GONZALO ARANGO

Yo pongo la fecha; que tal como van las cosasy en 1974 el presidente de la república será nada uta. Un obrero en la tienda de Efraín, Cali 1967

Desarmad un reloj. Ahora armadlo de nuevo. Esa pieza que os sobra, ¿la véis? es el NadafSmo. Jotamario. El Nadafsmo es un beso enviado desde la punta de un guante de box. Jotamario. El Nadafsmo es el producto de una cultura dirigida por analfabetos. Germán Arciniegas en El Tiempo. Yo no sé lo que es el Nadafsmo. Lo ú n ico que sé es que es una cosa a b o m in a b le . L ic e n c ia d o Collazos, Vicerrector del Colegio de Santa Librada, Cali. El NadafSmo es todo lo que no existe hoy. Claudio Vernot. El N ad afsm o es la fiesta de la alucinación y el atropello. Manuel V. Gueuara, reportero de El Espectador. El Nadafsmo es el pan miserable de la libertad. Humberto Navarro. El Nadafsmo es un regimiento chino in v ad ien d o la tierra prometida para sembrarla de arroz. Gonzalo Arango en "Las Promesas de Prometeo”.

La cultura consiste en adquirir inocencia, en desnudarse. FERNANDO GONZALEZ

P rim era definición del Nadafsmo (Julio 8/58): Es una rebelión consciente de la juventud contra los estados pasivos del espíritu y la cultura. Un estado del espíritu revolucionario, que excede toda clase de previsiones y posibilidades. Una revolución en la forma y en el contenido del orden espiritual imperante en Colombia. Una libertad abierta a las posiblidades de la cultura. El N adafsm o es una aventura al servicio de lo maravilloso. Gonzalo Arango. Si el Nadaísmo fuera algo bueno, ya lo habrían inventado er^mi tiempo. Abuela de Jotamario. Dios nos castigó con el Nadafsmo. Padre de Jotamario. El Nadafsmo es una cosa eterna que apenas lleva diez años. Jotamario. Existen mil definiciones del Nadaísmo, todas falsas. Jotamario El Nadafsmo es el cuento de nunca acabar. Jotamario.

o Jaime Jaramillo Escobar (X — 504)

EL NADAISTA
tiene el peligro de los labios rojos y los polvorines mira los objetos con ojos tristes de aniversario es el terror de los retóricos y los fabricantes de moral es sensitivo como un gonococo esquizofrénico inteligente como un tratado de Magia Negra ruidoso como una carambola a las dos de la mañana amotinado como un olor de alcantarilla es un místico Zen que camina sin temblor a su condenación eterna sobre zapatos de gamuza sufre el vértigo de los sacudimientos electrónicos del jazz y las velocidades a contra-reloj corazón de rayo de voltio que estalla en el parabrisas de un Volkswagen deseando la mujer de tu prójimo se aburre mortalmente, pero existe.

Gonzalo Arango

NADAISMO INTERNACIONAL
Pese a sus detractores, el Nadaismo es uno de los pocos movimientos importantes latinoamericanos que han tenido repercusión m undial, y sus en ticos miopes no quieren reconocer el hecho de que este sarampión n a d a f s t a es un a de las más nobles y útiles aportaciones de Colombia al m undo contemporáneo. Sergio Mondragón en "El Corno Em plum ado", México. G o n z a l o A r a n g o , creador e impulsador del Nadaism o, experimenta la extraña plenitud del que ha entregado al m undo algo com o una generación de monstruos providenciales destinados a un vasto quehacer de denuncia, catálisis y salvación. César Oávila Andrade, ecuatoriano. El grupo nadaista es un milagro, por algo son tan combatidos. Y o nunca había visto un pueblo entero viviendo la exaltación de la poesía como un partido polt'tico. Me asustó el éxito. Raquel Jodorowsky, chilena. Tenemos una sociedad juvenil internacional de niños solitarios -e n tr e ellos los Nada ístas— todos atolondrados ante el m undo de horror de la era espacial en el que han nacido y al cual no se han acostumbrado — y que ahora se están haciendo preguntas acerca de la naturaleza del Universo mismo, com o es propio de la era espacial. Alien Ginsberg, Noviembre 11 de 1966 en el Unitarian Universalist Laymen's League Center for Research and Development. Sermón de la Soledad Pública. En esencia, el Nadaísmo al oponerse a todas las tradiciones literarias, sociales, económicas y religiosas de Colombia, añosas de mal gusto, hipocresía, injusticia y bigardía, y clamar por una renovación desde los niveles más profundos, no hace sino acoger una de las eternas necesidades del hombre. César Dávila Andrade, en Zona Franca" de Venezuela.

En una ciudad de ambiente tan escandalosamente puritano com o M edellin, el Nadaísmo, aue había empezado en un bar. hizo rápidamente adeptos: a él se sumaron todos los muchachos que, por primera vez en 2 0 generaciones, se negaron a rezar, com o sus padres, el rosario a las seis de la tarde y a colaborar en los bazares dominicales de las parroquias. Una noche, a r m a d o s de b r o c h a s y t a r r o s de p i n t u r a , embadurnaron todas las paredes de la ciudad con el letrero que constituyó su presentación en sociedad: " ¡ V I V A EL N A D A I S M O ! • Revista "Venezuela G ráfica", Caracas. Se hacía necesaria (en Colom bia) una especie de fiebre o ácido corrosivo que demoliera viejos y resistentes pergaminos hasta ese m om ento todavía invulnerables. V entonces nació esa peste contagiosa llamada El Nadaísmo, que u tilizó el desenfreno vital para horadar tanto m uro de seguridad inflada y falsa. Actitudes desmedidas, gritos desentonados, se hacían necesarios cuando todo estaba todavía perfectamente mesurado y el tim bre era aún ronco en las revistas y en las celebraciones oficiales. Contra una sociedad pacata que blandía el pecado como fórm ula para apaciguar toda relación humana, los nadaístas. por necesidad de protesta contra el extremismo de los códigos, de la corrección gramatical y de la moral pública, se hicieron extremistas del panfleto, de la poesía sin fronteras y de la marihuana. Se abrieron hacia formas más desnudas de la vitalidad. E n la batalla contra el orden tradicional, el Nadaísmo ha cum plido una poderosa tarea. En una más altiva confrontación de su eficacia, no lo daña el que se le ignore, se le quiera lim itar o se le someta a examen com o caso patológico. Im porta destacar la significación de una postura semejante llevada a la p r á c t i c a en un país com o Colom bia. Adriano G o n z á l e z L e ó n , en " U n a Peste llamada El Nadaísmo"(Revista "C al", Venezuela, 1964). Oe la nada al Nadaísmo hay cosas m uy grandes y buenas: íBravo! iarriba! iabajol ien prol ide medio lado! ¡contra! ten ninguna parte! Juan Liscano (Venezuela)

La Nada es el vocablo con que se reconocen los Nobles Viajeros, Es a la vez la entrada y la salida del laberinto. Milosz

en el país de los nadaístas
El Nadafsmo es un terremoto. Un terremoto que ha tumbado y ha hecho tambalear estatuas y les ha regado el chocolate a muchos señores burgueses. Oscar P ied ra h ita en el Magazine Dominical de “El Espectador” El N adafsm o no es un f e n ó m e n o de g en eració n espontánea. Es, por el contrario, una inconformidad expresada. Y esto es serio y grave. Y encierra una posibilidad de dramáticas c o n s e c u e n c ia s para to d o s nosotros. Héctor Rojas He razo en “Cuadernos” de Parfs. El Nadafsmo es un saludable ejem plo para las juventudes in c o n fo rm es que protestan contra las muchas injusticias que se cometen en nombre de la Libertad y del Orden. Ebel Mot ero en “ 20 E scritores Contem poráneos *\ Según noticias de Cali, el m ovim iento Nadafsta está a p u n to de colgar la lira. El Tiempo . junio 1968. El Nadafsmo, ¿hasta cuándo va a durar su poder? Fernando S o t o A p a r i c i o e n 4' EI Espectador”, Abril 1966. Si se nos preguntara qué nos queda del Nadafsmo en lo e s t é t i c o y lo p o l f t i c o , responderíamos sin vacilar que una sola cosa oscura y turbadora para esta generación. Esa cosa tinica y sin futuro es el Terror. Jaime Mejía Duque en “ Las A s t u c i a s del O r d e n ” La presencia del Nadafsmo y su éxito en extensión lo han convertido de alguna manera en un p ro b lem a personal para q u ien es b u scam o s n u estra realización en la cultura. Jaime Mejía Duque , Idem. Los Nadafstas, en el fondo de su ser, han abolido todo apetito de salvación o de perdición. En esto, me parece a mf, radica la magnitud y el desinterés de su a d e m á n . R ecu erd an a los d o n c e l e s del p o z o de Nabucodonosor cantando entre las llamas. Héctor Rojas Herazo en “Esquirla”, suplemento de El Crisol. Esta serfa la hora en que los valores consagrados de las letras colombianas deberfan sentirse trém ulos ante la insurgencia nadaiMa si en el pafs hubiera valores consagrados. Hernando \ ra lencia Goelhel en “Cromos“.
Muchos chillaron horrorizados ante esta poesfa irrespetuosa y frenética. José Pardo Liada en “Occidente”.

Ante la inminencia de una hecatombe sin Ifmites conocidos se puede af i r mar que los nadafstas son los únicos sabios que nada tienen que agradecerle a su siglo. Gabriel Clloa en “El Espectador“.

en Colombia
Estos jóvenes, ebrios de una razón vehemente tan parecida a la locura, son cristos vestidos de blujeans y camisas rojas. Héctor Rojas Herazo en el suplemento literario de El Espectador. Los nadafstas no lo niegan todo sino que no creen en nada. G onzalo González GOG en “Cromos”. Tenemos que salvar al pafs de los nadafstas del poder. Alberto L lera s en el discurso de postulación del candidato Carlos Lleras Restrepo a la presidencia. Sin quererlo voy a sumarme a las fuerzas del movimiento de ustedes por más difunto que esté. Con el cadáver del Cid se ganaron varias batallas. ¿Por qué no con el del Nadatemo? .. . Ebel Botero en carta a X—504, Dic. 3/69.
F o t o H e n n i o publicidad

JOTAMARIO

mostrándole la cara a l enemigo

Redención

REDIMIR es más o menos como abrir un hueco en la celda para que los demás reclusos escapen. . . quedarse de últim o, hacerse m a ta r.. . y m orir sin darse cuenta de que el agujero no tema salida. Pablus Gallinazo. Si el Nadafsmo no te salva, no pongas el grito en el cielo. Pónlo en la tie rra .. . ipara que tiemble! Pablus Gallinazo.
A nti-nad afsm o

Contra el Nadaismo no hay necesidad de c r e a r o tro s m o v im ie n to s . El anti-nadaism o está en el aire. Porque nadatsmo y anti nadaismo son la misma cosa. Jotamario.

Los que se van contra el Nadai'smo se van de cabeza, porque no tienen en su sitio nada que les pese. Eduardo Escobar.
Hipocresía

Hoy vivimos en tiempos de pureza del lenguaje, que debemos conservar, aun cuando en materias de moral seamos tan

Sociedad

Una de las aspiraciones fundamentales del Nadafsmo es desacreditar el "o rd e n " establecido. N o s o tro s som os la sociedad; los rebeldes son ustedes. Hippie Manuel V.
Rebeldía

Es preferible para cierta dignidad del e s p i'ritu viajar en contravia, aunque ta m b ié n es más peligroso. Gonzalo Arango.

Si fuera para escribir dentro de los v a lo re s im p e ra n te s de "V erdad" y "Belleza", los moldes convencionales y las retóricas estereotipadas, no habría necesidad de Nadai'smo, y estaríamos in trig a n d o una cátedra de literatura, aspirando a un sillón en la Academia, e s c rib ie n d o s o n e to s laudatorio s o portándonos bien en sociedad. Manifiesto "B aratillo de la Inteligencia" 1960.

Esta juventud no ha elegido el Nadaísmo sino que es Nadaista por determinismo histórico.

impuros como nuestros antepasados del siglo X V II. Calibán (Defensa de Gonzalo Arango 1969).

Si hay una insurrección del espíritu a nombre de la cual aceptamos ir a la c á rc e l, eso no quiere decir que el Nadaísmo sea un simple caso del código de policía. "Las Promesas de Prometeo".
Religión

La re v o lu c ió n de la Iglesia en Colombia empezó con el Nadaísmo. El Nadaísmo fue el camino de la rebeldía y su influencia penetró hasta los claustros del Seminario. Cuando nosotros éramos estudiantes, el Nadaísmo nos revolcó la conciencia y eso nos hizo despertar del letargo de una iglesia abierta de par en par al Cielo, pero con puertas de bronce que separaban a Cristo de la ciudad de Dios. Padre Isidro del Movimiento Golconda. No es e x tra ñ o que el arte de vanguardia esté formado en gran parte p o r a n tig u o s seminaristas. Colombia nunca lamentará lo suficiente que los Nadaistas no hayan sido los sacerdotes de Cristo. Ernesto Cardenal.
Principios

En la alternativa de claudicar para merecer los honores y las recompensas de la sociedad cuya mentira combatimos, o

de renunciar a eso para quedarnos en el m artirio, elegimos el m artirio como una vocación, como el acto más puro y d e s in te re s a d o de n u e stra libertad individual. Aceptada esta decisión, la misión es esta: No dejar una fe intacta ni un ídolo en su sitio. Todo lo que está consagrado como adorable por el orden imperante en Colombia, será examinado y revisado. Se conservará solamente aquello que esté orientado hacia la revolución, y que fu n d a m e n te p o r su c o n s is te n c ia indestructible los cimientos de la sociedad nueva. Lo demás será removido y destruido. ¿Hasta dónde llegaremos? El fin no importa desde el punto de vista de la lucha. Porque no llegar es también el cum plim iento de un destino. "Primer Manifiesto Nadaísta” . 1958 A tila ha resucitado en nosotros para destruir ese monstruoso artefacto de la civilización agonizante. Vamos a destruir con alegría lo que nos impide vivir con dignidad. Gonzalo Arango.
Filosofía

El Nadaísmo, en un principio festiva

La palabra más verdadera, más exacta, la más llena de sentido, es la palabra Nada. Jules Renard

es la esencia del pan para que este no sea solamente pan sino alimento del espíritu, poesía, conciencia de vida. Ignoran que si no hay conciencia de vida tampoco hay vida, ni el pan alimenta nada, ni da sentido a nada. Pues lo que es in ú til es el pan si su finalidad única es convertirse en digestión y excremento. El hambre del hombre no es el hambre de una vaca, y su alimento debe servir para algo más que para calmar el apetito. Debe servir, fundamentalmente, para tra n sfo rm a rse en valores espirituales. Gonzalo Arango.
Capitalismo

Nos superan las bestias en decencia, dignidad, solidaridad zoológica. Trabajamos sobre la materia modelable del hombre colom biano y de la sociedad en que vive, o mejor, de la sociedad en que s u fre , desespera, y en la que finalmente muere, sin poder decir antes de eso para qué le servia la vida.
Burguesía

Nos hemos bebido, com ido, fumado y acostado a la burguesía, que ve en nosotros la continuación de los valores

aristocráticos, pero nos burlamos de su admiración, y de paso nos vomitamos en sus floreros y en la bóveda azul de sus retretes. . . Gracias por el w hisky, el cordero pascual del paganismo contemporáneo, etcétera, y lamentamos que las palabras que b o r b o ta r o n n u e stra s calaveras b o r r a c h a s y n u e s t r o s c e re b ro s e n lo q u e c id o s de in to x ic a c ió n no significaran nada a vuestras almas.
Estrategia

En los últim os años hemos hecho y declarado muchas guerras, enfrentando nuestros sueños más puros a los fantasmas más horrorosos. La experiencia que tengo de esta lucha es que, para com batir la sociedad no hay que ponerse al margen, enfrentarla desde la otra orilla del espacio y el tiem po, sino meterse dentro de ella, abrir barricadas en su propio seno, cerca a los sitios más vulnerables, y hacer batallas estratégicas, no suicidas. Digo meterse y no integrarse. ¿Está claro? Gonzalo Arango.
Guerra

Ya los gringos tienen 50.000 bombas

nucleares contra los rusos y contra nosotros, y los bolcheviques tienen otras 50.000 contra los norteamericanos y contra nosotros. Gonzalo Arango. La juventud mundial está asfixiada en esta era nuclear. Los viejos sistemas idealistas se han derrumbado y sus errores se han pagado con dos guerras. Gonzalo Arango.

No damos frutos porque no somos árboles

La revolución mata. El orden mata. La justicia mata. El terror mata. El ateo niega a D io s . El teísta afirma su existencia, y por esa querella hacen una guerra santa. Hay paredón totalitario, hay patíbulo legalizado, persecución, campos concentracionarios, manicomio, presidios, c o n fe s io n a rio s , p ila s b a u tism a le s, muladares, silla eléctrica, silla turca, etc. Que la libertad con p a n .. . que el pan sin lib e rta d .. . que les tiramos una bomba, gringos de m ierda.. . que nosotros les tiramos dos, bolcheviques de m ierda.. . ¡Pummml iP u u u m m m l iPum um um unnn.. . S o c o rr o l ! iV iv a la revolución! . Gonzalo Arango.

Arte
No me hago ilusiones sobre la eficacia

del arte para suprimir la miseria y el dolor de la faz del mundo. No creo que la buena voluntad del artista logre redimir con su canto o con su queja el dolor de la Historia. Tal presunción es incompatible con los limites del arte y con el modesto juego de reivindicación que se le permite en la controversia de la realidad, sobre la cual deciden factores más beligerantes. Gonzalo Arango. Es necesario declarar que nosotros no tenemos compromisos con nadie, ni siquiera con nosotros mismos. Porque si alguna eficacia le queda al arte es su condición inútil. La belleza no tiene por qué resolverle los problemas domésticos y sentimentales la gente.

a

Poeta
Ser poeta es andar armado en la requisa. Federico Villegas ¿Y cuál es el origen de mi mal? Ser poeta, tener tres ojos. Gonzalo Arango. El poeta y el santo se encontrarán a la larga, cada uno por su camino, en la cima o en el abismo. Gonzalo Arango. Un poeta es un ser pernicioso. Nos exaspera como encontrar una serpiente cobra en la cabina del teléfono. Jaime Jaramillo Escobar (X -5 0 4 ).

MALMGREN RESTREPO, uno de los artistas del movimiento, interpreta un grupo de jóvenes nadaistas en 1961

Hemos conservado la sangre fría ante las desgracias innumerables de nuestro tiempo G O N ZA tO ARANGQ.

DE ELMO VALENCIA

tiro de gracia

Hace diez años, haciendo un disparo al aire, fundamos el Nadaísmo. Desde entonces tenemos buena puntería. Claro que hoy no seguimos disparando al aire ni gastamos pólvora en gallinazos pero de ese tiempo acá han caído a tierra planetas olvidados, satélites perdidos y unos cuantos ángeles azules. Han llegado hasta encarcelarnos, todo porque hemos decidido quedarnos con el endeble maniquí de la belleza y porque un día le dimos bofetadas al dogmatismo y culatazos a la conformidad. Los castrados de espíritu, ocupados solamente en hacer transacciones con el diablo, esperaban todas las mañanas que nosotros, en lugar de seguir de brazo con la poesía, arrastráramos una locomotora hasta el Monte Calvario, o sopláramos botellas hasta reventarnos, o nos pudriéramos embalsamando cadáveres en una funeraria. La sociedad burguesa podrá decimos que hemos sido unos inútiles porque nunca aprendimos a apretar un tornillo pero nunca podrá decirnos que hemos sido infelices. Antes de largarnos para Islanada los humanistas se acercaban y nos decían:“No se vayan, Colombia es un paraíso. Si quieren envíen sus dineros a los bancos de Suiza, pero quédense. Colombia es un territorio libre para escribir versos libres y hacer libre el amor”. No alcanzaban a cerrar las comillas cuando sonaba un disparo, ellos se lanzaban bajo las camas y nosotros, como si fuéramos médicos legistas, teníamos que extraerle la bala unas veces a Santander y otras a Simón Bolívar. Nos dimos cuenta de que para seguir viviendo en sociedad teníamos que devoramos los unos a los otros. ¡Qué asco! Y aquí estamos, no para defender el Nadaísmo porque el Nadaísmo se defiende solo, sino para continuar ofendiendo hasta nueva orden o hasta mañana. El Nadaísmo no tiene militantes sino profetas. Somos los escogidos y nada más.

DE EDUARDO ESCOBAR

clavado en la tierra

Mi infierno empezó a arder hace ya diez años y seguiré avivándolo hasta que me consuma. Mi infierno es mi vida; agua la muerte para apagarlo. No interesa despellejarme, no interesa joderse, es gigantesco el motivo: ¡VIVIR! Y cada asunto hiriente nos hace saber que estamos en el mundo. Lo mejor de nosotros nunca puede ser arrancado de la tierra; cada deseo es yuca gigantesca que no se deja arrancar, y volveremos. . . volveremos. . . Yo digo: Para salirse del mundo, basta olvidarlo. ¡Desprendimiento! Esa es la palabra. Desprenderse. Pero con un desprendimiento que nos suba, que nos obligue al ascenso. Dejar que cada situación, cada cosa maduren, y entonces no tendremos más que esperar: lo que estaba maduro cae, sin remedio cae. Cuando caiga, desear algo mejor y más grande, ésa es la cuestión, pero siempre desear lo difícil, lo que nos cueste morir y nacer otra vez, y otra más, hasta que, purificados, dejemos la tierra por. . . NOSOTROS. Porque al cielo van los curas, los doctores, los banqueros de la Andi, todos los que tal vez cumplen una ley, pero no la inventaron. Y hay que inventarse leyes. Leyes duras, imposibles de seguir, que nos lleven al fracaso. Porque te digo: las últimas puertas las tiene siempre el que fracasa, porque las busca o las tiene. En lo que hemos fracasado, eso es lo que hemos abandonado siempre. Lo que sigue es un nuevo camino, y caminos es lo que necesitamos. Y no más!

Poesía

No es necesario que un nadaista esté loco, pero si le es muy útil.

Jotamario

No es posible, ni lic ito ni perm itido hipotecar la poesía en empresas idealistas de orden social o p o lítico . Eso seria asignarle un cara'cter bastardo a su género. No se puede comprometer la poesía asigna'ndole responsabilidades espirituales o morales en el devenir del hombre y de la historia. De eso se encargara' la poh'tica. Primer Manifiesto Nadafsta. Mi poesía es mi vida. papelitos. Darío Lemos Lo demás son

Estilo

Queremos expresarnos como Cassius Clay en el Madison Square Garden. Es decir, a golpes, para que la gente nos entienda y nos ame. Gonzalo Arango.
Literatura

Un lib ro no se hace nunca con la inteligencia, ni con el alma, ni con esos dones metafi'sicos que son caros a ciertos espíritus idealistas; un libro auténtico es aquel que se escribe con el cuerpo, en el que están reunidos el sudor, el pelo, la respiración, el amor físico, las vi'sceras,

los zapatos rotos, las células cerebrales, el sufrim iento, los éxtasis, la esperanza y la desesperación, y, desde luego, las ganas de orinar que sorprenden al santo en mitad de su oración, y al escritor en el absurdo y espantoso ascenso hacia el infierno de la belleza. Gonzalo Arango. N o es p o s ib le v iv ir, ni siquiera sobrevivir, a base de limosnas en los suplementos literarios, donde en caso de p u b lic a rn o s nunca será desnudos de cuerpo y alma, sino disfrazados con las máscaras inofensivas del lirism o y la subjetividad, o sea, como literatos en traje de gala. Gonzalo Arango, en carta a Juan José Saavedra.
Padres

Este año, por fin , un cáncer hizo justicia a mi padre. No pude asistir a sus funerales por falta de pasaje. Cuando un amigo me prestó el dinero, el viejo ya se estaba enfriando en su agujero. Lo sentí' mucho pero me quedé, y ni siquiera recé por su alma. Cuando traté de hacerlo, me di' cuenta que había olvidado rezar. Esa noche me emborraché, no por tristeza, sino porque no tema nada qué hacer. Ni siquiera daban una película interesante. • Una vida m uy triste la de mi padre. Humberto Navarro en "C rom os"/66.

Olvido

Parece haber en el sistema solar un planeta llamado Olvido que no puede ser captado por los telescopios y cuyas ondas no reciben las del radio ni el sonar. No admite ninguna comunicación inteligente. Todo lo que provenga de la inteligencia ni siquiera es rechazado, pero pasa de largo. Lo más extraño de todo es que, según se cree,-es en este planefa donde se gesta el orden del Universo. Eduardo Escobar.
Dogmatismo

El dogmatismo es una debilidad y una cobardía del espíritu por la cual la imbecilidad se disfraza de petulancia. Gonzalo Arango.
Estética

El Nadaísmo se abstuvo de form ular una estética, de instaurarle al espíritu un nuevo régimen, al arte nuevos esquemas d ic ta to ria le s . Nacía dejando libre el horizonte de lo prohibido y lo fantástico, para no lim ita r el ám bito ilim itado del misterio y dejar al azar el encuentro de las nuevas verdades. Gonzalo Arango. en "Prosas para leer en la silla eléctrica".

Escritor

En una so cie d ad corrom pida, la partida de nacimiento del escritor no consta en el papel sellado, sino en oponerse a la sociedad que lo engendró. Solo la rebeldía puede ser la palabra de honor del bastardo. Gonzalo Arango.
Alucinógenos

C on base en nuestra experiencia p e rso n a l p o d e m o s asegurar que la m a rih u a n a e stim u la un gran poder místico en el hombre. Lo eleva a tal altura, que él se siente, por su influencia, el más grande entre los mortales. A esta e x p e rie n c ia m i's tic a que nosotros llamamos de elevación del ser a la más alta cima de su esencia, no se podrá llegar en helicópteros, ni en cohetes, ni siquiera subiendo en ascensor al últim o piso del Empire State, debido a que esta energía no es atómica, sino una extraña potencia creadora que la marihuana m ultiplica en las profundidades misteriosas del espi'ritu. Gonzalo Arango en carta a Noel Cassady.
Santidad

Lo único que me diferencia de los verdaderos santos es que mientras estos se

consideran cada día más indignos de ia santidad, yo si' me considero cada día más un verdadero santo. Eduardo Escobar.

El porvenir no es lo que esperamos, sino lo que hacemos.

Nihilismo

Nosotros no nos hacemos ilusiones sobre la condición reformadora del artista, ni siquiera pensamos que es un reclutador sobre la conciencia de su tiempo. Solo reclamamos para nosotros el derecho a vivir, al amor y al sueño y que la guerra nos deje en paz. No tenemos nada qué ganar y nada qué perder. Nada nos debe la humanidad y nada le debem os. En la im p o s ib ilid a d de conservar una fe, de luchar por un ideal, en la convicción profunda de que es inútil toda acción, nosotros hemos tirado todo por la ventana, y después nos hemos tirado nosotros. Gonzalo Arango.
Dios

Una noche me arrodillé en la playa bajo las estrellas y grité: i Dios no existe! V El respondió: Okay Gonzalo, con eso basta. El miedo del hombre a la Nada, es Dios. Gonzalo Arango.

ROSA GIRASO L Espíritu

Que nos cobren en soledad y castigo nuestro esfuerzo por retener este imperio del Espíritu sin el cual nos negamos a vivir, porque nosotros aún creemos en el poder encantador del m ito y de la • fantasía y en la confusión maravillosa de la esperanza. Gonzalo Arango.

Historia

La s u b je tiv id a d del s ig lo está trastornada, roto el viejo orden del Universo, devaluadas sus tablas de valores a b s o l u t o s , f i n i t a la c o n c e p c i ó n espiritualista del hombre y de las cosas. La historia está en liquidación. Gonzalo Arango. Amenaza El corazón de los poetas, de tanto consumirse en la pasión del amor, puede también fu ndir las palabras en plomo. Gonzalo Arango.
Trabajo

misma dignidad humana. b) Porque el trabajo constituye un derroche absurdo de energías vitales que a t r o f i a los c e n t r o s nerviosos que producen las ideas y la belleza.
Fama

Los nadaístas sacrificamos todo por una bien ganada mala reputación, pues c o n s i d e r a m o s que c i e r t a dignidad espiritual en Colombia sólo es compatible co n el anonimato o la mala fama. Gonzalo Arango.
Síntesis

Primera negación del Nadaísmo: el trabajo. a) Porque el trabajo es atentatorio contra la dignidad de la poesía y contra la

El Nadaísmo está abierto a todos los inconformismos y todas las irreverencias de t i p o c u l t u r a l , estético, social y religioso. Somos la abyección, la resaca; encarnamos la rebelión y el frenesí.

NO REPARTI PAN A LOS MISERABLES;NI FE A LOS DUDOSOS; NI CONSUEL0 A LOS DOLIENTES. EJERCI UNA RARA CARIDAD REPARTIENDO ASCO A LOS PUROS Y DESDICHA A LOS INFELICES. CONTAGIE LA DESESPERACION COMO UNA PESTE SAGRADA PUES TAL MISION ME FUE ENCOMENDADA POR EL DEMONI0. TESTAMENTO DE GONZALO ARANGO.

m anuel quinto

Las miradas del primer rfohísta y el primer hippie diez años después; enfrentan con el mismo furora la sociedad colombiana

sociedad anónima de hipócritas
GONZALO ARANGO
La Galería “Papy—hippy ” fue clausurada por la policía. Causas: “por sospecha”. Mientras el crimen, el atraco y la prostitución más escandalosa pululan en Bogotá a la vista del respetable público, el pundonoroso señor Jiménez Barriga, secretario de gobierno, solo tiene tiempo para “sospechar” de lo que están haciendo los melenudos en una galena de arte. Para que no sospeche más, señor, le diré lo que hacemos en el Papy—Hippy: oímos música de los Beatles, recitamos nuestros poemas para todos, vemos una obra de teatro de vanguardia, una exposición de pintura, conversamos o nos quedamos callados. Cada cual es libre de elegir la felicidad, la paz, a la medida de su deseo. Puede estar solo, en grupo o en pareja. Pero es imposible estar aislado, pues allí reina una amorosa fraternidad, cálida y tierna, como solo saben prodigarla los jóvenes de esta generación. Que aunque ustedes no lo crean, es la generación más pura, sincera y limpia que ha tenido Colombia. Eso es lo que hacemos y a eso vamos al “Papy—Hippy”, huyendo de la sordidez de la ciudad, los bares sombríos y aguardientosos, las calles erizadas de peligros, la soledad de las avenidas. Allá encontramos un refugio espiritual, una identidad de sueños y sensibilidad. Si alguien tiene sed, puede embriagarse con un jugo de naranja, un vaso de leche, o una coca-cola. Puede también pedir algo más excitante como un vaso de agua. La verdad es que Leila y Rophol no fundaron la Galería para que la juventud fuera a emborracharse, a envilecerse. Ni mucho menos para enriquecerse. No se trata de plata, señor, se trata de valores, comprende? No, usted no puede comprender que una pareja de muchachos dediquen su vida y su tiempo a una actividad idealista; a estimular el arte nuevo, por pura vocación. Usted nunca podra comprender por qué los que allí se reúnen beben jugos en vez de whisky. Por eso usted “sospecha”, porque no comprende que es una cuestión de amor, de un mundo nuevo que nace con ellos y no se parece en nada al mundo corrompido contra el cual se rebelan.

Es indignante que mientras en Bogotá funcionan 20 mil prostíbulos y casas de cita que hospedan a 150 mil mujeres que ejercen “legalmente” el más degradante de los oficios; que mientras en esos antros se envilece la dignidad humana y a su sombra prosperan el crimen, el alcoholismo, el hampa, la miseria moral y física, y sin duda el tráfico de drogas, al señor Barriga se le ocurra “sospechar” que los delincuentes de la sociedad somos los poetas, los pintores, los grupas de teatro, los intelectuales, artistas, y en general los amantes de esas cosas, que son las que nos congregan en el Club—Galería. Yo pregunto al señor Barriga, tan celoso de la autoridad y las leyes: ¿se le ha ocurrido siquiera “sospechar” lo que sucede, lo que se “conspira”, y lo que se vende en los 20 mil burdeles de su jurisdicción? ¿Ha clausurado alguno por azar? Naturalmente que no, porque en la medida de su celo por la moral, así es también escasa su imaginación, y no vacila en desatar el rigor de las leyes policiales por un simple rumor de costurero en el sentido de que la Galería es “sede de no pocos homosexuales”. Qué crimen, no? Lo felicito por su machismo, señor secretario de gobierno. Seguramente Dios ya le tiene preparado su trono en la gloria celestial por la sublime virtud de su virilidad, y por reprimir con sus policías el crimen espantoso de la libertad sexual. Yo le diría simplemente, señor secretario de gobierno: lo que yo haga con mi sexo y con mi alma, eso a usted no le importa. Mi moral no está escrita en sus códigos de policía, sino en mi conciencia. Y si usted “sospecha” que yo fumo marihuana o soy homosexual, eso no es problema de mi moral sino de la suya. Pues mientras yo no viole sus leyes sociales, nada lo autoriza a prohibirme que fume Lucky en vez de Pielroja, que prefiera el amor de las mujeres a los hombres, o viceversa, demos por caso. Y si proclamar mis derechos humanos, y reivindicar mi legítima libertad de amar y fumar lo que más me guste, le parece un irrespeto a la autoridad y un desacato a las leyes, puede clausurarme por “sospechas” como al Papy—Hippy, y adelantarle a mi alma “una severa investigación”.Le advierto, eso sí, que tendrá que inventar nuevos códigos y nuevas penas para castigar la monstruosidad incalificable de mi insumisión contra la monstruosa hipocresía moral, intelectual, política, de nuestra sociedad colombiana. ¡He dicho! (Si me necesita para alguna sinceridad adicional, vivo en el teléfono: 41—70—25, donde lo espero tarde o temprano). “Cromos ”, mayo de 1969

N AD AISM O 70
G O NZALO AR AN G O
es u n s o lita rio inadaptado, lobo ham biento que odia el rebaño, y si hace estragos en el redil no es por hambre, sino porque el lobo ama la libertad, y la soledad le pesa com o un castigo. Entonces aúlla, espanta y extiende el te rro r para recordarle al rebaño que existe, que la tierra gira y la vida pasa, que es peligroso d o rm ir sin soñar, y que ahí'está él com o un centinela de la noche para desatar el te rro r y lim p ia r los pecados del m undo con la sangre del cordero. ¡ A l e r t a . . . ! Cuando el lobo aúlla es presagio de que el m undo duerme y hay que despertarlo con

E l p o e ta

la trom peta del ángel. Porque la m isión del poeta es aullar com o los lobos para despertar a los que duerm en, y no dejar d o rm ir a los que sueñan. A veces to p o oscurecido, a veces loco de atar, el Nadafsmo s i g u e v ie n d o p o r la p o e s i'a , rom piendo cadenas, liberando. Nada lo soborna, ni la gloria. Nada lo hunde: ni el oro de su peso plum a, ni el plo m o de sus pecados capitales. Está más allá de las armas de la razón, invulnerable al c o lm illo de la serpiente capitalista, inseducido a la tentación de la manzana roja.

Su peor enemigo no es el enemigo, sino nosotros mismos que, a veces por un impulso ciego de creer en todo, le perdemos la fe. D e l Nadai'sm o puedo profetizar su duración secular, pues aunque estemos errados, la mentira de los otros se encargara' de darnos el poder de legislar sobre las almas. Estamos armados con la fuerza de las bendiciones. Nunca nos ha

ICODES es el templo de la dinámica y el centro def cambio poder generacional. consiste en El la

capacidad de entrega del hombre. Germán Castillo Bernal

faltado una mano para abrazar, ni un dedo para hundirlo en la herida de la tecla o de la ofensa. Pero nos hemos o d i a d o creadoramente m u c h o ma's que cuando nos amamos. Nuestra filosofía de puñal afirma que UNO es más que dos. Por eso creemos desesperadamente en la amistad, en la solidaridad humana. Por eso no creemos en sistemas y predicadores que eructan un falso amor hacia las masas. O, ¿ q u i é n ha v i s t o una masa disparando el rifle de la rebelión, besando a la amada, escribiendo el poema "Libertad"? "En la soledad desnuda / en las gradas de la muerte / escribo tu nombre". Como en su primitiva edad de hierro, el Nadaismo toma sus armas de pistolero que no dejaban entrar al palacio de la cultura, para asaltar los caminos de la juventud y poner

HUMBERTO N A VA R R O

imanos arriba! a los asesinos de su alma. Nosotros no tenemos nada qué perder en el próximo apocalipsis, salvo nuestra poesía y el fuego que nos destruye purificándola. La luz nos ha costado un ojo de la cara, y a veces de la razón, pero seguimos

Cómo serán /as cosas por dentro, si por fuera son tan profundas. Hippie Pedro

cantando, combatiendo, iracundos de la paz contra la iniquidad del mundo. Nuestra poesía no promete la eternidad, ni la paz, ni siquiera la felicidad.. Simplemente desgarra una realidad tenebrosa para entrar en la nueva frontera cuyos destinos serán regidos por la poesía, es decir, por el espíritu omnipotente de la vida. El poeta no puede vivir sin un
ELMO V A L E N C IA

Todo lo que no sea amor es resistencia. Hippie Eduardo Zalamea
poco de terror en el alma, sobre todo si uno es un bárbaro de raza superior, un bastardo de los dioses. Y nosotros los nadaistas somos de esa raza: nos amasaron con el barro que pisaron los caballos de A tila ; las chispas de sus cascos nos forjaron corazas, nos ilum inaron una clara vocación por la guerra. Guerra contra el mundo, guerra contra la guerra, contra la paz, y si la paz no pelea, guerra contra uno mismo. Desde la noche que estallamos las primeras consignas de subvertir el orden público poético, hasta el amanecer fulgurante del undécimo año de lucha que hoy empieza, esto h e m o s h e c h o en C o l o m b i a : r e s u c i t a r a Cristo y liberar a Prometeo, no del fondo de los sepulcros y las rocas, sino en nosotros mismos, donde vive lo que es eterno. ¡ S a q u e n sus t a b l as de salvación y arrojen sobre nuestras melenas las piedras del escándalo! N o s o t r o s jas convertiremos en nuevas Tablas sin leyes, para que brillen puras la libertad y la vida. Pues como dice uno de nuestros h e r m a n o s hippies: La sociedad

somos nosotros; los rebeldes son ustedes!

Cualquier acto un crimen.

bueno o Simón

malo si se hace sin amor es
González Restrepo.

por qué dios adora a los hippies
“Desde los elealas hasta la f e c h a el p e us a ni ien t o dialéctico ha tenido tiempo de sobra para darnos sus f r u t o s . Los estamos c o m ie n d o . son deliciosos, hierven de radiactividad. Y al final del banquete, ¿por qué estamos tan tristes? " JULIO CORTAZAR. Millones de hippies forman ya en lodo el mundo el ejército de los que han decidido no colaborar. En lugar de querer tener algo más cada dfa, procurar tener cada día algo menos. No es la pobreza, sino la sabiduría. La ambición humana es el propósito de unos por apropiarse el beneficio del trabajo de los demás. Cuando a nadie le interesen tantos a r te f a c to s , los fabricantes de máquinas tendrán que comérselas. La subversión hippie consti­ tuye el perfeccionamiento del mé­ to d o de resistencia pasiva. Los hippies vencerán cantando, como las trompetas de Jericó. El Farafso es también una profeefa. No es extraño que estos jóve­ nes estén iluminados por un espfritu santo. Como los filósofos son diffciles de comprender, por eso las nuevas verdad es se revelan a sencillos apóstoles y profetas. La lucidez de estos jóvenes es tanta que la sociedad y los psiquia­ tras no se la aguantan y los toman por locos. Los meten entonces a sus clfnicas para “normalizarlos**, es decir embrutecerlos a la medida de ustedes que ven la luz y no son capaces de ver a Dios en esa luz mientras que un hippie lo ve en la oscuridad. No conozco a nadie más maravillado ante el mundo que un hippie.Pero ustedes no le pueden perdonar su clarividencia, su asom­ bro y su sensibilidad, porque ustedes necesitan para no sentirse frustrados que todos los hombres sean un tronco de maguey, una cosa seca y áspera, sin posibilidades de conmoción ni de gozo, y por eso no pu ed en aceptar a los hippies, porque ellos “no saben balar en su rebaño**. Los hippies son los nuevos místicos de esta era, los santas de los últimos dfas, y en su larga cabellera pacffica y en sus guitarras hay una profeefa que se va cum ­ pliendo a medida que se anuncia. El hecho de que todo su arte se exprese por medró de la plástica y la música, y que no posean escri­ tores actualmente, puede ser el dato que necesitamos para darnos cuenta de la entrada en otra civilización. La literatura no era un fin sino un medio y por lo tanto bien puede acabarse. Los nadafstas no atacaremos la nueva generación ,on la misma

JAIME IARÁMILLO ESCOBAR

por qué dios adora a los hippies
forma como fuimos atacados noso­ tros. llagamos instalar radares en nuestros sombreros para captar el mundo del futuro. Con el insulto iracundo el Nadafsmo transformó a golpes la m e n ta lid a d de las ciu dades colombianas. Así se abrieron paso nuevas ideas y esta actitu d desafiante y revoltosa sirvió para remover la costra de prejuicios en que se iba a asfixiar una generación. P e ro re c o n o z c o que la generación nueva es más peligrosa que n o so tro s. Como nosotros p r e s e n t á b a m o s batalla, afrontábamos el peligro de ser vencidos. Mientras que los hippies, al llegar en son de paz, con sus flores, músicas y colores, son invencibles por el hecho de no entrar en la guerra. Y cuando sean tantos como los chinos hundirán con su solo peso vuestro mundo. Bella estrategia, aprendida leyendo al revés los manuales de Mao. El mundo sí se hace con flores. Al menos Dios lo hizo con flores; Dios no hizo la bomba atómica ni los policías. Derechos y libertades socia­ les, intelectuales y artísticos son reivindicados e inventados día a dfa por la juventud de todo el mundo.

JAIME ¡ARAMILLO ESCOBAR

“voy a

orar por estos jóvenes q te se están desnudando" Fernando

los métodos de expresión no tienen fronteras, no hay estéticas ni retó­ ricas que amenacen, y nadie le tiene miedo a la moral ni al gobierno. En este nuevo clima la activi­ dad del Nadafsmo se orienta ahora a trabajar en la siguiente revolución, que será la revolución psicológica, l^a próxima meta será metafísica. Precisamente acaba de morir en los Estados Unidos uno de los grandes precursores de los hippies, Jack Kerouac, el que puso “en el camino’* a la generación beat. De “ los vagabundos del Dharma” provienen estos hippies. No han nacido pues, tampoco, por genera­ ción espontánea, sino que ya empie­ zan a enterrarsu rafees, y tanto que Manuel Quinto puede decir: Los hippies son la verdadera sociedad; los rebeldes son ustedes. Después de tantos siglos de pensamiento dialéctico que sólo ha servido para mantener el mundo en guerra cada vez más feroz y destruc­ tiva, una gente verdaderamente nue­ va v distinta tiene derecho a ensayar otros sistemas de vida mien­ tras ustedes siguen muy contentos con sus bombas debajo del brazo. Los hippies han abolido la tristeza y la mezquindad, eso es lo que a ustedes más les duele. Un mundo generoso los asusta espanto­ samente, sf señores, no lo nieguen. Mientras ustedes hacen la guerra los hippies hacen el Festival de la Canción. Sigan derecho con sus bombas debajo del brazo, que les aprovechen. No, gracias, nosotros no comemos de eso.

González

LIBROS PUBLICADOS

ANTOLOGIAS
1963
13 poetas nadaístas.

.

Ediciones Triángulo Editorial Tercer Tip. Amistad Editorial

Mundo 1966 GONZALQ ARANGO 1958

De la Nada al Nadaísmo,

Primer Manifiesto Nadaísta,

Nada bajo el cielo—raso y H K —111, Imp.

Deptal. de Ant. 1960
y Saxofón

Sexo

Tercer Mundo 1963 Mundo 1964

(Cuentos)

La consagración de la Nada y Los ratones van al infierno (Teatro)

Editorial Tercer Edit.

Albón—Interprint 1968 EDUARDO ESCOBAR Sobrante 1966
Monólogos

Prosas para leer en la silla eléctrica (Ensayo), El oso y el colibrí (Semblanza)

Editorial Iqueima 1966

Invención de la uva (poemas) de Noé

Edit. Papel Gamma E d it.

Edit. 1967
Segunda

(poemas) ( poe ma s )

Antorcha 1969

Persona

Edit. Antorcha 1969 JAIME JARA MIL LO ESCOBAR (X -504) Los poemas de la ofensa, Editorial Tercer Mu n d o 1 9 6 9 (Premio Cassius Clay. Concurso del Nadaísmo) JOTAMARIO El profeta en su casa (poemas) Edic. Triángulo 1965 HUMBERTO NA VARRO Los días más felices del año, Edit. Tercer Mundo 1966 (2o. premio en el concurso Nadaísmo de novela) PABLUS GALLINAZO La pequeña hermana, Edit. Tercer Mundo 1966 (Primer premio en el concurso Nadaísmo de novela) GERMAN PINZON El Terremoto, Edit. Tercer Mundo 1966 (Primer premio en el concurso Nadaísmo de novela) DUKARDO HINESTROZA Ediciones de la Frontera, México.
La rebelión de los machetes (ensayo)

Del embrión a la Embriaguez (poemas)

Sal mos p a r a ( p o e ma s )

Ediciones el Cuervo, Los Angeles USA.

bautizar

un

huracán

Ediciones el Cuervo, Los Angeles USA. F A N N Y B U1TRAGO Edic. Tercer Mundo MARIO RIVERO Poemas urbanos, Edit. Antares DA VID BONELLS ROVIRA
La noche de madera (poesía) El h o s t i g a n t e (novela) verano de los

Exorcismos para espantarle el sueño a su e m i n e n c i a r e v e r e n d í s i m a (poemas)

dioses

RAQUEL JODOROW SKY (Chilena) A jí Tojen Edit. El corno emplumado, México
Próximo libro a publicarse: i S L A N A D A de Elmo Valencia.

MANIFIESTOS Primer manifiesto nadafsta, 1958 Los camisas rojas (Medellfn) 1959 Primer manifiesto vallecaucano, 1959 Mensaje bisiesto a los intelectuales colombianos, 1960 Explosiones radiactivas de la poesía nadafsta, 1960

Manifiesto a los escribanos católicos,1961 Mensaje a los académicos de la lengua, 1962 Las promesas de Prometeo (Manifiesto capital) 1963 Dignidad y desamparo del arte, 1963 El sermón atómico, 1964 Manifiesto nadafsta al Homo Sapiens,1965 Manifiesto poético, 1966 TERRIBLE 13 MANIFIESTO NADAISTA Manifiesto amotinado, 1967 (Barranquilla) El NadafSmo y las fuerzas desarmadas, 1968 El Nadafsmo informa, 1968 Nadafsmo 70.
CONCURSOS 1965 — Premio Nadafsmo de Poesía, otorgado a Alvaro Mutis por su libro "Los Trabajos Perdidos. 1966 — Primer concurso Nadatemo de novela: (Ver obras premiadas y publicadas en la página anterior). 1967 — Primer concurso Nadaísmo de Poesi'a “Cassius Clay ",otorgado a Jaime Jaramillo Escobar (X —504) por su libro "Los poemas de la Ofensa ’’ 1967 —Segundo concurso Nadai’ s mo de novela: Segundo premio: “El Oso y el Anticuario” de J o a q u ín B r e tó n F ajardo. Primer Premio: "Islanada”de Elmo Valencia. (La Editorial Tercer Mundo, patrocinadora del concurso, se ha negado a publicar esta obra por consideraciones de índole moral).

Estamos reunidos aquí un grupo de poetas con un poeta sacerdote para celebrar una misa por el alma de un joven poeta comunista que fue nuestro compañero y hermano, y acabamos de leer como Epístola esa bella carta sobre la muerte que casualmente estos días me escribió el poeta nadaísta Gonzalo Arango. Me parece que es un signo de los nuevos tiempos el que unos poetas c ris tia n o s celebren una misa por un poeta

comunista y que en esa ocasión se haya leído, como muy apropiada, una carta sobre la muerte, de un poeta que no es católico sino ateo, aunque tampoco es comunista sino nadaísta. Sermón del sacerdote-poeta ErnestoCardenal en una misa de difuntos. Solentiname, Nicaragua.

------- —

'V

F J )IilO .\£ S IM ICER MI XIW

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful