Daniel Medvedov

El Abominable Hombre de las Teorías de visita a casa de los Simpsons

Madrid 2009

1. EL ABOMINABLE HOMBRE DE LAS TEORIAS: ¿Quién es? 2. LOS SIMPSONS ESTAN SOÑANDO 3. BART HABLA EN LENGUAS 4. LISA ESTUDIA CHINO 5. EL GABINETE FANTASTICO DEL DOCTOR M. 6. EL GO Y LA MENSTRUACION 7. LOS SIMPSONS Y LA REENCARNACION 8. LOS 100 LIBROS FUNDAMENTALES 9. HOMERO Y LA ODISEA 10.EL SENTIDO SECRETO DE LOS JUEGOS DE PELOTA 11.MAGGI Y LA ADQUISICION DEL LENGUAJE 12.LOS SIMPSONS Y EL INTERNET 13.LOS SIMPSONS Y EL NUMERO 13 14.BART APRENDE A HACER NUDOS 15.BART Y EL GENOMA 16.BART Y EL DADO 17.LOS SIMPSONS Y LAS SUPERSTICIONES 18. BART Y LAS PREGUNTAS QUE NADIE SABE RESPONDER 19.LISA Y EL ZEN: LOS KO-ANES 20.BART Y EL CUERPO HUMANO 21.LOS SIMPSONS Y EL GENESIS: LA FAMILIA EN EL PARAISO 22.MARGGIE QUEDA EMBARAZADA:LOS ANTOJOS DE MARGGIE 23.BART Y LAS CLASES DE P.E. 24.BART Y EL MAESTRO 25.LISA Y LA FISIOGNÓMICA 26.LOS SIMPSONS Y EL DILUVIO: EL ARCA DE HOMERO 27.HOMERO SIMPSON Y EL TIMO NIGERIANO 28.HOMERO Y EL VUELO CÓSMICO: EL TURISTA PLANETARIO 29.HOMERO PONE UN NEGOCIO DE FAMILIA 30.BART Y LA LUNA 31.HOMERO Y LA MASONERIA: EL VIAJE A INDIANAPOLIS 32.CAMINA Y TE DIRE QUIEN ERES: LISA APRENDE A VER 33.LOS SIMPSONS VAN A PESCAR: EL PEZ Y EL TESORO 34.MARGGIE QUIERE GRADUARSE EN LA UNIVERSIDAD 35.HOMERO QUIERE PINTAR 36.EL VIAJE AL SOL DE HOMERO SIMPSONS 37.HOMERO LAVA LOS PLATOS 38.MARGGIE DA A LUZ TRILLIZOS 39.LOS SIMPSONS Y LAS AMAZONAS DE PERU
2

40.BART QUIERE UN TATUAJE 41.HOMERO ROBA UN PAN Y LO METEN PRESO 42.LOS SIMPSONS VIAJAN Y EL AVION ES SECUESTRADO 43.BART Y LA DIVINA COMEDIA: VIAJE A LOS INFIERNOS 44.LOS SIMPSONS VIAJAN POR EL MISSISSIPI 45.BART SE ENTRENA PARA LOS JUEGOS OLIMPICOS 46.UN MENSAJE EN UNA BOTELLA: EL NAUFRAGO 47.BART ES RAPTADO POR UN AGUILA 48.LOS SIMPSONS Y LA FAMILIA PARALELA DE LOS OSOS 49.HOMERO, GOBERNADOR DE SPRINGFIELD 50.BART Y EL AJEDREZ
*

3

Los Simpsons y El Abominable Hombre de las Teorías
Los Simpsons asisten en su casa a un programa informativo por televisión, en el cual se anuncia la fuga, desde una cárcel intelectual, de un preso muy peligroso que usa métodos subliminales para hacer que sus oyentes lean sus libros y crean en sus teorías. El fugado merodea la ciudad de Springfield y el locutor del programa pide a los televidentes máxima cautela y les ruega informar toda novedad al número 2297790. Mientras comen, la familia Simpsons comenta la noticia y sus palabras reflejan una abierta simpatía para con el fugado. No parecen tener miedo por su posible presencia en los alrededores. No pasa mucho tiempo y se oyen unos golpes a la puerta. Bart salta para abrir, pero Homero se levanta y le dice que espere: -¿Y si es El Abominable Hombre de las Teorías? – pregunta Homero - Seguro que es él –dice Bart. - Por lo mismo, Bart, es peligroso – dice Marggie. - ¿Por qué peligroso? No puede ser una coincidencia que al terminarse la noticia informativa alguien toque a la puerta. ¿En qué pueden ser peligrosas unas teorías? – comenta Lisa -Pueden manipularnos – dice Bart. Pueden lavarnos el cerebro. -Abre, Homero – dice Marggie -Voy a abrir- dijo Homero y, dirigiéndose a la puerta, pregunta: -¿Quién es? Del otro lado se oye lo siguiente: -He tocado en medio de la noche fría a sus puertas y ellos no me han abierto. Soy el Mesías. -¿Cómo sabemos que eres el Mesías? – dice Homero -Ya lo veras- le responde el extraño. ¿Quién quieres que sea, Alí Baba y los cuarenta ladrones? -Si, sí – dijo Bart. Del otro lado de la puerta se oye un intenso ruido, como de sables y cadenas y las siguientes palabras: -¡Ábrete Sésamo! En este preciso instante, la puerta de la casa de los Simpsons se abre, pero no de manera normal, sino deslizándose, como una puerta japonesa. En el umbral, un hombre alto, vestido de árabe, con turbante rojo, está sonriendo. Detrás de él, cuarenta tipos fornidos, cada cual más raro que otro, con sus caras de piratas ladrones, lo acompañan. -Aquí no entran todos. No hay espacio – dijo Homero, imperturbable.
4

-No hay problemas – dijo el visitante con el turban. Sólo entraré yo. Luego se voltea y les dice a los cuarenta: -¡Todos aquí!- y les muestra una suerte de lámpara, tipo Aladino. Los cuarenta ladrones entraron uno por uno en la lámpara, como por un embudo. El hombre puso la lámpara en la entrada de la casa, colgándola de un clavo, para iluminar la puerta. Luego se quitó los zapatos, los dejó en el umbral y entró. -Esos zapatos se llaman SHALVARI. – dijo, mirando a los Simpsons, con familiaridad. -Sentémonos – dijo el que se hacía pasar por Aladino, o Alí Babá. El hombre se sienta en la cabecera de la mesa, pero Homero protesta: -Ese es mi sitio. -¿Tú eres el jefe?- pregunta el visitante Homero Simpson mira a Marggie y Marggie a Homero. -Siéntate al otro lado de la mesa, frente a mí. Es lo mismo. Allí está la cola y aquí la cabeza, pero uno y el mismo es el fin y el comienzo en el círculo. -Eso me parece brillante –dijo Lisa. Parece un fragmento de Heráclito el Oscuro. -Niños, todos sentados- dijo el hombre Bart, Lisa, Maggi y Marggie se sientan cada uno en su lugar. -Escuchadme bien – dijo el hombre de turbante. Me están buscando. Si alguien pregunta por teléfono, o a la puerta, sobre algo relacionado conmigo, ustedes se comportarán como si nada haya ocurrido. ¿Está claro? -Por televisión hemos visto que te llaman El Abominable Hombre de las Teorías. ¿Por qué te llaman así? – dijo Bart -Es que yo soy El Abominable Hombre de las Teorías- respondió el individuo. Me llaman así por miedo a mis ideas. Mis teorías son como bombas que pueden hacer estallar la tranquilidad de una sociedad entera. -¿Puedes decirme al menos una de tus teorías? – dijo Lisa -Claro, niña. Escucha . . . Soy el Mesías. Ya estoy aquí como lo he prometido. Ahora bien, como ya he llegado, tienen que cerrar el Vaticano, puesto que el Papa es sólo un Vicario mío, no es Yo. -¿Qué es un VICARIO?- pregunta Bart -Es un substituto temporal, un sujeto que ocupa un puesto y un lugar que no es suyo, hasta que el verdadero dignatario del puesto regresa – dijo el hombre -La idea es ácida – dijo Bart -Ya te lo dije. Mis ideas son muy peligrosas- respondió el hombre. -¿Cómo que tienen que cerrar el Vaticano? Eso es imposible – dijo Marggie
5

-Elevaré una petición a la Corte Internacional de la Haya. Los argumentos míos poseen una lógica clarísima. – dijo el visitante -Y tú, como Mesías, ¿Qué haces aquí? – preguntó Homero -Quiero algo de comer. Esto va para largo. Con vosotros, ese momento se llamará “La Primera Cena”. Desde que salí de la cárcel no he comido nada. -Esta es sólo una de sus teorías – preguntó Lisa -Sí, tengo cien más, cada una más curiosa que la otra. Por ello el gobierno me llama”abominable” – dijo el fugitivo. -¿Qué podemos hacer por ti?- preguntó Homero -Esconderme en algún lugar de su casa, en el sótano, por ejemplo, o en el desván y no revelar mi paradero a la policía. Homero mira a Marggie, a Lisa, a Bart y a Maggi y pregunta: -¿Qué dicen? -De acuerdo. A nosotros no tiene nada con que manipularnos – dijo Marggie -Y, en cuanto a lavado de cerebros, aquí no hay nada que lavar – dijo con sorna, Bart. - A mí, hasta me encantan sus ideas – dijo Lisa. Lo del Vaticano es graciosísimo y las demás teorías deben ser todavía más curiosas. -De acuerdo – dijeron todos, en una sola voz. En este preciso momento se oyen golpes a la puerta. -Rápido- dijo Homero, Ven conmigo. Ustedes quédense sentados. Homero agarró al fugitivo por el brazo y lo condujo a la azotea de la casa. Los golpes a la puerta de los Simpsons se intensificaron. Homero regresa y abre la puerta. En la casa entra un grupo de policías enmascarados y con fusiles de asalto, pero Homero se les planta delante y grita: ¡Párense ahí! ¿Qué es eso? ¿Tienen orden de cateo? El jefe del grupo, pone una mano en la cabeza, se rasca un rato, dudando sobre lo qué podía decir y luego se dirige hacia sus hombres y les ordena que salgan. Se voltea hacia Homero y pregunta: ¿Ha pasado por aquí un individuo extraño que trató de convencerlos que es Cristobal Colón o intentó manipularlos para creer en sus ideas? -No - dijo Homero. -¿Y esos zapatos de quien son? – dijo el policía, mostrando los SHALVARES. -¿Cuales zapatos? – gritó Bart desde la mesa -Pues, estos zapatos raros que están aquí en el umbral de su casa. – gritó el policía. Homero empezó a rascarse en la cabeza y no pudo decir más que AAAA .... -Son del abuelo – gritó Lisa

6

-Serán del abuelo de Alí Babá – replicó el policía. Adelante, busquen por todas partes hasta que encuentren a esa Caperucita Roja. Los policías encontraron al fugitivo en la azotea y lo sacaron con las manos atadas. Frente a los Simpsons, le colocan en la cabeza una suerte de artefacto sofisticado, algo así como un casco con cables de distintos colores y agujeros negros por donde se veían unas ruedas dentadas y le pusieron esposas y unos grilletes en los pies. -¿Eso para qué se lo ponen? – gritó Lisa -Esto es un ANTI-IDEOTRÓN, un casco cerebral de la NASA para que nunca más pueda hacer daño con sus ideas y sus teorías, a la gente – respondió el jefe de los policías. Los Simpsons contemplan pasmados la escena. Entre gritos y sirenas, los policías llevan al reo hacia una camioneta negra blindada y antes de meterlo en la parte trasera, uno de ellos, vestido de civil, le grita: - Tienes derecho a callar. Puedes publicar un libro con tus teorías. Todo lo que has dicho y lo que vas a decir será utilizado en tu contra. Estás arrestado. El grupo se monta en motos y se van detrás de la camioneta, sin despedirse. La casa de los Simpsons queda con la puerta abierta y Marggie, con Maggi en los brazos, Homero, Lisa y Bart retornan todos callados a la mesa y se sientan en sus sitios. En este mismo momento, por la escalera del desvan, baja imperturbable el hombre que momentos antes, fue llevado por los policías. Los Simpson no pueden creer a sus ojos: -¿No te han llevado hace un rato los policías? – dijeron Bart, Lisa, Homero y Marggie, al unísono. -No. – dijo el hombre. Me he transformado en Castor y Pollux y se llevaron a Pollux, mientras que yo era Castor. Es uno de mis amagos. Un verdadero milagro. -¿Y ahora, qué vas a hacer?- pregunta Marggie -Voy a desaparecer y en el tercer día resucitaré en ustedes todos. Al terminar de decir esto, agarró un pedazo de pan que estaba sobre la mesa, lo metió apurado en la boca y desapareció rodeado de una luz brillante que inundó la sala de comedor de los Simpsons. En su lugar sólo quedó una suerte de nube blanca que poco a poco, se esfumó por la ventana.

7

(Sobre la pantalla del televisor de los Simpson)

Tres días después
Es la casa de los Simpsons. Todos ellos están sentados en la mesa. Marggie le sirve una taza de café a Homero y dice: - Tenemos que salir hacia Egipto. Con unas hamburguesas aguantaremos el camino. De regreso comeremos en un motel de la carretera. - Hay que llevar el Asno – dice Homero - Herodes no nos encontrará – comenta Bart - Lo único que yo me llevaré es el saxofón – dijo Lisa - Chup, chup – succiona Maggi En el televisor encendido, una presentadora anuncia lo siguiente: -El Abominable Hombre de las Teorías ha sido encontrado hospedándose en la casa de los Simpsons, vecinos de Springfield. Actualmente está reducido a silencio perpetuo, en la cárcel intelectual de Texdorm, una condición en la cual ya no podrá emitir sus abominables ideas ni manipular a la gente con sus teorías. Los habitantes de Springfield y de todo el país pueden estar tranquilos. Los Simpsons se miran, sonriendo . . .

La última imagen:

El carro de Homero: sobre la puerta derecha está escrito con spray: El Asno. En el techo, Marggie, en cuyos brazos se encuentra Maggi, está cómodamente sentada. Al lado del coche, rodando sobre su patín, Bart está silbando. Lisa, del otro lado, carga su saxofón. Homero, al volante, canta en voz baja una melodía de la opera Jesus Christ Superstar. El coche rueda lentamente, como en una ceremonia. Van a comer unas hamburguesas y luego retornarán a su casa, para ver televisión.

FIN

8

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful