EL PUMA Y EL GRILLO

Había una vez un puma que caminaba sigiloso – como caminan todos los felinos – de pronto escucha bajo sus patas un grito agudo. - Me has pisado la cabeza – le reclamó un grillo. Prepárate para luchar conmigo – retó al puma – te puedo matar de otro pisotón – le dijo el puma sonriendo. Prepárate para luchar, cobarde – le repitió el grillo indignado. Está bien – le dijo el puma perdiendo la paciencia – pero dejemos la pelea para mañana. Y si quieres puedes traer algunos aliados. La siguiente noche cuando se encontraron nuevamente, el grillo traía una pequeña caja de madera y dijo: - No esperemos más; empecemos ya la pelea. Y el puma aceptó. El grillo abrió la caja y de ella salieron muchas avispas que atacaron la nariz del felino; el puma no sabía que hacer, trataba de defenderse pero sus garras eran inútiles para alejar a las avispas, solo le quedaba una forma de liberarse de los agujones que era correr hacia el río y sumergirse en sus aguas. El grillo, sintiéndose ganador de la pelea, le decía desde la orilla: Tú mismo me dijiste que traiga algunos aliados.
Narrado por Brandy Piña Pinedo de la Comunidad San Antonio Callería – Pucallpa – Ucayali – Perú Recopilado por prof. Eli Flores 2005

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful