You are on page 1of 3

Archivos del Arcanum:

Viajes astrales

Uno de los eventos paranormales más a nivel de estudio y praxis,


es el tema de los viajes o proyecciones astrales. Este tipo de
experiencias se pueden lograr de forma consciente o inconsciente
mediante estados de meditación profunda, sueños lúcidos o uso de
sustancias (no siempre recomendables dado que pueden generar
alteraciones psíquicas y físicas).

En el viaje astral se
experimenta el fenómeno del
“desdoblamiento”, cuando el
cuerpo sutil se separa del
cuerpo físico y se moviliza
dentro del plano astral, un
plano superpuesto al
nuestro. La carne no ejerce
ninguna intervención pero sí
la mente, que es utilizada
para interpretar lo que
vivencia el cuerpo sutil. Es
una separación que se
asemeja al proceso que
sobreviene al momento de la
muerte, ya que muchas de las
personas que han fallecido
clínicamente durante unos
minutos contaron sus
experiencias astrales que
resultaron similares a las
realizadas por otras que no habían pasado por ese trance.

Pero para poder llevar a cabo esta experiencia no es necesario


el deceso, sino tener una cuantiosa preparación espiritual y
mental, aunque muchos no lo logran porque no poseen el grado de
crecimiento espiritual necesario. Para poder entender más este
concepto debemos primero aclarar los diversos planos que rodean
nuestra realidad.

Según los entendidos existen 7 planos: físico (en el que estamos


actualmente), astral, mental, búdico, nirvánico, monádico y
ádico, cada una de las entidades que los habitan son reales en
el mismo sentido que nosotros los somos. El plano astral es el
segundo y su visión es mucho más amplia de la que experimentamos
los que habitamos el plano físico ya que es superior y diferente
al nuestro.

Cuando el cuerpo sutil se separa del cuerpo físico y llega a


visitar este plano, permanece unido a ésta por un finísimo
“cordón de plata” que sólo se rompe en el momento de nuestra
muerte. Tiene la función de mantener unidos ambos cuerpos y
conservar la funcionalidad correcta del corazón mientras la
persona realiza su proyección. Muchos afirman que este cordón de
plata es creado por nosotros mismos a la hora de proyectarnos
como una especie de defensa que otorga seguridad ante los miedos
que acarrea la propia separación del cuerpo.

Características del viaje astral

Lo primero que
acontece en el viaje
astral es la
separación de los
cuerpos, sutil y
físico, durante el
viaje la carne queda
inmóvil como en un
estado de letargo muy
profundo.

Las primeras
sensaciones que se
experimentan son
mareos, movimientos
ondulantes de los ojos
y algunas veces de
vértigo o el efecto de
un giro de montaña
rusa; pero lo más
común es el sentir que nos elevamos ya sea como si nos
pusiéramos de pie, de cabeza o volásemos.

En cuanto a lo que podemos observar durante la proyección se


puede decir que las primeras imágenes corresponden al entorno
que rodea el cuerpo físico como a este mismo, lo que puede
resultar abrumador para quienes no están preparados. Después el
cuerpo sutil comienza a recorrer el entorno, dirigirse a otros
sitios físicos o bien elevarse hacia otros planos que van mucho
más allá del nuestro.

Existen diversos tipos de viajes astrales:

- Viajes Astrales en conjunto, se realizan por grupos de


personas preparadas para ayudar a quien lo necesite brindando
amor, curación o ayuda. En estos viajes pueden encontrarse con
el alma de personas fallecidas y con las de quienes también han
experimentado un desdoblamiento.

Por ejemplo, es común que quienes estudian metafísica se reúnan


para socorrer a personas que sufrieron un accidente las cuales
experimentaron una separación de su cuerpo sutil y físico de
forma abrupta pero todavía están con vida. Estos se trasladan
con meditación al lugar del hecho donde encuentra el alma del
accidentado que vaga sin saber dónde está su cuerpo y le indican
el camino correcto para que pueda reunirse con él. Esta es una
razón por la que muchos despiertan de un coma profundo después
de largos períodos de ausencia.
- Viajes Astrales inconscientes son los que suceden cuando se
está durmiendo, sin intención y a personas que no se han
preparado para ello, les puede pasar a quienes están muy
consternados por algo o tienen un vínculo muy profundo con
alguien que atraviesa una situación en la cual necesita ayuda,
estrés o muertes de seres queridos.

Es bastante común que las madres experimenten este tipo de


fenómenos por el vínculo indestructible que las une con sus
hijos. Estas experiencias no son traumatizantes y muchas veces
se interpretan como sueños que luego se olvidan.

- Viajes Astrales en estado consciente los pueden realizar


quienes se han preparado para ello, en estas circunstancias se
planea a que plano acceder, tiempo, época y porqué. En este
estado los viajeros pueden experimentar sensaciones únicas,
infinitamente bellas o espeluznantes. En el plano astral la
física que domina nuestro mundo no existe, las personas que
visitan estos lares se pueden desplazar de un lado a otro con
solo desearlo, volando o atravesando los objetos.

También pueden observar la realidad que ocurriría por la


sucesión de determinados hechos, lo que les da la posibilidad de
vivenciar el futuro o pasado de nuestra civilización. Muchos de
los que han visitado este lugar afirman que en el pueden
apreciar las creaciones oníricas de los soñantes, lo que
obviamente desconocen que se hallan en un plano superior y
avanzado que en donde se encuentra su cuerpo dormido.

- Viajes Astrales generados por estados hipnóticos, se realizan


mediante la intervención de un especialista que mediante
prácticas de hipnosis va sumiendo al interesado en diversos
niveles de profundidad de su inconsciente hasta llegar al
desdoblamiento.

El “desdoblamiento” es cuando el cuerpo sutil se separa de la


carne pero, a diferencia del viaje astral, en este caso
permanece siempre en el plano físico y puede acceder a todos los
sitios que le plazca aunque las cosas no se le presentan como
las ve en la vida cotidiana, lo que puede llegar a confundirle.

Estas asombrosas experiencias no son propiedad exclusiva de unos


pocos, todos si tenemos la constancia, espiritualidad y
predisposición necesarias podemos acceder a los viajes astrales,
quizás no siempre al más elevado pero sí a los otros planos de
conciencia.