You are on page 1of 120

Cap´ ıtulo XII

Factorizaci´ on ideal
En este cap´ ıtulo nos adentraremos en la teor´ ıa de la divisibilidad, cuyo estudio comenzamos en el cap´ ıtulo IV. Nuestro objetivo es demostrar que, a pesar de los ejemplos que hemos visto en el cap´ ıtulo anterior, los anillos de enteros algebraicos s´ ı tienen factorizaci´ on u ´nica siempre que admitamos la existencia de divisores ‘ideales’ que no se corresponden con elementos del anillo. Esta factorizaci´ on u ´nica se comporta de modo extremadamente regular y, aunque no es tan potente como la factorizaci´ on u ´nica ‘real’, en muchos casos es suficiente para comprender el comportamiento de estos anillos y, en parte, el comportamiento de los n´ umeros enteros. El origen de las ideas que vamos a exponer se remontan al estudio de Kummer sobre los enteros ciclot´ omicos. Kummer quer´ ıa averiguar si los anillos de enteros ciclot´ omicos tienen factorizaci´ on u ´nica, y para ello se dedico a buscar factorizaciones de primos racionales por si encontraba alg´ un contraejemplo. En este proceso lleg´ o a desarrollar una teor´ ıa que le permit´ ıa determinar a priori el n´ umero de divisores primos que deb´ ıa tener un primo racional p, sus multiplicidades, as´ ı como criterios expl´ ıcitos que le permit´ ıan determinar a qu´ e enteros ciclot´ omicos deb´ ıa dividir cada factor, todo esto antes de encontrar dichos factores primos. Cuando lleg´ o por fin a encontrar un contraejemplo a la factorizaci´ on u ´nica su teor´ ıa estaba tan perfeccionada y era tan coherente que Kummer pudo demostrar que era consistente hablar de divisores ‘ideales’ que se comportaran seg´ un las reglas que hab´ ıa obtenido, aunque no se correspondieran con ning´ un divisor real en el anillo (del mismo modo que los antiguos algebristas trabajaban con n´ umeros ‘imaginarios’ aunque no se correspondieran con ning´ un n´ umero real). A finales del siglo XIX Dedekind formaliz´ o la teor´ ıa de Kummer identificando sus divisores ideales con los ideales en el sentido usual de la teor´ ıa de anillos y probando que los resultados de Kummer son v´ alidos en una clase muy general de anillos que ahora introducimos.

207

208

Cap´ ıtulo 12. Factorizaci´ on ideal

12.1

Dominios de Dedekind
a y b son ideales de un anillo D, su producto es ) Ø Ø Ø n ∈ N y pi ∈ a, qi ∈ b para i = 1, . . . , n .

Recordemos que si ( n X ab = pi qi
i=1

(12.1)

En otras palabras, ab es el menor ideal que contiene a todos los productos ab tales que a ∈ a y b ∈ b. Como a y b son ideales, estos productos est´ an contenidos en ambos, luego se cumple que ab ⊂ a ∩ b. Definici´ on 12.1 Un dominio ´ ıntegro D es un dominio de Dedekind si todo ideal propio de D (o sea, distinto de 0 y D) se descompone de forma u ´nica salvo el orden en producto de ideales primos. Vamos a probar que la factorizaci´ on ideal es formalmente an´ aloga a la factorizaci´ on real de los DFU’s. Sin embargo tenemos un obst´ aculo justo al principio, y es que hay un hecho obvio en todo dominio ´ ıntegro cuyo an´ alogo ideal no es evidente: los elementos no nulos son simplificables. Para probar que los ideales no nulos son simplificables demostraremos que el conjunto de los ideales de un dominio de Dedekind se puede sumergir en un grupo, con lo que para simplificar un ideal en ambos miembros de una igualdad bastar´ a con multiplicar por su inverso en dicho grupo. Definici´ on 12.2 Sea D un dominio ´ ıntegro y K su cuerpo de cocientes. Un ideal fraccional de D es un D-subm´ odulo no nulo a de K tal que existe un c ∈ D no nulo de manera que ca ⊂ D (donde ca = {ca | a ∈ a} ). Si a es un ideal fraccional de D, entonces ca es D-subm´ odulo de K contenido en D, luego es un D-subm´ odulo de D, o tambi´ en, b = ca es un ideal no nulo de D y a = c−1 b. El rec´ ıproco se prueba igualmente, luego, en definitiva, los ideales fraccionales de D son los conjuntos de la forma c−1 b, donde b es un ideal no nulo de D y c ∈ D es no nulo. Tomando c = 1 deducimos que todos los ideales no nulos de D son ideales fraccionales. Rec´ ıprocamente, un ideal fraccional a es un ideal si y s´ olo si a ⊂ D (por la propia definici´ on). Podemos definir el producto de dos ideales fraccionales por la misma f´ ormula (12.1) que para ideales. Es f´ acil comprobar que efectivamente el producto de ideales fraccionales es un ideal fraccional, as´ ı como que cumple la propiedad asociativa. Si c ∈ K es no nulo, llamaremos ideal fraccional principal generado por c al ideal fraccional (c) = cD. Es f´ acil ver que (c)a = ca. En particular (c)(d) = (cd). Llamaremos 1 = (1) = D. Es claro que a 1 = a para todo ideal fraccional a. Diremos que un ideal fraccional a es inversible si existe otro ideal fraccional b tal que ab = 1. Es claro que si existe tal b entonces es u ´nico, y lo representaremos por a−1 .

12.1. Dominios de Dedekind Todo ideal fraccional principal es inversible, pues (c)−1 = (c−1 ).

209

Antes hemos visto que todo ideal fraccional es de la forma c−1 b, para cierto ideal b y cierto entero c. En t´ erminos del producto de ideales fraccionales tenemos que todo ideal fraccional es de la forma (c)−1 b, o sea, una fracci´ on de dos ideales. Para probar que los ideales fraccionales de un dominio de Dedekind forman un grupo necesitamos unos hechos sencillos v´ alidos en cualquier dominio ´ ıntegro. Teorema 12.3 Sea D un dominio ´ ıntegro. 1. Todo ideal fraccional principal de D es inversible. 2. Un producto de ideales de D es inversible si y s´ olo si lo es cada factor. 3. Si un ideal inversible de D factoriza como producto de ideales primos, entonces la descomposici´ on es u ´nica salvo el orden. ´ n: 1) Ya hemos comentado que (c)−1 = (c−1 ). Demostracio 2) Es obvio que si cada factor es inversible el producto tambi´ en lo es (su inverso es el producto de los inversos). Si el producto es inversible entonces el inverso de un factor es el inverso del producto multiplicado por los factores restantes. 3) Supongamos que un mismo ideal no nulo se expresa de dos formas p1 · · · pr = q1 · · · qs como producto de ideales primos (necesariamente no nulos). Podemos suponer que r ≤ s. Tomamos un factor (digamos p1 ) que no contenga estrictamente a ninguno de los restantes. Por definici´ on de ideal primo, y puesto que q1 · · · qs ⊂ p1 , ha de existir un ´ ındice i de modo que qi ⊂ p1 . Reordenando podemos suponer que q1 ⊂ p1 . Igualmente ha de existir un ´ ındice j tal que pj ⊂ q1 ⊂ p1 . Por la elecci´ on de p1 ha de ser pj = q1 = p1 . Tomando inversos podemos eliminarlos de la factorizaci´ on, hasta llegar a que D = qs−r · · · qs ⊂ qs , lo que contradice la definici´ on de ideal primo a no ser que r = s. Es claro que con esto el teorema queda demostrado. Teorema 12.4 Si D es un dominio de Dedekind, entonces los ideales fraccionales de D forman un grupo. Adem´ as los ideales primos (no nulos) coinciden con los maximales. ´ n: Basta probar que todo ideal primo (no nulo) tiene un Demostracio inverso y es maximal, pues entonces todo ideal no nulo ser´ a inversible por ser producto de ideales primos (inversibles) y todo ideal fraccional ser´ a inversible porque es de la forma (c)−1 b, donde (c)−1 es ciertamente inversible y b es un ideal, luego inversible tambi´ en.

210

Cap´ ıtulo 12. Factorizaci´ on ideal

Vemos primero que todo ideal primo inversible es maximal. Sea p un ideal primo. Hay que demostrar que si d ∈ D \ p entonces p + (d) = D. En caso contrario existen ideales primos tales que p +(d) = p1 · · · pr y p +(d2 ) = q1 · · · qs . Es f´ acil ver que ° ¢ ° ¢ ° ¢ ° ¢ ° ¢ ° ¢ p + (d) /p = p1 /p · · · pr /p y p + (d2 ) /p = q1 /p · · · qs /p . ° ¢ ° ¢ El ideal p + (d) /p = [d] es principal y D/p es un dominio ´ ıntegro, luego tiene inverso por el teorema anterior, el cual nos da tambi´ en que todos los ideales primos p1 /p, . . . , pr /p tienen inverso en D/p. Lo mismo ocurre con q1 /p, . . . , qs /p. Igualamos: ° ¢ ° ¢ ° ¢ ° ¢2 ° ¢2 ° ¢2 q1 /p · · · qs /p = [d2 ] = [d] = p1 /p · · · pr /p .

Otra aplicaci´ on del teorema anterior nos da que s = 2r y que, ordenando adecuadamente, pi /p = q2i /p = q2i−1 /p. De aqu´ ı se sigue que pi = q2i = q2i−1 , ° ¢2 2 y de aqu´ ı a su vez obtenemos que p + (d ) = p + (d) . Consecuentemente Todo elemento de p es, pues, de la forma c + ad, con c ∈ p2 y a ∈ D, pero como p es primo y d ∈ / p, ha de ser a ∈ p, lo que prueba que p ⊂ p2 + p(d) ⊂ p, 2 es decir, p = p + p(d), y como p tiene inverso, 1 = p + (d), contradicci´ on. Finalmente, si p es cualquier ideal primo no nulo, sea c ∈ p, c 6= 0. Como D es un dominio de Dedekind podemos factorizar (c) = p1 · · · pr ⊂ p, donde los ideales primos pi son todos inversibles (por el teorema anterior, ya que (c) lo es) y en consecuencia maximales (por lo ya probado). Por definici´ on de ideal primo, alg´ un ideal pi est´ a contenido en p, luego por maximalidad p = pi es maximal y tiene inverso. Ahora ya podemos trabajar con dominios de Dedekind como si fueran DFU’s. Definici´ on 12.5 Sea D un dominio de Dedekind. Diremos que un ideal b divide a un ideal a si existe un ideal c tal que a = bc. Lo representaremos b | a. Notar que en tal caso c = ab−1 . Claramente b | a si y s´ olo si ab−1 es un ideal. Observar que b | a si y s´ olo si a ⊂ b. En efecto, si b | a entonces a = bc ⊂ b y si a ⊂ b la propia definici´ on de producto nos da que ab−1 ⊂ bb−1 = 1 = D, −1 luego el ideal fraccional ab es de hecho un ideal y por lo tanto b | a. As´ ı un ideal p es primo si y s´ olo si p 6= 1 y cuando p | ab entonces p | a o p | b, es decir, el concepto de ideal primo en un dominio de Dedekind es formalmente an´ alogo al de primo real en un DFU. Similarmente, un ideal p es maximal si y solo si p 6= 1 y cuando a | p entonces a = 1 o a = p, es decir, el concepto de ideal maximal en un dominio de Dedekind es formalmente an´ alogo al de elemento irreducible en un DFU (notar que en t´ erminos de ideales no hay ni unidades ni asociados). Hemos probado que en un dominio de Dedekind maximal equivale a primo, lo cual es an´ alogo al hecho de que en un DFU irreducible equivale a primo. ° ¢2 p ⊂ p + (d2 ) = p + (d) ⊂ p2 + (d).

12.1. Dominios de Dedekind

211

Si c ∈ D escribiremos a | c o c = ab en lugar de a | (c) o (c) = ab. De este modo los divisores ideales pueden dividir a elementos reales. Concretamente, tenemos a | c si y s´ olo si (c) ⊂ a, si y s´ olo si c ∈ a, es decir, un ideal, como conjunto, es el conjunto de todos sus m´ ultiplos reales. Notar tambi´ en que a | b si y s´ olo si (a) | (b). La factorizaci´ on u ´nica ideal nos permite hablar de la multiplicidad de un ideal primo en otro ideal (o en un elemento real) exactamente en el mismo sentido que en un DFU. Toda familia finita de ideales tiene un m´ aximo com´ un divisor y un m´ ınimo com´ un m´ ultiplo que se pueden calcular como en un DFU, aunque en realidad hay una caracterizaci´ on m´ as simple: Teniendo en cuenta que a | b es lo mismo que b ⊂ a, resulta que el m´ aximo com´ un divisor de una familia de ideales es el mayor ideal que los contiene, y el m´ ınimo com´ un m´ ultiplo es el mayor ideal contenido en ellos, o sea: mcd(a1 , . . . , ar ) = a1 + · · · + ar , mcm(a1 , . . . , ar ) = a1 ∩ · · · ∩ ar . (esto generaliza el teorema de Bezout.) En particular (a, b) = (a) + (b) puede entenderse como el ideal generado por a y b o como el m´ aximo com´ un divisor de (a) y (b). Es equivalente. Podemos hablar de ideales primos entre s´ ı, etc. con las mismas propiedades que en un DFU. Es f´ acil encontrar DFU’s que no sean dominios de Dedekind. Por ejemplo Z[x] no es un dominio de Dedekind ya que Z[x]/(x) ∼ = Z, luego (x) es un ideal primo no maximal. Rec´ ıprocamente veremos que todos los anillos de enteros algebraicos son dominios de Dedekind y muchos de ellos no son DFU’s. Por lo tanto la divisibilidad ideal no es una generalizaci´ on de la real, sino que ambas son paralelas. Las dos pueden darse simult´ aneamente. Esto ocurre exactamente en los DIP’s: Teorema 12.6 Un dominio ´ ıntegro D es un DIP si y s´ olo si es un dominio de Dedekind y un dominio de factorizaci´ on u ´nica. ´ n: Si D es DIP ya sabemos que es DFU, y todo ideal propio Demostracio de D es de la forma (c), donde c no es 0 ni una unidad. Entonces c se descompone en producto de primos c = p1 · · · pn , con lo que (c) = (p1 ) · · · (pn ) tambi´ en es producto de ideales primos. Rec´ ıprocamente, una descomposici´ on de (c) en ideales primos da lugar a una factorizaci´ on de c, de donde se sigue la unicidad. Si D es a la vez un dominio de Dedekind y un DFU entonces dado un ideal primo p tomamos un c ∈ p no nulo y lo factorizamos c = p1 · · · pn en producto de primos. Tenemos que p | c, luego p | pi para alg´ un i, luego (pi ) ⊂ p y como los ideales primos son maximales, p = (pi ) es principal, y todo ideal propio de D es principal por ser producto de ideales primos principales. El concepto de DFU es muy u ´til en cuanto que proporciona un gran control sobre los anillos que tienen esta propiedad, pero est´ a el inconveniente de que no es f´ acil determinar cu´ ando se da el caso. As´ ı, por ejemplo, hasta ahora no hemos

212

Cap´ ıtulo 12. Factorizaci´ on ideal

sabido probar que un anillo de enteros algebraicos tiene factorizaci´ on u ´nica salvo en el caso en que de hecho es un dominio eucl´ ıdeo, pero esta propiedad es mucho m´ as fuerte y deja de cubrir muchos casos de inter´ es. El concepto de dominio de Dedekind, en cambio, admite una caracterizaci´ on algebraica muy f´ acil de verificar en la pr´ actica. Ve´ amosla. Teorema 12.7 (Teorema de Dedekind) Sea D un dominio ´ ıntegro y K su cuerpo de cocientes. Entonces D es un dominio de Dedekind si y s´ olo si cumple las tres propiedades siguientes: 1. D es noetheriano. 2. Los ideales primos no nulos de D son maximales. 3. Si a ∈ K es ra´ ız de un polinomio m´ onico con coeficientes en D, entonces a ∈ D. ´ n: Todo dominio de Dedekind es noetheriano, pues una caDemostracio dena de ideales estrictamente creciente significar´ ıa una cadena decreciente de divisores, lo cual es imposible. La propiedad 2) est´ a probada en el teorema 12.4. La prueba del teorema 4.24 vale para probar 3) sin m´ as cambio que considerar divisores ideales en vez de reales. Supongamos ahora que un dominio ´ ıntegro D cumple las tres propiedades del enunciado y veamos que es un dominio de Dedekind. Dividimos la prueba en varios pasos. (i) Sea a 6= 0 un ideal de D. Entonces existen ideales primos p1 , . . . , pr de manera que p1 · · · pr ⊂ a. En caso contrario por el teorema 3.9 existe un ideal a tal que no existen ideales primos en las condiciones pedidas y que es maximal entre los ideales para los que esto ocurre. En particular a no puede ser primo, o cumplir´ ıa (i) trivialmente. Tampoco puede ser que a = D. Por lo tanto existen dos ideales b y c tales que bc ⊂ a, pero no b ⊂ a o c ⊂ a. Por la maximalidad de a, existen ideales primos p1 , . . . , ps y ps+1 , . . . , pr tales que p1 · · · ps ⊂ a + b, ps+1 · · · pr ⊂ a + c, de donde p1 · · · pr ⊂ (a + b)(a + c) ⊂ aa + ab + ac + bc ⊂ a, contradicci´ on. (ii) Si a es un ideal no nulo de D, llamaremos a−1 = {x ∈ K | xa ⊂ D}. Es claro que a−1 es un D-subm´ odulo de K , y para cualquier c ∈ a no nulo se cumple que ca−1 ⊂ D, luego a−1 es un ideal fraccional de D. Tambi´ en es inmediato que D ⊂ a−1 , luego a = aD ⊂ aa−1 . De la definici´ on de a−1 se sigue que aa−1 = a−1 a ⊂ D. Esto significa que el ideal fraccional a−1 a es de hecho un ideal de D. Notar tambi´ en que si a ⊂ b son dos ideales de D, entonces D ⊂ b−1 ⊂ a−1 .

Puesto que p es maximal. ha de ser p = pp−1 o bien pp−1 = D. Sea s ∈ S . entonces D √ a−1 . es decir. Sea p un ideal maximal tal que a ⊂ p. entonces S ⊂ D. As´ ı pues. . un elemento b ∈ p2 · · · pr \ (a). Sea a ∈ p no nulo. de donde aa−1 = D. existe un ´ ındice i tal que pi ⊂ p. . Por lo tanto |B − sIm | = 0 y el polinomio p(x) = |B − xIm | ∈ D[x] es m´ onico. no nulo y tiene por ra´ ız a s. lo que contradice a (iii). . Supongamos lo contrario. Por la hip´ otesis 3) tenemos que s ∈ D. m. En particular el ideal fraccional ap−1 es un ideal de D. pues. en contradicci´ on con nuestra hip´ otesis. . luego existen elementos bij ∈ D de manera que ai s = m X j =1 bij aj para i = 1. Por (ii) sabemos que pp−1 es un ideal de D tal que p ⊂ pp−1 ⊂ D. m. lo cual es imposible. sea r el menor natural tal que existen ideales primos para los que p1 · · · pr ⊂ (a). a √ ap−1 . Como p1 es maximal ha de ser p1 = p. Si se diera el primer caso. donde llamamos B = (bij ). Obviamente a 6= D. . am ∈ D. Entonces p−1 ⊂ a−1 . (vi) Si a 6= 0 es un ideal. Equivalentemente. pero por otra parte b ∈ / (a) = aD. . pues entonces multiplicando por su inversa concluir´ ıamos que (aj ) = 0. entonces pp−1 = D. Claramente bp ⊂ (a). . Como (a) ⊂ p y p es primo. . y por la minimalidad de r tenemos que p2 · · · pr no est´ a contenido en (a).12. . Esto puede expresarse matricialmente mediante la ecuaci´ on s(aj )t = B (aj )t . (v) Si p es un ideal maximal de D. Basta probar que p−1 contiene estrictamente a D. Tomamos. Dominios de Dedekind (iii) Si a es un ideal propio. . (iv) Si a es un ideal no nulo de D y S es un subconjunto de K tal que aS ⊂ a. Por (ii) D ⊂ p−1 ⊂ a−1 . Por lo tanto −1 −1 −1 D = ap (ap ) ⊂ aa−1 ⊂ D. p−1 6= D. Reordenando podemos suponer que p1 ⊂ p. Por (i). Por consiguiente la matriz B − sIm no puede ser regular. . 213 Sea p un ideal maximal de D tal que a ⊂ p. . Como D es noetheriano existe un ideal a maximal entre los que incumplen (vi). . (B − sIm )(aj )t = 0. . am ) para ciertos a1 . luego −1 la maximalidad de a implica que ap cumple (vi). luego a ⊂ ap−1 ⊂ aa−1 ⊂ D. que ap−1 (ap−1 )−1 = D. Por hip´ otesis ai s ∈ a para i = 1.1. luego ba−1 ∈ / D. . . . No puede ocurrir que a = ap−1 . luego ba−1 p ⊂ a−1 (a) = D y ba−1 ∈ p−1 . entonces aa−1 = D. Como D es noetheriano tenemos que a = (a1 . pues entonces (iv) implicar´ ıa que p−1 ⊂ D en contradicci´ on con (iii). As´ ı pues. Por definici´ on de a−1 esto significa que p−1 (ap−1 )−1 ⊂ a−1 . por (iv) tendr´ ıamos que p−1 ⊂ D.

20 y 11. Podemos suponer que r ≤ s. . En particular a no es primo. As´ ı.23. . Por lo tanto a = p1 · · · pr p. El anillo Q[x] es un ejemplo de dominio de Dedekind que no cumplen esta condici´ on. y es que los cocientes m´ odulo ideales no nulos son finitos. Como en (vi) concluimos que a ⊂ ap−1 ⊂ D y de nuevo por (iv) y (iii). El teorema 11.8 Sea K un cuerpo num´ erico. . Supongamos que un mismo ideal propio se expresa de dos formas p1 · · · pr = q1 · · · qs como producto de ideales primos (necesariamente no nulos) . Entonces. 12. . por maximalidad. en contra de la elecci´ on de a. es decir.20 afirma tambi´ en que estos anillos de enteros cumplen una propiedad adicional muy importante que no poseen todos los dominios de Dedekind. Multiplicando por el inverso tenemos p2 · · · pr = q2 · · · qs . puesto que p1 es primo y q1 · · · qs ⊂ p1 . implican que todo anillo de enteros algebraicos de un cuerpo num´ erico es un dominio de Dedekind. junto con el teorema de Dedekind. En efecto: Definici´ on 12. pr . ha de existir un ´ ındice i tal que qi ⊂ p1 . Si a es un ideal no nulo de OK . Observar que la prueba del teorema anterior nos ha dado una expresi´ on expl´ ıcita para el inverso de un ideal en un dominio de Dedekind: a−1 = {x ∈ K | xa ⊂ D}. r y (si r < s) a que D = qs−r · · · qs . . Por la maximalidad de a tenemos que ap−1 = p1 · · · pr para ciertos ideales primos p1 . Por lo tanto ha de ser r = s. . El teorema siguiente acaba de garantizar que la norma de ideales se comporta satisfactoriamente: . Sea p un ideal maximal tal que a ⊂ p. la primera inclusi´ on es estricta. pero entonces D ⊂ qs . de hecho q1 = p1 . que la norma de ideales extiende (salvo signo) a la de enteros reales. Factorizaci´ on ideal (vii) Todo ideal propio de D es producto de ideales primos. la norma de a es un n´ umero natural no nulo y N(a) = si y s´ olo si ° 1¢ a = 1.2 Factorizaci´ on ideal en anillos de enteros Los teoremas 11. lo cual es imposible.21 implica adem´ as que si a ∈ O entonces N (a) = | N(a)|. El inter´ es de la finitud de los cocientes reside en que es la clave para definir la norma de un ideal. En caso contrario sea a un ideal propio maximal entre los que no pueden expresarse como producto de ideales primos. llamaremos norma de a al cardinal del anillo cociente: N(a) = |O/a|. que jugar´ a el mismo papel que la norma de los elementos reales en el estudio de la divisibilidad. .214 Cap´ ıtulo 12. El teorema 11. (viii) La descomposici´ on de un ideal en primos es u ´nica salvo el orden. Repitiendo el proceso llegamos a que pi = qi para i = 1. . Reordenando podemos suponer que q1 ⊂ p1 y.

digamos 3 = qr. contradicci´ Lo correcto es a/ap ∼ O / p . b son dos ideales no nulos de O. Por ° √ √ ¢ el contrario q 6= r. pero el segundo caso implicar´ ıa que a/ap ∼ on. o sea. = Con esto estamos en condiciones omodamente. luego ap √ a. Como p es maximal. pues 1 − −5 = 2 − 1 + −5 . La unicidad de la factorizaci´ on obliga a que sea 1 + −5 = p1 q y ° √ ¢ 1 − −5 = p2 r. y as´ ı | O / p | = | a / ap | . N(f ) es un O-subm´ odulo de O. el ideal (2) s´ olo puede descomponerse en producto de dos ideales primos de norma 2. = O/O. ´ n: Por la unicidad de la factorizaci´ Demostracio on en primos e inducci´ on sobre el n´ umero de factores. pues en otro caso 1 = 3 − 1 + −5 + 1 − −5 ∈ q. Por otra parte. ha de ser N(f ) = p o N(f ) = O. Si llamamos p = p1 = p2 . ° ° ° √ ¢ √ ¢ √ ¢ Similarmente p2 = 2. 1 + −5 . un ideal.2) Esto prueba que 2 no es primo. de modo que la factorizaci´ on u ´nica de 6 es √ M´ as a´ un. basta probar que N(ap) = N(a) N(p) cuando p es un ideal primo (el caso en que uno de los factores es 1 es obvio). y como N(2) = 4. Vimos en °√ ¢ de ver ejemplos c´ el cap´ ıtulo anterior que en Q −5 ten´ ıamos las siguientes descomposiciones en irreducibles: √ ¢° √ ¢ ° 6 = 2 · 3 = 1 + −5 1 − −5 . (12. la factorizaci´ on de 6 es. pero se comportan como si lo estuviesen. Basta probar que |a/ap| = |O/p|. 1 − −5 . q = 3.9 Sea K un cuerpo num´ erico y O su anillo de enteros. si a ∈ a \ ap. Igualmente 3 ha de ser producto de dos ideales de norma 3. o sea. luego b ser´ a igual a ap o a a seg´ un que la multiplicidad de p en b sea la de ap o la de a. q = 1. con lo que |a/ap| = 1. £ en 6 = p2 qr. que p1 = 2. luego han de descomponerse en producto de un ideal de norma 2 por ° ¢ otro de √ norma 3. Los § √ definitiva. factores son ‘ideales’ porque no est´ an en el anillo Z −5 . es decir. Factorizaci´ on ideal en anillos de enteros 215 Teorema 12. es ° √ ¢ decir.2. pues entonces a | b | ap. Consideremos los grupos abelianos finitos a/ap ≤ O/ap.2) tienen los dos norma 6. El tercer teorema de isomorf´ ıa implica que |O/ap| = |O/a| |a/ap|. ° √ √ ¢ Finalmente observamos que p1 = p2 . 2 = p1 p2 . entonces N(ab) = N(a) N(b). entonces a = ap +(a) y a su vez esto implica que la aplicaci´ on f : O −→ a/ap dada por f (x) = [xa] es un epimorfismo de O-m´ odulos con la propiedad de que p ⊂ N(f ). o sea. Por lo tanto. 1 − −5 . Ahora. evidentemente p1 es el m´ aximo com´ un divisor de 2 y 1 + −5. . √ ¢° √ ¢ ° 6 = 2 · 3 = (p1 p2 )(qr) = (p1 q)(p2 r) = 1 + −5 1 − −5 .12. luego la descomposici´ on en factores de b debe contener a la de a y estar contenida en la de ap. 1 + −5 y r = 3. N(ap) = N(a) |a/ap|. Si a. o sea. los factores de la derecha en (12. Por el mismo motivo no pueden existir ideales b de O tales que ap √ b √ a. Ejercicio: Obtener las factorizaciones ideales correspondientes a las factorizaciones no u ´nicas mostradas en el cap´ ıtulo anterior en cuerpos cuadr´ aticos reales e imaginarios. Notemos que por la factorizaci´ on u ´nica ap no puede ser igual a p. |a/ap| > 1.

Cada elemento no nulo de OK pertenece a un n´ umero finito de ideales. pero a menudo resultan u ´tiles. a debe dividir a uno de los primos racionales que dividen a N(a). . lo que equivale a que N(a) ∈ a. N(a) = |OK /a|. luego ha de ser primo. El anillo OK /a es en particular un grupo finito (con la suma) y el orden de cualquier elemento es divisible entre N(a). Por lo tanto N(a)[1] = [0]. Teorema 12. Si N(a) es un n´ umero primo. Si a es un ideal primo no nulo. entonces a es un ideal primo. Factorizaci´ on ideal El teorema siguiente recoge los hechos b´ asicos sobre las normas de ideales an´ alogos a los ya conocidos para normas de enteros reales.216 Cap´ ıtulo 12. N(a) = pm para un cierto m ≤ n. 1. La unicidad de 4) implica que los primos racionales (no asociados) son primos entre s´ ı. Los hechos siguientes son muy sencillos. 3) se sigue de 1) porque cada ideal es un divisor de su norma. Si a dividiera a otro primo q . 4) Como a | N(a) y a es primo. 1. Este teorema contiene informaci´ on relevante a la hora de estudiar los ideales propios de un anillo de enteros. 2) es un caso particular de 1).9. ´ n: 1) es consecuencia inmediata del teorema 12. a | N(a). donde n es el grado de K . El apartado 4) nos dice que todo ideal primo divide a un primo racional. Teorema 12. entonces a divide a un u ´nico primo racional p y se cumple que N(a) = pm para cierto natural m menor o igual que el grado de K . ´ n: 1) es consecuencia inmediata de la factorizaci´ Demostracio on u ´nica. 3. lo cual es imposible salvo si q = p. S´ olo un n´ umero finito de ideales pueden tener una norma dada. 2. 3. Digamos que a | p.10 Sea K un cuerpo num´ erico y a. de donde se sigue la existencia de infinitos ideales primos en cada anillo de enteros (al menos uno distinto para cada primo racional).11 Sea K un cuerpo num´ erico. el mismo argumento nos dar´ ıa que N(a) habr´ ıa de ser potencia de q . Cada ideal no nulo de OK tiene s´ olo un n´ umero finito de divisores. 2. Si a | b entonces N(a) | N(b). Consecuentemente. Entonces N(a) | N(p) = pn . Demostracio 2) Un ideal de norma prima no puede descomponerse en primos (por 1). 3) Por definici´ on. por lo que factorizando los primos racionales se encuentran todos los ideales primos. b ideales de OK . 4.

Factorizaci´ on ideal en anillos de enteros 217 Veamos ahora que en la mayor´ ıa de los casos es muy f´ acil encontrar las factorizaciones ideales de los primos racionales (y con ello ir encontrando todos los ideales primos de un anillo de enteros). g1 (α) · · · gr (α) Notar que la primera igualdad se debe a que g (α) y g1 (α)e1 · · · gr (α)er se diferencian en un entero m´ ultiplo de p. gi (α) . . uv ) concluimos que ° ¢ ° ¢ er e1 er 1 pe = p. de donde g ¯|q ¯− r ¯. r 1 ´ n: Para cada i = 1. entonces (q − r)(α) = 0. luego Z[α]/ N(φi ) ∼ = (Z/pZ)(αi ). . (p. Consecuentemente ° ¢ ° ¢ q (α) = q (α) − h(α)gi (α) + h(α)gi (α) ∈ p. gi (α) = N(φi ) es un ideal primo que obviamente divide a p. Los primos pi son distintos. r son primos distintos y la descomposici´ on de p en primos es er 1 p = pe · · · p . luego q ¯(ai ) − r ¯(ai ) = 0. Teorema 12. luego son primos entre s´ ı. en general. gi (α) . Obviamente φi es un epimorfismo. pi = p. pero eso es imposible porque ambos polinomios son irreducibles en Z/pZ. v ) ⊂ (p. Veamos la otra ¯ (x)¯ inclusi´ on. lo que nos da que p = pe 1 · · · pr . Ø Ø Por definici´ on de norma. luego q ¯(x) = h gi (x). Z/pZ). El hecho ¯ de que q ¯(x) − h(x)¯ gi (x) = 0 significa que todos los coeficientes del polinomio q (x) − h(x)gi (x) son m´ ultiplos de p. ° ¢ Consideremos la aplicaci´ on φi : Z[α] −→ (Z/pZ)(αi ) dada por φi q (α) = q ¯(αi ). donde n es el grado de 1 · · · pr ) = p e1 er er 1 K . para un entero algebraico α. N(pi ) = |Z[α]/pi | = Ø(Z/pZ)(αi )Ø = pgrad gi . y tambi´ en g ¯i | q ¯− r ¯. de donde ( φ ) es un ideal primo de Z[α]. pues si pi = pj . luego contiene a Z/pZ). Entonces (Z/pZ)(αi ) es una extensi´ on finita de Z/pZ y g ¯i = pol m´ ın(αi . La igualdad la obtendremos considerando las normas. luego los polinomios g ¯i y g ¯j tienen la ra´ ız [α] en com´ un en el cuerpo Z[α]/pi (este cuerpo tiene caracter´ ıstica p. er e1 grad g1 +···+er grad gr 1 En total N(pe = pn . . p | pe 1 · · · pr . y el segundo anillo es°un cuerpo. gi (α) ⊂ N(φi ) (la imagen de p es [p] = 0). 1 · · · pr ⊂ p.12. Est´ a bien definida. ° ¢ Por lo tanto. . para i = 1. . r. N i ¢ Es claro que p. . . . . sea αi una ra´ Demostracio ız de g ¯i (x) en una extensi´ on de Z/pZ. entonces pi | gj (α). 0) = (p). luego g | q − r. g (α) = (p. pues (Z/pZ)(αi ) es un espacio vectorial de dimensi´ on grad gi sobre Z/pZ. u)(p. pues si q (α) = r(α). As´ ı pues N(p1 · · · pr ) = N(p). Entonces los ideales pi = p. El teorema siguiente da cuenta de ello.12 Sea K un cuerpo num´ erico y supongamos que el anillo de los enteros de K es de la forma Z[α]. Si q (α) ∈ N(φi ). Sea g (x) = pol m´ ın(α. er 1 As´ ı pues. Q) y p un primo racional.2. Aplicando que. luego es isomorfo al espacio (Z/pZ)grad gi . entonces q ¯(αi ) = 0. Sea g ¯(x) la imagen de g (x) por el epimore1 er fismo de Z[x] sobre (Z/pZ)[x] y sea g ¯=g ¯1 ···g ¯r la descomposici´ on de ¯ en po° g ¢ linomios m´ onicos irreducibles en (Z/pZ)[x].

en consecuencia. con h ∈ (Z/q Z)[x]. los factores irreducibles de g ¯(x) en Z/q Z son todos distintos dos a dos. Sea g (x) el polinomio m´ ınimo de ω . S´ olo falta probar que f = op (q ). Este p p divide a x − 1. Sea e = op (q ). 1.218 Cap´ ıtulo 12. luego lo mismo vale para las de g ¯(x). [ω ] es una ra´ ız p-´ esima de la unidad distinta de 1 (pi no puede dividir a π = ω − 1). resulta que h [w] = h [ω ]q = h [ω q ] = . que es no nulo m´ odulo q . −1 + −5 = 3. lo cual sigue siendo cierto m´ odulo q . ´ n: 1) En la prueba del teorema 11. entonces la factorizaci´ on de q es de la forma q = p1 · · · pr . Q) = x2 + 5. donde los factores son distintos. luego pp−1 | p y considerando las normas tenemos la igualdad. donde los primos son distintos. La imagen en (Z/3Z)[x] es x2 + 2 = x2 − 1 = (x + 1)(x − 1). 2. 1 − −5 . con f = op (q ) (el orden de q m´ odulo p). luego tiene orden p. En ´ el. Sabemos que L = Z[ω ]/pi es un cuerpo con q f elementos. e = op (q ) | f . pol m´ ın( −5. ° ¢ Un elemento de L es de la forma h [ω ] . ´ 2) Aplicamos el teorema anterior. N(pi ) = q f . luego 2 factoriza como 2 = 2. luego la factorizaci´ on de q es de la forma q = p1 · · · pr .15 vimos que π = ω − 1 Demostracio p−1 cumple π | p. y r = (p − 1)/f . concluimos que las ra´ ıces de xp − 1 en una extensi´ on de Z/q Z han de ser simples. En particular. 1 + −5 3. con lo que p | q f − 1 y. 1 + −5 . pero por otro lado el grupo multiplicativo de L tiene orden q f − 1. Veamos ahora un resultado general para cuerpos ciclot´ omicos. Teorema 12. Como la derivada de x − 1 es pxp−1 . pues comparando las normas sale que r = (p − 1)/f . lo que nos da la factorizaci´ on √ ¢° √ ¢ ° √ ¢° √ ¢ ° 3 = 3. En el cap´ ıtulo siguiente estudiaremos con detalle las factorizaciones en cuerpos cuadr´ aticos. Como los ele° ¢qe ° ° e¢ e¢ mentos de Z/q Z cumplen aq = a.13 Sea p un primo racional impar y sea O = Z[ω ] el anillo de los enteros ciclot´ omicos de orden p. donde p = (ω − 1). 1 + −5 3. La factorizaci´ on de p en O es p = pp−1 . Su imagen en el cuerpo ° √ ¢2 (Z/2Z)[x] es x2 + 1 = (x + 1)2 . pero es bastante frecuente y sabemos que al menos la cumplen los cuerpos cuadr´ aticos y ciclot´ omicos de orden primo. Si q 6= p es un primo racional. y su u ´nica ra´ ız es 0. £√ § Ejemplo Las factorizaciones de 2 y 3 en Z −5 que hemos obtenido m´ as arriba pueden obtenerse tambi´ en como sigue: √ En primer lugar. Factorizaci´ on ideal La hip´ otesis OK = Z[α] no la cumplen todos los cuerpos num´ ericos.

12. Si llamamos σ1 . pero 188 no es un cuadrado perfecto. Vamos a probar que en Z[ω ] no hay elementos de norma ±47. pues. En su estudio de los enteros ciclot´ omicos de orden primo. con lo que hall´ o el menor contraejemplo a la factorizaci´ on u ´nica en enteros ciclot´ omicos de orden primo. b enteros racionales. Sucede que todas estas extensiones son de hecho dominios de factorizaci´ on u ´nica. Kummer public´ o en 1844 las descomposiciones en factores primos de todos los primos racionales ≤ 1. ni 188 − 23 = 165. luego e = f . la norma de dicho entero °√ de norma ¢ respecto a la extensi´ on Q(ω )/Q −23 ser´ ıa un entero cuadr´ atico de norma °√ ¢ ±47 (necesariamente +47). . Ejemplo Vamos a considerar el caso p = 23 y q = 47 en el teorema anterior. y habremos probado que Z[ω ] no tiene factorizaci´ on u ´nica. el n´ umero de elementos de L ha de cumplir q f ≤ q e . ni 188 − 23 · 4 = 96. y de aqu´ ı concluimos que Q −23 ⊂ Q(ω ). por lo que Kummer pudo encontrar todas las factorizaciones. con a. ±2. y para valores mayores resulta que (2a − b)2 + 23b2 > 188. un entero de Q −23 es de la forma a + b 1+ 2−23 . . Basta ver.2. tenemos que f = op (q ) = 1. σ22 a los monomorfismos de Q(ω ).000 para las extensiones de orden primo p ≤ 19. . ±1. y as´ ı descubri´ o la factorizaci´ on ideal de los anillos de enteros algebraicos. . 4 Si hubiera un elemento de norma 47 tendr´ ıamos 188 = 47 · 4 = (2a − b)2 + 23b2 . luego b no puede tomar los valores 0. . y su norma es √ √ √ µ ∂ µ ∂µ ∂ 1 + −23 2a + b −23 2a + b −23 a + b = + b − b N 2 2 2 2 2 ¢ 1° = (2a − b)2 + 23b2 . que en Q −23 no hay enteros de norma 47. con lo que los factores primos de 47 ser´ an ideales no principales. El discriminante del cuerpo es ∆ = −2321 . luego ∆ = 2310 −23 = det σi (ω j ) ∈ °√ ¢ Q(ω ). puesto que q e ≡ 1 (m´ od p). no sin grandes esfuerzos. como Q(ω )/Q es que √ normal concluimos ° todos¢los √ conjugados σi (ω j ) est´ an en Q(ω ). Para el siguiente caso. Afortunadamente su teor´ ıa estaba tan avanzada que Kummer confi´ o m´ as en ella que en la evidencia que le mostraba que los cuerpos ciclot´ omicos no ten´ ıan factorizaci´ on u ´nica. luego 47 factoriza en 22 primos distintos de norma 47. Esto significa que todos los elementos de L qe son ra´ ıces de x − x y as´ ı. Si en Q(ω ) hubiera un entero ±47. Como q ≡ 1 (m´ od p). encontr´ o las factorizaciones de todos los primos menores que 47 y demostr´ o que 47 no pod´ ıa ser descompuesto en primos. √ °√ ¢ Ahora bien. p = 23. Factorizaci´ on ideal en anillos de enteros 219 ° ¢ h [ω ] .

Para aplicar el teorema 12.3 Dominios de Dedekind y dominios de factorizaci´ on u ´ nica Terminamos el cap´ ıtulo profundizando un poco m´ as en la relaci´ on entre la divisibilidad real e ideal. con los tres factores de norma p. o bien [2] ∈ / Im φ. entre los dominios de factorizaci´ on u ´nica y los dominios de Dedekind. luego la factorizaci´ on es de la forma 2 = p3 .220 £√ § Ejemplo Factorizaci´ on en el anillo Z 3 2 . Concretamente. luego un isomorfismo. y en consecuencia p = pq. Un hecho sencillo que conocemos es el siguiente: Un dominio de Dedekind es un dominio de factorizaci´ on u ´nica si y s´ olo si todos sus elementos irreducibles son primos. donde N(p) = p y N(q) = p2 . una u ´nica ra´ ız c´ ubica m´ odulo p. Resumimos los resultados en la tabla siguiente: Primo p=2 p ≡ 1 (m´ od 3) p 6≡ 1 (m´ od 3) x3 ≡ 2 (m´ od p) x3 ≡ 2 (m´ od p) p 6= 2 resoluble no resoluble Factorizaci´ on p 3 Norma p p p3 p / p2 pqr p pq 12. Factorizaci´ on ideal Vamos a determinar o ° √ c´ ¢mo se descompone un primo racional p en el anillo de enteros del cuerpo Q 3 2 . luego φ es un monomorfismo.12). Su n´ ucleo est´ a formado por las ra´ ıces c´ ubicas de la unidad de Z/pZ. En el primer caso la factorizaci´ on es p = pqr. y para esto no hace falta el teorema 12. luego p ≡ 1 (m´ od 3). Consideremos el homomorfismo de grupos φ : G −→ G dado por φ(u) = u3 . entonces u = v (p−1)/3 es una ra´ ız c´ ubica de la unidad distinta de 1. Por lo tanto [2] tiene una u ´nica antiimagen por φ. . y entonces 2 no tiene ra´ ıces c´ ubicas m´ odulo p. el n´ ucleo de φ tiene tres elementos.12 hemos de considerar el polinomio x3 − 2. con lo que o bien [2] ∈ Im φ. si p 6≡ 1 (m´ od 3) el n´ ucleo de φ es trivial. Z/pZ tiene tres ra´ ıces c´ ubicas de la unidad si y s´ olo si p ≡ 1 (m´ od 3). luego x3 − 2 se descompone en un factor de grado 1 y otro de grado 2. con N(p) = 2 (De hecho 2 = 3 2 3 . Si p ≡ 1 (m´ od 3) y v es una ra´ ız primitiva de la unidad m´ odulo p. y por el teorema de Lagrange 3 | p − 1. entonces o(u) = 3. Cap´ ıtulo 12. Por lo tanto. y entonces 2 tiene tres ra´ ıces c´ ubicas m´ odulo p. es decir. Si p = 2 tenemos que x3 − 2 ≡ x3 (m´ od √ 2). En efecto: Si u ∈ G es una ra´ ız c´ ubica de la unidad distinta de 1. Si p ≡ 1 (m´ od 3) entonces. y en el segundo p se conserva primo. Puede haber una o tres de ellas. Supongamos que p es impar y sea G = (Z/pZ)∗ .

. El rec´ ıproco es obvio: si αξ ≡ 1 (m´ od π r+1 ) entonces αξ + βπ r+1 = 1.14 Un dominio de factorizaci´ on u ´nica es un dominio de Dedekind si y s´ olo si todos sus ideales primos son maximales. La otra inclusi´ on es obvia. Entonces (βi . Sea D un DFU donde los ideales maximales coinciden con los primos y veamos que es un dominio de Dedekind. Ahora bien. . 0 As´ ı β | α0 ξ − 1. luego por ri (i) tenemos que βi es una unidad m´ odulo πi . Sea λ ∈ D y ξ = ξ0 +λπ r . Veamos que eligiendo λ adecuadamente se cumple que αξ ≡ 1 (m´ od π r+1 ). En consecuencia existe γi ∈ D ri tal que βi γi ≡ αi (m´ od πi ). r r Tenemos que αξ − 1 = αξ0 − 1+ αλπ = π (β + αλ). Para r = 1 es obvio porque D/(π ) es un cuerpo. luego es una antiimagen de la n-tupla [α1 ]. . Dominios de Dedekind y dominios de factorizaci´ on u ´nica 221 De hecho esto es cierto para todo anillo noetheriano (por el teorema 4. ´ n: Una implicaci´ Demostracio on es obvia. (ii) Si β ∈ D es no nulo ni unitario entonces las unidades m´ odulo β son las clases de los elementos primos con β . Lo probamos por inducci´ on sobre r.α. . Dividimos la prueba en varios pasos. . Si vale para r y (α. r1 rn Factoricemos β = ≤π1 · · · πn . . β 0 ) = 1. luego αξ ≡ 1 (m´ od π r+1 ) si y s´ olo si αλ ≡ −β (m´ od π ). (i) Si π es primo en D. π ) = 1. (iii) Si δ = mcd(α. Consideramos el homomorfismo D −→ D/ ( π ) × · · · × D/ ( π ) n 1 ° ¢ definido por α 7→ [α]. 0 . πi ) = 1. Sea α = α0 δ y β = β 0 δ . entonces las unidades m´ odulo π r son las clases de los elementos primos con π .12.3. Entonces (α0 . por hip´ otesis de inducci´ on existe ξo ∈ D de manera que αξ0 ≡ 1 (m´ od π r ).9). β ). lo que por (i) equivale a que (α. con lo que tendremos D/(β ) ∼ ) × · · · × D/(πn ) . Ahora vamos a probar un resultado dual: Teorema 12. luego por (ii) existe ξ tal que α ξ ≡ 1 (m´ od β 0 ). donde los πi son y ≤ es una ° primos ¢distintos ° ¢ r1 rn unidad. Sea α = β1 γ1 + · · · ° + βn γn . αn ∈ D. β ). entonces (δ ) = (α. con lo que claramente π . y por lo tanto (δ ) ⊂ (α. Claramente α ≡ αi ri (m´ od πi ). = D/(π1 ri Dados α1 . ri Ahora es claro que α es una unidad m´ odulo β si y s´ olo si lo es m´ odulo πi para todo i. Claramente ° su n´ ucleo Veamos que ¢ es (β ). δ = αξ + βξ 0 para cierto ξ 0 . por el caso r = 1 resulta que α es una unidad m´ odulo π . . es decir. luego existe un λ que cumple la congruencia. sea βi = β /πi . ° ¢ es r1 rn suprayectivo. es decir. . [α] . luego multiplicando por δ queda β | αξ − δ . β ) = 1. β ). . . [αn ]). αξ0 −1 = π r β . . .

β1 . Por la propia definici´ on de e(π ) tenemos que para cada i existe un βi ∈ A e(π ) e(π ) de modo que eπi (βi ) = e(πi ). . pues ciertamente δ divide a α. βn (porque est´ an en A) y si γ es un divisor com´ un de todos ellos entonces los divisores primos de γ ser´ an algunos de los πi (porque γ | α) y eπi (γ ) ≤ eπi (βi ) = e(πi ). donde α recorre los elementos no nulos de A y α ep (α) es el exponente de π en α. para DIP’s. Sea δ = π1 1 · · · πn n . β1 . Ejercicio: Probar que si un DFU cumple el teorema chino del resto entonces es un DIP. . luego A = (δ ).10) para DFU’s que sean dominios de Dedekind. . que e(π ) = 0 para todos los primos excepto quiz´ a algunos de los πi . . βn ) ⊂ A. Factoricemos α = π1 · · · πn como producto de primos. . luego γ | δ . . 5. es decir. Por (iii) tenemos que (δ ) = (α. Ejercicio: Probar el teorema chino del resto en un dominio de Dedekind arbitrario. Conviene observar que en la prueba del teorema anterior hemos visto que (ii) → (iii) → (iv). En el cap´ ıtulo siguiente nos ocuparemos de ello en el caso particular de los cuerpos cuadr´ aticos. . . . . por lo que si un DFU cumple (ii) entonces es un DIP. . puesto que todos ellos son dominios de Dedekind. Factorizaci´ on ideal Sea A un ideal propio de D. Acabamos de probar que si e(π ) > 0 entonces π = πi para un i.10 para ideales m1 . Ejercicio: Probar que Z[x] es un DFU noetheriano pero no es un dominio de Dedekind. . . . es decir. es decir. Sea α ∈ A no nulo.222 (iv) D es DIP. probar el teorema 5. no ya probar que todos los ideales de un anillo sean principales. Obviamente se cumple A ⊂ (δ ). mn primos entre s´ ı en un dominio de Dedekind D y despu´ es dar un enunciado equivalente en t´ erminos de congruencias. Definimos e(π ) = m´ ın eπ (α). β1 . la prueba de (ii) contiene una demostraci´ on del teorema chino del resto (cf. Volviendo al caso de los anillos de enteros algebraicos. Sin embargo. As´ ı mismo. Ejercicio: Probar que si X es infinito entonces Q[X ] es un DFU no noetheriano. . Cap´ ıtulo 12. La factorizaci´ on ideal proporciona t´ ecnicas para abordar este problema. Si π es cualquier primo y A ⊂ (π ) entonces π | α luego π = πi para alg´ un i. Adem´ as δ = mcd(α. . no es f´ acil. βn ). sino tan s´ olo decidir si un ideal dado lo es. . probar que tienen factorizaci´ on u ´nica equivale a probar que son DIP’s.

daremos un algoritmo para determinar si un cuerpo cuadr´ atico tiene o no factorizaci´ on u ´nica. Aqu´ ı vamos a estudiar m´ as a fondo su estructura. Si p se descompone en producto de dos ideales primos distintos. p = pq. En primer °√ ¢ a aplicar el teorema 12. y obtener en su caso un generador. diremos que p se escinde. El entero α es d si d ≡ 1 (m´ od 4) √ 1+ d o bien α = 2 si d 6≡ 1 (m´ od 4).Cap´ ıtulo XIII Factorizaci´ on en cuerpos cuadr´ aticos Los cuerpos cuadr´ aticos son los m´ as simples de todos los cuerpos num´ ericos y. Esto da lugar a tres modos posibles de factorizaci´ on. as´ ı como para decidir si un ideal dado es o no principal. entre ellos. p = p2 . pero cuyas demostraciones generales no est´ an a nuestro alcance. diremos que p se ramifica. Entonces N(p) = p2 . °√ ¢ Definici´ on 13. entonces su anillo de enteros es de la √ forma Z[α]. Para facilitar el estudio conviene introducir unas definiciones. Sin embargo. O su anillo de enteros y p un primo racional.1 Los primos cuadr´ aticos Comenzamos determinando los primos cuadr´ aticos. su estudio proporciona resultados importantes sobre los n´ umeros enteros. diremos que p se conserva. 13. Entre otras cosas. 4 223 . luego p puede descomponerse a lo sumo en dos factores primos de O de norma p. Si p es el cuadrado de un primo. En el primer caso el polinomio m´ ınimo de α d es g (x) = x2 − d y en el segundo es g (x) = x2 − x + 1− . los m´ as simples son los imaginarios. Si p sigue siendo primo en O. tal y como exigen las hip´ otesis. demostrando algunos resultados que no tienen an´ alogos en otros cuerpos y tambi´ en otros v´ alidos para cuerpos num´ ericos arbitrarios. Ahora vamos aticos.12 a los cuerpos cuadr´ lugar.1 Sea Q d un cuerpo cuadr´ atico. si Q d es un cuerpo cuadr´ atico. En otros cap´ ıtulos hemos visto algunas de sus aplicaciones.

α) o p = (p. M´ as concretamente. tenemos que p se conserva primo. tenemos que g (x) tiene 0. Si 2 | d entonces d ≡ 2 (m´ od 4) (pues d no puede ser m´ ultiplo de 4). con p = (2. respectivamente. equivalentemente. en cuyo caso tenemos dos posibilidades. que resulta ser ∆ = 4d si d 6≡ 1 (m´ od 4) y ∆ = d si d ≡ 1 (m´ od 4) (o sea. 2 2 µ ∂ 1±u pi = p. luego 2 = p2 . es cero o es un resto cuadr´ atico m´ odulo p. diremos que d es un resto cuadr´ atico m´ odulo p si existe un u ∈ Z tal que d ≡ u2 (m´ od p). α − . En estos t´ erminos.12. el discriminante de g (x) es precisamente el discriminante de K ). Consideramos primero el caso p 6= 2. con pi = (p. donde p = (p. mientras que si d ≡ u2 (m´ od p) entonces g (x) = x2 − d ≡ (x + u)(x − u) (m´ od p) o bien 1−d g (x) = x − x + ≡ 4 2 de donde a su vez p = p1 p2 . Ahora conviene introducir un concepto: Si p es un primo impar y d un entero primo con p. en realidad este criterio sigue siendo cierto si cambiamos ∆ por d. 1 o 2 ra´ ıces distintas m´ odulo p respectivamente. En caso contrario (siempre suponiendo que d es primo con p) diremos que d es un resto no cuadr´ atico m´ odulo p. si p | d (o. la factorizaci´ on de un primo racional p depende de la factorizaci´ on de g (x) m´ odulo p. 1 o 2 ra´ ıces m´ odulo p si y s´ olo si ∆ es un resto no cuadr´ atico. si p | ∆) tenemos que g (x) = x2 − d ≡ x2 (m´ od p) o g (x) = x2 − x + 1−d ≡ (x − 1/2)2 (m´ od p). α − 1/2).d.224 Cap´ ıtulo 13. Si d es un resto no cuadr´ atico m´ odulo p entonces p se conserva primo. Entonces g (x) = x2 − d ≡ x2 (m´ od 2). 4 donde el 1/2 ha de entenderse como el inverso de 2 m´ odulo p. pues bajo esta hip´ otesis podemos considerar la f´ ormula usual para las soluciones de la ecuaci´ on general de grado 2. Por consiguiente p = p2 . en virtud de la cual la factorizaci´ on de g (x) depende u ´nicamente de su discriminante. α ± u) o µ ∂µ ∂ 1+u 1−u x− x− . se ramifica o se escinde seg´ un si g (x) tiene 0. α). Supongamos ahora que p . As´ ı pues. Ahora bien. . como ∆ = d o ∆ = 4d y p 6= 2. Factorizaci´ on en cuerpos cuadr´ aticos Seg´ un 12. 2 Nos falta estudiar el caso p = 2.

d ≡ 1 (m´ od 4). El teorema siguiente resume todo lo que hemos obtenido.13. (se ramifica). p= 2 [p. 0]2 d ≡ 3. α). 1 ] si d ≡ 1 (m´ od 4). entonces p se escinde: Ω [p. p2 = (2. por lo que podemos considerar u ∈ Z/pZ. Si p es impar y p | d.d tenemos dos posibilidades: si d ≡ 3 (m´ od 4) entonces g (x) = x2 − d ≡ x2 − 1 ≡ (x − 1)2 (m´ od 2). luego 2 = p2 con p = (2. 1. Si k es par (o sea. Si. luego 2 = p1 p2 . −u] si d ≡ 6 1 (m´ od 4). 7 (m´ od 8) 2 = [2. 1] d ≡ 5 (m´ od 8) 2 = 2 . Teorema 13.2 Sea d un n´ umero entero libre de cuadrados y p un primo °√ ¢ racional. α − u). (se ramifica). 2 2 3. p= u 1−u [p. u] = (p. definimos [p. ] si d ≡ 1 (m´ od 4). donde p1 = (2. Consideremos el anillo de los enteros algebraicos del cuerpo Q d . Es claro que el ideal [p. u] depende s´ olo del resto de u m´ odulo p. d ≡ 1 (m´ od 8)).1. α − 1). Si p = 2 tenemos las posibilidades siguientes: d≡1 (m´ od 8) 2 = [2. 2 d ≡ 2. 4. 225 A su vez hemos de distinguir dos casos: Si k es impar (o equivalentemente. 2 2. (se conserva). Si p es impar y d ≡ u2 (m´ od p). por el contrario. entonces p se ramifica: Ω [p. si d ≡ 5 (m´ od 8)) entonces g (x) no tiene ra´ ıces m´ odulo 2 y p se conserva primo. α − 1). Los primos cuadr´ aticos Si 2 . 1+ ][ p. 1] (se escinde). entonces g (x) = x2 − x − k. digamos d = 4k + 1. u][p. entonces g (x) ≡ x2 − x = x(x − 1) (m´ od 2). entonces p se conserva primo. 6 (m´ od 8) 2 = [2. 0][2. Si p es impar y d es un resto no cuadr´ atico m´ odulo p. 0]2 si d 6≡ 1 (m´ od 4). pero antes introducimos una notaci´ on u ´til: Si p es un primo y u ∈ Z.

Si p se escinde. 4.2 El grupo de clases El problema m´ as importante que presenta la factorizaci´ on ideal es el de determinar en qu´ e casos un divisor ideal se corresponde con un divisor real (o sea. α)(2. 4 (m´ od 8) porque d es libre de cuadrados. . en particular. α ¯ ) = (2. entonces p = p2 . entonces p = p y N(p) = p2 = pp ¯. Factorizaci´ on en cuerpos cuadr´ aticos 1. entonces lo hace en por a ¯. y en particular si un entero cuadr´ atico es divisible entre p. De la u ´ltima observaci´ on se sigue f´ acilmente un resultado m´ as general: Teorema 13. El cuerpo K tiene un u ´nico automorfismo no trivial.4 Sea K un cuerpo num´ erico y O su anillo de enteros. ciertamente. al que llamaremos conjugaci´ on y representaremos por x 7→ x ¯. y por lo tanto el anillo es DFU. luego (2. Para abordar este problema introducimos un concepto fundamental en el estudio de los enteros algebraicos. 2. Si p es un ideal primo sea p el u ´nico primo racional al que divide. Entonces N(a) = aa. 3. α ¯ = −(α − 1). No puede ocurrir d ≡ 0. es principal) y. Del teorema se sigue que un primo p se ramifica en K si y s´ olo si p | ∆. Es claro que si a es un ideal de K lo mismo le sucede a su imagen por la conjugaci´ on. Del teorema se sigue que cuando p se escinde. b ∈ O \ {0} . Esto nos permite determinar f´ acilmente si dos enteros cuadr´ aticos son congruentes m´ odulo p. Definici´ on 13. hemos visto que lo hace en la forma p = pp. luego Z[α]/p = Z/pZ. u] es un ideal en las condiciones del teorema. P = (a)(b)−1 | a.3 Sea K un cuerpo cuadr´ atico y a un ideal de su anillo de enteros. Si p se conserva primo. Si p = [p. que representaremos ¯. α − 1) = (2. Sea F el grupo de los ideales fraccionales de O y por los ideales © P el subgrupo formado™ fraccionales principales. la forma p = pp d ≡ 1 (m´ od 8) tenemos que 2 = (2. Por lo tanto se cumple tambi´ en N(p) = p = p2 = pp. Es decir. ´ n: Por la factorizaci´ Demostracio on u ´nica basta probarlo para ideales primos. cu´ ando todos los divisores son reales. Llamaremos grupo de clases de K al grupo cociente H = F/P. Si p se ramifica.226 Observaciones: Cap´ ıtulo 13. α − 1) y. 13. entonces N(p) = p. y concluimos igualmente. para cierto ideal primo p. α). Por ejemplo. en el caso p = 2. y α ≡ u (m´ od p). de donde p = p y N(p) = p.

donde N(pi ) = pi . b y c son ideales no nulos tales que ac y bc son principales. aunque ello excede nuestras posibilidades. Por lo tanto los primos pi son distintos dos a dos. Si el primo pi se ramifica entonces ei = 1 (o de lo contrario pi | a). (a)a = (b)b. o sea. es decir. Nuestro objetivo es encontrar un conjunto finito de representantes de las clases de H y luego dar un algoritmo que nos permita saber cu´ ando dos clases son la misma. Notemos que si a. Tambi´ en es obvio que b es similar a a. o de lo contrario pi | a. Por lo tanto c = (c). Esto prueba que [c] = 1 si y s´ olo si c es principal. donde a es un −1 ideal. Si pi se escinde entonces pi . El primer paso es observar que todo ideal a es similar a otro no divisible entre enteros racionales no unitarios. que podemos considerar a los elementos de H como clases de ideales. pues m´ odulo P tenemos [ac] = 1 = [bc]. ´ n: Por hip´ Demostracio otesis a no es divisible entre primos que se conserer 1 ven. En particular se cumple que O/a ∼ = Z/aZ. Teorema °√ ¢ 13. En estos t´ erminos O es DIP si y s´ olo si h = 1. y se representa por h.2. si c = (a)(b)−1 . El grupo de clases 227 −1 Notemos que todo ideal fraccional es de la forma a(b £ §) . Sea a un ideal de O que no sea divisible entre enteros racionales no unitarios. Sea a = N(a). luego [a] = [b]. En efecto: si m es un entero maximal que divida a a. Aqu´ ı demostraremos la finitud del n´ umero de clases en el caso particular de los cuerpos cuadr´ aticos y daremos un procedimiento para calcularlo. En consecuencia O es un DIP si y s´ olo si H = 1. Por otra parte. entonces (a) = (b)c. Entonces todo entero cuadr´ atico es congruente m´ odulo a con un entero racional y dos enteros racionales son congruentes m´ odulo a si y s´ olo si lo son m´ odulo a.13. que el grupo H siempre es finito. luego al tomar clases m´ odulo P resulta que a(b) = [a]. y (b)c = (a) = (b)(c). si un ideal c est´ a en P. en el sentido de que siempre podemos trabajar con representantes ideales. y a su n´ umero de elementos se le llama n´ umero de clases de K . con lo que tendremos completamente determinado el grupo de clases. a ≈ b si y s´ olo si existen enteros algebraicos a y b tales que b = (a)(b)−1 a. luego su descomposici´ on en primos es de la forma a = pe 1 · · · pr . luego b | a. luego a = bc para cierto entero c.5 Sea d un entero libre de cuadrados y O el anillo de los enteros de Q d . Concretamente.a. . luego (b) | (a). Puede probarse. luego b es similar a b−1 . En el caso concreto aticos. Ahora probamos que b tiene un comportamiento especialmente satisfactorio. o equivalentemente. entonces a ≈ b. Adem´ as a ≈ b si y s´ olo si ab es principal. Diremos que dos ideales a y b son similares (a ≈ b) si son congruentes m´ odulo P. si b es un ideal no nulo ° ¢de los cuerpos cuadr´ tenemos que bb = N(b) ≈ (1) = bb−1 . entonces a = mb y obviamente b no es divisible entre enteros racionales no unitarios.

puesto que a | a. pero s´ ı la suma. lo que equivale a que a2 ≤ |∆|/3. En efecto. m ≡ n (m´ od a) es equivalente a m ≡ n (m´ od a). Por lo tanto a | m. . Sea ( √ d si d 6≡ 1 (m´ od 4) √ α= (13. Factorizaci´ on en cuerpos cuadr´ aticos Veamos que si m es un entero racional. Obviamente entonces. 2 (observemos que en el segundo caso ninguno de los dos sumandos es entero. Como ambos ideales ei ei i son primos entre s´ ı concluimos que pe i = pi pi | m.6 Sea d un entero libre de cuadrados y sea O el anillo de enteros de Q d . Consideremos a = N(a). A su vez esto implica que la caracter´ ıstica de O/a es a. Adem´ as Ø√ !√ !Ø Ø √ √ Ø Ø ∆ ∆ Ø ∆Ø Ø Ø Ø 2 Ø ≤ r2 + |∆| ≤ 1 a2 + |∆| . ha de darse la igualdad y el teorema queda probado. ei = 1. er 1 Tenemos que a = N(a) = pe 1 · · · pr . r+ r − Ø=Ø N(ab) = Ø r − Ø 2 2 Ø Ø 4Ø 4 4 4 Si N(a) ≤ N(b). i Si pi se ramifica. Supongamos que a | m. entonces a | m si y s´ olo si a | m. entonces N(a) N(a) ≤ N(a) N(b). a2 ≤ (a2 + |∆|)/4. o sea. Llamemos Ω s si d 6≡ 1 (m´ od 4) r= 2s−1 si d ≡ 1 (m´ od 4) 2 En ambos casos tenemos que √ ∆ r− = s − α ∈ a. ei ei Si pi se escinde entonces pi | m y conjugando pi | m. Concretamente Z/aZ est´ a formado por las clases con representante entero racional. luego Z/aZ ⊂ O/a. Puesto que a = N(a) = |O/a|. √ √ ∆ ∆ Tenemos que a | r − 2 .228 Cap´ ıtulo 13. 3 ´ n: Podemos suponer que a no es divisible entre enteros raDemostracio cionales no unitarios. luego podemos exigir que | r| ≤ a/2. pi | m y tomando normas pi | m2 .) El teorema anterior nos da tambi´ en que si a r le sumamos un m´ ultiplo de a se sigue cumpliendo la relaci´ o n anterior. luego r − 2 = ab para cierto ideal b.1) 1+ d si d ≡ 1 (m´ od 4) 2 El teorema anterior nos da que α ≡ s (m´ od a) para cierto entero racional s. El teorema siguiente contiene esencialmente la finitud del grupo de clases: Teorema °√ ¢ 13. Entonces todo ideal no nulo a de O es similar a otro ideal b tal que 2 N(b) ≤ |∆| . Sea ∆ el discriminante de K . una implicaci´ on es evidente. luego pe i | m.

5. Tenemos s´ olo dos ideales y as´ ı h ≤ 2. Teorema °√ ¢ 13. El grupo de clases 229 Por otro lado. 1 y [2. ´ n: Todo ideal fraccional es congruente con un ideal. En °√ Q −5 el 2 se ramifica. luego no hay ideales de norma 2.3. M´ as interesante es el caso d = −19. As´ ı pues °√ ¢ todo ideal es similar a 1. . luego s´ olo hay dos ideales de norma menor o igual que °√ ¢ 2. S´ olo con la ayuda de este teorema podemos probar que h = 1 en los casos d = −1. Veamos algunos ejemplos: si d = −1 tenemos ∆ = −4. contradicci´ on. −11. a ≈ b y N(b) < N(a) salvo si N(a)2 ≤ |∆|/3. luego todo ideal es similar a uno de norma a tal que a2 ≤ 4/3.2. luego a = 1. luego h 6= 1.7 Sea d un entero libre de cuadrados y O el anillo de enteros de Q d . −7. Esto significa que podemos obtener una sucesi´ on de ideales similares con normas estrictamente decrecientes mientras los cuadrados de las normas superen a |∆|/3. −19.13. 3. De nuevo 2 se ramifica y 3 se conserva primo. resulta que a ≈ b. pero esto es imposible: entonces m dividir´ ıa a s − α. o sea Q −19 tiene factorizaci´ on u ´nica y por otro lado sabemos que no es eucl´ ıdeo. Como la factorizaci´ on no es u ´nica h = 2. luego −1 = mv . Por lo tanto s´ olo puede haber un n´ umero finito de clases de similitud. por el teorema 13. Por lo tanto h = 2. Entonces el grupo de clases de O es un grupo abeliano finito. pues si m | b √ entonces m | b | r − 2∆ . Por el teorema 12. Esto ya lo sab´ ıamos. Por lo tanto h ≤ 2. 13. luego no hay ideales de norma 3. Si d ¢ = −5 entonces ∆ = −20 y la cota es a2 ≤ 20/3. luego tenemos que todo ideal fraccional es similar a un ideal de entre los elementos de un conjunto finito. y el grupo cociente es finito. Si d = −10 tenemos a2 ≤ 40/3. −6. y todo Demostracio ideal es similar a un ideal de norma menor o igual que el menor natural cuyo cuadrado supera a |∆|/3. Es el primer ejemplo que tenemos de DIP no eucl´ ıdeo. −13. Como las normas son n´ umeros naturales. 1]. As´ ı pues todo ideal es similar a 1 y por lo tanto h = 1. 2. luego a ≤ 2. y que h = 2 en los casos d = −5. N(b) = bb. porque Z[i] es eucl´ ıdeo. Tenemos que a2 ≤ 19/3. −10. todo ideal es similar a uno de norma menor o igual que 2. En el cap´ ıtulo XI vimos que Q −5 no tiene factorizaci´ on u ´nica. −3. En resumen. y como ab y bb son ambos principales. −2. pero 2 °√ ¢ se conserva primo en Q −19 . tras un n´ umero finito de pasos hemos de llegar a un ideal b similar al de partida y tal que N(b)2 ≤ |∆|/3. Adem´ as b no es divisible entre enteros racionales no unitarios. es decir. y en consecuencia s − α = m(u + v α). luego a ≤ 3. a saber.11 s´ olo hay un n´ umero finito de ideales con una norma dada. −15. luego a ≤ 2.

Trataremos por separado los cuerpos imaginarios y los reales. 13. 3 . 2 (13. esto implica que a2 i ≤ |∆|/3. Sea ai = N(ai ). luego el ideal de partida a0 ser´ a principal. donde u. se alcanza el valor ai = 1 para alg´ un i.1 Cuerpos cuadr´ aticos imaginarios Sea ai un ideal no divisible entre enteros distintos de ±1. En la prueba del teorema 13. conjugando ai+1 | ri + 2∆ . Sea i el menor natural tal que ai+1 ≥ ai . Tenemos. supongamos que a0 es principal. Si alguno de los ai toma el valor 1. 2 Tomando normas en la igualdad (13. ° un la√ ¢ Sea ai = u + v d . entonces el ideal correspondiente ai ser´ a (1). ai √ √ ri+1 ≡ −ri (m´ od ai+1 ). por lo que en total tenemos: ai+1 = 2 ri − ∆/4 . Ahora vamos a probar que el rec´ ıproco es cierto. entonces nunca toma el valor 1.2) obtenemos que ai+1 ai = ri − ∆/4. Por lo tanto. v son enteros o semienteros. En efecto.2) 2 Llamemos ai+1 = N(ai+1 ). que si el ideal de partida es principal. −ri − 2∆ ∈ ai+1 .6.6. los primeros son m´ as sencillos. resulta que (ai+1 . Factorizaci´ on en cuerpos cuadr´ aticos 13.6 partimos de un n´ umero entero o semientero ri tal que √ ∆ ai ri − ∈ ai . M´ as a´ un.230 Cap´ ıtulo 13. |ri | ≤ . Seg´ prueba del teorema 13.3) Estas f´ ormulas nos permiten calcular los sucesivos ai y ri sin necesidad de calcular lo ideales ai . con lo que en un n´ umero finito de pasos sabremos siempre si el ideal de partida es o no principal. si llamamos ri+1 a la reducci´ on de −ri m´ odulo ai+1 de modo que |ri+1 | ≤ (1/2)ai+1 . ri+1 ) vuelve a estar en las hip´ otesis de 13. que |∆| (u2 − v 2 d)2 ≤ . pues.3. probaremos que si la sucesi´ on de los ai deja de ser estrictamente decreciente sin alcanzar el valor 1. Como ai+1 | ri − 2∆ . es decir. (13.3 C´ alculo del n´ umero de clases Ahora veremos que refinando los argumentos de la secci´ on anterior podemos determinar el n´ umero de clases de cualquier cuerpo cuadr´ atico. √ es decir. 2 2 Desde aqu´ ı encontramos otro ideal ai+1 ≈ ai (no divisible entre enteros no unitarios) determinado por √ ∆ ai+1 ai = ri − . |ri+1 | ≤ ai+1 . Como siempre.

1]. y por lo tanto √ ! √ ri − ∆/2 ai = u . ai = 1. la u ´nica posibilidad es d = −3. puesto que d ≡ 1 (m´ od 4). −1]. y como es mayor que a0 . luego similar a (1). luego |d| ≤ 16/3 y. 0]2 . [3. En el segundo caso queda d2 ≤ 16|d|/3. como ai no es divisible entre enteros no unitarios. En primer lugar. 1][3. . Los primos menores que 4 son 2 = [2.3. si v = 0 nos queda ai = (u). Hemos probado que si a0 es principal entonces la sucesi´ on de los ai decrece hasta llegar a 1. luego tenemos las siguientes posibilidades: (1). 16 3 Si v 6= 0 tenemos en el primer caso d2 ≤ 4|d|/3.6 es d = −14. Ejemplos El primer caso que no pod´ ıamos abordar directamente con el teo£√ § rema 13. como antes. para [2. Si nos fijamos todav´ ıa m´ as en el proceso podemos obtener un generador del ideal de partida cuando es principal: Supongamos que tenemos un generador ≥ √ ¥ de ai+1 = (u). En efecto.4) a1 · · · ai donde i es el menor ´ ındice que cumple ai = 1. 3 231 En el caso d ≡ 1 (m´ od 4) multiplicamos y dividimos entre 16 y queda ¢2 |d| 1° (2u)2 − (2v )2 d ≤ . luego si deja de decrecer antes de llegar a 1 es que el ideal de partida no es principal. ai+1 Como un generador del u ´ltimo ideal es 1. Todo ideal de norma menor que cuatro es producto de ´ estos. Faltar´ ıa [2. −1]. el algoritmo que hemos obtenido nos da que ninguno de los tres ideales distintos de (1) es principal. luego ai = 1 y por lo tanto ai = 1. 0] tenemos que a0 = 2 y r0 = 0.2) deducimos que (u) ri − 2∆ = ai+1 ai+1 ai = ai+1 ai .13. (13. luego u ha de ser entero y. luego |d| ≤ 4/3. pero es principal. [3. El teorema nos da que todo ideal de Z −14 es similar a uno de norma menor o igual que 4. Entonces a1 = (02 + 14)/2 = 7. C´ alculo del n´ umero de clases En el caso d 6≡ 1 (m´ od 4) tenemos que u y v son enteros y (u2 − v 2 d)2 ≤ 4|d| . i ≤ 1 y as´ Por otra parte. [2. Esto nos da que el n´ umero de clases es h ≤ 4. luego a2 ı ai = 1. De (13. 0]2 y 3 = [3. d = −1 y entonces a2 i ≤ 4/3. resulta que un generador del ideal de partida a0 viene dado por ≥ ¥ ≥ ¥ √ √ r0 − ∆/2 · · · ri−1 − ∆/2 u= . 0].

3 = [3. pues el algoritmo nos da (2. luego tenemos [3 . 1] y [3. 1]2 . Los primos menores que 9 son: 2 = [2. Adem´ as √ √ ° ¢3 1 − −74 ≡ −5 + 17 −74 (m´ od 27). 0][3. 1]2 | 1 − −74 = −73 − 2 −74. −1]. [2. 0]. Si eliminamos los principales no triviales nos quedan 10. 0]. 1]3 . 1]. √ En este caso a0 = 9 y hemos de hallar r0 . 1]. (10. 1]. 1]2 es . −2). Adem´ as tenemos su estructura. −1]2 . Como 7 se conserva tiene norma 49. es decir. 0). Veamos qu´ e ocurre con [3. [2. luego [3. As´ ı: (27. luego [3. 7. ∗). El ideal [2. Por el teorema 13. [3. 1). luego tampoco son principales. 1]2 ). ° ¢2 √ √ por lo que [3. −1]. (37. Consideramos [3. 0] no es principal. −1].232 Cap´ ıtulo 13. 2. [3. 1]2 ). 1]2 . 1]. 0]2 = (2) es principal. ∗). (2. −1]. luego r0 se obtiene reduciendo a 40 (m´ od 27). [3. 1] | 1 − −74 . 0] no es principal. luego [3. −1]2 . 3. (9. 0][3. para el que a0 = 9. concluimos que el orden de [3. Sabemos que [3. −1]. −1]. £√ § Veamos ahora un ejemplo m´ as sofisticado. luego tampoco es principal. Como el orden de [2. −1] obtenemos a1 = 5. Al reducir 52 m´ o dulo 9 llegamos a que √ −14 ≡ −2 (m´ od [3. [5. [3. Esto nos dice que [3. r0 = 13. Por lo tanto tiene orden 2 en el grupo de las clases. 1][3. 1][5.6 todo ideal es similar a uno de norma ≤ 9. 1]2 no es principal. que reducido es 8. 1] | 1 − −14. Los u ´nicos candidatos son [3. 1]3 ≈ [3. luego tenemos que √ −74 ≡ 1 (m´ −74 ≡ −4 (m´ od [3. El ideal [2. −4). El inverso de 2 m´ odulo 9 es −4. [5. 1]2 ≈ [2. 1]2 y [3. ∗). 1]. Calculamos [3. ∗). luego [3. 13). [3. luego el grupo tiene orden h = 4. r0 = −2. [2. −4). ∗). 0]2 . El inverso de 17 m´ odulo 27 es 1717 (17 = φ(27) − 1). 1] | 52 − − 14. 1]2 | 1 − −14 = −13 − 2 −14 y el inverso de 2 m´ odulo 9 es √ 2 − 4. Para calcular r0 partimos de que ° √ ¢2 √ √ [3. 1] ha de ser 4. 1]2 no es principal. 1]2 ). 1]2 ≈ [2. 0]. En este caso a0 = 27. El algoritmo nos da: (9. [3. y el u ´nico posible es [2. pero [3. 5 = [5. 1]2 es similar a un ideal de norma 2. 1] tenemos (3. El algoritmo nos da: (9. Consideremos el anillo Z −74 . r0 = −4. Para el ideal [3. 0] en el grupo de las clases es 2. Los ideales con norma menor o igual que 9 son: (1). (10. [3. 0]. Por lo tanto h ≤ 10. o sea. 0). 1]2 . se trata de un grupo c´ ıclico generado por [3. Adem´ as hemos obtenido que [3. Factorizaci´ on en cuerpos cuadr´ aticos resulta que [2. 1]3 es similar a un ideal no principal de norma 9. As´ ı pues. luego lo eliminamos. Para [3. (7. y en consecuencia √ 2 od [3. y sus elementos son (1). (25.

0]. √ √ es decir. 0] tiene orden 2. −1]2 ). 1] ≈ (1). 1] tenemos que √ −1− −47 2 ≡ 0 (m´ od [3. 1]) y r = −1/2. −1]. Ejercicio: Probar que para los valores d = −43 y −67 el n´ umero de clases es h = 1. −1][3. ha de ser h = 10. As´ ı pues [3. 1][2. luego los 10 ideales de nuestra lista son no similares dos a dos. Como [2. (puede hallarse a partir de que 2 es una ra´ ız primitiva de la unidad m´ odulo 541. 2 Para [3. 1] ≈ [3. 1/2). 23− 2 −47 ≡ 0 (m´ od [2. Por ejemplo. −1]2 y 4 2 el orden de [3. 1] tiene orden 5 y [2. As´ ı tenemos el primo [541. −1] y de aqu´ ı [2. 5 y 7 se conservan. 0]2 ≈ [3. que ha de ser un ideal principal. un generador es (52 − i)(−2 − i) = −21 − 10i. 5·1 Por lo tanto 541 = (−21 − 10i)(−21 + 10i) = (21 + 10i)(21 − 10i). 0][3. 1][2. 0]2 ). El algoritmo nos da (2. De este modo hemos obtenido la representaci´ on de 541 = 212 + 102 como suma de dos cuadrados. pero [3. [3. luego. Como [3. Los ideales posibles son (1). 0] tenemos que ≡ 0 (m´ od [3. 0]. entonces [3. 0] es un generador del grupo. ∗). 1]3 ≈ [3. luego todos los ideales a considerar son principales. 0]) y r = 1/2. Para [2. Hay que considerar ideales con normas ≤ 3. luego no es principal y es similar a un ideal de norma 3 √ con r = 1/2. [2. 5 | h ≤ 10.3. 1] en el grupo de las clases es exactamente 5. (6. que tampoco es principal (o lo ser´ ıa [3. Veamos ahora un ejemplo con d ≡ 1 (m´ od 4). 52). el primo 541 se escinde en Z[i]. . y [2. Calculamos (541. [3. ∗). (4. Se cumple que 1+ 2−47 ≡ 0 (m´ od [2. (5. 0] tiene orden 2. −1/2). °√ ¢ En el cap´ ıtulo anterior usamos la factorizaci´ on u ´nica de Q −163 . Ahora es f´ acil justificarla: hay que considerar ideales de norma ≤ 7 y los primos 2. 1]. −1][2. 1]. Una aplicaci´ on distinta es encontrar generadores de ideales principales. 1]. Tenemos 2 = [2. C´ alculo del n´ umero de clases 233 imposible: si [3. 5 Finalmente. Por el teorema de Lagrange. 1] = (3) ≈ (1). El algoritmo da (4. 1]3 ≈ [3. 3. [3. pues una ra´ ız cuadrada de −1 m´ odulo 541 es 52. 0]). −1/2). ≥ √ ¥2 Consideramos ahora [2. Por lo tanto [2. 1]2 . de acuerdo con (13. Tomemos d = −47. [2. luego [−1] = [2540/2 ] y una ra´ ız cuadrada es [2540/4 ] = [52]). 1] y 3 = [3. 0] no es principal. −1] ≈ [3. 0]2 . 0]3 ≈ [3. 0]. Ejercicio: Identificar en la lista las diez potencias del ideal [3. la teor´ ıa de grupos nos da que [3. ∗). Veamos cu´ al de los dos es. 0]. 1] ≈ [3. (1. 1] = (3)[3. queda r0 = −1/2. 52]. 1− −47 Para [3. 1] es al menos 4. luego cambiando el signo r0 = −1/2. 0] tenemos que 1+ 2−47 ≡ 0 (m´ od [2. luego las u ´nicas posibilidades para h son 5 y 10. lo que nos permite concluir que el orden de [3. −2).13. luego. −1] [3. 0][2.4). (3. 0]2 ). reduciendo 23/2 m´ odulo 4.

0] ≈ [2. En efecto. 0]. 1].234 Cap´ ıtulo 13.1 recoge los n´ umeros de clases h de todos los cuerpos cuadr´ aticos con −100 ≤ d ≤ −1. En conclusi´ on. Factorizaci´ on en cuerpos cuadr´ aticos Tabla 13. 0][2.3.2 Cuerpos cuadr´ aticos reales El caso real presenta algunas dificultades adicionales. 0] ≈ (1). 0]). 1/2). 0]. 0]3 ≈ [2. 0]. r0 = −1/2. 0]) y 1+ 2−47 ≡ 0 (m´ od [2. luego √ 1+ −47 tambi´ en ≡ 0 (m´ od [3. Obs´ ervese que el comportamiento de h es extremadamente irregular. la clase del ideal [2. 1] y [2. El lector puede comprobar los valores que desee. 1] ≈ [2. de [3. [3. 0]6 ≈ [2.) d −1 −2 −3 −5 −6 −7 −10 −11 −13 −14 −15 −17 −19 −21 −22 −23 √ h 1 1 1 2 2 1 2 1 2 4 2 4 1 4 2 3 d −26 −29 −30 −31 −33 −34 −35 −37 −38 −39 −41 −42 −43 −46 −47 −51 h 6 6 4 3 4 4 2 2 6 4 8 4 1 4 4 2 d h −53 6 −55 4 −57 4 −58 2 −59 3 −61 6 −62 8 −65 8 −66 8 −67 1 −69 8 −70 4 −71 7 −73 4 −74 10 −77 8 √ d h −78 4 −79 5 −82 4 −83 3 −85 4 −86 10 −87 6 −89 12 −91 2 −93 4 −94 8 −95 8 −97 4 Tenemos que 1+ 2−47 ≡ 0 (m´ od [3. con lo que la 2 sucesi´ on del algoritmo es (6. [2. [2. 0]. Partimos de un ideal a no divisible entre enteros no unitarios. con lo que tenemos que 4 | h ≤ 5. 13. As´ ı pues.1: N´ umero de clases de cuerpos cuadr´ aticos imaginarios (Los n´ umeros en negrita son los que cumplen d ≡ 1 (m´ od 4). 0]2 ≈ [3. Aplicando el algoritmo que hemos visto para el caso d < 0 llegamos a un ideal ai+1 en las mismas condiciones con la 2 propiedad de que a2 i+1 = N(ai+1 ) < ∆/3. 1]2 ≈ [2. . luego h = 4 y los representantes de las clases son (1). de donde [2. (2. es similar a [3. 0]4 ≈ [2. El ideal sobrante. 0]2 obtenemos conjugando que [3. [3. La tabla 13. 0] tiene orden 4 en el grupo de las clases. 1][2. 1]. 0]). −1/2).

3). hemos visto que ai+1 − ri ≤ ri+1 .13. 2 Ahora notamos que ai+1 ≤ ai ai+1 = ∆/4 − ri < ∆/4. a partir del momento en que usamos el nuevo criterio. 2 a2 i+1 − 2ri ai+1 + ri − ∆/4 < 0. Este r cumple tambi´ en r2 ≤ a2 / 4 ≤ ∆ / 12 < ∆ / 4. es decir. los ri ser´ an siempre positivos. y en el segundo miembro hay que poner un valor absoluto o.6) +1 < ∆/4 (m´ ai (Notemos que la primera ecuaci´ on de (13. a partir de aqu´ ı ai+1 ya no cumple necesariamente a2 i+1 < ∆/3. De aqu´ ı µ 2 ∂ ri − ∆/4 2 ri − ∆/4 + 2ri ai + a2 + 2ri + ai > 0. (13.3.) Hemos de probar que siempre es posible encontrar un ri+1 en las condiciones de (13. 2 2 2 Puesto que tanto ri +1 < ∆/4 como ri < ∆/4. luego −ri ≤ ri+1 − ai+1 ≤ ri+1 . . ri+1 ≡ −ri (m´ od ai+1 ). Esa on del cambio de orden respecto a (13. esto implica (ri+1 − ai+1 ) < ∆/4. cambiando ai+1 − ri por el m´ aximo posible m´ odulo ai+1 . En definitiva. La primera vez es posible porque tenemos a2 i+1 < ∆/3 (obtenido por el criterio anterior) y existe un entero o semientero r que cumple r ≡ −ri (m´ od ai+1 ) y |r| ≤ ai+1 /2 (el que eligir´ ıamos con el criterio anterior). Vamos a probarlo. ai ai y multiplicando por −ai+1 queda a2 i+1 − 2ri ai+1 − ai ai+1 < 0. Necesariamente la sucesi´ on ha de entrar en un ciclo. hay que garantizar que sea positivo. luego no tenemos asegurado que podamos encontrar ri+1 en las condiciones requeridas. continuaremos la sucesi´ o n de ideales de +1 acuerdo con las f´ ormulas: √ ∆ ai+1 ai = ri − . equivalen´ es la raz´ temente. M´ as a´ un. C´ alculo del n´ umero de clases 235 A partir de este momento cambiaremos el criterio para elegir r m´ odulo a. luego (ai+1 − ri )2 < ∆/4. Por la maximalidad de ri tenemos que (ri + ai )2 > ∆/4 (la igualdad no puede darse porque d es libre de cuadrados). es decir. luego ri+1 > 0. 2 mientras que por definici´ on de ri+1 tenemos (ri+1 + ai+1 ) > ∆/4. luego los ideales ai recorren un conjunto finito de ideales posibles.6) procede de tomar normas en (13.5) 2 2 ∆/4 − ri 2 ai+1 = . (ri+1 − ai+1 )2 < (ri+1 + ai+1 )2 .6). S´ o lo hay que cambiarlo por el m´ a ximo posible y i+1 ya tenemos ri+1 . Desarrollando los cuadrados queda −ri+1 < ri+1 . Tomaremos ri+1 de manera que ri+1 ≡ −ri (m´ od ai+1 ) y ri+1 sea el m´ aximo 2 que cumple ri < ∆ / 4. As´ ı pues.6).5). Sin embargo. (13. −ai+1 + 2ri + ai > 0 i > 0. encontramos un ri+1 que cumple (13. ri aximo).

8) (13. √ √ ¢ ° Definamos xj + yj d = ≤−n xj +nk + yj +nk d para j < 0. Por construcci´ on. Sea ≤n = un + vn d.9) Estas ecuaciones muestran que un . Entonces d > 4 y (13. Factorizaci´ on en cuerpos cuadr´ aticos Para garantizar que este algoritmo nos permite decidir siempre si el ideal de partida es principal basta probar que si es as´ ı entonces el ideal 1 aparece en el ciclo. En particular ≤ 6= ±1. as´ ı como que ambos se hacen arbitrariamente grandes cuando n crece.9) implica vn+1 ≥ un /2 y entonces vn+2 > un+1 /2 > vn . de modo que para un k (m´ ınimo) se cumple a0 = ak° . √ y de este modo a1 = (x1 + y1 d). .236 Cap´ ıtulo 13. Sea igualmente √ ¢ ° aj = xj + yj d . √ ¢ Supongamos que a0 = x0 + y0 d . v > 0. donde √ √ √ √ ¢ (r0 + ∆/2) · · · (rk−1 + ∆/2) ° xk + yk d = x0 + y0 d . √ Sea ≤ = u + v d.) √ √ ¢ ° Tenemos que xnk + ynk d = x0 + y0 d ≤n . Podemos suponer que a0 es el comienzo del ciclo. a0 a1 = (r0 + ∆/2). se ha de cumplir que el n´ umero √ √ (r0 + ∆/2) · · · (rk−1 + ∆/2) ≤= (13. Teniendo en cuenta la expresi´ on de ≤ y que todos los √rj son positivos. (El caso menos obvio se da si u y v son semienteros. donde los coeficientes son enteros o √ semienteros. luego al multiplicar queda √ ¢° √ ° ¢ x0 + y0 d r0 + ∆/2 = a0 a1 . donde √ √ √ ¢ r0 + ∆/2 ° x1 + y1 d = x0 + y0 d . Los enteros (o semienteros) un y vn satisfacen las relaciones: un+1 vn+1 = uvn + dvvn = vun + uvn (13.8) implica un+1 > 2vn . a0 · · · ak−1 √ ¢ ° √ ¢ ° y como x0 + y0 d = xk + yk d . ynk = vn x0 + un y0 . a su vez (13. En general se cumple que √ ¢ √ √ ¢ ° ° aj +nk = xj +nk + yj +nk d .7) a0 · · · ak−1 es una unidad. es claro que u. donde n es un entero suficientemente grande para que j + nk sea positivo. a0 √ ¢ ° Repitiendo k veces llegamos a que ak = xk + yk d . de modo que aj +nk = aj para todo n y todo j (observemos que los ideales aj con j < 0 no son necesariamente los ideales obtenidos mediante el algoritmo antes de llegar al ciclo que comienza con a0 ). luego xnk = un x0 + dvn y0 . donde xj +nk + yj +nk d = xj + yj d ≤n . vn > 0.

que 0 0 si x0 e y0 son no nulos y tienen signos opuestos. Lo que hemos probado √ ¢ antes es que si el signo es distinto. El c´ alculo an´ alogo para ynk es el siguiente: 2 2 2 2 2 2 2 2 2 2 2 vn x0 − u2 n y0 = vn x0 − (±1 + dvn )y0 = ±y0 + vn (x0 − dy0 ).10) (13.13. Si suponemos xj yj < 0 y xj +1 yj +1 > 0 se convierten en |xj +1 xj | + d|yj +1 yj | = rj . Por lo tanto Igualando los coeficientes obtenemos las ecuaciones siguientes: xj +1 xj − dyj +1 yj xj yj +1 − xj +1 yj = ±rj . √ √ ¢° √ ¢ ° Tenemos que xj +1 + yj +1 d = xj + yj d rj + d /aj . entonces los coeficientes de ° x0 + y0 d ≤n tienen el mismo signo si n es suficientemente grande.11) √ ¢° √ ¢ √ ¢ ° ° xj +1 + yj +1 d xj − yj d = ± rj + d . Supongamos ahora que x0 e y0 son no nulos y tienen el mismo signo.3. Conjugamos teniendo √ en (≤) = ≤≤ = ±1 (luego ≤−1 = ±≤) y obtenemos x−nk − y−nk d = √ ¢Nn ° cuenta que ± x0 − y0 d ≤ . En este u ´ltimo caso ha de haber un entero j tal que xj yj < 0 y xj +1 yj +1 > 0. Con todo esto hemos probado que o bien hay un ´ ındice j para el que xj yj = 0 o bien xj yj toma signos distintos en distintos j ’s. luego el signo de 2 2 xnk ser´ a el de x0 o el de y0 seg´ un si x0 − dy0 es mayor o menor que 0. C´ alculo del n´ umero de clases 237 Supongamos que x0 e y0 son no nulos y tienen signos opuestos. (13. Para saber el signo de xnk restamos los cuadrados de los dos sumandos (y tenemos en cuenta que N(≤n ) = ±1). √ √ ¢ ° Por definici´ on. En resumen. . x−nk + y −nk d = x0 + y0 d ≤−n . para valores grandes de n se cumple que xnk e ynk tienen el mismo signo. |xj yj +1 | + |xj +1 yj | = 1. con lo que x−nk e y−nk tienen signos opuestos. Vamos a demostrar que esto es imposible. De aqu´ ı deducimos que para valores grandes de n el signo de ynk es tambi´ en 2 el de x0 o el de y0 seg´ un si x2 − dy es mayor o menor que 0. 2 2 2 2 2 2 2 2 2 2 2 2 2 u2 n x0 − d vn y0 = (±1 + dvn )x0 − d vn y0 = ±x0 + dvn (x0 − dy0 ). y por otra parte Ø° Ø √ ¢° √ ¢Ø Ø aj = Ø xj + yj d xj − yj d Ø. resulta que x−nk y −y−nk tienen el mismo signo cuando n es grande. 2 2 Para valores de n lo suficientemente grandes como para que dvn (x2 0 − dy0 ) 2 supere en m´ odulo a ±x0 (lo cual siempre acaba ocurriendo porque vn se hace 2 cada vez mayor) el signo de esta expresi´ on es el de x2 0 − dy0 . As´ ı pues. luego en √ ¢ ° nuestro caso los coeficientes de x0 − y0 d ≤n tienen el mismo signo cuando n es grande. = ±1.

[3. ∗). pues ha de ser semientero. Si son semienteros multiplicamos las ecuaciones por 4 y queda |2xj +1 | |2xj | + d|2yj +1 | |2yj | = 4rj . 1] es principal (notemos que la sucesi´ on de las normas ya no es decreciente). 1]. el que no es similar a [3. [2. [7. el ideal aj = 1 es igual a uno del ciclo 0. pues como son pares de conjugados. No importa cu´ ales sean de hecho. −1]. 2]. 3). 5 = [5. . 1][3. r0 = 7. usamos la segunda ecuaci´ on (tambi´ en como congruencia) y nos queda que ±4rj ≡ |2xj |2 |2xj +1 | − |2yj |2 |2xj +1 | ≡ 0 (m´ od 4). 7 = [7. 1]. 7. 7). [3. 7). 1]. luego podemos . 7). luego rj es entero. Los ideales posibles son (1). (5. Los primos se comportan como sigue: 2 = [2. 1][3. −1]2 . Aplicamos el algoritmo: (2. Si. −1].10) nos da entonces dyj +1 yj = ±rj . Con esto nuestros candidatos se reducen a (1). −2]. pero si fuera [3. 1]. Partiendo de [2. 1][3. entonces |2xj |. k. [2. 1] es similar a ideales de norma 10. 4). 1]. 8).4) para calcular el generador de un ideal principal sigue siendo v´ alida en este caso. . Todo ideal es similar a uno de norma menor o igual que 10. 9. como quer´ ıamos probar. 3 = [3. 1] es similar a un ideal de norma 9. [3. 8). lo que contradice la condici´ on |rj |2 < ∆/4 (notemos que en cualquier caso yj es entero). [2. 1]. [7. pero no puede ser xj = 0 ya que (13. [5. luego resulta que [2. 1]2 ≈ [3. cualquiera que sea j . −1]. [2. [5. Por lo tanto yj = 0. . Factorizaci´ on en cuerpos cuadr´ aticos Obviamente la segunda ecuaci´ on es imposible si las variables son enteros no nulos. [3. . Ahora consideramos el ideal [3. (3. 1][5.238 Cap´ ıtulo 13. |2xj | |2yj +1 | + |2xj +1 | |2yj | = 4. Para ´ este a0 = 3 y r0 es el mayor n´ umero congruente con 1 m´ odulo 3 cuyo cuadrado no supera a 79. (1. 1] lo es a [3. 2][5. (6. [3. −2]. Multiplicamos la primera ecuaci´ on por |2xj |. (15. −1]. Ejemplo Vamos a calcular el n´ umero de clases para d = 79. por ejemplo xj es semientero (luego yj tambi´ en). que tienen que ser algunos de los que figuran en nuestra lista. tomamos congruencias m´ odulo 4. (7. Notemos que la f´ ormula (13. Como entramos en un ciclo. pero esto es una contradicci´ on. 5). 1]2 . que ha de ser [3. 6 y 5. 1] no es principal. 1][5. −3]. entonces [3. [2. 1]2 . |2yj | son congruentes con ±1 m´ odulo 4. 1] ≈ (1). el ideal [3. o sea. −2]. Ahora tenemos (3. (9. tenemos que a0 = 2 y r0 es el mayor n´ umero congruente con 1 m´ odulo 2 cuyo cuadrado no supera a 79. luego es redundante en cualquier caso. Sabemos que [3. −3]. r0 = 7. 1]2 o bien [3. o sea. −1]. y como aj = (xj ) no es divisible entre enteros no unitarios. 2]. 3][7. [3. 7). 3]. 1]. Adem´ as vemos que [3. (10. ha de ser xj = ±1 y. En consecuencia existe un entero j para el que xj yj = 0. −1]2 .

al cabo de k pasos volveremos a obtener el (1). √ ¢ ° El algoritmo es (1. siguiendo la notaci´ xk + yk d no ser´ a 1 sino la√ unidad ≤ dada por (13. No damos m´ as ejemplos porque las diferencias con el caso d < 0 son m´ ınimas en la pr´ actica. por ser el conjugado de [3. Como es principal. °√ ¢ Ejemplos Calculemos la unidad fundamental de Q 2 . 1). (1. Adem´ as hemos probado no s´ o√ lo que aj = (1). (2. 2).7) es el mismo en ambos casos. 1). y el n´ umero de clases es h = 3. o sea. Vamos a probar que las unidades de Q d son exactamente ±≤n . Por otra parte xj +nk + yj +nk d = ° ¢ ≤n x0 + y0 d . luego los tres ideales (1). y por consiguiente [3. Al partir del ideal a0 = 0 0 √ ¢ ° x0 + y0 d se ha de alcanzar aj = (1) para alg´ un j . luego √ ¢° √ ¢ ° √ 1+ 3 1+ 3 ≤= = 2 + 3. Sabemos que ≤ = u + v d 6= ±1 y que u. 2 . [3. luego a0 = 1 y r0 es el mayor entero cuyo cuadrado no supera a 2. luego √ ¢° √ ¢ ° √ 2+ 6 2+ 6 ≤= = 5 + 2 6. luego el valor de ≤ que da la f´ ormula (13. −1]2 no es principal (ni [3. 2). on anterior. De aqu´ ı se sigue que °√las ¢ potencias de ≤ son todas distintas. 2 °√ ¢ Para Q 6 resulta (1. 1]). 1] y [3. −1] tiene orden 3 en el grupo de clases.3. 1] ≈ [3. ∗). √ ¢n ° Las dem´ as unidades son las de la forma ± 1 + 2 . Hemos de partir del ideal (1). Dicha unidad se llama unidad fundamental. donde umeros enteros. (1. Veamos ahora que el algoritmo que hemos dado nos permite tambi´ en determinar las unidades de los anillos de enteros cuadr´ aticos reales. Entonces °√n´ ¢ existe una unidad ≤ de Q d tal que los elementos ±≤n para n ∈ Z son distintos °√ ¢ dos a dos y constituyen todas las unidades de Q d . v > 0. luego resulta que x0 + y0 d = ±≤−n . luego ≤ = 1 + 2 /1 es la unidad fundamental. Como a0 = 1.8 Sea d un u mero natural libre de cuadrados d 6= 1. sino que para un cierto entero √ n se tiene√ adem´ as xj +nk + yj +nk d = √ ±1. °√ ¢ Para Q 3 queda (1. 1). luego el ciclo de aj ’s y rj ’s que √ se produce al partir de a0 = (1) es el mismo que el producido ° ¢ con a0 = x0 + y0 d . C´ alculo del n´ umero de clases 239 concluir que [3. −1]2 . En particular hemos demostrado el teorema siguiente: Teorema 13. luego el algoritmo a partir de (a0 .13. sea x + y d una unidad cualquiera.7). el generador al que llegaremos √ pero. (1. −1]. como quer´ ıamos demostrar. r0 ) contin´ ua exactamente igual a como empieza cuando part´ ıamos de a0 = (1). (2. ∗). r0 = 1. ∗). Esto nos dice que la clase del ideal [3. el valor de r0 es simplemente el mayor entero cuyo cuadrado no supera a d (la congruencia m´ odulo 1 no es una restricci´ on). −1] no son similares entre s´ ı. √ n recorre los n´ En efecto. Apliquemos el algoritmo al ideal a0 = (1) (en ning´ un momento hemos excluido este caso).

240

Cap´ ıtulo 13. Factorizaci´ on en cuerpos cuadr´ aticos Tabla 13.2: N´ umero de clases de cuerpos cuadr´ aticos reales

Se indica tambi´ en la unidad fundamental ≤ y su norma. Los n´ umeros en negrita son los que cumplen d ≡ 1 (m´ od 4). El n´ umero α es el definido en (13.1). d h 2 3 5 6 7 10 11 13 14 15 17 19 21 22 23 26 29 30 31 33 34 35 37 38 39 41 42 43 46 47 51 1 1 1 1 1 2 1 1 1 2 1 1 1 1 1 2 1 2 1 1 2 2 1 1 2 1 2 1 1 1 2 d N(≤) 1+α −1 53 2+α +1 55 α −1 57 5 + 2α +1 58 8 + 3α +1 59 3+α −1 61 10 + 3α +1 62 1+α −1 65 15 + 4α +1 66 4+α +1 67 3 + 2α −1 69 170 + 39α +1 70 2+α +1 71 197 + 42α +1 73 24 + 5α +1 74 5+α −1 77 2+α −1 78 11 + 2α +1 79 1.520 + 233α +1 82 19 + 8α +1 83 35 + 6α +1 85 6+α +1 86 5 + 2α −1 87 37 + 6α +1 89 25 + 4α +1 91 27 + 10α −1 93 13 + 2α +1 94 3.482 + 531α +1 95 24.335 + 3.588α +1 97 48 + 7α +1 101 50 + 7α +1 ≤ h 1 2 1 2 1 1 1 2 2 1 1 2 1 1 2 1 2 3 4 1 2 1 2 1 2 1 1 2 1 1 N(≤) 3+α −1 89 + 12α +1 131 + 40α +1 99 + 13α −1 530 + 69α +1 17 + 5α −1 63 + 8α +1 7 + 2α −1 65 + 8α +1 48.842 + 5.967α +1 11 + 3α +1 251 + 30α +1 3.480 + 413α +1 943 + 250α −1 43 + 5α −1 4+α +1 53 + 6α +1 80 + 9α +1 9+α −1 82 + 9α +1 4+α −1 10.405 + 1.122α +1 28 + 3α +1 447 + 106α −1 1.574 + 165α +1 13 + 3α +1 2.143.295 + 221.064α +1 39 + 4α +1 5.035 + 1.138α −1 9 + 2α −1 ≤

°√ ¢ Para Q 5 es r0 = 1/2 y as´ ı (1, 1/2), (1, ∗). Por lo tanto, ≤= √ 1+ 5 . 2

13.3. C´ alculo del n´ umero de clases °√ ¢ Para Q 97 es r0 = 9/2, luego el algoritmo nos da

241

(1, 9/2), (4, 7/2), (3, 5/2), (6, 7/2), (2, 9/2),

(2, 7/2), (6, 5/2), (3, 7/2), (4, 9/2), (1, ∗). √ La unidad fundamental es 5.604 + 569 97. Una aplicaci´ on de estos resultados es la soluci´ on de la llamada ecuaci´ on de Pell. Se trata de la ecuaci´ on dy 2 + 1 = x2 . Fermat plante´ o a los matem´ aticos ingleses de su tiempo encontrar un m´ etodo para hallar las soluciones enteras de dicha ecuaci´ on. El nombre de ‘ecuaci´ on de Pell’ se debe a un error de Euler, que atribuy´ o a Pell su soluci´ on, cuando al parecer Pell no hizo ninguna contribuci´ on a este tema. √ ¢ ° Desde nuestro punto de vista la ecuaci´ on equivale a N x+y d = 1. Cuando d es positivo, libre de cuadrados y no es congruente con 1 m´ £√ § odulo 4 sabemos que tiene infinitas soluciones, a saber, las unidades de Z d de norma 1. Si d < 0 es f´ acil ver que las u ´nicas soluciones son x = ±1, y = 0, luego el caso no tiene inter´ es. Tambi´ en es f´ acil ver que d no debe ser un cuadrado perfecto, pues si d = a2 una soluci´ on de la ecuaci´ on de Pell da lugar a la expresi´ on (ay )2 + 1 = x2 , y es f´ acil ver que dos cuadrados perfectos no pueden diferir en una unidad (salvo y = 0, x = ±1). Sin embargo, no hay m´ as limitaciones. La ecuaci´ on de Pell tiene infinitas soluciones enteras siempre que d sea un n´ umero positivo no cuadrado perfecto. No vamos a demostrar esto aqu´ ı, pero lo cierto es que las soluciones de la ecuaci´ on de Pell dy 2 + 1 = x2 son exactamente los coeficientes de las potencias de la unidad ≤ que se obtiene seg´ un el algoritmo visto en este cap´ ıtulo para el caso d > 0, d 6≡ 1 (m´ od 4) (es decir, tomando ∆ = 4d, aun en el caso de que d no cumpla estas hip´ otesis) si N(≤) = 1, y son los coeficientes de las potencias de ≤2 si por el contrario N(≤) = −1. De hecho este algoritmo (conocido como ‘m´ etodo ingl´ es’) fue ideado por Wallis en respuesta al reto de Fermat de resolver la ecuaci´ on de Pell y de ´ el derivan los dem´ as algoritmos que hemos visto. Una justificaci´ on de todo esto desde nuestro punto de vista supondr´ ıa estudiar los subanillos de los anillos de enteros algebraicos, en lo cual no nos vamos a detener. √ Por ejemplo, la unidad fundamental para d = 97 es 5.604 √ + 569 97 , pero tiene norma −1, y su cuadrado es 62.809.633 + 6.377.352 97, por lo que la menor soluci´ on de la ecuaci´ on de Pell para d = 97 es 97(6.377.352)2 + 1 = 62.809.6332 . No cabe duda de que Fermat conoc´ ıa la soluci´ on del problema que plante´ o, pues mostr´ o como ejemplos las soluciones para los casos d = 109 y d = 149, que son nada menos que y = 15.140.424.455.100 e y = 2.113.761.020, respectivamente. En el siglo XII, el matem´ atico hind´ u Bh´ ascara Ach´ arya conoc´ ıa la soluci´ on m´ ınima para d = 61, que es la m´ as grande para d ≤ 100. Se trata de y = 226.153.980.

242

Cap´ ıtulo 13. Factorizaci´ on en cuerpos cuadr´ aticos Tabla 13.3: Soluciones m´ ınimas de la ecuaci´ on de Pell d 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 y ∗ 2 1 ∗ 4 2 3 1 ∗ 6 3 2 180 4 1 ∗ 8 4 39 2 12 42 5 1 ∗ d 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 41 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 y 10 5 24 1.820 2 273 3 4 6 1 ∗ 12 6 4 3 320 2 531 30 24 3.588 7 1 ∗ 14 d 51 52 53 54 55 56 57 58 59 60 61 62 63 64 65 66 67 68 69 70 71 72 73 74 75 y d 7 76 90 77 9.100 78 66 79 12 80 2 81 20 82 2.574 83 69 84 4 85 226.153.980 86 8 87 1 88 ∗ 89 16 90 8 91 5.967 92 4 93 936 94 30 95 413 96 2 97 267.000 98 430 99 3 100 y 6.630 40 6 9 1 ∗ 18 9 6 30.996 1.122 3 21 53.000 2 165 120 1.260 221.064 4 5 6.377.352 10 1 ∗

Ejemplo Vamos a resolver la ecuaci´ on de Pell 18y 2 + 1 = x2 (notemos que 18 no es libre de cuadrados). Tenemos: (1, 4), (2, 4), (1, ∗). Por lo tanto √ ¢° √ ¢ ° √ 4 + 18 4 + 18 ≤= = 17 + 4 18. 2 Como N(≤) = 1, la menor soluci´ on es y = 4. La tabla 13.3 contiene las menores soluciones de la ecuaci´ on de Pell para los primeros valores de d. Es evidente que los ejemplos mostrados por Fermat no estaban elegidos al azar. El lector emprendedor puede abordar el caso d = 421. La soluci´ on m´ ınima tiene 33 d´ ıgitos.

el m´ as importante de los cuales es sin duda el algoritmo que nos permite calcular los n´ umeros de clases y las unidades fundamentales. imposibles de obtener por tanteo. luego en particular ha de haber un primo de norma 5. si existe. Si K es real entonces tiene unidades de norma negativa. Para hacernos una idea de su importancia vamos a considerar un cuerpo cuadr´ atico K que cumpla dos condiciones: 1. pueda estar formada por n´ umeros muy grandes. Su n´ umero de clases de h = 1. Su unidad fundamental es 1 + 1+2 13 y tiene norma −1 (notar que la existencia de unidades de norma negativa equivale a que la unidad fundamental tenga negativa). lo que significa que 5 ha de escindirse en K (no se ramifica porque no divide al discriminante ∆ = 13). pues el signo negativo delante del 3 hace que la m´ ınima soluci´ on. Ahora bien. √ °√ ¢ Un ejemplo es K = Q 13 .Cap´ ıtulo XIV La ley de reciprocidad cuadr´ atica 14. Sin embargo para nosotros es trivial: la pregunta es si existe un entero de K de norma 15. Dicho entero factorizar´ ıa en el producto de un primo de norma 3 por uno de norma 5 (pues los primos cuadr´ aticos han de tener norma potencia de primo).1 Introducci´ on En el cap´ ıtulo anterior hemos obtenido resultados muy profundos sobre la aritm´ etica de los cuerpos cuadr´ aticos. es decir. sabemos que 5 se escinde si y s´ olo si 13 es un resto 243 . ≥ norma √ ¥ 1+ 13 En general tenemos que N x + y 2 = x2 + xy − 3y 2 . OK es un DFU. 2. Consideremos el problema siguiente: ¿Existen n´ umeros enteros x e y tales que x2 + xy − 3y 2 = 15? Para alguien que desconozca la teor´ ıa que hemos desarrollado se trata de un problema muy dif´ ıcil.

y es lo que hay que comprobar para un n´ umero finito de primos p a la hora de decidir si un n´ umero m es la norma de un entero cuadr´ atico.740 Euler estaba investigando un caso particular de este problema (concretamente cu´ ando un primo p divide a un n´ umero de la forma x2 + ny 2 ) y descubri´ o algo sorprendente. En el caso °√ es ¢ un resto cuadr´ general de un cuerpo K = Q d y p un primo impar ser´ ıa ‘d es un resto cuadr´ atico m´ odulo p’. si nos dan cien primos p y determinamos si cumplen o no esta condici´ on. existen enteros cuadr´ aticos de norma un primo p si y s´ olo si p se escinde o se ramifica en K . es decir. y ciertamente d es un resto cuadr´ atico m´ odulo p si y s´ olo si lo es 4d. para cierto primo π . pues nos permite saber con un n´ umero finito de operaciones si cualquier n´ umero m es o no de la forma indicada. En nuestro caso concreto tenemos: La ecuaci´ on x2 + xy − 3y 2 = m tiene soluciones enteras para un m dado si y s´ olo si los primos que dividen a m con exponente impar son de la forma x2 + xy − 3y 2 . Fij´ emonos en la condici´ on ‘13 atico m´ odulo p’. y un primo p es de esta forma si y s´ olo si p = 13 o 13 es un resto cuadr´ atico m´ odulo p. Por lo tanto podemos construir enteros cuadr´ aticos de cualquier norma m con la u ´nica restricci´ on de que los primos que dividan a m con exponente impar se escindan o ramifiquen en K (pues siempre existen enteros cuadr´ aticos de norma p2 . pero los restos cuadr´ aticos m´ odulo 5 son 1 y 4. Aqu´ ı s´ ı hacemos uso de las dos hip´ otesis: sin ellas s´ olo podemos decir que existe un ideal p de norma p si y s´ olo si p se escinde o se ramifica en K . luego [13] = [3] no es uno de ellos. y como el discriminante es ∆ = d o ∆ = 4d. ´ Esta es una soluci´ on completamente satisfactoria del problema.244 Cap´ ıtulo 14. Las operaciones consisten en determinar si 13 es o no un resto cuadr´ atico m´ odulo un n´ umero finito de primos. Las hip´ otesis las necesitamos si queremos resolver casos en los que s´ ı haya soluci´ on: En general. con lo que tenemos que hay un entero cuadr´ atico π de norma p si y s´ olo si p se escinde o se ramifica en K . Si K es imaginario todas las normas son positivas. La ley de reciprocidad cuadr´ atica cuadr´ atico m´ odulo 5. Pues bien. podemos expresar la condici´ on como ∆ es un resto cuadr´ atico m´ odulo p. luego podemos concluir que existe un entero cuadr´ atico π tal que | N(π )| = p si y s´ olo si π se escinde o se ramifica. ´ Esta es la condici´ on para que un primo impar que no divida a ∆ se escinda en K . multiplicando π por una de ellas si es preciso podemos exigir tambi´ en que N(π ) = p. si K es real y hay unidades de norma −1. As´ ı pues. Si h = 1 se cumplir´ a adem´ as que p = (π ). la ecuaci´ on no tiene soluciones enteras. Es obvio que la condici´ on . alrededor de 1. nuestros c´ alculos no nos ayudar´ an en nada para decidir si un nuevo primo cumple la condici´ on o no. a saber el propio p). En principio. Si el lector se pregunta d´ onde hemos usado las dos hip´ otesis sobre K la respuesta es que en ning´ un sitio: el argumento anterior es v´ alido para cualquier cuerpo cuadr´ atico. el saber si ∆ es o no un resto cuadr´ atico m´ odulo p no nos dice nada sobre si lo es m´ odulo otro primo q .

En nuestro ejemplo concreto tenemos que considerar el grupo © ™ U13 = [1]. Lo que nos dice ° el ¢ descubrimiento de Euler es que si determinamos el comportamiento de φ |∆| primos. [8]. Tambi´ en llama la atenci´ on que 1 + 12 = 3 + 10 = 4 + 9 = 13. Si el lector se molesta en hacer los c´ alculos se har´ a una idea de lo tedioso que resulta comprobar que 13 es un resto no cuadr´ atico m´ odulo 37. hay s´ olo un n´ umero finito de restos m´ odulo ∆ a tener en cuenta. q cumplen p ≡ q (m´ od ∆) entonces ∆ es un resto cuadr´ atico m´ odulo p si y s´ olo si lo es m´ odulo q (o equivalentemente. [2]. M´ nos fijamos veremos que las clases [1]. 19. por ejemplo: 53. [7]. 11 (m´ od 13) y p se ramifica si y s´ olo si p = 13. [12] . Pero los descubrimientos de Euler no acaban aqu´ ı. 7. p se conserva en K si y s´ olo si p ≡ 2. 37. [4]. como ∆ es una constante de nuestro problema. 6. Comprobamos si 13 es o no un resto cuadr´ atico m´ odulo cada uno de estos doce primos (es resto cuadr´ atico m´ odulo los que est´ an en negrita). [5]. la conclusi´ on a la que llegamos es que un primo p se escinde en K si y s´ olo si p ≡ 1. 61. pero que la condici´ on dependa s´ olo del resto de p m´ odulo ∆ es algo completamente distinto pues.1. [9]. que la condici´ on dependa s´ olo del resto de ∆ m´ odulo p no nos dice nada. Admitiendo el descubrimiento de Euler. [10]. (En realidad nuestros razonamientos no incluyen el caso p = 2. dado otro primo p. Esto no es as a´ un. [4]. Esto es mucho m´ as que un mero juego de palabras: en efecto. 5. si dos primos impares p. 47. 51. sino que. ´ Esta es. 9. [9]. pero veremos que la conclusi´ on vale igualmente). 3. una soluci´ on much´ ısimo m´ as elegante desde un punto de vista te´ orico y much´ ısimo m´ as satisfactoria desde un punto de vista pr´ actico. 17. 3. [12] . [3]. [3]. pues. Notemos que de las 12 clases resulta que 6 corresponden a primos que se escinden y las otras 6 a primos que© se ramifican. Introducci´ on 245 ∆ es un resto cuadr´ atico m´ odulo p depende s´ olo del resto de ∆ m´ odulo p. pues es m´ as f´ acil calcular el resto de p m´ odulo 13 que determinar si 13 es o no un resto cuadr´ atico m´ odulo p. 4. p se escinde en K si y s´ olo si q se escinde en K ). En general. bastar´ a calcular su resto m´ odulo ∆ (o sea. correspondientes a primos que se escinden. 7. 5. 2. porque ∆ es fijo y al cambiar p cambiamos el resto m´ odulo p. se cumple: . si llamamos clases de escisi´ on a aquellas cuyos primos se escinden. ya no necesitamos comprobar si ∆ es o no un resto cuadr´ atico m´ odulo ning´ un otro primo. [11]. [10]. un primo p que no divida a ∆ ha de pertenecer a una de las ° ¢ φ |∆| clases del grupo U|∆| de las unidades m´ odulo |∆|. si ™ casual.14. 8. 23. Lo que Euler descubri´ o (formulado en nuestros t´ erminos) es que dicha condici´ on depende s´ olo del resto de p m´ odulo ∆. Concretamente. Tomamos un primo en cada clase. es decir. forman un subgrupo de U13 . 10. [6]. uno en cada clase. 12 (m´ od 13). ver a qu´ e clase corresponde) y ya sabremos que el comportamiento de p ser´ a el mismo que el del primo en dicha clase que ya hab´ ıamos estudiado.

Dirichlet demostr´ o lo que hoy se conoce como teorema de Dirichlet sobre primos en progresiones aritm´ eticas. Gauss redescubri´ o la ley de reciprocidad cuadr´ atica y la demostr´ o. Euler descubri´ o emp´ ıricamente estos hechos. Legendre demostr´ o la ley de reciprocidad a partir de un principio aparentemente m´ as sencillo que no pudo demostrar y que nosotros hemos usado t´ acitamente: que toda clase de Um contiene alg´ un primo. En efecto. no necesariamente primo) y escapa a nuestras posibilidades actuales. Cuando contaba con poco m´ as de veinte a˜ nos de edad. pero ¿qu´ e garant´ ıa ten´ ıamos de que en todas las clases ´ ıbamos a encontrar alg´ un primo? Si una clase no contuviera primos no tendr´ ıa sentido decir si es o no una clase de escisi´ on. 2. . si K es imaginario [n] es una clase de escisi´ on si y s´ olo si [−n] no lo es. aunque no fue capaz de demostrar sino una m´ ınima parte de ellos. seg´ un el cual si (m. En efecto: comprobamos sin dificultad que 13 es un resto cuadr´ atico m´ odulo 3 (pues [13] = [1]). As´ ı pues. Por 1) tambi´ en lo es [3]2 = [9] y por 2) [−9] = [4]. A˜ nos m´ as tarde. Por u ´ltimo [1] es clase de escisi´ on por 1) y [12] lo es por 2). Las clases de escisi´ on forman un subgrupo de ´ ındice 2 en U|∆| . nosotros no demostraremos el teorema de Dirichlet. As´ ı pues. La ley de reciprocidad cuadr´ atica 1. pero pudo eludirlo a la hora de probar la ley de reciprocidad. algo completamente ajeno a este libro. La prueba original de Gauss era muy complicada. Sabiendo esto. La prueba original de Dirichlet combinaba t´ ecnicas anal´ ıticas con la aritm´ etica de los cuerpos ciclot´ omicos (de cualquier orden. el camino por el que hemos llegado a la soluci´ on del ejemplo se allana mucho m´ as. n) = 1 la progresi´ on aritm´ etica mx + n contiene infinitos primos. en la clase [1] hemos encontrado el primo 53.246 Cap´ ıtulo 14. por lo que el postulado de Legendre se puede enunciar as´ ı: Si m y n son n´ umeros naturales primos entre s´ ı entonces la progresi´ on aritm´ etica mx + n contiene un n´ umero primo. al parecer capaz de desesperar a sus alumnos m´ as aventajados. etc. Notar que si [n] es una clase de Um sus elementos son los n´ umeros de la forma mx + n. Por la propiedad 2) tambi´ en lo es [−3] = [10]. en [4] est´ a el 17. pero probaremos la ley de reciprocidad sin ´ el. Como ya tenemos 6. con esta informaci´ on la soluci´ on del problema no requiere m´ as ‘c´ alculo’ que el car´ acter cuadr´ atico de 13 m´ odulo 3 (el lector que se haya molestado en calcular el car´ acter cuadr´ atico de los doce primos de antes apreciar´ a sin duda la diferencia).. Tambi´ en se tropez´ o con el postulado de Legendre y no consigui´ o demostrarlo. sabemos que son todas. Si K es real la clase [n] es de escisi´ on si y s´ olo si lo es [−n]. Hoy se conoce como Ley de Reciprocidad Cuadr´ atica. No obstante encontr´ o una propiedad sencilla de enunciar sobre restos cuadr´ aticos a partir de la cual demostr´ o todos estos resultados. por lo tanto [3] es una clase de escisi´ on. Hoy se conoce una prueba que no requiere teor´ ıa algebraica de n´ umeros pero s´ ı una cierta dosis de teor´ ıa de funciones anal´ ıticas.

Definimos el s´ ımbolo de Legendre (n/p) como  µ ∂  1 si n es un resto cuadr´ atico m´ odulo p n −1 si n es un resto no cuadr´ atico m´ odulo p =  p 0 si p | n Obviamente. Ahora el teorema de isomorf´ ıa nos da que el n´ umero de clases de restos cuadr´ aticos es exactamente la mitad del total de clases. Obviamente es un homomorfismo de grupos cuya imagen la forman las clases de restos cuadr´ aticos m´ odulo p. pues [n] es un elemento del grupo Up . Como Z/pZ es un cuerpo este polinomio tiene s´ olo dos ra´ ıces. (p − 1)/2.14. Por otro lado. Despu´ es tendremos que ingeni´ arnoslas para evitar el teorema de Dirichlet a la hora de deducir los teoremas de Euler sobre cuerpos cuadr´ aticos.1 Sea p > 0 un primo impar y n un entero. o sea. si n es un resto cuadr´ atico se cumple [n] = [u]2 . luego h i n(p−1)/2 = [u]p−1 = [1]. pero esto ocurre cuando [n] es una ra´ ız del polinomio x(p−1)/2 − 1.2 (Criterio de Euler) Sea p un primo impar y n ∈ Z. El s´ ımbolo de Legendre 247 Despu´ es encontr´ o otra prueba basada esencialmente en la aritm´ etica de los cuerpos cuadr´ aticos tambi´ en muy profunda pero conceptualmente m´ as clara. Su n´ ucleo son las clases de Z/pZ que cumplen x2 − 1 = 0. vemos que n(p−1)/2 = [n]p−1 = [1]. Aqu´ ı veremos una prueba m´ as moderna completamente elemental. 14. a saber. Basta probar que esto s´ olo ocurre cuando n es un resto cuadr´ atico. luego n(p−1)/2 = ±[1]. A˜ nos m´ as tarde encontr´ o varias pruebas m´ as de car´ acter m´ as elemental. que a lo sumo tiene (p − 1)/2 ra´ ıces. Definici´ on 14. y£ acabamos § de comentar que las u ´nicas clases que cumplen esto son ±[1].2. El paso siguiente en el estudio de los restos cuadr´ aticos es el teorema siguiente: Teorema 14.2 El s´ ımbolo de Legendre Los resultados sobre restos cuadr´ aticos se enuncian m´ as c´ omodamente utilizando una notaci´ on debida a Legendre. Sea p un primo impar y consideremos la aplicaci´ on Up −→ Up dada por x 7→ x2 . p ´ n: Si p | n el teorema es evidente. si n ≡ n0 (m´ od p) entonces (n/p) = (n0 /p). ±[1]. Supongamos lo contrario. y como de hecho las clases de los restos cuadr´ aticos suman . de orden p − 1. Entonces µ ∂ n ≡ n(p−1)/2 (m´ od p). Demostracio £ §2 Tomando clases m´ odulo p.

. si n es un resto no £ § cuadr´ atico n(p−1)/2 ha de ser −[1]. En efecto. luego son iguales entre s´ ı. el criterio de Euler nos da que ambos miembros son congruentes m´ odulo p.5 (Gauss): Sea p un primo impar y a un entero primo con p. pero como valen −1. . seg´ un uno de los teoremas de Euler que hemos citado en la introducci´ on. 0 o 1 y ´ ese es el valor de (n/p).4 Si p es un primo impar. Entonces: µ ∂ µ ∂µ ∂ ab a b = p p p ´ n: El criterio de Euler nos da que ambos miembros son conDemostracio gruentes. donde [a]P = [a][u] Ø [u] ∈ P . . p © . 2 2 Ø Ø Ø © ™ Sea r = Ø[a]P ∩ N Ø. esto ha de depender s´ olo del resto de p m´ odulo |∆| = 4. Tenemos que −1 es un resto cuadr´ atico m´ odulo p si y s´ olo si ∆ = −4 es un resto cuadr´ atico m´ odulo p y. [ ] . Tiene que dar −1. [− µ ∂ a = (−1)r . °√ ¢ ¿Por qu´ e m´ odulo 4? Porque −4 es el discriminante de Q −1 . Por lo tanto. . de hecho son iguales. . . Una consecuencia te´ orica de inter´ es es que el s´ ımbolo de Legendre es multiplicativo: Teorema 14. pero de hecho ambos son iguales a ±1. . Sean los subconjuntos de Up dados por © p−1 ™ p−1 ™ ] y P = [1]. Del criterio de Euler tambi´ en se deduce un caso particular de la ley de reciprocidad cuadr´ atica: Teorema 14. b enteros cualesquiera. concluimos que no hay m´ as.3 Sea p un primo impar y a. µ ∂ −1 = (−1)(p−1)/2 . p luego −1 es un resto cuadr´ atico m´ odulo p si y s´ olo si p ≡ 1 (m´ od 4). 0 o 1. . La ley de reciprocidad cuadr´ atica ya este n´ umero. Esto nos da un m´ etodo para calcular s´ ımbolos de Legendre ligeramente m´ as pr´ actico que calcular todos los cuadrados m´ odulo p: se calcula n(p−1)/2 y se reduce m´ odulo p. Nuestra prueba de la ley de reciprocidad se basar´ a en el siguiente teorema de Gauss: Teorema 14. Entonces N= [−1].248 Cap´ ıtulo 14. que es lo que ahora acabamos de probar.

14.2. El s´ ımbolo de Legendre

249

´ n: Como Demostracio on que a [u] le asigna Ø [a Ø] es una unidad, la aplicaci´ [a][u] es biyectiva, luego Ø[a]P Ø = |P | = (p − 1)/2. Dados dos elementos de P , digamos [u] y [v ] con 0 < u < v ≤ (p − 1)/2, no puede suceder que [a][u] = −[a][v ], pues entonces [a][u] + [a][v ] = 0, o sea, p | a(u + v ), luego p|u + v < p, © lo cual es imposible. ™ Esto significa que [a]P = ±[1], . . . , ±[(p − 1)/2] , y hay exactamente r signos negativos. Por lo tanto, si llamamos [z ] al producto de todos los elementos de P , tenemos que el producto de todos los elementos de [a]P es por un lado [a](p−1)/2 [z ] y por otro es (−1)r [z ]. Como [z ] es una unidad podemos simplificarla y queda [a](p−1)/2 = [(−1)r ]. El teorema se sigue ahora del criterio de Euler. Este criterio no nos ser´ a especialmente interesante en cuanto dispongamos de la ley de reciprocidad cuadr´ atica, pero como ejemplo para comprenderlo adecuadamente vamos a usarlo para determinar si 3 es un resto cuadr´ atico m´ odulo 19. Calculamos [3]P , es decir, multiplicamos [3] por los n´ umeros del 1 al 9: © ™ [3]P = [3], [6], [9], [12], [15], [18], [2], [5], [8] . Restamos 19 a los n´ umeros mayores que 9 y queda: © ™ [3]P = [3], [6], [9], [−7], [−4], [−1], [2], [5], [8] © ™ = [−1], [2], [3], [−4], [5], [6], [−7], [8], [9] .

Como hay 3 signos negativos, (3/19) = (−1)3 = −1, luego 3 es un resto no cuadr´ atico m´ odulo 19. N´ otese que este c´ alculo es m´ as simple que aplicar el criterio de Euler directamente. El −1 es un caso aparte en la ley de reciprocidad cuadr´ atica porque es una unidad. Tambi´ en es un caso aparte el 2 (y muy en el fondo el motivo es que 2 es el grado de los cuerpos cuadr´ aticos). El teorema anterior nos permite resolverlo: Teorema 14.6 Sea p un primo impar. Entonces µ ∂ 2 2 = (−1)(p −1)/8 , p luego 2 es un resto cuadr´ atico m´ odulo p si y s´ olo si p ≡ ±1 (m´ od 8). © ™ Aplicamos el teorema de Gauss. Consideramos [2]P = [2], [4], . . . , [p − 1] . 1 Entonces r = p− 2 − s, donde s es el mayor natural tal que 2s ≤ (p − 1)/2.
1 Caso 1: (p − 1)/2 es par y, consecuentemente 2s = p− 2 . Calculando obtenemos r = (p − 1)/4 y el valor del s´ ımbolo de Legendre es (−1)(p−1)/4 , pero como (p + 1)/2 es impar, este valor no se altera si lo elevamos a (p + 1)/2, y 1 p+1 p2 −1 como p− 4 2 = 8 , se cumple el teorema.

250

Cap´ ıtulo 14. La ley de reciprocidad cuadr´ atica

1 Caso 2: (p − 1)/2 es impar, y 2s = p− 2 − 1, luego r = (p + 1)/4, y como en el caso anterior podemos elevar el resultado que nos da el teorema de Gauss al exponente impar (p − 1)/2, de donde se sigue tambi´ en el enunciado.

A la hora de determinar si un n´ umero n es o no un resto cuadr´ atico m´ odulo un primo dado p, lo mejor es usar el teorema 14.3, que nos reduce el problema a calcular los s´ ımbolos de Legendre para los primos divisores de n y para −1 si n es negativo (de hecho, los primos que tengan exponente par pueden ser ignorados, pues el cuadrado de un s´ ımbolo de Legendre siempre es 1). Por lo tanto el problema se reduce a calcular s´ ımbolos de Legendre (q/p), donde q es primo o q = −1. Los casos q = −1 y q = 2 ya est´ an resueltos. La ley de reciprocidad cuadr´ atica cubre los casos restantes: Teorema 14.7 (Ley de reciprocidad cuadr´ atica) Sean p y q primos impares distintos. 1. Si p o q es congruente con 1 m´ odulo 4, entonces µ ∂ µ ∂ p q = , q p 2. Si ninguno de los dos primos es congruente con 1 m´ odulo 4, entonces µ ∂ µ ∂ p q =− , q p Equivalentemente, para cualquier par de primos impares p y q se cumple µ ∂µ ∂ p q = (−1)(p−1)(q−1)/4 . q p ´ n: Es claro que si p o q es congruente con 1 m´ Demostracio odulo 4 entonces (p − 1)(q − 1)/4 es un n´ umero par, y en otro caso es impar (los factores (p − 1)/2 y (q − 1)/2 son impares). Por lo tanto la u ´ltima afirmaci´ on del enunciado es equivalente a las dos primeras. Por el teorema de Gauss, (p/q ) = (−1)r , donde r es el n´ umero de enteros x entre 1 y (q − 1)/2 tales que px es congruente m´ odulo q con un entero u tal que −(q − 1)/2 ≤ u < 0, o sea, px = qy + u para cierto entero y , completamente determinado por x. Por lo tanto, r es tambi´ en el n´ umero de pares de n´ umeros enteros (x, y ) tales que 1/2 < x < q/2 y − q/2 < px − qy < 0.

Entonces qy < px + q/2 < pq/2 + q/2, luego y < p/2 + 1/2 y, al ser entero, y < p/2. Notar tambi´ en que, como px > 0 y u < 0, de px = qy + u se sigue que y > 0. En resumen, r es el n´ umero de pares de n´ umeros enteros (x, y ) que cumplen 1/2 < x < q/2, 1/2 < y < p/2 −q/2 < px − qy < 0. (14.1) (14.2)

14.2. El s´ ımbolo de Legendre

251

An´ alogamente, (q/p) = (−1)s , donde s es el n´ umero de pares de enteros que cumplen estas mismas condiciones cambiando p por q y viceversa. Este n´ umero no se altera si cambiamos tambi´ en x por y . Si adem´ as multiplicamos las desigualdades por −1 queda: 1/2 < x < q/2, 1/2 < y < p/2 (14.3) 0 < px − qy < p/2. (14.4) ≥ ¥≥ ¥ q Lo que queremos probar es que p = (−1)r+s = (−1)(p−1)(q−1)/4 , lo q p que equivale a que (p − 1)(q − 1)/4 − (r + s) sea un n´ umero par. Ahora bien, (p − 1)(q − 1)/4 es el n´ umero de pares de enteros (x, y ) que cumplen (14.1), luego (p − 1)(q − 1)/4 − (r + s) resulta ser el n´ umero de pares de enteros (x, y ) que cumplen (14.1) pero que no cumplen ni (14.2) ni (14.4). Notemos que siendo p 6= q es imposible px − qy = 0, ya que en tal caso p | y < p/2. Por lo tanto, la negaci´ on de (14.2) y (14.4) equivale a la negaci´ on de −q/2 < px − qy < p/2. Lo que debemos probar es que el n´ umero de pares de enteros (x, y ) que cumplen 1/2 < x < q/2, 1/2 < y < p/2, y no − q/2 < px − qy < p/2

es un n´ umero par. La figura 14.1 ilustra la prueba en el caso p = 11 y q = 17. y 5 4 3 2 1 x 11x − 17y > −11/2 11x − 17y < −17/2 11x − 17y = 0

1 2 3 4 5 6 7 Figura 14.1: La ley de reciprocidad cuadr´ atica

8

Definimos los conjuntos Ø © ™ A = (x, y ) Ø 1/2 < x < q/2, 1/2 < y < p/2, px − qy < −q/2 Ø © ™ B = (x, y ) Ø 1/2 < x < q/2, 1/2 < y < p/2, px − qy > p/2 .

El primer paso es generalizar el s´ ımbolo de Legendre: Definici´ on 14. La ley de reciprocidad cuadr´ atica Claramente se trata de conjuntos disjuntos y hemos de probar que el n´ umero de elementos de A ∪ B es par. Antes de extraer consecuencias te´ oricas de la ley de reciprocidad. n p1 pr (donde los s´ ımbolos de la derecha son s´ ımbolos de Legendre). si queremos. luego el teorema est´ a probado. (p+1)/2−y es claramente biyectiva y es f´ acil comprobar que cumple f [A] = B . hasta llegar a 1 o a −1. luego (31/97) = (97/31). si bien en la pr´ actica siempre es m´ as conveniente reducir todos los c´ alculos a n´ umeros primos mediante factorizaciones. donde los primos son positivos y no necesariamente distintos. dado (n/p). factorizarlo en primos y descomponer seg´ un 14. en teor´ ıa hemos de arregl´ arnoslas para trabajar con n´ umeros cualesquiera. invertimos el s´ ımbolo mediante la ley de reciprocidad y seguimos as´ ı hasta reducir los s´ ımbolos a casos calculables directamente o. De este modo. Supongamos que n es impar positivo y factoriza en la forma n = p1 · · · pr . µ ∂ µ ∂µ ∂ µ ∂µ ∂ µ ∂µ ∂ 15 3 5 71 71 2 1 = =− =− = 1.8 Sean m y n enteros no nulos primos entre s´ ı. Definimos el s´ ımbolo de Jacobi de m y n como µ ∂ µ ∂ ≥m¥ m m = ··· . 4 es un cuadrado perfecto. Veamos algunos ejemplos: µ ∂ µ ∂ µ ∂µ ∂ µ ∂ µ ∂ µ ∂ 2. Para ello basta comprobar que A y B tienen el mismo ° n´ umero de elementos.252 Cap´ ıtulo 14. en reducir n m´ odulo p. .3 en el producto de los s´ ımbolos de Legendre de la forma (q/p). En la pr´ actica es mucho m´ as simple de lo que parece. Vamos a demostrar una ley de reciprocidad en la que los n´ umeros que intercambiemos no sean primos necesariamente. El m´ etodo consiste. luego (4/31) = 1. Cuando lleguemos a un factor (q/p). Despu´ es reducimos cada q m´ odulo p y volvemos a factorizar. 97 97 97 97 97 31 31 donde usamos que 97 ≡ 1 (m´ od 8). Sin embargo no podemos hacerlo directamente porque ello nos llevar´ ıa a tomar primos en las clases de los grupos Um . donde q recorre los primos que dividen a n con exponente impar y el −1 si n es negativo. La on φ : Z × Z −→ Z × Z dada por ¢ aplicaci´ φ(x. vamos a ver c´ omo nos permite calcular cualquier s´ ımbolo de Legendre mediante operaciones elementales. donde q ya es menor que p. y ) = (q +1)/2−x. 71 71 71 3 5 3 5 14. Para n = 1 definimos (m/1) = 1. y no sabemos justificar su existencia. Finalmente. y 97 ≡ 1 (m´ od 4).3 El s´ ımbolo de Jacobi Recordemos que nuestro objetivo es deducir los teoremas de Euler a partir de la ley de reciprocidad cuadr´ atica.002 62 2 31 31 97 4 = = = = = = 1. luego (2/97) = 1.

invertir y agrupar aparece un n´ umero par de signos negativos. luego de nuevo (m/n) = (n/m). Supongamos que m es primo. entonces desarrollamos (m/n) seg´ un los factores primos de n.9 Sean m. . Si m no es primo razonamos igual descomponiendo m y usando la parte ya probada en lugar de la ley de reciprocidad. El inter´ es del s´ ımbolo de Jacobi es simplemente que generaliza formalmente el s´ ımbolo de Legendre a n´ umeros compuestos. = (−1)(n −1)/8 . 0 0 3) Si m = 1 es obvio.14. Adem´ as el s´ ımbolo de Jacobi coincide con el de Legendre cuando n es primo. es decir. n m ≥ m ¥ ≥m¥ ≥m¥ = . Supongamos que m ≡ −1 (m´ od 4). µ ∂ −1 1. = (−1)(m−1)(n−1)/4 . n µ ∂ 2 2 2. ° ¢ luego (nn0 )2 − 1 /8 − (n2 − 1)/8 − (n02 − 1)/8 es par. El s´ ımbolo de Jacobi Claramente se tiene µ ∂ µ ∂µ 0∂ mm0 m m = . Si m ≡ 1 (m´ od 4). Si n ≡ −1 (m´ od 4) el n´ umero de signos negativos que aparecen es impar. volvemos a agrupar y queda (m/n) = (n/m). Si n ≡ 1 (m´ od 4).3. usando esta vez que si n y n0 son impares ° ¢ 16 | (n2 − 1)(n02 − 1) = (nn0 )2 − 1 − (n2 − 1) − (n02 − 1). n ≥m¥ ≥ n ¥ 3. Hay que tener en cuenta que si n y n0 son impares. = (−1)(n−1)/2 . luego al descomponer. pero no sirve directamente para obtener resultados sobre restos. 2) se demuestra igual que 1). 4 | (n − 1)(n0 − 1) = nn0 − 1 − (n − 1) − (n0 − 1). invertimos por la ley de reciprocidad cuadr´ atica. entonces (m/n) = (m0 /n). He aqu´ ı la ley de reciprocidad generalizada: Teorema 14. n) = 1. Es importante dejar claro que no es cierto que (m/n) = 1 si y s´ olo si m es un resto cuadr´ atico m´ odulo n. n > 0 enteros impares con (m. luego el n´ umero (nn0 − 1)/2 − (n − 1)/2 − (n0 − 1)/2 es par. (−1)(nn −1)/2 = (−1)(n−1)/2 (−1)(n −1)/2 . entonces el n´ umero de factores primos de n congruentes con −1 m´ odulo 4 ha de ser par. luego resulta que (m/n) = −(n/m). nn0 n n0 ´ n: 1) se deduce inmediatamente a partir de la definici´ Demostracio on y de la propiedad an´ aloga de los s´ ımbolos de Legendre. n n n 253 as´ ı como que si m ≡ m0 (m´ od n).

entonces (2/n)j = (2/n) 0 j 0 y (2/n ) = (2/n ). tambi´ en (2/n)j = (2/n0 )j . luego de n ≡ n0 (m´ od 4m) se deduce 0 n ≡ n (m´ od 8). 0 0 0 0 0 0 n n n n n n m0 ≥m¥ Como n ≡ n0 (m´ od m). Finalmente. se cumple (n/m0 ) = (n0 /m0 ). Si m ≡ 1 (m´ od 4) y n ≡ n0 (m´ od m) entonces j = 0. Si j es impar. tambi´ en (−1)(m −1)(n−1)/4 = (−1)(m −1)(n −1)/4 . . 0 Como n ≡ n0 (m´ od 4). entonces ≥m¥ n = ≥m¥ n0 . ´ n: Sea m = ≤ 2j m0 . Si n0 es un entero impar y positivo tal que n ≡ n0 (m´ od 4m). Si se cumple m ≡ 1 (m´ od 4) es suficiente exigir n ≡ n0 (m´ od m). tambi´ en por el teorema 14. Ahora usaremos la ley de reciprocidad para probar que (con ciertas restricciones) s´ olo dependen del resto del denominador m´ odulo el numerador. El teorema siguiente contiene el n´ ucleo de los teoremas de Euler: Los s´ ımbolos de Jacobi dependen s´ olo del resto del numerador m´ odulo el denominador.10 Sean m y n enteros primos entre s´ ı con n impar y positivo. (≤/n) = (≤/n0 ) (es igual a 1 si y s´ olo si n (o n0 ) es congruente con 1 m´ odulo 4). Si j es par. Adem´ as m es par. y por el teorema 14.9 (2/n) = (2/n0 ) (vale 1 si y s´ olo si n (o n0 ) es congruente con ±1 m´ odulo 8). La ley de reciprocidad cuadr´ atica Estos resultados nos permiten calcular s´ ımbolos de Jacobi igual que los de Legendre. En consecuencia (m/n) = (m/n0 ). donde m0 es impar y ≤ = ±1.9. Si ≤ = 1 entonces directamente µ ∂ µ ∂ µ 0∂ µ ∂ m n n m = = = .254 Cap´ ıtulo 14. Teorema 14. Entonces Demostracio µ ∂ µ ∂j µ 0 ∂ µ ∂ µ ∂j ≥n¥ 0 ≤ 2 m ≤ 2 = = (−1)(m −1)(n−1)/4 n n n n n n m0 µ ∂ µ ∂j µ 0 ∂ µ ∂ µ ∂j µ 0∂ ≥m¥ ≤ 2 m ≤ 2 n (m0 −1)(n0 −1)/4 = = ( − 1) . luego (−1)(m −1)(n−1)/4 = (−1)(n−1)/2 = y llegamos a la misma conclusi´ on. 0 0 0 ≥≤¥ n . n m m n0 Si ≤ = −1 entonces m0 ≡ −1 (m´ od 4).

Finalmente. por lo que el conjunto de las°clases on forma un subgrupo de ´ ındice 2 en ¢ de escisi´ U|∆| .11 ° Sea d 6= 1 un entero libre de cuadrados y sea ∆ el discrimi√ ¢ nante del cuerpo Q d . Diremos que una clase A ∈ U|∆| es una clase de escisi´ on para d si sig(A) = +1. 2. Si p es un primo que no divide a ∆. 1. Los teoremas de Euler 255 14. En efecto: Sea d = ≤ 2j u. Los apartados 2) y 3) se reducen a probar que sig [−1] = signo de d. Si d > 0 entonces [n] es una clase de escisi´ on si y s´ olo si [−n] es una clase de escisi´ on. entonces p se escinde en Q d si y s´ olo si [p] es una clase de escisi´ on.9: µ ∂ ≤ = ≤. y su orden es φ |∆| /2.12 °√ ¢Sea d 6= 1 un entero libre de cuadrados y ∆ el discriminante del cuerpo Q d . °√ ¢ 4. Si d < 0 entonces [n] es una clase de escisi´ on si y s´ olo si [−n] no es una clase de escisi´ on. 3. En otro caso se conserva primo. ´ n: Es inmediato que la signatura es un Demostracio de ° homomorfismo ¢ grupos.14 y 14. Por los teoremas 11. donde u > 0 es impar y ≤ = ±1. Aplicamos a cada factor el caso correspondiente del teorema 14. Definimos la aplicaci´ on signatura ° ¢ mediante sig [n] = (d/n) (donde n > 0 es impar) sig : U|∆| −→ {1.10. µ ∂ µ ∂ µ ∂ u 4|d| − 1 −1 (u−1)/2 (u−1)/2 = (−1) = (−1) = 1. −1}. 4|d| − 1 u u .4. En culquier caso µ 2 4|d| − 1 ∂j = 1. o bien 8 Ø 4|d|. sig([n]) no depende del impar n > 0 escogido en la clase.14. La aplicaci´ on sig : U|∆| −→ {1.4 Los teoremas de Euler Definici´ on 14. Probamos finalmente los teoremas de Euler: Teorema 14. 4|d| − 1 Ø O bien j = 0. Entonces ° ¢ sig [−1] = µ d 4|d| − 1 ∂ = µ ≤ 4|d| − 1 ∂µ 2 4|d| − 1 ∂j µ u 4|d| − 1 ∂ . −1} es un epimorfismo de grupos.

Sabemos que su anillo de enteros √ £ § Z 3 es un dominio de factorizaci´ on u ´nica (es eucl´ ıdeo). con lo que no se cumple una de las hip´ otesis que pon´ ıamos al principio del cap´ ıtulo. es decir. Seg´ un el teorema 14. Por el teorema chino del resto existe un entero n tal que n ≡ u (m´ od p) y n ≡ 1 (m´ od 4m) (pues al ser d libre de cuadrados se cumple que (p. m) = 1). Notar que (d. Si 2 . Como todas las dem´ as unidades son potencia de ´ esta. El caso d = 2 se sigue del teorema 14. y N(£ ≤√ ) =§ 1. a pesar de ello. donde k se escoge de modo que 2 + kd sea impar y positivo.256 ° ¢ Por lo tanto sig [−1] = ≤. 4) Por el teorema 13. °√ ¢ Ejemplo: Consideremos K = Q 3 . ¢ p = 2. El teorema 14. En caso contrario p se conserva. n) = 1. etc. Podemos tomar un entero u tal que (u/p) = −1. pero esto es consecuencia de que la signatura es un homomorfismo.∆ entonces ∆ = d ≡ 1 (m´ Para calcular sig [2] hemos de expresar [2] = [2 + kd]. Podemos exigir k ≥ ≡ −1 ¥ (m´ od 4). √ § es decir.2 un primo impar p que no divide a °∆ se ¢ escinde si y s´ olo si d es un resto cuadr´ atico m´ odulo p. a que 2 se escinda en K (seg´ un el teorema 13.9 concluimos que ° ¢ sig [2] = 1 si y s´ olo si |d| ≡ ±1 (m´ od 8). si y s´ olo si sig [p] = (d/p) = 1. y as´ ı 2 + kd ≡ 1 (m´ od 4).2). y como d ≡ 1 (m´ od 4) esto equivale a que d ≡ 1 (m´ od 8).9. pero en el cap´ ıtulo √ anterior vimos que su unidad fundamental es ≤ = 2 + 3. Entre los teoremas de Euler figuraban algunas propiedades m´ as. o sea. Cap´ ıtulo 14. resulta que Z 3 no tiene unidades de norma negativa. Igualmente. Tratemos de estudiar. Falta considerar ° el caso od 4). Sea d = pm. Si d 6= 2 sea p un primo impar que divida a d. Supongamos d > 0. . La ley de reciprocidad cuadr´ atica Para probar que signatura es un epimorfismo es suficiente encontrar un ° la ¢ entero n tal que sig [n] = −1. qu´ e n´ umeros £ son de la forma x2 − 3y 2 . el producto de dos clases que no sean de escisi´ on es una clase de escisi´ on. n n n p n p 1 El resto del apartado 1) es el teorema de isomorf´ ıa.9 −1 nos da entonces que 2+kd = 1. Basta tomar un entero n 6≡ ±1 (m´ od 8). luego ° ¢ sig [2] = µ d 2 + kd ∂ = µ |d| 2 + kd ∂ = µ 2 + kd |d| ∂ = µ 2 |d| ∂ . qu´ e n´ umeros son la norma de un entero de Z 3 . Si d < 0 es consecuencia del apartado 3). Entonces µ ∂ µ ∂µ ∂ µ ∂µ ∂ µ ∂µ ∂ ° ¢ d p m n m u m sig [n] = = = = = −1. como que los cuadrados de U|∆| son clases de escisi´ on.

o p ≡ ±1 (m´ od 12). Por lo tanto. As´ ı pues se ramifican 2 y 3. pues en caso contrario es imposible constuir primos cuadr´ aticos de norma p. [7]. se escinden los primos p ≡ ±1 (m´ od 12) y se conservan los primos p ≡ ±5 (m´ od 12). 3. Lo u ´nico que tenemos es N 1 ± 2 3 = −11 (si un primo tuviera norma 11 ser´ ıa asociado de uno de estos dos. Los teoremas de Euler 257 © ™ El discriminante de K es ∆ = 12 y en el grupo U12 = [1]. Entones p se escinde. una condici´ on necesaria para que un entero m sea de la forma m = x2 − 3y 2 es que si un primo p divide a m con exponente impar entonces p = 2. luego 0 el signo°adecudo es el que verifica tambi´ e n m ≡ ± 1 (m´ o d 3). como √ ¢ −3 = N 1 ± 3 . pero eso s´ olo significa que existe un ideal primo de°norma √11. [5]. . o p ≡ ±1 (m´ od 12). Si 3 | m0 . el signo para m es el opuesto que para m0 /3. ¢ sin embargo no hay enteros de norma 11. El rec´ ıproco no es cierto.12).4. Tomemos p = 11. Si adem´ as (m0 . 3. [11] son clases de escisi´ on [1] y [11] (directamente por el teorema 14. Para cada m s´ olo un signo es posible (los detalles quedan a cargo del lector) No es dif´ ıcil determinar cu´ al es el signo adecuado: Si m cumple las condiciones. su signo ser´ a el mismo que el de su parte libre de cuadrados m0 .14. Si prescindimos de los signos tenemos una equivalencia: para todo entero m se cumple que ±m = x2 − 3y 2 si y s´ olo si todo primo p que divida a m con exponente impar cumple p = 2. 3) = 1 entonces ±m0 = x2 − 3y 2 implica ±m0 ≡ 1 (m´ od 3). y el cociente ser´ ıa una unidad de norma −1).

.

pero sobre cuerpos mayores es una herramienta indispensable. Por ejemplo. Despu´ es de desarrollar la teor´ ıa general mostraremos diversos contextos en los que se aplica. Recordemos que si K/k es una extensi´ on finita de Galois el grupo G(K/k) 259 . en el cap´ ıtulo XVII veremos un ejemplo m´ as importante y representativo de la utilidad de la teor´ ıa de Galois. No obstante. En realidad muchos de los conceptos que hemos manejado hasta ahora ser´ ıan excesivos si los quisi´ eramos tan s´ olo para estudiar simplemente los cuerpos cuadr´ aticos.1 La correspondencia de Galois El teorema de Galois establece una biyecci´ on entre los cuerpos intermedios de una extensi´ on finita de Galois y los subgrupos de su grupo de Galois G(K/k). no en toda su profundidad. que es lo que realmente da sentido a todo lo que vamos a ver. lo que permite reducir muchos problemas de cuerpos a problemas sobre grupos finitos. el lector debe tener presente que no estamos en condiciones de estudiar m´ as a fondo la aritm´ etica de los cuerpos num´ ericos en general. por lo que no ha de extra˜ narnos que el estudio de los cuerpos num´ ericos en general requiera t´ ecnicas m´ as potentes que las que hasta ahora hemos estudiado. pero s´ ı en grado suficiente como para comprender el grado de sofisticaci´ on a que puede llegar la teor´ ıa algebraica de n´ umeros. En este cap´ ıtulo presentamos otra de las piedras angulares de la teor´ ıa algebraica de n´ umeros: el teorema de Galois. Los cuerpos cuadr´ aticos son los m´ as simples de todos los cuerpos num´ ericos. De todos modos. etc. de la teor´ ıa de enteros algebraicos. pero es muy f´ acil definir directamente las normas de los cuerpos cuadr´ aticos sin tanto artificio. por lo que este cap´ ıtulo ha de entenderse como una base algebraica para estudios posteriores. Sobre cuerpos cuadr´ aticos resulta trivial. es que nos capacitan para afrontar el estudio de los cuerpos num´ ericos arbitrarios. El inter´ es de la teor´ ıa de extensiones de cuerpos.Cap´ ıtulo XV La teor´ ıa de Galois En los cap´ ıtulos anteriores hemos conocido una parte de la teor´ ıa de cuerpos cuadr´ aticos. 15. hemos usado la teor´ ıa de extensiones de cuerpos para dar una definici´ on general de norma.

Entonces |K : F (H )| = |H |. . (15. Es muy f´ acil probar que ciertamente F (H ) es un cuerpo y k ⊂ F (H ) ⊂ K . El teorema siguiente contiene la parte t´ ecnica del teorema de Galois y resulta u ´til por s´ ı mismo en algunas ocasiones. . El teorema 8.2 (Teorema de independencia de Dedekind) Sea K un cuerpo y σ1 . . La correspondencia de Galois asigna a cada subgrupo el cuerpo que definimos a continuaci´ on: Definici´ on 15. La teor´ ıa de Galois tiene orden igual al grado de la extensi´ on. Teorema 15. Obviamente b 6= 0. Con la ayuda de este resultado podemos probar el teorema siguiente. otesis de inducci´ on ° sumando ¢ podemos aplicar la hip´ y concluir que ci ° 1 − σn (b−1 )σi (b) ¢ = 0 para i = 1. . n − 1.1) Si alg´ un ci es nulo entonces todos lo son por hip´ otesis de inducci´ on. . es decir. entonces c1 = · · · = cn = 0.260 Cap´ ıtulo 15. σn automorfismos distintos de K . Si n = 1. En particular 1 − σn (b−1 )σ1 (b) = 0 y σ1 (b) = σn (b). Supongamos que son todos no nulos. entonces c1 σ1 (a) = 0 para todo a ∈ K . luego en particular c1 σ1 (1) = 0. Supongamos que n > 1 y que n X i=1 ci σi (a) = 0 para todo a ∈ K. Como el u ´ltimo es nulo. Llamaremos cuerpo fijado por H al cuerpo © ™ F (H ) = a ∈ K | σ (a) = a para todo σ ∈ H .1) queda: n X ° ¢ ci 1 − σn (b−1 )σi (b) σi (a) = 0 i=1 para todo a ∈ K. . contradicci´ on. c1 = 0. que esencialmente contiene la biyectividad de la correspondencia de Galois: . Multiplicando por σn (b−1 ) y restando de (15. . cn son elementos de K tales n que i=1 ci σi (a) = 0 para todo a ∈ K . P . ´ n: Por inducci´ Demostracio on sobre n. Como σ1 6= σn . .37 afirma on algebraica K de un cuerpo k es ° que una ¢ extensi´ de Galois si y s´ olo si F G(K/k) = k. Si c1 . n X i=1 ci σi (ba) = 0 para todo a ∈ K. Por hip´ otesis.1 Sea K/k una extensi´ on de cuerpos y H un subgrupo del grupo de Galois G(K/k). existe un elemento b ∈ K tal que σ1 (b) 6= σn (b). Teorema 15.3 Sea K/k una extensi´ on y H un subgrupo finito de G(K/k). . . .

. an+1 ) de K no todos nulos de modo que n +1 X i=1 Pn = 0 para todo a ∈ K . . . contradicci´ on. . La aplicaci´ on f : K n −→ K r dada por f (x1 . . . . Tambi´ en podemos escoger los ai con r m´ ınimo. n X i=1 ¢ xi σi (br ) es claramente lineal. . . en contra de la minimalidad de r. n. n. . . . . . Supongamos ahora que |K : F (H )| > |H | = n. . . . . porque en otro caso tendr´ ıamos b1 a1 = 0 y entonces a1 = 0. . ar ∈ F (H ). (15. bn+1 elementos de K linealmente independientes sobre F (H ). . . ai σj (bi ) = 0 para j = 1. Ha de ser r > 1. . . σn }. . n. . . . i=1 ci σi (a) y sumando para todos los j obtenemos que pero esto contradice al teorema anterior. . podemos tomar a1 ∈ / F (H ). y como n = dim N(f )+dim Im f ≤ dim N(f )+r. . Como son fijados por los automorfismos de H se cumple que n X i=1 n X i=1 ci σi (aj bj ) = aj ci σi (bj ) = 0. . . . aunque no lo es el primero. . Sean b1 . . . cn ) de elementos de K no todos nulos de modo que i=1 ci σi (bj ) = 0 para j = 1. xn ) = n °X i=1 xi σi (b1 ). luego existe Pn una n-tupla (c1 . Sea Demostracio b1 . r. . Entonces existe un ´ ındice h tal que σh (a1 ) 6= a1 . La correspondencia de Galois 261 ´ n: Supongamos que |K : F (H )| = r < |H | = n.2) tenemos que i=1 σh (ai )σh σj (bi ) = 0 para todo j = 1. . concluimos que dim N(f ) > 0.15. Sea H = {σ1 . Como antes podemos concluir que existen elementos (a1 . br una base de K como F (H )-espacio vectorial. . . n + 1. . .2) llegamos a que n +1 X i=1 para j = 1. . . Como σj σh recorre todo H cuando j = 1. . . 1 Podemos multiplicar todos los ai por a− y as´ ı suponer que ar = 1. . .1. n. . hemos encontrado unos valores que cumplen lo mismo que (a1 . an+1 ) pero con m´ as ceros. Como r alg´ un ai ∈ / F (H ) y ´ este no es ciertamente ar . . entonces a = a1 b1 + · · · + ar br para ciertos a1 . r y que los restantes son nulos. . . . . . . Pero ahora los coeficientes son nulos para i = r. . . podemos escribir Pn+1 i=1 σh (ai )σj (bi ) = 0 y restando de (15. Si a ∈ K . se cumple que i=1 ai bi = 0. Reordenando podemos suponer que ai 6= 0 para i = 1. . . . . pues los bi son independientes. ° ¢ Pn+1 Aplicando σh a (15. ° ¢ ai − σh (ai ) σj (bi ) = 0. . . . . lo que significa que alguno de los ai ∈ / F (H ). O sea.2) Tomando Pn+1 el valor de j correspondiente al automorfismo identidad.

Para cada a ∈ L se cumple que τ −1 (a) ≥ ∈ L (por el ¥ teorema 8. 5. K tambi´ en es el cuerpo de escisi´ on sobre L de p(x). H2 ≤ G(K/k) entonces ° ¢ F hH1 . Si k ⊂ L ⊂ L0 ⊂ K . pero. Si H ≤ G(K/k) y L = F que H ≤ G(K/L) y. Si k ⊂ L ⊂ K entonces K/L es una extensi´ on normal (luego de Galois). y as´ ı p(x) se escindir´ a en L. ´ n: 4) Si K/k es normal. La teor´ ıa de Galois Con esto llegamos al teorema de Galois. 1) La aplicaci´ on que a cada L le asigna G(K/L ° ¢ ) es ° inyectiva. el m´ ınimo cuerpo que contiene a K y L (donde K y L son dos cuerpos contenidos en un cuerpo com´ un). Como K/k es normal p(x) se escinde en K . 5) Supongamos que L/k es normal. Teorema 15. L = L0 . H2 i = F (H1 ) ∩ F (H2 ) y F (H1 ∩ H2 ) = F (H1 )F (H2 ). Consecuentemente. 2. Si H1 . Esta biyecci´ on asigna a cada cuerpo L el grupo G(K/L) y su inversa asigna a cada grupo H el cuerpo F (H ). entonces k ⊂ F (H 0 ) ⊂ F (H ) ⊂ K . luego G(L/k) ∼ = G(K/k)/G(K/L) 7. Sea b otra . Por lo tanto L es una antiimagen de H . 1. Si H ≤ H 0 ≤ G(K/k). Basta probar que todas las ra´ ıces de p(x) en K est´ an en L. por el teorema Ø (H ). ¢ pues si tenemos G(K/L) = G(K/L0 ). o sea. la extensi´ on L/k es normal (luego de Galois) si y s´ olo si G(K/L) es un subgrupo normal de G(K/k). entonces F G(K/L) = F G(K/L0 ) . luego H = G(K/L).262 Cap´ ıtulo 15. tomemos un polinomio irreducible p(x) ∈ k[x] con una ra´ ız a en L. 2) y 3) son inmediatos. luego tenemos que σ τ ∈ G(K/L) y en consecuencia G(K/L) E G(K/k). la aplicaci´ on r : G(K/k) −→ G(L/k) dada por r(σ ) = σ |L es un epimorfismo de grupos cuyo n´ ucleo es G(K/L). 6. K es el cuerpo de escisi´ Demostracio on sobre k de un cierto polinomio p(x). obviamente. 4. luego K/L es normal (esto ya lo probamos en el cap´ ıtulo VIII). |H | = |K : L| = ØG(K/L)Ø porque la extensi´ on es de Galois. En el apartado 7) usamos la notaci´ on KL para el cuerpo K (L) = L(K ). Existe una biyecci´ on entre los cuerpos intermedios k ⊂ L ⊂ K y los subgrupos de G(K/k). y como las extensiones son de Galois.25). ° −1 ¢ ° −1 ¢ ° ¢ −1 τ σ τ (a) = τ (a) y σ (a) = τ σ τ (a) = τ τ −1 (a) = a. luego la aplicaci´ on es biyectiva y su inversa es la que indica el enunciado. Sea σ ∈ G(K/L) y τ ∈ G(K/k). Si k ⊂ L ⊂ K y L/k es de Galois. 3.4 (Teorema Fundamental de la Teor´ ıa de Galois) Sea K/k una extensi´ on finita de Galois. es obvio Ø anterior. Si G(K/L) E G(K/k). entonces G(K/L0 ) ≤ G(K/L) ≤ G(K/k). Si k ⊂ L ⊂ K .

Los subgrupos de Σ3 son los tres subgrupos de orden 2 generados por las trasposiciones (β . ° de orden ¢ 3. Definici´ on 15. luego r(σ ) ∈ G(L/k). y K es el cuerpo de escisi´ on de p(x) sobre k. luego ω = α/β es una ra´ ız del polinomio x3 − 1 distinta de 1. β . ha de ser F (H1 ) ∩ F (H2 ). ° ¢ tenemos la on Q(α) ⊂ F h(β . γ )i . ° ¢ τ σ (b) = a o. γ )i . el teorema de Galois nos dice que la extensi´ on Q(α. γ )i = Q(ω ) = Q −3 . 2) y 3). p(x) ∈ k[x] es un polinomio no constante.28 existe τ ∈ G(K/k) tal ° un automorfismo ¢ que τ (b) = a. ° ¢ τ −1 Sea σ ∈ G ( K/L ). entonces el teorema 8. Ø ° Ø Ø Ø ¢ ° ¢ Ø Ø luego ØF h(β . Por el teorema 8. se cumple α/β 6= 1. 6) La aplicaci´ on r est´ a bien definida porque si σ ∈ G(K/k). Como ilustraci´ on vamos a aplicarlo al cuerpo de escisi´ on sobre Q del polinomio x3 − 2. β ). Hemos de probar que b ∈ F G(K/L) = L. Para ello observamos que como α 6= β . el cuerpo ciclot´ omico a contenido en K y tiene grado 2 sobre Q. y obviamente es un epimorfismo de grupos. 7) Es una consecuencia inmediata de 1). γ ). Entonces σ ∈ G ( K/L ). El resto es inmediato.5 Si k es un cuerpo. σ (b) = b. Como obviamente α ∈ F h(β . γ ) y (α. Por consiguiente Q(ω ). luego τ σ ( τ ( a ) = a. γ )i y Q(γ ) = F h(α. Como Σ3 tiene cuatro subgrupos propios. β ) y el subgrupo de orden 3 generado por el ciclo (α. β )i . luego su cuerpo fijado ha de ser el mayor cuerpo intermedio contenido en F (H1 ) y en F (H2 ).15. La aplicaci´ on r es suprayectiva tambi´ en por el teorema 8. ° ¢ ° ¢ Igualmente. La correspondencia de Galois 263 ra´ ız de p(x) en K . γ ). γ )i . est´ °√ ¢ luego ha de ser F h(α. se llama grupo de Galois de p(x) al grupo G(K/k). que el grupo de Galois G es isomorfo a Σ3 y que por lo tanto permuta las tres ra´ ıces de todos los modos posibles. γ )i Ø = Øh(β . β ) : F h(β . o sea.25 garantiza que σ [L] = L. Ejemplo El estudio de los grupos de Galois nos permite conocer todos los cuerpos intermedios de una extensi´ on finita de Galois. pues dos cualesquiera son k-isomorfos. donde α. Ø Ø Ø ° ¢ ° ¢Ø Ø Ø El cuerpo F h(β . An´ alogamente se tiene la otra igualdad. Q(β ) = F h(α. Vamos a calcularlos. H2 i es el menor subgrupo de G(K/k) que contiene a H1 y a H2 . .1. El grupo hH1 . γ )iØ = 2. γ )i : QØ = 3 = ØQ(α) : QØ. lo que es lo mismo. γ )i y. al coincidir los grados. β . o sea.25. ° ¢ Nos falta calcular F h(α. as´ ı como que el grado de la extensi´ on es 6. Sabemos que es de la forma K = Q(α. Es claro que el grupo de Galois de un polinomio no depende (salvo isomorfismo) del cuerpo de escisi´ on considerado. β )/Q tiene exactamente cuatro cuerpos intermedios. ha de ser ° inclusi´ ¢ Q(α) = F h(β . β y γ son las ra´ ıces del polinomio. γ )i cumple que ØQ(α. β . (α. que ha de tener grado 2 sobre Q. pero (α/β )3 = 2/2 = 1.

Obviamente φ es un homomorfismo de grupos. . . . . . entonces. . resulta que σ = I |KL . . Existen t´ ecnicas para determinar el grupo de Galois de un polinomio en algunos casos concretos. Sean a1 . . luego a ∈ F G(KL/L) = L. luego KL/k es una extensi´ on finita de Galois (la separabilidad es clara). y as´ ı |KL : k| = |KL : L| |L : k| = |K : k| |L : k|. luego KL es el cuerpo de escisi´ on sobre K de f (x). Si ¢ a∈E se cumple σ |K (a) = a para todo σ ∈ G(KL/L). . La teor´ ıa de Galois y un k-isomorfismo entre las extensiones induce de forma natural un isomorfismo entre los grupos de Galois. pero no vamos a entrar en ello. . La aplicaci´ on φ : G(KL/L) −→ G(K/K ∩ L) dada por φ(σ ) = σ |K es ciertamente un homomorfismo de grupos y de hecho es un monomorfismo. Si σ ∈ G(KL/L).6 Sean K/k y L/k extensiones finitas de un cuerpo k (contenidas en un mismo cuerpo) y adem´ as supongamos que K/k es de Galois. ´ n: Si K es el cuerpo de escici´ Demostracio on sobre k de un polinomio p(x) y L es el cuerpo de escici´ on de q (x). . Entonces la extensi´ on KL/L es tambi´ en de Galois y G(KL/L) ∼ = G(K/K ∩ L). con lo que Im φ = G(K/K ∩ L) y φ es un isomorfismo. lo que implica que la extensi´ on KL/L es normal. Entonces K = k(a1 . luego es obvio que KL = L(a1 . pero por el teorema anterior Ø Ø Ø Ø ØG(K/k)Ø = ØG(KL/L)Ø.7 Sean K/k y L/k dos extensiones finitas de Galois de un mismo cuerpo k (ambas contenidas en un cuerpo mayor) y tales que K ∩ L = k. an las ra´ ıces de f (x) en K . Es obvio que el grupo de Galois de todo polinomio irreducible de grado 2 es un grupo c´ ıclico de orden 2. Como los ai son separables sobre k. ´ n: La extensi´ Demostracio on K/k es normal. se cumple que σ |K : K −→ K . Consideremos el cuerpo E = F (Im φ). es claro que KL es el cuerpo de escisi´ on de pq . En las secciones siguientes veremos algunos ejemplos m´ as. . De hecho es un monomorfismo porque su n´ ucleo es claramente trivial. . an ). Por el teorema de Galois podemos definir φ : G(KL/k) −→ G(K/k) × G(L/k) mediante φ(σ ) = (σ |K . Ahora veamos un par de resultados sencillos pero muy u ´tiles con los que acabaremos de perfilar la teor´ ıa de Galois: Teorema 15. . Adem´ as a1 . ° ¢ Por lo tanto E ⊂ K ∩L. pues si φ(σ ) = I |K . como K/k es normal. En el ejemplo anterior hemos visto que el grupo de Galois (sobre Q) del polinomio x3 − 2 es (isomorfo a) Σ3 . Entonces KL/k es finita de Galois y G(KL/k) ∼ = G(K/k) × G(L/k). luego K es el cuerpo de escisi´ on sobre k de un cierto polinomio f (x) ∈ k[x]. an son las ra´ ıces de f (x) ∈ K [x] en KL. Para probar que φ es biyectiva basta ver que ambos grupos tienen el mismo orden. lo son sobre L y as´ ı KL/L es de Galois. y claramente σ |K ∈ G(K/K ∩ L). σ |L ). como σ |L = I |L . E = K ∩L y as´ ı F (Im φ) = F G(K/K ∩L) . Entonces K ∩ L ⊂ ° E ⊂ K . Teorema 15. . . an ). es decir.264 Cap´ ıtulo 15. .

M´ as en general.8 Llamaremos extensi´ on ciclot´ omica n-sima de un cuerpo k al cuerpo de escisi´ on sobre k del polinomio xn − 1. toda extensi´ on ciclot´ omica es finita de Galois. o en otros t´ erminos. . ω . Las ra´ ıces del polinomio xn − 1 en un cuerpo cualquiera se llaman ra´ ıces n-simas de la unidad. y la u ´nica ra´ ız de este polinomio es 0. que la extensi´ on ciclot´ omica n-sima coincide con la extensi´ on ciclot´ omica m-sima. . Si car k = p y n = pu m con (m.13 hay exactamente φ(n) de ellas. ω 2 . Si K/k es una extensi´ on ciclot´ omica n-sima. Los automorfismos de P (ω ) permutan las ra´ ıces primitivas.la extensi´ on P (ω )/P es tambi´ en ciclot´ omica n-sima y. entonces cn (x) ∈ P [x]. luego sus extensiones u . p) = 1. Entonces la derivada del polinomio xn − 1 es nxn−1 6= 0. el conjunto de las ra´ ıces n-simas de la unidad es un grupo c´ ıclico de orden n.n (incluyendo el caso car k = 0). ωm son las ra´ ıces n-simas primitivas de la unidad en K . Esto significa que el conjunto de las ra´ ıces n-simas de la unidad en un cuerpo cualquiera forman un subgrupo finito del grupo multiplicativo del cuerpo. que no es ra´ ız de xn − 1. K = k(ω ). Notemos que grad cn (x) = m = φ(n). ω ∈ K es una ra´ ız n-sima primitiva de la unidad y P es el cuerpo primo de k. En efecto. lo que implica que el cuerpo de escisi´ on de xn − 1 es el mismo que el de xm − 1. Es obvio que el producto de dos ra´ ıces n-simas de la unidad vuelve a ser una ra´ ız n-sima. . las ra´ ıces restantes son 1. donde ω1 . . Llamaremos polinomio ciclot´ omico n-simo al polinomio cn (x) = (x − ω1 ) · · · (x − ωm ). donde φ es la funci´ on de Euler. por definici´ on. entonces xn − 1 = (xm − 1)p .15. as´ ı como que el inverso de una ra´ ız n-sima es tambi´ en una ra´ ız n-sima.2 Extensiones ciclot´ omicas En esta secci´ on mostraremos c´ omo la teor´ ıa de Galois nos da un buen control sobre los cuerpos ciclot´ omicos. Por el teorema 9. el polinomio cn (x) para la extensi´ on P (ω )/P es el mismo que para K/k.n. no necesariamente primo. . Extensiones ciclot´ omicas 265 15.n. Sea K/k una extensi´ on ciclot´ omica n-sima tal que car k . si K/k es una extensi´ on ciclot´ omica n-sima tal que car k . Por 9. Por lo tanto las ra´ ıces de xn − 1 en K son todas simples (separables) y hay n de ellas. Definici´ on 15. Obviamente. aprovechamos la ocasi´ on para introducir el concepto de extensi´ on ciclot´ omica de un cuerpo arbitrario y de un orden arbitrario. A los elementos de orden n (o sea.12 se trata de un grupo c´ ıclico. si ω es una ra´ ız n-sima primitiva de la unidad. ω n−1 . . . As´ ı pues. En una extensi´ on ciclot´ omica n-sima (bajo las hip´ otesis indicadas) hay n ra´ ıces n-simas de la unidad. As´ ı pues. Por esta raz´ on podemos estudiar s´ olo el caso en el que car k . As´ ı. a los generadores) se les llama ra´ ıces n-simas primitivas de la unidad. .2.

De este modo {Ad }d|n es una partici´ on del conjunto de las ra´ ıces n-simas de la unidad. Entonces xn − 1 = Y d|n cd (x). que hay un u ´nico polinomio cn (x) para cada cuerpo primo. El teorema siguiente nos permite calcular f´ acilmente los polinomios ciclot´ omicos. en realidad cn (x) no depende de la extensi´ on K de P que tomemos. una ra´ ız n-sima de la unidad de orden n. entonces el polinomio cuyas ra´ ıces (simples) son todas las ra´ ıces n-simas primitivas de la unidad en K es cn (x). o dicho de otro modo. Teorema 15. una partici´ on del conjunto de las ra´ ıces de xn − 1. si K es cualquier cuerpo en el que exista una ra´ ız n-sima primitiva de la unidad. Con esto hemos probado que los polinomios cn (x) pueden obtenerse siempre a partir de una extensi´ on ciclot´ omica de un cuerpo primo P . Por lo tanto. ´ este es el cent´ esimo quinto polinomio ciclot´ omico: . La teor´ ıa de Galois a P (ω )[x] dejan invariante a cn (x) (permutan sus factores). por lo tanto. estos coeficientes est´ an en F G(P (ω )/P ) = P . Para cada divisor d de n sea Ad el conjunto de las ra´ ıces de la unidad de orden d. luego cd (x) tiene por ra´ ıces a los elementos de Ad . En resumen. El lector observar´ a sin duda que los coeficientes no nulos de los polinomios ciclot´ omicos son ±1. en cambio. xn − 1 cn (x) = Q cd (x) d|n d6=n As´ ı podemos calcular recurrentemente los polinomios ciclot´ omicos: c3 (x) = c6 (x) = x3 − 1 = x2 + x + 1. A partir de aqu´ ı el teorema es inmediato. es decir. Como dos cuerpos de escisi´ on de un mismo polinomio sobre P son P -isomorfos. ´ n: Sea K/k una extensi´ Demostracio on ciclot´ omica n-sima. pero esto es lo mismo que decir que dejan invariantes ° ¢ a sus coeficientes y. un polinomio que no depende m´ as que de la caracter´ ıstica de K . As´ ı se cumple hasta llegar al polinomio ciclot´ omico de orden 104. el polinomio cn (x) tampoco depende de la caracter´ ıstica. (x − 1)(x + 1)(x2 + x + 1) La tabla 15.1 contiene los primeros polinomios ciclot´ omicos.9 Sea k un cuerpo tal que car k . esencialmente.n. Pronto probaremos que. y los elementos de cada Ad son las ra´ ıces d-´ esimas primitivas de la unidad en K .266 Cap´ ıtulo 15. Observar que c1 (x) = x − 1 y c2 (x) = x +1 (pues −1 es la u ´nica ra´ ız cuadrada primitiva de la unidad). x−1 x6 − 1 = x2 − x + 1. es decir.

9 se pueden hacer como si los polinomios fueran de Z[x] aunque en realidad sean de (Z/pZ) [x]. En definitiva.10 Los polinomios ciclot´ omicos sobre Q tienen los coeficientes enteros. En cap´ ıtulos anteriores hemos visto que cp (x) = xp−1 + · · · + x +1 y que es irreducible en Q[x]. ha de ser p(x) = cn (x) y r(x) = 0. o sea.15. d|n d6=n Por hip´ otesis de inducci´ on q (x) ∈ Z[x] y es m´ onico. por la unicidad de la divisi´ on eucl´ ıdea. Para n = 1 tenemos c1 (x) = x − 1. lo que significa que los polinomios ciclot´ omicos de caracter´ ıstica p (cuando existen) son los mismos que los de caracter´ ıstica 0. Puede probarse que existen polinomios ciclot´ omicos con coeficientes tan grandes en m´ odulo como se quiera. . tiene dos coeficientes iguales a −2. Lo que s´ ı se cumple siempre es que los coeficientes son enteros: Teorema 15. Notar que las divisiones necesarias para calcular cn (x) seg´ un el teorema 15. En Z[x] existen polinomios p(x) y r(x) tales que xn − 1 = q (x)p(x) + r(x). Como vemos. Por el teorema anterior xn − 1 = cn (x)q (x).1: Polinomios ciclot´ omicos c1 (x) c2 (x) c3 (x) c4 (x) c5 (x) c6 (x) c7 (x) c8 (x) c9 (x) c10 (x) = = = = = = = = = = x−1 x+1 x2 + x + 1 x2 + 1 x4 + x3 + x2 + x + 1 x2 − x + 1 x6 + x5 + x4 + x3 + x2 + x + 1 x4 + 1 x6 + x3 + 1 x4 − x3 + x2 − x + 1 267 c105 (x) = x48 + x47 + x46 − x43 − x42 − 2x41 − x40 − x39 + x36 + x35 + x34 + x33 + x32 + x31 − x28 − x26 − x24 − x22 − x20 + x17 + x16 + x15 + x14 + x13 + x12 − x9 − x8 − 2x7 − x6 − x5 + x2 + x + 1. Supongamos que cm (x) ∈ Z[x] para todo m < n. ´ n: Por inducci´ Demostracio on. Ya conocemos los polinomios ciclot´ omicos de orden primo p. pero esto tambi´ en es cierto en Q[x] y.2. pero considerando a sus coeficientes en Z/pZ. cn (x) es esencialmente u ´nico. Sea Y q (x) = cd (x). Extensiones ciclot´ omicas Tabla 15. donde el grado de r(x) es menor que el de q (x). cn (x) ∈ Z[x].

Sea f (x) un factor m´ onico irreducible de cn (x) en Z[x] (no constante). o sea. De nuevo por la unicidad ıdea £ § £ de §la £ divisi´ § on eucl´ de hecho s(x) ∈ Z[x]. como f (x) = pol m´ ın(ω . pero por £ x −§[1] £ otro lado los polinomios f (x) y g (x) tienen factores comunes. ´ n: Por el criterio de Gauss es suficiente probar que es irreDemostracio ducible en Z[x]. 3. Hemos de probar que f (x) = cn (x). luego luego xn − [1] = f (x) g (x) s(x) . Ahora tomamos clases m´ £ § £ § £ § odulo p en los coeficientes de los polinomios. g (x) ∈ Z[x]. K = k(ω ). Entonces: 1. y esto nos £ p £ p§ p permite extraer el exponente: g (x ) = g (x) . n) = 1 y m < n. 2. Sea p un primo tal que p ≤ n y (p.13 el orden de ω p es tambi´ en n. de§ orden − 1. f (x) = cn (x). Teorema 15. Tras estos resultados generales. Con esto hemos probado que ω p es ra´ ız de f (x) para todo primo p < n con (p. es ra´ ız de cn (x). Si no fuera ra´ ız de f (x) lo ser´ ıa de g (x). Si ω ∈ K es una ra´ ız n-sima primitiva de la unidad. n sabemos que el polinomio debe § escindirse en factores distintos. entonces los primos en los que se descompone m son menores que n y primos con n. pues xn − 1 = cn (x)s(x). luego a g (x) . Si (m.268 Cap´ ıtulo 15. con lo que g (xp ) = f (x) h(x) . Pero todo u ∈ Z/pZ cumple up = u (pues si u 6= 0 pertenece al grupo multiplicativo. . luego aplicando repetidas veces lo anterior llegamos a que ω m es tambi´ en ra´ ız de f (x). pol m´ ın(ω . ω p es otra ra´ ız n-sima primitiva de la unidad y. se ha de cumplir f (x) | g (xp ). De aqu´ ı llegamos a una contradicci´ on. tal que car k . Sea g (xp ) = f (x)h(x). en consecuencia. luego up−1 = 1). En el teorema siguiente incluimos algunos hechos b´ asicos que ya hemos usado y probado.12 Sea K/k una extensi´ on ciclot´ omica n-sima.n. Teorema 15. Q).11 El polinomio cn (x) es irreducible en Q[x]. £ § £ §p £ § Todo factor irreducible de f (x) divide a g (x) . en consecuencia. ahora bien. 4. Dividiendo eucl´ ıdeamente en Z[x] y por la unicidad de la divisi´ on en Q[x] podemos concluir que h(x) ∈ Z[x]. pasamos a estudiar los grupos de Galois de las extensiones ciclot´ omicas.13 toda ra´ ız primitiva es de la forma ω m con (n. Veamos que ω p es ra´ ız de f (x). m) = 1. o sea. pero por el teorema 9. con f (x). Entonces ω es ra´ ız del polinomio g (xp ) y. para un cierto polinomio en Q[x]. Por el teorema 9. Sea cn (x) = f (x)g (x). G(K/k) es isomorfo a un subgrupo del grupo Un de las unidades de Z/nZ. g (ω p ) = 0. Sea ω una ra´ ız n-sima primitiva de la unidad tal que f (ω ) = 0. La extensi´ on K/k es finita de Galois. n) = 1. n) = 1. La teor´ ıa de Galois Vamos a ver que en realidad esto vale para todos los polinomios ciclot´ omicos sobre Q. k) | cn (x). luego f (x) tiene todas las ra´ ıces de cn (x) y.

el n´ umero m s´ olo est´ a determinado m´ odulo n. Es f´ acil ver que φ es un homomorfismo de grupos. 2) y 3) ya est´ Demostracio an probados. si φ(σ ) = [m]. con (m. Adem´ as si φ(σ ) = [1] entonces σ (ω ) = ω . Sean a y b dos n´ umeros naturales. Entonces Q(ωa )Q(ωb ) = Q(ωm ) y Q(ωa ) ∩ Q(ωb ) = Q(ωd ). El teorema siguiente es un ejemplo sencillo de c´ omo la teor´ ıa de Galois transforma un problema de cuerpos en otro m´ as manejable sobre grupos finitos. luego σ = 1. si y s´ olo si G(K/k) ∼ = Un (por 4). Ahora bien. x pues [x] ∈ Hi si y s´ olo si ωi = ωi si y s´ olo si x ≡ 1 (m´ od i).13 Para cada n´ umero natural n sea ωn una ra´ ız n-sima primitiva de la unidad. concluimos que |Ha Hb | = φ(m) φ(m) φ(m) = = |Hd |. Q(ωa ) y Q(ωb ) est´ Demostracio an contenidos en Q(ωm ). b. ´ n: 1). y en tal caso el grado de la extensi´ on es φ(n). a . Por lo tanto φ es inyectivo y G(K/k) es isomorfo a un subgrupo de Un . Teniendo en cuenta que |Hi | = ØQ(ωm ) : Q(ωi )Ø = φ(m)/φ(i). d = mcd(a. b) y m = mcm(a. Para probar 4) fijamos una ra´ ız n-sima primitiva de la unidad ω . Si identificamos G Q(ωm )/Q ∼ = Um .30). entonces σ (ω ) = ω m . Teorema 15. llamemos m ° ¢ Hi = G Q(ωm )/Q(ωi ) . Como el orden de ω es n. de acuerdo con el teorema 15. que ser´ a de la forma ω m . El polinomio cn (x) es irreducible en k[x] si y s´ olo si G(K/k) ∼ = Un . 5) El polinomio cn (x) es irreducible en k[x] si y s´ olo si es el polinomio m´ ınimo de las ra´ ıces primitivas (por 3). m. si y s´ o lo si | K : k | = φ ( n ) (por 2). φ(a) φ(b) φ(d) Como Ha Hb ≤ Hd . lo que nos da la primera igualdad.2.15. ωa y ¢ ωb son potencias de ω . es obvio que x − 1 es m´ ultiplo de a y b si y s´ olo si es m´ ultiplo de m. ° pues ωd . la igualdad de ´ ordenes implica Ha Hb = Hd . Para cada σ ∈ G(K/k) es claro que σ (ω ) ha de ser otra ra´ ız n-sima primitiva. entonces Ø © ™ Hi = [x] ∈ Um Ø x ≡ 1 (m´ od i) . A su vez esto implica Ø que |Ha Hb | = Ø |Ha | |Hb | (por el teorema 9. o lo que es lo mismo. En particular todas las extensiones ciclot´ omicas son abelianas y las de orden primo son c´ ıclicas (pues los grupos Up son c´ ıclicos). Para i = d . Hemos de probar que Ha ∩ Hb = Hm = 1 y que Ha Hb = Hd . b). . Sea φ : G(K/k) −→ Un que a cada automorfismo σ le asigna la clase [m] del modo descrito. si y s´ olo si Ø Ø Ø Ø ØG(K/k)Ø = ØUn Ø. ´ n: Es claro que Q(ωd ). n) = 1. As´ ı. Extensiones ciclot´ omicas 269 5.12. la clase [m] ∈ Un est´ a un´ ıvocamente determinada por σ .

El elemento estar´ a en F (σ 3 ) si y s´ olo si esta expresi´ on coincide con la primera. Al aplicar σ 3 a nuestro elemento obtenemos lo siguiente: a + bω 8 + cω 3 + dω 11 + eω 6 + f ω + g ω 9 + hω 4 + iω 12 + j ω 7 + kω 2 + lω 10 + mω 5 . Si p es un n´ umero primo el grupo de las ra´ ıces p-´ esimas primitivas de la unidad sobre Q tiene orden p. Con los resultados de este libro no estamos en condiciones de profundizar en los cuerpos ciclot´ omicos arbitrarios. luego el cuerpo F hσ i fijado por un grupo c´ ıclico de automorfismos coincide con el conjunto de los elementos fijados por σ . Llamemos d = (p − 1)/m. Ejercicio: Probar que si m es impar entonces Q(ωm ) = Q(ω2m ). Nuestro cuerpo es el fijado por σ 3 . el grado de la extensi´ on Q(ω )/Q es p − 1 y el grupo G(Q(ω )/Q) es isomorfo a Up . nos sirve el automorfismo σ que cumple σ (ω ) = ω 2 . En primer lugar notemos que si un automorfismo fija a un elemento.270 Cap´ ıtulo 15. donde es importante tener presente que la expresi´ on no es u ´nica. sino que podemos sumar una misma cantidad a todos lo coeficientes sin alterar el elemento (ver el cap´ ıtulo VIII). luego todas las ra´ ıces distintas de 1 son primitivas (no hay m´ as ´ ordenes posibles que 1 y p). Vamos a obtener el cuerpo intermedio de grado 3 sobre Q. e = h = j = g . Como 2 es una ra´ ız primitiva m´ odulo 13. Sea σ un generador de G(Q(ω )/Q). que c´ ıclico. En su lugar vamos a usar la teor´ ıa de Galois para comprender mejor los cuerpos ciclot´ omicos de orden primo. d= 4. m = 3. si m es una ra´ ız primitiva de la unidad m´ odulo p. cada clase [m] ∈ Up se corresponde con el automorfismo que env´ ıa ω a ω m . Como el t´ ermino independiente es a en ambos casos. si [m] es un generador de Up . entonces el automorfismo σ que cumple σ (ω ) = ω m es un generador de G(Q(ω )/Q). la extensi´ on Q(ω )/Q tiene tantos cuerpos intermedios como divisores tiene p − 1. Esto ocurre si y s´ olo si b = f = m = i. Ahora bien. Antes de seguir nuestro an´ alisis en general conviene poner un ejemplo para imaginarnos la situaci´ on. ser´ an iguales si y s´ olo si tienen los mismos coeficientes. . todos los coeficientes deben coincidir. Si ω es una ra´ ız p-´ esima primitiva. c = k = l = d. el automorfismo σ m tiene orden (p − 1)/m. si y s´ olo si nuestro elemento es de la forma a + u(ω + ω 5 + ω 8 + ω 12 ) + v (ω 2 + ω 3 + ω 10 + ω 11 ) + w(ω 4 + ω 6 + ω 7 + ω 8 ). si dos elementos de esta forma tienen igual un coeficiente. En primer lugar necesitamos un generador del grupo de Galois. es decir. La teor´ ıa de Galois Ejercicio: Probar que ωa ωb es una ra´ ız m-sima primitiva de la unidad. Vamos a describir estos cuerpos. luego |Q(ω ) : F (σ m )| = o(σ m ) = (p − 1)/m y por lo tanto |F (σ m ) : Q| = m. Para cada divisor m de p − 1. Tomemos p = 13. De este modo. De acuerdo con la prueba de 15. es decir. Un elemento cualquiera de Q(ω ) es de la forma: a + bω + cω 2 + dω 3 + eω 4 + f ω 5 + g ω 6 + hω 7 + iω 8 + j ω 9 + kω 10 + lω 11 + mω 12 . por lo que escribiremos simplemente F (σ ). Deducir directamente la primera igualdad del teorema anterior. tambi´ en ° ¢ lo fijan sus potencias. que est´ a determinado por σ 3 (ω ) = ω 8 .12. Como consecuencia del teorema de Galois.

σ 2m (ω ). η1 . . ω p−1 . mientras que el siguiente es σ dm (ω ) = ω . lo que significa que todos los coeficientes de una misma ´ orbita deben coincidir. Si lo expresamos como combinaci´ on lineal de los primeros. ηm−1 se llaman per´ ıodos de longitud d. y a su vez ´ este ha de coincidir con el de σ 2m (ω ). los valores ω . η1 . σ ° que. . . si llamamos concretamente η0 al per´ ıodo de ω . luego hemos probado que F (σ m ) es el subespacio generado por 1. concretamente. . η1 . Cuando σ m act´ ua sobre un elemento de Q(ω ) expresado como combinaci´ on lineal de 1. η0 . . luego tres cualesquiera de ellos forman una base. . para que el elemento sea fijado es necesario que el coeficiente de cada ra´ ız ω coincida con el de σ m (ω ). ω . η2 = ω 4 + ω 6 + ω 7 + ω 8 . ηm−1 . . es decir. existe un auj tomorfismo que σ j¢ (ω ) = ω i . No vale la pena repetir en general las condiciones de la unicidad de la expresi´ on. . η0 . σ (ω ). Los elementos η0 . Por lo tanto. Esto vale para cualquier ra´ ız primitiva ω y significa que si aplicamos sucesivamente σ m sobre una ra´ ız primitiva ω . . . . etc. . η1 (o de η0 . . ηm−1 son fijados por σ m . η2 ). σ m considerada como una permutaci´ on de las ra´ ıces ω . η2 . ηm−1 a las sumas de los elementos de cada ´ orbita. σ (ω ). Con esto hemos probado que los per´ ıodos son conjugados. η1 . . Esto significa on. η0 . Si σ km (ω ) es otra ra´ ız de η0 . ω . De hecho sabemos que la dimensi´ on de F (σ 3 ) es 3. visto como permutaci´ ¢ es un ciclo de longitud p − 1. . M´ as exactamente: la . luego σ j (η0 ) i es el per´ ıodo de ω . Claramente se da la relaci´ on 1 + η0 + η1 + η2 = 0. (Esto se ve claramente en el ejemplo anterior). pasamos por d ra´ ıces distintas. . Por lo tanto. . Lo que hemos obtenido es que F (σ 3 ) es el espacio vectorial generado por los elementos 1. . Podemos considerar a σ m como una permutaci´ on de las ra´ ıces ω . . η1 . Por ejemplo 1. . . si la ra´ ız ω est´ a en η0 y ω i es otra ra´ ız primitiva. σ j env´ ıa todas las ra´ ıces de η0 a las ra´ ıces del per´ ıodo de ω i . Los valores ω . . η0 . M´ as a´ un. σ 2 (η0 ). . ηm−1 . . +ηm−1 = 0. Extensiones ciclot´ omicas Llamemos 271 η0 = ω + ω 5 + ω 8 + ω 12 . pues cada uno es la suma de d ra´ ıces primitivas.15. σ m (ω ). . ω p−1 . η1 . Llamemos η0 . . Cumplen la relaci´ on 1+η0 +. . . . . Todo elemento de F (σ 3 ) se expresa de forma u ´nica como combinaci´ on lineal de 1. es decir. la sucesi´ on η0 . η1 . . σ p−2 (ω ) son todos distintos (en caso contrario ser´ ıa f´ acil probar que σ i (ω ) = ω para 1 ≤ i < p − 1. entonces ° km ¢ σ tal ° j km j σ σ (ω ) = σ σ (ω ) = σ km (ω i ) est´ a en el mismo per´ ıodo que ω i . . . . . . luego σ no tendr´ ıa orden p − 1. . σ p−2 (ω ) . Ahora vamos con el caso general. . teniendo en cuenta que el t´ ermino independiente no var´ ıa. . η0 . . . luego estos elementos no son linealmente independientes. ω p−1 es un producto de m ciclos disjuntos de longitud d. . σ (d−1)m (ω ) son tambi´ en distintos (son parte de los anteriores). η1 = ω 2 + ω 3 + ω 10 + ω 11 . . σ p−1 (η0 ) recorre todos los per´ ıodos. η0 . Tambi´ en es f´ acil ver que la imagen de un per´ ıodo por un automorfismo es siempre un per´ ıodo. . . la expresi´ on es u ´nica salvo que se puede sumar una cantidad arbitraria a todos los coeficientes sin alterar el elemento. σ (η0 ).2. luego pueden sacarse como factores comunes y el elemento puede expresarse como combinaci´ on lineal de 1. . . da lugar a otro elemento en el que el coeficiente de una ra´ ız ω pasa a estar junto a la ra´ ız σ m (ω ) y. . Por otro lado los elementos 1. η1 . . ..

Es importante que los per´ ıodos no dependen de la elecci´ on del generador σ . . η0 = ω + ω 5 + ω 8 + ω 12 . . de modo que ηm = σ m (η0 ) = η0 m (pues σ permuta los sumandos de cada per´ ıodo). Una ra´ ız primitiva m´ odulo 7 es 3. con lo que el primer factor es invariante por σ 2 y el segundo es la imagen por σ del primero. . La teor´ ıa de Galois sucesi´ on η0 . luego un generador del grupo de automorfismos es σ (ω ) = ω 3 . para cada uno. . Para hallar η0 partimos de ω y le aplicamos repetidas veces σ 3 : σ 3 (ω ) = ω 8 . Indicar las inclusiones entre ellos y. j . σ 3 (ω 5 ) = ω . y esto no depende de σ .272 Cap´ ıtulo 15. Igualmente η2 = σ (η1 ) = ω 4 + ω 6 + ω 7 + ω 8 . La raz´ on es que si no est´ an todos. pero en cuanto un per´ ıodo se repite entramos en un ciclo en el que ya no pueden aparecer nuevos per´ ıodos. Calculamos los t´ erminos del primer factor: α = ω 5 − ω 4 − 3ω 2 − 3ω − 2 σ 2 (α) = −3ω 4 + ω 3 − 3ω 2 − ω − 2 σ 4 (α) = ω 6 − 3ω 4 − ω 2 − 3ω − 2 El truco est´ a en agrupar los factores en la forma: ° 2 ¢° ¢ 4 3 5 N(α) = ασ (α)σ (α) σ (α)σ (α)σ (α) . Por lo tanto numeraremos los per´ ıodos con el orden dado por ηi = σ i (η0 ). Un per´ ıodo tiene por sumandos a las ra´ ıces a las que se puede llegar desde una dada mediante los automorfismos del subgrupo de orden m. σ 3 (ω 12 ) = ω 5 . As´ ı pues. Desde esta perspectiva general es f´ acil hallar los per´ ıodos concretos que hemos obtenido en nuestro ejemplo p = 13. etc. y as´ ı 2 3 4 5 N(α) = ασ (α)σ (α)σ (α)σ (α)σ (α). Esta definici´ on es v´ alida para todo entero i. Ejercicio: Determinar todos los subcuerpos del cuerpo ciclot´ omico decimotercero. calcular los per´ ıodos que lo generan. para enteros cualesquiera i. Como ejemplo vamos a ver que simplifican considerablemente el c´ alculo de normas. Supongamos que queremos calcular la norma de α = ω 5 − ω 4 − 3ω 2 − 3ω − 2 para p = 7. ηm+1 = η1 . la tabla del producto de per´ ıodos y el subgrupo asociado en el grupo de Galois. m = 3. σ 2 (η0 ). . σ m−1 (η0 ) est´ a formada por todos los per´ ıodos. En general σ i (ηj ) = ηi+j . donde η0 es el per´ ıodo de ω . σ (η0 ). d = 4: Recordemos que σ (ω ) = ω 2 y σ 3 (ω ) = ω 8 . Para obtener η1 simplemente hacemos η1 = σ (η0 ) = σ (ω + ω 5 + ω 8 + ω 12 ) = ω 2 + ω 10 + ω 3 + ω 11 = ω 2 + ω 3 + ω 10 + ω 11 . El conocimiento de esta estructura de las extensiones ciclot´ omicas es importante a la hora de trabajar con ellas. σ 3 (ω 8 ) = ω 12 . aunque en general su orden s´ ı depende de esta elecci´ on. alguno se repite.

Ahora lo multiplicamos por σ 4 (α): 1 0 −3 0 −1 −3 −2 −1 −7 2 −2 0 0 −12 −12 0 36 0 12 36 24 0 2 6 4 −2 0 6 −2 −6 −4 2 0 −6 0 21 14 −7 0 21 0 7 2 −1 0 3 0 1 3 9 9 31 9 31 31 40 El primer factor es. sino bajo los t´ erminos independientes.3 Cuerpos finitos Los cuerpos finitos aparecen en teor´ ıa de n´ umeros como cocientes de los anillos de enteros de los cuerpos num´ ericos sobre sus ideales primos.3. 2 Por lo tanto N(α) = (31 + 22η0 )(9 − 22η0 ) = 279 − 484η0 − 484η0 . . En general el c´ alculo de normas se simplifica agrupando los factores en dos grupos. Cuerpos finitos Multiplicamos ασ 2 (α): 0 1 −1 0 −3 −3 0 0 −3 1 −3 −1 0 −2 2 0 6 6 −1 1 0 3 3 2 3 0 9 9 6 0 0 −3 −3 −2 0 1 9 9 6 0 −3 3 11 5 14 10 12 12 −2 −2 4 0 −3 −1 0 0 273 El producto se ordena como en una multiplicaci´ on usual de polinomios. Con esto podemos concluir N(α) = 279 − 484η0 + 484η0 + 968 = 1. e igualmente con exponentes superiores. se pueden formar grupos dentro de los grupos y el c´ alculo se reduce m´ as. pues. pero el camino directo supone hacer seis multiplicaciones en lugar de dos. luego es 40 + 31η1 + 9η0 = 9 − 22η0 . que puede simplificarse restando 12 a todos los coeficientes. Fueron estudiados por primera vez por Galois. por lo que se les llama cuerpos de Galois. con lo que queda −ω 6 − 7ω 5 +2ω 4 − 2ω 3 − 12. El resultado es 11ω 6 +5ω 5 +14ω 4 +10ω 3 +12ω 2 +12ω . No ha sido un c´ alculo r´ apido.15.247. 2 Ahora es f´ acil calcular η0 = η0 + 2η1 = η0 + 2(−1 − η0 ) = −2 − η0 . con la u ´nica diferencia de que los t´ erminos en ω 7 = 1 no se sit´ uan a la izquierda de los t´ erminos en ω 6 . El segundo se obtiene aplicando σ . 15. 40 + 31η0 + 9η1 = 31 + 22η0 . Si a su vez el n´ umero de factores en un grupo no es primo. y resultan indispensables cuando se estudian extensiones arbitrarias de cuerpos num´ ericos (donde el cuerpo base no es necesariamente Q).

3. El teorema siguiente prueba. 2. Adem´ as. Teorema 15. luego ha de ser exactamente CG(pn ). Ap es la uni´ on de todos los cuerpos CG(pn ). En resumen. En particular es infinito. tenemos que k es un espacio vectorial de dimensi´ on n sobre el cuerpo Z/pZ. para todos los u.15 Sea p un n´ umero primo y n > 0 un n´ umero natural. luego es isomorfo a un subcuerpo de Ap . es inmediato que k ha de ser una extensi´ on finita de su cuerpo primo Z/pZ (no puede contener una base infinita). La teor´ ıa de Galois Comencemos observando que los cuerpos finitos tienen necesariamente caracter´ ıstica prima.274 Cap´ ıtulo 15. o sea. En particular u ∈ CG(pn ). y |k : Z/pZ| = n. a la vez que caracteriza. .12 el grupo multiplicativo de k es c´ ıclico de orden pn − 1. CG(pn ) es el cuerpo de escici´ on sobre Z/pZ del polinomio xp − x. luego si |k : Z/pZ| = n. que CG(pn ) es realmente un cuerpo de pn elementos. CG(pn ) es. los cuerpos de pn elementos. luego CG(pn ) tiene pn elementos. Al trabajar con cuerpos es m´ as usual la notaci´ on CG(p) que Z/pZ. v ∈ Ap . Esto implica que si u es un n n elemento no nulo de k. todo elemento de k es ra´ ız del polinomio xp − x. luego en particular |k| = pn . luego up = u. luego es isomorfo al producto cartesiano de Z/pZ por s´ ı mismo n veces. un subcuerpo de Ap con pn elementos n ha de estar constituido por las ra´ ıces de xp − x. 3) Si u ∈ Ap . resulta que las ra´ ıces de xp − x son todas distintas. teniendo en cuenta que (u + v )p = up + v p . pero esto es inmediato. es una extensi´ on finita de Z/pZ. el u ´nico cuerpo de pn elementos y es el n u ´nico subcuerpo de Ap con p elementos. si k es un cuerpo finito. En particular CG(p) = Z/pZ. Sea ahora k un cuerpo finito de cardinal pn . Todo cuerpo de pn elementos tiene caracter´ ıstica p. ´ n: 1) S´ Demostracio olo hay que probar que CG(pn ) es realmente un cuerpo. entonces |k| = pn . pero esto es v´ alido n tambi´ en si u = 0. entonces (Z/pZ) (u) es un cuerpo finito. Entonces 1. As´ ı pues. luego no hay cuerpos finitos de todos los cardinales posibles. a CG(pn ). salvo isomorfismo. si k es un cuerpo finito de caracter´ ıstica p. luego es CG(pn ) para cierto n´ umero natural n. Llamemos cuerpo de Galois de pn elementos al conjunto CG(pn ) de las ra´ ıces n en Ap del polinomio xp − x. Vamos a probar que este hecho permite construir. Entonces por 9. Investiguemos ahora los grupos de Galois. Definici´ on 15. se cumple up −1 = 1. sino tan s´ olo de cardinales que sean potencias de primo. car k = p.14 Llamaremos Ap a la clausura algebraica del cuerpo Z/pZ. pues todo cuerpo de caracter´ ıstica 0 contiene a los n´ umeros racionales. luego es infinito. Seg´ un hemos probado. que no tiene n ra´ ıces. n n n 2) Como la derivada formal de xp − x es pn xp −1 − 1 = −1. entre otras cosas.

El cuerpo n CG(p ) es una extensi´ on ciclot´ omica de orden pn − 1 de cualquiera de sus subcuerpos. Conviene observar que las extensiones entre cuerpos finitos no s´ olo son c´ ıclicas. sino tambi´ en ciclot´ omicas. Ejercicio: Sea m un n´ umero natural no nulo y p un primo que no divida a m. luego el orden de σ es como m´ ınimo n. Entonces K/k es finita de Galois y G(K/k) = hσ i. Entonces el grado de la extensi´ on ciclot´ omica m-sima sobre CG(p) es om (p). Sabemos que el grupo multiplicativo K ∗ es c´ ıclico. N´ otese que la observaci´ on anterior es un caso particular de este hecho. Buscamos un polinomio m´ onico irreducible de grado 3 en CG(2)[x]. luego s´ olo nos quedan los dos de enmedio. Hay 8 polinomios m´ onicos de grado 3. Sea K ∗ = hui.15. Esto equivale a que σ m (u) 6= 1 para todo m < n.) ° ¢ Ejemplo Vamos a describir el cuerpo de 8 elementos. pero como el grupo de Galois tiene n elementos. En consecuencia F (H ) = CG(pm ). luego |F (H ) : CG(p)| = m. Con esto hemos probado: Teorema 15. Por ejemplo. el grupo G CG(pn )/CG(pn ) es c´ ıclico de orden n. (Ver la prueba de 12. ° ¢ As´ ı pues. . Descartamos los que no tienen t´ ermino independiente porque no son irreducibles. los generadores del grupo multiplicativo de CG(pn ) son ra´ ıces pn − 1-´ esimas primitivas de la unidad. Teorema 15. a saber: x3 + x2 + x + 1.13. o sea. entonces |CG(pn ) : F (H )| = n/m.3. Si m | n y H es el subgrupo de orden n/m.17 Sea K = CG(pn ) y k = CG(p). con lo que quedan 4. Cuerpos finitos 275 Definici´ on 15. Es claro que σ es un automorfismo de K (ver la prueba de 8. el orden de σ ha de ser exactamente n. Sea σ el automorfismo de Frobenius de K . x3 + x2 + 1.35). En efecto. Entonces pn pm u = 1. y es un generador. H = hσ m i.18 Sean m y n n´ umeros naturales no nulos y p un primo. luego tiene exactamente un subgrupo para cada divisor de m. Entonces CG(pm ) ⊂ CG(pn ) si y s´ olo si m | n. tomamos p(x) = x3 + x + 1. ´ n: La extensi´ Demostracio on es de Galois porque los cuerpos son perfectos n y K es el cuerpo de escisi´ on sobre K del polinomio xp − x. x3 + x + 1 y x3 + 1 El primero y el u ´ltimo tienen ra´ ız 1. pero u 6= 1 para todo m < n. Se trata de la u ´nica extensi´ on de grado 3 de CG(2).16 Si K es un cuerpo finito se llama automorfismo de Frobenius de K a la aplicaci´ on σ : K −→ K dada por σ (u) = up . Ejercicio: Demostrar que G CG(pn )/CG(pm ) = hσ m i.

. Aqu´ ı usaremos la teor´ ıa de Galois para demostrar un resultado en torno a ellos. donde α es una ra´ ız de p(x). En cuerpos finitos la situaci´ on es mucho m´ as simple: Teorema 15. luego la norma es suprayectiva. y la imagen de la traza tiene como m´ ınimo m elementos. La suma de dos elementos de CG(8) se calcula sumando las coordenadas. luego a lo sumo tiene (md − 1)/(m − 1) elementos. la norma y la traza son suprayectivas. Por 2. luego tambi´ en es suprayectiva. luego a lo sumo tiene md−1 elementos.20 Sea A un dominio y σ ∈ Σn . . mientras que el producto se calcula operando de forma habitual y reduciendo las potencias de α mediante la relaci´ on α3 = −α − 1. Digamos que k = CG(m) y que |K : k| = d. . . . Por consiguiente. Ejercicio: Describir el CG(9). . . Mostrar un isomorfismo entre este cuerpo y Z[i]/(3). sustituir a la teor´ ıa de Galois. donde σ (x) = xm . CG(8) = {aα2 + bα + c | a. el n´ ucleo de la traza Tr : K −→ k est´ a formado por las ra´ ıces del polinomio d−1 xm + · · · + xm + x. La teor´ ıa de Galois Necesariamente CG(8) = CG(2)[α]. Por el teorema de isomorf´ ıa la imagen tiene al menos m − 1 elementos (observemos que |K ∗ | = md − 1). . xn ] −→ A[x1 . Sus propiedades (conceptualmente m´ as simples) pueden. . 15. en ocasiones. d vemos que su n´ ucleo est´ a formado por las ra´ ıces del polinomio x(m −1)/(m−1) − 1. c ∈ CG(2)}. xn ) = p(xσ(1) .276 Cap´ ıtulo 15. Entonces G(K/k) = hσ i. .4 Polinomios sim´ etricos Los polinomios sim´ etricos proporcionan una relaci´ on importante entre los coeficientes de un polinomio y sus ra´ ıces. Considerando a la norma como homomorfismo de grupos N : K ∗ −→ k∗ . Por lo tanto la norma es 1+m+···+m N(x) = x d−1 = x(m d −1)/(m−1) . Definici´ on 15. . b. . .19 En una extensi´ on de cuerpos finitos. xn ] definida mediante ° ¢ σ p(x1 . .10 se cumple que la aplicaci´ on : σ : A[x1 . Similarmente. xσ(n) ) . . . En cap´ ıtulos anteriores hemos visto que algunos problemas de la teor´ ıa de n´ umeros pueden formularse en t´ erminos de si un n´ umero entero dado es o no una norma de un entero algebraico. ´ n: Sea K/k una extensi´ Demostracio on de cuerpos finitos. pero ´ estos son todos los elementos de k∗ . Tambi´ en juegan un papel relevante en la teor´ ıa de n´ umeros trascendentes (por ejemplo en la prueba de la trascendencia de π ).

. . De hecho es claro que se trata de un isomorfismo que claramente se extiende a un automorfismo del cuerpo A(x1 . . e0 . . para 1 ≤ k < n. ° ¢ Tambi´ en es f´ acil comprobar que la aplicaci´ on Σn −→ Aut A(x1 . pero no como elemento de Q[v. z ]. en dados por X e0 = 1. Por ejemplo. . x + y + z. . En otras palabras. x) no lo deja fijo. xn . . . Notar que la definici´ on depende del anillo de polinomios (o el cuerpo de fracciones algebraicas) que consideremos pues. . . . . . . . xn−1 ). . as´ ı como que el conjunto de todos los polinomios sim´ etricos de A[x1 . . xn ) = e ¯k (x1 . . xy + xz + yz es sim´ etrico como elemento de Q[x. . . . . La demostraci´ on es muy sencilla y queda a cargo del lector. xn ) (al que seguiremos llamando σ ). . σ (p) se obtiene a partir de p intercambiando sus variables del modo indicado por σ . . . z ]. .21 Sea A un dominio. xn ] y e ¯0 . Llamaremos polinomios sim´ etricos elementales de A[x1 . pues la trasposici´ on (v. El teorema siguiente proporciona una relaci´ on u ´til entre los polinomios sim´ etricos elementales de orden n y los de orden n − 1. xn−1 ). . . Esto significa que los polinomios sim´ etricos elementales de n variables pueden obtenerse a partir de los polinomios sim´ etricos elementales de n − 1 variables mediante sumas y productos en las que intervenga tambi´ en la variable xn que les falta. . y. . .15. xn ) = xn e ¯n−1 (x1 . xn ] a los polinomios e0 . por ejemplo. Una simple inducci´ on permite probar la siguiente generalizaci´ on de este hecho (que no nos va a ser necesaria luego). . . . pues. . y. Si no hay confusi´ on escribiremos σ (p) en lugar de σ (p) cuando p sea un polinomio o una fracci´ on algebraica en las indeterminadas x1 . . . . . los polinomios sim´ etricos de 3 indeterminadas son 1. ek = xi1 · · · xik para k = 1. . x. . . xn ) es un subcuerpo. . e ¯n−1 los polinomios sim´ etricos elementales en A[x1 . . Del hecho de que las aplicaciones σ sean isomorfismos se deduce inmediatamente que el conjunto de todas las fracciones algebraicas sim´ etricas del cuerpo A(x1 . Entonces: 1. . que cada ek es un polinomio sim´ etrico de grado k. . xn ] es un subanillo. . . . . Teorema 15. . . . . xy + xz + yz. . xyz. Diremos que una fracci´ on algebraica p (en particular un polinomio) es sim´ etrica si σ (p) = p para toda permutaci´ on σ ∈ Σn . . el polinomio ek es la suma de todos los monomios que pueden construirse multiplicando k variables distintas. . . ek (x1 . en los polinomios sim´ etricos elementales en A[x1 . xn ) dada por σ 7→ σ es un monomorfismo de grupos. . en (x1 . . 1≤i1 <···<ik ≤n Vemos. Polinomios sim´ etricos 277 es un homomorfismo de anillos. n. xn−1 )+ xn e ¯k−1 (x1 . 2. . . . .4. . xn−1 ]. . En definitiva. . n > 1. . .

. Sean e ¯0 . e ¯n−1 los polinomios sim´ etricos elementales en A[x1 . . . . . . . Entonces ei ∈ A[¯ e0 . donde 1 ≤ k < n.23 Sea A un dominio y e0 .21) = (−1)n en + xn + = n X n −1 X k=1 (−1)n−k (¯ en−k + xn e ¯n−1−k )xk (−1)n−k en−k xk k=0 (−1)n−k en−k xk . Ve´ amoslo. . . . . Teorema 15. .22 Sea A un dominio. . . . . . Veamos ahora otro de los hechos clave sobre polinomios sim´ etricos: Teorema 15. . Para n = 1 es obvio. . . . . en ]. . . xn ] para i = 0. .24 Sea A un dominio y sean e1 . . . . en los polinomios sim´ etricos elementales en A[x1 . . . xn ] y e ¯0 . . . . . Entonces (x − x1 ) · · · (x − xn ) = n X k=0 (−1)n−k en−k (x1 . e0 . Supong´ amoslo para n − 1.278 Cap´ ıtulo 15. en los polinomios sim´ etricos elementales en A[x1 . e ¯k los polinomios sim´ etricos elementales en A[x1 . xn ]. . . . xn−1 ]. . . ´ n: Por inducci´ Demostracio on sobre n. . . . . El inter´ es de los polinomios sim´ etricos elementales reside principalmente en que son los que nos dan los coeficientes de un polinomio a partir de sus ra´ ıces en un cuerpo de escisi´ on. . . . . Entonces el anillo de los polinomios sim´ etricos de A[x1 . xn ]. . . . n. . . xn )xk . . e ¯k . xk ]. . . . lo que en algunos casos puede evitarnos muchas operaciones. . . xn ] es A[e1 . Entonces (x − x1 ) · · · (x − xn ) = = n −1 X k=0 n −1 X k=0 (−1)n−1−k e ¯n−1−k xk (x − xn ) − n −1 X k=0 (−1) n−1−k e ¯n−1−k x k+1 (−1)n−1−k xn e ¯n−1−k xk = (−1)n xn e ¯n−1 + xn + − n −1 X k=1 n −2 X k=0 (−1)n−1−k e ¯n−1−k xk+1 (−1)n−1−k xn e ¯n−1−k xk n −1 X k=1 = (−1)n xn e ¯n−1 + xn + (por 15. . . . (x − a)(x − b)(x − c) = x3 − (a + b + c)x2 +(ab + ac + bc)x − abc. . . en los polinomios sim´ etricos elementales en A[x1 . Por ejemplo. . . La teor´ ıa de Galois Teorema 15. xk+1 .

Enunciar casos particulares de este resultado que puedan probarse sin los teoremas anteriores (con teor´ ıa de Galois. xn divide a h(x1 . . . . . Entonces el cuerpo de las fracciones algebraicas sim´ etricas de k(x1 . es decir. . . α1 . . . xn ) = p(x1 . Adem´ as la extensi´ on k(x1 . . ni siquiera a partir del teorema anterior. . . . . xn ) ∈ A[e1 . En caso de que p sea de grado 0 es evidente. . . xn )/k(e1 . . . . en−1 ) + en h ∈ A[e1 . e ¯n−1 ) = 0. xn−1 ]. xn ) y por simetr´ ıa todas las variables lo ¯. . en ). luego h(x1 . . . . . .15. Seg´ un vimos en el cap´ ıtulo VIII. . . . Supongamos que todo polinomio sim´ etrico de grado menor que m est´ a en A[e1 . entonces p(α1 . . Demostracio El teorema 15. . . Ejercicio: Probar que si A es un dominio. . . . . . . . αn ) ∈ A. M´ as a´ un. Por 15. . . . en ] por inducci´ on sobre el grado de p. se cumple el teorema. . Polinomios sim´ etricos 279 ´ n: Por inducci´ Demostracio on sobre n. . xn ) es k(e1 . . . . . . en ). . . . . . xn ]. xn−1 . . 0) = e ¯i (x1 . . . . . . . . . luego Si σ ∈ Σn . . xn ) − g (e1 . . . As´ ı pues. Veamos que p(x1 . . xn ) sea precisamente el cuerpo k(e1 . dividen. xn−1 . . Teorema 15. tenemos que en h ¯ ¯ ¯ σ (h) = h. . . de Σn . . son separables (porque son ra´ ıces simples de p(x)) y k(x1 . . . .4. xn )/k(e1 . . . . donde e ¯1 . αn son todas las ra´ ıces de un polinomio m´ onico de A[x] en una extensi´ on en la cual se escinda (repetidas seg´ un su multiplicidad). que el subcuerpo de las fracciones algebraicas sim´ etricas de un cuerpo k(x1 . . Sea h = en h ¯ = σ (h) = σ (h) = σ (en )σ (h ¯ ) = en σ (h ¯ ). lo que implica que las indeterminadas x1 . xn son algebraicas sobre k(e1 . xn−1 ] tal que p ¯ = g (¯ e1 . Sea p(x1 . . . . y p(x1 . . . . Esto prueba que h es sim´ etrico y de grado menor que m. . en ) es finita de Galois y su grupo de Galois es Σn . . e ¯n−1 ). . . . . . . . . . . . . . . . . xn−1 . xn−1 ) = p(x1 . con lo que tambi´ por la segunda hip´ otesis de inducci´ on h en ¯ p = g (e1 . Para n = 1 resulta que todo polinomio de A[x] es sim´ etrico. . xn ) es un polinomio sim´ etrico. . . por lo que |G| ≤ n!. en ] y que p tiene grado m. ´ n: Consideremos el polinomio p(x) = (x − x1 ) · · · (x − xn ). en ) de p(x). . Supongamos el teorema para n − 1. Por la primera hip´ otesis de inducci´ on p ¯ ∈ A[¯ e1 . xn−1 ) − g (¯ e1 . xn−1 ) para i = 1. . y su producto tambi´ en. . . . .) No es inmediato. . y como e1 = x. Daremos una prueba basada en la teor´ ıa de Galois. . en )[x]. . . . . . . 0) ∈ A[x1 . . . en divide a h. en ].21 se cumple que ei (x1 . . . . . . . de enteros algebraicos. . . xn−1 ]. . . en ) puede identificarse con un subgrupo del grupo de las permutaciones de las ra´ ıces de p(x). . 0) = p ¯(x1 . . . . en−1 ). . . etc. . . . . . . n − 1. Sea h(x1 . . . . . Claramente p ¯ es sim´ etrico. en ). . . en ].25 Sea k un cuerpo y n ≥ 1. . . e ¯n−1 ]. . .23 afirma que p(x) ∈ k(e1 . luego ¯ ∈ A[e1 . . . sim´ etrico. Esto es tanto como afirmar que toda fracci´ on algebraica sim´ etrica se expresa como cociente de dos polinomios sim´ etricos. . el grupo de Galois ° ¢ G = G k(x1 . . xn ) un polinomio sim´ etrico del anillo A[x1 . Sea p ¯(x1 . . . . . . . . . luego la extensi´ on es finita de Galois. . . . xn ) es el cuerpo de escisi´ on sobre k(e1 . o sea. . Esto significa que existe un polinomio g ∈ A[x1 . . e ¯n−1 son los polinomios sim´ etricos elementales de A[x1 . .

. este monomorfismo es de hecho un isomorfismo. . . xn ) y las im´ agenes de los elementos de Σn . La teor´ ıa de Galois ° ¢ Por otro lado tenemos un monomorfismo Σn −→ Aut k(x1 . en ) ⊂ E ⊂ k(x1 . . si llamamos E al cuerpo de las fracciones algebraicas sim´ etricas de k(x1 . . . . . . . . fijan a los elementos de k(e1 . xn ). . . . .280 Cap´ ıtulo 15. Teniendo en cuenta los ´ ordenes. . en ). es decir. luego el teorema de Galois implica que E = k(e1 . es decir. los automorfismos de la extensi´ on son exactamente las permutaciones de las indeterminadas. por definici´ on de simetr´ ıa. . xn )/E ) = G. . . xn ). . . . Ahora bien. . en ). . . . . . y por definici´ on de simetr´ ıa es obvio que G(k(x1 . de hecho tenemos un monomorfismo Σn −→ G. . tenemos las inclusiones k ⊂ k(e1 .

. n.1 Los teoremas de estructura El punto de partida es el teorema siguiente: Teorema 16. etc. Se trata de un teorema que nos da la estructura de los m´ odulos finitamente generados sobre un dominio eucl´ ıdeo (en realidad el teorema es v´ alido para DIPs.Cap´ ıtulo XVI M´ odulos finitamente generados Llegados a este punto est´ a claro que el estudio de los n´ umeros algebraicos es una combinaci´ on de muchas ramas del ´ algebra: teor´ ıa de cuerpos. Por el teorema 7. . Sea N un Demostracio A-m´ odulo libre de rango n y sea {x1 . podemos decir que uno de los teoremas fundamentales que aporta la teor´ ıa de anillos es el hecho de que los cuerpos num´ ericos tienen factorizaci´ on u ´nica en ideales. teor´ ıa de grupos.31 existe un homomorfismo de m´ odulos f : N −→ M tal que f (xi ) = ai para i = 1. . xn } una base de N . . ´ n: Sea {a1 . . pero la prueba es algo m´ as t´ ecnica). topolog´ ıa. que no veremos en este libro). 16. 281 . . . . ´ algebra lineal. an } un sistema generador de M . Como ejemplo mostraremos la estructura de los grupos de unidades de los grupos Un de las unidades m´ odulo n. as´ ı como disciplinas no algebraicas. la teor´ ıa de cuerpos aporta el teorema de Galois y ahora vamos a ver un resultado no menos importante en la vertiente del algebra lineal (si quisi´ ´ eramos buscar un hecho clave de igual peso por parte de la teor´ ıa de grupos deber´ ıamos pensar probablemente en los teoremas de Sylow. teor´ ıa de anillos. . En estados m´ as avanzados aparecen tambi´ en el ´ algebra homol´ ogica. Entonces A es suma directa de un n´ umero finito de subm´ odulos mon´ ogenos.1 Sea A un dominio eucl´ ıdeo y M un A-m´ odulo finitamente generado. Ci˜ n´ endonos a la parte que conocemos. an´ alisis de Fourier. . . como la teor´ ıa de funciones holomorfas. Obviamente f es un epimorfismo. .

As´ ı por ejemplo. vamos a probar Æ ≠ Æ que N/R = [y1 ] ⊕ · · · ⊕ [yn ] . [0] . n. . un grupo abeliano de orden 4 ha de ser de tipo C4 o C2 × C2 .30. si b1 . [1] y ° ¢ c = [1].2 Todo grupo abeliano finitamente generado es isomorfo a un producto directo de grupos c´ ıclicos. . con lo que un caso particular del teorema anterior puede enunciarse como sigue: Teorema 16. . . a = [1] . . En efecto. . ¢ El primero lo ¢ hemos ° manejado ° ° ¢ en muchas ocasiones. la tabla del segundo es 1 a b c 1 1 a b c 1 a 1 c b b b c 1 a c c b a 1 Observamos que no son grupos isomorfos puesto que el producto de dos grupos c´ ıclicos de orden 2 no tiene elementos de orden 4. . En el cap´ ıtulo VII vimos que el concepto de suma directa de m´ odulos coincide con el de producto cuando el n´ umero de factores es finito. am ym } es una base de R para cierto m ≤ n. En teor´ ıa de grupos finitos se prefiere el t´ ermino producto directo al de suma directa. R es un m´ odulo libre y podemos encontrar una base {y1 . Basta probar que N/R es suma directa de un n´ umero finito de subm´ odulos mon´ ogenos. M´ odulos finitamente generados Sea R = N(f ). m y bi = 0 para i = m + 1. . Como {y1 . . . cm de A. . Por el teorema 7. . Para enunciarlo en t´ erminos de m´ odulos vamos a introducir un concepto que generaliza al de orden de un elemento en un grupo abeliano. [1] . luego b1 y1 + · · · + bn yn = c1 a1 y1 + · · · + cm am ym para ciertos elementos c1 . . ≠ ya que es un m´ o dulo isomorfo a M . .282 Cap´ ıtulo 16. . luego ha de ser bi = ci ai para i = 1. . . C6 o C2 × C3 . . . . Se distinguen porque en los grupos de tipo C4 hay elementos de orden 4 y en los de tipo C2 × C2 no los hay. un grupo abeliano de orden 4 puede ser un grupo c´ ıclico o bien el producto directo de dos grupos c´ ıclicos de orden 2. Un ejemplo de cada caso son los grupos Z/4Z y (Z/2Z) × (Z /2Z). . . Por el teorema 7. Quiz´ a el lector piense que un grupo abeliano de orden 6 puede ser de dos tipos diferentes. . De este modo. Concretamente. En cualquier caso se cumple bi [yi ] = 0 (pues [ai yi ] = 0 para i = 1. . m). . yn } es base de N las coordenadas son u ´nicas. Por ejemplo. . . .15 la suma es directa. Es costumbre usar la notaci´ on Cn para referirse a un grupo c´ ıclico cualquiera de orden n (sabemos que dos cualesquiera son isomorfos entre s´ ı). . . . . . a saber. [0] . bn ∈ A cumplen b1 [y1 ] + · · · + bn [yn ] = 0. . el grupo de Klein V4 que definimos en el cap´ ıtulo IX es de tipo C2 × C2 . . Si llamamos 1 = [0] . Esto es falso y la raz´ on nos la da el teorema siguiente. entonces se cumple que b1 y1 + · · · + bn yn ∈ R. . am de A tales que {a1 y1 . . yn } de N y unos elementos a1 . b = [0].

todo grupo abeliano de orden 6 es c´ Teorema 16. ´ n: Por el teorema de Bezout existen elementos u. entonces bm1 + bm2 = 0. o(m1 ) = a1 . El elemento a se llama per´ ıodo de m. entonces ba2 m = 0. y 0 si el elemento es de orden infinito. M un A-m´ odulo y m ∈ M . . v ∈ A tales que ua1 + va2 = 1. Llamaremos anulador de m al conjunto An(m) = {a ∈ A | am = 0}. Como a1 m1 = a1 a2 m = 0. luego a1 a2 | ba2 . Esto prueba que An(m1 ) = (a1 ) y por tanto que o(m1 ) = a1 . M = hm1 i ⊕ hm2 i. Obviamente tenemos que Demostracio hm1 i + hm2 i ≤ hmi.1. y por lo tanto a1 | b. Por lo tanto m = ua1 m + va2 m = vm1 + um2 ∈ hm1 i + hm2 i. = C2 × C3 . Entonces m1 = ua1 m1 +va2 m1 = va2 m1 = va2 m1 +va2 m2 = va2 (m1 + m2 ). tenemos que (a1 ) ⊂ An(m1 ). En el caso de que A = Z y M es un grupo abeliano. entonces el per´ ıodo de un elemento no es sino su orden. v ∈ A tales Demostracio que ua1 +va2 = 1. Si b ∈ An(m1 ). es decir. y est´ a un´ ıvocamente determinado salvo unidades. Sea o(m) = a1 a2 . Lo representaremos por o(m). cuando ´ este es finito. Por la relaci´ on de Bezout existen elementos u.6 Sea A un dominio eucl´ ıdeo y M un A-m´ odulo. Entonces x = ra2 m = sa1 m y de aqu´ ı resulta que x = (ua1 + va2 )x = ua1 ra2 m + va2 sa1 m = ur(am) + vs(am) = 0. luego hm1 i + hm2 i = hmi. para ciertos elementos m1 . a2 ) = 1. luego a1 | b y a2 | b. Como son primos entre s´ ı. m2 de M tales que o(m1 ) = a1 y o(m2 ) = a2 . de donde m1 ∈ hm1 + m2 i. Esto prueba que An(m1 + m2 ) = (a1 a2 ) y as´ ı o(m1 + m2 ) = a1 a2 .4 Sea A un dominio eucl´ ıdeo y sea M un A-m´ odulo mon´ ogeno. luego (a1 a2 ) ⊂ An(m1 + m2 ). Supongamos que existen elementos m1 y m2 en M tales que M = hm1 i ⊕ hm2 i. o(m2 ) = a2 y (a1 . y como la suma es directa se cumple bm1 = bm2 = 0. As´ ı pues. ´ n: Sean m1 = a2 m y m2 = a1 m. Supongamos que x ∈ hm1 i ∩ hm2 i. b ∈ (a1 ). Claramente a1 a2 (m1 + m2 ) = 0. donde (a1 . Si b ∈ An(m1 + m2 ). Por lo tanto s´ olo hay un tipo de grupos abelianos de orden 6. o dicho de otro modo.3 Sea A un DIP.5 Sean m y n n´ umeros naturales tales que (m. luego ba2 ∈ An(m). Como A es DIP existir´ a un a ∈ A tal que An(m) = (a). n) = 1. Es claro que se trata de un ideal de A. Entonces Cmn ∼ = Cm × Cn . a1 a2 | b y b ∈ (a1 a2 ). Igualmente m2 ∈ hm1 + m2 i. La traducci´ on a grupos abelianos finitos es la siguiente: Teorema 16.16. a saber. Para probar que la suma es directa nos falta ver que hm1 i ∩ hm2 i = 0. Entonces M = hm1 i ⊕ hm2 i. Igualmente se obtiene que o(m2 ) = a2 . Entonces M = hm1 + m2 i y o(m1 + m2 ) = a1 a2 . y as´ ı M = hm1 + m2 i. Teorema 16. M = hmi. C6 ∼ ıclico. a2 ) = 1. Los teoremas de estructura 283 Definici´ on 16.

Entonces existe un subm´ odulo M 0 de M de manera que M 0 es libre y M = M 0 ⊕ Mt . yn no son de torsi´ on. yn no son de torsi´ on. . como la suma es directa. ar+1 yr+1 = · · · = an yn = 0. . bar+1 = · · · = ban = 0 y como A es un dominio ´ ıntegro y b 6= 0. Los elementos de torsi´ on son los elementos de orden no nulo y que podemos controlar con los teoremas anteriores. Si b ∈ A. . . . Se dice que el m´ odulo M es libre de torsi´ on si Mt = 0. Como yr+1 . . Rec´ ıprocamente. se cumple que ar+1 = · · · = an = 0. N = Mt . Vamos a probar que estos elementos generan un m´ odulo libre. yn } es una base de M 0 . Ordenando los generadores podemos suponer que los r primeros son elementos de torsi´ on y los restantes no. . . n) = 1. . En particular M es libre si y s´ olo si es libre de torsi´ on. . un elemento x ∈ Mt se expresar´ a de la forma x = a1 y1 + · · · + an yn para ciertos a1 . . .1. Sean N = hy1 i ⊕ · · · ⊕ hyr i y M 0 = hyr+1 i ⊕ · · · ⊕ hyn i. acabamos de ver que uv tiene orden mn. Llamaremos subm´ odulo de torsi´ on de M al conjunto Mt de todos los elementos de torsi´ on. . Por lo tanto M 0 es un m´ odulo libre. tenemos que N ⊂ Mt . En esta direcci´ on definimos los conceptos siguientes: Definici´ on 16. As´ ı pues.284 Cap´ ıtulo 16. que quedar´ a completamente descrito por su rango. Un elemento m de M es de torsi´ on si existe un a ∈ A no nulo tal que am = 0.7 Sea A un dominio y M un A-m´ odulo. . Los teoremas anteriores no son aplicables a elementos de orden 0 (o sea. ´ n: Por el teorema 16. . an de A. Es claro que {yr+1 . M´ odulos finitamente generados Observemos que si en un grupo abeliano tenemos un elemento u de orden m y otro v de orden n con (m. entonces ba1 y1 + · · · + ban yn = 0 y. pues si ar+1 yr+1 + · · · + an yn = 0. sabemos que M es suma directa de Demostracio subm´ odulos mon´ ogenos. . b 6= 0 y bx = 0. ar+1 = · · · = an = 0. Entonces M = N ⊕ M 0. ha de ser ba1 y1 = · · · = ban yn = 0. de orden infinito en el caso de grupos c´ ıclicos). Como y1 . y como los elementos yr+1 . El rango de M 0 no depende de la descomposici´ on y se llama rango de M . Es inmediato comprobar que Mt es ciertamente un subm´ odulo de M . luego x = a1 y1 + · · · + ar yr ∈ N. . . En el caso de que A sea un DIP. Para los m´ odulos que no son de torsi´ on tenemos lo siguiente: Teorema 16. . . esto equivale a que el per´ ıodo de m no sea 0. como la suma es directa.8 Sea A un dominio eucl´ ıdeo y M un A-m´ odulo finitamente generado. digamos que M = hy1 i ⊕ · · · ⊕ hyn i. yr son elementos de torsi´ on. .

. 2. i 3. . que nos dan otro factor C30 . Por ejemplo de orden 12 sabemos que a lo sumo hay dos. cuyos generadores son elementos de torsi´ on y podemos tomarlos no nulos. C2 × C2 × C3 y C12 . Los restantes son C3 × C2 × C2 × C5 × C3 × C5 . es decir. . . Por ejemplo. Ahora agrupamos las mayores potencias de primos. Otras posibilidades como C4 × C3 las hemos descartado porque C4 × C3 ∼ olo nos falta saber si en efecto los grupos = C12 . . luego sus per´ ıodos ser´ an elementos de A no nulos ni unidades. . . .9 Sea A un dominio eucl´ ıdeo y M un A-m´ odulo finitamente generado. . m. Finalmente vamos a clasificar la parte de torsi´ on de un m´ odulo. . . . si nos dan el grupo abeliano C6 × C18 × C10 × C25 × C15 . Los elementos pe i se llaman divisores elementales de M . ym ∈ M tales que Mt = hy1 i ⊕ · · · ⊕ hym i. Es . etc. los elementos bi se llaman factores invariantes de M . Descomponi´ endolos en potencias de primos y aplicando el teorema 16. Quedan C2 × C3 × C5 . Los teoremas de estructura 285 Observemos que cualquiera que sea la descomposici´ on M = M 0 ⊕ Mt . Si pensamos en grupos finitos la cuesti´ on es saber cu´ antos tipos distintos de grupos abelianos hay de un orden dado. cualquier descomposici´ on de M en la forma indicada en 1) o en 2) da lugar a los mismos i n. m est´ an determinados por M salvo unidades. Existen elementos x1 . . n y los bi para i = 1. Si ahora agrupamos los sumandos correspondientes a los divisores elementales de todas las bases posibles y los m´ aximos exponentes obtenemos el u ´ltimo factor invariante. Teorema 16.16. 1. o(xi ) = pe i . repitiendo con los sumandos restantes vamos obteniendo los factores invariantes anteriores. Los n´ umeros n y m. . . m. . . la descomposici´ on en divisores elementales es C2 × C3 × C2 × C9 × C2 × C5 × C25 × C3 × C5 .1. es decir. Existen elementos y1 . y si llamamos bi = o(yi ). . Por lo tanto M/Mt es libre y el rango de cualquier M 0 es el mismo que el de M/Mt . a saber. n. donde pi es un primo de A y ei es un n´ umero natural no nulo. los pe i para i = 1. se cumple que bi no es cero ni unidad y si i < m. entonces para cada i = 1.4 conseguimos una descomposici´ on de tipo 1). entonces bi | bi+1 . . El teorema siguiente responde a esta pregunta. se 0 ∼ cumple que M = M/Mt . S´ C2 × C2 × C3 y C12 son no isomorfos. xn ∈ M tales que Mt = hx1 i ⊕ · · · ⊕ hxn i y para i cada i = 1. . Ahora agrupamos 2 × 3 × 5 y obtenemos un factor C30 . En total la descomposici´ on tipo 2) es C30 × C30 × C450 . . . . ´ n: Sabemos que Mt se descompone en suma directa de subDemostracio m´ odulos mon´ ogenos. pues la aplicaci´ on f : M −→ M 0 que a cada m = 0 m1 + m2 con m1 ∈ M y m2 ∈ Mt le asigna f (m) = m1 es un epimorfismo de n´ ucleo Mt . 2 × 9 × 25 y obtenemos un factor C450 . .

luego o(yi ) | u. ( 0 si p . luego su dimensi´ on como A/(p)-espacio vectorial es igual al n´ umero de factores invariantes de la primera descomposici´ on divisibles entre p (o sea. Como pr = 0. u − v = qp para cierto q ∈ A y (u − v )r = qpr = 0. . a) Sea Mt = hy1 i ⊕ · · · ⊕ hym i una descomposici´ on tipo 2) y sea p un primo de A. M´ odulos finitamente generados claro que siempre es posible obtener una descomposici´ on en factores invariantes a partir de una descomposici´ on en factores elementales. b) El ideal (p) es maximal. entonces razonando igual que antes concluimos que o(yi ) | pu. Daremos la prueba en varios pasos. Vamos a probar que M (p) = M1 (p) ⊕ · · · ⊕ Mm (p). la definici´ on de M (p) no depende de la descomposici´ on de tipo 2) escogida. um de A. . Mi (p) = {r ∈ Mi | pr = 0} y M (p) = {r ∈ Mt | pr = 0}. con lo que r = tvyi . una en m sumandos y otra en m0 sumandos. A partir de aqu´ ı se prueban sin problemas las condiciones de espacio vectorial. . As´ ı pues M (p) = M1 (p) ⊕ · · · ⊕ Mm (p). entonces p | (u − v ). es f´ acil ver que la suma de los Mi (p) tambi´ en es directa. Mi (p) = 0. pu1 y1 = · · · = pum ym = 0. e) Si tenemos dos descomposiciones tipo 2). o sea. como la suma es directa. luego A/(p) es un cuerpo y M (p) es un espacio vectorial sobre A/(p) con la operaci´ on externa dada por [u]r = ur.o(yi ). para un v ∈ A. luego tenemos M1 (p) ⊕ · · · ⊕ Mm (p) ⊂ M (p). es decir que si [u] = [v ] entonces ur = vr. Si r ∈ M (p).286 Cap´ ıtulo 16. tomamos un primo que divida al primer factor invariante de la primera descomposici´ on (y que por lo tanto divide a los m factores invariantes). entonces r = u1 y1 + · · · + um ym para ciertos u1 .o(yi ) c) dim Mi (p) = 1 si p | o(yi ) Si p . es decir. y por lo tanto Mi (p) = hvyi i (es f´ acil ver que vyi ∈ Mi (p) y que es no nulo). pues los Mi (p) son claramente subespacios vectoriales y 0 se sigue expresando de forma u ´nica como suma de elementos de cada sumando. luego puyi = 0 y o(yi ) | pu. En efecto. d) Por lo tanto la dimensi´ on de M (p) es igual al n´ umero de factores invariantes divisibles entre p. entonces un r ∈ Mi (p) es de la forma r = uyi para un u ∈ A y pr = 0. Ahora bien. luego ur = vr. Es obvio que todos ellos son subm´ odulos de M . La expresi´ on M (p) = M1 (p) ⊕ · · · ⊕ Mm (p) vale tambi´ en como A/(p)-espacios vectoriales. luego cada ui yi ∈ Mi (p). lo u ´nico que hay que comprobar es que la operaci´ on est´ a bien definida. Definimos Mi = hyi i . y as´ ı r = uyi = 0. . igual a m) y por otra parte es el n´ umero de factores invariantes de la segunda . Si o(yi ) = pv . tenemos que pu1 y1 + · · · + pum ym = 0 y. luego v | u. Como cada Mi (p) ⊂ Mi y la suma de los Mi es directa. digamos u = tv . pero si [u] = [v ]. Falta probar que s´ olo hay un resultado posible.

f) En una descomposici´ on de tipo 2). . luego bm | u.16. luego anula a todos los generadores de Mt . que el n´ umero de factores invariantes es invariante. todos los bi y los ci son iguales. y como los restantes factores invariantes son divisores suyos. ≤ m0 ). Ya sabemos que bm = cm . obtenemos dos descomposiciones tipo 2) del m´ odulo pM . es decir. luego tenemos que dos descomposiciones tipo 2) han de tener el mismo n´ umero de sumandos. Por lo tanto {u ∈ A | ur = 0 para todo r ∈ Mt } = (bm ). es decir. es decir. bi /p = ci /p (salvo unidades). luego tenemos la unicidad. Sea p un primo que divida a ambos (luego divide a todos los bi y a todos los ci ). . En e) hemos probado que b1 y c1 son divisibles entre los mismos primos. el u ´ltimo factor invariante bm es m´ ultiplo de todos los anteriores. son todos salvo unidades ese mismo primo. y que las restantes tienen los mismos factores invariantes (salvo unidades). . con lo que los primeros sumandos de estas descomposiciones ser´ ıan nulos. g) Vamos a probar la unicidad de los factores invariantes por inducci´ on sobre el n´ umero de factores primos en que se descompone el u ´ltimo factor invariante de M (que ya sabemos que es invariante). luego podemos aplicar la hip´ otesis de inducci´ on y concluir que el n´ umero de sumandos nulos el igual para las dos descomposiciones. Si bm se descompone en un solo primo. bm r = 0 para todo r ∈ Mt . Los teoremas de estructura 287 descomposici´ on divisibles entre p (o sea. El conjunto {u ∈ A | ur = 0 para todo r ∈ Mt } es claramente un ideal de A al cual pertenece bm . .1. es decir. si u est´ a en este ideal. Es claro que pM es un subm´ odulo de M y adem´ as pM = hpy1 i ⊕ · · · ⊕ hpym i = hpz1 i ⊕ · · · ⊕ hpzm i . la primera con factores invariantes b1 . Si en ambas descomposiciones eliminamos los primeros sumandos si son nulos. Esto implica la igualdad (salvo unidades) de los bi ’s y los ci ’s. . . hemos probado que todo primo que divide al primer factor invariante de una descomposici´ on. Puede ocurrir que los primeros bi sean iguales a p. bm y la segunda con factores invariantes c1 . donde el u ´ltimo factor invariante es bm /p. cm . e igualmente se prueba m0 ≤ m. Esto prueba que m ≤ m0 . De aqu´ ı se desprende que dos descomposiciones tipo 2) deben tener igual (salvo unidades) el u ´ltimo factor invariante. Sean dos descomposiciones tipo 2: Mt = hy1 i ⊕ · · · ⊕ hym i y Mt = hz1 i ⊕ · · · ⊕ hzm i . entonces bm es primo. Rec´ ıprocamente. y por lo tanto a todos los elementos de Mt . M´ as a´ un. . Sea pM = {pr | r ∈ Mt }. entonces uym = 0. y para los restantes. el n´ umero de bi ’s iguales a p es el mismo que el de ci ’s. divide al primer factor invariante de cualquier otra descomposici´ on. Tambi´ en es obvio que o(pyi ) = bi /p y o(pzi ) = ci /p. . . Supongamos que la unicidad se cumple para m´ odulos cuyo u ´ltimo factor invariante se descomponga en n factores primos y que bm se descompone en n + 1 primos.

. luego G tiene a lo sumo n elementos. 6) y los del segundo son (12). luego hxi i ∼ = A/ o(xi ) y lo mismo vale para los sumandos hyi i. Entonces existen descomposiciones M = M 0 ⊕ hx1 i ⊕ · · · ⊕ hxm i N = N 0 ⊕ hy1 i ⊕ · · · ⊕ hym i . los factores invariantes del primero son (2. m. Por ejemplo el grupo Σ3 tiene elementos de orden 2 y 3. . . Es claro que la aplicaci´ on fi : A −→° hxi i ¢ dada por fi (u) =° uxi ¢ es un epimorfismo de A-m´ odulos cuyo n´ ucleo es o(xi ) . m. N dos A-m´ odulos finitamente generados. Ahora ya podemos concluir que C2 × C2 × C3 y C12 son no isomorfos. Entonces M ∼ olo si M y N tienen el mismo rango = N si y s´ y los mismos factores invariantes (o el mismo rango y los mismos divisores elementales). concretamente. . luego su exponente es 6.10 Sea A un dominio eucl´ ıdeo y M . es decir. Lo que hemos probado es que en un grupo abeliano finito. pero no tiene elementos de orden 6. Entonces todo elemento de G es ra´ ız del polinomio xn − 1. En general. al m´ ınimo com´ un m´ ultiplo de los ´ ordenes de los elementos de un grupo finito G se le llama exponente de G (y es siempre un divisor de |G|). . 2. M ∼ = N.12: Si G es un subgrupo finito del grupo multiplicativo de un dominio ´ ıntegro D. Ejercicio: Probar que un grupo abeliano finito posee subgrupos de todos los ´ ordenes que dividen al orden del grupo. donde M 0 y N 0 son m´ odulos libres del mismo rango y o(xi ) = o(yi ) para i = 1.288 Cap´ ıtulo 16. concluimos que G es c´ ıclico. luego hxi i ∼ = hyi i para i = 1. ´ n: Una implicaci´ Demostracio on es obvia. el exponente es el u ´ltimo factor invariante y por lo tanto es el orden de un elemento de G. Por otra parte M 0 ∼ odulos libres del mismo rango. . = N 0 porque son dos m´ A partir de un isomorfismo entre cada sumando directo podemos construir un isomorfismo entre las dos sumas. 3). . Un hecho importante que hemos obtenido en esta prueba es que en un grupo abeliano finito G existe un elemento cuyo orden es m´ ultiplo del orden de todos los dem´ as elementos de G. cosa que en general no es cierta. . El teorema siguiente resume la situaci´ on de la forma m´ as clara: Teorema 16. sea n el exponente de G. y como hay un elemento de orden n. un elementos cuyo orden sea el u ´ltimo factor invariante. pues los divisores elementales del primero son (2. . Esta observaci´ on sobre el exponente nos proporciona una prueba alternativa del teorema 9. 3). pues es f´ acil ver que a partir de dos descomposiciones distintas de tipo 1) se pueden conseguir dos descomposiciones distintas de tipo 2). Alternativamente. y los del segundo son (4. M´ odulos finitamente generados h) La unicidad de los divisores elementales se deduce de la de los factores invariantes. Supongamos que M y N tienen el mismo rango y los mismos factores invariantes o divisores elementales.

Teorema 16. entonces pe | rm − 1. luego |G| ≤ m. se llaman ra´ ıces primitivas m´ odulo p. luego p − 1 | m (pues r tiene orden p − 1 m´ odulo p). los generadores de Up . El hecho m´ as elemental es que si p es un primo el grupo Up consta de todas las clases no nulas de Z/pZ y es c´ ıclico. Los teoremas de estructura nos dan una prueba m´ as elegante de este mismo hecho: si G es un subgrupo finito del grupo multiplicativo de un cuerpo K y su exponente es m. donde r es una cierta ra´ ız primitiva m´ odulo p (elegida adecuadamente). Por lo tanto |G| = m y G = hg i. y la otra desigualdad es obvia. Esto prueba que el orden de [r] es p − 1. aunque m´ as en general tenemos el resultado de 9. ´ n: Puesto que el orden de Upe es φ(pe ) = pe−1 (p − 1).11 Sea p un primo impar y e ≥ 2. es decir. Entonces definimos r = sp e−1 ≡ s (m´ od p). luego p | rm − 1. entonces G tiene un elemento de orden p.12. pues el orden de cualquier elemento divide al orden del grupo. . seg´ un el cual todo subgrupo finito del grupo multiplicativo de un dominio ´ ıntegro es c´ ıclico. 16.2.2 La estructura de los grupos de unidades Seguidamente vamos a obtener la estructura de unos grupos abelianos importantes. Consideremos ahora los grupos Upe . que seg´ un sabemos son los grupos de Galois de los cuerpos ciclot´ omicos. entonces el polinomio xm − 1 tiene tantas ra´ ıces como elementos tiene G. Recordemos que las ra´ ıces primitivas de la unidad de Z/pZ. Entonces el grupo Upe es c´ ıclico y un generador es [r(p + 1)]. Adem´ as [r]p−1 = [s]p e−1 (p−1) = [1]. Lo que estos teoremas garantizan es que los resultados que vamos a obtener sobre grupos de unidades tienen an´ alogos en cualquier grupo abeliano finito. En el ap´ endice A se encuentra una aplicaci´ on interesante de los teoremas de estructura a la teor´ ıa de cuerpos. Sea s una ra´ ız primitiva m´ odulo p cualquiera. La estructura de los grupos de unidades 289 Ejercicio: Probar que si G es un grupo abeliano finito y p es un primo que divide al orden de G. donde p es primo. No necesitamos teoremas generales para obtener la estructura de grupos particulares. Es importante notar que aqu´ ı no vamos a necesitar los teoremas de estructura que acabamos de probar.16. pues G es abeliano y tiene un elemento g de orden m. basta Demostracio probar que [r] tiene orden p − 1 y [p + 1] tiene orden pe−1 .13. los grupos Un de las unidades de los anillos Z/nZ. con lo que r tambi´ en es una ra´ ız primitiva m´ odulo p. Lo probamos esencialmente en 5. Si [r]m = [1].

ya que si se cumpliera 2e | 5r +1 para alg´ un r. Por lo tanto el orden de [1 + p] es exactamente pe−1 . El orden de U2e es 2e−1 . M´ odulos finitamente generados e−2 Veamos por inducci´ on sobre e ≥ 2 que (1 + p)p ≡ 1 + kpe−1 (m´ od pe ). entonces U2e ∼ = C2 × C2e−2 . esta expresi´ on es de la forma 1 + tpe + bpe+1 . Una simple inducci´ on muestra que para e ≥ 3 52 de donde [5]2 e−3 e−3 e−1 = (1 + 22 )2 e−3 ≡ 1 + 2e−1 (mod 2e ). luego ≠ [−Æ ≠ [5] Æ tienen intersecci´ su suma es directa. luego e−1 (1 + p)p ≡ 1 + tpe (m´ od pe+1 ). Para potencias mayores la situaci´ on es la siguiente: Teorema 16. ≠ Æ ≠ Æ De este modo. Por otra parte [−1] no es una potencia de [5]. Si el orden fuera menor e−2 que pe−1 . Por ejemplo U300 ∼ = U4 × U3 × U25 ∼ = C2 × C2 × C20 . . 6= [1]. luego p | k. donde j = 0.10): Teorema 16.13 Si m y n son primos entre s´ ı. El teorema anterior no es v´ alido para p = 2. Un generador del primer factor es [−1] y un generador del segundo es [5]. . es decir. entonces Umn ∼ = Um × Un . todo elemento de U2e se expresa de forma u ´nica como ±[5]j . donde t = k + ap 6≡ 0 (m´ od p). . entonces tendr´ ıamos que [1 + p]p = [1]. luego el orden de [5] es 2e−2 . Con esto conocemos la estructura de todos los grupos de unidades. . los subgrupos 1] y on trivial. con t 6≡ 0 (m´ od p). As´ ı pues. Entonces (1 + p)p e−1 = (1 + tpe−1 )p = 1 + ptpe−1 + · · · + tp pp(e−1) . . Por lo tanto al tomar clases m´ odulo pe resulta [1 + p]p = [1]. Para completar la clasificaci´ on de los grupos de unidades recordamos un hecho que ya usamos en el cap´ ıtulo V para probar que la funci´ on de Euler es multiplicativa (y que es consecuencia inmediata del teorema 5.12 Si e ≥ 3. [kpe−1 ] = [0]. 2e−2 − 1. Como aplicaci´ on vamos a usar esta informaci´ on para determinar los restos cuadr´ aticos m´ odulo enteros arbitrarios. pero m´ odulo 4 es [5]r = [1]r = [1] 6= [−1]. mientras que 52 e−2 ≡ (1 + 2e−1 )2 ≡ 1 (mod 2e ). para un cierto k (dependiente de e) tal que k 6≡ 0 (m´ od p). no necesariamente primos. o sea. contradicci´ on. Claramente [−1] tiene orden 2.290 Cap´ ıtulo 16. Obviamente U2 = 1 y U4 ∼ = C2 . luego el orden de la clase [1 + p] ha de ser un divisor de pe−1 . Como p > 2 y e ≥ 2. [−1] × [5] tiene 2e−1 elementos y por consiguiente es todo el grupo U2e . Para e = 2 se cumple con k = 1. tenemos (1 + p)p = 1 + kpe−1 + ape = 1 + tpe−1 . entonces 4 | 5r + 1. e−2 Supuesto cierto para e.

Entonces un entero n es un resto cuadr´ atico m´ odulo m si y s´ olo si es un resto i cuadr´ atico m´ odulo pe i para i = 1. Si m es impar esto equivale a que n sea un resto cuadr´ atico m´ odulo pi para i = 1. Si e ≥ 3. ´ n: Una implicaci´ Demostracio on es obvia. Tomando clases m´ odulo p queda [m] = [r]i . r . distinta. si m ≡ 1 (m´ od 8).15 Un entero impar m es un resto cuadr´ atico m´ odulo 4 si y s´ olo si m ≡ 1 (m´ od 4).16 Sea m = pe 1 · · · pr . . es decir. m es un resto e cuadr´ atico m´ odulo p . entonces m ≡ r2 (m´ od 2e ) para cierto entero r. como siempre. As´ ı m ≡ r2k (1 + p)2k ≡ (rk (1 + p)k )2 (m´ od pe ). .12. r.16. . j e que tambi´ en ser´ a de la forma r ≡ ±5 (m´ od 2 ). luego [r]i = [r]2j .14 Sea p un primo impar y e ≥ 2. entonces por el teorema Demostracio 16. entonces ±5i ≡ 1 (m´ od 8). 2j e Por lo tanto m ≡ 5 (m´ od 2 ) ≡ 25j (m´ od 8) ≡ 1 (m´ od 8). . luego por el i i e teorema 16.2. y por i 2j e lo tanto ±5 ≡ 5 (m´ od 2 ). pues (2/15) = (2/3)(2/5) = (−1)(−1) = 1. . pero precisamente porque (2/3) = (2/5) = −1. luego el signo ha de ser positivo e i ha de ser par. . La situaci´ on para p = 2 es. Ahora queda claro lo que dijimos en el cap´ ıtulo XIV sobre que el hecho de que un s´ ımbolo de Jacobi (m/n) valga 1 no implica que m sea un resto cuadr´ atico m´ odulo n. Teorema 16. pr son primos distintos. Entonces un entero m es un resto cuadr´ atico m´ odulo pe si y s´ olo si es un resto cuadr´ atico m´ odulo p. y es un resto cuadr´ atico m´ odulo 2e con e ≥ 3 si y s´ olo si m ≡ 1 (m´ od 8). . luego es un resto cuadr´ atico. donde p1 . La estructura de los grupos de unidades 291 Teorema 16.10 y de los teoremas anteriores. . Entonces m ≡ (5j )2 (m´ od 2e ). tenemos que 2 no es un resto cuadr´ atico m´ odulo 15. er 1 Teorema 16. ´ n: El caso e = 2 es claro. i = 2k. La unicidad de la expresi´ on exige que el signo sea positivo y que i = 2j (si tomamos los exponentes reducidos m´ odulo 2e−2 ). Por definici´ on m es una unidad m´ odulo pe . Como [m] es un resto cuadr´ atico m´ odulo p existe un entero s tal que [r]i = [s]2 . Como r es una ra´ ız primitiva. donde r es una cierta ra´ ız primitiva m´ odulo p. Si m es un resto cuadr´ atico. . existe un entero j tal que [s] = [r]j .11 se cumple que m ≡ r (1 + p) (m´ od p ). . luego r2 ≡ 52j (m´ od 2e ). por lo que i es par. y como se cumple que 52 ≡ 1 (m´ od 8). las potencias de 5 s´ olo son congruentes con 1 y con 5 m´ odulo 8. m ≡ ±5i (m´ od 2e ). El resultado siguiente es consecuencia inmediata del isomorfismo definido en el teorema 5. . de donde resulta que i ≡ 2j (m´ od p − 1). Rec´ ıprocamente. i = 2j . . Supongamos que m es un resto cuadr´ atico m´ odulo p. .

.

por lo que no vamos a demostrarla. una de sus ra´ ıces tiene la forma x = u + v . es decir. con a 6= 0. b y c en un cuerpo de caracter´ ıstica distinta de 2 pueden obtenerse mediante la f´ ormula √ −b ± b2 − 4ac x= .) 2 4 27 3u a su vez 3ac − b2 2b3 − 9abc + 27a2 d y q = . No obstante es instructivo conocer su aspecto: Dada una ecuaci´ on c´ ubica ax3 + bx2 + cx + d = 0. 2a √ donde b2 − 4ac representa a una ra´ ız cuadrada del elemento b2 − 4ac. mientras que una f´ ormula similar que permita resolver ecuaciones polin´ omicas de tercer grado no fue hallada hasta el siglo XVI. por el matem´ atico Cardano (si bien Tartaglia afirmaba que fue ´ el quien la encontr´ o y se la comunic´ o a Cardano bajo palabra de no revelarla). En caso de que u = 0. los valores de v se obtienen mediante otra expresi´ on del mismo estilo. 3a2 27a3 Las dos soluciones restantes se obtienen cambiando la elecci´ on de la ra´ ız c´ ubica que define a u. p= 293 . donde s r 3 q q2 p3 p u= − + + y v=− (en el supuesto de que u 6= 0. La f´ ormula de Cardano es demasiado complicada para que resulte de utilidad pr´ actica. Esta f´ ormula es conocida desde la antig¨ uedad. 2 un elemento cuyo cuadrado es b − 4ac.20) vimos que las soluciones de una ecuaci´ on de segundo grado ax2 + bx + c = 0 con coeficientes a.Cap´ ıtulo XVII Resoluci´ on de ecuaciones por radicales En el cap´ ıtulo V (teorema 5.

. productos. Resoluci´ on de ecuaciones por radicales Vemos. . an . 17. cocientes y extracci´ on de ra´ ıces. . . productos. rn de manera que ar 1 ∈ k y ai ∈ k (a1 . an en K tales que K = k(a1 .1 Una extensi´ on de cuerpos K/k es radical si existen elementos a1 . Sus diez ra´ ıces cumplen s √ √ 5± 5 5 5 5 ± 5 x = . Por lo tanto. Definici´ on 17. n. En general todos los elementos de K se pueden obtener a partir de los de k mediante sumas. que las soluciones de la ecuaci´ on ax3 + bx2 + cx + d = 0 pueden obtenerse a partir de los coeficientes a. . la ecuaci´ on an xn + an−1 xn−1 + · · · + a1 x + a0 = 0. Posteriormente el matem´ atico Ferrari obtuvo la soluci´ on (todav´ ıa m´ as compleja) de las ecuaciones polin´ omicas de grado 4. pues. Se entiende que resolver la ecuaci´ on de grado n significa encontrar una f´ ormula que exprese sus ra´ ıces en t´ erminos de sumas. a2 ) son polinomios en a2 con coeficientes en k(a1 ) y a2 es una ra´ ız r2 -´ esima de un elemento de k(a1 ). cocientes y extracci´ on de ra´ ıces. Esto equivale a que las ra´ ıces de p(x) se puedan expresar mediante sumas. . . restas. . productos. As´ ı. obtuvo una expresi´ on similar de las ra´ ıces de una ecuaci´ on polin´ omica de grado 4 en funci´ on de sus coeficientes. luego x= . . 2 2 . cocientes y extracci´ on de ra´ ıces a partir de sus coeficientes a0 . Sin embargo en este cap´ ıtulo probaremos que el teorema de Ferrari es el mejor resultado posible en este terreno. an ) y existen naturales no nulos ri 1 r1 . . .1 Extensiones radicales El primer paso en el problema que hemos planteado es dar una definici´ on algebraica precisa del concepto de ‘expresabilidad mediante ra´ ıces’. . . . . . si p(x) es un polinomio no constante con coeficientes en un cuerpo k. productos. es claro que a est´ a contenido en una extensi´ on radical de k. b. diremos que la ecuaci´ on p(x) = 0 es resoluble por radicales si existe una extensi´ on radical K/k tal que p(x) se escinde en K . . . . restas. . . Con esto quedaba planteado el problema de resolver la ecuaci´ on general de grado n. o sea. .294 Cap´ ıtulo 17. los elementos de k(a1 . . . para i = 2. es decir. si un elemento a admite una expresi´ on de este tipo a partir de ciertos elementos de k. cocientes y ra´ ıces a partir de los elementos de k. Rec´ ıprocamente. que no existe tal f´ ormula para polinomios de grado ≥ 5. los elementos de k(a1 ) son polinomios en a1 con coeficientes en k y a1 es una ra´ ız r1 -´ esima de un elemento de k. ai−1 ). c y d mediante f´ ormulas consistentes en sumas. Ejemplo Consideremos la ecuaci´ on x10 − 5x5 +5 = 0.

entonces ai y v son conjugados. luego existe un σ ∈ G(N/k) tal que σ (ai ) = v . donde ω es una ra´ ız quinta primitiva de la unidad. Entonces la extensi´ on N/k es radical (y de Galois). Es obvio que las extensiones Ki /k son todas radicales. . . ai ). Kr todos ellos k-isomorfos a K y tales que N = K1 · · · Kr . ´ n: Sea K = k(a1 . . . . . . . (17. .17.2) .2 Sea k un cuerpo de caracter´ ıstica 0 y K/k una extensi´ on radical. Los polinomios pi (x) se escinden en N y N es la adjunci´ on a k de sus ra´ ıces (pues esta extensi´ on es normal y contiene a K . Llamemos pi (x) = pol m´ ın(ai . podemos considerar la cadena de cuerpos intermedios Ki = k(a1 . En estos t´ erminos.1) Si adem´ as la extensi´ on es de Galois podemos considerar los grupos asociados Gi = G(K/Ki ). β= 2 2 (las ra´ ıces quintas se eligen arbitrariamente). . Por lo tanto una ecuaci´ on es resoluble por radicales si y s´ olo si su cuerpo de escisi´ on est´ a contenido en una extensi´ on radical de Galois. . . arn ) se cumple la definici´ on de extensi´ on radical. . De aqu´ ı se sigue que existen cuerpos K1 . α ⊂ Q 5. notar que ciertamente toda extensi´ on radical es finita. . a1n . . k). ain de manera que Ki = k(ai1 . . . . . . y tambi´ en es claro que K/Q es una extensi´ on radical. . . . Si K = k(a1 . . α. . . . i con ar i ∈ Ki−1 . y α. . ain ) y se cumpla la definici´ on de extensi´ on radical. an ) seg´ Demostracio un la definici´ on 17. luego existen elementos ai1 . . Entonces σ [K ] es un cuerpo k-isomorfo a K que contiene a v . que forman una cadena 1 = Gn ≤ Gn−1 ≤ · · · ≤ G1 ≤ G(K/k). Ante todo. de manera que k = K0 ⊂ K1 ⊂ K2 ⊂ · · · ⊂ Kn = K. luego todas ellas est´ an en K . Extensiones radicales 295 Esta f´ ormula prueba que la ecuaci´ on es resoluble por radicales. Sea N la clausura normal de K sobre k. . Teorema 17. El teorema siguiente justifica que podemos limitarnos a trabajar con extensiones radicales de Galois. las ra´ ıces de la ecuaci´ on son ω i α y ω i β . y N es la m´ ınima extensi´ on que cumple esto). . para i = 1. . Si v es una ra´ ız en N de pi (x).1.1. . . ω . y cada extensi´ on intermedia es de la forma Ki = Ki−1 (ai ). . . ω . Es f´ acil ver que tomando N = k(a11 . . β = K. an ) es una extensi´ on radical. β son s s √ √ 5 5 5 5 + 5 5 − α= . ar1 . . 5. . ω ⊂ Q 5. . Para expresarlo en t´ erminos de la definici´ on que hemos dado consideramos los cuerpos °√ ¢ °√ ¢ °√ ¢ °√ ¢ Q ⊂ Q 5 ⊂ Q 5. (17.

como son k-conjugadas. pero |K : k| = d. es decir. luego existe un entero i determinado m´ odulo n tal que σ (u) = ω i u. . . Consideremos la aplicaci´ on f : G(K/k) −→ Z/nZ dada por f (σ ) = [i]. la condici´ on (17. tendremos que una extensi´ on finita de Galois K/k es radical si y s´ olo si el grupo G(K/k) tiene una sucesi´ on de subgrupos (17. n 3) → 1) Sea b = un . luego los elementos η i u para i = 0. luego son todas sus ra´ ıces. el elemento σ (u) ha de ser otra ra´ ız de p(x). Es claro que el polinomio p(x) = xn − b ∈ k[x] tiene n ra´ ıces distintas en K . luego a = ud es fijado por el grupo de Galois y est´ a. . η i+1 σ i+1 (w) = v . ´ n: 1) → 2) Sea G(K/k) = hσ i y η = ω n/d ∈ k. n un n´ umero natural no nulo y ω ∈ k una ra´ ız n-sima primitiva de la unidad. d − 1 son k-conjugados.3). Adem´ as σ (ud ) = σ (u)d = η d ud = ud . . . 3.296 Cap´ ıtulo 17. . . Por el teorema 15. nos permitir´ a resolver el problema que nos hemos planteado. Adem´ as d n/d n/d u = (u ) =a ∈ k. xd − a es irreducible en k[x]. σ i (u) = η i u. salvo una restricci´ on t´ ecnica. K = k(u) para un cierto u tal que un ∈ k. para i = 1. Por hip´ otesis K = k(u).2) que cumplan (17. Resoluci´ on de ecuaciones por radicales Ahora la clave es que vamos a probar que. El polinomio xd − a ∈ k[x] tiene por ra´ ıces a todos los η i u para i = 1. . Llamando En general. Esta caracterizaci´ on algebraica es f´ acil de comprobar si se conoce el grupo de Galois y. K/k es una extensi´ on c´ ıclica de grado d | n. y si u es una ra´ ız en K de dicho polinomio.2 existe un w ∈ K tal que v= Pd−1 d−1 X i=0 η i σ i (w) 6= 0. 2) → 3) Sea u una ra´ ız de xd − a en K . d − 1. ra´ Demostracio ız d-´ esima primitiva de la unidad. Por lo tanto p(x) se escinde en K y sus ra´ ıces son separables. como veremos. Si adjuntamos a k cualquiera de las ra´ ıces de xd − a obtenemos una extensi´ on de grado d. Teorema 17. . Las afirmaciones siguientes son equivalentes: 1. n. por consiguiente. . . luego obtenemos K . . 2. (17.3 Sea K/k una extensi´ on de cuerpos. Pd−1 i=0 Entonces ησ (v ) = η i=0 η i σ i+1 (w) = u = v −1 tenemos que σ (u) = η u. K es el cuerpo de escisi´ on sobre k de un polinomio de la forma xd − a irreducible en k[x]. en k. Concluimos que K/k es una extensi´ on finita de Galois. Adem´ as. entonces K = k(u). se escinde en K [x].1) equivale a que Gi E Gi−1 y Gi−1 /Gi es c´ ıclico. . Para cada σ ∈ G(K/k). a saber: ω i u.3) De este modo.

2 Grupos resolubles Las consideraciones de la secci´ on anterior llevan de forma natural a la definici´ on siguiente: Definici´ on 17. Ejercicio: Admitiendo que un grupo es resoluble si y s´ olo si tiene una serie c´ ıclica. Es inmediato que todo grupo abeliano G es resoluble. Una serie es abeliana. Los subgrupos Gi se llaman t´ erminos de la serie y los cocientes Gi+1 /Gi se llaman factores de la serie. Grupos resolubles 297 Se trata de grupos. ° de un ¢ homomorfismo j i entonces τ σ (u) = ω ω (u). Sin embargo hay grupos resolubles que no son abelianos. En general. Por ejemplo una serie abeliana de Σ3 viene dada por 1 E A3 E Σ3 . 17. luego c´ ıclico de orden divisor de n. Sucede que es equivalente —despu´ es lo probaremos—. un polinomio es resoluble por radicales si y s´ olo si su grupo de Galois es resoluble. En estos t´ erminos. quiz´ a el lector piense que deber´ ıamos haber definido un grupo resoluble como un grupo con una serie c´ ıclica. A4 /V4 ∼ engase en cuenta que un grupo de orden primo ha = C3 y Σ4 /A4 ∼ = C2 (t´ de ser c´ ıclico). El nombre de ‘resoluble’ se debe a que. Para sortear este obst´ aculo necesitaremos algo de teor´ ıa de grupos. seg´ un veremos. entonces K/k es radical si y s´ olo si G(K/k) es resoluble. una sucesi´ on de subgrupos (17. etc. Ahora V4 /1 ∼ = C2 × C 2. Tambi´ en es f´ acil ver que se trata de un monomorfismo. Observemos que si en 2) queremos obtener el elemento u que cumple a = ud ∈ k y K = k(u). luego f (στ ) = f (σ ) + f (τ ). probar que si K/k es una extensi´ on de Galois de grado n y k contiene una ra´ ız n-sima primitiva de la unidad. c´ ıclicos. pero la definici´ on que hemos dado resulta ser m´ as manejable. etc. Una serie abeliana de Σ4 es 1 E V4 E A4 E S4 . luego G(K/k) es isomorfo a un subgrupo de Z/nZ. Los factores son A3 /1 ∼ = C3 y Σ3 /A3 ∼ = C2 .4) tal que cada cociente Gi+1 /Gi sea un grupo abeliano. donde σ es un generador del grupo de Galois y η una ra´ ız d-´ esima primitiva de la unidad en k. . un grupo es resoluble si tiene una serie abeliana. pues 1 E G es ya una serie abeliana de G.3) y viceversa. si todos sus factores son grupos abelianos.4) se llama una serie de G.17.2. c´ ıclica. Ahora vemos la restricci´ on t´ ecnica de la que habl´ abamos antes y que nos impide pasar directamente de (17.1) a (17. pues si σ (u) = ω i v y τ (u) = ω j v . simplemente hemos de buscar un u que cumpla σ (u) = η u. Seg´ un lo dicho en la secci´ on anterior.4 Un grupo finito G es resoluble si existe una sucesi´ on de subgrupos de G 1 = G0 E G1 E · · · E Gn = G (17.

298 Cap´ ıtulo 17. El teorema siguiente da cuenta de ello. ° Gi+1 N/N ) (Gi N/N ) ∼ = Gi+1 N Gi N = Gi+1 (Gi N ) Gi N . 2) Si 1 = G0 E G1 E · · · E Gn = G es una serie abeliana de G entonces 1 = G0 N/N E G1 N/N E · · · E Gn N/N = G/N es una serie abeliana de G/N . ´ n: 1) Sea 1 = G0 E G1 E · · · E Gn = G una serie abeliana Demostracio de G. Una de las razones por las que la mayor´ ıa de los grupos son resolubles es que la resolubilidad se conserva por la mayor´ ıa de las operaciones que pueden realizarse con grupos. pues por los teoremas de isomorf´ ıa . entonces G es resoluble. 4. Si H y K son subgrupos resolubles de un grupo G y H E G. Informalmente podemos decir que la mayor´ ıa de los grupos finitos son resolubles. . . Por lo tanto H es resoluble. Si G es un grupo resoluble y N E G. 2. 3. ∼ = Gi+1 (Gi+1 ∩ Gi N ) . Entonces 1 = G0 ∩ H E G1 ∩ H E · · · E Gn ∩ H = H es una serie abeliana de H . . el primero tambi´ en lo es. entonces H es resoluble. y como el u ´ltimo grupo es abeliano. Al mismo tiempo. las propiedades que vamos a ver son las que nos permitir´ an esquivar las ra´ ıces de la unidad en la caracterizaci´ on de las extensiones radicales.5 Se cumple: 1. Si G es un grupo resoluble y H ≤ G. En particular el producto directo de grupos resolubles es resoluble. por el segundo teorema de isomorf´ ıa.° ¢ (Gi+1 ∩ H ) (Gi ∩ H ) = (Gi+1 ∩ H ) Gi ∩ (Gi+1 ∩ H ) . ∼ = Gi (Gi+1 ∩ H ) Gi ≤ Gi+1 /Gi . entonces HK es resoluble. Teorema 17. . Resoluci´ on de ecuaciones por radicales M´ as adelante veremos ejemplos de grupos no resolubles. entonces G/N es resoluble. . Si G es un grupo y N es un subgrupo normal de G tal que N y G/N son resolubles. pues.° ¢ ∼ = (Gi+1 /Gi ) (Gi+1 ∩ Gi N )/Gi . El menor grupo no resoluble tiene 60 elementos y es el u ´nico grupo no resoluble de orden menor que 120.

No es posible insertar t´ erminos indefinidamente porque el producto de los ´ ordenes de los factores de una serie es igual al orden de G. seg´ un el teorema 9. los grupos resolubles tienen series c´ ıclicas. El hecho de que entre dos t´ erminos Gi C Gi+1 no sea posible insertar ning´ un subgrupo. por el apartado anterior HK tambi´ en lo es.27. la serie estricta 1 C G puede extenderse hasta llegar a una serie estricta 1 = G0 C G1 C · · · C Gn = G en la que ya no sea posible insertar m´ as t´ erminos. pero entonces G es abeliano. Por el tercer teorema de isomorf´ ıa cualquier factor de cualquier serie de un grupo resoluble es resoluble. Grupos resolubles 299 y el u ´ltimo grupo es un cociente del grupo abeliano Gi+1 /Gi . a que ning´ un factor Gi+1 /Gi posea subgrupos normales 1 C H/Gi C Gi+1 /Gi . equivale. que no haya subgrupos H tales que Gi C H C Gi+1 . La idea es tomar series lo m´ as largas posibles. que es resoluble por ser cociente de K . Por lo tanto G/N es resoluble. 4) Por el teorema de isomorf´ ıa. HK/H ∼ = K/(H ∩ K ). como anticip´ abamos.2. luego es resoluble. luego el n´ umero de factores nunca puede superar el orden de G. luego es simple. Como H tambi´ en es resoluble. Como todos los subgrupos de un grupo abeliano son normales s´ olo puede ser simple si no tiene subgrupos.17.6 Un grupo finito es simple y resoluble si y s´ olo si es c´ ıclico de orden primo. Si un grupo G es simple y resoluble su u ´nica serie es 1 C G. Dado un grupo finito no trivial G. y es abeliano. Ahora bien: Teorema 17. luego ha de ser una serie abeliana. Ahora ya podemos probar que. Un grupo no trivial G que no posea subgrupos normales propios es un grupo simple. o sea. Diremos que una serie de un grupo es estricta si cada t´ ermino es un subgrupo estricto del siguiente. luego un grupo resoluble tiene una serie estricta formada por grupos simples y resolubles a la vez. ´ n: Un grupo c´ Demostracio ıclico de orden primo no tiene subgrupos propios. . es decir. Acabamos de probar que todo grupo finito no trivial posee una serie estricta cuyos factores son simples. Entonces una serie abeliana de G es claramente 1 = N0 E N1 E · · · E Nn = H0 E H1 E · · · E Hm = G. si ning´ un factor es trivial. 3) Sean y 1 = No E N1 E · · · E Nn = N 1 = Ho /N E H1 /N E · · · E Hm /N = G/N series abelianas de N y G/N respectivamente.

que generan An . c). b)(c. b. c. c) ∈ N . c)−1 ∈ N .8 Si n ≥ 5 entonces el grupo alternado An es un grupo simple y no abeliano. Consideremos un producto de dos trasposiciones. a)−1 = (c. d) = (a. Consecuentemente hemos probado: Teorema 17. concluimos igualmente que σ ∈ N . pero todav´ ıa necesitaremos un hecho m´ as para demostrar que la ecuaci´ on general de grado n no es resoluble por radicales cuando n ≥ 5. Si N contiene un elemento de la forma (a. c) ∈ N. c. b)(a. c). c)(c. d.18 existe una permutaci´ on τ ∈ Σn tal que (a. d. G es c´ ıclico. luego N = An . e. e)(a. Ha de ser de la forma (a. donde ahora la permutaci´ on (a. y σ = (c. c) = (a. b. Si τ ∈ An entonces σ = (a. Resoluci´ on de ecuaciones por radicales Por definici´ on de grupo simple G no es trivial. Si N E A5 y N 6= 1. b. a. b)(c.c)τ . d. La causa reside fundamentalmente en el teorema que probamos a continuaci´ on: Teorema 17. Entonces hg i 6= 1. b. d. b. a) = (a. En efecto. c)τ es par y. a)(a. d) = (b. e)(b. b)(a. e)(a. c) = (c.300 Cap´ ıtulo 17. b. por el teorema 9. b. Todo elemento de An se puede expresar como producto de un n´ umero par de trasposiciones. b. b. G = hg i. entonces G tiene una serie cuyos factores son grupos c´ ıclicos de orden primo.c) . b)(c. b. d. En el segundo (a. o sea. a)(a. En particular An y Σn no son resolubles. entonces (a. c. b. un elemento de N ha de ser de la forma (a. d). e). d). a. sea (a. c. e. b. b. b. luego existe un g ∈ G no trivial. Si N contiene un elemento de la forma (a. y cada par de trasposiciones se puede sustituir por un producto de ciclos de longitud 3. c)τ = σ . 2) Si un subgrupo N E An contiene un ciclo de longitud 3. ´ n: Dividimos la prueba en varios pasos: Demostracio 1) An est´ a generado por los ciclos de longitud 3. Pero un grupo c´ ıclico posee subgrupos para todos los divisores del orden del grupo. c). Por lo tanto N contiene a todos los ciclos de longitud 3. como (c. c. Con esto ya podemos caracterizar las extensiones radicales. luego el orden de G ha de ser un n´ umero primo. En el primer caso (a. 3) A5 es simple.e) = (a. . b.b)(d. d) o bien de la forma (a. y como G no tiene subgrupos propios. c)τ ∈ N τ = N . Si τ es impar. luego toda permutaci´ on de An se expresa como producto de ciclos de longitud 3. c) ya hemos visto que N = A5 . b. c.7 Si G es un grupo finito resoluble. e) o bien (a. Si σ es cualquier otro ciclo de longitud 3. (a. (a. entonces N = An . b. b.

donde u y v son elementos distintos de los anteriores (estamos en el caso en que n ≥ 6). luego N ∩ An = 1 o bien N ∩ An = An . d) (a. 3). Con precisi´ on. Para construirla partiremos de G y en cada paso tomaremos el menor subgrupo que podamos sin que el cociente deje de ser abeliano. Entonces ° ¢(a. El hecho de que An es no abeliano para n ≥ 5 es consecuencia inmediata de que An contiene a A4 . c. d) = (a. 3)(1. As´ ı An ≤ An+1 . La serie descrita en el teorema 17. 4) Finalmente probamos que An+1 es simple suponiendo que lo es An .e) (a. etc. b. luego tambi´ en N = A5 . Si N contiene un elemento de la forma (a.b. 3). 2. σ 6= 1. b) ∈ N. b)(c. 3) = (1. se cumple que τ (j ) = n + 1 y como σ (k) = l. es decir. Tenemos que N ∩ An E An . Su inter´ es reside en que sus factores son los m´ as sencillos posibles. luego στ 6= 1. b)(c. Sea j = σ (n + 1) 6= n + 1. Si se da el segundo caso. d. d)(b.v) . Veamos que no puede ocurrir N ∩ An = 1. Por lo tanto A5 es simple. tambi´ en τ (l) = u. 3) puede considerarse como permutaci´ on de A3 o de A4 . Por lo tanto (στ )(n + 1) = n + 1. pero a veces interesa todo lo contrario. trabajar con una serie abeliana de longitud m´ ınima. Sea τ = σ (n+1. En consecuencia podemos encontrar ´ ındices k 6= l distintos de j y de n + 1 tales que σ (k) = l (en la expresi´ on de σ como producto de ciclos disjuntos aparecer´ an al menos 4 ´ ındices). La teor´ ıa de grupos resolubles va mucho m´ as all´ a del alcance de este libro. Notemos que una permutaci´ on como (1. 2)(1. b)(c.l. 2) = (2. 2. sea e distinto de a. tenemos que στ ∈ N . mientras que (στ )(k) = u. Tiene tantos factores como primos aparecen en el orden de G.2. d) = (a. En tal caso sea σ ∈ N . contradicci´ on. Como σ (n + 1) = j .17. e)(c. Como hemos conjugado por una permutaci´ on par. luego N = An+1 . Puede probarse que A5 es el menor grupo simple no abeliano y tambi´ en el menor grupo no resoluble. entonces N contiene todos los ciclos de longitud 3 de An . Tampoco puede ser un ciclo de longitud 3 porque entonces N = An+1 . Tambi´ en hemos visto que Σn es resoluble para n ≤ 4. . pero στ ∈ N ∩ An . Grupos resolubles 301 luego tambi´ en N = A5 . y por hip´ otesis de inducci´ on es simple. (1. Aunque no nos va a hacer falta m´ as adelante demostraremos un u ´ltimo resultado sobre estos grupos porque involucra un concepto b´ asico de la teor´ ıa general de grupos que es conveniente conocer. 2. que es un grupo no abeliano: (1. d). La permutaci´ on σ no puede ser una trasposici´ on porque ser´ ıa impar. podemos identificar An con el conjunto de las permutaciones de An+1 que dejan fijo a n + 1.7 tiene la mayor longitud posible. e. Sea N E An+1 y N 6= 1. b)(c.j )(k.u.

si G es resoluble y 1 = Hn E · · · E H1 E H0 = G es una serie abeliana de G. luego sus conjugados tambi´ en. y ]. ´ n: 1) Es inmediato que si x. Entonces 1. g ∈ G entonces [x. Claramente el cociente G/G0 es abeliano. luego (xG0 )(yG0 ) = (yG0 )(xG0 ). Si N E G. Claramente se cumple · · · Gn+1) E Gn) E · · · E G1) E G0) = G. es decir. Si G/N es abeliano entonces para todo x. pues si xG0 . y ] = x−1 y −1 xy . pues. Definimos el derivado n-simo Gn) de un grupo G mediante ≥ ¥0 G0) = G. G0g ≤ G0 . 1 = Gn) E ··· E G1) E G0) = G. Teorema 17. G0 E G y G/G0 es un grupo abeliano.9 Sea G un grupo. luego [x. n. . si vale para i. entonces H 0 ≤ G0 . Si existe un n´ umero n tal que Gn) = 1 entonces la serie derivada es abeliana. Su nombre se debe a que obviamente xy = yx[x. Rec´ ıprocamente. entonces G/N ∼ = (G/G0 ) (N/G0 ). luego G es resoluble. y ] se llama conmutador de x. . lo que prueba que G0 es normal.302 Cap´ ıtulo 17. . y . y ]g = Demostracio g [x . para todos los x. y ∈ G. En efecto. pues ha de ser G0 6= 1 y no hay m´ as subgrupos normales. yG0 son dos de sus elementos. El teorema siguiente afirma que G0 es el menor subgrupo normal de G cuyo cociente es abeliano. aplicando repetidamente el teorema anterior obtenemos que Gi) ≤ Hi para i = 1.10 Sea G un grupo. y . n) As´ ı concluimos que G = 1 y que la longitud de la serie derivada es menor o igual que la longitud de la serie dada. concluimos que G0 ≤ N . y ]. es decir. Otra propiedad evidente es que si H ≤ G. Un grupo simple no 0 abeliano ha de cumplir G = G. como los conmutadores generan G0 . El elemento [x. La serie derivada es. Gn+1) = Gn) . ± 2) Si G0 ≤ N . Los elementos de G0 son productos de conmutadores. y ] = x−1 y −1 xy ∈ N y. Llamaremos subgrupo derivado de G al subgrupo G0 generado por los elementos de la forma [x. g 2. que es un grupo abeliano por ser un cociente de un grupo abeliano. tenemos que x−1 y −1 xy ∈ G0 . . si y s´ olo si x e y conmutan. como Hi /Hi+1 ° ¢0 0 es abeliano tenemos que Gi+1) = Gi) ≤ Hi ≤ Hi+1 . y ∈ G se cumple (xN )(yN ) = (yN )(xN ). . entonces G/N es abeliano si y s´ olo si G0 ≤ N . la menor serie abeliana de un grupo resoluble. En particular un grupo G es abeliano si y s´ olo si G0 = 1. En particular [x. Resoluci´ on de ecuaciones por radicales Definici´ on 17. y ] = 1 si y s´ olo si xy = yx.

Hi /Hi−1 = G(Ln /Li ) G(Ln /Li−1 ) ∼ = G(Li /Li−1 ) son ıclicos. . Teorema 17. an ) y r1 . Entonces k(ω ) = L0 ⊂ L1 ⊂ · · · ⊂ Ln = K (ω ) y Li+1 = Li (ai+1 ). rn seg´ un la definici´ on 17. ≥ ±° ¢¥ G K ∩ k(ω ) k ∼ = G k(ω )/k G K K ∩ k(ω ) . . i Llamemos bi = ar on Li /Li−1 es finita i ∈ Ki−1 . sea Ki+1 = Ki (ai+1 ). . . ¢ ° ¢. Sean K = k(a1 .17.1.3 la extensi´ de Galois y el grupo G(Li /Li−1 ) es c´ ıclico. ´ n: Por el teorema 17. por lo que K ∩ k(ω ) /k es una extensi´ on finita de Galois abeliana. Recordemos que el u ´nico problema era que hasta ahora ten´ ıamos que suponer que el cuerpo base conten´ ıa una ra´ ız de la unidad adecuada. Ln /L0 = K (ω )/k(ω ) = Kk(ω )/k(ω ). ≥ Por el teorema¥15. luego basta probar que G(K/k) es resoluble. Entonces 1 = Hn E Hn−1 E · · · E H1 E H0 = G(Ln /L0 ). Sea Hi = G(Ln /Li ).11 Sea k un cuerpo de caracter´ ıstica 0. . . La extensi´ luego abeliana. n − 1. . . Sea Li = Ki (ω ).2 podemos Demostracio ± suponer que K/k es de Galois. ° k(ω ) ⊂ k ¢(ω ). Sea K0 = k y para cada i = 0. . Caracterizaci´ on de las extensiones radicales 303 17. trabajaremos con cuerpos de caracter´ ıstica cero. . . Por el teorema 17. . Esto¢prueba que el grupo G(Ln /L0 ) es resoluble y por consiguiente ° c´ G K/(K ∩ k(ω )) tambi´ en lo es. Adem´ as °° ¢. G(L/k) ∼ = G(K/k) G(K/L). Aunque es posible dar resultados m´ as finos. para no tener problemas con la existencia de ra´ ıces primitivas.3. y los factores . Entonces G(L/k) es resoluble. sea K/k una extensi´ on radical y L un cuerpo tal que k ⊂ L ⊂ K con L/k de Galois. Ahora. Por el teorema de Galois.3 Caracterizaci´ on de las extensiones radicales Por fin estamos en condiciones de probar el teorema (debido a Galois) que caracteriza las extensiones radicales en t´ erminos de su grupo de automorfismos.6 la ex±° ¢ ∼ tensi´ on Ln /L0 es finita de Galois y G(Ln /L0 ) = G K K ∩ k(ω ) . Sea m = r1 · · · rn y sea ω una ra´ ız m-sima primitiva de la unidad en una extensi´ on de K . La situaci´ on es k ⊂ K ∩ on k(ω )/k es ciclot´ omica. De este modo tenemos k = K0 ⊂ K1 ⊂ · · · ⊂ Kn = K.

En consecuencia existe una serie c´ ıclica 1 = Gm E Gm−1 E · · · E G1 E G0 = G. As´ ı k ⊂ k(ω ) ⊂ k(ω . Se cumple que . El teorema siguiente es consecuencia inmediata de los dos anteriores: Teorema 17. Teorema 17. Entonces Gi = G K (ω )/Fi y k(ω ) = F0 ⊂ F1 ⊂ · · · ⊂ Fm = K (ω ). . . que nos da que Fi = Fi−1 (ai ). Finalmente consideramos k ⊂ K ∩ k(ω ) ⊂ K . . y como Gi−1 E Gi . Podemos aplicar el teorema 17. Notemos que al igual que ocurre con el teorema anterior. . ° ¢ Sea Fi el cuerpo fijado por Gi .13 (Galois): Sea k un cuerpo de caracter´ ıstica 0 y p(x) un polinomio no constante con coeficientes en k.304 Cap´ ıtulo 17. am ) = K (ω ) y claramente K (ω )/k resulta ser una extensi´ on radical que contiene a K . La ecuaci´ on p(x) = 0 es resoluble por radicales si y s´ olo si el grupo de Galois de p(x) sobre k es resoluble. .3. Entonces existe una extensi´ on radical de k que contiene a K . tambi´ en Fi /Fi−1 es de Galois y G(Fi /Fi−1 ) ∼ ıclico. donde ai es una ra´ ız de un polinomio xri − bi ∈ Fi−1 [x]. a1 ) ⊂ · · · ⊂ k(ω . Sea = Gi /Gi−1 es c´ Ø ØØ Ø Ø ° Ø ¢Ø Ø Ø Ø ri = ØFi : Fi−1 Ø Ø ØK (ω ) : k(ω )Ø = ØG K (ω )/k(ω ) Ø ØG(K/k)Ø = n.12 Sea k un cuerpo de caracter´ ıstica 0 y K/k una extensi´ on finita de Galois tal que G(K/k) sea resoluble. luego resoluble. por lo que G(K/k) es resoluble. ´ n: Sea n el grado de la extensi´ Demostracio on K/k y sea ω una ra´ ız n-sima primitiva de la unidad en una extensi´ on de K . la prueba se complica por la necesidad de incorporar una ra´ ız primitiva. Como en el teorema anterior se prueba que la extensi´ on K (ω )/k(ω ) es finita de Galois y ≥° ±° ° ¢ ¢¥ G = G K (ω )/k(ω ) ∼ = G K K ∩ k(ω ) ≤ G(K/k) es resoluble. Ahora vamos a probar el rec´ ıproco. Resoluci´ on de ecuaciones por radicales es un grupo abeliano. Para cada i tenemos Fi−1 ⊂ Fi ⊂ K (ω ). ≥ ±° ≥° ¢¥ ¢± ¥ G(K/k) G K K ∩ k(ω ) ∼ = G K ∩ k(ω ) k ≥ ±° ≥° ¢¥ ¢± ¥ y tanto G K K ∩ k(a) como G K ∩ k(ω ) k son resolubles. a1 .

La ecuaci´ on pn (x) = 0 se llama ecuaci´ on general de grado n. an−1 . an−1 en el concepto algebraico de indeterminadas de un cuerpo de fracciones algebraicas. . es decir. Aunque no vamos a demostrarlo.17. pues hemos visto que el grupo Σn no es resoluble para n ≥ 5.14 Sea n ≥ 1. 17. y as´ ı. luego es un grupo resoluble. de Σn para n ≤ 4. la f´ ormula p −a1 ± a2 1 − 4a0 x= 2 se interpreta ahora como la expresi´ on de las ra´ ıces de p2 (x) en una extensi´ on de K . an−1 ) el cuerpo de las fracciones algebraicas en las indeterminadas a0 . si probamos que la ecuaci´ on general de grado n no es resoluble por radicales para n ≥ 5. Para ello es suficiente demostrar que el grupo de Galois del polinomio general de grado n es Σn . es decir. . habremos probado que no existen teoremas similares a los de Cardano y Ferrari para grados superiores a 4. Por lo tanto. . De este modo transformamos el concepto l´ ogico de variables arbitrarias a0 . En general. . lo cierto es que la ecuaci´ on x5 − 4x + 2 = 0 no es resoluble por radicales. . que no existen f´ ormulas similares a las de Cardano y Ferrari que nos expresen las ra´ ıces de una ecuaci´ on polin´ omica arbitraria a partir de sus coeficientes mediante una expresi´ on radical. una expresi´ on para la soluci´ on de la ecuaci´ on general de grado n sobre un cuerpo k es una f´ ormula para resolver todas las ecuaciones particulares de grado n con coeficientes en k (de aqu´ ı el nombre de ecuaci´ on general). . . Para plantear el problema con precisi´ on necesitamos una definici´ on algebraica de ‘ecuaci´ on general’.4. Hemos visto un ejemplo tras la definici´ on 17. No es f´ acil encontrar ejemplos concretos con los m´ etodos de los que disponemos.1. . Llamaremos polinomio general de grado n sobre k al polinomio pn (x) = xn + an−1 xn−1 + · · · + a1 x + a0 ∈ K [x]. . . Por lo tanto todas las ecuaciones de grado menor o igual que 4 son resolubles por radicales (y la forma concreta de resolverlas nos la dan los teoremas de Cardano y Ferrari). m´ as f´ acil que mostrar ejemplos concretos de ecuaciones no resolubles por radicales es probar que la ecuaci´ on general de grado n no es resoluble por radicales cuando n ≥ 5.4 La ecuaci´ on general de grado n Como suele suceder en teor´ ıa de n´ umeros. Sin embargo sucede que no todas lo son. Por ejemplo. es m´ as f´ acil obtener resultados generales que estudiar casos particulares. Definici´ on 17. su grupo de Galois es isomorfo a un subgrupo del grupo de las permutaciones de sus ra´ ıces. . . A efectos pr´ acticos es equivalente. La ecuaci´ on general de grado n 305 Si p(x) es un polinomio de grado menor o igual que 4. k un cuerpo y K = k(a0 . Es obvio que existen ecuaciones de grado superior a 4 resolubles por radicales. .

. . un Demostracio las ra´ ıces de pn (x) en una extensi´ on de k(a0 .306 Cap´ ıtulo 17. . . . . . . . . que se extiende a un isomorfismo entre los cuerpos k(a0 . . El primero es el grupo de Galois de pn (x) y el segundo es isomorfo a Σn por el teorema 15. . . . . . . .25. . Entonces. . . . en ) de (x − x1 ) · · · (x − xn ). . ´ n: Sean a0 . Resoluci´ on de ecuaciones por radicales Teorema 17. . xn ) es el cuerpo de escisi´ on sobre k(e1 . . . . . . Como F es el cuerpo de escisi´ on sobre k(a0 . . an−1 ) = 0. a su vez.16 (Abel) La ecuaci´ on general de grado n no es resoluble por radicales para n ≥ 5. . es decir. an−1 ). . . . . o sea. xn ) k(e1 . en ) y que. ° ¢ ° ± ¢ G F/k(a0 .15 Sea k un cuerpo de caracter´ ıstica 0. . u1 . . . h(a0 . . . −e1 Claramente se trata de un epimorfismo de anillos. F = k(a0 . entonces h (−1)n en . . an−1 ) ∼ = G k(x1 . an−1 ) de pn (x) y k(x1 . . . . . un ). . an−1 ) y k(e1 . . . un ) = 0. . . . an−1 ). en ) . . . .23 se cumple que ak = (−1)n−k en−k (u1 . es claro que los respectivos grupos de Galois deben ser isomorfos. . . . . . . . . . La imagen por este isomorfismo del polinomio general pn (x) es xn − e1 xn−1 + · · · + (−1)n en = (x − x1 ) · · · (x − xn ). . . . . . an−1 . . . . . . . an−1 ) 7→ h (−1)n en . an−1 los coeficientes de pn (x) y sean u1 . . un ) es un cuerpo de escisi´ on de pn (x) sobre k(a0 . . . . . . . Consideremos la aplicaci´ on φ : k[a0 . . . . . . lo que prueba que se trata de un isomorfismo de anillos. . . . an−1 ] −→ k[e1 . . . Entonces el grupo de Galois del polinomio general de grado n sobre k es isomorfo a Σn . . n − 1. . . Como consecuencia inmediata tenemos: Teorema 17. Tenemos que pn (x) = (x − u1 ) · · · (x − un ). −e1 (u1 . . . un ) para k = 0. . en ] ° ¢ h(a0 . . . −e1 = 0 y en particular ° ¢ h (−1)n en (u1 .° ° ¢ ¢ Adem´ as si φ h(a0 . an−1 ) = 0. se extiende a un isomorfismo entre sus respectivos anillos de polinomios en la indeterminada x. . . . . luego por el teorema 15. . .

Ap´ endice A El teorema de la base normal En este ap´ endice demostraremos un teorema de cierta importancia en la teor´ ıa de Galois (especialmente en relaci´ on con la cohomolog´ ıa de grupos). . el cuerpo k°es infinito ¢y −1 G(K/k) = {σ1 . Su enunciado es muy sencillo: si K/k es una extensi´ on de cuerpos. . es decir. σn (u) son distintos dos a dos. k) tiene grado n. son todas las ra´ ıces de un mismo polinomio irreducible de k[x]. Un enunciado alternativo del teorema de la base normal es que en toda extensi´ on finita de Galois K/k existe un v ∈ K tal que {σ (v ) | σ ∈ G(K/k)} es una k-base de K . luego los conjugados σ1 (u). . . donde δij = Ω 1 si i = j 0 si i 6= j 307 . El teorema de la base normal afirma que toda extensi´ on finita de Galois tiene una base normal. Ejercicio: Probar que si una extensi´ on finita tiene una base normal entonces es de Galois. ´ n: Sea n = |K : k|. Demostracio K = k(u). . . −1 Claramente entonces g σj σi (u) = δij . entonces existe un v ∈ K tal que la matriz σi σj (v ) ij tiene determinante no nulo. Como primer paso de la demostraci´ on probamos el resultado siguiente: Teorema 1 Si K/k es una extensi´ on finita de Galois. Sea g (x) ∈ K [x] un polinomio cuyas ra´ ıces sean exactamente los conjugados de u distintos del propio u. es decir. Sea u un elemento primitivo. Esto implica que pol m´ ın(u. Multiplic´ andolo por la constante ° adecuada ¢ podemos exigir que g (u) = 1. una base normal de K sobre k es una base cuyos elementos forman una clase de conjugaci´ on. σn }. . .

. Obviamente es no nulo. Teorema 3 Toda extensi´ on c´ ıclica tiene una base normal. . . . . Como tiene un n´ umero finito de ra´ ıces y el cuerpo k es infinito. . . Basta probar que los conjugados σ1 (v ). Para ello definimos (am xm + · · · + a1 x + a0 )α = am σ m (α) + · · · + a1 σ (α) + a0 α. El teorema de la base normal ° ¢ −1 −1 Al aplicar el automorfismo σi σj a la igualdad g σj σi (u) = δij obtenemos −1 donde (σi σj )(g ) es el polinomio que resulta de sustituir los coeficientes de g por sus im´ agenes por el automorfismo. i=1 ° ¢ ° ¢ −1 −1 (σi σj )(g ) (a) = (σi σj ) g (a) . luego el caso restante est´ a incluido en el teorema pr´ oximo. . . Es f´ acil ver que con este producto (y su suma) K es ciertamente un k[x]-m´ odulo. . Nos falta demostrar que las extensiones finitas de cuerpos finitos tienen bases normales. ´ n: Sea G(K/k) = hσ i. n y obtenemos un sistema de ecuaciones de la forma n X −1 ai (σi σj )(v ) = 0. existe un −1 a ∈ k tal que p(a) 6= 0. con el que concluye la prueba. . σn } y sea v seg´ Demostracio un el teorema anterior. . . σn (v ) forman una k-base de K . ´ n: Sea G(K/k) = {σ1 . estas extensiones son c´ ıclicas. ° ¢ −1 luego si llamamos v = g (a) se cumple p(a) = det (σi σj )(v ) 6= 0. . es claro que ° ¢ −1 (σi σj )(g ) (u) = δij . . luego a1 = · · · = an = 0.308 Ap´ endice A. . De hecho basta ver que son linealmente independientes. ° ¢ −1 Consideremos ahora el polinomio p(x) = det (σi σj )(g )(x) . Vamos a dotar a K de estructura de Demostracio m´ odulo sobre el anillo k[x]. pues p(u) = 1. Seg´ un hemos visto en el cap´ ıtulo XV. j = 1. . ° ¢ −1 El hecho de que la matriz σi σj (v ) ij tenga determinante no nulo significa que sus columnas son linealmente independientes. Como (σi σj )(a) = a. Supongamos que existen elementos a1 . . n. −1 Aplicamos σj para j = 1. an ∈ k tales que a1 σ1 (v ) + · · · + an σn (v ) = 0. Con esto ya podemos probar: Teorema 2 Si K/k es una extensi´ on finita de Galois y el cuerpo k es infinito entonces K/k tiene una base normal. . . .

(xn − 1)α = 0 para todo α ∈ K . si pm (x) = an−1 xn−1 + · · · + a1 x + a0 . si llamamos pi (x) = o(yi ). es decir. para ciertos elementos ai ∈ k. Es obvio entonces que el polinomio pm anula a todos los elementos de K . . luego el teorema 16. Esto significa que todos los elementos de K son de torsi´ on. en contradicci´ on con el teorema 15.2 (es f´ acil ver que de hecho pm (x) = xn − 1). . pues una k-base de K es tambi´ en un generador de K como k[x]-m´ odulo (notar que el producto por elementos de k como subconjunto de k[x] coincide con el producto como k-espacio vectorial). Como k[x] es un dominio de ideales principales podemos usar los teoremas de estructura vistos en el cap´ ıtulo XVI. es un m´ odulo finitamente generado. todo K . con lo que el subm´ odulo generado por ym tiene dimensi´ on n y es. por lo tanto. o sea. Entonces o(ym ) | q (x). . Si n = |K : k| tenemos que σ n = 1. σ n (α) − α = 0. o equivalentemente. Su grado no puede ser menor que n. σ n−1 (ym ). es decir. tendr´ ıamos que an−1 σ n−1 (α) + · · · + a1 σ (α) + a0 α = 0 para todo α ∈ K. an−1 = · · · = a0 = 0.309 M´ as a´ un. entonces tendr´ ıamos (an−1 xn−1 + · · · + a1 x + a0 )ym = 0. Si se cumpliera que an−1 σ n−1 (ym ) + · · · + a1 σ (ym ) + a0 ym = 0. Ahora podemos probar que los conjugados de ym forman una base normal. σ (ym ). El lector con conocimientos adicionales de ´ algebra lineal se habr´ a dado cuenta de que la prueba se reduce a demostrar que el polinomio m´ ınimo de σ es xn − 1. son linealmente independientes. y por otra parte es sabido que una base de dicho m´ odulo es la formada por ym . . los pi son polinomios no constantes y cumplen pi | pi+1 .9 nos da la descomposici´ on K = hy1 i ⊕ · · · ⊕ hym i . y comparando los grados ha de ser q (x) = 0. . q (x)ym = 0 para un cierto polinomio q (x) de grado menor que n. donde. es decir. pues en tal caso.

.

311 n n . donde a1 . por lo que quiz´ a nunca necesite conocer los resultados de este ap´ endice. . y grad f (x) = grad g (xp ) = n n p grad g (x). en todo este ap´ endice supondremos que todos los cuerpos son de caracter´ ıstica prima p. para cierto g (x) ∈ k[x].Ap´ endice B Extensiones inseparables Pr´ acticamente todas las extensiones de cuerpos que hemos manejado en este libro han sido de caracter´ ıstica 0 y por tanto separables. . Puesto que todas las extensiones de caracter´ ıstica 0 son separables. En primer lugar veremos c´ omo factorizan los polinomios en el caso general. en contra de la definici´ on del grado de inseparabilidad. Se llama grado de inseparabilidad de f (x) a la mayor potencia pn tal que f (x) = n g (xp ). El teorema 8. luego ciertamente hay un m´ aximo n que cumple f (x) = g (xp ) para cierto g . ´ n: Tenemos que f (x) = g (xp ) y el polinomio g (x) no puede Demostracio n+1 expresarse en la forma g (x) = h(xp ). Aqu´ ı describiremos el comportamiento b´ asico de las extensiones no separables. No obstante. ar son distintos dos a dos. El lector debe tener presente que es posible adentrarse bastante en la teor´ ıa de n´ umeros sin encontrarse nunca con extensiones no separables. . Obviamente g (x) no puede ser constante. o de lo contrario f (x) = h(xp ). cuando se trabaja con extensiones de cuerpos infinitos de caracter´ ıstica prima (aunque sean separables) es u ´til conocer el comportamiento de las extensiones no separables para justificar que las extensiones que interesan son realmente separables. El inter´ es de este concepto lo muestra el teorema siguiente: Teorema 2 Sea k un cuerpo y f (x) ∈ k[x] un polinomio irreducible con grado de inseparabilidad pn . Definici´ on 1 Sea k un cuerpo y f (x) ∈ k[x] un polinomio no constante.33 nos da entonces que g 0 (x) 6= 0. . Entonces la factorizaci´ on de f (x) en su cuerpo de escisi´ on es n n f (x) = a0 (x − a1 )p · · · (x − ar )p .

Definici´ on 3 Un elemento algebraico sobre un cuerpo k es puramente inseparable si es la u ´nica ra´ ız de su polinomio m´ ınimo sobre k. El concepto clave en el estudio de las extensiones no separables es el de la inseparabilidad pura. que en cierto sentido es el complementario de la separabilidad. Entonces p p f (x) = g (xp ) = a0 (xp − ap − ap · · · (x − ar )p . un elemento a es puramente inseparable sobre k si y s´ olo si su polinomio m´ ınimo es pol m´ ın(a. Entonces ap ∈ k y. rec´ ıprocamente. seg´ un el teorema anterior. ya que si g (x) = u(x)v (x) entonces n n n tambi´ en f (x) = u(xp )v (xp ). hemos probado el teorema siguiente: Teorema 4 Un elemento a en una extensi´ on de un cuerpo k es puramente n inseparable sobre k si y s´ olo si existe un n´ umero natural n tal que ap ∈ k. k) | (x − a)p . digamos u(xp ). Obviamente un elemento a es a la vez separable y puramente inseparable sobre k si y s´ olo si pol m´ ın(a. donde b1 . br son distintos dos a dos. M´ as en general. es constante. y u(x) tambi´ en. De aqu´ ı se sigue f´ acilmente que la adjunci´ on a un cuerpo de elementos puramente inseparables da lugar a extensiones puramente inseparables y que una cadena de extensiones es puramente inseparable si y s´ olo si lo son sus t´ erminos. Extensiones inseparables Por otra parte g (x) es irreducible.312 Ap´ endice B. luego pol m´ ın(a. r ) = a0 (x − a1 ) 1 ) · · · (x n n n n n n n As´ ı pues. . si ap ∈ k para cierto n entonces a n n es ra´ ız del polinomio (x − a)p ∈ k[x]. k) = (x − a)p = xp − ap . todas las ra´ ıces de un mismo polinomio irreducible tienen la misma multiplicidad y ´ esta es potencia de p. Definimos la clausura separable de K sobre k como el conjunto Ks de todos los elementos de K separables sobre k. . n Sea ahora ai una ra´ ız de xp − bi . y a es puramente inseparable sobre k. Una extensi´ on K/k es puramente inseparable si y s´ olo si todo elemento de K es puramente inseparable sobre k. luego su factorizaci´ on en una clausura algebraica de k es de la forma g (x) = a0 (x − b1 ) · · · (x − br ). las ra´ ıces de g (x) son simples. Es decir. . y la clausura puramente inseparable (o clausura perfecta) de K sobre k como el conjunto Kp de todos los elementos de K puramente inseparables sobre k. Definici´ on 5 Sea K/k una extensi´ on de cuerpos. . si y s´ olo si a ∈ k. luego uno de los factores. k) = x − a. n n n n n . Seg´ un el teorema 8.32.

Nos basamos en el teorema siguiente: Teorema 7 Sea K/k una extensi´ on puramente inseparable y σ : k −→ C un monomorfismo de k en una clausura algebraica de K . Entonces K = Ks Kp y k = Ks ∩ Kp . ´ n: Sea a ∈ K . Por lo tanto ap es ra´ ız simple de g (x). Entonces f (x) = g (x ). Entonces σ admite una u ´nica extensi´ on a K . Entonces la extensi´ on K/Ks es puramente inseparable. |Ks : k| y |Kp : k|. ´ n: Por el teorema 8. su grado de separabilidad es ns y su grado de inseparabilidad es np entonces n = ns np . pues las reduce a una extensi´ on separable y una puramente inseparable: Teorema 6 Sea K/k una extensi´ on algebraica.40 se sigue f´ acilmente que Ks es un cuerpo. con lo que σ (a) es necesariamente la u ´nica ra´ ız del n n polinomio xp − σ (ap ) en C .313 Del teorema 8. Definimos el grado de separabilidad y el grado de inseparabilidad de una extensi´ on K/k como los grados. respectivamente. con g (x) ∈ k[x]. Teorema 8 Sea K/k una extensi´ on algebraica. pues si a ∈ K entonces existe un n tal que ap ∈ k. Esta es u ´nica. y en consecuencia ap es pn separable sobre k. Sea pn su grado de n pn inseparabilidad. Entonces g (ap ) = f (a) = 0 e igual que en la prueba del teorema 2 vemos que g (x) es irreducible n n y g 0 (x) 6= 0.19 sabemos que σ admite al menos una Demostracio n ´ extensi´ on σ ∗ . tenemos la cadena k ⊂ Ks ⊂ K. Si adem´ as es finita de grado n. Seg´ un el teorema 4 tenemos que K/Ks es puramente inseparable. |K : Kp | = ns y |K : Ks | = np . El teorema siguiente nos da un gran control sobre las extensiones de caracter´ ıstica prima. k). . Si la extensi´ on Kp /k es finita su grado es potencia de p (por transitividad de grados se reduce al caso de una extensi´ on simple y ´ este es evidente porque los polinomios m´ ınimos de los elementos puramente inseparables tienen grado potencia de p). Veamos ahora el comportamiento de los monomorfismos con relaci´ on a esta descomposici´ on. ∗ pn pn ∗ luego σ (a) = σ (a ). o sea. cuyo primer tramo es separable y el segundo puramente inseparable. a ∈ Ks . Sea p(x) = pol m´ Demostracio ın(a. As´ ı pues. y el teorema 4 implica que Kp tambi´ en lo es.

luego K = Ks Kp . y como K/Kp es separable esto es el grado |K : Kp |.314 Ap´ endice B. As´ ı pues ns es el n´ umero de Kp monomorfismos de K . o sea. Terminamos con algunas observaciones sencillas: toda extensi´ on puramente inseparable es normal. a s´ ı mismo). La extensi´ Demostracio on K/Ks Kp es separable y puramente inseparable. y si K/k es una extensi´ on normal entonces G(K/k) = G(K/Kp ) ∼ = G(Ks /k). . G(Kp /k) = 1. El grado de separabilidad de K/k es el n´ umero de k-monomorfismos de Ks y por el teorema anterior cada uno de ellos se extiende a un u ´nico k-monomorfismo de de K . Por otra parte es obvio que todo k-monomorfismo de K es un Kp -monomorfismo de K (un k-monomorfismo de K env´ ıa un elemento puramente inseparable de K a un k-conjugado. La cadena k ⊂ Kp ⊂ K nos da ahora la igualdad n = ns np y la cadena k ⊂ Ks ⊂ K nos da |K : Ks | = np . Extensiones inseparables ´ n: Ya sabemos que k = Ks ∩ Kp . Conviene destacar que en la prueba anterior hemos visto que en general el n´ umero de k-monomorfismos de una extensi´ on finita K/k es el grado de separabilidad de la extensi´ on.

v0 .. un .. En particular. . . . Ø Ø a0 Ø Ø Ø Ø Ø Ø Ø R(f. . vm ] consideramos los polinomios f (x) = u0 xn + u1 xn−1 + · · · + un .Ap´ endice C La resultante Dedicamos este ap´ endice a estudiar los conceptos de resultante y discriminante. tenemos la resultante general R ∈ Z[u0 . .. g ) = Ø Ø b0 Ø Ø Ø Ø Ø Ø Ø g (x) = b0 xm + b1 xm−1 + · · · + bm . 315 . si en el anillo de polinomios A = Z[u0 . . . Ø Ø Ø Ø Ø Ø Ø Ø Ø Ø Ø Ø Ø Ø Ø Ø Ø Ø donde a0 b0 6= 0. b0 b1 an ··· bm ··· . . que son u ´tiles al profundizar en el estudio de los polinomios. an b1 b0 donde los coeficientes de f aparecen en m filas y los de g en n filas (y donde se entiende que los huecos corresponden a coeficientes nulos). g (x) = v0 xm + v1 xm−1 + · · · + vm . . Definimos la resultante de f (x) y g (x) como el determinante a1 a0 · · · · · · an a1 · · · · · · . .. un . vm ] de grados n y m. a0 a1 · · · · · · bm b1 · · · · · · . . .. . · · · bm . . . . . Definici´ on 1 Consideremos un anillo conmutativo y unitario A y dos polinomios f (x) = a0 xn + a1 xn−1 + · · · + an . que es un polinomio que se particuliza a la resultante de cualquier par de polinomios f y g de grados n y m en cualquier anillo A. . . . cuando sus variables se sustituyen por los coeficientes de f y g . ··· . . v0 .

. vemos que si f (x) y g (x) tienen una ra´ ız com´ un (en A o en cualquier extensi´ on). . . v0 . . tm ]. entonces R(f. G(x) = v0 (x − t1 ) · · · (x − tm ). para ciertos polinomios f . an = xm−1 f (x) = xm−2 f (x) = f (x) = xn−1 g (x) = xn−2 g (x) = g (x) b0 xn+m−1 + b1 xn+m−2 + b0 xn+m−2 + . v0 . Observemos que ui = u0 u0 i . sn . . un . . . . como los t´ erminos independientes son m´ ultiplos de f (x) o de g (x). s1 . En particular. . Como R 6= 0. . existen polinomios F (x). x]: a0 xn+m−1 + a1 xn+m−2 + a0 xn+m−2 + ··· ··· ··· . g ) = 0. la u ´ltima componente (igual a 1) se obtiene como cociente de dos determinantes. El resultado principal que queremos probar es el rec´ ıproco. . v0 . . concretamente.. t1 . . ··· ··· bm Esto se interpreta como que el sistema de ecuaciones lineales que tiene por matriz la que define a R y con t´ erminos independientes los de los miembros derechos. es claro que n R(F. . . a0 xn +a1 xn−1 · · · +bm xn−1 ··· ··· b0 xn +b1 xn−1 +an xm−2 ··· . g ∈ Z[u0 . ··· . En particular tenemos que R 6= 0. un . x. concluimos que R = F f + Gg. . g ) = F (x)f (x) + G(x)g (x). 1). G(x) ∈ A[x] tales que R(f. Para ello consideramos el anillo B = Z[u0 . . obtenemos que. . podemos resolver este sistema por la regla de Cramer y. . La resultante De la propia definici´ on de determinante se sigue inmediatamente que la resultante general R(u0 . uno de ellos es R y el otro es el determinante que resulta de sustituir la u ´ltima columna de la matriz que define a R por el vector de t´ erminos independientes. . . . Concluimos que R es igual a este u ´ltimo determinante y. . Llamemos ui . tiene por soluci´ on (xn+m−1 . . vm . G). . para todo par de polinomios f (x). vi ∈ B a los coeficientes de F y G respectivamente. Sustituyendo las indeterminadas ui . v0 .. . un . El monomio um 0 vm (la diagonal del determinante) aparece con coeficiente 1. . . y en B [x] los polinomios F (x) = u0 (x − s1 ) · · · (x − sn ). . . xn+m−2 . donde ui es el coeficiente i0 ´ esimo de F/u0 . . . g (x) ∈ A[x]. . . vm ) es un polinomio cuyos monomios tienen n todos m variables ui y n variables vi . vm . vi por elementos de un anillo A. . . e igualmente vi = v0 vi . .. . x]. Como cada monomio de R contiene m variables ui y n variables vi . Tenemos las relaciones siguientes en Z[u0 .316 Ap´ endice C. G) = um 0 v0 h. y vamos 0 a calcular R(F. .

. 0 b0 0 i. sn . . de donde se sigue que el miembro derecho (sin contar h0 ) contiene el monomio n m m n n um 0 vm = (−1) u0 t1 · · · tm . concluimos que h0 ∈ Z[u0 . cada ui (para i ≥ 1) es un polinomio de grado n en s1 . tm . luego ha de ser 0 h = 1. . hemos probado que n Q nQ R(F. . que se descompongan como f = a0 (x − a1 ) · · · (x − an ). sn . . Ahora bien. si 7→ ai . . . al igual que el miembro derecho. luego R(f. . . luego transforma R(F. obtenemos la resultante de dos polinomios con una ra´ ız en com´ un. . . 0 v0 i. . tm ]. tm ][ti ] Z[s1 . G) aparecen m variables ui y n variables vi . Por otra parte. g ) = am (ai − bj ) = am g (ai ). v0 7→ b0 . . G) = um (si − tj )h0 . 0 v0 0 i. . . . En definitiva. . . v0 ]. t1 .317 para cierto h ∈ C = Z[s1 . g no constantes que se escindan en k. . ti . . g = b0 (x − b1 ) · · · (x − bm ). t1 . . . G) = um (si − tj ) = um G(si ). v0 . . . . . Si vemos a h como polinomio en ˆi . concluimos que nQ R(F. g ) tiene grado mn en cada una de las variables si . G) = um 0 h i=1 n Q G(si ). podemos expresar 0 R(F. lo que nos da la relaci´ on n Q nQ R(f. luego h es divisible entre si − tj . . s1 . El homomorfismo Z[u0 . G) en R(f. Como lo mismo es cierto para el producto que aparece en la igualdad anterior. Como estos polinomios son primos entre s´ ı dos a dos. g ). . . sn . t (donde el circunflejo significa que quitamos ti ). ti 7→ bi transforma los ui y los vi en los coeficientes de f y g .j i=1 Ahora es inmediato el teorema siguiente: . sn y cada uj (para j ≥ 1) es un polinomio de grado m en t1 .j i=1 Consideremos ahora un cuerpo k y dos polinomios f . en cada monomio de R(F. tm ] −→ k dado por u0 7→ a0 . para todo i y todo j .j para cierto h0 ∈ C . . . tenemos que si es ra´ ız de h. . . Si en R sustituimos un tj por un si . es decir. t1 . . Ahora bien. luego se anula (y h tambi´ en).

318 Ap´ endice C. f 0 ) = a2 0 n Q n Q i=1 (x − ai ). Si f (x) = a0 entonces f 0 (x) = a0 y. Entonces R(f. Un caso de particular inter´ es se da cuando g es la derivada de f . Hemos probado que ∆(f ) depende polin´ omicamente —con coeficientes enteros— de los coeficientes de f . . pues una ra´ ız com´ un entre f y f 0 es una ra´ ız m´ ultiple de f . El teorema siguiente es inmediato: Teorema 4 Un polinomio f (x) con coeficientes en un cuerpo tiene una ra´ ız m´ ultiple (en una extensi´ on algebraica) si y s´ olo si su discriminante es cero. . 0 i<j Q (ai − aj )2 i6=j Q (ai − aj ) donde a1 . f 0 )/a0 depende polin´ omicamente —con coeficientes enteros— de los coeficientes de f (porque podemos sacar a0 de la primera columna del determinante). Ejemplo Si f (x) = ax2 + bx + c. aØ 0 2a b Ø . definimos su discriminante como n−2 Q ∆(f ) = (−1)n(n−1)/2 R(f. luego la definici´ on de resultante muestra que R(f. (x − aj ). Definici´ on 3 Si f (x) es un polinomio de grado n con coeficientes en un cuerpo k. . . n−1 R(f. seg´ un hemos visto. f 0 )/a0 = a2 (ai − aj )2 . La resultante Teorema 2 Sean f y g dos polinomios no constantes con coeficientes en un cuerpo k que se escindan en k[x]. entonces su discriminante es Ø Ø Ø a b c Ø Ø Ø 1 2 2a b 0 Ø ∆(f ) = − Ø Ø Ø = b − 4ac. g ) = 0 si y s´ olo si f y g tienen una ra´ ız en com´ un. an son las ra´ ıces de f (x) en una clausura algebraica de k (repetidas seg´ un su multiplicidad). i=1 j 6=i n Q P i=1 n−1 f 0 (ai ) = a2 0 n−1 = (−1)n(n−1)/2 a2 0 i<j Notemos que el coeficiente director de f 0 es na0 .

Number Theory. 1979.R. Field extensions and Galois theory. [4] Edwards. A. 1965.. Shafarevich. Alianza Ed. y Tall.C. [7] Stewart. I.R. Algebra. Breve introducci´ on a la teor´ ıa de n´ umeros.W. Madrid. 1986. D. California. 1984. Academic Press. New York. Fermat’s last theorem. Z. Algebra Addison-Wesley P. [2] Bastida. Springer-Verlag. [5] Hungerford. 1974. I.. Addison-Wesley P.. Algebraic number theory. S. T. New York. [6] Lang. J.C. Chapman and Hall. Springer-Verlag.Bibliograf´ ıa [1] Baker. [3] Borevich. 1977.I.. New York. 1967. M. H. California.. 319 . Londres.

.

. . . . .1 11. . . .1 11. . .2 6. . . . . . . . . . .2 N´ umero de clases de cuerpos cuadr´ aticos reales . . . . . . . Cuerpos cuadr´ aticos reales eucl´ ıdeos . .2 11. . Ra´ ıces primitivas (m´ od p) .3 Soluciones m´ ınimas de la ecuaci´ on de Pell . . . .3 11. .1 5. . . . . . . . . . .1 Polinomios ciclot´ omicos . Factorizaciones no u ´nicas en cuerpos cuadr´ aticos imaginarios Factorizaciones no u ´nicas en cuerpos cuadr´ aticos reales . . . . . . . . . Cuerpos cuadr´ aticos imaginarios con factorizaci´ on u ´nica . . . . . . .4 11. . . . . . . . . . . . . . . . . . .´ Indice de Tablas 5. . . . . . . . . . . . . . .5 Primos p tales que 2p − 1 es un primo de Mersenne . . . 234 13. Ternas pitag´ oricas . . . . . . . . .1 N´ umero de clases de cuerpos cuadr´ aticos imaginarios . . . . . Primeros cuerpos cuadr´ aticos reales con factorizaci´ on u ´nica . . 267 321 . . . . . . 242 15. . . . . . 240 13. . . . . . . . . . . . . . . 54 58 66 196 197 199 199 200 13. . . .

260 num´ erico. 10 congruencia. 285 . 144 ciclo. 3 automorfismo. 274 fijado. 29. 37 bilineal (forma). 111 en un grupo. 4 conservaci´ on (de un primo). 158 derivada formal. 18 columna. 38 coordenadas. 8 de escisi´ on. 155 anillo. 27 discriminante. 45. 117 algebraico. 60 delta de Kronecker. xvi c´ ıclico. 318 divisor. 95 combinatorio (n´ umero). 307 ordenada. 185 real/imaginario. 163 alternado (grupo). 123 derivado. 29 asociativa (propiedad). 136 adjunci´ on. 184 normal. 135 aditiva (notaci´ on). 302 determinante. 177. 185 de cuaterniones. 119 de Galois. 176 entera. 126. 210 divisor de cero. 96. 3 de divisi´ on. 13 en un cuerpo. 96 dual. 122 perfecta. 6 antisim´ etrica (forma). 312 puramente inseparable. 106 alternada (forma). 3 conmutativo (anillo). 170 algebraicamente cerrado. 6 cuadr´ atico. 159 cuaterniones. 179 primo. 140 ciclot´ omico. 163 anulador. 158 DIP. 312 coeficientes. 137 de Frobenius. 185. 312 322 separable.´ Indice de Materias abeliano. 159 Bezout. 107 adjunta (matriz). 283 aplicaci´ on lineal. 223 contenido. 83. 158 combinaci´ on lineal. 174 Buena ordenaci´ on. 195 de cocientes. 148 conmutador. 138 conjugaci´ on. 90. 265 clase de conjugaci´ on. 13 cuerpo. 147 base. 110. 147. 165 diagonal principal. 148 clausura algebraica. 302 conmutativa (propiedad). 175. 5 divisores elementales. 117 normal. 91 asociados. 275 interno.

186 n´ umero. 41 elemento primitivo. 294 separable. 105 finitamente generada. 313 de separabilidad. 150 multiplicativo. 6 dual aplicaci´ on. 155 de clases. 247 funci´ on de. 125 simple. 8 de grupos. 108 normal. 120 radical. 10 factorizaci´ on (propiedad). 158 finitamente generado. 313 de un polinomio. 119 de un polinomio. 299 homomorfismo de anillos. 5 ´ ıntegro. 181 de Gauss. 62 generador. 208 generado. 181 epimorfismo can´ onico. 181 algebraico. 105 abeliana. 27 eucl´ ıdeo. 175 ecuaci´ on general. 54 exponente. 62. 135 aditivo. 90 extensi´ on. 176 espacio. 30 de ideales principales. 105 grupo. 34 fila. 91. 106 factores invariantes. 153 de grupos. 91 escisi´ on cuerpo de. 163 fracci´ on algebraica. 91 ideal fraccional. 174 multilineal. 88 Euler criterio de. 22 fraccional ideal. 137 de m´ odulos. 163 alternada. 174 regular. 263 de Klein. 176 sim´ etrica. 136 algebraica. 144 de Galois. 136 de un polinomio. 40 enteros de. 18 de una extensi´ on. 297 simple. 305 Eisenstein (criterio). 126 finita. 90. 176 base. 150. 208 funci´ on multiplicativa. 108 trascendente. 163 antisim´ etrica. 26 grado de inseparabilidad. 137 de m´ odulos. 115 de un primo. 226 de Galois. 108 entero. 136 resoluble. 106 c´ ıclica. 285 factorial. 175. 5 de Dedekind. 26 forma bilineal. 26 . 2 racional.´ INDICE DE MATERIAS dominio. 288 extensi´ on. 144 de un ideal. 59. 223 espacio vectorial. 50 323 Gauss criterio. 311. 136 alternado. 180 ciclot´ omico. 108 ideal. 208 de factorizaci´ on u ´nica. 30.

162 de una aplicaci´ on. 161 sim´ etrica. 158 fila. 157 ´ INDICE DE MATERIAS de cambio de base. 120 . 12 noetheriano (anillo). 3 Ley de reciprocidad cuadr´ atica. 135 Newton (binomio). 95 linealmente dependientes. 9 de grupos. 25 maximal. 6. 252 Klein (grupo). 158 regular. 33 primo. 90 monomio.324 impropio. 36. 137 de m´ odulos. 138 impropios subgrupos. 30 isomorfismo de anillos. 211 menor complementario. 138 inversible ideal. 27 trivial. 159 de una forma bilineal. 157 adjunta. 29. 118. 110 de grupos. 52 m´ ınimo com´ un m´ ultiplo. 168 Mersenne (n´ umero de). 211 m´ ultiplo. 161 traspuesta. 211 m´ odulo. 150 Legendre (s´ ımbolo). 92 indeterminada. 161 nula. 13 de un ideal. 17 ´ ındice de un subgrupo. 175 diagonal. 284 mon´ ogeno. 18 mon´ ogeno (m´ odulo). 250. 284 m´ odulo. 170 columna. 253 libre conjunto. 91 libre. 36. 158 inversa. 91 Jacobi (s´ ımbolo). 91. 8 de extensiones. 67 ligado (conjunto). 91 multiplicativa funci´ on. 50 notaci´ on. 157 identidad. 95 de torsi´ on. 131 eucl´ ıdea. 96 libre de cuadrados. 208 inverso. 138 subm´ odulos. 28 norma de un cuaterni´ on. 16. 96 de torsi´ on. 158 cuadrada. 137 de m´ odulos. 90 independiente (familia). 33 principal. 95 linealmente independientes. 95 longitud de un ciclo. 158 escalar. 25 identidad. 4. 6 normal extensi´ on. 87 cociente. 18 monomorfismo de anillos. 210 neutro. 135 multiplicidad. 214 de una extensi´ on. 140 matriz. 158 imagen. 158 maximal (ideal). 4 matriz. 247 ley de composici´ on interna. 158 singular. 90 m´ onico (polinomio). 33 m´ aximo com´ un divisor. 135 irreducible.

284 generado. 90 trivial. 136 de una unidad. 52 perfecto. 137 derivado. 227 de Mersenne. 208 producto de m´ odulos. 58. 92. 50 permutaci´ on. 108 grupo. 277 primo elemento. 223 rango. 38 sim´ etrico. 241 perfecto cuerpo. 56 Pell (ecuaci´ on). 93 directo. 148 trivial. 154. 176 matriz. 297 signatura. 90 suma de m´ odulos. 161 resoluble grupo. 305 minimo. 265 ramificaci´ on (de un primo). 37 principal. 140 ´ orden de un elemento. 159 subanillo. 154 per´ ıodo. 91. 31 ideal. 297 por radicales. 138 nulo (elemento). 16 ciclot´ omico. 57. 42 primitiva. 4 orbita. 299 singular (matriz). 10 de clases. 4 n´ umero combinatorio.´ INDICE DE MATERIAS subgrupo. 89 de torsi´ on. 138 subm´ odulo. 9 radical (extensi´ on). 255 signo. 151 producto directo. 4 grupo. 161 sistema de coordenadas. 135 n´ ucleo. 271. 302 generado. 9 subgrupo. 10 sim´ etrica forma bilineal. 277 similitud (de ideales). 148 notaci´ on aditiva. 58. 94 325 . 152 puramente inseparable. 294 resto cuadr´ atico. 277 elemental. 138 normal. 290 resultante. 265 general. 33 primos entre s´ ı. 284 regular forma bilineal. 90 impropio. 315 separable. 125 n´ umero. 294 ra´ ız de la unidad. 158 sim´ etrico elemento. 99. 224. 92 directa. 139 polinomio. 227 simple extensi´ on. 50 opuesto (elemento). 283 polinomio. 312 racionales (n´ umeros). 144 impropio. 265 de un polinomio. 57. 27. 174 matriz. 139 par/impar. 108 primitivo. 136 multiplicativa. 125 serie. 145 de un grupo.

138 subm´ odulo. 152. 146 traspuesta (matriz). 132 trascendente. 129 del resto. 49. 91. 260 de Fermat. 90 ´ Ultimo Teorema de Fermat. 6 fundamental. 169 vector columna. 59. 158 fila. xvi . 55 de Dedekind. 212. 4 valor absoluto. 9 Vandermonde.Tartaglia (tri´ angulo). 106 trasposici´ on. 157 Zorn (lema de). 304 de isomorf´ ıa. 11 Teorema chino del resto. 105 de normas. 80 de Galois. 131 trivial subgrupo. 65 torsi´ on. 284 transitividad de grados. 239 unitario (anillo). 153 del elemento primitivo. 42 terna pitag´ orica. 80 unidad. 158 traza.