You are on page 1of 11

Sade y la Revolución del Libertinaje

INTRODUCCIÓN

Sade más que un heresiarca es un abogado de la libertad. depurada de la mácula de la virtud y el honor que engendra la gazmoñería moral religiosa.pdf? referrer=webcluster& . Asimismo.” 1 Es la sublevación la que impide que un gobierno bajo los intereses particulares de sus gobernantes.edu/desade/papers/pinzon03. con el propósito de comprender la profunda e insólita naturaleza humana.El siglo XVIII es conocido como el siglo de las luces. 1 Alberto. el goce. y aparecen en escena grandes pensadores que emprenderían épicas luchas por la conquista de la libertad. PIinzón León.cofc. como un movimiento permanente que le acerca a la necesaria insurrección. Es en la autoconocimiento que procura experiencia del florecer el capullo que comprende su filosofía del libertinaje. y el crimen encuentran su legitimación en los principios políticos de la República sadiana. conserve su estado originario de libertad. Uno de los hombres más polémicos que lucho para obtener este bienestar. no se puede ser ajeno a la concupiscencia de sus palabras. busca ahondar en el ímpetu de los deseos para encontrar los cimientos ideales de la naciente República. en: http://spinner. conviene decir que. Al lado de ello. más aún. por ser un periodo en el cual se gestaron revoluciones sociales. Su obra no se reduce meramente a la exaltación de los placeres. que sólo produce costumbres malogras y coaccionadoras de la totalidad de la naturaleza humana. Al respecto. que es la esencia de sus escritos literarios y políticos. que para este debían ser análogos a las leyes naturales bajo las cuales se gobierne la República libre. y de este modo. fue el aristócrata Donatien-Alphonse-François (2 de junio de 1740). y éste está por encima del bien y del mal al no condenar ninguna conducta humana. En el alma de este escrito el cuerpo. que sería recordado posteriormente como el Marqués de Sade. En su libro “la filosofía en el tocador”. entre las cuales sobresale la “Libertad de Expresión”. que sólo pueden ser producto de una absoluta certeza y fascinación acerca de sus convicciones. la vehemencia de su temperamento impregna a lo largo de sus escritos un aroma indomable e inquietante. decante en la dictadura del poder. en la que el republicano debe mantener siempre al gobierno del que es miembro. El se entrega a los extremos de sus propios deseos. EL pensamiento político de Sade”. la cual percibe “el estado inmoral del hombre. Sade conjuga lo imaginario de la literatura con el debate político propio de la realidad revolucionaria.

el marqués encuentra el lugar adecuado para pregonar los principios de su ideal republicano. EL pensamiento político de Sade”. instruye a Eugenia en el arte del libertinaje.Por otra parte. en la Republica inmoral sadiana la teoría sucede a la práctica como modelo educador. es “la sustitución de los lugares tradicionales del debate político. bajo este precepto Dolmacer por medio de sus elocuentes diatribas y perversas fantasías sexuales. el deseo. que debe incluir ahora el cuerpo. y el goce” 2 . Suspicazmente en el seno de la intimidad. . LA REVOLUCIÓN. quebrantando sus prejuicios e incitando en su corazón al ardor del hedonismo. EL SEXO Y LA MUJERES 2 Alberto. Donde Sade hace estallar el marco tradicional del discurso de la filosofía política. PIinzón León.

y “llevarlos hasta las consecuencias más repulsivas posibles”. por tanto. ideales libertinos. la vestimenta se convierte en un emblema del patriotismo. y se revuelca y crispa como una bestia en la obscenidad y el orgasmo. “en el sistema revolucionario. al no tolerar ningún tipo de segmentaciones en la voluntad general de la nueva nación. “ La revolución francesa y el asentamiento de la sociedad burguesa”. Siendo menester. seriamente la distinción entre lo público y lo privado. sería sólo la necedad del puritanismo lo que acarrea la estupidez de “juzgar las instituciones sociales como las divinas leyes de la naturaleza”. lo que es corruptor es contrarrevolucionario”3. Catherin Hall. un tipo de “declaración de los derechos del Erotismo”. puesto que. No obstante. lo que es inmoral no es político. lo que la otra inspira. “la naturaleza y la razón se ponían al servicio de los deseos de un egoísmo absoluto. pag 24 Ibid. cuando descubrimos que somos ese desconocido que se desnuda y goza hasta el olvido de su ser. Anne Martin-fugier. se daba vuelta una y otra vez. Así pues. es incluso. y de este modo. al triunfo convencional de la virtud sobre el vicio”4. Hemos tenido la 3 4 Michel Perrot. Es la homogeneidad de la voluntad revolucionaria la que debía germinar en el corazón y el proceder de todos los ciudadanos. entregarse a los deseos. 1992.El gobierno Revolucionario consideró lo privado como aquello que se escapa ante su control estatal. pero con ideas políticas propias que estaban indisolublemente unidas a sus El erotismo bajo cual sade sumerge al individuo hasta confinarlo en el duelo moral. Sade exploró los límites intensos de la sexualidad para dar cuenta de la tendencia innata del hombre hacia el vicio. incluso. en la que una condene. y en ella. la naturaleza no posee dos voces. la voluntad inmoral sadiana se revelaba como un sistema empleado para socavar los ideales revolucionarios. Es entonces el libertino una maquina que la naturaleza opera a su voluntad. Ediciones Taurus. Sade manifiesta así. por más extravagantes que estos parezcan. el maques era un verdadero republicano. pag 47. y la intimidad del Los revolucionarios se tomaron secreto es vista como originadora de conspiración. equipara lo privado con lo fraccionario. aplicable en varios sentidos a los confines de la conciencia moderna. . la sexualidad simboliza un aspecto muy importante donde el Marqués fue un ejemplo “extremo de conciencia íntima”. Inmersa en las dimensiones de lo privado. En consecuencia. Origina ese encuentro de sí mismo en “la angustia y el horror que nos invade.

esa lectura me parecería un tanto ligera. “Sade: textos escogidos. es que Sade le confiere a la mujer un temperamento fogoso. no tengáis otros frenos que vuestra inclinaciones. por consiguiente podría concluirse que Sade ¿relega a estás posiblemente a ser meramente objetos sexuales? . donde la mujer no propiamente se imponía) Lo que cabe rescatar. otra moral que no sea la de la naturaleza. “Mujeres tiernas y abrasadas por el fuego del amor. Gaitán Durán. Entendiendo está práctica como el medio donde la mujer se ve liberada como objeto sexual únicamente para la satisfacción del placer ajeno. pag 13. Pero está se transforma necesariamente en una quimera para la nueva época en que los derechos del hombre son examinados concienzudamente. también subraya la necesidad de satisfacer plenamente lo de estás. sino para daros indistintamente placer a todos. Sade al enfatizar la independencia de la sexualidad femenina en favor del decantamiento de sus deseos. La “virtud” (sentido de doble moral) en el antiguo gobierno impera como principio regente de la vida privada Francesa. a mi parecer. Si bien. que no es para un solo hombre para lo que habéis sido creadas. es plenamente ficticio. ¡Ah! Romped esas cadenas. que a los hombres mismos.” 5 Es por medio de la emancipación de la sexualidad feminidad que Sade reclama el derecho al erotismo. convenceos de que no puede haber ningún mal en el hecho de seguir los impulsos de la naturaleza. no le estaría consintiendo un poder al instigarle la libertinaje. el ejercicio libremente de ella la que invoca la soberanía en el espacio privado. Si la sexualidad es un aspecto preponderante en la dimensión privada. y unas inclinaciones más violentas a los placeres de la lujuria. otras leyes que no sean vuestros deseos. no debía permitirse que la mujer continuara subordinada al culto de la virtud. las convenciones.revelación de que todos podemos ser casos extremos. con el que desencadenamos el proceso de la reproducción nos acercamos vertiginosamente al mal y a la muerte. y los deseos de los demás (aunque Sade para algunos de sus estudiosos. Ciertamente. y mucho menos cuando el poder que sus familias ejercían sobre ellas. Biblioteca Breve. precedidos por el ensayo “El libertino y la revolución”. reduce está libertad al ejercicio del placer del más fuerte. 5 . al regocijo conjunto de Jorge. se observa en las obras sadianas que los objetos de placer son mujeres. está autonomía sólo se da en la libertad e igualdad que concedía la búsqueda del placer sin tener en cuenta la ley. argumenta la necesidad de que estás se entreguen a los hombres para satisfacer sus deseos.” Por lo general. y asimismo esclava de su familia. es la voluntad de la naturaleza. recompensaos sin temor. de que en el mismo acto con que otorgamos la vida. y es propiamente.A mi modo de ver.

es bajo la maternidad y el hogar que permanece la línea que divide lo privado de lo público. pag 27 6 7 . sino por una especie de aventureras. teniendo en cuenta que el imaginario materno es imprescindible para fomentar fuerte lazos entre los hombre ¿Quien ejercería este rol dentro de la sociedad? Sade con su perspicaz razonamiento trasfiere el peso y el lazo de la maternidad a la republica “una República en la que todos los individuos no deben tener otra madre que la Patria. Ediciones Taurus. Ahora bien. fueron los clubes femeninos. pag 40 8 Ibid. “Filosofía en el tocador”. “los principales vicios de este gobierno consiste en una población demasiado numerosa. de caballeros errantes. Asimismo. que suscitaron recelo en el comité de seguridad. España. a la mujer ser des-maternalizada. hijas de familia. se adjudica seriamente la libertad que les dio como ciudadana. no conociendo otra cosa que ella. Anne Martin-fugier.las prácticas sexuales. sabrán desde que nacen que no es sino de ella que deben esperarlo todo”. EDIMAT LIBROS. a los medios de subsistencia que éste pueda ofrecer. el mecanismo por el cual la señora de Saint-Ange procura disolver todo deseo maternal en Eugenia. hermanas de cuidan de sus hermanos o hermanas de corta edad. Al considerar que está superfluidad es una fuente de riqueza para el estado. dicho gobierno simplemente languidecerá. 1998. es la sodomía. la cual es enardecida como el placer máximo. de lo contrario. Por otro lado. No se debía Marqués de Sade. “ Historia de la vida privada: La revolución francesa y el asentamiento de la sociedad burguesa”. se ve redimida de la lazos naturales de la vagina. que van ligados a la maternidad y el estimulo de la naturaleza a la procreación. de muchachas emancipadas. de granaderos femeninos”9 Por su parte. el comité se encarga de prohibir todos los clubes femeninos para mancillar la tentativa creciente de la autonomía de estas mujeres. entre ellas. las mujeres en su devoción y esperanza casi religiosa por la revolución. permitieron que las masas populares se vieron conducidas por el impulso gregario a la creación de las sociedades populares. ¡Cuanto más amarán los que. y en donde todos los que nacen son hijos de la Patria. La apropiación de los individuos con respecto a la revolución. Dentro de las políticas del gobierno revolucionario. pag 26 Ibid. 1992. pag 145 9 Michel Perrot. 8 Por el contrario.” 7 Un estado debe guardarse de admitir que su población sea superior. “el goce que se experimenta con la introducción de ese miembro en nuestros traseros es incuestionablemente mayor a todos los que pueden lograrse a través de la vagina” 6. Catherin Hall. señalando que estos clubes no estaba formados precisamente “por madres de familia. A este propósito. Producto de ello. la des-maternalización de la mujer representa un bien común para la nueva República.

solía tener en los sellos. símbolo de la razón. AL pensar que durante la época de las libertades podría tener lugar.” 10 El imaginario femenino republicano se condensa en la virgen y la madre. Pero éste en la iniquidad absoluta. dicha emancipación no se vio reflejada entonces bajo la consciencia política de la que se apropiaron las mujeres. la diosa romana Atenea. pag 31 . y la diosa Madre Cibeles. hubiese creado al hombre completamente bueno. símbolo de la madre primordial. De todas formas. se dibuja a la patria como el ideal materno por excelencia. es exagerada y motivada por sus propias lubricidades. estatuas y retratos oficiales una expresión abstraída y lejana. una muestra de que las libertades a las que Sade incitó en su tiempo. hicieron un poco de mella en la mentalidad de estás. a pesar de todo. era su Utopía. pero en muchas otras representaciones adquiría la familiaridad de una joven muchacha o madre. pero lo cierto aquí. no se ha logrado despojar a la mujer de la carga moral que está lleva a cuesta. Para finalizar. continua la duda. o en la estupidez más sorprendente “ha tentado al hombre con la 10 Ibdid. las mujeres comenzaron a erigir su camino de identificación y emancipación. actualmente se continua construyendo. es más.permitir que el imaginario femenino se viera promulgado dentro de unas características emancipadoras. este jamás habría podido hacer el mal. la virtud sería el único impulso innato en el hombre. la razón y el hogar. EL LIBERTINO Y LA RELIGIÓN Si Dios en su ínfima sapiencia. “y de ese modo podría ser la digna obra de Dios”. “el emblema de la República. es que la mujer a partir de la revolución (y Sade contribuyó con ello). de manera que. que aún en la actualidad. De esta forma. Adviértase que. y posteriormente en el papel que conquistó con respecto al trabajo. la diosa romana de la libertad. La emancipación que sade hace de la mujer.

que anima al hombre cuando se entrega a los horrores. para la República el cetro y el incienso vestigios caústicos de la peor ponzoña. Justificando el encarcelamiento y la posterior masacre de los pensadores libres. también. y en ello. “No. La desacralización del Estado no es solo un sentimiento sadiano. la religión encarna un fastidioso impedimento dentro de su enfrentamiento con la moralidad. Sin embargo. en la apremiante necesidad de extinguir todos los cultos. los únicos dioses que debe contemplar un republicano son la valentía y la libertad. Justifica la total intolerancia y repudio que le profesa. A partir de ahí. ya no queremos a un dios que perturba a la naturaleza. sino igualmente en toda Europa. un dios así nos hace temblar de indignación y lo enterramos para siempre en el olvido. en su totalidad es un ser extremadamente bueno que sólo produce insatisfacciones y se regocija en los remordimientos. el cuestionamiento que Sade infiere sobre los cimientos de la iglesia y sobre la naturaleza de su Dios. sabía muy bien lo que de ello resultaría. por lo cual Sade lo acusa de retornar los horrores del antiguo régimen embebidos en la dictadura de la libertad en la que convirtió la revolución. pulvericemos para siempre sus ídolos. 1998. ante los cuales ningún republicano debería “arrodillarse ante un ser imaginario ni ante un vil impostor”.posibilidad de elegir. y sin embargo. y a la adoración de los grandes hombres de la revolución. es el placer lo que pierde a la criatura que el mismo ha formado”11. con los cuales se nutrirá de amor y patriotismo por la República. que sólo una religión mediocre podría fomentar. “No nos contentemos con romper los cetros. siempre es un paso lo que separa a la superstición de la monarquía” 12 Es pues. es un sentimiento revolucionario. Es oportuno ahora señalar como la revolución consumió inmisericordemente a sus hijos. la desacralización para Sade no implica únicamente razones políticas. de donde ha querido sacarlo el infame Robespierre” 13 De acuerdo con la insania a la que Robespierre se entregó ensalzando la virtud como principio fundamental de la republica. pag 124 . pag 37 Ibid. desde el momento en que está dejo de tener por bandera la libertad para 11 12 13 Marqués de Sade. pag 123 Ibid. España. De ahí que. no solo en Francia. EDIMAT LIBROS. De igual manera. quiso enaltecerse usurpando la imagen del Dios represor y confuso que reinaba en el antiguo régimen. que es el padre de la confusión. Para aniquilar a ese autor del universo que lo colma todo con su inmensidad. abogue por el retorno al olvidado paganismo. por su ilimitada presciencia. y Dios. convergen bajo el espíritu republicano. Sade hace hincapié. “Filosofía en el tocador”. Ciertamente.

“EL libertinaje se nos aparece como una ética del orgasmo. CONCLUSIONES En primer orden. la mujer y la política. es en la sexualidad donde Sade decanta su filosofía del libertinaje. En este sentido Sade tiene absoluta confianza en la filosofía. En otro orden de ideas. encarna la preocupación de Sade por las problemáticas social acuciantes de su entorno sobre tópicos tan polémicos como la sexualidad.” En la voluptuosidad de la instrucción sadiada nace la . a través de los principios sadianos. basarse en la reflexión y en el conocimiento. Los cuales tiene un especial y explicito desarrollo lo largo de su novela “la filosofía en el tocador”. tan somera como inevitablemente personal. advertimos luego que para adoptarlo sin desfallecimientos el hombre debe educarse. la religión.metamorfosearse en el bicho de la soberanía del absolutismo vestido con las galas de la república. El libertino es exactamente el hombre que supera con el espíritu la tristeza de la carne producida por el orgasmo. eesta revisión.

Es la impudicia de la reflexión del mismo procede de la naturaleza. BIBLIOGRAFÍA   Marqués de Sade. en: Revolución”. España.cofc.pdf?referrer=webcluster& . 1998. al crear nuevos ideales que les sostengan la esperanza de la vida. 128 pag. Anne Martin-fugier. la que hace del libertino un prometeico enardecedor del libre pensamiento. España. 1992. Biblioteca Breve. Gaitán Durán. Lynn Hunt. “filosofía en el tocador”. pero que sostienen el fuego de la vitalidad humana.   Jorge. “Historia de la vida privada: La revolución Francesa y el asentamiento de la sociedad burguesa”. en quienes recaen los reproches de su creador y su creación. marcado con el estigma del cambio y la rebeldía. Catherine Hall.trascendencia de la inmoralidad libertina. Un hombre audaz. Pinzón León. España. 191 pag. digno hijo de Caín. “ EL pensamiento político de Sade”. “Sade: textos escogidos. Ediciones Taurus. Edimat Libros. cuando los viejos ya están agonizando.edu/desade/papers/pinzon03. lejos de la idiotez de la lubricidad inconsciente que la ignorancia produce. 330 pag. http://spinner. precedidos por el ensayo “El libertino y la Alberto.