Buenos  días,     Ayer  en  la  Legislatura,  35  diputados  tanto  del  oficialismo  como  de  la  oposición

,  hicieron  Ley  nuestra   iniciativa  para  defender  la  libertad  de  prensa  en  la  ciudad.     Quiero  agradecer  y  felicitar  a  cada  uno  de  ellos,  no  sólo  por  apoyar  esta  Ley,  sino  porque  pudieron   dialogar  y  ponerse  de  acuerdo  para  sancionar  una  norma  importante,  más  allá  de  las  diferencias   políticas.     Eso  habla  del  valor  de  la  democracia.     Nadie  tiene  toda  la  verdad.  Nadie  representa  por  sí  solo  al  pueblo,  a  la  patria,  a  las  instituciones.     El  que  se  cree  dueño  de  la  verdad  niega  la  posibilidad  de  una  sociedad  pluralista,  respetuosa  de  las   diferencias.     Quiero  felicitar  también  al  gobernador  de  Córdoba  por  haber  tomado  una  iniciativa  similar.     Vuelvo  a  invitar  a  los  demás  gobernadores  a  que  también  la  adopten.     Defenderían  no  sólo  a  la  libertad  de  prensa,  sino  también  el  federalismo  avasallado  en  estos  años  por   el  gobierno  nacional.         Hoy  los  convoque  por  otro  tema,  que  si  bien  es  distinto  tiene  mucho  en  común.     Como  les  dije  en  su  momento  en  la  Argentina  hay  un  debate  sobre  las  instituciones  y  la  libertad.     En  muchas  medidas  que  toma  el  gobierno  nacional  se  ve  un  espíritu  autoritario,  que  viola  los   fundamentos  de  la  democracia,  entendida  no  como  una  teoría  abstracta  sino  como  una  forma  de  ver   la  vida  en  sociedad.     La  mentira  siempre  es  mala,  pero  es  peor  cuando  viene  del  Estado  porque  hace  que  pierda  seriedad,   complica  la  vida  de  la  gente  y  nos  pone  al  margen  de  la  comunidad  internacional.     Ningún  país  serio  del  mundo  se  maneja  con  cifras  truchas  y  persigue  a  los  investigadores   independientes  para  que  no  se  sepa  la  verdad.     Porque  cuando  el  Estado  nos  miente  en  la  cara,  el  mensaje  que  transmite  es  que  da  todo  lo  mismo.     La  mentira  oficial  hace  que  el  Estado  pierda  autoridad  y  seriedad,  y  encima  complica  la  vida  de  la   gente.     El  mayor  símbolo  de  la  mentira  en  nuestro  país  es  el  INDEC.     Su  índice  de  inflación  simboliza  lo  trucho  como  cultura  y  como  forma  de  gobernar.     No  se  puede  construir  confianza  de  ningún  tipo  con  un  Estado  que  te  miente  en  la  cara.     Estamos  en  el  siglo  XXI.  En  la  sociedad  de  la  información.  Ningún  país  puede  desarrollarse  en  este   siglo  de  la  información  sin  datos  objetivos  para  poder  planificar.     En  la  Ciudad  de  Buenos  Aires  no  queremos  un  diario  de  Irigoyen  para  gobernar.     Yo  no  necesito  que  me  mientan  para  gobernar.     Y  espero  que  ningún  gobernante  lo  necesite.    

Hoy  quiero  anunciarles  que  la  Ciudad  de  Buenos  Aires  tendrá  su  propio  Índice  de  Precios  al   Consumidor.     Publicaremos  todos  los  meses  un  índice  de  inflación  transparente,  serio  y  verdadero.     Este  índice  está  avalado  por  expertos,  auditado  por  la  sociedad  civil,  y  tiene  los  estándares  más  altos   de  calidad  y  transparencia.  Como  merecen  los  vecinos.     Queremos  que  todos  tengan  la  información  oficial  de  cuál  es  la  inflación,  que  es  el  peor  impuesto  que   pagan  los  que  menos  tienen.     La  inflación  roba  todos  los  días  sus  recursos  a  los  trabajadores,  especialmente  a  los  más  débiles  que   no  están  protegidos  por  los  sindicatos.     Nuestro  país  hoy  es,  junto  con  Venezuela,  uno  de  los  que  más  inflación  tienen  en  todo  el  mundo.     Y  no  es  cierto  que  sea  necesaria  para  que  haya  crecimiento,  consumo  y  trabajo.     Esa  es  la  excusa  de  quienes  no  quieren  o  no  saben  resolverlo.     Hoy  son  pocas  las  provincias  que  están  midiendo  su  inflación.  También  invito  en  este  tema  a  todos  los   gobernadores  a  que  hagan  su  propio  índice.     Si  el  gobierno  nacional  ha  decidido  mentir,  ustedes  no  tienen  por  qué  acompañarlos.     Su  responsabilidad  y  su  derecho  en  un  país  federal  es  tener  la  autonomía  para  decirle  la  verdad  a  su   gente.     Seguiremos  trabajando  todos  los  días  para  que  vos  puedas  vivir  mejor,  ese  es  nuestro  único  objetivo.     Tenemos  claro  que  eso  pasa  por  trabajar  y  hacer  obras,  pero  también  por  defender  valores,  como  son   el  de  tu  libertad  y  el  de  la  verdad.     Porque  el  único  poder  que  tenemos  es  el  que  vos  nos  das  para  que  trabajemos  juntos.         Muchas  gracias  

 

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful