You are on page 1of 2

Jesús es el centro de la vida de la Iglesia El es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación.

Colosenses 1:15 Yo también lo haré Mi primogénito, El más excelso de los reyes de la tierra. Salmos 89:27

Colosenses es una epístola maravillosa porque como ninguna otra epístola del Nuevo Testamento nos enfoca a la persona de Jesucristo y nos enseña lo importante que es para los creyentes darle gran importancia en nuestra vida devocional. Jesús es el centro de la vida de la Iglesia. En Él hay poder, en Él hay salvación, en Él hay energía para la vida cristiana, en Él está todo lo que requiere el creyente para tener una vida poderosa, efectiva que dé fruto para gloria de Su Nombre. Y entonces es bien importante que nosotros siempre usemos a Jesús como la base de toda nuestra vitalidad y de todas las cosas que aspiramos hacer y a realizar en la vida cristiana. Entonces por eso yo creo que el apóstol Pablo se tomó tanto trabajo en escribir esta epístola para corregir algunas deficiencias y algunos errores que había en la comunidad de Colosas con respecto a la persona de Jesús. Esta epístola aunque es muy breve pero es una joya de enseñanza concerniente a la figura de Jesucristo mismo y nos recuerda lo importante que es no perder nunca la vista de Jesús como la fuente de todo nuestro poder y toda nuestra identidad como cristianos. El apóstol Pablo comienza en uno de los pasajes claves que yo voy a exponer más adelante diciendo esto, dice acerca de Jesús: "Él es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación." Entonces vemos, ese es uno de los pasajes más poderosos que tenemos en toda la Escritura con respecto a la persona de Jesús, yo voy a exponer eso en meditaciones subsecuentes pero lo importante es que miremos aquí cómo el apóstol Pablo levanta a Jesucristo señalándolo como la esencia misma de la deidad, como hecho de la misma sustancia que el Padre y reflejando la esencia misma de la identidad de nuestro Padre celestial. Eso es una declaración absolutamente asombrosa que vamos a exponer más adelante. En esta meditación lo único que quiero señalar es esto ¿no? que la Biblia nos llama una y otra vez a fijar los ojos en Jesucristo. Yo voy a explorar eso más y más en nuestras futuras

El Espíritu Santo nos está llamando como comunidad cristiana de fé mundial a enfocar y enfatizar la figura. . me despido de ustedes el Pastor Roberto Miranda. de tanta presión para los hijos de Dios. para Su Iglesia tenemos que volver a enfocar en una manera muy desesperada la figura de Jesucristo. la persona de Jesucristo. Que Dios nos bendiga y espero que me sigan en esta próxima serie de mensajes porque yo creo que Dios tiene algo muy importante que decirnos a todos. Ahí está la esperanza para una Iglesia poderosa. En estos tiempos de guerra espiritual como nunca antes en toda la historia de la humanidad yo creo que el Espíritu Santo nos está llamando y creo que hablo una Palabra profética en este momento. Él es la única fuente de vitalidad y de entusiasmo y de vigor para los hijos de Dios. Quiero dejar eso claramente asentado en este momento y es que como nunca Dios nos está llamando como comunidad cristiana alrededor del mundo a volver a poner la mirada sobre lo esencial de la vida cristiana y ahora mismo en estos tiempos peligrosos en que vivimos. vital. Él es la única esperanza para la humanidad. evangelísticamente efectiva que es lo que se requiere desesperadamente en estos tiempos en que Dios quiere hacer grandes cosas a través del mundo pero se requiere una Iglesia poderosa fundamentada en la persona de Jesucristo. Dios les bendiga. Hasta pronto.meditaciones.