SUBASTAN BIENES CULTURALES DEL PERÚ EN PARÍS

Cancillería no logró detener venta del patrimonio cultural
Más de 30 piezas peruanas fueron ofertadas por la casa Sotheby’s. Coleccionistas pagaron 1’ 349.000 dólares por objetos de oro y cerámicas.
NELLY LUNA AMANCIO

Piezas arqueológicas subastadas el fin de semana
CABEZA DE FELINO DE COBRE CON APLICACIONES DE TURQUESA. Cultura MORTERO DE PIEDRA CON FORMA DE PEZ. Cultura Inca (1400-

1500 d.C.). Tamaño: 6cm x 31 cm.

Mochica (200-700 d.C.). Tamaño: 17 cm x 18,5 cm.

nluna@comercio.com.pe

La tarde del viernes, en París, ís, una hermosa pieza de cobre moochica, con el rostro de un felino no dentado, fue vendida a un colececcionista privado en cerca de US$ S$ a376 mil. En la misma subasta pagaron también US$126.631 por or un mortero de piedra en forma ma de pez de la cultura Inca y más ás mide US$118 mil por una cerámica de la cultura Cupisnique. La venta de estas piezas –parte de una de las colecciones privadas de arte prehispánico más importantes del mundo, la BarbierMueller– continuó ayer en Francia. El Ministerio de Relaciones Exteriores del Perú no consiguió suspender la subasta organizada por la casa Sotheby’s. La colección Barbier-Mueller estaba conformada por 313 piezas del patrimonio arqueológico latinoamericano y fueron reunidas desde 1920 por Josef Mueller (coleccionista suizo) y luego por su yerno Jean-Louis Barbier. Del total de piezas, 67 corresponden al patrimonio cultural peruano y hasta setiembre del año pasado fueron exhibidas en un museo de Barcelona, fecha en la que se enviaron a París para ser subastadas s por Sotheby’s. El Estado Peruano o s señaló, en su momento, que todos estos bienes tendrían una proce2 dencia ilegal, porque desde 1822 en el Perú se prohíbe la salida de e piezas del Patrimonio Cultural de e la Nación sin autorización.

JARRÓN ANTROPOMORFO.

Cultura Cupisnique, Chavín (900-400 a.C.) Tamaño 28 cm.

MÁSCARA DE COBRE CON APLICACIONES DE CONCHA Y TURQUESA. Cultura Mochica (200-700

d.C.). Tamaño: 27cm x 10 cm.

CUCHIMILCO.

Cultura Chancay (1200-1400 d.C) 65 cm x 25 cm

RECIPIENTE CON FORMA DE JAGUAR EN PIEDRA. Cultura

“Se deberían asignar recursos para asumir los costos de peritos, abogados y estudios legales”, dice Repetto.
A fines de febrero, cuando Sotheby’s anunció que subastaría esta colección, el viceministro de Patrimonio Cultural e Industrias Culturales, Rafael Varón, informó que solicitarían suspender la subasta y que elaborarían un informe que documentase la procedencia ilegal de las piezas. Pero no se logró. Ayer por la tarde, la página web de Sotheby’s detallaba la venta de 33 piezas únicas de las culturas Inca, Mochica, Chavín, Nasca, Chancay, Huari y Cupisnique. Fueron vendidas en 1’349.900 dólares. El argumento de Sotheby’s es que el Estado Peruano no demostró la procedencia ilegal de estas piezas ni que formaran parte de su catálogo nacional. El arqueólogo Walter Alva, director del Museo Tumbas Reales de Sipán, afirma que las subastadoras siempre apelan a este discurso porque “eso precisamente es lo más difícil de probar, pues se trata de piezas que fueron saqueadas de zonas arqueológicas y que por eso no están registradas”. Joseph Dager, historiador y ex director del Archivo General de la Nación, afirma que las acciones legales de repatriación son siempre complicadas. “Existen acuerdos internacionales impulsados por la Unesco que promueven la repatriación de bienes culturales, pero aún es muy poco lo recuperado”, explica. En 1970, la Unesco impulsó

Chavín (900 400 a.C). Tamaño: 7,5 cm .

DIADEMA DE ORO. Cultura JARRÓN.

Cultura Moche (200700 d.C.) Tamaño: 19cm

COLLAR. Cultura

Nasca (200-600 d.C.). Tamaño: 29 cm x 36 cm

Mochica (200700 d.C.) Tamaño: 27,5 cm x 32,5 cm.

LA FRASE

CANCILLERÍA Y MINISTERIO DE CULTURA

Solicitaron paralizar la subasta
MARISOL GRAU

WALTER ALVA Director del Museo de Sipán

“Lo que preocupa es que siendo Francia la sede de la Unesco, no exista ningún respeto por los bienes culturales de otros pueblos”.

Según la Dirección General de Fiscalización y Control del Ministerio de Cultura, se presentó una reclamación para retirar las piezas de la subasta. Jorge Raffo, director de la Dirección de Patrimonio Cultural (PAC-DAC) del Ministerio de Relaciones Exteriores, sostuvo que han trabajado enfocados en tres pilares con el propósito de hacer prevalecer el respeto a nuestro patrimonio cultural. “Hemos coordinado con las cancillerías de los países afectados por estas subastas, tales como México, Brasil, Colombia, Ecuador, Argentina, Chile, Ve-

nezuela, Guatemala, Costa Rica, Honduras, Panamá y República Dominicana. El propósito es crear un frente en común”, señaló. El segundo pilar de trabajo fue coordinar con el Ministerio de Cultura, el cual emitió una carta rogatoria dirigida al Poder Judicial francés,a solicitud del procurador de dicho ministerio y en esta se solicita a la autoridad judicial francesa la paralización de la subasta. El funcionario señaló: “Hasta el momento Sotheby’s no nos ha informado nada al respecto. Una vez que reciban la carta que ha formulado ante el Poder Judical en Francia tienen que dar una respuesta”.

la convención sobre las medidas que deben adoptar los estados para prohibir e impedir la importación, exportación y transferencia ilícita de bienes culturales. El Perú suscribió el convenio en 1979 y Francia en 1997. Luis Repetto, presidente del Comité Peruano del Consejo Internacional de Museos (IcomPerú), afirma: “Es necesario revisar y actualizar las convenciones internacionales que nos protegen del tráfico de bienes culturales porque los mecanismos de tráfico han cambiado y los expoliadores se han sofisticado”. La información oficial del Ministerio de Cultura señala que en los últimos años se han emitido siete informes de peritaje para gestionar la repatriación de varias piezas, pero no detallan la situación de cada proceso. ¿Qué hacer? Natalia Majluf, directora del Museo de Arte de

Lima, plantea dos medidas que se podrían impulsar para recuperar las piezas del patrimonio cultural en el extranjero. “Al Estado Peruano le toca demostrar que esas piezas salieron ilegalmente del país, pero también se podría apoyar el retorno de estas piezas mediante coleccionistas privados. La actual legislación no contempla la posibilidad de que un privado adquiera una pieza en una subasta internacional y la traiga al Perú, hay vacíos y creo que esa también podría ser una forma de promover la repatriación de estas piezas”. Walter Alva y Luis Repetto plantean fortalecer un equipo especializado en cancillería. “Se deberían asignar recursos específicos para asumir los costos que supone un proceso de repatriación: el pago de peritos, abogados y estudios legales”, precisa el director de Icom-Perú.