HACE 3 MIL AÑOS EXISTIÓ UN CIRCUITO MÁGICO DEL AGUA

Nuevos pasajes subterráneos salen a la luz en Chavín
FOTOS DANTE PIAGGIO

Se han hallado 50 sistemas de canales que manipulaban el agua de modo ritual. Chavines dominaban sofisticada ingeniería del sonido con el lanzón monolítico.
MIGUEL ÁNGEL CÁRDENAS M. Áncash. Y llegó tu honra. Hace 3

mil años, si tenías la gloria de ser escogido como peregrino, ibas a presenciar el máximo prodigio de los Andes, en la base fértil de la Cordillera Blanca. A 3.180 m.s.n.m., te esperaba el temor reverente, la médula de los dioses: la entrada a Chavín de Huántar: el templo de sacerdotes que invocaban y dominaban la creación del agua. ¿Que poseían el espíritu del agua, se atrevían a decir? ¿Te impresionaban acaso? ¿El tributo de tu pueblo era demasiado para ellos? Tenías derecho a dudar... Pero, de súbito, en un espacio circular, un mago hacía brotar arcos, rulos, nubes, flechas, murallas de líquidos que trotaban y tronaban desde la madre tierra, te subyugaban en el aire y se hundían y desgarraban el suelo a su orden. Mientras bajo tus pies, en un sismo, oías una marea de rugidos de felinos y aves borrascosas. ¿Te hubieras podido resistir? (Y luego venía el camino escondido del lanzón monolítico...). “¡Estamos comenzando a entrar en la mente ceremonial de Chavín!”, afirma John Rick, el gran arqueólogo de la Universidad de Stanford y director del Proyecto de Investigación y Conservación Chavín de Huántar, responsable de los últimos descubrimientos que multiplican y enriquecen la historia de este lugar santo ancestral. El hallazgo de 50 sistemas de canales en el subsuelo de Chavín, entre la confluencia de los ríos Mosna y Wacheqsa, extralimita los sentidos. Hace 1.200 años antes de Cristo, existió aquí un circuito mágico del agua, que dejaría al actual –que ostenta Lima– como un artificio naif.

ENIGMÁTICAS GALERÍAS. Alejandro Espinoza recorre las nuevas galerías descubiertas. Julio C. Tello sospechó que existían y desde el 2012 son estudiadas por John Rick.

CANALES SORPRESAS. Estos son los primeros del ancestral circuito mágico del agua hace 3 mil años.

PUESTA EN VALOR
PARA EL TURISMO La zona de los canales se pondrá en funcionamiento tres mil años después para drenar el sitio. Y se abrirá a visitas desde setiembre. DESAFIARÁ LA IMAGINACIÓN Según la arqueóloga María Mendoza, que trabaja en Chavín desde 1972, esta zona desafiará la comprensión del visitante: “Para pensar que en el pasado había un desarrollo de tecnología y ritualismo y psicología profunda”.

“En los canales se encontró cerámicas muy estilizadas y tubos de inhalación para plantas psicoactivas”.
“Nos cayó de sorpresa cuando comenzamos a encontrar elaborados canales de drenaje desde el 2011. Después de la última campaña, hallamos 8 sistemas principales de canales en un pequeño espacio 40 por 80 m, y solo hemos excavado el 8% de esta zona. ¡Calculamos 50 sistemas de canales!, que demostraban un manejo de la intensidad del agua que traían del río Wacheqsa por un sistema complejo”, cuenta Rick. Era evidente que no se necesitaba un sistema tan sofisticado solo para tomar agua. “Con este sistema a presión están manipulándola, trayéndola, subiéndola, bajándola, para hacerla aparecer, desaparecer, sonar con ruidos animales debajo, transportar ofrendas y crear un ambiente que no es explicable en la naturaleza. Quien viene aquí para ver si este culto tiene validez, mira a los sacerdotes ¡haciendo bailar el agua!”.
EXPERIENCIA EXTÁTICA

CABEZA CLAVA. Esta es la única que permanece en el sitio. Decenas son conservadas ene l museo, a 1,6 km del monumento.

LANZÓN MONOLÍTICO. Imponente. Hoy se sabe que los ingenieros acústicos chavines manipulaban los sonidos rituales aquí.

Pero la perplejidad no termina, peregrino. Si eras parte de la élite

ceremonial, luego de la tempestad del agua, accedías a ver al dios mitológico representado en el lanzón monolítico. Ahora una jungla de sonidos y la visión extrasensorial te sobrecogían. “Nuestros últimos estudios en arqueoacústica han determinado que sonidos hechos en la galería subterránea del lanzón podían escucharse hasta en la plaza circular exterior, pero con tal ciencia que solo pasaban las resonancias afinadas en la frecuencia del pututo”, cuenta Rick. Es decir, los ductos bajo tierra estaban diseñados para no dejar pasar ruidos vacíos como sollozos o estornudos, pero sí para amplificar, remecer y estremecer con el rango de instrumentos

EN RECUERDO DE MARINO GONZALES

La arquitectura de las estrellas
Hoy hay una justa reivindicación del trabajo de Marino Gonzales, el discípulo de Julio C. Tello, que murió en el 2001 y cuidó el monumento hasta de los senderistas en la peor época. Los restos de Marino fueron esparcidos en todos los sitios que descubrió, como la Portada de las Falcónidas. La empresa Antamina, que financia los hallazgos, y la Global Heritage Fund han publicado dos libros en su honor. La hija de Marino, Yovana, de 28 años, nació aquí y continúa trabajando en el sitio, al igual que Alejandro Espinoza, el pupilo de Marino. A Alejandro, de 43 años, le debemos trabajos de conservación inestimables y estudios en el área de arqueastronomía. “En diez años he dibujado la relación de los muros y los cerros con los astros. Los ductos chavines están relacionados con las constelaciones. Cuando empiezan los equinoccios de marzo y setiembre la luz pasa por el agujero de la parte alta del lanzón monolítico y produce una iluminación natural, ¡solo dos veces al año!”. Espinoza publicará pronto sus fascinantes hallazgos de las estrellas.

musicales de caracola strombus. ¿Podemos imaginar 200 pututos tocados a la vez dentro de galerías soterradas que hechizaban a los que estaban afuera, para celebrar a un dios? Los ingenieros chavines fueron los artífices de que esta sociedad teocrática fuera hegemónica solo por su culto religioso. Pues, no tenían militares. Pero había otra razón para el convencimiento por el sortilegio y no por las armas: el uso de plantas psicoactivas. Se han encontrado restos de sampedro y especies de ayahuasca en zonas de sacrificio. “Si quiero mostrar a élites que estoy conectando con fuerzas sobrenaturales, las plantas psicoactivas son fabulosas. Pero estamos en la infancia de entender el

árbol completo”, confiesa Rick. Según los últimos estudios, las guardianas cabezas clavas grafican la transformación del rostro que experimentan los curanderos en trances totémicos. Toda la iconografía chavín –obelisco Tello, estela Raimondi–es exquisita en símbolos sobrenaturales. Los descubrimientos son indetenibles. Lejos del lanzón, se han encontrado pasajes subyacentes en una zona aledaña a la llamada Galería del Loco. En la entrada se halló restos de niños que parecen gemelos, en una simbología análoga a la de los olmecas de México. Aún faltan estudios para entenderla. Chavín seguirá exhumando más sorpresas, como el portento del agua, que convocaban sus sacerdotes.

Related Interests