Sexo oral, manual para darle la mejor chupada de su vida. 1/3 IMPERDIBLE.

Sexo Oral Hombre: Introducción cosas que se deben saber

Sin duda alguna las relaciones orales se han vuelto una práctica cotidiana en los encuentros de pareja sin embargo, es una lástima advertir que el 80% de los emprendimientos que se efectúan, sobre esta zona erógena, son fallidos. Son más las fantasías que los hombres hablan alrededor del tema que el disfrute que han vivido, en los dedos de la mano se cuentan los varones que logran alcanzar el clímax de un orgasmo a través del sexo oral. Lo primero que debe saber una mujer antes de tener sexo con su pareja es conocer la psicología sexual del hombre, y en particular la de su macho. El hombre por esencia es netamente un ser visual, le encanta ver, observar, mirar. Este comportamiento lo lleva a especular mentalmente cuando vive una experiencia sexual, se imagina mil situaciones, y más cuando le están flagelando su verga. El éxito de una buena mamada no está, per-se, en el mismo acto físico que se despliega sino mas bien en la aproximación que se tiene cuando se presenta la oportunidad. En este orden de ideas el primer paso que una mujer debe emprender, para hacer mejor su labor, es programar la mente de su macho, para que la psiquis de él quede a su merced, así la fémina puede manipular, controlar mejor la situación, tener el control cerebral del hombre, zona donde él verdaderamente vive la excitación. Quiero ser explícito, y claro, el hombre cuando llega a enfrentar una relación sexual ya se ha imaginado mil formas, mil situaciones, mil fantasías. Y él sólo espera que se cumpla una de sus tantas fantasías que ha cosechado en su mente, así es como se logra llegar más fácil al orgasmo del hombre. Dejémonos de estupideces, ningún hombre recuerda de sus experiencias sexuales el acto material en sí. El guarda en su memoria los gestos, los detalles, las situaciones de como se llegó al momento. En el sexo oral se cumple esta premisa con mayor fuerza, por esa misma posibilidad que tiene el macho, de ver cuando se le suministra placer. Son los ojos los que se están excitando, es la visión la que está enviando

mensajes al cerebro para que el hombre pueda lograr el orgasmo. Si la mujer no logra despertar, provocar a su varón la atención de su mirada, jamás podrá satisfacer plenamente a su macho, todos los intentos serán fallidos. Ahora bien, observe usted que en ningún momento, en este tercio, me he detenido en explicar cómo se debe hacer una buena mamada en el plano físico, es importante es cierto, pero el meollo del asunto está en las etapas preliminares de acercamiento al acto.

En otros apartes hemos hablado en detalle de lo que significa la majestad del verbo, es decir hablar. Como dice la Biblia, en su génesis: Del verbo se hizo todo, surgió la energía, la materia… se hizo la vida. En este contexto explicamos que la fuerza de la vida, del sexo, está es en la fuerza de la palabra, en la forma como se imprima. Si bien es una explicación teológica, en los planos de lo somero, no deja de ser ontológica en los planos de la razón de ser, en lo demostrativo. La mujer que logre hilvanar las mejores frases eróticas, morbosas, sin miedo a expresarlas ya tiene en su bolsa todos los créditos para hacer explotar a su macho, de eso no quepa la menor duda. Es la cuota inicial para hacer de la faena oral una vivencia especial para su macho. En cumplimiento de lo citado y haciendo concordancia con gestos, expresiones faciales, donde el hombre pueda observar el comportamiento morboso de su perra, el éxito está asegurado. Es hacer un equilibrio entre la palabra y los gestos, ir hablando expresando miradas eróticas. La mujer debe jugar con su propia boca, mover sus labios, transmitir con su mirada deseo, sentimientos de placer, dejar ver los rasgos de expresión de sus cejas, levantarlas, ceñir el entrecejo. Observe usted, que hasta este momento nunca su boca a tocado la verga de su macho, es el énfasis en lo preliminar donde está el éxito. Sin duda, emprender esta labor de manera eficiente no es cuestión de hacerlo una vez y listo, es algo que se va aprendiendo, en destreza, con el tiempo. A manera de recomendación se aconseja que, antes emprender la faena oral, la mujer debe preparar mentalmente su guión sexual, el roll que ella quiere expresar a su macho. Si ella quiere mostrarse como mujer fatal, todas sus expresiones verbales y de gestos deben ir en esta dirección. No se puede ser una hembra depravada, con los gestos y miradas, y lanzar frases dulces y tiernas a su macho. Esa disonancia, confunde la psiquis del hombre, se debe ser certero no ambiguo.

Uno de los grandes errores que se comete, y es el más común, es cuando la mujer logra despertar la atención de su hombre, pero por falta de creatividad, falta de recursos verbales, monotonía en los gestos, hace que el éxtasis que vive el hombre se venga a tierra de un momento a otro. Cuando esto ocurra, por favor suspenda de inmediato su emprendimiento, no insista, mejor cambie de inmediato y pase a otra zona erógena. Muchas féminas emprenden de manera frenética, recuperar la atención a como dé lugar de cualquier manera, suministrado sexo oral con mayor fuerza, más velocidad, total error. Todo ese desespero que usted deja ver, el hombre lo registra de manera inmediata, de cierta manera él se siente culpable al verla a usted entregada en su faena y él no poder responderle. Lo mismo, usted se siente más culpable al no ser capaz de lograr su propósito. En resumen, el momento se está volviendo un fracaso. Lo mejor es disimuladamente cambiar, logrando crear otra situación sexual, trasladándose a otra región del cuerpo. El sexo es cuestión de magia, de creatividad, no se necesita ser un dramaturgo en expresiones verbales y gestos faciales, la sutileza cabe, las frases puntuales concordantes con los gestos son una bomba para la mente imaginativa del macho. Esto quiere decir que, el éxito del sexo oral – y en general en las relaciones íntimas – no está cifrado en la mayor o menor frases o gestos que se expresen, sino en la forma ocurrente como se presenta la situación, lo menos fingido, lo más natural.

Preparativos para brindar una buena mamada

El título de esta reseña hace alusión a preparar, esto no significa en ninguna medida actuar de manera premeditada, el sexo es de ocurrencias, de aprovechar oportunidades inesperadas, los encuentros de pareja nunca se deben llevar a cabo como preparando un viaje, cuando se hace así nunca salen como se tenía pensado. Las mejores vivencias en pareja se viven cuando menos se tenía pensado, ahí se marcan los mejores recuerdos. Este preámbulo que hacemos es con el fin de motivarla a que siempre asuma una posición relajada cuando va a suministrar sexo oral a su hombre. Muchas mujeres, de manera estúpida, se muestran renuentes a enfrentar las mieles de la pasión a través de la boca. Estas hembras deben de saber que a todos los seres humanos nos fascina chupar, mamar, en los albores de la infancia fue lo primero que aprendimos, fue nuestro primer disfrute sexual inconsciente con nuestra propia madre. Así entonces, toda hembra que se muestre reticente está dejando ver su ineptitud en enfrentar el tema, en otros casos el rechazo se presenta por comportamientos culturales ancestrales, no es costumbre en su región asumir el sexo de esta manera. Sin embargo, debemos decir que este comportamiento es cada vez más desueto en los tiempos presentes. Día a día es una práctica más cotidiana y normal en las relaciones de pareja. En épocas pretéritas las religiones intentaron colocar cortapisas en la forma y manera de enfrentar los encuentros sexuales en pareja. Muchos de estos preceptos crearon múltiples frustraciones de culpabilidad en la actitud de la pareja en su parte íntima. Los tiempos han cambiado, ya las religiones dejaron de ser las manipuladoras en los planos de lo social, político y militar (edad media), etc.

El sexo lo debemos de vivir a plenitud, despojado de todo etiquetamiento mental, sin miedos. El sexo es una aventura donde convergen dos voluntades, dos propósitos. El sexo no es de imponer, sino más bien de dejar pasar, hacer cosas que sintamos. El sexo no es de reglas, mucho menos de manuales. Vivir relaciones sexuales placenteras es brindarnos la posibilidad de ser más estables por ende más felices en nuestro entorno de vida. Así entonces, no sintamos miedo en expresar con libertad los estadios morbosos que todos llevamos por dentro, hagámoslo de manera transparente, sintiendo total libertad. No sienta pena dejar ver lo puta que puede ser cuando mama la verga de su macho, devórese con pasión ese falo. Recuerde, para que esta faena sea más fascinante e inolvidable, deje ver como es usted en sus fantasías mentales, en sus sueños eróticos, no los limite. Para una buena vivencia oral se requiere más de ACTITUD que de APTITUD, no se necesita ser una experta en saber mamar o chupar la verga de un macho. Es cuestión más de dejar salir, liberar esa energía sexual que todos llevamos por dentro. Muchas mujeres se muestran cautas por miedo al qué dirán, por temor a que puede pensar su pareja de ella. Mujeres dejen de ser ilusas, a los hombres les fascina ver a su mujer bien puta, bien depravada. El hombre que muestre un rechazo a este comportamiento es un ignorante, pobre inseguro. El recato de una mujer se lleva es en sus actos cotidianos, en la manera de enfrentar la vida, en sus comportamientos: En su hogar, en el trabajo, etc. En la cama la mujer debe ser vagabunda, rastrera, ansiosa de sexo, ser ella misma mostrando sus bajas pasiones libidinosas. Los hombres detestan las mujeres pasivas, sin iniciativa; Los hombres aman más a las mujeres proactivas, dispuesta en asumir riesgos en el sexo. Si usted no es una mujer experta en las lides de mamar, muéstrese segura aunque no sepa mucho, si usted no le imprime seguridad a sus actos y confianza en sí misma, créalo todo termina mal. Como se puede notar, los verdaderos preparativos comienzan con usted misma, en su actitud, en el roll que desea asumir. No es cuestión de sentarse a pensar en cómo va actuar, en diferentes circunstancias que se le vayan presentando, es sólo dejar salir sus instintos. Cierre por un momento su razón, deje que sus pasiones se liberen sin ataduras. Uno de los grandes errores que cometen las mujeres es: Siempre esperan que sea el hombre quien tome la iniciativa para que se le suministre sexo oral, casi nunca son ellas las que toman la iniciativa. Cuando el hombre le pide a su pareja que le chupen su verga, ya él en su inconsciente ha comenzado fraguar mil imágenes imaginarias de lo que es la pasión oral. Cuando la mujer comienza a emprender su labor de mamarle la vela a su macho, ya él va mucho más adelante que ella en su mente y sus actos. La psiquis del hombre ya está premeditada y configurada en su vivencia propia, de cómo le gustaría que se lo mamaran. Nunca ella lo va a descifrar, es un acto mental silencioso de él.

Con base en lo anterior, es por eso que casi nunca los hombres tienen orgasmos cuando le maman la verga, simple y llanamente porque los dos están actuando en sentidos diferentes. Por eso invito a todas las mujeres a que sean proactivas, que sean ustedes la que tomen las riendas desde un comienzo en las relaciones orales de pareja. El primer golpe de mano que se debe infringir para ser exitosa es: Manipular la psicología del macho, atrapando su atención antes que sea él, no permitiendo que sea quien tome la iniciativa en su mente. Esa sorpresa, no sólo lo deja sin palabras, sino que le fascina, que sea su pareja quien tome las riendas del asunto. En otros apartes de esta sección advertíamos que el sexo se da más en los planos mentales, en el cerebro mismo, que en la actividad propia del sexo en sí, me refiero al contacto físico. Por eso es de vital importancia saber actuar desde el mismo comienzo de los preámbulos. Esta labor se emprende con detalles minúsculos, mucho antes de estar desnudos. Una buena forma de proyectar una excelente mamada es propiciando diálogos eróticos, frases insinuantes, provocadoras, antes de…. Igual que tocar a su macho con sutileza en diferentes partes de la zona erógena que comprende su verga, abarcando sus alrededores. Estos gestos de provocación, lo retan a él para desplegar mejor sus bondades, sus instintos de macho, fuera de excitarlo su estima de hombre se incrementa, se siente deseado. Créalo, sin usted haber comenzado a mamar el falo de su pareja, ya el éxito está asegurado, independientemente si él derrama o no sus jugos. Ya usted ha dejado una huella, un recuerdo impregnado con su personalidad. Si en la primera no fue la vencida, no se preocupe ya sembró la semilla para hacer de sus relaciones orales mucho mejor, de ahora en adelante. Todo es cuestión de paciencia y de aprendizaje. Muchas mujeres ven frustradas sus intenciones al no ver el resultado de su labor emprendida, ellas mismas se desmotivan al no observar una respuesta clara de resultado. Ahí cometen un error, mejor concentre sus intenciones en vivir y disfrutar lo que está haciendo, no se adelante ni piense en que lo quiere ver como se chorrea la leche de su varón. En este contexto, es sano decir que, la relación sexual se debe medir en un todo integral, inclusive no se debe evaluar tomando como base una o varias relaciones sexuales sostenidas. Los lapsos de tiempo deben ser más largos para su evaluación. No espere usted que, siempre que vaya a mamar la verga de su macho este se deba venir, esta actitud de resultado no siempre es un indicativo para manifestar que hubo placer de parte del hombre. Obvio que si logra desarrollarse viendo explotar su semen, es un indicativo inequívoco del placer. Pero, si el resultado no se da, él pudo haber disfrutado momentos de placer intensos, que sin duda se verán reflejados en otros planos de la relación sexual. Por eso es bueno que las mujeres sepan en qué momento deben de cambiar, y no empecinarse con denuedo en mamar eternamente la verga, luchando como sea para hacerlo venir. Nunca chupe la verga más de un

minuto, de la misma forma, cambie de estrategias y formas de acariciar. Use las manos, recurra a sus dientes, su lengua puede ser una buena cómplice. Lo que le quiero decir es que no sea evidente, muestre sorpresas, sea imaginativa. Todos estos tips, trucos que les doy es con el fin que los hagan suyos, si es del caso lea varias veces este ensayo para que vaya usted misma evaluándose, y saber si de verdad está haciendo las cosas bien o no. Recuerde, esto no es una receta de cocina, que se copia y listo. Es más bien de ir descubriendo sensaciones mutuas dentro del entorno de la pareja. Sea perceptiva en el momento de estar dando sexo oral, sepa escuchar los requerimientos que le hace su hombre, por lo general ellos hablan reafirmando sus momentos de placer. Si su hombre le da instrucciones, no dude en explorarlas para descubrir su punto, pregúntele si le gusta, no le dé pena interrogarlo. No olvide el sexo es entre dos personas, entre mas comunicación exista mucho mejor. Esté atenta a sus reacciones, resultado de sus estímulos, hay detalles minúsculos, insignificantes que usted nunca se imaginaría, los que lo llevan al clímax. Voy hacer más claro, el 80% de la mamada no sirve sino para la estimulación visual del hombre, para conectarlo y predisponerlo. Lo que lo hace venir es cuando su hembra le descubre el punto más sensitivo, que puede ser uno o varios, no más de tres. La mujer debe saber que, si bien la verga es la zona por excelencia más erógena del hombre, no toda se comporta igual en la extensión misma de ella. Esto quiere decir que hay zonas en la vela, más sensibles que otras. Es más, en la misma área del falo, hay micro regiones que producen rechazo al estímulo. Por eso es indispensable que la mujer sea toda una exploradora, para saber donde se detiene para jugar mejor con su juguete. Para tener una buena relación sexual es imperdonable hablar en el acto mismo del encuentro. Entre más diálogo exista más confianza se da, mejor relaciones sexuales se darán. Espero que todos estos consejos sean útiles en sus nuevas experiencias con su pareja. Y no olviden, los hombres están ávidos de buenas mamadas, verlas bien depravadas mamando, adictas a esa verga.

Sexo oral, manual para darle la mejor chupada de su vida. 2/3 IMPERDIBLE. #sexo

Como chupar una verga bien rico Sería bueno que usted antes de entrar a leer este ensayo, haya leído antes otros apartes de esta sección, con el fin que tenga una mejor percepción de lo que aquí se cita. Con esto no quiero decir que no lo pueda hacer, es sólo una recomendación del autor para efectos de hacer más palpable los presupuestos que se enuncian. Ahora bien, ya inmersos en el tema concretos de como se debe efectuar una buena mamada todo depende no solamente del acto en sí, sino de cómo hemos logrado llegar a una aproximación, es decir el preámbulo que hayamos tenido en lo atiente a los preparativos, esto es, como he ambientado la llegada del momento. No olvidemos que el sexo oral tiene un alto contenido visual en materia de disfrute, es una tarea más de especulación, de creatividad, de poner a volar la imaginación. Digámoslo de otra manera bien clara, hay que orear el momento con expectativas, sembrar la intriga, despertar la curiosidad del otro, despertarle su morbo. Definitivamente esto no se hace con oraciones religiosas, se hace es con frases de morbo puro, con picardía en los gestos, etc. Juegue con sus dedos en la boca, muéstrele a su macho como le chuparía su vela hermosa, hágalo coquetamente, introduzca uno a uno sus dedos, deje ver gestos eróticos con sus labios, muestre énfasis con sus dientes para reforzar sus firmes intenciones de querer mamar bien rico. Note usted que con sólo ya hacer esto, su hombre se pone en guardia, su verga se iza al cielo con prontitud, no le quepa la menor duda, compruébelo usted misma llevando su mano a su cacho. Además de lo citado, esto le sirve para saber en qué momento usted debe entrar a actuar en la materia para comenzar a dar su estocada final.

Aproveche toda oportunidad que tenga, sea coqueta, mírelo fijamente a los ojos por un instante, dígale al oído lo que quiere sentir, cual es su propósito, sus intenciones. Si puede caminar, no dude en dejarse ver muy caliente, siendo sutil en la forma de pavonearse. Si está en un sitio público, con mucha gente alrededor, busque como sea la forma de tocarle la espada. Es de vital importancia que usted sea proactiva, que tome la iniciativa, esta sorpresa es de las cosas que más les gusta a los hombres, lástima que sean pocas mujeres las que saben asumir esta clase de actitud. Muchas féminas no lo hacen, por físico miedo al qué dirán, y otras porque creen que es el hombre quien debe tomar la iniciativa en el sexo, error del cual después con los años se lamentan por haber sido tan ilusas. Mujeres no pierdan la oportunidad de sacar todas sus armas al frente de batalla que la guerra está muy dura. Lograr cautivar un hombre en este presente no es tarea fácil, mire la competencia que viene detrás suyo,

muchas mujeres ávidas de tener un hombre están a la espera del suyo, no lo pierda por sus inseguridades. Llegó la hora de mostrarse usted misma que es la mejor, la más intrépida y audaz. No le de vergüenza de entrar al club de las mejores mamadoras, de 100 mujeres que aparentan saber chupar una verga sólo una sabe hacerlo bien, las demás son una ingenuas aprendices. La más experta para mamar, una verga, no es la que mas chupe, la que más lo tenga adentro de la boca. Para nada, es la que mejor lo sepa hacer con creatividad, inventándose situaciones, diferentes formas de acariciar. Muchas mujeres creen que con tal de meterse el falo a la boca, ya cumplieron la labor, y sólo se limitan a mamar como una máquina con varias velocidades. Resultado, terminan es mamadas del cansancio ellas mismas.

Con base en esto es que muchas mujeres de plano dicen que no les gusta hacer sexo oral a su hombre, es sólo para esconder una de sus tantas falencias en los planos sexuales. Otras mujeres evitan este roll sexual por el sólo hecho que les fastidia entrar en contacto por el sabor cobrizo que produce la orina, algo que es normal, pero que igual se puede evitar. Esta clase de mujeres deben de saber que igual ocurre en ellas en su parte vaginal, inclusive con mayor fuerza puede ser el olor que produce su flujo, independiente al pulcro aseo que ellas tienen en sus cuidados, por fortuna los hombres son más tolerantes en estos aspectos, y disfrutan mas de sus experiencias vaginales sin ser tan meticulosos en los campos de los olores, por el contrario lo disfrutan y hacen alarde de lo excitante que es el flujo de su hembra. Es de sano procedimiento, por lo general los hombres lo hacen, lavar su miembro antes de ser sometido a esta clase de estimulación oral. Sin embargo, es de muy buen recibo cuando la mujer, por su propia iniciativa, demostrando total dulzura y entrega, asume con cariño la labor de lavar el falo de su macho, esto se llama sentir confianza total en su hombre, en que son un solo cuerpo. Aunque este acto parezca insignificante, debo decirles a las mujeres que es de una gran trascendencia en los hombres. Ellos sienten tener más seguridad sobre su hembra, mostrando mejor disponibilidad a la hora de tener sexo con su pareja. A continuación diremos unos tips de cómo llevar a cabo una buena faena de sexo oral a su hombre. Aunque no existe un manual de gestión de como emprender la labor, y mucho menos unos formalismos de procedimiento, lo más aconsejable es comenzar de menos a más. En este orden de ideas se debe comenzar con acaricias muy sutiles, pueden ser en un comienzo con las manos, usando mas los dedos. Regla sagrada, que pocas veces se cumple, mantener los dedos húmedos, no escatime un segundo en mantener los dedos mojados. Entre más humedad exista mas se despiertan las

sensaciones para explorar mejor a su macho. Jamás se le ocurra tocar el glande con los dedos secos, es una sensación muy incómoda por ser esta zona muy sensible, sobre todo en los hombres que no son circuncidados. Cuando vaya a estimular la verga con su boca, esto no quiere decir que todo el tiempo esté entregada a las artes mamatorias. Usted perfectamente puede alternar su labor, con besos, dejar que sus labios exploren diferentes regiones de esta zona erógena, puede infringir mordiscos leves, batir la lengua en la punta, etc. Cualquiera sea la clase de estímulo que esté ofreciendo, nunca se extienda más de un minuto, se vuelve rutinario y monótono. Lo mejor que puede hacer para evitar incurrir en estos estadios es alternar, en ser muy creativa.

No olvide esto, regla sagrada: Siempre que esté ofreciendo sexo oral, usted debe estar alerta a las diferentes reacciones de su macho, no pierda la oportunidad de hacer énfasis en esos instantes que su hombre muestra mayores índices de placer, deténgase por un instante sin excederse. Más bien, vaya y explore otras micro regiones de su falo, abandone ese descubrimiento que hizo y más bien regresa al minuto siguiente. La idea con esta estrategia es ir provocándolo, eso es lo que más le encanta a los hombres. Mejor preocúpese en descubrir otra zona donde él sienta instantes de excitación altos. Entre más puntos tenga detectados su labor es más exitosa y placentera para su macho. Para esta labor que estamos describiendo, no necesariamente el hombre debe hablar para hacérselo saber, con simples movimientos que el muestre usted podrá observar si su labor exploradora es exitosa. No tenga afán, más bien dedíquese a mostrarle sus gestos de pasión, mírelo por un instante a sus ojos fijamente, muéstrese muy caliente. Mezcle su estrategia pronunciando un par de frases vulgares, morbosas, al hacerlo hágalo con seguridad, con vos de puta, de loba. Comprenda que, cuando esta está mamando no está entregando amor, está es entregando pasión dejando ver su más bajos instintos.

En el sexo oral cabe también la posibilidad de entrar a masturbarlo, lo puede hacer usted misma, es más, si él lo quiere hacer, obsérvelo bien como se masturba, y mire bien en qué lugar de su verga coloca la mano, y de qué forma. Esa es una valiosa información que usted debe recoger para continuar su labor de puta sedienta de la leche de su macho. Antes de continuar en seguir describiendo el tema que nos une, es importante resaltar lo siguiente: No sienta rechazo cuando el hombre quiere reforzar el sexo oral que usted le está dando, masturbándose el mismo. Actué con sabiduría, de traslado de sus intenciones en acariciarlo por los huevos, pellízquelo, chupe las pelotas, muéstrese como una loba, con miradas de perra, de loba hambrienta. El hombre es muy visual, cualquier gesto erótico lo puede hacer venir, mientras se está masturbando. Si el resultado final se da en este tercio de la faena, mientras él se masturba, no sienta que su emprendimiento fue nefasto. Si él se viene, se chorrea a los 10 segundos, su labor fue bien exitosa, su macho sólo se dedicó a dar la estocada final. Felicitaciones mujer, usted van en camino en ser mejor puta del mundo en el sexo oral. Retomando el cause que traíamos, cuando el sexo oral es intercalado con masturbación por parte de su macho, intente después de 50 segundos retomar usted el mando en sus artes amatorias, busque de nuevo la verga con su boca, y continúe su búsqueda exploratoria, siempre manteniendo en firme su intención de hacerlo chorrear, nunca pierda su foco, su centro. Ofrecer sexo oral sin motivación, sin ganas se nota inmediatamente. Nunca intente fingir esta clase de situaciones, puede terminar mal la relación, llena de silencios eternos entre los dos. Sin duda usted se sentirá culpable y su hombre, muy aburrido, aunque no se lo haga saber. Errores que no se deben cometer En esta oportunidad ofrecemos a usted una serie de detalles que de una u otra forma son relevantes a la hora de llevar a cabo una relación sexual a través de una estimulación oral. En razón a la importancia del tema, en ocasiones, el autor emprende explicaciones académicas entorno al comportamiento del ser humano en los planos del comportamiento a nivel cerebral. Sin más preámbulos en la materia, el sexo oral se practica con el bastón de mando en posición erguida, ojala erecto en su totalidad, sin duda esto facilita la labor que se desea emprender, la satisfacción sensitiva que se aplicará, es mucho mejor. Es de vital importancia saber tener un acercamiento en estas instancias preliminares, cuando el miembro se encuentra en estado flácido, es aquí cuando la pareja se debe volver cómplice. Por lo general la mujer comete el error en dejar solo al hombre, asumiendo un roll PASIVO en esperar que él se encargue de poner su verga lo más dura posible, para luego ella emprender su faena erótica sexual.

Con base en esto, también debemos decir que, la mayoría de los hombres asumen comportamientos primarios, se preocupan más en el resultado de una eyaculación que en el disfrute mismo de lo que implica los juegos eróticos. No se toman el tiempo necesario para el disfrute. Es por eso que invito a todas las mujeres para que desde un comienzo jueguen un papel protagónico en ser ACTIVAS desde el mismo inicio cuando se platea la posibilidad del encuentro íntimo sexual, y no sólo en el acto real del contacto oral. Cuando ya más del 70 % del éxito o fracaso del encuentro se ha jugado, sin aún haber comenzado el contacto físico sexual, vía oral. Lo anterior se sustenta en lo siguiente, ponga mucha atención en esto: Cuando el hombre se masturba su verga, en ponerla dura, para luego ofrecerla en la boca de su mujer comete un craso error, observemos cual es: El solo contacto con la mano en actitud de masturbación está enviando ya mensajes al cerebro (previamente identificados y codificados en el sistema central nervioso) de como es la sensación que va a recibir de ahora en adelante el falo. Ahora bien, al entrar en contacto la boca, la sensación que se recibe es muy diferente, ese estímulo nuevo no fue el causante de la erección en un principio. Por eso se entiende que, en más de una ocasión, al realizar estimulaciones vía oral el pájaro no responde, manteniéndose erecto por inercia más que por la estimulación a la que se somete en ese momento. Esto ocurre con mucha frecuencia, es por eso que los hombres de manera inmediata recurren, como estrategia, a películas eróticas mentales imaginándose ellos con otras mujeres, esto lo hacen para efectos de recuperar los niveles de excitación, y así no pasar ni dejar huella de ser un mal amante ante su hembra, o en otro contexto para no hacerlas sentir incómodas. Quiero ser muy claro para evitar falsas interpretaciones, y más en las mujeres que son tan especulativas: Esto no quiere decir que su macho no la desee, es sólo una estrategia de emergencia para evitar lastimar a su fémina en hacerla sentir mal, que no sabe excitarlo como debe ser. Es por eso que, muchas veces, cuando la mujer emprende su labor de estimular con su boca la verga de su macho, esta no responde como debe ser, y esto es obvio, el cerebro está recibiendo una información de estimulación muy diferente a la que en un principio le enviaron al cerebro (estímulo con la mano). Hay estímulos que el cerebro ya tiene plenamente identificados, hacen parte de su esencia, teniendo ya configuradas reacciones inmediatas, donde el ya sabe cómo responder.

Voy a ofrecerles un ejemplo para efectos didácticos donde usted pueda comprender mejor el sentido de lo que se dice, miremos: Usted está acostumbrado a bañarse con agua caliente, antes de usted entrar a recibir el agua sobre su cuerpo, de manera inconsciente ya su cerebro ha recibido previamente la orden de respuesta que debe tener al momento del agua tocar su cuerpo. Este ejercicio de bañarse con agua caliente ya está codificado en el software de su cerebro. Lo mismo hace el hombre, él ya sabe de antemano cuales son las sensaciones, físicas y mentales, que necesita para él incrementar su libido sexual, él conoce bien que circunstancias lo llevan a una erección total de su verga. En este caso en concreto que estamos analizando, la causa de la erección fue una manipulación manual, que el hombre bien sabe hacer, es un método que ya él tiene bien decantado, es casi que una receta de cocina que el saca y aplica para buscar la erección rápida de su verga. Esta actitud, en materia de comportamiento, es una conducta errónea, sin darse cuenta está rotulando (condicionando), etiquetando su erección a una estimulación con la mano. El hombre está asumiendo aquí, el sexo como si fuera una carrera de relevos, donde uno de los compañeros recibe el bastón – testimonio para continuar la competencia atlética. Igual lo está haciendo con su hembra: Déjame yo me pongo la verga bien dura para que tu comiences a mamármela bien rico. Resultado, la verga se viene abajo, o entrar a sacar las herramientas de emergencia (películas eróticas con otras nenas) para no hacer del encuentro el caos. No se puede ocultar que el solo fetiche que produce el sexo oral, es un elemento motivador para la excitación del macho, al hombre le encanta ver, mirar observar. Sin embargo, esto no significa que es el todo para hacer exitosa las relaciones sexuales orales, se requiere de otros elementos concurrentes, en un mismo espacio de tiempo, para efectos de llevarlas a un buen término de placer.

Bien lo hemos manifestado en pluralidad de oportunidades, el ser humano acumula un sinnúmero de circunstancias posibles que lo suben a los estadios de excitación, todas ellas regidas bajo el impero del cerebro. En resumen todo es mental. Es en estos planos donde se deben motivar las relaciones sexuales, todo lo demás son herramientas complementarias que ayudan a la mente a comportarse mejor para subir a los grados de excitación. Las relaciones sexuales comienzan en la mente, todo lo demás que se genere son relaciones de medio, nunca de fin. Desde la óptica de la antropología, el poder del macho está cifrado en el falo, es por esto que se vuelve el rey de la manada, soporte en la conservación de la especie. Con base en lo anterior se entiende el grado de

ansiedad y frustración que puede generar en un hombre cuando su verga no responde satisfactoriamente a los estímulos de su hembra, el siente que su función primigenia – macho – se está viendo menguada. Con base en la premisa citada, en el anterior párrafo, y aunque usted no lo crea, más del 50% de los hombres, cuando sostienen relaciones sexuales, y en un momento determinado siente que su verga puede comenzar un proceso de flacidez, por acto reflejo su mente comienza a emitir películas eróticas con otras mujeres, imaginativas, con el fin que lo exciten de nuevo a recuperar la erección plena de su miembro. Este proceso que el hombre hace es silencioso e inconfesable a su pareja con el propósito de no desilusionarla. Lo acotado en este precedente no quiere decir que el hombre no desee a su mujer, o no la quiera, etc. Todo se debe a comportamientos del sistema central nervioso, el encargado de manejar y coordinar lo referente a los diferentes grados de estimulación. Toda esta exposición académica, es con la única intención de hacerles saber tanto a hombres como a mujeres, que las relaciones sexuales, de cualquier índole, deben estar rodeadas de muchas caricias previas, de muchos juegos previos. Todo esto se debe hacer para que el cuerpo en sus diferentes zonas erógenas se acople a esas nuevas sensaciones de estimulación que se le brinda. Debemos advertir que no es cuestión de un día, hay que tener paciencia y perseverancia. No olvidar que debe mediar mucho diálogo entre la pareja, manifestando con claridad meridiana los avances que se tengan en la estimulación. Todo esto se debe volver una aventura exploratoria, sin egoísmos ni temores. La confianza en los dos es vital, son universos diferentes que se están conociendo. El sexo oral se disfruta más cuando la mujer toma las riendas desde un comienzo, con caricias sutiles, con gestos que provoquen la mente morbosa de su macho, poniéndolo a volar, frases que borren los paradigmas de mujer buena, y su macho ahora la vea como una perra sedienta de sexo, como esas bandidas que van por la calle que al él tanto le fascina ver. Pues bien llegó la hora de usted ser una de ellas, la más loba de todas. Todo esto que describo de manera sucinta es con el fin de ir condicionando la mente de su macho a sus intereses, de atraparlo, de tenerlo en sus redes. Esta labor debe comenzar mucho antes del contacto físico sexual. Esto con el firme propósito de tener la mente de su hombre predispuesta toda para usted, para que usted sea el centro de atención sexual.

Esta estrategia evita a todas luces que su macho se imagine otras mujeres cuando está haciendo el amor con usted. No pierda la oportunidad de mostrarse muy sexy y pasional en todo momento. Un tips, la mente del hombre es muy volátil, es muy frágil. No se confié en excitarlo y dejarlo después a la deriva solo, es su responsabilidad mantenerlo atento arriba en los grados de excitación. Si usted lo deja bajar, recuperarlo es más complejo, ya su mente, su atención está en otro lado. Cuando vaya a comenzar la faena oral, sea delicada, comience de menos a más. No sea evidente, no ataque de manera frontal la verga, explore primero otras zonas erógenas de su hombre: Mordiscos de diferente intensidad en el cuello, muerda sus tetillas, rasgue su espalda con sus uñas utilizando su pasión mas no la fuerza. Antes de introducirse la verga en su boca, chúpele primero los dedos de sus manos, permita que él la mire, para así excitarlo más. No sienta asco, sorpréndalo mamándole sus dedos de los pies, le juro que eso lo va a sorprender a él, nunca lo va a olvidar jamás. Luego puede ir subiendo lentamente por sus muslos, mordiendo y besando, procure mantener la lengua húmeda en todo momento para despertar mejores sensaciones de parte de él. Ya para terminar le voy a dar un truco que nunca lo vaya a olvidar: Por lo general las relaciones orales en pareja se dan estando el hombre acostado. Esto hace que esté predispuesto a entrar en un estado de relajación, comprendiendo que en el sexo oral siempre hay una parte pasiva, en este caso el hombre, y una parte activa que es la mujer. Por eso es mejor que usted de manera sutil, cuando vaya a brindarle sexo oral a su macho, procure que esté parado. Estoy seguro que si usted lo hace, las posibilidades de éxito, en el disfrute, se incrementan en un alto porcentaje. No olvide amiga que, en más de una ocasión muchos hombres se han dormido cuando su mujer le ofrece sexo oral. Si no lo sabía, ya se lo advertí. De otro lado es mejor que esté parado, por lo siguiente: La labor suya se hace más cómoda, se puede mostrar más erótica y provocadora, puede jugar usted por detrás de su macho, hablarle vulgaridades sí que la vea, acto seguido va acariciando su verga, cogiéndole sus pelotas, no le de miedo en pellizcárselas, eso no le duele, por el contrario le encanta. Si el hombre está parado, usted puede arrodillarse y chuparle los huevos, introduciendo suavemente una a una en su boca. Puede besar la base de la polla de su macho más cómoda. Su lengua puede hacer mejores movimientos de arriba abajo, de una manera más suelta, sin usted entrar a cansarse más fácilmente. Muchas mujeres se desconcentran en su labor exploratoria por culpa de la posición en que se encuentra cuando su macho esta acostado. Sin duda no deja de ser una posición incómoda, muchas de ustedes terminan con dolores en las cervicales. Cuando esté suministrado sexo oral, actúe como los gallos de pelea, que pica y vuela. No cometa el error de mamar todo el tiempo la verga, como una máquina. Rote y vaya inventándose diferentes formas de acariciar la polla de su macho. Tampoco se le vaya ocurrir estar todo el tiempo callada, si usted lo hace ya sabe que él se pone a pensar en otras cosas, a lo mejor pensando en otras vivencias eróticas para mantener la verga erguida. Me encantaría conocer el hombre que sea capaz de negar esta afirmación. Obvio que si usted se lo pregunta a su macho él lo va a negar de tajo, por eso no juegue a ser boba estúpida. Si usted desea hacer suya esta lección, léalo varias veces. Puede avaluarse por sí misma su crecimiento sexual con su pareja. Éxitos y mucha suerte querida lectora. Espero que los Gay no me lean mucho, a lo mejor soy tan de malas que se vuelvan adictos a mis escritos, no sería más el infortunio mío.

Sexo oral, manual para darle la mejor chupada de su vida. 3/3 IMPERDIBLE. #sexo

Trucos y Tips para una buena mamada Si usted quiere de verdad dejar una huella imborrable en su pareja, es esta la mejor oportunidad en hacerlo. Recordemos que, quien ofrece el sexo oral asume una conducta ACTIVA y quien lo recibe, en este caso el hombre se comporta como la parte PASIVA, esto no quiere decir que él no pueda involucrase con ayudas propias para hacer mejor la experiencia erótica. En escritos anteriores lo decíamos, que más del 70% de las experiencias orales no han sido lo mejor. Todo esto se sustenta en la falta de creatividad por parte de la mujer. Por lo general cuando ella aborda el falo se su hombre lo hace con actitud de inseguridad, otras lo hacen con ínfulas de sapiencia ejerciendo simplemente una aptitud mecánica, con resultados no muy satisfactorios. Ya lo hemos dicho en pluralidad de oportunidades, el éxito de una buena relación sexual está es en el cerebro, es la mente la que origina los diferentes estadios de excitación, más que el contacto físico entre las parejas. El roce de los cuerpos es simplemente un elemento facilitador, un medio conductor, no es el fin del meollo. En este orden de ideas cabe afirmar entonces que, es de máxima relevancia asumir conductas proactivas que inviten a la provocación de la mente del hombre. Se hace énfasis en esta connotación ya que muchas mujeres se preocupan más en saber como de verdad es que se debe efectuar la manipulación del miembro varonil, cuando el interés debe estar focalizado en otros asuntos de mayor importancia. Esa preocupación inherente al acto en sí, cuando se ofrece la estimulación vía oral hace que la mujer se muestre fingida en su comportamiento en muchas ocasiones. Toda esta actitud se transmite de manera inconsciente a la pareja. No podemos olvidar que, la mujer en múltiples ocasiones, por diversas circunstancias, ha aprendido a simular orgasmos inexistentes. En el sexo oral esta labor se vuelve más compleja para sus propósitos de

ocultamiento. Me refiero, cuando ellas intentan mostrarse que lo están disfrutando, cuando la verdad es que el hombre está sintiendo totalmente lo contrario, eso se nota a leguas. El placer en el sexo oral está cifrado más en la actitud creativa de la mujer que en estar mamando como un ternero, mecánicamente, ahí no hay nada, esa plática se perdió, esos reales se fueron al hueco. La muestra más fehaciente está en el resultado, nunca podrá ver el orgasmo de su macho con esa actitud que asume. Si de verdad una mujer quiere tener una buena experiencia con el sexo oral, esta debe hacer lo siguiente: - Antes de emprender su labor erótica ella debe de saber qué imagen de mujer quiere transmitir, que roll desea mostrar: Mujer pasional, sexy, fatal, tierna, sexo oral con disciplina (actitud fuerte), etc.

Cuando un hombre desea que le chupen su verga, él quiere ver es a una perra, loba en acción, en ese instante no quiere saber nada de su novia, esposa, etc., el quiere es una puta en su mujer, una enferma adicta al sexo. Es esto lo que hay que aprender a trasmitir, es esto lo que la mujer debe tratar de comunicar en su experiencia oral, con su macho, con su marido, novio, etc. Dejémonos de estupideces y miedos infundados, el sexo oral es para que el hombre lo disfrute a plenitud, es una relación sexual donde la parte visual ocupa la mayor parte del entorno. El 70% del placer está es en la actitud de la mujer, el restante 30 % está en el contacto físico por vía oral. Cuando se habla de ACTITUD, se hace referencia a los comportamientos eróticos, provocadores, que motiven al macho a sentir que esta con una gata ardiente, esto se logra con expresiones (caricias – gestos, etc.) que sean fuera de lo normal, no como usted acostumbra en la cotidianidad a tocarlo y consentirlo. Muchas mujeres comenten el error fatídico de condicionar el sexo oral, diciendo: Yo te chupo esa verga pero no me vaya echar la leche en la boca, en la cara, etc. De entrada ya esta mujer sentenció el resultado final, de ahí en adelante la experiencia será todo un caos, así de sencillo. El clímax del sexo, en cualquiera de sus facetas, está cifrado en el orgasmo, como así que una mujer lo va a condicionar colocando cortapisas. Toda esta clase de errores son los que hacen, que el hombre siga en su afán de encontrar la verdadera perra y mujer, que llene sus vacíos sexuales. La mujer debe saber que un

hombre sueña tener en su casa a tres mujeres: La señora del hogar, la dama en la calle, y la puta en la cama (tres mujeres en una). Muchas experiencias hemos conocido, de excelentes hogares, con hijos, 20 años de convivencia mutua, y de un momento el hombre abandona a su mujer intachable. Muy sencillo, nunca tuvo una verdadera puta en la cama, sino a la mamá de sus hijos.

Las mujeres son felices comprando ropa todo el tiempo, cuidando su vanidad, cambiando su corte de pelo, tintura, etc. Yo pregunto: Asumen la misma conducta frente a su hombre, siempre están tratando de mostrase diferente en su roll de mujer puta, pasional. Las mujeres se la pasan horas enteras, días, años, especulando sobre la conducta y comportamiento de los hombres. Vuelvo y pregunto, igual intensidad de especulación tienen, ellas, para especular horas, días y años, en como mostrase mejor en el sexo. Pues bien, mi estimadas mujeres hermosas, llegó la hora de asumir una actitud diferente. Si de verdad quieren que sus relaciones afectivas sean más estables. Esto que cito aquí, es uno de las muchas otras variables para que su vida sea más estable con su pareja. Como morder la verga para excitar y no lastimar

Uno de los grandes errores que comenten las mujeres es no tener conocimiento real de como es el comportamiento sensitivo del miembro masculino. Muchas féminas actúan con prevenciones, por miedo absoluto a lastimar la verga de su macho, al momento de suministrar sexo oral. En este orden de ideas, y para efectos de una mejor ilustración sobre el tema, es procedente anotar una serie de consideraciones, con el fin de salvar esas dudas que limitan un mejor desempeño en el manejo de la actitud sexual oral. El contraste de sensaciones, la diversidad de estímulos es lo que hace que el cerebro, en su sistema central nervioso comprenda por asociación que la actividad es un juego erótico motivante, lleno de especulaciones y

fantasías provocadoras. Es por eso que en más de una ocasión el hombre cierra los ojos cuando su hembra le chupa la verga, limitándose a sentir.

Recuerde que, en sexo oral siempre habrá un actor pasivo y uno activo. En este entorno el actor pasivo es el hombre, su mayor actividad estará en descifrar mentalmente la calidad de estímulos que se le suministre. En fracciones de milisegundos descifra si el estimulo es placentero o no. La mejor respuesta para saberlo es evidente, el falo asume actitud erecta, el músculo permanece duro. Ahora bien, después de este preámbulo no sienta miedo al morder, lo importante es saberlo hacer. Hágalo de todas las formas, en todos los espacios del miembro, sea variable con actitud de curiosa. Esto quiere decir que nunca muerda de la misma forma, siendo simétrica en la mordida. Puede morder perfectamente desde la base del músculo del pene hasta la punta. Si en el juego erótico desea incluir las bolas (pelotas del macho), puede hacerlo, el foro sexual se enriquece, no lo dude un instante el hombre lo disfruta. Eso sí, debe tener una serie de consideraciones, de diferente comportamiento, para esta zona en concreto. Vale anotar que, por excelencia en la región más sensible del hombre en todo su cuerpo, la más delicada. Todos los estímulos que se apliquen en la bolas deben ser suaves, tiernos, dulces, etc. Jamás intente morder duro, es mas la mejor recomendación es no morder, muestre si una actitud de que esta mordiendo, pero sin aplicar fuerza en sus dientes. Espero comprenda bien lo que le estoy diciendo, NO morder. Cuando hablo de las bolas, hacemos referencia única y exclusivamente a ellas, no al escroto, membrana que los recubre. La piel que recubre las pelotas si puede ser mordida, eso sí, sin involucrar a las gemelas. No sienta miedo creyendo que esto le va a doler a su hombre, actué con total confianza mostrando total curiosidad en las diferentes formas de morder.

Siempre que esté mordiendo el órgano del macho, sus caricias deben ser aplicando la fuerza de sus pasiones, no la fuerza del dolor. En este punto es sano hacer diferencias, hay dolores que producen excitación como hay otros que producen rechazo inmediato, igual como ocurre en las mujeres. La mejor forma de saberlo es estar atenta a la reacción corporal de su pareja. De otro lado, es relevante anotar que cada hombre es un universo diferente en su riqueza de sensaciones, hay hombres que les gusta que los muerdan muy duro, desarrollan excitación a través del dolor físico, una mordida fuerte, plena. Por lo general esta clase de hombres advierten a su pareja sobre la intensidad de la mordida que le deben aplicar. Jamás usted se aventure a morder así, espere mejor una advertencia de su macho para actuar de esta manera.

Cuando usted esté chupando la verga de su macho, y quiera morderlo, siempre vaya de menos a más para ir evaluando su comportamiento sensitivo. Aplique mordiscos cortos sobre la piel que recubre la espada. Hale la piel con sus dientes, repítalo varias veces, en las diferentes regiones de su entorno, incluyendo las bolas. Observe que estoy hablando de la piel, no estoy involucrando el músculo del pene, el cual también se puede morder. Ambos registran en el hombre sensaciones diferentes con intensidad de placer suprema. Como se puede observar la aptitud de morder es todo un arte amatorio exquisito para los varones. Después de hacer todas estas explicaciones se cae de su peso decir que el sexo oral NO es una actividad donde solamente se involucran los labios y la lengua. Por el contrario los dientes son muchas veces más importantes que la misma mamada, chupada en sí. El 80% de las mujeres no tienen la costumbre de hablar cuando tiene sexo con su hombre, unas no lo hacen por pena, otras por tímidas, otras porque no se les ocurre decir nada. Pues bien llegó la hora de cambiar de actitud, no hay cosa más excitante que ver a una mujer ofreciendo sexo oral a su macho, y esta estar hablando sola con la verga de su hombre. Ejemplo: Como la tienes de linda, que verga más rica, que palo más grande tienes, me encanta mordértela, como se pone de grande esta verga cuando la muerdo, no veo la hora que me claves ese pito en mi polla. Más ejemplos: Quiero esa verga dura en mi boca, me la quiero tragar

toda, hasta adentro, quiero que te vengas en mi boca, en mi cara, en mi cuerpo, me fascina chupártela, mordértela, etc. Estimadas mujeres, cuando estamos hablando de sexo, ustedes han visto que el autor a todas costas ha evitado referirse al miembro varonil con las denominaciones propias acostumbradas: Pipí, pene. Esos términos se los dejamos para ser usado por los médicos y los padres cuando educan a sus hijos. En el sexo no hay espacio para estos usos. No hay cosa más frustrante cuando la mujer de uno le dice: Tienes el pene duro, tu pene es lindo, muéstrame tu pipí que me lo quiero comer, tu pipí me encanta. Esta clase de sustantivos al ser usados para referirse al órgano masculino en una actividad sexual NO tiene nada de fascinante, los hombres siente que la persona que le está hablando es alguien extraño, alguien que está marcando una distancia. El sexo es la mayor expresión de confianza en una pareja, no hay espacio para marcar distancias y menos con la clase de lenguaje que se usa. El sexo es sinónimo de morbo, de excitación. Toda la actitud que se emprenda debe ser concordante, la sintaxis de las frases deben ser llenas de pasión, cargadas de deseo, y la mejor manera de hacerlo saber es diciendo palabras morbosas, o como las quiera llamar, vulgares. En este contexto, no hay situación más placentera que escuchar a la mujer de uno decir frases morbosas, sintiendo el hombre que de verdad las dice desde su propia esencia de hembra, no de mujer de principios recatados. Ahora bien, no cometa el estúpido error de ir a preguntarle a su hombre, si al él le gusta que le digan frases vulgares cuando hace el amor. Por favor, la cursilería para otro día, más bien actúe y deje de estar pensando estupideces, compórtese más bien como toda una hembra cuando este con su macho. Antes que ser humanos somos animales llenos de pasiones y oscuros deseos. En el sexo hay que dejar ver los más bajos instintos, hay que dejar liberar todas esas energía reprimidas, lo que usted cree que son buenos modales de comportamiento, aquí no caben. Mujeres, los hombres necesitan putas en la cama, señoras en la casa y dama en la calle. Espero que en la próxima mamada – sexo oral – sean lo más golfas de verdad, unas zorras sin ambages. Si van a chupar la verga de su macho, sin una actitud de puta, es mejor que se ponga a rezar el Santo Rosario en actitud de contemplación mística.

No solo es chupar y mamar el falo de su hombre

Si usted llegó de manera aleatoria a este texto, le recomiendo estimado lector tomarse el tiempo necesario de darse una pasada por varios títulos de esta sección para efectos de contextualizar mejor el propósito que tratamos de emprender, en hacerle conocer detalles y consideraciones que son de alta relevancia para sus intereses. De otro lado es importante también leer varias veces el mismo texto a medida que avanza usted en sus experiencias íntimas con su pareja. Muchas veces por el afán de saber más, se pasa por alto detalles que son relevantes al momento de emprender el acto sexual oral, por eso invito a ustedes, dilectas jóvenes aprendices mujeres, en ser pacientes y saber leer con detenimiento el tratado que aquí se expone. Inmersos ya en el tema, le primera premisa que se debe tener en cuenta es: Aceptar de tajo que su desempeño en el sexo oral no es nada expedito para lo que el hombre desea sentir. Si su varón le dice, cuando se lo está mamando, que lo hace muy rico NO lo tome en el contexto literal de lo que significa esa frase. Cuando su pareja le dice esto quiere significar una simple intención de brindarle confianza para que actué con total libertad. Por muy frentero que sea un hombre, jamás le va a decir a usted de entrada como lo hace de mal, cuando se lo está chupando. El solo hecho de ya estar asumiendo una actitud de mamar, el hombre se excita, por eso le dice que rico como lo mamas. En la psicología del hombre esto quiere decir: Continúa, quiero conocer todas tus habilidades para mamar, quiero sentir muchas cosas, no te limites en darme lo mejor de ti, explórame todo sin límites. Cuando cito la palabra EXPLORAR, hago referencia a esa actitud que debe asumir la mujer de aventurarse a descubrir las diferentes sensaciones que puede brindar a través del sexo oral: Sin conservar límite alguno, sin colocar fronteras inexistentes por temor de incomodar a su pareja. Mamar una verga no significa solamente chupar, déjeme decirle que este es sólo un referente que involucra muchas otras cosas, quizás más fascinantes que mamar en sí. La actividad sexual oral comprende otras facetas, como: Brindar caricias, rozar con las uñas de los dedos toda la zona que comprende este órgano sexual, puede incluir también los muslo de las piernas, parte interna. Mientras se está estimulando con la boca, perfectamente sus manos pueden estar desplegando otras actividades eróticas que si bien son complementarias sirven para reforzar la fuerza de la estimulación oral. Y aunque usted no lo crea, muchas veces estas últimas son el detonante para el hombre explotar y dejar ver el clímax de su orgasmo.

Como puede usted observar, mamar se convierte mas en un símbolo propio de la actividad oral, que en el meollo del asunto. Cuando usted está en plena faena, quiero que sepa que el hombre está observándola en todas sus facetas, no de mujer recatada sino de perra hambrienta sedienta de calmar su sed. Por todos lados recorre su mirada, sus gestos, por eso usted debe siempre develarse como una hembra en fatiga, luchando por tener sus jugos en su boca. En esta dirección, en fracciones de segundo el macho está recorriendo con su mirada puntos claves de su cuerpo que lo lleven a una mayor excitación. Esto que cito es con el fin que usted comprenda que el varón no necesariamente se excita porqué le estén chupando su cacho, su vela. Muéstrese siempre como una mujer que transpira sexo por todos sus poros, deje ver sus movimientos sexy muy sutiles, que su macho sienta que son muy naturales. Evite sobreactuarse, eso mata el placer en los hombres. Lastimosamente muchas mujeres, por ese afán de complacer a su macho, dejan ver una actitud fingida. Ahora bien, no quiero decir que no se pueda fingir, vale…, pero hay que saberlo hacer, siendo concordante en todo momento con lo que se está haciendo en ese instante. Voy a ofrecer un ejemplo para que se comprenda mejor el espíritu de lo que se desea afirmar: Una mujer no puede estar lanzando frases de placer a su hombre, cuando sus manos (su actitud) son disonantes en complementar la fuerza de sus palabras. Si usted de verdad quiere hacerle saber que está muy excitada por la verga que le está chupando, cuando se lo diga, igual agarre el bastón de su macho o muerda la verga con igual fuerza de pasión para que él crea que es verdad. Muchas mujeres parecen autómatas, unas maquinas para chupar, ellas creen que por ser muy veloces en sus habilidades de despliegue de mamar, ya el hombre está muy feliz y excitado. Que pesar, pero la verdad es otra, por eso casi nunca las mujeres logran su cometido, sacar los jugos de su hombre, su semen. Es por eso que, por lo general ellos terminan es masturbándose solos. Como quien dice, quítese de ahí que usted para eso no sirve, o el caso contrario, deje que explote en su boca y vera el logro que ha llegado. Esa es la triste realidad mis estimadas doncellas, neófitas en el asunto. Una cosa es que los hombres sean estúpidos, pero no pendejos.

Como un paréntesis del asunto que estamos tratando les voy a decir algo, para que nunca lo olviden: Un hombre podrá olvidar a todas las mujeres de su vida, pero nunca borrará de su mente a su primer encuentro sexual triunfal, y menos a esa mujer que se lo mamó como a los dioses. Perdón, ¿alguna duda… ? Niñas ingenuas, dejen de seguir siendo ilusas diciendo, cuando terminan una relación afectiva: Mujeres como yo no hay, una mujer como yo nunca más la volverá a encontrar, mejor que yo no hay. Me puedo reír, mueren engañadas. El hombre en la cama lo que quiere es una hembra, no una mujer llena de bondades.

En este orden de ideas, el sexo oral se ofrece es con pasión, dejando ver las ganas. Por eso involucre todas las herramientas posibles en el despliegue de su faena: Muerda su verga, déle besos fuertes, use sus manos para darle fuerza a la mamada, apreté fuerte la base de la verga con los dedos de su mano (este es un tips que no falla), repita esta acción varias veces, con intervalos de tiempo, eso le encantará a su macho. Introduzca sus bolas en su boca de manera muy suave, cuidado con ser brusca, lo puede lastimar. Recuerde que es la parte más sensible del hombre en su cuerpo. Chúpelas como si se estuviera saboreando un helado. Paralelo a este gesto puede morder el escroto, piel que recubre las gemelas. En todos estos procesos de estimulación usted debe de ser muy creativa, aproveche su posición corporal para jugar con la espada de su varón, de manera erótica, coja la punta de su verga y rócela por sus pezones, para que el observe que están muy excitados. Antes de hacerlo usted con sus propios dedos de manera disimulada se los puede estimular para luego mostrarle a él como se lo hizo parar. Espero que todos estos detalles sean útiles en sus nuevas experiencias, día a día vaya construyendo su propio mapa de como tener mejores relaciones sexuales con su pareja. Cuando tenga dudas, no deje de volver a leer diferentes apartes de esta sección, seguro que se encontrará con más sorpresas, que en un principio pasaron desapercibidas para usted. Éxitos y buen sexo.

Master your semester with Scribd & The New York Times

Special offer for students: Only $4.99/month.

Master your semester with Scribd & The New York Times

Cancel anytime.