You are on page 1of 21

Universidad Nacional de Colombia Teoría Sociológica clásica Mauricio Gaona Yissel Garzón 16 de marzo de 2013

"...el hombre es un animal inserto en redes de significación que el mismo a tejido, entiendo la cultura como esas redes y, por lo tanto, el análisis de está no debe ser una ciencias experimental en búsqueda de leyes, sino una ciencia interpretativa en búsqueda del sentido" Clifford Geertz. La interpretación de las Culturas (1960)

Ascetismo Puritano: Desarrollo del ethos del capitalismo

Obertura La Ética protestante y el espíritu del capitalismo precisa su carácter de clásico al permitir leernos, como occidente, en sus planteamientos más básicos; en ocasiones suscita el asombro y el desconcierto ante formas que, naturalizadas, desaparecen ante la reflexión más sistemática; el individuo en su complejidad tiende a difuminarse al rastreársele en las prácticas sociales antecedentes. Sin embargo ofrece una interpretación particular de lo que es occidente, de lo que es el capitalismo y porque no, ofrece una mirada sobre la modernidad; el análisis de Weber se enmarca en la adscripción que hace a una corriente del neo-kantismo desarrollado por Windelbland, Dilthey y Rickert, en el que a grosso modo se plantea la necesidad de establecer las condiciones de posibilidad del conocimiento y se aparta del desarrollo del mismo por medio del método científico en las llamadas ciencias del espíritu, siguiendo los postulados de Dilthey, las ciencias naturales buscan la explicación de los fenómenos buscando las relaciones entre causa y efecto, mientras las ciencias del espíritu o de la cultura deben buscar la interpretación y la comprensión, en

Weber se trata en de entender el sentido de la acción social lo que les da un carácter eminentemente hermenéutico. Weber se aleja entonces de las corrientes positivistas encarnadas en la visión Durkheniana del desarrollo de la ciencia, estableciendo parámetros metodológicos y teóricos específicos que muestran otros intereses y otros objetos. En estos términos, encontramos por ejemplo el método de comprensión por tipos ideales que usa en está obra de manera explícita, los tipos ideales son, stricto sensu, herramientas para acercarse a la realidad, son construcciones teóricas a las que se le da el máximo de racionalidad posible (es importante aquí resaltar que la racionalidad no es unívoca en Weber, sino que depende de las tipificaciones -tipos- de la acción que se hagan, es decir que, lo que se puede dar a llamar racionalidad no es estrictamente la racionalidad occidental sino que también puede hablarse de una racionalidad tradicional, con arreglo a fines, con arreglo a valores o carismática) y a través de las cuales el científico evalúa la realidad estableciendo las distancias entre lo que se observa y el tipo ideal; por otro lado, debemos resaltar la importancia que para Weber tiene la investigación empírica en su elaboración, lo que se evidencia en el uso de fuentes históricas y estadísticas en esta investigación1. La tesis que va a desarrollar Weber a lo largo del libro y que constituye su particular visión del capitalismo es que: El ascetismo protestante generó uno de los elementos constitutivos del moderno espíritu capitalista: la racionalización de la conducta sobre la base de la idea profesional; ello se comprueba en la similitud de los elementos esenciales hallada en el tratado de Franklin y la ascesis profesional puritana.

1

Señalamos que, la ética protestante es un trabajo ensayístico a través de una investigación histórica y de archivo, que muestra una forma de interpretación de la acción que se distancia de la explicación por ejemplo materialista o positivista.

3 Weber. 4 Ibíd. que su interpretación espiritualista. una traducción publicada en 1955 y otra de 1979. Reseña: la Ética protestante y el Espíritu del capitalismo2 Weber inicia su obra señalando a occidente como el único lugar en “que nacieron ciertos fenómenos culturales que (al menos tal como se suelen representar) parecen marcar una dirección evolutiva de universal alcance y validez”3. 1955. definido por su carácter irracional y especulativo. además de la búsqueda de obtención del lucro de forma indefinida. Pág.Para finalizar resaltamos. Por el contrario. 1. como la 2 Para realizar esta reseña utilizamos dos ediciones distintas de la obra de Weber. Entre esta clase de fenómenos afirma el autor se encuentra el capitalismo: “hay en occidente una forma de capitalismo que no se conoce en ninguna otra parte de la tierra: la organización racional capitalista del trabajo libre” 4(p. occidental y moderno. el arte. estos fenómenos como la ciencia. La ética protestante y el espíritu del capitalismo . Editorial del derecho privado.8). se caracteriza por su diferenciación con respecto a la práctica capitalista ampliamente difundida y reconocida en varios lugares. es de la misma manera que la concepción materialista una de las posibles interpretaciones y que por esto no puede considerársele como una verdad histórica. sostiene el autor: “el capitalismo debería considerarse precisamente como el freno o. Pág. al igual que Weber. Esta forma peculiar de capitalismo europeo. ausentes en las demás civilizaciones o sociedades no occidentales. Max (1903). por lo menos. Madrid: España. la organización política y jurídica se caracterizaron por presentar formas de racionalización. 8 . representada fundamentalmente por el “capitalismo aventurero” de la antigüedad.

de un <<ethos>> económico. 5 Ibíd. Pág. pero tampoco ignorará la relación causal inversa. fijándonos en el caso concreto de las conexiones de la ética económica moderna con la ética racional del protestantismo ascético”. reconociendo la importancia fundamental de la economía. de modo que un acto de economía capitalista se caracteriza por un cálculo racional de probabilidades pacíficas de lucro. Enseguida el autor esboza la hipótesis medular que recoge la obra en cuestión: “determinar la influencia de ciertos ideales religiosos en la formación de una <<mentalidad económica>>. 14 . ¿Cómo se ha originado esta forma específica de capitalismo en occidente? ¿A qué factores corresponde su constitución? Sin duda.moderación racional de este impulso irracional lucrativo” 5 . 13 7 Ibíd.7 ¿Por qué existe mayor desarrollo económico en cúmulos de origen protestante cuando en simultáneo su doctrina predica un alejamiento radical en el mundo? 5 6 Ibíd. Pág.13). Weber afirma que con el fin de dilucidar tales características su posterior investigación: “tendrá en cuenta las condiciones económicas. Pág. posible a su vez entre otros factores por la precarización de la economía doméstica y la utilización de los avances en la industria. afirma el autor. responde a unas características peculiares de racionalismo occidental. pues el racionalismo económico depende en su origen tanto de la técnica y el derecho racionales como de la capacidad y actitud de los hombres para determinados tipos de conducta racional” 6 (p. que se encuentra relacionado naturalmente con la organización racional del trabajo libre.

Weber.“los que quienes como oprimidos u opresores. Así. el autor sustenta en base a estos datos. en la medida en que le permite liberarse de las ataduras clásicas católicas al establecer una ruptura con la economía tradicional y generar una “mentalidad” más flexible. el protestantismo está a lo menos. de modo que no hay razón válida para aceptar que a cuestas del cambio económico. Enseguida el autor plantea dos posibles relaciones causales: o bien el cambio económico es el que permite el surgimiento del protestantismo. han mostrado singular tendencia hacia el racionalismo económico”8. sino que por el contrario era mucho más coercitivo e intercedía mucho más fuerte en todas las esferas de la vida. además de intervenir estrictamente en el ordenamiento de la conducta humana. pues señala que efectivamente “han sido los protestantes [en raras ocasiones los católicos]. expone en el primer capítulo de la primera parte denominada: el problema. el viejo protestantismo no tiene un parentesco estrictamente íntimo con la 8 Ibíd. indirectamente relacionado.que apoyan la hipótesis anteriormente planteada. la correlación hallada entre protestantismo y desarrollo capitalista -con base en estadísticas confesionales. el carácter fundamentalmente protestante de la propiedad y las empresas capitalistas. En el análisis de ambas posibilidades -realizado siempre desde el contexto de la reforma y el paralelo entre catolicismo y protestantismo-el autor señala en cuanto a la primera de ellas. por su ascetismo peculiar con el cambio económico. Pág. el autor va aceptarla medianamente y en términos generales a esta altura de la discusión. como también de las esferas superiores de las clases trabajadoras. que el protestantismo no flexibilizaba la práctica religiosa. como mayoría o como minoría. Así. o bien precisamente son las prácticas protestantes las que permiten el cambio económico. en cuanto a la segunda. Sin embargo. 27 . el protestantismo se presente como una liberación de las ataduras católicas.

esto es: “un complejo de conexiones en la realidad histórica. de donde se sigue que por <<espíritu del capitalismo>> no hay que entenderse únicamente lo que en esta investigación se revela como esencial”11. que nosotros agrupamos conceptualmente en un todo. Ibíd. en aras de precisar hasta qué punto lo influencian y cómo se puede caracterizar tal determinación. Debe señalarse inicialmente que Weber plantea el “espíritu del capitalismo” como una individualidad histórica. Pág. inicia el desarrollo de su objeto de estudio: el espíritu del capitalismo. 33. 9 Ibíd. Pág.moderna cultura capitalista. precisamente en aquellas sectas cuyo alejamiento del mundo es tan tópico como su riqueza9”? Luego de que el autor ha subrayado algunas particularidades del protestantismo que inciden definitoriamente en el cambio o desarrollo económico. 10 . asumiendo de antemano que este podrá ser claramente planteado solo al final de la discusión. de modo que “a un mismo fenómeno histórico pueden corresponderle distintos rasgos esenciales. Pág. En ese orden de ideas las líneas siguientes se ocuparan de describir los elementos fundamentales del espíritu del capitalismo con base “en uno” de los varios elementos esenciales. El autor establece una suerte de construcción del objeto de estudio que implica a su vez una multiplicidad de interpretaciones acerca de éste. ya anunciado en la hipótesis: la ética del protestantismo ascético. e inclusive esta relación se suscita como una paradoja: ¿cómo se explica “la conexión existente entre la minuciosa reglamentación religiosa de la vida y el desarrollo más intenso del espíritu comercial. 38. 37. 11 Ibíd. esbozando una descripción o abordaje inicial. en virtud de los múltiples elementos esenciales. desde el punto de vista de su significación cultural” 10 .

a la mañana siguiente te recordara tu deuda y exigiría su dinero antes que tú puedas disponer de él”13.en ese sentido la ganancia. sino vivir pura y simplemente como siempre ha 12 13 Ibíd. debe estar antes que los reyes”12 –respuesta de Franklin ha ¿por qué el hombre ha de hacer dinero ?-. es un deber. un deber ser relacionado con el virtuosismo. en la medida en que se presenta como temperante. se constituye entonces como un fin en sí mismo. Pág. establece unas reglas. le deja contento para seis meses. 44.Weber describirá este objeto de estudio-el espíritu capitalista. Ahora bien. Pág. a este espíritu del capitalismo precedió en varias formas al desarrollo del capitalismo y libro luchas intensas con su primer y más grande adversario: el tradicionalismo. la acumulación de capital. cúmulo de florecimiento. en el sentido griego del término –dominio sobre sí mismo-. esplendor. consistente en la siguiente premisa: “lo que el hombre quiere por naturaleza no es ganar más y más dinero. 39 . La profesión en ese sentido. con la profesión: “si ves a un hombre solícito en su trabajo.como una ética. que lejos de constituirse como el lucro indefinido o la simple avaricia-pre-capitalismo o capitalismo aventurero-. Ibíd. “el golpear de tu martillo sobre el yunque oído por tu acreedor a las cinco de la mañana o a las ocho de la tarde. casi de engendramiento dilapidar unos pesos es algo similar a cortar un árbol de manzanas en pleno crecimiento-. un ethos ceñido a la producción de capital. al interior de este ethos se concibe la riqueza o aumento de capital como materia de creación. Este florecimiento de capital se encuentra necesariamente ligado en toda ocasión con la virtud en el trabajo. una obligación que se manifiesta en el interés profundo e irracional de su buena ejecución. pero si te ve en la mesa de billar u oye tu voz en la taberna a la hora en que tu debías estar trabajando. ese es el carácter mismo de la inversión.

constituye para Weber uno de los elementos constitutivos de la civilización capitalista. Al indagar etimológicamente e históricamente por la palabra o concepto de profesión. su hipótesis orientadora lo va llevar a buscar allí. principios. rígidamente burgueses”15. y especialmente por ese sentimiento irracional. prudente y arriesgado simultáneamente. weber plantea que ésta entraña a lo menos una reminiscencia religiosa tanto en la lengua alemana como inglesa. El carácter religioso de la profesión (Beruf) se apuntala históricamente a la traducción de la biblia por Lutero quien imprimió un sentido misionario de la labor u oficio –calling: llamado-. es la comodidad y el incesante esfuerzo de no perturbarla. en el contexto de la economía industrial. Así. 64. metódico y sistemático. precisamente en la concepción de profesión esgrimida por la doctrina ascética protestante. el espíritu capitalista es contemplado inicialmente con desconfianza. conservando las maneras acostumbradas en que se hacen las cosas toda vez que éstas satisfacen las necesidades básicas. al ser devota la entrega a la labor. el tradicionalismo refiere una actitud tradicional. por una parte racional. Pág. no pensado. poco pretensiosa. digamos. es donde se hace preponderante y necesario este nuevo estilo del individuo capitalista: identificado por ser moderado. Este carácter doble o.vivido y ganar lo necesario para seguir viviendo”14. contradictorio de la profesión. . abnegado. de cumplir buenamente con su profesión. con concepciones. instintivo. Este sentido sagrado y misionario de la profesión tuvo que ver con el hecho de “considerar que el más noble contenido de la propia conducta moral consistía justamente en sentir como un deber el cumplimiento de la tarea profesional 14 15 Ibíd. sin embargo. Pág. 54. sobrio y perseverante. y por otra parte irracional. Ibíd. los hombres capitalistas se caracterizan por ser “entregados de lleno y con devoción a lo suyo.

estaba preconcebida y obedecía al proyecto de creación de Dios. la cual consistía en el conocimiento eterno de Dios en todo lo concerniente al destino del universo y de cada persona. y todo lo contenido en ella. pues eso ha sido lo que Dios ha dispuesto. no contrariar su obra favorecerá su gracia. Pág. aun cuando el protestantismo luterano permite rodear este carácter irracional de la profesión al comprenderse la entrega devota con que se asumía el ´calling´.en el mundo”16. 18 Ibíd. y por lo tanto. 85. debido a que si bien „pone‟ el hombre creyente en el mundo y apuntala el ejercicio religioso en el „hacer‟. que diferencia al luteranismo de corrientes protestantes posteriores cuya consigna de „comprobación de la gracia‟ estará mucho más ligada con el espíritu capitalista. así. Ibíd. “cada cual debe permanecer en la profesión y estado en la que le ha colocado Dios de una vez para siempre y contener dentro de estos límites todas sus aspiraciones y esfuerzos en este mundo” 18. predica a su vez la aceptación y la redención al estado de cosas actual de la vida y del mundo. este no se encuentra íntimamente ligado con el espíritu capitalista. Con base 16 17 Ibíd. de hecho favorece una economía tradicionalista. de modo que la existencia individual. por lo tanto la fe del creyente protestante residía en aceptar con humildad y resignación aquello que le fue otorgado y para lo que fue llamado – calling/profesión/Beruf-. pues “el único modo de ser grato a Dios consiste en el cumplimiento en el mundo de los deberes que a cada cual impone la posición que ocupa en la vida” 17 -en ninguna otra filiación religiosa el trabajo cotidiano en el mundo tenia este matiz misionariolo anterior se explica por la sintonía existente entre el „hacer‟ en el mundo y la idea esencial del protestantismo luterano: la predestinación. a ello se le suma el hecho de la redención o salvación luterana mediante la fe. 95 . específicamente en la profesión. Sin embargo. Pág.

ni de este mundo. que marcaron orientaciones para la vida y mantuvieron dentro de ellas al individuo?20. Weber se va a centrar en las sectas del protestantismo ascético que sucedieron al luteranismo y que se diferencian de él en varios aspectos. Obrar profesional racional en el mundo. 111. en primer lugar se refiere al Dogma de la predestinación y en él a través de las proposiciones de la Westminster confession 21 muestra en primer lugar el problema del eterno decreto de Dios y el libre albedrío como fundamento de la diferencia y lo que Weber va a llamar desencantamiento del mundo. La ética protestante y el espíritu del capitalismo .en lo anterior. Recurriendo a su método de sistematización por Tipos ideales. ¿Cuáles fueron los impulsos psicológicos creados por la fe religiosa y la práctica de la religiosidad.html#anchor_23 . el pietismo. 20 Ibíd. Pág. Pág.com/Confesion_Westminster. Barcelona: España. el calvinismo. 1979. establece las diferencias fundamentales con el luteranismo que se establecen en el calvinismo. Weber concluye que del protestantismo luterano no puede derivarse directamente el espíritu capitalista. http://www. 19 Weber. Max (1903).iglesiareformada. ni para este mundo Para desarrollar su tesis. Lo que fundamentalmente le va a interesar al autor es ese cambio ético que supone la comprobación de la gracia. por lo tanto debe acudirse a formas de protestantismo en las que se perciba la conexión entre elementos religiosos con la conducta práctica. el metodismo y el movimiento bautizante 19 y que se enmarcan todos en lo que conocemos como puritanismo. Pág. 114 21 Confesión de fé de Westminster. entendiendo en él el fundamento de las otras sectas. Ediciones Península.

en esta ascesis se aparta cualquier elemento que demuestre una apariencia de superstición. Pág. en el calvinismo la gracia se tiene o no y es imposible tanto perderla como recuperarla. El libre albedrío. Pág. pasando por el pensamiento científico heleno. 123 24 Ibíd. Cit. está relacionado en esta doctrina con la imposibilidad de redención después del pecado. El hecho de que se pudiera concebir. Weber (1903)(1979). Pág. lo que muestra el proceso de desencantamiento del mundo que empieza con las profecías judías antiguas. 121. véase aquí. tiene que ver con la ayuda sacramental para obtener la salvación. rechazando como superstición y desafuero las busca de medios mágicos para la salvación 25 . como en el luteranismo o en el cristianismo que la gracia puede recuperarse a través de los actos era como suponer que los decretos eternos y absolutamente libre de Dios podían ser modificados por el hombre. lo que también 22 23 Op. el destino del mundo y los hombres está escrito y no es posible a través de su acción modificarla. 22 Decretado desde la eternidad.En el calvinismo el eterno decreto de Dios es la decisión de Él de destinar a unos hombres a la vida eterna y sentenciar a otros a la eterna muerte. Lo que se configura en primer lugar es la soledad interior del hombre que debe recorrer él solo un destino que ignora decretado desde la eternidad. Pág. la diferencia fundamental que encuentra Weber en el calvinismo respecto al luteranismo y al catolicismo. la diferencia con el luteranismo donde la aceptación de una vida humilde y el arrepentimiento podría hacer retornar la gracia al creyente24. la divina gracia dada por Dios es tan inamisible al que le ha sido concebida como inalcanzable para el que le ha sido negada 23 .124. . Ibíd. 25 Ibíd. 118.

una acción insuficiente de la gracia”27 En el estudio del Dogma se da la idea de que el mundo entero como muestra del decreto divino está hecho y fue hecho para adorar a Dios. 138 Ibíd. la herramienta para sentirse seguro de estar en el grupo de los elegidos es el afianzamiento en la profesión. En primer lugar.demuestra el apartamiento del mundo material de la ascesis puritana enfatizando la distancia del mundo creado y Dios. con estar o no en el grupo de los elegidos por Dios desde la eternidad. en la concepción luterana el hombre era visto como un recipiente en el cual Dios depositaba la gracia estableciendo un destino y un llamado (como ya vimos) se trataba de la unión mística entre el sujeto y Dios. para mostrar su divina gracia en cada aspecto de la vida. Por esta vía entendemos que para la ascesis puritana. en el calvinismo el hombre es un instrumento a través del cual Dios actúa y es en este punto donde se encontramos uno de los entronques fundamentales de la ética protestante y el espíritu del capitalismo. Pág. ya que la duda era la evidencia de una “fe insuficiente y. se prescribe como un deber considerarse elegido. el trabajo profesional incesante como único medio para ahuyentar la dudad religiosa y obtener la seguridad del propio estado de gracia. Calling) con su carácter religioso tiene un carácter 26 27 Ibíd. los problemas de este mundo eran no eran de su interés sino los que se correspondían con la posibilidad de felicidad y vida eterna. Sus dos preguntas fundamentales eran ¿pertenezco al grupo de los elegidos? Y ¿cómo estaré seguro de que lo soy? Las respuestas a estas preguntas se encuentran en la cura de almas de la doctrina que establecen dos obligaciones que resolverían dichos interrogantes. lo que hace de los creyentes “Santos seguros de sí mismos”26 en segundo lugar. en primer lugar la tarea profesional (Beruf. . por tanto.

lo que se está gestando en este punto. Pág. Tradicional y Carismático) enfatizando la tipificación de la acción en cada uno de ellos. una transformación del sentido de la vida en cada obra y cada acción. fue virtud exclusiva de la ascesis reformada del calvinismo el abrir las puertas del convento para que todos y cada uno de los cristianos se volvieran monjes. 30 Ibíd. 29 Op. La necesidad de constatación de la propia gracia es entonces lo que nos brinda el. en el dominio de sí mismo. se dan de manera esporádica. como contraparte. Burocrático. Weber (1903)(1979). 160. digamos. giro ético en el puritanismo. justamente por eso. “educarlo como personalidad” en los motivos constantes. según Weber. una moral sistemática. en gran medida el luteranismo carecía del impulso hacia el autocontrol en todos los 28 En el tercer capítulo de Economía y sociedad Weber establece los tres Tipos Ideales de dominación. que tiene que ver con la impersonalidad de los cargos burocráticos. el hombre que ejerce su profesional es un instrumento para la gracia de Dios. lo que importa no es la persona que ejerce un cargo sino el cargo en sí mismo28. el calvinismo propone una santidad en el obrar de toda la vida. planificación y metodización de la vida moral. es la predisposición psicológica de los sujetos para mantenerse en unas orientaciones para la vida. En suma. lo que recuerda uno de los elementos fundamentales en la dominación racional burocrática. (Racional. 150. el decurso de esa vida suya fue absolutamente racionalizado y dominado por la idea exclusiva de aumentar la gracia de Dios”. pero. en el luteranismo y en el catolicismo encontramos las buenas obras como medios para acceder a la gracia. “la <<vida del santo>> se encaminaba a una finalidad única: la bienaventuranza. ya que es ésta la que vincula la ascesis con el desarrollo profesional racional. 29 Si bien es cierto que. el cristianismo tuvo también expresiones de este tipo en el ascetismo cristiano de San Benito. Cit.impersonal y objetivo. se trató de una cristianización de toda la vida 30 . Pág. a la salvación y a la bienaventuranza. .

Como mencionamos en los primeros apartes de este texto. En general la cuestión se centra en que. Weber define que “el capitalismo debería considerarse precisamente como el freno o. la constancia en la actividad profesional para alejar la duda de ser elegido así como la misma para honrar a Dios. Lo que encuentra una relación fuerte con la máxima del capitalismo “el tiempo es dinero”. Se trata en suma de la racionalización de la conducta en el mundo con fines ultramundanos. el gozar de los bienes con la inevitable consecuencia de sensualidad y ociosidad y la consiguiente desviación de las aspiraciones a una vida <<santa>>”33. 33 Ibíd. Págs. como la moderación racional del impulso irracional lucrativo”.”34 31 32 Ibíd. 214 . el pecado más grande en protestantismo ascético es la dilapidación del tiempo “toda hora perdida es una hora que se roba al trabajo al servicio de la gloria de Dios. 225. Pág. a diferencia del catolicismo donde la riqueza es éticamente reprobable y constituye en sí misma un grave peligro31. relaciona la ascesis y el espíritu del capitalismo a través de las máximas de las confesiones protestantes que tienen ese carácter. Pág. dada por la necesidad de comprobación del “estado religioso de la gracia”. Ibíd. no se trataba de una necesidad imperiosa en la preocupación por el destino ultraterreno como en el calvinismo la máxima de tener que cuidar de las propias acciones en cada momento de la vida. “Lo que es realmente reprobable para la moral es el descanso en la riqueza. 212. así. por lo menos. se trataba de un cambio en la conducta que lo diferenciara de la conducta del <<hombre natural>>. en las sectas protestantes la riqueza puede llegar a entenderse incluso como una obligación32. Pág.aspectos de la vida por el hecho de concebir que la gracia podía perderse así como también recuperarse. 212-213 34 Ibíd.

218. Pág. se trata del trabajo racional en la profesión como respuesta del calling. el ejercicio de la profesión y la riqueza debían ser entendidas como preceptos éticos en ese giro que hemos denotado. Pág. florecer. produce un aumento cuantitativo y cualitativo del trabajo rendido y redunda en provecho del bien general. no sólo en el ascetismo protestante sino también en el cristiano sin embargo. relacionadas incluso con las tesis de Adam Smith “la especialización de las profesiones. un ejemplo más sobre esto está dado por la 35 36 Ibíd. dar esplendor. . Aún más la división del trabajo y la profesionalización ya eran vistas como un designio de la providencia que se relacionaba el aumento del bien general o si se quiere con el amor al prójimo. ya que es a través de éste como el santo aleja el pecado y la tentación. Al inicio. la riqueza en el capitalismo no debe descansar estática y desperdiciarse. Ibíd. debe reutilizarse. como obligación ética en la transformación de la conducta que tiene como producto una vida metódica y sistemática para la gratificación y la honra de Dios así como el medio fundamental para asegurarse el estado de gracia. al posibilitar la destreza del trabajador.Otro punto fundamental tiene que ver con la identificación del trabajo como el medio ascético por excelencia en occidente. 221. mencionamos que el luteranismo se relacionaba en gran medida con el pensamiento tradicional que fue un enemigo acérrimo del desarrollo del capitalismo. prescrito por Dios35. en el desarrollo protestante se corresponde también con un fin absoluto de la vida.36 Sin embargo. empero debemos agregar que no se trata del trabajo solo como actividad que ocupe al sujeto y lo aleje del pecado o le brinde los medios de subsistencia. vitalizarse. el hecho de aceptar la realidad del mundo y del sujeto como un designio de la providencia impedía un cambio en la conducta que el calvinismo resolvió.

esos elementos de origen religioso van secándose de a pocos según Weber hasta llegar a corresponderse con el tratado de Franklin. la profesión era un llamado que estaba dado por Dios y que el hombre debía aceptar con humildad y ejercerlo para su gracia. incluso se presentan unos criterios éticos específicos para ese cambio. se trataba de la censura del uso irracional de la riqueza y la pasividad de la actividad al no ejercerse una profesión. guiarse por el interés del lucro en los límites establecidos por un ética intachable. el principal objeto del autor era demostrar que 37 38 Ibíd. y condenaba a quienes teniéndola la utilizaban como lujos sin ninguna productividad. 245 . Pág. debe tener más importancia para la colectividad y en segundo lugar. la voluntad de lucro y la prohibición al consumo si productividad.38 En suma todos estos elementos de la transformación de la conducta en el ascetismo puritano brindaron bases suficientes para los preceptos del capitalismo. será evidentemente la formación de un capital que era invertido en finalidades productivas. 225 Ibíd. Pág. la intolerancia de la pasividad encarnada en la intolerancia con la mendicidad que el pensamiento tradicional se llegaba a santificar. La consecuencia de estos elementos. en el luteranismo. saberse seguros de que las desigualdades en la distribución de la riqueza era un designio de la providencia con algún fin no comprensible por nosotros. de be darse en virtud del provecho económico que le brinde al individuo 37 La lucha del puritanismo era entonces contra el goce despreocupado de la riqueza. en el calvinismo puede darse ese cambio ya que el trabajo en la profesión es un manera de horrar a Dios y en consecuencia una profesión que pueda ser más grata o más útil no es solo permitida sino completamente deseada.posibilidad del cambio de profesión. en primer lugar.

por fuera de este mundo. En todo caso. la confirmación de la fe en el trabajo que se realiza por la gracia de Dios y para la salvación en el fin más allá de la vida. formas éticas de comportamiento. 259. al menos. “el estuche ha quedado vacío de espíritu. Pág. no es clara su actualización en las prácticas sociales como lo es quizás en aquellos países en que el desarrollo económico capitalista tuvo especial auge. la interpretación weberiana acerca del alcance de las prácticas religiosas protestantes puritanas ofrece un marco de comprensión a estereotipos. y no solo de éste sino de la misma civilización moderna: la racionalización de la conducta sobre la base de la idea profesional” 39 . Pág. Reflexiones Ascetismo laico en la Cotidianidad Al inicio de este escrito señalamos. y quizás así sea. Sin embargo. . cómo el individuo en su complejidad tiende a difuminarse al rastreársele en las prácticas sociales que lo anteceden y lo posibilitan como sujeto mismo. su capacidad de acción para estar seguro de la acción de Dios en el mismo y por sí mismo. quien sabe si definitivamente. 257. si no se lo desconoce enteramente. referida a el hecho de ocuparse del mundo por motivos extramundanos. Pareciese que el ascetismo puritano se remontara a instancias lejanas de nuestro contexto inmediato. Ibíd. puesto que descansa en fundamentos mecánicos”40 Para finalizar. el componente activo del sujeto en el calvinismo.“el espíritu del ascetismo cristiano fue quien engendro uno de los elementos constitutivos del moderno espíritu capitalista. quisiéramos recalcar la solución de la paradoja planteada al principio. el capitalismo victorioso no necesita ya de este apoyo religioso. que sabidas o pretendidas laicas se exhiben naturales y evidentes 39 40 Ibíd.

acudimos tal vez a lo que weber llama al final de su libro un ascetismo mecánico sin espíritu. Quizás debiéramos señalar que nuestra actitud devota en la academia ahuyenta la duda de la existencia. la cual está referida a los sujetos como base de toda su . En el primer lugar encontramos en Weber un interés específico en centrarse en la Acción Social como objeto de sus interrogantes. en contextos Nos referimos a: el pretendido juicio racional reclamado en el seno familiar (en el desarrollo socio-cognitivo del niño se evidencia mediante el modelamiento de pensamiento por el agente social. que recuerda el protestante calvinista sumido en su „labor‟ o „calling‟. pretendida laica. o que decir sobre nuestra conducta cotidiana de acudir irracional e instintivamente al libro como instancia máxima de racionalización y por consiguiente como instancia máxima de verdad. y finalmente. la pretensión de obtener la mínima prevalencia del pensamiento denominado mágico-religioso en aras de llegar al pensamiento lógico-formal como instancia última de pensamiento). en ocasiones más visibles socioeconómicos altos. la pulcritud y la consistencia que identifican al buen ciudadano. pero con claros orígenes ascéticos puritanos.en las prácticas de socialización actuales. de modo más cercano. o la sistematicidad de la conducta exigida en la educación básica. a la academia en su exigencia de la consistencia argumentativa y la censura del ocio en el estudiante universitario. Weber y Durkheim Quisiéramos hacer una aproximación bastante escueta a algunas diferencias en cuanto al distanciamiento que se da entre el esbozo que hace Weber de la Sociología Comprensiva y el paradigma positivista planteado por Durkheim.

y que en gran medida coarta la capacidad de de agencia que en Weber toma especial importancia.conceptualización. sea de paso que la idea del desencantamiento del mundo tiene que ver con la pretensión de explicar los . o atribuirle una relación causal. Durkheim establece como objeto el Hecho social que en su definición es externo al individuo y ejerce sobre el mismo una fuerza coactiva. que implica la selección deliberada de uno o varios factores esenciales de tal objeto que si bien puede ayudar a comprender el fenómeno social en cuestión. un re-encantamiento del mundo. Esto tiene que ver lo mencionado anteriormente sobre la distinción de las condiciones de posibilidad de conocimiento entre las ciencias naturales y las ciencias del espíritu. de modo que Weber pone de relieve la idea de que el objeto de estudio se construye y se comprende en lugar de que se haya o se encuentra en la realidad y se le explica. la sociología comprensiva tiene como fin indagar sobre el sentido de la acción social. recordemos. no permite explicarlo. mientras en Durkheim se establece la explicación de los fenómenos sociales desde una postura unívoca. En segundo lugar. en Weber. de nuevo retomando a Weber. entendida como acción con sentido subjetivo mentado y direccionada hacia un otro. pues de lo que se trata es de ir a observar y develar en los hechos sociales las relaciones causales que mantienen entre ellos. Re-encantamiento Es interesante que el argumento de Weber en la ética protestante y el espíritu del capitalismo pueda entenderse de manera simplista como una interpretación de la realidad a través de lo imaginario. la aproximación a lo social es a través de la construcción de un objeto de estudio. esta idea es retomada por el sociólogo postmoderno Michel Maffesoli para hablar de lo que para él está ocurriendo en el mundo contemporáneo. de la misma manera que el científico va a develar o desentrañar por medio de la experimentación las relaciones que subyacen a los fenómenos físicos.

Referencias  Gonzalez . 1979. para Maffesoli.net/jegonzalez13/ach1-hacia-un-ach  Maffesoli. Ediciones Península. Economía y sociedad. Facultad de Ciencias Humanas/Decanato. Fondo de Cultura Económica.slideshare. La ética protestante y el espíritu del capitalismo. Barcelona: España. Bogotá. La ética protestante y el espíritu del capitalismo. Michel. no hay cosas que no puedan ser explicadas. http://www. con re-encantamiento no quiere decir necesariamente retroceso sino más bien un renacimiento. Esbozo de sociología comprensiva. que se demuestran en nuevas formas de asociación en -por ejemplo. 1955. 2009  Weber. Cibercultura y masturbación: "una comunión postmoderna de los santos". Max (1921). .  __________ (1903). México 2002  ___________ (1903). de cambio.sentimientos míticos y las cosas no accesibles al conocimiento a través de la ciencia como un estandarte de la modernidad.espacios cibernéticos y que tienen un carácter mágico religioso. Madrid: España. Jorge. (2009). un retorno de los ídolos. Universidad Nacional de Colombia. nos encontramos en un punto de entronque. Editorial del derecho privado. Hacia un análisis cultural hemeneútico.