You are on page 1of 10

Antropología trascendental 1 - Segunda Parte - Capítulo II

iter hominis

    Página. Inicial                            Obras de Leonardo Polo (textos completos)                                            

POLO, Leonardo. Antropología Trascendental - I. Pamplona: EUNSA, 1998, p. 157-163 Segunda Parte - El método: la tercera dimensión del abandono del límite mental Capítulo II

LA PROPUESTA DE CONTINUAR LA VERSIÓN TRADICIONAL DE LO INTELECTUAL

La propuesta de continuar el planteamiento antiguo de la temática intelectual hasta llevarlo a nuestra altura histórica, está justificada por la indicada cortedad de su desarrollo tradicional, y por las razones a que obedece, a saber, su base sustancialista y su preferencia por el conocimiento objetivo. Estimo que es conveniente elevar el lumen intellectus hasta el nivel de la persona. Con ello se deja de lado el sustancialismo. Por otra parte, el procedimiento para alcanzar esa elevación se cifra en una nueva consideración del conocimiento objetivo. La prestigiosa claridad que le concede la filosofía tradicional es matizada si se detecta su valor actual como límite mental. Así se rectifica la vieja apreciación de los hábitos adquiridos, y se abre una nueva temática en tanto que la detectación del límite mental posee valor metódico. Nótese que la interpretación básica de la sustancia es, como repetidamente he dicho, una extrapolación de la actualidad del conocimiento objetivo. Esa interpretación se desvanece al detectar la actualidad como límite mental. La detectación del límite mental proporciona el método
http://www.iterhominis.com/03_Polo/01_Livros/AT/AT_1/AT_1_06.htm[23/04/13 20:26:03]

para estar en condiciones de alcanzar la persona humana. cuya meta es poner de relieve la peculiaridad de la tercera dimensión del abandono del límite mental. he expuesto la doctrina acerca del ser extramental y su real distinción con la esencia. Tampoco aquello que de la persona humana depende.Antropología trascendental 1 . sino que. mientras que el ser extramental se advierte. En otros libros. precisamente porque en este campo no ha sido desarrollada. es una ontología regional. Pero esta exigencia no entraña ninguna dependencia temática. me referiré de nuevo a la distinción entre la primera dimensión del abandono del límite mental y la tercera. con ello no se excluye la conjunción de la metafísica y la antropología. En primer lugar. la esencia del hombre. de acuerdo con la doctrina tomista de la distinción real de ser y esencia. en la medida en que esos temas se hacen accesibles con el método propuesto. la antropología no se entiende como filosofía segunda. El ser humano se alcanza. pero siempre que no se olvide que cada una de ellas se ocupa de un sentido diverso del ser. contribuye a desvanecer una inveterada confusión. ni como un sucedáneo de la metafísica.Segunda Parte . Ahora se ha de añadir que. conviene hacer unas breves observaciones preparatorias. esto es. era preciso advertir la existencia extramental y su valor de verdad.iterhominis.Capítulo II para acceder a los temas decisivos de la antropología. antes de entrar a fondo en estos asuntos. En el ámbito temático que abre el abandono del límite mental.htm[23/04/13 20:26:03] . esta dimensión se cifra en lo que he llamado carácter de además .com/03_Polo/01_Livros/AT/AT_1/AT_1_06. Pero. por el contrario. La gran averiguación de Tomás de Aquino ha de ser continuada en antropología. Ya se trató de ella en el libro que sirve de introducción (El acceso al ser ). Como es obvio. ya citados. La persona humana sólo se alcanza si se distingue suficientemente del sentido principial del ser. Esta distinción se corresponde con dos http://www. Esta distinción está relacionada con la estructura de la investigación.

Paralelamente. Con otras palabras. el sentido del ser de que trata la antropología se alcanza con un método que no se desprende http://www. y en esta dirección conecta con la tercera dimensión del abandono del límite. detectar y abandonar el límite mental corre a cargo de alguien.Antropología trascendental 1 . el enlace entre las distintas dimensiones de la investigación no puede hacerse en forma deductiva. pero tampoco el hombre: es insostenible que el hombre se suponga a sí mismo. El ser extramental no se supone. Si el ser se supone.com/03_Polo/01_Livros/AT/AT_1/AT_1_06.Capítulo II dimensiones distintas del abandono del límite mental. y así advierte los primeros principios. cuando se advierte el valor no supositivo del ser (primera dimensión del abandono del límite mental). Sin embargo. deja de tener sentido la subordinación del hombre al ser que se advierte: quien abandona el límite. la advertencia del ser extramental es imposible sin la libertad trascendental. mientras se supone. insisto. Más aún. y eso elimina la confusión del ser humano con el ser extramental. En cambio. dos campos de investigación perfectamente distintos. La metafísica y la antropología son. y no al revés. la metafísica tiene un cierto carácter condicional para la antropología. Pero el valor trascendental del ser se interpreta de esa manera si el límite mental no se abandona. No vamos ahora a concluir sobre el hombre a partir de resultados conseguidos.htm[23/04/13 20:26:03] . no puede confundirse con ninguno de ellos. como un ente particular —.Segunda Parte . el hombre se subordina a él — por ejemplo. Si el valor trascendental del ser se pretende entender en la línea de la universalidad la investigación acerca de la co‑existencia humana permanece inédita. pues sólo el hombre supone (al pensar) el ser. es decir. también es imposible que el ser suponga al hombre. Esta circunstancia pertenece a la historia de la filosofía.iterhominis. y es suficiente para sostener que la antropología va más allá de la metafísica. Asimismo.

o el soporte de las operaciones. Pero ello no comporta que la tercera dimensión derive lógicamente de la primera. Por el contrario.Segunda Parte . es importante distinguir la tercera dimensión del abandono del límite mental de la cuarta dimensión. la cual en modo alguno es limitada [170].Antropología trascendental 1 . pues entendida así se supone y. Por otra parte. tampoco cabe sostener que sea el sujeto de ellas. En segundo lugar.iterhominis. Los temas correspondientes son también distintos: la persona humana y la esencia del hombre.htm[23/04/13 20:26:03] . También la tercera y la cuarta dimensión del abandono del límite mental se han de coordinar. la primera y la tercera dimensión del abandono del límite mental se han de coordinar.Capítulo II del que se emplea en metafísica [168] . por tanto. debe admitirse que la potencia intelectual no es sujeto alguno. Se trata de un difícil asunto que empezaré a abordar en este tomo y expondré con mayor amplitud en el tomo segundo.com/03_Polo/01_Livros/AT/AT_1/AT_1_06. pero no como potencia intelectual. Sin embargo. La cuarta dimensión. abandona el límite según la demora creciente que el límite permite. La demora en el límite mental es su explicación [169]. 168. sucumbe al límite. sino de las operaciones mentales. 169. no conviene decir que la potencia intelectual haya de permanecer definitivamente ignota: la impertinencia de la reflexión y el no agotarse de la inteligencia en la operación no obligan a concluir que la inteligencia no sea conocida en su carácter potencial. La tercera dimensión abandona el límite alcanzando a quien lo abandona. el cual no es propio de ella. la esencia del hombre como expresión es global y se distingue de la http://www. si la inteligencia no se agota al ejercer operaciones. por lo cual tampoco puede decirse consumada o agotada por el conocimiento operativo. Ha de tenerse en cuenta también que el límite mental se detecta como objeto o como operación. De momento baste decir que si la esencia extramental se explicita como concausalidad cuádruple. Con otras palabras. en cambio.

La sindéresis es un hábito innato que ha de considerarse en orden a la voluntad y a la inteligencia. su comparecencia ha de tener lugar según la cuarta dimensión de este método. la noción de especie impresa no es apropiada: es preferible hablar de ayuda suscitada por la luz del hábito innato del que la inteligencia depende. Esa demora equivale a su explicación. dicha dependencia ha de tener lugar de acuerdo con un intermediario. Por eso. Por tanto. como se verá más adelante. No se olvide que la inteligencia se describe como potencia inmaterial y. formulado en el Tomo I del Curso de teoría.Segunda Parte . es menester suministrar a la inteligencia una ayuda para que pueda ejercer la operación de abstraer. el cual es inferior al intelecto personal.Capítulo II explicitación de la concausalidad. no es un trascendental personal —. el intellectus ut co‑actus se corresponde con un tema superior y distinto. La tradición llama especie impresa a esa ayuda. como no susceptible de recepción. Es el axioma de la infinitud.Antropología trascendental 1 .iterhominis. como potencia. Pero al no comparecer según la tercera dimensión del abandono del límite — ya que. es decir. también han de serle proporcionados.htm[23/04/13 20:26:03] . pero ello no exige que esa dependencia sea directa o inmediata.com/03_Polo/01_Livros/AT/AT_1/AT_1_06. Como también se ha dicho. la dependencia de la inteligencia respecto del intellectus ut co‑actus es completa. que se ha descrito como el demorarse creciente en el límite mental. la inteligencia no puede comparecer de ninguna manera. Por http://www. Ahora bien. ya que ella sola es incapaz. si el límite no se abandona. porque. Asimismo. los hábitos adquiridos que perfeccionan a la inteligencia. por tanto. 170. La sindéresis es aquel hábito del que la inteligencia deriva en su estricto carácter potencial. Por eso. con un hábito innato.

A su vez. El yo no es idéntico con la persona humana. designaré al yo como visión o ver: yo significa ver-yo [171] . que es aportada a la potencia intelectual. la sindéresis. de un hábito innato que depende del intellectus ut co‑actus. la visividad. 171. la distinción real en antropología no se confunde con la distinción real del ser extramental y su esencia. El acto detenido es el acto actual. En tanto que la potencia intelectual — así como sus operaciones y los hábitos adquiridos — dependen de la sindéresis. la sindéresis es el ápice de la esencia del hombre. se ejercen las operaciones que prosiguen a la abstracción.Capítulo II tanto. la posesión en pretérito perfecto de objetos. Ver-yo se distingue del intellectus ut co‑actus y. asimismo. por eso. la luminosidad del fantasma.iterhominis. Al suscitar. es decir. del carácter de además. también es dual: significa ver-yo y querer-yo [172]. describo la inteligencia como potencia — inmaterial — suscitada por el ver por tratarse de una potencia. y al suscitar los hábitos adquiridos. es decir. el ápice de su esencia. El estudio del yo según la dualidad ver-yo y querer-yo corresponde al tomo segundo de este libro.Antropología trascendental 1 . De acuerdo con estas indicaciones.htm[23/04/13 20:26:03] . es decir. Ver-yo es una dimensión de la sindéresis. La sindéresis es un hábito innato inferior al hábito de sabiduría. 172. El ver-yo suscita la potencia intelectual. ver significa ver-yo. sino el ápice de la esencia del hombre en tanto que depende de la persona. ésta ejerce la operación abstractiva. El acto http://www. Designo ese ápice con la palabra yo. en tanto que la voluntad.Segunda Parte . la denominaré visividad. A su vez. Las operaciones que la inteligencia ejerce se describen como actos detenidos.com/03_Polo/01_Livros/AT/AT_1/AT_1_06. sus actos y las virtudes morales también dependen de la sindéresis. La persona es el acto de ser como co‑acto. por tanto. designo al yo como querer: yo significa querer-yo.

Antropología trascendental 1 . Tal como el límite ha sido detectado. El tema de la cuarta dimensión del límite mental es la esencia del hombre realmente distinta de la persona humana. Como acontece en todas las dualidades humanas. la distinción real no se puede sentar). la sindéresis es un hábito. dual.com/03_Polo/01_Livros/AT/AT_1/AT_1_06. con la que se alcanza la persona humana. el miembro superior es el quereryo. se ha dicho que el ver suscita la potencia http://www. dos de las dimensiones del abandono del límite son el método de la antropología propuesta. tiene como punto de partida el límite mental. por lo pronto. En segundo lugar. uno de sus miembros es superior al otro. He aquí el límite mental detectado de nuevo: ¿pero se ha detectado en condiciones tales que quepa abandonarlo? Como se ha dicho.Segunda Parte . En primer lugar. La dualidad del yo es. En la sindéresis. y el querer deriva del amar donal.iterhominis. Se ha de excluir por completo que las operaciones intelectuales sean causadas o causas. su respecto a las dos potencias inmateriales: yo significa ver (ver-yo) y querer (querer-yo). Como se acaba de decir. la sindéresis tiene carácter potencial (en otro caso. Ese carácter potencial es más neto en el ver-yo que en el querer-yo precisamente por eso. el ápice de la esencia del hombre se cifra en la sindéresis. en cuanto que ápice de la esencia del hombre. es posible distinguir la tercera y la cuarta dimensión de ese método. La expresión “ejercer operaciones intelectuales” comporta que el ejercicio es indiscernible de la operación. Ahora bien. por depender de la persona.htm[23/04/13 20:26:03] . La tercera dimensión.Capítulo II detenido se describe como presencia mental. El ver deriva del intellectus ut co‑actus. asimismo. de trascendentales personales. Esa distinción se formula del siguiente modo. ni ver-yo ni querer-yo son trascendentales. Se ha dicho también que equivale al yo. del que nos ocuparemos más adelante. es decir. con ello se ratifica el carácter de acto detenido de la operación. que es un hábito innato realmente distinto del carácter de además .

a su modo.Antropología trascendental 1 .com/03_Polo/01_Livros/AT/AT_1/AT_1_06. Esto autoriza a describir la sindéresis como la dualidad global cuya guarda es el límite mental. La prosecución operativa es garantizada por los hábitos adquiridos. 173. la tercera dimensión del abandono del límite.Segunda Parte . sistémico.iterhominis. no son suscitados por el ver. En cambio.htm[23/04/13 20:26:03] . La manifestación de la operación (de la guarda) marca la perfección de la esencia del hombre. La infinitud de la potencia intelectual equivale a la imposibilidad de una última operación y un último objeto. El disponer admite modalidades dispositivas. Las operaciones. los actos detenidos o actuales. sino que la operación en tanto que los posee dispone de ellos. 174. es decir. La inteligencia no tiene fondo de saco. la esencia del hombre se describe como disponer en atención a su depender de la libertad trascendental. Tanto el disponer como sus modalidades se distinguen de lo disponible. es decir. tiene el límite mental como punto de partida. ya que sin los hábitos las operaciones se ocultan al conmensurarse con sus objetos. los actos actuales y los hábitos adquiridos son modalidades dispositivas en cambio. http://www. En tercer lugar. los objetos poseídos en pretérito perfecto no lo son. sino que lo explica. La potencia intelectual. Por eso se ha dicho que las operaciones intelectuales no son causadas ni causan. y en este sentido es. sino ejercidos por la potencia [173]. la visividad. el carácter de además . tales objetos no forman parte de la esencia del hombre. sino que son intencionales [175] . Por eso.Capítulo II inmaterial. Los hábitos adquiridos intelectuales son el máximo que da de sí el ver-yo en cuanto que respectivo a la potencia que suscita y a las operaciones ejercidas por ésta. la cuarta dimensión no tiene como punto de partida el límite. De acuerdo con esto. El límite salvaguarda la esencia del hombre en tanto que distinta de la esencia física o concausal [174].

176. ese ápice se distingue de la perfección esencial. No conviene hablar de intuición intelectual. La experiencia intelectual es imposible sin el querer-yo. que en cuanto tal no es dual sino lo mismo . es decir. como disponer global es superior a las modalidades dispositivas. En quinto lugar.Segunda Parte . la cual radica en los hábitos adquiridos.htm[23/04/13 20:26:03] . Sin embargo. por tanto. ver-yo no equivale a la presencia. sino de experiencia intelectual. la cual se conmensura con objetos. que manifiestan la presencia mental. Conviene añadir que el ver-yo incluye algunos aspectos menos nítidos que los objetos inteligidos y que la manifestación de la presencia mental. Sólo las intenciones lógicas son modos de disponer.Capítulo II 175. y se llama vaga porque no es unificable de ningún modo con aquello a que apunta (en El acceso al ser lo he llamado sustrato ) [176]. por otra parte. y tampoco equivale a los hábitos adquiridos. Que el ápice de la esencia se distinga de su perfección es posible por la dualidad del yo. porque se trata de una globalidad dual. La designación de las operaciones intelectuales como modalidades dispositivas es preferible en antropología a la noción de enérgeia . Por eso. el ver-yo y el querer-yo. la experiencia intelectual es vaga porque se extiende al querer-yo y a los hábitos de la voluntad.com/03_Polo/01_Livros/AT/AT_1/AT_1_06.Antropología trascendental 1 . En cuarto lugar. La potencia intelectual es un modo de disponer que ejerce actos en tanto que éstos son también modalidades dispositivas (que no la agotan). la sindéresis es http://www. También la manifestación habitual es nítida porque los actos manifestados son detenidos o actuales. los cuales son siempre perfectibles porque no se adquieren con un solo acto voluntario. La vaguedad de la experiencia intelectual contrasta con la nitidez del objeto. Pero. la experiencia intelectual antecede al hábito de los primeros principios. En cambio.iterhominis. La sindéresis como disponer global se describe como el ápice de la esencia del hombre. tampoco el ver-yo se confunde con la intuición. Su equivalencia con la presencia mental permite hablar de guarda de la esencia del hombre.

http://www. De acuerdo con ello. Sigue siendo conveniente añadir otras indicaciones introductorias. la presencia mental es una modalidad dispositiva cuya exclusión equivale a la advertencia del ser extramental.Capítulo II el miembro inferior de otra dualidad.iterhominis. Por eso.Segunda Parte . estos prolegómenos son oportunos. la cuarta dimensión del abandono del límite es previa a la primera.Antropología trascendental 1 . Como la exposición del carácter de además es difícil. Esta esquemática exposición de la distinción de la tercera dimensión del abandono del límite con la primera y la cuarta contribuye a destacar la excepcional importancia del carácter de además .com/03_Polo/01_Livros/AT/AT_1/AT_1_06.htm[23/04/13 20:26:03] . la sindéresis es el hábito innato inferior en dualidad con el hábito de los primeros principios.