Análisis del artículo: Improving Funtional Abilities in Older Adults

El número de personas que están llegando a la tercera edad es más grande cada día. El censo indica que el número de personas mayores de 65 años de edad se va a duplicar para el año 2030. De acuerdo con el departamento de salud de Estados Unidos la cantidad de adultos mayores de 65 años que no pueden hacer las tareas diarias para subsistir es de 27% y ese número sube a 44% cuando la edad sobrepasa los 75 años. Además de 23% a 53% de estos casos va a desarrollar sarcopenia que es perdida desmedida de musculo y debilidad asociada con la misma. Obviamente los adultos de la tercera edad representan un reto para los entrenadores físicos, porque sus necesidades son diferentes a las de los clientes más jóvenes y por la necesidad de atención especial en un campo donde los entrenadores a veces tienen tres o cuatro personas a la vez en entrenamiento. La falta de habilidad física representa un reto adicional para el entrenador porque el repertorio de ejercicios que se pueden emplear con esa persona es limitado. Mientras la actividad deportiva es muy importante para la persona de la tercera edad, la calidad de la actividad y el énfasis en la seguridad de estos tiene mayor importancia porque están bien propensos a sufrir una lesión por el entrenamiento. Uno de las maneras de mantener la calidad del entrenamiento en los adultos de la tercera edad consistente es la administración de pruebas especializadas para categorizarlos en grupos y darle la intención necesaria a sus necesidades especiales. Esto es de lo que trata este articulo, el cual instruye al lector de una manera fácil y sencilla en cómo se deben clasificar los posibles clientes según sus habilidades físicas y según sus posibles limitaciones/enfermedades. La actividad física brinda una gran ayuda para mejorar la calidad de vida del las persona de la tercera edad. No solo les ayuda a mejorar su salud que es el tesoro más preciado de nosotros los humanos. Pero también les ayuda a mejorar su calidad de vida, que puede ser la diferencia ente llevar una vida plena y feliz o vivir siendo dependiente. Las personas de la tercera edad pueden realizar las mismas actividades físicas que los jóvenes siempre y cuando estén en buena salud. Algunas modificaciones se deben hacer para acoplarse a las necesidades especiales de ciertos individuos.

D. Ruth George.E.Universidad Interamericana de Puerto Rico Recinto de San Germán Programa Graduado de Educación Física Trabajo como requisito del curso HPER 5050 Evaluación y Medidas Educativas En Educación Física Profa. P. Pablo Cruz Ortiz P00060686 6 de mayo del 2013 .