You are on page 1of 15

Centauros y lapitas,

Casa Buonarotti, Florencia, Miguel Ángel


Virgen de la escalera
Casa Buonarotti,
Florencia

Se consideraba escultor. El
arte de sacar y no de añadir.
Dibujo a escala, maqueta a
escala con arcilla, cera o
escayola.
Conjuga belleza y
expresividad. Su personalidad
llena de idealismo y rebeldía,
es la de uno de los genios
máximos de toda la historia.
Obra variada y compleja:
poesía, pintura, arquitectura;
pero donde deslumbra en es
escultura.
Búsqueda de la belleza
durante toda su vida con un
ardiente misticismo platónico.
Piedad
Basílica de S. Pedro
Las dos figuras forman una
pirámide cerrada, el cuerpo
de Cristo está encuadrado
casi por completo dentro del
contorno dibujado por el
cuerpo de María, lo que
enfatiza la unión íntima entre
madre e hijo.
Contrapone la desnudez del
cuerpo estilizado de Jesús al
ropaje de profundos pliegues
de María, la pesadez de la
Virgen fuertemente apegada
a la tierra a la liviandad del
hijo, que sólo toca el suelo
con el pie derecho.
María con aspecto juvenil,
adecuado a la pureza de la
Madre de Dios
David
Academia de
Florencia

Joven atleta, desnudo con mirada


intensa y penetrante, fija en la
distancia.
Demuestra superar la escultura
clásica al fusionar
magistralmente la armonía y
belleza clásicas con la
expresión, el significado y el
sentimiento.
Perfección clásica en el modelado
del cuerpo.
Tiene detalles que dan vitalidad y
revelan un cuerpo sometido a
gran tensión:
• cabeza sobredimensionada,
• mirada expectante y segura
• Vigor concentrado en su mano
robusta, su tamaño exagerado
la hace más poderosa
• Disposición en zig-zag del
cuerpo.
De tamaño mayor que el natural,
impresiona por su
grandiosidad, la postura es
helénica, pero en las manos
dobladas y en el gesto
terrible comunica la tensión
espiritual que ardía en su
corazón.
Mausoleo de Julio II,
S. Pedro in Vincoli
Moisés

Gesto irritado y mirada terrible:


tras comprobar que su pueblo ha
traicionado a Dios y antes de romper las
Tablas de la Ley.
Cuando Dios le dice que no va a pisar la
tierra prometida
Resume aquí la terribilità: poderosas manos
maltratando la barba, los músculos en
tensión.
Cuando terminó la obra, Miguel Ángel le
dijo: “habla”.
Esclavo rebelde
Virgen con el Niño,
Nuestra Señora de
Brujas
Mausoleo de Lorenzo de
Medicis
Iglesia de S. Lorenzo,
Florencia

Integra arquitectura y escultura (sepulcros de Julián y Lorenzo). (1521-1534)


Planteados como sepulcros-retablo, simétricamente dispuestos, exhiben una
estructura piramidal con 2 figuras alegóricas sobre cada sarcófago y la imagen del
difunto encima.
Mausoleo de
Giuliano de Medicis

No son retratos, pues no le interesaban los parecidos, están idealizados como


generales romanos.
Piedad, Museo
dell’Opera del Duomo,
Florencia

El cuerpo de Cristo está en ziz-zag


(manierismo) sostenido por Nicodemo,
de pie tras Jesús, y por Magdalena, lo
entregan a la Virgen, sentada a la
derecha. Rostro triste de Nicodemo, es
autorretrato. Las cabezas de Cristo y la
Virgen se unen dramáticamente.
El intento de esculpir 4 imágenes
implicadas en un movimiento a partir de
un único bloque de mármol superaba todo
lo intentado hasta entonces.
Piedad Rondanini

Inacabada, trabajó en ella días antes de su


muerte; expresa una consumida
desesperación, la terrible soledad de la
Madre y el Hijo, indisolublemente unidos.
Profundiza en el sentido vertical de la
composición y en el alejamiento del
lenguaje clasicista.
Parece que prefirió la expresión de la idea
más que la forma. La sensibilidad que
transmite esta obra la acerca a la
escultura contemporánea.
Valoración de la escultura de Miguel Ángel

Con Miguel Ángel el equilibrio entre forma bella y movimiento


expresivo (propio del Quattrocento) alcanza su máxima
representación, pero ahora se romperá a favor del movimiento
(característica del Barroco).
Miguel Ángel marca, por tanto, el fin y principio de dos épocas.
La tremenda tensión de su vida y de su obra acaba por desbordarse
en gestos y actitudes delirantes. El Manierismo tomará esta vía
desbordada como vehículo de la nueva expresividad.