Héctor Hernández Montecinos

Premio Pablo Neruda 2009

Santiago de Chile, 1979 Obra: Arquitectura de la Mentalidad (1999-2013) conformado por: La Divina Revelación (2011), Debajo de la Lengua (2009), O4 (inédito).

LA VIDA NO vale nada tampoco la muerte no sé si existan o sean solo colores de todos modos no interesa el más allá o el más acá depende de donde estés y al final de todo la distancia es siempre luz Los vivos y los muertos sufren por igual lloran de noche y se tropiezan vagan por solitarios caminos y nunca están satisfechos Aparecen y desaparecen como ofrendas a un dios hambriento de realidad y realidad y extrañan los resplandores del órgano corazón Vaca dios lo sabe y está junto a mí Águila dios lo sabe y está junto a mí ciertamente devengo en ellos y mis palabras son sagradas como las constelaciones por donde entra y sale a su voluntad la resurrección pues la balanza a su favor se ha declarado A este lado del papel o en ese donde lees el Sol Negro se eleva y se esconde en las aguas celestes del cerebro que son los Mares de la Luna donde penetro como si fueran misterio Heme aquí Mar de la Serenidad vuelto loco desde el día de mi nacimiento Heme aquí Mar del Néctar bebiendo el veneno nocturno de los hombres 87 Héctor Hernández Montecinos .

Heme aquí Mar de los Vapores ahogándome desde los pies hasta el infinito Heme aquí Mar de las Nubes esperando el cielo rojo y el arcoíris negro Heme aquí Mar de las Olas arrastrándome sobre el fin del mundo Heme aquí Mar de las Lluvias desnudo y enfermo de geografía Heme aquí Mar de la Crisis a punto de morirme de pena y soledad Mis enemigos ya no pueden huir de mí pues me he convertido en cada uno de ellos cada uno de sus miembros es a la vez cada uno de los míos también las siete serpientes que vuelan por los Siete Cielos Gramaticales impulsando las semillas de dos letras para que los siete colores borden las órbitas y se posternen ante las palabras que abren y cierran la gloria trágica Vengo de hace doce años y conozco el resto del siglo lo de humano que habitaba en mí ya no existe y mis recuerdos han sido extirpados con sus raíces y algas marinas Mi faz escondo tras un velo de cientos y cientos de páginas que son mil culos blancos que dan órdenes y cuya comida favorita es la vida misma esa que te rodea en este momento y te separa sonriente de la multitud 88 .

Estoy aquí en esta noche de tribunal y fiesta abatida y destrozada es la verdad cercenada de sus antepasados que reinaron sobre las ciudades como lobos y arrasaron sus mandíbulas y murallas para que sus leyes no les fueran arrebatadas por la eternidad Mírame el mundo se convierte en un museo de cera derretida y yo me enfrío y tirito de terror sobre mis rodillas mi madre buitre me devora de día mi padre serpiente de noche he cometido una abominación y mi nombre empieza a corromperse le es repugnante a la Chaqana y a los Siete Cielos Gramaticales pues escucha yo soy todo para la poesía chilena y la poesía chilena es todo para mí *** La muerte despeja su camino nada más otro poder que ese no tiene se abre paso entre su laringe que es el abismo donde entra y sale la mano que escribe partida en cuatro según la jerarquía del infinito No me oculto en la sombra de estas estrellas a miles de años luz pues hace miles de años que su luz está muerta pudriéndose abandonadas como vértebras en una consagrada ofrenda a las pestes del mundo moderno 89 Héctor Hernández Montecinos .

En este momento los orificios de mi nariz son las puertas dilatadas de un templo en ruinas que rinde culto a la Aparición del Día yo soy el Hoy yo soy el Ayer yo soy el Mañana interrumpe mi mano primogénita y calva de tiempo entonces todo se detiene El Río de los Huesos deja de crujir La Manicomia deja de incendiarse El Desierto de la Ceniza deja de crecer El Teatro Tiempo deja de desplomarse Los días de mi vida se suman a los meses y las noches a la casa de los años todo lo que debe realizarse debiera ser de pie encima de la constelación del Árbol del Mundo con las manos juntas penetrando en el ombligo que es el túnel al más allá Soy un espíritu y un código a la vez los animales dioses viven en mí ante mi nariz el mundo se extiende entre dos letras sagradas que es como brillan la estrella de la mañana y la estrella de la tarde Abro esta puerta y veo al pequeño cien erres y a la primera persona a Ajún la Bestia y los postestructuralistas al Castillo de los Centinelas y a la Divina nada desaparece 90 .

salvo el tamaño de dios y su cadáver en la tierra que yo respetaba como si fuera mi propio cadáver Me incorporo antes ustedes de mi pecho sale un grito agudo como el de un ganso salvaje que se deshace como una nube en esta lengua muerta Adivina mi nombre dice Sordomudoniño Sordomudoniño este es tu nombre Adivina mi nombre dice María Paulina Rubio María Paulina Rubio este es tu nombre Adivina mi nombre dice el infante del cielo Infante del cielo este es tu nombre Adivina nuestros nombres dicen cada uno de los 27 cosmonautas hermosos que son las letras de la Constelación del Alfabeto pchmcachmpamchcpaammmhhhccaammphcahcppmmpchhacmmpa mmppmhcachmmhcachmpamchcpaammmhhhccpamchcpaammmhh hccaammphcahcppmmpchhacmmpammppmhcachmmhcachmpamc hcpaammmhhhccpmhcachmpamchcpaammmhhhccamchcpaammm hhhccaammphcahcppmmpchhacmmpammppmhcachmpamchcpaam mmhhhccaammphcahcppmmpchhacmmpammppmhcachmpamchcp aammmhhhccaammpmhcachmpamchcpaammmhhhcchcahcppmmp chhacmmpammppmhcachmmhcachmpamchcpaammmhhhccpamchc paammmhhhccaammphcahcppmmmhcachmpamchcpaammmhhhcc ¿Las conoces? ¿Las recuerdas? salieron del pene de tus ancestros y ahora caen de mi boca sobre tus ojos pues escucha Héctor Hernández Montecinos 91 .

yo soy todo para la poesía chilena y la poesía chilena es todo para mí *** La resurrección ha llegado al punto mayor sobrepasa a las altas nubes y a los cuerpos celestes que brillan con más vigor que nunca luego todo es mancha átomo a átomo unidos por un rayo que va de una tumba a otra buscando una confesión amarga Yo no escribí para vengarme corazón de los trece años Yo no fui a la casita en llamas corazón del miedo a la ley Yo no cometí la sodomía corazón sagrado y herido Yo no hice llorar a las hermanas carnívoras corazón del levantamiento de la prohibición Yo no tomé para mí lo que no era corazón de las camas vacías Yo no apagué el Fuego Paralelo corazón de la balanza de la luz He aquí un bosque una voz me pregunta qué encontré en mi camino una luciérnaga partida en dos ¿qué le has dicho? guardé silencio ¿qué te ha ofrecido? una tablilla de barro ¿qué has hecho con ella? la llevé al Desierto de la Ceniza 92 .

¿qué encontraste allí? una pirámide y dentro un libro que era una flor ¿cuál es el nombre de esta historia? Las cerraduras y las bisagras de las cuatro esquinas del tiempo se apretaron hasta hacerse añicos el nombre secreto de todo brilla es grande y silencioso como el universo la vida son solo colores y formas la muerte es gris y musical el día y la noche son la primera mentira el bien y el mal son la última Tres estrellas se elevan en el horizonte y son las tres una sola puerta tiene doce medidas de largo y doce medidas de ancho no tiene fondo como el mar ni está invadida por los Gusanos de la Iluminación como yo es un talismán tendido entre el día de la creación y el día del exterminio Soy nuevamente un niño pequeño no hablo ni escucho mi piel por dentro es de noche y me alimento del verde soma me están llamando ¿oyes? mis células aplauden y glorifican mis entrañas son tus entrañas mis humores son tus humores mis lágrimas son tus lágrimas mi semen es tu semen Porque eres el enamorado del firmamento millones de siglos se confabularon para que todo lo que pudiese matarte se extinguiera vagarás en este país y leerás cada uno de mis libros entre tu Cordillera Blanca y tu Cordillera Negra en la soledad de tu Laguna de la Mente en cada nube o arcoíris que pase 93 Héctor Hernández Montecinos .

son tus doce sueños te enseñarán la historia de la luz y eso es un misterio no los pongas en manos del primero que llegue pues escucha yo soy todo para la poesía chilena y la poesía chilena es todo para mí Una casa siempre es contemporánea de sí Es un pliegue en el entramado urbano que podría poner en riesgo cualquier forma de cuantificación La casa es desplazamiento intempestivo Un cuerpo cerrado y abierto a su propia identidad Una casa casi nunca es material Los sillones laten Los veladores laten Los lavamanos laten Los libros laten Las ampolletas laten Los espejos laten Los guardapolvos laten Los azulejos laten Los hornos laten Las copas laten Las manzanas laten El detergente late La casa es un exceso de intensidades fisiológicas Una casa no es el mejor lugar para guardar algo Porque dentro todo está roto y multiplicado por el número de las paredes que la contienen La casa proyecta un reconocimiento significante y luego se ríe Impenetrable e indisoluble frente a los gestos que son trampas y zonas de escozor Una casa acontece Realidad es sinónimo de turbulencia indagadora La casa es primera persona plural El plural es la resistencia propia de las hablas El habla es extender un trozo de lengua en alguna parte La alfombra es una lengua Un mapa histórico para la bajada de la cama Una casa siempre tiene retenida a otras casas relegadas en los intersticios de su deseo Reponiéndose en sus diferencias y buscando provocar el equívoco de la espacialidad La casa se traduce a sí misma en su habitarse desde el delirio regular hasta el asco desmedido Una casa siempre tiene esas lineales grietas que se abren en los vértices de las paredes Y para nada es un signo fatal porque la muerte es una inmortalidad con averías La casa deviene puntos 94 .

de fuga en las perspectivas de todos los posibles planos que podrían haberse trazado en su construcción Pero ninguno de ellos se hizo Una casa comparte el mismo relleno con quienes la habitan Porque una casa aunque esté llena de personas siempre está vacía La casa es una intensidad centrífuga que inunda todo de presencias que no saben más que mirarlo a uno como diciendo hijo de puta nosotros también existimos como tú Una casa siempre está llena de hombres sueltos y de cuerpos suspendidos De una música natural de una fiesta que sucedió hace miles de años A veces se encuentran puntas de lanzas adentro del microondas Otras veces son flechas y arpones de hueso los que aparecen debajo de las sábanas La casa es el recuerdo de una generación y una genealogía que comparte la misma sangre manchando el piso Una casa que se pregunta a sí misma si los poster son curitas De ser así cuáles son sus heridas y quién las hizo La casa misma resuena con estas interrogantes para poner a prueba su propia arquitectura Pilares y hormigón no son más que sensaciones epidérmicas que rechazan cualquier frontera Una casa es siempre antológica de las pasiones más abiertas y de los odios más cerrados Con la hermenéutica y la repetición cualquier novela que esté en los estantes será la novela familiar y la novela del hogar Una casa es la tachadura y la suspensión de su propia lectura Lo que en último término quiero decir es que toda casa sea como sea es una casa humana Todo poeta es póstumo desde que decide consagrar al delirio su mano su lengua y sus ojos Todo poeta es póstumo cuando en los signos ortográficos puede ver las leyes físicas del universo 95 Héctor Hernández Montecinos .

Todo poeta es póstumo al acumular noches sin dormir como si de libros vociferantes se trataran Todo poeta es póstumo pues la historia presiente su propia destrucción Todo poeta es póstumo desde que sabe que su vida es la suma de todas sus videncias Todo poeta es póstumo cuando se pierde en esa emergencia telúrica que significa leer y ser leído Todo poeta es póstumo al darse cuenta que la noche duraría tan sólo minutos sino fuera por las constelaciones Todo poeta es póstumo pues sólo una verdadera obra creará nuevas formas de leer la poesía Todo poeta es póstumo desde que decide huir de su sangre bajo la invisible bandera de la realidad Todo poeta es póstumo cuando escribe con el terror a ser suicidado Todo poeta es póstumo al pensar en cuántos arcoíris tuvieron que existir para que esta noche esté llena de alfabetos Todo poeta es póstumo pues hermoso es el que destruye 96 .

Todo poeta es póstumo desde que su país lo odia tanto como lo odia él Todo poeta es póstumo cuando las polillas las mariposas y las luciérnagas que hay en su cabeza lo tienen sin cuidado Todo poeta es póstumo al decidir ser el primer extraterrestre nacional Todo poeta es póstumo pues su historia quedará desparramada en páginas y órganos Todo poeta es póstumo desde que escribe sólo para que el castellano se convierta en una lengua muerta de La Divina Revelación 97 Héctor Hernández Montecinos .

Declamar Ni mujer ni hombre me siento doblegado a la ternura de ella y a la virilidad de él en medio de ambos escribo enamorado de la complicidad y el camarada con el cual bajo la noche tintineamos los huesos junto a los pájaros que ponen trampas al deseo y la hendidura En este sentido el Amor va más allá de lo físico pero más acá del placer y quizá sea una sola cosa con la amistad y el arte es decir el amor a veces calienta en especial cuando comienza o se sabe que va a terminar ya no sé cuánto confío en él porque exige propiedad capitalista y el mercado lo ha convertido en un corazón pintado de rosa la Amistad es mejor nadie se da cuenta como llega a excitarse con ciertos gestos o palabras en una playa una fiesta o una fría sala además todo queda como un pacto de amigo y nadie se hace mayor problema por último en el Arte uno puede ser un monstruo y siempre habrá alguien que le gustó lo que escribes y quiere quedarse contigo pues nunca faltan los flaquitos tiernos La poesía tiene su público y los que se lamentan son cobardes o están deslumbrados con el éxito todos escribimos desde la necesidad y el hecho de estar solos y cuando alguien se calienta con eso se rompe el círculo vicioso y al frote Nada más exquisito hay que después de una lectura se acerque un chico a hablar cualquier cosa de la poesía 98 .

y terminar con él en el horizonte de la habitación donde fueron escritos esos poemas que tanto le gustaron al amanecer se irá y el uno podrá dormir un rato pero al despertar los ojos llenos de lágrimas pues en ellas están todas las ganas de irse con ese muchacho pero nunca es así Un poema dura una sola noche nada más un libro puede ayudar para que él no olvide tu nombre porque casi siempre regresan donde sus hermanas carnívoras a desentenderse del oficio de la literatura y todo lo que ha significado el culo blanco que es el libro mismo el beso de los testículos y la Vía Láctea Las palabras suelen quitarle muerte a las cosas a la vida misma y nada tiene que ver con la propiedad pues no son de nadie pero tampoco son mías así como el río o las nubes entran en el mar o a la noche uno quisiera morirse dentro de alguien siguiendo las señales del camino que apuran o reducen la velocidad para perderse en lo profundo de una piel más suave que una pluma que lleva donde uno no sabe que también puede irse Héctor Hernández Montecinos Escribir entonces es más que unas íntimas preguntas o un montón de pajas mentales tiene que ver con convertirlo a uno en primo de sus lectores y hermano con el que de ellos te acuestas la poesía invierte los papeles y perder significa perderse con alguien 99 .

emocionado y dispuesto a amarlo solo una noche pero necesitarlo al día siguiente porque los cuerpos se quedan en uno y al escribir todo se aleja con las ganas no cumplidas de que los poemas entren en la boca y no vuelvan a salir 100 .

Tus heridas fueron más profundas que las mías y tu tristeza más grande que tú. no regreses nunca a Chile tu patria ya no es tu patria.Hijo Mio. se lo gritaste en la cara y no apretaste los dientes como tantas veces te lo dije. Sólo polvo y ceniza es nuestra casa y tu ropa se la llevaron los vientos del sur. 101 Héctor Hernández Montecinos . Viaja por países báñate en los mares que existen y bebe de los ríos dulces escóndete del sol en cada árbol sigue el camino de las nubes y llora debajo de la lluvia sueña todo lo que no puedo soñar yo. tus amigos no te saludarán. no creas eso de que todo océano vuelve a ser desierto y toda montaña regresa a la profundidad. Hijo mío. la muerte se murió y el poder lo tienen las hienas y los buitres. Con quienes te acostaste hoy te niegan y a quienes diste tus poemas los han arrojado a la basura y dicen que es estiércol. Sácate de la cabeza la idea del regreso nada es como nunca y nunca es peor. tu país te odia porque tú lo odiaste primero maldijiste a la vanidad y al fascismo. No Regreses Nunca A Casa Hijo. No regreses nunca a Chile porque estamos desapareciendo. Tus libros los saquearon quienes alguna vez te leyeron pero ya no.

Ya no hay vestigios de ti ni fotografías viejas. querrán escupirte y en la calle te insultarán seguirán haciendo sus fiestas para burlarse de todo lo que tenga que ver contigo y se mofarán de cada una de tus palabras. de Debajo de la Lengua 102 . Por eso te digo. hijo mío no quieras regresar a Chile sobre todo por una última razón: Chile eres tú. es en vano. Los que eran tus más cercanos ayer han sido quienes más se ensañaron y vinieron a golpearme para que no dijera nada sobre ellos.No pienses en regresar. los vasos donde bebiste cerveza los han quebrado en nuestras ventanas y todo lo que rompiste me lo han venido a cobrar.

Mejor pongan atención a lo que les diré ahora: Primero. las horas en carreteras. Gracias a las montañas. Sexto. Nunca fui feliz. Mis libros deben estar al alcance de los muchachos que odian al mundo y aman el universo porque el universo los ama pero el mundo los odia. Tercero. los kilómetros en el mapa se los doy a los niños para que sueñen como pude soñar yo. Segundo. No me voy. Les pertenece. ya me fui tan lejos que nadie sabe dónde termina una noche y comienza la próxima. porque una no es ninguna. Guarden sus cámaras.Testamento Quizá esta sea la última vez que estemos juntos que nos miremos que podamos respirar el mismo aire que nos podamos decir adiós mirándonos a los ojos: Adiós. es en vano. Las estrellas son las flores de un cementerio llamado Parque General de los Sueños Rotos donde no hay mausoleos sino mediaguas celestes y muchas fotos de alguien que no halló mejor lugar para esconderse que detrás de un flash. Cuarto. Las millas de vuelo. La noche de los siglos allá arriba. Quinto. Todo lo que no me dieron y me correspondía dénselo a mi madre y a mi hermana. Viví la poesía chilena como si la poesía no estuviese agonizando ni Chile estuviese muerto. pues allí quiero descansar 103 Héctor Hernández Montecinos .

Las furibundas noches que convertimos en poemas.hasta que vuelvan a ser el fondo del océano. Sólo la última fiesta y algunos libros destinados a desaparecer. Las alegres horas. La sangre. La cerveza y el dolor. El llorar. Séptimo. El reír. 104 . A mis amigos y amigas les dejo mi vida anónima. Quizá esta sea la última vez que estemos juntos. Las peleas que terminaron en la cama. No hay más nada. Ustedes morirán y yo no.

Lejos el río.Libación Escenario: La montaña. Personas: Casandra: Las abejas Clitemnestra: Mamá Egisto: Los coyotes Atalaya: Los niños Coro: Los fenómenos celestes El universo es un panal Auroro No te olvides nunca de eso Todo es triple por doble a la vez Te contaremos un secreto mientras caminas estos tres días hacia aquella montaña Te contaremos un secreto que deberás recordar contigo por siempre Te contaremos un secreto que nadie más entiende en este mundo Serán largos los caminos y más largas las noches Tendrás frío y hambre Te aterrorizarás Pero debes avanzar Auroro No dejes de mirar esa cima La lluvia refrescará tu garganta y el rocío tus ojos Las constelaciones brillarán para ti porque aunque no lo sepas son tus hermanas Verás cosas que nadie ha visto Escucharás lo que nadie ha podido escuchar Tres días tardarás en llegar y nueve más en subir Iremos contigo Auroro Sabrás cosas que no deben saberse Pero el cosmos te ha elegido para que honres y seas honrado Lo que necesites lo encontrarás en el camino Pasarás por bosques donde comerás semillas y hongos Te acercarás a los ríos a refrescar tus brazos y tu cuello El sol te dará su calor y lo guardarás para la noche El viento te cantará al oído No debes temer Auroro Sigues un llamado que no puedes rehusar Las cuerpos celestes que están en tu piel desde que naciste son un destino Debajo de los árboles podrás dormir Las piedras te servirán para espantar a las bestias hambrientas Cuando pierdas el camino debes dar tres vueltas sobre ti mismo y donde abras tus ojos tus piernas avanzarán sin que lo pienses La montaña sabe tu nombre y te espera Cuando llegues a su ladera te daremos de nuestra miel Es sagrada y te hará pensar cosas extrañas Oirás voces y ojos te mirarán desde lejos Verás figuras y palabras que no entenderás pero sí las entenderás Cuando estés cansado podrás recostarte en la tierra para que te dé fuerzas Si tienes frío las hojas secas te abrigarán Es un 105 Héctor Hernández Montecinos .

como nocturno vate de esta mansión. Has soñado Auroro Tu rostro nos lo dice Has visto un túnel y en él lo que esconde el tiempo Has visto hacia atrás y hacia más atrás Te has visto a ti como eres y como no eres Guarda en ti tus sueños pues en ellos encontrarás lo que ahora no buscas Corre hasta donde el río se abre Pronto amanecerá Ve rápido para que la luz no te alcance en el camino Entonces Auroro llegó al lugar pero el río tenía trescientos brazos Y cada vez que lo volvía a mirar decenas más de riachuelos nacían de él ¿Qué harás Auroro? ¿Cómo sabrás cuáles son los dos brazos donde el río se abre? ¿Qué hado se ha puesto en contra tuya? Se acercó al río y observó como los peces carroñeros se devoraban ellos mismos Se fijó de donde venían los que estaban más saciados y hasta allá fue Estaba en lo cierto Los peces tenían los ojos desorbitados y la boca sin poder cerrar de tanto engullir Has acertado Auroro Aquí es donde el río se abre y el primer rayo de sol acaba de cruzar el cielo Comienza tu camino Emprende tu viaje Mueve tus 106 . Hondo se difundió por el recinto. en sueños se presenta respirando encono y lanza un grito a las más altas horas de la noche. Los que saben conocer los signos de los sueños dieron esta interpretación: Los dioses quieren que los muertos se quejen de la injusticia y se llenen de furia contra sus asesinos.largo viaje Auroro Irás solo pero encontrarás en tu camino Estaremos cerca de ti pero no nos podrás ver Volaremos más arriba de las nubes De noche brillaremos como luciérnagas Dirás que son estrellas fugaces pero somos nosotras Comprenderás cosas que nadie comprende Por eso debes tener tu corazón limpio No pienses en nadie Sólo no dejes de mirar esa montaña que te llama por tu nombre Serás otro Repetirás durante horas ciertas palabras que hallarás en tu camino Estarán esperando por ti No las ignores Abre tus ojos más allá de las líneas de tu mano Tierra es tu cuerpo Agua tu sangre Aire tu aliento Fuego tu espíritu Olvida todo lo que ha sucedido Hallarás consuelo y luz Duerme esta noche en casa y no digas nada Antes que veas el primer rayo de sol debes estar donde el río se abre en dos En ese lugar comenzará tu viaje No hables con nadie ni sueñes en voz alta Ahora descansa Auroro Esta noche será tu última noche Coro de los fenómenos celestes: El Pavor que los cabellos eriza.

107 Héctor Hernández Montecinos pies que pronto estás a recorrer lugares que nadie sabe que existen Donde todo es rumor y duda Auroro miró la dirección de ese primer rayo de sol y dio inicio a su peregrinar Sonríes y saltas sobre las piedras ¿Qué canción cantas Auroro? Tu mirada se abre y mueves la cabeza al ritmo de tus pasos No sabes los peligros que se esconden Ni los males que vienen por ti Nada podemos decirte por ahora Pobre Auroro Cuánta compasión te tenemos Eres tan puro que en tu cabeza no imaginas las nubes que se ciernen sobre ella La sangre de la sangre pide más sangre Pronto verás lo que nadie quiere ver Avanzas y nos reconoces los peligros Tus rodillas brincan como tórtolas Eres libre A lo lejos se ven unos árboles Tienen muchos frutos Se ven apetitosos Quieres tomar algunos Cuida lo que haces Auroro Estás solo en el mundo El mundo eres tú Ciertamente era una arboleda cargada de primicias Expelían un fascinante olor y la brisa fresca les hacía bambolearse como llamando a extender la mano y comer Se acercó a uno de ellos y las hormigas lo empujaron bruscamente Luego se fue a otro y pasó lo mismo Notó que millones de ellas subían y bajaban cuidando su precioso alimento Sin embargo unos pasos más allá había unos frutos igual de grandes y apetitosos que las hormigas no comían Fue hasta esos árboles y antes de agarrar uno cogió a una hormiga y la puso en el fruto Empezó a convulsionar y cayó al suelo convertida en una piedra Se sorprendió de lo que sus ojos veían Pero lo mismo hizo con otra y con otra hasta que juntó varias de ellas Apuntó hacia los árboles que estaban siendo devorados y las lanzó una a una con fuerza Las hormigas huyeron de espanto al ver las piedras y pudo comer de allí Guardó frutas en un bolsillo y piedras en el otro Emprendió su camino Cómo te ríes Auroro Inventas canciones y haces música con tus palmas Brincas como un conejo No será tan fácil todo lo que viene Eres afortunado pero la dicha es caprichosa No esperes mucho de ella No te confíes de tus astros que hay noches forradas por las tinieblas donde ni la luna quiere aparecerse Ves una vara de tu tamaño y te gusta La quieres como báculo Todo lo que guardes debe serte útil sino te será merma Debes tener cuidado Las cosas no son como se te aparecen Auroro cogió el madero e inmediatamente las nubes que estaban en el cielo comenzaron a bajar en manadas Eran tantas que no se podía ver alrededor Además pesaban y aplastaban su cuerpo enjuto Auroro no sabía qué estaba sucediendo y se arrojó al suelo Tuvo miedo Más y más nubes llegaban sin entender el porqué Soltó su vara para sostener las que hundían su cabeza contra el pasto y lentamente comenzó a disiparse Se dio cuenta que tenía en su poder el cayado .

de un rebaño misterioso Nuevamente volvió a reír Desabrochó uno de sus zapatos y ató el báculo con su cordón De este modo lo llevó consigo arrastrándolo y continuó su camino No cantes victoria Auroro Aun no llega la primera noche ni las que siguen Apura tu paso para que la oscuridad no te encuentre en un lugar donde no puedas guarecerte Pronto tendrás frío y sed Pronto verás cosas que nadie ha visto y ya no reirás Así fue Auroro encontró una caída de agua que nacía de una gran roca Transparente y fresca le pareció Corrió hasta allá y con su mano la llevó a su boca Dio un enorme grito y saltó de dolor arrancándose la ropa Las piedras que llevaba en su bolsillo al mojarse con el agua habían vuelto a ser hormigas Lo mordían y querían comérselo Las pisaba pero no morían Tuvo que tomar su ropa y huir de ahí Ya pasaba el mediodía y no en mucho la tarde vendría con la noche Comió las pocas frutas que le quedaron en el bolsillo y apuró su paso Llegó a una loma que terminaba en un puente Avanzó hasta allá y había la mitad vertical de una mujer intentaba ponerse de pie Apenas lo lograba terminaba cayendo hacia el lado opuesto por el peso de sus vísceras que no podía afirmar Auroro no sabía qué pensar Quiso hablar con ella pero muy poco era lo que se le entendía Además casi no lo tomó en cuenta por estar preocupada en recuperar el equilibrio. Inédito ...