo popular. De lo que es políticamente popular, aunque antes se haya expresado y hecho exactamente lo contrario. Al escucharlos, me preguntaba: ¿Será una velada vuelta a la diferencia entre la estrategia y la táctica para entender o explicar al General? Lo cierto es que impugnar y apropiarse del Otro son dos características bien conocidas para mantener viva la llama del peronismo. Sentí frente a la pantalla que seguimos en presencia de una generación perimida, que no saldó sus discusiones de entonces, que se solaza en la dialéctica, y que no logra salir de esa matriz de pensamiento que guía su acción política. Que sobre los Unos y los Otros gira y gira, sin brújula hacia adelante pero redefiniéndose hacia atrás. La Argentina está inmovilizada por una generación que no salda su pasado, ni sus debates, ni sus reales aportes o impactos a la sociedad argentina. Pero que se reinterpreta y se reinventa constantemente. Aún dando piruetas en el aire mientras la opinión pública le mandaba acallar sus primeras críticas al nuevo Papa. Más allá de la dicotomía de “los Unos y los Otros”, propios y extraños, “istas y “anti-istas”, los primeros pasos de Francisco resultan aleccionadores para todos. El fervor popular puede coincidir en una persona, pero nace de una conjunción de factores genuinos, que van en dirección opuesta a los lazos clientelares o a los éxitos electorales. Casi con seguridad el Papa ha dado muestras de estar muy por encima de esta falacia de desencuentros. En pocos días revolucionó la agenda sociopolítica, con la simpleza de los grandes temas: Encuentro, diálogo, cuidado de unos Y de otros. Más allá de la opción de Unos y Otros, sabemos que direcciones políticas relacionadas al latinoamericanismo, al indigenismo, los DDHH, las políticas sociales, la inclusión, la redistribución,

otros partidos políticos. . por más volteretas estratégicas. El peronismo. La verdadera síntesis que aparece luego de la lucha de tesis y antítesis que tanto les gusta a los intelectuales y filósofos. Y no pensar al país más allá de la matriz del pasado. no son patrimonio exclusivo del peronismo. tácticas o ideológicas que intente. no puede abarcar la complejidad. Hay otros actores sociales y políticos que también los expresan. es inútil. Las iglesias. la diversidad ni la profundidad de la Argentina. Hoy la sociedad argentina se encuentra frente a problemas serios económicos.y el reconocimiento y extensión de Derechos. las ONGs. de gestión. Explicar la Nación “a la fuerza del enfrentamiento” dentro del pensamiento dicotómico y acotado del peronismo. movimientos sociales. no de separación. dejando de lado los nuevos vientos de unión. y demás organizaciones hace años que vienen trabajando en encontrar caminos de unión. Decididamente no le sirve pensar su futuro en clave confrontativa de “los Unos y los Otros”. y menos aún el kirchnerismo. humildad y diálogo sincero y fructífero. sería un gran desperdicio. y de representación.