You are on page 1of 2

CORRIENTES FEMINISTAS CONTRARIAS A LA TRANSEXUALIDAD.

La falta de información en general sobre la


transexualidad conlleva que corrientes de opinión
feministas aparentemente formadas hayan
apoyado un discurso contra la transexualidad
falso e incoherente.
Incluso, se podría pensar que estas feministas en
el fondo caen en la transfobia al igual que lo
hacen los más recalcitrantes machistas.

Así, algunos feminismos radicales rechazan a la


"transexualidad", pues estos creen que la
masculinidad y feminidad son construcciones
socioculturales herencia de la sociedad patriarcal
contra las que hay que acabar.
Por tanto, sentirse hombre o mujer carece de
sentido y contribuye al sexismo.
Es decir en tanto en cuanto muchas transexuales
asumimos los roles propios de nuestro género
sentido nos convertimos en perpetuadoras de la opresión patriarcal.
Para estos feminismos el movimiento por los derechos de las transexuales es un
movimiento reaccionario, defensor del modelo sexista de mujer impuesto por el
patriarcado que sólo le sirve a él y no a la causa de la liberación de la mujer.

También algunas feministas lésbicas rechazan lo transexual, al entender que las


personas transexuales intentamos engañar sobre nuestro “pretendido género sentido”,
engaño conciente o inconsciente.
Para ellas no existe la identidad de género. Es decir el género no se puede sentir, se
tiene y punto.

Para otros feminismos el ser mujer viene marcado por su origen biológico:
cromosómico, gonadal… Las personas intersexuales o transexuales no seríamos en
realidad mujeres y estaríamos usurpando el espacio a las “verdaderas mujeres”.

Por último, otras feministas siguen el discurso arcaico de considerar la transexualidad


como una forma “extrema” de homosexualidad. Es decir, ven en una mujer transexual a
“un hombre” que, incapaz de poder vivir socialmente su homosexualidad, es capaz
incluso de efectuar masoquistamente una serie de cambios corporales para poder ser
mejor aceptado por los hombres.

Josefa Suárez
CORRIENTES FEMINISTAS CONTRARIAS A LA TRANSEXUALIDAD. II

Ser mujer es hermoso, y por ello las mujeres nos


identificamos con el alma y el cuerpo de las
mujeres.
Para nosotras lo masculino y lo femenino tienen
diferencias objetivas y no son meras
construcciones culturales.
Muchas mujeres transexuales no somos los
arquetipos de mujeres sumisas, amas de casa, y
meros objetos de deseo sexual. En definitiva no
perpetuamos el orden patriarcal establecido.
Somos mujeres que luchamos por nuestra
liberación y la de todas las personas, hombres y
mujeres.
Queremos acabar con el sistema patriarcal y
machista porque lo sufrimos especialmente en nuestras vidas.

Más que nadie sabemos que el género se siente y se percibe como algo que aceptas o
rechazas.
Desde pequeñitas rechazamos el género masculino y nos identificamos con el género
femenino sin ninguna ambigüedad.

El género se siente en el interior de tu conciencia de una forma clara y nítida,


independientemente de los cromosomas que tengas.
Que no vengan a decirnos algunas feministas que nos inventamos nuestra identidad de
género.
Si el hecho de sentirse mujer sólo tuviese que ver con los cromosomas. ¿Por qué los
hombres transexuales, aún siendo cromosómicamente XX se sienten hombres y no
mujeres?

Si hace ya mucho tiempo la transexualidad era vista como una forma extrema de
homosexualidad masculina. ¿Por qué hay mujeres transexuales lesbianas, que no
intentan ser aceptadas sexualmente por hombres?

En definitiva los postulados antitransexuales de algunos feminismos en ningún modo


nos deben cerrar las puertas a las mujeres transexuales feministas a integrarnos en un
movimiento feminista que es mucho más amplio y diverso del que defienden estos
feminismos, muchos de ellos con un tufo transfóbico.

Josefa Suárez