Los errores en la lucha antiterrorista

32 AÑOS DESPUES, LOS MISMOS ERRORES .

Autor: Raúl Gonzáles

Primer error.En 1980, Abimael Guzmán inició su aventura insurreccional con la quema de las ánforas electorales en Chuschi, Ayacucho. Inicialmente, nadie le hizo caso ni lo tomó en serio, se dijo que eran abigeos y delincuentes comunes; en realidad lo eran, entre otras cosas porque robaban ganado. Sin embargo, los senderistas tenían un proyecto político y se habían propuesto tomar el poder; eran un poco más de treinta y tenían cinco revólveres y dos escopetas medio oxidadas. Treinta y dos años después, se descubre que la columna armada del Valle del Río Apurímac y el Ene, no era el remanente inofensivo del que se hablaba. Se dice ahora que son sicarios del narcotráfico que ya no son senderistas ni terroristas, que carecen de ideología y son delincuentes al servicio del narcotráfico. Ciertamente, la columna armada que existe en el VRAE protege a los productores de coca, a los que la transforman en pasta básica de cocaína y a le da seguridad a

los jóvenes mochileros que sacan la droga. En el sentido estricto de la palabra, pueden ser llamados narcoterroristas. Sin embargo, como en los años ochenta, esta agrupación también tiene un proyecto político y habla de revolución y de tomar el poder, pero a diferencia de hace 32 años ahora son como 500, según los más conservadores informes de inteligencia y tienen un poder de fuego capaz de derribar helicópteros. Es decir, volvemos a subestimar la importancia que tiene la existencia de un proyecto político ; por más inviable, ridículo y falso que sea o parezca.

Segundo.El gobierno de Belaúnde demoró 29 meses en autorizar el envió de las Fuerzas Armadas a Ayacucho; lo hizo cuando políticamente no podía minimizar más las cotidianas provocaciones de Sendero que en 1982 había asaltado la cárcel de Ayacucho, liberado a sus presos y asesinado a los policías que la cuidaban; había enterrado en olor de multitud a una joven “heroína” llamada Edith Lagos; y que a diario mostraba su dominio en todo Ayacucho, Andahuaylas y Huancavelica. Contra lo que algunos creen las FFAA no tuvieron un mandato claro porque no se entendía bien la naturaleza del problema y no se percibió que en esos 29 meses (en realidad, 31, desde mayo de 1980) los senderistas habían ganado adeptos y despertado expectativas. Para decirlo con claridad, las FFAA llegaron en diciembre de 1982 a una zona donde el senderismo tenía por lo menos el control del campo y la neutralidad de las ciudades. El resultado es conocido, los uniformados recuperaron militarmente el territorio controlado por el enemigo; con las bajas, muertos y “confusiones” que conocemos. En la actualidad, el gobierno ha decidido una mega operación militar en el VRAE, sin valorar bien la relación entre el llamado PCP-VRAE y los productores de coca. Y sin tomar en cuenta que las huestes del Quispe Palomino han ganado adherentes y, lo más importante para ellos, tienen la neutralidad de la población que vive directa e indirectamente de la economía de la coca. El secuestro de los 36 trabajadores realizado, por lo demás, fuera del VRAE es la gran provocación que le hacen al gobierno del Presidente Humala para que cometa el mismo error de hace 30 años. El ingreso al VRAE con el fin de eliminar a los Quispe Palomino y sus hombres no es solo compleja por lo agreste de la geografía sino porque como el mandato incorpora la lucha contra el narcoterrorismo, los militares tendrán que buscar no a los 500 miembros del PCP-VRAE sino ahora también a los productores de coca que suman unos cuatro mil. Estamos a punto de volver a darle un encargo a las FFAA sin un diagnóstico adecuado y un mandato político claro .

Tercero.Cuando las FFAA ingresaron a Ayacucho en diciembre de 1982, Sendero hizo lo que aconseja la historia y los manuales insurreccionales: salió de la zona declarada en emergencia y comenzó a actuar en todo el país: Puno, Cusco, Huancayo, Cerro de Pasco, Huánuco, Tingo María, Chiclayo, La Libertad y por cierto que en Lima. Antes de ingresar “con todo” al VRAE, estamos previniendo y tomando las medidas políticas y militares adecuadas para que no ocurra lo mismo; es decir, ¿tenemos planes políticos y militares para hacer frente a un escenario donde Lima tenga que soportar, por ejemplo, un atentado terrorista? 32 años después, no hemos aprendido que la estrategia del enemigo nos hará daño si continuamos ignorándola y no tomándola en cuenta.

Cuarto.El General Luis Cisneros Vizquerra, era considerado un militar duro y ostentó el cargo de Ministro de Guerra en 1982. Tuve la oportunidad de hacerle la única entrevista que dio en el ejercicio de su cargo. Personalmente, creo que todos los militares y políticos, especialmente los que en la actualidad tienen responsabilidades directas o indirectas con el tema VRAE, deberían leerla porque, contra lo que hoy se recuerda, en esa entrevista el General advertía los peligros, excesos y errores que tienen las operaciones militares en el interior del país cuando éstas no van acompañadas de decisiones políticas del gobierno y de todas las fuerzas políticas del país. Varios años después, el General Cisneros me contó que en 1982 políticos y militares partían de una premisa falsa al considerar a la Izquierda Unida de Alfonso Barrantes y de todos los partidos de izquierda, como el brazo legal del Sendero alzado en armas. “Si hubiéramos entendido que competían entre sí y que para Sendero el enemigo principal era Barrantes ytoda la izquierda, otra hubiera sido la historia!”. En la actualidad, ocurre algo muy parecido y son muchos los que colocan en un mismo saco, a Gregorio Santos, Patria Roja, MOVADEF y a todo crítico del sistema o el gobierno. Claro, dicen que lo hacen porque “en algún momento todos ellos confluirán”. No hemos aprendido nada de los principios elementales de la guerra: “Divide y reinarás”, “El enemigo de mi enemigo es mi amigo” , o como decía Mao: “Agudizar las contradicciones en el seno del enemigo ”.

Quinto.En estos días cuando se habla del VRAE aparece inevitablemente el debate sobre un Comando Unificado, unos dicen que el jefe debe ser civil, otros militar. El mismo tema de los ochenta cuando se evaluaba qué hacer en Ayacucho.

Tareas.El gobierno tiene y debe de enfrentar el tema del narcotráfico; pero no lo debe hacer por presión mediática o porque así lo dicen las encuestadoras. El gobierno tiene y debe derrotar a la columna armada de José; pero lo debe de hacer con prudencia e inteligencia y aprendiendo de lo que hemos vivido en estos 32 años de lucha contra el terrorismo. El gobierno tiene y debe enfrentar con seriedad los problemas del VRAE y para ello tiene que dejar de hacer lo mismo que se hace desde hace 20 años. Si se continúa haciendo más de lo mismo, el resultado obviamente, será el mismo.

Lima, 25 Abril de 2012

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful