■ MAR DEL PLATA ■ DOMINGO 26 DE MAYO DE 2013

IDA Y VUELTA: cultura@lacapitalmdq.com.ar

ARTURO PÉREZ REVERTE PRESENTÓ “EL TANGO DE LA GUARDIA VIEJA”

“El mayor premio de un hombre es que una mujer superior lo mire con admiración”
Cree que la mujer “es el único héroe posible que todavía puede ofrecer historias nuevas para los narradores”. Arturo Pérez Reverte presentó su nuevo libro en Buenos Aires y deslumbró a todos. Sus reflexiones sobre las mujeres, Soriano, la muerte, el tango, el mar, el amor, España, la estupidez, el ajedrez o el pesimismo.
Por Marcelo Pasetti twitter: @marcelopasetti

“Si no leo a Soriano, no entiendo la Argentina moderna. Y leyendo a Arlt, se entiende a la Argentirturo Pérez na de su época. Todos esos que Reverte, escritor y perioantes ninguneaban a Soriadista español, pasó por no, Arlt y Puig ahora Buenos Aires y una vez escriben los prólogos de más cautivó a todos. Esta vez, la excusa fue la presus obras sentación de “El tango de la reeditadas”. guardia vieja”, su nuevo li-

A

Arturo Pérez Reverte presentó “El tango de la guardia vieja” en la Feria del Libro. Mantuvo un rico diálogo con su amigo personal, el periodista Jorge Fernández Díaz.

bro. Charló con su amigo-hermano Jorge Fernández Díaz, tanto en la radio, en el programa de Lanata, como en la presentación ante mil personas en la Feria del Libro, mantuvo un desayuno con un reducido grupo de periodistas, le concedió una entrevista a su colega Claudia Piñeiro y no se cansó de dialogar con sus lectores, ávidos por un autógrafo. De esos días en Buenos Aires ciudad a la que viene seguido, aunque en la mayoría de los casos sin actividad más que encontrarse con sus amigos, recorrer librerías y descubrir bodegones- surgen estas declaraciones. La historia de Mecha Inzunza, una mujer hermosa e inteligente, y de Max Costa, un rufián simpático -argentino- que trabaja como bailarín y vive a costa de las mujeres, se gestó hace más de dos décadas, cuando Pérez Reverte presenció un tango en el que “la estrella era ella, una mujer muy bella y muy serena

a sus cincuenta y tantos. La historia se presentó antes de tiempo, fue prematura, y ha estado veinte años cociéndose a fuego lento”, comentó. De largo recorrido es también la trama narrativa, que pasa por el Buenos Aires de 1928, la Costa Azul de 1937 y el Sorrento de 1966. Los personajes comparten apenas tres semanas en 40 años, tiempo suficiente para llenar de pasión la primera novela de Pérez Reverte en la que el amor pasa a primer plano, sin dejar de lado las aventuras y una trama de espionaje. “El tango de la guardia vieja” es un libro que conmueve en cada país que se edita y que sin dudas enorgullece a este Pérez Reverte que es capaz de permanecer cuatro horas de pie firmando ejemplares y dialogando con cada uno de sus lectores, casi como el ritual tuitero de cada domingo desde el bar de

Lola. Tiene la palabra entonces el autor de “El tango de la guardia vieja”, recientemente editado por Alfaguara, el trabajo que más lo acerca a la Argentina. “Yo he estado en Buenos Aires hace 20 años. Y una noche bajé a tomar una copa al bar de mi hotel. Y había una pareja de jóvenes profesionales bailando. Al terminar sacaron a bailar a una pareja del público. El sacó a una mujer de 60 años, de una belleza serena, muy elegante… Me enamoré de ella. El tanguero, que era un chico listo, vio que era muy buena bailando y la dejó lucirse. Me di cuenta de que en el tango parece que es el hombre el que domina, pero es la mujer la que teje alrededor de él una telaraña muy interesante. Y después vine otras veces a las milongas, no para turistas. Y me dediqué a mirar, mirar, mirar… Y después está mi padre. Tenía muy buena planta y bailaba muy bien. Le gustaba mucho el tango”.

sean serenos”. “Tengo ya 61 años y me he hecho cuenta de que muchas palabras que uno siempre manejó con mayúsculas, como el amor, el honor, la paz, van perdiendo el tamaño y al final sólo unas cuantas merecen mantenerse en mayúsculas: dignidad, valor, serenidad, lucidez...” “Nos hemos olvidado de que la vida no es estar aquí conversando civilizadamente. La vida es comer, abrigarse, no tener frío, preñar a la hembra o ser preñada por el varón, tener cachorros… Eso implica crueldad. Yo he visto a Andrómaca despedirse de Héctor con el niño en brazos. Y he visto al niño llorar porque Héctor lo besaba con el casco. Y sobre todo, he mirado. Observé que cuando el universo, que es muy hijo de puta, te aplica sus crueles reglas sin piedad, la única forma que hay de afrontarlo es la entereza, la serenidad. Toda mi vida y todo mi trabajo consisten en intentar que mis últimos tiempos “En el mar descubrí que es el mejor espejo de la vida. El mar no es malo en sí, pero el viento lo convierte en muy malo. Por eso te obliga a una continua vigilia, siempre tienes que estar mirando aquella nube oscura a lo lejos. Cada Titanic tiene su iceberg. Creo que siempre hay que tenerlo presente. El mar mata mucho, pero mata sobre todo a los imbéciles”. “Creo que ningún ser humano es completo hasta que no tiene una Troya ardiendo a su espalda, hasta que él mismo no ha sido parte de la trama cruel de lo que es la vida. Somos crueles, egoístas, insolidarios, violentos… Pero si sobrevives a Troya puedes encontrar media docena de palabras que te hacen respetar a los seres humanos”. “Cuando era niño, mi hermana y mi hermano se estaban ahogando en la misma playa. Tuve que decidir a quién salvaba. Pensé: voy

Las 8 preguntas para María Carolina Laffranconi (*)
¿Qué error le molesta más advertir en un texto literario y cuál es el último que halló en el libro que está leyendo o que acaba de leer? -No tengo muchos espacios libres, así que cuando encuentro “ese” particular momento para dedicarme a mí desde la lectura no presto demasiada atención a los errores literarios, sólo me entrego a disfrutar.

1

(*) María Carolina Laffranconi nació en marzo de 1968. Es licenciada en psicología, maestra normal superior, profesora de danzas y profesora de matemática para el tercer ciclo. Además, es dramaturga y directora de La Chocobanda (grupo de teatro infantil que integran profesionales de la salud de Mar del Plata). Como dramaturga, es autora de “La historia de Chocolate”, “Chocolate y los miedos” y “Chocolate y el desafío de Bosque Mágico”. Es también ganadora del premio Argentores a la producción autoral 2009 de teatro para público infantil por “La historia de Chocolate”.

2

C U LT U R A DIARIO DE LECTOR

Domingo 26•05•2013

El hastío
Por Gabriela Urrutibehety gabrielaurruti.blogspot.com

l lector que escribe un diario mira una película en la que hay un escritor y un lector. Se llama “En la casa” y es del francés François Ozon. El escritor es un alumno de escuela secundaria y el lector, su profesor de literatura. El alumno ha escrito algo que despierta la atención del hastiado profesor y comienza a incitarlo a que siga haciéndolo. Todo ha comenzado con la más anodina de las consignas, uno de esos clásicos de la enseñanza quizá sólo superada por “composición tema: la vaca”: qué hice durante el fin de semana. Nada que pudiera despertar menos

E

entusiasmo es, precisamente, la mecha que enciende la historia. El lector sonríe mientras repasa toda la parafernalia de consignas que desvela a los coordinadores de talleres literarios escolares y extracurriculares y la constante búsqueda del santo grial que permita promover/incentivar/animar a la escritura. ¿De dónde nace una buena historia? El lector que escribe un diario está tentado a contestar “del hastío”. El profesor cumple el sueño de todo lector, piensa el que escribe un diario: tiene a su disposición un escritor que escribe lo que él quiere leer. Aunque parezca que todo se le va de las manos y ese ángel demoníaco que es el joven escritor parece hacer ante todo su voluntad. ¿Quién se cree que manda en es-

ta relación? ¿Quién manda en la realidad? Profesor y alumno, lector y escritor, construyen la novela a fuerza de vivirla. El profesor insta a Claude a componer el relato desde las lógicas de la literatura pero, básicamente, a partir de una lógica vital que le ha sido ajena. Claude vive la vida que quiere vivir el profesor para escribirla y ofrecérsela para el disfrute perversamente voyeurístico que todo acto de lectura comporta. Vivir para contarla, diría García Márquez: esa es la vida que Claude lleva adelante a impulsos de su profesor y su mujer que ven crecer de a poco una construcción literaria que, peligrosamente, comienza a cruzar los límites de la letra. El lector que escribe un diario se detiene y lee lo que ha escrito.

¿Quién manda en la realidad? ¿La realidad? ¿La literatura? ¿Es que una es más real que la otra? La película plantea una extraña espiral, mejor aún, una cinta de moebius que une por ambos lados a Claude y a su profesor, a la novela y a sus vidas, al lector y al escritor, al mundo vivido y al mundo relatado. La escena final, en la que el edificio de enfrente ofrece a la mirada de ambos una gran cantidad de escenarios –ya algo así había dicho el viejo William– es la metáfora que resume esa necesidad –perversa, morbosa, dañina, no vaya a creerse– de alimentarse de historias a la que el lector que escribe un diario suele rendirse a cada paso. Para vencer, obviamente, el hastío de vivir ■

César Aira, un Zappa cualquiera
Por Agustín Arosteguy agarosteguy@yahoo.com.ar www.facebook.com/agarosteguy

SELMA ANCIRA Y UN OFICIO APASIONANTE

“Traduzco por la necesidad de compartir lo que me entusiasma”
Acaba de presentar su nueva traducción de “Cartas del Verano de 1926”, que reúne la correspondencia que se cruzaron los poetas rusos Tsvietáieva y Pasternak. Un libro con el que estrenó su profesión de traductora.
a mexicana residente en Barcelona Selma Ancira, Premio Nacional de Traducción en 2011 y traductora de Tolstói, Pushkin, Gógol, Dostoievski, Bulgákov y Pasternak, dijo que traduce por “la necesidad de compartir” lo que le entusiasma y “por el amor por las palabras y por la música”. También “por el amor por la creación y la recreación” se dedica a la traducción literaria desde hace treinta años, período en el que además ha traducido a poetas rusos como Marina Tsvietáieva y Ósip Mandelstam y a autores griegos como Giórgos Seféris, Yannis Ritsos, Yákobos Kampanellis y María Iordanidu. Ancira ha presentado en la Feria del Libro de Sevilla su nueva traducción de “Cartas del Verano de 1926” (Minúscula), que reúne la correspondencia que se cruzaron los poetas rusos Tsvietáieva y Pasternak con el que consideraban su maestro, el poeta austro-germánico Rainer Maria Rilke. Este libro, según ha confesado la traductora, determinó su vocación como traductora, y su traducción fue la primera que efectuó, Selma Ancira. por lo que ahora ha vuelto a traducirlo, tras treinta necesidad vital y me puse a traduaños de experiencia trabajando cirlo, sin haber traducido nunca con autores rusos y después de ha- nada; me estrené en el oficio con ber vertido del ruso al español la este libro tan extraordinariamente difícil; desde la perspectiva de hoy, obra poética de Tsvietáieva. “Para mí, éste es un libro muy es- lo pienso y me estremezco”. Con sus maestros ha reconocido pecial, muy querido, porque gracias a él, gracias a mi descubri- a “los grandes autores de nuestra miento de Tsvietáieva a través de lengua; he aprendido mucho no estas cartas, encontré mi vocación sólo de grandes traductores como de traductora; fue tan grande el Tomás Segovia, sino de grandes essentimiento que despertó en mí la critores, y mucho también de los poeta, que quise traducir aquellas escritores que yo traduzco, como frases, aquellas cadencias miste- Tsvietáieva, que me ha enseñado riosas, aquellas imágenes y símbo- varias de las lecciones decisivas de los, y compartirlos con la gente este oficio”. Sobre la cultura rusa y griega, a que habla mi misma lengua”. Ancira ha recordado que, cuan- cuyos autores traduce, ha diferendo hace treinta años terminó de ciado: “Son países muy distintos; leer en ruso “Cartas del verano de tienen una forma muy diferente 1926”, sólo pensaba “en compar- de ver y entender la vida; en mutirlo, en darlo a conocer; era una chas cosas, pese a tener una misma tradición religiosa, son sencillamente opuestos, pero eso me enriquece, este ir y venir de un universo a otro es muy estimulante”. De la responsabilidad de traducir a maestros como Tolstói, ha señalado que “la responsabilidad que el traductor tiene, por un lado con el autor y por el otro con el lector, es siempre enorme”, pero “eso no es agobiante sino fascinante”, porque “es un reto que varía con cada autor, un reto que varía con cada libro”. Acerca de su actividad como fotógrafa -la portada de esta nueva edición de “Cartas del verano de 1926” reproduce una de sus fotosy su conexión con la traducción ha señalado: “Una buena traducción es la que refleja los juegos de luz del original, la que sabe de claroscuros, la que siendo la misma es, desde luego, distinta”. Selma Ancira nació en la ciudad de México en 1956, estudió filología rusa en la Universidad Estatal de Moscú, en donde se especializó en literatura rusa del siglo XIX, y después cursó estudios de lengua y literatura griegas en la Universidad de Atenas, y, entre otras distinciones, posee la Medalla Pushkin y, en México, el Premio de Traducción Literaria Tomás Segovia ■

L

¿Habrá César Aira escuchado alguna vez a Frank Zappa? ¿Se habrá inspirado en Joe´s Garage para escribir La guerra en los gimnasios o en The Man from Utopia para escribir Las curas milagrosas del Dr. Aira? De Zappa se conoce que en vida editó más de 80 álbumes cubriendo un amplio espectro creativo. De Aira se conoce que desde 1992 viene publicando de 2 a 4 novelas por año y que es reacio a dar entrevistas. La obra de Zappa se caracteriza por su ironía, desparpajo y crítica ácida hacia la vida norteamericana. La obra de Aira se caracteriza por su brevedad y contundencia, por su imaginación delirante que logra unir hechos de lo más divergentes. Si bien cabe la posibilidad de que Aira haya escuchado o vaya a escuchar a Zappa, no podría asegurar que Zappa haya leído alguna vez a Aira. Pero para mi son dos artistas, independientemente del soporte artístico que cada uno eligió para manifestarse (¿o es dicho soporte artístico el que elige a la persona?), que poseen muchos puntos en común, sobre todo la vorágine creativa que no les permite descansar en sus menesteres. Tal vez esta relación que encuentro no sea más que una subjetividad de mi parte, pero confieso que he experimentado cierto placer y regocijo especial al leer Aira escuchando a Zappa y escuchar a Zappa leyendo a Aira. Ya que salta a la vista que ni física ni astralmente podría decir que se parecen, porque uno nunca usó hasta ahora bigotes o barba, lleva anteojos y nació en febrero, y el otro, se caracterizó por usar el pelo largo, un bigote peculiar y nació en diciembre. Sin embargo, cierro los ojos y sueño despierto que tal vez en un día como hoy César podría estar desayunando un mate cocido con tostadas con manteca y mermelada, pensando en que en unos minutos tendrá que continuar o quizás comenzar una nueva novela y escogiendo mentalmente cuál será el álbum de Zappa que usará en esta ocasión ■

Las 8 preguntas para María Carolina Laffranconi
¿Qué situación de su vida cotidiana encontró reflejada con sorpresiva exactitud en un libro, una película, una canción o cualquier otra obra de arte? -Creo que desde chica me fui sintiendo identificada con distintos personajes de libros o de la tele: esa que yo quería ser, esa que resolvía las cosas como yo hubiera querido, esa a

2

la que le pasaba lo mismo que a mí... porque cuando se trata de emociones creo que todos podemos vernos reflejados: la alegría, la tristeza, el enojo, el amor... ¿quién no los sintió alguna vez? Pero la que tengo más presente fue hace poco, en una clase de canto, cuando empecé a cantar “Por tu ausencia” de Rosario Flores. No había prestado demasiada aten-

ción a la letra porque es una canción que me gusta, pero cuando empecé a leer los primeros versos mientras la cantaba se me vino el recuerdo de mi papá, y sentí que la canción decía exactamente lo que yo había sentido... ¡Terminé llorando y el profe no entendía nada!

Domingo 26•05 •2013

C U LT U R A

3

LOS SECRETOS DEL SONIDO: A PROPÓSITO DEL CONCIERTO MONOGRÁFICO DE ELSA JUSTEL

Breve historia de la música electroacústica
La compositora marplatense brindará un concierto monográfico en el que repasará cinco composiciones de este mundo que mezcla materia y electricidad. Será el sábado que viene en Villa Victoria. El espectáculo dio pie a este texto que indaga en los orígenes del sonido intervenido.
Por Martín Virgili

a filósofa francesa Simone Weil apuntó que “los niños, como el agua, tienden a ocupar todo el espacio”. Tengo una sobrina y vivo de cara al mar, y lo confirmo. También soy músico, y por orden a la profesión, agregaría que los sonidos cumplen a su vez con esta premisa. Algo más; según la teoría del Big Bang, el tiempo y el espacio comenzaron una marcha irreversible creando sus coordenadas hasta conformar el universo todo. Esa explosión originaria aún resuena entre los soles y las galaxias. Música: ahí su principio fundamental, su nota cero, el primer bramido del sonido y del mundo. Toda radiación perdida en el espacio es un sonido. ¿Hermoso? Sin duda. Aunque aún sigamos arrinconando a la música en un puñado de formas sonoras, las estrellas, sin embargo, son testigos del espectáculo sonoro más atávico de la existencia. ¿Un puñado de formas sonoras? Sí, aceptémoslo. Aún hoy la distinción entre ruido y sonido es categórica. Un piano desafinado irrita. Una orquesta desafinada nos enloquece. Del impensado rugir originario del

L

tico. Dos ejemplos: El complejísimo puente en “A day in the life” (1967), que recuerda a procesos stockhausenianos del control del material y al sinfonismo de Luciano Berio, en el meridiano de una canción en cuatro cuartos. Ya en el final, la electrónica permitió la concepción de un “sonido igual al fin del mundo”, en palabras de Lennon, cuando cua“Fueron los Beatles quienes comenzaron tro pianos atacados al unísoa incorporar las posibilidades que ofrecía no y controlados en la consola, reverberan durante 53 el paradigma electroacústico” segundos y que, según Mark ¿Qué es la música electroacústica? Hersgaard remedan “el silencio de la El sentido común responde. Pero nube atómica dispersándose de mauna apreciación: remite a una mani- nera fantasmal”. Un año después, en pulación del material sonoro a partir “Revolution 9” el cuarteto compone de las posibilidades de la electricidad. otra pieza experimental, en el que se Retrospectivamente, estos intentos escuchan pasajes mutilados de los “Esincluyeron el telharmonium de tudios Sinfónicos” de Schumann, un Thaddeus Cahill (1906) -un instru- motete de Vaughan Williams, y la mento de doscientas toneladas- ba- “Sinfonía 7” de Sibelius. Esta breve reseña tensa la cuerda sado en generadores electrónicos; el del equívoco que encuadra lo que en theremin de Lev Terman (1920), cuElsa Justel. yas notas se producían cambiando general se entiende por música eleclas frecuencias de un oscilador; las trónica, que colectivamente descanmundo, ha sobrevivido (por ahora) ca complejiza su ley interna, la mate- ondas martenot de Maurice Marte- sa en el plano de los DJ´s y sus sesioel “sonido musical”, es decir, ese so- ria (sonora) irá incorporando nuevas not, ya con cierto control en la varie- nes en discotecas. Incluso, la figura nido “bello”, afinado, organizado, y variantes. En esta línea, en 1907, Bu- dad tímbrica y el primer órgano elec- de Stockhausen puja en el campo que sobre todo, esconde las condicio- soni señaló en sus “Apuntes para una trónico inventado por Louis Ham- simbólico en un intento de apropianes de su producción. En el sonido nueva estética de la música” que el mond en 1929. Después de la segun- ción por parte de estos últimos, como del chelo hay ruido, frote, asperezas, “agotamiento” de la vieja tradición da guerra mundial, el técnico de soni- para establecer una “historia” en sus que el sonido bello descarta de plano, pronto llevaría a los compositores do Pierre Schaffer, comenzó a traba- creaciones. Pero más allá de sumar aunque lo constituyen. Quizás exa- hacia un “sonido abstracto, una téc- jar en pequeñas manipulaciones de adeptos que sustenten profecías mugere y muchos que aquí me sigan dis- nica clara, un material tonal ilimita- sonido -como el de un tren y un pia- sicales, la música electroacústica exfruten del repiqueteo de la lluvia, de do”. Y una década más tarde los Futu- no- introduciendo el concepto de tiende sus raíces en un pasado formal las polifónicas conversaciones en las ristas redefinieron la música como “objeto sonoro” en el plano de la que desde abajo la eleva hacia nuevas composición y el de “Musique Con- ramificaciones en lo estructural y lo colas de los supermercados, el motor un “arte de ruidos”. La renovada sensibilidad de la ma- crète” en el ámbito de la forma. Y si tímbrico. Y vamos a poder escuchar de la heladera por las noches, los relojes implacables, los pianísimos del teria sonora, desemboca en dos obras continuamos, fue en 1952 cuando el una parte de esa historia en breve, en claves hacia la compositor alemán Hebert Eimert Mar del Plata. viento, el El sábado 1 de junio en la Villa Victransición elec- concibe el primer estudio destinado llanto, la risa, “Toda radiación perdida troacústica. En exclusivamente a la producción mu- toria (a las 20), organizado por el los estornuen el espacio es un sonido. 1930, el cubano sical con medios electroacústicos. Club del Dibujo, la compositora local dos. Toda esta Amadeo Roldán Precisamente, en el estudio de Ei- Elsa Justel brindará su primer concomunidad ¿Hermoso? Sin duda” escribía sus Rít- mert, un año más tarde, otro alemán, cierto monográfico en el que repasasonora sobrevive en los márgenes de los géneros, micas N° V y VI, las primeras compo- Karlheinz Stockhausen comenzaba a rá cinco composiciones de este munsiciones para percusión sola pensa- componer sus primeras obras elec- do de materia y electricidad. Doctopero están ahí, al acecho… No de todos los géneros, lo admito. das para una sala de conciertos, y tres troacústicas sus “Study I y II”, (de rada por la Universidad de París, resiEl sonido “bello”, ese sonido del que años más tarde Edgard Varèse estre- 1953 y 1954 respectivamente), con- dente de los principales estudios de hablaba más arriba, se encuentra en naba Ionisation -en La Habana curio- solidando un terreno para la creación composición electroacústica del tensión directa con las posibilidades samente- también para orquesta de musical, hoy día exponenciado en mundo, investigadora y directora de la Fundación Destellos, Justel es de de su composición. La modalidad o percusión. Estas piezas inauguraban los portátiles y celulares. En esta historia, fueron los Beatles esos extraños seres que iluminan, la tonalidad, en tanto axiomas, po- una gramática musical que abandonen reglas de juego muy claras para la naba el encuadre armónico-melódi- quienes comenzaron a incorporar en desde lejos y por suerte, un entristeciorganización de sus estructuras. De co (de la orquesta clásica) en pos de lo sus discos de estudio las posibilidades do presente musical local. Para agental modo, a medida que esa axiomáti- tímbrico-dinámico. Surgían así, en que ofrecía el paradigma electroacús- dar ■ palabras de Vàrese, “nuevos medios técnicos que puedan conducir por sí mismos a cualquier expresión”. Esta sensación estética que surgía a principios del siglo XX, se entroncó al nacimiento de la electricidad abriendo el juego a un inusitado control a la médula del sonido.

Falleció Cucucha Castro, una gran trabajadora de la música
Por Sebastián Colombo (*)

El 6 de abril pasado falleció en Buenos Aires una de las máximas autoridades en materia de pedagogía del piano a nivel internacional: María Rosa Oubiña de Castro, conocida como “Cucucha”. Nacida en Buenos Aires en 1924, fue alumna del maestro Vicente Scaramuzza y se perfeccionó posteriormente en Europa con Abbey Simon, Nikita Magaloff, Madelaine Lipatti y Hans Graff. Al volver a nuestro país desarrolló una sólida carrera artística, que interrumpió

para dedicarse de lleno a la docencia. Fue profesora del “Instituto Superior de Música” (Universidad Nacional del Litoral, Santa Fe) y de los conservatorios Nacional “López Buchardo”, Municipal “Manuel de Falla” y provinciales “Juan José Castro” y “Gilardo Gilardi”. Creó y dirigió la “Escuela de Altos Estudios Pianísticos”, destinada a la formación integral del pianista y el “Centro de Estudios Pianísticos” – CEP (entidad sin ánimo de lucro que tiene como objetivo difundir todo lo relacionado con el quehacer pianístico en sus aspectos artístico, didáctico

y técnico), cuya presidencia ejerció hasta su fallecimiento. Fundó el “Concurso Internacional de Piano Martha Argerich” en homenaje a la genial artista argentina, organizando sus dos ediciones (1999 y 2003). Recibió las enseñanzas directas del gran Vicente Scaramuzza durante dos décadas y reunió valiosos documentos (anotaciones en partituras, transcripciones de clases, explicaciones verbales). Recogió esa sabiduría en varios materiales didácticos (dos libros publicados en Buenos Aires: “Enseñanzas de un gran maestro, Vicente Scaramuzza” – Ossorio, 1973 y

“Elementos de técnica pianística – Análisis y pedagogía” – Kepplinger, 1984 y un DVD con título homónimo a su segunda obra, aparecido en 2006). Sus libros fueron traducidos a varios idiomas, y son obligados en la formación de maestros de piano en muchos países. Paralelamente a su labor de ejecutante y pedagoga, realizó tareas de crítica, comentarista musical y productora de programas de conciertos en radio y televisión. En 2005 recibió el premio de la “Asociación de Críticos Musicales de la Argentina” en reconocimiento a su extensa labor do-

cente y por el 30º aniversario del CEP (Centro de Estudios Pianísticos). Cucucha Castro tuvo la visión de conectar a varias generaciones de jóvenes pianistas de nuestro medio, con grandes maestros nacionales y extranjeros que invitaba a ofrecer clases magistrales y cursos: fue un link entre los jóvenes sobresalientes y los artistas consagrados que frecuentaba ■
(*) Egresado del Conservatorio “Luis Gianneo” de Mar del Plata. Actual profesor de piano del Conservatorio de Utrecht – Holanda.

Las 8 preguntas para María Carolina Laffranconi
¿De qué lugar, personaje común o circunstancia en general que ofrece Mar del Plata se apropiaría para incorporarlo como pasaje central de alguna de sus

3

obras? -La playa. Y probablemente Chocolate, el protagonista de mis tres obras, que es un koala muy humanizado, perdido,

subido a caballito de alguien mientras todos aplauden.

4

C U LT U R A

Domingo 26 •05 •2013

C U LT U R A

5

“El mayor premio de un hombre es que...”
(Viene de página 1) “Cuando era niño, mi hermana y mi hermano se estaban ahogando en la misma playa. Tuve que decidir a quién salvaba. Pensé: voy por José María porque es el que está más cerca. Si voy por mi hermana, quizás nos ahogamos los tres. Fui por mi hermano y a mi hermana se la llevó el mar y después la salvó alguien más adelante. Mi hermana me perdonó. Es como yo. Quiero decir con esto que en la vida hay que elegir”. “Amor es un término muy ambiguo. El amor existe, sin duda, pero evoluciona. El amor es cambiar y tiene un montón de transformaciones. El amor puede extinguirse, puede desaparecer... El amor no es uno de los grandes asuntos de la vida. El amor está sobrevalorado en nuestra sociedad”. soldados perdidos, te mire con respeto significa que eres uno de los suyos, que te reconoce, y es el mejor premio al que un hombre puede aspirar” “Cuando una mujer tiene un bulto en el pecho no se lo dice ni a su mejor amiga y va sola al médico. Esa diferencia, esa fortaleza moral, esa capacidad de hacerle frente a la realidad de la vida con mucha más entereza que el hombre, porque está más cerca de la vida, por razones biológicas, esa intensidad intelectual y física, esa curiosidad, porque la mujer es más lectora que el hombre, ella necesita empaparse de mundo. Entonces el tango es uno de los símbolos que he elegido para contar eso: esa falsa idea de la mujer y esa falsa superioridad del hombre”.

DIÁLOGO CON MAGDALENA FLEITAS

“La música puede ser una aliada de la escuela para cumplir sus objetivos”
La musicoterapeuta, docente y música, Magdalena Fleitas, presentó un libro en el que ayuda a los padres en el proceso de la crianza y los invita a sumarle el arte.
Por Albertina Marquestau albertinam@lacapitalmdq.com.ar

“El hombre como héroe de nove“La mujer es el premio, dicho no las está exprimido como un limón de paella, no queda nada, ya se ha en el plan trofeo. Cuando hablo de contado todo. Pero en la una mujer superior no hablo mujer hay un aspecde una mujer bella, eleto muy interesangante. Hablo de una te. Madame Bomujer que tiene ese “Toda mi vida vary o Anna cuajo de vida, esa y todo mi trabajo Karenina ya biología, que hace no existen, que la mujer sea el consisten en intentar eso se ha terelemento sancioque mis últimos tiemminado. La nador de la vida mujer ahodel hombre. Creo pos sean serenos”, ra, por razoque el mayor preafirmó el escritor y nes histórimio de un hombre cas y sociales es que una mujer periodista afortunadas, superior, intelectual español hace frente a y moralmente, lo mire nuevos desafíos. con admiración, con resPero al mismo tiempo peto, amor o con pasión. Y no ha dejado de ser lo que el peor insulto de un hombre es que una mujer superior lo mire con era. Hablo del mundo occidental desprecio y con desdén. En mis no- moderno. La mujer trabaja, se envelas, los personajes siempre inten- frenta a la vida, tiene un nuevo desafío vital al que hacer frente, pero al tan ganarse esas miradas”. mismo tiempo no ha dejado de ser lo “La mujer es un soldado en terri- que ha sido durante siglos, porque el torio enemigo. Tiene motivos para instinto, la educación, no se borran ser como es. El hombre siempre ha tenido mil consuelos sociales. El hombre se ha construido un mundo analgésico. Un mundo en el cual puede refugiarse cuando algo va mal. El fútbol, los amigos, el sexo, el burdel de la esquina... La mujer por razones históricas, sociales, biológicas, no se lo permite. La mujer es como el soldado de Jenofonte; si se la derrota, no tiene segunda oportunidad. Debe ganar siempre para llegar al mar y regresar a casa. Por eso es tan cruel cuando pelea. Por eso es tan dura cuando es dura o tan amarga cuando es amarga”. “No conozco ninguna mujer inteligente que no esté sola con más de 40 años. Ojo, no digo sola físicamente, ya que puede estar casada, con niños y ser muy feliz en su matrimonio, pero hay una parte de soledad, de lucidez amarga, de certeza de que está sola en territorio enemigo, que se le nota. Le tocas la piel y se transmite. Ese es el misterio más fascinante. Que una de esas mujeres, de esos

con una ni dos ni tres generaciones siquiera”. “La mujer es el único héroe posible que todavía puede ofrecer historias nuevas para los narradores. Ahora la mujer está siendo cosas que nunca fue, pero aún no ha dejado de ser cosas que siempre ha sido. ¿Cómo hacer compatibles tu instinto, las costumbres, lo que exigen de ti como madre, esposa, amante… con lo que te exige la sociedad como trabajadora, luchadora? Nadie ha escrito sobre la mujer del siglo XXI todavía”.

“Soy crítico con España, pero cuando estoy en España. De todos modos debo confesar que la calle está triste y con razón, y la mediocridad está a todos los niveles. Durante muchos años España ha sido un país irresponsable. Se ha derrochado lo que se tenía, se ha vivido por encima de lo que se ‘debía vivir’ y los políticos actuales no son más que el reflejo, que la consecuencia, de una enfermedad que se llama España. Los políticos, las circunstancias no son más que síntomas, igual que en la Argentina, la enfermedad se llama Argentina. Ahora estamos más unidos

en la desgracia”. “Me gusta mucho el ajedrez. Creo que es lo que mejor simboliza la vida. Hay gente que va a la Iglesia a rezar, yo voy al ajedrez, cada uno tiene su manera de montarse la vida. El tango también es ajedrez. El rey, que aparentemente es el más poderoso, sólo se mueve una casilla en cada dirección, es muy limitado, débil, vulnerable, necesita protección continua. Mientras que la reina, que es aparentemente débil, es la más poderosa del tablero”. “Siempre han sido fundamentales Borges y Roberto Arlt, esos al principio. Después, en una segunda etapa, Manuel Puig y Osvaldo Soriano. Cuando yo vine a la Argentina por primera vez en el ‘76 hablaba de Roberto Arlt y Puig y veía caras de profundo desprecio en los intelectuales de la época. Lo mismo me pasó con Osvaldo Soriano, nunca lo conocí en persona, pero hablé por teléfono muchas veces. Un día leí “A sus plantas rendido un león” y lo llamé: “Maestro, a sus plantas rendido, novela estupenda” y hablamos mucho y él siempre se mostraba triste porque nunca le reconocían su mérito ni su peso en la literatura”. “Si no leo a Soriano, no entiendo la Argentina moderna. Y leyendo a Arlt, se entiende a la Argentina de su época. Todos esos que antes ninguneaban a Soriano, Arlt y Puig ahora escriben los prólogos de sus obras reeditadas”. “Hay algo que se llama estupidez.

Y es el peor mal de la humanidad. La ilimitada capacidad de estupidez que tiene el ser humano. Porque un malvado es alguien con quien se puede negociar, al que se le puede explicar que ser bueno es hasta rentable. Pero un estúpido sólo es un estúpido. Y cuando uno lee la historia se da cuenta de que las mayores atrocidades las desencadenó una estupidez” “Una de las veces que fui a Nueva York me llevaron muy cerca de las Torres Gemelas, yo no sabía. Bajo del taxi y le digo a mi editor, acá huele a guerra. Quizás por la vida que uno lleva, haber sido reportero de guerra te sensibiliza para cierta clase de cosas. Recuerdo que otra vez llegamos con un colega a un campo de fútbol y supe que ahí había muertos enterrados, porque olía a muertos. No tenía dudas. Ese tipo de cosas las desarrollás en base a tu propia vida y luego lo llevás a la novela”. “La cuota de vanidad se acomoda de verdad cuando lees a Conrad o Dostoievski y decís, qué hijo de puta, qué lejos están de todos los demás. Ahí no te queda más remedio que ser humilde”. “No tengo derecho a ser pesimista, lo soy, pero no tengo derecho a serlo públicamente. La única esperanza se llama educación, ahí y aquí, niños educados en el sentido amplio, noble y complejo de la palabra. Pero no hay intención de hacerlo, con lo cual no tengo grandes esperanzas” ■

agdalena Fleitas no tiene dudas que la música puede hacer milagros y tiene ejemplos y anécdotas que recoge de largos años de trabajar en el tema, que así lo demuestran. Como musicoterapeuta y propietaria de un jardín cuya premisa pasa por lo artístico, propone en su libro “Crianza y Arte. La magia de aprender”, que acaba de presentar en la Feria del Libro, que los padres paren con la rutina diaria, revisen su historia y rememoren su propia infancia. También convoca a educar con los sentidos, promueve la crianza amorosa, el juego compartido y el arte como herramienta que “todos tienen a mano”. Fleitas es de las que deja de lado los manuales pedagógicos estructurados y propone reecontrarse con uno mismo, reconocer las raíces del propio disfrute, recordar aquello que “nos conmueve y nos gusta compartir con nuestros hijos”. -¿Es difícil pedir a los padres que paren para revisar su historia y encontrar sus raíces en esta época en la que parece que todos andan corriendo?, le preguntó LA CAPITAL. -Lo difícil y lo fácil es relativo porque los chicos te llevan a situaciones nuevas y si estás ahí tenés varios caminos. Uno es estresarse y otro es tratar de abordar la situación, buscar qué recursos tenés para compartir el bienestar con tus hijos, ofrecerles un momento de relax, de descarga, de juegos y alegrías, y volver a las fuentes. Saber qué cosas te dan placer, te resultan más fáciles y te alivianan, es más sencillo que permanecer en un estado de tensión. A veces los padres prefieren llegar tarde porque no saben qué hacer con sus hijos

M

Magdalena Fleitas presentó su publicación Crianza y Arte en la Feria del Libro en Buenos Aires.

entonces yo siempre hago campaña por el camino del bienestar que también implica bucear un poco en vos mismo y preguntarte qué está pasando para preguntarte qué querés heredarles a tus hijos. Ya sea lo que vos heredaste de tus padres u abuelos e incluso las cosas que no querés repetir porque hay muchas que quizás no tenés intención que vuelvan a pasar. -Su intención no es infantilizar a los padres... -No, hubo una moda terapéutica que hablada de sacar el niño que hay en vos y eso es un poco confuso porque en realidad somos adultos y a lo que se refiere esa frase es volver a traer a la luz el juego, la espontaneidad, la

cia de crecer con padres vitales, ¿por qué? -En mi experiencia conozco muchas historias de padres que no hablan en la mesa y comen en silencio o mirando la TV. U otras historias de chicos que siempre ven a sus padres preocupados. La realidad existe y muchas veces es difícil, pero la alegría tiene que estar y precisamente los hijos nos traen la posibilidad de volver a conectarnos con la alegría, el juego, el diálogo y la escucha que son básicas para que haya contacto y vínculo humano. -¿Cree que la generación de padres actuales están más abiertos a esto? -Sí, en el jardín y en mi experiencia personal veo que los papás están más involucrados, reflexionan, se preguntan y hay mucho más permiso para jugar, para una crianza más amorosa. Antes tal vez había más mandatos de cómo debían ser las cosas y hoy hay más libertad para preguntarse y elegir. LA MÚSICA -En su libro hace referencia a la importancia de la música en la educación, ¿cómo es eso? - Hay muchos estudios que demuestran que para un buen aprendizaje es muy importante integrar la música y el juego en la rutina escolar, más allá de que la música es un lenguaje muy cercano a los chicos y por eso mismo es importante que entre en los hogares. Un docente puede dar una actividad que implica mucha concentración o si tiene que tomar un examen a los alumnos, luego podría continuarse

alegría. Pero bueno, uno es un adulto entonces es importante traer esa cualidad desde el adulto que uno es. Por eso se trata de no infantilizarse porque en realidad se busca esto de sentirse más libre y para eso hay que ser auténtico. -En el libro hace hincapié en la importan-

con un momento de baile o de algún alumno que saque la guitarra y toque para sus compañeros. Todo esto tiene que ver con aceptar e incluir en la planificación de la escuela cómo es la naturaleza de los chicos, cómo es un buen aprendizaje. La música integra los dos hemisferios cerebrales lo cual implica que hay un buen aprendizaje, porque sino estamos un poco recortados. Llegás al aprendizaje desde un sólo lugar y es más pobre. -El tema de los espacios que se toman los padres y las culpas que esto genera aparecen también como temas contradictorios... -Esto es de toda la vida porque los chicos requieren de mucha energía, de miradas, tiempo y dedicación, y uno sabe que es importante dárselos porque ellos no lo piden por caprichosos sino porque es su momento de la vida que tiene que ver con el desarrollo y con todo lo que sigue. Pero lo que pasa es que los padres no solamente tienen que dedicarse a sus hijos sino a su trabajo y realización personal y no siempre hay mucha ayuda de los abuelos o una red que contenga como sucedía antes. Hay un exigencia que yo también la vivo. Uno está cansado y por eso es importante estar conscientes de la propia vitalidad. Es mejor parar a tiempo y decir: ahora no puedo jugar o necesito dormir una siesta. O dejar de cargar a los chicos de actividades. Capaz que lo que necesita la familia es quedarse en casa, escuchar una música, leer. El bienestar no siempre es ir de acá para allá con programas, en realidad tiene que ver con esas situaciones familiares que generan un estado de paz a toda la familia. -Con el Jardín Risas plantea una forma distinta de aprendizaje, ¿le parece bueno incluir en la educación oficial estas propuestas pedagógicas distintas? -Me parece excelente, necesario y fundamental. En realidad en la currícula oficial a los maestros se les dice que hagan más música pero no siempre se recorre el camino de cómo es hacerlo. No es necesario ser músico para transmitir el amor a la música, no es necesario ser cantante para ponerte a cantar con tus alumnos. Entonces es importante que más allá de que el maestro pueda ir refinando sus instrumentos, es bueno que cante con los chicos, que ponga su canción favorita, que luego del recreo los convoque a bailar un vals, por ejemplo. Por eso si la escuela incluye el lenguaje musical puede ser un enorme aliado para todos los objetivos de la institución y además hace más feliz a la gente ■

Las 8 preguntas para María Carolina Laffranconi Las 8 preguntas para María Carolina Laffranconi

4

¿Cuál es el mejor diálogo que recuerda entre dos personajes de ficción?

-Me encantan los diálogos que propone Hugo Filkenstein en sus cuentos, pero si pienso en un clásico no puedo dejar de

nombrar el diálogo del Principito con el zorro.

5

Si le permitieran ingresar en una ficción y ayudar a un personaje, ¿cuál sería y qué haría? -Ya se me pasó la hora de ser princesa, así que me encanta-

ría ser el hada madrina de Cenicienta. Nunca estuve muy de acuerdo con que el encanto desapareciera a las doce. La dejaría pasar toda la noche, y que dependiera de ella conquistar el

corazón del príncipe y no separarse más de él en lugar de dejar todo en manos de un zapatito.

6
Grandes libros, pequeños lectores

C U LT U R A ESCRIBIERON UN PRÓLOGO PARA UN LIBRO

Domingo 26• 05 •2013

De paseos y otros viajes en hoja
Mercedes Pugliese. Ilustraciones:
Nicolás Arispe. Libros- álbum del Eclipse. 2010.

Premiaron experiencia literaria de mujeres en situación de calle
Participan en la entidad “Mujeres en La Vereda”, que está en Capital Federal. El taller textil al que asistían se convirtió en un espacio para superar sus dificultades, entre ellas la de lectoescritura.
n grupo de veinte mujeres, muchas de ellas en situación de calle y con dificultades de lectoescritura, que participaba de un taller de arte textil, se apropió de ese espacio a partir de la necesidad de poder escribir un prólogo para un libro y ahora realizan múltiples actividades relacionadas con la literatura. La experiencia tuvo un primer lugar en el Premio “Vivalectura”. Las mujeres participan desde el 2011 del Taller de Arte Textil de la asociación “Mujeres en La Vereda”, una entidad que cuenta, además, con una biblioteca, una juegoteca y un jardín maternal. “Todos los años la asociación edita un libro que reseña todas sus actividades y en el 2011 se nos ocurrió que las mujeres referentes del taller de arte textil escribieran el prólogo, pero nos dijeron que no estaban preparadas para hacerlo”, dijo Daniela Azulay coordinadora del taller. Frente a esta dificultad, “empezamos a crear espacios de lectura dentro del mismo taller con ese objetivo. Primero empezamos con libros sencillos y ahora ya las participantes se apropiaron del espacio y la lectura ocupa más lugar que el arte textil”, contó Azulay. En el taller, que ahora se llama de “Arte y Literatura”, “las mujeres no sólo aprendían a hacer tejidos y artesanías, entre otras actividades, sino que servía como un espacio de charla y debate de distintas situaciones cotidianas”. “El año pasado era tal el interés que ampliamos las actividades para que no fueran sólo consumidoras de bienes culturales sino también creadoras de esos bienes, ya que para nosotros no leer puede ser una opción individual pero no debe ser un destino”, precisó Azulay. La Asociación “Mujeres en La Vereda” funciona desde 2002 en el barrio de Once en la Ciudad de Buenos Aires, donde funciona un centro cultural, un jardín maternal, una juegoteca, una biblioteca, un área de trabajo social y un área de formación en juego corporal y promoción de la lectura. La misión que se propuso la asociación es que los chicos, jóvenes y adultos que concurran a La Vereda a través de la participación en espacios educativos, de arte, literatura y juego corporal, puedan constituirse como “sujetos autónomos y fortalecer vínculos familiares, grupales y comunitarios saludables”, contó Azulay. “Ahora tenemos nuevos desafíos con el grupo de mujeres, como leer textos más complejos, como los de Gabriel García Márquez, que nos genera una gran cantidad de conversaciones y actividades artísticas posteriores, mientras también elaboramos libros artesanales en tela y papel”, indicó la coordinadora. Azulay aseguró que “todos los hijos de esta mujeres participan de alguna manera de distintos espacios educativos que tiene la asociación y fueron ellos los que de alguna manera empujaron a sus madres a la literatura”. “La forma de instalar la literatura con mujeres que tienen sus derechos vulnerados es algo complejo”, apuntó Azulay, pero ahora a través del taller “creemos que se logra una verdadera igualdad de oportunidades”, dijo. La mujeres residen en la mayoría de los casos, en el barrio de Balvanera, y en el caso de las que se encuentran en situación de calle, provienen de Villa Fiorito, Merlo, Moreno, Paso del Rey y San Miguel. La experiencia fue premiada en la Feria del Libro en el primer lugar de la categoría Sociedad del tradicional certamen “Vivalectura”, que está apoyado por el Ministerio de Educación de la Nación, la Organización de los Estados Iberoamericanos (OEI) y organiza la Fundación Santillana ■

U

Por María Marta Martínez Integrante de la ONG Jitanjáfora

l protagonista de esta historia visita lugares nuevos todos los días sin alejarse demasiado del jardín de su casa. Su travesía es también la aventura del lector. Roberto viaja cuando trabaja y trabaja para viajar. Roberto es pintor. “Sus ojos se van de viaje” advierte el narrador al principio de esta historia. “Mis ojos piensan” escribe Roberto en su cuaderno de bitácora. La voz del narrador abre y cierra el texto; en el medio la hoja de ruta del protagonista. Las ilustraciones de Roberto son en blanco y negro. Él dibuja sobre hojas blancas y su mesa de trabajo son las hojas de la palmera, a la que trepa todas las mañanas. En su diario leemos las impresiones que le provocan sus dibujos; el agua lo moja, sus pájaros revolotean en el borde (entre una hoja y otra). Los dibujos están fuera del dominio del artista. Roberto parece sentirse sorprendido frente a las reacciones de sus propias creaciones. La superposición de diferentes planos de ficción pone en jaque mate la materialidad del libro y nuestra propia percepción. En el libro álbum las imágenes resignifican las palabras y éstas sugieren mucho más de lo que dicen. En ese ida y vuelta se construye el camino de lectura que invita a hacer De paseo y otros viajes en hoja ■

E

Presentaron “El enviado del mar”, una novela escrita a cinco manos
os escritores Sergio Aznar, Marta Vega, Marie Celeste, Carolina Ottino y Ana María Labandal presentaron recientemente su novela multiautoral, “El enviado del mar - una travesía en el tiempo”. El lanzamiento, realizado en un pub local, fue también un buen motivo para que se encuentren otros colegas marplatenses, artistas y editores: Osvaldo Pampín, Olga Ferrari, Alicia Belloso, Mabel Gondín, Oscar Ruiz, Marta Salvador, Cristina Larice, Guillermo Roura, Gastón Sequeira, Alicia Corrado Mélin mas familiares y amigos asistieron a la presentación. El editor Ricardo Martín ofició de presentador, al igual que uno de sus autores, Sergio Aznar. Ottino y Labandal se dedicaron a leer diferen-

L

tes pasajes de la novela. Y los cantantes Marcelo Appugliese y Martín González, por su parte, entonaron canciones melódicas. Cabe señalar que, en breve, la novela se presentará también en ciudades como General Madariaga, Mar del Sud, Miramar y en la localidad de Sierra de los Padres. Hasta el escritor Sebastián Jorgi envió palabras de felicitaciones por este original proyecto editorial. “Felicito a todos los que narraron esta historia, traída en el tiempo como “travesía” desde aquel mundo nórdico. Si bien cada uno de ustedes escribieron un capítulo, lo bueno es que no se nota la mano distinta, lo que hace a la veracidad de la novela”, dijo Jorgi ■

El lanzamiento convocó a varios artistas locales.

Lanzan editorial para la promoción del cine experimental
“El cine experimental de Narcisa Hirsch” es el título de un libro y un DVD doble sobre la obra de la pintora y dibujante, una de las pioneras del cine experimental en la Argentina, que se presentó recientemente en Buenos Aires, en el marco del lanzamiento del sello editorial de cine experimental mQ2*. mQ2* es una editorial especializada en cine y video experimental cuyo principal objeto es la promoción y publicación de obras experimentales de artistas audiovisuales que se encuentran al margen de los principales circuitos de exhibición y difusión. Las ediciones, coordinadas por reconocidos teóricos, curadores e investigadores, están compuestas por un DVD doble y un libro con un estudio crítico sobre las obras editadas. En su primera publicación, mQ2* presenta una selección en DVD de los filmes experimentales de Narcisa Hirsch y un libro bilingüe que cuenta con el prólogo de Victoria Sayago, un texto crítico del teórico argentino Emilio Bernini y un texto escrito especialmente para la publicación de la propia Narcisa. Hirsch (Berlín, 1928) es una de las principales realizadoras de cine experimental en Argentina que comenzó como pintora y dibujante, y realizó varios happenings en los años ‘60 y ‘70 como Manzanas, Bebés, La Marabunta, entre otros. Formó parte del grupo de cineastas conformado por Marie Louise Alemann, Claudio Caldini, Horacio Vallereggio, Juan Villola y Juan José Mugni, quienes exhibieron sus filmes fuera del circuito de cines e instituciones (con excepción del Instituto Goethe) entre los años ‘70 y ‘80 ■

Las 8 preguntas para María Carolina Laffranconi
¿Recuerda haber robado un libro alguna vez? ¿Cuál o cuáles? -¿Vale si me robaron a mí? En mi sala de espera, además de revistas, me gusta poner algunos libros, para los chicos y para los adultos. Tenía uno con el que todos se enganchaban: “No le pidas peras al olmo”, de Hilda Levy. Hasta tenía algu-

6

na mamá que le ponía un señalador y lo leía cada vez que esperaba a su hija. Muchas veces me preguntaron si podían llevárselo, a lo que yo contestaba que no, porque eran varios los que lo leían cada vez que podían. Parece ser que a alguno le interesó demasiado y se lo llevó para nunca devolverlo. También me pasó con un libro que siempre presto: De dón-

de venimos. Tenía más de un juego porque la idea era que los papás que lo necesitaban lo leyeran con sus hijos, y nunca anoté a quién se lo prestaba. Uno de los médicos que trabaja conmigo me contó que en una cabaña en Cariló donde estaba descansando lo encontró en la biblioteca con mi sello.

Domingo 26•05 •2013

C U LT U R A PARA INVESTIGACIONES

7

Ya puede consultarse el archivo de Tomás Eloy Martínez
Contiene ensayos, material inédito, originales de sus novelas y otros materiales que el escritor utilizó durante su producción cultural. El índice general puede verse en www.fundaciontem.org.
a vasta producción del escritor Tomás Eloy Martínez (19342010), tanto de ficción como periodística, podrá consultarse para investigaciones desde la semana última en el flamante archivo organizado por la Fundación TEM, que incluye originales de sus primeras novelas y Entre otros documentos que van desde 1958 a 2010, se encuentran casi todos los artículos que el autor de “La pasión según Trelew” publicó en medios argentinos y extranjeros; junto a grabaciones de las entrevistas que realizó en sus años de carrera periodística. De acuerdo a la página web de la Fundación TEM, este archivo se compone de una parte física y otra digital, “cuya separación viene establecida, mayormente, por el paso de Martínez de la máquina de escribir al procesador de texto”. La construcción de este acervo fue posible gracias a un subsidio de la Convocatoria Abierta y Permanente de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Aecid) y un convenio de colaboración con el Área de Investigación en Crítica Genética y Archivos de Escritores (Crigae) de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación de la Universidad de La Plata. En tanto que la organización y catalogación de los documentos estuvo a cargo de la licenciada en Comunicación Ana Prieto, con la colaboración de las licenciadas Florencia Buret y Lucía Capalbi en el archivo de prensa, y de la doctoranda Vanesa Pafundo (UBA) en el archivo de manuscritos. El Archivo TEM sólo puede revisarse en la sede de la Fundación Tomás Eloy Martínez, ubicada en Carlos Calvo 4319 de la ciudad de Buenos Aires, y se podrá solicitar el envío de copias digitalizadas, cuyo envío estará sujeto a evaluación. Si bien el índice general del archivo se puede consultar en www.fundaciontem.org, la versión extendida con una descripción detallada debe solicitarse en la Fundación. La Fundación TEM, dirigida por Ezequiel Martínez, hijo del escritor, y Margarita García Robayo, se dedica a mantener el legado, difundir la obra de Martínez y promover la literatura y el periodismo joven de Iberoamérica ■

Tomás Eloy Martínez murió en 2010.

L

ensayos, materiales inéditos y versiones intermedias de sus obras y artículos. En este nuevo acervo se podrá consultar, entre otros, el material académico que Martínez elaboró como director del Programa de Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Rutgers, Estados Unidos; así como su correspondencia con escritores lati-

noamericanos, colegas periodistas y traductores que se dedicaron a su obra. El Archivo TEM resguarda también buena parte del material de investigación que el escritor utilizó para proyectos narrativos como “La novela de Perón” y “Santa Evita” con entrevistas, fotografías, cartas y documentación.

FLAMANTE LIBRO DE FERNANDO SAVATER, “LUGARES CON GENIO”

Intensa relación, la de los escritores con las ciudades
En “Lugares con genio”, libro originado en un ciclo de televisión homónimo, el filósofo y escritor Fernando Savater explora la relación de los escritores con las ciudades y define los rincones de la cartografía íntima que entablaron Jorge Luis Borges con Buenos Aires, Pablo Neruda con Santiago de Chile y Fernando Pessoa con Lisboa, entre otros. El autor de “Etica para Amador” partió de sus pasiones -la literatura y los viajes- para ofrecer un recorrido que se interroga sobre los móviles de la literatura y la manera en que un escritor cifra las coordenadas de su narrativa en relación con una geografía singular, que no siempre se corresponde literalmente con aquello que una ciudad exhibe a simple vista. Así, el pensador delinea la Lisboa de Pessoa, propone nuevos vectores para leer la Buenos Aires de Borges y la Santiago de Chile de Neruda y se interna por territorios acaso algo adulterados por el paso del tiempo, como la Florencia de Dante Alighieri, la Londres de Virginia Woolf, la emblemática Praga de Kafka y la Edimburgo de Robert Louis Stevenson. “Sin duda hay algo de fetichismo y también de esa forma ingenua de la piedad que se dedica a las reliquias milagrosas de los santos. Pero no sólo eso: es una forma perdurable de reconocer que, tanto ayer como hoy y sin duda también mañana, la literatura es una tradición cuyas raíces se hunden en la historia y la geografía”, desliza Savater en el prólogo del libro. A lo largo del recorrido, el filósofo aporta datos curiosos e inéditos, además de anécdotas y entrevistas que potencian a las ciudades retratadas como marcas turísticas, en sintonía con el fenómeno que el reconocido arquitecto Albert Montaner describe como el proceso de “musealización de las ciudades”. Entre otras apostillas curiosas, el libro cuenta que el año de práctica que Franz Kafka debió cumplir en el Tribunal Civil de Praga para recibirse de abogado le sirvió para recrear el ambiente de “El proceso” o que los primeros tramos de “La señora Dalloway”, de Virginia Woolf, replican lo que a la escritora más le fascinaba de Londres: las largas caminatas en las que podía meditar. Sobre el autor de “La Divina Comedia”, Savater consigna: “Uno de los momentos esenciales de la vida de Dante, aunque desconocemos si legendario e imaginario o real, fue su encuentro con Beatriz Portinari, quien se convirtió en su dama ideal, en su sueño amoroso”. En “Lugares con genio”, editado por Sudamericana, el escritor narra también que durante las extensas jornadas de trabajo en la biblioteca municipal “Miguel Cané”, en Boedo, Borges imaginó la trama de uno de sus más célebres cuentos, “La biblioteca de Babel”. Justamente, en el capítulo “Un punto donde convergen todos los puntos”, el autor se ocupa de la geografía del autor de “Historia universal de la infamia”: el Palermo de su infancia, la Biblioteca Nacional y la Librería Casares -donde realizó su última aparición pública antes de partir hacia Europa- son los puntos centrales de la exploración. El trayecto incluye un diálogo con el escritor Juan Sasturain y un recorrido por la Fundación Jorge Luis Borges, de la mano de su viuda, María Kodama, para concluir en una excursión a la Plaza San Martín, uno de los lugares favoritos del autor de “Ficciones”. Para los interesados en acceder a la transposición audiovisual del libro, la web ofrece la totalidad de los videos que llevan el mismo nombre del libro, donde se puede hallar las imágenes de las ciudades y escritores que Savater rescata en la obra ■

Fernando Savater.

■ Lecturas

Fuente : Librería Polo Norte

Los libros más vendidos de la semana
FICCIóN
1 CINCUENTA SOMBRAS DE GREY, 2 CINCUENTA SOMBRAS MÁS OSCURAS, 3 FINALE (SAGA HUSH HUSH), 4 EN LLAMAS, 5 SECRETO BIEN GUARDADO, E. L. JAMES, E. L. JAMES, BECCA FITZPATRICK, SUZANNE COLLINS, VIVANA RIVERO, GRIJALBO GRIJALBO EDICIONES B DEL NUEVO EXTREMO PLANETA

NO FICCIóN
1 EL JESUITA, 2 PALABRAS CRUZADAS, 3 CAUDILLOS FEDERALES, 4 REPROGRAMANDO, 5 ECONOMÍA A CONTRAMANO, SERGIO RUBIN-FRANCESCA AMBROGETTI, GABRIEL ROLÓN, PACHO O’DONNELL, SILVIA FREIRE, ALFREDO ZAIAT, EDICIONES B PLANETA AGUILAR URANO PLANETA

Las 8 preguntas para María Carolina Laffranconi
Un extraño hongo se esparce por su biblioteca y consume de manera irrefrenable los libros. Sólo dispone de unos segundos para actuar y salvar a tres de ellos. Lo que usted hace para ganar tiempo es arrojar a la voracidad del hongo otros tres libros. ¿Cuáles serían los sacrificados y cuáles los salvados? -Estuve mirando mi biblioteca, sacrificaría libros que no fueran de ficción, que no volvería a abrir y que no tuvieran

7

un valor emotivo. Los elegidos: uno de recetas de cocinas (no me gusta cocinar y si necesito una receta le pregunto a mi mamá o a una amiga), el “Manual del alumno bonaerense” de cuarto grado... etapa superada, y “Biblioteca de programación en c:” quedó de mi ex marido, parece que para él tampoco era muy importante. Para salvar elegiría un libro de mi infancia: “Dailan Kifki,” de María Elena Walsh que me acompañó de chica, como docente y como mamá: me lo leía

mi seño de tercer grado y lo disfruté tanto que seguí sus pasos luego como maestra leyéndoselo a mis alumnos y a mi hija, un libro compartido con mi hija que me recuerda los momentos en que leíamos juntas: “Harry Potter y el cáliz de fuego”, que es el que más nos gustó y “El conquistador” de Federico Andahazi que me regaló mi hermana y es el que estoy leyendo actualmente.

8

C U LT U R A

Domingo 26•05 •2013

Un buen tipo
Para C. J. (mejor narradora oral que yo escritor)
Por Jorge Dietsch

etuvo el coche en el estacionamiento del supermercado para que bajara su mujer y se dispuso a esperarla. Siempre llevaba un diario o un libro para esas circunstancias. Debía, cuando no trabajaba, hacerle de chofer. No lo hacía a disgusto porque aprovechaba para leer y escuchar música. El auto no era de alta gama, como dicen ahora, era más bien de baja, pero el sonido de la radio era bueno. Además no era un exquisito y podía disfrutar de la música en casi cualquier equipo. Bajó un momento para limpiar el parabrisas y vio acercarse a un muchacho que le decía desde lejos algo que no entendió. Pensó que era un cuidacoches y le hizo con la cabeza que sí, que se quedaba. Le llamó la atención que no llevara franela ni trapito alguno, y también que siguiera acercándose. -Buen día, ¿todo bien?- le dijo él, algo inquieto ahora. -Sí, todo bien- contestó el muchacho, y se quedó mirándolo, tal vez demasiado. Al rato le dijo: -Tenés cara de buen tipo, vos. -Vos también- contestó él. -No, yo no. No soy un buen tipo. -¿…? -En serio, no soy un buen tipo. Mi-

D

rá- y levantó la campera. Debajo de la campera tenía una pistola. De verdad; se notaba que no era un juguete. Le contó entonces que había estado preso y que no tenía trabajo, ni fa-

milia que lo mantuviera. Que hacía pocos días había salido y que comía salteado. -Mirá, yo soy un laburante también, como vos. No me sobra un

mango. -¿De verdad no tenés nada? -No, de verdad, estoy bastante en la lona. Tengo tres pibes y hago lo que puedo.

Conversaron un poco más, como si fueran dos amigos que se encuentran en el estacionamiento de un supermercado. De pronto aparece la esposa y, apurada, le pide diez pesos. Le faltaban para pagar la compra ya que no utilizaban tarjeta de crédito. El, nervioso, saca el dinero del bolsillo, un billete de diez pesos y uno de cien. Le da los diez a la mujer, y guarda los cien. Cuando ella se va, el muchacho le dice: -Dame esos cien. -No puedo, entendeme, no estoy bien de plata. Le muestra el arma, insiste un poco, pero luego le dice: -Bueno, mirá. Vamos a hacer una cosa. Dame los cien, voy al kiosco, lo cambio por dos de cincuenta, y vamos mitad cada uno. No tuvo más remedio que dárselo. Esperó un rato y volvió la mujer. -Bueno, vamos, ya está. ¿Quién era ese? -Nadie, un conocido- dice él, que ya encendía el coche y daba por perdido su dinero. -Ahí vuelve- dice ella. Y volvía, corriendo, con un billete de cincuenta que agitaba en el aire, y que le gritaba. -Esperá, amigo, esperá, que tengo tu parte. -¿Parte de qué?- dice ella. -De nada. Era un amigo. Me debía cincuenta ■

Le passé compossé
(Versión de un poema de Prévert)
Por María Angélica Espinel

No me miró cuando hizo el café. Y su flequillo le cubrió los ojos. Y se los cubrió también cuando sacó un cigarrillo. Y luego de eso, el humo los cubrió. Pero vi que apuntaron al espejo, al cuadro,

al reloj, y de nuevo al cenicero. Aplastó el pucho, sin estar del todo consumido y se paró. Son mis manos que cubren mis ojos ahora.

Curiosa lengua
Ojear, hojear y otros ejemplos
Por Mavira Dillon

Palabras robadas
(Basado en la película “Palabras Robadas”)
Por Olga Ferrari

Se fue amarrando el hombre su duda de ser
de la espera encendió la llama de la verdad buscó y esperó el momento justo para quebrar el espejismo de pertenencia lo convirtió en esquirlas de culpa sobre el cuerpo inerte caen las hojas la tierra sepultó el testimonio seguirá vivo ahí donde nadie podrá verlo donde él no podrá convertirlo en olvido.
Por Yonatan Amado

las palabras robadas volvieron paso a paso entre puntos y comas en el lugar exacto de las heridas del amor de los fracasos y la pérdida punto inicial del regreso las marionetas deambulan nostalgias de un ayer en sombras el cuerpo cansado con la pesadez

Se fue amarrando el hombre su duda de ser Allí donde no hay muelles ni planchadas. Arrojando sueños. Piedras de aire cansado No tuvo miedo de los dragones en el agua. Creyó que flotaba, como ave de paso quieta, Apurada, espectadora del alba, siempre quieta. Navega su niño, el más frágil, el primero Barriendo las arenas del desierto inmenso, Responsable y serio, de la misma manera Que sin real recuerdo, y sin conciencia Como Dios de carne en el error que llega, Se repone, se alza, y no se entrega al vacío Autista y errante de la existencia. Las brumas del tiempo van por dentro Como la sangre clara del espectro. El río pasa, el bote quieto Cuando yo nadando pesco mi reflejo. A esto que escribo le falta algo, le faltan dedos. No sé si es agua, caña, o pez, manos, o espera.

Mirar a alguna parte es “ojear” y se llama “ojeada” el vistazo ligero a algo o alguien. “Hojear”, en cambio, es pasar los ojos sobre las hojas de una publicación, acaso leyendo deprisa algunos textos. “Deprisa” es una sola palabra cuando indica “con celeridad, con apuro”, en tanto que “prisa” significa prontitud, acción rápida. El idioma castellano ofrece innumerables ejemplos de vocablos que expresan sutiles diferencias entre sí, aun cuando son parecidos entre sí en su forma escrita y casi iguales en su oralidad. A menudo se utilizan indistintamente los vocablos “inicuo” e “inocuo” y, sin embargo, quieren decir cosas distintas: “inicuo” es lo injusto, contrario a la equidad; “inocuo”, lo que no produce daño ■

Las 8 preguntas para María Carolina Laffranconi
Se le concede la extraordinaria excepción de hacerle una única pregunta a uno de sus tantos escritores predilectos. ¿Qué le preguntaría? -No le preguntaría, le agradecería. A los 8 años le escribí a Elsa Isabel Bornemann una cartita después de leer “El libro

8

de los chicos enamorados”. Tal como ella pedía, le escribí contándole de mi primer amor. Me contestó, a máquina, una carta que guardo como un tesoro muy preciado. ¡No podía creer que me hubiera contestado! Le diría que ese gesto significó mucho para mí, y que hoy soy yo quien me en-

cuentro escribiendo para niños. Y así como ella me dio esa pequeña participación, yo también les pregunto a los chicos acerca de los nombres de mis personajes, o los escucho atentamente cuando me dicen lo que les gustaría que pasara.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful