Un nuevo auge de precios: ¿cuales pueden ser sus consecuencias?

El Banco Central de Venezuela acaba de publicar el Índice de Precios al Consumidor (IPC) del área metropolitana de Caracas, el cual registró en el mes de julio una variación de 2,4%, mayor a la del mes de junio (1,9%) y a la reportada en el mismo período del año pasado (0,9%). Con este resultado la variación acumulada al cierre del séptimo mes del año 2006 se ubica en 8,1%, la menor observada en ese período desde el año 2001. Sin embargo, la inflación puntual de Julio (2,4%) es la más alta de los últimos 15 meses, lo cual ya es una tendencia debido a que la inflación de Junio (1,9%) ya había sido la más alta del año. En otras palabras, los precios parecen estar tomando una senda alcista después de varios meses con bajos promedios, incluyendo la deflación de Febrero (-0,35%). La actual situación de los precios es aún más preocupante cuando se le pone la lupa a alguno de los rubros que lo componen. Tal es el caso del rubro de Alimentos, cuyos precios aumentaron 5,4% en el mes de Julio, es decir, 3 puntos por encima de la inflación promedio. Pero si se analiza la variación acumulada hasta julio, los alimentos han experimentado un aumento en sus precios de 12,8%, 4,7 puntos por encima de lo acumulado por el sistema de precios generales. Finalmente, la inflación anualizada de alimentos entre Julio de 2005 y Julio de 2006 alcanza 25,2%, mientras que la variación anualizada de los precios promedio fue de 14,5%, es decir, en un año los alimentos han visto crecer sus precios 10,7 puntos por encima que el promedio del sistema general. Como se aprecia, el problema de los precios del rubro de alimentos está lejos de ser coyuntural, por el contrario, es un problema estructural, tal y como lo demuestra el gráfico 1. Justo desde el inicio del control de precios a principios de 2003, la brecha entre los precios de los alimentos y el índice general comenzó a ampliarse y ya en Julio de este año alcanzó su mayor diferencia. Esto indica que el control de precios ha sido absolutamente inoperativo, no tan sólo para represar los precios en general, sino para controlar el alza de rubros tan importantes para la población como alimentos.
Indice de Precios Alimentos Vs. Indice de Precios al Consumidor (IPC) Ene-01 = 100
375 350 325 300 275 250 225 200 175 150 125 100

IPC

Alimentos

N CO

TR

OL

DE

PR

EC

IOS

Nov-02

Jul-04

Ene-03

May-03

Nov-04

Nov-03

Jul-01

Nov-01

Jul-03

Ene-05

Jul-05

Nov-05

May-04

May-05

May-01

May-02

Sep-03

Ene-04

Ene-01

Fuente: BCV

El aumento más que proporcional en los precios de alimentos, ha tenido consecuencias importantes en el precio de la Canasta Alimentaria. En el gráfico adjunto se muestra que, al igual que con el rubro de alimentos, los precios de la Canasta Alimentaria han crecido más aceleradamente que los precios generales. Para un consumidor como el venezolano, que gasta más del 50% de su presupuesto en alimentos, la dinámica de precios descrita no es una buena noticia, más aún para los consumidores de estratos bajos cuyo promedio de gasto en alimentos llega al 60%. Esto quiere decir que la inflación en Venezuela, más
Indice de Precios Alimentos Vs. Indice de Precios al Consumidor (IPC) Ene-01 = 100
300 275

May-06

Ene-02

Mar-03

Sep-04

Sep-02

Ene-06

Mar-04

Mar-01

Mar-02

Sep-05

Sep-01

Mar-06

Mar-05

Jul-06

Jul-02

IPC

250

Canasta Alimentaria

225

C

T ON

RO

E LD

PR

EC

S IO

200

175

150

125

100

Nov-01

Nov-02

Nov-05

Jul-01

Jul-02

Nov-03

Nov-04

Jul-05

Ene-03

May-03

May-04

Ene-01

Ene-02

May-01

May-02

May-05

Ene-06

Ene-04

Ene-05

Fuente: BCV

May-06

Mar-04

Mar-05

Sep-05

Mar-01

Sep-01

Mar-02

Sep-02

Mar-03

Sep-03

Sep-04

Mar-06

Jul-06

Jul-03

Jul-04

que en cualquier otra sociedad, está castigando doblemente a los pobres, quienes no tan sólo ven mermar sus ingresos reales, sino que su porción dedicada a compra de alimentos se diluye más rápidamente que cualquier otra. Las consecuencias son evidentes: en una economía en expansión, donde la demanda ha venido aumentando, los precios pueden seguir creciendo como en los últimos dos meses, más aún cuando por razones estacionales el segundo semestre del año registra una inflación mayor. Lo que está en movimiento es un círculo vicioso entre aumento de demanda y su influencia sobre el amento de precios, ante la cual la regulación de precios no ha podido funcionar.