You are on page 1of 1

1.

Charanda Las condiciones climáticas del estado de Michoacán han dado vida a través de los siglo s a la producción de exquisita caña de azúcar. Es a partir de la fermentación y destilac ión de esta planta tropical y de sus derivados como el melado y el piloncillo- que surge una de las bebidas regionales de mayor tradición en nuestro país: la charanda. Originario de la zona de Uruapan en la provincia michoacana, este aguardiente in coloro de sabor dulce parecido al de la vainilla, recibe su nombre en honor del Cerro de la Charanda -cuyo significado en lengua tarasca o purépecha es tierra berm eja o tierra colorada -, mismo que fue el escenario donde se edificó la primera destil ería de jugo de caña de la región. Obtenida por destilación y rectificación de mostos fermentados preparados a partir d e jugo de caña o de sus derivados, como son el melado o jugo concentrado por evapo ración, el piloncillo, la melaza o la propia azúcar cristalizada. A pesar de ser pro ducida en base al azúcar su sabor dista mucho del ron. Es un producto incoloro o a mbarino cuando es abocado o madurado en barricas de madera de roble o encino. Su concentración alcohólica va de 35% a 55% en volumen a 20 grados Gay Lussac. Aunque la elaboración de esta bebida alcohólica data del siglo XVI, su producción indu strial inició hace apenas una centuria. Actualmente, la charanda cuenta con la pre stigiosa etiqueta de Denominación de Origen, reconociendo así a los campos michoacan os como los auténticos creadores del ron de México .

Este licor ha estado presente por más de 500 años, por lo cual el nombre tarasco de Charanda persiste en su lengua materna que significa tierra colorada en honor d el cerro de la Charanda en la afueras de Uruapan en donde se edificaron la prime ra destileria aprovechando el fermento del jugo de caña de la región. que se localiza en la afueras de Uruapan a cuya falda se edificó la primera destil eria aprovechando el piloncillo que produce la región y el oficio del mejor alambi quero de la zona Fidel Altamirano Contreras, en el edificio fincado por Eduardo Chávez Alba para establecer su fábrica de aguardiente, cuya viuda Soledad de la Peña, en los años 60 la rentó a Alfonso Figueroa Torres, de prosapia aguardientera propiet ario de la fábrica de "La perla" (Establecida en 1917) para que se siguiese produc iendo el aguardiente de caña marca Charanda, situación que prevaleció hasta los años 70, cuando fue dada por terminada la relación por la sucesión de la señora. La charanda al igual que el ron tiene la ventaja de poder mezclarse con jugos, a guas frescas, refrescos embotellados y con otros licores.