Escrituras Aneconómicas. Revista de Pensamiento Contemporáneo Año II, N° 3, Santiago, 2013.

Democracia: aneconomía, partición y acto político ISSN: 0719-2487 http://escriturasaneconomicas.cl/

DOS CARTAS DE ALTHUSSER A DERRIDA. Traducción de
MARCELO RODRÍGUEZ & MIGUEL CASTILLO DIDIER

Nota Preliminar de
MARCELO RODRÍGUEZ

m.rodar@hotmail.com Universidad de Chile

NOTA PRELIMINAR,

por Marcelo Rodríguez A. Hace algunos años ha (re)comenzado, en distintos lugares de Latinoamérica y el mundo, la discusión y reflexión en torno a la figura y el pensamiento de Louis Althusser. Estas lecturas han abierto distintas líneas oblicuas en el inmenso bosque que es la teoría y la recepción de Althusser, y han logrado, como primer efecto, comenzar a desplazar, pese a su persistencia, las interpretaciones reduccionistas, los encasillamientos y los prejuicios que han cubierto de silencio la complejidad y potencialidad del pensamiento filosófico de Althusser. Una de estas líneas abiertas, y no muy transitada, es la que recorre el encuentro entre Althusser y Derrida 1, encuentro que trenzó proximidades y lejanías. “Él (Althusser) era a la vez próximo y lejano, aliado y disociado”, señalaba Derrida a Élisabeth Roudine sco (DerridaRoudinesco, 2002: 116). Contraste tejido a partir de la amistad 2, y a partir de sus respectivas intervenciones filosóficas, cada una marcada por las coyunturas teóricas y políticas que afrontaron. 3 Las dos
Entre las lecturas que han abordado este encuentro en Latinoamérica destacamos los trabajos de Carolina Collazo: “Althusser ‘lector’ de Althusser. Desapropiación subjetiva como condición política en filosofía” (2012) y “Althusser y Derrida. Una ‘alianza política’” (2012b) 2 Derrida y Althusser se conocen en la ENS de la calle de Ulm en 1952, siendo estudiante el primero, y profesor el segundo. Entre ambos establecen una relación de amistad, que perduró hasta la muerte de Althusser en 1990. Entre la gran cantidad de ‘circunstancias’ que los aproximaron está, por ejemplo, el hecho de que ambos nacieron en Argelia, Althusser en 1918 y Derrida en 1930; que ambos compartieron por más de 20 años el mismo lugar de
1

142

M arcelo RODRÍGUEZ

cartas de Althusser a Derrida, cuya traducción al español colocamos a disposición, iluminan, de distintos modos, algunos entrelazamientos de esta opaca textura. La primera carta fue escrita el 9 de enero de 1962, y lo más probable es que corresponda a la carta que Derrida se refiere en la entrevista con Roudinesco:
Me alentó [Althusser] de manera decisiva con su juicio filosófico. Cuando le envié el manuscrito de la Introducción al origen de la geometría de Husserl, mi primera publicación, me escribió una carta extraordinaria. No era un especialista de Husserl, pero como algunos marxistas de su entorno, o por otro lado, de distinta manera, como su compañero de escuela Tran-Duc-Tao, percibía (estratégicamente) una alianza posible entre el idealismo trascendental de Husserl, sobre todo en su dimensión genética y epistemológica, y una nueva problemática marxista. Yo no distaba mucho de pensarlo también, aunque de otro modo (Derrida-Roudinesco, 2002: 116).4

En el texto Derrida y Althusser. Materialismo y Ontología, escrito con Zeto Bórquez (Cfr., 2012), se señalan algunos elementos de esta “alianza”. Hay que señalar que el período en el que 143 Althusser escribe esta carta se ubica entre la publicación, en La Pensée de marzo-abril de 1961, de su artículo “Sobre el joven Marx (Problemas de teoría)”, y la aparición, en La Pensée de diciembre de 1962, de su artículo “Contradicción y sobredeterminación”, ambos posteriormente reunidos en Pour Marx (Althusser, 1965; Althusser, 1967). La segunda carta fue escrita en 1974 (el día y mes no se precisa), año de la publicación de Glas de Derrida, obra a la que está dedicada hermosamente la carta. Althusser admiraba profundamente el trabajo de Derrida. En relación a su propia intervención filosófica, Althusser fue encontrando en Derrida un riguroso pensamiento sobre

trabajo, la École; que después de la tragedia de Althusser en 1980, Derrida fue uno de los pocos amigos que lo podía visitar. 3 Contraste (proximidad/lejanía) existente en el plano teórico teórico, por ejemplo, entre las intervenciones de comienzos de 1968, La différance (27 de enero) de Derrida, y Lenin y la filosofía (24 de febrero) de Althusser, ambas pronunciadas en la Sociedad Francesa de Filosofía. 4 Respecto a Thao, en la entrevista “Politics and Friendship” Derrida señala lo siguiente: “I remember Tran -Duc Thao’s book, Phenomenology and Dialectical Materialism. This former normalien who, after having graduated the same year as Althusser, returned to Vietnam, had attempted a critical Marxist approach to phenomenology and, following a perfectly acceptable commentary (which Foucault, I believe, had praised in a clas s or in private conversation), proposed a dialectical materialist reinterpretation of the problems of genetic phenomenology (passive genesis, temporality, etc.). This book probably had a great influence upon me: traces of it may be found in my thesis on Hu sserl” (Derrida & Sprinker, 1993: 184). Esta entrevista, realizada en abril de 1989 por Michel Sprinker, es un ‘documento’ excepcional para conocer la lectura de Derrida sobre Althusser.

ESCRITURAS ANECONÓMICAS DEMOCRACIA: ANECONOMÍA, PARTICIÓN Y ACTO POLÍTICO

la estrategia en filosofía, 5 y una filosofía del encuentro , que al sostener la “primacía” de la “diseminación” por sobre “toda filosofía de la esencia (Ousia, Essentia, Wesen), de la Razón (Logos, Ratio, Vernunft), y, por tanto, del Origen y del Fin” (Althusser, 2002: 54), 6 se inscribiría en una determinada corriente filosófica, subterránea y reprimida, llamada por Althusser, “materialismo” del encuentro, o aleatorio. La importancia, y la radicalidad, de la filosofía Derrida estriba precisamente en:
Ser al mismo tiempo una filosofía de la estrategia filosófica y, en fin, con una total consecuencia, una filosofía de los márgenes de la filosofía. Hay ahí un impresionante rigor de pensamiento que, en mi opinión, nadie ha superado en su inspiración y que nadie podría superar en mucho tiempo, si no es para siempre (siempre puede cambiar la forma y el grado de reflexión). Por eso Derrida es seguramente el único grande de nuestro tiempo y, quizás por mucho, el último. (Althusser, 2007: 147)

Tal vez, lo central para Althusser es que a partir de Derrida es posible comenzar a comprender “el problema de todos los problemas filosóficos (y políticos y militares), el saber cómo salir de un círculo permaneciendo en él” (Althusser, 1995: 423-424). Bueno, “la cuestión está abierta al análisis ” (Derrida & Roudinesco, 2002: 116). Agradezco a Zeto Bórquez por haber rescatado las cartas, y por sus importantes observaciones a la traducción, y a Miguel Castillo Didier por esta pequeña traducción común. 144

BIBLIOGRAFÍA. Althusser, Louis. (1965) Pour Marx, coll. ‘Théorie’, París: François Maspero, 1965. ____________. (1967) La revolución teórica de Marx. México D. F.,: Siglo XXI. Trad. Marta Harnecker.

“Jacques Derrida ha hablado mucho de estrategia en filosofía y tiene razón, puesto que toda filosofía es un dispositivo de combate teórico que dispone las tesis como si fueran plazas fuertes o voladizos para poder, en sus alusiones y ataques estratégicos, cercar las plazas teóricas fortificadas y ocupadas por el adversari o” (Althusser, 2007: 138) 6 Todas estas figuras sostienen la anterioridad del sentido sobre toda realidad, como “un agua que fluye de una fuente elevada, pasa a unos canales que moderan y dirigen su curso, y llega hasta el fondo de las tierras que le deben su verdor… el agua que fluye no se separa jamás de sí misma. Desde la fuente a la tierra más lejana, es siempre la misma agua ininterrumpida”. (Althusser, 1968: 63-64)
5

M arcelo RODRÍGUEZ

____________. (1968) Montesquieu, la política y la historia [1958]. Madrid: Editorial Ciencia Nueva. Trad. M. Ester Benítez. ____________. (1995) “Los hechos” [1976], en El porvenir es largo . Barcelona: Ediciones Destino. ____________. (2002) Para un materialismo aleatorio, Madrid: Arena libros. ____________. (2007) “La única tradición materialista (1985)”, en Youkali 4, diciembre 2007. Trad. Juan Pedro García del Campo. Edición virtual disponible en http://www.youkali.net/youkali4d%20Althusser%20launicatradicionmateria lista.pdf Bórquez, Zeto & Rodríguez, Marcelo. (2012) “Derrida y Althusser. Materialismo y ontología”, en Louis Althusser. Filiación y (re)comienzo , Santiago: Colección Teoría 28, Departamento de Teoría de las Artes, Facultad de Artes Universidad de Chile. Una versión ligeramente modificada de este trabajo ha sido publicada en la Revista Pensamiento Político, n°2, abril 2012. http://www.pensamientopolitico.udp.cl/edicion-dos Collazo, Carolina. (2012) “Althusser ‘lector’ de Althusser. Desapropiación subjetiva como condición política en filosofía”, en Z. Bórquez, y M. Rodríguez, (eds.), Louis Althusser. Filiación y (re)comienzo . Santiago: Colección Teoría 28, Departamento de Teoría de las Artes, Facultad de Artes Universidad de Chile. _____________. (2012b) “Althusser y Derrida. Una ‘alianza política’”, texto presentado para uno de los encuentros de discusión organizado por el Proyecto UBACyT: “Discurso, política, sujeto: Encuentros entre el marxismo, el psicoanálisis y las teorías de la significación”. Edición virtual disponible en: http://marxismoypsicoanalisis.sociales.uba.ar/2012/08/28/3er-encuentrode-discusion-invitacion/ Derrida, Jacques & Sprinker, Michael. (1993) “Politics and Friendship: An Interview with Jacques Derrida”, en E. Kaplan, y M. Sprinker (eds), The Althusserian Legacy. Londres: Verso, 1993, pp. 193-231. Derrida, Jacques & Roudinesco, Élizabeth. (2002) Y mañana qué…. Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica.

145

ESCRITURAS ANECONÓMICAS DEMOCRACIA: ANECONOMÍA, PARTICIÓN Y ACTO POLÍTICO

PRIMERA CARTA (9-I-1962) Querido amigo, Acabo de leer atentamente la introducción a tu traducción de El origen. 7 Quisiera decírtelo, sin consideración por tu modestia. No he leído hasta hoy un texto tan escrupuloso y tan profundamente inteligente sobre Husserl. Inteligente en profundidad, que va más allá de las constataciones de contradicciones ordinarias, que va a buscar la intención más escondida para dar cuenta y razón de los enigmas de la expresión. La mayor parte de los intérpretes, trátese de Tao, de Merleau, de S. Bachelard, y también de Cavaillès, 8 se detienen en el camino: entregando las armas cuando parecen perderse las esperanzas en el combate,- luego se apartan de este. En cambio tú vas hasta el final, y aún si se puede elegir no ser husserliano a pesar de todo (lo que es bien difícil cuando se te l ee…), se ve que se podría serlo y lo que serlo significa: un proyecto sin desfallecimiento, sin tachaduras, sin lagunas… en todo caso tú muestras que Husserl puede ser comprendido y defendido, así hasta el final, fiel a sí. También reconocí el origen de los temas de tu reflexión presente: la escritura, la patología “trascendental”… el lenguaje. (luego esta quinta meditación que vela a los costados de El origen) Es preciso continuar: las páginas que tú concedes a la escritura están plenas de sentido y grávidas de promesas. Cuando este texto te vuelva a ser legible, veras que tengo razón: es completamente de primer orden. Gracias por habérmelo dado a leer. Lo abrí al regresar de vacaciones (lluvia, nieve, nieblas): me fue una luz y una gran alegría. A tí con toda mi amistad. L. Althusser mis viejas pasiones personales se han despertado en el pasaje que consagras a la cuestión de la historicidad o de la no-historicidad de las sociedades primitivas (sin historia)… mis tics de 146

J. Derrida, L'origine de la géométrie. París : Presses Universitaires de France, 1962. Traducción al español: Introducción a “El origen de la geometría” de Husserl . Buenos Aires: Manantial, 2000. Trad. Diana Cohen. 8 Tran Duc Thao, Maurice Merleau-Ponty, Suzanne Bachelard (hija de Gaston), y Jean Cavaillés.
7

M arcelo RODRÍGUEZ

viejo hegeliano (arrepentido…). 9 Me gustaría que me hables de ello un poco más largamente, cuando nos veamos,- como también de otros temas (la relación con Heidegger10 entre otros). Hazme el favor de pasar por mi antro un día que estés en la École. Cher Ami, Je viens de lire attentivemment ton introduction à ta traduction de l’Origine. Je tiens à te le dire, sans égards pour ta modestie : je n’ai pas lu à ce jour un texte aussi scrupuleux et aussi profondément intelligent sur Husserl. Intelligent en profondeur, allant au-delà des constats de contradiction ordinaires, allant chercher l’intention la plus cachée pou r rendre compte et raison des énigmes de l’expression. La plupart des interprètes, qu’il s’agisse de Tao, de Merleau, de S. Bachelard, et même de Cavaillès, s’arrètent en route: rendent les armes quand le combat parait désespéré., puis coupent à travers ch amps. Toi tu vas jusqu’au bout, et même si l’on peut choisir de ne pas être husserlien malgré tout (ce qui est bien difficile quand on te lit…), on voit qu’on pourraît l’être et ce que l’être signifie : un projet sans défaillances, sans ratures, sans lacunes… En tout cas tu montres que Husserl peut être ainsi compris et défendu, jusqu’au bout, fidèle à soi. 147 Reconnu aussi l’origine des thèmes de ta réflexion présente : l’écriture, la pathologie « transcendantale »… le langage. (puis cette cinquième méditatio n qui veille aux côtes de l’Origine) Il faut continuer : les pages que tu donnes déjà sur l’écriture sont pleines de sens et lourdes de promesses. Quand ce texte te sera redevenu lisible, tu verras que j’ai raison : il est de tout premier ordre. Merci de me l’avoir donné à lire. Je l’ai ouvert au retour des vacances (pluie, neige, brouillards) : il m’a été une lumière et une grande joie. A toi en toute amitié L. Althusser
Para Althusser (como para casi toda su generación) una de las vías de acceso a Marx fue Hegel. Recordemos que Althusser realizó su tesis, en 1947, sobre la noción de contenido en Hegel, con Bachelard: “Du contenu dans la pensé de GWF Hegel”, en Écrits philosophiques et politiques , I, París, STOCK/IMEC, 1994. 10 “For Althusser, if I may be allowed to say it in such a brutal way, Heidegger is the great unavoidable thinker of this century. Both the great adversary and also a sort of essential ally or virtual recourse (Althusser’s entire w ork should be read following this indication). As I said to you before, we spoke very .little about philosophy together: only in brief, elliptic, ironic, sometimes friendly, sometimes less friendly exchanges. Always against a background of allusions and probably also of enormous misunderstandings. And yet, how many times did he say to me during the last years in the hospital: “Listen, you’ve got to talk to me about Heidegger. You’ve got to teach me Heidegger.” He was reading him a bit. He picked things up and then dropped them”. J. Derrida, y M. Sprinker, “Politics and Friendship: An Interview with Jacques Derrida”, op. cit., pp. 189 -190.
9

ESCRITURAS ANECONÓMICAS DEMOCRACIA: ANECONOMÍA, PARTICIÓN Y ACTO POLÍTICO

mes vieilles passions personnelles se sont éveillées au passage que tu consacre à la question de l’historicité ou de la no-historicité des sociétés primitives (sans histoire)… mes tics de vieil hegelien (repenti…). J’aimerais que tu m’en parles un peu plus longuement, quand on se verra, comme de bien d’autres thèmes (le rapport avec Heid egger entre autres). Fais-moi l’amitié de passer par mon antre un jour que tu seras dans l’Ecole.

SEGUNDA CARTA (1974) Querido Jacques, Tu “Glas”11 está sobre la mesa baja en la pieza grande; cuatro letras apretadas las unas contra las otras, “aglutinadas” para preservarse sin duda del gran espacio mudo que las rodea, adonde su eco se extiende. Lo muestro a todos los que vienen a sentarse en los sillones, y cuando les toca esperarme, ellos leen. En cuanto a mí, yo te leo por partes lo más a menudo – y a veces con un aliento más largo, pero por la tarde. Lentamente. Siempre sobre esta mesa baja donde ni hablar de trabajo sino de escuchar al que habla enfrente; leo y eso es escucharte. Tú escribes/hablas en dos pentagramas (dos columnas), la mano derecha y la izquierda: es necesario aprender a tocarte (aunque “sucede” también de no saber tocarte). Todos tenemos este pasado sin duda. Este “tañido” 12 sonaba para mí en la pequeña aldea de Morvan, donde pasé de niño (6-8 años) dos años en casa de mis abuelos campesinos (el abuelo había sido guarda forestal en Argelia, había terminado su carrera en el “Bois de Boulogne” donde yo nací). Su acento en lo alto del silencio, en bosques y campos… Has escrito “algo” extraordinario. Tú lo sabes mejor que nosotros que lo leemos. Has tomado la delantera, la de haber escrito, pero te alcanzaremos-- para constatar que ya estás en otra parte… Es por eso que me apresuro y hablo el lenguaje de mi retraso. He sido
11 12

148

Derrida, J. Glas, París: Galilée, 1974. Considerando el contexto, traducimos aquí la palabra Glas por su traducción literal: tañido (de campanas).

M arcelo RODRÍGUEZ

conmocionado, Jacques, por este texto, este libro, sus dos columnas, su monólogo doble y su complicidad, la labor y el brillo, lo neutro y su dolor, lo apagado y su esplendor, y la repetición interna en cada “voz” de este coro contrastado. Transmíteme estas palabras, te lo ruego, insignificantes, pero que dicen cosas inauditas, que sobrepasan a Hegel y a Genet: un texto de filosofía sin precedentes que es un poema como no conozco otro. Sigo leyendo. Louis.

Cher Jacques ton “Glas” est sur la table basse dans la grande pièce: quatre lettres pressées les unes contre les autres, « agglutinées » pour se garder sans doute du grand espace muet qui les entoure, où leur écho s’ étend. Je le montre à tous ceux qui viennent s’asseoir dans les fauteuils, et quand il advient qu’ils m’attendent, ils lisent. Moi je te lis par morceaux le plus souvent – et parfois d’une plus longue haleine, mais le soir, lentement. Toujours sur cette table basse, où pas question de travail mais d’écouter qui parle en face,- je lis et c’est t’écouter. Tu écris/parles sur deux portées (deux colonnes) l a main 149 droite et la gauche : il faut apprendre à te jouer (bien que « ça joue» aussi de ne pas savoir en jouer).. On a tous ce passé sans doute. Le glas pour moi sonnait dans le petit village du Morvan où j’ai passé enfant (6 -8 ans) deux années chez mes grands parents paysans (le grand père avait été garde forestier en Algérie, avait fini sa carrière au « Bois de Boulogne » où je suis né). Sa ponctuation dans le haut du silence, sur bois et champs... Tu as écrit « quelque chose » d’extraordinaire. Tu le sa is mieux que nous qui le lisons. Tu es pris de l’avance ! Celle d’ avoir écrit, mais on te rattrapera -pour constater que tu es déjà ailleurs... C’est pourquoi je me hâte et parle le langage de mon retard : j’ai ‘été bouleversé, Jacques, par ce texte, ce livre, ses deux colonnes, leur monologue double et sa complicité, le labeur et l ‘éclat, le neutre et sa douleur, le terne et sa splendeur, - et la redite interne en chaque « voix » de ce chœur contrasté. Passe moi ces mots, je t’en prie, dérisoires, mais Ça « dit » des choses inouïes, qui passent Hegel et Genêt : un texte de philosophie sans précédent qui est un poème comme je n’en connais pas. Je continue à lire. Louis

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful