Roberto Navia ronavia@eldeber.com.

bo Santa Ana de Yacuma es apacible a pesar de su extremo calor que esta tarde cabalga sobre un aire quieto y robusto. Aquí, en este rincón beniano, al frente de la plaza principal del pueblo, hay una casa que no es una casa cualquiera, es parte del mito y los habitantes más viejos la llaman la casa del rey. Esta vivienda es lo único tangible que queda de Roberto Suárez Gómez, porque las cinco fincas donde criaba ganado y la flota de avionetas, que se dice usaba para transportar la droga por dentro y fuera del país, quedaron como recuerdos de lo que tuvo el „rey de la cocaína‟; de ese hombre que grabó su nombre en el polvo blanco de la droga en los violentos años que vivió el país durante los „80 del XX. Dentro de la casa hay una mujer vieja que en los tiempos de gloria trabajaba como nana y cocinera. Ahora vende pasteles de queso en la calle y los frita en la cocina donde antes preparaba los banquetes del patrón. También hay uno que otro mueble empolvado y un albañil que dice que fue contratado para refaccionar este lugar donde vivió Roberto Suárez y que pertenece a Ayda Levy, la esposa que lo acompañó durante 23 años, hasta que confirmó la participación de Roberto en el meganegocio ilícito del narcotráfico. El „rey de la cocaína‟ se estima que generó una fortuna mayor a los 3.000 millones de dólares y tuvo una sociedad con el jefe del cartel colombiano Pablo Escobar y con el expresidente de Panamá Juan Antonio Noriega, con quienes fundó una transnacional del narcotráfico. Bertha Mercado, 79 años de edad, cruceña de nacimiento y excocinera del „rey‟, lo recuerda: “Don Roberto primero trabajaba con asuntos de ganadería, salía temprano, volaba en avioneta, llevaba reses a Brasil. Pero después apareció la porquería esa (la cocaína) y él lo dejó todo. Se enloqueció por las mujeres y entonces abandonó a la señora”. - “Si no me cree pregunte a cualquiera que se encuentre en la calle”, propone. En Santa Ana de Yacuma, Roberto Suárez es un mito. Hasta una calle lleva su nombre. Por ella, pasa un vehículo de vez en cuando y hay niños que quieren que Roberto esté vivo para que les regale en Navidad. Guido Díez, ahora de 69 años, dice que lo conoció, que pasaba por su casa y que él algunas veces estaba en la puerta y que lo saludaba con un apretón de manos. “Su señora Ayda nos regaló un lote y una vivienda cuando él estaba vivo”, dice. Los abuelos cuentan historias de que el capo del narcotráfico era una especie de Papa Noel. “Era regalón con otros. Lo regalaba todo”, refuerza la excocinera y lanza un dato que se estrella contra su ex patrón. “Mire, ¿usted cree que yo conocí diez dólares aunque sea? Él me pagaba mi sueldo, mi aguinaldo, pero nunca me regaló nada”. Pero tampoco ella le pidió ayuda. “A él le gustaba que le pidan”, dice Alfredo Camacho, quien lo hizo abrir la billetera cuando le demandó útiles para sus hijos.

“Después de tenerlo todo quedó sin nada. Por ese hecho ya empezaron a rechazar a todo aquel que tenía dinero mal habido. sino cientos y estas sustancias se fabrican incluso en los patios de las casas. Por la noche es evidente la ausencia de luz. también le quitó a su hijo mayor Roby. por el dinero que ostentaba en todos los espacios. a través de una carta. Bertha Mercado no pensaba en el dinero y ahora. Es la casera de la casa de los Suárez-Levy y con la solvencia de su memoria hace resucitar al excapo de la droga. Pero ella no está en la calle. . los frecuentes apagones del servicio eléctrico que está enfermo. La droga le robó su hogar. Ya no era el de antes. No tenía ni para un pucho”. el narcotraficante era visto como un señor. Pero después del asesinato de Noel Kempff Mercado. Del poder y la riqueza de Roberto Suárez no se ha beneficiado Santa Ana. Así lo recuerda cuando Roberto Suárez perdió las luces que encendía el dinero de la droga. Eran otros tiempos cuando en los „80. Estaba enfermo”. ofreció pagar toda la deuda de Bolivia si le concedían una amnistía para él y para su hijo Roby. .Suárez se hizo fama de generoso. Incluso ofreció pagar la deuda externa de Bolivia y financió el golpe de Estado de Luis García Meza con $us 5 millones. dice. el tráfico de drogas está peor porque ya no hay un caudillo o pez gordo. como una persona respetable. Los de ahora. quien fue víctima de sicarios metidos en el oscuro negocio del narcotráfico en Bolivia ------------ La sociedad dejó de respetarlos para rechazarlos DDarwin Prado Paz / Exjuez de Sustancias Controladas En la década de los años 70 y los 80 del siglo pasado. El que fuera el rey de la droga finalmente fue capturado y estuvo preso durante ocho años en un penal de La Paz. andaba mal vestido.igual que los de antes. . con sus luces y sombras. Ahora. recién empezó a soñar con dólares. enviada al presidente de Estados Unidos Ronald Reagan. fruto de la vejez y de la soledad. En aquel tiempo. y es capaz de asegurar que si no se hubiera ido de la casa. la sociedad les tuvo una repulsión. siguen ostentando su riqueza y sienten que la ley no les cae porque tienen dinero.“Aquí volvía de vez en cuando. como recuerda su esposa Ayda Levy. „quizá estuviera vivo y atendido por su esposa. Hay un jardín afuera de este lugar que los viejos llaman la casa del „rey‟.

Tenía una enfermedad grave en el estómago. Mi amigo. a vomitar. Renuncié al cargo porque no me alcanzaba para vivir el sueldo de (de Bs. Conocí a Roberto Suárez en 1963. el que ayudaba con dinero. yo era amigo de su hijo mayor Roby. ya había salido de la cárcel. dice. está postrada en una silla de ruedas. es vendedora de caramelos. pero después quedó enfermo y sin recursos para gastar” Goldy Vargas / . Todos sus amigos lo buscábamos para montar a ese animalito. esperando reunir dinero para que le coloquen una placa metálica en su columna malograda. La mujer ahora sólo tiene recuerdos del poder y el dinero de Roberto Suárez. 3. Ya estaba separado de su esposa. Yo tenía nueve años de edad y él ya estaba por los 30.500). Nací en Santa Ana de Yacuma. Nada heredó. y ahora.¿Desde cuándo vive usted aquí? Desde hace 22 años. yo no encuentro quién me ayude a mí”. A sus 48 años. antes que se meta al narcotráfico. ¿Cómo era don Roberto? En los últimos años ya no comía bien. . salvo la posibilidad de vivir en la que fue su casa. El niño tenía un caballo sillonero color negro. me reconoció y me saludó. al igual que él. “Qué ironía de la vida. Afuera.Empleada de la familia Gaby Vargas cohabita en la casa donde vivió Roberto Suárez Gómez. . El narcotráfico se mantiene fuerte. Se gana la vida en el mismo lugar donde hace tres décadas se hacían fiestas. con la emoción en la boca. En 1980. Tomaba leche desgrasada. me dijo que el hombre al que saludé era el „rey de la cocaína‟ en Bolivia “Tuvo mucho dinero. Vino en varias oportunidades y la última vez se quedó al frente de la casa. y se fue a Santa Cruz. Yo conocí a don Roberto. cuando la enfermedad se lo estaba devorando. El me miró. Nunca más lo vi.Mi experiencia como juez de sustancias controladas en 1999 me revela que la situación es lamentable a pesar del paso de los años. en el ocaso de su vida. se derrochaban los dólares y hasta donde llegaba la gente a pedir ayuda al rey de la droga. asombrado. cruzando el río Rapulo. al que años después lo mataron. Ella conoció a Roberto Suárez cuando ya era el rey de la droga y después. ingería todo licuado y sin grasa. El junte era en una de sus haciendas que quedaba a media hora del pueblo. Don Roberto llegaba de vez en cuando. cuando paseaba en moto con un amigo en la calle Ballivián vi a Roberto Suárez Gómez.

a la edad de 68 años) son apenas perceptibles en la lápida del cementerio Parque de las Memorias.¿Cómo se llevaban? Me decía que yo era su hija menor. yacen los restos del „rey de la cocaína‟. pero no me acostumbraba. Creo que tenía riqueza escondida pero que no se acordaba el lugar. Necesito una placa de metal en la columna. que tenía que atenderlo antes de que se muriera. Me gustaría que la gente solidaria pudiera ayudarme. el país más pobre de América Latina después de Haití. ¿Cómo ayuda a las personas Don Roberto Suárez? Venía mucha gente a la casa. Después de que él murió (el año 2000) me enfermé de disco de hernia. A veces hablaba de que tenía un tesoro ¿Dónde están los restos de Roberto Suárez Gómez? A la sombra de unos cipreses inmensos. de una buganvilla. Él quería que le dijera papá. pero parece que después ya no. . Aquella famosa propuesta de la deuda En una oportunidad. Se trata de una figura legendaria cuyo nombre y las fechas de su nacimiento y sorpresiva muerte (el 20 de julio del año 2000. Suárez se ofreció a pagar con parte de su fortuna la deuda externa de Bolivia. Su afán era librar a los bolivianos del yugo del Fondo Monetario Internacional (FMI) y tomar (o sobornar) a la jauría de acreedores del país andino. Él quería mostrarse siempre muy generoso. Les regalaba 20 dólares mínimo. Me operaron una vez pero no me han curado totalmente. ¿Sabe cuánto dinero tuvo don Roberto? Tenía bastante dinero.