You are on page 1of 255

 

SERVICIOS Y 
TERCERA EDAD: 
¿UN NUEVO PUNTO 
DE VISTA? 
 


2

MEMORIA DE INVESTIGACIÓN

PROYECTO Nº 67/05

SERVICIOS Y TERCERA EDAD:
¿UN NUEVO PUNTO DE VISTA?

DIRECTORA:

ELENA MAÑAS ALCÓN
(UNIVERSIDAD DE ALCALÁ)

INVESTIGADORES:

ELENA MAÑAS ALCÓN
(Universidad de Alcalá)
JOSE ANTONIO CAMACHO BALLESTA
(Universidad de Granada)
JOSE LUIS NAVARRO ESPIGARES
(Universidad de Granada)
MANUEL HERNANDEZ PEINADO
(Universidad de Granada)
MERCEDES RODRÍGUEZ MOLINA
(Universidad de Granada)
TERESA MARÍA GARCÍA MUÑOZ
(Universidad de Granada)
CARLOS SÁNCHEZ GONZÁLEZ
(Universidad de Granada)
ELISA HERNANDEZ TORRES
(Universidad de Granada)

AYUDANTE DE INVESTIGACIÓN:

VÍCTOR ANDRÉS LEÓN OSSANDON
(Universidad de Alcalá)


3
Índice de contenidos

0. INTRODUCCIÓN Y RESUMEN DE RESULTADOS..................................................... 11
0.1. INTRODUCCIÓN: OBJ ETIVOS, J USTIFICACIÓN, MÉTODO Y ESTRUCTURA...............12
0.2. RESUMEN DE RESULTADOS. ...............................................................................................19
1. CAMBIOS DEMOGRÁFICOS........................................................................................... 24
1.1. AUMENTO DE LA ESPERANZA DE VIDA.................................................................................25
1.2. CAÍDA DE LA NATALIDAD........................................................................................................36
1.3. ENVEJ ECIMIENTO DE LA POBLACIÓN. ..................................................................................42
2. CAMBIOS SOCIO-ECONÓMICOS Y LAS FAMILIAS EN LA ACTUALIDAD: ¿EN
QUÉ POSICIÓN QUEDAN LOS MAYORES?..................................................................... 49
2.1. LA SOCIEDAD Y LA ECONOMÍA EN TRANSFORMACIÓN: ¿CÓMO HA CAMBIADO LA
INTERRELACIÓN ENTRE LA DIMENSIÓN SOCIAL-FAMILIAR Y LA DIMENSIÓN
ECONÓMICO-PRODUCTIVA?...........................................................................................................51
2.2. LOS CAMBIOS DE VALORES EN LAS FAMILIAS Y EN LA SOCIEDAD..........................54
2.3. ALGUNOS CAMBIOS RELEVANTES EN LAS CARACTERÍSTICAS DE LAS FAMILIAS....58
2.3.1. Tamaño de los hogares. ................................................................................................ 59
2.3.2. Composición familiar.................................................................................................... 63
2.3.3. Nivel de estudios y tipo de hábitat................................................................................. 65
2.4. CONCLUSIONES......................................................................................................................68
3. ANÁLISIS DE LA TERCERA EDAD COMO SECTOR ECONÓMICO:
VALORANDO SU APORTACIÓN DE SERVICIOS........................................................... 70
3.1. ALGUNAS NOTAS SOBRE LA IMPORTANCIA CUANTITATIVA Y CUALITATIVA DE
LA POBLACIÓN DE 65 AÑOS EN ADELANTE.................................................................................71
3.2. ENCUESTAS DE EMPLEO DEL TIEMPO..............................................................................75
3.3. CARACTERÍSTICAS DE LA ENCUESTA DE EMPLEO DEL USO DEL TIEMPO
ESPAÑOLA...........................................................................................................................................76
3.4. ESTURUCTURA DE LA MUESTRA Y DE LA POBLACIÓN ESTIMADA. .........................77
3.4.1. Características generales. ............................................................................................. 77
3.4.2. Relación familiar. ......................................................................................................... 79
3.4.3. Estado de salud. ............................................................................................................ 80
3.4.4. Rentas e ingresos........................................................................................................... 81
3.5. ACTIVIDADES DE LA ENCUESTA SELECCIONADAS PARA LA ESTIMACIÓN...........81
3.6. ACTIVIDADES SECUNDARIAS.............................................................................................84
3.7. TRABAJ O REMUNERADO. ....................................................................................................85
3.8. TRABAJ O DOMÉSTICO..........................................................................................................88
3.9. TRABAJ O VOLUNTARIO. ......................................................................................................89
3.10. DISTRIBUCIÓN POR GRUPOS DE EDAD.........................................................................91
3.11. DISTRIBUCIÓN POR GÉNERO...........................................................................................93
3.12. ESTIMACIÓN DEL VALOR DE LOS SERVICIOS PRESTADOS POR LOS MAYORES A
LA FAMILIA, A LA SOCIEDAD Y A LA ECONOMÍA......................................................................95
3.13. CONCLUSIONES.........................................................................................................................97
4. ESTUDIO DE LAS PAUTAS DE CONSUMO DE LA TERCERA EDAD.................. 119
4.1. MARCO TEÓRICO. .....................................................................................................................122
4.1.1. Hipótesis de la Renta Permanente (HRP)............................................................................. 122
4.1.2. Hipótesis del Ciclo Vital (HCV). ........................................................................................... 122
4.1.3. Revisión de la literatura acerca de los patrones de consumo de las personas mayores. ..... 125
4.2. METODOLOGÍA..........................................................................................................................127
4.3. ANÁLISIS DE RESULTADOS. ...................................................................................................128
4.3.1. Análisis descriptivo. ............................................................................................................... 128
4.3.1.1. Gasto en servicios según las características de los hogares de la tercera edad. ............................. 131
a. Pautas demográficas. ............................................................................................................................ 132


4
Sexo del sustentador principal ............................................................................................................. 132
Edad del sustentador principal ............................................................................................................ 133
Estado civil del sustentador principal.................................................................................................. 134
Tipo de hogar....................................................................................................................................... 135
b. Pautas geográficas. ............................................................................................................................... 139
Tipo de hábitat ..................................................................................................................................... 139
Densidad de población......................................................................................................................... 140
c. Pautas socioeconómicas........................................................................................................................ 142
Ingresos netos totales monetarios ........................................................................................................ 142
Nivel de estudios realizados................................................................................................................. 144
4.3.2. Análisis Factorial de Componentes Principales. .................................................................. 146
4.3.3. Análisis de Regresión Lineal Múltiple. ................................................................................. 148
4.4. CONCLUSIONES.........................................................................................................................150
5. ESTUDIO ESPECÍFICO DE LAS ACTIVIDADES DE SERVICIOS CLAVE PARA
LA TERCERA EDAD ............................................................................................................ 159
5.1. LA DEMANDA SANITARIA Y DE CUIDADO DE LOS MAYORES.......................................160
5.1.1. Representatividad muestral de los datos empleados. ............................................................ 170
5.1.2. Patrones de consumo y gasto sanitario público de la población.......................................... 172
5.1.2.1. Uso de los servicios sanitarios según edad de la población. ........................................................... 172
a. Consumo servicios ambulatorios. ......................................................................................................... 174
b. Consumo de servicios hospitalarios...................................................................................................... 176
c. Consumo de productos farmacéuticos. ................................................................................................. 179
5.1.2.2. Gasto en servicios sanitarios según edad de la población............................................................... 181
a. El gasto sanitario público en España..................................................................................................... 181
b. Gasto en servicios ambulatorios........................................................................................................... 183
c. Gasto en servicios hospitalarios............................................................................................................ 185
d. Gasto en farmacia................................................................................................................................. 191
e. Gasto Sanitario total por edades........................................................................................................... 194
f. Gasto Sanitario y cambio demográfico en España................................................................................ 196
5.1.3. Necesidades de cuidado de la población mayor de 65 años ................................................. 202
5.1.3.1. El análisis de la dependencia........................................................................................................... 203
a. Metodología para el análisis de la dependencia en la población española mayor de 65 años............... 208
b. Evolución 1997-2003 de la población mayor dependiente en España.................................................. 211
5.1.4. Interrelación entre consumo de servicios sanitarios y dependencia.................................... 218
5.1.5. Discusión y conclusiones....................................................................................................... 219
5.2. LA DEMANDA DE OCIO DE LOS MAYORES DE 65 A TRAVÉS DE SUS GASTOS
MONETARIOS Y DE SUS USOS DE TIEMPO. ................................................................................226
5.2.1. Los mayores y el tiempo dedicado al ocio ............................................................................. 229
5.2.2.Consumo de servicios de ocio en los mayores........................................................................ 237
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS.................................................................................. 246




5
Índice de tablas


Tabla 1.2. Esperanza de vida al nacer a nivel mundial, 2020. ............................................................. 28
Tabla 1.3. Esperanza de vida al nacer en la UE, previsiones para 2020. ............................................. 31
Tabla 1.4. Proyección de la esperanza de vida al nacer para España, 2030. ....................................... 32
Tabla 1.5. Supervivencia de las personas que alcanzan los 65 años, 1900-2002.................................. 33
Tabla 1.6. El envejecimiento mundial, 2000-2050.................................................................................. 43
Tabla 1.7. Población que alcanzó los 65 años y más durante 2005...................................................... 45
Tabla 2.1. Número de hogares en España y su tamaño medio ............................................................. 60
Tabla 3.1 Evolución y proyecciones de la estructura de población por grandes grupos de edad 1991-
2006.................................................................................................................................................... 72
Tabla 3.2 Estructura de la muestra. Distribución por edades.............................................................. 78
Tabla 3.3 Estimación de población por tramos de edad........................................................................ 79
Tabla 3.4. Personas mayores de 65 años según formas de convivencia (%) 2004............................... 79
Tabla 3.5. Personas mayores de 65 años que viven solas ...................................................................... 80
Tabla 3.6 Actividades utilizadas para estimación de aportación económica....................................... 83
Tabla 3.7 Distribución de Horas diarias de actividades........................................................................ 84
valorizables realizadas por población española de 65º más años. ........................................................ 84
Tabla 4.1. Consumo medio en los hogares en los que el sustentador principal tiene 65 o mas años,
1998-2004......................................................................................................................................... 129
Tabla 4.2. Consumo medio en los hogares en los que el sustentador principal menos de 65 años,
1998-2004......................................................................................................................................... 131
Tabla 4.3. Porcentajes de consumo medio en servicios en hogares de la tercera edad según el sexo
del sustentador principal, 1998-2004. ........................................................................................... 132
Tabla 4.4. Porcentajes de consumo medio en servicios en hogares de la tercera edad según la edad
del sustentador principal, 1998-2004. ........................................................................................... 133
Tabla 4.5. Porcentajes de consumo medio en servicios en hogares de la tercera edad según el estado
civil del sustentador principal, 1998-2004. ................................................................................... 134
Tabla 4.6. Tipo de hogar de la tercera edad, 1998-2004...................................................................... 135
Tabla 4.7. Porcentaje de consumo medio en servicios de hogares de la tercera edad formados por
una sola persona, 1998-2004. ......................................................................................................... 136
Tabla 4.8. Porcentaje de consumo medio en servicios de hogares de la tercera edad formados por
una pareja sin hijos, 1998-2004. .................................................................................................... 136
Tabla 4.9. Porcentaje de consumo medio en servicios de hogares de la tercera edad formados por
una pareja con un hijo, 1998-2004. ............................................................................................... 137
Tabla 4.10. Porcentaje de consumo medio en servicios de hogares de la tercera edad formados por
una pareja con dos hijos, 1998-2004. ............................................................................................ 137
Tabla 4.11. Porcentaje de consumo medio en servicios de hogares de la tercera edad formados por
una pareja con tres hijos, 1998-2004............................................................................................. 138
Tabla 4.12. Porcentaje de consumo medio en servicios de hogares de la tercera edad formados por
un adulto con hijos, 1998-2004. ..................................................................................................... 138
Tabla 4.13. Porcentaje de consumo medio en servicios en otro tipo de hogares de la tercera edad,
1998-2004......................................................................................................................................... 139
Tabla 4.14. Porcentaje de consumo medio en servicios de hogares de la tercera edad según el tipo de
hábitat, 1998-2004........................................................................................................................... 140
Tabla 4.15. Porcentaje de consumo medio en servicios de hogares de la tercera edad según la
densidad de población, 1998-2004. ................................................................................................ 141
Tabla 4.16. Porcentaje de de hogares de la tercera edad e ingreso neto por intervalos, 1998-2004.143
Tabla 4.17. Porcentaje de de hogares de la tercera edad e ingreso neto por intervalos, 1998-2004.143
Tabla 4.18. Porcentaje de de hogares de la tercera edad según el nivel de estudios del sustentador
principal, 1998-2004. ...................................................................................................................... 144
Tabla 4.19. Porcentaje de consumo medio en servicios de hogares de la tercera edad según el nivel
de estudios del sustentador principal, 1998-2004......................................................................... 145
Tabla 5.1. Distribución de la población real y de la ENS por grupos de edad (1997-2003) ............. 170
Tabla 5.2. Consumo de servicios sanitarios ambulatorios por edad y sexo (%) ............................... 175
Tabla 5.3. Número medio de consultas ambulatorias por grupo de edad y sexo .............................. 175


6
Tabla 5.4. Consumo de servicios sanitarios hospitalarios por edad y sexo (%) ................................ 177
Tabla 5.5. Número medio de asistencia de hospitalizaciones por grupo de edad y sexo .................. 178
Tabla 5.6. Consumo fármacos por edad y sexo (%) ............................................................................ 179
Tabla 5.7. Número medio de fármacos consumidos por grupo de edad y sexo................................. 180
Tabla 5.8. Gasto Sanitario Total Consolidado. Clasificación funcional, 2003 (millones de euros).. 182
Tabla 5.9. Cálculo del gasto per capita por edad en servicios ambulatorios..................................... 184
Tabla 5.10. Gasto per capita en servicios ambulatorios por edad y sexo, 2003 (euros).................... 185
Tabla 5.11. Gasto Hospitalario según procesos con o sin ingreso (total y %) ................................... 187
Tabla 5.12. Cálculo del gasto per cápita por edad en ingresos hospitalarios .................................... 187
Tabla 5.13. Gasto per capita en ingresos hospitalarios por edad y sexo............................................ 188
Tabla 5.14. Cálculo del gasto per cápita por edad en CMA ............................................................... 189
Tabla 5.15. Gasto per capita en Cirugía Mayor Ambulatoria por edad y sexo ................................ 189
Tabla 5.16. Cálculo del gasto per capita en servicios hospitalarios.................................................... 190
Tabla 5.17. Gasto per capita hospitalario total por edad y sexo......................................................... 190
Tabla 5.18. Importe diario en fármacos por habitante según edad y sexo ........................................ 192
Tabla 5.19. Cálculo del gasto per capita en farmacia.......................................................................... 193
Tabla 5.20. Gasto per capita en fármacos por edad y sexo................................................................. 193
Tabla 5.21. Gasto per capita por tipo de servicio sanitario y total, año 2003.................................... 194
Tabla 5.22. Metodología para la proyección del gasto sanitario, años 2003 a 2060. ......................... 198
Tabla 5.23. Proyecciones de gasto sanitario público (2003-2060)....................................................... 198
Tabla 5.24. Propuestas para la valoración económica de los cuidados a la dependencia de de larga
duración........................................................................................................................................... 205
Tabla 5.25. Diferentes definiciones del grado de dependencia ........................................................... 206
Tabla 5.26. Tendencias de la evolución de la dependencia en la literatura internacional................ 207
Tabla 5.27. Actividades de autovalimiento en la ENS......................................................................... 209
Tabla 5.28. Grados de Dependencia...................................................................................................... 210
Tabla 5.29. Características de la población española mayor de 65 años ........................................... 211
Tabla 5.30. Evolución de la dependencia en la población española mayor de 65 años: 1997-2003 . 212
Tabla 5.31. Comparación entre variables según grado de dependencia............................................ 213
Tabla 5.32. Regresión logística. Individuos de 65 y más años............................................................. 215
Tabla 5.33. Regresión logística. Individuos de 80 y más años............................................................. 217
Tabla 5.34. Dependencia del consumo sanitario respecto de otras variables. Regresión logística .. 219
Tabla 5.35. Comparación del gasto sanitario per capita por edades ................................................. 220
Tabla 5.36 Tiempo medio dedicado a las actividades de ocio. Horas y minutos. ............................. 230
Tabla 5.37.Distribución del uso del tiempo de libre de los mayores por actividades........................ 235
Total población y por grupos de edad ................................................................................................ 235
Tabla 5.38. Distribución del uso del tiempo libre de los mayores por actividades............................ 236
Diferencias por género. .......................................................................................................................... 236
Tabla 5.39. Distribución porcentual por grupos de edad del tiempo destinado a las distintas actividades
de ocio. ............................................................................................................................................. 236
Diferencias por tramos de edad............................................................................................................... 236
Tabla 5.40. Consumo medio en ocio de los hogares en los que el sustentador principal menos de 65
años, 1998-2004. .............................................................................................................................. 238
Tabla 5.41. Consumo medio en ocio de los hogares en los que el sustentador principal tiene 65 o mas
años, 1998-2004. .............................................................................................................................. 238
Tabla 5.42. Porcentajes de consumo medio en servicios de ocio en hogares de la tercera edad según
el sexo del sustentador principal, 1998-2004. ............................................................................... 239
Tabla 5.43. Porcentajes de consumo medio en servicios de ocio servicios en hogares de la tercera
edad según la edad del sustentador principal, 1998-2004. .......................................................... 239
Tabla 5.44. Porcentajes de consumo medio en servicios de ocio en hogares de la tercera edad según
el estado civil del sustentador principal, 1998-2004..................................................................... 239
Tabla 5.45. Porcentaje de consumo medio en servicios en ocio de hogares de la tercera edad según el
tipo de hábitat, 1998-2004. ............................................................................................................. 239
Tabla 5.46. Porcentaje de de hogares de la tercera edad e ingreso neto por intervalos, 1998-2004.239
Tabla 5.47. Porcentaje de consumo medio en servicios de hogares de la tercera edad según el nivel
de estudios del sustentador principal, 1998-2004......................................................................... 240
Tabla 5.48. Porcentajes de consumo medio en ocio y cultura. Comparación hogares de la tercera
edad con resto de hogares (2t98) ................................................................................................... 241


7
Tabla 5.49. Porcentajes de consumo medio en ocio y cultura. Comparación hogares de la tercera
edad con resto de hogares. (2t04) .................................................................................................. 241
Tabla 5.50. Porcentajes de consumo medio en ocio y cultura............................................................. 242
Persona sola de 65 o más años ............................................................................................................... 242
(2t98-2t04) ............................................................................................................................................... 242
Tabla 5.51. Porcentajes de consumo medio en ocio y cultura............................................................. 243
Pareja sin hijos (2t98-2t04) .................................................................................................................... 243
Tabla 5.52. Porcentajes de consumo medio en ocio y cultura............................................................. 243
Pareja con un hijo. (2t98-2t04) .............................................................................................................. 243
Tabla 5.53. Porcentajes de consumo medio en ocio y cultura............................................................. 244
Pareja con dos hijos. (2t98-2t04) ........................................................................................................... 244
Tabla 5.54. Porcentajes de consumo medio en ocio y cultura. Pareja con tres hijos. (2t98-2t04) ... 245
Tabla 5.55. Porcentajes de consumo medio en ocio y cultura............................................................. 245
Un adulto con hijos. (2t98-2t04) ............................................................................................................ 245




8
Índice de Gráficos

Gráfico 1.1. Evolución de la esperanza de vida al nacer, 1900-202...................................................... 27
Gráfico 1.2. Esperanza de vida masculina en Europa, 2003-2004........................................................ 29
Gráfico 1.3. Esperanza de vida femenina en Europa, 2003-2004. ........................................................ 30
Gráfico 1.4. Tendencias de la mortalidad, 1975-2005. ......................................................................... 34
Gráfico 1.5. Esperanza de vida a los 65 años. Varones y mujeres, 1900-1998..................................... 35
Gráfico 1.6. Nacimientos en España, 1900-2005. ................................................................................... 37
Gráfico 1.7. Saldo vegetativo, 1975-2005. .............................................................................................. 37
Gráfico 1.8. Número medio de hijos por mujer, 1975-2005. ................................................................. 39
Gráfico 1.9. Nacimientos, tasa de natalidad, 1970-2006........................................................................39
Gráfico 1.10. Número de hijos por mujer y edad de maternidad, 1970-2005. .................................... 40
Gráfico 1.11. Distribución del crecimiento vegetativo por CCAA, 2005. ............................................ 41
Gráfico 1.12. Número medio de hijos por mujer y por CCAA, 2005. ................................................. 42
Gráfico 1.13. Evolución de la población mayor, 1900-2050 (miles)...................................................... 44
Gráfico 1.14. Países con mayor envejecimiento, 2050. ......................................................................... 46
Gráfico 2.1. Cambio en la distribución porcentual de los hogares por número de miembros. 1991-
2003. ................................................................................................................................................... 61
Gráfico 2.4: Porcentaje de hogares según el nivel de estudios terminados del sustentador principal
............................................................................................................................................................ 66
Gráfico 2.5: Distribución de familias según la densidad de la población ............................................ 67
Gráfico 3.1 Población según sexo y edad. España año 2005 ................................................................. 72
Gráfico 3.2. Distribución de edades en la muestra por género............................................................. 78
Gráfico3.3 Distribución de horas de las principales actividades domésticas por grupos de edades.91
Gráfico 3.4 Comparación entre distribución de la muestra y proporción de horas por grupos de
edades. ............................................................................................................................................... 92
Gráfico 3.5. Distribución de horas de las principales actividades domésticas por género. ............... 94
Gráfico 5.1. Pirámide de población con discapacidad por sexo y edad, 1999 ................................... 162
Gráfico 5.2. Gasto público y privado en cuidados de larga duración, año 2000 ............................... 163
Gráfico 5.3. Correlación entre el gasto de atención a la dependencia en los mayores y el porcentaje
de población mayor de 80 años...................................................................................................... 166
Gráfico 5.4. Peso relativo por grupos de edad población nacional y muestra ENS, 1997. ............... 171
Gráfico 5.5. Peso relativo por grupos de edad población nacional y muestra ENS, 2001. ............... 171
Gráfico 5.6. Peso relativo por grupos de edad población nacional y muestra ENS, 2003. ............... 172
Gráfico 5.7. Consumo de servicios sanitarios ambulatorios por edad y sexo (%) ............................ 175
Gráfico 5.8. Gráfico de las medias de consumo de servicios sanitarios ambulatorios...................... 176
Gráfico 5.9. Consumo de servicios sanitarios hospitalarios por edad y sexo (%) ............................. 177
Gráfico 5.10. Gráfico de las medias de ingresos hospitalarios............................................................ 178
Gráfico 5.11. Consumo de servicios farmacéuticos por edad y sexo (%) .......................................... 179
Gráfico 5.12. Gráfico de las medias de consumos farmacéuticos ....................................................... 180
Gráfico 5.13. Gasto per capita en servicios ambulatorios por edad y sexo, 2003.............................. 185
Gráfico 5.14. Gráfico de las medias del gasto sanitario por edades en servicios ambulatorios ....... 185
Gráfico 5.15. Gasto per capita en ingresos hospitalarios por edad y sexo......................................... 188
Gráfico 5.16. Gasto per capita en Cirugía Mayor Ambulatoria por edad y sexo ............................. 189
Gráfico 5.17. Gasto per capita hospitalario total por edad y sexo...................................................... 191
Gráfico 5.18. Gráfico de las medias del gasto sanitario por edades en servicios hospitalarios........ 191
Gráfico 5.19. Gasto per capita en servicios de farmacia por edad y sexo.......................................... 193
Gráfico 5.20. Gráfico de las medias del gasto sanitario por edades en farmacia.............................. 194
Gráfico 5.21. Gasto sanitario total por grupo de edad y género......................................................... 195
Gráfico 5.22. Gráfico de las medias del gasto sanitario total.............................................................. 195
Gráfico 5.23. Proyecciones de gasto sanitario y población, 2003-2060. ............................................. 199
Gráfico 5.24. Proyecciones de gasto sanitario y población, 2003-2060. Grupo 0-4 años. ................. 199
Gráfico 5.25. Proyecciones de gasto sanitario y población, 2003-2060. Grupo 5-14 años. ............... 200
Gráfico 5.26. Proyecciones de gasto sanitario y población, 2003-2060.Grupo 15-44 años. .............. 200
Gráfico 5.27. Proyecciones de gasto sanitario y población, 2003-2060.Grupo 45-54 años. .............. 201
Gráfico 5.28. Proyecciones de gasto sanitario y población, 2003-2060.Grupo 55-64años. ............... 201
Gráfico 5.29: Proyecciones de gasto sanitario y población, 2003-2060.Grupo 65-74 años. .............. 202
Gráfico 5.30. Proyecciones de gasto sanitario y población, 2003-2060.Grupo 75+ años. ................. 202


9
Gráfico 5.31. Prevalencia de dependencia 1997-2003 según definición de Puga............................... 212
Gráfico 5.32. Prevalencia de dependencia 1997-2003 según definición de Wanless ......................... 213
Gráfico 5.33. Número de mayores dependientes americanos ............................................................. 224
Gráfico 5.34. Actuaciones de política sanitaria sobre la interrelación entre envejecimiento,
dependencia, estado de salud y consumo de recursos sanitarios ................................................ 224
Gráfico 5.35. Distribución de usos de tiempo de ocio y tiempo libre en las personas de 65 años y
más. .................................................................................................................................................. 231
Gráfico 5.36. Distribución de usos de tiempo dedicado a los medios de comunicación.................... 232
Personas de 65 años y más. .................................................................................................................... 232
Gráfico 5.37. Distribución del tiempo de ocio destinado a actividades deportivas. .......................... 233
Personas de 65 y más años. .................................................................................................................... 233
Gráfico 5.38. Distribución del tiempo de ocio destinado a vida social y diversión............................ 234
Personas de 65 y más años. .................................................................................................................... 234








10



11





0. INTRODUCCIÓN Y RESUMEN DE
RESULTADOS
 


12
0.1. INTRODUCCIÓN: OBJETIVOS, JUSTIFICACIÓN, MÉTODO Y ESTRUCTURA.

En nuestro país las personas de 65 años y más representan un colectivo no sólo cada vez más
numeroso sino también con un creciente peso relativo en nuestra población. Según se
comprueba en las cifras oficiales, el número de personas 65 años y más en España se ha
duplicado en los últimos treinta y cinco años, pasando de 3,3 millones de personas en 1970 a
más de 7,4 millones en 2006 y su peso relativo en el conjunto de la población total ha pasado
desde un modesto 9,7 por ciento en 1970 hasta el 16,8 por ciento en la actualidad. En las últimas
décadas, la sociedad española ha empezado a conceder importancia económica y social al
progresivo envejecimiento de la población.

La constatación de la importancia cuantitativa que ha alcanzado este conjunto de población así
como el fuerte ritmo de avance de la misma en comparación con otros grupos de población de
menor edad, que hace augurar una composición demográfica progresivamente envejecida, han
propiciado un creciente interés por el análisis de las causas y efectos que produce y puede
producir este fenómeno del envejecimiento. Los estudios realizados en España en los últimos
años sobre la dependencia y las necesidades a las que tiene que tienen que hacer frente estas
personas y sus familiares (Rodríguez, 1999; Casado y López, 2001; Puga, 2002; y Casado,
2005, 2006) y los que analizan el impacto que está provocando el envejecimiento demográfico
sobre la sostenibilidad financiera de los programas públicos de gasto social y el que puede
provocar en el futuro, en particular sobre el gasto sanitario (Casado, 2000 y Ahn et al, 2003) y
sobre las pensiones (Herce, 2004), son algunos ejemplos que prueban ese interés.

Sin embargo falta, en nuestra opinión, conocer mejor algunos aspectos básicos para mejorar el
diagnóstico sobre la posición y el impacto de las personas mayores en la economía actual. Esta
investigación enfoca el estudio de la tercera edad en el marco de la terciarización económica en
la que está inmersa la economía española, cuestión sobre la que se ha investigado poco. El
hecho de que la población de 65 y más años y el sector servicios hayan marchado en los últimos
años en una misma dirección de crecimiento y fuerte dinamismo, no parece que pueda
considerarse algo casual. Incluso se produce una coincidencia terminológica en la calificación
que suele darse a las actividades de servicios y al colectivo de 65 o más años, sector terciario y
población de la tercera edad, en lo que parece estar anticipando ya una relación entre
terciarización económica y terciarización demográfica.



13
Así, el proyecto cuya memoria aquí se presenta, tiene como objetivo básico ampliar el
conocimiento de las relaciones entre la economía y la población de la tercera edad
fundamentalmente a través del estudio de las demandas de servicios de este colectivo de
población, profundizando especialmente en los servicios sanitarios. Pero, también, sin olvidar
uno de los aspectos que no por poco mencionado debe considerarse poco relevante, y es la
prestación de servicios que realizan los propios mayores aunque, en su mayor parte, solamente
visibles si se indaga en la economía informal.

Más concretamente, se trataría de buscar nuevas perspectivas y nuevos puntos de vista para este
fenómeno clave en la actualidad que podríamos llamar terciarización demográfica, para tratar de
ofrecer si quiera algunas respuestas a cuestiones muy poco conocidas pero de indudable
relevancia como las siguientes:

• ¿En qué medida puede afirmarse que los mayores también contribuyen sustancialmente
a la sociedad del bienestar o son básicamente sólo receptores de la misma?

• ¿Cuáles son las características de los hogares de la tercera edad como consumidores en
general y como consumidores de servicios en particular? Y ¿cuáles son los principales
factores explicativos del consumo de servicios en dichos hogares?

• ¿Es el envejecimiento la principal causa del aumento de los gastos sanitarios? ¿Cuáles
son los patrones de consumo sanitario de las personas de 65 y más años?

• ¿Son las personas mayores especialmente demandantes de ocio? ¿cuáles es la relevancia
del tiempo que destinan las personas de 65 y más años a las distintas actividades de
ocio? ¿cuáles son sus pautas como consumidores de servicios de ocio?

Estos objetivos se abordan en el marco de los cambios demográficos experimentados por la
población española, sus causas y sus proyecciones futuras, así como en el contexto de los
cambios socioeconómicos que se encuentran en la base de la transformación experimentada por
las familias españolas; aspectos, ambos, necesarios para una adecuada interpretación de los
hechos que se comentan.

Desde el punto de vista metodológico el proyecto se afronta, primero, desde la revisión de la
literatura existente sobre el tema, al objeto de establecer los antecedentes, el marco teórico y el


14
estado de la cuestión. La búsqueda, tratamiento y análisis de información cuantitativa adecuada
a los objetivos planteados, constituye el otro gran pilar metodológico. Las técnicas con las que
se ha explotado la información van desde la estadística descriptiva hasta diversas técnicas de
análisis multivariante de datos.

Por lo que se refiere a la información las diferentes tareas de investigación que se han abordado
en este proyecto se basan en un conjunto muy variado de fuentes estadísticas, casi todas ellas
elaboradas por organismos oficiales. Entre ellas cabe hacer mención, tanto por su gran calidad
estadística como por el hecho de que se han explotado a partir de los microdatos facilitados por
las instituciones que las producen, de las tres siguientes: la Encuesta de Empleo de Tiempo
2002-2003 del INE, las Encuestas Continuas de Presupuestos Familiares (base 1997) del INE y
la Encuesta Nacional de Salud de los años 1997, 2001 y 2003. Las tres se han utilizado en este
proyecto a partir de la opción mucho más compleja, pero también mucho más rica, que aporta el
trabajar a partir de los ficheros individuales de datos, que requieren de un laborioso proceso de
preparación y tratamiento, pero que a la vez presentan un gran potencial analítico, lo que hace
posible abordar estos objetivos que de otra forma no sería posible afrontar.

Los objetivos propuestos se desarrollan a lo largo de cinco capítulos. Los dos primeros ofrecen
un marco interpretativo necesario centrado en cuestiones demográficas y socioeconómicas, en
tanto que los tres siguientes contienen los resultados de las investigaciones que se han abordado
para aportar algunas respuestas y reflexiones a las interrogantes planteadas más arriba. Los
propósitos concretos de estos cinco capítulos se pueden sintetizar de la siguiente forma:

El primer capítulo se encarga de revisar los principales cambios demográficos experimentados
por la población española en los últimos años que, aunque son comunes a muchos de los países
occidentales, presenta en nuestro caso claras peculiaridades. Se hace especial referencia a los
movimientos naturales tales como el incremento de la esperanza de vida, el comportamiento de
la natalidad y el proceso de envejecimiento demográfico.

El capítulo segundo presenta una serie de elementos que permiten tener una idea más precisa de
cómo es la familia en la sociedad española actual y cómo se ha ido transformado al paso de los
cambios en los valores y en la economía. Se presta atención a la forma en que los profundos y
rápidos cambios de la economía y la sociedad españolas de los últimos años (terciarización de la
producción y del empleo, nuevos valores, reorganización de los ritmos de vida, nuevas formas
de relación de las personas entre sí y con su entorno) se están reflejando en una transformación


15
paralelo en los modelos de familia. Resulta especialmente relevante para el colectivo de
población que estamos analizando comprender cómo se están transformando las familias, puesto
que éstas habían venido desempeñando tradicionalmente un papel de primer orden en la
integración económica y social de las personas de mayores edad que, aunque sigue siendo muy
importante, parece haberse minorado en términos cuantitativos, pues ganan protagonismo las
estructuras públicas y las instituciones privadas en este terreno, y cambiado en términos
cualitativos, pues la relación y la solidaridad existen pero de distinta forma. Dichos cambios
estarán condicionando y modificando el papel de los mayores en la sociedad y sus posibilidades
de recibir, pero también de ofrecer, los apoyos necesarios para mejorar la calidad de vida. Para
ello, se dedica el primer epígrafe al análisis de los cambios experimentados en la interrelación
entre la dimensión social-familiar y la dimensión económico-productiva, en el segundo epígrafe
se revisan algunos de los cambios valores que se perciben como más relevantes y, el tercero,
describe la evolución de algunas características básicas de la familia española: en concreto su
tamaño, su estructura, su nivel educativo y su tipo de hábitat.

El capítulo tercero se enfrenta al estudio de la posición de los mayores en la sociedad actual
desde un punto de vista poco habitual pero no poco importante. Se tiende a relacionar a la
población mayor de 65 con el concepto de dependencia, como lo prueba que la llamada ratio de
dependencia mida el cociente entre el número de personas de 65 y más años entre el número de
personas entre 16 y 64 años. Lo anterior está estrechamente relacionado con el hecho de que a
partir de esa edad es cuando la mayor parte de las personas que formaban parte de la población
activa ocupada abandonan esta condición para integrarse como jubilados, en el colectivo de la
población inactiva. Sin embargo, lo anterior no significa en absoluto que el aporte de este
colectivo cada vez más numeroso al bienestar realmente disfrutado por nuestra sociedad sea
nulo. Ni todos los mayores de 65 son dependientes ni, como se ilustra en este capítulo, su
aportación agregada es nula, aunque eso sí, en su mayor parte no se constate en las macro
magnitudes al uso, puesto que no se realizan en la esfera de la economía formal o monetarizada,
sino en el ámbito doméstico y del voluntariado.

Esta cuestión ha sido escasamente abordada en las investigaciones sobre la materia; suele
hablarse de este colectivo en términos de lo que necesitan, de lo que demandan a la familia y al
conjunto de la sociedad, de lo que reciben y de lo que “nos cuestan”. Pero es innegable que esto
es sólo una cara de la moneda. Resulta una asignatura pendiente conocer si quiera de forma
aproximada, la magnitud de lo que ellos aportan, valorar los resultados de sus actividades
diarias, productivas aunque no pagadas, lo que probaría, sin duda, que el balance final es mucho


16
menos desequilibrado de lo que suele pensarse. Este nuevo punto de vista constituye, en grandes
líneas, el pilar sobre el que se construye el capítulo tercero. En efecto, la mirada sobre las
personas mayores debe contemplar el hecho que ellas continúan desempeñando un papel muy
útil y en muchos casos crucial para la mejora en el bienestar económico y social, si se valoran
adecuadamente sus aportaciones directas o indirectas. Algunas, a través del desarrollo de una
actividad remunerada (formal o informal) más allá de los 65 años, otras a través de la
realización de actividades no remuneradas, principalmente constituidas por actividades
domésticas y, en menor grado, de voluntariado. Este tipo de reflexiones pueden encontrarse
también el Libro Blanco de Dependencia (capítulo III), en el que se aportan datos de los tiempos
dedicados por los mayores a actividades útiles y productivas sobre la base de una encuesta
realizada en 1993 por el INSERSO y el CIS.

En la presente investigación se trata de avanzar más en esta línea a partir del uso de la nueva
información sobre los usos del tiempo que realizan las personas (correspondiente a una década
posterior) y, sobre todo, realizando también una estimación del valor monetario al que podrían
equivaler los servicios prestados por los mayores a través de la realización de estas actividades.
Los valores estimados del aporte monetario han sido calculados a partir de la cantidad de tiempo
diario utilizado por este segmento de población para la realización de actividades de trabajo
remuneradas y no remuneradas. Esta tarea se realiza con todo el detalle que la fuente de
información utilizada permite, tanto en lo que se refiere a los tipos de actividades como a
quiénes son las que las realizan, diferenciando por género y también por edad. Una vez
obtenidos los tiempos anuales empleados en cada actividad, se valoriza según el criterio de
coste de remplazamiento, es decir el valor que tendría ese tiempo empleado si se debiera recurrir
al mercado para poder satisfacer la actividad desarrollada. La fuente principal de información la
aportan los microdatos de la Encuesta de Empleo de Tiempo realizada por el Instituto Nacional
de Estadísticas entre los años 2002 y 2003.

El cuarto capítulo se centra en el análisis de las características de los hogares de la tercera edad
como demandantes de consumo privado y en la determinación de los factores que contribuyen a
explicar el consumo privado de servicios en dichos hogares. Lo anterior se realiza sobre la base
de algunos estudios previos sobre España en los que se obtienen evidencias sobre la influencia
de la edad y la etapa del ciclo vital sobre el consumo (Deaton, Ruiz Castillo y Duncan (1989),
Mañas (1999), Mañas et al. (2002), Hernández (2005), y Camacho y Hernández (2006)), como
son el elevado consumo asociado a la presencia de hijos en el hogar y la tendencia a disminuir el
mismo conforme avanza la etapa del ciclo vital, llegando a convertirse los jubilados en los que


17
menos consumen en términos per cápita. El impacto del envejecimiento, desde el punto de vista
del consumo privado, no sólo supone una modificación y reducción de éste en términos
absolutos sino que también se produce un cambio en la estructura de gasto de los hogares. De tal
modo que los gastos propios de los hogares jóvenes se ven sustituidos por nuevas necesidades
de las personas mayores, como sanidad, cuidado personal, ocio…, y por tanto, se ve modificada
la estructura de gasto de una economía en su conjunto. Para realizar el estudio se acudirá a las
bases de datos correspondientes a la Encuesta Continua de Presupuestos Familiares, elaboradas
y suministradas por el INE, considerando el intervalo temporal 1998-2004. La metodología se
corresponde con la aplicación de técnicas estadísticas relacionadas con el análisis multivariante
de datos de corte transversal.

El quinto y último capítulo se centra en el análisis de dos tipos de servicios que, por distintos
motivos, resultan de especial interés para las personas mayores: el ocio y la sanidad. La primera
parte se centra en el gasto en servicios sociales de mayor peso en esta población, los servicios
sanitarios y las necesidades de cuidados de larga duración de atención a la dependencia en los
mayores. Hasta la fecha no se ha alcanzado un consenso acerca del efecto que el aumento de la
población mayor de 65 años puede tener sobre el gasto sanitario y su tendencia marcadamente
creciente en las últimas décadas. Si bien está clara la existencia de una estrecha relación entre
envejecimiento y gasto sanitario, abundante evidencia empírica confirma que la principal causa
del aumento del gasto sanitario no es el envejecimiento, esto es, no es el aumento en el número
de personas mayores lo que determina el crecimiento del gasto, sino el hecho de que tanto los
mayores como el resto de la población utilizan cada vez más los servicios sanitarios, sin que
exista relación con un empeoramiento del estado de salud. Por otro lado, es conocida la
asociación positiva entre edad y dependencia, estando el grupo de dependientes constituido en
su mayoría (58,8%) por personas cuya edad supera los 65 años.

A pesar de lo anterior, derivar un aumento futuro en el gasto total en servicios sanitarios y en
cuidados a la dependencia porque el número de personas mayores de 65 años aumentará puede
resultar un planteamiento excesivamente simplista, existiendo dos teorías contrapuestas acerca
del impacto que la mayor esperanza de vida tendrá sobre el número de años que las personas
mayores de 65 años podrán vivir sin ver mermada su capacidad funcional: la “teoría de
compresión de la morbilidad”, que postula que la dependencia funcional se relaciona de forma
directa con las tasas de mortalidad, y la “expansión de la morbilidad” que considera que la
relación entre dependencia funcional y tasas de mortalidad es inversa.



18
Así, en la primera parte de este capítulo se aborda la relación entre dependencia y consumo
sanitario haciendo hincapié en el estudio de los patrones de consumo sanitario por grupos de
edad y las diferencias entre ellos. Se realiza un análisis de los patrones de consumo y gasto
sanitario de la población española en relación con las necesidades de cuidado de los mayores
dependientes. En definitiva, en este capítulo se abordan dos objetos de estudio diferenciados, el
gasto sanitario y la evolución de la dependencia. La fuente de datos principal es la Encuesta
Nacional de Salud (ENS) realizada en los años 1997, 2001 y 2003. Asimismo se estima el
número de mayores dependientes y su evolución en el período 1997-2003. Finalmente se analiza
la interrelación entre el estado de salud, el grado de dependencia y la utilización de servicios
sanitarios en España.

La segunda parte del capítulo cuatro se encarga de analizar el comportamiento de las personas
mayores en relación con el ocio, desde una doble y necesaria perspectiva: el tiempo que destinan
a la realización de actividades de ocio y el gasto monetario realizado para la adquisición de
servicios de ocio. El ocio resulta un factor muy importante cuando tratamos de aproximarnos al
bienestar del que gozan las personas. Generalmente las actividades de ocio conllevan para el que
las disfruta una utilización intensiva de tiempo y, a menudo, también un gasto monetario de
cierta envergadura. Ello no significa, sin embargo, que la cantidad de tiempo dedicada al ocio
discurra en paralelo al gasto monetario en conceptos relacionados con el ocio, pues muchas de
estas actividades consumen tiempo pero apenas generan gastos. Así pues, la disponibilidad de
tiempo es una variable clave en el análisis de ocio.

Es por ello que, en la medida en que la mayoría de las personas de la tercera edad presentan una
situación de inactividad en relación con el mercado de trabajo, la menor dedicación de estas al
trabajo remunerado redundará en una mayor disponibilidad de tiempo para otros usos y, por
tanto, incrementará su potencial de participar más y consumir más en las actividades de ocio y
esparcimiento. La pregunta que nos planteamos es si realmente los mayores disfrutan más del
ocio que el resto de la población, en uso de esa mayor disponibilidad aparente de tiempo para
ello, o si por el contrario esto no está tan claro en la medida en que otros factores pueden influir
en la dirección contraria: patrones culturales, falta de salud, dedicación muy intensiva a las
tareas domésticas y de voluntariado, etc. Además, pretendemos comprobar si ello se traduce no
sólo en tiempo, sino también en los gastos de consumo privado, tanto en valores absolutos como
en porcentajes, es decir, midiendo el esfuerzo relativo que los pagos por ocio suponen. Por
supuesto, otro objetivo adicional es conocer cuáles son las preferencias de las personas de 65 y
más años en lo que al uso de su tiempo de ocio se refiere.


19
0.2. RESUMEN DE RESULTADOS.

Puesto que los análisis que se han realizado a lo largo de los cinco capítulos de los que consta
esta memoria aportan una batería muy amplia de resultados y conclusiones, aunque ya se
recogen en detalle en los capítulos correspondientes, parece conveniente reunirlos en este punto
para disponer de un resumen de resultados que favorezca, no sólo la extracción de algunas
conclusiones más globales, sino también la tarea de lectura de los contenidos de los propios
capítulos.

En primer lugar, cabe destacar algunas cuestiones clave del análisis demográfico, que avalan la
oportunidad de abordar objetivos como los aquí propuestos y el interés y la justificación de
seguir profundizando en su estudio. Y es que, las proyecciones del envejecimiento apuntan con
claridad a que estamos ante un proceso que no es circunstancial, si no irreversible y duradero,
hasta el punto de que se prevé que en 2050 la población de 65 y más años supere a la de jóvenes
por primera vez en la historia. Lo anterior resulta particularmente trascendente si se tienen en
consideración, además, dos circunstancias. La primera es que el envejecimiento poblacional ha
irrumpido de una forma tan rápida que se nos plantea casi como una cuestión totalmente nueva
para la que no acumulamos una experiencia suficiente que nos indique como abordarla. La
segunda es que éste no es un fenómeno sólo demográfico, sino que afecta y a la vez viene
causado por múltiples aspectos de la sociedad (comportamientos sociales, estructura familiar…)
y de la economía (gasto público -pensiones, sanidad…- ahorro, consumo, mercado laboral… ).

Efectivamente, la revisión realizada en el segundo capítulo ofrece ya unas primeras evidencias
de los cambios que se están produciendo en las estructuras familiares, fuertemente vinculados a
este envejecimiento y a otros factores diversos tales como los cambios en los valores, en los
roles de hombres y mujeres y en la organización de la economía tanto monetarizada como
doméstica. En este sentido cabe resaltar como la difusión del valor de la igualdad de géneros
favorece la expansión de las familias de tipo diversificado, en las que tanto el hombre como la
mujer asumen un papel activo en el trabajo formal, quedando cada vez más lejos la idea de la
familia especializada y patriarcal. Y, como consecuencia la irrupción de nuevos retos y debates
derivados de ese cambio de roles de las mujeres y los hombres: dobles jornadas, reparto
igualitario de tareas, métodos y responsables de la conciliación de la vida laboral y
profesional…



20
Siendo esto así, los vínculos de apoyo entre los miembros de la familia se redefinen, por
supuesto también para las personas mayores. En una situación de claro predominio de los
hogares de un solo núcleo (no más de dos generaciones), estas permanecen con menos
frecuencia en el seno del hogar de sus hijos atendidos por ellos (mayoritariamente ellas). El
valor de la independencia también se impone aumentando las tasas de jefes de hogar, fenómeno
protagonizado por las mujeres (del 12% en 1991 a otra del 25,5% en 2001) y propicia junto con
el envejecimiento y la mayor longevidad de las mujeres, un espectacular aumento del número de
hogares de una sola persona mayor de 65 años (entre 1991 y 2003 han aumentado casi un 80 por
100).

En virtud de todos estos cambios procede preguntarse en qué posición quedan los mayores en la
sociedad y en la economía actuales y, sobre todo, tratar de responder a la pregunta que nos
formulábamos: ¿En qué medida puede afirmarse que los mayores también contribuyen
sustancialmente a la sociedad del bienestar o son básicamente sólo receptores de la misma? El
estudio realizado a lo largo del capítulo tercero, basado fundamentalmente en el análisis de los
microdatos de la Encuesta de Empleos de Tiempo 2002-2003 del INE, permite al menos
responder de una forma clara que el aporte de los mayores a la sociedad del bienestar a través de
su trabajo, aunque este sea fundamentalmente no remunerado, no solamente no es de un valor
despreciable sino que es incluso muy sustancial y en algunos aspectos cualitativamente muy
relevante (uno de los cuales es facilitar el acceso al mercado laboral a una parte de la población
en edad activa, a través de su actividad de apoyo a otros hogares). Así, cuando se miden los
tiempos diarios dedicados por la población mayor a la realización de actividades que son
claramente productivas (puesto que de no llevarlas a cabo ellos mismos se podrían y deberían
ser sustituidas por servicios de mercado o servicios públicos), aunque en su mayoría no pagadas,
y se les asigna un valor monetario para cuantificarlo en términos similares al utilizado para
valorar el trabajo en el mercado formal, se comprueba que el balance final no está desde luego
muy desequilibrado.

Así, el tiempo destinado por las personas mayores a la realización de trabajos remunerados,
domésticos y voluntarios suponen en total 24.9 millones de horas diarias de actividad, que
llevadas a términos anuales y valorizadas de acuerdo a la cifra de salario medio por hora que se
obtiene de la Encuesta de Estructural Salarial del INE significan una aportación anual de 78.39
mil millones de euros, lo que equivale a un 10.37% del PIB. Es decir, un 18% de la población
estaría generando un aporte al bienestar una cifra superior a todos los recursos públicos
destinados a esta población.


21

Por supuesto que el tipo de tasa salarial utilizada para medir el valor de esos inputs de tiempo de
los mayores puede ser objeto de discusión y que podría buscarse una medida más depurada,
pero al menos aporta una cifra aproximada que deja patente la magnitud de la aportación. Un
aspecto que se ha considerado en este capítulo para refinar más la estimación es tener en cuenta
la tasa de feminización en la realización de estas actividades y por tanto como alternativa en la
valorización se han considerado las diferencias salariales existentes entre hombres y mujeres.

Lo anterior nos ilustra un panorama en el que se hace patente que la utilidad o valor de lo que
aporta la población de 65 y más años a través del tiempo que dedican a las prestación de
servicios, no es en absoluto despreciable y, por tanto, corresponde revisar a continuación las
respuestas obtenidas sobre las preguntas referidas a su comportamiento como demandantes de
servicios ¿Cuáles son las características de los hogares de la tercera edad como consumidores en
general y como consumidores de servicios en particular? Y ¿cuáles son los principales factores
explicativos del consumo de servicios en dichos hogares?

Parece claro que los patrones de consumo de los hogares de la tercera edad son diferentes a las
del resto de los hogares y por tanto, que el envejecimiento afectaría a la estructura de los gastos
de consumo agregados. Además, los resultados de los análisis llevados a cabo mediante distintas
técnicas multivariantes, apuntan elementos de interés. En primer lugar que la renta resulta la
principal variable explicativa de las diferencias de gasto en servicios de los hogares de la tercera
edad. J unto a dicha variable las relativas a la composición del hogar y a los aspectos geográficos
y demográficos son también significativas, obteniéndose una relación positiva entre la densidad
de la población y el gasto en servicios. El nivel educativo también mantiene una relación
positiva con estos gastos.

Para terminar con esta exposición de los principales resultados del proyecto de investigación,
comentaremos las conclusiones más relevantes del capítulo quinto, que permiten ofrecer algunas
respuestas al tercer grupo de interrogantes planteadas: ¿Es el envejecimiento la principal causa
del aumento del gasto sanitario? ¿Cuáles son los patrones de consumo sanitario de las personas
de 65 y más años? ¿Son las personas mayores especialmente demandantes de ocio? ¿Cuáles es
la relevancia del tiempo que destinan las personas de 65 y más años a las distintas actividades
de ocio? ¿Cuáles son sus pautas como consumidores de servicios de ocio?



22
La mayor parte de la literatura dedicada al análisis de los efectos del envejecimiento sobre el
gasto sanitario, apunta hacia la confirmación de la teoría de compresión de la morbilidad, no
existiendo evidencia que apoye la teoría de la expansión. No obstante, sea cual sea el escenario
planteado, hay que tener en cuenta que una población envejecida implica crecientes presiones
sobre el sistema de asistencia social, siendo necesarias, en la mayoría de los países
desarrollados, amplias reformas que ofrezcan una respuesta adecuada para afrontar esta nueva
situación.

Los resultados obtenidos en este trabajo confirman un mayor gasto en los mayores de 65 años
que en individuos más jóvenes, siendo el gasto per capita en este grupo de población tres veces
el gasto de aquéllos de entre 5-14 años. Considerando estos patrones de gasto junto con la
proyección de población futura por grupos de edad, el aumento estimado del gasto sanitario
total hasta el año 2060 será más que proporcional que el aumento de la población, debido al
mayor incremento del grupo de población mayor de 65 años respecto al resto de grupos de edad.
Por su parte, en el período 1997-2003 ha aumentado la prevalencia de dependencia, pasando de
un 26% de mayores dependientes en 1997 al 31% en 2003, así como la severidad con que esta
se presenta (la proporción de dependientes graves ha pasado del 5,78% al 8,05% del total de
dependientes en el período analizado). Paralelamente se observa mayor grado de dependencia a
mayor edad, peor estado de salud y mayor consumo de servicios sanitarios, especialmente
servicios hospitalarios y fármacos.

La cuantificación de los recursos globales necesarios para afrontar las necesidades del creciente
colectivo de población dependiente pasa por el establecimiento de un baremo objetivo para
valorar quién es o no dependiente y en qué grado. La conocida asociación de la dependencia con
la extensión de ciertas enfermedades puede ayudar a estimar el número futuro de personas con
necesidad de cuidados. La prevalencia creciente de estas enfermedades, junto con los resultados
presentados en este trabajo, no justifican el apoyo a la hipótesis de compresión de la morbilidad,
durante el período estudiado 1997-2003, si bien otros trabajos anticipan este fenómeno para un
futuro próximo (año 2010).

En definitiva, el envejecimiento de la población se correlaciona positivamente con el
empeoramiento del estado de salud, que a su vez se asocia con la mayor prevalencia de
patologías invalidantes que ejercen un efecto directo sobre el aumento de la dependencia y el
consumo sanitario. En relación con el estado de salud, debe ser la política sanitaria la encargada


23
de poner en marcha una serie de “actuaciones preventivas”, centrando la investigación en
aquellas enfermedades más directamente relacionadas con la dependencia.

Una vez que las personas adquieren la condición de dependientes su consumo sanitario
aumenta, siendo entonces oportuno plantear diversas “actuaciones correctivas” dirigidas a
moderar este consumo, por lo que consideramos de crucial importancia la coordinación de
esfuerzos entre las autoridades sanitarias y las encargadas de articular el sistema de atención a la
dependencia.

Del análisis del ocio puede destacarse que, aunque el tiempo medio dedicado por el colectivo de
los mayores a las actividades de ocio supera en media al que muestra el conjunto de la
población, en realidad se trata en su mayor parte de ocio pasivo (pues en ello también podemos
incluir ver la televisión) y además el porcentaje de mayores que realizan actividades de ocio no
es superior que el porcentaje medio, e incluso en algunas actividades es claramente inferior. Así,
el consumo de medios de comunicación es la categoría que acapara prácticamente la mitad del
tiempo en las personas mayores (49%), luego destacan las actividades deportivas (17%), la vida
social y diversión (12%) y el ocio pasivo (12%). Por lo que se refiere al consumo de servicios
de ocio es menor en valor en absoluto en los hogares de mayores que en el resto, aunque en
porcentaje sobre el total de los gastos de consumo la diferencia en este caso es muy pequeña:
(2,47% frente a 2,69%). De hecho, si consideramos los gastos totales en servicios, los de ocio
representan sobre éstos una cifra mayor en el caso de los mayores (8,60% frente a 8,14).
Algunas variables de clasificación, como la renta y el nivel de estudios, entre otras, introducen
diferencias en las pautas consumo de servicios de los mayores.






24




1. CAMBIOS DEMOGRÁFICOS
 


25
La población, no es un elemento estático, sino que sigue una serie de fases que cambian en el
tiempo y difieren entre las distintas regiones del mundo. Así pues, en los países occidentales,
donde se incluye nuestro país, están teniendo lugar una serie de cambios demográficos
comunes: mayor longevidad entre las personas de edad y natalidad bastante baja, mientras que
en otros países, como los menos desarrollados, tanto la natalidad como la mortalidad siguen
siendo elevadas.

En este bloque se hará especial referencia a los movimientos naturales de la población española,
ya que nuestro país se encuentra finalizando su transición demográfica entendida como un
proceso gradual en el que se pasa de altas tasas de mortalidad y fecundidad a otra situación en
las que éstas son bajas. En particular se destacan tres aspectos: el incremento de la esperanza de
vida, el comportamiento de la natalidad y el proceso de envejecimiento demográfico.

1.1. AUMENTO DE LA ESPERANZA DE VIDA.

La longevidad
i
conseguida por la reducción de la mortalidad ha aumentado considerablemente
en España, así como en el mundo occidental. En el pasado la población ganaba años
principalmente por la caída de la mortalidad infantil mientras que en la actualidad las ganancias
se deben a la caída de la mortalidad en edades avanzadas. Cualquier disminución de la tasa de
mortalidad aumenta el envejecimiento al prolongar la vida de los mayores, pues es en las edades
avanzadas donde mayor es el descenso de esta tasa, ya que en el resto de los grupos no se
esperan caídas notables.

Entendemos por esperanza de vida al nacer o vida media, al conjunto de años que se estima que
una persona puede vivir desde el momento en el que nace. Obviamente ésta depende de las
condiciones que rodean al individuo. En nuestro país, este indicador se sitúa en los 79.9 años
(76.2 para los varones y 83.7 para las mujeres), según los datos del INE para el año 2006.

En España, al igual que en casi todos los países del mundo, la longevidad ha crecido de forma
sustancial a lo largo del siglo pasado. En nuestro país, la esperanza de vida ha pasado de 34.8
años (33.9 para los varones y 35.7 para las mujeres) en 1900 a los 79.9 en 2006 (Tabla 1.1).


i
Generalmente, se utiliza longevidad con el significado de largo vivir; en sentido estricto, longevidad significa el
potencial biológico de duración de la vida, mientras que esperanza de vida es una cifra estadística, el número medio
de años que se espera que una población viva.


26
Tabla 1.1. Esperanza de vida al nacer en España, 1900-2020.
Esperanza de vida al nacer
Años Ambos sexos Varones Mujeres Diferencia
1900 34.8 33.9 35.7 1.8
1910 41.8 40.9 42.6 1.7
1920 41.2 40.3 42.1 1.8
1930 50.0 48.4 51.6 3.2
1940 50.2 47.1 53.2 6.1
1950 62.1 59.8 64.3 4.5
1960 69.8 67.4 72.2 4.8
1970 72.4 69.6 75.1 5.5
1980 75.6 72.5 78.6 6.1
1990 77.0 73.4 80.5 7.1
1996 78.3 74.7 81.9 7.2
1998 78.8 75.3 82.2 6.9
2002 79.4 75.7 83.1 7.4
2006 79.9 76.2 83.7 7.55
2010 80.5 76.6 84.3 7.7
2020 81.2 77.3 85.1 7.83
Fuente: INE.

Debemos matizar, no obstante, que este incremento de la esperanza de vida no ha sido
homogéneo durante todo el siglo XX, sino que tuvo un crecimiento apreciable desde los años
50, estancándose a partir los 80. Desde esta década, la longevidad ha ido creciendo pero a
menor ritmo (Gráfico 1.1).

Estudios realizados por el INE prevén que estas cifras seguirán creciendo hasta los 78.5 y 84.8
años para hombres y mujeres respectivamente para el año 2020, de forma que para el año 2050
se estima que la esperanza supere en tres años las cifras actuales. El resultado de esta tendencia
es que la población española cada vez sea más longeva y por tanto, más envejecida.





27
Gráfico 1.1. Evolución de la esperanza de vida al nacer, 1900-
2020.
(*) Datos provisionales. Área de análisis y previsiones demográficas.
Fuente: INE.

La esperanza de vida de los españoles se sitúa entre las más altas tanto de la Unión Europea
(UE) como del mundo
ii
(Gráficos 1.2 y 1.3), pero siempre tras J apón, que es el país con la
mayor esperanza de vida a nivel mundial. En nuestro país, y según Eurostat, la esperanza
femenina se encuentra en 83.8 años, situando a España a la cabeza de los países de la UE,
aunque de nuevo en segundo lugar a nivel mundial, tras J apón. En el caso de los varones, con
una esperanza de 77.2 años, nuestro país desciende unas cuantas posiciones, situándose por
detrás de Islandia, Suiza, Suecia, J apón, Noruega y Chipre.

Para el futuro, fuentes internacionales prevén, al igual que el INE, que España mantendrá esa
evolución de la esperanza de vida al nacer (Tablas 1.2 y 1.3), Según las previsiones de Naciones
Unidas (2002), en el año 2020 España tendrá una esperanza de 81.6 años (78.5 los varones y
84.8 las mujeres); de forma que, al igual que ocurre en la actualidad, la esperanza de las
españolas seguirá a la cabeza a nivel europeo; los varones también estarán en los primeros
puestos a nivel mundial, pero ocupando un quinto lugar. J apón, seguirá liderando el ranking
mundial, donde la longevidad de sus mujeres se situará en 89.4 años.


ii
Las diferencias en los datos se justifican por el hecho de que corresponden a distintas fuentes.
0
10
20
30
40
50
60
70
80
90
1900 1910 1920 1930 1940 1950 1960 1970 1980 1990 1996 1998 2002 2006 2010 2020*
Año
Edades
Varones Mujeres


28
Tabla 1.2. Esperanza de vida al nacer a nivel mundial, 2020.
Total Varones Mujeres
Mundo 69.1 66.8 71.4
África 54.9 54.3 55.4
Asia 71.3 68.9 73.6
Europa 77.4 74.1 80.6
Latinoamérica y Caribe 77.4 74.1 80.6
Norteamérica 79.3 76.3 82.3
Oceanía 77.7 75.3 80.0
Regiones más desarrolladas 78.7 75.4 82.0
Regiones menos desarrolladas 67.4 65.4 69.3
Fuente: World Population Prospects: The 2002 Revision.


A nivel nacional, hay que decir que las diferencias regionales apenas son importantes, con una
diferencia máxima de unos tres años entre las comunidades más y menos longevas.


29
Gráfico 1.2. Esperanza de vida masculina en Europa, 2003-2004.























30
Gráfico 1.3. Esperanza de vida femenina en Europa, 2003-2004.




















31
Tabla 1.3. Esperanza de vida al nacer en la UE, previsiones para 2020.
Total Varones Mujeres
Alemania 80.9 78.1 83.8
Austria 81.2 78.3 84.1
Bélgica 81.4 78.6 84.2
Chipre 80.2 77.9 82.5
Dinamarca 79.2 76.8 81.7
Eslovaquia 76.7 73.4 79.9
Eslovenia 79.8 76.4 83.2
España 81.6 78.5 84.8
Estonia 76 71.4 80.2
Finlandia 81 77.8 84.1
Francia 81.5 78.1 84.8
Grecia 80.3 77.7 82.9
Hungría 76 72.1 79.6
Irlanda 79.3 76.7 81.9
Italia 80.6 77.5 83.6
Letonia 75.6 72.1 80.5
Luxemburgo 76.6 78.3 84
Malta 81.2 78.8 83.6
Polonia 77.4 73.8 80.9
Portugal 78.8 75.5 81.9
Reino Unido 81.1 78.6 83.6
Rep. Checa 79.2 76.1 82.3
Suecia 82.1 79.6 84.6
J apón 85.1 80.8 89.4
Fuente: World Population Prospects: The 2002 Revision.

Entre las primeras encontramos a Castilla y León y Madrid, que se encuentran ligeramente por
encima de los 80 años. Y entre las segundas están Baleares, Andalucía y Murcia, en torno a los
77 años. Según estos datos, las mujeres que alcanzan una mayor esperanza de vida son las
castellano-leonesas, las cántabras, las madrileñas y las navarras, que superan los 83 años. Los
hombres con mayor esperanza de vida al nacer son: los aragoneses, los castellano-leoneses, los
navarros, los madrileños y los manchegos, que tienen una media superior a los 76 años.

Aunque las diferencias de esperanza de vida entre varones y mujeres han existido desde siempre
no han sido tan acusadas como en la actualidad. Éstas se han acentuado a lo largo de este siglo
XX. La mujer sobrepasaba en 1.8 años la vida media de los varones a principio de siglo, y en
2006 la diferencia es de 7.5 años (Tabla 1.1).

Esto refleja que en el caso de mujeres viviendo en pareja es más fácil que pasen bastantes años
como viudas
3
. No obstante, parece que esta tendencia es similar a la del resto de países que
conforman la UE.


3
Cuatro años por razón de esta diferencia por sexo, y otros años adicionales por la costumbre tradicional establecida
de casar con varones de mayor edad que la mujer.


32
Tabla 1.4. Proyección de la esperanza de vida al nacer para España, 2030.
Años Varones Mujeres Diferencia
2002 76,6 83,4 6,8
2010 78,3 84,8 6,5
2015 79,2 85,5 6,3
2020 79,8 86 6,2
2025 80,4 86,5 6,1
2030 80,9 86,9 6,0
Fuente: Las personas mayores en España.

La explicación de estas diferencias en la longevidad entre varones y mujeres genera bastante
debate, ya que su justificación se basa en la compleja interrelación entre factores biológicos,
sociales y de conducta, que responden al hecho de si esa brecha en la longevidad se estabilizará,
retrocederá o perdurará. Pese a ello, si observamos las nuevas proyecciones de población, el
INE considera que la diferencia se irá manteniendo e incluso reduciéndose ligeramente hasta
situarse en los 6 años a favor de las mujeres en el año 2030 (Tabla 1.4).

Normalmente, la explicación más extendida que trata de justificar esta brecha en la edad media
entre hombres y mujeres, se ha basado en el hecho de que los varones tienen unos hábitos que
suponen mayores riesgos: trabajo, alcohol, tabaco, conductas violentas... A pesar de ello, se está
comprobando que las condiciones de trabajo y hábitos no saludables de las mujeres se empiezan
a parecer a las de los varones en algunos tramos de edad, por lo que habría que esperar una
reducción de las diferencias, que el INE ya recoge en sus cálculos.

Por otra parte y con una explicación opuesta a la anterior, está la propuesta que se basa en que el
nivel educativo se ha relacionado siempre de forma positiva con la longevidad, es decir, a
mayor educación, mayores cuidados por el alto conocimiento, lo que disminuye el riesgo de
enfermar, de tomar malos hábitos… Por tanto, si los niveles de educación alcanzados durante
todo el siglo XX han sido en media superior en los varones que en las mujeres, y la diferencia
en longevidad ha superado los seis años a favor de las mujeres, es previsible que en el futuro,
esas diferencias educativas se reduzcan (e incluso en el caso de la mujer el nivel educativo
medio sería superior al de los hombres), por lo que podría darse una mejora en la supervivencia
de las féminas.

Es posible que las mismas razones que actuaron en los países desarrollados las vivan ahora los
países en desarrollo, en los que se espera una ampliación de la diferencia, por lo que ellos
pueden tomar como referencia la experiencia del mundo occidental. Pero de momento las
previsiones apuntan a una reducción de las diferencias en los países desarrollados, que no
disponen de experiencias anteriores para tomar como referencia.


33

Un indicador complementario de la longevidad es el de supervivencia, ya que el principal factor
que ha influido en el aumento de la esperanza de vida es el descenso de la mortalidad,
especialmente la infantil. En 1900 tan sólo un 26% de los niños nacidos esperaba alcanzar a los
65 años de edad. Hoy día más del 87% de los nacidos llegarán a dicha edad (se estima que el
92% de las mujeres y el 81% de los varones (Tabla 5). También ha crecido considerablemente
la cantidad de personas de 65 años que espera alcanzar los 90 años, pasando de 2 a 22 entre
1930 y 1998.

Tabla 1.5. Supervivencia de las personas que alcanzan los 65 años, 1900-2002.
Supervivientes (%)
Años Ambos sexos Varones Mujeres
1900 26.2 24.3 28.1
1910 34.2 32.3 36.1
1920 34.1 31.7 36.5
1930 44.9 40.9 48.9
1940 42.5 34.4 50.6
1950 62.1 56.6 67.5
1960 74.4 69.5 79.3
1970 83.0 72.4 93.5
1980 82.6 77 88.1
1990 84.1 78 90.1
1995 85.2 79.3 91.1
1996 85.8 80.1 91.5
1998 86.6 81.2 92
2000 87.2 82.1 92.3
Nota: 2000, datos provisionales.
Fuente: Las personas mayores en España.

La esperanza de vida en el umbral de los 65 años, es un indicador de supervivencia que se
entiende como los años que adicionales que puede vivir una persona que alcanza dicha edad. En
la actualidad, de una cohorte de 100.000 personas, en torno a los 90.000 alcanzan los 65. La
diferencia en años entre varones y mujeres se ha venido acentuando por una mayor mortalidad
masculina, como se ha comentado anteriormente. Es una tendencia que se ha suavizado
últimamente y que se espera que tienda a la estabilización en los próximos años como paso
previo a una disminución (Tabla 1.1).

Como con la esperanza de vida al nacer, los españoles nos encontramos entre los europeos con
una mayor esperanza de vida a los 65 años. Asimismo, J apón lidera el ranking y Francia nos
supera ligeramente.

Esta increíble mejora de la supervivencia durante todo el siglo XX, pone de manifiesto una serie
de consideraciones. En primer lugar, la fuerte caída de la mortalidad infantil en nuestro país


34
durante todo el periodo considerado (Gráfico 1.4) hace que aumente la supervivencia en cada
tramo de edad así como la esperanza de vida; este hecho es la causa de que todas las cohortes
alcancen masivamente edades avanzadas y se produzca un envejecimiento poblacional

Gráfico 1.4. Tendencias de la mortalidad, 1975-2005.
0
2
4
6
8
10
12
14
16
18
20
1
9
7
5
1
9
7
6
1
9
7
7
1
9
7
8
1
9
7
9
1
9
8
0
1
9
8
1
1
9
8
2
1
9
8
3
1
9
8
4
1
9
8
5
1
9
8
6
1
9
8
7
1
9
8
8
1
9
8
9
1
9
9
0
1
9
9
1
1
9
9
2
1
9
9
3
1
9
9
4
1
9
9
5
1
9
9
6
1
9
9
7
1
9
9
8
1
9
9
9
2
0
0
0
2
0
0
1
2
0
0
2
2
0
0
3
2
0
0
4
2
0
0
5
Años
M
i
l
e
s
Tasa de mortalidad infantil Tasa bruta de mortalidad

Fuente: INE.

En segundo lugar, pese a que la tasa bruta de mortalidad se mantiene más o menos estable
durante todo el periodo considerado, se puede apreciar un ligero aumento a finales de los años
noventa hasta nuestros días; esto no significa que en nuestro país muramos más personas, sino
que dicho aumento se debe, a que la muerte tiene lugar cada vez más en edades más o menos
homogéneas, y que los grupos de edad avanzada reúnen los mayores porcentajes de mortalidad
y causas de la misma. Es decir, cada vez es mayor el número de personas mayores en nuestro
país, y al llegar a edades muy avanzadas mueren por envejecimiento. Aunque, si bien es cierto,
se está produciendo un cierto retroceso en las tasas de mortalidad en torno a los 75-80 años,
desde los últimos quince años: la probabilidad de morir a esas edades ha descendido más que en
otros grupos de edad, por lo que se suele decir que se está dando un mayor envejecimiento entre
los ya viejos. Esta tendencia también se está dando en otros países de nuestro entorno, pero en
España, al igual que otros países meridionales de la UE, está viendo mayores incrementos que
los países del norte.

El descenso de las tasas de mortalidad durante todo el siglo XX, es consecuencia directa de los
numerosos avances en el ámbito de la sanidad con la consiguiente mejora de la salud, la mayor
higiene, mejor calidad de vida… Pero esto no siempre ha sido así. A principios del siglo XX, las


35
caídas de la mortalidad, tanto infantil como general, se debió principalmente a los avances que
tuvieron lugar en los distintos sectores, principalmente en la agricultura, en la industria y en el
ámbito sanitario, avances que incrementaron la productividad y la distribución, mejorando el
estado general de la población en su conjunto gracias a la erradicación de las hambrunas,
epidemias… Pero a esto ha de añadirse el papel que ha tenido el aumento de los niveles de
educación en todos los estratos sociales, y la cada vez mayor participación de la mujer en los
niveles de instrucción, lo que ha favorecido a mejorar la calidad de vida de la familia y
especialmente a la caída de la mortalidad en los niños.

Hay que indicar que la mejora de la esperanza de vida al nacer fue superior a la esperanza a los
65 años durante el siglo pasado, debido a la gran caída de la mortalidad infantil que tuvo lugar
hasta mediados de siglo (Gráfico 1.3), mientras que las ganancias de vida a partir de los 65
años, crecieron pero lentamente (casi se duplicó durante todo el período). Este hecho se traduce
en que la mortalidad en nuestro país está alcanzando unos niveles mínimos que no muestran
signos importantes de crecimiento. Por otra parte, hay que indicar que en los últimos años, la
esperanza de vida a los 65 años ha crecido más que la edad media; crecimiento que ha sido más
acusado en los tramos de edad de entre 75-80 años (Gráfico 1.5).

Gráfico 1.5. Esperanza de vida a los 65 años. Varones y mujeres, 1900-1998.

Fuente: Las personas mayores en España.


Los datos, justifican este hecho: la esperanza de vida al nacer ganó un 11.7% para las mujeres
entre 1975-2005, mientras que la esperanza de vida a los 65 años ganó más de un 20% en el
mismo periodo. Pese a estos datos, se desconoce si estas ganancias afectan en mayor medida a
los estratos de la sociedad con un nivel económico más elevado, aunque se supone que dada la
relación positiva entre ingresos, salud y esperanza de vida, estos grupos sería los más


36
beneficiados de las mejoras sanitarias; o si por el contrario se han repartido en toda la población
en general, por la influencia del Estado de Bienestar en nuestra sociedad.

En cuanto al incremento de la longevidad de vida en los países occidentales, existen también
una serie de discrepancias. Hay quienes han puesto ya un límite máximo para esta longevidad,
lo que parece algo prematuro. Lo que sí es cierto es que con los continuos avances médicos,
farmacéuticos…, parece que los límites a la longevidad deberían dejarse a un lado, porque la
experiencia nos muestra que esos incrementos son posibles, y el siglo XX, es buen ejemplo para
demostrarlo.

Para finalizar este epígrafe, hay que reconsiderar que la mayor prolongación de la vida, supone
que las personas de más de 65 años (éstos inclusive), formarán un gran estrato dentro de la
población, por lo que los periodos de vejez deberían de retomar más importancia en el conjunto
de la sociedad. Es aquí precisamente donde puede hablarse claramente un reto para los poderes
públicos: si la supervivencia es tan alta, y continúa incrementándose en el futuro, hay que prever
desde muchos años antes el gran número de personas que demandarán servicios y precisarán
ayuda al llegar a la vejez. Se trate de un fenómeno totalmente novedoso, dado que las
generaciones anteriores no llegaban con tantos efectivos, por lo que tiene más sentido el
concepto y la práctica de políticas de envejecimiento activo.

1.2. CAÍDA DE LA NATALIDAD.

Antes de describir la actual situación de la tasa de natalidad
4
en nuestro país, es necesario
conocer brevemente su comportamiento anterior para visualizar mejor su evolución. Tras la
Segunda Guerra Mundial tuvo lugar el fenómeno conocido como baby-boom, proceso en el que
el número de nacimientos tuvo un crecimiento explosivo. Este fenómeno fue bastante
generalizado, teniendo lugar en gran parte de Europa, además de EEUU, Canadá, Australia,
Nueva Zelanda y otros países que no participaron en ese conflicto bélico. También afectó a
España, aunque con menos importancia y diez años más tarde. El baby-boom español, tuvo
lugar entre 1957-1977, periodo en el que nacieron casi 14 millones de niños (más de 640.000
nacimientos por año frente a los 362.626 del año 1996
5
y los 465.616 nacimientos que tuvieron
lugar en 2005), 4,5 millones más que en los veinte años siguientes y 2,5 más que en los veinte
años anteriores (Gráfico 1.6).

4
La tasa de natalidad relaciona los nacimientos respecto al total de la población.
5
Se ha hecho referencia a 1996 porque fue el año de la década de los 90, en los que el número de nacimientos fue
menor.


37
Gráfico 1.6. Nacimientos en España, 1900-2005.
0
100.000
200.000
300.000
400.000
500.000
600.000
700.000
800.000
1
9
0
0
1
9
0
4
1
9
0
8
1
9
1
2
1
9
1
6
1
9
2
0
1
9
2
4
1
9
2
8
1
9
3
2
1
9
3
6
1
9
4
0
1
9
4
4
1
9
4
8
1
9
5
2
1
9
5
6
1
9
6
0
1
9
6
4
1
9
6
8
1
9
7
2
1
9
7
6
1
9
8
0
1
9
8
4
1
9
8
8
1
9
9
2
1
9
9
6
2
0
0
0
2
0
0
5
Años
T
o
t
a
l

d
e

n
a
c
i
d
o
s

Fuente: INE.

Gráfico 1.7. Saldo vegetativo, 1975-2005.
0
100.000
200.000
300.000
400.000
500.000
600.000
700.000
800.000
1
9
7
5
1
9
7
6
1
9
7
7
1
9
7
8
1
9
7
9
1
9
8
0
1
9
8
1
1
9
8
2
1
9
8
3
1
9
8
4
1
9
8
5
1
9
8
6
1
9
8
7
1
9
8
8
1
9
8
9
1
9
9
0
1
9
9
1
1
9
9
2
1
9
9
3
1
9
9
4
1
9
9
5
1
9
9
6
1
9
9
7
1
9
9
8
1
9
9
9
2
0
0
0
2
0
0
1
2
0
0
2
2
0
0
3
2
0
0
4
2
0
0
5
Años
P
e
r
s
o
n
a
s
Defunciones Nacimientos

Fuente: INE.

Esas generaciones del baby-boom suponen actualmente un tercio de toda la población de
España. Es preciso señalar que, junto a este fenómeno, la caída de la mortalidad infantil que
tuvo lugar en las décadas anteriores al baby-boom, y el incremento de la longevidad a lo largo


38
de todo el siglo XX, supone una mayor supervivencia de estas cohortes ya amplias por la alta
fecundidad
6
española, lo que en su momento acentuará el problema del envejecimiento en
nuestro país.

Si comparamos esta situación con la actual, vemos que las altas tasas de natalidad del periodo
1957-1977, con una media que giraba en torno a los 3 hijos por mujer, contrastan con las
actuales que se sitúan en unos 1.3 hijos por mujer para 2005 (Gráfico 1.8). Esta tendencia pone
de manifiesto el “declive demográfico” que está sufriendo nuestro país, al igual que otros países
de nuestro entorno. Dicho declive es el reflejo de que España ha finalizado su transición
demográfica, entendida como un proceso gradual en el que las distintas sociedades evolucionan
desde una situación de altas tasas de fecundidad y mortalidad, a otra de bajas tasas.

En esa finalización de la transición demográfica, España ha visto cómo su saldo vegetativo
7

(Gráfico 1.7), ha venido descendiendo en las últimas décadas e incluso se ha hecho negativo
desde finales de los 90. Aunque el número de nacimientos parece que sufre una ligera
recuperación, tras haber tocado fondo en 1996, ésta no es suficiente para superar el número de
defunciones, y el saldo vegetativo promete seguir siendo negativo al menos en las próximas
décadas.

Se prevé que la tasa de fecundidad se va a modificar, aunque lentamente, ya que se espera una
media de 1.5 hijos por mujer para 2030, manteniéndose constante a partir de entonces. Pese a
esa recuperación, este valor se sitúa muy por debajo del 2.1 hijos por mujer necesario para
asegurar el reemplazo generacional o crecimiento cero, lo que causará que la población total
española empiece a retroceder a partir del año 2050, según las previsiones del INE. Todo ello
requiere una doble explicación.

Por una parte, la ligera recuperación del número de nacimientos se está produciendo
fundamentalmente por la llegada y el empadronamiento de inmigrantes, que como ya hemos
comentado, elevan la fecundidad de nuestro país
8
, por lo que los saldos vegetativos negativos se
irán demorando. La llegada de inmigrantes y los nuevos nacimientos harán que se ralentice el
crecimiento de la proporción de personas mayores sobre el número de nacidos, pero no serán
suficientes para hacer que ese proceso de envejecimiento se invierta.

6
La tasa general de fecundidad indica los nacimientos vivos en un año por cada 1.000 mujeres de entre 15-49 años
de edad.
7
El saldo vegetativo es el número de nacimientos menos las defunciones.
8
Los inmigrantes que llegan a nuestro país (inmigrantes de 1ª generación) mantienen las tasas de fecundidad de sus
países, tasas que suelen ser elevadas. Pero, las siguientes generaciones de esos inmigrantes ya instalados en el país de
acogida, van adoptando las tasas de fecundidad de dicho país.


39
Gráfico 1.8. Número medio de hijos por mujer, 1975-2005.
0
0,5
1
1,5
2
2,5
3
1
9
7
5
1
9
7
7
1
9
7
9
1
9
8
1
1
9
8
3
1
9
8
5
1
9
8
7
1
9
8
9
1
9
9
1
1
9
9
3
1
9
9
5
1
9
9
7
1
9
9
9
2
0
0
1
2
0
0
3
2
0
0
5
Años
N
ú
m
e
r
o

m
e
d
i
o

d
e

h
i
j
o
s

p
o
r

m
u
j
e
r
Fuente: INE.

Gráfico 1.9. Nacimientos, tasa de natalidad, 1970-2006.
0
100000
200000
300000
400000
500000
600000
700000
1975 1977 1979 1981 1983 1985 1987 1989 1991 1993 1995 1997 1999 2001 2003 2005
Años
N
a
c
i
m
i
e
n
t
o
s
9,0
11,0
13,0
15,0
17,0
19,0
T
a
s
a

%
Nº de nacimientos
Tasa bruta de natal idad

Fuente: Las personas mayores en España.

Por otra parte, ese retroceso de la población que el INE prevé a partir del año 2050 se explica
por el hecho de que las entradas netas desde el exterior (inmigración menos emigración) serán
insuficientes para compensar el saldo vegetativo ya negativo. Numerosas previsiones reflejan


40
que España será para el año 2050 uno de los países más envejecidos del mundo, por la rapidez
del descenso de las tasas de fecundidad, lo que ha contribuido a que España se encuentre junto
con Italia y Grecia, entre los países con los niveles más bajos en cuanto a fecundidad se refiere,
pese a la ligera recuperación que se comentaba anteriormente. Esa baja fecundidad que existe en
nuestro país desde finales de los años setenta, no sólo reduce el número de nacimientos, sino
que eleva la proporción de personas mayores con respecto al conjunto de la población española,
y especialmente en relación al número de jóvenes.

Otro fenómeno que se relaciona con este “declive demográfico” es la edad media de la
maternidad (Gráfico 1.10).

Gráfico 1.10. Número de hijos por mujer y edad de maternidad, 1970-2005.
0,0
0,5
1,0
1,5
2,0
2,5
3,0
1975 1977 1979 1981 1983 1985 1987 1989 1991 1993 1995 1997 1999 2001 2003 2005
Años
H
i
j
o
s
/
m
u
j
e
r
26,5
27,0
27,5
28,0
28,5
29,0
29,5
30,0
30,5
31,0
E
d
a
d

m
e
d
i
a

e
n

l
a

m
a
t
e
r
n
i
d
a
d
Número medio de hijos por mujer
Edad media en la maternidad

Fuente: Las personas mayores en España.

Ésta ha vuelto a subir, tras haber caído desde finales del baby-boom (alcanzó 28,2 años en los
primeros años de la década de los 80), situándose ahora en torno a los 31 (30,86 en 2004). La
caída de la fecundidad se explica, en parte, por el retraso de la edad maternal, y éste a su vez
tiene su explicación en los cambios sociológicos que ha sufrido nuestra sociedad en las últimas
décadas: las mujeres acceden a una mayor formación educativa, cada vez es más importante su
inserción en el mercado laboral…, lo que retrasa la edad de acceso al matrimonio y, en
consecuencia, la edad de maternidad.

Pese a que comentábamos anteriormente que el saldo vegetativo nacional es negativo y lo
seguirá siendo en las próximas décadas, no ocurre lo mismo en las distintas comunidades
autónomas.


41
Así, pues los diferentes datos para 2005 muestran que dentro de España, la situación en cuanto a
crecimiento vegetativo se refiere es muy heterogénea (Gráfico 1.11).

Gráfico 1.11. Distribución del crecimiento vegetativo por CCAA, 2005.
-20000 -10000 0 10000 20000 30000 40000 50000 60000 70000 80000 90000
Total
Andalucía
Aragón
Asturias
Baleares
Canarias
Cantabria
Castilla y León
Castilla-La Mancha
Cataluña
Valencia
Extremadura
Galicia
Madrid
Murcia
Navarra
País Vasco
Rioja
Ceuta
Melilla
Número de personas

Fuente: Las personas mayores en España.

La mayoría de las comunidades autónomas tiene un crecimiento vegetativo positivo, muy
cercanas al 0, aunque hay que decir que sólo unas pocas comunidades disfrutan de un saldo
positivo superior a 10.000 personas (Madrid, Andalucía y Cataluña). En la otra cara de la
moneda, encontramos a Galicia, Castilla y León, Asturias y Aragón, con los resultados más
negativos. No obstante, la situación de algunas de estas últimas comunidades, no supone
interpretar que el número de nacimientos sea mucho menor que en el resto de regiones, sino que
puede ocurrir que haya una gran proporción de ancianos (con mayores probabilidades de morir)
en relación con los nacimientos, y que éstos no sean suficientes para compensar el número de
defunciones por envejecimiento.



42
Gráfico 1.12. Número medio de hijos por mujer y por CCAA, 2005.
0
0,5
1
1,5
2
2,5
3

T
o
t
a
l

N
a
c
i
o
n
a
l



A
n
d
a
l
u
c
í
a



A
r
a
g
ó
n



A
s
t
u
r
i
a
s

(
P
r
i
n
c
i
p
a
d
o

d
e
)



B
a
l
e
a
r
s

(
I
l
l
e
s
)



C
a
n
a
r
i
a
s



C
a
n
t
a
b
r
i
a



C
a
s
t
i
l
l
a

y

L
e
ó
n



C
a
s
t
i
l
l
a

-

L
a

M
a
n
c
h
a



C
a
t
a
l
u
ñ
a



C
o
m
u
n
i
d
a
d

V
a
l
e
n
c
i
a
n
a



E
x
t
r
e
m
a
d
u
r
a



G
a
l
i
c
i
a



M
a
d
r
i
d

(
C
o
m
u
n
i
d
a
d

d
e
)

M
u
r
c
i
a

(
R
e
g
i
ó
n

d
e
)

N
a
v
a
r
r
a

(
C
o
m
u
n
i
d
a
d

F
o
r
a
l

d
e
)

P
a
í
s

V
a
s
c
o



R
i
o
j
a

(
L
a
)



C
e
u
t
a



M
e
l
i
l
l
a


N
ú
m
e
r
o

m
e
d
i
o

d
e

h
i
j
o
s

p
o
r

m
u
j
e
r

Fuente: INE

También existe una alta heterogeneidad entre las comunidades autónomas respecto la tasa de
fecundidad (Gráfico 1.12). Así pues, mientras que la media nacional se sitúa en 1.342 hijos,
unas comunidades no llegan a 1 descendiente, como es el caso de Asturias (lo que explica su
saldo vegetativo muy negativo). Entre las comunidades más fecundas encontramos a Ceuta y
Melilla (con 2.399 y 2.455 hijos por mujer respectivamente), Murcia (1.596), Andalucía
(1.472), Cataluña (1.455) y Baleares (1.334). El resto de comunidades se encuentran entre 1 y
1.5 descendientes por mujer. Como se ha comentado anteriormente, estas cifras son bastante
superiores a las que tuvieron lugar a finales de los años 90.

1.3. ENVEJECIMIENTO DE LA POBLACIÓN.

Como comentábamos con anterioridad, el envejecimiento es una consecuencia del proceso de
transición demográfica, el estadio final de la caída de las tasas de natalidad y mortalidad. En los
primeros estadios de la transición demográfica (con alta fecundidad y baja mortalidad), el
envejecimiento era debido fundamentalmente al incremento de la esperanza de vida, aunque
pasaba desapercibido por sus pequeños valores porcentuales. En el último estadio, el declive de
la fecundidad se añadió a este efecto y se está convirtiendo en un problema, pues está
presionando a toda la sociedad como no había sucedido antes, ya que han de ser implantados,
desarrollados y mejorados los sistemas de apoyo social, financiero y de atención sanitaria.


43
Este fenómeno demográfico, ya no es un proceso característico de los países más desarrollados,
sino un proceso que se ha extendido por todo el planeta; eso sí, difiere entre los continentes,
países, regiones…, ya que se dan ciertos desfases temporales asociados a los distintos niveles de
desarrollo. Por una parte los países desarrollados cuentan con una población de 65 y más años
del 14-15% sobre el total, y se prevé que esa población será del 25.9% en el año 2050 (27.9%
Europa (Tabla 1.6).

Tabla 1.6. El envejecimiento mundial, 2000-2050.
2000 2050
Población
Total
(millones)
Pobl. 65+
(millones)
% 65+ Edad
mediana
Población
total
(millones)
Pobl. 65+
(millones)
% 65+ Edad
mediana
Mundo 6071 419 6.9 26.4 8919 1419 15.9 36.8
Países
desarrollados
1194 171 14.3 37.3 1220 316 25.9 45.2
Países en
desarrollo
4877 248 5.1 24.1 7699 1103 14.3 35.7
Países
menos
desarrollados
668 20 3 18.1 1675 107 6.4 27.1
África 796 26 3.2 18.3 1803 122 6.8 27.5
Asia 3680 216 5.9 26.1 5222 880 16.8 38.7
Europa 728 107 14.7 37.7 632 177 27.9 47.7
Europa
meridional
146 24 16.4 38.2 126 41 32.3 50.5
España 41 7 16.8 37.4 37 13 35 51.9
L. América 520 28 5.5 24.2 768 140 18.2 39.8
N. América 316 39 12.3 35.4 448 92 20.5 40.2
Oceanía 31 3 9.8 30.7 46 9 19.1 39.9
* Europa Meridional: España, Italia, Grecia, Portugal, Serbia.
Fuente: Las personas mayores en España. Tomo 1.
N.U.: World Population Prospects: The 2002 Revision.

Por otra parte, los países en desarrollo pasarán de tener un 5.1% de personas mayores, a un
14.3% en 2050, según las proyecciones de Naciones Unidas. Estos datos reflejan que los países
en desarrollo verán cómo su población envejecida crece más rápidamente que en los países
desarrollados (por sus mayores tasas de fecundidad y una mortalidad alta aunque decreciente).

El hecho de haber asociado tradicionalmente envejecimiento a regiones desarrolladas ha
impedido ver que en los países en desarrollo el crecimiento de la población mayor es más fuerte,
por lo que el problema al que se tendrán que enfrentar en un futuro será mayor, ya que en los
países más pobres será más difícil implantar una serie de servicios mínimos para una población
envejecida en crecimiento
9
.

9
En algunos países la población de edad se habrá multiplicado por 6 entre 2000 y 2050: Malasia, Filipinas,
Camboya, Costa Rica, Méjico, Marruecos…



44
Según los datos disponibles, en el año 2000 el número de personas mayores era de 419.2
millones. Para el año 2050, las previsiones muestran que alcanzarán los 1.418,7 millones de
efectivos que en su mayoría se concentrarán en los actuales países en desarrollo. Para ese mismo
año también se espera que por primera vez, el número de personas de edad supere al número de
jóvenes.

Otro indicador de este proceso de envejecimiento es la edad mediana, que divide la población
en dos grupos del mismo tamaño, dejando a un lado los más jóvenes y en otro los más ancianos.

En el año 2000, la mediana indicaba que la mitad de la población mundial estaba por debajo de
los 26 años, mientras que se espera que en 2050, la mitad de la población se encuentre por
encima de los 37 años de edad. Al igual que comentábamos en los anteriores epígrafes, el
continente europeo es y será para ese año, el continente más envejecido del mundo, frente a la
joven África. J apón será para 2050 el país más envejecido del mundo, seguido de los países
bálticos e Italia, y tras ellos se encontrará España con la mitad de su población por encima de
los 52 años. Por el contrario, los países más jóvenes serán los del cuerno africano (Somalia,
Sudán, Etiopía)

Gráfico 1.13. Evolución de la población mayor, 1900-2050 (miles).
65-79
80 y +
0
2000
4000
6000
8000
10000
12000
14000
16000
18000
1900 1910 1920 1930 1940 1950 1960 1970 1981 1991 2000 2010 2020 2030 2040 2050
Años
M
i
l
e
s

Fuente: Las personas mayores en España. Tomo 1.

Esa situación de envejecimiento que afecta y seguirá afectando a nuestro país, se debe como ya
se ha comentado al rápido y profundo retroceso de la fecundidad, que aumenta la proporción de
personas mayores respecto al de jóvenes. Según el INE, la población española a 1 de enero de
2006 era de 44.395.286 habitantes, de los cuales, 7.477.761 eran personas de más de 65 años de


45
edad, lo que supone 145.449 personas más que en el año 2005, y 635.619 más que en el año
2000.

Tabla 1.7. Población que alcanzó los 65 años y más durante 2005.
Edad Ambos sexos Varones Mujeres
65 304685 143768 160917
66 346170 163583 182587
67 387030 182119 204911
68 426419 197116 229303
69 409933 190332 219601
70 404725 186502 218223
71 413442 188845 224597
72 403906 182857 221049
73 379758 170668 209090
74 377904 165970 211934
75 349116 151923 197193
76 339212 144791 194421
77 309363 130416 178947
78 301078 124632 176446
79 276307 111541 164766
80 259868 102810 157058
81 239595 93694 145901
82 224210 83596 140614
83 194059 72980 121079
84 169734 58655 111079
85 y más 815753 244189 571564
Total 7332267 3090987 4241280
Fuente: INE.

La población de edad ha crecido más rápidamente en este siglo que el resto de los grupos. Así
pues, fueron 304.685 personas las que en 2005 alcanzaron los 65 años (Tabla 1.7). Estos datos
ponen de manifiesto que cada mes unas 25.000 personas superaban el umbral de los 65 años, en
comparación con las 45.000-58.000 personas que se esperan que lo hagan para 2020, por las
generaciones del baby-boom. El efecto que generarán cuando alcancen los 65 años, será tan
importante o más que su paso por el sistema educativo (déficit de dotaciones escolares, gran
número de alumnos por aula…); o su paso por el mercado laboral de los años 80, década en la
que las generaciones del baby-boom entraban en la edad para trabajar, pero los problemas que
aquejaban a dicho mercado en esa época creó numerosas tensiones (alto desempleo, elevado
gasto público por las numerosas prestaciones por desempleo…)

A los efectos que pueden generar en los próximos años las generaciones del baby-boom hay que
añadir que a medio y a largo plazo las oleadas migratorias traen interrogantes, ya que el mayor
número de inmigrantes de los últimos años se concentra entre los 25 y 35 años de edad,
alcanzando los 65 años entre 2030-2040 si no han decidido regresar a sus países de origen, diez


46
años aproximadamente después del inicio de las jubilaciones de la generación del baby-boom
español. Esto implica que a la presión que ejerza esta generación del baby-boom sobre los
programas requeridos para cuando esa población ya haya envejecido y sobre los sistemas de
protección social como muchos servicios especializados, se añadirán los de la jubilación de esta
oleada inmigratoria. Ante este incremento de la población de más de 65 años en las próximas
décadas junto con el hecho de que los cambios en la natalidad no afectarán al tamaño de ese
contingente de personas de edad
10
, se ofrece una oportunidad a los responsables de las políticas
sociales para buscar soluciones ante el envejecimiento de los componentes de esas
generaciones.

Gráfico 1.14. Países con mayor envejecimiento, 2050.
0
5
10
15
20
25
30
35
40
J
a
p
ó
n
E
S
P
A
Ñ
A
I
t
a
l
i
a
U
c
r
a
n
i
a
A
l
e
m
a
n
i
a
R
u
s
i
a
F
r
a
n
c
i
a
R
e
i
n
o

U
n
i
d
o
C
h
i
n
a
E
E
U
U
M
é
x
i
c
o
B
r
a
s
i
l
V
i
e
t
n
a
m
I
n
d
o
n
e
s
i
a
I
n
d
i
a
E
g
i
p
t
o
B
a
n
g
l
a
d
e
s
h
P
a
q
u
i
s
t
á
n
N
i
g
e
r
i
a
Países
%

Fuente: Las personas mayores en España..

Las estadísticas demográficas nacionales facilitan la comprensión del fenómeno: en 2006 la
población total era de 44.395.286 personas, de las cuales el 16.84% eran personas de edad, datos
que no van a dejar de crecer en las próximas décadas. En el año 2050 habrá en España
16.394.839 mayores, según la proyección del INE basada en el censo de 2001, sobre un total de
53.147.442 habitantes, es decir, el 30.8% de la población. Asimismo, fuentes internacionales
prevén un futuro similar para nuestro país como se observa en el Gráfico 1.14.


10
Los nacidos en estos últimos años no habrán alcanzado aún los 65 años en 2050.



47
Todos estos datos reflejan claramente que se está produciendo un claro envejecimiento de la
población ya vieja. Las personas que superan los 80 años (80 inclusive) han crecido en un 53%
en los últimos doce años, mientras que el conjunto de la población española (incluyendo a los
inmigrantes) lo ha hecho en un 9.9% para el mismo periodo.

Este incremento en la longevidad de los ancianos, hará más frecuente la imagen de “cuidadores
ancianos de ancianos”, y tendrá muchos impactos sobre la economía nacional, por lo que es
necesario buscar soluciones para el problema del envejecimiento en nuestro país. Para que nos
hagamos una idea, el número de personas mayores de 65 años ya supera al de niños de 0 a 14
años de edad en más de un millón de personas, y se ha producido una inversión de las
tendencias demográficas como se observaba el Gráfico 3, donde el tamaño del grupo de
mayores, y especialmente el de octogenarios, es ya suficiente como para tener un fuerte impacto
en los sistemas sanitarios y de servicios sociales. Las características de la soledad, discapacidad,
dependencia y morbilidad son diferentes, más acentuadas entre los octogenarios.

La Segunda Asamblea Mundial sobre Envejecimiento, se celebró en Madrid entre el 8-12 de
abril de 2002, donde se puso de manifiesto la gravedad del problema especialmente en los
países en desarrollo y se resaltó la importancia de la coordinación entre todas las sociedades
para superar las futuras consecuencias de este envejecimiento mundial de la población.

Para finalizar, algunas conclusiones que se desprenden de las proyecciones del envejecimiento
hasta el año 2050 se pueden sintetizar en varios puntos:

• El envejecimiento se plantea como un problema totalmente nuevo, irreversible y
duradero del que carecemos de experiencia para abordarlo. La rapidez con la que
evoluciona es tal, que se prevé que en 2050 la población de más de 65 años supere a la
de jóvenes por primera vez en la historia.

• Se trata de un proceso global que no sólo afecta (como tradicionalmente se ha
entendido) a los países desarrollados.

• Este fenómeno, no sólo es de carácter demográfico, sino que afecta a todos los aspectos
de una sociedad: economía, gasto público (pensiones, sanidad…), ahorro, consumo,
mercado laboral, comportamientos sociales (estructura familiar, dependencia de otras
personas)…



48
• Al tratarse de un problema global, el envejecimiento poblacional tendrá consecuencias
directas en las interrelaciones con los distintos países, especialmente aumentará la
dependencia de los países en desarrollo respecto a los más ricos.


49






2. CAMBIOS SOCIO-ECONÓMICOS Y
LAS FAMILIAS EN LA ACTUALIDAD:
¿EN QUÉ POSICIÓN QUEDAN LOS
MAYORES?
 


50
Además los cambios demográficos, ya destacados en el capítulo anterior, en las últimas décadas
se han producido cambios muy profundos y, sobre todo, muy rápidos, tanto en la economía
como en la sociedad. En lo económico destacan la terciarización de la producción y del empleo,
la irrupción de las nuevas tecnologías de la información y comunicación y la apertura al resto
del mundo. En lo social, los profundos cambios de valores, la reorganización de los ritmos de
vida y de las formas de relación de las personas entre sí y con su entorno, conllevan que la
sociedad española actual poco tenga que ver con la de hace apenas tres o cuadro décadas.

Todos estos cambios, que además están estrechamente interrelacionados y tienen un tipo de
causalidad a menudo bidireccional, se reflejan en la institución que constituye la unidad básica
de la organización social, primera vía de socialización de las personas desde su nacimiento y,
tradicionalmente, vía también de socialización e integración de las personas de mayor edad: la
familia.

La familia continúa siendo una institución esencial en la sociedad española pero que ha
experimentado cambios muy sustanciales en frentes diversos. Resulta especialmente relevante
para el colectivo de población que estamos analizando comprender cómo se está transformando
las familias, puesto que, como se ha dicho antes, tradicionalmente había venido desempeñando
un papel de primer orden en la integración económica y social de las personas de mayores edad,
que aunque sigue siendo muy importante, se ha minorado en términos cuantitativos (pues ganan
protagonismo, los servicios de mercado, las estructuras públicas y las instituciones privadas en
este terreno), y cambiado en términos cualitativos, la relación y la solidaridad existen pero de
distinta forma. Y es que dichos cambios están condicionando y modificando el papel de los
mayores en la sociedad y sus posibilidades de recibir, pero también de ofrecer, los apoyos
necesarios para mejorar la calidad de vida. Los cambios experimentados por las familias han
sido muy notables y su naturaleza lo suficientemente importante como para tenerlos muy
presentes a la hora de comprender cómo es hoy esa la sociedad española y en qué posición
quedan los mayores dentro de ella, puesto que están en la base de la relación del mayor con su
entorno

Por tanto, se presentan aquí una serie de elementos que permiten tener una idea más precisa de
cómo es la familia en la sociedad española actual y cómo se ha ido transformado al paso de los
cambios en los valores y en la economía. Para ello, se dedica el primer epígrafe al análisis de los
cambios experimentados en la interrelación entre la dimensión social-familiar y la dimensión
económico-productiva, el segundo epígrafe trata de forma somera algunos de los cambios de
valores que se perciben como más relevante y, el tercero, describe la evolución de algunas


51
características básicas de la familia española: en concreto su tamaño, su estructura, su nivel
educativo y su tipo de hábitat.

2.1. LA SOCIEDAD Y LA ECONOMÍA EN TRANSFORMACIÓN: ¿CÓMO HA
CAMBIADO LA INTERRELACIÓN ENTRE LA DIMENSIÓN SOCIAL-
FAMILIAR Y LA DIMENSIÓN ECONÓMICO-PRODUCTIVA?

Considerando la evolución de la familia desde una perspectiva temporal amplia, uno de los
hechos más llamativos es cómo se han ido transfiriendo progresivamente un amplio conjunto de
procesos de producción domésticos hacia el mercado.

En la etapa preindustrial la familia se inscribe en el marco de una economía fundamentalmente
agraria y poco mercantilizada. Una gran parte de lo que los hogares precisan se produce dentro
del propio hogar. Se da una coincidencia amplia del domicilio y el lugar de trabajo de sus
miembros. Es decir, tanto los hombres como las mujeres dedican la mayor parte del tiempo a
actividades que se desarrollan en el entorno del hogar, el cual cumplía un doble papel tanto
productivo como reproductivo difícilmente separable. Se da una cierta especialización por
género, pero muy a menudo en actividades que se desarrollan dentro del propio hogar. Los hijos
rápidamente entran a formar parte de la fuerza laboral y los mayores tienen un papel destacado
en el hogar, en el que lo normal es que convivan en él miembros de más de dos generaciones.

En la etapa industrial la familia desarrolla sus funciones en una economía en la que predomina y
se expande la actividad industrial y se da un intenso proceso de mercantilización. Se produce
una creciente división del trabajo, con la consiguiente mejora en la eficacia en los modos de
producción y la industrialización. Aparece una enorme variedad de nuevos productos cada vez
más sofisticados (sobre todo bienes) cuya producción requiere la utilización de tecnologías y de
conocimientos imposibles de ser reproducidos en al ámbito de lo doméstico (aparatos de
televisión, automóviles, teléfono, electricidad, electrodomésticos,...). Si el hogar desea acceder a
este tipo de productos no tiene más alternativa que adquirirlos en el mercado a cambio del pago
de un precio. Por otra parte, buena parte de los productos que aún sería tecnológicamente
posible producirlos en el hogar se obtienen más eficientemente y a menor coste recurriendo a las
empresas y, por tanto, también tienden a sacarse del ámbito de la producción doméstica para
adquirirse en el mercado.

Por ello, es imprescindible que alguno de los miembros del hogar pase a realizar actividades
remuneradas para disponer de los recursos monetarios con los que cubrir un gasto creciente.


52
Como consecuencia, se transfieren al mercado muchas de las tareas que antes se llevan a cabo
en el hogar y el tiempo que se tiene que dedicar a las que todavía se mantienen sin transferir. Se
consolida una fuerte especialización por género, quedando el hogar a cargo de las mujeres y la
actividad formalmente productiva (trabajo remunerado) a cargo del hombre. J unto a ello, se
produce una separación radical del domicilio y el lugar de trabajo, siendo el género la variable
que determina cuál es el miembro del hogar que domina en cada ámbito. Las tareas de cuidados,
de los hijos y de los mayores que todavía con frecuencia suelen vivir con sus descendientes,
quedan a cargo del ama de casa, aunque el proceso de éxodo rural que se va produciendo tiende
a hacer desaparecer el modelo de familia extensa en el que conviven varias generaciones y un
número alto de hijos (véase IMERSO, 2004, capítulo III),

En la etapa post-industrial la familia está inmersa en una economía intensamente mercantilizada
y de servicios. Se mecanizan muchas de las actividades manuales, físicas y repetitivas realizadas
anteriormente por las personas que, de esta forma, se liberan para actividades no manuales,
mentales y creativas. Gana terreno lo inmaterial, el servicio, el conocimiento y la información,
frente a lo material, el bien, el capital físico. Se profundiza el proceso de vaciado y minoración
de las tareas que se realizan dentro del hogar, ahora no tanto por los bienes como por el
creciente recurso a servicios tanto tradicionales como nuevos que provee el mercado. Se
consolida el modelo de vida urbano frente al rural y la familia extensa definitivamente pierde su
protagonismo. Gracias a las TIC se produce un cierto proceso de vuelta en la coincidencia del
domicilio y lugar de trabajo.

De lo anterior se deduce que, al hablar de la forma en la que las personas y la sociedad
organizan sus actividades principales, es habitual distinguir entre dos esferas claramente
diferenciadas aunque no carentes de un cierto grado de interrelación. La esfera familiar: para
hacer referencia a la vida privada y a las actividades que suelen llamarse reproductivas,
informales o no mercantiles. La esfera productiva: que hace referencia a las actividades
denominadas públicas, mercantiles o formales, entendidas éstas como sinónimo de
remuneradas.

Por lo menos desde la revolución industrial hasta mediados del siglo XX (algo más en el caso de
España) ambas esferas estaban claramente delimitadas. En ello colaboraban dos elementos:

• Primero, la existencia en las familias de una clara especialización de los roles de
hombres y mujeres. Los hombres se ocupaban de los aspectos productivos, y por tanto
remunerados y vinculados a la vida pública (suele utilizarse la expresión “de puertas
hacia afuera”). Las mujeres de los aspectos reproductivos, y por tanto no remunerados y


53
no vinculados a la vida pública (“de puertas hacia adentro”), como la crianza y cuidado
de los hijos, de los ancianos y otros familiares, el mantenimiento del hogar, transmisión
de afecto y seguridad…

• Segundo, el tiempo dedicado a las actividades reproductivas se trataba como si
careciera de valor económico en la medida en que no se percibe una remuneración por
su realización. Bajo esta perspectiva el hogar no produce nada y así se reflejaba en
términos contables. Ello contribuía a que este tiempo, y el producto derivado del
mismo, tuviera también un escaso valor personal y social; la mujer se dedica a ello por
obligación, hecho que elimina el riesgo de no poder disfrutar de unos servicios que, de
esta forma, casi se dan por descontado.

Desde los años 50 (más tardíamente en nuestro país) la separación se ha ido haciendo cada vez
más tenue. Y de nuevo por dos causas:

• La tradicional familia especializada, en la que las mujeres y hombres mantienen roles
claramente diferenciados, va dando paso cada vez con más fuerza a las familias no
especializadas o familias diversificadas. Las mujeres traspasan la barrera de lo
doméstico para introducirse con fuerza en el ámbito formal, productivo o
mercantilizado. Los hombres por su parte, aunque con menor intensidad, participan más
en el ámbito informal, reproductivo o doméstico. En consecuencia, irrumpe en la
sociedad los nuevos retos derivados de ese cambio de rol de las mujeres en la esfera
profesional, sin menoscabo de los servicios que de forma no remunerada realizaban las
mujeres en el ámbito del hogar: dobles jornadas, reparto igualitario de tareas, métodos y
responsables de la conciliación de la vida laboral y profesional…

• La literatura económica comienza a tener en consideración como unidad de análisis a la
familia en lugar de al individuo, y con ello a los hijos, las esposas, las características
familiares, etc. Y también comienza a darse valor económico al tiempo dedicado a las
actividades realizadas para la familia en el hogar y, por tanto, también al producto de
esas actividades. Esta nueva y más realista visión todavía no se ha incorporado a los
Sistemas de Contabilidad Nacional, pero son de extraordinaria utilidad para comprender
con suficiente plenitud el papel y las funciones que desempeñan las familias, su forma
de organización, su imbricación con el resto de los sectores de la sociedad y los cambios
que pueden darse en cualquiera de estos aspectos.



54

2.2. LOS CAMBIOS DE VALORES EN LAS FAMILIAS Y EN LA SOCIEDAD.

La familia no ha desparecido, pero sus valores se han transformado profundamente: relaciones
entre padres e hijos, entre hombres y mujeres, entre jóvenes y mayores... Estos cambios se han
tomado a menudo como una carencia de valores y como prueba de la crisis de la familia. Sin
embargo, algunos defienden que la familia no está perdiendo valores sino que simplemente
están cambiando, eso si, profundamente, y en numerosos aspectos en una dirección más
deseable, aunque generadora de nuevos problemas que precisan ser atendidos.

En esta línea Alberdi (1999) dedica el primer capítulo de su libro La nueva familia española a
discutir esta cuestión. Sobre la base de las ideas y conclusiones recogidas en dicho trabajo,
complementadas con las opiniones de otros expertos, puede ofrecerse una relación de los nuevos
valores familiares en los siguientes términos:

• Libertad y bienestar: Se busca formar una familia no por necesidad o supervivencia,
sino como vía de búsqueda de la felicidad, a través de las relaciones personales. Se
respetan otras formas de convivencia diferentes de la familia y domina la libertad para
tener o no hijos y el momento de tenerlos. Destaca la importancia de la afectividad y de
la calidad de las relaciones.

• Ética de la igualdad: Entre los cambios más importantes se encuentra la extensión del
valor de igualdad entre hombres y mujeres. Queda cada vez más lejos la idea de la
familia patriarcal.

• Solidaridad: Lejos de lo que pudiera pensarse los vínculos de apoyo entre los miembros
de la familia se estrechan y se hacen más duraderos en el tiempo, aunque el núcleo de
personas de la familia que convivan en el mismo hogar sea cada vez más reducido no
implica que los unos se desentiendan de los otros (con la pareja, con los hijos, con los
ancianos, con los hermanos,…). Fuertes vínculos de unos hogares con otros. La
disposición a prestar la ayuda desinteresada cuando se hace necesario es grande.
Constante intercambio de ayudas, servicios, emociones y relaciones.

• Tolerancia: Aceptación de la diversidad siempre y cuando se respeten las propias
opciones. Aumento de la posibilidad de elegir.



55
• Individualismo y privacidad: Las decisiones familiares se privatizan y se independizan
de lo social. Frente a los valores y los derechos de los individuos pierden peso los
valores de las instituciones.

• Nuevo modelo de felicidad: Las familias tradicionales y las del futuro se distinguen por
sus finalidades prioritarias que se dirigen cada vez más a disfrutar el presente, y es que,
como señala Alberdi (1999: 46) “En una sociedad en la que las condiciones de vida a
largo plazo no son apenas previsibles el presente se revaloriza en relación al porvenir”

• Domicilio variable: Frente a la permanencia de las familias tradicionales en la misma
casa durante varias generaciones, sin importar los gustos arquitectónicos particulares de
los sucesivos habitantes ni tampoco la adecuación funcional que el inmueble podría
brindar, la familia actual ya sea por motivos de trabajo, gustos, adaptación funcional o
causa de la variación del numero de integrantes de la familia en el tiempo, muda de
domicilio con frecuencia varias veces en una misma generación, aumentando la fluidez
del mercado inmobiliario.

• Natalidad: Frente a la familia tradicional, que veía en la actividad reproductiva una
fuente de mano de obra de la economía doméstica, comienza a practicarse el control y
programación de la natalidad. Las nuevas ideas respecto del consumo y la mejora de la
calidad de vida como objetivo, pueden haber propiciado el control y programación de la
natalidad con vistas a sustituir cantidad de hijos por calidad de vida de los hijos.

• Atención a familiares dependientes: En la familia tradicional los ancianos permanecían
en el seno de la familia hasta el día de su muerte y éstos, junto con los niños y enfermos
eran atendidos fundamentalmente en el hogar por los familiares, la mayoría de las veces
el ama de casa. En la familia actual se tiende a trasladar estas actividades desde el
ámbito familiar a personas y sitios especializados, con la consecuente demanda de
infraestructura y mano de obra especializada. La creación de sistemas de previsión,
jubilaciones, pensiones, seguros contra enfermedad, etc. han tenido como consecuencia
que el flujo intergeneracional traspasase las barreras del hogar familiar. De esta forma
las transferencias intergeneracionales en bienes y muy especialmente en dinero ya no
son directas sino que pasan a través de distintas instituciones privadas o
gubernamentales, las cuales no sólo ejercen la función de reparto sino que administran y
usan esos fondos en la economía general. Por otra parte, los mayores costos de las
nuevas prácticas medicinales hicieron necesaria la creación de sistemas prepago de
medicina que vuelcan fondos de origen familiar a la economía general.


56

• Valoración de la edad: En el modelo tradicional de familia se tenía a las personas de
mayor edad como miembros especialmente valiosos por su mayor experiencia. En el
actual, se tiende a valorar más la juventud que la experiencia.

• Transmisión de cultura: En la familia tradicional se trasmitían en forma oral e
íntimamente ligados tanto al entorno como al sentimiento local y los mayores
desempeñaban en ello un papel importante. En cambio, la cultura popular y la que
influye en los niños hoy, se encuentra en mayor medida en manos de los medios de
comunicación de masas y de las escuelas.

• Acontecimientos y celebraciones sociales: La familia actual asigna en forma más
estricta el espacio arquitectónico, haciendo uso del mismo casi exclusivamente para las
actividades de carácter cotidiano. De este modo se produce una tendencia a desarrollar
los acontecimientos no usuales en locales a tal efecto fuera del hogar y de propiedad
ajena. Una vez más la familia actual vuelca parte de sus ingresos hacia la economía
externa a la doméstica bajo la forma de contratación de servicios.

• Vínculos con la naturaleza: La creciente urbanización de la población ha alejado a la
familia actual de la naturaleza y sus productos. La familia actual no se sirve de la
naturaleza en forma directa. Esta ha dejado de ser el entorno cotidiano para convertirse
en todo caso en un objetivo de visita circunstancial. Es así que hoy se “compra”
naturaleza como un servicio más prestado por terceros (excursiones, clubes de campo,
turismo de aventura, etc.).

• Uniones entre individuos: En el pasado tenían lugar, generalmente, entre personas
vecinas, tanto en lo geográfico como en lo social. La movilidad geográfica y social de
los individuos actuales y la revalorización de la libertad favorece las uniones
heterogéneas en cuanto origen geográfico, social y cultural.

Todos estos cambios en los valores encuentran su reflejo en las nuevas características de las
familias, así como en las modificaciones de una legislación que se ha ido acomodando a estos
cambios. En el siguiente cuadro se resumen algunos de los rasgos que más sobresalen cuando se
comparan las características de la familia actual frente a la familia tradicional.




57



MODELO ACTUAL DE
FAMILIA
MODELO TRADICIONAL DE
FAMILIA
Principales fines y
motivaciones


Intimidad y libertad





Desarrollo de funciones

Especialización por
género

Instrucción de los
hijos

Valoración de la
edad

Domicilio



Natalidad

Manutención y cuidado de
personas dependientes


Celebraciones


Uniones



Relación con la naturaleza


Difusión de las costumbres, la
cultura y el conocimiento
Búsqueda de la felicidad
Amor como base
Resalta el presente

Alto grado de intimidad y de
libertad; se les da un elevado
valor. Las parejas se forman
libremente. La profesión se
decide libremente.

Muchas en el exterior del hogar


Cada vez menos especialización.
Tendencia hacia los hogares
diversificados.

Fundamentalmente cubierta por
el Estado y el mercado


Se tiende a valorar más la
juventud y menos la experiencia
que dan los años.

Variable en ubicación y
dimensión de la vivienda a lo
largo del tiempo

Controlada y programada

Cada vez más realizada por o con
el apoyo de profesionales,
instituciones privadas o estado

Fuera del domicilio, organizado
por profesionales especializados

Cada vez más aleatorias, libres y
temporales.


Esporádica o nula e indirecta, a
través de los medios.

Difusión por medios; creciente
peso de la cultura internacional o
ajena
Protección ante la incertidumbre
Forma de supervivencia


Escasa intimidad y libertad; no se
persigue como meta. Matrimonios
decididos por las familias. Las
profesiones continúan de padres a
hijos.

La mayor parte en el interior del
hogar.

Fuerte especialización. Mujeres
ámbito reproductivo, hombres
ámbito productivo.

Desarrollada fundamentalmente
dentro del hogar (pequeña escuela
especializada).

Los ancianos son especialmente
valiosos.


Permanente y con escasos cambios
arquitectónicos aún a través de
generaciones

Escasa programación y control

Familiar en el domicilio



En domicilio, organizado por
familiares.

Preferentemente dentro del mismo
pueblo, barrio, clase social..., y
permanentes.

Amplia, directa y cotidiana


Tradición oral, predominio de
cultura local.

Fuente: Elaboración propia





58


2.3. ALGUNOS CAMBIOS RELEVANTES EN LAS CARACTERÍSTICAS DE LAS
FAMILIAS

Son muchos los autores que destacan a la familia como la institución más importante de la
organización social. El economista G. Becker señala que la familia es la organización más
importante a lo largo de la historia, en todas las sociedades humanas (Becker, 1981). El
antropólogo G.P. Murdock, afirma, además, que la institución familiar tiene un carácter
universal (del Campo, 1995: 18) y, por lo tanto, su existencia está vinculada al ser humano en
todo momento y en todo lugar.

La familia es la unidad básica de la organización social y la primera vía de socialización de las
personas, desde su nacimiento, para conectar con las demandas de otras organizaciones en las
que deben integrarse. Se encarga de la supervivencia y bienestar de sus miembros, de la
transmisión y renovación de valores culturales y al tiempo ofrece redes de solidaridad también
con otras familias, ligadas por razones de parentesco o de amistad.

La importancia de la familia queda muy bien reflejada en la opinión de los españoles, para los
que sigue resultando algo fundamental e incluso lo más importante. Al menos esto es lo que se
desprende de las encuestas realizadas a finales de la década de los 90 por el Centro de
Investigaciones Sociológicas (CIS). El valor que se otorga a la familia, de entre diversos
aspectos, es el más elevado (9,37 puntos sobre 10), quedando claramente por encima del valor
atribuido al trabajo (7,95 puntos), al bienestar económico (7,78 puntos), a los amigos (7,68
puntos) y, sobre todo, a la religión y la política, que despiertan un escaso interés y que además
va en descenso (5,69 y 3,20 puntos respectivamente), (Alberdi, 1999: 49).

En principio, los términos familia y hogar son diferentes, siendo el primero más general que el
segundo. Como señala Alberdi (1999: 82 y ss) “el concepto de familia es algo genérico, y tiene
unas connotaciones muy amplias: evoca tanto las relaciones de parentesco, como los lazos de
afecto y de pertenencia que vinculan a las personas unidas por consanguinidad”. En esta
concepción tienen cabida los conceptos de linaje familiar, que vincula a un persona con sus
padres, sus abuelos y anteriores ascendientes, y de red familiar, para hacer referencia a personas
que tienen un vinculo de consanguinidad (padres, hermanos...), entre los cuales suele haber
relaciones de afecto y de obligaciones mutuas.


59


El concepto de hogar es más estrecho, puesto que está ligado al hecho de compartir
habitualmente domicilio y recursos. “El hogar está formado por el grupo de individuos,
generalmente unidos por afecto, matrimonio o consanguinidad, que ponen en común sus
recursos, que viven en un mismo domicilio y que se organizan cotidianamente como una unidad
de convivencia” (Alberdi, 1999: 84). El hogar es pues la unidad familiar más sencilla. También
se denominan hogares familiares u hogares privados. En definitiva, los hogares son unidades
económicas de convivencia que, en su gran mayoría, están integrados por miembros de una
misma familia; mientras que las personas que integran una familia no siempre conviven en un
mismo hogar, aunque también compartan ciertos derechos y obligaciones.

En la práctica, ambos términos suelen utilizarse como sinónimos aunque representando, casi
siempre, a esa unidad económica de convivencia que es un hogar. Así, cuando se ofrece
información sobre el tamaño de la familia, su composición, su nivel de renta..., se está haciendo
referencia al concepto que hemos definido como hogar. Mientras no se especifique otra cosa, se
utilizarán indistintamente y en este mismo sentido los términos familia y hogar.

En este apartado se consideran los cambios que han experimentado las familias españolas en
relación con cuatro características que, por distintos motivos, parecen relevantes para entender
el papel de los mayores en las familias en la sociedad actual: su tamaño, los miembros que la
componen, su nivel formativo y el tipo de hábitat en el que se ubican.


2.3.1. Tamaño de los hogares.

Una de las primeras cuestiones a destacar es que el número de familias tiende a aumentar, pero
su tamaño es cada vez más reducido. El cuadro 2.1 muestra datos sobre la evolución de los
hogares españoles en los últimos años, tanto de su número como de su tamaño. Así, en 2003 el
número de hogares en España superó los 14,4 millones, lo cual supone que en relación con el
dato de 1991 un aumento de casi 3 millones y, como se comprueba, no ha dejado de aumentar a
lo largo de todos esos años. El tamaño medio del hogar, sin embargo se ha ido reduciendo
progresivamente, de manera que en 2003 la cifra media de número de miembros por hogar es de
2,90, mientras que en 1991 era de 3,36, es decir, cae casi ½ punto en 12 años, más o menos lo


60
mismo que cayó en los 21 años que van desde 1970 hasta1991. Por tanto, el proceso de
reducción del tamaño de hogar iniciado años atrás no sólo perdura sino que incluso se ha
intensificado en los últimos años, en comparación con los años setenta y ochenta.

Tabla 2.1. Número de hogares en España y su tamaño medio














Fuente: Censo de Población para 1970 y 1981 y EPA el resto (Indicadores Sociales, 2005). INE y elaboración propia.


El gráfico 2.1 ilustra la distribución porcentual de los hogares en función del número de
miembros, que permite entender mejor cómo se ha producido la reducción desde 3,36 miembros
en 1991 hasta 2,90 miembros en 2003 en el tamaño medio del hogar. Según los datos de 2003
los hogares más frecuentes son los constituidos por dos miembros (26,6%), seguidos de los de
tres y cuatro casi por igual (23,6%) y los de uno (15,38%).

Desde una perspectiva dinámica se observa una ganancia en el peso relativo de las familias
compuestas por una, dos y tres personas y una caída en paralelo en el peso relativo de los
hogares de mayor tamaño, es decir, de los de cuatro y cinco o más personas. En concreto, los
que más han aumentado su participación relativa en el total de hogares son los formados por dos
miembros (que ganan 5 puntos porcentuales en esos doce años) y los de un miembro (con 4,5
puntos porcentuales de incremento en ese mismo periodo)
11
.


11
Si partimos de 1970, la categoría más dinámica ha sido la de hogares de una única persona, que duplica
su peso relativo (del Campo, 2002)
Número de hogares
(miles)
Tamaño medio
(personas por hogar)
1970 s.d. 3,81
1981 s.d. 3,51
1991 11.536,3 3,36
1992 11.706,9 3,31
1993 11.865,0 3,27
1994 12.008,1 3,23
1995 12.125,1 3,21
1996 12.274,1 3,19
1997 12.487,8 3,15
1998 12.709,0 3,11
1999 12.982,4 3,06
2000 13.291,9 3,01
2001 13.629,9 2,97
2002 14.006,9 2,93
2003 14.407,0 2,90


61
Gráfico 2.1. Cambio en la distribución porcentual de los hogares por número de miembros. 1991-2003.
5,00
10,00
15,00
20,00
25,00
30,00
Uno Dos Tres Cuatro Cinco y más
Uno 10,85 11,34 11,52 12,00 12,23 12,02 12,36 12,96 13,40 14,03 14,45 14,89 15,38
Dos 21,66 22,06 22,40 22,73 22,91 23,16 23,64 24,01 24,77 25,18 25,88 26,26 26,66
Tres 20,97 21,21 21,51 21,82 21,91 22,50 22,78 22,92 22,92 22,94 23,38 23,51 23,66
Cuatro 24,89 24,82 25,30 25,24 25,27 25,78 25,67 25,37 25,03 24,93 24,55 24,12 23,60
Cinco y más 21,63 20,57 19,28 18,21 17,67 16,55 15,55 14,75 13,88 12,92 11,74 11,23 10,70
1991 1992 1993 1994 1995 1996 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003
Fuente: INE, Indicadores Sociales 2005 y elaboración propia.


Por el lado contrario, y quizá como lo más llamativo, las familias compuestas por cinco o más
miembros son las que más participación relativa han perdido (cerca de 11 puntos
porcentuales)
12
. De esta forma, las familias que tienen entre 1 y 3 miembros representan en
2003 el 65,7 por 100 del total, mientras que en 1991 suponían un 53,5 por 100.

¿Cuáles son las causas de esta progresiva caída en el tamaño medio de las familias españolas?
Esta tendencia se debe a la conjunción de diversos factores, entre los que cabe destacar:

• Disminución de las tasas de fertilidad, con la consiguiente caída de la proporción que
representa la población de menos de 15 años y la disminución del número de menores
en los hogares
13
.

• Aumento del número de familias de mayores de 65 que viven solos o en pareja.



12
Según los Censos de Población del INE las familias de 5 o más miembros representaban en 1981 un
26,5 por ciento, en 1991 un 19,8 por ciento y en 2001 un 11,6 por ciento.
13
Requena estima que ¾partes de la reducción del tamaño medio del hogar se debe al descenso en el
número de hijos (citado en Carabaña, 2003).


62
• Se tiende hacia un mayor individualismo lo que supone una modificación de las
relaciones de convivencia entre los individuos que tienen alguna relación de parentesco.
Ello se refleja en la existencia de más hogares individuales y menos familias complejas
o extensas. En particular, cada vez es más raro que convivan en el mismo hogar más de
dos generaciones.

• Aumento del número de rupturas familiares

En relación con la caída en las tasas de fertilidad y la elevación de la edad media de la mujer al
tener su primer hijo, véase lo ya mencionado en el capítulo 1 de la presente invesgiación.

Por otro lado, en España se observa una evolución claramente creciente en el número de
disoluciones matrimoniales, lo que incluye separaciones, divorcios y anulaciones. En tan solo
doce años (desde 1991 hasta 2003) han aumentado en cerca del 60.000 casos registrados, lo que
supone un casi duplicar la cifra, que habrá contribuido a esa tendencia a la caída en el tamaño
medio del hogar y al aumento en el número de hogares (Datos del INE, Indicadores sociales,
2005).

En definitiva, el ritmo de creación de hogares es claramente superior al de crecimiento
demográfico, lo cual es un indicativo de una modificación de las formas de convivencia. Esta
tiende hacia un modelo con mayores niveles de independencia que se refleja en el aumento del
porcentaje de personas que son sustentadores principales. Prueba de ello es la evolución de las
tasas de jefes de hogar, que se definen como el número de jefes de hogar o sustentadores
principales en relación con el total de la población. Esta tasa ha aumentado en más de 4 puntos
porcentuales en una década, puesto que en 1991 aproximadamente 30 de cada 100 personas eran
cabezas de familia, mientras que en 2001 la cifra se eleva hasta 35 de cada 100
14
.

Además, este aumento en las tasas de jefatura se debe a las mujeres, puesto que estas han
pasado desde una tasa del 12% en 1991 a otra del 25,5% en 2001, mientras que los hombres la
reducen desde el 49,8% hasta el 44,4%. La diferencia en la esperanza de vida de las mujeres y
de los hombres que provoca un importante crecimiento de las mujeres que enviudan y quedan al
cargo de sus hogares, es uno de los factores que lo sustenta.

14
Ver Martínez, Riestra y San Martín (2006).


63

2.3.2. Composición familiar.

De cualquier modo, pese a la reducción del tamaño del hogar las estructuras del mismo no han
experimentado en el caso español una ruptura tan significativa con las formas tradicionales,
como sí ha sucedido, en cambio, en otros países de Europa. Y ello pese a la constatación de
unos bajísimos niveles de fecundidad y el fuerte incremento de la participación de las mujeres
en el mercado de trabajo
15
.

Las parejas con algún descendiente siguen siendo las familias más habituales, aunque cada vez
con un número menor de hijos. El tipo más habitual de familias atendiendo a la composición de
sus miembros es el de parejas con algún hijo cuyo predominio y peso relativo parece haberse
estabilizado en los últimos años en poco menos del 50 por ciento (véase Carbonero, 1997). Son,
por tanto, hogares mononucleares o nucleares simples, que se definen como los formados por un
matrimonio o pareja con o sin hijos. A diferencia de éstos, los denominados hogares múltiples
son los que tienen dos o más núcleos familiares viviendo en el mismo hogar y los hogares
extensos están formados por un núcleo más otras personas que pueden ser parientes o no (ver
Blanes, Gil y Pérez, 1996).

Dentro de estos, los de parejas con un único niño son las que más han crecido (según la
Encuesta de Presupuestos Familiares o EPF entre 1985 y 1995 han aumentado un 32 por 100),
en tanto que las parejas con 2 niños y sobre todo con 3 niños han experimentado una
significativa reducción (según la EPF en ese mismo periodo han caído en un 18 por 100 y en 64
por 100 respectivamente)
16
.

Es muy destacable el aumento de los hogares unipersonales, sobre todo de personas mayores de
65 años. Se observa un fuerte crecimiento en el porcentaje de hogares constituidos por una sola
persona en general, con independencia de su edad, que pasan desde el 10 por 100 de 1991 hasta
el 14 por 100 en 2003 (según las EPF del INE)
17
. Con todo, su avance no ha sido tan

15
En este mismo sentido se expresa Carabaña (2003: 161): “Las pretendidas formas alternativas de
familia son o bien derivados o bien nuevas formas de lo mismo (cohabitación, familias monoparentales,
familias recompuestas). Las verdaderas alternativas, las formas comunales derivadas de las utopías del
siglo XIX han quedado arrumbadas en el baúl de los recuerdos de los felices sesenta”.
16
Para un periodo más amplio, 1978 a 2003, y con datos de la EPA, Toharia (2003) constata que las
familias con hijos han crecido en valores absolutos pero han perdido peso relativo desde el 64 por 100 al
51 por 100, como consecuencia de la fuerte caída relativa de los hogares con hijos de 16 años.
17
Con los datos del último Censo de Población del INE (2001) el dinamismo de este tipo de hogares se
muestra incluso más intenso y evidente, pues se ofrece una cifra de su peso relativo cercana al 20 por 100,
lo que en valor absoluto supone 3 millones de hogares.


64
significativo como en otros países europeos, sobre todo como consecuencia de que en España se
manifiesta una emancipación más tardía de los hijos
18
.

Entre los hogares unipersonales cada vez son más los de las personas mayores. Crece el número
de hogares de una sola persona mayor de 65 años, según la EPF, entre 1991 y 2003 han
aumentado casi un 80 por 100, y ello como consecuencia de varios factores:

• Aumento de la esperanza de vida, lo que junto a la ya mencionada caída de la fertilidad,
provoca en considerable envejecimiento de la población.

• Marcada diferencia en la esperanza de vida por género, superior en la mujer. Por tanto,
en gran parte se trata de hogares formados por una mujer que ha enviudado.

• Cambios en las pautas de convivencia y, en concreto, en la forma de entender la
solidaridad entre generaciones. Esta sigue existiendo pero manteniéndose, en general,
viviendas independientes; se entiende más como una solidaridad ‘teledirigida’ y más de
urgencia (Meil, 2002).

Los hogares unipersonales de menores de 65 también experimentan un crecimiento notable
pues, según la EPF, entre 1991 y 2003 han aumentado un 55 por 100. Y ello pese al conocido
retraso en la edad de emancipación de los jóvenes en nuestro país, lo que se puede relacionar
con la prolongación de los años de formación, con las dificultades de encontrar un empleo
estable y una vivienda y, tal vez, como señala Meil (2002), por un rechazo cultural de los
españoles a vivir solos.

El número de parejas sin hijos ha aumentado también muy notablemente, según datos de la EPF
un 54 por 100 entre 1991 y 2003, tanto por parte de aquellos hogares que han entrado en la
etapa denominada de nido vacío como por aquellos otros que no han tenido hijos. Esto último es
cada vez más frecuente en una sociedad que no estigmatiza esta situación, tanto si procede de
una decisión de retraso voluntario en la maternidad por motivos laborales o de otro tipo, como
de una decisión permanente de renuncia a tener hijos.


18
Según el INE, el 73 por 100 de la población de 25 años sigue soltera y viviendo con una persona de una
generación anterior. El porcentaje baja del 50 por 100 a partir de los 28 años y a los 30 todavía es del 35
por 100.


65
Como consecuencia de todas estas tendencias la situación y relación de las personas de 65 años
y más ha cambiado en las tres últimas décadas drásticamente. Así, según se ilustra en El Libro
Blanco de Dependencia (capítulo III, p.13), en 1970 la gran mayoría de las personas de esta
edad, 71%, vivía en un hogar de tipo extenso con sus hijos y otros familiares, un 19% lo hacía
de forma independiente con su cónyuge y solamente un 10% vivía solo. A finales de siglo, sin
embargo, tal solo un 16% de los mayores vive en familias de tipo extenso, en tanto que el 49%
vive con la pareja y/o hijos no emancipados y hasta el 22% vive solo.

2.3.3. Nivel de estudios y tipo de hábitat.

El arraigo en las familias de los nuevos valores frente a los valores tradicionales puede tener una
estrecha relación con el aumento del nivel educativo así como con una participación estrecha de
los modos de vida urbanos. Por ello, parece pertinente conocer en qué medida los hogares
españoles han cambiado en relación con estos dos aspectos.

Uno de los rasgos más relevantes que caracteriza a las familias españolas es el aumento muy
sustancial del nivel educativo de sus miembros. En concreto, si nos fijamos en el nivel de
estudios terminados del sustentador principal y, comparamos la evolución de las dos categorías
extremas (ver gráfico 2.4), observamos que el porcentaje de hogares con nivel formativo más
bajo (analfabeto y sin estudios) se ha reducido en 10 puntos porcentuales entre 1990 y 2000
(desde el 26 por 100 hasta el 16 por 100), en tanto que el grupo de familias con estudios
universitarios ha crecido en cerca de 9 puntos porcentuales.



66

Gráfico 2.4: Porcentaje de hogares según el nivel de estudios terminados del sustentador principal
Fuente: INE -EPF para 1990 y ECPF Base 97 para el año 2000- y elaboración propia.


Teniendo en cuenta a toda la población de más de 16 años, se observa también una caída
significativa del porcentaje de individuos con niveles de formación bajo o sin formación
(particularmente entre los que cuentan con estudios primarios, que en poco más de dos décadas
ha caído desde un 54 por 100 hasta el 25 por 100), y un fuerte incremento del resto de las
credenciales educativas (INE, 2003).

Los datos sobre la evolución del número de alumnos matriculados en la enseñanza universitaria
aportan también una nota positiva para la elevación del nivel formativo medio en los próximos
años, puesto que entre 1981 y 2002 se han multiplicado por más de dos (desde 665.865 hasta
1.529.357)
19
. Además, desde una perspectiva más global, las tasas de escolaridad se han
incrementado de forma muy significativa en todos los tramos de edad sin excepción, llegando
en la actualidad o aproximándose mucho al 100% entre la población que tiene entre 3 y 16 años
(INE, 2003).

Para tratar de ofrecer alguna información sobre el grado de difusión de los modos de vida
urbanos entre las familias españolas se utiliza la distribución de los hogares según la densidad

19
No hay que olvidar que en los últimos cursos académicos se está constatando una tendencia a la caída
en el número de alumnos que se matriculan en la universidad, aunque esto se debe en buena parte al
efecto demográfico.
0
5
10
15
20
25
30
1990 2000
Sin estudios y analfabetos
Con estudios universitarios o
equiv.


67
de población. La idea de utilizar este tipo de variable (en lugar de, por ejemplo, el tamaño del
municipio) es que incluso en los municipios de reducido tamaño los modos de vida serán más
urbanos que rurales si éstos se encuentran próximos a otros muy poblados.

Gráfico 2.5: Distribución de familias según la densidad de la población

Fuente: INE, ECPF, 2001 y elaboración propia

Como puede observarse en el gráfico 2.5, en 2001 la mitad de las familias se ubican en zonas
que están densamente pobladas y un 19 por 100 en zonas de densidad de población intermedia.
Así pues, un 31 por 100 de los hogares españoles se encuentran situados en las zonas llamadas
diseminadas o de baja densidad de población
20
, que serán los que más se distancien de los
modos de vida urbanos.



20
La distinción de zonas que utiliza el INE en función de la densidad de la población responde a las
siguientes definiciones: Zona densamente poblada a aquél conjunto de municipios contiguos que tienen
todos una densidad de más de 500 habitantes por kilómetro cuadrado y cuya población conjunta es de más
de 50.000 habitantes. Zona intermedia es aquél conjunto de municipios contiguos que, no perteneciendo
a una zona densamente poblada, cada uno de ellos tiene una densidad de más de 100 habitantes por
kilómetro cuadrado y, o bien la densidad del conjunto es de más de 50.000 habitantes, o bien, están
situados al lado de una zona densamente poblada, independientemente del número de habitantes del
conjunto. Zona diseminada es aquél conjunto de municipios contiguos que no pertenecen ni a una zona
densamente poblada, ni a una zona intermedia.

50%
19%
31%
zona densamente poblada
zona intermedia
zona diseminada


68
2.4. CONCLUSIONES.

Como se decía al inicio del capítulo los profundos cambios socioeconómicos de las últimas
décadas se reflejan en la institución que constituye la unidad básica de la organización social: la
familia, que ha experimentado cambios muy sustanciales en frentes diversos. Aquí hemos
destacado los que se producen en el ámbito de los valores que la sustentan, en el ámbito de su
vinculación con la esfera económico-productiva y en el plano de algunas de sus características.
Estas cuestiones resultan especialmente relevantes para el colectivo de los mayores de 65 en la
medida en que tradicionalmente la familia o el hogar habían constituido la principal vía de su
participación en la vida productiva y social.

Entre las conclusiones más interesantes cabe resaltar las siguientes:

• La tradicional familia especializada, en la que las mujeres y hombres mantienen roles
claramente diferenciados, va dando paso cada vez con más fuerza a las familias familias
diversificadas. Las mujeres traspasan la barrera de lo doméstico para introducirse con fuerza
en el ámbito formal, productivo o mercantilizado. Los hombres por su parte, aunque con
menor intensidad, participan más en el ámbito informal, reproductivo o doméstico. Y es
que, entre los cambios de valores más importantes se encuentra la extensión del valor de
igualdad entre hombres y mujeres, quedando cada vez más lejos la idea de la familia
patriarcal.

• En consecuencia, irrumpen en la sociedad los nuevos retos derivados de ese cambio de roles
de las mujeres y los hombres, y los debates en torno a las dobles jornadas, reparto
igualitario de tareas, métodos y responsables de la conciliación de la vida laboral y
profesional…

• El modelo de familia extensa va desapareciendo. Las familias más habituales son los
hogares mononucleares o nucleares simples formados por un matrimonio o pareja con o sin
hijos. Así, las personas más mayores permanecen con menos frecuencia en el seno del hogar
de sus descendientes. Si en 1970 un 71% de las personas mayores vivían con hijos y otros
familiares, 30 años después solo lo hacen un 16%.

• Aunque el núcleo de personas de la familia que convivan en el mismo hogar sea cada vez
más reducido no implica que los unos se desentiendan de los otros (con la pareja, con los
hijos, con los ancianos, con los hermanos,…). Lo que si sucede es que los vínculos de


69
apoyo entre los miembros de la familia se redefinen, pero el intercambio de ayudas,
servicios, emociones y relaciones es importante. Las actividades de cuidado a los mayores
se derivan más hacia personas y sitios especializados.

• Se tiende a valorar más la energía de la juventud que la experiencia de la edad. Los abuelos
ya no desempeñan un papel tan importante en la transmisión de valores y cultura.

• El proceso de reducción del tamaño de hogar iniciado años atrás no sólo perdura sino que
incluso se ha intensificado en los últimos años, en comparación con los años setenta y
ochenta.

• Desde una perspectiva dinámica se observa una ganancia en el peso relativo de las familias
compuestas por una, dos y tres personas y una caída en paralelo en el peso relativo de los
hogares de mayor tamaño, es decir, de los de cuatro y cinco o más personas. En concreto,
los que más han aumentado su participación relativa en el total de hogares son los formados
por dos miembros (que ganan 5 puntos porcentuales en esos doce años) y los de un
miembro (con 4,5 puntos porcentuales de incremento en ese mismo periodo). De esta forma,
las familias que tienen entre 1 y 3 miembros representan en 2003 el 65,7 por 100 del total,
mientras que en 1991 suponían un 53,5 por 100.

• Modificación de las formas de convivencia. Esta tiende hacia un modelo con mayores
niveles de independencia que se refleja en el aumento las tasas de jefes de hogar, que ha
aumentado en más de 4 puntos porcentuales en una década que se debe a las mujeres, puesto
que estas han pasado desde una tasa del 12% en 1991 a otra del 25,5% en 2001.

• Crece el número de hogares de una sola persona mayor de 65 años, según la EPF, entre
1991 y 2003 han aumentado casi un 80 por 100. En 1970 sólo el 10% de las personas
mayores vivían en hogares unipersonales mientras que a finales de siglo la cifra se eleva
hasta el 22%.

En definitiva, la institución social básica, la familia ha cambiado de forma significativa, y con
ello también la posición de los mayores en la sociedad actual.



70







3. ANÁLISIS DE LA TERCERA EDAD
COMO SECTOR ECONÓMICO:
VALORANDO SU APORTACIÓN DE
SERVICIOS.
 


71
En buena parte como resultado de los cambios socioeconómicos y de la transformación de las
familias a la que antes nos hemos referido, la imagen más extendida en la actualidad de las
personas mayores suele tener muy frecuentemente connotaciones negativas, siendo una de los
estereotipos habituales, y también más negativos desde todo punto de vista, la idea de carga para
la sociedad.

Se tiende a relacionar a la población mayor de 65 con el concepto de dependencia, como lo
prueba que la llamada ratio de dependencia mida el cociente entre el número de personas de 65
y más años entre el número de personas entre 16 y 64 años. Lo anterior está estrechamente
relacionado con el hecho de que a partir de esa edad es cuando la mayor parte de las personas
que formaban parte de la población activa ocupada abandonan esta condición para integrarse
como jubilados, en el colectivo de la población inactiva. Sin embargo, lo anterior no significa en
absoluto que el aporte al bienestar realmente disfrutado por nuestra sociedad de este colectivo
cada vez más numeroso sea nulo. Ni todos los mayores de 65 son dependientes ni, como se
ilustra en el capítulo siguiente, su aportación agregada es nula, aunque eso sí, en su mayor parte
no se constate en las macro magnitudes al uso, puesto que no se realizan en la esfera de la
economía formal o monetarizada, sino en el ámbito doméstico y del voluntariado.

Suele hablarse de este colectivo en términos de lo que necesitan, de lo que demandan a la
familia y al conjunto de la sociedad, de lo que reciben y de lo que “nos cuestan”. Pero es
innegable que esto es solo una cara de la moneda. Esta cuestión ha sido escasamente abordada
en las investigaciones sobre la materia, aunque hay excepciones notables. En el Libro Blanco de
Dependencia, se trata esta cuestión y se explotan dos encuestas al objeto de ilustrar la magnitud
de la utilidad social aportada por los mayores (Encuesta CIS/INSERSO, 1993 y Encuesta de
Condiciones de Vida de los Mayores en España, IMSERSO, 2004). Resulta una asignatura
pendiente conocer si quiera de forma aproximada, la magnitud de lo que ellos aportan, valorar
los resultados de sus actividades diarias, productivas aunque no pagadas, lo que probaría, sin
duda, que el balance final es mucho menos desequilibrado de lo que suele pensarse. Este es, en
grandes líneas, el propósito de este capítulo próximo capítulo.

3.1. ALGUNAS NOTAS SOBRE LA IMPORTANCIA CUANTITATIVA Y
CUALITATIVA DE LA POBLACIÓN DE 65 AÑOS EN ADELANTE.

Como se ha comprobado con anterioridad, el número de personas 65 años y más en España se
ha duplicado en los últimos treinta y cinco años, pasando de 3,3 millones de personas en 1970
(un 9,7 por ciento de la población total) a más de 7,4 millones en 2006 (16,8 por ciento de la


72
población total). La esperanza de vida ha aumentado de los 70 años en 1980 a 80 años el 2006,
cifra que inclusive es superior en las mujeres.

Gráfico 3.1 Población según sexo y edad. España año 2005


Como se observa en el gráfico 3.1, la pirámide poblacional refleja la transición demográfica a la
que está sometida la población española, con un recorte de la base, correspondiente a la
población más joven y un ensanchamiento de su cúspide, particularmente notorio en el caso de
las mujeres mayores.

Tabla 3.1 Evolución y proyecciones de la estructura de población por grandes grupos de edad 1991-2006

Menos de 16 años 16 a 64 años 65 y más años
Año Número % Número % Número % Total
1991 7,969,600 20.5 25,497,521 65.4 5,497,956 14.1 38,965,077
1996 6,764,315 17.2 26,310,021 66.9 6,234,148 15.9 39,308,484
2001 6,414,627 15.7 27,598,911 67.4 6,950,706 17 40,964,244
2006 6,883,005 15.6 29,707,832 67.5 7,404,260 16.8 43,995,097
2011 7,397,841 16.1 30,573,406 66.4 8,084,582 17.6 46,055,829
2016 7,813,301 16.4 31,109,452 65.1 8,857,956 18.5 47,780,709
2021 7,763,750 15.8 31,695,868 64.4 9,720,075 19.8 49,179,693
2026 7,443,232 14.8 31,967,404 63.6 10,876,681 21.6 50,287,317
Fuente: MTAS IMSERSO Libro Blanco en base a datos INE.


La tasa de dependencia, constituida por la relación entre las personas mayores de 65 años y el
grupo de edad de 16 a 64 años, en el año 2005 alcanzó un 24.5% (INE, Padrón Municipal de
Habitantes), lo que significa que existe casi una persona mayor por cada cuatro en edad de
trabajar en el mercado formal.

2,300,000
2,100,000 1,900,000 1,700,000 1,500,000 1,300,000 1,100,000 900,000 700,000 500,000 300,000 100,000 100,000 300,000 500,000 700,000 900,000 1,100,000 1,300,000 1,500,000 1,700,000 1,900,000
0 a 4
5 a 9
10 a 14
15 a 19
20 a 24
25 a 29
30 a 34
35 a 39
40 a 44
45 a 49
50 a 54
55 a 59
60 a 64
65 a 69
70 a 74
75 a 79
80 a 84
85 a 89
mas de 90
Edad
Mujeres
Hombres


73
Según las proyecciones del INE, el efecto combinado del aumento de la esperanza de vida, junto
con la disminución de la proporción de población joven, redundará en un continuo aumento de
la proporción de personas mayores de 65 años, que pasará de un 14.1% de la población en 1991
a un 18.5% en 2016. Esto sitúa a España dentro de los países con mayor esperanza de vida y con
un porcentaje de personas mayores superior a la media de la Unión Europea.

Si bien en la primera década del siglo XXI los efectos de este envejecimiento serán
temporalmente menos notorios, la tendencia es hacia un aumento general de este segmento de la
población. La esperanza de vida en 2005 a la edad de 65 años para las mujeres mayores de 65
años es de 20,74 años y para los hombres de 16,84, inclusive para el grupo de los mayores de 80
años, la cifra alcanza los 8,99 años en el caso de las mujeres y los 7,43 en los varones (INE,
2006). Esto revela que dentro de este grupo, también se está produciendo un fenómeno de
“envejecimiento del envejecimiento”, es decir un fuerte incremento de la población de mayores
de 80 años. (MTAS, IMSERSO, 2004, p.27), segmento que se incrementará desde un 27,2% de
las personas mayores en 2006 a un 30,8% en 2016 (MTAS IMSERSO, 2004 p.28).

Este cambio demográfico trae consigo una serie requerimientos para la sociedad, tales como el
aumento de los recursos destinados al pago de pensiones y prestaciones de salud, las inversiones
en construcción y funcionamiento de centros de mayores, entre otras demandas.

Sin embargo, este capítulo se enfoca en el hecho que este cambio demográfico puede ser visto
no sólo como un problema en ciernes, sino como una oportunidad potencial para la sociedad
española. En efecto, la mirada sobre las personas mayores debe contemplar el hecho que ellas
continúan desempeñando un papel muy útil y en muchos casos crucial para la mejora en el
bienestar económico y social, si se valoran adecuadamente sus aportaciones directas o
indirectas. Algunas, a través del desarrollo de una actividad remunerada (formal o informal)
más allá de los 65 años, otras, a través de la demanda y consumo de bienes y servicios, y
fundamentalmente, a través de la realización de actividades no remuneradas, principalmente
constituidas por actividades domésticas y, en menor grado, de voluntariado.

En el presente capítulo se trata de estimar en cuánto podría valorarse la aportación de las
personas de 65 años y más a partir de las actividades de trabajo que realizan, en su mayoría no
remuneradas, pero que suponen una oferta adicional de servicios para la economía y a la
sociedad, generadora de mayor bienestar, pero que suele quedar en la esfera de lo “invisible”.

Uno de los aspectos más interesantes de la naturaleza de la actividad de las personas mayores,
es que la realización de actividades domésticas, como actividades culinarias, mantenimiento de


74
hogares, cuidados de menores y de personas adultas, entre otras, posibilita que dentro de sus
propios hogares o de otros hogares de familiares o personas allegadas, las personas en edad
laboral tengan una mayor facilidad para conciliar su esfera laboral y familiar, mejorando así el
acceso de las mujeres a la actividad remunerada y, por tanto, favoreciendo la proliferación de
los hogares de tipo diversificado. Y es que, los mayores prestan servicios de ayuda tanto en el
plano intrageneracional (centrada sobre todo en los propios cónyuges) como intergeneracional
(esta cuestión ya se señala en el Libro Blanco, p.16),

Dado que el propósito de este capítulo es realizar una estimación el valor monetario del aporte
de las actividades domésticas, de servicios a hogares y voluntariado realizado por personas
mayores de 65 años a la economía española, sobre la base del tiempo empleado en ello, la
fuente principal de información la aportan los microdatos de la Encuesta de Empleo de Tiempo
realizada por el Instituto Nacional de Estadística entre los años 2002 y 2003. A partir de esta
estadística se hace una medición de la cantidad de trabajo que las personas mayores que realizan
en un cierto número de actividades en el transcurso del día
21
, y la duración media diaria
dedicada a esa actividad por dichas personas. Luego, a partir de esta estimación de tiempo
empleado, se valorizan las actividades no monetarias realizadas bajo diferentes escenarios.

Los valores estimados del aporte monetario han sido calculados a partir de la cantidad de tiempo
diario utilizado por este segmento de población para la realización de actividades remuneradas y
no remuneradas, que se encuentran previamente codificadas y medidas en la encuesta. Entre las
actividades no remuneradas se encuentran el trabajo doméstico y las actividades de
voluntariado.

Una vez obtenidos los tiempos anuales empleados en cada actividad, se valoriza según el
criterio de coste de remplazamiento, es decir, el valor que tendría ese tiempo empleado si se
debiera recurrir al mercado para poder satisfacer la actividad desarrollada, comparándose esta
medida con el Producto Interno Bruto de España correspondiente el período de aplicación de la
encuesta.



21
En la realización de los cálculos, a modo de simplificación, y como forma de captar la totalidad del
tiempo valorizable, en las estimaciones no se ha considerado la hora del día en que se desarrolla la
actividad o si esta se realiza de manera continua o no.


75
3.2. ENCUESTAS DE EMPLEO DEL TIEMPO.

Tal como se ha señalado, la fuente de información que sirve de base a los propósitos de este
capítulo es la Encuesta de Empleo de Tiempo (EET), que corresponde a un estudio sobre la
utilización del tiempo de las personas y que permite cubrir un amplio espectro de necesidades
de información. Este tipo de encuestas utiliza un instrumento estadístico de medida llamado
inicialmente presupuesto de tiempo. Se trata de un diario (o agenda) de tiempo, en el cual se
anotan la secuencia y duración de (todas) las actividades realizadas por una persona a lo largo
de un período específico, generalmente 24 horas, durante el cual se registran en orden
cronológico sus actividades diarias tales como trabajos –profesionales o en el hogar–,
educación, tiempo libre, etc., la que se combina y complementa con la recolección de
información sobre los hogares y los individuos.

Algunos países realizan este tipo de encuestas en forma periódica cada 5 años (Holanda), otros
cada 10 años aproximadamente (Dinamarca, Gran Bretaña, Francia), y otros de forma algo más
esporádica (Bélgica, Alemania, recientemente Italia). En el caso de España, el Instituto Nacional
de Estadística ha aplicado por primera vez la encuesta entre los años 2002-2003, siguiendo las
recomendaciones metodológicas del EUROSTAT, Oficina de Estadísticas de la Unión Europea.

En las discusiones sostenidas durante la preparación del proyecto de encuesta europea de
empleo del tiempo, se estimaba relevante la potencialidad del uso de este tipo de encuestas para
una serie de aplicaciones, entre ellas destacan: “la aparición de nuevos empleos en sectores
tradicionalmente no remunerados, como el cuidado de niños y ancianos; el mantenimiento de
posibilidades de integración de la población en edad avanzada, distribución del empleo del
tiempo de esta población, cuidados que reciben” (INE, 2003).

Asimismo, el INE ha definido entre sus objetivos el “Contribuir a la formulación de políticas
destinadas a los más mayores, en concreto mediante la estimación de la dimensión del trabajo
no de mercado desarrollado por estas personas y su integración” (INE, 2003).

Como instrumento de medición, ha demostrado tener utilidad para variados campos, tales como
el estudio de grupos de edad, de género, de usos específicos del tiempo, etc. A modo de
referencia, en el Reino Unido, su organismo estadístico, el Office of Nacional Statistics, ha
desarrollado a partir de estas encuestas una Cuenta Satélite de Hogares a partir de una encuesta
de uso de tiempo, que estima la actividad no monetaria desarrollada por los hogares y la
estimación de la cuenta satélite de los hogares (Household Satellite Account).


76

3.3. CARACTERÍSTICAS DE LA ENCUESTA DE EMPLEO DEL USO DEL TIEMPO
ESPAÑOLA.

La EET ha sido diseñada con una muestra de 23.880 hogares, divididos en 2640 secciones
estadísticas que estratifican la muestra en función de la cantidad de habitantes de las diferentes
unidades territoriales. En términos temporales la muestra se divide en submuestras aplicadas de
lunes a jueves y de viernes a domingo, durante los trimestres III y IV de 2002 y I y II Trimestre
de 2003. Está compuesto por 5 cuestionarios: Cuestionarios de Hogares (CH), Miembros de
Hogares (MH), Cuestionario Individual (CI), Diario de Actividades (DI) y Horario de Trabajo
(HT).

La EET 2002-2003 establece como categorías de distribución del tiempo por parte de los
individuos las siguientes actividades: Actividades de cuidados personales, actividades de trabajo
remunerado, actividades de trabajo doméstico, actividades relativas al estudio, y resto de
actividades.

En la encuesta, tanto el Cuestionario Individual como el Diario de Actividades proporcionan
información respecto al uso del tiempo en algunas categorías. En el primero de los casos se
pregunta directamente por la cantidad de horas destinadas a la actividad y si estas son pagadas
o no, lo que puede dar una medida de tiempos promedios semanales y frecuencia de realización
de una actividad. En cambio, en la segunda fuente, se obtiene una descripción detallada de las
actividades realizadas por las personas en un día representativo, fuente que aporta un mayor
nivel de desagregación y detalle, motivo por el cual se utiliza en el estudio esta alternativa.

Los microdatos se han obtenido de la página Web del Instituto Nacional de Estadística,
mediante la descarga de los ficheros, los que, tras un proceso muy laborioso, han sido
formateados y etiquetados para ser utilizados con los programas estadísticos SPSS y Stata.

Una particularidad de esta encuesta es la utilización de estimadores de razón como factores de
elevación, a los que se les han aplicado técnicas de reponderación para poder proyectar los
resultados muestrales a resultados poblaciones. Las estimaciones de población, y los
correspondientes factores de elevación, han sido calculados por el INE en base a las
proyecciones demográficas de población realizadas por esta institución.



77
Se consideran sólo los encuestados que contestan el diario de actividades para su cómputo.
Además, los factores de elevación permiten obtener resultados poblacionales en forma
independiente para dos submuestras contenidas en el estudio: la compuesta por aquellas
encuestas realizadas entre días lunes y jueves, y la submuestra de las realizadas entre viernes y
domingo. Por lo tanto, para utilizar la base en su conjunto, se debe aplicar un factor de
ponderación proporcional al número de días contenido en cada submuestra.

Tanto para la estimación de los tiempos, como para su posterior valoración, se utiliza como
unidad de medida la suma total de horas realizadas de una actividad en un día representativo por
la población española de personas mayores de 65 años utilizando la siguiente formula:

144
1 1
( )* _ * _ *
n
k l
i j
bt felevación hogar felevación inidividual α
= =
∑∑


Donde:
i= número de casos de personas mayores de 65 años
j= bloques temporales de 10 minutos
k
bt =número de bloques de la actividad k.
l
α =coeficiente de ajuste para usar las dos submuestras, l=1 para casos submuestra lunes
a jueves y l=2 para casos submuestra viernes a domingo.

Luego se convierte la escala de medición de bloques de 10 minutos a horas y se expresan en
cantidades anuales. Esta unidad permite visualizar la magnitud del tiempo empleado para cada
actividad, facilitando su comparación, su análisis en función clasificaciones como género o
grupos de edad y posteriormente su valorización.

3.4. ESTURUCTURA DE LA MUESTRA Y DE LA POBLACIÓN ESTIMADA.

3.4.1. Características generales.

Las personas de 65 y más años corresponden a un 21.8% del total de la muestra
22
, es decir
11.1143 casos, y los menores de 65 un 78.2%, 39975 casos. Al interior de este segmento de
edades, si los clasificamos por quinquenios, se observa su decrecimiento en la medida que

22
Se debe tener presente que la EET es un muestreo general, pero aplica los cuestionarios de diarios de
actividades sólo a los mayores de 10 años.


78
aumenta la edad. Si a esta división le agregamos una distinción de género se observa que el
numero de mujeres (56.99%) es superior al de hombres (43.01%).

Tabla 3.2 Estructura de la muestra. Distribución por edades

Edades Frecuencia Porcentaje Porcentaje
acumulado
Entre 65 y 69 años 3433 30.81 30.81
Entre 70 y 74 años 3003 26.95 57.76
Entre 75 y 79 años 2177 19.54 77.30
Entre 80 y 84 años 1467 13.17 90.46
Entre 85 y 89 años 707 6.34 96.81
Mayores de 90 años 356 3.19 100
Total 11.143 100
Fuente Elaboración propia en base a datos de la EET 2002 2003 INE España



Gráfico 3.2. Distribución de edades en la muestra por género
1599
1342
939
573
241
99
1834
1661
1238
894
466
257
0
200
400
600
800
1000
1200
1400
1600
1800
2000
Entre65y 69años Entre70y 74años Entre75y 79años Entre80y 84años Entre85y 89años Mayores de90años
N
º

D
a
t
o
s

e
n

m
u
e
s
t
r
a
Hombres Mujeres


Al aplicar los factores de elevación que proveen los microdatos del INE se obtiene la estructura
estimada de la población en estudio, que difiere levemente en su estructura a las proporciones de
la muestra, sobre todo en las categorías de las personas de mayor edad, que cuentan con un
menor número de encuestados.



79
Tabla 3.3 Estimación de población por tramos de edad

Edades recuencia
muestral
Hombres % frecuencia
muestral
Mujeres % frecuen
cia
muestra
l
Total %
Entre 65 y 69 años 1599 1,040,08
5
35.5% 1834 1,213,01
9
30.8% 3,433 2,253,10
4
32.8%
Entre 70 y 74 años 1342 839,257 28.7% 1661 1,090,53
9
27.7% 3,003 1,929,79
6
28.1%
Entre 75 y 79 años 939 559,067 19.1% 1238 772,386 19.6% 2,177 1,331,45
3
19.4%
Entre 80 y 84 años 573 323,225 11.0% 894 507,815 12.9% 1,467 831,040 12.1%
Entre 85 y 89 años 241 122,789 4.2% 466 230,474 5.9% 707 353,263 5.1%
Mayores de 90 años 99 43,966 1.5% 257 117,982 3.0% 356 161,948 2.4%
Total 2,928,38
9
3,932,21
5
6,860,604
Fuente Elaboración propia en base a datos de la EET 2002 2003 INE .España


3.4.2. Relación familiar.

La composición familiar es un elemento importante para analizar la capacidad de generación de
actividades económicas monetarizadas o no monetarizadas. Una particularidad de la población
española, como también se ha podido comprobar en el capítulo anterior, es el elevado número
de personas mayores que viven solas o con sus parejas. Entre las personas que tienen entre 65 y
69 años este grupo alcanza un 47.8% y esa proporción aumenta, conforme aumenta la edad.
Hasta los 79 años predomina con claridad la convivencia en pareja frente a la situación de vivir
solo, pero, a partir de los 80 años la tendencia comienza a invertirse y a partir de los 85 el
predominio de los que han quedado solos frente a los que viven en pareja es manifiesto (un
26.7% frente a un 15.0% respectivamente).

Tabla 3.4. Personas mayores de 65 años según formas de convivencia (%) 2004

Viviendo
solas
Sola con su
cónyuge o
pareja
Otros casos
65 a 69 años 10.8 37.0 52.5
70 a 74 años 12.8 45.9 41.2
75 a 79 años 22.6 43.7 33.7
80 a 84 años 27.5 28.0 44.5
85 y más años 26.7 15.0 58.2
Total 17.7 37.6 44.7
Fuente: INE ECV 2004

Al analizar la distribución por género y tramos de edad de las personas mayores que viven solas,
se observa que en su gran mayoría son mujeres (un 78% de los casos), concentrándose los casos
sobre todo entre personas con edades entre 70 a 79 años (ver tabla 3.5).


80

Tabla 3.5. Personas mayores de 65 años que viven solas

Mujeres % Hombres %
65 a 69 años 182033 17.7 75872 26.1
70 a 74 años 248888 24.2 68351 23.5
75 a 79 años 267331 26.0 71812 24.7
80 a 84 años 205075 19.9 44953 15.5
85 a 89 años 90696 8.8 21886 7.5
90 y más años 35867 3.5 7626 2.6
Total 1029890 100.0 290500 100.0
Fuente: Elaboración propia y INE EET 2004

Respecto al estado civil, un 80.4% de los hombres están casados, un 7.7% está soltero y un
10.7% es viudo. En cambio, en el caso de las mujeres, un 48% está casada, un 10.2% esta
soltera y un 40.1% es viuda. Esto se explica por la mayor esperanza de vida de la mujer, que en
muchos casos sobrevive a su esposo, lo que se ve reflejado en el incremento del porcentaje de
mujeres viudas a partir de los 75 años. (Cuadro Anexo B8).

3.4.3. Estado de salud.

El estado de salud es una variable importante al momento de analizar la aportación económica
de las personas mayores, pues el deterioro de las condiciones de salud es la principal
característica del envejecimiento que comienza a limitar gradualmente las capacidades físicas y
psíquicas de las personas. Por tanto, disminuye la posibilidad de ser oferente de servicios a la
familia y a la sociedad a través de las actividades remuneradas y no remuneradas conforme
aumenta la prevalencia de enfermedades asociadas a la edad y disminuyen los niveles de
autonomía.

La EET incluye una pregunta en donde la persona encuestada autocalifica su estado de salud,
que resulta muy útil a este efecto. En el grupo de personas entre 65 y 69 años, un 18,9% indica
tener un estado de salud malo o muy malo, cifra que se eleva sobre el 30% en los grupos de
personas mayores de 75 años. Estas cifras son similares a las publicadas por el INE en la
Encuesta de Condiciones de Salud del año 2003, en donde se aprecia un incremento de las
personas que se autocalifican con un estado de salud malo o muy malo, que aumenta desde un
17,7% del grupo de personas entre 65-74 años a un 25,9% en las personas mayores de 75 años.

Desde el punto de vista del uso del tiempo, también se observa una disminución de la actividad
a partir e los 75 años al comparar la distribución de la muestra y la distribución de horas de
actividad por quinquenio (Ver punto 3.6.1).


81


3.4.4. Rentas e ingresos.

Respecto de las rentas e ingresos en general que perciben los mayores, la EET no es una fuente
adecuada, pues, a pesar de que en los cuestionarios se incluye una pregunta sobre las rentas,
sólo un 4% de los encuestados mayores de 65 años contesta a esta consulta. Una fuente
alternativa es la encuesta de Calidad de Vida. En ella se establece que en el año 2004 había 4,3
millones de hogares en donde la persona responsable es mayor de 65 años, lo que equivale a un
29,4% del total de los hogares. De ellos, un tercio tiene ingresos inferiores a 9.000 euros
anuales, proporción que se eleva a un 47,2% en los casos en que la persona responsable es una
mujer.

El 94,1% de los hogares cuya persona responsable de la vivienda tiene más de 65 años, percibe
algún tipo de prestación social, 98,9% son pensiones y un 1,1% percibe algún otro tipo de
subsidios o prestaciones (INE, 2006).

3.5. ACTIVIDADES DE LA ENCUESTA SELECCIONADAS PARA LA ESTIMACIÓN.

Para estimar la aportación de las personas mayores de 65 a la economía y bienestar españoles se
utilizan tres categorías de actividades medidas en la EET: la primera de ellas corresponde a
actividades remuneradas principales y secundarias, la segunda a las actividades domésticas y la
tercera al trabajo voluntario.

Las actividades remuneradas corresponden actividades desarrollas por personas que a pesar de
haber superado la edad de jubilación, aun se encuentran activas en el mercado del trabajo. Se
incluye en esta categoría el tiempo utilizado en el trabajo regular realizado en fuente principal y
secundaria, las pausas incluidas en estas jornadas y los tiempos destinados a capacitación.

En segundo lugar se miden las actividades de servicio doméstico pertenecientes a la categoría
Hogar y Familia de la encuesta. En esta categoría se incorporan las actividades domésticas que
pueden ser realizadas alternativamente por una tercera persona percibiendo remuneración por
este concepto; se excluyen de esta categoría las actividades netamente personales.

En este caso se aplica el criterio de tercera persona, que establece que una actividad puede
reconocerse como productiva si puede ejecutarse por otra persona diferente de la que se


82
beneficia de ella o si su ejecución puede delegarse en alguien más. (Goldschmit-Clermont,
1995). Se hace de esta forma una distinción de las actividades entre el trabajo no remunerado y
el no-trabajo, estableciendo una distinción entre las primeras, que corresponden a actividades
que pueden ser un insumo para la producción y las segundas que son actividades personales.

Entre las actividades de servicios domésticos, se incluyen actividades culinarias, mantenimiento
del hogar, confección y cuidado de ropa, jardinería y cuidado de animales, construcción y
reparaciones, compras y servicios, gestiones del hogar, cuidado de niños y ayudas a adultos
miembros del hogar.

En tercer y último lugar, se calculan los tiempos destinados a actividades de voluntariado
realizados para organizaciones, organizaciones no gubernamentales u otros tipos de trabajos
relacionados, que son prestaciones de servicio no remuneradas. Se excluyen de esta categoría
aquellas actividades participativas que no reemplazan ningún tipo de actividad remunerada.

De acuerdo a la codificación utilizada en la EET, se trabaja con los tiempos empleados en las
actividades diarias resumidas en la Tabla 4.6. En términos generales, al contabilizar la cantidad
de horas diarias realizas por la personas entrevistadas se puede obtener una medida de la
magnitud de la actividad, para luego valorarla.



83
Tabla 3.6 Actividades utilizadas para estimación de aportación económica.

Actividad Categoría

1.1. Trabajo.
1.11 Trabajo Principal
1.12 Trabajo Secundario
1.13 Actividades Relacionadas con el trabajo.



Actividades Remuneradas
(Formales o Sumergidas)
1.3 Hogar y Familia

1.31 Actividades culinarias
1.32 Mantenimiento del hogar
1.33 Confección y cuidado de ropa
1.34 Jardinería y cuidado de animales
1.35 Construcción y reparaciones.
1.36 Compras y Servicios
1.37 Gestiones del Hogar


Actividades no Remuneradas


Trabajo Doméstico.
1.38 Cuidado de niños
1.39 .Ayudas a adultos miembros del hogar


1.4. Trabajos voluntarios.
23

1.5. Ayudas a otros Hogares.
Cuidado de Menores
(Trabajo Doméstico)
Cuidado de Adultos
(Trabajo Doméstico)



Los resultados generales obtenidos a partir de la muestra de los mayores contenida en la EET
arroja que dentro de las categorías incluidas en la estimación, el trabajo doméstico desarrollado
individualmente por las personas mayores implica 20,6 millones de horas de actividad diarias y
explica el 85,7% del total de horas medidas, luego un 5,2% se asocia a actividades domésticas
realizadas como ayuda con otros (miembros del hogar o terceros).

Las categorías de cuidado de niños y ayudas a adultos explican en conjunto un 3,2% del tiempo
empleado. Estas categorías al ser contabilizados sólo como actividad principal se encuentran
subestimadas por efecto principalmente por el método de registro, que afecta a las actividades
que se realizan simultáneamente con otras actividades domésticas. Finalmente, se registran 1,3
millones de horas de actividad remunerada diarias, lo que explica el 5,8% del tiempo empleado.


23
Se excluye de esta categoría las actividades participativas, dado que en estas difícilmente pueden ser
reemplazadas por una actividad remunerada.


84
Tabla 3.7 Distribución de Horas diarias de actividades
valorizables realizadas por población española de 65º más años.

Tiempo empleado en Total

Nro. de Horas
%
Actividades remuneradas 1,387,253.2 5.8%
Trabajo en el hogar 20,653,507.8 85.7%
Cuidado Niños 49,746.8 0.2%
Ayudas a adultos y otros 672,854.1 2.8%
Trabajos Voluntarios 96,242.2 0.4%
Ayudas a terceros dentro del
hogar
1,252,003.8 5.2%
Total horas/día 24,111,607.9 100.0%
(1) Corresponde a estimación del número de horas diarias realizadas por la
población.
Fuente Elaboración propia en base a datos de la EET 2002 2003 INE España


3.6. ACTIVIDADES SECUNDARIAS


Respecto al apartado anterior, además de las horas de actividades principales, existen
mecanismos que permiten registrar actividades que son realizadas en forma simultánea. La
contabilización de la simultaneidad es uno de los principales problemas que enfrenta a los
estudios de registro diario mediante encuestas. Al presentase actividades que se realizan de
manera simultánea o combinada, o al ser desarrolladas por más de una de las personas, las
encuestas tienden a “empaquetar” las actividades al momento de registrarlas, lo que obliga a
clasificar el tiempo destinado a una de las actividades. La forma de ponderar la forma de
registro dependerá del propósito del estudio y el tipo de políticas que deseen formularse a partir
de este estudio (Gershuny, 2004).

En el caso de este estudio, el propósito de contabilizar el tiempo destinado a actividad es su
posterior valorización, por lo tanto, las actividades secundarias o simultáneas no son
consideradas en la suma de tiempos para evitar una doble contabilización de los tiempos. Sin
embargo, el análisis de los mismos puede ser de utilidad para poder apreciar la real magnitud
del aporte de las personas mayores en algunas actividades como el cuidado de menores y de
mayores.

En el caso de la EET, se contabiliza tanto las actividades principales, como las que realizan
simultáneamente, a través de una columna del cuestionario destinada a reportar actividades
secundarias.



85
En un 93,3% de los casos, las personas encuestadas responden que no realizan actividades
secundarias. De los que realizan estas actividades un 79,8% de los casos corresponde a
actividades de participación en la vida social, es decir, la realización de actividades para las
personas mayores es, junto con el propósito específico de la actividad principal que estén
desarrollando, un medio de socialización y relación con terceros.

En materia de cuidado de menores, al interior de los hogares se registra como actividad
secundaria un total de 155.979 horas diarias (correspondientes a un día representativo de la
población en estudio), que representan un 1,6% de las horas de actividades secundarias
reportadas, en términos de la muestra, se registra un promedio de 11 minutos 42 segundos al
día, los que se elevan a 1 hora y 23 minutos entre quienes realizan la actividad efectivamente
(1,4% de la población mayor).

Las actividades de voluntariado y de ayuda a otros hogares implican un total de 194.328 horas,
que corresponden a un 1,9% de las horas secundarias realizadas por la población mayor en un
día. Si se compara la magnitud de estas horas, con su equivalente reportado como actividad
principal, se observa que en el cuidado de niños, la magnitud de horas registradas como
actividad secundaria triplica a la cantidad reportada como actividad principal (49.747), lo que
indica que esta actividad se realiza muy a menudo de forma simultánea con otras actividades
domésticas.

En las actividades de voluntariado y ayuda a terceros hogares, donde se incluye el cuidado de
mayores, las horas de actividades secundarias representan una proporción de una a diez respecto
de las actividades principales reportadas bajo este mismo concepto.

3.7. TRABAJO REMUNERADO.

Mediante el análisis de los diarios de actividad del total de la muestra se comprueba que un
2,93% de los mayores de 65 años registra actividad laboral remunerada. Si bien la edad de
jubilación, 65 años, es un referente natural para definir el umbral en que las personas mayores
pasan al sector pasivo, en España la edad media de salida del mercado laboral es aun más
temprana y se sitúa en los 61,4 años. Aun así, existe un porcentaje de personas que continúan
con la realización actividades remuneradas formales o sumergidas, obteniendo una
remuneración a cambio.



86
Este grupo de personas es pequeño en comparación del total de la muestra Si se utiliza la
respuesta de relación con la actividad de los encuestados
24
, sólo un 1,5% declara estar ocupado
a tiempo completo o parcial. Sin embargo, esta cantidad se duplica cuando se suma a quienes se
declaran como receptores de pensiones y destinan tiempo a trabajar. Estas cantidades pueden
parecer menores, pero representan en términos aproximados a 312.198 personas, de las cuales
106.098 estarían realizando una actividad remunerada que no reportan.

Tabla 3.8 Relación con la actividad reportada por personas que registran y no registran actividad de
trabajo.

Relación con la actividad No Realizan
Trabajos
Realizan Trabajos
Frecuencia % Frecuencia Frecuencia
Ocupado/a a tiempo completo 25 0.45 62 33.33
Ocupado/a a tiempo parcial 12 6.45
Temporalmente ausente del trabajo por otras razones 2 0.04
Parado/a 4 0.07
Recibiendo algún tipo de educación y/o formación 1 0.02
Cobrando pensión de jubilación o prejubilado/a 3337 59.90 84 45.16
Cobrando pensión de incapacidad permanente o invalidez 251 4.51 3 1.61
Cobrando una pensión de viudedad u orfandad 909 16.32 10 5.38
Realizando tareas del hogar (incluido cuidar niños y adultos 973 17.47 12 6.45
Realizando tareas de voluntariado social 2 0.04 3 1.61
Otra situación 67 1.20
Total 5571 186
Fuente Elaboración propia en base a datos de la EET 2002 2003 INE España

Respecto a las personas que no realizan actividades remuneradas durante el periodo de la
encuesta, se observa que este grupo está compuesto mayoritariamente por personas que
perciben una pensión (80,7%), pero un 17,4% de ellas declara que se dedica a las labores del
hogar como actividad.

Entre las personas que efectivamente realizan un trabajo, medido a través de las horas de
actividad que desarrollan estas personas durante la aplicación de la encuesta, se obtiene que un
65% de ellos ha trabajado más de 6 horas diarias (véase Tabla 3.9)


24
En este caso, se ha utilizado la submuestra tomada entre los días lunes a jueves por representar
adecuadamente los tiempos de actividad de un día laborable.


87
Tabla 3.9 Distribución porcentual del tiempo de trabajo entre
quienes realizan actividad de trabajo principal.
25


Horas de Trabajo %
Menos de 2 horas 4.3%
Entre 2 y 4 horas 16.1%
Entre 4 y 6 horas 15.1%
Entre 6 y 8 horas 23.7%
entre 8 y 10 horas 33.3%
Mas de 10 Horas 7.5%

Fuente: Elaboración propia en base a datos de la EET INE

En cuanto a la distribución por género, al igual que la tendencia que se observa en la población
activa, los hombres siguen siendo los que desarrollan una mayor cantidad de horas diarias de
actividad (61,6%) respecto de las mujeres (38,4%).

Respecto a la situación profesional de las personas mayores, sólo un 31% son asalariados del
sector privado, otro 25% indican que son asalariados del sector público, las personas dedicadas
a ayudas familiares explican un 15% de los casos, mientras que un 27,9% son empleadores.
Destaca el hecho de que la proporción de este último grupo de personas es más elevada que en
el resto de la población, y eso puede contribuir a explicar la permanencia activa en el mercado
del trabajo más allá de los 65 años. Sin embargo, el bajo número de personas que contesta esta
pregunta puede ser indicativo de la participación en actividades sumergidas.

Tabla 3.10 Situación profesional por tramos de edad
26


Situación Profesional Entre
65 y
69
años
Entre
70 y
74
años
Entre
75 y
79
años
Entre
80 y
84
años
Entre
85 y
89
años
Mayores
de 90
años
Total %
Empleador 1,218 1,218 9.4
Empresario sin asalariados o trabajador 913 751 734 2,398 18.5
Miembro de cooperativa
Ayuda familiar 1,640 300 1,940 15.0
Asalariado del sector privado 2,914 678 525 4,117 31.8
Asalariado del sector público 2,639 110 523 3,272 25.3
Otra situación
Totales por edad 8,106 2,079 1,257 978 525 12,945

Fuente: Elaboración propia en base a datos de la EET INE





25
Esta medición no incluye los tiempos destinados a trabajo secundario, las pausas y las actividades de
capacitación.
26
Los resultados son referenciales y pueden estar afectados por la baja proporción de casos que han
respondido a esta pregunta.


88
3.8. TRABAJO DOMÉSTICO.

El trabajo doméstico incluye todas las actividades incorporadas dentro de la categoría Hogar y
Familia de la EET, las que pueden ser consideradas como actividades de trabajo no
monetarizado o remunerado. Se incluye en ella todas categorías medidas del trabajo realizado en
los hogares ya sea en forma directa o como colaboración con terceros dentro del hogar. Se
aplica el supuesto de que todas estas actividades en conjunto se encuentran sustituyendo o
paliando al menos la contratación de servicios domésticos en el mercado del trabajo.

De acuerdo a los resultados de la EET, las personas mayores destinan en promedio 4 horas 16
minutos al día a realizar actividades domésticas, lo que equivale casi a una media jornada de
trabajo diario, y en ellas participa un 86,3% de la población. Dentro de las actividades de trabajo
doméstico, a las que destinan una mayor cantidad de tiempo son: la preparación de comidas, las
compras y servicios, la limpieza de la vivienda, fregar la vajilla, la jardinería y las ayudas a
adultos miembros del hogar.

En la distribución por género y por edades se presentan mayores antecedentes sobre la
utilización del tiempo en esta categoría.

Dentro del trabajo doméstico, el cuidado de menores y otros cuidados, son de particular interés
por el efecto que tienen en el interior de los hogares, pues representan actividades que inciden
positivamente en la inserción de las mujeres en actividades remuneradas dentro del mercado de
trabajo.

El cuidado de menores, contabilizado como actividad principal sólo representa un 0,3% del total
del tiempo destinado al trabajo doméstico. En tanto, las ayudas a adultos miembros del hogar
representan un 2,7% del mismo concepto, lo que puede indicar que el registro de estas
actividades queda subrepresentado debido a la simultaneidad en su ejecución con otras
actividades principales, y que el diseño de la encuesta no recoge adecuadamente este
fenómeno.
27



27
En estudios similares realizados en el Reino Unido (Age Concern &Volterra Consulting), el cuidado de
niños y el cuidado de adultos son los principales elementos que se utilizan para valorizar el aporte de las
personas mayores.



89
Para dimensionar la verdadera magnitud de las horas de cuidado de menores y mayores se debe
incluir las horas contabilizadas dentro de la categoría de “ayudas informales a otros hogares” y
las horas realizadas como actividad secundaria.
28


Al incluir las tres categorías se obtiene que como actividad principal se realizan 54.762,3 horas
diarias (5%), como actividad secundaria 194.328 (20,9%) y como apoyo informal a terceros
hogares 676.480 (73%). De lo que se infiere que esta actividad se realiza o en forma simultánea
o como apoyo a otros miembros del grupo familiar, dentro o fuera de la casa habitación en que
residen.


3.9. TRABAJO VOLUNTARIO.

Una definición adecuada sobre el voluntariado es “la acción de interés general desarrollada por
personas físicas con carácter altruista y solidario, sin obligación jurídica o contractual y
desarrollada a través de organizaciones privadas o públicas” (Pérez, 2000 citado en Aguirre
2005).

De las actividades incluidas en la EET, la categoría de Trabajo Voluntario incluye las
subcategorías de trabajos al servicio de una organización, ayudas informales a otros hogares y
actividades participativas. De estas últimas se seleccionan sólo las dos primeras categorías y se
excluyen los tiempos asociados a actividades participativas (1,43) por no cumplir el criterio de
constituir actividades de trabajo de no mercado o el criterio de ser una actividad que genera
beneficios a una “tercera persona” (Goldschmit-Clermont, 1995).

Según la EET un 22,5% de las personas mayores de 65 años participan en trabajos voluntarios y
reuniones; los hombres en un 17,9% (1:45) y las mujeres en un 26,0% (1:33). Sin embargo, de
estas actividades, las reuniones ocupan un porcentaje mayoritario, y no corresponde valorizarlas
bajo el criterio enunciado en el párrafo anterior, pues no se tiene mayor información respecto a
la naturaleza de estas reuniones. Esta cifra es superior al porcentaje del total de la población que
realiza este tipo de actividades, que alcanza al 10,6 %, lo que puede indicar que las personas
mayores, después de haberse jubilado o al tener más tiempo libre, destinan un mayor tiempo a
las actividades de voluntariado, junto con el incremento de las actividades de ocio.


28
Las actividades secundarias no se contabilizan en la posterior estimación del valor de estas horas.


90
En cambio, el trabajo al servicio de una organización es realizado sólo por un 0,6% de los
mayores, de los cuales, un 0,8% de los hombres destinan 2:32 horas a estas actividades y un
0,5% de las mujeres destinan 1:58 horas al servicio de una organización.

Dentro de esta categoría, las ayudas informales a otros hogares es tal vez la actividad más
relevante desde el punto de vista de las actividades que miden el aporte de las personas mayores
a la actividad económica no remunerada, pues esta actividad, considerada como una forma de
voluntariado, tiene efectos positivos sobre hogares de familiares y personas conocidas (aunque
la encuesta no lo especifica). Según la EET, un 9,9% de los mayores realiza estas actividades,
destinando en promedio 2:04 horas, las mujeres realizan estas actividades en una mayor
proporción que los hombres, un 10,5 % versus un 9,2%, aunque los tiempos no difieren mucho:
en ambos casos son un poco más de dos horas.

A modo de complemento, en España, el Libro Blanco de la Dependencia (MTAS, 2004) se
refiere a la importancia que tienen las personas mayores en tareas de cuidados informales de
mayores y de personas dependientes. Señala que del total de las personas que realizan labores de
cuidados de larga duración, un 20% son personas mayores de 65 años, y que en muchos casos se
trata de personas muy mayores que “se ven forzadas a asumir una carga desmedida para sus
posibilidades reales de estado de salud, energía habilidades y capacidad de trabajo”.

El tiempo de voluntariado sigue siendo destinado directamente a otros hogares, sin existir
intermediación de instituciones, ya que esta categoría sólo explica el 0,4% del tiempo utilizado,
por lo tanto se puede asumir que las personas mayores destinan cerca de dos horas diarias a
prestar apoyo a familiares o a personas de su entorno. Estas ayudas están constituidas por
apoyos en actividades culinarias, un 33,5% de la categoría, y en el cuidado de niños, que
representa el 48,7% del tiempo destinado a ayudas.

En general, cabe destacar que del total de actividades contabilizadas en este estudio, las ayudas
a terceros son el 5,6% del tiempo que se esta valorizando, monto superior a la proporción que
representa el trabajo remunerado en este grupo de personas, que es un 3,8% de total medido. Al
estar la mayor parte de ellas en el sector pasivo, pueden destinar una mayor cantidad de tiempo
al trabajo doméstico y a las ayudas a terceros hogares.



91
3.10. DISTRIBUCIÓN POR GRUPOS DE EDAD.

La distribución por grupos de edad permite visualizar como varía la capacidad de las personas
mayores para aportar a la economía En efecto, el número total de horas diarias disminuye
conforme aumenta la edad de las personas encuestadas, estableciéndose que la personas entre 65
y 69 años representan el 39,2% de las horas totales realizadas en un día representativo, entre 70
y 74 años el 29,9%, entre 75 y 79 años el 17,6%, entre 80 y 84 años el 9,7%, entre 85 y 89 años
2,7% y los mayores de 90 a un 0,9%.

3.3 Distribución de horas de las principales actividades domésticas por grupos de edades.
0
500
1,000
1,500
2,000
2,500
Horas Totales Horas Totales Horas Totales Horas Totales Horas Totales Horas Totales
65a 69años 70a 74años 75a 79años 80a 84años 85a 89años Mayores de 90años
m
i
l
e
s

d
e

h
o
r
a
s

d
i
a
r
i
a
s
Preparación de comidas Fregar vajilla Limpieza de la vivienda
Confección de Ropa J ardinería Compras y servicios no especificados
Ayudas a adultos miembros del hogar

Unidades Utilizadas: Millones de Horas realizadas por población en día representativo.
Fuente: Elaboración propia en base a EET INE.


Si se aplica el criterio de considerar como aportantes netos a las personas mayores entre 65 y 75
años, veremos reducido el numero de horas considerado por esta estimación en a un 55.9% de
las horas totales.



92
En general, si seleccionamos las cinco principales actividades domésticas realizadas, y
observamos su evolución por grupos de edad, se observa el decrecimiento sistemático en todas
ellas.

Un elemento que aporta una dimensión cualitativa importante al momento de valorar las
aportaciones de los mayores, es reflejar los efectos del envejecimiento. Este incide no sólo en el
tamaño de la población, que disminuye conforme aumenta la edad, sino que también, se ve
reflejado en las horas diarias utilizadas para el desarrollo de las actividades medidas en el
estudio.

Si hacemos un corte por quinquenios, y contrastamos la proporción de casos de la muestra con
el porcentaje de horas medidas en ese período, se observa en la Gráfico 3.4 que a partir de los
75 años disminuye notoriamente el tiempo dedicado a las actividades remuneradas y de
servicios no remunerados. La medición del uso del tiempo puede contribuir a determinar el
horizonte de tiempo en el que las personas mayores continúan siendo aportantes netos a las
actividades, y el momento en que disminuye su nivel de actividad y aumenta en términos
agregados su nivel de dependencia.


Gráfico 3.4 Comparación entre distribución de la muestra y proporción de horas por grupos de edades.
38.5%
28.9%
17.6%
10.2%
3.0%
1.2%
30.8%
26.9%
19.5%
13.2%
6.3%
3.2%
0%
5%
10%
15%
20%
25%
30%
35%
40%
65a69años 70a74años 75a79años 80a84años 85a89años 90o más años
Suma de tiempos valorizados por quinquenio respecto del total de >=65 Promedio de casos de la muestra

Fuente: Elaboración propia en base a datos de la EET 2002 2003 INE España

Al realizar una comparación entre la distribución porcentual por edades de los tiempos de
actividades con la distribución porcentual del número de casos en la muestra, las personas
mayores entre 65 y 74 representan un 54% del total de personas mayores de 65 años de la


93
muestra, sin embargo ellas realizan un 67% del total de la actividades. En efecto, registran un
nivel de actividad, medido en horas de actividades desarrollas (dentro de las categorías
utilizadas) superior a las personas mayores de 75 años. Este punto de inflexión permite
distinguir entre el colectivo de personas aportantes netas y el colectivo de aquellas que por
efecto del avance del tiempo reducen considerablemente sus niveles de actividad.

Lo anterior puede ser corroborado, recurriendo a fuentes alternativas de información que
permiten sustentar la misma hipótesis. En efecto, según la Encuesta sobre Discapacidades,
Deficiencias y Estado de Salud (INE, 2002) la prevalencia de casos de discapacidad en la
población mayor de 65 años se incrementa de 264 entre los 70 a 74 años, a 369 entre los 75 a
79 años (tantos por mil). Asimismo, según la Encuesta Nacional de Salud (INE, 2002) la
valoración del estado de salud disminuye en las categorías de bueno o muy bueno, de un 41.5%
a un 31.4% y simultáneamente, la valoración malo o muy malo se incrementa de 17.7% a un
25.9%. Los resultados del capítulo quinto también apuntan en esta dirección.

3.11. DISTRIBUCIÓN POR GÉNERO.

El total de horas medidas en la EET, al ser segementadas por género registran diferencias entre
hombres y mujeres
29
, existe una serie de actividades que presentan una clara tasa de
feminización, particularmente en las actividades domésticas.

Si se clasifica las actividades realizadas entre monetarizadas (trabajos remunerados) y no
monetarizadas, las distribuciones porcentuales por género de ambos ítems son muy diferentes.
En las actividades monetarizadas, los hombres, a pesar de representar una población menor,
realizan un 61,6 % de las horas, y las mujeres el 38,4 restante. En cambio, en las actividades no
monetarizadas, las mujeres realizan casi el triple de horas de actividad, explicando un 73,7% de
estas actividades.

La siguiente tabla permite observar las notorias diferencias persistentes entre las horas totales
destinadas por la población en un día representativo al trabajo doméstico por parte de hombres y
mujeres. Al analizar las actividades en forma desagregada, se observa que las mayores
diferencias se concentran en actividades realizadas en el interior de los hogares, tales como la

29
La unidad de medidción de horas totales realizadas por las personas en un dia representativo genera una
medida de intensidad de realización de una actividad, este valor se encuentra multiplicado por el número
de personas que la realizan, por lo tanto tambiíen incluye la mayor proporción de mujeres mayores de 65
existentes en la muestra.


94
preparación de comidas, limpieza de la vivienda, fregado de vajilla, confección de ropa, la
colada y el planchado.

Gráfico 3.5. Distribución de horas de las principales actividades domésticas por género.

0.0
1,000.0
2,000.0
3,000.0
4,000.0
5,000.0
6,000.0
Preparación de
comidas
Fregar vajilla Limpieza de la
vivienda
Confección de Ropa Jardinería Compras y servicios
no especificados
Ayudas a adultos
miembros del hogar
m
i
l
e
s

d
e

h
o
r
a
s

d
i
a
r
i
a
s
Hombres Mujeres

Unidades Utilizadas: Millones de Horas realizadas por población en día representativo.
Fuente: Elaboración propia en base a EET INE.

En general, se observa que las actividades de servicio doméstico no remunerado son aportadas
mayoritariamente por mujeres, y estas representan un 85,7% del total de las actividades que se
valorizan posteriormente. Por lo tanto, los principales aportes que no se encuentran remunerados
se explican por la actividad desarrolladas por mujeres.

Las actividades culinarias son realizadas por el 70,5% de la población mayor, destinando a ello
un promedio de 1:57 horas y minutos. Sin embargo, en el caso de las mujeres, esta actividad es
realizada por un 89,2%, destinando para ello un promedio 2:18 horas, mientras que sólo un 45%
de los hombres cocinan, destinando en promedio casi la mitad del tiempo, 1:02 horas.

En el mantenimiento del hogar, participa un 55,1% de la población de mayores y destinan en
promedio 1:24 horas. Un 74,4% de las mujeres realiza estas actividades con 1:31 horas y


95
minutos; en cambio, un 29,2% de los hombres realizan estas labores, destinando en promedio 59
minutos.

Y en el caso de la confección y cuidado de ropa un 23,4% de las persona realiza estas
actividades, destinando 1:32 horas. En este caso las diferencias son más amplias, pues sólo un
3,2% de los hombres realiza este tipo de actividades, destinando en promedio 49 minutos y en
cambio las mujeres participan en un 38,5%, destinando 1:35 horas.

3.12. ESTIMACIÓN DEL VALOR DE LOS SERVICIOS PRESTADOS POR LOS
MAYORES A LA FAMILIA, A LA SOCIEDAD Y A LA ECONOMÍA.


La valorización de los tiempos medidos, en este caso a través de la encuesta de empleo del
tiempo del INE, va a depender de los supuestos que se apliquen, y en función de ellos se
pueden obtener diferentes magnitudes. Como referencia, estudios de género que aplican técnicas
similares para estimar la aportación del trabajo no monetarizado de las mujeres (con
independencia de su edad) fluctúan en un aporte equivalente de entre un 80 a 110% del PIB
(Durán, 1997). En la literatura sobre mediciones de actividad económica no monetaria y
estudios de género se establece que los métodos alternativos aplicables pueden ser: aquellos
métodos que se basan en el coste del insumo de tiempo de trabajo y los que utilizan el valor del
output familiar (Carrasco, 1992).

Los métodos basados en insumos (inputs) se basan en el valor que ellos tienen en el mercado de
trabajo; se utiliza en este caso las tasas salariales como valoración. Utilizando la tasa salarial se
puede aplicar dos métodos: el de valoración según coste de mercado, que toma como referencia
el coste en que incurre la familia al sustituir su propio trabajo como insumo de la producción
doméstica, por trabajo asalariado; y, el método según coste de oportunidad, que equivale a los
salarios no percibidos por la familia, actuales o potenciales, por el hecho de asignar parte de su
tiempo al trabajo doméstico.

Se utiliza en este caso, dada la naturaleza de los datos, el método de valoración basado en el
coste de reemplazo de trabajo no monetario por el precio de los servicios comprados en el
mercado. La valorización se realiza en euros, y los resultados se expresan en valores


96
porcentuales respecto del Producto Interno Bruto, indicador que refleja un alto grado de
consenso sobre su validez y universalidad en su metodología de cálculo.
30


La elección de la tasa salarial a aplicar no es una cuestión sencilla, siendo la gama de opciones,
escenarios e hipótesis que podríamos seguir muy amplio. Conscientes de ello, en este proyecto
no se pretende agotar las posibilidades o alcanzar la opción optima, sino ofrecer un camino
razonable para evaluar en una primera aproximación lo que aquí nos interesa destacar: que la
magnitud del aporte es muy sustancial. Pero obviamente este camino emprendido puede ser
objeto de mejora en posteriores trabajos.

En primer lugar, se utiliza un valor común para valorizar el trabajo remunerado, el doméstico y
el voluntario, de estas categorías los servicios domésticos y el apoyo a terceras personas.

Para el establecer un valor a la hora de trabajo remunerado y no remunerado realizado por las
personas mayores, se recurre a la Encuesta de Estructura Salarial del INE (2002), que establece
que el valor de la ganancia media por hora de un trabajador(a) es de 8,62 euros/hora.

Con este precio se valorizan las 24.9 millones de horas diarias de actividad, las que expresadas
en términos anuales significarían una aportación anual de 78,39 mil millones de euros, cifra
equivalente a un 10,37% del PIB
31
.

Es decir, un 18% de la población estaría generando un aporte al bienestar una cifra superior a
todos los recursos públicos destinados a esta población.

Además de esta estimación global, es posible sensibilizar los resultados aplicando criterios
distintos, como por ejemplo introduciendo valores diferenciados en las remuneraciones brutas
por hora percibidas por hombres y mujeres. En el período de referencia de las mediciones de
tiempos fue realizada la Encuesta de Estructura Salarial (EES, INE 2002), y en ella se registra
una diferencia de un 19,5% entre las ganancias de los hombres por sobre las ganancias de las
mujeres.
32
Estas diferencias inclusive pueden elevarse por encima del 30% si se tienen en
cuenta las limitaciones de fuentes estadísticas y, en particular, la subrepresentación de las
empresas pequeñas y las actividades de servicios.

30
La medición oficial del PIB es precisamente uno de los indicadores que excluye, por acuerdo, todas aquellas expresiones de la
economía doméstica, como aquellas actividades económicas no monetarias: trabajo doméstico, producciones de alimentos para
autoconsumo, etc. o aquellas que se podrían clasificar dentro de las categorías del “hágalo usted mismo”, en general, todas aquellas
actividades que no son transaccionadas en un mercado
31
El valor promedio del PIB de los años 2002 y 2003, en términos corrientes, es de 755.868,5 millones de euros. Fuente INE –
Banco de España Cuentas Nacionales.

32
Valor obtenido de estadística de brecha de géneros en pagos de Eurostat http://epp.eurostat.ec.europa.eu Esta cifra esta calculada
en base a todas las personas remuneradas entre 16-64 años que trabajan 15 o más horas. Cifras son de 18 % en 2002 y 21% en 2003.


97

La EES establece que el salario bruto anual medio fue de 19.802,45 euros por trabajador en el
año 2002 esta cifra expresada en términos de remuneración por hora corresponde a 8,62
euros/hora. En el caso de los hombres fue de 22.169,16 euros (9,23 euros/hora) y en las mujeres
15.767,56 euros (7,45 euros/hora).

Con estos valores de ganancia media por hora se valorizan las 6,8 millones de horas diarias
realizadas por hombres y las 18 millones de horas realizadas por mujeres. Expresando
nuevamente los resultados en términos de valores anuales, se estima que los hombres aportan
23.171,4 millones de euros y las mujeres 49.052,3 millones, sumando un total de 72.223,7
millones.

Finalmente, si hiciéramos una distinción en las estimaciones realizadas en función de los grupos
de edad, sería de interés estimar que proporción de este valor es aportado en función de la edad.
En virtud de los antecedentes disponibles respecto a estado de salud, duración media de las
actividades y otros argumentos, se puede separar en dos grupos de personas, los mayores entre
65 y 74 años, y los mayores de 75. Los primeros representan el 60,9% de las personas mayores
de 65 años, y aportan un 69% de las horas contabilizadas, lo que valorizado con el valor
promedio de los salarios corresponde a 54.093,14 millones de euros, es decir un 7,1% del PIB.
Esto no significa que los mayores de 75 años dejen de aportar, si no que se aprecia claramente
que la mayor parte de las actividades de las personas mayores se concentran en los 10 primeros
años que siguen a la edad de jubilación o retiro.

3.13. CONCLUSIONES

Los microdatos de la Encuesta de Empleo de Tiempo aportan valiosa información para poder
estimar los tiempos destinados por las personas mayores al desarrollo de actividades
remuneradas y no remuneradas en un día representativo. Actividades realizadas en el mercado
del trabajo formal e informal, en el ámbito doméstico y como diversas formas de voluntariado.

Tras realizar el análisis de esta encuesta se desprende que el trabajo doméstico realizado en el
interior de los hogares o en su entorno, se sitúa como la principal de las categorías seleccionadas
(85,7%) a la que dedican su tiempo las personas mayores. En este sentido, el aporte que
realizan, tiene como beneficiarios a las mismas personas mayores y/o al grupo familiar que
comparte con ellas. Sin embargo, teniendo en cuenta el número de hogares constituidos por una
o más personas mayores que viven sin familiares, son numerosos los casos en que el tiempo


98
destinado supone un apoyo intrageneracional. En este contexto, se observa que en el grupo de
edad comprendido entre los 65 a 75 años, el mantenimiento de los niveles de salud permite que
continúen aportando una mayor cantidad de horas que, en conjunto, explican el 70% del tiempo
destinado a actividades valorizables. Traspasada esa edad comienza a apreciarse con mayor
intensidad los efectos del envejecimiento y va disminuyendo el tiempo de horas de actividad
diaria.

Respecto de las personas que se mantienen relacionados con una actividad remunerada, la EET
registra en los diarios de actividad que un 2,9% de la población mayor de 65 años sigue
realizando actividades de trabajo, a pesar de que sólo un 1,5% declara seguir activo sobre los 65
años, esto equivale a unas 100.000 personas que desarrollan actividades sumergidas,
compatibilizando la percepción de pensiones con una actividad económica remunerada por
cuenta propia o asalariada.

Dentro de las actividades de trabajo doméstico las que les implican una mayor cantidad de
tiempo son: la preparación de comidas, las compras y servicios, la limpieza de la vivienda,
fregar la vajilla, la jardinería y las ayudas a otras y otros adultos miembros del hogar.

Otro grupo de actividades relevante son las ayudas a terceros, que representan un 5,6% del
tiempo, que equivale en términos individuales a aproximadamente dos horas diarias, y registra
mayoritariamente el caso de los tiempos destinados por las personas mayores en apoyo a otros
miembros del grupo familiar que han constituido un hogar diferente. A modo de comparación,
superan al tiempo destinado a trabajos remunerados (3.8%). Estas ayudas se encuentran
constituidas principalmente por ayudas en actividades culinarias (un 33.5%), y en el cuidado de
niños y niñas (un 48.7% del tiempo).

Las actividades de voluntariado realizadas por las personas mayores se orientan principalmente
al apoyo a otros hogares o personas y comparado con otros grupos de edades se observa un bajo
nivel de participación a través de instituciones, ya que esta categoría explica sólo el 0,4% del
tiempo utilizado.

Al momento de valorizar los aportes, se asume como supuesto que determinadas actividades, de
no ser realizadas por las personas mayores, deberían ser remuneradas a un tercero para que estos
trabajos o servicios sean realizados. Por lo tanto, se estima y, posteriormente valoriza, el tiempo
destinado por las personas mayores a la realización de trabajos remunerados, domésticos y
voluntarios. Sumadas estas categorías se realizan un total de 24,9 millones de horas diarias de


99
actividad, las que significan una aportación anual de 78,39 mil millones de euros, lo que
equivale a un 10,37% del PIB.

Dentro de las actividades domésticas, la distribución por género revela que persiste una alta tasa
de feminización en la realización de estas actividades. Las mujeres son las que aportan un
73,7% del total de las horas de trabajo no monetarizado realizado al interior de los hogares,
mientras que en el trabajo remunerado, aunque involucra a un porcentaje menor de la población
mayor, es realizado en un 61,6 % de los casos por hombres y un 38,4% por mujeres. Esto
implica que para una adecuada valoración y ponderación de las actividades económicas no
monetarizadas en las personas mayores, se requiere contemplar la dimensión de género al
explicar su naturaleza y origen.

En este contexto, una alternativa en la valorización es considerar las diferencias salariales
existentes entre hombres y mujeres. El precio por hora, el caso de los hombres fue de 9,23
euros/hora y en las mujeres 7,45 euros/hora., valorizando 6,8 millones y 18 millones de horas
diarias realizadas respectivamente. A partir de esto se estima que los hombres aportan 23.171,4
millones de euros y las mujeres 49.052,3 millones, sumando un total de 72.223,7 millones. Es
decir, se destaca que las mujeres realizan casi el triple de horas de trabajo (remunerado o no)
que los hombres y aunque estas se pagaran con valores diferenciados, beneficiando con un
precio mayor a los hombres, la valoración del tiempo de las mujeres duplicaría a la de los
hombres.

Finalmente, en términos de grupos de edades, si se pudiese enfocar cuál es el período en que se
concentran los aportes, los antecedentes disponibles respecto a estado de salud, duración media
de las actividades y otros argumentos, sugiere aconsejable separarlos en dos grupos de personas:
los mayores entre 65 y 74 años, y los mayores de 75. Los primeros serían el grupo de edad que
aporta la mayor cantidad de horas y de valor, ya que representan el 60,9% de las personas
mayores de 65 años, y aportan un 69% de las horas contabilizadas, las que, valorizadas al
precio promedio de los salarios, se estima un aporte de 54.093,14 millones de euros anuales, es
decir un 7,1% del PIB.


100

101




Cuadro A1. Estimación del total de horas de actividades remuneradas
de personas mayores de 65 años por grupos de edad

Código Descripción de la actividad Total 65 a 69
años
70 a 74
años
74 a 79
años
80 a 84
años
85 a 89
años
Mayores
de 90
años

Horas Totales
(1)
Horas
Totales
Horas
Totales
Horas
Totales
Horas
Totales
Horas
Totales
Horas
Totales
1110 Trabajo Regular en el trabajo principal 922,822.2 502,718.7 265,349.4 131,534.4 22,702.8 516.9 0
1120 Pausa para el café 13,607.5 8,939.6 2,667.1 1,853.4 147.3 0 0
1130 Formación durante el trabajo 0 0 0 0 0 0 0
1210 Trabajo regular en el trabajo secundario 3,607.4 1,681.7 1,764.2 161.5 0 0 0
1220 Pausa para el café en el trabajo secundario 0 0 0 0 0 0 0
1230 Formación durante el trabajo secundario 0 0 0 0 0 0 0
1300 Actividad relacionada 0 0 0 0 0 0 0
1310 Pausa de la comida 0 0 0 0 0 0 0
Subtotal 940,037.15 513,340.1 269,780.8 133,549.2 22850.1 516.9 0.0
(1) Corresponde a estimación del número de horas totales realizadas por población en día representativo
Fuente Elaboración propia en base a datos de la EET 2002 2003 INE España

102
Cuadro A2.1. .Estimación del total de horas de actividades de servicios no remunerados
de personas mayores de 65 años por grupos de edad.


Código Descripción de la actividad 65 a 69 años 70 a 74 años 74 a 79 años 80 a 84 años 85 a 89 años Mayores de
90 años

Horas
Totales
Horas
Totales
Horas
Totales
Horas
Totales
Horas
Totales
Horas
Totales
Horas
Totales
3100 Actividades culinarias no especificadas 2,954.1 1,704.6 979.4 223.9 46.2 0 0
3110 Preparación de comidas 6,621,432.2 2,372,156.1 2,021,350.9 1,247,238.6 691,305.2 221,881.9 67,499.5
3120 Repostería 9,261.2 4,080.7 3,514.0 388.8 1,052.9 224.7 0.0
3130 Fregar vajilla 2,320,347.8 854,845.2 692,088.6 433,676.0 253,925.9 70,475.1 15,337.1
3140 Conservación de alimentos 71,980.7 30,067.3 15,055.0 13,797.3 8,432.5 4,628.6 0
3190 Otras utilidades culinarias 510.1 0 0 425.9 84.2 0 0
3210 Limpieza de la vivienda 4,120,492.2 1,447,376.3 1,216,774.2 793,791.9 464,125.4 148,845.8 49,578.5
3220 Limpieza de patio y exteriores de la vivienda 154,637.7 47,915.2 55,690.1 28,272.2 17,833.4 3,538.9 1,387.8
3230 Calefacción y abastecimiento 104,228.0 30,296.2 38,153.1 18,979.2 12,568.3 1,837.1 2,394.0
3240 Tareas diversas de organización 573,911.6 238,035.6 158,047.6 92,237.9 62,490.1 15,811.8 7,288.6
3290 Otros mantenimientos especificados 32,803.6 13,121.1 8,759.3 5,611.6 4,107.7 1,104.5 99.4
3300 Actividades de confección y cuidado 10,512.2 3,476.0 5,851.4 988.2 196.6 0 0
3310 Colada 583,787.2 224,506.3 168,447.6 114,855.9 55,348.8 17,066.7 3,561.9
3320 Planchado 478,065.8 230,002.2 135,953.9 77,069.9 25,826.1 8,521.9 691.8
3330 Confección de Ropa 1,147,012.0 366,123.7 299,431.0 218,253.9 182,289.2 44,042.8 36,871.3
3390
Otras actividades especificadas de confección de
ropa 114,439.1 49,204.4 30,453.9 22,414.7 9,686.6 2,679.5 0
3400 Actividades no especificadas de jardinería 26,140.3 14,756.0 4,336.9 4,718.9 1,653.1 0.0 675.4
3410 J ardinería 1,562,031.1 680,173.0 431,101.3 253,705.6 168,805.5 19,459.0 8,786.7
3420 Cuidado de animales domésticos 535,373.5 219,616.1 198,006.0 67,352.1 37,087.9 11,790.2 1,521.2
Subtotales 18,469,920.3 6,827,456.2 5,483,994.2 3,394,002.6 1,996,865.7 571,908.6 195,693.1
(1) Corresponde a estimación del número de horas totales realizadas por población en día representativo
Fuente Elaboración propia en base a datos de la EET 2002 2003 INE España


103
Cuadro A2.2 .Estimación del total de horas de actividades de servicios no remunerados
de personas mayores de 65 años por grupos de edad.


Código Descripción de la actividad 65 a 69 años 70 a 74 años 74 a 79 años 80 a 84 años 85 a 89 años Mayores de
90 años

Horas
Totales
Horas
Totales
Horas
Totales
Horas
Totales
Horas
Totales
Horas
Totales
Horas
Totales
3430 Cuidado de mascotas 150,296.3 65,191.0 42,316.2 30,108.4 10,522.8 1,656.3 501.7
3440 Pasear el perro 262,087.9 125,672.7 70,915.0 44,768.3 17,344.1 3,151.0 236.7
3490 Otras no especificadas de jardinería 26,829.7 16,779.7 7,163.4 2,127.0 759.6 0 0
3500 Actividades de construcción y reparaciones 7,657.9 1,040.8 6,617.1 0 0 0 0
3510 Construcción, renovación de la vivienda 12,116.4 10,644.4 498.4 973.6 0 0 0
3520 Reparaciones de viviendas 75,743.4 46,564.5 17,220.7 9,312.8 1,784.5 861.0 0
3530 Fabricación, recuperación y mantenimiento 75,131.2 35,125.9 22,151.0 11,791.7 5,390.7 671.9 0
3540 Mantenimiento de vehículos 30,641.7 16,466.6 8,827.8 4,237.2 810.3 299.8 0
3590 Otras actividades especificadas de construcción 5,998.6 2,098.8 3,899.8 0.0 0.0 0.0 0
3600 Compras y servicios no especificados 30,527.2 11,924.9 6,735.1 4,202.6 4,910.5 1,184.4 1,569.9
3610 Compras y servicios no especificados 2,430,647.1 926,578.0 754,172.3 440,948.6 234,830.9 60,501.4 13,616.0
3620 Servicios comerciales y administrativos 152,560.4 64,494.7 57,423.1 16,172.6 7,243.1 4,443.0 2,783.9
3710 Gestiones del hogar 17,668.5 9,192.3 3,768.7 4,445.2 0 0 262.2
3711 Gestiones del hogar por internet 0 0 0 0 0 0 0
3712 Otras gestiones del hogar 52,868.0 21,432.7 14,969.1 8,191.3 3,821.5 2,745.2 1,708.3
3810 Cuidados físicos y vigilancia de niños 54,762.3 25,083.2 14,203.9 9,176.9 120.0 6,178.2 0
3820 Enseñar a los niños 0 0 0 0 0 0 0
3830 Otros cuidados 23,285.8 13,594.6 4,674.6 3,066.6 558.0 1,392.0 0
3910 Ayudas a adultos miembros del hogar 608,792.3 269,827.6 224,062.5 57,856.2 46,279.8 9,397.3 1,368.9
Subtotales 4,017,614.8 1,661,712.6 1,259,618.6 647,379.0 334,375.6 92,481.6 22,047.5
(1) Corresponde a estimación del número de horas totales realizadas por población en día representativo
Fuente Elaboración propia en base a datos de la EET 2002 2003 INE España


104
Cuadro A2.3.Estimación del total de horas de actividades de servicios no remunerados
de personas mayores de 65 años por grupos de edad.

Código Descripción de la actividad 65 a 69 años 70 a 74 años 74 a 79 años 80 a 84 años 85 a 89 años Mayores de
90 años

Horas
Totales
Horas
Totales
Horas
Totales
Horas
Totales
Horas
Totales
Horas
Totales
Horas
Totales
4000 Trabajos voluntarios y reuniones no específicas 1,641.3 1,641.3 0 0 0 0 0
4100 Trabajo al servicio de una organización 2,504.8 0.0 2,197.0 0 0 307.8 0
4110 Trabajo para una organización 55,723.2 34,576.1 5,379.4 8,803.4 1,620.0 5,344.4 0
4120 Trabajo voluntario a través de una ONG 39,121.0 19,102.7 11,262.6 8,313.3 442.3 0 0
4190 Otros trabajos especificados 2,466.9 2,353.2 113.7 0 0 0 0
Subtotales 101,457.1 57,673.2 18,952.7 17,116.7 2,062.3 5,652.2 0
(1) Corresponde a estimación del número de horas totales realizadas por población en día representativo
Fuente Elaboración propia en base a datos de la EET 2002 2003 INE España

Cuadro A3.Estimación del total de horas de actividades de servicios no remunerados
en ayudas a terceros de personas mayores de 65 años por grupos de edad.

Código Descripción de la actividad

Horas
Totales
Horas
Totales
Horas
Totales
Horas
Totales
Horas
Totales
Horas
Totales
Horas
Totales
4200 Ayudas informales no especificadas 21,728.1 7,582.1 5,656.1 4,800.4 0 3,689.5 0
4210 Ayudas en las actividades culinarias 65,979.1 26,616.5 15,554.9 19,907.4 3,711.7 188.6 0
4220 Ayudas en el mantenimiento del hogar 139,465.0 55,952.2 54,194.3 24,645.6 4,562.5 110.5 0
4230 Ayudas en la jardinería y el cuidado de los animales 80,419.0 36,544.6 16,162.1 17,671.8 8,975.4 1,065.1 0
4240 Ayudas en la construcción y reparaciones 39,446.7 22,183.8 15,108.7 2,154.3 0 0.0 0
4250 Ayudas en la compras y servicios 30,809.6 16,430.6 6,000.1 5,727.6 1,995.0 656.2 0
4260 Ayudas en el trabajo y en la agricultura 73,651.0 35,302.4 15,805.9 16,097.8 3,205.4 3,239.5 0
4270 Ayudas en el cuidado de niños 676,480.3 368,170.7 226,174.8 61,057.4 17,662.1 3,198.8 216.4
4280 Otras ayudas informales especificadas 242,438.0 119,261.4 66,385.9 39,222.4 15,283.7 1,739.0 545.7
4290 Ayudas a adultos de otros hogares 17,393.9 13,480.9 2,789.5 492.2 0 631.4 0
Subtotales 1,387,810.8 701,525.3 423,832.3 191,776.8 55,395.8 14,518.4 762.2

105


Cuadro A4. Estimación del total de horas de actividades remuneradas
de personas mayores de 65 años por género.


Código Descripción de la actividad Hombres Mujeres Totales
Horas Totales Horas Totales Horas Totales
1110 Trabajo Regular en el trabajo principal 568,628.7 354,193.6 922,822.2
1120 Pausa para el café 9,029.3 4,578.2 13,607.5
1130 Formación durante el trabajo 0 0 0
1210 Trabajo regular en el trabajo secundario 1,307.0 2,300.4 3,607.4
1220
Pausa para el café en el trabajo
secundario 0 0 0
1230 Formación durante el trabajo secundario 0 0 0
1300 Actividad relacionada 0 0 0
1310 Pausa de la comida 0 0 0
Subtotal 578,965.0 361,072.2 940,037.2
(1) Corresponde a estimación del número de horas totales realizadas por población en día representativo
Fuente Elaboración propia en base a datos de la EET 2002 2003 INE España


106
Cuadro A5.1 Estimación del total de horas de actividades de servicios no remunerados
de personas mayores de 65 años por género.


Código Descripción de la actividad Hombres Mujeres Totales
Horas Totales Horas Totales Horas Totales
3100 Actividades culinarias no especificadas 979.4 1,974.7 2,954.1
3110 Preparación de comidas 1,095,000.4 5,526,431.8 6,621,432.2
3120 Repostería 0.0 9,261.2 9,261.2
3130 Fregar vajilla 272,871.4 2,047,476.5 2,320,347.8
3140 Conservación de alimentos 20,930.0 51,050.7 71,980.7
3190 Otras utilidades culinarias 0.0 510.1 510.1
3210 Limpieza de la vivienda 490,055.2 3,630,437.0 4,120,492.2
3220 Limpieza de patio y exteriores de la vivienda 40,890.9 113,746.8 154,637.7
3230 Calefacción y abastecimiento 77,167.3 27,060.7 104,228.0
3240 Tareas diversas de organización 209,692.9 364,218.6 573,911.6
3290 Otros mantenimientos especificados 11,361.0 21,442.6 32,803.6
3300 Actividades de confección y cuidado 71.1 10,441.2 10,512.2
3310 Colada 44,766.8 539,020.4 583,787.2
3320 Planchado 18,641.4 459,424.3 478,065.8
3330 Confección de Ropa 25,506.7 1,121,505.3 1,147,012.0
3390
Otras actividades especificadas de confección de
ropa 3,083.5 111,355.5 114,439.1
3400 Actividades no especificadas de jardinería 20,438.9 5,701.4 26,140.3
3410 J ardinería 1,184,171.7 377,859.4 1,562,031.1
3420 Cuidado de animales domésticos 382,654.4 152,719.1 535,373.5
Subtotales 3,898,282.83 14,571,637.43 18,469,920.26
(1) Corresponde a estimación del número de horas totales realizadas por población en día representativo
Fuente Elaboración propia en base a datos de la EET 2002 2003 INE España


107
Cuadro A5.2 Estimación del total de horas de actividades de servicios no remunerados
de personas mayores de 65 años por género.

Código Descripción de la actividad Hombres Mujeres Totales
Horas Totales Horas Totales Horas Totales
3430 Cuidado de mascotas 89,010.6 61,285.7 150,296.3
3440 Pasear el perro 174,580.4 87,507.4 262,087.9
3490 Otras no especificadas de jardinería 20,030.8 6,798.9 26,829.7
3500 Actividades de construcción y reparaciones 7,657.9 0.0 7,657.9
3510 Construcción, renovación de la vivienda 11,618.0 498.4 12,116.4
3520 Reparaciones de viviendas 58,893.4 16,850.0 75,743.4
3530 Fabricación, recuperación y mantenimiento 68,858.0 6,273.3 75,131.2
3540 Mantenimiento de vehículos 27,743.7 2,898.0 30,641.7
3590 Otras actividades especificadas de construcción 4,536.8 1,461.9 5,998.6
3600 Compras y servicios no especificados 14,994.5 15,532.7 30,527.2
3610 Compras y servicios no especificados 864,266.3 1,566,380.8 2,430,647.1
3620 Servicios comerciales y administrativos 119,943.1 32,617.3 152,560.4
3710 Gestiones del hogar 11,870.5 5,798.0 17,668.5
3711 Gestiones del hogar por internet 0.0 0.0 0.0
3712 Otras gestiones del hogar 34,785.1 18,082.9 52,868.0
3810 Cuidados físicos y vigilancia de niños 16,614.4 38,147.9 54,762.3
3820 Enseñar a los niños 0.0 0.0 0.0
3830 Otros cuidados 14,254.1 9,031.7 23,285.8
3910 Ayudas a adultos miembros del hogar 237,818.4 370,973.9 608,792.3
Subtotales 1,777,475.91 2,240,138.91 4,017,614.82
(1) Corresponde a estimación del número de horas totales realizadas por población en día representativo
Fuente Elaboración propia en base a datos de la EET 2002 2003 INE España


108
Cuadro A5.3 Estimación del total de horas de actividades de servicios no remunerados
de personas mayores de 65 años por género.

Código Descripción de la actividad Hombres Mujeres Totales
Horas Totales
(1)
Horas Totales Horas Totales
4000 Trabajos voluntarios y reuniones no específicas 1,641.3 0.0 1,641.3
4100 Trabajo al servicio de una organización 2,504.8 0.0 2,504.8
4110 Trabajo para una organización 40,230.7 15,492.5 55,723.2
4120 Trabajo voluntario a través de una ONG 16,567.0 22,554.0 39,121.0
4190 Otros trabajos especificados 1,581.6 885.2 2,466.9
Subtotales 62,525.39 38,931.68 101,457.07



Cuadro A6.Estimación del total de horas de actividades de servicios no remunerados
en ayudas a terceros de personas mayores de 65 años por géneros.

Código Descripción de la actividad Hombres Mujeres Totales

Horas Totales Horas Totales Horas Totales
4200 Ayudas informales no especificadas 12,054.1 9,674.0 21,728.1
4210 Ayudas en las actividades culinarias 10,920.3 55,058.7 465,979.1
4220 Ayudas en el mantenimiento del hogar 15,986.8 123,478.2 139,465.0
4230 Ayudas en la jardinería y el cuidado de los animales 68,226.2 12,192.8 80,419.0
4240 Ayudas en la construcción y reparaciones 38,071.4 1,375.4 39,446.7
4250 Ayudas en la compras y servicios 18,055.2 12,754.4 30,809.6
4260 Ayudas en el trabajo y en la agricultura 53,117.4 20,533.6 73,651.0
4270 Ayudas en el cuidado de niños 244,989.3 431,491.0 676,480.3
4280 Otras ayudas informales especificadas 85,520.9 156,917.2 242,438.0
4290 Ayudas a adultos de otros hogares 13,742.9 3,651.0 17,393.9
Subtotales 560,684.48 827,126.34 1,387,810.82
(1) Corresponde a estimación del número de horas totales realizadas por población en día representativo
Fuente Elaboración propia en base a datos de la EET 2002 2003 INE España

109
Cuadro A7 Estimación del total de horas de actividades secundarias
de personas mayores de 65 años por género.


Total Mayores Hombres Mujeres 65 a 69
años
70 a 74
años
74 a 79
años
80 a 84
años
85 a 89
años
Mayores de
90 años
Código Descripción de la actividad
Horas Totales Horas
Totales
Horas
Totales
Horas Totales Horas Totales Horas Totales Horas Totales Horas Totales Horas Totales
0 Sin Actividad Secundaria 140,589,388 61,728,608 78,860,780 46,717,715 39,527,808 27,133,130 27,133,130 27,133,130 3,232,886
1 Comer y Beber 559,455 374,037 185,418 265,017 149,350 86,019 37,342 20,519 1,208
2 Otras actividades y cuidados personales 123,568 50,552 73,016 34,615 30,680 29,134 18,009 5,387 5,744
3 Trabajo Remunerado 4,160 1,669 2,492 194 2,165 138 1,663 0 0
4 Pausa para la comida 21,058 10,585 10,472 13,192 6,452 1,109 49 256 0
5 Estudio 2,019 811 1,208 1,848 171 0 0 0 0
6 Tareas del hogar 281,203 66,584 214,619 112,070 98,418 46,945 13,463 8,876 1,431
7 Costura 269,386 632 268,754 87,710 79,642 60,335 28,973 12,628 99
8 Cuidado de animales y plantas 28,147 15,100 13,047 13,072 6,108 4,590 3,846 0 532
9 Cuidado de Niños 155,979 59,969 96,010 61,919 58,675 19,923 9,234 5,324 904
10 Voluntariado y ayudas a otros hogares 194,328 56,656 137,673 102,766 74,777 14,021 1,935 829 0
11 Actividad de participación vida social 8,008,399 3,550,189 4,458,210 2,770,916 2,223,246 1,607,103 858,578 386,226 162,330
12 Ocio Pasivo 392,318 182,720 209,598 144,813 124,919 72,641 32,883 8,630 8,433
Total horas 150,629,407 66,098,111 84,531,296 50,325,847 42,382,410 29,075,086 28,139,106 27,581,804 3,413,566
Valores corresponden a estimación del número de horas diarias realizadas por la población.
Fuente Elaboración propia en base a datos de la EET 2002 2003 INE España


110

Cuadro A8.Porcentaje de personas mayores de 65 que realizan la actividad en el
transcurso del día y duración media diaria dedicada a la actividad por dichas personas

Principales variables Ambos sexos Varones Mujeres
% de personas Duración media
diaria
% de personas Duración media diaria % de personas Duración media diaria
11 Trabajo principal 2.1 5:46 3.2 6:01 1.3 5:18
12 Trabajo secundario *0,0 *1:37 *0,0 *4:30 *0,0 *1:11
13 Actividades relacionadas con el trabajo *0,1 *1:55 *0,1 *2:25 *0,0 *0:17
3 Hogar y familia 86.3 4:16 76.6 2:42 93.6 5:13
31 Actividades culinarias 70.5 1:57 45.5 1:02 89.2 2:18
32 Mantenimiento del hogar 55.1 1:24 29.2 0:59 74.4 1:31
33 Confección y cuidado de ropa 23.4 1:32 3.2 0:49 38.5 1:35
34 J ardinería y cuidado de animales 17.7 2:11 24.1 2:42 12.9 1:28
35 Construcción y reparaciones 2.0 1:32 4.2 1:31 0.4 1:45
36 Compras y servicios 45.4 1:03 40.2 1:02 49.2 1:04
37 Gestiones del hogar 1.1 0:54 1.6 1:01 0.8 0:44
38 Cuidado de niños 1.1 1:18 0.8 1:24 1.3 1:15
39 Ayudas a adultos miembros del hogar 5.2 1:53 4.4 1:51 5.9 1:54
4 Trabajo voluntario y reuniones 22.5 1:37 17.9 1:45 26.0 1:33
41 Trabajo al servicio de una organización 0.6 2:17 0.8 2:32 *0,5 *1:58
42 Ayudas informales a otros hogares 9.9 2:04 9.2 2:06 10.5 2:03
Fuente EET 2002 2003 INE España




111

Cuadro A9.Distribución de actividades en un día promedio de Personas de 65 y más años

Actividades principales Total
Lunes a
jueves
Viernes a
domingo
0 Cuidados personales 12:35 12:33 12:39
01 Dormir 9:52 9:51 9:53
02 Comidas y bebidas 1:52 1:51 1:54
03 Otros cuidados personales 0:51 0:51 0:52
1 Trabajo 0:07 0:08 0:07
11 Trabajo principal 0:07 0:08 0:07
12 Trabajo secundario *0:00 *0:00 *0:00
13 Actividades relacionadas con el trabajo *0:00 *0:00 *0:00
2 Estudios 0:01 0:02 *0:01
21 De la escuela a la universidad *0:00 *0:00 *0:00
22 Estudios durante el tiempo libre 0:01 0:01 *0:00
3 Hogar y familia 3:41 3:52 3:26
31 Actividades culinarias 1:23 1:24 1:21
32 Mantenimiento del hogar 0:46 0:47 0:45
33 Confección y cuidado de ropa 0:22 0:23 0:20
34 J ardinería y cuidado de animales 0:23 0:25 0:20
35 Construcción y reparaciones 0:02 0:02 0:02
36 Compras y servicios 0:29 0:33 0:23
37 Gestiones del hogar 0:01 0:01 0:00
38 Cuidado de niños 0:01 0:01 0:01
39 Ayudas a adultos miembros del hogar 0:06 0:07 0:04
4 Trabajo voluntario y reuniones 0:22 0:21 0:23
41 Trabajo al servicio de una organización 0:01 0:01 *0:00
42 Ayudas informales a otros hogares 0:12 0:14 0:10
43 Actividades participativas 0:09 0:06 0:12
5 Vida social y diversión 1:42 1:35 1:51
51 Vida social 0:49 0:44 0:57
52 Diversión y cultura 0:02 0:02 0:04
53 Ocio pasivo 0:50 0:50 0:50
6 Deportes y actividades al aire libre 1:10 1:10 1:11
61 Ejercicio físico 1:09 1:09 1:10
62 Ejercicio productivo 0:01 *0:00 *0:01
63 Actividades relacionadas con los deportes *0:00 *0:00 *0:00
7 Aficiones y juegos 0:16 0:16 0:16
71 Aficiones artísticas 0:02 0:03 0:02
72 Aficiones 0:02 0:02 0:02
73 J uegos 0:12 0:12 0:13
8 Medios de comunicación 3:26 3:25 3:27
81 Lectura 0:21 0:19 0:22
82 Televisión y vídeo 3:00 3:00 3:00
83 Radio y música 0:06 0:06 0:06
9 Trayectos y empleo del tiempo no especificado 0:40 0:40 0:40
913 Trayectos de ida/vuelta al/del trabajo 0:01 0:01 0:01
9-913 Otros trayectos y empleo del tiempo no especificado 0:39 0:39 0:39
Fuente EET 2002 2003 INE España

112
Cuadro A8 Encuesta Trimestral de Coste Laboral (ETCL)
Coste laboral por hora efectiva por secciones de la CNAE-93 y componentes del coste.
Unidades: Euros

2002TIII Coste total Coste salarial Coste salarial Otros costes
por hora total hora ordinario por hora por hora
Total 14.5 10.74 9.73 3.76
C. Industrias extractivas 20.47 15 13.41 5.47
D. Industria manufacturera 16.06 11.91 10.58 4.15
E. Producción y distribución de energía eléctrica, gas y agua 24.67 18.51 16.52 6.16
F. Construcción 12.28 8.69 8.25 3.59
G. Comercio y reparaciones 12.29 9.13 8.09 3.16
H. Hostelería 9.48 7.04 6.59 2.44
I. Transporte, almacenamiento y comunicaciones 16.28 11.65 10.43 4.63
J . Intermediación financiera 26.38 20.21 17.01 6.17
K. Actividades inmobiliarias y de alquiler: servicios empresariales 14.08 10.54 9.53 3.54
M. Educación 21.24 15.93 14.82 5.31
N. Actividades sanitarias y veterinarias, servicios sociales 16.87 12.86 12.49 4.01
O. Otras actividades sociales y de servicios prestados a la comunidad: servicios personales 13.28 9.89 9.19 3.39
2002TIV
Total 14.6 11.06 9.02 3.54
C. Industrias extractivas 18.72 13.68 11.58 5.04
D. Industria manufacturera 15.73 11.91 9.47 3.82
E. Producción y distribución de energía eléctrica, gas y agua 23.42 17.8 15.32 5.62
F. Construcción 13.03 9.55 8.01 3.48
G. Comercio y reparaciones 12.39 9.48 7.63 2.91
H. Hostelería 10.44 7.88 6.67 2.56
I. Transporte, almacenamiento y comunicaciones 16.53 11.9 9.72 4.63
J . Intermediación financiera 25.72 20.28 15.58 5.44
K. Actividades inmobiliarias y de alquiler: servicios empresariales 13.62 10.36 8.68 3.26
M. Educación 17.41 13.34 11.14 4.07
N. Actividades sanitarias y veterinarias, servicios sociales 17.24 13.61 11.2 3.63
O. Otras actividades sociales y de servicios prestados a la comunidad: servicios personales 13.39 10.09 8.33 3.3

113
Tabla A8 Encuesta Trimestral de Coste Laboral (ETCL)
Coste laboral por hora efectiva por secciones de la CNAE-93 y componentes del coste. Unidades: Euros
2002TIII Coste total Coste salarial Coste salarial Otros costes
por hora total hora ordinario hora por hora
Total 13.24 9.74 8.76 3.5
C. Industrias extractivas 17.1 12.19 11.49 4.91
D. Industria manufacturera 13.73 10.03 9.04 3.7
E. Producción y distribución de energía eléctrica, gas y agua 23.17 17.63 14.69 5.54
F. Construcción 11.39 7.95 7.71 3.44
G. Comercio y reparaciones 11.18 8.27 7.41 2.91
H. Hostelería 9.04 6.62 6.42 2.42
I. Transporte, almacenamiento y comunicaciones 16.07 11.7 9.6 4.37
J . Intermediación financiera 26.86 21.48 15.24 5.38
K. Actividades inmobiliarias y de alquiler: servicios empresariales 12.88 9.49 8.59 3.39
M. Educación 15.18 11.15 10.91 4.03
N. Actividades sanitarias y veterinarias, servicios sociales 15.05 11.38 10.99 3.67
O. Otras actividades sociales y de servicios prestados a la comunidad: servicios personales 12.11 8.91 8.3 3.2
2003TII
Total 14.12 10.5 9.06 3.62
C. Industrias extractivas 17.93 12.84 11.61 5.09
D. Industria manufacturera 15.19 11.26 9.54 3.93
E. Producción y distribución de energía eléctrica, gas y agua 24.65 19.08 15.27 5.57
F. Construcción 12.8 9.17 7.94 3.63
G. Comercio y reparaciones 11.58 8.61 7.6 2.97
H. Hostelería 9.54 7 6.52 2.54
I. Transporte, almacenamiento y comunicaciones 16.19 11.62 9.91 4.57
J . Intermediación financiera 24.81 19.35 15.91 5.46
K. Actividades inmobiliarias y de alquiler: servicios empresariales 13.28 9.88 8.88 3.4
M. Educación 17.89 13.64 11.37 4.25
N. Actividades sanitarias y veterinarias, servicios sociales 17.69 13.8 11.55 3.89
O. Otras actividades sociales y de servicios prestados a la comunidad: servicios personales 13.19 9.86 8.55 3.33
Fuente: Instituto Nacional de Estadística

114
Tabla A9. Encuesta Trimestral de Coste Laboral (ETCL)
resultados nacionales. Costes laborales
Coste laboral por hora efectiva por secciones de la CNAE-93 y componentes del coste.
Unidades: Euros
Promedio 4 Trimestres (III,IV 2002, I, II 2003)
Coste total Coste salarial Coste salarial Otros costes
por hora total hora ordinario hora por hora

C. Industrias extractivas 18.56 13.43 12.02 5.13
D. Industria manufacturera 15.18 11.28 9.66 3.90
E. Producción y distribución de energía eléctrica, gas y agua 23.98 18.26 15.45 5.72
F. Construcción 12.38 8.84 7.98 3.54
G. Comercio y reparaciones 11.86 8.87 7.68 2.99
H. Hostelería 9.63 7.14 6.55 2.49
I. Transporte, almacenamiento y comunicaciones 16.27 11.72 9.92 4.55
J . Intermediación financiera 25.94 20.33 15.94 5.61
K. Actividades inmobiliarias y de alquiler: servicios empresariales 13.47 10.07 8.92 3.40
M. Educación 17.93 13.52 12.06 4.42
N. Actividades sanitarias y veterinarias, servicios sociales 16.71 12.91 11.56 3.80
O. Otras actividades sociales y de servicios prestados a la comunidad: servicios personales 12.99 9.69 8.59 3.31
Promedio 16.24 12.17 10.53 4.07

Fuente Elaboración propia en base a datos de la Encuesta de Costes Laborales INE España


115
Cuadro B1. Valoración del estado de salud percibida según sexo y edad, 2003

Ambos sexos Total Muy Bueno Bueno Regular Malo Muy Malo
Total 41924 13.4 57.9 21.1 5.8 1.9
0 a 4 1740 28 56.3 14.6 1.2 0
5 a 15 4822 24.1 67 7.8 0.9 0.2
16 a 24 4973 18.7 67.9 11.8 1.2 0.4
25-34 7182 15.7 68.3 13.1 2.4 0.6
35-44 6642 12.6 64.7 17.9 3.6 1.2
45-54 5314 10.1 59.2 22.3 6.7 1.7
55-64 4294 6.5 45.6 34 9.8 4.1
65-74 3979 4 37.5 40.8 13.8 3.9
75 y más 2979 2.9 30.5 40.7 18.9 7
Varones Total Muy Bueno Bueno Regular Malo Muy Malo
Total 20620 14.7 61 18.5 4.5 1.4
0 a 4 887 24.9 58.8 14.9 1.4 0
5 a 15 2484 25.2 66.3 7.6 0.8 0.1
16 a 24 2545 21.7 66.4 10.2 1.2 0.6
25-34 3679 16.5 69.9 10.5 2.6 0.5
35-44 3345 12.7 68 15.3 3.4 0.7
45-54 2638 11.1 63.5 19.2 4.6 0.16
55-64 2086 7.8 48.7 31.3 8.5 3.6
65-74 1758 5.8 42.3 39.9 9.7 2.4
75 y más 1201 4.3 36 39.7 14.8 5.2
Mujeres Total Muy Bueno Bueno Regular Malo Muy Malo
Total 21303 12.1 55 23.5 7.1 2.4
0 a 4 854 31.1 53.7 14.2 0.9 0.1
5 a 15 2338 23 67.8 8 0.9 0.3
16 a 24 2428 15.6 69.5 13.5 1.2 0.3
25-34 3503 14.9 66.5 15.8 2.2 0.6
35-44 3297 12.6 61.3 20.6 3.9 1.7
45-54 2676 9.1 54.9 25.4 8.7 1.9
55-64 2208 5.2 42.7 36.5 11 4.6
65-74 2221 2.6 33.8 41.6 16.9 5.1
75 y más 1778 2 26.8 41.4 21.6 8.2

Estado de salud general percibido en los últimos 12 meses. Porcentajes horizontales.
Muy Malo: Estos datos han de ser tomados con precaución ya que pueden estar afectados por
elevados errores de muestreo.
Fuente: INE INEBASE Encuesta Nacional de Salud. 2003 tomado de Informe Portal Mayores
Nº30 IMSERSO.


116

Cuadro B.2.Auto calificación de Estado de Salud por tramos de edad

Muy bueno Bueno Aceptable Malo
Muy
Malo Total
Entre 65 y 69 años 205,842 825,089 822,917 394,053 68,015 2,315,916
Entre 70 y 74 años 152,227 600,971 740,614 360,098 86,159 1,940,069
Entre 75 y 79 años 69,420 362,195 483,098 331,820 79,007 1,325,983
Entre 80 y 84 años 35,885 224,605 328,147 196,305 51,557 836,499
Entre 85 y 89 años 12,626 83,966 132,868 93,278 32,788 355,526
Mayores de 90 años 9,986 35,215 58,223 39,939 14,350 157,717

Cuadro B.3.Auto calificación de estado de salud en hombres por tramos de edad

Muy bueno Bueno Aceptable Malo
Muy
Malo Total
Entre 65 y 69 años 92,168 387,859 448,467 237,675 46,292 1,212,461
Entre 70 y 74 años 73,819 304,824 407,383 215,630 48,492 1,050,148
Entre 75 y 79 años 31,635 177,744 275,614 203,082 44,653 732,728
Entre 80 y 84 años 17,957 136,411 196,390 123,677 29,054 503,489
Entre 85 y 89 años 6,801 56,025 89,432 57,017 18,309 227,584
Mayores de 90 años 8,121 20,861 48,609 27,436 9,734 114,761
Total Hombres 230,501 1,083,724 1,465,895 864,517 196,534 3,841,171

Cuadro B.4.Auto calificación de estado de salud en mujeres por tramos de edad

Tramos de Edad Muy bueno Bueno Aceptable Malo
Muy
Malo Total
Entre 65 y 69 años 113,674 437,230 374,450 156,378 21,723 1,103,455
Entre 70 y 74 años 78,408 296,147 333,231 144,468 37,667 889,921
Entre 75 y 79 años 37,785 184,451 207,484 128,738 34,354 592,812
Entre 80 y 84 años 17,928 88,194 131,757 72,628 22,503 333,010
Entre 85 y 89 años 5,825 27,941 43,436 36,261 14,479 127,942
Mayores de 90 años 1,865 14,354 9,614 12,503 4,616 42,952
Total Mujeres 255,485 1,048,317 1,099,972 550,976 135,342 3,090,092

Fuente Elaboración propia en base a datos de la EET INE España


Cuadro B5. Auto calificación de Estado de Salud por géneros


Muy
bueno Bueno Aceptable Malo
Muy
Malo Total
Mujer 230,501 1,083,724 1,465,895 864,517 196,534 3,841,171
Hombre 255,485 1,048,317 1,099,972 550,976 135,342 3,090,535
Fuente Elaboración propia en base a datos de la EET INE España

Cuadro B6. Auto calificación de Estado de Salud por géneros, en porcentajes



Muy
bueno Bueno Aceptable Malo
Muy
Malo
Mujer 6.0 28.2 38.2 22.5 5.1
Hombre 8.3 33.9 35.6 17.8 4.4


117
Cuadro B7. Auto calificación de Estado de Salud por tramos de edad en
porcentajes

Tramos de Edad Muy bueno Bueno Aceptable Malo Muy Malo
Entre 65 y 69 años 8.9 35.6 35.5 17.0 2.9
Entre 70 y 74 años 7.8 31.0 38.2 18.6 4.4
Entre 75 y 79 años 5.2 27.3 36.4 25.0 6.0
Entre 80 y 84 años 4.3 26.9 39.2 23.5 6.2
Entre 85 y 89 años 3.6 23.6 37.4 26.2 9.2
Mayores de 90 años 6.3 22.3 36.9 25.3 9.1
Total Hombres 7.0 30.8 37.0 20.4 4.8

Cuadro B.8. Auto calificación de estado de salud en hombres por tramos de
edad en porcentajes

Tramos de Edad Muy bueno Bueno Aceptable Malo Muy Malo
Entre 65 y 69 años 7.6 32.0 37.0 19.6 3.8
Entre 70 y 74 años 7.0 29.0 38.8 20.5 4.6
Entre 75 y 79 años 4.3 24.3 37.6 27.7 6.1
Entre 80 y 84 años 3.6 27.1 39.0 24.6 5.8
Entre 85 y 89 años 3.0 24.6 39.3 25.1 8.0
Mayores de 90 años 7.1 18.2 42.4 23.9 8.5
Total Hombres 6.0 28.2 38.2 22.5 5.1

Cuadro B.9. Auto calificación de estado de salud en mujeres por tramos de
edad en porcentajes

Tramos de Edad Muy bueno Bueno Aceptable Malo Muy Malo
Entre 65 y 69 años 10.3 39.6 33.9 14.2 2.0
Entre 70 y 74 años 8.8 33.3 37.4 16.2 4.2
Entre 75 y 79 años 6.4 31.1 35.0 21.7 5.8
Entre 80 y 84 años 5.4 26.5 39.6 21.8 6.8
Entre 85 y 89 años 4.6 21.8 33.9 28.3 11.3
Mayores de 90 años 4.3 33.4 22.4 29.1 10.7
Total Mujeres 8.3 33.9 35.6 17.8 4.4

Fuente Elaboración propia en base a datos de la Encuesta de Costes Laborales INE España

Cuadro B10.Personas con discapacidades y estimación de prevalencia de las situaciones
de discapacidad en tantos por mil por edad y sexo. España 1999

Total Hombres Mujeres
Numero Prevalencia %o Numero Prevalencia %o Numero Prevalencia %o
65 a 69 años 386,338 190 161,083 171 225,255 207
70 a 74 años 457,269 264 168,643 220 288,626 299
75 a 79 años 476,926 369 172,670 325 304,256 399
80 a 84 años 370,701 475 120,382 429 250,319 501
85 y más años 381,418 636 111,031 592 270,388 657
Fuente: Tomado de Libro Blanco IMSERSO INE Encuesta sobre Discapacidades, Deficiencias y Estado de Salud, 2002


118
Cuadro B.11.Estado civil de personas mayores de 65 años.

Mujeres casado soltero viudo separado divorciado Total
65 a 69 años 788,996 95,662 296,108 20,269 11,426 1,212,461
70 a 74 años 592,690 85,901 349,387 15,762 6,408 1,050,148
75 a 79 años 286,935 78,873 363,114 2,747 1,059 732,728
80 a 84 años 137,316 73,562 288,877 1,691 2,043 503,489
85 a 89 años 33,006 41,353 150,513 2,252 460 227,584
90 y más
años 4,773 16,833 93,155 0 0 114,761
Total 1,843,716 392,184 1,541,154 42,721 21,396 3,841,171
Total en % 48.0% 10.2% 40.1% 1.1% 0.6% 100.0%

Hombres casado soltero viudo separado divorciado Total
65 a 69 años 930,497 100,874 50,577 13,046 7,184 1,102,178
70 a 74 años 738,833 67,536 73,541 6,986 3,468 890,364
75 a 79 años 466,595 37,321 84,403 4,936 0 593,255
80 a 84 años 249,334 23,472 58,207 1,172 825 333,010
85 a 89 años 76,499 4,722 45,969 752 0 127,942
90 y más
años 23,322 3,223 16,407 0 0 42,952
Total 2,485,080 237,148 329,104 26,892 11,477 3,089,701
Total en % 80.4% 7.7% 10.7% 0.9% 0.4% 100.0%

Cuadro B12.Estado civil de personas mayores de 65 años. En porcentajes.


Mujeres casado soltero viudo separado divorciado
65 a 69 años 65.1 7.9 24.4 1.7 0.9
70 a 74 años 56.4 8.2 33.3 1.5 0.6
75 a 79 años 39.2 10.8 49.6 0.4 0.1
80 a 84 años 27.3 14.6 57.4 0.3 0.4
85 a 89 años 14.5 18.2 66.1 1.0 0.2
90 y más
años 4.2 14.7 81.2 0.0 0.0

Hombres casado soltero viudo separado divorciado
65 a 69 años 84.4 9.2 4.6 1.2 0.7
70 a 74 años 83.0 7.6 8.3 0.8 0.4
75 a 79 años 78.6 6.3 14.2 0.8 0.0
80 a 84 años 74.9 7.0 17.5 0.4 0.2
85 a 89 años 59.8 3.7 35.9 0.6 0.0
90 y más
años 54.3 7.5 38.2 0.0 0.0



119






4. ESTUDIO DE LAS PAUTAS DE
CONSUMO DE LA TERCERA EDAD
 

120
El comportamiento de los consumidores y sus decisiones de consumo han sido siempre temas
de interés. En las últimas décadas, el incremento de la esperanza de vida unido al descenso de la
natalidad ha provocado un aumento de las personas mayores
33
. Este envejecimiento de la
población trae como consecuencia más inmediata un incremento cada vez mayor del gasto, tanto
público como privado, destinado a satisfacer la demanda de las personas mayores.

De lo anterior se desprende que se va a producir un crecimiento importante en la demanda de
bienes y servicios para cubrir las necesidades de las personas mayores y de quienes les atienden,
por lo que se producirán cambios de orden cuantitativo y cualitativo. Ello es así porque el
mercado de las personas mayores resultará cada vez más grande y moverá una proporción
mayor de los recursos públicos y privados. La oferta tendrá que abarcar un abanico muy variado
y específico de productos y de prestaciones.

Las necesidades específicas de las personas mayores requieren diferentes líneas de consumo,
como puede ser el consumo que sirve para preservar la salud o para restaurarla, los bienes y los
servicios que permiten seguir atendiendo el propio hogar, o los bienes y servicios que
contribuyan a ocupar el tiempo libre.

El acelerado incremento de personas mayores que se está produciendo en España obliga a una
reorientación de las políticas sociales. Las políticas públicas tanto en la Unión Europea como en
España han de girar notablemente para que sean los mayores, en sus hogares o en los de los
familiares, quienes administren una parte importante de los recursos públicos destinados al
efecto. Es previsible pues un aumento de la oferta de servicios de apoyo doméstico a los
mayores y a sus familiares.

Y aunque el impacto del envejecimiento demográfico sobre la composición del consumo
privado es un tema de amplio debate y estudio, hasta la fecha no se ha alcanzado un pleno
consenso.

En los escenarios anteriores, se hace necesario llevar a cabo un estudio del gasto realizado por
los mayores en nuestro país, haciendo especial hincapié en el consumo privado de servicios.

33
España está envejeciendo, y cada vez es mayor el número de personas de 65 y más años en relación al resto de la
población. Según datos del INE, en 2005 la población de 65 y más años era de 7,3 millones de personas, es decir, un
16,6% de la población total. Es más, existe una persona de 65 y más años por cada cuatro en edad de trabajar. Por lo
que si persisten las tendencias actuales de bajas tasas de fecundidad, aumento continuo de la longevidad y
mantenimiento de la tasa de inmigración, estaremos asistiendo a un proceso constante de envejecimiento de la
población de nuestro país. De ahí que la importancia demográfica y económica de este grupo de población suscite la
necesidad de una consideración especial.


121
Para ello se utilizará la Encuesta Continua de Presupuestos Familiares, abarcando el período
temporal 1998-2004.

En definitiva, se trata de llevar a cabo un estudio de las características, los patrones y los
factores determinantes del comportamiento de los consumidores mayores en nuestro país,
especialmente en cuanto al gasto en servicios.

La hipótesis de trabajo consiste en que la explicación del gasto en consumo de servicios por los
hogares de la tercera edad no se debe únicamente al nivel de renta sino que existen factores de
otro tipo.

De acuerdo con lo anterior, los objetivos que se pretenden son: primero, estudiar el efecto de las
características de los hogares de la tercera edad sobre el consumo de servicios en España
durante el periodo considerado; y, segundo, detectar y confirmar los factores explicativos del
consumo de servicios en los hogares de la tercera edad.

Los resultados del estudio podrían tomarse como referencia para avanzar en estudios más
concretos como son: profundizar en los factores explicativos del consumo de servicios en los
hogares de la tercera edad a nivel de regiones. Incluso, indagar sobre dichos factores en el
medio rural.
34
O bien, examinar el consumo de servicios en aquellas regiones españolas donde
se están produciendo movimientos migratorios de la población jubilada en busca de zonas de
clima templado.
35


Teniendo en cuenta las consideraciones anteriores, esta investigación se estructura en los
siguientes apartados. En el primer epígrafe se desarrolla el marco teórico del que parte nuestro
estudio, donde se recoge una revisión de la literatura económica. En el segundo apartado se
expone la metodología empleada. En la tercera parte se presenta el análisis de los resultados. Y,
en el último epígrafe se resumen las conclusiones.


34
Según los últimos Censos, la población con 65 o más años es más elevada en el medio rural que en el urbano.
35
Como es el caso de la Costa Mediterránea donde llegan jubilados procedentes de países del centro y norte de la
Unión Europea, y que lógicamente tiene incidencia en las condiciones sociales y económicas de la zona, y más
concretamente sobre el consumo, con una mayor demanda de servicios gerontológicos, ayudas a domicilio, servicios
bancarios e inmobiliarios, servicios de ocio; servicios de comunicación, etc.

122
4.1. MARCO TEÓRICO.
A nivel microeconómico, al estudiar el comportamiento de los consumidores de cualquier edad,
en general, o de los consumidores mayores, en particular, el referente inicial viene dado por las
hipótesis de la Renta Permanente y del Ciclo Vital.

4.1.1. Hipótesis de la Renta Permanente (HRP).

Milton Friedman
36
formuló la HRP, basándose en la idea de que el consumo y el ahorro no son
función del ingreso corriente, sino de dos tipos de ingresos, como son: el ingreso permanente
37
,
entendido como el ingreso futuro esperado; y, el ingreso transitorio o no esperado, de naturaleza
aleatoria. De tal modo que ante un incremento de la renta, la persona diferenciará si se trata de
un aumento permanente o transitorio. Para Friedman, un incremento transitorio de la renta no
influye en el consumo corriente, y por lo tanto, se ahorra casi en su totalidad, aumentando la
riqueza del individuo, y consecuentemente su consumo futuro. El consumo también lo divide en
permanente y transitorio, siendo este último aleatorio. El consumo permanente es una fracción
de ese ingreso, que puede definirse como una relación entre la renta corriente o del periodo y
una proporción de la renta obtenida el año anterior.

La HRP implica que la propensión marginal a consumir a corto plazo es menor que la
propensión marginal a consumir a largo plazo, y esta última es igual a la propensión media a
largo. El motivo por el que la propensión marginal a consumir a corto plazo es menor, reside en
el hecho de que los individuos no están seguros de la naturaleza del incremento total de la renta;
es decir, qué componente es permanente y qué componente es el transitorio. Asimismo,
Friedman señala que la parte de la renta permanente que se dedica al consumo está influida por
factores como la edad, el tamaño y composición de la familia, la educación, etc., son factores
que difieren de una familia a otra.

4.1.2. Hipótesis del Ciclo Vital (HCV).

Ando y Modigliani argumentan que el individuo típico tiene una corriente de ingresos que se
distribuye de forma distinta según el período de vida en el que se encuentre: es relativamente
baja al principio y al final de su vida, y alcanza sus máximos en los años de madurez, cuando

36
Friedman publicó su obra “A Theory of the Consumption Function” en 1957.
37
El ingreso permanente depende de la razón entre la riqueza en forma de activos físicos y financieros (llamada
riqueza no humana) y el capital humano de las personas, llamado riqueza humana, y de un promedio ponderado de
los rendimientos de esas formas de riqueza, expresado en tasas de interés.

123
mayor es su productividad. Por otro lado, el nivel de consumo será más o menos constante a lo
largo de su vida.
38


En cuanto a las aplicaciones de la hipótesis utilizando datos cross-section, Modigliani y Ando
han hecho alarde de un enorme ingenio para adaptar la HCV a los datos disponibles. Ambos
estudian detalladamente las implicaciones del modelo para los datos obtenidos de presupuestos
familiares, terreno en donde la HCV resulta más fructífera.

La fracción de recursos totales consumida en un año cualquiera aumenta a medida que el
individuo envejece. Sin embargo, los datos indican que la renta de la unidad familiar primero
aumenta y después decrece al ir aumentando la edad de ésta. El tamaño de la familia, es decir, el
número de miembros de la unidad familiar, sigue el mismo esquema general de
comportamiento, aunque más agudizado que el de la función de renta.

Los autores de la HCV afirman que “a medida que aumente el tamaño familiar los gastos en
consumo necesarios para mantener un cierto nivel de vida lo harán en menor proporción” (Ando
y Modigliani, 1957, pág. 106), llegando a la conclusión de que las unidades de consumo pueden
basar sus expectativas en la experiencia y el comportamiento reales de las unidades familiares
que se hallan en un punto más avanzado del ciclo vital. De este modo, el modelo variará con la
edad.

Así pues, a medida que va transcurriendo el ciclo vital familiar
39
se van franqueando una serie
de etapas en las que se modifican la renta de la familia y la composición del hogar, lo que lleva
a originar distintas necesidades. De esta forma, parece evidente pensar que los diferentes tipos
de familia originan comportamientos de consumo diferenciados.

Son abundantes los trabajos, teóricos y empíricos, que han utilizado el ciclo vital para estudiar
la demanda de consumo. Si bien este concepto ha sido objeto de críticas, debido a que las etapas
del ciclo vital familiar son complejas de definir y cambiantes con el paso del tiempo. Así, los
diferentes tipos de familia son cada vez menos homogéneos, de modo que se están produciendo
modificaciones en la duración de las diferentes etapas del ciclo de vida familiar, de hecho las
etapas vitales se desarrollan en distintas edades en comparación con décadas anteriores, por lo

38
Esta teoría se encuentra asociada a los trabajos de Modigliani y Brumberg (1954), Ando y Modigliani (1957,
1963), Brumberg (1966) y Modigliani (1985).
39
Los trabajos más recientes relacionados con el ciclo vital familiar tienden a adoptar el término ciclo vital del hogar,
debido a que supone una ampliación del concepto al considerar, además de las familias tradicionales, otros tipos de
hogares como los formados por divorciados, solteros, etc.

124
que las necesidades surgen en diferentes momentos del tiempo, y, por tanto, los consumos se
producen de forma distinta.

Aportaciones posteriores han comprobado que el ciclo vital familiar es un factor discriminante
del consumo y del gasto en diferentes tipos de bienes y servicios, aunque los cambios en el seno
familiar, como el matrimonio, nacimiento de hijos, vejez, etc., lógicamente van a afectar al nivel
de ingresos y de gastos que en cada fase del ciclo vital tiene lugar en las familias.

A nivel internacional, entre los trabajos que utilizan el ciclo vital, como factor que influye sobre
el consumo de bienes y servicios, hay que mencionar los de McLeod y Ellis (1982), Wagner y
Hanna (1983), Douthitt y Fedyk (1988 y 1990), y Schaninger y Danko (1993). Sobresale el
trabajo de Bellante y Foster (1984), quienes consideran que variables como la edad de la esposa,
el número de hijos con edad de 0 a 2 años y de 3 a 5 años, entre otras relacionadas con el ciclo
vital familiar, son importantes para explicar las diferencias de gastos en servicios. También
destaca el trabajo de Soberon-Ferrer y Dardis (1991), los cuales encontraron diferentes efectos
de las variables del ciclo vital en función de la categoría de servicios analizadas. Otros trabajos,
estudian cuáles son las etapas o fases del ciclo vital relacionadas con el consumo, como los de
Wells y Gubar (1966), Murphy y Staples (1979), Gilly y Enis (1982), y Wilkes (1995). Por
último, hay otros estudios que se limitan a analizar una sola etapa del ciclo vital como son los de
Ward y Wackman (1972), y Lino (1990a, 1990b).

De la revisión de estos trabajos se pueden extraer una serie de consideraciones:

• La creación de la familia, el nacimiento del primer hijo, la jubilación, etc., son hechos
que se producen a lo largo de la vida familiar y que provocan notables cambios en las
necesidades de los hogares, repercutiendo en el gasto de bienes y servicios.

• En las familias de reciente creación y sin hijos, resulta más probable que predominen
los gastos de alquiler de vivienda, hoteles y viajes y bebidas fuera del hogar.

• Las familias con hijos tenderán a aumentar los gastos en guarderías y servicios
relacionados con el cuidado de los hijos (en el caso que sean de corta edad) como son
los de educación y probablemente los relacionados con el esparcimiento y el ocio. Pero
también, teniendo en cuenta que la presencia de hijos consumirá tiempo de los demás
miembros del hogar, es posible que se produzca un aumento de los gastos en servicios
ahorradores de tiempo, como son los domésticos.


125
• Finalmente, en la etapa correspondiente a la jubilación, parece lógico que se reduzcan
los gastos en guarderías y educación, sin embargo, es probable que se incrementen los
gastos en servicios médicos y los relacionados con el ocio al contar con mayor
disponibilidad de tiempo libre.

Por lo que respecta a los trabajos nacionales revisados, destacan los de Deaton, Ruiz Castillo y
Duncan (1989), Mañas (1999), Mañas et al. (2002), Hernández (2005), y Camacho y Hernández
(2006), que analizan la situación en España, llegando a obtener, entre otros, los resultados
siguientes:

• En las familias en las que hay hijos de corta edad se tiende a contratar más servicios
domésticos y de cuidado de hijos, reduciéndose la utilización de servicios como hoteles
y viajes y comidas y bebidas fuera del hogar.

• Las familias con hijos que han superado una cierta edad, presentan una mayor tendencia
al consumo de servicios relacionados con el esparcimiento, la enseñanza, el transporte
público, las comidas y bebidas fuera del hogar y el cuidado personal.

• Cuando llega la jubilación aparece un importante retroceso en la frecuencia de uso de la
mayoría de los servicios, siendo más intenso conforme aumenta la edad, y muy
concretamente en el transporte privado, esparcimiento y cultura y enseñanza.

4.1.3. Revisión de la literatura acerca de los patrones de consumo de las personas mayores.

La revisión de la literatura económica sobre el comportamiento de los consumidores mayores
nos permite constatar que en los primeros tiempos la mayor parte de la investigación era de
índole macroeconómica. Sin embargo, poco antes de 1970 la investigación incorpora el enfoque
microeconómico donde los comportamientos específicos de los consumidores mayores fueron
estudiados, como por ejemplo, los hábitos de compra y las fuentes de información.

En general, la investigación sobre los consumidores mayores ha sido unidimensional, es decir,
se analizaba el comportamiento de éstos pero de una forma aislada, no comparándolo con el de
los consumidores más jóvenes o de la población en general. Tan solo en fechas recientes se han
llevado a cabo estudios comparativos.


126
Además, muchos trabajos han sido multidescriptivos, estableciendo diferentes edades como
umbral de la tercera edad, si bien es cierto que la mayoría de los estudios consideran
consumidores mayores aquellos de 65 años y más.

Por último, es necesario señalar que numerosos estudios han quedado cortos en alcance,
utilizando muestras pequeñas, siendo escasos los estudios que utilizan muestras nacionales
superiores a las 1.000 observaciones. No obstante, la naturaleza regional de estos trabajos, junto
con el análisis de los datos consistente principalmente en estadística descriptiva o pruebas
bivariantes de asociación entre la edad y el comportamiento, proporcionan algunas conclusiones
contradictorias.

Se puede hablar de que existe una carencia de consenso entre los investigadores en cuanto a la
delimitación del concepto de consumidores mayores. A nivel internacional, en los estudios
sobre consumo en los que se analiza el comportamiento de los mayores, se han utilizado edades
de 60, 62 y 65 años (Axelson and Penfield, 1983; Moehrle, 1990; Schwenk, 1995); y también se
han establecido entre dos y cuatro agrupaciones de edades (Harrison, 1986). Incluso se ha
considerado un rango de edades entre 45 y 65 años (Gantz et al., 1980; Greco, 1989; Peterson,
1992; Ursic et al., 1986). Andel-Ghany y Sharpe (1997) consideran dos grupos de consumidores
mayores, aquellos con edades entre 65 y 74 años (consumidor joven-viejo) y los que tienen 75
años y más (consumidor viejo-viejo). Línea en la que también se enmarcan los trabajos de
Hitschler (1993) y Paulin (2000) en los que se comparaban familias cuyo sustentador principal
tenía entre 65 y 74 años con aquellas otras unidades de consumo en las que la persona de
referencia tenía 75 y más años.

Por su parte, Moehrle (1990) examina los patrones de gasto de familias cuya persona de
referencia tiene entre 62 y 74 años.

Otros estudios consideran la edad de 50 años como un indicador para un consumidor mayor
(Beck, 1996; Burt y Gabbot, 1995; Carrigan et al., 2004; Kang y Ridgway, 1996; Mitchell,
1996; Semon, 1995; Weaver, 1996).

A nivel nacional, los trabajos de Mañas et al. (2002), Grande (2002), Marchante et al. (2002),
Hernández (2005) y Camacho y Hernández (2006) consideran personas mayores aquellas que
tienen 65 años y más.


127
En consonancia con los estudios españoles y para los propósitos de este trabajo se ha
considerado persona mayor a partir de los 65 años de edad, que es la edad de jubilación en
España.

4.2. METODOLOGÍA.

Los sujetos de la investigación se corresponden con los hogares españoles cuyo sustentador
principal tiene 65 y más años
40
. Quedan pues excluidos del análisis los hogares en los que
convive alguna persona de 65 años o más pero en los que no son ellos mismos los sustentadores
principales. Las fuentes estadísticas utilizadas son las Encuestas Continuas de Presupuestos
Familiares (ECPF), realizadas por el Instituto Nacional de Estadística, que permiten disponer de
información confiable y actualizada para conocer el comportamiento de consumo de las familias
y la asignación de su presupuesto a los distintos rubros de gastos. El ámbito temporal analizado
abarca desde el segundo trimestre de 1998 hasta el mismo periodo de 2004
41
.

Una limitación significativa a la hora de abordar la explotación de los microdatos de las
encuestas de presupuestos familiares es separar en algunas partidas el gasto en bienes del gasto
en servicios. Cuestión que es de una gran importancia ya que puede condicionar el valor
cuantitativo atribuible al consumo de servicios
42
. Según el criterio que se adopte a la hora de
establecer las distintas partidas de gasto referidas dentro del grupo de bienes o servicios habrán
de tenerse en consideración, puesto que la opción elegida puede presentar resultados distintos
respecto a los gastos en bienes y servicios por parte de las familias.

En cuanto a las técnicas estadísticas utilizadas, la elevada cantidad de variables a manejar en las
Encuestas nos lleva a que, para resolver adecuadamente los objetivos de la investigación,
proporcionando así una visión conjunta e integrada de los aspectos implicados, se apliquen

40
Aunque, inicialmente, en el análisis descriptivo, se comparan con los consumidores menores de 65 años, tal y como
se ha hecho en la mayoría de los estudios revisados.
41
Todas las muestras seleccionadas han sido sometidas a un proceso de análisis preliminar de los datos, donde se han
eliminado aquellos casos considerados como inadmisibles y aquellos otros hogares cuyo sustentador principal es
rentista, ya que se alejan de la normalidad y distorsionan los resultados.
42
Así, por un lado, aparece algunas partidas de gastos con un alto grado de agregación, lo que hace complejo asignar
dicha partida al apartado de bienes o al de servicios. Por otro lado, hay un estrecho enlace entre bienes y servicios,
como por ejemplo lo prueban algunas partidas referidas al grupo de alimentación. Estos gastos se incorporan al grupo
de bienes lo que origina una infravaloración de los servicios realmente consumidos por las familias. Además, hay
gastos que por su propia naturaleza resultan difíciles de clasificar como bien o como servicio y que son incluidos en
la Contabilidad Nacional en sectores distintos al de servicios, aunque incluyen importantes niveles de éste; como
pueden ser los gastos de mantenimiento y reparación de la vivienda, que son incluidos en el sector de la construcción,
y los gastos en los suministros de la vivienda: agua, gas, etc., que son incluidos en el sector de la energía. En nuestro
estudio hemos considerado servicios a todas aquellas partidas que así aparecen en las Encuestas y aquellas otras que
contienen altas dosis de los mismos.

128
técnicas multivariantes, caracterizadas por resumir y sintetizar grandes conjuntos de datos con el
fin de mejorar el conocimiento que se tiene de la realidad.

Para cubrir el primer objetivo planteado se recurre a un análisis descriptivo donde se relaciona
una variable cuantitativa como es el gasto total de la familia con otras de tipo cualitativo que
indican las características del hogar. Dichas relaciones permiten conocer no sólo la importancia
relativa de los distintos gastos en el presupuesto de la familia sino en qué medida sus
presupuestos resultan diferentes de acuerdo a la composición del hogar, la edad y nivel de
instrucción del sustentador principal, el lugar de residencia, así como los hábitos y preferencias
de los individuos, entre otros.

Para la consecución del segundo objetivo se realiza un doble análisis, en primer lugar, se
exploran aquellos factores que puedan ser capaces de explicar el consumo de servicios por
nuestros mayores, aplicando el Análisis Factorial de Componentes Principales (ACP); y, en
segundo lugar, se determinan cuáles de los anteriores factores se pueden considerar como
explicativos del consumo de servicios de la tercera edad en cuanto al volumen de gasto en
servicios, para lo que se aplica el Análisis de Regresión Lineal Múltiple (ARLM).

4.3. ANÁLISIS DE RESULTADOS.

4.3.1. Análisis descriptivo.

Para analizar la evolución del comportamiento de los consumidores mayores se ha extraído una
muestra compuesta por aquellos hogares en los que la edad del sustentador principal es de 65 o
más años. Las muestras seleccionadas se corresponden con el segundo trimestre de los años
1998 y 2004, siendo el número de hogares extraídos de 2.466 y 2.626, respectivamente.
43



43
Se ha optado por el segundo trimestre porque, a la fecha de realización del trabajo, la última encuesta disponible
era la del 2º trimestre de 2004.

129
Tabla 4.1. Consumo medio en los hogares en los que el sustentador principal tiene 65 o mas años, 1998-
2004.
Importe medio trimestral
por hogar (€)
% sobre total
gastos
% sobre total
servicios
Grupos de gastos en bienes y servicios
2T98 2T04 2T98 2T04 2T98 2T04
Alimentos y bebidas no alcohólicas 650.56 797.86 22.06 19.73
Bebidas alcohólic., tabaco y narcóticos 60.48 69.09 2.05 1.71
Artículos de vestir y calzado 190.31 243.99 6.45 6.03
Vivienda, agua, elec., gas y otr. comb. 1116.48 1.611.21 37.86 39.85
Mobiliario, equip. hogar y gastos corr. 144.40 186.57 4.90 4.61
Salud 82.41 103.47 2.79 2.56
Transportes 177.74 254.54 6.03 6.30
Comunicaciones 65.10 95.58 2.21 2.36
Ocio, espectáculos y cultura 111.38 176.10 3.78 4.36
Enseñanza 7.23 6.16 0.25 0.15
Hoteles, cafés y restaurantes 196.74 226.03 6.67 5.59
Otros bienes y servicios 145.78 272.49 4.94 6.74
Suma bienes y servicios 2.948.62 4.043.07 100.00 100.00
Grupos de gastos en servicios
Servicios y reparaciones para el hogar 158.02 202.93 5.36 5.02 19.64 17.47
Servicios de la vivienda 141.77 197.98 4.81 4.90 17.62 17.05
Servicio doméstico 29.64 58.64 1.01 1.45 3.68 5.05
Servicios médicos 44.52 64.44 1.51 1.59 5.53 5.55
Transporte personal 33.16 47.91 1.12 1.18 4.12 4.12
Transporte público 25.93 28.65 0.88 0.71 3.22 2.47
Correos y comunicaciones 3.40 21.53 0.12 0.53 0.42 1.85
Servicios de ocio y cultura 56.80 99.93 1.93 2.47 7.06 8.60
Servicios de guardería 0.52 0.45 0.02 0.01 0.06 0.04
Servicios de enseñanza 6.84 5.99 0.23 0.15 0.85 0.52
Servicios para el cuidado personal 29.28 63.86 0.99 1.58 3.64 5.50
Restaurantes 78.74 78.69 2.67 1.95 9.79 6.77
Cafés y bares 111.11 137.86 3.77 3.41 13.81 11.87
Hoteles 6.89 9.48 0.23 0.23 0.86 0.82
Otros servicios y seguros 77.84 143.18 2.64 3.54 9.68 12.33
Suma Servicios 804.47 1.161.52 27.28 28.73 100 100
Fuente: ECPF de 1998 y 2004.

El colectivo de hogares perteneciente a la tercera edad puede diferenciarse del resto tanto en el
origen de los ingresos
44
que percibe como en su comportamiento respecto al consumo (Tabla
4.1).

En general, los cambios en la distribución del gasto en el período analizado muestran que ha
habido un desplazamiento desde los gastos en alimentación, bebidas, vestido, mobiliario, salud,
enseñanza, y hoteles, hacia vivienda, transportes, comunicaciones, ocio, y otros bienes y
servicios. El gasto en servicios correspondiente a aquellos hogares en los que el sustentador
principal tiene 65 o más años muestra una evolución creciente tanto en términos absolutos como
relativos. Esta evolución guarda una estrecha relación con el aumento de pensiones y de
prestaciones destinadas a las personas mayores, propio de los países altamente desarrollados que
siguen la senda del estado del bienestar. Por lo que es previsible que continúe dicho aumento en
los próximos años.

44
La renta de la tercera edad procede más de los sistemas públicos de transferencias y del ahorro acumulado que del
propio mercado de trabajo.


130

Particularizando más en los grupos de servicios, se produce una desviación del gasto hacia
servicio doméstico, correos y comunicaciones, ocio y cultura, cuidado personal, y otros
servicios y seguros, en detrimento de servicios y reparaciones para el hogar, servicios de la
vivienda, transporte público, servicios de enseñanza, restaurantes y, cafés y bares.

En el año 2004, servicios y reparaciones para el hogar, servicios de la vivienda, cafés y bares, y,
otros servicios y seguros, suponen casi el 60 por ciento de los gastos en servicios. Y si a las
anteriores partidas les añadimos servicio doméstico, servicios médicos, ocio y cultura, cuidado
personal, y restaurantes, se alcanza el 90 por ciento del total del gasto en servicios.

Sin embargo, para avanzar un paso más en nuestro estudio, resulta interesante llevar a cabo un
análisis del consumo diferencial en servicios entre aquellos hogares cuyo sustentador principal
tiene más de 64 años y aquellos en los que el sustentador principal tiene menos de 65 años. Para
ello, se selecciona una muestra formada por aquellos hogares en los que el sustentador principal
tiene menos de 65 años (Tabla 4.2).
45


En este caso también se observa que se ha producido una desviación del gasto en bienes y
servicios a lo largo del periodo considerado, tomando una mayor importancia relativa los gastos
en vivienda; comunicaciones; ocio; hoteles, cafés y restaurantes; y, otros servicios y seguros.
Al igual que sucedía para el caso de los hogares con sustentador principal mayor de 64 años,
hay una evolución creciente en el consumo de servicios, pero además en el caso que nos ocupa
este avance se intensifica más. De hecho, para el último período estudiado, el consumo de
servicios se sitúa en una cifra superior al 33 por ciento con respecto al gasto total. Así, se puede
hablar de una cierta contracción del gasto en servicios para el caso de los hogares cuyo
sustentador principal es un mayor de más de 64 años, en el que los servicios representan el
28,73 por ciento del presupuesto total del hogar.


45
La muestra correspondiente al segundo trimestre de 1998 está formada por 6.268 hogares mientras que la del
mismo subperíodo de 2004 contiene 5.428 observaciones.

131
Tabla 4.2. Consumo medio en los hogares en los que el sustentador principal menos de 65 años, 1998-
2004.
Importe medio trimestral
por hogar (€)
% sobre total
gastos
% sobre total
servicios
Grupos de gastos en bienes y servicios
2T98 2T04 2T98 2T04 2T98 2T04
Alimentos y bebidas no alcohólicas 911.42 1070.44 18.47 16.58
Bebidas alcohólic., tabaco y narcóticos 135.00 156.36 2.74 2.42
Artículos de vestir y calzado 345.13 436.91 6.99 6.77
Vivienda, agua, elec., gas y otr. comb. 1.360.85 1933.11 27.57 29.94
Mobiliario, equip. hogar y gastos corr. 226.43 275.57 4.59 4.27
Salud 116.58 150.55 2.36 2.33
Transportes 718.75 795.93 14.56 12.33
Comunicaciones 93.65 176.62 1.90 2.74
Ocio, espectáculos y cultura 245.18 351.70 4.97 5.45
Enseñanza 76.50 93.86 1.55 1.45
Hoteles, cafés y restaurantes 449.38 617.90 9.11 9.57
Otros bienes y servicios 256.55 397.96 5.20 6.16
Suma bienes y servicios 4.935.43 6456.92 100.00 100.00
Grupos de gastos en servicios
Servicios y reparaciones para el hogar 200.57 244.86 4.06 3.79 13.78 11.46
Servicios de la vivienda 194.12 342.61 3.93 5.31 13.34 16.04
Servicio doméstico 27.92 47.47 0.57 0.74 1.92 2.22
Servicios médicos 52.21 70.86 1.06 1.10 3.59 3.32
Transporte personal 72.01 91.85 1.46 1.42 4.95 4.30
Transporte público 50.84 57.93 1.03 0.90 3.49 2.71
Correos y comunicaciones 13.62 86.22 0.28 1.34 0.94 4.04
Servicios de ocio y cultura 116.55 173.78 2.36 2.69 8.01 8.14
Servicios de guardería 19.00 21.06 0.38 0.33 1.31 0.99
Servicios de enseñanza 67.70 86.20 1.37 1.33 4.65 4.04
Servicios para el cuidado personal 31.13 69.06 0.63 1.07 2.14 3.23
Restaurantes 183.54 257.72 3.72 3.99 12.61 12.07
Cafés y bares 243.45 326.78 4.93 5.06 16.73 15.30
Hoteles 22.39 33.40 0.45 0.52 1.54 1.56
Otros servicios y seguros 160.52 226.14 3.25 3.50 11.03 10.59
Suma Servicios 1.455.56 2.135.95 29.49 33.08 100 100
Fuente: ECPF de 1998 y 2004.

En esta muestra, los grupos que han experimentado un mayor crecimiento en la participación
sobre el total de gastos en servicios, en el intervalo temporal considerado, son: correos y
comunicaciones, servicios de la vivienda, y, servicios para el cuidado personal. Por el contrario,
los grupos que han sufrido un mayor retroceso son: servicios y reparaciones para el hogar, y,
cafés y bares.

4.3.1.1. Gasto en servicios según las características de los hogares de la tercera edad.

En nuestro estudio, y de acuerdo con la metodología de la Encuesta Continua de Presupuestos
Familiares, las diferentes necesidades de los consumidores de la tercera edad en servicios se
pueden explicar según una serie de pautas objetivas, que podemos clasificar en:
a) Pautas demográficas: sexo, edad, estado civil y tipo de hogar.
b) Pautas geográficas: tipo de hábitat y densidad de la zona donde se habita.

132
c) Pautas socioeconómicas: ingresos netos totales monetarios y nivel de estudios
realizados.

a. Pautas demográficas.

Sexo del sustentador principal

En 1998, casi en el 30 por ciento de los hogares de la tercera edad el sustentador principal es
una mujer, mientras que en 2004, dicha cifra se eleva al 33,4 por ciento, siendo en la mayoría de
los casos mujeres viudas (Tabla 4.3). Sin embargo, el gasto en consumo de servicios aumenta en
unos y otros.

En ambos periodos analizados se observa que en los hogares de la tercera edad donde el
sustentador principal es hombre hay un mayor gasto en servicios. Por grupos o ramas de
servicios, los hogares dirigidos por hombres demandan más en servicios médicos; transporte
personal; ocio y cultura; restaurantes; y, cafés y bares; principalmente. Por otro lado, los
hogares dirigidos por mujeres dedican una mayor parte de su presupuesto a servicios y
reparaciones para el hogar; vivienda; servicio doméstico; transporte público; y, servicios para el
cuidado personal.

Tabla 4.3. Porcentajes de consumo medio en servicios en hogares de la tercera edad según el sexo del
sustentador principal, 1998-2004.
HOMBRE MUJ ER Grupos de gastos en servicios
2T98 2T04 2T98 2T04
Servicios y reparaciones para el hogar 19.14 16.69 21.46 19.80
Servicios de la vivienda 16.20 15.67 22.70 21.15
Servicio doméstico 3.00 4.02 6.13 8.13
Servicios médicos 5.96 5.63 4.02 5.30
Transporte personal 4.86 4.85 1.50 1.94
Transporte público 3.18 2.34 3.39 2.85
Correos y comunicaciones 0.42 1.88 0.44 1.77
Servicios de ocio y cultura 7.32 8.91 6.15 7.68
Servicios de guardería 0.05 0.05 0.12 0.01
Servicios de enseñanza 0.97 0.58 0.43 0.34
Servicios para el cuidado personal 3.19 5.05 5.24 6.85
Restaurantes 10.72 7.55 6.45 4.45
Cafés y bares 14.21 13.56 12.40 6.79
Hoteles 1.01 0.78 0.31 0.93
Otros servicios y seguros 9.79 12.43 9.28 12.01
Suma Servicios 100 100 100 100
% s/suma bienes y servicios 27.30 28.98 27.22 28.01
Fuente: ECPF de 1998 y 2004.


133
Edad del sustentador principal

De acuerdo con estudios sobre el comportamiento de los consumidores mayores como los de
Harrison (1986), Hitschler (1993), AbdelGhany y Sharpe (1997), Paulin (2000), para analizar el
consumo de los mayores se ha dividido la variable edad del sustentador principal en dos tramos:
entre 65 y 74 años, y, 75 años y más, lo que también concuerda con el punto de inflexión
detectado en el capítulo anterior en relación con la realización de actividades de trabajo
remunerado o no remunerado por parte de este colectivo.

En 1998, los hogares de 75 y más años representan el 34,7 por ciento del total de hogares de la
tercera edad, sin embargo, en 2004, el porcentaje se sitúa en el 43,5 por ciento, lo que indica
que, de continuar esta tendencia, en pocos años y en nuestro país, uno de cada dos hogares
mayores será dirigido por una persona con más de 74 años (Tabla 4.4).

En ambos tramos de edad, con carácter global, se observa un aumento del consumo de servicios
con el paso de los años, sin bien, hay grupos de servicios que están adquiriendo un mayor
avance en unas edades que en otras, de este modo, en el tramo de edad correspondiente a 75 y
más años, destacan los incrementos en servicio doméstico; servicios médicos; correos y
comunicaciones; ocio y cultura; cuidado personal; y, otros servicios y seguros.

Tabla 4.4. Porcentajes de consumo medio en servicios en hogares de la tercera edad según la edad del
sustentador principal, 1998-2004.
65-74 AÑOS 75 Y MÁS AÑOS Grupos de gastos en servicios
2T98 2T04 2T98 2T04
Servicios y reparaciones para el hogar 18.82 16.07 21.79 19.86
Servicios de la vivienda 15.81 16.78 22.37 17.50
Servicio doméstico 2.77 3.24 6.08 8.13
Servicios médicos 5.96 5.64 4.41 5.39
Transporte personal 4.61 4.49 2.85 3.49
Transporte público 3.24 2.37 3.17 2.63
Correos y comunicaciones 0.41 2.18 0.44 1.30
Servicios de ocio y cultura 7.35 8.98 6.30 7.96
Servicios de guardería 0.09 0.04 0.00 0.03
Servicios de enseñanza 1.02 0.67 0.41 0.26
Servicios para el cuidado personal 3.53 5.20 3.94 6.01
Restaurantes 10.29 7.63 8.48 5.32
Cafés y bares 15.23 13.10 10.12 9.77
Hoteles 0.99 1.05 0.52 0.42
Otros servicios y seguros 9.89 12.56 9.12 11.93
Suma Servicios 100 100 100 100
% s/suma bienes y servicios 27.57 28.99 26.55 28.30
Fuente: ECPF de 1998 y 2004.


134
Estado civil del sustentador principal

En 1998, el 62,1 por ciento de los hogares de la tercera edad cuenta con un sustentador principal
casado, siendo del 29,6 por ciento el porcentaje de viudos (80,7 por ciento de mujeres), mientras
el resto corresponde a solteros, separados y divorciados (Tabla 4.5). En 2004, los hogares con
sustentador principal casado suponen el 56,9 por ciento del total, mientras que los sustentadores
viudos representan el 34,4 por ciento (79,7 por ciento de mujeres).

Tabla 4.5. Porcentajes de consumo medio en servicios en hogares de la tercera edad según el estado civil
del sustentador principal, 1998-2004.
CASADO VIUDO Grupos de gastos en servicios
2T98 2T04 2T98 2T04
Servicios y reparaciones para el hogar 19.10 16.88 21.61 19.10
Servicios de la vivienda 16.03 15.30 20.45 20.44
Servicio doméstico 2.40 3.60 6.52 6.73
Servicios médicos 6.19 5.99 3.76 3.47
Transporte personal 4.65 5.03 1.96 2.26
Transporte público 3.26 2.30 3.03 2.89
Correos y comunicaciones 0.38 1.84 0.65 1.93
Servicios de ocio y cultura 7.03 9.16 7.32 8.01
Servicios de guardería 0.06 0.04 0.11 0.04
Servicios de enseñanza 1.03 0.64 0.47 0.29
Servicios para el cuidado personal 3.38 5.41 4.09 5.79
Restaurantes 11.15 7.01 6.33 5.86
Cafés y bares 14.45 13.65 13.89 8.78
Hoteles 1.11 0.82 0.15 0.91
Otros servicios y seguros 9.79 12.33 9.66 13.48
Suma Servicios 100 100 100 100
% s/suma bienes y servicios 27.40 28.81 26.89 27.67
Fuente: ECPF de 1998 y 2004.

Dado que los hogares de la tercera edad con sustentador principal casado y viudo representan,
en conjunto para ambos periodos, más del 91 por ciento del total de hogares, resulta interesante
comparar estos dos tipos de unidades familiares.

En términos absolutos, los gastos en consumo de servicios para los hogares con sustentador
casado superan a los de viudo, debido a que obtienen un mayor nivel de ingresos por la propia
composición del hogar. En el caso de sustentadores viudos, éstos dedican mayor porcentaje de
gasto que los casados a servicios y reparaciones para el hogar; vivienda; y, servicio doméstico.
Mientras que éstos últimos superan en porcentaje de gasto a los primeros en servicios médicos;
transporte personal; enseñanza; restaurantes; y, cafés y bares.


135
Tipo de hogar

En la Tabla 4.6 se recoge el porcentaje perteneciente a los distintos tipos de hogares
considerados en la Encuesta Continua de Presupuestos Familiares para el intervalo temporal
analizado.

Lo más significativo de dicha información es que aumenta el porcentaje de hogares de la tercera
edad constituido por una sola persona, lo que induce a pensar que requerirá más determinados
tipos de servicios, con lo que dedicará un mayor porcentaje de gastos a los mismos.

Tabla 4.6. Tipo de hogar de la tercera edad, 1998-2004.
TIPO DE HOGAR 2T98 2T04
Una sola persona 23.0 27.8
Pareja sin hijos 36.7 35.8
Pareja con un hijo 12.8 11.7
Pareja con dos hijos 4.6 2.7
Pareja con tres hijos 1.9 1.0
Un adulto con hijos 8.2 8.7
Otro tipo de hogares 12.8 12.3
Total 100 100
Fuente: ECPF de 1998 y 2004.


La Tabla 4.7 recoge, precisamente, los porcentajes de gasto por tipo de servicio perteneciente a
los hogares de la tercera edad formados por una sola persona. En ella se observa que una parte
importante del presupuesto de estos hogares, alrededor del 50 por ciento, se destina a viviendas;
y, servicios y reparaciones para el hogar; destacando también los gastos destinados a servicio
doméstico; otros servicios y seguros; y, cuidado personal. Es lógico pensar que el único
miembro del hogar necesite ayuda en cuanto a la realización de las tareas domésticas, y que, por
tanto, este servicio tenga una demanda notable, demostrando una evolución positiva.


136
Tabla 4.7. Porcentaje de consumo medio en servicios de hogares de la tercera edad formados por una sola
persona, 1998-2004.
Grupos de gastos en servicios 2T98 2T04
Servicios y reparaciones para el hogar 24.78 21.55
Servicios de la vivienda 27.44 25.33
Servicio doméstico 8.43 11.47
Servicios médicos 4.33 3.96
Transporte personal 1.29 0.61
Transporte público 2.30 2.63
Correos y comunicaciones 0.05 0.93
Servicios de ocio y cultura 7.48 4.55
Servicios de guardería 0.01 0.00
Servicios de enseñanza 0.07 0.00
Servicios para el cuidado personal 5.40 6.15
Restaurantes 4.74 4.48
Cafés y bares 3.87 4.00
Hoteles 0.06 0.80
Otros servicios y seguros 9.74 13.54
Suma Servicios 100 100
% s/suma bienes y servicios 25.10 26.94
Fuente: ECPF de 1998 y 2004.

Los hogares constituidos por una pareja sin hijos (Tabla 4.8) dedican un menor porcentaje de
sus gastos a viviendas, y servicios y reparaciones para el hogar, que los hogares formados por
una única persona, siendo también menor la cifra correspondiente a servicio doméstico, ya que
algún miembro o los dos pueden asumir dicha tarea; sin embargo, el gasto es relativamente
mayor en servicios médicos; transporte personal; transporte público; correos y comunicaciones;
ocio y cultura; restaurantes; y, cafés y bares.

Tabla 4.8. Porcentaje de consumo medio en servicios de hogares de la tercera edad formados por una
pareja sin hijos, 1998-2004.
Grupos de gastos en servicios 2T98 2T04
Servicios y reparaciones para el hogar 21.38 18.96
Servicios de la vivienda 19.06 16.63
Servicio doméstico 3.15 4.54
Servicios médicos 9.07 7.41
Transporte personal 3.29 4.57
Transporte público 2.61 2.24
Correos y comunicaciones 0.30 1.21
Servicios de ocio y cultura 7.03 9.79
Servicios de guardería 0.00 0.00
Servicios de enseñanza 0.15 0.00
Servicios para el cuidado personal 3.89 5.90
Restaurantes 8.91 6.49
Cafés y bares 9.69 8.92
Hoteles 0.60 0.30
Otros servicios y seguros 10.88 13.05
Suma Servicios 100 100
% s/suma bienes y servicios 26.58 27.65
Fuente: ECPF de 1998 y 2004.

En los hogares de la tercera edad formados por una pareja con un hijo (Tabla 4.9), destaca,
sobre los anteriores tipos de hogares, el mayor porcentaje de gasto destinado a restaurantes;

137
cafés y bares; transportes, especialmente el privado; correos y comunicaciones; y, servicios de
enseñanza. Además, de todos los tipos de hogares, resulta ser el que ha experimentado un
crecimiento mayor en cuanto al gasto en servicios, con un aumento de 3.58 puntos porcentuales.

Tabla 4.9. Porcentaje de consumo medio en servicios de hogares de la tercera edad formados por una
pareja con un hijo, 1998-2004.
Grupos de gastos en servicios 2T98 2T04
Servicios y reparaciones para el hogar 18.22 15.43
Servicios de la vivienda 13.96 12.36
Servicio doméstico 1.37 3.37
Servicios médicos 3.23 3.17
Transporte personal 6.37 6.15
Transporte público 4.49 2.75
Correos y comunicaciones 0.35 2.30
Servicios de ocio y cultura 7.54 9.19
Servicios de guardería 0.00 0.00
Servicios de enseñanza 1.22 1.06
Servicios para el cuidado personal 3.48 5.07
Restaurantes 12.60 6.98
Cafés y bares 16.08 18.54
Hoteles 0.43 1.27
Otros servicios y seguros 10.66 12.34
Suma Servicios 100 100
% s/suma bienes y servicios 26.45 30.03
Fuente: ECPF de 1998 y 2004.

En los hogares integrados por una pareja con dos hijos (Tabla 4.10), llama la atención, sobre los
anteriores, el mayor porcentaje de gasto dedicado a restaurantes; cafés y bares; y, hoteles; así
como la evolución creciente de los gastos en servicios de la vivienda; y, cuidado personal.

Tabla 4.10. Porcentaje de consumo medio en servicios de hogares de la tercera edad formados por una
pareja con dos hijos, 1998-2004.
Grupos de gastos en servicios 2T98 2T04
Servicios y reparaciones para el hogar 15.34 13.04
Servicios de la vivienda 12.01 15.82
Servicio doméstico 2.63 1.73
Servicios médicos 1.40 3.07
Transporte personal 4.30 4.61
Transporte público 3.29 2.66
Correos y comunicaciones 0.68 2.74
Servicios de ocio y cultura 7.61 8.46
Servicios de guardería 0.01 0.00
Servicios de enseñanza 1.43 0.54
Servicios para el cuidado personal 1.93 5.82
Restaurantes 13.99 8.02
Cafés y bares 25.85 20.64
Hoteles 1.48 2.46
Otros servicios y seguros 8.05 10.38
Suma Servicios 100 100
% s/suma bienes y servicios 30.55 30.75
Fuente: ECPF de 1998 y 2004


138
De todos los hogares de la tercera edad, los formados por una pareja con tres hijos (Tabla 4.11)
son los que más porcentaje de gastos destinan al consumo de servicios, sobre todo en
restaurantes; cafés y bares; y, correos y comunicaciones. Por lo que, en principio, podemos
deducir que el número de hijos en el hogar puede ser una variable determinante de un mayor
gasto en servicios por parte de los hogares de la tercera edad.

Tabla 4.11. Porcentaje de consumo medio en servicios de hogares de la tercera edad formados por una
pareja con tres hijos, 1998-2004.
Grupos de gastos en servicios 2T98 2T04
Servicios y reparaciones para el hogar 12.76 10.85
Servicios de la vivienda 14.31 9.22
Servicio doméstico 2.51 1.49
Servicios médicos 7.03 4.69
Transporte personal 5.25 3.88
Transporte público 4.91 0.87
Correos y comunicaciones 0.33 4.87
Servicios de ocio y cultura 4.25 5.33
Servicios de guardería 0.34 0.00
Servicios de enseñanza 5.77 1.09
Servicios para el cuidado personal 1.58 2.76
Restaurantes 15.52 14.26
Cafés y bares 12.96 27.60
Hoteles 5.82 2.85
Otros servicios y seguros 6.66 10.25
Suma Servicios 100 100
% s/suma bienes y servicios 33.23 31.84
Fuente: ECPF de 1998 y 2004


Tabla 4.12. Porcentaje de consumo medio en servicios de hogares de la tercera edad formados por un
adulto con hijos, 1998-2004.
Grupos de gastos en servicios 2T98 2T04
Servicios y reparaciones para el hogar 17.28 14.66
Servicios de la vivienda 17.85 14.93
Servicio doméstico 3.67 2.57
Servicios médicos 2.61 4.94
Transporte personal 2.74 3.22
Transporte público 3.95 2.46
Correos y comunicaciones 0.99 2.46
Servicios de ocio y cultura 6.97 12.93
Servicios de guardería 0.00 0.02
Servicios de enseñanza 0.50 0.11
Servicios para el cuidado personal 2.99 4.59
Restaurantes 6.50 9.16
Cafés y bares 24.20 14.68
Hoteles 0.24 0.99
Otros servicios y seguros 9.48 12.29
Suma Servicios 100 100
% s/suma bienes y servicios 29.04 29.94
Fuente: ECPF de 1998 y 2004

En los hogares formados por un adulto con hijos (Tabla 4.12) llama la atención la importante
evolución que han experimentado los servicios de ocio y cultura, con una subida de casi seis

139
puntos porcentuales, en detrimento de otros como cafés y bares. También sobresale, en
comparación, con el resto de tipos de hogares, la evolución positiva de los gastos en servicios
médicos.

En cuanto a otro tipo de hogares de la tercera edad (Tabla 4.13), éstos han experimentado un
aumento del gasto en servicios de 2,83 puntos porcentuales entre 1998 y 2004; subrayando el
crecimiento de gastos en vivienda; médicos; correos y comunicaciones; y, otros servicios.

Tabla 4.13. Porcentaje de consumo medio en servicios en otro tipo de hogares de la tercera edad, 1998-
2004.
Grupos de gastos en servicios 2T98 2T04
Servicios y reparaciones para el hogar 18.49 15.36
Servicios de la vivienda 13.64 16.19
Servicio doméstico 4.10 3.77
Servicios médicos 4.51 6.66
Transporte personal 6.40 5.34
Transporte público 3.13 2.65
Correos y comunicaciones 0.63 2.97
Servicios de ocio y cultura 6.86 7.43
Servicios de guardería 0.31 0.23
Servicios de enseñanza 1.18 1.93
Servicios para el cuidado personal 3.60 5.04
Restaurantes 11.23 7.12
Cafés y bares 16.96 14.48
Hoteles 1.15 0.73
Otros servicios y seguros 7.80 10.08
Suma Servicios 100 100
% s/suma bienes y servicios 27.90 30.73
Fuente: Elaboración propia a partir de los datos de las ECPF de 1998 y 2004


b. Pautas geográficas.

Tipo de hábitat

En nuestro trabajo vamos a considerar dos tipos de hábitat, urbano y rural, entendiendo por los
primeros aquellos municipios de más de 10.000 habitantes, y por los segundos aquellos
municipios que no alcanzan dicha cifra
46
(Tabla 4.14).

Aunque el consumo de servicios en hogares de la tercera edad ha crecido, tanto en un entorno
como en otro, aún sigue habiendo asimetrías. De este modo, los servicios que han
experimentado un avance dentro del presupuesto familiar han sido, para el entorno urbano:

46
El límite de 10.000 habitantes es uno de los más utilizados en países como España, Grecia, Portugal e Italia (Capel,
1975; García Bartolomé, 1996; Le J eannic, 1996; Arnalte, 1998; Gracia et al., 1998; García Sanz, 2000 y 2002; Rama
y Calatrava, 2001).

140
servicio doméstico; servicios médicos, transporte personal; correos y comunicaciones, ocio y
cultura, cuidado personal; y, otros servicios y seguros. Y, para el contexto rural, los incrementos
se han producido en: servicios y reparaciones para el hogar; servicio doméstico; transporte
público; correos y comunicaciones; ocio y cultura, cuidado personal; hoteles; y, otros servicios
y seguros. Además, los hogares situados en el hábitat urbano destinan mayor porcentaje de
gasto, en comparación con el hábitat rural, a servicios de la vivienda; servicio doméstico;
47

correos y comunicaciones; y, ocio y cultura. Por el contrario, los hogares rurales destinan un
mayor porcentaje de sus gastos, en comparación con los hogares urbanos, a servicios y
reparaciones para el hogar; transporte personal; y, cafés y bares.

Tabla 4.14. Porcentaje de consumo medio en servicios de hogares de la tercera edad según el tipo de
hábitat, 1998-2004.
URBANO RURAL Grupos de gastos en servicios
2T98 2T04 2T98 2T04
Servicios y reparaciones para el hogar 19.40 16.15 20.34 21.50
Servicios de la vivienda 18.59 18.94 14.87 11.26
Servicio doméstico 4.41 5.23 1.62 4.50
Servicios médicos 4.65 5.68 8.04 5.14
Transporte personal 3.48 3.61 5.93 5.71
Transporte público 3.41 2.38 2.69 2.73
Correos y comunicaciones 0.52 1.95 0.16 1.56
Servicios de ocio y cultura 7.66 9.05 5.36 7.24
Servicios de guardería 0.09 0.04 0.00 0.04
Servicios de enseñanza 0.92 0.47 0.66 0.64
Servicios para el cuidado personal 3.82 5.39 3.12 5.83
Restaurantes 9.99 6.62 9.21 7.25
Cafés y bares 12.43 11.80 17.74 12.08
Hoteles 0.85 0.77 0.88 0.95
Otros servicios y seguros 9.78 11.92 9.37 13.57
Suma Servicios 100 100 100 100
% s/suma bienes y servicios 27.69 29.52 26.19 26.55
Fuente: ECPF de 1998 y 2004

Como consecuencia de lo comentado, podríamos deducir que conforme aumenta el grado de
urbanización mayor es el porcentaje de gasto de los hogares de la tercera edad destinado a
consumir servicios. Además, algunos servicios cobran especial importancia dependiendo del
hábitat.

Densidad de población

Siguiendo la metodología del INE y de acuerdo con el enfoque de EUROSTAT, clasificamos
las regiones españolas según tres clases de zonas:


47
Aunque se observa un auge importante en el medio rural.

141
• zona densamente poblada: son grupos de municipios contiguos con densidad de población
individual superior a 500 hab/km
2
, y en zonas con una población total de al menos 50.000
habitantes;
• zona intermedia: cuando con la población total del grupo anterior, cada grupo de municipios
tiene más de 100 hab/km
2
; y
• zona diseminada: se trata de una zona escasamente poblada, formadas por el resto.

Tal y como se desprende de los resultados de la Tabla 4.15, en el año 2004 conforme aumenta la
densidad de la población de la zona de residencia aumenta el consumo de servicios, si bien aún
hay diferencias notables entre las dos zonas extremas, densamente poblada y diseminada.

Tabla 4.15. Porcentaje de consumo medio en servicios de hogares de la tercera edad según la densidad de
población, 1998-2004.
ZONA DENSAMENTE
POBLADA
ZONA INTERMEDIA ZONA
DISEMINADA
Grupos de gastos en servicios
2T98 2T04 2T98 2T04 2T98 2T04
Servicios y reparaciones para el hogar 18.39 15.21 20.73 18.59 21.34 21.19
Servicios de la vivienda 20.26 21.37 12.05 13.85 15.62 10.58
Servicio doméstico 4.07 5.21 4.24 4.65 2.73 4.98
Servicios médicos 4.22 6.62 10.66 4.12 5.40 4.34
Transporte personal 3.50 2.84 3.59 4.73 5.49 6.26
Transporte público 3.88 2.62 1.82 1.66 2.74 2.65
Correos y comunicaciones 0.45 2.02 0.48 1.49 0.34 1.74
Servicios de ocio y cultura 7.46 8.43 9.46 7.64 5.19 9.53
Servicios de guardería 0.09 0.03 0.00 0.07 0.05 0.03
Servicios de enseñanza 0.95 0.53 0.49 0.52 0.84 0.48
Servicios para el cuidado personal 3.63 5.24 3.70 6.01 3.63 5.70
Restaurantes 10.61 6.49 7.70 7.29 9.33 7.02
Cafés y bares 12.01 9.94 13.97 16.30 16.94 12.92
Hoteles 0.82 0.92 0.89 0.48 0.91 0.82
Otros servicios y seguros 9.66 12.53 10.22 12.60 9.44 11.77
Suma Servicios 100.00 100.00 100.00 100.00 100.00 100.00
% s/suma bienes y servicios 28.63 30.41 25.62 27.33 25.93 26.69
Fuente: ECPF de 1998 y 2004

Además, en las tres zonas se ha producido un incremento en el porcentaje de gastos destinados a
servicios, aunque los mayores aumentos han tenido lugar en la zona densamente poblada y en la
zona diseminada.

Considerando los grupos de gastos en servicios, en el año 2004, y comparando las tres zonas,
los mayores porcentajes corresponden, en la zona densamente poblada a: servicios de la
vivienda; servicio doméstico; servicios médicos; correos y comunicaciones; y hoteles. En la
zona intermedia a: servicios para el cuidado personal; cafés y bares; y, otros servicios y seguros.
Y, en la zona diseminada a: servicios y reparaciones para el hogar; transporte personal; y, ocio y
cultura. Además, en las tres zonas se produce una reducción del porcentaje de gasto dedicado a
transporte público; y, restaurantes. De acuerdo con el párrafo anterior, podríamos entender que,

142
un mayor grado de densidad de población de la zona, conlleva un mayor peso de gasto en
servicios tales como vivienda; doméstico; médicos; correos y comunicaciones; y, hoteles. Sin
embargo, hay otros servicios que muestran una mayor importancia si la zona tiene una baja
densidad de población, como es el caso de los servicios y reparaciones para el hogar; transporte
personal; y, ocio y cultura.

c. Pautas socioeconómicas.
Ingresos netos totales monetarios

Siguiendo la metodología de la ECPF, los ingresos del hogar se dividen en ocho tramos, siendo
el intervalo de ingresos comprendido entre 500 y 999 euros el que muestra un mayor porcentaje
de hogares de la tercera edad, aunque esta cifra se ha reducido en el tiempo (Tabla 4.16).
Mientras que el segundo intervalo más importante se corresponde con ingresos comprendidos
entre 1.000 y 1.499 euros, mostrando una evolución favorable. Además, el porcentaje de
hogares de la tercera edad que no superan los 2.000 euros de ingresos netos se sitúa por encima
del 90 por ciento.


143
Tabla 4.16. Porcentaje de de hogares de la tercera edad e ingreso neto por intervalos, 1998-2004.
INTERVALO 2T98 2T04
Hasta 499 € 18.1 19.4
De 500 a 999 € 42.6 37.1
De 1.000 a 1.499 € 20.7 22.4
De 1.500 a 1.999 € 9.6 11.8
De 2.000 a 2.499 € 5.0 4.8
De 2.500 a 2.999 € 2.3 2.1
De 3.000 a 4.999 € 1.4 2.0
Más de 5.000 € 0.3 0.4
Total 100 100
Fuente: ECPF de 1998 y 2004

Sin embargo, para llevar a cabo nuestro análisis se ha tenido en cuenta cuatro grupos de
hogares, según sus ingresos mensuales netos totales en 2004: rentas bajas, rentas medias-bajas y
medias, rentas medias-altas y rentas altas. Se ha utilizado el IPC para obtener los valores de
1998 y poder efectuar comparaciones que sean homogéneas.

La Tabla 4.17 recoge el porcentaje del gasto trimestral medio por hogar por grupos de gastos en
servicios sobre el gasto trimestral medio total en servicios según el cuartil de ingresos para el
periodo 1998-2004; de la observación de sus datos, en principio, se detecta que los hogares de la
tercera edad situados en el cuarto cuartil destinan un mayor porcentaje de gastos al consumo de
servicios. Además, el porcentaje de variación del gasto en servicios a lo largo del periodo
considerado es mayor para los hogares de rentas altas.

Tabla 4.17. Porcentaje de de hogares de la tercera edad e ingreso neto por intervalos, 1998-2004.
PRIMER
CUARTIL
SEGUNDO
CUARTIL
TERCER
CUARTIL
CUARTO
CUARTIL
Grupos de gastos en
servicios
2T98 2T04 2T98 2T04 2T98 2T04 2T98 2T04
Servicios y reparac. para
el hogar
23.64 22.69 24.87 22.20 18.03 21.22 15.73 14.15
Servicios de la vivienda 31.12 32.63 17.59 13.35 20.99 14.56 13.46 10.99
Servicio doméstico 4.69 1.30 0.73 8.73 4.28 4.64 3.49 4.64
Servicios médicos 6.45 2.50 3.31 9.52 13.02 5.19 4.11 3.78
Transporte personal 1.60 2.49 1.39 2.31 6.77 6.24 3.54 5.34
Transporte público 3.05 3.68 3.29 2.19 2.71 2.44 3.32 1.28
Correos y comunicaciones 0.07 0.80 0.04 0.47 0.07 0.93 0.55 1.91
Servicios de ocio y cultura 4.83 4.82 9.76 6.48 5.07 5.96 9.87 18.06
Servicios de guardería 0.00 0.00 0.00 0.00 0.00 0.00 0.00 0.11
Servicios de enseñanza 0.01 0.00 0.36 0.00 0.10 0.00 1.94 1.07
Servicios cuidado pers. 4.11 5.43 5.07 6.66 3.08 6.18 3.75 4.83
Restaurantes 3.81 3.72 9.68 3.81 6.88 5.75 15.24 5.15
Cafés y bares 7.36 5.71 13.38 12.62 10.75 9.90 13.84 15.12
Hoteles 0.00 0.00 0.46 1.29 0.08 0.00 1.69 1.36
Otros servicios y seguros 9.25 14.24 10.07 10.35 8.18 17.00 9.47 12.20
Suma Servicios 100 100 100 100 100 100 100 100
% s/suma bienes y
servicios
24.08 26.92 24.71 25.14 28.96 26.31 28.75 33.98
Fuente: ECPF de 1998 y 2004


144
Al estudiar más detenidamente la distribución porcentual del gasto por grupos de servicios,
según los ingresos de los hogares de la tercera edad, se aprecia que las unidades de rentas bajas
dedican algo más del 50 por ciento de sus gastos a reparaciones del hogar; y, viviendas. Los
hogares de rentas medias-bajas destinan casi la mitad de su presupuesto a servicios y
reparaciones del hogar; vivienda; y, cafés y bares. Los hogares pertenecientes al tercer cuartil
cubren casi en un sesenta por ciento de su presupuesto en servicios con los gastos en
reparaciones para el hogar; vivienda; servicios médicos; y, otros servicios y seguros. Por último,
los hogares de la tercera edad pertenecientes a rentas altas destacan por dedicar una parte
importante de sus gastos a servicios de ocio y cultura, y, cafés y bares.

Como hemos podido comprobar, cuando aumenta la renta de los hogares algunos servicios se
llevan una mayor proporción del presupuesto que otros.

Nivel de estudios realizados

Según los datos de la Tabla 4.18, en torno a algo más del ochenta por ciento de los hogares de la
tercera edad, el sustentador principal no alcanza la educación secundaria; y sólo,
aproximadamente, entre un siete y un ocho por ciento alcanza estudios superiores; mientras que
el porcentaje de hogares con sustentador principal sin estudios y analfabeto se sitúa alrededor
del treinta por ciento aunque reduciéndose.

Tabla 4.18. Porcentaje de de hogares de la tercera edad según el nivel de estudios del sustentador
principal, 1998-2004.
INTERVALO 2T98 2T04
Sin estudios y analfabeto 32.4 29.5
Educación primaria 51.0 51.3
Educación secundaria 9.7 11.4
Estudios superiores 6.9 7.8
Total 100 10
Fuente: ECPF de 1998 y 2004


Según datos de 1998, los hogares de la tercera edad cuyo sustentador principal no posee
estudios destinan un 23.67 por ciento de su presupuesto a servicios mientras que si el
sustentador principal alcanza unos estudios superiores la cifra se incrementa en algo más de 9
puntos porcentuales, llegando al 32.88 por ciento (Tabla 4.19).


145
Tabla 4.19. Porcentaje de consumo medio en servicios de hogares de la tercera edad según el nivel de
estudios del sustentador principal, 1998-2004.
SIN ESTUDIOS Y
ANALFABETO
EDUCACIÓN
PRIMARIA
EDUCACIÓN
SECUNDARIA
ESTUDIOS
SUPERIORES
Grupos de gastos en
servicios
2T98 2T04 2T98 2T04 2T98 2T04 2T98 2T04
Servicios y rep. hogar 22.01 20.22 19.79 18.69 19.18 15.50 16.15 12.64
Servicios de la vivienda 18.12 17.49 14.37 15.32 21.14 19.43 24.31 18.86
Servicio doméstico 1.99 2.11 1.91 3.35 7.65 7.20 8.42 11.54
Servicios médicos 5.39 4.25 6.70 4.22 3.86 6.97 3.44 9.40
Transporte personal 4.74 4.12 4.21 4.76 3.82 3.26 3.20 3.13
Transporte público 2.96 2.61 3.25 2.35 2.91 2.44 3.80 2.65
Correos y com. 0.18 1.73 0.28 1.71 0.70 1.98 1.00 2.30
Servicios de ocio y cul. 6.67 6.19 7.84 9.63 4.33 8.40 7.43 8.97
Servicios de guardería 0.11 0.11 0.05 0.03 0.11 0.01 0.00 0.00
Servicios de enseñanza 0.67 0.46 0.71 0.40 1.20 1.14 1.28 0.30
Servicios cuidado pers. 3.50 5.72 3.65 6.00 4.73 4.91 2.90 4.35
Restaurantes 8.77 7.00 11.03 6.48 7.60 6.82 9.15 7.23
Cafés y bares 16.94 16.01 15.39 12.86 9.97 9.65 7.53 6.06
Hoteles 0.17 0.13 0.70 1.03 2.32 0.97 1.10 0.90
Otros servicios y seg. 7.77 11.87 10.13 13.16 10.48 11.34 10.29 11.67
Suma Servicios 100 100 100 100 100 100 100 100
% s/suma bienes y ser. 23.67 25.41 27.50 27.79 28.06 32.15 32.88 33.83
Fuente: ECPF de 1998 y 2004

Además, estos últimos hogares son los que destinan una mayor proporción de su presupuesto en
servicios a gastos de vivienda; doméstico; transporte público; correos y comunicaciones; y,
enseñanza. En el otro extremo, los hogares cuyo sustentador principal no tiene estudios son los
que más proporción de su presupuesto en servicios destinan a reparaciones para el hogar;
transporte personal; y, cafés y bares.

Los sustentadores principales de hogares de la tercera edad que alcanzan el nivel de estudios
primarios son los que mayor porcentaje del presupuesto en servicios dedican a consumir
servicios médicos; ocio y cultura; y restaurantes. Mientras que los que alcanzan estudios
secundarios dedican más porcentaje que el resto a consumir servicios para el cuidado personal;
hoteles; y otros servicios y seguros. Los datos de 2004 nos siguen confirmando la tendencia de
que cuanto más alto es el nivel educativo alcanzado por el sustentador principal mayor es la
proporción de gasto que se dedica al consumo de servicios.

Los sustentadores principales sin estudios y analfabetos son los que dedican mayor porcentaje
de gasto en servicios a reparaciones para el hogar; y, cafés y bares. Los que alcanzan estudios
superiores son los que mayor proporción destinan a servicio doméstico; servicios médicos;
transporte público; correos y comunicaciones; y, restaurantes.

Por su parte, los mayores porcentajes de transporte personal; ocio y cultura; cuidado personal;
hoteles; y, otros servicios y seguros corresponden a los hogares de la tercera edad cuyo
sustentador principal ha alcanzado el nivel de educación primaria. Mientras que servicios de la

146
vivienda; y, servicios de enseñanza son más consumidos proporcionalmente por los hogares
cuyo sustentador principal ha alcanzado una educación secundaria.

4.3.2. Análisis Factorial de Componentes Principales.

Para detectar los posibles factores explicativos del consumo de servicios en los hogares de la
tercera edad, partimos de una serie de variables,
48
como son: tamaño del municipio, capital de
provincia, densidad, número de miembros del hogar, tipo de hogar, número de adultos en el
hogar y número de mujeres en el hogar.

Las muestras seleccionadas se corresponden con el segundo periodo trimestral desde 1998 hasta
2004. Y se tratan de hogares de la tercera edad que presentan gasto no nulo en servicios. Los
Cuadros 4.1 y 4.2 muestran los coeficientes de las matrices de componentes rotados por cada
factor detectado para cada trimestre considerado: composición del hogar y aspectos geográficos
y demográficos.
49


Cuadro 4.1. Matriz de componentes rotados. Factor Composición del hogar
Nº miembros
del hogar
Tipo de hogar Nº adultos Nº mujeres
2T-1998 0.953 0.813 0.936 0.825
2T-1999 0.953 0.811 0.929 0.820
2T-2000 0.951 0.809 0.931 0.817
2T-2001 0.953 0.810 0.933 0.828
2T-2002 0.956 0.817 0.938 0.823
2T-2003 0.957 0.820 0.934 0.827
2T-2004 0.956 0.825 0.935 0.830
Fuente: Elaboración propia


Cuadro 4.2. Matriz de componentes rotados. Factor Aspectos geográficos y demográficos.
Tamaño del
municipio
Capital de
provincia
Densidad
2T-1998 0.971 0.915 0.880
2T-1999 0.971 0.911 0.878
2T-2000 0.971 0.911 0.882
2T-2001 0.970 0.904 0.872
2T-2002 0.969 0.908 0.877
2T-2003 0.968 0.910 0.873
2T-2004 0.968 0.905 0.867
Fuente: Elaboración propia


48
Teniendo en cuenta el marco teórico y los trabajos revisados, dichas variables definen características de los hogares
españoles pertenecientes a la tercera edad y se intuye que en algunos casos puedan estar fuertemente correlacionadas.
49
La denominación de los factores se ha realizado en base a los resultados obtenidos en las matrices de componentes
rotados, y de acuerdo con la teoría y la literatura revisada.

147
Como se puede comprobar las variables que forman el factor composición del hogar vienen
dadas por: número de miembros del hogar, tipo de hogar, número de adultos y número de
mujeres; mientras que las variables que configuran el factor aspectos geográficos y
demográficos son: tamaño del municipio, capital de provincia y densidad.

El Cuadro 4.3 recoge el orden y varianza explicada por cada factor así como el porcentaje total
de varianza explicada en cada uno de los modelos factoriales obtenidos para cada trimestre
considerado.

Cuadro 4.3. Orden y varianza explicada por cada factor (solución rotada)
Factor 1
(Composición
del hogar)
Factor 2
(Aspectos
geográficos y
demográficos)
Porcentaje
total de
Var. explicada
2T-1998 44.65% 36.52% 81.17%
2T-1999 44.31% 36.39% 80.70%
2T-2000 44.20% 36.49% 80.69%
2T-2001 44.56% 36.03% 80.60%
2T-2002 44.87% 36.28% 81.15%
2T-2003 44.91% 36.16% 81.06%
2T-2004 45.14% 35.89% 81.03%
Fuente: Elaboración propia

Si planteáramos el análisis considerando la totalidad de las muestras correspondientes al
segundo trimestre, obtendríamos como coeficientes de las matrices de componentes rotados para
cada factor las que figuran en los Cuadros 4.4 y 4.5.

Cuadro 4.4. Coeficientes de la matriz de componentes rotas del factor Composición del hogar
Nº miembros del hogar Tipo de hogar Nº adultos Nº mujeres
1998-2004 0.954 0.816 0.933 0.825
Fuente: Elaboración propia


Cuadro 4.5. Coeficientes de la matriz de componentes rotas del factor Aspectos geográficos y
demográficos
Tamaño del municipio Capital de provincia Densidad
1998-2004 0.969 0.908 0.875
Fuente: Elaboración propia



148
El Cuadro 4.6 muestra el orden y porcentaje de varianza explicada por cada factor teniendo en
cuenta la totalidad de los subperíodos.
50


Cuadro 4.6. Orden y varianza para cada factor (solución rotada)
Factor 1
(Composición
del hogar)
Factor 2
(Aspectos
geográficos y demográficos)
Porcentaje total de
Var. explicada
1998-2004 44.67% 36.20% 80.87%
Fuente: Elaboración propia


4.3.3. Análisis de Regresión Lineal Múltiple.

A continuación se emplean las puntuaciones factoriales en los factores extraídos a través del
análisis de componentes principales, siempre teniendo en cuenta que se trata de puntuaciones
tipificadas. Se trata de realizar un análisis de regresión lineal múltiple de los importes de gasto
en servicios con las componentes extraídas y adicionando la variable intervalo de ingresos,
como variable que recoge la presencia de la renta.

Como variable dependiente tomamos el logaritmo neperiano de Suma de servicios del 2º
trimestre y como variables independientes, el intervalo de ingresos, el factor composición del
hogar y el factor Aspectos geográficos y demográficos.

En el Cuadro 4.7 se recogen los resultados de la aplicación del análisis de regresión
51
para cada
uno de los trimestres estimados.


50
Los segundos trimestres de cada año considerado.
51
La utilización en esta investigación de datos microeconómicos y de sección cruzada (cada hogar es un caso que
contempla distintos atributos en una fecha determinada) implica, siguiendo a Schroeder, Sjoquist y Stephan (1986),
que la valoración de la bondad de los modelos ajustados, tomando como referencia al R
2
, no debe ser la misma que
cuando se emplean datos macroeconómicos y datos longitudinales, ya que para éstos últimos se esperan valores de R
2

más elevados que para los primeros, en los que, con frecuencia, son muy bajos debido a que la aleatoriedad que
presentan suele ser muy superior. En esta misma línea, los coeficientes de determinación correspondientes a los
modelos estimados en esta investigación no deben de tenerse en cuenta como referentes principales de la calidad de
los resultados sino como una información más, prestando una mayor atención a los test que contrastan la
significatividad de los coeficientes correspondientes a las variables.

149
Cuadro 4.7. Resultados del análisis de regresión por trimestres.
Coef. Estandarizados
(nivel significación)
Servicios N 2
R
Signif.
Anova
Intervalo de
ingresos
Fact. Comp.
hogar
Fact. Asp
geog.. y demo.
2T-1998 2433 15.5% 0.000 0.326
(0.000)
0.088
(0.000)
-0.082
(0.000)
2T-1999 2623 13.3% 0.000 0.280
(0.000)
0.103
(0.000)
-0.091
(0.000)
2T-2000 2675 16.3% 0.000 0.308
(0.000)
0.098
(0.000)
-0.130
(0.000)
2T-2001 2680 17.6% 0.000 0.371
(0.000)
0.044
(0.030)
-0.097
(0.000)
2T-2002 2669 16.5% 0.000 0.333
(0.000)
0.051
(0.013)
-0.137
(0.000)
2T-2003 2709 15.4% 0.000 0.298
(0.000)
0.094
(0.000)
-0.127
(0.000)
2T-2004 2625 15.8% 0.000 0.319
(0.000)
0.072
(0.001)
-0.128
(0.000)
Fuente: elaboración propia


Adoptando otra perspectiva y planteando el análisis para la totalidad de las muestras
consideradas, los resultados del análisis de regresión aparecen resumidos en el Cuadro 4.8.


Cuadro 4.8. Resultados del análisis de regresión total.
Coef. Estandarizados
(nivel significación)
Servicios N 2
R
Signif.
Anova
Intervalo de
ingresos
Fact. Comp.
hogar
Fact. Asp geog.. y
demo.
1998-2004 15981 15% 0.000 0.311
(0.000)
0.074
(0.000)
-0.116
(0.000)
Fuente: elaboración propia


Con el objetivo de afirmar que el modelo no presenta cambios en el periodo global considerado
se realiza un contraste de hipótesis, cuyos resultados se presentan en el Cuadro 4.9.

Se comprueba que el valor de la F experimental (0,73), que mide la variación relativa en la
suma de cuadrados de los residuos, ponderada por los respectivos grados de libertad, cuando se
verifica la hipótesis de que los coeficientes de regresión son los mismos para todos los
subperiodos anuales, no rechaza tal hipótesis, por lo que podemos afirmar que el modelo no
presenta cambios en el periodo global considerado.



150

Cuadro 4.9. Resultados del contraste de permanencia estructural.
Año SCR Grados de
libertad


2004 2146,484 2621
2003 2285,584 2705
2002 2269,093 2665
2001 2251,486 2676
2000 2285,552 2671
1999 2266,260 2619
1998 2025,534 2429
SCRMR 15529,993 18386
SCRMNR 13991,075 15977

Fexp 0,729 F(2209,15977)(5%) 1
glmr-glmnr 2409
Fuente: Elaboración propia



4.4. CONCLUSIONES.

En esta sección hemos analizado el consumo en el segmento de población de más de 65 años,
pudiendo afirmar que si bien este grupo de población tiene necesidades comunes al resto de los
grupos de edad, también necesita otra serie de bienes y servicios que los diferencian del resto de
consumidores. De aquí se desprende que el envejecimiento de la población supone una
alteración de los patrones de consumo ya que el crecimiento de la población de mayor edad
produce una mayor demanda de productos sanitarios o de bienes públicos y, por el contrario, se
reducirá la demanda de otros bienes y servicios que son más propios de otros grupos de edad.
Desde el punto de vista de la oferta, el incremento progresivo de la tercera edad, con una
tendencia de la población hacia el envejecimiento, crea la necesidad de un mercado destinado a
los consumidores mayores, que plantea una modificación de las estrategias empresariales.

Con el paso de los años, de acuerdo con el periodo analizado y según hemos podido comprobar,
adquiere una mayor importancia el gasto llevado a cabo por los hogares de la tercera edad, pero
también muestra un mayor auge el gasto en servicios con respecto al gasto total. En este sentido,
se hace preciso analizar cuáles son las pautas y patrones de consumo que siguen los hogares de
la tercera edad, así como determinar cuáles son sus factores explicativos en cuanto al volumen
de gasto en servicios.


151
El contexto teórico de nuestro estudio nos lleva a establecer que:

• El consumo de los hogares de la tercera edad está influenciado por variables como la
edad, el tamaño de la familia, la composición del hogar, la educación, entre otras, tal y
como expuso Friedman en su Teoría de la Renta Permanente.

• De acuerdo con la Teoría del Ciclo Vital, el modelo de consumo de la familia varía con
la edad, la renta de la familia y la composición del hogar, ya que las necesidades son
distintas, por lo que el ciclo vital es un factor discriminante del consumo.

El análisis de las pautas y patrones de consumo de los hogares de la tercera edad, de acuerdo
con sus características socioeconómicas, nos hace considerar, en el intervalo temporal 1998-
2004, como puntos más destacados:

• El consumo de los hogares de la tercera edad ha crecido tanto en términos absolutos
como relativos, incremento que está relacionado con el aumento de las pensiones y
prestaciones dirigidas a las personas mayores. Tendencia que es muy probable que
continúe en los próximos años.

• Sin embargo, cuando se compara el consumo de estos hogares con el del resto de la
población, se muestra una contracción del gasto. Y ello es así por la propia disminución
de ingresos que se produce en los hogares de la tercera edad con la llegada de la
jubilación.

Pautas demográficas:

• Sexo del sustentador principal:

o Los hogares dirigidos por hombres gastan más en servicios.
o Dependiendo del sexo del sustentador principal, se demandará más de un
servicio u otro. Los hombres gastan más en servicios médicos; transporte
personal; ocio y cultura; restaurantes; y, cafés y bares. Mientras que las mujeres
consumen más en reparaciones para el hogar; vivienda; servicio doméstico;
transporte público; y, cuidado personal.
o Cada vez es mayor el número de hogares dirigidos por mujeres viudas.


152
• Edad del sustentador principal:

o A medio plazo, uno de cada dos hogares será dirigido por una persona de 75 y
más años.
o En los hogares cuyo sustentador principal tiene 75 y más años los servicios que
más han crecido han sido: servicio doméstico; servicios médicos; correos y
comunicaciones; ocio y cultura; cuidado personal; y, otros servicios y seguros.

• Estado civil del sustentador principal:

o En torno al 80 por ciento de los hogares cuyo sustentador es viudo están
representados por mujeres.
o En términos porcentuales, los casados gastan más que los viudos en servicios
médicos; transporte personal; enseñanza; restaurantes; y, cafés y bares.
Mientras que los viudos superan a los casados en reparaciones para el hogar;
vivienda; y, servicio doméstico.

• Tipo de hogar:

o Existe una tendencia a un mayor número de hogares unipersonales. Los cuales
van a necesitar más de servicios concretos, como cuidado personal y servicio
doméstico, y otros servicios y seguros.
o Los hogares más numerosos son aquellos formados por una pareja sin hijos ya
que suponen más de un tercio del total.
o Los hogares formados por una pareja con un hijo son los que más han crecido
en cuanto a gasto en servicios.
o Los hogares constituidos por una pareja con tres hijos son los que más
proporción de sus gastos destinan a consumir servicios. Considerándose, por
tanto, el número de hijos como una variable a tener en cuenta en el incremento
de servicios por parte de los hogares de la tercera edad.
o En los hogares formados por un adulto con hijos destaca el notable incremento
de los gastos en ocio y cultura.

Pautas geográficas:

• Tipo de hábitat:


153
o El grado de urbanización presenta una correlación positiva con el gasto en
servicios.
o Los gastos más importantes en el hábitat urbano se corresponden con servicios
de la vivienda; servicio doméstico; correos y comunicaciones; y, ocio y cultura.
Mientras que los más destacados en el entorno rural son: servicios y
reparaciones para el hogar; transporte personal; y, cafés y bares.

• Densidad de población:

o A medida que aumenta la densidad de población es mayor el gasto en servicios.
o Una mayor densidad de población supone una mayor proporción de gasto en
servicios de la vivienda; doméstico; médicos; correos y comunicaciones; y,
hoteles. Por el contrario, una baja densidad de población implica una mayor
relevancia del gasto en servicios y reparaciones para el hogar; transporte
personal; y, ocio y cultura.

Pautas socioeconómicas:

• Ingresos:

o Los hogares con renta más altas son los que más gastan en servicios.
o Más de la mitad de los hogares de la tercera edad no llegan a los 1.000 euros de
ingresos netos trimestrales.
o Los hogares de rentas bajas dedican más del 50 por ciento de sus gastos en
servicios a: reparaciones del hogar y viviendas.
o Los hogares de rentas altas destinan una proporción destacable de sus gastos a
ocio y cultura, y, cafés y bares.

• Nivel de estudios realizados:

o A mayor nivel educativo mayor es el porcentaje de gasto dedicado al consumo
de servicios.
o Los sustentadores principales con estudios superiores son los que destinan
mayores porcentajes de gasto a servicio doméstico; transporte público; y,
correos y comunicaciones.


154
La aplicación del Análisis Factorial de Componentes Principales y del Análisis de Regresión
Lineal Múltiple nos ha llevado a determinar, para el periodo 1998-2004, los factores
explicativos del consumo de los hogares de la tercera edad en cuanto al volumen de gasto en
servicios. Y, además de la renta, como variable explicativa de obligada presencia en los
estudios sobre consumo, se han determinado otros dos factores como son: la composición del
hogar y los aspectos geográficos y demográficos:

• La renta, identificada por la variable intervalo de ingresos, manifiesta una relación
positiva con el gasto en servicios, es decir, a mayor nivel de renta del hogar mayor es el
gasto en servicios. Tal y como también se ha podido comprobar en el análisis
descriptivo.

• La composición del hogar, factor formado por las variables: número de miembros del
hogar, tipo de hogar, número de adultos y número de mujeres, muestra también una
relación positiva con el volumen de gasto en servicios. Cuánto más amplia es la
composición del hogar mayor es el volumen de gasto en servicios.

• Los aspectos geográficos y demográficos, factor formado por: tamaño de municipio,
capital de provincia y densidad, evidencia una relación negativa con la intensidad de
gasto en servicios. Es decir, conforme aumenta la zona de menor afluencia de habitantes
menor es el gasto en servicios.

En definitiva, los resultados indican que la renta es la variable principal para explicar las
diferencias de gasto en servicios de los hogares de la tercera edad, y le sigue en orden de
importancia, la composición del hogar y los aspectos geográficos y demográficos. Resultados
que coinciden en parte con los obtenidos por Bigné et al. (2002), los cuales demostraron,
utilizando los microdatos de la Encuesta Continua de Presupuestos Familiares de 1998 y para
los gastos en bienes y servicios, que es el nivel de renta la variable más relevante para explicar
las diferencias en dichos gastos de los hogares de la tercera edad, seguidos en importancia por el
nivel de estudios y el hábitat.

Por otra parte, desde el punto de vista de las políticas sociales, sería interesante instrumentar
mecanismos que faciliten la satisfacción de las necesidades de los mayores, estimulando la
oferta de bienes y servicios dirigidos a este colectivo.


155
Por último, la determinación en nuestro estudio de un factor espacial como los aspectos
geográficos y demográficos nos sugiere seguir trabajando en un futuro en el análisis del
consumo de los hogares de la tercera edad desde una perspectiva regional.

156
ANEXO: VARIABLES UTILIZADAS EN LOS ANÁLISIS ACP Y ARLM
Fuentes: Encuestas Continuas de Presupuestos Familiares (Instituto Nacional de Estadística)
Periodo de estudio: 1998-2004 (2º trimestres)
Variables de partida:
¾ Tamaño del municipio.
Etiquetas:
1=“Municipio capital de provincia”
2=“Municipio no capital con más de 100.000 habitantes”
3=“Municipio no capital con más de más de 50.000 y menos de 100.000”
4=“Municipio no capital con más de 20.000 y menos de 50.000”
5=“Municipio más de 10.000 y menos de 20.000”
6=“Municipio con menos de 10.000”
¾ Capital de provincia
Etiquetas:
1=“Municipio capital de provincia”
2=“Municipio no capital de provincia”
¾ Densidad
Etiquetas:
1=“Zona densamente poblada”
2=“Zona intermedia”
3=“Zona diseminada”
¾ Número de miembros del hogar
¾ Tipo de hogar
Etiquetas:
1=”Persona sola de menos de 65” (no considerada en este trabajo)
2=”Persona sola de 65 o más años”
3=”Pareja sin hijos”
4=”Pareja con un hijo”
5=”Pareja con dos hijos”
6=”Pareja con tres hijos”
7=”Un adulto con hijos”
8=”Otro tipo de hogares”
¾ Número de adultos en el hogar
¾ Número de mujeres en el hogar


157
Otras variables:
¾ Intervalo de ingresos
Etiquetas:
1=“Hasta 499 euros”
2=“De 500 a 999 euros”
3=“De 1.000 a 1.499 euros”
4=“De 1.500 a 1.999 euros”
5=“De 2.000 a 2.499 euros”
6=“De 2.500 a 2.999 euros”
7=“De 3.000 a 4.999 euros”
8=“Más de 5.000 euros”

¾ Suma de servicios del 2º trimestre (en euros)

Factores creados
¾ Composición del hogar:
o Número de miembros del hogar
o Tipo de hogar
o Número de adultos
o Número de mujeres
¾ Aspectos geográficos y demográficos:
o Tamaño del municipio
o Capital de provincia
o Densidad


158









159






5. ESTUDIO ESPECÍFICO DE LAS
ACTIVIDADES DE SERVICIOS
CLAVE PARA LA TERCERA EDAD
 

160
5.1. LA DEMANDA SANITARIA Y DE CUIDADO DE LOS MAYORES.

Como se comentaba al inicio del estudio, en las últimas décadas los patrones demográficos de la
mayoría de los países desarrollados, caracterizados por unas tasas de mortalidad y natalidad
reducidas y una elevada y creciente esperanza de vida, han seguido una tendencia común
marcada por el reducido crecimiento vegetativo de la población y un progresivo envejecimiento,
esto es, un aumento del porcentaje que representan los individuos mayores de 65 años sobre el
total de la población (López y Casado, 2001).

ste patrón demográfico, común a la mayoría de las economías avanzadas, representa uno de los
principales retos para el mantenimiento en el futuro del modelo social y económico actual en las
economías de bienestar europeas.

Los posibles efectos del envejecimiento sobre el funcionamiento de la economía se han
analizado desde diversos puntos de vista (Hernández y Ortega, 2002), aunque en el contexto de
persistente aumento del gasto público en los países desarrollados en los últimos años, el núcleo
del debate se ha centrado en las consecuencias que el envejecimiento demográfico puede tener
en la sostenibilidad financiera de los programas públicos de gasto social, fundamentalmente
pensiones (Herce, 2004, OCDE, 2000, 2005a), sanidad (Casado, 2000, Ahn et al, 2003, Fuchs,
1999) y más recientemente atención a la dependencia mediante los cuidados de larga duración
(Rodríguez, 1999; Puga, 2002, Manton, 1997; Casado y López, 2001; Puga, 2002; OCDE,
2005b, 2006; Unión Europea, 2004; Casado, 2005, 2006; Wanless, 2006).

En este capítulo, enmarcado en el análisis del consumo de servicios en la población española de
la tercera edad, nos centramos en el gasto en servicios sociales de mayor peso en esta población,
los servicios sanitarios y las necesidades de cuidados de larga duración de atención a la
dependencia en los mayores.

El envejecimiento demográfico (junto con la renta y la incorporación de las nuevas tecnologías)
ha sido presentado en la literatura como uno de los principales factores que explican el
extraordinario aumento del gasto sanitario de muchos países en las últimas décadas (Seshamani
y Gray, 2004). Sin embargo, no está claro en qué medida los aumentos del gasto se le pueden
atribuir al aumento de la población mayor, con posturas opuestas al respecto. Mientras algunos
afirman que le corresponde la mayor parte (Fuchs, 1990, 1999; Musgrove, 2002), otros autores
argumentan que sólo una pequeña parte del aumento del gasto se debe al factor demográfico,
atribuyendo las relaciones encontradas en los estudios a problemas en el método de análisis

161
(análisis simples y/o sin considerar el factor tiempo), al alto coste de la asistencia sanitaria en
los últimos años de la vida y al efecto de cohorte de la generación del “Baby-boom”
(Newhouse, 1992; Di Matteo, 2005).

No obstante, existe evidencia empírica que demuestra la existencia de una estrecha relación
entre envejecimiento y gasto sanitario. En Estados Unidos, tomando como referente el gasto
medio realizado por la cohorte de individuos de entre 35 y 44 años, las personas de entre 65 y
74 años gastan 3,3 veces más que el grupo de referencia. Este gasto aumenta hasta 4,5 veces en
el caso de los individuos de entre 75 y 84 años, y a 5,5 en las personas de más de 84 años
(Cutler y Meara, 1999). En España, si se toma como referente el gasto sanitario público medio
de la cohorte de entre 35 y 44 años, las personas de entre 65 y 74 años gastan cuatro veces más
que el grupo de referencia, cifra que llega hasta las seis veces en el caso de los individuos de
más de 75 años (Alonso y Herce, 1998; Ahn et al, 2003).

Los estudios anteriores se han realizado comparando el gasto sanitario per capita de individuos
de una población por edad en un momento determinado. Pero esta relación también se ha
comprobado con estudios de tipo longitudinal. Los pocos estudios sobre el gasto sanitario
realizado a lo largo del ciclo vital por muestras de individuos representativas a nivel poblacional
(Zweifel et al, 1999; Lubitz y Riley, 1995), coinciden en señalar que la mayor parte del gasto
sanitario realizado por una persona a lo largo de su vida se concentra en los meses que preceden
a su muerte. Un fenómeno que, según estos autores, confirma que no es la edad cronológica de
los individuos, sino su estado de salud, lo que mueve el gasto sanitario.

Al igual que el gasto sanitario, la discapacidad está asociada estrechamente con la edad, pero
también con el sexo. En España, de los resultados de la Encuesta sobre discapacidades,
deficiencias y estado de salud (EDDES), realizada por el INE en 1999, se desprende que las
personas con discapacidad tienen una edad media más elevada que el resto de la población: 62,7
años contra 36,4.

Efectivamente, la mayor parte de las personas con discapacidad son mayores de 65 años
(2.072.652 personas afectadas de 65 y más años, 1.338.843 mujeres y 733.809 varones); y
suponen un 58,8% de todas las personas que declaran encontrarse en esa situación. Conforme
las cohortes de población envejecen van siendo expuestas a nuevos riesgos y problemas que
pueden afectar a sus condiciones de salud (accidentes, enfermedades, trastornos,
envejecimiento), provocando un aumento de las tasas de discapacidad con la edad. Así, en el
conjunto de mayores la discapacidad afecta ya a casi uno de cada tres (32,2%), y dos de cada
tres entre los de 85 y más años (63,6%).

162
En relación con el sexo, se puede decir que la discapacidad es mayoritariamente femenina. La
cifra absoluta de mujeres de todas las edades con discapacidad (2.055.250) es muy superior a la
de varones (1.472.972), de forma que el 58,3% de las personas con discapacidad son mujeres.
Esta composición se explica, en primer término, porque también existen más mujeres que
varones en el cómputo total de población, pero especialmente porque a partir de la madurez y,
sobre todo, en las edades avanzadas hay más mujeres que hombres debido a una
sobremortalidad masculina. No sólo las tasas globales son superiores para las mujeres (10,3%)
que para los varones (7,7%), sino que también es más acentuado el aumento con la edad. Con
anterioridad a los 50 años las mujeres tienen menos probabilidad que los varones de tener
discapacidad, pero en las edades superiores las tasas femeninas superan ampliamente a las
masculinas, de forma que a los 85 y más años el 65,7% de las mujeres tienen alguna
discapacidad, frente al 59,2% de los varones (Abellán y Puga, 2004). Los rasgos descritos
quedan recogidos en la pirámide de edades (Gráfico 5.1.).

Gráfico 5.1. Pirámide de población con discapacidad por sexo y edad, 1999
400.000 300.000 200.000 100.000 0 100.000 200.000 300.000 400.000
0
6
12
18
24
30
36
42
48
54
60
66
72
78
84
90
96
E
d
a
d
Varones con discapacidad Varones sin discapacidad
Mujeres con discapacidad Mujeres sin discapacidad
Mujeres
Varones

Fuente: INE. Encuesta sobre discapacidades, deficiencias y estado de salud, 1999.

La cuestión de cómo afrontar la asistencia que precisan las personas mayores dependientes, se
plantea como uno de los retos sociales más decisivos de cara al futuro. Tradicionalmente la
dependencia se ha considerado un problema individual de carácter privado que debía ser

163
atendido por las familias, ya sea mediante cuidadores informales, contratando servicio
doméstico o en residencias asistidas, financiados en su mayoría por ellos mismos. Reflejo de
ello es el reducido peso del gasto público en cuidados a la dependencia en relación a otros
servicios sociales relacionados como sanidad o pensiones. El gasto público total en cuidados de
larga duración
52
en los países de la OCDE se estima entre el 0,2% y el 3% del PIB, quedando la
mayoría de los países por debajo del 1,5% (OECD, 2005b). España, en el conjunto de países
europeos, destaca por la escasa provisión pública de cuidados de larga duración. Globalmente,
la financiación pública de este servicio apenas supone un 30% del gasto total, un 0,6% del PIB,
apenas la mitad del observado en la mayoría de países occidentales (Gráfico 5.2).

Gráfico 5.2. Gasto público y privado en cuidados de larga duración, año 2000

Fuente: OECD (2005b)

Todo apunta, sin embargo, a un fuerte crecimiento futuro. Las previsiones para los próximos
veinticinco años (UNESPA, 2001), señalan un crecimiento del 25% en el número de
«dependientes», una cifra que podría ser incluso superior de acuerdo a cuál sea el concepto de
dependencia o incapacidad elegido (para actividades de la vida diaria individual, discapacidades
funcionales para la vida social, entorno, etc.). Por otro lado, la creciente incorporación de la
mujer al mercado de trabajo, hace prever una importante sustitución futura entre cuidado
familiar informal, tradicionalmente realizado por amas de casa, y atención formal. A su vez, los
costes de oportunidad de las retribuciones o «segundas rentas» en términos de la carga del

52
Aunque no existe una definición internacionalmente aceptada de cuidados de larga duración, en general significa
cuidados a los mayores, discapacitados y con problemas mentales, durante al menos 6 meses, y con alta intensidad
(diaria) (Unión Europea, 2004).

164
cuidado de los ancianos, puede obligar a que sean las clases menos favorecidas quienes se vean
obligados a renunciar a dicha posibilidad (el gasto en cuidados personales supone en sí mismo
una oportunidad de obtención de segundas rentas en el mercado de trabajo).

En este contexto, la mayoría de los países de la OCDE han decidido avanzar en la ampliación de
los servicios públicos a la dependencia, centrando ahora su preocupación en la identificación de
los individuos con acceso a estos servicios (patrones de necesidad de cuidados sociales), la
fuente de financiación (¿quién paga estos servicios?) y el mix entre financiación pública y
privada, la consideración de las ayudas informales dentro del sistema, el impacto sobre el
mercado de trabajo, etc. (IMSERSO, 2004; Unión Europea, 2004; Wanless, 2006). En España,
siguiendo el modelo de los países escandinavos, pioneros en la articulación de sistemas públicos
de atención a la dependencia de amplia cobertura y acceso universal, se ha apostado por la
creación de un amplio sistema nacional de dependencia articulado en la Ley de Dependencia.
Esta ley, aprobada el 30 de noviembre de 2006, entra en vigor a principios de 2007, y con ella se
crea en España un nuevo derecho universal y subjetivo de ciudadanía que garantiza atención y
cuidados a las personas dependientes (personas mayores y personas con discapacidad que no
se pueden valer por sí mismas). Esta ley configurará el Sistema de Autonomía y Atención a la
Dependencia (SAAD) como cuarto pilar del Estado del Bienestar, tras el Sistema Nacional de
Salud, el sistema educativo y el sistema de pensiones, que fueron desarrollados en la década de
los ochenta. El SAAD priorizará la prestación de servicios (ayuda a domicilio, centros de día y
de noche, teleasistencia, plazas residenciales), además de las prestaciones económicas.

Como se ha descrito anteriormente, la evidencia empírica sobre mayor gasto sanitario y la
mayor prevalencia de los problemas de dependencia entre las personas mayores respecto a los
más jóvenes confirma estos elementos como hechos consumados. No obstante, derivar un
aumento futuro en el gasto público en servicios sanitarios y en cuidados a la dependencia, por la
sencilla razón de que el número personas mayores de 65 años aumentará, puede resultar un
planteamiento excesivamente simplista, siendo necesarias algunas matizaciones.

Las proyecciones demográficas se basan en supuestos sobre la evolución futura de ciertas
variables (natalidad, mortalidad, morbilidad, etc.) que a su vez se basan en el comportamiento
pasado de estas variables. Por tanto, aunque el proceso de envejecimiento está claro que se va
producir, el patrón con el que se desarrollará está sujeto a incertidumbre, no pudiéndose afirmar
que el aumento de mayores de 65 años en el futuro comporte un aumento paralelo en el número
de mayores dependientes, lo que dependerá de cómo evolucione la prevalencia de la
incapacidad funcional en el futuro.


165
A este respecto, se han planteado dos teorías contrapuestas acerca del impacto que la mayor
esperanza de vida tendrá sobre el número de años que los ancianos podrán vivir sin ver
mermada su capacidad funcional.

La «Teoría de la compresión de la morbilidad» (Fries, 1983), postula que la adopción de estilos
de vida más saludables y los avances en la tecnología médica no sólo provocan una reducción
en las tasas de mortalidad, sino que además permitirán que las enfermedades crónicas y las
incapacidades funcionales experimenten un proceso de «compresión» (esto es, se manifestarán
durante períodos cada vez más cortos de tiempo justo antes de la muerte). Según esta teoría, por
tanto, las tasas de prevalencia de las incapacidades funcionales disminuirán en el futuro en
paralelo a las tasas de mortalidad.

Por otra parte, la «Teoría de la expansión de la morbilidad» (Kramer, 1980), reconoce una
reducción en el riesgo de padecer enfermedades derivadas de cambios en los estilos de vida,
pero sostiene que tales cambios no modifican el inicio o la progresión de la mayoría de
enfermedades degenerativas asociadas al envejecimiento. En cuanto a los tratamientos médicos,
asegura que el principal efecto de los mismos es alargar la vida de aquellos que padecían
enfermedades crónicas e incapacidades funcionales, sin redundar en ganancias de salud
apreciables. Según esta teoría, por tanto, la consecuencia de la reducción en las tasas de
mortalidad será prolongar el tiempo durante el cual las enfermedades crónicas y la incapacidad
funcional se ponen de manifiesto. Así pues, las tasas de prevalencia de las incapacidades
funcionales evolucionarán en sentido opuesto al observado en las tasas de mortalidad.

La débil correlación existente entre gasto en cuidados de larga duración y edad (Gráfico 5.3)
refuerza la teoría de que, al igual que ocurre con el gasto sanitario (Unión Europea, 2004; Cano,
2006) otros factores no demográficos juegan un importante papel en la determinación de los
costes de estos servicios. Algunos de estos factores son la cobertura y el mix de financiación y
provisión de los cuidados de larga duración en cada país, que conllevan grandes variaciones de
gasto en los cuidados de larga duración entre los países de la OCDE. Incluso en los países con
una cobertura relativamente amplia, el gasto en cuidados de larga duración representa sólo entre
el 10 y el 20% del gasto total en salud y cuidados de larga duración juntos (OECD, 2005b).
Quizás los altos copagos y los cuidados informales han contenido el gasto en el pasado.

Independientemente del patrón con el que evolucione, el envejecimiento de la población va a
marcar un cambio cuantitativo y cualitativo en los gastos sociales sanitarios y de dependencia.
Cuantitativo en la medida en que se prevé un aumento del gasto en dependencia, y cualitativo,
por el posible desplazamiento de gasto sanitario hacia gasto de atención a la dependencia.

166

Gráfico 5.3. Correlación entre el gasto de atención a la dependencia en los mayores y el porcentaje de
población mayor de 80 años

% Población mayor de 80 años
Fuente: OECD (2005b)

En este estudio se aborda la cuestión de la relación entre el envejecimiento demográfico, la
evolución de la dependencia en los mayores y los patrones de gasto sanitario por edades,
interrelaciones que deben ser tomadas en cuenta para la futura articulación del SAAD dentro de
los servicios sociales.

El objetivo general de esta sección es el análisis de los patrones de consumo y gasto sanitario de
la población española en relación con las necesidades de cuidado de los mayores dependientes.
Como objetivos específicos podemos diferenciar los siguientes:

• Analizar el uso de servicios sanitarios por grupos de edad y tipo de servicio sanitario
para el año 2003.

• Analizar el gasto sanitario por grupos de edad, sexo y tipo de servicio sanitario para el
año 2003.

• Estimar el gasto sanitario público por grupos de edad y tipo de servicio sanitario hasta
el año 2060.

167

• Estimar el número de mayores dependientes (la prevalencia de dependencia) en España,
el grado de dependencia que presentan, y la evolución de este patrón entre 1997 y 2003.

• Analizar la interrelación entre el grado de dependencia, el estado de salud y la
utilización de servicios sanitarios en la población mayor en el período 1997-2003.

Dado que en este trabajo se abordan dos objetos de estudio diferenciados, el gasto sanitario y la
evolución de la dependencia, en este apartado se especifican los aspectos metodológicos
generales, comunes a todos los análisis realizados. Los detalles se especificarán en cada
epígrafe.

Se ha realizado un análisis retrospectivo, ecológico y trasversal. El ámbito geográfico del
estudio es todo el territorio nacional español, y el ámbito temporal el período 1997-2003.

Los sujetos incluidos en el análisis son toda la población española. La fuente de datos principal
es la Encuesta Nacional de Salud (ENS) realizada en los años 1997, 2001 y 2003. La ENS es
una encuesta representativa a nivel nacional que recoge información sobre el estado de salud y
los factores determinantes del mismo desde la perspectiva de los ciudadanos, es decir, ofrece la
visión que las personas tienen de su estado de salud y de la asistencia sanitaria, aportando datos
tanto de las personas que acuden al sistema sanitario como de las que no lo utilizan. Incluye
información de individuos de todas las edades agrupada en cuatro grandes dimensiones: estado
de salud percibida, hábitos y estilos de vida, utilización de servicios sanitarios y características
personales y demográficas, siendo un instrumento de gran utilidad para la toma de decisiones y
evaluación de políticas sanitarias.

Los datos sobre gasto sanitario público se han obtenido de las Cuentas Satélite del Gasto
Sanitario Público publicadas por el Ministerio de Sanidad y Consumo, que ofrece series del
gasto sanitario público por sectores de gasto siguiendo las clasificaciones funcional, económica
y según contabilidad nacional desde 1960
53
. Los datos sobre actividad hospitalaria por edades
se han obtenido con carácter muestral a partir de la base de datos Conjunto Mínimo Básico de
Datos (CMBD) de un hospital regional. La información sobre consumo farmacéutico por edades
se ha obtenido del Ministerio de Sanidad y Consumo (MSC, 2005). Los datos sobre población y
estructura demográfica española, actual y proyectada al futuro, se corresponden con los
publicados por el INE.

53
www.msc.es

168
Las variables incluidas en los análisis son las siguientes:
• Variables sociodemográficas
• Edad: se ha considerado como variable continua y como variable cualitativa (grupos de
edad) según necesidades en cada análisis.
• Sexo: hombre, mujer
• Nivel de estudios: sin estudios/estudios primarios, medios, altos (universitario).
• Estado Civil: casado, soltero, otras situaciones (separado, viudo, etc)
• Estado de salud percibida declarada en la ENS. Se diferencian 3 dimensiones:
• Estado de salud: Muy Bueno/Bueno, Regular, Malo/Muy malo
• Utilización de servicios sanitarios. Diferenciamos tres grupos principales de consumos
sanitarios: servicios sanitarios ambulatorios, hospitalarios y farmacia. Esta variable se
analizará tanto de forma dicotómica (consumo/no consumo de cada tipo de servicio) como
continua (frecuencia en el consumo de cada tipo de servicio por parte de los
consumidores).
• Atención Ambulatoria: asistencia a alguna consulta de un médico en las dos ultimas
semanas previas al momento de la entrevista. Número de veces que un individuo ha
asistido a consultas de un médico en las dos ultimas semanas previas al momento de la
entrevista.
• Atención Hospitalaria: causar ingreso hospitalario en los doce meses anteriores al
momento de la entrevista. Número de veces que un individuo ha estado hospitalizado en
los doce meses anteriores al momento de la entrevista.
• Atención Farmacéutica: consumo de fármacos recetados en las dos últimas semanas
previas al momento de la entrevista. Número de fármacos recetados en las dos últimas
semanas previas al momento de la entrevista.
• Gasto sanitario: gasto sanitario por grupo de edad y tipo de servicio sanitario (ambulatorio,
hospitalario y farmacéutico).
• Prevalencia de dependencia en la población mayor de 65 años: número de mayores
dependientes respecto al total de población mayor.
• Grado de dependencia: gravedad con que se presenta la situación de dependencia,
diferenciando menor a mayor intensidad: dependencia leve, dependencia moderada y
dependencia severa.

Dado que estudiaremos el comportamiento de las anteriores variables a partir de los datos
individuales de la ENS, es fundamental valorar la representatividad de la muestra utilizada en
dicha encuesta comparándola con el conjunto de la población española a fin de interpretar de
forma correcta los resultados que se obtengan. Especial interés merece la representatividad de

169
los grupos etarios de 65 y más, por constituir el eje central de este trabajo. El análisis de
representatividad se realizó mediante un contraste Chi-cuadrado de bondad del ajuste,
comparando la distribución de la pirámide de población española con la muestra utilizada en la
ENS. En cada apartado se realiza un análisis descriptivo de las variables correspondientes,
mediante valores promedio o frecuencias y porcentajes según se trate de variables continuas o
cualitativas. El tipo de análisis concreto a realizar se detallará en cada apartado. Con el objeto de
identificar rasgos diferenciadores de los grupos de población considerados en cada apartado,
realizamos un análisis de diferencias entre los sujetos analizados según características de
interés, para cada una de las variables consideradas. El tipo de análisis concreto a realizar se
detallará en cada apartado. Para constatar las interrelaciones entre las diferentes variables se
realizan diferentes análisis multivariantes mediante regresión logística. El tipo de análisis
concreto realizado y las variables implicadas se detallan en cada apartado.

El trabajo se estructura de la siguiente forma. En el primer apartado se detalla la
representatividad muestral de la base de datos utilizada, la ENS, para el abordaje del análisis
propuesto. En el segundo se analiza el consumo de servicios sanitarios por grupos de edad y
sexo, diferenciando entre los grandes grupos de servicios sanitarios que podemos distinguir en
el Sistema Nacional de Salud español: servicios ambulatorios, hospitalarios y consumo
farmacéutico. Adicionalmente, considerando que dentro de cada grupo de servicios sanitarios
existe una alta variedad de servicios que implican una diferente intensidad de gasto sanitario, se
analiza también el gasto sanitario por grupos de servicios, edad y sexo.

A continuación se estima el número de mayores dependientes en España. A partir de los datos
de autovalimiento en la población española mayor de 65 años recogida en la ENS, se ha
obtenido un índice de dependencia con 4 categorías según la intensidad de ésta: no dependencia,
dependencia leve, moderada y severa.

En un cuarto apartado se analiza la interrelación entre gasto sanitario, grado de dependencia y
estado de salud, considerando otras variables sociodemográficas.

Finalmente se discuten los resultados obtenidos a la luz del conocimiento previo y las
limitaciones del análisis realizado, estableciendo una serie de conclusiones en base a las cuales
se proponen recomendaciones concretas.


170
5.1.1. Representatividad muestral de los datos empleados.

Las cifras de población nacional y el tamaño muestral recogido en la ENS de los diferentes años
se recogen a continuación (Tabla 5.1). Como dato más significativo se puede destacar el fuerte
incremento en el número de individuos entrevistados por la ENS, que ha pasado de 8.635
individuos en 1997 a más de 28.000 en 2003.

La información sobre población y su distribución etárea se ha obtenido de los datos censales
ofrecidos por el INE. Los censos de población existentes corresponden a los años 1991 y 2001,
disponiendo por tanto de los datos sólo para uno de los años de estudio. Los datos sobre la
distribución de población en los distintos grupos de edad para los años 1997 y 2003 los
obtenemos de las estimaciones intercensales de población, realizadas por el INE a partir de los
censos de 1991 y 2001 respectivamente.

Tabla 5.1. Distribución de la población real y de la ENS por grupos de edad (1997-2003)
1997 2001 2003 Año
Edad N ENS N ENS N ENS
0-15 6.836.059 1.987 6.404.855 5.280 6.496.833 6.463
16 a 19 2.462.733 535 2.097.831 1.415 1.965.401 853
20 a 24 3.321.739 688 3.184.683 1.845 3.106.228 1.239
25 a 29 3.244.772 580 3.500.248 2.034 3.584.257 1.467
30 a 34 3.171.270 654 3.378.579 2.061 3.495.590 1.773
35 a 39 2.932.862 555 3.292.986 1.952 3.391.308 2.165
40 a 44 2.580.093 482 3.028.209 1.822 3.135.408 2.159
45 a 49 2.429.820 443 2.609.708 1.487 2.737.387 1.697
50 a 54 2.245.663 418 2.433.775 1.589 2.476.102 1.405
55 a 59 1.913.469 395 2.212.801 1.225 2.303.311 1.396
60 a 64 2.133.438 517 1.850.633 1.281 1.927.957 1.362
65 a 69 2.008.322 399 2.090.389 1.458 1.998.947 1.614
70 a 74 1.677.300 316 1.847.044 1.262 1.885.490 1.707
75 a 79 1.180.369 217 1.440.761 922 1.473.165 1.378
80 a 84 784.826 124 875.435 450 948.070 866
85 o más 602.703 55 704.887 264 738.248 569
TOTAL 39.525.438 8.365 40.952.824 26.347 41.663.702 28.113

El test chi-cuadrado de bondad de ajuste entre la distribución por grupos de edades para el
conjunto español y la distribución de población por grupo de edad representada en la ENS nos
lleva a rechazar la hipótesis de que tienen la misma distribución (p<0.05).

171
Paralelamente, se ha realizado, para cada uno de los años, un análisis gráfico en el que se
compara el peso relativo de cada grupo de edad en el total. Mediante este análisis, se observan
unas diferencias aceptables que, sobre todo, nos permiten asegurarnos de que todos los grupos
de edades superiores a 65 años se encuentran ampliamente representados en la muestra, lo que
elimina el riesgo de basar nuestras conclusiones en los rasgos observados en grupos infra
representados. Las mayores diferencias entre porcentajes se dan en el año 2003, pero hay que
tener en cuenta que los datos de población para el conjunto español utilizados en ese año se han
obtenido de las proyecciones realizadas por el INE basadas en el censo del 2001.

El grupo de población de 65 años y más se ha visto representado en la ENS cada vez con mayor
intensidad, de modo que en la Encuesta de 2003 su peso relativo en la muestra supera la
proporción poblacional de este colectivo. Esta circunstancia refuerza las bondades de la ENS
para el estudio de los grupos de edades superiores, como es el caso que nos ocupa.
Los resultados de los sucesivos años se presentan a continuación (Gráficos 5.4, 5.5 y 5.6).
Gráfico 5.4. Peso relativo por grupos de edad población nacional y muestra ENS, 1997.
0
5
10
15
20
25
0
-
1
5
1
6

a

1
9
2
0

a

2
4

2
5

a

2
9
3
0

a

3
4
3
5

a

3
9

4
0

a

4
4

4
5

a

4
9

5
0

a

5
4

5
5

a

5
9

6
0

a

6
4

6
5

a

6
9

7
0

a

7
4

7
5

a

7
9

8
0

a

8
4

8
5

o

m
á
s

Real ENS

Gráfico 5.5. Peso relativo por grupos de edad población nacional y muestra ENS, 2001.
0
5
10
15
20
25
0
-
1
5
1
6

a

1
9
2
0

a

2
4

2
5

a

2
9
3
0

a

3
4
3
5

a

3
9

4
0

a

4
4

4
5

a

4
9

5
0

a

5
4

5
5

a

5
9

6
0

a

6
4

6
5

a

6
9

7
0

a

7
4

7
5

a

7
9

8
0

a

8
4

8
5

o

m
á
s

Real ENS


172
Gráfico 5.6. Peso relativo por grupos de edad población nacional y muestra ENS, 2003.
0
5
10
15
20
25
0
-
1
5
1
6

a

1
9
2
0

a

2
4

2
5

a

2
9
3
0

a

3
4
3
5

a

3
9

4
0

a

4
4

4
5

a

4
9

5
0

a

5
4

5
5

a

5
9

6
0

a

6
4

6
5

a

6
9

7
0

a

7
4

7
5

a

7
9

8
0

a

8
4

8
5

o

m
á
s

Real ENS

5.1.2. Patrones de consumo y gasto sanitario público de la población

El patrón de consumo de servicios sanitarios de los individuos de una sociedad concreta está
determinado en gran medida por su edad y sexo. En España se ha cuantificado que un individuo
medio mayor de 65 años implica un gasto sanitario entre 4 y 6 veces más que un individuo de
35-44 años (Ahn et al, 2003). En general, un individuo consume recursos sanitarios
intensamente en los momentos cercanos al nacimiento y en los primeros años de edad. Durante
los años posteriores este consumo se modera hasta que, a partir de una cierta edad, el consumo
de recursos sanitarios de nuevo se intensifica, debido a la aparición de enfermedades y deterioro
inherentes a la madurez y el envejecimiento.

Por otro lado, la composición de la cesta de servicios sanitarios consumidos por cada individuo
es también muy variable entre la población, con gran influencia de la edad. La prestación de
cada servicio sanitario conlleva una elevada variabilidad de consumos, y por tanto gastos muy
diferentes entre servicios.

Con la finalidad de recoger esas diferencias entre consumos y gastos, en este epígrafe se aborda
el consumo de servicios sanitarios tanto en unidades físicas como monetarias por grupo de edad
y sexo.

5.1.2.1. Uso de los servicios sanitarios según edad de la población.

En este apartado se aborda el análisis de los perfiles de consumo por tipo de servicio sanitario
según características sociodemográficas de la población.

Como características demográficas diferenciadoras contemplaremos la edad y el sexo. Esta
decisión viene motivada por motivos de heterogeneidad de la muestra, ya que las variables

173
relativas al nivel de estudios y estado civil no caracterizan a parte de la población incluida en el
análisis (la ENS de menores de 16 años no recoge estas variables).

La metodología empleada se describe a continuación:

Diseño: Análisis descriptivo del consumo de servicios sanitarios según edad y sexo de la
población

Variables:
ƒ Edad: se ha considerado la edad como variable categórica con una agrupación en 7
categorías: de 0-4; de 5-14; de 15-44; de 45-54; de 55-64; de 65-74 y de 75 y más años.
ƒ Sexo: hombre, mujer
ƒ Consumo de servicios sanitarios ambulatorios: definida como variable categórica (sí/no),
esta variable expresa la asistencia a consultas de atención primaria o consultas externas
hospitalarias en las dos semanas anteriores al momento de la entrevista
ƒ Nº consultas en servicios ambulatorios: número de veces que un individuo ha asistido a
consultas de atención primaria o consultas externas hospitalarias en las dos semanas
anteriores al momento de la entrevista
ƒ Consumo de servicios sanitarios hospitalarios: definida como variable categórica (sí/no),
esta variable expresa la asistencia a servicios hospitalarios, ingresos o cirugía mayor
ambulatoria (CMA), en los doce meses anteriores al momento de la entrevista
ƒ Nº consultas en servicios hospitalarios: número de veces que un individuo ha consumido
servicios hospitalarios, ingresos o cirugía mayor ambulatoria (CMA), en los doce meses
anteriores al momento de la entrevista
ƒ Consumo de servicios sanitarios farmacéuticos: definida como variable categórica (sí/no),
esta variable expresa el consumo de fármacos recetados por un médico en las dos semanas
anteriores al momento de la entrevista
ƒ Nº fármacos recetados: número de fármacos recetados por un médico en las dos semanas
anteriores al momento de la entrevista

Análisis: se realiza un análisis descriptivo de las variables incluidas, utilizando frecuencias y
porcentajes en las variables categóricas y descriptivos (media y desviación estándar) en el caso
de las variables continuas.

Se ha comprobado si el consumo de servicios sanitarios se distribuye de igual forma entre los
diferentes grupos de edad de la población. Para ello se ha realizado un test chi cuadrado de
homogeneidad del consumo por grupos de edad en cada tipo de consumo sanitario.

174

Se ha analizado la igualdad de consumo medio de los diferentes servicios sanitarios por grupos
de edad, mediante las pruebas de Welch y Brown-Forsythe. No se ha utilizado el método
ANOVA porque el valor del estadístico de Levene en todos los casos señalaba que no se podía
usar ese contraste con fiabilidad plena en los resultados.

Finalmente las diferencias entre grupos de edad se han analizado mediante el contraste post hoc
de Games Howell.

Resultados: Se presentan los resultados según tipo de consumo sanitario, ambulatorio,
hospitalario y farmacéutico.

a. Consumo servicios ambulatorios.

La información recogida en la ENS sobre la utilización de servicios ambulatorios, es la
respuesta a la pregunta “¿Cuántas veces ha consultado con algún médico en las dos últimas
semanas?”. Así, conocemos el porcentaje de población que ha acudido al médico en ese período
de referencia así como el número de veces que lo han hecho.

Analizando el porcentaje de población de cada edad que acude al médico, se aprecia una notable
sensibilidad del consumo de servicios sanitarios ambulatorios a la edad de los individuos. Un
42% del grupo de población de 0-4 años asiste a consultas ambulatorias, disminuyendo este
porcentaje hasta alcanzar los valores mínimos entre los 15 y 44 años de edad, con alrededor del
20% de la población de esta edad declarada con consumidora de servicios ambulatorios. A partir
de los 45 años el consumo de servicios sanitarios ambulatorios inicia una tendencia
marcadamente creciente con la edad que alcanza los valores máximos globales en la población
de más de 75 años. El resultado gráfico de este patrón de consumo es una curva en forma de “J ”,
que refleja una frecuencia de partida que disminuye para luego volver a aumentar a partir de
cierta edad.


175
Tabla 5.2. Consumo de servicios sanitarios ambulatorios por edad y sexo (%)
0-4 5-14 15-44 45-54 55-64 65-74 75+
Hombre Sí 43.30 20.74 16.21 20.22 33.94 42.43 50.05
No 56.70 79.26 83.79 79.78 66.06 57.57 49.95
Mujer Sí 40.94 22.03 23.68 32.91 42.69 48.65 51.26
No 59.06 77.97 76.32 67.09 57.31 51.35 48.74
Total Sí 42.15 21.37 19.94 26.66 38.87 46.19 50.84
No 57.85 78.63 80.06 73.34 61.13 53.81 49.16

Gráfico 5.7. Consumo de servicios sanitarios ambulatorios por edad y sexo (%)
0
10
20
30
40
50
60
0-4 5-14 15-44 45-54 55-64 65-74 75+
Edad
%
Hombre Mujer Total


Considerando el sexo, en los primeros años de vida no existen diferencias entre hombres y
mujeres. Es a partir de la franja de edad de 15-44 años cuando se aprecia un mayor consumo de
servicios sanitarios ambulatorios en mujeres que en hombres, disminuyendo estas diferencias a
partir de los 65 años (Tabla 5.2, Gráfico 5.7).

El test chi-cuadrado de homogeneidad de la distribución del consumo nos lleva a concluir que el
consumo de servicios no se distribuye de igual forma a lo largo de los distintos grupos de edad
(p<0.005).

Tabla 5.3. Número medio de consultas ambulatorias por grupo de edad y sexo
0-4 5-14 15-44 45-54 55-64 65-74 75+
Hombre N 866 2189 5090 1528 1205 1315 989
Media 14.56 6.5 5.72 7.02 11.44 13.26 16.12
DE 0.8 0.58 0.67 0.77 0.81 0.71 0.97
Mujer N 828 2074 5072 1574 1553 2006 1824
Media 14.82 7.02 7.8 10.92 13.78 15.86 16.64
DE 0.91 0.63 0.66 0.8 0.92 0.84 0.91


176
Gráfico 5.8. Gráfico de las medias de consumo de servicios sanitarios ambulatorios
75+ 65-74 55-64 45-54 15-44 5-14 0-4
edad grupos
0,6
0,5
0,4
0,3
M
e
d
i
a

d
e

c
o
n
s
u
m
o
_
a
m
b
u
l
a
t
o
r
i
o


Dado el período temporal a que se refiere la variable número de consultas realizadas en la ENS
(dos semanas), para expresar la frecuencia de asistencia referida al período anual, hemos
multiplicado el número promedio de consultas resultante por 26, considerando que 1 año tiene
52 semanas. Tras esta operación obtenemos que el número medio de consultas alcanza sus
valores máximos en los grupos de edad de 0-4 y de 65 y más años, acentuándose a partir de los
75 años, con más de 16 consultas anuales. Considerando el sexo, las mujeres realizan un
consumo mayor que los hombres en todos los grupos de edad (Tabla 5.3).

Los resultados de las pruebas de Welch y Brown-Forsythe sobre el contraste de la igualdad
medias entre grupos de edad nos llevan a rechazar la hipótesis de igualdad de medias (p
<0,005).

El contraste post hoc de Games-Howell señala que los grupos donde se puede considerar que el
número medio de consultas ambulatorias es similar son, por un lado, el grupo de 0 a 4 años con
los mayores de 55 años y por otro lado los grupos de 5 a 14 años y los de 15 a 44 años (Gráfico
5.8).

b. Consumo de servicios hospitalarios

El consumo de servicios hospitalarios recogido en la ENS toma como referencia el año.
Concretamente se realiza la pregunta “Durante los últimos doce meses ¿ha estado hospitalizado
como paciente al menos durante una noche?”, obteniéndose el porcentaje de población que
causa ingreso hospitalario en un año. En los casos afirmativos, se pregunta sobre el “número de
veces que ha estado hospitalizado en estos últimos doce meses”, obteniendo una variable de

177
frecuencia del consumo de estos servicios. Al referirse al período anual, no es necesario en este
caso realizar ajustes temporales en la frecuencia del consumo como en el caso de los servicios
ambulatorios.

Tabla 5.4. Consumo de servicios sanitarios hospitalarios por edad y sexo (%)
0-4 5-14 15-44 45-54 55-64 65-74 75+
Hombre Si 10.85 5.12 5.83 9.69 11.95 14.37 18.81
No 89.15 94.88 94.17 90.31 88.05 85.63 81.19
Mujer Si 9.30 3.62 9.58 7.56 10.88 12.76 16.50
No 90.70 96.38 90.42 92.44 89.12 87.24 83.50
Total Si 10.09 4.39 7.71 8.61 11.35 13.40 17.31
No 89.91 95.61 92.29 91.39 88.65 86.60 82.69


Gráfico 5.9. Consumo de servicios sanitarios hospitalarios por edad y sexo (%)
0
5
10
15
20
0-4 5-14 15-44 45-54 55-64 65-74 75+
Edad
%
Hombre Mujer Total


Se observa un comportamiento muy similar al encontrado en los servicios ambulatorios, con
una gráfica resultante en forma de “J ” inclinada. Aproximadamente el 10% de la población de
0-4 años consume servicios hospitalarios, disminuyendo hasta valores en torno al 4% en la
población de 5-14 años, siendo esta la franja de edad con menor consumo hospitalario. A partir
de esta edad comienza a aumentar, de forma más marcada desde los 55 años, y alcanzando los
valores máximos en el grupo de mayor edad (mayores de 75 años).

De la comparación entre sexos, cabe destacar la diferencia de consumo en el grupo de edad de
15-44 años, notablemente superior en la mujer. Esta diferencia de comportamiento puede ser
explicada en gran medida por las hospitalizaciones vinculadas a la maternidad de la mujer. A
partir de los 45 años se observa una frecuencia de hospitalización algo superior en hombres que
en mujeres (Tabla 5.4, Gráfico 5.9).

178
El resultado del test chi-cuadrado de homogeneidad nos lleva a concluir que el consumo de
servicios hospitalarios no se distribuye de igual forma en los distintos grupos de edad (p<
0,005).

Considerando la frecuencia del consumo, los grupos de edad de 0-4 y de 75 y más años son los
que realizan un consumo mayor. Las diferencias por sexo son poco significativas, excepto en el
grupo de edad de 15-44 años, donde aumenta la hospitalización en mujeres (Tabla 5.5).

Tabla 5.5. Número medio de asistencia de hospitalizaciones por grupo de edad y sexo
0-4 5-14 15-44 45-54 55-64 65-74 75+
Hombre N 866 2189 5090 1528 1205 1315 989
Media 0.12 0.05 0.07 0.12 0.17 0.18 0.26
DE 0.38 0.23 0.48 0.43 0.63 0.49 0.70
Mujer N 828 2074 5072 1574 1553 2006 1824
Media 0.10 0.04 0.12 0.09 0.14 0.17 0.24
DE 0.34 0.23 0.45 0.36 0.75 0.55 0.70

Gráfico 5.10. Gráfico de las medias de ingresos hospitalarios
75+ 65-74 55-64 45-54 15-44 5-14 0-4
edad grupos
0,25
0,2
0,15
0,1
0,05
0
M
e
d
i
a

d
e

c
o
n
s
u
m
o
_
h
o
s
p
i
t
a
l

Los contrastes de la hipótesis de si el número medio de veces que se hospitaliza un individuo en
los distintos grupos de edad es el mismo de Welch y Brown-Forsythe rechazan la hipótesis de
igualdad de medias (p<0,005). El contraste post hoc de Games-Howell identifica como grupos
con el mismo número medio de asistencias en hospitalización, por un lado, el grupo de 0 a 4
años con las personas entre 15 y 44 años y por otro lado los grupos de 55 a 64 años y los de 65 a
74 años (Gráfico 5.10).


179
c. Consumo de productos farmacéuticos.

El consumo farmacéutico, igual que el de servicios ambulatorios, está referido a un período de
dos semanas, concretamente la ENS recoge la respuesta a la pregunta “Durante las últimas 2
semanas ¿ha consumido los siguientes medicamentos y le fueron recetados en algún momento
por el médico?”, a la que se responde sobre una lista de medicamentos proporcionada por los
entrevistadores. De esta respuesta se obtiene información sobre el porcentaje de individuos que
consumidores de fármacos en ese período de tiempo, así como el número de fármacos diferentes
consumidos. No obstante, dado que a diferencia del consumo de servicios ambulatorios, es muy
difícil establecer supuestos sobre la continuidad en el consumo de fármacos, no hemos realizado
ajuste temporal para adaptarlo al período anual.

En el consumo de productos farmacéuticos se repite el patrón de consumo por edades en forma
de “J ” inclinada. Casi el 40% de la población de 0-4 años consume fármacos, descendiendo esta
alta frecuencia de consumo hasta niveles en torno al 20-25% en la población de 5-44 años. A
partir de esa edad vuelve a aumentar de forma sostenida, siendo un 87,42% de la población
mayor de 75 años consumidora de medicamentos recetados (Tabla 5.6, Gráfico 5.11).

Tabla 5.6. Consumo fármacos por edad y sexo (%)
0-4 5-14 15-44 45-54 55-64 65-74 75+
Hombre Si 39.26 22.38 20.08 32.07 56.18 74.98 84.53
No 60.74 77.62 79.92 67.93 43.82 25.02 15.47
Mujer Si 38.04 20.30 30.05 45.68 69.80 83.25 88.98
No 61.96 79.70 69.95 54.32 30.20 16.75 11.02
Total Si 38.67 21.37 25.05 38.97 63.85 79.98 87.42
No 61.33 78.63 74.95 61.03 36.15 20.02 12.58

Gráfico 5.11. Consumo de servicios farmacéuticos por edad y sexo (%)
0
20
40
60
80
100
0-4 5-14 15-44 45-54 55-64 65-74 75+
Edad
%
Hombre Mujer Total


180

Se observa un mayor consumo de fármacos con la edad a partir de los 5-14 años. Por sexo se
aprecia un mayor consumo en mujeres que en hombres, excepto en el grupo de menos edad, de
0-4 años. El test chi-cuadrado de homogeneidad señala que el consumo de fármacos no se
distribuye de igual forma entre los distintos grupos de edad (p<0,005).

Tabla 5.7. Número medio de fármacos consumidos por grupo de edad y sexo
0-4 5-14 15-44 45-54 55-64 65-74 75+
Hombre N 866 2189 5090 1528 1205 1315 989
Media 0.57 0.31 0.30 0.53 1.11 1.55 1.96
DE 0.83 0.65 0.73 0.96 1.35 1.44 1.53
Mujer N 828 2074 5072 1574 1553 2006 1824
Media 0.55 0.28 0.45 0.86 1.55 2.22 2.42
DE 0.82 0.64 0.84 1.27 1.58 1.76 1.72

El número medio de productos farmacéuticos consumidos por grupo de edad y sexo se presenta
en la siguiente tabla. Las pruebas de Welch y Brown-Forsythe rechazan la hipótesis de igualdad
de medias (p<0,005). El contraste post hoc de Games-Howell considera que, a un nivel del
significación del 5%, ninguno de los grupos tienen un consumo medio de productos
farmacéuticos similares (Gráfico 5.12).

Gráfico 5.12. Gráfico de las medias de consumos farmacéuticos
75+ 65-74 55-64 45-54 15-44 5-14 0-4
edad grupos
2,5
2
1,5
1
0,5
0
M
e
d
i
a

d
e

c
o
n
s
u
m
o
_
f
a
r
m
a
c
i
a



181
5.1.2.2. Gasto en servicios sanitarios según edad de la población

El gasto sanitario total en un período de tiempo concreto responde a la valoración del coste de
los servicios sanitarios recibidos por el conjunto de la población en ese período. Una forma
sencilla de calcular el coste por individuo sería dividir el gasto total entre el número total de
habitantes. No obstante esta forma de cálculo es excesivamente simplista, dado que omite una
serie de factores que afectan al gasto que cada individuo realiza.

La cesta de servicios sanitarios consumida por cada individuo está compuesta por prestaciones
muy diversas que a su vez implican diferentes consumos de recursos que se traduce en unos
costes diferentes de cada servicio. El tipo de gasto sanitario que realizan los individuos depende
en gran medida de factores demográficos, siendo el más importante la edad. Por tanto, el tamaño
de la población y su composición por edades son factores clave a la hora de determinar la forma
en que el gasto sanitario total se distribuye entre la población.

El objetivo de este apartado es conocer la distribución del gasto sanitario público en España en
2003 entre la población según edad de los individuos.

a. El gasto sanitario público en España

En España, la asistencia sanitaria a la población se realiza fundamentalmente por el Sistema
Nacional de Salud con financiación pública. Los datos disponibles, referidos al año 2003,
cuantifican el gasto sanitario público en España en 41.267 millones de euros, lo que supone un
71,4 % del gasto sanitario total del país, que asciende a 57.766 millones de euros
54
. El gasto
sanitario total en España como porcentaje del PIB es de 7,7%. De este total el porcentaje sobre
el PIB de gasto sanitario público es del 5,5 % y el del gasto sanitario privado es el 2,2% (OCDE
Health Data, 2006).

En cuanto a la composición del gasto, los servicios hospitalarios representan el mayor
porcentaje del mismo, con un 51,90% sobre el total, seguidos por la prestación farmacéutica
(22,27%) y los servicios de atención primaria de salud (16,01%) (Tabla 5.8).


54

http://www.msc.es/estadEstudios/estadisticas/inforRecopilaciones/gastoSanitario/tablasEstEGSP/home.ht
m

182
Tabla 5.8. Gasto Sanitario Total Consolidado. Clasificación funcional, 2003 (millones de euros).
Sectores Total Servicios
Primarios
Servicios
Hospitalarios
Farmacia Servicios
Colectivos
Otros
Gastos
b

Gasto Público (%) 41.267 6.605
(16.01)
21.420
(51.90)
9.192
(22.27)
1.782
(4.32)
2.268
(5.50)
Gasto Privado 16.499 nd nd nd nd nd
Gasto Total 57.766 nd nd nd nd nd
a
Los servicios colectivos incluyen salud pública, administración, formación e investigación
b
Otros gastos engloba los gastos de traslado de enfermos, prótesis y aparatos terapéuticos, y gastos de capital.
Fuente: Cuentas Satélite del Gasto Sanitario Público, 2003 y OCDE Health Data, 2006.

En este epígrafe el interés se centra en conocer cómo se distribuye el gasto sanitario público
según edad y género de la población. Para ello aplicamos la metodología que se describe a
continuación.

Diseño: Análisis descriptivo del gasto en servicios sanitarios según edad y sexo de la población

Variables:
ƒ Edad: se ha agrupado la población en 7 grupos de edad (0-4; 5-14; 15-44; 45-54; 55-64; 65-
74; 75+).
ƒ Sexo
ƒ Gasto per cápita en servicios sanitarios ambulatorios
ƒ Gasto per cápita en servicios sanitarios hospitalarios
ƒ Gasto per cápita en farmacia

Análisis: se realiza un análisis estadístico sobre la distribución del gasto sanitario por grupos de
edad en cada tipo de servicio, explorando similitudes entre grupos. Para ello se ha realizado un
test chi cuadrado de homogeneidad del consumo por grupos de edad en cada tipo de consumo
sanitarios.

Se ha analizado la igualdad de consumo medio de los diferentes servicios sanitarios por grupos
de edad, mediante las pruebas de Welch y Brown-Forsythe. No se ha utilizado el método
ANOVA porque el valor del estadístico de Levene en todos los casos desaconsejaba el uso de
ese contraste con fiabilidad plena en los resultados.

Finalmente las diferencias entre grupos de edad se han analizado mediante el contraste post hoc
de Games Howell.

Resultados: Se presentan los resultados de gasto per capita por grupo de edad según tipo de
consumo sanitario: ambulatorio, hospitalario y farmacéutico.


183
b. Gasto en servicios ambulatorios

Como hemos visto en epígrafes anteriores, la ENS recoge información sobre la asistencia a
servicios ambulatorios mediante la pregunta “¿Cuántas veces ha consultado con algún médico
en las dos últimas semanas?”, obteniendo el porcentaje de individuos que van alguna vez al
médico y la frecuencia con la que acuden. Para el cálculo del gasto per capita por edades en
servicios ambulatorios, hemos utilizado el dato sobre frecuencia de asistencia (número de veces
que los individuos han ido al médico en las dos últimas semanas por edad). Para ello hemos
seguido loa siguiente secuencia:

ƒ A partir de la ENS conocemos el número de individuos que acuden alguna vez a la consulta
del médico, así como el número de consultas realizadas en cada edad en las dos semanas
anteriores a la entrevista realizada para la ENS. Utilizaremos como indicador de la
frecuencia de consumo el número de consultas realizadas.

ƒ Referimos esos datos correspondientes a un período de dos semanas a un período anual,
mediante la sencilla operación de multiplicar el número de consultas realizadas por 26 (1
año =52 semanas). De esta forma estimamos el número de consultas realizadas por cada
grupo de edad en un año.

ƒ Extrapolamos la distribución del número de consultas por grupo de edad de la ENS a la
población nacional por edad proporcionada por los censos del INE. Obtenemos el número
estimado de consultas que se realizaría por grupo de edad en la población, asumiendo que
sigue la misma distribución que la ENS.

ƒ A continuación dividimos el gasto público nacional en atención ambulatoria entre el total
de consultas estimadas en la población, obteniendo una tarifa por consulta. Se ha supuesto
que el gasto por acto médico (el coste por consulta) es igual para todos los grupos de edad.
Por tanto, el gasto por grupo de edad depende únicamente de la frecuentación de cada uno
de ellos para este tipo de servicio.

ƒ Multiplicamos esa tarifa por el número de consultas por edad estimadas para la población
real, obteniendo el coste total de la población por edad.

ƒ Finalmente, dividiendo ese coste por el número de individuos de cada edad, obtenemos el
coste per cápita en asistencia ambulatoria por grupo de edad.


184
Tabla 5.9. Cálculo del gasto per capita por edad en servicios ambulatorios
ENS POBLACIÓN COSTES
Edad N Consultas N

Consultas Unitario (€) Total
††
per capita (€)
0-14 1.694 24.934 2.013 29.639.270 16,66 496.607 246,62
5-14 4.263 28.496 4.035 26.973.593 451.944 112,00
15-44 10.162 67.782 19.126 127.573.862 2.137.508 111,76
45-54 3.102 27.872 5.213 46.844.089 784.875 150,55
55-64 2.887 36.764 4.231 53.882.347 902.802 213,36
65-74 3.321 49.192 3.884 57.537.858 964.050 248,18
75+ 2.813 46.098 3.159 51.775.986 867.510 274,57
TOTAL 28.242 281.138 41.663 394.227.004 6.605.300.324 6.605.300 193,86

Miles habitantes
††
Miles de euros

Se observa un comportamiento por edades de la variable gasto en servicios ambulatorios similar
al encontrado en el apartado anterior para la variable consumo en unidades físicas (asistencia a
consultas), con gran dependencia respecto de la edad. Gráficamente, esta relación con la edad
ofrece el habitual gráfico en forma de “J ”, comenzando en unos valores que disminuyen con la
edad, para volver a aumentar en edades más avanzadas. Entre todos los grupos de edad, los
mayores gastos se dan en los grupos de edad mayores y menores, con niveles de gasto muy
parecidos entre la población de 0-4 años y la población mayor de 65 años, en valores en torno a
los 240-250€ per capita, alcanzando los mayores valores el grupo de población de 0-4 años. En
el otro extremo, los menores gastos se registran en el grupo de población de entre 5 y 14 años. A
partir de los 45 años el gasto se incrementa suavemente, intensificándose el incremento a partir
de los 55-64 años.

Considerando el sexo, el gasto per capita de los servicios ambulatorios es mayor en las mujeres
que en los hombres para todos los grupos de edad, alcanzando los valores Las pruebas de Welch
y Brown-Forsythe rechazan la hipótesis de igualdad de medias (p-valores<0.005). Para detectar
las diferencias entre los grupos se ha realizado el contraste post hoc de Games-Howell. Dicho
contraste indica que los grupos donde se puede considerar que el gasto medio en servicios
ambulatorios es el mismo son, por un lado, el grupo de 0 a 4 años con el de entre 65 y 74 años y
por otro lado los grupos de 5 a 14 años y los de 15 a 44 años (Gráfico 5.14).


185
Tabla 5.10. Gasto per capita en servicios ambulatorios por edad y sexo, 2003 (euros)
0-4 5-14 15-44 45-54 55-64 65-74 75+
Hombre 248.97 110.38 92.49 118.65 192.80 224.44 235.07
Mujer 249.06 120.02 128.65 186.09 233.72 263.74 259.87
Todos 246.62 112.00 111.76 150.55 213.36 248.18 274.57

Gráfico 5.13. Gasto per capita en servicios ambulatorios por edad y sexo, 2003
0
50
100
150
200
250
300
0-4 5-14 15-44 45-54 55-64 65-74 75+
Edad
Euros
Hombres Mujeres Total


Gráfico 5.14. Gráfico de las medias del gasto sanitario por edades en servicios ambulatorios
75+ 65-74 55-64 45-54 15-44 5-14 0-4
edad grupos
160,00
140,00
120,00
100,00
80,00
60,00
40,00
20,00
M
e
d
i
a

d
e

g
a
s
t
o
_
a
m
b
u
l
a
t
o
r
i
o

c. Gasto en servicios hospitalarios

La información disponible sobre asistencia hospitalaria es en general mucho más rica y
detallada que la disponible sobre asistencia ambulatoria. La necesaria gestión de la diversidad
de procesos realizados en los hospitales ha llevado a la consolidación de un modelo de
agrupación de procesos en Grupos Relacionados por el Diagnóstico, los denominados GRD,

186
basado en la homogeneidad de actividades desde el punto de vista clínico y de consumo de
recursos (isocoste). De esta manera procesos médicos similares y que impliquen parecido
consumo de recursos, se agrupan bajo el mismo GRD. Esta agrupación de procesos,
tradicionalmente aplicada a aquellos procesos que implican ingreso, se ha extendido a las
intervenciones realizadas de forma ambulatoria, esto es, procesos quirúrgicos realizados a los
pacientes sin causar el ingreso de éstos durante al menos una noche, denominados cirugía mayor
ambulatoria (CMA), y que han experimentado un gran auge en los últimos años.

Por otro lado, aplicando esta agrupación de servicios según criterios clínicos y de consumo de
recursos, la actividad hospitalaria se registra en una exhaustiva base de datos, el Conjunto
Mínimo Básico de Datos al alta (CMBD). Cada registro del CMBD representa un episodio
hospitalario, detallando datos demográficos del paciente (edad, sexo, procedencia geográfica) y
clínicos (diagnóstico y procesos realizados). Posteriormente a cada registro del CMBD se le
asigna un GRD que nos indica el consumo de recursos realizado.

La diversidad de servicios prestados en los hospitales respecto de los prestados en asistencia
ambulatoria, junto con la disponibilidad de información (CMBD), nos llevan a no mantener en
este caso el supuesto de una tarifa única por acto sanitario. La imposibilidad material de acceder
a los registros del CMBD nacional no ha obligado a utilizar los registros del CMBD del
Hospital Universitario Virgen de las Nieves (HUVN) de Granada, correspondientes al año 2003.
El HUVN es un hospital de tercer nivel (regional), que por su volumen de actividad podemos
considerar representativo de la actividad hospitalaria realizada en España (www.hvn.es).

Para el análisis de la actividad hospitalaria vamos a diferenciar entre actividad con ingreso
(ingresos hospitalarios) y sin ingreso (CMA).

Los pasos para el cálculo son los siguientes:

ƒ A partir del registro de los procesos hospitalarios agrupados por GRD atendidos en el año
2003 en el hospital de referencia, conocemos el coste por grupo de edad, así como el total
correspondiente a los subgrupos considerados: ingresos hospitalarios, CMA y el total
hospitalario.

ƒ Obtenemos el porcentaje de gasto que cada grupo de edad supone sobre el total para los
subgrupos establecidos.


187
ƒ A continuación trasladamos esta distribución por edad al gasto hospitalario recogido en la
Cuenta Satélite del Gasto Público. Para el cálculo del gasto per cápita de forma diferenciada
entre aquellos servicios que requieren ingreso hospitalario y aquellos que no (CMA) hemos
realizado unas operaciones intermedias. Concretamente, es necesario distribuir el gasto
hospitalario total recogido en la cuenta satélite entre gasto en procesos con ingresos y
procesos sin ingreso. Para ello aplicamos la misma distribución que resulta en el hospital de
referencia que nos ha proporcionado la distribución de gastos por edades (Tabla 5.11).

ƒ Finalmente, dividiendo por el número real de individuos de cada edad en la población,
obtenemos el gasto per cápita.

ƒ El período recogido por el CMBD es anual, por lo que no es necesario realizar ajustes
temporales sobre los datos.

Tabla 5.11. Gasto Hospitalario según procesos con o sin ingreso (total y %)
Concepto Hospital Cuenta Satélite
Total 245.107.543 100% 21.419.590
Ingresos 216.544.291 88.35% 18.923.489
CMA 28.563.251 11.65% 2.496.101

Tomando estas cantidades para el reparto, obtenemos el gasto per capita para servicios con
ingreso hospitalario y para CMA (Tablas 5.13 y 5.15).

Tabla 5.12. Cálculo del gasto per cápita por edad en ingresos hospitalarios
Ingresos Hospitalarios Coste Edad
Ingresos Gasto %
Población


Total
††
Pc
0-4 2.869 13.970.555 6,45% 2.013 1.220.866 606,29
5-14 2.617 7.091.065 3,27% 4.035 619.678 153,57
15-44 12.249 57.633.598 26,62% 19.126 5.036.516 263,33
45-54 2.167 22.311.882 10,30% 5.213 1.949.803 373,99
55-64 3.859 31.525.154 14,56% 4.231 2.754.937 651,09
65-74 7.352 45.081.678 20,82% 3.884 3.939.622 1.014,21
75+ 8.704 38.930.358 17,98% 3.159 3.402.067 1.076,78
TOTAL 39.817 216.544.291 100% 41.663 18.923.489 591,32

Miles habitantes
††
Miles de euros

Como resultado del anterior reparto, obtenemos un coste de más de 600€ en la población de 0-4
años, disminuyendo hasta 153,57€ en el grupo de 5-14, siendo este el grupo de menor gasto
medio hospitalario con ingreso. A partir de esa edad se produce una tendencia creciente,

188
especialmente marcada a partir del grupo de 55-64, alcanzando los valores máximos de 1.076€
en la población mayor de de 74 años, que es el grupo de mayor gasto per cápita en servicios
hospitalarios con ingreso.

Considerando el sexo, se observa un mayor gasto en hombres que en mujeres para todos los
grupos de edad, excepto en el grupo de 15-44 años. La explicación de este pico en los costes
hospitalarios de las mujeres puede encontrarse en gran parte en los costes de los ingresos
asociados a la maternidad (Tabla 5.13).

Tabla 5.13. Gasto per capita en ingresos hospitalarios por edad y sexo
0-4 5-14 15-44 45-54 55-64 65-74 75+
Hombre 557.22 156.94 196.77 376.57 677.32 1.041.24 1.209.50
Mujer 647.45 141.47 345.08 357.88 601.02 977.08 1.010.34
Todos 606.29 153.57 263.33 373.99 651.09 1.014.21 1.076.78

Gráfico 5.15. Gasto per capita en ingresos hospitalarios por edad y sexo
0
200
400
600
800
1000
1200
1400
0-4 5-14 15-44 45-54 55-64 65-74 75+
Edad
Euros
Hombres Mujeres Total

La representación gráfica en ambos sexos resulta en la familiar forma de “J ”, como puede
apreciarse en el Gráfico 5.15.

El reparto del gasto hospitalario en CMA se especifica en la siguiente tabla (Tabla 5.14). El
gasto medio en CMA no sigue el patrón típico por edades, no ajustándose a la habitual
representación en forma de “J ” (Gráfico 5.15). En este caso el grupo de menor gasto per capita
es el de 5-14 años, con un gasto de 150,95€, seguido del grupo de 0-4 con 273,56€.

Los gastos en los grupos comprendidos entre 15 y 64 años presentan niveles de gasto muy
parecidos entre 400-500€, aumentando en el grupo de 65-74 hasta 623,11€, siendo este el grupo

189
de mayor gasto per capita en CMA. En el grupo de edad más anciano de mayores de 75 años, el
gasto en CMA vuelve a disminuir hasta 536€. Dicho descenso se justifica por la mayor
dificultad de practicar procedimientos quirúrgicos ambulatorios en pacientes de avanzada edad,
grupo en el que las numerosas complicaciones y patologías concomitantes aconsejan su ingreso
hospitalario.


Tabla 5.14. Cálculo del gasto per cápita por edad en CMA
CMA Coste Edad
Registros Gasto %
Población


Total
††
Pc
0-4 389 831.467 2.91% 2.013 550.856 273,56
5-14 397 919.400 3.22% 4.035 609.113 150,95
15-44 5.412 14.064.261 49.24% 19.126 9.317.737 487,17
45-54 1.295 3.459.454 12.11% 5.213 2.291.929 439,62
55-64 1.086 3.079.012 10.78% 4.231 2.039.881 482,10
65-74 1.234 3.653.440 12.79% 3.884 2.420.446 623,11
75+ 858 2.556.217 8.95% 3.159 1.693.523 536,01
TOTAL 10.671 28.563.251 100.00% 41.663 2.496.101 427,50

Miles habitantes
††
Miles de euros


Tabla 5.15. Gasto per capita en Cirugía Mayor Ambulatoria por edad y sexo
0-4 5-14 15-44 45-54 55-64 65-74 75+
Hombre 340.31 197.89 383.63 341.02 454.24 728.44 729.90
Mujer 216.67 110.29 588.48 529.80 509.46 546.97 425.48
Todos 273.56 150.95 487.17 439.62 482.10 623.11 536.01

Gráfico 5.16. Gasto per capita en Cirugía Mayor Ambulatoria por edad y sexo
0
100
200
300
400
500
600
700
800
0-4 5-14 15-44 45-54 55-64 65-74 75+
Edad
Euros
Hombres Mujeres Total


190
Considerando el sexo, la distribución cambia con la edad. Así, en los grupos de 0-14 y de 65 y
mayores, son los hombres los que mayor gasto per capita presentan, y en los grupos de 45-65
son las mujeres (Tabla 5.15).

Finalmente, considerando de forma agrupada la actividad con ingreso hospitalario y la CMA, el
gasto hospitalario se distribuye por grupos de edad según la siguiente tabla:

Tabla 5.16. Cálculo del gasto per capita en servicios hospitalarios
Registro CMBD Población Edad
Registros Costes % N

Coste
††
Pc (€)
0-14 4.384 14.802.023 6.04 2.013 1.293.527,11 642.37
5-14 2.434 8.010.465 3.27 4.035 700.022,86 173.48
15-44 19.744 71.697.859 29.25 19.126 6.265.571,06 327.59
45-54 4.870 25.771.337 10.51 5.213 2.252.119,42 431.98
55-64 5.390 34.604.166 14.12 4.231 3.024.007,44 714.68
65-74 7.352 48.735.118 19.88 3.884 4.258.890,66 1.096.40
75+ 6.314 41.486.575 16.93 3.159 3.625.451,11 1.147.48
TOTAL 50.488 245.107.543 100.00 41.663 21.419.589,65 647.71

Miles habitantes
††
Miles de euros

El gasto en asistencia hospitalaria total, incluyendo gastos en procesos con estancia y de CMA,
adopta de nuevo el patrón habitual de gasto, adoptando la conocida forma de “J ” como el gasto
de procesos con ingreso, ya que éstos suponen la mayor parte del gasto hospitalario total
(Gráfico 5.17). Los valores mínimos per cápita son de 173,48€ en el grupo de 5-4 años y los
valores máximos de 1.147,48€ en el grupo de más de 75 años. Se observa un mayor gasto en
hombres que en mujeres para todos los grupos de edad, excepto en el grupo de 15-44 años, que
recoge a las mujeres en edad maternal (Tabla 5.17).

Tabla 5.17. Gasto per capita hospitalario total por edad y sexo
0-4 5-14 15-44 45-54 55-64 65-74 75+
Hombre 665.66 199.45 265.99 462.89 813.89 1.254.72 1.443.84
Mujer 613.23 143.15 395.67 398.63 614.12 957.44 969.65
Todos 642.37 173.48 327.59 431.98 714.68 1.096.40 1.147.48

191

Gráfico 5.17. Gasto per capita hospitalario total por edad y sexo
0
200
400
600
800
1000
1200
1400
1600
0-4 5-14 15-44 45-54 55-64 65-74 75+
Edad
Euros
Hombres Mujeres Total

Las pruebas de Welch y Brown-Forsythe rechazan la hipótesis de igualdad de medias (p<0,005).
El contraste post hoc de Games-Howell considera que los únicos grupos con igual gasto medio
hospitalario son el grupo de 0 a 4 años con el de 55 y 64 años (Gráfico 5.18).

Gráfico 5.18. Gráfico de las medias del gasto sanitario por edades en servicios hospitalarios
75+ 65-74 55-64 45-54 15-44 5-14 0-4
edad grupos
200,00
150,00
100,00
50,00
0,00
M
e
d
i
a

d
e

g
a
s
t
o

h
o
s
p
i
t
a
l
a
r
i
o

d. Gasto en farmacia

El Ministerio de Sanidad y Consumo, a través del Instituto de Información Sanitaria, publicó en
el año 2005 un documento que recoge información sobre patrones de consumo sanitario en la
población española (MSC, 2005) por edades, sexo y grupo terapéutico referidos al año 2001.

En dicho documento se recoge la dosis diaria definida por mil habitantes y día (DHD) referida
al total de la población consumidora de medicamentos y el importe medio de las dosis diarias

192
consumidas en diferentes grupos terapéuticos, todo ello diferenciando según edad y sexo. A
partir de estos datos, obtenemos el importe diario en medicamentos en cada grupo de edad y
sexo. Los grupos terapéuticos considerados son los siguientes:

▫ Aparato digestivo y metabolismo
▫ Sangre y órganos hematopoyéticos
▫ Aparato cardiovascular
▫ Dermatológicos
▫ Aparato genito-urinario y hormonas sexuales
▫ Hormonas sistémicas, excl. Hormonas sexuales
▫ Antiinfecciosos de uso sistémico
▫ Antineoplásicos e inmunomoduladores
▫ Sistema músculo-esquelético
▫ Sistema nervioso
▫ Antiparasitarios, insecticidas y repelentes
▫ Sistema respiratorio
▫ Órganos de los sentidos
▫ Varios. Este grupo recoge los que no se incluyen en los demás grupos

Agregando los importes de todos los grupos terapéuticos según edad y sexo, obtenemos las
tarifas por persona consumidora de medicamentos y día por grupos de edad:

Tabla 5.18. Importe diario en fármacos por habitante según edad y sexo
Edad Hombres Mujeres Promedio
0-4 0.22 0.14 0.18
5-14 0.31 0.29 0.30
15-44 0.39 0.18 0.28
45-54 0.42 0.19 0.30
55-64 0.41 0.22 0.31
65-74 0.42 0.23 0.33
75+ 0.46 0.22 0.34
Total 0.41 0.21 0.31

Por otro lado, la ENS nos proporciona el número de personas que consumieron medicamentos
en las dos semanas anteriores a la entrevista. Aplicando la distribución de personas
consumidoras de medicamentos por edad resultante de la ENS a la población total, estimamos el
número total de personas que consumieron medicamentos en 2003. Aplicando la tarifa
promedio de la tabla anterior a esa población consumidora de medicamentos, obtenemos un
importe por grupo de edad. Aplicando esta distribución de gasto farmacéutico por grupos de
edad al total asignado a este capítulo de gasto en la Cuenta Satélite, obtenemos finalmente el
gasto per capita por edad (Tabla 5.19).

193

Tabla 5.19. Cálculo del gasto per capita en farmacia
ENS Población Edad
N Consumen N

Consumen
Gasto
Diario
Total % gasto Gasto
Farmacia
††

Pc (€)
0-4 2.440 655 2.013 540.555 0.18 115.872 1,74 160.160 79.54
5-14 2.033 911 4.035 1.808.219 0.30 580.141 8,72 801.881 198.72
15-44 3.742 2.546 19.126 13.013.110 0.28 3.385.866 50,92 4.680.006 244.69
45-54 3.389 1.209 5.213 1.859.872 0.30 525.721 7,91 726.661 139.38
55-64 7.096 1.761 4.231 1.050.065 0.31 373.493 5,62 516.248 122.01
65-74 6.061 2.656 3.884 1.702.205 0.33 980.194 14,74 1.354.842 348.79
75+ 3.352 2.459 3.159 2.317.771 0.34 688.548 10,35 951.723 301.23
28.113 12.197 41.663 6.649.834 9.191.523

Miles habitantes
††
Miles de euros

El gasto per capita en farmacia oscila entre grupos de edad, desde 79,54€ en la población entre
0-4 años y 378,79 en la población de más de 65-74 años, representando estos grupos el mínimo
y el máximo respectivamente. Se observan valores muy dispersos entre grupos de edad y sexo.

Tabla 5.20. Gasto per capita en fármacos por edad y sexo
0-4 5-14 15-44 45-54 55-64 65-74 75+
Hombre 118.36 255.28 248.96 137.20 74.79 113.44 348.99
Mujer 38.50 139.04 240.28 141.53 166.51 547.26 272.20
Todos 79.54 198.72 244.69 139.38 122.01 348.79 301.23

Gráfico 5.19. Gasto per capita en servicios de farmacia por edad y sexo
0
100
200
300
400
500
600
0-4 5-14 15-44 45-54 55-64 65-74 75+
Edad
Euros
Hombres Mujeres Total

Entre 0 y 14 años los consumos son mayores en hombres que en mujeres, igualándose en el
grupo de 15-45, y a partir de esa edad el gasto de las mujeres se mantiene mucho mayor en las

194
mujeres que en los hombres, con un importante pico en el grupo de mujeres de 65-74 años,
alcanzando casi los 550€ (Tabla 5.20, Gráfico 5.19).
Los contrastes de Welch y Brown-Forsythe rechazan la hipótesis de igualdad de medias
(p<0,005). El contraste post hoc de Games-Howell considera que todos los grupos tienen un
gasto medio farmacéutico distinto.

Gráfico 5.20. Gráfico de las medias del gasto sanitario por edades en farmacia
75+ 65-74 55-64 45-54 15-44 5-14 0-4
edad grupos
500,00
400,00
300,00
200,00
100,00
0,00
M
e
d
i
a

d
e

g
a
s
t
o

f
a
r
m
a
c
é
u
t
i
c
o

e. Gasto Sanitario total por edades

Una vez calculado el gasto per capita para diferentes grupos de edad de los tres tipos de
servicios sanitarios (ambulatorios, hospitalarios y farmacéuticos), un paso final para la
consolidación de los gastos pasa por incluir los gastos en Servicios Colectivos y otros gastos no
recogidos en las grandes categorías analizadas en los epígrafes anteriores.

Tabla 5.21. Gasto per capita por tipo de servicio sanitario y total, año 2003
Gastos per capita (€) Edad Población


A H F Otros Total
Total Gasto
††

0-14 2.013 246.62 642.37 79.54 97.21 1065.73 2.146.038
5-14 4.035 112.00 173.48 198.72 97.21 581.40 2.346.103
15-44 19.126 111.76 327.59 244.69 97.21 781.25 14.942.276
45-54 5.213 150.55 431.98 139.38 97.21 819.11 4.270.444
55-64 4.231 213.36 714.68 122.01 97.21 1147.26 4.854.367
65-74 3.884 248.18 1.096.40 348.79 97.21 1790.58 6.955.378
75+ 3.159 274.57 1.147.48 301.23 97.21 1820.49 5.751.808
TOTAL 41.663 193.86 647.71 204.91 97.21 1143.69 41.266.414

Miles habitantes
††
Miles de euros
A=Servicios ambulatorios; H: Servicios hospitalarios; F: Consumo farmacéutico

195

Suponiendo que estos gastos se distribuyen de igual forma entre todos los individuos,
independientemente de su edad y sexo, sumamos los gastos totales en servicios colectivos y
otros gastos de la tabla del Gasto Sanitario Público y dividimos el resultado entre la población
total en 2003 (41.663.702 habitantes), obteniendo un gasto per capita de 97,21€, que se
distribuye entre los diferentes grupos de edad exclusivamente en función del número de
individuos en cada grupo.

El resultado conjunto de la agregación de los patrones de gasto por tipo de servicio sanitario y
grupos de edad mantiene la ya conocida forma de “J ”, con grandes similitudes con el gasto
hospitalario, ya que es éste el componente de mayor peso en el gasto total.

Gráfico 5.21. Gasto sanitario total por grupo de edad y género
0
500
1.000
1.500
2.000
0-4 5-14 15-44 45-54 55-64 65-74 75+
Edad


Gráfico 5.22. Gráfico de las medias del gasto sanitario total


196
Los resultados de las pruebas de Welch y Brown-Forsythe nos llevan a rechazar la hipótesis de
igualdad de medias (p-valores<0.005). El contraste post hoc de Games-Howell señala que no
pueden considerarse grupos similares en cuanto al gasto medio.

f. Gasto Sanitario y cambio demográfico en España

En un contexto de cambios demográficos acelerados como los señalado en el primer epígrafe de
de este trabajo, la proyección de los gastos sanitarios por edades resulta de gran utilidad en el
análisis de la sostenibilidad financiera del sistema.

La evolución del gasto sanitario en el futuro se verá afectada por numerosos factores
(productividad sanitaria por tipo de asistencia, patrón epidemiológico de la población, estilos de
vida, inflación sanitaria, etc), que en sí mismos suponen una alta complejidad de análisis, siendo
necesarios en todos los casos la asunción de supuestos muy restrictivos sobre el comportamiento
futuro de las variables.

Por ello, para estimar la evolución futura del gasto sanitario, en este trabajo hemos optado por
suponer que todos esos factores permanecen constantes en el tiempo, incluido el gasto per capita
por edad, dependiendo el volumen total de gasto futuro exclusivamente del factor demográfico,
concretamente de la estructura de edades de la población.

Para realizar esta proyección hemos utilizado las estimaciones de población por edades del INE
hasta el año 2060, y los resultados de los epígrafes anteriores.

La metodología empleada es la siguiente:

La proyección del gasto sanitario en el año t se calcula como:
ˆ
, 2003,...,2060
t t t
GS GS Pob t = = (Ecuación 1)
donde
t
Pob = Población total en t
ˆ
t
GS =Gasto medio por habitante ponderado por la estructura de edades de la población:

0
ˆ
n
k it
t it
k i
t
Pob
GS GS
Pob
=
=
∑∑
(Ecuación 2)

197
donde
k=Categorías del gasto sanitario: gasto ambulatorio (A), gasto hospitalario (H), gasto
farmacéutico (F)
i=Grupos de edad (0,…,n)
k
it
GS = Gasto sanitario medio de cada individuo en el grupo de edad i, en la categoría de
gasto k y en el año t.
it
Pob = Población en el grupo de edad i en el año t.

Para realizar la proyección se va a suponer que el gasto sanitario medio estimado (para el total y
para cada una de las categorías) en los diferentes grupos de edad permanece invariable en euros
del año 2003:
03
, 0,..., , ,
k k
it i
GS GS i n k A H F = = = (Ecuación 3)
Por tanto, el gasto medio por habitante ponderado por la estructura de edades de la población se
calcularía de la siguiente forma:

03 03
0 0 0
1
ˆ
n n n
k k k it it
t it i i it
k i k i k i
t t t
Pob Pob
GS GS GS GS Pob
Pob Pob Pob
= = =
= = =
∑∑ ∑∑ ∑∑
(Ecuación 4)

Por lo que la proyección del gasto sanitario en el año t se va a calcular utilizando la siguiente
expresión:

03 03
0 0
03 03 03
0 0 0
1
ˆ
, 2003,...,2060
n n
k k
t t t i it t i it
k i k i
t
n n n
A H F
i it i it i it
i i i
GS GS Pob GS Pob Pob GS Pob
Pob
GS Pob GS Pob GS Pob t
= =
= = =
⎛ ⎞
= = =
⎜ ⎟
⎝ ⎠
= + + =
∑∑ ∑∑
∑ ∑ ∑
(Ecuación 5)

donde los datos sobre gastos en cada grupo de edad y para cada categoría los hemos ha estimado
en los epígrafes anteriores (
03
k
i
GS ) y los datos sobre población (
it
Pob ) en cada grupo de edad
los obtenemos de las proyecciones de población del INE.


198
Tabla 5.22. Metodología para la proyección del gasto sanitario, años 2003 a 2060.
Edad GS
A
i03
GS
H
i03
GS
F
i03
Población
it

0-14 246.62 642.37 79.54 t=2003. .... 2060
5-14 112.00 173.48 198.72
15-44 111.76 327.59 244.69
45-54 150.55 431.98 139.38
55-64 213.36 714.68 122.01
65-74 248.18 1.096.40 348.79
75+ 274.57 1.147.48 301.23

El gasto sanitario estimado sigue una tendencia creciente en paralelo con la población hasta
aproximadamente el año 2020. A partir de este año se observa un aumento en la tasa de
crecimiento del gasto respecto a la población, generando una brecha que se ensancha
progresivamente hasta el 2050. A partir de ese año, la progresión del gasto sanitario se
estabiliza, igual que la población (Gráfico 5.23).

Tabla 5.23. Proyecciones de gasto sanitario público (2003-2060)
Gasto (millones de euros) Grupos
edad 2003 2010 2020 2030 2040 2050 2060
0-4 2.129 2.520 2.418 2.194 2.378 2.383 2.243
5-14 2.315 2.512 2.894 2.665 2.560 2.739 2.672
15-44 15.387 15.613 14.443 13.680 13.896 13.909 13.646
45-54 4.343 5.317 6.426 6.546 5.198 5.221 5.728
55-64 4.803 5.647 7.175 8.640 8.796 7.025 7.055
65-74 6.375 6.209 7.629 9.708 11.672 11.847 9.501
75+ 5.914 7.493 8.794 10.800 13.962 17.165 18.515
TOTAL 41.267 45.311 49.779 54.234 58.461 60.289 59.361
Var. acumulada 0.0980 0.2063 0.3142 0.4166 0.4609 0.4384

Dado que la brecha comentada está relacionada con el cambio en la estructura de edades
repetimos el análisis para los distintos grupos de edad (Gráficos 5.23 a 5.30).

Las proyecciones de gasto y población se mantienen muy estables en el grupo de 0-14 años, con
un aumento en la actualidad y hasta 2020, estabilizándose a partir de ese año (Gráfico 5.24).


199
Gráfico 5.23. Proyecciones de gasto sanitario y población, 2003-2060.
30.000
35.000
40.000
45.000
50.000
55.000
60.000
65.000
70.000
2
0
0
3
2
0
0
6
2
0
0
9
2
0
1
2
2
0
1
5
2
0
1
8
2
0
2
1
2
0
2
4
2
0
2
7
2
0
3
0
2
0
3
3
2
0
3
6
2
0
3
9
2
0
4
2
2
0
4
5
2
0
4
8
2
0
5
1
2
0
5
4
2
0
5
7
2
0
6
0
Proyeccion Gasto (mill. €) Población (miles)


Gráfico 5.24. Proyecciones de gasto sanitario y población, 2003-2060. Grupo 0-4 años.
1.000
1.200
1.400
1.600
1.800
2.000
2.200
2.400
2.600
2.800
3.000
2
0
0
3
2
0
0
6
2
0
0
9
2
0
1
2
2
0
1
5
2
0
1
8
2
0
2
1
2
0
2
4
2
0
2
7
2
0
3
0
2
0
3
3
2
0
3
6
2
0
3
9
2
0
4
2
2
0
4
5
2
0
4
8
2
0
5
1
2
0
5
4
2
0
5
7
2
0
6
0
Proyección Gasto (mill. €) Población (miles)


En el grupo de 15-44 años se observa un comportamiento estable a lo largo del período
considerado, con leves oscilaciones (Gráfico 5.25).

Los grupos de edad de 45-54 y 55-64 años son los que presentan mayor variabilidad en el
tiempo, con fuertes oscilaciones a lo largo del período considerado, concentradas
fundamentalmente entre los años 2019-2039 y 2031-2047 respectivamente (Gráfico 5.26 y
5.27).

200

Gráfico 5.25. Proyecciones de gasto sanitario y población, 2003-2060. Grupo 5-14 años.
0
1.000
2.000
3.000
4.000
5.000
6.000
2
0
0
3
2
0
0
7
2
0
1
1
2
0
1
5
2
0
1
9
2
0
2
3
2
0
2
7
2
0
3
1
2
0
3
5
2
0
3
9
2
0
4
3
2
0
4
7
2
0
5
1
2
0
5
5
2
0
5
9
Proyección Gasto (mill. €) Población (miles)


Gráfico 5.26. Proyecciones de gasto sanitario y población, 2003-2060.Grupo 15-44 años.
10.000
12.000
14.000
16.000
18.000
20.000
22.000
2
0
0
3
2
0
0
7
2
0
1
1
2
0
1
5
2
0
1
9
2
0
2
3
2
0
2
7
2
0
3
1
2
0
3
5
2
0
3
9
2
0
4
3
2
0
4
7
2
0
5
1
2
0
5
5
2
0
5
9
Proyección Gasto (mill. €) Población (miles)


La población de 65-74 años presenta un patrón de aumento sostenido a lo largo del tiempo,
duplicando la población en de 2050 a la de 2003. El año 2050 es un punto de inflexión en esta
tendencia, con el comienzo de una tendencia decreciente a partir de ese año (Gráfico 5.29). En
el caso de los mayores de 74 años los individuos de esta edad en 2045 aproximadamente
duplican a los de 2003, aunque a diferencia del grupo de 65-74 la tendencia creciente continua,
llegando hacia 2060 a triplicar a la población de 2003. El progresivo distanciamiento entre la
evolución del gasto sanitario y la población observado en el gráfico 5.23 queda explicado si
observamos el comportamiento diferente de la población en cada grupo de edad. Hasta los 44
años la línea de población queda por encima de la serie correspondiente al gasto y las tendencias
son estables o ligeramente descendentes. El colectivo entre 45 y 54 años mantiene una tendencia
creciente, si bien en el gráfico la serie de gasto todavía se mantiene por debajo de la serie de
población y la distancia entre ambas permanece estable en todo el período considerado.

201

Gráfico 5.27. Proyecciones de gasto sanitario y población, 2003-2060.Grupo 45-54 años.
4.000
5.000
6.000
7.000
8.000
9.000
2
0
0
3
2
0
0
7
2
0
1
1
2
0
1
5
2
0
1
9
2
0
2
3
2
0
2
7
2
0
3
1
2
0
3
5
2
0
3
9
2
0
4
3
2
0
4
7
2
0
5
1
2
0
5
5
2
0
5
9
Proyección Gasto (mill. €) Población (miles)

Gráfico 5.28. Proyecciones de gasto sanitario y población, 2003-2060.Grupo 55-64años.
4.000
5.000
6.000
7.000
8.000
9.000
10.000
2
0
0
3
2
0
0
7
2
0
1
1
2
0
1
5
2
0
1
9
2
0
2
3
2
0
2
7
2
0
3
1
2
0
3
5
2
0
3
9
2
0
4
3
2
0
4
7
2
0
5
1
2
0
5
5
2
0
5
9
Proyección Gasto (mill. €) Población (miles)

A partir de los 55 años se observa un punto de inflexión respecto al comportamiento comentado
en los grupos etáreos más jóvenes. Tres notas diferenciales caracterizan la evolución de los
colectivos de mayor edad:
ƒ La serie de gasto queda por encima de la serie de población, se trata de un segmento de
población intensivo en el consumo de recursos sanitarios
ƒ La tendencia poblacional es creciente, el peso relativo de estos colectivos es cada vez
mayor
ƒ La distribución entre las series de gasto y población es cada vez mayor a partir de los 65
años.

202

Gráfico 5.29: Proyecciones de gasto sanitario y población, 2003-2060.Grupo 65-74 años.
2.000
4.000
6.000
8.000
10.000
12.000
14.000
2
0
0
3
2
0
0
7
2
0
1
1
2
0
1
5
2
0
1
9
2
0
2
3
2
0
2
7
2
0
3
1
2
0
3
5
2
0
3
9
2
0
4
3
2
0
4
7
2
0
5
1
2
0
5
5
2
0
5
9
Proyección Gasto (mill. €) Población (miles)


Gráfico 5.30. Proyecciones de gasto sanitario y población, 2003-2060.Grupo 75+años.
0
4.000
8.000
12.000
16.000
20.000
2
0
0
3
2
0
0
7
2
0
1
1
2
0
1
5
2
0
1
9
2
0
2
3
2
0
2
7
2
0
3
1
2
0
3
5
2
0
3
9
2
0
4
3
2
0
4
7
2
0
5
1
2
0
5
5
2
0
5
9
Proyección Gasto (mill. €) Población (miles)


5.1.3. Necesidades de cuidado de la población mayor de 65 años

En el epígrafe anterior hemos analizado el gasto sanitario según edad y sexo, proyectando su
comportamiento futuro en función de la evolución estimada de la estructura demográfica. Pero
el abordaje del análisis del gasto público en servicios socio-sanitarios a los mayores de 65 años
requiere la consideración de otro tipo de asistencia no estrictamente sanitaria. La evidencia
previa y los resultados del análisis anterior constatan un mayor gasto sanitario en los mayores de
65 años que en los de menor edad, lo que indica una alta dependencia de esta población del
sistema sanitario. Pero con el avance de la edad aparecen una serie de limitaciones, no

203
directamente relacionadas con enfermedades concretas, que implican otro tipo de dependencia
más de tipo socio-sanitario, en relación con ayudas en tareas cotidianas y de mantenimiento del
entorno personal, que de atención a problemas concretos de salud. El sistema asistencial
español, tal como está configurado actualmente no está preparado para ofrecer respuesta a este
tipo de necesidades, y hasta el momento se han venido atendiendo casi de forma exclusiva en el
entorno familiar. Ante el cambio en los roles de la sociedad actual con la masiva participación
de la mujer en el mercado laboral (tradicionalmente la figura que ha atendido las necesidades de
los mayores) y el inminente envejecimiento de la población, resulta ya necesaria la
configuración de un sistema que cubra adecuadamente estas necesidades.

La información disponible actualmente no permite abordar un análisis como el realizado en el
epígrafe anterior para el gasto sanitario. La asunción de los gastos y tareas vinculados a la
atención de los mayores dependientes por parte del entorno familiar, normalmente mediante los
denominados “cuidados informales”, dificultan enormemente la cuantificación de estas tareas y
su traducción económica. No obstante, entendiendo que el problema de la dependencia en los
mayores es más de carácter social que económico, en este epígrafe abordamos su análisis desde
el punto de vista de la prevalencia de estas situaciones de dependencia en la población mayor de
65 años, examinando las relaciones de este factor con otros como el estado de salud percibida o
el consumo de servicios sanitarios.

5.1.3.1. El análisis de la dependencia

El término dependencia ofrece un amplio abanico de acepciones (demográfica, económica,
psicológica y mental, social y política) dependiendo de la relación que se analice. En términos
socio-sanitarios el Consejo de Europa (1998), define la dependencia como un estado en el que
se encuentran las personas que “por razones ligadas a la falta o la pérdida de capacidad física,
psíquica o intelectual tienen necesidad de asistencia o ayudas importantes para realizar las
actividades de la vida diaria”.

Así, entendiendo por dependiente aquella persona que durante un período prolongado de tiempo
requiere de ayuda de otra para realizar ciertas actividades cotidianas (López y Casado, 2001),
los investigadores suelen distinguir entre dos grupos de actividades:

• Actividades de cuidado personal, que en terminología anglosajona reciben la
denominación de “actividades de la vida diaria” (AVDs). Son actividades que permiten

204
mantener una mínima autonomía personal y un nivel básico de calidad de vida, como
por ejemplo comer o asearse.

• Actividades cuyo propósito es mantener el entorno de la persona, las denominadas
“actividades instrumentales de la vida diaria” (AIVDs). Estas actividades son más
complejas y requieren tomar decisiones o interactuar con el medio, como por ejemplo
comprar o preparar la comida.

Un dependiente de edad es por tanto una persona de 65 años o más que requiere ayuda para la
realización de una o más de estas actividades, o que no puede realizarlas.

Entendiendo que no es lo mismo no poder comer o levantarse solo que necesitar ayuda para
administrar el hogar, un segundo paso en la valoración de la dependencia es la determinación
del grado de incapacidad funcional que padecen los distintos individuos dependientes. Las
propuestas metodológicas que se han planteado para ello son de tres tipos (López y Casado,
2001):

[A] Clasificar a los individuos según el número y naturaleza de las actividades en las que éstos
precisan de ayuda. En general se establecen diferencias entre sujetos con problemas en AIVD y
con AVD. De menor a mayor grado de dependencia, una primera categoría incluiría a aquellos
sujetos que presentan problemas sólo en las AIVDs y las siguientes a los individuos que tienen
problemas con algunas AVDs, independientemente de que tengan también dificultades con las
AIVDs, clasificados en categorías atendiendo al número total de AVDs en las que tienen
problemas. Tanto el rango de las categorías como el número de éstas varía de unas
investigaciones a otras (Manton et al, 1997; Rodríguez, 1999; López y Casado, 2001; Puga,
2002; Wanless, 2006), reflejando el carácter “ad hoc” que subyace en este tipo de metodologías.
[B] Utilizar escalas de capacidad funcional. Estas escalas persiguen conseguir un “índice” que
permita medir (en unidades) el distinto grado de dependencia que existe entre los individuos
funcionalmente incapaces. Las distintas escalas existentes no sólo buscan obtener una “métrica”
de la dependencia, sino que también tratan de proponer un conjunto limitado de categorías que
ayuden a clasificar a los individuos dependientes.
[C] Clasificaciones basadas en la utilización de técnicas de análisis multivariante. Las
propuestas de este tipo se caracterizan por el hecho de que tales categorías se obtienen sin
necesidad de presuponer nada a priori sobre el número y el contenido de las mismas, ya que al
estar basadas en la utilización de técnicas de análisis multivariante, es el contenido de los datos
el que acaba determinando qué categorías deben considerarse (Béland y Zunzunegui, 1995).

205
Otras propuestas de valoración de la dependencia se basan en una estimación del tiempo de
atención por terceras personas requerido por las personas dependientes. En esta línea, Rodríguez
(1999) establece 4 niveles de gravedad en función de la ayuda diaria requerida: gran
dependencia (necesidad de ayuda entre 5 y 24 horas diarias), dependencia grave (necesidad de 3
a 5 horas diarias), dependencia considerable (necesidad de 1,5 a 3 horas diarias), y dependencia
leve (necesidad de ayuda alguna vez por semana).

Avanzando en la cuantificación de la dependencia, Puga (2002) relaciona el número de horas de
cuidados requeridas por los mayores con las limitaciones funcionales del anciano definidas en
función de las AVD y las AIVD. Obtiene que aquellos que reciben ayuda de su cuidador
principal con una frecuencia semanal o menor presentan como media limitaciones en una AVD
y en tres AIVD; los que requieren una ayuda diaria, pero no superior a dos horas presentan
limitaciones en 2 AVD y 4 AIVD, y los que precisan de cuidados más intensos de 3 o más horas
diarias, presentan un promedio de 4 AVD y 5 AIVD en las que tenían dificultades.

Tabla 5.24. Propuestas para la valoración económica de los cuidados a la dependencia de de larga
duración
Grado de Dependencia Horas/semana Coste/hora Coste total/mes
Cuidados en el Hogar (País Vasco)
Gran Dependencia 8.75 9.62 336.70
Severa 8.33 9.62 320.54
Considerable 6.21 9.62 238.96
Leve 4.68 9.62 180.09
Modelo alemán adaptado al caso Español
Gran dependencia 35 7.21 1.081.50*
Severa 21 7.21 648.90*
Considerable 10.5 7.21 324.45*
* Considerando 30 días
Fuente: Rodríguez (1999)

Menos frecuente es la valoración económica del coste de cuidados a la dependencia. Algunas
propuestas establecen una relación entre las limitaciones funcionales del anciano y las horas de
ayuda requeridas, a las cuales se les asigna una tarifa. Para el caso español, a partir de diferentes
fuentes de datos, se obtienen los siguientes esquemas (Tabla 5.24).

La mayoría de los trabajos empíricos tienen en común que han clasificado a los individuos por
niveles de dependencia a partir de la diferenciación entre AVD y AIVD, con una elevada
heterogeneidad en las actividades recogidas en cada categoría, así como en los criterios para
establecer los puntos de corte entre los distintos niveles de dependencia. Esta heterogeneidad se

206
debe en gran parte a la diversidad de las fuentes de datos utilizadas y a la elevada
discrecionalidad de los investigadores para tomar estas decisiones.

Un resumen de las diferentes clasificaciones más utilizadas en el ámbito español e internacional
se presenta en la tabla siguiente.

Tabla 5.25. Diferentes definiciones del grado de dependencia
Autor
(año)
Grado
dependencia
Incapacidad/Ayuda Requerida
1 Alguna AIVD
2 1-2 AVD
3 3-4 AVD
4 5-6 AVD
Manton et al
5 Institucionalizados (residencias)
Gran dependencia De 5 a 24 horas diarias
Dep. Grave De 3 a 5 horas diarias
Dep. Considerable De 1,5 a 3 horas diarias
Rodríguez
Dep. Leve Alguna vez por semana
Grave 3 ó más AVD
Moderada 1-2 AVD y/ó >5 AIVD
Puga (2002)
Leve <5 AIVD y ninguna AVD
Única AVD limitante quedarse solo de noche
Grupo 0 No dependencia
Grupo 1 Alguna AIVD
Grupo 2 AIVD +dificultad AVD
Grupo 3 1 AVD
Wanless
Grupo 4 2+AVD


El interés por el estudio de los efectos del envejecimiento demográfico, ha motivado que en los
últimos años se hayan multiplicado los esfuerzos en su análisis. Por un lado, en diversos países
se han desarrollado encuestas de ámbito nacional que recogen información válida para la
valoración de la prevalencia de la dependencia (Waidmann y Manton, 1998). En la mayoría de
países estas encuestas han sido diseñadas de tal forma que únicamente proporcionan
información sobre los mismos individuos en un momento del tiempo (datos de sección cruzada),
careciendo de información sobre los cambios que éstos experimentan a lo largo de un período,
lo que representa una limitación a la hora de caracterizar la evolución dinámica de las tasas de
dependencia en una población. No obstante, en la mayoría de los casos tales encuestas han sido
realizadas en repetidas ocasiones y, por ello, resulta posible analizar si se han producido o no
cambios en las tasas de prevalencia a lo largo del tiempo (aunque de un modo menos robusto

207
que si se tratara de encuestas longitudinales). En EEUU sí existen encuestas longitudinales que
recogen la evolución de cada individuo, entre ellas destaca la National Long Term Care Survey
(NLTCS), por la robustez de los resultados ofrecidos (Waidmann y Manton, 1998).

En España, existen varias encuestas representativas a nivel nacional que recogen información
sobre dependencia. Algunas fueron diseñadas para cuantificar otros aspectos además de la
incapacidad funcional (salud, condiciones de vida), y en muchas ocasiones están disponibles
para varios años. Éstas son la Encuesta Nacional de Salud (años 1987, 1993, 1995, 1997, 2001 y
2003), la Encuesta sobre Discapacidades, Deficiencias y Minusvalías (1986) o la Encuesta de
Condiciones de vida de los mayores (2004). Otras encuestas han sido diseñadas con el objetivo
de caracterizar a las personas mayores: la Encuesta sobre el apoyo informal a las personas
mayores (1993, 1994 y 2004) y la encuesta sobre la Soledad en las Personas Mayores (ESPM,
1998).
Tabla 5.26. Tendencias de la evolución de la dependencia en la literatura internacional
Autor (año) País Fuente de datos Tendencia de la Dependencia
Manton et al
(1997)
EEUU NLTCS Tendencia decreciente 1982-1994
J acobzone et al
(1999)
9 países de la
OCDE
Encuestas de los países 3 tendencias diferenciadas:
- Significativa reducción: Alemania, J apón,
Francia, EEUU, Suecia
- Leve reducción: Australia, Reino Unido
- Ausencia de tendencia clara: Canadá,
Holanda
Wen (2003) EEUU
Australia
- Encuesta Nacional de
Salud (EEUU)
- Oficina Estadística de
Australia
Prevalencia decreciente en EEUU y tendencia
mixta-creciente en Australia
J agger et al
(2006)
Reino Unido MRC Cognitive Function
and Ageing Study
Tendencia creciente
Casado (2005) España ENS 1993, 2001. Tendencia decreciente 1993-2003
Puga (2002) España ENS 1993, 1997
CIS 1993,1998
Tendencia creciente 1993-1998
Fuente: Elaboración propia a partir de los trabajos revisados

En general, los estudios realizados para analizar el problema de la dependencia en los mayores
han tenido como objetivo obtener estimaciones sobre cuántas personas mayores en una
población presentan problemas de dependencia y en qué grado y, adicionalmente, en ocasiones,
identificar los perfiles socio-demográficos que caracterizan a los dependientes, diferenciándolos
de la población no dependiente.

208
A partir de los estudios que analizan la evolución en el tiempo de la dependencia en los
mayores, se observa una tendencia decreciente de la prevalencia de situaciones de dependencia
en algunos contextos como es el caso de Estados Unidos (Manton et al, 1997; J acobzone et al,
1999; Well, 2003), pero en la mayoría de los casos los resultados resultan controvertidos, con
resultados divergentes en países como España, Australia o Reino Unido (Tabla 5.26).

a. Metodología para el análisis de la dependencia en la población española mayor de 65 años
Se trata de un estudio de diseño retrospectivo, ecológico y longitudinal. El estudio es de ámbito
nacional, incluyendo todo el territorio Español. Se analiza el período temporal desde 1997 a
2003. Los sujetos de estudio son toda la población española de 65 o más años. La fuente de
datos es la Encuesta Nacional de Salud (ENS), realizada por el Ministerio de Sanidad y
Consumo y el Instituto Nacional de Estadística (INE), con microdatos disponibles para los años
1997, 2001 y 2003. Dentro de la dimensión estado de salud, recoge información sobre
dificultades en la realización de actividades cotidianas a la población de 65 o más años. Se ha
realizado repetidas veces, proporcionando una serie temporal del estado de salud desde 1987
hasta 2003. El tamaño muestral de la ENS ha aumentado con el tiempo, contando en 1997 con
información de 6378 personas, de las que 1111 eran de 65 años o más. En los años 2001 y 2003
el número de registros aumentó hasta 21067 y 21650 respectivamente, con 4356 y 6134
personas de 65 años o más en cada caso.

A efectos de este trabajo se considera mayor dependiente aquella persona de 65 años o más que
presente situación de dependencia en los términos definidos a continuación.

Consideramos la situación de dependencia a partir de la dificultad revelada para la realización
de 27 actividades cotidianas (autovalimiento), recogidas en la ENS para aquellos individuos de
65 o más años a los que se realiza la encuesta. Siguiendo la clasificación propuesta por Puga
(2002), hemos diferenciado las variables de autovalimiento en AVD y AIVD (Tabla 5.27). Esta
clasificación, ampliamente utilizada en la literatura internacional se basa en la agrupación de las
escalas de capacidad funcional mediante los índices de uso más frecuente (Índice de Katz,
Índice de Barthel e Índice de Lawton).

Las actividades “cortarse las uñas de los pies”, “coser un botón” y “caminar una hora seguida”
se han excluido debido a que afectan a un amplio grupo de población mayor que no presenta
ningún otro problema para el mantenimiento de su vida diaria, resultando escasa su capacidad
discriminante en este grupo. A partir de la clasificación anterior en AVD y AIVD, establecemos
diferentes grados de dependencia según el tipo de actividad (AVD o AIVD) y el número de
éstas en las que el individuo presenta limitaciones o incapacidad (Tabla 5.28).

209

Tabla 5.27. Actividades de autovalimiento en la ENS
ACTIVIDAD (ENS, 97, 01, 03) TIPO
1. Comer (cortar la comida e introducirla en la boca)
2. Vestirse y desnudarse y elegir la ropa que debe ponerse
3. Peinarse, afeitarse, etc.
4. Andar (con o sin bastón, muletas o andadores)
5. Levantarse de la cama y acostarse
6. Lavarse la cara y el cuerpo de la cintura para arriba
7. Ducharse o bañarse
8. Subir diez escalones
AVD
i


9. Quedarse solo/a durante toda una noche

10. Utilizar el teléfono (buscar el teléfono y marcar)
11. Comprar comida, ropa, etc.
12. Coger el autobús, metro, taxi, etc.
13. Preparar su propio desayuno
14. Preparar su propia comida
15. Tomar sus medicinas (acordarse de la cantidad y el momento)
16. Administrar su dinero (pagar recibos, tratar con el banco, etc.)
17. Cortar una rebanada de pan
18. Fregar la vajilla
19. Hacer la cama
20. Cambiar las sábanas de la cama
21. Lavar ropa ligera a mano
22. Lavar ropa a máquina
23. Limpiar la casa o el piso (fregar el suelo, barrer)
AIVD
ii
24. Limpiar una mancha del suelo agachándose

25. Cortarse las uñas de los pies
26. Coser un botón
27. Andar durante una hora seguida
Otras
iii

i
Índice de Katz e Índice de Barthel;
ii
Índice de Lawton;
iii
Actividades no incluidas en la valoración
de la incapacidad


210
Tabla 5.28. Grados de Dependencia
Grado de Dependencia Actividades
No Dependiente Sin limitaciones en las AIVD
Leve <5 AIDV y ninguna AVD
Incapacidad para estar solo de noche
Moderada 1-2 AVD y/o >5 AIVD
Severa 3 o más AVD
Fuente: Puga (2002)

Las variables a emplear se describen a continuación:

Grado de dependencia: vamos a considerar dos escalas de dependencia. La primera, establece
cuatro niveles de intensidad en la presencia de limitaciones en la realización de AVD y AIVD
(no dependencia y dependencia leve, moderada o grave) (Puga, 2002). Adicionalmente, y al
objeto de hacer posible una mayor comparabilidad internacional, hemos utilizado la
clasificación propuesta por Wanless et al (2006) para Reino Unido, que establece cinco grupos
(no dependientes, dependencia en 1 AIVD, dependencia en 2 AIVD y limitación en 1 AVD,
dependencia en 1 AVD y dependencia en más de 2 AVD).

ƒ Variables socio-demográficas
▫ Edad: vamos a diferenciar dos grupos de edad, según se trate de población con edad
comprendida entre 65 y 79 años, o población con 80 años y más
▫ Estado civil

ƒ Estado de salud percibida declarada en la ENS
▫ Utilización de servicios sanitarios

Los análisis a llevar a cabo serán:

ƒ Análisis univariante: Se ha realizado un análisis descriptivo de la población objeto de
estudio según las variables consideradas, así como de la evolución temporal de dichas variables
en el período de tiempo especificado en ámbito de estudio.

ƒ Análisis bivariante: Con el objeto de identificar características propias del colectivo de
mayores dependientes, realizamos un análisis de diferencias entre los sujetos analizados según
grado de dependencia, para cada una de las variables consideradas


211
b. Evolución 1997-2003 de la población mayor dependiente en España

La población española de 65 años y más recogida en las ENS de los diferentes años es
mayoritariamente femenina, acentuándose esta tendencia con el tiempo, ya que en 1997 y 2001
entre el 57 y el 58% de las personas encuestadas eran mujeres, mientras que en 2003 este
porcentaje aumenta hasta casi el 63%. Se observa también un envejecimiento de este colectivo,
con un aumento tanto de la edad promedio de este grupo de población, como del porcentaje de
los más ancianos (aquellos mayores de 80 años) respecto al total de mayores de 65 y más años.

En cuanto al estado civil se aprecia también un aumento en el porcentaje de población soltera,
viuda y divorciada, que aumenta casi diez puntos porcentuales en el período de estudio, desde
un 31% en 1997 a un 39% en 2003. El nivel de estudios experimenta también cambios en el
tiempo, con una disminución de aquellos con estudios intermedios, y un aumento de aquellos
con estudios primarios y superiores.

Tabla 5.29. Características de la población española mayor de 65 años
Variables 1997 2001 2003
N (≥ 65 años) 11.431 1.072 4.226 6.133
Sexo - Hombre
- Mujer
41.79
58.21
42.59
57.41
37.56
62.44
Edad Promedio
DE
72.91
(6.09)
73.24
(6.46)
74.70
(6.78)
Grupos Edad (%) - 65-79 años
- 80 y más años
83.97
16.03
84.24
15.76
76.62
23.38
Estado Civil - Soltero
- Casado
- Otros
6.34
62.69
30.97
5.68
63.51
30.81
10.26
50.09
39.65
Nivel de estudios - Ningunos/Primarios
- Medios
- Altos
83.93
10.59
5.47
81.60
13.44
4.96
86.31
7.75
5.94
Salud Autopercibida - Muy Mala/mala
- Regular
- Buena/muy buena
18.21
39.68
42.11
16.01
41.16
42.82
19.34
40.68
39.98
Consultas Promedio 0.51 1.70 1.24
Hospitalizaciones Promedio 0.15 0.14 1.36
Medicamentos - No consumo
- Entre 1 y 3
- Entre 4 y 6
- Más de 6
26.47
64.86
8.01
0.65
22.38
67.48
9.12
1.02
16.62
65.24
16.35
1.79


212

Tabla 5.30. Evolución de la dependencia en la población española mayor de 65 años: 1997-2003
Definición de
Dependencia
Grados de
Dependencia
1997 2001 2003 Var. %
03/97
N (≥ 65 años) 11.431 1.072 4.226 6.133
Puga
(%)
- No Dependiente
- Leve
- Moderada
- Severa
73.63
11.37
9.23
5.78
72.09
11.08
11.82
5.01
68.84
11.56
11.54
8.05
-6.5
1.7
25.0
39.3
Wanless
(%)
- No dependiente
- Grupo 1
- Grupo 2
- Grupo 3
- Grupo 4
73.63
11.18
10.81
2.52
1.86
72.09
11.77
10.66
3.21
2.27
68.84
12.13
9.44
4.76
4.83
-6.5
8.5
-12.7
88.9
159.7

El estado de salud percibida muestra una tendencia a empeorar en el período de estudio, con un
aumento en la población que percibe su salud como mala o muy mala, y una disminución en la
que la percibe buena o muy buena. La población que declara un estado de salud regular se
mantiene en valores más estables en el tiempo.

Finalmente, se observa un aumento en el consumo de servicios sanitarios de hospitalización y
de medicamentos en el colectivo de 65 y más años. Las consultas al médico aumentaron
notablemente entre 1997 y 2001, reduciéndose ligeramente de nuevo en 2003, aunque
permaneciendo en frecuencias más altas que al inicio del período de estudio (Tabla 5.29).

Gráfico 5.31. Prevalencia de dependencia 1997-2003 según definición de Puga.
0%
20%
40%
60%
80%
100%
1997 2001 2003
No dependiente Leve Moderado Severo


Por su parte, tanto la prevalencia de dependencia como el grado con que ésta se presenta han
aumentado en el período de estudio. Mientras en 1997 y 2001 un 73,6 y un 72% de la población
de 65 o más años era no dependiente, en 2003 este porcentaje desciende hasta algo menos de un

213
69%. Por grados de dependencia, considerando la clasificación de Puga (2002), el porcentaje de
dependientes de grado moderado y severo, aumentan en 2003 respecto a los períodos anteriores.
Según la clasificación de Wanless (2006), aumentan los grupos 1, 3 y 4, disminuyendo el grado
2, lo que indica un aumento de la población con alto grado de dependencia (Tabla 5.30 Gráficos
5.31 y 5.32).

Tabla 5.31. Comparación entre variables según grado de dependencia
Dependencia (Puga, 2002) Variable No
Dependiente Leve Moderada Severa
N (≥ 65 años)=11.437 8.062 1.300 1.307 768
Sexo - Hombre
- Mujer
43.49
56.51
31.92
68.08
31.60
68.40
29.04
70.96
Edad grupo (%) - 65-79 años
- 80 y más años
87.39
12.61
70.92
29.08
64.80
35.20
45.57
54.43
Estado Civil - Soltero
- Casado
- Otras
31.89
37.10
31.02
25.40
30.18
44.42
25.63
28.39
45.98
19.27
30.08
50.65
Nivel de estudios - Ningunos/Primarios
- Medios
- Altos
36.46
56.04
7.49
38.78
57.22
4.00
37.08
57.79
5.13
31.46
64.49
4.05
Salud Autopercibida - Muy mala/mala
- Regular
- Buena/Muy buena
10.16
39.04
50.80
24.33
49.81
25.87
37.38
46.58
16.04
56.79
33.68
9.53
Consultas Promedio 0.55 0.65 0.70 0.78
Hospitalizaciones Promedio 0.19 0.27 0.36 0.51
Medicamentos - No toma
- Entre 1 y 3
- Entre 4 y 6
- Más de 6
23.73
67.42
8.42
0.43
13.08
67.46
17.38
2.08
8.88
61.74
25.55
3.83
6.64
56.38
30.73
6.25

Gráfico 5.32. Prevalencia de dependencia 1997-2003 según definición de Wanless
0
20
40
60
80
100
1997 2001 2003
No Dependiente Grupo 1 Grupo 2 Grupo 3 Grupo 4


214
Comparando los grupos de mayores no dependientes con el de dependientes según grado de
dependencia, se pueden observar las diferencias siguientes:

• En primer lugar, el porcentaje de mujeres es sensiblemente mayor en el grupo de
dependientes que en el de no dependientes, aumentando además a medida que elevamos
el grado de dependencia, de forma que es en el grupo de dependientes graves donde
mayor porcentaje de mujeres hay, representando este colectivo más de un 70% de la
población mayor en esta situación.

• También la edad aumenta marcadamente a medida que aumenta el grado de
dependencia, siendo casi el 55% de los dependientes graves mayores de 80 años.

• El porcentaje de individuos de estado civil soltero y casado disminuye con el grado de
dependencia, a favor de la categoría “otros”, que incluye el grupo de viudos.

• En el grupo de no dependientes hay un mayor porcentaje de población con estudios
superiores, identificándose los mayores porcentajes de población con estudios primarios
o sin estudios en los niveles de dependencia leve y moderada.

• La variable estado de salud percibida cambia sensiblemente a medida que consideramos
mayor grado de dependencia, expresando un estado de salud malo un 10% de los no
dependientes, hasta más de un 56% en los dependientes graves.

• En las variables relacionadas con el consumo de recursos sanitarios, también se observa
una fuerte asociación con el nivel de dependencia, especialmente apreciable en el
consumo de recursos de hospitalización y fármacos, y más moderada en el caso de las
consultas ambulatorias al médico, donde la diferencia entre los no dependientes y los
dependientes para diferentes grados es menos marcada.

En la siguiente tabla donde se presenta un resumen de los resultados del análisis multivariante
realizado. A medida que el grado de dependencia se agudiza la variable hospitalización tiene
más peso, aunque resulta significativa sólo en el nivel de dependencia grave. Su signo positivo
indica que el aumento del número de hospitalizaciones se asocia con un aumento en el grado de
dependencia. La variable Fármacos también se relaciona de forma positiva con el grado de
dependencia, aumentando su peso según éste se agrava. Lo mismo se puede decir de la variable
Edad. En la variable Estado de Salud se ha tomado como referencia la categoría Bueno, lo que

215
indica a la vista de los resultados que el sentirse mal o regular aumenta el grado de dependencia
en comparación con sentirse bien. Otro hecho destacable es que ser hombre disminuye la
probabilidad de aumentar el grado de dependencia en comparación con las mujeres. El resto de
variables resultan no significativas en el modelo (Tabla 5.32).

Tabla 5.32. Regresión logística. Individuos de 65 y más años
1997 2001 2003 Grado de
dependencia
Variables
B Sig. B Sig. B Sig.
Intersección -8.450 0.000 -8.432 0.000 -8.111 0.000
Hospitalizaciones -0.022 0.780 -0.026 0.751 -0.066 0.464
Consultas 0.005 0.296 0.006 0.280 0.006 0.281
Medicamentos 0.172 0.000 0.173 0.000 0.167 0.000
Edad 0.079 0.000 0.079 0.000 0.078 0.000
Estado de
Salud
Mala
Regular
Buena
1.132
0.538
0.000
0.000
0.000
.
1.128
0.535
0.000
0.000
0.000
.
1.121
0.530
0.000
0.000
0.000
.
Sexo

Hombre
Mujer
-0.243
0.000
0.022
.
-0.244
0.000
0.021
.
-0.240
0.000
0.024
.
Estado civil Soltero
Casado
Otros
-0.186
-0.146
0.000
0.131
0.322
.
-0.159
-0.194
0.000
0.202
0.198
.
-0.159
-0.193
0.000
0.186
0.171
.
Leve
Nivel de
estudios
Primarios
Medios
Altos
0.226
0.408
0.000
0.358
0.117
.
0.230
0.408
0.000
0.350
0.117
.
0.254
0.355
0.000
0.303
0.181
.
Intersección -11.357 0.000 -11.075 0.000 -10.691 0.000
Hospitalizaciones 0.131 0.047 0.155 0.017 0.093 0.182
Consultas 0.001 0.813 0.002 0.791 0.002 0.754
Medicamentos 0.274 0.000 0.281 0.000 0.271 0.000
Edad 0.106 0.000 0.107 0.000 0.106 0.000
Estado de
Salud
Mala
Regular
Buena
1.840
0.888
0.000
0.000
0.000
.
1.846
0.891
0.000
0.000
0.000
.
1.822
0.878
0.000
0.000
0.000
.
Sexo

Hombre
Mujer
-0.340
0.000
0.003
.
-0.349
0.000
0.002
.
-0.337
0.000
0.003
.
Estado civil Soltero
Casado
Otros
-0.171
0.062
0.000
0.188
0.678
.
-0.143
0.011
0.000
0.279
0.946
.
-0.080
-0.077
0.000
0.533
0.596
.
Moderado
Nivel de
estudios
Primarios
Medios
Altos
0.165
0.078
0.000
0.514
0.771
.
0.122
0.153
0.000
0.628
0.567
.
0.192
0.020
0.000
0.450
0.942
.
Intersección -20.500 0.000 -20.466 0.000 -19.500 0.000
Hospitalizaciones 0.283 0.000 0.281 0.000 0.211 0.009
Severo
Consultas 0.008 0.354 0.009 0.300 0.009 0.316

216
Medicamentos 0.337 0.000 0.338 0.000 0.319 0.000
Edad 0.198 0.000 0.198 0.000 0.196 0.000
Estado de
Salud
Mala
Regular
Buena
2.639
1.063
0.000
0.000
0.000
.
2.617
1.054
0.000
0.000
0.000
.
2.591
1.031
0.000
0.000
0.000
.
Sexo

Hombre
Mujer
-0.610
0.000
0.000
.
-0.606
0.000
0.000
.
-0.586
0.000
0.001
.
Estado civil Soltero
Casado
Otros
-0.258
0.405
0.000
0.207
0.049
.
-0.133
0.257
0.000
0.526
0.221
.
-0.145
0.262
0.000
0.472
0.195
.
Nivel de
estudios
Primarios
Medios
Altos
0.850
0.650
0.000
0.069
0.172
.
0.874
0.592
0.000
0.061
0.215
.
1.093
0.384
0.000
0.023
0.432
.

Considerando sólo los mayores de 80 años, el peso de la variable hospitalización aumenta
considerablemente respecto al total de 65 y más años. Igual que en caso anterior aumenta su
peso a medida que aumenta el grado de dependencia, resultando significativa en el modelo en
los grados de dependencia moderado y grave. También aumenta su importancia la variable
edad. Por el contrario, la variable Estado de Salud reduce su significación en este grupo respecto
al anterior, y la variable Sexo la pierde. (Tabla 5.33).

En el análisis multivariante realizado debemos ser cautelosos a la hora de interpretar los
coeficientes estimados en la regresión logística. Dichos coeficientes deben entenderse como
indicadores del grado de correlación o asociación entre el nivel de dependencia y las diferentes
características contempladas, sin pretender en ningún caso considerar estas últimas como
factores determinantes del grado de dependencia de los individuos. Incluso en algunos casos
encontraremos que la relación de causalidad podría establecerse en ambos sentidos, tal como
ocurre en la relación entre dependencia y salud percibida. Una peor salud percibida se asocia
con un mayor grado de dependencia, pero al mismo tiempo, un mayor grado de dependencia
condiciona la percepción de un estado de salud deteriorado. A su vez, algunas de las variables
utilizadas como explicativas del grado de dependencia estarían altamente correlacionadas entre
sí, tal podría ser el caso de la edad y el estado de salud percibido.

En definitiva, no tratamos en este trabajo de establecer un modelo explicativo del grado de
dependencia de la población española, sino de conocer el signo y la intensidad de la relación
entre algunas de las características de la población y su grado de dependencia. La posibilidad de
estimar la demanda de servicios sociales depende en gran medida del conocimiento de dichas
relaciones, así como de la capacidad de las políticas sanitaria y económica para modificar su
intensidad.

217


Tabla 5.33. Regresión logística. Individuos de 80 y más años
1997 2001 2003 Grado de
dependencia
Variables
B Sig. B Sig. B Sig.
Intersección -9.075 0.001 -9.206 0.001 -10.326 0.000
Hospitalizaciones 0.186 0.392 0.187 0.416 0.410 0.102
Consultas -0.023 0.464 -0.023 0.456 -0.021 0.452
Medicamentos 0.169 0.030 0.165 0.034 0.179 0.022
Edad 0.086 0.009 0.085 0.010 0.088 0.008
Estado de
Salud
Mala
Regular
Buena
0.876
0.308
0.000
0.011
0.212
.
0.885
0.300
0.000
0.010
0.223
.
0.924
0.323
0.000
0.008
0.191
.
Sexo

Hombre
Mujer
0.129
0.000
0.573
.
0.134
0.000
0.559
.
0.089
0.000
0.700
.
Estado civil Soltero
Casado
Otros
-0.613
-0.597
0.000
0.022
0.067
.
-0.686
-0.480
0.000
0.011
0.140
.
-0.747
-0.478
0.000
0.005
0.126
.
Leve
Nivel de
estudios
Primarios
Medios
Altos
0.799
0.842
0.000
0.121
0.125
.
0.802
0.811
0.000
0.121
0.141
.
0.701
1.096
0.000
0.175
0.052
.
Intersección -13.903 0.000 -13.344 0.000 -13.724 0.000
Hospitalizaciones 0.372 0.060 0.478 0.018 0.470 0.045
Consultas -0.001 0.940 -0.001 0.950 0.000 0.977
Medicamentos 0.256 0.000 0.263 0.000 0.262 0.000
Edad 0.133 0.000 0.135 0.000 0.135 0.000
Estado de
Salud
Mala
Regular
Buena
1.583
0.376
0.000
0.000
0.141
.
1.608
0.394
0.000
0.000
0.122
.
1.592
0.393
0.000
0.000
0.123
.
Sexo

Hombre
Mujer
-0.156
0.000
0.492
.
-0.184
0.000
0.417
.
-0.173
0.000
0.447
.
Estado civil Soltero
Casado
Otros
-0.591
0.048
0.000
0.025
0.874
.
-0.620
0.050
0.000
0.021
0.868
.
-0.508
-0.094
0.000
0.052
0.748
.
Moderado
Nivel de
estudios
Primarios
Medios
Altos
0.641
0.249
0.000
0.167
0.616
.
0.540
0.463
0.000
0.241
0.351
.
0.609
0.354
0.000
0.190
0.495
.
Intersección -28.395 0.000 -28.795 0.000 -28.562 0.000
Hospitalizaciones 0.634 0.003 0.646 0.003 0.684 0.006
Consultas 0.011 0.392 0.011 0.392 0.011 0.412
Medicamentos 0.289 0.000 0.287 0.001 0.289 0.000
Edad 0.285 0.000 0.285 0.000 0.285 0.000
Severo
Estado de
Salud
Mala
Regular
Buena
2.878
1.152
0.000
0.000
0.002
.
2.878
1.141
0.000
0.000
0.002
.
2.883
1.135
0.000
0.000
0.002
.

218
Sexo

Hombre
Mujer
-0.850
0.000
0.004
.
-0.839
0.000
0.004
.
-0.837
0.000
0.004
.
Estado civil Soltero
Casado
Otros
-0.549
0.129
0.000
0.113
0.723
.
-0.518
0.122
0.000
0.139
0.738
.
-0.584
0.137
0.000
0.087
0.701
.
Nivel de
estudios
Primarios
Medios
Altos
1.814
1.326
0.000
0.029
0.117
.
1.966
1.269
0.000
0.019
0.136
.
2.023
1.265
0.000
0.019
0.146
.



5.1.4. Interrelación entre consumo de servicios sanitarios y dependencia

En el epígrafe anterior se ha analizado la relación entre dependencia, consumo de servicios
sanitarios y otras variables sociodemográficas, considerando el grado de dependencia como
variable dependiente del resto.

En este caso abordamos de nuevo el análisis de las relaciones entre las anteriores variables, pero
ahora la variable dependiente pasa a ser el consumo de servicios sanitarios.

Para ello realizamos tres regresiones logísticas, cada una con un tipo de consumo sanitario como
variable dependiente. Las variables independientes, comunes a los tres modelos son las
siguientes:
ƒ Edad: considerada como variable continua
ƒ Sexo
ƒ Estado de salud: variable categórica con tres dimensiones, bueno, regular, malo.
ƒ Grado de dependencia de Puga, con cuatro dimensiones: no dependencia, leve, moderada y
severa.

Los resultados de las regresiones señalan que la edad sólo es significativa en el consumo
farmacéutico. A medida que aumenta la edad, aumenta la probabilidad de consumo
farmacéutico (1,031>1). El aumento de un año lleva asociado un aumento del 3,1% en la
ventaja del consumo (cociente entre la probabilidad de consumir y la de no consumir). Por su
parte, el sexo es significativo en el consumo hospitalario y en el farmacéutico. En el consumo
hospitalario la probabilidad de realizar consumo es mayor en los hombres que en las mujeres
(1,472>1), sin embargo en el consumo farmacéutico la probabilidad de consumo es menor en
los hombres que en las mujeres (0,760<1).

219
En cuanto al estado de salud, en todos los tipos de consumo, la probabilidad de realizar
consumo es menor entre la gente que se siente bien o regular en comparación con las personas
que se sienten mal.

Finalmente, considerando el grado de dependencia, el consumo ambulatorio y farmacéutico es
más probable entre las personas con grado de dependencia leve o moderado que entre los que no
son dependientes. La categoría grave no es significativa por lo que podemos considerar que los
sujetos de esta categoría no difieren significativamente en el consumo de los sujetos no
dependientes. El consumo hospitalario es más probable entre las personas con cualquier grado
de dependencia que entre los no dependientes (Tabla 5.34).

Tabla 5.34. Dependencia del consumo sanitario respecto de otras variables. Regresión logística
A H F Variables
exp( ) B
Signif
exp( ) B
Signif
exp( ) B
Signif
Edad 1.008 0.063 1.005 0.374 1.031 0.000
Sexo
▫ Hombre 0.968 0.548 1.472 0.000 0.760 0.000
▫ Mujer Ref. Ref. Ref.
Estado de salud
▫ Bueno 0.341 0.000 0.203 0.000 0.146 0.000
▫ Regular 0.655 0.000 0.521 0.000 0.541 0.000
▫ Malo Ref. Ref. Ref.
Dependencia (Puga)
▫ No dependiente Ref. Ref. Ref.
▫ Leve 1.221 0.020 1.442 0.001 1.460 0.008
▫ Moderado 1.340 0.001 1.675 0.000 1.872 0.000
▫ Severo 0.959 0.708 1.775 0.000 1.320 0.190
Constante 0.910 0.762 0.186 0.000 1.880 0.168
A=Servicios ambulatorios; H: Servicios hospitalarios; F: consumo farmacéutico

5.1.5. Discusión y conclusiones.

En una primera parte de este trabajo, el análisis se ha centrado en el consumo de servicios
sanitarios, tanto desde el punto de vista de la frecuentación en la utilización de los servicios (si
se utiliza algún servicio, y en caso afirmativo número de veces que se requiere su consumo)
como del gasto que implica dicho consumo.

Hemos obtenido un patrón de consumo de servicios sanitarios dependiente de la edad, y también
ligeramente afectado por el sexo, aunque en mucha menor medida.

220
Para ello se ha valorado el coste promedio en cada tipo de servicio sanitario por edad y sexo.
Los resultados obtenidos confirman el comportamiento esperado de esta variable de gasto: un
mayor gasto en los grupos de edad más avanzada que en los menores, con una importante
variabilidad entre grupos.

Tabla 5.35. Comparación del gasto sanitario per capita por edades
Edad % cociente
0-14 60.19 1.66
5-14 32.67 3.06
15-44 45.80 2.18
45-54 47.42 2.11
55-64 64.62 1.55
65+ Ref. Ref.

Considerando el gasto per capita en la población mayor de 65 años como referencia, podemos
observar cómo el grupo de población con un consumo per capita más bajo, que comprende las
edades de 5-14 años, gasta un 32,67% del gasto de los mayores (tres veces menos). Del resto de
grupos de población, el de mayor consumo es el de 55-64 años, con un 64,62% del gasto de los
mayores de 65 años (casi dos veces menos).

Estos resultados son coincidentes en gran medida con un estudio anterior de análisis de gasto
sanitario por grupos de edad, que establece que el gasto sanitario de un individuo mayor de 65
años son hasta 4-6 veces el gasto de individuos de entre 35-44 años (Anh, 2003).

A nivel agregado, el gasto sanitario es un tema central en el debate político actual. Se espera que
en el año 2050, si se mantiene la tendencia actual, el gasto sanitario público puede llegar a
duplicarse como porcentaje del PIB en la mayoría de los países de la OCDE. Incluso en un
escenario de aplicación de medidas correctoras, el gato público en sanidad pasaría del 6-7%
actual al 10% aproximadamente en 2050. Para el caso analizado en este trabajo, entre 2003 y
2060 el gasto sanitario total se incrementa en un 43,84% debido al cambio en la estructura
demográfica, ya que hemos prescindido de otros factores como precios relativos o el efecto del
avance tecnológico.

A pesar de la importancia cuantitativa de las variables implicadas, muchos países han centrado
su discusión política relativamente menos en aspectos sanitarios y de atención a la dependencia
que sobre el gasto en pensiones o transferencias. Entre las razones que pueden explicar este
enfoque político se argumenta la mayor facilidad analítica del tratamiento del gasto en
pensiones que el de los cuidados a la dependencia de larga duración.

221
En general, a pesar de la relación existente, los gastos sanitarios y los gastos de atención a la
dependencia se consideran de forma separada, con grandes diferencias entre países. Los factores
no demográficos (avance tecnológico y precios relativos) juegan un importante papel en el
incremento de los gastos de atención a la dependencia, y son también los mayores inductores del
aumento del gasto sanitario (Cano et al, 2006).

La población española es una de las más envejecidas del mundo, constituyen un problema de
primer orden analizar los retos a que los que nos enfrentaremos en un futuro cercano en relación
con los patrones de necesidad de asistencia social.

Los datos más recientes sobre prevalencia de la dependencia (ENS, 2003) señalan que un
31,16% de la población española mayor de 65 es dependiente, lo que supone una proporción
mayor que en años anteriores (26,37% y 27,91% en 1997 y 2001 respectivamente), mostrando
una tendencia creciente de la prevalencia de dependencia entre la población mayor española.
Considerando grados de dependencia, son los grados severo y moderado los que han
experimentado los mayores aumentos.

Considerando diferentes características sociodemográficas, el grado de dependencia aumenta
con la edad, especialmente entre los mayores de 80 años, y se observa mayor número de
dependientes entre las mujeres que entre los hombres. Según estado civil, la mayoría de la
población mayor dependiente es viuda.

El grado de dependencia está también altamente relacionado con el estado de salud y el
consumo de servicios sanitarios, especialmente con el consumo de servicios hospitalarios y
consumo de fármacos.

Por tanto se puede identificar un perfil del dependiente de edad en España: mujer de 80 ó más
años, viuda con estado de salud percibida malo y consumidora habitual de servicios sanitarios.
Estos resultados son coincidentes con análisis anteriores sobre los determinantes de la
dependencia, donde se pone de manifiesto que la edad y el estado de salud son los principales
predictores de la dependencia en la población española (Puga, 2002).

En el entorno internacional, la evidencia muestra tendencias contradictorias respecto a la
evolución de la dependencia. Diversos estudios describen una tendencia decreciente en algunos
países desarrollados (Waidmann y Manton 1998; J acobzone et al. 1999; Schoeni et al. 2001). En
Estados Unidos, se ha descrito una disminución de la prevalencia de dependencia observada
entre 1982 y 1989, que continúa en 1994 (Manton et al, 1997). Por otro lado, se han descrito

222
otras tendencias en los países de la OCDE (J acobzone et al. 1999). Además de en Estados
Unidos, se han observado tendencias decrecientes en Alemania, Francia y J apón, y a un ritmo
más moderado en Suecia. En Canadá se ha descrito una tendencia mixta dependiendo de la edad
de la población, de forma que la prevalencia de dependencia ha disminuido en el grupo de edad
entre 65 y 74 años, y ha aumentando en los mayores de 75 años. Finalmente en Reino Unido y
Holanda no se identificaron tendencias concretas. En Australia recientemente se ha señalado un
posible incremento en la dependencia entre los mayores de 75 años (Wen, 2003).

En cualquier caso, las estimaciones de prevalencia indican que la disminución encontrada se da
sólo en personas que necesitan ayuda en tareas cotidianas (hacer la compra, limpiar la casa,
etc.), sin cambios en aquellos con dependencia severa (cuidado personal). Es necesario
comparar las definiciones de dependencia empleadas en cada caso para examinar las diferencias
encontradas en las conclusiones de diferentes trabajos.

Por tanto, ante la ausencia de datos sobre dependencia consistentes entre países, no resulta fácil
determinar si la dependencia en los mayores ha disminuido con el tiempo.

En el caso concreto de España, la situación no es menos controvertida. Mientras Puga (2002)
concluye que, independientemente de la fuente de datos utilizada, la ENS o la Encuesta sobre
cuidados informales a los mayores (1993, 998), se observa un incremento en la prevalencia de
dependencia en los mayores en los últimos años. Por su parte, Casado (2005) a partir de la ENS
de los años 1993 y 2001 señala una disminución de más de 2 puntos porcentuales en el
porcentaje de mayores dependientes. Probablemente las diferencias encontradas se deban a
aspectos metodológicos, fundamentalmente al uso de diferentes definiciones e indicadores sobre
dependencia.

Las proyecciones sobre tendencias futuras presentan igualmente resultados contrapuestos, con el
problema añadido de la diversidad de escenarios considerados sobre la evolución de la
mortalidad, morbilidad y discapacidad, que determinan la situación de la dependencia en el
futuro. En este caso también los escenarios internacionales son diversos. En Reino Unido y
Suecia se esperan aumentos en el futuro (Wanless, 2006; J agger, 2006), mientras que en Estados
Unidos, España, Francia, Bélgica, Taiwan, Italia, Holanda y Suiza se espera una disminución de
la dependencia en los mayores (J agger et al, 2006). En Australia y Canadá no se determina una
tendencia clara (Waidmann y Manton, 1998).

223
Las proyecciones realizadas en nuestro país señalan una tendencia contraria a la señalada por
J agger et al (2006). Así, bajo el supuesto de que se presente el escenario más probable
55
, se
producirá un aumento en el porcentaje de mayores dependientes de dimensiones pandémicas. En
un tono menos alarmista, el Libro Blanco de la Dependencia en España también prevé aumentos
en la dependencia en España en los próximos 20 años.

La mayoría de los trabajos empíricos apuntan hacia la confirmación de la teoría de la
“compresión de la morbilidad”, o dicho de otro modo, no hay evidencia que apoye la teoría de la
“expansión de la morbilidad”. Sin embargo, algunos analistas sugieren que toda proyección que
no asuma cambios en la tendencia de la prevalencia de dependencia, sin argumentos para apoyar
esta hipótesis, está cometiendo importantes errores. Para ilustrar esta afirmación, Manton (1997)
compara el número total real de dependientes en 1994 con el número estimado bajo el supuesto
de que los ratios de dependientes se hubieran mantenido constantes desde 1982, encontrando
una diferencia del 20% entre ambas cifras, con una sobreestimación de los dependientes
estimados según escenario de 1982 (Gráfico 5.33).

En cualquiera de los escenarios anteriores, una población envejecida implica crecientes
presiones sobre el sistema de asistencia social, siendo necesarias amplias reformas que ofrezcan
una respuesta a esta nueva situación. Algunas lecciones procedentes del entorno OCDE destacan
que los sistemas de cobertura universal a la dependencia evitan situaciones catastróficas a nivel
económico para aquellas personas que caen en situación de dependencia. En este sentido la
tendencia recomendada sería reducir el porcentaje de gasto privado y aumentar el público para
cobertura de estos servicios. Sin embargo, estos sistemas requieren elevadas aportaciones, y
extienden los beneficios a aquellos que pueden financiar su propio cuidado (OCDE, 2005).

En España, donde se ha establecido un sistema de acceso universal con un copago, la cuestión
fundamental a solucionar antes de la implantación del SND es el establecimiento de una escala
estándar objetiva para estimar las necesidades de los individuos. Sin este paso previo, resulta
imposible cuantificar los recursos globales necesarios para un adecuado sistema de financiación
mixto público-privado.


55
Los expertos estiman que la actual tendencia creciente en la edad y la prevalencia de la dependencia va a continuar
en el futuro.

224
Gráfico 5.33. Número de mayores dependientes americanos

Fuente: Manton et al. (1997)

La dependencia en los últimos años de vida aparece como resultado de fallos cardíaco o infarto,
problemas sensoriales (falta de visión y oído), artritis, incontinencia, demencia y depresión, de
forma que la tendencia en la progresión de estas enfermedades puede ayudar a estimar el
número futuro de personas con necesidad de cuidados. La prevalencia de estas enfermedades
está aumentando exponencialmente en nuestra sociedad, y los avances médicos están más
centrados en la recuperación (prolongar la vida) que en actividades preventivas y de
rehabilitación (aumentar la cantidad de vida libre de enfermedad y la calidad de vida). Todas
estas circunstancias y los resultados obtenidos en nuestro análisis no justifican el apoyo a la
hipótesis de la “compresión de la morbilidad”.

Gráfico 5.34. Actuaciones de política sanitaria sobre la interrelación entre envejecimiento, dependencia,
estado de salud y consumo de recursos sanitarios







▲ Edad

▲ Patologías
Invalidantes

▼ Estado de
Salud
▲ Dependencia

▲ Consumo
Sanitario
H: Todos
A: Leve,
Moderado
F: Leve,
Moderado
(1) Actuación preventiva; (2) Actuación correctiva
(1)
(1)
(2)
(2)

225
A lo largo de esta parte del trabajo se ha podido comprobar cómo el envejecimiento de la
población se correlaciona positivamente con el empeoramiento del estado de salud. A su vez
este empeoramiento del estado de salud se asocia a la mayor prevalencia de patologías
invalidantes que ejercen un efecto directo sobre el aumento de la dependencia y sobre el
consumo sanitario. Finalmente, el consumo de servicios sanitarios resulta estar determinado por
el carácter dependiente de la población mayor de 65 años, especialmente en su componente de
consumo de servicios hospitalarios donde se aprecia una asociación positiva y significativa
independientemente de cuál sea el grado de dependencia observado. En el caso de los servicios
sanitarios de carácter ambulatorio y del consumo de fármacos dicha relación resulta significativa
sólo cuando el grado de dependencia es leve o moderado (Gráfico 5.34).

La cadena de relaciones mostrada en el gráfico aconseja la identificación de los elementos clave
y la búsqueda de posibles vías de actuación de cara a evitar un crecimiento desmesurado en el
consumo de servicios sanitarios.

Por una parte el consumo de servicios sanitarios está asociado al empeoramiento en el estado de
salud de la población, y en concreto a la mayor prevalencia de patologías invalidantes. En este
punto consideramos que debe ser la política sanitaria la encargada de poner en marcha una serie
de “actuaciones preventivas”, centrando la investigación en aquellas enfermedades directamente
relacionadas con la dependencia, dado el carácter pandémico que está adquiriendo este
fenómeno, considerándola dentro de los objetivos de la salud pública.

Una vez que las personas adquieren la condición de dependientes su consumo sanitario aumenta,
sin embargo, dicho aumento no es uniforme para las distintas modalidades de servicios
sanitarios. El consumo de servicios ambulatorios y productos farmacéuticos presenta una
relación estadística significativa sólo para los colectivos de dependientes leves y moderados.
Los servicios de hospitalización, los más importantes desde la perspectiva del gasto, ofrecen una
relación positiva y significativa para todos los niveles de dependencia. En este espacio de
relaciones cabe plantear diversas “actuaciones correctivas” desde distintos ámbitos
competenciales.

ƒ La reducción del consumo sanitario ambulatorio por parte de la población dependiente
podría ser atenuada mediante una estrategia cooperativa entre los ámbitos sanitarios y de
servicios sociales, asesoramiento y políticas educativas respecto a los hábitos de vida
pueden reducir la frecuentación en atención primaria.


226
ƒ La reducción del gasto en el consumo de productos farmacéuticos puede ser igualmente un
objetivo alcanzable mediante estrategias convergentes basadas en la educación para la salud
de los dependientes y en la extensión de la prescripción de genéricos en aquellas patologías
invalidantes más prevalentes.

ƒ La reducción del consumo de servicios de hospitalización es el elemento crítico más
importante de cara a la reducción del consumo de recursos sanitarios. La reducción de
ingresos hospitalarios evitables debiera ser un objetivo en el sistema de asistencia a la
dependencia. En muchos casos, los hábitos de vida poco saludables, la incorrecta
administración de fármacos, o la falta de información pueden convertir pequeños problemas
de salud en episodios críticos que requieran hospitalización.

Por último, cabe plantear como una importante línea de avance para el estudio del fenómeno de
la dependencia la búsqueda de un consenso en la clasificación y gradación de la misma, de
modo que sea posible un análisis pormenorizado de cada colectivo por separado.
Probablemente, cada vez tenga menos sentido hablar de la evolución de la dependencia en
términos generales puesto que la amplitud de este concepto lo convierte en inoperante desde la
perspectiva de la política económica y sanitaria. En este trabajo se ha puesto de manifiesto que
las relaciones con el consumo de servicios sanitarios son distintas para cada grado de
dependencia, la evolución también es distinta, y las políticas a aplicar difieren notablemente.

5.2. LA DEMANDA DE OCIO DE LOS MAYORES DE 65 A TRAVÉS DE SUS GASTOS
MONETARIOS Y DE SUS USOS DE TIEMPO.

El ocio resulta un factor muy importante cuando tratamos de aproximarnos al bienestar del que
gozan las personas. Generalmente las actividades de ocio conllevan para el que las disfruta una
utilización intensiva de tiempo y, a menudo, también un gasto monetario de cierta envergadura.
Ello no significa, sin embargo, que la cantidad de tiempo dedicada al ocio discurra en paralelo al
gasto monetario en conceptos relacionados con el ocio, pues muchas de estas actividades
consumen tiempo pero apenas generan gastos. Así pues, la disponibilidad de tiempo es una
variable clave en el análisis de ocio.

Es por ello que, en la medida en que la mayoría de las personas de la tercera edad presentan una
situación de inactividad en relación con el mercado de trabajo, la menor dedicación de estas al
trabajo remunerado redundará en una mayor disponibilidad de tiempo para otros usos y, por
tanto, incrementará su potencial de participar más y consumir más en las actividades de ocio y

227
esparcimiento. La pregunta que nos planteamos es si realmente los mayores disfrutan más del
ocio que el resto de la población, en uso de esa mayor disponibilidad aparente de tiempo para
ello, o si por el contrario esto no está tan claro en la medida en que otros factores pueden influir
en la dirección contraria: patrones culturales, falta de salud, dedicación muy intensiva a las
tareas domésticas y de voluntariado, etc. Además, suponiendo que la respuesta sea afirmativa,
pretendemos comprobar si ello se traduce no sólo en tiempo, sino también en los gastos de
consumo privado, tanto en valores absolutos como en porcentajes, es decir, midiendo el esfuerzo
relativo que los pagos por ocio suponen. Por supuesto, otro objetivo adicional es conocer cuáles
son las preferencias de las personas de 65 y más años en lo que al uso de su tiempo de ocio se
refiere.

El ocio es en sí un concepto muy complejo y difícil de delimitar, como lo demuestra la cantidad
de literatura que trata sobre ello (véase a modo de ejemplo Cuenca, 2000). Sin embargo, el
objetivo no es discutir aquí esta cuestión, por lo que adoptaremos un criterio que suele ser
habitual en otros trabajos; en concreto, seguimos la definición empleada en Gabaldón (2005) y
Gabaldón, Mañas y Garrido (2005), vinculada a la información estadística que es posible
disponer y analizar. Puesto que se analizan tanto la perspectiva temporal como la monetaria se
van a utilizar para ello de dos estadísticas procedentes de fuentes oficiales que ya se han
explotado para otros propósitos en capítulos anteriores: la Encuesta de Empleo de Tiempo del
INE (para la primera perspectiva) y la Encuesta Continua de Presupuestos Familiares del INE
(para la segunda). En ambos casos se realiza una explotación de los ficheros individuales de
datos, es decir, de los microdatos. Desde el punto de vista del gasto se seleccionan los gastos
contabilizados en el grupo 9 de la ECPF, que corresponde a la denominación de Ocio,
espectáculos y cultura, y en particular nos centramos en los que dentro de este grupo constituyen
partidas de servicios. De la ETT se seleccionan las actividades de los grupos 5, 6, 7 y 8, que son
las que tienen una vinculación más clara con el ocio y el esparcimiento, y cuyo detalle figura a
continuación.

5 VIDA SOCIAL Y DIVERSIÓN

51 VIDA SOCIAL
510 Relaciones sociales no especificadas
511 Vida social en familia
512 Visitar y recibir visitas
513 Fiestas
514 Conversaciones telefónicas
519 Otras relaciones sociales especificadas

52 DIVERSIÓN Y CULTURA
520 Diversiones y actos culturales no especificados
521 Cine
522 Teatro y conciertos
5221 Teatro
5222 Conciertos de música clásica/ópera y ballet/danza
5223 Conciertos de música moderna y otro tipo de música

228
523 Exposiciones de arte y museos
524 Bibliotecas
525 Espectáculos deportivos
529 Otras diversiones y actos culturales especificados

53 OCIO PASIVO
531 Ocio pasivo


6 DEPORTES Y ACTIVIDADES DEPORTIVAS O AL AIRE LIBRE

61 EJERCICIO FÍSICO
610 Ejercicio físico no especificado.
611 Andar, pasear, caminar.
612 Correr.
613 Ciclismo, esquí y patinaje.
614 Deportes con balón o pelota.
615 Gimnasia
616 Fitness y culturismo
617 Deportes acuáticos.
619 Otros ejercicios físicos

62 EJERCICIO PRODUCTIVO
620 Ejercicio productivo no especificado.
621 Caza y pesca.
622 Coger setas, moras, espárragos.
629 Otro ejercicio productivo especificado.

7 AFICIONES Y JUEGOS

71 AFICIONES ARTÍSTICAS
710 Aficiones artísticas no especificadas
711 Artes visuales
7111 Artes plásticas
7112 Fotografía
7113 Cine
7114 Otras artes visuales
712 Artes del espectáculo
7121 Aficiones musicales
7122 Teatro
7123 Otras artes del espectáculo
713 Artes literarias
719 Otras aficiones artísticas especificadas

72 AFICIONES
720 Aficiones no especificadas
721 Coleccionismo
722 Programación informática
723 Información por ordenador
724 Comunicación por ordenador
7241 Correo electrónico
7242 Chatear
7243 Otras comunicaciones por ordenador
725 Otras aficiones informáticas
726 Correspondencia personal
727 Información por teléfono móvil
728 Comunicación por teléfono móvil
7281 Mensajes por teléfono móvil
7282 Otras comunicaciones por teléfono móvil
729 Otras aficiones especificadas

73 JUEGOS
730 J uegos no especificados
731 J uegos en solitario
732 J uegos de sociedad
733 J uegos informáticos
734 Apuestas
739 Otros juegos especificados


229
8 MEDIOS DE COMUNICACIÓN

81 LECTURA
810 Lecturas no especificadas
811 Lectura de prensa
8111 Lectura de periódicos y sus suplementos
8112 Lectura de revistas
8113 Lectura de prensa por Internet
812 Lectura de libros
819 Otras lecturas especificadas

82 TELEVISIÓN Y VÍDEO
820 Ver la televisión o el vídeo sin especificar
821 Ver la televisión
822 Ver el vídeo

83 RADIO Y MÚSICA
830 Escuchar la radio o música sin especificar
831 Escuchar la radio
832 Escuchar grabaciones


5.2.1. Los mayores y el tiempo dedicado al ocio

Centrándonos en la perspectiva temporal nos referiremos a dos cuestiones: el porcentaje de
personas que realizan las actividades de ocio, en primer término, y el tiempo medio dedicado a
ello por el grupo de población correspondiente. Desde la primera perspectiva, y según se
desprende del análisis que realiza el INE de la Encuesta de Empleo del Tiempo
56
, la proporción
de personas de 65 o más años que realizan actividades de ocio es importante, aunque no es, en
ninguna de la actividades consideradas, el colectivo de población que destaca por presentar el
mayor porcentaje.

En concreto, en las actividades culturales y de ocio se observa que un 37,5% de las personas de
mayor edad las realizan, lo que supone una cifra mucho más reducida que la media (71,8%). En
las actividades deportivas al aire libre el porcentaje de mayores que las realizan se eleva hasta el
69%, cifra que no difiere demasiado de la media y que es muy similar a la que presentan todos
los demás grupos de edad, con la excepción de los que tienen entre 10 y 15 años, que alcanza un
porcentaje muy superior, el 89,4%, en esta actividad. Por último, los mayores realizan
actividades de vida social casi con generalidad (96%), al igual que sucede con el resto de los
colectivos
57
.


56
Véase INE 2005.
57
En la mencionada publicación del INE en la que se basan estos comentarios, las actividades de ocio
están reagrupadas de una forma algo distinta a la que se ha empleado en el resto de este trabajo, pero
resulta igualmente útil para ilustrar si los mayores participan o no con más frecuencia en las actividades
de ocio. Para más detalles sobre esta agregación puede consultarse INE, 2005.

230
Si analizamos los tiempos medidos dedicados a las actividades de ocio si que podemos
comprobar que las personas de 65 años y más las realizan, en media, por más tiempo que el
resto. Los primeros consignan una dedicación media a estas actividades de 6 horas y 34
minutos, en tanto que la media destina en total 4 horas y 53 minutos al ocio. Por tanto, la
diferencia asciende a casi 1 hora y media más de tiempo diario destinado al ocio en relación con
el conjunto de la población mayor de 10 años (véase tabla 5.36).

En la tabla 5.36 también se ilustra el detalle de tiempo para las distintas actividades que
componen este grupo. Ello hace posible darse cuenta de que la mayor dedicación de tiempo de
los mayores se produce en tres de los cuatro subgrupos principales; concretamente en Vida
social y diversión, Deportes y actividades al aire libre y Medios de comunicación. Solamente no
se reproduce esta pauta en el caso del subgrupo Aficiones y juegos. El mayor tiempo resultante
en el caso de Vida social y diversión es consecuencia solamente del tiempo dedicado a Ocio
pasivo; y en el caso de Medios de comunicación su principal responsable es la mayor dedicación
de las personas de la tercera edad a ver la televisión y el vídeo, y en parte también al mayor
tiempo dedicado a la lectura.

Tabla 5.36 Tiempo medio dedicado a las actividades de ocio. Horas y minutos.
Actividades principales Total
personas
Personas de
65 y más
5 Vida social y di versión 1:29 1:42
51 Vida social 0:55 0:49
52 Diversión y cultura 0:06 0:02
53 Ocio pasivo 0:28 0:50
6 Deportes y acti vidades al aire libre 0:48 1:10
61 Ejercicio físico 0:46 1:09
62 Ejercicio productivo 0:01 0:01
63 Actividades relacionadas con los deportes 0:00 *0:00
7 Aficiones y juegos 0:20 0:16
71 Aficiones artísticas 0:02 0:02
72 Aficiones 0:07 0:02
73 J uegos 0:10 0:12
8 Medios de comunicación 2:16 3:26
81 Lectura 0:14 0:21
82 Televisión y vídeo 1:58 3:00
83 Radio y música 0:04 0:06
Fuente: Elaboración propia a partir de INE (2005)


Un primer resultado que puede destacarse de todo lo anterior es que, aunque el tiempo medio
dedicado por el colectivo de los mayores a las actividades de ocio supera en media al que
muestra el conjunto de la población, en realidad se trata en su mayor parte de ocio pasivo (pues
en ello también podemos incluir ver la televisión) y además el porcentaje de mayores que

231
realizan actividades de ocio no es superior que el porcentaje medio, e incluso en algunas
actividades es claramente inferior.

A continuación analizamos cómo se distribuye el tiempo libre de los mayores entre las
diferentes categorías que lo componen (en este caso se ha incluido, siguiendo la pauta del INE
en el trabajo antes citado, también el tiempo dedicado al voluntariado y reuniones).

Gráfico 5.35. Distribución de usos de tiempo de ocio y tiempo libre en las personas de 65 años y más.
(Trabajo voluntario y reuniones incluido).

Trabajo Voluntario y
reuniones
5%
Vida social y diversión
12%
Diversión y actividades
culturales
1%
Ocio Pasivo
12%
Actividades deportivas
17%
Ocio con Medios de
Comunicación
49%
Aficiones artísticas
1%
J uegos y apuestas
3%
Ocio con recursos
tecnológicos
0%
Fuente: Elaboración propia a partir de los microdatos de EET INE 2002

La distribución de uso del tiempo en actividades de ocio y tiempo libre que se ilustra en el
gráfico 5.35 refleja claramente que el consumo de medios de comunicación es la categoría que
acapara prácticamente la mitad del tiempo en las personas mayores (49%), luego destacan las
actividades deportivas (17%), la vida social y diversión (12%) y el ocio pasivo (12%).

232
Gráfico 5.36. Distribución de usos de tiempo dedicado a los medios de comunicación.
Personas de 65 años y más.
Lecturas no especificadas
2,6%
Ver latelevisión
86,3%
Ver el video
0,2%
Escuchar laradio o músicasin
especificar
0,3%
Lecturadeperiódico y sus
suplementos
3,4%
Ver latelevisión o video sin
especificar
0,6%
Otras lecturas especificadas
0,0%
Lesturadeprensapor Internet
0,0%
Lecturadelibros
2,4%
Escuchar grabaciones
0,0%
uradeprensano especificada
0,8%
Escuchar laradio
2,5%
Lecturaderevistas
0,8%
Fuente: Elaboración propia a partir de los microdatos de EET INE 2002


¿Cómo distribuyen los mayores su tiempo de ocio dedicado a los medios de comunicación? El
gráfico 5.36 permite responder a esta pregunta. Dentro de la categoría de ocio con medios de
comunicación, el ver la televisión acapara el 86% de ese tiempo, le siguen la lectura de
periódicos (3.4%) el escuchar la radio (2.5%), y la lectura de libros (2.4%).


233
Gráfico 5.37. Distribución del tiempo de ocio destinado a actividades deportivas.
Personas de 65 y más años.


Ejercicio físico no
especificado
94.7%
Fitness y culturismo
0.3%
Deportes acuaticos
1.0%
Otros ejercicios físicos
especificados
0.4%
Ejercicio productivo no
especificado
0.0%
Ejercicio físico
0.2%
Caza y pesca
0.5%
Andar, pasear, caminar
0.0%
Ciclismo, esquí y patinaje
0.6%
Gimnasia
1.2%
Coger setas, moras,
espárragos
0.4%
Otro ejercicio productivo
especificado
0.0%
Actividades relacionadas
con los deportes
0.1%
Aficiones y juegos no
especificados
0.0%
Deportes con balón o
pelota
0.5%

Fuente: Elaboración propia a partir de los microdatos de EET INE 2002

En lo que se refiere a las actividades deportivas el gráfico 5.37 muestra una elevadísima
concentración en la categoría de ejercicio físico no especificado, que casi alcanza el 96% del
tiempo total. El resto de actividades deportivas son pues, muy minoritarias, destacando en todo
caso la realización de Gimnasia, que representa el 1,2% de este tiempo dedicado al deporte por
los mayores.

234
Gráfico 5.38. Distribución del tiempo de ocio destinado a vida social y diversión.
Personas de 65 y más años.

Actividades de vida social y
diversión
0.1%
Vida social en familia
12.5%
Visitar y recibir visitas
31.5%
Fiestas
2.2%
Conversaciones telefónicas
2.5%
Otras relaciones sociales no
especificadas
51.1%
Relaciones sociales no
especificadas
0.1%

Fuente: Elaboración propia a partir de los microdatos de EET INE 2002


Como se puede comprobar en el gráfico 5.38, en el apartado de Vida social y diversión las
personas de 65 y más años también se decantan al consignar su tiempo en la encuesta por las
actividades no especificadas. En concreto la categoría de Otras relaciones sociales no
especificadas es la mayoritaria, puesto que supone el 51,1% del tiempo, aunque también aquí
son relevantes las actividades de Visitar y recibir visitas, que supone un 31,5% de este tiempo y
Vida social en familia, que representa un 12,5%.

235
A continuación se va a estudiar cómo se distribuye el tiempo libre de los mayores entre las
distintas actividades segmentando a esta población en función de dos características: el género y
el tramo de edad.

Así, la tabla 5.37 corresponde a la distribución del uso del tiempo en las diferentes categorías de
ocio en función del tramo de edad (suma de columnas igual a 100). En concreto se han
considerado 6 tramos de edad, que se corresponden con los quinquenios hasta los 89 años y la
última categoría que recoge al resto de la población, es decir, lo que tienen de 90 años en
adelante.




Tabla 5.37.Distribución del uso del tiempo de libre de los mayores por actividades.
Total población y por grupos de edad


Categorías de ocio Total
mayores
65 años
65 a
69
años
70 a
74
años
75 a
79
años
80 a
84
años
85 a
89
años
Mayores
de 90
años
Trabajo Voluntario y reuniones 5.3% 7.2% 5.5% 4.5% 2.8% 2.3% 2.0%
Vida social y diversión 11.9% 12.0% 11.7% 12.0% 12.3% 12.3% 10.7%
Diversión y actividades culturales 0.6% 0.8% 0.8% 0.4% 0.3% 0.2% 0.0%
Ocio Pasivo 11.9% 8.9% 10.5% 12.1% 15.8% 21.1% 28.1%
Actividades deportivas 16.9% 18.8% 17.6% 17.2% 13.8% 11.0% 9.0%
Aficiones artísticas 0.6% 0.8% 0.7% 0.6% 0.5% 0.3% 0.0%
Ocio con recursos tecnológicos 0.4% 0.5% 0.3% 0.3% 0.3% 0.1% 0.6%
J uegos y apuestas 3.0% 2.8% 3.3% 3.2% 2.5% 3.0% 0.9%
Ocio con Medios de Comunicación 49.4% 48.1% 49.6% 49.8% 51.6% 49.8% 48.7%


En ella se observa como aumenta en términos relativos el ocio pasivo, conforme aumenta la
edad (desde 11,9% hasta 28,1%). Asimismo, destacaría que la proporción de tiempo destinado a
las actividades deportivas declina sólo a partir de los 80 años, aunque dentro de esta categoría,
los tipos de actividad y la intensidad de su práctica van variando.

La tabla 5.38 recoge la distribución del uso del tiempo en las diferentes categorías de ocio en
función del género (de nuevo la suma de columnas es igual a 100). Esta distribución por género
muestra que los hombres destinan un porcentaje mayor a la realización de actividades
deportivas (20,4% frente a 13,2%) y a las apuestas que las mujeres. En cambio las mujeres
destinan una mayor proporción de tiempo de ocio con medios de comunicación, trabajo
voluntario, vida social y diversión, y ocio pasivo (13,9% frente a 10%).


236

Tabla 5.38. Distribución del uso del tiempo libre de los mayores por actividades
Diferencias por género.

Categorías de ocio Hombres mayores de 65 años Mujeres mayores de 65 años
Trabajo Voluntario y reuniones 3.9% 6.7%
Vida social y diversión 11.5% 12.4%
Diversión y actividades culturales 0.6% 0.6%
Ocio Pasivo 10.0% 13.9%
Actividades deportivas 20.4% 13.2%
Aficiones artísticas 0.9% 0.4%
Ocio con recursos tecnológicos 0.6% 0.1%
J uegos y apuestas 3.8% 2.1%
Ocio con Medios de Comunicación 48.3% 50.5%

Por último, nos hemos preguntado ¿cuáles son los tramos de edad entre los mayores que
generan una mayor demanda de actividades de ocio? Para responderla hemos incorporado la
tabla 5.39, que refleja como se distribuye entre grupos de edad el tiempo destinado a cada de las
categorías de uso del tiempo en ocio y tiempo libre (en este caso se cumple que la suma de los
porcentajes por filas es igual a 100) para ver si evoluciona en forma diferenciada.


Tabla 5.39. Distribución porcentual por grupos de edad del tiempo destinado a las distintas actividades de ocio.
Diferencias por tramos de edad.

Clasificación de actividades 65 a 69 años
70 a 74
años
75 a 79
años
80 a 84
años
85 a 89
años
Mayores
de 90 años
Vida social y diversión 32.6% 27.5% 19.8% 12.6% 5.6% 2.1%
Diversión y actividades culturales 43.9% 34.8% 13.0% 6.4% 1.9% 0.0%
Ocio Pasivo 24.0% 24.8% 20.1% 16.1% 9.6% 5.4%
Actividades deportivas 36.1% 29.2% 20.1% 10.0% 3.5% 1.2%
Aficiones artísticas 37.3% 30.7% 19.0% 10.2% 2.7% 0.1%
Ocio con recursos tecnológicos 45.9% 24.6% 14.1% 11.0% 0.8% 3.6%
J uegos y apuestas 30.7% 31.3% 21.4% 10.3% 5.5% 0.7%
Ocio con Medios de Comunicación 31.5% 28.1% 19.9% 12.8% 5.4% 2.3%
Porcentaje promedio 36.2% 28.9% 18.2% 10.7% 4.1% 1.8%
Fuente: Elaboración propia a partir de datos de EET INE 2002



Los datos porcentuales permiten observar como se distribuyen las horas de cada una de las
categorías de ocio. En esta medida está calculada sobre la base del total de horas destinadas a
una actividad por el total de la población (dentro de un rango de edad) en un día representativo,
por lo tanto, en su decrecimiento inciden tanto la disminución de las horas diarias de actividad,

237
como la cantidad de personas en cada grupo de edad, sin embargo, da una medida de intensidad
de la realización de determinada actividad, y permite observar su evolución.

La diversión y actividades culturales, y el ocio con recursos tecnológicos son realizadas con
mayor intensidad entre los 65 y 69 años, y la dedicación de tiempo a estas categorías declina
más rápidamente en las edades posteriores. En cambio, la vida social se distribuye en forma mas
uniforme, y el ocio pasivo es una categoría en que aumenta (en comparación con el porcentaje
promedio) el tiempo destinado por las personas mayores.

5.2.2. Consumo de servicios de ocio en los mayores.

Por último, estudiamos la demanda de ocio de los mayores desde la perspectiva de los gastos de
consumo privado que estos realizan. Para ello se han seleccionado de la ECPF aquellos hogares
en los que el sustentador principal es una persona de 65 y más años y se han estimado las cifras
medias de consumo por hogar (como ya se hizo en el capítulo cuarto), aunque al inicio también
se han realizado estimaciones de los hogares regentados por menores de 65, al objeto de poder
hacer algunas comparaciones como punto de partida. Los datos que se comentan corresponden a
los de la encuesta del segundo trimestre de 2004.

Como se deriva de la comparación de las tablas 5.40 y 5.41 el consumo de ocio en general y de
servicios de ocio en particular es menor en valor en absoluto en los hogares de mayores que en
el resto, aunque en este punto hay que recordar que, como se comprobó en el capítulo cuatro, los
hogares de mayores presentan cifras medias de consumo por hogar también claramente
inferiores al resto de hogares.

Sin embargo también en porcentaje sobre el total de los gastos de consumo la cifra resulta más
baja en los mayores, aunque la diferencia en este caso es menos acusada: 4,36% frente a 5,45%
en el caso de la partida completa del grupo 9 (ocio, espectáculos y cultura) que incluye también
bienes, y no muy distinta en el caso concreto de los servicios de ocio (2,47% frente a 2,69%).
De hecho, si consideramos los gastos totales en servicios, los de ocio representan sobre éstos
una cifra mayor en el caso de los mayores (8,60% frente a 8,14).


238
Tabla 5.40. Consumo medio en ocio de los hogares en los que el sustentador principal menos de 65 años,
1998-2004.
Importe medio trimestral
por hogar (€)
% sobre total
gastos
% sobre total
servicios
2T04 2T04 2T04
Ocio, espectáculos y cultura 351.70 5.45
Servicios de ocio y cultura 173.78 2.69 8.14
Suma Servicios 2.135.95 33.08 100
Fuente: ECPF de 1998 y 2004.

Tabla 5.41. Consumo medio en ocio de los hogares en los que el sustentador principal tiene 65 o mas
años, 1998-2004.
Importe medio trimestral
por hogar (€)
% sobre total
gastos
% sobre total
servicios
2T04 2T04 2T04
Ocio, espectáculos y cultura 176.10 4.36
Servicios de ocio y cultura 99.93 2.47 8.60
Suma Servicios 1.161.52 28.73 100
Fuente: ECPF de 1998 y 2004.


Las tablas que figuran a continuación presentan los datos porcentuales de consumo de ocio de
los hogares de mayores en función de distintas variables. En concreto, en función de: el género,
el tramo de edad, el estado civil, el tipo de hábitat, el tramo de renta y el nivel de estudios. Los
números de las tablas que los recogen son, respectivamente: 5.42, 5.43, 5.44, 5.45, 5.46 y 5.47.

Las diferencias más destacadas que se presentan para cada variable considerada son las
siguientes:
• Los hogares que tienen como jefe de hogar a un hombre dedican un mayor porcentaje de sus
gastos en servicios al ocio y cultura (8,91% frente a 7,68% de las mujeres).
• Los hogares de sustentadores principales menores de 75 años destinan un porcentaje mayor
de sus gastos en servicios a las partidas de ocio y cultura (8,98% frente a 7,96% de los de 75
y más años).
• Los hogares de personas casadas presentan una mayor proporción de gastos de ocio entre
sus servicios (9,19% frente a 8,01% de los hogares de viudos).
• Los hogares ubicados en hábitat urbanos dedican un mayor porcentaje de sus gastos en
servicios al ocio (9,05% frente a 7,24% de los ubicados en zonas rurales), además de que el
porcentaje que suponen los servicios sobre el total gastos es notablemente superior al de los
hogares de hábitat rurales.
• El porcentaje que representan los servicios de ocio en el conjunto de gastos en servicios es
particularmente elevado para los hogares del último cuartel de renta (18%), que además
destaca también por su elevado porcentaje de gasto en servicios sobre el total consumo.

239
• Desde la perspectiva del nivel de estudios, el porcentaje más bajo de gastos en servicios de
ocio lo arrojan los hogares en los que el sustentador principal es analfabeto o sin estudios
(6,19%).

Tabla 5.42. Porcentajes de consumo medio en servicios de ocio en hogares de la tercera edad según el
sexo del sustentador principal, 1998-2004.
HOMBRE MUJ ER
2T04 2T04
Servicios de ocio y cultura 8.91 7.68
% servicios sobre total consumo 28.98 28.01
Fuente: ECPF de 1998 y 2004.

Tabla 5.43. Porcentajes de consumo medio en servicios de ocio servicios en hogares de la tercera edad
según la edad del sustentador principal, 1998-2004.
65-74 AÑOS 75 Y MÁS AÑOS
2T04 2T04
Servicios de ocio y cultura 8.98 7.96
% servicios sobre total consumo 28.99 28.30
Fuente: ECPF de 1998 y 2004.

Tabla 5.44. Porcentajes de consumo medio en servicios de ocio en hogares de la tercera edad según el
estado civil del sustentador principal, 1998-2004.
CASADO VIUDO
2T04 2T04
Servicios de ocio y cultura 9.16 8.01
% servicios sobre total consumo 28.81 27.67
Fuente: ECPF de 1998 y 2004.

Tabla 5.45. Porcentaje de consumo medio en servicios en ocio de hogares de la tercera edad según el tipo
de hábitat, 1998-2004.
URBANO RURAL
2T04 2T04
Servicios de ocio y cultura 9.05 7.24
% servicios sobre total consumo 29.52 26.55
Fuente: ECPF de 1998 y 2004

Tabla 5.46. Porcentaje de de hogares de la tercera edad e ingreso neto por intervalos, 1998-2004.
PRIMER
CUARTIL
SEGUNDO
CUARTIL
TERCER
CUARTIL
CUARTO
CUARTIL

2T04 2T04 2T04 2T04
Servicios de ocio y cultura 4.82 6.48 5.96 18.06
% servicios sobre total
consumo
26.92 25.14 26.31 33.98
Fuente: ECPF de 1998 y 2004

240

Tabla 5.47. Porcentaje de consumo medio en servicios de hogares de la tercera edad según el nivel de
estudios del sustentador principal, 1998-2004.
SIN ESTUDIOS Y
ANALFABETO
EDUCACIÓN
PRIMARIA
EDUCACIÓN
SECUNDARIA
ESTUDIOS
SUPERIORES

2T04 2T04 2T04 2T04
Servicios de ocio y cul. 6.19 9.63 8.40 8.97
% servicios sobre total
consumo
25.41 27.79 32.15 33.83
Fuente: ECPF de 1998 y 2004



No obstante, resulta interesante descomponer los servicios de ocio y cultura en las diferentes
partidas que los integran, de esta forma se puede apreciar con más detalle las rúbricas que tienen
un mayor grado de consumo.

Las tablas 5.48 y 5.49 presentan una comparación entre el consumo de los hogares de la tercera
edad con el resto de hogares en este tipo de servicios. Dichas tablas recogen los porcentajes de
consumo medio para cada periodo considerado.

Los datos de la tabla 5.48 reflejan que en el año 1998 tanto los juegos de azar como las
vacaciones todo incluido son las partidas que tienen un mayor peso en el consumo de este
servicio. En el caso de los hogares de la tercera edad, los juegos de azar suponen más de un
tercio de los gastos en ocio y cultura, y junto con las vacaciones todo incluido suman más del
sesenta por ciento del gasto; cines y servicios recreativos y deportivos les siguen en orden de
importancia. Mientras que en el resto de hogares sobresale en primer lugar las vacaciones todo
incluido que junto con los juegos de azar suponen casi el cincuenta por ciento de los gastos en
este servicio, les sigue en cuantía los servicios recreativos y deportivos y cines.

Los datos de la tabla 5.49 muestran claramente que en el año 2004 las vacaciones todo incluido
es la partida de gasto más importante en todos los hogares, pero cobrando especial relevancia en
el caso de los hogares de la tercera edad, además, hay que destacar la importancia que ha
obtenido la partida correspondiente a cuotas radio, televisión, redes por cables y satélite. Por el
contrario, los gastos en reparación de otros bienes; museos; parques y similares; y, bibliotecas,
hemerotecas, mediatecas son inexistentes.







241

Tabla 5.48. Porcentajes de consumo medio en ocio y cultura. Comparación hogares de la tercera edad con
resto de hogares (2t98)

Partidas de gastos
Hogares
Tercera
Edad
Resto
Hogares
Reparación de equipos y accesorios audiovisuales 2,71 2,29
Reparación de otros bienes 0,14 0,10
Servicios recreativos y deportivos 7,69 18,43
Cines 10,04 11,01
Teatros 1,84 2,60
Espectáculos musicales 1,28 2,27
Otros espectáculos 3,54 0,82
Museos 1,67 0,15
Parques y similares 0,10 0,34
Bibliotecas, hemerotecas, mediatecas 0,01 0,03
Cuotas radio, televisión, redes por cables y satélite 4,76 6,37
Alquiler TV y videos 0,34 0,49
Otros servicios 2,42 5,72
J uegos de azar 33,77 23,48
Vacaciones todo incluido 27,51 24,98
Gastos en vacaciones no desglosables 2,18 0,93
Suma servicios de ocio y cultura 100,00 100,00
Fuente: Elaboración propia a partir de los datos de las ECPF de 1998.




Tabla 5.49. Porcentajes de consumo medio en ocio y cultura. Comparación hogares de la tercera edad con
resto de hogares. (2t04)

Partidas de gastos
Hogares
Tercera
Edad
Resto
Hogares
Reparación de equipos y accesorios audiovisuales 1,55 1,17
Reparación de otros bienes 0,00 0,12
Servicios recreativos y deportivos 8,85 21,90
Cines 4,65 8,70
Teatros 1,87 2,16
Espectáculos musicales 1,29 1,22
Otros espectáculos 0,57 1,03
Museos 0,01 0,10
Parques y similares 0,00 1,16
Bibliotecas, hemerotecas, mediatecas 0,00 0,00
Cuotas radio, televisión, redes por cables y satélite 8,10 9,40
Alquiler TV y videos 0,20 0,58
Otros servicios 4,64 7,10
J uegos de azar 29,75 16,56
Vacaciones todo incluido 37,66 27,52
Gastos en vacaciones no desglosables 0,84 1,29
Suma servicios de ocio y cultura 100,00 100,00
Fuente: Elaboración propia a partir de los datos de las ECPF de 2004.






242
Gastos en ocio y cultura por tipo de hogares de la tercera edad

Persona sola de 65 o más años


Este tipo de hogar se caracteriza por dedicar una parte muy importante del presupuesto en ocio y
cultura, próximo a la mitad del mismo, al apartado de vacaciones todo incluido. Pero además,
hay que destacar la evolución positiva de partidas como juegos de azar y cuotas radio,
televisión,… Por el contrario, la categoría de otros espectáculos (circo, espectáculos de luz y
sonido, toros,…) ha pasado de suponer casi una cuarta parte del presupuesto para el periodo de
1998 a tener presencia nula en el mismo para el periodo de 2004. Por último, hay apartados sin
gastos para ambos periodos como son: reparación de otros bienes; teatros; espectáculos
musicales; parques y similares; y bibliotecas, hemerotecas, mediatecas.

Tabla 5.50. Porcentajes de consumo medio en ocio y cultura.
Persona sola de 65 o más años
(2t98-2t04)

Partidas de gastos 2T98 2T04
Reparación de equipos y accesorios audiovisuales 2,78 1,24
Reparación de otros bienes 0,00 0,00
Servicios recreativos y deportivos 8,17 12,30
Cines 1,55 3,76
Teatros 0,00 0,00
Espectáculos musicales 0,00 0,00
Otros espectáculos 24,42 0,00
Museos 0,25 0,00
Parques y similares 0,00 0,00
Bibliotecas, hemerotecas, mediatecas 0,00 0,00
Cuotas radio, televisión, redes por cables y satélite 2,82 10,14
Alquiler TV y videos 0,07 0,00
Otros servicios 4,03 1,87
J uegos de azar 7,55 22,90
Vacaciones todo incluido 45,50 44,50
Gastos en vacaciones no desglosables 2,85 3,30
Suma servicios de ocio y cultura 100,00 100,00
Fuente: Elaboración propia a partir de los datos de las ECPF de 1998 y 2004.


Pareja sin hijos

En este tipo de hogares destaca la creciente evolución de la partida vacaciones todo incluido,
suponiendo para el 2004 una cantidad superior a la mitad del presupuesto en ocio y cultura. En
el otro extremo, se encuentra la pérdida de protagonismo del gasto en juegos de azar, pasando
del 34,75 por ciento del presupuesto en 1998 al 18,55 en 2004.




243

Tabla 5.51. Porcentajes de consumo medio en ocio y cultura.
Pareja sin hijos (2t98-2t04)
Partidas de gastos 2T98 2T04
Reparación de equipos y accesorios audiovisuales 3,24 1,47
Reparación de otros bienes 0,03 0,00
Servicios recreativos y deportivos 7,90 7,52
Cines 4,64 2,34
Teatros 0,99 2,43
Espectáculos musicales 1,96 1,90
Otros espectáculos 0,00 0,46
Museos 4,26 0,01
Parques y similares 0,04 0,00
Bibliotecas, hemerotecas, mediatecas 0,01 0,00
Cuotas radio, televisión, redes por cables y satélite 3,70 7,47
Alquiler TV y videos 0,13 0,09
Otros servicios 2,35 4,05
J uegos de azar 34,75 18,55
Vacaciones todo incluido 36,00 52,96
Gastos en vacaciones no desglosables 0,00 0,75
Suma servicios de ocio y cultura 100,00 100,00
Fuente: Elaboración propia a partir de los datos de las ECPF de 1998 y 2004.


Pareja con un hijo

En los hogares de la tercera edad formados por pareja con un hijo se observa que, a lo largo del
intervalo temporal analizado, las partidas principales en cuanto a gasto son vacaciones todo
incluido y juegos de azar. Sin embargo, el gasto en cines sufre una pérdida de importancia
considerable ya que de representar el 14,61 por ciento del presupuesto en 1998 pasa al 6,57 por
ciento en 2004.
Tabla 5.52. Porcentajes de consumo medio en ocio y cultura.
Pareja con un hijo. (2t98-2t04)
Partidas de gastos 2T98 2T04
Reparación de equipos y accesorios audiovisuales 2,18 1,02
Reparación de otros bienes 0,21 0,00
Servicios recreativos y deportivos 5,55 7,38
Cines 14,61 6,57
Teatros 0,48 2,60
Espectáculos musicales 2,30 0,58
Otros espectáculos 0,97 0,24
Museos 0,11 0,02
Parques y similares 0,04 0,00
Bibliotecas, hemerotecas, mediatecas 0,04 0,00
Cuotas radio, televisión, redes por cables y satélite 4,16 5,41
Alquiler TV y videos 0,56 0,29
Otros servicios 1,60 3,79
J uegos de azar 35,85 32,02
Vacaciones todo incluido 27,19 39,39
Gastos en vacaciones no desglosables 4,16 0,70
Suma servicios de ocio y cultura 100,00 100,00
Fuente: Elaboración propia a partir de los datos de las ECPF de 1998 y 2004.
Pareja con dos hijos


244
Resulta curiosa la evolución de juegos de azar y vacaciones todo incluido a lo largo del periodo.
Mientras que para el primer caso se ha reducido considerablemente, un 33,17 por ciento menos,
para el segundo caso ha experimentado una subida de casi 30 puntos porcentuales. Además, se
observa una presencia notable en el presupuesto del gasto en cines en ambos periodos.
Sobresale también por su evolución el apartado de otros servicios (servicios de músicos,
payasos, actores para espectáculos privados, servicios fotográficos, servicios veterinarios y otros
servicios para animales domésticos, entre otros) con un aumento del 8,28 por ciento a lo largo
del intervalo de tiempo considerado.

Tabla 5.53. Porcentajes de consumo medio en ocio y cultura.
Pareja con dos hijos. (2t98-2t04)
Partidas de gastos 2T98 2T04
Reparación de equipos y accesorios audiovisuales 2,68 1,58
Reparación de otros bienes 0,00 0,10
Servicios recreativos y deportivos 9,87 11,87
Cines 21,42 17,94
Teatros 8,15 3,04
Espectáculos musicales 1,00 0,10
Otros espectáculos 0,00 0,00
Museos 1,82 0,00
Parques y similares 0,08 0,00
Bibliotecas, hemerotecas, mediatecas 0,00 0,00
Cuotas radio, televisión, redes por cables y satélite 4,12 9,88
Alquiler TV y videos 0,51 0,12
Otros servicios 1,47 9,75
J uegos de azar 46,80 13,63
Vacaciones todo incluido 2,07 31,99
Gastos en vacaciones no desglosables 0,00 0,00
Suma servicios de ocio y cultura 100,00 100,00
Fuente: Elaboración propia a partir de los datos de las ECPF de 1998 y 2004.


Pareja con tres hijos

Destaca la evolución positiva de la partida vacaciones todo incluido, con una subida de 19,56
puntos porcentuales. Además, el gasto en juegos de azar es superior al 30 por ciento del
presupuesto total en ocio a lo largo del periodo. Por su parte, las partidas de espectáculos
musicales y otros servicios ganan importancia relativa dentro del presupuesto familiar en ocio y
cultura. Por el contrario, los apartados de servicios recreativos y deportivos; cines y teatros,
presentan una pérdida significativa de importancia en el intervalo temporal considerado.



245

Tabla 5.54. Porcentajes de consumo medio en ocio y cultura. Pareja con tres hijos. (2t98-2t04)
Partidas de gastos 2T98 2T04
Reparación de equipos y accesorios audiovisuales 1,94 0,00
Reparación de otros bienes 0,00 0,00
Servicios recreativos y deportivos 14,54 7,26
Cines 17,13 3,30
Teatros 8,24 0,00
Espectáculos musicales 2,61 7,65
Otros espectáculos 0,00 0,00
Museos 0,37 0,00
Parques y similares 0,00 0,00
Bibliotecas, hemerotecas, mediatecas 0,00 0,00
Cuotas radio, televisión, redes por cables y satélite 3,71 1,73
Alquiler TV y videos 0,09 0,00
Otros servicios 2,51 16,51
J uegos de azar 35,79 30,91
Vacaciones todo incluido 13,08 32,64
Gastos en vacaciones no desglosables 0,00 0,00
Suma servicios de ocio y cultura 100,00 100,00
Fuente: Elaboración propia a partir de los datos de las ECPF de 1998 y 2004.


Un adulto con hijos

En este tipo de hogar, al igual que en los anteriores, se distingue la importancia de los apartados
juegos de azar y vacaciones todo incluido. Pero también hay que señalar la ganancia en peso
relativo, dentro del presupuesto en ocio y cultura, de las partidas: servicios recreativos y
deportivos; cuotas radio, televisión, redes por cables y satélite; y otros servicios. También es
significativa la participación del gasto en cines.

Tabla 5.55. Porcentajes de consumo medio en ocio y cultura.
Un adulto con hijos. (2t98-2t04)
Partidas de gastos 2T98 2T04
Reparación de equipos y accesorios audiovisuales 1,53 2,07
Reparación de otros bienes 0,22 0,00
Servicios recreativos y deportivos 5,76 15,12
Cines 10,26 8,01
Teatros 2,16 1,23
Espectáculos musicales 0,44 2,15
Otros espectáculos 0,00 2,01
Museos 0,05 0,02
Parques y similares 0,47 0,00
Bibliotecas, hemerotecas, mediatecas 0,00 0,00
Cuotas radio, televisión, redes por cables y satélite 7,33 12,61
Alquiler TV y videos 0,84 0,18
Otros servicios 3,07 8,78
J uegos de azar 46,77 24,79
Vacaciones todo incluido 20,01 22,32
Gastos en vacaciones no desglosables 1,08 0,70
Suma servicios de ocio y cultura 100,00 100,00
Fuente: Elaboración propia a partir de los datos de las ECPF de 1998 y 2004.

246





REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
 

247
ABDEL-GHANY, M. y SHARPE, D. (1997): “Consumption Patterns Among the Young-Old and
Old-Old”. Journal of Consumer Affairs, vol. 31, n.º 1, págs. 90-112.

ABELLÁN GARCÍA, A.; PUGA GONZÁLEZ, M. P. (2004): Estudio monográfico. La discapacidad
en la población española. En IMSERSO. Las personas Mayores en España. Informe 2004.
Madrid.

AGE CONCERN y VOLTERRA CONSULTING (2003), “Economic Contribution of Older People”,
Age Concern Policy Unit England.

AGUIRRE, R. (2005) “Trabajo no remunerado y el uso el tiempo. Fundamentos conceptuales y
avances empíricos. La encuesta Montevideo 2003”.

AHN, N. N.; ALONSO, J . J .; HERCE, J . A. (2003): Gasto sanitario y envejecimiento demográfico de
la población en España. Documento de Trabajo nº 7. Madrid: Fundación BBVA.

ALBERDI, I. (1999): La nueva familia española. Madrid. Editorial Taurus.

ALONSO, J .; HERCE, J . A. (1998): El gasto sanitario en España: Evolución reciente y perspectivas
de futuro. FEDEA. Documento de trabajo 98-01.

ANDO, A. y MODIGLIANI, F. (1957): “Tests of the Life-Cycle Hypothesis of savings: comments
and suggestions”. Bulletin of the Oxford University Institute of Statistics, vol. 19.

ANDO, A. y MODIGLIANI, F. (1963): “The Life-Cycle Hypothesis of saving: aggregate implications
and tests”. American Economic Review, vol. 53, págs. 55-84.

ARNALTE, E. (1998): “La problemática rural en el sur de Europa: líneas de análisis y temas de
debate”. Paris, Centre d’Études et de Recherches Internationales de la Fondation Nationale des
Sciences Politiques.

AXELSON, M. y MARJ ORIE, P. (1983): “Factors Associated with Food Expenditure of Elderly
Persons Living Alone”. Home Economics Research Journal, vol. 12, n.º 2, págs. 228-236.

BECK, B. (1996): “The luxury of longer life”. Economist, 27, Enero, págs.. 7-9.

BECKER, G. (1981): Treatise on the Family, Harvard University Press. Versión castellana de 1987
en Alianza Editorial, Madrid.

BELAND, F.; ZUNZUNEGUI, M. V. (1995): La salud y las incapacidades funcionales. Elaboración
de un modelo causal. Revista de Gerontología, nº 5: 259-273.

BELLANTE, D. y FOSTER (1984): “Working Wives and expenditures on Services”. Journal of
Consumer Research, 11, Septiembre, págs. 700-707.

BIGNÉ, J ., ALDÁS, J ., KÜSTER, I. y VILA, N. (2002): “Patrones y determinantes del consumo de
los hogares de tercera edad en España”. Revista Española de Investigación en Marketing ESIC,
págs. 107-128.

BLANES, A., GIL, F. Y PÉREZ, J . (1996): Población y actividad en España: evolución y
perspectivas. Colección Estudios e Informes, nº5, Servicio de Estudios La Caixa.


BONKE, J . (1995) “Los conceptos de trabajo y de cuidado y atención: una perspectiva económica.
Política y Sociedad, nº 19, Madrid.

248

BURT, S. y GABBOT, M. (1995): “The elderly consumer and non-food purchase behaviour”.
European Journal of Marketing, Vol. 29, N.º 2, págs. 15-43.

CAMACHO, J . A. y HERNÁNDEZ, M. (2006): “Consumo de servicios y ciclo vital: un análisis de
los hogares españoles con datos de corte transversal”. Servilab, Serie Documentos de Trabajo,
04/2006.

CAMPO, S. (1995): Familias: sociología y política. Editorial Complutense. Madrid.

CANO GARCÍA, M.D. ET AL. (2006): Determinantes del crecimiento del gasto sanitario.
Comunicación presentada a las XXVI J ornadas de la Asociación de Economía de la Salud.
Toledo, 23-26 de mayo, 2006.

CAPEL, H. (1975): “La definición de lo Urbano”. Estudios Geográficos, 138-139, págs. 265-301.

CARABAÑA, J . (2003): “Los cambios demográficos y sus consecuencias sociales”, en La economía
española en el periodo constitucional, Información Comercial Española.

CARBONERO GAMUNDÍ, Mª ANTONIA (1997): Estrategias laborales de las familias en España.
Consejo Económico y Social.

CARRASCO BENGOA M. (1992) “El trabajo doméstico un análisis económico”. Colección Tesis
Doctorales, Ministerio del Trabajo y Seguridad Social.

CARRIGAN, M. (1998): “Segmenting the Grey Market: The Case of Fitty-Plus ‘Lifegroups’”.
Journal of Marketing Practice, vol. 4, n.º 2, págs. 43-56.

CARRIGAN, M. (1999): “Old spice-Developing successful relationships with the grey market”. Long
Range Planning, vol. 32, n.º 2, págs. 253-262.

CARRIGAN, M., SZMIGIN, I. y WRIGHT, J . (2004): “Shopping for a better world? An interpretive
study of the potential for ethical consumption within the older market”. Journal of Consumer
Marketing, vol. 21, n.º 6, págs. 401-417.

CASADO MARÍN, D. (2000): Los efectos del envejecimiento demográfico sobre el gasto sanitario:
mitos y realidades. Gaceta Sanitaria; 15 (2): 154-163.

CASADO MARÍN, D. (2006): La atención a la dependencia en España. Gaceta Sanitaria, 20, supl 1
(Informe Sespas 2006): 135-42.

CASADO MARÍN, D. (en prensa): La dependencia de las personas mayores en España: un análisis de
su evolución durante los años noventa. Fundación BBVA.

COLE, C. y BALASUBRAMANIAN, S. (1993): “Age Differences in Consumers’ Search for
Information: Public Policy Implications”. Journal of Consumer Research, vol. 20, J unio, págs.
157-169.

CONSEJ O DE EUROPA (1998): Recomendación nº 98(9) relativa a la dependencia, adoptada el 18
de septiembre de 1998.


249
CUENCA, M. (2000): “Ocio humanista”. Documentos de Estudios de Ocio Nº 16. Bilbao.
Universidad de Deusto.

CUTLER, D.; MEARA, E. (1999): The Concentration of Medical Spending: An Update. NBER
Working Paper No. 7279.

DEATON, A. S., RUIZ-CASTILLO, J . y DUNDAN, T. (1989): “The Influence of Household
Composition on Household Expenditure Patterns: Theory and Spanish Evidence”. Journal of
Political Economy, vol. 97, n.º 1, págs. 179-200.

DI MATTEO, L. (2005): The macro determinants of health expenditure in the United States and
Canada: assessing the impact of income, age distribution and time. Health Policy; 71:23-42.

DOUTHITT, R. A. y FEDYK, J . M. (1988): “The influence of children on family life cycle spending
behavior: theory and applications”. Journal of Consumer Affairs, n.º 22, págs. 220-248.

DOUTHITT, R. A. y FEDYK, J . M. (1990): “Family composition, parental time and market goods:
Life cycle trade-offs”. Journal of Consumer Affairs, n.º 24, págs. 110-133.

DURÁN M. A. (2004), “Las demandas sanitarias de las familias”. Disponible en
http://www.sespas.es/informe2004/sespas2004p195-200.pdf

DURÁN. M. A. (1997) “El papel de los hombres y mujeres en la economía Española”. Boletín
Información Comercial Española Nº 760, febrero 1997

DURÁN. M. A. (2003), “Consulta Técnica sobre contabilización de la producción no remunerada de
servicios de salud en el hogar.” Organización Panamericana de la Salud, Unidad de Género y
Salud, Unidad de Políticas y Sistemas.

ECONOMIC POLICY COMMITTEE AND THE EUROPEAN COMMISSION (DG ECFIN) (2006):
The impact of ageing on public expenditure: projections for the EU25 Member States on
pensions, health care, long term care, education and unemployment transfers (2004-2050).
Special Report n° 1/2006

EQUIPO PORTAL MAYORES (2005). “Los mayores en la Encuesta Nacional de Salud 2003.
Algunos resultados”. Madrid, Portal Mayores, Informes Portal Mayores, nº 30. [Fecha de
publicación: 20/05/2005].Disponible en
http://www.imsersomayores.csic.es/estadisticas/indicadores/otros-indicadores/ens/2003.html

FRIEDMAN, M. (1957): “A Theory of the Consumption Function”. Princeton University Press,
Princeton, N. J . Traducción: “Una Teoría de la Función de Consumo”. Alianza Editorial.
Madrid, 1973.

FRIES, J . F. (1983): The compression of morbidity. Milbank Memorial Fund Quarterly/Health and
Society; 61:397-419.

FUCHS, V. (1990: The health sector’s share of the Gross National Product. Science, 247: 531-38.

FUCHS, V. R. (1999): Health care for the elderly: how much? Who will pay for it? Health Affairs, 18
(1): 11-21

GABALDÓN, P. (2005): El ocio en los hogares españoles: un análisis económico aplicado. Tesis
Doctoral. Universidad de Alcalá.


250
GABALDÓN, P., MAÑAS, E. Y GARRIDO, R. (2005): Las diferencias regionales en el bienestar:
un análisis desde la perspectiva del ocio. Instituto Universitario de Análisis Económico y
Social. Servilab. Documento de Trabajo 05/2005

GANTZ, W., GARTENBERG, H. y RAINBOW, C. (1980): “Approaching invisibility: the portrayal
of the elderly in magazine advertisements”. Journal of Comunication, págs. 56-60.

GARCÍA BARTOLOMÉ, J . (1996): Los procesos rurales en el ámbito de la Unión Europea. En
Teresa, A. y Cortés, C. (coords.): La nueva relación campo-ciudad y la pobreza rural. México,
UNAM, INAH, UAM y Plaza y Valdés Editores.

GARCÍA SANZ, B. (1996). “La sociedad rural ante el siglo XXI”. Madrid, MAPA, Serie Estudios,
125.

GARCÍA SANZ, B. (2000): La diversificación económica de la sociedad rural. Madrid, mimeo.

GILLY, M. C. y ENIS, B. M. (1982): “Recicling the family life cycle: a proposal for redefinition”.
Advances in Consumer Research, vol. 9, págs. 271-276.

GOLDSCHMIDT-CLERMONT L. (1995) “La Valoración monetaria del trabajo no remunerado”,
Publicado en Política y Sociedad nº 19 (1995), Madrid (pp. 7-17)

GRACIA, A., GIL, J . y ANGULO, A. (1998). "El consumo de alimentos en España: el consumidor
rural versus urbano". Revista de Estudios Regionales, vol. 50, págs. 111-130.

GRANDE, I. (2002): El Consumo de la Tercera Edad. Madrid, ESIC Editorial.

GRECO, A. (1989): “Representation of the elderly in advertising: crisis or inconsequence?”. Journal
of Consumer Marketing, vol. 19, n.º 1, págs. 37-44.

HAIR, J . F.; ANDERSON, R. E.; TATHAM, R. L. y BLACK, W. C. (1999): Análisis Multivariante.
Madrid, Prentice Hall.

HARRISON, B. (1986): “Spending Patterns of Older Persons Reveled in Expenditure Survey”.
Monthly Labor Review, vol. 109, n.º 10, págs. 15-17.

HERCE, J . A. (2004): Papeles y el debate sobre las pensiones en España 1979-2004. Papeles de
Economía Española, nº 100, vol II.

HERNÁNDEZ DE COS, P. Y ORTEGA, E. (2002): Las implicaciones económicas del
envejecimiento de la población. Una primera aproximación a los retos y respuestas de política
económica. Banco de España. Boletín Económico, mayo 2002: 55-69.

HERNÁNDEZ, M. (2005): Servicios y consumo familiar: un análisis regional de los patrones de
consumo. Tesis doctoral. Universidad de Granada.

251

HITSCHLER, P. (1993): “Spending by older consumers: 1980 and 1990 compared”. Monthly Labor
Review, Mayo, págs. 3-13.

IMSERSO (2004): Atención a las personas en situación de dependencia. Libro blanco. Madrid,
Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, 2004.

INE (1991): “Censo de Población y Viviendas”. Instituto Nacional de Estadística, Madrid.

INE (1998a): “Encuesta Continua de Presupuestos Familiares 1998. Base 1997. Ficheros de
microdatos trimestrales. Instituto Nacional de Estadística, Madrid.

INE (1998b): “Encuesta Continua de Presupuestos Familiares. Renovada en el 2º trimestre de 1997.
Metodología”. Instituto Nacional de Estadística, Madrid.

INE (1999): “Encuesta Continua de Presupuestos Familiares 1998. Base 1997. Ficheros de microdatos
trimestrales. Instituto Nacional de Estadística, Madrid.

INE (2000): “Encuesta Continua de Presupuestos Familiares 1998. Base 1997. Ficheros de microdatos
trimestrales. Instituto Nacional de Estadística, Madrid.

INE (2001a): “Encuesta Continua de Presupuestos Familiares 1998. Base 1997. Ficheros de
microdatos trimestrales. Instituto Nacional de Estadística, Madrid.

INE (2001b): “Censo de Población y Viviendas”. Instituto Nacional de Estadística, Madrid.

INE (2002a), “Encuesta de Empleo del Tiempo Proyecto Metodológico”.

INE (2002b): “Encuesta Continua de Presupuestos Familiares 1998. Base 1997. Ficheros de
microdatos trimestrales. Instituto Nacional de Estadística, Madrid.

INE (2003): “Encuesta Continua de Presupuestos Familiares 1998. Base 1997. Ficheros de microdatos
trimestrales. Instituto Nacional de Estadística, Madrid.

INE (2004a), “Encuesta de Empleo del Tiempo 2002-2003. Tomo I. Metodología y Resultados
Nacionales”.

INE (2004b): “Encuesta Continua de Presupuestos Familiares 1998. Base 1997. Ficheros de
microdatos trimestrales. Instituto Nacional de Estadística, Madrid.

INE (2006a): “Uso del Tiempo Libre. Análisis de la Encuesta de Empleo del Tiempo”. Publicación
conjunta con el Institut D´Estudis Regionals I Metropolitans de Barcelona.

INE (2006b): “Cifras INE”. 4/2006.

INE (2006c): “Boletín informativo del Instituto Nacional de Estadística. Cifras INE”. N.º 4/2006.
Octubre. INEbase.

INSTITUTO NACIONAL DE CONSUMO (2000): La Tercera Edad y el Consumo. Madrid,
Ministerio de Sanidad y Consumo.

252

KANG, Y. y RIDGWAY, N. (1996): “The importance of consumer market interactions as a form of
social support for elderly consumers”. Journal of Public Policy and Marketing, vol. 15, n.º 1,
págs. 108-118.

KRAMER, M. (1980): The rising pandemic of mental disorders and associated chronic diseases and
disabilities. Acta Psychiatrica Scandinavica; 62 (suppl. 283): 382-97

LE J EANNIC, T. (1996). “Une nouvelle approche territoriale de la ville”. Économie et Statistique,
294-295, págs. 25-45.

LINO, M. (1990a): “Factors affecting expenditures of single-parent households”. Home Economics
Research Journal, vol. 18, n.º 3, Marzo, págs. 191-201.

LINO, M. (1990b): “Expenditures on a child by husband-wife families”. Family Economics Review,
vol. 3, n.º 3, págs. 2-18.

LÓPEZ CASASNOVAS, G. Y CASADO MARIN, D. (2001): Vejez, dependencia y cuidados de larga
duración en España. Obra Social de La Caixa. Colección Estudios Sociales, vol 6. Barcelona.

LUBITZ, J . D.; RILEY, G. F. (1995): Population aging and the growth of health expenditures. J ournal
of Gerontology and Social Sciences, Suppl. 47: S98-S104.

MAÑAS, E. (1999): La demanda final de servicios por parte de las familias. En Cuadrado, J . R. (dir.
y coord.): El sector servicios y el empleo en España. Evolución reciente y perspectivas de
futuro. Bilbao, Fundación BBV, 1999, págs. 377-400.

MAÑAS, E., GABALDÓN, P. y CUADRADO, J . R. (2002): El consumo de servicios en los hogares
españoles. Análisis de su relación con el trabajo femenino y el tiempo. Madrid, Instituto de
Estudios Económicos.

MANTON, K. G.; CORDER, L.; STALLARD, E. (1997): Chronic disability trends in elderly United
States populations, 1982-1994. Proceedings of the National Academy of Sciences of the United
States of America, 94 (6):2593-2598.

MARCHANTE, A., ORTEGA, B., SORIA, T. y COLOMER, L. (2002): “Renta, Consumo y Ahorro
de los Mayores: un análisis aplicado”. Estudios de Economía Aplicada, vol. 20, n.º 1, págs. 197-
215.

MARTÍNEZ, RIESTRA y SAN MARTÍN (2006): “La demanda de viviendas. Factores demográficos”
en Papeles de Economía Española Nº 109.

McLEOD, P. B. y ELLIS, J . R. (1982): “Housing consumption over the family life cycle: An
Empirical Análisis”. Urban Studies, n.º 19, Mayo, págs. 177-185.


253
MEIL LANDWERLIN (2002): “La otra cara del desafío demográfico a la protección social: los
desafíos derivados del cambio familiar” MTAS.

MILLER, N. y KIM, S. (1999): “The Importante of Older Consumers To Small Business Survival:
Evidence From Rural Iowa”. J ournal of Small Bussiness Management, vol. 37, n.º 4, págs. 1-15.

MINISTERIO DE SANIDAD Y CONSUMO (2005): Consumo farmacéutico por grupos terapéuticos,
edad y sexo. Madrid.

MINISTERIO DE SANIDAD Y CONSUMO (varios años). Cuentas Satélite del Gasto Sanitario
Público. Tablas estadísticas EGSP. www.msc.es

MITCHELL, A. (1996): “Why grey means gold”. Management Today, Enero, págs. 76-77.

MODIGLIANI, F. (1986): “Life Cycle, Individual Thift, and the Wealth of Nations”. The American
Economics Review, J une, vol. 76, n.º 3.

MODIGLIANI, F. y BRUMBERG, R. (1954): “Utility Analysis and the consumption function: an
interpretation of cross-section data”. Post Keynesian Economics, Rutgers University Press.

MOEHRLE, T. (1990): “Expenditure Patterns of the Elderly: Workers and Nonworkers”. Monthly
Labor Review, vol 113, Mayo, págs. 34-41.

MURPHY, P. E. y STAPLES, W. A. (1979): “A modernized family life cycle”. Journal of Consumer
Research, vol. 6, J unio, págs. 12-22.

MUSGROVE, P.; ZERAMDINI, R.; CARRIN, G. (2002): Basic patterns in national health
expenditure. Bulletin of the World Health Organization, 80: 134-42.

NEWHOUSE, J . (1992): Medical care costs: how much welfare loss? J ournal of Economic
Perspectives 6 (3): 3-21.

OCDE (2000): Reforms for an ageing society. Social issues.

OCDE (2005a): Pensions at a glance. Public policies across OECD countries.

OECD (2005b). Long-term care for older people. The OCDE Health Project.

OECD (2006). Projecting OECD health and long-term care expenditures: what are the main drivers?
Economics Department Working Papers, No. 477

OECD, (2002) “Measuring the Non-Observed Economy, A Handbook”

OFFICE FOR NATIONAL STATISTICS UNITED KINGDOM (2002), “Household Satellite
Account (Experimental) Methodology”.

PAULIN, G. (2000): “Expenditure patterns of older Americans, 1984-97”. Monthly Labor Review,
vol. 123, n.º 5, págs. 3-28.

PEÑA, D. (2002): Análisis de Datos Multivariantes. Madrid, McGraw-Hill/Interamericana de España,
S.A.U.

PETERSON, R. (1992): “The depiction of senior citizens in magazine advertisement: a content
analysis”. Journal of Busines Ethics, vol. 11, págs. 701-706.

254

PUGA GONZÁLEZ, M. D. (2002): Dependencia y necesidades de los mayores en España. Previsión
al año 2010. Madrid: Fundación Pfizer.

RAMA, R. y CALATRAVA, A. (2001). “Industrialización no tradicional en municipios rurales
españoles”. Economía Agraria y Recursos Naturales, vol. 1, págs. 29-54.

RODRÍGUEZ CABRERO, G. (1999): La protección social de la dependencia. Madrid: IMSERSO.

SCHANINGER, C. M. y DANKO, W. D. (1993): “A conceptual and empirical comparison of
alternative household life cycle models”. Journal of Consumer Research, vol. 19, Marzo, págs.
580-594.

SCHROEDER, L.; SJ OQUIST, D. L. y STEPHAN, P. E. (1986): “Understanding Regression
Analysis”. Sage University Paper serie on Quantitative Applications in the Social Sciences, vol.
57, Beverly Hills: Sage Publications.

SCHWENK, F. (1995): “Assets of Elderly Households”. Family Economics Review, vol. 8, n.º 1, págs.
13-19.

SEMON, T. (1995): “Gerontophobia in marketing research”. Marketing News, vol. 29, n.º 1, págs. 23-
24.

SESHAMANI, M.; GRAY, A. (2004): Ageing and health-care expenditure: the red herring argument
revisited. Health Economics, 13: 303-14.

SOBERON-FERRER, H. y DARDIS, R. (1991): “Determinants of Household Expenditures for
Services”. Journal of Consumer Research, vol. 17, Marzo, págs. 385-397.

TOHARIA, L. (2003): “El mercado de trabajo en España, 1978-2003” en La economía española en el
periodo constitucional. Información Comercial Española. Ministerio de Economía, pp: 193-202.


TONGREN, H. (1988): “Determinant Behavior Characteristics of Older Consumers”. Journal of
Consumer Affair, vol. 22, n.º 1, págs. 136-157.

UNESPA (2001): Seguro de dependencia. Estimación del nivel de dependencia, necesidades de
recursos y proyecciones de futuro (mimeo).

UNIÓN EUROPEA (2004): Presidencia Holandesa de la Unión Europea. Health care in an ageing
society. A challenge for all European countries. Noordwijk, 9–10 de septiembre de 2004.

URSIC, A., URSIC, M. y URSIC, V. (1986): “A longitudinal study of the use of elderly in magazine
advertising”. Journal of Consumer Research, vol. 13, págs. 131-133.

WAGNER, J . y HANNA, S. (1983): “The effectiveness of family life cycle variables in consumer
expenditure research”. Journal of Consumer Research, vol. 10, Diciembre, págs. 281-291.

WAIDMANN T. A.; MANTON, K. G. (1998): International Evidence on Disability Trends among the
Elderly. U.S. Department of Health and Human Services.

WANLESS, D. ET AL (2006): Securing good care for older people. Taking a long-term view.
London, King's Fund.

255

WARD, S. y WACKMAN, D. B. (1972): “Children’s purchase influence attemps and parental
yielding”. Journal of Marketing Research, n.º 9, págs. 316-319.

WEAVER, P. (1996): “Opportunity knocks as America ages”. Nation's Business, Vol. 84, n.º 8, págs.
30-33.

WELLS, W. y GUBAR, G. (1966): “Life cycle concept in marketing research”. Journal of Marketing
Research, vol. III, Noviembre, págs. 355-363.

WILKES, R. E. (1995): “Household life-cycle stages, transitions and product expenditures”. Journal
of Consumer Research, vol. 22, J unio, págs. 27-42.

ZISSIMOPOULOS J ., LYNN A. KAROLY, (2003) “Transitions To Self-Employment At Older Ages:
The Role Of Wealth, Health, Health Insurance and Other Factors”. Disponible en
http://www.rand.org/pubs/working_papers/WR135/WR135.pdf
ZWEIFEL, P.; ELDER, S.; MEIERS, M. (1999): Aging of population and health care
expenditure: a red herring? Health Economics; 8:485-496.