AL PUEBLO DE MEXICO: El 1 de abril entro en vigencia la nueva ley contra el ISSSTE, aprobada por el congreso sin consultar a los

millones de trabajadores y derechohabientes del instituto. Con esta nueva ley, el estado rechaza seguir aportando recursos para asegurar las jubilaciones y pensiones de los trabajadores; se incrementaran las aportaciones y se cobraran comisiones por manejo de cuentas individuales; se aumentaran los años de servicio a 35 años y la edad mínima para jubilarse será a los 60 y 65 años hombres y mujeres respectivamente. Con la nueva ley del ISSSTE el fondo solidario de pensiones que los trabajadores acumularon durante décadas de trabajo se privatiza, pasando a manos del llamado PENSIONISSSTE, un organismo controlado por las copulas sindicales y el gobierno. Así, los destinatarios finales de las aportaciones de los trabajadores serán los banqueros. Además de la privatización de las pensiones, están en la mira 261 tiendas, 110 farmacias, 38 agencias TURISSSTE, 239 estancias infantiles, 7 centros deportivos y 74 centros culturales, los cuales pasaran a manos de particulares. Con esta nueva ley el estado se desentiende de la obligación de garantizar la jubilación de sus trabajadores. El termino “jubilación” desaparece de la nueva ley eliminando el carácter protector del estado de los derechos laborales, en la medida que abandona los principios de solidaridad intergeneracional y de clase. El gobierno ha lanzado una agresiva campaña de desinformación en los medios masivos de comunicación, argumentando que el ISSSTE esta quebrado y que los responsables somos los trabajadores; sin embargo, nunca se ha realizado una auditoria y los funcionarios y administradores del instituto no se han hecho responsables del desfalco. Esta nueva ley del ISSSTE forma parte de todo un proyecto neoliberal que incluye la privatización del sector energético, IVA en alimentos y medicinas, la modificación de la Ley Federal del Trabajo en beneficio de los empresarios y la privatización de la educación. Al ser ilegitima esta estrategia esta sostenida en la imposición y en la criminalización de los movimientos sociales que se oponen a la venta del país, como es el caso de Atenco y Oaxaca. El gobierno no está dispuesto dar marcha atrás en la imposición de este proyecto y están dispuestos a usar todos los medios a su alcance, incluyendo la creación de un cuerpo de elite del ejército y de la militarización del país. Sin embargo, las medidas de represión son reflejo del miedo que tiene el estado hacia el pueblo y los trabajadores que en ultimas fechas han salido por millones para repudiar estas políticas neoliberales y anti-populares. Hacemos un llamado al pueblo a estar atento a lo que esta aconteciendo en el país y a no dejarse engañar por los medios masivos de comunicación. Solo a través de la unidad de los trabajadores y de la movilización en las calles podremos echar atrás estas reformas. El gobierno es débil y no aguantara una movilización decidida del pueblo. Por eso la huelga es el instrumento de lucha que tenemos los trabajadores para defender los derechos que las generaciones pasadas conquistaron a través de sus luchas. Libertatem.iespana.es