EL BARROCO

El Barroco
“Barroco” en castellano y portugués significa “perla irregular y rara” y “razonamiento retorcido y de escaso valor” en italiano; fue utilizado por los neoclásicos para referirse peyorativamente al arte desarrollado en Europa y América Latina desde finales del XVI hasta bien entrado el XVIII.

Pero en el s XX, desde el Dadaísmo o la abstracción se prima nuevamente lo sensorial sobre lo racional. Desde este punto de vista se reivindica el Barroco como un arte extremadamente coherente y lúcido, pleno de imaginación y que puso en cuestión todas las premisas y reglas estéticas iniciadas en Occidente desde Grecia y Roma.

Nace en Italia y se desarrolla en Europa impulsado por los papas y las monarquías absolutas de Francia y España, que pretenden impresionar a sus seguidores y súbditos mediante la demostración de poder y riqueza. • Surge como instrumento artístico de la Contrarreforma de la Iglesia Católica, tras el Concilio de Trento, 1563. • Las monarquías absolutas lo utilizan para presentar un gigantesco espectáculo de poder y de gloria. La autoescenificación del soberano (el papa o el rey), es en sí misma un programa político. El arte cumple una doble función: • • Impresionar Transmitir contenidos ideológicos

Renacimiento: equilibrio, sobriedad, racionalismo, lógica, contención, serenidad.

El Barroco llama los sentidos del espectador y quiere fascinarlo. Barroco: movimiento, ansia de novedad, búsqueda de lo infinito, del contraste, de los límites en la mezcla audaz de todas las artes, de lo teatral, de lo fastuoso. Más que un estilo es una tendencia común a todas las artes, que adquiere características muy diferentes en cada país según se vea influido por Francia o Italia. Es el punto final de la experimentación sobre las normas clásicas que se ha iniciado con el Manierismo.

Arquitectura
• La arquitectura lleva la dirección plástica. La pintura y la escultura se unen a la arquitectura para formar un todo en el que no se podrá distinguir visualmente donde empieza cada rama del arte. El edificio barroco está plasmado como una gran escultura, un bloque único que se articula como un todo: – Plantas elípticas, ovales, mixtas o de gran complejidad geométrica. – Líneas curvas y superficies onduladas (paredes, entablamentos, fachadas,…) con vocación de movimiento. – Frontones curvos y mixtilíneos – Orden ondulante (columnas salomónicas o helicoidales) y orden gigante, que se suman a los órdenes tradicionales, enriquecidos y complicados en exhuberancia y fantasía.

El edificio barroco está plasmado como una gran escultura, un bloque único que se articula como un todo:

• Volutas y aletas (contrafuertes en forma de voluta) • Arcos ovales, mixtilíneos • Bóvedas de cañón • Decoración arquitectónica menuda, tupida, que contribuye al movimiento. • Dramatización de la atmósfera gracias al estudio de la iluminación: violentos claroscuros, contrastes entre pronunciados salientes y entrantes bruscos…. La luz guía la mirada –e incluso los sentimientos- en una dirección determinada.

Sta. María de la Salud, Venecia

• Obsesiva búsqueda del efecto que no pone reparos en crear engaños ópticos: – Si no hay mármol, se convierte en mármol la madera; – Si no hay oro, se dora el yeso: Baldaquino de oro; Vaticano, Bernini.

•Los espejos de las galerías alteran y hacen irreconocibles las perspectivas. Galería de los espejos, Versalles, Hardouin Mansart. •Los techos planos se convierten en bóvedas gracias a los frescos. •El reflejo del agua modifica el exterior

• Las cúpulas se disuelven en estructuras que simbolizan el cielo. Exteriormente se mantiene la apariencia, pero en el interior la superficie semiesférica pura se rompe en multitud de figuras que parecen ascender hacia el infinito. El fresco recupera un papel protagonista (tras quedar relegado en el Cinquecento) Padre Pozzo, Gloria de S Ignacio, el Gesu, Roma. • Los estucos y dorados crean una nueva ilusión de riqueza y de formas. • La arquitectura oculta las estructuras fundamentales mediante enlucidos, relieves, ilógicos soportes, quebrando las cubiertas con fingidos cielos.

El urbanismo

Plazas y avenidas articulan la ciudad. Las plazas presididas por edificios simbólicos o fuentes, son el origen de las avenidas.

Creación de escenografías espectaculares, especialmente en las capitales de los estados (corte y administración)

La fuente monumental integra arquitectura (escenografía), escultura (plástica) y agua (movimiento).

Iglesia del Gesu, Roma Vignola

Iglesia del Gesu, Roma fachada de Giacomo de la Porta

Basílica de San Pedro, Maderno, 1607

Baldaquino de oro, Bernini

Utiliza la arquitectura como si fuera un escultor, con fines expresionistas, pues en un interior no cree tan necesario mantener la disciplina formal del clasicismo, resulta el contrapunto de la cúpula de Miguel Ángel que lo cubre.

Plaza de San Pedro del Vaticano, Bernini

La plaza superaba por fin, los problemas de visión del frente basilical y conseguía: • un acceso digno a S Pedro, máximo símbolo del cristianismo; • acoger a gran número de peregrinos • permitir desde cualquier punto la visión del papa cuando da la bendición urbi et orbe • Convertir en punto central de la plaza el obelisco colocado por Sixto V en línea con el eje de la basílica. • Tener en cuenta los desniveles del terreno, superado con sistema de terrazas • Como sede de la iglesia católica debía tener una significación especial.

Scala Regia, Vaticano Bernini

Ponte Sant’ Angelo, Bernini

San Andrés del Quirinal, Bernini

San Carlos de las Cuatro Fuentes Borromini

En la fachada ondulante, realza las cornisas y destaca las columnas (alterna orden gigante con normal) haciéndolas exentas, cuando en el clasicismo hubieran sido adosadas.

San Carlos de las Cuatro Fuentes Borromini

Cúpula ovalada con casetones geométricos (octágonos, hexágonos y cruces) disminuyen de tamaño siguiendo las leyes de la perspectiva y con el objetivo de crear la sensación de mayor altura. Las ventanas semiocultas por la decoración y situadas directamente sobre la viga maestra contribuyen a crear el efecto de la que la cúpula (con una linterna central) está suspendida sobre el espacio de la

Sant’ Ivo de la Sapienza Borromini

Sant’ Ivo de la Sapienza Borromini

Sant’ Ivo de la Sapienza Borromini

Santa Agnes, Borromini

Basílica Superga, Turín Felipe Juvara

Basílica del Santo Sudario, Turín Guarino Guarini

Sta. María de la Salud, Venecia Longhena

ESCULTURA BARROCA
• • • • • Gran dominio técnico, que en algunos casos llegará al virtuosismo. Esquemas libres y cánones más esbeltos que los del Renacimiento. Gusto por la teatralidad. Captación del movimiento y de los instantes fugaces y culminantes. Juegos de luces acentuados por gestos enfáticos y por ropajes más anchos y aparatosos de lo normal. La escultura cumplirá habitualmente una función decorativa de la arquitectura, pero también será valorada como elemento aislado. Temáticas predominantes: religiosa, mitológica y funeraria.

Galería Borguese Bernini

Apolo y Dafne,

Dos líneas sinuosas paralelas en perfecto movimiento, extremidades despegadas del cuerpo y de la base, cuerpos desnudos perfectamente estudiados y con sentimientos. Parecen modelos de la Antigüedad y están representados de acuerdo con los criterios de la idealización clásica. Sin embargo, el movimiento que se desprende de la acción no puede ser más realista. Captó magistralmente la fugacidad del instante. Contrasta el dinamismo de Apolo con la paralización de Dafne, contraponiendo la suave piel de la joven con la aspereza del tronco del árbol.

Galería Borguese Bernini

David,

Concebida para ser colocada ante una pared, para que el punto de vista único permitiera percibir la intensidad máxima, incluso la violencia del movimiento. Sus líneas expresivas contraponen pierna-cuerpo-cuello al giro de la cabeza y del brazo que sostiene la onda, lo que contribuye a reflejar la tensión previa a la acción inminente. El rostro es un compendio de tensión y concentración en los labios contraídos, músculos rígidos, fosas nasales hinchadas, ceño fruncido y mirada resuelta.

Versalles, Bernini

Luis XIV,

Éxtasis de Sta. Teresa

iglesia Sta. María de la Victoria Bernini

Éxtasis de Sta. Teresa
Bernini

Exhuberancia de ropajes plegados, postura retorcida, rostro en trance místico, composición en V ligeramente inclinada. Efecto teatral para comunicar con los fieles. Tratamiento casi pictórico de las calidades, los paños tienen una ligereza casi inmaterial que contrasta con la sensación de peso de la santa desvanecida. Aborda la representación de las nubes, insólito en escultura, lo que corresponde al deseo barroco de subvertir los valores genuinos de cada una de las artes.

Fuente del Moro, Piazza Navonna

Fuente de los Cuatro Ríos, Bernini

Nilo, Ganges, Danubio, Río de la Plata

Sta. Cecilia, Maderno

Palacio del Louvre, Perrault

Los Inválidos, Harduin-Mansart

Versalles, Le Nôtre y Harduin-Mansart

Versalles, Le Nôtre y Harduin-Mansart

Encuentro de Alejandro con Diógenes
Pouguet

Milón de Cortona,
Pouguet

Rapto de Proserpina,
Francois Girardon

Tumba del cardenal Richelieu Francois Girardon

San Carlos Borromeo, Viena, Fischer

San Pablo, Londres Wren

Pabellón Zwinger, Dresde Poppelmann

El rococó
• Acumulación de elementos decorativos barrocos (líneas ondulantes, elementos irregulares,…), con nueva sensibilidad y nuevo talante, galantería, interés por los pequeños detalles. • Trazado externo simple, pero el interior con decoración desbordante. • Palacio urbano, importancia de los interiores, más que el exterior. • Se extiende el gusto por lo oriental, chinoiseries,

Iglesia de Ottobeuren, Baviera Fischer

Santuario de Wies, Baviera Zimmerman

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful